Fallen

Angels

SINOPSIS............................................................................................................................................. 3 POEMA ―El Cuervo‖ ........................................................................................................................... 4
PREFACIO ............................................................................................................................................. 10 CAPÍTULO 1. Un Nuevo Día ............................................................................................................... 12 CAPÍTULO 2. Miedo ............................................................................................................................ 23 CAPÍTULO 3. Edgar.............................................................................................................................. 35 CAPÍTULO 4. Un Regalo ...................................................................................................................... 41 CAPÍTULO 5. La Pradera ..................................................................................................................... 51 CAPÍTULO 6. Espía .............................................................................................................................. 56 CAPÍTULO 7. Visitantes ....................................................................................................................... 70 CAPÍTULO 8. Verdad ........................................................................................................................... 87 CAPÍTULO 9. Alma Gemela ................................................................................................................ 99 CAPÍTULO 10. Estallar ....................................................................................................................... 111 CAPÍTULO 11. Hogar ......................................................................................................................... 120 CAPÍTULO 12. Sam ............................................................................................................................ 133 CAPÍTULO 13. Yo .............................................................................................................................. 142 CAPÍTULO 14. Memorias .................................................................................................................. 149 CAPÍTULO 15. Día de Nieve ............................................................................................................. 159 CAPÍTULO 16. Mathew ...................................................................................................................... 166 CAPÍTULO 17. El Comienzo ............................................................................................................. 175 CAPÍTULO 18. Esperando ................................................................................................................. 180 CAPÍTULO 19. Libertad ..................................................................................................................... 191 CAPÍTULO 20. Aquí gatito, gatito ...................................................................................................... 207 CAPÍTULO 21. Pluma......................................................................................................................... 216 CAPÍTULO 22. Media Vida ................................................................................................................ 225

CRÉDITOS ...................................................................................................................................... 229 AVANCE .......................................................................................................................................... 230 BIOGRAFÍA .................................................................................................................................... 231
El presente documento tiene como finalidad impulsar la lectura hacia aquellas regiones de habla hispana en las cuales son escasas o nulas las publicaciones, cabe destacar que dicho documento fue elaborado sin fines de lucro, así que se le agradece a todas las colaboradoras que aportaron su esfuerzo, dedicación y admiración para con el libro original para sacar adelante este proyecto.

2

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

La vida mágica de Stella en el orfanato nunca fue fácil, y a los dieciocho años, es finalmente libre. En su desesperado intento por dejar atrás la ciudad y desentrañar su extraño talento, huye a una Universidad aislada, situada en lo profundo de los bosques de las Cascadas del Norte. Es aquí donde ella espera escapar de su dolorosa vida, y su olvidado pasado. Cuando comienzan las clases, Elle se esfuerza por encontrar su lugar, hasta que conoce al profesor Edgar. Joven, guapo, pero aterrador, Elle enseguida se siente intrigada. A pesar del miedo que tiene hacia él, siente una atracción fascinante, peligrosa, y de algún modo, familiar. A medida que su amistad crece, se encuentra sumergida, de imprevisto, en una vida que ella nunca supo que vivió, en un lugar al que finalmente siente como su hogar. Así como regresa su felicidad, también regresan los demonios de su pasado olvidado. Es aquí donde se encuentra enfrentada con el sacrificio de su vida, y con el comienzo de un viaje muy arraigado en nuestra existencia. Feather nos lleva a los lugares más oscuros de nuestra alma, en un mundo en el que soñamos para existir. El Libro Uno de la serie, nos presenta este nuevo mundo, un lugar muy arraigado a nuestros sueños, y donde todos hemos estado. Comienza el viaje que tu alma anhela, en un mundo donde los guerreros brotan de la tierra y la magia está en todas partes.

3

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Una vez, al filo de una lúgubre media noche, mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido, inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia, cabeceando, casi dormido, oyóse de súbito un leve golpe, como si suavemente tocaran, tocaran a la puerta de mi cuarto. ―Es ―dije musitando―, un visitante tocando quedo a la puerta de mí cuarto. Eso es todo, y nada más.‖ ¡Ah! aquel lúcido recuerdo de un gélido diciembre; espectros de brasas moribundas reflejadas en el suelo; angustia del deseo del nuevo día; en vano encareciendo a mis libros dieran tregua a mi dolor. Dolor por la pérdida de Leonora, la única, virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada. Aquí ya sin nombre, para siempre. Y el crujir triste, vago, escalofriante de la seda de las cortinas rojas llenábame de fantásticos terrores jamás antes sentidos. Y ahora aquí, en pie, acallando el latido de mi corazón, vuelvo a repetir: ―Es un visitante a la puerta de mi cuarto queriendo entrar. Algún visitante que a deshora a mi cuarto quiere entrar.

4

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Eso es todo, y nada más.‖ Ahora, mi ánimo cobraba bríos, y ya sin titubeos: ―Señor ―dije―, o señora, en verdad vuestro perdón imploro, más el caso es que, adormilado cuando vinisteis a tocar quedamente, tan quedo vinisteis a llamar, a llamar a la puerta de mí cuarto, que apenas pude creer que os oía.‖ Y entonces abrí de par en par la puerta: Oscuridad, y nada más. Escrutando hondo en aquella negrura permanecí largo rato, atónito, temeroso, dudando, soñando sueños que ningún mortal se haya atrevido jamás a soñar. Más en el silencio insondable la quietud callaba, y la única palabra ahí proferida era el balbuceo de un nombre: ―¿Leonora?‖ Lo pronuncié en un susurro, y el eco lo devolvió en un murmullo: ―¡Leonora!‖ Apenas esto fue, y nada más. Vuelto a mi cuarto, mi alma toda, toda mi alma abrasándose dentro de mí, no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza. ―Ciertamente ―me dije―, ciertamente algo sucede en la reja de mi ventana. Dejad, pues, que vea lo que sucede allí, y así penetrar pueda en el misterio. Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio, y así penetrar pueda en el misterio.‖ ¡Es el viento, y nada más! De un golpe abrí la puerta, y con suave batir de alas, entró un majestuoso cuervo de los santos días idos.

5

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Sin asomos de reverencia, ni un instante quedo; y con aires de gran señor o de gran dama fue a posarse en el busto de Palas, sobre el dintel de mi puerta. Posado, inmóvil, y nada más. Entonces, este pájaro de ébano cambió mis tristes fantasías en una sonrisa con el grave y severo decoro del aspecto de que se revestía. ―Aun con tu cresta cercenada y mocha ―le dije―, no serás un cobarde, hórrido cuervo vetusto y amenazador. Evadido de la ribera nocturna. ¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!‖ Y el Cuervo dijo: ―Nunca más.‖ Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado pudiera hablar tan claramente; aunque poco significaba su respuesta. Poco pertinente era. Pues no podemos sino concordar en que ningún ser humano ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro posado sobre el dintel de su puerta, pájaro o bestia, posado en el busto esculpido de Palas en el dintel de su puerta con semejante nombre: ―Nunca más.‖ Más el Cuervo, posado solitario en el sereno busto. las palabras pronunció, como virtiendo su alma sólo en esas palabras. Nada más dijo entonces; no movió ni una pluma. Y entonces yo me dije, apenas murmurando: ―Otros amigos se han ido antes; mañana él también me dejará, como me abandonaron mis esperanzas.‖ Y entonces dijo el pájaro: ―Nunca más.‖

6

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Sobrecogido al romper el silencio tan idóneas palabras, ―sin duda ―pensé―, sin duda lo que dice es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido de un amo infortunado a quien desastre impío persiguió, acosó sin dar tregua hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido, hasta que las endechas de su esperanza llevaron sólo esa carga melancólica de ‗Nunca, nunca más‘.‖ Más el Cuervo arrancó todavía de mis tristes fantasías una sonrisa; acerqué un mullido asiento frente al pájaro, el busto y la puerta; y entonces, hundiéndome en el terciopelo, empecé a enlazar una fantasía con otra, pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño, lo que este torvo, desgarbado, hórrido, flaco y ominoso pájaro de antaño quería decir granzando: ―Nunca más.‖ En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra, frente al ave cuyos ojos, como–tizones encendidos, quemaban hasta el fondo de mi pecho. Esto y más, sentado, adivinaba, con la cabeza reclinada en el aterciopelado forro del cojín acariciado por la luz de la lámpara; en el forro de terciopelo violeta acariciado por la luz de la lámpara ¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más! Entonces me pareció que el aire se tornaba más denso, perfumado por invisible incensario mecido por serafines cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado. ―¡Miserable ―dije―, tu Dios te ha concedido, por estos ángeles te ha otorgado una tregua, tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!

7

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

¡Apura, oh, apura este dulce nepente y olvida a tu ausente Leonora!‖ Y el Cuervo dijo: ―Nunca más.‖ ―¡Profeta! ―exclamé―, ¡cosa diabólica! ¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio enviado por el Tentador, o arrojado por la tempestad a este refugio desolado e impávido, a esta desértica tierra encantada, a este hogar hechizado por el horror! Profeta, dime, en verdad te lo imploro, ¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad? ¡Dime, dime, te imploro!‖ Y el cuervo dijo: ―Nunca más.‖ ―¡Profeta! ―exclamé―, ¡cosa diabólica! ¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio! ¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas, ese Dios que adoramos tú y yo, dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén tendrá en sus brazos a una santa doncella llamada por los ángeles Leonora, tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen llamada por los ángeles Leonora!‖ Y el cuervo dijo: ―Nunca más.‖ ―¡Sea esa palabra nuestra señal de partida pájaro o espíritu maligno! ―le grité presuntuoso. ¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica. No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira que profirió tu espíritu! Deja mi soledad intacta. Abandona el busto del dintel de mi puerta. Aparta tu pico de mi corazón y tu figura del dintel de mi puerta.‖ Y el Cuervo dijo: ―Nunca más.‖ Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo. Aún sigue posado, aún sigue posado en el pálido busto de Palas.

8

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

en el dintel de la puerta de mi cuarto. Y sus ojos tienen la apariencia de los de un demonio que está soñando. Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama tiende en el suelo su sombra. Y mi alma, del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo, no podrá liberarse. ¡Nunca más!

9

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

ace mucho tiempo, los dioses crearon un ser mucho mayor que cualquier otro en existencia. Este ser, la forma más elevada del ser humano, estaba más cerca de los dioses que incluso los ángeles, y su belleza iba mucho más allá que la de cualquier otra creación terrenal. Los dioses, una vez que vieron tan hermosa creación, se pusieron celosos. El ser no necesitaba amor, no deseaba poder, ni necesitaba alimento para su mente o alma. Su impecable creación, era angelicalmente perfecta, y por lo tanto estaba mal, ya qué no podía ser más perfecta que los dioses mismos. Como el ser floreció, preocupado por nada, los dioses se volvieron oscuros y vengativos. En su odio reflexionaron, y tramaron un plan horrible, inhumano y oscuro. Decidieron dividir la perfecta alma para toda la eternidad, creyendo que se encontraban en peligro. Con un rápido movimiento, arrancaron parte del ser, creando dos corazones, ambos compartiendo un alma. Una mitad fue la creadora, la vida y la energía de la Tierra, la madre del hombre. La otra mitad fue el poder y la protección, un Guerrero de los mundos. Crearon al Hombre y a la Mujer. A medida que los dioses conspiraban en su eterna codicia, decidieron hacer de sus creaciones un juego, nada más que simples peones para su entretenimiento. Como castigo, dispersaron a los seres entre los humanos de la Tierra, sus mitades separados dolorosamente de ellos y encerrados eternamente en el hambre y la nostalgia. La mitad femenina era el soporte de sus vidas y su alma compartida. Ella, protegía este delicado poder, nunca abusaba de la energía y siempre se la daba a la Tierra y a la Naturaleza. Pero a pesar de sus posesiones, se sentía sola y perdida en el amor, débil, triste, y sola. La mitad masculina, la mitad poderosa, se quedó sin vida y drenado de la energía que sólo su alma podía darle. En la vida del hombre en la Tierra, buscó su fuerza, la mujer,

H

10

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

y el soporte de su alma. La lujuria letal que tenían por esa alma era tan grande, que los llevó a la locura, la ira y la desesperación. Al encontrarse con su alma gemela, la mitad masculina se encontró con hambre, y vicioso, asesinó a su otra mitad en su codicia, y en última instancia conduciéndola a su desaparición. Pero a pesar de su amor vicioso, muchos sobrevivieron el tiempo suficiente para comprender su poder, y en la búsqueda de unos a otros, ellos descubrieron el secreto de sus vidas. Juntas, las dos mitades crearon un todo, una fuerza de vida mayor y más poderosa que cualquier otra cosa en la Tierra. Aunque eternamente atormentado por los celos y el hambre, estaban mejor juntos que separados, esa era la última prueba de amor eterno.

11

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Miré el envoltorio con precaución. ―¡Oh no! ―Sacudí la cabeza, mi cara se contorsionó en una mueca triste―. Heidi, no, yo no podría. ―Apreté mis ojos cerrados, incapaz y poco dispuesta a aceptar el regalo. Miré el envoltorio con precaución. ―¡Oh no! ―Sacudí la cabeza, mi cara se contorsionó en una mueca triste ―. Heidi, no, yo no podría. ―Apreté mis ojos cerrados, incapaz y poco dispuesta a aceptar el regalo. ―Por favor, Estella. ―Hizo una pausa, su voz quebrada―. Sólo quiero verte feliz. Yo estoy vieja y cansada. Mi vida está terminando y la tuya sólo está empezando. Heidi caminó hacia mí con una mirada determinada en su rostro. El sobre seguía extendido tercamente sobre la mesa, frente a ella. Sus ojos atravesaron los míos, y pude ver que me amaba como si fuera suya. Tomé el pequeño paquete de papel manila1 entre mis dedos temblorosos, tratándolo delicadamente. El contenido estaba más allá de lo que yo podría merecer jamás, pero la necesidad se reflejó en los profundos ojos de Heidi y me encontré a mí misma incapaz de decir no. ―Gracias. ―Miré al suelo mientras una tristeza familiar atravesaba mi corazón. Heidi se inclinó y me abrazó, sus delgados brazos me apretaron sacándome el aire de los pulmones. ―Siento no haber sido más como una madre para ti ―susurró, su aliento caliente cayó en mis oídos. Se oía como si se sintiese responsable de la ausencia de mis padres.

–E

stella, toma esto ―Heidi empujó un grueso sobre hacia mí, mientras lágrimas de tristeza llenaban sus ojos. Su mano se veía temblorosa y débil, como si flotara en el aire entre nosotras.

1

El papel manila es tradicionalmente utilizado para la fabricación de sobres o bien para forrar libros y cuadernos.

12

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Ella estaba llorando, y sentí como sus lágrimas se filtraban en el hombro de mi blusa. ―Heidi, tú eres lo más cercano a una madre que conocí, no pienses que eres menos. ―Puse mi brazo alrededor de sus frágiles hombros mientras ella temblaba contra mi pecho, la culpa en mí iba aumentando, mientras forzaba a regresar a mi deseo de quedarme, para salvarla de su solitaria vida. Se alejó, una mirada determinada llenaba ahora su rostro cubierto de lágrimas. Ella era fuerte, yo lo sabía, pero también sabía que odiaba decirme adiós. ―Vete, y hazme sentir orgullosa ―dijo con valentía―. Y encuentra tu felicidad. ―Heidi palmeó mis hombros con una fuerza sorprendente, sus uñas clavándose en mi piel―. Prometo volver tan pronto como pueda. ―Traté de sonreír cuando me agaché para recoger mi último bolso, pero por mucho que lo intentaba, no lo conseguía. Heidi me siguió hasta el auto en bata y pantuflas mientras yo tiraba la última maleta en el asiento trasero del viejo y oxidado Datsun2 color verde. Por fin pude comprar el coche después de mi verano trabajando en el mercado del centro de la ciudad. Hice todo lo que pude para ahorrar lo suficiente, para hacer realidad mi escape de la ciudad. Los ojos de Heidi se habían secado y la miré con nostalgia mientras me montaba en el auto. Los viejos asientos de vinilo bostezaron contra mi piel sudorosa y di un respingo al sentir su calor abrasador. La puerta chirrió cuando la cerré, golpeándola con toda la fuerza que pude reunir antes de poner mis manos sobre el volante de plástico imitación madera. Ella se agitó suavemente mientras yo persuadía al coche de volver a la vida y lo obligaba a ponerse en marcha. ―¡Te visitaré pronto! ―Grité desde la ventana mientras me alejaba―. La Universidad no está tan lejos. ―Heidi dio un paso triste y cansado hacia adelante mientras hacía un último intento de decirme adiós. La extrañaría como mi madre adoptiva, pero este era mi momento para hacer algo de mi triste vida. La educación que me había dado era todo lo que pude haber deseado, pero algo dentro de mí me estaba alejando, empujándome a otro lugar. Mientras conducía por las calles atestadas, las sombras proyectadas por los imponentes edificios de la ciudad de Seattle me dejaron, como siempre, un tanto decepcionada. La pequeña casa donde había sido instalada cuando tenía diez años me miró con tristeza, desapareciendo entre los complejos de apartamentos del lado oeste en mi retrovisor. Tomé una profunda respiración, exhalando pesadamente con un corazón entrecortado. Había decido que la ciudad no era para mí.

2

Auto compacto fabricado por la Nissan muy económico en consumo de combustible y accesorios.

13

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Después de años de adopción y rechazo no podía soportar su cemento frío y la humedad del aire sucio por más tiempo. ¿Por qué la ciudad me había decepcionado? No estaba segura, pero a medida que la depresión se hacía más profunda en mí con los años que pasaban, se había convertido en una especie de cáncer. Había muerte aquí, y todos tomaron su felicidad por descontado. Hubiera dado cualquier cosa por sentir una sonrisa, por reunir una carcajada feliz. Subí las ventanas, cerrando este mundo mientras me dirigía al norte, hacia las Cascadas. A la vez que las colinas de Seattle pasaban como una bala, cada vez menos llenas de casas, sentí una especie de liberación. El fuerte apretón en el volante con el que había estado conduciendo, se fue liberando lentamente y pronto estuve conduciendo de forma casual con una sola mano en el volante. Mi solitaria vida nunca me había concedido la experiencia que tenía ante mí, la oportunidad de estar con la naturaleza como mi corazón tanto había anhelado. El folleto de la universidad había prometido una experiencia tranquila y apartada y eso era justo lo que yo estaba esperando que mi oscuro corazón necesitara. La universidad había sido siempre un objetivo para mí, ya que a pesar de haberme graduado de la escuela secundaria, con un título de licenciatura que había obtenido tomando cursos nocturnos, todavía no había satisfecho mi necesidad insaciable de aprender. Cuando finalmente el sol se puso en los tranquilos valles de Puget Sound, la densidad del bosque comenzó a extenderse, cada vez más cercana a la carretera y sentí un extraño tirón de las plantas que estaban sentadas allí, cada una inclinándose hacia el hormigón, como si hubiera un muro entre ellas y el otro lado de la vida, de forma similar a mi mente. Envidiaba su libertad, su felicidad simple y su habilidad para adaptarse. Yo, por otro lado, nunca había pertenecido a nada, y a pesar de lo mucho que lo intentara, siempre había destacado de un modo negativo. El mundo sin esperanzas me entristeció, como si por causa de alguna parte de mi vida pasada, que me había decepcionado, mi alma ahora se hubiera oscurecido por mi mera existencia. Me sentí como un error, sentí como si Dios me hubiera olvidado, como si estuviera demasiado avergonzado para concederme una vida justa. Metí la mano en mi bolso, recuperando mi frasco de medicamentos y haciendo estallar una píldora en mi boca como habitualmente hacía todos los días durante los últimos doce años. Cada nublado pensamiento se asfixió por el poder de Prozac. Me permití un segundo para cerrar mis ojos una vez que hube abierto las ventanas, soltando la goma mientras que el viento azotaba a través de mi pelo rubio platino angelical. Cuando el sol tocó mi piel pálida, se sintió caliente y relajante como un baño de luz

14

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

celestial. Al abrir los ojos, me sentí desanimada al ver que ni siquiera en un momento como este podía reunir una sonrisa. Incluso cuando era un bebé nunca me había reído, nunca dejé escapar ni siquiera el mínimo sonido de un maravilloso arrullo. El sonreír era algo que hacía porque tenía que encajar. Aprendí lo que era gracioso de mis compañeros, y practiqué durante horas frente al espejo, mis músculos faciales estirándose dolorosamente de una manera que venía tan naturalmente a todos los demás. Las lágrimas tampoco llegaban, aunque sabía que lo que tenía era tristeza, nunca realmente la sentí. Era como si alguien hubiera arrancado mi alma, dejándome desamparada y vacía. Pensé en mis padres adoptivos y el número de veces que cada uno trató de crear una vida feliz para mí, cómo cada uno sin descanso, inevitablemente fallaban, mientras, excusándose, me llevaban de vuelta a los trabajadores sociales. Después de un tiempo, me di por vencida y me mudé con Heidi y sus otros hijos adoptados con los que planeaba estar para siempre. Yo era como una baya venenosa, bella por fuera, dañada y enferma en el interior. Exhalé profundamente mientras finalmente llegaba a la ciudad de Sedro-Woolly, donde giré en la autopista veinte, dirigiéndome directamente al este, hacia las Cascadas del Norte. La pequeña ciudad de Sedro-Woolly estaba al norte, cerca de Canadá y las islas de San Juan y lo suficientemente lejos de Seattle para dejarlo todo atrás. La ciudad era la puerta de entrada a mi futuro, y a una nueva vida. Mientras me dirigía hacia el desierto, los árboles que bordeaban la carretera parecían dar la bienvenida a mi presencia, mientras las ramas se balanceaban en el viento. El aire parecía mágico, y vi el brillo de los insectos volando entre los espesos rayos de luz, como hadas en los árboles. Con mis ventanas abiertas, el clamor suave de agua casualmente me susurró al oído mientras pasaba primavera tras primavera, cayendo sobre las rocas de granito y en los embalses de la carretera. Las montañas poco a poco se cerraron en torno a mí, lanzando sombras en el camino, pero no eran las sombras deprimentes con las que yo había crecido en la ciudad. Estas sombras revelaron otro mundo más allá de las calles sucias y la tristeza, un mundo de la vida sentimental. Por primera vez, sentí un suave destello de calidez en mi alma carbonizada y de repente abrí la boca, la sensación rasgando el aliento de mis pulmones. Rodeando la esquina con cautela, los árboles se abrieron dramáticamente y el sol entró en el coche. El río que había seguido el camino se abrió a un gran lago que se contenía por una pequeña represa. El agua brillaba más limpia de lo que la había visto en Puget

15

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Sound y el brillo hizo estremecer mis ojos. El aire era repentinamente fresco y húmedo por las aguas glaciales y respiré profundo, lo que permitió sanar mis pulmones contaminados. Miré con incredulidad, preguntándome cómo iba a permitir que este mundo me ocultara durante tanto tiempo. Mientras seguía el lago, no dejé de mirarlo, sintiendo que iba a desaparecer tan repentinamente como había llegado. Parpadeé duramente un par de veces, mi mente se preguntaba si esto era sólo un sueño retorcido, un burlador recuerdo creado para causarme aún más dolor. Poco a poco, el camino se estacó a la derecha y crucé el lago por un suave puente. Sentí una oleada de algo frío entrar en mi cuerpo como si el agua circulara a través de mí, convirtiéndose en una parte de mi sangre y llenando cada vena. Dejé que la sensación controlara mis pensamientos, y me imaginé una ola lavando a través de mi mente marcada, refrigerando cada herida. De repente, cuando pensaba que no podría haber visto nada más hermoso que el expandido lago, una represa aún más larga se alzó ante mí, magnífica en su poder increíble. Tomé la construcción compleja y me sorprendió creer que como raza humana, podríamos crear algo tan poderoso. Podía ver la universidad ahora, enclavada en la ladera del otro lado de la represa, estaba casi allí, casi libre. Al girar de la carretera principal hacia el complejo, desaceleré mientras mi coche rodaba sobre los bloques de adoquines. La suave vibración se fue calmando mientras los adoquines se estremecían bajo mi peso. La universidad había utilizado esta represa como el cruce a la escuela y una parte de mí sentía como si fuera un puente para mi castillo de cuento de hadas. A mi izquierda estaba la pendiente del lago por el que había conducido a lo largo de mi camino y mientras lo miré por encima de la cornisa, mi cabeza sintió el vértigo mientras mis ojos se centraron en las rocas de abajo. A mi derecha, el agua rebosó contra la pared, girando en su intento de fuga, el agua agitada, ansiosa y espumosa. El lago en sí era un cristal azul lechoso y con altos picos rocosos que rodeaban al llegar al cielo aún azul. La coloración única era innegable y la reconocí como Diablo Lake, donde el College se sentaba a lo largo del borde de las aguas. Al acercarme al otro lado del puente, me di cuenta de que una atiborrada cascada caía con gracia desde un pico hasta el lago en su digno final. Su fuerza bruta me humilló mientras lo miraba en silencio en la niebla del aire que lo rodeaba, el arco iris parpadeaba suavemente a su paso. A medida que el viento salvaje me envolvía a través del agua me di cuenta de una especie de belleza salvaje que se sentía tan normal para mí.

16

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Cerré los ojos y contuve la respiración cuando vi la ráfaga de viento cosquillar a las pequeñas olas del lago en su enfoque hacia mí. Cuando finalmente cayó por la ventana de mi coche, estaba mojada y fría, mientras se envolvía a través de mi pelo largo, suavemente haciendo señas para danzar. Mi cuerpo se estremeció por el toque helado y mis brazos al instante estallaron en piel de gallina. Cuando llegué al otro lado del puente solté el aliento, mi cuerpo de repente sintiéndose conectado a la tierra mientras mi coche rodó sobre el camino de grava, el agua ya no estaba fluyendo por debajo de mí, como una fuerza de energía mayor que yo pudiera controlar. Rodeé el Diablo Lake a pocos cientos de metros más al este, el camino se hizo aún más duro y mis neumáticos se esforzaban desesperadamente por encontrar el dominio. Mientras conducía con precaución por la colina hacia la parte delantera del pequeño grupo de edificios, mi mente curiosa comenzó a retumbar. Un donante anónimo había creado el Cascades College hacía unos años. Su objetivo era proporcionar un Máster en Estudios del Medio Ambiente a través de las manos en la experiencia y la práctica. También había clases de primaria, pero sobre todo era un lugar para ensuciarse las manos y la experiencia del mundo real, en su sentido más verdadero. Cuando me había enterado del College me había acordado de que era la primera vez que sentía que mi corazón verdaderamente latía. Algo sobre su diseño, ubicación y descripción se sentía más como casa que cualquier lugar en el que hubiera estado. Necesitaba estar cerca de la tierra, cerca del lugar donde comenzó la vida. Nunca fui el tipo de amante de la naturaleza, pero mi decisión de venir aquí había sido puramente egoísta. Desde que podía recordar, poseía un talento extraño para el cultivo de plantas, un pulgar verde si fuera posible. Pero mi talento no se limitaba a incluir el uso justo de los fertilizantes, y asegurar el agua. Mis talentos parecían implicar algo mucho más mágico, y algo indescriptible, estaba aquí para averiguarlo. Me volví a mi coche con un profundo suspiro mientras me sentaba frente al principal centro de aprendizaje, el gran cartel de ―Bienvenido‖ cerniéndose sobre mí. Sentí el parpadeante latir de nuevo en mi corazón y de nuevo arrancó el aliento de mis pulmones. Sumergiéndome en los modernos edificios pequeños, comencé a preguntarme si esto era sólo un sueño, más como un producto dejado por mi mente fuertemente sedada. Un alto hombre delgado y pelirrojo, de pronto se dio cuenta de mi llegada y corrió hacia mi auto estacionado con una sonrisa pegada en su cara. Él no podría haber sido mucho mayor que yo, pero al instante parecía actuar años más joven. Estaba saltando por la colina, con las piernas peligrosamente enredadas mientras se tropezaba ligeramente, recuperando la compostura torpemente antes de continuar hacia mí.

17

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Llevaba una verde camisa a cuadros de manga corta, un par de pantalones cortos de excursión comunes y corrientes, y botas de Columbia. Respiró fuertemente mientras colocaba sus dos manos en la ventana y se arrodillaba al nivel de mis ojos, cerrando su mirada en la mía. ―¿Recién llegada? ―preguntó alegremente. Lo miré con nerviosismo y el miedo de pronto se apoderó de mi estómago. ―Sí ―me las arreglé para rechinar. Sus ojos eran de un azul claro como los míos, pero llenos de vida y felicidad. ―Genial ―hizo una pausa, extendiendo la mano bruscamente hacia mí a través de mi ventana―, Soy Scott. Me quedé mirando fijamente su mano por un momento, por lo cual mi sorpresa disminuyó hasta alcanzar a comprender. Estrechándola con suavidad, di una suave sacudida. Scott la apartó tan rápido como la había extendido hacia adelante, imperturbable ante mi personalidad reticente. ―Bueno, de veras que es genial conocerte. ¿Te gustaría que te ayudara un poco con tus cosas? Abrió la puerta de mi coche y yo me estremecí, ya que la abrió con mucha fuerza. ―Em… ―procesé la información tan rápido como pude ―. Desde luego. Eso sería genial ―dije saliendo del vehículo ―. Gracias ―añadí mientras sonreía tan tímidamente como era capaz. Él estaba allí de pie, con las manos a las caderas, mirando como un perro listo para que le lanzaran un hueso. ―¿Y cómo te llamas? Tan pronto como me aparté saltó hacia adelante, estirándose hacia el asiento de atrás y cargando sus brazos flacos con mis tres mochilas algo pequeñas, los materiales de los que estaba hecha toda mi vida. ―Yo, esto… ―tartamudeé un poco―. Me llamo Estella ―logré decir finalmente mientras el tiempo quedaba parado a mi alrededor. Mis medicamentos siempre me hacían pensar despacio, como luchando contra la niebla de la información que siempre nublaba mis reflexiones.

18

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Muy bien, Estella ―sacó una hoja de su bolsillo como buenamente pudo con los brazos llenos, luchando por llevársela a los ojos ―. Parece ser que tienes tu propia cabaña ―abrió los ojos con entusiasmo como si la cabaña fuera suya. Asentí. Había hecho unos cuantos turnos extra en la pescadería del Mercado para que así fuera. No estaba dispuesta a dormir en la litera de un dormitorio colectivo de nuevo, como había sucedido la mayor parte de mi vida. ―Bien ―me sonrió con dulzura―. Acompáñame. ―Gracias. ―Cogí mi mochila del asiento delantero y me apresuré a seguir la marcha. ―Oye, Estella… ―Oh, puedes llamarme Elle ―le corregí con rapidez. Volvió la vista hacia atrás mientras yo le seguía. ―De acuerdo. Entonces… Elle, ¿qué te ha traído hasta aquí? Le miré con extrañeza. ¿Por qué otra cosa podría estar allí? ―Por el máster ―dije en voz baja. ―Oh, ¿de veras? ―me miró de nuevo, esta vez analizando mi rostro más de cerca ―. ¿No eres un poco joven para un máster? Me encogí de hombros, mirándome nerviosamente los pies, que luchaban por mantener el ritmo. ―Me saqué el título cuando era joven. ―¿De veras? ―sonaba sorprendido. ―Bueno ―estaba avergonzada y mis mejillas empezaron a sonrojarse―, es sólo eso, fue fácil ―hice una pausa, respirando con dificultad a medida que pasábamos bajo un enorme pino que tenía una gruesa capa de hojas en el suelo―. No lo encontré muy difícil. Y tenía mucho tiempo libre. Sus ojos me sonrieron. ―Estoy impresionado. Yo también estoy en ese curso, pero no soy tan joven como tú, tengo veintiuno. Las cosas me fueron bien en secundaria ―me observaba con curiosidad―. Supongo que vamos a tener las mismas clases. No hay mucha gente aquí.

19

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Asentí, pensando en el hecho de que era así como yo quería que fuera: algo tranquilo y apartado. Al doblar el camino vi al fin una pequeña cabaña encaramada en la colina. ―Bien, ésta será la tuya. Nos aproximamos con rapidez, subiendo al porche mientras nuestras botas hacían eco con fuerza. Dejó caer una mochila al suelo para abrir la puerta y me di cuenta de que no había cerradura. ―Dejaré tus cosas aquí en la esquina. ¿Te parece bien? Asentí de nuevo. ―Sí. Gracias, Scott. Extendió su mano hacia mí otra vez y con la misma chispa de energía en su cara: ―Bueno, encantado de conocerte, Elle ―seguía sin mostrarse sorprendido por mi comportamiento distante―. Supongo que te veré mañana en clase. Le estreché la mano con suavidad y traté de devolverle la sonrisa; sin embargo, nunca era capaz de conseguirlo. ―Sí, desde luego. Gracias otra vez. Cerré la puerta tras él mientras bajaba la colina con cierta torpeza. Al echar un vistazo alrededor de la pequeña cabaña cuadrada me complació ver que había mucho más de lo que había imaginado al principio. Tenía mi propio cuarto de baño, una ducha pequeña y una cocina con una nevera pequeña. Mi cama era grande, la más grande que había tenido nunca, y empecé a sentirme algo mimada. Cogí mi mochila y saqué el grueso sobre que Heidi me había dado y lo deslicé en el interior de la grieta donde la nevera pegaba con la despensa, pensando que lo dejaría allí en caso de emergencia. Di una vuelta al perímetro interior de la cabaña poco a poco, inspeccionando cada centímetro cuadrado de mi inversión y subiendo las persianas mientras caminaba para así dejar entrar la luz. Por último, me senté en la cama y cogí una de mis mochilas. Saqué de su interior una pequeña pila de diarios de piel de topo y los coloqué en el estante de encima de mi cama. Había empezado a documentar mi vida el mismo día en que empecé a escribir. Me aliviaba el ser capaz de sacarlo todo fuera, manteniendo mi alma abierta a la felicidad, aunque ésta nunca aparecía.

20

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

En lo más profundo de la bolsa encontré la nota enmarcada de mi verdadera madre. Era lo único que tenía de ella. La hermosa caligrafía y los bordes ásperos jugaban con mis emociones, y cada día la leía excitada:

Estella, Eres preciosa y me duele tener que abandonarte, pero algún día encontrarás la belleza que buscas en lo más oscuro de tu alma. Ahora estás segura.

Sus poéticas palabras me desconcertaban y entristecían. La había buscado cuando era más joven, pero no supe nada de ella o adónde había ido. Ni siquiera si estaba viva o muerta, y mi alma cayó en la oscuridad. Al colocarla en la mesilla de madera, eché de nuevo un vistazo a mi mochila, la cogí y saqué con cuidado una pequeña caja de color marrón algo maltrecha en su interior. La abrí con suavidad y saqué un frasco pequeño que contenía una pequeña planta de color rojo que dormía ahí dentro. Coloqué el trébol rojo suavemente en el alféizar y toqué sus hojas de mariposa con ternura mientras reaccionaba a la luz y estiraba sus pétalos hacia el sol como un paraguas abriéndose. Había decidido traer conmigo tan solo una flor de mi amplio jardín de Seattle, sólo una pequeña con la cual empezar una nueva vida. Después de desempaquetar la poca ropa que tenía y dejar alguna en la mochila por pereza, al fin me eché suavemente sobre mi cama, dejando que mi pelo platino se dispersase alrededor de mí. Después de un momento de silencio, me estiré hasta coger la mochila y saqué mi libro. Apoyé la cabeza sobre la almohada y empecé a leer hasta que la oscuridad de la noche se deslizó en torno a la cabaña. Pronto, tan solo la pequeña luz de la lámpara iluminaba la solitaria habitación, mientras las agudas y sobrecogedoras sombras impregnaban las paredes del lugar tan poco familiar. Las horas habían pasado más rápido de lo que esperaba hasta que finalmente desvié la mirada de la página hacia las ventanas. La oscuridad allí era infinita y mi corazón empezó a latir con rapidez. Levanté la cabeza de la almohada y me senté, apoyando las piernas en el suelo, y me puse de pie. Cuando me acerqué al frío cristal me sorprendió ver sólo el destello de unas pocas luces tenues del lugar que me rodeaba. Nunca había visto o sentido algo parecido en

21

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

mi vida, oscuridad y tranquilidad al mismo tiempo. Corrí rápidamente hacia mi lámpara y la apagué, dejando entrar la luz exterior. Me arrastré hasta la puerta, tiré del picaporte con suavidad y caminé con cautela sobre la pequeña cubierta, sin querer entorpecer el sueño de la naturaleza. Cerré fuertemente los ojos al echar la cabeza hacia atrás en dirección al cielo, suspendiéndome en lo que seguramente iba a encontrar. Al abrir los ojos me quedé boquiabierta al ver que los diminutos diamantes que cubrían el cielo brillaban mucho más de lo que había visto en mi vida y eran muchos más de los que podía imaginar. Había leído acerca de las estrellas, había visto fotos y había estudiado su materia, pero nunca habría esperado la extensión que me daba la bienvenida ahora. Las luces de la ciudad de Seattle y la casi constante capa espesa de nubes hacían imposible el poder ver las estrellas. Mi cuerpo de pronto se sintió mareado mientras la fuerza de su masa hacía que mi corazón latiera con fuerza. De repente, una ligera brisa golpeó alrededor de mi cabaña, haciendo balancear mi cabello suavemente alrededor de mis hombros, y era como sentir el aliento de Dios. Podía oler los pinos y la salvia me hacía cosquillas en la nariz, y una sensación que nunca había sentido se deslizó a través de mis extremidades. Por un momento no pude evitar sentir que podía sonreír, pero el viento se calmó y mi alma oscura quedó vacía. Mientras las estrellas brillaban cada vez más fuerte, me di cuenta de que me estaba acercando. Había algo ahí fuera que tenía que ver, algo que debía hacer, pero qué era, por el momento, seguía escapándose de mí.

22

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

l sol se filtraba por las persianas mientras me despertaba en el silencio. Mi sueño agitado me dejó aturdida y confundida mientras buscaba mi medicación en la mesita de noche. Al poner una mano en mi cabeza, ésta empezó a dolerme profundamente y sentí náuseas de repente. Me sorprendió lo silenciosa que fue la noche, acostumbrada como estaba al ruido de la ciudad. Sabía que al final me iba a gustar mucho, pero el período de transición estaba siendo un poco difícil. Insté a mi cuerpo aletargado a incorporarse mientras inspeccionaba la cabaña, dándome cuenta de que nada había cambiado desde la noche anterior. Me metí una pastilla en la boca mecánicamente y mi garganta seca se la tragó. Al frotarme los ojos, la nubosidad comenzó a desaparecer lentamente y al final conseguí despegarme de las sábanas y poner los pies con suavidad en el suelo, donde luchaba por no perder el equilibrio. Me tambaleé hasta el cuarto de baño para coger un montón de ropa arrugada, y allí dentro me lavé la cara con suavidad. Fuera de la pequeña ventana, el canto de los pájaros era dulce hasta lo ensordecedor y me puse de puntillas para poder mirar a través del cristal polvoriento. Conseguí divisar la cafetería, que estaba al final de la colina; mi estómago rugía al pensar en comida. No había cenado la noche anterior, tan petrificada de asombro como me había quedado ante el cielo de la noche, y sabía que lo mejor sería tomar al menos una tostada. Mientras luchaba por que mis piernas cansadas se deslizaran por cada pernera de los vaqueros, escuché un repentino golpe contra la puerta delantera de la cabaña. Pegué un respingo del miedo. Mi cuerpo se había puesto rígido del susto. Miré a mi alrededor con cautela, casi esperando que aquello sólo fuera producto de mi imaginación. De repente, escuché otro golpe seco, esta vez más fuerte y aterrador. Rápidamente, pasé la camiseta por mi cabeza ―el dobladillo quedó atrapado en mis orejas―, salí tropezando del cuarto de baño y me arrastré hasta la puerta.

E

23

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Agarré el picaporte y abrí la puerta con fuerza, y el súbito rayo de luz me cegó. Luché por aclimatar mi vista a la luz, protegiendo los ojos con mi mano, hasta que mi mirada finalmente aterrizó en mi visitante. No me sorprendió ver a un Scott desgarbado delante de mí, sonriendo de la misma manera que lo hizo ayer. ―¡Hey! ¿Qué hay, Elle? ―hizo una pausa mientras echaba un vistazo a mi ropa arrugada―. Espero no haberte despertado… Todavía estaba un poco aturdida por la repentina explosión de luz, así que me limité a mover la cabeza. Mis labios estaban fruncidos, y debía parecer molesta. La sonrisa de Scott titubeó. ―Ahora iba a ir a por algo de comer antes de clase ―señaló el edificio al pie de la colina ―. Pensé que al ser nueva aquí te gustaría tener un guía. ―Se encogió de hombros con torpeza. Tragué saliva. Aún estaba demasiado cansada como para poder sonreír. ―Desde luego ―dije en voz baja, maldiciéndome por mi falta de confianza ―, me muero de hambre. ―Mi cara estaba en permanente estado de shock, así que la gente por lo general solía evitarme, pero Scott no. Saqué del todo mi pelo largo que aún estaba dentro de la camiseta mientras cogía mi mochila. Tras echar un último vistazo a la cabaña cerré discretamente la puerta a mi espalda. Cogí las botas del porche, me senté en el borde para ponérmelas mientras Scott me esperaba en el camino, silbando suavemente y observando las ramas de un árbol de hoja perenne de gran tamaño. No conseguía entenderle del todo. Era tan imperturbable, tan distraído ante mi extraña manera de ser. Finalmente me levanté, alisé la camiseta azul marino térmica sobre mis vaqueros y me detuve un momento para pensar. Al inspirar profundamente reuní todo el valor que tenía y salí del porche hacia Scott. ―Muy bien ―me detuve a unos metros de él y fijó su atención en mí―, ya estoy lista. Scott sonrió de nuevo. ― Genial ―se unió a mí―. La comida de aquí te va a encantar, te lo prometo. ―Intentó guiñar un ojo, pero aquello pareció más bien un tic. Caminamos hacia el pie de la colina mientras me iba familiarizando con mi nuevo entorno. Había cinco edificios a la vista y observé con atención cada uno de ellos, deseosa de encontrar mi lugar allí. Las estructuras parecían limpias y modernas, integradas en su entorno de tal manera que apenas un poco de suciedad lo alteraba. Los armazones de viga gruesa parecían mucho más fuertes de lo necesario, como

24

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

también las ventanas. Sabía que los inviernos aquí eran largos y rigurosos y que la capa de nieve era tan grande que la mayoría de los árboles, incluso ahora, a finales del verano, seguían tristemente inclinados. Scott, al darse cuenta de la mirada de curiosidad en mi rostro, empezó a decir: ―Aquello de allí es el laboratorio de aves y vida silvestre ―señaló a la izquierda a lo lejos, hacia el pie de la colina―. Esa será hoy nuestra segunda clase. ―¿Aves? ―pregunté extrañada. ―Sí ―carraspeó―, son una parte muy importante de este ecosistema. ―Me miró con ojos muy abiertos y convincentes ―. Y si miras allá abajo ―señaló hacia la derecha―, eso es el invernadero. Abrí los ojos con interés. ―Eso es lo más parecido a lo que me gusta. Scott me miró con una amplia mirada llena de sentido en el rostro. ―Y más allá de aquel grupo está el laboratorio astrológico, el laboratorio de agua, y la incubadora. Asentí. A pesar de que me sentía nerviosa estando con gente, estuve agradecida de tener a Scott, aunque me sintiera un poco incómoda durante la conversación. Nunca se me había dado bien tener amigos, o tan siquiera empezar una amistad. Mi espíritu estaba demasiado deprimido como para relacionarme y la mayoría de la gente confundía mi silencio con arrogancia. Siempre había pensado que al menos era razonablemente atractiva, de ojos de azul cristal y piel de suave porcelana, pero la apariencia no lo es todo y aun así la gente me miraba como si fuera un monstruo. La grava crujía bajo nuestros pies al llegar a la cafetería. La entrada principal tenía dos grandes vigas a ambos lados y las paredes eran en su mayoría de cristal, permitiendo que la luz bañara el interior. Mi piel brillaba en un tono blanco lechoso, en contraste con los otros estudiantes y visitantes que llenaban la sala. Lógicamente habían pasado la mayor parte de sus vidas al aire libre mientras que yo estuve siempre protegida a la sombra de la ciudad, como prisionera de mi propia mente. Caminamos hacia el mostrador y cogí una bandeja. Había montones de moras frescas y pan de grano y boles y más boles de lo que deduje que sería muesli. Sentí arcadas al verlo. Odiaba el muesli más que nada. Me conformé con un panecillo integral. Lo cogí de la cesta y lo coloqué en mi bandeja. Abrí los ojos como platos cuando vi que Scott llenaba su bandeja de frutas del bosque, tofu y huevos revueltos. ―Nunca tengo suficiente ―Scott puso otra cucharada de huevos en la ya peligrosamente tambaleante pila y después cogió los cubiertos.

25

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Lo seguí hasta una mesa en una esquina apartada y me senté donde el sol calentaba mi espalda. ―¿Y qué te trajo a este lugar? ―pregunté, mirándole con curiosidad mientras hacía lo posible por resultar sociable. Scott me miró por encima de sus gafas con la boca llena de arándanos y los dientes manchados de manera grotesca. ―Mi madre es investigadora medioambiental ―hizo una pausa mientras se limpiaba el jugo de la barbilla que chorreaba de su boca abierta―. Ahora mismo se encuentra en los bosques de Alaska, pero estará de regreso en unos seis meses. Siempre ha sido mi fuente de inspiración. Asentí mientras mordisqueaba mi panecillo. Mi apetito había disminuido un poco. ―Eso es muy bonito. ―Sentí cómo mi interior se hundía en el pensamiento profundo de lo que debía ser tener una madre. Scott tragó unos cuantos huevos. ―¿Y en tu caso? Pareces estar muy pensativa. Me miraba con curiosidad. Estuve pensando por un momento, tratando de encontrar las palabras adecuadas que no le hicieran salir corriendo. ―Bueno… ―empujé con el dedo un granito de azúcar fuera de la mesa ―, yo soy huérfana ―le miré a la cara pero no conseguí ver ninguna reacción especial―, y siempre he tenido esa cosa con las plantas, con la naturaleza ―solté rápidamente. Me miró suavemente, con apenas una pequeña punzada de confusión en su rostro. ―¿Qué cosa? ¿Algo como un affair? ―me sonrió burlonamente. Fingí una sonrisa y bajé los ojos, encontrando su versión del sarcasmo un poco sádica. ―No, no es eso ―me quité nerviosamente la servilleta―, sino algo maternal. Las plantas… ―Hice una pausa tratando de ver cómo podría explicarlo sin sonar como una loca de remate―, me quieren. Reaccionan incluso cuando no me hago cargo de ellas. No importa lo que haga, siempre florecen bajo mi cuidado. ―Contuve la respiración después de decirlo. Siempre había sido un extraño talento mío, desde luego que no era algo que una chica normal pudiera hacer. Me miró y pude ver que lo había entendido. ―La Madre Naturaleza, ¿no es eso? ―dejó escapar una risita. Entorné los ojos y dejé escapar el oxígeno de mis pulmones de alivio.

26

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Así que eres una amante de los árboles ―me miraba examinándome―. Tenemos dos tipos de aquí: los activistas de los animales y los amantes de los árboles ―masticaba mientras me señalaba con el tenedor ―. Y tú eres una amante de los árboles. Bajé la mirada, sintiéndome algo herida y bastante molesta. Yo no era una hippy, desde luego que no. Yo nunca había reciclado obsesivamente o había comido muesli y yogur. Yo sabía que lo que sentía era una pasión diferente, una verdadera pasión, no un medio para integrarme. Scott se dio cuenta de mi expresión de dolor ―¡Oh, lo siento! ―parecía afectado―. No quería ofenderte ―se rió nerviosamente. Lo miré. ―Oh, no Scott, no te preocupes que no lo has hecho ―me sentí mal por él, pues realmente estaba intentando conocerme―. En realidad no tengo sentimientos. Bueno al menos ningún otro sentimiento más que el dolor, así que no te sientas mal. Una vez más, me lanzó la misma mirada densa y confundida y pude ver que él y yo íbamos a ser grandes amigos. No parecía entenderme, y eso era bueno. ―Bueno, bien… ―Tenía de nuevo una sonrisa burbujeante pegada a su cara pecosa y sus gafas manchadas con el jugo de arándano que sujetaba por la montura para reajustarlas a su delgada nariz. Terminaba su plato por completo mientras yo metía el bollo en mi mochila para más tarde, pues sentía una pérdida aguda de apetito después de la deprimente conversación y también por el hecho de que tenía que verlo comer. Scott cogió también mi bandeja mientras se ponía de pie, y las tiró fríamente en una papelera cercana mientras abandonábamos el edificio. ―Bueno, parece que vamos a la pecera ―me miró y sus ojos se llenaron de excitación―. Es mi clase favorita. Era un día soleado, el clima de verano estaba a punto de convertirse en otoño, pero aún hacía algo de calor. Lo seguí por la colina hasta el lago azul cristalino mientras él saltaba delante de mí. El edificio era viejo y el agua estaba sucia como una casa de botes antigua y ocupaba todo el muelle, de unos veinticinco metros de largo. Una vez dentro, me di cuenta de cómo su forma reflejaba su función. Enfrente había un largo tanque dividido en segmentos que se extendía hasta la mitad de la sala, cada uno de los segmentos tenía una docena de peces, divididos en función de su edad y tamaño relativo.

27

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Scott corrió como un niño al borde del tanque y miró hacia el profundo interior: ―Hey, Elle, acércate a ver. Me acerqué con cautela al tanque: los peces nunca fueron de mis favoritos. Cada vez que me iba a cualquier lago u océano ellos me mordisqueaban los pies como si yo fuera un pedazo gigante de maravilloso pan flotante. Miré hacia la profundidad del agua turquesa de múltiples brillos y vi cómo los peces de verde perlado cambiaban de dirección en sus sombríos límites. ―¡Hey, mira! ―Scott señaló el pez que ahora estaba haciendo círculos ansiosamente delante de mí―. Le gustas. Suspiré mientras veía al pez luchar intentando todo lo posible para estar más cerca de mí de cualquier manera posible. Sentí lástima por el pobre, un renacuajo, atrapado en una caja de cristal para el resto de su vida. Levanté nerviosa mi mano temblorosa, viendo cómo se mecía lentamente sobre el agua en mi reflejo ondulado. Vi cómo la trucha nadaba en la sombra, buscando el refugio que estaba creando para ella mientras mi mano se giraba sobre el agua. Scott miraba admirado y observé su expresión de asombro por el rabillo del ojo. Rápidamente, metí mi mano en el bolsillo con la sensación de que mi pálida piel se ruborizaba de forma espectacular. ―¿Cómo hiciste eso? ―Scott vino a mi lado, viendo que el pez que antes estaba ansioso ahora nadaba con tranquilidad, y se puso lo más cerca posible de mí ―. Él estaba como siguiéndote… Me encogí de hombros. ―Eso es lo que estaba diciendo. Ellos me aman. ―Me sentía como un bicho raro y esperaba que me mandara a paseo, me llamara bicho raro y nunca más volviera a hablar conmigo. ―Bueno ―me sonrió tontamente―. Pues me parece que lo hacen ―se encogió de hombros. Lo miré con incredulidad. ¿Cómo era posible que después de tanto tiempo en mi vida Scott me sorprendiera? Su denso comportamiento y su personalidad inconsciente nunca sobrevivirían en la ciudad: se lo comerían vivo. Finalmente, la sala se llenó de estudiantes. Cada uno de ellos me miraba con curiosidad y desaprobación y yo me deslicé silenciosamente hacia la parte de atrás. Unos minutos más tarde, una profesora desaliñada y de pelo rizado entró en la sala y comenzó a hablar repentinamente, con voz horriblemente ceceante.

28

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Los peces son nuestros amigos ―decía apasionada con voz zumbona, y me di cuenta de que esto iba durar una hora. Observé a Scott mientras miraba sin cesar hacia el frente, alerta en su amor por la vida marina. Muy pronto, mis ojos se posaron en los demás estudiantes. Ocupaban la sala personas de todas las edades, cada uno más simple que el anterior. Me sentía como si tuviera una flecha gigante apuntando directamente hacia mí, lo único que no encajaba pero, por otra parte, ¿cuándo había pertenecido yo alguna vez a algo? Mi cabello rubio contrastaba con el color oscuro de la gente que me rodeaba, y en un momento me di cuenta de que la profesora me miraba, con el rostro casi en estado de trance. Al final de la clase, Scott se volvió hacia mí con entusiasmo. ―Ha sido increíble ―exclamó, echando su mochila al hombro. La felicidad brotaba en él como una herida abierta y profunda, y deseé saber lo que se sentía. Lo miré con tristeza, no queriendo arruinarle el momento. ―Sí, desde luego. ― Mi voz era muy sarcástica y esperé que no se diera cuenta de mi actitud tan poco convincente. Por suerte no lo hizo. ―Bueno, Elle, es la hora de las aves ―me dio un codazo con sarcasmo―. Pronto llegaremos a las plantas, así que no te preocupes. ―Me guiñó un ojo y me agarró del brazo mientras me llevaba hacia la puerta de vuelta al sendero de grava. Caminamos en silencio hacia el laboratorio de aves y vida silvestre mientras empezaba a dudar de mi presencia allí, pues seguramente que nadie me iba a tomar en serio. Scott no se daba cuenta del hecho de que mis extrañas habilidades no eran solo con las plantas. Era con toda la naturaleza. Tendía más hacia las plantas debido a que la fuerza extraordinaria que tenía para ellas era segura. Con los animales nunca se sabía lo que iba a ocurrir. Los bulldogs eran los peores. No porque quisieran hacerme daño, sino porque su baba era asquerosa. Scott tiró de la pesada puerta del laboratorio abierto y entramos en la clase de color blanco hueso. Los estudiantes se relacionaban de manera informal mientras vagaban de mesa en mesa. Seguí a Scott hasta una mesa en la parte de atrás y nos sentamos en los altos taburetes. Observé su rostro con cuidado mientras estaba allí sentado, contento y preparado, y me pregunté por qué no tendría más amigos. Echando un vistazo alrededor de la sala me di cuenta de que todas las ventanas tenían rejillas y supuse que era para evitar que las aves salieran volando. En el extremo izquierdo había un gran recinto semejante a un acuario que se extendía desde el suelo hasta el techo, y en el interior vi una ardilla que se movía lentamente entre las ramas de su limitado hábitat. Había seis filas de mesas, todas lo suficientemente grandes como para contener de dos a cuatro estudiantes.

29

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

La sala parecía aséptica, como la consulta de un médico, pero me gustaba. A pesar de que el espacio en general era refrescantemente brillante, no conseguía mejorar mi sombrío estado de ánimo. Poco a poco, los estudiantes empezaron a sentarse, tomando su lugar debidamente ya que una puerta en la parte delantera de la sala se abrió abruptamente con un crujido, con el mango golpeando contra la pared antes de rebotar lentamente. Miré a mí alrededor con desconfianza. Toda la habitación quedó extrañamente silenciosa y los estudiantes de repente se quedaron quietos como estatuas, como si estuvieran congelados en sus asientos. Miré a Scott buscando una explicación mientras el miedo y la confusión empezaron a llenar mi mente. Él me miró nerviosamente mientras cruzaba las manos con cortesía ante él. ―El profesor Edgar es muy estricto ―susurró entre dientes―. Tienes que permanecer lo más callada que puedas, y tan alerta como te sea posible, o… ―se calló al oír el sonido de fuertes pasos que entraban en la sala. Mis ojos se abrieron aterrorizados mientras la puerta delantera de la clase de repente se cerraba de un golpe y una alta figura subía a la tarima con un gran halcón que se posaba en su fuerte brazo. El profesor era sorprendentemente joven, no más de veinte años, y su cara y sus ojos eran como el hielo detrás de sus gafas oscuras y su larga bata de laboratorio. De repente, mi mente se nubló y sentí una fuerte presión de ansiedad en mi pecho. Mi ritmo cardíaco se aceleró como si mi vida se viera amenazada y me esforcé por mantener la calma, centrándome en su rostro. La piel del profesor era radiante e impoluta. Tenía una barbilla prominente y cejas pobladas que enmarcaban muy bien su rostro fuerte. Las gafas que llevaba protegían sus ojos, haciendo difícil saber exactamente dónde estaba mirando. El tono de su pelo negro contrastaba hermosamente con su piel pálida, y por primera vez sentí que no era yo la única que destacaba. Mi ritmo cardíaco se mantuvo elevado y el aleteo en el pecho empezó a punzar dolorosamente. Empecé a estremecerme sin control y mi cabeza de repente explotaba de dolor. Algo me estaba atacando, alguien me arrancaba la vida de mis huesos y allí me encontraba yo, luchando por mantener la calma. Scott se fijó en cómo estaba mientras me miraba tenso, probablemente esperaba que no llamara la atención. Le lancé una mirada de preocupación mientras luchaba por coger aire profundamente, pero mis pulmones se agarrotaron bruscamente, haciendo que mis mejillas enrojecieran como una ráfaga repentina de sangre fluyendo directamente en mi cabeza.

30

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Clase ―dijo el profesor con voz atronadora. Él aún no me había visto y rezaba porque no lo hiciera―, el halcón pardo es un depredador feroz. Observé que la ardilla en el tanque saltó de su rama y se escabulló dentro de una casita en la esquina mientras las gotas de sudor se acumulaban en mi frente. El profesor de repente se quedó inmóvil, examinando la clase con sus ojos oscuros que repentinamente tomaron una luz nueva, casi siniestra. Su boca se frunció en un gesto de ira y resoplaba por la nariz. El halcón suavemente se sentó en su brazo, imperturbable ante la repentina interrupción mental de su portador. Cuando sus ojos se posaban en cada estudiante, los vi retorcerse incómodamente en sus taburetes. De repente, sus ojos se encontraron con los míos e inesperadamente todo mi cuerpo se debilitó. Sentí un hormigueo por todos mis miembros como si alguien estuviera filtrando arena por mis venas. Al colocar las manos sobre la mesa para evitar desmayarme, el mundo que me rodeaba pareció disiparse poco a poco mientras sentía que él tiraba de mí. Sus ojos ardían aún más oscuros ahora, hipnotizándome de puro terror. Por mucho que lo intentara, no podía apartar la mirada de su rostro perfecto. Su mirada era cada vez más difícil de soportar mientras empezaba a sudar más profundamente. Era como si pasara una eternidad mientras nos mirábamos el uno al otro, y mi mente se iba volviendo borrascosamente oscura. Sus cejas se enredaban aún más, las líneas de su rostro realizaban cortes severos en su piel blanca angelical. Cuando apartó la mirada, respiraba suavemente y con dificultad, y el mundo que me rodeaba volvía con una oleada de calor. Me froté el cuello como si me hubieran estado estrangulando, pues lo encontraba extrañamente irritado. ―Elle. ―Scott me susurraba desesperado ―, ¿estás bien? ―Su garganta sonaba seca y la voz quebradiza. ― Sí… ―Respiraba pesadamente, recuperando toda compostura de que era capaz y reuniendo una valentía que nunca antes había conocido. El profesor se tambaleó hacia su escritorio, mirando al otro lado de la clase para ocultar su expresión vacilante. Su lenguaje corporal parecía como sí… como en mi caso, como si estuviera teniendo problemas para recuperar la compostura. Observé con atención mientras apoyaba un fuerte brazo contra el escritorio de caoba; el halcón continuaba sentado con seguridad, sin cambios en su actitud hacia la clase. Lentamente, el profesor se volvió hacia atrás y el ardor de mi pecho se calmó, y me fijé que estaba repentinamente sereno.

31

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Clase ―comenzó de nuevo, limpiándose una gota de sudor de la frente ―, este halcón está herido. ―Dirigió una mano temblorosa hacia el halcón. Me esforcé por entender lo que acababa de suceder. ¿Por qué ambos habíamos reaccionado tan fuertemente el uno hacia el otro? ―Nuestra lección de hoy ―continuó―, tratará de la preservación y la salud de esta criatura. Comenzó a pasear por el pasillo y mi ritmo cardíaco se aceleró. A medida que se acercaba, me di cuenta de que su mirada era demasiado suave y sofisticada para su edad. Su nariz estaba en el aire y el modo en que se comportaba exudaba perfección. ―Tiene un ala rota ―continuó, y era evidente su mirada hacia mí, aunque sus ojos oscuros seguían sin dejar claro el punto exacto de sus miradas. Cuando se acercó a nuestra mesa, sentí que mi respiración se hacía más leve y la agresión en sus ojos brillaba mientras que mi piel ya de por sí pálida se volvía aún más blanca. ―¿Y tu nombre es…? ―Al fin se detuvo ante mí. Mis palmas se abrieron totalmente sobre la mesa mientras trataba de mantener la calma, conteniendo la respiración en estado de shock total. Sus ojos me hicieron señas para que viera lo que había en ellos, e incluso detrás de las lentes tintadas parecían brillar. Tartamudeé nerviosamente. ―Es… ―mi voz era ronca y baja―. Estella. Vi cómo sus ojos reaccionaban a mi nombre cuando lo dije, parpadeando lo que parecía ser un azul brillante. Se quedó allí de pie por un momento y me di cuenta de que los estudiantes a mí alrededor me miraban con profunda lástima. ―Estella ―repitió. Una sonrisa cruzó su rostro y su voz era como la miel cuando susurró mi nombre. Una parte extraña de mí todavía se sentía impulsada hacia él, su aroma casi floral flotando hacia mí cosquilleando en mi nariz. ―¿Puedes ayudarme a curar a este halcón? ―Sus ojos brillaban con un gris más tranquilo mientras me miraba, con la cabeza ladeada en la contemplación. Lo miré horrorizada, con tan solo tocar al ave la gente se daría cuenta de que había algo extraño en mí. Yo sabía que mis habilidades para sanar no eran normales y serían

32

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

demasiado evidentes en una situación como esta. El halcón se agitó en su brazo. Su mirada penetrante me miraba con ansia. ―¿Yo? Eh… ―Traté de encontrar y recoger mis pensamientos a través de las espesas nubes de mi mente―. ¿Qu… qué debo hacer? ―El miedo llenó mis ojos pero las lágrimas no aparecieron. Sentí cómo se erizaba el vello de mi espalda mientras la tensión en la sala me envolvía aterrorizada. El halcón ladeó lastimero la cabeza hacia mí, curiosamente, imitando a su portador mientras sus garras se crispaban nerviosas en la manga de la camisa oscura del profesor. De repente, el ave apartó su ardiente mirada de mí hacia el profesor mientras él también miraba hacia el ave, como si tuvieran una breve conversación sobre el asunto telepáticamente. De repente, ambos se giraron y miraron hacia mí, y mi pecho una vez más empezó a darme punzadas. Sentí que me inclinaba hacia atrás en mi taburete, en un intento de resistir su atracción. El halcón saltó de su brazo a la mesa y toda la clase ahogó un grito en vilo. Respiré con serenidad, sabiendo que el ave no me haría daño, pero mi corazón aún golpeaba fuerte en mi pecho y yo necesitaba un momento para absorber la sensación, una sensación extraña para mí. El halcón saltó hacia mí como por casualidad, con un aplomo que nunca le hizo vacilar a pesar de su ala rota y el dolor. Sentí el malestar del ave clavándose en mi pecho y me estremecí. Cuando se acercó casi pude escuchar sus pensamientos, llenando mi alma oscura con una bruma fina. ―Sujeta su ala ―la voz del profesor resonó mientras me miraba abajo; su fuerza sorprendente y extraordinaria altura me dejaban pasmada con mi comprensión empañada―. Siente el hueso para que así puedas compartirlo con la clase ―siseó, con una sonrisa que cruzaba por su rostro joven y suave. Aparté la vista de él con dolor, y mi mirada estaba ahora puesta en los ojos de color ámbar cálido del halcón. Poco a poco, fui levantando las manos de la mesa y levanté mi mano temblorosa lentamente hacia el ala herida. El halcón me miraba con confianza, sin querer rehuir mi tacto. Sus ojos ambarinos brillaban como monedas mientras leía mis pensamientos, encontrando la calma allí. Con cautela, posé mi mano en su brazo poderoso, acariciando con suavidad la parte alta de su codo y bajo sus plumas. El ave abrió la boca ligeramente, respirando profundamente mientras relajaba su brazo por completo. Los estudiantes de la parte delantera de la clase se levantaron de sus asientos, ansiosos por poder verlo. Suavemente, sujeté de nuevo el ala del ave, y con la otra mano acariciaba su pecho mientras sentía el hueso, y finalmente encontré la protuberancia en la mitad baja de su

33

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

bíceps. Cerré los ojos lamentándolo, y sentí el hueso moldeándose bajo mi tacto y rápidamente quedó curado. Mi estómago se agitaba dolorosamente, mis nervios aplastaban mi confianza como una roca. Este incidente absurdo seguramente me garantizaba mi billete de regreso a casa. Miré al profesor tímidamente, rogándole que no lo dijera. Él asintió con la cabeza, su mirada hambrienta estaba quieta sobre mi mano mientras yo seguía masajeando el ala del halcón con suavidad. De repente, el halcón chasqueó la lengua y las plumas del cuello se curvaron mientras saltaba lejos de mí, reposicionando sus alas contra su cuerpo marrón y suave, como si no hubieran sufrido ningún daño. Miré al profesor mientras que él me miraba con una máscara solemne. Se quedó allí por un breve momento mientras el halcón regresaba a su posición privilegiada en el brazo y sus plumas se inflaban de felicidad, y los ojos destellaban alegres. Con la misma fiereza con la que había llegado, el profesor giró sobre sus talones y se marchó de vuelta por el pasillo. ―Eso es todo por hoy ―exclamó con un tono de voz amenazante cuando salió a toda prisa por la misma puerta que había entrado, sin decir palabra o dar alguna explicación. Mi respiración se recompuso mientras sentía que mis pulmones volvían a inflarse y la niebla de mi mente se despejaba. Todo fue borroso: la forma en que me había mirado, la forma en que el halcón había sabido algo de mí. Scott puso una mano en mi espalda para apoyarme cuando de repente me sentí débil, y puse los ojos en blanco mientras la habitación quedaba a oscuras.

34

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Oh, eso es señorita ―un acento británico me despertó―. Va estar bien. Sólo fue un ataque de ansiedad, me temo. ―La dueña de la voz apretó una fría y húmeda toalla en mi cabeza. ―¿Qué pasó? ¿Dónde estoy? ―balbuceé con ansiedad, en mi memoria estaban el halcón y el profesor nadando en mi cabeza como un sueño. ―Oh, no se preocupe, querida ―me susurró ella―, esto ocurre más frecuente de lo que me gustaría en las lecciones de Edgar. ―Ella se rió entre dientes alegremente. Yo la miraba mientras mi vista se aclaraba, mi mirada cayó sobre Scott mientras él me sonreía y se movía incómodo en un taburete de la esquina. ―Scott, el que está allí, la trajo. Estaba bastante frenético al principio, dijo que habías tenido bastante de la primera experiencia con Edgar. ―Me sonrió con dulzura, sus mejillas regordetas presionando su ojos en un alegre entrecerrar de ojos. Me senté, quitándome la toalla de la cabeza y corrí mis dedos a través del pelo largo y lacio. ―Ah ―balbuceé―. Sí. ―¿Va a estar bien entonces, señorita? ―Me puso una mano en la espalda, frotando suavemente con un movimiento circular. La miré de modo tranquilizador: ―Gracias señorita… ―Miss Dee ―interrumpió ella educadamente. ―Gracias Miss Dee. Voy a estar bien. ―Bajé mis piernas al suelo poniéndome lentamente de pie, sintiéndome todavía un poco mareada, pero dispuesta a marcharme.

C

uando me desperté me di cuenta que estaba en un edificio nuevo. El techo estaba hecho de madera y el aire estaba fresco y oscuro.

35

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Scott se apresuró a mi lado, agarrando uno de mis brazos y apoyándome contra él. Pude ver en sus ojos cómo mi peso se inclinó de su lado y me estremeció que pensara equivocadamente y estuviera engañándolo. Sabía que había una razón por la que él me soportaba, pensaba que yo era linda. Nos dirigimos lentamente fuera al sol donde Scott se dirigió hacia mi cabaña. ―Oh, espera ―sacudí la cabeza en desafío, mi peso muerto deteniéndome en el camino―, Scott, debemos volver a clase. ―Lo miré, alarmada por haber perdido mi primer día de clase. Scott me miró patéticamente. ―Has estado fuera por un tiempo. La clase ya casi se termina ―me miró extrañado, como preguntándose si de veras estaba del todo bien¯. Voy a llevarte a tu habitación, ¿tal vez quieras un poco de comida? Suspiré, enojada porque me dejara tan vulnerable. Ya era bastante malo que fuera la más joven en mi programa, ahora parecía la más débil también. A mitad de la colina, estratégicamente me encogí de hombros para que Scott me soltara, haciéndole saber que no tenía que aferrarse a mí con tanta fuerza. ―Entonces ―lo miré mientras mis pasos vacilaron al no tener que utilizarlo como muleta―. ¿Qué tiene de malo el profesor Edgar? Scott se rió mientras me miraba. ―Es un desgraciado, eso es seguro. ―Sus cejas se alzaron y su voz se llenó de desprecio. Pensé en cómo la mirada del profesor parecía quemar directamente en mi pecho, lo rápido que mi corazón había corrido, como si yo estuviera en grave peligro. Era extraño que aunque mi cuerpo había reaccionado como si estuviera en peligro, mi mente no había estado tan asustada como hubiera pensado. Fue como si me hubiera embriagado la sensación de algo seguro, como un depredador hace con su presa. ―Él lleva aquí un tiempo, supongo ―continuó―. Pero es difícil saber cuánto tiempo, no creo que la gente nunca lo haya notado, es una especie de… ―¿Joven? ―interrumpí, mi voz sonando un poco sarcástica. ―Pues sí, él es muy joven. ―Scott se encogió de hombros, teniendo en cuenta las matemáticas y cada vez más perplejo. ―Pero como dije, una persona muy extraña.

36

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―No puede ser mayor de veinte años. ―Todavía no podía olvidar su bonito rostro juvenil―. Quiero decir, tengo sólo dieciocho años, ¿tal vez se convirtió en profesor a los dieciocho años también? ―aventuré. ―Bueno, esa es la cosa. Él ha estado aquí más tiempo que eso y de cualquier manera... ―se detuvo al llegar al árbol de hojas perennes y grandes fuera de la cabaña―. Yo trataría de no indagar demasiado acerca de él. Viste lo que sucede. ―me miró con complicidad. Asentí gravemente, los ojos del profesor flotando en mi memoria. ―Entonces, ¿Cómo fue? ―bajó la mirada hacia el camino―, quiero decir, ¿qué paso? Fue tan raro. Me miró con los ojos muy abiertos, su cuerpo temblando en suspenso, ―Todo el mundo está un poco curioso… Arrugué la nariz mientras pensaba. ―Bueno ―traté de nadar a través de mi memoria, pero cuanto más trataba de recordar, más me parecía que olvidaba―, supongo que no estoy segura. ―Quería mantener todo en secreto, por lo menos hasta que pudiera entenderme a mí misma ―. Supongo que fue un ataque de ansiedad ―hice una pausa para crear una excusa más creíble―. Quiero decir, no es que yo sea la más valiente y sociable del grupo, no me sorprende haberme desmayado. Scott me miró desconcertado, al parecer había creído en mi teoría. Se encogió de hombros ―Bueno ―me dio unas palmaditas con torpeza en el hombro ―, ve a acostarte un rato, voy a ir a buscar algo de comida. Asentí mientras echaba a andar por la colina y me dirigí poco a poco hacia el porche, quitándome las botas y dejándolas afuera. Entré a mi cabaña y me di cuenta de que nada había cambiado, el hecho de que no hubiera cerraduras en las puertas me molestó. Me fui a mi cama y me acurruqué instintivamente bajo las sábanas, tirando de ellas hasta la barbilla y ocultándome lejos del mundo. Mis ojos estaban pesados y los latidos en mi cabeza eran insoportables. Cerré los ojos al dolor y antes de darme cuenta, mi mente estaba oscura, y estaba soñando.

37

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

La negrura de pronto dio paso a la luz, como si alguien hubiera cambiado las habitaciones de mi mente. El mismo salón nebuloso se presentó ante mí mientras el humo se arremolinaba afuera. Miré a mí alrededor con cautela, pero no había estudiantes y estaba sola, sudando profusamente mientras estaba allí sin vida. Los mostradores de un blanco brillante se extendían ante mí y me di cuenta que una sensación de calma envolvió mi corazón vacío. De repente, algo negro llamó mi atención, ya que saltó entre los mostradores. Salté, poco a poco bajé la mirada a ras de suelo mientras mi frecuencia cardíaca se mantenía normal. Mi mente curiosa me hizo una señal para que saliera del taburete, agachándome en el suelo, arrollando a la defensiva. Mientras me abría paso entre las filas, con cuidado en cada pasillo, mi ritmo cardíaco se aceleró, finalmente, diciéndome que estaba acercándome más a lo que estaba allí. En cuanto doblé la esquina hacia el frente, un estridente ―graznido‖ me agarró con la guardia baja y miré bajó la mesa en el extremo derecho de la sala, mi cuerpo cayó duramente en el suelo y mis ojos se llenaron con horror. Allí, de pie encima de mí en el mostrador había un cuervo negro de gran tamaño, sus ojos brillando como un ópalo azul medianoche y con destellos de luces. Se me quedó mirando durante mucho tiempo, su cuerpo liso como la piedra. Mi pecho me dolía horrores mientras me agarraba con agonía. De pronto, el cuervo negro grande desplegó sus alas amenazadoramente y dejó escapar otro chi llón ―graznido‖, se lanzó de la mesa y en línea recta hacia mi cara. Rápidamente protegí mis ojos, tratando de gritar mientras el dolor en mi pecho ahogaba la voz de mi garganta.

Me desperté gritando mientras Scott corría desde la puerta, dejando caer un plato de comida al suelo y yendo a mi lado. ―¿Elle? ―Estaba respirando frenéticamente, agitando suavemente con sus manos mis hombros y llamándome para calmarme ―. Elle, ¿estás bien? ―sus ojos me miraban muy abiertos mientras yo le miraba a él. Respiraba pesadamente, tenía una capa de sudor en la frente y mi garganta estaba dolorosamente seca. ―Elle, está bien, estás bien, creo que estabas soñando. ―Me miró por un momento mientras mi respiración se calmaba, mis mantas brutalmente enredadas a mi alrededor. ―Lo siento ―me estremecí nerviosamente―, era sólo una pesadilla. ―Los ojos del cuervo quemaban todavía en mi memoria, brillaban intensamente con poder. ―Creo que te golpeaste la cabeza muy duro cuando te caíste contra esa silla.

38

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Se arrodilló a toda prisa en el suelo, para recoger con cautela el plato y salvar lo que pudo para llevármelo―. Aquí ―lo puso en mi regazo―, siento esto. Me senté recargándome en la cabecera y sonreí en agradecimiento, mirando hacía su sonrisa patética mientras él me miraba con diligente cuidado. ―¿Quieres que me quede contigo? ―preguntó. Su voz estaba llena de esperanza y vi el entusiasmo de sus ojos. La culpa de pronto se apoderó de mí, yo no lo quería así, ni siquiera un poco. En todo caso, le compadecía por querer ser mi amigo y lo deprimente que debía ser para él. ―No ―mordí un pedazo de pollo con gratitud―. Voy a estar bien. No tienes que cuidar de mí. ―¿Está segura? ―pude ver que estaba decepcionado ―. No me importaría. Pensé en su madre y lo mucho que extrañaría el poder cuidar de ella. Forcé otra sonrisa vacía, ―Sí, estoy segura, y voy a estar bien. ―No estaba asustada por mi sueño, más bien perpleja e intrigada. ―De acuerdo, así que supongo que me tengo que ir, esta noche es noche de rock en el club. Te invitaría, pero teniendo en cuenta tu condición creo que es mejor que descanses. Te invitaré más adelante. ―Parecía satisfecho con el trabajo y yo asentí de acuerdo. Se puso de pie y regresó a la puerta abierta, cerrándola detrás de él con tristeza. Mientras recogía la cena en ruinas, pensé en el cuervo. No tenía sentido que él me atacara. Los animales nunca me atacaban, incluso los más peligrosos. Algo de esto no era sólo espantoso, sino también familiar. El rostro del profesor seguía en mis recuerdos, así como la tez blanca y los ojos hermosos que me habían encantado tan profundamente. Era tan oscuro y tan completamente misterioso, y era evidente su desconcertante juventud. No tenía sentido que fuese tan joven. Además de su aspecto sobrenatural, había algo que me atraía hacia él, haciéndole señas a mi corazón por más que yo sentía que no lo conocía. Dejé el plato en la mesa de noche poniéndome de pie y caminé hacia la ventana mientras el atardecer se iba y las estrellas pronto llegarían. Miré hacia el laboratorio de aves con curiosidad, pero para mi desilusión todo estaba oscuro. Poco a poco, agarré la manija de la puerta, girando con cuidado cuando se abrió al mundo. Di un paso en el porche, mis nervios estaban alterados mientras miraba a mi

39

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

alrededor con nerviosismo hasta que finalmente me senté en el borde. Suspiré, mirando hacia el cielo azul marino y viendo las primeras estrellas y contándolas sin pensar. Mi mirada se posó de nuevo en el laboratorio oscuro, como un imán. Mañana, me gustaría regresar a esa habitación y una parte de mí estaba muy emocionada. Arrugué la frente en señal de frustración y una mezcla de emociones nadaba en mi mente, el miedo, la calma, y la confusión. Puse la mano en mi pecho mientras trataba de sentir mi alma, pero aún así, no había nada allí. Los acontecimientos de la jornada fueron suficientemente dramáticos, y el halcón; me acordé de cómo afortunadamente él me había mirado. Me desconcerté por lo que Edgar habría pensado del fenómeno, obviamente, él sabría que había algo extraño, él era el profesor, después de todo. Había salido de la sala tan abruptamente como si la tarea que me había obligado a hacer prácticamente lo hubiera enfurecido. El aire de violencia del profesor Edgar parecía afectar a todos los estudiantes menos a mí. Mis sentimientos eran mucho más que eso. Atribuí la razón de mi repentina sensación de calma a un producto de mi evidente falta de un alma humana, algo que yo realmente deseaba. Tal vez mi capacidad de no tener nada que perder llamó la atención del profesor. No tenía nada que sentir aparte de tristeza, y él no podía hacerme más daño que eso. Finalmente la noche cayó y me dirigí hacia mi habitación para acostarme. Una oleada de miedo pasó sobre mí mientras me preguntaba si el cuervo volvería a visitar mis sueños. Una parte de mí deseaba que así fuera, deseaba saber lo que iba a hacer. Era sólo un sueño, después de todo, y aunque era terrorífico, me daba curiosidad acercarme y mirar más profundamente en esos hermosos ojos y esas afiladas y elegantes plumas.

40

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

or la mañana, me levanté con el sonido ensordecedor de los gorriones y los petirrojos en los árboles fuera de la cabaña. Miré mi reloj, determinando que hoy tenía más tiempo que ayer, más tiempo para prepararme antes de que Scott inevitablemente viniera a llamarme. Levanté la cabeza de la almohada con molestia, mis sueños se habían quedado lamentablemente en blanco toda la noche y, a mi pesar, el cuervo no había regresado. Me arrastré fuera de la cama y agarré los mismos pantalones vaqueros que había llevado el día anterior, ahora un poco sucios y con olor a húmedo de mezclilla y el pescado. Indagando más a fondo en la bolsa también tomé una camiseta térmica de un azul profundo, que afortunadamente estaba fresca y limpia. Con el tiempo me temía que iba a necesitar hacer algo de lavandería. Caminando hacia el baño, me deslicé por la puerta y cerré detrás de mí y escuché el suave chasquido de costumbre. Cogí un poco de jabón de la cuenca de la ducha y me lavé la cara con fuerza, aunque mi piel parecía ya clara y limpia. Cepillé mi pelo, pensé en el sorprendente poder físico del profesor. Era como un dios griego, pero sin el peso de las habitaciones y triatlones. Era muy distinto a todos los chicos que había visto en la secundaria y no pude dejar de reconocer el hecho de que era muy atractivo. Mirándome en el espejo, me perdí en mis ojos azul claro. Olvidé al profesor y comencé en cambio a preguntarme por qué nada yacía allí, detrás de algo tan hermoso y claro. Yo había visto la vida en los ojos de Scott, la lúcida profundidad de la felicidad y el sentimiento. La mía estaba despojada por completo de esa chispa, sustituida por la dopada emoción de forjamiento y vacío. Finalmente alejé mi mirada mientras mis cejas se juntaban con disgusto. Me fui de nuevo a la sala y me acerqué a la ventana, la luz del sol entraba a chorros en la habitación cual cuchillas afiladas. La flor púrpura en el alféizar había comenzado a multiplicarse, dos ramitas habían surgido de la tierra húmeda, y habían empezado a abrir sus pétalos suaves hacia la luz de la mañana. Toqué una hoja, y se abrió al

P

41

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

instante hacia mí. Suspiré mirando su amorosa belleza, agradecida de que al menos ella parecía contenta con su sencilla vida. Mientras echaba un vistazo por encima de la planta y hacia la ventana, vi a Scott avanzando por la colina hacia mi cabaña. Volteando mis ojos, abrí la puerta y le ondeé la mano para que viera que lo había reconocido, pensando que me encontraría con él a mitad de camino. Me arrodillé para atarme las botas, de repente salté de nuevo en estado de shock. Posada casualmente cerca de la planta, moviéndose por la suave brisa, había una solitaria pluma negra. Con cautela, me moví hacia adelante, agarrando la pluma con una mano y llevándola a mi cara. Mi respiración la ondeó a medida que examinaba su extraña apariencia. ―¿Qué es eso? ―resopló Scott mientras se acercaba a mí. Miré de cerca los folículos separados de la pluma perfecta, imperturbable por la interrupción. ―Es una pluma ―dije sin expresión, mi mente nadando en reconocimiento. La torcí con mi mano, dándome cuenta del evidente resplandor opalescente que poseía. Scott se agarró de mi mano bruscamente mientras abría la boca del asombro. ―Una pluma de arrendajo ―respondió con voz ronca. Lentamente me arrodillé y cogí mis botas, mis ojos aún abiertos mientras la miraba con impresión. ―De hecho, yo creo que es una pluma de cuervo ―le corregí astutamente. Scott me miró confundido ―Cuervo, arrendajo. ¿Cuál es la diferencia? Volteé mis ojos sombríamente, espabilándome de mi trance mientras se me hacía imposible corregir su lerda afirmación por segunda vez. ―Claro, tal vez tengas razón ―le contesté. Scott empujó la pluma de nuevo hacia mí y me encontré en el interior colocándola al pie de la cama. Su belleza era impresionante, y la forma en que se posó encima la hacía parecer como si fuera ingrávida. Oí a Scott silbar con impaciencia en el exterior y rápidamente agarré la nota enmarcada de mi madre toque las palabras suavemente con mis dedos. ――Te quiero mamá‖ ―le susurré suavemente antes de volver a instalarla en la mesa al lado de la pluma.

42

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Rápidamente agarré la bolsa y corrí hacia la puerta mientras Scott golpeteaba con el pie y con las manos en los bolsillos. ―Lo siento ―susurré cuando llegué a su lado―. Sé que llegamos tarde. Su sonrisa inocente me sugirió que no se había preocupado, pero sabía que estaba siendo pasivo-agresivo. Caminamos lentamente por la colina en silencio mientras yo consideraba la aparición de la pluma y la forma en que podría estar relacionada con la pesadilla de ayer. Todo parecía surrealista a la luz de un nuevo día y cuando nos acercamos a la cafetería estaba ansiosa de llegar al laboratorio de las aves. Había tantas cosas que necesitaba aprender. Hoy, Scott apiló su plato con bastante de lo que parecía ser patatas fritas con cebolla y salsa de tofu. En cuanto a su porción masiva hizo que mi estómago gimiera con disgusto y me defendí del repentino impulso de vomitar. Volví a decantarme por un muffin de salvado, pensando que sería más fácil para el estómago. A medida que nos sentamos a la misma mesa, vi que Scott engullía cucharada tras cucharada de esa sustancia vomitiva en su boca y me obligué a comer, a pesar de la sensación de náusea que me estaba dando. ―Por lo tanto ―Scott miró hacia mí cuando finalmente comenzó a llenarse―. ¿Crees que podrás con todas tus clases de hoy? Me encogí de hombros. ―Eso espero. ―Me tomé un momento para tragar mi último bocado del muffin―. Depende de lo que el profesor Edgar me haga hacer hoy, supongo. Scott dejó escapar una risita amenazante. ―Tienes que entender que lo peor ya pasó, él nunca se mete con la misma persona dos veces. Lo miré con curiosidad. ―¿Es normal que las personas reaccionen de la manera en que lo hice? ¿Por reaccionar en la forma en que él lo hizo? ―yo estaba buscando saber si me había visto o si había sido simplemente idea mía que allí había alguna conexión. Scott gruñó un poco, levantando las cejas. ―No lo sé. Seguro fue raro, pero ya que él es raro acerca de todo, realmente no me preocuparía por él. ―Ondeó juguetonamente la mano para restarle importancia, pero no pude. Estaba ansiosa por pasar a la clase de piscifactoría, ansiosa de ver esos ojos de nuevo. Llevamos nuestros platos a las tinas de limpieza y dejamos la cafetería un poco antes,

43

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

nuestros pasos en marcha directa en vez de la carrera de llegar antes. Llegamos a la sala de piscifactoría y otra vez la habitación estaba vacía. Scott arrastró los pies a los tanques y miró en sus profundidades. Me quedé atrás, temiendo que hubiera una repetición de lo de ayer, finalmente Scott tendría que notar algo sobre mí que era realmente extraño. ―¡Hey, mira! ―Señaló Scott a mi tanque ―. Este tanque tiene un pez que es mucho más grande que el resto. ―su voz era chillona y molesta. Volteé los ojos, sabiendo que era el pez que había ayudado el día de ayer. Había crecido durante la noche como yo había sospechado que haría. ―Debe de haber saltado de uno de los tanques adyacentes ―dijo con franqueza. La teoría de Scott era profundamente deficiente teniendo en cuenta que los tanques adyacentes estaban llenos de peces más pequeños. Asentí, ―Hmm... Debe ser. Me miró con orgullo. Podría haber al menos esperado que se diera cuenta de que todavía habían doce peces en cada tanque. Así que, a menos que uno de ellos saltara a ese tanque específico, mientras que otro pez de otro de los tanques en cuestión saltara al primero milagrosamente, nada sobre su declaración sonaba auténtico. Aparté la mirada de él, esperanzada de que no volviera a mirarme fijamente. Al fin, el resto de la clase llegó y yo corrí lejos al fondo de la sala, incluso más lejos de los tanques, si eso era posible. El profesor mostró los frascos que contenían diferentes clases de huevos fertilizados de peces. Desde lejos se veían como poco menos que puntos pequeños. No me gustaba necesariamente la idea de huevos de peces, algo tan viscoso, tan repugnante. Eché un vistazo por las altas y estrechas ventanas de la piscifactoría hacia el pico glaciar a través del lago. Viviendo toda mi vida en Seattle, yo todavía no había visto nieve de verdad, al menos, no en la forma que habría deseado. El lío fangoso en la ciudad era más una húmeda molestia en lugar de una hermosa ocurrencia. Me preguntaba a menudo, por encima de los sonidos del tráfico, si la nieve haría un sonido. Mis ojos recorrieron las inquietantemente brumosas nubes, mientras éstas poco a poco rodeaban la punta de la montaña. Durante un tiempo, dejé que la tranquilidad de la escena me envolviera. Cerré los ojos, imaginando estar arriba en la cima, imaginando la forma en que se sentiría ser la nube, enrollando mis brazos alrededor de la montaña con el verdadero sentimiento del amor. Cuando abrí los ojos unos pocos minutos más tarde, volví a mi triste realidad. Mi corazón no se había sentido de la misma manera que mi mente y derrotada, miré miserablemente a la clase.

44

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Los estudiantes estaban pasando los frascos por toda la clase y yo me acerqué mientras los enviaban hacia mí. Cerré las manos en los bolsillos de mis pantalones vaqueros mientras Scott empujó uno de esos asquerosos frascos a mi cara Apreté los labios en mi mejor imitación de repugnancia y negué con la cabeza en rechazo. Scott se encogió de hombros y lo pasó de nuevo hacia adelante, yo no iba a coger el huevo. Muerto o vivo, el resultado sería terriblemente difícil de ocultar o mentir sobre él. Después de que los frascos fueran devueltos a la parte delantera, el profesor descargó cada uno en un tanque separado y lo puso en su escritorio. Mi conjetura, ―dado que no había estado escuchando―, era para que viéramos el proceso de incubación durante la semana. Tomé una respiración profunda antes de exhalar lentamente, dándome cuenta de que había escapado por poco de esta. La clase finalizó y la sala estalló en zumbidos de tranquilas conversaciones. Uno de los grupos de estudiantes se reunió en la esquina donde estaban, obviamente, hablando de mí en voz baja mientras sus ojos iban una y otra vez de mí a Scott. De inmediato comencé a sentirme incómoda y rápidamente me moví para salir. Scott no hizo caso de ellos mientras nos dirigíamos a la puerta, aunque mis ojos se fijaron con cautela en sus expresiones frías. Un resoplido salió de repente de la garganta de Scott y yo forzosamente dejé de mirarlos fijamente. ―Bueno, iré a ver al profesor Doom ahora. ―me miró con sorna y le di un puñetazo en el brazo molesta. Mientras caminábamos al laboratorio por el sendero de grava, dejé que el crujiente sonido calmara los latidos de mi corazón. No podría decir si fue finalmente sólo miedo o ansiedad. Mientras Scott abría la puerta grande del laboratorio, mis ojos se posaron en la escena familiar de mi sueño, pero más realista y mucho menos velada. Tomamos nuestros mismos puestos en la última fila y me senté allí con nerviosismo, mirando hacia abajo hacia la formica color blanco lechoso y dejé caer mi cabello en cortinas alrededor de mi cara. Sentí los ojos de Scott posados en mí y yo sabía que estaba preocupado. Le di unas palmaditas en la espalda con torpeza y apreté los ojos cerrados, deseando simplemente que me dejara en paz. Cada estudiante susurró duramente al pasar por mi lado. Miré a cada uno a los ojos, sabiendo que mi cara podía ser tan amenazante como la del profesor. Mis pálidos rasgos afilados eran tan fáciles de manipular, que tendría que hacerlo si yo esperaba sonreír de vez en cuando. La puerta del frente de nuevo chilló al ser abierta y la sala quedó tan silenciosa como una fría piedra. El profesor entró en la habitación, un

45

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

pequeño búho posado sobre su hombro en silencio, pero esta vez, mi pecho no picaba. Lo miré con cautela mientras se paseaba con confianza hacia el frente. Los ojos grises detrás de sus lentes de color no tenían la misma intensidad que habían tenido y había allí algo que se sentía diferente en él, más reservado. Su rostro de porcelana y su pelo oscuro estaban perfectamente cuidados y me pregunté cómo alguien podía verse tan bien cuando se exponía tan poco en el aislamiento resistente de las montañas. ―Muy bien, clase ―bramó, escaneando a cada estudiante, pero omitiendo mi mirada esta vez―. Este es un búho manchado del norte ―continuó, levantando la pequeña ave en el aire para que todos la vieran. No había ni rastro de la misma oscura intensidad de ayer pero podía sentir todavía la gravedad tirando hacia él. Se sentía como si una pequeña cadena estuviera atada a mi pecho y me estuviera enrollando poco a poco. Me senté en el borde de mi taburete, con los ojos curiosamente fijos en los suyos, instándole a mirarme. ―Es de la familia de los Strigidae y está clasificada como vulnerable en nuestro estado de conservación. ―El búho volvió la cabeza con gracia, como si se desapegara de su cuerpo, sus reflectantes ojos amarillos destellando intermitentemente con calma cual gato en la noche―. Debido a que vive principalmente en viejos y desarrollados bosques, debemos aprender a cuidar de él, respectivamente. ―Anduvo de un lado para otro en la parte delantera del salón. Estaba frustrada por su repentino cambio de actitud hacia mí, me estaba ignorando y odiaba eso. Me retorcí en mi asiento odiosamente, tratando de hacer todo lo que pudiera para ganarme su interés. Scott susurró desde la comisura de su boca, ―¿Estás bien Elle? Asentí con total descaro mientras él continuaba en su posición escultural mirándome embarazosamente. Pasó el tiempo mientras él hablaba monótonamente de la lechuza y yo me di por vencida. Mi entusiasmo inicial sobre el profesor, y también la condición del búho, desafortunadamente remitió. Si él sabía algo no se lo iba a revelar a la clase, pero aún así, sus ojos me hipnotizaron. Mientras los minutos pasaban, podía sentir como una cadena que iba a mi pecho cada vez que enseñaba, a un nivel que casi no podía resistir. ―Y eso es todo ―bramó finalmente. Retiré la mirada aturdida con que lo observaba mientras él se inclinaba hacia la clase, rompiendo su dominio sobre mí. Fue como si alguien hubiera tomado un par de tijeras y cortado la línea, un alivio repentino, como la liberación de una catapulta del pecho.

46

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Elegantemente salió de la habitación con una velocidad que me sorprendió. Me senté allí por un momento mientras mi mente trabajaba a través de la niebla que me había envuelto a pesar de que su actitud había cambiado. Scott se levantó de su taburete mientras me miraba, obviamente a punto de cogerme si me desmayaba una vez más. ―¿Estás bien, Elle? ―tartamudeó nerviosamente. El toque de preocupación en su voz me irritaba. ¿Por qué Edgar no se había acercado a mí otra vez? ¿Por qué no me había preguntado sobre lo que había sucedido el día anterior? Solté el furioso agarre que tenía en la mesa, mientras tomaba del brazo a Scott y lo empujaba a través de las puertas. Scott me siguió con timidez, como un perro. Tomé una respiración profunda. ―¡¿Cuál es el problema con ese tipo?! ―grité en voz alta. Scott me miró con timidez, y por un momento, de repente me sentí culpable por ser así con él. Sus ojos estaban muy abiertos y sus labios temblaban mientras se encogía de hombros, encontrándose sin saber qué decir. ―Lo siento, Scott ―bajé la guardia y me dirigí hacia él, dándole una palmadita amistosa en el brazo―. No tenía intención de hablarte bruscamente, es que... Yo ―pensé rápidamente lo que debía utilizar como excusa ―. Es que ni siquiera me pidió disculpas por lo que hizo. Una expresión de alivio cruzó su rostro: ―Sí ―hizo una pausa mientras su actitud cambiaba de vuelta a su torpe forma de ser―. Es sólo un tipo raro. Fingí una sonrisa, pensando que ayudaría a olvidar el incidente. Empezamos a caminar de nuevo mientras nos dirigimos a los invernaderos y la que esperaba fuera mi clase favorita. Necesitaba algo que me calmara, reagrupar mis pensamientos. Los invernaderos estaban más allá de la cafetería por un largo pasillo al aire libre creado en las cercanías de los edificios vecinos. Mientas entramos en el sendero que pasaba a través de un gran campo, los altos pastos se inclinaron hacia mí como si yo fuera un imán y que estuvieran hechos de metal. Scott miró a su alrededor sospechosamente, pero la hierba era tan ligera, era difícil para él pensar qué era exactamente lo que estaba viendo. ―Entonces, ¿cómo fue esta clase ayer? ―le pregunté a la ligera, haciendo un movimiento estratégico para distraerlo.

47

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Su mirada trató de alejarse de las hierbas. ―Bien. Nos eh... ―seguía mirando a su alrededor con inquietud, incapaz de mirar hacia otro lado―. Bueno, quiero decir, después de que te llevaron a la enfermería, plantamos algunas semillas de girasol y aprendimos acerca de las plantas comestibles. Enarqué las cejas, tratando de crear más drama. ―Plantas comestibles ¿eh? ―Sí ―su voz sonaba lejana y aturdida. Me aclaré la garganta bruscamente, rompiendo su atención. Su mirada aturdida empezó a alejarse de su cara y me miró a los ojos. ―Así que si alguna vez nos encontramos caminando o nos perdemos, sabemos lo que se puede y no se puede comer ―continuó. Finalmente, pude ver que su atención por los pastos se había perdido y mentalmente me felicité por confundirlo. El viento soplaba libremente a través de mi pelo, envolviéndolo a mi alrededor como me encantaba que hiciera. ―Bueno, eso es siempre una herramienta útil, ¿no?, ¿saber lo que no nos envenena? ―me atreví a decir. Asintió con gravedad, de repente hipnotizado por mis ojos en el sol. A medida que finalmente llegamos a la puerta de la casa verde, su mente se había perdido por completo. Me dije a mí misma por un breve momento, que si pensaba que la hierba era extraña, esperara a ver lo que sucedería en el interior. Yo sólo esperaba que hubiera pasillos anchos para poder alejarme de las plantas lo suficiente como para no crear mayores olas. Scott tomó la manija y abrió las puertas. Para mi alivio, mis deseos se habían cumplido en amplios salones que se disponían en toda la longitud de la sala. Todo estaba fundido en un cálido color verde en el vidrio, y el aire húmedo del invernadero era bienvenido contra mi piel blanca. Cualquier medio ambiente donde las plantas pudieran prosperar siempre me hacía sentir sumamente más cómoda, y pronto, mientras me relajaba, también lo hacía el tirón que tenía sobre las plantas. ―Así que aquí estamos… ―Su voz se apagó. Me miraba con asombro mientras me acercaba a un largo banco de lirios plantados. Cada lirio volvió lentamente sus pétalos hacia mí, tan despacio que fue apenas perceptible. Era como si pensaran que yo era el sol, y vi a Scott atragantarse. ―¿Cómo lo hiciste...? ―balbuceó nerviosamente.

48

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Yo agité mi cabeza ―¿Cómo hice qué? ―pregunté con pesar, pensando como siempre lo fácil que era convencer a la gente de que acababan de imaginarlo. Era la naturaleza humana la que no quería admitir que estaba loca. ―No importa ―miró hacia abajo, moviendo la cabeza con incredulidad, luchando internamente con lo que había visto o mejor dicho, no visto. Mientras el resto de la clase llenó la sala, los lirios palidecieron en comparación con el espacio lleno de gente y sentí una sensación de alivio. Entre todos los estudiantes, sería fácil mantener mi secreto. Me quedé inmóvil, respirando lo más ligero posible. El resto del día, Scott me miró con confusión. Finalmente tuve la oportunidad de engañar su mente tan profundamente que no sabría ni donde estaba el cielo. Después de nuestra última clase, me acerqué a mi cabaña, pero el recién encontrado silencio fue delicioso y preocupante. ―Entonces ―su frente estaba fruncida―. ¿Quieres ir a buscar la cena o algo así? ―tenía una mirada en su cara que sugería que no estaba seguro de si estaba realmente hambriento. Le lancé una mirada agria. Yo quería desesperadamente volver corriendo a mi habitación para examinar la pluma de cuervo más de cerca, así que rápidamente pensé en una excusa. ―No... ―Abrí las manos en los bolsillos de manera arbitraria―. Todavía estoy cansada de todo esto, sólo debería ir a acostarme. La mirada de Scott estaba pegada al suelo. ―Oh... ―Me di cuenta de que su mente estaba todavía perpleja ―. Sí, eso está totalmente bien. ―Paramos en el sendero y me miró―. Bueno, supongo ¿vengo a recogerte mañana? Él sonrió con tristeza. ―Sí. ―Falseé otra sonrisa, sintiendo que lo había arruinado suficientemente por hoy―. Sólo ven por mí en la mañana. Esta cosa de la amistad era más fácil la segunda vez. No sabía que era tan fácil manipular a alguien. Poco a poco se volvió hacia la cafetería como un aturdido cachorro.

49

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Adiós ―lo despedí, pero pensé que no le estaba haciendo ningún bien, así que suspiré y me volví hacia la cabaña cogiendo mi ritmo con un entusiasmo repentino.

50

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

orrí a la puerta, golpeándola duro detrás de mí mientras el viento había causado que la pluma revoloteara ligeramente en el stand de la cama. La miré con avidez mientras corría a través de la habitación, tirando mi bolsa al suelo como ropa sucia. Sentada en el borde del colchón, llegué a encender la lámpara mientras que el fogonazo de luz hacía que la pluma brillara tenuemente. Poco a poco, miré la pluma permitiendo que su brillo fuera capturado por mis ojos. Mientras hacía girar la pluma bajo la lámpara, su negra dimensión me asombró. Nunca antes había visto algo tan radiante, tan misterioso. ―Ay. ―Grité, mirando mi dedo con alarma mientras el filo de la pluma cortaba a través de mi piel. Examiné el final del corte, viendo que era tan afilada como una navaja de afeitar. Con cuidado, la sostuve como a un lapicero y raspé a lo largo de la tabla de madera mientras una astilla de madera de arce se rizaba hacia arriba. No era sólo fuerte, sino también extremadamente resistente y jadeé con incredulidad. No se trataba de una pluma ordinaria, era una armadura. Parpadeé mientras me quedaba mirando un poco más, rozando suavemente las hojas a través de mis dedos, con cuidado para evitar la punta. Mientras, trataba de aplastar las púas negras en el centro, como un mechón delgado, al instante volvieron de vuelta a su perfecto abanico. Lo miré de cerca, examinando el tejido y encontrándolo completamente inalterado, como si nunca hubiera sido tocado siquiera. No importaba la cantidad de presión que aplicara, no pude destruirla o desentrañar sus secretos. Me recosté en la cama, preguntándome si la pluma realmente podría haber llegado desde el cuervo en mi sueño, el pájaro amenazadoramente grande y poderoso que había imaginado. Una ola de ansiedad subió sobre mí y suavemente coloqué la pluma de nuevo a descansar mientras me apresuraba a cerrar los ojos en negación. Me sentía inquieta, mientras mi mente corría más rápido de lo que nunca hacía. Salté de la cama y agarré con impaciencia un suéter de mi bolsa que seguía tirada en el suelo sin desempacar. Presionando mis brazos con entusiasmo a través de las mangas, caminé hacia afuera. Caía la tarde y yo anhelaba una especie de liberación y ejercicio.

C

51

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mirando a mí alrededor me di cuenta de que había un camino que avanzaba más arriba de la colina y hacia el bosque. Salí a un ritmo acelerado más allá de mi cabaña, ansiosamente dando cada paso con un propósito que nunca antes había tenido. Al entrar en el bosque, me encontré con una cabaña artificial con un banco donde decidí descansar un momento después de caminar la empinada cuesta. Mientras estaba sentada allí, miré alrededor con ansiedad, no puede ocultar el hecho de que me sentía como si algo me estuviera mirando. Negué con la cabeza, culpando de nuevo a las drogas medicadas. La humedad general de los bosques se sentía fresca y agradable mientras el sol se filtraba por las ramas en franjas de niebla, aterrizando radiantemente en el suelo del bosque cubierto de helechos. Después de un momento de descanso en el toldo de la choza cubierta de ramas, tomé de nuevo el camino por el bosque. Mi mirada estaba fija en el cielo y en el toldo encima de mí mientras pisaba ligeramente sobre montones de bayas y musgo. La quietud del bosque hizo que las voces en mi cabeza machacaran fuertemente contra mis sienes. Cerré los ojos mientras hacía señas para que se callaran, pidiendo que me dejaran en paz. Traté de concentrarme en mis pasos mientras el maleable césped bajo mis pies cedía un poco, lo que hacía difícil encontrar un buen lugar para apoyar los pies mientras luchaba a lo largo de lo que parecieron horas. Más adelante, los árboles comenzaron a dispersarse. Miré hacia la luz, y mientras me acercaba, el bosque se abrió en un prado virgen de gran tamaño. Entré con cautela mientras el sol caía sobre mí. Tirando las manos fuera de mi abrigo, las saqué de los lados permitiendo a mis dedos que se encajaran a través de la alta hierba mientras ésta se inclinaba hacia mí. A mi paso, los pastos florecieron a mi contacto, dejando un rastro de pequeñas flores blancas y una ráfaga de perfume que me hacía cosquillas en la nariz. Poco a poco me fui haciendo al centro del campo donde me encontré con un lugar lleno de pasto que me pareció apropiado para descansar en él. Relajando mi cuerpo en el suelo, la tierra me acunó con comodidad, las raíces poco a poco convirtiéndose en una especie de marco por debajo de mi peso. Mirando hacia el cielo azul, espolvoreado con nubes de niebla cerré los ojos, donde poco a poco trabajé para reprimir las voces una a una. Un cálido viento soplaba sobre mí y pude sentir la forma en que mis habilidades peculiares habían agravado las plantas a mí alrededor. Abrí los ojos lentamente viendo que un círculo perfecto de flores silvestres ahora florecía rodeando el lugar donde yo permanecía. El sol se puso caliente y me encogí de hombros en mi chaqueta, permitiendo que su luz brillante besara mi cara y esperaba llegara a mi alma oscura. Los bichos comenzaron a reunirse en el aroma de las flores y unos pocos aterrizaron con gratitud en mi piel pálida. Antes de darme cuenta, nada

52

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

menos que cinco mariquitas se arrastraban sobre mí, sus alas rojas profundizando en color a medida que se alimentaban de mi vida y energía. A lo lejos, oí el canto de un pájaro mientras las voces en mi cabeza finalmente se desvanecieron. Una extraña calma cayó sobre mí y todo lo que podía sentir era mi respiración poco profunda y el viento soplando a través de los pastos. Me concentré en los sonidos sutiles, encontrándolos extrañamente familiares a pesar de que en mi memoria esta paz nunca había existido para mí. Mis manos estaban extendidas a ambos lados de mi cuerpo y mis dedos se extendieron mientras la hierba los entrelazaba como anillos. Mientras descansaba allí, los sonidos de la selva inesperadamente cesaron a la nada y la quietud se convirtió en dolorosamente soporífera. Por un momento yo estaba inmóvil mientras mi respiración empezó a acelerarse y la opresión en mi pecho retornó. Torcí mis ojos frenéticamente, sintiendo como si estuviera bajo el agua y de repente, algo me hizo sentar con la espalda tan recta como una flecha. El sonido de mi respiración se arrastró como el eco en mi cabeza y miré a mí alrededor a la defensiva. Mis ojos inmediatamente saltaron a un objeto negro sentado justo enfrente de mí. Allí, en el borde de las flores estaba sentado un cuervo negro de gran tamaño. El terror de repente golpeó mi corazón con una venganza pesada mientras me quedé inmóvil, contemplando mi próximo movimiento. Agarrando mi pecho con dolor, me trabé en su mirada como si fuera un imán. Mentalmente, parecía estar haciéndome preguntas, extrayendo dolorosamente de mi cabeza mientras hurgaba en mis pensamientos en busca de respuestas. Los ojos del cuervo y las plumas no eran como el de mi sueño, eran opacas y planas. Algo sobre el pájaro parecía mucho más siniestro, ya que se quedó muy quieto, su cabeza girada hacia un lado con la boca abierta, respirando con dificultad a través de su pico. La ansiedad llenó mis miembros mientras trataba de empujar a través de la niebla en mi cabeza. De pronto, hizo un salto abrupto más cerca de mi blindaje de flores y soltó un estridente graznido como si estuviera enfadado por haber tratado de interrumpir su invasión en mi cabeza. Salté, sintiendo la adrenalina pulsando dolorosamente a través de mi pecho apretado. Desde detrás de mí venía otro penetrante graznido, y giré mi cuello bruscamente mientras el cuervo de antes me soltó de su mirada para mirar hacia el cielo. Estaba aterrorizada, de repente un cuervo bajó en picado hacia mí, sus garras desnudas y sus ojos ardientes de un profundo color azul-gris, al igual que mi pesadilla. Rápidamente, urgí a mis piernas a moverse, tuve una sensación de vértigo al ponerme de pie cuando empecé a correr. El cuervo grande voló sobre mi cabeza y se agachó, sintiendo el viento de sus alas que revoloteaban por mi pelo antes de bajar en picado violentamente hacia la otra ave. Me caí a un lado en estado de shock dolorosamente sobre mi brazo mientras mis jeans se ensuciaban con el pasto.

53

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mientras luchaba para levantarme, mis ojos se dirigieron hacia donde los dos cuervos estaban luchando, gritos mortales proviniendo de ambos. El cuervo que al parecer me había salvado brillaba como una perla negra en el sol y me quedé boquiabierta cuando vi la furia en sus ojos brillantes. Mientras él rasguñaba ferozmente a su oponente, mi pecho de repente se paralizó dolorosamente y aparté la mirada mientras la agonía me doblaba en el suelo, donde luchaba por recuperar el aliento, atragantada en mi intento de escapar. De repente, todo a mi alrededor comenzó a morir mientras todo el campo volvió a la niebla y la oscuridad. Me arrastraba por el suelo, apretando mi pecho mientras mis miembros se ponían rígidos y yo ya no podía ver a través de la espesa niebla de mi mente. En la lejanía, los fuertes gritos de los cuervos cesaron repentinamente y por un momento el silencio del campo retornó. Oí pasos acercándose lentamente mientras estaba paralizada en el suelo. De pronto, unos brazos fuertes me levantaron de la tierra, posicionándome con cuidado contra su pecho. Algo en mi pecho trató de salir a la superficie bajo el dolor que apretaba, pero no pude distinguir el sentimiento. Luché para ver quién me había agarrado, pero todo lo que podía distinguir eran nubes oscuras cruzando detrás de mis ojos. Yo gemía dolorosamente, sintiendo que ahora estábamos corriendo con rapidez, el sonido de rotura de ramas y helechos al pasarlos rozando. Entonces oí el crujido familiar del camino de grava, más pronto de lo que esperaba, y reconocí que estábamos de regreso en la universidad. Los pasos eran más lentos ahora, más tranquilos de lo que habían sido. Las nubes de mi mente comenzaron a disiparse lentamente, mientras oí abrirse una puerta y sentí que mi cuerpo era colocado en una cama blanda. En cuanto fui liberada del agarre, oí un curioso arañar mientras un viento suave soplaba sobre mi cara y me esforcé más duro que nunca para ver lo que había oído. Forzando a mis ojos a trabajar, pude ver nada más que destello de una silueta oscura de algo que no podía reconocer mientras una voz familiar gritaba desde otra habitación ― ¡Oh, señorita! ―Vi la imagen borrosa de la enfermera corriendo hacia mí ―. ¿Qué pasó? Gemía dolorosamente, sintiendo el ardor en mi brazo con un aumento de líquido espeso caliente que goteaba de ella como la miel. Mis movimientos comenzaron a regresar a mí mientras mi mente era capaz de trabajar nuevamente a través de la extraña oscura niebla ―Señorita, ¿Quién la ha traído aquí? ―podía sentir su agarre cariñoso en el brazo. Traté de levantarme, pero su tacto firme me obligó a estar de nuevo en la cama. Mi memoria gritó a través de mi cabeza mientras yo trabajaba para poner los hechos en

54

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

conjunto antes de que mi mente las alejara de mí. Los cuervos, pensé, y esos ojos. No tenía una respuesta que darle, ningún indicio de quién me había salvado. ―Sólo descanse, pues. ―Dijo ella, dándose cuenta de que yo no estaba en condiciones para responderle. Puso una toalla fría en mi cabeza mientras comenzaba a tararear. Me sentía agotada, y mientras mi vista regresaba me di cuenta que afuera estaba oscuro. Me esforcé para poner los eventos en conjunto, el cuervo mate y el cuervo brillante. ¿Por qué el otro cuervo había tratado de leer mis pensamientos? Había tratado de tomar algo de mí, algo que ni siquiera yo sabía que tenía. Sentí que me miraba el pecho en busca de respuestas, en busca de los cuartos oscuros en los que había encerrado muy profundo mis secretos en mi alma. Hice una mueca mientras la enfermera empujó con una aguja la anestesia y el dolor disminuyó a un alivio soporífero. Escuché mientras ella seguía tatareando la canción arrullándome y ayudando a mi cuerpo a relajarse. Oí el sonido y gentil tirón de mi piel mientras ella cosía un profundo corte en mi codo. ―Ya está. ―Oí cortar el hilo. Volví la cabeza, abrí los ojos para mirarla. Tenía una sonrisa en su cara regordeta mientras me avisaba. La única luz en la sala amplió la mancha en mi brazo mientras ella presionaba un trapo caliente a la herida. Cogió una gasa y la envolvió con fuerza alrededor de mi brazo, la presión aliviando algo del profundo dolor. Me dio una palmadita en el hombro con suavidad mientras colocaba una manta sobre mí. ―Duerma. ―Susurró suavemente en mi oído. Cerré los ojos mientras ella apagaba la lámpara y la oí caminar ligeramente fuera de la habitación, cerrando la puerta levemente a su paso. Mientras yacía allí para conciliar el sueño, pensé en mi madre. Ella me había mentido al decirme que estaba a salvo, mintió en que yo podría a encontrar a mi alma. Había algo que ella había conocido, algo que yo deseaba recordar sobre ella. Apreté los ojos con fuerza mientras el adormecimiento mismo, deprimente adormecimiento llenó mi corazón y me esforcé más que nunca por llorar.

55

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

e desperté por culpa de una sensación aguda de dolor cuando abrí los ojos, al ver a la enfermera envolviendo mi brazo. Ella estaba tarareando otra vez, pero esta vez el escozor fue demasiado grande para que me calmara. ―Ahora bien ―vi que ella estaba alerta―, ¿eres capaz de recordar cómo pasó esto? Miré mis puntos expuestos, el brazo magullado de un color morado oscuro que contrastaba duramente contra el resto de mi piel lechosa. La herida era cerca de quince centímetros y medio de larga, y desde la mirada de ella, muy profunda. Hice un esfuerzo para formar las palabras. ―Mi... ―Hice una pausa, limpié mi garganta―. Me caí. Ella parpadeó ante mí con curiosidad. ―Me caí en el bosque mientras estaba de excursión. ―Hice mi mejor esfuerzo para mentir, mi voz llena de persuasión. Ella me sonrió. ―Todos lo hacemos, al parecer. ―Dejó escapar un leve suspiro mientras me miraba con lástima, sus ojos pequeños y brillantes sin pretensiones. Su acento y su sobrepeso no la habían hecho parecer como una persona del tipo de caminatas al bosque. Apretó un nuevo vendaje alrededor de mi brazo mientras una sombra se proyectaba sobre la habitación. Miré a la puerta mientras Scott entraba, una sonrisa torpe estampada en su rostro. Mi corazón se hundió mientras una extraña parte de mí esperaba ver al profesor. ―Creo que realmente tengo que mantener mis ojos en ti ―bromeó, con las manos nerviosamente entrelazadas. La enfermera miró su reacción nerviosa y cariñosa hacia mí y sonrió encantada a sí misma.

M

56

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Lo miré sin comprender, enojada porque ella asumiera que él era mi novio ―Sí, supongo que sí. ―¿Vas a la clase? ―preguntó con ansiedad. Me incorporé bruscamente, mientras el aumento de una extraña emoción llenaba mis miembros ante la idea de ver al profesor otra vez. ―Sí ―miré a la enfermera para pedirle permiso―, me siento bien. Ella me dio una mirada profunda. ―¿Está segura, señorita? ―Luego miró a Scott mientras otra sonrisa cruzaba su rostro. Rodé mis ojos, asintiendo mientras mi brazo herido aguijoneaba dolorosamente bajo mi peso. Ella me ayudó a levantarme mientras yo trabajaba arduamente para sofocar una mueca de dolor. Scott me entregó mi mochila y la agarré con mi brazo bueno, colocando la tira en mi hombro. ―Hay un panecillo allí para ti también, ya que te perdiste el desayuno. ― La tímida expresión de su rostro me dio ganas de vomitar. Eso, y que estaba muy cansada de los panecillos. Lo miré con torpeza. ―Oh ―caminé hacia la puerta con piernas débiles―. Gracias. ―Tomé un profundo respiro mientras salimos, mi cuerpo dispuesto a trabajar normalmente. Caminamos lentamente a la piscifactoría cuando me di cuenta de que era muy tarde. A medida que entraba, todo el mundo miraba el brazo con horrorosas miradas de curiosidad. Lo último que necesitaba era más atención, más razones para que empezaran los rumores. La profesora se quedó en silencio mientras caminábamos a la parte posterior de la clase deteniéndonos. ―Me alegro de que pudieras hacerlo ―ella me sonrió con cariño y me di cuenta que debía haber oído que había sido herida. Continuó predicando mientras Scott se volvió hacia mí. ―¿Qué hiciste esta vez? ―Su voz estaba llena de humor. Mantuve los ojos al frente, ocultando las mentiras. ―Me caí mientras estaba dando una caminata corta. Dejó escapar un resoplido con calma. ―Así que ¿quién te trajo adentro? ―Su mirada se volvió dudosa.

57

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Me quedé quieta, sólo respirando por un momento, tratando de recordar y reconocer quién había sido. ―No estoy muy segura. ―Arrugué la frente con irritación ―Es extraño. ―Podía sentir su mirada ardiente a través de mí y noté que estaba empezando a darse cuenta. Yo lo miraba, una sonrisa despreocupada y falsa en mi cara ―estoy segura de que era otro excursionista más. Asintió aceptando la explicación. ―Sí, tienes razón. Estuvo demasiado mal que no se quedaran ―se encogió de hombros. ―Sí ―pensé en la figura oscura que se había ido, yo no quería creer que el cuervo me había llevado cuesta abajo. Mi mente se escondió a los hechos que no estaba dispuesta a reconocer. Sí el profesor había estado allí, y si había sido así, ¿por qué me había salvado si el mal en sus ojos parecía sugerir lo contrario? Yo estaba ansiosa de llegar a su clase, motivada en busca de la verdad. La profesora señaló el depósito de los huevos de peces a medida que nos reuníamos alrededor, dos habían nacido y se acurrucaban en las rocas en la parte inferior, mientras que los otros huevos seguía sentados inactivos. Scott miró embelesado, con inocencia fácilmente sorprendida. La profesora nos hizo un gesto a los tanques donde me quedé atrás. ―Así que. ¿Crees que el profesor Edgar está ocultando algo? ― le pregunté con curiosidad para obtener la impresión de Scott mientras me inclinaba hacia él. ―No estoy seguro ―siseó. Había de repente una extraña hostilidad acordonada en su voz. Me di cuenta de que estaba probablemente enfadado porque pensaba que mi obsesión con el profesor quería decir que yo le gustaba, pero era absurdo. Me eché hacia atrás, encontrando que no estaba de humor para charlar. Por último, la profesora nos excusó y rápidamente agarré a Scott y lo arrastré afuera antes de que él pudiera hacerle a la profesora un millón de preguntas estúpidas y se nos hiciera tarde. ―¡Ay! ¡Caramba! ―Me miró confundido, su rostro todavía un poco enfadado. ―Oh, sólo tengo prisa ―le susurré con ansiedad. Una sonrisa maliciosa le vino a la cara, mezclado con un sutil toque de decepción. ―Te gusta el profesor Edgar ¿no?

58

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Aspiré en voz alta. ―Sí, claro ―le di una mirada de profunda amenaza, imaginando mis ojos azules ardiendo hacia ιl con enfado―. No es más que... ― Hice una pausa, tratando de pensar en la palabra correcta―, interesante. Scott me miró mientras yo lo arrastraba del brazo por el camino. ―Claro. Lo que sea. ―Vi un rayo herido en sus ojos pero se vio obligado a esconderlo. Me sentí un poco culpable, pero entonces al mismo tiempo, yo tenía mucho de qué preocuparme antes. ―No sé Elle ―hizo una pausa, la preocupación en su voz me irritó―. Él parece peligroso de alguna manera, sólo extraño. Nos abrieron en el laboratorio y le arrojé en su taburete. ―Sólo míralo, dime lo que piensas que él tiene en su mente ―le espeté. Él parpadeó ante mí, asintiendo obedientemente. Llegamos temprano, esto lo sabía, pero estaba ansiosa. El resto de la clase se colaba mientras mis nervios crecían, mi brazo latiendo con dolor por las prisas de la sangre a través de mis venas. Mantuve los ojos fijos en la puerta por donde entraría, pensando que en cualquier momento él aparecería por ahí. Todo el mundo había llegado, cada uno siguiéndome, mirándome con interés y disgusto. Yo nunca había tenido tanta gente que me mirara tan odiosamente. En la ciudad, siempre había alguien que se parecía más a un bicho raro. Aquí, sin embargo, era difícil estar lejos de las cosas que los hacía sentir curiosos, estaba empezando a preocuparme de que haber venido fuera una mala idea después de todo. Mientras miraba fijamente la puerta, por fin la vi abrirse y el profesor entró en la habitación. Mi corazón se detuvo con la vista evidente de la adición de unos feroces rasguños en el cuello y las manos. Llevaba un abrigo con cuello alto de laboratorio en su intento de ocultar las heridas, pero como yo había sospechado, sabía exactamente de dónde venían y de repente todo tenía sentido. Él era la persona que me sacó del campo y estuvo involucrado de alguna manera con la lucha entre los cuervos. Echó un vistazo a la clase, su mirada gris acerada detrás de las gafas tenía una calma familiar. Mis ojos estaban muy abiertos cuando de repente su mirada se posó en mí. En la fracción de segundo que le permitió quedarse, dos nociones dispararon en mi cabeza. El destello inicial que me dio fue de preocupación, pero entonces algo en él me instó a mantener la calma. Tomé una respiración profunda, liberándola lentamente mientras atrapé a Scott mirándome con el rabillo del ojo. Poco a poco me llevé las manos a la cara y me metí el pelo detrás de las orejas mientras el profesor miraba mi brazo al arrodillarse rápidamente para traer una gran caja de madera a la mesa frente a él.

59

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Hoy, vamos a discutir el impacto ambiental de los seres humanos en el país y cómo esto está causando que especies no nativas se reúnan en la zona y cómo cambia nuestro ecosistema. ―Sus cejas estaban plegadas al abrir la caja ante él. Su asimiento fue delicado mientras tocaba la madera. Algo sobre lo que había en la caja hizo que mi corazón se acelerara y luché para reprimirlo, diciéndome que tenía que ser valiente. Edgar se puso un par de guantes grandes, su joven cara de piedra fría concentrándose en la caja. Poco a poco, alzó con manos torpes el contenido. Di un grito ahogado en voz alta mientras él ponía la masa inerte y me lanzaba una mirada rápida por encima de sus gafas, sus ojos tranquilos y brillantes. Puse la mano en mi boca, silenciando mi interrupción mientras algunos estudiantes me daban hostiles miradas. En sus manos estaba el cuerpo inmóvil y destrozado del cuervo de color mate. Los ojos de la criatura estaban muertos y en blanco, no habría más siniestros en su correría sin fondo. Algunos de la clase se retorcieron mientras él lo ponía sobre la mesa blanco puro, manchas de sangre en gruesas pinceladas de color carmesí a través de la formica. ―Este es un cuervo ―disparó él, su mirada en mí extrañamente protectora. Scott me dio un codazo y me miró con ojos penetrantes. ―O un arrendajo ―aventuró con una sonrisa en su rostro bromeando. Le di una mala mirada mientras me daba la vuelta. El profesor parecía haber oído exactamente lo que Scott había dicho porque su severa mirada cayó sobre él. ―No debe confundirse con un arrendajo, a pesar de que son del mismo género, el grupo Corvus ―añadió con elegancia. De nuevo de Scott se puso rígido con la observación, el miedo golpeó su mente tímida. Una muchacha aburrida que miraba hacia el frente levantó la mano tímidamente y le miró con desdén. El profesor Edgar miró hacia ella, asintiendo con la cabeza en la observancia y le permitió hablar. ―Pero eso no es no–nativo ―ella hizo una pausa, un movimiento evidente en su voz―. Los cuervos del Norte son comunes en Washington y Canadá. Edgar le dirigió una mirada especulativa. ―Esto es cierto, pero a menos que estés tan bien instruida como yo, te darás cuenta de que en realidad se trata de un gran cuervo inglés.

60

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

La muchacha se inclinó hacia delante, mirándolo mejor y asintiendo, excusando su percepción errónea. Vi como ella miraba a su alrededor, sus mejillas enrojecidas. ―Entonces… ―hizo una pausa en el ritmo para pensar antes de hacer frente a toda la clase―. ¿Cómo haría esta ave para cruzar el atlántico y todo el país para acabar aquí? ―reflexionó con su voz. La clase le miró con asombro y él me miró de nuevo con una mirada sabihonda. Algo dentro de mí sabía cómo o por lo menos por qué, pero no estaba dispuesta a decírselo a mi mente. Esta ave había sido algo más que un simple cuervo inglés. ―Uno podría pensar que esto es imposible ―tronó―, pero es asombroso lo que puede suceder en la naturaleza cuando uno tiene su vida amenazada. ―Hizo una pausa, con los ojos brillando―, o con hambre. Me estremecí con su comentario. Pensando cuán amenazante había sido el cuervo, cómo había atacado con saña mi mente. Había algo que quería de mí, pero afortunadamente para mí, no lo había cogido. El profesor hizo un gesto a la clase para que viniera a ver más de cerca y todo el mundo se reunió alrededor con cautela. Me levanté de mi banco tímidamente, manteniendo al profesor en mi visión periférica mientras cuidadosamente me acercaba al cadáver del animal. Scott miró al pájaro con asombro estupefacto mientras el profesor fue hacia los costados exteriores de la multitud, rodeando su camino hacia mí. Lo miré, mis labios se separaron mientras yo respiraba con tranquilidad a través de mi boca, con miedo de lo poder oler de lo que emanaba de la descomposición del ave. Mientras se acercaba, mi corazón empezó una carrera. Su abrigo de repente rozó mi pantorrilla mientras oscuramente le vi pasar, mi nariz finalmente dándose por vencida. La brisa que le siguió inmediatamente desencadenó mi memoria. Era el mismo olor dulce que me había recordado la noche anterior en el bosque, algo parecido a miel y lila. Mis ideas se afirmaron en ese momento, y mi mirada le disparó acusadoramente mientras él parecía a su vez a sabiendas, y reconociendo mi afirmación. Sorprendida, discretamente me apresuré a regresar a la seguridad de mi asiento, mi espalda rígida de miedo sorprendente mientras la clase también se disipó a sus asientos. Edgar tomó de nuevo su atención mientras se quitaba los guantes de sus manos perfectas, descartándolos en la basura. ―Por lo tanto ―hizo una pausa mientras algunos rezagados se apresuraban a llegar a sus asientos―, su trabajo es investigar la zona, desarrollar una teor νa sobre lo que le hizo venir aquν, y me deben escribir un ensayo.

61

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

La clase se quejσ con objeciσn y ιl le disparσ a cada uno de ellos una mirada amenazante, sus ojos cambiando desde un sereno azul –gris a un negro profundo aterrador. ―Usted está excusada para comenzar su trabajo ―disparó desafiante, con los ojos cayendo sobre mí―. Estella ―dijo mi nombre bruscamente y mi corazón se detuvo y lo miré con terror―. ¿Un momento por favor? ―Todo el mundo volteó sus ojos hacia mí, la mayoría con despecho, pero algunos con dura compasión. Scott me miró, con un aspecto lamentable en la cara. ―Buena suerte Elle ―chilló nerviosamente―. Búscame más tarde, podemos trabajar en esto juntos. Asentí, dándome cuenta de que probablemente tenía la mejor teoría de todos, pero por supuesto, quién me creería, por no hablar de resistir el impulso de empaquetarme a la sala de psiquiatría, de nuevo. Cuando yo había tratado de explicar mi capacidad a alguien por primera vez, eso era exactamente lo que habían hecho. Una sala de psiquiatría no era un lugar para un niño de doce años, no era lugar para nadie. Estaba nerviosa y caminaba hacia él mientras la última persona salía de la habitación. Estaba jugando con mis manos, con ansiedad nerviosa por lo que tenía que decir. Sus ojos se habían desvanecido de nuevo a la misma calma gris mientras me acercaba. Se sentó apoyado en su escritorio un poco, con una mano sosteniendo su cuerpo para arriba como una estatua. De repente fui instintivamente consciente de lo hermoso que era y me pasé la mano por el pelo mientras llegaba a él, preocupada de que yo palideciese en comparación. Llevaba una camisa sencilla blanca bajo su bata negra que parecía encajar perfectamente con su cuerpo. Sus pantalones eran ocasionales y bien cortados, obviamente mucho más caros que la venta de vaqueros que los grandes almacenes tenían. Era como un modelo salido de un anuncio Abercrombie3, imposible en proporciones y tonificado. Me miró por un momento y pude ver los pensamientos que se formaban en su cabeza. Me paré torpemente a unos pasos de distancia, obligándome a mirar obstinadamente a sus ojos eléctricos al mismo tiempo que me paraba a una distancia segura. Poco a poco, miró hacia abajo en su regazo, quitándose las gafas tintadas y plegándolas en sus manos. ―Estella ―su voz susurró suavemente, los ojos todavía mirando hacia abajo. Su cambio de postura del primer día hasta ahora era astronómico.
3

Compañía de moda americana, se enfoca en ropa casual para consumidores entre las edades de 18 y 22 años.

62

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¿Profesor? ―mi voz sonaba débil. ―Por favor, llámame Edgar ―suspiró, su tono parecido a la mantequilla. Poco a poco, giró los ojos hacia mí y me tomó todas mis fuerzas resistir la tentación de dar un paso atrás mientras sus ojos brillaban extrañamente como perlas delante mío. Sopló de manera constante, su aliento cayendo sobre mi cara en frescas olas fragantes. ―Fuiste tú ―respiré―. Me trajiste aquí desde la pradera. ―Mis ojos estaban muy abiertos―. ¿Cómo lo hiciste? ―Volví a recordar cuando él me levantó, como si yo fuera una niña―, eras tan... fuerte. ―Mi voz comenzó a ahogarse en la garganta ―. ¿Por qué lo hiciste? ¿Cómo...? De repente me interrumpió. Tú estás… ―hizo una pausa, recorrió mi cara con una expresión de anhelo―. Te estás imaginando cosas Estella. Tan sólo te encontré al mismo tiempo que iba de excursión, impotente en el campo. Lo miré confundida y dejé todo pensamiento. Se acercó a mí, levantándose de su escritorio con facilidad, su rostro hermoso ahora cerca del mío. ―Y además, no fue nada del otro mundo. Eres ligera y fácil de llevar ―susurró, la sonrisa satisfecha creciendo cada vez más en su cara. Lo miré alarmada, sacudiendo la cabeza. ―No yo… ―hice una pausa, luchando de nuevo para calmar las voces en mi mente. Todavía no me parecía bien. Me faltaba algo, algo grande. ―Entonces, ¿qué crees que pasó? ―reflexionó, su rostro retorciéndose curiosamente con interés―. Tú, evidentemente sabes algo. Puedo ver que estás perpleja. ―Echó un vistazo a mis ojos, viendo cada uno de mis movimientos como un águila mirando a su presa. Negué con la cabeza, negando la acusación mientras fruncía mi frente por el profundo malentendido. No estaba a punto de divulgarle mis pensamientos a él, yo no confiaba en él. Resopló con brusquedad, con su rostro joven tomando una apariencia jovial mientras una sonrisa torcida se rizaba en su cara. ―Yo sé que posees ciertos... ―su voz se apagó cuando entornó sus ojos pensando ―, talentos. ― me miraba mientras pensaba en sus palabras―, ¿crees que no me di cuenta de lo que le hiciste a mi halcón? Lo sanaste. Abrí la boca para protestar, pero no salió ningún sonido. Traté de pensar en una mentira, pero nada creíble vino a mi mente.

63

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Cerró los ojos brillantes y se apartó de mí, tomando una respiración profunda, como saboreando el aire a mi alrededor. Cuando los abrió una sensación extraordinaria se derramó sobre mí. Era como si yo fuera el perfume de la vida, que lo era, pero ¿cómo podía él saberlo? ―No tengas miedo, sin embargo, lo que hiciste no es ninguna sorpresa para mí. Era más una afirmación positiva de lo que eres. ― me miró con picardía. Sentí el tirón familiar hacia él mientras exhalaba profundamente. ―¿Qué quieres decir? ―Le pregunté. Me sentí aturdida de pronto mientras su aliento me puso la piel de gallina. Esto era todo tan increíble, tan brusco ―. Esto no tiene sentido. Ni siquiera te conozco, pero actúas como si tú me conocieses. La forma en que se inclinaba hacia mí me hizo sentir un poco incómoda. Claramente me había impactado, pero me encontraba tan confundida acerca de lo que sentía hacia él. Quiero decir, yo pensaba que era muy atractivo, pero al mismo tiempo aterrador. Sonrió y no podía apartar la mirada de su rostro increíble. ―¿Te gustaría conocerme? Lo miré por un momento antes de asentir con curiosidad, sin saber si realmente quería o no. Se rió con malicia. ―Pues bien ―susurró―. Lo harás. La irritación se impulsó a través de mis venas, pero la sinceridad de su voz era impresionante y sentí las rodillas debilitarse debajo de mí. Nunca me había sentido así con nadie, había una atracción que no podía explicarme, un interés que nunca había sentido. ―Pero el cuervo ―miré hacia el cadáver―, el otro. El que vive, ¿Qué pasó con él? ―sentí que mi cuerpo estaba caliente y débil. Mi hipótesis, en base a los arañazos en la garganta, era que había sido atacado también, y había visto lo que pasó. Él sonrió, con los ojos ardientes. Pero mientras esperaba no me dio ninguna respuesta. De pronto se echó a reír, notando la yuxtaposición de mis sentimientos hacia él. ―No debes tener miedo de mí, no voy a hacerte daño ―hizo una pausa―. Yo sé qué desde que me has conocido he sido un poco extraño. Es sólo que no esperaba nunca verte otra vez y es un poco espantoso. Mi cara estaba torcida. ―¿Verme otra vez? Profesor, creo que me ha confundido con otra persona. ―Todo esto era tan extraño ―. Lo siento, es sólo que... ―Le di una sonrisa falsa, sin saber exactamente qué decir. No había otra explicación, debía de confundirme.

64

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Resopló bruscamente. ―No tienes que hacer eso. Me echó una mirada amarga. ―¿Hacer qué? ―salté a la defensiva mientras borraba la sonrisa de mi cara. Mi confianza se estaba construyendo. ―Una sonrisa falsa. A pesar de que es hermosa ―sus ojos brillaban―. Muy convincente también. Me sonrojé. ¿Cómo sabía que yo estaba fingiendo? Seguramente dieciocho años de práctica habían producido un acto convincente. Lo miré con impaciencia, mi respiración frenética. ―¿Cómo sabes que estoy fingiendo? ―tartamudeé. Se rió mucho. ―Porque no estás feliz. Ni siquiera cerca. Estás demasiado vacía. Mis ojos buscaron su impaciencia. ―¿Cómo...? Me cortó bruscamente. ―Como dije, me has visto antes, tienes que confiar en mí. ― Su sonrisa nunca cesó y tenía los ojos adorablemente radiantes ―. ¿Cómo puedo decírtelo para que me entiendas? ―sus cejas se elevaron con el pensamiento ―. Vamos a decir, que me conociste en otra vida. ―Yo... ―Yo estaba desconcertada y puse la mano en mi pecho, sintiendo el vacío que de alguna manera sabía estaba allí. ¿Él me conoció en otra vida? Era ilógico. Miró mi muñeca marcada otra vez, algo en su rostro adquirió una fascinación triste. Mirando a lo lejos, se dispuso a quitarse el abrigo. Mientras empujaba la chaqueta de su bíceps le miré los brazos con asombro. Su piel era radiante como una perla y de repente algo hizo clic. Mis ojos se abrieron con súbito recuerdo, él era el otro cuervo. Su mirada se detuvo en la mía, disfrutando de la forma en que lo estaba mirando embobada. Sin pensar empecé a tocar su piel, cuando inesperadamente él tiro hacia atrás ―. ¡Estela, no! ― Sus ojos se saturaron en un negro profundo y di un paso atrás con horror―. No hagas eso ―espetó. Le miré con los ojos muy abiertos. Su rostro estaba enfadado y horrorizado mientras mi corazón se aceleró con impulsivo miedo. ¿Cómo cambiaban tan de repente sus ojos? ―No me puedes tocar ―suspiró―. Me gustaría poder explicar por qué, pero todavía no. Miró a mi cara, repentinamente enfadado consigo mismo por salirse de control. Apretó la mandíbula―. Tenía que estar preparado para algo así. ―Sus ojos comenzaron a aligerarse al respirar profundamente.

65

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Lo siento... ―tartamudeé, cruzando los brazos alrededor de mi estómago ―. No pude evitarlo. Suspiró, sonriendo. ―No te disculpes, no es culpa tuya. Yo debería haber esperado que hicieras eso. Es que, tengo que aprender un mejor control de mi mente. Si te toco, tan extraño como esto pueda sonar, realmente podría hacerte daño. ―Vi que su mirada se aclaraba a gris mientras miraba mi brazo, tratando de cambiar de tema ―. ¿Estás bien? Sangrabas profusamente. Lo miré, mi cabeza llena de preguntas. ―Sí, estoy bien. Es sólo un corte. Asintió. Mis ojos estaban fijos en él con asombro. ―Me curo rápido de todos modos. ―Por último, miré hacia la mesa donde el pájaro muerto yacía, incapaz de manejar su extraña belleza. ―Sí, me figuré que lo hacías. ―Su voz estaba en calma cuando sus ojos siguieron mi mirada y una sombra pasó por su rostro. Me quedé mirando el cadáver del animal durante un largo rato antes de hablar. ―¿Qué es? ―Le pregunté, un tanto disgustada por las pequeñas gotas de sangre seca en el banco de la mesa y me preguntaba si él sabía más de lo que divulgaba sobre mí. Suspiró. ―Es un espía, o algo así. ―Su voz era vaga―. No tienes por qué tener miedo, sin embargo, no volverá a suceder. Yo personalmente voy a asegurarme de eso. Lo miré, finalmente reuniendo el valor de decir lo que mi mente estaba con ganas de saber. ―Fuiste tú ¿no? ―Mi tono era acusador y mis ojos se estrecharon―. Tú eras el cuervo, el que estaba brillando en el sol y el que mató a éste. Tú puedes... ―mi mente latía con el pensamiento, era inconcebible, pero de repente tan lógico ―puedes cambiar en esa cosa. ―No le di ninguna opción a negarme porque mis preguntas salieron como declaraciones. Bajó la mirada hacia su regazo, sonriendo para sí mismo mientras abría las gafas tintadas en sus manos y las deslizaba casualmente de nuevo sobre los ojos. Cambió el tema otra vez. ―Probablemente deberías ponerte en marcha. Vas a llegar tarde a tu próxima clase. Lo miré irritada, no queriendo salir. ―Eso no dice que no lo seas, así que estoy en lo correcto.

66

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Entrecerró los ojos detrás de los lentes. ―Me encantaría hablar más, pero… ―exhaló profundamente―, creo que hemos dicho lo suficiente. ― se inclinó hacia mí, con los ojos de repente muy oscuros. Me aparté lejos de él bruscamente mientras mis manos se apretaban en puños furiosos. ―Hueles absolutamente increíble si no importa que te lo diga. ―Sonrió. Apreté las cejas con ira. Se puso de pie y se alejó de mí hacia la puerta. ―Te veré más tarde Estella ―se hizo eco de su voz por encima del hombro―, y trata de no dejar que la gente se dé cuenta de lo que le estás haciendo a las plantas. Fingí otra sonrisa por costumbre mientras sus palabras causaban una conmoción a través de mí, ¿cómo sabía él lo de la las plantas? Edgar se echó a reír mientras miraba hacia mí una vez más. Me había olvidado de que la sonrisa no funcionaba con él y mis ojos parpadeaban mientras su risa provocó algo en mi mente, una imagen que había recordado mientras él salía graciosamente de la habitación. Por último, cerró la puerta detrás de él mientras mi mirada caía sobre el cuervo negro en la blanca mesa. Rápidamente me dirigí hacia la puerta, manteniendo mis ojos en ella con cautela, como si de pronto pudiera volver a la vida. Mis miembros hormiguearon con urgencia y tenía el aliento caliente y rápido. Mientras me escurrí a través de las puertas del laboratorio, el sol me cegó inesperadamente cuando descuidadamente miré al cielo. Me apresuré a volver a montar la mezcla de información que acababa de recibir mientras Scott llegaba corriendo desde el edificio a través del camino, jadeando desesperadamente. ―¿Estás bien? ―Miró preocupado sobremanera. ―Sí ―me detuve cuando me agarraba del brazo―. Sí, estoy bien, sólo... ―pensé en otra mentira ―quería hablarme del halcón, él se está curando muy bien ahora. ―Yo estaba aturdida. Asintió con entusiasmo. ―¡Oh qué bien! Porque un minuto más y habría irrumpido allí para asegurarme de que no estuvieras muerta en el suelo. ― se echó a reír alegremente de sí mismo. Caminamos a los invernaderos en silencio. Yo estaba demasiado perdida en mis pensamientos para fingir estar interesada en la vida trivial de Scott. Puse la mano en mi pecho mientras entrábamos en el campo, Scott seguía mirando los pastos con cautela.

67

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Edgar sabía lo que estaba en mí, pero ¿cómo?, y ¿cómo me había conocido? Había tantas preguntas que necesitaban respuestas también, yo quería saber por qué. En la clase mi mente estaba inútil. Aunque la semilla de girasol que había plantado un poco más tarde que todo el mundo era ya un brote de tres pulgadas, no me había preocupado. Cuando el maestro me preguntó, simplemente me encogí de hombros, aunque me sorprendí realmente por el extraño suceso. Estaba frustrada de que Edgar ahora se preocupara de repente por mí. Él había sido quien me salvó en el prado, pero entonces, ¿cómo? ¿Cómo era también el cuervo, y por qué había matado al cuervo que me estaba amenazando? Estos hechos eran difíciles de creer, y su rostro, su atracción absoluta eran increíbles. Después de que las clases hubieron terminado no fui con Scott a la cafetería y volví al laboratorio de Edgar pero ya estaba cerrado. Mis esperanzas de encontrar mis respuestas hoy se desvanecieron rápidamente. A pesar de mi miedo mental para estar a su alrededor, no me pude resistir. Nunca me había sentido atraída por los chicos, nunca traté de tener cualquier tipo de relación calculando el tiempo que se demorarían en ver mi extraña actitud. Pero Edgar era diferente, algo en él se sentía tan atractivo, tan profundamente atractivo, y además, él ya sabía que yo era extraña. Caminé decepcionada de nuevo a mi cabaña, donde me acosté. Saqué mi nueva información y rápidamente descorrí el campo en mi brumosa memoria. Añadí al pájaro muerto mientras trataba de recordar los eventos. Había tres cosas que figuraban en la escena: La primera era que el cuervo espía no había entrado en el campo de la vida que había crecido alrededor de mí. Era como si las flores me protegieran. En segundo lugar, como yo había caído y me había paralizado dolorosamente, la hierba alrededor de mí había muerto en realidad. Eso había parecido muy extraño, sobre todo porque nunca había sucedido. Y en tercer lugar, el hecho de que había sido Edgar quién me salvó, Edgar que, de alguna manera, se convirtió en el cuervo. Meditaba las pruebas y no encontré nada para justificar su aparición. La frustración pasó sobre mí mientras tiraba el periódico por la habitación, golpeando la pared de madera con un golpe profundo. Lancé mi cabeza en la almohada enojada, deprimida de que todavía no sintiera nada. La oscuridad de la noche me rodeó desapercibidamente mientras me quedaba dormida.

68

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mi mente estaba de nuevo en el campo oscuro, pero para mi horror, todo estaba sin vida. Todas las hierbas y flores silvestres se habían marchitado y los árboles no eran más que palos quemados medio salidos del suelo. Estaba horrorizada, todo el mundo parecía estar muriendo y yo me sentía desesperada por salvarlo. Al mirar hacia el borde del claro, vi de pie a Edgar allí. Sus ojos eran oscuros como el ébano y no había sonrisa en su rostro. Lo llamé desesperadamente, pero no se movió. Se quedó allí inmóvil y oscuro en su enojada belleza, parecía estar en trance. Cuando me miré a mí misma de repente me quedé boquiabierta. Mi cuerpo no era más que una niebla transparente. Yo era un fantasma, invisible y sin alma, y cuando el viento se levantó, de repente yo estaba volando por los aires.

69

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

e desperté bruscamente en la oscuridad de mi habitación, encontrándola extremadamente oscura y silenciosa. Escuché con atención alguna señal de lo que me había despertado, cualquier tipo de rumor, pero allí no había nada. Mis ojos se dispararon sobre la habitación, tratando de respirar tan silenciosamente como fuera posible mientras permanecía inmóvil. Ya se estaba formando el sudor en mi frente. Mis pesadillas eran feroces como si una puerta a mi temor y a mi miedo se hubiera abierto. Sentí por mi cuerpo el alivio de que yo todavía estaba aquí. De repente, se oyó un ruido extraño como de pies arrastrándose y mis ojos rápidamente saltaron a la esquina donde escuché un aleteo. Mi corazón se aceleró como en una carrera mientras miraba a través de la oscuridad hacia el lugar del sonido, esperando que algo se moviera. ―¿Edgar? ―susurré frenéticamente, mi corazón latiendo con fuerza contra mi caja torácica. Mis ojos se quedaron fijos en la esquina mientras las oscuras sombras comenzaban a moverse. Reaccioné rápidamente mientras intentaba encender la lámpara, mis manos temblaban con el interruptor, sin poderlo persuadir de que funcionara. ―Estella, soy yo. Al instante me congelé cuando reconocí la voz de Edgar. Se echó a reír misteriosamente. ―Está bien. ―susurró en un tono tranquilizador―. No quise despertarte, pero al parecer no soy tan sutil como esperaba. Su sombra se acercó a mí y me senté con cautela mientras él se encaramaba al borde de mi cama. Tuvo cuidado de mantener su distancia y me di cuenta que sus ojos capturaban la poca luz que había en el cuarto, brillando hermosamente como los de un

M

70

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

gato. Se me cayó el cable de la lámpara y me volví hacia él, mis movimientos lentos y medidos. Podía oler su invitadora esencia como una ola sobre la cama y la respiré profundamente antes de reaccionar. ―Me has asustado ―susurré con ira mientras finalmente exhalaba. ―Lo siento. ―Se disculpó de nuevo, había un tono de burla en su voz ―. Sólo necesitaba venir a verte. Impresionada por el comentario, fruncí el ceño, sintiéndome violada. ―¿Me estabas mirando? ―pregunté con furia. Se rió ―no, acabo de llegar. ―Se movió un poco y mi ritmo cardíaco se aceleró―. Aunque no es una mala idea. ―Vi el destello de sus dientes al sonreír. Todavía estaba tratando de entender por qué estaba allí. ―De acuerdo. ―Hice una pausa―. ¿Entonces por qué necesitabas verme? ―pregunté a la defensiva. Suspiró. ―Tengo que irme por unos días, sólo hasta el domingo. Escuché con atención, preguntándome qué tenía que ver conmigo. ―Sólo necesitaba comprobar cómo estabas antes de irme, asegurarme de que estuvieras bien. ―Su voz estaba llena de sinceridad. ―Estoy bien ―Escupí bruscamente. No necesitaba que me protegiera. A pesar de mi atracción hacia él, algo en mí todavía no confiaba en él, sobre todo ahora que había irrumpido en mi habitación. Rió de nuevo, el sarcasmo llenando su voz. ―Sí, se ve como que sí. Crucé mis brazos a la defensiva, mis ojos por fin se ajustaron lo suficiente como para distinguir su silueta perlada en la oscuridad. Una parte de mí estaba extrañamente decepcionada de que se fuera, pero no iba a admitírselo. ―Sólo… ―suspiró de nuevo seriamente ―. Solamente no vayas al bosque de nuevo, no hasta que yo vuelva. ―Sus ojos brillaron lejos de mí y pude ver que miraba las ventanas―. Hay cosas en las que no se puede confiar. ― se movió un poco―. Si no tuviera que salir, no lo haría, pero es importante. Asentí.

71

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Se puso de pie y caminó hacia la puerta. ―Sólo prométemelo, ¿de acuerdo? Quédate aquí, cerca de la gente. Tomé una respiración profunda antes de contestar, mi cabeza llena de preguntas que yo había pensado hasta ese día. ―Lo prometo. Exhaló, una sensación de alivio cruzó sus ojos y su cara. ―¿Necesitas algo? Ya sabes, ¿antes de irme? ―se quedó completamente inmóvil con la mano en la manija de la puerta. Su solicitud fue extraña y comenzó a hacer que me preguntase eso mientras un pensamiento me vino a la cabeza. Un brillo astuto llenó mis ojos y mis labios se curvaron en una sonrisa vengativamente falsa. Me dio una mirada estúpida, sabiendo que estaba actuando. ―¿Qué es? ―tenía una sonrisa perspicaz en su rostro. Me incorporé con entusiasmo, ―Sólo quería preguntarte una cosa. ― asintió mientras yo buscaba las palabras exactas. ―Yo sólo necesito saberlo. ¿Qué es exactamente lo que sabes de mí? ―espeté, sonrojándome ante la, de alguna manera, extraña pregunta. Caminó hacia mí lentamente. ―¿Qué sé yo? ―Hubo una risa en la parte posterior de su garganta y su mirada cayó sobre la mesita de noche donde agarró la carta enmarcada en voz baja. Sus dientes como diamantes en la oscuridad. Lo miré fijamente mientras se volvió y se la llevó a su cara, tocándola suavemente con la mano. Yo estaba tratando de leer la extraña expresión que vino a su rostro, pero con la poca luz que había, era difícil de decir. ―Estella… ―contempló con atención las palabras de la nota―. Tú eres increíblemente única. Yo ni siquiera puedo comprender hasta qué punto. ―Puso el marco suavemente sobre la mesa, y luego me miró nuevamente ―. Hasta que te des cuenta... Me incliné hacia delante con atención, colgada de sus palabras.

72

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Se había detenido bruscamente. ―Lo sabrás, Elle, te lo prometo. Cuando tenga más tiempo, voy a explicarte todo esto. ―me miró con adoración―. Simplemente no es el momento ahora mismo. ―La forma en que dijo mi nombre era como si lo hubiera dicho un millón de veces. La frustración llenó mi mente y se me cayó mi falsa actuación. ―Bueno ―Quería instarle a que me contara más, pero conociendo su terquedad supe que era imposible―. Pues bien, dime alguna otra cosa. ―espeté con urgencia, tratando de mantenerlo aquí un poco más. Mi mente inmediatamente saltó a la pluma y la forma en que había sido como armaduras diminutas, cortando mi dedo como una maquinilla de afeitar. Pero no podía encontrar la forma correcta de sacar el tema a discusión, por lo menos, así que rápidamente pensé en algo más en mi intento femenino de oírle hablar un poco más. Oí su respiración fuerte constante mientras esperaba pacientemente, ―¿Qué más quieres saber? ―Enarcó las cejas con curiosidad. Miré mis rodillas, recogiendo mis uñas tímidamente. ―Bueno, esta es un poco infantil, pero… ―hice una pausa, mirando hacia atrás hacia él mientras su cuerpo se cernía sobre mí ―, Nadie parece saber qué edad tienes, solo quiero saberlo porque pareces muy joven. ―Contuve la respiración sabiendo que era una pregunta tonta, pero seguía siendo una de las que más me había desconcertado durante todo el día. Una risa bulliciosa llenó la cabaña. ―De todas las cosas que podrías haberme preguntado… ―rió entre dientes un poco más―. ¿Elegiste preguntarme eso? ―Sus ojos brillaban―. Sabes que pudiste haberme preguntado cualquier cosa, estoy de humor para responder con la verdad. Me maldije a mí misma por no hacer la primera pregunta mientras él me miraba profundamente a los ojos. Empecé a dudar de mí misma. ―Sí ―dije con timidez. Se dio cuenta de mi ego dañado mientras inclinaba la cabeza hacia abajo, hacia mí, su rostro a escasos centímetros del mío y su aliento me bañaba el rostro elocuentemente.

73

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Para ellos ―sus ojos color ópalo brillaban―, soy bastante viejo, sin embargo, mi aspecto parece joven. ― vio el shock en mi cara―. Pero para ti, Estella, somos de la misma edad. Le di una mirada confusa mientras se ponía de pie con la espalda recta, alcanzando el bolsillo de su abrigo y sacando de él una pluma brillante. Me maldije aún más mientras él me la entregaba. Ahora habría sido el momento perfecto para preguntar. Lo miré con reproche mientras que con cautela arranqué la pluma de su mano enguantada, examinándola de cerca y evitando al mismo tiempo tocar su afilado borde. De repente, se volvió y caminó rápidamente hacia la puerta. ―Sólo quédate sana y salva, Estella y trata de volver a dormir. Abrió la puerta y volvió la cabeza para mirar hacia fuera, yéndose en una carrera. Mientras observaba, totalmente asombrada, se produjo un repentino estallido de conmoción y los pasos se convirtieron en un aleteo cuando la puerta se cerró de un golpe duro detrás de él. Di un respingo al oír el ruido, alentando mi respiración para reducir el tiempo de las ondas superficiales en el pecho mientras me quedaba mirando la puerta por un momento. Traté de procesar su invasión repentina mientras miraba hacia donde la nota de mi madre estaba enmarcada, sentada en la oscuridad. Encendí a luz, era lo mismo que siempre había sido. Los bordes arrugados todavía desiguales como si se tratara de un centenar de años. La dosis de adrenalina de repente se desvaneció y mis nervios se aquietaron mientras me senté en silencio, leyendo las palabras fatídicas una y otra vez. Atentamente había tratado de encontrar el significado de las palabras de la forma que él lo hacía, algo que estaba oculto en su interior. En sólo unos pocos días mi vida había cambiado drásticamente, convirtiéndome en algo mucho más de lo que había esperado. Pensé que aquí sería suficiente desafío y cambio para mí, dejando de lado el encontrar un nuevo mundo lleno de misterio y una extraña especie de novio que era mitad humano y mitad algo no del todo claro. Puse el marco sobre la mesa, tirando de las mantas hasta mis ojos y le di al interruptor para encender la luz para que mi visión se adaptase. La calma fue creciendo en mí, hasta el punto de que no era demasiada calma. Había sonidos distantes, unos pocos grillos y me consoló. Había aprendido que mientras ellos cantaban, nada malo iba a suceder.

74

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Poco a poco, el sueño se arrastró de vuelta a mí y ya no pude obligar a mis ojos a permanecer abiertos. Caí en mis sueños y volví de nuevo a la pradera, pero esta vez, para mi alivio, estaba en plena floración.

El clima era más caliente que en otoño, ahora más como las temperaturas a mediados de verano. A medida que mis ojos miraron alrededor del sueño brumoso, todo lo sentía a salvo y mi cabeza estaba en calma. En cuanto me asomé bajo mi cuerpo, me sorprendí de repente por la sensación de calor en el pecho. A medida que mi mirada filtraba todo, Edgar entró en el campo. Me di cuenta al instante, no sólo a la vista, pero en mi corazón. Sonreí verdaderamente mientras una sensación que nunca había conocido de repente estalló en mi alma, la intrusión me hizo tomar aire mientras luchaba para reconocer la sensación. Mientras se acercaba, trajo una mano a mi cara, sintiendo una lágrima sobre mi piel suave cuando me di cuenta que era feliz. Estaba casi encima de mí y la sensación de calor en el pecho era más fuerte que cualquier cosa que yo hubiera sentido nunca.

De repente, todo se disipó mientras la luz de la mañana crecía rápidamente dentro de la cabaña, llamándome para que me despertara. Abrí los ojos y la tristeza rodó sobre mí como una ola pesada. Para mi pesar, la felicidad que había sentido había sido sólo un sueño. Me senté, más cansada de lo que me había sentido desde que llegué a la universidad y me froté los ojos ferozmente. La luz del día había llegado y yo exhalaba fuertemente, decepcionada de que el sueño hubiera desaparecido, pero aliviada al descubrir que era sábado. Esperaba con impaciencia el hecho que hoy finalmente podría tomar mi tiempo tan esperado. Tiré mis piernas hacia un lado, las bajé poco a poco, arrastrando los pies a la cocina donde algunos paquetes de muestra de café se posaban junto a la cafetera pequeña. Encendí el agua, mientras laboriosamente bombeaba fuera de la llave y en el portavasos. Como ya había encendido la máquina, el olor de los granos llenó el pequeño espacio mientras me arrastraba hasta el cuarto de baño. Me volví en el agua para tomar la primera ducha que había tenido en días, aunque realmente no la necesitara. Yo estaba siempre limpia, siempre perfecta, y eso me molestaba. Entré en el agua tibia con cautela, respirando con dificultad a medida que ganaba el coraje para sumergir la cabeza bajo la ducha. Hoy, como todos los días, mi alma estaba tan vacía como lo había estado siempre. Lo sentía por mi sueño, tratando de volver a la sensación de felicidad que me había imaginado. Mientras luchaba para sacarlo de mí me sentí frustrada y enojada. Le di

75

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

una patada en la dura pared, enfurecida con mi vida. Respirando con dificultad, obligué a mi innecesario enojo a disminuir y puse mi cabeza en el agua otra vez, aceptando mi destino. Mientras la furia ardiente me dejaba, la melancolía tomó su lugar dándome cuenta de que Edgar se había ido. El familiar cosquilleo que había sentido hacia él era débil, donde quiera que estuviera era demasiado lejos para que yo lo sintiera. Corté el agua, incapaz de manejar la temperatura mucho más tiempo. Cogí una toalla y salí de puntillas de nuevo en la sala, tratando de no tirar agua en el suelo. No había nada peor que ponerse calcetines limpios y, a continuación poner el pie en un charco de la ducha. Busqué en mi maleta unos vaqueros limpios y una camisa, por fin encontrando mis últimos pares. Me vestí rápidamente y me dirigí a la cocina. Agarrando la única taza de mi vacío armario, salté ante el sonido repentino de un insistente llamado a mi puerta. Puse una mano en mi corazón y cerré los ojos, deseando que no fuera Scott, pero sabiendo que no tenía tanta suerte. Me arrastré hasta la puerta, molesta, contemplando al abrirla con una mirada de desprecio en la cara. ―¡Hola!, Cantó. Volteé mis ojos con molestia, lo único que quería era un poco de paz. ―Oh, hola Scott. ―Era evidente mi voz llena de decepción. ―¿Quieres trabajar hoy un poco en la tarea del Profesor Edgar? ―Mis esperanzas de que se fuera a distanciar, por lo menos hasta el mediodía, se desvanecieron cuando entró en mi cabaña, invadiendo mi espacio. ―Uh... ―Vi como él comenzó a buscar por toda la habitación como un perro excitado―. Claro. ―Vaya este lugar es totalmente fresco, un poco de suerte. Su energía era lo que me ponía nerviosa. Lo observé mientras caminaba hacia mi mesita de noche, llegando a mi carta enmarcada. ―¡Hey! ―Grité, lanzándome hacia él y cogiendo sus hombros, girando alrededor de su cuerpo y tirándolo a la cama―. Siéntate, ¿de acuerdo? Me miró feliz mientras caminaba de regreso a la cocina y agarraba mi café para tomar el primer sorbo que había estado esperando. ―Entonces, ¿qué piensas sobre el cuervo? ―preguntó, saltando un poco en mi cama mientras estaba sentado allí―. ¿Cuál es tu teoría?

76

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Pensé por un momento sobre lo que podría sonar lógico. ―Es probable que llegara por barco, alguna línea de crucero o algo así ―espeté sin cuidado. O por arte de magia, que era lo que yo estaba empezando a creer. Scott asintió, contemplando mi teoría. ―Sí, eso es bueno. ―Miró hacia el techo―. Mi teoría es que fue traído aquí por los contrabandistas. ¿Qué piensas? ¿Suena lo suficientemente relevante para convencerlo? Le eché una mirada confiada. ―Oh, sí, creo que sí. Los ojos de Scott miraron sus rodillas. ―Entonces… ―hizo una pausa―. Estaba tratando de preguntarme… Me apoyé en el mostrador, servil a mí misma hacia la pregunta previsible que estaba por venir. Sabía que era sólo cuestión de tiempo, especialmente después de ver cómo la enfermera nos había mirado. ―Así que me preguntaba si querías, a lo mejor, ya sabes, ¿ir de excursión? ¿Cenar conmigo esta noche? ―La forma en que lo dijo me dejó saber que no era normal para él invitar y apreté los ojos cerrados con desdén. Como me temía, él iba en busca de más que nuestra amistad. Me miró con timidez mientras jugueteaba con las manos, mirando hacia abajo a su regazo con nerviosismo. Mi corazón se hundió y me sentí sumamente culpable. ―Oh, eh... Me miró, y por primera vez, creo que finalmente lo entendió. ―Oh, sí lo sé, sólo pensé, tú sabes. ―sonrió con tristeza. ―Lo siento Scott. ―Hice una pausa, incapaz de formular exactamente qué decirle, él era mi amigo y a mí me gustaba de esa manera ―. Es sólo que, yo he sido una huérfana y nunca he tenido amigos antes de... ―dejé de hablar, con la esperanza de que tomaría ese pedacito de información y aceptaría que nunca saldríamos. ―¿Es el profesor Edgar? ―fue su comentario audaz y sabio. Me había tomado por sorpresa y lo miré alarmada, segura de que mi cara lo decía todo.

77

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Él sonrió con dulzura. ―Bueno. ―Por su cara pasó una mirada contenta ―, supongo que eso está bien. ―Se puso de pie y caminó hacia mí―. Los amigos son una buena cosa. ―Sus ojos pequeños y brillantes parpadearon con amor y de repente me sentí con ganas de tirarme de un acantilado por ser tan mala. Tomé otro sorbo de mi café, agradeciendo que hubiera aceptado nuestra amistad. ―Sólo odio que las cosas se pongan raras ¿sabes? ―Me estaba disculpando con él. Asintió mientras me daba una sonrisa tonta, que decía que estaba bien. ―Bueno, ¿qué pasa con el desayuno? ¿Ningún daño allí? ―preguntó a la ligera, su estado de ánimo cambiante. Le di una sonrisa vacía, dándole vueltas a mi café y cogiéndole la mano. ―Perfecto, vamos a hacer eso. Lo saquι de la casa en broma, todav νa tratando de hacerme sentir menos como la mala porque ιl no me gustaba. Mientras caminαbamos a desayunar pensι en Edgar, y me preguntι dσnde estaba. El sentimiento de la separaciσn era extraρo, como si ahora que estαbamos cerca, no se supon νa que nunca nos fuιramos a distanciar de nuevo. Simplemente todo se sentνa tan repentino, tan rαpido, como el amor a primera vista o algo asν de ridνculo. Scott caminaba como si nada hubiera sucedido. Ten νa la esperanza de que con el tiempo finalmente lo entender νa y dejarνa de flirtearme. Abrimos la puerta de la cafeter νa y mirι a mν alrededor en mi intento de tal vez ayudarlo a encontrar una cita, pensé entonces, que me daría algo de espacio y también me perdonaría por ser tan idiota de frío corazón. Yo no era como una casamentera, no en absoluto, pero valía la pena intentarlo. Me sentía tan hermana de él, por no hablar de responsable. Tomamos nuestra comida y tomé la misma mesa de siempre. Escaneé todo con indiferencia, mis ojos se encontraron con una cara mala tras otra, hasta que por fin. ―Así que, Scott… ―me atreví, dándome cuenta de la chica solitaria a mi derecha a sólo unas pocas mesas más. En realidad no estaba segura de a dónde iba con esto, pero se sentía como la solución correcta―. ¿Qué te parece esa chica allí, sentada completamente sola? Seguro es linda, ¿eh? Se sonrojó y yo sabía que lo había sorprendido con la guardia baja.

78

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Sí. ―Saboreó comida en su boca para tratar de evitar la conversación ―. Oh, vamos, sé que me acabas de preguntar por su soledad. ―Me miró fijamente mientras él masticaba desafiante. Parecía herido, pero también parecía estar considerando lo que había dicho ya que rápidamente miraba hacia la chica. Ella era relativamente linda para ser una devoradora de muesli, con el pelo castaño y gafas que enmarcaban muy bien su rostro. ―Ve ahora mismo, va a ser fácil, invítala a comer con nosotros. ―Le insté en broma, manipulando su mente maleable. Él la miró con timidez. ―Supongo que podría. ―Una mirada de confianza brilló en sus ojos ansiosos. Terminó de masticar y se limpió la boca, buscando mi aprobación. Le di una mirada severa, empujándolo un poco. ―Ve ―susurré con ansiedad. Se levantó y se alisó su camisa de Boy Scout sobre sus pantalones y se enderezó sus gafas. Se acercó torpemente y se puso delante de ella. Vi con asombro que empezó a hablar. Yo no podía oír lo que decía, pero de pronto sonrió y me miró amablemente. La vi ponerse de pie y se volvió hacia mí. Me quedé sin palabras mientras estaba boquiabierta, sorprendida de que lograra tal hazaña social. Se acercaron con alegría y una parte de mí deseaba poder ser feliz por este momento también. ―Esta es Sarah. ―Scott estaba radiante―. está muy agradecida por la invitación. Le di mi amable sonrisa falsa. ―Hola Sarah, es que te veías tan sola allá. Ella irradiaba la misma híper energía de Scott y yo estaba orgullosa de haberlos puesto juntos, primero Madre Tierra y luego casamentera. ―Oh, gracias ―sonrió―, estaba empezando a pensar que todo el mundo aquí es frío y cruel. ―Su felicidad era casi enfermiza y no podía dejar de envidiarla. Scott movió su bandeja ligeramente para dar cabida a Sarah en la mesa. Cuando por fin se sentó, ambos se quedaron mirando uno al otro como en la escuela en el día de San Valentín. ―Entonces, ¿cuál es tu nombre? ―preguntó con los ojos llenos de juventud e inocencia.

79

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Miré con incredulidad, encontrándome de repente con la bendición de no sólo uno, sino dos amigos accidentales. ―Estella. ―Dije con confianza, tomando la iniciativa de estrechar mi mano con la suya. Ella la agarró y se tambaleó con fuerza. Era asquerosamente perfecta. ―Ese es un hermoso nombre, Estella. ―dijo ella como si le agradara―. Mi mamá era muy poco creativa. ―dijo con cara descontenta. Hice una mueca, justo lo que necesitaba, otro comentario de mamá enviándome al caos interno. ―Gracias. Scott estaba radiante hacia ella, embobado casi al borde de la rudeza. Le eché una mirada severa y salió de su trance difícil. ―Oh, eh… ―Hizo una pausa, fue como amor a primera vista y yo era sólo un destello en el retrovisor―. Bueno, yo estoy seguro de que Sarah es un nombre bonito. Su sonrisa cursi no me impresionó, pero seguro envió a Sarah a estar en rollos de risas y rubores. Yo los miraba mientras empezaron a hablar con energía, y de repente, me sentí como una tercera rueda y me gustó. Me quedé el tiempo suficiente para ser cortés antes de excusarme estratégicamente. El amor que florecía era todo lo que podía manejar y rápidamente me escapé de la habitación. Caminé rápidamente de nuevo a mi cabaña, emocionada por la soledad. Planeaba un día de lectura, lavandería, y pensar. Estaba decidida a acumular tanta información como pudiera antes de Edgar regresara. Lo necesitaba para asegurarme de que no estaba en mi cabeza, ni ponerme en serio peligro. Esa misma tarde, sin embargo, me encontré en un debate serio. Le había prometido a Edgar que me quedaría fuera del bosque, pero hoy se había prolongado más de lo que me habría gustado y me aburría. ¿Qué importaba de todos modos, si se había ido? Y como él había dicho, el cuervo era una especie extraña de coincidencia y estaba muerto de todos modos. Yo había vivido dieciocho años sin ningún problema, y en lugares mucho más peligrosos que los de aquí, sin duda. Me mordía las uñas con nerviosismo, mirando por la ventana de mi habitación hacia el bosque y con un peso hacia mi lado rebelde. No podía aguantar más, este era mi sábado, mi día a explorar por última vez este lugar por mi cuenta. Mis nervios se crisparon nerviosamente, había una voz dentro de mí que decía ―No‖ …pero a la fuerza la silencié, empujándola a la basura como a la ropa sucia.

80

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Al diablo ―dije en voz alta, cogiendo mi chaqueta y abriendo la puerta, de manera concluyente justo con mi agarre de la manija. Hoy en día, el aire era menos molesto. En el desayuno me había dado cuenta de un cambio en el clima, pero estaba feliz por ello. Estaba acostumbrada a la lluvia constante de Seattle y en ocasiones hasta me gustaba, así que hoy, el tiempo era algo más fresco y agradable. Di un paso hacia abajo en la escalera para ponerme mis botas, notando también que había una brisa fuerte y constante, ya que cayó duro en mi cara. Me quedé con la determinación, exhalando duro mientras entraba en la ruta y hacia el bosque. Pasé la cabaña, esta vez girando a la derecha mientras decidía que el prado parecía demasiado familiar, por no mencionar un poco misterioso. Miré detrás de mí con cautela. Al igual que antes, todavía se sentía como si alguien estuviera allí, pero como el viento frío llegó rápido a mi espalda, me di cuenta de que era sólo su presencia dentro del bosque. Había montones grandes de salvia que salpicaban el suelo y su olor era celestial, como atada a través de mi cara y por mi pelo. Los helechos crujían en el viento furioso, sus curvadas puntas inclinándose al suelo suavemente. Caminé por el sendero por lo que pareció unos pocos kilómetros. Hasta el momento, nada había saltado sobre mí y caí en un ritmo cómodo. El camino recorrido parecía en buen estado y cuidado para caminar, que era mucho mejor que el camino un tanto rústico a la pradera. El hecho de que éste era el camino más visitado me dio una sensación de seguridad. Las cosas malas eran menos propensas a pasar aquí. Metí mis manos fuertemente en mis bolsillos, el viento enfriándolas a pesar de estar cubiertas. Tarareé algo que Heidi tarareaba para mí todas las noches desde el día en que me había recogido. Las plantas absorbían mi voz, ya que felizmente se inclinaban hacia mí, la hierba se encrespaba al cabo como si fueran besadas por el cielo sin sol. Mis huesos se sacudieron cuando el viento azotó los árboles de hoja perenne, tarareando de nuevo para mí en voz alta. De repente, algo muy grande y gris, casi del tamaño de un pequeño avión, voló en silencio a través de los árboles en mi punto ciego. Me detuve, mis pies resbalando sobre la grava y un grito ahogado en mi garganta. Miré a mí alrededor con curiosidad, pero no había nada. Las ráfagas giraban a través de los pinos dejándome sorda y sintiéndome ciega mientras trataba de escuchar. Me quedé allí unos minutos, pero no pasó nada. Con cuidado, seguí caminando, torciendo la cabeza a mi alrededor con cuidado mientras el pelo de mis brazos se paraba, mi sentido de la vista y el olfato alerta de repente. Empecé a tararear otra vez, aunque ahora, hubo un notable escalofrío en mi voz. El camino empezó a girar bruscamente y de pronto vi un pico de rocas sobresaliendo

81

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

considerablemente hacia el cielo a unos metros por delante. Mirando todo, tuve la oportunidad de espiar a través de una abertura en los árboles, capturando el brillo del lago a continuación. Traté de posicionarme de acuerdo con la presa en la cabecera del lago, pero me resultaba más difícil de lo que pensaba mientras miraba alrededor, perdida. Dándome por vencida, empecé a moverme de nuevo hacia delante, el suave murmullo del agua pronto poco audible en la distancia. Pasé alrededor de un árbol grande, atravesando un charco de lodo profundo que se escondía en un bosque de helechos. Me maldije a mí misma mientras me sacudía la tierra, mirando mis botas con ira. Una gran sombra de repente pasó por encima, oscureciendo totalmente el suelo a mi alrededor y alcé de repente mi cabeza, viendo un grupo de ramas sacudiéndose por el paso sobre el lugar donde yo estaba. Mi respiración se aceleró, arrastrándose duro en mi garganta. ―¿Hola? ―pregunté, pero como se esperaba, nada respondió. Estaba enojada conmigo misma por ser tan nerviosa, y rápidamente decidí que no era más que el viento en los árboles. En buena medida, sin embargo, aún corrí por el camino, mirando hacia el cielo con cautela mientras las ramas se agitaban furiosamente por encima de mí. Sabía que probablemente era sólo paranoia, y también sabía que dar la vueltas no era necesariamente una mala idea, pero mi curiosidad en cuanto a de dónde venía el sonido del agua que corría era mucho más dominante. Mi ritmo se desaceleró a una caminata ya que me faltaba la respiración, el sonido corriendo aún más fuerte ahora, como una turbina en un avión que volaba por encima. De repente, mi mente tuvo una breve idea sobre Edgar. Si se enteraba dónde estaba, se enfurecería con seguridad. La forma en que me había advertido a permanecer fuera de peligro era sin lugar a dudas severa, pero ¿qué tenía que perder? Mientras la idea daba vueltas alrededor de mi cabeza, apenas me di cuenta que el camino terminaba y me encontré al borde de un precipicio muy grande, una panorámica de ambos, el lago y el glaciar, enfrente mío. Di un grito ahogado. La belleza era más sorprendente de lo que era desde abajo. Miré a mi izquierda con asombro. Allí, alrededor de veinte metros de distancia, un río se lanzaba ferozmente por el acantilado por encima de mí y caía violentamente en el lago de abajo. Mientras estaba allí, ensordecida por la ira de la naturaleza en la ladera, me sentí al instante desconcertada por su tamaño y el vértigo comenzó a cosquillear en mi mente. Podía sentir los rápidos del río en auge a través de mi pecho, el agua, aparentemente ingrávida caía libre como un montaña rusa.

82

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Hubo otra ráfaga de viento y una nube de niebla sopló sobre mi cara. Hice una mueca ante el frío glacial contra mi piel blanca, alejándome un poco y cubriendo mi cara. Mientras abría los ojos por encima de mi hombro, de repente había algo allí, pero el agua golpeó mi cara dándome una visión borrosa. Era grande y gris, ligeramente brillante, como si estuviera iluminado por el sol. Tenía la altura de un ser humano, excepto por los hombros de gran tamaño que se distorsionaron un poco de manera torpe. Rápidamente, traté de borrar la niebla a la distancia, pero cuando por fin pude ver, lo que hubiera sido se había ido. Una fuerte ráfaga cayó sobre mi cara mientras di un paso atrás, hasta que casi caí por el acantilado. Rápidamente me estabilicé y parpadeé con fuerza. Mi ritmo cardíaco aumentó repentinamente, golpeando firmemente mi pecho. Llevé la mano a mi boca con furia pensado en qué hacer. Era difícil negar que algo realmente me estuviera siguiendo y mi terquedad finalmente falló. Al instante me lamentaba de haber venido aquí. Debería haber escuchado a Edgar. La adrenalina de repente se hizo cargo, pulsando a través de mi cuerpo y de mis miembros mientras me giraba para correr hacia el colegio. Mis piernas estaban golpeando el suelo del bosque mientras el barro salpicaba por todas partes mis jeans, mi mente de repente fugaz mientras oí crujir algo a través de las ramas por detrás y por encima de mí. Miré hacia arriba y vi una sombra acechando a mi alrededor, pero cuando mis ojos por fin se centraron en localizar cualquiera de esas cosas o quienquiera que fuese, se habían disparado aún más hacia el cielo y sólo un alboroto grande de color gris era visible entre los parches de cielo abierto. Puse la mano en mi pecho por el miedo, pero no había sensación de ahogo o debilidad en mi mente. Cerré mis ojos y mis pies corrieron más rápido, me ardía la garganta y mis muslos quemaban. Oí voces delante mío mientras obligaba a mis ojos a abrirse de nuevo, aliviada al ver a dos personas en el camino delante mío. A medida que corría hacia ellos, se volvieron de repente. Sin aliento, me sorprendí al ver a Scott y Sarah que me miraban horrorizados. Insté a mi cuerpo a frenar de repente ya que casi los había pasado de largo, sus miradas estaban atónitas. ―Estella. ―Sarah abrió la boca―. ¿Qué pasa? Luché para recuperar el aliento mientras Scott puso su mano en mi espalda. Mi costado dolía estrechamente y me quedé mirando otra vez el bosque, pero aún no había nada.

83

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―No… ―Luchaba por decir―. No sé... algo... persiguiendo... ―Dejé que mi voz se apagara. Scott y Sarah me miraban horrorizados, sus labios sellados con incredulidad total. La cara de Scott era la más horrorizada mientras me miraba profundamente a los ojos. ―¿Es un oso? ―Esto era absurdo, ¿cómo puede un oso volar a través de los árboles? Pensé cuidadosamente sobre lo que había visto por encima de mi cabeza antes de responder. ―Uh… ―todavía estaba tratando de recuperar el aliento, mirando el bosque detrás de mí sospechosamente―. Uh, sí. ―Exhalé. Era mentira, pero el nivel de peligro era probablemente el mismo. Necesitaba sacarlos de allí, y rápido. Los ojos de ambos se abrieron y los brazos de cada uno cogieron mis codos. ―Tal vez deberíamos irnos. ―La voz de Sarah sonaba temblorosa. Me ayudaron a avanzar, y pronto estábamos caminando rápidamente. Hice una mueca por el dolor en mi costado, tratando de recordar lo que había visto pero no podía conectar las piezas. No se parecía a nada que hubiera visto antes, grande, silencioso y rápido. Finalmente salimos del sendero y vi como la cara de Sarah se relajaba en una expresión de alivio. ―Gracias a Dios. ―Jadeó ella, mientras su cara se curvaba en una sonrisa agradecida. No pude evitarlo, pero también me sentí enormemente aliviada. Scott me miró riendo. ―Recuérdame no ser tu amigo más, ¿de acuerdo? ―él estaba bromeando, pero una parte de su declaración me hizo sentirlo―. Eres un imán para los problemas ―Elle. No te ofendas, pero nunca sentí tanto miedo por mi vida hasta que te conocí. ―No tienes ni idea ―susurré en voz baja. Nunca había sentido tanto miedo como éste tampoco. Miré el rostro de Sarah, con la horrible sensación de que el primer día de conocerme, había logrado volverme loca y ponerlos en peligro. Me pregunté qué pensaban exactamente de mí. Sarah y Scott se estaban riendo ahora y volteé mis ojos. Me pregunté cómo se sentiría ser ellos, pensando que acababan de escapar por poco de un oso cuando en realidad, era otra cosa, tal vez incluso algo mucho peor. Scott me miró con una sonrisa. ―Bueno, ¿qué debemos hacer ahora?

84

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Monopoly4 ―dijo Sarah a la ligera. Mi corazón seguía corriendo. El miedo en mis huesos no se había ido del todo y no pensaba que la amenaza se hubiera ido. ¿Cómo podían estar pensando en estúpidos juegos de mesa cuando había cosas extrañas que estaban ocurriendo en el bosque que nos rodeaba? Deseaba desesperadamente que Edgar estuviera aquí en este momento, necesitaba su consuelo y sus respuestas. ―¡Estella? ¿Estás preparada para jugar? ―Scott me miró con curiosidad. Mis ojos cayeron entre las dos caras alegres. ―Uh… ―Hice una pausa, mi cuerpo seguνa temblando―, creo que debería acostarme. Scott se echó a reír bruscamente. ―Sí, eso es una buena idea, además, empiezas a parecer débil otra vez. Sarah se rió un poco y asintió ―Sí, creo que tienes razón, aunque gracias. ―¿Quizás la próxima vez? ―Scott y Sara se miraron el uno al otro con un destello de alivio. Yo sabía que no querían que me quedara a su lado de todos modos. ―Sí, suena muy bien ―le contesté con voz temblorosa. Dieron la vuelta y comenzaron a caminar por la colina. Dejé escapar un último suspiro aterrorizado antes de partir hacia mi cabaña. Cerré la puerta detrás de mí duramente, maldiciendo por no tener una cerradura. En buena medida me precipité a la silla que estaba sentada junto a la ventana, tirando de ella hacia la puerta y deteniéndola en el mango. Por un momento me sentí ligeramente fuerte, sin embargo, cuando se trataba de fantasmas o fenómenos extraños, como yo había visto en la televisión, técnicamente aún podrían atravesar las paredes. Finalmente me senté en mi cama, pensando que no había manera para mí de controlar esto. Fuera lo que fuera que estaba allí parecía inofensivo, y por otro lado, no me había atacado a pesar de que había tenido posibilidades de sobra para hacerlo. Me estremecí, toda mi vida había pensado que yo era el único monstruo, pero ahora, parecía que yo era uno de los muchos. Suspirando,
4

Monopoly es uno de los juegos de mesa comerciales más vendidos del mundo, producido por la empresa estadounidense de accionistas Hasbro de Rhode Island.

85

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

mi ritmo cardíaco finalmente comenzó a disminuir a medida que reuní el valor para superarlo. Cogí un libro del suelo, con la esperanza de ahogar mi mente en el trance de la lectura...

86

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Después de que dejara a Sarah y a Scott, las cosas fueron mucho más fáciles. Leí mi libro y lo encontré sorprendentemente relajante. Era extraño poder centrarse en la lectura. Estaba tan acostumbrada al griterío de hermanos y hermanas y al estruendo de los coches, siempre llamando mi atención durante la escena culminante. Cuando podía finalmente dormir, mis sueños estaban en blanco, nada como la noche anterior. No había misteriosas y extrañas visitas de Edgar, o cualquier otra cosa, lo cual fue un bienvenido alivio. El incidente por la cascada comenzó a sentirse como una alucinación, la forma de mi mente de hacer frente a todo el cambio. Me incorporé con una explosión de entusiasmo, recordando que hoy Edgar debía volver a la universidad y yo estaba ansiosa por encontrarlo y continuar con el interrogatorio. Había decidido, al quedarme dormida la noche anterior, que mantendría el incidente del bosque en secreto. Era estúpido comprometer nuestra algo más que interesante y fructífera relación demostrando a Edgar que no podía confiar en mí. Era seguro que a su tiempo, las respuestas que deseara también encontrarían su forma de resurgir. Naturalmente, no había sido capaz de desenterrar cualquier suciedad en él ayer como había planeado. La figura gris en el bosque había robado mi atención lejos de Edgar, trayéndome toda una nueva serie de cosas para reflexionar sobre el infinito. Hoy sin embargo, tenía un plan. Se me había ocurrido que la enfermera era inglesa, no es que ser inglés le diera mayor visión sobre los cuervos, pero el cuervo que había estado en la pradera había sido sin lugar a dudas de la misma región étnica. Ella también parecía una veterana aquí, y su comentario acerca de tener otros estudiantes de visita en su enfermería después de los malos encuentros con Edgar, sentía curiosidad.

M

e sentí maravillosamente descansada la mañana siguiente. Había dormido asombrosamente bien en vista de los acontecimientos de ayer.

87

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Era una coincidencia perfecta que a la vez me quitaran los puntos del brazo. Había mirado a escondidas debajo de los vendajes el día después del incidente, sólo para encontrar que ya estaba casi curado, otra cosa extraña sobre mi existencia. Desde que tengo memoria, siempre me he curado muy rápido. Me rompí el brazo en primer grado cuando un chico llamado Andrew estaba bromeando y me empujó a la caja de arena donde estaba jugando, que se convirtió repentinamente en una parcela de flores. Una semana más tarde, mi brazo ya estaba curado. Pero naturalmente, los doctores me hicieron continuar con la escayola por otras tres semanas a pesar de mi recuperación. Simplemente estaban atónitos y lamentablemente lo escribieron en una estúpida revista de misterios médicos. Salté de la cama y fui al cuarto de baño a lavarme rápidamente la cara. Pues mirando hacia fuera de la ventana pequeña, noté que era un día algo aburrido. Las ventanas estaban empañadas y pude sentir un notable escalofrío filtrándose a través de ellas con pequeñas gotas de lluvia que como lágrimas corrían por el cristal. El viento de ayer parecía haber traído el mal tiempo con él. Conseguí vestirme rápidamente anticipándome a la llegada de Scott, pero como pude comprobar nunca llegó. Suspiré con un poco de alivio, pero también tristeza por el hecho de que él y Sarah probablemente habían hecho buenas migas jugando al Monopoly y yo probablemente lo había perdido como amigo y compañero. En cualquier caso ahora tenía mucho tiempo libre para descubrir mi repentinamente compleja vida. Después de perder mitad de la mañana con ese pensamiento, finalmente salí de la cabaña, impulsada por el hambre y una impaciencia para recabar mi información. Anduve por el camino con fuerte decisión hacia la cafetería. La mayor parte de los estudiantes habían venido y se habían ido ya, así que caminé derecha al mostrador y cogí dos manzanas, calculando que guardaría una para después. Mientras mordía a través de la fresca piel quebradiza caminé al exterior, masticando mi manzana en sintonía con los crujidos de mis pasos. Era un poco inquietante el estar familiarizada con la ubicación de la enfermería, sobre todo ya que nunca había llegado allí completamente consciente. Mientras caminaba a través de la puerta, la enfermera Miss Dee miraba hacia arriba alegremente. ―Bien, hola señorita. ―Hola Miss Dee. ―Intentaba ser tan agradable como fuera posible. ―¿Ya todo está curado? ―ella me echó una mirada perpleja y dudosa. Traté de adoptar la misma actitud alegre de Scott.

88

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Sí, creo que lo estoy. ―Intenté sonar alegre. Todo lo que ella tenía que hacer era buscarme en internet. La extensa documentación médica sobre mi lo explicaría todo. ―Mi Dios… ―Hizo una pausa mientras rodaba su silla hacia mí, cogiendo mi brazo suavemente y tomando un pico debajo del vendaje blanco ―. ¡Eres tú! ―Sonaba asombrada y yo no estaba exactamente sorprendida al escucharlo. Me reí, empujando mis capacidades interpretativas a sus límites. Comenzó lentamente a desenrollar los vendajes mientras que tarareaba ligeramente. Trabajé para ganarme su confianza, pensando en lo que podría utilizar para romper el hielo. ―Miss Dee. ―Comencé. ―Recuerda cuando vine aquí por primera vez ¿No? ―ella se echó a reír alegremente. ―Oh querida, yo no creo que pudiera olvidarlo. ―Pensé en la severidad de su respuesta. ―¿Fui la primera en presentarme en tan mal estado? ―se echó a reír otra vez ―Dios mío, no fuiste la primera, pero sin duda la más desfavorecida. ―Tomé mi primer hecho al corazón. Había algo diferente sobre cómo había reaccionado ese día. La falta de aire y la sensación de ahogo en mi pecho no era un ataque de ansiedad, yo lo sabía, pero entonces, si yo era la primera en estar así de mal era probable que el resto de los estudiantes sólo hubiera hiperventilado con miedo, cobardes. Asentí curiosamente, ahondando más en el tema ―¿Cuánto tiempo lleva aquí el profesor? Mantuvo su mirada fija atentamente en mi brazo mientras ella ahora trabajaba para retirar la cinta opaca que estaba cubriendo los puntos negros: ―¡Oh desde que la universidad abrió, hace unos cuatro años! Yo estaba un poco sorprendida. ―Wow, ¿Así que entonces no era más que un estudiante? Sería bastante joven. Ella inclinó la cabeza pensando. ―No. ―Poco a poco retiró la cinta pero la cicatriz ya no dolía―. Él era un profesor entonces también. ― se rió un poco―. Siempre le digo que nunca aparentaría cuarenta años, a él le encanta cuando le digo eso, siempre le da la risa. ―Sonrió con adoración. ―Hm. ―Yo consideraba el hecho, era como si ella me dijera que él nunca había envejecido, pero eso era imposible―. ΏAsν que, usted entonces le conoce muy bien? ―Intenté sonsacar más.

89

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Oh sí, todo el equipo conoce a todo el mundo muy bien. Somos todos bastante independientes, aunque por lo general a él le gusta estar solo en el laboratorio y vive en el apartamento contiguo que ha construido. ―Empezó a cortar cada punto con cuidado―. Wow, extraño, realmente te curas rápido. ―Apenas pude obtener más de ella. Ignoré su comentario respetuosamente. ―Él es siempre tan… ―Me detuve brevemente―. ¿Misterioso? ―me miró fijamente a los ojos, una mirada de conocimiento atravesaba su cara. ―Oh. ―Estaba tratando de comprender―. Es diferente, sí. Pero creo que cada uno tiene sus cosas privadas, trato de evitar hacer preguntas y de todos modos jamás parece tener voluntad para responderlas. Así que, aunque yo le preguntara, dudo que realmente me diera una respuesta. Su respuesta fue vaga, pero no sugería que estuviera escondiendo nada, además estaba alterada por no saberlo. Hizo que me pareciera del tipo chismosa, siempre ansiosa por saber todo. Me dirigí a Edgar, ahora más curiosa por saber por qué estaba aquí en el bosque. ―Así que. ―Mi voz estaba preguntando que yo quería saber más sobre la zona, las cosas no necesariamente estaban escritas en una revista científica o un mapa del guardabosques―. Las cosas son tan hermosas aquí ¿No? ― Mmmm. ―Susurró ella cariñosamente―. ¿No es magnífico? ―Sí. ―Estaba haciendo esto demasiado fácil―. Prácticamente mágico. Me pregunto por qué no hay leyendas escritas sobre estas montañas. ―Hice una pausa, esperando ansiosamente para que ella pillara mi anzuelo. Mi aliento pasó suavemente por mis labios. Me miró, con un aspecto sorprendido y emocionado en su cara: ―¡Oh señorita! ―Exclamó.―. ¡Pero hay toneladas! ―Sonrió y miró de nuevo a mi brazo. ―¿En serio?―le pregunté con sarcasmo, actuando con demasiado interés ―. ¿Cómo cuál? Me encantaría escuchar una. Ella sonrió alegremente. ―Bueno. ―Me cortó otro punto expertamente―. Mi favorita es la historia de los lagos. La miraba curiosamente, actuando como el oyente perfecto. ―Pues cuenta la leyenda que estos los lagos fueron creados por la magia. ―Me echó un vistazo dramático―. Es por eso que el lago se llama Diablo Lake o Devil Lake.

90

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mi frente fruncida en una intensa concentración e interés. ―Dicen que hace cientos de años hubo una pelea aquí, una pelea entre dos seres poderosos. Dicen que esos dos seres eran demonios, aunque algunos se refieren a ellos como los ángeles. ―Tiró el último punto, alcanzando su cajón y sacando una crema cicatrizante que yo sabía que nunca iba a necesitar, mi piel estaría perfecta en tan sólo unos días. Me miró con ansiedad y sonrió, orgullosa de su poder sobre mí en ese momento―. Algunos dicen que estaban luchando por el oro, otros dicen que por el poder, y otros escépticos dicen que se peleaban por las almas. Sus palabras quedaron flotando en mi cabeza, aumentando mi imaginación. Me toqué el pecho, encontrando una coincidencia espeluznante de que el mío se quedó sin alma. ―Lucharon con tanta fuerza que cada uno de ellos se lanzó de un lugar a otro por lo accidentado del suelo, creando los picos altos y profundos lagos que ves ahora, y por supuesto el color. ―La forma en que lo contó me dijo que era la parte más importante―. Dicen que el color era la de su posesión más preciada. La miré con fervor, pero su historia se había detenido. Me senté de nuevo con curiosidad, esta última frase rodando en mi mente. ―Entonces, ¿Cuál era su posesión más preciada? ―le pregunté perpleja. Ella se encogió de hombros, sonriendo feliz. ―Ese es el misterio, lo que hace una buena leyenda, sin preguntas, sin respuestas. ―Indiferencia mezclada en su voz. Me quedé en silencio, sin saber qué decir. Miss Dee me miró de una manera maternal. ―Oh, pero no te preocupes ni pierdas el sueño por esto querida, nadie jamás lo ha descubierto, no en cientos de años. ―Me dio una palmadita en la pierna mientras hacía rodar su silla atrás hacia su escritorio. Volví a poner mi camisa sobre la débil cicatriz. ―Bueno, gracias Miss Dee, por la maravillosa historia. ―Oh, ha sido un placer querida. ―Sus mejillas regordetas se rizaban en una gloriosa sonrisa―. ¡Vuelve pronto! Mi última y angustiosa sonrisa antes de cerrar la puerta detrás de mí, soltando un doloroso suspiro de alivio cuando mi boca reanudó su melancólica pose. No esperaba ganar tanta información tan rápidamente ni me esforcé para archivar una mayor reflexión.

91

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Me encontré de repente yendo magnéticamente hacia atrás al laboratorio. Algo había allí, algo tiraba de mi curiosidad. Me quedé mirando un rato largo todo el camino, pensando qué hacer. Por último, di un paso adelante con una mirada precavida. Cuando llegué a la puerta principal tiré de ella ligeramente, pero no se movió. Sólo ligeramente desanimada, rodeé el edificio, decidida a encontrar una entrada. En su mayor parte, el laboratorio era rectangular, pero el pequeño apunte de la arquitectura sugería que su oficina residía detrás de esas paredes en concreto. Corrí hacia la primera ventana, decepcionada por las persianas que bloquearon mi visión. Probé el pestillo y lo encontré ligeramente cerrado, pero se negó a liberarse. Apresuradamente, di la vuelta a la esquina, en busca de la siguiente ventana. Mi mente borrosa ya había perdido toda la compostura. Corrí hacia ella egoístamente, pero también se negó a permitirme la entrada. Me apoyé en la pared, poco a poco me hundía en el suelo en señal de rendición. Mi respiración era rápida y superficial, la adrenalina pulsando por mis venas. Me obligué a recuperarme y calmarme. ¿Qué estaba haciendo? Repentinamente, giré la cabeza hacia el bosque mientras que una risa gutural profunda se repetía de dentro. Mi ritmo cardíaco no se aceleró como habría imaginado, sino que golpeaba de forma constante en el tono familiar que siempre había tenido. Una figura alta caminó en los árboles oscuros y me apresuré para ponerme de pie, repentinamente sintiéndome sumamente avergonzada. ―¿Pensabas que lo haría fácil? ―Edgar rió maliciosamente, la luz del día cayendo sobre su cara. Comencé a ruborizarme horriblemente―. No te avergüences Elle. ―Caminó hacia mí, su paso seguro―. Puedo entender tu hambre, tu desesperación por saber quién soy. Me temo que no voy a dejarte saber demasiado sobre mí todavía, pero prometo que cuando llegue el momento, lo haré. Lo miré fijamente, aterrorizada de que estuviera enojado conmigo por haber intentado sonsacarle, pero en cambio me extrañó encontrar comprensión. ―¿Crees que debería estar enfadado contigo, no? Pero no lo estoy. ¯Lo miré en estado de shock. Él leía mis expresiones faciales demasiado bien―. Como he dicho. ―Sus ojos brillaban intensamente―. Entiendo. Se acercó a mí, poniendo su cara cerca de la mía, su aliento golpeaba suavemente mis mejillas. ―¿No vas a saludar? ―Una sonrisa encrespada atravesó su rostro.

92

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

La repugnancia destellaba en mis ojos, mientras me separaba de él con cautela, dejándole su espacio. ―No. ―Escupí secamente, alejándome de él con fuerza. Le oí andar pesadamente detrás de mí, ganando terreno hasta que finalmente me adelantó y me detuvo bruscamente en mi camino. ―Mira. ―Su voz era suave y elocuente, me fascinaba como si fuera algún tipo de gas―. No estoy aquí para lastimarte, ya te lo he dicho. ―Me sonrió ligeramente―. Sin embargo, haré que pierdas tu ardiente actitud. ―¿Qué sabes tú de mi ardiente actitud? ―Aspiré bruscamente mientras caminaba a su alrededor, una vez más disgustada y confundida por su observación.Se rió. ―Sé que nunca harás lo que pido, de eso estoy seguro. ―Su voz se arrastraba detrás de mí―. ¿Cómo ha ido tu fin de semana? ―Bromeó, y mi corazón se hundió, él debía saber que yo había entrado en el bosque. Me alcanzó otra vez, parándome implacablemente. ―De acuerdo, así que metí la pata. ―Mantuvo sus manos metidas firmemente en sus bolsillos ―. Se me olvida que no me conoces en absoluto... ―Su voz se quebró apagada. Mis ojos ardían hacia él y noté algo de elasticidad detrás de su mirada fija veteada. Temblé levemente cuando una brisa sopló desde el lago, trayendo un poco de lluvia consigo. ―Escucha. ―Me suplicó―. Permíteme empezar de nuevo. Vamos a conocernos, ¿Vale? Nos quedamos parados allí, nuestros cuerpos trabados en una fija mirada, y continué mi silencio obstinado. La expresión de su rostro bajó solemne y sentí la profundidad de su mirada fija agarrando mi atención. ―¿Por favor? ―su rostro se rasgó maravillosamente y me preguntaba cómo era posible que pudiera hacer a un hombre aparentemente tan poderoso, vacilar. Suspiré implacable. ―Bien. ―Mi voz era cortante y emocionalmente fría, aunque secretamente me gustaba la posición que tenía. Una sonrisa enroscada en su rostro, dejando mi corazón en una dolorosa añoranza.

93

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¿Entonces qué es todo esto? ―escupí, disfrutando de mi terquedad. Él se encogió de hombros. Retrocediendo a mi lado, comencé lentamente a caminar hacia adelante. Rodé mis ojos y lo intenté otra vez. ―¿Cuál es tu trato? ―Mi voz era chillona. Me miró con curiosidad. ―Bueno, yo no soy tan fácil. ―Se rió entre dientes―. ¿Por qué no comenzamos con los nombres? Soy Edgar, Edgar Poe. Lo miré escéptica. ―Sí, muy divertido, ¿Piensas realmente que me lo voy a creer? ¿Qué estás relacionado con el famoso poeta del siglo XIX? Sus cejas se alzaron en desafío. ―¡No realmente! Ése es mi nombre. ―Se encogió de hombros―. Entonces, ¿Cuál es el tuyo? Su rostro parecía decir ―jaque mate‖. Rodé mis ojos con rebeldía. ―Lo que sea. Me dio un gruñido sarcástico. ―Bueno, de todos modos, como ya sabes, soy Estella. ―Me detuve con nerviosismo. Nunca había tenido un segundo nombre, solo el primero ―. Estella Smith. ―Me estremecí por mi falta de originalidad. Él se rió. ―Bueno, entonces, Estella Smith, encantado de conocerte. La forma en que dijo ―Smith‖ me sugirió que sabía que yo me lo e staba inventando. Tomé nota del hecho de que él no hizo ningún esfuerzo para darme la mano. Pensé que tenía algo más o menos que ver con el hecho de que no podía acercarse demasiado, aunque todavía no entendía cómo exactamente eso podía hacerme daño. Caminábamos por encima de la colina a mi cabaña lentamente y estaba asustada de que él se afianzaría en mí cuando llegáramos a la terraza, yo seguía estando impaciente por aprender más. ―Así pues. ―Se detuvo brevemente, y podía ver la maldad regresando a sus ojos―. ¿Te alegra conocerme? Me volví hacia él con cautela. ―¿Qué clase de pregunta es ésa? ―Vi que su cara se hundía y yo repentinamente me sentí mal. Tomé una respiración profunda, finalmente procurando ser civilizada―. Supongo que depende de lo que entiendas como alegre.

94

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Eso no es realmente un sentimiento, tengo mucha experiencia en eso. ―Resopló. ―Sí. ―Agitó sus manos en los bolsillos―. Supongo que estás en lo cierto, así que tú… ―Lo observé mientras trababa de encontrar las palabras adecuadas. ―¿Por lo menos estás aliviada de estar aquí? ―Había encontrado la emoción correcta y tímidamente asentí. Me regaló una sonrisa torcida mientras que mi ritmo cardíaco se aceleraba. ―Bien entonces por lo menos eso es bueno, ¿Verdad? ―me guiñó un ojo y miró el bosque detrás de él, con cautela, aún preguntándome si él sabía que yo había estado allí. Habíamos llegado la cabaña, y como me esperaba, ralentizó su paso hasta detenerse. Se volvió hacia mí. ―Entonces, ahora tengo una pregunta para ti. No quiero ser demasiado presuntuoso. ―Sonrió. Le eché una mirada acusadora. ―No soy realmente el tipo para tener la charla del novio, pero eso ya lo sabes. Supongo, sin embargo, ¿Por qué no? ―preguntó, aunque sus ojos miraban como si ya supiera mi respuesta. Tragué saliva con fuerza, teniendo en cuenta mis opciones. Hacer esto oficial me hacía sentir como si estuviera firmando un contrato, delimitándome con alguien que no estaba muy convencida de que fuera completamente seguro, o que yo incluso realmente lo sabía. ―Yo, eh… Sonrió. De alguna manera satisfecho con mi sorprendida reacción. ―Bien, entonces, bueno. ―Asintió bruscamente. Cerré los ojos hasta encontrarme con los suyos. ―Pero yo ni si quiera… Me interrumpió. ―Sí, pero sé tú respuesta, aunque tú no. Le fulminé con la mirada, rechazando darle cualquier clase de satisfacción. Él se rió entre dientes. ―Así que supongo que es adiós por ahora, ya he dicho suficiente. Me sentía poco entusiasmada mientras que él decía esas palabras. Mi cara se hundió, yo deseaba estar cerca de él, lo hacía ¿Y qué? Un novio era inofensivo, o eso les había parecido siempre a las otras chicas. ―Pero. ―Continuó―. Volveré después. ―Me guiñó otra vez con un ojo brillando intensamente, sacando sus gafas con fluidez de su bolsillo y poniéndoselas sobre su lisa cara. Lo miré con escepticismo mientras que intentaba tercamente darle una fría mirada.

95

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Oh, vamos. ―Reflexionó―. ¿Qué es la vida sin un poco de incertidumbre, un poco de aventura? No te voy a defraudar. Su mueca sarcástica se debilitó. Se volvió precipitadamente, dándome una onda rápida mientras se alejaba rápidamente por la colina, dejándome sin habla. Me quedé allí parada atontada por un momento, intentando buscarle el sentido a lo que me acababa de suceder. ¿Significaba eso que yo era su novia ahora? Yo estaba completamente nerviosa así que finalmente me di la vuelta y volví a mi cabaña. Lancé mi bolso bajo la cama y la manzana extra que había conseguido rodó por el suelo. La recogí mientras sentía que mi estómago se quejaba airadamente. Aún cuando sólo había comido una manzana, mi cuerpo anhelaba profundamente una pizza grasienta, que estaba segura de que no tendrían aquí. Me moví ansiosamente, hasta que cedí, pensando que la cafetería por lo menos podría servir algo que pudiera distraerme, incluso si no había comida. Cualquier cosa que pudiera llevar a Edgar fuera de mi mente y de la forma en que me había sentido en su presencia. Me quejé de mí misma, caminando de regreso por la puerta y cerrándola de golpe detrás de mí. Al abrir de golpe las puertas grandes de la cafetería, oí repentinamente un chillido estridente en la esquina de la sala. Quejándome mientras miraba en la dirección del disturbio. Vi a Sarah saltando de emoción y no me sorprendió. ―¡Elle! ―Gritó mientras todos en la sala se volvían para mirarnos a las dos. Miré a mi alrededor con nerviosismo, mostrando los dientes en un torpe intento de parecer alegre, mis mejillas ruborizadas con absoluta vergüenza. Corrí hacia donde Scott y Sarah, me senté mientras mantuve la cabeza baja esperando que la gente dejara de mirarme. ―Hola Elle. ―Cantó Sarah otra vez mientras me acercaba. Para mi sorpresa, se estaba comiendo un pedazo de pizza, de una redonda y grande que había en el medio de la mesa. ―¿Quieres un poco? ―Me preguntσ, al parecer notando la baba que caνa de mi boca. ―¡Sí! ―Silbé―. ¡Lees mi mente! ―Le di un agradecido guiño y ella parecía asombrosamente orgullosa de sí misma. ―Así que Elle… ―Intervino Scott―. ¿Cómo te ha ido la tarde, más historias peligrosas para la vida? Lo miré con reproche. ―No. ―Mi boca estaba llena de algo que estaba tratando de identificar como queso de soja, pero aún así, siempre y cuando fingiera que era real, eso era todo lo que importaba en ese momento.

96

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Se echó a reír. ―Estaba bromeando. ―Dijo dándome un pequeño empujoncito en el hombro. Tragué. ―Oh, ya lo sé. ―Dije con sarcasmo―. Estaba solo dándote un mal rato ¿Qué hicisteis chicos? Se miraron el uno al otro secretamente y deduje que probablemente no necesitaba todos los detalles. ―Bueno. ―Scott comenzó a ruborizarse―. Ella me ganó al Monopoly, eso es todo. ―Su voz rota sugería otra cosa y sentí una sacudida en mi estómago y el nauseabundo pensamiento de ellos dos dedicados a cualquier clase de intimidad. ―No soportaría un Monopoly. ―Intentaba aliviar el estado de ánimo, lamentando el haber preguntado―. Es demasiado largo, y hay demasiadas reglas. ―Resoplé mientras agarraba otra rebanada de lo que finalmente había identificado como pizza integral de tofu y peperoni. ―Sí. ―Me di cuenta de que Scott intentaba cambiar de tema―. ¿Así que no vas a hablarle a nadie sobre el oso que viste? Me quedé helada. La verdad era que no había ningún oso, pero técnicamente se suponía que había que informar de los avistamientos de modo que otros excursionistas estuvieran enterados. ― Uh. ―Me metí un buen trozo de pizza en la boca, masticando y asintiendo en conformidad. Él sonrió. ―Oh bueno porque si no lo hicieras, lo haría por ti. ― Sí no yo podría. ―Intervino Sarah. Eran como gemelos o algo así. Los callé con un gesto. ―Oh, no, yo lo manejaré. ―Lo último que necesitaba era a ellos hablando de mí y entonces Edgar encontrándome fuera y sabiendo que había estado allí. Él rió. ―Sí, supongo que el profesor Edgar es quien dirige eso de todos modos, tú sabes, puedes tener la oportunidad de preguntarle. Me ruboricé, mi boca cerrada en desafío. ―Solo estoy bromeando Elle, cálmate, pareces absolutamente aterrorizada. ― me dio un codazo y me atraganté un poco.

97

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Sarah nos echó una mirada extraña. ―¿Estella, sientes algo por el profesor Edgar? ―Arrugó la nariz―. Quiero decir, ¿Qué edad tiene él? Mis cejas subieron, sabía la respuesta a eso. ―Oh, aparentemente dieciocho o diecinueve años, yo le pregunté. ―Scott se rió entre dientes con incredulidad. ―¿En realidad le preguntaste eso? ―Su cara estaba roja de la risa―. Elle, tú realmente tienes deseos de morir. Me sorprende que no te decapitara allí mismo. Esta vez fui yo quien empujó a Scott. ―Ay, detente. ―Él rió―. No hay ninguna necesidad de recurrir a la violencia. Los dos estaban riendo ahora y les di una mirada juguetona de indiferencia. Sarah se quedó sin aliento. ―¿Cómo lo hace?, lleva aquí unos cinco años. ―De repente comenzó a contar con los dedos. Me encogí de hombros. ―Buenos genes, supongo. Debe ser el descubridor de la fuente de la juventud. ―Me enorgullecía el haber hecho en realidad una broma por primera vez en la historia. Ambos rieron por lo que dije y profundamente en mi alma sentía un parpadeo que intentaba encender mi felicidad.

98

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

ás me encontré en mi silenciosa habitación. La incertidumbre era irritante y por un momento había deseado desesperadamente no haber dejado a Scott y Sarah tan pronto. Airadamente hojeé algunos libros, pero encontré que no ayudaba. Al atardecer, finalmente renuncié a mantener la calma y salí al exterior, caminado mientras que las estrellas comenzaban otra vez a salir. El continuo tiempo fresco señalaba que el otoño había descendido oficialmente en la universidad y me sorprendí cómo rápidamente todo había cambiado en un fin de semana. Las montañas estaban punteadas de color naranja donde el árbol frondoso ocasional emergió entre los árboles de hoja perenne, pero debido a los crueles inviernos, no había muchos árboles como esos. Miré el lago con curiosidad, pensando sobre la historia que la enfermera Dee me había contado, sobre el color y cómo fue creado. Una parte de mí todavía anhelaba profundamente la compañía de Edgar, pero otra parte de mí no podría ayudar sino a sentirme cautelosa hacia él. Necesitaba averiguar sobre él, y también determinar el propósito que había detrás de su necesidad de ser tan molesto hacia mí. Mis pensamientos cosquilleaban implacablemente mi mente con la idea de que él era alguna clase de diablo mágico. Seguramente no era ningún ángel, no, él era demasiado oscuro para serlo. Un viento fuerte entonces sopló, y noté un olor familiar mientras se congelaban todos mis pensamientos. Cerré los ojos, intentando establecer claramente su origen exacto. Era algo floral, cálido. Oí algunas hojas soplar más allá mientras abría lentamente los ojos. Salté, agarrando mi pecho y jadeando por falta de aire en cuanto Edgar se puso repentinamente delante de mí, apareciendo de la nada. ―Hola ―dijo en una voz pacífica. Lo miré con sorpresa, tragando varias veces, calmándome. Volvió a reír. ―Lo siento, sigo sobresaltándote.

M

99

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Le eché una mirada de reproche. ―Tal vez deberías moverte lentamente, como la gente normal. Quizás haciendo cierto ruido, los pasos son un buen comienzo, o un silbido. Avanzó y se sentó abajo al lado mío en el porche, lo suficientemente cerca para conversar, aunque aún fuera del alcance de sus brazos. ―Pero entonces yo sería como la gente normal ―dijo suavemente―. Y la gente normal es aburrida. Su lenguaje corporal sereno era extraño. Se movía con una fluidez y un poder, que me hacían sentir frágil en su presencia. Me crucé de brazos y miré hacia el cielo oscurecido, millares de estrellas ahora brillaban intensamente sobre nosotros a través del fresco aire. Edgar suspiró. ―¿No es hermoso? ―aspiró profundamente, cerrando pensativamente sus hermosos ojos y bebiendo en el olor de la noche. Asentí con la cabeza, mirándolo de cerca. Su mirada cayó fija en mí. ―Puesto que todavía nos estamos familiarizando el uno con el otro―, una sonrisa torcida cruzó su rostro, estaba disfrutando del pequeño juego que él había comenzado―. ¿Qué piensas de mí? ―me fulminó con una amenazante mirada. ―A decir verdad creo que eres peligroso. ―Mi comentario fue contundente y punzante. Él se rió. ―Tal vez ―se detuvo brevemente―. Pero no para ti. Como ya te he dicho, yo nunca te haría daño. La forma en que lo dijo envió escalofríos por mi espina dorsal. No importaba lo duro que tratara de creer que él nunca me lastimaría, yo simplemente no podía. ―¿Qué? ―Hice una pausa para reunir mis pensamientos dispersos ―. ¿La primera vez que te vi? ¿Por qué me sentí tan...? ―Luché para encontrar las palabras adecuadas. ―¿Débil? ―preguntó Edgar con curiosidad. ―Sí ―comencé a juguetear con el dobladillo de mi camisa ―. Me sentí tan completamente agotada y dolorida ―me puse la mano en el pecho―. Sentía que me ahogaba. Él asintió gravemente, ni una chispa de humor a su cara. ―Es algo entre nosotros, algo poderoso que debía estar preparado para controlar pero que no pude.

100

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Lo miré profundamente, impulsándolo a mirarme a los ojos. ―¿Y sabes lo que es, esa cosa tan poderosa entre nosotros? Disparó sus ojos hacia mí, su esplendor pulsó en mis huesos. ―Sí, lo sé. ―Buscaba mi cara con impaciencia―. Pero no estoy seguro de que estés dispuesta a escuchar por el momento. La frustración ardió en mis ojos. ―Sigues diciendo eso, pero ¿por qué no? ―le dije secamente―. Necesito saber qué soy. No puedo seguir así. ―Era en momentos como éste que me gustaría poder llorar. Edgar me miró sorprendido por mi repentina depresión y lentamente se deslizó más cerca, mientras yo escuchaba el roce de sus pantalones vaqueros contra la madera de la cubierta. Lo vi mirándome por el rabillo del ojo, y noté una profunda tristeza cruzando su rostro. Lentamente, alcanzó mi brazo y mi ritmo cardíaco se disparó. Deslizó un dedo cuidadosamente a lo largo de mi mano e inesperadamente una lágrima cayó de mis ojos. Di un grito ahogado, apresuradamente llevando una mano temblorosa a mi cara con asombro. ―¿Qué? ―Mi garganta se estrangulaba cuando él retrocedió. Disparé mis ojos para enfrentarlo―. ¿Cómo hiciste eso? ―Estaba desesperada, casi al punto de histeria. Él sonrió levemente. ― Esto es lo que quiero decirte, pero no sé cómo hacerlo. Busqué su cara. ―Lo sabes ¿no?, Tú sabes cómo me haces sentir. Sacudió la cabeza. ―No, yo no. Pero esperaba que quizá tú lo hicieras. Pero al parecer no. Fruncí la frente. ―Yo no entiendo. ―Alcé una mano temblorosa hacia él con avidez, y retrocedió. ―Elle, no sabes qué clase de poder posees sobre mí, puedes morir si no tienes cuidado ―me miró con adoración. Mirándolo atentamente, dejé caer mi mano. ―Pero, tú me has tocado ―le dije infantilmente. ―Sí. ―Él miraba a las estrellas otra vez ―. Pero fue difícil. He necesitado una gran cantidad de autocontrol para poder hacer eso. Asentí en conformidad, solemne.

101

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Tú y yo somos opuestos. Algo así como una pila. Hay un lado positivo y uno negativo, pero no significa que vayan juntos de la mano sin problemas. ―Me prendí de sus palabras ávidamente cuando él se encendió ―. Nuestra historia va mucho más allá de todo lo que sabes ―miró mi cara buscando una reacción―. Cuando dije que éramos de la misma edad, yo quería decir... Se detuvo, cuidadoso con sus palabras como si intentara no sorprenderme pero no me importaba nada, la vida no valía nada sin mi sentido de la felicidad. ―Por favor Edgar, puedes contarme lo que quieras, cualquier cosa. ―Su mirada se posó sobre mí y pude ver qué estaba luchando por resistir mi desesperación. ―Es sólo que nosotros hemos estado aquí mucho tiempo, si no en cuerpo, entonces en alma. Deseo profundamente que puedas recordarlo todo. ―Vi el vacío en sus ojos―. Pero ésta es una de las consecuencias que esperábamos y era un riesgo que tuvimos que tomar. ―No sabía exactamente lo que significaba su explicación o lo que significaba ―nosotros‖ pero tenía la certeza de que por primera vez no me sentía fuera de lugar, algo acerca de este momento me hacía sentir como en casa. ―Entonces nosotros ¿qué somos? ―le pregunté sin rodeos. Una sonrisa volvió a su cara. ―Bien ―vi su imaginación comenzar a crecer mientras que sus ojos se abrieron brillantes con ese pensamiento ―. Algunos nos llamaban brujos ―se detuvo brevemente, mirando la reacción de mi rostro ―. Pero el término parece cursi, así que intento no utilizarlo. Y hay otros que nos llaman diablos, y otros, refiriéndose a ti, ángeles. Me inclino hacia la palabra única. Suena bastante humano y no parece tan loco. Mis pensamientos fueron rápidamente a la leyenda. ―Diablo Lake ―susurré y él me miró con una chispa de interés. ―¿Te acuerdas de eso? ―preguntó con entusiasmo. Vi dentro de sus ojos cómo la adrenalina se vertía en sus venas. ―¿Qué quieres decir con recordar eso? ―La historia tiene cientos de años de antigüedad, por supuesto que no recuerdo eso. El entusiasmo se descoloró de su cara. ―Acabo de oír la leyenda, sobre cómo se hizo ―agregué en voz baja. Suspiró. ―Bien, sí ―la decepción se apoderó de él―. Tal vez es una buena cosa que no recuerdes ese día, esa fue la última vez que te vi.

102

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mi mente nadaba frenéticamente. ―¿Qué quieres decir? ―Cuando te vi en tu... ―se detuvo brevemente, una mirada extraña le cruzaba la cara ―… vida pasada. ―La manera en que lo dijo parecía confusa. Yo podía ver que había una extraña conexión entre lo que era entonces y lo que soy ahora. ― ¿Qué era yo de ti en esa vida pasada? ―Mis ojos buscaron los suyos pero él miraba otra vez lejos. ―Apenas ―se encogió de hombros ―…un amigo o algo así ―vi una tímida sonrisa rizando a través de su cara y me di cuenta repentinamente de por qué él actuaba tan rápido conmigo, él me había amado. Sonrió. ―Pero eso fue hace años ―fue cambiando de tema―. En este momento tú no me conoces en absoluto. Vamos a hacer algo menos deprimente. ―De repente se levantó, impulsándome a seguirle. ―¿A dónde vamos? ―respiré, tambaleándome a una posición derecha mientras que la adrenalina inhibió mi movimiento. Era alto, algo que realmente no había notado debido a mi fascinación total con su constitución física. ―Deseo mostrarte algunas cosas de tu pasado ―sonaba sincero. Me impulsó a seguirlo mientras que dimos un paseo lentamente por la colina. Lo observaba caminar, su porte listo y dominante. Mi cabeza estaba seriamente revuelta y era duro organizar todas las cosas que me había dicho. No podía creer que fuera una bruja. Él tenía razón, sonaba cursi. No es que fuera verde y estuviera cubierta de verrugas, y hasta donde yo sabía, el agua nunca me había hecho derretir. Caminamos en silencio hacia el laboratorio y comenzó a buscar en sus bolsillos las llaves mientras nos acercábamos. Abrió rápidamente la puerta, invitándome a entrar mientras que la sostuvo abierta para mí. Caminé adentro cautelosamente, esperando en el interior justo mientras que él entraba detrás de mí. Lo seguí más allá de los pasillos de los puestos de trabajo vacíos hasta que llegamos frente la misteriosa puerta de su oficina y que supuse era también su apartamento. Sacó un segundo juego de llaves de algún lugar cerca de su solapa, abriendo la puerta y llevándome al interior. La oficina era oscura pero una extraña sensación de ocupación me superó. Mientras que echaba un vistazo alrededor del cuarto, me sorprendió el parpadeo de media docena de minúsculas luces intermitentes que destellaban frente a mí. Caminó en la oscuridad a mi derecha, sin estar segura exactamente de hacia dónde se dirigía, aunque me figuré que obviamente él lo sabía mejor que yo. Repentinamente, oí un rasguño áspero, una cerilla rígida contra la pared y una luz suave llenó la habitación. Edgar,

103

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

delicadamente, encendió algunas velas y las seis esferas que oscilaban con intenso parpadeo, se convirtieron en tres pares de ojos de pájaro. El primero era el halcón de la clase, puesto juguetonamente en un estante en la parte superior de la alta oficina. El siguiente era el búho, que se encontraba en una percha junto a la ventana alejada, y el tercero era un halcón blanco como la nieve, de una cierta especie, un animal que nunca había visto en su clase antes de ahora. El halcón blanco parecía nervioso en mi presencia, su peso cambiaba de una pata a la otra, en la parte superior de una gran jaula en la esquina. Edgar vio como el halcón blanco se quedó embobado mirándome, con una sonrisa que le cruzaba la cara se acercó y le dio un pequeño empujoncito en su cabeza, agitando sus plumas levemente. Mirando la pequeña habitación me esforcé en encontrar exactamente donde dormía. No parecía en absoluto que él viviera aquí y comencé a preguntarme cuál sería ese lugar. Había un gran escritorio de madera centrado en el espacio, su diseño claramente europeo y también aparentemente pesado. El perímetro exterior estaba revestido con varias perchas y estantes, relleno de suelo a techo con libros polvorientos. Después se trasladó hacia el halcón marrón grande que había visto previamente. ―Éste es Henry ―dijo mientras me miraba atento―. Tú lo has visto antes, y sí, él está agradecido de que estés aquí y agradecido de que hayas protegido sus alas. ―Edgar hizo un gesto hacia el búho―. Y por supuesto éste es Alexander, que lo has visto antes también. ―El búho inclinó su cabeza hacia mí, curiosamente, sus ojos brillantes volteando como una moneda de plata. No hice ningún intento de moverme, tenía miedo de asustarlos. Edgar caminó hacia el tercer pájaro, el halcón blanco. ―Y ésta es Isabelle. ―Él la miraba con una sonrisa suave en su rostro, su mirada fija en mí nunca se rompía ―. Ella es nativa de climas más cálidos que éste, pero entonces otra vez, su dueño era el ser más caliente, así que estuvieron muy bien juntos. Él me miraba con una sonrisa socarrona. ―¿Te gusta que haya regresado? ―La mirada en su cara era de diversión hacia la expresión completamente sorprendida que había aparecido en la mía. Miré fijamente a Isabelle con asombro, ¿Te gusta su regreso? ―¿Ella es mía? ―tartamudeé, nerviosa de estar tan cerca. ―Sí, Elle. ¯Su voz era fuerte, animándome a tomar sus palabras en serio.

104

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Su pequeño pico iba del gris profundo desvaneciendo a un punto blanco como la nieve. Ella parpadeó hacia mí en varias ocasiones, seguía meciéndose hacia adelante y hacia atrás con entusiasmo en su percha. Edgar puso su mano en sus plumas lechosas. ―¿No ves lo feliz que está de verte? Te ha estado esperando durante siglos. Sentía que se me aceleraba el corazón. ―¿Siglos? ―jadeé. Le dio a Isabelle un empujoncito que extendió repentinamente sus alas, empujándola fuera de la jaula y deslizándose abajo hacia mí. Algo dentro de mí me hizo instintivamente extender el brazo y ella aterrizó en él suavemente. ―Yo también ―susurró, y no podría decir si él lo dijo para que lo oyera o no. — Mira —la cara de Edgar estaba encantadoramente animada y sus ojos veteados centellearon maravillosamente—. Ella te ama, no sería correcto impedirlo, por lo que ahora es tuya de nuevo. Mi cara se cayó de la incredulidad. Nunca había tenido una mascota, ya que siempre habían cambiado demasiado drásticamente bajo mi cuidado. Era duro explicar por qué mi nuevo gatito se había convertido y crecido como un gato adulto durante la noche. ―¿En serio? ―lo miré con los ojos abiertos de par en par pero de repente me di cuenta de que la cara de Edgar era algo triste―. ¿Qué pasa? ―le dije frunciendo mi frente con preocupación. Caminó hacia mí lentamente. ―Sólo falta tu sonrisa―. Desvió su mirada hacia el halcón, cerrando los ojos y concentrándose interiormente. Lo miré atenta, perpleja por la mirada de dolor en su rostro. Cuando abrió los ojos otra vez eran de un gris profundo. Caminó hacia mí lentamente mientras que Isabelle se trasladaba a mi hombro. A pesar de su enorme envergadura, ella tenía el tamaño y peso perfecto. Vi como Edgar levantaba una mano hacia mí, dejándola flotar a escasos centímetros de mi mejilla. Mi respiración se aceleró cuando me miró, centrando su mirada en la mía, mientras se mantenía en calma. Mi corazón corría por el miedo, asustado de lo que yo no sabía, con miedo de hacerle daño a él o a mí misma. Poco a poco, con lentos movimientos, llevó su mano más cerca de mi cara y yo cerré los ojos por miedo. Finalmente, su mano tocó mi mejilla y un cosquilleo frío atravesó mi piel. La sensación era tan increíble que la sentía extenderse desde las venas de mi mejilla, a través de mi cara, hasta que llegó a mi espina dorsal. A partir de ahí el calor

105

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

hormigueó filtrándose a través de todo mi cuerpo y algo empezó a parpadear en mi alma. De repente explotó en una bola de fuego y el aliento fue arrancado de mi cuerpo, mis ojos completamente abiertos mientras que miraba profundamente a Edgar. Sus ojos cambiaron de color, de un gris fresco a un azul brillante y la cálida sensación llenó cada vena. Sentí mis labios comenzar a curvarse, la sensación de euforia que mareaba y llenaba mi cabeza. Mi boca arqueada de felicidad e inmediatamente, recordé esa sensación. Por primera vez en lo que parecía toda una vida, estaba sonriendo. Él lentamente se soltó y vi una sonrisa de satisfacción cruzando su cara. ―Esto es lo que echaba de menos ―suspiró elocuente. Sus ojos eran de un impactante azul profundo y yo tenía curiosidad por saber qué era lo que había causado ese cambio más que sutil. Noté que de repente, su respiración parecía forzada. Fuera lo que fuera, lo que le dio la habilidad de hacer lo que hizo, había sido físicamente muy duro para él. Mi sonrisa murió lentamente, igual que la luz de mi alma de nuevo se desvaneció. Mi sonrisa murió lentamente cuando la luz en mi alma se desvaneció de nuevo a la nada. La sonrisa de Edgar también se fue perdiendo. ―¿Qué pasa Edgar? ―Hice una pausa―. ¿Qué es lo que hace que esto me ocurra? Suspiró. ―Es difícil de explicar. ―Caminó a su escritorio donde cogió una manzana que había dejado allí―. Mira. ―Sostuvo la manzana en su mano y observé mientras que sus ojos brillaban con la negra oscuridad que había reconocido en mi primer día. La manzana comenzó a deteriorarse rápidamente como si todos los jugos se evaporaran fuera de ella. Me quedé horrorizada, imaginándome que la manzana era yo, y mi adrenalina fue bombeaba cuando me di cuenta de la letal gravedad de su tacto. Sus ojos de repente brillaron en la oscuridad, mientras volvían al profundo azul que tenían después de que me tocara. ―Aquí. ―Empujó su mano hacia mí. Tímidamente agarré la arrugada manzana. Tan repentinamente como se había desinflado, comenzó a recuperarse y a curar. La nueva piel se reconstituyó como si las manos del tiempo hubieran trenzado un retroceso, volviendo a la manzana a su juventud más madura. Mi contacto, sin esfuerzo, revitalizó la fruta en su totalidad, incluso yendo hasta darle cierta luz, como si fuera brillante. ―¿Lo ves Elle? ―Había una mirada de la desesperación en su cara ―. Tú das vida a las cosas, a todas las cosas ―se detuvo brevemente, bajó su cabeza, desgraciado en su

106

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

existencia―. Yo solo la quito. Eres el extremo positivo de la batería. Yo soy el negativo. Miré fijamente la manzana con asombro, permitiendo disipar la siniestra realidad en que estaba. ―Así que por eso tienes miedo de tocarme, tienes miedo de dañarme, estás asustado por si me matas. Él suspiró. ―Sí. ―Mirándome tocó mi pelo suavemente ―. Pero puedo controlarlo, especialmente con los animales y la naturaleza, e incluso con los seres humanos. Es apenas duro contigo porque el alma que más anhelo es tuya. Una mirada perpleja cruzó mi cara. ―Pero yo no tengo alma. Él de pronto se animó un poco. ―Pero si que la tienes ― una maliciosa sonrisa cruzó su rostro―. Hace mucho tiempo, en tu vida pasada, la ocultaste dentro de mí y sólo tú sabes cómo recuperarla, ni siquiera puedo acceder a ella sin ti. ―Estaba excitado ahora―. Esa sensación que acabas de experimentar, yo no la había sentido tampoco, no desde hace mucho tiempo. Eso es lo que hace que sea tan tentador y tan duro para mi resistir. Lo miraba confundida. Su rostro volvía a ser solemne. ―Pero lo que temo es que nunca recuerdes qué hiciste para ponerla ahí. La única forma de que tengas esa sensación ahora es a través de mi maldito contacto. Lo miré con extrema ansiedad. ―¿Pero por qué la escondí en ti? ―yo estaba profundamente confundida. ―Para salvarte. ―ahora se alejaba de mí, en dirección hacia la pared donde cogió una foto de un pájaro, mirándolo con leve interés. Yo no estaba segura de por qué entregaría mi alma al mismo que pudiera matarla. ―¿Para salvarme de ti? Pero eso no tiene sentido, ¿por qué la escondería en ti? Se volvió a mirarme, sus ojos cambiaban lentamente a un gris azul claro. ―No, para salvarte de otra cosa. Él estaba siendo impreciso y yo podía oír la tristeza que brotaba de su garganta mientras lo decía. Algo había sucedido obviamente. Algo había causado que separara mi mente de mi alma. ―Pero entonces… ―Me detuve. No tenía ninguna idea de qué decir, ya nada tenía sentido. ―Elle ―respiró profundamente―. No estoy completo sin ti, sé que parece una locura y probablemente más de lo que pensabas la primera vez que pusiste tus hermosos ojos en mí, pero es un círculo vicioso, una existencia dolorosa la que hemos vivido.

107

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Asentí obedientemente. ―Estamos unidos por el destino, de por vida. Cuando uno de nosotros muere ―sus ojos se agitaban hacia mí―, es doloroso. Me toqué el pecho mientras que Isabelle permanecía sentada tranquila y quieta sobre mi hombro. ―No estoy seguro de si quieres escuchar la historia, Elle, pero creo que ya es hora de que la sepas ―puso la foto en el estante, volviéndose hacia mí, dando tres pasos adelante. Asentí con impaciencia. ―Sí, yo quiero saber. ―Di un paso adelante, ninguna extraña sensación sobre la intensidad que existía claramente entre nosotros. Yo creía en él, podía sentirlo. Suspiró, uniendo sus pensamientos. ―Cuando tú naciste en este mundo, yo también nací. ―Llevó su mano a su corazón―, al comienzo nosotros éramos un solo ser. Éramos perfectos, felices, fuertes, rápidos, e inteligentes. Pero pronto los dioses se enfurecieron y envidiaron nuestra absoluta perfección. Un día, su cólera se hizo de tal magnitud que nos desgarraron separándonos a todos, y los de nuestra especie fueron maldecidos eternamente a vivir una vida de separación y confusión. Él se paseaba lentamente ahora. ―Una mitad se hizo fuerte, rápida, e intensa, los portadores de la muerte y la guerra. La otra mitad se hizo inteligente, aguda y dotada de vida, y finalmente se convirtió en madre o vigilante de nuestras almas. ―Pero mi mitad, la mitad de muerte, también fue bendecida con poder, y para alguno ese poder se convirtió en una obsesión y tomamos nuestro regalo por sentado. Fueron esas mitades oscuras las que se volvieron celosas de sus parejas y del propietario de su posesión más estimada, del alma, de la luz azul del amor y de la vida. Es por eso que me siento atraído por ti. Elle. No puedo resistirme a ello, pero puedo evitar tomarlo. Pero en realidad somos también almas gemelas. ―sonrió ante esa palabra―. Literalmente. Respiré lentamente, mi cuerpo vibraba liberando en una descarga repentina, todo mi odio, toda mi cólera del pasado, todo estaba justificado. ―Así que, básicamente ―mi voz era baja e intensa―, ¿compartimos la misma alma, el amor? ―Estaba tratando de aclarar su historia de alguna manera. Me miró con un brillo en sus ojos. ―En esencia, sí. Pero también la felicidad. ―Caminaba a su escritorio donde se sentó en la gran silla de terciopelo azul, yo podía

108

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

ahora sentir su agotamiento―. Hace siglos que nosotros imaginamos que habíamos aprendido a vivir unos con los otros, a ser felices, ya que muchos de nuestra especie lo habían hecho también. Aprendí a resistir mi impulso celoso, a matar y robar el alma por mí mismo. Ya ves… ―se recostó en su silla―. Necesito energía para vivir, energía natural. En este momento lo mejor que puedo hacer es absorberlo de las estrellas y la naturaleza. ―Su rostro estaba de repente consagrado como si recordara un día mejor―. Pero, antes de… ―hizo una pausa―, todo lo que tenía que hacer era estar cerca de ti. Lo miré fijamente, mi cuerpo empezó a sudar, la adrenalina impulsada fluía sin diluir a través de mi sangre, esto era lo que siempre había soñado saber y de repente, todo tenía sentido. Su cuerpo estaba tenso. ―No tienes ni idea de quién eres o qué puedes ser ―hubo un fuego en sus ojos mientras hablaba―. Con tu alma intacta, tú serás feliz otra vez ―se sentó en su silla―. Lo que veo ante mi daña mi corazón. No eres más que una cáscara separada de ti misma. Tu piel, tu pelo, solía ser tan brillante y tan vivo. Me acerqué hacia él lentamente. ―Entonces, ¿Cómo puedes ser feliz? ¿Cómo puedes estar bien? ―Había una pasión en mi voz que nunca supe que existía. Si él ni si quiera podía tener acceso a mi alma ¿Por qué estaba tan lleno de vida? Se sentó hacia delante de nuevo, reflexionando sobre mi pregunta. ―Puedo ser feliz, pero soy débil. Cuando pierdes tu felicidad yo pierdo mi fortaleza, ―suspiró―. Estoy cansado Elle, cada día es una lucha. Necesito tu amor, tu vida aportándome energía, no solo tu alma. ―Suspiró otra vez―. Aunque yo quizás pueda parecer feliz ahora, no lo estaba cuando desapareciste. ―Entonces, tu debilidad, es por lo que no pudiste ayudarte a ti mismo la primera vez que me viste ―algo dentro de mí se ceñía más cercano a él, tirando de mí. ―Sí, ―él jugueteaba nerviosamente con un compás en su escritorio ―. Ese primer día en mi clase, con Henry, yo estaba abrumado por la desesperación. Era débil más allá de la aprensión y el hambre era lo que me conducía a intentar matarte, pero entonces... ―Hizo una pausa, sus ojos tristes―. El amor que siento en lo más profundo, te salvó, y me salvó a mí. Si tú mueres yo nunca sería capaz de vivir conmigo mismo, yo no podría hacerlo de nuevo. Me quedé allí un momento, abrumada con los pensamientos. Se incorporó repentinamente, sonriendo con tristeza. ―Creo que es hora de que te lleve a ti y a Isabelle de nuevo a tu cabaña, se está haciendo tarde. Nos sonrió mientras

109

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

que permanecíamos allí, en la vacilante luz que oscilaba de las velas ―. Mis niñas ―susurró suavemente en voz baja.

110

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

l día siguiente me desperté con el ronroneo sutil de Isabelle. Durante la noche se había traslado desde el bastidor de la cama donde la había encaramado, a acurrucarse dentro de mi brazo. Fue una sorpresa ver a un pájaro abrazándose mimosa como ella estaba, pero supongo que no parecía inconcebible que pudiera hacer eso, solo poco probable que una criatura como ella pudiera amar tanto a una persona. Me quedé allí completamente inmóvil, no queriendo arruinar el momento. Pensé sobre la última noche, cómo Edgar me había revelado otro mundo completamente diferente, hechos que nunca había podido imaginar que existieran. Siempre había creído que era la única de mi especie, me sentía absolutamente rara. Aún era muy temprano y una parte de mí se preguntaba sí Scott aparecería pronto o si se había oficialmente olvidado de mí, en su deslumbrado enamoramiento por Sarah. Poco a poco, atraje mi brazo alrededor de Isabelle, moviéndolo gradualmente, ligeramente, como pude. Me deslicé con cuidado fuera de las sábanas y fui de puntillas al cuarto de baño donde cerré la puerta sin hacer ruido detrás de mí y abrí la ducha. Rápidamente me lavé el pelo bajo el agua relajante. Tenía una sensación extra de anticipación en mi sangre hoy, la espesa adrenalina de la noche anterior aún persistía. Estaba impaciente por asistir a clase para ver a Edgar de nuevo. Ahora que entendía nuestra química especial, sentía dolor al estar separados. La cuerda que tiraba de mí hacia él, estaba ahora tironeando en mi pecho más que nunca. Estar con él se sentía como algo de siglos de vida, siglos de algún tipo de confort y conclusión. Sentí el espacio vacío en mi pecho, sentí cómo desesperadamente quería acercarme a él y ser entera otra vez. Dejé escapar un gemido ansioso, necesitaba esa sensación de nuevo. Cerré el agua, salí de la ducha y me envolví en una toalla mientras lentamente abría la puerta. De repente salté hacia atrás, un pequeño grito escapó de mis labios. Parpadeando duro un par de veces, reconocí que la cosa blanca era Isabelle, permanecía en silencio en el suelo delante de mí mirándome con curiosidad.

A

111

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Dejé escapar un suspiro de alivio, por un momento, mi mente había retrocedido a aquél día en el bosque y a la criatura de color blanco grisáceo que me había estado siguiendo curiosa. Me quedé allí, sosteniendo la toalla en mi pecho, mi corazón palpitando ligeramente. Isabelle inclinó la cabeza con cautela mientras se movía a un lado para que pudiera pasar. ―Isabelle ―jadeé―. ¡No hagas eso otra vez! ―Su cabeza inclinada curiosamente hacia el otro lado, mientras se deslizaba atrás, sus garras pulsando y arrastrando contra el suelo de madera lacada. Como yo buscaba algo de ropa, ella saltó a mi bolsa, metiendo la cabeza mientras revolvía por una camisa. Isabelle era diferente a cualquier animal que hubiera visto nunca. Sus gestos eran más como un gato o un perro, en vez de un ave de presa. Me mordió en la mano cuando alcancé una camisa verde. ―Ay, está bien ―la miré con el ceño fruncido―. Escogeré algo diferente. Moví mi mano de la camisa verde a una sudadera con capucha de color rojo y ella mi miró, sus ojos brillaban. ―¿Ésta? ―le pregunté. Sorprendida de que parecía entenderme. Me chasqueó la lengua alegremente, y sopló un poco, casi como una carcajada, pero sin el placer ―¡Vaya, chica, creo que eso es un sí! Me metí la sudadera por la cabeza mientras ella me miraba, la lana tibia hizo que mi pelo se pegara a mi cara por la estática de un clima seco. Cogí la goma del pelo y me anudé una coleta, pensando que ya estaba harta de que se me enredara el pelo con el viento, aunque tenía que admitir que se sentía muy bien. Isabelle pronto desplegó sus alas, suavemente en abanico, hasta que tomó vuelo, aterrizando expertamente en el alféizar de la ventana de la parte posterior de la cabaña y tocando con su pico ligeramente contra el cristal. Me paré, ajustando la sudadera alrededor de mi cintura. Aproximándome, puse mi mano sobre ella ―¿Quieres salir fuera, Isabelle? ―ella inclinó la cabeza hacia un lado, sus pequeños ojos parpadeando mientras pestañeaba rápidamente. Agarré la manija y abrí la ventana, la habitación se llenó de aire frío. Ella parecía mirarme con gratitud y salió, flotando encima de la colina y en la niebla de la mañana. Me encogí de hombros, pensando que sabía lo que estaba haciendo.

112

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

En cuanto desapareció, se produjeron toques familiares llamando a la puerta. Di media vuelta, cerrando la ventana con suavidad y luego arrastrando los pies enérgicamente hacia la puerta. En cuanto la abrí mis ojos cayeron en las dos caras que miraban alegres. ―¡Elle! ―cantaba Scott mientras Sarah sonreía a su lado. Procesé la escena rápidamente, notando el hecho de que ellos oficialmente iban cogidos de la mano. ―¡Hola chicos! ―traté de rezumar entusiasmo, aunque pensé que probablemente sólo parecía una idiota. ―¡Hola! ―tronó Scott otra vez―. ¿Lista para la clase? Sarah me observaba con los ojos felices. ―Sí. ―Corrí a mi cama y agarré la bolsa a toda prisa―. Estoy lista ―cantaba yo. Cerré la puerta detrás de mí, y cogí mis botas mientras que Scott y Sarah ya andaban por el sendero. Me las deslicé con rapidez, buscando a tientas los cordones, cuando de repente me llamó la atención la visión de un pájaro que volaba en el árbol detrás de ellos. Me miró con indiferencia, reconociendo las plumas de color blanco lechoso brillando bajo la niebla de la mañana, un ratón muerto colgando en la boca y un brillo de felicidad absoluta en sus ojos. Isabelle se había rezagado sólo para regodearse de su captura. Puse los ojos en ella cuando de nuevo se alejó por la colina. Mi mirada cayó de nuevo en Scott y Sarah que ahora estaban mirando a Isabelle mientras ella se deslizaba alegremente sobre el lago, disfrutando de su desayuno. ―¡Vaya!―exclamó Sarah―. ¿Qué clase de pájaro se supone que es ese? Vi su mirada de adoración hacia Scott esperando una respuesta, aunque él parecía tener dificultades para darle una. ―Ummm bien ―una mirada confiada cruzó su rostro―. Estoy bastante seguro de que era un búho blanco como la nieve. Su flagrante error era horrible y me mordí la lengua bien fuerte para intentar resistirme a corregirle, viendo lo impresionada que Sarah se había quedado. Una sonrisa atravesó la cara de petulante de Scott, así que me callé y exhalé bruscamente. ―Vale chicos. Vámonos. ―Caminé hacia ellos y los tres retomamos el camino, dirigiéndonos enérgicamente a la clase. La clase fue tan aburrida como siempre. El profesor había terminado siendo del tipo de medio ambiente al que sólo le gustaba oírse hablar a sí mismo. Nunca me habría dado cuenta de que había cinco maneras de explicar el mismo hecho. Eso hizo que pareciera como si realmente supiera más de lo que dijo. Me quedé en la fila de atrás, mis piernas temblando con ansiedad. Miré alrededor de la sala, notando las mismas frías caras contemplando fijamente hacia delante. Eso nunca tuvo sentido para mí. Si era tan horrible, entonces que no vinieran .

113

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Pensé sobre eso por un momento, dándome cuenta de que estaba siendo una hipócrita. En realidad no me gustaba nada de eso tampoco, sólo la clase con Edgar. De repente mis ojos se fijaron en una fresca cara que estaba mirándome por encima del hombro. De pronto me sentí un poco ofendida. Ese chico ni siquiera me conocía y ya estaba resplandeciente. Le fulminé con la mirada achinando los ojos. De repente pareció sorprendido cuando azotó su cabeza de atrás adelante. Intrigada, seguí observándolo. Su ropa no era del tipo normal de abrazar-árboles-salvar-animales. Eché un vistazo a los zapatos, ahora de repente encontraba esa clase más interesante. Llevaba un par de zapatillas de gimnasia, difícilmente los zapatos que te pondrías en un parque de barro, y mucho menos en una tierra salvaje. Sus jeans eran caros y de diseño y su abrigo era de cuero negro, probablemente la única piel de animal masacrada en cincuenta millas. Me miró por encima del hombro otra vez, sus ojos de un bronce intenso. Rápidamente miré hacia otro lado, fijándome en una estantería detrás de él, con la esperanza de que no se diera cuenta. Su cara era fría y perversa, muy similar a todos los demás, excepto que él estaba sorprendentemente pálido. Al instante borré el hecho de que no era otro tipo de Edgar en base a aspecto un tanto desaliñado, motorista rico, pero aún así él no era como todos los demás tampoco. Tenía el pelo castaño, que solo hacía que sus rasgos fueran más agudos. Me fijé rápidamente en cómo de suave y joven era su rostro, el talcoso cutis muy lejos del radiante resplandor que Edgar parecía poseer. Por fin el profesor se despidió y el misterioso recién llegado cayó de mi mente mientras Sarah y Scott me agarraban del brazo y me llevaban fuera. Scott me miró con una molesta mueca en su cara. ―Vaya, Estella, realmente estás pillada con el profesor ¿eh? Le fulminé con una mirada de reproche, mirando a Sarah buscando algún tipo de apoyo. Mientras andábamos hacia la puerta miré por encima del hombro discretamente, al notar que el tipo había vuelto a mirar. Una voz de pronto apareció en mi cabeza y me alarmó. ―¿Qué? ―Como si el chico misterioso lo hubiera dicho en voz alta. Entrecerré los ojos hacia él, frunciendo mis cejas aún más pero él apartó la vista. Eso fue raro, pensé. ―Hey Elle, ¿me has oído? ―Scott estaba sacudiendo mi brazo. Yo asentía, los brazos aún cogidos con los de Sarah y Scott―. ¿Qué?

114

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Scott rodó sus ojos. ―He dicho que tú realmente tienes un flechazo con el profesor Edgar ¿no? ―Suspiró―. Pero era más divertido hace un minuto, lo has arruinado cuando te has quedado contemplando al chico nuevo. Sarah me echó una mueca dulce antes de dar a Scott una mirada atrevida. ―Scott, déjala en paz. Además, Edgar es bastante lindo. ―Una mirada agria atravesó el rostro de Scott, así que Sarah rápidamente lo arregló―. Pero no tan lindo como tú. La cara de Scott se volvió al instante de un vibrante color rojo. La cursilada me dio ganas de vomitar y mis ojos rodaron en disgusto. Estaban susurrándose y riendo el uno al otro ahora, y me aparté de ellos, sabiendo que si tuviera que soportar otra frase tan cursi probablemente vomitaría el desayuno aquí, en la acera. Empujamos a través de las puertas de la clase y fuimos directamente a nuestro sitio. Scott corrió en busca de un tercer taburete para Sarah mientras me senté con ansiedad al otro extremo de la mesa, contemplando fijamente la puerta sintiendo cómo se incrementaba la atracción hacia ella con cada minuto que pasaba. Apenas me di cuenta del aula llena y las voces que zumbaban en voz alta a mi alrededor. De pronto volví a ver al chico nuevo entrar en la sala, miró a su alrededor antes de dirigirse hacia el frente a grandes zancadas, tomando asiento en algún punto intermedio entre la fila dos y tres. Yo estaba mirando fijamente un hueco detrás de él, algo en él era raro, pero esta vez, no miró atrás. Por fin se hizo el silencio y Edgar salió desde su sala y mis ojos se desviaron al instante desde el chico nuevo a Edgar, su rostro más hermoso que la última vez que lo había visto. ―Hola clase ―su voz era atronadora y me sentí satisfecha sabiendo que en realidad no eran tan temible como la mayoría creía. Su mirada estaba fija en la mía y pude ver la felicidad que vivía allí, detrás de su amenazador físico. Llevaba una camiseta térmica de manga larga color negra con pantalones vaqueros y unas impresionantemente bonitas botas negras. Cruzó los brazos sobre el pecho mientras se apoyaba contra el escritorio. Su cabello negro alborotado, pero organizado contra su piel nacarada y prominentes cejas negras. El pálido gris azul de sus ojos me dijo que estaba tranquilo, pero la nubosidad rugiendo me dijo que estaba ansioso también. ―¿Cómo vamos con la investigación sobre la intrusión exterior? ―preguntó amenazante.

115

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Yo no había escrito ni una hoja, imaginando que no tendría absolutamente ninguna utilidad, y en todo caso, él probablemente solo se reiría de mí por mi intento de mentir. Todo el mundo tenía sus papeles dispuestos delante de ellos y él fue de una fila a otra recogiéndolos. Cabeceó hacia el chico nuevo, asintiendo. Cuando llegó a mi fila su boca se curvó ligeramente en una seductora sonrisa y me guiñó el ojo, sus ojos brillantes detrás de sus gafas. Su rostro de repente se volvió enfadado, pero sus ojos me decían lo contrario. ―¡Estella Smith! ―su voz retumbó tan fuerte que hizo eco en mi alma vacía ―. ¿Por qué no traes tu trabajo? Por un momento me sentí confundida, pero como yo lo miraba fijamente, me di cuenta de que me estaba haciendo un favor. Hice algunas respiraciones rápidas, haciéndome pasar por nerviosa más fácil de lo que lo había creído posible. ―Yo… eh… ―balbuceé lo mejor que pude mientras trataba de elaborar mi siguiente actuación―. No me reapareció que fuera relevante. Una divertida sonrisa cruzó su rostro ―¿Estás diciendo que crees que mis enseñanzas son irrelevantes? ―El tono de su voz daba miedo y de pronto vi que no tenía que fingir un ritmo cardíaco elevado. Crucé mis brazos con aire de suficiencia ―. Si ―le solté con aspereza. Vi sus ojos brillar orgullosos por mí―. Bien, entonces… ―se volvió bruscamente y se dirigió a la parte delantera de la sala ―. Entonces supongo que tendré que verte después de clase, y no te preocupes, me aseguraré de que todos los otros profesores sepan sobre tu impertinencia y tomen nota de mis acciones disciplinarias. Traté de mirar horrorizada, pero realmente estaba inmensamente aliviada. Me había rescatado de una tarde de charlas aburridas. Volvió su atención hacia el resto de la clase que estaba congelada. Todo el mundo estaba aterrorizado y Edgar parecía completamente satisfecho de sí mismo. Scott me dio tal codazo que Sarah miró por encima de su hombro. ―¡Cielos, Elle!. Sabes que hay mejores formas de conseguir una cita ―Sarah le dio un fuerte codazo y escuché su respiración con una mueca por el dolor en su pecho. Si pudiera haber reído lo habría hecho. Le di a Sarah un guiño amistoso cuando ella me miró orgullosa. Pude ver que íbamos a ser algo más que amigas, íbamos a ser las mejores amigas. Después de clase, me senté en mi taburete rígida mientras todo el mundo salía. Mi mirada siguió al chico nuevo, pero él no me miró, hasta que por fin me lanzó una

116

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

mirada un segundo antes de salir por la puerta. Fruncí el ceño, aún sintiendo curiosidad de quién era. Scott me echó una mirada de disculpa mientras Sarah lo arrastraba fuera de los invernaderos. Me saludó con dulzura cuando la puerta se cerró detrás de ella, y finalmente, Edgar y yo estábamos solos. Dejé escapar el aliento que había estado conteniendo cuando Edgar avanzó hacia mí, quitándose las gafas y sonriendo con entusiasmo. ―Para alguien que no puede sentir la emoción ―dijo socarronamente―. Fuiste una muy convincente víctima. Le miré cuando se puso peligrosamente cerca de mí, mi mente completamente en blanco olvidada de todo, derretida, nada. Edgar lentamente rozó el dedo a lo largo de mi mano, una explosión de calor ardía en mi pecho y le sonreí. ―No tienes ni idea de lo bien que se siente ―suspiré. Sonrió suavemente, sus ojos empezaban a oscurecerse. ―Creo que tengo una muy buena idea. ―Sus ojos eran de repente profundos, como una noche azul, mientras me miraba en ellos. Al darse la vuelta comenzaron a recuperarse lentamente―. Creo que estoy mejorando con eso ―dijo―. Con tocarte ―susurró con arrogancia ―. Eso espero. ―Estaba desesperada por sentir de esa manera, ya, para siempre ―. Así que, ahora que me tienes para ti sola el resto del día ¿qué te gustaría hacer? ―Su magnífico cuerpo estaba firmemente delante de mí y yo anhelaba enlazarme en él y sentir sus brazos a mi alrededor. Me encogí de hombros. Miró por la ventana pensando. ―Creo que lo sé. ―Entornó los ojos y una sonrisa cruzó su cara. Haciéndome señas hacia la puerta principal, le seguí obediente. Una vez fuera, giró bruscamente y se fue hacia la colina, me apresuré a seguirlo. Cuando pasamos por mi cabaña me di cuenta de hacia dónde nos dirigíamos y por un momento me sentí insegura. Entramos en el bosque y mis ojos tenían dificultad en adaptarse a la lúgubre oscuridad del día. Edgar se volvió hacia mí, con los ojos brillantes como monedas en ese entorno sombrío. ―Toma mi mano ―suspiró. Me extendió la mano con cuidado, cogiendo la lana gruesa, más suave de lo que había imaginado, bajo mi tacto. Caminamos enérgicamente más allá del refugio donde había descansado en mi primer viaje al campo. Los árboles se dividían, una gran extensión se abrió ante nosotros como una flor. Edgar caminaba con un propósito, obviamente con una misión en un cierto punto de la pradera. De repente, oí los gritos de los halcones sobre nuestras cabezas y enfoqué mis ojos al cielo, viendo a Isabelle y Henry luchando juguetonamente en el cielo.

117

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¿Ellos no se están dañando, verdad? ―le pregunté, mi voz sugería preocupación. Edgar gruñó un poco―. No lo creo. ―Avanzaba a través de la alta hierba mientras se inclinaba hacia mí, una vez más floreciendo mi despertar, como si se tratara de un día cálido y soleado. Mis ojos se dispararon alrededor con cautela, no había habido aún un momento en que entrara en este bosque sin pasar algo horrible. Mientras pensaba en ello, me agarré fuerte de la chaqueta de Edgar, intentando mantenerme lo más cerca posible de su espalda. Cuando llegamos al centro exacto de la pradera, bruscamente se detuvo y se volvió a mirarme, su rostro lucía una hermosa sonrisa. ―Aquí ―dijo sin rodeos, mirando al suelo. Sus ojos estaban intensos, con excitación―. No viniste a este prado ese día por casualidad. ―Vi sus labios santurronamente curvados en una sonrisa, burlándose ―. Esto no era solo un dibujo ―hizo una pausa, acercándose a mí, ahora de pie a pocos centímetros de distancia ―. Fue también el hogar. Mientras decía esas palabras, algo dentro de mí tembló sin que él ni si quiera me tocara. ―¿Hogar? ―respiraba, el ceño fruncido. Nunca había llamado a nada hogar ―. Si ―su voz serpenteaba a través del aire―. Tu casa, donde viviste la mayor parte de tu vida pasada. ―Estaba boquiabierta mirando alrededor del prado arbitrariamente, preguntando exactamente a qué se refería. Se rió de mí, tocándome con su dedo en la barbilla y haciéndome volver mi mirada hacia él, mientras mi cuerpo disfrutaba de la sensación de su contacto. ―Pero, ¿dónde? ―Yo le escaneaba los ojos, mi cuerpo como la mantequilla mientras el renovaba su cuidadoso toque en mi barbilla, su rostro rápidamente radiante de vida. ―Tú confías en mí, ¿no? ―Su media sonrisa era irresistible y me encontré fijándome absorta en sus labios. Asentí, la barbilla todavía hormigueaba por su tacto ―. Cierra tus ojos, Elle. ―Él cerró sus ojos y yo rápidamente le seguí el ejemplo. Me sorprendí cuando lo sentí llegar y coger mis manos, su piel suave y caliente, su agarre firme. Entonces sonreí, mi cuerpo lleno de vida. De repente sentí una ráfaga de viento que nos engullía como un tornado y oí el chasquido de un centenar de árboles romper sus ramas mientras nos rodeaba el remolino. Agarré sus manos con más fuerza, manteniendo los ojos cerrados, con miedo a ver exactamente lo que estaba sucediendo. Tan abruptamente como había comenzado, el viento se restableció y el único sonido era el pesado tic-tac de un reloj en algún lugar a mi izquierda. ―Ya está. ―La cara de Edgar estaba junto a mi oído, su maravilloso aliento cayendo sobre mi mejilla―. Ya puedes abrir los ojos. Estás a salvo. ―Poco a poco fui abriendo los ojos y el calor suave de un millón de velas encendidas bailando ante mi vista. Vi a

118

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Edgar a un paso detrás de mí, sus ojos girando lejos de mi cara, me di cuenta de que luchaba, con las pupilas dilatadas y los ojos completamente negros. Me quedé allí un momento, permitiéndole recuperarse, mientras miraba alrededor de la sala. Finalmente, fue capaz de volver a mirarme otra vez con el rostro calmado ―. ¿Cómo lo hicimos? ―jadeé, aún incapaz de comprender la existencia del nuevo espacio en el que ahora estábamos. La boca de Edgar se curvó en una sonrisa temblorosa, su cuerpo temblaba ligeramente como si hubiera bebido un bote entero de café. Me encontré de pie enfrente del vestíbulo de una casa y cuando miré por la ventana de la puerta principal, el prado en el que habíamos estado permanecía maravilloso en el exterior. Todo lo que mi vista alcanzaba a mirar era antiguo, cada pedacito de antigüedad. Allí había sillas de oro y seda y espejos grabados. Un millón de velas colgadas en vilo de las paredes. El suelo era de mármol oscuro y su brillo era tenue por años y años de uso. El tic-tac que había oído sonaba de un gran reloj de pared que había en el extremo izquierdo de la habitación, dando un ambiente siniestro al espacio. ―¿Cómo es esto? ―tartamudeando, me obligué a encontrar las palabras, no podía entender lo que estaba sucediendo―. ¿Cómo está esto aquí? Edgar finalmente habló. ―Nadie puede ver esto, sólo tú y yo sabemos que está aquí. ―Inspiraba fuertemente, aún me miraba con ojos nerviosos. ―Pero yo no sabía que esto estaba aquí ―repliqué claramente al mirar hacia arriba, a la araña de cristal gigante que colgaba sobre mi cabeza y la escalera en espiral que tenía a cada lado. ―Hice algo dentro de ti ―dijo con franqueza―. Ven, vamos a sentarnos un rato, nos pondremos al corriente y te daré una vuelta por tu casa. ―Su familiar personalidad volvió y su sonrisa otra vez volvió a ser brillante y sarcástica. Juntos nos giramos, viajando a la profundidad de la casa.

119

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

–A

uí tienes ―Edgar empujó un vaso de agua fresca hacia mí. ―¿Incluso hay fontanería? ―pregunté burlonamente. Inclinó la cabeza hacia mí, dándome una mirada de desdén.

―Muy gracioso Elle. ―tragó su agua en tres tragos ―. ¿Así que nada de esto suena familiar? ―se aventuró, curiosamente, dejando su vaso en una mesa cercana ―. ¿Lo hace? Negué con la cabeza, la culpa llenaba mi cuerpo. Pude ver cuánto extrañaba a quien fuera que yo solía ser. ―Oh ―su mirada cayó. Se sentó a mi lado en un sillón antiguo en lo que parecía ser la sala de estar. Inclinó su cuerpo relajadamente en su espalda, flexionando sus músculos a través de su camisa bien ajustada. Las paredes estaban cubiertas con elegantes fondos de escritorio de color rojo oscuro y había objetos de todo tipo, desordenados a través de estas. La gran colección de relojes por toda la casa era alucinante, de todas las épocas de la vida. Había pinturas y cuadros, y filas y filas de estanterías polvorientas llenas de siglos de literatura. Estaba de pie mientras él apoyó la cabeza contra su mano, observando cada movimiento mío. Me acerqué a un estante de la habitación. Había una pequeña ventana en la pared y me di cuenta de que miraba a través de lo que parecía una biblioteca. Volví la mirada hacia la plataforma frente a mí, dejándola de lado mientras corría mi mano a lo largo de la madera aterciopelada. Había objetos de todo el mundo, desde muy antiguos abanicos Chinos, a pequeñas máscaras tribales. Había un poco de papel de periódico antiguo enmarcado y cuando lo miré, fui apenas capaz de distinguir ―brujas de Salem‖ escrito en tinta desvanecida en la parte superior. Miré a Edgar y sonrió.

120

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Sí, pensé que era divertido, los seres humanos, tan paranoicos. ―Parecía divertido, como si lo hubiera mirado todos los días durante años, cada vez encontrándolo más divertido que antes. Finalmente di la vuelta a la sala en su totalidad, sintiéndome más como si estuviera visitando un museo que la sala de una casa en la que había vivido en mi vida pasada. Finalmente me senté en el salón, asegurándome de mantener distancia. Todo el sutil tic-tac de los relojes me provocaba ansiedad. ―¿Edgar? ―dije su nombre a la ligera y se volvió hacia mí, su angelical rostro detrás de sus rasgos afilados―. Si no envejeces, y yo sí, ¿qué pasará? Se echó a reír de repente. ―Tú no envejeces, tampoco ―dijo directamente―, por lo menos, cuando recuperes tu alma ya no lo harás. ―Parecía relajado y contento―. Vas a cambiar Elle, si piensas que eres bella ahora ―hizo una pausa, mirándome en mi totalidad ―, porque sucede que eres hermosa, sólo tienes que esperar a verte más adelante, serás simplemente impresionante. Miré a mi cuerpo, la sudadera roja que Isabelle había elegido para mí no era el conjunto más atractivo o revelador para usar. Miré el estilo natural de Edgar y la forma en que lo hacía lucir sólo más atractivo. Tenía una pierna enganchada a mitad de camino en la silla y un brazo echado sobre la espalda del sillón, la otra mano apoyada en su pierna con sus dedos extendidos fuertemente. Mire la extraña herida en su dedo de la mano izquierda, pero rápidamente desvié la mirada, asustada al darme cuenta de lo que era. Me di la vuelta con la idea de la belleza eterna en mi cabeza, sin vergüenza, deseando poder tener el mismo recurso atractivo sin esfuerzo. No lo necesitaba mucho, en mi apariencia no había esfuerzo, pero, ¿cómo luciría entonces, impecable e impresionante, como Edgar siempre lucía? Asentí, una mirada atónita en mi cara, si estaba destinada a nunca envejecer, entonces, ¿cómo morí en primer lugar? Miré a Edgar, perpleja. ―Pero entonces, ¿cómo fue que incluso nací una segunda vez? ¿Quiero decir, que probablemente significa que morí? Mi corazón de pronto se aceleró mientras él levantaba la mano que había extendido a través de la parte posterior del sillón, alcanzándome lentamente y tocando un mechón de mi pelo que se había escapado de mi nudo y girándolo en sus dedos. Su aroma flotaba en mi nariz encantadoramente y respiré profundo.

121

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―No naciste realmente, al menos no de la manera en la que crees. Se inclinó más cerca de mí, mi cuerpo rígido de repente. Inclinó la cabeza lentamente en los contornos de mi cuello, justo debajo de mi barbilla. Su aliento caliente cayó sobre mi clavícula y congeló mis miembros. Sus labios estaban a sólo un respiro lejos de tocar mi piel y me estremecí. Podía sentir el calor de su cuerpo mientras su cabeza flotaba cerca de la mía. Poco a poco, sin rozar mi piel, llegó su otro brazo alrededor de mi cuello, agarrando mi pelo y tirando de él con ternura de su nudo desordenado, lo que le permitía moverse con libertad. Él entrelazó las manos en este, tirando de él hacia atrás y atravesando mi espalda, dándole la vuelta a mi otro hombro y exponiendo la piel de mi cuello aún más. Luego susurró suavemente, haciendo cosquillas en mi piel. ―Cuando moriste, eventualmente volviste a nacer. ―De repente soltó mi pelo y se apartó. Sus ojos eran de un tono peligrosamente oscuro, de azul marino y su respiración era rápida. Estaba pendiente de cada palabra, mis mejillas ruborizándose por su bienvenida cercanía. Lo observé mientras se sentaba allí. ―¿Cómo morí? ―Mis pensamientos estaban acelerándose, el modo en que él olía, su rostro hermoso, era todo tan increíble. Sus ojos se volvieron lentamente hacia los míos. ―Tú te suicidaste para salvarme, para salvarnos. ―Su voz era suave y aterciopelada mientras tomaba algunas respiraciones profundas, obviamente, luchando por mantener la compostura después de acercarse tan valientemente. Me pasé la mano por mi pelo con cuidado, tratando de no hacer ningún movimiento brusco. El respiró por su nariz, y entonces me miró. ―No puedo resistirme a estar cerca de ti, de tu embriaguez ―él suspiró, todavía inclinándose lejos de mí, todavía tratando de recuperarse. Intenté distraerlo, pensando rápidamente en algo más para decir. ―Pero yo tenía una madre. Ella me dejó esa carta… ―Me apagué de repente al darme cuenta de que todo lo que había creído, era falso. ―Estella ―mi nombre se curvaba de su boca como humo ―. Tú escribiste esa nota, para engañarte a ti misma, para darte falsas esperanzas. La escribimos juntos. ―Sus ojos de repente quedaron fijos en los míos antes alejarlos rápidamente ―. Hace

122

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

trescientos años. ―Él todavía se estaba alejando de mí, tímidamente, evitando mi mirada y observando mi lenguaje corporal cuidadosamente. Un escalofrío me recorrió la espina dorsal por esas palabras. Era todo tan extraño, tan surrealista que este hombre ante mí, este brujo diabólico había sido mi alma gemela. Era tan de ensueño el que yo hubiera compartido tantas cosas de una vida juntos, y surrealista el que yo era la única que no podía recordar. Me sentía drogada, estafada y engañada. Pero lo peor era que lo había hecho yo misma. ―Pero ¿por qué tuve que morir? ―Mi frente estaba fruncida y de repente estaba enfadada. Había sido engañada por una vida maravillosa, una vida de magia y felicidad. Finalmente se relajó, su cuerpo inclinado hacia mí con comodidad. ―Porque no somos los únicos de nuestra especie, hay otros ―él estaba apoyado aún más cerca ahora, con el deseo de estar cerca de una batalla amarga y dulce en su mente. Mi ritmo cardíaco se aceleró mientras lo miraba, sintiendo que mi vida colgaba de un hilo. Echó un vistazo a mis labios, su cabeza inclinándose cerca de mi mejilla. ―Había otro de nuestra especie, olvidado, y él fue a por ti. ―Su voz estaba llena de suspenso y trepidación. Me quedé muy quieta mientras su aliento caía sobre mi oído, su cautivadora voz susurrante. ―¿Él no tenía un alma gemela? ―pregunté con cuidado. Levantó la mano de su regazo a mi pelo otra vez, sus dedos peinando a través de los hilos de seda mientras susurraba en mi oído, su voz como la seda y la miel. ―Él la mató. Las palabras me hicieron estremecerme y me volví bruscamente hacia él, nuestras narices peligrosamente cerca. Su boca se curvó en una media sonrisa y sus dientes brillaron en la luz de las velas. Miré a sus ojos con miedo, de repente dándome cuenta de su poder letal. Su respiración era constante y controlada. ―Él era malvado, mucho peor que cualquiera de los otros, y codicioso. ―Nuestras respiraciones revoloteaban a través de los labios del otro, sus ojos color ceniza en busca de los míos―. Él la mató primero, y luego en su sed, vino a por nosotros, para matarnos uno a uno.

123

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Se inclinó lentamente, su mirada sin parpadear en la mía. Dejé de respirar mientras su nariz rozaba la mía, la fuerte espera me hizo sentir más poderosa que nunca. Mi pecho de repente se llenó con vida y mis pulmones exhalaron el aire con fuerza. Respiré profundamente, deleitándome de la sensación antes de que él se retirara por segunda vez, de nuevo con los ojos brillantes de color azul. Mi pecho se agitaba duramente y él me miraba, encantándome con su influencia sobre mí. ―Éramos los últimos de nuestra especie. ―Su mirada se iluminó brillantemente mientras él parpadeaba―. Estabas asustada más allá de la reparación, por lo que te traje aquí. Lo observé con diligencia mientras mi cuerpo todavía hormigueaba, mis mejillas ardiendo. Echó un vistazo alrededor de la habitación antes de volver de nuevo sus ojos a los míos. ―Sin embargo, él igual nos encontró, y en un segundo brutal, tomaste la decisión de bloquear tu alma dentro de mí, contra mi firme oposición. Hizo una pausa, sus ojos cayendo mientras los vi comenzando a abrirse con dolor. Descansó sus dos manos en su regazo y entrelazó los dedos nerviosamente mientras se obligaba a regresar a la emoción súbita. ―Estabas muriendo antes que yo, tu hermoso y perlado cabello se estaba drenando de su brillo, ―miró a mis cabellos cremosos―. Y como iba diciendo, incluso ahora, no es lo mismo. Sus ojos se llenaron de lágrimas y resistí la tentación de limpiar la que había caído por su mejilla. Él me miró a los ojos. ―Pero sabía que volverías. Todavía había vida en esos ojos azules tuyos ―se detuvo para tomar una respiración profunda ―, incluso entonces. Siempre fuiste tan terca, tan fuerte. Has tenido el deseo inquebrantable de volver. Puso la cara entre sus manos y me senté sin esperanza, el vacío en mí desgarrando dolorosamente a través de mi pecho. Habló dentro de sus puños.

124

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Entonces, cuando él te vio… ―Edgar de repente alzó la vista con una mirada inquietante en su rostro, su ardor en los ojos oscuros, con lo que parecían nubes de tormenta en movimiento―, sólo se rió de mí amenazante, me dijo que ahora no era mejor que él. Me sentí abrumado de repente con un odio que nunca había conocido y yo sentía que mi cuerpo aumentaba de dolor, mientras tu energía comenzaba a dejarte. ―Sacudió la cabeza con pesar―. Lo ataqué con tanta fuerza que esto extrajo la vida de mí rápidamente. La lucha fue brutal, mucho más allá de cualquier cosa que puedas imaginar. Finalmente, salió corriendo como un cobarde, mal herido y sangrando profundamente. Yo también estaba muy mal herido y casi moribundo, pero con el pensamiento de que me salvaste. Sus ojos se calmaron y me eché hacia atrás, sin romper mi triste mirada de él. ―Volé de regreso a ti, tan rápido como mis alas lo podían manejar, pero tu cuerpo se había ido. ―La mirada en su rostro levantaba un bulto doloroso en mi garganta ―. Todo lo que quedaba de tu cuerpo era una pluma. Se puso de pie y se dirigió a una campana de cristal que estaba en la plataforma, el polvo era grueso, por lo que era difícil ver el contenido. Levantó la tapa, arrancó algo de ella con cuidado. Se acercó de nuevo a mí mientras mi boca se abría al simple objeto que asía. ―Esta pluma. ―me la entregó. Tomé la pluma blanca delicadamente entre mis dedos mientras todo discurso fue arrancado de mis pulmones. Sostuve la pluma como si fuera la cosa más preciosa del mundo y su color cambió de repente, convirtiéndose en un vivo blanco. El brillo abrupto se parecía mucho a las perladas plumas negras que Edgar había tenido, con el mismo borde afilado. Fue entonces cuando entendí al instante, mi mirada de nuevo se desvío hacia él. Su mirada nunca vaciló. ―Tú eras el último cuervo blanco ―exhaló profundamente él―. Y eras hermosa. ―La expresión de su rostro estaba profundamente desesperada ―. Fue difícil saber exactamente lo que te pasó. No tenía idea de si alguna vez volverías, pero a medida que los meses se convertían en años, después en décadas, y peor aún, en siglos, comencé a perder la esperanza. No había historia real registrada acerca de nuestra especie, no había manera de saber si alguna vez volverías, pero aquí estás, aún con vida.

125

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Di vueltas a la pluma una y otra vez en mi mano, sorprendida de que este objeto bello hubiera sido mío. ―Pero entonces ¿por qué no soy capaz de ser un cuervo ahora? ¿Es a causa de mi alma? Me miró con esperanza, levantando las cejas, pensando. ―Sí, supongo que es por eso. Hubo un silencio por un momento mientras el conjunto de relojes de pared marcaba en voz baja. Le entregué la pluma de nuevo a Edgar, pero él sólo negó con la cabeza en desafío. ―No, es tuya. ―era terco en su posición contra mí―. Quédatela, tal vez te ayudará. Caminó hacia mí y se arrodilló en el suelo, su mirada se encontró con la mía. Sus ojos eran de un azul suave, como el lago en un día lluvioso. ―Te necesito de vuelta Elle. ―Llegó hacia mí, deslizando sus brazos alrededor de mi cintura, sosteniéndolos suavemente lejos de mi cuerpo como en un abrazo. Incliné la cabeza hacia abajo, su pelo suavemente rozando mis labios. ―¿Qué pasó con el otro mago, después de que escapó? ―exhalé en su pelo y esta vez fue él quien se estremeció. Edgar sacó sus manos de mí, moviéndose fluidamente mientras descansaba de nuevo a mi lado, mirándome con una aprehensión oscura. ―Matthew sigue vivo, todavía vive en Londres. Su nombre envió terror a través de mi corazón como si lo hubiera escuchado antes. ―¿Volverá? ―le pregunté aterrorizada. Edgar suspiró. ―Potencialmente podría, si se enterara de ti. Es por eso que me fui el fin de semana pasado. Lo miré con alarma. ―Ese cuervo, en la pradera. ―Di un grito ahogado―. El cuervo Inglés. Edgar alcanzó mi mano, trazándola suavemente mientras yo cerraba los ojos, sintiendo el calor llegando a mis huesos. ―El cuervo era su espía ―su voz estaba llena de preocupación ―. Matthew sabe algo acerca de ti. Él puede sentirlo, estoy seguro, pero desde Londres, estoy seguro de que no lo tiene muy claro.

126

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Vi como deslizó su mano hacia la mía. Poco a poco la enlazó, suavemente, en mis dedos y me esforcé para no descomponerme, la belleza ardiente en mis venas era gruesa y mi sangre, dio la bienvenida a la droga, gracias a Dios. ―No he visto cuervos ya, pero él debe haber notado que su espía fue asesinado. Cuando fui a explorar la situación el fin de semana pasado, Matthew no estaba actuando extraño en absoluto, sólo muy enfermo, agotado de la vida. ―Su voz era suave y estaba concentrado en el tacto de nuestras manos ―. Los años no habían sido amables con él, estaba envejecido, su piel como cuero y sus ojos como canicas negras. Mi respiración era pesada mientras abrí los ojos y Edgar sonrió. ―Si, debe ser ―suspiró, mirándome a la cara con extraño reconocimiento. Sentí una oleada de un rápido destello de un recuerdo, a través de mi mente, pero nada era comprensible. Sus ojos eran azul profundo y estaba ese calor abrasador que yo no había notado antes. Edgar estaba luchando por aguantar, luchando para defenderse de su deseo de tomar mi alma lejos de mí para siempre. Yo deseaba desesperadamente estar más cerca, sin embargo, necesitaba este sentimiento. Sus ojos se oscurecieron y su frente se arrugó, liberando suavemente su alcance con una mano temblorosa. ―Te amo ―susurró, como si no me lo estuviera diciendo a mí, pero el fuego ardía en su interior y el destello de una persona que se había iluminado a través de mis ojos. Mi alma poco a poco vaciló de nuevo al negro mientras mi pecho dolía con el dolor de la pérdida. ―¿Va él a volver? ―recobré mi compostura, mirándolo intensamente. ―Espero que no, pero si lo hace, te protegeré. Siento que soy más fuerte que él, aún, pero si está lo suficientemente desesperado, eso puede ser peor. ―Su voz sonaba grave. ―Entonces tienes que enseñarme a ser yo otra vez. ―Mi voz era frenética―. Tengo que ser capaz de protegerme, también. Una sonrisa se enroscó en su rostro hermoso. ―O simplemente tratar de recordar cómo llegar a tu alma de vuelta, que es probablemente más fácil ―se rió―. Eres demasiado terca, no me gustaría tener que enseñarte de nuevo.

127

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Traté de sonreír, pero no llegó nada. El sacudió la mano contra mi mejilla, viendo mi frustración y dándome la oportunidad de darle la respuesta que quería. Cerré los ojos y me apoyé en su tacto, mi corazón finalmente se llenó de color y mi alma brilló con una luz chispeante a través de mi corazón. ―Me alegro de que estés de vuelta Elle. Nunca debí haberte dejado ir. Sólo deseo que hubieras esperado, podríamos haberlo matado juntos. ―Parecía exhausto―. Pero siempre estabas engañándome de esa manera, siempre pensando en mí antes que en tí misma. Tu sacrificio desinteresado y por amor. ―Su rostro estaba repentinamente atormentado y perdido. ―Pero no pienses en eso ―suspiré―. Solo piensa en ahora. El pasado ya pasó, se fue. ―Pensé en mi pasado, el pasado que ni siquiera había existido realmente. Sonrió un poco. ―Sí, fácil decirlo para ti. Miré al reloj y luego al campo oscurecido por las ventanas. Yo no estaba realmente dispuesta a encontrar mi camino de regreso al bosque oscuro en medianoche. Me puse de pie. ―Se está haciendo tarde ―le contesté oscuramente―. Probablemente debería volver. Edgar levantó la mirada hacia la mía y pude ver que se sentía horrible. ―Te llevaré a tu casa ―suspiró él, de pie lentamente. Caminé torpemente a la sala mientras él tomaba una respiración profunda. ―Salir es mucho más fácil que entrar. ―Alcanzó una mano hacia mí y me cogió tímidamente mientras caminaba hacia la puerta. Cerré los ojos mientras él los abría y me llevó hasta la escalinata. Mis pies sintieron la suave cama familiar de la hierba y los abrí de nuevo. Mirando a mi alrededor, la casa había desaparecido por completo como si hubiera sido sólo un sueño. Le oí reír a mi lado en la oscuridad mientras me soltaba la mano. Mirando hacia el cielo, la luna llena se medio ocultaba detrás de una gruesa nube, su luz resplandeciente alrededor de sus bordes, como un pañuelo de papel rasgado. Mientras mis ojos se acostumbraron fui capaz de distinguir la cara de Edgar, ligeramente brillante por el color gris azulado de la luz de la luna. Edgar se quedó mirando la luna, mientras yo lo miraba sólo a él, encontrando sus rasgos exquisitos mucho más sorprendentes.

128

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Sus labios se abrieron y una nube de aliento se lanzó en ondas desde su boca, con fuerza tejiéndose en el aire. Sus dientes eran luminosos y sus ojos brillantes. Finalmente volví la mirada hacia el cielo, de repente sentí sus ojos caer en mí. Lo vi mirándome por el rabillo del ojo, con los ojos ardiendo como fuego. ―¿Edgar? ―giré mi cabeza, encontrándome con su rostro radiante―. No quiero estar sola esta noche. Una media sonrisa creció en sus labios. ―Ahora tú eres la presuntuosa. Aspiré juguetonamente. ―No es así ―grité, haciendo eco de mi voz a través de la hierba. Edgar me puso una sarcástica cara de cachorro. ―Bueno, eso es demasiado malo ―él guiñó un ojo―. Porque si esta noche estás suicida, yo estaría más que dispuesto a obligarte, la muerte probablemente sería el resultado. Lo miré, sacudiendo la cabeza. ―Sí, paso de eso. Caminó hacia mí, la mitad de su cara aún iluminada dramáticamente con la belleza solar. Sacudió el pelo de mi frente, pasando su mano con gracia por mi cara y por mis pómulos, la sensación me hizo reír al instante. La emoción de la risa fue increíble. Nunca había sentido algo así antes, era como un cosquilleo por mi cuerpo y yo era adicta al instante. ―Simplemente no podía quitarte eso. Parecía el momento adecuado para una risa, y sí, siempre estoy feliz con dormir en el suelo. Además, no creo que Isabelle esté demasiado contenta si le robo su lugar tan pronto. ―Su sonrisa cortó a través de su rostro, su boca brillante como un collar de perlas. Una suave brisa soplaba a través de la pradera y me estremecí, de repente asustada por el hecho de que estábamos en el bosque, en la oscuridad. Miró hacia los árboles. ―¿Y bien? ¿Vamos? ―Oh, por favor ―me detuve, mirando en la oscuridad del bosque ―, después de ti. Se rió, de repente dando un paso firme hacia adelante.

129

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Entonces agarra mi abrigo, te mostraré el camino. A mitad de camino, a través del campo se detuvo bruscamente. ―Bien, esto nos va a tomar toda la vida si no puedes ver como yo. Grité mientras él se giraba alrededor, recogiéndome en sus brazos como si fuera un saco de heno. ―Te cargué una vez. Soy capaz de llevarte de nuevo. Vamos a actuar con rapidez. ―Me estaba mirando con cariño, sus hoyuelos lo mostraban ahora ―. ¿Confías en mí, no? Asentí contra su fuerte brazo, sintiéndome de repente tan pequeña. ―Confío en ti. Y con esto, echó a correr. Su paso era la misma prisa suave como cuando él me salvó, casi arrullándome en el sueño, como montar en un coche. Unos minutos más tarde sus pies tocaron la grava y se detuvo, suavemente bajándome mientras él respiraba fuertemente, sacudiendo la cabeza y reagrupándose. ―Bien, eso fue difícil, pero definitivamente valió la pena ―jadeó. ―Voy a decir que fue como una primera clase de vuelo. ―Hice una pausa―. O lo que me imagino que es una primera clase de vuelo. ―Tenía un poco curiosidad por saber cómo podías manejar el estar tan cerca de mí antes, ¿cómo es que no me mataste ese día cuando me cargaste en la pradera? ―caminé hasta mi porche y él me siguió, notablemente distanciado mientras todavía luchaba por despejar su mente. Abrí la puerta de mi cabaña, buscando a través de la oscuridad el interruptor de la lámpara. ―Porque yo estaba más impulsado por el miedo de perderte de nuevo, no el hambre. ―Sentí a Edgar llegar a mí alrededor, encontrando el interruptor inmediatamente. ―Bien, ahora estás presumiendo ―susurré. Se echó a reír. ―Bueno, inténtalo. Puedo ver el interruptor de allí, claro como el día. ¿Por qué luchas? Agarré una almohada de mi cama y se la tiré.

130

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Aquí. Suelo. ―Le señalé la mitad de la habitación. Había al menos una manta de lana, así que no me sentí completamente mal por hacerle dormir allí, aunque yo estaba segura de que no estaba precisamente limpio. Se acomodó en el suelo y hurgué en la maleta ya desbordada con pilas de ropa limpia y sucia para encontrar algo de ropa para dormir. Disparé mi cabeza cuando se produjo un repentino y sutil golpeteo en la puerta y Edgar se sentó. ―Voy yo ―gruñó mientras luchaba por pararse. Abrió la puerta, mientras el sonido de las patas de Isabelle se acercaba, seguida por Henry. Los miré a los dos con una cara extraña. ―Esto es como un zoológico ahora. ―Henry me miró con sus ojos de reproche, pequeños y brillantes. Edgar se rió. ―Creo que si yo fuera tú, no diría eso. No creo que a él le guste ser conocido como un animal de zoológico. Miré a Henry. ―Lo siento. ―Mi voz era sincera y él dio unos golpecitos con sus patas a Edgar mientras él mismo se recostaba en el suelo. Me encerré en mi cuarto de baño y me cambié de forma rápida y me lavé los dientes. Echándome un vistazo en el espejo, me di cuenta de que mi cara parecía notablemente más brillante y el pelo sano. Parecía que lo que fuera el poder de Edgar, ya me estaba cambiando de una manera pequeña. Corrí a la habitación principal y me deslicé bajo mi ropa de cama. Edgar se levantó del suelo y ayudó con la lámpara una vez más, y luego la habitación estaba a oscuras. Escuché atentamente la suave respiración de cuatro inhalaciones alternas, sintiendo por primera vez que ya no estaba sola. Isabelle se arrastró por las sábanas hacia mí desde su posición en el marco de la cama. Busqué en la oscuridad su cabeza, mientras mis ojos se acostumbraban. Dándome vuelta de lado miré el contorno perlado de Edgar mientras se ponía en su espalda, una pierna apoyada y un brazo detrás de la cabeza en la almohada. Tenía los ojos abiertos y mirando hacia el techo. ―¿En qué estás pensando? ―mi voz cortó a través del silencio con dureza.

131

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Edgar se volvió para mirarme. ―Sólo en ti, preguntándome dónde estuviste por tanto tiempo, y por qué has vuelto ahora y no antes. Asentí. ―Tal vez he vuelto porque estaba lo suficientemente sola. Resopló, sus ojos parpadeaban. ―No creo que ese sea el caso, siempre fuiste bastante independiente. No podías soportar la forma en que siempre me cernía sobre ti. Mi conjetura es que dondequiera que hayas ido, probablemente te estabas muriendo por volver. No entiendo qué es lo que te mantuvo allí durante tanto tiempo. Me recosté en mi almohada. ―Hmm. ―Traté de pensar, traté de recordar, pero no había nada. ―Bueno, buenas noches Elle ―la voz de Edgar sonaba cansada. ―Buenas noches, profesor ―reflexioné yo. Edgar se encogió. ―Ahora sí que me siento viejo.

132

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¡Joder! ―susurré con dureza en voz baja. Edgar me miró desde la silla en la esquina. ―No te preocupes, es sólo ese pequeño divertido amigo tuyo, Scott. Está demasiado aterrorizado de mí, eso me parte de risa. ―Su cara se torció maliciosamente y Henry se puso en su regazo mientras él lo acariciaba. ―¡Un momento! ―grité, mirando el reloj―. ¿Por qué no me despertaste? ―siseé. Edgar se encogió de hombros. ―Estaba disfrutando de la vista. ―Le fulminé con la mirada, empujándome fuera de la cama, inconscientemente agarré los pantalones vaqueros y una camiseta negra de algodón de manga larga, que estaban en el suelo. Entré en el cuarto de baño y me cambié rápidamente. Al salir, mis pies retumbaron a través del suelo con frustración y ansiedad. Edgar se limitó a observar con calma, con una provocativa mirada contenida en su rostro. ―¿No deberías estar escondiéndote? ―dije entre dientes. Se rió. ―¿Por qué? No quieres que tus amigos sepan que estás saliendo con el profesor. La mirada en su cara sugería que él estaba disfrutando de esta humillante tortura en la que me estaba poniendo. Aspiré abruptamente. ―Me voy a ir a clase, así que no dejes que nadie te vea salir. No necesito más malas miradas. ―me dio un saludo sarcástico y le gruñí mientras agarraba mi bolsa. Me negué a mirarlo, me dirigí hacia la puerta y agarré la manija enfadada.

S

alté como una flecha cuando Isabelle chasqueó hacia mí furiosa. El desagradable golpe en la puerta había sido inesperado, sacándome de repente de un sueño pesado.

133

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Hasta luego. ―Cantó él―. Sabes, es mucho más fácil ser un profesor que un estudiante, deberías intentarlo realmente. De esa forma hay que hacer mucho menos esfuerzo para parecer normal. Rodé mis ojos. ―Difícilmente te clasifico a ti de normal. ―Y con eso, salí disparada por la puerta. Al instante el frío aire me hizo sentir bien, mientras mis calientes emociones hacían que empezara a sudar. Miré a Sarah y a Scott―. Lo siento chicos. Los dos me miraban sumamente molestos e impacientes. Scott me lanzó un donut con reproche. ―¿Hablas en serio? ¿Tenéis donuts? ―Mi cara estaba excesivamente encantada. Scott lucía un aire satisfecho. ―No, los robamos de la oficina de la enfermera esta mañana. ―Asentí, dándole una inteligente mirada. ―Bien hecho. ―Caminamos cuesta abajo hacia el lago y temblé cuando un fuerte viento azotó a través de mi cuerpo―. ¡Vaya! realmente está empezando a hacer frío. ―Jadeé. Scott asintió. ―Sí, pronto vendrá la nieve. Aquí el tiempo cambia demasiado rápido. Este es realmente un lugar de dos estaciones, primavera y otoño. Asentí. Sarah miraba asombrada a Scott. ―¿Qué sucede cuando la capa de nieve es demasiado alta, sigue habiendo clases? Scott se encogió de hombros ―Esta es un tipo de universidad un tanto extraña. Piensa en ella como en una clase de renacimiento, la gente va y viene según se sienten o lo necesitan. Es sólo un lugar para formular información o generar ideas. ―La atención de Sarah estaba centrada en él―. Pero durante las fuertes nevadas, la mayor parte de nosotros vamos a los terrenos más bajos y regresamos en primavera. Así que, más o menos, la escuela se cierra. Asentí. No sabía eso, pero el pensamiento de regresar a Seattle hizo que mi estómago repentinamente me diera una sacudida. Mi amor hacia mi madre adoptiva era agridulce. Aunque sabía que la iba a echar de menos, realmente nunca había planeado regresar. Llegamos al invernadero justo a tiempo para empezar la clase. La mayor parte de los estudiantes estaban ya allí así que rápidamente nos fuimos a nuestro sitio en la parte de atrás antes de que llegara el profesor. Realmente no había estado

134

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

prestando atención mientras caminaba a través de la muchedumbre. Era obvio que todos me odiaban, incluso antes de conocerme; no necesitaba más miradas furiosas recordándomelo. Bajé la mirada hasta que aterrizaron en las familiares zapatillas deportivas que había visto ayer. Me congelé, mi mirada cautelosamente giró hacia su cara. Los ojos del nuevo chico seguían estando cargados de frustración mientras me miraba fijamente. Me escabullí un poco lejos de él, cruzando los brazos y apretando a Sarah. Me encogí de hombros con impotencia mientras que ella me miraba extrañada. Este nuevo chico había invadido mi espacio sagrado en la parte de atrás de la clase y eso no me gustaba. Creí verlo sonreír burlonamente cuando volvió su mirada de nuevo al frente de la clase. El profesor entró a continuación, tan dramáticamente como siempre y suspiré por la lección que venía. Sentía al chico nuevo mirarme otra vez, su rostro aparentemente más tranquilo mientras lo miraba por el rabillo del ojo. En cuanto el profesor comenzó a canturrear, miré de reojo, finalmente relajando la mirada alejándola de Sarah mientras me empezaba a aburrir. Repentinamente, lo noté inclinado hacia mí y le eché una fuerte mirada enojada. ―Hola. ―Susurró. Su voz era áspera y ronca al pasar por sus pálidos labios. Se echó a reír mientras yo miraba lejos de él, mi cara fruncida con irritación ―. Soy Sam. ―continuó implacablemente. Me hacía sentir incómoda y comencé a juguetear con mi camisa. Parecía mucho más viejo, probablemente más cercano a veintidós o veintitrés. Soltó un bufido. Le eché otra dura mirada. ―¿Cuál es tu problema? ―le dije finalmente ente dientes. Sonrió. ―Ninguno, sólo intentaba hacer una broma. ―Sus ojos ámbar lucían felices y penetrantes. Al explorar su cara, me di cuenta de que iba desvergonzadamente desaliñado y su pelo estaba tan desordenado como ayer. Miré sus ropas, notando que estaba usando la misma chaqueta de cuero y también los mismos pantalones vaqueros. Sarah me miraba de reojo y rodé mis ojos hacia ella. Se rió dándole un codazo a Scott pero él sólo la fulminó con la mirada por su interrupción. Cuando volví la vista al frente, Sam estaba de pronto junto a mí. ―Eso no ha sido muy agradable. ―Bromeó―. Te he visto riéndote de mí. ―Su boca torcida en una sonrisa. Lo miré incómoda. No había pensado que se daría cuenta de mi mueca rodando los ojos―. ¿Así que vas a decirme tu nombre? ―me preguntó con

135

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

voz fuerte. Dejé escapar un resoplido desafiante y me miró con un repentino deseo de saber―. ¿Estella, verdad? ―tenía sus manos a la espalda con indiferencia. Le gruñí. ―¿Cómo sabes mi nombre? ―le susurré. Él miró al profesor para asegurarse de que no se daba cuenta de que estábamos alborotando. ―Simplemente lo escuché por ahí, eso es todo. Es un nombre interesante, aunque pasado de moda. ―Me guiñó un ojo. Retrocedí levemente, mi cara arisca. ―Pues bien, Sam. Entonces no tienes que decirlo, y en realidad lo habría preferido si no lo hubieras hecho. Se rió entre dientes, satisfecho de sí mismo. ―Samuel es mi nombre completo. Si quieres ser justa, es antiguo también. ―Aún tenía su boca torcida con malicia. Actuaba como un idiota, demasiado confiado. De repente se echó a reír como si, de alguna manera, hubiera oído lo que había pensado de él. Miré de nuevo al frente de la clase y miré a profesor con falso interés. Podía sentir a Scott y a Sarah que me miraban pero no me sentía con ganas de escuchar lo que opinaban sobre la incómoda situación. Durante el resto de la clase estuve plenamente consciente de su presencia. Rechacé mirarlo, y a partir de ese momento él no dijo otra palabra más. A pesar de mi obstinación, aún sentía que me miraba, sus penetrantes ojos quemando a través de mi cara mientras que enrojecía horriblemente. Era extraño cómo me miraba, se sentía casi protector y dominante. Cuando el profesor terminó, agarré rápidamente a Sarah y a Scott y los utilicé como escudo contra su avance. Scott me miraba con el ceño fruncido. ―¿Qué fue eso? ―susurró, mirando detrás de él con pesar―. ¿Le conoces de algo? Porque él seguro que parece que sí que te conoce. Me encogí de hombros. ―No puedo imaginarlo. Él no parece el tipo, ya sabes, para estar aquí. ―Caminaba unos pasos detrás de nosotros como un acosador o tal vez un guardaespaldas. Llegamos al laboratorio de las aves, pasó rozándome y se dirigió al frente como una nube oscura silenciosa. Me senté y me volví a Sarah, tratando de ignorarlo. ―Entonces Sarah… ―Comencé―. ¿Dónde irás a pasar el invierno? ―ella parecía algo distraída. ―Uh…―Su cara estaba de repente aterrorizada mientras que miraba por encima de mi hombro.

136

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Me giré, sólo para ver a Sam de repente de pie detrás de mí con una silla en la mano. ―¿Te importa? ―Su voz era grave y profunda, el rostro mostraba una estúpida mueca. ―Sí, me importa. ―Le escupí. Él se inclinó hacia mí. ―Me doy cuenta de que me odias, pero ése no es realmente mi problema. ―Gruñí fuertemente, cruzando mis brazos y obstinadamente negándome a hacer sitio en la mesa para él. Él suspiró. ―De acuerdo, pero sólo porque tú me has obligado. ―Puso dos manos firmes a ambos lados de mi asiento mientras que sus muñecas con su gruesa chaqueta rozaron inapropiadamente mis caderas. Me empujó más cerca de Sarah, arrastrando la silla que chirrió por el suelo, haciendo sitio para su silla, soltó una molesta respiración y se dejó caer en su silla a mi lado. Edgar entonces entró en la sala, su paso rápido, hasta que su mirada cayó en mi cara malhumorada y se detuvo brevemente. Lo miré enfadada mientras que sus ojos saltaron a los de Sam, pero para mi sorpresa, una sonrisa torcida cruzó su rostro. Exhalé agudamente con incredulidad. ¿Qué era eso? Miré a Sam con desdén, pero seguía estando allí sentado con una estúpida apariencia de poder. Giré la cabeza para mirar a Sarah y Scott, buscando algún tipo de consuelo. ―Lo siento chicos. ―Les susurré―. No tengo ni idea de cuál es el problema de este chico. ―Ambos me echaron miradas de total sorpresa y se encogieron de hombros, incapaces de ayudarme a discernir exactamente lo que estaba pasando. ―De acuerdo, clase. ―La voz de Edgar cortó a través del aire como un cuchillo ―. Vuestros trabajos fueron buenos y bien pensados, al menos la mayoría. ―Sus ojos oscuros cayeron en un desaliñado estudiante que inmediatamente comenzó a temblar―. Aunque un puñado de vosotros insiste en cuentos de hadas, todos sabemos que la ciencia es la única explicación. No toleraré respuestas como esa otra vez. Esto no es una clase de escritura creativa. ―El cuerpo del Sam se comenzó a sacudir con risa y Edgar lo miró por encima de sus gafas. Después de un momento sin embargo, él también comenzó a sonreír, como si algún tipo de invisible intercambio hubiera ocurrido entre ellos. A lo largo del resto de la clase, ellos continuaron de forma fastidiosa intercambiando información, lo que hizo que mi irritación creciera aún más. Era como si estuvieran secretamente hablando sobre mí, y eso me hizo encolerizar. Traté de mirarlos a los dos pero me ignoraron y me quedé mirando fijamente sus dos rostros misteriosamente perfectos en una completa confusión. Finalmente, la clase

137

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

terminó y Sam se volvió hacia mí con una mirada feliz en su rostro mientras que la mía aún tenía una mueca por el desconcierto. ―Bueno Estella, fue un placer conocerte. Hasta luego. ―Pero antes de que pudiera pronunciar una palabra se había ido. Sarah y Scott me miraban desconcertados. Vi como Scott se levantaba, pero por el contrario, yo permanecí sentada, profundamente malhumorada. ―¿Te vas a quedar un poco más de tiempo? ―preguntó mientras que una mueca sarcástica cruzó su rostro. Sarah le miró por su comentario de sabelotodo. ―Scott por favor, ¿qué te dije? ―le susurró, su voz ronca y refunfuñó. Él sonrió otra vez. ―Sí, lo sé. ―Hizo una pausa para recobrar la compostura―. Creo que nos veremos más tarde, Elle. ―Y con eso se fueron, sus brazos envueltos alrededor el uno del otro firmemente. Edgar se acercó lentamente, balanceándose alegremente con una mirada de suficiencia en su rostro. ―¿Ya te vas a dar de baja en la universidad? ―suspiró, sentándose en la silla donde había estado Sam. ―¿Qué fue eso? ―finalmente escupí. Dejó escapar una risa profunda. ―Eso fue Sam, ¿no te lo dijo? ―Sus ojos eran brillantes y todavía profundamente divertidos. Aspiré, cruzando los brazos en una mueca. ―Sí, pero creo que es un idiota y también creo que él se me estaba insinuando. ―Edgar se rió de mí incluso más fuerte―. No, lo dudo. ―Ahora ya estaba extremadamente furiosa, mi cara parecía un globo rojo. ―¿Cómo lo sabes? ―grité. Su risa se desvaneció levemente. ―Él ha sido uno de mis estudiantes durante algún tiempo. ―Bueno, pues Scott nunca lo había visto antes. ―Repliqué, mientras la cara de Edgar lucía la misma sonrisa maliciosa que había tenido Sam. ―No, cuando digo algún tiempo, me refiero ―por un tiempo‖.

138

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Tenía la cabeza inclinada hacia abajo, fijando su mirada en la mía, mientras esperaba que entendiera lo que me estaba diciendo. ―Oh ―De repente mi cara dejó de estar enojada cuando me di cuenta del significado de ―por un tiempo‖, que él era también como nosotros de alguna manera, inmortal. ―Bueno. ―Me detuve, estirando mis brazos y poniendo mis manos sobre la mesa ―. ¿Quién es él y por qué está aquí? Edgar inclinó la cara hacia mí, con sus rodillas alrededor mío, mientras que deslizaba mi silla más cerca. Cogió mi pelo de alrededor y detrás de mi cabeza y lo puso sobre mi hombro derecho mientras que se inclinaba a mi cuello. ―Él me está haciendo un favor, pero no es uno de nosotros. Sam es algo más. ―Susurró, su cálido aliento tan cerca de mi piel que mi cuerpo comenzó a anticipar la explosión de la vida. En ese momento sentí su nariz rozando un punto justo bajo mi mentón. Se deslizó por mi cuello muy despacio, y finalmente presionó sus labios contra el borde de mi clavícula. Mi mente estaba en blanco y la cara amenazadora de Sam se desvaneció lejos. Todo lo que podía sentir era la forma en que sus labios se curvaban sobre mi piel, su respiración constante y tranquila. Inclinó sus manos abajo sobre mis piernas mientras que acercaba su cuerpo. Permaneció allí por un momento antes de que él finalmente se echara hacia atrás, yo disfrutaba del hermoso color de sus ojos. ―Gracias por eso. ―Respiró, su pecho se levantaba con control y facilidad. Sonreí por un breve instante antes de que el fuego se apagara. Edgar me devolvió la sonrisa ―. Entonces, si te estás saltando las clases ahora, ¿quieres volver a casa conmigo? Me entusiasmé. ―Sí. ―Había muchas cosas que explorar y aprender. Era justo lo que estaba esperando que me pidiera. De repente, me levantó de la silla y me colocó fácilmente sobre mis pies. La existencia de Sam todavía me incomodaba. No podía creerme la actitud amenazadora que había tenido hacia mí, y además, ¿qué clase de favor le estaba haciendo a Edgar? Reflexioné sobre este hecho durante el camino hacia el bosque, pero no llegué a ninguna conclusión exacta, excepto a que si Edgar intentaba pasar desapercibido, no creía que invitar a su alto, fuerte, guapo, y claramente fuera de lugar amigo de la universidad, fuera a ayudar a su propósito. Cuando llegamos a la pradera, finalmente se volvió hacia mí y sentí mi cuerpo temblar por la anticipación de su tacto. Tomó mis manos con una sonrisa y mantuve mis ojos abiertos de par en par, esperando al viento y los remolinos de modo que pude observar con exactitud cómo funcionaba. Una ráfaga hacía cosquillas en mi pelo, seguida rápidamente por un soplo

139

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

más caluroso, y entonces, era como estar en el ojo de un tornado y todo se estrellaba repentinamente a nuestro alrededor. Incliné mi cabeza hacia atrás y miré arriba a través del ojo con gran curiosidad. Repentinamente, el ruido cesó y escuché el familiar tic-tac del reloj del vestíbulo. Sonreí y corrí con excitación al pecho de Edgar, él se giró cogiendo mis manos con fuerza y tirando de ellas alrededor de su cintura poniéndolas a mis lados. Me dio una oscura mirada de advertencia, y noté que su mandíbula estaba tensa y sus brazos flexionados. Sonreí alegremente dando un paso atrás, dándole el espacio para recomponerse. Caminó hacia la biblioteca y le seguí muy obediente cuando se dejó caer en el sofá con un suspiro. ―¿Estás cansado? ―le pregunté. Me miró con reproche, con la mano en su frente. ―¿Cómo estarías si hubieras dormido en el suelo? De pronto me sentí sumamente culpable. ―Oh. ―Se rió de mi triste respuesta―. Esta noche dormiré mejor en mi propia cama. ―Acentuó el ―propia‖ como algo divertido, de una manera que no podía describir. Fruncí el ceño. ―¿Así que me vas a dejar sola en la cabaña? Edgar de repente se echó a reír amenazadoramente. ―¿Crees que te voy a dejar fuera de mi vista? ―dijo ensimismado―. Te estoy secuestrando. Además, esta casa es mucho mejor que esa desvencijada cabaña y tendremos más comodidades, por si no lo has notado. Le eché una mirada de reproche, sintiendo su energía sobre mí. Miré alrededor, él ciertamente tenía razón. Cada sofá era mullido como un gigante saco de habas confortable. ―¿Además Elle, lo has olvidado? Éste es tu hogar. ―Levantó la vista hacia mí, por su rostro cruzaba una mirada que no pude entender―. Anoche sentí como si estuviera en una habitación de hotel y nunca hago eso salvo que no tenga otra opción. Pero, por ti merecía la pena. ―Sonriσ con seguridad.

140

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Le mirι de soslayo, un incσmodo silencio crecνa entre nosotros. Se inclinσ adelante, me agarrσ por la cintura y me tirσ al sofα junto a ιl. Su cara estaba de repente llena de emociσn y tνmidamente se iba acercando mαs a mi cara, su respiraciσn rαpida y pesada. Mi corazσn latνa rαpido y duro contra mi pecho cuando su intensidad crecνa, dejando los juegos a un lado. Sentν su aliento a travιs de mis labios y al instante inmediatamente dejι de respirar. Sus ojos urgentemente exploraban los mνos cuando ιl cuidadosamente sopesaba la situaciσn y su nivel de serenidad. En silencio, presionσ sus suaves labios contra los m νos, yo me quedι sentada allν, completamente congelada. Lentamente se dejσ llevar, acercσ su mano a mi cara y tomσ mi mejilla con cautela, curvando sus labios gentilmente alrededor de mi boca y moldeando su cuerpo contra el mνo. Mi corazσn latνa fuerte en mi pecho, el fuego dentro de mν ardνa mαs que nunca. La atracciσn hacia ιl se hizo insoportable y me apoyι en ιl, lanzando mis brazos alrededor de sus hombros, en mi insensatez. De repente se apart σ de un tirσn. Respirando con dificultad, su rostro dolorosamente desgarrado entre sus vicios y su virtud. ―¡Vaya! ―jadeó―. ¿Intentas matarnos otra vez? ―gritó alegremente. Sus ojos estaban totalmente negros y me recosté hacia atrás, dándole un poco de espacio. ―Lo siento. ―Sonreí mientras que el persistente fuego dentro de mí se disipaba. ―Te dije que lo conseguiríamos hacer cada vez más fácil Elle. ―Bromeó―. Eso no significa ir a por ello. ―Su respiración más tranquila y sus ojos perdieron el azul brillante. ―Al menos sé que estoy almacenando una gran cantidad de energía. ―Se rió. Lo miré inocentemente. Después de eso, mantuvimos nuestra distancia mientras pasamos un par de horas simplemente observando las estanterías de libros de la biblioteca. Había algunos que parecían mayores que el tiempo y otros que eran sorprendentemente nuevos, incluyendo libros sobre el mercado de valores. Él miraba mi paso alrededor de la sala mientras pretendía disfrutar de un libro que tenía colocado en su regazo, pero raramente giraba la página, sugiriendo que estaba más obsesionado en la compañía de alguien que en el entretenimiento. Después de otra hora finalmente se levantó, viendo que yo estaba cansada de mirar antiguas copias de libros de viajes y lecturas griegas. ―Sígueme. ―Su voz era dulce y suave cuando rasgó a través el silencio―. Déjame enseñarte tu habitación.

141

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

cazándome.

S

eguí a Edgar fuera de la sala de estar y volvimos a la entrada, ya era de noche y me sentía aliviada de no tener que volver a recorrer sola el oscuro bosque, sobre todo, con montones de cosas por ahí fuera,

Las velas aún parpadeaban en la pared y la cera se había quemado, aunque no más de lo que estaba cuando habíamos llegado. La araña de luces sobre nuestras cabezas brillaba en todo su antiguo esplendor y reflejaba cada destello de luz y lo devolvía hacia nosotros. Había mucha historia aquí, las cosas tan extrañas que Edgar, y yo también, supongo, habíamos recogido a través de los siglos. El suelo de granito de la entrada había dado paso a las escaleras de mármol que estaban tan gastadas por el tiempo. El mismo brillante terciopelo rojo que había en la sala de estar también estaba al subir la escalera, cubierta de una sustancial capa de polvo. Puse un pie sobre la piedra desgastada, imaginándome a mí misma haciéndolo un millón de veces antes. Subimos por la escalera de la izquierda que se curvaba hasta un rellano superior, donde se unía con la otra escalera curvada a la derecha. Había un estante en la parte superior de la escalera y lo miré brevemente mientras lo seguía por el ala izquierda. Un libro muy viejo me llamó la atención y me hizo detener de repente. Me acerqué a la estantería lentamente, mis ojos luchando para ajustarse mientras me preguntaba qué clase de libro podría ser, tan delicadamente codiciado en su propia repisa. Lo cogí con cautela mientras Edgar se volvió para ver dónde había ido. Se desplazó de nuevo hacia mí con una sonrisa torcida en su rostro y sus manos casualmente metidas en los bolsillos de sus pantalones. Pasé la mano suavemente sobre la negra cubierta. ―¿Es en serio? ―le pregunté, mirándole con alarma cuando comencé a hojear las páginas, sorprendida frente a los poemas escritos a mano que formaban masas enmarañadas delante de mí. ―Bueno. ―Me miró sagaz―. Fuimos amigos. ―Dijo con franqueza, encogiéndose de hombros como si no fuera gran cosa.

142

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Eché un vistazo a la página de la firma, pasando mi mano sobre los profundos arañazos hechos por la pluma. Edgar Allan Poe había garabateado con saña en el espeso pergamino y bajo su firma se leía:

Para Edgar, que puedas siempre estar tan agradecido de robar mi nombre...

Resoplé: ―Entonces, por eso te presentaste como Edgar Poe. Edgar me miró profundamente: ―Él escribió ―El Cuervo‖ para mí. ―Sus ojos brillaban con orgullo y su nacarada y pálida piel brillaba de alegría. Con cuidado sacó las manos de los bolsillos, agarró el cuaderno suavemente de mis manos y hojeó el poema. Observé asombrada cómo su cara se volvió dura y solemne. ―Fue una época oscura, en 1845 y su amistad me mantuvo vivo. Sufrimos juntos, hemos sufrido mucho en la vida. ―Me miró con pena―. Tú ya te habías ido y yo estaba considerando… ―Hizo una pausa, las palabras atascadas en su boca ―. Yo estaba considerando el suicidio. La tristeza se apoderó de mí cuando caí en ese pensamiento. Vi a Edgar solo y desamparado, su energía desvaneciéndose y su vida finalizada. Su rostro se mantuvo frío y serio. ―Yo era el triste estudiante del poema, el amante afligido descendiendo lentamente en la locura, y Lenore eras t ϊ, mi amor perdido. ―Se rió entre dientes ligeramente―. Él se inspiró en nuestra historia, en nuestra vida. Viendo las palabras, la escritura perturbada y solitaria, me entristecí. Me sentía enfadada por lo que había hecho. Era egoísta por mi parte dejarlo tan solo, tan muerto por dentro. Edgar asomó sobre mi hombro y dejó el libro en el estante ante mí. ―Estaba prohibido para nosotros a confiar en un ser humano así, contarle nuestra historia, porque los llevaba a extremos tales como la paranoia de la caza de brujas de Salem. Tenemos una cierta responsabilidad Elle, para protegerlos, incluso de ellos mismos. Somos los únicos seres en la tierra que estamos lo suficientemente cerca como para tocar a los dioses. Ellos son nuestros hijos. Provienen del mismo plano que nosotros, pero sin la intensidad de la energía, la vida eterna, y la magia. Por eso, en su mundo, tú aún ves los mismos defectos que tenemos nosotros. Los maridos celosos matan a sus esposas y las guerras entre los hombres son similares a la nuestra. Son tan

143

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

ajenos a su creación y su importancia en esta tierra. Como puedes ver, con el tiempo, ellos destruirán este lugar, y a todos nosotros. Sentí su cuerpo detrás, ensombreciéndome mientras su calor radiaba sobre mí. Me quedé mirando el cuaderno por un momento, persistente. Él inclinó la cabeza hacia mi cuello, su aliento cayendo a través de la curva de mi hombro, como una ola de agua. Noté cuando suavemente presionó sus labios contra mi lechosa piel y temblé mientras el vello de mi nuca reaccionaba ante su toque embriagador, la felicidad rápidamente corriendo a través de mis venas. ―Edgar Allan fue un tipo de humano diferente. Él estaba en sintonía con su creación y por eso, escribió estos hermosos poemas, poemas que tocaban la humanidad de una manera que nadie podría describir porque era una vida que había olvidado hacía tiempo. Me gustaría que él pudiera vernos ahora. ―Susurró al oído suavemente―. Él por fin creería en el amor. Lentamente me giré hacia él, mis ojos explorándole. Su sonrisa era profundamente cariñosa y abrumadora y su aliento envió escalofríos por mi columna vertebral. Él entrelazó los dedos por mi pelo. ―Vamos a llevarte a tu cama. ―Su voz era incitante y tranquila. Asentí cuando el sueño empezó a tirar en mi mente. Lo seguí hacia la izquierda en silencio, sin saber exactamente lo que iba a encontrar. Miró las manecillas de las puertas que teníamos ante nosotros con un destello de tristeza en sus ojos. Era como si estuviera recordando una época dolorosa. Levanté mi vista hacia la gran puerta. Era victoriana, pintada de un azul intenso con molduras de oro en el marco y las bisagras. Volví mi vista hacia la otra ala. Las puertas chirriaron levemente al abrirlas, lo que sugería que esa habitación era la más frecuentemente visitada. A medida que se abrían las puertas dobles, una nube de polvo cayó sobre nosotros. ―Me temo que no lo han cambiado desde que te fuiste. ―Suspiró―. Yo sólo no me atrevía a venir aquí. Era demasiado doloroso. Las velas cobraron vida cuando entramos en la habitación y una luz suave llenó el espacio. Al mirar alrededor, de repente me sentí extraña, era como si ya hubiera estado aquí antes en algún sueño inalcanzable. Todo sobre lo que mis ojos curiosos se fijaban, me hacían sentir, cada cuadro en la pared y cada color era un retrato del alma que había sentido a través del tacto de Edgar. Las paredes estaban bien estructuradas, no desordenadas como en el resto de la casa. La disposición de la sala parecía práctica y el uso del espacio era agradable. Los techos

144

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

eran altos, probablemente cinco metros y medio, y por un momento, pensé que más o menos se parecía al Palacio de Versalles. El suelo era lacado color cereza oscuro y las paredes estaban empapeladas combinando anchas rayas de color azul profundo y azul claro con rayas de oro pintadas expertamente entre ellas. El techo era negro como el cielo de la noche, haciendo que la habitación pareciera más abierta y sin techo. Me acerqué a un retrato que se alzaba ante mí, cuando su magnificencia robó el aliento de mis pulmones. Los llamativos azules y refinados toques llamaron mi atención. Al mirar la firma, mis ojos luchaban por creer lo que veía. Giré bruscamente hacia Edgar. ―¡Este es un Vermeer! ―me quedé boquiabierta, mirando detrás del retrato y fijándome en la fecha, 1588. Dentro de las capas de pintura esmaltada, una chica estaba sentada en un gran piano. Ella estaba sola excepto por alguien a quien se suponía que ella miraba. Al mirar más de cerca, me di cuenta de que se me parecía, hasta en el pelo increíblemente brillante, formas delgadas, ojos azules y piel pálida. A pesar de la semejanza física, había algo diferente. Al fijarme un poco más, noté la diferencia, todas mis características estaban maravillosamente mejoradas. Era una hermosa visión, más de lo que yo jamás había visto y me sorprendí. La dulce voz de Edgar sonó detrás de mí. ―Tú lo adorabas, su estilo. ―Suspiró. Me volví hacia él y pude ver el parpadeo de alegría que se reflejó en sus ojos. Todo era tan impresionante, tan irreal. ―No puedo creerlo, debo estar soñando. ―Mientras caminaba a lo largo de las paredes, a cada pintura, todas adornadas con otro nombre famoso, Rembrandt, Rubens y Van Eyck. ―Tu amor por el arte era insaciable, Elle. Estabas obsesionada con su fascinación, su mística. ―Se puso de pie cerca de la puerta, con cuidado de no invadir mi espacio aunque difícilmente pareciera mío. Lo miré por un momento mientras me esforzaba por interpretar su actitud y su expresión. Su cuerpo estaba casi temblando, y sus mejillas encendidas. Noté lo dolorosamente difícil que era todo esto para él. ―Tú sólo te merecías lo mejor, Elle. ―Él era muy consciente de la manera en que yo le había detectado cuando trataba de desviar la mirada hacia otro lado. Giré la vista de nuevo a la pared cuando el shock me abrumó. Siempre me había gustado el arte, de todo tipo, pero ¿ésto?

145

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Esto era algo que nunca en mi vida habría tenido la esperanza de ver, y mucho menos en propiedad, y siendo convertida en el tema central de la pintura. Yo deseaba urgentemente poder recordar lo que era. Quería saber cómo se sentía al ver físicamente las caras de la leyenda. Cada uno más claro que una fotografía y, evidentemente, mucho más real que los distorsionados e idealizados autorretratos que veías ahora. Me aparté de la pared, finalmente satisfecha por haber dado a cada pintura una respetuosa mirada. En medio de la sala había rollos de preciada tela que cubrían una gran cama con dosel que estaba cubierta de lujosa seda y terciopelo. Los edredones de plumón estaban en completo mal estado y me di cuenta de que Edgar había tenido la intención de no volver nunca más aquí. Era como una escena que hubiera quedado sin resolver, una vida de repente interrumpida. Él había, literalmente, cerrado la puerta a mi pasado, tratando desesperadamente de olvidar algo tan familiar para él como su propio rostro. Mis ojos se posaron en la perturbada cubierta de la cama y en la forma donde estuve acostada la última vez, todavía arrugadas las sábanas junto a otra forma más grande a mí alrededor. Mi corazón latía con tristeza cuando el sentimiento de pérdida me abrumó. Me sentí como si hubiera caminado en una escena de una vida arruinada de otra persona. Miré a Edgar, pero él miró hacia otro lado, el dolor profundamente punzaba en sus ojos. Caminé hacia él y finalmente se derrumbó. Inclinó su fuerte cuerpo contra la pared, su brazo temblando. Mis pasos eran cuidadosos y lentos cuando me acerqué a él y alargué mi tembloroso brazo hacia él, con cautela ahuecando su rostro en mis manos. ―Edgar. ―Susurré, el dolor me sobrecogía mientras mi alma estalló a la vida y ardientes lágrimas comenzaron a fluir por mi cara. Me apoyé cerca para que pudiera sentir mi calor. ―Ahora estás a salvo. Estoy en casa. Trazó un suspiro tembloroso, su cara ojerosa y demacrada. Sus manos cayeron desde la pared y de repente me envolvió mientras cuidadosamente coloqué mi cabeza en la curva de su cuello. Su respiración se normalizaba mientras él ponía sus manos en mi nuca y suavemente la acunó, mientras se apartaba. Me di cuenta de que estaba esforzándose, luchando contra sus demonios. ―Bueno. ―Hizo una pausa, luchando con sus palabras ―. Buenas noches, Estella. ―Sostuvo una sonrisa nerviosa, aunque yo sabía que su tristeza estaba lejos de desaparecer. Le miré con impaciencia mientras que él caminaba hacia la puerta. ―¿Pero dónde estarás? ―le pregunté con un punto de miedo en mi voz y pensé en la sala abierta de la entrada.

146

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Tengo mi propia habitación. No quiero invadir. ―Sonaba tan solo y tan triste. De repente se recobró y su alegría volvió―. Además. ―Una sonrisa sarcástica atravesó su cara―. Somos prácticamente desconocidos, al menos en tu mundo. Lo observé con atención mientras jugueteaba con sus manos nerviosamente y pude ver que eso le hacía sentir incómodo. ―Pero, ¿te quedarás hasta que me duerma? El amor estalló en sus ojos y sonrió. Lo vi dirigirse a una silla que inclinó hacia la cama y se dejó caer en ella. Cruzó las manos sobre el pecho cortésmente mientras me sonreía y me sentí feliz con su posición. Me quité la chaqueta, mientras caminaba hacia la cama, colgándola en el enorme poste y descalzándome de mis botas. En ese momento me sentí sorprendentemente menos torpe de lo que me esperaba. Podía sentir la habitación cosquilleando profundamente en mi memoria, pero no podía conseguir que saliera a la superficie. Miré mi ropa. Dormir en jeans nunca fue mi pasatiempo favorito, pero teniendo en cuenta lo que él había sufrido en el suelo, pensé que podría hacerlo. Edgar pareció darse cuenta de que estaba sopesando mis opciones. ―Creo que allí tienes algo con lo que puedes dormir. ―Señaló hacia un gran armario de cuatro puertas que había en la esquina, que estaba ligeramente protegido por un biombo. Miré el biombo fascinada. Había una escena dorada de suaves colinas bordadas en él y me acerqué poco a poco, corriendo la mano a través de los hilos. Las fibras gruesas eran ricas y suaves y cada tejido estaba mejor pensado y expertamente colocado. Seguí mis dedos sobre el hilo mientras redondeaba en la parte posterior. Con cuidado, mis manos se movieron al magnífico armario que estaba delicadamente cubierto con pan de oro con una escena pintada a juego en la parte delantera. Abriéndolo con cuidado, mis ojos se encontraron con una glamorosa colección de ropa. Gentilmente pasé a través de cada percha, mientras me fijaba en que los estilos abarcaban varias décadas del tiempo, desde el Renacimiento hasta la Victoriana e incluso el Islandés. Por último, mis ojos se posaron sobre un simple camisón y tiré de él suavemente desde el armario, sosteniéndolo ante mí. Eché un vistazo a Edgar, que me miraba con sus manos en la boca, mordisqueando sus dedos con nerviosismo. Observaba con curiosidad mi reencuentro con mi pasado. Tímidamente, me metí detrás del biombo para cambiarme. Una parte de mí seguía viendo a Edgar como un completo desconocido y me sentía incómoda. Me despojé de mis jeans y me saqué la camisa por encima de mi cabeza. La tela de sarga suave del camisón me hizo desmayar de placer mientras lo deslizaba suavemente por mi cuerpo.

147

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Pateé al lado mis jeans instintivamente, mirando hacia abajo y dándome cuenta de que había otras prendas que también habían sido pateadas, aunque parecían viejas y polvorientas. Me estremecí, pensando que era probablemente la última vez que me había cambiado, mi último día en que viví. Sintiéndome expuesta, saqué mi cabeza alrededor del biombo donde Edgar seguía mirando muy atentamente, capturando la realidad de que yo estaba de vuelta y con vida. Cuando salí, una mirada de felicidad y desesperación cruzó su rostro. Yo lo miraba cuando una torturada lágrima rodó por su rostro y él no hizo nada para evitarla. Sólo podía imaginarme cómo eso le hacía sentirse. El choque irracional de toda la experiencia y los trescientos años que pasó en soledad, sólo con la mitad de sí mismo. De repente me sentía pequeña y avergonzada por mis infinitesimales dieciocho años de angustia y depresión. Se podría pensar que su hermoso rostro estaba marcado por su edad física, dolorosamente desgarrado por las crueldades de este mundo. De camino a la cama, miré de nuevo las sábanas con las arrugas impresas. Una parte de mí tenía miedo de perturbar algo tan hermoso. Miedo a destruir algo que yo no pensaba que fuera mío. Oí a Edgar levantarse de la silla detrás de mí, su presencia acercándose a mi espalda. Su aliento sopló a través de mi nuca y con cuidado, protegiéndome, envolvió sus brazos alrededor de mis hombros y de pronto sentí la felicidad de este lugar y una cierta belleza en el recuerdo del amor. Me apartó el pelo de la mejilla e inclinó la cabeza hacia mi mandíbula. ―Elle, no estés triste. ―Rozó sus labios a través de mi cara hasta mi oído, mientras susurraba ―: Así es como debes sentirte. Feliz. El sentimiento de amor pulsaba fuertemente en mis venas y él poco a poco me soltó, forzándose a retroceder lejos donde se dejó caer en la gran silla de seda azul. Me di la vuelta y lo miré por encima del hombro, buscando la afirmación de que todo esto era realmente mío. Elevé la mano por encima de las sábanas, me di cuenta de que temblaba violentamente. Con cautela, la coloqué en las sábanas y la sensación fue divina, más suave que nada que hubiera sentido antes. Lentamente, deslicé mi otra mano a través de la tela, rastreando los hermosos bordados, delicadamente. Llegué a las cubiertas y las subí hasta mi cara. A medida que las sentía a mi alrededor, podía oler el aroma persistente de Edgar flotando, lo que me reafirmaba su presencia una vez aquí. Me enrollé en la almohada y el olor también era inquietantemente familiar e intensamente confortable. Edgar me miraba con los ojos azules como el cielo y poco a poco, mientras trataba de luchar contra el sueño, mis párpados cayeron fuertemente en contra de mi voluntad y me quedé dormida.

148

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

uando me desperté por la mañana mantuve los ojos herméticamente cerrados. El miedo apoderándose de mí mientras me preguntaba si había sido un sueño, una vida prefabricada que mi desesperada, empañada y deprimida mente había creado. Todo estaba muy silencioso, excepto la respiración rápida de algo a mi lado. Moví mi mano, mientras caía sobre un bulto de plumas caliente que estaba acurrucado en la curva de mi cadera. Curiosamente, me asomé a través de uno de mis ojos y vi la profunda y gran cortina muy por encima de mí. Sintiéndome valiente, me aventuré a abrir el otro ojo, parpadeando varias veces para remover la distorsión. El bulto de plumas a mi lado era Isabelle y me di cuenta de cómo su pico estaba escondido cuidadosamente en su pecho y sus plumas esponjadas a lo largo de su espalda. Sus ojos estaban cerrados durmiendo y me sentí contenta de que todavía fuera verdaderamente real. Mis ojos se precipitaron a la silla a mi lado, pero estaba considerablemente vacía. Mi corazón se hundió cuando me encontré de nuevo sola. La luz de la mañana derramándose en la sala en brillantes ondas blancas, más brillante de lo que jamás había visto. Lentamente, me deslicé por debajo de las sábanas de seda mientras Isabelle bostezaba excéntricamente, rodando su cuerpo en su lado torpemente. Deslicé los pies en el suelo de madera suave, de puntillas hacia un estante polvoriento de libros que estaba situado en el cuarto desde mi cama. Miré hacia los encuadernados mientras luchaba por quitar las telarañas. Los libros eran muy diferentes en forma y tamaño, pero cada uno estaba sellado de manera uniforme con una fecha. Miré hacia los lados mientras inclinaba mi cabeza y juntaba las cejas en concentración. Mi curiosidad era de repente sumergible. Mirando alrededor del cuarto cautelosamente, como comprobando para asegurarme de que nadie estaba mirando, curvé mi dedo cautelosamente en el lomo de un libro al azar etiquetado 1356. Con mucho cuidado lo bajé a mi mano, rozando mis dedos

C

149

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

suavemente sobre la cubierta de cuero grueso y la hendidura de los grandes números que fueron quemados en el cuero. Lo abrí a la mitad, permitiendo al olor antiguo de papel que flotara a través de mi cara. El polvo cayó al suelo como ceniza, cubriendo mis pies con una capa delgada sucia. Me quedé mirando la escritura familiar, mis ojos rápidamente siguiendo las palabras,

11 de marzo, Hoy Edgar y yo nos encontramos con otra pareja, era la primera que hemos visto en unos pocos años y empezamos a temer que nuestra población está disminuyendo, debe haber algo detrás de ellos, o es eso o están perdiendo el autocontrol. Edgar parecía sólo ligeramente preocupado, pero para mí, el miedo estaba nadando dentro de mí como un río de plomo...

Mi corazón se detuvo al leer las palabras escritas en mi escritura cuidadosa y única a mano. Rápidamente voltee a otra página,

09 de julio, El calor de hoy era insoportable, aunque le rogué a Edgar dejar París, se negó. Dijo que tenía una sorpresa para mí. ¡Casi me muero cuando me llevó a la tienda de pájaros! Ella es hermosa, justo el blanco perfecto que siempre había soñado...

La felicidad en mi escritura era casi irreal y pasé mis dedos por los profundos arañazos, sintiendo que la emoción de mi escritura se convirtió en fuerte y pesada. Mi cuerpo se llenó de repente con una intensa sensación que se apoderó de mis pensamientos mientras un millón de voces comenzaron a pasear por mi mente. Voces que había escuchado antes y gente que conocí. Cerré el diario, mi cabeza dividida en dolor mientras el polvo volaba fuera de las páginas y se colocaba a mi alrededor. Apreté los ojos cerrados con tanta fuerza que toda la luz se había ido. Cada voz que corría hacia mí era como una oleada de la electricidad a mi cerebro, sorprendiendo a todos los receptores. Todo era tan fuerte que apenas me di cuenta de que las puertas de mi habitación se abrían mientras Edgar entraba y se movía en silencio detrás de mí.

150

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Sentí un estallido de fuego surgiendo en mi corazón mientras él ponía su mano sobre mi hombro. Grité, dando la vuelta rápida y contra la espalda, mi cabeza de repente sintiendo un mareo se nubló. ―Elle ―Edgar se precipitó y me agarró mientras caía, su toque tóxico mantenía la emoción dentro de mí quemándome y aclarando la voz. Caí al suelo y rápidamente me soltó, dando un paso atrás con ardor en sus ojos oscuros. Mi cadera golpeó el piso de madera con una mueca de dolor agudo y el diario salió volando de mi mano, extendiéndose por el suelo deslizándose debajo de mi cama. Mi respiración era pesada mientras Edgar se quedaba con una expresión de horror en su rostro. Alcé la mano para calmarlo mientras las voces y el fuego se desvanecían. ―Está bien Edgar. ―Tomé una profunda respiración, llevando la mano al pecho ―. Tú sólo me asustaste. Realmente necesitas aprender a pre-advertir o algo así, como he dicho, comienza silbando. Isabelle estaba sentada en el borde de la cama, contemplando con ojos parpadeantes, con su cabeza inclinada, curiosamente cuando me senté en el suelo. El rostro aterrorizado de Edgar empezó a relajarse y sus labios se curvaron en una sonrisa. ―Estoy bastante seguro de que eres la única que me sorprendió ―replicó él. Lo miré mientras me empujaba del suelo y me levantaba. ―Lo siento, es sólo que muchas cosas de repente chocaron en mi mente a la vez. No podía dejar de gritar. Las voces, el diario, y tu toque electrizante. ―Jadeaba por aire mientras me estabilizaba a mi misma en el marco de la cama. ―¿Las voces? ―Edgar se acercó a mí lentamente, envolviendo una mano alrededor de mi cuello y cubriéndolo con mi cabello, evitando el contacto con mi piel, temiendo que me sobresaltara de nuevo. ―Estaba leyendo los diarios, supongo que mis diarios. ―Señalé al estante―, fue como un torrente de recuerdos, o más bien gente que había conocido regresando a mi mente. Él frunció el ceño. ―Bueno, eso es bueno, estás empezando a recordar. Me encogí de hombros. ―Sí, pero todavía no es exactamente comprensible. Es como espiar la vida de alguien. Se siente tan mal, tan voyeur. ―Mi voz era desesperada y deprimente.

151

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Los ojos de Edgar brillaban. ―No te sientas de esa manera, sin embargo, sólo cree en ello ―puso su mano sobre mi pecho y yo respiraba con el sentimiento―. Cree en ti misma, esta es tu vida, todo a tu alrededor. ―Puso su cabeza en el rincón de mi mentón, trazando sus labios hacia arriba hasta que se encontraron con los míos. Me estremecí, el sentimiento infinitamente era mejor de lo que podría describir con palabras. Se soltó de mí mientras daba un paso atrás y mis ojos se abrieron de nuevo, las lágrimas manchando mi cara, mientras se secaban en mi piel. Edgar tomó el diario tirado debajo de la cama y le dio la vuelta. Echó un vistazo a la página y sonrió, mirando a Isabelle antes de caminar hacia el estante y suavemente dejarlo caer de nuevo en su lugar. Lo tomé en la multitud de la torre de diarios delante de mí, de repente dándome cuenta de lo inmenso que todo esto fue. ―¿Qué edad tenemos? ―pregunté, retrocediendo con asombro. La risa de Edgar resonó por la habitación, causando que Isabelle extendiera sus plumas miedosa. ―Eres tan divertida Elle, especialmente ahora. Lo miré fijamente, al no encontrar el humor en mi pregunta. Me hizo señas para acercarme al estante mientras él llegaba a la torre más alta y cogió el primer libro, abriéndolo en la primera página,

Roma. Invierno 1006, No hay manera de describir este extraño lugar en el que de repente me encontré, o al extraño compañero a mi lado, pero algo en él me asusta, su oscura mirada. He estado huyendo de él todo el día, pero sigue acercándose, ese cuervo negro, sólo observando...

Edgar pasó los dedos a través de la página. ―Siempre estabas registrando nuestra historia, eso era lo tuyo, tu forma de mantener tu alma abierta al mundo. Lo miré con incredulidad. ―¿Nacimos en 1006? ―jadeé. Él se rió. ―No, técnicamente en el 986. Tú naciste en Roma y yo nací en lo que ahora es Verona, pero sólo comenzaste a escribir el primer día que nos conocimos. Era como que tuvieras miedo de olvidar, como si una fuerza exterior fuera a convencerte de que lo hicieras. ―Resopló. ―Supongo que ahora, todo tiene sentido.

152

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Así que ¿no nacimos en el mismo lugar? ―Yo estaba confundida. Nada de esto estaba encajando si fuéramos en realidad la mitad de cada uno. Deberíamos haber nacido juntos. Sonrió. ―Como he dicho, no hemos nacido de verdad. Solo aparecimos un día, eternamente a la edad ideal de dieciocho años y muy perdidos. Los dioses nos dispersaron, mientras ellos descartaban las dos mitades de los cielos en su ataque de celos. ―Una sonrisa cruzó su rostro. ―Siempre pensé que este era un juego para ellos y nosotros éramos los peones, sólo luchando por encontrarnos los unos a otros. Asentí tristemente. ―¿Qué pasó cuando nos dimos cuenta de que estábamos en la tierra? Edgar se encogió de hombros. ―Simplemente comenzamos vivir. No había memoria de lo sucedido, a todos nos pareció que el paso del tiempo era casi como tener amnesia. Sólo puedo imaginar que fue como cuando las parejas se encontraban al principio. Ellos no tenían conocimiento de su letal atracción. La primera en sobrevivir, en realidad, a su primer encuentro fue una pareja que se llamaban Gloria y Alek. ―Hizo una mueca como si los hubiera conocido―, se hicieron bastantes egoístas sobre eso también, pero ¿cómo se les puede culpar a ellos?, para nosotros eran como celebridades. A ellos les debemos nuestra vida. Gracias a ellos, todos comenzamos a entenderlo y estoy seguro de que enfureció a los dioses cuando empezamos a cohabitar. ―Entonces ¿sabías acerca de la atracción letal la primera vez que me viste? ―pensé en la entrada de mi diario, cómo había huido de Edgar durante todo el día mientras él me perseguía en su forma de cuervo. Le dio la vuelta al diario en sus manos. ―Yo literalmente sólo había oído sobre eso y era escéptico de que algo así existiera. Pero cuando te encontré, sentí la envidia asesina brotar de mi corazón, justo corriendo junto con la sensación innegable del amor. Era tan extrañamente agridulce. ―Su rostro me sugería que estaba pensando en ese día y sus ojos brillaban con el recuerdo. Lo observé mientras colocaba el diario en el estante. ―Entonces ―dijo con un tono nuevo de voz―. No es por cambiar de tema, pero realmente vine aquí a preguntarte si has mirado hacia fuera. Le di una mirada extraña. ―¿Por qué? ―mi voz sonaba agria, y un poco irritada. Edgar me indicó a la ventana cubierta con cortinas de seda. Mientras me acercaba, la luz casi quemó mis ojos. La niebla en la ventana estaba densa de humedad y perlada en las frías bandas por el cristal. Levanté la mano hacia el panel y froté suavemente la

153

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

humedad. Mis ojos de repente cayeron sobre una pradera blanca, completamente intacta y pura. ―¿Nieve? ―Di un grito ahogado con mi boca abierta, mientras miraba por la ventana. Edgar estaba a mi lado, desempañando su propia ventana para poder disfrutar de la vista conmigo. ―Sí, ¿no es hermosa? ―su voz era suave, como si cayera en el cristal. Solté un ligero bufido. ―Mucho para otoño. ―Mis ojos estaban abiertos, bebiendo en la pureza de la nieve, cada uno a la deriva como crema batida. Él sonrió. ―El otoño de todos modos es triste, especialmente en este clima. Así que en realidad, ¿qué es lo que extrañas? Yo lo miraba asombrada. La nieve era tan absolutamente hermosa. Nunca la había visto así. Era tan limpia y perfecta. ―¿Vamos a salir afuera, entonces? ―preguntó, con una sonrisa torcida en su rostro―. No creo que haya ninguna prisa por volver a clase. Es probable que nadie vaya. Asentí impacientemente y sus ojos se llenaron de júbilo. ―Pues entonces vístete ―apuntó hacia mi armario, mientras caminaba rápidamente hacia la puerta―, voy a estar abajo. Tengo que conseguir un par de cosas. Salió entonces, con paso firme y rápido atravesó la puerta. Isabelle hizo chasquear su lengua a mi broma y me alejé de la ventana y se rascó ligeramente la cabeza mientras se abanicaba con sus plumas. Yo había tenido a Isabelle durante cientos de años y de repente, se sentía mucho más significativa para mí que una mascota. Ella era familia. Rápidamente me colé detrás del biombo otra vez y abrí el armario. Me quedé sorprendida aún por la vasta colección antes mía. Suspiré, arrastrándome a través de lo que parecían rollos de seda y algodón. La difícil tarea era abrumadora y realmente empecé a sudar. Finalmente, fui capaz de encontrar unos pantalones más modernos, que se parecían a algo así como pantalones de montar que se usan para montar a caballo, pero habría que ver. Además, yo no estaba dispuesta a usar un vestido, así que hice una nota mental para regresar a la cabaña más tarde y recoger mis jeans. Empujando hacia atrás una hilera de vestidos de fiesta, me di cuenta que había escondido los zapatos. Hojeé las desordenadas pilas de vestidos confeccionados a medida y los tacones, antes de poner mis ojos en un par de botas de piel de oveja en la

154

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

parte trasera. Parecían hechas a mano y no pude evitar preguntarme dónde había adquirido algo tan artísticamente bello y funcional. Me detuve por un momento para reorganizar todo de nuevo antes de seguir rebuscando. Había una gran colección de camisetas, cada una inquietantemente perfecta para mí. Elegí una blusa cubierta de lana de color crema y un chaleco cruzado grueso, naturalmente, pegado a la forma de mi cuerpo como un guante. Caminé hacia el espejo, admirando mi colección de ropa, mucho más rica que cualquier cosa que yo nunca habría usado. Mirando la cómoda, tomé un cepillo de la parte superior y le di unas palmaditas en contra de mi pierna para quitar el polvo. Lo pasé por mi pelo un par de veces antes de colocarlo en el lugar exacto de donde lo había tomado ahora con mis cabellos en nudos ásperos detrás de mí. Tomé una respiración profunda y me alejé del espejo, caminando a paso rápido hacia la puerta mientras mis botas pisaban suavemente por el suelo. Isabelle voló detrás de mí y aterrizó suavemente en mi hombro justo antes de cerrar las puertas. Mientras corría por las escaleras no podía dejar de sentirme increíble, casi como quemando residuos en mi alma que salían en un ardiente entusiasmo que me permitía sentir un toque de emoción y alegría. Edgar estaba de pie en la base de la escalera, apoyado en la barandilla, con el cuerpo flexionado y radiante. Sus ojos brillaban hermosamente contra su oscuro abrigo de lana, como diamantes. Me miró con incredulidad total mientras finalmente pisé el granito de la entrada con Isabelle suspendida sobre mi hombro. Sus ojos estaban ardiendo seductores y su cuerpo temblaba como si hubiera visto un fantasma. ―Simplemente no lo puedo creer. Es tan surrealista verte así. ―Miró mi apariencia con aprobación―. Hermosa ―susurró mientras se movía acercándose, levantando las manos rozando a Isabelle en la cabeza suavemente antes de volver su mirada hacia mí. Inclinó ligeramente la cabeza hacia mi oído y se apoyó en mi cuello. Me estremecí cuando rozó su mejilla a lo largo de la mía, sus labios rozando mi barbilla antes de descansarlos suavemente en mi nariz. Me reí, el suave toque quisquilloso a mis sentidos y encendiendo mi alma. Sus labios se curvaron en una sonrisa contra mi piel, su aliento cálido y acogedor. ―¿Estás bien? ―susurró mientras se alejaba, con una serpenteante sonrisa maliciosa a través de su rostro. ―¿Cómo exactamente debería estar? ―miré de reojo con curiosidad hacia él.

155

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Hubo una creciente risa en la parte profunda de su garganta, como por arte de magia se materializó un abrigo blanco detrás de su espalda. Le di una mirada escéptica mientras él suavemente me arropaba con la gruesa lana a mi alrededor. El pelaje blanco puro del gorro rozó mi mejilla y fue más suave de lo que podía imaginar. Respetuosamente colocó la capucha sobre mi cabeza desnuda, asegurándose de que estaba puesta correctamente. ―Sabes, una piel como esta puede hacer que algunos de aquellos estudiantes se enfaden. ―Pasé mi mano de un lado de la capucha al otro. El lujoso toque era como enlazar las manos a través de las nubes. Él rió. ―Bueno este abrigo se hizo cuando se trataba de sobrevevir, no de comodidad, así que pueden dar. ―Me dio un beso en la frente antes de llevarme a través de una puerta de la izquierda, justo al lado del reloj de péndulo. ―¿A dónde vamos? ―le pregunté con curiosidad. Giró un poco la cabeza, el destello de sus ojos apenas visible. ―Al garaje. Arrugué la frente. ―¿Hay un garaje? ―le pregunté con incredulidad. Se rió. ―Por supuesto que hay un garaje, ¿qué esperabas, un granero lleno de caballos? ―Su sarcasmo era intimidante. Miré agriamente hacia atrás, mi ego ligeramente dañado. ―Bueno, todo lo demás que tenemos es tan pasado de moda, ¿cómo supones que iba yo a saber? Miró sobre su hombro. ―Estoy de acuerdo, hay algunas cosas que nunca deberían haber sido modernizadas, pero hay otras cosas, cosas brillantes, que no puedes imaginar que jamás hayas tenido que vivir sin ellas. Todo es cuestión de encontrar un feliz equilibrio Elle. ―Guiñó con un ojo y luego se giró hacia adelante a medida que continuaba por un largo pasillo. Tenía un buen punto. Luz de las velas era ciertamente más atractiva que las de halógeno. ―Construí el garaje en el año 1885 cuando el Sr. Benz y yo finalmente descubrimos la manera de aplicar un sistema de combustión en un trozo de metal laminado. ―Estaba hablando mientras miraba al frente y su voz resonaba por el espacio oscuro delante de nosotros.

156

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¿El Sr. Benz? ―jadeé, estallando mi puerta con un ligero apresurar con el fin de alcanzarlo―, ¿Igual que Mercedes-Benz? Habíamos llegado por fin a otra puerta y él se apresuró a abrirla. ―Sí, pero los Mercedes se crearon mucho después, en 1901 cuando él fusionó las ideas con Wilhelm Maybach5. De repente, las velas estallaron nuevamente en las paredes mientras mi mirada se posaba en un largo y estrecho callejón. Mi boca abierta de incredulidad. Delante de mí estaba un coche muy viejo, algo que ni siquiera podía reconocer. ―¿Qué...? ―me atraganté con la incredulidad en la garganta ―. Tú, o quiero decir, ¿tenemos coches? ¡Pero vivimos en el bosque! Él se rió amenazadoramente. ―No importa. En general los sacaremos de todos modos por la noche. ―Pero ¡no hay caminos! ―jadeé, caminando lentamente hacia el primer coche en línea de entre unos cincuenta que se extendían hasta donde alcanzaba a ver. Se rió de mí otra vez. ―¿De verdad olvidas que no es así? Sólo tienes que visualizar las carreteras Elle. ¿Dónde está tu creatividad? Somos mágicos. Podemos hacer un montón de cosas que no creías posible. ―Tenía una sonrisa burlona pintada en su rostro de mármol. ―¿Gasolina? ―me aventuré. ―No la necesitan ―dijo simplemente. Lo miré y rodé mis ojos con irritación. Mis dedos se deslizaron por la familiar estrella en tres picos del logo del Mercedes-Benz que había aprendido a asociar con la adinerada clase alta, pero nunca conmigo. Cada vehículo alineado lucía sucesivamente más nuevo a medida que caminaba por la longitud del garaje. Me di cuenta de que definitivamente parecía tener algo con el negro, como es comprensible. Cada pieza de aluminio altamente encerado brillaba maravillosamente en la luz de las velas. Me encontré sorprendida de cómo todo esto podía caber en la pradera, pero de nuevo, si hubiera usado mi imaginación como me dijeron, podía manejarlo para hacerlo factible. Edgar me miraba cuando nos acercamos al final y de repente me quedé sin aliento, llevando la mano a mi boca. Allí, en la toda su oxidada y desgastada gloria, situado
5

Ingeniero Alemán que se unió a Benz para crear Mercedes-Benz.

157

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

entre un auto El Camino 6 de la década de los ochentas y una primera generación de los Hummer, estaba mi Datsun verde. Se destacaba profundamente entre la original belleza de todos sus coches de color negro, yo me estremecí, de pronto me sentí avergonzada. Mis ojos giraron hacia él con mi boca sellada en duda. Él levantó las cejas con escepticismo. ―Debo decir, tú adición a nuestra colección es infalible ―luchó para encontrar las palabras adecuadas, algo que no hiriera a mi ego. Yo había trabajado tan duro para ganarlo, y pensar, que toda la tortura había sido por nada―. Es, definitivamente, colorido ―reflexionó. Me quedé mirando mi coche por un momento antes de atravesar la distancia, mirando a Edgar cuando se acercaba a la última cosa en el garaje, exponencialmente más pequeño que los otros vehículos y cubierto por una lona gruesa. Mis ojos mintiéndome mientras mi mente luchaba por aceptar la forma de algo familiar que había visto en las vitrinas de la tienda REI 7 de regreso a la casa. Edgar me miró alegremente, agarrando mi mano antes de retirar la capa. Mis ojos de repente se iluminaron y una sonrisa vivaz se deslizó por mi rostro, mi boca ejercitando músculos que nunca había usado. Gritó emocionada mientras mi alma estallaba de alegría y bombeaba a mis venas llenas de la dulce adrenalina embriagante. ―¡Es una moto nieve!

6 7

Modelo de vehículo de la casa Chevrolet. REI (Recreational Equipment Inc.) es una corporación privada americana que distribuye y vende equipos de ocio al aire libre, material deportivo y ropa, a través de tiendas, catálogos e internet.

158

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

dgar me soltó la mano lentamente y mi alegría se desvaneció en un susurro suave de entusiasmo. Dobló la lona y la arrojó a un lado. La moto de nieve negra parecía nueva y yo supuse que lo era porque se había modernizado a un modelo hecho para dos pasajeros en lugar de uno. ―He estado muriéndome por montarla. ¯La expresión de su rostro era puramente masculina, una ansia relacionada con la velocidad y la fuerza. ―¿No hay caballos, entonces? ―bromeé. Se echó a reír ―Oh, podemos hacer eso también, pero desafortunadamente, tendrías que salir y encontrar uno primero, y en estos días los caballos salvajes son difíciles de conseguir. Podría decir que lo estaba diciendo sólo para apaciguar mi deseo femenino por un pony. Lanzó su pierna sobre el sillín de la moto de nieve y se acercó a mí con una mano enguantada. ―No te preocupes, es seguro. Te lo prometo. ―Sus ojos eran de un tormentoso azul y me guiñó el ojo mientras su hermosa sonrisa me debilitaba. Mis dedos tocaron suavemente su mano musculosa enguantada y me sorprendió que sólo un leve incendio surgiera en mi alma. Eché una mirada abajo hacía nuestro apretón, confundida. Se rió de nuevo ―Son los guantes, Elle. La piel sobre la piel es la conexión más potente para nosotros, pero de esta manera, voy a ser capaz de manejar tu terrorífico agarre de hierro alrededor de mí mientras volamos por el bosque, al igual que cuando te llevaba en la pradera. ―Hubo un leve destello peligrosamente travieso en sus ojos y le di una mirada de advertencia.

E

159

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Mejor que no me mates Edgar Poe. ―Mi voz le atacó severamente pero él se limitó a sonreír más, haciendo que mi sangre hirviera con furia. Levanté mi pierna sobre el asiento detrás de él y cerré los brazos alrededor de su pecho, apretándome tan fuerte como pude. Su cuerpo fuerte se sentía increíble a mi tacto y yo podía sentir cada músculo, ya que se apretaban contra mis manos. Este era el mayor contacto que habíamos tenido. Me estremecí, mi alma me arrimó hacia él en la necesidad de estar aún más cerca. Había suficiente fuego en mi corazón para esbozar una sonrisa. Cerré los ojos y de repente, la puerta ante nosotros se abrió urgentemente. Mis ojos se abrieron entonces, la luz del día y una avalancha de aire fresco llegó sobre nosotros. ―¿Nadie puede ver esto? ―pregunté, gritando por el ruidoso estruendo del motor y los chirridos de la puerta del garaje. El giró la cabeza hacia atrás. ―No hasta que la moto golpee la nieve. En este momento somos todavía invisibles para ellos, incluso el ruido. ―Su voz retumbó sobre el motor, haciendo eco a través de mis huesos. De repente, sentí a Edgar presionar con fuerza el acelerador y se tiró hacia adelante a medida que estallaba en el prado cubierto de blanco. La victoria de repente fue amortiguada por la espesa nieve ondulante que ahora se agitaba violentamente a través de los cinturones. Algunos copos cayeron del cielo en silencio, golpeando mi cara con una picadura de frío mientras se derretían en mi piel. Edgar condujo suavemente por el prado intacto y en el bosque.Expertamente, esquivó árboles y troncos caídos y sentí mis manos relajarse un poco mientras me permití sentarme y ver mi entorno. Mi alma estaba volando y tomé unas cuantas respiraciones profundas para absorber la sensación, tratando de recordar cada rayo de luz débil y pulsaciones. A mi derecha, mis ojos alcanzaron a ver dos alces jugando junto a nosotros a través de la niebla helada, a sólo unos metros de distancia. Expertamente, se lanzaron a través de los árboles, el suelo del bosque enmarañado por la nieve y creando un pasillo sin fin. Condujimos por suaves pendientes, pasando por pintorescos ríos congelados y acantilados helados cubiertos por una capa del hielo de la cascada. Donde quiera que fuéramos, Edgar parecía saber el camino. Finalmente, ralentizó, se detuvo y apagó el motor. Gentilmente miró mi agarre de hierro envuelto a su alrededor mientras me miraba por encima de su hombro. Mi

160

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

respiración era rápida y silenciosa, recayendo sobre la nieve en una onda amortiguada, como si mis oídos hubieran sido tapados con algodón. Sus ojos brillaban contra el fondo blanco, mientras trabajaba para recuperar el aliento emocionado. Se levantó de la moto de nieve, agarrando mi mano y levantándome con facilidad mientras me sostenía en sus brazos. Su aliento fluía a través de mi cara y sus ojos se clavaron en los míos con quietud. Me miró fijamente por un momento, las nubes retumbaron a través de sus ojos, un fascinante color aguamarina profundo. Podía sentir su pecho contra el mío mientras él se acercaba e inclinaba la cabeza hacia abajo y apretó sus labios contra mi helada piel caliente, haciéndome temblar. Sonrió cuando soltó su fuerte agarre, ―Increíble, ¿no? ―él observaba mientras mi mirada caía de él hacia los árboles. Nos habíamos detenido en un bosque de arces que había sido despojado de sus hojas de verano y estaban, aparentemente, tiritando bajo su fría capa de nieve. ―Nunca he visto nada igual en mi vida ―exhalé fuertemente. Me di cuenta de la sonrisa de Edgar mientras tomaba mi mano y nos acercábamos a uno de los árboles.

―Claro que sí. ―Sus ojos me incitaron a mirar más de cerca el tronco. Luché para centrarme en las formas que habían sido talladas en su corteza. Mi mano alcanzó la cicatriz y trazó el contorno, muy chamuscado, de dos cuervos, ambos mirando hacia el cielo y hacia la derecha. Entonces él me tiró suavemente a otro tronco a unos pasos de distancia. Otros dos cuervos estaban grabados allí, mirando hacia el cielo y hacia la izquierda. Por último, me tiró de nuevo al centro de los dos árboles, sin soltar mi mano con fuerza. Miré hacia arriba y vi a los árboles reflejados entre sí casi a la perfección, como si fueran mitades perfectas. Edgar suavemente me soltó, tirando de su guante y guardándolo en su bolsillo. Su cálida mano enlazada a través de mis dedos helados mientras mi alma de repente estaba sofocante, más que nunca. ―¿Qué puedes ver aquí? ―preguntó con calma, una sonrisa aún arrollando sus labios. Lo miré confundida mientras el calor dentro de mí comenzó a impulsarse a través de mis venas.

161

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¿Qué quieres decir? ―Imagina lo que quieras. Imagínate lo que deseas que estos árboles sean. ―Sus ojos ardían como zafiros. Pensé seriamente durante un momento, encontrando más fácil que nunca aclarar mis pensamientos. Cerré los ojos, imaginando el giro de los árboles, dándose forma a sí mismos, entre sí, y buscando su felicidad como si fueran uno solo. Mantuve los ojos bien cerrados mientras escuchaba el sonido de las ramas crepitantes, al igual que el sonido de la leña en un fogón. Cuando los abrí, Edgar estaba mirando con orgullo a los árboles que teníamos ante nosotros. Unos pocos copos de nieve cayeron al suelo perturbando las ramas y mi respiración era rápida y repentinamente fuerte. ―Justo como siempre ―susurró él, mientras suavemente soltaba mi mano y la dejaba caer a su lado, aún acariciándola muy ligeramente. Miré los árboles con asombro y una sonrisa dolorosa tiró de mis débiles músculos faciales. Ahí, ante nosotros, los árboles habían entrelazado sus ramas, trenzándose en un impresionante arco de gran tamaño. En el medio del arco dos ramas caían y se estabilizaban en un banco. Edgar bufó en voz baja ―Hacer algo como esto le tomaría décadas a un botánico. ―Me sonrió y sus ojos se oscurecieron peligrosamente, mientras finalmente se apartaba, recuperando el guante de su bolsillo. Puso el cuero por encima de su fuerte mano y luego me agarró los dedos fríos de nuevo mientras su mirada se calmaba. Dando un paso adelante, me atraía hacia el columpio. Me senté con cautela ya que los árboles bostezaban en mi tacto, de repente estallando en un vivo manto de brillantes hojas verdes. Me reí mientras el asombro y el amor llenaban mi alma. Edgar se sentó a mi lado ―Mira Elle, yo nunca podría hacerte daño. Toda la magia en mi mundo se ha ido, y toda la belleza. Mi amor por ti es demasiado grande. Mucho más brillante que cualquier otra cosa. ―La expresión en su cara era auténtica y suave, y su mano estaba caliente mientras acunaba la mía en su interior.

162

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Miré por encima de mí, admirando las ramas que continuaban hilándose a sí mismas juntas, vivas con vida. Vi el poder de nuestro ser, nuestra existencia, y lo importante que era para nosotros estar juntos. Tuvimos un amor predeterminado, mucho más grande que cualquier otra cosa en la existencia humana. Nos balanceamos por un rato en silencio, y mi mente comenzó a aclararse. De repente, pensé en Scott y Sara, y me volví hacia Edgar mientras la aprehensión comenzaba a nadar en mis ojos, —¿Qué pasa con las clases?—, le pregunté frenéticamente. Él se rió ―Como he dicho, con la nieve, dudo que alguien esté ahí, además, no creo que realmente tengas que aprender mucho más en este momento, no más que esto. ―Hizo un gesto con su mano a los árboles. ―Sí. ―Me detuve, aceptando lo que decía como una declaración veraz. Perdí a Scott y a Sarah sin embargo. Era increíble tener amigos por fin ―. Pero entonces ¿qué pasa con tu clase? Él resopló ―Esa no es mi prioridad. ― Me miró, el amor hirviendo en su mirada―. Eres todo lo que importa ahora. Tú eres mi vida. ―Su rostro lucía dolorido y urgente―. Además, he creado un muy convincente plan para sustituir la lección. ―Una sonrisa volvió a sus labios suaves―. Y en unas dos semanas más, me iré a casa para el invierno, de todos modos. Lo miré confundida. ―¿Pero ellos no se preguntarán a dónde fuiste, a dónde fui yo? Aunque sólo sea por una semana. Sus labios se curvaron con diversión. ―Oh, se supone que todavía te estoy enseñando, yo simplemente hice una especie de alucinación de mí mismo, una versión holográfica. ―La arrogancia se apoderó de su rostro―. Y sobre ti, les dije a todos tus profesores que te iba a enseñar personalmente, ya que necesitabas disciplina, y tenías mucho potencial. Le sonreí de vuelta, sintiendo el pequeño fuego dentro de mí manteniendo mis sentimientos alegres, con vida a través de nuestro oscurecido tacto. El silencio de los bosques era impresionante y la nieve era más de lo que jamás hubiera imaginado del tiempo atrás en Seattle.

163

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¿Edgar? ―Mi voz sonaba angelical al salir de mis labios ―. ¿Alguna vez moriremos? ―La críptica pregunta se sintió como un presagio. Me miró con tristeza ―No. ―Su rostro tenía esperanza―. Vamos a vivir para siempre, juntos. ―Vi que su cara estaba preocupada de algún modo. A pesar de su expresión facial, su respuesta era extrañamente tranquilizadora para mí, pero algo se sentía oscuro y temeroso. Nos sacudimos en silencio mientras los dos considerábamos el asunto en secreto. El agarre de Edgar era apretado en mi mano, casi aplastando mis dedos, pero se sentía seguro. Me sentía tan natural con él, por lo que en su casa, yo también iba a intentar con todas mis fuerzas poder protegerlo así. Pasó una hora de silencio antes de que Edgar se levantara finalmente, ―¿Deberíamos volver? ―Su voz sonó distante. Asentí, tragando saliva mientras me empujaba fuera del columpio, las ramas de inmediato comenzaron a desenredarse lentamente a medida que se relajaban de nuevo en su posición. Las hojas se marchitaron y cayeron al suelo, dejando un manto de hojas oxidadas en su base, poco a poco siendo enterradas en la nieve que caía con fuerza. Montamos de nuevo en la moto de nieve y envolví mis brazos alrededor de él, enlazando una mano en su chaqueta y presionándola suavemente contra sus costillas. Sentí su corazón acelerado a medida que avanzábamos y apoyé la cabeza tiernamente contra su espalda. Cuando por fin los árboles se abrieron en la pradera me senté con curiosidad. Él estaba corriendo a toda velocidad hacia el centro de la abertura y de repente una pared lluviosa apareció ante nosotros. Nos estrellamos a través de la pantalla a medida que esta se agitaba furiosamente y Edgar bruscamente torció el manillar. Giró la moto de nieve a un lado, mientras esta comenzaba a patinar, estrechamente chocando contra la pared del fondo del garaje. Abrí la boca, mis dedos excavando en su chaqueta. Apagó el motor mientras hacía una mueca de dolor hacia mi agarre doloroso, como el de un gato asustado. ―Dios, Elle. ―Su rostro se contorsionaba con dolor―. Con ese agarre, me imagino que descubrirás pronto cómo llegar a ser un cuervo de nuevo. Me reí. ―Sí, claro, eso deseo. ―Puse los ojos en blanco mientras él apartaba mis manos.

164

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Expertamente, se giró en su asiento, lanzando sus piernas alrededor hasta que me encaró. Puso sus manos en mis rodillas. ―Tú recordarás ―suspiró. Sin vacilar, tomó mi cara entre sus manos aún con guantes, con los ojos de un constante azul opalescente. Se inclinó y apretó sus labios contra los míos y mi respiración de repente se volvió rápida y urgente. Su aliento era embriagador mientras nuestros labios se moldeaban juntos y su mano se movía en mi espalda, donde presionó su cuerpo contra el mío. Cedí mientras tomaba su mano, pero de repente, su mano de hierro estaba alrededor de mis muñecas y me congelé. Gentilmente me alejó de él, poniendo mis manos de nuevo en mi regazo. Puse mala cara un poco antes de que finalmente me riera dándome cuenta de sus ojos azules marinos avisándome. Se levantó entonces y pasó su pierna por encima del asiento, dejándome en una bruma de emociones. Volví a guardar mi compostura mientras trabajaba para calmar mi respiración antes de ver a Edgar. Me arrastré fuera de la moto de nieve y él desvió la mirada, agarrando la cubierta y tirándola sobre la moto de nieve. Se acercó a mí, con una mirada de satisfacción cruzando su cara. Agarró mi capucha y la sacó suavemente de mi cabeza. ―Conoces las reglas ―susurró, inclinándose y besando mi frente suavemente antes de que lentamente apoyara su cabeza contra la mía, con su nariz congelada en reposo en el ángulo de mi frente. Se quedó allí un momento antes de tirarse hacia atrás, su rostro maravillosamente fresco y sus mejillas suavemente besadas por el viento. Sonreí ―Lo sé. Sus ojos brillaron levemente ―¿Tienes hambre?

165

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

ntonces qué te gustaría? ―Edgar se puso al otro lado del mostrador de cobre brillante, las mangas de su camisa se empujaron hasta sus codos, revelando sus fuertes antebrazos. Yo tenía una bata de seda y una toalla envuelta alrededor y en el cabello que todavía estaba mojado por la envolvente lluvia a la que había sometido mi cuerpo frío. Mis mejillas se sentían al rojo vivo y estaba segura de que debía verme espantosamente roja, compensando la falta de calor de mi cuerpo por estar afuera. Me encogí de hombros levemente, incapaz de evocar una idea. Torció los labios y entornó los ojos. ―Sé exactamente lo que necesitas ―fue hacia el congelador antiguo y tomó tres pequeños huevos azules de él. Los puso gentilmente en el mostrador antes de desenredar una toalla de la cesta del extremo derecho y coger dos piezas de pan. Lo observé curiosamente mientras miraba la cocina. Todo estaba cubierto de láminas de cobre. Desde los mostradores a la antigua campaña victoriana que colgaba sobre una chimenea abierta, junto con una hermosa escena de dos cuervos en un campo frutal. La cocina tenía forma de U, y estaba ubicada justo a la derecha a medida que se caminaba por el pasillo del frente a la parte posterior de la casa. Me senté en la isla que estaba ubicada en el centro donde los taburetes estaban hacia arriba en el lado izquierdo. A mi espalda estaba la sala de estar a la cual él me había llevado la primera noche y ésta daba hacia la biblioteca que estaba en la parte delantera de la casa. El diseño en conjunto no tenía mucho sentido, pero siendo la casa invisible en el espacio, casi como parte de una dimensión completamente diferente, supongo que no tenía que tenerlo. El fuego crujía ruidosamente, llenando la habitación con niebla de humo caliente. Edgar rompió los huevos en una sartén y los puso al calor para cocinarlo. Puso los panes por encima de las llamas para tostarlo.

–¿E

166

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Suspiró, sabiendo que yo lo vigilaba. ―Nunca podré acostumbrarme a las estufas modernas, simplemente no se obtiene el mismo sabor ―riendo él se acomodó detrás mío donde buscó a través del mostrador mis manos y las acunó entre las suyas. Yo le sonreí ―¿Has comenzado a recordar algo de tu vida anterior? ―insistió, sentí su toxicidad fluir por mí. Busqué en mi mente, encontrando un silencio sereno y claro. Había voces débiles suspendidas en la distancia, pero aún no podía juntarlas con las caras que brillaban como tarjetas frente a mis ojos. La casa sólo se veía vagamente familiar, como si yo supiera que este era mi lugar, pero aún no podía recordar el momento exacto. ―Más o menos ―arrugué la frente―. Pero nada tiene sentido. Sus ojos eran matices profundos mientras reflejaban la luz de las velas. Dejó ir mi mano y me dio una sonrisa torcida. De pie un poco hacia atrás, él de repente se suspendió a sí mismo de una manera extraña, vi con asombro cuando empezó a girar rápidamente y había un rápido estallido de energía cuando el viento azotaba la habitación. Papeles y sartenes resonaron fuertemente a su paso. Me quedé boquiabierta. Una ligera risa escapó de mi garganta mientras la llama residual en mí se desvanecía. Edgar se paró en el mostrador enfrente de mí, sus ojos pequeños y de un azul brillante, y sus plumas nacaradas resplandecían salvajemente. Extendí mi mano y con cuidado toqué las plumas de su cabeza, sabiendo que eran filosas. Ellas inmediatamente se esponjaron, mi alma se agitó, mientras me reía de todo corazón por su apariencia. ―Eres tan hermoso ―respiré fuertemente. Las garras de Edgar rayaron contra el cobre cuando giró como un trompo delante de mí, modelando su nueva apariencia. Mientras miraba vi que sus garras estaban marcadas profundamente en el mostrador y me reí. ―¡Estás arruinando tu casa! ―grité y él se acercó un poco a mí, graznando fuertemente. ―De acuerdo, nuestra casa ―dio un paso hacia atrás, sus ojos parpadearon y su pico abierto. El cuervo delante de mí ya no era amenazante o siniestro. Mientras lo miraba mi corazón sonreía. Su armadura era más impresionante que una sola de sus plumas, sus alas eran fuertes y orgullosas. Abruptamente extendió sus alas y comenzó a agitarlas mientras se levantaba del mostrador y se retorcía de nuevo a su forma humana.

167

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Edgar pasó sus manos a través de su cabello negro y rizado, sonriendo disimuladamente. ―¡Eso es tan impresionante! ―lo miré con los ojos bien abiertos―. Desearía poder hacer eso. Él sonrió. ―Por supuesto que puedes ―frunció el ceño―, pero no creo que puedas hacerlo sin tu alma, no es como si yo pudiera sostener tu mano a través durante todo el alboroto. Pero nada me gustaría más que verte en esa forma de nuevo. Pensé por un momento. ―¿Qué es exactamente lo que haces... ―me detuve, para aclarar mi pregunta―... para convertirte así? Edgar atizó el fuego y volteó los diminutos huevos gentilmente. ―Tienes que visualizarlo, verte a ti mismo como un cuervo y luego sentir tu cuerpo ligero ―se puso de pie y regresó al mostrador. Le eché un vistazo, resultaba difícil imaginar su largo cuerpo ligero. ―Es un sentimiento que viene de adentro, desde el centro ―él se veía tan apasionado cuando hablaba y yo podía ver que sería casi imposible que yo llevara a cabo la transformación tal como él la describía. ―Es como si fueras indestructible, todas tus plumas son como cuchillos ―miré hacia mi dedo donde me corté anteriormente. Puso los huevos dentro del pan suavemente. ―Es bastante útil, sin duda hace que sea más fácil matar a los espías. Me estremecí, pensando en el sonido de ese día en el prado, el sonido de la muerte. De repente Isabelle aterrizó en el mostrador al lado mío, me asusté cuando empezó a chasquear su lengua. Edgar resopló. ―Pequeña codiciosa, ¿Cierto? ―él la miró con reproche. Ella chasqueó su lengua de nuevo mientras Edgar se arrodillaba frente al fuego y cogía uno de los huevos fritos con un tenedor y se lo lanzaba. Su pico castañeó brutalmente mientras maniobraba para coger el huevo antes de que tocara el mostrador. Ella inclinó su cabeza hacia mí y sus ojos estaban llenos de satisfacción cuando parpadeó rápidamente. El huevo colgaba de su boca, agitándose mientras ella retorcía su cuerpo alrededor y se fue, volando a través de la ventana entre la sala de estar y la biblioteca, y hacia arriba a través del techo del desván encima de la barandilla.

168

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Edgar agarró dos platos de cristal del gabinete, poniendo una pieza de pan tostado en cada uno, después pinchó los huevos y puso uno en cada una de las tostadas. Colocó un plato en el mostrador delante de mí. El huevo del petirrojo era pequeño y delicado. Yo lo observé mientras él caminaba hacia el gabinete donde agarró desde las profundidades una botella con un líquido color ámbar. Lo sacudió con cuidado antes de destaparlo y arrugue el ceño con frustración, resoplando con rapidez mientras él servía el jarabe espeso sobre mi huevo y pan tostado. ―¿Qué estás haciendo? ―protesté. El rió profundamente. ―Confía en mí, te encantará. Solo inténtalo. Hice una mueca cuando empujó el plato que nadaba en jarabe de arce hacia mí, me entregó un tenedor con una sonrisa en su rostro mientras se inclinaba y ponía las manos sobre el mostrador, sosteniendo su cabeza entre sus manos para ver. Miré el plato que había protegido entre sus brazos ansiosamente, sus huevos y tostadas sin el jarabe, tímidamente levanté el tenedor al centro de la yema del huevo, presionando hacia abajo para que se abriera, derramando el pegote amarillo en el jarabe y sobre la tostada. Me atoré levemente y Edgar contuvo una risa ahogada. Temerosamente, traje un pequeño trozo hacia mi boca, el olor era sorprendentemente dulce y casi humeante, cuando tocó mi lengua, fruncí mi frente concentrada. Masticando lentamente, me encontré completamente sorprendida. Los sabores estaban más allá de lo increíble y el dulce jarabe mezclado con la yema de huevo espesa y el pan de grano a través de mi boca, golpeando cada papila gustativa. Mis cejas se levantaron. ―¡Wow!. Edgar se rió con ganas y puso una mano sobre su estómago para calmar su respiración. ―Te lo dije ―resopló―, supongo que te conozco mejor que tú misma ―él me guiñó juguetonamente. Le di una mirada escéptica. ―Bueno, cuando no te conoces a ti misma, eso no es muy difícil. Asintió con sumisión. ―Eso es verdad. Después esa tarde, me senté calladamente con una docena de diarios abiertos a mí alrededor. No había ningún sonido en el aire mientras escaneaba mis palabras, tratando muy duro de recordar mi vida. Cada entrada estaba cargada con emoción y felicidad. El descubrimiento de mi don, la forma en que creció con el tiempo, y luego el día en que creé este bosque con mis poderes de la naturaleza.

169

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Y luego estaba el fin donde mi escritura se volvía siniestra y asustada. Pasé las páginas rápidamente mientras mi corazón latía a toda prisa, como si recordara el sentimiento de incertidumbre. Todo era suspenso cuando las últimas entradas se volvían cortas y desesperadas.

Octubre 10, 1708 Él se acerca, puedo sentir su hambre en mi alma, mi mente se está nublando. El mal que se filtra de su sangre es oscuro y siniestro, cien almas mueren por su sed. Edgar parece imperturbable, pero él es la roca, mi protector, sólo espero que cuando el tiempo llegue, sabré qué hacer…

Esa fue la última cosa que escribí. No me di pistas, ninguna manera de saber cómo recuperar mi alma, miré hacia la pintura de la pared. Cómo pude rendirme de esta vida tan fácilmente, cómo podía entregar mi corazón antes de dar pelea. Cerré los ojos, lentamente traje cada imagen recordada dentro de mi interior, teniendo en cuenta las estructuras faciales y los gestos de cada uno. Un rostro seguía parpadeando ante mi vista, alguien profundamente perturbado, con ojos tan vacíos, que puede también ser nada más que un cuerpo. La memoria causando temor en mi pecho. Y comenzaron a apretarse mis pulmones mientras intentaba recordar su nombre. Finalmente, recordé lo que Edgar me había dicho, el nombre del hechicero que había venido a por nosotros y había asesinado a muchos otros. En lo profundo de mi mente pronuncié la palabra mientras su rostro aún seguía allí, Matthew. Mi corazón se sacudió dolorosamente como un incendio que quema a través de él y luchaba por ocultar el dolor. Cerré los ojos y me forcé a concentrarme en el rostro, haciéndome recordar ese horrible día que suprimí dolorosamente. Hubo un golpe suave en mi puerta y me sacó de mi mente, instintivamente envolví mi bata a mi alrededor, incluso más ajustada. Edgar se asomó y luego entró en la habitación con cuidado, con miedo de asustarme de nuevo. Estaba recién afeitado, vestido con un traje hecho a la medida. Mis ojos se posaron sobre él con hambre. Nunca lo había visto tan guapo, tan hermoso. ―¿Te estoy molestando? ―parecía avergonzado y solitario. Era injusto de mi parte encerrarme aquí arriba, lejos de él después de tanto tiempo. Podía ver en su cara que

170

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

estaba desesperado por verme, desesperado por pasar tiempo conmigo, por tenerme de vuelta. Negué con la cabeza. Se acercó a mi cama tranquilamente, sentándose en el borde. ―Estaba aburrido ―con una sonrisa deslizándose por su rostro, su poderosa espalda estaba encorvada ligeramente. Las velas de la habitación de repente cobraron vida cuando retrocedía la luz del día. Miré la nueva luz que ahora era arrojada a las paredes y su rostro adquirió de repente un matiz romántico. ―Tengo una idea ―él me miró con fuego en sus ojos. Se levantó entusiasmado y se dirigió al tocador abriéndolo con prolongada reserva cómo si yo siguiera ida. Cómo si todavía tuviera miedo de perturbar mi vida pasada. Le escuché susurrar a través de los montones de tela antes de finalmente detenerse sacando una pila masiva de azul zafiro desde el interior. Lo miré extrañada. ―¿Qué es exactamente lo que vas a proponer? Él sonrió. ―No estoy proponiendo nada, difícilmente nos conocemos el uno al otro, algo como eso probablemente sería irresponsable. Exhalé nerviosamente ante su referencia al matrimonio, y una idea cruzó por mi mente que antes no había estado allí. Finalmente me pregunté sí no nos habríamos casado en mi vida pasada. Tenía sentido, pero él nunca lo había mencionado. No había encontrado nada en los diarios, pero también había hojas perdidas. Cuando sostuvo el vestido en sus manos, vi que su rostro estaba ocultando algo, algo que él sabía que me negaría a hacer. ―Me preguntaba si te gustaría bailar ―dijo suavemente, con una mirada cruzando su cara que no podía rechazar. Resoplé. ―Sí claro, nunca he bailado en mi vida. Me dio una mirada escéptica. Sabía que yo adoraba bailar, mis diarios no hablaban de nada más, pero aún intentaba negarlo. No había manera de que yo pudiera recordar los movimientos de baile. Fingí una sonrisa cuando el inclinó la cabeza y me dio una mirada incrédula. ―Oh, vamos ―sus ojos brillaron seductoramente―. Será divertido. Suspire y me rendí, imaginando que sería mejor hacer alguna actividad física, y recorrer mi memoria que sólo encerrarme en mi habitación, desesperadamente buscando libros tratando de que entraran a la fuerza en mi mente bloqueada.

171

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Gateando desde la cama a regañadientes, agarré la pila de seda y le di una mirada enfurruñada mientras me escondía detrás de la pantalla. Se rió de mí al verme atormentada, estaba parado diligentemente del otro lado de la pared improvisada, esperando pacientemente mientras yo luchaba con el tejido. Finalmente la prenda cayó encima de mi pecho y busqué sujetar las tiras cuando me congelé. De repente escuche a Edgar acercarse a la pared improvisada detrás mío y podía sentir su mirada en mi espalda. Por un momento él sólo se paró allí en silencio, y luego lentamente sus dedos tocaron la parte baja de mi espalda y suavemente trazaron el camino hasta descansar en mi cuello. Me estremecí, cediendo a su tacto suave y cálido. Exhaló profundamente mientras sus expertas manos trabajaban con los tirantes, apretando cada uno con un tirón suave pero contundente, todo el tiempo permaneció sin hablar, cuando llegó al final, sentí que lo ató en el arco perfecto. Mi respiración incrementaba a medida que retorcía sus manos en mi cabello, sujetándolo suavemente y haciéndolo a un lado para que cayera como cascada en mi pecho. Incliné la cabeza hacia un lado mientras él se inclinaba hacia mí. Sus labios se entreabrieron mientras me besaba en la base del cuello y sus manos rozaban mis brazos. Exhalando temblorosamente, se apartó y abrí los ojos mirándome en el espejo. Una imagen cruzó por mi mente, una de felicidad. En mi recuerdo, yo estaba usando este vestido y me veía exactamente igual, con los ojos brillantes de vida y mi rostro radiante. ―Te ves hermosa, Elle ―su silueta se reflejaba al lado de la mía y observé sus ojos cuidadosamente. El vestido era exquisito, ajustándose como si hubiese sido hecho sólo para mí. Había perlas de Tahití azules que recubrían el borde y ópalos de un azul profundo cosidos en el corpiño, así que reconocí instantáneamente por qué él había escogido este vestido en particular cuando las gemas complementaban sus ojos y los míos. El peso de la tela era agotador, pero no estaba como para quitármela tampoco. De repente Edgar metió su mano en su bolsillo y sacó de él una cadena de perlas azules que hacía juego con el vestido. Gentilmente colocó sus manos alrededor de mi cuello mientras envolvía sus dedos suavemente alrededor de mi clavícula. Mi corazón se derritió y me giré para encararlo. Tomó mi mano y firmemente me atrajo hacia él en lo que la pesada seda rozó ligeramente el suelo y yo me quedé con los dedos de los pies descalzos. Me guió al piso de abajo, una mano atrás de su espalda y la otra acunando la mía. Cuando bajábamos al primer piso me sentí como de la realeza y la realidad del tiempo se alejó. Me rodeó en la entrada frontal cuando el granito frío heló mis pies. Se acercó hacia mí con un paso mesurado e instintivamente

172

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

mis pies se movieron como si fueran controlados por un titiritero dentro de mí, su agarre firme me guió, haciendo girar mi cuerpo con el vestido a mi alrededor. De repente la música empezó a sonar y lo miré con una cara graciosa. ―¿De dónde viene eso? ―pregunté de alguna forma sorprendida. Él se rió, levantando una ceja. ―Del reproductor de CD. Solté una risita cuando me tiro hacia él y apoyó cuidadosamente una mano en la parte baja de mi espalda, la otra seguía sosteniendo mi mano. ―¿Así que no crees en bombillas, pero si en coches, no tienes un televisor, pero si un reproductor de música? Asintió con una mirada sincera en su rostro. ―Los CD no ocupan tanto espacio como un piano ―su sonrisa no tenía precio. Reí disimuladamente, sus ojos azul profundo y las nubes tras ellos moviéndose lentamente. ―Quiero quedarme aquí para siempre ―lo miré, y esta vez fui yo la que se inclinó hacia él, parándome en las puntas de mis pies para besarlo. Respiró pesadamente mientras me separaba. ―También quiero que te quedes ―sus ojos eran tristes―. No dejaré que nos separemos de nuevo, la vida sin ti es muy dolorosa, no vale la pena vivir ―apretó sus labios contra mi frente mientras me hacía girar lentamente―. Ahora me doy cuenta de que no sé cómo lo hice por tanto tiempo. Me hizo girar, atrayéndome de nuevo y acunando mi cabeza con su mano mientras me hundía tirando de mí hacia atrás. Bailamos en silencio, y recordé cada paso como si fuera algo que hubiese hecho toda mi vida, él me abrazó y su esencia me rodeó, intoxicándome con su exquisito olor. Cerrando los ojos, sentí nuestros cuerpos fusionarse en uno y fue ahí donde encontré la comodidad que anhelé toda la vida. No era sólo la felicidad lo que extrañaba, sino también ésto. Finalmente la música cesó, se inclinó hacia a mí de una manera elocuente. Yo sonreí ligeramente, mi cabeza giraba y mis piernas cansadas. ―¿Estás lista para irte a la cama? ―sus ojos estaban reflexivos, pero aún fuertes. Asentí, mientras me llevaba a las escaleras, Edgar delicadamente me ayudó a desatarme el vestido, dándome privacidad mientras yo luchaba por quitármelo, lo colgué en mi armario donde el peso ya no se imponía en mis hombros. Sintiendo la fría brisa de la casa, rápidamente agarré mi camisón de la pila de ropa en el suelo y me lo puse rápidamente mientras mis dientes castañeaban.

173

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Cuando Salí, Edgar estaba una vez más encorvado en la silla junto a mi cama. Había apilado los diarios en un lado de la mesita y retirado y bajado las sábanas de terciopelo para mí, temblando, corrí hacia el acogedor calor. Me arrastré y me volví a mirarlo mientras él me sonreía. Aparté la mirada rápidamente para encarar la otra dirección mientras pensaba en el día más estimulante. De repente me congelé cuando escuché a Edgar levantarse lentamente, el susurro de la lana cuando se quitaba su abrigo. Escuché cuidadosamente cuando lo colocó suavemente sobre la silla y se quitó sus zapatos. Lentamente levantó la sábana y lo sentí deslizarse dentro. Recogí mis pies para darle espacio y su respiración se sentía tras de mí. Él llevó sus labios a mi oído, suavemente arrastrándolos, aun manteniendo su cuerpo a una distancia segura. ―Te amo ―susurró en mi oído. Yo inhalé delicadamente. ―También te amo ―las palabras eran pesadas en mi lengua y se ahogaban con emoción en mi garganta. Enterró su nariz en mi cabello y mi alma se calentó con un continuo ardor que quemaba. Aunque no me estaba tocando, tenerlo cerca era cómodo e íntimo. Mientras me dormía, pensé en Scott y Sarah, su amor era tan simple y fácil, pero al mismo momento pensé sobre las perspectivas de Edgar de la vida. Le molestaba la normalidad, y en su lugar disfrutaba de la simple elegancia del desafío y el amor prohibido. Sabía que lo que teníamos, lo que sentíamos, era mucho más que su amor, era duradero y embriagador saber que uno no podía vivir verdaderamente sin el otro.

174

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

n la mañana me desperté sola, sintiendo que algo estaba peligrosamente mal. Mi cabeza estaba nublada y sentía la boca entumecida. Me senté de golpe, el terror rasgándome a través de mi corazón mientras miraba alrededor de la habitación de Edgar, pero las sábanas donde se había acostado ya estaban vacías y frías. Saliendo de la cama, tomé mi traje mientras notaba a Isabelle en la ventana, con sus esponjadas plumas y sus enojados ojos lanzándose a través del campo. El corazón latía con fuerza en mi pecho, me volví bruscamente y salí corriendo por las puertas dobles, mis pies deslizándose peligrosamente en las escaleras a toda prisa mientras volaba. Aterricé en el suelo del vestíbulo, miré por la ventana delantera y me detuve de repente. Aterrorizada, levanté la mano a mi boca, ahogando un grito. Mis ojos estaban fijos en la pradera, donde un solo cuervo negro estaba parado como una estatua, el viento arrebatando sus plumas con ira. Hubo un movimiento repentino en el vestíbulo hacia mi izquierda y salté, mis ojos lanzando dardos hacia el movimiento. Mi mirada se encontró con la de Edgar y mi corazón dio un salto con miedo mientras ardían en un profundo negro. Él caminó hacia mí lentamente, con la mandíbula enojada fija y los puños tensos a los lados. ―Edgar… ¿qué es? ―Mi cuerpo estaba temblando con ansiedad. Su rostro era de piedra. ―Es otro espía. Matthew sabe que has vuelto. Mi respiración era rápida. ―¿Pero cómo? ¿Cómo sabe que estamos aquí? Edgar llegó cerca a mi lado, pero a una distancia segura, en un estado de vulnerabilidad, su rostro frío y sin cambios.

E

175

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Él puede sentirnos. ―Exhaló y un gruñido escapó de su garganta. ―Temía esto Elle. ―Su voz sonaba distante y aguda―. Sus sentidos están mucho más fuertes de lo que esperaba y puedo sentirlo ahora también, él está ganando fuerza. Yo respiraba por la nariz, descubriendo que estaba caliente y húmeda, mientras caía en mis labios. ―Es sólo cuestión de tiempo. ―Hizo una mueca de miedo en su sibilante voz. Poco a poco di un paso hacia él, le miraba con aprensión mientras me acercaba. Extendió sus brazos y yo los tomé como una invitación, de pronto corriendo a su alcance y cerrando mis manos con fuerza contra su pecho. Cuando abrí los ojos, mi mente fue golpeada por el horror mientras veía tres cuervos más en el campo, sus alas negras abanicando la nieve en nebulosas ondas de plumas de cristal. Edgar agarró mi brazo con firmeza y me arrastró por el pasillo y la sala de estar. ―Siéntate aquí. ―Susurró y noté que sus ojos todavía estaban peligrosamente negros―. No mires hacia fuera de la ventana Elle, y tapa tus oídos. ―Su rostro era homicida―. Lo siento por esto. ―Añadió antes de irrumpir girando en la esquina. Apoyé las rodillas en mi pecho, mientras oía la puerta de enfrente cerrarse de golpe. Hubo un bajo ruido mientras escuché el cambio de Edgar convirtiéndose en cuervo, y por un momento, hubo un silencio mientras mi aliento se arrastraba en mi garganta y se hacía eco en mi cabeza. De repente, hubo un agudo grito de los pájaros y tapé mis oídos, aterrorizada por lo que sabía que estaba pasando. Mi cuerpo se sacudió violentamente. El sudor era ahora gotas en mi frente y mi mente comenzó a sentirse débil. Los escalofríos sacudían mis huesos mientras imaginaba mi cara convertirse un blanco puro. Esto era toda culpa mía, ¿por qué había sido tan tonta? ¿Por qué pensé que darle mi alma lo haría detenerse? Mi cabeza se desgarró dolorosamente, con dolor más fuerte de lo que alguna vez hubiera tenido. Las voces en mi mente gritaban y de repente no pude contenerlas. Mi voz de pronto elevada a un tono agudo mientras estaba sentada acurrucada en el sillón, sin poder respirar. Mientras mi voz cesaba, también lo hizo el mundo a mí alrededor, como poner la tapa de una olla hirviendo. Todo lo que podía oír era mi respiración ahogada y escuchaba con atención un portazo en algún lugar a distancia. Exhalé fuertemente, yo cantaba una y otra vez en mi cabeza que Edgar estaba bien. Oí sus pesados pasos mientras él giraba en la esquina de la habitación y al instante noté el brillante sudor ensangrentado en su frente. Rápidamente luché para discernir si las

176

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

salpicaduras eran su sangre o de los cuervos. Entonces, mientras mis ojos recorrían su cuerpo impacientemente, noté los profundos arañazos en su cuello. De las frescas heridas manaba sangre roja espesa en su camisa, coloreándose horriblemente, el profundo carmesí contrastando con su nacarada piel. Luché para pararme mientras corría hacia él. Me horroricé cuando alzó una mano ensangrentada, deteniendo mi camino. Mi mirada se posó a los bultos sin vida colgando de la otra mano mientras la sangre goteaba sobre el granito negro, brillando bajo la luz de las velas. ―No caerá su sangre en ti. ―Su voz gruñó―. Sería más fácil para ellos encontrarte, que él te encuentre. ―Su rostro era frío y duro. Sus ojos eran como los frascos de tinta negros. Di un paso atrás aterrorizada y vi su cara de repente cambiar. ―Creo que los tengo a todos. ―Sus ojos se comenzaron a calmar―. Pero es sólo cuestión de tiempo. Lo seguí mientras caminaba hacia el fuego que ardía en la cocina, con sádica fascinación y shock todavía temblando en mis huesos. Arrojó los cuatro cadáveres en la chimenea sin siquiera un atisbo de remordimiento y las llamas explotaron en un color morado oscuro. Vi cómo sus plumas rizadas se fundían y el olor a madera podrida y leche cuajada se filtró en la habitación. Lavándose las manos en el fregadero, lo vi temblar cuando llegó a una toalla. Luchó por mojarse mientras se limpiaba la sangre del rostro y del cuello. Cerrando el grifo de agua y apoyándose en el lavabo, el agua goteando de sus labios abiertos. Después de un momento, caminó hacia mí y me envolvió con sus brazos alrededor de mis hombros, poniendo su barbilla en mi cabeza. Empecé a llorar sin control. ―Edgar. ―Luché para formar palabras a través del pozo de lágrimas ―. No quiero que esto suceda, es culpa mía, lo siento mucho. Me alejó de él bruscamente y me miró a los ojos, su ardiente furia profundizando en mi alma. ―Estella, esto no es culpa tuya, ni pensarlo. ―Sus cejas estaban juntas y arrugas profundas cortando su suave la piel―. No empieces a culparte a ti misma, tú has tenido ya suficiente dolor. Lo miré con enojo. ―¡Y por lo tanto ahora lo tienes tú, y es todo por mi culpa!

177

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Me agarró la cara, sus manos como el acero contra los huesos de la mejilla. ―Deja de hacer eso. ―Replicó y me sacudió con desesperación. Me llevó con él y me apoyó en su pecho de piedra, limpiando las lágrimas de mis mejillas. Esto era mi culpa y me rehusaba a que se dijera de otra manera. Yo nunca debería haber venido aquí. Debería haberme matado como lo había pensado hacer una y mil veces. Él había aprendido a vivir sin mí, y ahora, yo le traía problemas de nuevo, arrastrándolo en mi tristeza… en mi egoísta deseo de sentir algo. Lo rechacé, encrespando mi frente en negación y encontrándome a mí misma incapaz de mirarlo a los ojos. Miré a las llamas donde sólo había huesos en el fuego y ahora la grotesca realidad de repente me hizo mal. La irracionalidad me invadió y me giré bruscamente y salí corriendo a mi habitación. ―Elle. ―Edgar gritó frenéticamente detrás de mí. Mientras llegaba a la escalera, las lágrimas se habían secado mientras mi alma de inmediato se volvió oscura y fría. Sentí en mi pecho la tristeza, sujetándola duro y permitiendo que se filtrara el dolor dentro de mí. Corrí a mi habitación y cerré la puerta detrás en una furia atronadora, mi pecho resoplando duro. Quería gritar y gritar. Yo no quería tener nada más que extraerme miembro por miembro del cuerpo. ¿Por qué sucedió esto? Nunca debí haber venido aquí, debería haber dejado que mi vida siguiera su curso, dejarme sufrir por la cantidad de dolor que había causado. Me acerqué al estante que contenía mis diarios y agarré los anteriores mientras los tiraba al suelo con ira. Las páginas se deslizaron a través de las tablas de madera, tendidos abiertos como almas sin vida. Mi lenta respiración era como una sensación de calma que se apoderó de mí. Toda esta vida, algo que no podía recordar. Era un desperdicio. Caí de rodillas cuando el dolor era agudo, mientras me golpeaba en el suelo. El deseo de castigarme era de pronto más grande que mi deseo de vivir. Yo sabía lo que tenía que hacer. No iba a permitir que viviéramos con miedo. Esta vez, iba a luchar. Llamaron a la puerta y estiré mi cabeza avergonzada. No dije nada en respuesta, mi corazón roto y mi alma negra, demasiado profundamente carbonizada. Edgar volvió a llamar, pero todavía yo no decía nada, sólo miraba al suelo en una pérdida total. Finalmente, abrió la puerta a pesar de mi negativa a permitirle la entrada. Sus ojos estaban profundamente tristes y su lenguaje corporal era desgarrador.

178

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Se acercó sin hacer ruido, de rodillas en el suelo y suavemente envolviendo sus brazos alrededor de mí mientras me levantaba hacia su regazo. Su mano rozó mi mejilla mientras empujaba mi cara hacia él. Sus ojos recorrieron los míos antes de besarme rápidamente. Su dominio sobre mí era como el acero y no pude evitar sentirme tranquila y segura. Me levantó del suelo y me puso suavemente en el sillón donde se arrodilló delante de mí hasta que sus ojos se encontraron con los míos. ―Elle. ―Su voz sonaba débil, pero tranquila―. Por favor, no hagas esto. De pronto sentí la rabia en mi corazón agolpándose en mi garganta. ―¿Por qué? Tú habrías estado mejor sin mí. Has aprendido a vivir. Vi como mis rencorosas palabras perforaban su corazón e inclinó la cabeza en mi regazo. Su rostro estaba manchado al azar con sangre y su pelo estaba desordenado. Yo no sentía remordimiento por mis palabras, todo era cierto, y nuestro destino ya estaba sellado. ―Elle, tú no entiendes lo oscuro que es, sin ti yo estaba desesperado y perdido. ―Levantó los ojos para mirarme y me sorprendí al ver que lucían vacíos y fríos. Respiré duro mientras mis brazos quedaban inmóviles a mi lado. Él trató de consolarme pero rehuí… a la defensiva. De repente, me agarró en contra de mi voluntad y me abrazó fuerte en un duro apretón. Yo luchaba por zafarme lejos al sentir la emoción lanzarse a través de mi cabeza y mi furia lentamente cambió a la tristeza y al corazón roto. Apretó la mandíbula dura mientras se movía como una piedra contra mi mejilla, sus fuertes brazos reacios a dejar que me fuera. ―Sólo cálmate. ―Susurró a mi oído, su elocuente voz me arrulló dándome tranquilidad―. Podemos vencer ésto, lo haremos. Yo estaba muy agitada, como un animal acorralado. ―Estella. ―Su voz era firme―. Vamos a estar bien, sólo ten calma. Tenemos tiempo hasta que él gane la fuerza suficiente, hasta que formule un plan. Sé fuerte por mí, esto es sólo el comienzo. Lo miré mientras me sostenía, de pronto sintiéndome abrumada por la emoción mientras envolvía mis brazos alrededor de él, lo agarré como si fuera mi vida en ello, y fue entonces cuando me di cuenta, él era mi vida.

179

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

n las siguientes semanas, Edgar tomó mi mano sin descanso mientras mi cabeza giraba alrededor con cada leve movimiento. Hice una mueca cuando se ajustaron las brasas en el fuego y pensé en las cuatro vidas que había tomado y los cuatro cadáveres que ahora se habían ido. ―Voy a tener que prohibirte salir de casa. ―Habló por fin, una tarde. Él estaba impaciente por el triste silencio al que le había sometido. En mi ira y el odio a mí misma, me había retirado al silencio. Nos sentamos calladamente en los taburetes en la cocina, la luz de invierno entraba por la ventana y en su rostro. Suspiré, algo dentro de mí sabía que esto iba a suceder. ―Así es como todo sucedió la última vez ¿No? ―Mi voz se resquebrajaba. Tomó mi mano con más fuerza, sus ojos me miraban, abiertos en un profundo y brillante azul zafiro y resplandeciendo más que nunca. Mi cabello había tomado también un nuevo brillo. Su constante agarre era desconcertante y eso había empezado a cambiar de nuevo en mi ser angélico anterior. Yo no podía dejar de pensar que él estaba tocándome constantemente a propósito. Estaba intentando que recordara mi pasado y, al hacerlo, estaba dejando de envejecer, mi piel se volvía una perla radiante pálida y los ojos comenzaban a reflejar la luz. Me tocó la cara, rozó sus dedos calientes a través de mi barbilla. ―Sí, esta es la forma en que ocurrió la última vez. ―Exhaló―. Pero él era más poderoso y más peligroso entonces. Asentí. ―Pero ahora está más hambriento, y no se puede subestimar. De repente se veía frustrado y me di cuenta de que yo le estaba diciendo hechos desalentadores que ya sabía que eran verdad, pero también exasperantes. Desde esta mañana cuando los espías llegaron, Edgar parecía distraído. Su mente estaba constantemente ocupada pensando y sus ojos azules lucían furiosos.

E

180

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Su actitud fría me asustó y me hizo desconfiar de todo el mundo a mi alrededor. A pesar de sus motivos, el contacto constante era agradable y me sentí completa durante mucho tiempo. Tenía miedo de decirle que eso no estaba ayudando, al menos no como él quería. No hubo nuevos recuerdos que volvieran a mí, sólo unos pocos rostros destellaban a través de mi mente. Suspiré mientras bajé su mano. Me miró con sorpresa y me encogí de hombros. ―Lo siento Edgar, sólo necesito descansar por un segundo. Todo esto es muy difícil de manejar, estoy segura de que para ti también. Su rostro era sombrío: ―Sí. ―Inclinó su cabeza hacia abajo, apoyándose contra el mostrador de la cocina―. Estoy agotado. ―Estaré bien. ―Le aseguré―: Seguiré trabajando en ello. Sólo necesito un poco de espacio. ― Mis ojos estaban fijos en él, pidiéndole que entendiera. Mi familiar tristeza poco a poco se filtraba por encima de mí y de repente la casa parecía demasiado fría. Me alejé de él por el pasillo. Echaba de menos a Scott. Había algo en la sencillez de su vida, incluso en la de Sarah. Echaba de menos su sonrisa infantil y su vida alegre y juguetona, tan ingenua. Les envidiaba el hecho de que todo a lo que tenían que temer era a la vida, dulce y corta. A pesar de que me había preparado para meterme de lleno y encontrar mi vida, me había imaginado que al menos sería algo tradicional, una madre, un padre, tal vez incluso algunos hermanos y hermanas. Había esperado que al descubrirlo, también quisiera encontrar lo que mi alma había perdido. Nunca pensé que estuviera perdiendo mi alma y mi otra mitad. Me dolía pensar que nunca tendría una madre, no tendría hermanos, ni tampoco amigos. Scott y Sara finalmente envejecerían, y con el tiempo, morirían. Yo me vería obligada a dejar su compañía por miedo a que se descubriera mi verdadero yo. Cuando pensé en la vida de Edgar, supe que él estaba frustrado también. Todos los amigos que había hecho alguna vez, el Sr. Benz, Edgar Allan y muchos otros, se perdieron en la historia, para nunca más volver a existir. Seguramente había sido un momento en la vida de Edgar en el que pensó que sería más fácil. Probablemente hubo un día, después de mi muerte, en que se había sentido como si pudiera sanar y moverse entre humanos con frecuencia. Vi cómo interiormente estaba molesto cuando descubrió que yo no recordaba nada sobre mi vida anterior. Sus ojos se desvanecían cuando pensaba en ello, y para él, eso era probablemente como aferrarse a una llama moribunda. Yo había sido algo increíble, pero ahora en comparación, sólo era insignificante. Sin embargo él lo

181

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

escondía, por su amor por mí, y cuando se comparte un alma ciertamente es algo que puedes sentir, otros dolores más profundos. Pude ver cómo se había mejorado, y pude ver mi propósito en su vida. Su energía era tan baja antes de que yo llegara, pero incluso desde que yo estaba aquí, notaba un cambio en él y recuperaba las fuerzas. Por la noche, él todavía se ponía lejos de mí, con toda seguridad se distanciaba por su eterno miedo de matarme por haber llevado su sed demasiado lejos. A menudo me quedaba despierta durante horas, simplemente escuchándole murmurar en sus sueños. A veces decía mi nombre, otras veces hablaba en italiano o en francés y no podía entenderlo. Pasé mis manos por el fondo de terciopelo estampado en la sala, mientras caminaba lentamente por todo lo largo. Me detuve en la biblioteca y apoyé la mano en el marco de la puerta, hincando mis uñas sin pensar en la madera. La habitación abuhardillada era intimidante y llena de estanterías con libros que subían en espiral hasta el segundo nivel y el dorado techo abovedado. Una de las paredes cedió el paso a las grandes ventanas de arco que amenazadoramente alcanzó a dos historietas, derramando la luz filtrada en los libros ya descoloridos. Al frente, había una escalera que te llevaba a la planta superior, y mi traicionero corazón estuvo de repente desesperado por subir. Arrastré los pies hasta allí y puse mis pálidas y frías manos en la madera de caoba de los peldaños. Elevándome hacia arriba, puse suavemente los pies en cada peldaño, cuidando de no llamar la atención de Edgar desde la otra habitación. La vez anterior que había tratado de subir aquí, me había advertido que la escalera era vieja e algo inestable y al final me había olvidado de que quería subir. Recordé que pensé que tal vez lo sería bajo su peso, pero yo era más ligera, sabía que eso estaba bien. Peldaño a peldaño, en silencio subí al espacio de arriba, mi desobediencia pulsando la sangre caliente por mis venas. Una vez en el segundo nivel, coloqué suavemente las manos sobre la barandilla de hierro y miré hacia abajo al sofá de cuero y divisé la lámpara de Thomas Edison que Edgar había recibido en 1879. Era el único foco de luz en toda la casa, y con razón. Edgar había explicado sus razones para usar la luz de las velas, más allá de su simple belleza. Había argumentado que si todas las bombillas estuvieran hechas igual que el original, entonces las usaría, porque como Edison y Humphrey Davy, ellos nunca se quemaban. El segundo nivel de la plataforma era estrecha y fuertemente inclinada desde donde yo estaba hacia la derecha alrededor de la cuadrada habitación. Toqué con los dedos los polvorientos volúmenes de mi izquierda, había viejos diccionarios y enciclopedias, seguramente todos ya demasiado anticuados por la tecnología actual. Iba de puntillas

182

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

tentativamente, doblé la esquina y de repente me di cuenta de algo que nunca había visto antes, tal vez debido al oscuro ángulo de la sala inferior. Era un arco pequeño escondido detrás de la esquina, aproximadamente del tamaño de una entrada normal, pero sin puerta. Me equilibré contra la pared, mirando alrededor de la esquina con tristeza. Giré la cabeza y miré al piso de la planta baja, asegurándome de que no había nadie allí. Parpadeé al darme la vuelta con cuidado y me dirigí hacia el arco. El reflejo residual de mis ojos era capaz de adaptarse a la oscuridad mientras entraba en sus profundidades. Mi respiración era superficial mientras me deslizaba en el pequeño rincón desapercibido y el sonido de mi respiración resonaba en el eco de las frías paredes estucadas. Mientras mis pies cruzaron el umbral, la luz de las velas cayó repentinamente sobre el espacio, brillando suavemente en una silla, se deslizaba en la esquina de atrás y se reflejaba en un marco de oro grande en la pared. La habitación era del tamaño de una despensa y me encontré ligeramente decepcionada, una parte de mí tenía la esperanza de encontrar algo más que una pequeña sala de estar. Me dejé caer en el sillón de cuero y cerré los ojos, abatida, con el polvo volando a mi alrededor. Había una vela encendida que parpadeaba en las paredes, haciéndome sentir como si estuviera en una cueva. Me encorvé y puse las manos en mi pecho mientras miraba la gran pintura que se extendía desde la rodilla hasta el techo, que obviamente no estaba diseñada para ese espacio. Las sutiles pinceladas debajo de la espesa capa de polvo llamaron mi atención y me levanté, quitando algunas telarañas de la superficie al reconocer la firma, Vermeer 1667. Mientras poco a poco iba descubriendo las capas de polvo, la escena fue apareciendo como un rompecabezas. El tema general era sobre la vida cotidiana, un grupo de personas reunidas en un salón para una fiesta. Quité el polvo más profundamente y miré de cerca cada cara. Mis ojos lo recorrieron con entusiasmo hasta que de repente reconocí los familiares rasgos de Edgar, mirando fijamente desde la escena. Su mandíbula estaba apretada y su cabello despeinado. Me di cuenta de que sus ojos eran de un azul profundo, como ahora, como el océano más profundo. Traté de sonreír un poco, pero mis esfuerzos fueron en vano, confusos por mi alma oscura y fría. Seguí su brazo con mi mano y vi que lo tenía colocado en el hombro de una bella rubia con un familiar traje de color azul zafiro. Mi aspecto fluido y equilibrado se fijaba en mí con una mirada de conocimiento, como si le dijera a mi yo actual un secreto que sólo yo podría entender. Mi piel era joven y suave, tal como era ahora, y mis ojos eran de un sorprendente azul cristalino, y resplandecían desde el lienzo con vida y felicidad. Mis labios eran rojos rosados, brillando suavemente por la luz que se filtraba desde la ventana del desván de Vermeer. La habilidad del artista para crear la opulencia de la

183

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

tela y la vívida piel era impresionante, igual que la costosa elección de colores que eran tan gratificantes. Mi enfoque se redujo a los otros asistentes a la fiesta y de repente cada cara vino a mi turbia memoria, todas las que había estado tratando de reconocer durante semanas. Entorné los ojos al limpiar el lienzo con más fuerza. La piel nacarada y los adornos de cada pareja eran inquietantemente familiares y deduje que ellos estaban también, como nosotros, eternamente atrapados en el anhelo y animados por lo que esperaban fuera la eternidad. Todos los hombres estaban vestidos de negro y sus chaquetas y chalecos eran oscuros como la noche a juego con lazos de seda negros. Sus blancas camisas eran la única diferencia, pero el conjunto monocromático acentuaba el reflejo nacarado de sus ojos. Una pareja iba ataviada con terciopelo verde, los ojos del caballero resplandecían como un bosque de árboles de hoja perenne, esmeralda profundo y excesivamente labrado. El pelo de la dama era de un profundo y radiante color burdeos, el color complementaba los luminosos verdes de su vestido y sus ojos, haciendo que su pálida piel y sus ruborizadas mejillas, resplandecieran radiantes como el sol. Ella tenía un pequeño gato negro posado sobre su regazo, su mano descansaba delicadamente sobre su cabeza mientras sus ojos también ardían en un verde impactante. Otra señora llevaba un bronce brillante, y los ojos de su pareja brillaban como monedas de oro. Su cabello caía en cascadas como cadenas de oro por la espalda y las mejillas también parecían estar ligeramente enrojecidas. Ambos de pie, el caballero a su sombra, ella llevaba dos grandes galgos ingleses, a sus lados, sus pelajes hirsutos y ásperos. La última pareja se inclinaba casualmente contra la pared, la mujer envuelta delicadamente contra la solapa de la chaqueta de su compañero y la mano apoyada en su pecho, donde me di cuenta que sus dedos estaban llenos de diamantes. Llevaba collares de perlas colgando de su cuello y ella era la única que sonreía, aparte de mí, la única que estaba disfrutando de la tarde. Su túnica blanca estaba radiante, brillando como una perfecta perla de plata a la luz del sol y su cabello era rubio platino, ondulado, como si ella fuera mi hermana gemela perfecta. Mi atención se desvió al rostro de su pareja, profundamente perturbado y santificado, su mandíbula apretada, mientras sus ojos de color blanco plateados destacaban claramente contra su negro pelo. Había una lechuza blanca posada en el hombro de la mujer, igual que el búho que Edgar tenía en su despacho, y por un momento, me pregunté si esa era exactamente la misma ave.

184

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

De repente, mi mandíbula se abrió al recordar la cara del hombre de la mirada plateada. Fijando mis ojos en los suyos, sin embargo, el rostro de la pintura era mucho más joven y con vida, pero los abrasadores ojos se mantuvieron sin cambios, simplemente letales. ―Matthew. ―Susurré, mi corazón comenzó a martillear en el pecho. Me esforcé para darle sentido a todo. De acuerdo con este cuadro, él había sido un conocido, nuestro amigo. Mis ojos se lanzaron de nuevo a su hermosa pareja, angelical en su amor hacia él. Sentí la pena tirando de mi corazón, mientras mi mente quería recordarlo. Una sensación de calor contra mis huesos y en esa sutil respuesta, yo supe que la había amado como a una hermana. Sentí que mi corazón se rompía en mil pedazos al caer de nuevo en la silla. Poniendo la cabeza en mis manos mientras trataba de calmar mi respiración, intentando olvidar el horrible hecho del que me había dado cuenta. Rápidamente, me fui de la pequeña habitación y la vela se apagó tras de mí con una diminuta ráfaga de viento. Con mucho cuidado me apresuré por la escalera y corrí hacia la sala, deslizándome suavemente sobre el suelo, los gruesos calcetines de lana me causaban problemas para encontrar la tracción. Oí la voz de Edgar en algún lugar de la distancia mientras lanzaba mi cuerpo por las escaleras. ―¿Elle? ¿Estás bien? ―gritó. Me quedé helada, calmándome a mitad de camino por las escaleras. ―¡Sí, estoy bien! ―le grité respondiendo, mientras me paraba allí por un momento, pero él no contestó. Rápidamente, corrí el resto del camino hasta el final, a través de las colosales puertas y entré en mi habitación. Tan rápida y silenciosa como pude, fui de puntillas a la estantería de los diarios que Edgar me había ayudado a clasificar después de mi explosión de un par de semanas atrás. Luchaba por mantener la tarima del suelo sin chirriar, pensando que Edgar estaba justo debajo. Arremetí con mi dedo en el espeso lomo del diario que marcaba 1667; cautelosamente apretándolo entre el 68 y el 66. Hojeaba con furia cada entrada mientras mi caliente respiración surgía rápida en mi pecho y mi corazón martilleaba contra mis costillas. Finalmente, encontré, escrita de mi puño y letra, la flagrante ―V‖ en mitad de una página. Precipitadamente, lo mantuve abierto y susurré las palabras abruptamente bajo mi aliento.

Septiembre 1667

185

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Muchos de nosotros nos hemos reunido hoy para un retrato. Los he convencido de que Johannes Vermeer posee talentos para la textura y ellos estuvieron de acuerdo en que era una idea encantadora. Hazel estaba más que entusiasmada. Incluso se ha comprado un hermoso vestido de seda de un magnífico color bronce...

Hice una pausa, señalando el nombre de la señora con el pelo dorado, Hazel. Eso hizo sonar un timbre extraño dentro de mi alma y sentí una efímera sensación de éxito. Mis ojos rápidamente se lanzaron de nuevo a la página,

...Gloria era aún más estirada respecto a todo eso. Ella quería lucir mejor, así que tuvo que acudir a un profesional para que le aplicara polvo y rubor en el rostro, haciendo destacar su pelo color burdeos, y su piel más radiante. Yo no podía dejar de sentirme cohibida cerca de ella, a pesar de mis naturalmente brillantes características...

Hubo otro familiar clic dentro de mí, Gloria. Dije su nombre una y otra vez, bloqueándolo en mi mente y mi corazón se agitó,

...Sólo Margriete era verdaderamente conmovedora. Ella y yo pasamos la tarde riéndonos en la esquina de los demás vanidosos. Si tuviera una hermana esperaba que fuera así. Estamos eternamente unidas y la echaré mucho de menos cuando se vaya a Londres en verano, pero cuando llegue la primavera, seguro que estaremos otra vez en Roma...

Mi corazón se rompió de repente otra vez y me llevé la mano a mi pecho, sintiendo el dolor atravesar mi garganta, robando el aliento de mis pulmones. De repente me sentí enferma y mi mente se comenzó a empañar mientras un recuerdo volvía a surgir en mí, su rostro sonriente de ese día. Aunque mi alma no podía sentir la amistad rota, mi cuerpo temblaba por la perdida, y el dolor. Él la había matado, nos había matado. La forma en que su cara se curvaba en la pintura lucía tan malvado, tan enojado, cómo no habíamos notado su oscuro secreto, su ardiente deseo interno. Recordé la forma en que mi rostro había fulminado con la mirada el lienzo, el brillo de conocer un secreto sobre mi pasado que de alguna manera conocía. Jadeé por aire mientras luchaba por permanecer consciente.

186

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Fuimos todos tan inocentemente descuidados, tan flagrantemente enamorados de nosotros mismos y nuestro mundo. Nuestra, al parecer, interminable vida y el poder que teníamos sobre todos eran demasiado embriagadores para ver el mal entre nosotros. ―Hazel. ―Susurrι suavemente. Mi pecho doliendo mientras su glorioso rostro atravesaba mi mente, su suave risa persistiendo en los ecos de mi alma vac νa. ―Gloria. ― Susurré de nuevo mientras su acidez picaba en mi mente y su vana existencia cosquilleaba en mi nariz con envidia. *** Hubo un abrupto golpe en mi puerta y miré hacia arriba desde donde estaba arrodillada en el suelo, el diario agarrado airadamente en mi mano. Mis brazos estaban temblando cuando Edgar entró lentamente, sus ojos se posaron en mí, volviéndose de un solemne gris y pesados de preocupación. ―¿Elle, estás bien? ―se precipitó hacia mí y puso su cálida mano gentilmente en mi espalda mientras yo respiraba pesadamente, tratando de recobrar mi aliento. Las lágrimas de repente se derramaron de mis ojos y mi cuerpo comenzó a estremecerse incontrolablemente. Mis ojos se apretaron con fuerza mientras las lágrimas manchaban las páginas de mi diario, derramando la tinta por el espeso pergamino. Edgar agarró gentilmente el libro de mi mano, mirándolo con curiosidad desde mi desesperado agarre. Sus ojos se deslizaron por las páginas rápidamente, su respiración rápida y pesada. Suspiró. ―¿Tú lo encontraste, no? Y de pronto, el mundo se volvió oscuro mientras yo caía al suelo. Mientras me caía, sentí a Edgar entrelazando sus manos bajo mi cuerpo tembloroso y elevándome en sus brazos acogedores en los que me trasladó hasta mi cama. Me recostó sobre las suaves sábanas mientras apartaba el cabello de mi cara, los enmarañados mechones contra mis mejillas con gruesas lágrimas. Él estaba tarareando suavemente, tratando de calmar mi estado de histeria. ―Shhh, Elle. ―Susurró suavemente, su voz suave y clara―. Lo siento mucho, siento mucho que tuvieras que sentir esto de nuevo. ―Gentilmente frotó mi espalda mientras yo miraba hacia la ventana, la nieve cayendo desde el cielo en gruesos copos ―. Nunca quise que vieras eso.

187

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mis ojos comenzaron a secarse mientras mi cuerpo cedía, los temblores entumeciendo mis músculos. Los mismos sentimientos culpables y desesperados se precipitaron sobre mí y comencé a culparme a mí misma, parecía la única noción lógica. Había sabido lo que estaba sucediendo, sentido el fin acercarse. De pronto me di cuenta de por qué encontré la pintura tan imprescindible para la misión. Simplemente cuando había registrado la historia de Edgar y mía en los diarios, también había deseado registrar todo de nosotros. Edgar suspiró, su mano gentilmente siguiendo la mía. ―Después de que esa imagen fuera pintada, comenzaron a morir, poco después. ―Su voz se quebrσ e hizo una pausa por un momento―. Me ordenaste que quemara la pintura inmediatamente, pero no pude, tú amabas a Vermeer, los amabas. Ahora veo que fue un error conservarla. Una lágrima fresca se formaba en mis ojos y mis ideas se afirmaron de repente. Había una razón para mi necesidad de ese día en la pintura, ese registro de la vida. Estaba agradecida de que no la hubiese quemado; necesitaba ver ese momento. Él suspiró y yo pude sentir que iba a odiar este momento tanto como yo. ―Margriete, Gloria, y Hazel eran tus mejores amigas, tus hermanas. Eran cada una tan distinta como la otra, cada una única y hermosa. Cuando estabais juntas, parecíais tener cada tipo de personalidad, las amistades perfectas. ― exhaló suavemente―. Gloria era obviamente muy vana y presuntuosa. ¿Recuerdas la historia que te conté sobre la primera pareja en tener éxito, en vivir después de conocerse por primera vez? Asentí, de repente juntando las piezas. ―Gloria y Alek se volvieron nuestros amigos y su vanidad se volvió un cierto entendimiento. En su mente ella era realeza y no podía soportar que nadie fuera mejor que ella. Pero para ti, ella era tu… ―Hizo una pausa para pensar en el término correcto―. Tu muñeca Barbie o algo así. Me reí suavemente a través de mi boca llena de lágrimas y algo dentro de mí le creí, sabía cuán furiosa estaba por no recibir la alabanza que ella creía merecer justamente. Edgar se dirigió cerca de mi oído, pasando sus labios contra mi mejilla mientras se curvaban en una risa. ―Y Hazel era envidiosa, siempre celosa de todos. Siempre pensó que su pelo bronce y sus ojos eran insípidos y aburridos. No importaba cuán duro intentara, nunca podía volar como el resto de vosotras. Tenía una corta capacidad de atención y por eso, era muy torpe e ignorante. ―Rió en mi oído suavemente―. La tratabais como vuestra hermana pequeña y siempre estabais protegiéndola, cuidándola cuando ella no lo hacía o no podía.

188

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mi corazón estaba rebosante de calor, pero también de frustración. Podía sentir que su muerte había sido lo más difícil para mí y mi cuerpo se estremeció de dolor. ―Y por supuesto estaba Margriete. ―Pude oír la profunda desesperación en su voz―. Ella era tu mejor amiga y la única que era justo como tú. Era despreocupada y nunca se preocupaba por su belleza o sus pertenencias, y por eso, vosotras dos erais mucho más hermosas que el resto. Edgar me apretó más estrechamente. ―Ella fue la última en desaparecer. Tú instantáneamente sospechaste de Matthew pero yo no te creí, me doy cuenta de mi culpa en eso. ―Hizo una pausa, su voz quebrándose ―. Fuiste la primera en notarlo cuando Gloria y Hazel fueron asesinadas y sus compañeros también fueron asesinados brutalmente junto a ellas. Pero Matthew no había muerto con Margriete, y tú no creías sus historias, sus mentiras acerca de cómo ella había huido lejos asustada. Tus ojos estaban mucho más enfocados que los míos. Yo estaba furioso contigo, horrorizado de que tú pudieras culpar a alguien que era como un hermano para mí. Mis cejas se plegaron mientras la ansiedad de ese hecho hacía que mi cuerpo se sintiera rígido y enojado con Edgar. ―Sabías que él la había tomado y simplemente estaba escondiendo la evidencia de su cuerpo. Debía haberlo visto en sus ojos, pero la profunda plata lo escondía todo. ―Frotó su nariz por mi rostro―. Es mi culpa, Elle, lo ves. No tuya. Una ola de culpa me bañó, y tomé un profundo aliento mientras cerraba mis ojos y me permitía aclarar mi mente. ―No. ―Mi voz era sorpresivamente testaruda―. Fue la culpa de Matthew, sólo de él. ―Me retorcí en el duro agarre de Edgar ―. Ahora lo entiendo, no fui yo la que causó todo el dolor y el sufrimiento, ni siquiera nosotros. Fuimos tú y yo los que salvamos a nuestra especie y aún podemos. ―Me giré para enfrentarlo, sus ojos atormentados ―. Edgar, esta vez cuando él venga, tendré las agallas y la furia para ayudar a asesinarlo. No puedo seguir huyendo, y no quiero que esto suceda de nuevo. Tocó mi ceño fruncido suavemente, y pude ver mis ojos brillantes reflejados en los suyos. Una sonrisa satisfecha cruzó su rostro. ―Ahí está el fuego que sabía que tenías. ―Su aliento cayó sobre mis labios y lo encontré cálido y embriagador. Le devolví la sonrisa mientras limpiaba la última lágrima de mi cara. Estaba harta de estar asustada, harta de huir de la vida mientras trataba de derribar mi puerta. Edgar miró profundo dentro de mi alma mientras se inclinaba hacia delante y presionaba sus labios contra los míos, deslizando su mano por mi espalda firmemente. Cedí, cayendo en cuenta que estaba siendo imprudente, pero mientras más me apretaba, sus labios se

189

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

curvaban en los míos y sus dientes rozaban los míos con suavidad. El beso se sentía desesperado, como si nuestras vidas fueran a fugarse de repente. Pensé en el día en el que había muerto, preguntándome si habíamos siquiera tenido la oportunidad para decirnos adiós. El recuerdo era aún doloroso para explicárselo a Edgar. Nos amoldamos juntos por un breve momento antes de que él abruptamente se alejara y se liberara de mi agarre, sus ojos negros, y su respiración acelerada. Los pensamientos en su mente se habían vuelto más vengativos, sus chacales enseñando sus malvados dientes. ―Realmente creo que deberías reconsiderar tus motivos. ―Bromeó, una maliciosa sonrisa se asomó por su hermoso rostro, los nubarrones rompiendo con hambre a través de sus ojos. Me reí, disfrutando la fina línea con la que estaba jugando y la descarga de adrenalina que bombeaba espesamente en mi corazón. De pronto se detuvo, agarrándome de la mano y tirando de mi bruscamente de debajo de las mantas. Chillé de risa mientras me daba vueltas por la habitación y luego suavemente me acurrucó nuevamente con una gran reverencia, sus fuertes brazos acunándome con poco esfuerzo. Hundió su cabeza contra mi pecho, sus labios a un aliento de mi piel. ―Pero, yo sí amo tu sentido de aventura. ―Susurró, su esencia revoloteando a mi alrededor. Delicadamente me tiró a sus brazos y me miró con multifacética adoración y un profundo eterno amor. Mientras me sentaba, le sonreí con astucia. El miedo que me había paralizado toda la semana desapareció y me di cuenta de que estaba más segura que antes, teníamos la ventaja. Además, yo era una exquisita pieza de contienda, desalmadamente engañando a mi depredador. Un plan comenzaba a formarse en mi cabeza, un plan que jamás podría contarle a Edgar. No había forma de que él lo permitiera. Era demasiado protector conmigo y demasiado cauteloso para alguna darme la oportunidad de llegar tan cerca de Matthew, de realmente tocar su piel. De repente me sentí más poderosamente dotada que nunca e iba a vengar a mis amigos, a mi familia.

190

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

abía pasado un mes ya desde que aparecieron los cuervos y la Navidad fue hacía sólo una semana. Me senté mirando por la ventana de la biblioteca mientras Edgar me sostenía la mano, moviendo de un tirón el libro de Alaska que tenía sobre su ordenador. Su reproductor de CD hacía resonar ópera por toda la casa y los relojes en la pared hacían tic-tac irritantemente al compás de la música mientras miraba sin ganas la nieve que cubría el campo, copos de nieve caían a la ya saturada tierra. Apoyé mi cabeza en la parte de atrás del sofá con las piernas curvadas debajo de mí, mordiéndome las uñas de mi mano libre nerviosamente. Había gastado incontables horas pensando en mi plan para matar a Matthew, desde que vi la pintura, la idea se iba formulando lentamente en mi mente. Había dejado de intentar averiguar cómo recuperar mi alma, estaba en Edgar por una razón: para mantenerla a salvo. Ya lo había averiguado, trescientos años atrás, que tenía que ser así. Nuestras almas estaban donde estaban para liberarme, para darme la habilidad de tomar los riesgos necesarios para acabar con ésto de una vez por todas. El prado estaba vacío, frío y el viento azotaba la nieve en ondas, recolectándolas en invisibles dunas en los aleros del tejado de la casa. Todo se empezaba a sentir siniestro mientras esperábamos. Sólo era cuestión de tiempo que las cosas se llevaran a cabo y mientras estábamos ahí sentados indefensos, la quietud me invadía la mente. Me estaba poniendo nerviosa, como un indefenso pato nadando en un lago rodeado de tiburones. ¿Vendría Matthew aquí? O ¿Era mejor salir a buscarlo? Si me ofrecía como cebo, tendría que estar preparada para su llegada, y todo el dolor qué vendría con ello. Suspiré pesadamente, pero Edgar pareció no notarlo, o a lo mejor, no estaba dispuesto a seguir escuchando mis constantes reacciones exageradas. De repente, mis ojos captaron algo moviéndose en la nieve. Me senté recta como un palo mientras entrecerraba los ojos y fulminaba con la mirada a lo que fuera que se moviera a través

H

191

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

de la ventana, mis labios en una línea fina y mi respiración se tornó acelerada como la de un perro cazador. Mi primer pensamiento, mientras paseaba los ojos por el prado, era que sólo era el remolino de la nieve jugando con mi mente. Capté por un instante el reflejo de mis ojos en el hielo, el reflejo del cristal azul penetrante me llegó como si fuera el sol. Sacudí la cabeza bruscamente, figurándome que sólo era el brillo de la luz de la nieve y apoyé mi barbilla en el sofá. Edgar no se había movido, aún envuelto en su sepulcral silencio a mis espaldas. Escaneé las copas de los árboles y de nuevo vi algo moverse en mi punto ciego. Fruncí el ceño mientras intentaba reconocer qué acababa de ver. Mi corazón latía salvajemente, notando su pulso en mi mano mientras Edgar lo comprendía. Me senté de nuevo, esta vez mirando ansiosamente, mi mente se rehusaba a apartar la mirada. Pensé en aquel día en el bosque, algo me siguió desde la cascada, pero fuera lo que fuese era muy pequeño. Otro minuto pasó y noté los ojos de Edgar sobre mí, obviamente sintiendo mi malestar. Él apretó el puño de mi mano, mis manos empezaron a sudar. Finalmente, algo se movió de nuevo, y fue cuando por fin lo vi. Un gato blanco se lanzó a través del prado entre dos montículos de blanca nieve. Salté de repente y Edgar me miró enfadado. ―Estella, ¿Cuál es tu problema? ―explotó él. Me lo quedé mirando con los ojos abiertos como platos. ―¿No has visto eso? ―le grité. Se dio la vuelta y miró a través de la ventana. ―¿Ver qué, Elle? No tengo ojos en la nuca y lo sabes. ―Me sonrió astutamente. Resoplé. ―No estoy bromeando Edgar, había algo ahí fuera. Escaneó todo el campo con la mirada. ―Yo no veo nada, Elle. ¿Era negro? Lo miré irritantemente. ―No. ―Le dije con aspereza. Me tocó la nariz con un dedo y yo lo golpeé para que lo apartara. ―En serio, era un gato blanco o algo. Se rió mofándose. ―¿De verdad piensas que un gato podría vivir aquí, en este desierto helado?

192

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

No me gustó el tono condescendiente de su voz y lo miré con una mirada que echaba humo. Levantó las cejas y me miró con sorpresa. ―Vaya, de acuerdo entonces. ―Cogió aire y continuó―, supongo que si te digo que ves visiones ¿me arrancarías la cabeza verdad? Lo fulminé con la mirada. ―Eres un matón ―siseé. Mirando de nuevo afuera vi el movimiento de una pequeña cola mientras el gato se metía en el bosque. Mi mandíbula se cayó por la incredulidad. No estaba loca, de eso estaba segura. Lo que veía estaba realmente allí, pero como dijo Edgar, era absurdo. Me mantuve de pié intentando mirar más lejos del bosque, de pié apoyándome en el sofá buscando soporte. ―Elle enserio, siéntate. ―Me trataba como a una cría y eso no me gustaba nada ―, estamos en el bosque ¿sabes?, hay animales salvajes. Resoplé. ―No me había dado cuenta de que los gatos eran animales salvajes, ―dije contra mi respiración. Edgar me miró con una ceja levantada, con su cara amenazante, pero sus ojos eran de un claro azul grisáceo. Salté de nuevo al sofá con los brazos cruzados contra el pecho mostrando mi enfado. Me giré hacia donde estaba la pequeña y apartada habitación, y de repente estaba ansiosa de ver la pintura otra vez, ver a mis amigos, y mirar fijamente a los ojos a mi enemigo. Me levanté del sofá con un fluido movimiento, dejando caer la mano de Edgar con un golpe contundente y lanzándome a la escalera. ―Elle, te dije que no es seguro, no sólo te lo decía para que no subieras. Su voz era insistente y eso sólo me impulsó más. Con cautela caminé hasta la chirriante escalera. ―Entonces, a lo mejor deberías conseguirme una nueva ―le solté con un tono irritante. Resopló silenciosamente y su cara mostró otra seductora sonrisa mientras bajaba de nuevo la cabeza hacia el libro. Aparecí de golpe en el borde, mi alma desvaneciéndose lentamente. Miré de nuevo al campo, teniendo una vista mejor desde allí, pero no había nada. Cada vez que tocaba a Edgar, el sentimiento de felicidad parecía permanecer durante más tiempo que antes. Yo era como una batería recargable, sólo que no le gustaría dejarme sin batería mucho tiempo porque entonces me convertiría en destructiva e irritante.

193

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Rodeé con los dedos la barandilla, caminando como un soldado de juguete en una misión aburrida para hacer reír a Edgar. Rodé mis ojos y me di por vencida, sintiendo la depresión meterse en mi pecho. Redondeé la esquina del estrecho pasillo, me adentré en la pequeña sala de estar y me dejé caer en sofá de pronto agotada y cansada. Isabelle voló hasta la baranda superior, donde giró la cabeza y me miró con curiosidad desde exterior. Me dio unas palmaditas en el muslo con suavidad y flotó hacia abajo hasta el sofá, anidó en mi regazo. Le rasqué la cabeza ligeramente y enrolló sus plumas, sus ojos se cerraron lentamente por la felicidad. ―Viste al gato, ¿Verdad? ―le pregunté vigorosamente mientras tenía los ojos cerrados, pero ella no pareció oírlo. La vela iluminó cuidadosamente la foto y miré a Magriette, su mano eternamente posada en el pecho de su amante de dos caras. El pequeño búho blanco que estaba en su hombro aún me sorprendía, sus afilados ojos amarillos mirando hacia fuera de la lona como una estatua. En la pintura reconocí a Isabelle estaba a mis pies mientras yo estaba sentaba en la silla azul de mi dormitorio. Miré con enfado mi cara en la pintura, aún enfadada y con rencor por ser tan despistada. El brazo de Edgar en mi hombro se veía orgulloso, su amor por mí aún más fuerte que su sed por nuestra alma. Respiré profundamente y dejé ir el aire tristemente. Extrañaba tener amigos incluso si no podía recordarlos. Pensé en cómo tan fácilmente Scott y yo parecíamos llevarnos bien y mi corazón retumbó ligeramente, empecé a sentirme triste por dejarlo y también a Sarah. Pero la primavera vendría de nuevo, y ellos también, y con suerte yo también. A pesar de mi torpeza social al principio, caí confortablemente en sus amistades. Me senté, Isabelle mirándome enfadada mientras con cuidado la cogía y la colocaba en la silla. Fui arrastrando los pies hasta la barandilla a las afueras de la bóveda, desde donde miré hacia abajo a Edgar. ―¿Tenemos un móvil? ―dije francamente, recordando que Sarah y Scott me habían dado su teléfono, no es que funcionaran muy bien aquí, pero valía la pena intentarlo, sólo para comprobarlo. Lanzó el libro en su mano y me miró con los labios en forma de línea―. Uh ―estaba luchando, lo que sólo podía significar una cosa, él sí que tenía un teléfono móvil. ―¿No? ―su voz se rompió. ―Eres muy malo mintiendo ―giré mis ojos hacia él. Él pretendía ir de víctima pero yo no era tan ingenua.

194

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Venga, por favor. Echo de menos a mis amigos. No les contaré dónde estoy, te lo prometo. ―Subí mi labio inferior en un puchero. Se rió, negando con la cabeza. ―Bueno, se supone que estás de vuelta en Seattle. Lo miré curiosa. ―Qué? Levantó la cabeza de nuevo y sus ojos se veían tímidamente grises. ―Desde que te he prohibido salir de la casa, les he contado a todos que te rehusabas a aguantar mi sucia personalidad y que dejaste el colegio para siempre. Por eso tuve que coger tu colorido coche. Mi mandíbula cayó. ―¡No tenías ningún derecho! ―le solté―, no puedes retenerme y esperar. ―Una risa se le ahogó en la garganta―. Bueno, ¿qué tendría que haber dicho?, ¿que te he secuestrado? Tenía que hacerles creer que los odiabas tanto que no contactarías con ellos de nuevo. Yo estaba frunciéndole el ceño, su actitud era aún toda diversión y juegos. ―Aún así, ¿cómo lo has hecho? Haciendo una alucinación, o una holografía… ―me estrujé la cabeza para encontrar la palabra―, o como sea que lo llames. Caminé por el segundo piso, y me acerqué a la barandilla. Edgar perezosamente se levantó del sofá y caminó hacia mí mientras yo descendía. Me agarró de la cintura cuidadosamente y me bajó antes de que hubiera bajado ni la mitad de la escalera. ―Y cómo puede ser que te hayas hecho tan fuerte. ―Le dije, con mi ego obviamente dañado. Él me rodeó con los brazos de tal manera que yo no podía resistirme. Su sonrisa era enorme, hacía que sus ojos se inclinaran, su joven piel se arrugó alrededor de su nariz. ―Porque Elle, somos opuestos. Donde yo soy fuerte tú eres astuta. ―Sí, bueno, donde yo soy inteligente, tú eres aburrido. ―Escupí, le di una mirada penetrantemente juguetona. Bajó su cabeza, besando mi frente, antes de tirarme al sofá. ―Bueno, tú eres imposible. ―Giró la cabeza y se fue de la habitación. ―¡Ni creas que te salvarás de esta tan fácilmente, señor! ―grité encima de mi hombro―. ¡Encontraré ese teléfono! Oí su risita proveniente de la cocina por los golpes de cacerolas.

195

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¡Y no creas que me vas a callar con tu habilidad para cocinar tampoco! ―le chillé otra vez. La sangre bombeaba en mis venas y yo disfrutaba este momento demasiado. La verdad, es que adoraba la comida de Edgar. Sus miles de años de edad le habían enseñado muy bien. Mientras me iba hundiendo en la piel maleable, finalmente me empecé a calmar mientras pensaba sobre el gato blanco. A lo mejor, realmente fue mi imaginación. Al fin y al cabo, mi mente estaba aburrida hasta las lágrimas atrapada en esta casa, y aún así era agradable estar cerca de Edgar. Si iba a sufrir una inminente muerte, al menos sabría qué era llorar, amar y reír. Pensé en lo que Edgar quiso decir con los opuestos, era como si, a parte de compartir alma, compartiéramos un cuerpo. Él era fuerte, yo astuta, él era capaz de crear ilusiones, y yo podía manipular la Tierra. Ahí fue cuando me di cuenta, que no era el estar encerrada lo que me volvía loca, era el hecho de que estaba muy lejos de la Naturaleza, era como un pez dentro de una pecera, nadando en círculos echando de menos el mar. Me senté mientras los impresionantes olores de la cocina invadían mi sentido olfativo. Me adentré en la cocina frunciendo el ceño, mis calcetines de lana me colgaban de los tobillos. ―Edgar necesito salir fuera. ―Suspiré. Me miró con cautela. ―Elle por favor no empieces a hacerte la difícil otra vez. Tengo miedo de que si sales ahí fuera ellos te vean. O aún peor, él te verá. Todo lo que sé es que ellos ya están ahí afuera, esperando para que tú seas lo suficientemente tonta como para salir y exponerte a ti misma. Fruncí el ceño con rabia, me senté en el taburete y miré mi reflejo en el contador. Mis ojos eran como pequeñas perlas. Edgar secó sus manos en una toalla mientras ponía algo de pasta en un bol gigante en el fuego. Caminó alrededor de la cocina y se puso detrás de mí, acariciando mis brazos con sus fuertes manos y apoyando su mejilla en mi hombro. ―¿Qué pasaría si yo dejara de comer? Si vivimos para siempre, ¿Por qué lo hacemos? ―le pregunté curiosa. Se rió. ―Esa es una buena pregunta. ¿Te acuerdas cuando te conté que Matthew se veía fatigado y aparentemente viejo? Eso es lo que pasa. A lo mejor vivimos para siempre, pero necesitamos alimentarnos. ―Oh, eso es malo. Yo esperaba que si dejaba de comer me darías algo de libertad. ―Suspiré.

196

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Vamos Elle, dentro de nada podrás hacer lo que quieras, sólo necesitamos esperar. ―Su aliento era embriagador y rápidamente invadió mi mente. Me enfurruñé, él sólo intentaba ponérmelo más difícil mientras me envolvía con sus brazos, poniendo mi oído en sus labios. ―Edgar… ―Me paré, mi mente se estaba convirtiendo en lluviosa, distraída y mi rabia se iba mientras desesperadamente me intentaba aferrar a ella, con rencor. ―Estella, te quiero. ―Su voz era como una droga que se metía en mi mente, encendiendo cada receptor. Me derretí en sus brazos. ―¿De verdad? Siempre te acercas, pero entonces inmediatamente retrocedes ―mis palabras eran atrevidas pero a la vez suaves. Sentí su boca curvarse en una sonrisa, con sus labios aun tocando mi oreja. ―Yo pienso en otras cosas Elle, soy un hombre después de todo. Pero también tengo el deseo de no matarte y creo que eso es lo más importante. ―Me ruboricé, dándome cuenta de dónde estaba yendo esta conversación. Edgar había tenido éxito en dejarme en shock, haciéndome olvidar qué era lo que quería decir en un principio. Su calor me envolvía en algodón, dejaba para el arrastre mis pensamientos y confundía mi ira. ―Sí pero me refiero a que incluso cuando dormimos, aunque estás ahí mismo, estas muy lejos. Exhaló con una risa. ―Exactamente, estoy intentando no matarte. Lo entendía, pero no era suficiente. ―Pero tú solías hacerlo ―le presioné. Recordé la forma de las sábanas ese primer día en mi habitación. Suspiró, obviamente entendiendo mi punto de vista. ―Elle, suenas como una adicta, y eso es lo que me preocupa. ―Su agarre en mi estómago desapareció para poder darme la vuelta y mirarme con esos profundos ojos azules ―. Entiendo lo que quieres decir, pero tenemos que ser cuidadosos, si somos los últimos de nuestra especie, eso es realmente lo importante. ¯Dijo a regañadientes, pero había algo más debajo, que él necesitaba contarme. Seguí mirando curiosa, esperando en silencio. Caminó hacia el fuego, apartando los ojos de mí. ―Necesito bajar al colegio esta tarde por un momento, parece que los profesores que se quedan aquí están empezando a sospechar. ―Estaba frunciendo el ceño―, supongo que uno de ellos era lo suficientemente tonto como para intentar tocarme, y pasó a través de mí, el holograma ¿recuerdas? Noté la explosión de un pensamiento rebelde en mi cabeza y vi que él se daba cuenta.

197

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Sus ojos me miraron fijamente, con un azul grisáceo más oscuro. ―Y no empieces a pensar que eso significa que vas a encontrar el teléfono ―dijo él francamente. Le di una mirada sarcástica. ―¿Qué te hace pensar que lo encontraré? ―mi voz era tenebrosa y falsa. Suspiró. ―Lo digo en serio Elle, esto es por tu propio bien, no hagas nada estúpido. Respiré profundamente por la nariz y me encorvé en el taburete. ―De acuerdo. Me miró entonces, sus ojos aún serios y oscuros. ―¿Me lo prometes? Exhalé, rehusándome a aceptar. ―De acuerdo, de acuerdo, bien, estaré a salvo. ―Estaba apartándolo con mi mano, pero mi mente aún pensaba vengativamente. Me sirvió un bol de pasta de enebro e hice una mueca de dolor por el olor. ―¡Esto huele a pino! ―protesté. Me miró de soslayo. ―En serio, hoy estás poniendo a prueba mi paciencia Elle, sólo come. ―Apuntó a mi bol con la espátula y me miró con un rostro severo. Mordí y mis papilas gustativas explotaron con el sabor. Rodando mis ojos con júbilo, Edgar me miró con aprobación, besándome gentilmente en la mejilla mientras iba a prepararse el suyo. Miré alrededor cuando él desapareció por un armario escondido, intentando con todas mis fuerzas pensar dónde habría puesto ese móvil. Cuando entró de nuevo en la habitación llevaba puestas sus botas negras y su abrigo y yo me lo miré poco a poco. Su hermosa y sobrenatural belleza dejaba sin aliento. Cada día era como si estuviera viviendo con un ángel, pero mientras lo miraba en el espejo, me daba cuenta de que yo también era increíble y en lo que me había convertido gracias a esa letal piel perlada. Mis ojos se fueron hacia su mano mientras él arqueaba las cejas y su cara se curvó en una sonrisa malvada. Dejé ir un suspiro enojado. En su mano sostenía un viejo teléfono, con el cable aún conectado. ―Por si acaso ―él sonrió, colgándolo delante de mí en broma. Le fruncí el ceño agriamente. ―Lo que sea ―le escupí, pero él sólo se rió de mí. Obviamente estaba disfrutando con la tortura a la que me estaba sometiendo. Caminó hacia mí y me dio un beso rápido en la sien y se fue de la habitación. Oí el sonido de la puerta mientras se iba de la casa por el garaje y lancé mi cubierto en el bol con enfado y corrí hacia la ventana donde lo vi salir por la puerta lateral, su negra figura danzando por la nieve con la elegancia de un león de montaña.

198

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Miró hacia atrás un segundo antes de adentrarse en los árboles, obviamente asegurándose de que no hubiera nada detrás de sí, ni siquiera la gigante y gloriosa casa invisible. Me adentré de nuevo en la cocina, donde con la ayuda del tenedor cogí un poco de la comida del bol y me la llevé a la boca. Los relojes distribuidos por toda la casa me estaban empezando a poner nerviosa, cada día sin falta, el tic, tic, tic. Era suficiente para volver al hombre más lúcido completamente loco. A lo mejor Edgar Allan no escribía sobre como Edgar se volvió loco por el amor perdido, sino por su estúpido amor incondicional a los relojes. Le di un golpe a la pared, finalmente furiosa sin razón. Lancé el tenedor en el fregadero y salió hacia arriba. Estaba cansada de estar atrapada. Esto era estúpido y una chiquillada, por el amor de Dios, yo tenía eternamente dieciocho años y por los estándares humanos, mayor de edad. Rebusqué mi armario furiosamente hasta que encontré mis botas de piel de oveja y un jersey, que me puse tan rápidamente que rompí un trozo. Salí corriendo hacia abajo hasta el vestíbulo, me puse mi abrigo y mi gorro. Busqué en mi bolsillo buscando mis guantes poniéndomelos ásperamente en las manos sin pensar un segundo en lo que estaba haciendo. Pisoteando la puerta, agarré la manija de bronce con firmeza, dejando escapar un gruñido molesto, la torcí rápidamente salí al porche. No tenía ni idea de dónde iba, pero pensé que era mejor que estar encerrada ahí dentro. Mi cuerpo seguía siendo invisible mientras estuviera en el porche, miré alrededor con cautela. Todo estaba en silencio, pero no demasiado, y eso era bueno. Levanté un pie rebeldemente y lo planté en la profunda nieve y una satisfacción absoluta se apoderó de mí. El crujido de la nieve me invitaba a poner el otro pié, y así lo hice, justo al lado del otro. Exhalando, giré la cabeza para mirar por el ahora vacío campo delante de mí. Mientras volvía atrás, miré hacia arriba hacia el extenso cielo azul y dejaba al sol empapar mi piel y calentar mis hombros. Mi mirada bajó hacia mis pies mientras caminaba hacia atrás. Mis ojos con cautela mirando cómo la nieve colapsaba debajo mi peso. Manteniendo los ojos en mis pies, vi como las huellas de mis pisadas se inflaban de nuevo cuando levantaba el pié del suelo, dejando detrás de mí ninguna señal de mi presencia. Mi cara estaba brillante por el asombro y puse mi mano en mi pecho y en un momento sentí vida, hasta que sentí un golpe en mi alma. De repente, se oyó un susurro proveniente del bosque frente a mí y miré hacia arriba. Las copas de los árboles se movían silenciosamente, pero no había viento. Empecé a caminar hacia atrás mientras miraba a mí alrededor con horror, me di cuenta de que no tenía ni idea de cómo volver dentro de la casa. Mi respiración se aceleró mientras

199

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

buscaba una puerta abierta donde esconderme. Me encontré sin esperanza mientras mi cuerpo empezaba a temblar. De repente, vi algo sorteando por las copas de los árboles, hasta que, fuera lo que fuese, se adentró en el bosque. Al principio, estaba un poco en shock porque lo que había visto no era exactamente lo que esperaba ver. Aún respirando fuerte, entrecerré los ojos para reconocer la figura. Hice un lento paso hacia atrás mientras avanzaba rápidamente. De repente habló. ―Qué te crees que estás haciendo aquí fuera. ―La figura retumbó, su voz estaba llena de sarcasmo. Me encogí, reconociendo la irritante cara de mi pasado. ―¿Sam? ―miré su expresión angelical. Él se rió. ―El único. Lo miré de soslayo. ―¿Qué estás haciendo aquí? ―Había algo en él que me resultaba extraño, pero mi mente aún estaba asustada por el miedo asi que era difícil discernir. ―Sólo estoy haciendo lo que vine aquí a hacer. ―Replicó. Crucé las manos en mi pecho, mi respiración saliendo irregular, ardiendo con ira repentina. ―¡Oh, vamos! ―sonrió―, no seas así. Resoplé. ―¿Así como? ―miré fijamente sus fuertes características. Su pelo era exactamente el mismo desaliñado marrón, y su cara sin afeitar. Su piel era como Edgar, suave y joven, pero mucho más pálida y en sus ojos había un toque de azul. Miré a su vestimenta y me quedé boquiabierta, llevaba zapatillas deportivas, aún en la nieve. De repente, Sam se rió entre dientes amenazadoramente ―Me doy cuenta de tu falta de sentido práctico. ―Estaba mirando hacia sus pies. Junté mis cejas y me miró, pero rápidamente miré hacia otro lado, su mirada era eléctrica y a la vez invasora. ¿Cómo había leído la expresión de mi cara tan fácilmente? ―Entonces ―empezó―, como iba diciendo, ¿Qué crees que estás haciendo aquí afuera? Estoy muy seguro de que te dijo que te mantuvieras lejos del peligro y te quedaras dentro. Mis ojos lo miraron con rabia. ―¿Y tú qué sabes sobre mis reglas? Me guiñó un ojo. ―Lo sé porque es mi trabajo saberlo. Me han designado vigilarte.

200

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Bajé los brazos hacia los lados, cambié mi peso a un pié con insolencia. ―¿Qué? ―chillé, los ecos se oyeron en los árboles vecinos ―. ¿Él te contrató para observarme? ―Sam sonrió hacia mi desdén. ―¿Y cómo exactamente vas a protegerme? ―resoplé. Su sonrisa satisfecha no cambió. ―Bueno, es más o menos para lo que me han hecho. ¯Se acercó a mí, su cuerpo estaba a un paso del mío, y entonces me di cuenta de qué había algo tan extraño en él. Mis ojos se ampliaron mientras miraba por encima de sus hombros a sus dos largas jorobas saliendo de sus omóplatos. Para mi sorpresa, me fijé más en su espalda y vi un completo juego de enturbiadas alas grises. Jadeé, dando saltos detrás y alrededor de él dando círculos a su cuerpo curiosamente. ―¿Qu…? ―empecé, pero Sam me cortó. ―Sí Estella, son alas, soy consciente de ello. ―Suspiró, moviéndolas con diversión. Mi mente se había estado haciendo más nítida las pasadas semanas, pero lo que había visto antes aún era considerablemente confuso. Caminé de nuevo delante de él y miré fijamente a sus dorados ojos marrones en shock. ―Bueno, entonces ¿eres como, un ángel? Asintió. ―Un ángel de la guarda más bien. Levanté una ceja. ―¿Vas en serio? ―dejé ir el aire rápidamente―, en serio, tienes que estas bromeando. De repente desplegó sus largas alas y yo miré con asombro mientras las alas se desplegaban hasta dos metros y medio de largo a cada lado de él. ―No creo que esto pueda mentir, ¿no crees? Me quedé mirando las capas de plumas, delicadamente colocados en capas gruesas. Eran perladas, más como un plateado metálico, pero no tan brillantes como las de Edgar. El color gris de las alas no era la forma estereotipada que tenía sobre las de un ángel y el largo era irreal. ―De acuerdo, te creo ―dije finalmente. Sam me dio una dudosa media sonrisa. ―Entonces, ¿exactamente cuánto tiempo llevas vigilándome? ―de repente sentí como que mi privacidad había sido violada, Edgar ni siquiera me había pedido permiso y

201

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

estaba de repente enfadada con él. Pensé en aquel día en clase, Sam estaba sentado a mi lado a la fuerza, Edgar pareció muy divertido por mi completa incomodidad. Originalmente, me figuré que Edgar estaría furioso porque un extraño muy guapo estuviera flirteando conmigo, pero al final resultaba que eran amigos, o al menos compañeros de trabajo. Sam parecía que estaba esperando hasta que acabara de darle vueltas en la cabeza para responder mi pregunta y lo miré excusándome mientras pensaba que lo sentía por hacerle esperar con mi deliberación mental. Se cruzó de brazos. ―Oh, no ―se rió entre dientes―. Te he estado vigilando durante mucho más tiempo que esto, y para que conste, no te he estado golpeando. Tú has sido completamente imposible eso es todo. Edgar me había avisado, pero tenía que verlo por mí mismo. Me quejé de él. ―De acuerdo Estella. Sólo para que lo sepas, siendo así, puedo leer tu mente, así que ten cuidado con lo que piensas alrededor de mí. No necesito todos los detalles de tu vida — estaba sonriéndole a mi estupefacta cara.

¿Puedes leer mis pensamientos? Estaba probando su teoría.
Asintió. ―Es parte del plan de protección, oír tus pensamientos me lo hace mucho más fácil para protegerte, sin secretos. ―Sonrió y yo me quejé más de él. Hablé sin pensar. ―En el bosque el otro día, cuando caminé hacia la cascada, ¿estabas allí verdad? ―Estaba furiosa porque aparte de invadir mi privacidad también invadía mi mente. Asintió. ―Te dio un poco para empezar ¿eh? ―se rió, dándome una palmada en el brazo. Cogí su mano y la aparté de mí, fue peor cuando su piel tocó la mía chillé. ―¡Tú, estas congelado! Se rió de nuevo, sus alas aún medio fuera. ―Estoy muerto Estella. Yo no esperaría que mi cuerpo estuviera muy cálido. ―Miró hacia atrás a su espalda, a sus alas mientras estas se encogían y se volvían a colocar en su espalda. Miré por encima de su hombro, pero no vi lo que tenía. ―Supongo que estás en problemas ahora. ―Bromeó―, Edgar está viniendo ―miré a su cara angelical y a su polvoriento pelo marrón―, No me importa, déjale enfadarse. Creo que soy yo la que merece estar más enfadada.

202

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Se encogió de hombros. ―Es tu funeral. Miré fijamente a los ojos a Sam mientras Edgar entraba en el recinto. Cuando finalmente lo miré, su cara estaba blanca como la piedra, y con evidente enfado, pero tan pronto como vio a Sam su mirada pasó de enfado a diversión. Edgar puso su mano en el hombro de Sam. ―¡Veo que tienes a mi chica aquí! ―los dos se me quedaron mirando fijamente. Suspiré desafiantemente mientras cruzaba los brazos sobre mi pecho. ―No soy tu chica si me encierras como a un perro. ―Me quedé mirando fijamente a Edgar, sabiendo que Sam lo habría escuchado antes de que lo dijera. Edgar se puso a reír. ―Tú siempre serás mi chica Elle y eso no puedes negarlo. Lo miré con ojos desafiantes, nerviosa por la verdad de sus palabras. Edgar se giró hacia Sam, y los dos se rieron de algo que habían pensado secretamente y sentí que la sangre se me evaporaba. ―Gracias Sam ―dijo Edgar―, yo me ocupo de ella desde aquí. Sam cabeceó y me guiñó el ojo antes de girarse y volver al bosque, sus alas fuertemente agarradas a su espalda. La expresión de Edgar cambió mientras me cogía del brazo firmemente. Mi cara se convirtió en ceñuda mientras él se quitaba las gafas y me miraba con una mirada que congelaba. ―¿Qué te crees que estás haciendo? ―gruñó bajo su respiración. Me cogió del brazo y brutamente me llevó al medio de la nieve. Le puse cara áspera, no me arrepentía de haber hecho lo que hice, había sido increíble estar fuera, aparte de eso, no había ningún peligro. ―Realmente estas probando mi paciencia Elle. No creo que quieras enfadarme. No es seguro ahí fuera. No lo digo por decir. El agarre de hierro que tenía sobre mí era implacable y de repente se detuvo frente a mí con los ojos aún enfadados, pero comenzaba a suavizarse bajo mi tacto. Mis cejas estaban obstinadamente fijas por la ira. ―Mira ―dijo―, entiendo... De repente, vi algo blanco por encima de su hombro, asomando sobre un tronco, ―¡Mira, mira Edgar! ―solté, señalando con la mano hacia el gato.

203

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Edgar se giró, pero el gato ya se había ido. ―Estella ―la manera que dijo mi nombre envió escalofríos por mi columna vertebral ―, en serio, ¡te llevaré adentro y se acabó! ―siseó. Yo aún estaba mirando hacia el tronco esperando a que el gato volviera, pero Edgar me agarró y me sacó de allí. Después de convencerme de que no volvería miré a Edgar enfadada. Suspiró. ―Lo siento ―sus ojos de repente estaban calmados―, es sólo, que no puedo perderte ¿vale?, ésto es por tu propio bien. Ya te has divertido afuera, ahora debes tener cuidado ¿de acuerdo? Asentí con conformidad y aparte de mi testarudez sabía que tenía razón. Estaba siendo estúpida, pero aún y así. Yo vi lo que vi y sé que fuera lo que fuese no era peligroso. Tenía ese mismo presentimiento ese día en el bosque cuando noté que algo me perseguía, y resultó que era solo Sam, espiándome. Gruñí al pensar en ello y me sentí como una completa idiota. Ese gato, pensé, había algo en él. Pensaba que intentaba llamar mi atención, intentando decirme algo. Miré a Edgar, tenía cara de estar concentrado. ―¿Qué haces? ―pregunté al fin. Sus ojos miraron a los míos. ―Sólo escuchando para asegurarme de que no haya nada ahí fuera. Sam hubiera dicho algo, habría oído sus pensamientos. Le miré con cara extraña. ―Ves, me crees. Sus labios al fin se relajaron en una sonrisa. ―Elle confío en ti, pero no creo que haya algo ahí fuera, realmente, no puedo oír nada. No quiero decirlo pero creo que estas imaginando cosas. De repente, sin un aviso de Edgar, todo comenzó a girar y la nieve fue sustituida por el negro granito del vestíbulo de enfrente. Yo estaba furiosa y me fui a la sala de estar donde cogí un libro y pretendí leer, rehusándome a discutir más. Más tarde, esa noche noté a Edgar mirándome de forma extraña. Sus ojos me miraban fijamente, pero cuando me giraba él hacía como que no me había mirado, girándose rápidamente hacia el otro lado. Mordiéndome las uñas, mientras estábamos sentados en el sofá, escuchando a Pavarotti, no pensaba en nada más que no fuera ese gato. Su piel era extraña, sus ojos eran muy listos y fríos. Edgar dejó ir el libro encima del ordenador con un golpe brusco. Bostezó. ―Creo que ya es hora de irse a la cama.

204

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mi mente aún estaba en las nubes, y mi frente estaba atada en un paquete con frustración e ira contenida. Edgar se inclinó hacia mi cuello pasando su nariz a lo largo de mi mandíbula, mientras todo instantáneamente se revolvía. ―Podrías usar el resto ―sin previo aviso Edgar me recogió del sofá como a una muñeca de trapo. No estaba mal ser tratada de esta manera y era bastante cómodo ser tan vaga. Mientras empezó a caminar hacia la escalera pensé en Sam. ―¿Cómo es Sam un ángel? ―mis ojos escanearon la suave mandíbula y cara de Edgar. Edgar me miró con una suave sonrisa. ―Él fue un humano una vez, por los sesenta. ―Se paró―, yo estaba allí cuando murió. ―Suspiró. ―Pero entonces ¿Cómo se convirtió en un ángel de la guarda? ―Mi mente estaba pensando. Típicamente, los humanos morían y eso era todo, el final, o al menos eso es lo que yo pensaba. Él aún me miraba mientras subíamos las escaleras. ―Le dispararon en Nueva York. ―Se paró de nuevo, cuando subimos el último escalón y giramos hacia mi habitación―. Saltó frente a una bala para salvar a una chica que apenas conocía. Y mientras moría lentamente mató al asesino. ―Mis ojos se agrandaron con profundo interés―. Entonces así es como consiguió el trabajo ¿no? Edgar sonrió. ―Si, auto-sacrificio. Lo mejor para la entrevista, o ¿no? Asentí fuertemente. ―¿Así que ésto es lo que va a hacer para el resto de la eternidad? ―pregunté. Edgar asintió. ―Por eso es un buen amigo. Va a estar aquí tanto tiempo como pueda. Saber eso es reconfortante. ―Apartó las sabanas y me metió dentro antes de sacarse los zapatos y meterse a mi lado. Asentí mientras Edgar continuaba. ―Pero es el mejor y yo necesito al mejor para mantenerte a salvo. ―Sentí su mano debajo de las sabanas hacia mí y me congelé―. Tú eres mi mundo entero Elle, y haré lo que sea para proteger eso. ―Susurró. Giré la cabeza y puso su mano en mi mejilla, su otra mano girando mi cuerpo entero para tenerlo de frente. Apartó mi pelo de la cara antes de poner sus labios en los míos, respirando costosamente, puse mi mano en su pecho y sentí la carrera que estaba

205

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

haciendo su corazón. Sus labios se curvaron en una sonrisa aún contra los míos, pero no los apartó como siempre. Enredó sus dedos en mi pelo, agarrándolo con fuerza, mientras sus músculos se flexionaban. Su mano rozó mi barriga y me reí, abriendo los ojos para mirarlo. Eenroscó su boca en mi labio superior. ―Merece la pena mantenerte con vida ―susurró, su aliento como miel y leche. Puse mi mano en su mejilla gentilmente, su piel aterciopelada se flexionó bajo mi toque. Sus ojos escanearon los míos, su azul era profundo y calmado. Miré más de cerca su brillante apariencia, buscando muy profundo en mi alma, pero antes de encontrarla, cerró los ojos y me besó de nuevo. Su respiración era irregular mientras se apartaba, entonces fui yo la que avanzó hacia él, pero me apartó. Exhalé frustrada, pero él sólo me sonrió afectado. A regañadientes me aparté de él, pero esta vez no se distanció. Sentí que me rodeó con los brazos por los hombros. Esperé que se apartara como siempre, pero su respiración se fue haciendo más regular y me di cuenta de que se había dormido. Sonreí, encontrándome a mí misma al fin satisfecha.

206

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Poco a poco, abrí los ojos en un invernadero. —¡Oh, Edgar! —jadeé. Me di cuenta de que la habitación era un nuevo anexo a la biblioteca. Todas las paredes, incluyendo el techo, estaban formadas de cristal verde del tono de un vaso con rejas de hierro oxidado. Mi mirada se posó en las seis mesas grandes apoyadas en el suelo de grava. Cada mesa alojaba lo que parecían ser diferentes variedades de brotes de las plantas que estaban en las diferentes macetas y los plantadores. Miré detrás de la sala donde, para mi deleite rebelde, había instalado una puerta. Por un momento breve, en forma vengativa, pensé en mi huida hasta darme cuenta de que había una pequeña nota pegada al vidrio donde Edgar había escrito,

–B

ueno Elle, abre los ojos —había olvidado que Edgar me vendó los ojos. El toque de sus cálidas manos en mi cara nublaba mi mente.

Ni lo pienses ...
Fruncí el ceño ligeramente, pero luego volteé y miré a Edgar. La expresión en su rostro estaba lleno de felicidad que me observaba. —Tuve un pequeño problema con las cosas desde que comencé. No es lo más fácil manejar algo tan delicado cuando eres un bruto que pones fin a la vida como yo — volvió la sonrisa incómoda ante la idea—. Todo está probablemente muerto. Corrí a sus brazos, exhalé bruscamente cuando mi mejilla golpeó su pecho de roca dura. —¡Oh, me encanta! —grité—. Además, puedo arreglar cualquier cosa que te hayas encargado de matar. Se rió, haciendo una mueca con mi voz chillona en sus oídos sensibles.

207

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

—Así lo espero, porque los tréboles morados los dejé atrás en la cabaña ya que eran imposibles de plantar. Regresé a la sala donde vi las flores retorcidas en la mesa de la izquierda. Su voz se arrastró detrás de mí, su boca junto a mi oído. —Imaginé que después del incidente de la semana pasada, si iba a retenerte aquí, era injusto separarte de tu segundo amor. Giré la cabeza para mirarlo de frente, vi en sus ojos una mirada lúdica. —¿Quién dice que es mi segundo amor? La boca de Edgar formó un espiral con una sonrisa magníficamente astuta. Sonreí cuando me besó en la frente, mis manos lo aguantaban ahí antes de que finalmente se ganara mi rechazo, retrocedió, lo suficiente como para ver incluso los celos en sus ojos azul cielo. —Así que ahora tienes un invernadero y yo tengo mi biblioteca, Feliz Navidad Elle. — Su voz era petulante cuando me miró por encima de su nariz. Había cruzado los brazos sobre el pecho con derrota. Edgar me guiñó un ojo antes de girar suavemente y salir de la habitación. Miré hacia mis incipientes plantas cuando la emoción llenó mi alma. El sol de invierno entraba de lleno a raudales a través del cristal, tocando cada rincón perfectamente. Miré a través del cristal azul-verdoso con cautela a la pradera. Aún no había signos de Matthew y mi cuerpo se llenaba con más ansiedad a cada minuto que pasaba. En la última semana el gato blanco siguió apareciendo cerca de mí, pero, cada vez que miraba su movimiento, no había nada. Fuera lo que fuese, era rápido. A Isabelle y Henry los dejé que se quedaran en una pequeña caja con bordes de cristal en la sala. Isabelle inclinó su cabeza hacia el campo y me sonrío. Estar en esta casa le dio una ventaja de invisibilidad para la caza. Siendo un halcón no necesitaba usar las puertas, así que simplemente volaba a su gusto, hubiera muros o no. Henry se quebró en su forma de ser ya que ambos se peleaban por algunas cosas en el campo. Ella chasqueó la lengua suavemente, abanicando ligeramente sus alas y agachando la cabeza para atacar. Con sus ojos me miró de forma rápida y le di una mirada de reproche. Ella ignoró mi mirada mientras miraba de nuevo al campo, de pronto se liberó de mi dominio desde la mesa y salió a través del cristal incluso antes de que Henry tuviera la oportunidad de reaccionar. Miraba con curiosidad mientras se abanicaba conmovedora sobre la nieve, arrebatando frenéticamente del campo un ratón que estaba tratando inútilmente de correr a través

208

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

de él. Me hizo una mueca cuando mi corazón saltó al ver la frágil vida que colgaba de su garra de hierro. Esquivó a Henry juguetonamente en su intento de robarle la comida, pero se disparó hacia el cielo fuera de mi vista. Sacudiendo la cabeza, observé de nuevo a mis plantas, tratando de no pensar en el almuerzo de Isabelle. Mientras caminaba por los pasillos, los brotes delicados se inclinaban hacia mí. Extendí la mano y los toqué, y poco a poco empezaron a florecer a su tamaño completo. El girasol hermoso que ahora se alzaba ante mí, hizo que mi alma aleteara y sentí la adrenalina en mi sangre bombeando duro. Edgar me había dejado sorprendida, ya que era difícil para mí decir exactamente lo que había plantado y así que con cada brote encontré un nuevo secreto. No había macetas de tierra solamente, en su mayoría tenían pequeños brotes y junto al enrejado había una en la esquina. Me acerqué a ella con curiosidad ya que había observado detenidamente el techo, estaba pensativa, imaginando lo que yo esperaba que fuera. Me arrodillé con cuidado y puse mi cara junto a la maceta. Cerré los ojos con fuerza y soplé suavemente como si fuera el aliento de la vida la que soplaba a través de las pequeñas hojas. De repente, hubo una serie de pequeños ruidos debido al ligero ajuste que había hecho y me levanté, mis ojos todavía estaban cerrados, mientras escuchaba los sonidos que crujían hacia arriba y llenaba la habitación con un ruido como cuando se hacen palomitas de maíz. Hubo una explosión repentina de fragancia y finalmente abrí mis los ojos, sentía un cosquilleo delicioso en la nariz. Observé hacia el techo cómo la clemátide púrpura dio un estallido al abrir, con el efecto del invernadero, creando el perfecto pabellón para mis plantas que buscaban la sombra parcial de un sol que estaba sobre ellas. Deseando, miré hacia el cielo y vi la luz, de repente oí reír seductoramente a Edgar. Sorprendida, le lancé la mirada hacia la puerta donde encontré su cuerpo perfecto apoyado contra el marco, con los brazos cruzados contra su pecho y su rostro angelical cubierto con una sonrisa socarrona. De pronto frunció el ceño, dándome cuenta de que llevaba su largo abrigo de lana. Resopló ante mi cara malhumorada. —Sólo por poco tiempo, ¿de acuerdo? Pataleé con mi pie como un niño de dos años y se rió, inclinándose fuera de la puerta y bajó al invernadero. Se acercó a mí y me envolvió en sus brazos. Estaba envuelta en él y en un instante apoyé la cabeza contra su pecho robusto, que era como piedra contra mi mejilla. —Pero yo no te he dado tu regalo de Navidad —mi voz sonó ahogada por su abrazo.

209

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Me apartó un poco. —No se suponía que fuera a darme nada ¿recuerdas? Espero que no sea en el exterior. —me miró con cuidado. Riendo, sacudí la cabeza. —Sí, es cierto, pero ésto me dio casi un momento para conseguir una victoria, y un poco, furtivamente ver hacia afuera a través de la ventana. Me dio una sonrisa de aprobación. —Eso es verdad. Entonces, ¿qué hiciste para encontrarlo? La sonrisa socarrona en su cara era fuerte: —Bueno, yo estaba paseando por todas las cosas en mi habitación y encontré algo. Se veía como algo que siempre había tenido la intención de darte, por supuesto, quién sabe por qué, pero quizás lo necesites. Sé que no es para mí por lo menos, y además, ya estaba grabado. Saqué una caja marrón del bolsillo de mi sudadera. Había una sonrisa de sorpresa en su cara y me sentí aliviada, al darme cuenta que nunca lo había visto antes. —Y yo creía que lo conocía todo en esta casa —suspiró. Me quedé sobre la punta de mis dedos de los pies con orgullo y con las manos juntas a la espalda. —Creo que no. Edgar abrió la caja con cuidado, con sus dedos buscando a través de tiras de papel, hasta que sintió algo en su mano. Una sonrisa enroscada en su rostro mientras sacaba el reloj de plata, la cadena siguiéndolo en obediente sucesión. —Me imaginé que era para ti. Odio los relojes, pero tú pareces adorarlos. —Mis ojos recorrieron los suyos mientras las lágrimas rompían. —Nunca lo supe —respiraba, con la voz quebrada. Abrió de golpe la plata fría y se puso a leer la inscripción que estaba en el interior:

Tu corazón es mi corazón, Te quiero. Tu Elle.

210

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Una lágrima rodó por fin sobre su piel nacarada que brillaba en el sol. —Me dijiste que tenías algo para mí, pero ese día... —Se detuvo, con los ojos antes de un oscurecimiento que de repente volvió a la vida—. Me encanta Elle. Si. —Se inclinó hacia mí y me besó en la frente antes de retroceder y dejar caer el reloj en su bolsillo. Con mucho cuidado, le ayudé a fijar la cadena en la cintura de su pantalón, mis manos rozando su vientre, mientras él me rehuía con una sonrisa encrespada en la cara. Suspirando, envolvió sus brazos alrededor mío y apoyó la barbilla en mi cabeza. —¿Puedo confiar en que esta vez vayas a permanecer en el interior cuando me vaya? Sólo recuerda, Sam está mirando. —Cayó su respiración a través de mi pelo, y me estremecí. Sonreí, mirando hacia él: —Sí, lo prometo. Sus manos entrelazadas a través de mi pelo y besó la parte superior de mi cabeza antes de alejarse. Me guiñó un ojo tan rápido como salió de la habitación y me encontré presionando las manos contra el vidrio, y pude sentir la sensación de la frescura bien recibida en mis manos calientes. Esperé ver cómo recorría el campo, hasta su puerta, mi corazón latía bella y rápidamente debido a su amor. Suspiraba mientras desaparecía en el bosque, regresé la vista a mi casa. Una vez en la biblioteca, observé la pequeña habitación de madera modelada con curiosidad. Mi obsesión por la pintura era insaciable, los rostros curiosamente sabiendo y su yuxtapuesta mística volviéndome loca. Subí la escalera nueva que Edgar había puesto para mí después de que uno de los peldaños finalmente se quebrara. Por suerte, él había estado allí para atraparme antes de que me fracturara la cabeza contra el sofá. Naturalmente, yo no habría muerto, pero sí habría sido muy doloroso y un poco desordenado. Recorría con las manos a lo largo de todos los libros, como siempre lo hacía. El cuero cada vez estaba más limpio del polvo que tenían debido a mis visitas frecuentes. Los miraba mientras mis dedos se clavaban contra sus lomos, , mis ojos fijándose con un gran interés infantil. De pronto, me detuve y retrocedí unos pasos para arrodillarme. Mis ojos se encontraban al nivel de los libros, y uno llamó mi atención en particular. Sentí que mis ojos se estremecían mientras el cuero resplandecía, de repente muy notable y brillante. Durante todo este tiempo, su belleza se había ocultado bajo y me pregunte el por qué nunca me había percatado de su presencia antes.

211

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Inclinando mi cabeza, mis dedos rozaron las palabras estampadas de oro de su lomo, pero encontré que estaban escritas en italiano. Puse mi mano junto a él y lo saqué de su lugar, y la luz brillaba tanto a través de él, que hizo que aparatara la vista brevemente. Tomé una respiración profunda antes de darme la vuelta y darles la espalda a los demás para golpear suavemente la tapa y terminar de retirar el resto de la película opaca que lo cubría. Algo sobre él me habló, era algo extraño. Abrí la primera página, estaban todas en italiano. Había una delicada impresión grabada de un cuervo negro en un árbol enmarcando la primera página,

Nell'inizio, il corvo era soltanto mezzo...8

Leí las primeras parejas de palabras, buscando en mi mente, pero no encontré qué significaban. Mis ojos recorrieron el grabado, analizándolo más de cerca antes de voltear a la mitad del libro. Miré las páginas en estado de shock cuando las encontré en blanco. Confundida agarré el libro por el lomo y volví a retroceder, hasta que las palabras otra vez brillaron ante mis ojos. Fui de una página a otra, viendo las imágenes extrañas y modestas. Sobre todo, donde sólo había cuervos. Algunos eran blancos y negros, en grupos grandes y pequeños, pero nada de eso tenía sentido para mí. Las imágenes eran sólo fragmentos de lo que las palabras sin duda podrían explicar. De repente, cuando avancé a la siguiente página me sorprendió. La gran impresión era inconfundible, sus ojos felinos terriblemente familiares. Mi ritmo cardíaco se aceleró cuando reconocí al gato blanco que estaba de pie en el campo abierto. El gato hacia atrás arqueado astutamente y su cola serpenteándole entre sus pies. Su piel se le veía perfecta, sus ojos con una tranquilidad acogedora, pero también llenos de información y conocimientos. Miré las palabras con frustración, con ira al no poder traducirlas. Dejé escapar un gruñido irritado mientras miraba la siguiente página en busca de alguna pista. Buscando información, estaba desalentada por encontrar una imagen que fuera tan discreta, el gato se había movido desde la distancia, entrando con cautela a una cueva.

8

Escrito en italiano: ―En un principio, el cuervo era solo una mitad …‖

212

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Volteé a la siguiente página con toda prisa, y no encontré nada. Las páginas de ahí en adelante estaban vacías, como si de la nada una cueva se hubiera tragado el resto. Exhalé fuertemente cerrando el libro de un golpe debido a mi frustración, caminé con él bajo mi brazo cuando entré de nuevo a la pequeña sala de estar. Me senté con brusquedad en la silla poniendo el libro cerrado en mi pecho, mirando el grupo de amigos y enemigos delante de mí. —¿Qué es lo que no me estás diciendo? —susurré en voz baja, mirándome amargamente a mí misma en la pintura. Lancé mi mirada a cada hombre escéptica y acusadoramente. Cada uno tenía el potencial de ser un asesino, pero entonces, mientras les miraba a los ojos, todos tenían un brillo que era nulo en Mathew, algo que reconocía como el amor, puro y duradero. Me había frustrado porque no había indicios en la pintura, sin pistas al final, además de su mirada siniestra. Lo había observado un sin fin de veces, horas, día tras día, pero todavía no encontraba nada. Me sorprendió de pronto el libro que estaba sobre mi pecho. Estaba caliente. Al principio, cuando había caminado por la sala, había pensado que era sólo mi calor, y el calor aún ardía en mi pecho. Pero era como si el fuego de mi alma estuviera muerto y el libro se encargara de ese calor. Lo apreté más fuerte en mi pecho, disfrutando de aquella sensación como si se tratara de otra alma. Empecé a dormitar mientras estaba sentada allí, el cierre del espacio era reconfortante a mi alrededor, al igual que la protección de Edgar. Cuando las cosas empezaron a convertirse en niebla y el cansancio en mis ojos de repente creció escuché un lejano maullido. De golpe abrí los ojos buscando en la habitación urgentemente. Sentada trataba de resolver si lo había escuchado en sueños o había sido real. Me quedé inmóvil, mis oídos atentos a cualquier sonido a mi alrededor. Irritada de nuevo por la distracción e inconveniente tic-tac de los relojes, luchaba por prestar atención. De repente, el reloj de péndulo de la sala comenzó a sonar y di un salto de miedo, mi respiración era pesada y mi corazón latía rápidamente en mi pecho. Entonces, entre dos gongs, oí el maullido de nuevo, esta vez largo y quejumbroso como si estuviera enojado o amenazado. Me levanté de la silla y dejé caer descuidadamente el libro al suelo y me dirigí a la barandilla. Lo escuché de nuevo y esta vez, distintos tipos de gruñidos salieron del invernadero. Apresuradamente, caminé todo el perímetro de la biblioteca hasta llegar a la escalera, con mucho cuidado para no crear mucho ruido. Corrí hasta detenerme en la puerta del invernadero y revisarla con cuidado.

213

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Isabelle se alzaba amenazadoramente sobre el borde de una mesa con sus alas extendidas a la defensiva. El gato blanco estaba acurrucado en el suelo delante de ella con sus orejas hacia atrás con ira y sus ojos brillando a la luz del sol, con sus pupilas blancas. El gato escupió violentamente a Isabelle mientras ella le golpeaba con fuerza con sus garras. Su piel estaba erizada y me di cuenta que de esta forma parecía brillar más, era incluso más blanco que la nieve. —¡Isabelle no! —grité, y el gato rompió su mirada de hierro de Isabelle a mí. Isabellle fue implacable al mirar al gato, con su pico abierto amenazadoramente —. Isabelle —le grité—. ¡Detente! De pronto se lanzó levemente hacia el gato, clavando sus garras en la madera de la mesa. El gato siseó profundamente, encogiéndose todavía más antes de volver a correr. En un salto sin esfuerzo cruzó a través del cristal, sus patas chapoteando pesadamente en las dunas con facilidad. Antes de que supiera lo que estaba haciendo, salí corriendo detrás del gato, mirando a Isabelle amenazadoramente mientras corría detrás de él, diciéndole que se quedara con ojos enojados. Entré por la puerta del invernadero, haciendo caso omiso de la advertencia que Edgar había colocado en la puerta. De repente, la casa desapareció detrás de mí y mi aliento repentinamente se empañaba a causa del aire gélido. Comencé a explorar rápidamente el campo, finalmente de reojo observé una cola que flotaba en saltos entre los árboles. Corrí detrás de él, con mi nueva capacidad para la velocidad que ahora me permitía continuar con la rápida carrera. Salté sobre su pista, protegí mi cara de las ramas cuando entré en el bosque. En mi desesperación, los áboles trataban de ayudarme lanzando sus ramos al gato, que las evitaba como si hubiera anticipado las posibilidades. La voz de Edgar pronto sonó en mi memoria, con la cara contorsionada por el enfado como cuando me había advertido que me quedara en el interior de la casa. Alejé la idea y me apresuré a concentrarme en la cola del gato. Una sombra voló sobre mi cabeza fruncí las cejas irritada cuando vi a Sam que se acercaba sobre mí, sus alas gigantes cortaban el aire en movimientos largos y delicados. Observé cuando cortó y se zambulló en picado bruscamente hacia la izquierda, y desvié la mirada, todavía intentando desesperadamente seguir al gato. Inesperadamente, vi como el gato se detenía delante de mí. Se giró hacia mí, sus ojos estaban frenéticos pero inofensivos. Rápidamente me detuve, deslizándome ligeramente en la nive, luchando para mantener el equilibrio mientras mis manos se agitaban. El gato comenzó a trotar hacia mí, su cara trataba de decirme algo premonitorio.

214

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

De repente, oí un llanto estridente de un cuervo detrás de mí y me golpeó la cabeza frenéticamente, el terror me paralizó el cuerpo. De repente el gato fulminó el suelo con su mirada, las orejas de punta otra vez , mientras sus ojos ardían furiosamente hacia la docena de cuervos que estaban descendiendo sobre mí. Vi a Sam sumergirse entre los árboles, sus alas se detuvieron cuando bajó hacia ellos, sus agudos gritos eran ensordecedores. El gato siseó salvajemente antes de escaparse de nuevo, pero esta vez ya no lo seguí. Los cuervos que pasaron a Sam se zambulleron en picado y me golpearon con fuerza, sus picos afilados estaban rasgando mi piel y me cortaban como hojas de afeitar. Mis pulmones comenzaron a apretarse de inmediato y se convirtió en un aliento poco profundo y corto. Un grito se ahogó en mi garganta y todo empezó a ponerse oscuro y nublado. De repente, caí al suelo, los cuervos me siguieron atacando con saña, con sonidos estridentes llenos de muerte e ira a mi alrededor. Mi mente estaba gritando la única palabra que podía manejar a través de tanta confusión, Edgar gritaba frenéticamente en mis pensamientos, pero mis labios no pudieron encontrar las palabras, mientras el mundo se oscurecía y la tierra debajo de mí desapareció.

215

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

i cuerpo estaba ardiendo fuertemente cuando recobré el conocimiento. Gruñí agarrándome el pecho con dolor, todo mi cuerpo palpitaba. Hacía mucho frío y temblaba incontrolablemente mientras me acostaba sobre algo duro y húmedo. Mi respiración se atascaba en mis pulmones y mi garganta estaba llena de sangre. ―¿Sam? ―murmuré las palabras quedaban atrapadas y ahogadas por las grandes burbujas. ―Ahhh. ―Una voz sonó en mi cabeza―. Estás despierta, pequeña escapista. ―La dura voz aterciopelada siseó su aliento soplando en mi oído, embriagadoramente horrible y frío. Traté de gritar pero mi cuerpo se dobló en dos, entonces me abracé, acercando mis rodillas al pecho. ¿Qué había hecho? ¿Dónde estaba Sam? ―Estella. ―Mi nombre salió de la boca de mi captor, como veneno en sus pulmones―. ¡Siempre fuiste tan ingenua! ―grito él Mis brazos picaban y podía sentir la sangre que se filtraba de ellos lentamente. Me retorcía en la superficie dura y fría, el dolor era más grande de lo que podía soportar y mi cabeza estaba nublada y débil. Los cortes profundos cubrían mi piel lechosa, pero me fue finalmente posible enfocarme. ―¿Dónde lo has puesto, Estella? ―Su voz era suave y amenazante, respiraciones mesuradas salían de su boca. Luché por abrir más los ojos, para ver a mi captor, pero el terror que tenía me sugirió que ya lo sabía. Apreté los ojos fuertemente, cerrándolos para alejar al dolor, retrocedí, mis dientes descubiertos en agonía. Él estaba buscando mi alma, el alma que por suerte ya no tenía.

M

216

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¡¿Dónde?! ―la voz de repente retumbó, haciendo un eco doloroso a través de mi alma vacía y haciéndome arquearme en dolor, mi pecho descubierto y palpitante. Mis manos apretadas como puños mientras raspaban por las piedras afiladas, obligando a mi cabeza a alejar la muerte. De repente sentí que mi cuerpo se levantaba lentamente de la superficie dura y fría, aunque no había manos levantándome. Escuché a Matthew exhalar fuertemente, su respiración era agitada y mi cuerpo volando sin fuerzas por la habitación. Cuando mis hombros chocaron contra la pared, sacudí mis ojos ya abiertos y mi boca intento gritar, aterricé en el frío y duro piso, donde intenté pararme, pero mis brazos se rehusaban a moverse y mi cabeza de repente estaba mareada, cuando pude escupí sangre en el suelo. ―No puedes ocultarla de mí, pequeña mocosa. ―Su voz hacía eco en las paredes y miré hacia arriba, la luz en el cuarto era oscura y turbia ―. Tú crees que eres tan especial, tan talentosa e inteligente. ―Escupió con una pizca de celos. Mi mirada borrosa cayó sobre su familiar rostro, sus ojos negros azabache sin fin, su piel amarillenta y fina. Mi cuerpo estaba temblando incontrolablemente y el dolor en mi pecho estaba pidiéndole a mi corazón que parara de latir, que muriese. Se echó a reír mientras mis ojos encontraban los suyos, temblando, y yo podía oler mi sangre mientras se esparcía por mi rostro. ―Estella. ―siseó―. Estás escondiéndome lo que quiero, lo que necesito. ―Bramó él―. Si simplemente me dices dónde está, niña tonta, entonces te dejaré morir, ¿¡Dónde está tu alma!? Tragué saliva, tratando de limpiar mi garganta de la sangre, tosiendo fuertemente cuando ésta intentaba volver. ―Tú… ―Yo estaba luchando, sosteniendo la parte superior de mi cuerpo del suelo mientras el dolor se hizo aturdidoramente fuerte y mis piernas se desangraban ―. Tú no la encontraras. ―Exclamé. Mis brazos torciéndose cuando golpeé de nuevo el piso, donde mis dientes rotos golpearon las piedras y envió un agudo dolor a mi mandíbula. Me estaba ahogando tan pronto algo se apoderó de mi cuello, levantándome del suelo. ―¡No puedes ganar! ―gritó, sus ojos furiosamente tormentosos mientras se acercaba a mí, su rostro cerca del mío, su aliento nocivo succionaba el aire de mis pulmones. Sus cejas sin pelo y su cabeza horriblemente deformada en su frustración. Su rostro era viejo y su piel era fría y pegajosa. Todo lo joven se había ido.

217

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¡No lo sabes, estúpida niña! ―Su boca era negra alquitrán y sus dientes estaban podridos―. Qué tu amado Edgar no te salvara. No lo hizo la última vez, y no lo hará ahora. Tengo muchas cosas guardadas para él, la muerte más dolorosa imaginable. ―Sus ojos ardían a través de los míos e intenté apartar la vista―. Después de que te mate, él estará destrozado y yo prevaleceré. ¡Yo seré el más poderoso! Su voz resonó con fuerza a través de la cueva. No tenía ninguna forma de saber dónde estaba o cómo llegue aquí. Miré hacia el techo mientras él seguía estrangulándome, pero era interminable como un pozo. Había cuervos enormes en todos los lados, todos observándome con sus ojos sin alma y hambrientos. ―Erais tan débiles, con vuestros estúpidos deseos mundanos. ―Liberó su agarre invisible de mi garganta sólo segundos antes de que me desmayara―. ¡Erais una basura! ―gritó, haciendo un gesto en el aire por su angustia ―. Tenemos mucho poder que aprender, tanta fuerza para ganar. ―Volvió a pasearse por la habitación mientras yo me sentaba, mi pierna dolía profundamente y podía decir que estaba rota. ―Contigo fuera de mi camino, con Edgar desaparecido… ―él se detuvo, respirando profundamente―, nadie me detendrá, los mataré a todos, tomaré toda la energía que el mundo posee y nadie será más fuerte que yo. ―Sus ojos destilaban odio―. ¡Nadie! Hice una mueca, su voz era profunda y penetrante. Mi corazón latía demasiado rápido y la adrenalina era como lava en mis venas, quemando su camino a través de mis profundas y abiertas heridas. Traté de escuchar sus palabras, pero mi miedo era muy intenso y muy vago. Mis pensamientos se concentraron en Edgar, no podía hacerle esto a él, ¿por qué lo había decepcionado? Matthew se rió de nuevo, oscuro y siniestro. ―Esto es lo que todos hubiésemos hecho juntos, pero ninguno de vosotros me creyó. ― escupió―. Y Margriete. ―En su voz había un profundo odio ―. Debiste haber escuchado su petición, el modo en que me rogó para que detuviera esto. ―Vi una sonrisa malvada aparecer es sus labios ―. Niña estúpida. Un velo de oscuridad me envolvió y ahogué un grito de mi cuerpo para darse por vencido. De repente los cuervos encima de mi cabeza comenzaron a chillar, la aguda voz llenaba la caverna mientras retrocedía, zumbando en mis oídos. ―Ah. ―respiró él, mirando el cielo, extendió los brazos mientras todos los cuervos volaban hacia arriba, hacia la noche¯. Parece que él vino a por ti después de todo. ―Su risa hizo eco en la siniestra caverna ya vacía.

218

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mi cuerpo se retorció. ―Edgar. ―Susurré en voz baja―. No. De repente todo mi cuerpo se estrelló contra la pared y mis extremidades se retorcieron dolorosamente. La mente de Matthew estaba manipulándome, rompiendo cualquier rastro de vida que hubiese dentro de mí. Cuando me levanto del suelo, cerré los ojos. Mi mente pidiendo que se detuviera, duramente me disparó hacia el cielo a una velocidad rápida y dolorosa para mis oídos. Rompimos el techo de la caverna y de repente estábamos fuera de ésta. Estaba oscuro pero podía sentir las heridas abiertas contra mi piel, el viento rozando mi sangre húmeda. Me tiró hacia el suelo como un trapo usado y grité de dolor. ―¡Matthew! ―La voz de Edgar hizo eco en la tierra y mi corazón de repente latió más rápido ante el sonido. Mientras yacía muriendo, sentí la textura de la tierra fresca debajo de mí y me di cuenta que ya no estábamos en el bosque cubierto de nieve sino en la espesura de la niebla de Londres. La lluvia que me caía era gruesa y fresca, me lavaba la sangre hacia la tierra bebiéndola agradecidamente. Descansé mi rostro en el lodo, mis mejillas hinchadas y sensibles le dieron la bienvenida a la tierra fría. Raíces comenzaron a crecer a mi alrededor en un intento desesperado por protegerme, y escuché la voz de Edgar otra vez. ―Déjala en paz, ella no tiene lo que deseas. ―Su voz fuerte y de repente muy cerca. Susurré su nombre pero el sonido de la lluvia ahogó mi grito silencioso. ―Así que… ―Matthew se burló―… supongo que tú la tienes. ―sonaba confiado y enojado. Escuché los pesados pies de Edgar avanzado hacia a mí, pero hubo una explosión de energía repentina y gruñó de dolor, el murmullo de los cuerpos aterrizando a tres metros de distancia, deslizándose brutalmente a lo largo del suelo mojado. La tierra me envolvió con su fuerza curadora y la hierba debajo de mí empezó a trabajar para curar mis heridas. El ardor comenzó a disminuir y sentí que mis cortes profundos se cerraban y curaban. Mi pierna dejó de doler y sentí que volvía a su lugar. Me estremecí mientras los pasos de Matthew se apresuraban hacia mí con rabia. Rápidamente, mi adrenalina se hizo cargo y mi cuerpo se sintió entero otra vez. Bruscamente rodé sobre mi espalda, apreté la mandíbula cuando miraba los ojos de Matthew, mis extremidades se movieron rápidamente cuando lo vi cernirse sobre mí. Las raíces que me sanaron tan rápido tomaron sus tobillos y bloqueándole en esa

219

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

posición. Con toda mi fuerza le di una patada en la cara y mis botas calaron en su vieja piel. Se dobló hacia atrás con una facilidad sorprendente, su cuerpo estaba encorvado sobre sí, cuando las raíces se rompieron y la oscura lluvia corría a través de su ahora mutilado perfil. Levantó su rostro hacia a mí, mientras sacaba lo que parecía ser una daga dorada de su capa y se abalanzó hacia a mí, sus ojos ardiendo con furia. Fue entonces cuando Sam salió volando de la nada, sus alas silenciosas acariciaban el aire húmedo. Su fuerte cuerpo golpeó contra el de Matthew y juntos se deslizaron cinco metros perdiéndose dentro de la tierra fangosa, dejando una zanja grande donde inmediatamente el agua fluyó. Vi en estado de shock cómo las alas de Sam engullían a Matthew, y ya no pude ver qué más sucedió. Rápidamente me puse sobre mis pies, mis cicatrices se desvanecían velozmente y mi fuerza regresaba. Edgar estaba de pie al otro lado del campo, con sus puños apretados llenos de rabia. Eché a correr hacia Sam y Matthew mientras seguían luchando en el suelo., Patinando para parar, escuché a Edgar gritar mi nombre sobre la lluvia. ―Elle, no… aléjate de él. ―Su voz era aguda y frenética. Miré con horror cómo Matthew agarraba a Sam de la garganta, llevando su brazo hacia atrás y lanzándolo con una fuerza sorprendente a través del campo. ―¡Sam! ―grité. Matthew me miró, sus ojos brillaban en negro ―Tú, pequeña mentirosa. ―Susurró acercándose con el puñal en su mano. Vi la acelerada respiración en Edgar y de repente él se abalanzo sobre su espalda. Mi boca se abrió en horror y mis ojos se ampliaron. Matthew vio mi súbita sorpresa y giró bruscamente cuando Edgar corría hacia él, golpeando con el puño el rostro de Matthew y girándolo hacia un lado. Rápidamente corrí hacia Matthew mientras él se tambaleaba de un lado y lo empujé duro, envolviendo mis piernas sobre su cintura mientras le cortaba el rostro con mis uñas, las raíces de nuevo luchando en un intento desesperado por salvarme. Cuando intenté derribarlo, agarró mi cuello como el de un gatito y me volcó sobre su cabeza hacia la tierra. El aire salió de mis pulmones y mi cuerpo formó un profundo cráter. El agua caliente comenzó a burbujear a mi alrededor, llenando el cráter poco a poco mientras me ponía de pie. Respirando difícilmente, enfadada, apreté mis dientes con furia y odio, el rostro sonriente de Margriete apareció en mi mente.

220

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Mis ojos recorrieron el campo tratando de encontrar a Edgar, pero en su lugar mis ojos encontraron a Sam, su cuerpo encorvado hacia el suelo, listo para saltar hermosamente con sus alas. Mi mirada encontró la de Matthew cuando corría hacia a mí, su piel colgaba horriblemente de su rostro y sus ojos eran tan oscuros como la noche. Mis ropas estaban mojadas y pesadas mientras luchaba por salir del agujero ya completamente lleno de agua. Cuando salí, Matthew estaba al otro lado del paisaje rocoso y Edgar lo golpeaba ferozmente mientras Sam surgía, saltando sobre él con una gran fuerza. Miré alrededor ansiosa. Los cuervos me rodearon observándome en silencio y mi respiración era punzante en mis pulmones, mi garganta seca y caliente. Corrí hacia ellos cuando Edgar sostenía a Matthew con los brazos extendidos, su otra mano lista para atacar. Sam esperaba a la derecha de Edgar con la intención de atacar a la primera oportunidad. Edgar dejó ir su brazo y miré con horror como el cuello de Matthew se torcía espantosamente y su cuerpo voló a través de las rocas, cortando profundamente la tierra, por lo que los fragmentos volaron en el aire y se clavaron de nuevo en el suelo con un estruendo. ―¡Edgar! ―grité, corriendo hacia él. Sus ojos encontraron los míos, su rostro aliviado y aterrado. Corrí hacia sus brazos, mi alma estallando como una antorcha ―. Edgar, lo siento. ―No hay tiempo para disculpas. ―Su voz era frenética, su respiración fuerte y rápida. De repente empujó mi cuerpo hacia un lado cuando Matthew se abalanzó hacia nosotros, mostrando sus dientes con ira y su cuello claramente roto. Sam saltó y me agarró alejándome del puñal que salió volando de las manos de Matthew a mi cara. Como Sam me salvó de ser el objetivo de Matthew, en su lugar Matthew la estrelló contra el pecho de Edgar, su rostro de repente con un dolor punzante, Edgar cayó duro y pesadamente. Su aliento escapó de sus labios cuando sus ojos se encontraron con los míos. ―¡No! ―Mi voz era chillona cuando ambos tocaron el suelo, la tierra retumbó profundamente como un terremoto. Sam trató de mantenerme quieta con su agarre de hierro mientras Matthew se cernía sobre Edgar, tambaleándose con la sangre que goteaba de la daga en su mano. Jadeando, miré hacia la sangre con un gesto de horror, mientras una mueca serpenteaba el rostro de Matthew.

221

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

De repente, grité con rabia y mis ojos llenos de odio estallaron como sirenas mientras mis brazos se estremecían con angustia. Mi alma estaba de repente caliente con vida, la razón picaba como un cuchillo en mi memoria. Edgar se estaba muriendo. Forcé mi cuerpo a soltarse del agarre pesado de las manos de Sam, mi aliento era pesado y caliente en mi boca. Caminé hacia Matthew con mis puños cerrados, mi paso rápido y arrogante. De repente dio un paso hacia atrás con una mirada de horror en su rostro mientras mi ojos reflejaban furia. Las raíces de antes, más poderosas que nunca, envolvieron sus piernas en gruesos nudos. ―¡Maldito demonio! ―grité. Mi voz era tan fuerte que hizo que los árboles se sacudieran de miedo. Matthew dejó caer la daga al suelo, su cuerpo se tambaleaba mientas yo avanzaba hacia él, pero sus pies estaban anudados. ―Si crees que te vas a escapar con esto, estás enfermo. ―Mi voz siseaba. Miré hacia Edgar, su pecho aún subía y bajaba, pero la vida ahora estaba vacía en sus hermosos ojos y viva en los míos. Me volví hacia Matthew, su rostro contorsionado y sangrando. ―¡Tú mataste a mi familia, a mis amigos! ―mi voz se quebró por el dolor y mi corazón latía dolorosamente―. Tú subestimas el poder del amor y la felicidad. ―Agarré su garganta y mi poder sobre él me sorprendió. Las raíces envolvieron la mitad de su cuerpo, como si lo empujaran hacia el infierno―. Tú lo entendiste todo mal Matthew, entonces teníamos el poder… ―Mi pensamiento destelló a la pintura, nuestra felicidad o amor, y su descontento con todo―. Nosotros éramos los que teníamos el poder y tú… ―pausé apretando su cuello más fuerte, sus ojos oscuros sin emoción salían de su rostro monstruosamente distorsionado ―. ¡Tú no eres nada más que una serpiente patética! Llevando mi brazo hacia atrás, lo golpee en el pecho y él se dobló, las raíces lo presionaban al suelo en agonía impotente. Arrodillándome, agarré la daga ensangrentado de la hierba mientras se levantaba hacia mí. ―¡Tú no me lo quitarás! ―le grité, mis ojos se iluminaron. Sam me observaba, su mirada iba de Mathew a mí. Levanté mis manos sobre mi cabeza, agarré el mango de la daga, temblando de miedo y ansiedad.

222

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―¡Tú te mereces esto! Sólo espero que los dioses no se apiaden de tu alma manchada de sangre. Y con eso, empujé la daga abajo hacia su pecho, clavándosela en el corazón y cavando profundamente en la tierra, cuando de repente todos los cuervos en el campo gritaban, saltando hacia el cielo en un manto negro. Su cuerpo dejó de retorcerse de inmediato y sus ojos vacíos de todo color, volviendo lo plateado cuando su cuerpo comenzó a cambiar. Su plumaje negro perforaba a través de su piel hasta que no hubo nada más que un cuervo sin vida ante mí. Escuché la pesada respiración detrás de mí, sus frías manos de repente descansado sobre mi hombro. Me quede allí mientras la espesa lluvia caía sobre mi cuerpo, mi respiración rápida y furiosa. Me volví de repente mirando hacia atrás a Edgar que yacía aun en la tierra rocosa. ―Edgar. ―Mi voz desesperada y suave mientras corría a su lado ―. Edgar. ―Puse mis manos en su rostro, sacudiéndolo, haciendo hasta lo imposible para que despertara―. Edgar, no, no, no. ―Yo jadeaba ansiosamente pero su piel estaba fría ante mi toque. Sam llegó a su otro lado, sus ojos escaneaban la herida de Edgar. Cuando miraba a mi amor, sus ojos se abrieron un poco pero su respiración era peligrosamente superficial mientras Sam hacia lo necesario para arreglarlo. ―Edgar vas a estar bien. ―Jadeé Trató de levantar su brazo y llevarlo hacia mi rostro, pero no pudo. La sangre brotaba de su pecho mientras el líquido caliente se drenaba de sus venas. Una lágrima rodó por mi mejilla cuando sus ojos comenzaron a cambiar, el azul se filtró hacia los bordes hasta que no quedó nada más que un gris tenue. El brillo se había ido y su mirada era ahora vacía y plana. Sam continúo trabajando en él, pero yo sabía que sus esfuerzos eran inútiles. Puse mi cabeza en el pecho de Edgar pero su corazón no latía. ―Edgar no. ―Susurré―. Por favor, Te amo. ―Estaba sollozando incontrolablemente, mi alma comenzaba a quemar más que nunca. Sam de repente tomó mi rostro, su frío tacto como un cuchillo contra mi barbilla, sus ojos dorados buscando los míos, su rostro disculpándose cuando enrolló sus alas alrededor de nosotros.

223

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

De repente la tierra alrededor de Edgar vino a la vida, y las raíces se abrieron camino alrededor de su cuello y su pecho. Me quedé horrorizada cuando las alas de Sam me acunaron. Aunque lo intenté no pude evitar que las raíces lo envolvieran, crecieran en sus heridas y tiraran con fuerza hacia la tierra. Di media vuelta con miedo mientras Sam me levantaba del suelo, alejándome de Edgar mientras se hundía en la superficie de la tierra. Empujé mi rostro hacia el frío y duro pecho de Sam, mis lágrimas calientes corrían por su camisa. ―¡Edgar! ―grité. Mis manos agarrando la piel de Sam. Éste me acunaba en sus brazos mientras miraba la tierra donde había desaparecido Edgar, la cual comenzaba a crecer. Grandes ramas de repente llegaban al cielo y una secuoya gigante se elevaba sobre nosotros. Mi cuerpo temblaba mientras mi cabeza se convertía inquietantemente clara. Apreté los ojos fuertemente, cerrándolos mientras mis recuerdos quemaban a través de mí como una compuerta abierta en mi mente. Sam me alejó de la escena, sus alas se envolvían más alrededor de nuestros cuerpos en su intento de protegerme de la lluvia y la tristeza. Hice una mueca de dolor mientras acercaba mis rodillas hasta mi barbilla, mi pecho abriéndose como un sol caliente. Podía sentir el frío aliento de Sam en mi rostro cuando él desesperadamente trataba de consolarme. Por último la tortura cesó y todo quedó en silencio. Respiré fuertemente cuando abrí los ojos, mis agudos ojos mirando a los de Sam. Poco a poco me soltó y mi cuerpo se fundió en el suelo. Mi mirada divisó una pluma negra a medida que caía hacia mí a través de las ramas. Cerré los ojos fuertemente con incredulidad, las lágrimas fluían a través de mis pestañas corriendo por mis mejillas y mi cuello. Abriendo los ojos de nuevo, lentamente levanté una mano hacia la pluma negra que caía en espiral, atrapándola gentilmente en mi nacarada mano. Dejé escapar un tembloroso suspiro… mientras mi interior se paralizaba con tristeza, mi alma burbujeaba con vida.

224

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

am me dejó suavemente mientras sus alas cortaban el aire del bosque. Me quedé en las sombras bajo los árboles de hoja perenne, mi respiración constante y profunda, y mi corazón pesado. El familiar prado ha cambiado drásticamente desde el invierno y las fragantes flores de primavera florecieron hacia nosotros en la bruma del viento del bosque. Suspirando, di un paso en la entrada mientras Sam retrocedió a los árboles, el sol de pronto brillaba en mi piel y el pasto se inclinó en obediente apreciación. De repente, Isabelle entró aparentemente de la nada, batiendo sus alas ansiosamente en su impaciente acercamiento. Dejó escapar un grito agudo mientras aterrizaba en mis brazos, agitando sus alas mientras luchaba por enderezarse. Riendo, sonreí hacia ella y sus ojos brillaban maravillosamente. La vi agarrando mi antebrazo, repiqueteándome y torciendo mi nacarada piel. Miró agradecidamente a Sam antes de volver su mirada penetrante de nuevo a mí. ―Hola niña. ―Canté, mi voz suave y renacida. Sam carcajeó ligeramente. ―está feliz de que estés de vuelta. Isabelle sacudió sus plumas mientras me adentraba en el prado, recordando su belleza, su calidez. A medida que me detuve en medio de la entrada, las flores a mi alrededor florecieron rápidamente mientras les permití darme la bienvenida. Isabelle les miró con recelo antes de saltar de mi brazo, en espiral hacia el cielo en una ráfaga de viento encontrándose a Henry mientras se entrelazaban juguetonamente. Sam caminó a mi lado, sus alas ahora escondidas detrás de él. Mientras se ponía de pie a mi lado me di cuenta de cómo su piel blanca contrastaba con la hierba exuberante. Los círculos bajo sus ojos oscuros, pero sus pupilas un bronce cálido y su mirada atrapó la mía mientras sonreía con tristeza.

S

225

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

―Bueno Estella. ―Su voz era angelical―. Estás en casa ahora. ―Su mirada consoladora era difícil de mirar. Todavía me negaba a creer que Edgar estuviera muerto. Suspiré, poniendo mi mano tibia sobre su congelado rostro. ―Gracias Sam. El largo invierno había sido doloroso, y mi regreso tardó mucho en llegar. Después de que mi alma encontró su lugar de nuevo en el espacio vacío de mi pecho, era difícil encontrarme a mí misma, difícil darme cuenta de que Edgar se había ido y qué me había sucedido. Era como si mi vida al instante hubiera ganado, pero luego la mitad se perdió de repente. Después de esa noche, pasé varias semanas allí sentada, mis lágrimas florecieron un bosque a nuestro alrededor y los cráteres que la lucha había creado se atiborraron en aguas termales de vida. Las secoyas donde Edgar había muerto florecieron, radiantes con sobrenatural poder y fuerza. Era como si hubiera almacenado trescientos años de amor por él dentro de mi alma, y de repente todo se derramara. Él había alimentado ese sentimiento para mí, llevándolo con él mientras que yo le había dejado solo. Pero ahora me tocaba a mí y yo iba a pelear. Sam se había quedado conmigo, sus deberes como mi ángel guardián le vinculaban a mí de por vida. Siempre y cuando yo lo necesitara él siempre estaría allí, y en su amistad, esperaba encontrar felicidad y fuerza. Yo había estado enfadada con todo el mundo a mi alrededor en esos días. Todo estaba en pleno apogeo cuando la mitad de mí se había ido. Me indignaba porque a pesar de mi continuo dolor, el ciclo de vida aún lo desenterraba. Temblando, recordé cómo se sintió quemar el cadáver de Matthew, mi alma forjada con dolor y odio. Matthew estaba muerto, esperaba que para siempre, pero el futuro era incierto. Antes de dejar las laderas de Londres, grabé dos cuervos en la secoya que había florecido sobre el cuerpo de Edgar, esperando que un día, él pudiera verlo, y recordara. A pesar de que se había ido, me negaba a creer que fuera para siempre. Él ahora era lo único que me importaba, y dedicaría mi vida para encontrar una respuesta, sino un final. Mientras ahora estaba en el bosque de las Cascades, mirando a Henry e Isabelle celebrando mi regreso, no pude evitar sentir a Edgar aquí, su esencia, e incluso su olor.

226

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Su embriagadora vida perdurará como un recordatorio sombrío. Me arrodillé en el suelo, permitiendo a mis piernas descansar en la hierba alta. Alcanzando mi gancho para el cinturón, saqué la daga y la sujeté ligeramente a medida que brillaba al sol. Una lágrima cayó de mi cara y la clavé en la tierra blanda con la promesa de vengar mi amor. Mi alma dolorida con la ausencia de su calidez, una sensación que hacía tiempo solía sentir, pero ya no podía. Sam puso una mano fría sobre mi espalda mientras miraba hacia el cielo, rezando por Edgar hacia el Cielo. Él no sabía cómo sentir el amor o el dolor ya que en los años posteriores a su muerte no había sentido nada, al igual que a mi me había pasado antes. Estar de vuelta permitía a una avalancha de recuerdos volver. Pensé en aquel día cuando fui tomada, maldiciéndome por ser terca y descuidada. Hay tantas cosas que pasaron y yo estaba determinada a averiguar qué significaba todo aquello, determinada a encontrar al gato blanco. Necesitaba averiguar exactamente por qué me había hecho salir de la casa y a una condena inminente. Examiné los árboles con un nuevo sentido de propósito. Mi plan consistía en esperar, dejar que el gato blanco volviera a mí. El gato sabía algo, y era mi única guía en mi nuevo mundo. Ser obstinada tiene sus ventajas. Me niego a esperar trescientos años por una respuesta, no importa lo que cueste. Mi cuerpo se reunió por fin con mi alma, completo en esencia, pero no en espíritu. Mis sentidos nuevos me ayudarán a desentrañar este nuevo capítulo de mi vida. Pelearé una eternidad por Edgar si tengo que hacerlo, y si viene la eternidad, entonces dejaré esta vida para siempre. Sam se arrodilló a mi lado y me recosté en su pecho, mi mente de repente ansiosa por dormir, ansiosa por ver el rostro de Edgar en mis sueños sin fin. Cerré mis ojos al sol, a medida que Sam empezó a tararear suavemente en mi oído, el mismo tarareo con que mi madre adoptiva me había arrullado toda mi vida. Colocó su mano fría en mi frente y el sueño se precipitó sobre mí, e instantáneamente recordé. Tal como lo había visto en mi sueño mis primeros días en la universidad, yo estaba de pie en el mismo prado. El aire estaba brumoso y cálido, como el verano. Me sentí a salvo y segura mientras echaba un vistazo a mi cuerpo, de repente encontrando mi alma abrazando con amor y mis manos aún más brillantes que nunca antes. Mis ojos tiraron a medida que Edgar apareció de repente de entre las sombras de los bosques dentro del campo nublado de mi sueño. Mientras me fijaba en él, sonreí, una sensación que había perdido estallando en mi alma. La quemadura repentina me hizo

227

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

tomar aire mientras luchaba por reconocer la cálida sensación. Mientras se acercaba, llevé una mano a mi cara, sintiendo una lágrima rodando sobre mi suave piel mientras comprendía que él estaba en casa, y el sentimiento era amor.

228

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Grupo de Traducción: Absu Candygominola ConyH Dara Elena Vladescu Felin28 Hotty Kar Karen Layton Kiara Kirara7 Sarita selito2210

Grupo de Corrección:
Angel From Heaven

Felin28 Guardian Kalary

Majo Venus

Angeles Rangel
Cazadora_Nocturma97

Recopilación: Hotty

Diseño: Hellcat XP

229

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

En el libro dos, ahondaremos en el trágico mundo de Estella, de dieciocho años, dejado ahora para encontrar su propio camino en un lugar que es todo menos indulgente con los de su clase. Mientras busca luchar por lo que ama, amigos que ella pensaba que la habían olvidado, regresan dándole una mano cuando nadie más lo haría. A medida que viaja a través de lugares en los que uno sólo puede esperar soñar, y lo hace, nos encontramos con el significado del tiempo que gastamos en el sueño, y el juego que todos jugamos para salir adelante. En una historia que rivaliza incluso con el mejor de los cuentos de amor, nos damos cuenta de que buscar en lo más profundo de nuestra alma nos lleva a un mayor nivel de comprensión sobre el amor, la vida, y todo lo que significa vivir. Estamos aquí para proteger lo que más apreciamos, y lo que deseamos por encima de todo es amor… Ven a visitar un mundo donde todo puede pasar, un lugar lleno de humor y magia, tragedia y sacrificio. Es cuando se nos llama a nuestros momentos más oscuros que descubrimos quiénes somos, y la verdad detrás de todas las cosas…

230

- Feather -

Abra Ebner

Fallen

Angels

Abra Ebner nació en Seattle donde sigue viviendo. Crecer en la ciudad, así como las montañas de las Cascadas del Norte en la cabaña de su familia, le ha otorgado la experiencia de una vida llena de creatividad y magia. Su deseo de aventura la ha llevado a explorar todos los confines del bosque, inculcando en ella la belleza de un mundo que no es nuestro, en un lugar donde cualquier cosa puede pasar y lo hará. Sus estudios en Australia, así como sus viajes a Inglaterra, Escocia, Alemania y Suiza, también han jugado como un colorido telón de fondo para sus personajes.

231

- Feather -

Abra Ebner