P. 1
Falling for Romeo, Español

Falling for Romeo, Español

|Views: 72|Likes:
Published by Ginger Colín Hdez

More info:

Published by: Ginger Colín Hdez on Apr 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/05/2014

pdf

text

original

Contenido SINOPSIS ........................................................................................................................................................ 2 CAPÍTULO 1................................................................................................................................................... 4 CAPÍTULO 2................................................................................................................................................ 10 CAPÍTULO 3................................................................................................................................................ 18 CAPÍTULO 4................................................................................................................................................ 28 CAPÍTULO 5................................................................................................................................................ 39 CAPÍTULO 6................................................................................................................................................ 46 CAPÍTULO 7................................................................................................................................................ 53 CAPÍTULO 8................................................................................................................................................ 61 CAPÍTULO 9................................................................................................................................................ 72 CAPÍTULO 10 ............................................................................................................................................. 80 CAPÍTULO 12 ............................................................................................................................................. 91 CAPÍTULO 13 ...........................................................................................................................................100 CAPÍTULO 14 ...........................................................................................................................................109 CAPÍTULO 15 ...........................................................................................................................................119 CAPÍTULO 16 ...........................................................................................................................................129 CAPÍTULO 17 ...........................................................................................................................................136 CAPÍTULO 18 .................................................................................. ¡Error! Marcador no definido.

SINOPSIS John puede tener a la chica que desee. A Jennifer nunca la han besado. Todos creen que él es perfecto. Ella tiene problemas con el orgullo y los celos. Antes eran mejores amigos. Ahora interpretan a Romeo y Julieta. Los labios vírgenes de Jennifer deben dar su primer beso sobre las tablas y a John, el chico al que desean todas las chicas del instituto. La presión y la tensión aumentan con cada nuevo beso escenificado. Los dos se sorprenden cuando los sentimientos brotan. ¿Puede alguno de ellos decir qué besos son reales y cuáles son sólo parte del espectáculo?

Lo que le preocupaba era retrasar el ensayo y enojar a Chip. frunciéndole el ceño a ella. —Lo lamento —tomó una profunda respiración para devolverse la compostura. De hecho. casi respirando su aliento que se encontraba tan cercano. ¿Ella y John? Estalló en una risa nerviosa. brazos cruzados. como si nadie más importara. Parte de ella quería lo que estaba a punto de ocurrir. Levantó su mano. todo el mundo tomen siete de descanso —Chip dijo desde la cabina de control en la parte trasera del auditorio. La mirada de Jennifer cayó a los labios de John. ellos estaban de pie como Romeo y Julieta. Las manos de John. El resto del elenco se encontraba allí fuera mirando—un mar negro. Ella se burló.CAPÍTULO 1 Ella miró dentro de sus ojos. John esperó. Las luces de la casa aumentaron. Y real era ser observada por un montón de adolescentes jadeantes y hormonales y un muy exigente director. John va a besarme. Ella no dejaba de reír. llenos y brillosos. —Estás siendo poco profesional. posadas en su cintura. Nunca había sido capaz de ocultar lo que realmente sentía por John. cabeza ladeada—. sus manos estaban frías y rígidas. Pero era real. Se suponía que ella le devolviera la mirada necesitada con una propia y ella lo había hecho—hasta que pensó en lo absurdo de eso. Ahora. No le importaba haberlo irritado. . Oh. No podía negar el calor inquieto en su sangre que tenía poco que ver con interpretar a Julieta. como si estuvieran solos. John miró en sus ojos con el amor doloroso y obsesivo que Romeo tenía por Julieta. la complació. listos para besarse. Su aliento olía a menta. Escuchó una tos proveniente de algún lugar del auditorio pero no se atrevió a romper el personaje sólo para tratar de ver a través del foco. Él estaba completamente centrado en ella. Como si el momento no fuera real. —¿Esto de alguien que va a hacer su gran debut? John puso sus ojos en blanco. sino un sueño. Su corazón golpeaba salvajemente. —Muy bien. John dejó caer sus manos de su cintura retrocedió un paso. Le encantaba clavarse bajo su piel. enviaron un inesperado cosquilleo por el cuerpo de Jennifer cuando sus dedos se movieron. olvídalo —espetó ella.

Poniendo una mano sobre un hombro de cada uno. Nadie tenía que saber que estaba petrificada. con el beso esta vez —dijo Chip. En su mente brillaron los recuerdos de él—el chico que vivía al lado. Jennifer nunca había besado a nadie antes. Jennifer frunció el ceño mientras se encontraba con los ojos de John. Tenía que actuar como si el pensamiento de besar a John Michaels no fuera a exponer el hecho de que ella nunca había sido besada. —Vamos a intentarlo de nuevo. Jennifer se quedó como una condenada a la guillotina. y él le devolvió el ceño fruncido. Se acercó. . —Están listos para hacer esto. Reflejando su mirada. no puedo. Chip los acercó a él para una de sus charlas de director. —Cuando estén listos. la menta de su aliento. Había aprendido que cuando él retorcía la boca no estaba contento. Él puso sus manos sobre su cintura y olió su piel. Oh no. su sudor. Chip —dijo ella de nuevo. tanto en el escenario como fuera tomaron sus lugares. John —dirigió Chip. Todo el mundo. Tragó. ella lo haría. Trataría de ignorar la emoción construyéndose en sus venas. Esperó por Chip. y el más inteligente. ella tomó su marca.El escenario volvió a la vida con el personal ajustando los equipos y Jennifer soltó un suspiro de alivio. —Tú línea antes del beso. Normalmente los ojos redondos verdes de Chip estaban hendidos debajo de una ceja unida. Su corazón luchaba contra sus propios sentimientos por él. —Lo siento. Era una actriz. hasta que sintió su pecho contra el de ella. pasado horas fingiendo ser piratas. Él fue el chico que le encantaba odiar debido a que él siempre era el primero. Fue John quien dio el primer paso hacia su marca. cowboys e indios. chicos. Incluso unieron su sangre en una ceremonia infantil que pretendía unirlos para siempre. quien saltó sobre el escenario. En cualquier momento ella podía adquirir la torpe intimidad que había creado con John sobre el escenario. chicos —gritó Chip. Odiaba que John probablemente se diera cuenta y se burlara de ella. aunque no fuera verdad. Siempre el mejor. Se lo mostraré. Jennifer hizo un asentimiento con la cabeza para si misma. Habían jugado en casa. desafiando con sus electrificantes ojos verde-azules para que Jennifer hiciera lo mismo. Puedo hacer esto.

Los ojos de él estaban nítidos—una mezcla de desafío y sorpresa. deseosa. Cada parte de ella enfocada en la dulce suavidad de su boca. El pensamiento se disolvió cuando cubrió su boca con la de él. Esperó fuera de escena y lo observó ejecutar sus escenas con Fletcher Rigby. urgiéndola a que le devolviera el beso. ••• Jennifer se fue a la deriva en una neblina. su último pensamiento fue para detenerlo. Los brazos de John se aflojaron y dio un paso atrás. bajó su cabeza. como pidiéndole que lo salvara. Pero en vez de hablar. Sus manos se apretaron en su cintura y luego la atrajo hacia él y su cuerpo echó chispas por dentro. Sólo el más mínimo pliegue en sus labios le regaló lo que ella nunca debería. La había besado. se movieron. No podía quitar sus ojos de John. dulce. —¡Oh. Por supuesto que la tenía en la punta de la lengua. Todos en el cuarto cavernoso esperaban. pero algo dentro de ella disfrutó de su incomodidad y mantuvo la boca cerrada. Sintiendo como si hubiera sido arrancada del sueño más acogedor. parpadeó fuerte. chicos —llegó la voz de Chip—. la mirada de John fue desesperada. mirando al piso. incapaz de ajustarse en la claridad necesaria para terminar el ensayo. Mientras sus labios presionaban los de ella. suave y dulce. Ella lo había besado. Él la miró con un brillo de ruego.Como Romeo. Ella no había sabido cómo sería —besarlo—pero no había esperado nada como esto. como explorando. Aunque. Ella no estaba segura si la expresión era de Romeo o de John. —Estuvo fantástico. ella golpeó su nuca para que viera las luces cegadoras. oh dulce noche! Pero temo que todo sea un sueño de la noche sin otra realidad que su dulzura* —Sus ojos danzaron porque lo había recordado. Había olvidado su línea. Todavía en el abrazo de John. Instintivamente. Un hormigueo caliente fue a sus huesos. —¿Jenn? ¿John? El aire enfrió sus labios. Mientras su cabeza caía hacia la de ella. Sus rodillas se derritieron. Su boca era cálida. Ella no pudo dejar de mirarlo. Entonces el altavoz interfirió. levantó sus brazos y rodeó su cuello. quien estaba interpretando a . Entonces su rostro se relajó. podríamos acortarlo un poco.

—Nuh-huh. No importaba si los reflectores estaban sobre él—él estaba en el escenario aún sin siquiera estarlo. Fletcher Rigby se acercó y la tomó en sus brazos. estaba avergonzada de que sus ojos todavía lo siguieran. Dios mío — Taunia Lakendale—la señora del vestuario—demasiado rellenita para haber ganado un papel en el escenario. Sacó su bolsa de maquillaje por la polvera. Jennifer le pestañeó. en realidad. —Mínimo. ¿Cómo fue? ¡Fue tan malditamentelargo! Las chicas del elenco rodearon a Jennifer con oidos impacientes y sonrisas ansiosas. él se acercó. —Oh. como seguidores a los pies de una estrella de rock. Todavía estaba esa parte de ella que quería corregir los ojos optimistas de todos ante la visión de John. había estado actuando cuando la besó. Fletcher la levantó y la hizo girar. se encontró con sus dedos presionados contra sus labios. La fuerte esencia almizclada de olor corporal llenó su cabeza. estaba pendiente entre bastidores tomando notas mientra sla producción se acercaba al momento de la función—. No fue nada más que eso. fue inmediatamente rodeado por otrs miembros del elenco. Lo importante era que mantuviera su orgullo. Era una mentira. La admisión dejó atónitas a las chicas. Cuando la escena terminó. amable señor — Le siguió la corriente mientras todos esperaban que Chip llegara a los bastidores para lo que él llamaba su “resumen”. —Hola mi amor. Esta era su oportunidad de soltar una colmena de avejas vengativas. estuviste maravillosa. —De ninguna manera. Nadie lo sabía . Todavía sintiendo el beso sobre su boca. alcanzando su bolso. Dejándola caer hacia atrás dramáticamente. Querían saber cómo fue el beso. Ella nunca había sido una apicultora. —Por qué agradece. pero necesitaba saberlo. sonriendo. Por supuesto. pero sólo unas cuantas se atrevieron lo bastante para preguntarlo.Benvolio. a que su vecino de la-puerta-de-al-lado convertido en el hombre-del-momentopensara que ella estaba completamente asustada por el beso. —¿En serio? Jennifer asintió. Parte del elenco y del equipo ahora los rodeaban. Como siempre. Y ahí estaba John – recitando sus líneas como si nada hubiera pasado.

—Como verdad. casi tan caliente como el que había sentido cuando él la había besado. —Por supuesto sabes cómo sonará esto — dedujo Trish. la hizo parecer disgustada en su reflejo en el compacto. él estaba lejos de ser perfecto. —No lo es. Sin vida en absoluto. —¿Qué hubo de malo en ello? — preguntó Taunia —. Aunque John estaba rodeado esa mirada penetrante sobre ella. junto con el hecho de que odiaba que le gustara el beso. Había pasado mucho tiempo tratando de entender por qué los amigos de la infancia cambiaban de rumbo cuando todos parecían ir por el mismo camino. Quiero decir. —Tal vez no sepa usarlos — dijo alegremente Trish Bigler. Las chicas no rieron o la apoyarn. a pesar de que sus mejillas ya estaban sonrosadas. —Está escuchando —advirtió Taunia. Él había dejado de prestarle atención desde que su nombre (Aclaración: el de él) se elevó al status de celebridad hace tres años. Había sido llamada una d elas mejores actrices que la Escuela Secundaria Pleasant View había visto nunca. y menos que escuchara. pero siempre le había resultado difícil ser una mentirosa convincente. Jennifer alcanzó ahora su bolsa de maquillaje por el rubor. ¿fue que su aliento apestaba? El grato recuerdo de su boca sobre la de ella. el dulce sabor de menta. y casualmente las miraba. —Como que estás celosa. ¿usó la lengua. Jennifer no había esperad que él mirara. Fue entonces cuando su pasado como vecinos y amigos había cambiado para siempre. —Sólo porque todos piensan que es perfecto.mejor que ella. No pudo mirar a las chicas a los ojos. —Pero tiene tales labios suculentos — Lacey Naeverson lo miró. La mayoría estaba demasiado impresionadas por las noticias y miraban fijamente a John. —El beso fue soso — Cerró el compacto de un golpe —. . —Lo es. Estaba parado en el centro del círculo de los chicos. Jennifer puso sus ojos en blanco. te mordió o algo? —Si. Todavía la lastimaba cuando pensaba en ello. Sintió otro sonrojo.

vio que los labios de John se curvaron pero ninguna risa salió de él Chip levantó sus manos para callar a todo el mundo. Ninguna de ellas se atrevió a discutir su reclamo. ¿trato? Todo el mundo gruñó. —Hey. ¿Fue decepción? Desde el comienzo de la producción Jennifer se había dicho a si misma que sería madura sobre todo—sus pasado perdidos. Jennifer se dirigió al frente y el elenco se separó hasta que ella froto sus hombros con John. Era su boca la que John había besado y eso le dio un momentáneo poder. Ella alzó la vista hacia él. se había esforzado en tratarlo igual que a cualquier otro chico amigo. Los focos cambiaron rápidamente de la fascinación del beso a la entrada de Chip. así como sus presentes alejados. pero leerle de principio a fin les dará a todos un sentido del tiempo que será instintivo en el rendimiento. . chicos — Chip se situó en el escritorio como si ser mas alto le diera mas mando—. Jenn. muy bien. Pero su estómago se revolvió por la molestia de una mentira que podría girar fuera de control. vamos a juntarnos. Las chicas la miraron con una mezcla de admiración e incredulidad. Necesito un megáfono —murmuró—. Se que la mayoría de ustedes puede recitarla en sus sueños. No ejrzamos presión adicional sobre nuestros actores principales. Rápidamente. —Si — Chip entonces señaló un par de otros detalles antes de excusar al elenco por la noche. —Chicos. —Muy bien. medio entrando corriendo. Es bastante difícil recordar todas las líneas. Estamos para apoyarlos. —Las cosas pasaron los diez minutos —dijo Chip. Agitó sus notas sobre su cabeza. —Bueno. Algo brilló en sus ojos.—¿Lo dirías? ¿Con respecto al beso? —Si me preguntan. Sabeindo que tendrían que trabajar tan cercanamente. —Ese beso fue de diez minutos — mururó alguien y todo el grupo rió. Jennifer trató de reír junto a ellos. el elenco se aglomeró alrededor del diminuto escritorio de madera sobre el que Chip se apoyó. Te apoyaré — Drake Alread se inclinó hacia ella con sus labios fruncidos antes que los chicos lo empujaran juguetonamente de regreso. Relean la obra completa esta noche.

ella y John hacía pasado horas hablado por las ventanas de sus dormitorios. no valdría la pena — Levantando su mochila sobre su hombro. Se bajó del coche y cerró la puerta. dos ventanas en paralelo del segundo piso de sus casas. Todavía estaba rodeado. La idea de que muchas chicas estuvieran dispuestas a entregarse a si mismas a John molestó a Jennifer. —Si eso fue un adelanto de lo que se espera de John Michaels — Jennifer empezó lo bastante alto para que él pudiera escuchar—. John. se dirigió a la puerta. Deslizó la llave en la cerradura a la vez que oyó el coche que venía por la calle. Había colgado cuerdas y hablado por medio de latas vacías y negociaron un sistema de poleas que John había ideado. o no. Cuando sus faros la capturaron en un rayo. Se dirigió rápidamente a su puerta. La culpa la infestó. Condujo más rápido de lo habitual. Mientra él se deslizaba dentro de su chaqueta azul marino del consejo estudiantil sintió la familiar oleada de resentimiento. sabiendo cuanto odiaba Jennifer la oscuridad. Cuando el cuarto quedó en silencio. Ella lo miró. Lady Montague. No iba a ponerse delante de él para asaltarlo y huir. se acercó a Jennifer mientras ella arreglaba su mochila—. Él consiguió lo que quería.—Entonces — Lacey Naeverson. En lugar de lanzarse a la seguridad del interior. Aunque John o cualquiera de sus amigos. Ella se lo había dicho a Lacey. La vieja camioneta gris que conducía hizo un sonido de constante ahogo. lo que equivalía a anunciarlo por el sistema de la escuela PA. auqnue la multitud se había reducido algo y se había dio a casa. lo que sea que haya estado ahí fuera. Oyó el ruido del cierre de la puerta y suspiró. Su madre había salido de la sala con la luz encendida. como si fuera el último tramo de su vida. Cuentas con suerte. Ellos eran los mejores amigos. y la ponía nerviosa. sorprendente y vergonzoso. su mirada de fuego se fijó en ella. él aparcó. antes de desaparecer en el interior. Miró con intención de decirle que no iba a dejarse intimidar. Pero no cruzó su patio. aunque sentía que era bastante seguro que ellos lo hubieran hecho. asignada como la madre de John. ya sea si lo quiso. todavía con el hormigueo de la dulce venganza. . ella no volvió la vista. mezclada con un extraño anhelo dentro de ella. Era envidiable. Años atrás. Se de cientos de chicas que habrían renunciado (give up) para estar en tu lugar — Deliberadamente volteó hacia atrás un cacho de su cabello oscuro exponiendo sus hombros desnudos y brillantes en su top tubo turquesa. Jenn. sin despegar sus ojos de ella. CAPÍTULO 2 Jennifer se detuvo en el camino de la entrada cinco minutos después. no le importaba. se detuvo en el marco de la puerta y miró. hubiera oído el comentario.

―Pensé que Chip sería mejor con lo de permitir tiempo a los chicos. Estaba oscuro. Miró el reloj. para que pudiera tirar de la cuerda que se había atado alrededor de la muñeca. incluso si las cosas no lo eran. Todavía llevaba la ropa del trabajo: Camisa blanca y pantalones de vestir. ella adivinó que el resto de la familia probablemente dormía. pero aún cuando la idea brilló en su mente. Las otras ventanas de la casa estaban oscuras. Jennifer estaba en la oscuridad y un estremecimiento de incomodidad le recorrió la columna vertebral. Tratando de ver con mayor claridad. Tenía que disculparse. Había estado enfermo con paperas. Él sabe que tienen otras responsabilidades. Él le aseguró que podría tragarse pelotas de tenis. . ―La práctica se alargó. ¿Dónde estaba John? Ella se acercó a la ventana y a la luz de la luna apenas era de su azul plateado. Su rostro se hinchó. Tenía que estar absolutamente segura. Después de eso. olvidando que estaba a la vista debido a la luz de la luna. Un destello de pánico se apretó en su pecho. ella siempre se aseguraba de que sus cortinas estuvieran cerradas mientras ella se desnudaba. recordándole a una noche en que había tenido miedo de él. Tener una visión panorámica de casa una de sus habitaciones sólo había sido embarazoso una vez. ••• ―Llegas tarde. Se asomó a la ventana. como la suya. Sus ojos parpadearon duro para lo que creyó ver. Sus ojos se acostumbraron a la oscuridad y se preguntó dónde estaba él. John se volvió y encontró a su padre de pie en su puerta. El orgullo le hizo pensar en cerrar las persianas en su cara. él la cerró primero. Su sentido del humor era parte de lo que atraía la gente a él. Él haría lo mismo si pensara que iba a morir. No habría alegría en su sangre desde esa noche. La hacía sentir bien. Pero las disculpas era otra cosa que se había impuesto entre ellos. su corazón joven pensó que su mejor amigo podría ahogarse y morir. le pareció ver un movimiento.Antes de encender la luz de su habitación. Jennifer no se drogaba de recuerdos por una razón. Con la mirada perdida en la oscuridad. Jennifer sonrió. hacían daño. por lo que John sabía que su padre no había tomado tiempo para hacer otra cosa que comer y volver a trabajar a su oficina cuando había llegado a casa del trabajo. El descontento se hizo evidente en las líneas duras del rostro de su padre. se puso aún más cerda de la ventana. La corbata aún no estaba suelta. Luego el movimiento de hielo azul de la luna vació sus mejillas y endureció su mirada fría como el mármol. Esa noche él había llevado una cadena desde su ventana a la suya y le dijo que dormiría con la ventana abierta. Las once y media. Jhon estaba solo en la oscura ventana. Sus trabajos no se están haciendo solos y es duro para tu madre.

―Me pregunto cuanto tiempo le estás dado a tu futuro. El arma era mucho más pesada de lo que parecía. John. Odiaba cuando su padre hacía eso. no quería ver la satisfacción en los ojos de su padre. batallas silenciosas por el control. ―Su padre se quedó en silencio caliente. ―Tus calificaciones no pueden bajar a causa de esta obra. “No dejes que pase de nuevo o te pondré en restricción”. Sus peleas eran siempre así. Durante semanas ellos habían usado imitaciones de madera para practicar. así que realmente no estaba preocupado por ser golpeado. Él corrió a su casa y entró de inmediato aunque lo que quería era ir directamente a la puerta de al lado y exigirle algunas respuestas a Jennifer. Pero incluso eso no era suficiente para su padre. Su tensa relación era una de las razones por las que John gastaba cada gramo de energía que tenía haciéndolo todo bien – así él no se metía en problemas ni molestaba a su papá para luego tener que disculparse. Él odiaba tener problemas de dinero. Habían pasado años desde que su padre lo había golpeado. Infectaban todo. “¿Eso es todo lo que tienes que decirme?” ¿Qué más podía decir? No había llegado tarde a propósito. Luego de las detalladas instrucciones de Chip acerca del uso y coste de las espadas rentadas. si eso es lo que quieres decir. Por un instante se olvidó de sus nervios y de sus propias frustraciones. ninguno de los chicos se atrevió a tomar el primer giro. El enojo y la frustración pulsaron a través de las venas de John. Muy temprano él se dio cuenta que si hacía a todos felices las cosas sucedían sin problemas. te gustaría ¿verdad? Que me quedara estancado aquí y que pudieras descargar todo tu dolor en mí. Y aunque su padre decidiera golpearlo. Así era como le gustaban las cosas. la hizo un ovillo en sus manos y la tiró a la puerta. John la sostuvo con cuidado. Si.” John dejo pasar unos segundos antes de mirar a su padre. La mirada de su padre nunca vaciló. no lo están haciendo. pero aún estaba ahí y eso lo enfadó. ―Lo sé. ―¿Qué pasa con el trabajo escolar? ―Estoy atrapado. sin mencionar los formularios de seguros de vida que todos ellos habían tenido que firmar. sólo que últimamente cada vez que él y su padre estaban en la misma habitación bien podrían estar entrando a un ring de boxeo.John tragó el nudo de su garganta duramente y asintió con la cabeza. Pero John sabía por qué su padre había esperado. tarde. cerrando la puerta tras él. . en este momento no era por el hecho de que fuera. se quedó mirándolo como si estuviera decidiendo si gritarle o golpearle. Las axilas de John empezaron a sudar. Sólo el dinero podía. Y decir las palabras que su padre quería que él dijera era mucho más difícil que cualquier línea o dialogo que él hubiera memorizado. “Lo siento. Las palabras no cambiarían lo inquieto que estaba su padre. cuando pasas tanto tiempo con tus actividades extraescolares. Se sacó su camisa. ―No. Él no podía precisar cuándo habían empezado. No podía mirarlo. otra vez. Su padre se dio vuelta y se fue. seguro de que la mirada de victoria no estaría.

Anoche él se debatió por acercarse y regañarla. Sólo Andrew permaneció en pie. John dio una gran sonrisa. Él sólo había besado a otras dos chicas. aplaudió. Él se concentró en la fatigada figura de Andrew. El nunca habría dicho algo como eso. “Diez dólares a que yo soy el último que se mantiene en pie”. “Si el blanco es hermoso. Presionando la punta de la espada en la punta del escenario. “Esto no es nada”. Será fácil. el resultado era que se hacía más fácil. John. Sosteniendo su brazo izquierdo en posición apuntó la espada a Connor. John se dio cuenta de que nunca podría mostrar fatiga. apenas consciente del equipo y del elenco creciendo lentamente en el auditorio para mirar. Él había apretado su colet de seda más de una vez para mantenerla en su lugar. Con sonidos salvajes los chicos aceptaron el desafío. y Andrew. lo que ella había dicho fue grosero. Sudor perlado en sus cejas. Uno por uno. pero empujó con fuerzas de todas maneras. Ella charlaba animadamente con Lacey y Trish. Incluso si ellos no habían pasado el rato juntos por un tiempo. los chicos abandonaron agotados. Si hubiera sido cualquier otra chica él . ¿Ella pensaba que había sido reconfortante besarla? El sudaba sólo de pensar en eso. La peor parte era que él no podía entender por qué ella lo había dicho. Aún era vergonzoso pensar que decía ella acerca del beso. como Paris. Rápidamente el dio un paso y extendió su mano a Andrew. Pero la sonrisa se desvaneció. giró el arma para distraerse. Él fue el primero en levantarla. él se preguntó si alguno de ellos pensaba que las armas representaban un desafío. Él recordaba que la usaba cuando eran niños. La sonrisa de John fue reemplazada por una mandíbula apretada. Le echó un vistazo de nuevo. Los minutos pasaban. Él se lanzó fuera del camino. John escudriñó el público. Su cabello rubio había sido tomado en una flexible cola de caballo en lo alto de su cabeza. Cada uno agitó su espada en la dirección de John. Él sonrío. Posó sus ojos sobre Andrew. Deseó que no estuvieran hablando acerca de él. Estando en el escenario con Connor. Él pincho y arremetió sin ningún signo de retroceder. dejando a Andrew maldiciendo. ¿Había visto la pelea?. dando en los últimos lanzazos todo lo que tenía y botando la espada de la mano de Andrew. avergonzados a los lados del escenario. en ganar. En un último estallido energía John gruñó. Una inyección de adrenalina lo golpeó. sentía su mirada fija incluso desde el escenario. Ella estaba de pie dentro del auditorio. Andrew se paró y chocaron sus puños. Jennifer lo estaba mirando. Su brazo derecho dolió. hizo una reverencia natural. antes se acierta*”. Inmediatamente Connor y los otros chicos levantaron sus armas repiqueteando las puntas de los otros en una batalla amistosa. y John escuchó que cantaban su nombre – John. Se sentó en el público junto a otras chicas. John – un extraño ritual que últimamente acompañaba todo lo que hacía en público.Como los músculos de sus brazos llevaban todo el peso. Andrew apuñalaba el estómago de John. Mientras más uno hacía algo. El auditorio vitoreó. representando a Tybalt. Dando un paso atrás. Enfrentando los asientos. Ella era… Jennifer. pero con ninguna había sido tan aterrador como besar a Jennifer. Él contaba con eso.

pero Jennifer Vienvu llevaba un status que fue reconocido en PVHS. Ella estaba cautivada por la manera en el que el líquido de su cuerpo se movía. Ella había sido alguna vez Jenn Vienn y él no veía nada malo recordárselo. dejando su mandíbula dura y sus labios quietos. también conocido por Paris y miró por encima de los asientos para ver dónde estaba ella. Se veía hot. él estaba eufórico. Chip había hecho que los chicos hicieran las escenas de peleas con las espadas reales de nuevo. él pensó que era el momento. un día. Michaels —dijo Andrew desde el escenario. John estaba agradecido por la distracción. Años atrás él la apodaba así. Él cogió su espada y bajó del escenario. Era interesante ver a los chicos practicar con sus espadas de madera. Jennifer. él intentó aveiguar qué estaba pasando con ella. Actuar era un sueño para John y sus amigos. Su corazón latía fuerte en su pecho cuando vio su sonrisa. De alguna manera se convirtió en la hermosa diosa con la que ningún chico se sentía digno al hablar con ella y mucho menos a alcanzarla o tocarla John terminó su escena de lucha con Andrew. ¿Qué precio podían tener dos horas extras en la noche si eso significaba que él podía estar cerca de ella? Cuando Chip lo eligió como Romeo. pero el brillo pulido. Ella estaba sola ahora. Exclusivo. Ella era sólo Jenn Vienn. él la vio haciendo la cosa más normal del mundo (abriendo su taquilla) y él la miró. Después de lo que ella dijo sobre él. Su cara estaba tensa. su madre. En la esquina más profunda de la mente de John la verdadera razón era la suya. Ella había sido su mejor amiga. el sonido metálico agudo de espadas reales balanceándose agregó un entusiasmo inesperado al ensayo. bailar con chicas y el romance de Julieta. quién le saludó antes de seguir andando por el pasillo. —La proxima vez te la clavo. Él miró al público una o dos veces y el destello de fuego en sus ojos hizo que se avivara . John sonrió. Entonces. El estómago de Jennifer se revolvía cuando veía las escenas de lucha. *Frase de Romeo y Julieta transcripta ••• Él estaba tan comprometido en la escuela los últimos años que no había analizado adónde le llevaba. esperando una oportunidad para ser su amigo de nuevo. John fue a la fila de asientos en frente de Jennifer y se sentó. Una vez. Su cabello rubio brillaba. chicos balanceándose en el borde entre ser niños y ser hombres. Después de eso. De vez en cuando el nombre de ella surgía en una conversación informal con sus amigos. Esperaba que ella lo conociera mejor. Pelear con espadas.lo hubiera hecho. pensando lo que podía utilizar de sus fuentes clandestinas: su hermano y su hermana pequeña. Dobló su espada hacia John. era todo bastante bueno. Sus amigos pensaban que el audicionó para la obra porque se habían desafiado unos a otros. Ver a John profundamente concentrado era impresionante.

No lo pierdas. Ella no le había defendido. —Que le abofeteaste. Él puede tener a la chica que quiera y definitivamente no tiene nigún intereés en ti. Las chicas estuvieron en silencio durante unos minutos. y luego os peleasteis delante de todo el mundo. —He oído que él te dio un morreo. —¿Es verdad que vosotros salisteis una vez? —Eso no es lo que yo he oido. él miró y ella estaba segura de que su mirada se detuvo. no había duda de que eran un puñado de admiradoras de John que habían entrado a echar un vistazo. la chica a la que Jennifer reconoció como la más dominante se sentó delante suyo. Pero haberlo probado y haberlo sentido en sus suaves y tiernos labios. —¿Qué más has oído? –preguntó Jennifer. Entonces. —Es Romeo y Julieta. he oido que solían ser amigos… —Pero a John le gustaba alguien más… —Y entonces ellos nunca volvieron a hablarse de nuevo. —John no daría un morreo enfrente de la audiencia. —Entonces. sus codos estaban en la parte posterior del asiento junto a Jennifer. Lo más cerca que habían llegado a decir algo especial al otro fue en un loco ritual que recitaron cuando eran niños y juntaron sus palmas ensangrentadas. —Sí. Ellas no formaban parte de la obra. se dijo. de las cuales dos susurraron algo entre ellas. —Que besas a John en la obra. al menos desde que lo recordaba. Jennifer miraba la pelea de los chicos. acalorada. De pronto. Ella todavía llevaba la cicatriz. Jennifer se dio la vuelta y se encontró con las caras de cuatro chicas que reconoció como otras estudiantes de Pleasant View High. Las chicas intercambiaron miradas. Hay que ver cómo los hechos se trenzan y construyen una alambrada de rumores. Jennifer se agachó en el asiento y mantuvo la mirada en John y los chicos en el escenario. —¿Qué es verdad? —En lugar de mirar a las chicas. Una vez. Sus ojos estaban pegados a John. Ellas se inclinaron hacia los respaldos de los asientos para averiguar más. . el beso de John había superado cualquier cosa que ella se hubiera imaginado en su mente. —¿Es verdad? Sorprendida. Las chicas.su corazón. miró su mano y deseó que al girar la mano de John y ver su palma. ¿él te dio un morreo? Todo lo que Jennifer sabía sobre besar lo había aprendido de revistas y lo que había oído en susurros como objeto de comercio. Una sonrisa apareció en la cara de Jennifer. que había un mensaje en ella. Ella mantuvo su mirada en John. Los rumores eran rumores que Jennifer ya había oido antes. puediera encontrar esa línea blanca idéntica a la suya. empezaron a susurrar entre ellas. por supuesto que nos besamos. como si hubieran perdido valor. Cada vez que él la miraba ella recordaba el beso. La verdad era que ella y John no habían salido nunca. viendo lo que ella estaba haciendo.

Cuando ellas finalmente se levantaron y salieron. Pero entonces ella no conto con que él también audiocionara. Ella nunca había conocido a nadie como él. ella tomó un respiro. estudiantes y maestros serpenteaban y miraban. Pero su concentración se desvaneció. y más jugosos rumores que circulaban. El aire a su alrededor zumbaba y chisporroteaba mientras se acercaba. El beso estaba ahí afuera. así como seguridad. Pero él no era como cualquier otro y eso era porque él era el centro de todo. como terciopelo de seda. listo para absorber cualquier estimulo que lo rodeara. En su memoria busco como se sentía cuando ella lo tocaba cuando años atrás jugaban. Jennifer notó que las chicas se movieron cerca del frente del escenario. algo con lo que no había contado cuando audicionó para el papel. Cada ojo en la habitación estaba en ellos. Para el papel. Mientras John discutía con los otros actores. Como si él se rehusara a relajarse por completo. dándole a ella la oportunidad para realmente ver la parte de atrás de su cabeza. le ofrecía una oportunidad . trayendo a la conciencia quien era ella a nivel galáctico de John Michaels. Él siempre llevaba su oscuro cabello corto. Él se sentó frente a ella. John nunca se encorvaba. Interpretando a Julieta y John a Romeo. una corriente eléctrica iluminaba los pasillos embotados de PVHS ahora. se sentó recto. Ella pensó de nuevo cuando ellos eran jóvenes. y sosteniéndola a su manera. Mientras él estaba sentado frente a ella mirando alrededor. Ella no iba a interpretar la fascinación que el mundo tenía por John Michaels si tenía la oportunidad de no hacerlo. y la fuerte curva de su cuello. y el ejercicio causó que su cabello estuviera luchando por revelarse. hacia la franja de luces donde ellas probablemente esperaban que John pudiera verlas. lo había dejado crecer largo. A todas las chicas les gustaba ser el centro de atención. la espada todavía en su mano. Él sólo es un chico. Jennifer no era la excepción. La punzada de celos que siempre sentía por él aun estaba dentro de ella así que extendió su mano dentro de su mochila y sacó hacia afuera el libro que ella estaba leyendo por tarea de Ingles—Orgullo y Prejuicio. Más de una vez ella lo había ensuciado. Era brillante. La presencia de John siempre atraía a las multitudes. Incluso ella una vez le saco una abeja. Incluso entonces él elegía el lugar al cual ir—Como Peter Pan—Y era un aire de confianza que prometía aventura. Sus ojos se dirigieron de regreso al escenario justo a tiempo para verle saltar hacia abajo. Por el momento él se sentó mirando hacia adelante.Jennifer se esforzó por oir lo que decían pero a la vez luchaba por hacer caso omiso e ignorarlas.

—Simplemente con el papel y todo. Pero eran sus ojos lo que la cautivaban: color ópalos. pero Mr. —Me gusta la historia. el sol parecía besar su piel. pensé y abrí el libro como si comenzara a leer de nuevo. Por un momento. Debido a que corría en pista. Su piel estaba sin manchas.para llamar su atención. Ella necesitó frenillos y él no—por supuesto. Él sacudió su cabeza. Por supuesto que él lo hizo. simplemente eran los ojos de John y ella creció mirando dentro de ellos. por lo cual él ahora tenía un conjunto de blancos dientes brillantes. —Obviamente tú no has terminado. Ambos escuchaban las risas. —Sí —Asintió y cerró el libro. El grupo de cuatro chicas se habían movido cerca de ellos. tratando de obtener la atención de John. pero únicamente ella miró a ver de quien provenía. Él tenía magníficos dedos largos. — ¿Tú y Lacey son amigas? —preguntó. — ¿Atrapada en tu libro? Su suave voz confortaba. mientras que ella peleaba ocasionalmente con una espinilla. otra cosa que enviaba. —Nunca hojeó—menos un libro de texto. — ¿Te gusta? —Él mantuvo sus ojos en los de ella y el efecto fue algo entre terrorífico y emocionante. Ella se encogió de hombros. ¿verdad? Su hombro izquierdo se levantó. . como la melaza y el té de naranja. cambiando misteriosamente con el sol o una tormenta o el color de su camisa. Ella lucho por sonreír y se forzó a si misma a continuar leyendo el tedioso libro en su regazo. Sus manos parecían amables. Su pasado hacía la conversación incómoda. un brazo colgó a lo largo de la parte de atrás de la silla. Darcy comienza a ponerme de nervios. Sus entrañas se retorcieron. Ella parpadeó y aparto su mirada. —Sólo lo has hojeado. Él es tan engreído y arrogante. pero el efecto fue diferente ahora. —Tú simplemente lees las partes en negritas o con viñetas. tampoco habló. Claro. ¿no? Él giró totalmente y se enfrentó a ella. Jennifer se preguntó si él iba a decir algo más. Ella casualmente levantó la mirada.

—Eso era lo que quería saber. Finalmente lo miró cuando se dio cuenta de que eso no iba a suceder. así que miro hacia su libro en su regazo. —John. La Señortia Tingy se veía como si aún fuera a la secundaria. menos su papá. Jennifer recogió sus cosas para ir detrás del escenario. Cada ojo en el auditorio ahora cambió hacia el escenario. CAPÍTULO 3 “La entrada del diario de hoy está en la pizarra. amigo —Andrew estaba haciendo algunas de las coreografías de la pelea con espada en la que París es asesinado por Romeo—. Pero no lo admitiría. más bien mantuvo esa caliente mirada por otros diez fuertes latidos de corazón. Ella no pudo ayudarse a si misma. él se puso de pie. lo miró unirse a Andrew. Jennifer se preguntó si él quería decir más. Jennifer lo veía con sus amigos.— ¿Por qué? —Ella se sintió obligada a preguntar. John no se levantó. Ella lo miraba siendo directo con todo el mundo. Ella era una de esas profesoras que los niños reorganizaban sus horarios escolares para tener clase con . Él quería un explicación. — ¿Qué quieres decir? — ¿Por qué dijiste eso? ¿Sobre el beso? John era despiadadamente directo. Cuando él no dijo nada deseó que alguien pudiera venir a rescatarla de su torpeza. Ven aquí un segundo. Dejo salir un suspiro. subía una de sus caderas en la mesa llena de cuadernos. Si se sentaba. Ella caminaba – calculadamente – en frente de la clase. papeles y libros. Ella no pudo soportar más su mirada.” La señorita Tingey nunca paseaba mientras de presentaba. Ella había visto suficiente. Vallan por ella. cosa que era raro. Por último. Ella admiraba que él hablara por sí mismo. pero lo único que sentía era culpa por haber dicho que el beso apestaba. otros estudiantes e incluso maestros. Él la estudió con una mirada que envió una deliciosa corriente de calor hacia su centro.

” Jessica metió su pelo negro detrás de su oreja pinchada con media docena de aretes plateados. Otras manos se levantaron. Escribió vorazmente en su diario y ella se preguntó que estaba escribiendo. La culpa mantuvo el lápiz en su mano. “Creo que la gente dice cosas porque están muy aburridas.” “O vengativa. así que Jennifer miró el papel . Una lo hizo. unos de acuerdo y otros en desacuerdo. “Eso apesta. John?” La misma señorita Tingey pareció iluminarse cuando John habló. “Si. Jennifer ajustó su silla para que yo pudiera ver a John. Sus clases eran conocidas por brillantes discusiones y trabajos duro. Jennifer no necesitó saber de quién era. “¿cómo te sientes con los chismes. La Señorita Tingey solo dejó diez minutos para hacer sus entradas diarias. pensó cínicamente.sigue en blanco a excepción de una margarita que ella había dibujado en la parte superior. Jessica?” “Pero la gente vive de eso.” una chica dijo “O celosa. y la clase se rió. “Está bien.” John empezó.” El Tono de John era agudo. Jennifer miró por . Ella calificaba duro pero se aseguraba que todos los que salieron de su clase salieran amando el aprendizaje. el silencio que llenó la habitación se lo dijo. sintió que algo crecía en su estómago.” La clase cambio. empezó a murmurar. “Es como que no tienen vidas propias y se alimentan de las de los demás. Pero Jennifer no lo hizo. La idea del periódico era escribir un recuerdo de donde estabas cuando estuviste en último año. Jennifer miró a las palabras que la Señorita Tingey había escrito en el tablero.” La Señorita Tingey empezó.” Esperó por manos levantadas. hablemos de esto. Siempre al frente. Ella le apunto a una chica en la parte de atrás. porque el mundo necesita saberlo? Quien maneja eso?” La señortia Tingey asintió.ella. Él se sentó enfrente de mí. la clase había cubierto una variedad de temas de las entradas del periódico seguido por una discusión en la clase. “Si. “La mayoría de las veces no es verdad. Ella decidió tomar el diseño completo de la margarita para que al menos pareciera que estuviera haciendo algo. Y aun si lo fuera. Jennifer pensó con ironía. La habitación se silenció. Sus ojos estaban serios debajo de su pesada y metálica sombra de ojos de un azul eléctrico. Como te sientes con los chismes? A lo largo del año.

” John continuo. “Tómemelo más profundo. Eso es todo. ¿Por qué la venganza inicia con chismes?” “Porque. El chico sentado detrás de John levantó su mano para chocársela. La señorita Tingey se sentó en el borde del escritorio con una sonrisa y asintió al comentario de John. “Algún comentario? Jenn?” Usualmente. “Yo solo creo que a veces las cosas que se dicen son interpretadas erróneamente en chisme cuando lo que eran realmente eran solo opiniones. Ahora la clase se volteó expectante hacía ella.” “Así que. Jessica con su oído tachonado se inclinó hacia adelante y las cadenas de su chaqueta negra cayeron sobre el escritorio de metal. Jennifer y John se enfrentaban verbalmente en las discusiones de la clase.” Freddy. tratando de superar al otro. esa persona no está allí para defenderse. los chismes empiezan con maliciosos intentos. en primer lugar. toda la habitación parecía una colmena hasta que la Señorita Tingey tendió ambas manos y las presionó abajo como si estuviera .” “Así que déjame ver si entendí. “Sí. “Si hiere a alguien. “El chisme en de un género en específico?” “Que quiere decir?” Freddy preguntó.” La señora Tingey paró enfrente de la clase. ¿Cuál es la diferencia entre chiste y opinión?” La Señorita Tingey se paró. es bastante cobarde. pero el árbitro solo lo llama veintidós y luego todo el mundo habla sobre eso luego. “A pesar de que nuestras opiniones son nuestro derecho. su mentón pensativo estaba siendo sosntenido por sus dedos. el himo rodante-de-vuelta cambió su abultado cuerpo en un escritorio en el que apenas cabía. La señorita Tingey buscó otros comentarios y su mirada paró en Jennifer. John dijo.encima y lo encontró mirándola.” Casi todos asintieron de acuerdo. Jennifer sintió la mirada aún fija en ella. entonces. ¿eso es chisme?” A la clase lo tomó varios minutos parar de reírse y cuando al fin lo hicieron. “Si corro treinta yardas.” Los murmúros de acuerdo y de asombro seguidos de un compañero muy intuitivo. está mal. “Cuando lo piensas. Docenas de voces llenaron el aire. y luego empezó a caminar.

arañando el aire con sus dedos. Cuando ellos lo vieron. Se sorprendió la manera en que sus ojos se abrieron luego de que le dijera que mantuviera su boca cerrada. El hizo su cosa. agitó sus pestañas y dijo. John se fue a la parte de atrás . Ahora John se preguntaba cómo sería en ensayo. “Así que eso lo convierte en algo bueno?” “Tu nunca has dicho algo de alguien que no sea verdad?” Jennifer le preguntó. El auditorio estaba casi vacío con la excepción de algunos estudiantes al azar que se habían colado. eso fue satisfactorio.” “Que tu tratando de mantener tu boca cerrada?” Jennifer notó el pesado silencio en el salón. “La gente chismosea cuando es conveniente para ellos. Todos los estaban mirando a ellos dos.” “Las niñas no tienen ningún límite. Ellas son malas. Bien. Escuchando aplausos en conquista la hicieron poner más furiosa.” “Los hombres no hablan de ciertas cosas como las mujeres. ella miró a John.” “Sí. Él estaba mirándola de nuevo y la estrecha línea entre ellos hizo que la clase guardara silencio. hombre. lo observaron. “No todas las chicas chismosea. e inmediatamente los hombres estuvieron en desacuerdo. Sus mejillas estaban calientes mientras se volteaba a la Señorita Tingey.” “Conveniente?” La cara de John se retorció en una incredulidad sarcástica. no importa quienes sean.” Jennifer rodó sus ojos y levantó la mano. pero no miró si John era parte de eso. “¿Por qué iba a hacer? Hay muchas cosas que decir que son verdad sin tener que maquillarlas.” Freddy siseó. Cuando la clase se calló. La Señorita Tingey asintió hacía ella. Una chica en frente levantó su mano. “Ambos sexos chismosean.empujando afuera la distracción. Los amigos reales no se apuñalan por la espalda.” una chica dijo.gatas.” “Sí. así que es mejor difundir cosas que son ciertas? Es lo mismo.” “Oh. “Pero nada como las mujeres.

derritiéndose sobre sus hombros. pero últimamente no podía parar de pensar en ella. Los que si parecían estar dispuestos a unírsele dudaron. No era fácil ser observado todo el tiempo. por debajo de las luces calientes. Mucho mejor que cuando había besado a Sara Lahoney. Ella no entró y miró alrededor como todo el mundo. Ninguna otra chica no pondría sus nervios de punta. Aun siendo una victim fresca de su opinion. Cuatro en punto. no una que se había perdido en los gritos de la gente o en los susurros que estaban totalmente de acuerdo con él. así que se quedó en la oscuridad y evito todo tipo de mirada. A veces a él le gustaba lo conveniente que era. Sin ser experto en estilos de cabello. Hoy ella usaba azul bebé. Se le hizo un nudo en el estomago. Su cabello de helado de vainilla estaba suelo. El reparto y el equipo trabajó hasta tarde de la noche los pasados días para construir las paredes de la cuidad. Él estaba a solo unos minutos de encarar a Jennifer. . la mayoría del tiempo estaba aburrido por lo predecible. Algunos lo vieron. Acaso ella realmente pensaba que el beso era una lástima. llenado la sala cavernosa con el olor a acre de la trementina. y la tumba donde los dos amantes toman sus últimos alientos. Cuando Jennifer entró. o chisme – lo que fuera. Ella hacía lo que quería. Se sentó en la silla más lejana. Había sido mejor que cuando Tricia Boswell lo había golpeado con un beso. John se dio cuenta que le gustaba el cabello de Jenn de todas las maneras en que lo usara. John se sentó bien. Él pensó que eso podría hacer que la intimidad fuera algo rara. A Jennifer Vienvu lo le importaba si nadie la estaba viendo.por lo menos desde su angulo. Ellos si acaso se conocían y había sido una extraña y vacía experiencia. Él iba a tener que besar a Jennifer desde ese día en adelante hasta que la obra terminara. besar a Jennifer era muy diferente a cualquier otra. Hoy ellos iban a tener que besarse de nuevo . Otros miembros del elenco se reunieron en la oscuridad de la habitación y la usual escaneada tomo su lugar.dentro de la oscuridad. A veces la presión lo aplastaba. El beso había estado lejos de ser una lástima . a él le gustaba que ella tenía voz propia. Su cuerpo zumbó. Él no quería compañía. Aun en frente de todo el mundo. como estar en un gran compactador de basura. A John le gustaba eso. La pintura de la escenografía estaba fresca. Pero el aguijón de sus palabras hizo morir el placentero zumbido. Sara había sido su primera. John se dio cuenta que era porque ellos se conocían desde hace mucho tiempo. Parecía que todas las chicas salían a su manera de acuerdo con él. el enrejado que Romeo escala para llegar a Julieta.

Ella no lo había visto. Hace mucho tiempo. Aún retocando los sets. Eso funcionaba con cada chico que conocía. pero si ella se preguntaba dónde estaba él. Pero no tenía idea de lo que estaba pensando él. se dio cuenta de que casi no lo conocía ahora. lo mucho que podía decir. excepto uno. se forzó a hacer contacto visual con aquellos que lo miraban mientras caminaba al centro del auditorio. Un grupo de chicas del reparto como ciudadanas de Verona estaban amontonadas en algunos de los asientos. él aceleró el paso. y la energía subiera. sonriendo y riendo. Una fuerte palmada en el hombro llevó la cara de John hacia la de Blake. Sin embargo él quería sin hablar con alguien. ••• El frío profesionalismo creó ansiedad en Jennifer. había descubierto que podía salirse con la suya. Sería solo unos momentos antes que Chip volara. Se abrió paso entre las filas y se dio cuenta que la cabeza de Jennifer se volteó. “John. Cuando él la tocaba. A él probablemente le gustara su confianza. —Hola —John se quitó su brazo y continuó su camino hacia el escenario. y la reunión progresiva de mariposas en su estómago causaba que las palmas de sus manos sudaran. El beso iba a llegar. Romeo y Benvolio . Subió al escenario con un poco más de delicadeza y se quedó de pie bajo los ardientes focos. John —El tono alto de las voces femeninas hizo a John encogerse. John se paró. Se enorgullecía de ser capaz de leer a las personas. Por haberlo conocido tan bien. Una docena de cabezas se voltearon en su dirección. él no le hacía caso. Por el rabillo de su ojo atrapó a Jennifer mirando.todavía. listo para el ensayo. ni siquiera con ella. —¿Estás nerviosa? —susurró Lacey mientras la escena acababa. especialmente a los chicos. sus manos húmedas quisieran alejarse. así las rozaría contra su ropa para mantenerlas secas. Se preguntó si podría estar tras bambalinas sin ser abordado por alguien que quisiera algo. Un golpe cálido de placer atravesó su sistema. hey. no? La mayoría del elenco había llegado y estaba revoloteando alrededor del salón. Se giró a su izquierda.” Ty. el ansioso junior estaba manchado con pintura como un dálmata. estaría mirando alrededor. —John.Su risa causó una oleada en algún lugar de su interior y se movió de su asiento. pero. el administrador del escenario lo saludó con un movimiento en la mano. —Hola. hasta dónde podía llegar. Con la excepción de una ocasional mirada cuando no seguían el guión. Él les dio una sonrisa —Señoritas —Cuando ellas juntaron sus cabezas en susurros.

Además. Sus pies querían escapar. Se suponía que tenía que . era como si estuvieran allí por primera vez. excitado incluso por el romance físico descaradamente explorado en Romeo y Julieta. Cuando se detuvo. ya que sabía que Chip observaba desde la cabina de director. John hacía que sus rodillas temblaran y su cabeza se aligerara. John hizo su camino a través de los bailarines hacia Jennifer. —No. Jennifer se dijo a sí misma que ella era Julieta. De ninguna manera iba a morder a John. fue porque su corazón daba un vuelco por un nombre. La cara de Jennifer se retorció escandalizada y sorprendida ante la sonrisa malvada de Lacey. —Lo que sea —Jennifer se concentró en la escena. sus ojos se quedaron fijos en los de ella. se suponía que iba a ella y tomaba sus manos. Pero eso no era todo. eso era raro. hacia ella. las risas y las bromas. —Te desafío a morderlo. Él era fácil de detectar. incluso con resistencia. Julieta todavía no sabía de la presencia de Romeo. menos de una chica. Jennifer se quedó con Lacey y vio a los bailarines. Dentro de segundos la tocaría. Con cada nervio inestable. una simple mascara para dos familias con una rivalidad que alimentaba el orgullo y rechazaba el amor. Él estaba parado a unos pocos pies en medio de la música. Eso significaba que la luz concentrada que parecía ser su constante compañía estaba acalorándolo. En esta escena. así no perdería su señal. escuchó a Lacey susurrar: Hazlo. Aunque habían estado allí en ese mismo lugar en otros ensayos. Sólo antes de que entró en acción. sintiendo lo que Julieta sentía por Romeo. Pero incluso con obstáculos filtrados de tradición. la determinación de Romeo lo llevó a través de la multitud. Él se movió entre los bailarines con un fin. Jennifer buscó a John entra la multitud bailando y festejando. Simplemente no podía hacer que sus ojos vieran a Romeo. todo el mundo en la habitación estaba curioso. En un par de minutos más la besaría. Julieta encontró su amor verdadero. en absoluto —Jennifer no dejó el personaje. Esa mata de cabello oscuro desordenado que sobresalía como una abeja negra en un seto de flores. Él nunca huía de nada.llegaban en secreto a la fiesta donde Romeo veía por primera vez a Julieta. la emoción a través del pulso de Jennifer no era solamente teatral. Cuando sus labios rompieron en una sonrisa. Pero un escalofrío extraño corrió a lo largo de su espina dorsal. pero fluyendo en su sangre había algo que no podía negar que quería.

La música paró. tomó sus manos y notó por primera vez cuán delicadas eran. Su boca se abrió y nada salió. —¿Cuál es mi línea? —susurró. Ellos habían escalado arboles juntos. él supo que estaba jodido. ¿Por qué? En el escenario. La música lo urgía a seguir adelante. Se preguntó su sería capaz de pronunciar sus líneas. El pánico sacó a la euforia de su sistema. Ella no iba a decirle. el amigo y compinche de Romeo. su voz lista. las miró. los bailarines siguieron bailando. las manos de ella en las suyas. Alcanzándola. y corrió su pulgar sobre sus nudillos. esperaba que ella no pudiera sentir su corazón latiendo en sus manos. Una sonrisa podría haber estallado en sus labios si no tuviera una ya: la sonrisa de Romeo. Dulce ansiedad iluminó la cara de ella. Por la forma en que sus ojos se movieron. Frustrado. Manos familiares. como si… ¿Por qué era tan difícil pensarlo? Por semanas. Pero mirarla a los ojos como si ella fuera la única chica sobre la Tierra. Juntos. estaban irrumpiendo en la fiesta de Capuleto en busca de Julieta.mirar a sus ojos. John tomó una respiración profunda e hizo su movimiento a través del frente del escenario hacia Jennifer. casi se apartó. Inconscientemente su agarre en las manos de Jennifer se apretó mientras su cerebro buscó las palabras correctas. Gracias a Dios. —Estoy bien —John tragó saliva—. El escenario estaba caliente bajo las luces. Y olvidó la línea. la única que quería. los bailarines se detuvieron y el silenció cayó como un mal olor sobre el escenario. construyeron pasteles de lodo manoa-mano. Sin pensar. emocionados. que necesitaba… Los nervios en su garganta se apretaron. El sudor llenó su cara. los ciudadanos aún jugando a ser espectadores. —¿Estás bien? —preguntó Fletcher. el olor del sudor y la pintura fresca intoxicaba. insistiendo que la espera preservaba la química necesaria para hacer vivir la historia de amor para la presentación. —Tu cara es blanca. Julieta lo miró y ahora esperó. Se quedó parado bajo las luces cálidas. . Sus ojos azules eran alegres. La tomó por sorpresa tocándola de esa manera. El corazón de John saltó. Él hacía el papel de Benvolio. Chip les había prohibido que se tocaran. La visión lo calmó algo y pensó que Romero era un chico muy afortunado. los dos se agachaban detrás de cuatro bailarines.

quiero decir. Me encantaría jodidamente. te estoy mirando. Memorizó el guión entero dos semanas antes de que estuviera en el reparto. esperó esconder lo que sabía que sería una cara roja. y rayos afilados de Chip golpeándolo en el pecho. seguido de asentimientos de cabezas. ¿Por qué ni siquiera olvida una línea? Disfrutaría si fuera ella la que estuviera parada aquí con su boca abierta. entonces no quiero que hagas nada más. John —anunció Chip—. luciendo estúpida. Un chico que había rentado cada versión de Romeo y Julieta y visto cada una para entender mucho mejor lo que iba a hacer. ¿Entendido? Hubo murmullos de concordancia. Perfecta. Chip ahora estaba parado al frente del escenario. no puedes orinar. Por el rabillo de su ojo. Averiguar que era incapaz de recordar sus líneas era inexcusable para un estudiante honorifico. pero era imposible esconder nada cuando vivías bajo las miradas de los focos. Sí. Jennifer se movió. incluso cuando Chip le sonrió primero. alguien del consejo de estudiantes. gente —empezó. dormir y orinar hasta que las conozcas. —Vamos a empezar de nuevo desde donde entras. Podrías haberme ayudado y no lo hiciste. John no sabía si sonreír o reír. Era monstruoso que ella no lo hubiera ayudado. —Necesito la línea. Sus ojos azules se burlaron. nena. un sentimiento que no había sentido por ella en mucho tiempo. No caía bien a su mente que ahora fuera tan fácil de distraer. estaba molesto. —Si no sabes tus líneas —Chip llegó al centro del pasillo—. Volviendo a su posición inicial. Ya que era la Srta. John sintió cada ojo del reparto quemar en su espalda. una hazaña para un chico que tenía un problema memorizando. —Tú —dijo—.El calor de la humillación empezó en su cuello y se extendió a través de su cuerpo. Ahora. Lugares — Luego caminó de regreso a la oscuridad. John miró a Jennifer y frunció el ceño. nada más que comer. La cinta de venganza tendió tentativamente dentro de él. Él no desvió su mirada. Girándose de Jennifer. Esa suave y armoniosa tensión irradió a John mientras la tormenta . mirando hacia la cara de John. El pesado suspiro de Chip denotó fastidio —Estamos a días del momento del espectáculo. Chip —masculló John hacia la oscuridad. John se tensó. él tenía que deshacerse de su balance de otra manera. La música empezó. pero de todas maneras mantuvo su cabeza elevada.

Cuando Jennifer casi le disparó con una mirada. Casi sonrió. En una oferta de calmar las risas y conversaciones. notó que su espalda estaba hacia la audiencia. Bien. John instantáneamente estuvo rodeado por los chicos. solo estaba pensando—. Todos en el escenario estallaron en una risa. uh… su cola. Tomó una postura pensativa y fingida—. Chip caminó hacia el escenario otra vez. En su emoción fingida. Gracias. Pero John no podía alejar su mirada de Chip y Jennifer. Jennifer quedó parada. todos hicieron bromas sobre su comentario.de frustración se construía. —Déjame verte en tu última posición. Él la hizo pensar. Sólo con cada par de ojos mirándola. su cuerpo se movía como si tuviera un picazón en el interior. Ella parecía… ¿Realmente parecía lista para llorar? Sintió como si fuera golpeado en el estómago con una etiqueta dos-por-cuatro: Perdedor. tomó todo para él no romper en una gran sonrisa—. sus ojos eran fríos y John no vio rastro del criticismo en ningún lado. John sonrió. —No creo que ella sepa que está haciéndolo —observó John—. Algo con su. los labios fruncidos. Pero Chip lo miró con una mirada cortante antes de saltar fuera del escenario. Todo se detuvo. Sólo empieza a hacerlo. la vergüenza sonrojó su cara. —Sí. Jenn. John movió sus manos sobre su cabeza. Chip se subió al escenario y habló con Jennifer a un lado. Jenn —Jennifer miró hacia la oscuridad. lista. Mientras la veía en preparación para su movimiento a través del escenario. Eso fue demasiado. pensando. El sonrojo inundó su cara. es como si fuera un cachorro emocionado. —Recuerda estar justo aquí. ella regresó a su puesto. su cuerpo no se movió. Obedientemente. . Su barbilla estaba elevada. Los bailarines se inclinaron unos contra otros. —Y ella está haciendo algo como menearse —agregó John inocentemente. ¿Cuando Jenn está parada allí con Lacey. Olvidé eso. sus manos gesticulando hacia la parte inferior de ella. —Tienes razón —dijo Chip—. —¿John? —preguntó Chip. Cuando Chip terminó de hablarle. Los ojos de Jennifer se abrieron más. no está de espaldas hacia la audiencia? Los ojos de Jennifer brillaron.

" Su madre se encogió de hombros. Jennifer se echó a reír y se sentía bien. Siempre estaba trayendo perros callejeros a la casa. Jennifer pensó que el estilo atrevido de su madre la hacia parecer más joven. en sus jeans ajustados y un jersey ajustado. se podía lanzárselo y hacer un agradable. ¿no?" Jennifer asintió con la cabeza. y Jennifer lo cerró de golpe con un perturbado suspiro. la cebolla y el ajo todavía flotaba en el aire caliente. Jennifer miró por encima de los trozos de papel de periódico. La cena fue hace unas horas. "No tenemos un gato. Cautelosamente colocó los codos sobre la mesa para no estropear ninguna de las pilas bien colocadas. "No lo sé. estudiando a su hija. Su madre dejó la bebida. Cuando entró por la puerta principal de la casa dos horas más tarde. su madre siempre mantenía un envase de queso cottage." Jennifer se desplomó en una silla. ¿Cómo estuvo el ensayo? Se sentó su mama en la mesa de la cocina la organizando lo que lo que parecían ser de cientos de cupones. "Que lo hizo de mierda?" Hábilmente.CAPÍTULO 4 Jennifer no se había calmado aun. "El ensayo fue una mierda" Nunca entendió por qué su madre pasó por el ritual de recortar cupones. No se vestía como vieja. dejó que a todo el mundo saberlo con una fuerte portazo. pegajoso desastre que se endurecería y seria imposible de raspa para John. "Sabes todas sus líneas. por supuesto que no. gatos. Con una cuchara grande." Jennifer miro un montón de artículos para mascotas y cogió un cupón de arena para gatos. Maggie Vienvu suspiro. cuando nunca usaría ni un uno solo. Esperaba que su madre tuviera diez o una docena de huevos en el refrigerador podía lanzarlos en la ventana John. Si no había huevos. pero el olor del asado. aunque no tenía ninguna intención de comer. De hecho podría pasar por adolescente. El refrigerador estaba vacío de cualquier cosa. confortable comida que le trajo una no confortable noche. peces”. tampoco. Su cabello rubio arena apenas le llegaba hasta la mandíbula y estaba detrás las orejas. su madre apilo los cupones de cereales en montones y tomó el refresco cuarenta y cinco onzas y lo mantuvo a su lado religiosamente. " Peces?" . "Nunca se sabe. "Problemas con Chip? "No. Entro pisando fuerte a través de la sala hacia la cocina.

"Quiero matarlo. Su madre asintió con la cabeza. Luego tomó la bebida de Jennifer. Por un momento. y." "Eres igual que todos los demás cuando se trata de él." “Sí. "Sólo una suposición". Confiable. no señora. "Me insultó hoy en el ensayo. bromeó. gracias. ayuda " "Y el más grosero. Desde que eran niños y se acercó con su "Sí. nunca había salido." Jennifer cruzó los brazos. "John?" Cuando su madre la miró. eso es porque él ha estado fuera de mi vida durante mucho tiempo. Crees que es perfecto. por favor." Una leve sonrisa arrugo la boca de Maggie. " "¿Qué dijo?" "Que parecía a un cachorro emocionado. Jennifer no le gustó la forma en que las cejas de su madre se levantaron en una sonrisa agradable. más amables. dio un sorbo y se la devolvió. " “¿De qué lado estás?" Jennifer se acercó y cogió la taza de su madre." Su madre comenzó a colocar sus perfectas pilas dentro del soporte promocional rojo de velcro. Jennifer tomó un sorbo antes de dejar caer la bebida a la mesa. "Son Romeo y Julieta". señora. Hay un tú y él. frunció el ceño. Pero es una de las más bellas. Jennifer apartó los ojos." "No he oído eso durante mucho tiempo. "No hay lados. " "Lo haces sonar como algo que no es. " Maggie rápidamente formo los cupones más cercana de Jennifer. Él vive al lado. No creerías lo que dijo. Su madre pensaba que John no podía equivocarse. concienzudo chico que conozco. bueno. "¡Mamá!" Jennifer exploto por dentro. oh. " "Jenn."Desde los carnavales. “Eso es-tan-tan" Tan típico." "¿Te refieres a una pareja?" Sus ojos se encontraron. "Él no es perfecto. "Qué lindo". haciendo una pausa para su consentimiento antes de tomar una copa. . honesto.

"Dulces sueños". Sé que no .. escucho a su madre tomar otro sorbo. Jennifer dejó escapar un gruñido sarcástico y siguió por las escaleras."Estaba tratando de ser elogioso. Esperaba que su madre no lo oyera. Hasta que un día se dio cuenta de cuan tranquilizadora. y Julieta es el sol. Que tú. excepto la sonrisa en su rostro. él te ha gustado siempre. escuchandolol. Jennifer vio a John en la hierba. abrió la ventana. No había nada que decir en la forma en que ella con cautela amontonaba la última pila de cupones. " "Probablemente fue sólo su manera de demostrar que le gustas". mirando hacia su ventana. y mata a la luna envidiosa. " Mirando sobre la cornisa. No sé el contexto del comentario. apoyando la barbilla sobre sus brazos cruzados para que su madre no pudiera ver. Sus labios curvados en una sonrisa. no . "Él no se siente lo mismo por mí. De pie.. "Pero suave! Lo que rompe la luz a través de aquella ventana? Es el oriente." Se dio la vuelta." "Estaba siendo criticón y grosero. casi de cadencia melódica era. Levántate.. "Me voy a la cama. Pero escuchó su voz.. que ya está enferma y pálida por el dolor. el tono de su madre cantarina bromeó.. Se dio la vuelta. lentamente girando el eje para que se abriera... Su voz suave acallaba el frío de la noche. así que Jennifer se mantuvo en la oscuridad. Se apoyó contra la pared.... "No Sirvas . La cara de Jennifer se ruborizo. En silencio. la mano sobre el corazón. Jennifer levantó la cabeza y la miró. Cuando su primera voz cambió. tu medio. el sol justo. La luz estaba encendida en la ventana de John." ." Porque ella no podía creer lo que dijo su madre. aquí .. Ella aplastado una risita y se puso de nuevo en la oscuridad para que el no la viera. ella se había burlado de él. el arte mucho más justo que ella. ser tu... Jennifer tomó un aliento que silbo con alegría vergonzosa. De lo que veía. él no estaba en su habitación." "Oh. no se .

Oh. pero entonces ella probablemente lo haría enfadarse mas con ella. "Pensé que podrías utilizar algo de tus apuntes.. dijo. pero el parecía cada parte de Romeo. más nada se escucha. Ella sonrió. Estuvo a punto de cerrar su ventana. "Tienes mis líneas abajo por lo menos"." Pero. Jennifer tenía miedo de que fuera a enfrentarla sobre lo que dijo del beso. John se volvió y la miró. porquería. . cómo cada pensamiento amargo y molesto que se había enconado el interior se disolvió tan sólo con el sonido de su voz? Ella se asomó por la ventana y miró hacia abajo a través de la oscuridad hacia él. Su mirada era intensa. dejándolo en su ensayo exasperante solo. La respiración de John era suave y blanca. pero ya no eran más los niños. pero el mío. ¡Es mi amor la que aparece! Habla. “Es mi dama” comenzó. Él no era de los que guardaba rencor. "Lo siento. Los riesgos sociales eran más altos." El siguiente momento asombrosamente cálido y promisorio parecía estar en el aire. que se levantaba hacia la noche. Los arbustos y rosales dormían junto a la casa Vienvu susurrando. deteniéndose de explotar en una risotada.Jennifer escuchó la línea que el estropeó en su cabeza y pensó susurrarla por la ventana." "Podría haberlos utilizado esta tarde. incluso con la temperatura penetrante. Se lo merece. La noche trajo una ligera brisa en el valle." Tendría que haber frunció el ceño ante el recuerdo del ensayo desagradable.. ¿qué importa?” “Ay de mí” replicó Jennifer. John dio un paso más cerca de la pared de su casa. señalando su trampa a Chip." dijo en un suspiro. como si se negaran a despertar de un sueño de invierno. Un árbol en el patio trasero de los Vienvu tenía torcidas sus hojas con un árbol en el patio de los Michaels y el roce suave era el único sonido. “Oh. su voz suave y rica como miel derretida. Por un momento. "No Sirvas. "La tuya y de todos los demás. es mi dama. Pero. Su interior daba vueltas. Se preparó para una pelea. Sorprendido. Fue innecesariamente miserable en el ensayo.

ojos cerrados. Con el frío del invierno. Luego ambos escucharon un chasquido. Jennifer dio un suspiro y corrió de su habitación. sus ojos enfocados. “Temer no debes. extendiendo su mano para ayudarlo. su cuerpo determinado. ángel resplandeciente!” continuó. petrificadas por el hielo. “Yo.” Jennifer extendió ambas manos hacia él. el verlo la congeló. Sintió un lugar seguro en el enrejado con su pie.” Jennifer se inclinó más. Se subió. Romeo! ¿Por qué eres tu Romeo? Niega a tu padre y rehúsa tu nombre. Sus ojos se empañaron. solo hacía unos momentos brillaba con el reflejo de la luna. El corazón de Jennifer revoloteaba. escalando despacio. Julieta. Los ojos de John se abrieron de par en par. tocó su hombro. “¿Jenn?” “Enseguida regreso” Estuvo fuera de la puerta trasera y al costado de la casa antes de dar otro respiro. Sus manos se aferraron profundamente en la hiedra sin vacilación. ahora lucía pálido. Su rostro. Ahora. “¿John?” Su corazón golpeaba.” sonrió él. Se ahogó con el respiro que buscaba. se arrodilló sobre él.¿John? Oh. O si no quieres. estaba cubierta con una especie de hiedra. Su madre estaba apagando las luces de la cocina cuando ella pasó volando. “Mirad como apoya su mano en la mejilla.” Con cada subida. “¿John? ¿Estás bien? ¿John?” lo zamarreó con ambas . Dejándose caer sobre sus rodillas. “Ten cuidado”. ¡Oh!. “¡Oh Romeo. John se acercaba. cuerpo quieto. “¡Habla otra vez. Parecía impulsado. Durante el verano la hiedra estaba dotada de fragantes flores rojas. júrame tan solo que me amas. “No solo soy Romeo. El yacía como un muerto. su garganta ardía.John se tomó del enrejado que sus padres habían puesto hacía trece años. Se resbaló y cayó plano en el duro suelo. Se detuvo. las pequeñas hojas verdes se volvían marrones y crujientes. sino que he sido conocido por transformarme en Spiderman. y dejaré yo de ser una Capuleto. “Porque esta noche apareces tan esplendorosa sobre mi cabeza como un alado mensajero del cielo. susurró ella en una risa. no” Con delicadeza. ¡quien fuera guante de esa mano para tocar esa mejilla!” El rostro de John brillaba con la neblina azul de una luna de invierno. justo como hacía en la obra. insegura de que hacer. seguido de un severo crujido. Pestañeó rápido.

” Su risa murió. háblame. Furia y alivio rondaban dentro suyo. tonto. Esta cosa cuesta quince dólares para limpiar. mi cabeza está…” “¿Qué? John.” Apretó una mano contra la frente de él y acarició su mejilla. a través de su estómago y hacia sus pies. Romeo. Se quedó perfectamente quieto. John se levantó riendo. Jennifer tomó la mano más cercana y la apretó en su pecho. él levantó sus manos hacia la cabeza por un momento antes de volver a dejarlas caer a sus costados. despierta. Incapaz de frenar las lágrimas que escapaban. Lo siento. su corazón acelerado quitándole la voz.manos “Vamos. “Oh. Y aún. Jennifer se levantó. Mira esto. “Podrías haberte quebrado el cuello. Jennifer cayó sobre su trasero. es vieja y tú necesitas mantener tu cuello en una sola pieza.” Tomando su muñeca. Me asustaste. “Mejor voy por mi mamá. “Deberías ver tu rostro. lista para escapar hacia su casa cuando él disparó hacia su lado. Dejando salir un quejido.” “Lo sé. “Sí.” “Nah. Hizo una mueca y sus pestañas se agitaron. Quería golpearlo y abrazarlo. “Hey.” Jennifer lo empujó ligeramente. ¿Estás bien?” “No.” puso una mano en su hombro.” miró hacia la ventana “Si esa madera no fuera tan vieja. En pánico. Un confortable calor corrió por su brazo. podría escalar allí cuando quisiera.” Sus ojos se nivelaron a los de ella. El solo tocarlo la hacía sentir mejor. bueno. No puedes estar herido. el indescriptible calor de alegría causaba que lágrimas se formaran en sus ojos. mirando las sucias mangas infestadas de hojas de su chaqueta del concejo estudiantil.” Su cabeza se movió un poco y ella respiró en alivio.” La mano de él dejó su brazo y sintió un escalofrío. De verdad. John levantó sus brazos para examinarse. “Eso fue muy cruel. “¿Estás herido?” Se acercó a su rostro “¿John?” “Mi cabeza” el rodó hacia ella “Algo. hombre. Jennifer tomó un profundo respiro.” La luna se ocultaba detrás de unas nubes y .

si no por algo que la agitaba por dentro. no te había visto. pensaba. que después de que su madre se marchara. se diera la vuelta y todo. la luna.” “¿Están bien ustedes dos?” Jennifer asintió. justo encima de su oreja izquierda. “Te veo mañana. John. “Son las once cuarenta y cinco. John. Jenn. como si quisiera alcanzarla. Nada podía detener lo que ella esperaba en su corazón que el hiciera. “Oh. La suavidad de su cabello acariciando sus dedos. Se escuchó el lejano sonido de la puerta principal cerrándose.” Los árboles de algarrobo en el patio delantero se sacudieron.” “Hola. Su madre estaba parada con sus manos abrazadas firmemente alrededor de ella para protegerse contra el frío. Maggie. Juntos habían tirado papel higiénico sobre los arbustos de los vecinos. Podía quedarse allí parada. Pero esta noche lucía completamente diferente del niño con el cual había jugado debajo de la mirada de la luna. Jennifer giró. vio por su expresión sobria que él también lo sabía. No dejes que te afecte. y luego se dio la vuelta. “¿Estás seguro de que estás bien?” Tomó la oportunidad y tocó su cabeza. Un suave calor irradiaba en su espalda. Temerosa de moverse.” dijo Maggie. Mirando hacia el rostro de John. se quedó quieta. el momento. El dio un paso hacia ella.” El pasto crujía mientras su madre desaparecía tras la esquina de la casa. No quería que nada cambiara. no por el esfuerzo de haber jugado. Jennifer se dio la vuelta y supo que el momento estaba perdido. Esta noche él respiraba erráticamente. jugado a las escondidas. sentía el tenue aroma que era únicamente suyo. enviando hojas a sus . Pero no importaba si la besaba o no.repentinamente la noche estaba muy oscura. solo mirándolo. Escucharon el crujido del pasto. Cuando niños ellos pasaban horas en el misterioso mundo de la noche. Jennifer lo escuchaba respirar. No significa nada. Sus brazos se movieron. La manera en que él sostenía la mirada la desconcertaba. Ninguno habló por un tiempo hasta que finalmente ella dio un paso hacia atrás.” “Buenas noches. Luego metió las manos en sus brazos y los cruzó sobre su pecho. “En caso de que ustedes tespianos quieran saber. fuera como hacía unos segundos. y a las corridas. Esperaba que él no se moviera. “¿Jenn?” Era su madre.

enviándola a un lado. —Eso no es cierto. recitando sus líneas. —¿Por qué todo lo que hace John me molesta? —Vamos. El atasco no se estaba moviendo. Pensó. ignoró la inmadura expresión de amistad. Nada podría acabar con su día perfecto. otro ensayo. Rachel la miró con una ceja levantada. Su sonrisa electrificaba su rostro. No puedo creer como se tuercen los rumores aquí. Pero mañana sería otro día. Pasó por las oficinas de vidrio de la administración del colegio y no pudo resistir dar una mirada a su reflejo. —Hey. la sensación de sofoco tenía más que ver con lo que Rachel había dicho que con los cuerpos presionados a su alrededor. Alguien detrás . varados en la puerta del gimnasio como un tapón. aún así no hacía excusas por su humor -la hacían una mejor actriz. ¡ten cuidado! —chilló—. has estado colada por John desde que te conozco. El desagradable rumor casi le hace un agujero al humor efervescente de Jennifer. Si una noche me ha dejado así. Rachel Baxter. el no lo hizo. Si fuera cualquier otro día les hubiera dado una de sus despectivas miradas de maduren. Caminó por el pasillo aplastada por otros cientos de cuerpos mientras los estudiantes se dirigían al gimnasio por una asamblea. la multitud se detuvo. estoy realmente perdida. escalando la pared. Rachel compartía el amor de Jennifer por el teatro. depresiva alma. Jennifer reconoció la voz dulce y profunda de su mejor amiga. tanto como su fascinación por la especie masculina. mientras caminaba alrededor de la casa y tomaba un profundo y frío respiro. —Por un momento. No. Hoy. Jennifer ahogada entre la gente. —Estaba preocupada por ti. ••• Jennifer no se consideraba una malhumorada. que quizás no habría otro momento como ese. A su derecha. Alguien se atravesó en su camino. En realidad. La eufórica corriente de inquietud a través de ella era increíblemente deliciosa.pies. Su mente recordaba escenas de John ayer en la noche en la luz de luna. un grupo de chicos de primer año se empujaban jugando y uno de ellos chocó contra ella. Bastante linda.

pensó Jennifer con repugnancia. Lo peor era el chico que tenían al frente con el cuello lleno de jugoso acné. —Rachel se acercó más—. Y el chico a su izquierda estaba mascando chicle. Acostumbrada a ser un títere. El jugador de baloncesto era difícil de perder—. Jennifer hizo una mueca. —El tema no está cerrado —le dijo. Spencer trató de ser genial al no mirarla fijamente mientras esperaba una respuesta. —Fue… —¡Rachel! ¡Jenn! —La forma alta y ruidosa de Spencer gritó desde la multitud que llenaba las bancas. —Jennifer deslizó su cabello rubio por sobre su hombre con una sonrisa coqueta. . se inflaba y explotaba en el oído de Jennifer. Rachel la perdió por completo. Todos los ojos voltearon hacia el piso del gimnasio. tenía que enviar otra pieza a la página web de chismes del colegio para corregir lo que había dicho del beso. —Hola chicos. Pasaron por la puerta. Dicen que el apesta. Rachel simplemente se echó hacia atrás para permitir una mejor conversación ahora que los amigos de Spencer prestaron atención. El chico-acné seguía frente a ella. Después de anoche. Jennifer no sabía que decir. pero rodeada de chicos lindos. y un gesto aburrido en sus rostros era un requisito. Los rumores parecen tener vida propia. con sus hombros posados sobre sus rodilla. los dos que jugaban en la primera línea del equipo Pleasant View Vikings. Rachel tomó a Jennifer del brazo y se alejaron.de ellas había comido cebollas para el almuerzo. —¿Qué tema? —Spencer se acercó entrometidamente cerca de Rachel. Jennifer pensó en confiarlo a su mejor amiga. ella le había dado un beso francés a John. algunos de los que eran considerados los más calientes de la escuela. La culpa lleno a Jennifer de nuevo. —Escuché que estabas con John Michaels —dijo Spencer. Hace cinco segundos. —Nunca dije eso–exactamente. Jennifer y Rachel se hicieron camino para los lugares señalados. estaban sentados. —¿Entonces como fue? Por un segundo. entre Cort Davies y Alex Jesperson. incluyendo los de Spencer. viéndose genial. Jennifer le lanzó a Rachel una mirada silenciadora. –Nos hizo un gesto hacia los lados donde sus amigos. y se sintió aliviada cuando el Director Ackerman aclaró su garganta en el micrófono. —Entonces. Asientos. Rachel estaba apretada entre Cort y Spencer. sus cuerpos atléticos flexionándose mientras se daban vuelta en sus sillas.

Se . Jennifer Vienvu es Julieta. Tratamos de despedir a los Seniors con una buena impresión. Jennifer buscó el cabello oscuro de John. —¡Te amamos John! —¡Eres una bestia sexy! —¡Eres genial. Ellos usan saliva. —¿Cómo lavas un auto sin agua? —Murmuró Spencer—. amigo. Ella pensaba que se estaba escondiendo a un lado de los asientos solo para esperar su momento. —He escuchado que será un gran show —El director Ackerman le sonrió a ella—. Alex le dio un codazo a Cort. Jennifer no lo había visto cuando había tomado su asiento.—Nos gustaría darle la bienvenida al cuerpo estudiantil a la asamblea. El canto de su nombre comenzó. —El director Ackerman aclaró su garganta de nuevo. Como si las mismas paredes soltaran una reverencia. bueno. —Todo el lugar irrumpió en chirridos y silbidos. —Nado comparado con el sonido de un trueno salió del gimnasio cuando mencionó su nombre. —Soltó un aplauso antes de continuar—. Será este sábado en el estacionamiento de Purple Turtle. Tenemos la presentación de Romeo y Julieta por parte del departamento de drama. Alrededor todos los chicos chocaron las manos. lo juro. El capó de mi carro tiene mierda de pájaro y está petrificada. Aquí está nuestra chica. —¿Enserio? —En tres semanas —continuó el director Ackerman. los chicos y chicas le gritaban. cada pie palpitaba en los asientos. Y John actúa como Romeo. Es un lavado de autos en el que no usaremos agua patrocinado por el club de Ecología. Sobre el disturbio. No es que los meses anteriores hayan sido malos… pero. así que todos traigan sus vehículos. Un estruendo de aplausos corrió por la habitación. llegando hasta los huesos de Jennifer. de nuevo empujando su manzana de Adán para aclararse la garganta—. —He visto esto antes. subiendo sus lentes en la nariz—. Cuando John apareció en el piso del gimnasio. Los últimos meses de clases van a ser los mejores meses. —Algunas de nuestras actividades de fin de año de las que les quiero recordar es de la fundación Salven el Agua. John! —¡Amigo! John salió con sus dos manos juntas humildemente y una gran sonrisa en su rostro.

el show de John Michaels? Jennifer dejó de aplaudir. El director Ackerman sostuvo su mano para calmar la multitud. miró alrededor. Cielos. Jennifer se sintió mal por Ashley. El director dejó pasar una burbuja de silencio por un minuto. —De nuevo. El lucia la humildad muy bien. De nuevo la habitación rompió en un aplauso.paró al lado del director Ackerman. Educadamente. quien estaba aplaudiendo. La mayoría de las chicas se adelantaron como si en algún momento fueran a saltar de las bancas y caer a los pies de John. John y el resto del concejo estudiantil. —¡Son geniales chicos! —alguien gritó. ¿Qué es esto. Se veía tan angelical con esas pestañas negras que ella casi vomita. John se movió a un lado. John. —Gracias al presidente de nuestro cuerpo estudiantil. de hecho esas cualidades la habían hecho ganar a presidenta estudiantil. tenemos una sorpresa para ustedes. obtuvo los votos que lo llevaron a la oficina. John Michaels quien compitió para vicepresidente por capricho. El inclinó su cabeza de cabello oscuro. A pesar de que ella era bien aceptada y bien conocida. Jennifer mantuvo sus ojos entrecerrados sobre John. Ashley cruzó el camino hasta el pódium y el director Ackerman. ella no se podía comparar con John. El gesto educado de John comprometió a la audiencia a otra ronda de aplausos a pesar de que esta era menos entusiasta. El director Ackerman deslizó un brazo sobre el hombro de John. sin ni siquiera colocar un volante o entregar alguno. Y luego allí estaba John. Volteó sus ojos. Ella lo sabía al igual que el resto de las personas. —Puedes quedarte aquí. la habitación chilló. El lucía todo muy bien. —Nos irían bien unos . Jennifer se sentó derecha. Gracias Ashley. —Estos dos han encontrado un patrocinador que cuadruplicará las ganancias procedentes de la obra para que la escuela pueda comprar unas nuevas bancas para el auditorio. ¿John tenía que lucir tan adorablemente incomodo? Despreocupadamente. ella pensó irónicamente. —El director Ackerman señaló hasta Ashley Torsau quien se había escondido donde fuera que John lo hubiera hecho.

Absurdo. El fastidio de los chicos de desvaneció de inmediato cuando ella mostró una sonrisa. Alex y Cort. —¿Cuál de ustedes es el mejor besador? CAPÍTULO 5 Lecciones de besar. Lo que significa que tenemos que conseguir la mayor asistencia posible de la historia de las obras de la escuela. lanzar monedas al aire. Se sentó perfectamente inmóvil. pero se mantuvo más tiempo allí. Lecciones de besar. Pero fue Alex quien ganó al lanzar la moneda. Su corazón estaba acelerado de miedo. La broma estaba sobre ella. —Vas a estar en el centro de atención querida. A su alrededor. Jennifer casi se rió.nuevos asientos. los alumnos comenzaron a reír y hablar. El probablemente está encantado. El miró sobre la audiencia y ella se escondió de su mirada general. Apuesto a que John no le importa más que todo el mundo nos vaya a observar. Hugh. Todos en ese lugar verían su beso con John. . Cuando se planteó la pregunta de quién era el mejor besador. Su inexperiencia sería tan obvia como la mentira que comenzó antes. rodeada por algunos de los chicos más calientes de la escuela. Se volteó hacia Spencer. no le sorprendió que todas las manos de los chicos se levantaran. Jennifer observó a John. vuelvan a venir. ella tomaba cada oportunidad de mostrarse a sí misma en una situación deseable. Era peor preguntar a alguien que te enseñara a besar. y traigan a todo el que conozcan. Ella trató de tragar el nudo en su garganta. ¿Quién lo habría pensado? Jennifer temblaba ahora mientras caminaba por el largo pasillo hacia el escenario después de su charla con Alex Jesperson. Vengan. Era bastante malo cuando solo cerrar los labios porque estabas representando un papel en una obra. La realidad golpeó a Jennifer como una abofeteada. Normalmente. Y luego. Spencer insistió en lanzarla por imparcialidad. La oportunidad perfecta. sabiendo lo estúpida que me veré. Rachel se acercó a ella. pero temblaba demasiado. Aquí estaba sentada.

y sabía que Chip lo sabía también. avergonzada. Levantando las pesadas faldas con una mano. Un gran trozo blanco de papel estaba prendido con alfileres en la manga de un vestido morado con mangas de gasa. tirando el montón de ropa y el traje morado al suelo. Era denso como una manta de lana. Colgando del estante de ropas estaban seis vestidos largos y coloridos. . Este es el vestido que deberías ponerte primero. Comprobó su reloj. La sala estaba extrañamente vacía sonando por un lugar normalmente pulsando de energía. llegas tarde. Ella captó el fuerte olor a rancio de cuerpos en el vestido mientras bajaba la cremallera. Esta no era la primera vez que pasaba. —¿Jenn? Lo siento. Miró alrededor en busca de ella. También se dio cuenta de que no había ninguna forma de que sus brazos fueran de repente a alargarse. se cruzó en el espejo. Si estás leyendo esta nota. Le encantaba la cinta rosa con los diamantes falsos rodeando la cara perlada pero odiaba que la cosa tonta fuera lenta. De repente la puerta se abrió de golpe. Chip’’ Jennifer estrujó la nota entre manos nerviosas y quitó el vestido de la percha. la otra para cubrir sus bragas y dio un chillido. Todo el mundo estaba ya en escena. Una mano voló a cubrir su sujetador. De ninguna forma voy a llevar puesto esto. —¿No puedes llamar primero? —gritó. John. ‘‘Jenn. Sus ojos se ampliaron.Abrió la puerta a la sala de teatro y la encontró vacía. Empezó a desvestirse. cuidadosamente haciendo un montón de ropa en la silla más próxima. permitiéndole subir la cremallera. el vestido estaba cortado bajo. Furiosa. que dejaba sus pechos que parecían mitades de melocotones blancos. Ambas mangas se deslizaron hacia arriba por sus brazos y se retorció en el corpiño. Dejó salir un suspiro. Se acordó de Chip mencionando que se probarían los trajes en el siguiente ensayo. Montones de ropa estaban esparcidos por todos lados. se puso el vestido. —¡Estoy aquí! —Extendió la mano hacia el vestido. John cerró la puerta.

Girándose. ¿sí? —Oh. como si las faldas grandes y las caderas llenas era lo que te gustaba. Era lo suficiente halagador. Vien. Ella se detuvo. Esperaba que su sujetador estuviera limpio. ¿Qué pensaría John del vestido? ¿Pensará que parezco… tentadora? Un agradable estremecimiento pasó a través de ella. —Date prisa. Se quedó mirando. La forma que el ajustado corpiño creaba una profunda línea entre sus pechos que nunca antes había tenido ahí. . Tendría que tener cuidado cuando se inclinara o enseñaría al público más que su talento actuando durante la obra. Su cara se calentó. Los colores en sus ojos se hicieron más profundos mientras la miraba desde la cabeza a los pies—. Wow. Estaba casi escondido en las largas y oscuras cortinas colgando al azar en el backstage. aunque el olor se confundía en el moho de los disfraces que todo el mundo llevaba. cada vez que se miraba al espejo sus ojos iban directamente a su pecho. Aun así. —¿Eso son medias? Él se movió. ¿Lo harías por mí? —¿Perdona? Ella le lanzó una sonrisa. Parecía… femenina. cuando llevaba pantalones cortos.Parezco una chica medieval. Aunque había visto sus piernas un montón de veces en la piscina. fascinada. Escuchó el diálogo de una de las escenas volando a través de las alas acordándose de que su espalda estaba expuesta. se levantó las largas faldas y salió corriendo por la puerta. Su piel dorada se hacía más oscura contra la camisa blanca por debajo de un chaleco adornado en ricos tonos de joyas. Ella sofocó una risa. Descalza. mientras cortaba el césped sus piernas parecían puerilmente monas en medias verdes ahora. El escenario todavía olía ligeramente a pintura. —La brisa en su espalda la tenía girando su columna hacia él—. Es un disfraz. —Cállate. Chip me va a matar. —Siempre llegas tarde. Ella pensó lo mismo de él. ¿Llevaba el rosa o el que tenía turquesa de flores rojas? —Hey —susurró John. supéralo. Su cabello oscuro y salvaje era llamativo contra los colores del otoño en su ropa. No había tiempo para buscar los zapatos que Taunia había colocado al lado. se puso el vestido completo. Parecía —se atrevió a pensar la palabra— tentadora.

Hacia el suficiente calor en escena. Una línea de calor recorrió desde la parte baja de la cremallera todo el camino hacia arriba. Mientras ella se giraba para ir al escenario. Ella se quedó quieta. Yo estaba — no pensé que hubiera nadie ahí. Ups. incluso si ese amor era prohibido. por debajo de los brazos. y su enfermera intentaba convencerlos de que su amor estaba justificado. Encogerse de hombros la hizo sentir mejor. Él no necesita pensar en Jennifer en ropa interior. Jennifer estuvo increíble. John se llenó de asombro. tomó una respiración profunda y se giró. El sudor salió alrededor de su cuello. Sus oscuras cejas estaban ceñidas sobre ojos ahora serios. Sus movimientos no eran representadas. que tenía que mirar bastante y era difícil de creer que fueran . Cuando terminó. —No hay problema. Ventanas. Y ella siempre era la desnuda. Él gentilmente le subió la cremallera. Cada línea fluía con emoción y pasión. Era un sueño desnudo vuelto a la vida. sino completamente naturales. Ella casi le recuerda que no era la primera vez que la pillaba casi con el culo al aire. Él nunca recordaría sus frases ahora. Lady Capuleto.—Es mi reloj. Nadie tenía los ojos del color de los diamantes azules como ella los tenía. como si el incidente no fuera nada. John se quedó al margen del escenario observando y su mirada la encontró a ella y sólo a ella. Él sonrió. El flash de visión no se había perdido ni una cosa y se aclaró la garganta mientras una rápida y caliente ola colapsó su sistema. Pero la mirada en su cara y el cálido espesor en el aire entre ellos la tenía preguntándose si ya lo recordaba. Tan polifacética. él había visto demasiado todo. El calor le enrojeció de pies a cabeza. —Hmm. Vecinos. No. —Gracias —dijo ella. Pero lo era. Levantó su túnica de su cuerpo para que el aire enfríe la piel empañada. Su cerebro estaba marcado con la imagen completa de Jennifer en ropa interior. —¿Jenn? —¿Sí? —Perdona por lo de antes. Julieta hablaba con su madre. La forma en que las luces brillaban de su pelo pálido era como el sol y la luna se habían convertido en uno. él la detuvo con un ligero toque a su codo.

real. sobre todo las chicas. No era que no le gustara Alex. Había visto crecer sus capacidades. Pero en el fondo. Algo que le hizo querer abrazarla. tenía que hacer este beso tan caliente que Jennifer se fundiera en el suelo. al verla tan preocupada. Echó un vistazo a los rostros de aquellos en la sala. Casi la hora del beso. Nunca pensó mucho acerca de los besos. Él no dio marcha atrás en el desafío porque si había trabajado lo suficientemente duro podría hacerlo. Él quería. John seguía la pesada mirada de Alex directo a Jennifer. Había estado incluso en algunas de sus obras en los últimos años. Ella había estado haciendo cosas de teatro mucho más que él. la mayoría con los ojos puestos en la acción. Antes de haber puesto un pie en un ensayo se pasaba horas delante de los espejos practicando. Ahora ella era simplemente impresionante. Lo que fuera que tenía que hacer. algo que nunca había sentido antes de que pasara cuando sus ojos se llenaron de lágrimas. Se aseguraría de que el beso que compartieran esta noche fuese mejor que el anterior. apoyando sus grandes pies en el asiento frente a él. De ninguna forma. A John no le importaba qué Alex estuviera allí. Pensaba que simplemente pasaban. Y justo ahora. Todos lo verían besando a Jennifer. e incluso así. El cuerpo del jugador de fútbol pudo haber sido deambulante pero John reconoció la intensa mirada en la cara del tipo. En la luz descolorida que brillaba en las primeras filas de asientos. El tipo sonrió y se sentó bruscamente y como un deportista. lo haría. . no era suficiente. Miraba de Jennifer a Alex. Al principio tenía miedo de que pudiera no ser capaz de igualar su actuación. No había nadie en la escuela con quien no podía salir y había salido con Alex y Spencer y sus amigos antes. Un puñado de ojos se encontraron con los suyos. Intensamente centrada en. John disfrutó de su oportunidad.. Alex Jesperson deambulaba por el pasillo.. La vista rallaba en John como tacos a la carne fresca desnuda. Fue una falta. Más que eso incluso. Pero había más que el juego surcando en esta producción. Se preguntó si se esperaba más de él. que la naturaleza tomaba su curso y luego era lo que era. Nada de eso venía de forma natural para él. Jennifer no se había dado cuenta de la entrada de Alex ya que estaba demasiado centrada en la escena. Quería consolarla. El movimiento le llamó la atención. Jennifer simplemente caminaba al escenario y era Julieta. Casi la besó anoche. El beso se avecinaba y su corazón se disparaba al pensar en ello.

los dos hablando. —Gracias —Ella miró por encima de su hombro el escenario. Te veías bien allí arriba —su voz baja se redujo un susurró. —Pensé que nosotros podíamos. ¿Quieres? Su corazón palpitó.Chip pidió un descanso de cinco minutos. Cuando fue claro que él no estaba tomándole el pelo. Sólo Andrew se había quejado de eso. Oh. ¿Qué he hecho? ¿Trayendo un monstruo a la vida? No. —Hola —Sonriendo ampliamente. nada de fijador de pelo para los chicos y ninguna joya o tatuaje en cualquier parte del cuerpo visible. de lo pesado e incómodo que los alquilados trajes perfectamente renacentistas eran. Realmente cansada. pero ya que eso no era posible caminó por el borde del escenario donde las luces se desvanecían hacia la oscuridad. Jennifer quería desabrochar su vestido y calmarse. su cara se arrugó. Él todavía tenía su cabello en sus dedos. . él se inclinó hacia adelante. Él estaría a salvo en él. Jennifer se puso rígida. hasta las paredes de ladrillos. Algunas veces se hace tarde. Él es un jugador de fútbol. ¿Qué estás haciendo aquí? —Ella se dio la vuelta de regreso hacia Alex. El enrejado que John subió a su balcón era nuevo. oh. Nadie se atrevía a quejarse del calor. un fuerte jugador. Alex extendió su mano y colocó algunos de sus cabellos entre las yemas de sus dedos. Tal vez ahí no estaba tan caliente como estaba el centro del escenario. Lo buscó y lo encontró parado en el escenario con Chip. No estoy seguirá de en cuánto tiempo nos iremos. —Uh. tú sabes. Bueno. Una sonrisa perezosa a travesó su rostro. no los dejaba ir. Los sets estaban maravillosamente detallados. Chip era un perfeccionista hasta el más mínimo detalle: no esmalte de uñas para las damas. incluso si tuviera que esquivar la cobertura de las plásticas rosas rojas. Para asegurarse de que él no se echaría atrás sobre su pacto secreto ella fue hacia él. después de la práctica. — Probablemente estaré realmente cansada después —explicó—. —Entonces. Alex no es en realidad un monstruo. La mayoría de los actores se abanicaban con sus manos. —Hola Jennifer miró a su alrededor para ver quién estaba saludando. —Puedo despertarte. sabiendo que tendría que ponerse maquillaje sobre el pequeño tatuaje de serpientes sentado como un collar alrededor de la base de su garganta. Sus ojos brillaban con algo que Jennifer no reconocía pero parecía en el borde de lo desagradable—. —No puedo esperar. Ella vio a Alex. sosteniendo su falda hacia arriba mientras caminó. Él la miró con arrogancia y articuló.

La cruda determinación se estableció firmemente en su mandíbula. su corazón se disparó con los violines. John comenzó. comiencen cuando estén listos —llamó Chip. Jenn no podía pensar en su línea. Los susurros de las víboras se colaban en el aire. su voz apagándose mientras caminó hacia la parte trasera del teatro—. John solo miró hacia abajo. Él tomo sus . ustedes chicos. Los músculos de sus brazos y cuerpo flexionado se movían con urgencia. como si su trasero estuviera pegado. Alex se sentó hacia atrás en su silla. —Estoy lista. — ¿Jenn? —Chip preguntó. John. Jennifer tomo una profunda respiración.Lo más casualmente que pudo. ella retrocedió. Motas de oro en sus ojos se iluminaron a fuego ámbar. Jennifer casi perdió el tren del pensamiento. El calor de todos los ojos curiosos en el auditorio la apuñalaba en la espalda. tomen sus asientos. La habitación estaba tan quieta como una tumba.* La intensidad golpeó en el caliente aire alrededor de John. —Tengo que irme. debían besarse. El escenario estuvo limpio. Gente. Tuvo que cambiar la línea de pensamientos rápidamente. Porque la escena veinte era la escena donde ellos se besaban. Su cabello cayó hacia un lado de su rostro. pues las barreras de piedra no son capaces de detener al amor. ninguno de los actores desapareció detrás del escenario. —Vamos a tomar la escena veinte —anunció Chip—. —Oh… está bien. Su cuerpo entero se sonrojó. —Con las ligeras alas de Cupido he franqueado estos muros. Cuando la música cresto. Chip anunció que los cinco minutos de descanso ya habían terminado y el alivio la atravesó. —Voy a estar aquí. encendiendo colores brillantes en sus ojos. —De acuerdo. Jenn. Ella olvido los cuerpos a su derecha y la esencia de la pintura evaporada. casi estamos fuera de tiempo. la cinta que marcaba el punto en el oscuro piso de madera. Sus ojos se levantaron hacia Jennifer. Jennifer retorció sus manos mientras caminó de regreso al escenario. No fue suficiente. ellos encontraron donde sentarse con entusiasmo en el auditorio. —Entonces ella se obligo a si misma a comenzar a caminar hacia su marca.

como un arcoíris movido por la brisa. el porta papeles debajo de su brazo—. Ella cerró sus ojos.* Los colores en sus ojos cambiaron. —Chip extendió ambas manos mientras rápidamente se dirigía hacia la parte frontal del escenario. Su rostro se ensombreció con algo que no había visto desde que eran mucho más jóvenes. inmediatamente hubo acusaciones y dedos señalando mientras el grupo trató de averiguar cuáles padres se quejaron. poco me importa que me hallen en este sitio. ansiosa por saborear la dulzura de él de nuevo.manos. Ambos se movieron hacia atrás. y con tal que me ames. que ellos te vieran aquí. Jennifer esperaba que John soltara sus manos. por cuanto hay. Chip se encaramó en el borde del escenario. John hizo lo mismo. Vale más que mi vida sea víctima de su odio que el que se retarde la muerte sin tu amor.* Ella tomó una respiración y dijo—No quisiera. Dulcifica sólo tu mirada y estoy a prueba de su encono. ella cruzó sus brazos sobre su pecho. Otra ronda de gemidos siguió. seguían unidos de las manos por el intercambio poético de palabras. mirándolo mientras él hablaba. — ¡Ay! Tus ojos son para mí más peligrosos que veinte espadas suyas. chicos. escondiendo sus manos vacías y mirándolo a él cruzar el escenario hacia Chip. quienes se sentían molestos por no llegar a ver el beso. sobre que los ensayos van demasiado tarde. Gentilmente. Cuando finalmente la soltó. El silencio los rodeaba. —Estamos fuera de tiempo. Pero he tenido algunas quejas de padres quien permanecen sin nombres. la atrajo hacia él y el aire estaba lleno con todas las cosas maravillosas y curiosas acerca de él. pasado y presente. Chip ordeno encender las luces sobre los gemidos y quejas que ladró el elenco. chicos —La gran voz de Chip cortó el suave silencio. que me sustrae de su vista. cuando un día ella decidió jugar con una chica nueva en el vecindario por encima de él. —Lo siento. Los ojos de Jennifer se abrieron. —En mi favor esta el manto de la noche. Su cabeza inclinada. CAPÍTULO 6 . Ella humedeció sus labios.

No había manera de salir de esto. La enorme camioneta roja de Alex yacía parada en la carretera y sus luces de aparcamiento eran como dos tenues brasas de pecado. aún cuando sabía muy bien cómo aparcar su auto. su musculosa forma caminaba casualmente. en el auto. Jennifer de verdad no tenía ni idea de qué esperar. No se podía quedar en el auto toda la noche. en la grama a la hora del almuerzo.” Jennifer asintió mordiéndose el labio. Está bien.” le dijo a él. Ella había visto chicos en la escuela. Pronto su mamá saldría sospechosa de cualquier auto que ella no reconociera y la camioneta roja de Alex Jesperson no pasaba con mucha frecuencia por el vecindario. “Claro. ¿En dónde Alex pensaba darle las lecciones de cómo besar? Ella se tomó su tiempo para aparcarse en la orilla de la calle. Ella tiró su mochila en una silla en la sala de estar. Su ruidosa camioneta de bomberos con su motor de diesel daba resoplidos detrás de su VW amarillo brilloso. Verdaderamente. preparándose para ser tacleada. La casa estaba cálida y olía a ajo y salsa italiana. no había pensado bien las cosas. Lo incómodo que fue ese momento. Ahora Alex la estaba siguiendo a la casa.” Alex se encogió de hombros y sonrió. Sus padres se besaban en cualquier lugar. Ella tragó en seco. en restaurantes.” Luego miró hacia su casa por encima del hombro. “¿Mamá?” . ¿Cómo le explicaría a sus padres la camioneta roja aparcada al frente y sus ventanas que podrían ponerse empañadas? Se bajó del auto aferrando su mochila contra su pecho como un escudo. Ambos se detuvieron frente a frente bajo el penetrante aire frío de la noche primaveral. sería considerado por ella como lo más memorable. Alex ya se había bajado e iba a mitad de camino. solo había besado aquella vez en el escenario. “Nada más deja llevar mis cosas adentro. Se veían varias luces encendidas a través de las ventanas. en el mall. pero el calor no alivió el frío que le causaba el mentir. Retocó con polvo compacto su nariz y barbilla. como un rugiente dragón tras un bebé patito. Jennifer pensó que ella se debía ver como una nerda jugadora de segunda. “Eh. los próximos minutos. miró sus asustados ojos en el espejo del polvo compacto y luego miró por el espejo retrovisor. con confianza. “¿Qué tal si nos metemos en mi camioneta? Está cálido. en el pasillo. o el tiempo que haya durado.

” El saludo le hizo sentir más cálida y una súbita tristeza la embargó. Regresaré. “El mismo. “¿De quién es la camioneta?” Jennifer se detuvo. Ella se detuvo al ver a Jennifer y sus labios manchados de rojo se abrieron en una sonrisa. Es que no quería preocuparlos cuando vieran la camioneta roja y pues no supieran de quién es. ella se recordó a sí misma. Sus mejillas estaban protuberantes por la comida. “Nop. “Está frío. Eh. La pequeña Amber intentaba agarrar la botella con sus manitas grasientas. Era solo un beso. y lo estaba haciendo por una razón. y la dio un apretón. “Alex Jesperson. dejaron de masticar y la miraron. intentando sonar casual.“Aquí” Jennifer siguió el sonido de la voz de su mamá y encontró a su familia alrededor de la mesa de la cocina y en el centro de ella habían dos humeantes pizzas mitad devoradas.” Ella se dio la vuelta. “¿Camioneta?” “¿Vamos?” “Sí. “¡Jefer!” “Hola. esperando que eso hiciera que la tristeza en su interior se fuera. Su hermano Parker agarraba una posesivamente con un brazo y con el otro se llevaba a la boca un triángulo de pizza con pepperoni. Su estómago estaba revuelto y no quería tener aliento a ajo.” “Lo sé. “De Alex Jesperson. “Tengo que estudiar.” Ella se detuvo. como si estuviera a punto de entregar algo de su inocencia. “Vamos a estudiar afuera. al frente. para ser capaz de presentar en el escenario un beso creíble. . Dos botellas de dos litros de cerveza de raíz estaban casi vacíos.” Ambos. “¿Vas a comer?” Le preguntó su papá. Ella tomó el rostro de Amber. al patio trasero y los árboles que se mecían. El gruñó.” “¿Con este clima?” Su madre estiró el cuello para mirar afuera por la ventana.” “¿Tú lo conoces?” Ella preguntó. Vamos a estar en la camioneta.” Sus padres intercambiaron una mirada de sorpresa. grasiento por la pizza.” Rápidamente Jennifer retrocedió hasta la puerta. el jugador de fútbol Alex Jesperson?” Preguntó su mamá. su papá y su mamá. Su papá tragó.

Ahora yacía sobre su estómago a lo largo del asiento y su cabeza estaba sobre el regazo de él. “Sí. Jennifer cerró la puerta delantera y desde el balcón observó a la lustrosa camioneta. pero sus pies resbalaron.” Jennifer trepó y se metió en la cabina. Jennifer soltó una risa nerviosa.Jennifer se encogió de hombros. satisfecho con la explicación. ¿Por qué ella se sentía como si estuviera parada en frente de las enormes y abiertas mandíbulas de un tiburón? Sonriendo. “Es bueno que puedas ayudarlo. “Tienes que ser un escalador de montañas para poder meterte en esta cosa.” Con el corazón tembloroso. “Adelante.” “Vaya.” Pero su mamá no estaba convencida. Ahora que ella estaba afuera. “Muchos jugadores de fútbol no pueden ni leer. sus dedos agarraron fuertemente los brazos de ella y la atrajo hacia él. Alex se inclinó sobre el largo asiento de al frente y abrió la puerta para ella. El escepticismo le atravesaba el rostro. Miró hacia la casa de John y luego hacia la calle. De las bocinas brotaba un rock pesado. La calefacción botaba chorros de aire caliente en su cara y ella se sentía como si estuviera en un comercial de autos con un perpetuo viento soplando contra su pelo. era algo que él siempre hacía. Estirando los brazos. Su rostro y todas sus familiares expresiones corrieron por su mente. Jennifer aclaró su garganta y presionó su rígida columna vertebral contra el espaldar del asiento. Mientras se acercaba hacia lo desconocido. Como no vio el auto de él aparcado en la orilla.” Su papá volvió a comer. Ella lo miró. A ella le gustaba bastante esa banda. Lo voy a conocer mucho mejor en unos cuántos minutos. Desde el interior de la cabina. el frío le atacó y comenzó a caminar hacia la camioneta. Alex la saludó amigablemente con la mano y luego su dedo se curveó. quizá se había quedado después del ensayo para ayudar a Chip. haciéndole señas para que se acercara. entra. La sola idea le hizo nudos en el estómago. pero . Dulces pensamientos sobre John la inundaron. “Bueno…” La fuerte pausa de su madre fue interrumpida por los quejidos de Amber para que le dieran otro litro de soda. Él sonrió de oreja a oreja.” Alex rió. Y luego la ayudó a sentarse. Él necesita ayuda con la clase de Inglés. él dio golpecitos al asiento. se preguntó en dónde él estaba. todo su cuerpo ansió la tranquilidad de estar con él.

” Ella respondió. Besables. Sin duda él ha hecho esto cientos.” Le dijo.” . ya sabes.” Sus ojos volvieron a la boca de ella. Alex se veía increíblemente cómodo y tranquilo. su mirada se volvió más afilada. “¿Qué hace que unos labios sean buenos?” Pareció aturdido por un momento. Por un largo rato ellos se quedaron mirando el uno al otro. pero las palabras apenas se oyeron. Todo está bien. “Así está mejor.” “O-okey. Amplios. “Tienes unos labios hermosos.no creía que esa canción fuera particularmente romántica. para ponerme caliente?” Su respiración se aceleró. Sus ojos claros brillaban. “¿O es que estas fingiendo estar asustada. El sonrió. Nope.” Él tiró de ella más cerca de él. Él era el león y ella el gato. tan cerca que podía ver la pelusa rubia de cabello que recorría su barbilla como si fuera arena. “Sólo relájate.” “¿De verdad?” Asintiendo. millones de veces. Ella nunca había notado cuán gruesos y anchos eran sus labios. claro. Ella se encogió contra la puerta. “No te asustes. Jenn. sus dedos le acariciaban el hombro. Lo siento. “Buenos labios. había todo un mundo de diferencias entre ellos. Finalmente Alex se movió estirando su largo y fornido brazo hacia ella. “Eh. mirándola.” Sus ojos se oscurecieron. “Uh. estirando su largo brazo sobre el espaldar del asiento. “¿Quieres cerrar la puerta?” Preguntó Alex. “Okey.” Ella vio su boca descender hacia la suya y luego dijo. no. Él tomó su barbilla entre sus dedos y levantó su boca. pensó ella con un poco de enfado.” Repitió. Aunque eran la misma especie. “Flexibles. En ese instante se dio cuenta de en dónde estaba y exactamente qué estaba a punto de pasar. “Estás demasiado tensa. mientras la envolvía con su brazo.” Su carnuda palma se enroscó alrededor del bíceps de ella y la jaló.” él dijo. “Suéltate.” Ella la cerró de un portazo y al cerrarla se sintió encerrada en una caja. “Sexy. Ella vio la cara de él. esto es real. que ahora estaban formando otra sonrisa perezosa. y se puso más rígida. Lo próximo que ella supo fue que se deslizó por el asiento hasta estar acurrucada contra él. bueno-no lo sé.

Ella sudaba.” ella comenzó casualmente mientras se pasaba un mechón de cabello detrás de la oreja. mirándola. pero ¿dientes? Extrañamente. Un pequeño chillido nació en la parte de atrás de su garganta. Sus caras estaban tan cerca que él era una mancha borrosa. con la luz reflejada de sus pestañas danzándole en las mejillas. Suspiró y asintió mientras se sentaba derecho. ¿No había más besos que éste? ¿Ninguna técnica ni nada? “Entonces. Esa mirada de párpados caídos significaba que iría a por más.” él susurró. sacudió su cabeza. “Pon tus manos alrededor de mi cuello. Se levantó. Al principio ella retrocedió hasta que su cuello chocó con el brazo de él. pero resbaladizos. “¿Estás bien?” Ella inspiró hondo en busca de aire y asintió. Los suyos estaban cerrados. pero la boca de él siguió la suya. Pero entonces. “Lo estás haciendo bien para mí. el duro esmalte de los dientes contra la suavidad de los labios envió una tensión vibrante a través de ella. llenándola de llamas. A mitad de camino. Él apenas asintió antes de inclinarse hacia ella. ¿qué es lo que esperaba? ¿Encontrarlo con los ojos abiertos? El peso de su cuerpo-de-jugador-de-fútbol aplastándola hizo sentir a sus pulmones como dos pelotas aplastadas. moviéndose sobre su boca.” Luego su boca estaba caliente sobre la de ella otra vez. ¿sobre hacerlo?” Los ojos de Alex se abrieron. La parte firme de su pecho la pegaba a ella contra el asiento. sí. pero se lo tragó. “Oh. No suaves como los de John. “¿Lo estoy haciendo bien?” Le preguntó. Pero sus labios se habían adherido a los de ella. por lo que ella presionó sus manos contra los hombros de él. Sus brazos se movieron sobre los de ella. “¿Hay algo que deba saber? Quiero decir. Ella dio un respingo. siendo lentamente comprimidas. Los labios de él eran cálidos y húmedos. Extendiendo su brazo otra vez detrás de ella. Ella se preguntó si él volvería a besarla. tironeando y mordiendo. Lo hizo. “Uh. Jennifer se enderezó y decidió que la posición de acostados no era para ella. Raro. Y no estaba segura de que estuviera aprendiendo nada. Él se quedó quieto. Había oído hablar de lenguas. Se tomó sólo un momento para mirarla directamente a los ojos antes de bajarlos a sus labios con otra mirada ansiosa.Esta vez él buscó sus labios. Jennifer abrió los ojos. disparándole calor enseguida. tú sabes. pasando sus manos por su cara. El calentador se había convertido en un infierno. buscando aire. Ella volvió la cabeza. ¿podemos tomarnos un pequeño descanso?” Él se congeló. y le inclinó la espalda por lo que estaban recostados en el asiento. al menos no en este momento.” . dejando caer todo su peso sobre ella. con este chico en particular.

ella pensó miserablemente. pero no demasiado mojados. El motor estruendoso de John se seguía oyendo desde afuera. Y abiertos. porque dijo. estaba claro que él lo estaba disfrutando. La colonia de Alex olía a almizcle. La alarma resonó en su cabeza. La boca de Alex se movía como la de un pez. Besar a Alex no era tan disfrutable como era besar a John. Se figuró que notó su desaliento. mirando su boca como si fuera algo comestible y estuviera listo para un bocadillo. “¿Ver qué? Toda la acción está justo aquí. La gentil presión que él ejercía contra su cuerpo sólo aumentaba a medida que los minutos pasaban. Alex la hacía sentir. y llenaba sus fosas nasales con una esencia que casi la mareaba. y ella no estaba segura de que se suponía que debía hacer en respuesta a eso. “Okey. Mantén tus labios húmedos. Abrir-¿Cerrar? ¿Mantener cerrada? Cuando él gemía cada nervio de ella se estremecía de gratificación.. Ella no estaba lista para compartir nada más de sí misma con Alex y se retorció lejos de él. lanzando una rápida mirada a las ventanillas que estaban tan empañadas que pesadas gotas caían de ellas. Ella se obligó a relajarse junto a él. Nadie besa con los labios cerrados salvo en las blanco y negro.” Él se veía bastante confundido.” Entonces é se calló.Pero no sé lo que estoy haciendo. esto podría ser aprendido. Entre toda la euforia. como con todo lo demás.. Seguramente. “Te preocupas demasiado. como si él estuviera forzado por un poder que no pudiera resistir. pero los de él prácticamente babeaban. Jennifer lo escuchó pasar en punto muerto por un momento antes de que acelerara un instante y luego muriera lentamente. abriéndose y cerrándose. Los músculos de sus brazos se tensaron. Cuando las manos de Alex comenzaron a moverse. enroscados alrededor del hombro de ella y la acercó para más. “ “¿Blanco y negro?” “Sí. Cada vez que la empujaba hacia atrás el aire estaba húmedo y ella sentía que necesitaba una servilleta o a lo sumo su manga. Le daba a ella una sensación de poder femenino que nunca antes había sentido.” Le dijo con una sonrisa divertida. Le dijo que mantuviera sus labios abiertos. sus ojos se abrieron de par en par. Bajó la cabeza y la besó de nuevo. mira.” “No puedo ver. Aún así. A ella le agradaba saber eso.triunfante. por la manera en que se movía. “¿Qué? El graznó. oyó el familiar sonido del motor de John de afuera. las películas viejas.” .

Gracias. como si él también estuviera alegre por ella. Alex parecía hechizado. Jennifer delicadamente presionó sus labios sobre los de él en un simple beso que lo dejó atontado. Más jóvenes. los niños más fáciles de impresionar. capturado. la boca fruncida y a la espera. Brillantes. cada niño en el . Jhon empujó las puertas dobles. “Wow. volvió a sentarse.Ella se sentó tan cerca de la puerta como pudo. ¿crees que puedo hacerlo?” “Oh.” Ella cerró la puerta con una sonrisa de secretos descubiertos.Si te hubieran cronometrado. Vuelve aquí. parecía estar aplaudiéndola. Con el poder del momento en sus manos. con los ojos cerrados. como los ojos de Alex. El brillo en sus ojos era tan obvio como un letrero de neón afuera de un club de strippers. Nos vemos Jenn. CAPÍTULO 7 -Hey tío. Él estaba allí. él sonrió. Finalmente. tendrías como marca la mitad de tu récord. estirado en el asiento. ¿qué pasa contigo? – Jhon y Justin se dirigían a las taquillas tras un sudoroso sprint alrededor de la pista . se mantenían respetuosamente detrás de él en la marcha del campo. “Entonces. suspirando fuertemente. que balanceaba perezosamente las ramas de los árboles. claro que puedes. “Alex. Luego se volvió. Cruzando el césped sus pisadas crujieron bajo las hojas caídas. Ella suspiró felizmente ante lo que había hecho. y ahora él se desaceleraba con precaución. Como capitán del equipo de atletismo. vanidoso. ella decidió intentar nuevas habilidades y se movió más cerca de él como si fuera una pequeña niña acercando su cara a una seductora flor que quería oler pero en la cual temía ver una abeja. Su mirada vagó perezosamente de estrella en estrella hasta que cayó en el brillo de la ventana de la habitación de John.” Inclinándose hacia ella. sus hombros se contrajeron. Él quería besarla de nuevo. inspirando hondo el aire denso que había. Se detuvo. Levantó la vista hacia el cielo negro y se quedó contemplando las estrellas brillantes. y la habitación quedó a oscuras. tomándose una última oportunidad de mirarlo. Cuando notó que ella finalmente lo había visto. El viento.” Luego abrió la puerta y salió.

. Se rieron y hablaron de Jennifer.No quería hablar con nadie. cuando John Michaels caminó a través de la sala la multitud se apartó. todo el mundo se daba cuenta. Jhon tiró de su camiseta empapada de sudor. caminando a su taquilla. ni siquiera con uno de sus amigos. ¿qué pasa? – insistió Justin. ¿dónde deberíamos almorzar hoy? . -Nada. John se limpió el sudor de su cara con la camiseta. ganando el título PVHS. Darle mi número . . Los chicos más jóvenes que ya estaban en los vestuarios se tranquilizaron.dijo alguien. cuando Jhon estaba enojado.Justin abrió su taquilla. sacándola sobre su cabeza y la hizo una bola entre los dos puños apretados. Debido a su estatus social. La conmoción de la entrada en los vestuarios tenía a todos los niños a prestando atención a Alex Jesperson. Por el contrario. -Obtuviste mejores resultados que un astronauta. algo que ningún otro capitán de equipo había logrado en la escuela. acerca de lo que había presenciado la noche anterior. La mayoría fingían que no escuchaban. desnudándolos con la mirada. -Colega. que venía seguido por media docena de jugadores de fútbol con los que había compartido el campo durante la PE. -Vuelve a la realidad. Los ojos de Jhon paseaban sobre ellos.programa physed de Pleasant View High School sabe que John obtuvo un título con el que reinó junto con el capitán de fútbol y el de baloncesto. tres puertas más abajo de la de Jhon. amigo. Sus marcas habían llevado al equipo de atletismo a los concursos nacionales durante tres años consecutivos. aunque fingiera una sonrisa. cerebro de grasa – le dijo otro. – uno de los chicos dio una palmada en la musculosa espalda de Alex – Fuiste a donde ningún hombre ha ido antes. -Así que. Los despistados se levantaban y lo miraban. Justin hizo lo mismo. Los otros jugadores se rieron e hicieron una serie de llamadas de gato. -Voy a enseñarle a Jennifer cómo se besa. Alex levantó los brazos fornidos hacia arriba en un gesto de victoria.

los chicos se dirigieron a las duchas. -Yo que pensaba que a Amanda la querías Alex inclinó la cabeza hacia atrás bajo el agua y luego sacudió el pelo como un perro.Alex sacudió la cabeza -Ella es mía. . -Eso todavía me saca de quicio. ¿Jenn nunca había sido besada? En su interior se sacudió con decepción. tratando de ponerse al tanto de la conversación. Las toallas fueron arrojadas a los ganchos de fuera. Ella es territorio virgen. .El jabón le llego a Jhon Alex levantó su brazo derecho y se frotó la axila. Con las toallas blancas alrededor de sus cinturas. La mandíbula de Jhon estaba en tensión.Esa chica tiene unos labios horribles para un primerizo. Los dos se miraron entre sí y asintieron con la cabeza antes de meter la cabeza bajo chorros de agua caliente. John robó la ducha junto a Alex. sin dejar de reír y hablar.Un hombre sacudió su cabeza sudorosa. pero fingió una sonrisa. – los chicos se reunieron -¿Y? . -¿Entonces ahora vas a por Jennifer? . -Tú tienes a Amanda -Querrás decir que ha tenido a Amanda. -Sí. Me gusta eso. Alex la había besado.Alex lanzó una toalla sobre su hombro. y los chicos entraron en la ducha. lo digo en serio. tíos.. El vapor empañó la parte abierta de la habitación. -¿Quién habría adivinado que la diva nunca había sido besada? Los músculos del estómago de Jhon estaban apretados. Se paseaba por las taquillas. pero esta noticia le sorprendió. No. se puede decir así Jugar con Alex era más difícil que jugar con Romeo.

¿sabes? -No mientas.Alex se rió.-Oye. Los abrieron el estrecho círculo para ella y Jennifer se deslizó con una sonrisa. Jennifer tenía sólo cinco minutos para llegar a Inglés. . los muchachos lo siguieron. y él ni siquiera estaba seguro de si alguna parte de ella aún vivía en el interior de esta Jennifer. ignorando el corto tiempo entre campanas. Rachel se volvió. Tenía que encontrar a Rachel. -No por mucho tiempo.. gracias a Dios. Y puedo hacer que se caliente otra vez. Hasta la escuela secundaria. No importaba. Tal vez fue simplemente su imaginación. frotándose el pecho con ambas manos resbaladizas. Él pensó que superó su límite ayer por la noche cuando vio las ventanas de la camioneta roja de Alex con la densa niebla de la lujuria. dijo Todd antes de salir. Algo dentro de él despreciaba Alex por haberle hecho algo así a Jennifer. Pero eso era otra niña. -Ya le verás más tarde. . -Hola. Corrió entre los estudiantes. Y lamento. Él casi había atravesado una de ellas con su puño.Estaba rodeada de chicos. Ella fue recibida con respeto. un par de "Hey". La ira burbujeaba como un volcán a punto de estallar en el interior de Jhon.Uno de los amigos de Alex estaba en la ducha de al lado – No llegaste hasta el final. pero todo parecía como si fueran felices para ella. Giró la llave del agua y se frotó las manos duras por la cara. Entonces él tomó su toalla. volcó su pelo oscuro por encima del hombro y comenzó a caminar hacia su próxima clase con Jennifer. Tenía la cabeza echada hacia atrás en una risa y su oscuro cabello gobernante caía drásticamente por la espalda. tío. incluyendo el tipo de chicos que le gustaba. Ella sigue siendo virgen. de los cuales ninguno era Alex. vió a Raquel en la sala llena de gente. ¿Qué pasó en ese camión. Besarla en el escenario no contaba. Cuando él se encogió de hombros.Ella estaba caliente para mí. Jhon sabía todo acerca de Jennifer. Rache -. y una palmadita en el brazo. . cuantos más mejor. Como si acabara de ganar la lotería. había Jennifer estado de acuerdo? la idea revolvió el estómago de Jhon con decepción.

puso una mano sobre el hombro de Jennifer.Jennifer miró a su alrededor antes de inclinarse hacia Rachel. Nunca has dicho una palabra sobre Alex. -Fue genial. . – Comenzó Jennifer. -me dijo que estaba bien.Rachel se detuvo. Alex es muy sexy. ¿verdad? Jennifer asintió con la cabeza. Él es un poco lindo. -Me gusta Alex. -Me pregunto si Alex me llamará. . solo lo besaste. a la espera.Él me dijo que estaba . Los recuerdos de la noche anterior de emitían una bruma de ensueño en su cerebro. – No pasó nada grave a noche. cariño. -Porque no nos habíamos besado antes -Eso está fatal. ¿cierto? -Sí… Rachel se relajó -Bien. con la cara apretada a Jennifer.-Así que -dijo-. . La campana chilló en sus oídos. pero Rachel lo ignoró. -Así que estás bien con todo. -Sí. -Espera un minuto.Rachel tiró a Jennifer a un rincón de la sala. . ¿no? Es decir. bajando la voz. -Whoa. Por un instante me había preocupado. -¿Por qué? -Parecía que te gustaba Alex. -Así que. -Pero no de esa manera. Camino equivocado.

"¿Tu y Alex alguna vez. como si así pudiera volver todo atrás. Miró su reloj. Él. Hasta ahora. Demasiado decepcionada para decir algo más. ¿Qué esperaba? Fue una lección de tutoría. Los he visto juntos". eran quince lentos minutos. sólo que nunca la había afectado directamente por lo que no había pensado mucho en ello. “Tienes razón.?". Encogió los hombros a modo de disculpa a la Sra. en el hall vacío. Ahora se sentía estúpida. nada más.-¿Por qué no de esa manera? Quiero decir. . las manos arriba. "Hacerlo fuera es un deporte para la mayoría de los chicos. "Hace mucho tiempo.. preguntó. en medio de una discusión sobre Orgullo y Prejuicio. Tingey y se acercó a su mesa en el lado opuesto del aula. igualmente. Pero estaba herida en su interior. se había sentado y discutido en torno a este tema antes. El corazón de Jennifer se apretó. Pensaba que lo que pasó entre ella y Alex era importante. Tingey. Estaba de pie en la parte delantera del salón. dentro del pecho de Jennifer. tenía una animada discusión. nos besamos anoche." Cualquier sensación persistente en Jennifer de energía y euforia que hubiera tenido desde la noche anterior fue aplastada bajo el peso verdadero de las palabras de Rachel. Besar era íntimo. Besar debe ser especial. Fue… "Jenn". Sanderson ya odia mis entrañas. Estaba atrasada quince minutos. Ahora voy a tener que hablar con el de otra llegada tarde. la voz alta.. Rachel levanto los hombros y la miró a los ojos. "Fue solo FWB( Amigos con beneficios). tuvo que pasar directamente en frente de John. Por una vez no quería corregir las manecillas de su reloj. lección de tutoría o no. nos vemos después de clase. ••• No se podía entrar desapercibido en una clase como la de la Sra. " Rachel medio corrió hacia la otra dirección. nada más. El vacío estaba en todas partes. Rachel estaba en lo cierto. esta saliendo con Amanda Flandes". No fue nada. Por supuesto. con el pelo oscuro volando detrás de ella. Oye. nada más. Rachel acomodo su pelo de nuevo y comenzó a irse a clase. sólo por el gusto de hacerlo. se cubrió la desilusión con una sonrisa falsa. Jennifer se deslizó dentro. Como de costumbre. Una sonrisa en su rostro.

"Pero no nos detengamos en detalles. Tingey no ponía tarde a menos que fueras obviamente un idiota que no hacia ningún esfuerzo para llegar a tiempo. y me parece que." La clase estalló en risas. "Creo que es interesante que Lydia este tan ansiosa de experimentar la vida que este dispuesta a huir con alguien de mala vida todo porque tiene un título y grandes bíceps". sus hermanas." Jennifer escondió su pelo detrás de las orejas y cruzó de nuevo las piernas. Miss Tingey agregó. "Su nombre es Lydia. Jennifer buscó en su mochila su copia del libro. ¿Alguien? " Un chico en la primera fila se desplomó hacia delante en su escritorio. Tenía los ojos en la Sra. Saco un bolígrafo y se lo puso entre los dientes. ligeramente vuelto hacia ella. "Bien. pero se preguntó por qué encontrase con su mirada era difícil. Normalmente. "Yo no conecte con él en absoluto. Una risita recorrió el aula." "Oh.La Sra. volvió a mirar a Ms. "excelente observación." se burló Jessica detrás de él. trabados en los de ella desde el otro lado de la habitación. pero el vapor del edificio la succiono en una respiración rápida. se dijo. Con un parpadeo. hasta que John habló. obviamente.Tingey. sus amigas queden bajo la sombra por que se sentía como que tenía que hacerse un nombre por sí misma. "Creo que es muy triste que su familia. pero vio a John por el rabillo del ojo. Pero el agradable estremecimiento que su mirada causo dentro de su estómago se mantuvo. "He terminado el resto del libro. Lydia pensó que tendría ." dijo John con un dejo de sarcasmo. se hizo un nombre por sí misma. Tingey. cruzando remilgadamente las piernas antes de sonreír a los pocos rostros esperando por ella. "Vamos a conectar el capítulo que acabamos de leer con nuestras vidas." -Bueno. -Sí-promiscua". golpeando la sala silenciosa.la sangre de Jennifer hervía a fuego lento. Freddy se echó a reír. Hoy eran tormentosos. dio por casualidad una mirada a John. sus ojos de ópalo bailaban con alegría y confianza. Para demostrarlo. No tengo nada de qué avergonzarme." “¿No es el capítulo donde Kitten se escapa y tiene sexo? "Freddy se recostó y se estiro. haciendo caso omiso.

" Agregó Freddy y los chicos se rieron antes de caer en el silencio de nuevo. vamos por un par de rounds más. espetó Jennifer. "Vamos a cambiar la discusión. "¿Por qué alguien que no tiene experiencia en algo confía en alguien que no sabe nada al respecto?" "Ese no era tu punto". "Bueno. dijo John. Darcy. "en este momento de la historia-lo siento Sra. tienes razón-respondió Jennifer bruscamente. continuó John como si Freddy no hubiera dicho nada. pero son". también. entonces no sería un problema. en realidad. espera. Estaba haciendo lo que tenía que hacer." "Oh." dijo John en primer lugar. " "Hubiera sido mejor ser guiada por la cabeza. el Sr. Bien. En este punto. "Se aman el uno al otro. Vamos a entrar en relación de Elizabeth y el Sr." demasiado orgullosos para admitirlo. "No tenía que hacerlo." . Lydia estaba siendo dirigida por su corazón. Tingey. " "Si el señor Darcy no hubiera actuado de manera egoísta al principio de la historia". Darcy ya le pidió que se casara con él. " "Esas son patrañas. levantó los dedos e hizo la señal de comillas. "Lydia estaba siendo egoísta". "tratándola como si fuera un padrastro en el dedo. " "Está bien." "¿Al igual que los chicos siempre piensan con la cabeza?" "Sé que no lo hago. Es Elizabeth quien tiene la cuestión del orgullo. disparó Jennifer. pero he terminado el libro. "Avergonzó a su familia y a sus amigos" "Sus amigos no tenían derecho a estar avergonzados.una relación. " Jessica levantó la mano y la señorita Tingey parecía notablemente relajada de que la niña estaba contribuyendo. "Tu punto era que crees que es malo para cualquier chica ir con alguien que no es socialmente aceptable. " Esto enfureció a Jennifer ya que John parecía listo para luchar. Quería hacerlo. El tipo es el que la usó." Miss Tingey dijo frotándose las manos. " "Ese es exactamente mi punto".

"Pensé que habías dicho que terminaste el libro", disparó John en respuesta. "El Sr. Darcy termina salvando la reputación de su familia." "Ya lo sé. Pero gracias por echar a perder el final para todos los que no lo han terminado. " "Está bien." Esta vez Miss Tingey fue más firme. "Creo que todos estamos de acuerdo en que el Sr. Darcy resulta ser el clásico héroe literario romántico." Jennifer rodó los ojos. "¿Por qué siempre los chicos de estos libros salen como héroes?" Las chicas estuvieron de acuerdo, pero los chicos comenzaron a burlarse. "En el tiempo de Jane Austin", comenzó John, su voz lo suficientemente fuerte para acallar las burlas ", mostrar una mujer fuerte como personaje principal era progresista." Miró directo a la Sra. Tingey con ese aire de fresca confianza que causó que todos los demás estuvieran devotamente de acuerdo. Luego se enfrentó a la clase. "Pero todos sabemos que chicas buscar cuando los chicos salvan el día." La mano de John golpeo contra la de Freddy en aprobación. Los chicos rieron conformes. La mayoría de las chicas se sonrojó y sonrió al comentario, sabiendo que era lo que John había dicho. Salvo Jennifer. Ella lo miró y murmuró: "Alguien tiene un complejo de Superman".

CAPÍTULO 8 Chip y Principal Ackerman pensaron que era una buena idea si el elenco tenía un competencia. Quien vendiera mas boletos para la obra conseguiría un día de escuela con ausencia justificada. En su casillero, Jennifer cambió de libros para las clases. Notó un trastorno bajando por el pasillo junto al casillero de John. Era una broma que siquiera tuvieran esta competencia. Cada uno sabía que John ganaría. Cerró la puerta de un golpe y empezó a caminar hacia la burbuja que lo rodeaba. Había sido tan estúpido en en la clase de Tingey; ella sólo deseaba hacerlo parecer como un idiota rente a este culto de lemmings1. Su sonrisa eléctrica se emitía a través de los cuerpos contoneándose en la multitud. Su corazón dio un vuelco ya sea si ella lo quisiera o no. Su cabello oscuro estaba despeinado y desordenado, como si acabara de salir del viento, y sus ojos eran como llamas ardientes contra el blanco de la remera que usaba.

—No me diste tu nombre — dijo, inclinándose hacia abajo para poder hablarle a una chica menuda en el grupo. Escribió algo en su libro de boletos, sonrió esa sonrisa brillante suya, y le tendió a la chica un boleto—. Toma. Gracias, Gretchen. Nos vemos en el espectáculo. Gretchen y sus amigas salieron de la mutitud, brillando como si hubieran conseguido los autógrafos de Johnny Depp. —¿Cuántos quieres, Chris? — John le dio unas palmadas a un chico que todo el mundo llamaba “Runt”2 . Runt era de mas de seis pies pero no jugaba baloncesto porque era desgarbado y tan falto de coordinación como una jirafa drogada. Su rostro parecía cmo si hubiera sido atrapado en una wafflera. Nadie sabía cómo Chris Sorenson había conseguido las cicatrices, pero las espantosas marcas lo dejaron con unos cuantos amigos. Mucho antes de que John se convirtiera en John, era amable con Runt. Jennifer recordó ver a Chris en la casa de los Michaels. John y Runt se la pasaban en el patio trasero mientras John cortaba el cesped, los dos reflexionando (mulling) sobre el carnaval anual de los Días de la Fresa3 cada junio. Y cuando iban a los bailes, siempre se aseguraba que Runt siempre se aseguraba que Runt no se quedara apoyado contra una pared oscura en alguna parte. La impresionó a Jennifer que, incluso ahora, cuando todo lo hermoso y socialmente aceptable estaba disponible para John, tuviera tiempo para Runt. —Si necesitas un aventón esa noche, déjamelo saber — John arrancó un boleto y se lo dio a Runt. Runt asintió y siguió su camino. —¿Es cierto que besas a Julieta en la obra? — preguntó una chica. John alzó la vista de estar escribiendo otro recibo y le hizo un rápido guiño. —Lo es. La chica miró a sus amigas con una sonrisa brillante. —¿Cuántas veces? — preguntó ella. Las mejillas de John se ruborizaron. Jennifer sintió las suyas hacer lo mismo. — Supongo que tendrás que venir y verlo por tu misma. —Oh, ahí estaré — La chica le entregó a John su dinero. John lo tomó y robó otra mirada rápida por el pasillo donde Runt se había ido. —Soy Kimmy — dijo la chica. Sus amigas recitaron sus nombres. John le dio a cada una un gesto de reconocimiento. —Vendrán a la obra, ¿verdad?

Por supuesto que lo harían. Jennifer dejó escapar un suspiro. Su talonario de boletos estaba dentro de su bolsillo. Nunca los vendería todos. Después que las chicas se fueron, John pareció verla. No sonrió, mas bien envió otra mirada cortante como las que le había enviado en la clase de la Srta. Tingey. Quiso decir algo fantástico, algo que derribara una mueca. Pero no pudo encontrar nada en su corazón, latiendo tan rápido ahora que él la había sujetado con su mirada de ópalo. —John — El Sr. Daniels, el maestro de civilización occidental, estaba dirigiéndose hacia él y John finalmente apartó la vista. John sonrió y le extendió una mano. —Hola, Sr. Daniels. ¿Qué puedo hacer por usted?—Podría usar tu ayuda durante un minuto en mi salon de clases — El profesor ligeramente encorvado se dio la vuelta y empezó a bajar por el pasillo del mismo modo que había venido. John miró su reloj antes de irse tras él—. He escuchado que tienes boletos para la obra — El Sr. Daniels hurgó en su bolsillo delantero y sacó una billetera de cuero marrón. —Claro que si, señor. —Dame seis. Traeré a la familia. —¿Tiene cuatro hijos? Wow — John escribió en su libro de boletos y siguió al Sr. Daniels. Jennifer fue a su siguiente clase. John estacionó en entrada y miró hacia la casa de los Vienvu. La insistente curiosidad todavía acosándolo. Su mente no podía dejar de transmitir imágenes de la camioneta roja, las ventanas empanadas, el fanfarroneo en el vestuario que había escuchado de Alex. ¿Sabía Jennifer que había sido material de cotilleos en la ducha? Ella odiaría eso. Miró su reloj. No había mucho tiempo antes que tuviera que estar de regreso en la escuela para el ensayo final. Tenía tiempo para cenar y eso era todo. Cualquier estudio tendría que ser metido presión entre escenas. Dentro de la casa, John olio albahaca, ajo y cebolla. Su madre había hecho su comida favorita—lasagne. Nunca la hacía a menos que hubiera invitados, el pan enorme que ella horneba lo hacía suficiente para dos familias. Fue directamente a la cocina y la encontró inquieta sobre un tazón grande lleno de colores verdes. —John. ¿Qué te pasó el día de hoy? Se dirigió al refrigerador. —¿Qué quieres decir?

John lo resolvió. —Ah — Devolvió el carton al refrigerador con un suspiro. La cabeza oscura de su papá se volteó. —Los Vienvu. —No estaba feliz sobre tener que llevar a Elise — advirtió su madre. sin saber si él lo llamaría para entrar y le gritaría debido a su olvido de la cita de Elise. pero sabía muy poco sobre inversiones de valores. pondría este descabellado juego de ajedrez de disculpas en jaque mate. John deseó que hubiera algo que pudiera hacer para ayudarlo. Nunca llevaba trabajo a casa a menos no no fueran bien las cosas en oficina. John esperó por un momento más. Eso significaba que su padre estaba en la oficina. —¿Esta noche? —Ahora mismo — Su madre alcanzó la sal y la pimiento. — ¿Lasagna? — Quiso cambiar de tema—.—Quiero decir que te olvidaste de la cita de la prueba de conducción de Elise. Una ola de culpabilidad lo ahogó. Un pequeño además fue todo lo que le concedió su papá antes de volver a su trabajo nuevamente. Los dos hombres eran mas como hermanos que vecinos. en ellos dos. Su papá estaba sentado sobre el escritorio. John pensó en Jennifer entonces. John dudó antes de aclarar su garganta. ¿Quién viene a cenar? — Sacó un carton de jugo de naranja y bebió. trabajando. Todo lo que sabía era que cuando el Mercado de valores subía y bajaba. Había algo en ser el primero en decir lo seinto. Él podía evitar un encuentro con su padre cara-a-cara. —¿Papá está en casa? Janice Michaels hizo un gesto hacia la sala. . ya lo había hecho antes. ahondando en un montón de papeleo. Los dientes de John rozaron su labio inferior. Se aventuró por el pasillo oscuro a la puerta abierta de la oficina y se asomó. para su beneficio. John miró su reloj. No importaba cuán cercanos hubieran estado. Alta tensión mantuvo a su padre pegado a su trabajo. También quería decr que su padre estaba bajo presión. ese era Randy Vienvu. A John le allegro que los Vienvu fueran a cenar. el estado de ánimo de su padre a menudo lo seguía. —Consigue un vaso. La mano de John se congeló sobre el asa del refrigerador. Si alguein podía conseguir sacar a su papá de la rutina de humor. ya no eran más tan cercanos. Pero eso era cobardía y su padre lo llamaría.

Él quiso cambiarlo. cuáles eran sus cosas favoritas. Ella señaló hacia un sobre rosado que yacía sobre el mostrador. se dirigió hacia arriba. Su estómago se apretó. llenas con expresiones de amor. Antes que ella pudiera preguntar nada más. La mayor parte de las chicas quería hablar con él: preguntarle si tenía novia. Casualmente. —Metió la carta en su bolsillo trasero. Elise. pero esto simplemente lo empujó sobre el borde. extendió su brazo para tomarlo. La caligrafía era diferente esta vez. Había estado recibiendo cartas de chicas ya hace un tiempo. Se encogió de hombros. —Estaba tan molesto —continuó Elise. . luego para probarle a todos los demás que podía. un cosa muy. Las llamadas telefónicas eran las peores. —Sólo amigos. —Su hermana. ••• —Recibiste otra carta —le dijo su madre cuando pasó por la cocina en su camino hacia arriba. si quería pasar el rato. No puedo creer que lo olvidaras. Otras eran invitaciones a llamarlas o a una cita. Las declinaba. Había visto la mirada cansada en el rostro de su padre anoche. con guantes para el horno en sus manos. —Definitivamente lo lograrás. Pasó a su lado y continuó hasta su cuarto. Algunas eran anónimas. y había contribuido a ese cansancio. hoy tendrás que hacerte un tiempo para llevarme a mi prueba de conducir. salió de su habitación y hacia el pasillo con una sonrisa que reconocía bien: venganza. pensó que así era hasta que llegó Alex. Ya estaba molesto cuando llegó a casa del trabajo. Papá tenía que hacerlo y está enfadado. Cómo chicas al azar conseguían su número telefónico. tan cerca que casi pisaba sus talones—. Creció aceptando lo que sea que se cruzara por su camino. ¿Usaba bóxers o calzoncillos? Un escalofriante estremecimiento bajó por su espalda. era un misterio que se imaginaba nunca conocería la respuesta. —¿Quiénes son esas personas que te escriben? —Janice fue hacia la estufa. Sabes cuán mal están las cosas en este momento. e incluso con cosas obscenas. primero para probarle a su padre que podía hacer cualquier cosa. —En tu urgencia por ser el próximo Zac Efron. dulce poesía. avergonzado de reconocer toda esa atención. muy extraña. Unos cuantos hechos hicieron que John se convirtiera en alguien desconfiado.

—Eres un cobarde —gritó Elise detrás de él. nunca seguía esa regla. ••• John se sentó al lado de Jennifer mientras la familia Vienvy y la familia Michael formaban una línea alrededor del mostrador de la cocina de los Michaels para servirse . su hermana menor. con más fuerza esta vez. Elise sonrió ampliamente. Desde luego. quisiera Jenn admitirlo o no. Ella nunca se atrevería a seguirlo dentro. Katie.John se dio la vuelta. Elise puso su rostro petulante cerca del suyo. Apenas se meció sobre sus talones. Elise entró en su cuarto unos meses atrás cuando la alarma de seguridad se encendió a las dos de la mañana. Ninguna luz brillaba desde detrás. Elise sostuvo a Katie sobre su regazo. se dio la vuelta y fue hacia su habitación. Las chicas se derretían cuando los chicos eran héroes. con un bate de béisbol en la mano. Miró hacia la ventana de Jennifer. manteniendo su temperamento a raya. la empujó. Así fácilmente podría empujarla. de pie en su puerta mientras él había ido sigilosamente a revisar la casa en busca de intrusos. El recuerdo ahora trajo una irónica sonrisa a su rostro y cruzó la habitación hacia la ventana. provocándolo con una sonrisa sarcástica. La habitación de John era su refugio en las estruendosas noches cuando sus padres estaban lejos. Pensó en como las había calmado. mirando a sus ojos sorprendido. Era verdad. era una regla en su casa que nadie era permitido en el espacio del otro a menos que fuera invitado. su largo cabello negro balanceó sobre sus hombros. La tentación era más de lo que podía resistir después de escuchar a Alex en el vestuario. Quería demasiado volver a empujarla. pegándose a John y Elise mientras los tres se escondían en su habitación. Antes de que hiciera algo de lo que se arrepentiría más tarde. pero sus ojos verdes llamearon. Los dedos de John se doblaron y desdoblaron. les había dicho que estaba seguro de que sólo era fallo en el sistema. Lo empujó de vuelta. Con una mano. Entró al santuario de su cuarto y cerró la puerta de golpe. Katie estaba histérica. La sorpresa sólo duró un segundo antes de convertirse en el puro placer del poder entre hermanos. Estaba lleno de culpa por decepcionar a su padre. Chicas.

—Pero debería pasar de la lasagna. Se imaginaba que todavía estaba molesta con el por la clase de Tingey. Frustrado. —Sonrió abiertamente cuando lo miró. Se inclinó hacia su hombro mientras hundía la espátula en la lasagna. Ella saludó amablemente cuando entró. Sus ojos se encontraron. cortando un trozo. pensando en ella y Alex. crocantes ensaladas verdes y los suaves palitos de pan que estaban a disposición. . Sus mejillas se ruborizaron cuando su padre lo observó—. Una chispa de algo desconcertante destelló en su rostro. extendió su brazo a su alrededor y cubrió su mano con la suya mientras ella sostenía las tenacillas para la ensalada. dónde estaba vertiendo Kool Aid en copas plásticas. Estaba bastante seguro de que no era la ensalada que estaba echando en su plato lo que la estaba causando. Los celos le robaron el apetito que tenía. —Con una mirada hacia su padre. El saludo no era dirigido a él. Tengo seis trajes que me tienen que quedar bien. lo había ignorado por unos días lo que se hizo tortuosamente largo y aburrido hasta que hicieron las paces y fueron amigos otra vez. Ni siquiera lo había mirado. Cuando eran menores y peleadores. como si el hecho pudiera robar lo que sea que la estuviera haciendo reír. cuando lo que hacían los dos sobre el escenario no era nada comparado con lo que sea que tenía cuando empañaba las ventanas de la camioneta de Alex. —Y no tendrás un problema… comiendo ensalada. No podía ayudar excepto notar la secreta sonrisa tirando de sus labios. ¿es eso? —No. —Parecía que necesitabas un poco de ayuda ahí. —Es algo bueno que ambos estemos comiendo ajo esta noche. Probablemente estaba pensando en Alex. —¿Seis cambios de vestuario? —Janice Michael miró hacia Jennifer desde el otro lado del mostrador. Le robó las tenacillas. ¿Suficiente? Lucía herida por su insinuación. dejándolo con una amargura persistente. pero sabía que estaba fingiendo.de la lasagna. —¿Disculpa? —Las cejas de Jennifer se levantaron. Se preguntó por qué. —Ahora estaba en problemas. Santo cielos. —Más que suficiente. John amontonó una pila de verduras sobre su plato.

Parker. No a John. Masticó con una sonrisa. John pensaba que si estuviera un poco más satisfecha explotaría. —¿Está bien contigo si como uno de estos? John forzó una sonrisa. Pero si tuviera que besar a un chico y por alguna razón no me gustara. Las familias se reunieron en los sillones con forma de L. una forma que John no podía negar que era linda. mirando al rostro de sus padres de la forma que sólo ella podía. —El placer en la voz de Elise era innegable—. —Están yendo genial. dejando sus platos y bebidas sobre la mesa de centro de madera oscura encajada al final de la formación. ¿Quiere jugar? Está bien. —Eres retorcida —le dijo John. —John ahora me besará —anunció Jennifer. Todos se rieron menos el hermano pequeño de Jennifer. —Jennifer cortó su lasagna con esa misma sonrisa todavía sobre su rostro.Jennifer asintió y tomó un palito de pan. —Oigan. —Lo hará. que morboso. —El tono de Mitchell les advirtió que pusieran fin a la pelea entre hermanos. Se sentó y le disparó una sonrisa. Tú sabes como es. que hicieron una mueca. observando a Jennifer cruzar la habitación hacia un lugar en uno de sus sillones de cuero color tostado. está siendo un caballero. La habitación se tranquilizó. sólo en caso de que necesitara ponerle el talón sobre su empeine. Se sentó a su lado. Nunca conseguí mucha información de John. . ¿Estás siendo un caballero? John tranquilizó a su padre con un asentimiento antes de enviarle una mirada con los ojos entrecerrados a Jennifer. —Oh. Yo lo haría. Jenn? —Habiendo terminado de verter Kool Aid. —Deberías. Janice siguió con su plato—. Lo sostuvo bajo la nariz de John. —Jennifer pinchó una hoja de lechuga con su tenedor—. Sabe que lo mordería si no lo fuera. lo mordería. como un cachorro que acababa de mordisquear tu zapatilla favorita pero no puedes resistírtele. —¿Cómo están yendo los ensayos. ¿en serio? —Mitchell miró a John—. Katie. Ella amaba cuando sus padres le hacían preguntas en vez de a él. —No tan retorcida como tú —replicó Elise. y la hermana pequeña de John.

—Randy tomó un sorbo de su bebida—. En ese momento. Él sonrió. Casas se hallaban en el lugar ahora. por supuesto —añadió. salió. La tuya tenía que ser más grande.—Todavía no puedo creer que los dos sean los protagonistas. presionando el puño en su pecho cuando otro. Él extendió su mano hacia su palito de pan. Las dos madres estaban sentadas codo a codo en el sofá—. La vista le dio a John una sensación de alivio al ver la cara de su padre relajada un poco. —Sólo estás celosa porque terminé la mía primero. La habitación estalló en el tipo de risa natural que viene con la familiaridad. cuando eructan se considera un cumplido para el chef. Lejos de ello. Ellos habrían ido a alguna parte en el vecindario y creado una aventura como de indios cautivos u hombres de montaña. —Porque utilizaste las mejores cosas y me diste las sobras. ¿Por qué entonces. . —Esto está exquisito. terminando la frase al unísono—. Jennifer tomó otro bocado. La lasaña en su estómago se asentó en un cúmulo no digerido. Puso su tenedor en la mesa y dejó salir un fuerte eructo. Como de costumbre. Incomodidad sudorosa se hundió hasta sus huesos. John asintió con la cabeza—. ¿Quién lo hubiera pensado? Debe ser extraño. si hubieran sido menores. aunque más débil eructo. Reuniones como ésta habían sucedido desde que Jennifer podía recordar. —Me imagino que eso lo hace más fácil —comentó Mitchell. John tomó otro trago. se han conocido durante tanto tiempo. pensó John. en Tonga —comenzó Mitchell. mirándolo. aunque sólo fuera temporalmente. y todo el mundo se unió a él. se sentía como si estuviera sentada al lado de un extraño? En su corazón echaba de menos lo que habría ocurrido después de la cena. —Saben. y eso era en cierto modo triste. —¿Recuerdas cuando hicimos las cabañas? —Estaba pensando en voz alta más que instigando una conversación. las cabezas de las madres se juntaron en una charla en voz baja al igual que Randy y Mitchell. Una sonrisa brotó en sus labios recordando los días en los que habían jugado en "cabañas" que habían hecho a partir de materiales sobrantes de obras en construcción en las estribaciones más bajas a las afueras de sus puertas traseras. Jan —le dijo Maggie a Janice.

—Era del color del vomito podrido. Los otros niños sentados alrededor de la cálida e improvisada cabaña permanecieron en silencio cuando el cuchillo entró y sangre escarlata brotó en gotas por la palma de John. Jennifer puso su plato a un lado porque estaba terminando de comer. y él de buena gana la abrió para ella. ella podía hacerlo. sólo la miró en la luz.Las mejillas de John sobresalían mientras masticaba y sonreía. la línea recta haciéndola recordar ese día. volviendo la palma hacia arriba. asegurándole que no había nada que temer. En el lugar exacto donde su línea estaba. pero tú eras la única con la alfombra. Ella retiró su mano. Todos querían entrar. John asintió. Aún masticando el último bocado de palito de pan. —¿Tú no? —Ella tomó su mano. Lentamente. y recordar viejos tiempos aligeraba la tensión invisible entre ellos. él tenía una igual. —Los dos se rieron. —Todo el mundo estaba muy celoso de nuestras cabañas. tomó su mano y presionó sus palmas juntas. El pensamiento envió una agradable agitación alrededor de su corazón. — Todavía la tienes. —Bueno ya lo haces. Pero también sabía que si él podía hacerlo. Él se había cortado primero. llevando sus ojos a los suyos. Valientemente puso su mano en la suya. Él hizo la pequeña incisión. —Yo no conocía el vomito podrido. —Excepto nosotros. Él apenas hizo una mueca de dolor y Jennifer sabía que era porque estaba siendo observado. John puso su plato a un lado y tomó su mano. —¿Recuerdas nuestra ceremonia de iniciación? La forma en que hicimos que todo el mundo se tocara las lenguas. jadeó. tal vez lo hice. Entonces él la miró con esos ojos brillantes como joyas resplandecientes. —Jennifer pensó entonces lo increíble que era que tuviera un poco de él en ella debido a ese único ritual de la infancia. Cuando su sangre brotó. su dedo delineó la pequeña línea que unos ocho años antes había cortado con su navaja de bolsillo. El calor de su piel envió un cosquilleo por su brazo. está bien. Con la otra mano. —No hay tal vez aquí. —Bueno. En lugar de tocar la cicatriz. Después de que tragó dijo: —Sí. . pero nadie quiso mezclar sangre.

pero recordaba una ligera sensación de escozor en el lugar. Los dedos de Jennifer se aflojaron alrededor de su palma y él la retiró. —Su madre estaba en la cocina con Maggie. mirando su pulgar que frotaba distraídamente su palma. Estaría más que feliz. —John. pero odiaba quedar a merced de los demás para transportarse. —No nos puede matar. —Llamaré a alguien más. —No podemos llegar tarde. La miserable mirada de disgusto en los ojos de su papá provocó que a John se le hiciera un nudo en el estómago. rozando sus manos. Chip nos va a matar. interrumpiendo su conversación con Randy. Jenn? —dijo Maggie. —Jenn te llevará. Pero él mismo me lo tiene que pedir. Los labios de Jennifer se curvaron en una sonrisa que se encontraba en medio camino entre perversa y linda. Vas a tener que conseguir un aventón al ensayo. y ella levantó sus ojos a los suyos. Ella todavía estaba sosteniendo su mano cuando el recuerdo la dejó.Jennifer no podía recordar las palabras que él había dicho entre dientes. Su mirada estaba estrechada sobre su rostro. Maggie. manteniéndola perfectamente inmóvil. John apretó los dientes. . —¿Vas a molestar a alguien más sólo para no tener que pedirme que te lleve? —Si. Recordaba que él la había mirado durante la declaración. Él sabía que no debía entrar en una discusión en ese momento. Sus padres no tenían idea de lo que eso significaba para él. —¿Por qué no puedo tomar el coche? —Porque no vas a usarlo durante algunos días —interpuso Mitchell. —Jennifer se inclinó hacia él. Su mano estaba completamente inmóvil en la suya. las dos mujeres comenzando a limpiar—. —ella agarró su plato vacío y se levantó—. la sonrisa en su mayoría perversa—. —Claro. ¿verdad. El ángulo de su mandíbula estaba contraído. somos las estrellas. tenía la cabeza inclinada en esa forma de lo-sé-todo y lo-tengo-todo que hacia cuando él estaba atascado y ella era la única con una cuerda a la vista para sacarlo. —Él llevó su plato a la cocina y lo dejó caer en el fregadero. Miró a Jennifer. John se unió a ella. —Probablemente es mejor que nos vayamos —su voz era un poco áspera.

y entornó sus ojos con la promesa de venganza.” Ella rebuscó en su cartera. —Ella dejo caer su plato después del suyo—. Condujeron hacia el ensayo escuchando la radio porque no pudieron ponerse de acuerdo en qué CD escuchar. pero sin levantar la vista del asfalto. “¿Estás bien?” preguntó Jennifer. —¿Por qué no simplemente lo llevas? —preguntó Maggie. “Sí.” Respondió. estoy bien. John estaba en medio de fuego amigo. pero mientras buscaba en la masiva colección de CDs que ella tenía y notó cuántos eran de música punk. Cerró la carpeta de cuero negro con un suspiro y miró por la ventana. esperando poder animarlo al cambiar de tema. Los ojos de él cayeron en los de ella con algo que no terminó de comprender pero causó una punzada en su corazón. Había estado tan callado durante el viaje que a ella le había intrigado. Estaban parados costado con costado. Las puertas del lugar se abrieron de par en par. Inténtalo con Fletcher. “Sí. y no quería que lo bombardearan. Su silencio la molestaba tanto que su propio estado de ánimo empezó a decaer. Tengo chicle ¿quieres un poco?” Ella preguntó. Ella estacionó en el sector de estudiantes. ¿Qué era este juego que jugaba a su costa? No le gustaba. CAPÍTULO 9 Esperaría al momento indicado para vengarse. a pesar de que había media docena de autos allí estacionados. —Bien. Parada frente al edificio presionó un chicle contra su palma abierta. —¿Perdón? —Jennifer inclinó la cabeza hacia él. John estaba aliviado de que no hubiera nadie alrededor. recordó que las cosas entre ellos habían cambiado. “Podríamos matar a todos con nuestras respiraciones. Media docena de miembros del casting . Necesitaba una llevada a casa más de lo que necesitaba salvar su orgullo devolviendo el golpe. John pensó que les gustaría la misma música.—No hay problema. Por un momento se debatió sobre la venganza. —Ya me escuchaste. No le importará venir todo el camino hasta aquí para darte un aventón.

que brillaban estallaban y chillaban al mismo tiempo. . metiéndolo en el edificio en una marea de conversaciones. El disfraz de Lacey tenía solo una tira de terciopelo en el sostén. ¿Pero qué? Rachel le había dicho que lo de besar no era más que un deporte. van a salir despedidas de eso. Jennifer se abanicó con las manos. “¿Qué?” “Nunca adivinarás quién está ahí afuera. Lacey hizo su gran entrada. Y ha traído a la mitad del equipo. Era seguro. Mirando a los pechos salientes de Lacey. “¿Tu novio vino a ver?” No había restro de burla en el tono de voz de John-que venía desde detrás de ella. Corriendo la cortina. como si el lugar estuviera lleno con docenas de fuegos artificiales. No le gustaba cuando las chicas se colgaban así de él. no seas una cerda. Incluso los chicos lo acosaban. bajándose el ya muy bajo escote. a la mitad del auditorio estaban Alex y lo que parecía la primera formación del equipo de fútbol. Jennifer miró a la audiencia. Tenía unos pocos minutes antes de que tuviera que aparecer en escena y se preguntó si debería avisarle a Alex. risas y murmullos de buen humor.” “Ése es mi plan. “¿Qué está haciendo aquí?” “Supongo que vino a vernos.” Con eso. sacudiendo su cabeza.salieron en tropel. Dar una pequeña muestra. Todos pusieron su atención en John.” Susurró Lacey. Jennifer dijo “Lace.” Los ojos de Jennifer se abrieron de par en par. “Jenn. espoió un poco. Jennifer se quedó atrás. “Sólo dime.” Lacey se ajustó el vestido. no hay suficiente para todas. y su tono lo demostró. Eso la desconcertaba. Le recordaba a cuando ella y John eran niños y veían a las hormigas negras llevarse a una pobre mosca bajo tierra. promocionarme un poco.” “Alex Jeperson. ¿Sabes?” Cuando Lacey vio a Jennifer rodar sus ojos añadió.” La sonrisa de Lacey era burlona. Todo el vestido era de terciopelo. La excitación y la energía vibraban. No podia importarle menos. Las mangas eran de muselina-mucho más genial que el de ella. Jennifer se detuvo detrás del escenario en su traje más sexy e incómodo esperando a que le tocara entrar. “Hey. como si se hubiera adherido a él del cuello a los tobillos.

Pero una vez que los rumores estuvieran ahí fuera. Dímelo. ella lo llevó hacia adentro. No lo sé. ¿qué es lo que está diciendo exactamente?” Las voces resonantes de los que estaban actuando en escena zumbaban en el aire.Jennifer se dio la vuelta.” Su mente corrió a través de los posibles rumores que un tipo como Alex Jesperson podría crear con la facilidad con que se sonaba la nariz. Ella volvió a tironearlo de la manga que aún sostenía en su mano. pensó Jennifer. “¿Qué?” Preguntó ella.” John liberó su manga. “Lo sabes y no me lo dices. dímelo. Ahora. solo la observó. “¿Por qué? Sabías lo que hacías cuando hiciste lo que sea que hiciste con Alex. Hizo su camino hacia Alex porque aún tenía tiempo antes de la escena de la “boda” con John.” “Sólo que ustedes habían-tú sabes. cualesquieran que fuesen. un resultado de la noche que había pasado experimentando con Alex. Era bastante bonito. Volvió a correr el telón negro y desapareció en la conmoción que había detrás de escena. Estoy rodeada de idiotas. toda vibrante y cálida por dentro. Él soltó una risita. Él no dijo nada. serían tan inalcanzable como una bandada de pájaros salvajes.” John largó un suspiro pesado. Ella sentía olor a menta del chicle que había compartido con él más temprano. El resto del equipo la miraba con la fascinación que se ve a alguien completamente . “No es mi novio. “No sé. los ojos le brillaron y ella casi olvidó por qué había ido allí. “Eso no es lo que él anda diciendo. “John vamos. Era sencillo recordar cómo la había hecho sentir aquella noche.” Sus ojos se fijaron en los de ella. enojada y curiosa.” Un destello oscuró cruzó sus ojos.” “No. John tenía razón. “Dime.” “¿Qué? ¿Qué anda diciendo?” Arqueando sus cejas. ella debía aceptar las consecuencias. Pero su descontento era autoinflingido. Alex se sentó derecho.

Apostaba a que sus mejillas estaban sonrosadas. lo sabes ¿verdad?” Alex se encogió de hombres y asintió.diferente gracias a la magia de la aactuación. Jennifer se sonrojó. lo sé. “Sí.” Alex le dio una mirada encantadora.” él dijo. “Tan bueno como recordaba. “Mejor me voy. Nadie sabía de eso excepto el Fraile Lawrence. John desapareció detrás de la cortina. no creo que pueda quedarme tanto. Es una obra muy larga ¿sabes?” “Sí. Ella volvió a pasar entre las rodillas de sus compañeros.” “¿Qué tal si hablamos ahora?” “Debo estar en el escenario en cinco minutos. Ese movimiento la tomó desprevenida. y fue hacia el pasillo. ¿Podrías esperarme después del ensayo?” “Seguro. te ves increíble. Alex miró hacia atrás. tenemos que hablar. “Lo que ocurrió entre nosotros solo fue por diversón. Genial. Romeo y Julieta huyeron a un hermoso y recluido jardían para casarse.” ella dijo y se puso de pie.” le dijo. “Ey. Ella pasó entre la gente que llenaba los asientos hasta llegar a Alex y se sentó a su lado. Sus ojos se abrieron de par en par.” “Incluso tu disfraz es clásico. Una rápida mirada y notó que todo el equipo había visto el beso. “Uh.” Un chico detrás de ellos se aclaró la garganta.” “Alex. mirando. Chip los había puesto a los tres cerca del borde del scenario. sin duda preparándose para su escena juntos. John estaba en el escenario parado. de frente a la fuente . “Gracias. Su corazón latía como si fuera un ave enjaulada en su pecho. y abrió la boca.” Él se inclinó y la sorprendió con un beso. Allí intercambiaron votos y pidieron por un futuro pacífico.

entonces levantó sus aturdidos ojos a los suyos. Cuando él retrocedió. pero pronto los olvidó.” “Romeo. Las manos de John . Jennifer escuchó una suave erupción de susurros y silbidos de fuera de la audiencia. hija mía. Antes de que pudiera tomar un respiro. ella se inclinó hacia él. para pintarla. está colmada la medida de tu felicidad y. Ella se congeló. cuando Chess. con tu hálito. vacías. ¡Tan ligera es la amorosa satisfacción!. húmedos. Su corazón se agitó con la incertidumbre. cara a cara mientras Chess Wiesman. pero el sincero amor mío ha llegado a tal punto. a centímetros de los suyos. sí. más ricos de fondo que de palabras. Ella miró a sus labios. con una falsa Biblia en las manos. no de su ornato. Cada sonido en el auditorio derretido en silencio. perfuma. A sus lados. —A él saludo igualmente. sus manos todavía agarraban su rostro. separándose. casi duros con algo que robó la dulzura itinerante en su cuerpo. —Los pensamientos —ella finalmente comenzó—. todo su cuerpo con ganas de más. Julieta! Si es que. John soltó sus manos y le tomó el rostro. Poco a poco. Ellos estaban agudos. atrajo a su rostro al suyo. para respirar. el aire que nos rodea y que la brillante armonía de tu voz desenvuelva los sueños de ventura que en esta tierna entrevista nos trasmitimos mutuamente. tienes más talento. para que sus gracias no excedan. Menta fusionada con el sabor de él. “Mi reverendo confesor. estaba parado frente a ellos. —¡Ah. John tomo sus manos. eso causó que sus pensamientos tropezaran. que representaba al Fraile Lawrence. como un pájaro que no podía volar. te dará las gracias. dejando su mente en blanco por un segundo. cual la mía. Le tomó un momento para abrir sus ojos. John y Jennifer estaban arrodillados. girando en una acalorada chispa que inició en su boca y se instalo en sus manos y pies. Ella parpadeó una vez.artificial que largaba agua falsa.” Jennifer respondió.” Jennifer miró a John. dos veces. Chess bajó la Mirada hacia ambos con el asentimiento aprobador de un Fraile. A pesar de que habían hecho el movimiento en la práctica. que a sumar no alcanzo la mitad de mi cabal fortuna. extendiendo sus manos con ansiosa alegría por la emoción de retratar a Julieta finalmente unida en matrimonio a su amor. Él levantó sus manos. Antes de que ella lo supiera.” Chess dijo. Cuando sus labios se encontraron. Pobre es uno en tanto que puede contar su tesoro. dijo la última línea. sus manos colgaban incómodas. “por los dos. buenas. se pagan de su entidad. “Bien puede un amante deslizarse sobre esos blancos copos que fluctúan a merced de la caprichosa aura de otoño y no dar en tierra sin embargo.

El breve segundo de placer que había recibido por usarla había desvanecido. Pero eran sólo algunos de los actores. Así fue. Él aprovechó el momento. murmuró. Ella casi le dio una bofetada. Ella seguramente lo debía odiar ahora. sin aliento—. La sangre de Jennifer hervía. Escucho la . Chess silbó. Antes de que ella pudiera. listo para defenderse. aplausos y vítores atravesaron a través de sus pensamientos. atrapados en el momento? —Estaba previsto. —Al igual que el pimiento. y ella estaba actuando. John irrumpió en el escenario y salió al vestíbulo iluminado por las luces fluorescentes. se aprovechó de ella para demostrar un punto. ahora que la escena había terminado. calmando al grupo. Eso la enfureció aún más. Él era un idiota. recordándole que ella estaba en el escenario. John se detuvo. El sonido de pies corriendo detrás de él le hizo a girar alrededor. barriendo su rostro con las manos.derivaron hacia abajo desde las mejillas hasta los hombros. competitiva y vengativa. Chip pensó que eso podría condimentar las cosas. —Espetó John. Ellos mantuvieron su distancia mientras paseaba por la sala. ya sabes. —¿Podrían ustedes dejarme en paz por un segundo. burlona. ¿Eso fue planeado o fue. Se detuvo en la puerta de la sala de teatro. por favor? El pequeño grupo asintió con la cabeza. y se fue a regañadientes. ¿y para qué? Las luces se oscurecieron por el cambio de escena. Definitivamente estaban dentro. —El otro día. enviando su palma lisa en un golpe ensordecedor que lo quemó y se metió su piel. —Amigo —jadeó Drake. Usualmente. Esta vez él se quedó. dio media vuelta y se fue. John le ayudaba a ponerse de pie para que pudieran lanzarse desde el escenario. Esto era un ensayo. Era una mirada que ella conocía bien. —¿Cuando fue que añadimos eso? —Susurró cuando los dos corrieron fuera del escenario. todos sonrisas y asombro. —Eso fue caliente —sonrió Lacey—. Chess tiró de ella hacia arriba. pero no quería verse como el idiota John estaba tratando de hacer que se sintiera.

Sus manos colgaban en puños a sus costados. Chip se sentó con las piernas cruzadas en el centro. Puede apostar que sí — Jennifer giró alrededor y salto de nuevo a la puerta del escenario—. —Lo sé. lo sé —John ajusto sus manos con ansiedad en sus caderas por un minuto antes de arrastrar de nuevo la cara hacia abajo—. y la venta de entradas. Chip refiriéndose a su portapapeles mientras hablaba sobre el ensayo. El acto de venganza había sido dulce. —Pregúntale. —¿Qué? —Exigió. —Ah. . así que dejó caer las manos. Chip nunca me dejaría fuera de eso. Que estaba cerca de estallar de nuevo. Al verla ahora en el modo de lucha hacía que algún remordimiento que hubiera sentido solo se evaporara. —Lo haré. Chip y yo pensamos que sería un buen lugar para ello. ¿necesitas que te examinen los ojos? Él me besó.puerta cerrada y asumió que se habían ido. Eran las once y el escenario apestaba a sudor. sus ojos azules brillando con ira. resucitando disfraces y pinturas. sobre el próximo espectáculo. Ella le hizo eco: —¿Qué? —¿Qué? —¡No puedo creer que hayas hecho eso—frente a toda esa gente! —¿Qué lo hace que todo diferente de lo que acabas de hacer con Alex en frente de toda esa gente? —¡Él me dio un beso. hasta que vio a Alex y su pandilla en el auditorio. No le importaba. No esperaba encontrar a Jennifer allí. Se quedaron mirando el uno al otro por un tenso momento. para tu información! —¡Yo vi eso! —Entonces. John se encogió de hombros. Entonces algo dentro de él apareció. Había hablado consigo mismo de hacer algo vengativo con todo. ¡Y no se quedara así! —¡Sí. El elenco se reunió en el centro del escenario. lo hará! —No estaba segura de que lo escuchó en la puerta se cerró de golpe. ¿y nadie se molestó en decirme al respecto? Yo no te creo por un segundo.

No era el John que era perfecto en los ojos de los adultos. y nadie quería estar en la línea de fuego cuando pasara. —Y ese beso —las palabras de Chip rompieron a través de sus pensamientos. incluso con el improvisado beso. pensó. De hecho. obligándose a mirar a Chip. Él tomó una respiración profunda que todo el mundo escucho. Ella no podía tragarse que ella había comprado el momento. Pero algo mantuvo su mirada constante con la suya. sólo que ella no tenía idea de que hablaba. y hacer que se detenga. con las piernas cruzadas. —Creo que debería. No dejes que esto ocurra. ¿De acuerdo? John asintió y bajó la cabeza otra vez. Ella debía mirar hacia otro lado. Pero su cabeza no estaba presente. lo encontró en su vista de nuevo. sus pestañas oscuras casi aplanadas contra sus mejillas. Él se miraba excepcionalmente solemne. Todavía no podía creer lo que había hecho. los que estaban sentados cerca de él lo miraron. Es una gran manera para poner fin a esa escena. Su mirada fija en el suelo del escenario. su boca se encontraba en una línea. Y John sabía que era a la vez los dos y algo más. como si la sensación de que. Jennifer se sentó frente a John. algo que sólo ella tuvo el privilegio de conocer. Eso fue otra cosa. él decía lo siento en silencio. con las manos expresivamente pintando cuadros en el aire.El cansado elenco escuchaba. los dedos juntos en su boca. Él no miró los rostros ansiosos por su atención. Pero eso no haría más fácil la picadura de lo que había sucedido. ¿De dónde venían estos raros actos al azar? Allí estaba el John que todo el mundo en la escuela adoraba. Él no la había mirado desde que le había gritado en la sala. . Miró primero a John luego a ella con una sonrisa de orgullo—. algunos cubiertos uno sobre el otro. el orgullo lo exigía. Pero la mente y el corazón de Jennifer derivaron de nuevo en John con una facilidad tan dulce. —¿Se queda? —Eran las primeras palabras que John había pronunciado desde que el reparto lo había acorralado para criticarlo.¿Qué era eso? Su corazón se ablando. incluso disfrutado. sin dejar de hablar. Estaba demasiado mentido en algo. Ella quería a sí misma pellizcarse. Gran trabajo de ustedes dos. Ella se sorprendió al verlo sentado solo. se centró en Chip. La boca de Chip se movía. Supuso que todo el mundo estaba esperando por cualquier castigo que obtendría de Chip después del improvisado beso. Sus ojos se encontraron. otros postrados en el suelo duro. los codos en las rodillas.

su vida se convertiría en un circo. para la mezcla de olor corporal. Cuando los actores se cambiaron de trajes.—¿Jenn? —Chip la miro. Lo que es peor. —Alguien que abra una jodida ventana — gritó Drake. Fletcher dijo —Oh. Se encontró mirando a través de la sala a ella. trajes sucios y rancios alientos. Nadie quiso parecer un mojigato. Su mente brilló con una imagen de Jennifer esa noche que había abierto la puerta de la sala de la obra y la encontró en ropa interior. pasando por una esquina mientras ellos se cambiaban. —No puedes esta noche. Un rubor caliente le llenó de la cabeza a los pies cuando se sacó su camisa por encima de su cabeza. Lo siento. sino dos veces durante las actuaciones. Aunque todo el mundo no intentaba examinarme. John se sentó en el escritorio donde había acumulado sus trajes desechados y cogió . Le gustaba eso de ella. John sabía por la forma silenciosa en la sala su negativa fue pasada por alto. Esto significaba que había un beso con John. Una mirada perdida podría iniciar una conversación. Un familiar placer corrió a lo largo de su espina dorsal. puedo dar un paseo? —Fletcher se cerró la cremallera de sus vaqueros cuando salió a dar una vuelta. Taunia corrió desde el reparto de miembros al armario perchero y el olor en la sala maduraba. Ellos estaban en lo cierto. Asustado por la negativa. Ahora todo el mundo se preguntaba el por que. No podría nunca olvidar la vista. Siempre vestida con la espalda desnuda a todo el mundo. Eso significaba que ni los hombres ni las mujeres podían vestirse en las habitaciones. Él estaba contento por eso. Eso significaba vestidores públicos. por lo que la modestia fue descartada en la puerta. A continuación. —Está bien. Todo el mundo estaba cansado. manteniendo sus ojos en su pila de trajes desechados. de que no le dejaba sin él. por lo que nadie hizo mucho por hablar. que alguien le preguntaría a él. —¿Tío. No había otra palabra. CAPÍTULO 10 La sala del teatro apestaba. para llevar de paseo hasta casa y todo el mundo sabría que no tiene coche. Pero tenia que mantener un ojo con Jennifer para asegurarse. no una. cuerpos ahora expuestos en el aire enclaustrado. Lacey y las otras chicas cambiaron prácticamente los trajes rectos debajo su nariz. La amena vista de la escuela secundaria era característicamente pasada de moda. John se cambió.

no lo sientes. Seguro.¿ Entonces? —Entonces. como sino estuviera seguro de confiar en ella y estaba triste por ello. Haría cualquier comunicación difícil. —Puedes darte prisa—Andrew sacó su camiseta por encima de su cabeza. Ella había terminado de vestirse y recogía ahora la mochila y el monedero. John miró en los rostros de la mitad del reparto que le rodeaban. —Ya lo hice. —¿Así. Su rápida salida de la sala de la obra le hizo a él. mirando la escuela.—Cálmate John. Sus ojos se movieron hacia la cara de ella. —Te conozco y sé cuando lo sientes. Los músculos en sus hombros y espalda tensos. —Tú. Sudor surgido en su axila.uno de sus pantalones. Miró por encima de Jennifer. pensar que ella había olvidado los besos improvisados y salir con él de paseo. —De acuerdo. bien —dijo ella. Su otra mano dio una palmada al techo del coche. Pero no podía mantener el enfado por mucho tiempo. —Tú. —Tengo la suburban.—No tengo coche —dijo tranquilamente.—Voy derecho para tu casa. pero estaba bastante cansado para dar un paseo con alguien que quisiera algo de él. Jennifer le daría un trato de silencio. después abrió la puerta. mantener unos buenos diez pies principalmente en el hall cuando ellos se dirigieron al aparcamiento.—Siento lo que hice —él espetó. —No. que si no la hubiera mirando recto a los ojos ….. Le permitió a ella.— . —Siento lo que paso. Ella se paró mirándole. sacudiéndola. esperando su reacción. que no vas a dar un paseo conmigo por eso?. Asi. él todavía clavado y sujeto. pero no a mí. detrás de su cuello. Empezó a crecer la presión interior.él parecía un poco suspendido con algo de melancolía en su expresión . —Sé que no puedes decirme que lo sientes y mirarme a los ojos. cerrando la puerta. Le gustó que él se retorciera solo un poco. el distante sonido de un coche ocasional tarareando bajo la mezcla de la calle con los cantos de los grillos. también. lo merecía. —Tengo que irme —dijo ella. tan cerca causándole un tropiezo a la derecha de ella. Le daba la espalda cuando ellos mitad corrían hacia el VW amarillo de ella. —Puedo llevarte —Lacey gritó. pero realmente lo sentía por usar el momento que tuvo en el escenario. de que podría dar un paseo con alguien si ella le dejara por completo a él.Se pararon en el silencio de la noche. —Yo. tío. lo estaba. voy a dar un paseo — dijo él. no sabes nada. no era una verdadera disculpa. Jennifer inclinó su cabeza. sus dientes fijos. —Ella caminaba el último tramo hacia su coche y metió sus llaves en la cerradura. Cerró la distancia entre ellos tan pronto como sus pies golpearon el pavimento. —Él empujó su puerta cerrándola y la mantuvo cerrada con su mano. incluso una conversación. —No esperó a que ella se parara. Drake se acercó también. subir el cerrojo arrebatando sus cosas y seguirla. Que él merecía mucho. —Dijiste que lo sentías y estabas mirando……a todo lo demás. —Jenn.—Dímelo de nuevo a la cara. Rasgando ambas manos a través de su pelo se volvió a la distancia. Era ingenuo para él. —Ya.Y que no lo estas sintiendo.

una señal de que había terminado el consejo. John se encogió de hombros. —No puedes dejar la obra. El estómago de John se revolvió. —De acuerdo. ¿ Qué pasó? —El señor Daniel. Pero su programación no era parecida a ninguno de sus amigos y ellos parecían manejarlas. se reclinó en la silla giratoria de cuero y miró a John. Puedes hacerlo mejor que esto. Se sentó en su cama con un gemido. para hacerlo a la perfección asi que podrían tener otro . me pidió que le ayudara con algo. Después de una pensativa pausa le saludó. Pero tienes que hacer algo más.Pero me lo debes. —Siento lo de hoy. Él era parte de la sangre que mantiene el funcionamiento de la escuela.—El consejo estudiantil funciona hasta el final del año. Su padre asintió y descansó su mentón sobre sus manos. El coro de cámara funciona por el resto del año y tengo grupo* de tutoría que me necesita hasta los finales. ¿ Cómo fue el ensayo? John se encogió de hombros. —Recorta lo lucrativo. Dejó escapar un suspiro. Perdí la noción del tiempo.Vamos—. Una lámpara quemaba en la oficina de su padre.Cogió el coche y puso en marcha el encendido—. Estaba obligado con el consejo estudiantil. —Tarde. Entonces. La casa estaba tranquila incluso aunque John no consideraba irse a la cama sin primero hacer lo que tenia que hacer. La lámpara de oro proyectó un suave resplandor a través de la oscura habitación y de un extremo a otro de la cara cansada de su padre. Su padre se apoyó hacía adelante en sus codos. Golpeó la puerta abierta de la oficina de su padre.La obra se presenta en dos semanas. También has tenido demasiado en tu plato cuando empiezas olvidando cosas. John se fue a su habitación con el corazón más pesado sabiendo que contaba con su padre. Su padre estaba trabajando en casa. John pensaba en Jennifer. —¿ Hay algo en lo que pueda ayudarte? John levantó sus hombros. manos empapadas.Puso en tierra su pluma y corrió sus manos bajo su cara. —¿ Estás preparado? ¿ No. lo que es absolutamente innecesario. —Perdiste el privilegio de usar el coche porque ambos sabemos que no es la primera vez que te has quedado demasiado delgado. sin cosas filtrándose en las costuras. Caminó hacía el escritorio. es esta noche la apertura? John asintió. el Sr. Su entrenador de atletismo. —Si. No habría ningún Romeo y Julieta sin Romeo. Su padre miró por encima de su trabajo. no había forma de dejarlo. Levantó su pluma y bajó su cabeza. Empiezo a trabajar en el centro de retiro en un mes. La obra empieza el cuatro.. La miró con incredulidad como si ella le hubiera traicionado la declaración y le cogiera por la espalda por un momento. esperando. Ivers lo había mostrado perfectamente claro que estaba esperando para actuar. Largo. —¿ La pasada noche? —John preguntó incluso aunque la respuesta era obvia. —Pero la obra será larga y …. sobre su acusación de que él no podía pedir disculpas y deseaba que pudiera verle ahora.—Es solo una broma —Ella prometió.

Ella llevaba algo rosa y gris: una camisa para dormir que abotonó hasta arriba de la parte delantera. Le gustó sorprenderla. Desbloqueando su ventana. Su cara era rosa-marfil . Cuando nada ocurrió. el rizo del final de su coleta de caballo rebotó y se cardó. El penique golpeó el cristal con un tintineo cuando cayó silenciosamente debajo de la hierba. Una docena de estudiantes dependían de su ayuda durante las horas de tutorías de grupo. cogió otro de nuevo y lo tiró. parecía que hubiera acabado de tomar un baño. John se empujó a si mismo fuera de la cama. El coro de cámara tenia una gira a la vuelta de la esquina*. Él nunca dejaría la obra. era otra cosa que no podría dejar. Incluso aunque era voluntario. exploró su suelo pero estaba recién pasada la aspiradora y no habían pedazos. Él anheló una lata cruda y alguna cuerda. Nadie sabia que John había estado intentando ayudar dolorosamente al chico tímido surgiendo de su piel un poco cuando estudiaron algebra. nada que pudiera utilizar. para que el chico incluso dijera hola a una chica. Pero el botón de arriba estaba desabrochado. Sostuvo las sobras cambiar siempre que no tomó nada. Se frotó su cara. Su pelo llevaba una cola de caballo desbordándose por arriba de su cabeza cuando se inclinó por fuera de la ventana. Cuando asintió. apuntó y lo tiró. Se giró hacía un lado y miró fuera de la ventana.Habian pasado meses. Pensó en Runt. Al principio la notoriedad era halagadora. Ella incluso ni parpadeó. lo cual significaba que tenia que haber ido a cantar con el grupo durante días en un tiempo. Abandonar la obra estaba fuera de cuestión. pero las persianas estaban bajadas. —Lo siento — dijo él. Pero abrió su ventana. Los últimos pocos años pasaron como imágenes borrosas. ¿Qué sabía. abrumador. era la única cosa que realmente disfrutaba incluso con la tensión añadida de aprenderse setecientas cuarenta y cuatro líneas. hasta que punto había llegado desde que ellos habían trabajado juntos algebra. —¿ Qué? John tenía sus manos cubriendo la ventana. asi podría dormir con la conciencia tranquila. asi que en proceso de un trabajo operativo. antes incluso que darle algún consejo. después molesta cuando le vio. Necesitaba dinero. La constante atención de los estudiantes que nunca había visto antes y de profesores que de repente sabían su nombre. incluso aunque estaba cansado para el meollo. Durante un momento se tendió bajo la pesadez de una sofocante decisión. A continuación. Esta vez las persianas volaron y Jennifer echó un vistazo fuera mirando primero asustada. Una última cosa que hacer. Ella estaba enfadada con él y gritaría a través de su oído algo que pueda improvisado. no era una opción. Una colorida bandeja de cerámica de Méjico puesta en la mesa cerca de su cama.campeonato estatal bajo sus cinturones. Cogió un penique. abrió ampliamente y miró a través del suave resplandor procedente del dormitorio de Jennifer. Hace un par de años nadie cuidó ó notó si había abandonado una optativa ó había renunciado a un trabajo de voluntario. . pero se dio cuenta muy rápidamente que ser observados significaba actuar de manera responsable. de todas formas? Ninguno realmente entendió lo que era estar bajo un cristal magnifico a menos que fueran capturados como insectos. Esos días habían pasado y la memoria del anonimato causó a su estomago un arrugamiento. El dormitorio de Jennifer tenía la luz encendida.

—Buenas noches —dijo John. —Buenas noches John. Cuando ella dijo su nombre, algo cálido le atravesó, poniendo tiesos sus nervios.Su papa le dijo que era buen negocio usar el nombre de alguien para hablar. John solo pensó que era bonito , por lo que había empezado hacerlo hace unos años. Pero nada era tan bonito que Jennifer le llamara a él por su nombre. Ahora mismo, era la mejor cosa. Capítulo 11 —La gente —comenzó Chip. El elenco de Romeo y Julieta estaba dispersó por toda la sala de teatro, escuchando mientras se preparaban para su primera actuación, una matinée Pleasant View organizada por las escuelas primarias vecinas. La actuación permitía a los actores arreglar algunas cosas ante una audiencia no crítica y sobre todo distraída. Al reparto y al equipo no les importaba, ya que salían de clases durante el día. —Esto es lo que yo llamo nuestra pista mojada, mojada detrás de las orejas si quisieras. (This is what I call our wet run—wet behind the ears if you will) Por esta noche, estaremos secos como el culo de un bebé. —Cómo lo sabrías —reprendió Andrew—. No tienes hijos. Chip sonrió, y asintió con la cabeza. —Pero yo soy tío. Ahora. —Su sonrisa se redujo en una línea grave en su rostro—. Si hay alguna, y repito, cualquier cosa que surja durante la actuación, y te garantizo que la habrá, el espectáculo continúa. Te conté la historia de cuando estaba en Robin Hood y me torcí el tobillo. Nadie lo supo hasta después del show. Entonces grité. Entonces juré. Luego fue trasladado de urgencia a la sala de urgencias. —Chip miraba a todos los rostros con sobriedad. Se concentró en John y Jennifer—.Ustedes dos especialmente… improvisar. Eso es para lo que es esta actuación, para ver si tiene errores al representarla . ¿Entendido? Chip hizo señales con la mano para incluir a todos en un abrazo familiar. Ellos unieron sus brazos en un círculo grande e inclinaron sus cabezas. Dio un breve e inspirador discurso. —Todo el mundo a arreglarse el maquillaje y el pelo —ordenó después Chip, señalando un espejo de cristal iluminada donde estaban dispersos los potes de maquillaje. Brochas tanto para el pelo y la cara disparándose como florecimientos de visón desde jarrones en miniatura (Brushes for both hair and face shot up like mink blossoms from miniature vases). Los muchachos se quejaron. Las chicas muy complacidas buscaban las paletas y los instrumentos de pelo, deseosas de transformarse. —Jenn. —Chip fue hacia ella—. Eres el mejor con estas cosas. Quiero que todos pasen

por tu inspección antes de subir al escenario. ¿Todo el mundo escucha eso? La mayoría de los chicos hicieron una mueca y la sonrieron. Todo el mundo se agolpó alrededor del pequeño tocador con espejo y, se daban pequeños codazos, para alcanzar esto y aquello. —¿Tengo suficiente masa de color rojo en las mejillas? —Recién empolvado, Drake dio un paso atrás para que todos lo vieran. —Pareces demente, tío. —Como Bozo, hombre. —Pervertido. —Aquí. —Jennifer fue hacia él con una esponja suave y aligeró de color sus mejillas. Drake estaba completamente inmóvil, con los ojos fijos en todos sus movimientos. —Oye —se quejó Andrés—.Tengo demasiado colorete puesto, Jenn. —Puso su cara junto a la suya, con los ojos cerrados y frunció los labios. —Todo el mundo necesita un poco de rubor en sus mejillas —explicó Jennifer, riéndose de la broma—. "O parecerás un muerto en el escenario. Las luces te arruinan. —Y delineador de ojos. —Se burló Lacey, agitando un delineador con entusiasmo. Los muchachos se quejaron. Ella fue hacia John. Él dio un paso atrás. —De ninguna manera. —Incluso tú lo necesitas, John. —Lacey trajo la varita a los ojos pero él levantó las dos manos en señal de protesta. —No, no lo hace. —Trish miró por encima la mesa maquillaje—. Ya tiene pestañas oscuras. —Vamos a preguntarle a Jenn —dijo Lacey. "Jenn, ¿John tiene que usar delineador de ojos o no? Jennifer observó su trabajo de aligerar las mejillas de Drake. No se puede negar que John tenía pestañas espesas y negras—podían ser vistas desde el otro lado del campo de fútbol, y mucho más desde el otro lado de la habitación. —Él lo lleva puesto —dijo Jennifer con firmeza, tomándose un momento para disfrutar de la forma en que los ojos de John se ampliaron. —Protesto —dijo John. La sala estalló en risas. Lacey puso sus dedos sobre su pecho y

lo empujó juguetonamente en una silla cercana. El estómago de Jennifer se tensó por los celos. —Es fácil, amigo. —Fletcher tenía su propio tubo y, la nariz pegada al espejo, pintándose una capa de material negro—. Incluso puedo… ¡ay! —Él parpadeó y la barra le manchó por dentro del ojo—. ¡Esto pica! Riendo, Jennifer humedeció una toalla de papel y se la pasó, limpiando justo por debajo de su ojo. —Los chicos son como bebés. Quédate quieto o se te correrá todo — le dijo ella. —Oye —se quejó Fletcher—. ¿Puedes besarlo y hacerlo todo mejor? Levantándose de puntillas, Jennifer colocó un beso justo debajo de su ojo. —Me apuñalé con el delineador de labios. —Drake sostenía un lápiz de color burdeos, señalando a su labio inferior—. Justo aquí. —Sí, claro. —Jennifer se volvió de nuevo a mirar a los ojos de Fletcher—. Sólo una capa más, ¿de acuerdo? Y se cuidadoso. —Esta cosa es tan peligrosa como una espada. —Fletcher se volvió a girar hacia el espejo para aplicar más de la porquería negra. Jennifer estaba contenta de que todo el mundo volviera a centrarse en ellos mismos. Sólo John la observaba con los ojos entrecerrados, formándose un pliegue profundo entre sus cejas oscuras. ¿Cómo podría algo destinado a ser un gesto de buena voluntad se rizaba en su interior como si él acabara de presenciar un asesinato? John estaba sentado en la silla como un prisionero, incapaz de levantarse y evitar que siguiera dando sus besos a todos los hombres de la sala. —Déjalo para el escenario (Save it for the stage,”) —espetó. Jennifer terminó de aclarar la mejilla de Drake y miró por encima de su hombro. Un tenso silencio cubrió la sala y se dio la vuelta, poniendo una mano en su cadera. — Tengo mucho de lo que ocuparme. —Eso es lo que he oído. —John saltó fuera de la silla, moviéndose a un lado a Lacey. Jennifer colocó su otro puño en la cadera. —Sigue diciendo que, sólo que no tienes las agallas para decirme lo que es, o el valor para verificar lo que escuchas antes de creerlo.

"No es nada". la observaba. que se deslizaba en su camisa blanca. — ¿Por qué te importa? —Tengo que besarte. Nadie se movía. Su labio inferior dio se movió. Cuerpos se reunieron detrás de ella. Pero ella había aprendido que podía salir decentemente. —¿Jenn? —preguntó Taunia.—No necesito verificarlo. incluyendo a John. Jennifer se obligó a pensar en la obra. Se secó las mejillas antes de enfrentarse a los que habían venido a ver que pasaba. y pronto las lágrimas caían por su rostro. apenada de sus ojos rojos. Ellos le siguieron a la sala de teatro. Pensó que estaba acostumbrada a las palabras (goods)—que dolían. En todos sus años aprendiendo el arte de la actuación. pero ella sonrió a todos los demás. Ella sabía muy bien que todo el mundo. Y así lo hizo. Una lágrima se escapó a continuación. y se deslizó por el lateral del rostro de Jennifer. Encontró un rincón abandonado en un pasillo aislado. que le daban el aspecto que le importaba lo que había . "Es un idiota." Las cabezas que la rodeaban asintierón pero Jennifer sabía que la mayoría de ellos probablemente pensaban que la indiscreción de John se justificaba de alguna manera. Se negó a mirar hacia él. —John se reunió con ella a mitad de camino en el centro de la habitación—. Jennifer no se atrevió a mirar a su alrededor para ver los rostros silenciosos todo el mundo. Oyó susurros y alguien le puso una mano en el hombro. —¿Y qué ves? —Estás besando a cada chico con el que puedas practicar. ¿no? No quiero sobras. eso es todo. su mano estaba sobre su hombro. dijo. Silbidos callados y murmullos de incredulidad atravesaron el aire. —¡Qué idiota! —dijo Trish.Esa es la belleza de la actuación. Ella no estuvo sola por mucho tiempo. —Sí —coincidió alguien. Levanto la barbilla y suspiro. Puedo verlo. Sus ojos se llenaron con lágrimas. estaban de pie en calidad de observadores desvergonzados. —¿Está bien? —Ella reconoció la voz de Fletcher. más tranquila ahora que ella había entrado. nunca había sido capaz de controlar el labio inferior cuando sus emociones se desataban. en la presentacion. temblando. en si se perdia a si misma del show.

" Pero las palabras hicieron eco en su hueco corazón y el aguijón de las lágrimas floreció detrás de los ojos de nuevo. con toda la acción que ustedes están teniendo en el escenario. Lo recogió. ella no le gustaba derramar en el escenario nada de su vida personal. Jennifer no le importaba el centro de atención. Rachel. ya sabes. Ella terminó de vestirse. Era imposible pensar que fuera en un reparto y equipo de cincuenta. el director de escena. más furiosa se ponia. ¿qué sucedió? " "Me dijo que no le gustaba que besara a cada chico que llegara a mis manos porque tiene que darme un beso. Rachel manejaba a los chicos con la facilidad que se escoge el fruto más maduro en el supermercado. susurró Rachel. Es un . "Ninguno de los dos dijo nada por el estilo. "Escuché lo que sucedió". nadie diría algo sobre el incidente. "No me llamo así. Y así era. dijo Raquel." "Oí que le llamaste tu proxeneta. 'bienes usados?" "Sus palabras exactas fueron:" No quiero las sobras "." esta ronda de rumores. Y entonces llegó el momento. "No puedo creer que te llama Pe". Para Jennifer. esperando que sonara una música acorde. toma un bocado o dos y lo tira cuando ya ha tenido suficiente. El teléfono celular de Jennifer vibro en la cama junto a ella. "Es más que un idiota. ¿Cómo voy a tocarlo. ." "Rache.sucedido. Bueno. "Oh." "Él dijo. parecían un muy mal sueño sin fin. los chicos eran mucho más complicado porque la mayor parte de su corazón aún estaba ocupado con pensamientos de uno solo. "¡Qué idiota". entonces." Rachel suspiró. Rachel no lo conseguiría. besarlo. de espaldas a la sala. sin importar cuanto tratara de convencerse a sí misma que no. Ty. para que Chip saludara y diera la bienvenida a los jóvenes estudiantes en la audiencia. y no le gusta besar bienes usados.. sin hablar con nadie. sintiendo lo que siento? ¿No podría hacer algo como empujarlo lejos justo en frente de todo el mundo? Pero eso no sería fiel a Julieta. llamó a todos a la cortina y el elenco se reunio allí en un estado de ánimo sombrío. Cuanto más pensaba en ello. está bien.

tanto tiempo como ustedes dos? Viven a veinte pies de distancia. ¿cuántas personas se han conocido unos a otros. "Eso significa que le importa. Sí. Quiero decir. Pero apuesto a que es por eso que está actuando de forma bipolar ". La madre de John se había quejado de los mechones de John desde que . " "¿Por qué haría eso?" "Es probable que le gustes. ¿Quién era hace tres años? Un don nadie con un bonito bronceado. incluso gente como John Michaels. "Él no esta dejandolo." Rachel tenía tanta sabiduría del mundo que se había ganado la admiración de Jennifer. "Ustedes dos prácticamente lo inventarón. " -Sí. Piensa en eso. algunos individuos están atrapados allí. Y tenía tirantes. "¿Tu crees?" Jennifer se fue a su ventana y miró a la de John. " "¿Por qué?" Ellas habían tenido esta discusión antes.Jennifer rodó sobre su estómago. " "Y somos más como hermano y hermana que como…." "¿Cuánto tiempo han estado jugando a este juego amor . Puedo ver a un jugador a una milla de distancia." "Es totalmente un juego. Jenn-continuó Rachel en." Algo agradable pululaba en el estómago de Jennifer."Mañana es la noche de apertura y si no me siento mejor. " "Y de pronto es el señor Caliente que toda chica quiere. El no lo admite.odio en cada cosa?" "No estamos jugando a nada". me voy a apuñalar a mí con el cuchillo de verdad. lo sé." "Está jugando contigo. Necesito dormir un poco ". pero la chica estaba cansada de discutir el status social de Pleasant View High School. "Pero está siendo tan malo. dijo. "Estoy perdida. "¿Has mirado de nuevo en nuestro anuario de la secundaria? El chico llevaba el pelo como si acabara de venir de campamento de entrenamiento. lo sé. como" Jennifer no se atrevía a verbalizar la palabras novio y novia. Puede que no sepa que se preocupa. Imaginalo. el es practicamente de la familia. "Estás mal. " Jennifer sonrió. "Sin embargo.

sin dejar de mirar a través de la de John. Y eso es todo lo que ella y John siempre serían. Dijo adiós a Rachel y colgó el teléfono mirando hacia la oscuridad de su habitación. Pero sabía que John estaba debajo de los ojos brillantes y la sonrisa cautivadora. Era en los recuerdos de la forma en que ayudaba a su madre a descargar el mercado. de la forma en que cortaba el césped cuando su padre se había ido en viaje de negocios. pensó Jennifer con una facilidad cursi. cómo había actuado . "Ha sido así por siempre. Los amigos son siempre sólo amigos.Jennifer podía recordar. incluso después de argumentos .se atrevio a pensar en la palabra celos. yo siempre pensé eso también. Pero tiene problemas importantes con el perfeccionismo ". sí. realmente le gustaba. "Tu problema es que sucede que el tiene al noventa y nueve por ciento de las mujeres". el casi podría definirse comoun postre. El era realmente el mejor chico que conocía Ella no podía evitar que le gustara. La sugerencia de Raquel de que él estaba jugando una especie de juego. o como defendia a su hermanito mocoso del barrio lo que trajo el corazón de Jennifer de nuevo a él. sonaba como un idioma extranjero en sus oídos. junto con los cambios normales de la musculatura. Incluso después de lo que pasó hoy. "Y tu no crees que John sea caliente?" "Desde el punto de vista estrictamente físico." Jennifer se apoyó contra la ventana. Ella decidió no considerar la posibilidad." Rachel le recordaba frase acuñada -por supuesto. después de años de distancia. dijo Rachel. Estamos demasiado absortos en nosotros mismos. "Nadie pretende ser difícil de complacer a nuestra edad. John llevaba el cabello corto por necesidad." "Por supuesto. Debería estar furiosa. a sabiendas de la facilidad con que podía perderla irremediablemente. . Hace apenas horas que me humilló delante del grupo. Pero lo había dejado crecer en la secundaria y que.que concedia a cualquier cosa y todas las cosas de John. "Tu sabes. habían creado a alguien totalmente caliente. como si fuera chino. y ella quería patearse a sí misma. No era justo. dejando sólo un corazón roto cuando no pasó nada. " No él. Pensó en lo que había sucedido en la sesión matinal.

Llevaba medias de color beige debajo de una túnica larga de cachemira. yo podría echarle la culpa a las luces. no estaba segura. Sus manos se abrían y cerraban. dejándola al descubierto. Julieta se despertaría y se apuñalaría. a ella se le llenó de mariposas el estómago por él. Oyó el gruñido de los niños.él se veía totalmente caliente. bebería del frasco y se mataría así mismo. bueno. Ella pensó que podía dar más de sí mismo. La escena fue el punto culminante del espectáculo y en el ensayo John lo hizo bien. Su voz tendía hacia debajo del cartón. un golpe grande cuando París cayó. Ella lo miró a través del escenario cuando se agachó en la tumba donde Romeo descubría a Julieta “muerta". bastante bien para la noche de estreno . Jennifer recordó el acto del año pasado. vomitando. Se había desabrochado el primer botón de la camisa. se abanicaba el rostro con las manos. Algunos las prefieren calientes . temerario. el ruido sordo de los pies pesados. “¿Me provocas? ¡Defiéndete. Entonces. revelando la piel oscura en el hueco de su garganta. que se enrollaba.incluso el sudor por las luces calientes. No ayudó que su traje acentuara su cuerpo delgado. aspirar. Sintiendo calor. Sus mangas largas fueron arremangadas hacia arriba. abre la tumba y colócame al lado de Julieta!” Jennifer sostenía la “roca” de cartón. John siempre se tropezaba con el siguiente monólogo. Romeo la encontraría yaciendo allí. “¿No es esto lo que dijo? ¿Lo he soñado? ¿O estoy loco y oyendo hablar de Julieta?” . Oh. Él hizo su entrada y comenzó con su monólogo final mientras peleaba con París. Dirk Jasper había perdido por completo una entrada. o concentrarse en su entrada. Su escena de la muerte se avecinaba. cubriéndolo con su cuerpo. pero sabía lo difícil que era soltarse al frente de una audiencia. muchacho!” Ella oyó el sonido metálico de espadas de acero. “¡Me muero! ¡Por piedad. Jennifer dudaba si John había cenado. Observó a los otros actores. pensó. Él miraba alrededor. Chip había advertido que no había nadie que alteraría sus disfraces de ninguna manera durante la actuación-. Lo habían encontrado en el baño de los niños. y pensando que estaba muerta. Los huesos de su mandíbula se flexionaban de vez en cuando .CAPÍTULO 12 Sólo una línea había olvidado hasta el momento.

es rápido el veneno y mi agonía termina con la muerte y con un beso. “Ven. amargo conductor. puertas del aliento. el calor de su boca estaba sobre la suya.” Su voz ahogada por la emoción. mi esposa!” el besó sus manos. Tal como lo practicaron. sus brazos recogieron su espalda y la levantó contra él. áspero guía. Olas brillantes de electricidad bailaban en el aire alrededor de ellos. “Buen boticario. le agarró las manos. En la práctica habían ensayado sólo las manos y el llanto sobre ella. amor mío. ¡sellad con un beso un trato perpetuo con la ávida Muerte!” No se atrevía a abrir los ojos. pero su cuerpo se tensó. terminando el monólogo con una emoción desgarradora. Una de sus manos le acarició la cara mientras hablaba. Él la mecía apretada. y las trajo a su pecho.” Todavía sosteniéndola contra él. Ella probó lágrimas saladas. a pesar de que el movimiento espontáneo disparó temblores a través de su sistema. Ella cerró sus ojos y se concentró en permanecer quieta. que Jennifer jamás le había oído hizo que casi se asomara a través de sus pestañas para verlo. y luego bebía del frasco antes de caer muerto. que robó la dulzura de tu aliento. La urgencia cálida de sus labios hizo que un escalofrío hiciera estragos a través de cada parte de ella y cuando poco a poco se retiraron. “La Muerte. sus dedos estaban buscando su boca. Siguió el discurso. alcanzó el frasco de veneno. dad vuestro último abrazo! Y labios.Sin ningún tipo de errores. Jennifer se obligó a permanecer dócil. ven. no ha dominado tu belleza. con una mano en el contorno de su cara. “Libraré a mi pobre cuerpo hastiado de este mundo. le localizó los labios mientras sollozaba y. ella luchó a su respuesta natural al abrir los ojos y lo miró. Ahora. La emoción brotó a través de sus sentidos. John recitaba el monólogo de media página y luego abrió la tumba. mirad por última vez! ¡Brazos. Ella lo sintió correr hacia ella. “¡Aún no te conquista ¡El estandarte de la belleza muestra su escarlata aún en tus mejillas y en tus labios! No ha llegado a tu rostro todavía la pálida bandera de la muerte…” De repente. Su aliento rozó sus labios y su corazón se aceleró en el pecho. ¡Ojos. a continuación en un movimiento sorprendente.” . luego arrodillarse a su lado. “¡Oh.

No hubo respuesta de la audiencia. Tal vez fue porque no podía responder. Ella tuvo la repentina urgencia de doblar sus brazos alrededor de él. Jennifer improvisó. Poco a poco. El olor de su sudor y champú salían de su cabeza. Su corazón latía con fuerza. sin dejar una gota para mí? ¡Voy a besarte para que tus labios si han guardado una gota de veneno me maten con el beso que te doy!” Se suponía que tenía que inclinarse y hacer que parezca como si estuviera dándole un último beso. ingrato. Mantuvo su respiración por un momento. fue veneno el que causó su muerte! ¿Por qué te lo bebiste todo. Ella lo miró. Parecía que cada gramo de sangre se agolpó en su cabeza y se agruparon allí. que vino con flores a la tumba. mirándolo a él. pero un murmullo irregular de alivio salió de su boca y se instaló en el interior de ella. inmediatamente descubriéndolo. luego se escurrió. Ella se inclinó. Pero el modo en que John la había enrollado Jennifer sabía que un falso beso nunca es suficiente. “¡Me queda poco tiempo! ¡Oh. le volvió la cara hacia arriba y bajó sus labios hacia él. pero con cada respiración. Ella apenas podía pensar en lo que los otros personajes fueron recitando. Sus acciones improvisadas ahora los dejaron entrelazados como un pretzel. padre consolador! dime ¿dónde está mi esposo? Recuerdo muy bien dónde debo hallarme. Ella intentó salir de debajo de John de la mejor manera que pudo. Era como si no estuvieran allí. agudizó el dolor en sus pulmones. Por un momento. él rodando suavemente a un lado. ¡Y aquí estoy! ¿Y mi Romeo?” Debido a que John había cambiado la escena y Romeo era tan evidente en la parte superior de ella. . burlando cada nervio en su cara. “¿Qué es esto? ¡Es una copa aún apretada en la mano ya fría de mi amor! ¡Ah. “Oh. querido puñal! ¡Esta es tu vaina! ¡Aquí te quedarás! ¡Dame la muerte!” Se obligó a caer sobre él y contuvo la respiración. Jennifer se sentó y tomó el puñal de su mano. El elenco restante poco a poco tomó su lugar alrededor de ellos en el escenario. casi no podía respirar bajo su peso. Jennifer comenzó a despertar como Julieta. Intentó frenar su respiración como Chip les había enseñado para parecer muerta. vio las lágrimas que manchaban su cara y casi se olvidó de a su línea. Fray Lorenzo entró y dio sus primeras líneas junto con el vigilante y Page. Permanecieron en un momento de completo silencio. sólo podía concentrarse en aferrarse --no en la respiración. que sus labios estaban inmóviles debajo de ella.Se desplomó sobre ella en una posición diferente a la que tuvo durante sus semanas de ensayo.

"¿Qué pasó?" "¿Está bien?" "Deberíamos ir nosotros. Chip me va a matar. un pequeño gemido chirriante salió de su garganta. más negro y luego nada. Entonces sus ojos se abrieron. " .” Las luces se apagaron y la sala se estremeció con aplausos. John la detuvo y la mantuvo estable. él la recogió y se dirigió detrás de las cortinas del escenario negro y se arrodilló. Todo el mundo se reunió rápidamente alrededor. es el momento. Vienvu". "No es momento para vengarse de mí. "Jenn?" se llenó de pánico. “Nunca hubo historia de más desconsuelo que la que vivieron Romeo y su Julieta. Jennifer intentó incorporarse. Se quedó flotando en las caras. Chip?" John se acercó. Ella no se movió. Jennifer se agitó. preguntándome si le estaba jugando una broma."¿Estás bien?" "¿Qué pasó?" "Te desmayaste". "Telón!" Ty llamó. y cuando las últimas palabras fueron pronunciadas. esta vez más fuerte. pero parpadeó con fuerza y se tambaleó hacia atrás. Tengo que hacerlo. "Telón" Ty susurró. "Tal vez es mejor--" -No-sacudió la cabeza. "Jenn. la sacudió con suavidad. Jennifer vio destellos detrás de sus ojos cerrados. Tenemos que movernos. Estaba cerca de detrás del escenario pero todo el mundo sabía dónde se iban cuando corría la cortina. "Jenn?" Un suspiro se escapó del pecho de John. susurró.La escena final parecía una eternidad. El elenco volvió a sus posiciones. "Yo puedo hacerlo. John se acercó a Jennifer. "Jenn?" Cuando ella no respondió. "Cuando ella no respondió. El sudor empapó su rostro y se pasó la manga por la frente.

Era el primera vez ella había sufrido por el arte. yo lo puedo hacer."¿Qué pasa si te desmayas otra vez?" Él tenía su brazo y miró hacia donde se reunía con los dedos y la piel. finalmente. El elenco tuvo sus inclinaciones en orden de importancia. disparó él. Los destellos familiares girando en la oscuridad bailaban detrás de sus ojos de nuevo." Había tanta gente pidiendo a gritos a su alrededor. Tomaron una última reverencia al público. ahora de pie. hablando todos a la vez. ella se inclinó sola. su corazón empezó a correr. Jennifer sintió una ligera deformación en las rodillas que le advertía que iba a desmayarse de nuevo. El telón cayó y el elenco estalló en risas y abrazos de felicitación. algo anda mal. ella no lo sabía." Con un tirón determinado ella se liberó." "Creo que ella se desmayó. La sensación de mareo se profundizó con cada compresión y un abrazo hasta que. se dieron la mano. "Jenn. "¿Está bien?" "¿Qué pasó?" "Apuesto a que ella se apuñaló. ella ignoró el mareo en la cabeza. abriéndose paso entre todos a encontrar un lugar para ella. "No es nada." . Había tanta energía en el escenario. Los aplausos se intensificaron cuando ella y John se dirigieron hacia ellos. o la forma en que se hizo cargo. "No. en serio." ¿Por qué John estaba a su lado repentinamente?. "Jenn necesita descansar". a continuación. Sus nervios aún sacudidos por la pérdida del conocimiento de Jennifer. pero estaba contenta de todos modos. John apenas escuchó los vítores y aplausos cuando el telón se abrió. y se puso en su posición en el lado opuesto del escenario. mientras se retiraba aplaudiendo. "Tal vez debería sentarme. y luego continuó al frente del escenario para su reverencia. "Yo te ayudaré". Ella se inclinó primero con John. La sensación era extrañamente electrizante. Ella trató de estabilizar la respiración. Una emoción extraña la llenaba. Hacía calor bajo las luces." "Yo también me desmayaría si John me besara." Ella no pudo evitar que le gustara la forma del brazo de John protectora alrededor de suyo.

como si fuera a sacar su espada en el caso de que alguien se cerniera sobre ella."Chicos." Drake inclinó su cabeza hacia Jennifer. "Lo hiciste de maravilla allí. "Vamos a llevarla a la sala de teatro. Jenn. John. . "Estoy segura de que no es nada. "Deberías haber omitido salir después que cayera el telón. "El espectáculo debe continuar." Su rostro se suavizó. Sus cejas estaban muy unidas con los ojos. dijo John. "Por Dios." "Chicos." Chip miró alrededor." "Y arruinar una actuación perfecta?" Ella trató de ocultar el sarcasmo. pero se mantuvo todavía en un hilo." Chip la miró mientras él y John caminaron con ella a la sala de teatro. Él sonrió con orgullo de oreja a oreja. "¿Te salteaste la cena?" "No " Su cara se sonroja." La lealtad a Chip mantuvo a todos de murmurando mientras cambió de rumbo hacia la puerta del escenario. "Vamos a conseguir algún sitio donde puedas descansar. hizo un gesto para que John lo siguiera. "Algo sucede?" "Colega." Jennifer se preguntó acerca de su desempeño. estabas demente."Yo me volvería loca si John me hubiese besado. reúnanse alrededor. "¿Qué pasó?" "Ella se desmayó". Una locura! Me encantó! " Cuando se encontró con su elenco silencioso y curioso. anunció Lacey." Se enfrentó al grupo. simplemente impresionante. puso sus dos manos sobre los hombros de ella y le facilitó atención. "Ella es enfermera. "Mi mamá está aquí". Chip finalmente se abrió paso detrás del escenario. ¿no?" Ella miró a John. Con un movimiento de su cabeza. Chip no había dicho nada al respecto. "Quiero que todos pasen al frente y saluden al público. su sonrisa se redujo. pero no se sintió aliviado. Eso fue impresionante. es Jenn. Abrió la puerta de la sala de teatro y la sostuvo para ella. ¿Quieres que la busque? " Chip asintió con la cabeza. déjenla en paz. mostrándose entre enfadado y preocupado. Chip rápidamente atravesó el elenco para ir a ella." John encontró una silla vacía. estando cerca.

algunas que él conocía. No podía mirar a una sola persona. por cierto."¿Te sientes bien?" Chip le pregunté de nuevo. Ella no podía respirar…" Chip apoyó una mano en el hombro de John. La puerta se abrió y Lacey se apresuró con su madre detrás. Todos hablaban a la vez y la gente lo tocaba. otras no." Ann Naeverson llevaba jeans ajustados y un jersey aún más estrecho sobre una figura con forma de violonchelo. Los ojos de Jennifer se reunieron con los de John. Estas débil. Parecía la hermana mayor de Lacey en lugar de su madre." Se notaba una preocupación comprensible atada a la voz de Chip cuando la llevó a una silla vacía y la hizo sentarse. "Me caí en ella por camino equivocado. "Fue mi culpa. Su mente estaba en Jennifer y lo que pasó. Tenía la sonrisa coqueta de Lacey bajo brillantes ojos verdes. Puse mucha presión sobre ella acostado de esa forma. Chip fue tragado por el elenco. No es tu culpa. siéntate. "Gracias por venir." Chip se trasladó a un lado para que pudiera llegar a Jennifer. Eso perdura”. su pelo negro con estilo respingado. Voces corrieron dentro y fuera de su cabeza. -Sí. "Muchachos quizá sea mejor esperar afuera." "Jenn. mientras que John de repente se encontró rodeado de caras.para actuar. demasiado cerca. "Para. "Yo soy Ann. "Tú estas tan bueno. Gran improvisado beso. Luego ella excavó en su bolso de flores brillantes y sacó lo que parecía un kit de uñas de color rosa brillante. "Yo la descoloqué. Odiaba tener que sonreír--." John apretaba sus manos nerviosamente. La multitud era densa y entusiasta aún y cuando John y Chip surgieron de la sala. "Hola a todos. Sí ". estallaron en otra ronda de aplausos. La voz de John era dura. cariño? "Ann se inclinó hacia Jennifer para mirarla. las muñecas y los dedos con brillantes joyas." "Las espadas eran de verdad?" "¿Estás usando pantys?" ." Chip asintió con la cabeza y él y John abandonaron la habitación. "Aquí está". Demasiadas caras. Su interior revoloteaba.

" "Ah." "Yo no sabía que fueras actor. y miró por encima del hombro. No podía disfrutar de los elogios. Tres chicas se perdían detrás de él. " "¿Es divertido? Estar en la obra? " "Va a ser un actor o algo así?" "Creo que sería bueno. John se pasó las manos por el rostro. su izquierda. Un ligero pánico le hizo excusarse y escabullirse a la sala de teatro. Apenas desaceleró cuando se dio la vuelta. Su esposa asintió con la cabeza con asombro. "Uh." -Ya lo sé. agitando su programa. has hecho un gran trabajo. bueno. Ella asintió con la cabeza brillante. rodeando a su esposa de pie junto a él con sus hijos situados cerca de ella. ¿verdad?" ." "Mejor que Brad Pitt. hacia las puertas de la sala de teatro." "Más caliente que Orlando Bloom. sí?" la cara de John se enrojeció por el elogio. "John. ¿a dónde vas?" preguntó una. "John." John se frotó la parte de atrás de su cuello y forzó una sonrisa. a la sala de teatro por un minuto. no estoy seguro de que una obra me califique."Se ve caliente en ellas. Shakespeare no es fácil". agregó. El Sr. mientras que Jennifer no había vuelto allí." "Pero vas a volver aquí. Quería saber qué le pasaba. estás totalmente impresionante. que escena de la muerte!." "Totalmente". entusiasmada "Trajo lágrimas a mis ojos. "Sí." Extendiendo su mano derecha. "Quiero decir. " "Muy convincente. "Gracias." -Sí. Daniels se acercó con una sonrisa." dijo una chica de pie a su izquierda. la forma en que lloraste al final fue tan caliente.

"Son vecinos. "¿Estás bien?" él estaba contenta de que ella le sonriera. si sabes lo que quiero decir. " "Si no me necesitan más. lo que pasó. viven al lado”. John bajó la cabeza. si eso es lo que quieres decir. "Al igual que yo pensé". "Nunca me he desmayado antes. bueno. cogió su bolso y se lo colgó sobre su brazo." dijo Ann. John entró por la puerta. estás tan impresionante esta noche. voy a esperar afuera. le dijo. Lacey no molestaras. Jennifer estaba cubierta por un sweater de color rosa para calentarse. Los ojos de John fijos en Jennifer. "John. preguntó. "la mamá de Lacey dice que yo estaba privada de aire. si estás acostumbrado a ello."Ella le dio unas palmaditas en el hombro. ¿no?". Algo muy dentro de él suspiró." Ann Naeverson arqueó una ceja. No tuve la oportunidad de decirte antes. Lacey se trasladó más cerca de John pero el apenas se dio cuenta. tintineaban sus pulseras. "Así que ella va a estar bien?" "Probablemente una mezcla de nervios y tú caliente beso. cariño. pero cuando él no oyó respuesta abrió la puerta con miedo de que algo hubiese salido mal. "Hola". "Una chica nunca se acostumbra a ello. ya sabes. ella está acostumbrada." Ella agitó una mano." aprovechando Lacey a trepar su hombro. cariño ¿verdad? " Lacey brillaba."Tal vez"."Cualquier chica se desvanece después de un beso así". -Sí. "Es la primera vez que te pasa. Lacey saltó de la mesa. Luego miró a Jennifer. "Tal vez es mejor seguir adelante. El metal pesado cerró con un ruido metálico que hizo que todas den vuelta la cabeza hacia él. Confía en mí. Lacey y su mamá estaban sentadas encaramadas en los escritorios." "Ustedes deben conocerse muy bien si sabes que ella nunca se ha desmayado antes. Chip de estar a mano para emergencias médicas. hablando y riendo. " "Te acostumbras?" cacareó Ann. con. "Le dije que respire lenta y superficialmente durante la última escena. Parecían un grupo de chicas pasando el rato juntas."Ann taconeó hacia la puerta en sus tacones de aguja de color rojo. Llamó. acercándose a él con sus caderas oscilando. con los ojos fijos en Jennifer." Él se acercó." John evitó una cara de vergüenza. "Pero no hay nada que yo pueda hacer sobre el Guau detrás de ese beso. "Voy a hablar con el Sr. sus anillos . Poner un poco de ese chisporroteo alrededor.

bloqueándole cualquiera de las salidas. "John?" No miró a Lacey. No estoy hecha de cristal. " "Plástico tal vez?" Jennifer quería pegarle."Ella estaba directamente en la trayectoria de John.brillaban. con lo que John apareció a su lado. Se podría decir que era un hervidero por la forma en que su cuerpo se apretó a su lado. Lacey movió los labios. John. Y ella había perdido su oportunidad de estar al frente y escuchar sus propios elogios. Jennifer inclinó la cabeza. " Jennifer puso los ojos en blanco y se inclinó para recoger uno de sus trajes que había caído al suelo cuando ella se había cambiado. sosteniéndose de él cerca de su cara. "Yo me desmayé." "Mira". estaba segura de eso."Deberías tomar las cosas con calma". Nunca oiría el final del galardonado desempeño de John. En serio. Sintiéndose mareada cuando se paró. murmuró Lacey. "Es un asco tener una madre soltera. y ella salió por la puerta. "Yo estoy tomando las cosas con calma". ella se dirigió hacia la puerta. Jennifer se burló con una carcajada." John le dijo. porque era evidente a los ojos. "Está castigado". yo sé estas cosas". pero con Lacey mirando ella tenía que proteger su reputación. "Yo podría haberte sostenido. Jennifer hizo un pequeño sonido. Detrás de ellos. Ella reunió el resto de sus cosas. John sin escatimar un solo vistazo. espetó Jennifer. "No tengo el coche. me preguntaba si podrías llevarme a casa?" Su voz estaba más dulce que miel de maíz. "Estuviste tan bien. CAPÍTULO 13 . dijo. "Como su vecina de al lado. "Ella esta caliente por Chip"."¿Qué?" "Mi mamá va a estar charlando con Chip durante un rato. Sonriendo. De todos modos. informó Jennifer a Lacey. Ella se conformó con manifestarse.

el alto tono de la risa de las chicas. —Gran trabajo anoche. había estado compitiendo con ella la escalera a la cima. Ella se sentía como el Grinch. Ella debería disfrutar esto. No importaba que las personas que ella nunca había conocido le sonrieran con asombro. su incidente de desmayo estaba allí arriba en la lista de chismes calientes-del día. John quién. sus ojos como lunas de oro. los esfuerzos de dirección de Chip. —Alguien golpeó su hombro en la masa de cuerpos en el pasillo. si ella no escogía Inglés como una importante en cambio. Oh. —Gracias. Ella quería escuchar cuan genial lo había hecho como Julieta. La Sra. Había asegurado la codiciada corona favorita de Chip. Jennifer sabía que la pared era real. Mientras ella se acercaba a Inglés vio su cabello oscuro como una boya negra flotando en un mar de admiradores. Llevaba una camiseta blanca que hacía su sonrisa deslumbrante. Entonces vino John. Su madre le dijo que reaccionaba de forma exagerada. pero ella tomó muy poco placer por la notoriedad. Ella dio la vuelta pero no sabía quién era el rubio chico sonriente. Durante años ella pensó que estaba imaginando la pared competitiva que subían. Ella se fijó para viajar con una beca de teatro completa en la universidad de su elección. su cabello oscuro como la medianoche. no: "¿Realmente te desmayaste desde el beso de John?" La sangre de Jennifer hirvió. Ella no se detuvo en la reunión de adoración pero se abrió paso. Tingey estaba escribiendo en la pizarra pero ella se giró cuando la puerta se . y las voces bajas de sus amigos. y la calidad de la producción en general. ahora robaba la corona que ella usaba directamente en su cabeza. parte de la cosa de reina del drama. pero lo único que sentía era el familiar cocer a fuego lento de los celos siempre presente cada vez que ella y John estaban involucrados en algo juntos. Ella metió el periódico de la escuela bajo su brazo y se dirigió a su clase.No hubo ningún daño prolongado desde el desmayo. desde el inicio de su vida como vecinos. Oyó su nombre. La mayor parte del sufrimiento de Jennifer era debido al hecho de que el aire de la Escuela Secundaria Pleasant View se condensaba con elogios por la actuación de John. entrando en la quietud del aula de clase. y había audicionado para cada papel en el ínterin. Ahora. Ella había tomado teatro en la escuela desde la secundaria.

Él se sentó. Ella pellizcó sus labios. Si lo hacía. Jennifer se sentó en su escritorio con un suspiro. perdería la ira y ella estaba disfrutándolo demasiado. La Sra.abrió y el ruido cesó. Entonces articuló algo. estaba muy molesta para estudiar sus labios. Ella no estaba segura de lo que era. —Oí que estuviste fuera por cuarenta minutos. —¿Estás bien? —Estoy bien. Tingey había escrito en el pizarrón. —¿Qué? —Finalmente susurró después de que él hubiera tratado dos veces de articularle discretamente un mensaje. Tingey sacudió su cabeza y terminó de escribir la entrada del diario del día: Resolución de conflictos. El aula quedó en silencio. Jennifer lo miraba con los ojos entrecerrados. —Después de te herida. Jennifer observaba a través del largo panel de cristal en el centro de la puerta. —Intenté cuarenta segundos. sus ojos resolviendo lo que la Sra. La Sra. ambos riendo sobre algo. Cuando la campana chilló el grupo bullicioso se dispersó. Se sorprendió cuando lo primero que él hizo fue mirar hacia ella. —Jenn. Tingey. Tingey a la puerta. —Supongo que todos escucharon sobre el accidente de Jennifer durante la noche de . La confusión cambió sobre su rostro. Su mente nadó con fantasías de John cayendo de la faz de la tierra o perdiéndose en algún lugar en safari o algún evento similar. Tingey fue con el grupo y de pronto reía y hablaba justo como el resto de ellos. sin esperar que él hiciera algo excepto plantar su culo en la silla. Eso libraría su vida del conflicto bastante bien. Me sorprende que estés aquí. Jennifer se echó a reír. Otros estudiantes entraron y la risa y el ruido del grupo que rodeaba a John atrajo a la Sra. —¿Por qué? —Jennifer dejó caer sus libros sobre el escritorio con un ruido sordo. John entró en el aula detrás de la Sra. prohibiéndoles sonreír. ¿Estás bien? —Sólo me desmayé.

¿Con qué conflicto tendría que tratar John Michaels? ¿Su falta temporal de un vehículo? Había cientos de personas listas para saltar en la oportunidad de ser vistos dando un paseo con John en cualquier lugar. sumergiendo la cabeza con humildad de vez en cuando. sus mejillas rosadas exasperante. Algunos de la clase murmuraron en acuerdo. La cabeza de Jennifer se movió de un tirón a la derecha. La conversación entonces era sobre John totalmente. Tingey se dirigió a ella. Ella miró por encima de él. —Un papel intenso. Su familia se muda. Eres lo máximo. —Tienes que estar preparado para improvisar. encantada de tener el centro de atención.apertura ayer —anunció la señorita Tingey con toda seriedad. —La entrada del diario de hoy. Finalmente. Tú no sabías que algo estaba mal. —Yo estaba allí —dijo alguien—. Jennifer se irguió. —Sí. ¿cómo lo hacemos? —La Sra. Cinco minutos y luego lo discutiremos. Él tenía los conflictos habituales en familia. Tingey se corrigió—. el comentario puso fin a la discusión centrada en John y eso dejó a Jennifer con una sonrisa de satisfacción. Me sorprende que tenga la gracia de ruborizarse. La atención ahora se dirigía a John. —Señaló la Sra. ¿Cómo resolvemos el conflicto? —La Sra. Jenn. y Jennifer echó vapor. Jennifer pensó cruzando sus brazos sobre su pecho. aunque no era inmune a eso todavía le parecía que el mundo y todos le abrían sus brazos hacia él. pero principalmente. Se sentó casualmente en su silla. Totalmente grité al final cuando John estaba completamente en ello. escribiendo. se echó hacia atrás. Jennifer rápidamente escribió sobre cómo eliminaría el problema que causa el conflicto. Tingey se alzó en la esquina de su escritorio—. Quién sabe lo que un actor no sazonado haría si algo así pasara. ella levantó la mano y la Sra. —Entonces. Ejemplo. Tingey a lo que ella había escrito sobre la pizarra—. Jennifer estaba muriendo por saber lo que estaba escribiendo. Así se hace. —Jessica unió sus dedos con anillos de plata encostrados—. —El chico sentado frente a ella levantó su mano y esperó a que ella la chocara. Después de que ella lo hizo. un vecino molesto = traslado. Su cabeza estaba inclinada sobre el escritorio. lista para contar su versión de los hechos. sabiendo que ella nunca tendría que tomar otro llamado subiendo la escalera con John pisándole los talones. Sus pensamientos se abatieron hacia la fantasía. Veamos primero Orgullo y Prejuicio porque desde lo que sé todos están cerca de terminarlo . Estaba profundamente concentrado.

¿verdad? —Ella levantó las manos para calmar los murmullos—. La clase estalló en acuerdo. Ella vertió jugo de naranja por todas partes de sí misma. —¿Dónde está mamá? —Si alguien sabía lo que estaba pasando con los Michaels. Su curiosidad estaba pinchada. no lo era. —La señorita Tingey caminó frente de la sala—. Esto venía de haber pasado los últimos diez años viviendo en la misma casa.por ahora. Ella sabía lo que sus amigos manejaban —y ninguno de ellos conducía un Mercedes. Tenía todo a su disposición para hacer la vida de Lydia diferentes. Jennifer se volvió hacia él. Sus miradas se encontraron en la habitación. Darcy el conflicto? —Él era rico y socialmente poderoso —dijo Jennifer—. La placa no era de fuera del estado. como el coche al azar conducido por chicas con sus ojos muy abiertos tratando de ver despreocupadamente en casa de John en una travesía acosadora. —No hay sustituto para la comunicación —dijo John. era su madre. Esta vez él no la miraba. Y. Otro extra que la mayoría de nosotros no tenemos como parte de nuestro repertorio. Darcy y Elizabeth finalmente abandonaron su orgullo y lo hablaron abiertamente. ¿Cómo resolvió el Sr. Tingey asintió hacia ella. ¿Qué pasa con sus conflictos con Elizabeth? Jessica levantó su mano y la Sra. Los abuelos de John ambos manejaban Toyota. también utilizó su posición social. —Entonces él resolvió los problemas de Lydia con dinero. Jennifer se preguntó por qué eligió observarla con una mirada que no podía comprender. Jennifer sabía todo de los coches en su calle y a quién pertenecían. bañando la Oreo en jugo de naranja. Jennifer aparcó su coche en su camino de entrada. El Mercedes de lujo blanco sentado frente a la casa de Michaels no pertenecía a nadie en la calle. algo que la mayoría de nosotros no pueden darse el lujo de tener. —Pero lo hizo por Elizabeth —agregó John. . —Limpiando a Amber arriba. —El Sr. Ella encontró a Parker en la mesa de la cocina haciendo la tarea. También venía de ser una chica quién se percataba de todo. hasta el final —dijo la Sra. —El orgullo era un problema para ambos. entonces lo hizo. como Jennifer tan astutamente indicó. Tingey.

viendo la cara de John en la esquina de su mente. —Lo sé. El corazón de Jennifer rasgó el centro con la noticia. Su madre estaba de pie. Su madre amaba a Janice Michaels —eran las mejores amigas. —Los Michaels pueden catalogar su casa. Ha sido difícil para las personas que quieren invertir. —Agachándose. agarrando a Amber hacia su cadera. —Me gustaría que hubiera algo que pudiera hacer. sosteniendo a Amber. sus lágrimas ahogando su garganta. limpiándose la frente con el dorso de la mano. —¡Jefer! —Amber levantó sus brazos. El corazón de Jennifer saltó a su garganta y se alojó allí. Es que nadie quiere confiar en el mercado ahora mismo. lo sé. —¿Por qué? Los ojos de su madre brillaban. Jennifer bajó a Amber suavemente al suelo entonces puso sus brazos alrededor de su madre. Ellos sacan a todos. Jennifer tarareó la melodía que bailaron en la obra.Arrebatando una Oreo de la bandeja plástica. sería más fácil caer en la oscuridad del océano. . Había sido económicamente difícil para los Michaels durante algún tiempo. —El mercado de valores es tan loco. Ella se dio la vuelta así las lágrimas que parpadeaba de regreso no fueran vistas. Eso deja a Mitchell con las empresas muy pequeñas. se congelaron. Para Jennifer. Sus manos. Su breve fantasía de John saliendo de su vida se desvaneció ahora con la realidad. Ella se puso de pie. se sientan y esperan. Maggie alivió atrás el brazo de su hija y le tomó las mejillas con una sonrisa. en vez de escuchar las noticias. nena. La cálida mano de su madre fue a su hombro. ¿lo harás? —La petición exigía más de lo que Jennifer estaba acostumbrada. —¿Las cosas siguen mal? Maggie asintió. —Hey. las lágrimas resbalando por sus mejillas. —Pero él es digno de confianza —dijo Jennifer. Ella tomó dos escaleras a la vez y encontró a su madre en el piso de la habitación de Amber con un paño húmedo frotando la cara manchada de naranja de Amber. —Termina. Jennifer tomó a su hermana en sus brazos. La línea entre las cejas de su madre le advirtió que algo estaba pasando. Su madre metió el paño en la palma de la mano de Jennifer. —¿Algo está mal? —Jennifer dio otro golpe hacia la cara de Amber antes de concentrarse en sus pequeñas manos pegajosas.

Después de terminar con la mesa. —Si tienen que hacerlo. pero el vacío se propagaba del estómago de Jennifer a su corazón. —¿Quieres cenar? —ellos caminaban cogidos del brazo a la cocina con Amber a sus talones. las horas balanceándose en el columpio en su patio trasero. Ella no tenía ningún deseo de tener una pequeña charla durante la cena. Ella no tenía hambre. —¿Dónde? —No han hablado de ello. Mecánicamente. las fiestas de cumpleaños. En su camino fuera del edificio principal lo vio hablando con Runt y el otro único chico que ella había visto en su vida rondando . sintiéndose increíblemente como un niño. Jennifer puso la mesa. al menos no que nos hayan dicho. —Bien. a ella le dolía su interior. Ella no quería comer. se detuvo en el marco de la puerta. El traqueteo del viejo camión chug de Jonh no anunciaría que estaba cerca. Su mente brilló como la barbacoa al atardecer. cualquier cosa. Ella negó con la cabeza. con su cara en la ventana.—¿Se mudan? —La rotura en la voz de Jennifer le dio distancia. Ya no estaría la calma de su agradable voz pasando a través de la ventana abierta cuando él estaba fuera haciendo algo. —No puedo esperar para verlo. En lugar de eso. y deseando que ella lo fuera. —Pon la mesa. por favor. John se mudaba. Pero tienen que reducir su pago de hipoteca. subió corriendo a su habitación. El estómago de Jennifer estaba vacío. Deseando que ella y John eran niños de nuevo. las fiestas de Navidad. John todavía volvería a la escuela. —¿Cómo es el show? Su madre estaba tratando de llevar su mente fuera de las cosas. mirando por la ventana con temor. —¿Todo el mundo lo sabe? ¿Los niños? —Estoy seguro de que lo hacen. Cuando su madre la atrajo en un abrazo ella cerró los ojos. sí. —El brazo de Maggie se deslizó lejos y se fue hacia un armario y lo abrió. No más rumores cruzando el patio a través de sus ventanas. Ella podría haberse arrojado sobre la cama y llorado.

—dijo ella. —Sí. El sonido atrajo a su atención. El orgullo. Ella desaceleró cuándo se acercó. Cada uno tenía una mano en su libro. —Llegas tarde. mirando hacia la oscuridad de su ventana. —¿Estás emocionado? ¿Nuevos amigos. Por supuesto él estaba rodeado de amigos. Reduciéndose en su cama. con la esperanza de que volvería a mirarla. además de John. Levantando un hombro. Mezquina. Ella fingió que no había planeado la reunión. y se dejó caer de rodillas. En cuclillas en el pasillo. nueva casa. Él dejó escapar un suspiro. se sentó en un sueño. —Ellos comenzaron a caminar lentamente a la clase de la señorita Tingey. Él todavía no la veía y ella estaba tan perturbada como para caer accidentalmente un libro. La vagancia nunca había sido su estilo. Cruzando el suelo hacia la ventana. Mirarlo ahora. Él sonrió en su forma normal. recuperado el libro del mismo modo en que él se agachaba a la vez. La primera campana sonó. —Sí. supongo. —¿Te gustaría moverte cerca del final de tu último año? . sabiendo que pronto podría estar fuera de su vida hizo un agujero en su corazón. nueva escuela? Por último. Ella lo vio al día siguiente en la sala en su camino hacia la señorita Tingey. y ahora ya era demasiado tarde. Él avanzó sin prisa. Vien. Había sido una estúpida. la más fuerte de todas las olas. mantuvo sus ojos en el suelo y no dijo nada.alrededor de Runt. sus ojos se encontraron. Ella ni siquiera sabía el nombre del chico. él miró por encima. ella no quería tener esperanza de que el sintiera su presencia. quizás… bien. Y le dio la plena propiedad de la tapa dura. —dijo ella. Pero John se estaba riendo y hablando con ellos. —Me conoces. Había perdido el tiempo. la había aspirado en su feroz vórtice feroz y la había dejado que la llevara abajo. ¿Te sientes tan triste al respecto cómo yo? —Eso es muy emocionante. —Mamá dice que podrías estar avanzando. ella fue superada con olas conflictivas. Aquellos que lo rodeaban se dispersaron y se quedó solo. grosera. como las enojadas mareas en su interior. pero hoy ella esperaba.

—Supongo que no. —Me gustaría terminar el año aquí de todos modos. Que acabar de pasar por encima. —¿Quieres decir cuando no estés arraigado desde el coche?, —agregó ella a la ligera. Él no se rió, de hecho, su rostro se apretó. —¿Te gusta cuando yo sufro, ¿no?, —preguntó él. Ella no podía saber si él estaba siendo gracioso o no, no, cuando sus ojos se afilaron. — Tu estas… estás bromeando ¿no? Él se detuvo, mirándola fijamente. —No me gusta verte... —no podía decir las palabras, ya que sonaba tan ridículas. Pero si eso es lo que él pensaba, ella estaba mortificada—. Eso es estúpido. —Ella siguió caminando hacia la señorita Tingey. —Serías feliz si nos mudamos. —Él estaba junto a ella, con sus hombros tocando los de ella. —Eso no es tan cierto. Estás lejos de la base. —¿Cómo fuera de la base? —¿Qué quieres decir? —Esa es una respuesta principal, Jenn. Tengo que saber la razón para ella. ¿Qué tan equivocado estoy? ¿Qué tan fuera de la base? —Yo no voy a responder a eso. —¿No puedes o quieres? El desafío en sus ojos se lo impidió. Este iba a ser su movimiento. ¿Cómo se enreda a mi alrededor? Estoy perdiendo mi ventaja. —Supongo que no puedes, —dijo él. Un pequeño triunfo se mezclaba con la decepción en su voz—. Lo supuse. —Él se dirigió al frente de a la clase, dejándola detrás. Ella vio su camino con su paso seguro y burlesco. Incluso que a ella le gustara. Incluso que ella le echaría de menos.

CAPÍTULO 14 Todo el mundo estaba afuera. La música no sonó como debía, dejando a los ciudadanos de Verona con el rostro blanco. Alguien dejo caer una espada. John olvido cuatro líneas, Andrew una. Trish, quien interpretaba a la enfermera tropezó en tres de sus entradas, enviando a la audiencia a un ataque de risa con cada uno, cambiando el tono de la obra a una payasada. Chip hizo estallar un fusible en el intermedio, sudando, gruñendo, caminando como un Terrier en un depósito de chatarra. Se reunieron en el salón de teatro. —Hemos hecho esto demasiadas veces para que esa clase de trucos pasen, chicos. —el dijo. Nadie se atrevió a hablar. De pie como los chicos VonTrapp, tomaron el castigo por su padre. —Ty, la música… Apesta a lo grande. —Lo siento. —Con cabeza baja Ty asintió—. No sucederá de nuevo jefe. —Nuestra audiencia no está segura si esto es una comedia o que. —Chip se detuvo justo enfrente de Trish—. Mira por donde caminas —Tímidamente ella asintió. Chip se traslado hacia John. Al principio solo lo miro. John mantuvo su cabeza arriba y los ojos fijos. Jennifer lo observaba con el corazón hinchado por él. Ella esperaba que Chip no dijera nada que pudiera herirlo. —Debiste haber improvisado. —Lo se. —Tu sabes de estas cosas, yo se que sabes. —Lo siento. —Te he visto improvisar antes, de manera brillante de hecho. —Lo siento. —Improvisa. John asintió fuertemente con la cabeza. Chip se giro hacia todo el mundo. En lugar de decir algo mas, dejo la habitación con el

profundo reproche en el aire. Me tomo un momento respirar. Silenciosamente, en cautela, el elenco se movió, algunos se acomodaron en los asientos, otros caminaron, repitiendo sus líneas. La mirada de Jennifer siguio a John mentras el encontraba un lugar solo. Lacey, Fletcher y Andrew se acercaron a él pero levanto la mano para evitar que se acercaran y sacudió su cabeza. Puso sus manos sobre la pared mientras se presionaba contra ella. La camisa que llevaba no disfrazaba la tensión en su espalda y hombros. Habia mas tensión en esos hombros que cualquiera en la sala y Jennifer se encontró repentinamente yendo hacia el. Tal vez el la detuviera también, pero sus manos nunca dejaron la pared, mientras levantaba la cabeza. El la miro. Ella avanzo cerca para que nadie la oyera. —¿Estas bien? —Ella susurro. Las machas de colores en sus ojos cambiaron. Cambio su posición, dejando caer las manos a los lados. No creía que nada pudiera aliviar la fuerte tormenta que habia en su interior, pero cuando oyó movimiento detrás de él, su corazón se atrevió a esperar que fuera Jennifer. Ella levanto la vista con los ojos brillantes, serios, y comprensivos. Cuando niños trataron de leerse la mente y había sido frustrante cuando no pudieron. Tenia que abrir su boca y hablar con ella —decirle que estaba sintiendo en su interior— Mr. Darcy y su terco orgullo vino a su mente. El quería reir, sabia que se sentiría bien hacerlo. Ella se reiría también, si le dijera. Ella se acerco. El lado de su brazo estaba peligrosamente cerca a su pecho. El trago y miro un cartel con cicatrices de West Side Story que habia estado colgado en la pared durante muchos años. El amarillo en las palabras se desvaneció a una pálida sombra misteriosa. Olvido cuatro líneas hoy. Cuatro. Cuatro que se sabia de atrás para delante. Sacudio su cabeza, trabajando para buscar en su mente lo que habia hecho bien en la presentación. Pero el rostro de su padre, lleno de preocupación, por la tarjeta del Coldwell Banker Realty que encontró cerca al teléfono, bloqueo todo. —¿Quieres practicar tus líneas? —Ella pregunto. La presión en su interior le dio lo suficiente para poder respirar. Solo quédate aquí conmigo. El quería decir. Y mucho mas, pero eso era demasiado. Cuando ella se rozo contra su brazo, sus venas se llenaron de burbujas. —¿Estas seguro que estas bien? —Ella pregunto, descansando su mano en su brazo. El

John robo otra mirada al rostro de Jennifer. ni el momento para lo que quería. Manten la cabeza en tu lugar. Sus mejillas enrojecidas. No quería caer en cualquier pista por inercia mientras hablaba mecánicamente y esperaba su señal. a si mismo—a todos de hecho— con la performance lo que quedaba de la noche. John paso la segunda mitad de la obra a punto de explotar con energía. Cada línea fue perfecta. Era su trabajo como Romeo. y por la pelea con Andrew. Jennifer hizo su parte. la probaría. Era casi la hora para el segundo acto. La vio susurrando ánimos. Consiguieron silbidos y gritos de la audiencia. contento que ella viera algo y preguntara. —Buena suerte —su susurro fue cálido en su oreja y el ligero toque de su brazo casi lo paralizo. Sentiría su cuerpo contra el de ella. Dios. Solo habia una cosa para hacer que su espíritu y ciertamente su cuerpo olvidara. El la besaría entonces. por lo que lo que se mantuvo concentrado. agradecido de sentir su toque. pero sus labios estaban completamente desnudos —totalmente besables— Obligo a sus ojos a evitarlos desviando la mirada a las desvanecidas palabras West Side Story. pero habia estado demasiado concentrado enRomeo para permitirse a si mismo la gratificación de disfrutar los besos. con la espada en la mano y su corazón palpitando con anticipación. Él quería complacer a Chip. Su sangre embistió cada parte de él deteniéndose en el abdomen. Una luz brillaba en su piel. Necesitaba algo y una ducha fría no era una opción. Este no era el lugar. como el tic de un reloj en una tumba. Tuvo que levantarse y salir de esta depresiva ruta rápida o el arrastraría el show. No podía estar quieto fuera del escenario. dando palmaditas a todos mientras salían al escenario . Todavia tenían la escena de la muerte. Su cabeza estaba en palidos rizos color limón cayendo como cascada en todas partes. siguió cada señal y corrió con sus instintos cuando el y Jennifer se besaron. lider y estrella. —Es hora —La voz de Ty corto el silencio. Michaels. Su mirada salto sobre su rostro con ojos hambrientos para algo mas que solo una mirada.asintió. El atravesaría por esta noche porque quería lo que el mañana podía traer.

a Romeo. Pero no lo hizo. ambos bailando peligrosamente cerca del borde. Él le había devuelto la sonrisa. El salón gigante permaneció inmóvil solamente con los sonidos de respiraciones jadeantes y pies peleándose. Romeo forzó a Paris a subir las escaleras. uno a uno mientras Andrew lo obligaba a bajar. Antes de saberlo. Una calurosa ronda de aplausos atravesó los entrecortados ruidos procedentes del escenario. Jadeos manaban de la audiencia como bocanadas de humo. El sudor goteaba. pero no permitió que su mirada se demorase. el soberbio Montesco. La mente de John le dio vueltas al diálogo. Ella incluso le sonrió desdde el otro lado del escenario mas temprano. Ella estaba en el escenario ahora escondida en la tumba. pues has de morir!” El acero desafió al acero. —Este es el desterrado de Verona. Los bordes de su vestido se asomaban desde las sombras. como para que algo de la tensión construyéndose en la sala se calmara. Su garganta se tensó. los ojos escocían. mirarala preocupado cuando no estaba actuando rompería la burbuja perfecta en la que parecían estar jugando. Los ojos de Andrew se abrieron bien grandes pero sólo momentáneamente. Ambos detenidos. Romeo levantaría su espada nuevamente en defensa de su amor. Algo acerca de esa idea le causó la sensación de hincharse dentro de él. John cuidadosamente fue retrocediendo en las escaleras. enviando a su adeversario a la muerte. Su corazón tronaba en el pecho. El sudor voló por entre las luces como cadenas rotas de gotas de sudor.desde detrás de escena. Un extraño aumento de poder y la necesidad de venganza llenaron a John. el asesino del primo de mi amada— Paris sacó su espada. su cuerpo dio un giro adicional—uno que no habían coreografiado. sus dedos se deslizaron a lo largo de la estrecha y redondeada longitud hasta la dimunta punta roma en el extramo. rasgándola. te detengo ¡Debes morir! ¡Ven conmigo! ¡Obedece. preparándose para avanzar al escenario. los estoques ondeando en el aire encontrándose con entrechoques. Jennifer. en shock. ¿Pretendes vengarte más allá de la muerte? ¡Bandido condenado. —¡Oh. Después llegó el momento. Tomando el estoue entre ambas manos. ¡Por piedad. Romeo embistió. mientras la espada rozaba la manga de su camisa. dirigiéndola directamente hacia Romeo—. esperando—por mi. me muero! — Paris ahogado dijo—. demandando a la audiencia que permaneciera en silencio. Julieta esperaba en la tumba por su amante. cortando a través del aire como pastores de la muerte. abre la tumba y colócame al . Pronto. clavando su arma una última vez en Paris.

el elenco se apresuró a salir al frente para presentarse y saludar. puertas del aliento. —Buen boticario. Dobló su cabeza. robó unos segundos de placer de mantenerla relajada en sus brazos. —Lo siento. No pasó nada. John no quiso pensar en lo que pudo haber pasado si hubiera sacado un trozo de brazo . Alcanzó su cuerpo. Las lágrimas ahogaron su garganta. —¡Fijaré aquí la eternidad de mí descanso. Las tripas de John se revolvieron. preparándose para el beso. —Te juro que lo haré. Andrew levantó su brazo donde una rasgadura limpia en la manga probaba la estocada de John con el estoque. como dolientes en un cementerio. es rápido el veneno y mi agonía termina con la muerte y con un beso. —¿Estás bien? — Preguntó. John buscó a Andrew y lo encontró riendo con Lacey. Lágrimas saladas corrieron por sus mejillas. continuando el siguiente largo monólogo sin descanso. ¡sellad con un beso un trato perpetuo con la ávida Muerte! La audiencia estaba silenciosa. fácilmente.lado de Julieta. Después del último llamado al telón. en las sombras. amigo. —No hay problema. sus palabras fluyeron sin esfuerzo o pensarlas. John se limpió la frente y tragó aire. Sus propios gritos hacían eco en las paredes del auditorio y llenaban su cabeza. el sudor marcando los ángulos de su rostro y cuello.” Romeo se detuvo triunfalmente sobre Paris. y la apretó junto a su costado. mirad por última vez! ¡Brazos. dad vuestro último abrazo! Y labios. como amante? ” Lloró otra vez. y libraré a mi pobre cuerpo hastiado del maligno poder de las estrellas! ¡Ojos. querida Julieta! ¿Cómo sigues tan hermosa? ¿He de creer que la incorpórea Muerte se ha enamorado y que la bestia horrenda y descarnada te guarda aquí. Mientras se arrodillaba sobre Jennifer. sus lágrimas manchaban la boca de ella. La besó. —¡Ah. Pero Chip podría querer tu trasero por destrozar el traje. Cuando se retiró. su respiración jadeante entrando y saliendo.

Todavía probaba las lágrimas de John. . "chisporroteaba".. y John echó un vistazo preguntándose cómo podría salirse de la llave con gracia. Maggie lo miró a él luego. "Y el Oscar es para . Lacey todavía tenía agarrado su brazo. "Esa escena de la pelea parecía tan real." Randy la abrazó también. Miró por encima del hombro con la esperanza de ver donde estaba Jennifer. "Son mis padres. El corazón de Jennifer golpeó. Me gustaría conocerlos. "Le dije a Jan. ¿En realidad lloraste? Eso fue mucho más que estupendo. " "Con grandes efectos especiales. Ella no había tenido la oportunidad de decirle lo que pensaba de su escena de muerte. Ella irradiaba luz con su vestido de color burdeos. —Bastante perfecto — chilló Lacey. " John se unió al grupo en medio de la conversación y se puso junto a Jennifer. " Mitchell asintió con la cabeza. Perfecta.con el estoque." Él comenzó a caminar hacia ellos." agregó Randy. sonrió su padre. Vio a Jennifer con sus padres y los de ella y tiro suavemente el brazo para liberarlo del de Lacey. John se humedeció los labios y se encaminó hacia el vestíbulo del auditorio como Chip había dicho." y luego fue arrastrado por Fletcher. y Lacey lo siguió. por cierto — Dijo Andrew. "estuvieron maravillosos. Como en las peliculas. Andrew le dio a John unas palmaditas en la espalda. "Buen trabajo. "Oh. abrazándola. dijo Maggie." "Su química". genial. yo no puedo creer que nuestra pequeña Jenn Vien este allá arriba. John. —Impresionante. "Fue maravilloso". Ambos. quien lo llevó en la dirección de un grupo de amigos esperándolo. Janice Michaels brillaba.. Suaves rizos enmarcaban sus mejillas brillantes que resaltaban el azul de sus ojos. enganchando su brazo en el de John—.

Los sentimientos de John fueron ignorados entonces. pero ella conocía su cara muy bien. molesta de que John estuviera rodeado por tres . observando de cerca la expresión de su cara. "Es mi paciente. "Hola." John ocultó su decepción y. sus pulseras tintinearon. John miró a su padre. John? Me encantaría salir contigo. Mitchell agrego "Tu experiencia y formación ha dado sus frutos. agregó Randy. Vendrás. cariño." la sangre de Jennifer se hizo vapor. El corazón de Jennifer se hinchó para él." "Sí. "Eres tan lindo." dijo Mitchell "Chip nos dijo que tomó un giro que no fue coreografiado". Él continuó hablando y riendo con los otros miembros del reparto. luego sus padres se despidieron y se fueron. La risa coqueta de Lacey rompió el aire como un saxofón aullando. ¿por qué no lo hacemos. cariño? " "Genial". "era otra cosa. La máscara de cordialidad que llevaba no ocultaba que él seguía pensando en la negligencia de su padre. Jennifer se unió a ellos. Ella se acercó a John con su madre a su lado. Jennifer intentó leer el mensaje silencioso que era enviado a través de sus ojos enojados." Su padre hablo. ¿no? " "Tu y Lacey deberían salir en algún momento. ¿No elogiaría a John por su excelente rendimiento? "Todavía no puedo creer que era John. John." Ann llevo una uña pintada a su hombro y golpeó. Jenn. ¿Cómo te va. le enganchó del brazo de nuevo. Ann la miró por encima. Jenny. El corazón de Jennifer callo. pero no pudo. Descaradamente." Ann jugaba con un pedazo de goma de mascar. " "Oh."Fiesta en mi casa. "Eso te hace aún más lindo. "Ella se lo merece."Convincente". Jennifer pensó." Ni siquiera miro a John." Cuando Ann la saludó. Mitchell dijo haciendo énfasis. Randy." "Y John estuvo muy bien". "Gracias. no te ruborices." "La Memorización ha sido siempre un reto para él. "Jennifer es la estrella".

la sudadera Juicy atada en su trasero girando a cada paso. Johnny. Ann buscaba en la multitud como un gato por un ratón.mujeres. Ni la madre ni la hija tenían vergüenza. Pero era imposible salvar un momento de mal gusto como este con algo digno. "Y mírame a mi. "Se cuidadosa cariño. Pero ella no quería dejarlo solo con estas dos hienas. amarillo pálido y verde. Los colores en sus ojos se salpicaron de ámbar. sacudiendo la cabeza." Ella envolvió un brazo alrededor del hombro de Lacey y Lacey bajó sus pestañas oscuras." Sus dedos se envolvieron alrededor de las mejillas de Lacey aprensándola. contenta de no parecía haber ningún rastro de decepción en ellos ahora. "Te doy mi palabra John. bueno. “Sí. constriñendo la garganta como si quisiera decir algo. ¿Te parece? " Jennifer puso los ojos." Ella acarició la bolsa de flores. y mucho menos decir las palabras. Lacey tiró de John en la dirección de las puertas. cuando lo único que quería hacer ella era volcar un cubo de agua fría en Lacey y Ann y decirles que lo superaran." Esto era increíble. Jennifer pensó. no va a haber nadie mejor que mi Lace. "le dije a Lacey que ella y John deberían salir. "Bueno. Lacey enganchó el brazo en el de John. puedo mostrarte cómo llegar. . Más molesta de que ella era una. Nos vemos en la fiesta. Jennifer miró a John como un prisionero en el pequeño círculo. sólo algo curioso que ella estaba tratando de averiguar. "Ella es muy afortunada". "Voy a ir a buscar al Sr. es como va a ser. Jennifer no podía creer que John contara con esa capacidad mental de pensarlo. Chips. luego plantó un beso en los labios fruncidos de Lacey. yo lo puedo creer. Lacey sabe que tendría que tomar un número. Porque como su mamá. “ella metió sus dos manos a los costados haciendo un pequeño dobles de sus rodillas. "Eso está bien. "Yo vivo en el 483 Norte de Locus. "Siempre juzga a una chica por su madre. Chau Jenny! "Se dio la vuelta.¿Has estado alguna vez en mi calle? " "Nunca". Ojos hermosos. ¿Verdad Lacey? " La risa de Ann salió algo como entre una carcajada y un silbido. Me puedes llevar. Él es una lindura. " Jennifer trato de mantener su voz calmada. Ann divagaba. el dijo.

tentadora zorra como Lacey? Ningún hombre de sangre roja lo haría. La chaqueta era suave. Su lengua rozó nerviosamente sus dientes. . Oyó las voces dentro cantando. y cerró los ojos. por lo enfurecida que estaba con Lacey y Ann y con John por no empujar a Lacey lejos de él. Tomo la chaqueta del asiento trasero. Ella lo llevó a su nariz e inhaló. No se atrevía a abrir los ojos. Esa era una antigua tradición.las. significaría una humillación para cortarse. Su corazón latía con fuerza. vio la chaqueta del consejo de estudiantes cuidadosamente doblada en el asiento trasero y se detuvo. Ella se congeló. Lloriqueando. Pasó la palma de la mano contra las mangas de cuero suave. Jennifer se deslizó en la chaqueta y la comodidad se fusiono a cada uno de sus poros. ¿Pero por qué iba John a alejar a una oscura. A Jennifer le hubiera gustado que todos la vieran usando la chaqueta de John-les encantaría. era vergonzoso si cualquier persona la encontrara. algo acerca de la mamá de Stacey*. pero sintió que no estaba sola. pero cambiando las palabras a la mamá de Lacey. No lo hacia. figuras.muñeca. Hmm. Ella lo habría hecho. La Música chorreaba de la casa. Ella abrió los ojos. Ella casi se echó a reír. Cuando él se aclaró la garganta. Lacey estaba probablemente dándole fresas en la boca o soplandole en la cara para que no le diera calor. Abrió la puerta del coche de John y olfateo el olor débil de cuando se salía de la ducha. un escalofrío delicioso por la travesura se deslizó por su espina dorsal. Era la primera vez en la noche que había visto luz en su cara. Eso estaba bien. Inhalando otra respiración profunda de ella. Ellos estaban probablemente dentro acurrucados en un sofá en un rincón oscuro. su corazón latiente cayó a sus pies. Pero una persona en particular. El ruido pulsante de la casa significaba que la mayoría de todos los que venían a la fiesta ya estaban dentro. Ella dio un rápido vistazo alrededor para asegurarse de que estaba sola. ¿Cuántas veces había soñado con usar este abrigo? El lo llevaban a todas partes. una sonrisa involuntaria lleno su cara. No es que llevar la chaqueta de un chico en la escuela Pleasant View significaba algo. atrapado en algún lugar entre feliz e intrigado.Jennifer estuvo a punto de no ir a la fiesta. Aparcó en el camino de entrada de Lacey. Nunca había visto a ninguna otra chica usándolo. Jennifer paso el coche. se volvió y miró directamente a John. Era una pena si la consideraban presuntuosa— La camioneta de John estaba allí.

" "¿lo hace?" Él asintió con la cabeza. Metió la mano detrás de ella. "Me encanta esta canción."Yo tenía frío". todos con la nariz pegada a la ventana. llegando tan cerca que sus cuerpos se tocaron. Dijo Jennifer.¿verdad?". Ella esperaba que se burlara de ella. Ella estaba segura de que estaba roja. Entonces habían dos. una de sus canciones favoritas." "¿vas a entrar?" Todavía no se había movido. Se ve bien en ti. Jennifer vio a una pareja junta en un baile lento. Su corazón estaba abierto. Preguntó. Hizo una pausa. su corazón latiendo más rápido. " La ventana de la sala estaba llena de siluetas. Sus cejas se levantaron sobre sus ojos como diciendo: "Uh-huh. La música de la madre de Stacey estaba terminando. Sus ojos se encontraron. Luego se quedó allí. ensanchándose. Ella miró por encima del hombro a la casa. Jennifer se vio obligada a mirarlo. Ella quería que él pasara dentro de su corazón para que supiera a . "No necesitare la chaqueta en el interior. A través de cortinas transparentes." Pero él no dijo nada. fantaseando con un baile lento. se escapaba. Las palabras eran románticas y conmovedoras. robándole su oportunidad de bailar con él su canción favorita." exclamó ella. Su cara estaba caliente. Alguien se asomó por la ventana. Pero sus ojos estaban exentos de carácter conflictivo o condena. "Gracias. ofreció ella. "Necesitaba un poco de aire. Llegó a la puerta." La amabilidad en su tono se fundió en su interior como malvavisco. observando. sus ojos parpadeando rápido. "Llévala. "Estas invitada a usarla. Tan cerca. Si no se lo pedía ahora a otra chica le llevaría. La canción. Tomaron el camino a la puerta de entrada lentamente y fácil. Las sombras en la ventana desaparecieron. y empujó la puerta del coche para cerrarla. Es sofocante allí. El Calor de su cuerpo comenzó a darle calor. Algo lento y dulce llego. su oportunidad. "¿Te estabas yendo?". escuchando. Palabras graves acerca de ser un héroe.

ignorando el sordo dolor en su corazón." "Tú fuiste la que estuvo impresionante". —¿Dónde está John? Jennifer se encogió de hombros. "¡Date prisa. dijo. "No llegue que decirlo. cuando su cabeza se volvió de todos modos. esperaba que él se ahogara y muriera. Se aseguró de que su maquillaje estuviera perfecto. quiero bailar contigo esta canción!. su nariz sin nada ofensivo. sonriéndole. Abrió la boca para pedirle que bailaran al aire libre cuando se abrió la puerta. Su elogio la emociono. Ellos estaban bañados en la luz. Puso su sonrisa de actriz y revoloteo desde una persona a otra. así que sabía que no estaba manchada o se le había regado. y ella no podía entender por qué. luego Andrew le preguntó. Se metió un puñado de M&M a su boca de un plato de dulces cercano. Y no llevaba ningún brillo de labios. le dijo. —se aseguro de no mirar por encima." Lacey poso su mirada en Jennifer sólo un momento antes de que su sonrisa cayera en John. —En algún lugar. "Increíble". la vista no le molestó tanto como pensaba que podría. luego se frotó las palmas de las manos hacia atrás y adelante. Quiero decir.ciencia cierta que era suyo." CAPÍTULO 15 Jennifer se negó a ver a Lacey bailando con John. —¿Quieres bailar? —preguntó Fletcher—. —Hola. —Fletcher le dio un codazo en sus costillas. Cada uno pedía doble tomas. ¿si está bien? —¿Por qué no lo estaría? —Jennifer enganchó su brazo en el de él y lo siguió hasta la pequeña área donde habían apartados los muebles hacía atrás para que todos pudieran bailar. Lo cogió de la manga. de no ver si John estaba bien bailando con Lacey. Todos los tres ojos la miraban con curiosidad. —Fletch. Andrew y Drake se encontraban justo detrás de él. Por un instante. "Lo has hecho esta noche muy bien". se burló en voz baja. "ahí estás. Por alguna razón. sus promiscuos brazos tan apretados alrededor de su cuello que podrían haberle cortado la circulación. . Eso le serviría.

Jennifer se encontró a Lacey saliendo de la sala de baño. ¿Cómo puedes tener frío? Hace calor aquí dentro. Me alegro de que vinieras. —Se detuvieron torpemente en la oscura sala. Había desaparecido la agitación que normalmente cargaba. picadillos. —Lacey mantuvo levantada su mano—. —dijo ella—. Su corazón abierto anduvo con cuidado. ahí estás. Más tarde. su cuerpo no se dejo de bambolearse al ritmo. —No. sugiriendo sin palabras que se reunieran y bailaran. Mantenía un ojo en John. en con quien estaba. —Entonces. Gran idea. Jennifer envolvió sus brazos alrededor de la suave piel de la chaqueta de John y negó con la cabeza. Ella y Fletcher hablaron sobre la actuación de la noche mientras se sacudían y daban vueltas. Una vez. salsa y galletas. La atención de John permaneció en ella. quien lo había acorralado en un baile sólo para ella. Las ventanas de la nariz de Jennifer fueron asaltadas por el olor de flores quemadas y especias—. lo hizo. Jennifer metió la mano en el cuenco de patatas fritas. que nos encargáramos de todo. y le sonrió. —Oye. pero Lacey la detuvo. Voy a ponerla en el dormitorio. dame tu chaqueta. La decepción se mezclo con la envidia en la cara de Lacey. —Esto es muy divertido. pero ya había sido agarrada por alguien y cuando lo buscó de nuevo él ya estaba enganchado por la mamá de Lacey. cariño. Ann evaluó a Jennifer desde la cabeza . A ella le gustaba eso. Jennifer habría jurado que toda la fiesta entera había sido planificada. Pero esos sofocantes sentimientos de celos que había llevado durante mucho tiempo ya no estaban más. en lugar de ser espontánea. Jennifer le devolvió el saludo. —A decir verdad. —Jennifer se volvió. Ann dejo a John a Lacey. Los ojos de Lacey se enfocaron en el nombre de la chaqueta—. —No tengo frío.Algo dentro de ella cambió. él hizo un gesto con la cabeza hacia la zona de baile. Ann la envolvió en un apretado abrazo. —Ann saludo. —Dando un paso atrás. bailaron a su manera alrededor de la mesa de alimentos en el que había un reparto impresionante de patatas fritas. a continuación. —¿Él te la dio? Una sonrisa asomó en los labios de Jennifer. gracias. —Gracias.

con los brazos ondulando con entusiasmo. —No puedo creerlo. Las manos húmedas de Jennifer agarraron los bordes de la abierta chaqueta de John. susurros. le daban un codazo o la abrazaban para darles algunos deseos de felicidades como una novia después de los votos. Con la vista puesta en la puerta trasera de Lacey. dispuesta a hablar cuando Taunia apareció con Trish. Ella no había apartado a nadie. la volteaban. La emoción sonaba como campanas. Ella respiró hondo. Los talones de Ann Naeverson resonaban en el suelo de baldosas de la cocina. —No tenía idea de que eran… —Pensé que le gustaba Alex Jesperson. pero la habitación estaba tan . —¿Es eso lo que yo creo que es? —Trish tiro del dobladillo de la chaqueta. Eso es como… —Ya lo sé. Voces cuchicheaban.hasta los pies y con la frente bien levantada dijo—. Y cuando vio a John zigzagueando por entre la multitud hacia la acción. Risitas. Cada vez que Jennifer abría la boca para explicar. —Deberías haber dicho algo. —Si es. Ella quería correr. Ahí estaba yo pensando que John estaba sobre la vid y tú ya lo habías apartado. —Terminaron. Se quedó sin aliento. escuchando. comenzó una escapada furtiva. —Qué lindo se ve en ti. empezó a sudar. —Tiró de ella aquí y allí mientras la multitud se aplastaba alrededor de ellos. ¿Qué es eso que estas vistiendo? ¿Tú y él están? Jennifer se dio cuenta de que algunos de los actores que estaba en la mesa comiendo se quedaron calmados. su rostro estaba lleno de agradable confusión. Jenny. dejando al descubierto el nombre bordado de John. —Ann habló por encima del ruido—. Más suspiros. Todo el mundo comiendo de repente se volvió hacia ella. —Yo tampoco. Fue felicitado por algo que él no tenía ni idea acerca de que se trataba. —¿En serio? —Pero no puedo creer que John le diera su chaqueta. Voces.

se sorprendió de que no se veía molesto. —La piel de las mangas estaba raspada—. —Hey. pero no había encendido la luz y no sabía nada de los dos escalones de cemento. Yació en la oscuridad en lo que parecía una posición básica de yoga antes de que la luz se encendiera y John estuviera a su lado. Jennifer dejó escapar un suspiro. —Voy a mandarla a limpiar por ti. —Está bien.] —Jenn.T: grupo de música pop. estaba dispuesta a irse de la fiesta de una vez. Sus brazos detuvieron la caída. ¿Puedo hablar contigo un minuto? Cuando finalmente tuvo el coraje de encontrarse con su mirada. al minuto en que salió por la puerta. Lo estoy.*[N. Es más oscuro que un bar en plena luz del día por ahí. —dijo—. Sus mejillas se empezaron a calentar. Después de la caída humillante. protegiendo de molerse su cara al detener el resto de ella en la caída. . —No podía sacudir la chaqueta para siempre. —Sólo un segundo. Habría disfrutado del aire fresco de la noche. muy popular en varias parte del mundo. Aterrizó boca abajo en un golpe plano. Sus manos se envolvieron alrededor de sus brazos para ayudarla y ella trepó con la mayor dignidad que pudo. —Jennifer se dirigió hacia la puerta. hace referencia a la letra de una de sus canciones. El sonido corto a través del ruido como un estoque a través de tela. —Era John. no estoy segura de que tu chaqueta lo esté. Sacudiendo su chaqueta se mantuvo evitando su rostro y sus ojos. Lo siento. —Está bien. —Voy a salir por un poco de aire. —Sin embargo. Sí.llena que no podía moverse. Jennifer fingió que no lo oyó. Silbó un agudo. dejando el ruido del equipo de sonido con Maroon 5 preguntando si había alguien por ahí. —grito Ann—. y alto silbido que no había oído desde su niñez. pero tenía miedo de mirarlo. —Enciende la luz. escapar del embarazoso momento. —¿Estás bien? —Claro. Ella se dirigió a la puerta. La palma de su mano se envolvió alrededor de su codo.

No creía que sus ojos azules como el mar podrían verse más azul. —Lo siento. —Entra. cuidadosamente la doblo sobre su brazo y se la extendió a él. pero al mismo tiempo hacer que sea tan difícil? —Creo que todo el mundo piensa. Oscuros y profundos. Era la última cosa que esperaba encontrar: Jennifer en su coche poniéndose su chaqueta.. . se salió de la chaqueta. pero lo hacían. Estaba tan nervioso que le temblaban las manos. Algo poderoso había despertado en su sistema. Su sonrisa burlona se desvaneció. Sus dedos de los pies se encogieron en sus zapatos. —mintió. —No estoy nervioso. Las mangas de luz jugaban sobre el pálido rubio de su cabello. —No tengo. Cogió la cremallera de la chaqueta. había estado así desde que había escapado al patio frontal y la encontró vestida con su chaqueta. Se veía bien en ella. —¿Qué? —Que… —Tienes que decirlo John. ¿sí? —Su corazón se tambaleó un poco. Cogió la chaqueta a pesar de que no la quería de vuelta. como si estuviera burlándose de él. —Todo el mundo piensa que tú y yo. Todo el mundo dice que tú dijiste que estábamos. contigo usando mi chaqueta y esas cosas. Aquí tienes. intentando de nuevo—.Metió las manos en los bolsillos delanteros de sus pantalones. como el cenit del cielo misterioso. —aclaró su garganta. —Sin embargo. si tienes frío. —Esta es la primera vez que te veo nervioso. Poco a poco. La expresión de su rostro cuando se deslizó en la chaqueta le había detenido en seco. sus brazos estaban entrecruzados en su cintura—. ¿Por qué le hacía esto? ¿Hacerle sentir como si quisiera decir todo lo que tenía en su corazón. —Ah. ya sabes. —Todavía la puedes usar si quieres. Luego. que tú y yo… —Era difícil decir las palabras y John se detuvo porque ella sonreía. jugando con ella. —dijo. —hizo un gesto hacia la chaqueta con un asentimiento de su cabeza—. sus manos temblaban en sus bolsillos. —Escuché algo allá dentro. ahora iluminado por la luna.. No voy a decirlo por ti.

Por un momento se quedo de pie en su habitación. Se quitó la camisa. no se movió. sin embargo. pasando sus manos sobre su rostro. la retorció y la tiró en su armario… fallando el cesto de la ropa sucia. y los accidentes en la segunda mitad. No importaba lo que hiciera nunca era suficiente. sus olvidadas cuatro líneas. Antes de que el calor se desvaneciera. —Jenn. En cambio. la vio volver a la casa. Los había utilizado tantas veces. Excepto su padre. todos caballeresco y soñador… por el gesto. Incluso si deseaba que fuera verdad. ¿Cómo podía ser el primero en decirlo? Que todo el mundo pensaba que estaban juntos. Veces como esta el se encogía ante su imagen de sí mismo con unos pocos recuerdos que tenía de cuando había hecho a su padre orgulloso. diciéndole eso significaba dejar bajar la guardia en primer lugar. la vieja frustración burbujeando. Y todo el mundo le felicitó por eso. El murciélago en miniatura y la bola se veían rayados y desgastados ahora. Echaría de menos eso.Gracias. La llevó a su nariz e inhaló. no pensó. Probablemente estaba bromeando cuando le dijo a todo el mundo acerca de la chaqueta… haciéndolo ver como un niño de casa. Como cuando había podado el césped de los Vienvu porque Randy había estado ausente durante tres semanas. incluso con el patético primer acto. ." Su padre le había mirado con tanto orgullo que John sentía envuelto en seguridad alrededor de sus huesos. Una vena de resentimiento se endureció en su interior. Él no quería hacerlo. Algo pesado se aferro sobre su corazón. John colgó el abrigo en una perrilla en su habitación… la antigua perilla que su madre había instalado cuando él había pasado por su fase de béisbol. —Estuvo a punto de detenerla. Cayó en la cama. se deslizó en el. Él había dado su alma a Romeo. Le dio una patada en su lugar. Todo el mundo le gustó la actuación. Tuvo la repentina urgencia de levantar la canasta por encima de su cabeza y tirar su contenido por todo el cuarto. Sus dedos se apretaron en la chaqueta. Los recuerdos estaban siempre justo en el borde de sus pensamientos. La tela estaba todavía caliente. "Estoy orgulloso de ti. acomodando sus manos en las caderas con un gruñido exasperado. En tres zancadas la cogió y la metió profundamente en el casi lleno contenedor. Él tenía miedo de hacer eso.

supongo. Irían con él cuando se mudara. "Jenn".Tingey como si fueran viejos amigos." Un momento de silencio se extendía en dos.Nunca había pensado mucho acerca de las posesiones. Chip estaba en éxtasis. imaginando la cara de John cuando movió la ropa con cautela. sin saber qué esperar. aplausos. sonrió la Sra. La risa de John corría por el pasillo ahora. el encaje negro. Se asomó por la puerta abierta. ¿A qué chica no le gustaría? Romeo y Julieta juegan con la casa llena todas las noches. Que pasará a la historia de Pleasant View High School. adorada. se metió en la cama y miró hacia la ventana. más chicos sonriéndole. había que hacerlo y trataría de no mostrar lo difícil que era. tres. Si dicho cambio era inevitable. John esperó. Más extraños saludándola. ese hueco de su corazón. John estaba hablando con Ms.Tingey. "¿Cómo estuvo la fiesta?" John se encogió de hombros. Ser notada. ansioso. Jennifer caminó por el pasillo lleno de gente a Inglés. John no sabía si él estaba mostrando respeto por su espacio o en silencio diciéndole que no iba a quedarse mucho tiempo. Todas las noches grandes ovaciones. El se había vuelto del color de la remolacha. Después de que su papá cerró la puerta. Pero el mayor de los escándalos hasta ahora fue el sostén que una chica había tirado en el escenario cuando John estaba haciendo su venia. "Solo estaba oyendo hablar de las anécdotas detrás de . Decepción colgaba en su pecho cuando su padre se volvió y salió por la puerta. era lo que él no podía tomar. le quemaba hasta la médula. "Bien. los dos se volvieron. El dolor en los huesos de John se intensificó. Tingey. Cuando ella entró. Jennifer reflexionó. El sonido hizo a su vez atraer a Jennifer la cabeza mientras se acercaba al salón de Ms. fuera del escenario. gritos. se esperaban. John lanzo fuera cualquier signo de miseria frotándose su rostro. "¿Sí?" Su padre sólo dio un paso en la habitación. La fama era embriagadora. no docente y alumno. "John?" Su padre llamó a la puerta.

bien." Ms Tingey alcanzo su cartera. " ." "Ya has ganado el concurso. "Oh." Ms. hundiendo las manos en los bolsillos delanteros. Lindo. Hazlo tu." Jennifer se echó a reír. véndelas tu. "Véndeselas. y detrás de ellos algo travieso brillaba. para ver quién acababa de entrar. Tengo amigos que quieren venir. "Escuché sobre el concurso. esta como mal hacerle zancadillas a una chica. No puedo creer que no haya visto el espectáculo y esta es la noche de clausura. en realidad. Jennifer. ¡Qué broma! "Si. "No soy mucho de concursos." Freddy por encima de Jennifer hizo el comentario gamberro mientras se sentaba." entregó la Ms. "Éramos niños. sabiendo que John había vendido las suyas. " Jennifer puso sus libros sobre su escritorio." Miró a su mano extendida. "Esas son las suyas. "De ninguna manera. pero sus ojos sostenían los de Jennifer." John fue a su escritorio y se sentó.Tingey se echó a reír. Y John. "No puedo esperar para verlo." “Pero ya has vendido más." John puso sus manos en alto." Dijo Jennifer buscando en su mochila. Tingey el cheque a Jennifer. porque su cara estaba roja. Jennifer miró a John. "Amigo. Obviamente. "Así que. ¿cómo se siente estar un día libre? Felicitaciones. supongo que tendrá que compartir la venta con Jennifer. " John se movió un poco. "¿Tienes más de una?" Jennifer quería susurrar que tenía siete. ¿Te quedan entradas?" preguntó John. un día libre en la escuela? Voy a tomar todas. pensó ella. "¿Desde cuándo?" la puerta se abrió y unos pocos estudiantes entraron "O has olvidado que solías hacerme zancadillas cuando corríamos?" Se volvió lejos. "¿No puedes venir?" "Oye.escena." Ella los metió en su bolso. fingiendo. él asumió que había vendido la totalidad de la de ella. sacó su chequera y comenzó a escribir. hazlo tu. pero solo le paso la pila a el. El ganador obtiene qué. "Aquí tienes.

negar que?" Freddy preguntó. lanzando a la clase en bromas.." Ms. " La clase murmuró. aún. de repente imposible asegurarlas en el cerebro comenzaran a desvanecerse. sus uñas pintadas de negro. Escriban. Quiero un verdadero pensamiento puesto en todo el mundo. Eso suena más como yo. quiero otro tatuaje en mi trasero y sé que no me lo puedo permitir. perplejo. Jessica levantó la mano. "Estoy hablando de la negación en el sentido de que Elizabeth había negado cualquier sentimiento hacia el Sr. escriban. "Hasta que ambos aceptaron sus verdaderos sentimientos que experimentaron una forma de negación.. Detrás de él. "Lo bueno es que no te quedaste sin dinero. Estén preparados para una discusión profunda. Goteo un malestar que comenzó a extenderse a través de ella. "La entrada de hoy para el diario es llegar a un acuerdo con la negación y la aceptación. Quería leer sus entradas del diario. "Como. amigo." Freddy choco la palma de la mano de John. Jennifer miró a su papel en blanco. Sobre como será la actuación esta noche? No." "¿Has visto mi trasero últimamente? preguntó Jessica."Eres genial. explicó Ms. Había otras maneras. . " Debería escribir el nombre de John en el papel y hacerlo con el? Eso sería casi lo diría el pensamiento de Jennifer. Sin embargo robar no era la carrera de su elección. las horas de cansancio.. " La clase quedó en silencio. Eso es negación. "Igual que renunciar. Líneas. ni más elogios. Eso era como estar enojado con Robin Hood por darle a los pobres. Sobre que n en negación? ¿Qué se necesitan para aceptarlo? Eso es lo que esta entrada en el diario se trata. Este no era uno de sus puntos fuertes. mientras la clase se llenaba con cada estudiante ansioso por el zumbido de lo que estaba pasando. "No gané. ¿Sobre qué podía el estar en negación? La mudanza? Esa idea no se confortó su corazón. Jessica se encogió de hombros y Freddy murmuró. Es como. Tingey llamo la atención de la clase con un aplauso de sus manos. Él estaba escribiendo con tanta intensidad. Se ira para siempre la diversión detrás del escenario. la negación y la aceptación. Jennifer no estaba loca porq él habia ganado. "Bueno. Darcy que no sea desprecio y viceversa". la satisfacción y los retadores ensayos." dijo John. realmente ver el interior de su cabeza. No más fans. Tingey. eso suena más como yo.

Tingey brillaba. con lo que la Sra. He hecho muchos amigos. Excelente. entonces tu me dirías. algunos quedaron completamente inmóviles ante la sugerencia. . Preguntó John de la nada. "Algo que todavía no estás segura de que vas a conseguir. esperando que Ms. "Si la hubiera. "¿Por qué?". "Jenn?" "¿Qué tal si todos compartimos algo?" Cuerpos se movieron en los asientos. La expresión de el pasó del escepticismo a la determinación. Ha sido tan grande. compartiera algo de lo que había escrito. " “Pero tenías todas esos amigos. "Eso es sobre lo que estás en negación. pero era verdad. Tingey. "Acabo de decir por qué. "O voy a estar deprimida. "Lo hice?" Él asintió con la cabeza." Ella se congeló. Puntuación. y Jennifer casi perdió los nervios. Ms.Tingey la notara. "Querías algo"." Jennifer se echó hacia atrás. para empezar ". " "¿O qué?" preguntó a la Sra. Preguntó Jessica. "Excelente sugerencia. "He estado en negación acerca de la obra final. “Claro” dijo con confianza.Levantó la mano. Jennifer espera que hubiera encendido la llama de la competencia en John para que él sin saberlo. La profesora estaba de espaldas a la clase." El corazón de ella retumbaba en la garganta. No era lo que estaba escondido profundamente en su corazón." La habitación quedó inmóvil. Las cabezas se volvieron primero a Jennifer. señaló. pero Freddy se aclaró la garganta. Su corazón dio un vuelco en gran medida. luego a John. se recordó Jennifer. comenzó. Sigo pensando que no puede terminar. "No hay otra razón. Jennifer. porque voy a extrañar a todos. El corazón de Jennifer salto. ¿Por qué no empiezas?" Soy actriz. Tingey giro. atrevida. satisfecha con su entrega. triste. He hecho muchos amigos." "¿Qué querías?".

dijo en voz baja." El pulso de Jennifer vibraba." "¿Y tú? Es tu turno. Sus sueños y fantasías estaban dispuestos a correr con lo que podría ser. y John se echó a reír un poco. cabezas inclinadas mientras Chip daba sus últimas palabras de aliento para la última presentación. "Pero no tienes que estar en negación acerca de eso porque. lo admito. Los ojos de Jennifer se encontraron con los de el. quería algo. Fue culpa suya que la hubiera inmovilizado a esto. Así que he pasado de la negación a la aceptación. Él deseaba estar cerca de ella y poder tomar su mano. incluso si nos mudamos. manos enlazadas. Ella estaba tan distante. mirando el tablero. “Está bien. Sus dedos jugaban con el papel donde estaba escribiendo. La expresión de el. pero no junto a él. Una fuente de placer recorrió su cuerpo y trajo una pequeña sonrisa a su cara.La clase hablaba en voz baja. "Debido a?" Jessica se burló. no se podía ignorar. El corazón de John se sentía pesado. tan . "Estoy en la negación. Pero veía que no iba a suceder. pero se rompió la tensión construida en la sala. "¿Qué chica rechazar este fin de semana?" La sugerencia fue dura. Jennifer no era la única en negación con respecto al último acto. Cabezas se dirigieron con ansiedad en dirección de John. El giro hacia adelante. "Estoy en negación acerca de la mudanza". Otros giraron en su asiento. con la mirada fija de nuevo en el papel en sus manos como si fuera a darle la fuerza o darle la respuesta. con ojos abatidos allí. CAPÍTULO 16 Estaban parados en círculo. "Eso es todo?" Jessica se quejó. Pero todavía estaba inseguro por dentro. los hombros tensos. Pero luego su mandíbula se endureció. "Eso es convenientemente vago. Fue ella la que abrió el debate. Ella estaba parada cerca. aún puedo terminar mi vida aquí. La admisión fue seguida por susurros suaves. John" incito Jennifer." Freddy le pego ligeramente al brazo de John. por supuesto. Jennifer pensó que un parpadeo de esperanza iluminaba los ojos de John. el destello de esperanza oscurecido con lo que ella pensaba que era decepción. aliviada quedó fija en ella. aliviado John Michaels no iba a dejarse. " El rostro de el cambió rápidamente. Se parecía a punto de descargar algo de gran importancia.

recordando los momentos.difícil de leer. “A ti también. movió su mano a la espalda de ella.” “En la bella Verona esto sucede: dos casas ambas en nobleza iguales con odio antiguo hacen discordia nueva. la frágil burbuja que sostenía su concentración explotaría. sabiendo que de alguna forma había tocado sus almas. Él bajó su rostro hacia su cabello. Solo un micrófono falló y fue arreglado al instante por el equipo técnico. Sin darse cuenta. Las cosas estuvieron perfectas en el primer acto. En el intervalo. Los miembros del casting se abrazaron. La sangre tiñe sus civiles manos. “Buena suerte. John tomó un respiro profundo y extendió sus brazos. La frase de buena suerte era una tradición teatral. Había algo anónimamente confortante acerca del mar de cabezas flotando en el cuarto oscuro que facilitaba la presentación. Esa sonrisa en clase esta tarde había sido dulce. Por mala estrella. El era solo John Michaels. Pero de repente ella se apretó contra él. de estos enemigos nacieron los amantes desdichados: sólo su muerte aniquiló aquel odio y puso término a la antigua cólera. incentivante y completamente increíble. Casi robaba su voz escuchar cuando sollozaban. Si tan solo pudiera figurar como conmover a Jennifer.” dijo Chip. Era humillante. Él sabía que había una audiencia. Cuando Jennifer se dio la vuelta luego de abrazar a Fletcher. las manos de John se humedecieron. John decidió tomar otro paso adelante. Había aprendido que si lo hacía. Nada sino la muerte de los hijos pudo llevar los padres a la paz. Ella lo miró. suplirá nuestro esfuerzo lo que falte. Eso todavía era un milagro secreto para él. Pero él la había visto sonreír de esa misma manera a docenas de chicos. Jenn” Los brazos de ella se cerraron alrededor de él. . “Rompan una pierna. lo disfrutaba cuando ellos reían. esperando hacerlo durar por siempre inclusive si sabían que no podrían. cálida y suave. Todos estaban llenos de adrenalina. Ella parecía esperar que él hiciera el primer movimiento. ¿Era eso duda en su postura? Casi bajaba sus brazos. tomó un respiro. Dos horas durará en nuestro escenario esta historia: escuchadla con paciencia. sintiéndose estúpido.” John nunca miró a la audiencia. causando que olvidara sus líneas y entorpeciera sus movimientos. A su alrededor los extras zumbaban y los miembros del casting tomaban sus posiciones iniciales. Y aún así había hecho sentir algo a alguien de tal manera que lo había llevado a las lágrimas.

Lentamente ella dejó la esponjilla en la redonda caja blanca que contenía polvo.” .” “Entonces dímelo tú. brillo secretivo que lucía. Todo en su interior se inflaba. Si podía arrancar la respuesta de ella.” Sus ojos se abrieron. “Hoy en clase. Algo mágico que sabía que nunca tocaría.” “¿Por qué?” “¿Por qué quieres saber? “Porque creo que ya lo sé. solo para ver hasta donde lo llevaba.” suspiró él.” Ella pareció considerarlo. Quiero escucharte a ti decirlo. se levantó de la silla y se paró frente a él. La habitación era un loquero de ruido. Quizás lo hacía. “No esta vez. Sacudió la cabeza. parándose en la luz con ella. Dímelo. una que deseaba que pudiera traspasarle a ella.” comenzó él. Dímelo ahora y sácame de mi miseria. “Bueno. El show casi estaba por terminar. Jenn.Encontró a Jennifer retocando su maquillaje en su mesa. pero él lo apartó de su mente. Solo una hora. Dejó de espolvorearse el mentón con maquillaje. urgiéndolo a hacer algo. John esperó.” mantuvo su voz calmada “te veo en el escenario.” Él sacudió la cabeza. “No esta vez. Él había alcanzado la línea. Pero su sonrisa solo se intensificó con ese distante. “Bien.” Sus labios se levantaron en una sonrisa. se habría esfumado. luego miró alrededor con fingido desinterés. “te estabas reprimiendo.” Ella sonrió un poco. Los ojos azules de ella se fijaron en él. Dímelo tú. él también podría. “¿Qué?” preguntó ella. Sus dedos se abrían y se cerraban. como si se sentara en frente de un altar de la iglesia. “Okay. nunca sabría. El corazón de John se aceleraba. Una miseria dulce y amarga lo envolvió. De reojo la sonrisa de Jennifer se marchitó como una margarita seca. Las luces rodeando el espejo encendían su piel a marfil y crema. “Prefiero oír lo que tú crees que voy a decir. y todo lo que había esperado que el show le brindara -les brindara. Se acercó por detrás.

mirando. “Yo. okay.” dijo Andrew.” “¿Por qué no me dejas a mí decidir eso?” . Así que la forzó de espaldas en la esquina. y Drake. “No sé que piensas que diré. una mano su oreja. Él quería que dijera las palabras. “¿Qué haremos?” “Lo continuaremos. no importa como. Bien. Levantó el mentón. alertándolos que el intervalo ya casi terminaba. Tomó una silla. En cambio. “¿Puedo hablarte un segundo?” Casualmente. Los chicos estuvieron de a cuerdo. Luego sintió un golpecito en su hombro.” El placer hizo que sus labios se levantaran en una sonrisita. “Duro ¿no es cierto?” preguntó. la dio vuelta y se sentó. ´ John se inclinó más cerca. justo como ella siempre había insistido en que él las dijera. “Claro. interrumpió un juego de cartas a pleno entre Andrew. A él no le importaba. “Okay” suspiró ella. Estaba listo para verla retorcerse. No serás capaz de manejarlo. con frustración. Ella estaba pensando.no te va a gustar lo que voy a decir. los ojos fijos en sus cartas. John sabía que era con la esperanza de mantener a una parte de la producción junta luego de que terminara la obra. No estaba realmente enojada con él.” dijo. pero había un placer in-negablemente familiar por la pelea. miró el rostro perturbado de Jennifer. John tenía ganas de darse la vuelta y mirar tanto a Jennifer. que casi lo hace.” sus pestañas revolotearon seductoramente contra sus mejillas cuando no pudo seguir mirándolo a los ojos.” contestó Drake. “Discúlpame. ¿dijiste algo?” Jennifer podría haber comenzado un incendio con el fuego de sus ojos. haciendo que el sistema de John se exaltara. “Okay.“¡Cinco minutos!” llamó Ty en la puerta. La condujo hacia la única esquina vacía del salón de drama. “Este juego no va a terminar antes de que tengamos que irnos. Sus ojos celestes daban vueltas. como si estuviera dolorosamente incómoda. Fletcher. pero-” “Vamos.

Poder. sus labios. encerrándola con una mirada casi frenética. “Es hora” su voz rasposa. Rápida como una mariposa sobre una flor. quiso apartarse de John pero él se extendió.” Su otro brazo la bloqueó cuando ella trató de liberarse. vio que el salón de drama estaba casi vacío. Agitado probablemente. Sus labios apenas abiertos. Él estaba en blanco. Antes de que cualquiera de ellos pudiera tomar otro aliento se introdujo por la esquina y salió de la habitación. Jennifer tuvo un momento para pensar que ella estaba en el balcón como Julieta y John colgado actuando como Romeo. conscientes de que Romeo estaba escondido en la red. —Espera. Finalmente los abrió. de repente se mortifico por lo que había hecho. no segura si debía sonreír o correr. Y tenía la misma mirada en sus ojos que Alex cuando había querido besarla. devastado porque había intentado subir por fuera de la ventana de su dormitorio. Ty se aclaró la garganta y dice.” “No hasta que hables. Ni siquiera lo miro. Los ojos de John aún estaban cerrados cuando ella se apartó. —Chicos. Jennifer tuvo un destello de John cayendo en una celosía podrida. Jennifer tomó aliento.” “Tenemos que ir al escenario. como una erupción cutánea. “Es hora de que hables. La miró tan intensamente que la hizo temblar en su interior. tan completamente candente cerniéndose sobre ella todo masculino y tenso.La puerta del salón de drama se abrió y Ty agitó sus brazos. lo besó. Miró el rostro de John. era como si él no estuviera dispuesto a dejarla ir —no estaba segura de si sus rodillas la podrían mantener parada. Él lucía temerario y atrevido. dijo sus líneas. Ty estaba parado en la puerta espantando a colados con el agite de su mano. Trish.” Jennifer no podía creer la sincronización -estaba tan aliviada. No debía haberlo besado. una enfermera de Julieta. Vien. El arte refleja la vida. si ella era encerrada en esa caliente esquina humeante con él. si él la seguía mirando de este modo. y se elevó sobre la punta de los pies. “Estamos en escena. es estúpido. Jennifer se apoyó en el balcón y lo vio. —John le dijo bruscamente a Ty. pensó ella. subiendo a conocerla en secreto. completamente ilegible. Dio una mirada rápida detrás de sus hombros. sintiéndolo en una deliciosa corriente que la calentaba por todas partes. Ella apoyó su espalda contra la esquina y esperó a que él abriera los ojos. Una oleada de . La broma había despertado su corazón y le hizo comprender cómo realmente se sentía hacia él. Trish dijo su última línea y salió. John dio un paso atrás. sus brazos a sus costados. pensó.

De alguna manera el dinero utilizado durante actuaciones anteriores. si esa es tu condición. algo que nunca había hecho durante en esta escena en los ensayo. La broma arrojó a los chicos. ella se atrevió a pensar que la sonrisa no era puramente teatral. que arrastró la tensión. "Te dicen caprichoso. quería decir. La mirada de asombro en su rostro no tenía precio. Había lago juguetón en el aire sin duda. Después de terminar la larga escena. —"Un beso más. Su respiración se detuvo. —¿Vas a explicar a qué viene esto? —dijo. —Tal vez. Andrew tuvo el estado de ánimo para poner la antorcha hacia abajo y pisar. infusión de todo el mundo. Lo sintió tragar. estás abajo. —¿Qué fue eso? —Mientras sacudía su cabeza con fuerza hacia el conjunto de referencia para el beso. —Era yo. de los jugadores a la tripulación manipulación." —Romeo respondió pero fue a John quien le brillaba el tono por la burla—. —"¡Ventana. Libre de la soga de la consecuencia que tenía colgando sobre las actuaciones anteriores. "así también te ven mis ojos. París y Page llevaban con aceite de larga duración. e hizo una pausa en la baranda. El aumento del poder momentáneo trajo una travesura a su mente y ella bajó su boca a la suya. Llevaba la sonrisa del diablo. con su fidelidad? Sé caprichosa. Tomó la delantera y dejó su satisfactorio vacío. entrecerrando sus ojos. Verlos rompió su concentración. —"Y créeme amor. ¿Que harás con él. ¡El dolor bebe nuestra sangre! ¡Adiós!" Jennifer preparada para su próxima línea. todo era posible. Pero ahora me necesitan en el escenario y me tengo que cambiar. Él no podía hacer nada para detenerla. eso causó que sus labios se movieran en ella y ella sonrió cuando se retiró. —“¡Dios mío. siendo Julieta. deja entrar el día y que salga la vida!" Sonrió. bloqueando su salida. no los esperaba allí para otra función. El público se rió cuando los tres finalmente tuvieron que saltar sobre los cabos para extinguir las llamas. suerte. y dijo sus líneas como si nada hubiera ocurrido improvisado entre ellos. —"¡Suerte! ¡Suerte!" —Comenzó—. que cuando se suponía que Page iba extinguir esta parpadeaba y se quemaron vivos. Dio un paso atrás. como un muerto en el fondo de una tumba! ¿Mi vista me engaña o te ves pálido?" Hubo un fugaz destello de algo juguetón en su rostro antes de retroceder un paso. Para un flash. —Ella arrancó junto a él. ¡Adiós! ¡Adiós!" —Ascendió cuidadosamente. Alguien encendió las antorchas que Romeo. te cansa su presencia y así me lo devuelves" —Que irónico. frente a la audiencia. —Supera esto. La audiencia se calmó. Fue espontanea en hacer algo como lo hizo con todos esos besos durante los ensayos. tomando otra pausa en su oído para susúrrale. Jennifer ahuecó sus mejillas. ella se lanzó fuera de la escena y derecho hacia John. John y Jake hicieron lo mismo. Hizo una pausa. Ella paseo su mirada por sus padres y por los padres de John en la primera fila. y el movimiento envió sus ojos. y descenderé. entonces. acostumbrados a soplar una vez y que las llamas se apaguen.emoción corría a través de ella. estaba . Un brillante ramo de rosas blancas tenía su madre en el regazo. siento el peso de un presagio! ¡Es como si te viera.

Ella miró la cara de su papá. joven muerto! ¡Porque donde Julieta está enterrada convertirá el sepulcro su belleza en un salón de fiesta luminoso! ¡Descansa. Vio desde un costado cuando John la abrió. sus armas chocaban y sonaban. el final del programa. El vacío de la firmeza. Ella escuchó Andrew caer y preparándose a sí misma para John cuando abra la tumba. —Supera esto. sólo por un breve momento. Instintivamente activa. Estaba en lo cierto hoy en la clase. Acurrucada en una bola debajo de la set. Él volvió a los escenarios. como amante? Pues temo. ella luchó contra las lágrimas. le complació ver una sonrisa de orgullo en sus labios.extraviado y forzar a alguien a reponerlo de su propio bolsillo y sacar un proyecto de ley del siglo XX para el intercambio del siglo XVIII. La esperó en los costados. Esperaba que pudiera seguir manteniendo las lágrimas detrás de sus ojos al caer. saltó y se armó con el florete. Mientras los dos muchachos bailaban por las escaleras. pero Andrew dio un respingo y lanzó un hipo casi fuera de la sincronización del diálogo En un momento de esplendor. Escuchaba el diálogo. se cerraba con una emoción. John era tan fluido.” Levantando a Jennifer en sus brazos desacelero el monólogo. John sacudió un puño a Andrew a continuación. retomándolo donde lo habían dejado. que hacia hincharse las ondas dentro de él. en las sombras. tan natural. Jennifer robó la nota Romeo iba a leer y a París y escribió: “SUPERA ESTO”. que contigo he de quedarme para ya nunca salir de este palacio de lóbrega en la noche. —“¿Un sepulcro? ¡No. Durante la lucha entre Andrew y John. soltando cada palabra por vez. —“¿Tú aguarda aquí. —Dijo John. Ella no sentía su cuerpo envuelto alrededor de ella. Después colocó a Andrew cerca de Jennifer. Su rostro no cambió como sus ojos quitada la carta. Aquí. La cara de Jennifer desencajada. Era casi el final. Con su boca condimentada y fruncida. Este era el último beso que ella y John compartirían. En un ataque contundente. Perfecto. Tomó su lugar en la tumba y esperó para que John la abriera. Jennifer contuvo su respiración. antes de que ella caiga en su "sueño de muerte". —Tú eres quien debe besarme de nuevo. Lo que sentía en ese momento. vino a su cabeza. Andrew golpeó la espada de las manos de John y la envió girando. ella había lo retenía. aquí me quedaré. Era fácil creer que él eraRomeo. John había reemplaza el pequeño frasco por de Jennifer "veneno" vinagre de color. El arma se deslizó por el escenario y se dejó caer sobre el suelo en la primera fila del auditorio. su sonrisa tan grande que ella quería darle un puñetazo. que luchó por algo que él quería. se dirigió por el escenario. Finalizada la escena ella corrió desde el escenario en su búsqueda. . truenos y tormentas. pero John no estaba pensando en que medida las palabras se derramaban en su boca. luz y calor fue más real que teatral. muerte! ¡Un muerto te ha enterrado! El último monólogo fue largo. No me culpó si tengo un gusto agridulce. Jennifer suspiró con asombro. Sin un descanso. el pecho de Jennifer se apretaba con anticipación. con una pesadez creciendo en su corazón. un faro.

respetuosamente destrozando el marco de lo que siempre quedaría sólo en la memoria. La broma compartida lo dejó con esperanza. "¿Quién coreografío eso?" "Chip". arrojó su cabeza atrás. estando sobre ella. los golpes parecía que se filtraban a través de su ropa y uniéndose al de él. Cayó sobre ella en un montón y determino el resto de la obra terminada. besándola más esta vez. CAPÍTULO 17 La tradición exige a los actores y al equipo quedarse después de la presentación final y quitar los esecenarios. era apenas consciente de los otros actores moviéndose por su alrededor.” Rompió en lágrimas otra vez y terminó con un sincero llanto. también lo hizo Fletcher y Andrew. Su corazón latía en su pecho. "No es cierto". Era difícil ver el escenario separado. Abrió el frasco. Perdón verán unos. aferrándose a ella.Las lágrimas rompieron de nuevo y terminó con un sincero sollozo. tuvo que congelar su propio aliento para estar seguro que ella respiraba. La mordedura crujiente. Su respiración tan débil. Bajo su cuerpo yacía el de Jennifer. cálido y suave. el castigo." . gritó Chip de alguna parte. semanas y horas habían creado un mundo que había vivido durante un breve momento. pues nunca hubo historia de más desconsuelo que la que vivieron Romeo y su Julieta. cuando el telón cayera por última vez. Él no escucha las palabras. Ella se movió al ritmo. ayudando conveniente muy cerca de donde trabajaba Chip. aferrándose a ella. "Jennifer ayudo. besándola más tiempo esta vez. "¿Recuerdas lo difícil que fue aprender el baile?" Alguien gritó. Chip ordenó diez pizzas y veinte litros de gaseosas. Las historias se intercambiaban mientras los grupos trabajaban juntos. Ann Naeverson fue a ayudar por si alguien se lesionaba. La agitación en su interior era algo que no dejaría ir. otros. de club soda chisporroteaba en su garganta. Salid y hablaremos de nuestras desgracias. Alguien trajo un estéreo portátil y varias canciones sonaron con el ruido de los martillos y el choque de la madera mientras las astillas caian al suelo. —“Una paz sombría nos trae la mañana: no muestra su rostro el sol dolorido. el lugar donde los días. Lacey tomo fotos.

"Vamos a tener una fiesta de premios".intervino Ann Naeverson. "Eso no es justo". Luego levantó la vista y sonrió. "¿Ty?" El director de escena sacó un pedazo de papel de su bolsillo trasero. Jennifer se acercó a él con su escoba y una sonrisa. contando en silencio. Aplausos y silbidos llenaron el aire. Los ojos de John brillaron con furiosos colores." John le lanzó una mirada penetrante. Negó con la cabeza. está lista para caer. Chip dirigia donde debia estar cada uno. Chip miró a Ty. tratando de encontrar aunque sea . De hecho. Lo estudió. el resto se habían reunido. "Muchachos. Ninguna de las chicas estaba dispuesta a abandonar. Jennifer agarró a Lacey. actriz. Las mejillas de Chip enrojecieron. Su sonrisa brillaba con algo privado. Preguntó Jennifer. inclinando la cabeza hacia atrás y adelante. demasiado miedosa para creer que era para ella. "¿Quién vendió mas entradas?". se quejó Trish." Jennifer puso las manos sobre la madera. dando codazos al lado de los chicos. "De ninguna manera. Todos dejaron sus puestos para felicitarlo. agregó Lacey. "Te lo dije". pero ella se corrio a un lado. "John". "Aléjate". cosas por el estilo?" "Sí". "Ese definitivamente eres tu . "No te olvides de mejor director". Trish y Taunia.Jennifer hizo una reverencia antes de coger la escoba. dijo Chip. "Está lleno-de chauvinismo". saliendo de detrás de la pared principal del escenario. "Podemos ayudar. quien tenia el honor de empujar y quien tenia que estar allí para asegurarse de que cuando el escenario se estrellara no hubiera nadie detrás de él. limpiándose la frente con un pañuelo. "¿Mejor actor." Los muchachos siguieron a Chip a los principales planos de lo que había sido tanto el muro de la ciudad y la parte posterior de la ciudad.

¿cómo fue?" Drake preguntó John. Apestas. tampoco. Los chicos empujaron a John. La mayoría lo hizo. John disparó a Jennifer una mirada triunfante sobre su hombro. Después de unos cuantos tirones. pero John. algunos dijeron adiós. Fletcher y Andrew se quedó para ayudar a cerrar los remolques hasta la mañana siguiente. mirando con ansiedad como Chip ladraba órdenes. "¿Agrio o dulce?". Más de la producción familiar fue desprendida en la noche mientras el final se deslizó en silencio. Dejó escapar un gruñido y se quitó una pieza de enrejado. chicas. nadie lo presionó por más. poner vinagre en mi vial. el muro gigante cayo. Tengo que insistir. Esta era la oportunidad de John de devolver el golpe. que se puso rojo. Las chicas se apartaron. dijo alguien. "Las chicas no se fueron de buen grado e hicieron conocer su disgusto con algunos gemidos. El polvo nublaba el cielo.una pulgada de lugar. A las dos de la mañana Chip dijo a los que se quedaron que se podían ir a casa. . La tension llenó el aire. El reparto y el equipo empezaron a romper la pieza de gran tamaño en secciones más pequeñas. lanzando un trozo de enrejado por encima del hombro. "No tendras que besarme nunca mas. Preguntó alguien. "Entonces. Gracias por la oferta. Tenía todo el derecho. "Chicas.". otro pedazo se desprendió y lo arrojó por encima del hombro. "Amigo. Los remolques se cargaron con escenarios." Jennifer tomo un pedazo. cuando el cuñado de Chip viniera y los llevan a donde quiera que fuera. Una sensación de hundimiento se cernía sobre Jennifer. mezclándose con la música de Moulin Rouge. Chip dio un paso atrás y aplaudio. Cuando no respondió. agarró y tiró. Con más fervor. disfraces y accesorios. Mantuvo la mirada fija en sus manos. Mientras avanzaba la noche pasada la medianoche. pero voy a dejar que los chicos tiren esto abajo." Jennifer estaba junto a John y algunos de los muchachos que estaban tirando de la red. El polvo llenaba el aire. "Eso fue cruel. Vamos.

"¿Puedo tomar un viaje a casa?" "¿Aún a pie?" Él sonrió. Eso fue sólo una parte de la verdad. pero algo más grande les rodeaba. "Es duro cuando todo ha terminado. una débil sonrisa jugando en los labios. .asintió con la cabeza.Jennifer tomó un último paseo por el escenario limpio. dijo." Tragó saliva. " "Oh. asintió con la cabeza otra vez." Dio unos pasos hacia él. la túnica y la camisa blanca que llevaba el traje cada vez que estaban en el escenario. El aire de la noche enfrío a Jennifer y se estremeció. Sus dedos buscaron a través del desordenado contenido de su bolso. Peleas de espadas. Se había acostumbrado a sus medias. El se puso de pie a su lado junto a la puerta. "En clase. Busco en su bolso las llaves. Comenzaron la caminata por los pasillos vacíos de la escuela. las faldas fluyendo con la música. Lo miró. Sin previo aviso. Estuvo a punto de dejar caer sus llaves." -Sí . parado solo. Bromas. Todavía estaba caliente. Bailarines danzando en su cabeza. "¿Piensas que vas a hacer teatro en la universidad?" Miró por el escenario a John. "Quiero que la tengas. vibrantes. Por último. la chaqueta del consejo estudiantil casualmente bajo el brazo. cuando dije que estaba en negación. "¿Se están mudando?" Él negó con la cabeza." Puso los brazos dentro y apreto la chaqueta. vivos con el olor a pintura fresca. ella se detuvo. Sus jeans gastados y la remera celeste parecía completamente siglo XXI. Y lágrimas. sintio la pesada comodidad de la chaqueta de John sobre sus hombros. las caras sonrientes. "Después de tres meses de adrenalina corriendo en ti te hace esto". Todavía podía ver los escenarios. coloridos. "No sé por qué tengo frío". ¿No tienes frío? " Sacudió la cabeza. "Menti acerca de mudarme". Sus pasos resonaban suavemente en el vacío. Risas colgaban en los rincones de su mente. Ninguno habló. “Tal vez. Su mirada era tan intensa. burbujeando y saltando con la electricidad. sintió el llavero de la estatua de la libertad y la sacó. La extraña calma de una sala normalmente llena de actividad dejó Jennifer con un extraño sonido de final. con ganas de sentir alivio.

Ella lo sintió desde las rodillas temblando a los pechos temblorosos."Tenía miedo de decirlo. a ella no le importaba. matuvo todos los músculos de su cuerpo en un puño apretado. dijo." No pudo terminar de hablar. "Estaba negada acerca de ti." Ella contuvo la respiración. Sacudió la cabeza mientras se acercaba. tomando una respiración profunda. dándole valor. Traducción por: http://purplerose1. John. Eso era pedir demasiado de sí misma. Dio un paso más cerca. con miedo. Levantó su mirada hacia la de él. Todos los sentidos cosquilleaban como mariposas. ahora presionados contra él.activoforo. Incluso si le acariciaba la cabeza de condescendencia." dijo nerviosamente. dijo." "Pero me has besado. o se echaba a reír en voz alta como si fuera tonta. Miró sus labios. Placer brillaba en sus ojos. "¿Primero?" Él se rió. hundiendo las manos temblorosas en los bolsillos de su abrigo. "Me gustas. "Yo tambien". ahora libres de volar a través de su sistema. Sus labios flotaban suavemente sobre los de ella. Sus dedos enmarcaban su cara.com/t2960- descarga-de-proyectos-terminados . "Esos fueron para Julieta". mirándolo a los ojos. esperando a que responda. "Sí"." Sus ojos constantemente en los de ella. Le agrado cuando la tensión en su rostro se suavizó. "Déjame". "Siento lo mismo". "No puedo esperar para darte un beso. El peso que había llevado en su espalda durante tanto tiempo había desaparecido. ofreció. "¿En serio?" Él asintió con la cabeza. como estaban. "Quería que tu lo dijeras." Él le tocó ligeramente el brazo. asintiendo con la cabeza.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->