You are on page 1of 1

Autor Esquilo.

Género literario Movimiento literario una tragedia de Esquilo. Se trata más que todos del suplicio de Prometeo desde que lo encadenan hasta que el águila devora su vientre. Empieza la acción cuando Hefesto es encargado de encadenarlo a una montaña con cadenas irrompibles, Fuerza y Violencia que vienen a ser dos dioses simbólicos lo exhortan a hacerlo sufrir y molestan a Prometeo. Éste se lamenta pero no se arrepiente de sus actos El lenguaje y el estilo El lenguaje o elocución de las tragedias clásicas aparece más refinado. En ellas está ausente todo vestigio jocoso, mordaz y chocarrero del antiguo drama satírico. El estilo adquiere grandeza y pulcritud, y los dialectos utilizados varían: los parlamentos aparecen escritos en ático, y los coros emplean, a veces, el dórico o el jónico. Este lenguaje es de carácter democrático y no retórico. Junto al lenguaje es igualmente propicio señalar el recurso del canto como medio principal para lograr el goce los espectadores. Tema principales Prometeo encadenado": castigo por el robo del fuego divino. Lo trágico se da en el mundo de los dioses. "Edipo rey": lucha del hombre contra el destino decretado por los dioses. El choque trágico se produce entre el hombre y los dioses. "Electra": la venganza de la muerte de su padre. Lo trágico se produce en el nivel humano.

ARGUMENTO Prometeo es encadenado como castigo por parte de Zeus por extralimitarse y no obedecer al mandato divino, entregando a la humanidad conocimientos que no tenía que haber brindado. Sin consentimiento de Zeus, Prometeo entrega a los seres humanos el fuego, siendo por esto que recibe el castiga de quedarse encadenado en una roca por el resto de su vida, expuesto a todos los sufrimientos posibles. Su heroica vida la debe afrontar cargando con el duro castigo que le fue impuesto, siendo víctima de los ataques constantes de un buitre (águila de Zeus) que le comía su hígado todos los días. Al despertar al otro día volvía a estar en su estado normal hasta que era nuevamente atacado y devorado por la fiera como parte del castigo. El dolor que siente Prometeo es mucho más profundo que el simple sufrimiento, mientras tanto nunca pierde la esperanza de recobrar la libertad en algún momento que se apiaden de él.