You are on page 1of 4

Encuentros y desencuentros

REALIDAD, PEDAGOGÍA Y EPISTEMOLOGÍA: ¿SINCRONÍA POSIBLE?

“…la virtud central y permanente de toda pedagogía diferente es la formación de
criticidad…”

Eudoro Rodríguez

Por: Hubert S. Henríquez

La relación entre epistemología y pedagogía, inicialmente, aparece como una
cuestión central cuando queremos determinar si la primera posee o no un carácter
científico. Esta discusión, sin embargo, será pasada por alto en le presente texto,
partiendo del postulado de que no se ha definido aún convincentemente si ella
cumple con las características propias de una ciencia in stricto sensu o no 1.

Más importante ahora, aparece la reflexión sobre diversos temas que involucran
los tres conceptos mencionados en el título: Realidad Pedagogía, Epistemología.
En todo caso, es pertinente señalar una serie de interrogantes que permitan
direccionar la ubicación de una hipótesis que intente resolver en alguna medida
las inquietudes surgidas sobre el particular.

En el presente trabajo se intentará establecer un esbozo sobre las posibles
relaciones que vinculan a ambas disciplinas con la realidad partiendo del
siguiente planteamiento: La pedagogía es una disciplina que se puede estudiar a
partir de planteamientos epistemológicos, sin embargo, por el hecho de carecer
un estatus objetivo como lo poseen las ciencias fácticas, la construcción de un
cuerpo de saberes epistémicos propios de la pedagogía y que se muestren como
ajustados a la realidad, es una labor compleja, en constante replanteamiento y que
debería responder a la exigencia de autocriticarse y rectificarse constantemente.

Epistemología de la pedagogía: La teoría y su posible desencuentro con la
realidad

Cinco teorías principales han sido las que se han planteado el objeto de generar
discursos de carácter epistemológico con respecto a la pedagogía. Tales teorías,
como se apunta en el módulo “EPISTEMOLOGÍA Y PEDAGOGÍA “en tanto,
elementos epistemológicos, “han sido los más comunes para fundamentar los
procesos pedagógicos de las instituciones”.

Cada una de las teorías, a saber, conductista, humanista, cognitiva, psicogenética
e histórico-estructural, ha construido un corpus epistémico particular y definido,
partiendo de la categoría denominada conocimiento el cual se relaciona, de
diferentes maneras y con distintas especificidades de acuerdo a la teoría, con
elementos centrales de los procesos pedagógicos como el aprendizaje, la
enseñanza, la concepción de alumno y la concepción de maestro.

Tales teorías dan sustento a la construcción de los denominados modelos
pedagógicos, los cuales, groso modo, podemos definir como representaciones
teóricas de los sistemas educativos, esto es unos constructos teóricos que,
tomando como base unos supuestos científicos y conjeturales, tienen el objetivo
de interpretar la realidad de lo escolar y direccionarla hacia unas metas o fines
educativos 2.

No es la intención de este texto elaborar una explicación descriptiva, siquiera
sintética, de los modelos pedagógicos nombrados. Simplemente se anota que
tales construcciones, como reelaboraciones de una experiencia pedagógica , son
estructuras teóricas que pretenden direccionar y explicar el hecho pedagógico
pero no lo pueden abarcar en su totalidad, ni pretender dar respuestas
absolutamente universales a la realidad que pretenden definir.

Tales modelos pedagógicos son útiles, sin embargo, en la medida que dan una
bitácora de vuelo para el pedagogo, tienen tras de sí la riqueza de la experiencia
de quienes los formularon y en ese sentido podría decirse que poseen un valor no
cuestionable.

Sin embargo, siguiendo la ruta emprendida por Zemmelman en lo referente a la
generalidad de las ciencias sociales, vale la pena preguntarse hasta qué punto
existe un desfase entre la realidad y la teoría, en lo relacionado con la concreción
de unos modelos pedagógicos (que generalmente no demarcan problemas y más
bien pretenden emitir juicios sobre lo “real”).

Por otro lado, queda rondando una inquietud ¿Un pensar teórico lo es
absolutamente? Es decir, no cabe la posibilidad de que un pensar teórico tenga
algunas fracciones de pensar epistémico? Si esto fuera así, podría hablarse de
que los modelos pedagógicos podrían tener una naturaleza híbrida: Tener al
mismo tiempo características de lo teórico y de lo epistémico.

Re-significar, sincronía posible entre realidad y pedagogía

El encuentro entre la realidad y la pedagogía se daría, de acuerdo con lo anterior,
a través del establecimiento de un pensar epistémico, que se aleje de los
conceptos mustios de los modelos pedagógicos, como eje de la acción
pedagógica.

El reconocimiento de la historia propia como estudiante y como docentes, es, en
esa línea, un ejercicio que permite ubicar posturas personales, basadas en la
experiencia con respecto a lo que se quiere llegar a conocer partiendo de
preguntas para plantear problemas y no de conceptos preconcebidos ( y por lo
tanto probablemente desfasados).

El significado de lo pedagógico debe buscarse a partir de una experiencia
subjetiva de encuentro y reencuentro con la realidad, apartándose en la medida de
lo posible de los modelos teóricos desfasados que pretenden explicarnos una
realidad distinta de aquella para la que fueron ideados. Este hecho, empero, no
determina que la pedagogía tenga un estatus subjetivo perenne. Se parte de lo
subjetivo, para luego, “racionalizar” la experiencia (en términos fenomenológicos)
, “descentrarla” y someterla a la crítica intersubjetiva para construir colectivamente
un nuevo sentido de la realidad.

Esta situación plantea, sin embargo, importantes disyuntivas: Primero, el dilucidar
hasta qué punto los modelos teóricos existentes podrían ser adaptables a la
realidad como punto de partida (no exclusivo) de la relación entre pedagogía y
realidad; segundo, el determinar de qué manera esa experiencia y esa postura
personal inherente al pensamiento epistémico puede llegar a incorporarse en la
práctica pedagógica tomando en cuenta que la pedagogía es un saber que
requiere de la existencia de “ una comunidad entre los sujetos comúnmente
convocados por la voluntad de saber y desde esta se debe dar cuenta del
horizonte que elucide nuestros actos de saber pedagógico”3.

Notas:
1. Existe un debate importante en torno a la determinación del carácter
científico que posee o no la pedagogía. Se identifican principalmente cuatro
posturas: La que argumenta que la pedagogía si es una ciencia tomando en
cuenta que posee un objeto de estudio, unas leyes y categorías; la que asevera
que la pedagogía es un arte; la que asegura que la pedagogía es una técnica;
y finalmente la que defiende que la pedagogía es un saber.

2. Definición adaptada de la aportada por el especialista en educación Carlos
Álvarez, en:

“ http://espanol.geocities.com/carlos_alv13/modelos/inicio.htm “

3. Vargas, Germán. De la Objetividad a la objetivación. En: http://www.pdf-
search-engine.com/online-pdf-
view.php?pdf=http://www.pedagogica.edu.co:8080/w3/storage/ps/articulos/ped
ysab01_06arti.pdf

Bibliografía:

Álvarez, Carlos. Modelos Pedagógicos.

Rodríguez Albarracín, Eudoro et. Al. Pedagogía Latinoamericana. Editorial El
Buho. Bogotá 1985.

Vargas, Germán. De la Objetividad a la objetivación.