ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

APUNTES DE CLASE

D. José Antonio Fernández Martín

1

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Tema 1: La Didáctica de la ERE 1.1. Enfoque curricular 1.1.1. Definición 1.1.2. Elementos básicos del currículo 1.2. Claves didácticas del currículo 1.2.1. Fuentes del currículo 1.2.2. Referencia epistemológica 1.2.3. Referencia psicológica 1.2.4. Referencia sociológica 1.2.5. Referencia pedagógica 1.3. Estructura del diseño curricular 1.3.1. Diseño curricular base de Área 1.3.2. Programación de Aula (Unidad Didáctica) 1.3.3. ¿Cómo se elaboran las Unidades Didácticas? 1.4. Aplicación de la pedagogía de Dios a la ERE 1.4.1. La Pedagogía de Dios 1.4.2. La Pedagogía de Cristo 1.5. Núcleos temáticos seleccionados 1.6. Contribución al desarrollo de las competencias básicas. Tema 2: Aplicación a la enseñanza de la Biblia 2.1. Finalidades 2.2. Indicadores teológicos 2.3. Referentes bíblicos en el currículo de la enseñanza obligatoria 2.3.1. Acercamiento a los relatos de la “experiencia bíblica” 2.3.2. El contexto 2.3.3. La biblia en el currículo de ERE 2.4. Procedimientos básicos 2.4.1. Para una correcta actuación 2.4.2. Tareas del profesorado de religión con respecto a la biblia Tema 3: Aplicación a la enseñanza de los Sacramentos 3.1. Finalidades 3.2. Indicadores teológicos 3.2.1. Significado de los sacramentos 3.2.2. Referentes didácticos para el estudio de los sacramentos en el aula. 3.3. Referentes sobre los sacramentos en el currículo de la enseñanza obligatoria 3.3.1. Objetivos 3.3.2. Contenidos 3.3.3. Criterios de Evaluación 3.4. Procedimientos básicos Tema 4: Aplicación a la enseñanza de la Moral católica 4.1. Finalidades 4.2. Indicadores teológicos 4.2.1. La importancia de una didáctica moral diferenciada 4.2.2. La conciencia del hombre 4.3. Referentes sobre la moral católica en el currículo de la enseñanza obligatoria 4.3.1. Los objetivos del currículo 4.3.2. Los contenidos 4.3.3. ¿Cómo evaluar el aspecto moral del mensaje cristiano? 4.4. Procedimientos básicos

2

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

TEMA 1 - LA DIDÁCTICA DE LA ERE
1.1. ENFOQUE CURRICULAR 1.1.1. DEFINICIÓN La educación –en el marco de la escuela– es una actividad que debe ser planificada de antemano para lograr con ella el desarrollo efectivo de la personalidad de los alumnos (sus capacidades, conocimientos, destrezas y actitudes). La educación escolar es, pues, una mediación entre los alumnos y la cultura-sociedad que trata de conseguir que aquéllos vayan logrando una creciente autonomía de acción en el medio, una enriquecedora y creativa socialización y vayan adquiriendo los instrumentos básicos necesarios para desenvolverse como personas en su entorno social. Es necesario, por ello, que el sistema educativo prevea cuáles son las intervenciones educativas que mejor favorecerán el logro de las finalidades reseñadas. En el currículo tienen que concretarse esta intervención y las metas que se pretenden. Se define «currículo» como el conjunto de objetivos, competencias básicas, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación que han de regular la práctica docente en una determinada área educativa (cf. LOE, art. 6.1). Aparecen aquí dos funciones claras: la de hacer explícitas las intenciones educativas y la de servir de guía para orientar la práctica pedagógica. 1.1.2. ELEMENTOS BÁSICOS DEL CURRÍCULO

Comentario [B1]: -PRESENTACIÓN -GUÍA DIDÁCTICA (Explicación) - PORTAFOLIO (Explicación) -DINÁMICA: SABER/PREGUNTAR/APRENDER ¿Qué sabes del tema? / ¿Qué preguntarías? / ¿Qué te gustaría aprender?

Comentario [B2]: ¿A qué hace referencia el término “currículo”, esto es, qué se define como currículo?

Comentario [B3]: ¿Cuáles son los cuatro elementos básicos del currículo? Indica brevemente en qué consiste cada uno de ellos.

¿Qué enseñar? La respuesta a esta pregunta nos va a proporcionar información acerca de los objetivos y de los contenidos de la enseñanza. Los objetivos hacen referencia a los procesos de crecimiento personal que se deseen producir, facilitar, provocar en los alumnos mediante la enseñanza. Los contenidos hacen referencia a la experiencia social culturalmente organizada. Sin dejar de ser muy importantes los contenidos educativos, es

3

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

prioritaria la decisión acerca de los objetivos: serán el norte que guiará la decisión acerca de cuáles son los contenidos educativos que mejor favorecerán el logro de esos objetivos. Los contenidos serán seleccionados en función de los objetivos o capacidades que pretendemos que los alumnos vayan adquiriendo y desarrollando a lo largo del proceso educativo. ¿Cuándo enseñar? Este interrogante nos remite a la dimensión temporal en un doble sentido. Por una parte, su respuesta nos va a indicar los criterios para ordenar y secuenciar los objetivos y contenidos en función de lo que el alumno es capaz de hacer y aprender en un momento dado. Y, por otra, nos indica los criterios para distribuir esos objetivos y contenidos a lo largo de las correspondientes unidades de tiempo escolar que constituyen una determinada etapa educativa. ¿Cómo enseñar? La respuesta a este interrogante nos va a permitir decidir acerca de la planificación de las actividades y recursos necesarios del proceso enseñanza-aprendizaje que mejor contribuyan al logro de las intenciones educativas explicitadas en los contenidos y objetivos. ¿Qué, cómo y cuándo evaluar? Para saber si se han alcanzado los objetivos planteados es fundamental realizar la correspondiente evaluación de todo el proceso. Se evalúa si se han logrado las intenciones educativas concretadas en el «qué enseñar». Por lo tanto, se trata no sólo de evaluar el rendimiento de los alumnos: la evaluación tiene aquí un sentido mucho más amplio, incluyendo también la evaluación del diseño realizado por el equipo de profesores. Hay que ver si lo planificado ha estado ajustado o no a la realidad de los alumnos, a sus posibilidades y capacidades, y al contexto sociocultural en el que está ubicado el centro. Por supuesto, también tenemos que detectar si los alumnos han logrado desarrollar las capacidades señaladas en los objetivos generales y si han realizado el oportuno aprendizaje de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales adecuados a su edad. La evaluación se debe realizar estableciendo de antemano los criterios de evaluación que el equipo de profesores juzgue oportunos para cada proceso de enseñanza- aprendizaje (etapa, ciclo, curso, trimestre, mes, semana, unidad didáctica): • Al inicio de cada nueva fase del proceso enseñanza-aprendizaje se debe realizar la evaluación inicial, con el fin de detectar las capacidades y los conocimientos previos de los alumnos. • A lo largo del proceso se debe realizar una evaluación formativa o continua, para comprobar los progresos, dificultades, bloqueos... en el proceso de aprendizaje. Esta evaluación y la inicial nos señalan el ajuste pedagógico. • Al término de cada fase de aprendizaje se debe realizar la evaluación sumativa o final, que nos permitirá saber si se ha logrado el aprendizaje pretendido.

Comentario [B4]: ¿Qué tres tipos de evaluación se debe realizar en cada proceso de enseñanza-aprendizaje?

1.2. CLAVES DIDÁCTICAS DEL CURRÍCULO1 1.2.1. Fuentes del currículo

Comentario [B5]: Documento de trabajo: 02 Cuestiones sobre el currículo; documento de consulta: El contenido de la ERE

1

Ver carpeta “Documentos de Consulta”, documento: “El contenido de la ERE”

4

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Debemos saber de dónde podemos obtener información para decidir acerca de cada uno de los elementos curriculares. Esta información nos la van a proporcionar las fuentes del currículo. Llamamos «fuentes del currículo» a aquellos ámbitos que nos van a proporcionar información pertinente para decidir acerca del currículo de nuestros alumnos. Son cuatro las que consideraremos como las más importantes en la medida en que, desde su naturaleza y origen diferente, nos ofrecen una información específica y complementaria. 1.2.2. Referencia Epistemológica Esta fuente nos informa de las características concretas del ámbito de experiencia y conocimiento o área curricular que nos compete. Esta fuente informa acerca de la estructura interna de la disciplina y sobre cuáles son los contenidos esenciales de la misma, sus relaciones y los instrumentos que ofrece para comprender la realidad. Su información es, por lo tanto, sumamente valiosa a la hora de decidir cuál es la secuencia de contenidos más adecuada por la lógica de la ciencia. Teniendo presente esta lógica nos será más fácil acertar en la decisión acerca de la secuencia de contenidos en función de la lógica psicológica (aquello que el alumno es capaz de hacer y aprender en un momento dado). Otra información que nos proporciona esta fuente es la relativa a la metodología y al estado actual de los conocimientos de nuestra área curricular. Esta fuente nos da información para dilucidar sobre el qué y el cómo enseñar. 1.2.3. Referencia Psicológica Esta fuente será la que nos informe de las características psicológicas concretas de los alumnos para los cuales diseñamos el currículo. Nos indicará la fase evolutiva en la que se encuentran los alumnos y sus posibilidades de aprendizaje, pudiendo conocer así aquello que los alumnos son capaces de hacer y aprender en una determinada etapa o ciclo. Ello nos va a permitir ajustar lo mejor posible el currículo a esas capacidades y posibilidades. A su vez, el conocimiento de cómo aprenden los alumnos nos ayudará a discernir sobre el cómo intervenir para que aprendan. Es claro que esta fuente nos informará acerca de qué y el cómo enseñar. 1.2.4. Referencia Socio-antropológica Esta fuente nos proporciona información acerca de la sociedad y de la cultura para la cual estamos preparando a los alumnos. Nos va a permitir decidir cuáles son las herramientas conceptuales, procedimentales y actitudinales que el alumno precisa para insertarse de forma crítica y creativa en la
Comentario [B6]: ¿Qué son las “fuentes del currículo”? ¿De qué proporciona información cada una de ellas?

5

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

sociedad que le ha tocado vivir, para mejorarla, transformarla y enriquecerla. Se trata de que los alumnos puedan llegar a ser miembros activos y responsables de la sociedad a la que pertenecen. Esta fuente nos informa también acerca de las demandas de la sociedad a la escuela y de las variables de tipo social y cultural que hay que tener presente y que son relevantes a la hora de concretar el currículo. 1.2.5. Referencia Pedagógica Esta fuente recoge, por una parte, los planteamientos teóricos que inspiran la práctica docente y el proceso enseñanza-aprendizaje implicado en ella; y, por otra, recoge la experiencia propia como profesores sea de muchos o de pocos años. La propia práctica pedagógica nos va a ser sumamente valiosa para saber tomar las mejores y adecuadas decisiones acerca del currículo de nuestros alumnos. De hecho es nuestra experiencia la que nos permite en un momento dado utilizar unas determinadas estrategias educativas mejor que otras. Es una especie de sexto sentido que llegan a poseer los docentes tras años de experiencia. Hay que aprender a sistematizar esta experiencia, expresarla, ponerla en común, servirnos de ella para el diseño de nuestro currículo por ser sumamente valiosa. Nos permite acertar en el ajuste pedagógico: diseñar para una realidad muy concreta. Esta fuente nos informa también de cómo se aprenden los distintos tipos de contenidos: saberlo nos ayudará a decidir cuáles son las mejores estrategias, métodos, recursos que se deben utilizar para que se produzca el oportuno aprendizaje. Esta fuente informa acerca del cómo enseñar.

1.3. ESTRUCTURA DEL DISEÑO CURRICULAR2 La estructura del diseño curricular viene definida por los diversos niveles en los que se va concretando el currículo escolar. Se parte de un nivel abierto y flexible para llegar a un nivel de máxima concreción. • El primer nivel de concreción curricular lo establecen las Administraciones Educativas: es el Diseño Curricular Base. • Teniendo como marco esos mínimos curriculares, el segundo nivel de concreción curricular compete establecerlo al Equipo de Profesores de un centro: es el Proyecto Curricular de Centro. • Por último, teniendo como marco dicho proyecto, cada profesor tienen que elaborar su Programación de Aula. Los niveles de concreción curricular suponen una cascada de toma de decisiones curriculares que van de lo genérico (lo abierto, lo flexible y lo mínimo prescriptivo para todas las realidades educativas) hasta llegar a decisiones muy concretas que debemos tomar quienes tenemos la tarea y responsabilidad de poner en práctica el currículo diseñado. 1.3.1. El diseño curricular base de área Como es evidente, también encontraremos aquí los cuatro elementos: - INTRODUCCIÓN AL ÁREA. Aparece aquí muy clara la definición de la misma y la delimitación del ámbito de experiencias y conocimientos a los que hace referencia el área. En esta introducción también se realiza un análisis de cada una de las cuatro fuentes de las que se nutre todo currículo: socio-antropológica, epistemológica, psicológica y práctica pedagógica. Este análisis debe ser tomado como punto de partida para la reflexión en el propio centro sobre las mismas, reflexión encaminada a proporcionar criterios valiosos para la concreción última del currículo a cada realidad educativa. Y, por último, se indica en la
2

Comentario [B7]: Documento de trabajo: 02 Cuestiones sobre el currículo; documento de consulta: terminos claves

Ver carpeta “Documentos de consulta”, documento: “terminos claves”

6

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

introducción cuál es la contribución específica del área al logro de las finalidades de la etapa y al logro de los objetivos generales de ésta. - OBJETIVOS GENERALES DE ÁREA. Aquí se especifican las capacidades que el alumno debe haber adquirido, como consecuencia de la intervención escolar, al finalizar la etapa en un campo de conocimiento y experiencia específico. Al igual que los de etapa en su conjunto, estos objetivos pretenden el desarrollo de los cinco grandes tipos de capacidades: cognitiva, afectiva o de equilibrio personal, motriz, de relación interpersonal y de actuación e inserción social. Estos objetivos añaden una referencia explícita a los contenidos como conjunto de saberes que configuran cada área curricular. Esta referencia a contenidos se hace al conjunto del área y no a contenidos muy específicos de la misma. Tampoco son evaluables en sí de forma directa y unívoca. Será el profesor quien evalúe si los alumnos los van adquiriendo mediante el diseño de objetivos didácticos y actividades que permitan detectar esa adquisición. Son también un referente importante para los profesores en la medida en que van a constituirse en criterio para decidir los correspondientes contenidos educativos que se abordarán en la etapa. - GRANDES BLOQUES DE CONTENIDO. Son agrupaciones de los contenidos que se consideran más adecuados para el desarrollo de las capacidades indicadas en los objetivos generales de área. Estos bloques no constituyen un temario. El profesor deberá considerar, en su Proyectos Curriculares, simultáneamente, los diversos bloques, de forma que vaya eligiendo de cada uno de ellos aquellos contenidos más adecuados para cada unidad didáctica que vaya a diseñar y desarrollar. Un aspecto importante de la concepción de «contenido» es la consideración pedagógica de tres tipos o categorías de contenidos que se deben aprender y, por lo tanto, enseñar. Así pues, cuando se habla de contenidos, la palabra alude no sólo a los de tipo conceptual que tradicionalmente se habían erigido en eje de todo el proceso pedagógico. • Contenidos conceptuales. HECHOS (designan objetos, sucesos, situaciones, símbolos, imágenes, narraciones...), CONCEPTOS (designan un conjunto de hechos que tienen ciertas características comunes), PRINCIPIOS (enunciados que describen cómo los cambios que se producen en un hecho o en un conceptos se relacionan con los cambios que se producen en otro hecho o en otro concepto). • Contenidos procedimentales. PROCEDIMIENTOS (conjunto de acciones ordenadas y orientadas a una meta). Sinónimos de procedimiento son destreza, técnica, proceso, método. • Contenidos actitudinales. VALORES (hecho o principio que se le manifiesta a la persona como un bien a conseguir para sí, para los demás, para la sociedad, para el mundo y que preside y regula su comportamiento), ACTITUDES (disposición y orientación permanente de la conducta tendente a alcanzar lo que se considera un valor), NORMAS (concreción de las actitudes en reglas de conducta). - ORIENTACIONES DIDÁCTICAS. Las orientaciones didácticas son indicaciones de criterios metodológicos que facilitan al profesor la tarea de seleccionar actividades de enseñanza para un grupo concreto de alumnos. Como orientaciones que son, pueden contribuir a aportar elementos de reflexión al equipo de profesores a la hora de planificar nuestra tarea docente. Los criterios de evaluación indican los resultados esperados del aprendizaje de los alumnos en relación a unos contenidos específicos al final de la etapa o del ciclo.

Comentario [B8]: Cuando se habla de contenidos, ¿a qué tres tipos nos estamos refiriendo? Explica en qué consisten de forma breve.

1.3.2. Programación de aula (Unidad Didáctica) Las programaciones constituyen el último nivel de concreción de la propuesta curricular. Se elaboran de forma pormenorizada para unos alumnos muy concretos. Está constituida por un conjunto de unidades didácticas organizadas y secuenciadas. La programación debe incluir los objetivos concretos que se pretenden alcanzar, los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales que se deben enseñar-aprender, las actividades que van a realizarse y los recursos metodológicos y materiales curriculares que van a utilizarse y las condiciones espacio-temporales que van a tener que necesitarse. Deben señalarse también los criterios de evaluación que van a ser tenidos en cuenta al inicio, durante y al final de todo proceso de enseñanzaaprendizaje.

7

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

En cada Unidad Didáctica (UD) debe aparece muy clara la planificación y organización de los aprendizajes y la planificación y temporalización de los mismos. Y, además, cuáles van a ser los criterios de evaluación (indicando el tipo y grado de aprendizaje que deseamos que el alumno realice) que vamos a contemplar. Sin olvidar que cada unidad didáctica debe suponer una explicitación de nuestras intenciones educativas reseñadas y concretadas en el PCC y de Etapa que todo el equipo de profesores ha elaborado. La UD se puede definir como una hipótesis de experiencias de aprendizaje, una unidad de trabajo dentro de una programación en vistas a la consecución de un objetivo didáctico. En palabras del Ministerio: es una unidad de programación y actuación docente configurada por un conjunto de actividades que se desarrollan en un tiempo determinado, para la consecución de unos objetivos didácticos. Una unidad didáctica da respuesta a todas las cuestiones curriculares: al qué enseñar (objetivos y contenidos), cuándo enseñar (secuencia ordenada de actividades y contenidos), cómo enseñar (actividades, organización del espacio y del tiempo, materiales y recursos didácticos) y a la evaluación (criterios e instrumentos para la evaluación), todo ello en un tiempo claramente delimitado. Por tanto: en la UD debemos hallar todos los elementos del currículo: objetivos, contenidos, métodos, evaluación. La UD es así un micro-currículo dentro del currículo general. La programación curricular de la ERE no es otra cosa que una secuencia de UD organizadas en cadena condicionada de manera que la consecución de una se convierte en la condición para el aprendizaje de la siguiente.

1.3.3. ¿Cómo se elaboran las Unidades Didácticas? Una posible estructura para la elaboración de las Unidades Didácticas podría ser la siguiente3: a. b. c. d. e. f. g. h. i. j. k. l. Título. Justificación. Entronque con el PEC y el PCC. Destinatarios. Mapa conceptual. Temporalización. Competencias Básicas Objetivos didácticos. Contenidos. Actividades y estrategias de aprendizaje Organización de materiales y recursos curriculares. Criterios y técnicas de evaluación
Comentario [B9]: Documentos de consulta: modelounidad

Componentes Introductorios

Componentes Curriculares

Título No es, evidentemente, el componente más importante de la UD, pero sí tiene su importancia, porque en el título comienza la motivación y el despertar la curiosidad del alumno. El título tiene mucho que ver con el centro de interés desde el cual se elabora la UD. No pretende sintetizar los contenidos que se desarrollarán: desborda el espacio de un índice y tiene un componente de motivación clave para el desarrollo de la misma. El título puede establecer una relación entre los conocimientos previos del alumno y los contenidos nuevos que pueda incorporar en su aprendizaje.
3

Se ofrece una plantilla a modo de esquema en la carpeta “Documentos de consulta”, archivo: “modelounidad.doc”

8

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Justificación En este momento se justifica la organización de las actividades de aprendizaje y los contenidos en torno al centro de interés que se haya elegido. Se trata de explicar las razones por las que se ha elaborado esa unidad, su título, su desarrollo... Es momento de situar la UD en el programa completo de éstas, haciendo referencia a las anteriores y aportando el grado de avance que se pretende con esta unidad. Se trata de situar la UD en el conjunto de la secuencia de éstas en la programación. Entronque con el PEC y el PCC Es importante situar la UD como parte de un todo, para que así adquiera todo su significado. Por eso, este apartado es clave. Se trata de entroncar la UD en el PEC y en el PCC. Convendría explicitar, en cada UD, cómo se contribuye desde ella al desarrollo y la consecución del PEC. Se trata de expresar qué aspectos de la identidad del centro y de sus intenciones educativas propias se desarrollan en la unidad. Y también es muy importante señalar expresamente los aspectos del PCC que desarrolla. Se debería indicar qué objetivos de ciclo entran en juego en esta UD, qué contenidos de ciclo se trabajarán, qué criterios de evaluación corresponden. En definitiva: qué partes del PCC se desarrollan en la UD. De tal manera que al final de la secuencia de unidades para el ciclo, todo el PCC de ese ciclo hubiera quedado desarrollado. Destinatarios La UD queda situada en un ciclo y en un curso concreto. En este apartado se concretan los alumnos a los que va destinada la unidad, con sus peculiaridades, sus características psicológicas y sociológicas, sus necesidades concretas. Aunque el PEC y el PCC ya han atendido al contexto y al entorno natural del alumno, en la elaboración de la UD se puede retomar esta fuente del currículo y tener en cuenta los rasgos sociales de los alumnos, su tradición familiar, las características del entorno, etc. Esta nueva referencia al contexto de los destinatarios de nuestra intervención pedagógica facilitará el desarrollo de la UD. Mapa conceptual4 Es una estrategia típica del constructivismo y del aprendizaje significativo. Si de la UD elaboramos el mapa conceptual, tenemos una visión global de los contenidos que pretendemos trabajar en la unidad y nos ayudan a centrarnos en su desarrollo. El mapa conceptual de la unidad nos ofrece una síntesis de los contenidos de forma jerarquizada y ordenada. El mapa, además de ser un instrumento válido para organizar los contenidos el profesor, lo es como estrategia para trabajar en el aula con los alumnos, al comienzo y al final de la UD. Temporalización Es necesario determinar el tiempo que se necesita para el desarrollo de la unidad con sus actividades diversas. Esta previsión de tiempo es necesaria, pero a la vez debe ser flexible, para permitir la atención a los diversos procesos de aprendizaje de los alumnos.
Comentario [B10]: Documentos de consulta: mapasconceptuales

4

Ver la carpeta “Documentos de consulta”, documento: “mapasconceptuales”

9

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Conviene ser realista a la hora de programar el tiempo de las unidades que no podrán ser un número tan elevado como en los índices de los temarios anteriores, porque cada unidad, aunque pueden ser muy distintas, conlleva diferentes momentos y actividades en su desarrollo. Competencias Básicas Las competencias básicas se definen como una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuados al contexto. Son aquellas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personal, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo. La LOE, en su artículo 6, al determinar el concepto de currículo, lo presenta como el conjunto de objetivos, competencias básicas, métodos pedagógicos y criterios de evaluación para cada una de las enseñanzas que ella misma regula. Las Competencias Básicas son ocho y se complementan entre sí. 1- Lingüística Hace referencia a la utilización del lenguaje como instrumento de comunicación oral y escrita. Su objetivo es organizar el propio pensamiento, comprender lo que oímos y leemos y saber comunicar nuestras ideas, pensamientos y sentimientos de forma oral y escrita. 2 – Matemática Consiste en el uso de elementos (números, operaciones, medidas, símbolos…) o razonamientos matemáticos para producir e interpretar informaciones, para conocer aspectos cuantitativos y espaciales de la realidad y para resolver problemas cotidianos. 3 – Conocimiento e interacción con el mundo físico Comprende la capacidad de analizar y conocer mejor la naturaleza y de interaccionar con ella de una manera respetuosa, responsable y saludable, así como el uso de procesos de investigación científica y análisis de resultados. 4 – Tratamiento de la información y competencia digital Se trata de todas aquellas habilidades necesarias para buscar, obtener, procesar y comunicar la información y transformarla en conocimiento, mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. 5 – Social y ciudadana Incorpora comportamientos individuales que permiten a las personas convivir, relacionarse, cooperar, comprometerse y prevenir los conflictos o afrontarlos y resolverlos de forma pacífica. Requiere respeto, tolerancia y empatía. 6 – Cultural y artística Supone el conocimiento de técnicas, corrientes y expresiones artísticas, y el desarrollo de la creatividad y la imaginación necesarias para hacer creaciones personales o dar con soluciones ingeniosas para resolver problemas cotidianos. 7 – Aprender a aprender Se vincula a la toma de conciencia de las propias capacidades intelectuales para adquirir conocimiento de forma autónoma o con la ayuda de otras personas, y el desarrollo de diversas técnicas, herramientas y procesos de aprendizaje. Requiere autoconocimiento, curiosidad y esfuerzo. 8 - Autonomía e iniciativa personal Persigue el desarrollo del criterio propio, valores personales, la capacidad de emprender, de transformar las ideas en actos y asumir aciertos y errores con sentido de la responsabilidad. Supone una actitud positiva hacia el cambio, la innovación y la búsqueda de soluciones.

10

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Objetivos didácticos Un momento del proceso de elaboración de la UD es el establecimiento de los objetivos didácticos referenciales que se pretenden alcanzar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Organizar y planificar este proceso de enseñanza supone concretar unos objetivos de forma explícita que constituyen una guía inmediata para la planificación del aprendizaje. Los objetivos que nos ocupan ahora son el máximo nivel de concreción curricular, persiguen la consecución de habilidades específicas y el desarrollo de capacidades concretas en una acción educativa contextualizada que es clave para el logro de aprendizajes significativos. Estos objetivos didácticos aportan orden y racionalidad a nuestras unidades, constituyen una guía para la elección de una serie de medios que quedarán subordinados a éstos y nos permitirán establecer las bases para una evaluación formativa que encontrará su apoyo en los criterios establecidos Por tanto, el trabajo de programación debe aportar sistematicidad a nuestra acción educativa, pero debe dejar el camino abierto a posibles adaptaciones y concreciones en función de las diversas variables que puedan ir apareciendo en la práctica docente. Los objetivos cumplen, pues, dos finalidades esenciales: ofrecer una guía a los contenidos y las actividades de aprendizaje; proporcionar criterios para el desarrollo de esas actividades. Algunos criterios que podrían orientar la formulación de estos objetivos didácticos son: claridad en el planteamiento; referencia al ámbito de contenido al que pertenece; tipos de capacidad que se espera desarrollar en el alumno en referencia a los contenidos; flexibilidad para adaptarlos a situaciones individualizadas. Deben ser precisos, observables y mensurables. En una unidad didáctica se determinan los objetivos explicitando de forma muy concreta las intenciones que se pretenden. Estos objetivos no pueden ser un número muy elevado y tendrán que estar proporcionados con los contenidos, actividades de aprendizaje y criterios de evaluación del conjunto de la UD. Conviene tener presente que se trata de objetivos que hay que alcanzar en unas pocas horas de trabajo en el aula; por tanto, no deberán ser demasiado pretenciosos. Al final de la secuencia de unidades para un ciclo completo, los objetivos de ciclo tendrán que están contenidos íntegramente en la suma de objetivos didácticos de todas las unidades. Los objetivos se formulan en infinitivo; los contenidos, con sustantivos. • Aprender hechos y conceptos significa que se es capaz de identificar, reconocer, clasificar describir y comparar objetos, sucesos o ideas. Aprender principios significa que se es capaz de identificar, reconocer, clasificar, describir y comparar las relaciones entre los conceptos y hechos a los que se refiere el principio. En consecuencia, en los objetivos relativos a contenidos conceptuales, los resultados esperados del aprendizaje de los alumnos aparecerán formulados a menudo mediante los verbos siguientes: identificar, reconocer, clasificar, describir, comparar, conocer, explicar, relacionar, situar (en el espacio y/o en el tiempo), recordar, analizar, generalizar, comentar, interpretar, sacar conclusiones, dibujar, indicar, enumerar, señalar, resumir, distinguir, aplicar. • Aprender un procedimiento significa que se es capaz de utilizarlo en diversas situaciones y de diferentes maneras con el fin de resolver los problemas planteados y alcanzar las metas fijadas. En consecuencia, en los objetivos relativos a contenidos procedimentales, los resultados esperados del aprendizaje de los alumnos aparecerán formulados a menudo mediante los verbos siguientes: manejar, confeccionar, utilizar, construir, aplicar, recoger, representar, observar, experimentar, probar, elaborar, simular, demostrar, reconstruir, planificar, ejecutar, componer.

11

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

• Aprender un valor significa que se es capaza de regular el propio comportamiento de acuerdo con el principio normativo que dicho valor estipula. • Aprender una norma significa que se es capaz de comportarse de acuerdo con la misma. Aprender una actitud significa mostrar una tendencia consistente y persistente a comportarse de una determinada manera ante clases de situaciones, objetos, sucesos o personas. En consecuencia, en los objetivos relativos a contenidos actitudinales, los resultados esperados del aprendizaje de los alumnos aparecerán formulados a menudo mediante los verbos siguientes: comportarse (de acuerdo con), respetar, tolerar, apreciar, valorar (positiva o negativamente), aceptar, practicar, ser consciente de, reaccionar ante, conformarse con, actuar, conocer, darse cuenta de, estar sensibilizado a, sentir, percatarse de, prestar atención a, interesarse por, obedecer, permitir, acceder a, preocuparse por, deleitarse con, recrearse en, preferir, inclinarse por... Contenidos Como criterios generales para la selección de contenidos podemos anotar los siguientes: tener en cuenta los aprendizajes previos del alumno; coherencia con la propia lógica interna de la materia, atendiendo a la continuidad y la progresión de la materia y del proceso de enseñanza-aprendizaje y delimitando las ideas eje y señalando los contenidos-eje; coherencia y equilibrio de la unidad en sí misma y de toda la secuencia; hacer presentes los temas transversales. Contenidos conceptuales: • Los hechos constituyen los elementos de información necesarios para construir el conocimiento de cualquier núcleo de contenido. Estos datos o hechos deben retenerse para poder establecer entre ellos relaciones con significado, lo que es posible gracias a los conceptos que nos permiten retener la información generalizada sobre tipos de cosas. Los hechos necesitan actividades repetitivas y de memorización en el proceso de aprendizaje. • Y para aprender un concepto es necesario establecer relaciones significativas con otros conceptos. Cuanto más entretejida está la red de conceptos que posee una persona, mayor será su capacidad para establecer relaciones significativas. Los conceptos y los sistemas conceptuales necesitan de actividades de repetición en la acción, puesto que se estructuran mediante experiencias variadas en la acción y en el contexto. • Y algunas de estas relaciones estructurantes son los principios. • Algunas estrategias interesantes para trabajar los contenidos conceptuales son las técnicas constructivistas. Por ejemplo: mapas conceptuales, diagramas de flujo, organigramas, redes conceptuales... Contenidos procedimentales: • Los procedimientos constituyen auténticas herramientas para el aprendizaje y su dominio capacitará al alumno para aprender a aprender. Los contenidos procedimentales incluyen las habilidades, destrezas, formas de actuar y resolver tareas. No deberíamos confundir los contenidos procedimentales con las propias actividades del proceso enseñanza- aprendizaje. La diferencia entre el procedimiento que consideramos como contenido y la actividad radica en que los procedimientos son un conjunto de acciones orientadas con un propósito claramente definido. Las actividades de experimentación y de repetición en la acción, a ser posible en situaciones diferentes, son la base fundamental del aprendizaje de estos contenidos. Los sustantivos más usuales en los contenidos procedimentales son: manipulación, simulación, confección, demostración, experimentación, construcción, utilización, aplicación, representación, ordenación, ejecución, creación, elaboración, síntesis, utilización. En la selección de contenidos procedimentales en nuestra UD deberemos ir asegurando el conocimiento y dominio de los procedimientos más básicos. Trabajaremos, en primer lugar con aquellos procedimientos más simples y generales, para ir incorporando de forma progresiva los más complejos y específicos.

-

12

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

-

Contenidos actitudinales: • La consideración de las actitudes como contenidos amplía las dimensiones del trabajo del profesor en el aula. Las actitudes poseen un componente cognitivo (conocimientos y creencias), un componente afectivo (sentimientos y preferencias) y un componente conductual (acciones manifiestas y declaraciones de intenciones). Los valores constituyen un proyecto ideal compartido que da sentido y orienta la formación de actitudes como opciones personales adquiridas libre y reflexivamente. Las normas sociales se definen como patrones de conducta compartidos por los miembros de un grupo social. Se trata de expectativas compartidas por los miembros de un grupo social que especifican el comportamiento que se considera adecuado o inadecuado en distintas situaciones. La planificación de estos contenidos en las UDs es complejo y requiere un adiestramiento del profesorado. Conviene explicitar los valores, actitudes y las normas que trabajaremos en cada unidad, pero también es necesario adecuar el funcionamiento y el clima del aula de forma coherente con estos contenidos que señalemos para la unidad. El aprendizaje de estos contenidos se realiza, entre otra posibilidades, a través de la observación, la imitación, las reuniones de grupos de en clase, asambleas, diálogo, análisis de situaciones y realidades... Sustantivos usuales pueden ser: tolerancia, comportamiento, apreciación, respeto, aceptación, sentimiento, valoración, interés, cooperación, colaboración, solidaridad, participación...
Comentario [B11]: Documentos de consulta: Actividades y técnicas de enseñanza-aprendizaje y de evaluación , Metodología en religión

Actividades y estrategias de aprendizaje5 - Son un componente decisivo en la unidad, quizá el más importante. Las estrategias metodológicas del aprendizaje se han de aplicar en nuestra intervención didáctica a través de múltiples actividades. Cuando hablamos de estrategias metodológicas nos referimos a una secuencia ordenada de actividades y recursos que el profesor utiliza en su intervención en el aula. Estas estrategias deben ser muy variadas y flexibles para poder adaptarlas a cualquier situación. Además, cada profesor utilizará de una manera diferente la actividad o el recurso propuesto según su propia experiencia y según los alumnos con los que esté trabajando. En cada centro hay factores que condicionan e inciden en la metodología y hay que tenerlos en cuenta a la hora de analizar qué actividades y recursos son los más adecuados: el análisis de la estructura interna de la disciplina; la madurez de los alumnos a quienes va dirigida; los objetivos y contenidos que se trabajan en esa unidad; los medios que se tienen al alcance en el centro; el PEC y el PCC; las peculiaridades del grupo. - Las actividades que deberían aparecer en toda UD son las siguientes: • Actividades de introducción-motivación. Han de introducir a los alumnos en lo que se refiere al aspecto de la realidad que han de aprender. • Actividades de conocimientos previos. Son las que realizamos para conocer las ideas, las opiniones, los aciertos o los errores conceptuales de los alumnos sobre los contenidos a desarrollar. • Actividades de desarrollo. Son las que permiten conocer los conceptos, los procedimientos o las actitudes nuevas; también las que permiten comunicar a los demás la labor realizada. • Actividades de síntesis-resumen. Son aquellas que facilitan la relación entre los distintos contenidos aprendidos y favorecen el enfoque globalizador. • Actividades de consolidación. Contrastamos las nuevas ideas con las previas de los alumnos y aplicamos los nuevos aprendizajes. • Actividades de refuerzo. Las programamos para alumnos que no han adquirido los conocimientos trabajados.

5

Ver carpeta “Documentos de consulta”, documentos: “Actividades y técnicas de enseñanza-aprendizaje y de evaluación”, “Metodología en religión”

13

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

• Actividades de ampliación. Son las que permiten continuar construyendo nuevos conocimientos a alumnos que han realizado de manera satisfactoria las actividades de desarrollo propuestas y, también, las que no son imprescindibles en el proceso. • Actividades de evaluación. Incluirán las actividades dirigidas a la evaluación inicial, formativa y sumativa, que no estuvieran cubiertas por las actividades de los tipos anteriores. Una posible guía para seleccionar actividades podría ser la siguiente: • Las actividades han de ser coherentes y han de desarrollar la capacidad que aparece en el objetivo de aprendizaje. • Han de ser lo más significativas y agradables posible para el alumnado. • Han de ser adecuadas al desarrollo y a las posibilidades del grupo y de los alumnos. • Para conseguir un objetivo existen muchas actividades diferentes. • La misma actividad puede dar diversos resultados y consecuencias imprevisibles. • Las actividades donde predominan medios simbólicos (palabra, textos) nos sirven, sobre todo, para desarrollar conocimientos complejos (sistemas conceptuales); aquellas en las que predomina la enseñanza directa (experiencia) y la icónica (observación) nos sirven, sobre todo, para conceptos, procedimientos y actitudes. • Es conveniente que cada objetivo terminal tenga sus experiencias específicas. Se debe rechazar la generalización y la creencia en la omnipotencia de un tipo de actividades. • Las experiencias de aprendizaje se deben seleccionar en virtud de su aplicabilidad a la vida y de la importancia que tienen las funciones implícitas para el desarrollo del alumnado en el medio social. • Las actividades han de posibilitar la participación previa del alumno en su planificación: éste siempre hará una selección de experiencias en función de sus criterios de conveniencia y utilidad. La planificación conjunta de las actividades permite analizar los objetivos de manera que queden al descubierto, se clarifiquen y se modifiquen. • Cuestionarse ante cada una de las actividades que componen la Unidad Didáctica: ¿qué aprende el alumnado con esta actividad? Hay actividades que no desarrollan ninguna capacidad cognitiva. • En clave de Competencias Básicas: ¿hace pensar al alumnado esta actividad? Esto es, ¿debe movilizar algún tipo de capacidad o habilidad mental para su correcta resolución?

Organización de materiales y recursos curriculares. En consonancia con las orientaciones metodológicas concretadas en el Proyecto Curricular, es preciso organizar los recursos y materiales necesarios para la puesta en marcha de las actividades y estrategias que faciliten el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esta organización tiene tres elementos fundamentales: los criterios para el agrupamiento de alumnos en el aula; organización de los espacios y los tiempos; y la selección de materiales y recursos curriculares que se van a utilizar en el aula. Agrupamiento de alumnos. Las actividades de la unidad didáctica se realizarán, según el tipo de tarea, de forma individual o colectiva. La interacción entre los propios alumnos y con los profesores puede aportar una mejora considerable en los resultados del aprendizaje. Este agrupamiento de alumnos se puede realizar de forma diversa según las actividades que se desarrollen, pero pueden orientar los siguientes criterios: el grupo debe favorecer las relaciones entre los alumnos y no debe discriminar o catalogar (chicos, chicas, torpes. listos, etc.); ha de permitir el progreso de todos los alumnos, no sólo de los más listos; ha de fomentar la cooperación, favorecer el contacto con el profesor, adecuarse a las necesidades del trabajo y al tipo de tareas; ha de respetar también el trabajo individual y de reflexión; debe tener un carácter indicativo y flexible, cambiándose los integrantes del grupo.

- Organización de los espacios y de los tiempos. Estos aspectos, sobre todo a nivel general, se han concretado en el PCC. Pero es posible que sea necesario retomar de nuevo el tema para organizar el

14

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

espacio y el tiempo de forma que facilite las condiciones para desarrollar nuestras unidades. Conviene concretar los espacios que se van a utilizar en las diferentes actividades de la unidad, si son siempre dentro del aula o, por el contrario, alguna actividad requiere espacios de uso común del centro o del entorno. La utilización de espacios y sus condiciones tiene que atender siempre a crear un ambiente cómodo, acogedor y estimulante para los alumnos y el profesor. También en lo referente al tiempo conviene concretar en la programación de aula cómo se distribuyen los tiempos para las diferentes actividades. Y a nivel más general, aunque los periodos de tiempo de cada área los distribuye la Administración competente, cabría pensar otras posibles combinaciones que faciliten la adaptación a necesidades concretas. - Selección y criterios de uso de los materiales y recursos didácticos. En la programación de las actividades de cada unidad se debería tener en cuenta qué material será el más adecuado para alcanzar los objetivos que pretendemos y transmitir los contenidos. Es importante que en el momento de diseñar las actividades se haga constar qué material se necesita para el desarrollo de las mismas. La selección de los materiales y recursos debería responder a criterios que tengan en cuenta el contexto educativo, las características de los alumnos a los que van dirigidos y, sobre todo, que estén al servicio de nuestras intenciones educativas. Señalamos algunos criterios que podrían ayudar al análisis y selección de materiales y recursos: si están adecuados y en qué grado al contexto educativo; detectar los objetivos educativos de los materiales y comprobar si están de acuerdo con lo establecido en el centro; si están los tres tipos de contenidos convenientemente armonizados, así como presentes los temas transversales; revisar las distintas secuencias de aprendizaje teniendo en cuenta el criterio de continuidad y progresión; que los criterios de evaluación que establezca estén de acuerdo con los establecidos en el PCC; las actividades deben cumplir los requisitos de aprendizaje significativo, deben atender a los distintos ritmos de los alumnos. Criterios y técnicas de evaluación6 - La evaluación ha de entenderse como un instrumento de investigación del profesorado que, a través de la intervención, la recogida y el tratamiento de datos, permite comprobar el resultado y la eficacia de las intenciones educativas desarrolladas, con el fin de confirmarlas o modificarlas. La evaluación no es una finalidad en la enseñanza. sino un medio integrado en el proceso de enseñanza-aprendizaje que proporciona datos para perfeccionar el proceso. - ¿Qué evaluar? La eficacia de la evaluación se debe analizar desde dos perspectivas. La primera, hace referencia a las adquisiciones realizadas por los alumnos a lo largo del proceso de enseñanzaaprendizaje, y no deberá contemplar solamente los conceptos, sino también los procedimientos, las actitudes, y los hábitos de trabajo individual y de grupo. Y la segunda, corresponde a la evaluación de la efectividad del desarrollo de la programación realizada y busca indicadores que nos proporcionen información sobre la validez y eficacia de lo programado y las posibles modificaciones que puedan ir incorporándose. En las dos perspectivas están implicados los alumnos; por consiguiente, ellos deberán participar, en la medida de sus posibilidades. - Es conveniente determinar los criterios de evaluación de la UD desde el comienzo del proceso de enseñanza-aprendizaje, tomando el referente de los objetivos didácticos y los contenidos. Estos criterios deben atender las capacidades de desarrollo contenidas en los objetivos. Y no deberían recoger todo lo que el alumno puede aprender, es decir, no deben ser exhaustivos, sino atender especialmente a los aprendizajes relevantes sin los cuales el alumno tendría dificultades importantes a la hora de empezar nuevos tramos educativos.
Comentario [B12]: Documento de consulta: evaluación Bibliografía recomendada: PELLICER IBORRA, C. y ORTEGA DELGADO, M. (2009), La evaluación de las competencias básicas. Propuestas para evaluar el aprendizaje, Ed. PPC, Madrid.

6

Ver carpeta “Documentos de consulta”, documento: “evaluación”

15

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

- ¿Cómo evaluar? Una vez que hemos establecido el qué evaluar en los criterios de evaluación de la UD, conviene reflexionar sobre el cómo evaluar. Podemos señalar algunos criterios: estar muy diversificados para que abarquen todas las capacidades que pretendemos valorar; que sean concretos y eficaces en la recogida de datos que permitan una valoración; que puedan ser aplicables a situaciones diversas de la actividad escolar; que permitan comprobar la significatividad y la funcionalidad de loa aprendizajes realizados. Algunos procedimientos o instrumentos son los siguientes: observación sistemática (escalas de observación, lista de control, registro anecdótico, diarios de clase), análisis de las producciones de los alumnos (monografía, resúmenes, trabajos de aplicación y síntesis, cuadernos de clase, resolución de ejercicios, cuaderno de campo, textos escritos, producciones orales, plásticas o musicales, producciones motrices, investigaciones, juegos de rol, simulación y dramatizaciones), intercambios orales con los alumnos (diálogo, entrevistas, asambleas, exposiciones, puestas en común), pruebas específicas (objetivas, abiertas, interpretación de textos o de datos, exposiciones, resolución de ejercicios, pruebas de capacidad motriz), cuestionarios, observaciones externas. - ¿Cuándo evaluar? Ya vimos que debe haber una evaluación inicial, otra formativa y una más sumativa. En cualquier caso, las actividades programadas y la intervención en el aula aportará datos sobre cuándo es necesario evaluar de una forma más concreta. Y es posible que el desarrollo de las propias actividades sea suficiente para realizar la evaluación de forma integrada en el proceso de aprendizaje y no al final de la misma.

1.4. APLICACIÓN DE LA PEDAGOGÍA DE DIOS A LA ERE La expresión ‘pedagogía de Dios’ es utilizada por el CONCILIO VATICANO II (DV 15: pædagogiam divinam). Será posteriormente el Directorio General para la Catequesis (SANTA SEDE: CONGREGACIÓN PARA EL CLERO, 15-agosto-1997) el documento que dedique un espacio extenso (tercera parte: la pedagogía de la fe) a describir la pedagogía de la fe inspirada en la pedagogía divina. Se trata de la forma de proceder de Dios para con las criaturas, su estilo educativo. Tiene unas características particulares que permanecen a lo largo de la historia: no es un método o un conjunto de normas y actividades, sino una forma de relación con las personas, de educación, en el sentido etimológico del término, que acompaña al discípulo en su proceso de crecimiento personal (educare: criar, cuidar, alimentar) ayudándole a extraer lo mejor de sí (ex-ducere). La enseñanza de la Religión Católica tiene como referencia, modelo y fuente el modo de ser y de proceder de Dios. En el ejercicio de su docencia, el profesor de Religión Católica ha de servirse de las aportaciones de las Ciencias de la Educación (por su identidad profesional), impregnándolas de la pedagogía divina (por su Identidad eclesial). En este sentido, la pedagogía de Dios deberá iluminar todo el currículo a la hora de actuar en el aula (objetivos, contenidos, criterios de evaluación, métodos, actividades que se realicen. 1.4.1. La pedagogía de Dios En analogía con las costumbres humanas y según las categorías culturales de cada tiempo, la Sagrada Escritura nos presenta a Dios como un Padre misericordioso, un Maestro, un Sabio que toma a su cargo a la persona –individuo y comunidad– en las condiciones en que se encuentra y la hace crecer progresiva y pacientemente hacia la madurez de hijo libre. A este fin, como educador genial y previsor, Dios transforma los acontecimientos de la vida de su pueblo en lecciones de sabiduría, adaptándose a las diversas edades y situaciones de vida. • En su actuar, Dios toma la iniciativa, en cuanto que siempre se acerca como una oferta de amor para el hombre, y lo hace teniendo en cuenta a la persona (preocupaciones, circunstancias, relación con los otros, entorno...). Así nos lo muestra Jesucristo cuando se dirige a las personas eligiendo las imágenes y parábolas que pueden comprender el labrador, el pescador, el centurión... No quiere enseñar la cultura del entorno: se sirve de ella para presentarse a sí mismo y su mensaje.

Comentario [B13]: Documento de consulta: 07.DIRECTORIO GENERAL PARA LA CATEQUESIS (tercera parte)

Comentario [B14]: Documento de trabajo: La pedagogía de Dios. Ver presentación “Pedagogía de Dios”

16

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Toda la Historia de la Salvación, la Revelación en sí misma, es progresiva. La progresividad es una característica fundamental del actuar divino y requisito indispensable para que pueda realizarse el aprendizaje, que tiene en cuenta los procesos y el desarrollo propios del ser humano. Acercarnos al conocimiento de la verdad de una manera progresiva exige tomar en cuenta varios aspectos en el desarrollo de los contenidos teológicos de la fe cristiana: conocer el sentido de la doctrina que se enseña y explicarla progresivamente teniendo en cuenta los procesos y progresos del alumno, y respondiendo a características de su propio ser personal y de la cultura del entorno. En las circunstancias actuales, los alumnos posiblemente tienen conocimientos previos erróneos acerca de la Religión Católica (o no los tienen en absoluto), aprendidos en su ambiente laicista o en los medios de comunicación. En tales casos, el maestro está llamado a ayudarles a destruir prejuicios y modificar criterios (Mt 5,22.28.32...). • El rasgo más significativo de la Pedagogía de Dios manifestada en Jesús es, sin duda, el de la relación interpersonal entre Dios, que busca al hombre, y el Hombre, que busca el sentido de su vida. 1.4.2. La pedagogía de Cristo A partir de las palabras, signos y obras de Jesús, los discípulos tuvieron la experiencia directa de los rasgos fundamentales de la pedagogía de Dios manifestada en Cristo, consignados después en los evangelios. La reflexión acerca de los episodios de encuentros narrados en los Evangelios es un instrumento muy útil para comprender esta pedagogía. Entre otras, se podrían enumerar las siguientes cualidades: • La acogida incondicional del otro, en especial del pobre y del pequeño, que conlleva actitudes como el respeto, la actitud de servicio, la condescendencia. • El anuncio genuino del Reino de Dios como buena noticia de la verdad y de la misericordia de Dios Padre. La pedagogía de Dios no rebaja el contenido y la fuerza de la verdad, sino que prepara al destinatario para que pueda recibirla. • Un estilo de relaciones humanas cuyo fundamento es el amor tierno y fuerte que libera del mal y promueve la vida. • La invitación apremiante a un modo de vivir sostenido por la fe en Dios, la esperanza en el Reino y la caridad hacia el prójimo. • El empleo de todos los recursos propios de la comunicación interpersonal (palabra, silencio, metáfora, imagen, ejemplo…). • El exquisito respeto por la libertad personal. 1.5. NÚCLEOS TEMÁTICOS SELECCIONADOS7 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14.
7

Comentario [B15]: Documento de consulta: 08.PedagogiadeJesus

Comentario [B16]: Documentos de consulta: Temas Currículo

EL FENÓMENO RELIGIOSO LAS RELIGIONES LA BIBLIA DIOS PADRE JESUCRISTO EL ESPÍRITU SANTO LA IGLESIA LOS SACRAMENTOS LA LITURGIA LA VIDA CRISTIANA LA MORAL MARÍA LA HISTORIA CRISTIANA EL CRISTIANISMO EN LA CULTURA

Ver carpeta: “Documentos de consulta”, documento: “Temas Currículo”

17

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

15. ESCATOLOGÍA CRISTIANA

1.6. CONTRIBUCIÓN AL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS BÁSICAS Hacemos referencia en este apartado a los documentos de trabajo y actividades planteadas en el Portafolio correspondiente a esta asignatura. Igualmente, aconsejamos la lectura de los documentos de ampliación debido a la novedad que supone el enfoque educativo por competencias.

TEMA 2 – APLICACIÓN A LA ENSEÑANZA DE LA BIBLIA
2.1. FINALIDADES Como pretensión fundamental del tema es poner en relación el mundo bíblico y el contexto educativo. La Biblia, fuente de la revelación, lleva consigo elementos que se deben conocer para posibilitar una transmisión auténtica del mensaje cristiano. La historia bíblica, en cuanto circunstancias de composición y redacción, lleva en si, además, la historia de un pueblo, el pueblo de Israel. A la vez, la gran riqueza de su contenido manifiesta una literatura rica y enjundiosa que permite entender ciertas claves del mensaje que transmite. Y lo más importante, al estudiar la Biblia encontramos el mensaje que desvela la historia de salvación que Dios va realizando con el hombre y, en concreto, con el pueblo elegido como representativo de toda la humanidad. Las etapas de la Historia de la Salvación, los personajes, los hechos y los textos bíblicos muestran una riqueza tan amplia que hacen de la Biblia un tesoro, en el que pretendemos adentrarnos progresivamente mediante una didáctica aplicada a cada etapa evolutiva. Aproximarnos didácticamente a la Biblia supone en primer lugar reconocerla como un instrumento vital para el creyente, saber qué es la Biblia y cómo ha sido el proceso de su composición. A simple vista parece que todo el mundo conoce qué es la Biblia, pero la realidad es otra bien distinta. Bastante gente identifica la Biblia con el libro sagrado de los cristianos, como lo puede hacer con el Corán y el mundo musulmán o con la Torá y los judíos, pero no son muchos los que la consideran como lo que realmente es, historia de salvación. Nuestro alumnado ha de aproximarse de forma sistemática a las claves generales de la Biblia: definición, composición, proceso formativo y contexto histórico en el que se va sucediendo, con el fin de que descubran el profundo significado de la Escritura8.

2.2. INDICADORES TEOLÓGICOS

8

Comentario [B17]: TRABAJO EN GRUPO: ¿Qué aspectos o presupuestos mínimos son los que debería saber el alumnado de Primaria sobre el contenido que estamos trabajando? Realizar un mapa conceptual o esquema.

Cfr. GÓMEZ SIERRA, M. E., Didáctica de la Religión, tesoro escondido de la escuela. PPC. Madrid, 2011. p. 85.

18

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

En 45 preguntas básicas presentamos un recorrido sobre los temas fundamentales que todo católico debe saber acerca de las Sagradas Escrituras.9 1. ¿Qué es la Revelación? La Revelación es la manifestación que Dios ha hecho a los hombres de Sí mismo y de aquellas otras verdades necesarias o convenientes para la salvación eterna. 2. ¿Dónde se encuentra la Revelación? La Revelación -también llamada Doctrina cristiana o Depósito de la fe- se encuentra en la Sagrada Escritura y en la Tradición. 3. ¿A quién fue confiada la Revelación? Jesucristo confió la Revelación a la Iglesia Católica por medio de sus Apóstoles; por tanto, sólo la Iglesia tiene autoridad para custodiarla, enseñarla e interpretarla sin error. 4. ¿Qué es la Sagrada Escritura? La Sagrada Escritura es la Palabra de Dios puesta por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo. Al conjunto de los libros inspirados, le llamamos Biblia. 5. ¿Qué es la Tradición? La Tradición es la Palabra de Dios no contenida en la Biblia, sino transmitida por Jesucristo a los Apóstoles y por éstos a la Iglesia. 6. ¿En dónde están contenidas las enseñanzas de la Tradición? Las enseñanzas de la Tradición están contenidas en los Símbolos o Profesiones de la fe (por ej., el Credo), en los documentos de los Concilios, en los escritos de los Santos Padres de la Iglesia y en los ritos de la Sagrada Liturgia. 7. ¿Qué otros nombres recibe la Biblia? De acuerdo con lo que hemos dicho, a la Biblia se le llama también: Sagrada Escritura, Libros Sagrados, Libros Inspirados, Palabra de Dios. 8. ¿Quién es el Autor principal de la Biblia? El Autor principal de la Biblia es Dios. 9. ¿Quién es al autor secundario o instrumental de la Biblia? El autor secundario o instrumental de la Biblia es el escritor sagrado o hagiógrafo. Por ejemplo, Moisés, el profeta Isaías, San Mateo, San Pablo, etc. 10. ¿Cómo se divide la Biblia? La Biblia se divide en dos partes: Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. A su vez, los libros del Antiguo y Nuevo Testamento se dividen en: Libros Históricos, Didácticos y Proféticos. Y cada libro se divide en capítulos y versículos. 11. ¿Qué contiene el Antiguo Testamento? El Antiguo Testamento contiene los Libros Inspirados escritos antes de la venida de Jesucristo. Son 46 libros. 12. ¿Qué contiene el Nuevo Testamento? El Nuevo Testamento contiene los Libros Inspirados escritos después de la venida de Jesucristo. Son 27 libros.
9

Comentario [B18]: Documentos de consulta: CIC - Art. 3, Sgda. Escritura y DEIVERBUM

URL: http://www.encuentra.com/articulos.php?id_sec=10&id_art=213&id_ejemplar=0 (Recuperado: 04-04-2011) Se puede completar la información en la carpeta: “Documentos de consulta”, documentos: “CIC - Art. 3, Sgda. Escritura” y “DEIVERBUM”

19

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

13. ¿Cuáles son los libros Históricos del Antiguo Testamento? Los libros Históricos del Antiguo Testamento son 21: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio (que forman el Pentateuco, Josué, Jueces, Ruth, I y II Samuel, I y II Reyes, I y II Crónicas o Paralipómenos, I y II Esdras (el 20. llamado también Nehemías), Tobías, Judit, Esther, I y II Macabeos. 14. ¿Cuáles son los libros Didácticos del Antiguo Testamento? Los libros Didácticos del Antiguo Testamento son 7: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría y Eclesiástico. 15. ¿Cuáles son los libros Proféticos del Antiguo Testamento? Los libros Proféticos del Antiguo Testamento son 18: Los cuatro Profetas Mayores: Isaías, Jeremías (con Lamentaciones y Baruc), Ezequiel, Daniel; y los doce Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías. 16. ¿Cuáles son los libros Históricos del Nuevo Testamento? Los libros Históricos del Nuevo Testamento son 5: Los cuatro evangelios (según San Mateo, San Marcos, San Lucas, San Juan) y los Hechos de los Apóstoles. 17. ¿Cuáles son los libros Didácticos del Nuevo Testamento? Los libros Didácticos del Nuevo Testamento son 21: Las 14 Epístolas o Cartas de San Pablo: Romanos, I y II Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, I y II Timoteo, Tito, Filemón y Hebreos. Las 7 Epístolas o Cartas llamadas católicas: I y II de San Pedro, I, II y III de San Juan; la de Santiago y la de San Judas. 18. ¿Cuáles son los libros Proféticos del Nuevo Testamento? El único libro Profético del Nuevo Testamento es el Apocalipsis de San Juan. 19. ¿Qué es la Inspiración Bíblica? La inspiración bíblica es una gracia específica que concede el Espíritu Santo, por la cual el escritor sagrado es movido a poner por escrito las cosas que Dios mismo quiere comunicar a los demás hombres. 20. ¿Cuáles son las propiedades de la Biblia? Las propiedades de la Biblia son: - La Unidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, y ente todas las partes de todos los libros. - La Inerrancia (no contiene errores) - La Veracidad (contiene las verdades necesarias para la salvación) - La Santidad (procede de Dios, enseña una doctrina santa y nos conduce a la santidad). 21. ¿Qué es el Canon bíblico? El Canon bíblico es el catálogo de los setenta y tres libros del Antiguo y del Nuevo Testamento que forman la Biblia y que la Iglesia ha declarado como divinamente inspirados. 22. ¿En qué período se escribió la Biblia? Los libros del Antiguo Testamento fueron escritos entre el siglo XV y el Siglo II antes de Cristo. Los libros del Nuevo Testamento fueron escritos en la segunda mitad del Siglo I. 23. ¿Sobre qué material se escribieron los libros Sagrados? Los Libros Sagrados se escribieron al principio en papiro y más tarde en pergamino. El papiro es una planta que abunda en Egipto; el pergamino es una piel de cabrito que permite escribir por las dos caras.

20

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

24. ¿Cuál fue el formato primitivo de la Biblia? Originalmente la Biblia estaba en rollos, es decir, largas fajas de papiro o de piel unidas en los extremos a dos bastones en torno a uno de los cuales giraba. 25. ¿En qué lenguas fueron escritos los Libros Sagrados? Los libros del Antiguo Testamento fueron escritos: - En arameo (unos versículos del Génesis, de Jeremías, de Daniel y de Esdras); - En griego (dos libros: Sabiduría y II Macabeos); - En hebreo (todos los restantes). Los libros del Nuevo Testamento fueron escritos en griego, excepto el Evangelio de San Mateo que se escribió originalmente en arameo. 26. ¿A qué se llama Versiones de la Sagrada Escritura? Se llaman Versiones de la Sagrada Escritura a las traducciones que se han hecho de la Biblia a otras lenguas distintas de aquéllas en las que se escribieron los libros que la forman. 27. ¿Cuáles son las Versiones más importantes en la Iglesia? Las versiones más importantes en la Iglesia son: La Vulgata y la Neovulgata. 28. ¿Qué es la Vulgata? La Vulgata es la traducción al latín que hizo San Jerónimo a finales del siglo IV. Esta versión fue solemnemente declarada como auténtica por el Concilio de Trento (1546). Esta versión Vulgata fue el primer libro que imprimió Gutenberg, el inventor de la imprenta. 29. ¿Qué es la Neovulgata? La Neovulgata es la misma versión Vulgata, a la que se han incorporado los avances y descubrimientos más recientes. El Papa Juan Pablo II la aprobó y promulgó como edición típica en 1979. El Papa lo hizo así para que esta nueva versión sirva como base segura para hacer traducciones de la Biblia a las lenguas modernas y para realizar estudios bíblicos. 30. ¿Puede haber errores en las traducciones o copias de la Sagrada Escritura? En las traducciones o copias de la Sagrada Escritura puede haber errores por parte de los traductores o copistas; pero en las ediciones aprobadas por la Iglesia no puede haber errores en lo que atañe a la fe o la moral. 31. ¿Qué otras Biblias existen? Además de la Biblia católica, que la única completa y verdadera, existen la Biblia Hebrea y las Biblias protestantes. 32. ¿Los hebreos admiten todos los libros contenidos en la Biblia? No. La Biblia Hebrea sólo contiene treinta y nueve libros del Antiguo Testamento. Por tanto, rechazan siete libros del Antiguo Testamento y todos los del Nuevo Testamento, que forman la Biblia Católica. 33. ¿Qué dicen los protestantes acerca de la interpretación de la Biblia? Los protestantes admiten solamente el "libre examen" es decir, que cada uno ha de leer e interpretar la Biblia a su manera, sin necesidad de someterse a la autoridad de la Iglesia. Y eso supone un peligro grave para la Fe. 34. ¿La Biblia católica y las protestantes son iguales? No. A las Biblias protestantes les suprimieron algunos libros que están en la Biblia católica; además en los libros que conservan, modifican algunas palabras para apoyar sus ideas erróneas.

21

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

35. ¿Qué otras características tienen las Biblias protestantes? Carecen de notas y comentarios; no tienen aprobación de la autoridad de la Iglesia; muchas son editadas por las "Sociedades Bíblicas", algunas dicen "Versión del original llevado a cabo por Cipriano de Valera y C. Reyna"; otras más suprimen varios libros del Antiguo Testamento (Sabiduría, Judit, Tobías, Eclesiástico y II Macabeos) y del Nuevo (Epístolas de Santiago, de San Pedro y de San Juan). 36. ¿Qué es la Hermenéutica bíblica? La Hermenéutica bíblica es la ciencia que trata de las normas para interpretar rectamente los Libros Sagrados. 37. ¿Quién puede interpretar la Biblia? La Iglesia Católica es la única capacitada para interpretar auténticamente (con pleno derecho y sin posibilidad de equivocarse) la Sagrada Escritura porque Dios le confió solamente a Ella la misión de guardar, enseñar y aclarar a los fieles su palabra. 38. ¿Qué son los "libros apócrifos"? Un "Libro apócrifo" es aquel que, teniendo un argumento o título semejante a los libros inspirados, no tiene un autor cierto y no está incluido en el Canon Bíblico fijado por la Iglesia, porque no fue divinamente inspirado y por contener algunos errores. 39. ¿Puede leerse cualquier Biblia? Quien quiera leer la Biblia debe buscar el texto original, cuidado, bien traducido y aprobado por la Iglesia. Hay que evitar, entonces, las versiones que pueden contener errores doctrinales o morales. Para evitar esos errores, un católico sólo debe leer Biblias con notas y explicaciones aprobadas por la Iglesia Católica, es decir, que tengan "Nihil Obstat" e "Imprimatur". 40. ¿La Iglesia recomienda la lectura de la Biblia? Sí. Porque es alimento constante para la vida del alma; produce frutos de santidad, es fuente de oración, gran ayuda para la enseñanza de la doctrina cristiana y para la predicación. El Concilio Vaticano II "exhorta a todos los fieles con insistencia a que, por la frecuente lectura de las Escrituras, aprendan la ciencia eminente de Cristo" (Constitución Dei Verbum, n. 25) 41. ¿Qué disposiciones se deben tener para leer y estudiar la Biblia? Las disposiciones que se deben tener para leer y estudiar la Biblia son: fe y amor a la Palabra de Dios, intención recta, piedad y humildad para aceptar lo que Dios dice. 42. ¿Cómo podemos conocer y amar la vida de Jesucristo Nuestro Señor? Podemos conocer y amar la vida de Jesucristo leyendo los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, pero especialmente los cuatro Evangelios. 43. ¿Es recomendable leer los Evangelios diariamente? Sí. Es recomendable leer los Evangelios diariamente durante unos cuantos minutos. San Jerónimo dice "Lee con mucha frecuencia las divinas Escrituras; es más, nunca abandones la lectura sagrada". 44. ¿Cuál es la enseñanza que se obtiene de la Biblia? La Biblia nos permite conocer el modo de llegar al Cielo, que es el fin de nuestra vida, y eso sólo puede lograrse conociendo, amando e imitando la vida de Jesucristo. "Ojalá fuera tal tu compostura y tu conversación que todos pudieran decir al verte o al oírte hablar: éste lee la vida de Jesucristo" (San José María Escrivá, Camino, no. 2). 45. ¿Cuál es, pues, el tema central de la Biblia? El tema central de la Biblia es Jesucristo Nuestro Señor, que está presente en todas sus páginas.

22

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

En el Antiguo Testamento, como promesa y esperanza; y en el Nuevo Testamento, como realidad visible: Perfecto Dios y Perfecto Hombre. Aspectos sobre la geografía bíblica, géneros literarios y lenguaje bíblico son fáciles de localizar en internet, de ahí que lo obviemos.

2.3. REFERENTES BÍBLICOS EN EL CURRÍCULO DE LA ENSEÑANZA OBLIGATORIA 2.3.1 Acercamiento a los relatos de la “experiencia bíblica” La Biblia es un elemento básico que puede ayudarnos en nuestra intervención educativa en el área de la Religión. Por eso, debemos plantearnos cómo acercarnos a esas experiencias de los creyentes de la Biblia. Pero ante hagamos algunas consideraciones: 2.3.2. El contexto:10 La Biblia es el libro sagrado de los cristianos en el que está contenida la Palabra de Dios. Esta palabra es algo vivo, se dirige a los hombres de todos los tiempos. Reconociendo su importancia, se incorpora al currículo de la enseñanza religiosa todo su contenido, con el fin de que pueda aprenderse cómo es su estructura, su composición y, fundamentalmente, su mensaje. El docente está llamado a desentrañar las claves fundamentales del aspecto teológico, exegético, pastoral, pero sobre todo didáctico, es decir, sabiendo qué, cómo y cuándo transmitir este mensaje a los alumnos. La Biblia, como libro central de la religión católica, debe tener un espacio real en las programaciones y, consecuentemente, en el trabajo de aula. Conocer la Biblia y saber utilizarla sin quedarse en lo anecdótico es algo instrumental, que implica descubrir el significado teológico que en ella se encierra y la implicación que sus enseñanzas pueden tener en la vida del creyente. 2.3.3. La Biblia en el currículo de ERE11. No es necesario hacer aquí un análisis exhaustivo de los currículos para darnos cuenta de la presencia de la Biblia en ellos. En cada etapa destacamos los siguientes aspectos: La etapa de Educación Infantil busca ayudar al alumnado a progresar en la identificación de la propia identidad y en el conocimiento y valoración personal, reconociendo capacidades y limitaciones. Requiere aprender a mirar hacia dentro y hacia fuera, reconociendo a la vez el propio yo y el medio en el que cada uno se encuentra.

Comentario [B19]: TRABAJO EN GRUPO: Subrayar en el currículo aquellos objetivos, contenidos y criterios de evaluación que hacen referencia a aspectos bíblicos Realizar un mapa conceptual o esquema. Comentario [B20]: Documentos de referencia o interés: “CaracterísticasERE”, Capítulo 4

10 11

Cfr. GÓMEZ SIERRA, M. E., Didáctica de la Religión, tesoro escondido de la escuela, o. c., p. 114. Idem. pp. 114-118

23

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Durante esta etapa se va configurando el lenguaje oral, verbal y escrito, así como el dominio progresivo de las otras formas de representación que aparecen en los lenguajes plástico, musical, etc. Se podría decir que se trata de una fase instrumental en la que se logran las habilidades principales para interpretar la realidad. Se va construyendo la propia identidad a través de tres áreas fundamentales de experiencias: el descubrimiento de sí mismo, el descubrimiento del entorno natural y social, y la intercomunicación y lenguaje, a las cuales puede contribuir el estudio bíblico cuando se realiza una acción educativa bien planificada. En los niños de cero a seis años, la experiencia bíblica se centra especialmente en: 1. Actitud religiosa. Es fácil suscitar el asombro, el respeto, confianza, alegría y admiración desde el relato bíblico, dado que la forma de pensamiento es muy propicia al mundo mágico12. 2. Contenido bíblico. Los contenidos se centran en el reconocimiento de la creación (realidad) como obra providente del amor de Dios. En el conocimiento y aprecio del cuerpo como un regalo que nos ha sido dado para usarlo de manera responsable, y también en la relación con Jesús como amigo que nos ama y nos cuida13. La etapa de Primaria es la más larga dentro del sistema educativo. Este rasgo condiciona cualquier presentación didáctica, ya que el proceso de aprendizaje difiere del alumnado que apenas acaba de cumplir siete años que aquellos que empiezan a vivir su preadolescencia (12 años). La división en los tres ciclos tiene como objeto una primera organización del contenido bíblico, por eso encontramos en el currículo tres líneas de fuerza o ejes temáticos distintos: 1) Primer Ciclo Primaria: estructura y sentido de la Biblia. 2) Segundo Ciclo Primaria: la acción de Dios en la Biblia. 3) Tercer Ciclo Primaria: el mensaje bíblico en algunos relatos del Nuevo Testamento. 1) Estructura y sentido de la Biblia. Este primer bloque que marca la Conferencia Episcopal Española para la edad de 6 a 8 años (Primer Ciclo) tiene como objetivo principal conocer qué es la Biblia y cómo es su estructura, identificando algunos textos y personajes básicos de la Palabra de Dios14. Los contenidos curriculares son: estructura y sentido de la Biblia, Palabra de Dios; la manifestación de Dios Padre, creador y misericordioso, en la Biblia15. Son los grandes referentes que se irán repitiendo de manera recurrente a lo largo del segundo y tercer ciclo, cada vez con mayor profundidad. No son temas sencillos, pero sí básicos para la progresiva asimilación del mensaje cristiano. A éstos, se añaden las principales enseñanzas de la vida de Jesús narradas en los Evangelios y, especialmente, las parábolas16.

12 13

Objetivo 3 Contenidos: 1, 6, 7, 9 y 10 14 Objetivos 3 y 5 15 Contenidos 2 y 3 16 Contenido 10

24

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Tienen a su favor la motivación positiva que el alumnado de estas edades posee en torno a los libros como grandes sedes de sabiduría, derivada de su evolución intelectual y de su curiosidad histórica. 2) La acción de Dios en la Biblia. Entre los 8 y 10 años (Segundo Ciclo), la propuesta de trabajo es ya algo más atrevida. El objetivo que se pretende conseguir es, en pequeña medida, descubrir su gran valor, porque en ella se cuenta lo que Dios va haciendo con el hombre. Por eso se busca la acción de Dios en hechos concretos, que resultan significativos para el alumnado, como puede ser la creación, la llamada de Dios para una misión determinada (Patriarcas y Moisés), etc. Es una etapa en la que es fácil el aprendizaje por modelo vicario, debido a su condición moral del “buenismo”, derivado del paso hacia la autonomía moral. El alumnado acepta las normas para no tener problemas afectivos con las personas que le rodean. Por esto, los personajes bíblicos pueden servir de referencia para aprender contenidos, actitudes y valores. La Conferencia Episcopal Española propone como contenidos para este ciclo los siguientes: Dios es creador del mundo y del hombre, la vida es un don de Dios en la Biblia, el origen del mundo y los distintos relatos, Dios salva a su pueblo a través de los hombres: los patriarcas y Moisés y la liberación portentosa del pueblo de Dios17. 3) El mensaje bíblico en algunos relatos del Nuevo Testamento. El Tercer Ciclo nos sitúa en una perspectiva de trabajo diferente. El alumnado de esta época empieza a abandonar el pensamiento lógico concreto a favor de la abstracción. Es tiempo de preguntarse el porqué de las cosas, y especialmente de las acciones que cada uno libremente realiza. La curiosidad histórica y científica no se centra exclusivamente en conocer datos, sino que ahora se añade un significado causal. El alumnado quiere explicaciones con sentido que ponen en entredicho el comportamiento moral de los adultos, a los que hasta ahora había visto como referentes seguros. Es el comienzo de la búsqueda de su espacio social. El estudio bíblico busca ya un mayor significado de su mensaje, que desemboca en la confesión de Jesucristo como plenitud de la revelación. El objetivo fundamental es el descubrimiento de Jesucristo como Hijo de Dios y verdadero hombre. Los principales contenidos son: El misterio de la humanidad y divinidad de Jesucristo; Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre; el papel de la Virgen María en la historia de salvación; el origen de una comunidad fundada por Jesucristo y mantenida en el comienzo por la acción del Espíritu y la presencia de María18.

17 18

Contenidos 1 y 2 Contenidos 6, 9 y 13

25

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Los criterios de evaluación para la enseñanza de la religión en Primaria. En primer lugar, en los criterios de evaluación se aprecia la necesidad de descubrir que entre Dios y el hombre se establece una relación basada en el amor. Dios ama al hombre, y por esa razón le crea y le da una imagen semejante a él. Para que el hombre lo sepa, se lo cuenta a través de la Biblia sirviéndose de relatos y de la vida de distintas personas que muestran cómo les trata Dios. La respuesta a ese Dios que nos ama ha de ser como hijos, por eso envía a Jesucristo, para que aprendamos de su único y verdadero Hijo a devolverle el amor. Síntesis de los criterios de evaluación. a) Reconocer textos bíblicos sobre la creación. b) Identificar la bondad y la paternidad de Dios. c) Descubrir el amor que Dios tiene al hombre al crearlo a su imagen y semejanza. d) Identificar a Jesús como el verdadero Hijo de Dios mediante los relatos del NT. e) Apreciar el valor de ser hijos adoptivos de Dios. f) Descubrir, a partir del relato de los Hechos de los Apóstoles, el valor de la presencia de María para nuestras vidas. Aunque se toma como referencia la propuesta de la Conferencia Episcopal Española, puede apreciarse que se omite en el primer ciclo los contenidos procedimentaIes que se proponen por considerar que el alumnado de esa etapa no tiene madurez intelectual suficiente para trabajarlos.

2.4. PROCEDIMIENTOS BÁSICOS En cuanto a las indicaciones metodológicas

26

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

1. El componente bíblico aparecerá en el itinerario didáctico dentro de la Unidad Didáctica, en relación con el conjunto de los temas tratados. En cada grado escolar hay que prever Unidades o tiempos extras, para el conocimiento expreso de la Biblia. 2. El testimonio bíblico debe funcionar según la lógica del uso de un documento... 3. Esto exige criterios de elección de textos (especialmente entre los más pequeños). 4. El principio didáctico de la implicación activa se realiza según los habituales métodos de investigación: contacto directo con el texto, ejercicios proporcionados de búsqueda de material de trabajo sobre el texto, dirigidos: lectura, explicaciones, acercamiento a otros textos bíblicos, relación con signos y significados de experiencia, de cultura, de costumbres, estímulos a los que se reacciona personalmente y en grupo... 5. Hay que asumir habitualmente la praxis de la evaluación: de entrada, con test adecuados sobre el tema que se quiere desarrollar; al final en relación con lo estudiado (test, composiciones escritas, otras expresiones creativas de reacción...). 6. La enseñanza del componente bíblico exige algunas ayudas didácticas, como mapas geográficos o históricos del Medio Oriente, de Palestina, etc. Emplear didáctica –y correctamente- imágenes, diapositivas, documentos, videos, etc. Hacer relación de textos, imágenes, entre lo bíblico y lo post-bíblico, ejemplo: Éxodo y campo de concentración; multiplicación de los panes y gente hambrienta; Job y Jesús, inocentes condenados injustamente; las bienaventuranzas y textos alternativos, etc. Utilizar buenos subsidios por lo menos como en otras asignaturas. Sería conveniente que cada alumno (y por supuesto el profesor) de una Biblia digna, actualizada, atrayentes... 2.4.1. Para una correcta actuación En este contacto y empleo gradual que se va dando de la Biblia, conviene tener en cuenta otros dos aspectos complementarios: la reflexión teórica previa y las consecuencias de aplicación Elementos de la Didáctica Bíblica: Ponemos a continuación algunas de las nociones básicas de una teoría de la didáctica bíblica: 1. El papel de la Biblia en la ERE es el de ser documento motivante radical del hecho bíblico-cristiano, en cuanto a sus orígenes (Patrología), en cuanto a sus desarrollos históricos, ye en cuanto al resultado final (Escatología). 2. La Biblia desempeña su papel de documento religioso en la Escuela mediante diversas funciones, como son: - como fuente primaria e insustituible de la religión judeo-cristiana, - en relación a gran parte de la historia post-bíblica, tanto religiosa como laica... - en relación con las experiencias fundamentales, aporta una original aportación, mereciendo por esto ser considerada como una obra de arte de la humanidad. - y por lo que se refiere al lenguaje religioso cristiano, es un depósito imponente. 3. Por eso, la Biblia en la Escuela tiene que ser protegida de algunas deformaciones como por ejemplo: - usarla como un “instrumento” con el riesgo de entenderla “no por lo que intenta decir”, sino por lo que el lector “quiere hacerla decir”; ejemplo ciertas lectura “moralistas”, “utilización un tanto mágica”, etc. - sin un estudio un exegético y hermenéutico, quedándose, simplemente, en frase o dichos aislados... 4. Dichas de modo positivo, las fundamentales exigencias didácticas de la Biblia, serías, al menos, éstas: - Dejar que la Biblia hable por sí misma, es decir, que pueda expresar su sentido real (que sólo el método exegético permite asegurar).

27

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

- A la Biblia hay que tratarla con la lógica de cualquier documento; por lo tanto con la lectura de textos originales (o fielmente traducidos), y no con paráfrasis y palabras de otros... - La opción que necesariamente se impone, hay que hacerla según unos criterios de importancia del contenido, de claridad en la expresión, de significatividad para el alumno, de oportunidad para la temática que hay que desarrollar... - Y, sin duda, un camino muy aconsejado para etapa de algunos mayores, es la utilización del principio de correlación entre Biblia, experiencia y datos post-bíblicos. - Tener en cuenta que la Biblia es una dimensión de la ERE, no es toda la enseñanza, y por lo mismo está llamada a actuar en un contexto amplio tanto pedagógico (intereses de los alumnos) como didáctico (posibilidad de la escuela). La Biblia juega su papel junto con otras componentes, como es la experiencial, la histórica, la fenoménica-religiosa..., que también tienen derecho a hacerse oír. 2.4.2. Tareas del profesorado de religión con respecto a la Biblia Se recogen aquí aspectos que de una u otra manera han ido pareciendo ya en reflexiones anteriores; pero que consideramos que puede ser positivo tenerlo presente desde la perspectiva de futuros maestros de la asignatura de religión y/o como educadores de la fe. Como ya sabemos, la Biblia forma parte de nuestra cultura y de la vida cotidiana (arte, costumbres, lenguaje...). Pero, en general, como bien conocemos también, son grandes las dificultades que hay para acceder a ella. Las causas son múltiples; entre otras el fuerte proceso de secularización de nuestra sociedad occidental; el atraso de muchos católicos en la formación de este tema en los últimos siglos; y la distancia temporal (en algunos textos más de tres mil años) y cultural (lengua, formas de pensar y vivir, creencias...) del mundo bíblico respecto del nuestro. Por tanto, es obvio que comprender un texto bíblico hoy en día exige más que una simple lectura o presentación: siempre requiere una "contextualización", una explicación. El profesorado de religión tiene, por ello, que plantearse al ofrecer un texto bíblico a los destinatarios, una triple tarea: 1. Exegética o de conocimiento: conocer el “ayer” del texto (género literario, época, autor o autores, contexto histórico, destinatarios, circunstancias de la transmisión del texto, contexto en que se sitúa dentro de la obra...). 2. Hermenéutica o de interpretación: descubrir en el texto el “presente” (su mensaje directo, tomándose el texto en serio, partiendo de lo que dice, y no de lo que nosotros quisiéramos que dijera). 3. Metodología de aplicación: el texto tiene un “futuro” si puede aplicarse a las finalidades pedagógicas y educativas de los destinatarios. No podemos saltarnos alegremente estos criterios, sin menoscabo de la función que tiene que cumplir el texto bíblico. Ello requiere, por parte del profesorado de religión, una preparación básica sobre el “hecho bíblico” lo suficientemente amplia y completa para que se pueda mover con cierta competencia y profesionalidad en este tema ante los alumnos. Y esto se consigue -como casi todo- con el estudio y el trabajo de investigación... Criterios sobre la didáctica de la Biblia en un contexto educativo: Como en todos los ámbitos, es conveniente tener en cuenta una serie de "riesgos" que hay que evitar, como por ejemplo:

28

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

- Querer abarca mucho en la transmisión de conocimientos o el uso en exceso de los textos bíblicos: es fácil perderse y dar a los alumnos la sensación de dispersión... - Quedarse en textos bíblicos “aislados”, sin conocer la relación que tienen entre sí y cómo están al servicio del mensaje global. La diversidad literaria de la Biblia está toda ella al servicio de una única finalidad: la transmisión de la experiencia de las relaciones de amistad y amor entre Dios y su Pueblo. El profesorado de religión debe ayudar a que se descubra este hilo conductor en cualquier texto bíblico. - Quedarse en “hablar sobre” la Biblia, y no dejar que la Palabra nos hable directamente: es importante el acceso directo al texto bíblico por parte de los destinatarios, de los alumnos, con todas las limitaciones y deficiencias que pueda tener (aunque a continuación haya que explicarles una serie de términos, conceptos y contextos) - Aislar los conocimientos y mensajes bíblicos de la experiencia concreta personal. Si esto sucede, los alumnos no se sentirán interesados en lo que se intenta transmitir; no será "significativo" para sus vidas. La Palabra de Dios no será salvadora ni reveladora, que es lo que debe ser por definición. Por todo ello, es importante descubrir las tareas principales que el profesorado de religión tiene en este campo respecto al alumnado: - Introducirles en un conocimiento global elemental sobre la Biblia, en su triple dimensión: de historia, de literatura y de mensaje. - Familiarizarles con el estudio de algunos hechos, textos, personajes bíblicos claves: pocos, pero trabajados... - Descubrir la influencia de la Biblia en la vida, la cultura, la historia, las tradiciones, las celebraciones, las fiestas y las costumbres de la realidad que nos rodea, así como abrirles el horizonte al significado de este mensaje también en su vida personal y en su proyecto de futuro y de felicidad. - Acostumbrarles a entrar en contacto directo con el texto bíblico, accediendo a él desde el volumen completo de la Biblia. Y todavía más. Es interesante recordar algunos consejos sobre la utilización de un texto bíblico, en un contexto educativo como es el nuestro: - Cuidar la edición que se usa. Muy aconsejables: Biblia Didáctica (SM), Biblia infantil (Edelvives)… - Preparar antes el texto que se va a utilizar y cuidar su presentación (sobre todo a la gente joven). Es peligroso improvisar en este aspecto. La presentación del texto bíblico requiere un “ambiente adecuado”, que prepare la recepción, la acogida del texto proclamado o leído particularmente. No es indiferente, tampoco, quién proclama el texto y cómo. No se puede aprovechar el texto como otros medios donde se "usa y se tira"; todo texto bíblico -como Palabra de Dios- provoca, inquieta y transforma al oyente... - Respetar el mensaje del texto, y “no manipularlo” en función de las propias intenciones, por muy buenas que nos parezcan. La Palabra de Dios no se usa para el propio interés: se escucha, se interioriza y se obedece... (Cfr. De la "Guía para educadores" de Edebé, 1999, pp 9-12) "Recreación de texto bíblicos" Ya sabemos que la Biblia está escrita en distintos lenguajes lleno de imágenes y comparaciones, fenómenos extraordinarios, para expresar lo que de otro modo sería inexplicable, dada su densidad e intimidad: la experiencia de Dios en la Historia humana.

29

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

También sabemos que la Biblia es un libro del “pasado” que se expresa en categorías literarias de la época en que se fijó por escrito; categorías que pertenecen a una cultura diversa de la nuestra. Así como hubo personas que se esforzaron en plasmar en el lenguaje de su época y de su cultura la "experiencia de Dios" que había tenido el Pueblo de Israel, así también nosotros debemos hacer el esfuerzo por plasmar la "experiencia de Dios" contenido en la Biblia y que ha llegado viva hasta nosotros por medio de la Comunidad Cristiana, mediante el lenguaje de nuestra época. Sí, la Palabra de Dios va dirigida también al “hombre de hoy” para ser vivida como antiguamente se dirigió a los creyentes que nos precedieron; pero, ¿cómo podrá ser entendida por nuestros contemporáneos si habla un lenguaje distinto del que ellos utilizan y entienden? Es una interpelación que se nos dirige a nosotros como responsables de hacer llegar la Palabra de Dios a los hombres de nuestros días (niños, jóvenes, adultos...). Una primera pista de solución a la cuestión plateada ya se ha insinuado, de alguna forma, anteriormente: se trata de educar a las personas con las que desarrollamos nuestra labor (alumnos pequeños, chavales, jóvenes, etc.) en el lenguaje bíblico, educando su “sensibilidad simbólica y poética” como expresión de lo profundo y trascendente de la realidad. También cabe una introducción a un estudio más científico, enseñando a distinguir entre los distintos géneros literarios de los escritos bíblicos, aportando algunas nociones de Teología Bíblica, enseñando a analizar sencillamente un texto para interpretarlo correctamente y captar su verdadero sentido... Para ello, una ayuda sencilla pueden ser las introducciones y notas que incluyen las biblias más actualizadas. Otra pista de solución, también puede ser, aunque complementaria con la anterior, el esfuerzo de "recreación" del lenguaje bíblico: adaptar, re-traducir, re-actualizar el lenguaje de la Biblia al lenguaje de los niños, de los jóvenes o de las personas que se hallan en una determinada situación. Adapta la Biblia al mundo de las personas de nuestra época, no significa extraer de la Sagrada Escritura aquellas narraciones que más se asemejan a "cuentos", o "leyendas", y desechar el resto. Este modo de proceder es peligroso pues, a la larga, puede llegar a suscitar la idea de que la Biblia es una colección de "cuentos" o "fábulas" infantiles semejantes a las que nos contaba la abuelita. (Este es, de alguna manera, el estilo con que estaban construidas las "Historias Sagradas"). Adaptar la Biblia, por ejemplo a los pequeños, es presentarles la Palabra de Dios en su globalidad, con un lenguaje claro y sencillo. No tengamos miedo de cambiar -adaptar- términos y expresiones difíciles de entender de las biblias. Hagamos lo posible porque sea más comprensible. Más pistas para presentar textos bíblicos en la Escuela: - Primeramente, cuando queramos presentar un texto o un pasaje, debemos asegurarnos qué quiere decir, cuál es su verdadero sentido. Hemos de hacer un verdadero esfuerzo por interpretar ese texto. Para ello utilizaremos algún comentario bíblico, que ofrezca las suficientes garantías, como por ejemplo, los de las siguientes biblias: “La Biblia de Jerusalem”, "La Biblia para la Iniciación Cristiana", "La Biblia de los jóvenes" y la “Biblia para ti" (estas dos últimas, de Edebé). - Una vez captado el sentido del texto, intentaremos discernir lo que es “esencial” de los detalles “accesorios” y que podrían distraer la atención del verdadero Mensaje de la Palabra de Dios a personas (niños, sobre todo) poco habituadas a leer y comprender la Biblia.

30

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

- Procederemos entonces a expresar el Mensaje esencial del texto bíblico en términos comprensibles a nuestro alumnado. Traducir las imágenes difíciles y poco corrientes en otras más familiares a la mentalidad y cultura de nuestros días. - Y, no contentarnos al re-crear el texto bíblico, con utilizar siempre lenguaje escrito u oral. Hay otros lenguajes como la música, el dibujo, la expresión corporal, el teatro, la danza, etc., que pueden ser más accesibles a nuestros destinatarios, según su edad, preparación y sensibilidad. Somos conscientes que esto no es tarea fácil; pero hemos de acometerla con decisión y con responsabilidad, con cuidado para evitar caer en el peligro de traicionar una auténtica interpretación de la Palabra de Dios. Para completar este punto nos remitimos al artículo de Rafael Artacho denominado “APUNTES DE DIDÁCTICA. PARA UNA ENSEÑANZA DE LOS TEXTOS BÍBLICOS”. En la carpeta denominada “Documentos de consulta” encontrará varios documentos ilustrativos sobre didáctica de la biblia y ejemplificaciones concretas: “BibliaDidactica”, “La Biblia como recurso didáctico en la ERE”, “Propuestas para leer la biblia en la clase de Religión”. Además, existen numerosos recursos en la Red, un ejemplo consiste en el Blog del Profesorado de Religión (http://profesoradoreligion.blogspot.com), donde se ofrece una recopilación de materiales didácticos sobre biblia: http://profesoradoreligion.blogspot.com/search/label/Biblia. Otro gran banco de recursos lo constituye la Red Clase de Religión: http://www.portalinnova.org/courses/71CLASEDERELIGION (en el apartado DOCUMENTOS, encontrará numerosos recursos sobre distintos aspectos del currículo de la ERE o de interés para su profesorado).

Comentario [B21]: Documentos de trabajo: DIDACTICA BIBLIA

TEMA 3 – APLICACIÓN A LA ENSEÑANZA DE LOS SACRAMENTOS
3.1. FINALIDADES19 La finalidad principal de este tema referente a los sacramentos consiste en recordar el valor esencial de la celebración en la Iglesia y el carácter fontal de la vida de la gracia para el creyente. Los sacramentos no son ritos ni costumbres que poseen los cristianos, sino acciones de la Iglesia en las que se actualiza el acontecimiento salvador de Jesucristo. La etapa de Primaria es un momento ideal para dar a conocer este significado al alumnado porque están inmersos en un proceso de socialización religiosa que les incorpora a a la participación en la comunidad eclesial. No obstante, debemos ser conscientes que el estudio sacramental requiere una capacidad de abstracción que los niños de estas edades no poseen. Esto exige una didáctica aún más rica, si cabe, que en la transmisión de otros aspectos del mensaje cristiano.
19

Comentario [B22]: Ver: Didáctica de los sacramentos.ppt

Cfr. GÓMEZ SIERRA, M. E., Didáctica de la Religión, tesoro escondido de la escuela, o. c., p. 145.

31

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

3.2. INDICADORES TEOLÓGICOS20 El Catecismo de la Iglesia católica (n. 1090) nos describe los sacramentos como acciones eclesiales en las que se actualiza el acontecimiento salvador de Jesucristo. Momentos en los cuales, a través de los ministros ordenados, llega hasta los hombres la santificación. “Sentado a la derecha del Padre y derramando el Espíritu Santo sobre su Cuerpo, que es la Iglesia, Cristo actúa ahora por medio de los sacramentos instituidos por él para comunicar su gracia”21. El origen de los sacramentos está en la misma Trinidad22, cuya acción santificadora se extiende al recorrido de la vida del cristiano. 3.2.1. Significado de los sacramentos Jesucristo, sacramento del Padre, comunica a la Iglesia su propia vida en el Espíritu, convirtiéndola en sacramento suyo en la historia. “Jesucristo. Verbo eterno hecho carne, hombre enviado a los hombres, habla las palabras de Dios y realiza la obra de salvación que el Padre le encargó. Por eso, quien ve a Jesucristo ve al Padre; él, con su presencia y manifestación, con sus palabras y obras, signos y milagros, sobre todo con su muerte y gloriosa resurrección, con el envío del Espíritu de la verdad, Ueva a la plenitud toda la reveladón y la confirma con testimonio divino; a saber, que Dios está con nosotros para libramos de las tinieblas del pecado y de la muerte, y resucitamos para la vida eterna”23. Los sacramentos son, por tanto, acciones de la Iglesia en las que se actualiza la Buena Noticia de la salvación y se «pregusta» y se participa de la liturgia celestial24. El fin de los sacramentos no es otro que la santificación de los hombres y la edificación del Cuerpo de Cristo. Son signos pedagógicos ordenados a dar culto a Dios. Reciben el nombre de “sacramentos de la fe” porque suponen la fe, la fortalecen y la alimentan. Son signos visibles de la acción de Dios con el hombre que se expresan con palabras y gestos (acciones). a) Origen del término. El término griego mysterion fue traducido al latín por dos expresiones: mysterium y sacramentum25. Con el tiempo, la segunda de las expresiones pareció recoger más visiblemente la realidad oculta de la salvación, razón que dio origen al uso del término «sacramento» para indicar la presencia divina.
20 21

Comentario [B23]: TRABAJO EN GRUPO: ¿Qué aspectos o presupuestos mínimos son los que debería saber el alumnado de Primaria sobre el contenido que estamos trabajando? Realizar un mapa conceptual o esquema.

Idem, pp. 146-149. Catecismo de la Iglesia Católica n. 1084. 22 Catecismo de la Iglesia Católica n. 1090. 23 Dei Verbum, 4. 24 Ibíd.

32

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

En realidad, es Cristo mismo quien desvela el misterio de salvación. Su obra salvífica sobre la humanidad se manifiesta y actúa en los sacramentos de la Iglesia. Por lo que se puede afirmar que los sacramentos son signos mediante los cuales el Espíritu Santo distribuye la gracia de Cristo, que es la Cabeza en la Iglesia, que es su Cuerpol20. b) Origen de los sacramentos.

Los sacramentos tienen un origen divino, no son ningún invento cultual de la Iglesia. De hecho, la Palabra de Dios viene a respaldar esta realidad. Podemos afirmar este origen porque Jesucristo es el sacramento originario que muestra al Padre. En él se hace realidad el encuentro del hombre con Dios. “Grande es el misterio que veneramos: él ha sido manifestado en la carne, justificado en el Espíritu, visto por los ángeles, proclamado por los gentiles, creído en el mundo y levantado a la gloria” (1 Tim 3,16). Cristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y solo en él y por él es posible el verdadero culto. La Iglesia, como Cuerpo de Cristo, es sacramento universal de salvación. c) Función de los sacramentos.

Los sacramentos son signos instituidos por Dios para conceder la gracia26. En ellos se hace visible la gracia invisible, es decir, la acción salvadora dentro de la Iglesia. Son un lugar de encuentro del hombre con Dios, pues en ellos Dios mismo comunica su don. Dios tiene presencia viva en su Iglesia, por eso en ella no solo se produce el encuentro con Cristo, sino también con los hermanos. De ahí la dimensión comunitaria en la celebración de los sacramentos. El sacramento es un signo salvífica de la comunidad, pero es a la vez un signo festivo en el que se celebra la misma fe. d) En la Iglesia y para la Iglesia.

En la vida de la Iglesia resplandece la presencia viva de Cristo, por eso los cristianos reciben su alimento.

Etimológicamente, “sacramento”, en singular, significa la acción que se realiza mediante un medio o instrumento para hacer sagrado algo o a alguien. El término sacramentum está compuesto por el verbo sacrare (acción para hacer sagrado) y la terminación -mentum, con el sentido de "medio para obtener cierto fin”.

25

El símbolo sacramental es fundamentalmente un signo; es decir, la unión de un significante y su significante. Pero, en el símbolo sacramental el significado es también significante. El símbolo sacramental será, pues, la unión de dos significantes: uno visible, agua, pan. etc., y otro invisible, Cristo.

26

33

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

En los sacramentos hay presencia real de la relación del hombre con Dios, se realiza la salvación27. Son instituidos por Jesucristo en la Iglesia y para la Iglesia, ofreciéndose a través de ellos de forma permanente la salvación. Esta salvación acompaña la vida del hombre y se hace presente en los momentos más significativos, santificándolos. El hombre ha de acoger esos dones desde la fe, convirtiéndolos en un encuentro personal y comunitario. Jesucristo sigue realizando en los sacramentos lo que hizo en los años que vivió en la tierra. 3.2.2. Referentes didácticos para el estudio de los sacramentos en el aula. El estudio de los sacramentos puede realizarse de diferentes maneras. Tomaremos unas pautas de referencia que puedan ser aplicables a todos los sacramentos. En cualquier sacramento es posible estudiar: a) ¿Qué es? El sacramento es una realidad salvífica. Un momento especial en el que Dios se hace presente para encontrarse con el hombre. b) ¿Cómo es su estructura? Los sacramentos son signos con una doble realidad. Realidad visible: pan, vino, agua, etc., y realidad invisible, que siempre es el Espíritu Santo. c) Referencia bíblica. Se debe al referente bíblico que manifiesta el origen sacramental. d) Evolución histórica. Todos los sacramentos han experimentado una evolución histórica que puede iluminar su aprendizaje. En algunos momentos educativos quizá es bueno presentar estos datos a grandes rasgos, aunque depende mucho de la edad. e) Función. Se deben señalar los efectos que en la vida del cristiano produce cada uno de los sacramentos. Descubrir la acción paternal de Dios en los distintos momentos de la vida suscita un agradecimiento a la pedagogía que Dios va usando con los hombres. f) Celebración. Es aconsejable que el alumnado descubra la estructura de los momentos celebrativos, diferenciando ritos de entrada, ritos sacramentales28 (partes del sacramento) y ritos conclusivos. Es bueno que, además de los momentos, conozca la materia que se usa y su significado; así como los gestos y las palabras exactas que se emplean en la celebración. Es una forma de introducir al alumnado de manera activa en la experiencia celebrativa. Aquí es importante considerar que en el aula pueda haber alumnos no creyentes.
Aunque didácticamente no se puede trabajar en Primaria con este concepto, es importante que los docentes conozcan el significado del memorial. El memorial sacramental es la evocación que se hace en la celebración sacramental, no meramente mental, sino con palabras, gestos y objetos, de la persona de Cristo, del acontecimiento de su vida salvífica, de modo que el evocado se hace real que invisiblemente presente, en la acción visible del símbolo sacramental. El rito es la misma acción simbólica sacramental, considerada en su dimensión social (eclesial). Se da en los siete sacramentos. Es la acción simbólica de la Iglesia en la cual expresa su creencia. Una sola fe en todos los tiempos y lugares. El rito, por su naturaleza, es repetitivo, tiene que ser repetido (“cuantas veces hagáis esto...”) y, por tanto, tiene que ser fijado y repetido en lo esencial según ha sido fijado por Cristo.
28 27

34

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

En el estudio de la celebración se podría tratar la función de los ministros ordenados y su tarea de servicio para la santificación de la comunidad. g) Actualidad del sacramento. Este apartado es de suma importancia para que el alumnado descubra el valor esencial de los sacramentos en la vida del creyente. En la clase de Religión hay que hacer un esfuerzo grande por desvincular la vida sacramental de los compromisos sociales, reforzando la vitalidad del sacramento en la vida creyente y la asociación de la práctica sacramental con determinados momentos históricos y de la moda. h) Clasificación. Los siete sacramentos jalonan, como venimos diciendo, los momentos esenciales de la vida humana. Se clasifican en: 1) Iniciación: bautismo, confirmación, eucaristía. 2) Curación: penitencia, unción de enfermos. 3) Servicio a la comunidad: orden sacerdotal, matrimonio.

3.3. REFERENTES SOBRE LOS SACRAMENTOS EN EL CURRÍCULO DE LA ENSEÑANZA OBLIGATORIA29 El qué, el cómo y el cuándo de los sacramentos son las preguntas que se hace el docente cuando se enfrenta a la tarea de enseñar estos temas al alumnado. Los sacramentos son experiencias conocidas por la mayoría del alumnado de Religión, pero requieren una profunda tarea de aula, para que a través de ella sea posible una reconducción de su verdadero significado. A pesar de la experiencia personal o próxima que el alumnado pueda tener sobre los sacramentos, su estudio no resulta demasiado fácil, o al menos demasiado sistemático. La primera consideración que conviene hacer es que la presentación de los sacramentos viene de la mano de la Iglesia; es decir, al alumnado se le presentan como acciones que viven y celebran los seguidores de Jesús. 3.3.1. Objetivos. El currículo propone la consecución de dos objetivos de índole muy distinta30: a) Identificar la Iglesia en sus manifestaciones, conocer la presencia de Dios y su gracia en los sacramentos, y el servicio eclesial prestado por los apóstoles y sus sucesores. b) Comprender y distinguir el sentido sagrado, festivo, cultural y celebrativo de las fiestas y sus ritos en las religiones monoteístas, relacionándolas con los aspectos cultuales y celebrativos de la liturgia. Ambos son complementarios y necesarios para ir logrando una imagen del carácter celebrativo del misterio.
29 30

Comentario [B24]: TRABAJO EN GRUPO: Subrayar en el currículo aquellos objetivos, contenidos y criterios de evaluación que hacen referencia a aspectos sobre los sacramentos Realizar un mapa conceptual o esquema.

Cfr. GÓMEZ SIERRA, M. E., Didáctica de la Religión, tesoro escondido de la escuela, o. c., pp. 150-152. Objetivos 8 y 9, respectivamente.

35

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

La finalidad principal en este período es profundizar en la idea de que el hombre tiene motivos para celebrar con otros hombres experiencias profundas que quiere compartir. A partir de ahí es necesario que los alumnos descubran que las personas celebran su fe a través de ritos que manifiestan el culto a Dios. Los sacramentos son, sin embargo, un paso más, ya que en ellos Dios mismo se hace presente manifestando su gracia. Para lograr estas metas, cada ciclo dispone de una serie de contenidos, que nosotros invertiremos en su presentación por parecernos más acertado pedagógicamente. 3.3.2. Contenidos. En el Primer ciclo se diferencian cuatro contenidos: a) Las fiestas y celebraciones del año litúrgico. El sentido de la fiesta cristiana: Dios con nosotros. Significado de las fiestas marianas más importantes31. Este primer contenido es fácil de asimilar, porque el alumnado de seis y siete años ya tiene experiencia del sentido festivo del ser humano. A partir de él es posible aprender el sentido cristiano, que muestra la fiesta como relación entre Dios y el hombre. Además, en España son frecuentes las fiestas religioso populares, y los niños, que han experimentado ya el proceso de socialización, suelen estar acostumbrados a participar en esas celebraciones. b) Formamos la gran familia de los hijos de Dios, la Iglesia, que se reúne para celebrar el amor de Dios32. Este contenido puede presentarse vinculado al anterior, enseñando al alumnado que el motivo prioritario que nos reúne a los cristianos es la celebración del amor de Dios. Después será posible trabajar con los contenidos enunciados seguidamente como expresión visible de la relación Dios-hombre. Aquí hay que considerar la dificultad del sentido sacramental de los símbolos. c) Significado y sentido de algunos símbolos religiosos en las celebraciones: el agua, el fuego, la luz, el aceite, los gestos, la música33. d) Los ritos como expresión de la relación con Dios. El culto cristiano34. En el Segundo ciclo, los contenidos se ciñen al significado salvífico de los sacramentos de la Iglesia y a la presentación de la iniciación cristiana. La tradición cristiana de nuestro país facilita notablemente este estudio, pues aún existe una participación en la vida sacramental. No es difícil tener cerca a alguien que se prepara para la participación en los sacramentos, si no es el propio alumnado quien va a participar en ellos. a) La salvación de Dios a través de los sacramentos de la Iglesia. Los sacramentos de la iniciación y la reconciliación35. b) La eucaristía, origen y meta de la vida cristiana36.
31 32

Contenido 13. Contenido 12. 33 Contenido 14. 34 Contenido 15. 35 Contenido 11.

36

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Por último, en el Tercer ciclo aparece en parte un contenido recurrente que busca profundizar en lo que se vio ya en el primer ciclo, y por otra descubrir el significado de cada uno al servicio de la Iglesia y del mundo, además de su vínculo sacramental. Se ofrecen de manera sistemática los sacramentos de servicio a favor de la comunidad, manifestándose también las distintas vocaciones que existen en la comunidad creyente. a) El hombre nuevo y la ley del Espíritu. El amor de Dios y el amor al prójimo37. b) Los sacramentos para el crecimiento y propagación del pueblo de Dios: orden sacerdotal y matrimonio38. c) Las fiestas del pueblo de Dios. Su valor comunitario y rememorativo. El encuentro con Dios a través de las fiestas39. d) Dios prepara una tierra nueva donde habitará la justicia. La unción de los enfermos. Las postrimerías del ser humano40. La estructura de los contenidos, de manera conjunta, permite apreciar la Iglesia como una comunidad viva en la que sus miembros tienen algo que celebrar (la fe), motivos para compartir (acontecimientos) y responsabilidades que cumplir al servicio de los demás.

3.3.3. Criterios de evaluación.
Los criterios de evaluación oscilan entre los siguientes: a) Describir, comprender y respetar las distintas prácticas religiosas y su sentido cristiano. b) Identificar el significado de símbolos cristianos, saber situarlos en las fiestas cristianas y reconocer la raíz celebrativa de ellas. c) Valor comunitario y rememorativo de las fiestas cristianas y el encuentro con Dios a través de éstas.

3.4. PROCEDIMIENTOS BÁSICOS41 Existen muchos recursos didácticos en tomo al tema, tanto materiales como publicados en la Red42. a) Los medios gráficos y tecnológicos en el aprendizaje de los sacramentos

Puesto que se trata de una realidad viva que se realiza permanentemente en la sociedad, los sacramentos disponen de muchos recursos gráficos que pueden usarse auxiliarmente en el aula43.

Contenido 12. Contenido 10. 38 Contenido 12. 39 Contenido 18. 40 Contenido 20. 41 Cfr. GÓMEZ SIERRA, M. E., Didáctica de la Religión, tesoro escondido de la escuela, o. c., pp. 152-157. 42 En la Red ClasedeReligion encontrará multitud de recursos (http://www.portalinnova.org/courses/71CLASEDERELIGION) Apartado DOCUMENTOS – RECURSOS DIDÁCTICOS (ver la carpeta sobre LITURGIA) 43 Por ejemplo, URL: http://www.misas.org/docs/partes-de-la-misa (Recuperado el 31-05-2011)
37

36

37

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Prácticamente todas las familias tienen vídeos, diapositivas, etc. de momentos de celebraciones civiles y religiosas, por medio de los cuales es posible aprender muchas cosas. En las celebraciones religiosas es posible descubrir una variedad de conceptos a través de este tipo de medios: 1) Personajes y fundones que realiza cada uno en la celebración: a) Ministro ordenado. b) Candidato. c) Asamblea. d) Padrino, madrina, testigo o representante de la comunidad. La ventaja del uso de material personal para este estudio es la motivación. Aunque el docente ha de cuidar mucho la implicación del mayor número de alumnos posible, evitando crear marginaciones en este terreno (por ejemplo, cuidar en clase si hay alumnado de otra religión, que también puede aportar documentación de momentos celebrativos). 2) Ritos. Si el material es audiovisual, permite percibir con claridad los diferentes momentos de la celebración, así como gestos, palabras y materias que se utilizan. De esta manera, las imágenes pueden actuar como material complementario para explicaciones, actividades de análisis y reconocimientos, etc. 3) Lugares. Otro de los elementos esenciales con los que se puede trabajar en el ámbito de los sacramentos es con la identificación de lugares y objetos sagrados. Hoy en día existe mucho material en la Red que facilita esta tarea. Incluso los juegos interactivos que pueden usarse de manera colectiva en el aula pueden ayudar en este sentido. También es fácil aportar maquetas sirviéndose de ordenadores que aproximan a esta realidad. En el uso de estos medios informáticos hay que ser bastante realistas, ya que en las primeras etapas escolares difícilmente se cuenta con ellos o incluso, a veces, el profesorado no está suficientemente preparado para abordar esta tarea. 4) Símbolos. También en este sentido aporta muchos recursos la tecnología, de manera especial la fotografía, que permite concretar visiblemente estas realidades que poseen cierta abstracción. Percibir en una imagen el objeto fija la atención y luego es más factible darle un significado. b) Medios informativos La información relativa a la liturgia tiene muchas fuentes, ya que es experiencia viva, entre la que destaca de manera especial la costumbre popular. En la liturgia, y por tanto en el estudio de los sacramentos, es fácil contar con el apoyo familiar y con la tradición. Tres formas singulares de obtener datos externos pueden ser, por ejemplo: 1) La encuesta. Forma sencilla con la cual el alumnado puede realizar preguntas para acumular información que puede transferirse después a murales, maquetas, puzles, etc. Se trata de una técnica sencilla que resulta motivadora y cercana, porque acerca al alumnado a la vivencia real.

38

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Suele ser también bastante sencilla dada la colaboración de familiares y personas cercanas para la realización del trabajo. 2) La observación. Método que permite identificar acciones de la vida cotidiana con gestos de los sacramentos. Por ejemplo: amor, perdón, servicio mutuo, abrazo, compartir... Es posible que a través de este trabajo el alumnado elabore un diccionario con vocabulario litúrgico, un cuaderno de sacramentos con dibujos e incluso piezas de puzle que reflejen estas actitudes, etc. 3) Narraciones. A partir de los datos que posee el alumnado es posible trabajar con narraciones, diálogos e incluso representaciones, en las que los momentos más significativos de la vida se vinculen a la acción sacramental. Un apartado importante que apoya este trabajo puede ser el de la dramatización. El alumnado de Primaria siente cierto atractivo por representar corporalmente momentos de la vida, especialmente si se les concede cierto protagonismo. Siempre como recurso complementario puede trabajarse mediante concursos. En este caso, el trabajo con los símbolos puede servirse de recursos como tarjetas o láminas, que pueden confeccionar el propio alumnado c) Los sacramentos y el arte La riqueza de las obras de arte sirve con facilidad como recurso didáctico también en este campo. Los sacramentos se han inmortalizado en escenas significativas, de manera especial en la pintura y la escultura. Resulta fácil trabajar con el alumnado, por ejemplo sobre parábolas que recogen el perdón, la institución de la eucaristía, etc. No se trata aquí de aprender arte, sino de identificar escenas y actitudes que en las obras se manifiestan, como alegría, perdón, reconciliación, etc. Por ejemplo, después de la observación atenta del cuadro El regreso del hijo pródigo, de Rembrandt, se puede trabajar en Primaria mediante preguntas, siguiendo el modelo de una ficha:

39

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

O bien mediante secuencia de tarjetas parceladas que intenten recomponer la obra, ya partir de las cuales es posible contar, por medio de la palabra, a qué hace referencia cuando se añade cada pieza. Por ejemplo: supongamos un cuadro del bautismo de Jesús en siete piezas. Un alumno incorpora una pieza que contiene solo agua del río; al hacerlo tiene que explicar qué es el agua y para qué sirve. También se trabaja con la música. Por ejemplo, el vídeo de La pasión según San Mateo. Con este material, o cualquier otro que el docente puede realizar, es posible escuchar la audición mientras se observa una presentación de la última cena a partir de la cual se aprende el sacramento de la eucaristía. De nuevo aquí es posible acudir a la tradición, sirviéndose de elementos como romerías, fiestas patronales, etc., en las que se muestran las mejores obras de arte que la devoción popular ha ido adquiriendo a lo largo de la historia. La fe se ha hecho de nuevo vida a través de la colaboración de artistas que emplearon sus dotes al servicio de ella y de creyentes que contribuyeron de múltiples formas, incluso económicamente, para sacar adelante las obras. d) La literatura mitológica y su uso didáctico Para el estudio de los sacramentos existen obras literarias clásicas que pueden servir, de forma auxiliar, como recursos didácticos. Gómez Sierra señala autores como J. R. R. Tolkien, C. S. Lewis o A. de SaintExupéry que han trabajado con ánimo el mundo simbólico y el significado profundo de mitos, alegorías y ritos. Toda una riqueza simbólica que resulta atractiva para el trabajo de aula. Un ejemplo llamativo lo encontramos en el doctor Manglano, quien en su obra El libro de la misa presenta un trabajo magnífico en relación con la eucaristía. Historias atractivas como El Señor de los anillos, de Tolkien, y su batalla final hacen accesibles conceptos complejos como misterio, bendición, alabanza, etc. Habrá que escoger bien los textos o presentarlos siempre con las adaptaciones pertinentes a la edad del alumnado.

40

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

El trabajo de los textos puede ir acompañado de técnicas gráficas como el cómic, a partir del cual es posible aprender de forma secuenciada los momentos rituales de los sacramentos. e) Los juegos simbólicos El juego simbólico es un instrumento pedagógico propio de las primeras edades escolares, que puede extenderse a los primeros cursos de Primaria, en los que el alumnado es muy receptivo al trabajo con los sacramentos por su socialización religiosa. El alumnado del primer y segundo ciclo de Primaria, en general, se siente gratificado cuando participa activamente en la vida comunitaria por dos razones: la primera, porque se halla en la etapa del «buenismo», y consiguientemente muy inclinado a obedecer por agradar; la segunda, el protagonismo que supone participar con toda la implicación afectiva que esto lleva implícito. Dadas estas condiciones es relativamente fácil jugar representando papeles y etc., a partir de las cuales es posible aprender gestos, palabras, momentos, personajes y ritos. Como conclusión del tema podemos recoger parte del n. 74 de Evangelii nuntiandi, en el que Pablo VI ofrece de forma magistral una explicación que puede concretar la idea de todos los apartados estudiados. Se debe dar gran relieve a la celebración de los sacramentos, como acciones de Cristo y de la Iglesia orientadas a dar culto a Dios, a la santificación de los hombres y a la edificación de la comunidad eclesial. Reconociendo que Cristo mismo actúa en ellos por medio del Espíritu Santo. Los sacramentos, como venimos diciendo, son momentos específicos en los que la gracia se hace presente entre los hombres. El Dios trinitario se aproxima al hombre y le concede su propia vida. El carácter celebrativo que poseen expresa el sacrificio redentor de la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús por los hombres. No se trata, pues, de un culto vacío que el hombre quiere dar a Dios porque le reconoce superior, sino de un momento de encuentro en el que cada persona que se siente hija de Dios recibe de su auxilio y su fuerza.

TEMA 4 – APLICACIÓN A LA ENSEÑANZA DE LA MORAL CATÓLICA
4.1. FINALIDADES44 La moral cristiana puede ser en la actualidad uno de los aspectos más polémicos del cristianismo. Constantemente se alzan voces invitando a un cambio de costumbres y una adaptación a los tiempos modernos por parte de la Iglesia. Aunque para algunos estas razones resulten disuasorias, para un trabajo serio en el aula sobre el aspecto moral, proponemos lo contrario. Nos parece esencial desvelar la importancia a de la vida nueva en
44

Cfr. GÓMEZ SIERRA, M. E., Didáctica de la Religión, tesoro escondido de la escuela, o. c., p. 129.

41

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Cristo como elemento irrenunciable del mensaje cristiano. La respuesta de fe a un Dios que se revela al hombre desde el amor en Jesucristo incluye una nueva forma de vida. Trabajamos con un alumnado de temprana edad, pero es importante que desde el principio sepan diferenciar la fuente de los valores cristianos para ponerlos en contraste con otros referentes culturales que puedan encontrar. Es el camino hacia un proyecto de vida elegido libremente desde la cosmovisión cristiana.

4.2. INDICADORES TEOLÓGICOS45 4.2.1. La importancia de una didáctica moral diferenciada El hombre es criatura de Dios, con capacidad para amarle, lo que le hace ser totalmente diferente al resto de las criaturas. Para encontrar la verdad, la belleza y la bondad, necesariamente el hombre tiene que vivir una vida nueva que nos es descubierta en la persona de Jesucristo. Esta vida comporta una relación ineludible con Dios y una aceptación voluntaria de su ley, donde se manifiesta su amor. Con estas claves es importante que el profesorado muestre sencillamente el significado de un proyecto de vida junto con las normas y los valores que manifiestan la forma de vivir de los cristianos. Además de introducir al alumnado en la tarea de poder construir una jerarquía de valores de acuerdo con este estilo. a) El amor de Dios como fuente de la moral Juan Pablo II propone su encíclica Veritatis Splendor: «La vida moral se presenta como respuesta debida a las iniciativas gratuitas que el amor de Dios multiplica a favor del hombre» (n. 10). Y es así , ya que vida moral está inmersa solo en la gratuidad de su amor. La moral no puede, ni debe, entenderse como una lista de preceptos que el hombre tiene que cumplir para irse haciendo bueno, sino como una respuesta de amor a la llamada de Dios. El Shemá judío recoge este fundamento con precisión en el Deuteronomio: “Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es un solo. Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Queden en tu corazón estos preceptos que yo te dicto hoy” (Dt 6,4-7). Efectivamente, Dios es amor que libera y trae la felicidad al hombre mediante un plan de salvación. La expresión de ese amor se refleja en la persona, creada a imagen y semejanza de él, y para el cristianismo, por tanto, capaz de devolver ese amor libremente. Esta es la base en la que se fundamenta la dignidad humana y donde se gestan todos los derechos propios de los hombres". El hombre está creado para la plenitud, pero no la alcanza de una vez, tiene que ir creciendo y madurando para conseguirla. A medida que se desarrolla en todas sus dimensiones empieza a vivir según su dignidad y se hace capaz de responder a ese plan de salvación. Al nacer es incluso más débil e inmaduro que cualquier animal, pero su ser es mucho más grande, por ser un ser perfectible. El hombre aprende a ser hombre, no es el fruto de la casualidad. El ser humano está llamado a vivir en la dignidad de los hijos de Dios.
45

Comentario [B25]: TRABAJO EN GRUPO: ¿Qué aspectos o presupuestos mínimos son los que debería saber el alumnado de Primaria sobre el contenido que estamos trabajando? Realizar un mapa conceptual o esquema.

Idem., pp. 129-133.

42

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

b) Jesucristo, norma del ser humano Dios desvela su plan salvífico: primero en la creación, después en la historia del pueblo elegido y por último, y alcanzando la plenitud, en la persona de su Hijo Jesucristo, como plenitud de dicha revelación. Jesucristo se encarna haciéndose hombre y se convierte en camino, verdad y vida, a través del cual se manifiesta el amor de Dios a los hombres. Su vida y su mensaje muestran una forma nueva de vivir a la que todos estamos llamados los cristianos. El hombre es creado libre y, mediante el uso responsable de esa libertad, es invitado a vivir según el Evangelio, que lleva a la verdad; a esto le llamamos vida moral. Optar por la moral cristiana es inclinarse a vivir en una vida de seguimiento a Jesucristo adecuándose al modelo evangélico. 4.2.2. La conciencia del hombre En el punto anterior hemos visto la fuente y el camino para una vida moral, pero, ¿cómo aprende el hombre esa vida de hombre nuevo? Para responder hay que acudir a la antropología. El hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, es libre y racional, capaz de percibir el mundo que le rodea y también la riqueza y la pobreza de su interior. La imagen de Dios está empañada por el pecado original, que establece una ruptura entre la libertad del hombre y la voluntad de Dios. Con él se ha roto la armonía directa con Dios. El ser humano está dotado de conciencia, rasgo que le diferencia del resto de los seres. La conciencia es el lugar interior de la persona que le permite tomar decisiones desde lo más íntimo y, en definitiva, ir construyendo su vida a favor o en contra de la verdad. El ser humano que aspira a vivir la vida nueva tiene que ir educando rectamente su conciencia, para poder elegir en cada situación que esté acorde con ese estilo de vida. Con la conciencia aprende a establecer juicios rectos ante las acciones, elige valores, normas, leyes, y va progresivamente estableciendo una jerarquía basada en el evangelio. El fundamento de la conciencia radica en ir descubriendo que somos hijos de Dios y que de esta filiación divina se desprende una relación basada en el amor como guía de nuestro comportamiento. a) Cristo y la respuesta moral Como se viene afirmando, la vida moral se presenta como respuesta a la iniciativa gratuita de Dios para con el hombre, singularmente en la revelación de sí mismo. Dios se da a conocer como el único bueno, por tanto, como el modelo del obrar moral, tanto en el decálogo de la alianza con Israel como en toda la Ley; fiel a su amor por el hombre, le da su Ley (cf. Ex 19,924) para restablecer la armonía originaria con el Creador y lo creado.

43

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

De esta forma se deduce que la vida moral está ordenada a reflejar la gloria de Dios después de haber reconocido que es el Señor único y absoluto, el Santo. No obstante, ni el más estricto cumplimiento de la ley garantiza lograr esta hazaña, ya que solo puede lograrse con el don de Dios. Sin embargo, Jesús sí propone como primer paso a seguir el cumplimiento del Decálogo, entendiéndolo como camino y condición de salvación, pero no se limita ahí, sino que se centra en el mandamiento del amor al prójimo: «Ama a tu prójimo como a ti mismo» (Mt 19,19), porque en él se expresa la singular dignidad de la persona. b) El mandamiento nuevo La moral católica no es un conjunto de normas que el cristiano tiene que cumplir para tener buena relación con Dios. Hace referencia a algo más profundo y significativo, la manifestación del amor de Dios. Para llevar a la práctica esa moral es necesario emprender un camino de seguimiento de Cristo asumiéndolo como modelo de vida, centrada en un único mandamiento, el del amor. El hombre, con la ayuda de la gracia, es capaz de vivir según esta nueva ley, porque Dios ha inscrito en su corazón el fundamento de la dignidad humana. Siendo fiel a la conciencia es capaz de vivir en el amor a Dios y el amor al prójimo. En el seguimiento de Cristo no interviene exclusivamente una ley (mandamientos) que hay que cumplir, sino unas actitudes básicas que llamamos bienaventuranzas. En ellas aparece como una especie de autorretrato de Cristo pacífico, manso, pobre de espíritu, que han de adoptar todos los que quieran vivir una vida de seguimiento a él. La vida moral se apoya en un dinamismo que exige un crecimiento de la libertad personal hacia la madurez, buscando una interrelación con la ley divina. No se trata de escuchar una enseñanza y cumplir un mandamiento, sino de una adhesión a la persona de Cristo compartiendo su vida y su destino de participar con la obediencia libre y amorosa en la voluntad del Padre. El modo de actuar de Jesús y sus palabras, sus acciones y sus preceptos constituyen la regla moral de la vida cristiana.

4.3. REFERENTES SOBRE LA MORAL CATÓLICA EN EL CURRÍCULO DE LA ENSEÑANZA OBLIGATORIA46 La Educación Infantil supone un momento básico para asentar las bases del desarrollo moral. El alumnado aprende mirando, tocando, oliendo, escuchando, repitiendo, imitando, probando, y un sinfín de formas que expresan su imaginación y su libertad. En el contacto con los demás va descubriendo lo bueno y lo malo, unas veces ensayo y error, que le llevan a situaciones desagradables, y otras, sencillamente, por el tono de voz que detecta en los adultos que le rodean. De esa forma comienzan los rudimentos de la moral y la asimilación de las normas sociales que van a empezar a formar parte de su vida cotidiana. El currículo de Religión para esta etapa no pone excesivo énfasis en los contenidos morales.
46

Comentario [B26]: TRABAJO EN GRUPO: Subrayar en el currículo aquellos objetivos, contenidos y criterios de evaluación que hacen referencia sobre aspectos morales Realizar un mapa conceptual o esquema.

Idem., pp. 133-136

44

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

El tratamiento curricular de la moral en Primaria parte de la relación entre Dios y los hombres expresada a través de las mediaciones, concretamente de la ley y su significado. Concluye con el compromiso personal y libre del seguimiento de Jesucristo, una vez que se le ha conocido y se ha optado por querer su estilo de vida. Entre medias, el currículo presenta ampliamente el pecado y su significado en la relación con Dios y con los demás. A continuación seguiremos el mismo esquema de presentación que hace la Conferencia Episcopal Española, por ser bastante adecuado para el desarrollo psicopedagógico de los alumnos. 4.3.1. Objetivos del currículo No existe una referencia directa al tema en el currículo de Infantil, aunque, como se ha comentado anteriormente, en esta etapa se ponen los fundamentos. Sin embargo, el currículo de Primaria propone dos objetivos de gran calado. El primero de ellos es: “Analizar la jerarquía de valores, actitudes y normas que conforman al ser cristiano y aplicarlos a las distintas situaciones de la vida”47.

Desde Infantil, el alumnado ha ido descubriendo, por propia experiencia, que no vive solo, y que este hecho supone aceptar normas y valores que la mayoría de las veces provienen del ambiente familiar. A medida que crece, esas reglas y normas tienen que convertirse en valores propios que se inclinen hacia las virtudes; es decir, hacia hábitos de conducta que se orienten permanentemente al bien. Con este objetivo se pretende que el alumnado descubra los valores cristianos y los aprecien apreciarlos como buenos y necesarios para su vida. Una vez conocidos pueden ser asumidos como propios por su comportamiento en cada una de las circunstancias de la vida. El segundo de los objetivos: “Valorar que la fe cristiana implica asumir responsabilidades, conocer y comprender la raíz y el sentido de la acción y de compromiso cristiano, y mantener una actitud de tolerancia y respeto ante los sistemas éticos de las distintas religiones”48. Se orienta más a despertar en el alumnado un modelo de comportamiento cristiano que se refleja externamente en la sociedad. Dado que vivimos en una sociedad pluralista, es oportuno mostrar actitudes de respeto y tolerancia. En esta etapa se puede ir descubriendo el valor del compromiso de vida como un estilo basado en la caridad fraterna.
47 48

Objetivo 10. Objetivo 11

45

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

4.3.2. Contenidos Presentamos los contenidos por ciclos para apreciar mejor los cambios que se van produciendo. a) Contenidos morales para el trabajo con alumnos de 6 a 8 años. Los contenidos para la etapa confluyen en la idea de que el alumnado descubra el amor de Dios como fuente de la moral49. Ahora bien, es importante mostrar que el hombre, por el hecho de serlo y dada su dignidad, debe reconocer una ley natural cuyo respeto va a marcar las conductas. Los alumnos aún no son autónomos, y las reglas de conducta son para ellos una tarea bastante ardua, ya que no alcanzan a ver su auténtico significado. En este sentido es importante trabajar con el Decálogo como expresión positiva de la alianza entre Dios y el hombre y mostrar que la forma de vivir según los diez mandamientos muestra la identidad de los que pertenecen al pueblo de Dios. La ley no es una imposición moral cuyo incumplimiento debe ser castigado, sino un estilo de vida elegido libremente. c) Trabajo para alumnos de 8 a 10 años.

El segundo ciclo da un salto en la presentación moral hacia el seguimiento de Cristo50. El alumnado descubre el comportamiento cristiano como respuesta a la amistad con Jesús y no como un cumplimiento de normas que unen al hombre con Dios. La expresión del mandamiento nuevo muestra un estilo diferente de vida que es fácil de captar en estos años, debido a los rasgos psicológicos que predisponen a la bondad. Se trata de un momento afectivo duro en el que el comportamiento moral va unido al deseo de ser aceptados afectivamente por los adultos. Con frecuencia, los padres y personas mayores que les rodean los consideran ya tan crecidos que dejan de tener con ellos las mismas atenciones que habían manifestado hasta ese momento. También es fácil que perciban el pecado como ruptura de la relación del hombre con Dios51, dado que poseen un alto sentido para las relaciones interpersonales. Su pensamiento en fase atributiva les permite percibir la misericordia de Dios. Además hay que considerar la ruptura consigo mismo, como consecuencia del pecado. Este es otro de los aspectos que recoge el currículo y en el que encuentran, quizá, una mayor dificultad. d) El tercer ciclo y el contenido moral.
49 50

Contenido 7 Contenido 8 51 Contenido 5

46

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Donde se produce un cambio significativo es en esta tercera etapa, que desembocará en la preadolescencia. El número de contenidos de carácter moral se duplica, ya que el alumno tiene que descubrir no solo el amor de Dios52, sino la acción del Espíritu como imprescindible para vivir la vida nueva. Se trata de ahondar en la antropología, empezando a descubrir la conciencia como una riqueza y a la vez como una tarea, que puede materializarse en un uso recto o no de la propia voluntad. Por primera vez aparece para el alumnado el binomio libertad-voluntad53 como una forma de progresar hacia la autonomía, que resulta a la vez querida y temida. Un nuevo reto en el que la religiosidad se juega su estabilidad o su extinción. Es un momento decisivo cuya evolución está fuertemente condicionada por la forma de vida de los adultos creyentes que el preadolescente observa en su entorno. Por último aparece además una línea de trabajo referida al compromiso creyente en el mundo y a las condiciones que van a regular la convivencia entre cristianos y no cristianos54. Ayuda de forma importante la presencia testimonial de la Iglesia y las acciones visibles que realiza en el exterior. 4.3.3. ¿Cómo evaluar el aspecto moral del mensaje cristiano? Existen opiniones enfrentadas en este terreno. Hay docentes que relegan el estudio de estos temas por considerarlos exclusivamente experienciales, pero realmente no es así. El currículo de Primaria presenta seis criterios de evaluación referidos a estos años, lo que garantiza además que la asignatura tenga un carácter cultural y no exclusivamente vivencial. El primero de ellos se refiere a la aplicación de los mandamientos a la vida cotidiana55. No se trata solo de conocer, enumerar y describir el Decálogo, sino de saber contrastar sus preceptos con el estilo que vive un cristiano, descubriendo la posibilidad de una triple ruptura: con Dios, consigo mismo y con el prójimo. El segundo gran bloque que hay que evaluar es el del pecado, descubriéndolo como una separación voluntaria del hombre con respecto a Dios. Junto a esto es necesario percibir el triunfo de la muerte y resurrección de Jesucristo, que restablece la relación Dios-hombre56.
52 53

Contenido 10 Contenido 11 54 Contenidos 16 y 17 55 Criterio de evaluación 13, Primer Ciclo 56 Criterio de evaluación 6, Segundo Ciclo

47

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

Por último, los criterios de evaluación del tercer ciclo se orientan a valorar el compromiso cristiano en la sociedad, identificando en primer lugar los valores que le son propios como cristiano y la forma de manifestarse externamente la Iglesia en el mundo57.

4.4. PROCEDIMIENTOS BÁSICOS58 La educación en valores se ve como una necesidad ineludible del sistema educativo. Creyentes y no creyentes comparten la necesidad de que el alumnado sepa identificar y vivir según una serie de principios que marquen su proceso humanizador. Esto es una actitud loable, pero demasiado pobre para las pretensiones de un profesor de Religión. La única diferencia es el punto de partida en el que se entroncan esos valores. En la clase de Religión no se trata de enseñar y aprender valores, sino de descubrir los valores cristianos como tul imperativo del seguimiento de Jesucristo. Gómez Sierra propone seis campos de propuestas didácticas para el tema. Las dos primeras, más arraigadas en la acción educativa y con tul estilo de aprendizaje diferenciado. En ambos casos la base del aprendizaje es vicario y se sirve preferentemente de las ejemplificaciones. 1) La intervención de Dios en la vida del hombre a través del trabajo bíblico

a) La propuesta de modelos. Una forma tradicional de aprendizaje de elementos morales es la experiencia vital o el ejemplo de vida. La observación de conductas concretas hechas vida en personajes resulta muy útil para la adquisición de actitudes59. La Biblia contiene un fondo riquísimo para esta tarea. Aunque la forma de aprendizaje sea tradicional, hoy en día es posible aplicarles muchas técnicas que permitan tula adquisición de conceptos, procedimientos y actitudes sumamente lúdicas y atractivas. La Biblia interactiva, los juegos bíblicos especializados en elementos de comportamiento moral, etc. pueden ser tula ayuda insustituible. Como propuesta no queremos dejar al margen tul recurso usual al que se le puede dar un nuevo significado: el «cuaderno de valores».

Criterio de evaluación 12 y 13, Tercer Ciclo Cfr. GÓMEZ SIERRA, M. E., Didáctica de la Religión, tesoro escondido de la escuela, o. c., pp. 136-139. 59 Conviene apuntar aquí que el ejemplo más cercano y significativo es el del educador. Su estilo de vida recto da autoridad moral. Cf. URBIETA JÓCANO, J. R. (2009), Exigencia y ternura. Cartas pedagógicas para acompañar una vida en crecimiento, Madrid, PPC, p. 52.
58

57

48

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

La práctica docente ha puesto en uso en más de una clase de Religión el cuaderno de valores itinerante, que va completándose a lo largo del ciclo. Cada alumnado elabora su propio cuaderno, que promociona a medida que lo va haciendo él a través del sistema educativo. En él se trabajará con distintas dinámicas tul valor al que no ha de faltar tul personaje bíblico que lo represente, una cita bíblica que lo resuma y tula actitud personal del alumnado. A través del análisis de dicho recurso es posible estudiar la, evolución personal del alumnado y su deseo hacia la búsqueda de la autonomía moral. b) Claves históricas. El descubrimiento de la acción salvífica de Dios en la historia puede hacerse a través del estudio de los acontecimientos. Una forma didáctica de trabajar la moral, además de conocer los personajes, puede ser analizar los comportamientos humanos de distintas épocas y ver la respuesta de Dios a dichas situaciones. Aunque este estudio puede resultar más complejo que el anterior, en él se cuenta con un factor madurativo de gran importancia en este período. El alumno las goza de lo que se ha denominado como “curiosidad histórica”, es decir, el deseo de saber “qué paso” y buscar los distintos porqués de las cosas y de los acontecimientos históricos. 2) El entorno y la responsabilidad moral

El segundo auxilio del que podemos servimos para trabajar didácticamente el tema moral es el entorno. A partir de la realidad es posible suscitar en el alumno un proceso formativo de juicio moral60. Los recursos audiovisuales, gráficos o TIC que están al alcance del alumnado pueden ser utilizados de forma guiada para el aprendizaje de conductas y valores. El punto de partida son las situaciones personales y las experiencias cotidianas que todos los seres humanos vivimos por el hecho de ser seres morales. A medida que el pensamiento lógico concreto avanza hacia la abstracción es posible servirse de más recursos en los que aparecen conflictos en tomo a valores personales y sociales. Con cierta precaución, en los últimos cursos podemos introducir al alumnado en el trabajo con dilemas morales. Un estudio auténtico de la cosmovisión cristiana dotan a todos los elementos relacionados con la moral: bien, mal, libertad, responsabilidad, justicia, amor, generosidad, pecado, salvación, etc., de un sentido sobrenatural y no simplemente natural. Se debe tener la precaución de no presentar situaciones reales que entren en conflicto con situaciones afectivas de los alumnos, aunque esto no debe constituir un obstáculo para presentar la

Cfr. PAYÁ SÁNCHEZ, M. “La educación oral de Piaget a KohIberg”, en VILANOU, C. y COLLELLDEMONT, E. (Coords.) (2000), Historia de la educación en valores, Bilbao. Desclée De Brouwer, pp. 133-146.

60

49

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

verdadera moral cristiana. El docente debe combinar la situación particular y la presentación íntegra del mensaje, cosa que a veces no resulta nada fácil. El objetivo principal es manifestar la moral cristiana como un nuevo estilo de vida que tiene su origen en el conocimiento y encuentro con Cristo. El hombre nuevo que, siguiendo a Cristo, se deja hacer por el Espíritu vive en la sociedad de forma diferente, teniendo como base de sus comportamientos el mandamiento del amor. 3) El trabajo con obras literarias

Existen en la literatura juvenil obras con un importante referente moral, con las que es posible trabajar aspectos destacados, como la autoridad, el respeto, la responsabilidad, etc. A través de la lectura, individual o grupal, es fácil reflexionar sobre cuestiones vitales que aparecen en la cotidianidad de nuestro alumnado, despertando en ellos interrogantes sobre sus comportamientos habituales. 4) El juego61 y la expresión dramática en la enseñanza moral El juego62 es expresión de la libertad infantil, permite explorar, probar, experimentar... Supone distraerse y divertirse a la vez que se van adquiriendo las normas y los hábitos de un comportamiento moral determinado. En las primeras etapas de Infantil se convierte, por eso, en un velúcu10 casi perfecto para reconocer la vida corno don y tarea, sintiéndose agradecido por la multitud de posibilidades que en ella se ofrecen. Es necesario aprender, de manera lúdica, a vivir la responsabilidad que le corresponde a cada lUlO, es decir, su papel moral. A través de la cotidianidad de la vida escolar es posible crecer en la responsabilidad e ir descubriendo que con cada acción se transforma la realidad, a la vez que cada uno se transforma. El juego es una forma de creatividad en la que se expresa la iniciativa personal. Desde él se aprenden por analogía o por imitación los comportamientos rectos. En la etapa de Primaria, el juego se completa con la expresión dramática, en la que el alumnado es capaz de expresar externamente actitudes cristianas que observa, por ejemplo, en vidas ejemplares. 5) Los audiovisuales

Otra riqueza extraordinaria para el trabajo moral de aula son los medios audiovisuales. Temas como los mandamientos o las bienaventuranzas han tenido una gran acogida en las producciones de este tipo. A partir de películas, presentaciones, diaporamas, etc., después de hacer un visionado, es posible trabajar con

61 62

A colación, recomiendo encarecidamente la lectura de: SILLÓNIZ, A. (2010), Ludutopía, PPC, Madrid. Autores como Vygotsky consideran que el juego crea una zona de desarrollo próximo en el niño, de forma que, mientras está jugando, está siempre por encima de su edad real. Cf. BASSEDAS, E., HUGUET, T., SOLÉ, I. (1998), Aprender y enseñar en Educación Infantil. Barcelona, Graó, pp. 154-155.

50

ED03 – DIDÁCTICA DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Curso 2010-2011

fichas didácticas en las que se hace hincapié, a través de la expresión, la reflexión, la comparación, etc., en los valores que se proponen. 6) El cuaderno y el diccionario de valores Mucho menos conocidos en el trabajo de aula son el cuaderno y el diccionario de valores. Ambos recursos requieren una planificación de ciclo y un acuerdo previo de los docentes para programar ese trabajo de manera secuenciada en el tiempo. El cuaderno de valores es una forma sencilla de trabajar semanalmente un valor que se anota en un registro de aula. En la consecución del valor participan también los padres, que semanalmente supervisan los logros del alumno. Ponemos un ejemplo para que su comprensión resulte más sencilla. Decidimos trabajar la responsabilidad y elegimos tres ámbitos de control: la casa, la clase y el juego. Se introduce al alumnado, mediante una sesión, en el valor y se le pide que anote las faltas de responsabilidad, como por ejemplo no colocar los juguetes o la ropa en su sitio, no hacer la tarea, etc. Al final de la semana se hace una valoración, aunque sin carácter sancionador, y se pide que lleven el cuaderno a casa para ser revisado por los padres, además, para que certifiquen las conductas. Cuando los niños ven implicados a sus padres sienten bastante motivación. Si se crea un hábito y se buscan actividades divertidas, el alumnado lo vive con mucha ilusión, especialmente en los primeros cursos de Primaria. El cuaderno recorre el mismo itinerario que el alumnado, pues promociona con él. Es importante cuidar los detalles, por eso, a comienzo de curso, el profesorado debe dar mucha importancia al uso del mismo y realizar en él tareas muy motivadoras. El diccionario es sencillamente un fichero personal en el que se anotan los términos relacionados con los valores. Se hace con una definición personal de cada niño tras la explicación oportuna del profesor. Es importante que el profesor, cuando surja la ocasión, remita a la consulta de la definición del diccionario63. Como último aspecto a destacar, aludo a tres documentos de consulta enfocados hacia un planteamiento metodológico de la Enseñanza Religiosa Escolar. El primero de ellos, del mismo nombre (HACIA UN PLANTEAMIENTO METODOLÓGICO DE LA ERE) es un extracto de la tesina realizada por mí mismo en este Instituto de Ciencias Religiosas; los otros dos consisten en anexos del primero y que, por tanto, deben adjuntarse a éste. Su denominación comienza por “TESIS ANEXO 1” y “TESIS ANEXO 2” respectivamente. Son de obligada lectura ya que se deberá utilizar el diseño propuesto para la confección de la TAREA FINAL de la asignatura.

Existe abundante material para trabajar el tema moral en el aula. Para una mayor profundización es posible consultar: CARREARAS, LL. y Otros (1999), Cómo educar en valores. Materiales, textos, recursos, técnicas. Madrid, Narcea.

63

51

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful