GUÍA CLÍNICA PARA EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA ONICOMICOSIS 1.

DEFINICIÓN La onicomicosis comprende de forma global, todas las infecciones de la uña (matriz, lecho ungueal o lámina) producidas por hongos sin tener en cuenta el agente causante. El término de onicomicosis conviene diferenciarlo de la “tiña ungueal” o “tinea unguium” que hace referencia tan sólo a las infecciones causadas por hongos dermatofitos.

2. EPIDEMIOLOGÍA Las onicomicosis fundamentalmente está causadas por tres grupos de hongos: • Dermatofitos • Levaduras • Mohos no dermatofíticos Los hongos dermatofitos, son los agentes más frecuentes en la onicomicosis. Las levaduras no son queratolíticas, pudiendo infectarse las uñas merced a un traumatismo o a un agente irritante previo. Los mohos no dermatofíticos, tampoco son queratolíticos, invadiendo las uñas con lesiones previas. No siempre se consideran agentes causales primarios de onicomicosis, aunque hay que tenerlos en cuenta en las onicomicosis de pacientes inmunodeprimidos.
Dermatofitos Especies de Trichophyton • T. rubrum • T. mentagrophytes • T. verrucosum Especies de Microsporum • M. canis • M. gypseum Especies de Epidermophyton • E. flocossum Levaduras Mohos Especies de Aspergillus Especies de Candida • A. fumigatus • C. albicans • A. flavus • C. tropicalis • A. niger • C. parapsilosis Especies de Trichosporon Especies de Scytalidium • T. cutaneum • S. dimidiatum • S. hyalinum Especies de Fusarium Especies de Scopulariopsis Especies de Acremonium Especies de Alternaria

1

3. FACTORES PREDISPONENTES
Factores endógenos Endocrinopatías (Diabetes mellitus) Inmunopatías Enfermedades vasculares periféricas Edad Factores exógenos Mala transpiración y calor Acumulo de humedad hiperhidrosis Hábito de andar descalzo lugares públicos Traumatismos repetidos Presencia de onicodistrofias

• • • •

• • • • •

e en

4. MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Signos Clínicos Cambio de coloración de la lámina ungueal Engrosamiento e irregularidad en la superficie ungueal Aspecto quebradizo Onicolisis Presencia de hiperqueratosis en el lecho y / o hiponiquio Presencia de detritus subungueal Mal olor Perionixis Presencia de hemorragia en astillas en el lecho

• • • • • • • • •

5. CLASIFICACIÓN CLÍNICA • Onicomicosis subungueal distal y lateral (OMSDL): Es el patrón más frecuente. La infección se inicia en el borde libre de la uña

2

engrosamiento e irregularidad en la superficie. hacia el borde libre. extendiéndose en sentido distal. Este tipo de infección puede verse en pacientes con alteración de la inmunidad (un alto porcentaje de pacientes con VIH) 3 . Clínicamente se observan cambios de color en la lámina ungueal. • Onicomicosis subungueal proximal (OMSP): Es la presentación menos común en personas sanas. onicolisis. Posteriormente se extiende en sentido proximal hacia la matriz. Las lesiones se aprecian por transparencia en forma de manchas blanquecinas en la zona de la lúnula. La infección se inicia en la cutícula o eponiquio. La porción distal de la uña permanece normal hasta fases tardías de la infección. hiperqueratosis subungueal.afectándose primero el hiponiquio y después la zona distal del lecho ungueal.

Clínicamente la uña aparece de color blanquecino. 4 . pequeñas que tienden a confluir. Posteriormente se puede producir una invasión total de la uña con destrucción de la misma. El hongo invade directamente la lámina ungueal pudiendo infectar el lecho ungueal y el hiponiquio. aspecto quebradizo y en forma de manchas blancas.• Onicomicosis blanca superficial (OMBS): También denominada “leuconiquia tricofítica”.

También puede astillarse o desprenderse total o parcialmente. La lámina ungueal se muestra engrosada. dolorosos a la presión. Suele ser una onicomicosis de varios años de evolución. hiperhidrosis y previamente alteradas por el contacto de agentes químicos. traumatismos o infecciones bacterianas. Igualmente se observa un cambio de coloración de la lámina ungueal. pudiendo encontrarse abombada o curvada. formando un halo circundante a la zona proximal de la uña que hace desaparecer la cutícula. produciéndose una intensa hiperqueratosis en el hiponiquio. La totalidad de la uña aparece afectada. Clínicamente. Por 5 .• Onicomicosis distrófica total (OMDT): Es el patrón evolutivo de todos los tipos anteriores. los surcos periungueales pueden aparecer edematosos. En ocasiones se drena una pequeña cantidad de pus blanquecino o amarillento. Después se produce una onicomicosis distal y lateral apareciendo una separación entre la uña y el lecho con erosión de la lámina ungueal. • Onicomicosis por Candida (OMC): Aparece en uñas expuestas a humedad.

• 6 . irregularidad en la superficie.último se produce una infección crónica de toda la lámina ungueal mostrando surcos transversales. lo cual debe ser suficiente para confirmar el diagnóstico. tanto en su morfología. en donde las características de las colonias aisladas. estrías longitudinales. su incubación con hidróxido potásico al 40 % y su posterior visualización en el microscopio. DIAGNÓSTICO El diagnóstico clínico presuntivo. por raspado o fresado en Placa de Petri. siempre deberá confirmarse con el estudio micológico (KOH y cultivo). éste se realiza en medios apropiados como el glucosado de Sabouraud y el agar-urea. • Examen microscópico directo [Hidróxido de Potasio (KOH)] o Consiste en la toma de muestras. 6. detritus subungueal y / o polvo ungueal. color y su examen microscópico permite la determinación del agente etiológico. onicolisis y cambios de coloración. Cultivos o Previa toma de muestra de lámina ungueal.

o Previamente a la toma de muestras.). mascarilla. ya que los nuevos agentes orales. gafas. ƒ Placa de Petri.7. ƒ Fresa. la muestra se recogerá teniendo en cuenta el tiempo transcurrido según el fármaco utilizado. o El paciente no debe haber recibido un tratamiento antifúngico reciente (al menos 15 días antes de la recogida de muestra el paciente no debe haber recibido tratamiento tópico). tienen una persistencia más prolongada en el estrato córneo. ƒ Gubia. o La muestra será recogida mediante raspado. se deberá realizar una limpieza de la uña con alcohol para eliminar la posible contaminación bacteriana. fresado o curetaje de la zona. En el caso de haber sido instaurado un tratamiento sistémico. etc. PROTOCOLO DE RECOGIDA DE MUESTRAS La pauta a seguir en cuanto a la recogida de muestras para el estudio diagnóstico podría ser la siguiente: • Pautas generales: o El profesional deberá protegerse adecuadamente antes de realizar la toma de muestra (guantes. 7 . o El profesional deberá preparar el material necesario para la toma de muestras: ƒ Bisturí.

o Se realizará en la zona afectada más cercana a la uña sana por ser en esta zona donde los hongos son más viables. Richardson A. éstos habrán de cortarse en trozos más pequeños para facilitar el crecimiento fúngico. o Si hemos obtenido trozos de lámina ungueal. a Harvey CK. 90(8): 394-6 8 . o Será preferible la obtención de detritus subungueal como muestra más fiable antes que polvo ungueal o lámina ungueal a. Techniques for obtaining specimens for culture to confirm onychomycosis. J Am Pod Med Assoc 2000 Sep.

donde le número de hifas viables es mayor. o La biopsia ungueal estará indicada cuando el diagnóstico plantee dudas o cuando los resultados de otros estudios no sean concluyentes.o Las muestras se remitirán al laboratorio a temperatura ambiente en la Placa de Petri convenientemente precintada e identificada. • Pautas específicas: o En el caso de onicomicosis subungueal distal y lateral: ƒ Obtención de residuos del lecho ungueal lo más proximal posible a la cutícula con la gubia o con el bisturí. de la 9 . o En el caso de onicomicosis blanca superficial: ƒ Obtención de muestras mediante fresado superficie ungueal. o Por último se recogerán en la hoja de remisión al laboratorio. todos los datos necesarios para la correcta gestión de los resultados.

o aplicando una gota de suero fisiológico y friccionando con la torunda el fondo del surco periungueal. o En el caso de onicomicosis por Candida: ƒ Obtención de muestras mediante fresado. cerca de la cutícula. 8. bien mediante fresado. o En el caso de onicomicosis subungueal proximal: ƒ Obtención de residuos de la zona proximal del lecho ungueal. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL 10 . deslaminación o raspado de la lámina ungueal y del lecho.ƒ Obtención de muestras mediante deslaminación de la uña con el bisturí. ƒ Obtención de exudado mediante torunda si se acompaña de perionixis. deslaminación o raspado con el bisturí o la gubia. o En el caso de onicomicosis distrófica total: ƒ Obtención de muestras de todo el grosor de la uña incluyendo raspado de la zona del hiponiquio y del lecho ungueal.

11 . crónica y frecuente de la piel con varios tipos de expresión clínica. onicodistrofia y presencia de detritus bajo la lámina ungueal. Tanto en la onicomicosis como en la psoriasis. puede observarse engrosamiento. También se puede asociar a envenenamiento por arsénico o metales pesados. Puede ser congénita (transmitida de forma autosómica dominante) o adquirida. leuconiquia y hemorragias distales en forma de astilla.• Psoriasis: o La psoriasis es una enfermedad hereditaria. Otras veces. puede presentarse aisladamente o asociada a onicolisis. las uñas psoriásicas suelen presentarse con pequeñas depresiones irregulares (cráteres) en la superficie y con cambios de coloración de la lámina ungueal (áreas circulares que simulan una gota de aceite). La hiperqueratosis subungueal. siendo a veces complicado el diagnóstico diferencial de ambas afecciones por los signos clínicos. • Leuconiquia: o Afección ungueal en la que se produce una coloración blanquecina estriada de las uñas. Las formas adquiridas se pueden deber a traumas locales. Las afecciones ungueales se presentan en el 25-50% de los pacientes con psoriasis.

Con posterioridad. pueden ocasionar una afección ungueal similar a la onicomicosis que cursa con despegamiento de la misma sobre el lecho ungueal. podría aparecer colonización fúngica en la zona despegada o desprendida. la uña subyacente debe aparecer normal y no con presencia de hiperqueratosis. a la presión permanente del calzado y a unos inadecuados hábitos higiénicos. En los casos de traumatismos. adquiriendo una forma en garra. a menos que el traumatismo sea crónico.• Onicogrifosis: o Afección ungueal que afecta con mayor frecuencia a las uñas del primer dedo de los pies. La onicogrifosis puede deberse a traumatismos previos. 12 . La uña afectada se hipertrofia y se engruesa de forma importante además de curvarse. • Onicolisis por traumatismos: o Los microtraumatismos repetidos en la lámina ungueal o los traumatismos directos.

se asocia con hipertricosis e hiperhidrosis de las palmas y plantas. hiperqueratosis folicular de codos y rodillas. Los pacientes se presentan al nacimiento o durante el primer año de vida. y en toda la lámina ungueal cuando está infectado también el lecho ungueal.• Malformaciones congénitas: o La paquioniquia congénita es una alteración hereditaria que se caracteriza por el engrosamiento de las uñas de manos y pies. Se han descrito distintas variantes clínicas. planteándose el diagnóstico diferencial entre ambas. La paroniquia causada por bacterias suele ser más aguda y las recidivas son menos frecuentes que la causada por Candida spp. La infección por Pseudomonas. con hipertrofia y coloración amarillenta-marrón de las uñas. Infecciones bacterianas: o La paroniquia bacteriana es menos frecuente que la perionixis candidiásica. que ocurre en el borde cuando la infección se produce en los surcos ungueales. alopecia y leucoplasia oral sin degeneración maligna. confiere un color verdoso a la lámina ungueal. En algunos casos. • • Tumores del lecho ungueal: 13 .

pueden producir onicolisis o desprendimiento de la lámina ungueal sobre el lecho y por tanto. 9. • Liquen plano: o El liquen plano es una enfermedad inflamatoria de la piel. coloración amarillenta e hiperqueratosis subungueal. PROFILAXIS Y EDUCACIÓN SANITARIA Medidas preventivas • • • • • • Evitar la hiperhidrosis Higiene correcta de los pies y secado interdigital Utilizar tejidos naturales en medias y calcetines (hilo. planas. Puede asociarse con onicolisis.o Los tumores que aparecen en el lecho ungueal. caracterizada por la aparición de pápulas amplias. etc. El diagnóstico diferencial se basa en que el liquen plano se caracteriza por la presencia de traquioniquia (aspecto de papel de lija con superficie áspera). La afectación de las uñas puede aparecer alrededor del 10 % de los pacientes con liquen plano y en ausencia de afectación cutánea.) Utilizar polvos antifúngicos en pie y calzado Aconsejar calzado adecuado. de color violáceo y pruriginosas. en algunos casos deben distinguirse de la onicomicosis mediante exéresis o biopsia de los mismos. algodón. Tirar los zapatos viejos y cambiar periódicamente de calzado Facilitar medidas preventivas en pacientes de riesgo: o Diabéticos o Pacientes con vasculopatías 14 . mientras que la onicomicosis nunca presenta esta manifestación. Esta afección tiende a aparecer en las uñas de ambas manos y pies.

previo desbridamiento de la lámina ungueal mediante fresado. La terapia combinada (sistémico y tópico) se utilizará en: o El tratamiento de la onicomicosis distrófica total con afectación de la matriz ungueal. PRINCIPIOS GENERALES DE TRATAMIENTO • Los tratamientos tópicos proporcionan pobres resultados. o En el tratamiento de la onicomicosis blanca superficial. es decir con afectación menor a un 50% de la lámina ungueal. Aún así. TRATAMIENTO Tópico Amorolfina al 5 % Ciclopirox al 80 % Bifonazol + urea Tioconazol al 28 % Oral Itraconazol Terbinafina Fluconazol Combinado Oral y tópico Complementario Desbridamiento mecánico Avulsión química mediante curas oclusivas de urea Avulsión quirúrgica ƒ Con matricectomía ƒ Sin matricectomía 11. podrían indicarse en: o Aquellos casos en los que esté contraindicado un tratamiento oral: ƒ Ancianos con graves onicodistrofias. En el caso de combinar el tratamiento tópico con • • 15 . o El tratamiento de la onicomicosis subungueal proximal. o en aquellas uñas con afectación de más de un 50% de la lámina ungueal.o o Personas que frecuentan instalaciones deportivas Personas que caminan descalzos con mucha frecuencia 10. o El tratamiento de la onicomicosis por Candida. estará indicada en aquellos casos en los que exista una onicomicosis distrófica total antes de iniciar un tratamiento tópico. previa exéresis y desbridamiento mecánico mediante fresado de la lámina ungueal afectada. o El tratamiento de la onicomicosis subungueal distal o lateral de carácter leve o moderado. La avulsión química (bien mediante cura oclusiva con urea o con la utilización de Bifonazol + Urea). utilizándose en la actualidad como coadyuvantes del tratamiento oral. ƒ Pacientes con grave alteración de su estado general.

se deberá sumergir el pie en agua caliente con un buen secado posterior ƒ Aplicar la suficiente porción de pomada sobre la lámina ungueal 16 . 12. mohos y bacterias como el Corynebacterium minutissimum): pomada de aplicación 1 vez al día preferentemente por la noche. mohos y algunas bacterias grampositivas y gramnegativas) laca de aplicación cada 2 días durante el primer mes. La avulsión quirúrgica de la lámina ungueal se considera un tratamiento por sí mismo y se indicará en aquellos casos en los que no se consiga la resolución de la afección mediante tratamientos combinados (oral y / o tópico) o cuando la onicomicosis coexista con otras afecciones ungueales.• un tratamiento oral. A lo largo del tratamiento. recomendándose su revisión cada tres meses o Bifonazol + urea (activa frente a dermatofitos. se recomienda comenzar éste unos días antes de realizar la avulsión química. levaduras. una vez por semana deberá retirarse la capa de laca con un quitaesmalte comercial. levaduras y mohos): laca de aplicación 1 o 2 veces por semana teniendo en cuenta lo siguiente [Odenil ® y Locetar ®]: ƒ Limar con las limas incluidas en el envase antes de la primera aplicación ƒ Limpiar y desengrasar la uña con las toallitas limpiadoras ƒ Limar y limpiar la uña entre aplicación y aplicación ƒ Esparcir la solución con las espátulas y dejar secar entre 3-5 minutos ƒ La duración del tratamiento será por lo general de 9 a 12 meses dependiendo de la infección. sin cubrir la piel adyacente teniendo en cuenta las siguientes consideraciones [Mycospor Onicoset ®]: ƒ Antes de cada aplicación. PAUTAS GENERALES DE TRATAMIENTO • Tratamientos tópicos: o Ciclopirox al 8 %: (activo frente a dermatofitos. dos veces por semana durante el segundo mes y una vez a la semana durante el tercer mes. La duración del tratamiento no deberá superar los 6 meses [Ciclochem ®] o Amorolfina al 5 % (activo frente a dermatofitos. levaduras.

menos efectos secundarios. Itraconazole and terbinafine treatment of some nondermatophyte molds causing onicomicosis of the toes and a review of the literature. Microsporum spp.c. se continuará el tratamiento con Mycospor crema ®. Konnikov N. han sido sustituidos por nuevos agentes (desarrollados a continuación) con tasas más altas de curación. Haneke E. J Cutan Med Surg 2001 May-Jun. 5(3): 206-10 b 17 . sumergiendo el pie en agua caliente. secándolo y raspando para eliminar la sustancia ungueal reblandecida ƒ La duración del tratamiento será de 7 a 14 días según la infección ƒ Después del desprendimiento de la uña. Epidermophyton floccosum). Blastomices dermatidis.b) y algunos mohos principalmente Aspergillus spp. Summerbell RC. también ha demostrado su eficacia frente a Fusarium spp. De Doncker P. levaduras. Candida spp. Gregurek-Novak T. o Itraconazol: activo frente a infecciones por dermatofitos (Trichophyton spp. ƒ ƒ Histoplasma spp. levaduras (Cryptococcus neoformans. ƒ Tratamiento pulsátil: administración de dos cápsulas dos veces al día (200 mg dos veces al día) durante una semana Semana Semana Semana Semana Semana Semana Semana Semana Semana 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Tercer Segundo Primer Sin tratamiento con Sin tratamiento con ciclo ciclo ciclo itraconazol itraconazol pulsátil pulsátil pulsátil Gupta AK. J Eur Acad Dermatol Venereol 2000 Mar. 15(2): 112-5 c Gupta AK. con el pincel aplicador. y Scopulariopsis brevicaulis. Itraconazole pulse therapy for the treatment of Candida onychomycosis. Pityrosporum spp. etc.• Cubrir con el apósito oclusivo durante 24 horas Cambiar el apósito cada 24 horas. Hosftader S. Lynde CW. durante 6 a 12 meses en función del tipo de infección [Trosid ®] Tratamientos orales: o Los tratamiento antifúngicos orales tradicionales como la Griseofulvina y el Ketoconazol. una vez al día durante 4 semanas o Tioconazol al 28 % (activo frente a dermatofitos. terapias más cortas y tasas más bajas de recidivas. mohos y algunas bacterias gram positivas): laca de aplicación dos veces al día sobre la zona afectada de la uña u y pliegue ungueal adyacente.

digoxina. antiácidos y didanosina (disminuyen sus concentraciones plasmáticas) ƒ Se comercializa con los nombres de Hongoseril ®.Tratamiento continuo: Dos cápsulas al día (200 mg una vez al día) durante 12 semanas ƒ Posología: Administración inmediatamente después de las comidas ƒ Contraindicaciones: • Pacientes con hipersensibilidad conocida al fármaco o sus excipientes • Embarazo y Lactancia • Terfenadina. fenitoina. isoniazida. fenobarbital. astemizol. triazolam y midazolam ƒ Precauciones: • Uso pediátrico • Acidez gástrica disminuida: en tratamientos con antiácidos. cisaprida. Microsporum spp. pimozida. Canadiol ® y Sporanox ® dermatofitos o Terbinafina: muy efectivo frente a (Trichophyton spp. náuseas. vómitos. ciclosporina. simvastatina. quinidina. fatiga. dolor abdominal u orina oscura) • Enfermedad hepática activa • Insuficiencia renal ƒ Interacciones farmacológicas: terfenadina. carbamazepina. lovastatina. Epidermophyton floccosum). poco activo frente a levaduras (en especial las infecciones causadas por Candida) y moderadamente activo frente a mohos. éstos deberán ser administrados dos horas después de la administración de itraconazol • Se recomienda monitorizar la función hepática en pacientes con síntomas que sugieran hepatitis (anorexia. nifedipina y cumarinas (aumentan sus concentraciones plasmáticas) y con rifampicina. ƒ Tratamiento continuo: • Niños a partir de 5 años (20-40 Kg): 125 mg (½ comprimido) una vez al día ƒ 18 .

ƒ Se comercializa con el nombre de Lamisil ®. URL disponible en: http://www. o Fluconazol: activo frente a Candida spp. β bloqueantes. 12 semanas son suficientes ƒ Precauciones: • No se recomienda su uso en pacientes con disfunción hepática crónica o activa • Los pacientes con función renal alterada deberán reducir la dosis a la mitad • La monitorización analítica (hemograma completo con función hepática basal). Precaución con los antidepresivos tricíclicos.Niños con más de 40 Kg: 250 mg (1 comprimido) una vez al día • Adultos: 250 mg (1 comprimido) una vez al día ƒ Duración del tratamiento: en la mayoría de los casos. Microsporum spp. No debe considerarse como un tratamiento de primera línea d ƒ Comercializado con el nombre de Diflucan ® y Loitin ® • d Revisión: Tratamiento de la onicomicosis. será recomendable a las cuatro semanas de iniciar el tratamiento ƒ Interacciones farmacológicas: cimetidina y cafeína (aumentan sus concentraciones plasmáticas) y rifampicina y fenobarbital (disminuyen sus concentraciones plasmáticas).) pero no es efectivo frente a mohos) ƒ Tratamiento continuado: 150 mg/día.fonendo. inhibidores de la recaptación selectiva de serotonina (IRSSs) e inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) tipo B ƒ La terbinafina casi está desprovista de contraindicaciones. y dermatofitos (Trichophyton spp. [en línea] 2000 [15 de octubre de 2002]. 1 semana / mes durante varios meses (entre 6 y 12 meses). por lo que limita su eficacia ƒ Interacciona con numerosos fármacos ƒ La experiencia en el tratamiento de onicomicosis es limitada.shtml 19 .com/noticias/22/2000/09/1.. aunque los estudios clínicos señalan un máximo de 12 semanas ƒ Tiene baja afinidad por la queratina ungueal. por lo que puede ser una buena alternativa terapéutica para pacientes con tratamientos concomitantes.

138(3): 353-7 f Haugh M. Pharmacoeconomics 2001. 145 Suppl 60: 3-8 m Lecha M. Bell-Syer SE. 20(5): 319-24 k Cribier BJ. Pharmacoeconomics 2002. comparative study of oral fluconazole. itraconazol k en el tratamiento de la onicomicosis • Tratamientos combinados: o Actualmente la mayoría de los autores coinciden en la combinación de tratamientos con la finalidad de producir una mayor actividad sinergística y conseguir mayor índices de curación l. Long-term efficacy of antifungals in toenail onychomycosis: a critical review. 138(6): 811-6 i Arca E. results of an open randomized trial in Spain.i ( Estudios clínicos evidencian que el uso de terbinafina es más efectiva que el fluconazol j. itraconazol in onychomycosis: a 5-year blinded prospective follow-up study. Paul C. Br J Dermatol 2001 Oct.N. Evans EG. Arch Dermatol 2002 Jun. Young P.ll o Amorolfina 5 % (1 vez / semana durante 24 semanas) + Itraconazol 200 mg (1 vez / día durante 12 semanas)m en casos Sigurgeirsson B. J Dermatolog Treat 2002 Mar. Arch Dermatol 2002 Mar. Akar A. randomised. The rationale for combination therapy. Cost effectiveness or oral terbinafine (Lamisil) compared with oral fluconazole (Diflucan) in the treatment of patients with toenail onychomycosis. Br J Dermatol 2001 Oct. Boissel JP. An open. 145(3): 446-52 l Evans EG. Br J Dermatol 2001 Oct. la terapia continuada con terbinafina proporciona mayor eficacia clínica y menor índice de recidivas que la terapia pulsátil con itraconazol e. Long-term effectiveness of treatment with terbinafine vs. Terbinafine in fungal infections of the nail: a meta-analysis of randomised clinical trials. 13(1): 3-9 j Salo H.I. Kurumlu Z. Oral treatments for toenail onychomicosis: a systematic review. Cribier BJ.( En el tratamiento de la onicomicosis. Rutten FF. Br J Dermatol 2002 Jul. Billstein S.f. Paul C. Redekop WK. Tastan HB. Lamisil versus itraconazole in Onychomycosis. Amorolfine and itraconazol combination for severe toenail onychomycosis. The future of onychomycosis therapy may involve a combination of approaches. Steinsson JB. Brunt E. study. Gur AR. Hart R. Russell I. 145 Suppl 60: 9-13 ll Hay RJ. itraconazole and terbinafine therapy in onychomycosis. Olafsson JH. 19(4): 401-410 h Crawford F.O. Godfrey C. siendo además menos costosa g ( Hay evidencias clínicas de que la terapia continuada con terbinafina (250 mg/día) durante 3 meses es el tratamiento más efectivo para la onicomicosis h. Helou S. Pekurien M. Br J Dermatol 2001 Sep. 147(1): 118-21 g Jansen R. 145 Suppl 60: 21-6 e 20 . Cost effectiveness of continuous terbinafine compared with intermittent itraconazole in the treatment of dermatofhyte toenail onychomycosis: an analysis of based on results from de L.

L.s. CONCLUSIONES Los requisitos fundamentales para que el tratamiento de las onicomicosis sea efectivo son: n Baran R.p. Topical amorolfine for 15 months combined with 12 weeks of oral terbinafine. W/O 5 gr • Agua c.• de onicomicosis con afectación de la matriz o afectación de la lámina ungueal mayor al 80 % o Amorolfina 5 % (1 vez / semana durante 15 meses) + Terbinafina 250 mg (1 vez / día durante 12 semanas)n en casos de onicomicosis severas con afectación de la matriz ungueal Tratamientos complementarios o Avulsión química mediante emplasto de Urea: • Urea 40 % • Vaselina 20 gr • Lanolina 20 gr • Neo P. para disolver la urea ƒ Aplicación de esta fórmula magistral en cura oclusiva del modo que a continuación se expone: • Delimitación de la lámina ungueal con fieltro de 5 mm • Aplicación del emplasto • Cubrimiento con un plástico. film transparente o similar • Fijación con esparadrapo adhesivo • Oclusión del dedo con Tubitón® 13. 145 Suppl 60: 15-9 21 .C. a cost-effective treatment for onychomycosis. Br J Dermatol 2001 Oct.

• • • Mejorar el cumplimiento terapéutico por parte del paciente mediante una educación sanitaria y unos métodos simplificados de tratamiento. Rev Iberoam Micol [en línea] 2002 [fecha de acceso 30 de octubre de 2002]. Asegurar el éxito terapéutico mediante las medidas de seguimiento adecuadas incluyendo los controles micológicos aún finalizado el tratamiento. La valoración final clínica del tratamiento (oral) debe hacerse a los 6 meses ñ después de acabar el mismo. siempre que el cultivo y el examen microscópico directo sean negativos. Reducir los reservorios fúngicos para evitar la transmisión fúngica (reacciones “ide”) tratando todas las infecciones fúngicas diagnosticadas. Tratamiento de onicomicosis. 19.reviberoammicol.htm 22 . ñ Palacio A Del.com/CNM2002/congreso. URL disponible en: http://www. incluyendo las infecciones latentes y asegurando la eliminación del patógeno fúngico.

GUÍA PARA EL TRATAMIENTO DE LAS ONICOMICOSIS Tratamiento Tópico OMSDL (con afectación ≤ 50%) OMBS OMDT (ver tabla a continuación) Ciclochem (solución) • Cada 2 días (1er mes) • 2 veces / semana (2º mes) • 1 vez / semana (3er a 6º mes) Odenil ® o Locetar ® (solución) • 1 o 2 veces / semana durante 9-12 meses. Revisar cada 3 meses ® Fármacos a utilizar OMDT Avulsión química con emplasto de urea Mycospor onicoset ® (crema) Previo al tratamiento tópico Cura oclusiva durante 7 días sin mojar 1 vez / día (noche) durante 14 días 23 .

Hongoseril ® (comp. Hongoseril (comp.) meses.) • Cada 2 días (1er mes) tratamiento oral se deberá • Tratamiento pulsátil: 200 mg dos • 2 veces / semana (2º mes) veces al día durante una semana (3 practicar una avulsión química con • 1 vez / semana (3er a 6º mes) ciclos) emplasto de urea Odenil ® o Locetar ® (solución) • 1 o 2 veces / semana durante 9-12 OMC Canadiol. Revisar cada 3 meses • Tratamiento pulsátil: 200 mg dos veces al día durante una semana (3 ciclos) 24 . Sporanox. Sporanox.Tratamiento combinado Tratamiento oral Tratamiento tópico ® OMSDL (con afectación > 50 %) Lamisil (comprimidos) • 250 mg 1 vez / día durante 12 OMSP semanas OMDT Ciclochem ® (solución) ® * Previo al comienzo del Canadiol.

HANEKE E.doyma. RICHARDSON MD. En: Marcinko DE. 7. British Medical Journal 1995. BORKOWSKI P. randomised study of continuous terbinafine compared with intermittent itraconazole in treatment of toenail onychomycosis. 139: 567-571. 8.es/cgibin/wdbcgi. Diagnosis and management. Clin Microbiol Rev 1998. WARREN RE. CRESPO ERCHIGA V. Fungal nail disease: a guide to good practice (report of a Working Group of the British Society for Medical Mycology). St Louis (MO): Mosby. diagnosis and management. 121-129. BARAN R. Diagnosis and management. 11(3): 415-429. 311(11):1277-1281 9. Infections of the foot. Onicomicosis. J Am Pod Med Assoc 1999. CONNELLEY LK. 5. BMJ [en línea] 1999 [fecha de acceso 23 de octubre de 2002]. DENNIG DW. Onychomycosis: pathogenesis. DENNIS KJ. TOSTI A. MCDONALD R. CARMONA-FONSECA J. CASTILLO SAIZ A DEL. DINEHART SM. 1998. Terapéutica. A new classification of onychomycosis. BAKOTIC B.pubmedcentral. HAY RJ. Aproximación actual al diagnóstico y tratamiento. 13(3): 144-151. Examen directo y cultivo en onicomicosis. ÁLVAREZ SÁNCHEZ B. EVANS EG. 318 (7190).fulltext?pident=11670 6. HOLEWINSKI J. WARNOCK DW.exe/doyma/mrevista. HAY RJ. BARAN R. SIGURGEIRSSON B. 91(7): 351-355. 4. ROGERS TR. ROBERTS MM. 75-85. 1998. Infections of the foot. 10.fcgi?tool=pubmed&pubmed id=10205099 25 . Diagnostic laboratory analysis of foot infections. St Louis: Mosby. Piel 1998. EVANS EG. URL disponible en: http://www. 3. El tratamiento actual de las onicomicosis. Double blind. WILLIAMS M. 11. Diagnóstico de laboratorio de las micosis ungueales. London: Martin Dunitz 2001. subcutaneous and soft tissue foot infections. BARTOLOMEI FJ. HANEKE E. En: Marcinko DE. 2. GUZMÁN QUILO C. Onychocryptosis associated with the treatment of onychomycosis. 16: 63-68. ESCOBAR ML. ELEWSKI BE. 89(8): 424-426. URL disponible en: http://db. J Am Pod Med Assoc 2001. KIBBLER CC.gov/articlerender. Piel 2001. 12. British Journal of Dermatology 1998.BIBLIOGRAFÍA 1. p. p. Medicina Integral [en línea] 2000 [fecha de acceso 25 de octubre de 2002] 36(1). Onychomycosis: an analysis of 50 cases and a comparison of diagnostic techniques. Skin.

URL disponible en: http://www.pubmedcentral. Rev Esp Podol 1999. FONSECA E. Techniques for obtaining specimens for culture to confirm onychomicosis. DRIVER V. BMJ [en línea] 1999 [fecha de acceso 23 de octubre de 2002]. 27. 90(10): 502-507 20. J AM Pod Med 2002. SEHGAL VN. J Am Pod Med Assoc 2002. 15. A pharmaeconomic analysis. GARCÍA CARMONA FJ. 61 suppl. Ciclopirox nail lacquer and podiatric practice. SUMMERBELL RC. Podiatric dermatology. Editor. COOPER PM. Rev Esp Podol 2000. 13(1). An overview of fungal infections. HOFFHMAN AF. Arch Fam Med 1998. J Clin Microbiol 2001. YOUNG P. JAFFE R. EVANS EGV. TORGERSON DJ. 319(7202) . Drugs 2001. Madrid: McGraw-Hill Interamericana. LESCZCYNSKI C. 92(5): 272-286. Atlas en color y sinopsis de Dermatología Clínica. SUURMOND D. GUPTA AK. 39(6): 2115-2121. 7: 587-592. 19. GARBER G.13. 92(6): 327-330. GUPTA AK. RUSSELL I. 14. 17. WOLF K. Onychomycosis. CRAWFORD F. 81: 678-681. Philadelphia: WB Saunders Company. 23. GUPTA AK. Recognition. WEINBERG JM. Sesión clínica: onicomicosis. X(8): 483-494. 40: 1-5. Causative pathogens in onychomycosis and the possibility of treatment resistance: a review. JAIN S. 26. 38: S32536.1: 1-12. 25. 2001: 961-967. HERNÁNDEZ SERRANO MJ. Onychomycosis. HARVEY CK. diagnosis and management. 1996. 90(8): 234-236. Systematic review of topical treatments for fungal infections of the skin and nails of the feet. 24. BELL-SYER SEM. KOESTENBLATT EK. 16. El Peu 2000. LÁZARO MARTÍNEZ JL. FARRERAS ESCALA M. JENNINGS MB. 18.fcgi?tool=pubmed&pubmed id=10398626 22. MALKIN KF. MORENO DE CASTRO M. 21. Clinics in podiatric medicine and surgery. Utility of inoculums counting (Walshe and English Criteria) in clinical diagnosis of onychomycosis caused by nondermatophytic filamentous fungi. J Am Acad Dermatol 1998. Itraconazol: un antifúngico oral eficaz frente a la onicomicosis. 26 . Treatment of dermatophyte toenail onychomycosis in the United States. XI(2): 80-90. Diagnóstico de las onicomicosis. J Am Pod Med Assoc 2000. Int J Dermatol 2001. J Am Pod Med Assoc 2000. FITZPATRICK TB. RICHARDSON A. En: Harkless LB. HART R. Study of clinically suspected onychomycosis in a podiatric population.gov/articlerender. JONSON RA. Micosis en podología: estudios de laboratorio.

ARMSTRONG EP.reviberoammicol. Rev Iberoam Micol [en línea] 2002 [fecha de acceso 5 de noviembre de 2002] 19. 1995. Clinics in Podiatric Medicine and Surgery.reviberoammicol. Epidemiology of onychomicosis in special-risk populations. Podoscopio 2000. 30. 87(12): 546-550. Surgical treatment of mycotic toenails. JOSEPH WS. 34. 87(11): 520-530. 1995. J Am Pod Med Assoc 1997. J Am Pod Med Assoc 1997. Aspectos generales y tratamiento. México DF: Trillas. 40. CATENA TOLEDANO M.B. 255-262.es/cgibin/wdbcgi.pdf 29.exe/doyma/mrevista. Newer drugs and overall costs of treating onychomycosis. 74: 465-472. 38. 12(2) 39. Nondermatophytes. Onicomicosis. MCINNES BD.com/2002-19/130132. LECHA M. 12(2) 31. URL disponible en: http://www. VII(8): 440444. Rev Esp Podol 1996. LAGANA FJ. Medicina Integral [en línea] 2000 [fecha de acceso 24 de octubre de 2002] 35(8). Micología médica. Philadelphia (PA): W. 37. Principles and practice of podiatric onychopathy. p. 87(12): 551556. 1995.doyma. MARKINSON BC. MÉNDEZ TOVAR LJ. HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ F. MORENO DE LA FUENTE JL. En: McCarthy DJ. SARDÓN MELO MJ. Philadelphia (PA): W. Principles and practice of podiatric onychopathy. DOCKERY GL. LECHA M. Oral treatment options for onychomycosis. 1(11): 17-23 41. LEMONT H. Micosis en el pie: clínica y tratamiento. Rev Iberoam Micol [en línea] 2002 [fecha de acceso 5 de noviembre de 2002] 19. En: McCarthy DJ. URL disponible en: http://db. 32. J Am Pod Med Assoc 1997. 221-248.pdf 36. LLAMBRICH A. 35. Saunders Company. MCCARTHY DJ. J Am Pod Med Assoc 1997. URL disponible en: http://www. Infecciones fúngicas del pie. Clinics in Podiatric Medicine and Surgery. 87(11): 498-506. MONTER SI.com/200219/127129. JOISH VN.fulltext?pident=11682 33.28. LÓPEZ MARTÍNEZ R. MIRADA FERRÉ A. 27 . Pathologic and diagnosis considerations in onychomicosis. Tratamiento actual de las onicomicosis. CABRERA G. Onicomicosis. Procedimientos para el diagnóstico de laboratorio. El Peu 1998. Contagios infecciosos dérmicos del pie por microorganismos fúngicos: definición. LEVY LA. 87(12): 557-564.B. Saunders Company. LÁZARO MARTÍNEZ JL. Origins of onychomycosis. J Am Pod Med Assoc 1997. CASTAÑÓN OLIVARES R. Traditional approaches to treatment of onychomicosis. diagnóstico y tratamiento. p.

Barcelona: Springer Verlag Ibérica. SALDARINI FO. Disponible en: http://jcm. DALFÓ I BAQUÉ A. El Peu 1998. AMORES FRANCISCO E. URL disponible en: http://db. Podomicosis. 50. Micosis en el pie: el mundo de los hongos y la podología. 13(1): 134. CUÉTARA MS. Onicomicosis por hongos filamentosos no dermatofitos. J Am Pod Med Assoc 2001.doyma. Dermatología. ARRIBAS PLAZA MP. 38(9): 3226-3230. GARCÍA CARMONA FJ. Offarm [en línea] 2000 [fecha de acceso 24 de octubre de 2002] 19(7). Rev Iberoam Micol 2002. p. NORIEGA AR. URL http://db. 91(3): 127-131. PALACIO A DEL. CALVO ZAMORANO A. Rev Esp Quimiot 2000. Rev Iberoam Micol 2002. QUINDÓS G.es/cgibin/wdbcgi. NÚÑEZ VÁZQUEZ S. 43. ROPA MORENO JM. LÁZARO MARTÍNEZ JL. 49. 28 . MORENO DE LA FUENTE JL. 19: 68-71 46.es/cgidisponible en: bin/wdbcgi. Antimicóticos orales: pautas cortas de tratamiento.exe/doyma/mrevista. PASCUAL HUERTA J. Sesión clínica: onicomicosis. GONZÁLEZ A. Tratamiento actual de las dermatofitosis.doyma. 74: 456-464. 52. PALACIO A DEL. 1996.doyma. Determinación de la prevalencia de infecciones fúngicas en aislados podológicos. ¿Son eficaces los cultivos? Rev Esp Podol 2000: XI(4): 282-285. 53. CATENA TOLEDANO M.es/cgibin/wdbcgi. PAZOS C. POLLAK R. Efficacy of terbinafine for toenail onychomycosis. GONZÁLEZ DÍAZ JC. VALERO FERNÁNDEZ A. 51. J Clin Microb [en línea] 2000 [fecha de acceso 23 de octubre de 2002].42.asm. Enfermedades infecciosas y microbiología clínica [en línea] 2001 [fecha de acceso 24 de octubre de 2002] 19(9).fulltext?pident=13020790 47. GARAU M. RALF DANIELL III C. Las micosis en el amanecer del siglo XXI. RAMOS TEJERA R. MORENO DE CASTRO M. 19: 1-4. NOLTING KS. GARCÍA CARMONA FJ.fulltext?pident=4751 45. Rev Esp Podol 1998. PALACIO A DEL. A multicenter trial of various treatment durations.fulltext?pident=11590 44. Atlas de diagnóstico de onicomicosis y otras alteraciones ungueales. 5866. BOTINAS MARTÍ M. FMC [en línea] 1998 [fecha de acceso 24 de octubre de 2002] 5(6).org/cgi/content/full/38/9/3226 48. GARAU M. BILLSTEIN SA. RAMOS MJ.exe/doyma/mrevista. Prevalence and risk factors of Tinea Unguium and Tinea Pedis in the general population in Spain. CUÉTARA S. URL disponible en: http://db. PEREA S. Aspectos terapéuticos de las infecciones fúngicas superficiales en el pasado y en el futuro. IX(8): 393-398.exe/doyma/mrevista.

87(11): 512-519. Intermittent terbinafine for toenail onychomycosis: is it effective? Results of a randomized pilot trial.ama-assn. SCHWARTZ RA. DOYLE JJ. URL disponible en: http://archderm. 87(11): 520-530. A new perspective. 32: 204-214. J Am Pod Med Assoc 1997. 66. 55. ZAIAC MN. REBELL G.org/issues/v137n9/ffull/dlt0901-6. SCHELFMAN BS. 90(9): 450. 58. LUBECK DP. 91(9):456-464. ZAIAS N. Arch Dermatol [en línea] 2001 [fecha de acceso 24 de octubre de 2002]. SOLA CASAS MA. KINMON K.54. Oral treatment options for onychomicosis. ZIELKE GR. 64. Arch Dermatol [en línea] 2000 [fecha de acceso 24 de octubre de 2002].html 29 . 67. ROBINSON C. SCHERER WP. 91(10): 521527. Diagnóstico diferencial de las infecciones ungueales. 59. J Am Pod Med Assoc 2001. El Peu 1999. 136(7). The Annals of Farmacoterapy 1998. GAUSE D. MCCREARY JP. 38(4): 290-302. Onychomycosis treated until the nail is replaced by normal growth or there is failure. GAUSE D. COPPA LM. SCHERER WP.html 68. WARSHAW EM. Epidemiology and ecology of onychomycosis. Onychomycosis. Dermatophyte test medium culture versus mycology laboratory analysis for suspected onychomicosis. The diagnosis of onychomycosis in a geriatric population.org/issues/v136n7/ffull/dlt0700-7. 65. FISK R. 62. SUMMERBELL RC. BATES MM. Tiempos Médicos 1998. 57. JANNIGER CK.amadisponible en: assn. Podiatry Now 1998. Avances en el diagnóstico y tratamiento de la onicomicosis. Pediatric Dermatology 1996. STIER DM. July: 221-224. JOSEPH WS. 14: 367-372. Piel 1999. 60. STIER DM. J Foot Ankle Sur 1999. 57: 67-81. SCHEIN JR. BROERING JM. Current issues in onychomycosis. 137(9). HAYES WW. Onichomycosis: a compendium of facts and a clinical experience. Onychomicosis. 78: 572-581 61. SCHER RK. J Am Pod Med Assoc 2001. URL http://archderm. Dermatology 1997. TREPANIER EF. A study of 100 cases in a geriatric population. 194 (suppl 1): 32-36. HERNÁNDEZ MARTÍN A. J Am Pod Med Assoc 1997. AMSDEN GW. Patient satisfaction with oral versus nonoral therapeutic approaches in onychomycosis. 56. Baseline results of an observational study. 63. CARVER SM. WAROLIN KL. AHMED DD. Fungal nail infection. UNAMUNO PÉREZ P DE. GLICK B. Onicomicosis: diagnóstico y tratamiento. SCHEIN JF. J Am Pod Med Assoc 2000. WARREN J. 551: 7-16. STEPNEY E.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful