F'REDERICK SUPPE

EDITORA

NACIONK

CULTURA Y SOCIEDAD

LA ESTRUCTURA DE LAS TEORIAS CIENTIFICAS

Traductores: Pilar Castrillo y Eloy Rada TÃ-tul original: The Structure of Scientific Theories

0 Copyright 1974 by The Board of Trustees of The University of Illinois Translated by ~ e m i s s i o n of the University of Illinois Press.

0 copyright 1979 EDITORA NACIONAL. Madrid (España) I.S.B.N.: 84-2760484X Dep6sito legal: 20.732-1979
Impreso en Españ Talleres Grhficos Montañ Avda. Pedro Diez, 3. Madrid-19

CCJITCJRA Y SOCIEIIAlI TeorÃ- y métod

FREDERICK SUPPE

LA ESTRUCTURA
DE LAS

TEORIAS CIENTIFICAS

EDITORA NACIONAL Torregalindo, 10 - Madrid-16

u

PREFACIO

Este volumen es resultado de un simposio sobre la estructura

de las teorÃ-a cientÃ-ficasque tuvo lugar en Urbana, del 26 al 29 tic marzo de 1969. La convocatoria del simposio fue la siguiente:
Tradicionalmente, los filósofo de la ciencia han construido teorfas cientÃ-fica como cálculo axiomáticos en las cuales a los términoy enunciados teórico se les da una interpretació parcial y observable por medio de reglas de correspondencia. Recientemente, la pertinencia de este análisi ha sido discutida por un buen númer de filósofoshistoriaSe han propuesto y discutido unos cuandores de la ciencia y cientÃ-ficos tos análisi alternativos de la estructura de las teorÃ-asEl propósit de este simposio es reunir algunos de los expositores y crÃ-ticomá destacados del análisi tradicional, defensores de algunos de los má importantes análisi alternativos, historiadores de la ciencia y cientÃ-ficos para examinar la cuestió de <en quà consiste la estructura de una teorÃ-

cientÃ-fica^

Los puntos de vista' mantenidos por los diversos participantes en el simposio son perfectamente representativos de la gama actual del pensamiento filosófic acerca de la naturaleza de las teorÃ-a cientÃ-ficaspor tanto, las actas del simposio ofrecen una imagen reveladora de lo que corrientemente piensan los filósofo sobre la naturaleza de las teorÃ-a y su papel en el trabajo cientÃ-fico Una versi-n revisada y editada de las actas del simposio constituye la mayor parte de este volumen.

Cada autor ha tenido la oportunidad de revisar tanto su artÃ-cul como sus intervenciones durante las discusiones; se han insertado interpolaciones editoriales (siempre claramente indicadas) para resolver algunas incompatibilidades resultantes de tales revisiones. Por diversas razones tres de los participantes no pudieron preparar manuscritos revisados para la publicación en dos de estos casos yo he aportado el material necesario para preservar la continuidad de la exposició (indicando claramente dónd se hizo esto), y en el tercer caso se ha incluido un escrito sustitutivo. E n unos pocos casos, parecià deseable alterar el orden de las discusiones o reducir las mismas, y lo he hecho asà sin hacer ninguna indicación Porque el estudio publicado aquÃno pretende ser una reseñhistóricament exacta de lo que ocurrià en el simposio, aunque sà una representació exacta de los puntos de vista mantenidos por los congresistas. Como ayuda para el lector, he a h d i d o libremente a las discusiones notas a pie de página algunas de ellas son citas de trabajos que se refieren de refiló a lo tratado en las discusiones, y otras son notas sustanciales dando detalles de experimentos cientÃ-ficoo teorÃ-a a los que se refiere la discusió cuando el lector medio pudiera no estar familiarizado con ellos. Ademá de las actas, el volumen contiene una introducció principalmente crÃ-tic del editor, una referencia retrospectiva del simposio debida a Stephen Toulmin (que fue convocado para intervenir, pero que no pudo) y una bibliografÃ- completa de la literatura filosófic relativa a la estructura de las teorÃ-asEsta bibliografÃ- contiene virtualmente todas las fuentes citadas en el volumen, ademá de otros escritos en relació con el tema. Una cosa particularmente reveladora acerca del simposio fue el grado de interémostrado por los no filósofo hacia aquello que los filósofo tenÃ-a que decir sobre la estructura de las teorÃ-acientÃ-ficasLos departamentos de QuÃ-micaHistoria, FÃ-sic y PsicologÃde Illinois concedieron una generosa ayuda financiera para el simposio, y sus sesiones consiguieron audiencias de hasta 1.200 personas. Pero el interépor lo que tiene que decir el filósof de la ciencia no es suficiente para entender lo que dice. Durante el simposio, un cierto númer de no filósofo me dijeron çm doy cuenta de que lo que se està hablando es relevante para m i trabajo como cientÃ-fic y puede serme útil pero no tengo suficiente base filosófic para seguirlo en detalle o para ver exactamente cóm afecta a m i trabajo y asà no consigo las respuestas que necesito>. Para atender los intereses de tales no filósofo interesados se decidià incluir una larga introducció que proveyera de la base filosófic necesaria, tanto para entender en detalle lo que se trasluce en el simposio como para futuras incursiones en la literatura filosófic relativa a las teorÃ-asEsta introducció presenta una revisió crÃ-tic de la principal literatura filosófic de este siglo relativa a la estructura de las teorÃ-asAunque ha sido escrita con el propósit de introducir al no filó sofo de la ciencia en la principal literatura filosófic sobre este

tema, en m i opinió es la má completa revisió crÃ-tic de la literatura filosófic que acerca de las teorÃ-a se ha publicado; como tal podrÃ- ser usada como libro de texto en u n curso de filosofÃ- de la ciencia. Se espera que el filósof de la ciencia tambié encuentre rosas de interéen ella. En resumen, la idea de este libro es que la combinació de la introducció del editor y las intervenciones del simposio darà una cuenta completa del pensamiento filosófic pasa(lo y presente acerca de la naturaleza de las teorÃ-acientÃ-ficasDado que se cita un buen númer de obras de varios autores que han contribuido al presente volumen, se decidià incluir una bibliografÃcompleta sobre la estructura de las teorÃ-asen lugar de repetir informació bibliográfica Todas las citas sobre el material preparado or el editor se refieren a esa bibliografÃ- lo mismo que las citas de a mayorÃ- de los artÃ-culo de las actas del simposio. Estas citas constan del apellido del autor, seguido por una fecha entre parénte sis. AsÃ- por ejemplo (Hempel 1970) se refiere al trabajo de Carl liempel publicado en 1970, incluido en la lista bibliográfic del final del volumen. Cuando la bibliografÃ- contiene má de un trabajo de tm mismo añ y autor, se han aiÃ-adid letras minúscula al final de la fecha para distinguirlos uno de otro. Varios participantes prefirieron seguir algú otro métodpara las citas y se les permitià hacerlo; e n tales casos virtualmente todos los trabajos citados en sus articipaciones han sido incluidos en la bibliografÃ- al final del voumen. Estoy en deuda con muchas personas y entidades por la organizació del simposio y la preparació de este volumen para la publicación El simposio fue financiado con la ayuda del Comità George A, Miller y los Departamentos de QuÃ-micaHistoria, FilosofÃ-aFÃ-sic v PsicologÃ- de la Universidad de Illinois, Urbana. En la organizad o n del simposio fui ayudado por el profesor Alan H. Donagan, que actuà como copresidente del Comità Organizador y por los profesores B. J. Diggs, David Pinos, Robert C. Stalnaker y Frederick 1,. Will, que fueron miembros del Comité Jack Lynes fue m i ayudante administrativo, extremadamente hábily sin su ayuda el simposio no hubiera salido bien, si es que hubiera salido. Los profesores Wilbur Applebaum (Historia, Illinois), Roger C. Buck (Historia y FilosofÃ- de la Ciencia, Indiana), Don E. Dulany (PhiscologÃ-aIllinois), Max H. Fisch (FilosofÃ-aIllinois), Leonard K. Nash (QuÃ-mica Harvard), Raymond P. Stearns (Historia, Illinois) y Frederick L. Will (FilosofÃ-aIllinois) soportaron con paciencia la tarea, a veces difÃ-ci e invariablemente no recompensada, de hacer de moderadores de las sesiones. El profesor Max Fisch, a quien va dedicado este volumen, es el responsable de la idea de organizar el simposio. En la preparad o n del volumen para la publicació me he servido de un grupo de secretarias, de las cuales Marjorie Beasley, Maria Bonial, Sheilla Clair, Alice Dennis y Diane Hiither merecen menció especial. Rew A. Godow y Richard Wright fueron ayudantes eficaces en la selec-

r

f

ción Mr. Godow ayudà en la edició de las actas y preparà la bibliografÃ-a Mr. Wright leyà las pruebas de los manuscritos y ayudà a corregirlas. El profesor Max Fisch ha leÃ-d y ha comentado una parte de la introducció y el profesor Thomas Nickles ha leÃ-d la introducció entera y ha añadid numerosos comentarios. Ninguna de estas personas es responsable de ningú error que se pueda encontrar. Los participantes en el simposio merecen m i agradecimiento por su cooperació en la revisió de sus manuscritos, y en algunos casos, por su paciencia para esperar a otros para completar sus revisiones. Estoy particularmente agradecido al equipo de la ~University of Illinois P r e s s ~por , el cuidado con que han tratado el manuscrito: Frank Williams, Ayudante del Director, y Richard Wentworth, Director Asociado, se han mostrado complacientes y han sido fuente inapreciable de ayuda e informes; y m i editor, Ms. Bruce A. McDaniel, ha revisado el manuscrito con una devoció mayor incluso de la que yo he sido capaz de demostrar. Mi deuda personal má inmediata es con Edward C. Mascotti. Tambiédeseo dar las gracias al profesor David Turner. Algunas de las contribuciones de este volumen se han escrito con la financiació de la d a t i o n a l Science Found a t i o n ~ ,a la que estoy sinceramente reconocido. La financiació para la preparació de este volumen " f e proporcionada por dos subvenciones del Departamento de Investigació de la Universidad de Illinois y por una asociació de Investigació de Verano de la Facultad.
Urbana, Illinois abril 1973

EN BUSCA D,E UNA COMPRENSION FILOSOFICA DE LAS TEORIAS CIENTêFICA
Frederick Suppe

Lo menos que requiere es una reconsideració global del valor del conocimiento cientÃ-fico A partir de los año20 se convirtià en un lugar comú para los filósofo de la ciencia el construir teorÃ-acientÃ-ficacomo cálculo axiomáticoa los que se da una interpretació observacional parcial . Los modelos se emplean cientÃ-ficament o como una especie de teorÃ-o como una ayuda para el desarrollo de teorÃ-as Las explicaciones fundamentalmente consisten en subsumir fenóme nos bajo teorÃ-asEn ausencia de teorÃ-aque probar o aplicar. esa inadecuació afectarÃ. se puede proclamar el má céntric o importante es el de la naturaleza o estructura de las teorÃ-a cientÃ-ficasPorque las teorÃ-a son el vehÃ-cul del conocimiento cientÃ-fic y de un modo u otro resultan implicadas en la mayorÃ. Leyes y contrafáctico aparecen cientÃ-ficament o como teorÃ-ao como componentes de teorÃ-asNo es demasiado exagerado afirmar que una filosofÃ. con ra2 6 1 1 . su piedra de toque.de la ciencia es poco má que un análisi de las teorÃ-ay de su papel en la empresa cientÃ-fica Una filosofÃ-del análisicientÃ-ficde la estructura de las teorÃ-aes.INTRODUCCION Si hay algú problema en la filosofÃ-de la ciencia que. el diseñexperimental no tiene sentido.de los aspectos de la empresa cientÃ-fica Si no fuera por las teorÃ-as no habrÃ-ningú problema de entidades o término teoréticos ni de confirmaciónni de significació cognoscitiva.a la consideració de los restantes aspectos de la empresa y del conocimiento cientÃfico que de ella se sigue. por tanto. y si ese análisi de teorÃ-a resultase inadecuado.

por ejemplo.de la ciencia. la explicación)apoyados en la Concepció Heredada. Por tanto. En segundo lugar. se hicieron sospechosos. &á adelante). Scheffler (1967). que rechazaban la Concepció Heredada e intentaban lograr otra concepció de las teorÃ-ay del conocimiento cientÃ-fic4.de la ciencia entre los año20 y 50 o empleà o supuso tácitament la Concepció Heredada. los ataques de Achinstein (1963-65) y Putnam (1962). cap. 6 Ver. Las citas en esta introducció se hacen de acuerdo con el sistema descrito en el prefacio. Para un examen de esta controversia y una bibliografÃ-completa sobre el tema. 4 Ver. En los año50. . y hoy en dÃ-son objeto de múlti ples crÃ-ticaescéptica Al mismo tiempo. por ejemplo. 6. que continuaron hasta bien entrados los año60. fueron de dos tipos: primero hubo ataques a puntos especÃ-ficode la Concepció Heredada (por ejemplo. Achinstein (1968). habÃ-a producido un consenso general entre los filósofo de la ciencia en que la Concepció Heredada era inadecuada como análisi de las teorÃ-acientÃ-ficas y como consecuencia. 3 Ver. objeto de varias crÃ-ticadirigidas a forzar cambios de detalle (ver SECCION 11. De este análisisdesignado comúnment con la expresión La Concepció Heredada de las TeorÃ-al se han ocupado ampliamente los filósofo de la ciencia al tratar otros problemas de filosofÃ. Kuhn (1962) y Toulmin (1953).de la ciencia es la siguiente: la Concepció Heredada ha sido refutada.por medio de reglas de correspondencia. La recusació de sus ideas básica se puede interpretar que comienza con Toulmin (1953). ver Hempel (1965a). no obstante. Hanson (1958a). pero estas crÃ-tica no pusieron en cuestió las ideas básica de la Concepció Heredada. las diversas alternativas propuestas a la Concepció Heredada han sido objeto de fuertes ata6.y ninguna de ellas ha logrado una aceptació general ques crÃ-tico entre los filósofo de la ciencia. y Shapere (1964) y (1966). pero ningú análisi de teorÃ-apropuesto para sustituirla ha tenido amplia aceptación En término má generales. la situació actual de la filosofÃ. Estos ataques. la controversia actual sobre el análisi que desde el punto de vista de la ley de cobertura hace Hempel de la explicació cientÃ-fica el cual se basa tácitament en la Concepció Heredada. se propusieron filosofÃ-ade la ciencia alternativas. Estos ataques tuvieron tanto éxitque. pero ninguno de los análisi alternativos del conocimiento cientÃ-fic que han sido 1 La expresió Concepcidn Heredada fue usada por primera vez por Putnam (1962). 5 AsÃpor ejemplo. 2 La Contenció Heredada ha sido. a la noció de interpretació parcial y a la distinció teórico-observacional)dirigidos a mostrar que eran defectuosas y que no tenÃ-a posibilidad de arreglo 3. este análisi empezà a ser objeto de ataques crÃ-ticodirigidos contra su manera de concebir las teorÃ-ay el conocimiento cientÃ-fic2. a finales de los año60. No es demasiado exagerado decir que virtualmente cada resultado significativo obtenido en la filosofÃ. desde luego. por ejemplo. los análisi de otros aspectos de la investigació cientÃ-fic (por ejemplo. el análisi positivista del conocimiento cientÃ-fic que se apoyà en la Concepció Heredada ha sido refutado o cuando menos es altamente sospechoso.

sugeridos goza de aceptació general.de la ciencia se ha dedicado a la búsqued de la comprensió filosófic de las teorÃ-acientÃ-ficashoy todavÃ. lo que sigue no es meramente una exposición Mi análisi estÃhecho desde una perspectiva definida y no he dudado en incorporar a é mis propias ideas. Durante má de cincuenta añosla filosofÃ. En el resto de este ensayo. sino que de lo que trato es de dar una base y una perspectiva suficientes para apreciar y entender la preocupació del pensamiento filosófic actual por las teorÃ-ay por su papel en la investigació cientÃ-fica preocupació de la que son una clara muestras las actas que siguen del simposio celebrado en 1969 sobre La este ensayo trata de hacer Estructura d e las TeorÃ-a CientÃ-ficasAsÃasequible el contenido del simposio al cientÃ-ficinteresado y al estudiante que se encuentra por primera vez con la filosofÃ-de la ciencia. describo y evalú crÃ-ticament los principales episodios o desarrollos de esta búsqueda Al hacer esto.sigue buscando. mi propósit no es dar una cuenta completa de la moderna filosofÃ-de la ciencia. asÃcomo sugerir posibles direcciones para posteriores desarrollos en la búsqued de la comprensió filosófic de las teorÃ-acientÃ-ficas . De acuerdo con esto el filó sofo de la ciencia encontrarÃalgunas cosas nuevas que es de esperar que resulten de interés y espero que la perspectiva presentada aquà consiga integrar los recientes desarrollos. Al mismo tiempo.

.

FUNDAMENTO HISTORICO DE LA CONCEPCION HEREDADA .

.

La explicació de esto creo que està en el hecho de que el positivismo habÃ.tratado sin razones suficientes de meter todo el conocimiento empÃ-ric en el molde cientÃ-fic y muchos que refutaban el positivismo como epistemologÃ-general. se convirtià en filosofÃ.que se ocupa de un campo restringido del conocimiento empÃ-rico el conocimiento cientÃ-fico . por tanto. es necesario entender tambiélos problemas e influencias que impulsaron a los positivistas a adoptar la posició filosófic que escogieron y que les forzà a hacer de la Concepció Heredada algo tan central para su epistemologÃ-aEl positivismo lógic estuvo influido por un cierto númer de desarrollos de la ciencia y de la filosofÃ-del siglo XIX y principios del xx. 7 El que la Concepció Heredada haya sobrevivido tanto tiempo despuks de ser refutado el positivismo lógic a primera vista parece bastante sorprendente. y fue una respuesta a problemas planteados por estos desarrollos. no se puede entender. estaban deseando conceder que el positivismo era adecuado como análisi del conocimiento cientÃ-fic (ver Wheelwright (1954) como un ejemplo de esta actitud). lo hacÃ-a sobre la base de que no todo el conocimiento empÃ-ric era como el conocimiento cientÃ-fico asÃal rechazar el positivismo lógic como epistemologÃ-general.de la ciencia y sobrevivià como una filosofÃ.Aunque la Concepció Heredada continuà teniendo gran aceptació despué de que fuera refutado el positivismo lógicoes el producto del positivismo lógic y no puede ser entendida separada de las tesis de dicho movimiento 7. El positivismo lógico por tanto. El conocer meramente las tesis del positivismo lógic no es suficiente para entender la Concepció Heredada y su razó de ser. al margen de ellos.

David Preston. que aunque los miembros del CÃ-rcul de Viena rechazaban la metafÃ-sic tradicional. no obstante. y asÃlos . por ejemplo. Hahn et al.A menudo se dice que el positivismo surgià Como una respuesta a los excesos metafÃ-sico de Hegel y sus sucesores neohegelianos (por ejemplo. Aquà reside la génesidel positivismo lógico El positivismo lógic es un movimiento alemkin y paraAcomprender su génesi deben tenerse en cuenta ciertos caracteres de la organizació cientÃ-fic alemana en el siglo xix y principios del xx lo. . Preston (1971). 9 Que su papel se haya exagerado no es sorprendente. MacTaggar. 111 y VII. En la universidad alemana' los departamentos estaban organizados alrededor de un solo catedrátic (a veces dos) que tenÃ. ció al ocuparse de otros problemas má importantes (pág 21). (1929). El positivismo lógic es la filosofÃque surgià del CÃ-rcul de Viena y de la Escuela de Reichenbach de BerlÃ-n compuestas casi exclusivamente de cientÃ-ficos matemá ticos y cientÃ-fico convertidos en filósofos aunque el rechazo de la metafÃ-sic tradicional fue corriente entre ellos. Passmore (1957). 1 0 Mi modo de entender la organizació cientÃ-fic alemana en este perÃ-od lo he sacado del trabajo de un discÃ-pul mÃ-oDr. cap. emplearon poco tiempo en polémica contra ella. se ocuparon de problemas fundamentales de naturaleza filosófic inherentes a la ciencia. incluido el pago de la enseñanz y la investigación Era usual que el catedrátic pagase a los profesores cuyos intereses cientÃ-fico y filosofÃ. ver especialmente los caps. profesores de los departamentos reflejaban los intereses cientÃ-fi cos y las ideas de sus catedráticos Una situació análog se tenÃen los diferentes institutos de investigación tal como los Institut o s del Kaiser Guillermo. Bradley.y de la ciencia. Aunque ciertamente fue una meta importante (perseguida con fervor mesiánicodel positivismo lógic eliminar tales entidades metafÃ-sicade la filosofÃ. para un tratamiento históric que responde a esta imagen. me parece . porque esta idea tiende a dominar los primeros manifiestos editados por los positivistas (por ejemplo. que no admitÃ-aninguna especificació empÃ-ric'. 16. y otros) que intentaron explicar la realidad en términode entidades metafÃ-sica abstractas (por ejemplo. mostraron cosas má importantes en común a saber. La descripció que sigue se debe principalmente a su disertació doctoral. AsÃ-la organizació cientÃ-fic alemana 8 Consultar.virtualmente un control dictatorial sobre los asuntos del departamento. la entelequia y lo absoluto). concentrándos má en las maneras de evitar su introduc. mediante la cual se conoce principalmente el positivismo lógico Carnap (1963b) indica. Carnap (1932)) y ocupa un lugar central en la vulgarizació de dicho movimiento por parte de Ayer (1946).empÃ-ric reflejaban el suyo propio. problemas que han surgido de los recientes desarrollos cientÃ-ficosy tambiéllegaron a un acuerdo general sobre cóm habÃ-a de ser tratados estos problemas. y que que su papel en el origen del movimiento tiende a exagerarse ' darle Ãœnimportancia tan grande tiende a oscurecer el verdadero origen de las doctrinas positivistas.

tendÃ. citado en Passmore (1957). esto es. y los miembros de estas escuelas tendÃ-a a compartir los intereses cientÃ-fico y los planteamientos del catedrátic o director. que era una versió moderada del hegelianismo. Ludwig Büchneque escribe: <<La ciencia. estaba en oposició a la filosofÃ. p6g. El producto de la ciencia será leyes mecanicistas que rigen la vida y el mundo. ver Passmore (1957). las diferencias entre escuelas no estaban determinadas precisamente por asuntos cientÃ-ficossino que tambiéincluian cierta orientació filosófic y polÃ-ticala escuela a la que se pertenecÃdeterminaba la filosofÃ. . descartando todo tipo d e sobrenaturalismo e idealismo en la exploració de los sucesos naturales.a repartirse en varias escuelas en torno a unas pocas figuras principales con cargos de catedrático o directores de instituto. Esta posició està bien caracterizada por su principal portavoz. es suficiente para alcanzar conocimiento de la naturaleza mecanicista del mundo. la materia es primaria y no hay duda de que existe un mundo real y objetivo independiente de los individuos que lo perciben. El métodcientÃ-fic lleva al conocimiento inmediato y objetivo de estas leyes y es capaz de conseguirlo mediante la investigació empÃ-rica sin ningú recurso a la especulació filosófica Por tanto.de la ciencia que uno profesaba. Durante el perÃ-od que va de 1850 a 1880 la ciencia alemana estuvo dominada por el materialismo mecanicista que fue una consecuencia del positivismo de Comte. En un campo dado habÃ. No hay fuerza sin materia. 12 Biichner (1855). AsÃde acuerdo con el materialismo rnecanicista. la ciencia es el descubrimiento de los mecanismos de este mundo objetivo por medio de los cuales la materia animada e inanimada actú y se autopatentiza. no hay lugar para elementos apriorÃ-stico en la ciencia natural o el conocimiento empÃ-ricoLa observació del mundo es inmediata en el sentido de que no hay ningú a priori o mediació conceptual involucrados en la obtenció de conocimiento observacional. Hacia la décadde 1870. la ciencia puede presentar una visió del mundo basada firmemente e n la investigació empÃ-ric má bien que en la especulació filosófica En esta imagen.uoficial~del Estado alemá y de las universidades estatales. 34. vida y decadencia.a menudo diferencias sustanciales y básica en las posiciones de las diferentes escuelas. a leyes mecánica inherentes a las cosas mismas. .. del materialismo y del mecanicismo 'l. leyes mecanicistas que rigen la materia en movimiento. establece gradualmente el hecho de que la existencia macrocósmic y microcósmic obedece en su origen. En FÃ-sicadespuéde 1870. ni materia sin fuerza* 12. el materialismo mecanicista empezà a ser recusado principalmente a causa de los desarrollos consegui11 Aunque esta fue la filosofÃ-dominante entre los fil6sofos durante este periodo. la observación de acuerdo con los procedimientos de la ciencia natural. p6gina 33.

de la comunidad cientÃ-fic alemana permanecià hostil a ambas teorÃ-a bajo el periodo nazi. el trabajo de Helmholtz acerca de la fisiologÃ. la estructura de los fenómenos Las leyes cientÃ-fica deben describir esta estructura. Es decir. el conocimiento que la ciencia ofrece <del mundo externo^ es visto como una red de relaciones lógica que no son dadas. Aunque el neokantismo de la escuela de Marbtfrgo continuà dominando la ciencia alemana hasta bien entrados los afios 30. no relativo. debido principalmente a que su posició neokantiana y predisposició antisemita se dirigÃ.neokantiana de las ciencias naturales. 'La labor de la ciencia es descubrir la estructura de este mundo ideal. - Ver Helmholtz (1921).un conocimiento inmediato del mundo externo.ó tanto de la teorÃ. sino má bien ejemplificadas (ausgegeben) en la experiencia sensorial.que hicieron aparecer dudas acerca de sus doctrinas del mundo externo y de la capacidad de la teorÃcientÃ-fic para describir adecuadamente ese mundo. que las sensaciones tienen formas o estructuras que se revelan cuando uno' ahonda bajo las apariencias de las sensaciones dadas.contra las nuevas teorÃ-a que eran el epÃ-tom de la ciencia judÃ-a)> ver Presten (1971).de la relatividad como de la de los quanta 14.adecuada debe prever la actividad del sujeto pensante en el desarrollo del conocimiento cientÃ-ficocosa que el materialismo mecanicista no hacÃ-aLa mediació de los sentidos en la aprehensió del mundo se consideraba incompatible con la idea del materialismo mecanicista de que la ciencia ofrecÃ.y psicologÃ. desarrollada inicialmente por Helmholtz y (má principalmente) por Hermann Cohen y su escuela' de Marburgo y revisada posteriormente por Ernst Cassirer ". no ejercià tanta influencia entre los filósofos siendo suplantado por posiciones n o platónica y má convencionales o pragmáticas como las de Friedrich Lange (1886) y Hans Vaihinger (1911). Cohen combinÃel interé por Kant con el interé por las matemá ticas y la lógic para elaborar una epistemologÃ. H. En la comunidad cientÃ-fic alemana.neokantiana de la ciencia.de los sentidos (Helmholtz (1863) y (1927)) indicaba que una filosofÃ. Por tanto. Cassirer (1910). Por ejemplo. cap. La gran mayorÃ. estas formas son estructuras de fenómenosno estructuras de la cosa-en-sÃEstas estructuras tienen una especie de absolutez platónica como si se tratara de una especie de estructura ideal del mundo que se ejemplifica en los fenómeno estructuradps. VII.dos en fisiologÃ. 13 14 . el conocimiento cientÃ-fic es absoluto. el materialismo mecanicista dio paso gradualmente a una filosofÃ. (1902-12). era la esencia del sentido comú cientÃ-fic alemán sentido comú que virtualmente impedÃ-la aceptaci. Cohen (1871). La ciencia tiene' como misió descubrir las formas generales o estructuras de las sensaciones. Hacia 1900 este tipo de neokantismo habÃ-llegado a ser la filosofÃdominante de la comunidad cientÃ-fic alemana.

el neokantismo y el neopositivismo de Mach. Su falta de éxiten el desarrollo d e este programa se debià en parte a que las descripciones abreviadas de sensaciones no pueden dar cuenta del hecho de que los principios cientÃ-fico contienen relaciones matemática no reducibles a meras sensaciones. Posteriormente cambià de opinión manteniendo que se debe rechazar todo elemento apriorÃ-stic en la constitució de nuestro conocimiento de las cosas: la ciencia no es má que una reflexió conceptual acerca de hechos. que tuvo una influencia significativa. siendo el neokantismo la má común La filosofÃ. En particular. por tanto.dependÃ. las tres principales posiciones filosófica mantenidas en la comunidad cientÃ-fic alemana eran el materialismo mecanicista. BerlÃ. Pearson (1892) y Hertz (1894) llevaron las cosas gradualmente a aceptar la inclusió de un elemento apriorÃ-stic en la ciencia. 15 16 . cuyos elementos son contenidos. no habÃ. en la ciencia alemana surgià con Ernst Mach. Este rechazo de Mach influyà grandemente en Einstein. que todo enunciado empÃ-ric que aparece en una teorÃcientÃ-fic debe de ser capaz de ser reducido a enunciados acerca de sensaciones.sitio para una doctrina del espacio y tiempo absolutos l6 Los enunciados cientÃ-fico deben ser verificables empÃ-ricamente o sea. de conciencia que se nos dan por la sensación El neokantismo de Mach. Ernst Mach mantuvo inicialmente una posició neokantiana en la cual cada teorÃ.en gran medida de la escuela cientÃ-fic a la que pertenecÃ-aAl mismo tiempo. no obstante. pero menos extensa. Al cambiar el siglo.cientÃ-fic contiene un elemento a priori de carácte puramente formal por lo que se refiere a sus principios fundamentales 15. otra escuela.y los institutos del Kaiser Guillermo).El neokantismo no fue la únic filosofÃ-de la ciencia adoptada como reacció contra el materialismo mecanicista.de los quanta estaba ya en vÃ-a de desarrollo. Las modificaciones o desarrollos posteriores de su enfoque básic por parte de Clifford (1885).especial de la relatividad y poco tiempo despuéla vieja teorÃ. ver Einstein e Infeld (1947). entendido &. la fÃ-sic teóric se estaba independizando y las ciencias fÃ-sica estaban desarrollando ramas mucho má teórica y matemáticas En 1905 Einstein publicà su teorÃ. su influencia estuvo limitada primeramente a unas pocas escuelas (especialmente Gottingen.que uno mantenÃ. Mach (1886) trata con poco éxitde desarrollar esta idea dentro de un análisi que interprete los principios de la ciencia como descripciones abreviadas de sensaciones. Tanto la Esta posició es mantenida en Mach (1860).te como si fuese un elemento conceptual sin ningú contenido fácticoUna posició similar fue desarrollada por Poincarà (1902). dio lugar a un neopositivismo en el cual no hay sitio para elementos apriorÃ-stico en la ciencia.

abandonar la adhesió estricta al positivismo de Mach. la ley de la conservació de la energÃ.hablar acerca de los fenómeno^)' abrià el camino a la introducció de las matemáticas segú Mach. El otro intento. uno en BerlÃ-n bajo la influencia de Hans Reichenbach (su Escuela de BerlÃ-n)y el otro en Viena bajo la influencia de Moritz Schiick (El CÃ-rcul de Viena). Ambos grupos estaban de acuerdo en que Mach tenÃ.no era para Poincarà nada má que un acuerdo o convenció de cóm la ciencia podrÃ. Würzburg Jena y Munich. pero la adopció de la nueva fÃ-sic requerÃ. ¿Cuà era entonces la naturaleza de la empresa cientÃ-fica¿Qunueva filosofÃ-de la ciencia habÃ.de la relatividad como la de los quanta se pensaba queeran incompatibles con estas tres filosofÃ-a de la ciencia y su aceptacion parecÃ.sido adelantada antes por Hertz (1894a). pero tuvo mucha menos difusión .razó al insistir en la verificabilidad como criterio de significació para los conceptos teóricos pero llegaron a la conclusió de que estaba equivocado al no dejar un sitio para las matemáticas La observació de Poincarà de que las leyes cientÃ-fica a menudo po son má que convenciones acerca de hechos cientÃ-fico (por ejemplo. 19 Poincarà (1902). Un intento fue producir un neokantismo modificado que se pudiese acomodar a la nueva fÃ-sica el intento má importante en esta lÃ-ne fue el de Ernst Cassirer (1910).que adoptar? Se siguieron varias direcciones tratando de superar la crisis. los término teórico deben de ser 17 Entre las escuelas que adoptaron esta posició estaban las de Heidelberg. apoyándos principalmente en bases neokantianas o rñecanicÃ-sti inaterialistas 17. filosóficament má influyente. Con la aceptació gradual de la nueva fÃ-sic se produjo una crisis filosófica la nueva fÃ-sic era incompatible con las nociones del sentido comú cientÃ-fic que habÃ-a prevalecido -las filosofÃ-ade la ciencia previamente mantenidas-. consistià en adoptar una versió debilitada del neopositivismo de Mach. el objeto de las teorÃ-acientÃ-ficaes la regularidad fenoménica 'pero las teorÃ-a caracterizan esta regularidad estos en términode términoteóricos De acuerdo con Poincaré términoteórico no son otra cosa que meras convenciones usadas para referirse a los fenómenos en el sentido de que cualquier afirmació que haga uso de ellos puede hacerse en lenguaje fenoménic tambiénEs decir.teorÃ. El últim fue abordado por dos grupos de filósofo y cientÃficos interesados en el tema.fueron las primeras escuelas en este campo. 18 Gottingen y BerlÃ. una posició muy parecida habÃ.requerir el abandono de tales posiciones filosóficas En Alemania las escuelas de fÃ-sic neokantiana y mecanicÃ-stico materialista se opusieron particularmente a la sustitució de la fÃ-si ca clásic por las teorÃ-ade la relatividad y de los quanta. El principal apoyo alemá a la nueva fÃ-sic provino de las escuelas que simpatizaban con el positivismo de Mach la.

definidos explÃ-citament en términode fenómeno (o lenguaje fenoménico y no son otra cosa que abreviaciones de tales descripciones fenoménicas Las definiciones de términoteórico deben ser tales que los término' teorético puedan ser matemáticos Por ejemplo. en lenguaje fenoménico estas leyes matemática no son má que convenciones para expresar ciertas relaciones mantenidas entre fenómenos Esta es poco má o menos la Concepció Heredada acerca de las teorÃ-asLos matemático constituÃ-a gran parte de los miembros del CÃ-rcul de Viena y la mayorÃ. . 11-A. ver Secc. Cantor (1932). infra. Russell (1903). las definiciones operacionales son una especie de definici6n explÃcita. descripciones que usan únicament término observacionales). Los términode la axiomatizació lógic deben dividirse en tres clases: 1) Término lógico y matemáticos 2) Términoteórico y 3) Términoobservacionales a los que se da una interpretació fenombnica u observacional. 21 Ver Frege (1879). el términteóric 'masa' puede ser definido como una cantidad numéricobtenida realizando tal o cual medida en cierta O ' Dado que las leyes de una teorÃ. Los axiomas de la teorÃ. El resultado fue la Versió inicial de la Concepció Heredada: una teorÃ. lan usando términoteóricos esto capacita para expresar las leyes matemáticamente Pero como los enunciados que usan tér minos teórico se pueden eliminar y sustituir por otros equivalentes. (1884) y (1893-1903). Los Principia Mathematica fueron un desarrollo coherente de la lógic matemátic que tambiéaxiomatizaba gran parte de las matemática en términode esa lógica fue por tanto un testimonio convincente de que todas las matemá ticas pueden expresarse en término de lógic y de que la lógic es la esencia de las matemáticas El que esto fuera asÃsugirià a los miembros del CÃ-rcul de Viena que los enunciados matemático de las leyes cientÃ-fica y tambié las definiciones de término teórico podrÃ-a darse en término lógic matemático y de acuerdo con esto procedieron a modificar su sÃ-ntesi de las posiciones de Mach y Poincark.de ellos lo mismo que algunos de los filósofo del grupo estaban muy interesados en los recientes desarrollos obtenidos en matemática por Frege.cientÃ-fic debe de ser axiomatizada segú la lógic matemátic (cálcul de predicados de primer orden má identidad).se formuclase de fenómeno .son formulaciones de leyes cientÃ-fica y especifican relaciones mantenidas entre los términoteóricos Los término teórico son meramente abreviaturas de descripciones fenomé nicas (es decir. Cantor y Russell que culminaron en los Principia Mathetnatica de Whitehead y Russell (1910-13). Por tanto. las axiomatizaciones deben incluir varias definiciones explÃ-citade los término tebricos de la forma: 20 Por tanto.

. las molestas entidades metafÃ-sica no pueden ser introducidas en las teorÃ-a cientÃ-ficas Por otra parte.evitar la introducció de entidades molestas en las teorÃ-a cientÃ-fica ¿poquà no se habÃ. aquà estoy usando fenoménicde modo amplio para incluir las caracterizaciones tanto en lenguaje fenoménic como fisicalista. La primera versió publicada de la Concepció Heredada parece ser la de Carnap (1923): La Concepció Heredada ocupa un lugar central en el positivismo lógicofilosofÃ-desarrollada por el CÃ-rculde Viena. \ 24 A juzgar por el comentario de Carnap (1963b) (pág25).donde 'TI es un términteórico 'O' un términobservaciona12. 23 En principio esto era asÃ-má tarde. los términoteoricos legÃ-timo tales como 'masa'. entonces. La Concepció Heredada proporcionaba un medio de evitar la introducció de tales entidades metafÃ-sicas Como las entidades metafÃ-sicano son entidades fenoménica o de observación los término usados para describirlas no pueden ser término observacionales y. '-' ( à § n o ~ 'V ) (((o))). 'fuerza'. doctrina general de la significació cognitiva 24: el únic discurso significativo I 22 ' E ' debe leerse çsy sól si*. tambiéejercià su influencia en el uso de la lógic matemá tica en la Concepció Heredada como resultado de su doctrina de que las verdades l6gicas está exentas de contenido fáctic o empÃ-rico ' . '. a pesar de su parcial aceptació de Mach. Tales definiciones explÃ-cita se llaman reglas de correspondencia porque coordinan términoteórico con las combinaciones correspondientes de término observacionales. la Concepció Heredada fue ampliada hasta llegar a ser una.y a todo otro discurso? No viendo ninguna razó por la que esto no pudiese ser asÃ-e influida por las doctrinas de Wittgenstein (1922) acerca de un lenguaje lógicament perfecto. y muchas otras doctrinas del positivismo fueron consecuencia de la Concepció Heredada. y la únic interpretació dada de los términoteórico es su definició explÃ-cit por medio de reglas de correspondencia. fue aquà donde má influyà Wittgenstein. Los término observacionales se supone que se refieren a fenómeno especÃ-fico o a propiedades fenometicas"..de poder extender esto a la filosofÃ. pueden ser introducidos porque ésto sÃque admiten una definició fenoménicu observacional explÃ-citaesto resuelve el inquietante problema de las entidades teoréticasin permitir l a . y (' 3-x') (((hay al menos un x tal todo xn).. las caracterizaciones fenoménica fueron reemplazadas por caracterizaciones hechas en lenguaje fisicalista (vide infra). los miembros del CÃ-rcul de Viena.' ( à § y ~ '(x)' ) (çpar idéntica))). etc. por tanto. por tanto.)))... '=' (çe igual a)>o <<es que>).. Para mencionar algunas. se opusieron a la introducció de entidades metafÃ-sicaen la ciencia y en la filosofÃ-a Respecto a la ciencia. deben ser término teóricos Pero los términoteoricos sól se aceptan si se los puede dotar de reglas de correspondencia que den de ellos una definició fenoménicexplÃ-cit y. admisió de entidades metafÃ-sicas Si la Concepció Heredada podÃ. otras notaciones de lógic simbólic usadas en este ensayo serhn ' i ' (((si .

28 Los intentos mhs notables fueron Carnap (1950) y (1952). Algunos miembros del CÃ-rcul de Viena se 25 De hecho. Se consideraba que el lenguaje ordinario no se usaba de acuerdo con la teorÃ.cientÃ-fic son reducibles a aserciones en lenguaje observacional acerca de fenómenos Al extender la Concepció Heredada al lenguaje en general. porque los términoteórico eran definidos en términode las condiciones fenoménicapor medio de las cuales las aserciones que los empleaban podÃ-an ser verificadas. 27 Debe notarse que para el primitivo positivismo las generalizaciones teóri cas son exactamente abreviaturas de generalizaciones del lenguaje observacional. 2 6 Ver Carnap (1932). se tratà un tanto ingenuamente de desarrollar un lenguaje <<lógica mente perfecton que hiciera automáticament imposibles tales errores y garantizara el significado cognitivo de cualquier cosa que 26. . en el que se puede decir del mundo cualquier cosa cognitivamente significativa. Como medio de evitar tales errores implÃ-cito en el uso del lenguaje ordinario. debe notarse que estos intentos fueron bastante tardÃ-o en el desarrollo del positivismo lógico Al principio no se prestà demasiada atenció a los problemas relacionados con la verificacion de las generalizaciones. El lenguaje fÃ-sic se introduce aquÃcomo lenguaje universal de tipo formal. Esta doctrina fue conocida con el nombre de la teorÃ.careciese de significació cognitiva y encubriese entidades metafÃ-sica (idea debida a Wittgenstein (1922)).era el hecho o bien en términode lenguaje fenoménico bien usando término que fueran abreviaturas de (es decir. se intentaron versiones má tempranas del criterio de verificabilidad: no será consideradas aquÃporque no fueron incorporadas directamente a la Concepció Heredada. todas las aserciones de una teorÃ. Respecto a las aserciones particulares. y Reichenbach (1938). que pudieran ser parafraseados equivalentemente en) expresiones del lenguaje fenoménicotoda aserció que no reuniese estas condiciones era un sinsentido metafÃ-sicoEsta doctrina se resumià en el slogan <<el significado de un términestriba en su métodde verificacion~. En la versió original de la Concepció Heredada.verificacionista y de aquà que mucho de lo que se decÃ. Ver tambiéCarnap (1932a). el problema de la verificació de aserciones se reduce a la cuestió de cóm deben de ser verificadas las aserciones del lenguaje observacional y del lenguaje protocolario. En el intento de caracterizar estas últimas los positivistas lógico trataron de desarrollar una lógic inductiva ". todas las aserciones táctica será reducibles a aserciones en lenguaje protocolario acerca de la experiencia fenoménica Por tanto. inicialmente se propusieron dos tesis diferentes.verificacionista del significado 25. se dijese por medio de é Todo discurso cognitivamente significativo acerca del mundo debe ser empÃ-ricament verificable. Es preciso distinguir dos casos: la verificació de aserciones particulares acerca de la experiencia y la verificació de generalizaciones acerca de la experiencia ". donde distingue los tipos de habla material y formal.

se introducen térmi nos teórico por definició y las leyes teórica o generalizaciones se formulan en términode términoteoréticos Por tanto. es intersubjetivo y no hay problema alguno en determinar la verdad de las aserciones hechas en dicho lenguaje -no hay má que observar y ver si la cosa tiene la propiedad pretendida. que las descripciones fenoménica de tales datos sensoriales son ciertas y ello en virtud de la experiencia sensorial propia 29. el lenguaje fisicalista. inclinaron hacia una aproximació fenomenalista. no habrÃ. sin posibilidad de error. Desde este ángu lo.ningú problema para verificar las aserciones del lenguaje protocolar o de observación ya que por medio de la teorÃ. el vocabulario no observacional se introduce por definición A veces. si no.una caracterizació fenomenalista de la experiencia. pág 65. la Concepció Heredada se interpreta análoga mente como una caracterizació de la manera en que la ciencia se desarrolla: inicialmente. la Concepció Heredada incorpora el fisicalismo como doctrina del conocimiento perceptual. BK. ver Suppe (1973b). La doctrina positivista de que el lenguaje consta de oraciones observacionales cuyos único términono lógico son los térmi nos observacionales y de aserciones que usan término teórico definidos explÃ-citament en términotambié observacionales em. el lenguaje observacional o protocolario serÃ. la aserció resulta verificada.un lenguaje de datos sensoriales que proporcionarÃ. falsada. defendido por Bacon (1620). 30 Es decir. se adquiere un vocabulario observacional aprendido por definició ostensiva.presentándos como un análisi del proceso por el cual los seres humanos adquieren el lenguaje: inicialmente. si la tiene. La otra propuesta fue que el lengua-. je de observació o protocolar deberÃ-de ser un lenguaje fisicalista o lenguaje-objeto en el que se hablara de cosas materiales y se les adscribieran propiedades observables. Como las propiedades adscritas a las cosas son propiedades observables. pez0 a tomar gradualmente una dimensió históric entre los positivista~.. má tarde. La verificació de aserciones fisicalistas no se considerà problemática Asà interpretada. Finalmente triunfà el fisicalismo y los términoobservacionales de la Concepció Heredada se interpretaron como referidos a cosas materiales y a propiedades observables. a medida que la ciencia avanza. por tanto. indica que este proceder 'hacia . Carnap (1939). la ciencia procede çhaci arriban desde hechos particulares a generalizaciones teórica acerca de los fenómenos siguiendo en este proceso çhaci arriban un métodesencialmente baconiano 30. la ciencia consta de generalizaciones empÃ-rica formuladas empleando términoobservacionales.standard de los datos sensoriales se sabe. Posteriormente. se trata del métodinductivo de proceder de la ciencia. 29 Carnap (1928) emplea este método para una discusió crÃ-tic de las teorÃ-a de los datos sensoriales y la pretendida incorregibilidad de que goza el conocimiedto de los datos sensoriales. Por tanto.. 1.

que la Concepció Heredada continú siendo esencialmente positivista a lo largo de su vida filosófica arriba' çcorrespond a la manera por la cual nosotros realmente obtenemos el conocimiento acerca de los estados fÃ-sicomediante nuestras observaciones~. basta para indicar los diversos desarrollos filosóficos cientÃ-fico y matemático que se fundieron en la Concepció Heredada acerca de las teorÃ-a y para indicar las diferentes doctrinas filosófica insertas dentro de este análisi31. y Kraft (1953). Carnap (1936b). Jorgensen (1953). Feigl (1956). Ayer (1959) contiene traducciones de algunos de los artÃ-culo mAs importantes escritos por los positivistas lógicos . cap.en la págin 69. 31 Para discusiones mAs completas acerca del desarrollo del positivismo l6gic0. indica que esto corresponde al modo de proceder históric que la ciencia ha seguido.Aunque lo dicho arriba no constituye en modo alguno un tratamiento completo del origen del positivismo lógic o de sus tesis. XVI. Una valoració reciente del positivismo logico se puede encontrar en Achinstein y Barker (1969). En-la secció siguiente veremos que se hicieron un cierto númer de modificaciones en la Concepció Heredada al descubrirse fallos en los análisis tambiéveremos que estos cambios no afectaron seriamente a buen númer de las doctrinas positivistas básica y. Passmore (1957). págs 3-28. véasAyer (1959). por tanto.

.

DESARROLLO DE LA CONCEPCION HEREDADA .

.

32 Inicialmente la cláusul (111) no se hubiera formulado de esta manera. (11) Los término no lógico o constantes de L se dividen en tres clases disjuntas llamadas vocabularios: a ) El vocabulario lógic que consta de constantes lógica (incluidos términomatemáticos) b) El vocabulario observacional Vo que contiene termiminos observacionales. que reunÃ-las siguientes condiciones: (1) La teorÃ. En lo esencial. esa versió inicial de la Concepció Heredada concebÃ-las teorÃ-a cientÃ-ficacomo teorÃ-aaxiomática formuladas en una lógic matemátic L. L. los lógico no tenÃ-a una idea clara de la distinció semántica sintaxis v no veÃ-a claramente la necesidad de dar una interpretació semántic . Cuando la Concepció Heredada fue formulada por primera vez. tal como nos fue presentada inicialmente por el CÃ-rcul de Viena. incluso probablemente hubiese sido omitida. c) El vocabulario Vt.se formula en una lógic matemátic de primer orden con identidad.Hemos visto las principales caracterÃ-stica de la Concepció Heredada. que contiene tdrminos teóricos (111) Los término de Vo se interpretan como referidos a objetos fÃ-sico o a caracterÃ-stica de los objetos fÃ-sicosdirectamente observables 32.

Estas modificaciones se verá en las siguientes subsecciones.correspondencia define 'masa' (un términteórico como el resultado de realizar medidas M sobre un objeto en unas circunstancias S (donde M y S se especifican usando términoobservacionales). El conjunto de axiomas T es el conjunto de leyes teórica de la teorÃ-aEl conjunto de reglas de correspondencia estipula las aplicaciones que pueden hacerse de la teorÃ-a los fenómenos la teorÃse identifica con la conjunció TC de T y C. es decir. explÃ-cit de los términode un sistema lógico por ejemplo. se hicieron cambios en las cláusula (1) a (111) y (v) de la versió inicial de la Concepció Heredada. para cada términ'F' de Vt debe de ser dada una definició de la siguiente forma: (x) (Fx = 0x) . diccionarios. donde 'Ox' es una expresió de L que contiene sÃ-mbolo solamente de Vo y posiblemente del vocabulario lógico Es un corolario de esta caracterizació que todos los término teórico son cognitivamente significativos en el sentido de que cada uno de ellos satisface el criterio verificacionista de significado. primero definen términoteóricos segundo. sis temas interpretativos. cuyos único términono lógico pertenecen a Vt. (v) Se da una definició explÃ-cit de los término de Vt en término de Vo mediante reglas de correspondencia C. en Whitehead y Russe11 (1910-13) y Carnap (1934) no se ve la necesidad de una interpretació semhtica. REGLAS DE CORRESPONDENCIA Y SIGNIFICACION COGNITIVA Las reglas de correspondencia 33 tienen tres funciones en la Concepció Heredada. definiciones operacionales. correlaciones epistemológica y reglas de interpretación . A. A medida que el CÃ-rcul de Viena indagà má en la naturaleza del conocimiento cientÃ-ficola Concepció Heredada sufrià considerables modificaciones y evoluciones. especifican los procedimientos experimentales admisibles para aplicar una teorÃ.a los fenómenos AsÃsi una regla de . Sól con Godel (1931) y (1934) y con Tarsky (1936) se ve claramente la distinció sintaxis-semánticaLa cláusul ( n i ) es una enunciació del meollo de la distinció bAsica entre términoobservacionales y teórico tal como debiera haber sido expresada de acuerdo con la distinció sintaxis-semántica 33 Tambiéllamadas de otro modo definiciones coordinativas. garantizan el significado cognitivo de los términoteóricos tercero.(IV) Hay un conjunto de postulados teórico T.

&a especifica un procedimiento empÃ-ric para determinar la masa. no obstante. . Si las formas admisibles de reglas de correspondencia no se pueden acomodar a métodoexperimentales legÃ-timo entonces se deben aceptar nuevas formas. como ninguno de ellos afecta directamente a las reglas de correspondencia.intentado dar algú criterio de significació cognitiva .experimental. Inicialmente las reglas de correspondencia tenÃ-a que tener la forma de definiciones explÃ-citaque estipulasen condiciones observacionales necesarias y suficientes para la aplicabilidad de los término teóricos los término teórico eran cognitivamente significativos si y sól si eran definidos de manera explÃ-cit en tér minos del vocabulario observacional (ya que todos los término de ést eran cognitivamente significativos). no los consideraremos aquÃ-Para un análisi detallado de estos criterios ver Hempel (1965b). Las modificaciones má significativas hechas en la Concepció Heredada fueron modificaciones de las formas aceptables de reglas de correspondencia y. son cognitivamente significativos. como consecuencia de ello. nitivo y en los cánone de la metodologÃ. el positivismo l6gico ya antes habÃ. Mi análisi de la significació cognitiva se basa sobre todo en el excelente artÃ-culde Hempel. por tanto. Carnap (1936-37)35 señal que los términodisposicionales no admiten definiciones explÃ-cita en términoobservacionales y que.y las reglas de correspondencia sean axiomatizadas en 34 De hecho. Estas tres funciones de las reglas de correspondencia está Ã-ntimament relacionadas debido a que está ligadas a la forma (por ejemplo. Para un tratamiento posterior y má completo de esta cuesti-n. parte 2. si X recibe un golpe seco en t. define 'masa' en término de este proceder y lo hace de tal manera que garantiza el significado cognitivo del términ 'masa'.el criterio de la verificabilidad completa y el de la falsabilidad completa. Dado que la cláusul (1) de la Concepció Heredada exige que la teorÃ. Si hubiéramo de definir de manera explÃ-cit en términode observables el tér mino disposicional çfrágil tendrÃ-amo que estipular algo como lo siguiente: Un objeto X es frági si y sól si satisface la condició siguiente: dado un instante t. como las reglas de correspondencia definen términoteóricos se deben aprobar nuevos tipos o formas de definición y como los términoteóri cos son cognitivamente significativos si se definen mediante reglas de correspondencia admisibles. y los enunciados eran no lógico lo cognitivamente significativos si y sól si sus término eran M. ver Scheffler (1963). el criterio de significació cognitiva tambié se cambiarà como consecuencia de la introducció de nuevas formas de reglas de correspondencia. una definicibn explÃ-citade las reglas de correspondencia.* 35 Secció VII. conllevaron cambios en el criterio de significado cog. entonces X se romperà en t.

AsÃ-por ejemplo. Y por tanto. es verdadero y 3 6 Una frase de la forma (o 3 A) es falsa si y sól si en los demá casos es verdadera.behaviorista bastante tiempo despuéde que la mayorÃ. la definició explÃ-cit no servirà para término teórico disposicionales. De este modo. y fue aqpliamente aceptada en las ciencias sociales y biológicas hoy en dÃ. 38 Bridgman (1927). Segú Bridgman. el concepto es sinónim de la serie de operaciones correspondiente)> 38. donde 'F' es el términteóric <frágil)> 'S' es el términobservacional ((recibe un golpe seco en t~ y 'B' es el términobservacional ase rompe en t ~ . . el continuar manteniendo posiciones filosófica mucho despué de estar desacreditadas. Una versió especial del requisito de que las reglas de correspondencia sean definidas explÃ-citamentes que sean definidas operacionalmente. por tanto. llegà a predominar y se impusola la psicologÃ. ya que se expresan en término de lo que resultarÃ. ((El concepto de longitud se determina entonces cuando se fijan las operaciones mediante las cuales se mide la longitud: es decir. Hempel (1954)).un cálcul de predicados de primer orden con identidad. esta definició debe transformarse en lo siguiente: Fx = (t) (Sxt=)Bxt). ver Suppe (1973~) para una exposició de este caso. Pero dado que algunos de estos objetos no son frágiles F no es la propiedad frágil Por tanto. Pero esto no define l a propiedad disposicional frágil porque '(t) [(Sxt=)Bxt)I1 serà cierto de cualquier objeto que nunca sea golpeado 36. segú la definición cualquier objeto que nunca sea golpeado tendrà la propiedad F. que insiste en la definició operacional.de llevar a cabo las operaciones en cuestió (cf. el requisito de la definici-n operacional se encuentra con los mismos ' problemas que el de la definició explÃ-cit a la hora de definir falso. Bridgman. itálica de Bridgman. pág 5.goza de un inmerecido grado de aceptació entre los cientÃ-fico37. el requisito de que se dÃuna definició operacional de las reglas de correspondencia no es otra cosa que un caso especial del requisito de que las reglas de correspondencia sean definidas explÃ-citamente Ademá las definiciones operacionales son claramente disposicionales.de los filósofo hubieran abandonado la doctrina de las definiciones operacionales o explÃ-citas los taxonomistas actuales insisten mucho en que se den definiciones operacionales de las clasificaciones. aunque deplorable. W. mediante un concepto no queremos indicar má que una serie de operaciones. Esta versió fue popularizada por el fÃ-sic P. el concepto de longitud no implica ni má ni menos que la serie de operaciones mediante las cuales se determina la longitud. En general. el behaviorismo radical de Skinner. la aserció depende de las propiedades 3 ' en lógic simbólica de ' 37 Parece serc+racterÃ-stic de la ciencia. Por tanto.

Por tanto.necesidad de todos los otros conceptos. sigue sucediendo que la ciencia considera equivalentes los diferentes conceptos de masa. hay que aceptar la segunda soluci6n. el superconcepto no serà cognitivamente significativo. y en consecuencia. aun cuando la cienda no se aclare. La primera solució no es satisfactoria por dos razones. Pero tambié se encuentra con dificultades adicionales. parece que no hay manera de interpretar tales leyes con objeto de hacerlas empÃ-ricamentveri39 Ibid. 23-24. desgraciadamente. Pero dado que los conceptos o propiedades se identifican con una únic combinació de operaciones. y los usa como intercambiables. definidos mediante diferentes operaciones. por ejemplo. En la práctic cientÃ-fica no obstante. paradójicamente considera que la proliferació de conceptos es una de las ventajas de su análisis 40 Bridgman (1927) sugiere este criterio en la pág 23. y asÃhay tantos conceptos distintos de masa como procedimientos para determinarla. y. serà ilegÃ-timo en segundo lugar. no servirà en todos los casos porque los diferentes procedimientos operacionales para determinar un concepto no son aplicables a los mismos objetos. ademá no podrÃcumplir sus objetivos si no admitiera tal intercambio. por tanto. Estas leyes presumiblemente tomará la forma siguiente: si un cuerpo dado es medido usando los procedimientos operacionales 0. dentro del error de medida Esto. que en realidad hay diferentes conceptos y la ciencia los confunde ilegÃ-timament39. la razú de su introducció impide que sea definido operacionalmente.en introducir alguna clase de término concepto superteóric de çrnasa que integrase los diversos conceptos de masa definidos operacionalmente o sino en introducir leyes diversas que estipulasen su equivalencia. de la significació cognitiva) de los términoteóricos A esta objeció responde Bridgman que es precisamente la ciencia la que no se aclara. definidos operacionalmente. para poder mantener la postura de Bridgman sin desechar la teorÃ. por ejemplo. si el super-concepto fuera definible operacionalmente. por ejemplo.fÃ-sic como un absurdo metafÃ-sicose debe establecer alguna estipulació en relació con el intercambio de los diferentes conceptos de masa. por tanto. cada diferente procedimiento experimental define un concepto diferente. la definició operacional no es satisfactoria como análisi del significado (ni. A menudo hay má de un procedimiento experimental usado para determinar. no habrÃ. la masa de un objeto. y masa*.. para masa. estos diferentes procedimientos se considera que miden la misma cosa. los resultados numérico será indiscernibles. por consiguiente.propiedades (o conceptos) disposicionales. la masa. la únic manera de poder hacerlo consistirÃ. págs 6. por ejemplo. No obstante. Por tanto. . y en los casos en que los procedimientos operacionales de un concepto no sean aplicables a los mismos objetos exactamente. Bridgman. de masa. y 02.

que no hay un modo satisfactorio de integrar los diferentes conceptos de masa operacionalmente definidos. todavÃ. Aunque la segunda alternativa parece razonable. cognitivamente significativas. de tal modo que las disposiciones no tengan que ser definidas explÃ-citament (es decir. aun cuando se obviasen estos problemas. no se llevà a cabo este intento 43. esto no parece razonable: Los conceptos son los mismos.el de que en cada momento se ha desarrollado un nuevo procedimiento para medir una propiedad teóric determinada. ficables y. no existÃentonces ninguna lógic modal adecuada con este tipo de condicionales. asÃcomo de ninguna condició observacional particular. bien permitiendo axiomatizar la teorÃ.que cambiar las definiciones de los términoteórico o. y de este modo cualquier cambio en las reglas de correspondencia (esto es. todos estos intentos se considerará brevemente en la Sec. 42 En el fondo este problema sigue acosando a la Concepció Heredada en todas sus versiones.. y que. Parece. El primer defecto se puede obviar de dos formas diferentes: bien ampliando los requisitos que deben de satisfacer las formas definicionales de las reglas de correspondencia. las reglas de correspondencia sól 41 Para un análisi clásic de los fallos del operacionalismo. la definició operacional es insatisfactoria en tanto que criterio de significació cognitiva. sól que nosotros hemos aprendido nuevos modos de operar con ellos experimentalmente 42.en una lógic modal capaz de expresar condicionales subjuntivos. de lo contrario. como lo es el requisito de que las reglas de correspondencia sean definiciones operacionales 41. por tanto. Para remediar el segundo defecto. ver Hempel (1952) y (1954). una condició necesaria para la aplicabilidad de un términteórico como mucho. . cualquier nuevo procedimiento experimental supone un cambio en la teorÃ-a) 43 Má tarde. y por eso.subsistirÃ. Para una crÃ-tic del análisi de Hempel y una diferente consideració de por quà el operacionalismo es inviable ver Suppe (1973e). y de que habrÃ. sin embargo. Y. 11-C.ha de axiomatizarse en un cálcul de predicados de primer orden con identidad. pues la teorÃ.se identifica con TC. se cambia la cláusul (v) de má arriba). se requerirÃ-a leyes adicionales que permitieran identificar los conceptos. se llevà a cabo. por consiguiente. como por ejemplo el de masa. 2) los procedimientos experimentales alternativos posibles para medir la misma propiedad teóric hacen que sea poco razonable indentificarla con procedimiento experimental alguno o incluso con un conjunto especificado de procedimientos alternativos.sino que se puso en práctic el primer enfoque. es necesario que no se haga de ningú procedimiento experimental particular. sin embargo. Nuestra consideració de las reglas de correspondencia como definiciones explÃ-citau operacionales nos permite ver que tropieza con dos tipos de defectos: 1) los términoteórico disposicionales no son explÃ-citament definibles si la teorÃ. pues. observacionalmente definidos.

por abreviar.en el caso de la definició explÃ-citasi a es un objeto que no es frágilque no se golpea nunca bruscamente. 5. Ciertamente. ya que Carnap admite tambié otras formas de enunciados de reducció como reglas de correspondencia.' y 'Q. Sec. esto es parte de lo que se hallaba implÃ-citopero los cambios fueron mucho má significativos. para evitar los defectos que resultan de la consideració de las reglas de correspondencia como definiciones explÃ-citasagregà estas correcciones al requisito de que las reglas de correspondencia han de ser enunciados de reducció que <definan parcial mente^ los términoteóricos Un enunciado de reducció bilateral para 'Q3' es un enunciado universal de la forma: teniendo en cuenta que '(x)-Qixl no es válido Las reglas de correspondencia deben ser enunciados de reducció bilateral44 tales que 'Q3' sea un términde Vt. 'B' y 'F' son lo mismo que antes.pero véase sin embargo. ver Carnap (1936-37).necesitan proporcionar las condiciones observacionales suficientes para la aplicabilidad de los término teóricos Carnap (1936-37). y por eso la complicació no se tendrà en cuenta aquÃ. Las definiciones explÃ-cita son equivalentes a una forma de enunciado de reducció bilateral. no aumenta el numero de términoteórico que se pueden introducir. pero 'Satx(Bat=Fa)' sà sera cierto. de hecho. y lograr parte del efecto de los condicionales subjuntivos sin tener que desarrollar para ellos una lógic modal. esto no implica que 'Fa' sea cierto. El considerar los enunciados de reducció como la forma que adoptan las reglas de correspondencia puede parecer que no es má que un truco lógic usado para dejar de lado las limitaciones de la implicació material ('x'). sino que má bien simplemente estipula una condició de verificaci-n que sól es aplicable en determinadas circunstancias (aquÃpor ejemplo. 45 Carnap (1936-37) acepta que 'O. Primeramente.se evitan los fallos de la definició explÃ-citaY ello porque un enunciado de reducció no define completamente lo que es para algo ser frá gil.mediante el siguiente enunciado de reducción (x) (t) [Sxt =5 (Bxt=Fx)] . si aceptamos que las reglas de correspondencia son 44 Hablando estrictamente. para un análisi de las mismas. y por eso siguen siendo reglas de correspondencia admisibles. AsÃ. AsÃpor ejemde Vo o combinaciones lógica de tales término plo. cuando un objeto se golpea bruscamente). donde 'S'.' puedan ser tambiétérminoteórico que han sido introducidos previamente en lo que é llama una cadena de reducción esto. Al revé de lo que ocurrÃ. . esto es incorrecto. y 'QI' y 'Q2' sean término 45. la propiedad disposicional frági se definirÃ. no se considerará aquà estas otras formas. la nota siguiente.

en la que figuran los enunciados de reducción Como una colecció finita de enunciados de reducció raramente cumple este requisito. un cambio en el criterio de significació cognitiva. es una consecuencia lógic de la teorÃ.enunciados de reducción no se puede pedir que dichas reglas definan completamente el significado de los términoteóricos sino que má bien las reglas de correspondencia los definen sól parcialmente. entonces. las colecciones de enunciados de reducció generalmente no definen completa o explÃ-citament los términoteóricos sino que sól ofrecen definiciones parciales de dichos términosCada enunciado de reducció es una definició parcial de su términteóric constituyente (a menos que el enunciado de reducció sea equivalente a una definició explÃ-cita) Las reglas de correspondencia ofrecen. sól definiciones parciales de los términoteóricos Dado que la aceptació de enunciados de reducció como reglas de correspondencia supone obviar los dos defectos que aparecÃ-a en el requisito de definició explÃ-cita hacia 1936 la cláusu la (v) de la Concepció Heredada se reemplazà por: (v') Ha de darse a cada uno de los términode Vt una interpretació parcial en términode Vo mediante enunciados de reducción La aceptació de (v') supuso. podrÃ-amointroducir los siguientes enunciados de reducció como reglas de correspondencia: (x) (t) [Txt 3 (Bxt=Fx)] (x) (t) [Pxt 2 (Bxt=Fx)] Cada uno de estos enunciados de reducció especifica una condició de prueba. desde luego. 'S'. pero no es necesario que un objeto de hecho pase todas estas pruebas para ser frágil todo lo que se requiere es tener en cuenta' que el objeto lo serÃ-asi la prueba se llevara a cabo efectivamente. puesto que cabe má de un enunciado de reducció (regla de correspondencia) para el mismo términteórico Continuando con nuestro ejemplo de frágil Los objetos frágile se rompen si se los hace girar bruscamente (T) o si se los somete a sonidos de alta frecuencia (P). pues. si es que lo cumple alguna vez. Una colecció finita de enunciados de reducció para un términ teóric F constituye colectivamente una definició explÃ-citsi y sól si la disyunció de las diferentes condiciones de prueba (por ejemplo. El criterio. cuyo cumplimiento es suficiente para ser frá gil. las correspondientes a los citados 'TI. ademá del enunciado de reducció anterior. sobre la base de los términode observación 42 . 'P') es lógicament váli da o. se convirtià en: Todo términcon significado empÃ-ric debe de ser susceptible de ser introducido. de lo contrario. De esta forma.

mediante cadenas de enunciados de reducció verdaderos 46. Pero ni siquiera es posible formular todas las condiciones suficientes requeridas... Se puede mostrar que un enunciado de reducció introducido mediante un conjunto de estos enunciados es equivalente a otro enunciado que tiene sól un términteórico el únic que se define parcialmente.establecer. que a su vez confiere un significado empÃ-ric a dichas construcciones teórica s. que no puede existir un conjunto completo de tales criterios (puesto que el númer 46 Una cadena de enunciados de reducció es una secuencia de dichos enunciados. v) que tuviera una longitud exactamente de r cm. <Los enunciados de reducció mAs apropiados para la expresi6n 'Longitud (u. de hecho. Sec. 'cuerpo rÃ-gido' 'fuerza'. 'presión' 'volumen'. como observa Hempel (1952) (pág32)) * ((Los términode este tipo no se introducen mediante cadenas de definició o reducció basadas en observables.que el intervalo tiene exactamente r cm. los conceptos teórico métricotales como 'masa'. expresada en térnlinode observables. tal que cada términ no lógic de un enunciado de reducció dado o bien pertenece a Vo o bien aparece en otro enunciado de reducció previo de la secuencia. no se introducen mediante ningú proceso analÃ-tic consistente en asignarles significado individualmente. Estos enunciados de reducció se pensaba que eran enunciados analÃ-ti cos. ya que no todos los términoteórico de la ciencia. 'temperatura absoluta'. porque esto significarÃ. asegurarÃ. Y la afirmació que se hace aquÃno es meramente que la ciencia no introduce estos términomediante enunciados de reducción sino que no puede hacerlo en el caso de tales conceptos métricos Porque. v). 'momento'. . tambiése interpretà que (v') caracterizaba esos procesos históricos Aunque el cambio (v) por (v') eliminaba los defectos que se hallaban en la definició explÃ-cita éste sin embargo. 1). para cada posible valor de r. Ver Carnap (1936-37). se introducen mediante enunciados de reducción en efecto. Como se habÃ. 'proceso de Carriot'. de longitud. asà la aceptació de cadenas de enunciados de reducció no aumenta la clase de tér minos teórico que se pueden introducir. para un intervalo (u. 'electrón' 'protón' etc. términos como la funció en mecánic cuántic no parecen siquiera susceptibles de ser definidos mediante enunciados de reducción Y de modo general. Es obvio. con este cambio en la Concepció Heredada. un criterio puramente observacional. cuya satisfacció por un intervalo dado (u.se introducen a la vez estableciendo un sistema teóric formuy dando a este sistema una interpretació lado en sus propios término experimental.considerado que (v) caracterizaba los procesos históricos mediante los cuales se ha adquirido el lenguaje y se ha desarrollado la ciencia (ver Secc. tiene sus propios defectos. v) = r' tendrÃ-a que especificar para cada valor te6ricamente posible de r una condició necesaria y suficiente. 11. Má bien. las construcciones usadas en una teorÃ. no se introducen nunca mediante cadenas introductorias de enunciados de reducción ya que.

Finalmente.cosa que sugiere la primera de las dos interpretaciones consideradas). En el pasaje apuntado. En este caso. cualquier enunciado Lt que incluya tales términoteórico serà cognitivamente significativo. la afirmaci6n de Hempel serÃ-a por lo tanto. Pero esta afirmació no se sigue de (v'). entonces la afirmació de Hempel equivale al requisito de que los enunciados de reducció sean tales que cada una de sus instancias (donde u. pero no tendrà consecuencias comprobables u observables. donde 'TIJ y 'TÕ se han introducido sól mediante los dos enunciados de reducció siguientes: 47 48 Si x 3 (O. mediante cadenas introductorias de enunciados de reducció y que tambiées poco razonable requerir que el que se los pueda introducir asÃdeba ser criterio de significació cognitiva 48.deben ser tales que cada enunciado de Lt que incluya términoteórico tenga una consecuencia observacional unica. Por ejemplo. puesto que L es un cálcul de predicados de primer orden). pág32. estrictamente hablando. Entonces. entonces la afirmació de Hempel equivale al requisito de que los enunciados de reducció de la teorÃ. es una fórmul atómic . se llegà a la conclusió de que es poco razonable requerir que se definan los términoteórico individualmente. entonces. una fórmul (forma de enunciado) de LT con variables libres. o es un términ teóric relacional? Si es un enunciado. v) = r' es una fórmul con variables libres. Si 'longitud (u. v y r son sustituidas por constantes que designan número reales) tenga una consecuencia observable unica. Basándos en tales argumentos. porque se trata de un predicado triádic y 'u'.má correcto escribir 'longitud' (----) =. Se tomaron los argumentos como concluyentes. supongamos que 'longitud (u. lo que es imposible.total de expresiones definitorias que pueden formarse a partir del vocabulario finito disponible es infinito. Y es consistente con esto el hecho de que haya enunciados Lt que no tengan consecuencias comprobables. falsa. Téngasen cuenta lo confuso de la afirmación ¿E 'longitud (u. x = Ti x) S 2 x 3( 0 . v) = r' es un términteóric relacional. Todo lo que (v') exige es que se especifique cada términteóric en términode consecuencias observacionales que aparezcan por lo menos en una circunstancia o situació de prueba. ya que presuponen que hay constantes distintas que designan cada númer real. Si esta condició la posee cada términteóric de Lt. el argumento de Hempel se apoya crucialmente en la premisa de que con (v') los enunciados de reducció tendrÃ-a que especificar condiciones necesarias y suficientes. pero no me parece a mà que lo sean. y S 2 al mismo tiempo. supón gase que tenemos el enunciado Lt dado. v) = r ' una expresió de Lt. v) = r'. (Nótes que hay una cierta artificiosidad en estos dos casos. mientras que l a clase de todos los valores teóricament posibles de r tiene l a extensió del continuurn)~ 47. expresadas en término de observables para cada posible valor teóric de r. Hempel (1952). En esta interpretació de 'longitud (u. esta fórmul constituye una forma incorrecta de escribirlo. vuelven a surgir aquÃlas mismas objeciones anteriores. SerÃ. '(x) (Ti X ^ Ti x)'. EspecÃ-ficamente el argumento de Hempel que acabamos de citar no logra ser concluyente. donde es fÃ-sicament imposible para x ser S. La condició (v') sól exige para la introducció de este término que haya un enunciado de reducció que permita determinar observacionalmente la aplicabilidad del términ al menos en una situación Supongamos ahora que se describiera una situació de medida S donde las medidas son exactas hasta la tercera cifra decimal y se leen con un contador numéricque no lee ningú dÃ-git m& allà de . ~ = T2x). '(x) (Ti x 3 T2x)' serà cognitivamente significativo. V y 'r'. no son parte del término (Tal como està escrita. de acuerdo con el enunciado de reducció propuesto por Carnap.

para otras anticipaciones. son importantes. En la base de (v") està la idea de que la teorÃ. (1965b). Esto constituye un auténtic enunciado de reducció y permite tambiéque 'longitud ( . en donde '(u. ver Feigl (1956).. v). AsÃse satisface la condició (v'). (1956).&rrlS longitud (u.' serà cognitivav ' ) .como unidad tiene varias consecuencias observables que la hacen comprobable. y sea 'O. no es equivalente a una regla que no contenga bien al menos un términ Vo bien un tér -mino Vt. ---) = . v) r' . Y sin admitir esa afirmación no se puede mantener su posición Concluyo. 49 Para una discusió de los sistemas interpretativos. (1958).' una descripció en el lenguaje de observació de la operació de restar un númer Y' de otro r y encontrar que Y-r' 5 . se usa para designar el intervalo que se mide. Hempel (1963).) = = . sin embargo.0001. De ahÃla forma del enunciado de reducción S (u. v) = r). b) El conjunto de reglas C debe ser lógicament compatible con los postulados teórico (axiomas) de la teorÃ-a C no contiene términono lógico que no perteneze) can ni a Vo ni a Vt. ver Carnap (1963c).. e ) Las reglas de C deben ser tales que TC sea cognitivamente significativa 49. y por eso cualquier enunciado o fórmul de Lt que incluya 'longitud ( . v) 3 (O. la posibilidad de establecer esa afirmació es exactamente la que se da al pasar de (v) a (v'). en la cita que precede inmediatamente al argumento que acabamos de criticar. por tanto. sino de cualquier manera que se construya 'longitud (u. (u.' adquiera un valor real.-. sino que son má bien las manifestaciones empÃ-rica de entidades teórica que se relacionan en la forma especificada por las leyes o axiomas de la teorÃ-aLas reglas de correspondencia pueden concebirse como la suma total de los procedimientos exla tercera cifra decimal. Realmente.. que sus argumentos no resultan concluyentes. Sea 'O. pero estas consecuencias no definen ningú términteóric particular. es el precio de aceptar una interpretació parcial. sea r' el valor obtenido por el contador.' un predicado del lenguaje observacional que describe la lectura del contador. . Creo que las observaciones de Hempel. v) = r'. Se anticip6 la doctrina en Schlick (1918). d ) Cada regla de C debe contener esencial o no vacuamente al menos un términVo y al menos otro Vt e s t o es.Se debilità (v) aú má hasta llegar a admitir reglas de correspondencia que no son enunciados de reducción reemplazando (v') por: (v") Las reglas de correspondencia C constituyen un sistema interpretativo que satisface las condiciones siguientes: a) El conjunto C de reglas debe ser finito. AsÃ-Hempel se equivoca en su afirmació má impormente significativo segú ( tante . .no sól en este caso.

perimentales admisibles para aplicar la teorÃ- a los fenómeno observables. No dan definiciones completas de los términoteó ricos, sino que má bien, junto con los postulados teórico T, proveen a los término teórico de una interpretació observacional parcial. Es obvio que adoptar (v") requiere abandonar las primeras doctrinas acerca de la adquisició del lenguaje y del desarrollo de la teorÃ-aaunque permite la retenció de la afirmació de que el lenguaje de observació es la fuente de significació empÃ-rica La dificultad má grande con respecto a (v") reside en especificar la condició (e). Bajo (v"), es la teorÃ- como un todo (esto es, la conjunció de los postulados teórico T y las reglas de correspondencia C ) lo que debe ser cognitivamente significativo. Hubo varios intentos de especificar en que consistÃ- esto. Se sugirià que el sistema teóric (TC) es cognitivamente significativo si y sól si està parcialmente interpretado al menos hasta el punto de que ninguno de sus enunciados primitivos està aislado, donde un enunciado primitivo aislado S es un enunciado de TC, tal que la omisió de S de TC no influye en la clase de enunciados de observació deducibles de TC. Se mostrà que esta propuest'a no era del todo correcta al permitir la posibilidad de que hubiera dos formulaciones lógicament equivalentes de un sistema teórico tales que una pudiera calificarse como cognitivar'nente significativa mientras que la otra contendrÃ-entre sus enunciados primitivos un enunciado aislado, y, de este modo, no serÃ- cognitivamente significativas'. Para evitar este defecto, se revisà el criterio de este modo: Un sistema teóric TC es cognitivamente significativo si y sól si està interpretado parcialmente por reglas de correspondencia C hasta el punto de que en ningú sistema equivalente a é haya ningú enunciado primitivo aislado. Se puede mostrar, sin embargo, que este criterio requiere de hecho que las teorÃ-a cognitivamente significativas no contengan postulados que empleen tér minos Vt. Dado que la ciencia no es asÃde Machiana, el criterio falla 51. Se hicieron otros intentos para encontrar un criterio satisfactorio de significació cognitiva para la cláusul (e) de (v"), pero ninguno de estos se ha mostrado satisfactorio. Como resultado de ello, la mayorÃ- de los seguidores de la Concepció Heredada abandonaron la búsqued de significació cognitiva y suprimieron (e) de (v"). Haciendo esto, tendÃ-a a abandonar la distinció analÃ-tico-sintéti y a no mantener por má tiempo que las reglas de correspondencia C son verdades analÃ-tica (ver Sec50 Supongamos que TC contiene enunciados S ' , S", ..., donde sól S' està aislado. Sea T'C como TC excepto en que S' y S" se sustituyen por el enunciado únic (S'.S1'). T'C no tendrà enunciados primitivos aislados. Ver Hempel 1965b), pági nas 115-116. 51 Ver Hempel (1965b), pág 116.

ció IV-B-1 para una discusió detallada)52.AsÃen la versió final de la Concepció Heredada, (v) se reemplazà por (v"), sin el apartado (e). Las reglas de correspondencia especifican asà los procedimientos experimentales admisibles para aplicar la teorÃ- a los fenómeno observacionales; al mismo tiempo, éstas en conjunció con los postulados teóricos interpretan parcialmente los término de Vt especificando su contenido observacional. Los términode Vt no reciben ninguna otra interpretació observacional, aparte de la dada por TC.

B.

INTERPRETACION DE LAS TEORIAS: EL STATUS DE LOS TERMINOS TEORICOS

Las sucesivas debilitaciones de los requisitos acerca de las reglas de correspondencia culminan con el siguiente esquema de teorÃ- cientÃ-ficaUna teorÃ- cientÃ-fic TC es un sistema axiomatizado donde T son los postulados teórico o leyes básica de la teorÃformulada en Lt y C son las reglas de correspondencia que especifican las aplicaciones admisibles de T a los fenómeno observables. La inclusió de C en la teorÃ- permite que T se use para hacer predicciones sobre lo que se vaya a observar posteriormente. Por ejemplo, supongamos que TC es una versió de la mecá nica clásica Para aplicar TC a la predicció del comportamiento posterior de una bola libre en un plano inclinado, tendrÃ-amo que determinar primero ciertas caracterÃ-stica de la situació experimental, tales como la masa del cuerpo, el ángul de inclinació del plano y el lugar relativo de la bola al soltarla. Estas distintas caracterÃ-stica se pueden determinar realizando distintas operaciones observables, tales como ver quà númer coincide con el indicador de una balanza cuando se pesa la bola. Estas diversas operaciones observables se pueden especificar en término de Vo, e incorporarlas entonces a reglas de correspondencia que pongan en relació estas operaciones observables con varios término teó ricos de Vt; asÃobtenemos reglas de correspondencia, tales como la siguiente:

Si se coloca el objeto x en una balanza y el indicador de la balanza coincide con &l númer y, entonces la masa de x es el númer designado por y.
52 La únic excepció fue Carnap, que continuà buscando criterios de significació cognitiva; consultar Carnap (1956), Secs. VI a VIII; (1963c), págs 960-961, siguià manteniendo 963-966; (1966), caps. 27, 28. Como se verà en la Sec. IV-B-1, é que las reglas de correspondencia son verdades analÃ-ticas

Suponiendo que hemos realizado esta operació y hemos encontrado que el indicador marca22Len una escala de gramos cuando se pesa la bola, sabemos mediante la regla de correspondencia que la masa de la bola es de 32 gramos. Generalizando, lo que aquÃhacemos es lo siguiente: 1) Se llevan a cabo varias operaciones o procedimientos experimentales que pueden describirse mediante los enunciados verdaderos de Vo 0 1 ... On 2) Usando reglas de correspondencia Cl, ..., Cm de C, 01, ..., 0 " se correlacionan con varias k de Lt -por ejemplo, ((La masa del objeto es aserciones Ti ... T k constituye de 32 cm.n. 3) La serie de aserciones teórica TI ... T una caracterizació teóric del experimento del plano inclinado en su configuració inicial en el instante en que se suelta la bola. Utilizando las leyes teórica T, junto-con TI ... Tk, se pueden hacer varias predicciones acerca de la configuració del plano inclinado ' en los momentos siguientes - por ejemplo, podemos deducir T como una consecuencia lógic de T y TI ... Tk, donde T' indica que la velocidad del objeto serà de 16 cm/sg, 3 segundos despuéde soltarlo. Habiendo obtenido T', podemos utilizar leyes de C para çtraducir T' a una afirmació O' de Vo acerca de la distancia que la bola ha recorrido en 3 segundos; por ejemplo, O' podrÃ- afirmar (<cuandola manecilla del cronómetr puesto en funcionamiento al soltar el objeto coincide con el 3, la bola se encontrarà en un punto que coincidirÃcon una determinada marca de la regla colocada a lo largo de su recorrido, cuyo inicio coincide con el punto desde donde se s o l t à ³ ~ La teorÃ- TC, de esta forma, es capaz de hacer predicciones acerca de fenómeno observables, y ambas, T y C, se encuentran esencialmente implicadas en tales predicciones. Como quiera que la mayorÃ- de los seguidores de la Concepció Heredada está tambiéde acuerdo con el modelo de explicació de la ley de cobertura en donde predicció y explicació son formalmente lo mismo, siendo la únic diferencia que la predicció se realiza antes que el hecho y la explicació se realiza después5' TC tambien es capaz de dar explicaciones cientÃ-ficade una forma esencialmente igual 54.
53 Ver Hempel y Oppenheim (1948) para la exposició de esta doctrina; recientemente la identificació de predicció y explicació ha sufrido considerables ataques, y Hempel (1965a) los tiene en cuenta y responde a ellos. En este artÃ-culo Hempel se separa un poco de la identificació de predicció y explicación dejando abierta la cuestió de si toda predicció es potencialmente una explicación sin embargo, sigue manteniendo lo contrario. El artÃ-cul incluye una extensa bibliografÃ- sobre el tema de la explicación 54 La cuenta dada del uso de TC en la predicci6n y explicació es extremadamente simple y no darà resultados para casos en donde las leyes de T sean esencialmente estadÃ-stica - por ejemplo, en la teorÃ- cuantica o en la mecánic estadÃ-sticaNo serà necesario tener en cuenta aquà las modificaciones requeridas para ajustar el uso de TC a tales casos. La exposició que se encuentra en las secciones 3.2, 3.3 de Hempel (1965a) puede considerarse un intento de hacer estas modificaciones.

Entonces, una funció de las teorÃ-aTC es hacer predicciones y dar explicaciones de fenómeno observables, que puedan expresarse en afirmaciones de Vo. AsÃconsiderada, TC sirve para establecer varias regularidades de carácte legal entre fenómeno observables, lo cual ocurre al permitir la deducció de un determinado númer de afirmaciones Vo. de la forma:

donde 01, ..., O,,, O' pretenecen a Vo Estos enunciados condicionales de observació son enunciados acerca de regularidades que se producen entre fenómeno observables y constituyen las predicciones de TC sobre las regularidades de fenómeno observables que se pueden experimentar. Sea To la clase de todos los enunciados de observació (enunciados cuyos único término no lógico pertenecen a Vo) que son consecuencias válida de TC. Entonces To incluye todas las consecuencias observables de TC - esto es, todas las predicciones que la teorÃ- TC puede hacer acerca de fenómeno observables. Si TC es empÃ-ricament verdadera, es necesario que todos los enunciados de observació de To se correspondan verdaderamente con el mundo. ¿Ela verdad de todos los enunciados de To una condició suficiente para que TC sea empÃ-ricament verdadera? Que lo sea o no depende del status empÃ-ric atribuido a T, y, por lo tanto, a los término de Vt. Para los término de Vt son posibles dos status diferentes. Primero, se puede aceptar que los términoteórico se refieren a entidades fÃ-sicareales pero no observables o a sus atributos; por ejemplo, çesalto del electrónncomo términde Vt, se refiere a una caracterÃ-stic del comportamiento de un objeto no observable, un electrón que realmente existe. Esta es la interpretad o n realista de las teorÃ-asy, segú ella, el que los enunciados de To sean verdaderos es una condició necesaria pero no suficiente para que TC sea empÃ-ricament verdadera: ademáslas leyes T de la teorÃ-deben ser generalizaciones empÃ-ricamentverdaderas sobre el comportamiento de las entidades no observables a que se refieren los término Vt. Por lo tanto, C tendrà enunciados empÃ-rica mente verdaderos o falsos acerca de cóm se manifiestan estas mismas entidades teórica de modo observables6.Dado que es poO' es una consecuencia válid de O,, ...,0 , TC; por lo tanto, por el teorema de deducció del cálcul de predicados de primer orden, çO 0 ' ..... . O, 2 O* es una con55

Se puede observar con facilidad que esto ocurre asÃ-Segú el análisi anterior.

secuencia válid de TC. 56 Dicho de forma má precisa, C junto con T ofrece una especificació parcial de los significados de los términoVt y tambiéhace afirmaciones táctica sobre las manifestaciones observables de los referentes de los términoVt. De acuerdo con la tesis de que la Concepció Heredada incorpora la distinció analÃ-tico-sintéti (ver Sec. IV-B-1 má abajo), cada enunciado de L, o especifica significados, y, por tanto, es analÃ-tic y no verdadero ni falso fácticamente o hace afirmaciones fácti

sible que todos los enunciados de To puedan ser verdaderos, siendo T o C falsos, el que los enunciados de To sean empÃ-ricament verdaderos no es una condició suficiente para que TC sea empÃ-rica mente verdadera. En segundo lugar, se puede negar que los térmi nos de Vt se refieran a entidades no observables que realmente existen; si se hace esta negaciónentonces los enunciados en los que aparecen terminos Vt no será ni verdadelos ni falsos y, por lo tanto, TC tampoco serà empÃ-ricament ni verdadera ni falsa. Má bien, TC no es má que un conjunto de reglas para hacer predicciones observables; es decir, es simplemente un conjunto de reglas para especificar To. En este caso, el problema no consiste en saber si TC es verdadera o no, sino má bien en saber si es adecuada en el sentido de que To contiene todos y sól aquellos enunciados Vo que son empÃ-ricament verdaderos. Este segundo punto de vista se llama interpretació instrumentalista de las teorÃ-asEn la interpretació instrumentalista, decir que TC es empÃ-ricament verdadera es sól una forma vaga y elÃ-ptic de decir que TC es adecuada en dicho sentido. La Concepció Heredada puede mantenerse con ambas interpretaciones, la realista y la instrumentalista. El mantenimiento de una interpretació instrumentalista de la Concepció Heredada plantea, no obstante, un problema: ¿Po quà son necesarios los términoteóricos Aun cuando no puedan ser definidos explÃ-citamente no parecen necesarios dado que todo lo que hacen es permitir definir la clase To. Pero entonces, ¿po quà no puede uno especificar To directamente sin recurrir a tér minos Vt, es decir, sin recurrir a TC? Muchos defensores de la Concepció Heredada creyeron que esto era posible argumentando que y principios generales de una teorÃ- cientÃ-fic sirven si los término para su propósito estableciendo conexiones definidas entre los fenómeno observables, entonces se puede prescindir de ellos; porque cualquier conexió definida, establecida por TC, podrÃ- ser establecida o especificada por una ley que no empleara ningú enunciado de Vt (por ejemplo, la clase To de enunciados de observació establece exactamente las mismas conexiones). La aceptació de esta postura deja a uno con la siguiente duda {por quà la ciencia continú usando formulaciones TC? - (por quà continú empleando término Vt en sus teorÃ-acuando no los necesita? Hempel observà que esta pregunta podrÃ- plantearse como un dilema, que llama el dilema del teórico <Si los término y principios de una teorÃ- sircas, y, por lo tanto, es tácticament verdadero o falso. Por eso, parte del contenido de C es empÃ-ricament verdadero o falso, y parte consta de contenidos de pura significació analÃ-tica 57 Entre otros lo han hecho Ramsey (1931). págs 194-255, y Schlick (1938). pági nas 67-68. La alternativa de Toulmin a la Concepció Heredada tambiépropugna un cierto instrumentalismo, lo mismo que Ryle (1949). La interpretació de Copenhague de la teorÃ- cuántic tambiépuede concebirse como instrumentalista; ver Hooker (1972a).

S

ven para su propósito son innecesarios, como se acaba de señalar y si no sirven para su propósitoentonces son sin duda innecesarios. Pero, dada una teorÃ- cualquiera, sus término y principios o sirven y principios de cualpara su propósit o no. Luego los término la interpretació instrumentaquier teorÃ- son innecesarios* 58. AsÃlista conduce aparentemente al dilema del teóric y parece no haber necesidad de Vt; de ahÃque este mecanismo no necesite de la Concepció Heredada. El dilema del teóric surge tambiési se mantiene la versió inicial de la Concepció Heredada, en donde sól se aceptan los término teórico definibles explÃ-citamenty se interpretan las afirmaciones teórica como descripciones abreviadas de los fenómenos Se puede considerar que esta versió hace una interpretació realista de TC, segú la cual las teorÃ-ase restringen al plano observa". Para esta version, los términoteórico no cional o fenoménic son, en principio, indispensables, y asÃ-dadas las consideraciones anteriores, son innecesarios. Puede parecer que en este caso cabe deshacerse del dilema basándos en que los problemas considerados en la últim secció requieren el rechazo de la tesis de la definició explÃ-citaPero basarse en esto para rechazar el dilema del teóric en este caso serÃ-ilegÃ-timo Porque una lectura atenta de la Secció 11-A mostrarà que las razones existentes para hacer má flexibles las restricciones de las reglas de correspondencia, las razones para aceptar que son sól definiciones parciales de los término de Vt, eran que no todos los término teórico usados de hecho en
58 Hempel (1958), Sec. 5. La exposició que sigue de este dilema està sacada en gran medida del artÃ-cul de Hempel; sin embargo, algunos de los puntos no se encuentran en el citado artÃ-cul y mi desarrollo del problema es un poco distinto. 59 Hay que tener en cuenta que tambiées posible construir instrumentalmente la versió de la Concepció Heredada de la definició explÃ-cita Si se acepta que los términoteoréticoson matemático y que T incluye un Corpus matemático no està lo suficientemente claro que se pueda mantener que las afirmaciones teórica son meramente descripciones abreviadas de fenómenos (Recordemos aquà que, como vimos en la Sec. 1, uno de los cambios introducidos por los positivistas en la concepció de Mach, que mantenÃ- que eran solamente descripciones abreviadas de los fenómenos fue el aceptar convenciones matemática en T no susceptibles de ser reducidas al plano fenoménico)En este caso, un términ teóric explÃ-citament definido, cuyas condiciones de aplicabilidad son equivalentes a las de una condició especÃ-fic observable, puede no significar lo mismo que los términoobservacionales; cuando a esto se añad la negativa a aceptar una interpretació semántic independiente de los término teórico se obtiene un instrumentalismo en el que los términoteórico no tienen referente alguno, aun cuando estéexplÃ-citament definidos en términodel lenguaje observacional. AsÃmediante el argumento anterior a favor las interpretaciones instrumentalistas se llega al dilema del teórico cuando a esto añadimo la exposició que sigue llegamos al resultado de que el dilema del teóric se sigue de cualquier version de la tesis de la definibilidad explÃ-cita Formulaciones má o menos contemporánea de las distintas versiones de definició explÃ-cit de la Concepció Heredada pueden hallarse en Bergmann (1957), MacCorquodale y Meehl (1948) y Skinner (1953); no esth completamente claro si estas versiones han de ser tomadas instrumentalmente o realistamente.

la ciencia admiten una definició explÃ-cito siquiera una definició por enunciados de reducción Todo lo que esto establece es que si los términoVt ocupan un determinado lugar en las teorÃ-asno todos admiten definició explÃ-citaDe este modo, las consideraciones de la últim secció dejan el dilema del teóric como ésta ¿Eel dilema del teóric un dilema genuino? ¿Everdad que los términoVt y los principios de las teorÃ-a son innecesarios? Si no lo son, entonces uno de los cuernos del dilema debe ser falso. La naturaleza del dilema es tal que sól el primer cuerno podrÃ- ser falso; por eso, si se va a atacar el dilema, el ataque tendrà que ceny principios de una trarse en la afirmació de que asi los término La base de esta afirteorÃ-cumplen su propósito son innecesarios)>. mació es la observació de que, para la interpretació instrumentalista o la versió de la necesidad de una definició explÃ-cita todo lo que TC hace es definir Tom. Esto, por sÃsolo, no establece el primer cuerno del dilema. Porque si To no se puede definir, excepto recurriendo a TC, de esto no se deduce que los término y principios de TC sean innecesarios. Es decir, el primer aserto es verdadero sól si To puede definirse sin recurrir a algo como TC, si puede definirse usando sól término Vo y término lógicosLas consideraciones hechas hasta ahora no muestran que esto sea posible. (Cóm podrÃ- demostrarse que To puede definirse sin recurrir a TC? Una respuesta es que hay un resultado en lógicael teorema de Craig, que demuestra esta posibilidad. Expresado de una forma simple, el teorema de Craig establece que si el vocabulario no lógic de un sistema lógic S se bifurca en dos clases, A y B, y si T' es la clase de teoremas de S, tales que los único término no lógico que en ellos aparecen pertenecen a A, entonces existe un sistema lógi co S', cuyos único término no lógico pertenecen a A, de tal suerte que los teoremas de S' son exactamente los enunciados de TP6'. Si suponemos que A es Vo, B es Vt, T' es To y S es TC, entonces el teorema de Craig establece que existe una teorÃ- S', cuyos sÃ-mbo los no lógico son exactamente los de Vo y cuyos teoremas son exactamente enunciados de To. Esto demuestra que existe una teorÃ- que puede ser axiomatizada independientemente de TC, y de la cual son teoremas los enunciados de To. Sin embargo, la teorÃ- S', establecida mediante la demostració del teorema de Craig, no serà axiomatizable finitamente. S' tendrà un númer infinito de axiomas, y estos axiomas no pueden ser especificados ni siquiera por
60 En una interpretacih realista (excepto cuando se requieren definiciones explÃ-citas TC desempeñ claramente un papel má amplio: describe diversas entidades inobservables y sus interacciones sistemáticas 61 Ver Craig (1956) para un tratamiento heurÃ-stic má detallado del teorema de Craig; la demostració completa del teorema està en Craig (1953); para un tratamiento má completo del teorema de Craig y de las generalizaciones hechas por Lyndon, ver Robinson (1963), cap. 4.

,

un númer finito de esquemas de axioma 62. Realmente, cada enunciado de To serÃun axioma de S' o serà lógicament equivalente a un axioma de S'. Es decir, los axiomas de S' será un conjunto de enunciados equivalentes a los enunciados de To, y por eso los úni cos teoremas no axiomático será enunciados equivalentes a axiomas. De hecho, entonces, S' es poco mas que una lista de enunciados de To, una lista que no puede ser escrita nunca completamente. Por tanto, sól puede especificarse completamente S' mostrando cóm podemos deducir S' partiendo de TC (es decir, dando un ejemplo de la demostració del teorema de Craig); el teorema de Craig, pues, no muestra que TC pueda omitirse en las aplicaciones práctica". Otro enfoque destinado a establecer el primer cuerno del dilema del teóric consiste en emplear el enunciado de Ramsey. Ramsey (1931) (págs212-236) observÃque utilizando una lógic de orden superior M, los términoVt podrÃ-a eliminarse en una teorÃ- TC, donde TC tuviera un númer finito de axiomas. El procedimiento es como sigue: Sean al, ... a 2 todos los dife, de rentes término teórico que aparecen en los axiomas $1, ..., % TC. Entonces TC puede construirse como un sistema lógic con un solo axioma propiamente dicho:

.

Sean *'i, ..., *'m fórmula semejantes a q1,..., *m, excepto en que cada vez que aparece un términVi, a,(l<i<n), éstse ha sustituido por la variable predicativa /?,(donde P1, ..., A son todas diferentes). De ahÃque la forma del enunciado de Ramsey para TC sea

y sea TCR la teorÃ- que se obtiene de TC reemplazando

por el enunciado de Ramsey para TC. Todos los teoremas de To serAn teoremas de TC y de TCR,pero a diferencia de lo que ocurre en TC, en TCR no habrà teoremas que contengan término de Vt la razó es que los término Vt de TC han sido reemplazados por
62 Se puede demostrar que si una teorÃ- es axiomatizable dentro del cálcul de predicados de primer orden mediante un númer finito de esquemas de axioma, entonces existe un sistema equivalente que usa un númer finito de axiomas, pero que tiene reglas de inferencia adicionales. 6s Consultar Maxwell (1962), págs 17-18, para ver sustancialmente el mismo punto. 64 La lógic de primer orden permite la cuantificació solamente de variables individuales, las l6gicas de orden superior admiten tambiéla cuantificació de predicados y de variables relacionales, ver Church (1956), cap. 5, para má detalles.

-

variables predicativas cuantificadas existencialmente. Es decir, mien- .. . . utiliza término Vt para afirmar, por ejemplo, tras que à § * que los electrones tienen unas determinadas propiedades o manifestaciones observables, el enunciado de Ramsey afirma meramente que existen entidades que tienen unas determinadas propiedades o manifestaciones observables. AsÃTCR evita el uso de los término teoricos, únicament porque evita mencionarlos; se refiere a las entidades teórica sin mencionarlas explÃ-citamenteComo Hempel (1958) dice, el enunciado de Ramsey para TC çsigu afirmando la existencia de ciertas entidades de la clase postulada por TC, sin garantizar má de lo que lo hace TC que estas entidades son observables o, por lo menos, completamente caracterizables en término de observables. Por lo tanto, los enunciados de Ramsey no ofrecen 65. Adeningú medio satisfactorio de evitar los conceptos teoricos~ másestà claro que TCR puede formularse solamente con relació a TC, y por eso el uso de los enunciados de Ramsey no demuestra que la ciencia pueda prescindir de los términoo principios teó ricos ". Ninguna de las técnica ideadas ha tenido éxit en el intento de mostrar que se puede prescindir de los término y principios teó ricos en el sentido de que se podrÃ-formular una teorÃ- S' con teoremas To, sin un conocimiento previo de TC. Pero incluso si se encontrara alguna otra técnicque pudiera hacer esto, no serÃ- suficiente, por sÃmisma, para establecer el primer cuerno del dilema del teórico Para que una teorÃ- cientÃ-fic sea úti debe hacer afirmaciones económica de las regularidades que se producen entre los fenómeno observables, de tal forma que tenga un alto grado de economÃ-sistematica y que su formulació sea heurÃ-sticament fér til en la indicació de experimentos y de posibles ampliaciones 67. Por tanto, para establecer el primer cuerno del dilema del teóric es necesario mostrar que To puede formularse o caracterizarse sin recurrir a término o principios teórico pero de una forma tal que proporcione un alto grado de economÃ- sistematica y de fertilidad heurÃ-sticaaquellos que argumentan que los principios y leyes te-ricos no son necesarios, no han llegado a demostrar que To pueda formularse asÃ-por tanto, no han logrado lo que pretendÃ-anAdemás la historia de la ciencia indica que el medio de obtener un alto grado de economÃ- sistemátic y de fertilidad heurÃ-stic es el uso de principios teórico que contienen conceptos no observacio65 Págin 81; se han hecho cambios de notació en la cita para hacerla compatible con el vocabulario que se utiliza aquÃ- Debe señalars que el intento de Ramsey casi logra interpretar realistamente las teorÃ-as solamente falla porque no hay términoVt. Es paradójic que Ramsey pensara en las teorÃ-a corno instrumentos (ver, por ejemplo, Ramsey (1931), págs 194 y SS. y 237-255). 66 Ver tambiéCarnap (1966), cap. 26, para un análisi de los enunciados de la teorÃ- de Ramsey. 67 Ver Hempel (1958), Sec. 10, para un desarrollo y defensa de estas tesis.

.

.

nales. Por tanto, parece que el primer cuerno del dilema del teóric es falso y no se puede mantener. El dilema del teóric es un pseudo-dilema. La adhesió a una interpretació instrumentalista no conlleva la posibilidad de eliminar los términoteóricos De hecho, la resolució hempeliana del dilema del teóric muestra que generalmente los términoteoréticoson necesarios en la interpretació instrumentalista de las teorÃ-ay uno de los atractivos del instrumentalismo es que permite introducir cualquier términteóric que se necesite para obtener una teorÃ- fructÃ-fer que permita la predicció económic de fenómeno observables sin tener que preocuparse de si designan o no algo real ". Por otra parte, el aceptar término teoricos al tiempo que se mantiene un instrumentalismo lleva a la incómod postura de mantener que los término teórico son necesarios, pero ni significan ni se refieren a nada. Pero en vez de mantener tal postura, la mayorÃ- de la gente que acepta la legitimidad de los términoteórico en el teorizar cientÃ-ficosostiene tambiéque tienen referentes reales en el mundo. Para decirlo con las palabras de Quine, %seres ser el valor de una 69, y, por tanto, la aceptació de término teórico variable ligada)> supone tambiéaceptar la existencia de entidades teórica (esto es, no observables). Por consiguiente, la mayorÃ- de los seguidores de la Concepció Heredada, que aceptan los términoteóricos eluden el instrumentalismo y adoptan una interpretació realista de las teorjas. Mientras que el problema que los instrumentalistas tenÃ-a con las entidades y términoteórico era cóm prescindir de ellos, los problemas de los realistas estriban en cóm dar cuenta de tales entidades y de los significados de los términoteórico que las designan. En la Concepció Heredada, las reglas de correspondencia solucionan estos problemas: las entidades teórica pueden aceptarse siempre que uno se refiera a ellas con término teoricos que hayan sido introducidos mediante reglas de correspondencia, y tal introducció de término teórico provee a ésto de significado empÃ-ricoDicho má especÃ-ficamente las reglas de correspondencia C , junto con los postulados teórico T de una teorÃ- TC ofrece una interpretació parcial de los término de Vt, y, por tanto, solamente ofrece una especificació parcial de su significado. Además toda la interpretaci-n (en el sentido estricto de este término es decir, en el de la interpretació observacional), que se pueda dar de [los términode Vt] ... se da en las reglas C Ã70. En particular, se
68 Este, desde luego, no es el únic motivo para adoptar un instrumentalismo. En Sec. V-B-1-a consideraremos algunos argumentos teoricos expuestos por Toulmin (1953), en apoyo de la opinió de que todas las leyes y teorÃ-a deben ser concebidas instrumentalmente. Ryle (1949) tambié sostiene la misma opinión 69 Quine (1953), págs 12-14. 70 Carnap (1956), pág 45.

prohibe dar a los término de Vt una interpretació semántic observacional independiente 71. Esto, sin embargo, plantea un nuevo problema sobre el significado de los término teóricos ¿D dónd procede el resto del significado de los términode Vt, si TC sól los especifica parcialmente y no se puede dar ninguna interpretació semántic observacional independiente? La respuesta reside en el hecho de que el significado de los t6.rminos teórico no es completamente observacional; por tanto, TC no podrÃ- especificar el significado total de los términoteóricos Para especificar plenamente el significado de los término de Vt, se debe recurrir a un metalenguaje má rico 72. AsÃ-si el términteó rico t de Vt se interpreta como electrón entonces una especificació completa del significado de t serÃ-una especificació completa del significado de çelectrón pero sól parte del significado de çelectró concierne a las manifestaciones observacionales de los electrones; de ahÃque sól parte de su significado sea empÃ-rico Pero 'electrón tiene otras varias connotaciones de tipo no empÃ-ric que contribuyen a su significado. AsÃcuando un cientÃ-fic emplea en una teorÃ- TC, està afirmando que el términteóric çelectró existe algo que tiene las manifestaciones observables especificadas por TC; pero no establece ademá que estas manifestaciones obsersino que lo vables agotan el significado del términçelectrón únic que se compromete a aceptar es que recoge al menos parte del significado empÃ-ric del términ ". Esto es, las reglas de correspondencia C junto con los principios teórico T dan sól una interpretació parcial de los término de Vt, especificando las propiedades de las entidades teórica que se manifiestan observacionalmente. Pero esto es sól una interpretació parcial, ya que las propiedades observacionales de las entidades teórica no agotan el significado de los términoteórico que las designan; ni tan siquiera necesitan agotar el significado empÃ-ric de tales términos La especificació completa del significado de los término teórico requiere el recurso a un metalenguaje má rico.
71 Nótes que las cláusula (1) a (v) de la versió inicial de la Concepci6n Heredada no hacen estipulaciones para tales interpretaciones independientes. 72 Hempel (1963), pág 695; Carnap (1939), pág 62; véastambiélo que Hempel dice en la pág260 a continuación Un metalenguaje es un lenguaje que se usa para hablar sobre otro lenguaje (llamado lenguaje objeto) y para especificar las interpretaciones sintáctica y semántica de los enunciados del lenguaje-objeto. 73 Hempel (1958), pág 70; sól recogerà todo el significado empÃ-ric del términ en caso de que no quepa ninguna regla de correspondencia má y todas las teorÃ-a que empleen el términse puedan reducir a TC. La parte no empÃ-ric de su significado seguirà sin especificar; usando las técnicadesarrolladas en Suppe (1973a) es posible mostrar que el contenido empÃ-ric es extensional, mientras que la parte no empÃ-ric es intensional. El problema surgido aquÃse discutirà má ampliamente e n la Sec. IV-C má adelante; se encontrarà una discusió mucho má completa y detallada e n Suppe (1971).

,

'

C.

LA LOGICA DEL CONDICIONAL

Dentro de una interpretació realista, la Concepció Heredada afirma que una teorÃ- cientÃ-fic es un conjunto de leyes deductivamente conectadas que se pueden aplicar a los fenómeno observables mediante unas determinadas formas, especificadas por las reglas de correspondencia. La cláusul (1) de la versió inicial de la Concepció Heredada requiere que estas leyes se axiomaticen en una lógic de primer orden má identidad; puesto que tales lógica son extensionales 74, las leyes cientÃ-fica tambiéson extensionales. Las dificultades para definir disposicionales en el modo indicativo, el hecho de que las leyes cientÃ-ficacontengan disposiciones y las dificultades encontradas en el intento de caracterizar las leyes cientÃ-ficaextensionalmente 75, pusieron en tela de juicio el requisito de la Concepció Heredada de que las leyes fueran extensionales (cláu sula (I), supra). ParecÃ-a pues, necesaria alguna modificació de (1). Que las leyes cientÃ-ficatienen un carácte subjuntivo es bastante obvio, puesto que no sól describen lo que ha ocurrido o lo que ocurrirá sino tambiélo que ocurrirÃ- bajo ciertas circunstancias. En este sentido, las leyes emplean el llamado condicional contrajáctic 76. El condicional contrafáctic no es el condicional material '2' de la lógic matemática Porque '(PIQ)' serà cierto siempre que 'P' sea falso, dando lo mismo que 'Q' sea verdadero o no. AsÃsi el condicional contrafáctic Si se cayera este cristal frágilse romperÃ-a fuera el condicional material, entonces serÃ-verdadero de cualquier cristal frági que no se cayera; pero Si este cristal frágise cayera, no se romperÃ-a tambiéserÃ-verdadero para cualquier cristal semejante. Pero del cristal frági que no se cae, lo últim es falso y lo primero es ver74 Decir que una lógic es extensional equivale a decir que se cumple para la lógic el principio de sustitució salva veritate: siempre que S' sea un enunciado semejante a S, excepto en que un subenunciado A de S ha sido reemplazado por un enunciado B de S', entonces S y S' tendrá el mismo valor de verdad si A y B lo tienen. Intuitivamente, una lógic extensional es aquella cuyo ámbit de expresió se limita al modo indicativo. 75 Ver, por ejemplo, Chisholm (1946) y Goodman (1947). 76 Los condicionales contrafáctico no son siempre contrarios a los hechos, sino que pueden ser cualquier condicional subjuntivo. Sin embargo, es corriente referirse a ambas clases como condicionales contrafácticos y por eso usarà esta expresió algo equivoca. A menudo se habla simplemente de contrafáctico y no de condicionales contrafácticos

-

dadero, y por eso aquÃel condicional contrafáctic no puede ser el condicional material 77. Esto, sin embargo, no demuestra que el condicional contrafácti co no pueda definirse en término del condicional material y demá recursos de la lógic de primer orden; es decir, no muestra que el condicional contrafáctic no sea extensional. Las propiedades disposicionales se pueden especificar mediante condicionales contratácticos por ejemplo, la propiedad frági puede especificarse mediante el contrafáctico Si se cayera esto, se romperÃ-a El hecho de que se puedan especificar los disposicionales mediante enunciados de reducció (ver 11, A arriba) y de que los enunciados de reducció sól empleen los método extensionales de la lógic de primer orden indica que el condicional contrafáctic se puede especificar extensionalmente en término del condicional material. Sin embargo, los enunciados de reducció no sirven para especificar el condicional contrafáctico como Chisholm mostrÃ78: Pues un enunciado de reducció

del términ disposicional 'Q3' sól especifica una condició suficiente para ser Q,, y si esas condiciones suficientes (a saber, Ql y Qz) no se satisfacen, no espefica quà es ser Q3. Aunque se pueden dar unos cuantos enunciados diferentes de reducció de Q3, habrà siempre condiciones en las que una cosa tenga la disposició Qi pero no se cumplan ninguna de las condiciones suficientes - a saber, en aquellas circunstancias en las que la disposició no se manifieste. Habrápues, una ((regió de indeterminaciónen la que no quede especificado lo que es ser Q3. Como los enunciados de reducció definen el significado de 'Q3', tendremos que decir que Qi no tiene significado en esta ((regió de indeterminación~ por ejemplo, cuando un cuerpo no se està disolviendo, el predicado disposicional 'es soluble' no tendrà significado Pero esto es, desde luego, absurdo.
77

Ver Chisholm (1946), Sec. 1 1 , para este mismo punto.

78
79

Ibid.

Este no es un enunciado de reducció bilateral, pero es una forma permisible, ver Carnap (1936-37). 80 Se podrÃ- objetar a este paso del argumento de Chisholm lo siguiente: se deduce, pues, que la explicació dada por el enunciado de reducció deja a ÇQ, sin ningú significado en la çregiÃde indeterminación)sól si se considera que los enunciados de reducció proporcionan definiciones totales o explÃ-cita - lo cual. desde luego, no hacen. Puesto que los enunciados de reducció definen sól parcialmente los término para cuya introducció se emplean, lo má que se puede argüi respecto a la çregiÃde indeterminaciónes que el significado de Q, no esta especificado; esto no significa que Q, carezca de significado. Esta objecció parece ser

Sabemos perfectamente bien lo que significa <(essoluble)>en tales circunstancias: que si se cumplieran ciertas condiciones la sustancia se disolverÃ-aSegú esto, los enunciados de reducció no facilitan un medio de especificar extensionalmente el condicional contrafácticoLos enunciados de reducciónsin embargo, toman alguna de la fuerza del contrafáctico Este hecho, junto con la observació de que los enunciados de reducció suponen implÃ-citament modalidades causales ", sugiere que el condicional contrafáctic es una relació causal, y, por tanto, es la relació caracterÃ-sticde las leyes cientÃ-ficacausales. Goodman (1947) investigà la idea de que la naturaleza de los condicionales contrafáctico se podrÃ- especificar en términode leyes cientÃ-ficasEmpieza observando que la verdad de un condicional contrafáctic requiere una cierta conexió entre el antecedente y el consecuente del condicional, pero que el consecuente raramente se sigue del antecedente por la sola lógica si es que alguna vez lo hace. Por ejemplo, cuando decimos Si se hubiera rascado esta cerilla, se habrÃ- encendido afirmamos que las condiciones son tales que çes cerilla se enciend e puede ~ inferirse de çescerilla se rasca)), donde las condiciones relevantes incluyen que la cerilla està bien fabricada, lo suficientemente seca y que haya oxÃ-genoPor consiguiente, el consecuente se sigue a la conjunció del antecedente y de la afirmació de esas condiciones relevantes; pero ni siquiera aquÃse sigue por la sola lógic - puesto que ala cerilla se encienden no es una consecuencia lógic de que la cerilla se rasca y està lo suficientemente seca; hay oxÃ-gen suficiente, etc. Má bien se sigue sól en virtud de una ley natural que se establece entre que se den estas condiciones y que las cerillas se enciendan '*. Dado que la verdad del contrafáctic depende de las condiciones relevantes, generalmente no expresadas, presentes elÃ-pticament en el antecedente, Goodman intenta especificar primeramente las
sustancial, pero puede pasar desapercibida. La conclusió de Chisholm se mantiene si el resto del argumento se sustituye por lo siguiente: es caracterÃ-stic del condicional contrafactico que su verdad n o dependa de que se cumplan o no las condiciones de la çclausul si^; incluso cuando no se cumplen esas condiciones (por ejemplo, en esta xregió de indeterminación~es posible en principio determinar la verdad del condicional. Sin embargo, los enunciados de reducció no permiten determinar la verdad del condicional en esta <regió de indeterminación* y por eso, los enunciados de reducció no pueden usarse para especificar el condicional contrafáctico 81 Hempel (1963), pág 690-691. 82 Goodman (1947), pág 116.

121. Todo lo que llevaba en mi bolsillo el dÃ-V-E. AsÃnos encontramos envueltos en un regresus infinito o cÃ-rcul vicioso. el significado de los contrafáctico se define en términode compatibilidad.Para determinar si un S dado es compatible con A o no. lo suficientemente seca.. adecuado. ya que la compatibilidad se define en términode contrafacticos y. siéndo lo A. para establecer un contrafactico cualquiera.segú los cuales A ha de ser compatible con S si no ocurre que S no sea verdadero. tal como: Toda cerilla que se rasque. bien hecha.una solució al problema de los condicionales contrafácticosSegú ésta el contrafáctic (*) es verdadero si y sól si hay una ley natural verdadera.. era plata no sanciona el contrafáctic a Ibid.. Si esto es asÃ-nunca podremos explicar un contrafáctico excepto en términode otros. compatible con A.condiciones de verdad del contrafáctic imponiendo restricciones a la conjunció de las condiciones relevantes y el antecedente. Su intento consiste en proporcionar una explicació extensional de los contrafáctico siendo la forma general de la explicació el que el condicional contrafáctic es una afirmació elÃ-ptic de un condicional de la forma 'A.S3C1 (donde A es el antecedente del condicional contrafáctico S indica las condiciones relevantes y C es el consecuente). si se han de especificar condicionales contrafácticoshabrà de ser en término de las leyes naturales que sancionan la inferencia de 'AS' a 'C'. no toda generalizació de este tipo avala o sanciona un condicional contrafáctic -por ejemplo.. por otra parte. con el oxÃ-gennecesario. Goodman concluye que estas condiciones deben incluir el que A sea compatible con S. tenemos que determinar si el contrafactico çsA fuera verdadero. entonces S no serÃ. A travé de una serie de ingeniosos argumentos.. Sin embargo. Pero esto quiere decir que hay que determinar si hay o no un S. de modo que el problema de los contrafáctico debe quedar sin resolver^^^. En otras palabras. se enciende. asÃcomo ciertos requisitos ulteriores . pbg. que lleve a r-^ S.verdadero)) es a su vez verdadero o no. . Pero entonces observa. parece que lo primero que tenemos que determinar es la verdad de otro. . etc. donde ' A S ' satisface las condiciones siguientes . etc. Por consiguiente. . Goodman despuépasà al problema de espeficicar la forma general de las leyes cientÃ-ficao naturales con la esperanza de que esto proporcionarÃ.

de la confirmació que no se han logrado aún Como respuesta a los artÃ-culode Chisholm (1946) y de Goodman (1947) aparecieron una serie de publicaciones. al mismo tiempo hubo varios intentos insuficientes encaminados a resolver los problemas de la teorÃ. plata ' La razó de esto. 84 85 . 111. en su mayorÃ-a en intentos de demostrar bien que el problema de Goodman de la dependencia recÃ-proc podÃ. ninguno de estos intentos ejercià una influencia significativa en la formulació de la Concepció Heredada y. eran la clave para el problema de los c o n t r a f à ¡ c t i ~ o s ~ ~ Sin embargo. afirma Goodman. pág 385-387. phgs. segú Goodman. 86 Se encontrad un panorama completo de &os en Scheffler (1963).darse no era concluyente. 11. mientras que las accidentales no y Goodman intenta determinar quà condiciones debe satisfacer una generalizació empÃ-ric para obtener cierta capacidad de predicción é concluye que las generalizaciones legaliformes deben ser susceptibles de confirmació inductiva. por Ibid. Una seña distintiva es que las generalizaciones legaliformes pueden usarse para hacer predicciones. estamos en la situació siguiente: Cualquier intento de especificar contrafáctico debe suponer o la noció de dependencia recÃ-proc o la noció de generalizació legaliforme. Sin embargo. la afirmació de este criterio es inadecuada. Las respuestas consistieron. es que la generalizació monetaria no es una ley causal. tendremos que distinguir las generalizaciones empÃ-rica legaliformes. y la segunda requiere desarrollos en la teorÃ. ya que aú no sabemos quà generalizaciones empÃ-rica son susceptibles de confirmació inductiva de una forma tal que no dependa de la determinació de un caso particular de la generalización Por tanto.evitarse. si hemos de caracterizar los contrafáctico en términode leyes.de la confirmación que. pero que no llegaron a resultados definitivos ".sido .en Meehl (1970). n.Si P hubiera estado en mi bolsillo en el dÃ-V-E. concluye Goodman. bien que el argumento de Chisholm de que una explicació extensional del condicional contrafáctic no podÃ. en donde la confirmació depende de la determinació de un caso no particular de la generalización AsÃgeneralizaciones tales como Todo lo que hay en mi bolsillo o es un dime es de plata no pueden ser calificadas como generalizaciones legaliformes.es demasiado extensa para detallarla aquÃ. pt. 122-123. Pero la primera nocibn no puede especificarse sin caer en un regresus infinito o en un cÃ-rcul vicioso. P habrÃ..se encontrarà una amplia bibliografÃ. por eso. La bibliografÃ.

por eso. ya que se 87 8 . usando técnicasemán ticas para interpretar las lógica modales desarrolladas por Saul Kripke. El trabajo de Carnap estuvo mas motivado por problemas de semántic y significado. aunque se intereso por la posibilidad de aplicar su trabajo a problemas de disposicionales. Aunque no del todo Lewis y Langford (1932). se han hecho intentos de caracterizar condicionales y leyes en términode estados posibles de cosas 92. dieron paso a una serie de intentos de desarrollar lógica causales capaces de caracterizar condicionales contrafáctico y leyes naturales 89. pero aparentemente no hizo su trabajo en respuesta a los artÃ-culo de Chisholm y Goodman. W Ver Burks (1951). ya que se conocÃ. los hechos por Arthur Burks y Hans ReichenbachW. Algunos filósofo interpretaron que los artÃ-cu los de Goodman y Chisholm tenÃ-a la siguiente moraleja: Las nociones de ley cientÃ-ficy de condicional contrafáctic son fundamentalmente no extensionales. C. (1954). Reichenbach (1947). Desarrollos má recientes apuntados ya en Burks (1973) han logrado aparentemente evitar estas paradojas y defectos. las leyes y los contrafáctico tendrá que ser desarrollados usando una lógic modal causal. los resultados de Kripke se resumen en Lyndon (1966). ver tambiéVon Wright (1951) y Sellars (1958). es representativo de lo que entonces se conocÃ-a Ver Barcan (1946a). no es preciso tratarlos aquà ampliamente -aun cuando sean intentos interesantes y significativos en sÃmismos. y pueden especificarse usando sól lógica no extensionales. Pero el fallo posterior de los enunciados de reducción junto con la moraleja extraÃ-d de los artÃ-culo de Goodman y Chisholm y los desarrollos má completos conseguidos en la 1-gica modal por Ruth Barcan Marcus y otros (por ejemplo. C. ya que los diversos sistemas de implicació causal estaban sujetos a varias paradojas 'l. La idea de Stalnaker de usar los posibles estados de cosas no es nueva. Sin embargo.muy poco acerca de la lógic modal 87 y los enunciados de reducci-n parecÃ-a capaces de resolver sus problemas inmediatos acerca de la definició de los tér minos disposicionales. má aún estas nociones son fundamentalmente causales y. pero no se llevà a cabo por entonces. 5.tanto. con mucho. J. Esta posibilidad fue tenida en cuenta por Carnap en su primer trabajo sobre la definició de disposiciones (ver 11-A arriba). Básicamente estos intentos consistieron en añadia las lógica de primero y segundo orden operadores causales de valor modal y en intentar perfilar los rasgos implicativos causales que son caracterÃ-stico de las disposiciones y de las leyes cientÃ-ficas Los má importantes intentos fueron. para la exposició de estos temas. Los trabajos de Goodman y Chisholm sugirieron otro tipo de respuesta que influyà en la Concepció Heredada y produjo una modificació en ella. (1946b) y (1947). 92 Ver Stalnaker (1968). 89 Carnap (1947) dedicà una considerable a t e n c i h a la lógic modal. (1955). MacKinsey) M. No dedicà demasiada atenció a las modalidades causales o leyes naturales. cap. 91 Ver Sellars (1958) y Burks (1973). estos intentos no fueron del todo satisfactorios. Má recientemente.

la mecánic clásic de partÃ-culasConsideradas a parte de las reglas de correspondencia. Quisiera apartarme por un momento de la descripció del desarrollo de la Concepció Heredada para hacer unos comentarios crÃ-tico y especulativos sobre la sustitució de (1) por (1') en la Concepci6n Heredada. 93 Carnap (1956). estas observaciones sugieren que las reglas C son contrafácticas pero que las T no lo son. En la medida en que el problema de los condicionales contrafáctico ha tenido que ver con el teorizar cientÃ-ficoha tenido tambiéque ver con la naturaleza del contrafáctic de las leyes teórica (la T de una teorÃ-TC). en 1956.an o como la ecuació de ondas de Schrodinger. Burks y otros. pues me parece que la motivació que subyace al cambio es esencialmente equivocada. si tales leyes formuladas matemáticament implican condicionales contrafácticos esta naturaleza contrafáctic debe de ser resultado de la interpretació fÃ-sic o empÃ-ric dada a las relaciones matemática contenidas en ellas. sin embargo. es contrafáctica Se ve avalada esta idea por una consideració de las teorÃ-a existentes en la fÃ-sicaConsideremos. 63 . a la que se pueden añadioperadores modales 93. por eiemplo. el tratamiento de Stalnaker sobre esto si es novedoso. L. En tanto que relaciones matemáticas tales leyes son claramente extensionales y no implican cosa que se parezca ni remotamente a un condicional contrafáctico Por tanto. Sin embargo. se encuentra uno con que las leyes teórica T se formulan tÃ-picament como ecuaciones matemática tales como Ç= m. Dicho de otra forma. las leyes formuladas matemáticament no son contrafáctica por sÃmismas. desde luego.se formula en una lógic matemátic de primer orden má identidad. Carnap cambià la cláusul (1) de la versió inicial de la Concepció Heredada reemplazándol por (1') la teorÃ.satisfactorios. poblado por sistemas aislados de masas encuentra implÃ-cit en los primeros desarollos de Carnap.se pueden concebir como descripciones de un mundo ideal. pág 42. si esto es asÃ-entonces TC. pero se les puede dar una interpretació empÃ-ric tal que se relacionen con el mundo de modo contrafáctico Como las reglas de correspondencia C son las que relacionan las leyes teórica con el mundo segú la Concepció Heredada. si se considera una teorÃ-bajo el punto de vista de la Concepció Heredada. las leyes de la teorÃ. estos desarrollos han sido lo suficientemente notables como para convencer a muchos filósofo de la ciencia de que un tratamiento adecuado de las teorÃ-a cientÃ-fica debe concebir las leyes como formulaciones no extensionales que implican modalidades causales. En consecuencia.

segú la Concepció Heredada.objetar aquÃque la Concepció Heredada no hace ninguna estipulació para tal interpretacion directa de T. Esto indica que las leyes. los sistemas ideales ideales de fenóme descritos por T pueden emplearse como réplica nos reales que ocurren en el mundo.haga serà una descripció de un estado de las cosas en este mundo ideal. ninguna de las leyes està en una relació contrafáctic con este mundo 94. T se aplica al mundo de modo contrafáctic de dos formas: Primero. el mundo real no contiene sistemas aislados de masas puntuales sin extensió y en el vacÃ-osegundo. por sÃmismas. de hecho. por eso. en el mundo real. S . En la Secció IV-C veremos que tales interpretaciones directas se deben aceptar si se quiere dar una idea coherente de la noció de interpretació parcial. este procedimiento experimental debe describirse mediante uno de los enunciados de C. estos datos describen el comportamiento real de uno de los sistemas del mundo ideal descrito por T y. En este sentido. no exigen esencialmente condicionales contrafáctico en su afirmación Este mundo ideal no puede ser el mundo real. entonces se obtienen unos datos -datos que describen uno de los sistemas ideales-. las reglas de correspondencia describen las formas en que las leyes T se van a aplicar al mundo y.puntuales sin extensió en un vacÃ-osiendo las única propiedades relevantes para el comportamiento de estas masas puntuales sus posiciones y momentos. este enunciado establecerà que si se realizan unos determinados procedimientso experimentales con unos determinados resultados. no todo sistema o fenómen causalmente posible se da. este sistema ideal sirve ahora como una réplic ideal de los fenómeno observados en el mundo real. por dos razones: Primera. Usando diferentes procedimientos experimentales e introduciendo algú grado de control experimental se recogen datos sobre un fenómen real. Ver tambiéla afirmació de Hempel. luego. cribe lo que el fenómen hubiera sido de haber sido uno de los 94 Se podrÃ. AsÃla regla de correspondencia des-. Este mundo ideal contiene cada uno de los sistemas que es consistente con las leyes de la teorÃ-aInterpretada asÃ-cada afirmació que la teorÃ. Por otra parte. De la consideració má detallada de la interpretacion parcial dada en Suppe (1971) se sigue de las ideas de interpretació parcial y de verdad empÃ-ric dadas allà que tal interpretació està implÃ-citament contenida en la Concepció Heredada. mientras que este mundo aislado contiene todos los posibles sistemas consistentes con las leyes de T. Ademáslo hace asÃpor estar en una relació contrafáctic con el fenómen real -donde esta relació contrafáctic es determinada por los procedimientos experimentales usados para relacionar los fenómeno con el sistema ideal-. Pero. por eso. usando diferentes procedimientos de correcció se ajustan hasta que adoptan una forma representativa de lo que el fenómen hubiera sido de haber sido un sistema aislado de masas puntuales sin extensió y en el vacÃ-oPero entonces. en el sentido de aceptar tales interpretaciones directas. en el aná lisis que hace en la Sesió 1 .

a un fenómen que no ocurre realmente.alcanzado a un hombre que se hubiera interpuesta en su trayectoria-.Estas observaciones avalan fuertemente la idea de que. y la idea mantenida aquÃes que sól C requiere contrafáctico para su formulación Esto se convierte en una crÃ-tic de la sustitució de (1) por (1') sól en la medida en que el cambio se ha hecho debido a que se creÃ. Hay una segunda forma en que se puede aplicar contrafácticament la teorÃa los fenómenos Supongámono que se desea aplicar la teorÃ. no dependen esencialmente de esta interpretaci6n de las teorÃ-as Para una defensa de la perspectiva presentada aquà que no tiene nada que ver con la Concepció Heredada. pero que podrÃ.serÃdoblemente contrafáctic -pues el fenómen no ocurrià e incluso si hubiera ocurrido. entonces nos podrÃ-amo preguntar con quà fuerza habrÃ. supongamos que se dispara una bala de cañà y no alcanza a nadie. si mis tesis se aceptan. las reglas de correspondencia no se encuentran implicadas en él Luego. Con todo. No se ha mantenido que la formulació de TC (la teorÃ-interpretada fÃ-sicamenteno requiera condicionales contrafácticos se ha dado por supuesto que TC implica condicionales contrafácticos La cuestió es si los contrafáctico se requieren para formular T. realmente. se aplica la teorÃ. la perspectiva presentada aquà figura como núcle del análisi de las teorÃ-a discutido en la Secció V-C. En este caso la aplicació de la teorÃ. y por eso es fundamentalmente contrafáctica Dado que las reglas de correspondencia C son contrafácticas tambiélo es TC -aunque T en sÃmisma no lo sea-. Para decirlo aforÃ-sticamentelas leyes no son contrafácticas aunque sus aplicaciones particulares sà podrÃ-a serlo %.ocurrir -por ejemplo. prestando asà su apoyo a la idea de que las reglas de correspondencia son contrafácticas Aunque las observaciones que se acaban de exponer se hicieron en el contexto de la Concepció Heredada. hubiera estado relacionado de modo contrafáctic con las leyes de la teorÃ-a. pero no T. en una teorÃ-alas reglas de correspons dencia son contrafáctica en tanto que las leyes no lo son.recurrir a condicionales contrafáctico para formular C.a este fenómen supuesto de la forma ya indicada. Es importante tener claro lo que aquÃse ha mantenido y lo que no.que los condicionales contrafáctico eran necesarios para formular T.sistemas ideales. consultar Suppe (1972b). y (1973e). 95 En la Secció IV-E consideraremos diversas objeciones a la consideraci6n de la Concepció Heredada de las reglas de correspondencia en el sentido de que algunas de estas reglas especifican relaciones causales. 96 Nótes que se puede concebir que puede haber teorÃ-a en las que los sistemas ideales descritos por T ocurrieran realmente en el mundo. en este caso. no' se necesitarÃ. C o ambas. y asÃpor esto. segui- . (1973d). la fuente de la naturaleza contrafáctic de las teorÃ-a reside en las reglas de correspondencia 95. de esto se sigue que se requiere la sustitució de (1) por (1') -la únic diferencia està en que se necesitan para formular C. En este caso se caracteriza el fenómen hipotéti camente.

LA DISTINCION TEORICO-OBSERVACIONAL La cláusul (111) de la versió inicial de la Concepció Heredada estipula que los término del vocabulario observacional Vo se interpretan como referidos a objetos fÃ-sicoso atributos de objetos fÃ-sicosdirectamente observables.Esta idea. En la Secció 1 se indicà que hubo un primer desacuerdo entre los miembros del CÃ-rculde Viena sobre si se deberÃ-dar una interpretació fenomenalista en términode datos sensoriales (como se hizo en Carnap (1928)) o má bien una interpretació fisicalista de los tér minos Vo. se dedicà una atenció notablemente pequeñal desarrorÃ-a necesitándos ésto para aplicar la teorÃ. . pero tales condicionales contrafáctico no apa. por otro. reside en los procedimientos experimentales usados para aplicar el formalismo de la teorÃ. esto puede permitir que se determine la naturaleza contrafáctic de las teorÃ-a cientÃ-fica sin resolver el problema general de los contrafáctico y. por un lado. Despué de que se tomà la decisió de emplear el lenguaje fisicalista. por el lenguaje fisicalista.a los fenómeno que podrÃ-a haber ocurrido pero que no han ocurrido.Como ninguno de los enfoques discutidos anteriormente goza de un consenso amplio como solució al problema de los ". . si es correcta. lleva a la de la que la clave para comprender los condicionales contrafácticos en la medida en que estos funcionan en el teorizar cientÃ-fic (pero no necesariamente en general). 97 Esto se ve claramente por el hecho de que buena parte del problema implicado en el juicio que Hempel hace de los modelos de explicació de la ley de cobertura se centra en la cuestió de cóm debe ser una ley cientÃ-fic (deductiva o inductivo-estadÃ-stica) ver Hempel (1965a). salvo la (IV). que estas idos propuestas llegaron a ser consideradas equivalentes en el sentido de ser sól dos formas alternativas de hablar acerca de la misma cosa9' y que el CÃ-rcul de Viena optó muy pronto. los desarrollos introducidos en Suppe (1973d) son de importancia directa para el propósit perseguido. 1f . págs50-51. Si esta sugerencia es viable. D. la comprensió de los mismos en contextos teórico puede arrojar alguna luz que ayude a resolver el problema má general de los contrafácticos.(los principios T) a los fenómeno que caen dentro del alcance de la misma. parece ofrecer dos ventajas sobre los procedimientos delineados antes para intentar la descripció del contrafáctico a saber. éstfue la cláusul que menos modificaciones sufrià de las cinco. recerÃ-a en las reglas de correspondencia. . esta propuesta altercontrafáctico o al de las leyes cientÃ-fica nativa justifica una consideració má amplia. Esta elecció se refleja en (111). 98 Ver Carnap (1963b).

de tomar una decisió con ayuda de algunas observaciones acerca de un enunciado completo. si. En Carnap (1936-37). Replica. 41. es decir. 63-64 de la reimpresi6n de Feigl y Brodbeck) (1953). Esta explicacion es necesariamente vaga. x esta mas caliente que m. Carnap escribió Un predicado 'P' de un lenguaje L se llama (directamente) observable para un organismo (por ejemplo). No hay ninguna lÃ-ne divisoria entre los predicados observables y los no observables. por lo tanto. no podemos hacerlo directamente. a saber. si en c hay suficiente luz. aunque sabemos cóm comprobar un enunciado completo con este predicado. mirando la mesa.110 posterior o especificació de la noció de ser directamente observable. caliente.de tomar la decisió acerca del enunciado completo :<la mancha c es roja* despuéde varias observaciones-. una persona) N. N es capaz en determinadas circunstancias -a saber. se inclinara despuéde un cierto tiempo a aceptar el enunciado..) o relaciones observables entre ellos (por ejemplo. el predicado 'rojo' es observable por una persona N que posea un sentido normal del color. azul. es decir.. Carnap salià al paso de la crÃ-tic de que su distinció observacional no corresponde a la que emplea en realidad la ciencia. no aportando a la caracterizació de la distinció má que ejemplos. En escritos posteriores. De acuerdo con la explicacion dada. bajo determinadas circunstancias. grande. 67 . sin embargo. Estableciendo asà una lÃ-ne arbitraria entre predicados observables y no observables en un campo de grados continuos de observabilidad determinamos parcialmente por adelantado las posibles respuestas a preguntas tales como si un cierto predicado es observable por una determinada persona o no. Para simplificar mas las cosas. ante una mancha (c) que esta en la mesa ante N.. defensores de la Concepció Heredada consideraron no problemátic y universalmente comprendida la noció de ser directamente observable. Carnap (1956) escribe simplemente: :Los términode Vo son predicados que designan propiedades observables de hechos o cosas (por ejemplo. a una confirmació o de 'P(b)' o de -P(b)' de tan alto grado que aqué acepte o rechace 'P(b)'. Y el predicado 'un campo eléctricde tal magnitud' no es observable por nadie. tenemos que aplicar determinados instrumentos y. Pues . N es capaz. ) ~ En este punto. es decir. y.. porque. PAg. digamos 'P(b)'. haremos aquÃuna clara distinció entre predicados observables y no observables. e t c . el predicado 'rojo' no puede ser observado por una persona que confunda los colores. etc. por ejemplo 'b'. mediante algunas observaciones. hacer muchas observaciones preliminares para descubrir si las cosas que tenemos ante nosotros son instrumentos del tipo requeridon*. para argumentos adecuados. Por ejemplo. por ejemplo. se dio una especificació tan completa de lo que es ser directamente observable como nunca se habÃlogrado. x es contiguo a y. 9 Secci6n VI11 (pAgs. porque una persona sera mas o menos capaz de decidir sobre un enunciado en seguida. Por otro lado.

Esta es una bifurcació entre los elementos del mundo y sus atributos. dependiendo de sus puntos de vista. 225-226. En general. una doble dicotomÃ-aPrimeramente. tiempo con un reloj.). la lÃ-ne que separa lo observable de lo no observable es infinitamente arbitraria. o frecuencia de las ondas luminosas con un espectrómetro se llaman observables (para el fÃ-sico)El filósof podrÃ. phgs... Sól se observa la posició de una aguja . Incluye cualquier magnitud cuantitativa que pueda medirse de una. sus propiedades. La dlistinció teórico-observaciona de Carnap encierra. el fÃ-sic habla de observables en un sentido muy amplio comparado con el estricto sentido del filósofo pero en ambos casos. y no hay razó por la que no se deba disfrutar de este privilegio 101.(LOSfilósofo y los cientÃ-ficoposeen muy diferentes formas de usar los término'observable' y 'no observable'. que se pueden percibir directamente mediante los sentidos potenciados al máxim por instrumentos muy simples) y aquellos que no lo son. que son susceptibles de observació directa (esto es. Para el fÃ-sicoel asunto tiene un significado mucho má amplio. ¡S deduce de lo que se observa! .. Este esclarecedor pasaje junto con el largo pasaje citado anteriormente constituyen el má completo desarrollo de la distinció teórico-observaciona dada por los seguidores de la Concepció Heredada. De estos pasajes se sigue con claridad que hasta que se clarificà la distinción se produjeron algunos cambios no demasiado significativos en (ni) a lo largo del desarrollo de la Concepció Heredada. Conviene recordar esto siempre que nos encontremos estos término en una obra.. caliente. forma directa. las magnitudes que pueden establecerse mediante procedimientos relativamente simples -longitud con un metro. No se trata aquà de quiées el que utiliza el términ'observable' de una forma correcta o adecuada. duro. de hecho. Hay un continuo que empieza con observaciones sensoriales directas y continú con métodoindirectos de observación enormemente complejos.. que se basa en las capacidades 101 Carnap (1966). rasgos que necesitamos explicar claramente si hemos de ser capaces de juzgar los ataques crÃ-tico a que ha estado sometida ést(ver Secció IV-B-2 inf. relativamente simple. Se aplica a propiedades como azul. Para un filósofo 'observable' tiene un significado muy estricto. porque no hay percepció sensorial directa de tales magnitudes. Son propiedades percibidas directamente por los sentidos. ciertamente la intensidad de la corriente no se observa. bien de un filósofo bien de un cientÃ-ficoCada autor establecerà la lÃ-ne donde le parezca má conveniente.. y las relaciones que establecen. La presentació de Carnap de la distinció teórico-observacio nal esconde una serie de caracterÃ-sticaocultas en ella. El objeto que se va a pesar se coloca en la balanza . . . Un filósof no considerarÃtal vez observables una temperatura de 80¡C o un peso de 93' 1/2 libras. Obviamente no se puede trazar una clara lÃ-ne divisoria en este continuo..objetar que la intensidad de una corriente eléctricno se observa realmente. es cuestió de grados .. Para un fÃ-sicoambos son fenómeno observables porque pueden medirse de una forma muy simple. hay una distinció entre aquellos objetos o entidades.

Entonces.son dos de los rasgos de la Concepció Heredada sometidos a la má dura crÃ-tic por los oponentes a esta doctrina (ver Secciones IV-B y V-B-1 infer. Por consiguiente. desde luego. Hay otro desarollo relativo a (111) que merece una menció de pasada.). ver Suppe (1972b).en términode observació y términono observacionales (o teóricos) Esta divisió establece que determinados térmi nos empÃ-rico de un lenguaje cientÃ-fic (por ejemplo. al margen de su base cientÃ-fic o teórica podrá estar de acuerdo acerca de la verdad de tales afirmaciones Vo. entidades o cosas directamente observables o sus atributos. y para avalar mas fuertemente la evidencia de que esto està implÃ-cit en (III). existe una divisió del vocabulario no lógic (esto es. tales afirmaciones son cientÃ-fic y teóricament neutrales. o designen directamente. En segundo lugar. las afirmaciones que pueden hacerse usando término de Vo como único término no lógico no serán con respecto a su verdad. Supóngas que se pueden establecer dicotomÃ-a duales coextensivas.sensoriales del ser humano normal. de acuerdo con la Concepció Heredada. dado el significado de los términos son coextensivas. Dicho de otra forma. y no problemática con respecto a la verdad 'O3. 103 Que esto es asÃse deduce de la doctrina fisicalista vista en la Secci6n 1 super. El que tales dicotomÃ-a puedan ser establecidas para cualquier lenguaje cientÃ-fic existente es. la cláusul (111) impone ademá el requisito de que esta divisió de Vo incluyan todas en Vo y Vt debe de ser tal que los término y sól aquellas palabras del lenguaje cientÃ-fic cuyos significados sean tales que se refieran a. una afirmació empÃ-ric a la que los defensores de la Concepció Heredada no han conferido ningú apoyo o evidencia. que posean las palabras de Vo usadas en las afirmaciones. intersubjetivamente problemáticas dos observadores cualesquiera. El grado de arbitrariedad que Carnap mantiene al establecer esta distinció se ve limitado por el requisito de que las dos dicotomÃ-a sean coextensivas de esta forma 'O2. La cláusul (111) entrañ de manera implÃ-cit tambiéuna afirmació acerca del conocimiento perceptivo. la cláusul (111) afirma implÃ-citament la existencia de dos dicotomÃ-a-una que se refiere a los objetos y sus atributos y otra a los términodel lenguaje cientÃ-fico que. Dado que las afirmaciones que contienen términoVo como sus único término no lógico se supone que son susceptibles de confirmació mediante muy pocas observaciones (ver la 102 Para un análisi má detallado de esta interpretaci6n de la distinci6n te6ricoobservacional. . Sin embargo. el lenguaje de la fÃ-sicase deben insertar en Vo y el resto en Vt. empÃ-rico de una teorÃ. Estas dos doctrinas implÃ-cita en ( n i ) -la de que se pueden establecer dicotomÃ-aduales y coextensivas y la de que las afirmaciones Vo no será problemática con respecto a la verdad.

y en definitiva. de una verificació completa mediante datos observacionales~). asÃ-Lo se necesita para satisfacer el requisito verificacionista de significació cognitiva aun cuando los cambios en (v) ya no requieran que el lenguaje cientÃ-fic L sea cognitivamente significativo en este sentido. se distinguen una serie de sublenguajes de los lenguajes L usados 1 ) ) . que tiene términoVt como único tdrminos no lógico y posee el aparato lógic completo de L. constructivismo y extensionalidad. el uso irrestricto de cuantificadores. al menos en principio. Los detalles de la caracterizació que Carnap hace de Lo y Lo'. para una formulaci6n y justificaci6n mAs detallada. contiene como único tér minos no lógico término Vo y cuenta con un restringido aparato lógic y una sintaxis encaminados a garantizar que las afirmaciones Lo se pueden confirmar mediante muy pocas observaciones. En Carnap (1956). que es como Lo excepto en que posee el aparato lógic completo de L. finitismo. permitan afirmaciones Vo que no sean directamente comprobables o verificables 'O4. Carnap tambiéintroduce un lenguaje de observació lógicament ampliado. constituyen el requisito de que los enunciados Lo sean cognitivamente significativos bajo el criterio verificacionista del significado (aun enunciado es empÃ-ricamentsignificativo si y sól si no es analÃ-tic y es susceptible. la cláusul ( de éstos el lenguaje de observació Lo. E. Lo'. Secciones 11 y IX.primera cita anterior) se deben imponer algunas restricciones a la forma lógic y complejidad de tales aserciones. Carnap incluye tambiéun lenguaje teórico Lt. 10s Ver Carnap (1956). consultar los anhlisis de Hempel (1965b) sobre el fracaso del criterio de verificabilidad como criterio de significacibn cognitiva. . Estos requisitos incluyen la definibilidad explÃ-cit de los términono-Vo introducidos en Lo. Estas restricciones se hacen para abordar el hecho de que el uso de operadores modales. la racionalidad subyacente a los aspectos especÃ-ficospuesto que no figura de una forma central en la discusión crÃ-ticay evaluació subsiguientes de la Concepció Heredada 'O5. Uno para axiomatizar las teorÃ-a cientÃ-fica (cf. no se consideraráen cambio. etcé ra. LA VERSION FINAL DE L A CONCEPCION HEREDADA Al trazar el desarrollo de la Concepció Heredada. me he concentrado fundamentalmente en los desarrollos y cambios introdu104 Para un anAlisis de estos problemas. nominalismo. se indicará en la secció siguiente. junto con los términoVo. y sus enunciados no satisfacen asÃel criterio verificacionista de significació cognitiva. Dado que Lo tiene una sintaxis y una capacidad lógic má restringida que L.

Duhem (1954). págs298-299. no lógica o descriptivas (esto es. b) El lenguaje de observació ampliado lógicamente Lo. cap. 6. Vo debe contener al menos una constante individual. que contiene sól los término de observación Vt. y contiene tkrminos de Vo. definido en término de L. pero ninguno de Vt. no se requieren aquÃconsideraciones má detalladas sobre cada una de ellas 'O6. que contiene los término no-observacionales o teó ricos. por nombrar algunas de las versiones má importantes. obtenemos la versió final de la Concepció Heredada. que considera que las teorÃ-a cientÃ-ficatienen una formulació canónic que satisface las condiciones siguientes: 1 ) Existe un lenguaje de primer orden. cap. 8. pág 19. cap. es un sublenguaje de L que no contiene cuantificadores ni operadores modales. El cálcul asociado Ko es la restricció de K a Lo y debe ser tal que todo teérmin no-Vo (esto es. Ramsey (1931). los çtérminos de L. 11. página 31-32. cap.. Se pueden considerar estas distintas versiones de la Concepció Heredada como variaciones en las distintas etapas del desarrollo de la Concepció Heredada mencionadas anteriormente. Braithwaite (1953). pá ginas 90 y SS. se dividen en dos clases disjuntas: Vo. Margenau (1950). la la teorÃ-a 2) Las constantes primitivas. no primitivo) de Lo estÃexplÃ-citament definido en Ko. Ko debe admitir al menos un modelo finito. L (susceptible de ampliació con operadores modales) en término del cual se formuy un caculo lógic K. discutidas anteriormente.cidos por Carnap y Hempel. Cuando se incorporan a una interpretació coherente las modificaciones de (1) a (v). págs212236. Campbell (1920). 8. Reichenbach (1962). ademá de esto. . y el cálcul K se divide en los siguientes subcálculos a) El lenguaje de observación Lo. Se desarrollaron otras muchas versiones por otro cierto númer de filósofos entre los que está Bergmann (1957).y Kaplan (1964). Northrop (1947). no fueron los único que apoyaron la Concepció Heredada. Aunque estos dos juntos fueron los principales autores de la Concepció Heredada en su forma final y má sofisticada. Nagel (1961). como sus rasgos distintivos no las hacen menos vulnerables a las crÃ-ticahechas contra la versió de Carnap-Hempel. no contiene término Vt y puede considerarse que està for106 Las única excepciones s e r b las de Nagel y Campbell que se consideran en la Secció IV-B infer. 3) El lenguaje L se divide en los siguientes sublenguajes.

añadiéndo los cuantificadores. y se requiere ademá que no se dÃninguna interpretació semán tica observacional de L y K distinta de las dadas por tales interpretaciones. esencial o no vacuamente. operadores. etc.e s t o es. de L. Sea T la suma d e l o s postulados teórico y C la de las reglas de correspondencia. las relaciones y propiedades de la interpretació deben ser directamente observables. ampliada mediante apropiadas reglas adicionales de verdad. Entonces la teorÃ. Se pueden concebir las interpretaciones de Lo y Ko como interpretaciones semántica parciales de L y K. b) C debe ser lógicament compatible con T. aquellos en los que al menos aparece un términ Vt y otro Vo-. y las reglas de correspondencia o postulados C. al menos un términ Vo y al menos otro Vt. es la restricció de K a Lt. porque L tambié contiene enunciados mixtos . T . d) Cada regla de C debe contener. Su caculo asociado Ko' es la restricció de K a Lo'. Estos sublenguajes juntos no agotan a L. 4) Lo y sus cálculo asociados reciben una interpretació semán tica que satisface las siguientes condiciones: a) El dominio de interpretació consta de acontecimientos..mado a partir de Lo. que son enunciados mixtos.cientÃ-ficabasada en L. De aquÃse sigue que cualquiera de estas interpretaciones de Lo y Ko. es el sublenguaje de L que no contiene término Vo. su cálcul asociado Kt. o momentos concretos y observables. Las reglas de correspondencia C deben satisfacer las siguientes condiciones: a) El conjunto de reglas C debe ser finito. cosas. b) El valor de cada variable de Lo debe designarse mediante una expresió de Lo. 5 ) Una interpretació parcial de los término teórico y de los enunciados de L que los contienen se consigue mediante las dos clases de postulados siguientes: los postulados teórico T (esto es. los axiomas de la teorÃ-a en que sól aparecen los término de Vt. c) El lenguaje teórico Lt. se convertirà en una interpretació de Lo' y Ko'. c) C no contiene término extralógico que no pertenezcan a Vo o Vt. el cual es distinto del de Lt. Ademáse supone que cada uno de los sublenguajes anteriores tiene su propio stock de predicados y/o de variables funcionales y que Lo y Lo' tienen el mismo stock.

Carnap y Hempel no está de acuerdo en cuanto a los requisitos que han de imponerse a las reglas de correspondencia.que la teorÃfuera cognitivamente significativa.la cláusul d) por ç contiene esencialmente cada elemento Vo y Vt . Para satisfacer estas restricciones se podrÃ-a haber impuesto otras condiciones adicionales diferentes. AsÃpor ejemplo.poca importancia al aparato teórico TC. se verà en IV-C y IV-D infer. Hempel reemplazarÃ. (1966).es decir. de la Concepció Heredada. En su versió final. págs 859-1013. que la versió final escapa a ciertas crÃ-ticaque afectan a otras versiones. pero son necesarias si se han de cumplir las restricciones sobre los lenguajes Lo y Lo' impuestas en las págs 41-42 de Carnap (1956). Como éstes la versió desarrollada. (1963). en este análisis el aparato teóric es central. y Hempel (1958). C no es lógicament equivalente a conjunto alguno de enunciados en el que no aparezca al menos un términde Vo o de Vtn (Hempel (1963). y esto es mAs restrictivo que la versió de Carnap. Al llamar a la versió de Carnap y Hempel la versió final y limitar mi juicio crÃ-tic a la versió final estoy haciendo un juicio de valor respecto a los mérito relativos de las distintas versiones posteriores de la Concepció Heredada. es la que se tendrà en cuenta en nuestra discusió posterior. siendo su funció poco má que un medio de introducir las matemática en la ciencia. y el énfasi se pone en cóm el aparato teóric se relaciona con los fenómenos Es necesario tambiésubrayar que otras versiones de la Concepció Heredada continuaron apareciendo despué del desarrollo de la versió final de Carnap y Hempel. las teorÃ-ase consideran realistamente como descripciones de sistemas de no-observables que se relacionan de modos no especificables del todo con sus manifestaciones observables. la Concepció Heredada era un cuerpo de teorÃ-a que concedÃ. Los argumentos detallados en apoyo de estos requisitos adicionales se omitirá por cuanto que la elecció particular de tales restricciones no afecta para nada a la discusió subsiguiente. 107 No se ha publicado ninguna exposici6n completa de la formulació má reciente de Carnap y Hempel. Antes de concluir nuestro análisi del desarrollo de la Concepció Heredada. Y mi valoració consiste en que lo que llamo versió final no es otra cosa que la má sofisticada y menos vulnerable versió de la Concepció Heredada: es la versió a la que mejores argumentos asisten. Carnap tambiépropondrÃ.y C. se deberà observar cuánt difiere su versió final de la inicial. en lugar de conformarse con la prohibició má débi de Hempel y Carnap de hacer de éstuna interpretació semántic observacional. se formularon versiones de la Concepció Heredada contemporánea de la versió final. Esta formulaci6n de la Concepció Heredada se toma de Carnap (19561. . en las que se prohibÃ. pero he seleccionado s6lo las comentadas aquÃporque son las má conservadoras. Mi formulació de las condiciones contenidas en las cláusula 2) a 4) es má explÃ-cit en determinados aspectos de lo que explÃ-citament requieren cualquiera de esos autores. consiste en la suma de T y C y es designada por TC' lo'. mientras que Hempel duda de que se pueda establecer un criterio satisfactorio de significació cognitiva.por completo hacer una interpretació semántic de Vt. (1963c). AsÃpor ejemplo. Inicialmente. (19591. má sofisticada y satisfactoria. pág 692).

se propone inicialmente y se considera si es adecuada. hablando estrictamente. su grado de confirmació se ha visto aminorado.haya sido ampliamente aceptada por estar fuertemente confirmada. alguna otra teorÃmá amplia. Segú la Concepció Heredada. pero que està Ã-ntimamentrelacionada con ella. la historia de la ciencia està llena de teorÃ-a que una vez se vieron ampliamente confirmadas. ver Kuhn (1957). goza de un alto grado de confirmación Sin embargo.hasta abarcar un númer má amplio de sistemas o fenómenos Un ejemplo. En esencia los positivistas mantienen la tesis de que.F. desarrollos posteriores (por ejemplo. las teorÃ-a está sujetas a verificació empÃ-ric y si una teorÃ. este fenómen se puede entender si se considera que el progreso cientÃ-fic adopta tres formas. el progreso cientÃ-fic acontece a travéde los dos último tipos de desarrollo. Una vez que disfruta de un alto grado de confirmació es muy poco probable que la teorÃ. EL DESARROLLO DE LA CIENCIA SEGUN LA CONCEPCION HEREDADA: REDUCCION DE TEORIAS Quiero terminar esta secció teniendo en cuenta una opinión que. o se reducen a. la revolució copernicana se pone a veces como ejemplo de este tipo 'O8.pasa una variedad suficiente de tales pruebas. se trata del tratamiento positivista de la reducció de teorÃ-asDe acuerdo con la mayorÃ. mientras la teorÃ. de esto es la extensió de la mecánic clásic de partÃ-culaa la mecánic de cuerpos rÃ-gidosEn tercer lugar. disfrutando cada una de ellas de un alto grado de confirmación se incluye en. pero si la teorÃ. la teorÃ. a menudo citado. aunque una teorÃ.continú disfrutando de confirmació para los diferentes sistemas comprendidos en su campo originario se està viendo cóm ampliar la teorÃ. excepto en la consideració inicial de teorÃ-anuevas. y.resultaba predictivamente inadecuada. los adelantos tecnológico que mejoran drásticament la exactitud de observació y medida) han hallado zonas en donde la teorÃ.de los defensores de la Coricepció Heredada. por tanto. Primeramente.logra pasar con éxit una variedad suficiente de experimentos relativos a su alcance inicial. varias teorÃ-adispares.pueda verse dis108 Se puede ver fácilment que esto es históricament inexacto considerando el insignificante papel que desempeñ el descubrimiento experimental (al margen Galileo) en la revolució de Copérnico para un informe autorizado de los datos. .pasa a disfrutar de un alto grado de confirmació en relació con dicho alcance. pero má tarde fueron sustituidas por otras nuevas. Aunque históricament sea inexacto. La racionalidad de esta tesis parece estribar en lo siguiente: Cuando una teorÃ. sus fallos predictivos se traducirá en un rechazo o disconfirmació de la misma. no forma parte de la Concepció Heredada. En segundo lugar.

una vez que una teorÃ.puede adoptar esta primera forma de reducció de teorÃ-ay consiste en la sustitució de TC por teorÃ-a má amplias estrechamente relacionadas con ella.se vea disconfirmada serà preciso que fracase en sus predicciones y esto es poco probable que ocurra para ninguno de los tipos de fenómeno comprendidos bajo un alcance inicial. Por otra parte. no de TC.es aceptada.TC' estrechamente relacionada con aquéll y que hay que comprobar. AsÃuna vez que una teorÃ. consiste en intentos de extender TC a un ámbit má amplio -esto es.se ve ampliamente confirmada en relació con dicho alcance. Por consiguiente.que debe pasar pruebas empÃ-ricaantes de ser aceptada.. Cada una de estas versiones ampliadas de TC es una nueva teorÃ. el hecho de que tales fenómeno sean diferentes significa que se requerirá nuevas técnica instrumentales y demá para realizar las pruebas y que ésta deben introducirse en TC como reglas de correspondencia adicionales.TC queda absorvida en otra má amplia o má extensa -por ejemplo: la reducció de la termodinámic a la mecánic estadÃ-s tica o la reducció de las leyes de Kepler a la dinámic de l(@Nagel .serÃ-a disconfirmaciones posteriores como consecuencia de fallos predictivos para nuevos tipos de fenómeno diferentes de los que habÃ-a sido comprobados previamente. pág 339. No muy distinta es la forma de reducció dada si TC se amplÃa un ámbit má extenso añadiend a los principios teórico T otros adicionales que empleen los mismos términoteórico que TC resultando entonces T'C o TIC' (segú se añada o no tambiénuevas reglas de correspondencia). etc. pero que.es una forma de reducció teórica Nagel caracteriza dicha reducció asÃ( l a s leyes de la ciencia segunda (TC) no emplean ningú términ descriptivo que no se use con má o menos el mismo significado en la ciencia primera (TC'). Pero hacer esto equivale a reemplazar TC por una nueva teorÃ. pues para que una teorÃ. El progreso cientÃ-fic supone a veces tambié una segunda forma de reducció teóric que se da en la ciencia cuando una teorÃ. el progreso cientÃ-fic en relació con ella es del segundo tipo. en la producció de TC'. Puede considerarse que las reducciones de este tipo establecen relaciones deductivas entre dos conjuntos de enunciados que emplean un vocabulario homogéneo '(@. cualquier disconfirmació lo serà de ampliaciones de TC a ámbito má amplios que el de TC. es decir. y cualquier disconfirmació que aparezca serà una disconfirmació de TC'.TC goza de un alto grado de confirmació es poco probable que se vea disconfirmada. TC". una vez que pasa sus pruebas y goza de un alto grado de confirmación està tambiérelativamente exenta de disconfirmación Esta ampliació del alcance de una teorÃ. dado que la teorÃ.confirmada.-.1961. el subrayado es mÃ-o . má bien lo que se producirÃ. AsÃel desarrollo y expansió de una teorÃ.

segunda deben ser lógicament derivables de las premisas teórica y de las reglas de correspondencia a ellas asociadas de la teorÃ. A diferencia del primer tipo de reducció considerado antes. todas las leyes de la teorÃ.o conjunto de leyes experimentales establecidas en un áre de investigació por medio de una teorÃ. aunque no invariablemente formulada. 113 Ibid. y explicadas por. 110 Ibid. El que los términode Vt de la teorÃ.segunda)^ ''l. cen la reducció de este tipo de Ciencia segunda (esto es la teorÃ.segunda no perteneciente a la teorÃ.a la que està siendo reducida la teorÃ. 338.generalmente imaginada. La tesis de la reducció lleva asà al siguiente panorama del progreso o desarrollo cientÃ-fico La ciencia establece teorÃ-a que. Por ejemplo. pág 342.primera es precisamente lo que hace problemátic esta forma de reducción Para que esta forma de reducció se dà se deben teórico de las cumplir las siguientes condiciones: a) los término dos teorÃ-a deben tener <significados fijados sin ambigüedapor reglas de uso codificadas o por procedimientos establecidos adecuados a cada disciplina))'12.primera suposiciones que postulen relaciones entre lo que quiera que signifique a y los rasgos representados por los término teórico del vocabulario de la teorÃ-primera.primaria. 358. c ) con ayuda de estas suposiciones adicionales.má amplia es una innegable y recurrente caracterÃ-sticde la historia de la ciencia moderna))'lo.. de verse ampliamente confirmadas.secundaria se ve reducida o incorporada a la teorÃ. se pretende que este es el modo en que las leyes nio~ planetarias de Kepler han sido reducidas a. o reducció de una teorÃ. En tanto que tal.que es reducida a otra) emplea en su formulació de leyes o teorÃ-a un cierto númer de predicados descriptivos especÃ-fico que no está incluidos en los términoteórico básico o en las reglas de correspondencia a ellos asociadas de la ciencia primera (esto es de la teorÃ. en algú otro domil14. la reducció es <<la explicació de una teorÃ.Newton-..segunda no estétodos ellos contenidos en el vocabulario teóric de la teorÃ. <(Elfenómen de la absorció por. El análisi de Nagel se basa en el tratamiento clhsico del tema por parte de Kemeny y Oppenheim.secundaria pueden ser deducidas de la primera y. 1'2 Ibid.primera. d) estas suposiciones adicionales empleadas deben tener el adecuado apoyo por parte de la experiencia1I3. aunque introduce significativas mejoras en su análisis 114 Nagel (1961). 111 Ibid. págs 353-354. la teorÃ.relativamente autónoma a alguna otra teorÃ. Cuando se cumplen estas condiciones. phg.. . de este modo. son aceptadas y siguen siéndo pág337. todas las leyes y consecuencias observables de l a teorÃ. b) se deben introducir para cada términteóric a de la teorÃ. pág 345. las leyes del movimiento de Newton..

Esta concepció del desarrollo cientÃ-fic a la que yo llamo tesis del desarrollo por reducció y la Concepció Heredada van. de la mano. Y lo que es má importante. lo cual se sigue del requisito que las reglas de correspondencia sean componentes especÃ-fico de las teorÃ-asAdemásla tesis del desarrollo por reducció requiere que la reducció no afecte al significado de los término teórico (ver el requisito a) anterior). De ahà que el rechazo de la tesis del desarrollo por reducció ocupe un lugar central en el rechazo por parte de Feyerabend. Kuhn y Bohm de la Concepció Heredada. . sin duda. las viejas teorÃ-ano se rechazan o abandonan una vez que se han aceptado. una empresa acumulativa de extensió y enriquecimiento de viejos logros con otros nuevos. Hanson. má bien lo que hacen es ceder su sitio a otras má amplias a las que se reducen.lo con relativa independencia del peligro de verse posteriormente disconfirmadas. como veremos en la Secció V-B-1. pues. el rechazo de la tesis del desarrollo por reducció tiende a arrojar serias dudas sobre la posibilidad de mantener la Concepció Heredada. El desarrollo de la ciencia consiste en la ampliació de dichas teorÃ-a a ámbito má amplios (primera forma de reducció de teorÃ-as)en el desarrollo de nuevas teorÃ-a ampliamente confirmadas para dominios relacionados con é y en la incorporació de teorÃ-a ya confirmadas a teorÃ-a má amplias (segunda forma de reducció de teorÃ-as)La ciencia es. es central a la tesis del desarrollo por reducció el que las teorÃ-a ampliamente confirmadas son relativamente inmunes a una disconfirmació posterior. Como se ha indicado antes. La tesis del desarrollo por reducció presupone asà la Concepció Heredada.

.

111 STATUS D E LA CONCEPCION HEREDADA .

.

.menos frecuente es el encontrar formulaciones explÃ-citay generales -el únic sitio en que se las encuentra es en aquellas ramas de la ciencia tales como el behaviorismo radical de la psicologÃ. TodavÃ.¿Qu es lo que afirman los defensores de la Concepció Heredada cuando dicen que las teorÃ-a cientÃ-fica poseen formulaciones canónica que satisfacen las condiciones 1 a 5 anteriores? Muchos defensores de la Concepció Heredada hablan como si estuvieran dando una descripció de cóm se formulan en realidad las TeorÃ-a"'. Es evidente entonces que la Concepció Heredada no pudo haberse propuesto como una descripció exacta de las teorÃ-a cientÃ-fica ordinarias tal y como se hallan formuladas de hecho en la ciencia. la introduccih de ~ a g e l (1961) a su versih de la Concepci6n Heredada produce esta inpresión aunque dudo de que Nagel lo haya pretendido. si exceptuamos ciertos estudios sobre fundamentos de ciertas ramas de la ciencia fÃ-sic y de ciertas ramas matemática de la ciencia social. Raramente se hallan formuladas axiomá ticamente.que han tratado deliberadamente de modelar su teorizació conforme a la versió operacionalista de Bridgman de la Concepció Heredada. Pero una rápid ojeada a las formulaciones de las teorÃ-a cientÃ-fica empleadas en la ciencia pone de manifiesto que dichas teorÃ-a no se formulan axiomaticamente como pretende la Concepció Heredada. 115 Por ejemplo. y allÃlas axiomatizaciones no suelen conformarse a los requisitos de la Concepció Heredada.

págs 5-7. como caso especial y asà serà úti para comprender la noció de explicació que consideremos la noció de análisi de Langford. P. en sustituir el primero por el segundo. no estarà de má que previamente esclarezcamos la naturaleza de la explicación Carnap nos da su má clara formulació de lo que entiende por explicació -sea una explicació de las teorÃ-a cientÃ-ficasuna confirmación probabilidad o lo que sea. pág323).. 2) las reglas de su uso se deben formular en una forma exacta. Lo conclusió obvia es que la equivalencia debe ser de significado o de contenido.en Carnap (1950). sin embargo.. Ibid. en otro exacto. pues. Como quiera que nuestra tarea aquà es evaluar crÃ-ticament las acusaciones hechas contra la adecuació del análisi propuesto por la Concepció Heredada.CientÃfica. <El análisi establece. má o menos inexacto. El explicatum debe ser introducido por medio de reglas explÃ-citade uso. úti para la formulació de muchos enunciados universales. afortunadamente Carnap nos dice tambiéque su noció de explicació incluye la noció de análisi de C. Ibid. ' :La tarea de la explicació consiste en transformar un concepto dado. . ver Langford (1942) para má detalles de este análisi de aná lisis. La cuestió que Langford se plantea es quà relació de equivalencia debe mediar entre analysandum y analysans para que el últim deba analizar correctamente el primero.. Llamamos al concepto dado ( o al términusado propuesto en su lugar) explicandum y al concepto exacto (o al término para ocupar el lugar del primero explicaium. cientÃ-fico lógico-matemátic o empÃ-ricos A continuación plantea la cuestió de los requisitos que debe satisfacer un explicatum y nos dice. pág 3. H. que un explicatum adecuado debe ser: 1) similar al explicandum. o mejor aun..¿Cuà es entonces el status del análisi realizado por la Concepció Heredada? Me parece que de las obras de Carnap y Hempel se deduce con toda claridad que lo que ellos pretendieron con sus análisi fue ofrecer una explicació del concepto de TeorÃ. Langford (1942) define el analysandum como aquello que ha de ser analizado y el analysans como lo que constituye el analizante. y 4) debe ser tan simple como permitan los tres primeros requisitos " ' . una relació apropiada de equivalencia entre el analysandum y el analysans~(Langford (1942). Langford. por medio de una definició que lo incorpore a un sistema bien construido de conceptos 116. pero esto lleva de forma inmediata a la paradoja del análisis si la expresió verbal que representa el analysandum tiene el mismo significado que 116 117 1 1 8 Carnap (1950). 3) debe ser fructÃ-feroes decir. pág 3 . Todo esto es un tanto vago respecto a la relació ideal en que el explicatum debe estar con el explicandum.e.

aunque é parece creer que hay una Ã-ntim conexió entre esta exposició y s u exposició anterior del análisi de conceptos. poniéndos a considerar lo que é llama çanális lógico) y. no siempre podemos exigir en una explicació adecuada que tengan la misma denotación Y allÃdonde no podamos hacerlo. Mi formulació de la conclusió de Langford refleja una reconstrucció semejante. Para nuestro. Considerada la noció de análisi de Langford. no pone de manifiesto de quà forma pueden diferir explicandum y explicatum y Carnap no tiene mucho má que decir acerca de la cuestión Sin embargo. çtene la misma denotación~ etc. El problema que Langford se plantea es presentar un análisi del concepto de análisi que evite esta paradoja. Esto. propósit no serà necesario hacer una consideració detallada de su exposició I 2 O .muy lejos. 119 Ibid. çtene el mismo significado)>.con frecuencia del explicandum. Además el analysans debe ser tal que se entienda mejor y con má precisió que el analysandum '*l. es un tanto difÃ-cihacer coherente su exposición El problema se complica má por el hecho de que al pie de la pági na 335 de pronto pasa a dedicar su atenció a las expresiones verbales. 122 Carnap (1950). pero una consideració detallada de estas cuestiones nos llevarÃ. en donde mantiene que el analysans debe ser amenos idiomático que el analysandum. lo má importante de la exposició que hace al pie de la págin 337. sin embargo.. págs 4-5.entonces es posible hacer una reconstrucció coherente de la exposició de Langford especificando intensional y extensionalmente los conceptos de un modo que parezca fiel a las intenciones de Langford.la que representa el analysans. En consecuencia. 1 " Ibid. Chomsky (1957) presenta un criterio de adecuació que estipula cóm pueden diferir explicatum y exdificultades de su exposició se centran en el hecho de que hasta la pág 335 se limita al análisi de conceptos y no de las expresiones verbales que se emplean para expresar esos conceptos y en el hecho de que su explicació se formula en términode çtene las mismas condiciones de verdad)). por ello. pág 323. volvamos de nuevo a Carnap quien nos dice que la explicació con frecuencia. esta conexió no està clara e n modo alguno. Si concebimos los conceptos como propiedades. una explicaciónno serÃun análisiIz3. si lo tienen.. pero si las dos expresiones verbales no tienen el mismo significado. má bien bastarà establecer su conclusió que puede expresarse como sigue: Las expresiones analysandum y analysans tendrá la misma denotació o extensión pero diferentes intenciones o sentidos. o. 121 Esto es. entonces el análisi establece una pura identidad y resulta trivial. cuá pueda ser dicho sentido. 120 La mayorÃ. Estas desviaciones se ven provocadas por el hecho de que allà donde realmente se precisa una explicaciónel explicandum es tan vago que no podemos nunca determinar si explicandum y explicatum tienen la misma denotació y. aunque no siempre. es análisi -la diferencia reside en que el explicatum <se desvÃ. pero sigue ocupando de algú modo su lugar))122.de las . a mi modo de ver. relaciones y funciones -como hace Carnap (1950) en la pá gina 8. no està en modo alguno claro que tengan sentido aplicadas a conceptos o ideas. el análisi es incorrecto l19. Aunque estas nociones está bastante bien definidas con respecto a las expresiones verbales. pág 3.

aun cuando satisfaga las condiciones de adecuació 1) a 4). Todo esto indica que Carnap estarÃ.cientÃ-ficajunto con nuestro análisi del concepto de explicaciónnos da una idea má clara de lo que se persigue con el análisi propuesto por la Concepció Heredada y. asà como el esclarecedor análisi de Hanna (1968). Una explicació se rechazarà como inadecuada.probablemente dispuesto a aceptar la siguiente caracterizació de la explicación Una explicació consta de un enunciado explicandum y un enunciado explicatum.y preservarÃ. 2) Explicandum y explicatum deben tener diferentes sentidos. La comprensió de que la Concepció Heredada pretende ser una explicació del concepto de teorÃ. 3) El explicatum debe ser fructÃ-fer en relació con los propósito de la explicación es decir. cap. siendo el del últim má preciso y má transparente que el del primero. 13-14.reformular en esta forma canónic y esta formulació canónic captarÃ. restringimos el requisito de que explicandum y explicatum tengan la misma denotació a las instancias y no instancias bien definidas del explicandum. 124 125 . má bien dejamos que el explicatum decida por nosotros si contarlos como instancias 124. En cuanto a los casos vagos en que no estA claro si deben contar o no como una instancia del explicandum o no nos ocupamos del problema. ha de llevar a consecuencias y resultados útile e interesantes. 4) El explicatum debe ser tan simple como sea compatible con los requisitos 1) a 4) 125. en una explicació adecuada. si existe una explicació alternativa má adecuada. Ademásobservamos que las explicaciones no son verdaderas o falsas. ahora estamos en condiciones de entender la relació que se supone que media entre las teorÃ-acientÃ-fica tal como son y la caracterizació que de ellas hace la Concepció Heredada. de cóm valorar su adecuación En especial.el contenido conceptual y estructural de la teorÃ-apero en ella se verÃ-con má Chomsky (1957). véasGoodman (1951). y satisface los siguientes requisitos: 1) Explicandum y explicatum han de tener la misma denotació (o extensión)pero esto se refiere únicament a instancias y no-instancias bien definidas del explicandum. por consiguiente. phgs.plicandum y su criterio parece estar de acuerdo con la postura de Carnap. Para una exposició mas detallada de la noció de explicació de Carnap. Es decir. La Concepció Heredada empieza especificando una formulació canónic de las teorÃ-aen término de un cálcul axiomátic y unas reglas de correspondencia. Esta formulació canónic se supone que està en la siguiente relació con una teorÃ. 1.cientÃ-fic dada se podrÃ. sino que má bien se aceptan o se rechazan como má o menos adecuadas. determinamos las instancias y las no-instancias bien definidas del explicandum y pedimos que el explicatum denote todas las instancias bien definidas y ninguna de las no-instancias. Chomsky dice que.cientÃ-fica una teorÃ.

d) Se puede mostrar que el análisi es incompatible con otros análisi aceptados de otros conceptos relacionados con ést y que. . estos ataques intentan mostrar que es inadecuada siguiendo las vÃ-a a ) a e). Finalmente f) se puede hacer ver que el análisi es inadecuado. c) Se puede hacer ver que el análisi oscurece y tergiversa algunos de los rasgos conceptuales caracterÃ-sticode las teorÃ-a cientÃ-fica y que. no satisface del todo el requisito 3). si esto es asÃel requisito de adecuació 2) no se cumple. b) Se puede mostrar que varios de los conceptos o distinciones empleados en el explicatum son excesivamente vagos. el requisito 3) no se satisface de forma completa. o se puede mostrar que ciertos ejemplos de teorÃ-a no cientÃ-ficase acomodan a su análisis de este modo se muestra que el requisito 1) de lo que debe ser una explicación no se cumple.claridad y transpariencia la naturaleza conceptual o estructural de dicha teorÃ-a A la luz de estas consideraciones vemos que quedan abiertas las siguientes vÃ-apara hacer patente la no adecuació de la Conció Heredada: a ) Se puede demostrar que hay claros ejemplos de teorÃ-as cientÃ-fica que no admiten la formulació canónic requerida. por consiguiente. e) Se puede mostrar que el análisi introduce complicaciones injustificadas. El análisi que se hace en la Secció V de las diferentes alternativas propuestas a la Concepció Heredada puede considerarse en parte como un intento de mostrar lo inadecuado de ésta siguiendo la vÃ-f). presentando un aná lisis alternativo que evite los fallos del análisi en cuestió y que al mismo tiempo esclarezca mejor el explicandum. cuando no ininteligibles. por consiguiente. violando en consecuencia el requisito 4). En las próxima secciones consideraremos los ataques que se han hecho a la Concepció Heredada.

.

IV CRITICAS A LA C O N C E P C I Ã ® HEREDADA .

.

A.En el curso de su desarrollo. surgieron un gran númer de crÃticas contra varias de las caracterÃ-sticade la Concepció Heredada. ¿E ADECUADA LA CONCEPCION HEREDADA COMO ANALISIS GENERAL DE LAS TEORIAS CIENTIFICAS? La Concepció Heredada fue propuesta por sus creadores como una explicació adecuada de todas las teorÃ-acientÃ-fica-la idea era que si una teorÃ. en la adenda a 89 . Estas crÃ-ticas junto con los análisi alternativos de las teorÃ-a que se considerará en la Secció V. Sorprendentemente. En esta Secció quiero volver a la diversidad de crÃ-ticaque surgieron. no es una teorÃ-cientÃ-ficgenuina 12-. consiguieron finalmente que se produjera un rechazo general de la Concepció Heredada. con el fin de mostrar que la Concepció Heredada es fundamentalmente insostenible y debe sustituirse por algú otro análisi alternativo. las Una versi6n muy explÃ-cit de la idea contenida en la versi6n inicial de la Concepci6n Heredada.no admite una reformulació can6nica que cumpla las condiciones de la versió final de la Concepció Heredada. en su mayorÃ-aestas crÃ-ticafueron hechas por aquellos seguidores que quisieron perfeccionar y mejorar el análisis Se considerará en la Secció 111. se encuentra en Carnap (1932) Secciones V. VII.

por lo tanto. comunes a todas las teorÃ-a (págs 121-129). .Freudiana lZ9. establela versió inglesa de Aiston y Nakhnikian (1963).cientÃ-fic puede reformularse axiomáticament en la forma canónic requerida por la Concepció Heredada. la taxanomÃ. Carnap reafirma la esencia de esta idea. ver Gallie (1957) y la réplicde Harrah (1959). que indica que sól ciertas teorÃ-a se pueden adaptar al tratamiento de la Concepció Heredada. quiero 'considerar si ést tiene alguna plausibilidad como análisi general de las teorÃ-a12'.diversas crÃ-tica hechas contra la Concepció Heredada. en tanto que otros mantendrÃ-a que todas lo son y tambiéla psicologÃ. Todo intento de contestar esta pregunta tropieza con dificultades considerables. El métodque voy a seguir consiste en plantear la pregunta de si cada ejemplo claro de teorÃ. que pretendieron mostrar que las teorÃ-a cientÃ-fica presentan tanta diversidad que no hay propiedades profundas y generales. de las pAgs. 129 Para una consideració de las cuestiones y dificultades implicadas. 128 El análisi que sigue es una versión algo cambiada.de teorÃ-a de Rapoport (1958). Aunque habrà lectores que querrá rechazar algunas de estas teorÃ-a como no propiamente cientÃ-ficaspocos será los que deseen rechazarlas todas por la misma razón AsÃsin intentar delimitar la clase de teorÃ-aque propiamente se pueden calificar de cientÃ-ficasestablecerà que no todas las teorÃ-a cientÃ-fica admiten la formulació axiomátic canónic requerida por la Concepció Heredada. Después pasarà a defender que algunas teorÃ-a admiten la formulació canónic requerida. dejaron esencialmente intacta esta idea 12?. El problema se complica má por el hecho de que las diversas decisiones respecto a quÃse califica de teorÃ-cientÃfica a menudo se ven motivadas en gran parte por el tipo de aná lisis de teorÃ-a que uno acepte -asà se corre siempre un riesgo de circularidad al intentar establecer la adecuació del análisisPara evitar que nos apartemos del tema principal adentrándono en la aparentemente imposible tarea de delimitar la clase de teorÃ-aque deben aceptarse como indiscutiblemente cientÃ-ficay. que han de admitir la reformulació canónic prescrita por la Concepció Heredada. Algunos mantendrÃ-a que las teorÃ-a de la fÃ-sic son cientÃ-ficasmientras las de la sociologÃ.no lo son. 38-45 de Suppe (1967). seguirÃel camino siguiente: EmpezarÃformulando la pregunta general de si todas esas entidades a que normalmente nos referimos como teorÃ-a cientÃ-fica pueden reformularse axiomáticamente y citarà unas cuantas teorÃ-a para avalar la afirmació de que no. Para responderla se necesita estar de acuerdo en quà es lo que se califica de ejemplo claro de teorÃ.cientÃ-ficay semejante acuerdo no existe hoy entre los filósofo de la ciencia. y la idea de Kaplan (1964) (págs298-299) de que la Concepció Heredada se aplica s6lo a un tipo de teorÃ-asLas tesis de Achinstein y Rapoport se consideran en la Secció V-A infer. 127 Los intentos mhs cercanos a una crÃ-tic parecen ser los argumentos de Achinstein (1968). Antes de pasar a considerar las crÃ-tica detalladas hechas contra la Concepcidn Heredada.

debe reflejar este carác ter sistemátic de la teorÃ.y poseer. serà posible deducir el contenido restante de la teorÃ. puede çaxiomatizarse de una forma trivial mediante la mera enumeració de las simbolizaciones de todos los resultados conocidos-. sino má bien. en particular. .pre-axiomática El métodaxiomático en efecto.es posible sól si la teorÃ.a una base axiomátic compacta de tal manera que se vean las interconexiones sistemática entre los diferentes conceptos de la versió preaxiomátic de la teorÃ-130. pero no para todas las teorÃ-a cientÃ-ficas Para demostrar que no todas las teorÃ-aa las que normalmente nos referimos como cientÃ-ficaadmiten la reformulació canónic requerida por la Concepció Heredada. pAg. por tanto. Parte de la crÃ-tic de Carnap de este intento es que no es fructÃ-fer en el sentido ya especificado. serà suficiente mostrar que algunas de estas teorÃ-a no pueden axiomatizarse fructÃ-fera mente.que va a axiomatizarse incluye un cuerpo bien desarrollado de conocimientos. la axiomatizació fructÃ-fer de una teorÃ. en relació con el cual las interconexiones de sus conceptos han alcanzado un alto grado de comprensión Si 130 Carnap (1963b). Es caracterÃ-stic de las teorÃ-acientÃ-ficaque sistematicen un cuerpo de conocimiento empÃ-ric por medio de un sistema de conceptos interrelacionados. si todas pueden axiomatizarse fructÃ-feramente Empezarà considerando lo que caracteriza a una axiomatizació fructÃ-fer segú la Concepció Heredada. una axiomatizació fructÃ-fer reducirà el contenido de la teorÃ. las siguientes caracterÃ-sticas de los distintos conceptos que aparecen en la versió pre-axiomátic de una teorÃ-asól un pequeñ númer se seleccionan como básicos se introducen axiomas que especifican las relaciones má fundamentales que se mantienen entre estos conceptos básicos se dan definiciones especificando los conceptos restantes de la teorÃ-aen términode estos conceptos básicos Las relaciones especificadas mediante los axiomas y las definiciones no establecen explÃ-citament el contenido completo de la teorÃ-apero si la axiomatizació es fructÃ-fer y adecuada. La cuestió aquÃno es si todas las teorÃ-a pueden axiomatizarse -pues ocurre que cualquier teorÃ-acientÃ-fic o no.de Freud presentando una simbolizació enunciado--por-enunciado de los escritos de Freud.ciendo en consecuencia que la Concepció Heredada es plausible para algunas. relata criticamente un intento de Neurath de axiomatizar la psicologÃ. 58. se debe disponer de un conocimiento un tanto amplio de las interconexiones entre los conceptos componentes de la teorÃ. la Concepció Heredada pretende claramente que para ser fructÃ-ferala axiomatizació de una teorÃ. Con el fin de explicar la estructura de las teorÃ-a cientÃficas. Para que tal axiomatizació fructÃ-fer sea posible.de los axiomas y definiciones mediante un proceso de manipulació lógica Esto es. es un métod para introducir el orden en un cuerpo bien desarrollado de conocimientos.

para exponer este punto de otra forma: dado el estado de desarrollo de las citadas teorÃ-assi se propusiera una axiomatizació que tuviera las propiedades sistematizadas requeridas. ver Heyerdahl (1950).sobre el origen del universo de Hoyle.una teorÃ.celular y microbiologÃ.de la evolució de Darwin. en su discusión cita varios ejemplos de intentos prematuros y poco fructÃ-fero de axiomatizar partes de la lingüÃ-sti y la psicologÃ-a 132 A l lector que dude de que la axiomatizació de estas teorÃ-a actualmente serÃ-prematura y poco fructÃ-ferse le recomienda consultar la literatura apropiada. Freud (1961).menos avalada por los hechos conocidos que la teorÃ. O.estas condiciones no se cumplen. La teorÃ. ver Hebb (1949).de Hoyle.y anatomÃ. págs 115-116. cualquier intento de axiomatizació serà prematuro y poco fructÃ-fer"l. Y precisando másestarÃ.de la teorÃ. la mayorÃ. la teorÃ. y cualquier intento de axiomatizació en la actualidad trascenderà sin garantÃ. dado su grado de desarrollo actual.tagmémic de la estructura del lenguaje de Pike. para Freud.considerarse plausiblemente como una reformulació de esa teorÃ-a Mas bien serÃ.de las teorÃ-a de histologÃ. la teorÃ.de las teorÃ-a sociológica sobre la familia.informal má vaga. Està claro que las interconexiones sistemática entre los conceptos que aparecen en cualquiera de las siguientes teorÃ-a son actualmente insuficientemente conocidas o entendidas como para admitir una axiomatizació fructÃ-fera La teorÃ.de Hebb. las teorÃ-a de historia natural acerca de la desaparició del dinosaurio y de otros animales prehistóricos las teorÃ-a sobre los procesos superiores en psicologÃ-a son tales que actualmente cualquier intento de axiomatizació serÃprematuro y poco fructÃ-fero puesto que está muy poco desarrolladas para permitir su reducció a bases altamente sistemática de la forma descrita anteriormente que es la que se requiere para una axiomatizació fructÃ-fer133. Ademá de éstas està claro que la mayorÃ-de las teorÃ-ade la antropologÃ. la teorÃ. ver Hoyle (1961). son relativamente vagas y esquemhticas.informal tanto que no podrÃ. Llegamos entonces a la conclusió 131 Para un análisi similar de axiomatizació fructÃ-fer V s axiomatizació prematura. ver Copi (1958). y para bibliografÃ. Para la Isla de Pascua. la teorÃ.del trabajo de Pike. Para la teorÃ.cierta similaridad con la teorÃinformal original. o la teorÃ. para la teorÃ.comparada. la psicologÃ.cultural. cap. las teorÃ-a sobre el origen de los indios americanos.de Hebb del sistema nervioso central.diferente que mostrarÃ.de Heyerdahl acerca del origen de la vida humana en la Isla de Pascua. De esto no se deduce.los datos y el conocimiento sobre los que se basan -la situació es algo análog a la que se presenta al hacer un cálcul con siete cifras decimales cuando los datos son correctos sól para dos. que los intentos de axiornatizació de la teorÃ. y para el proto-Indo-Europeo. Gleason (1961). ver Pike (1966). se desviarÃ. las muchas teorÃ-a de paleontologÃ-a las teorÃ-a de la herencia filogenética la mayorÃ. 28. .informal necesariamente no tengan valor. 133 Otra forma de exponer este punto es que todas estas teorÃ-a son tales que. sin embargo.evolutiva de Darwin se puede encontrar en cualquier buen texto sobre genétic y selecció natural.de Freud.de que todas las lenguas Indo-Europeas tienen una lengua antecesora común el proto-Indoeuropeo 13*.

Birkhoff (1960). Mulchkhuyse (1960). concluimos entonces que algunas. Dado que algunos de nuestros ejemplos anteriores de teorÃ-a para las cuales la axiomatizació serÃ. por la sencilla razó de que actualmente no admiten ninguna axiomatizació fructÃ-fera Sin embargo. las teorÃ-a que comúnment calificamos como cientÃ-fica admiten la formulació axiomátic canónic requerida' por el análisi de la Concepci6n Heredada.de que un amplio númer de teorÃ-aque normalmente se suponen cientÃ-fica no admiten la reformulació axiomátic canónic requerida por la Concepció Heredada. Suppes y Tarski (1959). concluimos que la Concepció Heredada no es plausible Nuescomo análisi de la estructura de todas las teorÃ-acientÃ-ficas tro siguiente tratamiento crÃ-tic y analÃ-tic puede considerarse que plantea la pregunta de si la Concepció Heredada es adecuada incluso para aquellas teorÃ-a que admiten una axiomatizació fructÃ-fer13'. Adams y Landà en Henkin. Suppes y otros 134. de cientÃ-ficaen otra consideració razonable sobre cuále de las llamadas teorÃ-acientÃ-fica lo son realmente. pero parece claro que podrÃ-a modificarse hasta llegar a cumplir los requisitos impuestos por la Concepció Heredada -siempre. 135 El análisi que acabamos de hacer deja abierta la cuestió de si la insistencia de la Concepció Heredada en la axiornatizació conduce a algú resultado filos6fica'mente interesante o fructÃ-feroesta cuestió se plantea en la Sec. No hay razó para dudar a priori de que quepa dar de las teorÃ-a cientÃ-fica má matemátizada formulaciones axiomática canónica del tipo requerido por la Concepció Heredada. Ueno. Walker. pero no todas. de McKinsey. donde sostiene la necesidad de formalizar parcialmente las teorÃ-a de buena parte de la ciencia social. . Concluimos. por consiguiente. Dentro de la suposició de que los distintos requisitos impuestos a las axiomatizaciones por la Concepció Heredada son coherentes.prematura y poco fructÃ-fer se calificarÃ-anno obstante.llevar a una mayor articulació de la teorÃ-a Pero éstno es el tipo de fecundidad requerido para los propósito de la Concepció Heredada. y los artÃ-culo de Rubin. Sugar y Suppes (1953). cuya verificació podrÃ. Otro punto de vista sobre este problema se encuentra en Rudner (1966). porque el intento de axiomatizaci6n puede proporcionar hipbtesis. Estas axiomatizaciones no tienen la forma que requiere la Concepció Heredada. Rubin y Suppes (1954). que la Concepció Heredada es un análisi inicialmente plausible para un cierto númer de teorÃ-a cientÃ-ficasincluida la clase de teorÃ-a cientÃ-fica exactas. McKinsey y Suppes (1953). Suppes. págs 47-53. 134 Ver McKinsey. algunas teorÃ-aadmiten una axiomatizació fructÃ-feraLos ejemplos má destacados de axiomatizació fructÃ-fer nos vienen de la FÃ-sicae incluyen las axiomatizaciones de teorÃ-a tales como la mecánic clásic de partÃ-cula y cuerpos rÃ-gidosla mecánic relativista. F infer. desde luego. que estos requisitos sean coherentes. etc.

. y sintéticen el caso contrario. La metáfor <<contenido en). pero no necesariamente equivalentes Carnap (1966).B. lo son en virtud de su forma lógic y del significado de los término lógico y descriptivos que aparecen en ellos. Distinció analÃ-tico-sintéti La distinció analÃ-tico-sintéti fue formulada explÃ-citament primero por Kant en su CrÃ-tic de la Razó pura. 2) intentos de mostrar que la distinció teórico-observa cional no puede establecerse en los lenguajes cientÃ-ficosy 3) intentos de establecer tipos de observació que sean incompatibles con la distinció teórico-observacional El primero y el segundo de estos intentos se considerará respectivamente en las dos subsecciones siguientes. donde define una proposició como analÃ-tica si el concepto predicado està c o n tenido en> el concepto sujeto. -ecuació que Kant negarÃ-aTambiése extienden al análisi de proposiciones que no revisten la forma sujeto-predicado. ver tambiépág 267. aquà sól se harà referencia de pasada a la tercera objeción dado que se trata del má influyente de los intentos que forman parte de las alternativas ofrecidas a la Concepció Heredada. concibe los enunciados analÃ-tico (<verdaderos o falsos)>)como aquellos enunciados que. si son verdaderos. por ejemplo. LA DISTINCION TEORICO-OBSERVACIONAL Algunos de los ataques má fuertes e influyentes a la Concepció Heredada han estado dirigidos contra su dependencia de la distinció teórico-observacional Estos ataques han sido de tres clases: 1) intentos de demostrar que la distinció analÃ-tico-sintéti es insostenible y. Esto no 136 Para un ejemplo de tal reformulació no equivalente. ala verdad o falsedad de un enunciado sintéticno viene determinada por el significado de sus términos sino por la informació fáctic sobre el mundo fÃ-sico137. dado que la Concepció Heredada incorpora esta distinción es insostenible en tanto que la refleja en su empleo de la distinció teórico-obser vacional. 137 Págs 259-260. De otro lado. Tales formulaciones no son necesariamente equivalentes a las de Kant. porque tratan de identificar lo sintéticcon lo a posterior! y lo analÃ-tic con lo a prior. ver Korner (1955). Es importante señala que Carnap no està definiendo los enunciados sintético como no-analÃ-ticos sino que està dando una caracterizació positiva e independiente de ellos -los està presentando como aquellos enunciados cuya verdad o falsedad se puede determinar mediante informació fáctic acerca del mundo. 1. se considerarà en la Secció V infer. pá ginas 18 y SS. es confusa y recientemente la caracterizació de Kant se ha reemplazado por fórmula má precisas.

como los térmi nos no lógico de los enunciados de Lo pertenecen a Vo. pero ademá debe de ser posible. determinar quà sean esta verdad o falsedad. la verdad o falsedad de un enunciado no-analÃ-tic tal se podrà determinar inductivamente partiendo de informació fáctic acerca del mundo. la especificació de enunciados tanto analÃ-ticocomo sintético es má difÃ-cilTodos los enunciados de este tipo que sean instancias de verdades lógica será analÃ-ticos¿Per quà sucede con las verdades no lógica que son analÃ-ticaen virtud de su forma lógic y del significado de los término lógico y Vt 138 Como quiera que el gradual debilitamiento de los requisitos impuestos a las reglas de correspondencia lleva aparejado un debilitamiento del criterio positivista de significació cognitiva. Al proponer la distinció analÃ-tico-sintétic lo que Carnap quiere decir es que todo enunciado cognitivamente significativo es o bien analÃ-tic o bien sintético pero no ambas cosas. los referentes de los término Vo. bien sintético 138. casos de tantologÃ-asy aquellos que son verdaderos en virtud de su forma lógic y del significado de los tér minos lógico y Vo que aparecen en ellos. En el lenguaje L en que se formula una teorÃ. será aquellos enunciados que son lógicament verdaderos (es decir. o de propiedades de. bien empÃ-ricament contrastable se reduce a la idea de que enunciados significativamente cognitivos son aquellos que son bien analÃ-ticamentverdaderos o falsos. al menos en principio. Como tal. pero. todas las instancias particulares de enunciados de Lo será comprobables por observació directa y de este modo. Los enunciados restantes de Lo hará afirmaciones singulares de conexiones entre. la distinció analÃ-tico-sintéti ofrece una alternativa al criterio positivista de significació cognitiva (ver Secció 1): La idea de que un enunciado es cognitivamente significativo sÃy sól sÃes bien analÃ-ticament verdadero o falso.TC habrà ciertos enunciados que son analÃ-ticosEn Lo. se requiere esto. la situació no es muy diferente. siendo la únic diferencia resultado del empleo de cuantificadores y de expresiones modales en los enunciados. incorpora la distinció analÃ-tico sintético .equivale a decir que su verdad o falsedad depende del modo de ser del mundo. AsÃ-todas las afirmaciones no-analÃ-tico de Lo' tendrá consecuencias Lo suficientes para calificarlas de sintéticas Por lo que a los enunciados Lt y los enunciados mixtos (que incluyen términotanto de Vo como de Vt) se refiere. Estos son sintéticos pues tales afirmaciones se pueden comprobar por observació directa. con su interpretació de las reglas de correspondencia. se pueden considerar las diferentes interpretaciones dadas de las reglas de correspondencia admisibles como diferentes análisi de lo que se va a entender por sintético de ahÃque se pueda considerar que el análisi del siguiente párraf muestra cóm la versió final de la Concepció Heredada. ¿E quà circunstancias se puede determinar la verdad o falsedad de un enunciado por medio de la informació fáctica La Concepció Heredada ofrece una respuesta. En cuanto a Lo'.

cap. 139 140 . 141 Ver la edició ampliada de 1956 de Carnap (1947). si se hace la suposició natural de que las implicaciones lógica de los enunciados analÃ-tico son a su vez analÃ-ticastodas las consecuencias Lo de TC (el conjunto To de predicciones Lo de TC) serÃ-a analÃ-ti cas. de Lt y de la clase de enunciados mixtos ¿ssigue de aquÃque todos los enunciados no analÃ-tico son sintéticos Dados unos postulados adecuados de significado. Por consiguiente. TC no puede concebirse meramente como especificando el significado de los término Vt.analÃ-ticoEl que TC sea analÃtico es indeseable por varias razones: En primer lugar. De ahà que TC no pueda ser analÃ-tic aun cuando provea a los términoVt de una especificació parcial de su significado empÃ-ricoDe modo semejante. Lo y de los enunciados mixtos. se seguirà que todo enunciado Lt y todo enunciado mixto (junto con los postulados de significado) dará lugar a consecuencias Lo que está sujetas a observació directa y cuya verdad o falsedad. el componente significativo se debe aislar. el significado de los términoVt es parcialmente especificado por TC y enunciados analÃ-tico será aquellos cuya verdad o falsedad dependa sól de su forma lógica del significado de los término lógico que aparezcan en ellos. Carnap (1966). TC debe tener un componente fáctic y un componente significativo y para especificar la clase de enunciados analÃ-tico no ló cos Lt y la de enunciados mixtos. (1966). Ver.que aparecen en ellos? Limitando nuestra atenció al significado empÃ-ric como hace Carnap n9. Carnap ha sugerido que esto se hace especificando postulados d e significado en L 14'. Habiendo especificado asÃlos postulados analÃ-ticode L y. pues si esto fuera todo lo que TC hiciera. págs 222-229 (se trata de una reimpresió de Carnap (1952a)).de TC algo no sujeto a verificació empÃ-ricaen segundo lugar. harÃ. 28. Sin embargo. si se hace de forma adecuada. por ejemplo. Entonces los enunciados analÃ-tico de L será las verdades lógica junto con aquellos enunciados que son consecuencia lógic de los postulados de significado. entonces TC serÃ. en tercer lugar. Cap. Esta es precisamente otra forma de decir que el hacer analÃ-tic a TC supone confundir significado con evidencia. Además si se hace de forma adecuada. Lo'. por consiguiente. y del significado de los términoVt parcialmente interpretados por TC. ésto especificará el significado de los enunciados de Lt. Uno de los primeros intentos de llevar a cabo tal separació de los componentes táctico y significativos de TC se halla en Reichenbach (1928). 28. muchos de los enunciados de C son descripciones de procedimientos experimentales y habrÃ-a de ser analÃ-tico má bien que las descripciones sintética de procedimientos experimentales y las manifestaciones observables de sistemas de entidades teórica que sin duda son I4O. C no puede ser analÃ-tic sin estar sujeto a la tercera dificultad. será un subconjunto de las consecuencias lógica de la conjunció de TC y de los postulados de significado de Lo.

para luego aprovechar algunas consideraciones hechas (especialmente por Putnam (1962a)) a fin de mostrar cóm el rechazo de la distinció analÃ-tico-sintéti incide en la distinció teórico-observacional Dogma's of Empiricism~(Los dos En su clásic artÃ-cul ~ T w o Dogmas del Empirismo) 143. sustituyendo sinónimo por sinónimos Por ejemplo. se puede determinar inductivamente sobre la base de la observació directa 142. Y como los postulados de significado M de L son precisamente una reformulació del componente significativo de TC. es decir.por tanto. haya que imponer a M má restricciones. Quisiera ahora considerar estos ataques. de enunciados que no son verdades lógicas pero que son verdaderos en virtud de su significado. el enunciado: ningú soltero es un hombre casado.. W. La primera clase no ofrece demasiados problemas en cuanto a su caracterización mientras que la 142 Quà sea lo que figure como postulados adecuados de significado es crucial. pAg. V. se sigue entonces de la Concepció Heredada que todo enunciado de L es analÃ-tic o sintético Como la Concepció Heredada entrañ la distinció analÃ-tico sintético si esta distinció es insostenible para los lenguajes cientÃ-ficosla Concepció Heredada tambiédebe de serlo. es de la segunda clase. su argumento procede como sigue. En primer lugar. todas las referencias a phginas s e r h referencias a esta reimpresi-n. probablemente. Despué observa que es caracterÃ-stic de la segunda clase que sus enunciados se puedan convertir en enunciados de la primera. 23. que NMSÃdeben acarrear enunciados Lo no implicados por M solamente. que es de la primera clase 144. é distingue dos tipos de enunciados analÃ-ticos La primera clase se compone de verdades lógicas la segunda. TC debe ser tal que garantice esto. pero al ser asoltero~ y çhombrno casado^ sinónimos este enunciado se puede convertir en: ningú hombre no casado es un hombre casado. No està del todo claro cóm se debe especificar esta condició de adecuación pero parece probable que cualquier especificació plausible de la misma requerirà que se impongan unas condiciones restrictivas a TC. Quine afirma que la distinció analÃ-tico-sintéti es insostenible. Además como se supone que M està de má en TC. . En lÃ-neagenerales. 143 Reimpreso con añadido en Quine (1953). Por ello. Además el tener meramente algunas consecuencias no analÃ-tica Lo no parece garantizar la requerida confirmabilidad inductiva de Lt o de los enunciados mixtos no analÃ-ticospor lo que. l*à Zbid. Para hacer sintétic un enunciado S no analÃ-tic de Lt debe ocurrir que cada enunciado tal no tenga consecuencias Lo no analÃ-ticas los postulados de significado M deben garantizar esto. los recientes ataques a la distinció analÃ-tico-sintéti tienen directamente que ver con la adecuació de la Concepció Heredada.

146 Quine (1953). Considera la propuesta de que la segunda clase de enunciados analÃ-ticoconsta de aquellos enunciados que se pueden reducir a la primera por definición Considera despué unas cuantas nociones de definir y sostiene que las que resultan candidatos plausibles presuponen veladamente la noció de sinonimia. pues la noció de sinonimia es tan oscura como la de analiticidad 145. la noció de definició no ofrece ayuda alguna . El 145 Para un ejemplo de los problemas implÃ-citoen esta noci-n. la noció de analiticidad pueda precisarse utilizando la noció de reglas semanticas (postulados de significado) del lenguaje. 147 Ibid. al menos para los lenguajes artificiales. Quine procede despuéa considerar algunos de los procedimientos que.segunda sÃlos ofrece. Esto indica que la intercambiabilidad salva veritate no serà una condició suficiente para la sinonimia en los lenguajes extensionales. Despué de considerar distintas propuestas. encierran igualmente nociones problemática y sin explicar. de tal manera que la explicació que la intercambiabilidad salva veritate da de la sinonimia presupone veladamente la noció de analiticidad que se supone que explica 147. para especificar el sentido relevante de <necesariamente)> en dichas afirmaciones. págs 27-32. En los lenguajes no extensionales sÃsupone. en cambio. habrà que recurrir a la noció de analiticidad. é vuelve de nuevo a la idea de que la analiticidad es verdadera en virtud del significado y considera la posibilidad de que. Pero. ver los artÃ-culo sobre sinonimia de Linsky (1952).. de lo contrario. si es asÃentonces la segunda clase de afirmaciones analÃ-tica se puede caracterizar adecuadamente en términode esta noció de sinonimia. por consiguiente. El problema de especificar la segunda clase de enunciados analÃ-tico estriba entonces en hacerlo sin presuponer la noció de sinonimia o en dar una caracterizació independiente de la sinonimia. . págs 24-27. Despuéde dejar de lado el intento de especificar la noció relevante de sinonimia. cabe seguir. una condició suficiente para la sinonimia. donde çnecesariamente ma lo suficientemente estricta como para que sól se aplique a los enunciados analÃ-ticos las afirmaciones de esta forma deben ser verdaderas de x y de y si ésto son sinónimo en este sentido. mantiene que o bien presuponen la noció de analiticidad o definen alguna otra cosa (analiticidad en L) que nada nos dice acerca de la analiticidad o. sin' que se altere el valor de verdad en cualquier contexto). sól si el lenguaje es lo suficientemente rico como para que se puedan hacer afirmaciones de la forma çtodoy sól los x son se concibe de fornecesariamente los y)). Sin embargo. mantiene que la intercambiabilidad salva veritate proporciona una condició suficiente para la sinonimia. ' 4 1 A continuació considera la posibilidad de que la sinonimia de dos formas lingüÃ-stic consista en su intercambiabilidad salva veritate (es decir. dentro de estos dos enfoques.

concluye.. 1962).. Quine describe luego el desmoronamiento de la teorÃverificacionista y de su tesis de la reductibilidad de los enunciados sintéticoa enunciados acerca de la experiencia inmediata 149. que la noció de reglas semántica no sirve de ayuda alguna para definir la segunda clase de verdades analÃ-ti cas 148. la sinonimia de los enunciados consiste en su traducibilidad a la misma clase de enunciados acerca de la experiencia inmediata.. Ariel. págs32-37. 150 Zbid. mientras se considere significante en general lo analÃ-tic y lo sintétic hablar de la confirmació o la invalidació de un enunciado. de tal modo que la ocurrencia de uno de ellos añad probabilidad a la verdad del enunciado. por ejemplo) y. Primero. Incluso en su forma atenuada. a saber. A lo sumo. si la teorÃ. é no ha logrado argumentar concluyentemente. la mÃ.. págs 37-40. se pueden hacer algunas precisiones crÃ-tica del artÃ-cul de Quine. aislado de sus compañero puede tener confirmació o invalidación Frente a esta opinion.verificacionista ofrece una interpretació adecuada de la sinonimia de enunciados. y concluye: .. o a todo enunciado sintético hay asociado un únic campo posible de acaecimientos sensoriales. que hay una distinció entre . ha mostrado 148 Ibid. ocurra lo que ocurra.Pero el dogma reductivista ha seguido influyendo en el pensamiento de los empiristas en una forma sutil y má tenue. ipso facto. De este modo. el dogma reductivista esta en estrecha conexió con el otro dogma. págs 40-41 (págs74-75 de la versi6n castellana de M. . es que nuestros enunciados acerca del mundo externo se someten como cuerpo total y no individualmente al tribunal de la experiencia sensible.. la cual establece que el significado de un enunciado estriba en el métodde confirmarlo o disconfirmarlo empÃ-ricamentepor consiguiente. pues. A pesar de lo breve de este bosquejo.aquella probabilidad . los enunciados analÃ-tico podrÃ-amo definirlos como aquellos que son confirmados por cualquier cosa. Luego pasa a considerar la propuesta implÃ-cit en la teorÃverificacionista del significado (ver Sec. El dogma reductivista sobrevive en la suposició de que todo enunciado. 1 anterior). SacristAn. esos enun150.. y tambiéotro campo únic de posibles acaeceres sensoriales cuya ocurrencia eliminarÃ... El resto del artÃ-cul consiste en esbozar el tipo de interpretació que se puede conseguir del conocimiento cientÃ-fic cuando se niegan estos dos dogmas. La interpretació de la teorÃ. 149 Zbid.esencialmente en que cada enunciado era susceptible de ser traducido a otros acerca de la experiencia inmediata (directamente observable.verificacionista consistÃ. de este modo. ciados son analÃ-ticos El concluye entoces. parece tambiésignificante hablar de un tipo lÃ-mit de enunciados que resultan confirmados vacuamente. la noció de analiticidad se salva. que los dogmas son en el fondo idén ticos. Persiste la opinion de que a cada enunciado.

desde luego. Y. pero esto. Putnam (1962a) acepta la conclusió de Grice y Strawson de que hay una distinción pasando luego a sostener que la gran ma151 152 Ver Putnam (1962a). La primera réplicsignificativa fue la de Grice y Strawson (1956). nos lleva a sospechar que el motivo de Quine para escribir su artÃ-cul era arrojar el guante. tiene al menos algunos ejemplos paradigmático I5l. En concreto. deja abierta la posibilidad de que.que algunos de los diferentes intentos o modos de especificar la analiticidad no sirven. lo que es má importante. retar a quienes mantenÃ-a los dogmas a dar una adecuada justificació de ellos. la mayorÃ.de ellos arguyendo que debe de haber una distinció por cuanto tenemos ejemplos de enunciados analÃ-ticoy sint6ticos. Pero Quine no ha demostrado que este dogma sea insostenible en su forma atenuada. . son irrelevantes. necesariamente debe estar presente algú tipo de distinción Y como las expresiones canalÃ-tico y sintéticogozan de tal acuerdo (lo cual no equivale a decir que no haya ciertos casos en que no podamos estar seguros de la clase en que situar un enunciado) 15=. todo lo que ha hecho es formular y aceptar una contrapropuesta que entrañ su rechazo. Ademá de hacer observaciones similares a las que yo acabo de hacer de que los argumentos de Quine no logran establecer su tesis. En segundo lugar. é tiene razó en que este dogma està implicado en el uso que Carnap hace de la distinció analÃ-tico-sintétic de ahÃque al mostrar cóm este dogma se incorporà a la Concepció Heredada. ellos pasan a mostrar que hay razones teórica para suponer que la distinció analÃ-tico-sintéti existe. no muestra que esta distinció sea una separació estricta entre enunciados o afirmaciones analÃ-ticament verdaderos o falsos y sintéticamentverdaderos o falsos. El que sus argumentos no logren claramente establecer su conclusió de que ambos dogmas son insostenibles. Fueron muchos los artÃ-culo que se escribieron para refutar a Quine. aunque algunos enunciados o afirmaciones sean verdaderos o falsos analÃ-tic o sintéticamente haya una amplia clase de enunciados que no sean ni lo uno ni lo otro. en cuanto a su <argumento)> contra el reduccionismo. yo haya tenido que emplear antes una forma atenuada del dogma de la reductibilidad. en esencia. aunque insostenible. no demuestra que el dogma de la distinció analÃ-tico-sintéti sea insostenible -sól demuestra que la posibilidad de su mantenimiento no ha sido demostrada. Su argumento. dado que cualquier distinció que se proponga. págs 359-360. Tales réplicas sin embargo. es que allà donde hay acuerdo acerca del empleo de las expresiones utilizadas en relació con una cla3e abierta. Ver Wang (1955) para una buena selecci6n de ejemplos. concluyen que debe haber una distinció analÃ-tico sintético Pero aunque esto demuestra la existencia de una distinción no revela de quà distinció se trata.

de las llamadas definiciones fÃ-sicasleyes cientÃ-ficasetc. págs 259-260. aunque su formulació sea diferente. de Fiegel y Maxwell (1962)) que esta caracterizació de canalÃ-tico y asintéticoenvuelve la cuestió de *cóm los filósofo en gran parte emplean actualmente estos término al margen de cóm puedan definirlos formalmente*! 154 Para una formulació lúcid y cuidadosa de los conceptos de grupo ver el análisi de Achinstein (1968) (Cap. Un ejemplo paradigmátic del concepto de grupo de leyes serÃ.con los conceptos de grupo. aunque debe poseer un buen númer de ellas Is4. piigs. los cualesl má que definirlo individualmentel constituyen su significado lS5.el concepto <(energÃ-a> que desempeñ un gran númer de papeles como ley y como inferencia. se puede considerar que esta interpretació incluye conceptos de grupo de leyes y que. (Tambiéen Suppe (1973~)se puede encontrar un anAlisis afÃ-n) 1 5 Putnam (1%2). Central en su argumento es el concepto de grupo de leyes. AdemAs se puede responder del modo como Putnam lo hace (en el abstracto de su artÃ-cul sobre p. Putnam introduce conceptos de grupo de leyes que está constituidos no por un haz de propiedades. del mismo modo que en un concepto de grupo una identidad no necesitaba poseer todas las propiedades de un concepto de grupo para caer bajo dicho concepto. sÃserà un problema si los enunciados sintéticotienen o no las propiedades empÃ-rica que se les pueden atribuir -que son aquellas que Putnam emplea para especificar la distinción (Por ejemplo. Lo má caracterÃ-sti co de los conceptos de grupo de leyes es que si se abandonan una 153 Se podrÃ. 378-379. La idea de concepto de grupo es bien conocida de los filósofos se trata de un concepto cuyo significado es un grupo de propiedadesl no todas las cuales deben ser poseÃ-da por un individuo para caer bajo el concepto. En esencia la posició de Putnam estriba en mostrar que hay un amplio númer de enunciados supuestamente sintéticoque no se califican ni de analÃ-tico ni de sintéticos tal y como acabamos de caracterizar estas nociones. . En general. sino por un grupo de leyes que determina la identidad del concepto. AsÃcualquiera que sea la vÃque uno elija para formular la distinción siempre aparecerà el mismo problema sobre ella.de los enunciados no se pueden concebir satisfactoriamente como analÃ-tico o sintéticos y a intentar caracterizar esas clases: Empieza concibiendo los enunciados analÃ-tico como aquellos que no podrÃ-a resultar falsos a menos que primero se alterara el significado de sus término componentes y los sintético como aquellos que podrÃ-a ser invalidados mediante una prueba experimental aislada o verificados por inducció enumerativa simple Is3. En analogÃ. y que incluyen la mayorÃ. Carnap (1966). por tanto. da una caracterizació mAs completa d e la noció clave de Putnam.objetar que Putnam ha incurrido en circularidad al concebir de este modo ((analÃ-ticoy es sintético^^ argumentando que los enunciados sintéticosuelen definirse como no analÃ-ticos Hay varias réplicaa esta objeción Si esto es asÃno hay ningú problema en si hay o no una distinció analÃ-tico-sintétic Sin embargo. 267 define sintéticcomo no analÃ-ticopero atribuye a los enunciados sintéticolas propiedades que Putnam usa en su especificació de lo sintético.yorÃ. 1-11] de la definició en la ciencia. se puede abandonar cualquiera de esas leyes sin destruir la identidad de1 concepto de grupo de leyes. x.

de modo mhs bhsico. 368-375. 1% Ibid. lfl Ibid. su sentido y la extensibn es.cinéticpor la teorÃ. pero la determinan de varios modos. Despué la extensió de <<energÃcinetican era literalmente la energÃ.indica que de lo que se trata es de c6mo se debe concebir el significado en tales casos. Como los principios analÃ-tico son aquellos que no pueden resultar falsos a menos que ocurra algú cambio en el significado de sus término constitutivos. Consideremos ahora las leyes y las llamadas definiciones cientÃ-ficas Mediante un cuidadoso análisis Putman muestra que la (e = % mv2). además lo hace de un modo que muestra que <(lamayorÃ.euclÃ-de son principios formulados en término del concepto de grupo de leyes Is7. Como tales principios encierran conceptos de grupo de leyes. pitg. 1 9 Se podrÃ. Por ello.cinética de la geometrÃ. Esas aserciones fáctica no son parte de la indentidad o del significado extensional del concepto.debida a su movimiento) que es precisamente lo que era antes del mismo. esos principios no pueden ser analÃ-tico19.. la adició o la eliminació de leyes del grupo alterarà la extensió de1 concepto sól si las conexiones fáctica requieren alteraciones en la extensió del concepto (como ocurrirÃ-apor ejemplo. 158 Ibid. L a intensidn de un concepto es. En primer lugar. su hmbito de referencia.o alguna de las leyes que constituyen el conceptol el significado del concepto no se altera. pueden ser individualmente negados sin alterar la identidad (significado extensional) de los conceptos. en sentido amplio. phg.. O. se puede mostrar que s610 las extensiones de los conceptos son . 379. tambikn en sentido amplio. Putnam plantea allà sus dudas acerca de la propiedad de hablar de intensi6n en relacibn con los conceptos de grupo de leyes. si se considera que los conceptos de grupo de leyes especifican atributos de existentes fÃ-sico(cosa que claramente hacen).cinética y de los conceptos de la geometrÃ. y los principios definició de la energÃ. 399. Indudablemente) el cambio ocasionado en las leyes de la energÃ. La consideraci6n que hace Putnam de uenergÃ. pero no alterà la extensió de los conceptos '%.de los t à © r m i nen ~ la ciencia altamente desarrollada son conceptos de grupo de leyes>> ''. Creo que la tesis de Putnam se puede establecer con má perspicacia del modo siguiente: Las leyes que constituyen la identidad de un concepto de grupo de leyes determinan la extensió del concepto.de la relatividad de Einstein alterà la intensió de <<energÃ-a) y ((energÃ-cinética>> del cambio.objetar aquà que esto es asà s610 porque se concibe extensionalmente el significado. las leyes hacen má que determinar sól su extensión tambiéafirman diferentes conexiones fáctica que se supone que se mantienen entre entidades que caen bajo el concepto y otras entidades. la supresió de alguna o algunas de las leyes no altera la extensió del concepto. pAgs. si la nueva ley afirmara conexiones fáctica que no pudieran ser verdaderas dada la extensió previa del concepto).. En segundo lugar.

ració simple. no que sea falsa. para una crÃ-tic de la versió de Duhem ver Grünbau (1963). En consecuencia. Para probar los principios de la GeometrÃ-habrÃ. esto todo lo que muestra es que su combinació presenta dific~diades. Por consiguiente. incluidos la mayorÃ.de los principios. a no ser que se mantenga que los existentes fÃ-sico son particulares intencionales. Esto no equivale a d e c i ~ . definiciones y leyes de la ciencia má desarrollada. no son sintético AsÃpues. para un análisi de dichos papeles auxiliares. es legÃ-tim que Putnam conciba aquà el cambio de significado como cambio de extensión aun cuando la extensió de los conceptos no agote su significado. Por consiguiente. que esto es asà se desprende de los resultados presentados en Suppe (1973a).¿So entonces sintético estos principios (incluidas la mayorÃde las leyes de la ciencia má desarrollada)? puesto que no son analÃ-ticos La respuesta de Putnam es que nol puesto que estos principiosl arguye? tienen cela caracterÃ-stic de ser empleados como auxiliares para hacer predicciones sin que se vean puestos en peligro por ningú resultado experimenta1 posible)) IM. que no son ni analÃ-ticoni sintéticos Lo que los distingue es que sus componentes son conceptos de grupo de leyes.sin embargo. Putnam concluye su artÃ-cul ahondando relevantes para la verdad de los principios. págs 183-1%. Y hay principios sintético que son generalizaciones de bajo nivel que pueden ser derribadas por experimentos aislados suficientemente repetidos y con el mismo resultado. que no haya enunciados analÃ-tico o que no haya enunciados sintéticos pues es claro que los hay. En consecuencia.no son el tipo de principios que pueden verse derribados por dn experimento aislado ni tampoco el tipo de principios que pueden verse verificados por inducció enumerativa simple. Entre los analÃ-tico está aquellos enunciados tales como atodos los solteros son no casados)) que no contienen conceptos de grupo de leyes. de modo similar. 161 Esta es una versió restringida de la llamada hipótesi Duhemiana de que las leyes cientÃ-fica no son individualmente verificables ni falsables. considerarlos falsos requerirÃalterar el significado de sus términoconstitutivos. Putnam (1962a).A 10 sumo podemos demostrar su conjunció (debido a la presencia de conceptos de grupo de leyes en su formulación y si ést no resulta. Secció A. págs 383-384. .cinétic (e = Ih mv2) y los principios de la GeometrÃ. ver Duhem (1954). hay una amplia clase de enunciados. Ciertamente definició de la energÃ.que emplear estos principios junto con otros -tales como los de la óptic geométrica. tampoco admiten verificació inductiva individual por enume16'. Los conceptos contenidos son entonces ccpuntos fijos)) en nuestro lenguaje? sinonimias estrictas que pueden ser establecidas precisamente porque tienen un grado mÃ-nim de significado sistemátic 16*. CapÃ-tul IV. ver la contribució de Putnam a la Sesió V. 162 Putnam (1962a). pág 375. los principios no admiten experimentos aislados.

<(esperfectamente racional construir la regla de que algo va 163 164 165 166 [bid. págs 392-393. Zbid. en la que los postulados elegidos correspondan a hábito lingtiÃ-stico de los hablantes dentro del contexto racionalmente reconstruido. Los principios analÃ-tico de Maxwell son aquellos respecto a los cuales se ha tomado. me parece. Putnam (1962a). está desprovistos de contenido fácticoMaxwell pone en claro que esto hace de la analiticidad algo dependiente del contexto. las primeras son analÃ-ticas las segundas. . Antes de considerar las implicaciones que para la distinció teórico-observaciona y la Concepció Heredada tienen los hallazgos de Putnam. como tales. pág 399. la distinció analÃ-tico-sintéti sigue siendo válid y úti -aunque dependa del contexto la decisió de quà enunciados son analÃ-ticos. págs 381-397. sintéticas Por consiguiente. algunas de las leyes implicadas pueden ser negadas. en la reconstrucció racional. Pero como observa Putnam. la decisió de que no será falsados o abandonados (justificándos esta decisió por el hecho de que en el contexto sometido a la reconstrucció raciona1 la gente no da indicio alguno de querer abandonarlos). En tanto que tales? los enunciados analÃ-tico sintéticen otro)> corresponden en cierto modo a los postulados de significado de Carnap en una reconstrucció racional. la siguiente: La distinció que se defiende no es la distinció analÃ-tico-sintétic sino otra estrechamente relacionada con ésta La noció de analiticidad presente en la distinció analÃ-tico-sintéti es tal que los principios analÃ-tico son aquellos a los que no se puede renunciar sin alterar su significado.Feigl (1956) hace una defensa similar de la distinció analÃ-tico-sintétic La respuesta adecuada (implÃ-cit en el artÃ-cul de Putnam) a esta <(defensa)> de la distinció analÃ-tico-sintéti es.má en la naturaleza de los enunciados analÃ-ticoy en las razones para introducirlos 16j. la ventaja de permitirnos emplear pares de expresiones intercambiables. presentando un criterio de analiticidad l* y concluyendo que las razones para mantenerlos en un lenguaje natural es que no hay razó para no hacerlo? ya que no tienen ninguna consecuencia sistemátic y sÃtienen? en cambio. la tesis de Maxwell se convierte en que. y especialmente págs 388-389. quisiera considerar una réplicque se ha dado tanto a Putnam como a Quine -réplic que es relevante para nuestra consideració del papel de la distinció analÃ-tico-sintéti en la Concepció Heredada.. Maxwell (1962a). págs 381-389. al depender de un contexto. mientras que otras no. en el sentido de que ((un enunciado que es analÃ-tic en un contexto puede ser 16'.. Con respecto a los conceptos de grupo de leyes de Putnam. Maxwell (1962a) mantiene que enunciados analÃ-tico son aquellos que en una razonable reconstrucció racional podrÃ-a afirmarse de forma incondicional.

y la regla de que se hace siempre algo. págs 388-389..a hacerse siempre. Por otra parte.de los principios o enunciados de la teorÃ.TC no cubre de ellos. En el uso especÃ-fic que Carnap hace 167 Ibid. consecuencias que quiero analizar a continuación Se recordarà que la Concepció Heredada hace suya la distinció analÃ-tico-sintéti al suponer que en TC hay implÃ-citavarias estipulaciones de significado que se pueden agrupar en un conjunto de postulados de significado. su posterior abandono no supone un cambio en el significado de sus términos aun cuando se llamen postulados de significado.fÃ-sica Por otra parte. los cuales especifican. tiene razó en que hay principios que nos resistimos a rechazar en el contexto (no otra es la tesis de Putnam cuando dice que los principios de grupo de leyes sól será rechazados si hay una teorÃ. pero es completamente equÃ-voc llamarlos analÃ-ticosya que no son analÃ-tico en un sentido estricto del término Creo que Putnam està en lo cierto al mantener que hay en la teorÃ. negados sin alterar el contenido o significado extensional de los conceptos. y me parece que tambiéestà en lo cierto al mantener que el intento de encerrar esos principios en el molde de lo analÃ-tico-sintéti desgraciadamente oscurece esta caracterÃ-stic de la mayorÃ.fÃ-sic un gran númer de enunciados y principios cuyos conceptos constitutivos son conceptos de grupo de leyes y que tales principios pueden ser.alternativa aceptada que establezca su falsedad). en efecto. ni de dentro ni de fuera de TC. por otra parte. . lo que Putnam mantiene aquà tiene consecuencias importantes para la Concepció Heredada y su confianza en la distinció Teórico-Ob servacional. puede ser abandonado sin abandonar la teorÃ-aDe nuestra consideració de la <<defensa)) que Maxwell hace de la distinció se desprende que la especificació de algunos de ellos como postulados de significado equivale a la decisió de no abandonarlos. Maxwell. ' 6 1 Es decir. al menos individualmente. no deja de ser una regla por el hecho de que la regla misma pueda ser abandonada)). desde luego. la decisió de que el principio contextualmente analÃ-tic no va a ser falsado no significa que no pueda ser falso -de ahÃque los postulados de significado contextualmente eanalÃtito)) de Maxwell no sean analÃ-ticoen el sentido estricto del térmi no. 168 Para un inálisi a propósit de este tema d a s e la contribució de Nickles a la Sesió VII. como definicionales ciertas relaciones entre los términono lógi cos de la teorÃ-aDel análisi de Putnam se desprende con claridad que un amplio númer de dichos término incluyen conceptos de grupo de leyes. no todas las leyes o principios que contribuyen a la especificació de esos conceptos pertenecerá a la t e ~ r à -algunos a de ellos pertenecerá a teorÃ-a o ramas de la .'61 Ninguno ciencia relacionadas con ella que la teorÃ.

pág 363. en el uso que la geofÃ-sic hace de la mecánic clásica los principios de ésttienden a ser tratados como definicionales. Los hallazgos de Putnam muestran tambiéque el intento de Carnap de incorporar la distinció analÃ-tico-sintéti a la Concepció Heredada falla en tanto que intento de separar el contenido fáctic de TC del contenido significativo. mientras que los de la geofÃ-sicno-. pues indica que los término Vt de TC suelen tener componentes de significado empÃ-ric que no son propiciados por TC. son todos ellos afirmaciones fáctica empÃ-ricament verdaderas o falsas 170. cuando Carnap intenta dividir los enunciados de L en enunciados con contenido significativo y enunciados con contenido fácticoestà intentando lo imposible. no van a ser modificados intentando mejorar el ajuste observacional de la teorÃ-a 1 6 9 Esta observació pone en tela de juicio la Concepció Heredada m& de lo que se pudiera suponer. ninguno de ellos cació de la extensió (çdefinición es analÃ-tico ninguno tiene status definicional.pueda plantear -a saber si la teorÃ. . Ellos son. Aunque los principios que intervienen en los conceptos de grupo de leyes ayudan a la especifidel concepto. Esto es contrario a la práctic cientÃ-fic efectiva en la que los principios que se suponen innegables son ajenos a la teorÃ-ano de dentro -por ejemplo. Má bien. en efecto. la variabilidad permitida se limita al rechazo de principios de fuera de TC junto con algunos de los demá principios de TC (aquellos que especifican componentes fáctico má bien que componentes de significado de TC).implÃ-cito en TC (de lo contrario los postulados de significado sobrarÃ-a de TC).de ellos (véas el comienzo de esta Sección) los no abandonados deben incluir principios de la teorÃ. AsÃpues. Por tanto. la respuesta a Maxwell pone de manifiesto que esos principios no son analÃ-ticoen un sentido estricto. aun cuando aceptemos que hay principios analÃ-ticoen el débi sentido de Maxwell. a no ser como últim recurso. si son posibles otras modificaciones. 1 7 0 Putnam (1962a). Pero incluso si limitamos la explicació de Carnap a aquellos casos en que todos los principios que se tienen por innegables (los :analÃ-ticos)) está implÃ-citoen TC. Carnap està equivocado al suponer que los principios analÃ-tico está todos ellos implÃ-cito en TC 169.requiere modificación no ha de hacerse alteració alguna que afecte a los principios çanalÃ-tico de TC. Todo lo que su intento logra es distinguir un conjunto de enunciados que. Son fáctica aunque intervienen en la çdefinició de los términos Por consiguiente. de hecho. ser abandonados má tarde-. la formulació de una regla a seguir para eliminar cualquier dificultad que la teorÃ. lo que ocurre es que los enunciados analÃ-tico en L de Carnap no son otra cosa que aquellos enunciados (junto con sus implicaciones) que se ha decidido no abandonar pase lo que pase -aunque puedan.

al conferir racionalidad a su dependencia de la distinció teórico observacional 17'. para decirlo de forma má especÃ-ficalos enunciados de M no tienen exclusivamente contenido significativo. Hemos visto antes que lo que Carnap pretendÃ. 107 . Inicialmente.S tendrÃ. S serÃ. puesto que contienen conceptos de grupo de leyes. hemos visto que los enunciados de L no pueden dividirse en aquellos que tienen contenido significativo y los que tienen contenido fáctico o. y no de la de M). habrÃ-a de ser cognitivamente significativos. abandon6 la distinció teórico-observacio nal. la mayorÃ. serà sintético Sin embargo.con su uso de postulados de significado era separar los enunciados de L que tienen contenido significativo de los que tienen contenido fácticoPor tanto. serÃtal que ÇM. tomado junto con los postulados de significado M.El hecho de que el empleo que Carnap hace de los postulados de significado no logre mostrar que cada enunciado de L es analÃtico o sintético en el sentido estricto de estos términos no debe oscurecer el hecho de que es esto lo que é està intentando hacer. Por tanto.sintético teórico-observaciona es garantizar que todo enunciado no analÃtico de L es sintético los enunciados Lo no-analÃ-ticoson sintéti cos. la razó para introducir la distinció teórico-observaciona fue garantizar que los enunciados de L. la 171 Conviene señala aquÃque una vez que Hempel se convencià de que la distinció analÃ-tico-sintéti era insostenible. todos los enunciados de Lo son analÃ-tico o sinté ticos en sentido estricto. La distinció teórico-observaciona divide los tér de minos no lógico de una teorÃ. los elementos de juicio directamente . Por otra parte. y por consiguiente de TC. donde los término Vo se refieren a cosas directamente observables. (Como M se supone que es analÃ-tic y que no tiene contenido fáctic alguno. la funció de la distinció siguiente. Por conPor tanto. y todo enunciado de L que contenga término Vt con consecuencias observables comprobables. Originariamente la Concepció Heredada no insistÃ. Por tanto. cualquier enunciado no analÃ-tic de S de L.consecuencias Lo que permitirÃ-a que S fuera inductivamente confirmado o disconfirmado por separado. la idea de que los enunciados son analÃ-tico o sintético en este sentido es central a la Concepció Heredada.de los enunciados de L no son ni analÃ-tico ni sintéticos De ahÃque no pueda sostenerse la racionalidad de la distinció teórico-observacional La contemplació de la cuestió desde otra perspectiva contribuirà a clarificar las cosas.observables inciden solamente sobre la verdad de S. Como Lo se ve limitado a los términono lógico de Vo y tiene una estructura lógic limitada.en Vo y Vt. Pero el especificar el significado cognitivo no equivale a otra cosa que al requisito de que cada enunciado de L sea analÃ-tic o sintétic(en sentido estricto) y no ambas cosas. ver Hempel (1958) y (1965).tanto en la distinció analÃ-tico-sintéti cuanto en la significació cognitiva.

mientras que los términoteóricos no. el ser meramente observables no permitirÃ. segú la Concepció Heredada. Achinstein (1965). implica prestar atenció a algo y tiene las siguientes caracterÃ-stica señalada por Achinstein (1968): la) El númer Quine (1971). Y ésta cualquiera que sea el modo de exel fondo.distinguir de este modo ni siquiera los ejemplos paradigmáticos ((Observar)). en un sentido relevante. el artÃ-cul de Achinstein estA incorporado en un tratamiento má amplio del tema de Achinstein (1968). por tanto. Como Quine señala 40s dos dogmas son. en 172. Son ejemplos paradigmático de términoteórico y observacionales los siguientes: Términooh. El requisito de que esas entidades y propiedades sean directamente observables es crucial. 2. Putnam (1962). pág 41. El coup de gr&e de la distinció teórico observacional vino dado por una serie de ataques directos a tal distinció por parte de Putnam y Achinstein dirigidos a poner de manifiesto que la distinció no puede ser establecida de forma satisfactoria 173. 172 731 . Distinció entre término teórico y observacionales El mostrar que la racionalidad subyacente a la distinció teórico-observaciona es insostenible no equivale. desde luego. es la base racional de la confianza de la Concepció HeEl resultado del ataredada en la distinció teórico--0bservaciona1 que a la distinció analÃ-tico-sintéti estriba. que los términode observació se refieren a entidades o propiedades de entidades directamente observables.servacionales Rojo Caliente A la izquierda de Toca Mas largo que Duro Palo volumen flota madera agua hierro peso núcle celular rinninos teórico Campo eléctric Electró Atomo Molécul Funció de Onda Carga masa resistencia eléctric temperatura Gen Virus Eg0 Lo que distingue a los término de estas dos listas es. en mostrar de forma decisiva lo que implicaba el no lograr desarrollar una noció satisfactoria de significado cognitivo: que la racionalidad subyacente a la distinció teórico-observaciona era insostenible. idénticos presarla.distinció analÃ-tico-sintéti y la significació cognitiva vienen a ser la misma cosa. a demostrar que la distinció tambiélo sea -aunque haya razones para suponer que lo es.

las mismas tesis se mantienen en Achinstein (1968). parte de lo que Carnap entiende por observabilidad directa (ver la cita de Carnap (1966) en la Secció 11-D). Observa en primer lugar que decir que algo no es directamente observable significa que no puede ser observado sin instrumentos o sin observar algo distinto de ello. no es suficientemente preciso: ¿Einobservable un item (por ejemplo un núcle celular) que sól se observa por medio de la producció de imágene Achinstein (1968). mientras que el punto 5 indica que esto no es asà -por ejemplo. Mi análisi sigue la versió completa de (1968). 160-165.a) es posible describir lo que uno està observando en el cielo como una mancha que se mueve o como un aeroplano. pAgs. 5. desde luego. un guardabosques observa el fuego aunque sól pueda ver el humode tal manera que observar un item no supone necesariamente verlo o mirarlo. Pero esto no bastaráEn primer lugar. Cap. Me permiten hablar de observació de items tales como electrones. Achinstein (1965) 17' arguye que esto no basta para caracterizar la distinció entre término teórico y término observacionales. 4 a) es posible observar algo cuando se ve una imagen intermediaria -como. aun cuando. pero no siempre requiere reconocer el tipo de item que se observa. aun cuando en cierto sentido està oculto a la vista -por ejemplo. sean inobservables.y variedad de aspectos de un item a que hay que prestar atenció para poder decir que se observa dependerà del interé y conocimiento. por último la distinció supone que lo que es observable se puede describir de forma únic usando un vocabulario especial. 5 Secció IV. yo puedo describir el movimiento a travé de una cámar de burbujas como un trazo (términobservacional) o como una emisió de partÃ-cula a (términteórico 174. por ejemplo.a) el observar supone prestar atenció a aspectos y rasgos de los items observados. Estos hechos acerca de la observacibn indican que la observabilidad no permite separar los términoparadigmático de las listas anteriores de la forma indicada. 2. Que se persigue un sentido especial de çobservable es algo que se pone de manifiesto en Carnap (1936-37). Estas consideraciones indican que la noció de observable implÃ-cit en el establecimiento de la distinció teórico-observaciona debe tener un sentido técnic especial. Secció 11. campos y temperatura (puntos 3 y 4). 3a) es posible observar algo. en donde establece el requisito de que los términoobservacionales se refieran a cosas directamente observables y la prueba de que son directamente observables estriba aquÃen que la verdad de los enunciados Lo se puede comprobar con ayuda de un númer relativamente pequeñ de observaciones que a lo sumo precisan instrumentos simples. cuando uno se ve a sà mismo en un espejo. si la distinció ha de ser sostenible. 174 175 - . Esto es. segú la clasificació anterior.

Achinstein concluye entonces que la idea de observabilidad directa como posibilidad de observar un objeto sin ayuda de instrumentos o como la observació de algo distinto de é no logra colocar en el sitio requerido la distinció teórico-observacional De modo parecido. sobre la base de estas consideraciones. o a la cantidad de investigació preliminar que se necesita para poder hacer una observació definitiva. un fÃ-sic puede identificar una emisió de partÃ-cul a en una cámar de niebla con una o dos observaciones y. al númer de veces que se ha de repetir el experimento..puede que se necesiten unas cuantas observaciones para determinar si una cosa tiene ese color exactamente. entonces esto serà insuficiente. Achinstein concluye. pues no se puede hablar con propiedad de la presencia de temperatura. entonces ctemperatura~. Pues no hay ningú términindividual que se pueda aplicar a observables que no pueda emplearse aplicado È . Con una base suficiente. çenergÃcinética~ <<entropÃ-a)> KmasaÈ çcargan etc. al númer de caracterÃ-stica distintivas del objeto que se debe observar. Uno de los argumentos es que si términoobservacionales son aquellos que en principio sól se pueden emplear para referirse a cosas observables. funció de onda o energÃcinética Si quiere decir que generalmente se requieren instrumentos para medir x o las propiedades de x. ¿qu quiere decir e x no se puede observar sin instrumentos~? Si quiere decir que ningú aspecto de x se puede observar sin instrumentos. Cualquiera que sea el modo en que esto se proponga. en el caso de términopara designar colores tales como çazude ultramar oscuro>). llegando incluso a presentar una serie de término paradigmático en las listas correspondientes. siempre habrà término mal colocados. tienen su puesto en la lista observacional. en cambio. entonces ciertos tér minos de la lista observacional como çvolumen~ <<agua <<peso>) y algunos otros no está en la lista que les corresponde. se pregunta si el númer de observaciones se refiere al númer de veces que se ha de observar el objeto. y no en la lista teóric en que se los ha metido.y reflejos? En segundo lugar. Pero esto no quiere decir que no se pueda establecer de alguna otra forma la distinción Putnam (1962) expone una serie de argumentos encaminados a mostrar que no se puede establecer en modo alguno de forma satisfactoria. Si quiere decir que generalmente se requieren instrumentos para detectar la presencia de x. que no se puede establecer la distinció entre términoteórico y observacionales del modo en que Carnap y otros representantes de la Concepció Heredada han indicado. ya que generalmente se pueden observar en ellos cambios sin ayuda de instrumentos. Achinstein arguye que el requisito de decidir si un predicado se aplica o no a un item basándos en un númer relativamente pequeñde observaciones no sitú tampoco la distinció en el lugar deseado. En primer lugar. entonces no hay términoobservacionales.

términoteórico han de ser entonces aquellos que nunca pueden referirse a observables. no hay una divisió natural de los término en observables e inobservables. tambiécon toda plausibilidad. En Suppe (1972b) he tratado de exponer los argumentos má fuertes y firmes en favor de esta idea. çatraccià gravita<masa>)será término observacionales. Es importante observar que estos descubrimientos no muestran que la distinció teórico-obser vacional sea insostenible. por ejemplo. se puede considerar no observable. Pero entonces muchos término teórico (por ejemplo. el sentido de sus argumentos.no pueda imponer una divisió artificial a los término 176 Esta idea se halla má completamente expuesta en Suppe (1972b). En segundo lugar. En consecuencia. ni tampoco presentan los argumentos má fuerte$ posibles a favor de sus conclusiones. a mi modo de ver. la valoració de sus argumentos que ocupa el resto de este párraf se halla mucho má completamente desarrollada en este artÃ-culo . c a r g a eléctrica^ pues. si hay una distinció entre término observacionales y término teórico ést consistirÃ-en que los término observacionales son aquellos que alguna vez se pueden usar para referirse a observables. 177 Aunque ést es. 111) y no hay absolutamente ninguna razó por la que la reconstrucció de una teorÃ. muestran que ninguno de los modos en que los defensores de la Concepció Heredada han intentado especificar esta distinció logra especificarla con precisió o de tal modo que sus ejemplos paradigmático de términoobservacionales y término teórico se califiquen como tales. Lo que indican estas consideraciones es que el significado de la mayorÃ-de los término no lógi cos de un lenguaje cientÃ-fic natural es tal que puede ser usado tanto para referirse a lo que puede calificarse con toda plausibilidad de observable como para referirse a lo que. cional~.a inobservables sin que su significado se vea alterado -de la forma en que Newton empleà à § r o j para o postular que la luz roja se compone de corpúsculo rojos Por tanto. yo puedo determinar la presencia de carga eléc trica poniendo mi dedo en un polo. el resto del argumento està sól implÃ-cit en el artÃ-cul de Putnam. Pues no hay absolutamente ninguna razó por la que la Concepció Heredada se vea obligada a establecer la distinció sobre la base del uso cientÃ-ficordinario de los término no lógicosLa Concepció Heredada surge como una reconstrucció (o explicación racional de las teorÃ-acientÃ-fica(ver Sec. presentan una serie de argumentos convincentes (pero no concluyentes) para sostener que el significado de los término no lógico de los lenguajes cientÃ-fico naturales no suele ser tal que ésto puedan ser usados exclusivamente para referirse sól a cosas directamente observables o sól a cosas no directamente observables -en ningú sentido plausible del términ observable^ 177-. Me parece que las anteriores consideraciones planteadas colectivamente por Achinstein y Putnam logran mostrar lo siguiente: en primer lugar. estas ideas no se exponen de forma explÃ-cit en sus obras.

muchas dificultades y complejidades 17'. en donde vimos el mantenimiento por parte de muchos positivistas de la tesis de que refleja el proceso por el que se adquiere el lenguaje y se desarrollan las teorÃ-as el uso de los término observacionales se aprende por ostensión despué se introducen por derivació los términoteóricos el desarrollo de la ciencia procede çhaciarriba> de generalizaciones empÃ-ricaacerca de observables a generalizaciones cada vez má abstractas acerca de no-observables. se suponÃ-que tanto en uno como en otro caso. desde luego.una elaboració satisfactoria de esa distinción concluyo que los argumentos de Putnam y Achinstein no logran mostrar que la distinció sea insostenible -aun cuando sà hayan logrado convencer de ello a la mayorÃ-de los filósofo de la ciencia. El que no se pueda establecer la distinció teórico-observaciona apoyándos 178 Algunas de ellas se hallan indicadas en Suppe (1972b). La elaboració de esta propuesta supone. donde se desarrolla mas por completo la propuesta. Putnam (1962) observa que tanto una como otro tesis son falsas.justificable si lo exigiera la significació filosófic de la distinción de lo contrario. la distinció teórico observacional no garantiza el significado cognitivo de términoy enunciados teóricos Otro pretendido significado se indicà ya en las Secciones 1 y 11. pero ninguna de las consideraciones hechas por Putnam y Achinstein llega a mostrar que ést no se pueda elaborar. suponiendo que se pudiera establecer una distinció plausible entre entidades y ejemplos de atributos directamente observables y no directamente observables. se podrÃ-emplear arojoon para referise a casos observables de la propiedad rojo y rojo^^ para referirse a los no observables-. el establecer la distinció de este modo artificial no podrÃ-considerarse de otra forma que como un intento de salvar a toda costa el análisi de la Concepció Heredada. En la subsecció anterior vimos que esto equivale a preservar la distinció analÃtico-sintétic respecto a los enunciados de L.no lógicosPor ejemplo. Esta forma artificial de establecer la distinció teórico-obser vacional hace muy compleja la reconstrucció que la Concepció Heredada hace de una teorÃ-a pues introduce un tipo y un grado de complejidad que no se encuentran en las teorÃ-a tal y como se las emplea en la práctic cientÃ-fica Ahora bien. Pero. como para lo que se propone la Concepció Heredada bastarÃ. y vimos tambié que la distinció no se mantiene para L. por tanto. la distinció teórico-observaciona marcaba esas diferencias. . se podrÃ-a emplear distintos término de L para referirse a entidades o ejemplos de atributos directamente observables y para referirse a entidades y atributos no observables -por ejemplo. ¿Cuà se supone que es el significado filosófic de esta distinción Parte de su pretendido significado era garantizar que los término y enunciados teórico fueran cognitivamente significativos. semejante complejidad sól serÃ.

la teorÃ. pero no cree que la distinció entre término teórico y observacionales la recoja.en el uso ordinario del lenguaje indica que la tesis de la adquisició del mismo es falsa.a mostrar que la distinció analÃ-tico-sintéti valÃ.pretender mantener ninguna de ellas.empirista. el hecho de que en la versió final de la Concepció HereVt no se introduzcan indedada (ver Secció 11 B. Achinstein (1965) y (1969).para todas las afirmaciones del lenguaje en que se formulaba la teorÃ-a Hemos visto que la distinció teórico-observacionano logra hacer esto. ptigs. Su modo de conseguirlo era mostrar cóm los enunciados de L eran cognitivamente significativos. se referÃ.exclusivamente a observables. los término teórico son aquellos que no se refieren a cosas directamente observables. 197-198. indica que. la distinció entre término teórico y observacionales no logra recoger el significado filosófic que los término teórico tienen en la ciencia 179. lo que es másno se puede establecer de una forma plausible sobre la base del uso ordinario de los término en los lenguajes cientÃ-fico naturales. generalmente se refieren. . son los que proceden de una teorÃ-cintÃ-fica y esos término pueden referirse y. no se ha conseguido establecer de una forma lograda esta distinció y. 241-242. emplean con frecuencia término que no se refieren a observables. Ademásno es históricament cierto que la ciencia proceda hacia arriba de Vo a generalizaciones Vt. Por consiguiente. lo cual equivalÃ. los informes de la observaciónde significado episté mico. Pero término teóricos propiamente hablando. ¿Cuà es entonces el significado filosófic de la distinció teórico-observa cional? La únic respuesta plausible es que hay diferencias significativas en las propiedades epistémicade las entidades a que se refieren los término teórico y los no teóricos y que la distinció teórico-observaciona recoge esta distinción Putnam sostiene que la distinció entre términoteórico y término no teórico es importante. Por tanto. a observables -por ejemplo. pero empleaba con toda certeza términoteóricosPor otra parte. pfigs. E) los término pendientemente mediante reglas de correspondencia. echando mano de un lenguaje reconstruido. la siguiente: en un principio. Por otra parte. lo cual supone introducir un injustificado grado de complejidad en el análisisAdemásaun en el supuesto de que se establezca de forma satisfactoria la distinciónesta no marcarà ninguna 179 Putnam (1962). hacen observaciones parecidas. La situació en relació con la distinció teórico-observaciona es pues. la Concepció Heredada ya no podÃ. El únic modo en que se puede trazar es artificialmente. 176.Darwiniana de la evolución tal y como originariamente fue formulada. aun cuando esas tesis hubiesen sido sostenibles. De ahÃque dicha distinció no parezca sentar una distinció filosóficament significativa. el objetivo de la misma era ofrecer una metodologÃ. En la distinció entre términoteórico y término observacionales.

Luego se añade las reglas -C. AsÃpues. La contribució de Hempel al simposio (Sesió 1) consiste en un anfilisis de las teorÃ-a muy parecido a la Concepció Heredada que. los consideraremos en la Secció V. pues. los términodescriptivos de Vt . por tanto. o designa. sin embargo. cuya funció es fundamentalmente la interpretació de ciertos enunciados que contienen término descriptivos y. a partir de unas premisas dadas en Lo. No mantenemos que quepa una interpretació completa de Lt. sino sól una interpretació indirecta y parcial que dan las reglas de correspondencia . es decir. Antes de que se den las reglas C. INTERPRETACION PARCIAL La distinció teórico-observaciona desempeñ un papel central en la tesis de la Concepció Heredada de la interpretació parcial de los términoteórico y de las afirmaciones que los contienen.. sirven para derivar conclusiones en Lo. De ahÃque la mayor parte del interé epistemológic de la Concepció Heredada està perdido. y viceversa. Es evidente. no esth del todo claro.. pero prohiben dar tal interpretació observacional directa de los término Vt (y. En la medida en que la distinció teórico-observaciona es esencial a la Concepció Heredada. es decir. se puede interpretar un términt de Vo como algo que se refiere a la cualidad rojo. Las cláusula 4) y 5) de la versió final de la Concepció Heredada establecen la necesidad de dar una completa interpretació semán Vo y de los enunciados de Lo y de Lo' tica y empÃ-ricde los término en término de cosas directamente observables. por consiguiente. Por últi mo. esta distinció no consigue recoger lo que tienen de especÃ-fic los término teórico y los informes de la observació de la ciencia. 180 En quà medida es esencial para la Concepció Heredada. de los enunciados de L que los contienen). no emplea la distinció teórico-observacional . Lt. pero se prohibe expresamente dar una interpretació observacional de un términt' de Vt especificando que t' se refiere a.distinció filosófic o epistemológicament significativa. ést es inadecuada. Y.. cosa alguna. predicciones de acontecimientos observables.. junto con los postulados T y las reglas de deducción es un cálcul sin interpretar. toda interpretació observacional) que cabe dar de Lt se da mediante las reglas C..O'' Hanson y otros dan otros argumentos demostrando que esta distinció es fundamentalmente insostenible y filosófi camente confusa al presentar sus alternativas a la Concepció Heredada. Como Carnap (1956) dice: {Toda la interpretació ( e n el sentido estricto de este término es decir.. que la distinció teórico-observaciona es insostenible. C. de modo indirecto. La únic interpretació observacional que cabe dar en su lugar de los términode Vt es aquella que da indirectamente TC. que todo lo que hacen es permitir derivar de ciertos enunciados de Lt ciertos enunciados de Lo.

3) Un términ t estÃparcialmente interpretado si entre los enunciados en que aparece t en la teorÃ. pfig. el subrayado es nuestro. La noció de interpretació parcial es. Achinstein (1968). y a continuació sugieren una serie de interpretaciones que a ellos les parecen inadecuadas.no hay ninguno de la forma ~ t a = = @ donde a ~ . . de ahÃque resulte insostenible el análisi que la Concepció Heredada hace de las teorÃ-aspor su excesiva dependencia de esta noción Achinstein (1963) 183 y Putnam (1962) se plantean la cuestió de cóm debe entenderse la idea de que TC da una interpretació parcial de los términode Vt y de las afirmaciones en las que ésto aparecen. 181 . 46-47. TC no especifica totalmente el contenido observacional de los término Vt y de las afirmaciones que los contienen. págs 85-87. al estar totalmente implicada en la incorporación por parte de ésta de la distinció analÃ-tico-sintétic en el empleo de la distinció teórico observacional y en las ideas acerca del significado. 245. mi anfilisis sigue la últim versión que es la má asequible y que se encuentra en las págs 85-91. pero que solo se da una parte de dicho significado. pero hay otros tipos de enunciados analÃ-tico que conectan t con término observacionales. esta noció no se puede formular con precisió de un modo que resulte compatible con los requisitos de la Concepció Heredada. 2) Un términt està parcialmente interpretado si no existen condiciones observacionales que sean todas ellas lógicament necesarias para t y cuya conjunció sea lógicament suficiente. 183 Este artÃ-cul se halla incorporado en Achinstein (1968). Putnam (1962).de informes de resultados a los que se ha llegado por observación o para determinar la probabilidad de una conclusió formulada en Lo sobre la base de ciertas premisas tambiéde Lo" 181. (1968) y Putnam (1962). Del análisi anterior se sigue que la noció de interpretació parcial ocupa un lugar central en la Concepció Heredada. Además segú Achinstein y Putnam.. pero sin ninguna explicació más la*. completamente ambigua debido a que la distinció fue introducida por Carnap (1939) sin definicióny çposteriorment empleada por Carnap y otros autores. @a es un enunciado de Lo o Lo' y este enunciado no es analÃ-ticIM. con abundantes referencias indirectas. En general. como han señaladAchinstein (1963). Las interpretaciones propuestas por Achinstein son las siguientes: 1) Que un términt està parcialmente interpretado quiere decir que el términtiene un significado. sino que solamente les dota de una interpretació parcial. Pfigs.

6) Interpretar parcialmente un lenguaje L es interpretar parte del lenguaje (por ejemplo. estas propuestas definen de forma bastante diferente la interpretació parcial de términos teorÃ-ay lenguajes. 1 Esto puede verse con má amplitud en términode la versió final de la Concepció Heredada. con esta prohibició lg8.tal que resultan verdaderos todos los axiomas de la teorÃ-a por consiguiente. pues. cabe presumir que si especificamos esta noció para una cualquiera de las tres. págs 86-87. inadecuada. el permitir que algunas reglas C funcionen como postulados de significado de la forma propuesta no estÃen conflicto. Serà conveniente analizar por orden la posible adecuació de cada una de ellas. pues su forma es #siempre que 'Oa' es verdadero (perteneciendo 'O' a Lo). debe requerir que algunas reglas C sean analÃ-ticasen tanto que otras. reglas C no son reglas semántica de este tipo. Pero esto no es una objeciónya que la únic prohibició en relació con las reglas semántica para Vt es que no es posible formular ésta en término de observables de forma independiente. 5) Interpretar parcialmente un términt es especificar un procedimiento de verificació -falsació que no se pueda aplicar a todos los individuos comprendidos en la extensió de t. Esta crÃ-tic probablemente no afec185 Un modelo de una teorÃ. las reglas de correspondencia C será analÃ-ticases evidente que no todas las reglas de C pueden ser analÃ-tica(ver Sec.una interpretació tal que TC resultara verdadero. sintéticas La objeció global de Achinstein a esta interpretació es que ya no serà posible mantener que. 1% Putnam (1962). págs 245-246. ya que los defensores de la Concepció Heredada aplican a las tres cosas la noció de interpretació parcial. 'ta' tambiédebe ser . IV-B-l).Las interpretaciones propuestas por Putnam son las siguientes: 4) Interpretar parcialmente término Vt y enunciados de L es especificar una clase no vacÃ-de modelos propuestos con má de un miembro las. Como puede verse. Cada una de estas propuestas es. ver en conexió con esto la nota (193). estamos en condiciones de especificarla para las otras dos. dar la traducció al lenguaje ordinario de algunos término y dejar los otros como meros sÃ-mbolovacÃ-ola6). La prohibició de especificar reglas semántica de observació para Vt y Lt se reduce simplemente a que no se puede dar directamente el tipo de interpretació semántic que la cláusul 4) permite para L. 187 Achinstein (1968). Nada tiene de extrañ tal diversidad. segú se afirma. por lo que 2). un modelo de TC serÃ. Contra 2) Achinstein observa que si lo que hacen es dar una interpretació parcial de t. no se pueden formular reglas semántica para los término teórico lg7.es una interpretació semántic de la teorÃ. Se trata de una prohibició del siguiente tipo de regla: çEtérmint de Vt designa la propiedad observable t ~ las .

entonces. se pregunta luego quÃargumentos podrÃ-a darse en apoyo de la idea de interpretació parcial (en una u otra versión)y sostiene que tales argumentos se basan en dos suposiciones -1) que los items a que se refieren los términode Vt son inobservables y 11) que si un términse interpreta como refirién dose a algo inobservable. Achinstein observa que 3) parece má cercana a lo que Carnap y Hempel tienen en la mente.de los defensores de la Concepció Heredada afirman que ninguna de las reglas de correspondencia es nunca analÃ-ticy. 190 Ver Sec. . la propuesta no requiere ninguna modificaci6n de la misma. en Carnap (1966). La conclusió a que yo quiero llegar es que no ha logrado mostrar que 2) sea incompatible con los propósito de la Concepció Heredada. 189 El análisi de los postulados de significado hecho en IV-B-1 deja del todo claro que parte del contenido de TC es analÃ-ticode suerte que TC se puede reformular de tal modo que algunos enunciados de T y de C son analÃ-ticosPara una declaraci6n muy concreta a favor de esto ver tambikn Carnap (1966). La únic cosa que soy capaz de encontrar relevante en relaci6n con esta tesis de Achinstein es una afirmaci6n de que el enunciado de Raniicy para TC y TCR es un P-postulado. 267-268 y 270. expresa un concepto que resulta ininteligible o cientÃ-ficamentasignificativo (pág90). Esto es sin duda alguna compatible con parte de la afirmaci6n de que C es analÃ-tic o de que TC tiene un componente analÃ-tico el pasaje no respalda. 11-B. que la propuesta que Achinstein considera en 2) no es incompatible con la versi6n final de la Concepci6n Heredada. . erróneo pues hemos visto antes (Secció IV-B-1) que Carnap se compromete con la postura de que algunas reglas -C son analÃ-tica y otras no Is9. y por consiguiente sintktico. Es del todo evidente. pero en cuanto a la segunda suposiciónhemos visto que es negada por aquellos (incluido Carnap) que se adhieren a una versió realista de la Concepció Heredada Im. la propuesta es incompatible con su postura. pág965. El concluye que las única interpretaciones plausibles de <interpretació parcial* son 3) y posiblemente 2). pues. ya que està atribuyendo a los defensores de la Concepció Heredada una premisa que la mayorÃ. y 'TCk 13 TC' e s analitico. por consiguiente. de tener razó en que esa idea se basa en la primera suposició y en que éstes insostenible (ver Secció IV-B-2 anterior). Esto es. pág 256. pAgs. en cambio. Achinstein se refiere a Carnap (1963c). Me parece que Achinstein pisa.sin duda alguna.de ellos negarÃ. Esto quiere decir que sus argumentos contra 2) y 3) se dirigen contra algú fantasma. No deja desde luego. de ahà que. de que no se trata de una regla semántic en el sentido de Carnap (1942). pues.a Achinstein. contra lo que Achinstein pretende.tarÃ. pues é es de la opinió de que tanto Carnap como la mayorÃ. sin embargo. terreno firme cuando insinú que ¡ fuerte dependencia de la noció verdadero (donde 't' està en Vt)n. no tiene má remedio que mantener que tienen algú significado. Carnap formula muy explÃ-citament que los tkrminos de Vt designan entidades no observables. Para justificar su interpretaci6n de Carnap. la interpretaci6n de Achinstein. y por eso concluye que es contundente hablar de interpretació parcial en relació con este asunto.

lo cual es evidentemente absurdo. .insatisfactoria si se la asociara a alguna otra distinció (como. Carnap y Hempel ponen al descubierto varios de los modos en que resultan lÃ-citalas interpretaciones semántica independientes y no observacionales 19'. 5) y 6) pueden considerarse juntos porque todos ellos incluyen la negació de que los término de Vt o los enunciados en que aparecen puedan tener significado alguno que no haya sido conferido por TC. por ejemplo. pues. Hempel (1963). pág 695. sin embargo. que los argumentos contra l). junto con el hecho de que ello haga posible dar una explicació coherente de la interpretació parcial. Por último cada vez que se adopte un nuevo procedimiento de verificació que incluya términode Vt. en é se verà que la prohibició de dar una interpretació semántic independiente a los término de Vt se limita única mente a la interpretació observacional y no prohibe en modo alguno el conferirles un significado no observacional. Concluyo. Se debe admitir. pAg. que la noció tambiéserÃ. se pueda defender la noció de interpretació parcial contra las crÃ-tica l). a la distinció de Hempel (1963) entre vocabulario básic y vocabulario no-básico) Los argumentos contra l). Contra 6)) Putnam observa que esto lleva a la idea de que los términoteórico no tienen significado alguno. Antes de considerar las razones que Putnam aduce para rechazar 4). desde luego. Achinstein rechaza 1) basándos en que presupone que el términ t ya tiene un significado y la Concepció Heredada niega que los términoteórico lo tengan. que no son otra cosa que meros mecanismos de cálculo Esto es. me gustarÃ. si se admiten tales interpretaciones. si se considera la interpretació realista que generalmente se da de la Concepció Heredada. insatisfactorio. 62. Es evidente que cada uno de estos argumentos presenta su lado insatisfactorio en tanto que análisi de la interpretació parcial. Contra 5). Carnap (1939). indica que la aceptació de interpretaciones semántica independientes es mucho má importante para la realizació de su programa de lo que ellos está dispuestos a admitir.exponer una explicació que se ha propuesto 191 Ver. 5) y 6) incurren en circularidad y no resultan en modo alguno convincentes. Por otra parte. cambiarà el significado de los término de Vt. que tienden a hacerlo de muy mala gana y a minimizar la importancia que pueda tener dar esas interpretaciones. sól si se los considera junto con el supuesto de que los término de Vt no tienen otro significado que el que la interpretació parcial -es decir. Esto no muestra. Putnam observa que esta propuesta llevarà a muchos enunciados de Lt que tengan valores de verdad indefinidos. y las observaciones de Hempel má adelante. sin embargo. TC. Bastarà un cuidadoso análisi de la versió final de la Concepció Heredada o de la cita de Carnap (1956) que vimos al comienzo de esta Secció para ver que esta suposició no interpreta correctamente a la Concepció Heredada. por ejemplo.de interpretació parcial de la distinció teórico-observaciona la hace insatisfactoria. El hecho de que. 5) y 6).les proporciona.

o su traducció a. y algunas de ellas será modelos de TC (es decir. los atributos que esos individuos tienen. asÃcomo los tkrminos no l6gicos de L que designan dichas entidades o atributos. donde se exponen con má detalle estas ideas. Sea M la clase de modelos de TC que contienen la interpretació dada de Lo. Como Hempel (1963) dice: Consideremos que T es interpretada por un sistema C que no establece para cada enunciado de Vt un equivalente en términode Vo. aunque parte del contenido conceptual de los conceptos que esos término expresan es observacional (por ejemplo. c) Si S es un enunciado de L que contiene término de Vt que no está explÃ-citament definidos en TC y S no es un teorema de TC. junto con la supuesta verdad de TC. entonces un criterio de verdad. buena parte del significado tiene que ver con asociaciones extra-observacionales -por ejemplo. posible establecer una condició de verdad necesaria y suficiente para cada uno de los enunciados que pueden expresarse en términodel vocabulario teórico Todo lo que se requiere para ello es un metalenguaje adecuado. Si queremos usar un metalenguaje que contenga Vo. Vt y C.. Algunas de ellas interpretará a Lo de la misma forma en que lo hace la interp&tació que hemos supuesto que se da de Lo. entonces S serà verdadero en cada uno de los modelos de M. Ya antes hemos hecho alusió a que la idea de dar una interpretació semántic independiente de TC no es incompatible con la versió final de la Concepció Heredada. Supongamos que se ha dado una interpretació observacional de Lo 193.de la interpretació parcial que se parece mucho a 4) lg2. . su reforcada enunciado de Lt tiene en é mulacion en. o traducciones de los mismos. interpretaciones de L tales que TC resulta verdadera). págin 62. en 192 E l análisi que sigue es un resumen de algunas partes de Suppe (1971). Camap hace en el fondo la misma observaci6n en Carnap (1939). 193 Interpretar un lenguaje L consiste en especificar un dominio de individuos. M tendrà las siguientes caracterÃ-sticasa) M se halla totalmente especificada por la interpretació semántic que se ha dado a Lo (cláusul I V de la versió inicial de la Concepció Heredada). Consideremos ahora todas las interpretaciones posibles que se pueden dar de L.. à Supongamos que se da tal interpretació semántic de TC. los electrones son entidades que dejan trazos en cámara de burbujas). 194. donde celectrón~ aemisió de electrón y demá tienen el significado que tienen en el lenguaje cientÃ-ficoSi consideramos términoteórico tales como çelectrón nos encontramos con que. emisiones de electrón etc. Es en estos término como se especifican reglas standard de verdad para los enunciados de L.. entonces S serÃverdadero en algunos modelos de M y falso en otros. Entonces los términode Vt podrÃ-a interpretarse como referidos a electrones. 194 Pág 695. a saber. sin embargo. Pero que es. De donde se deduce que si alguien afirma TC estÃaceptando que uno de esos modelos es correcto. b) Si S es un enunciado de L que es un teorema de TC. dicho metalenguaje .

diversas intuiciones clásica acerca de las masas puntuales macroscópicas etc. Siempre que incorporo a TC un procedimiento experimental como regla de correspondencia que contiene el términVt correspondiente a los electrones y que afirmo TC interpretado de este modo. Sin embargo. reduciendo la elecció de interpretaciones correctas de M a aquellas que satisfacen esta condición Sin embargo. Al dar de L (y por consiguiente de TC) una interpretació semántica estoy diciendo que la interpretació correcta de M es una interpretació en la que. Estoy. por ejemplo. TC demarca (pero no define) el significado de çelectró y de otros término . me estoy comprometiendo a usar çelectró de tal modo que su contenido observacional incluya el especificado por la regla de correspondencia. Es decir. Empieza a estar claro en este punto que la interpretació parcial no es lo mismo que la definició en el sentido estricto del término Cuando hago una interpretació semántic de TC.lograrse demasiado progreso cientÃ-ficoPero a pesar de su legÃ-tim lugar como partes integrantes del significado de esos términos dichas caracterÃ-stica no necesitan y no suelen tener consecuencias observables y contrastables. lo que estoy diciendo es que. esto quiere decir que la afirmació de TC junto con su interpretació semántic se convierten en el significado observacional de los término teórico del lenguaje cientÃ-fic que resulta compatible con el especificado por TC. sea lo que sea lo que quiero significar con çelectrón los electrones son cosas cuyas manifestaciones obserbables vienen determinadas por TC. t' se refiere a emisiones de electrón y asà sucesivamente. Supongamos que se da de este modo una interpretació semántic independiente de una teorÃ. los términodel lenguaje cientÃ-fic ordinario como por ejemplo. me comprometo a usar los términoque corresponden a términode Vt de tal modo que los electrones. electrón y <emisió de electrón> no son lo bastante precisos como para restringir la elecció exactamente a uno de los modelos de M. tendrá todas las manifestaciones observacionales especificadas por TC. por ejemplo.el caso de los electrones podrÃ-a incluirse diversas caracterÃ-stica del modelo de la bola de billar. pues. Todas estas caracterÃ-stica contribuyen al significado de los términoteórico en el lenguaje cientÃ-fic ordinario y sin ellos no podrÃ. el términt se refiere a electrones. estoy aceptando el significado de electrón y demás y la situació es tal que los electrones tienen aquellas consecuencias observables especificadas por TC. ¿Qu se añad a la interpretació de TC que antes no estuviera allÃAl afirmar TC estoy sosteniendo que uno de los modelos de M es correcto. estoy haciéndolen relació con aquellos significados que ya he dado a ciertos términodel metalenguaje cientÃ-ficoAl afirmar TC asà interpretado. al interpretar asà TC.TC formulada en L. En efecto.

piiginas 70-72. por parte de Putnam.una especificació (pero no una definición completa del contenido observacional de los término de Vt. Putnam sostiene. incluido el significado extraobservacional de los término del metalenguaje cientÃ-fic correspondiente a los términode Vt. de los que no sabremos si son o no son interpretaciones propuestas.de Vt en la medida en que su significado es funció de consecuencias observables. yo creo que con razónque cualquier especificació de este tipo de la clase de modelos propuestos debe emplear tales como <<magnitudfÃ-sica^ término de <espectro amplio)>. La únic diferencia entre su propuesta y la mÃ. por tanto. habrà un gran númer de modelos de M. el rechazo. Al mismo tiempo. .es que M es la clase de todos los modelos compatibles con TC. de donde se deduce que la clase de modelos propuestos no puede estar bien definida. Pero ni 195 El análisi que Putnam (1962) hace de este punto en la pág 246 es muy antiguo y no se ve con claridad cuá es exactamente su postura. En este sentido. los modelos de M determinados por TC no será extensionalmente equivalentes y. Con todo. entonces TC ofrecerÃ. Es en este sentido como TC da una interpretació observacional parcial de Vt y de L. de 4) indica lo siguiente acerca de la interpretació parcial: En la Concepció Heredada.Putnam que la interpretació consistÃ. toda la interpretació parcial que se supone que se hace es especificar la clase de interpretaciones propuestas para TC sól en la medida en que se las puede especificar en término de consecuencias observacionales. Por tanto. siendo tarea de la ciencia especificar má su significado. Si TC fuera tal que todos los modelos de M fueran extensionalmente equivalentes (esto es. 4) es inaceptable 195. en general. AllÃproponÃ. Una mayor especificació de las interpretaciones propuestas para TC tendrà que recurrir a consideraciones extra-observacionales. lo cual equivale a especificar M. no muestran que el análisi que yo he propuesto lo sea también por la sencilla razó de que los modelos de M no se reduzcan a las interpretaciones deseadas. que no esté definidos por adelantado. TC sól provee de una especificació parcial del contenido observacional de los término de Vt. Y es fáci ver que éstes la versió 1) de la interpretació parcial sugerida por Achinstein. Sin embargo. mientras que la clase por é propuesta serÃ-aquella subclase de M formada por los modelos de M que un cientÃ-ficcon mentalidad realista no rechazarÃ.en la especificació de una clase de modelos propuestos para TC. si exactamente los mismos enunciados de L resultaran verdaderos en cada uno de los modelos de M). Pero. el mecanismo de la interpretació parcial es mucho má parecido al propuesto en 4) por Putnam.como interpretaciones no propuestas no coincidentes con aquello en lo que é estÃpensando. la interpretació que aquà se le atribuye se analiza con toda amplitud y defiende en Suppe (1971). aunque estas consideraciones muestren que 4) es inaceptable.

esta objeció confunde la verdad empÃ-ric con la verdad semántica La clase M de modelos de TC define. TodavÃ-es preciso considerar una últim objeció que Putnam hace a 4) porque. Es cierto que 1) capta parte de lo que està implÃ-cit en la noció de interpretació parcial de la Concepció Heredada. es una objeció a la intepretació que yo he propuesto. ya que los término empleados para especificar las interpretaciones semántica de TC incluirá término de espectro amplio^ (como por ejemplo <(magnitud fÃ-sica^cuya especificació completa constituye una cuestió aú abierta en la ciencia (una cuestió como. un conjunto de mundos que resultan compatibles con la supuesta verdad semántic de TC. Y asÃlas objeciones a las versiones 1) a 3). la objeció de Putnam a 4) desaparece. En é se pone de manifiesto que la noció de interpretació parcial es una noció coherente. ya que una teorÃ. la otra (acerca de la verdad empÃ-ricaes confusa. De ahà que la definició de M sea tal que no sea nunca vacÃ-a a no ser que TC sea lógicament contradictoria. Sin embargo. cuando a TC se la interpreta parcialmente con una interpretació semánticase estánen efecto. las teorÃ-a cuyas consecuencias observacionales son falsas no tienen ningú modelo en M. Una de las objeciones a 4) no carece de fundamento. segú 4). en efecto. adecuado a los propósito de la Concepció Heredada. Pues la idea de à . Si TC es empÃ-ricament verdadera o falsa se reduce a la cuestió de si describe fielmente condiciones que se dan en el mundo. esto es inaceptable. Pero esto no demuestra que la noció de interpretació parcial de la Concepció Heredada sea adecuada. 5) y 6 ) de la interpretació parcial fallan. q q u à es una magnitud fÃ-sica?^Por consiguiente. en estrecha conexió con éste otro análisi de la interpretació parcial que junto con 1) lleva a un análisi coherente de la interpretació parcial.semejante serÃ. Para concluir esta consideració de las crÃ-tica hechas a la interpretació parcial: esas crÃ-tica se basan en buena parte en una mala interpretació de la prohibició contenida en la Concepció Heredada de dar de Lt una interpretació observacional independiente. pero esto no equivale sino a la cuestió de si el mundo real (o una parte de él està o no està en M. Ya hemos ofrecido un bosquejo de dicho análisi que se desarrolla con má detalle en Suppe (1971).siquiera de este modo es posible especificar del todo las interpretaciones propuestas en M.falsa. de ser correcta. El dice que. Todas las consecuencias Lo de TC son semánticament verdaderas en cada uno de tales mundos. por ejemplo. asÃcomo en una confusió de interpretació parcial con definició parcial. usando los término de Vt de tal modo que no se puede menos que aceptar la existencia de entidades que por lo menos tienen las manifestaciones observables indicadas por TC y sus consecuencias. De donde se deduce que si se mantiene la distinció entre verdad semántic y empÃ-rica como se debe. pero no serà un sinsentido. Pero cabe.

Por otra parte. en la mayorÃ.má a un subconjunto M' de M. las objeciones de Achinstein y de Putnam son má certeras dirigidas contra ellas. entonces. la determinació de M no deja de ser un tipo de interpretació parcial y. como tal. En la Secció 11-E he aludido de pasada a otras versiones de la Concepció Heredada que se han propuesto a la vez que la versió final de ésta Algunas de esas versiones tienen en cuenta la interpretació parcial de los término teórico y. En la medida en que tales versiones pretenden prohibir que se dà semejante interpretació semantica independiente de los término de Vi y de los enunciados en que dichos término aparecen. en los que se habla de los términoteórico como aquellos que designan electrones (en tanto que opuestos a bolas de billar o puntos de un espacio matemhtico. sà puede). Para é es un requisito el que las teorÃ-a incluyan entre sus componentes modelos fÃ-sicosmodelos que son má o menos familiares. 4). Sà vallos término de Vt y de los enunciados en que ésto dráen cambio. Nagel no hace indicació alguna de estar dispuesto a aceptar que los términode Vt se interpreten recurriendo a un metalenguaje má rico -que es lo que yo quiero decir en el presente análisi con sancionar una interpretació semántic independiente. concretos y visualizables (por ejemplo. Porque. M no se puede reducir todavÃ.interpretació parcial presupone. la distinció teórico--0bservaciona1y como esta distinció es insostenible. en la Concepció Heredada. sus autores no sancionan de forma explÃ-cit el que se dà una interpretació semantica independiente a enunciados de L que contienen término de Vt recurriendo a un metalenguaje má rico '%. Y como se prohiben las interpretaciones semántica independientes. o circunscribe parcialmente) el significado referencia1 de los término de Vt. la explicació alternativa que yo sugiero de la interpretació parcial no vale para esas versiones porque presupone que se ha dado una interpretació semántic independiente de aparecen. sus argumentos sÃconsiguen mostrar que no se puede concebir la interpretació parcial de los modos l). y en la medida en que el análisi de antes puede separarse de esa distinció (y. se refiera a lectrones y t' a emisiones del electrón Con todo. de lo contrario. impone restricciones a. por tanto. en el que C . cabe una noció coherente de interpretació 1% La versió de Nagel (1961) de la Concepció Heredada (phgs. una modificació de ella: la supuesta verdad de TC junto con la interpretació semántico-observacionade Lo sigue determinando M. especifica parcialmente (es decir. y. . ese análisi revela buena parte de lo que hay de correcto en la relació interpretativa que se mantiene entre el lenguaje cintÃ-fic y las teorÃ-as y ciertas fórmula que se formulan en término de dicho lenguaje. el modelo atómic de Bohr de la bola de billar) o. resulta inaceptable.). por ejemplo.de los casos. Lo que la idea de interpretació parcial tiene de mal? es su dependencia de la distinció teórico-observa cional. 5) y 6). 90-117) es un ejemplo que hace al caso. son estructuras matemáticas estos modelos se califican de interpretaciones semántica de los postulados T de la teorÃ-a Pero el aceptar este tipo de interpretació semántic independiente no equivale a aceptar los tipos de interpretació semántic que Hempel y Carnap hacen. a mi modo de ver. etc.

En segundo lugar. a los enunciados Lt se les da una interpretació no-observacional independiente poniendo en correlació los término de Vt con términode un lenguaje cientÃ-fic natural. en término de materiales conceptuales o visualizables mas o menos familiares> ' 9 . el empleo que en esas versiones se hace de la nociónes inaceptable. 1. 199 Nagel (1961). Nagel (1961) y Hesse (1965). la idea de interpretació parcial lleva a la versió final de la Concepció Heredada (realistamente interpretada) a la idea de dar un modelo de las leyes teórica T de una teorÃ-a De este modo. 6 Sec. En primer lugar. Por consiguiente.Con el fin de analizarla. 2) Un conjunto de reglas (de correspondencia) que asignan de modo efectivo un contenido empÃ-ric al cálcul abstracto. para la elaboraci6n por parte de Nagel de la cláusul 3. Esta ultima interpretació es lo que Carnap (1942) llama un sistema lingüÃ-stic Si a la interpretació semántic de Lt se añadla de Lo. hace de Lt una interpretació semántic del siguiente tipo: se especifica un à § m u n d o compuesto de entidades teórica y de atributos de las mismas y se interpretan los términode Vt como algo que designa o se refiere a varios de esos atributos o entidades 197. confiere a los término teórico el significado atribuido a las palabras del lenguaje cientÃ-ficnatural. MODELOS En la explicació que acabamos de dar de la interpretació parcial de la versió final de la Concepció Heredada. (1966). cualquiera que sean las modificaciones impuestas por la aceptació de TC. y. la Concepció Heredada se ve abocada a una posició muy similar a la defendida por Campbell (1920). podemos concebir la interpretació semántic de Lt de un modo tal que resulte un modelo de T sin prejuzgar la cuestió de si T es o no verdadera del mundo real. En consecuencia. poniéndolen relació con los materiales concretos de la observació y la experimentación y 3) Una interpretació o modelo del cálcul abstracto que provea a la estructura esquelétic de carne. se obtiene una interpretació de L.parcial. 197 198 1 i . p ir consiguiente. como antes. convendrà distinguir tres componentes en una teorÃ-a1) Un cálcul abstracto que es el esqueleto lógic del sistema explicativo y que <(defineimplÃ-citamente) las nociones básica del sistema. pero. ver págs95-97 y cap. Esta interpretació es tal que es presumible que T sea verdadera en ella y de ahÃque sea un modelo de T 198. Nagel expone ést del siguiente modo: . Esta interpretació supone dos cosas. por asÃdecirlo. entonces describe un mundo posible que puede que sea o que no sea el mundo real -si se trata de la verdad empÃ-ric de TC (ver el final de la secció anterior). de TC. en tanto que modificació de la Concepción Heredada. pág 90. el análisi que sigue de las ideas de Nagel se basa en estos pasajes. Si TC se supone que es verdadera. debido a su estrecha dependencia de la distinció teórico-observacional D.

Rosenbleuth Y Wicner (1945).positiva entre ellos.Pero al mismo tiempo. pág8. como el de modelo de aviónel de túne aerodinámicoetc. allÃdonde el sistema de bolas de billar se sabe análog a un átomohay una analogÃ. La semejanza de la concepció de Nagel con la Concepció Heredada cuando se concibe asÃla interpretació parcial no debe ocultar el hecho de que su posició difiere significativamente de la Concepció Heredada. esto no equivale a decir que el atomo es una colecció tal de bolas de billar. 4. Black (1962).El análisi de Nagel incluye en esencia una versió de la Concepció Heredada engrosada con el requisito de que se dÃuna interpretació semántic de TC en términode materiales visualizables o conceptuales má o menos familiares. Sec. Este modelo es un modelo icónic porque se supone que es una representacidn icónic de la estructura y de la conducta de un atomo. 4. la idea de que el modelo es estructuralmente similar (isomórfico a lo que modela. pues puede sugerir que estos modelos son estructuras matemáticas aunque ciertas estructuras matemhticas (por ejemplo. y Suppe (1967). se debe a Peirce y es analizada en Burks (1949). los espacios vcctoriales) pueden calificarse de modelos matemáticos tanibien pueden calificarse de tales otras estructuras no matemáticastales como los estudiantes de una clase que poseen diversas propiedades y está en diferentes relacio nes unos con otros.negativa y allÃdonde no se sabe si son o no son similares hay una analogÃ. . en el caso de la teorÃatómic de Bohr. Son muchos los distintos sentidos que se pueden dar a ~ m o d e l o ~ uno . segú Nagel. Un segundo sentido de modelo es el de modelo a escala. cap. modelos matemáticos) 200. Braithwaite (1953). allÃdonde el átom se sabe no análog al sistema de bolas de billar. Como Hesse dice. 1. sino má bien que es similar a ella en varios aspectos. Es central a esta noció la idea de que un modelo es un modelo de alguna cosa o tipo de cosa y de que funciona como un Ã-con de aquello que modela -esto es. La noció de relació icónica central a este sentido de modelo. el modelo serÃ-el de la bola de billar de Bohr -un sistema de bolas de billar moviéndosen torno a una. 201 Este sentido de modelo se analiza en numerosos lugares.neutra1202. 4. Harrà (1960). La diferencia està en lo que é entiende por modelo. A estos los llamarà modelos icónicos Segú Nagel. en el que algunas de las bolas en movimiento saltan en diferentes momentos de una órbit a otra-. hay una analogÃ.4. Hutten (1953-54). 202 Hesse (1966). cap. el modelo que se da de TC serÃa la vez un modelo matemátic y un modelo icónicoPor ejemplo. el modelo de la bola de billar de Bohr es un modelo matemátic de TC. de ellos es el de interpretació semántic de una teorÃtal que los teoremas de la misma resulten verdaderos en esa interpretación Este es el sentido en que hemos estado empleando hasta ahora la palabra modelo^.20'. en el sentido de que se da una interpretació 200 Esta expresió tal vez sea un tanto confundente. denominar& a estos modelos. Para una interesante caracterizació general de los modelos matemáticosver Mates (1965). como Campbell (1920) Hesse (1966). cap.

otra en término de un sitema visualizable de entidades. La diferencia entre las dos posiciones se indica en los siguientes diagramas en relació con la teorÃ-de Bohr (donde T son las leyes de la teorÃ-a C las reglas de correspondencia. Pues si TC es empÃ-ricament verdadera.) Sistemas atómico del mundo / ' Relació icónica.supuest 6 -. sin embargo. O son enunciados de observació y las lÃ-nea verticales o inclinadas indican interpretaciones semánticas) Sistemas atómico del mundo Figura l a Condiciones observables (Interpretació de teorÃ-aempÃ-ricament verdaderas segú la Concepció Heredada. Por tanto.un supuesto modelo icónic de la primera. el modelo matemátic implÃ-cit en la idea de interpretació parcial de la Concepció Heredada.semántic de TC en término de tales sistemas de bolas de billar de tal modo que TC resulta verdadera en esa interpretación Este modelo no es....Positiva y Neutral) (Interpretació de teorÃ-a cmpÃ-ricamcnt verdaderas si la propuesta de Naye1 fuera adoptada por la Concepció Heredada. TC recibirÃ. el modelo matemátic de interpretació parcial serÃel mundo (o una parte de él) pero el modelo de la bola de billar de Bohr no serà nunca el mundo (ni una parte de él) Por último el requisito de Nagel de que este modelo sea %dematerial conceptual o visualizable má o menos familiar)) inhabilita para calificar de modelo el substrato atómic real del mundo. si la propuesta de Nagel fuera aceptada por la Concepció Heredada.--+ Figura l b \ Modelo de la bola de billar Condiciones observables (AnalogÃ. una en términodel mundo real (caso de que TC fuera empÃ-ricament verdadera).) . caso de que TC fuera empÃ-ricamentverdadera. tal que la últim serÃ.dos interpretaciones semántica distintas.

La tesis de Nagel es que todas las teorÃ-acientÃ-ficadeben contener tales modelos icónicos En lo que es probable que Nagel està equivocado es en que dichos modelos deban expresarse en término fie materiales conceptuales o visualizables que resulten familiares. Sec. 1. Esta tesis presupone la interpretacih de Copenhague de la teorÃ-cuAntica. 6. cap.no puede dar explicaciones207. Mary Hesse mantiene una postura fundamentalmente igual a la de Nagel salvo en que acepta que modelo icónic es cualquier sistema construible. el modelo matemáti co de von Neumann del formalismo de la teorÃ. creo que hay varias razones para considerar inconcluyente este argumento. y Campbell (1970). . resultado de medir la posició y el momento en coordenadas de partÃ-culasEstas distribuciones son representaciones icónica de las distribuciones de probabilidad que presiden la medida de la posició y el momento de las partÃ-culas Por ejemplo. si explicació y predicció 203 Ver Bohm (1953. Por tanto. En primer lugar. Ella està interesada en particular en aceptar que las estructuras matemática especificadas por el formalismo de la teorÃ. si predicció y explicació son en esencia la misma operació (como Hempel (1965a) y otros defensores del modelo de la ley de cobertura pretenden). 206 SerÃ. 204 Hesse (1966).cuántic no admite modelo alguno de este tipo ' O 3 . que tenga la caracterÃ-stic de hacer predictiva una teorÃ-a204. phg.son modelos icóni cos 205. sino que sostienen que son componentes esenciales e integrantes de las teorÃ-asDe todos modos. 23-24. describible o imaginable. Consciente de esta dificultad.de modelo icónic 206. 93. argumentan de este modo.cuántic en donde la ecuació de onda de Schrodinger describe el paso de un fluido viscoso a travé de un espacio pre-Hilbertiano de infinitas dimensiones se calificarÃ. No cabe duda de que se puede interpretar el formalismo de las teorÃ-a en términode modelos icónico y de que esto no deja de ser con frecuencia heurÃ-sticament fructÃ-fer para la propuesta de hipótesisel desarrollo de teorÃ-as etc. phgs. que son distribuciones de probabilidad hechas sobre los valores posibles. phgs. pues se puede demostrar que la teorÃ. phg. Pero la postura de Nagel y de Hesse no es simplemente que se puedan dar tales modelos y que puedan resultar útile de este modo. 19.un modelo ic6nico porque en 61 los operadores proyectivos proyectan <paquetes>en la corriente de los subespacios lineales de Borel. 129-137. aparentemente al menos. Nagel (1961).Aunque no voy a pararme a considerar esta idea. entonces es probable que el argumento no sea válidoEn segundo lugar. o ninguna de estas cosas. m Hesse (1965). la consideració de su fecundidad heurÃ-sticno permite establecer que gocen de este status en la teorización pues pueden resultar heurÃ-sticament fecundos sin ser por ello partes esenciales e integrantes de las teorÃ-as Se suelen dar dos clases de razones de por quà estos modelos icónico son componentes esenciales de las teorÃ-as Una es la idea de que sin ellos una teorÃ.

de la refracció consta de algunos postulados de los que se puede deducir la ecuación -- Seno a Seno fi -u De acuerdo con la teorÃ. desde luego. nuevas desde un punto de vista epistemológicoque llevan a desarrollos teórico (por ejemplo. . especialmente cap. los Angulos existen es entre la estrella Polar y Marte y Venus. estrictamente hablando. respectivamente. no estÃen modo alguno claro que las teorÃ-acientÃ-ficatengan que dar explicaciones (y tal vez ocurra que la teorÃ. en tanto que diferente de la predicció de otro eclipse de luna). Hesse presenta un argumento semejante: [ L a principal objeció a la teoi-Ã-a-diccionari (esto es. entonces sus ideas son relativas a una interpretació de la explicació que no han ofrecido ni defendido adecuadamente. De este modo. Segun la teorÃ. se los podrÃ.ondulatoria de la luz.~ario.diccionario. sostiene tambié que una consideració de la explicacion y de la predicció muestra la necesidad de incluir modelos icónico en las teorÃ-asElla se ocupa no tanto de la explicacion y predicció ordinarias cuanto de aquellas predicciones y explicaciones. Como Kuhn y otros defensores de distintas alternativas al aná lisis que la Concepció Heredada hace de las teorÃ-asella considera las teorÃ-acomo cosas que se desarrollan y cambian de un modo no arbitrario.no son la misma cosas.. las teorÃ-ano será comprobables. comprehensible y predecible.ser esto a media noche y en determinadas épocas 208 Hesse (1966). si explicació se entiende en un sentido má fuerte que aquel segú el cual explicació y predició se identifican. en principio. Pero si fuera realmente todo. 1. Consideremos como ejemplo sencillo el caso del bastó recto que aparentemente se tuerce cuando se mete en el agua. se ocupa de predicciones tales como la de Maxwell de las ondas de radio. a la Concepció Heredada) se debe al supuesto de que los enunciados fenoménico ( u observacionales) pueden proporcionar una comprobació de hipótesis caso de que al menos los enunciados fenoménicosean independientes de dicho significado. El segundo argumento establece que sin tales modelos. por jemplo. caen fuera del alcance efectivo de la teorÃ-a y mantiene que cabe explicar esto basándos en modelos icónicos En esto tiene. La parte puramente formal de la teorÃ. {cóm podrÃ-amo saber que esta interpretació concreta es relevante para la teorÃ-a simplemente sÃ-mbo Si a y fi fueran en la ecuació çsen alseno 0 = los matemático indeterminados. y.diccio. algunos de los cuales se puede ver que son verdaderos de los fenómenos Pueden ser. razón pero.cuántic no lo haga) 'O8. se dice que la hipótesi que lleva a ella es confirmada.interpretar d e unos cuantos modos diferente. los sÃ-mbolo a y 8 se interpretan ahora como ciertos ángulo que pueden ser experimentalmente medidos y como una constante caracterÃ-stic del aire y del agua. como hemos indicado ya antes cuando analizábamo el uso heurÃ-stic de los modelos icónicosesto no demuestra la necesidad de considerar tales modelos icónico como componentes integrantes de las teorÃ-asni tampoco demuestra que para cada teorÃ. todo cuanto puede decirse de la hipótesi normalmente llamada teorÃ. esto es. En tercer lugar.. esta ecuació se puede comprobar. Observa que ese desarrollo suele implicar (como en el caso de Maxwell) la predicció de fenómeno que. si corresponde a las medidas. ¿po quà no podrÃ.posible haya de haber tales modelos icó nicos.

esas interpretaciones se han aceptado al margen de la argumentación y su importancia se ha visto minimizada -ver. 17.. Nagel y Hesse tienen razó en insistir en que la teorÃ-no puede ser sól el formalismo parcialmente interpretado. en consecuencia. . a partir de Carnap (1939). y los sÃ-mbolo de la hipótesi está interpretados ya en término de un modelo de ondas de luz d e tal modo que ya sabemos quà tipo de fenómeno será rele209. no es otro que el de que la interpretació parcial que se dà de los término teórico ha de ser como la bosquejada en la secció anterior. describirÃel mundo real y tambikn la teorÃ-aTC tendrh entonces dos modelos matemhticos. en efecto. como hemos visto. Esto no demuestra la necesidad de modelos por encima y ademá de lo ofrecido en la interpretació parcial 211. Campbell.sea verdadera.que describe o designa ésta Por tanto. V-B-2b y V-C mantendremos que las teorÃ-a son entidades extralingüÃ-stic que no se pueden identificar con sus formulaciones lingüÃ-stica esto entonces quiere decir que TC no es una teorÃ-asino mhs bien una formulacidn de la teorÃ. creo que se los puede hacer. Generalmente. si TC es empÃ-ricament verdadera. me parece acertado decir que Carnap y Hempel han concedido una importancia insuficiente a la interpretació semántic no-observable aceptada en relació con los térmi nos de V t 212 y Campbell. Por otra parte. por 210 211 Ibid. .una genuina diferencia entre su postura y la de Carnap. la respuesta es naturalmente que las posibles interpretaciones de a y 0 s e hallan ya circunscritas por la teorÃ-ael diccionario (reglas de correspondencia) no es arbitrario. està en una relació icónic con sus fenómenos 212 Como ya hemos indicado en la secci6n anterior.una confirmació del formalismo que erróneament hemos denominado teorÃ. vantes para él) Ella subraya que estos modelos deben ser modelos icónico de los fenómeno a que se refiere la teorÃ-210. phg.ondulatoria d e la luz?.. Lo má que establece es que de los término teórico se debe dar una interpretació semántic independiente por encima y ademá de la proporcionada por las reglas de correspondencia. en caso de que la teorÃ. es probable que esos dos modelos estéentre sÃen una relació icónicaVisto desde esta perspectiva. Carnap y Hempel han aceptado la existencia de interpretaciones independientes en relació con los término de Vt con tal de que sean no observacionales. ya mantienen (aunque no muy clara o enfáticamente Hempel y Carnap en sus última obras. En las Secs. Como hay alguna razó para suponer que la teorÃ-acaso de ser correcta. debemos destacar que ambos han interpretado a Carnap como si negara que se pueda dar de los térmi nos de Vt una interpretació independiente y que. Nagel y Hesse han insistido con razó en Hesse (1965). Este argumento no establece cosa alguna que se parezca a la propuesta de Nagel. han creÃ-d que habÃ. sino que debe incluir un modelo -que no es otro que la teorÃ-a que.. Aunque sus argumentos no son convincentes. Dejando a un lado la razó que puedan tener Hesse y Nagel. introduciendo una variació en su posicibn. se trata de argumentar que la Concepció Heredada ha de estar de acuerdo con la figura la. pero les han concedido poca importancia. cosa que. Su argumento. estA en una relacibn icónic con el mundo. págs 21-28.

pues. etc. No debe sorprendernos. AsÃpor ejemplo. ejemplo. Generalmente. han hecho hincapià en que las reglas C agotan toda la interpretació observable posible en relació con los término de Vt. pues suelen ir acompañado de asociaciones de diversas ramas de la ciencia. deben usarse con significados ligeramente diferentes de los que tenÃ-a en teorÃ-a anteriores.Hesse no logra poner de relieve su inadecuación pero sà sirve para arrojar má luz acerca de la naturaleza de las interpretaciones semántica dadas de TC. en la medida en que es esto lo que està manteniendo. los modelos tienen una importancia considerable en la interpretació semántic (no-observable) de las teorÃ-a requerida por la interpretació parcial. la figura l b se aplica junto con la idea de que el modelo icónic es una estructura matemática Para resumir: la crÃ-ticde la Concepció Heredada de Campbell -Nagel. Tales asociaciones incluyen diversos modelos icó nicos. Hesse tiene razón Por últimoes preciso observar que para un tipo de teorÃ-no es inusual encontrar n~odelos icónico de TC. las leyes de la mecánic clásic de partÃ-culaadmiten una interpretació matemátic que estriba en un sistema de puntos en el espacio junto con varias funciones definidas sobre puntos de dicho espacio. Al mismo tiempo. teorÃ-a anteriores. Siempre que T se formula matemáticamente T admite ademá de una interpretació fÃ-sic una interpretació matemáticaAsÃpor ejemplo. en general. el términçpartÃ-cula tal y como se usa en la ciencia fÃ-sica contiene ciertas asociaciones con la noció clásic de partÃ-cula con el modelo de Bohr de la bola de billar. etc. un caso en Hempel (1963). que se les haya interpretado erró neamente como si negaran la posibilidad de interpretaciones semántica independientes en relació con las afirmaciones de Lt. . pág 696. y algunas veces los modelos se usan para especificar los cambios ocurridos en el significado (por ejemplo.cuántic se usà una combinació de los modelos ondulatorio y corpuscular para indicar el cambio del esos modelos fueron siendo poco a poco significado de cpartÃ-cula~) asimilados en el significado de los término del lenguaje cientÃ-fic natural.que es mucho má importante de lo que se habÃ-creÃ-do Hasta quà extremo es importante es algo que veremos en la próxim Sección El énfasi hecho por Hesse en el papel de los modelos en la interpretació de los términode Vt y en las afirmaciones de Lt sirve para señala algunos otros aspectos de la interpretació parcial. Por consiguiente. Además cuando se introduce una teorÃ-a los término empleados para interpretar Lt. Al afirmar la teorÃ-a aparentemente se estÃmanteniendo un isomorfismo o semejanza de estructura entre la estructura matemátic y la parte no observable del mundo en consideración En tales casos. los lenguajes ciéntifico que se usan para interpretar las afirmaciones de Lt son enormemente ricos. en la teorÃ.

Las consideraciones hechas en la Secció IV-C muestran que si se va a mantener la idea de interpretació parcial. extensional) en la interpretació de TC. se puede objetar que los prbcedimientos de aplicació de la teorÃ. una teorÃ. Por último las crÃ-tica planteadas contra la Concepció Heredada pusieron de manifiesto que las reglas de correspondencia no podÃ-a cumplir ninguna de esas funciones. entonces no se pueden concebir como reglas que definen los término de Vt 213. Entonces. Por tanto. Caben tres tipos diferentes de crÃ-tica a esta interpretació de la Concepció Heredada de las reglas de correspondencia. Vamos a considerar uno tras otro estos diferentes tipos de crÃ-tica Segú la Concepció Heredada.es un sistema axiomátic parcialmente interpretado cuyos axiomas son TC. En primer lugar. El hecho de que la distinció analÃ-tico-sintéti sea insostenible (Sec. IV-B-1) muestra que las reglas de correspondencia no pueden garantizar el significado cognitivo de las afirmaciones de Lt de la forma pretendida. cabe objetar que esta interpretació de las reglas de correspondencia da una interpretació erróne o inadecuada del modo en que las teorÃ-a se aplican experimentalmente a los fenó menos. A medida que fue desarrollándos la Concepció Heredada. cabe objetar que su interpretació de las reglas de correspondencia no representa adecuadamente el tipo de conexiones que se mantienen entre teorÃ-a y fenómenos En tercer lugar. deben admitir tal o cual manifestació observacional de los sistemas descritos por TC.a los fenómeno y los distintos tipos de correspondencia que se afirma que se mantienen entre la teorÃ. Por consiguiente. cualquier cambio que ocurra en TC darà como resultado una nueva teorÃ-aconsecuencia que tambiése seguirà de cualquier cambio significativo (es decir. pues no son má que afirmaciones de que los términoteóricos tal y como se usan en TC. fue decreciendo la importancia de las dos primeras funciones. siempre que se descubra un nuevo procedimiento experimental de aplicació de T a los fenómenosdeberà sustituirse C por un nuevo conjunto C' de reglas de correspondencia compuesto 213 Lo m& que pueden hacer es imponer limitaciones a su significado.a los hechos no son propiamente parte de la teorÃ-aEn segundo lugar. la funció primaria de las reglas de correspondencia debe ser especificar los procedimientos experimentales de aplicació de la teorÃ. REGLAS DE CORRESPONDENCIA Hemos observado antes (Sec.y los fenómeno observables.E. . 11 A) que las reglas de correspondencia se pensaba en un principio que cumplÃ-a tres funciones principales: 1) definir los término teóricos 2) garantizar el significado cognitivo de los término teóricos y 3) especificar los procedimientos experimentales admisibles de aplicació de una teorÃ-a los fenó menos.

y por ello era legÃ-tim considerar los cambios ocurridos en C como cambios de la teorÃ. En la versió inicial de la Concepció Heredada. De este modo. cualquier cambio que tuviera lugar en las reglas C alteraba el significado (extensional) de los término de Vt.cientÃ-ficalos términode Vt tienen un significado teóric antecedente. en sentido estricto. .a los fenóme nos es potencialmente ilimitada. De los tres tipos de reglas de correspondencia que Schaffner reco214 Puede haber casos en los que sea posible la especificació finita de todos los procedimientos. parte de la teorÃ-amá bien las reglas de correspondencia son hipótesi auxiliares de procedimientos de aplicació de la teorÃ. no hay garantÃ-alguna de que se puedan especificar nunca todas las formas legÃ-tima de aplicar la teorÃ-a los fenómeno en un conjunto de reglas de correspondencia '14. con lo cual quiere indicar que los término de Vt reciben una interpretació semántic independiente. identificar la teorÃ-con T en su interpretació semántic y concebir las reglas C como hipótesi auxiliares que. sin embargo. la inclusió de C entre los componentes de la teorÃ. ya no era justificable concebir las reglas de correspondencia como definiciones de los términode Vt.glas de correspondencia como si fueran. tampoco lo era el incluirlas entre los componentes de la teorÃ-aLa Concepció Heredada debe.a los fenó menos. la tesis que aquÃse mantiene es que no hay garantÃ-alguna de que esto sea siempre posible. que no funcionen las reglas de correspondencia para especificar el significado de los términode Vt. Hay otra consideració que lleva tambié a la misma conclusión La variedad de modos legÃ-timode aplicar una teorÃ. por consiguiente. incluir C entre los componentes de la teorÃ-aPero una vez abandonada la definició explÃ-cit e introducida la idea de interpretació parcial. Como el conjunto de reglas de correspondencia C se supone que es finito.de las presentaciones de teorÃ-asgeneralmente sól se dan los postulados teórico T y su interpretación En cambio. porque esas reglas C eran definiciones explÃ-citay no se daba má interpretació de los término de Vt que la proporcionada por ellas. por tanto.estaba justificada. es raro encontrar mucho en la direcció de la especificació de las reglas de correspondencia. y. por tanto. no parece razonable exigir que las reglas de correspondencia sean un componente de la teorÃ-a Tambié refuerza este punto el hecho de que. y por eso el númer potencial de reglas de correspondencia es ilimitado. Esto no significa. imponen una serie de limitaciones al contenido observacional de las afirmaciones de Lt. vinculadas a T. Por consiguiente. En un reciente y esclarecedor artÃ-culoSchaffner (1969) ha mantenido que el tratamiento que la Concepció Heredada hace de las reglas de correspondencia no interpreta bien los modos en que las teorÃ-ase aplican a los fenómenos Schaffner establece que cuando se emplea una teorÃ. en la mayorÃ.y.

confundente. asà pues. asÃ. no explican por quà los instrumentos reaccionan como lo hacen. pág283. Schaffner distingue tambié dos especies de reglas de corresnondencia imnlÃ-cita en la conexió de una teorÃ. la aparició de una lÃ-ne espectral en una fotografÃ. Una funció fundamentalmente semejante de las reglas de correspondencia es defendida. en el mejor de los casos. Pues en una situació tal. la teorÃ. ni tienen por quà hacerlo. por tanto.noce. En primer lugar.TC'.no se ha cambiado en absoluto. una cadena causal entre el salto del electró y. las teorÃ-aadoptadas y los informes de la observación Tales reglas de correspondencia pueden establecer. Hay una segunda forma en que las teorÃ-ase aplican a los fenómenos Usando distintas teorÃ-acientÃ-ficasupuestas o adoptadas. Feyerabend y Rudner que siguen a su artÃ-culo 215 216 . Por otra parte. ver tambiélos comentarios de Hanson. ofrecen explicaciones teórica de la conducta descrita en los Schaffner (1969). el proceso consiste en esencia en especificar una regla conectando los término de Vt con los término teórico ya conocidos con anterioridad. especifica ciertos modos de medir parámetro teóricos y demás Estas son las reglas de correspondencia C de TC. aunque desde una perspectiva diferente.o presentando un modelo. el mecanismo por el cual un estado concreto de un sistema hace que el aparato de medida se comporte como lo hace.con los fenómenosUn tipo sirve para conectar los término de Vt con procedimient~s de medida de laboratorio o de laboratorio inglé y. se establecen diferentes cadenas o secuencias causales entre los estados de cosas descritos por T. Tales reglas se hallan implÃ-cita en la interpretación semántic independiente que la interpretació parcial exige que se dà de Vt. Este últim tipo de reglas de correspondencia difiere en varios aspectos esenciales de las reglas C de TC. El que ést sea una consecuencia de la Concepció Heredada es. las reglas de correspondencia de secuencia causal especifican conexiones causales entre los estados descritos por TC y por los informes de la observació y. las reglas C se limitan a especificar distintos procedimientos de medir algunos de los parámetro de los sistemas descritos por las teorÃ-ao de correlacionar las observaciones con los estados teóricos no especifican. 13 incorporació del nuevo procedimiento a TC requiere la sustitució de TC por una nueva teorÃ. por ejemplo. por ejemplo.de un espectró metro 216. uno funciona para crear significados para los tkrminos de Vt de las reglas C y de un enunciado del nuevo procedimiento. en Sellars (1961). Aunque esto suele hacerse estableciendo una analogÃ. Sigue siendo la misma teorÃ-asól sabemos má de cóm aplicarla a los fenómenos Por eso es contundente concebir las re<inspirándos en las nociones ya comprendidas con anterioridad y poniéndola juntas de un modo radicalmente nuevoà 215. de este modo.el enunciado de Lorentz de que los electrones se pueden considerar como pequeñapartÃ-culacargadas de electricidad es un ejemplo de este primer tipo de regla de correspondencia.

informes de la observació 217. el impacto de las molécula de gas (descripció teórica con la presió del gas (dato de observación) En segundo lugar. En particular. y a reservar el nombre de çreglade correspondencia^ para las C de TC. . nuede aue lo que se explique por medio de tales reglas de correspondencia no sea el mecanismo causal subyacente a los instrumentos experimentales.TC a los fenómenos La diferencia entre los dos tipos de reglas de correspondencia es mayor de lo que en un principio pudiera parecer. 219 Suppes (1967). <El tipo de definiciones coordinativas (esto es. de reglas L Para un análisi má extenso de este punto. Suppes cree que la Concepció Heredada simplifica demasiado las cosas sobre todo en el tratamiento que hace de las reglas de correspondencia. lo malo de la Concepció Heredada es que es demasiado superficial. pág 57. la distinció de Schaffner entre estos dos tipos de reglas de correspondencia pone de manifiesto que las reglas de correspondencia usadas para conectar las teorÃ-a a los fenómeno no suelen ser parte de la teorÃ-asino que má bien suponen el empleo de teorÃ-a tomadas de otras área cientÃ-ficasEsto es una razó má de por quà las reglas de correspondencia no pueden concebirse propiamente como parte integrante de las teorÃ-as sino que má bien son hipótesi auxiliares. como hemos observado (Sec. La Concepció Heredada no sól ignora el papel de las hipó tesis auxiliares en la aplicació de las teorÃ-aa los fenómenos sino que la interpretació que hace de las reglas de correspondencia presenta un cuadro deformado de los procedimientos experimentales de aplicació de las teorÃ-asComo Patrick Suppes ha mantenido en varios artÃ-culo (Suppes ( 1962) ( 1967)). IV-B-2). que son descripciones de los diferentes procedimientos experimentales de conectar las teorÃ-acon los fenómeno 218.a los fenómenos Para distinguir estas dos formas de aplicació de las teorÃ-aa los fenómeno vamos a llamar hipótesi auxiliares a este tipo de reglas de correspondencia de secuencia causal. Pues. Por tanto. Las distintas funciones de las hipótesi auxiliares son analizadas por Putnarn en la Secció V. entre un cuadrante y las agujas. sino que má bien suelen ser expresados en el lenguaje de otras teorÃ-ay emplear término teórico comnrendidos con anterioridad. ver Sellars (1961). que se emplean como hipó tesis auxiliares para aplicar la teorÃ. por ejemplos. en la prácticageneralmente los informes de la observació no son informes de la congruencia existente. sino má bien el mecanismo que pone en conexiónpor ejemplo. má adelante. <<demasiadosimple^ y que <su enorme superficialidad hace que sea posible omitir propiedades importantes de las teorÃ-a y distinciones significativas que es posible hacer entre diferentes teorÃ-as ' 1 9 . teorÃ-a y procedimientos varios usados para aplicar la teorÃ. las reglas de correspondencia son leyes cientÃ-ficasque generalmente se presentan en forma de teorÃ-aspero de teorÃ-adistintas de TC. Por eso. 217 218 .

Ibid.fuera la mecánic clásic de partÃ-culay que nuestro experimento fuera el del plano inclinado.fÃ-sic misma.incluye funciones continuas o secuencias infinitas. 222 El esbozo general de esta jerarqufa puede encontrarse en ibid. para un tipo determinado de experimento. sino que entre una teorÃ-y la situació experimental media toda una jerarquÃ. La teorÃ. por el contrario. por ejemplo.de teorÃ-as que se compone de lo siguiente 222: a la cabeza de la jerarquÃ. ver mi (1973d) y Hooker (1973). luego. que nuestra teorÃ. pág62. <<la experiencia concreta que los cientÃ-fico califican de experiencia no se puede poner en conexió con una teorÃen un sentido completo^ 221.del experimento consiste en decir cuále de los sistemas descritos por la teorÃ-fÃ-sicrepresentan (si la teorÃ-es empÃ-ricamentverdadera) sistemas de plano inclinado y despué cuále representan sistemas de plano inclinado de determinado ángul de inclinació a . Segú Suppes. La teorÃ. esto se hace especificando quà conjuntos ordenados y discretos de datos (por ejemplo las coordenadas de posició y momento) corresponden a secuencias de estados de sistemas de plano inclinado *3.del experimento puede efnplear otras teorÃ-acomo hipótesi auxiliares.del experimento especifica qu6 secuencias finitas de puntos discretos coinciden con los puntos de esas curvas. los experimentos producirá datos discretos. Esas soluciones son curvas continuas en un espacio (espacio de fase). 22" 221 .facilita una serie de ecuaciones generales continuas que describen el comportamiento de todos y cada uno de los sistemas fÃ-sicament posibles den puntos-masa. Sól algunos de los sistemas a que esas ecuaciones se refieren o corresponden representan sistemas del plano inclinado. Para poder poner las datos experimentales en conexió con la teorÃfÃ-sic es necesario determinar. pero yo en mi exposició presento tambi6n lo que me parece que son ilustraciones de la fÃ-sicclásicaNo tengo del todo claro si los modelos de experimento que Suppes expone en (1967) son los de Suppes (1962).figura la teorÃ. se han obtenido soluciones especiales en relacidn con la teorÃ. Supongamos. Los ejemplos que allÃda ~ u p p e s son de teorÃ-a de respuesta lineal.de correspondencia) que los filósofo suelen describir tienen su sjtio en las exposiciones populares que la filosofÃ-hace de las teorÃ-aspero en la práctic cientÃ-fic de la verificació de las teorÃ-as se requiere un mecanismo formal má elaborado y complejo de poner en relació la teorÃ. sin trascender los datos.. Es evidente que los resultados de los experimentos no se pueden especificar usando dichas funciones continuas ni. un tratamiento mucho má detallado es el de Suppes (1962).con los datos))220. Mi exposició sigue fundamentalmente el últim tratamiento. 223 Para ser má exactos. las diferentes combinaciones posibles de datos finitos y discretos compatibles con la teorÃ-aEsta es la teorÃ. En su formulació tÃ-pica el formalismo de la teorÃ. Para un análisi y un desarrollo mAs extensos de las ideas de Suppes. La tarea de la teorÃ.fÃ-sic que caracterizan todos los posibles sistemas de plano inclinado de inclinacidn a.del experimento. la teorÃ. Ibid. los del primero se parecen má a los modelos de datos del segundo. por consiguiente.

de datos y en la teorÃ. etc.del diseñ experimental. que si la bola es de metal. la especificació del acoplamiento experimental entre el dato experimental y la teorÃ.del diseñ experimental será datos (módul de error experimental) acerca de planos inclinados en los que hay fricción Para que estos último datos puedan ser comparados con los primeros. con vistas a un acuerdo.del experimento y teorÃ. teorÃ. en la teorÃ.de teorÃ-ascondiciones ceteris paribus. la teorÃ. AsÃpues.. teorÃ. en el laboratorio se monta un plano inclinado. es necesario diseñael sistema experimental.del experimento describe todos los posibles conjuntos de datos que pueden obtenerse de los experimentos del plano inclinado.de datos.sea empÃ-ricamentverdadera.del diseñ experimental.de datos especifica cóm convertir el dato experimental bruto en un dato de forma canónic especificado en término de los parámetro experimentales de la teorÃ-fÃ-sic (que suelen ser los parámetro de la teorÃ. La teorÃ. los instrumentos.del experimento será datos acerca de planos inclinados en los que no hay fricción pero los datos obtenidos aplicando la teorÃ. no debe realizarse el experimento encima de los electroimanes del betatrónEsas diferentes condiciones de control no establecidas en el diseñ del experimento son las condiciones ceteris paribus y son presupuestas por la teorÃ.del experimento se formulará en término de coordenadas de posició y momento para los diferentes momentos transcurridos. los datos posibles especificados por la teorÃ. En el caso del plano inclinado. ademáslos datos experimentales se formulan en término de distancia recorrida y tiempo transcurrido. convertir y.del experimento.De este modo. No todas las cionsideraciones implicadas en el experimento son hechos explÃ-cito -no se especificarápor ejemplo. ya no tienen una forma compatible con los varios resultados posibles especificados por la teorÃ. transformar en datos representativos de lo que hubiera sido la conducta de la bola en el plano inclinado de haberse tenido un sistema sin fricciónetc. Volviendo ahora a los datos experimentales mismos. por otra parte. La teorÃ.del experimento). mientras que los datos posibles descritos por la teorÃ. Para ello. se pueden comparar estos datos canónico con los datos posibles especificados por la teorÃ-del experimento (generalmente por medio de una prueba estadÃ-stic de la bondad de acuerdo). Como hipótesi auxiliares se pueden emplear aquÃotras teorÃ-a fÃ-sicadiferentes. caso de que la teorÃ. se los debe modular.fÃ-sica Suppes cree que es posible pensar en la teorÃ-del experimento. Una vez que los datos han sido recogidos conforme a la teorÃ.del diseñ experimental no es otra cosa que la exposició de los principios generales del diseñ experimental (por ejemplo.del diseñ experimental por analogÃ- .consta de la siguiente jerarquÃ. teorÃ. de lo que se puede pedir a un estudiante que desarrolle en un laboratorio de fÃ-sic de primer curso de licenciatura). luego.del diseñexperimental. se pesa una bola y se deja rodar por é y se hacen diversas medidas de posició y tiempo.

fÃ-sicase pueden obtener resultados anón~alos si alguna de esas supuestas encarnaciones no es una encarnació genuina de la teorÃ-aY (aunque Suppes no hace hincapià en esto). 111. de lo anterior se deducirÃ. 226 Suppes (1962) presenta un ejemplo detallado del empleo de diversas estadÃ-sti cas en tales valoraciones.que la excesiva simplificació en que cae la Concepció Heredada oscurece muchas de las caracterÃ-stica má importantes y Suppes (1962). de una clase distinta de teorÃ-as Una exposició abreviada de este tratamiento se encuentra en Suppe (1972b) y una generalizació detallada del mismo en Suppe (1973d). la fuente de la anomalÃ. Me parece. hasta en sus má pequeñodetalles. pues yo creo que queda suficientemente claro que tiene razó en que las cosas son por lo menos tan complejas como su tratamiento indica y que es caracterÃ-stic de esa jerarquÃalgo parecido a lo que é sostiene 227. En la realizació de un experimento estará presentes supuestas encarnaciones (modelos) de las diferentes teorÃ-ade esta jerarquÃPor ejemplo. la caracterizació de una població y la caracterizació de muestras de la teorÃ-o hipó tesis estadÃ-sticasrespectivamente 224. el tratamiento o fomulació que Suppes hace de la jerarquÃ.fÃ-siccon la experiencia concreta.será supuestas encarnaciones de la teorÃ. suponiendo que la aportaci6n positiva de Suppes estuviera bien encaminada.fÃ-sic sea estadÃ-sticase echarà mano de diferentes estadÃ-stica para determinar si los experimentos llevados a cabo son o no encarnaciones de esas teorÃ-a 226.y un tanto similar es la explicació que se da en Suppe (1967). ver Suppe (1973d). el sistema experimental serÃuna supuesta encarnació de la teorÃ. IV-B-1). 227 AfÃ.puede ser una consecuencia de que los procedimientos experimentales no sean encarnaciones de ninguna de esas teorÃ. La exposició de Suppes resalta los modelos mhs que las teorÃ-aspor razones de claridad de exposició he presentado su interpretació principalmente en térmi nos de las teorÃ-ade las cuales los modelos son encarnaciones. En el caso de que la teorÃ.del diseñexperimental y de las condiciones ceteris paribus. para una perspectiva parecida. y las predicciones derivadas de la teorÃ. 224 225 . 260. No creo que sea necesario entrar aquà en una consideració detallada de hasta quà punto resulta adecuado.de datos.o una consecuencia de la falsedad empÃ-ric de la teorÃ. Al aplicar o comprobar experimentalmente la teorÃ. los procedimientos de correcció empleados para poner los datos brutos en forma canónic será supuestas encarnaciones de la teorÃ.con la caracterizació de un espacio de muestra. cap. pues. Lo que en estas obras sostengo queda reflejado en la anterior interpretació y ejemplo del anAlisis de Suppes.-lo cual no es má que otra forma de expresar la hipótesi duhemiana (ver Sec. phg. Por otra parte. que Suppes ha ofrecido pruebas convincentes de que el tratamiento que la Concepció Heredada hace de las reglas de correspondencia simplifica demasiado las cosas.del experimento.de teorÃ-aque pone en conexió la teorÃ. en caso de que haya resultados experimentales anómalo o disconfirmatorios.

mientras que por otra. En la Secció IV-A hemos defendido que muchas teorÃ-ano admiten en su estado actual. . la interpretació que de ellas da ignora el hecho de que las reglas de correspondencia constituyen con frecuencia cadenas causales explicativas que emplean otras teorÃ-acomo hipótesi auxiliares. en la medida en que las reglas de correspondencia caracterizan las conexiones experimentales existentes entre fenómeno y teorÃ-a su interpretació es excesivamente simple y erróne desde el punto de vista epistemológic 229. hecho desde una perspectiva diferente.de los problemas filosófico má intere228 La inclusió del primer tipo de reglas de correspondencia entre los componentes de una teorÃ. CUESTIONES DE FORMALIZACION Segú la Concepció Heredada. Finalmente. F. Por una parte. De este modo. . 229 Para un análisi del tercer punto.y de los datos concretos. una exiomatizació fructÃ-fery que. las teorÃ-ason de tal naturaleza que se puede hacer una reformulació canónic de ellas conforme al requisito de la versió final de la Concepció Heredada (Sec. me parece que la carecterizació que Suppes hace de este <acoplam i e n t o ~deja del todo claro que es un error incluir las reglas de correspondencia entre los componentes integrantes y particularizadores de la teorÃ-a Para resumir. el tratamiento que la Concepció Heredada hace de las reglas de correspondencia es inadecuado en tres importantes sentidos: ve erróneament a ésta como componentes de teorÃ-as má que como hipótesi auxiliares en segundo lugar. Suppes (1968) y Kyburg (1968) encuentran esencial la axiomatizació para resolver virtualmente todos los problemas de la filosofÃ. La interpretació que la Concepció Heredada hace de las reglas de correspondencia es indudablemente insatisfactoria. IV).puede que sea legÃ-tima Este tipo de reglas corresponde a los principios puente de Hempel (ver su artÃ-culen la Sec.de la ciencia. a Hempel (1970) le parece que la formalizació o axiomatizació deja sin tocar la mayorÃ. ver Suppe (1972b). Esta reformulació canónic es como un sistema axiomátic TC. en consecuencia. al insistir en la reformulació axiomáticase ve restringida la generalidad del análisi de la Concepció Heredada. 1). no se pueden poner en la forma canónic requerida por la Concepció Heredada.reveladoras desde el punto de vista epistemológico del acoplamiento experimental de la teorÃ. en tercer lugar. ¿Dquà sirve insistir en las reformulaciones axiomática si limitamos nuestra atenció a aquellas teorÃ-aen que son posibles tales reformulaciones axiomáticas ¿Qu clase de comprensió se gana exigiendo axiomatización Sobre este punto hay un desacuerdo considerable.

Para poder juzgar la confianza que la Concepció Heredada pone en la axiomatizacion debemos decir algo acerca del status de la reformulació canónic por ella ofrecida. implÃ-citamenteen la contribució de Suppes a la Sesió 11. axiomatizadas o que. Segú la posició que se adopte ante esta cuestión se verà la insistencia de la Concepció Heredada en la axiomatizacion como algo positivo. para quien la formalizació tiene una utilidad concreta y limitada. estrictamente hablando. no habrà má remedio que hacerlo a travé de consideraciones má abstractas. Algunos ejemplos obvios serÃ-a los siguientes: la axiomatizació de Kolomogorov de la 230 Suppes (1968) adopta la postura de mantener que serÃ. susceptibles de reformulació canónica en ningú momento se mantiene que las teorÃ-aestén de hecho. Las diferencias entre ellas se analizan má adelante. en un cierto estadio. sino que la primera estA contenida en la segunda. nociones equivalentes. no pretendo resolverla aquÃsino que voy a conformarme con plantear algunas de las ideas standard a favor y en contra de la insistencia de la Concepció Heredada en la reformulació axiomáticaEn el artÃ-cul de Hempel (Sesió 1) se discute má a fondo esta cuestió que tambiéaparece. (Cóm poder juzgar entonces lo razonable de la insistencia de la Concepció Heredada en la axiomatizacion.31 Axiomatizació y formalizaci6n no son. . dada su naturaleza explicativa? Lo esencial de la explicació es poner má al descubierto la estructura epistemológica ontológic y lógic de las teorÃ-as por tanto. insistir en la axiomatizacion es pretender que la reformulació axiomátic es.preferible que lo estuvieran. como un lastre o como legÃ-tim si no se la exagera' demasiado. ¿E razonable la insistencia de la Concepció Heredada en la axiomatizacion? No existe hoy un consenso general acerca de esta cuestión Desde luego. si se quiere defender la insistencia de la Concepció Heredada en la axiomatizació (en tanto que opuesta a su axiomatizació concreta).sanies. desde el punto de vista epistemológico ontológic y lógic má esclarecedora de las teorÃ-a que la reformulació no axiomática A la luz de la crÃ-tic considerada en las secciones anteriores queda claro que del éxit explicativo de la Concepció Heredada no se puede inferir que su insistencia en la axiomatizació sea legÃ-timapues la axiomatizacion por ellos defendida ofrece un cuadro deformado e inadecuado de la estructura epistemológic de las teorÃ-asPor consiguiente. 111) y por eso mantiene que las teorÃ-adeben ser. en la práctic cientÃ-ficadeban estarlo 230. Defendiendo los mérito de la axiomatizació y de la formalizaciÓnz3lSuppes (1968) aduce que el recurso a la axiomatizació en la ciencia ha resuelto en unos cuantos casos varios problemas conceptuales o zanjado varias controversias. La Concepció Heredada contiene una explicació de las teorÃ-a (ver Sec. 2. entre estas dos posturas encontramos autores como Achinstein (1968).

Kyburg (1968). Hempel (1970) formula contra estas pretendidas ventajas de la formalizacion las siguientes objeciones. por no observar el rigor de la axiomatización los cientÃficos se han visto llevados a mantener tesis insostenibles y a incorporarlas a sus teorÃ-asAunque estas consideraciones muestran que la axiomatizació puede ser.. 4. cap. de aquÃse sigue que la filosofÃ-de la ciencia debe proceder por medio de la formalizacion 234. de vez en cuando. Suppes pone tambiéalgunos ejemplos sacados de la fÃ-sicy de la psicolingüÃ-sti en los que. para decirlo de manera má especÃ-fica Suppes mantiene que la formalizacion ofrece las siguientes ventajas filosóficas 1) la formalizacion de una familia de conceptos relacionados entre sÃes un modo de hacer explÃ-cito su significado. cap. Suppes expone algunos otros argumentos en favor de las ventajas filosófica de la formalizacion. adopta una posició muy parecida. por tanto. Ibid. 3) la generalidad que se consigue con la formalizacion nos permite determinar los rasgos esenciales de las teorÃ-as 4) la formalizacion permite lograr un grado de objetividad que sin ella es imposible. pág653. 6 ) la formalizació nos permite determinar cuá es el númer mÃ-nim de suposiciones que requiere una teorÃ-235. 2) la formalizacion tiene como resultado la esde análisi contandarizació de la terminologÃ-y de los método ceptual de las diversas ramas de la ciencia. pág663. págs 654-658. pero no cree que la axiomatizació sea un métod cial de análisi filosófic ni que ayude a clarificar problemas filosó ficos o a explicar los problemas fundamentales de cada disciplina Suppes (1968).cuántica ver Reichenbach (1924) y von Neumann (1955). de defensa contra las verbalizaciones ad hoc y post hoc. 1. Kyburg (1968) y Feigl (1970) ven en la axiomatizació o forrnalizació ventajas parecidas. El no puede menos de admitir que la axiomatizació ha arrojado alguna vez luz sobre algunos de los problemas concernientes a las teorÃ-a de la ciencia esenempÃ-ric236. Suppes (1968).probabilidad que dotà a la noció de probabilidad de una claridad conceptual cada vez mayor. O. beneficiosa desde el punto de vista cientÃ-ficono demuestran que la axiomatizació sea filosóficament esclarecedora o reveladora. Y asÃnos dice que ala razó fundamental en favor de l a formalizacion es que es el medio má objetivo que conocemos para convencer a un contrario de una tesis conceptual^ 232. Y la formalizacion de von Neumann de la teorÃ-cuánticaque supuso el establecimiento de una equivalencia entre la mecánic ondulatoria y la de matrices. 232 233 234 235 . 236 Pone el ejemplo del análisi de Reichenbach de la teorÃ. Dado que la funció de la filosofÃ-en la ciencia es esclarecer problemas conceptuales y hacer explÃ-citalas suposiciones fundamentales de cada disciplina cientÃ-ficam.de la relatividad y de los argumentos de von Neumann contra la posibilidad de admitir variables ocultas en la teorÃ. 5) la formalizacion hace explÃ-cit justamente aquello que se supone y sirve.

pAg. las razones que Hempel alega para negar esas pretendidas ventajas de la axiomatizacion o formalizació son las siguientes: La axiomatizacion es fundamentalmente un recurso expositivo que determina un conjunto de enunciados y pone al descubierto las relaciones lógica que median entre ellos. en la mayorÃ-de los casos. 152. pero. la postura de Kyburg.. al menos en apariencia. por tanto. Como una teorÃ. ést serà dependiente del análisi informal que justifique la axiomatización Esto no equivale a decir que la axiomatizació asà justificada no pueda arrojar má luz filosófic que la suministrada por el análisi informal subyacente. sea cual sea la perspicacia filosófic lograda. el que algo tenga en una axiomatizacion el status de definició no nos dice nada acerca de si goza. en la medida en que señaluna serie de limitaciones concretas en las ventajas de la axiomatizaciónpero a la vez reconoce que la formalizact-n tiene sus funciones legÃ-timassin embargo. La axiornatizació consiste en el establecimiento de un cálcul axiomátic y. ver Kyburg (1968). por ejemplo. bastante menor. ver mAs adelante (Sesi6n 1) el articulo de Hempel para un an6lisis má amplio de esta cuestión 2 3 9 Esta es. phgs. por considerar que el análisi informal debe estar Ã-ntimamentrelacionado con la formalizació o axiomatizació y que si es previo a la formalizaciónno darÃcomo resultado la deseada clarificació conceptual a9. 150-152.en forma axiomatizada.cientÃ-ficaniega que la formalizació de una familia de conceptos relacionados entre sà sea una forma importante de hacer explÃ-cit su significado 237. Me parece que lo que aquÃdice Hempel es que para poder determinar el tipo apropiado de axiomatizacion. Por tanto. <<cualquiera que sea la clarificació filosófic que se pueda obtener presentando una teorÃ. sà que a muchos filósofo de la ciencia no les parecerá convincentes estas consideraciones de Hempel. y nunca má fuerte que la del análisi informal. ést serácomparada con la suministrada por el análisi informal subyacente.admite una gran variedad de axiomatizaciones diferentes. uno no tendrÃmá remedio que hacer un extenso análisi filosófic con objeto de justificar lo apropiado de semejante axiomatizacion y que. Dicho má simplemente. 237 . consiste en Hempel (1970). no se puede conferir significado epistemológic a las peculiaridades de la axiomatizacion. Creo que Hempel no deja de tener razó en esto que dice. ést provendrà sól de un tipo particular y apropiado de axiomatizacion má que de cualquier axiomatizacion o incluso de una especialmente económic y elegante> 238. Pero aú suponiendo la importancia de la formalizació para el análisi filosófic de las teorÃ-as cabe seguir rechazando la confianza de la Concepció Heredada en la axiomatización A lo largo de este análisi he estado hablando de formalizació y de axiomatización una y otra no son la misma cosa. m Ibid. desde el punto de vista epistemológico de un status definicional.

En la medida en que los detalles de la formalizacion son epistemológicament significativos. M 1 Esta postura es adoptada en Suppes (1967). en el enfoque axiomátic se han de presentar sintácticament las distinciones enistemolósicasEn el enfoaue semánticola formalizació puede re'lejar tanto aquellas distinciones episte&ológicament significativas que pueden establecerse sintácticament como las que no pueden. Hanson. rechazar la confianza de la Concepció Heredada en la axiomatización apoyándos en que las distinciones epistemológicament relevantes no se pueden establecer desde un punto de vista sintáctic 241. presentar un cálcul axiomátic e identificar la clase de las tautologÃ-a con la clase de los teoremas.hacerlo especificando semánticament una estructura matemática interpretando un lenguaje L en término de la misma y estipulando que la teorÃ. El enfoque de Beth se discute en detalle en la Secci6n V-B. págs 57-59. la insistencia de la Concepció Heredada en la reformulació axiomáticaes insostenible. un filósof que acepte la formalizacion a la hora de caracterizar las teorÃ-apuede. Las teorÃ-ason consideradas como algo esen2 4 Esto no quiere decir.de modelos. De donde se deduce que.una formalizacion fundamentalmente sintáctic 240. En segundo lugar. en primer lugar. lleva a una formalizacion semánticaAnálogamenteyo podrÃ-formalizar una teorÃ-presentando (tal como hace la Concepció Heredada) un cálcul axiomátic o podrÃ.ha de ser indentificada con la clase de enunciados de L verdaderos bajo esta interpretación Hay una diferencia esencial entre los dos enfoques. AsÃpues. en las obras de Feyerabend. por consiguiente. y tambiéen Beth (1963). . sin embargo. o forma de ver el mundo. La formalizació abarca tanto las técnica sintáctica de la axiomatizació como las técnicasemántica de la teorÃ. que las axiomatizaciones no puedan tener interpretaciones semántica buscadas. Bastarà un sencillo ejemplo para ver la diferencia. Puedo. Supongamos que deseo hacer una caracterizació formal de los enunciados del cálcul proposicional que son tautologÃ-as Hay dos modos de hacer esto. no obstante. puedo proveer de interpretació semántic a los enunciados del cálcul proposicional y definir la clase de las tautologÃ-a en términode esta interpretación El primer enfoque lleva a una formalizacion sintáctica mientras que el segundo. quisiera mencionar de pasada un argumento esgrimido contra el papel de la formalizacion en el análisi de las teorÃ-as que se halla explÃ-cit sól a medias. Kuhn y otros. Me parece que del análisi que antes hemos hecho de la distinció teórico-observacio nal y de las reglas de correspondencia se desprende con toda claridad que muchas de las distinciones epistemológicament relevantes acerca de las teorÃ-ano pueden ser sintácticament establecidas y que. Estos autores consideran las teorÃ-a como sistemas conceptuales básico que ofrecen una weltanschauung. si la formalizació es deseable en un análisi filosófic de las teorÃ-as ést debe de ser de tipo semántico Finalmente.

cap. todo lo másmuestra que dicha formalizació no ofrece un cuadro completo. pues. Tales autores parecen interpretar implÃ-citament esto como una muestra de que la formalizacion de las teorÃ-aes inadecuada en un análisi filosófic de las mismas. Pero una conclusió semejante es injustificadamente fuerte. G . No obstante. un posible enfoque para analizar el desarrollo de las teorÃ-a sea considerar los distintos modos en que cambian en el tiempo las very no se ha demostrado aú que una explicació siones de una teorÃ-a formalizada de las teorfas en esos momentos determinados no pueda contribuir a la comprensidn del desarrollo de las mismas. esto no muestra que la formalizacion de las teorÃ-aen un determinado momento sea ilegÃ-tim o que no sea filosófi camente esclarecedora. 242 243 .cialmente dinámicocomo entidades en crecimiento 242 y se mantiene que no pueden ser comprendidas al margen de la dinámic de su desarrollo. Para concluir. Pero hay algo que estÃmá o menos claro: si la formalizació tiene derecho a un sitio. para una aplicació especÃ-fic de estas técnicaa la evolució de las teorÃ-a cientÃ-ficas ver Suppe (1967). los argumentos a favor o en contra de la formalizacion en el análisi de las teorÃ-ason inconcluyentes. 4. muchos filósofo de la ciencia no está de acuerdo con estas conclusiones. ignorarà la dimensió de la lógic del descubrimiento^. En un momento dado se estÃempleando una versió particular de una teorÃ-ay la formalizacion puede ofrecer una útiexplicació de las caracterÃ-sticasignificativas de estas diferentes etapas por las que pasa una teorÃ-aDe ahÃque. Lo que a lo sumo muestra esta postura (de ser correcta) es que la mera presentació de una formalizacion dejarà fuera mucho de lo epistemológicament significativo de las teorÃ-asen concreto.de autómatas ver los artÃ-culo de John Holland en Burks (1970). Para ver ejemplos de este tratamiento de los sistemas adaptativos en término de la teorÃ. Pero incluso esto es excesivamente fuerte. es probable que lo tenga en tanto que formalizacion semántic y no como axiomatización y cualquiera que sea la formalizació que se emplee habrà de ser reforzada por un análisi filosófic informal. todo lo que se sigue necesariamente de sus consideraciones es que las formalizaciones. de ser legÃ-timastendrá que ser de un tipo diferente -tal vez hayan de hacerse en forma de un sistema adaptativo especificado en términode la teorÃ.de autómatasw En cualquier caso. CONCLUSIONES ACERCA DE LA ADECUACION DE LA CONCEPCION HEREDADA La mayorÃ-de los aspectos de la Concepció Heredada han sido objeto de ataques -su aceptació de la distinció analÃ-tico-sintét Esta perspectiva serh considerada en detalle en la Secció V-B.

sino sól una modificació de la misma. Sin embargo. la aceptació de la distinció teórico-ob servacional no exige el rechazo de la Concepció Heredada. otros defensores de la Concepció Heredada mantienen actualmente versiones menos complicadas de la misma. las crÃ-ticaa la interpretació parcial y a los modelos no logran demostrar que la versió final propuesta por Carnap y Hempel de la Concepció Heredada sea inadecuada. Finalmente.fuerte y es de esta consideració de lo que depende lo que a su juicio sea la fuente de la no-adecuació de la Concepció Heredada. aun cuando se siga admitiendo que una comprensió total de las conexiones entre teorÃ.y fenómeno requiere un tratamiento má complejo y detallado. es posible mantener la Concepció Heredada frente a ellas. por consiguiente. relativamente pequeñ245. al menos para algunos propósitos la noció de TC de la Concepció Heredada resulta epistemológicament esclarecedora. Otros son de la opinió de que. Por ejemplo. como antes hemos dicho ya. una teórico que redistinció similar entre término básico y término sulte adecuada. considerar adecuada en lo esencial la Concepció Heredada. algunos filósofo consideran inconvincente la crÃ-tic de la distinció analÃ-tico-sintétic al menos en la medida en que estiman que semejante crÃ-tic no hace insostenible una distinció contextual entre verdad necesaria y verdad contingente. 244 245 . En cuando a las distintas crÃ-ticade que es objeto el tratamiento que la Concepció Heredada hace de las reglas de correspondencia. arguyendo que. no consideran que la aceptació de la distinció analÃ-tico-tintéti por parte de la Concepció Heredada sea un defecto grave 244. aunque la distinció entre términoteórico y término observacionales resulte insostenible. Cabe incluso considerar reparables todos los defectos y. Como antes hemos mantenido. por tanto. aun cuando preciMaxweil (1962a) mantuvo esta postura. hemos visto que no hay un consenso general acerca de la pertinencia del hincapià que la Concepció Heredada hace en la axiomatizaciónsi bien hay razones para pensar que los método semán ticos de formalizació son superiores a los de axiomatización Asà pues. al estimar que esta últim distinció contextual puede llevar a los mismos resultados que la primera. siempre se puede establecer. asÃcomo su contribució de má adelante (Sesion 1). Hempel (1958) adopta esta posición aunque má tarde la abandonará ver Hempel (1970). en las cuales a los término de Vt no se les puede dar una interpretacion semántic (como opuesta a la interpretacion semántic observacional no independiente) y estas crÃ-ticaponen de manifiesto lo inadecuado de tales versiones. es posible conferir distinto grado de fuerza a estas distintas crÃ-ticahechas contra la Concepció Heredada y segú como se consideren éstas se considerará reparables o irreparables sus diferentes defectos. Los que se consideren irreparables será los causantes de la no-adecuació de la Concepció Heredada. sobre una base diferente.

de los filósofo de la ciencia en ejercicio parecen caer en aquella parte del espectro segú la cual la Concepció Heredada es fundamentalmente inadecuada e insostenible. no nos cuenta todo lo que se puede contar del diseñ experimental 246.de la ciencia no es una empresa monolÃ-tic y hay entre los filósofo una amplia diversidad de opiniones respecto a estas diferentes crÃ-ticacontra la Concepció Heredada. parece difÃ-ci defender la Concepció Heredada.A la vista de todas las crÃ-tica que hemos considerado. su fracaso a la hora de incluir los modelos entre los componentes integrantes. Hay un espectro de opiniones que van desde aquellas que mantienen que las crÃ-ticaantes consideradas demuestran que la Concepció Heredada es fundamentalmente inadecuada a aquellas que creen que estas crÃticas muestran la necesidad de introducir modificaciones en la Concepció Heredada. veremos el alcance de este desacuerdo. al hacerlo. cualquiera que mantenga esta Concepció es probable que està dispuesto a admitir que el cuadro elaborado por la Concepció Heredada de las teorÃ-a cientÃ-fica es incompleto y que la noció de reglas de correspondencia. concede.c q la posibilidad de mantener la distinció teórico-observacional la noció de interpretació parcial. no hay un consenso general acerca de cuá sea la fuente de esta no-adecuación Los distintos filósofo no coinciden en su consideració de quà crÃ-tices la má se alguna limpieza. aunque no que éstsea básicament insostenible. su insistencia en la axiomatización. por ejemplo. consideraremos tambiélas crÃ-ticaa la tesis de la Concepció Heredada del desarrollo por reducción Aunque no hay un consenso acerca de quÃes exactamente lo que falla en la Concepció Heredada. Sin embargo. de ahà que no haya un consenso de opinió respecto a lo que constituye una explicació adecuada de las teorÃ-asEn la próxim seccióncuando consideremos las má importantes alternativas presentadas a la Concepció Heredada. pasando por quienes mantienen que solamente alguna de las crÃticas hace ver su inadecuación La mayorÃ. De dónd se sitú el origen de esta no-adecuació dependen en buena medida las caracterÃ-sticaque uno considere que debe incorporar un análisi alternativo adecuado. sin embargo. aunque existe un gran desacuerdo acerca de por quà es insostenible. cabe algú sumario de los defectos de ésta Tal vez el modo má sencillo de hacerlo sea enumerar los rasgos requeridos para un análisi adecuado a los ojos de al246 Feigl (1970) adopta la postura de que las criticas a la Concepcih Heredada no demuestran que sea insostenible. La filosofÃ. su análisi de las reglas de correspondencia. que s6lo da una perspectiva acerca de las teorÃ-apero que no cuenta la historia completa. este consenso es claramente limitado: pues aunque hay un acuerdo en que la Concepció Heredada es inadecuada. 145 . Y parece que entre la mayorÃde los filósofo de la ciencia predomina hoy el consenso general de que la Concepció Heredada es inadecuada.

las correlaciones experimentales han de explicarse nietodológicament con todo detalle. No se debe suponer la distinció analÃ-tico-sintétic 2. pero hay una considerable diversidad de opinió acerca de cuále de esos rasgos son esenciales. pero no demasiado. Cualquiera que sea la formalizació implicada. aun cuando su incorporació a la teorÃ. A pesar de esta diversidad de opinió parece darse el consenso general de que son esenciales los suficientes rasgos como para que cualquier análisi que los incluya se desvÃconsiderablemente de la Concepció Heredada y no pueda concebirse ya como otra versió de la misma. Los procedimientos de correlació de las teorÃ-acon los fenómeno deben tener en cuenta correlaciones de secuencia causal y experimentales. No se deben considerar componentes integrantes de las teorÃ-a todos los procedimientos de correlació de las teorÃ-a con los fenómenos por lo menos algunos de ellos deben incluir hipótesi y teorÃ-aauxiliares. El significado de los término teórico puede incluir. El análisi no debe considerar axiomatizable o formalizable el contenido total de las teorÃ-as 8. No se puede suponer distinció alguna entre términodirectamente observacionales y no directamente observacionales. Los término teórico deben concebirse como dotados ya de significado.pueda alterar hasta cierto punto éste 4. 6. ést ha de ser semánticano sintáctica 9. la Concepció Heredada sól aceptará algunos de estos rasgos como esenciales para un análisi adecuado. 3.guien para quien las crÃ-ticaanteriores incidan básicament sobre la adecuació de la Concepció Heredada. . o verse modificació por. 7. El análisi de las teorÃ-adebe incluir los aspectos de la evoluy no limitarse a ció o desarrollo de la teorizació cientÃ-fica ofrecer formulaciones canónica de las teorÃ-a correspondientes a etapas fijas de desarrollo. un análisi de las TeorÃ-aha de tener las siguientes caracterÃ-sticas 1. Es evidente que aquellos que encuentren básicament inadecuada. Desde una perspectiva semejante. el recurso a analogÃ-ay modelos incónicos 5.

ALTERNATIVAS A LA CONCEPCION HEREDADA Y CRITICAS DE LAS MISMAS .

.

En cambio. pertenece ahora a la historia de la filosofÃ-a aproximació a ella ha sido la de un historiador analÃ-tic de la filosofÃ. esto hace que mi forma de considerarlas sea algo diferente de la que seguÃen el caso de la Concepció Heredada. La Concepció Heredada.o presuponÃ.que conoce la suerte final de ese movimiento. en el caso de las alternativas actualmente propuestas no tengo la ven- * . estas distintas alternativas son tema actual de discusió entre los filósofo de la ciencia. En esta secció voy a considerar las alternativas a la Concepció Heredada que me parecen má influyentes y/o prometedoras. Algunas de ellas han sido objeto de seria atenció y de intensa crÃ-tica actualmente ningú análisi de las teorÃ-agoza de aceptació general entre la mayorÃ-de los filósofo de la ciencia.A la vez que la Concepció Heredada era objeto de crÃ-ticadirectas. asÃcomo algunas de las crÃ-ticaque han recibido. se iban proponiendo una serie de análisi alternativos de las teorÃ-asestas alternativas eran de tal naturaleza que su aceptació requerÃ. Pues lo que se considere esencial para un adecuado análisi de las teorÃ-aestà en cierto modo condicionado por la respuesta que a uno le merezcan las crÃ-tica tanto de la Concepció Heredada como de las diversas alternativas.el rechazo de la Concepció Heredada. A diferencia de la Concepció Heredada. al ser una Concepció abandonada por la mayorÃ-de los filóso y mi fos de la ciencia. Para comprender el estado actual y el alcance del pensamiento filosófic acerca de las teorÃ-aes preciso comprender estas alternativas.

La resolució de estos problemas es tarea de la filosofÃ.lo má que puedo\hacer es esbozar estas alternativas y presentar algunas de las objeciones y crÃ-ticamá importantes de cuantas han recibido. a mi juicio. en algu S casos. A lo má que puedo aspirar es a ofrecer una perspectiv desde la que se pueden 'considerar esas controversias y. b ) análisi que consideran que las teorÃ-ao formas de teorizar cientÃ-fica son relativas a una weltanschauung o perspectic) va conceptual de la cual depende el significado de los términos enfoques semánticosEn las tres subsecciones siguientes consideraremos con algú detalle estas tres clases de análisisEn la últim subsecció haremos una breve consideració de la posibilidad. no puedo intentar resolver aquÃtales roblemas. una descripció de las mismas tal y como la ciencia las usa en realidad. Como el brado en que tales crÃ-ticaha lesionado estas propuestas es tema de discusió en estos momentos. En ellas se estima que. abici ta por los recientes trabajos sobre la naturaleza de la explicacih cientÃ-fica de llevar a otros análisi alternativos de la estructura d r las teorÃ-acientÃ-ficas J A .~ o mde hecho se-emplean en la cien c i a m s i s de las teorÃ-ad e & ser. en esta introducción hacer una valoració global o definitiva de estas diversas alternativas. Dada la finalidad de esta introducció -de brindar una perspectiva y una base para el simposio que sigue a continuación. pues. Las distintas alternativas a la Concepció Heredada que han sido propuestas pueden muy bien agruparse. má q u ~ q f r e c e r un análisi cóm deben formularse idealmente_las~tgor~s (ideal ue en la r5rtiTa-las 1 S G T T a T X o à • 5 ~ a l ~ n z un a r )análisi adecua o e as teo f h X T e E 3k? Z a r l a ~ a  ¡ . en tres clases: a) análisi descriptivos de las teorÃ-aque son escéptico respecto a la existencia de caracterÃ-sticaprofundas comunes a todas ellas. EstarÃ-fuera de lugar intentar.de la ciencia y las actas del Simposio indican los diversos modos en que los filósofo está intentando hacerlo. algunos auto res han resultado tan impresionados por la diversidad de teorÃ-a halladas y de funciones que cumplen que han renunciado a ofrecn un análisi global de las teorÃ-aque recoja las propiedades básica comunes a todas ellas. -w . Tras una considc ració de las teorÃ-acomo se las emplea en la ciencia. ANALISIS DESCRIPTIVOS-ESCEPTICOS a + - La idea de que un análisi adecuado de las teorÃ-ano puede sei una J-econstrucció racional es central a muchas de las alternativas propuestas. a intentar exponer y enfocar con má detalle los problemas de los que se trata.taja de conocer cóm acabará y esto hace que la aproximació históric sea inadecuada.

interpretar.si de algú A fuera cierto que A tiene una teorÃT. se trata de una teorÃ. Volviendo ahora a la presentació de una teorÃ-cientÃ-fica Achinstein considera cuatro modos distintos de presentar una teorÃ-a cuya elecció puede variar en el énfasi que haga de los factores que Cap. Achinstein concluye entonces à ‡ es una teorÃ-aen relació con el contexto.si siempre ha sido cierto de algú A que haya tenido la teorÃ. 247 248 249 .adecuado. Siempre que una teorÃ..T. se puede decir que tiene una teorÃ-aLuego se pregunta en quà consiste ser una teorÃ. 4. podria hacerlo de diversos modos. y la posesió por parte de A de la teorÃ-no exige que é haya formulado de hecho esas proposiciones en el lenguaje y. Achinstein considera lógicament necesaria sól 4. aunque en otros resultarÃ. en la misma pagina hace una exposició má completa en términode las condiciones 1) a 6) anteriores. 5) A no conoce ninguna teorÃ.haga una contribució a la ciencia. Ibid. que T sea falsa.T si no sabe que T es verdadera aunque crea que lo es o que es plausible pensar que lo es y no puede inmediata y fácilment llegar a conocer la verdad de T al empezar a creer en ella. potencialmente explicativo. satisfaciendo A todas las demá condiciones con resjunto con otras pecto a T'. pero mantiene que siempre que A satisfaga tambiéotras cuantas. relativamente fundamental y un tanto integradon 249. pág 129. si y sól si T es un conjunto de o proposiciones que (al depender del contexto) no se sabe (sabÃ-a podrÃ.que no ha tenido nadie.saberse) que es verdadero o falso. pág 133. Si la tesis se reduce al requisito de que T es una teorÃ.excesivamente débi en algunos contextos. Esto es demasiado fuerte porque hace que tenga sentido hablar de una teorÃ.. esto es lo que é dice.T' má fundamental de la que sepa que pueda derivarse simple y directamente el conjunto de proposiciones que constituyen T. y no puede llegar inmediata y fácilment a saber que T es verdadera. he simplificado algo la exposici6n de esas respuestas.. etc. 250 Zbid.cientÃ-fic250. 2) A no cree que T es verdadera o que es sabe. caso de que las formulara. Ibid. págs 122-128. 3) A cree que T ofrece u ofrecerà alguna ( o una mejor) comprensió de algo. y que una de las principales funciones de T es explicar.. será conjuntamente útile al ofrecer una comprensió de aquellos items de los que A cree que la teorÃ-puede ofrecer una comprensió 248.y considera la tesis de que T es una teorÃ. ni cree. 6) A cree que las suposiciones de la teorÃ-a asociadas a ella. pero que se cree que es un tanto plausible. 4) T consta de proposiciones que pretenden afirmar cóm son las cosas. é plausible pensar que es verdadera. simple y escuetamente expuesto. resolver enigmas. ést serÃ.Achinstein (1968) 247 ofrece un ejemplo particularmente bueno de tal posició escéptica Inicia su análisi planteando la pregunta +quà significa decir que alguien tiene una teorÃ-a? y mantiene que se pueden dar las siguientes respuestas: 1) Una persona A tiene una teorÃ.

. en el caso de que la teorÃ. que las teorÃ-aincluyen proposiciones. no me parece obvio que las teorÃ-asean meramente sistemas concebibles de proposiciones.argüiapoyándos en las consideraciones anteriores es la siguiente: puesto que las teorÃ-a son sistemas de proposiciones. son copias ideales de sistemas que se encuentran en el mundo 253. varias razones por las que no me parece concluyente este argumento. dado que caben formulaciones alternativas. En segundo lugar. por ejemplo). . pftgs. En cuarto lugar. cabe hacer una consideracidn de los casos confirmatorios de la teorÃ-25'. Hay. s6lo con fines argumentales. Achinstein parece tomar el hecho de que quepa presentar las teorÃ-a de una gran variedad de formas. AsÃpor ejemplo. 253 En la Secci6n V-C veremos que ni siquiera esto es correcto. la introducció de nuevos conceptos. En primer lugar. AllÃdefenderà que las teorÃ-acientÃ-ficano son en modo alguno sistemas de proposiciones. cabe presentar las suposiciones centrales y especÃ-ficade la teorÃ-a y entonces diferentes presentaciones de la misma teorÃ. las proposiciones de la mecánic clásic describen sistemas ideales de puntos-masa que. empleando diferentes combinaciones de esos términos como una señade que como caracterizació general de las teorÃ-ano cabe una interpretació mucho má detallada que la suya propia (anterior). 251 252 Ibid.pueden tomar como suposiciones centrales de la misma diferentes proposiciones. cabe dar las motivaciones subyacentes a la teorÃ-a En tercer lugar. aquÃestoy presuponiendo.dependen de la persona que fcace la presentació y del públic a que va dirigida. la reformulació de suposiciones en una forma má manejable (generalmente matemática)la explicació del significado de las suposiciones mediante analogÃ-a e ilustraciones.sea verdadera. 137-148. las propiedades comunes adicionales resultantes no será rasgos de las teorÃ-as sino má bien de las presentaciones o formulaciones de la teorÃ-aDe ahÃque por la vÃde una caracterizació general de las teorÃ-a no se pueda ir má allÃ"'. En cambio. todo análisi de las mismas que lleve a propiedades básica comunes a todas ellas habrà de hacerse en término de alguna forma canónic de presentación pero. la derivació de principios generales como consecuencias de las suposiciones centrales y especÃ-ficas el hallazgo de soluciones para casos especiales. En primer lugar. el empleo de suposiciones con objeto de llegar a un mayor desarrollo y ampliació de la teorÃ-a etc. los cuales. se puede ofrecer el desarrollo de la teorÃ-aesto tal vez incluya la introducció de supuestos adicionales (definiciones. sin embargo. Esta conclusió se halla implÃ-cit en su exposición aunque no la mantenga explÃ-citamente La únic forma en que me parece que se podrÃ.fuera Algo muy parecido a esta argumentaci6n se halla implÃ-cit en la exposici6n de Achinstein. Má bien creo que estarÃ-má cerca de la verdad decir que las teorÃ-a son sistemas de proposiciones que especifican sistemas estructurales. en el caso de que la teorÃ.

Si tales candidatos demostraran ser propiedades estructurales generales de las teorÃ-asde aquÃse seguirÃ-que por la vÃ-de la búsqued de caracterÃ-sticacomunes a las teorÃ-acientÃ-ficase puede ir mucho má allÃde lo que indica el análisi de Achinstein de las teorÃ-asDe donde se deduce. entre sus ejemplos se cuentan la mayorÃ.dada T serÃuna descripció (o una descripció parcial) de los sistemas ideales que la teorÃ. entonces se sigue de aquÃque toda presentació de una teorÃ. la termodinámic clásica la cristalografÃ.de las teorÃ-a del equilibrio. Algunos posibles candidatos a tales propiedades estructurales básica podrÃ-a ser los siguientes: todas las estructuras que al menos en apariencia emplean una noció de parametros y que de estado o suceso caracterizado en término suponen relaciones de transicih de estado. 1 1 ) una clase de teorÃ-a como las primeras s6lo que no contienen ningú mecanismo de transici-n de estado. problemas caracterÃ-sticoson las estrategias de muestre0 y la validació estadÃ-stica entre sus ejemplos paradigmático se cuentan ciertas teorÃ-a de la genética demografÃ-a epidemologÃ.verdadera. o correlaciones con otros estados.y la 6ptica clásica 111) teorÃ-a estocásticas las cuales son matemática y se hallan cuantificadas. entre SUS ejemplos figuran la mecánic clásic y la mecánic cuánticael aná de la selecció nalisis cuantitativo en quÃ-mic y la teorÃ. serÃ-a copias ideales de sistemas reales de cuerpos en interacción Si esto se da por sentado. que se ocupan de problemas como el de la identificació y clasificació significativa y que tienen por objeto responder a preguntas 254 Rapoport (1958). tales teorÃ-a no incluyen en general una noció de estado. sino que má bien emplean la de suceso. equivalencias de estado.genétic tural.de teorÃ-a254.no prueba que no haya propiedades estructurales básica comunes a todas las estructuras especificadas por ellas. .especifica. que las consideraciones hechas por Achinstein no demuestran que como análisi general de las teorÃ-acientÃ-ficano se pueda llegar a un análisi má detallado que el que é nos ofrece. se pueden distinguir los siguientes tipos de teorÃ-as1) teorÃ-aintrÃ-nsecament matemática (en las que las matemática sól se pueden evitar mediante circunloquio) que suponen algo parecido a la noci6n de estado y describen un mecanismo de transici-n de estado (çecuacionede movimienton). por consiguiente. Pero cabe un argumento má fuerte contra la posibilidad de llegar a un análisi estructural general y profundo de las teorÃ-as En un artÃ-cul que no ha sido objeto de demasiada atenció por parte de los filósofos Anatol Rapoport ofrece una interesante taxonomÃ.y ecologÃ-aIV) teorÃ-acualitativas. Segú 61. pero en las que la base para la cuantificació es el cálcul má bien que la medida. La variedad de formas posibles de presentar una teorÃ. la clasificació que sigue es má bien una libre adaptació de este artÃ-culohecha teniendo en cuenta los desarrollos habidos en las teorÃ-a desde que se escribià el mismo.

11 lri que no dependen de la forma de presentar las teorÃ-a255. 2 5 Para las teorÃ-ade tipo 1).depende en huerta medida de que logre o no organizar nuestras observaciones de tal manera que se obtengan ventajas desde un punto de vista heurÃ-stic y predictivo. entre sus ejemplos paradigmático figuran ciertos análisis cualitativos de quÃ-mica buena parte de la biologÃ-y sobre todo de las ciencias de la conducta. El hecho de que las entidades comúnment llamadas teorÃ-iicientÃ-ficapresenten tal diversidad presta credibilidad a la tesis dr que no hay caracterÃ-stica particularmente básica o revelaclor. v r t Suppe (1973~).centrales la identificació y la clasificació signiÃ-'i cativa y contienen generalmente un rasgo estipulativo o legislativo. el éxit de la teorÃ. má que de clases de sucesos y que lo hacen tratando de llegar a la reconstrucció genétic del suceso individuiil acerca del cual se està teorizando. pot las clases de teorÃ-a anteriores es relativamente homogéne consiguiente. de las instituciones. asÃcomo muchas teorÃ-aantropológica y arqueológicas VII) TeorÃ-a de \. cuyo principal propósit es el logro de una col11 prensió intuitiva de la conducta social. sistc mas polÃ-ticos culturas.1 hipótesi geológic del movimiento de los continentes. como. ejemplos paradigmático son 1.~~ comunes a todas las teorÃ-acientÃ-ficaademá de las que Achinsi rin incluye en su análisis Aun cuando de la consideració de la diversidad de teorÃ-ap11riln concluirse que por vÃ-de una caracterizació general de las misn I : I ~ no cabe hacer má de lo que hace Achinstein. I y v.1. 1 1 g t ses 11) y 111). hay todas las razones para suponcl i 1 1 w entre las estructuras especificadas por las teorÃ-ade una clase dcin minada ha de haber semejanzas estructurales básicasEn otro I I I ~ I I I he demostrado para dos de los casos. hay alguna razó para creer que las teorÃ-ade una IIV terminada clase exhibirá propiedades estructurales básica C O I I I I I nes. que todas las teorhs 1111 una clase poseen tales propiedades estructurales básicaspropic(1. y (1973e). La serie de consideraciones hechas en la Secció V-C indican q n r I I I I I I bien se pueden hallar estas propiedades estructurales b6sicas en relació con 1. no me parece que loi filósofo de la ciencia deban conformarse con hacer sól esto. para las de tipo v ) .'. (1973(1). por ejemplo. aunque suelen caer bajo otras clasificacioqes dadas aquÃtienen como problemas. 2. Y si se acepta la idea de que las proposiciones de una teorÃ-rslw cifican estructuras ideales. ejemplos paradigmático son deten 11 1 nadas teorÃ-a de psicologÃ.-1 migratorias acerca del origen de los indios americanos. Con(-IIIMI. P n i ~ una consideració de la taxonomÃ-anterior revela que cada una dr v. la (11Freud. Para un análisi relacionado con esto. las clasificaciones de los lenguajes naturales y la clasificació biológica v i ) TeorÃ-ahistóricasque se ocupan de describir el acaecimiento de sucesos individuales. .profunda. ver tambi6n Suppe (1972b).. ver Suppe (1%7). v) TeorÃ-a taxonópicas que. las teorÃ-. cap. etc. II l m i te.como laquà es una acció sociab?. ejemplos paradigmático son los sistemas de parentesco.\^ ciencias sociales.

En lugar de esto. págs6-7. . empÃ-ricamentjustificada. dentro de la epistemologÃ-a Mucho antes de que se hubiera emitido juicio alguno ncerca de cuestiones como la distinció teórico-observacionalalgunos filósofo de la ciencia habÃ-a llegado ya a la conclusió de que la tesis de Reichenbach segú la cual la epistemologÃ-sól tiene que ver con el contexto de justificació era equivocada. ANALISIS à WELTANSCHAUUNGISTICOSn Reichenbach (1938) introdujo las expresiones contexto de descubrimiento y contexto de justificacidn para señalala distinció entre el modo en que se llega a un resultado cientÃ-fic o matemátic y el modo en que se lo justifica. que ha sido mantenido por la mayorÃ-de los defensores de la Concepció Heredada. ante la comunidad cientÃ-fic o matemática Con -esta distinció é pretende señalala diferencia existente. Por otra parte. cada una de las teorÃ-apertenece a alguna de las escasas clases completamente homogénea de teorÃ-a y que no faltan razones para suponer que hay propiedades estructurades básica comunes a todas las teorÃ-ade una determinada clase y que se puede adquirir una comprensió cada vez mayor de las teorÃ-ainvestigando las propiedades estructurales comunes a todas las de una clase dada. Por tanto.pues. que Kepler'presentà al final. un análisi filosófic de las teorÃ-adebe ignorar los factores relativos a la génesi de las mismas. que un examen de la diversidad de teorÃ-ay de sus pretendidas funciones proporciona un cierto apoyo al argumento de que no es posible hacer mucho má por la vÃ-de un análisi estructural general de todas las teorÃ-asPero que. entre la analogÃ-aque sirvià de guÃ. B. Para Reichenbach. la ciencia se consideraba 2% Reichenbach (1938). Segú este punlo de vista. no de la filosofÃ-a se ocupa únicament del contexto de justificació 256. la reconstrucció racional ha de habérsela con problemas que caen dentro del contexto de justificació y. etc. si todas las teorÃ-atienen propiedades estructurales básica comunes. de que el sistema solar debe parecerse a la SantÃ-simTrinidad y la teorÃ-resultante.a Kepler. los problemas que caen dentro del contexto de descubrimiento son propiamente asunto la epistemologÃde la psicologÃ-y de la historia.de la ciencia.a dejar de hacer filosofÃ. por ejemplo. la filosofÃ-de la ciencia debe tratar de buscar esas propiedades estructurales básicas conformarse con el tipo de análisi que hace Achinstein equivaldrÃ. es probable que ésta sean halladas comparando los análisi estructurales detallados de esas distintas clases. presenta. centrando su atenció en las teorÃ-a como productos acabados. Dado el lugar principal que ocupan las teorÃ-a en la ciencia. sobre todo en relació con la ciencia. por consiguiente.. defiende.

I"n suma. tales modificaciones no se deben al azar. el tratamiento positivista de la confirmació y de la disconfirmació de teorÃ-a era equivocado por considerar la verificació de teorÃ-a como el mero dictamen de juicio sobre las versiones finales de aqucllas -si pasaban la prueba. comunes. etc. una comprensió epistemolbgica total de las teorÃ-acientÃ-ficasól se podrÃ-conseguir considerando la dinámic del desarrollo teóricola aceptació y rechazo de teorÃ-asla elecció de experimentos a realizar. con lazos lingüÃ-stico metodológi cos.cuando en realidad. esta es la raz0n por la cual la Concepció Heredada resulta inadecuada y ha clr ser rechazada. 11 su vez. el contexto de descubrimiento se consideraba objeto legÃ-tim y esencial de 1'1 epistemologÃ-aEsto. y Oiiliir .su solució aceptable. 1 . la ciencia se hace desde una weltanschauung o Lebenswelt. se añadà algo a su grado de confirmación y si no la pasaban. naturalmente. resultaban falsadas. esta perspectiva ofir ce una forma de pensar acerca de una clase de fenómeno que. y ln tarea de la filosofÃ. el cn:il configura conceptualmente la forma de experimentar el mundo. desarrollo y aceptació o rechazo de teorÃ-asmi análisi semejante debe conceder una seria atenció a la idea d r que la ciencia se hace desde una perspectiva conceptual que dele1 mina en buena medida quà cuestiones son dignas de investigacihn y quà tipos de respuestas resultan aceptables. ni). Por tanto.. C. etc. el que una teorÃ. sino que está regidas por rasgos epistémicode la empresa cientÃ-ficaPor tanto.no logre pasar una prueba generalmente no llev:~ a rechazarla. Por consiguiente. sino a introducir modificaciones en ella. 258 Este modo de aproximarse a la filosofÃ-de la ciencia se inserta en la tradli \i\i\ filosófic que incluye a Nietzsche (ver Nietzsche (1%7). por otra parte..n teorÃ-a se interpretan en términode una weltanschauung.de la ciencia consiste en analizar lo caracterÃ-s i co de las weltanschauungen cientÃ-ficaslo caracterÃ-sticde los sisfr mas lingiiÃ-stico-conceptualedesde los que se hace la ciencia.filosófic parece haber desempeñadun papel catalizador en el ot I H I ~ I I de esta concepció -especialmente para Toulmin y Hanson.equivalÃ. 1. de analizar la epistemologÃ. supone el rechazo de la idea diReichenbach de que la filosofÃ-de la ciencia solamente tiene que ver con el contexto de justificación Y con este rechazo ya no es posible mantener que un analisisadecuado de las teorÃ-aserÃuna reconstrució racional de teorÃ-atotalmente desarrolladas. Comprender una teorÃ. (Ir ahÃque para comprenderlas sea necesario comprender la welt(iu+ c h a u ~ n g Esta ~ ~ ~ forma . Esta pei s pectiva està estrechamente vinculada al lenguaje de uno. Lo que se necesita es má bien un análisi de las teorÃ-a que se ocupe de los factores epistemológico que rigen rl descubrimiento.de la ciciu ln 257 La obra del Å“ltim Wittgenstein (ver Wittgenstein ((1953)) sobre el lengniilr v la psicologÃ. define la clase de problemas legÃ-timoy delimita los criir rios para determinar cuá serÃ.a comprender su uso y desarrollo257. especialmente L.una empresa social en marcha. Lewis (ver especialmente Lewis (1929)). Cliiii l t m Peirce (ver Peirce (1931-1958)).

haya rechazado algunas de las ideas contenidas en Toulmin (1953). prestar una atenció considerable a la historia de la ciencia y a los factores sociológico que influyen en el desarrollo. sin embargo. El cometido del filósof de la ciencia coincide en darte con los del historiador y del sociólog de la ciencia. 1. sino que má bien admite que caben conjuntos significativamente diferentes. En esta Secció expongo los principales rasgos de los má importantes de ellos y considero tambiélas objeciones especÃ-fica que se han hecho a cada uno de ellos. pág115. que aparecià despué del simposio y que. aun cuando no haya elementos de Juicio en la segunda para suponer que haya sido asÃ-En cualquier caso. a diferencia de la filosofÃ. es. a) Toulmin De los análisi weltanschauungen surgidos como contraposició a la Concepció Heredada. por tanto.sea úti y aceptable no es suficiente que sea (ver. las dos obras son tan coherentes entre sà que parece razonable considerarlas como si se tratara de una sola pieza. evidentemente. Pero como las distintas posturas que aquÃse analizan comparten ciertas tesis y enfoques comunes. sino que han de poder aceptarse por el momento como çabsolutas y <<del agrado de la menten Con esto quiere indicar Toulmin que para que una teorÃ. Segú Toulmin. por ejemplo. en la Secció 2 considero'una serie de crÃ-ticamá generales que se han hecho a esos rasgos comunes. para una lúcid exposició de la tesis de Whorf.neokantiana de la ciencia del siglo xix. ver Hcnle (1958). Por consiguiente. esta perspectiva no mantiene que haya un solo conjunto de categorÃ-a que determinan la weltanschauung. cap. aunque afines.la pena comparar este enfoque con la relatividad lingüÃ-sti propuesta por Benjamin Whorf. la funcibn de la ciencia es desarrollar sistemas de ideas acerca de la naturaleza que tengan alguna pretensió legÃ-tim de çrealidad~ estos sistemas proporcionan tkcnicas explicativas que no sblo han de ser consistentes con los datos. 259 Estoy suponiendo que esas dos obras han de leerse juntas como si formaran Un todo coherente. acepta la existencia de ciertos rasgos o caracterÃ-stica distintivas en una weltanschauung cientÃ-fica TambiévaldrÃ.debe. posible que cuando Toulmin escribià Toulmin (1961). articulaciónempleo y aceptació o rechazo de weltanschauungen en la ciencia. En realidad ambas obras se ocupan de temas diferentes. el primero de los que ejercieron despué cierta influencia fue el de Toulmin (1953). . que es como yo las estoy interpretando aquÃ-El resumen de estas ideas no recoge sus má recientes aportaciones contenidas en Toulmin (1972). pues. Las distintas posturas y sus respectivas crÃ-tica Son varios los análisi weltansckauungÃ-stico que han sido propuestos. 1. que apenas se solapan. algunos de los aspectos de la posició allÃmantenida fueron má desarrollados en Toulmin (1961) 259. puede perfectamente considerarse como una especie de posició pragmi~ticaneokantiana. la ~ I n t r o d u c c i à ³de n Quine (1959)). no pudieron tenerse en cuenta en la discusión Toulmin (1961). y en la segunda no se menciona para nada la primera.

la teorÃ. el principio de la propagació rectilÃ-ne de la ki/ (ala luz viaja en lÃ-ne recta^) de la óptic geométric es un ideal clr orden natural.. 3. En esta exposició considero el uprincipio~de Toulmin (1961) como %. La funció de una teorÃ.-III plo. 261 2" . Zbid. ¿DquÃmodo da la ciencia explicaciones? Toulmin nos dice que la ciencia propone o supone que en un dominio determinado ciertas pautas de conducta son naturales y no inesperadas. cap. Aunque las teorÃ-a se usan inter alia para predecir 261.i fuera sinónim de uideal de orden natural^. especificar esas pautas normales de conducta y explicar las desviaciones de las mismas. Toda la conducta que tiene lugar dentro de un dominio va a explicarse entonces. Ibid. pág 61). pero habla de principios en tanto que ideales (por e. su primera ley de la naturaleza (que describe la inercia de un cuerpo libre de toda fuerza. pág36. pág44. allÃllama uprincipios~ a cslo. nos da una represen tació diagramátic de los fenómeno óptico tal que en ella se pinToulmin (1953). Desde luego. los fenómeno de refracció son des viaciones de este ideal. Para explicar esas desviaciones. la principal funció de las teorÃ-a es dar explicaciones de regularidades conocidas La predició o previsió <<es un arte o tecnologÃ-a una aplicació de la ciencia.presenta una serie de leyes diversas que especifican las formas de desviació del ideal de orden natural. los fenómeno siempre se desvÃ-a de é de uno u otro modo. ideales de orden natural. que carece por completo de complejidad y que no requiere má comentario que si tuvo lugar alguna vez 264. al menos de dos componentes distintos: 1) ideales de orden natural. pues. Una teorÃ. y por consiguiente explica. 2) otras leyes que se emplean para dar cuenta de las desviaciones fenoménica de esos ideales. 3. 2" Toulmin (1961). 4 passim. para Newton. Para poner un ejemplo muy sencillo. este principio especifica un ideal dinámi co. incluido su propio peso) serÃun ideal de orden natural. los fenómeno de rcfracció 265. ¿E quà relació està un ideal de orden natural con los fenóm nos? Este nos permite representar de algú modo los fenómeno Por ejemplo. 26s Toulmin (1953).capaz de predecir con exactitud ciertos datos. Toulmin.págs55-56. las inesperadas. en cambio. Estas no necesitan explicació -si. el principio de la propagació rectilÃ-ne de la luz nos permite representar la luz como una lÃ-nerecta. estas formas de desviació refractaria de la propagació rectilÃ-ne se explican en términode la ley de Snell que da cuenta de. bien explicando su desviació de dichas expectativas. pues.ji... la únic clase de movimiento que es auto-explicativa. pág161. caps. má que el meollo de la misma^ 263. se sirve de este ejemplo. Sin embargo. bien por su conformidad a las expectativas. no hay ningú fenómen que realice este ideal de orden natural.es. ¿DquÃmodo hace esto la teorÃ-aPresentando un ideal de orden natural que especifica cierto <<curso natural de los acontecimientos~ que no requiere explicaciónAsÃpor ejemplo.consta.

estableciendo que csiempre que un rayo de luz incide en la superficie que separa dos medios. en general. como. por tanto. Las representaciones. págs70-73. pág57.de tal forma que la proporció entre el seno del ángul de incidencia y el seno del ángul de refracció es siempre para esos dos medios una cantidad constanten 269. por ejemplo. "1 Zbid.den hacer cálculo e inferencias -se puede calcular. sino 268. Toulmin (1961). no se comportan conforme a ella. w Toulmin (1953). 2*8 . el espato de Islandia. al proporcionar una for ma de representar los fen-menos. Las leyes de la naturaleza ofrecen tambié má o menos cútiles maneras de representar los distintos modos en que los fenómeno se desvÃ-a del ideal de orden natural. 59-64. pág43. que.. Las leyes son método de representació de regularidades cuya existencia ya se conoce. Pero las leyes no son simplemente medios de representar regularidades entre fenómenos son mecanismos de representació que nos permiten hacer inferencias acerca de los fenómenos en sÃno son má que reglas que indican cóm realizar Inferencias. los enunciados en los que se especifica su alcance sÃson verdaderos o falsos. La razó es. Por ejemplo. puesto que son método para representar la desviació fenomknica de los ideales de orden natural. el ideal de orden natural proporc'ona 'una nueva forma de considerarlos 267. la longitud de una sombra 266. y Toulmin indica que no es costumbre en la ciencia establecer en la formulació de una ley el alcance de la misma. por eso las leyes no pueden ser tampoco ni verdaderas ni falsas. Este enunciado de la ley de Snell puede producir la impresió de que su forma de representacih vale para todos los casos de refracciónpero esto no es asÃpues materiales cristalinos. ni verdaderos ni falsos. dice Toulmin. se desvÃ. considerar al fenómen como una realizació de la ley. dentro de la ópti ca geométrica la ley de Snell ofrece una forma de representar el modo en que los rayos de luz se desvÃ-a al atravesar un medio. De este modo. en cambio. con un cierto error de medida. la exposició anterior resume las phgs. que las leyes no son ni verdaderas ni falsas. el alcance de una ley se establece por separado y. lo cual equivale a decir que las leyes son representaciones de los fenómeno 271. y. no son ni verdaZbid. no se sabe cuáes hasta despué de aceptada la ley. 270 Zbid. ya que no son otra cosa que afirmaciones fáctica de que tales o cuales fenómeno se pueden representar por medio de tal o cual ley es decir.. Y por eso la ley presenta la forma de una regularidad. págs77-79. como los diagramas y las imágenesno son ni verdaderas ni falsas. por ejemplo. La ley de Snell tiene un alcance o ámbit de aplicació sól limitados. págs26-28. cabe. 267 ^ Toulmin (1953). pág 59. En tanto que método e representació no son. como cualquier otro tipo de reglas..

Por tanto. Como dice Toulmin.en cuestiónAunque asÃestratificada.. segú Toulmin. pág83. Ryle (1949) mantiene una postura similar en relació con las leyes de la naturaleza. pág 79-83. Debajo de los ideales se hallan dejar de hacer óptic geométric las diversas leyes -aquellas formas de regularidad cuya fertilidad se hallan las diversas hipó ha sido establecida 275.. al no ser verdaderos ni falsos. ideales e hipótesi de la ciencia se formulan en térn~ir~o que generalmente se toman del uso ordinario o de un uso cientifico previo. si se las combina de diferentes formas. Las teorÃ-a se componen.-. Este cambio en el lenguaje se produce como consecuencia del empleo de una vieja terminologÃ-en el enunciado de leyes. ideales e hipótesis~so tales que. 275 Ibid. de acuerdo con ellas.involucra un cambio e n el lenguaje 277. pág77. etc. hipótesi e ideales de orden natural 273. . Y esta incorporació es hasta tal punto importante que dichos término no pueden entenderse separados de las leyes que los han incorporado. 79.. 2% Ibid. la incorporació de estas palabras a semejante principio o ley supone una alteració en el significado o uso de estos término ya conocidos. segú la cual la luz viaja en lÃ-nerecta como un rayo. <rayo>>. aun cuando los enunciados acerca de su ámbit de aplicació puedan serlo 272. su significado se ve alterado en diversos grados. en la formació del principio de la propagació rectilÃ-ne de la luz. entre los componentes de una teorÃ.. En el estrato superior se hallan los ideales de orden natural que facilitan una orientació global acerca del tema: negar el principio de la propagació rectilÃ-ne de la luz equivale a 274.. 274 Ibid. 277 Ibid. pues la adopció de una nueva teorÃ. Sin embargo. ideales de orden natural. Las afirmaciones de las distintas leyes. Pero. una teorÃ. se usan de una nos ya conocidos te luz^. Las leyes. ideales e hipótesi se hallan jerárquica mente organizados.deras ni falsas. 272 Ibid. págs13 y SS. Algunas veces. es posible hacer. forma nueva. Por ejemplo.fÃ-sicno debe considerarse como si fuera una pirámid lógic en la que los niveles componentes má bajos se pueden obtener por deducció de otros mits elevados. pues. phg. sino que las diversas leyes. págs84-85. aunque admite que los enunciados legaliformes pueden ser verdaderos o falsos. si esto es asÃ-¿e quà sentido está estratificadas las teorÃ-asPrincipalmente en término de significado. con su incorporació a leyes. determinadas inferencias acerca de los fenóme nos 276. . Y debajo de ésta tesis que no son otra cosa que supuestas formas de regularidad cuya fertilidad se halla todavÃ.no pueden mediar relaciones deductivas. de leyes. 273 Toulmin (1953). las afirmaciones en que se especifica el alcance son parte'de la teorÃ-a en tanto que lo son de las leyes o ideales constitutivos. térmi çviajar~ etc. llegan incluso a acuñars término nuevos.

d a s cuestiones relativas al Ã-ndicde refracció sól tendrá sentido mientras sea aplicable la ley de Snell. en la ley c2H2+02+ 2H20~ se deben dar instrucciones para identificar las diversas sus~ à 0 y 2 tancias a las que se refieren los sÃ-mbolo quÃ-mico à ‡ H ~ CH~O 281.no es fijada por anticipado. pues.requiere.se introducen a la vez. 2 " Ibid. de las teorÃ-as <En ciencias formalizadas como la fÃ-sic . Ibid. y menos por el vulgo. en relació con el significado.determinar las formas de esas regularidades que van a permitir responder a las cuestiones que se consideran importantes. la terminologÃ. esto se hace recurriendo a modelos. La teorÃ. pág80. siendo la funció de éstocapacitar al cientÃ-fic para averà fenómeno del modo en que su teorÃ. <Las afirmaciones hechas a determinado nivel sól tienen sentido dentro del alcance de las de nivel inferior))280. pág 157. pág146. de un golpe))279. Las teorÃ-as como las leyes. Si el alcance conocido de la teorÃ-es tal que ést 278 279 280 281 ~ Ibid.. D En general.se juzga en relació con las presuposiciones que la ciencia mantiene. La interpretació que Toulmin hace de las teorÃ-a es claramentà instrumentalista -las teorÃ-ason reglas que indican cóm realizar inferencias. El significado de los términocientÃ-fico que la ley de 'Snell~ aparecen en las teorÃ-a depende. TeorÃ-as técnica de representació y terminologÃ. son modos de representar los fenómenos Para poder aplicarlas a los fenómenos se les deben añadidiversas instrucciones con objeto de poder identificar los componentes fenoménico a que se refieren los sÃ-mboloo término de las leyes. .. Son formas de considerar los fenómenos que funcionan o no funcionan. y no son ni verdaderas ni falsas-. La ley es la fórmul esquelética y el modelo proporciona la carne o interpretació requerida para poder aplicarla a los fenómeno 282..encarna ciertos ideales de orden natural los cuales son presuposiciones acerca de la conducta fenoménicque çresulta comprensibles por sÃmismas)) en el sentido de que no precisan explicación Estas presunciones constituyen un marco intelectual de pensamiento o weitansckauung el cual determina las cuestiones que el cientÃ-fic se plantea. Ibid.... por tanto. pág80. Se presupone que los fenómeno en cuestihn muestran ciertas regularidades y es funció de la teorÃ. son o no son útiles ¿Cuál son los criterios con arreglo a los cuales se juzga la utilidad de una teorÃ-aLa utilidad de una teorÃ. asÃcomo las suposiciones que subyacen a su trabajo de teorización Determinan o influyen incluso en lo que ha de ser considerado como çhechos y en el significado que se les va a conferir.. no son ni verdaderas ni falsas. Ibid. La estratificació de teorÃ-alo es. pág 165. Por ejemplo. de tal modo que al referirnos al Ã-ndicde refracció hemos de dar por sentada la aplicabilidad de 278.

cambios en las presuposiciones. en este sentido. por relació a las presunciones e intereses del cientÃ-fico de ahÃque la aceptabilidad de una teorÃ-dependa en parte de tales presunciones e intereses 283. Toulmin (1961).en el sentido de que se descubran nuevas limitaciones en su alcance o de que se consideren importantes nuevas cuestiones que la teorÃ-no puede responder. el hecho de que en las leyes no se establezca el alcance de las teorÃ-a hace que tanto unas como otras no sean má que enunciados de regularidad con un alcance no determinado. la concepció de Toulmin entrañarà la negació de la tesis. las cuestiones que va a plantear el cientÃ-ficolas suposiciones que van a subyacer a su trabajo de teorizació y los criterios mediante los que va a juzgar la utilidad de la teorÃ-aEsta weltanschauung evoluciona de forma dinámic y puede cambiar a medida que la teorÃ-experimente un desarrollo. Con alcance^ é quiere significar ámbit de aplicació correcta.se juzga. Una teorÃ. mantiene y desarrolla entonces en relació con una weltanschauung en la que se halla incluido el nuevo significado conferido a los tér minos despué de que ésto experimentan un cambio en el lenguaje.cientÃ-fic se formula. Creo que Toulmin tiene razó en que las teorÃ-a proporcionan inter alia una serie de método de representació de los fenómeno y en que la aceptabilidad de una teorÃ. En primer lugar.es -por el momento. En segundo lugar. por dos clases de consideraciones. Me parece que no lleva razón sin embargo. como consecuencia de su incorporació a la teorÃ-alos ideales de orden natural y las presunciones que determinan lo que va a considerarse como hechos significativos. La idea de que las teorÃ-allevan consigo tal weltanschauung es absolutamente incompatible con las suposiciones implÃ-citaen la interpretació que Nagel hace de la reducció teóric y. . cuando insiste en que las teorÃ-ano son ni verdaderas ni falsas. lo cual le lleva a mantener que no son ni verdaderas ni falsas. cambios en el clima intelectual. El instrumentalismo de Toulmin està motivado. juzga. entonces la teorÃ. Otro significado de aalcan2 " Zbid. del desarrollo de la ciencia por reducció teóric 'ver Secció 11-F-l. é parece creer que la naturaleza figurativa de los fenómenos asà como la relatividad del criterio de aceptació de los mismos. vinculada a la Concepció Heredada.6. al menos aparentemente.puede explicar una amplia variedad de fenómeno y responder a una parte considerable de las preguntas consideradas importantes.se juzga en buena medida por su coherencia con las presunciones. Esta últim consideració no me parece convincente. pues.. 5. sino reglas que indican cóm realizar inferencias acerca de los fenóme nos. La utilidad de una teorÃ. caps.útil Posteriores investigaciones. intereses y orientació conceptual de la ciencia. págs144-148. y otra serie de cosas pueden llevar a mermar la utilidad de la teorÃ. excluye la posibilidad de que las teorÃ-asean verdaderas o falsas.

phgs. de ser válidas pero no garantizan la conclusió instrumentalista a la que llega. Conviene señalaque todos los ejemplos de leyes y teorÃ-a que Toulmin pone en Toulmin (1953) son ejemplos que han resultado falsos y que han sido suplantados por otras teorÃ-a mejores. Sin embargo. las consideraciones que hace no dejan. se la propone para un determinado alcance y el aceptarla supone aceptar que la teorÃ. pero es imposible hacer lo mismo en apoyo de reglas: lo má que puede hacerse aportando pruebas en favor de las reglas es aportarlas en favor de la idea de que se las debe aceptar. si Toulmin estuviera en lo cierto al afirmar el carácte instrumental de las teorÃ-astendrÃ. pues. por ejemplo. 284 28s . pero no lo tiene decir que lo son las reglas. diferentes tipos de prueba. El enunciado de una ley incluye (casi sin excepciónel alcance de la misma. ver mhs adelante (Subsecció V-B-1-d-i) la exposicih de Popper. puede seguÃ-rsel empleando para aquellos casos en que se mantiene.representa adecuadamente todos los sistemas que caen dentro de dicho alcance. de manera parecida a como se las puede aportar en el caso de las leyes. Si luego s4 descubre que la ley es falsa respecto de tal alcance. siendo asÃuna úti aproximació a la verdad para los casos en que funciona. En primer lugar. la ley puede concebirse como verdadera o falsa en relació con los sistemas que caen dentro de su pretendido alcance.de los enunciados de la ley de Hooke se incluye algo en el sentido de que la ley se mantiene sól cuando la extensió no afecta al coeficiente de elasti~idad"~. en general. El empleo de la ley de esta últim forma requiere conocer el ámbit de aplicació correcta de la misma -la razó es que se necesita Â¥sabe que la teorÃ. lo incluye) y en este sentido. pero que siguen u s h d o s e en tanto que aproximaciones convenientes a las mismas. efectivamente. a su juicio. tiene sentido decir que las leyes son verdaderas. cuando se propone una teorÃ. no deja de tener razó en que el alcance. 286 Popper hace al instdumentalismo objeciones parecidas. Lo que é trata de hacer efectivamente es establecer que las leyes tienen una serie de caracterÃ-sticaespecÃ-ficaque no resultan aplicables a las reglas de inferencia.en la mayorÃ. en este sentido de ámbit de aplicació correcta. Reglas y leyes requieren.o ley. no es establecido. se especifica algunas veces. la ley de Snell. pero esto no es aportar pruebas en favor de las reglas mismas. En segundo lugar. Por ejemplo. AsÃpues. Por consiguiente. puesto que tal conclusió resulta insostenible. 120. leyes y reglas no pueden ser la misma cosa m. asÃentendido. No obstante.es falsa para el alcance que se ha pretendido 285.que ser por la primera de las razones que aduce. muestran que el instrumentalismo de Toulmin es inaceptable. es posible dar elementos de juicio en apoyo de leyes. entendido en este sentido (hasta el ejemplo predilecto de Toulmin. . Pasando luego a los argumentos especÃVer.ceà es ámbit de pretendida aplicación El alcance. Alexander (1958) expone una serie de consideraciones que. dado que poseen estas dos caracterÃ-sticadistintas. Sears y Zemansky (1955).

un fallo en un aspecto no debe llevarnos a abandonar del todo la ley. o hallando dos especÃ-menenormales tales que seno2 i / seno2 r = constante. . Alexander observa en primer lugar que Toulmin restringe un poco el uso cientÃ-ficnormal del términ ley al reducirlo a su enunciado matemático esto le parece inobjetable. Alexander arguye que este hecho puede explicarse de un modo mucho má natural si las leyes se consideran verdaderas o falsas. su representació por medio de fórmula lógica requerirÃ. Luego sostiene que. es modificar el enunciado de su alcance.varios cuantificadores-. aun en el supuesto de que Toulmin tuviera razó en afirmar que en la afirmació de una ley no està contenido el alcance de la misma. 4) que la ley es verdadera para todo momento de tiempo. pero que la constante de proporcionalidad varÃ. 2) nos dice que para todos los ejemplares distintos de los dos mismos medios se mantiene esta fórmul y que la constante de proporcionalidad entre los senos de los ángulo es la misma 3) nos dice que la fór mula es válid para todos o casi todos los medios transparentes. Pues las leyes son esquemas de generalizació múltipl -es decir. 2) hallando medios transparentes para los que la ley no fuera válida3) hallando que ciertas sustancias. el que las leyes sean reglas nos permite dar cuenta de esta caracterÃ-stic de aquéllas Contra' esto. aunque efectivamente a veces no se lo mencione (ver la discusió anterior de este punto). que los Ã-ndicede refracció de una sustancia variaran sistematicamente con el tiempo. es frecuente que 287 Esto requiere considerar que la ley incluye ambas cosas: la f6rmula y el enunciado de su alcance. por ejemplo.lugar -observaes falso decir que en el enunciado de la ley no se menciona nunca su alcance. Pero cree que el paralelismo que Toulmin establece entre leyes (entendidas en este estrecho sentido) y reglas o principios lleva a confusió y a engaño En primer . AsÃpor ejemplo. de aquÃno se seguirÃ-que las leyes son reglas o autorizaciones para hacer inferencias. En concreto.ficos de Toulmin. la ley podrÃ-ser teóricamen te falsada de cuatro formas diferentes: 1) descubriendo. aunque idéntica en todos los demá aspectos. Dada esta múltipl generalidad. má bien lo que hacemos. la ley de Snell nos da una fórmu la que 1) resume las relaciones entre los ángulo de refracció y los ángulo de incidencia para todo ángul de incidencia. Toulmin sostiene que las leyes son reglas por el hecho de que sus insuficiencias no nos llevan a abandonarlas del todo.para los diferentes pares de medios. estos cuatro tipos de falsació será tales que la fórmul falsada no serà má que una primera aproximació válid a-otra fórmul má exacta o ley. phg. 4) descubriendo que todas las observaciones previas han sido errónea y que la ley que realmente vale fuera seno2 i / seno2 r = constante. dice Toulmin. y habrà casos en los que se pueda usar esta primera aproximación de modo semejante. tuvieran Ã-ndice de refracció distintos. ver Alexander (1958). 320. Dada esta múltipl generalidad.

b) Kuhn Kuhn (1962) contiene un análisi de las teorÃ-aque se parece en muchos aspectos al de Toulmin. la primera y tercera formas de falsació no parecen darse en las ciencias fÃ-sicasPor lo demásesta generalidad múltipl es caracterÃ-stic de leyes de otras ramas de la ciencia distintas de las ciencias fÃ-sica 288.me parece válida En la Secció V-B-2 haremos una serie de consideraciones que indican que no le faltan buenas razones para afirmar que la adecuació de las teorÃ-aes relativa a las distintas presunciones mantenidas por los cientÃ-ficos Tambiétiene razó en afirmar que las teorÃ-asuponen una forma de representació de los fenómenos Pero con todo é no ha logrado mostrar que estas caracterÃ-sticade la ciencia y de sus teorÃ-arequieran la aceptació de un instrumentalismo. págs319-321.se dà la segunda forma de falsación pero esto no requiere abandonar por completo la ley -sino que seguimos usándolaobservando que su alcance se ha restringido. Hempel (1965a). los dos está de acuerdo en que esta weltanschauung se desarrolla Ibid. Por último mantiene que es un error identificar las leyes con las fórmula de sus enunciados y que cuando se cae en la cuenta de ello. La crÃ-ticde Alexander tiene una enorme fuerza. pues las consideraciones de la generalidad múltipl muestran que cabe dar cuenta del no abandono de las leyes partiendo de una base realista 289. el hacer de ellas un instrumento es prima facie objetable y sól ha de aceptarse a la vista de convincentes razones tegricas que muestren que sól un instrumentalismo puede tener sentido desde un punto de vista epistemológico Yo creo que Alexander ha demostrado que los argumentos de Toulmin no logran establecer la necesidad de aceptar el instrumentalismo.. arguyendo que en la ciencia hay algunos complejos patrones de inferencia que las leyes no reflejan. la cual determina los intereses de la ciencia e influye en cóm se consideren los fenó menos. 288 289 . Por otra parte. ¿Qudecir. pues. de la postura de Toulmin? Yo creo que Toulmin tiene razó en insistir en que los términoteórico tanto de leyes como de teorÃ-ason dependientes de la teorÃ-apero que tambiéincluyen parte de su significado preteórico su idea de que hay cambios de lenguaje involucrados en la incorporació del mismo a la formulació de una teorÃ. Como él Kuhn cree que la ciencia se hace desde una perspectiva o weltanschauung. en los requisitos que se pongan a las teorÃ-ay en los criterios de aceptabilidad de las mismas que se mantengan. desaparece toda posibilidad de concebir las leyes como reglas. págs 354-359 expone má argumentos contra la concepcih de Toulmin de las' leyes como patrones de inferencia. Dado que en la ciencia hablamos de leyes como si fueran verdaderas o falsas.

de forma dinámicaaunque ya no esté tan de acuerdo en cuáes la naturaleza de esta evoluciónPor un lado. . Toulmin mantiene que J a ciencia se desarrolla añadiend a una weltanschauung ya existente nuevos ideales de orden natural que suplementan los ya existentes. Kuhn considera que la evolució de las weltan. a analizar la natn raleza o estructura de las revoluciones cientÃ-ficasSu tesis.\ weltanschauung puede experimentar ciertos tipos de evoluciónCon el cambio de una weltanschauung. que es de todas sus obras la que m5s Revoluciones CientÃ-ficas influencia ha ejercido. se produce el rechazo de algunas de las teorÃ-asleyes y resultados anteriores. ley. aquellos episodios de desarrollo no acumulativo en los que un viejo paradigma es sustitui1 9 ' do total o parcialmente por otro distinto incompatible con él) donde los paradigmas se definen como cejemplos aceptados de la práctic cientÃ-ficreal -ejemplos que incluyen. Me parece. Lo que má bien indica la historia de'l'i ciencia es que el cambio cientÃ-fic es fundamentalmente revolucio nario. la adició de estos nuevos ideales a la vieja weltanschauung no supone en modo alguno el rechazo de los viejos elementos presentes e n la weltanschauung. pzÃ-g 91. Kuhn (1962). * . antes de ser rechazada por una alternativa. aunque sÃsuela ocasionar una reducció en el alcance de los mismos. aunque aquÃno me propongo defenderlo. debe ser rechazada. II-F) es incompatible con lo que ha sucedido en realidad en la historia de la ciencia y que. este libro ha sido reeditado con ligeros cambios y con un uPost cript~:Kuhn (1970b). poi tanto. teorÃ-aplicació e instrumentación (los cuales) proporcionan 290 Este grado de desacuerdo entre Toulmin y Kuhn se deduce con toda claridad de Toulmin (1967a) y (1970) y de la respuesta de Kuhn a Toulmin contenida en k h n (1970a). y que e n algunas ocasiones se producen revisiones tan amplias de las mismas que equivalen al rechazo de alguna de ellas en favor de otra. sin embargo. mientras que Toulmin no cree que haya revoluciones cientÃ-fica290. sobre todo. en la aceptació pul parte-de Toulmin del instrumentalismo y en el rechazo (implÃ-citodel mismo por parte de Kuhn. El libro de Kuhn se dedica. Kuhn se plantea.5 chauungen cientÃ-fica es fundamentalmente discontinua. En este sentido. a un mismo tiempo. que. consiguiendo con ello un nuevo signià i cado empÃ-rico En una palabra. el problema de la naturaleza del cambio cientÃ-fico Su tesis principal es que la tesis del desarrollo por reducció (ver Sec. 291 Kuiin (1962). un. En The Structure of Scientific Revolutions (La estructura de las "'. en buena medida. Kuhn cree entonces que los principa les progresos cientÃ-fico son de carácte revolucionario. en sin tesis es que alas revoluciones cientÃ-ficason. en gran parte. que la raÃ-de este desacuerdo entre ellos se halla.. 49 y SS. phgs. Toulmin parece considera1 el desarrollo de la ciencia como si fuera esencialmente acumulativo Por otro lado. Admite. y aquellos que no son rechazados se reinterpretan o modifican cuando se los reincorporÃa la nueva weltanschauung.

pues. ((debe ser proporcionado desde fuera. en otras ocasiones. 'riente. el de ~ n a r a d i g m a se ~ .. coherentes'de investigació cientÃ-fica) Desgraciad. en el desarrollo de esta tesis.una serie de modelos de los que surgen tradiciones especialmente 2y3. teorÃ-ay demáspero a lo que un mero enunciado de reglas o teorÃ-ao algo por el estilo no puede hacer justicia. Aunque.. sino como algo má ~ g l o b a l (pág ~ 43). parecen ser teorÃ-aun tanto vagas que han de ser pulidas y articuladas.. Algunas veces los paradigmas parecen ser patrones (unas veces en el sentido de arquetipos y otras en el sentido de criterios o normas) sobre los cuales modelamos nuestras teorÃ-au otras obras (([deellos en tanto que modelos surgen tradiciones especialmente coherentes~). por otra ciencia. una gama de factores del desarrollo cientÃ-ficque incluye o supone. el concepto principal. leves y teorÃ-asmodelos. o por lo menos incluye. la tesis de Shapere es que la verdad de la tesis de que los paradigmas compartidos son (o está debajo de) los factores comunes que guÃ-a la investigació cientÃ-fic parece estar garantizada. incluyen ley. Un paradigma consiste en una çsóli red de compromisos-conceptuales. págs384-385. El tér mino çparadigma abarca. 295 Shapere (1964). de alguna manera. no todos los cuales resultan compatibles entre sÃ-una atenta consideració de los pasajes antes citados revelarà que Kuhn està empleando en el primero el términ çparadigma en <-. normas y método (tanto teórico como instrumentales). En la teorÃ. En un penetrante análisisShapere (1964) observa que en la noció de paradigma hay mucho má de lo expresado en la definició anteriormente citada: Esos ejemplos aceptados de práctic cientÃ-fic . Dada la enorme amplitud de esta noció de paradigma. ma tan vaga q n ha Masterman (1970) descubre veintiú modos distintos en que Kuhn emplea el términ<<paradigma)). mientras que en el segundo no se califican los paradigmas como weltanschauungen.quÃ-mic del flogisto. creencias (o prejuicios) metafÃ-sicaexplÃ-citao implÃ-citas En suma. al final de su desarrollo...todas las referencias de esta cita son referencias a Kuhn (1962). todo aquello que permita a la ciencia llevar a cabo algo puede ser parte de (o estar de alguna manera implÃ-citen) un paradigma~ss. o por incidentes personales o históricos(pág17). de lo que se derivan reglas. el cual permite la selección la evaluació y la crÃ-tica) (págs 16-17).l sentido de weltanschauung. má esencialmente.. entre ellos hay algunos cuasi-metafÃ-sico(pág4 6 . teóricos instrumentales metafÃ-sicos) (pág42). por la amplitud Ibid. ((cierto conjunto implÃ-cit de creencias teórica y metodológica entrelazadas. teorÃ-a aplicació e instrumentación(pág 10). pág10. tal vez por una metafÃ-sic en uso. el flogisto lleg6 a tener todas las propiedades que pudieran requerirse para explicar una reacció determinada y llegà asÃa tener propiedades incompatibles para diferentes reacciones. vagas intuiciones. Un paradigma es. 293 294 . ni como teorÃ-a ni como mera suma de ellas. Kuhn no las considera ni como reglas. Si este conjunto de creencias no se encuentra ya implÃ-cit en la colecció de hechos . . usa con tan poca exactitud y de for~ llegado a ser una especie de flogisto filosófic 294.

393. me ha resultado imposible hacer un resumen de la tesis de Kuhn empleando (paradigma.) en lugar de sus dos nuevas nociones. ~ P o \ l cript~. una expo sició adicional puede encontrarse tambiéen Kuhq (1970a) y Kuhn (1970b). dr be de haber tambié perÃ-odono revolucionarios 3W. valores compartidos y ejemplares compartidos 298. por eso el p u n ~I i de partida de Kuhn (1970 a ) es caracterizar la naturaleza de la cien cia no-revolucionaria. usando sus dos nuevas nociones me ha resultado enormemente difÃ-ciguardarme de pisarle alguna idea a Kuhn. sió de algunos de los aspectos centrales de la ciencia)> No cabe duda de que las crÃ-tica de Masterman y de Shapcn* de la noció de ((paradigma))son enormemente fuertes y que el vago uso que en T h e Structure of Scientific Revolutions se hace de ~ p . 1 radigma~ha hecho que ésthaya sido susceptible de una ampli:~ variedad de interpretaciones incompatibles. Kuhn admite que el uso que é ha hecho clr (paradigma* confunde e identifica dos nociones muy distintas: I. 299 Debo confesar que me ha resultado enormemente difÃ-cihacerlo asÃ-Por ur1. Apoyiin dome en esta distinciónvoy a tratar de exponer los principales I . y tan confuso que se convierte en un obstácul para la compren 297. de la ciencia normal. phg.del términ ((paradigma)) 296. Lo cara( terÃ-stic de la ciencia normal es que es hecha por una comunidiiil cientÃ-fic que comparte çrespuesta firmes a cuestiones como I . phg. tan general que no resulta fácide aplicar.1 parte. pero voy a intentar hacerlo s i n exponer lo esencial del artÃ-culde Kuhn que viene a continuació ' " Si el cambio cientÃ-fic es fundamentalmente revolucionario. En ~Second Thoughts u n Paradigms~(((Segundas reflexiones acerca de los paradigmas~) (vn Sesió VI má adelante). para má detalles. o. que son soluciones a problemas concretos aceptad:is por la comunidad cientÃ-fic como paradigmáticas en el sentklo usual del término y la de matrices disciplinares que son los elemcn tos compartidos que permiten dar cuenta del carácte relativamcnir poco problemátic de la comunicació profesional y de la rela1 i v . Ver.I de ejemplares. 385.. empleando las nociones (l(ejemplar y de matriz disciplinar. como é dice. i unanimidad de criterio profesional en el seno de una comunicl:i~l cientÃ-ficay que incluyen entre sus componentes generalizacionrs simbólicascompromisos compartidos de creencias en modelos con cretos. I siguiente: (Cuále son las entidades básica de que se compone rl universo? ¿E quà relació se hallan entre sÃy con los sentidos'' 2% 2" 298 Shapere (1964). . ~ S e c o n d Thoughts on Paradigmsn (Sesi6n VI). En este punto se hace mucho hincapià (mucho m&s que en Kuhn (1962)) C I I Kuhn (1970a)).is gos del análisi hecho en Kuhn (1962). Ibid. y que la idea de Kuhn çslogra que apa rezca convincente por el procedimiento de ampliar la definició clr "paradigma" hasta que el términresulta tan vago y ambiguo qinno resulta fáci de retener. S6lnt me resta presentarle a Kuhn mis excusas y pedirle disculpas por los fallos en quehaya podido incurrir en el intento. que no me pareciera una interp~ r tació claramente erróne de su posición por otra.

Ahora bien. Kuhn (1962). ver el artÃ-cul de Kuhn de la Sesió VI. IV. Secs. los ejemplares. Todos estos ejemplos constituyen lo que Kuhn llama ejemplares. que lo caracterÃ-s tico de la ciencia normal es que es hecha por comunidades cientÃ-fi cas que comparten una matriz disciplinar comú 'O3. Ibid. asÃcomo descripciones de la contextura experimental de diversas clases de fenómenosindicaciones de cuále son los parámetro relevantes. informes y demá proporcionan a uno má ejemplos especÃ-fico del áre de especializació elegida O '5 . Y en este sentido.se encuentra uno con má ejemplos. las matrices disciplinares se adquieren de forma implÃ-cit a travis del proceso educacional por el que uno se convierte en profesional de una disciplina cientÃ-fica Esta adquisició implÃ-citse logra con el estudio de aquella parte de la matriz disciplinar que puede ser explÃ-citamentformulada. Má adelante todavÃ. m Kuhn (1962). ecuaciones) de un determinado contexto experimental. Es decir.. este rasgo se hace mucho mAs explÃ-cit en Kuhn (1970b). 3 1 302 . de los procedimientos de cálcul apropiados.¿Qucuestiones es legÃ-tim plantear acerca de tales entidades y qué 301. los diversos artÃ-culode revista. Sec. para un análisi de si lo es en realidad. Aunque in~plÃ-cit ya en Kuhn (1962). ademá de una caracterizació del diseñ experimental. Lo caracterÃ-sticde los ejemplares es que son aplicaciones arquetÃ-picade generalizaciones simbólica o teorÃ-aa los fenómenosY en este sentido. çPostcript~ 303 Esto parece una caracterizació circular de comunidades cientÃ-fica y de matrices disciplinares compartidas. no pueden adquirirse mediante el estudio de catecismo o codificació explÃ-cit alguna de las mismas. ejercicios de laboratorio uno tropieza con má ejemplos que ejemplifican los diversos modos en que la ciencia vincula o aplica sus generalizaciones a la naturaleza. Además términose pueden emplear para buscar soluciones?~ los miembros de una comunidad cientÃ-fic semejante comparten tambié una serie de valores comunes 302. y por último ya en la carrera profesional. De estudiante. 11. V. las matrices disciplinares. al ser un tipo de weltanschauungen cientÃ-ficasno son susceptibles de una caracterizació completamente explÃ-cit304. cuando se realiza alguna investigació dirigida. Por el contrario. incluyen generalizaciones simb6licas diversas (por ejemplo. uno estudia libros de texto en los que se incluyen ejemplos que ejemplifican los diferentes modos en que las generalizaciones simbólica de la ciencia (las llamadas leyes de las teorÃ-as se aplican a los fenómenos después en el libro de texto y en.. págs4-5. empleados para obtener los datos que se han de poner en conexió con las generalizaciones simbólica y que resuelvan aquellas que resulten adecuadas a las respuestas correctas a las diferentes cuestiones planteadas en el ejercicio. etc.

por ejemplo. Segú la Concepció Heredada. el papel que Kuhn asigna a los ejemplares en la adquisició de matrices disciplinares implica. <Posty su artÃ-cul de má adelante) se hace evidente que la interpretació que cript~. no esta demasiado claro que ést sea el tema principal de eztas exposiciones y es comprensible que la mayor parte de los lectores no hayan visto que ést es el principal golpe asestado por Kuhn en su análisi (ver. . (1970b). el principiante aprende el tipo de cuestiones que hay que plantear y la clase de respuestas que a la ciencia le parecen aceptables. los ejemplares hacen un planteamiento tÃ-pic de una cuestió y luego indican cóm se debe resolver. que la ciencia normal es hecha por comunidades cientÃ-fica que se mantienen juntas gracias a una matriz disciplinar comú la cual se adquiere a travé de un aprendizaje que se caracteriza por el estudio de ciertos ejemplares compartidos y aceptados por la comunidad cientÃ-fic como modelos de lo que debe ser la ciencia. empieza tambié a asimilar los diferentes valores cientÃ-fico con los que juzgar la obra cientÃ-ficcompartida por la comunidad cientÃfica dentro de la cual pretende ser admitido. La únic otra forma posible de adquirir una matriz disciplinar serÃ. Sin embargo. por tanto.Secs. IV y V) y en su rechazo de un lenguaje observacional neutral. segú Kuhn. Pero Kuhn rechaza la idea de que ést sea la forma en que se adquiere una matriz disciplinar. ideas acerca de cóm diseñaexperimentos. 4 cientÃ-fic logra hacerse con una matriz displinar a partir del estudeterminan en buena medida dicha matriz.se especific a total o parcialmente mediante reglas de correspondencia. De este modo. adquiere un repertorio que comprende mé todos y procedimientos experimentales.mediante el estudio de reglas metodológica explÃ-cita mente formuladas. Tanto esta tesis como la interpretacih contenida en el resto del phrrafo se hallan implÃ-citaen la exposició de su idea de que los paradigmas no pueden reducirse a reglas (Ibid. el contenido empÃ-ric u observacional de las generalizaciones simbólica de una teorÃ. la interpretació de las reglas contenidas en Shapere (1964)). y parece resultar de. basándos en que una consideració tanto de la ciencia del pasado como de la actual permite ver que no es asÃcomo se aprende la ciencia ni como se presentan las teorÃ-a306. pero cuando se leen esas exposiciones a la luz de sus último esclarecimientos (Kuhn (1970a). un rechazo de la explicació que las reglas de correspondencia de la Concepció Heredada dan de la interpretació del formalismo de una teorÃ-307. asÃcomo el tipo de parámetro que resultan relevantes y deben estar sujetos a control experimental. Mediante el estudio de ejemplares. La tesis de Kuhn es. las cuales establecen de manera explÃ-cit los métodoaceptados de vinculació de las generalizaciones a los fenómeno y proveen de 3% 307 Ibid.Nadie niega que el estudio de esos ejemplares es parte de la formació y de la preparació del cientÃ-ficopero... De este modo. V. Sec. Aunque esto no està nada má que implÃ-cit en su tratamiento original. dio de ejemplares y ésto Por ejemplo. sigue es la que 61 tiene en la cabeza.

Es decir. por tanto.significado o interpretació empÃ-ric a los diferentes término teó ricos que aparecen en ellas. Kuhn està aceptando en buena medida. en la aplicació de teorÃ-aa situaciones que no caen bajo . equivale a la adquisició de una concepció del mundo. y segú quk ejemplares posea y està dispuesto a aceptar uno. una teorÃ. Kuhn rechaza esta interpretació manteniendo eisu lugar que <unanueva teorÃ-siempre se formula junto con una serie de aplicaciones (ejemplares) a algú campo concreto de fenómeno natural es^ 308. Pues. Por otra parte. En este sentido. 308 309 310 311 . segú los ejemplares que uno mantenga. V. Y en este sentido.no se interpretan de forma explÃ-city que los método posibles de aplicació de las generalizaciones de la teorza a los fenómeno no se especifican por medio de algo tan explÃcito como reglas de correspondencia. al menos aparentemente. que las generalizaciones sipbólica de una teorÃ. dado que el contenido empÃ-ric de los parámetro o términoteórico que aparecen en las generalizaciones simbólica de que uno parta depende en buena medida del modo en que uno considere que dichas generalizaciones se acoplan correctamente a la naturaleza 311. los cuales se presentan como modelos de aplicació de la teorÃ. considerarà similares distintos fenómeno que otro que posea un stock de ejemplares significativamente diferente. y dado que esto depende de los ejemplares que uno considere como modelos y del modo en que uno modele otras apliKuhn (1962).ninguno de los ejemplares que uno conoce. Esta destreza en aplicar generalizaciones. lo que hay que hacer es modelar esa aplicació sobre algú ejemplar parecido.a los fenómenos Con las reglas de correspondencia no se da má que el stock o modelo de ejemplares que uno estudia primero y comparte despué con los miembros de su comunidad cientÃ-fica Esos ejemplares no agotan nunca la variedad de aplicaciones posibles de una teorÃ-y por eso no se pueden codificar en una serie de reglas metodológica 3<)9. Má bien lo que se hace es aplicar una teorÃ. Esta es la tesis que é intenta establecer.. la tesis positivista acerca del significado de los término teóricos quedando reducida su principal discusió con los positivistas y con la Concepció Heredada a sÃel significado puede ser especificado por completo mediante reglas de correspondencia explÃ-citamentformuladas. de una weltunschuuung. Ibid.o generalizació simbólic a fenómeno nuevos modelando esta aplicació sobre las presentadas en los ejemplares 310. phg.. 46. sino que uno adquiere implÃcitamente cierta destreza en interpretar y aplicar generalizaciones simbólica modelando dichas aplicaciones sobre los ejemplares arquetÃ-pico estudiados. asÃclasificarà los fenómeno o la naturaleza: asà verà uno el mundo y asà interpretarà los datos. Ibid. pág47. y esta concepción'de mundo es la matriz disciplinar. implÃ-citamentadquirida.siempre se propone acompañad de diversos ejemplares.Sec. La tesis de Kuhn es.

En este sentido. Es decir. en suma. Por ultimo. de este modo. aquella ciencia practicada* por una comunidad cientÃ-fic que posee en comú una matriz disciplinar basada en un stock de ejemplares compartidos. Kuhn cree que el tipo de aprendizaje y adiestramiento a que uno se somete antes de conseguir ser admitido del todo en el seno de una comunidad cientÃ-fic es de tal naturaleza que no sól hace que todos los miembros de una comunidad cientÃ-fic mantengan el mismo stock de ejemplares. pues. comunidades diferentes con stock de ejemplares compartidos diferentes disentirá respecto a quà cuestiones se deben plantear y respecto a quà se considerarà soluciones a esas cuestiones. et passim. aun cuando se ocupen de los mismos fenómenosdisentirá respecto a lo que sea o deje de ser buena ciencia. poseeránal menos en apariencia. los miembros de una comunidad cientÃ-fic interpretan sus generalizaciones simbólica de la misma forma y confieren por ello el mismo significado a los térmi nos teórico por ellos empleados. Y hasta clasificará los datos de forma distinta. la posesió comú de una matriz disciplinar. ya que las diferencias de ejemplares llevan a clasificar los fenómeno de forma diferente -y los datos son relativos a alguna clasificación.caciones sobre ellos. V. sino que hace tambié que todos modelen la aplicació de generalizaciones simbólica a otros fenómeno de forma esencialmente igual.En este sentido.. Sec. Por tanto. las generalizaciones simbólica no se interpretan nunca de manera explÃ-cita siendo su únic interpretació la ofrecida implÃ-citament por los ejemplares 312 Ibid. De donde se deduce que dos comunidades cientÃ-fica cuyas generalizaciones simbólica sean las mismas o que empleen algunos de los mismos término teóricos pero que posean ejemplares significativamente diferentes. ¿Qutipo de cosas hace la ciencia normal? Como ya hemos indicado. teorÃ-adistintas y concebirá el mundo de forma tambiédistinta. incluso el lenguaje de datos depende de la matriz disciplinar extraÃ-ddel estudio de ejemplares y. conferirá a los términoteórico un significado diferente e interpretará por ello sus generalizaciones de forma diferente. en posesió de ejemplares distintos. segú los ejemplares. Por último dado que los ejemplares indican el tipo de cuestiones que se deben plantear y el tipo de respuestas que se deben dar. la cual se adquiere mediante el dominio del stock de ejemplares compartido por la comunidad cientÃ-ficy del arte de modelar aceptablemente sobre los ejemplares nuevas aplicaciones de sus generalizaciones simbólica 312. aun cuando compartan un vocabulario y unas generalizaciones simbólicas comunidades cientÃ-fica diferentes. no hay lenguaje observacional neutral alguno. asà será los valores cientÃ-fico que se suscriban. pues. Lo caracterÃ-stic de una comunidad cientÃ-fic es. . el significado que uno confiera a los término teórico de sus propias generalizaciones serÃfunció de aquellos. Ciencia normal es.

Ibid. Ibid. La ciencia normal se ocupa. por consiguiente. determinando. En breves palabras. etcétera. No aspira a la producció de novedades ni fáctica ni teorÃ-assino que su propósit consiste en hacer ver que nada es nuevo. Como seña la Kuhn. 11. Las generalizaciones simbólica y sus interpretaciones son en cuanto tales susceptibles de posterior articulació y especificación se requiere el desarrollo y la investigació de nuevos método de aplicació del formalismo a una má amplia variedad de fenómenos la precisió con que se aplican las generalizaciones en área cubiertas por ejemplares se puede mejorar. lo suficientemente abiertas como para dejar todo tipo de problemas para que los resuelva el grupo reciédelimitado de cientÃ-ficos 315.má dicha matriz. los ejemplares dejan unas cuantas cuestiones abiertas o çenigmas acerca de cóm aplicar las generalizaciones simbólica a una variedad cada vez mayor de fenómenos acerca de cóm se deben modelar nuevas aplicaciones sobre los ejemplares existentes.. a su vez. Es el intento de subsumir una clase cada vez má amplia de fenómeno bajo la concepció básic del mundo suministrada por la cambiante matriz disciplinar. pág10. es una empresa altamente acumulativa dedicada a aumentar el éxit inicial de los ejemplares al tratar con un áre de problemas o una clase de fenómeno -consistiendo su tarea en la ampliació y mayor articulació de la matriz disciplinar mediante la produció de ejemplares adicionales y el perfeccionamiento de los existentes-. IV. de resolver los problemas abiertos o enigmas planteados por los ejemplares y por la matriz disciplinar basada en ellos 316. ... Secs. phg. . En este sentido.. Ibid. hay un amplio campo para aumentar el númer y variedad de ejemplares y. articula y amplÃ. lÃ-mitey perspectivas suministrados por la matriz disciplinar -lo cual.. 23.y por la perspectiva de modelar sobre ellos nuevas aplicaciones del formalismo. el stock de ejemplares puede ser relativamente pequeñ y es relativamente limitado por lo que se refiere a su alcance y precisió 313. Cuando una comunidad cientÃ-ficsurge por vez primera en torno a una matriz disciplinar. La resolució de tales cuestiones o enigmas dentro del marco referencia. para aumentar el campo y la precisió tanto de las generalizaciones simbólica como de la matriz disciplinar que proporciona de manera implÃ-cituna interpretació empÃ-ricde las mismas.es la tarea central de la ciencia normal 314. que todo està de acuerdo con sus generalizaciones tal como resultan interpre313 314 315 316 Ibid. Sec. alejándolo de las formas de competencia de la actividad cientÃ-fic (las cuales son) . con má precisió distintos coeficientes fÃ-sicotales como el de la atracció gravitacional. 111 y IV. los ejemplares <son logros que carecen lo suficiente de precedentes como para atraer a un grupo duradero de partidarios. por ejemplo. pues.

. si las anomalÃ-a siguen ofreciendo resistencia a su disolución entonces se produce una crisis cientÃ-fica esta crisis prepara el escenario para una revolució cientÃ-fic318. No es preciso subrayar el papel de la matriz disciplinar en esta crisis. Tales intentos suelen consistir en cambiar las generalizaciones simbólica de suerte que es preciso revisar o sustituir algunos de los ejemplares cuando no se requieren otros oponiendo radicalmente nuevos. la ciencia normal tropieza invariablemente con fenómeno anómalo que no se comportan conforme a sus expectativas. VI. Ibid.se somete a una exploració má o menos amplia con la esperanza de que en últim términse la pueda hacer cuadrar con la vieja concepció del mundo suministrada por la matriz disciplinar. 52. Como las teorÃ-ason generalizaciones simbdicas Zbid.. Sec. má sensible serà como indicador de anomalÃ-ay. cada vez que en esta cita aparece aMatriz disciplinarn. es capaz de darse cuenta de que algo anó malo ha tenido lugar. Pero si tales esfuerzos no logran hacer cuadrar algunas de dichas anomalÃ-a con la matriz disciplinar. La anomalÃ-sól aparece destacada contra el fondo proporcionado por la matriz disciplinar. el texto original dice ~Paradigma~. sabiendo con toda precisió lo que debe esperar. Pues las novedades que preparan el escenario para la crisis se presentan asól para el hombre que. pág65. 317 318 319 . Cuando se descubren anomalÃ-aque entran en conflicto con las expectativas de la comunidad cientÃ-fic y cuando fracasan repetidos intentos de reconciliarlas con la concepció del mundo suministrada por la matriz disciplinar. Caso de aue las anomalÃ-a sigan " resistencia a ser encajadas. se producen una serie de intentos con vistas a cambiar la matriz disciplinar de tal forma que las anomalÃ-aencajen en ella. lo que ocurre es que las alteraciones de la matriz disciplinar se van haciendo má ad hoc cada vez y que la unanimidad dentro de la comunidad cientÃ-fic acerca de quà alteraciones son legÃ-tima y cuále no va disminuyendo cada vez más La situació que se produce en este momento se puede caracterizar de diversos modos. Ibid. Cuanto má precisa sea una matriz disciplinar y mayor su alcance. phg.. de la ocasió de cambiar de matriz disciplinar> 319. por consiguiente. Aunque no aspire a producir novedades fácticasen sus intentos de articular má su matriz disciplinar y de ampliar el campo de fenómeno que puedan tener cabida en sus generalizaciones interpretadas.tadas por la matriz disciplinar a travé de su modelació sobre los ejemplares de la misma 317. Cuando se descubren tales anomalÃ-asla zona de anomalÃ. este persistente fracaso de la ciencia normal en resolver los enigmas planteados por las anomalÃ-a tiene como consecuencia una inseguridad profesional en el seno de la comunidad cientÃ-fica La concepció del mundo ofrecida por la matriz disciplinar compartida ya no parece adecuada para hacer frente a todos los fenómenos Como consecuencia.

de acuerdo con Kuhn. ya no hay una sola teorÃ. 321 Ibid. modificadas o rechazadas por el cientÃ-ficocuando en realidad la tesis de Kuhn parece ser que esos cambios de matrices disciplinares se producen sól de forma indirecta como consecuencia de la alteració de ciertas generalizaciones simbólica o de ciertos ejemplares. leyendo à § t e o r à en . Esto indica que serÃ. parece la mejor aproximación y ademá tiene el mkrito de poner de relieve el que la discusi6n entre matrices disciplinares en competencia se muestra como una discusió entre teorÃ-a en competencia. Como la matriz disciplinar viene determinada por. simultáneamentela decisió de aceptar otra>'*(. Por tanto. no renunciará a la teorÃ. pero no llega a ser condici6n suficiente.interpretadas. no parece que sea uno quien realmente decida rechazar una matriz disciplinar. Y como ya no es una comunidad cientÃ-fic con una matriz disciplinar compartida. sino que má bien uno decide dejar tina generalizació simbólic interpretada por otra.lugar de ~ p a r a d i g n i a ~ Esta . o es extraÃ-dde.jemplos . en consecuencia. dicha lectura inducirÃ. un cambio de matriz disciplinar. que sea capaz de captar exactamente este sentido.. Es decir. sino que se halla en una crisis revolucionaria. asÃcomo en los distintos ejemplares que les confieren interpretació empÃ-rica equivalen a una proliferació de teorÃ-aslos distintos miembros de la comunidad cientÃ-fic pasan a formular y emplear teorÃ-adistintas. la decisió de rechazar una teorÃ. Esta crisis es una condicihn necesaria para que se dÃuna revolució cientÃ-fic y para que surjan teorÃ-anuevas en un áre determinada.mejor leer matriz disciplinar)) en lugar de çparadigma~ sin embargo.. modificadas o rechazadas. aunque afines y..que sea poseÃ-den comú por la comunidad. Sec. Finalmente. el stock de ejemplares aceptados.por otra es siempre. en Kuhn (1970a) y en el ~ P o s t c r i p t de ~ Kuhn (1970b).a engaiÃ-oya que parece sugerir que las matrices disciplinares pueden ser directamente analizadas.que los ha llevado a la crisis. los distintos cambios introducidos en ellas. pág 77. <Aun cuando (los cientÃ-ficos pueden empezar a perder su fe y a continuació a considerar otras alternativas. ya no està haciendo ciencia normal. los istintos miembros de la comunidad cientÃ-ficpasan a poseer matrices disciplinares diferentes. la proliferació de ejemplares ofrecidos tiene como consecuencia el que los distintos miembros de la comunidad cientÃ-fic a no comparten el mismo stock de ejemplares. Por consiguiente. V I I . debe destacarse que ninguna de las sugerencias implÃ-cita en los párrafo anteriores de que las matrices disciplinares pueden ser directamente analizadas. crisis que consiste en la descomposició de la comunidad cientÃ-fic debida a la pérdidde la matriz disciplinar compartida 320. no pasan a tratar las anomalÃ-acomo contra-e. de este modo. como lo que caracteriza una comunidad cientÃ-fic es la posesió de una matriz disciplinar comúnlo que en otro tiempo era una comunidad cientÃ-fica ya no lo es. ya que. De ahÃque. de este modo. antes de s 320 Ibid. No he logrado encontrar ninguna lectura adecuada del tkrmino <paradigma).. carece de intención . admito que la interpretació que acabo de dar supone una buena dosis de lectura entre lÃ-nea siguiendo la pista dada en el artÃ-cul de Kuhn de má adelante. una revolució cientÃ-fic supone fundamentalmente la sustitució de una matriz disciplinar por otra. lo cual lleva consigo el aceptar un nuevo conjunto de ejemplares y. la de *teorÃ-a)> aunque no del todo correcta. lectura del ultimo enunciado citado no me parece totalmente apropiada.

los cientÃ-fico adoptan una actitud diferente hacia las matrices disciplinares existentes y hacia los ejemplares de las mismas y. al mismo tiempo. en últim término ser capaces de resolver los problemas que la han provocado.que se rechace una matriz disciplinar. 323 Kuhn (1970b).. sino que se desarrollarà como una lucha entre teorÃ-a competitivas. Lo má caracterÃ-sticde la investigació extraordinaria es que es individual y no colectiva de la forma en que lo es la ciencia normal. b) el problema sigue ofreciendo resistencia incluso a enfoques radicalmente nuevos y es reservado para una próxim generació que posea mejores instrumentos. los cientÃ-fico tratará en primer lugar de detectar las anomalÃ-aque han provocado la crisis. aplicando las reglas de la ciencia normal má estrictamente que nunca con objeto de ver la naturaleza del derrumbamiento producido en la teorÃ-y en la matriz disciplinar. tigació normal a otra extraordinaria)> La investigació extraordinaria resolverà la crisis de alguna de previas a la estas tres formas: a) las teorÃ-asejemplares y técnica crisis demuestran. tratará de producir teorÃ-aespeculativas que. e) surge un nuevo candidato a matriz disciplinar con la consiguiente lucha por su aceptació 323. la expresió de descontento explÃ-cito el recurso a la filosofÃ-y la discusió acerca de los fundamentos. pág 84. las dos primeras alternativas no son consideradas en Kuhn (1962). pág 90. Es decir. Esta tercera forma de resolver la crisis constituye una revolució cientÃ-ficaEn un principio. leyendo amatrices disciplinares y ejemplares de las mis mas^ en lugar de çparadigmasnEl resto del párraf se basa en Ibid. Para una discusió má amplia de este punto. Conviene insistir otra vez en que la discusió no entrañarde forma explÃ-cit el considerar la matriz disciplinar. debe. La proliferació de articulaciones en competencia. al no estar fijada de antemano por una matriz disciplinar comú compartida por la comunidad cientÃ-fica se convierte en una investigació má libre. producirse una sustiLucion. de tener éxito puedan explicar las anomalÃ-asLa investigació extraordinaria. la disposició a ensayarlo todo.. Trabajando desde perspectivas diferentes. Esta sustitució no puede ser otra cosa que el fruto de la investigació extraordinaria. el nuevo candidato a matriz disciplinar se compone en buena medida de generalizaciones simbólica y de ejemplares propuestos para vincular las generalizaciones a la natu322 Ibid. pese a la desesperació de aquellos que han creÃ-d que era el final de la teorÃ-o matriz disciplinar existente. Sec. Los diferentes cientÃ-ficotrabajan dentro de alguna de las matrices disciplinares de las muchas que proliferan. . son sÃ-ntomade una transició de inves322. como consecuencia. VIII. y la revolució cientÃ-ficconsiste en un cambio de lealtades: de la vieja matriz disciplinar a la nueva. echando cada uno de ellos mano de distintas <reglas de investigación-lo cual indica que los distintos cientÃ-fico consideran el campo de investigació de forma diferente. la naturaleza de su investigació cambia. çaenfrentarse a la crisis. ver nota 321.

la nueva teorÃ. la discusió sobre matrices disciplinares en competencia es una discusió sobre concepciones del mundo diferentes y modos de hacer ciencia tambiédiferentes En las primeras etapas de una revolució cientÃ-fica la inmensa mayorÃ. es capaz de legalizar las anomalÃ-aprovocadoras de la crisis 325. p6g. Aceptar la nueva teorÃ. IX. se trata. 96. que Kuhn rechaza esta lectura en la respuesta que me dirige en la Sesió VI.emplea algunos de los mismos tdrminos que la vieja. En este sentido.rendirà homenaje al nuevo candidato apoyán dose en que ha logrado legalizar las anomalÃ-acausantes de la crisis y en las promesas en é contenidas de resolver otros problemas adeY como consecuencia de esta m6s de los resueltos por la vieja teorÃ-a divisió en campos opuestos. . Esta diferencia no se darÃ. por consiguiente. la aceptació de una nueva teorÃexige el abandono de la vieja matriz disciplinar por otra que contenga la nueva teorÃ-aasÃpues. esta postura me parece incompatible tanto con las partes de su (1962) que estamos discutiendo. 326 Kuhn (1962). se produce una discusió acerca de la adecuació del nuevo candidato. Sec. Conviene señalarsin embargo. lógicament incompatibles. La vieja teorÃ. Pues el éxit del nuevo candidato s6lo puede medirse en relació con algunos criterios acerca de cuá 324 Recordemos que para Kuhn una teorÃ.y el candidato a sustituirla deben ser. aceptar la nueva teorÃ. 327 Ibid. Esta teorÃ-aa diferencia de la suministrada por. 325 Este es u n requisito mÃ-nim para ser un serio candidato a la sustitución no es preciso que sea suficiente. pues.y de la antigua matriz disciplinar. como con su artÃ-cul de mhs adelante. o vinculada a.<(debede algú modo permitir predicciones distintas de las derivadas de sus predecesoras. y sól una pequeñ minorÃ.equivale a aceptar nuevas generalizaciones simbólica y ciertas aplicaciones de dichas generalizaciones como ejemplares arquetÃ-picosEsto naturalmente supone aceptar que el tipo de preguntas que los ejemplares plantean y el tipo de soluciones que ofrecen constituyen el tipo de preguntas y respuestas que la ciencia debe hacer.supone aceptar un vocabulario nuevo o modificado a travédel cual concebir el mundo y ensamblar la ciencia teórica y si la nueva teorÃ.. y como los ejemplares interpretan implÃ-citament las generalizaciones simbólica y determinan el significado de los término teórico que aparecen en ellas. efectivamente de una nueva teorÃ-324. al sugerir que las teorÃ-a han de ser identificadas con matrices disciplinares. su aceptació implica usar dichos término con un significado distinto del que tenÃ-a en aquélla Ahora bien.raleza.de la vieja comunidad cientÃ-fic prerrevolucionaria continuarà manteniendo alguna de las diversas versiones que han proliferado de la vieja teorÃ. pues. la vieja matriz disciplinar. todos estos cambios equivalen a aceptar o adquirir una nueva matriz disciplinar y.si las dos fueran lógicament compatibles~ 326.parece ser una serie de generalizaciones simbólica de las que se da una interpretació empÃ-ric que sól es parcialmente Indicada por los ejemplares.

con distinto significado empÃ-ricoEsto no se limita sól a los término teóricos sino que es válid tambié para los término que se refieren a datos. una de las razones de por quÃel sentido de estos argumentos es contrapuesto es que los dos campos emplean la misma terminologÃ.supone adoptar la nueva m a t r i ~ Ibid. desde los valores y criterios de su propia matriz disciplinar. Ahora bien. que su propia teorÃ-es superior.pueden ser legÃ-timament empleadas. no hay ni siquiera un lenguaje observacional neutral. bien en Kuhn (1970a). y a la matriz disciplinar a ella asociada. como ambos campos no comparten supuestos o valores comunes.permite explicar los fenómeno mejor que la vieja.(junto con sus ejemplares) má aceptable-. En consecuencia. Ibid. Sec. Por este camino cabe hacer algú juicio comparativo de los mérito de las teorÃ-a en competencia 330. interpretar y clasificar de forma diferente los fenómeno a los que se aplican las generalizaciones simbólica 329. Má bien el argumento debe ser en el últim términ un argumento de persuasió 328.y los ejemplares que deben aceptarse -es decir el de cuá es la teorÃ. ya que los ejemplares suponen. los dos campos argumentan en sentidos contrapuestos: cada uno mantiene. y como la vieja matriz disciplinar y el nuevo candidato suponen la aceptació de ejemplares distintos. Sec. no hay ningú argumento lógic que pueda demostrar la superioridad de una de ellas sobre la otra. Si la comparació revela que la nueva teorÃ. Pero. es evidente que ambos campos no camparten los mismos criterios o valores. Esto no quiere decir que dichos argumentos hayan de ser irracionales. entre una parte cada vez mayor de la comunidad cientÃ-fica Pero no basta simplemen te con realizar mejor la tarea de conseguir un ajuste con los fenóme nos. entonces es posible que se produzca un cambio de lealtad a ella. En concreto. sino m*..les son los problemas de los que la ciencia debe ocuparse. Se trata en parte de un problema de traducción si ambos campos son capaces de llegar a aprender a traducir cada una de las afirmaciones (tanto teórica como prácticas del otro a su propio lenguaje. Esta interpretaci-n de atraducci6n~no se encuentra en Kuhn (1962). IX. cada uno de ellos puede llegar a conseguir algú grado de comprensió de las ideas del otro -al menos el suficiente para poder comparar la capacidad relativa de las teorÃ-a opuestas para explicar los fenómenosanómalo o de otro tipo. De ahÃque. inter alia. estos son precisamente los criterios y valores que vienen implicitamente determinados por los ejemplares que uno posea. VI. Sec.. pues hay medios de persuasió racionales. aunque ést es su tema fundamental de discusiónno es el que má a la vista está este suele ser el de cuáes la teorÃ. acerca de experiquà tipos de respuestas son válida y quà tipos de técnica mentales y de metodologÃ. buena parte de su discusió verse acerca de quà criterios y valores han de aceptarse. Sin embargo. Pues aceptar la nueva teorÃ. X. 328 329 330 .

sujetas a una serie de condiciones limitadoras.como arquetipo de cóm se debe hacer ciencia. Aun cuando se puedan derivar las diversas fórmula de las leyes de Newton. O al menos ya no se trata de aquéllas 331 332 Kuhn (1962).. tales como çmasa y çfuerza tienen ahora un nuevo significado conferido por la teorÃ. en el sentido de que hacer ciencia por este camino seguirà siendo provechoso y de que una ciencia normal productiva resultarà del trabajo realizado dentro de la nueva matriz disciplinar. XIII et passirn.y a la matriz disciplinar que la acompaña y estará deseando dedicarse a hacer ciencia normal desde esa matriz. Esto se ve mejor cuando uno se da cuenta de que la aceptació de una nueva teorÃy de su matriz disciplinar correspondiente implica la aceptació de la nueva teorÃ. entonces pasará a prestar lealtad a la nueva teorÃ. pues esas ecuaciones no son má que aproximaciones de alcance limitado a las generalizaciones de la teorÃ-de la relatividad. aunque ést cuadre mejor con los fenómenosno responde a las cuestiones má significativas y/o que las respuestas que ofrece no resultan adecuadas o aceptables. la teorÃ. pág10. no deja de ser razonable admitir que la nueva teorÃ. X. No hay ninguna inconsistencia en mantener.disciplinar -incluidos el perfeccionamiento de sus valores. su consideració de quà cuestiones son significativas y su valoració de quà soluciones han de considerarse aceptables. aya no se trata de las leyes de Newton. y no su viejo y clásic significado. . La revolució cientÃ-ficse ve completada cuando la mayorÃ-de la comunidad cientÃ-ficha pasado a prestar lealtad a la nueva matriz disciplinar. en este momento es cuando los cientÃ-fico pasan de pronto a pertenecer a una nueva comunidad cientÃ-ficagrupados por una matriz disciplinar comú y cuando empiezan a dedicarse a hacer ciencia normal 332. Pero si un númer suficiente de gente llega a ver la nueva teorÃ-como un logro capaz de resolver los casos anómalo y los éxito de la dieja teorÃ-y a la vez como çl suficientemente indeterminada como para dejar todo tipo de problemas para que los resuelva el grupo reciédelimitado de cientÃ-fi cos (esto es.resuelve las anomalÃ-ay los éxito de la vieja y negar. Secs. no constituyen. las viejas leyes clásicasya que los términoclave. Ibid. XII. pero con un significado distinto.que. que indique una forma provechosa o deseable de hacer ciencia. pues.de la relatividad. ¿E quà se diferencian los poseedores de la nueva matriz disciplinar de los de la vieja? La nueva matriz disciplinar puede poseer alguna de las viejas generalizaciones simbólicas pero confiriendo un significado distinto a los término teóricos AsÃpor ejemplo. los que mantienen la nueva matriz disciplinar))> 331. El que esto sea asÃindica que la tesis positivista de la reducció teóric (ver Sec. sin embargo. 11-F)es falsa.de la relatividad sigue empleando ecuaciones clásica de movimiento. partiendo de una comprensió total de la nueva teorÃ.

ver tambi6n la exposici6n que se hace de la reducci6n te6rica en las dos phginas siguientes. el cambio cientÃ-fic má significativo es revolucionario y no acumulativo 334. 335. . phg. X. Esta es. los datos se expresan en el lenguaje de la ciencia y el significado de estas expresiones es diferente en las diferentes matrices disciplinares. la interpretació que Kuhn hace de la naturaleza del conocimiento y del cambio cientÃ-ficosEn ella se halla implÃ-cituna interpretació de las teorÃ-aslas teorÃ-ason generalizaciones simbólica empÃ-ricamentinterpretadas por los ejemplares y por el modelado de otras aplicaciones sobre los ejemplares. phg. pero no todo cambio cientÃ-fic es de este tipo. no son lo dado por los sentidos. etcétera los datos que resultan de realizar esas operaciones dentro de matrices disciplinares distintas. pues. y aunque un cambio de matriz disciplinar no supone un cambio del mundo. aun cuando se retengan las viejas fórmulasse las retiene en tanto que leyes modificadas. sino que es una reorientació fundamental de la ciencia que exige sustituir la vieja ciencia por la nueva -aun cuando se retengan algunas de las viejas generalizaciones con una nueva interpretaciónEl cambio cientÃ-fico pues. sino que mábien uno ve el mundo a travéde su propia matriz disciplinar. De ahÃque cuando se produce una revolución el progreso cientÃ-fic resultante no sea acumulativo. 334 Ibid. por el contrario.. Ven cosas diferentes por varias razones. En primer lugar. sól es acumulativo dentro de la ciencia normal. Los cambios conceptuales que se producen como consecuencia de la aceptació de una nueva matriz disciplinar son como un cambio de gestalt. 335 Ibid.. sino que. Es evidente que esta consideració de las teorÃ-ascomo cualquier otra.a no ser que dichas leyes sean reinterpretadas de una forma que 333. leyendo umatriz disciplinarn en lugar de ~Paradigma~. realizar medidas. 120.. La ciencia se hace desde una matriz disciplinar o weltanschauung. sÃsupone un cambio de lo que de é se ve y de cóm se lo ve. estÃestrechamente ligada a una consideració del conocimiento cientÃ-ficy de la naturaleza de la empresa cientÃ-fica y la consideraci6n de las teorÃ-ano resulta má adecuada que aquella epistemologÃ-a la que pertenece. Sec. aunque el mundo no cambia con un cambio de matriz disciplinar. despué de é el cientÃ-fic trabaja en un mundo distinto. En segundo lugar. Al análisi de Kuhn se le han hecho objecio333 Ibid. 100. Lo que ocurre no es que uno vea el mundo y luego lo interprete desde su matriz disciplinar.. son má bien los resultados de clasificar los fenómenosreunirlos en grupos similares. los datos que el cientÃ-fic recoge son distintos segú la matriz disciplinar desde la que se los recoge. dos observadores que contemplan las mismas cosas desde matrices disciplinares diferentes ven cosas diferentes. en resumen. Por hubiera sido imposible hasta despué de la obra de Einstein~ tanto. será distintos. Pues los datos no son puros estÃ-mulosensoriales.

sino que é mantiene que hay un sentido en el que son tambiécomponentes de la naturaleza))338. en una mala interpretació de Kuhn. En segundo lugar. págs 74-89. Kuhn tambiédice que los paradigmas (es decir. Kuhn (1962). en la consideració de Kuhn. El hecho de que sus afirmaciones sobre este tema parezcan ser inconsistenCuando afirmates indica que leyendo a Kuhn se plantea un problema de exégesis . por ejemplo. caso de darse. y muy en relació con el punto anterior. çso para Kuhn no sól çcomponentede la ciencia)). Algunos autores (por ejemplo. de que lo haga de una forma tan persistente como requiere la interpretació de En tercer lugar. la idea de Kuhn de que las revoluciones Kuhn 336. especialmente el de Toulmin v tambiéToulmin (1967a): una valiente defensa de la . por ejemplo. los datos son relativos a una matriz disciplinar. para distinción ver Kuhn (1970a). pág 120 (citado anteriormente) y pág 128. En primer lugar. aunque sÃcambien lo que vemos. Algunos autores expresan sus dudas acerca de que se pueda establecer de forma adecuada esta distinció entre ciencia normal y ciencia revolucionaria. suponen un conflicto entre matrices disciplinares inconmensurables que sól puede resolverse mediante persuasió y no mediante argumentació lógic ha llevado a unos cuantos autores a señalaque la ciencia y el cambio cientÃ-ficose convierten. hasta el extremo de que recientemente Kuhn la ha abandonado por el par de nociones de ejemplar y matriz disciplinar. En cuarto lugar. los artÃ-culocontenidos en Lakatos y Musgrave (1970). 339 Ver.nes desde muchos frentes. Otros dudan de que la ciencia normal se dà en realidad y. habida cuenta de que é subraya con frecuencia el que el mundo no cambia porque se produzca un cambio de matriz disciplinar 339. asÃcomo 336 Ver. . en algo fundamentalmente irracional -que la aceptació de" teorÃ-ase convierte en una empresa subjetiva que en el fondo no es empÃ-ric337. ver Scheffler (1967). pues. como lo es toda observació y por eso uno ve çmun dos diferentes)> desde matrices disciplinares diferentes. Hasta quÃpunto esta distinció es adecuada sigue siendo tema normal de discusión como puede verse en la Sesió VI de este simposio. resultado de la actividad de comunidades cientÃ-ficaagrupadas por la posesió comú de una matriz disciplinar. Esta objeció se basa. cada punto de vista crea su propia realidad)). la consideració que Kuhn hace de la ciencia depende fundamentalmente de la distinció entre ciencia normal y ciencia revolucionaria y de la idea de que la mayor parte del tiempo la ciencia atraviesa un perÃ-od de ciencia normal. como ya hemos mencionado antes. Scheffler (1967) han objetado que esto supone dejar a la ciencia desprovista de una base fáctic objetiva y. desde luego. en la interpretació de Kuhn. en la Secció X se insiste en varias ocasiones en este punto. 338 Scheffler (1967). pág 19. La defensa de Kuhn contra esta objeció se encuentra en Kuhn (1970a). las matrices disciplinares) son componentes del mundo (pági na 109). Las matrices disciplinares. la noció de Kuhn de <<paradigma)) ha sido duramente criticada. de este modo. çl realidad funciona como un factor independiente. 337 Para este ataaue.

Estoy afirmando simplemente que hay una base textual para hacer una lectura diferente de Kuhn -lectura a la que no afecta para nada la crÃ-ticde Scheffler y que resulta compatible con el resto de la postura de Kuhn. Achinstein (1965) y (1968). y cuando las dos interpretaciones son compatibles con el resto de su postura. pues. cada una de las cuales cuenta con cierto apoyo textual.siguen siendo válidas a pesar de las recientes aclaraciones de Kuhn. por razones de espacio. El artÃ-culde Kuhn de la Sesió VI està dedicado en parte al desarrollo de su tesis de la dependencia del significado. Esto es. En opinió de N. 340 Scheffler viene a decir prhcticamente que Kuhn es un idealista. uno de los principales defectos de la interpretació que la Concepció Heredada propone de las teociones contradictorias sugieren dos interpretaciones posibles de un autor. phgina 19. se debe presuponer que lo que el autor ha querido proponer es la interpretació má defendible. no estoy negando que haya una base textual para la lectura que é hace de Kuhn. 3. si. no sól al de Kuhn.los datos y hechos que recojamos acerca de él Aunque Scheffler deforma entonces la postura de Kuhn. No puedo. lo hacen). Las dos última objeciones han sido hechas tambié a los análisi ofrecidos por Hanson. Shapere (1964). segú la concepció de Kuhn. que no depende de esa matriz. Las crÃ-ticaresumidas me parece que son tes que todavÃ. y Scheffler (1967). no obstante. Estas no son todas las crÃticas hechas al análisi de Kuhn. 341 Ver. Feyerabend y Bohm. (1966). Hanson. ¿có puede el mundo. algunas de las que he omitido parece que se desvanecen con las aclaraciones hechas por Kuhn (por lo menos si la anterior interpretació es fundamentalmente correcta. detenerme en una consideració má exhaustiva de las crÃ-tica hechas contra la postura de Kuhn y de las respuestas que han provocado. y una de las interpretaciones lleva a una concepció mucho menos defendible que la otra. Por últimola tesis de Kuhn de que un cambio de matriz disciplinar o de teorÃ. Al mantener. me parece que si se quiere hacer una crÃ-ticjusta. por ejemplo. ejercer una influencia de objetivació y de control sobre lo que la ciencia acepta? Dicho de forma menos rimbombante. . su análisi encierra una importante cuestió -a saber.y que no hubiera dejado de ser má justo atribuir a Kuhn esta concepci6n. lo que se halla en discusió es su tesis de que el significado depende por completo de la matriz disciplinar 341.produce siempre como consecuencia un cambio en el significado de los término empleados por una ciencia ha sido duramente atacada. Scheffler (1967). cap. ¿n cae Kuhn entonces en cierta forma de idealismo antiempÃ-rico 340. R. y por eso haremos una consideració má detallada de ellas en la próxim Secció V-B-2. págs91-105. que Scheffler no està interpretando bien a Kuhn. Como son temas frecuentes de discusió van a aparecer en alguno de los artÃ-culo de las actas de este simposio. la ciencia siempre considera el mundo a travé de una matriz disciplinar. si uno no considera el mundo má que a travé de una matriz disciplinar que configura y deforma los datos.

pág90. Hanson comienza con una exposició de la observació que tiene el doble objetivo de desacreditar. cuando uno considera la forma en que un cientÃ-fic propone o descubre esas leyes. le permiten los datos resultan inteligibles~ a uno explicar los fenómeno que caen bajo ellas. pAg. En el curso de este análisisHanson trata en primer lugar de mostrar que la observació y los hechos incluyen. hipótesi y teorÃ-a se proponen por primera vez a tÃ-tul provisional 342. Luego. sin duda ninguna. que el libro de Hanson apareciÃcuatro añoantes que el de Kuhn. reconoce una deuda con Hanson en relació con el primer punto. a . Hanson desarrolla parcialmente una lógic del descubrimiento (del razonamiento retroductivo) que intenta exponer la çverdaderlógica) por la que se proponen las leyes. Ibid. En cierto sentido. por una parte. en consecuencia. sino que lo que en un principio busca es una explicació de los datos -((un patró conceptual en tkrminos del cual sus datos se ajustará inteligiblemente a datos mejor cono cid os^ 343. A la vez desarrolla su análisi de las teorÃ-ay hace algunas otras observaciones conceptuales acerca de la actividad cientÃ-fic345. ~ 3 4 Ibid. 71. X. teorÃ-ae hipótesis se encuentra con que lo que ést busca no es algo que se parezca al sistema deductivo fÃ-sicamentinterpretado de la Concepció Heredada en el que los datos son consecuencias derivables.rÃ-aes que limita su atenció al producto acabado del teorizar cientÃ-fic sin prestar atenció alguna al procedimiento racional por el cual leyes. Es importante recordar. investiga Hanson esta forma de proceder del descubrimiento: a la vez nronone un análisi de las teorÃ-a en donde alas teorÃ-afÃ-sicaproporcionan una serie de patrones dentro de los cuales 344 y. Por otra parte. basándos en estos resultados. cabe ver el análisi de Hanson como un suplemento o complemento del que Kuhn hace de las teorÃ-acientÃ-fica-su tesis de la naturaleza de la observació como provista de una carga teóric refuerza v desarrolla la idea de Kuhn de aue no existe un lenguaje de observació que sea neutral y su análisidel razonamiento retroductivo supone una profundizació mayor en el análisi de la lógic de la investigació cientÃ-ficextraordinaria 346. a la hora de establecer comparaciones entre los dos. Sec. 345 En Hanson (1963). 346 Kuhn (1962). v à ¡ 72. Hanson desarrolla un detallado estudio de su anhlisis en tkrminos del descubrimiento del positrón estableciendo al hacerlo muchas de las mismas tesis. sino má bien infiriendo por retroducció hipótesi probables a partir de datos organizados conceptualmente. Estas teorÃ-ano se descubren generalizando inductivamente a partir de los datos. la tesis de la Concepció Heredada de la existencia de un lenguaje neutral de ob1 L Hanson (1958a). 342 343 . En Patleerns o{ Discovery (Patrones d e Descubrimiento) (Hanson (1958a).. una organizació conceptual -una ((carga teórica)) y que nuestra noció de causalidad tiene algo que ver con cierta forma de organizació conceptual..

sensorial de la percepción 348 Hanson (1958a). puesto que tienen una experiencia visual comú -a saber. es cierto que dos personas que mantienen teorÃ-a radicalmente diferentes acerca de los mismos objetos ven en realidad la misma cosa.es la de Firth (1965). los dos perciben visualmente el sol. donde lo que esth en blanco se rellena con frases descriptivas de formas.' ció del que cabe dar una interpretació semántic directa independiente de toda consideració de cualquiera de las teorÃ-aque lo empleen. Y dado que el lenguaje observacional es de tal clase que las se hacen se pueden verificar por observació afirmaciones que en é directa. la teorÃ. Cabe mantener que ven la misma cosa. hablando en sentido amplio. de aquÃno se deduce en modo alguno que vean la misma cosa. 3* La terminologÃ. A esta objeció suele responderse diciendo que hay un sentido en el cual tienen una experiencia visual común la cual nos autoriza a decir que ven lo mismo: los dos ven un disco blancoamarillento brillante situado entre manchas de 'color verde y azul. para una cuidadosa formulació de l a teorÃ. la idea de que la observació posee una çcarg te-rica~. Por tanto. de hecho. phgs. todas las disparidades que aparezcan entre sus descripciones de lo que ven se atribuyen al hecho de que dan diferentes interpretaciones ex post {acto del mismo dato sensorial 348. Es este residuo lo que permanece de una experiencia perceptual cuando se modifican todos los elementos interpretativos.Como se recordarála Concepció Heredada postula la existencia de un lenguaje intersubjetivo de observa. Hanson se plantea la pregunta de si Kepler y Tycho ven o no ven en realidad la misma cosa en el Este al amanecer.del núcle sensorialw. exige que . es una imagen fenoménic que puede ser directamente percibida de tal forma que sus cualidades son conocidas de una vez por todas. junto con su corolario de que hay un lenguaje 347 Un dato sensorial. colores. esa naturaleza intersubjetiva requiere que todos los que emplean dicho lenguaje vean las mismas cosas cuando miran a los mismos objetos. en cuanto tal. El contenido de un dato sensorial es lo que puede describirse usando la expresió çM parece. Es precisamente esta concepció a la que yo llamo teorÃ. Pero si con esto se quiere indicar que sus ojos reciben estÃ-muloo impresiones en la retina semejantes. pues recibir una impresió en la retina es estar en un estado fÃ-sico mientras que ver es tener una experiencia visual -y ambas cosas no son lo mismo.. Hay dos versiones de la teorÃde los datos sensoriales. ven el mismo dato sensorial 347. Ver Broad (1965). el lenguaje observacional es teóricament neutral. etc. Una de ellas. pAg..>. 216.servació y de establecer. 5-8. La cuestió que Hanson empieza planteándos es la dc si. aunque Tycho vea la salida del sol y Kepler la tierra moviéndos de tal modo que el sol entra en el campo de visión Segú esta manera de ver las cosas. Para ello nos invita a considerar el caso de Johannas Kepler y de Tycho Brahe contemplando el amanecer. Despué de recordarnos que Kepler creÃ-que el sol estaba fijo y que la tierra se movÃ-en torno a él mientras que Tycho veÃ-la tierra fija y el sol girando alrededor de ella. por otra.de la inferencia discursiva.

sin acudir a la pluralidad de ejemplos óptico que Hanson emplea. suponiendo que no est6 atacando a un fantasma. Hanson responde a esta consideració con varios argumentos: 1 )Si ver la figura primero como un antÃ-lopy luego como un pelÃ-can :supone interpretar las lÃ-neade forma diferente en cada caso. no hay má remedio que dar por sentado que ver la figura bajo la interpretació de antÃlope y verla bajo la interpretacihn de pelÃ-can equivale a ver dos cosas diferentes. cuboscajas transparentes y demás que una misma persona los ve unas veces como una cosa y otras como otra. parte de una consideració wittgenteniana de esta concepció a la luz de diversos dibujos. tales como conejos-patos. uno ve el mismo dato sensorial (una imagen visual que tiene la forma. . Hanla interpretació se realice en diferente momento que la percepció del dato sensorial. Lo que Hanson està manteniendo aquÃes que.del núcle sensorial. mente para nosotros ver algo diferente. En el pasaje citado. Por ejemplo.. Para ello.de la inferencia discursiva. entonces tener una interpretació diferente de (la) figura. y demásdel anterior gráfico y lo interpreta bien como un antÃ-lopebien como un pelÃ-canoSi.del núcle sensorial. dentro de la postura de los datos sensoriales cabe el que se puedan ver cosas diferentes mirando la misma figura.figura como un antÃ-lopeycomun pelÃ-can estamos viendo cosas distintas. es justa. sigo viendo la misma cosa. 2) Una vez establecido que cuando vemos la. Las crÃ-ticade Firth a la teorÃde los datos sensoriales son especialmente agudas. 350 Hanson (1958a). Hanson se està refiriendo a una figura distinta de la del antÃ-lope-pelÃ-can pero la elecció de figura no afecta para nada a su interpretación en general limitarà mi exposició a la figura reproducida antes. reconoce que percepció e interpretació son simultáneas pero admite la posibilidad de distinguirlas analÃ-ticamente Como casi nadie mantiene hoy la teorÃ. la siguiente figura puede verse unas veces como un antÃ-lopy otras como un pelÃ-cano Segú la teorÃ. lo que veo se convierte de un antÃ-lopen un pelÃcano. Para una muestra representativa de argumentos a favor y en contra de la teorÃ-aver los diversos artÃ-culoincluidos e n Swartz (1965). aunque mi interpretació cambie.neutral de observación lo que Hanson trata de echar abajo. mientras la miro.. estoy interpretando a Hanson como si sus ataques estuvieran dirigidos contra la versió del núcle sensorial. Esto no significa que veamos la misma cosa y luego la interpretemos de forma diferente))350. una vez que se admite que la interpretació influye en lo que uno ve. pág 9. Ademásde este hecho s6lo no se sigue que exista algo comú que se vea. . la otra. la teorÃ. AsÃpues.

. ven la misma cosa en el sentido de que perciben visualmente el mismo objeto... AsÃ-por ejemplo. ver en x cosas diferentes supone poseer un conocimiento y unas teorÃ-a diferentes acerca de x. 12. cuando Tycho v Kepler miran el sol. de su experiencia y de sus teorÃ-as y concluye que cuando uno mira a x. pero ven cosas diferentes en el sentido de que la organizació conceptual de sus experiencias es enormemente diferente.son pone en duda la afirmació de que la diferencia en lo que se ve sea una diferencia de interpretación arguyendo que interpretar es una forma de pensar. cuando se mira a la figura anterior y se la ve como un pelÃ-can o como un antÃ-lope no se halla implÃ-cit en esta acció pensamiento alguno. el únic cambio posible es el que tiene lugar en la organizació de aquello que uno ve. teniendo la misma configuracióny que no hay implÃ-citinterpretació alguna en lo que se ve. Hanson se pregunta que si la diferencia en lo que se ve no es una cuestió de interpretación ¿qu es entonces? Su respuesta es que puesto que nada óptic o relativo a la sensació cambia al cambiar la perspectiva de una figura de perspectiva reversible. pAg. organizació que no es ningú elemento de la figura que se pueda ver. Por tanto. osciloscopios. Hanson concluye que la diferencia en lo que se ve no puede ser debida ni a una diferencia de las imágene visuales ni a interpretació alguna que se superponga a la sensació "'. Y dado que las figuras de perspectiva reversible como la del antÃ-lope-pelÃ-cason ejemplos de cosas que se ven como si fueran distintas. Implique lo que implique ademásver mesas.. ualabis. 5) Dado que la visió est5 moldeada por el conocimiento. 4) Después Hanson considera una serie de ejemplos. Hay entonces un sentido en el que ((lavisió es una acció que posee una c a r g a teórica^ La observació de x està moldeada por un conocimiento previo de xn 353. una acción mientras que ver es un estado de experiencia. pAg. Ibid. la organizació no es ni un elemento del campo visual ni tampoco nada que se registre en la retina.. 3) A continuacih. teléfonos etc. &id. 11. primero un antÃ-lopedespué un pelÃ-canoY algunas veces en que se nos dice que se puede ver una figura como una determinada cosa resulta imposible verla como tal cosa. Por tanto. Lo resumido en 4) se encuentra en las pAginas 13-19. en los que lo que se puede ver depende del contexto y del conocimiento del observador.. sillas. Cuando el antÃ-lopse convierte en pelÃ-can lo hace espontáneamente No hay que pensar en nada especial para que se dà la conversión Simplemente se ve. pAg. es una acció epistémica pero ¿cuà es la naturaleza de dicha acció epistémica La respuesta de Hanson es que es ver que. es tener cierto tipo de 351 3% 353 Ibid. sea cual sea la dificultad que se encuentre en pensar en ella como dicha cosa. 19. es má bien el modo en que se perciben los elementos del campo visual 352.

Zbid... 6) Ver algo es ser capaz de dar alguna informació má acerca de la naturaleza de la cosa que vemos -por ejemplo. ofrecer descripciones. pág28. . Zbid. etc.conocimiento: aEs ver que si se hicieran ciertas cosas a los objetos 354. é trata de establecer algo má fuerte. aHay.. pág25.. el acto de ver implica cierta organizació conceptual implÃ-cit en el conocimiento requerido para ver que.y si su comportamiento no se ajusta a lo que esperamos de él en adelante no podemos verlo ya como un x. para hacer afirmaciones. Esto indica lo que tiene de erró neo la teorÃ-de los datos sensoriales. Zbid.. AsÃpues. Esto que tenemos ante nuestros ojos. má bien se emplean para establecer lo que sucede o puede suceder. por tanto. entre componer y caracterizar -son las diferencias existentes entre los usos de la representació pictóric y del lenguaje)> 359. Zbid. pág24. que estas organizaciones conceptuales son çcaracterÃ-stic lógica del concepto de visió (las cuales) son inextricables e indispensables para la observació en la investigació fÃ-sica) 3S6. vemos que se comporta del modo en que sabemos que se comportan los objetos x.. en caso de que estemos viendo un vaso de cristal. Pues segú los partidarios de 354 355 356 3 " 350 359 Zbid. un factor 'lingüÃ-stic en la visión aunque en lo que se forma en el ojo o en el ojo de la mente no haya nada lingüÃ-stic 357. pues. a decir que ver que sea un componente psicológic de la visión sino que es un elemento lógicament distinguible del lenguaje sobre la visiónsegú el concepto que tenemos de ella: cuando vemos un objeto x. Ninguno de esos usos requiere la posesió de propiedades en comú con lo descrito. en general. suministrar informes. las oraciones no reemplazan a nada. Zbid. algú conocimiento acerca de la conducta de los objetos 355. que x se romperÃsi se lo dejara caer. pág19-24. que x està hueco.. Hanson concluye entonces que la acció de ver implica ver que y. aLas diferencias entre representar y referir. Hasta aquÃHanson ha presentado una serie de argumentos destinados a mostrar que la teorÃ. Hanson compara luego imágene y afirmaciones lingüÃ-stica arguyendo que mientras que las imágene representan cosas en virtud de la posesió de ciertas propiedades del original.relevancia para nuestro conocimiento. pág21. etc. Pero <ver quen va siempre seguido de una cláusul oracional y por eso hay en la visió un componente lingüÃ-sti o proposicional. a saber. págs25-28.del núcle sensorial es falsa y que.. Sin este elemento lingüÃ-stic nada de lo que hubiéra mos observado tendrÃ. ver un vaso es ver que se dan ciertas cosas. En realidad. Para ello expone un últim argumento. sin embargo. resultarÃ-a otras distintas)> no equivale. establecido o afirmado 358.

en el análisi contenido en Ibid. Pero un dato sensorial es una clase de imagen y.. 3-51 Ibid. no es. 364 Ver.. Recientemente. Por último dado que la visió tiene un componente lingüÃ-stic si dos personas afirman con verdad çve un X à y con C X à designan cosas distintas. lingüÃ-stic y como se ha demostrado que la visió tiene necesariamente un componente lingüÃ-stic la teorÃ. pues. se ha hecho un análisi en esta lÃ-nea De todos modos. pero no se refiere a. 362 La forma de argumentar de Hanson sigue los pasos de la de Wittgenstein (1953). por ejemplo.de los datos sensoriales y seguir manteniendo.de los datos sensoriales es incorrecta y de que la observació lleva una carga teórica962 Pero. lo cual indica tambiéque el status de ésto no es otro que el que he sugerido. es del todo coherente aceptar su idea de que la forma de visió relevante para la observació cientÃ-fic es la que consiste en ver que. el análisi de Dretske no deja de tener sus propios problemas 364. el argumento que se halla implÃ-cit -no con demasiada claridad. Pero aun en el caso de que Dretske logre mostrar que no toda visió implica ver que. sin embargo. aun cuando la vean como si se tratara de cosas diferentes. en Dretske (1969)963. Como quiera que la tesis de Hanson de que la visió y la observació son actos que llevan una carga teóric es crucial en los posteriores desarrollos de Hanson. por ejemplo. parece que una valoració de sus méritono estarà de más Del anterior resumen se desprende con absoluta claridad que los argumentos de Hanson no son concluyentes. De este modo. tal y como yo lo interpreto.esta teorÃ-aTycho y Kepler ven la misma cosa -un dato sensorial. má bien deben considerarse como un conjunto de consideraciones persuasivas destinadas a convencer a uno de que la versió del núcle sensorial de la teorÃ. tesis contra la que Sellars (1956) y Will (1973) han hecho algunas poderosas objeciones 365. por convincente que pueda ser su análisis no deja de haber lugar para dudar de lo correcto de sus conclusiones. negar ademá la teorÃ. 365 En la argumentació de Dretske hay una serie de recodos que hacen que no està del todo claro si los argumentos de Sellars y de Will van en contra de su postura. representa. Aldrich (1970). no queda claro en absoluto si el tipo de consideraciones que hace Dretske demuestran o no que las conclusiones a que llega Hanson son incorrectas. aunque a mÃme parece que es probable que sÃ- . pág23. 363 El análisi de Dretske es un desarrollo de una distinció que aparece ya en Warnock (1965). en cuanto tal. sigue pareciéndom válid la tesis de Este es. su aná lisis parece contener la tesis de que hay algo dado por los sentidos. está viendo cosas distintas 361. págs 28-30. Incluso dudo mucho de que se haya pretendido que lo sean. que hay una clase de visión de acuerdo con la cual Kepler y Tycho ven la misma cosa. Por ejemplo.de los datos sensoriales debe de ser incorrecta 360.

y lo habrÃ-a percibido de forma diferente. Hanson difÃ-cil. es siempre muy 368. a su vez. Nos invita a suponer que hubiera un lenguaje en el que las palabras para designar colores lucran verbos y luego observa que hablar o pensar en ese lenguaje supondrÃ. los dos hablanies habrÃ-a concebido el mundo de forma diferente. sino que má bien se expresan en el lenguaje. Despué de haber abogado por esta conclusió básic de que la visió ( u observación implica un ver que. Hanson intenta a continuació obtener una serie de consideraciones paralelas en relació con la casualidad y con los hechos. Esta conclusió se sigue tambiécaso de que se acepte la interpretació alternativa propuesta en Sellars (1956). Una vez establecido que los hechos son expresables. Y. Esto nos lleva a la idea de que las formas lógica del propio lenguaje moldean los hechos.de sus propósitos con esto es suficiente. sus argumentos siguen la lÃ-ne de los conocidos argumontos de Strawson (1950) 367. el libro de Dretske se propone mostrar que asÃes. fue capaz de ver ciertos 366 Desde luego. é de forma diferente. indica que. págs 36. trata de mostrar que son relativos a un lenguaje. empieza por preguntarse si hay hechos expresables en unos lenguajes. dado el mismo mundo. pero inexpresables en otros..difÃ-ci que una persona que hablara ese lenguaje y una persona que hahlara inglé aprehendieran los mismos hechos. considera las dificultades que Beeckman y Descartes encontraron en ver la solució de un problema acerca de la determinació de la distancia de un cuerpo que cae como una funció del tiempo. Esto. de forma similar. por otra parte. 368 Ibid. Me parece. como ver es algo lingüÃ-stic resultarÃ. rmpieza por establecer que los hechos no son entidades que puedan observarse o fotografiarse. gracias a su lenguaje. En Suppe (1973d) defiendo esta conclusión 367 Argumentos similares se hallan presentes tambiéen Herbst (1960). a favor de la afirmació de que toda observació implica un ver que. que Hanson ha logrado un argumento plausible.difÃ-ci que los dos liablantes observasen las mismas cosas. Esto sugiere al menos que serÃ. Con ayuda de un argumento de Koyrà (1939 a ) . pero no concluycnte. a partir de aquÃé trata de establecer. que los dos asociaron los términoclave a conceptos diferentes y que Beeckman. Hanson mantiene que esto es asÃal menos en la medida en que *la f o r m ~ l a c i à de³ un concepto x en un lenguaje no lo bastante rico como para expresar x ( o en un lenguaje en el que se descarte explÃ-citament la expresió de x ) . . lo anterior es un resumen de las págs 31-36. Y para la mayorÃ. la serie de consideraciones que se hacen en la Secció V-B-2a indican con toda claridad que es posible establecer un argumento del todo concluyente en favor de esta idea. al menos en este caso.Hanson de que toda observació consiste en ver que 3 f f i . al hablar de y pensar en. pues.pensar en los colores como actividades y en las cosas como agentes colorantes. Analizando los hechos.

por consiguiente. la capacidad de ver los hechos depende en general de los conceptos expresados en el lenguaje de uno.. Pasando a la causalidad..clave '@"' De aquÃconcluye Hanson que los hechos. Ibid. Hanson trata de desacreditar la concepció de Laplace. Ibid. y sól hallamos una explicació de x cuando lo hayamos situado <dentrode un esquema de conceptos acerca de otras cosas. De este modo. la interpretació correcta de la causalidad es la que sigue: ( l a razó primaria de buscar las causas de x es explicar x~ 372. se podrÃ. .hechos que habÃ-a escapado a Descartes -a causa del suyoestribando la diferencia entre los lenguajes en las diferencias existentes en los conceptos correspondientes a la terminologÃ. págs37-49. <<Esta "vinculación de concepto y lenguaje es fundamental en toda la fÃ-sica) 17". y y z~ 373.. lo anterior se basa en las págs50-54. la idea de que existen cadenas causales deforma la noció de causalidad. pág35. cuando Tycho y Kepler veÃ-a diferentes cosas al amanecer* lo cual equivale a decir que el hecho de usar el lenguaje con significados diferentes les lleva a ver cosas diferentes y determina el tipo de hechos que no tienen dificultad en aprehender. Ibid. vinculados al lenguaje. La capacidad para aprehender hechos (<esun hecho de la misma clase del que vimos antes. Por tanto.predecir y retrodecir cualquier suceso de la historia del mundo. Hanson mantiene que la plausibilidad de las explicaciones en las que se utiliza la ((cadena causal)) se limita a los acontecimientos fortuitos o a accidentes sorprendentes. Esta concepció supone de manera implÃ-cit la idea de que las relaciones de causa-efecto son como árbole genealógico o como eslabones de una cadena. al ser expresados en el lenguaje y al estar. Ibid.. segú la cual si se conoce el estado del universo en un instante y se posee una lista de todas las leyes causales. son de tal naturaleza que. por lo menos por lo que a la fÃ-sic se refiere. En la fÃsica en concreto. cuando en el contexto de diferentes presuposiciones y supuestos teórico aislamos alguna cosa como una causa x de un efecto y estamos incorporando a x e y al esquema conceptual de una teorÃ. diferencias conceptuales o diferencias en el significado de los términoempleados en el lenguaje pueden facilitar o dificultar la capacidad de determinar o comprender ciertos hechos. pág48. pág54. en otros casos se requiere alguna otra explicación La razó por la cual el análisi en términode cadenas causales es generalmente insatisfactorio es que las explicaciones que echan mano de cadenas causales está cargadas de presuposiciones y supuestos teóricos hasta el punto de que sin ellos la causa elegida no serÃsuficiente para producir el efecto. En lugar de esto.que los hace inteligibles y ofrece garantÃ-a acerca 369 370 371 372 373 Hanson (1958a). pág54.

Con esto queda del todo claro que Hanson està manteniendo nquÃla idea de una dependencia del significado. concretamente. Ibid. . En primer lugar. conectadas con los efectos. por consiguiente. çvolumen~conductor^ sean de tal tipo que çentende del todo una de esas ideas es comprender el esquema conceptual de la disciplina en la que figuran 375. pág63. en esquemas conceptuales distintos y ((sacan su fuerza explicativa de los esquemas conceptuales subyacentes a las situaciones en las que se los emplean 377. sin duda ninguna.. pág61. término explicativos tales como t presión^ temperatura^. La idea de Hanson es. el significado de los tdrminos que empleamos para especificar causas y efectos. parte de dicho molde. el significado de los tkrminos es una funció de los esquemas conceptuales de los que forman parte. Hanson deja claro que su tesis de la dependencia del significado no se limita únicament a los términoque se emplean en las explicaciones causales. decir que la luna està surcada de crátere equivale n decir algo acerca de su origen -que ést fue rápido violento y explosivo-. pág64. no todas las teorÃ-a son teorÃ-a causales... pág62. pág90. Ibid. AsÃpor ejemplo. que este análisi de la dependencia del significado hecho en relació con las teorÃ-a causales es arquetÃ-pic para todas las teorÃ-asDonde con má claridad expresa Hanson esta idea de la dependencia del 374 375 376 377 378 Ibid.es dar explicaciones ofreciendo un esquema conceptual en el que los datos resulten inteligibles. por asà decir. lo anterior se basa en las págs54-65. Pero todas las teorÃ-a ofrecen explicaciones y. un modelo de organizació conceptual 378. una de las funciones de la teorÃ. Ibid. Las teorÃ-a causales no son má que una especie de teorÃ-aen las que el esquema que facilita la organizació produce inferencias causales.. pero esto se debe a que nuestras teorÃ-alos conectan y no a que un pegamento cósmic mantenga unido el Estos diferentes supuestos y presuposiciones teórico que figuran implÃ-citamenten las explicaciones causales son inherentes a. A estas palabras son inherentes diagnósticos análisi y pronhsticos. Dc ahÃque. o forman parte de. Ibid. Las palabras de causa.. en contextos distintos. aunque éprocura darnos alguna idea. arrastran consigo un molde conceptual. De acuerdo con Hanson. segú la cual. idea.de las inferencias que desde x se hagan a y. y las palabras de efectos son. Las causas están desde luego. En realiliad estas palabras se parecen a la jerga de un juego en que <(cada tdrmino contiene implÃ-citament todo el modelo conceptual del juego: no se puede entender propiamente ninguna de estas ideas sin entender las demás376 Las palabras de (<causa>entran. En quà consista cxactamente esto de la dependencia de significado està bastante menos claro.

Poseer o entender una teorÃ. de una técnicde medida. de una regla de inferencia. 382 Ibid. prescripciones o convenciones. sus esquemas de pensamiento son diferentes. V (Ibid. organizan conceptualmente del mismo modo los fenómenos aunque concedan diferente status epistemológic a los enunciados. 381 V v VI. reglas. en la mecánic clásic de partÃ-culas un grupo de cientÃ-ficopuede estar de acuerdo en que K F = m (d2s/dt2)>es parte del esquema conceptual de la teorÃ-a pero pueden. pág 114. sino que un mismo cientÃ-fic puede emplear el enunciado con status distintos en contextos distintos.. Aunque algunas veces esas relaciones de conexió son a priori o analÃ-ticas en otras ocasiones son proposiciones contingentes.no es estar de acuerdo acerca del status epistemológic de esos enunciados. expresan proposiciones a priori. compartir una teorÃ. no todas las interconexiones las facilitan los significados. es ésta Hay un sentido en el que dos c a d ~ ~L~ . de una convenció para concebir los fenómeno o de un criterio para demarcar los fenómeno que se van a considerar macrofÃ-sicosDistintos cientÃ-ficopueden diferir en cuanto al status asignado al enunciado de la ley. Sin embargo. en cambio. por tanto. gació futura no seguirá teniendo los mismos problemas~ 379 Ver Ibid. compartir una teorÃ. AsÃ-por ejemplo. ... Pero al mismo tiempo. Es-tas afirmaciones expresan entonces relaciones de signifii'situación pues. por cuanto que consideran las conexiones de forma diferente como teniendo diferente status epistemológico <la diferencia no es una diferencia acerca de cuále son los hechos. disentir en cuanto a si se trata de una definición de un resumen contingente de un grupo de datos.significado es en las diversas observaciones que hace acerca de la mecánic clásic y de la mecánic de partÃ-culaelementales 379. sino acerca de cóm se mantienen unidos . en cambio. todas las cuales pueden expresarse mediante el mismo enunciado legal2 380. Aunque ellos den la misma respuesta al problema. Pero cualquiera que sea su status o uso.).pág118. Cuando esas afirmaciones se emplean para expresar proposiciones que será mantenidas frente a toda experiencia. pasa a formar parte de una familia de afirmaciones diferentes. pero no sól esto. cans.es estar de acuerdo acerca del conjunto de enunciados de leyes que especifican estas interconexiones.. <cunavez incorporada a una teorÃ-a una ley. " La interpretació del significado que hemos dado resume el sentido del cap.. 3~4 Ibid. que en un principio era contingente.es organizar conceptualmente los datos. esto supone inter alia echar mano de un sistema de conceptos que establezca diversas conexiones entre ellos. recomendaciones. personas que está de acuerdo en un conjunto de enunciados legales comparten la misma teorÃ-y. AsÃpues. la entre sà diferencia de su organizació conceptual indica que en su investi382.

ver el final de Suppe (1973b). AsÃcree que hay nombres y verbos que no tienen ninguna carga teórica como por ejemplo los términode u n lenguaje de datos sensoriales puros. si. phg. En la medida en que una palabra pueda tener una carga explicativa en un contexto determinado. Del mismo modo. . La tesis de Hanson de la dependencia del significado y de la carga teóric de las palabras puede resumirse del siguiente modo: 1'. Ver que un términse çplic en un contexto consiste en ver que se mantienen todas esas relaciones. se mantengan de formas diferentes. aunque.son conexiones de significado.del esquema organizativo de una teorÃ. Si se trata de un hecho acerca del referente de ~ X que à es un x. . los hechos y datos ncerca de x resultado de la observació contendrá esas conexioncs. prescriptivas. por ser lingüÃtica. y en otros como una palabra cargada de teorÃ-383. mientras que otras será relaciones contingentes. en algú otro contexto puede que forme parte de otro modelo o que no la forme (le ninguno 385. en ese contexto (y tal vez en ninguno o no en todos los demás lino està poco dispuesto a renunciar a ellas como consecuencia de cualquier experiencia que pueda tener. lleva a una carga teórica ver x en un contexto determinado estriba en ver que el referente de à ‡ X forma parte de todas las relaciones determinadas por el modelo conceptual del que el tér mino U X à forma parte en el contexto.otras lo será de convenció o prescripció metodológica etc. Además si una palabra lleva o no una carga teóric es una cuestió de contexto. Aunque Hanson mantiene que todos los términoque poseen una funció explicativa llevan una carga teórica no cree que todos los término la lleven. hay motivos para dudar de que se dà esta posibilidad. etc. y todavÃ. son relaciones de significado para un contenido determinado. y su criterio de lo que es una relació de significado es que se trata de relaciones a priori que dependen del contexto . Estas conclusiones nos permiten especificar un poco má las conclusiones a que llega Hanson acerca de la observació y de los hechos. Como quiera que toda observació que tiene lugar en la ciencia.1 significado de una palabra depende del contexto 3M. pág61. pero no cree que esas palabras puedan cumplir ninguna funció explicativa en una teorfa. dicha palabra debe formar parte de un modelo (le organizació conceptual dentro de ese contexto. al depender del status que se les haya concetlido..e s decir. 59.. La últim posibilidad se limita probablemente a que funcione en un lenguaje ilc datos sensoriales. en algunos contextos puede funcionar como tina palabra referida a datos. Ibid. algunas de esas conexiones serAn objeto de definición otras seran mhs bien cuestiones de hecho contingente.383 385 Ibid. Algunas de las interconexiones establecidas en el modelo será relaciones de significado.

etc. y lo que vayan a ser cada uno serà problema de contexto. en donde lo que es razonable viene determinado por los modelos conceptuales que subyacen a los datos. 389 Ver Peirce (1931-58).es una serie de conclusiones en busca de una premisa.Hasta aquÃHanson nos ha dicho que sól algunas de las conexiones entonces se trata de un hecho acerca de aquello que forma parte de todas las relaciones (verdaderas) determinadas por las relaciones de que x forma parte en esa organizació conceptual. Bk. Es decir. 2. hechos y datos de un determinado contexto explicativo llevan consigo una organizació determinada por el modelo conceptual a travédel cual se los observa. las observaciones. constituyen una ~Gestaltconceptual^. Hanson desarrolla su lógic del descubrimiento y del razonamiento retroductivo de la forma siguiente 388.vol. 1. Aunque Hanson presenta un análisipreliminar del razonamiento retroductivo en Zbid. Este últim desarrollo fue objeto de duras crÃ-tica por parte de Schon. Siguiendo a Peirce 389. Hanson cree que la naturaleza de la observacióncon su carga teórica de los hechos y de las teorÃ-aes tal que existe una lógic del descubrimiento -que hay una lógic en virtud de la cual se puede concluir que ciertas hipótesi son razonables en relació con una determinada cantidad de conocimiento en un determinado contexto-.no se ensambla a partir de fenómeno observados. . El fÃ-sic parte de las propiedades observadas de los fenómeno para llegar a una idea fundamental a partir de la cual es posible explicar esas propiedades de forma rutinaria>387. Una teorÃ. 11. Una revisió de este aná lisis se esboza en Hanson (1960) i .y de la historia 386. Algunos aspectos de esta organizació será tema de definiciónotros será correlaciones legales contingentes. Hanson pretende establecer que. v . distingue entre Para un resumen de esta tesis ver el principio de la Sec. sino que mas bien es lo que hace posible observar que los fenómeno son de cierto tipo y que se relacionan con otros fenómenos Las teorÃ-a colocan a los fenà menos dentro de sistemas. en donde Peirce habla del razonamiento retroductivo. 111. son construidas <hacia atrás -retroductivamente. págs85-92.. Aunque interesantes en sÃmismas. M exposició sigue Hanson (1961). pt. al que é llama 16gicaabduc3% 387 388 . Una teorÃ. V-B anterior. 111. Por tanto.págs90.un desarrollo má completo en Hanson (1961). <Las teorÃ-a fÃ-sica proporcionan modelos dentro de los cuales los datos resultan inteligibles. cap. Hanson (1958a). las teorÃ-ay la dependencia del significado es poner la base para su tesis central: los positivistas y otros simpatizantes de la Concepció Heredada está en un error al insistir en que el dominio de la filosofÃ-de la ciencia se limita al contexto de justificación mientras que el contexto del descubrimiento es competencia de la psicologÃ.. Expresado de forma má positiva. . Sec. 188: ver tambié vol. posteriormente lo desarrollÃm A s en Hanson (1958). el propósit perseguido por Hanson al establecer sus conclusiones acerca de la observación los hechos.

. Para ello considera las razones que Kepler tuvo para suponer que la 6rbita de Júpite no era circular. siempre serà una hipótesi de un tipo y no de otro 39C. . inclinada respecto a la elÃ-ptic y uno de cuyos focos era el sol.. la reformula como una distinció entre 1') Razones para aceptar una hipótesi H concreta. MAS tarde (en Harmonices Mundi) generalizà esto a Júpite y a otros planetas. Las primeras son razones para pensar que H es verdadera.para presentar a H' como de un cierto tipo eran válidas Pero. 391.. Hanson observa: pero tales razones no permitirÃ-a establecer H'. el subrayado es de Hanson. Esta forma de plantear las cosas deja abierta la cuestió de si las diferencias entre las dos clases de razones es de tipo lógico psicológico sociológic o una simple diferencia de rado. Otra clase de razó para concluir que es neceà llama a n a y w ~ ~ ) . Comentando esto. en consecuencia. mientras que las segundas son razones que hacen de H un tipo de conjetura plausible. pág25. En De Motibus Stellae Martis. empleando hipótesi como: f H': La órbit de Júpite es de tipo no circular. Una de las razones existentes para formular H' era que tradicionalmente Marte se consideraba el planeta standard y. Dado que Hanson pretende establecer que es una distinció hgica. desde el punto de vista lógico estas razones no hubieran sido válida para afirmar la verdad de un valor especÃfico de H'. la de Júpiter) sea cual sea su forma exacta.1) Razones para aceptar una hipótesisH y 2) Razones para seguir H en primer lugar. tiva: Aristótele reconoce tambiéesta forma de razonar que é términque algunas veces se puede traducir por çreducción pero que es preferible traducir por retroducció o abducción 391 Hanson (1961).establecido que la órbit de Marte era una elipse. 3 9 1 Zbid. Pues lo que hace que sea razonable que H' serà de cierto tipo es algo de carácte analógico Y las analogÃ-a no permiten establecer hipótesis ni tipos de hipótesi siquiera. especificada con todo detalle. hay razones para esperar que las demá órbita (por ejemplo. será de tipo no circular.. si su órbi ta es elipsoide. . pág22. Hanson trata de mostrar que estos dos tipos de razones son ldgicamente distintos mostrando la existencia de razones del últi mo tipo que podrÃ-a no funcionar como razones del primero. Kepler habÃ. y 2') Razones para sostener que sea cual sea la afirmació especÃ-fic que contenga H. Desde el punto de vista lógico las razones que Kepler tenÃ.

sario cierto tipo de hipótesi serÃ. P2.. 33. Admitiendo. Al dar razones de tipo 2'.. 3) Por consiguiente. son descubiertos. no serÃ-a sorprendentes si se hallara una hipótesi del tipo de H. phg. P 3 . cosa que no tiene sentido cuando las argumentaciones se basan en analogÃ-a o en el reconocimiento de simetrÃ-a formales. para proponerla como una hipó tesis posible a partir de la cual poder explicar PI.aquÃa poner en duda que se pueda justificar la inducció o mostrar que los particulares son descritos correctamente.. la forma de argumentar es distinta de la empleada cuando se parte de las observaciones de que los A son B a la proposició *todos los A son BÈpues se trata de una inferencia analógic en la que a partir del hecho de que los C sean D se deduce la proposició ala hipótesi que pone en conexió los A y los B serà del mismo tipo que la que pone en conexió los C y los DÈ Que se trata de inferencias de tipo lógicament distinto se puede ver por los siguientes factores. poner en duda todos los A y Bà equivaldrÃ. Ver la exposició que antes hemos hecho de Kuhn. 2) Pero PI. dado que la primera inferencia es una inferencia inductiva. ¿cuà la naturaleza del razonamiento retroductivo? Hanson cree que se puede exponer esquemáticament de la siguiente forma: 1) Ciertos fenómeno Pl. sorprendentes. 28-29. En segundo lugar.. phgs. En primer lugar. la idea de Hanson de la observació y de los hechos como algo provisto de 392 Campbell (1921). 394 Zbid.el descubrimiento de simetrÃ-a formales en conjuntos de ecuaciones o argumentos 392. y desde luego presupone. P2.. phg. asÃcomo s u aportació a la Sesió VI.. 393 Hanson (1961). P2. mientras que las razones analógica del segundo tipo. . pues. asombrosos. 394. mientras que el empleado en el acto de es dar razones de tipo 2') es el razonamiento retroductivo.. no -sól permiten hacer plausible la afirmació de que H serà de cierto tipo 393. P 3 . pues se seguirÃ-a como cosa normal de algo como H y serÃ-a explicados por ella. P a . que las razones 1') y 2') son de naturaleza lógicament distinta. Vale la pena comparar esto con la idea de Kuhn de que la aplicaci(Ãde teorÃ-ase lleva a cabo basándos en ciertas simetrÃ-a observadas entre situaciones y ejemplares. las razones de carácte inductivo ofrecidas en el primer tipo de inferencia permitÃ-a llegar a establecer Hs particulares. 155 y SS. hay buenas razones para elaborar una hipótesi del tipo de H. y que el tipo de razonamiento empleado en el acto de dar razones de tipo 1') es el razonamiento inductivo.afirma que Maxwell completà de este modo sus ecuaciones electromagnética insertando un términ para designar el desplazamiento de corriente. Es relativamente fáci ver de quà modo este razonamiento retroductivo tiene que ver con..

en el sentido de que las adiciones que se hagan. es evidente que el análisi qiic Hanson hace del razonamiento retroductivo depende enormenu*ntc de sus tesis de que la observació encierra una carga te-Â¥Ir y de su idea de la dependencia del significado.se lleva a cabo por medio del razonamiento retroductivo. Las teorÃ-aque uno ilt-sarrolla con el fin de poder manejar fenómeno no explicados NC hallan limitadas por el modelo de organizació conceptual que u n o posea y la ampliació racional de una teorÃ. Una teorÃ. la concepcion cientÃ-fic que uno tcnga del mundo encierra una carga teórica al ser considerado a travéde un esquema conceptual. pero tambiéde las generalizaciones legaliformes. Alternativamente. dependerà del status epistémicde las relaciones del esquema cuále (le entre ellas van a ser candidatos a la alteració y. tanto el fenómen como su observació son modelados por esta organizació conceptual.es un modelo de organizació conceptual que rxplica los fenómeno haciéndolo inteligibles. podrÃ. En cuyo caso. los tipos posibles de hipótesi adicionales se hallan severamente limitados -siendo aquellos que explicará el fenó meno sorprendente. Por otra. es evidente ~pic~1~ans no on ha presentado en realidad nada que se parezca a un nnbiisis detallado de la teorizació o de la observació cientÃ-ficas l h t unAlisis tal nos darÃ. hipó tesis y presupuestos metodológico que uno mantenga en el contexto.una carga teórica En un contexto dado se considera cierto campo de fenómeno desde un esquema conceptual y. /Hasta quà punto es adecuado el análisi de Hanson de las teortas cientÃ-ficas En primer lugar. En segundo lugar. Luego. Esta concepció es funció en purte del significado que uno confiera a los término dentro de un contexto. se observa algú fenómen que no se ajusta del todo al esquema. Si e esquema conceptual incluye ciertas presuposiciones de simetrÃ-a el campo de adiciones admisibles se hallarà má restringido. Por una parte. cualquiera ue sean. se lo ve como organizado de cierta forma. por consi~uiente. Los esquemas conceptuales deben ser ampliados o cambiados con objeto de ue el fenómen encaje mejor en dicha organización La elecció e posibles alteraciones se halla limitada por el esquema existente. éstno organiza por completo el fenómeno no lo hace completamente inteligible. Para resumir: segú Hanson. Hasta quà punto son adecuadas éstas lo consideraremos en la Secció V-B-2.ocurrir que no huhiera ningú tipo plausible de hipótesi capaz de incorporar el fenómen al esquema existente sin modificarlo. En este sentido. por tanto. deben ser compatibles con los esquemas existentes.los tipos plausibles de hipótesi adicionales se hallará mAs constreñido por la organizació conceptual particular del contexto.una imagen mucho má detallada de los mo~ldos de organizació conceptual. de los criterios de significado 3 7 . y que no es nibs adecuado que ellas.

ya allà por el tiempo del CÃ-rcul de Viena. no serà analizada en esta introducción. d) El Realismo de Popper y de Feyeraben Paul Feyerabend ha propuesto un análisi de las teorÃ-a cientÃ-fica que incorpora y lleva hasta sus última consecuencias varias de las ideas que hemos encontrado en los análisi de Toulmin. un breve resumen de la filosofÃ. En este sentido.de la ciencia de Sir Karl Popper. por ejemplo. 1. 13. 1 . pAg. sus (1968).de la ciencia de Popper servirà de fondo para considerar las ideas de Feyerabend. 12. POPPER Sir Karl Popper propuso. arguyendo que los argumentos de Hume contra la posibilidad de justificar lógicament la inducció mostraban que las teorÃ-a cientÃ-fica no se pueden verificar mediante acumulació posible alguna de elementos de juicio observacionales. sin embargo: la viabilidad del programa depende de la de sus nociones básicas las nociones de observació y de hecho como provistos de una carga teórica Si su posició básic en relació con ellos es o no es sostenible lo consideraremos en la Secció V-B-2 siguiente. . 251. y es difÃ-cijuzgar ante la falta de tal desarrollo. Ya desde el principio. Popper rechazà el criterio de verificació como criterio de significació cognitiva. pero que las teorÃ-a cientÃ-ficapueden ser observacionalmente falsadas y que la falsabilidad empÃ-ric es el criterio para 395 Feyerabend (1965b).y demás Por otra parte. Dado que su obra m6s importante aparecià despuédel simposio y que por ello no se dispuso de ella. que en sus obras recientes é empez6 a criticar y a desviarse de varias de las tesis de Popper. Al propio tiempo. Feyerabend no es el únic filósof contemporAneo que toma como punto de partida las ideas de Popper. De ahÃque Feyerabend haya escrito: aNo creo haber producido una sola idea que no està ya contenida en la tradició realista y especialmente en la interpretació que de ella hace el Profesor Popper~ 395. Algo està claro. especialmente importante es la reciente obra de Imre Lakatos sobre el desarrollo del conocimiento (ver. conviene señalar sin embargo. una concepció de las teorÃ-a cientÃ-fica que se opone a varias de las tesis vinculadas a la Concepció Heredada. su consideració del razonamiento retroductivo no ha sido desarrollada hasta llegar a ser una çlógica Má bien es preferible considerar que Hanson està tan sól haciendo un bosquejo general de un programa para un análisi posible de la investigació cientÃ-ficaEl que dicho programa resulte o no satisfactorio dependerà de su posterior desarrollo. n. (1970) y (1971). ver Feyerabend (1970). el análisi de Feyerabend debe mucho a la filosofÃ. Kuhn y Hanson. Secc.

398 Ibid. una ley universal. 3) Las mejores teorÃ-aslas verdaderamente cientÃ-ficas describen las <(esencias>> o las ~ n a t u ralezas esencial es^ de las cosas. Pues é mantiene que el problema central de la filosofÃ. dentro de los lenguajes artificiales empleados.determinar la naturaleza empÃ-ric y cientÃ-fic de las teorÃ-a 396. AllÃconsidera Popper lo que é llama las concepciones instrumentalista y esencialista de las teorÃ-asSegú la concepció instrumentalista. págs 20-22. Popper rechaza la concepció instrumentalista de las teorÃ-a arguyendo que el modo de ensayar las reglas para el cálcul es diferente del modo de verificar las teorÃ-asy que la habilidad que requiere la aplicació de reglas de inferencia es muy distinta de la que se necesita para el examen teóric y para la determinació teóric de los lÃ-mite de aplicabilidad de las teorÃ-a399.una teorÃ. o una teorÃ-ano es un enunciado propiamente dicho.o descripció verdaderas del mundo (y especialmente de sus regularidades o <<leyes>>) que sea a la vez una explicació de los hechos observables. recordemos que. V-B-1. finalmente.de la ciencia e l del desarrollo del conocimiento cientÃ-fic3981 La exposició má accesible de las ideas de Popper acerca de las teorÃ-aes la contenida en Popper (1956).. De ahÃque. 5. publicada en 1935. sino má bien una regla o un conjunto de instrucciones para la derivació de unos enunciados singulares a partir de otros enunciados singulares. págs 15-16.las realidades que se ocultan 396 El desarrollo de esta tesis es la tarea central de su Logik der Forschung (Lógic del descubrimiento). Por eso. las soluciones que ofrecen no tienen nada que ver con lo que. en concreto. asÃcomo por otros análisi que proceden en término de sistemas de lenguaje artificial. como vimos en la Sec. de hecho. Sec. Alexander (1958) hizo objeciones parecidas al instrumentalismo de Toulmin. La concepció esencialista de las teorÃ-a contiene tres premisas básicas 1) El cientÃ-fic aspira a hallar . .de la ciencia es el del desarrollo del conocimiento cientÃ-ficoy é no cree que el estudio del desarrollo del conocimiento cientÃ-fic pueda reducirse al estudio de unos lenguajes artificiales o de unos cálculo lógico formulados en término de ellos 397. Popper tampoco està de acuerdo con la Concepció Heredada acerca de la cuestió de si las teorÃ-a se deben analizar en tér minos de cálculo lógico artificiales. 399 Popper (1956). en su opinión las soluciones a los problemas de la filosofÃ-de la ciencia ofrecidas por la Cdhcepció Heredada. establecer la verdad de tales teorÃ-a por encima de toda duda razonable. las teorÃ-a son meros instrumentos que nos permiten deducir unos fenóme nos a partir de otros fenómeno previos. valgan sólo dadas las limitaciones de su poder expresivo. sucede en la ciencia. no tocan para nada el problema central de la filosofÃ. 397 Popper (1959). 2) El cientÃ-fic puede lograr. la traducció inglesa es de 1959 (nos referiremos a ella mediante Popper (1959)).

nunca podrÃ-amoestar seguros de ella. desde luego.bajo las apariencias. el rechazo del instrumentalismo requiere la aceptació de 1). 403 Sin embargo. sino tambié todo el sistema de nuestras teorÃ-ay suposiciones. phgs.. pág 112. El rechaza 2) apoyándos en su teorÃ.refutada por un experimento falsador (ver las Secciones IV-B-1 y IV E anteriores).que se està investigando. Aunque é no niega que existan las esencias postuladas en 3) no cree que la creencia en ellas nos ayude en modo alguno -má bien piensa que la creencia en ellas probablemente sea un estorboy por eso rechaza 3). debe de serlo por el hecho de describir correctamente las esencias -esto aun cuando se dà por supuesto que nunca podemos determinar si de hecho una teorÃ. entonces lo que hacemos es decidir entre dos sistemas que difieren únicament en las dos teorÃ-a que está en disNo cusión y de este modo estamos verificando sól la teorÃ-a402 estÃnada claro que esta réplic valga. Ibid. Me parece que la respuesta de Popper a esta objeció deberÃ. 103-104 (todas las referencias lo son a la reedición Popper (1965)). El principal contraargumento contra el rechazo que Popper hace de 2) es la hipótesi duhemiana de que en cada test no està implicada solamente la teorÃ.que describiera esencias. Feyerabend mantiene que los datos tienen una carga teóric y al mismo tiempo acepta el rechazo de Popper. pudiéramo dar con una teorÃ.describe correctamente o no las esencias.de haber sido rechazar de manera explÃ-cit las esencias. A lo sumo. junto con todo ese conocimiento de base. pues no estÃnada claro si es siempre posible aplicar este procedimiento a un experimento dado. muestran que la ciencia marcharÃ-mejor si ignorara las esencias. entonces es difÃ-ci ver cóm se puede dar cuenta de la verdad de las teorÃ-asin recurrir a las esencias: si la teorÃ.de la falsibilidad analizada antes. Popper no ha demostrado que 3) sea insostenible como parte de un análisi epistemológic de las teorÃ-a401. pero la filosofÃ-de la ciencia no es una ciencia y si se acepta 1) y se admiten las esencias (posibilidad que el argumento de Popper deja abierta). en la próxim subsecció vere401 . tales teorÃ-ason explicaciones últimas y hallarlas es el objetivo últim del cientÃ-ficowa Segú Popper. que 3) sea falsa.es verdadera segú tal postura. Las razones por las que la creencia en tales esencias es innecesaria o incluso un estorbo son que es probable que nos impida plantear cuestiones fecundas y que aunque.. Estas crÃ-ticano muestran. de modo que nunca podemos estar seguros de cuá de todas esas suposiciones es la. si Hanson y algunos otros tienen razó al afirmar que los datos poseen una carga teórica entonces el procedimiento de Popper serà en general imposible de aplicar w3. A esto responde optimistamente Popper que si tomamos cada par de teorÃ-a que difieren con respecto al resultado experimenntal. Por tanto. por una feliz casualidad. 402 Ibid. afirmando que no hay ninguna razó por la que el cientÃ-fic deba presuponer su existencia.

Pero sà quiere decir que no hay distinció entre términoobservacionales y término teóricos pues todos los términos al ser disposicionales. esta concepció se expone má ampliamente en la Sec. atribuyen un comportamiento legal a sus referentes. lo cual refuerza lo que acabamos de decir. 405 Ibid.nos indique los puntos en que ha sido tocada la realidad. Sec. Pero algunas de esas teorÃ-a nuestras pueden entrar en conflicto con la realidad..aunque el lenguaje descriptivo de la ciencia posea una carga teórica la terminologÃ. Las teorÃ-aconfieren realidad a los mundos descritos por ellas en el sentido de que. nuestros descubrimientos está guiados por la teorÃ-amá bien que ser las teorÃ-a descubrimientos debidos a la observació -la razó es que todos los términoque permiten describir observaciones son disposicionales (por ejemplo. nuestras propias ideas. y cuando esto ocurre.. que hay algo que està ahÃpara recordarnos el hecho de que nuestras ideas pueden ser equivocadas. pág 115. aunque algunos sean má teórico que otros Pero. Se pueden mandestener simultáneament varias teorÃ-asy no todos los término mos las dificultades con que se encuentra al tratar de mantener la postura de Popper y de negar a la vez que haya un lenguaje de observació neutral. ver Lewis (1929). ni tal vez lleguemos a saberlo nunca. de ahà que todos los términosean teórico en algú grado. junto con su aceptació de 1) lleva a Popper a exponer la siguiente consideració de las teorÃ-as las teorÃ-a son aconjeturas genuinas -suposiciones acerca del mundo de elevado contenido informativo. de 1 ) a 4 ) .pragmatista del significado. que aunque no son verificables (es decir. Ibid. Ademássegú Popper. La tesis de Popper de que todos los términoson disposicionales es muy parecida a la teorÃ. y hay grados de carácte disposicional. págs 113-119. compáres tambié Popper (1959). <rojo))es un términdisposicional que hace referencia a la capacidad de las cosas para reflejar un cierto tipo de luz). Y es por esto por lo que el realista tiene razón) "O5.El rechazo del instrumentalismo y de los principios 2) y 3) del esencialismo.. los cuales corresponden muy de cerca a los del carácte conjetural o hipotéticde las teorÃ-asEsto no quiere decir que las disposiciones no sean reales.. no nos son impuestas desde fuera. aunque sean hipotéticay conjeturales. con el nuevo apéndic **.Son intentos serios de descubrir la verdad . .de la ciencia no està vinculada de forma monolitica a las teorÃ-aasociadas a ella. aunque no es posible demostrar que son verdaderas) pueden ser sometidas a severos tests crÃ-ticos. si son verdaderas o no))404. 406 Ibid. pretenden describir algo real. pág 117. 25. pues sÃlo son. VI de Popper (1956). aun cuando no sepamos. sabemos que hay una realidad. sino que son nuestros instrumentos de pensamiento forjados por nosotros mismos. esto lo han visto claramente los idealistas.. *Las teorÃ-a son nuestras propias invenciones. De ahÃque la refutació de una teorÃ.

son disposicionales) facilita aun má la comparació de teorÃ-a en competencia. pero no confirmadas. Por último Popper mantiene que hay enunciados observacionales básico los cuales se refieren a objetos materiales públicament observables y que. El métodpor é seguido para ello consiste en enjuiciar crÃ-ticament aquella concepció empirista que é considera ampliamente mantenida por los defensores de la Concepció Hereda407 Estas ideas e s t h del todo explÃ-cita en el rechazo de Popper de la noció de ciencia normal de Kuhn. 11. sociedad cerrada ligada dogmáticament a determinadas teorÃ-a o conjeturas. sino que debe de ser una sociedad abiertaw7. pág 153. Concluido este breve resumen de algunas de las ideas má importantes de Popper acerca de la ciencia. paso ahora a considerar el análisi que resulta de la explotación modificació y desarrollo de las mismas por obra de Feyerabend. sin duda ninguna.de la ciencia de Feyerabend es un intento de desarrollar un análisi popperiano de la ciencia en el que la verificabilidad de las teorÃ-a no presuponga un lenguaje observacional neutral. ver Popper (1970). Este çmeoll empÃ-rico lo constituye su tesis de que hay un lenguaje observacional neutral el cual puede ser empleado para verificar teorÃ-asLa filosofÃ. por tanto. pero no confirmarse. Por último dado que las teorÃ-a únicament pueden ser falsadas.criptivos obtendrá su contenido teóric o disposicional a partir deTa misma teorÃ-aEsto hace que sea posible la comparació de teorÃ-asasÃcomo su falsabilidad mediante experimentos cruciales. de que tanto los térmi nos teórico como los observacionales son disposicionales y contienen una carga teórica de que en la ciencia deben proliferar las teorÃ-as y de que el desarrollo del conocimiento cientÃ-fic se produpunto de vista de Popper ce con dicha proliferación é cree que <<el contiene un "meollo" empÃ-rico que es preciso eliminar408. Popper considera injustificado que la ciencia mantenga una teorÃ-con la exclusió de todas las demás Las teorÃ-a son conjeturas y en la ciencia deben proliferar las teorÃ-a tanto como sea posible. pueden ser claramente afirmados o negados como verdaderos o como falsos. esta proliferació de teorÃ-a la que es responsable del desarrollo del conocimiento cientÃ-ficoLa ciencia no debe de ser una. sometiendo a unas cuantas a una posible falsació empÃ-ricaEs. La existencia de semejante lenguaje observacional neutral (cuyos términossegú cabe presumir. FEYERABEND Aunque Feyerabend acepta las tesis de Popper de que las teorÃ-a pueden falsarse. 408 Feyerabend (1965a). . .

da a la que denomina empirismo radical, para despuéusar los resultados de su crÃ-ticpara establecer su propia concepció alter409. nativa de las teorÃ-acientÃ-fica Por empirismo radical entiente Feyerabend toda doctrina que contengala tesis de que una vez que una teorÃ- ha sido altamente confirmada para cierto dominio, dicha teorÃ- debe mantenerse hasta que sea refutada o hasta que aparezcan nuevos hechos que Indiauen alsuna limitació en ella: la retenció de la teorÃ- lleva consigo la prohibició de que se cronstruyan o desarrollen teorÃ-a ~iltcrnativaspara ese dominio hasta el momento en que la teorÃsea refutada o sus limitaciones conocidas. El empirismo radical exige, pues, que la ciencia se limite al empleo de un solo conjunto de teorÃ-a consistentes entre sÃ-En concreto, prohibe el empleo nimultaneo de teorÃ-a mutuamente inconsistentes. Feyerabend califica el uso de tales teorÃ-a mutuamente inconsistentes de pluralismo teóric 410. La filosofÃ- empirista vinculada a la Concepció Heredada, la tesis del desarrollo por reducció (ver Secció 11-F), y el modelo de explicació de la ley de cobertura 411 son, segú Fcyerabend, çun versió enormemente formalizada del empirisino radical)> 412. Feyerabend sostiene que es caracterÃ-stic de esta versió del empirismo radical el que sól pueden admitirse dos clases de teorÃ-aen relació con un determinado dominio -aquellas que contienen teorÃ-aya empleadas en dicho dominio y aquellas que son consistentes con ellas dentro del dominio-. Para que esta condició de consistencia sea satisfecha, es preciso que los tér minos de las teorÃ-ase usen con el mismo significado cada vez que aparecen en alguna de las teorÃ-a admisibles en relació con un dominio. Feyerabend señal que esta condició de invariancia de significado produce el efecto de que siempre que se empleen esos tdrminos en teorÃ-afuturas relativas a un dominio habrá de usarse con el mismo significado 413. Esta versió del empirismo radical
El núcle de la filosofÃ- de la ciencia de Feyerabend se halla desarrollado en Feyerabend (1958), (1962), (1962a), (1963) y (1965a). La mayor parte de estos artÃ-culoson enormemente largos y en muchos puntos se solapan entre ellos; para una breve introducció a las obras de Feyerabend, ver Feyerabend (1963) que es una sencilla, breve y completa presentació de los principales rasgos de su filosofÃ- de la ciencia. Sus obras má recientes -por ejemplo, Feyerabend (1965), 1970) y (1970b), desarrollan e introducen algunas modificaciones en su concepció b5sica. 410 Feyerabend (1965a), págs 148-149. 411 El modelo de explicació de la ley de cobertura establece que una teorÃT' o un acontecimiento descrito por E son explicados si pueden ser derivados de alguna teorÃ- T y de una serie de hipótesi auxiliares adecuadas - e n el caso de la explicació de T' las adecuadas son fundamentalmente las aceptadas en la reducció teórica AsÃ-siempre que T se reduce a T, T explica a T' segú el modelo de la ley de cobertura. Para los detalles básico de este modelo, compárens Hempel y Oppenheim (1948); para un examen de la literatura relacionada con este modelo, ver Hempel (1965a). 412 Feyerabend (1965a), pág 163. 413 Ibid., pág 164.

impone, por tanto, dos condiciones a la actividad cientÃ-fica la primera es la condició de consistencia y la segunda es la condidon de invariancia de significado 414. Feyerabend cree que estas dos condiciones son la piedra angular del empirismo radical contemporáne y su ataque contra esta concepció consiste en buena medida en tratar de demostrar que esas condiciones son insostenible~. Feyerabend inicia su ataque mostrando que el empirismo radical contemporáne acepta estas dos condiciones. Que las dos presuponen la tesis del desarrollo por reducció se sigue de forma inmediata dado que esas condiciones son, respectivamente, los requisitos a) y b) de Nagel para una reducció teóric (ver Secció 11-F anterior). Que la condició de consistencia es una presuposició del modelo explicativo de la ley de cobertura se sigue del hecho de que la explicació de una teorÃ- T' consiste en derivar T' de una teorÃ- má amplia T; la condició de invariancia de significado se sigue del modelo de la ley de cobertura por el hecho de que el no conseguir derivar T' a partir de T supondrÃ- incurrir en la falacia de equivocidad415.La condició de invariancia de significado està tambiépresente en la Concepció Heredada en su requisito de que es preciso dar una interpretació independiente, teóricament neutral, del lenguaje observacional 416. Una vez establecida la dependencia del empirismo radical contemporáne de esas dos condiciones, é trata de demostrar, por una parte, que en la práctic cientÃ-fic real, el progreso no tiene lugar en la ciencia de la forma sugerida por la tesis del desarrollo por reducció y, por otra, que las teorÃ-a nuevas no explican las viejas, como pretende el modelo de la ley de cobertura; la razó de que esto sea asà es que las condiciones de consistencia y de invariancia de significado no son satisfechas, en general, por la mayorÃ- de los avances cientÃ-ficosFeyerabend no està tratando de mostrar con esto que esas condiciones no se cumplan nunca, pues é concede que <representan muy adecuadamente las relaciones entre enunciados del tipo "todos los cuervos son negros", los cuales abundan en las partes má pedestres de la empresa cientÃ-fica417. Donde no se cumplen es en las teorÃ-a generales o universales -para cestructuras globales de pensamiento tales como la teorÃ- aristotélicdel movimiento, la teorÃ- del Ã-mpetula mecánic celeste newtoniana, la electrodinámic de Maxwell, la teorÃ414 En alguna de sus otras obras llama a la condici6n de consistencia condicicÃ- de derivabilidad, y a la condició de la invariancia de significado tesis de estabilidad. 415 Comptirese Feyerabend (1962), ptigs. 32-34 y Feyerabend (1965a), pAgs. 163-164 para una elaboració de estos puntos. 416 Ver Feyerabend (1962), págs 34-36 y 40-43, para una elaboraci6n de esta idea. 417 Ibid., pág 28.

de la relatividad y la teorÃ- cuántica 418. Es decir, esas condiciones
no son aplicables a aquellos tipos de progreso cientÃ-fic que involucran teorÃ-aque son má que meras generalizaciones empÃ-rica'19. Para mostrar que esas condiciones no se cumplen en esos tipos de progreso de la practica cientÃ-ficaFeyerabend pasa revista a unos cuantos casos de reducció teóric y de explicació considerados paradigmático por los defensores del empirismo radical. En primer lugar, trata de demostrar que la condició de consistencia no se cumple en unos cuantos casos que Nagel y otros presentan como paradigmático de lo que deben ser una reducció o expliPor ejemplo, la incorporació de la ley de cació teóricas420 caÃ-d libre de Galileo y de las leyes de Kepler a la teorÃ- de Newton suele citarse como ejemplo paradigmátic de reducció teó rica. Pero algunas de las consecuencias de la teorÃ- de Newton son lógicament incompatibles con algunas de las consecuencias de las leyes de Galileo y de Kepler en sus dominios de validez (por ejemplo, la ley de Galileo afirma que la aceleració de la caÃ-dlibre es una constante, mientras que la aplicació de la teorÃ- de Newton a la superficie de la tierra establece una aceleració cada vez menor), y, de este modo, las leyes de Galileo y de Kepler no pueden deducirse de forma consistente de la teorÃ- de Newton. AsÃpues, en este ejemplo paradigmátic de reducció teóric no se cumple la condició de consistencia y, en consecuencia, la reducció no puede haber tenido lugar de la forma en que sugiere el análisi de Nagel 421. Pasando ahora a la condició de invariancia de significado, considera varios casos paradigmaticos de reducció y'trata de mostrar que esta condició tampoco se cumple. Tomando un caso paradigmátic de reducció teórica la reducció de la mecanica clásic a la teorÃ- de la relatividad, Feyerabend muestra que el términ((masa>> tiene en las dos teorÃ-a un significado diferente e incluso incompatible, y que, por consiguiente, la condició de invariancia de significado se ve violada. Bajo su análisi subyace la siguiente consideració del significado: <<El significado de cada uno de los términoque usamos depende del contexto teóric en el que aparece. Las palabras no <(significan)) algo aisladamente; sino que obtienen su significado por el hecho de ser parte de un sistema teórico De donde se deduce que si consideramos dos con418 419 420

Ibid. Ibid., n. 1.

Feyerabend expresa estos fallos en términode reducció teóric o de explicació teórica segú el tema; la elecció es arbitraria ya que siempre que T ' se reduce a T, T explica T' segú el modelo de la ley de cobertura. En mi exposició limito mi atenció al caso de la reducción 4 U Feyerabend (1965a), pág 168. En Feyerabend (1962), págs 46-52, presenta un tratamiento má completo de este caso; en las página 52-62 de la misma obra hace un tratamiento parecido de la reducció de la teorÃ- del Ã-mpet a la teorÃnewtoniana del movimiento. Buena parte de Feyerabend (1962a) se ocupa de la reducció de la mecánic clásic a la teorÃ- cuántica

textos cuyos principios básico se contradicen entre sÃo llevan a consecuencias inconsistentes en algunos dominios, cabe esperar que algunos de los término que aparecen en el primer contexto no aparezcan en el segundo con un significado exactamente igual)> 4*. Consideremos ahora un dominio en el que tanto la mecánic clá sica como la relativista resultan aplicables. De la consideració que Feyerabend hace del significado se sigue que si alguno de los enunciados de la teorÃ- de la relatividad que contiene el términ çmasa resulta inconsistente con alguno de los que contienen el términ<(masa)) en la mecánic clásicaentonces el términ <<masa)> debe tener en la teorÃ- de la relatividad un significado distinto del que tenÃ- en la mecánic clásica De este modo, Feyerabend pasa tiene en la teorÃ- de la relativia mantener que el términ<masa)> dad un significado distinto del que tenÃ- en la mecánic clásic 423, arguyendo que en cada una de estas dos teorÃ-ase aplican ecuaciones distintas e incluso incompatibles acerca de la masa, que la masa en la teorÃ-de la relatividad es una relaciónmientras que en la mecánic clásic es una propiedad, que aun cuando se concibiera la masa clásic como una relación no valen las mismas leyes de transformació para la masa clásic que para la masa relativista y que lasmasa relativista es un sistema dependiente de coordenadas, mientras que la masa clásic no lo es. Dada su consideració del significado, se deduce que el términçmasa tiene distinto significado en la teorÃ- relativista y en la mecánic clásica Por tanto, en este caso no se cumple la condició de invariancia de significado; de ahà que este caso de reducció teóric no pueda calificarse de reducció teóric segú el análisi de Nagel 4t4. Feyerabend concluye que la condició de invariancia de significado es incompatible con la práctic cientÃ-fic real. Las consideraciones hechas hasta aquÃde ser ciertas, muestran sól que la tesis del desarrollo por reducció no caracteriza adecuadamente el tipo de desarrollo cientÃ-fic caracterÃ-stic de las revoluciones cientÃ-ficas hasta aquà se puede considerar que el argumento de Feyerabend establece una tesis similar a la de Kuhn. Pero, a diferencia de este últim para quien la tesis del desarrollo por reducció es aceptable por lo que se refiere a la ciencia normal, Feyerabend duda de que haya ciencia alguna que sea normal 425; en cualquier caso, la ciencia normal le parece indeseable. De manera especial, intenta mostrar que el empirismo radical es inacep42 423 424

Feyerabend (1965a).

Ibid., págs 168-169.

pig. 180.

En Feyerabend (1962) se desarrolla tambiéeste caso (p6gs. 80-al), asÃcomo otro parecido relativo a la reducció de la termodinámic fenomenológic a la teorÃ- cinéticde los gases. 425 Ver Feyerabend (1970a), donde mantiene que la ciencia ~normalno ~ m a d u ra)), tal como la describe Kuhn, no es ni siquiera un hecho históric (pág 207).

table como norma, estableciendo que las condiciones de consistencia y de invariancia del significado son irracionales. Que la condició de consistencia es indeseable, lo expresa de la siguiente manera:

considéres ... una teorÃ- T' que describa con éxitla situació en el dominio D'. De ello podemos inferir: 1) que T' concuerda con un númer finito de observaciones (siendo F la clase de las mismas), y 2) que concuerda con estas observaciones dentro de un margen M de error única mente. Cualquier alternativa que contradiga a T' fuera de & y dentro de M tendrà el apoyo de exactamente las mismas observaciones y, en consecuencia, serà aceptable si T' es aceptable (supondremos que F es la clase de las única observaciones de que se dispone). La condició de consistencia es mucho menos tolerante. Elimina una teorÃ-no porque està en desacuerdo con los hechos; sino porque està en desacuerdo con otra teorÃ-a con una teorÃ-aademás con la que comparte sus instancias confirmadoras. Por ello, hace d e la parte todavÃ- n o verificada d e esta teorÃu n a m e d i d a de validez. La únic diferencia entre tal medida y una teorÃmas reciente es una diferencia de edad y de familiaridad. Si la teorÃ-má joven hubiera aparecido antes, la condició de consistencia habrÃ- funcionado a su favor^ 426.

Esto, sin embargo, no llega al fondo de la cuestión ya que no muestra las razones por las que es aceptable o debe usarse una teorÃ- alternativa. Para mostrar por quà es preciso usar alternativas y, por consiguiente, rechazar la condició de consistencia, Feyerabend considera una posible defensa de dicha condició frente a la objeció anterior: es mucho lo que se ha invertido en la vieja teorÃ- y serà poco rentable introducir nuevas teorÃ-a sin necesidad. Puesto que la nueva teorÃ- no concuerda con má hechos que la vieja y dado que éstno està en desacuerdo con ningú hecho conocido, la admisió de la teorÃ- alternativa no parece que vaya a suponer ninguna mejora efectiva; la únic razó apremiante para cambiar una teorÃ- o para admitir teorÃ-aalternativas es que la vieja teorÃ- y los hechos no concuerden 427. Feyerabend responde a esto que esta defensa sól vale si va acompañad de un principio de autonomÃ- de los hechos -que los hechos existen y está ahÃa nuestra disposició con independencia de que uno considere o deje de considerar alternativas a la teorÃ- que ha de ser verificada 428. Pero el principio de autonomÃ-es insatisfactorio, pues la descripció de cada hecho particular depende de alguna teorÃ- (la cual, desde luego, puede ser muy diferente de la que ha de verificarse), pero tambiéexisten hechos que no pueden ser descubiertos a no ser con ayuda de alternativas a la teorÃ- que ha de ser verificada y que dejan de ser asequibles tan pronto como se excluyan tales alterna ti vas^ 429. De donde se deduce que si una teorÃ- ha de some426 427 428 429

Feyerabend (1965a), pág 173; el subrayado es del original. Zbid., págs 173-174. Ibid., pág 174. Zbid., pág 175.

'

terse a la confrontació má completa posible con los hechos, que si ha de darse una prueba total de su adecuación entonces se debe considerar un conjunto completo de teorÃ-a que coinciden en parte unas con otras y que se adecúa a los hechos, pero que son inconsistentes entre sÃ- pues de lo contrario se prescindirà de hechos relevantes. El pluralismo teóric resultante es, evidentemente, incompatible con la condició de consistencia. Hay en este argumento contra la deseabilidad de la condició de consistencia dos rasgos que requieren algú comentario más Un paso clave de este argumento es la idea de que la descripció de un hecho particular depende de alguna teorÃ-aQue ést no puede ser de otro modo se deduce de su consideració del significado a la que antes aludimos: como ya hemos visto antes, de esta consideració se deduce que el significado de los término teórico que aparecen en un determinado contexto depende de las teorÃ-aen las que funcionan; de aquÃse deduce, por tanto, que toda descripció hecha en lenguaje teóric de un hecho en un contexto determinado dependerà de alguna teorÃ- (o teorÃ-as) ¿ las descripciones de hechos hechas en lenguaje observacional? En toda situació de prueba, el significado de los términode observació que aparezcan en las predicciones habrà de ser puesto en correlació con las teorÃ-a por medio de reglas de correspondencia o cosas por el estilo y, por consiguiente, en virtud de la anterior consideració del significado, su significado dependerà de las teorÃ-aa las que se los incorpore. Por tanto, las predicciones observables de una teorÃ- dependen tambié de alguna teorÃ- (o teorÃ-as)Esas predicciones son comparables a descripciones de hechos observados y si ha de darse alguna verificació de la teorÃ-alas descripciones de hechos y las predicciones teórica deben emplear con el mismo significado los términode observación De ahà que toda descripció de hechos observables dependa de alguna teorÃ-aw De este análisi (en caso de que sea correcto) se sigue que no hay lenguaje observacional neutral alguno que pueda ser usado en la verificació cientÃ-ficaLa segunda premisa del argumento de Feyerabend, la de que no es posible describir algunos de los hechos relevantes para la verificació de una teorÃ- a no ser que se recurra a otra, no se sigue de la primera premisa. Con el fin de apoyarla, Feyerabend examina un caso acerca de la partÃ-cul browniana cuya existencia refuta la segunda ley de la ter430 Este argumento no aparece explÃ-citament en las obras de Feyerabend, pero se basa en las exposiciones contenidas en Feyerabend (1965a), phgs. 179-181; y Feyerabend (1962), págs 34-39, 40-43, 83-88. Me parece que recoge fielmente lo que dice en esos pasajes y que, al mismo tiempo, constituye, en mi opinión la mejor prueba en defensa de su tesis. Conviene señalaque esto que Feyerabend sostiene aquà es casi el reverso completo de la imagen, presentada por la Concepció Heredada, del significado como una corriente que fluye en una solo dirección del lenguaje observacional al lenguaje teórico

modinámic fenomenológica y mantiene que, de no haber recurrido a la teorÃ- cinéticde los gases -la cual es inconsistente con la teorÃ- fenomenológica 431, no se hubieran podido descubrir una serie de hechos relevantes acerca de la partÃ-cul browniana. Que en la condició de invariancia del significado hay inherente una irracionalidad no es má que un simple corolario del análi sis que Feyerabend hace del significado. Dado que todo cambio que se produzca en una teorÃ- en un determinado contexto modifica el significado de los términos el aceptar la condició de invariancia del significado supondrÃ- imposibilitar el avance teóric en la ciencia. El precio a pagar por la condició de invariancia es la paralizació cientÃ-fic432. Suponiendo, para continuar la argumentación que Feyerabend haya demostrado que efectivamente hay una irracionalidad inherente en las condiciones tanto de consistencia como de invariancia del significado, que es deseable la proliferació de teorÃ-a incompatibles, que las descripciones de hechos dependen de alguna teorÃ-ay que no hay un lenguaje observacional neutral que sir¿qu concepció alternava para verificar las teorÃ-a cientÃ-ficas tiva cabe hacer de la ciencia? La respuesta de Feyerabend es que cabe mantener una filosofÃ-de la ciencia en la que las teorÃ-aresulten verificables basándos en observaciones e intenta ofrecer una consideració de cóm es posible esto. Para ello, lo primero que hace es considerar el papel que desempeña los informes de la observació en la verificació empÃ-ric sin presuponer un lenguaje observacional neutral. Esto le obliga a desarrollar una teorÃpragmátic de la observación Lo mismo que la Concepció Heredada, esta teorÃ- ((admite que los enunciados de observació ocupan una posició especial)) en la verificació de teorÃ-a433. En lo que no està de acuerdo, sin embargo, es en la caracterÃ-stic distintiva de los enunciados de observ?ción <(Unenunciado de observació se distingue de otros enunciados de la teorÃ- no, como pretendÃ- el 434. Para que asà fuera se primer positivismo, por su contenido)> requerirÃ- que fueran enunciados acerca de impresiones sensoriales, lo cual los hace inservibles a la hora de verificar una teorÃ-a pues las teorÃ-ase verifican determinando si caracterizan adecuadamente los fenómeno que caen dentro de su dominio y esos fenómeno no son impresiones sensoriales 435. La teorÃ- pragmática en cambio, ((coloca la propiedad distintiva donde corresponde, a saber , dentro del dominio de la psicologÃ-a los enunciados de observació se distinguen de otro tipo de enunciados no por su significado, sino
431 432 433 434 435

Feyerabend (1965a), págs 175-176. Ibid., págs 179-181. Ibid., pág 212. Feyerabend (1962), piÃ-g 36. Ibid., pág 35.

por las circustancias de su producción 430. Las sensaciones o percepciones son indicadores de situaciones y, por tanto, son equivalentes a las indicaciones de contadores y cuadrantes. Para que puedan funcionar en una prueba, se debe dar de ellas (lo mismo que se hace en la lectura de un contador) una interpretació que diga algo y que sea verificable. El enunciado de observació es una respuesta causal o behaviorista a una sensació la cual interpreta la situació de la que la sensació no es má que un indicador. La interpretació dada por el enunciado de observació depende de las teorÃ-aa las que se lo incorpore, y, de este modo, no es,má que una funció del significado conferido por las teorÃ-a a los térmi nos que aparecen en él Por ejemplo, el informe observacional de que un objeto tiene tal o cual masa supone interpretar el objeto como un objeto que se comporta de acuerdo con las leyes, teorÃ-ay otras regularidades caracterÃ-sticade la masa en aquellas teorÃ-aque confieren a la masa su significado en el contexto. AsÃpues, en la teorÃ-pragmáticalos enunciados de observació hacen una extrapolació má allÃde <<lo que se ve> (la sensación)y esta extrapolació interpreta la situació como un estado de cosas objetivo que funciona conforme a regularidades caracterÃ-stica437. Dentro de esta consideració cabe hablar de informes observacionales cuyo significado depende de alguna teorÃ-a y no es preciso suponer lenguaje observacional neutral alguno. Como los informes observacionales, lo mismo que otras descripciones fácticas son dependientes de las teorÃ-asel modo en que uno conciba el mundo depende de las teorÃ-aque uno mantenga en un contexto dado. En este sentido, las teorÃ-a generales acarrean consigo su propia ontologÃ- y son weltanschauungen: alas teorÃ-a cientÃ-fica son modos de considerar el mundo; y el adoptar una u otra influye en nuestras creencias generales y en nuestras expectativas, y, por consiguiente, tambié en nuestra experiencia y en nuestra concepció de la realidad. Hasta el punto de que podemos incluso decir que lo que en un determinado momento consideramos que es la çnaturaleza no es má que nuestro propio producto, en el sentido de que todos los rasgos que le atribuimos, primero han sido inventados por nosotros y luego usados para poner orden en lo que nos rodea^ 438. Cuando se someten a prueba generalizaciones empÃ-ricao de bajo nivel, esto debe hacerse tomando como teló de fondo una teorÃ- general que interprete los informes observacionales o descripciones de hechos,
Feyerabend (1965a), piig. 212. Ibid., págs 151-152, 158, 160-163, 198, 212-214; para un tratamiento má detaHado de la producció de enunciados de observaciónver Feyerabend (1958). 438 Feyerabend (1962), piig. 29; el subrayado es del original. Conviene señala que no està en contradicció con esto el mantener que hay un mundo comú con el que todas las teorÃ-a tienen que ver; la teorÃ- pragmátic de la observació supone, desde luego, tácitament la existencia de tal mundo.
43-5 437

que se oponen a dicha generalización En este sentido, la verificaci6n de las generalizaciones de bajo nivel debe hacerse en relació con la weltanschauung suministrada por las teorÃ-amá generales mantenidas. Pero esta teorÃ- básic es a su vez una teorÃ- empÃ-ric y necesita tambiésometerse a crÃ-ticy verificació empÃ-ricaSin embargo, su verificació no puede realizarse de la misma forma que en el caso de las generalizaciones de bajo nivel; pues todo dato que pudiera ser relevante para verificar la teorÃ- presupondrÃesta y, de este modo, la demostració incurrirÃ- en un cÃ-rcul vicioso. La únic forma de verificar o criticar una teorÃ- general es por medio del uso de teorÃ-a alternativas e incompatibles. Si la teorÃ- a verificar y la alternativa poseen en comú algunos enunciados de observació entonces es posible llevar a cabo un experimento crucial el cual permitirà decidir entre las dos -de la forma defendida por Popper-. Pero puede llegar un momento en que las alternativas no compartan ningú enunciado observacional con la teorÃ- que ha de ser sometida a verificación Esto es lo que ocurrirà cuando la teorÃ- verificada sea una teorÃ- acerca de los elementos básico del universo. para decirlo de forma má radical, rada teorÃ- poseerà su propia experiencia, y entre esas experiencias no habrà solapamiento alguno. Es evidente que ahora es imposible un experimento crucial ... por cuanto que no hay ningú enunciado universalmente aceptado que sea capaz de expresar lo 439. Tales teorÃ-a son inconmensuraçii resulta de la observación 1~1c.sen el sentido de que el significado de sus principales término descriptivos depende de principios mutuamente inconsistentes 440. 1'11 tales casos, caben tres formas de proceder. En primer lugar, tal vi.*/, sea posible inventar una teorÃ- aú má general que describa u n a base comú en la que se hallen definidos enuncialos de confiriiiacion que resulten aceptables para ambas teorÃ-as esto supone çtimitila posibilidad de experimentos cruciales para elegir entre his distintas alternativas. <El segundo procedimiento se basa en mi análisi interno de las dos teorÃ-asPuede ocurrir que una de 111steorÃ-aestablezca una conexió má general con la observació v que la interpretació de los resultados observacionales sea tamhic'n má directa. El tercer procedimiento ... consiste en tomar en ¥çcr la teorÃ- pragmátic de la observación En este caso aceptaIDOS aquella teorÃ- cuyos enunciados de observació simulen má ~ i isfactoriamente t nuestra propia conducta>441. AsÃpues, la prueba (*iiipÃ-ric y la crÃ-tic de teorÃ-a generales sól caben en presencia de alternativas, y asà se justifica la tesis de la proliferació de teorias; en el curso de este proceso se ha desarrollado una filosofÃFeyerabend (1965a), pág 214. lbid., pág 227, n. 19. Ibid., pág 217.

4411 441

popperiana de la ciencia que no presupone un lenguaje observacional neutral. Desgraciadamente, la consideració que Feyerabend hace de la verificació de las teorÃ-a generales tiene un grave defecto que ha sido señalad por unos cuantos crÃ-tico La primera propuesta de Feyerabend requiere la existencia de una teorÃ- básic comú a las dos alternativas; esta teorÃ- se supone que debe ser consistente con ambas alternativas, pero esto es imposible, dado que dichas alternativas son inconmensurables. La segunda y tercera propuestas suponen, de manera implÃ-cita que las dos teorÃ-atienen informes observacionales comunes o al menos compatibles; esto es imposible, dado que las alternativas se ha supuesto que son inconmensurables. Por consiguiente, si la postura general de Feyerabend es correcta, ninguno de esos procedimientos de prueba es posible. Feyerabend admite que la crÃ-tichecha en esta lÃ-ne afecta a la primera consideració que é hace de cóm se pueden verificar las teorÃ-agenerales, pero cree que su postura es susceptible de ser modificada de tal forma que se pueda escapar a esas objeciones reteniendo lo esencial de su consideración Sus intentos de modificar esta consideració de la verificació le han conducido en una direcció hegeliana en la que la crÃ-ticy el desarrollo de teorÃ-a generales tiene lugar conforme a un proceso dialéc tico de crÃ-tic443. Parecido es el problema que puede plantearse en relació con su tesis de la proliferació de teorÃ-ay de su papel en el desarrollo del conocimiento cientÃ-ficoDe acuerdo con la concepció de Feyerabend, es imprescindible que los mismos cientÃ-fico o la misma comunidad cientÃ-fic sean capaces de comprender y comparar muchas teorÃ-a o weltanschauungen radicalmente diferentes: no basta con partir la ciencia en unas cuantas escuelas competitivas, cada una con su propia teorÃ- o weltanschauung 444. Pero, cuando las teorÃ-a implicadas son teorÃ-a generales que funcionan como weltanschauungen desde las cuales considerar el mundo, es dudoso que exista alguna persona psicológicament capaz bien de modificar ciertas concepciones del mundo cuando se descubren teorÃ-a alternativas, bien de pasar a voluntad de una weltanschauung a otra. Por tanto, es dudoso que su análisi sea piscoló gicamente posible.
Por ejemplo, Achinstein (1964), Putnam (1965), Shapere (1966) y Scheffler (1967), págs 50-52. 443 El primer reconocimiento de estas crÃ-tica y el primer intento de modificar algunas de sus tesis se encuentran en Feyerabend (1965b). La dialéctic hegeliana es introducida en Feyerabend (1970). Algunos aspectos de este ensayo son posteriormente desarrollados en un artÃ-cul complementario, Feyerabend (1970b). Por razones de brevedad, no haremos una consideració detallada de esos desarrollos má recientes; no se tuvieron en cuenta en la discusió del simposio, pues éstse celebr6 antes de la publicació de los dos último artÃ-culos 444 El rechazo de Feyerabend de la ciencia normal (ver antes) indica que esto le parecerÃ- inaceptable.

Las ideas de Feyerabend han sufrido algunas otras crÃ-ticasLas má importantes son las dirigidas a su análisi del significado. Dado que todos los argumentos d e Feyerabend dependen de forma crucial de este análisi del significado ""', ést es la piedra angular de su posición por tanto, si se demuestra que este análisi es insostenible, se refuta de paso el desarrollo completo de su posició alternativa. En mi opiniónlas crÃ-ticahechas por Shapere y otros logran mostrar que su consideració del significado es insostenible; despué de esto, parece que no tiene demasiado sentido considerar otras crÃ-ticamá especÃ-ficaque se han hecho a otros aspectos de su postura. Como en los demá análisi weltanschauungÃ-stico que estamos considerando figuran algunas ideas parecidas, aunque generalmente menos extremas, acerca del significado, y como las crÃ-tica hechas al tratamiento que Feyerabend hace del significado han sido hechas tambiéa esos otros análisis la consideració de las mismas se pospondrà hasta la Secció V-B-2, en que se exponen algunas de las crÃ-tica má generales de los análisi weltanschauungÃ-sticos
e)

Bohm

Como resultado de sus intentos encaminados a dar de la teorÃcuántic una interpretació fÃ-sic adecuada, el fÃ-sic David Bohm ha desarollado una filosofÃ- de la ciencia que se parece en varios aspectos a las propuestas por Feyerabend, Hanson y Kuhn. Antes de presentar su postura, es preciso proporcionar alguna base acerca del problema de la interpretació de la teorÃ- cuántica El formalismo de la mecánic clásic especifica una serie de relaciones que median entre parámetro fÃ-sico que pueden medirse tales como masa, posició y momento de las partÃ-culasEn su interpretació standard, estos parámetro se interpretan como propiedades objetivamente medibles de cuerpos que, en teorÃ-a se pueden medir o determinar con una precisió tan grande como se quiera; las leyes de la teorÃ- especifican ciertas relaciones deterministas o causales que median entre estos parámetro objetivos. Durante varios siglos éstha pasado por ser un paradigma de lo que debe ser una interpretació fÃ-sic adecuada del formalismo de Prima facie, la teorÃ- cuántic no admite tal interuna teorÃ- fÃ-sica pretación má que especificar determinados valores de la posició y el momento de un cuerpo, se limita a ofrecer ciertas distribuciones de probabilidad sobre posibles valores de medida de la posició y el momento; la relació de indeterminació de Heisenberg especifica que la posició y el momento, de un cuerpo no se pueden determinar a la vez con una exactitud arbitraria -que
445

Afortunadamente, mi exposició de su postura ha puesto esto de manifiesto.

si ~p y A m son medidas de la exactitud con que se determinan simultáneament la posició y el momento de un cuerpo, entonces Ap. A m >. h/m, donde h es la constante de Planck y m es la masa del cuerpo; la teorÃ- cuantica emplea diversas entidades hipoté ticas que no son susceptibles de determinació experimental; los electrones y los protones unas veces actúa como corpúsculo y otras como ondas. Estas caracterÃ-sticaparecen impedir dar de la teorÃ- cuantica una interpretació fÃ-sic como la dada en el caso de la mecánic clásica En la Quinta Conferencia de Solvay, celebrada en 1927, se propuso una interpretació de la teorÃcuantica que se convirtià en la interpretació <<oficial)) o standard. Para nuestros propósitos los rasgos má destacados de esta interpretació -conocida como la interpretació de Copenhagueson los siguientes 446. Las hipótesi básica de la teorÃ- cuantica se supone que son esencialmente correctas, tanto desde el punto de y no suscepvista matemáticocomo desde el punto de vista fÃ-sico tibles de ulterior modificación Basándos en el hecho de que las partÃ-culamicroscópica se comportan unas veces como corpúscu los y otras como ondas, la relació de indeterminació de Heisenberg se interpreta como una muestra de la imposibilidad de medir una cantidad fÃ-sic sin producir una perturbación Cualquier intento de perfeccionar la medida de un parametro que caracterice a un sistema tendrà la consecuencia inevitable de perturbar el valor de otro de los parametros del sistema; a diferencia de lo que ocurre a nivel macroscópico a nivel microscópic esas perturbaciones será dignas de ser tenidas en cuenta; es, pues, imposible determinar con completa exactitud la posició y velocidad de una partÃ-cul subatómic en un determinado momento. De ahà que, las leyes de la teorÃ- cuantica dependan del azar; esto, unido al supuesto de que esas leyes son esencialmente correctas, significa que las leyes estadÃ-stica describen una realidad cognoscible en

-

4 % La interpretació que sigue es una mezcla de ideas de Bohr, Heisenberg y von Neumann acerca de la interpretació del formalismo de la teorÃ- cuantica; esta amalgama de ideas parece representar lo que la mayorÃ- de los fÃ-sico consideran la interpretació de Copenhague. E n cualquier caso, basta para los propósito aquà perseguidos. No obstante, conviene señala que muchos estudiosos de la teorÃ- cuántic consideran el enfoque de Bohr má coherente y logrado que el de Heisenberg o que la amalgama de concepció que sigue; muchas personas que son de esta idea prefieren reservar el nombre de çinterpretacià de Copenh a g u e ~para el enfoque de Bohr, denominando interpretació ortodoxa a la amalgama de concepció que se describe en el texto, por ejemplo. La interpretació que sigue se desvÃ- de la concepció de Bohr principalmente en su tratamiento del principio de indeterminació de Heisenberg, contenido en la teorÃ- de la perturbació de la medida de Heisenberg; este trataminto se desvÃ- de la concepció de Bohr que hace hincapià en la unidad del aparato y del sistema medido. Para una seria exposició del análisi de Bohr y de la forma en que se desvÃde otras versiones de la interpretació de Copenhague, comparar Feyerabend (1968-69) y Hooker (1972a) y (1972b); u n análisi que tiene que ver con ésto puede hallarse en el artÃ-cul de Bub de la Sesió IV.

últim instancia, la cual es no-causal y en la que el indeterminismo es un hecho fundamental; la relació de Heisenberg supone una barrera que impide ir má allà en la investigació de la naturaleza. Las teorÃ-asól pueden contener conceptos que posean un significado práctic y deben limitarse a hacer predicciones que puedan ser verificadas experimentalmente. Dado que las posiciones, momentos, velocidades, etc., de cuerpos microscópico sól pueden ser medidos mediante aparatos que perturban el sistema, los valores medidos dependen de la interacció y no representan propiedades objetivas de un cuerpo; por tanto, antes de una medida, un cuerpo no tiene, por ejemplo, una velocidad bien definida, sino que tiene al mismo tiempo toda una serie de velocidades, cada una de las cuales tiene cierta probabilidad de ser observada (determinándos dicha probabilidad de acuerdo con la teorÃ- y con la relació de Heisenberg); de este modo, no hay velocidad (o posició o momento) determinado en relació con un cuerpo y no cabe una descripció inequÃ-voc de la naturaleza. Es decir, lo únic que podemos decir es que una partÃ-cul es la suma de las potencialidades de medida)) contenidas en su funció de onda. Como las partÃ-cula unas veces se comportan como ondas y otras como corpusculos, se requieren tanto el concepto de onda como el de corpúscul para poder abarcar todas las observaciones; los conceptos de onda y de corpúscul son, por tanto, complementarios en el sentido de que ambos son esenciales para cualquier descripció de la realidad; ambos está potencialmente presentes en mayor o menor grado, yendo la aparició de uno en detrimento de la del otro; similarmente, la posició y el momento son tambikn complementarios. La descripció de sistemas microscópico se hace, pues, por medio de pares de conceptos o de variables complementarias. De ahÃque no sea posible una interpretació mecánic completa del formalismo cuánticoPor último dado que sól van a admitirse aquellas entidades que puedan determinarse experimentalmente, no hay en realidad nada que corresponda a varias de las entidades hipotética empleadas en el formalismo de la teorÃ-aesto impide dar una interpretació realista completa de la teorÃ- cuántica Segú la interpretació de Copenhague, el formalismo de la teorÃ- es un instrumento para predecir los resultados de posibles medidas de partÃ-culaque no poseen unas propiedades determinadas, sino que má bien poseen únicament unos valores potenciales de medida 447. Aunque la interpretació de Copenhague goza del status de interpretació çoficial de la teorÃ- cuánticason varios los fÃ-sico -incluidos Einstein, Planck, Schrodinger y de Broglie- que la han considerado inaceptable. Einstein, por ejemplo, rechazà la
447 Para una caracterizació má completa, pero asequible, de lo que llamo interpretació de Copenhague, ver Andrade e Silva y Lochak (1969), cap. 3, y especialmente cap. 4; ver tambiéBohr (1934), (1958) y (1963), para ver los primeros artÃ-culo en que desarrolla s u versió de la interpretació de Copenhague.

conclusió de que la realidad es esencialmente indeterminista, y mantuvo que la naturaleza estadÃ-stic de los fenómeno cuánti cos podrÃ- ser atribuida a una variable oculta que, cuando fuera descubierta, permitirÃ- dar una interpretació determinista. Schrodinger y de Broglie consideraron inaceptable el principio de que sól se puede conceder status ontológic a entidades experimentalmente discernibles y, por tanto, no encontraron apoyo para el punto de vista instrumentalista adoptado. Aunque Einstein y de Broglie dedicaron muchos esfuerzos a la tarea de elaborar interpretaciones alternativas de la teorÃ- cuántic que escaparan a estas objeciones, las dificultades encontradas fueron enormes y prácticament hasta la obra de David Bohm de principios de la décadde 1950 no se logrà ningú progreso efectivo. Viendo que la interpretació de Copenhague se basaba por completo en una serie de supuestos filosófico 448, Bohm lanzà contra ella un doble ataque. En primer lugar, intentà especificar una serie de supuestos filosófico intrÃ-nseco a dicha interpretació para demostrar despué que eran insostenibles; a la vez, desarrollà una filosofÃ- de la ciencia alternativa. En segundo lugar, tratà de mostrar que cuando se renuncia a esos supuestos, es posible desarrollar una interpretació causal alternativa empleando variables ocultas 449. Al analizar la obra de Bohm, voy a concentrar mi atenció fundamentalmente en sus planteamientos filosdficos 450. Contra intentos como los de Einstein y Bohm de ofrecer una interpretació causal de la teorÃ- cuántic en términode variables ocultas, los defensores de la interpretació de Copenhague han aducido varios argumentos destinados a mostrar que dicho intento està condenado al fracaso. En primer lugar, si la teorÃ- cuán tica es correcta, entonces la relació de indeterminació de Heisenberg impone una serie de limitaciones últimas absolutas, definitivas a la exactitud de aquellas medidas, que pudiéramo emplear
448 Para una detallada y esclarecedora consideració de los gérmene filosófico de la interpretació de Copenhague, ver Peterson (1968). 449 Su primera formulació de la alternativa aparecià en Bohm (1952); desde entonces su propuesta ha sido modificada, ya que se ha ampliado su generalidad y se han cambiado algunos artificios; las primeras modificaciones se hallan en Bohm (1957) y (1957a). Otros desarrollos má recientes de su alternativa se hallan expuestos en el artÃ-cul del profesor Bub que aparecen en la Sesió IV y en las referencias contenidas en él 450 Mi análisi se basa principalmente en Bohm (1957) y en el ((Apéndice) de Bohm (1965). Lo hago asà para respetar el intento de esta introducció de proporcionar un:, base que permita seguir los artÃ-culo y discusiones que aparecen en el simposio que sigue; los detalles de la interpretació alternativa de Bohm se exponen en la Sesió IV del simposio -tanto en el artÃ-cul del profesor Bub como e n la discusió del profesor Bohm. No poseo suficiente espacio para ofrecer los rudimentos de teorÃ- cuántic que harÃ-a falta para comprender esas discusiones; afortunadamente no constituyen má que una mÃ-nim parte de la Sesió IV. El lector que desee adquirir la base necesaria para comprender esa parte de la Sesió IV debe consultar la manejable e inteligible interpretació que de la teona cuántic se da en Andrade e Silva y Lochak (1969).

para definir el estado de cosas por medio de cualquier posible medio de medida. Por consiguiente, aun cuando existiera un nivel subcuántic que contuviera el tipo de variables ocultas requerido, la inclusió de esas variables no podrÃ- aumentar la exactitud de una predicció cualquiera por encima de lo que la teorÃ- cuántic consigue ya; por tanto, no serÃ- posible verificar experimentalmente ninguna teorÃ- causal que predijera el comportamiento deEn segundo tallado de un sistema individual a nivel atómico451 lugar, von Newmann ha demostrado un teorema que establece que ninguna distribució concebible de los movimientos de paráme tros ~ o c u l t o s del ~ sistema observado podrÃ- llevar a los mismos resultados de la ecuació de Schrodinger cuando se interpreta probabililÃ-sticament la funció de onda 452. Unido al primer argumento, el teorema de von Newmann se interpreta como un teorema que lleva a la conclusió de que no hay nada que corresponda a con ~ un grado de definició un conjunto de parámetro ~ o c u l t o s precisa que vaya má allà de los lÃ-mite establecidos por las relaciones de Heisenberg; de ahà que no sea posible una interpretació causal en término de variables çocultas~ Bohm somete estos argumentos que acabamos de esbozar a un cuidadoso análisi que le lleva a establecer que las conclusiones acerca de la necesidad de renunciar a la causalidad, a la continuidad y a la naturaleza objetiva de la realidad que se extraen de esos argumentos no se derivan ni de los hechos experimentales subyacentes a la teorÃ- cuántic ni del formalismo matemátic empleado para expresar dicha teoria, ya que ambos argumentos dependen esencialmente de la suposició (a menudo implÃ-citade que determinados rasgos de la formulació actual de la teorÃ- cuántic son absolutos y último y de que no será contradichos jamá en el futuro ni se llegarà nunca a descubrir que sól son aproximaciones válida para un dominio limitado. Estas suposiciones niegan efectivamente la posibilidad de que haya unas variables ocultas o un nivel subcuántic en el que se den nuevos tipos de movimientos en relació con los cuales valgan nuevos tipos de leyes causales, y, por tanto, dan por resuelta la cuestió de la posibilidad de la existencia de variables ocultas. Por consiguiente, los argumentos en contra de la hipótesi de las variables ocultas dependen fundamentalmente de suposiciones extra-empÃ-ricao filosófica 4U. El siguiente paso en su ataque a la interpretació de Copenhague estriba en mostrar que estos supuestos filosófico inherentes a ella son insostenibles. Para ello, ofrece un análisi de la causalidad y del azar. Aunque los sistemas fÃ-sico experimentan transformaciones y son enormemente complejos, hay diversas re451 452 4"

Para el desarrollo de este argumento, ver Heisenberg (1930). Von Newmann (19.551, págs 206-211 y cap. 4, Sec. 11. Bohm (1957), pág 79-96.

laciones que permanecen efectivamente constantes o invariantes; cuando esas invarianzas son relaciones necesarias, constituyen leyes causales. Ahora bien, una ley causal nunca es absoluta, pues çun sól debe considerar necesaria una ley de la naturaleza caso de que uno la abstraiga de contingencias, representando asÃfactores independientes y esenciales que pueden existir fuera del marco de cosas que pueden ser tratadas por las leyes en cuestió y que no se siguen necesariamente de nada que pueda ser especificado en el contexto de dichas leyes. Tales contingencias llevan al azar. De ahÃque consideremos condicional la necesidad de una ley de la naturaleza, dado que se aplica sól en la medida en que puedan dejarse de lado esas contingencias))454. Si por causas significativas de un efecto dado queremos indicar aquellas condiciones o acontecimientos que, en el contexto que se considere, ejercen una influencia apreciable sobre los efectos en cuestió 455, no cabe duda de que muchas leyes causales especifican solamente algunas de las causas significativas; semejante ley çrepresent una conexió causal objetivamente necesaria, pero, en este caso, lo que es necesario es que el efecto permanezca dentro de ciertos lÃ-mitesy no, como en tipos má simples de leyes causales, que està especialmente determinado))456. Para aumentar la precisió de tales leyes es preciso añadi causas significativas adicionales que tomen en consideració <(factorescausales nuevos y cualitativamente distintos)> 457. Las contingencias poseen una relativa independencia de las propiedades de las cosas dentro de un contexto. Dado que muestra experiencia nos muestra que todas las cosas está relacionadas entre sÃde alguna manera y en alguna medida))458, vemos que <lo mismo que la noció de conexió necesaria, la noció de contingencias casuales es. .. una aproximación la cual da un tratamiento parcial de ciertos aspectos del proceso real, pero que con el tiempo se va a ver corregida y completada por una consideració de las interconexiones causales que siempre existen entre los procesos que tienen lugar en diferentes contextos))459. Cuando las variaciones individuales debidas a las contingencias casuales tienden a destruirse, cabe la posibilidad de acudir a leyes estadÃ-stica que permitan la predicció de propiedades del comportamiento medio de apregados o series de individuos 460. Por tanto, las contingencias que surgen fuera del contexto en que operan las leyes causales limitan y condicionan siempre su necesidad. Estas contingencias satisfacen a su vez leyes estadÃ-stica de azar las cuales pueden ser
454 455 456 457 458 459

*

Ibid., Ibid.,. Ibid., Ibid. Ibid., Ibid. Ibid.,

pág 2; el subrayado es del original. pág 8. - pág 17. pág 20. pág 22.

expresadas empleando la teorÃ- de la probabilidad. Esta interconexihn existente entre relaciones causales y contingencias casuales muestra que lo que en un contexto limitado constituye una serie cle contingencias casuales, en un contexto má amplio pudiera ser t-1 resultado de conexiones causales necesarias. Si esto fuera asÃesas conexiones causales necesarias del contexto amplio estarÃ-a a su vez sujetas a nuevas contingencias, ya que el contexto de esas leyes sigue siendo limitado. Por tanto, las contingencias nunca pueden ser eliminadas del todo. má bien, se considera que las categorÃ-a de conexió causal necesaria y de contingencias casuaIrs representan dos caras de un proceso cualquiera))461. Todo intento de considerar sól una de esas caras lleva a una aproximacihn que sól puede corregirse tomando en consideració la otra cara 462. En consecuencia <cada teorÃ- o explicació concreta de un determinado conjunto de fenómeno tendrà un dominio de validez limitado y serà adecuada sól en un contexto limitado y bajo unas condiciones limitadas. Esto quiere decir que toda teorÃ- que sea extrapolada a un contexto arbitrario y a unas condiciones arbitrarias... llevarà a predicciones erróneas463. Tales predicciones erró neas no prueban que la teorÃ- no sea válida sino que má bien sirven para definir las condiciones bajo las cuales resulta válid 464. De este análisi de la causalidad y del azar se deduce que ninHuna ley ni causal ni estadÃ-stic puede ser una ley definitiva de la naturaleza válid para toda realidad; por otra parte, cualquier ley cientÃ-fica causal o estadÃ-stica objetivamente válid o verdadera, es una abstracció que ofrece una perspectiva sól aproximada y parcial de la realidad, y es un error ((considerar el azar como si l'ucra reductible de manera perfecta y completa a una imagen aproximada y puramente pasiva de una ley necesaria))465, o viceversa. Por tanto, los supuestos filosófico implÃ-citoen los argumentos de la interpretació de Copenhague en contra de la posibilidad cle que se pueda dar una explicació o interpretació causal en tcrminos de variables ocultas^ de la teorÃ- cuántic son igual de insostenibles que los que subyacen al determinismo laplaciano 466. En concreto, el principio de indeterminació de Heisenberg lo que demuestra a lo sumo es que existen una serie de lÃ-mite en la exactitud de la medida dentro del dominio de validez de la teorÃcuánticaPero no demuestra que una teorÃ- má global que emplee entidades de un nivel subcuántic para explicar las regularidades estadÃ-stica de la teorÃ- cuántic haya de estar sujeta a las mismas
Ibid., pág 29. Ibid., págs 29-30. Ibid., pág 31. 464 Ibid., págs 31-32; vale la pena comparar este punto de vista con el de Toulmin expuesto antes. 465 Ibid., pág 64. ^ Ibid., págs 94-103, y esp. págs 130-132.
461 462

restricciones de exactitud; y no demuestra tampoco que esas entidades subcuántica no sean en principio experimentalmente discernibles. De ahÃque las entidades hipotética que no son susceptibles de determinació empÃ-ricconforme a la teorÃ-cuántic no sean necesariamente intrÃ-nsecament indeterminables; por tanto, no hay ninguna razó por la cual la teorÃ- cuántic actual pueda obligarnos a aceptar una metodologÃ- instrumentalista; el éxit de la teorÃ- cuántic no exige creer que todas las teorÃ-a futuras cuyos dominios incluyan el de la teorÃ- cuántic tengan que ser instrumentalistas o no causales. Por lo que no hay ninguna razó tampoco para desechar en principio la hipótesi de un nivel mecánic subcuántic que contenga variables ocultas en el que el carácte estadÃ-stic de la teorÃ- cuántic actual produzca al azar fluctuaciones de nuevos tipos de entidades existentes en el nivel inferior. Hasta quà punto esta hipótesi es sostenible es algo que no debe juzgarse apoyándos en bases filosófica de carácte a priori, si no que ha de ser determinado má bien empÃ-ricamente lo mismo que cualquier otra teorÃ- cientÃ-ficaEl trabajo que Bohm ha hecho en fÃ-sic ha consistido fundamentalmente en desarrollar un análi sis de las variables ocultas con un grado de precisió tal que no es imposible determinar su adecuació empÃ-ric467. Aunque lo anterior, si es correcto en lo esencial, basta para justificar la legitimidad del intento de Bohm de desarrollar su hipótesi de las variables ocultas, por si fuera poco, ademá ha expuesto su interpretació filosófica En su tesis de que las leyes sól son aplicables dentro de contextos limitados, en determinados tipos de condiciones y con un grado de aproximació limitado, se halla implÃ-citla posibilidad cde que pueda existir una variedad ilimitada de propiedades, cualidades, entidades, sistemas, niveles, etcétera. adicionales a la que aplicar de forma equivalente nuevos tipos de leyes de la naturaleza^ 468; esto lleva a la idea de que la naturaleza puede poseer una infinidad de tipos diferentes de cosas. Esto es, no se puede justificar a priori ningú supuesto que niegue que en los distintos contextos hay inexorablemente ricas y diversas propiedades y cualidades que existen en la naturaleza; en consecuencia, Bohm supone que hay un infinito cualitativo y cuantitativo de naturaleza. por lo que se refiere a un dominio de fenómeno dado, la forma especÃ-ficque adopta la suposició de la infinidad cualitativa de la naturaleza no està en contradicció con la idea de que se puedan tratar esos fenómeno en términode algú conjunto finito de cualidades y de leyes y, por consiguiente, en términode un númer mucho má pequeñ que el de items de datos empÃ-ricode los que puede disponerse)> Las leyes causales
467 Como ya hemos indicado en una nota anterior, aquà no vamos a exponer su teorÃ- en detalle. Zbid., pág 133. Ibid., pág 135.

ejercen una influencia insignificante en los acontecimientos caracterizados. Ibid. se verà falsada.. se requiere (que) las teorÃ-a formuladas en términode esas abstracciones lleven a predicciones correctas y a un control de los procesos naturales conforme a los planes que se hayan traz-do tomando 47O. como base esas teorÃ-as) Esas leyes no son má que aproximaciones que dependen del supuesto de que los casos causales o casuales no considerados por l a teorÃ. pág 127. de modos de investiga470 471 472 473 474 Ibid.. Ibid. En consecuencia. expresa el hecho de que en cierto coniunto de cambios que tienen lugar en la naturaleza.Asà pues. leyes y teorÃ-a no pueden representar verdades absolutas. las leyes o teorÃ-a describen aquello que en los fenómeno es relativamente invariante: :Se considera que una ley de la naturaleza. págs 123-126. pero si la ley se aplica má allà de dicho dominio. en hallar el tipo adecuado de cosas que se debe abstraer del mundo para un tratamiento correcto de los problemas que se presentan en los diversos contextos y conjuntos de condiciones . en este sentido. las leyes y las teorÃ-aa las que se incorporan sól tienen un dominio de validez limitado. asÃcomo en el conjunto de cambios de punto de vista.. págs 124.. dada nuestra verdadera forma de concebirla. pág 265.. Bohm (1965). Bohm (1965). .. son sól verdades restringidas474. por tanto. una ley (o teorÃ-agenuina çproporcion un conocimiento correcto que va má allà de los hechos experimentales que han ayudado a llegar a la propuesta del mismo))472 y çtien un dominio de validez bastante amplio))473. y las leyes estadÃ-sticaen cualquier otro en que los casos causales LS ejerzan una influencia insignificante en los acontecimientos. Tales leyes abstraen de la naturaleza o realidad ciertas cosas y algunas de las relaciones en que éstaestán :Es evidente que debemos servirnos de semejantes abstracciones y aproximaciones aunque no sea má que porque no podemos esperar poder ocuparnos del infinito cualitativo y cuantitativo del universo.por medio de su falsaciónDado que todas las leyes y teorÃ-a tienen un dominio de validez restringido. condicionales y relativas 471. de ahÃque sól sea posible especificar el dominio de validez de una ley o teorÃ. para esta concepción las caracterÃ-stica especÃficas de leyes y teorÃ-asEn primer lugar. El dominio de validez de una ley o teorÃ. El objetivo de la ciencia consiste. las teorÃ-a son verdades aproximadas. todas las leyes o teorÃ-a será en realidad falsas si se las concibe como verdades generales. de marcos de referencia. pág 125-127. pág 146.ueden presentarse en cualquier contexto en el que los casos casuaejerzan una influencia insignificante en los acontecimientos f. ¿Cuálson.generalmente no se conoce. Ibid.

y el desarrollo de nuevas conjeturas e hipótesi requiere que el cientÃ-fic està atento a nuevas relaciones en lo que é observa 478. ver tambiép6g. no obstante. a medida que se amplÃ. asà como la naturaleza abstracta de leyes y teorÃ-ano dejan base alguna para suponer que esas teorÃ-avayan a converger en verdad absoluta alguna 476. en la pág 128.ademá de un ámbit má amplio de fenómenos Cuando se encuentra una teorÃ. por tanto.. n. proporcionan conocimiento. una gran cantidad de esfuerzo investigador se dirige a ampliar una teorÃ. se pueden descubrir ciertas relaciones que permanecen iguales a travé de todos esos cambios.ya confirmada en un dominio amplio a nuevos tipos de problemas y a tratar de perfeccionar su exactitud.que suponga un nuevo punto de vista cuyo dominio de validez incluya el de la vieja teorÃ. La ciencia.ció etc. çtod conocimiento es una estructura de abstracciones. vamos haciendo sitio en nuestra mente para alojar la idea d e q u e la ley puede venirse abajo.. en el proceso de la toma de contacto con el mundo que tiene lugar en la percepció inmediata>477. pues. puede resultar taisada en algú conjunto futuro de experimentos. No nos pronunciamos respecto a cuándo dónd y cóm se verà falsada. Esta forma de concebir las leyes y las teorÃ-a lleva de forma natural a la idea de Kuhn de que el progreso cientÃ-fic es resultado de la alternancia entre ciencia normal y ciencia revolucionaria. 475 476 . Bohm expresa su aceptació de la consideració que Kuhn hace del desarrollo cientÃ-fico 477 Ibid. Pero esta invarianza ha de concebirse solo como relativa. cuya últim prueba de validez está sin embargo. pág226. págs 127-130. es. una forma de obtener conocimiento acerca del mundo. pág 220. En la ciencia normal. sino que dejamos que esto lo muestren los propios futuros desarrollos 475. la conexió entre percepció e investigació cientÃ-fic es má estrecha de lo que esos hechos sugieren: d a investigació cientÃ-fic es fundamentalIbid. Es decir. 185.el dominio. pág 127. el subrayado es del original. segú Bohm. el infinito cuantitativo y cualitativo de naturaleza. Ibid. Pero comdlYas teorÃ-a tienen siempre un dominio de validez limitado.. correspondiente. 1. la ciencia normal prevalece de nuevo.. 478 Ibid.semejante. Y es tambiéun métodque requiere un proceso fundamentalmente perceptual por el cual el cientÃ-fic se da cuenta de las contradicciones existentes entre su hipótesi y aquello que observa. Segú Bohm. A pesar de que las teorÃ-a son abstracciones que no poseen má que una verdad condicional y relativa. esto lleva en últim términa la falsació de la teorÃ-acuyo resultado es una revolució cientÃ-fic en la que se busca una nueva teorÃ. en el sentido de que. a travé de sus técnica de desarollo de abstracciones de alto nivel que son contrastadas con observaciones. Aunque este proceso produce una sucesió de teorÃ-a cuyo dominio de validez es cada vez má amplio..

~ 482. y los cambios resultantes en lo que nos llega a travéde nuestros órgano de los sentidos. en nuevos dominios. etc.. Held y Rekosh y Hebb.. pág 230. segú Bohm.de la percepción concluye lo siguiente acerca de la percepción (Hemos discutido una serie de estudios del desarrollo del proceso de ercepció en un ser humano individual a partir de la infancia y tam7ikn hemos dirigido una serie de estudios de cóm tiene lugar este proceso en los adultos. a nuevos niveles. las diferencias Ibid. por tanto. Hubel. con ayuda de diferentes instrumentos. tropecemos con alguna contradicció con las implicaciones de nuestras çconstrucciones 480. 481 Las Secciones A-4 y A-5 del Apéndic a Ibid. y no principalmente un modo de obtener conocimiento acerca de él479.mente un modo de ampliar nuestra percepció del mundo. despuéde detallar las semejanzas 481. hace Bohm esta consideració arguyendo que percepció y comunicació forman un todo y que.. considerarse como un medio de establecer nuevos tipos de contacto con el mundo. las págs 187-216 se dedican a este análisi que incluye obras de Piaget. Esas relaciones invariantes se presentan entonces de forma inmediata a nuestra conciencia como una especie de ~ c o n s t r u c c i à con ³ n una organizació interna)) que expresa una hipótesi explicativa de las carac terÃ-stica invariantes que se han hallado en tales experiencias hasta el momento en cuestión Sin embargo. En este sentido. pág 219. Otic esto es asÃse deduce. por tanto.y fisiologÃ. Held y Freedman. sondeos. sin duda. Ibid. ç travks de la percepció estamos siempre entrando en contacto con el mundo. esta hipótesi es sól provisional en el sentido de que sera sustituida por otra. 479 4 . de un tipo generalizado de percepcih. La ciencia puede. de una consideració de lus penetrantes semejanzas existentes entre percepcion e investigari0n cientÃ-ficaBasándos en un minucioso examen de diversos recientes estudios de psicologÃ. Gibson. de tal suerte que podemos conocer la estructura general del segmento con el que hemos entrado en contacto. tanto la percepció como la investigacih cientÃ-fic ese pueden considerar casos lÃ-mitede un proceso global. e t c . Bohm concluye. ~ibsoluto ~ Una vez concluido que la ciencia es un medio de percibir el mundo.. actividades. en el caso de que en nuestros posteriores movimientos. pág 217. tanteos. 483 Ibid.. Platt. El resultado de estos estudios se puede resumir en la afirmació de que en el proceso de percepcion aprendemos del mundo sobre todo atendiendo a lo que permanece invariante en las relaciones entre nuestro propio movimiento. se dedican a enumerarlas 482 Ibid. etc. el siguiente paso en el desarrollo de la postura de Bohm consiste en considerar el papel del lenguaje o comunicació en la investigació cientÃ-ficaEn su contribució al simposio (Sesi6n IV). en el que no se va a encontrar conocimiento 483. una enorme semejanza con la consideració anterior de la actividad cien- til'ica. r Esta consideració de la percepció guarda.

no creo que la postura de Popper sea un análisi weltansckauungÃ-stico el anhlisis que sigue no pretende aplicarse a su postura en particular. Como esta concepció es sometida a una amplia discusió y consideració crÃ-tica en el comentario del Profesor Causey. Los lizar 486. Kuhn y Toulmin consideran todos ellos a la ciencia como algo que surge desde una weltanschauung. Hanson. Feyerabend.de teorÃ-apercepció y comunicació lo son de una parte 484.ayudan a determinar el significado de los término que aparecen en ellos y por eso el significado de dichos término variarà de una teorÃ. no me voy a detener aquÃen una crÃ-tic detallada -excepto en la medida en que las crÃ-tica generales de las concepciones weltanschauungÃ-sticaconsideradas en la próxim secció se apliquen a su postura. de ahÃque los cambios de teorÃ.a otra. estas última crÃ-ticaconstituyen un duro ataque a su posició 485. Para otras crÃ-tica de las ideas de Bohm -especialmente las desarrolladas en Bohm (1957). los principios de una teorÃ. 2. análisi propuestos por Bohm.se traduzcan en cambios de significado. Por otra parte. en la respuesta del Profesor Bub a Causey y en la discusió de su artÃ-cul de la Sesió IV.ver Feyerabend (1960). 486 Aunque su obra ha sido analizada junto con la concepció de Feyerabend. las consideraciones que tanto unos como otros hacen de cóm una ~eltar~schauung contribuye a la empresa cientÃ-fic incluyen todas ellas alguna versió de las tres tesis siguientes: 1 ) La observació posee una carga teórica la weltanschauung determina o influye en cóm se considera. CrÃ-ticaGenerales a los Análisi WeltanschauungÃ-stico A pesar de las diferencias de postura y desarrollo existentes entre ellos. por tanto. Su desarrollo de esta tesis acaba en una concepció weltanschauungistica de la ciencia enormemente parecida a la de Feyerabend.o se los emplea junto con ella. describe o interpreta el mundo. dada la enorme semejanza entre su postura y la de Feyerabend. los análisi weltanschauungÃ-sticoque acabamos de anapresentan concepciones de la ciencia muy parecidas. de ahÃque los defensores de teorÃ-adiferentes observen cosas diferentes cuando consideran los mismos fenómenos 2) El significado depende de la teorÃ-a los términodescriptivos (tanto teórico como observacionales) usados en una ciencia experimentan un cambio de significado cuando se los incorpora a una teorÃ. 3) Los hechos poseen una carga teórica quà se considere un hecho es algo que viene determinado por la weltanschauung Partes de esta tesis se desarrollan de forma preliminar en Bohm (1971). 484 485 . concepció segú la cual teorÃ-adistintas requieren o producen weltanschauungen distintas.

2. Kuhn (1962). viene determinado en parte por la weltanschuuungw. Scheffler (1967) cree que los detensores de análisi weltanschauungÃ-sticomantienen l') 489.objeciones crÃ-ticasEn las subsecciones a) a c) consideraremos 1n. ver Chisholm y Sellars (1958). mientras que segun la tesis 1") no lo son. 1 Dado el importante papel que desempeña estas tesis en los anAlisis weltanschauungÃ-sticosla posible adecuació de este enloque para entender la ciencia y sus teorÃ-a depende en buena medida de si son o no sostenibles.asociada a la teorÃ-aen este sentido no hay un conjunto neutral tic hechos que permita juzgar la adecuació relativa de dos teorÃ-a en competencia. si son adecuadas para los objetivos que se proponen los análisi weltanschauungÃ-sticos Basándos en una serie de observaciones tales como la de Kuhn di* c ue d a s matrices disciplinares son componentes de la naturalet n " y la de Hanson de que Tycho y Kepler ven cosas diferentes mundo contemplan el amanecer. tw rnbe l'hgs. La razón a su 4-7 1. leyendo #matrices disciplinar es^ donde dice #paraHumus~.ti{cnicos de la siguiente forma: segú la tesis 1') los datos de observació son r~~llilinles intencionales. asÃcomo las propiedades que poseen. por una parte. independientes de la weltanschauung del observador. Esto es enormemente vago. como lo son. la observació posee una carga teórica lo que uno ve u observa està determinado por la weltanschauung. el tipo de objetos que se observa que hay y las propiedades que se observa que tienen. MI 1') y 1") son sostenibles y por otra.14-15. Cada una de ellas ha sido objeto de. para un aná llçl tic datos intencionales. 1") Aunque los objetos que uno observa. sean. y cap. en la subsecció d ) sacaremos algunas conclusiones acerca del enfoque weltanschauungÃ-stico Segú la tesis l). está constituidos en parte por la weltanschauung. Aunque Scheffler no formula en ningú sitio 1') y 1") duda de que esta atribuyendo a los defensores de los análisi de wiiltiinachauungen una posició semejante en lo esencial a 1'). 4~ . y a conflnt~ació pasa a demostrar que 1') es insostenible. y admite las dos interpretaciones siguientes: 1') Los objetos que uno observa. asÃcomo las propiedades que poseen. Para poder juzgar 1) serà preciso considerar.s mAs importantes. sino que la adecuació de una teorÃ. pág 109.se debe uzgar en relació con el conjunto de normas proporcionadas por i~ weltanschauung a ella asociada.n diferencia entre estas dos interpretaciones puede expresarse en tbrmimi.

. págs 21-22. está constituidos en parte por la weltanschauung. Sin embargo.. este argumento no refuta 1'). pág 2. En este sentido.. pág 19.. . cada punto de vista crea su propia realidad^ 493. Empieza considerando los elementos de juicio en apoyo de 1') y concluye que ellos muestran que una consideració adecuada de la observació <(requerirà aceptar la continuidad e interacció de observació y conceptualización lo cual requerirà aceptar la continuidad e interacció de 496. Ibid. el análisi que lleva a esta conclusi6n est& en las págs 21-36. pág 15. a que se llega aceptando 1') es aun idealismo excesivo^. pág 11. una reductio ad absurdum del razonamiento del que se obtiene>4w. Si 1') es correcta. Scheffler es consciente de esto e intenta por ello presentar una alternativa semejante. La realidad deja de ser un factor independiente. de un universo de objetos cuya existencia y curso es independiente^ 491.. por consiguiente.. pues. Y con ello lleva a una concepció paradógic de la ciencia. la objeció de que 1') lleva a un cuadro crudo. dice. Esto quiere decir que cualquiera los informes de la observación que sea el control observacional independiente que haya. lo que a lo sumo demuestra es que el cuadro es crudo.. pág 19. niega la objetividad de la ciencia. Ibid. asÃcomo sus propiedades. un <(cuadrotan crudos de la ciencia es. La consecuencia. Esto tiene d a consecuencia de aislar a cada uno de los cientÃ-fico en un mundo de 492 observació que està en consonancia con sus creencias teóricas) y lleva a la tesis de que <(nohay progreso cientÃ-fic segú criterios standard. 1') es una tesis que se refuta a sÃmisma y que debe ser rechazada 495. verdadero. pues el c r u d o cuadro^ pintado por un idealismo excesivo puede ser. Es central a la objetividad d a visió ontológic . de por quà 1') es insostenible es que adopta una concepció subjetiva del conocimiento que es incompatible con la objetividad de la observació cientÃ-ficaLa objetividad de la ciencia se basa en el hecho de que sus afirmaciones ase mantienen sujetas a control por referencia a pruebas independientes> 4<x). Ibid. éstno puede suponer recurso alguno a algo dado no categorizado (al 490 491 492 493 494 495 4% Scheffler (1967). La únic forma de mostrar que 1') es inaceptable es producir una alternativa aceptable que pinte un cuadro menos crudo. pág 36. con todo. Con su insistencia en que los objetos que la ciencia observa. los proponentes de diferentes teorÃ-ano pueden observar lo mismo en el intento de decidir entre ellas. Ibid. Ibid.modo de ver. no que sea una representació inaceptable. Ibid. sino sól una rivalidad entre diferentes puntos de vista teórico y una sustitució de unos por otros.. 1') niega esta visió ontológic y.

hipótesi concernientes a la llsiribució de objetos en las diferentes categorÃ-a del sistema rçliyoriade uno. depende ilv que el item b sea o no sea en realidad una rosa. dado que el tipo tic clcterminació producido por la categorizació no llega a convertlrse en un apoyo circular de la hipótesi adoptada^ 498. y.cinto sensorial. 499 Esta alternativa se desarrolla en Ibid. Esto muestra que c a b e mi control observacional independiente de las hipótesi sin necrsidad de recurrir a algo dado no categorizado. nvhaxa ést 499. Entonces el çcontro objetivo indepenIii-nte~ de Scheffler de la hipótesi <el item b es rosa)) debe basiirse en el hecho de que el que su hipótesi sea verdadera o no depende de la naturaleza objetiva de las cosas -esto es. hipótesi conflictivas respecto a quà items pertetit*i-cn y quà items no pertenecen a una determinada categorÃ-a r o d a observació es. págs 36-44. Es decir. b ~ por .. El hecho de que la idopcihn de un sistema categorial no prejuzgue la distribució real I r los objetos en las categorÃ-aque uno posea supone un significailvo control observacional independiente)) sól en caso de que se wiponga ademá que la verdad de esas hipótesi depende de la nnturaleza objetiva de las cosas. págs 35-36.se coloca un objeto. Scheffler ronsiclcra que esta alternativa es preferible a l'). relativa al sistema categorial que uno nct-ptc.rosa y que observo un l i u n . debe ocurrir que el çcon t 1 o1 observacional independiente~ se base en el hecho de que la vert l n c l de hipótesi tales como <<estoes una rosa)> dependa de la tiiituraleza objetiva de las cosas.. pues. 43. En primer lugar tllst inguen diversas categorÃ-apara clasificar objetos e hipótesi a l n cle ver quÃobjetos entran en quÃcategorÃ-as El adoptar un sisteun' categorial no supone prejuzgar la distribució real de los lictns en las categorÃ-asen relació con un sistema categorial dado rithcti. Pero esto plantea u n importante problema metafÃ-sico Es probable que Scheffler à Ibid.. en consecuencia. en efecto. su alternativa es la siguiente. donde el ser o no ser una rosa no depende de la categorÃ.Scheffler intenta a continuació presentar un análisi de la observació que conceda un papel esenrlnl a la conceptualizació de la observación pero que siga tenien(lo en cuenta una independencia observacional en la que la realidad pueda funcionar como factor independiente de la observación Brevcmcnte expuesta. ejemplo. Supongamos que yo adopto un "isicma categorial que contiene la categorÃ. pero el aceptar un sistema categorial no supone prejuzpiir en quà categorÃ. por ejemplo)497. pág 43. '''"bid. nunca indica con exactitud cuáes la naturaleza de rste control o de quà manera funciona. Aunque Scheffler nos dice que su propuesta admite un ccontrol nhscrvacional independiente~de las.bajo la que observo ni cle la forma en que conceptualizo las cosas. .

la interpretació de Scheffler lleva a un conjunto de exigencias que prima facie son contradictorias: la verdad de <<el item b es una rosan requiere que el item b pertenezca..sostenga que cuando yo establezco mi sistema categorial estoy haciendo una elecció relativamente libre. en conobjetivo secuencia. puedo decir que el pertenecer a las categorÃ-aci.esta correspondencia. Ahora bien. y.rosa.. Pero el ~control independiente^ de la hipótesi <<el item b es una rosaà requiere que la verdad de la hipótesi dependa de que el item b tenga la propiedad de ser una rosa. pero en dónde en quÃconsista. parece reconocer que yo puedo especificar mis categorÃ-a en conexió con lo que me parece adecuado. en efecto..de la verdad como correspondencia.rosa. Esta contradicció prima facie se desvanece sól si existe alguna suerte de correspondencia entre el propio sistema categorial y las propiedades que los objetos tienen con independencia del mismo. entonces. de hecho.rosa.rosa de modo muy parecido a como la considero adecuada. en cambio. Supongo que esto es algo que no hay má remedio que aceptar si se pretende hacer las concesiones que é hace a la indiscutible influencia de la conceptualizació en la observación sin dejar de insistir en algú tipo de control objetivo sobre la observación Pero el hecho de que la postura por é adoptada requiera esto no demuestra que . tambié a las categorÃ-aCI . que el item b pertenece a la categorÃ. a la categorÃ. c. Pero. del çcontroobjeto independiente^ de las hipó tesis propuesto por Scheffler se puede disponer sól en el supuesto de que exista una correspondencia semejante -una correspondencia que sea compatible con la aceptació de sistemas de categorÃ-a alternativos elegidos de manera relativamente libre. Si esto es asÃ-entonces lo que pertenece a la categorÃrosa es má o menos una libre decisió mÃ-apor ejemplo. Scheffler no ha hecho indicació alguna acerca de cóm serÃ. ser una rosa està totalmente fuera del mismo. cn sea una condició necesaria para pertenecer a la categorÃ. Y como falta una especificació de semejantes razones. si la hipótesi <<el item b es un rosan es verdadera. en dónde en quà consista pertenecer a la categorÃ-rosa es algo que estÃdentro de mi control. en concreto. entonces establece. ni siquiera nos ha dado una razó para poder creer que esta correspondencia es posible. no ha conseguido demostrar que su propuesta lleve a un significativo control observacional independiente~de las hipótesis Otra forma de exponer esta crÃ-tic es la siguiente: la çsolució de Scheffler al problema del ~control observacional independiente^ de las hipótesi presupone que es posible gozar de la libertad conceptual tÃ-pic de una teorÃ... Esto quiere decir que yo puedo establecer mi categorÃ. .de la verdad como coherencia y seguir beneficiándos de la objetividad de una teorÃ. donde ser una rosa no depende en modo alguno del modo en que decido conceptualizar o categorizar mi experiencia. Por tanto..

motivos para suponer que este análisi podrÃcombinarse con el de Scheffler con el fin de obtener un análisi en el que la obscrvaci6n produjera un control observacional independiente.rosa) no sea má que una libre creaci6n conceptual. Es cierto que Hanson. Kuhn y otros. Pero aun cuando los argumentos de Scheffler contra 1') hubiesen nido convincentes. si las interpretaciones que antes he dado tic sus distintas posturas son má o menos exactas. pues al atrihuir l') a Hanson. Kuhn y los demá nuclen hablar descuidadamente de una forma que permite atribuirles 1'). Para demostrar que ese control es posible. Es decir. 500 Esto no quiere decir. No està en contradicció con su postura afirmar que los objetos. cosa que no hace. La intenulrtn de <es una rosaw determina una extensi6n y el enunciado çe item b es una town serà empÃ-ricament verdadero si y s6lo si el item designado por el çite bn llene una propiedad cuya extensi6n es idéntic a la de <es una rosaB.ello sea posible. pero que 111 verdad de çe item b es una rosa)) dependerá sin embargo. de 1') -asà por ejemplo. Lo má que su solució hace es ponemos en condiciones de determinar lo que serÃ. [. sistemas y demá que ellos observan existen y tienen propiedades independientes de la conceptualización Todo lo que necesitan aceptar es la idea de que lo que de esos objetos se observ a . Por tanto. Scheffler hubiera tenido que hacer el análisi de la verdad requerido. el concepto de ser una rosa es intensional. Scheffler està haciendo objeciones contra un fantasma. sin embargo. no ha demostrado que su ropuesta lleve a çcontro observacional independiente> alguno. y Kuhn admite la existencia de un mundo independiente-. entonces no cabe duda de que no hay nada importante en la postura de Bohm. que no puedan presentarse. El análisi de Sellars es pnrecido al mÃ-opero no ha sido publicado todavÃ-a . Kuhn o Toulmin que dependa de la aceptnci6n de 1'). En Suppe (1973a) nnintengo que es posible hacer una interpretaci6n realista adecuada de los hechos v de la verdad empÃ-ric concibiendo la propiedad intrÃ-nsec de ser una rosa romo extensional en el sentido de que algo es una rosa si y s6lo si pertenece a tina clase que pueda especificarse en un lenguaje extensional que contenga disyunfloncs infinitas. * n este sentido no ha presentado argumentos convincentes contro l')m. el tipo de objetos que se observa que hay y las propiedades qiic se observa que tienen estánal menos en parte.preciso si hubiera un <control observacional independiente^. Hanson. Wilfrid Sel- Inrs y yo hemos desarrollado hace poco una serie de análisi de hechos que al menos aparentemente servirÃ-a para los prop6sitos de Scheffler. Hanson admite que hay un sentido en el que Tycho y Kepler perciben visualmente el misitw objeto. De este nniÃ-iisi se deduce que puede que aquello en lo que consiste ser una rosa (pertenccer a la categorÃ. a todo lo que sus posturas lleva es a 1"). pues. Por otra porte. Mi analisis de los hechos y de la verdad empÃ-ric (contenido en Suppe (1973a) se desarrolla dentro (Ir una consideracion general de la clasificació natural. las cosas no hubieran cambiado. determinadas por la weltansckauung. de la naturaleza objetiva de las cosas. Por otra parte. pero tambiéhacen una gran cantidad de afirmaciones que rutdn en contra. hay. l+'cyerabend.

pero pueden hacerse argumentos parecidos en favor de la observació auditiva. 160-165. 2) no requiere conocer lo que se observa. yo creo que es posible hacerla. Secs. el producto final de la observació visual es un informe de la observació cuya justificació implica sobre todo ver. Aunque la observació visual implica sobre todo un ver que. como hemos indicado en la Secció V-B-1-c. Sec. me limitarà a la observació visual. Cap. sus argumentos no resultan convincentes. 1 y IV. el informe es un registro de lo que se ha visto que ha ocurrido. y. no me parece que se haya argumentado lo suficiente en apoyo de la justificació de su aceptación De todos los proponentes de análisi weltanschuungÃ-stico Hanson es el únic que ha intentado dar argumentos a favor de ella. es decir la observació puede verse en algunas circunstancias ayudada de la inferencia. y por tanto observar que O es P. 4) puede implicar ver una imagen intermediaria y 5) permite que lo que observo sea descrito correctamente de varias formas ¿Qu es ést<prestar atenció a algo>>? En la observació visual. esto implica sin duda ninguna. etc. de tal forma que 1) està influida por mi interé y conocimiento. 3) lleva a uno a observar lo que està oculto a la vista. En este esbozo de argumento en favor de l"). y mi (1973d). en algunas circunstancias es posible observar (visualmente) que P. para la defensa de estas tesis. Esto indica que la observació correcta implica fundamentalmente un ver que. ver 'O2. Para que yo pueda ver que O es P. se deben cumplir ciertas condiciones de relevancia y de exactitud. que yo sepa. Achinstein (1968) mantiene. yo puedo PAgs. 501 502 . pero no desarrollarla. he visto que P. Pero. ver Dretske (1969). Pero ver simplemente algo no es suficiente para que se dà la observación Pues la observació cientÃ-fic debe producir piezas de informació que puedan usarse para verificar teorÃ-as hacer predicciones. cuando yo observo correctamente que P. y P es lo que ocurre 'O3. de hecho. Por otra parte. y en donde uno ve que Q pero no ve que P. Es decir.No se ha hecho. ninguna crÃ-tic especialmente destructiva de 1"). que la observaciónen su sentido cientÃ-fic relevante. la caracterizació que acabamos de hacer en el texto simplifica excesivamente las cosas en varios aspectos. no se requiere que vea. Dado que el propósit de este análisi es tan solo esbozar las lÃ-nea de una argumentació adecuada en favor de I"). En segundo lugar. El mejor juicio que puedo hacer de 1") es esbozar las lÃ-nea de un posible argumento a su favor. Supongamos que NO>> designa un objeto que tiene la propiedad P. implica prestar atenció a algo. el objeto designado por NO>>. yo creo que correctamente. tácti y de otros tipos de observación 503 Para un argumento completo y del todo convincente en favor de la tesis de que la observació (visual) implica sobre todo un ver que. 6. para que ver que P se pueda calificar de observar visualmente que P. IV. Ver Shapere (en preparació a). como pone de manifiesto un reciente trabajo de Shapere y mÃ-o en primer lugar. a pesar de que no se ha hecho una defensa adecuada de 1"). donde P se infiere de Q. estas ideas se discuten mAs ampliamente en la Secció IV-B-2. Por ejemplo. la ampliació de lo que sigue a estos casos de observació con inferencia puede encontrarse en mi (1973d). en lo que sigue se dejará de lado estas complicaciones para limitarse a los casos de observar que sin inferencia.

En Aldrich (1970) se consideran problemas adicionales a su análisis El análisi de ver que. segun el. Por otra parte. CapÃ-tul VI. siempre que S ve en una alucinació un objeto. aunque ve que es P. segun el análisi de Drctske. cap.ver que el depósit de gas està vacÃ. y debe ser cierto que O es P. En particular su análisi de ver que presupone una noció de un ver no epistémicque me parece insostenible por varias razones. me parece esencialmente infundado. cap. si S ve. debe satisfacer ver que. 4. A pesar de que los argumentos de Dretske establecen que tales condiciones deben ser satisfechas por un análisi adecuado.Los recientes desarrollos hechos en la teorÃ.de sus argumentos a favor de las cuatro condiciones que. S sabe que O es P. excepto en lo relativo a su tesis del ver que no epistémico Por otra parte. S puede ver que O es P. el suyo no me parece del todo adecuado.e. lo cual me parece inaceptable a la vista de crÃ-tica tales como las hechas por Sellars (1956) y Will (1973).de la percepció indican que un análisi adecuado de lo que para un sujeto S que percibe es ver que O es P debe cumplir las siguientes condiciones: el que S pueda ver que O es P en una situació determinada depende de los conocimientos y creencias que S posea. especial formació y conocimientos y creencias básicos cuando es cierto que S ve que O es P. deben existir dragones alucin6genos reales.si estuviera en otros estados visuales sensoriales. ver Dretske (1969). s05 Todos estos puntos. el siguiente análisis Sea S un observador. se aplican tambié a esta modificación 23 1 .cuando S ve que O es P. sól se requiere introducir cambios insignificantes en su análisi de ver que. 3-5 especialmente. se puede identifique erróneament como O lo que é o incluso viendo sól una ver que O es P sin ver el referente de ÇO imagen intermediaria del referente de NO>. En segundo lugar. el análisi dc Dretske le obliga a conceder un status ontológic al objeto de la alucinación p. en una alucinació un dragón entonces. excepto el segundo. S sól puede ver que de aquello que sucede de forma independienteso5. en lÃ-nea generales. un análisi adecuado de ver que comparte todos los 504 Para ver un argumento completo en apoyo de esta idea. segú el vocabulario. la mayorÃ. emplea a 0 es Pà para predicar çe Pà del objeto al que se refiere mediante ÇOà El objeto al que se hace referencia mediante ~ O es à P.en el estado sensorial visual en que está a menos que algo presente. Sec. AsÃpues. Las circunstancias en que està S son tales que é no estarÃ. En primer lugar. S al estar en este estado sensorial visual considera el referente de ÇO como P y no lo harÃ.. propuesto por Dretske. 11. se hallan establecidos en Ibid. Drctskc parece negar el segundo punto. como consecuencia de estar en un estado sensorial visual. si su recurso a un ver que no epistemico se sustituye por un análisi de ver como el propuesto por Sellars (1958a) (que me parece esencialmente correcto). por consiguiente. su noció de un ver no cpistémicrequiere que en la percepció haya algo dado no conceptualmente. S hubiera podido describir de forma diferente lo que ha visto que pasaba. pero su validez se sigue de los resultados que he presentado en (1972a). Cuando se hace esto se obtiene. Entonces S ve que O es P si y sól si S. con las caracterÃ-stica que é conoce como del referente de ~ O Ãfuera ˆ P y a menos que no tenga un conocimiento previo de que el referente de K O à es P. esta condició puede ser satisfecha sin que S sepa que lo està siendo.sin necesidad de mirar o ver si el indicador del depósit dice çvacÃ.

que tenga las consecuencias deseadas e indicadas en el texto. al menos en parte. La interpretació 1') lleva a un idealismo extremo. es preferible una interpretació menos extrema. la interpretació 1") basta para sus propósitos La interpretació 1") no ha sido desarrollada o justificada suficientemente por quienes la aceptan. por tanto. lo hecho recientemente en la teorÃ. y aunque no se han dado argumentos concluyentes para demostrar que 1') es insostenible. Esto indica que se puede desarrollar una interpretació adecuada de la observació en términode ver que. por consiguiente. a las teorÃ-a que acepte. ninguno de los análisi weltanschauungÃ-stico que hemos considerado necesita aceptar 1').probablemente algunas modificaciones de varias de las afirmaciones hechas por algunos de los proponentes de aquél En las subsecciones b) y d) consideraremos brevemente si es o no es plausible el supuesto de que las teorÃ-adeterminan las weltanschuungen. Sól se seguirà 1") si a este hecho se añadel supuesto de que las teorÃ-adeterminan (en parte) ciertas weltanschuungen. Si se supone que la weltanschauung viene determinada por las teorÃ-aen que uno cree. los significados son teóricament dependientes en el sentido de que los significados de los términovienen determinados. en la medida en que se pueda mantener este supuesto. hemos llegado a que la tesis 1) es ambigua. No obstante.produzca un cambio de sigDado que mi prop6sito no es mAs que indicar que es posible dar un análisi plausible de ver que. dado que admite dos interpretaciones. està justificada la dependencia de 1") de los análisiweltanschauungÃ-sticosaun cuando una elaboració completa del análisi de la observació requerirÃ. trazaremos las lÃ-nea por las que discurre dicho análisis Sin embargo. reconocerà que las teorÃ-aque uno acepta influirá en lo que uno va a ser capaz de observar. la tesis 1") se sigue como corolario. no voy a intentar aquà desarrollar o justificar dicho análisis lo estoy haciendo en un manuscrito actualmente en preparación .de la percepció indica que cabe un análisi adecuado de la observació en términode ver que.rasgos caracterÃ-sticode la observació indicados por Achinstein. Resumiendo. ceteris paribus. b) El Cambio de Significado Segú la tesis 2). el hecho de que la observació encierre de este modo una carga teóric no implica la tesis 1"). Sin embargo. Una interpretació semejante harà de la capacidad de uno de ver que algo relativo a su conocimiento y creencias y. Por tanto. y que la observació ha de ser relativa al conocimiento y a las creencias del observador y. por su incorporació a una teorÃ-ade ahÃque un cambio en la teorÃ.

cualquier punto de vista suficientemente general que con''O. Scheffler (1967). 2") El significado de los término de las teorÃ-aestá determinados en parte por los principios de la teorÃ. creencias religiosas.en la que aparecen.altere el significado de todos los términode la misma. En sus obras má recientes (por ejemplo. el mito del eterno retorno). la creencia en la existencia de objetos materiales).se traducen en cambios de significado. sól algunos de estos principios pueden aportar algo al significado. Feyerabend mantiene la siguiente versió de esta tesis tambiémantenida. En sus primeras obras. por Bohm 507: 2') Todos los principios de la teorÃ. má bien parece seguirse de desarrollos de su contribució a la Sesió IV siguiente.nificado. mitos (por ejemplo. como vimos en la Secció V-B1-d-i.aportan algo al significado de los término que aparecen en ellos. estas modificaciones fueron hechas en respuesta a Achinstein (1964). cap. ést modificà su tesis de que todos los cambios en la teorÃ. Putnam (1965). Hanson y Kuhn mantenÃ-a una versió má débi de esta tesis. etc. En suma. Toulmin. de ahÃque algunos cambios en la teorÃ. 510 Feyerabend (1965a). Pero. 3. págs 91-98. amplia de teorÃ-a no estÃclaro en absoluto quà es lo que constituirÃ.es un sistema mitológic y que mi orácul me infor506 En Feyerabend (1965). págs 219. y Shapere (1964). .se traduce en un cambio de significado de todos los término de la misma.un cambio en la teorÃ-a Supongamos que mi teorÃ. al menos aparentemente. 508 Aunque la interpretació que Kuhn hace de la ciencia normal parece exigir que acepte 2") má bien que 2'). Feyerahend incluye entre las teorÃ-a <creencias ordinarias (por ejemplo. su interpretació de la inconmensurabilidad de matrices disciplinares que se hallan en competencia y de sus teorÃ-a parece suponer que 2') se aproxima má e n tales casos. m Compáres Achinstein (1964) y (1968). n. cierna a cuestiones de hecho serà denominado teorÃ-a) dada una concepció tan.es la clave de su análisisEsta versió de la tesis 2) ha sufrido un considerable númer de ataques m. En primer lugar. de ahÃque cualquier cambio que tenga lugar en una teorÃ. 3. y especialmente (1966). segú 2' cualquier cambio que tenga lugar en la teorÃ.lleven a cambios del significado Una y otra versió de las tesis 2) pretenden aplicarse tanto a los términoque se emplean para dar cuenta de las observaciones como a los términoteóricos La versió 2') equivale a una reformulació del análisi de Feyerabend del significado el cual. y hasta es posible que su aportació dependa del contexto. 507 Que Bohm haya mantenido esta tesis no se sigue de nada de lo expuesto en el resumen anterior de su postura. Kuhn (1970a) (parece estarse alejando má de 2').

Sin embargo. ¿Constituy la adició de esta creencia un cambio en la teorÃ-a ¿Cambi el significado que confiero a los término de mi mitologÃ-aLas mismas cuestiones cabe plantear si limitamos nuestra atenció a las teorÃ-a cientÃ-ficasSupongamos que he vuelto a determinar el valor de una constante fÃ-sic de una teorÃ. Ni siquiera es posible expresar el desacuerdo entre ellas por medio de los términode alguna otra teorÃ-a pues al ser éstotra teorÃ. el términtendrà distinto significado en las dos teorÃ-asLa consecuencia de esto es que ninguna de las dos teorÃ-a podrÃ. Por ejemplo. págs 92-95 y Shapwe. y sin una respuesta a estas cuestiones es difÃ-cilsi no imposible. phgs. Una consecuencia de la tesis 2') es que no puede expresarse jamá el desacuerdo entre dos teorÃ-as5'* En tercer lugar. En Feyerabend (1965) se halla un intento de salir al paso de estas crÃ-ticas 5" Ver Achinstein (1968).que irradian los electrones no pueden tener valores continuos. las mismas consideraciones permiten ver que entre diferentes teorÃ-a no cabe acuerdo alguno. Pues como el significado de los término observacionales deriva de las teorÃ-a junto con las cuales se emplean.o un cambio en el significado. intenta emplear una condició de isomorfismo. segú 2') el significado de un términestà determinado por la teorÃ. mientras que en la electrodinámic clásic sÃpueden. pág 55.de tal modo que el significado de los término que en ella aparecen hayan sufrido cambios? La versió 2') no nos ofrece un medio para responder a estas cuestiones en la medida en que no hace especificació alguna de lo que va a ser un cambio en la teorÃ. aunque las dos teorÃ-aparecen estar en contradicción no lo estánporque amomento angular^ y çtene valores continuos~significan cosas distintas en cada una de ellas.y que d e s p u à © ~incorporado h a mis leyes este valor revisado.contradecir nunca a la otra. el momento angular y la energÃ. para ver esta lÃ-ne de argumentación Scheffler (1967) plantea el problema en relació con el significado en págs 54 y SS.diferente ninguno de sus tér minos tendrà el mismo significado que tiene en una u otra de las anteriores. De aquà se deduce que si el mismo términ(o palabra) es incorporado a dos teorÃ-a distintas.ma de que uno de los dioses ha dado a luz un niñocomo consecuencia de ello yo añad al sistema mitológic la nueva creencia de que hay un nuevo dios. Desde luego. juzgar 2') y tambié2") En segundo lugar.fÃ-sic que ya mantenÃ. en la teorÃ. en Achinstein (1968) se formula un contraejemplo contra este intento.en la que aparece. he alterado la teorÃ-a pero ¿hcambiado la teorÃ-a¿Hcambiado la teorÃ.(1966). . Feyerabend ha hecho varios intentos por escapar a esta crÃ-tica En Feyerabend (1965b). Estas cuestiones no se pueden responder a falta de principios de individuació de teorÃ-ay significados.del átom de Bohr. no es posible que haya descripció observacional neutral alguna que se pueda emplear para especificar un posible acuerdo entre teorÃ-asPero si no es posible que esténi de acuerdo ni en 511 Ver Shapere (1966). 56-57.

pAginas 49-53. la comprobació de teorÃ-a resulta en 2') circular. en este sentido. Achinstein (1968). circular ¿Cuà es la fuerza de estas objeciones? En cuanto a la primera.. ¿e quà sentido cabe considerar teorÃ-a diferentes como alternativas entre las que es preciso elegir (como la metodologÃ. Supongamos ahora que la predicció -llamémosl P . se podrÃ. Si se intenta comprobar una teorÃcomparando sus predicciones con los resultados de la observación tanto unas como otros habrá de expresarse en el mismo lenguaje. Por consiguiente.sean analÃ-ticament verdaderos. cada principio de la teorÃ.constituye un cambio de significado.de una teorÃ. y por tanto. V-B-1-d-i. respetando el significado conferido a los términodescriptivos.y es probable que su negació modifique la teorÃ-y que. y en Shapere (1966).son aquellas que son consistentes con la teorÃ-aDe este modo. la predicció P es parte de la teorÃ. toda comprobació de teorÃ-a es. En cuarto lugar. por consiguiente. las única descripciones observacionales relevantes para la comprobació de la teorÃ. en relació con esto. págs 95-96.contribuye al significado de los términosentonces posiblemente el rechazo de un principio de la teorÃ. en el análisi de la obra de Putnam de la Secció IV-B-1. por consiguiente. segú la tesis 2'). y que la ciencia se convierta en una disciplina n o .no concuerda con los resultados de la observación entonces el informe observacional debe implicar no-P. se sigue de 2') que los términodescriptivos que aparecen en F y en no-P no pueden tener el mismo significado. Ahora bien.desacuerdo. Achinstein (1968). aunque yo dudo que semejante intento vaya Ver. cambie de significado de los término descriptivos de P. no es posible ninguna descripció observacional capaz de disconfirmar o falsar la teorÃ-aEs decir. 513 514 . acarrea un cambio en el significado de los término empleaPero entonces el significado serà analÃdos en su formulación514 tico De ahÃque segú 2 ' ) todos los principios de una teorÃ.responder ofreciendo criterios de cambio de significado y de cambio de teorÃ-aLa segunda y la tercera tal vez pudieran salvarse desarrollando algunos procedimientos nuevos de comparació de teorÃ-as. lo que caracteriza un enunciado analÃ-tic es el hecho de que su negació supone un cambio en el significado de sus términos 516 Ver.r i ~ a En ~ ' ~quinto lugar. Por tanto. otras se encuentran en Scheffler (1967).e m p à . Pero. despuks de la primera crÃ-ticaya no podemos estar del todo seguros de saber qu6 es un principio de una teorÃ-a 515 Recordemos que. El desarrollo de Shapere considera tambiélas tres propuestas de Feyerabend de comprobar teorÃ-a globales en las que no hay hechos comunes que permitan valorar sus méritorelativos y contiene el tipo de objeciones que hemos hecho al final de la Sec. págs 57-62. pág 96. tales como el proceso dialécticque se propone en Feyerabend (1970). 517 Son varias las argumentaciones hechas demostrando la circularidad de la comprobación Una de ellas es precisamente una amalgama de las consideraciones hechas en las págs 93 y 96-97 de ibid.de la prueba de Feyerabend req~iere)?~". Posiblemente cualquier rechazo de alguno de los principios de una teorÃsupone un cambio en la misma.

Pero. caso de que compartan los mismos principios que influyen en el significado. Si se puede mantener alguna versió de la tesis 2)) habrà de ser la 2"). . En consecuencia. aunque no llega a establecerlo. como el requisito de 2") es que sól algunos de los principios de una teorÃ. me parece que no tienen respuesta. que la incommensurabilidad de teorÃ-ase mantendrÃ. pero la formulació de un criterio semejante requerirá como indican las consideraciones que vamos a hacer a continuación hacer previamente un progreso considerable en la solució de algunos de los problemas má difÃ-cile de la filosofÃ. El hecho de que el últim no haya logrado empleado en ello. De ahà que la inconmensurabilidad de teorÃ-a deba demostrarse de nuevo en el caso de pares concretos de teorÃ-as En la medida en que algunas de las predicciones teórica no influyen en el significado de los términoempleados en ellas. tal vez quepa una versió de 2") que escape a las crÃ-ticaque afectaban a 2'). La exposició anterior indica. tercera y cuarta de antes. la versió 2') es inaceptable. no deja de haber razones para suponer que una especificació precisa de una versió satisfactoria de 2") resultarà enormemente difÃ-cil Pues. indica ser resuelto pese al intenso e~fuerzo''~ 518 Para las dificultades implÃ-citasver la exposició de Quine de la Secció IV-B-1. como antes hemos indicado. el precio de semejante escapatoria serÃ-asin embargo. es sinónim de T tal y como se usa en el momento t'. candidatos plausibles a tal versión Por otra parte. que tal vez resulten viables algunas versiones de 2"). Ã-ntimament ligado al de la sinonimia.y de significado.influyen en el significado de los términos 2" puede escapar a las objeciones segunda. págs 41-44.a tener éxito En cuanto al cuarto y quinto argumentos. el problema del cambio de significado está pues. Aun no se han producido. se puede salvar tambié la quinta objeción Por consiguiente. un buen resumen de los problemas implicados en la obtenci6n de un criterio de sinonimia se puede hallar en Alston (1964). ¿Corr mejor suerte la versió 2")? ¿Pued evitar las anteriores objeciones contra 2')? La primera objeció se puede sortear ofreciendo criterios precisos de cambio de teorÃ.y de significado. y tambié los diferentes artÃ-culo contenidos en Linsky (1952). pues ahora se presenta la posibilidad de que teorÃ-a incompatibles empleen los mismos término con el mismo significado (por ejemplo.del lenguaje. se verà restringida la inconmensurabilidad de teorÃ-aen competencia. semejante versió ha de incluir un criterio preciso de cambio de significado. pero mantengan otros principios teórico incompatibles). Por otra parte.a lo sumo en una versió restringida. si se ofrecen criterios precisos y aceptables de cambio de teorÃ. La cuestió de si ha cambiado el significado de un términT se puede reformular en términode la de si TI tal y como se usa en el momento t. sin embargo. como consecuencia de ello.

proposiciones en el moderno sentido de la expresión!521. Caps.que serà difÃ-ci o incluso imposible lograr una interpretació adecuada del cambio de significado. 2. su sugerencia encierra una gran penetración 521 La exposició que sigue gira fundamentalmente en tomo al hecho de que los principios de una teorÃ-atal como es concebida por 2'7. pág 57). una versió satisfactoria de 2". concebir el significado cientÃ-fic como si fuera puramente referencia1 es ignorar mucho de lo que es caracterÃ-stic del discurso cientÃ-fico Con todo. por consiguiente. sin ambargo.del lenguaje pendientes de solució desde hace largo tiempo 520. Sin embargo. Austin (19611. Cap. Aun cuando no conozcamos los detalles de semejante versión se pueden establecer algunas conclusiones generales acerca de la viabilidad de dicha versió para los propósito de un análisi weltanschauungÃ-stico Para ello.se encuentra tambié en Austin (1962).sean enunciados interpretados de algú lenguaje concreto -es decir. En tercer lugar. 1 y 2. que sean proposiciones en el sentido medieval del términ(¡n son. de todos modos. Por eso es preciso expli- . Por tanto. que se pueden solventar estos problemas y que se ha llegado a una versió de 2") suficientemente precisa. 2") requiere que los términofiguren entre los componentes de los principios teóricos y tambiéque a estos tér minos se les confiera significado. como indico en mi (1973a). es preciso hacer explÃ-cit una caracterÃ-stic que se halla implÃ-cit en 2"). 2.en principio haberselas con lenguajes puramente extensionales o referenciales. de hecho emplean lenguajes cuyo significado incluye tanto el sentido como la referencia. 520 Scheffler (1967) intenta evitar estas dificultades concibiendo el significado cientÃ-fic como puramente referencia1 -en el sentido de que sól la identidad de referencia tiene importancia en la ciencia (Cap. esp. mantiene que la cuestió cual es el significado de una palabra?^ es incoherente y que. ver Alston (1964). Supongamos. Por último es muy poco probable que se pueda obtener un criterio preciso de cambio de significado a travéde un análisis de este último serà igualmente difÃ-cio incluso imposible lograr dicho análisi519. comprobar y articular teorÃ-as En segundo lugar. Y esto requiere que los principios de una teorÃ. son proposiciones en el sentido medieval del término pero no e n el moderno. esto a mà me parece discutible por varias razones. teniendo en cuenta el hecho de que la formulació de un criterio de cambio de significado parece requerir el atacar con éxit una serie de problemas de la filosofÃ. en consecuencia no es posible hacer un análisi claro del significado de los términos un análisi afÃ. por tanto. cuando se trata con entidades noobservables o teóricas la únic forma de determinar que dos personas está usando un termino con la misma referencia es considerar los sentidos que les confieren. las diferencias de sentido parecen suponer una diferencia en la ciencia -al menos en el sentido de tener un papel heurÃ-stic de insinuar estrategias para ampliar. En primer lugar.o no podrÃ. y las diferencias de sentido afectan al modo en que los cientÃ-fico que mantienen teorÃ-a o puntos de vista opuestos pueden comunicar y resolver sus diferencias. los principios de una 519 Para un resumen de las dificultades. dejando a un lado si la ciencia podrÃ. Tal como la hemos formulado antes. parecen remotas. Por tanto. las posibilidades de desarrollar un criterio satisfactorio de cambio de significado y.

en sentido estricto. En general.reformulada en francés De modo semejante.electromagnética^ ver Bromberger (1963). que las proposiciones son cosas que proponemos o hacemos.formulada primero en ingléy luego traducida al francés La formulació inglesa y la formulació francesa constituyen colecciones diferentes de proposiciones. sea cual sea el modo en que se formule. siempre que son afirmados se convierten en'enunciados.son todas aquellas proposiciones de la colecció que constituyen la formulación Escitar esta distinción pues de lo contrario se puede perder el hilo de mi argumentación Por sentido medieval de çproposicióentiendo. entonces la traducció de dicha teorÃ.cuántic las teorÃ-a son extralingüÃ-stic y por consiguiente no son meras colecciones de proposiciones. componentes de la misma. se trata de la misma teorÃ-asi bien su formulació como mecánic ondulatoria constituirà una colecció de proposiciones diferentes de la colecció de proposiciones resultantes de su formulació como mecánic matricial. las teorÃ-a son extralinguÃ-stica y no meras coleciones de proposiciones. con ~ p r o p o s i c i à ³se n alude a un supuesto tipo de entidad no lingüÃ-stic la cual constituye el significado de las proposiciones entendidas en el sentido medieval. Segú 2") los principios de una teorÃ. por tanto. Supondremos que los principios teórico de la formulació de una teorÃ. para una exposició má completa de las diferencias entre esos dos usos de uteorÃ-a~ . las proposiciones son entidades linguÃ-sticas las cuales contienen los enunciados de un lenguaje particular. sin tmbargo. usarà siempre ((proposición)en su sentido medieval. siguiendo a Geach (19621. estrictamente hablando.tomadas en conjunto no constituyen la teorÃ-a pues en la medida en que lo normal es emplear <<teorÃ-a) para aludir.cuántic se puede reformular como mecánic ondulatoria o como mecánic matricial. se puede usar uteorÃ-a para referirse a un campo organizado de estudio o a una tradició cientÃ-ficacomo en la ((teorÃ-del calor)>o la ((teorÃ. Al lector al que le resulte contundente este uso de ~proposic i à ³ nle aconsejo que lea enunciado^ en vez de ~ p r o p o s i c i à ³ nconviene ~ tener presente que no es preciso que todos los principios de una teorÃ. si las teorÃ-a son colecciones de proposiciones.especial de la relatividad o a la teorÃ. Por tanto. la teorÃ. En el sentido moderno. dicho grosso modo. naturalmente esto no ocurre -se trata de la misma teorÃ. En consecuencia. no todos son enunciados. las cuales pueden ser o no ser afirmadas.son proposiciones. que. por ejemplo.teorÃ. E n este sentido.hayan sido afirmados.son efectivamente proposiciones que se usan para formular la teorÃ-aLas proposiciones de una teorÃ.una nueva teorÃ-apero.no son. 522 Este no es el únic uso que se da en la ciencia de ((teorÃ-a> en concreto. a la teorÃ. Podemos ver esto considerando cóm se especifican las teorÃ-as Supongamos una teorÃ. pág 25. las proposiciones se convierten en enunciados cuando se las afirma.al francé producirÃ. sino má bien componentes de una formulació concreta de aquélla y formulaciones distintas de una misma teorÃ. los principios de una teorÃ. págs 83-84. cada una de las cuales puede ser concebida como una colecció diferente de proposiciones. una teorÃ. y. En lo que sigue.empleará principios teórico distintos.admite varias formulaciones.

todo cambio en el significado de los tdrminos que aparecen en los principios teórico de una formulació produce como resultado una nueva colecció de proposiciones que pueden ser o no ser una formulació de la misma 524. Cap. llevarà a una nueva formulació de la teorÃ-aEstas observaciones indican que una versió defendible de 2") no podrà ser má fuerte que la siguiente: 2'") En una formulació particular de una teorÃ-aalgunos de los principios teórico influyen (posiblemente de forma dependiente del contexto) en el significado de alguno de los término usados en dicha formulación Todo cambio 523 Esto se sigue del hecho de que en la formulació inicial de una teorÃ-alos tdrminos teórico se introducen algunas veces de forma definicional. Sin embargo.de forma definicional. por ejemplo. 524 Caben tres posibilidades: la colecció de proposiciones resultante puede ser una reformulaci6n de la misma teorÃ-auna formulació de una teorÃ. pero con alcance restringido. se 526.alguna. en las primeras formulaciones de la termodinámica la çentropÃse introducÃ. tratándos de todas las formulaciones de todas las teorÃ-asla cosa no es tan evidente. 3.o toda ella. en la práctica una ciencia emplea a menudo formulaciones parciales de teorÃ-as las cuales cubren únicament aspectos de la teorÃ. págs 98-105. .distinta o no ser formulació de teorÃ. Caso de que las alteraciones requeridas impliquen la sustitució de principios teó ricos que influyen en el significado de los términopor principios diferentes cuya influencia en dicho significado sea distinta. 525 La especificaci6n ~formulaci6n total)> es fundamental. Para una amplia exposició de las cuestiones implÃcitas en la determinació de los casos en que la introducci6n de término es definicional. todo cambio en una teorÃ. segú sea ésta 526 Es imposible enunciar esto con má precisió por falta de un criterio preciso de cambio de significado. vamos a suponer por el momento que 2") es verdadera para todas las formulaciones de teorÃ-asToda alteració en el significado conferido a los términoque aparecen en una proposició produce una proposició diferente.requerirà alterar cualquier formulació total de la misma 525. ver Achinstein (1958). algunos textos de fÃ-sic elemental presentan formulaciones parciales de la mecánic clásic que formulan sól aquellas partes de la teorÃ. 2") afirma que algunas de las proposiciones (principios teóricos de una formulació particular de una teorÃinfluyen en el significado de los términoque aparecen en ellas. Aunque es del todo evidente que esto es cierto para algunas formulaciones de teorÃ-a523. una exposició que tambiése ocupa de estos temas puede encontrarse en Scheffier (1967). Y esto a producirà un cambio en el significado de los término su vez. Y lo que es má importante. Los distintos cambios que tengan lugar en la teorÃ.podrá requerir o no requerir hacer alteraciones en la formulació parcial. por ejemplo.en las que no se precisa recurrir a ecuaciones diferenciales.tas observaciones indican con toda claridad que 2") no habla de teorÃ-assino de formulaciones de teorÃ-as Asà clarificada. Como las formulaciones de teorÃ-a son colecciones de proposiciones..

Consideremos ahora hasta quà punto 2'") resulta adecuado para los propósito del análisi weltanschauungÃ-stico En primer lugar. no apoya ninguna afirmació general de inconmensurabilidad. Kuhn puede estar equivocado cuando presume que las personas que comparten una matriz disciplinar confieren a los términoel mismo significado En cuarto lugar. 528 Adviértasque lo que aquà se està afirmando es que tales formulaciones en un lenguaje comú tal vez sean in principie posibles -no que en la práctic resulte fáci encontrarlas. no es en modo alguno incompatible con 2'") el que una persona determinada pueda emplear unas cuantas formulaciones distintas de la misma teorÃ. Aun cuando tales formulaciones en un lenguaje comú sean en principio posibles. tambiéadmite que en general es posible hacer formulaciones alternativas de una teorÃ-aEsto deja abierta la posibilidad de que se puedan comparar las dos teorÃ-ausando formulaciones hechas en un lenguaje común528 Para demostrar que dos teorÃ-a son 527 Para una discusió de esta afirmació mantenida por Kuhn. si esto ocurre. 2'") no presta ningú -apoyo a la idea de que la aceptació de una teorÃ. 2'") deja abierta la posibilidad de que dos personas que confieran diferente significado a los enunciados puedan. asà como mi comentario al mismo. comunicarse libremente acerca de la teorÃ-ael que esta posibilidad se pueda o no llevar a cabo dependerà de la solució de algunos problemas generales de filosofÃ.en situaciones distintas y con propósito distintos.en una teorÃ-que exija que en dicha formulació se introduzcan alteraciones consistentes en la sustitució de ciertos principios que influÃ-a en el significado de los térmi nos por otros que van a influir de otra forma. y cabe la posibilidad de que en esas distintas formulaciones se pueda conferir distinto significado a los mismos térmi nos. desde luego. llevarà a un cambio de significado. entonces la comparació entre dos teorÃ-a puede que sea una imposibilidad práctica Nada de lo que contiene mi argumento depende de las posibilidades práctica de llegar a tales formulaciones en un lenguaje común . ver su artÃ-cul de la Sesi6n VI.determina el significado de los términos a lo sumo indica que la aceptació de alguna formulació particular de una teorÃdetermina el significado de alguno de los términos En segundo lugar. En tercer lugar. Aunque 2"') admite la posibilidad de que dos teorÃ-a pudieran ser formuladas de tal modo que el significado de los término de la formulació de una fuera inconsistente con principios teórico de la formulació de la otra. sin embargo.del lenguaje acerca de la medida en que una comunicació relativamente completa entre individuos requiere que éstoconfieran exactamente el mismo significado a los términos AsÃpor ejemplo. 2'") presta un apoyo relativamente pequeñ a la tesis de que teorÃ-a distintas e incompatibles son inconmensurables o no comparables. puede resultar enormemente difÃ-cio imposible inventar un lenguaje semejante y llegar a tales formulaciones.

mostrar que estas teorÃ-a no admiten ninguna posible formulació que emplee un vocabulario comúnEn quinto lugar. parte del cometido de 2) era establecer que diferentes teorÃ-a llevan consigo sus propias weltanschauungen y que ésta confieren un significado distinto a los términos La tesis 2"') es la versió má fuerte que se puede defender de 2) y no permite establecer esta conclusión a lo sumo apoya (pero no establece) la idea de que las weltanschauungen vienen determinadas por formulaciones de teorÃ-asDe aquÃse seguirà que cabe má de una weltanschauuung en relació con una teorÃ. aunque sÃse lo prestarÃ. la mecánic clásic de partÃ-culasa otra que sea incompatible con ella (por ejemplo.inconmensurables serÃ. pues. la mecánic relativista de partÃ-culas) con arreglo a la interpretació de Nagel de la reducció teóric (ver Sec.determinada 529.(por ejemplo. sÃse lo presta a algunas de las má moderadas. 2')) ha resultado ser insostenible. Una formulació precisa de una versi6n defendible de 2") tropieza con dificultades enormes: ademá serà una versió acerca. tal vez se pueda defender. llega a la misma conclusió -cual es que las consideraciones del significado son . Por tanto. Para concluir nuestro juicio valorativo: en los análisi weltanschauungÃ-sticoque estamos considerando se hallan dos formas totalmente distintas de la tesis 2). algunos de los principios de la formulació de una teorÃinfluyen en el significado de algunos términos por eso. Esta versió no puede prestar apoyo a la mayorÃ. Shapere (1966). sufren una alteració en su significado.llevarà a una alteració de su significado. 2'") no presta su apoyo a varias de las afirmaciones má extremas hechas sobre la base de 2). en la Subsecció d. Aunque. por las mismas razones. de formulaciones de teorÃ-as &is bien que acerca de teorÃ-asy no serà má fuerte que la versió 2"'). En concreto. no parece que una versió defendible de 2 arroje "O. 67-70. si tienen un significado preteórico la incorporació de esos términoa la formulació de la teorÃ. 5 3 0 Desde una serie de consideraciones distintas. En sexto lugar. Pues si 2"') es correcta. 2'") no presta apoyo a la afirmació de que no se puede reducir una teorÃ. apoya la tesis de Toulmin de que cuando se aprende o formula una teorÃ-a al menos algunos de los término usados en la formulació de la misma sufren un cambio lingüÃ-sti -esto es. la racionalidad de este supuesto se considera mAs adelante. desde luego.de las tesis que los análisi de weltanschauungen han intentado apoyar en la tesis 2). 11-F). pfigs.a alguna de las má modestas afirmaciones hechas. Alguna versió de la forma má débil 2"). pues no es incompatible con 2'") el que se puedan dar de ambas teorÃ-a formulaciones que satisfagan la condició de la invarianza de significado -no manteniéndos las afirmaciones de Kuhn y de Feyerabend en favor de lo contrario. la suficiente luz acerca de la naturaleza de las teorÃ-acientÃ-fica 529 Esto se sigue únicament si se supone que una formulaci6n teóric lleva consigo una weltanschauung.necesario. La forma má fuerte.

por consiguiente. los único elementos de juicio (hechos?) relevantes para la comprobació de una teorÃ. Cap. Para poder determinar si la tesis 3) se puede defender separada de 2') serà preciso llegar a esclarecer ciertos rasgos de los hechos. Sin embargo. ¿N mantiene entonces la tesis 3) que hay hechos distintos para teorÃ-a distintas? Si es que sÃ-¿n serà circular la comprobació de teorÃ-a dado que cada teorÃ. En tercer lugar. pues como indicaba nuestra .S. como Strawson señalaçlohechos son lo que los enunciados (empÃ-ricos establecen (cuando son verdaderos)* 532. y White (1970). los hechos se expresan en el lenguaje al consistir en lo afirmado o propuesto por las proposiciones empÃ-ricasEn segundo lugar. esta concepció de la ciencia es claramente inaceptable. má bien. siempre que sea verdadero que S sabe de poca ayuda para la comprensió del funcionamiento de los conceptos y teorÃ-a cientÃ-ficos 531 Ver sobre todo Herbst (1960). todo enunciado de hechos debe ser empÃ-ricament verdadero.deben ser consistentes con ella y. Esto no deja ningú resquicio para que la naturaleza objetiva de las cosas ejerza influencia alguna en la determinacih de la adecuació de una teorÃ. Esto lleva a unas cuantas consecuencias de interés En primer lugar.= objeció a 27. parece que la aceptació o rechazo de las teorÃ-a debe basarse únicament en çfactore subjetivos~. ver tambié Suppe (1973a). .y.se debe juzgar de acuerdo con el conjunto de normas facilitadas por la weltanschauung asociada a ella. tambiése considera que la tesis 3) contribuye a la concepció subjetiva de la ciencia que emerge de tales análisis La tesis 3) mantiene que 1) lo que se considera un hecho viene determinado por la weltanschauung asociada a una teorÃ-a 11) no hay ningú conjunto neutral de hechos que permita juzgar la relativa adecuació de dos teorÃ-arivales y m ) la adecuació de una teorÃ. 532 Pág 38 de l a reimpresi6n de 1964 de Strawson (1950). la respuesta a estas cuestiones es afirmativa. 4. en consecuencia.es apoyada por sus propios hechos? Para aquellos análisi weltanschauungÃ-stico que mantienen 2').c) La Objetividad de la Ciencia Algunos crÃ-tico (especialmente Scheffler (1967)) acusan a los análisi weltanschauungÃ-stic de presentar una concepció subjetiva de la ciencia en la que la naturaleza objetiva de las cosas no desempeñ ningú papel en la aceptació o rechazo de las teorÃ-as Aunque esta acusació se basa en buena medida en las tesis 1) y 2). La reciente literatura acerca de la naturaleza de los hechos "' pone de manifiesto que los hechos no son cierta especie peculiar de entidad. Strawson (1950).serà circular. el hecho de que esta concepció inaceptable se siga de 2') en tanto que tal (ver la subsecció anterior) indica que estos argumentos sirven para mostrar que 3) es inaceptable. la comprobació de una teorÃ. esp.

dichos lenguajes permiten establecer los mismos hechos. En sexto lugar. Ahora estamos en situaci-n de poder afirmar la tesis 3 ) . se sigue del primer punto que los lenguajes difieren en los hechos que pueden afirmar. el conocimiento y creencias previos de uno influyen en lo que uno es capaz de observar correctamente. ver mi (1973d). En noveno lugar. por muy diferentes que sean dos personas lingüÃ-sti y conceptualmente y por mucho que puedan diferir su conocimiento y creencias. en la medida en que diferentes lenguajes permiten establecer las mismas cosas. poseer el mismo bloque de hechos. que P sea una proposició empÃ-ricaes un hecho que P. . Para una defensa de que la conclusió obtenida aquà se sigue tambié en relació con la observació mediante inferencia. Para una exposició má completa de la relació entre los hechos y la expresió lingüÃ-sti de los mismos y para un análisi de los hechos compatibles con las observaciones anteriores. deben ser compatibles. Conviene observar que aquà se ignora. cualesquiera que sean los hechos que ellos determinen. ve que P. se debe interpretar esto como referido a la weltanschauung asociada a la formulació concreta de una teorÃ-aLa cláusul (1) establece que lo 533 Esto no implica que todos los hechos sean observables. sea un hecho que P 533. en la medida en que los lenguajes difieren en lo que son capaces de expresar. primero. De ahà que.que P y. de ahà que siempre que S observe correctamente que P. En quinto lugar. se sigue del quinto punto que el aparato conceptual de uno puede limitar los hechos que uno puede percibir. En octavo lugar. Pero. Las cláusula ( 1 ) y (111) hacen referencia a la weltanschauung asociada a una teorÃ-ay en virtud del análisi hecho en la subsecció anterior. en la medida en que en el lenguaje se reflejan diferencias conceptuales. Los mismos comentarios son validos para el punto siete que viene a continuación 534 Es decir. entonces de los puntos anteriores se deduce que no puede haber hechos incompatibles. y P debe ser empÃ-ricament verdadero. es posible que los hablantes de dos lenguas que se hallen en una situació lÃ-mit de traducció uno respecto al otro puedan. En cuarto lugar. como ya hemos indicado en la subsecció a. sin embargo. lo mismo que en la subsccció a. si se supone que todos los cientÃ-fico se ocupan de un mundo comú y que una proposició empÃ-ric es empÃ-ricamen te verdadera si y S-lo si describe correctamente dicho mundo. en tal situació pueden no ser capaces de determinar que poseen el mismo bloque de hechos. los hechos son el producto final de la observación pues como hemos indicado en la subsecció a. En séptimlugar. la posibilidad de la observació mediante inferencia (ver la nota 503). en este sentido no estoy dc acuerdo con algunas de las observaciones de Herhst (1960) acerca de los hechos. de aquà que del cuarto punto se deduzca que las diferencias en el conocimiento y creencias de uno afecten a los hechos que uno puede observar que suceden. siempre que S observa que P. y pueden establecer los mismos hechos incluso en aquellos casos en que sea imposible para los hablantes de las dos lenguas determinar jamá que estéafirmando lo mismo "'. ver Suppe (1973a). hay que aclarar una cuestió menor.

por tanto. dada la falta de razones convincentes en favor de la aceptació de semejante idealismo o de la negació de la existencia de un mundo comúnno parece haber motivos para aceptar (1) bajo esta interpretaciónOtra interpretació de (1) es que la weltanschauung determina los hechos que uno es capaz de percibir. por otra parte. que cada weltanschauung crea su propio mundo con sus propios hechos 535.que se considera un hecho viene determinado por la weltanschauung. Como dos teorÃ-a diferentes no pueden tener la misma formulació ni por tanto la misma weltanschauung asociada a ellas. Encontrar una interpretació defendible de (11) es má problemáticoSegú (II). en la medida en que la weltanschauung incorpora criterios para determinar la informació relevante para la teorÃ-aesta interpretació de (1) tambié es sostenible. En la medida en que la weltanschauung incorpora un lenguaje determinado con término con un significado ya conferido. Además esta interpretació sól es plausible como corolario de la primera interpretació de (1). Si se supone que la empresa cientÃ-fic se ocupa de investigar un mundo común esta interpretació es inaceptable.significar que la weltanschauung determina quà cosas son empÃ-ricament verdaderas y. determina cuále son los hechos. Esto podrÃ. Esto sugiere que se interpreta (11) en el sentido de que mantiene que los hechos son especÃ-ficode las teorÃ-ay que las distintas teorÃ-ase ocupan de configurar distintos conjuntos de hechos y que. Esta interpretació de (1) es inaceptable a menos que uno està dispuesto a abrazar un idealismo.si se mantuviera la tesis 1'). es incompatible con la hipótesi de trabajo de que la ciencia se ocupa de un mundo común AsÃpues. La primera interpretació de (1) consideraba que la weltanschauung creaba su propio mundo con sus propios hechos. Otra interpretació de (1) es que la weltanschauung determina cuále de los hechos que uno puede percibir han de ser considerados relevantes para la adecuació o desarrollo de la teorÃ-a . de los puntos cinco. esto es ambiguo. por lo tanto. . como los análisi weltanschauungÃ-stico que estamos considerando no suscriben necesariamente la tesis 1') no necesitan interpretar (1) de este modo. asÃcomo el aparato conceptual propio y el conocimiento y creencias previas tambié propios. en consecuencia. no hay un conjunto de hechos que pueda ser usado para juzgar la adecuació de dos teorÃ-a en competencia. puede suceder que no haya conjunto alguno neutral de hechos que permita juzgar la relativa adecuació de dos teorÃ-a en competencia. 535 Esta es la interpretació de (1) que se requerirÃ. se sigue como corolario de esta interpretació de (1) que no es posible que teorÃ-adistintas se refieran al mismo mundo y a los mismos hechos. esto admite varias interpretaciones. seis y siete anteriores se sigue que la weltanschauung determina los hechos que uno puede percibir.

Las siguientes consideraciones. en t à § caso. y que se introduzcan las (los teorÃ-a para tratar de diferentes conjuntos de cuestiones. Dado que ninguno de los análisi weltanschauungÃ-stico tiene por quà suscribir semejante idealismo y dado que. Las consideraciones hechas en la subsecció anterior.adecuada en relació con un ámbit concreto de fenómeno (como ocurrià con Copernicanos y Tolemaicos). no parece muy razonable endosar a los análisi weltanschauungÃ-stico esta interpretació de (11). para juzgar la adecuació de las dos teorÃ-aen competen- . como hemos visto. no hay razones convincentes para aceptarlo.cuánticason totalmente incapaces tic responder).sea generalmente asÃ-en concreto 2"') no presta demasiado apoyo 11 esta tesis. sino que ésta deben permitir responder a las cuestiones que la teorÃse compromete a responder. por otra parte. Las teorÃ-a proporcionan los medios para responder a estas cuestiones presentando descripciones generalizadas de çspecto de los fenómenos Para que una teorÃ. indican que no hay razones para suponer que esto . Las teorÃ-a tienen como objeto de estudio un cierto ámbit cle fenómeno y se desarrollan con el propósit de dar respuesta n una multiplicidad de cuestiones acerca de los fenómeno de dicho ámbito Estas cuestiones pueden versar sobre la búsqued (le explicaciones. Es perfectamente concebible que los defensores tic teorÃ-a distintas en compentencia puedan no estar de acuerdo çcerc del tipo de cuestiones a que debe responder una teorÃ. sobre la naturaleza de las regularidades entre los fenómenosetc. cuando juzphbamos 2"). no se espera que la teorÃ. Quk hechos sean relevantes para juzpar la adecuació de la teorÃ-serà funció de los aspectos de los fenÃ-~meno que la teorÃ. sól puede defenderse si se acepta un idealismo. que será ampliadas y defenditlas má adelante. indican que éstes una tesis perfectamente ~ostenible. La cláusul (n) puede interpretarse tambiécomo si nfirmara que los proponentes de dos teorÃ-a rivales no será capaces de ponerse de acuerdo acerca de quà hechos deben ser condeurados por las teorÃ-aen competencia si ésta han de ser adecuadas.que. la multiplicidad de cuestiones quc se pueden plantear acerca de los fenómeno mecánico y que 111 mecánic clásicao la teorÃ.pueda dar respuesta a todas las cuestiones posibles que pudieran plantearse acerca de los fenómeno de su ~'tmbito (consideremos. por ejemplo. Otra forma de interpretar (11) consiste en entenderla como si afirmara que es imposible expresar los hechos en un lenguaje que sea neutral con respecto a dos teorÃ-a -en el sentido de que ambas pudieran formularse en el mismo lenguaje.se persigue responder es muy limitado.sea adecuada no sdlo deben ser verdaderas esas descripciones generalizadas. El ámbit de cuestiones acerca de los fenomenos que con la teorÃ.describa y de las cuestiones que se comprometa a responder.

La cláusul (ni). Ellos no lograron. por tanto.que uno mantiene puede limitar los hechos que uno puede determinar observacionalmente y que. posiblemente apócrifa ilustra este punto. Finalmente.lleva consigo sus propios criterios de adecuación Si no hay criterios superiores de adecuació conforme a los cuales medir las teorÃ-ano habrà entonces modo racional alguno de elegir entre dos teorÃ-a en competencia que sean adecuadas con respecto a sus cri536 Las cuestiones planteadas aquà está relacionadas con el problema de los dominios cientÃ-fico que Shapere y Nickles tratan en sus contribuciones a la Sesió VII. lo que es má importante. pero afirmaron que no veÃ-a que Jupiter tuviera luna alguna. presentado por Dretske (1969) indicado en la nota 505.debe ser juzgada conforme al conjunto de criterios proporcionados por las weltanschauungen asociadas a la misma. sus creencias básica (entre las que se contaban. en consecuencia. como tolemaicos que eran. de acuerdo con el tipo de análisi de ver que. se puede interpretar que (11) afirma que la teorÃ. observar que Jupiter tenÃlunas y. Aunque ellos veÃ-a las mismas imágene luminosas. se puede mostrar que los padres no hubieran podido lograr ver que Jupiter tenÃlunas en el sentido en que acabamos de indicar. la creencia de que en el universo habÃ-u11 sól centro de rotación hicieron que les resultara imposible creer que esas imágene luminosas correspondÃ-a a satéliteque giraban alrededor de un segundo centro de rotació y por eso no lograron ver que Jupiter tenÃ.lunas haciéndo les mirar a travé de su telescopio. La siguiente historia. Despué de haber descubierto las lunas de Jupiter a travé de su telescopio. entonces cada teorÃ. Si todos los criterios relevantes para juzgar la adecuació de una teorÃ-está determinados por las weltanschauungen asociadas a sus formulaciones. de acuerdo con un análisi plausible de ver que y de la observación la interpretació que acabamos de dar tiene ciertas probabilidades de ser exacta.cia será relevantes hechos distintos 536.schauungÃ-stico el cambio cientÃ-fices fundamentalmente irracional. por tanto. se supone que Galileo tratà de convencer a un grupo de padres de la iglesia tolemaica del hecho de que Jupiter tenÃ. para ellos no era un hecho observacional que Jupiter tuviera lunas. defensores de teorÃ-a en competencia que estuvieran de acuerdo acerca del tipo de hechos que hay que abarcar tal vez no lo estuvieran acerca de cuále son los hechos que han de ser abarcados. pueden estar en desacuerdo respecto a quà hechos son los que una teorÃ. 537 Es frecuente mantener que los padres se opusieron dogmáticament a admitir lo que veÃ-an sin embargo.lunas 537. pues. Y. que establece que la adecuació de una teorÃ. El séptimpunto indica que el conocimiento y creencias de uno pueden influir en los hechos que uno es capaz de determinar observacionalmente. . ha provocado la mayor controversia llevando a los crÃ-tico a decir que segú los análisi weltan. Los padres miraron a travé del instrumento. Quienes aceptan teorÃ-a diferentes en relació con un determinado ámbit de fenómeno pueden ser capaces de observar hechos diferentes y.debe abarcar.

Lo que se niega es que esos sean los único criterios para juzgar una teorÃ-aLo que la crÃ-ticafirma en concreto es que debe de haber algunos criterios generales para juzgar la relativa adecuació de teorÃ-a en competencia. estas descripciones generalizadas seleccionan ciertos aspectos de los fenó menos que se describen. Es corriente. rechazar (111) para evitar semejante irracionalidad 538. basándos en los criterios ofrecidos por sus respectivas weltanschauungen. Si los valores de esos parametros son independientes de cualquier factor que no se incorpore como parametro y si las generalizaciones ofrecidas por T son empÃ-ricament verdaderas.de los casos los parametros seleccionados se hallan influidos por factores no seleccionados como parámetrosEn dichos casos. Cap. Es importante darse cuenta de lo que esta crÃ-tic afirma y deja de afirmar. En primer lugar. Las siguientes observaciones acerca de las teorÃ-a será útile para determinar lo que es relevante para juzgar una teorÃ-aSupongamos que se propone una teorÃ-y que se da de ella una formulació determinada T. no se niega que las weltanschauugen asociadas a una teorÃ-impongan criterios de adecuació a dicha teorÃ-a ni tampoco se niega que esos criterios puedan variar de una teorÃ. la teorÃ- t "8 Ver Scheffler (1967). IV. entonces esas generalizaciones describirá esos fenómeno como de hecho ocurren. sól en contadas ocasiones los parametros seleccionados cumplen esta condició de independencia. pues. seleccionar como parametros ciertos aspectos de los fenómeno pertenecientes al cÃ-mbit pretendido por la teorÃ-ay la teorÃ.a otra. en la mayorÃ.terios propios de adecuación En tal caso. para este tipo de crÃ-tica Shapere (1964) acusa tambié de irracionalidad a las interpretaciones weltanschauungÃ-stica del cambio cientÃ-fico 539 Si las leyes se conciben como una especie de teorÃ-a puede que esto no sea correcto. pero aquà dejaremos de lado esta sutileza. es preciso. Sin embargo. en efecto. Hay razones para suponer que las explicaciones histórica incluyen leyes ningulares (ver Donagan (1964)). en cuyo caso no todas las teorÃ-a contendrÃ-a descripciones generales. Como la mayorÃ-de las descripciones. Considerar estas última afirmaciones representa una forma adecuada de evaluar (111). La formulació T contiene diversas descripciones eneralizadas propuestas como caracterÃ-stica de alguna clase de knómeno Esta clase de fenómeno es el alcance pretendido por la teorÃ-a Una condició necesaria para la adecuació de la teorÃ. estos criterios generales podrÃ-a ser ingredientes comunes a todas las weltanschauungen o criterios de corden superior^ para uzgar las diversas afirmaciones de adecuació hechas acerca de as teorÃ-aen competencia. sól irracionalmente se puede elegir quà criterios aceptar. Se podrÃ-a hacer observaciones parecidas a las siguientes en relació con las teorÃ-a singulares si es que las hubiere.es que esas descripciones generalizadas sean empÃ-ricamentverdaderas para dicho alcance.intenta describir los fenómeno únicament en la medida en que incluye esos parametros. .

por consiguiente. en cuanto a quà datos resultan relevantes para la evaluació de las generalizaciones de T M. estas teorÃ-a del diseñ y control experimentales vienen a su vez determinadas por los elementos de juicio disponibles y cabe legÃ-timamentdisentir en cuanto a quà datos experimentales representan dichos sistemas aislados y. sino que má bien lo que las generalizaciones incluidas en T intentan es describir la contribució de la interacció de esos parámetro con los fenómeno incluidos en el alcance pretendido por la teorÃ-aEs decir. ést debe basarse en datos obtenidos de situaciones experimentales en las que se dan. Siempre que las descripciones de T tengan este status contrafáctico la determinació de su verdad empÃ-ric resulta problemática No sól se encuentra uno con todos los problemas inductivos habituales que se plantean al evaluar la verdad. . o casi se dan. sino que se plantean tambiéproblemas metodológicos Cualquiera que sea la evaluació que se haga de las generalizaciones de T. ver Suppe (1972b). las generalizaciones ofrecen descripciones de lo que los fenómeno hubieran sido de haber estado los sistemas implicados aislados de toda clase de influencias excepto de aquellas que se han incorporado como parámetro de la teorÃ-aen este sentido. sino que se limita a describir lo que los fenómeno hubieran sido si sól hubieran entrado en juego la posició y el momento de un númer finito de cuerpos.no pretende describir los fenómeno como de hecho ocurren. má bien basándono en las teorÃ-adel control y del diseñ experimentales generalmente implicadas. esto se hace concibiendo los fenómeno incluidos en el alcance pretendido por ella como si fueran sistemas aislados de masas puntuales no extensas que se mueven en el vacÃ. En tales casos parece un 540 Para mhs detalles y para una justificació de estas afirmaciones. En general.requiere que las generalizaciones de T sean contrafácti camente ciertas de los fenómeno que caen dentro del alcance pretendido por la teorÃ-*. no puede comprobarse directamente que los sistemas involucrados esté aislados en esta medida. En tales casos la adecuació de la teorÃ. AsÃ-por ejemplo. la mecánic clásic de partÃ-cula no pretende describir los fenómeno mecánico como de hecho ocurren.acerca de si los elementos de juicio introspectivos eran relevantes para la valoració de las teorÃ-a de la conducta al consistir la acusació hecha contra tales elementos de juicio por los Behavioristas radicales en que la reuni6n de los mismos no incluye un control experimental suficiente.y sin rozamiento. las condiciones ideales de estar aislados de influencias externas. para una dicusió afÃ-nver tambié la Secció 11-B anterior y Secció V-C que sigue. las descripciones generalizadas ofrecidas por T son descripciones contrafáctica de lo que los fenómeno hubieran sido en condiciones ideales. 541 Un ejemplo de tal desacuerdo seria la controversia que a principios de este siglo tuvo lugar en sicologÃ. determinamos quà situaciones experimentales se aproximan a tal estado ideal de aislamiento dentro del margen de error experimental.

No parece. haber cánone racionales para determinar quà cuestiones se deben plantear acerca de un determinado campo de fenómeno y no parece. pues. adecuadas teorÃ-adiferentes.jetivos que sean los criterios. de la adecuació de las mismas 542. Una vez que se acepta que las teorÃ-apueden legÃ-tima mente limitar sus descripciones de los fenómeno pertenecientes a su alcance a descripciones contrafáctica realizadas mediante pará metros elegidos. Si hubiera que hacer una elecció entre tales teorÃ-a (<encompetencia)) deberÃ. de su aceplabilidad y de su adecuación Por último es perfectamente posible que distintas personas ocupadas de un determinado campo de fenómeno estéinteresadas en é por razones diferentes y que.como fuente fecunda de respuestas a varias de las cuestiones consideradas importantes w. pues suPara un análisi má exhaustivo del papel del diseñ experimental en la valoració de las teorÃ-asver la exposició de la Secció IV-E y mi (1973d). 542 Esta es una condició ideal. sino que uno propone tambiéla teorÃ. por tanto.llevan a valoraciones tambiédistintas de su fecundidad y.experimental que permita decidir entre criterios de control y diseñ experimentales rivales. pero no suficiente.espejismo suponer que hay algú acuerdo acerca de la existencia de un Summum bonum en metodologÃ. Y aun suponiendo que no estÃen duda la verdad empÃ-ric de las descripciones generales de T. consideren importantes cuestiones diferentes y. Pues la verdad fáctic de las descripciones generales ofrecidas por las formulaciones de sus teorÃ-a respectivas es sól una condició necesaria. se està admitiendo la posibilidad de que exista una variedad de teorÃ-adiferentes empÃ-ricamentverdaderas en relació con el mismo alcance. Aun cuando los proponentes de dos teorÃ-a en competencia cuyo alcance pretendido sea el mismo pudiran estar de acuerdo acerca de los cánone de control y diseñ experimentales que resultan adecuados. La valoració que uno haga de la.mhs este punto. 543 Ver la discusió anterior acerca de la clhusula (11) que amplÃ. haber razones para suponer que haya un Summum bonum que permita valorar la fecundidad de teorÃ-aen competencia.es lo má que puede se determinado. fecundidad de la teorÃ-apor muy ob. valoraciones distintas de quà cuestiones debe responder la teorÃ. y dicha confirmació es una condició necesaria para que se la pueda juzgar adecuada. debe depender de alguna valoració de quà cuestiones es preciso responder. en consecuencia.basarse en otra cosa distinta de su adecuació fácticaEs aquÃdonde entran en juego consideraciones sobre la simplicidad y fecundidad teóricas Pues al proponer la teorÃ-a uno no se limita a comprometerse con la verdad contrafáctic de las descripciones generales de T. la confirmació lfictica de la teorÃ. de aquÃno se deduce que ellos hubieran de estarlo tambiéen la valoració de los mérito relativos de sus teorÃ-a en competencia. por ende. . por consiguiente.

La cláusul (111) es correcta en la medida en que afirma que la adecuació de las teorÃ-adepende fundamentalmente de los criterios mantenidos por quienes las proponen (a saber: depende d e q u à cuestiones deben ser objeto de la teorÃy de quà metodologÃ. .hubiera respondido a las cuestiones consideradas importantes en un principio.que en u n momento se ha considerado fecunda deje de serlo debido al hecho de que las cuestiones planteadas cambien y.se va haciendo inadecuada al no ser capaz de responder a las cuestiones que posteriormente se van imponiendo. El que las teorÃ-aadecuadas deban ser empÃ-ricamentverdaderas supone una base objetiva para aceptar o rechazar las mismas.h a de usarse para determinar la verdad contrafáctic de las descripciones generales de T) y en la medida en que afirma que no hay razones por las que deban prevalecer los mismos criterios para todas las teorÃ-asPor otra parte. 545 Para un tratamiento má completo de esos factores y en relació con una clase limitada de teorÃ-asver Suppe (1967). pero los factores subjetivos (por ejemplo. por lo menos. aunque la teorÃ. phgs. que una teorÃ. quà cuestiones desee uno responder) ejercen tambié una gran influencia.poner tal cosa sena suponer que hay algú criterio objetivo para decidir quÃcuestiones se deben plantear 544. Estas observaciones indican que cualquier intento de analizar la çlógic de la aceptació de las teorÃ-a habrà de estar estrechamente relacionado con los problemas de lógic erotétic (la lógic de las preguntas y las respuestas). ser empÃricamente confirmada por los hechos. para una exposició básic de la lógic erotética ver Harrah (1963). Ver Scheffier (1967).adecuada debe ofrecer descripciones empÃ-ricamentverdaderas o. 111 y IV. Cap. Aunque las anteriores observaciones no constituyen en modo alguno un tratamiento completo de los factores que afectan a la adecuació de las teorÃ-a545. aunque lo hacen sin destruir la objetividad de la empresa cientÃ-ficaEn este sentido la creencia de Scheffler de que existe un Summum bonum que permite un juicio neutral entre teorÃ-a en compotencia no parece tener demasiada base 546 Aunque la tesis 3) se puede interpretar como si propusiera una concepció irracional de la aceptació de las teorÃ-ashemos visto que las cláusula (1) a (111) admiten interpretaciones sencillas y defendible~ a la vez que esclarecen cóm las teorÃ-ase pueden valorar 544 Dentro de la historia de la ciencia parece claro que a medida que una ciencia se desarrolla se va produciendo un cambio en las cuestiones que la ciencia desea responder. las crÃ-tica de la cláusul (111) son correctas en la medida en que sostienen que debe haber ciertos criterios comunes para valorar la adecuació de todas las teorÃ-a -esto es. 82-86. en la Secció V-D se considera brevemente un intento de analizar las teorÃ-a en términode lógic erotética La contribució de Shapere a la Sesió VI1 està tambié relacionada con las cuestiones que estamos discutiendo. Esto deja abierta la posibilidad de que una teorÃ. son suficientes para dar pie a las siguientes conclusiones que suponen una valoració de las afirmaciones de la cláusul (111) y de las afirmaciones de las crÃ-tica a la misma recogidas má arriba. la valoració que uno hace de quà cuestiones son importantes va cambiando y la teorÃ.

concretamente. d) Conclusiones Generales acerca de la Adecuació del Enfoque ~weltanschauungÃ-stico En la Secció V-B-1 hemos hecho un esbozo de los principales rasgos de los má importantes análisi weltanschauungÃ-slico acerca de la naturaleza de la investigació cientÃ-ficaal mismo tiempo. De donde se deduce que es posible que weltanschauungen distintas asociadas a teorÃ-aque tratan del mismo campo de fenómeno den como resultado valoraciones distintas de quÃhechos deben ser explicados por una teorÃadecuada en relació con un campo de fenómenos No parece que haya reglas <de orden superior^ que permitan juzgar las distintas valoraciones hechas por weltanschauungen en competencia.entre los que figuran criterios para determinar la relevancia de la información asÃcomo las cuestiones que debe responder la teorÃ-ay cánone de control y diseñexperimentales. su conocimiento y creencias previos y unos criterios para juzgar la adecuació de la teorÃ. pues una teorÃ. hemos considerado algunas de las crÃ-ticade algunos rasgos especÃ-fico de esos diferentes análisis A pesar de existir diferencias significativas entre ellos.racionalmente. Pero. que las versiones 1").adecuada debe ser empÃ-ricament verdadera por lo que se refiere al alcance pretendido por ella. cuále de esos hechos son relevantes para la adecuació o desarrollo de la teorÃ. no es preciso interpretarlas asÃ-Hemos visto. en la Secció V-B-2 hemos visto que hay un fondo de acuerdo. que le ciencia se ocupa de un mundo común y que las formulaciones de teorÃ-adeterminan o acarrean weltanschauungen que contienen un lenguaje determinado cuyos términotienen un significado especÃ-fico el aparato conceptual de uno. al mismo tiempo. entonces la weltanschauung determina quà hechos se pueden considerar. aunque podrÃ-a interpretarse como si propusieran una separació entre la ciencia y la determinació de la naturaleza objetiva de las cosas. Hemos pasado luego a examinar esas distintas tesis y hemos descubierto que. Las teorÃ-allevan consigo una weltanschauung que ejerce una influencia decisiva en la naturaleza de la investigació cientÃ-ficalas má importantes de dichas infuencias fueron resumidas en las tesis 1) a 3). Combinando estas distintas interpretaciones obtenemos la siguiente versió de 3) que puede resultar defendible: 3') Suponiendo que el idealismo es inaceptable. la adecuació de las teorÃ-a no depende de la naturaleza objetiva de las cosas. 2'") y 3') de las tesis l).y quà hechos es posible determinar observacionalmente. 2) y 3) son defendibles con tal de que .

En este sentido. determine o implique una únic weltanschauung. siendo má o menos el total de la base. Al analizar las tesis 1) a 3) hemos descubierto que las weltanschauungen deben incluir inter alia un lenguaje determinado en el cual se confiera significado a los términos de tal modo que algunos principios teórico influyan en dicho significado.las teorÃ-adeterminen o lleven consigo weltanschauungen que satisfagan ciertas condiciones y con tal de que se suponga que la ciencia trata de un mundo común Pero aunque hayamos llegado a ciertos fallos a favor de versiones moderadas de algunas de las má discutibles afirmaciones hechas por los análisi weltanschauungÃ-sticos con ello no hemos llegado aú a demostrar que dicho enfoque sea satisfactorio. asÃcomo una determinació de las preguntas que la teorÃ. preparación experiencia. ciertos cánone de control y diseñ experimental. pues.y entre las que. hay un acuerdo metodológic relativamente completo. la weltanschauung es una entidad sumamente compleja. pues aú no hemos considerado si es o no es razonable suponer que las formulaciones de teorÃ-allevan consigo el tipo de weltanschauungen requerido. un aparato conceptual. No parece. conocimiento y creencias propios. en mi contribuci6n a la Sesi6n VI.posee una weltanschauung? La respuesta 547 Las crÃ-tica anteriores se hallan má explÃ-citament desarrolladas. referidas de forma especÃ-fical análisi de Kuhn. que tenga fundamento alguno el postular que la formulació de una teorÃ-a por mucho que se la comparta o por grande que sea el acuerdo acerca de ella. . poseen weltanschauungen má bien parecidasw.) Siendo esto asÃse requiere introducir algunas alteraciones en aquellos análisi del cambio cientÃ-fic (como el de Kuhn) que suponen la posesió comú de una weltanschauung por parte de los miembros de una comunidad cientÃ-fica ¿Hast quà punto es plausible suponer que cada persona que opera con una teorÃ. (Este es el tipo de opinió que Bohm defiende en su contribució a la Sesió IV del simposio. por ejemplo. el análisi de Kuhn-. Lo má que se puede suponer de forma plausible es que cada persona que opera con una teorÃ-posee su propia weltanschauung y que aquqellas personas que emplean la misma formulació de una teorÃ. por tanto. conocimiento. Pues hay todas las razones para suponer que entre los distintos individuos -incluso entre aquellos ocupados de investigar en estrecha colaboración habrà la suficiente diversidad como para que no haya dos personas que compartan exactamente la misma weltanschauung. creencias y perfil intelectual de uno y con posible relevancia a la hora de operar con una teorÃ-aUna vez que nos hacemos cargo de esto. resulta enormemente dudoso el que una weltanschauung pueda ser la posesió comú de un grupo de cientÃ-fico-como requiere.y la relevancia de la informació proporcionada por la misma. y criterios que permitan juzgar la adecuació de la teorÃ.ha de responder.

a los diversos criterios. pues cualquier tesis defendible que pueda mantenerse invocando la weltanschauung puede mantenerse tambiéde forma má econó mica haciendo referencia al lenguaje. aun cuando operen con las mismas teorÃ-ay dentro de las mismas tradiciones o comunidades cientÃ-ficasen este sentido. ello no contribuirÃ. a menos que la weltanschauung posea una estructura o propiedades por encima y má allà de las propiedades poseÃ-da por sus componentes.depende de lo que se quiera dar a entender con çposeeuna welLeyendo alguno de los análisi weltanschauungÃ-stico tanschauung~. Por otra parte.de la ciencia. Concluyo. son capaces de emplear las mismas teorÃ-a y de llegar a un acuerdo general acerca de la verificación articulació y empleo de teorÃ-asLa explicació de cóm es posible esto es una de las tareas principales de la filosofÃ... hay buenas razones para suponer que el postular weltanschauungen en relació con cientÃ-fico individuales no tendrà demasiado valor en la filosofÃ-de la ciencia. y como esos rasgos atenúa las diferencias existentes entre las weltanschauungen.demasiado a nuestra comprensió de la empresa . pues. no se gana nada postulando su existencia. Pero. Esto equivale a considerar la weltanschauung como cierta unidad irreductible má amplia y nueva en la filosofÃ. no hay demasiadas razones para suponer que con la postulació de weltanschaungen se vaya a ganar mucha claridad respecto a cóm esto es posible. experiencia.de la ciencia. aun cuando hubiera razones para postular tal entidad. por tanto. esas weltanschau~~ngen habrá de ser de tal naturaleza que resulte posible que distintos cientÃ-fico posean diferentes weltanschauungen. no parece prudente ni razonable postular la existencia de la weltanschauung como unidad básic nueva en la filosofÃ. Pues. etc. las weltanschauungen sirven para resaltar las diferencias entre tales cientÃ-ficosPero lo que caracteriza a los cientÃ-fico de una comunidad cientÃ-fic determinada es que.de la ciencia. que no hay razó alguna para suponer que exista algo como una weltanschauung que tenga el status de una entidad individual poseÃ-ad por los cientÃ-ficos y que. no hay razones para suponer que exista una entidad simple tal como la weltanschauung postulada. que hemos visto que debe poseer implÃ-cit o explÃ-citament el cientÃ-fico Ninguno de los defensores de los análisi weltanschau~~ngÃ-stico nos ha dado una interpretació plausible de lo que puedan ser esas propiedades o estructuras adicionales y. que hemos considerado se saca la impresió de que la weltanschauung se postula como una entidad simple que incorpora todos los componentes mencionados antes. a las formulaciones teóricas a los cánone experimentales. como hemos visto antes. a pesar de las diferencias individuales existentes entre ellos en cuanto a formación lenguaje. a menos que se acepte la tesis de la existencia de marcos conceptuales que penetran e interrelacionan toda actividad intelectual. Además aun cuando pudieran especificarse tales propiedades o estructuras adicionales. etc.

llega en el fondo a la misma conclusión aunque por motivos algo diferentes. págs 70-71.de la ciencia. criterios y demá de los cientÃ-fico individuales ocupan un papel 548 Shapcre (1966). asÃcomo resaltar que ninguna de esas cosas es fija. sino que todas varÃ-a de un cientÃ-fic a otro y de una epoca a otra. etc. criterios y demásdel cientÃ-ficoAunque no deja de ser razonable decir en este sentido que los cientÃ-ficoindividuales poseen sus propias weltanscha~i~~i~gen. mi conclusió es que no hay razones para postular weltanschauungen como la posesió comú de una comunidad de cientÃ-ficosy que carece de fundamento postular que las weltanschauungen son entidades poseÃ-da por cientÃ-fico individuales las cuales constituyen una nueva unidad básic e importante en la filosofÃ. etc. . entonces no deja de ser razonable decir que los cientÃ-fico poseen iveltanschuuungen. . serÃ.. Pues no deja de ser cierto que los cientÃ-fico poseen lenguajes que emplean para formular sus teorÃ-as y que poseen. argumentos a favor del enfoque weltanschauungÃ-sticopero lo que en $1 haya de acertado puede lograrse de forma menos equÃ-voc renunciando a hablar de weltanschauungen w.preferible evitar hablar de weltai~. ofrece una perspectiva válid desde la cual considerar al menos algunos de los aspectos de la empresa cientÃ-ficapues no deja de tener razó al insistir en que los diferentes lenguajes. Si diciendo que los cientÃ-fico poseen weltanschauungen lo que se quiere hacer es meramente atraer la atenció sobre el importante papel que esos lenguajes. en este caso. En resumen. desde luego. cánone experimentales. con ello se corre un cierto riesgo.schuuungno es má que un términcolectivo para referirse a la vez al lenguaje. En la medida en que este enfoque implica la postulació de tales entidades lleva a una imagen del quehacer cientÃ-fic inflada desde el punto de vista metafÃ-sic e inaceptable desde el epistemológico En la medida en que este enfoque se puede separar de la postulació de tales entidades. pues parece sugerirse que se està insinuando algo má a propósit de las weltunschauungen -a saber. su anhlisis no cae en esta equivocidad. al menos implÃ-citamentediversos cánone de diseñ experimental que emplean para comprobar teorÃ-a y para realizar su trabajo experimental.schauungeny hablar en su lugar de lenguajes. çweltan. en este sentido. asà como criterios conforme a los cuales juzgan la adecuació de las teorÃ-aspreguntas que desean responder.cientÃ-fic548. criterios. En este sentido. que con ello uno està postulando su existencia de la forma inaceptable que acabamos de indicar. 549 Toulmin lo hace mAs o menos y. formulaciones teóricas cánone experimentales. cánone experimentales. Es posible emplear la noció de weltanschauung sin postular su existencia como unidad básic nueva en la filosofÃde la ciencia. cánones criterios y demá desempeña en la forma de enfocar los cientÃ-ficola experiencia. Hay.

estos análisi han acrecentado enormemente nuestra comprensió del modo en que las teorÃ-ason adecuadas.no es otra cosa que su formulació lingüÃ-stic Sin embargo. que no se pueda obtener una compresió adecuada de las teorÃ-aa partir del analisis de las formulaciones lingüÃ-stic de las mismas. Por último conviene observar que aunque esos análisi han llevado a una mejor comprensió del quehacer cientÃ-ficono han logrado revelar nada importante acerca de la estructura de las teorÃ-a cientÃ-ficaspor haberse concentrado en las formulaciones de las mismas y haber dejado de lado las propias teorÃ-as Aunque creo que son estas las conclusiones que acerca de la se siguen adecuació general del enfoque ~eltanschauungÃ-st~c de las consideraciones hechas antes. 2'") y 3') puede ser separado de la postulació o menció de weltanschauungen y defendido en buena medida. sino que má bien son entidades extralingüÃ-stic que pueden ser caracterizadas o descritas por medio de una serie de formulaciones lingüÃ-stic diferentes (Sec. los análisi weltanschauungÃ-stico han arrojado una luz considerable sobre la naturaleza de la empresa cientÃ-fica Por ejemplo. una gran parte de lo fundamental de las tesis 1"). desde luego. una vez reformulado de forma adecuada. de los efectos de los cambios de interé en la comunidad cientÃ-ficy de la naturaleza del desarrollo cientÃ-ficoPero. Estas cuestiones siguen siendo tema de discusió entre los filósofo de la ciencia. V-B-2-b). Esta observació no demuestra. En este sentido. ENFOQUES SEMANTICOS Tanto la Concepció Heredada como los analisis weltanschauungÃ-stico intentan descubrir la naturaleza de las teorÃ-a cientÃ-fi y cas a travéde un análisi de sus formulaciones lingüÃ-stic de vez en cuando incluso parecen suponer que la teorÃ. pero indica que es probable que un enfoque semejante produzca una imagen distorsionada de la naturaleza de las teorÃ-acientÃ-ficasUn enfoque como ese puede ofrecer un análisi detallado de los rasgos caracterÃ-stico de las . hemos visto que las teorÃ-a no son colecciones de proposiciones o de enunciados. a pesar de estos logros. Vamos a pasar ahora a considerar otro enfoque alternativo para analizar la estructura de las teorÃ-a cientÃ-fica -enfoque en relació con el cual hay razones para suponer que pueda resultar fructÃ-fero C. no hay un acuerdo entre los filósofo actuales ni acerca de la adecuació general de este enfoque ni tampoco acerca de la fuerza o debilidad relativas de los análisi concretos que hemos considerado. ninguno de los analisis weltanschauungÃ-stico que hemos analizado puede considerarse satisfactorio.central en la actividad continua de la empresa cientÃ-ficaA pesar de sus defectos.

la teorÃes como un modelo de cada una de sus formula~iones~~'. ver tambikn van Fraassen (1970). si bien é no intentà nunca ampliar sus técnica a un análisi semantico general de las teorÃ-a Suppes ha mantenido que es probable que el enfoque sernántic de teorÃ. p&s. 552 Suppes (1967). por otra parte. ' .tambikn cumple los requisitos de un modelo icónic si se lo entiende en el sentido amplio de Hesse (1966). Aun cuando todos los rasgos distintivos de las formulaciones teórica fueran reflejo de caracterÃ-stica de las teorÃ-asno es seguro que los rasgos má distintivos o caracterÃ-stico de las teorÃ-a aparezcan reflejados en las formulaciones de las mismas. lo probable es que un enfoque semejante acabe atribuyendo a las teorÃ-a caracterÃ-s ticas que no poseen. pág 61. 553 Ver von Neumann (1955). Esto indica que las técnicasemántica de teorÃ.formulaciones teóricas pero a menos que se suponga que los rasgos distintivos de las propias teorÃ-a son análogo a esos rasgos semejante análisi no revela nada de lo que es caracterÃ-stic de las teorÃ-asexcepto que sus formulaciones tienen ciertas caracterÃ-s ticas. pues.de modelos para analizar las teorÃ-asla demostració de Von Neumann de que la mecánic ondulatoria y la mecánic matricial son formulaciones equivalentes de la teorÃ. phg.un análisi general. para una exposició de tal sentido. 551 modelo^ se usa aquà en el sentido de modelo matemátic en relació con un sistema formal. Las teorÃ-a son entidades extralingüÃ-stic que se pueden describir por medio de sus formulaciones lingüÃ-stica Las proposiciones que aparecen en la formulació de una teorÃ. Estas consideraciones hacen ver que es probable que un análisi directo de las propias teorÃ-a lleve a un análisi má detallado y exacto de la estructura de las teorÃ-adel que cabe obtener centrando la atenció en las formulaciones de las mismas. Birkhoff y von Neumann (1936) contiene unas cuantas insinuaciones de por dónd irÃ. descripciones verdaderas de la misma y.cientÃ-fices la de especificar un modelo para los enunciados empleados en la formulació de la teorÃ-a esto es asÃsobre todo cuando se trata de las teorÃ-a má complicadas del tipo de las que aparecen en las ciencias fÃ-sica Varios autores lian ensayado semejante enfoque sernántic o de teorÃ.ofrecen. 337. del modo como el primer Wittgenstein supuso que la estructura lógic de la realidad era reflejada por la estructura lógic de un lenguaje lógicament perfecto. ver Wittgenstein (1922). 329-330.de modelos sea má fecundo para analizar las teorÃ-a 550 Por ejemplo.de modelos (en el sentido de Tarski (1936)) pueden ser útile para analizar la estructura de las teorÃ-a cientÃ-ficascosa que se hace má plausible cuand) se observa que la forma que suele adoptar en la práctic la presentació de una teorÃ. ver la Secció IV-D. van Fraassen (1970).cuántic està en lo fundamental dentro de este enfoque. la teorÃ. Recordemos tambiéque cproposiciónse usa en este ensayo en su sentido medieval. de este modo. como no hay razones particularmente buenas para suponer que esta suposició es verdadera. ver la nota 521.

estas cuestiones suelen incluir una demanda de predicciones. Los resultados obtenidos por Beth. por tanto. 554 555 .cuántic fue el de c6mo habÃ-a de ser descritos los fen6menos de nivel cuAntico y buena parte de la controversia acerca de si la interpretació que la escuela de Copenhague hace de la teorÃ. ver tambibn su (1968) y su (1972). Muy parecido a su enfoque es el de Sneed (1971). explicaciones y La teorÃ. Otro fil6sofo que sigue un enfoque semántic y que debe ser mencionado es Bunge. sin embargo.dispuesto a aceptar el aná lisis que sigue. (1973d) y (1973~). Para ver su punto de vista.no intenta describir descripciones de los fenómeno 559. todos los aspectos de los fenómeno que caen dentro del alcance pretendido por ella. Cap. 559 Los filósofo de la ciencia tienden a ignorar el hecho de que las descripciones de los fenómeno suelen hacerse en término de sus estructuras subyacentes (por ejemplo. parte un análisi que se parece mucho a los de Beth y Van Fraassen 557. aunque no directamente relacionado con el desarrollo de este enfoquc.que los enfoques axiomáticos y ha hecho algunas aportaciones a la especificació de los rasgos generales de tales modelos 554. en términode lenguaje te6rico) y de que son. trazar un esbozo de los principales rasgos de nuestro análisis Las teorÃ-acientÃ-ficatienen como objeto de estudio una clase de fenómeno conocida como alcance pretendido de la teorÃ-aEl cometido de una teorÃ. V-B-1-e) concierne a c6mo se han de describir dichos fen6menos. 2 (1972b). Beth ha desarrollado tambiéanálisi semántico en relació con ciertas teorÃ-a especÃ-ficasmanteniendo que un enfoque semejante serà má úti que los análisi axiomático de las formulaciones teórica y haciendo algunas indicaciones generales acerca del tipo de aná lisis general en el que é està pensando555. Para una exposici6n de las diferencias existentes entre las ideas de Suppes y las nuestras. 556 Van Fraassen (1970).van Fraassen ha ampliado el enfoque de Beth hasta convertirlo en un análisi semán Y el autor ha desarrollado por su tic0 general de las teorÃ-a556. por Van Fraassen y por mÃmismo constituyen. no estA tan claro hasta qud punto estarÃ. Ver Beth (1948). problemáticas Un importante cometido de las teorÃ-a es hacer posible esta descripción y generalmente este cometido es por lo menos tan importante como el de predecir o explicar los fenómenos Uno de los problemas centrales en el desarrollo de la teorÃ. tomados conjuntamente. ver su (1959). 558 Aunque el enfoque de Suppes presenta importantes aspectos en comú con el nuestro. (1949). el problema estA estrechamente relacionado con la cuesti6n de la l6gica cuhntica (ver las referencias en la nota 570). ver van Fraassen (1972). má bien abstrae de ellos ciertos parámetro Ver Suppes (1962).es presentar una descripció general de los fenómeno que caen dentro de este alcance que le permita a uno responder a una multiplicidad de cuestiones acerca de los fenómeno y de los mecanismos que subyacen a ellos.cuhntica es adecuada (ver Sec. algunos de los resultados de Suppes El resto de esta secció se dedica a complementan este análisi558. (1967) y (1967a). 1 Parte. sus ideas difieren en muchos aspectos de las de otros de los autores citados. (1961). algunas partes de su (1963) son tambidn relevantes. un análisi global de la estructura de las teorÃ-a cientÃ-ficascuyas bases está ya en la obra de Von Neumann. 557 Ver Suppc (1967).

la caracterizació de la teorÃ. Sec.sean sistemas aislados -los parámetro seleccionados se hallan influidos por factores no incluidos en ellos-. Cuando los estados son representados por n-tuplos de números esos n-tuplos se pueden considerar como las coordenadas de puntos de un espacio n-dimensional.se pueden medir. es decir. Esto indica que lo que la teorÃ. raramente ocurre que los fenómeno que caen en el alcance de la teorÃ. a la ficció de que está aislados. 2 passim (1972b). Si los parámetro de la teorÃ.3. Una exposici6n m& dr tallada de estas ideas se encuentra en Suppe (1%7). sin embargo. la teorÃ. y (1973e).supone que los fenómeno son sistemas aislados que está bajo la influencia únicament de los parámetro seleccionados.caracteriza en realidad no son los fenómeno que caen dentro de un alcance determinado. . por consiguiente.hace a los fenómeno resultantes. si la teorÃ. En aquellos casos en que los fenómeno no se aproximen a sistemas aislados. que esos parámetro no se hallan influidos por ningú otro parámetr de los fenómenos En este sentido. 111 parte. Sin embargo. los estados de sistemas fÃ-sicopueden ser representados como n-tuplos de números El comportamiento de un sistema fÃ-sic es su cambio de estado en el tiempo. sino má bien copias ideales de dichos fenómenos Tales copias se denominan sistemas fÃ-sico Los sistemas fÃ-sico son copias del comportamiento ideal de los fenómeno que únicament pueden ser especificados en tér minos de los parámetro seleccionados de la teorÃ-aUna configuració concreta del sistema fÃ-sic es un estado. no ofrecerà una caracterizació adecuada de los fenómeno reales. en efecto. entonces un conjunto de valores simultáneament determinados es una representació de ese estado.3 y Cap. Pero la teorÃ. La teorÃ. y en ese caso el comportamiento de un sistema fÃ-sicpuede ser representado por una trayectoria en el espacio que corta las coordenadas que representan los estados que el Lo anterior no es m& que una repetici6n de varias de las observaciones acerca de las teorÃ-a hechas en las Secs.supone.e intenta describir los fenómeno en términoprecisamente de esos parámetro abstractos. esta caracterizació ideal es parte. dentro de un margen de error de medida.tiene la finalidad de caracterizar todos los fenómeno que caen dentro de su alcance al margen de que se realicen o no esos controles experimentales.es adecuada ofrecerà una caracterizació exacta de c6mo hubiera sido el fenó meno de haber sido un sistema aislado. que sól los parámetro seleccionados ejercen una influencia sobre los fenómeno y. aunque en condiciones adecuadas se pueden introducir controles experimentales suficientes para acercarse.no tomarà en cuenta la influencia de aquellos factores que no estédentro de los parámetro seleccionados y. en efecto. 1. En la realidad. IX. de la contribució que los parámetro seleccionados de la teorÃ. 11-C y V-B-2c. Secs. en consecuencia.

El comportamiento del sistema fÃ-sic serà el cambio de esos estados en el tiempo y.no hace una caracterizació del fenó meno tal cual se presenta. Este cuerpo que cae no satisface las condiciones ideales de ner un sistema aislado de masas puntuales inextensas en un vacÃy. son todos y solos aquellos que son copias ideales de los fenómeno que cncn dentro de su ámbito Además la caracterizació es tal que ni se conoce el estado de un sistema fÃ-sic en un instante t.y cuyo comportamiento sól se halla influido por el momento y por la posició de las masas puntuales. por consiguiente. en consecuencia.sea correcta. La mecánic clásic de partÃ-cula concibe los fenómeno como si fueran sistemas aislados de masas puntuales inextensas que se hallan en un vacÃ.en el que sól la posició y el momento de ambas partÃ-cula influyen en el comportamiento del sistema.sistema fÃ-sic adopta y en el orden en que los adopta. Los parámetro de la teorÃ. sus valores se pueden representar numé ricamente. la teorÃ. En este sentido. Los valores obtenidos midiendo a la vez las doce coordenadas de la posició y el momento en el instante t constituyen entonces una representació del estado del sistema fÃ-sic en el momento t. Como las coordenadas de la posició y del momento son paráme tros que pueden medirse. siendo siempre relativos a algú marco de referencia los valores que se pueden obtener midiendo las coordenadas. el comportamiento del sistema se puede representar como una curva continua en el espacio. Esos doce valores pueden ser concebidos como las coordenadas de un espacio de doce dimensiones y. por consiguiente. que corta los puntos que representan los estados que adopta el sistema fÃ-sicy en el orden en que los adopta. el objeto que cae libremente en un medio viscoso se caracterizarÃ. caso de que la teorÃ. puede considerarse como una secuencia de estados. sino que sól caracteriza copias abstractas de los fenómeno que caen dentro de su ámbito es decir. sól re puede determinar en relació con é un estado posterior para . y que se conocen experimentalmente la posició y el momento del cuerpo en un instante anterior t. no hace otra cosa que ofrecer una descripció general de aquellos ~lstemas fÃ-sicoque. Un ejemplo esclarecerà esta interpretación Consideremos el modo en que la mecánic clásic de partÃ-culacaracterizarÃ-un objeto dejado caer libremente en un medio viscoso.como dos masas puntuales (correspondientes a la tierra y al cuerpo) en interacció en un vacÃ. La comprensió de la naturaleza de los sistemas fÃ-sico nos permite ver con má claridad el papel que desempeña el diseñ y control experimentales en la investigació cientÃ-ficaSupongatnos que deseamos usar la mecánic clásic de partÃ-cula para predecir la posició y el momento de un cuerpo que cae en un medio viscoso en un instante tl.son entonces las doce coordenadas de posició y momento de los dos cuerpos y el valor de esas coordenadas constituirá el estado del sistema en un momento dado.

empleando los mismos procedimientos usados para determinar a partir de los fenómeno el estado del sistema fÃ-sic en el instante t sól que al revés se pueden predecir los valores de la posició y el momento del fenómen real en el momento t'.para predecir.se puede emplear para predecir quà estado adoptarà el sistema fÃ-sic en el instante t'. Estas consideraciones indican que una de las má importantes funciones del diseñ experimental es determinar la representació de los fenómeno por medio de sistemas fÃ-sicosTanto Suppes (1962) como yo hemos analizado esta situa561. comportamiento de los sistemas fÃ-sico es representado por diversas configuraciones impuestas al espacio-fase de acuerdo con las leyes de la teorÃ-aLas leyes pueden ser clasificadas como deterministas y como estadÃ-sticas y tambiépueden ser clasificadas como leyes de coexistencia. tambié conocemos experimentalmente cuále son la masa de la tierra. esta estructura puede ser un espacio fase -que es un espacio n-dimensional en el que los n-parámetro de la teorÃ. la teorÃ.es correcta. y demásCon el fin de poder usar la teorÃ. En el instante t. má detalladamente elaborado en términodel antilisis de teorÃ-a presentado aquÃ-en Suppe (19671.a su vez es una estructura que representa el comportamiento de esos estados fÃ-sico En caso de que los parámetro de la teorÃ. la densidad del medio viscoso.son las coordenadas del espaC ~ O . Para usar la teorÃ. el fenómen no estarÃevidentemente en este estado en t'. se debe hacer lo siguiente. Si la teorÃ. de sucesió y de interacción 561 El análisi de Suppes se halla expuesto en Suppes (1962) y resumido en la Seccih IV-E. se deben transformar esos datos en datos acerca de cuá hubiera sido el estado del fenómen de haber satisfecho las condiciones ideales presupuestas por la teorÃ-a para ello.cada instante posterior t'. hay que emplear diversas hipótesi auxiliares. factores de corrección etc. y especialmente en mi (1973d). La correcció resultante es una representació numéricdel estado del sistema fÃ-sico el cual es una copia abstracta del fenómeno Una vez determinado este estado. ció con detalle y no nos detendremos má aquà Las teorÃ-acientÃ-fica se introducen con el propósit de caracterizar el comportamiento de todos los sistemas fÃ-sicoslos cuales son copias ideales de los fenómeno que caen dentro del ámbit pretendido por la teorÃ-aLa teorÃ. El tipo de interpretació que é hace se halla.~ ~ El ~ . esos valores han de estar de acuerdo (dentro de los lÃ-mite de error experimental) con los valores que se hubieran obtenido si se hubieran realizado medidas en el fenó meno en el instante t'.para hacer predicciones.se puedan medir. . CapÃ-tul 1 562 Van Fraassen (1970) emplea uespacio-estado> en vez de uespacio-fasen. pero los valores numérico obtenidos representan los valores medida de la posició y el momento del fenómen que se hubieran dado de haberse satisfecho las condiciones ideales supuestas por la teorÃ-aPor tanto. determinamos experimentalmente el momento y la posició del cuerpo que cae. 1 1 .

Finalmente las leyes deterministas y estadÃ-stica de interacció describen las consecuencias de varios sistemas diferentes (de los tipos caracterizados por las anteriores clases de leyes). en donde las configuraciones son. donde se alude a ellas como representaciones de mecanismos de transició de estado. si el análisi se amplÃ. las configuraciones que imponen al espacio-fase son compuestos de las consideraciones ya mencionadas 563. Tales leyes especifican. el resultado es un sistema fÃ-sics64. en la mecánic clásic de partÃ-culasal comportamiento de cada sistema fÃ-sic corresponde una trayectoria en el espacio-fase). imponen configuraciones al espacio-fase. 564 La anterior interpretació no nos permite manipular leyes estadÃ-stico-deter ministas del tipo de las que se encuentran e n la teorÃ. corrientes viscosas en un espacio de Hilbert de infinitas dimensiones con proyecciones de paquetes en esas corrientes segú subespacios lineales que son espacios de Borel. Propuestas detalladas de c6mo han de representarse tales teorÃ-a segú esta consideració s e pueden en- . una medida de probabilidad en el espacio-fase la cual especifica la probabilidad que tiene cada estado de realizarse fÃ-sicamente En las ciencias sociales son varios los fenómeno que se conciben como cadenas finitas de Markov. Si se suprimen todas las configuraciones menos una. Las leyes del movimiento de la mecánic clásic son ejemplo de leyes deterministas de sucesión Como indica nuestro ejemplo anterior de la mecánic clásic de partÃ-culaslas leyes de sucesió seleccionan las trayectorias que son fÃ-sicament posibles en el espacio-fase. en efecto. las leyes deterministas de coexistencia seleccionan los subconjuntos fÃ-sicament posibles del espacio-fase. pueden tener cabida dichas teorÃ-as En tal caso. dicho toscamente. cada una de las cuales especifica el comportamiento o configuració de un sistema fÃ-sic particular (por ejemplo. Un ejemplo de ley estadÃ-stic de coexistencia es la hipótesi de Boltzmann de que cada microestado de un gas tiene la misma probabilidad.cuAntica.Segú donde caiga la ley en esta doble clasificació se empleará caracterÃ-stica diferentes para representar el comportamiento de los sistemas fÃ-sicosComo ejemplo de ley determinista de coexistencia consideremos la ley de los gases ideales de Boyle-Charles que se representa mediante la ecuació PV = RT y que establece que en un momento dado la presión volumen y temperatura de un gas satisfará esta ecuación Esta establece. segrega un subconjunto del espacio-fase como fÃ-sicament posible. Las leyes de la teorÃ-aindependientemente de cuá sea el tipo implicado. Sin embargo. las teorÃ-a 563 Para má detalle.cuántic serà presentada en von Neumann (1955). que sól será fÃ-sicament posibles aquellos puntos del espacio-fase cuyas coordenadas satisfagan esta ecuació y. En general. Las leyes de tales teorÃ-a son ejemplos de leyes estadÃ-stica de sucesión Estas leyes describen una matriz de probabilidad de transició en el espacio-fase.hasta admitir la posibilidad de espacios-fase de infinitas dimensiones. Para una mayor discusió de las leyes deterministas y estadÃ-stica de sucesión ver Suppe (1967). la representació de la teorÃ. Por tanto. CapÃ-tul 2. en efecto. en consecuencia. ver van Fraassen (1970). págs 330-334.

hay todavÃ. y luego considerar las transformaciones de Lorentz como si fueran una ley de coexistencia.4. La formulació de una teorÃ. m Para m& detalles. sin embargo.especial de la relatividad la parte de la teorÃ.son estructuras y esas estructuras son espacios fase que tienen unas determinadas configuraciones impuestas a ellos conforme a las leyes de la teorÃ-565. Este análisi de las teorÃ-a lleva tambié a un tratamiento relativamente sencillo de la relació entre las teorÃ-ay sus formulaciones. Ademásrecientemente se ha hecho ver que este análisi puede ser ampliado hasta abarcar teorÃ-a cualitativas con parámetro que no pueden medirsem. parece un error identificar la teorÃ. esta objeció no es decisiva. ver Suppe (1967). pues parece que cabe concebir las configuraciones de todos los marcos de referencia como impuestas al mismo espacio fase. se requiere un espacio fase de distinta dimensión Si las teorÃ-a se identifican con configuraciones impuestas a los espacios fase. Sec. En el caso de dichas leyes estadÃ-stico-determinista se debe tener tambié en cuenta la consideració del modo como los espacios-fase se relacionan con sistemas fÃ-sico y con los fenómeno que caen dentro del ámbit pretendido de la teorÃ-a segun Birkhoff y von Neumann (1936).con las configuraciones impuestas al espacio fase. Las interconexiones existentes entre esas distintas configuraciones son parte central de la teorÃ. en mi exposició he seguido la versió que proponen van Fraassen y Beth debido en parte a que simplifica las cosas. 2.de la mecanica clasica de partÃ-culas En segundo lugar.(siendo en la teorÃ. la posibilidad planteada en relació con mi segunda objeció me hace ver que es mas plausible que allà haya tenido la intenció de identificar las teorÃ-a con colecciones de configuraciones de espacios fase. relativamente sencilla. habrà un numero infinito de teorÃ-a que comprendan la teorÃ. esto se puede hacer mediante la introducció de espacios de observación para una consideració detallada. De hecho.especial de la relatividad. No obstante. donde n puede tomar cualquier valor finito. Para cada valor de n. es normal considerar que cada marco de referencia determina un conjunto distinto de configuraciones en un espacio fase.) Estas son las dos razones por las que me parece preferible considerar las configuraciones impuestas al espacio fase como copias matemática canónica de teorÃ-a y a &as como estructuras que no está estrechamente vinculadas a marcos de referencia. Esta es la posició que he mantenido en Suppe (1967). en teorÃ-a como la mecánic clásic de partÃ-culas los sistemas fÃ-sicocaracterizados son sistemas de n-cuerpos. como. Y asà tienen cabida en é hasta las teorÃ-a de correlació estadÃ-sticatan corrientes en las ciencias sociales. como he demostrado en mi (1973e). si no se hace esta identificación la ampliació es. La diversidad de leyes que se pueden manejar en este análisi indica que en é tienen cabida todas aquellas teorÃ-a cuyos parámetro sean medibles.emplea ciertos enunciados elementales acerca de sistemas fÃ-sicosEsos enunciados expresan contrar en van Fraassen (1968) y Suppe (1967).una consideració que me parece que se opone decisivamente al establecimiento de una identificació semejante: una tal identificació impide sin duda alguna la ampliació de este analisis a teorÃ-a cuyos parámetro no sean susceptibles de medida. (Sin embargo. tiendo a la opinió de que es un error hacer esta identificación Las razones en las que me baso son las siguientes: En primer lugar. Sec. Por consiguiente. la teorÃ. este análisi de teorÃ-a establece una identificació entre las teorÃ-a y las configuraciones impuestas al espacio de fase. 565 Como acabamos de exponer. Cap. la ampliació presupone que no se identifican las teorÃ-a con espacios-fase (ver nota 565). 2-3-2. por ejemplo. . en cambio. Sin embargo. 2. por lo que respecta a las teorÃ-a relativistas. ver Suppe (1973d) y (1973e).cubierta por el grupo de transformaciones de Lorentz entre marcos de referencia).

algunas combinaciones no tendrá significado fÃ-sico)en este caso. y la estructura de dicho espacio es uno de los principales factores que intervienen en la determinació del modo en que los enunciados elementales se pueden combinar para formar enunciados compuestos que sean verdaderos o falsos del espacio fase. la estructura topológic de la teorÃ. por tanto.(el espacio fase configurado) es un factor muy importante en la determinació tanto del lenguaje semi-interpretado como de la lógica Por tanto. H. h> de E. . Estos enunciados elementales se pueden entonces combinar en enunciados compuestos de acuerdo con algú tipo de lógica Cuásea ést depende de la teorÃ-aLos conjuntos h(U) que satisfacen enunciados elementales U se definen en términode la estructura matemátic (es decir. una álgebr Booleana. entonces la combinació <E. topológica del espacio fase. Y como la teorÃ. y especialmente (1973e). Y como para describir los fenómeno que 567 Es importante distinguir aquà la verdad semántic de los enunciados de la verdad empÃ-ric de las teorÃ-as en la interpretació que estamos presentando. La estructura topológic del espacio fase en la mecánic clásic de partÃ-culaes de tal naturaleza que toda combinació veritativo-funcional de enunciados elementales serà verdadera o falsa del espacio fase.es.proposiciones que establecen que cierta magnitud fÃ-sic m tiene cierto valor r en cierto momento t . la lógic de la teorÃ. IV-e.serà un retÃ-cul no distributivo.es un modelo de cualquiera de sus formulaciones. esta últim se concebirà del modo expuesto al final de la Sec. Las teorÃ-a se formulan. En cambio. para mAs detalles acerca de esta interpretación ver tambikn Suppe (1971). 568 Ver van Fraassen (1967) para una caracterizació detallada de los lenguajes semi-interpretados.cuántic es tal que no todas las combinaciones veritativo-funcionales de enunciados elementales será o bien verdaderas o bien falsas (es decir. pues. la verdad semántic de un enunciado elemental depende de las circunstancias que prevalezcan en el espacio fase configurado que constituye la teorÃ-as6'Dicho de forma má especÃ-ficapara cada enunciado elemental U hay una regió h(U) del espacio fase H tal que U es verdadero si y sól si el estado real del sistema fÃ-sic està representado por un elemento de h(U). la lógic de la teorÃ. en lenguajes semi-interpretados a los cuales se les ha impuesto una lógi ca. la teorÃimpone ciertas restricciones a los tipos de lenguaje que pueden usarse para formularla. H y h es un tipo sencillo de lenguaje formal conocido con el nombre de lenguaje semi-interpretado 568. La funció h que determina la regió h(U) del espacio se denomina funció de satisfacción si E es el conjunto de enunciados elementales. la estructura topológic del espacio fase de la teorÃ. De los enunciados elementales de este tipo que se pueden emplear en la formulació de la teorÃ-a unos será verdaderos y otros no.

me atreverÃ. en Hooker (1972b) y (1972~)pueden encontrarse discusiones má detalladas de aspectos de este enfoque. escrito despuéde esta introducción me ocupo de estas y otras cuestiones afines.cuántic puede ser considerado como el problema de la determinació de la lógic de la teorÃ-cuántic 570.impone tambiérestricciones al modo en que se pueden describir los fenómenos Esto indica. Los resultados a los que en ellos se llega indican que este análisi es compatible con las versiones de 1"). es evidente que los enfoques semántico para analizar las teorÃ-aconstituyen una alternativa válid al de la Concepció Heredada y al de los análisi weltanschauungÃ-sticos que se quedan en la mera formulació lingüÃ-stic D. de hecho. la distinció contenida en Beth (1963) entre uso estricto y uso amplio del lenguaje ocupa un lugar destacado en la solución Este problema se halla mezclado con otra serie de cuestiones acerca del significado fÃ-sic de las teorÃ-asegú este análisi (como. 570 Para una exposició asequible de esta forma de enfocar la interpretació de la teorÃ. No obstante. Caps. en la ciencia. quà tipo de relaciones estructurales median entre los espacios fase y la realidad en una concepció realista y cuále en una concepció instrumentalista de las teorÃ-as) en Suppe (1973e). (1973d) y (1973~)pueden encontrarse algunos de estos desarrollos. por ejemplo. una clara ventaja de este análisi de las teorÃ-a sobre otros. . 571 En Suppe (1967). ver Hooker (1972a). recientes desarrollos má importantes en relació con la lógic cuántic se pueden encontrar en Heelan (1970) y van Fraassen (1968).se usa el mismo lenguaje 569. En este sentido. dicho sea de pasada.a decir que ya ha llegado lo suficiente lejos como para que se pueda ver que se trata de una forma de enfocar el análisi de las teorÃ-a que resulta prometedora. El enfoque de la lógic cuántic fue introducido por primera vez por Birkhoff y von Neumann (1936). Si va a llevar o no a una imagen adecuada de la naturaleza del teorizar cientÃ-fic es algo que no estarà claro hasta que no se desarrolle má En cualquier caso. El problema que plantea la presentació de una interpretació fÃ-sic de la teorÃ. la teorÃ.en proceso de desarrollo.cuántic y de la motivació subyacente a la misma. El análisi de las teorÃ-a que acabamos de considerar està todavÃ. 2" y 3') de las tres tesis de los análisi weltanschauungÃ-stico que resultan de la reformulació de las mismas sin postular las weltanschauungen. este análisi de las teorÃ-aes totalmente compatible con la labor de fundamentació de la teorÃ-cuántica lo cual indica que es un reflejo exacto de las teorÃ-atal y como se formulan. 3 y 4.caen dentro del ámbit de la teorÃ. EXPLICACION Y TEORIAS Las teorÃ-a cientÃ-fica en determinados casos aportan explicaciones de fenómenos El modelo de explicació cientÃ-ficconocido como ley de cobertura asume tácitament los análisi de las teorÃ-a de la Concepció Heredada y entiende la explicació de un suceso descrito por ÇEcomo la derivació de ~ E aÃpartir de la 569 Suppe (1973e) toca el tema de cóm se pueden emplear exactamente estos lenguajes semi-interpretados para esto.

el modelo de explicació de la ley de cobertura ha sido sometido a una severÃ-sim crÃ-tic en la últim décadaalgunos filósofo de la ciencia niegan en la actualidad que sea adecuado y se presentan otras formas alternativas de entender la explicació ~ientÃ-fica"~ Dada la estrecha conexió existente entre teorÃ-a y explicación no deja de haber razones para suponer que las alternativas propuestas pueden sugerir o llevar a concepciones alternativas de las teorÃ-asy viceversa. Resumiendo. y Q por otra referida a alguna cuestión es verdadera si y sól si la cuestió mencionada es susceptible de respuesta correcta.. concebir o maquinar^ s75. se trata de algo que nadie puede recordar. pero es posible mostrar que si las leyes empleadas constituyen una teorÃ. Kuhn y Feyerabend han sido propuestos. Las explicaciones. el enfoque de Bromberger de la explicació consiste en asimilar las explicaciones a respuestas a ciertos tipos de cuestiones. los análisi de Toulmin. La Concepció Heredada no aparece explÃ-citament reconocida en su versió usual. De las alternativas ofrecidas como modos de entender la explicació hay una -la de Silvain Bromberger. esto es. lo importante es la idea de teorÃ. 574 Bromberger (1965). pág 82. al igual que la Concepcibn Heredada.que entrañ una concepció de las teorÃ-aque aú no hemos considerado.a la que se afiade la especificació de diversas condiciones que concurren en el suceso572. pero A no es capaz de pensar en respuesta alguna a la que.. no se puedan hacer objeciones serias))574.debe coincidir con la Concepcih Heredada. Para ello introduce en primer lugar dos nociones -p-incertidumbre y b-incertidumbre-. en parte. 576 Véas Ibid. págs 94-95.que nos ofrece: 572 Ver Hempel y Oppenheim (1948) para má detalles. Q es susceptible de respuesta correcta. y Bromberger ha intentado abordar en detalle una comprensió de cóm hacen esto las teorÃ-as577 Para nuestro propósit no importan ahora los detalles. desde el punto de vista de A. Dray (1957). se caracterizan asÃcomo respuestas informadas a la cuestió Q que ofrecen datos suficientes para eliminar las p-inUna certidumbres o las b-incertidumbres de A con respecto a Q funció tÃ-pic de la teorÃ. Pero. cuna afirmació de la forma A està en una b-incertidumbre respecto a la cuestió Q (donde A debe ser sustituida por una expresió referida a una persona o personas.(o una parte al menos) entonces tal teorÃ. <A està en una p-incertidumbre respecto a la (cuestión Q si y sól si. 575 Ibid. pág 90. . como análisi alternativos de la explicación ademá han propuesto alternativas Bromberger (1965).teorÃ. hablando de una forma vaga. Pero tal respuesta està má allà de lo que las personas mencionadas pueden concebir. para una afirmació explÃ-cit de las condiciones relevantes mencionadas. 573 Sin duda. pensar o imaginar. Scriven (1962). etc. 577 VéasBromberger (1966) para los detalles.y b-incertidumbres es ofrecer respuestas que eliminen la incertidumbre. desde el punto de vista de A.con respecto a las p. Salmon (1970).

ser adecuada. Deja con ello claro que esta idea se aplica sól a las teorÃ-aexplicativas y no a todos los usos de çteorÃen el contexto cientÃ-fic579. La controversia sobre la naturaleza de la explicació cientÃ-fic es muy compleja y la literatura es casi tan amplia como la relativa a la estructura de las teorÃ-as Cualquier intento de evaluar el pensamiento sobre las teorÃ-acontenido en dicha literatura requerirÃ. p6gs. 135-137. porque la teorÃ. Bromberger aparentemente està usando ~proposici6n~ en el sentido moderno y no medieval del término de esta forma.un resumen detallado y una evaluació de la misma tan largo como el presente ensayo. si A es una proposició conocida de la que no se conoce su verdad o su falsedad.y cada una excluye a las otras. En la cita anterior. 578 Bromberger (1963)..A" es cada una una proposició conocida que ofrece una respuesta a Q. Se pueden hacer varias crÃ-tica a esta idea de las teorÃ-asSe ha establecido má arriba que.es una explicació hipotética si mi comprensió de la naturaleza de las explicaciones es correcta~578.aun a pesar de que se sabe que es falsa. se han introducido algunos cambios de notaci6n al transcribir el pasaje. una teorÃ. entonces X es una teorÃ-a Ninguna otra cosa es una teorÃ-aEn consecuencia..Sea Q una cuestió con respecto a la que es posible en principio estar en una p-incertidumbre. las proposiciones son entidades extralingüÃ-stic y de este modo Bromberger no puede ser acusado de identificar las teorÃ-a con sus formulaciones. podrÃ. 580 Véas Achinstein (1968). Tambié se seguirà de este esquema el que una proposició cuya falsedad no se conoce es una teorÃ-a lo que lleva a calificar de teorÃ-a demasiadas proposiciones Aunque estas crÃ-tica muestran que el análisi de Bromberger no logra captar lo esencial de una teorÃ. entonces A es una teorÃ-aSi A.una teorÃ. y cada una en ausencia de las demá contiene la únic respuesta a Q no descartada por las condiciones y de ninguna se sabe que sea verdadera ni que sea falsa. pág 102. La últim posibilidad parece depender en gran medida de si un ulterior desarrollo del enfoque de Bromberger de la explicació ofrece un análisi adecuado de la explicació cientÃ-fica Pronunciarse sobre ello cae fuera del cometido de este ensayo. esto no puede abordarse aquÃNo puedo hacer aquÃmá que subrayar su importancia. entonces cada una de ellas es una teorÃ-aSi X es una proposició que es contraria a alguna proposició de Q y X no se sabe que sea verdadera ni falsa. pero que ofrece una respuesta a Q. Evidentemente.del flogisto es todavÃ. 579 Ibid. El enfoque de Bromberger es aleccionador acerca de c6mo todo lo que se haga sobre el problema de la explicació puede influir en el pensamiento sobre las teorÃ-ay acerca de cómo de ser acertado.cientÃ-ficano queda claro si una versió modificada de la misma podrÃ. segú esta concepción si algo se reconoce como falso entonces no puede ser una teorÃ-apero esto es inaceptable -por ejemplo. . . ilustrándol como lo he hecho al discutir el enfoque de Bromberger.contribuir a una mejor comprensió de las mismas.

EL SIMPOSIO: PROBLEMAS ACTUALES RELATIVOS A LA ESTRUCTURA DE LAS TEORIAS .

.

He centrado mi atenció a lo largo de este ensayo en dos maneras muy diferentes de comprender la naturaleza de las teorÃ-a cientÃ-ficas La primera de ellas. En consecuencia. cambian. Tanto la Concepció Heredada como los diversos análisi weltanschauungÃ-stico considerados se han revelado como inaceptables. y demás cada uno de estos intentos pretende dar cuenta de tal desarrollo cientÃ-fic por medio de la cual la ciencia de alguna especie de weltanschauung a travé opera y comprende la naturaleza. se desarrollan. y ser capaz de comprender. . al menos en su forma má comú de presentarse. los filósofo de la ciencia se hallan todavÃ. el proceso por cuyo medio las teorÃ-a se introducen. se concentra en el intento de presentar un análisi general lógic o estructural de toda teorÃ-y que sea epistémicament revelador de la teorÃy de sus conexiones con los testimonios de la experiencia y de la observación El segundo intento no se halla dirigido tanto a presentar una idea estructural de la çlógic de las teorÃ-a cuanto a presentar una idea general del teorizar cientÃ-fic que resulte derivadamente esclarecedora de la naturaleza de las teorÃ-acientÃ-ficas Si bien se ha ofrecido un buen númer de versiones del últim tipo de análisistodas ellas coinciden en que un análisi adecuado del teorizar cientÃ-fic debe prestar una cuidadosa atenció a. la Concepció Heredada.hoy a la búsqued de un análisi de las teorÃ-aque permita una adecuada comprensió filosófic de las mismas.

y 581 En una buena medida. este ensayo introductorio es esto exactamente lo que pretende. Para ver claramente lo que debe incluir y excluir un análisi adecuado. patentes o importantes. creo que pueden distinguirse en la actual filosofÃ.de la ciencia determinadas direcciones o enfoques con respecto al problema de la comprensió de las teorÃ-asEs úti resumir tales direcciones por medio de afirmaciones caracterÃ-sticas La lista siguiente contiene tales afirmaciones caracterÃ-stica relativas a las tendencias actuales má conocidas. Aunque la crÃ-tic que acabamos de hacer de la Concepció Heredada y de las diversas alternativas que se han propuesto ha llevado a mostrar que dichos análisi tropiezan con graves dificultades. Para ver con claridad cuá es la naturaleza de las teorÃ-a y cuá la del teorizar cientÃ-fic es esencial comprender con todo detalle el modo como las teorÃ-aslas leyes. tal crÃ-tic no hace ver exactamente dónd dichos análisi son defectuosos y dónd tienen apoyo firme. Las teorÃ-a no son entidades estáticassino que má bien son instrumentos cientÃ-ficosometidos a desarrollo y uso.con la esperanza de obtener una comprensió filosófic de las mismas? No es tan fáciuna respuesta sencilla a esta cuestión Pues quà se considere como problema crucial depende de cóm se haya reaccionado ante el fracaso de la Concepció Heredada o ante las dificultades halladas en los aná lisis weltanschauungÃ-sticos segú dónd vea uno la fuerza o la debilidad de cada enfoque de los considerados. buscarà en un lugar u otro su filosófic piedra de Rosseta. se refieren a la naturaleza. etc. Aunque la comprensió de los diferentes roles o funciones que desempeña las teorÃ-ao los procesos por cuyo medio se lleva adelante el teorizar cientÃ-fic es importante para una cabal comprensió de las teorÃ-a cientÃ-ficasun aná lisis satisfactorio de las mismas y del teorizar cientÃ-fic debe incluir esencialmente un análisi estructural de las teorÃ-a que ponga de manifiesto las propiedades estructurales básica caracterÃ-stica de todas las teorÃ-a o al menos de sus principales clases.¿Qu forma adopta la comprensió de las teorÃ-a que hoy se pretende? En otras palabras ¿cuál son los problemas filosó ficos candentes relativos a las teorÃ-a que los filósofo de la ciencia tratan de resolver hoy dÃ. . es necesario re-evaluar estas crÃ-tica y hacer otras nuevas que señale con má precisió los puntos fuertes y débile de estos diferentes análisi"l. No obstante.

demasiado misterioso y demasiado ligado a construcciones metafÃ-sicas y sus análisi requieren excesivas referencias a factores sicológico y sociológicos Lo que se precisa es un análisi filosófic de la actividad del teorizar cientÃ-fic que no necesite recurrir ni a factores sicológico ni socioló gicos ni a sus reificaciones como weltanschauungen.. la manera exacta de enfocar el problema de las teorÃ-acientÃ-fica de acuerdo con estas tesis estarà matizada o influida por la posició que uno adopte respecto a las dos siguientes cuestiones: . Sól en el contexto de su empleo. han hecho de la ciencia algo demasiado subjetivo. desarrollo. cabe mantener varias de estas tesis y combinar los enfoques que ellas sostienen. los filósofo de la ciencia debieran centrarse en estos problemas fundamentales tal como se presentan en la tarea cientÃ-fica Desde luego. la clave para la comprensió de las teorÃ-aestriba en el retoque y perfeccionamiento de dicho análisis Aunque los análisi weltansckauungÃ-stico han prestado una provechosa funció al enfatizar la importancia que para la comprensió de las teorÃ-a tienen el teorizar cientÃ-fic y las diferentes presuposiciones que condicionan esta actividad. rechazadas o modificadas. Aun reconociendo que tienen sus insuficiencias y defectos. etc. juzgadas. etcétera En consecuencia. de este modo. Por otra parte.normalmente son evaluadas. aceptadas. se puede reconocer la naturaleza de las teorÃ-acientÃ-ficay por eso para comprender la dinámic del teorizar cientÃ-fic es importante razonar sobre las teorÃ-asetc. es evidente que alguno de los análisi weltanschauungÃ-stico està orientado en la direcció correcta y. un análisi adecuado ofrecerà soluciones parciales a los principales problemas epistemológico relativos al conocimiento empÃ-ric -problemas sobre la percepció y la observación problemas problemas sobre las sobre los hechos y la verdad empÃ-rica pruebas y la justificació de las pretensiones de conocer. 7) Las teorÃ-a cientÃ-fica son aducidas para explicar fenóme nos u otras teorÃ-asy asà la clave para comprender las teorÃ-aes una comprensió adecuada de la naturaleza de la explicació cientÃ-fic y del empleo de teorÃ-a en el ofrecimiento de explicaciones cientÃ-ficas 8) El teorizar cientÃ-fic es en esencia un medio de obtener conocimiento empÃ-rico como tal.

Usando esta alternativa como contraste.de la ciencia. Bernard Cohen y Peter Achinstein discuten el papel de la historia de la ciencia en la filosofÃ.preliminar de las teorÃ-a hecha sobre la base de si son deterministas o probabilÃ-tica y de si contienen o no teorÃ-a del error. su intento de analizar las teorÃ-a siguiendo las directrices de las distintas tesis enumeradas má arriba llevarà a muy distintos tipos de análisis AsÃ-la filosofÃ.a) ¿Hast quà punto un análisi adecuado de las teorÃ-acientÃ-ficay del teorizar cientÃ-fic debe ser una descripció de lo que ha pasado en la historia de la ciencia o de lo que està sucediendo en la ciencia contemporánea b) ¿Hast quà punto las formalizaciones son un elemento esencial. Carl G . para un análisi adecuado de las teorÃ-acientÃ-fica y/o del teorizar cientÃ-fic y hasta quà punto es deseable o aceptable un análisi má informal? Segun las respuestas que uno dà a las dos cuestiones mencionadas.de la ciencia actual muestra una diversidad inteligible de enfoques para la comprensió filosófic de las teorÃ-a cientÃ-fica y esta diversidad està bien representada en las actas del simposio sobre la Estructura de las TeorÃ-aCientÃ-ficade 1969 que sigue a continuació 582. El comentario sobre el artÃ-cul de Suppes pone reparos a la adecuació filosófic de su taxanomÃ. o incluso ventajoso. pero que evita alguno de sus principales defectos. .de la ciencia v 582 Las discusiones de las Secs. 1. Para ello se centra en los diferentes modos en que teorÃ-a distintas tratan los errores de los datos y en su disertació presenta una doble taxonomÃ. V-C y V-D anteriores ilustran t a m b i c ~ ~ parte de estas tendencias. Patrick Suppes continú sus intentos de tratar las conexiones entre teorÃ-a y datos experimentales con un verdadero grado de complejidad. plantea algunas cuestiones acerca de la Concepció Heredada y trata de determinar la fuente de sus principales defectos. V-B-2. Pone punto final a su artÃ-cul con algunas consideraciones filosófica sobre el desarrollo cronológic de los tipos de teorÃ-a de su taxonomÃy sobre los aspectos en que tal desarrollo ha comportado el derrumbamiento de ciertas ideas clásica acerca de lo que se supone que hacen las teorÃ-a y de los tipos de justificació requeridos por ellas.y a la defendibilidad de sus conclusiones filosóficas En la Sesió 111. Hempel presenta un análisi alternativo de las teorÃ-a cientÃ-fica que es muy similar a la Concepció Heredada. A lo largo de su presentació cuestiona agudamente la deseabilidad o conveniencia de la formalizació como una técnicpara resolver problemas filosófico en la filosofÃ. En la Sesió 1. En la Sesió 11.

En su exposició debate las tesis de Kuhn y Feyerabend sobre la inconmensurabilidad. objetividad y criterios de verdad únicament dentro del contexto total de la teorÃ-aAsimismo considera la actividad de la ciencia normal. Concluye con un bosquejo de las consecuencias del hecho de que las teorÃ-a sean ((todos))estrechamente relacionados con la comunicación-percepcià de los cientÃ-ficosEn su comentario al artÃ-cul de Bohm. en su opinión un c t o d o ~ componentes disjuntos. Achinstein centra su atenció en cuatro problemas suscitados por Cohen -relativos a si la filosofÃ. arguyendo que durante tales perÃ-odo las teorÃ-aestá seguramente siendo cambiadas en ciertos aspectos profundos y fundamentales.de la ciencia puede fundarse en una mala historia. Las teoy no pueden ser analizadas en rÃ-a son. la de la ciencia privada. En la exposició desarrolla tambiéuna interpretació de cóm se transforman los conceptos cuando una teorÃ.y analiza crÃ-ticament las conclusiones de Cohen sobre estos problemas.de la ciencia para la historia de la ciencia. En su replica a Cohen.de la ciencia debe tener una base histórica a por quà los filósofo deberÃ-a obtener sus hechos histórico directamente. sugiriendo otras soluciones que el considera mejores. tales cambios afectan a las formas descriptivas apropiadas para la descripció cientÃ-fic informal. En su exposició se extiende en una detallada discusió de la distinció de Reichenbach entre el contexto de descubrimiento y el de justificación En la Sesió IV. en concreto los términode las teorÃ-a tienen significado. los tipos de defectos que uno halla en el uso de la historia de la ciencia por los filósofo y la importancia de la historia de la ciencia para los filósofo de la ciencia y de la filosofÃ. la ciencia es ante todo un modo de extender nuestra percepción-comunicacià a nuevos contextos y formas. David Bohm desarrolla su análisi del teorizar cientÃ-fic que ha sido resumido en la Secció V-B-1-e anterior.los toma de teorÃ-aprecedentes. que entrafÃ-todos los defectos de las tesis de los lenguajes privados. Como . En su artÃ-culoCohen trata la cuestió de si la solidez y utilidad de la filosofÃ-de la ciencia dependen de su grado de autenticidad histórica En un intento de responder a esta cuestión considera un buen númer de ejemplos histórico destinados a ilustrar las diferencias en el modo en que historiadores y filósofo enfocan la historia de la ciencia. arguyendo que algunos de los ejemplos de Bohm son históricament imprecisos y que su punto de vista lleva a una posició insostenible.de la ciencia para la historia de la ciencia. en consecuencia. arguyendo que comunicació y percepció son un todo y que. De la consideració de estos ejemplos obtiene algunas conclusiones generales sobre dichas cuestiones.de la ciencia para el historiador y a si una buena filosofÃ. Robert Causey trata de destacar ciertos errores que cree ver en el artÃ-cul de Bohm.la importancia de la filosofÃ. al valor de la filosofÃ. arguyendo que es una noció irrelevante.

En respuesta a Putnam. comú a la Concepció Heredada y al falsacionismo de Popper. arguye que en el análisi de Putnam hay una aceptació de la idea positivista de que puede establecerse una distinció estricta entre la estructura de las teorÃ-ay la metodologÃ. que é expone. defender y desarrollar la doctrina de Kuhn de que la ciencia normal puede ser caracterizada como çresoluciÃde enigmas)> y de que éstda cuenta de la inmunidad a la falsació de las teorÃ-as paradigmáticas En su exposició trata de mostrar dónd reside la fuerza explicativa de una teorÃ-aConcluye mostrando que sus conclusiones generales revelan diferentes insuficiencias y defectos en el análisi de la falsació de Popper. En segundo lugar. no prestan ningú apoyo a su punto de vista. Má bien. pasa a exponer la crÃ-tic de Bohm a la interpretació ortodoxa o de Copenhague de la mecánic cuántica la exposició razonada de las tesis de Bohm de las variables ocultas y las relaciones entre las posiciones de Bohm y Bohr en la interpretació de la teorÃ.afirmaciones auxiliares no logra una descripció adecuada. sostiene que el intento de Putnam de localizar la fuerza explicativa de las teorÃ-aen el vÃ-ncul deductivo entre teorÃ-ay consecuencias vÃ. Bas van Fraassen arguye que aunque mucho de lo que dice es correcto.de la investigació cientÃ-ficamostrando que esto ha llevado erróneament a Putnam a suponer que es posible conseguir un análisi úti de las teorias sin explorar la estructura interna de las mismas. bosqueja una imagen dinámic de cóm las teorÃ-a se aplican a los fenómeno y trata de usarla como contraste para su crÃ-tica En su réplica Causey. A continuació utiliza una de dichas formas de usar las afirmaciones auxiliares para esclarecer. de que las teorÃ-a entraña directamente predicciones. En la Sesió VI.medio de evaluar otras afirmaciones de Bohm. mantiene. Thomas Kuhn responde a las diferentes crÃticas que han sido dirigidas contra su formulació de la empresa . sin prestar atenció a su imagen del mundo y sin caracterizar las teorÃ-a de algú modo. muchas teorÃ-a llevan a predicciones sól si se les añade determinadas afirmaciones que no son parte de la teorÃ-aEstas afirmaciones auxiliares tienen distinto status epistemológic que las teorÃ-a y pueden ser utilizadas en conjunció con ellas al menos en tres formas distintas.cuántica AsÃ-de un modo muy esclarecedor. Jeffrey Bub alega que Causey no ha entendido el fondo del intento de Bohm y que las tesis filosófica generales de Bohm únicament pueden ser comprendidas a la luz de su exposició de la teorÃ. En su exposició trata de mostrar lo que encuentra de correcto en el problema de la percepción-comunicació En la Sesió VI Hilary Putnam critica la idea. por tanto.cuán tica. Primero Van Fraassen arguye que los ejemplos histórico usados por Putnam para ilustrar sus tesis básica son históricament falsos y que. En consecuencia. en su defensa ha ido demasiado allà en un aspecto y se ha quedado corto en otro.

relaciones de semejanza y cosas por el estilo para poder llevar a cabo su análisi básic de la actividad del teorizar cientÃ-fico respondiendo que no. distingue ahora dos nociones: la de ejemplares y la de matrices disciplinares.a menos que Kuhn mantenga sus previas doctrinas acerca del significado. arguye que el estudio de ejemplares lleva a la adquisició de una relació de semejanza que. pasa a la tarea de desarrollar má su tesis de que es a travédel estudio de ejemplares como se aprende cóm aplicar generalizaciones simbólica a la naturaleza y cóm conferir contenido empÃ-ric a dichas generalizaciones. A continuació procede a desarrollar estas dos nociones con algú detalle indicando cóm se correlacionan con su antigua noció de paradigma. Shapere està interesado en explorar los patrones de razonamiento empleados para decidir quà es un dominio y para intentar l a solució de los problemas asociados a tales dominios. permite conectar las generalizaciones simbólica con la naturaleza sin recurrir a reglas. Despué de comentar distintos defectos que é halla en la descripció de las reglas de correspondencia de la Concepció Heredada. y tambiéque una consecuencia de las distintas revisiones hechas a su análisi básic es que no se puede decir que los miembros de una comunidad cientÃ-fic compartan una matriz disciplinar o la misma teorÃ. En su exposición toca brevemente el tema de las conexiones entre esta relació de semejanza y la percepción En mi comentario a Kuhn explicito diversas oscuridades e inadecuaciones que encuentro en el planteamiento de Kuhn y obtengo algunas consecuencias de su nuevo análisisIntento mostrar que la descripció de Kuhn de la aplicació de generalizaciones simbólica a la naturaleza en términode relaciones de semejanza tiene diversos defectos graves.cientÃ-fic y de las revoluciones cientÃ-ficas admitiendo que su antigua noció de paradigma era defectuosa y que dicha noció se refiere ambiguamente a dos nociones muy distintas. Concluyo con una discusió sobre si necesita realmente postular matrices disciplinares compartidas. En sustitució de los paradigmas. nos ayudarà a comprender la naturaleza y funció de las teorÃ-a cientÃ-ficas . sostiene. Despué de haber mostrado cóm revisarÃ. El artÃ-cul de Dudley Shapere de la Sesió VI1 introduce y desarrolla la noció de dominio cientÃ-fic como una alternativa a la distinció teórico-observacional De acuerdo con éldominios son cúmulo de informació tomados como objeto de investigación caracterÃ-stic de tales cúmulo de informació es que hay razones para sospechar una unidad subyacente a ellos. en donde hay algo significativamente problemátic sobre el cúmul de informació y que hay razones para suponer que la ciencia es capaz de tratar con tal problema en su actual estado de desarrollo.su primer tratamiento con el uso de este par de nociones. Comprender estos patrones de razonamiento. lejos de ser algo parecido a las reglas de correspondencia.

realismo acerca de la interpretació de las teorÃ-ay su tratamiento de este problema està resumido en una interpolació editorial/Su tesis aquÃes que cuando la distinció teórico-observaciona es sustituida por la noció de dominio. La discusió de Shapere alude a la controversia instrumentalismo Vs.. y cuando se comprenden estos dos usos que tienen los términoen las teorÃ-a y sus interconexiones se està en condiciones de ver quÃhay de básicament erróne en los enfoques instrumentalista o realista de las teorÃ-asEn su comentario al artÃ-cul de Shapere. lo considera a la luz de diferentes problemas relativos a la reducció interteórica arguyendo que. Thomas Nickles fija su atenció en tres de las principales tesis de Shapere sobre los dominios: 1) El enfoque centrado en la idea de dominio revela lo mucho que difieren los diferentes tipos de teorÃ-as2) El concepto de dominio sustituye a la vieja distinció teórico-observacionaly 3) la identificació de los roles heurÃ-sticoy de justificació de los çprincipio del razonamiento>> que aparecen en el intento cientÃ-ficde tratar los dominios de fenómeno nos ayudar& a comprender la racionalidad de las opciones cientÃ-ficay de la formulació de prioridades de investigaciónLuego intenta dar mayor relieve y destacar bajo una nueva luz las dos primeras afirmaciones. se ve que ciertos término(tanto observacionales como teórico dentro de la Concepció Heredada) funcionan en las teorÃ-a para hacer afirmaciones de existencia. simplificaciones. Con este fin.pues las teorÃ-asól pueden responder a cierto tipo de problemas sobre los dominios. Lo que Shapere està haciendo aquà puede caracterizarse como un intento de dar cuenta de lo que Kuhn llama actividad cientÃ-fic normal en término de patrones de razonamiento. al indicar quà es lo que conduce a considerar como un dominio un cúmul de informació y cóm la descripció de los items del dominio se logra y se modifica en etapas avanzadas del desarrollo cientÃ-fico Se cierra el simposio con el epÃ-log retrospectivo de Stephcn Toulmin que intenta exponer una perspectiva de lo que ha ido . y el resto del artÃ-cul està dedicado a elaborar respuestas a estas cuestiones en cuanto que son relevantes para el concepto de teorÃA lo largo de las respuestas a estas cuestiones demuestra cientÃ-fica que diferentes dominios suscitan diferentes tipos de problemas que necesitan de diferentes tipos de teorÃ-a como soluciones. aproximaciones etc. de un modo tal que no se requiere referencia alguna a factores sicológico o sociológicos Al hacerlo compara estos patrones de razonamiento con la noció de lógic del descubrimiento. mientras otros son usados para expresar diversas idealizaciones. Después pasando al tercer tema. suscita seis cuestiones centrales sobre los dominios y los modos de razonar asociados a ellos. en etapas avanzadas de la investigaciónlas teorÃ-ay la reducció interteorétic proporcionan respuestas a dos de las seis cuestiones básica de Shapere sobre los dominios.

creo que el anterior resumen de las diversas contribuciones al simposio indica el modo en que los diferentes participantes en el simposio está siguiendo diferentes combinaciones de las tesis 1) a 8) en el intento de tratar de comprender la naturaleza de las teorÃ-a cientÃ-ficaso tratando de responder a las cuestiones a) y b) relativas al carácte históric o formal de un análisi adecuado de las teorÃ-as A este respecto el simposio presenta una imagen representativa de lo que los filósofo de hoy dÃ. Ahora estamos en condiciones de explorar el campo del pensamiento filosófic actual sobre las teorÃ-a tal como se presenta en las actas del simposio de 1969 sobre la Estructura de las TeorÃ-a CientÃ-ficas 583 De hecho. reglas de correspondencia y afirmaciones auxiliares. el clima actual del pensamiento filosófic sobre las teorÃ-a no puede ser comprendido separado de la herencia filosófic resumida en las primeras cinco secciones de este ensayo.surgiendo a lo largo del simposio y que por ello se centra en quà tipo de problemas son los que llevan a una comprensió filosófic de las teorÃ-a sugiriendo prometedoras direcciones para ulteriores desarrollos. y después preguntando si el reciente descontento con los modelos axiomático como el de la Concepció Heredada son señaleseguras de que tales axiomatizaciones son má un estorbo que una ayuda para la filosofÃ. en primer lugar. aquellos problemas son considerados con una extensió aú mayor que la que el anterior resumen puede sugerir. los filósofo de la ciencia siguen aú hoy habiéndoselacon algunos de los problemas básico que hemos considerado en secciones anteriores de este ensayo Desde luego. Lo hace considerando cuánd y cóm se originà la Concepció Heredada. la inconmensurabilidad de teorÃ-a en competencia. etc. compara las diferentes oposiciones adoptadas sobre distintos problemas por los diferentes participantes en el simposio y a continuació pasa a establecer algunas conclusiones generales y a hacer varias precisiones sobre las direcciones má prometedoras para futuras investigaciones. Pese a la inevitable brevedad. creo yo.de la ciencia.está haciendo en un intento de llegar a una comprensió filosófic de las teorÃ-asAdemásel resumen del simposio que acabamos de hacer. La localizaci6n exacta de estas discusiones puede hallarse consultando el Ã-ndice . si la ciencia es subjetiva y privada. la medida en que las consideraciones psicológica y sociológica tienen lugar en los anhlisis filosófico y la relació de este tema con la cuestió del contexto de descubrimiento versus contexto de justificación aceptació y rechazo de teorÃ-as si el conocimiento cientÃ-fic es relativista. lenguaje y significado de los enunciados teóricos el uso de nociones probabilÃ-stica en las teorÃ-asla naturaleza de la ciencia normal. Utilizando estos dos problemas como marco. problemas de formalización modelos. destaca cómo pese a diferencias de énfasi y enfoque. en las discusiones siguientes a los artÃ-culo de cada sesión se analizan las relaciones entre lo que los autores e s t h haciendo en sus artÃ-culo y los problemas o nociones siguientes: la distinció teórico-observacional si las metodologÃ-a son especÃ-ficade una teorÃ-a la controversia instrumentalismo-realismo sobre el status de los términoteóri cos.

.

ACTAS DEL SIMPOSIO .

.

tiene la finalidad de proporcionar una mayor comprensió de los fenómeno presentán dolos como meras manifestaciones de ciertos procesos subyacentes regidos por leyes caracterÃ-stica que explican. La ponencia leÃ-d en esta sesió por Carl G . en su artÃ-cul titulado con the 'standard conde la 'concepció standard' de ception' of scientific theoriesn las teorÃ-acientÃ-ficas* Hempel (1970).SESION PRIMERA FORMULACION Y FORMALIZACION DE LAS TEORIAS CIENTIFICAS Nota del Editor. acerca Las teorÃ-a son la clave para la comprensió cientÃ-fic de los fenómeno empÃ-ricoy normalmente no se desarrollan hasta que una investigació previa no ha conseguido una cierta información un cierto númer de generalizaciones empÃ-rica acerca de los fenómeno en cuestiónEn efecto. parándose en cambio. una teorÃ. con objeto de facilitar al lector un punto de partida. La publicació de la discusió que siguià a la conferencia está en cambio. y generalmente . Hempel. en algunas observaciones al margen acerca del tema de la axiomatización hechas en su conferencia. El Sr. Hempel se basa. ha escrito. un pequeñ resumen en el que expone por encima aquellos puntos de su conferencia ya tratados en el artÃ-cul al que antes hemos aludido. En el siguiente resumen se recogen algunos pasajes del artÃ-cul de Hempel (1970) con permiso de Herbert Feigl y de la University of Minnesota Press. en buena medida. por indicació del editor. completamente justificada. Con objeto de evitar la repetición el autor ha preferido que no se incluya en este volumen el texto completo de su conferencia.

sino que má bien se introducen de manera especÃ-fic para caracterizar el escenario teorico y sus leyes.sirvià para explicar ciertas leyes previamente establecidas.corrigen y precisan. Cap. por ejemplo. por consiguiente. que la formulació de una teorÃ. entendido este términen el sentido de la familiar distinció teórico-observacional pues no se requiere en modo alguno que representen entidades o caracterÃ-s ticas cuya presencia pueda ser comprobada por observació directa.requiere dos tipos de enunciados a los que denominarà principios internos y principios puente. de un conjunto de términoque no aparecen en las descripciones y generalizaciones previas acerca de los fenómeno empÃ-ricoque T tiene que explicar. Consideremos. entonces podemos el conjunto de todos los enunciados que de la suma de aquellos dos. V-. la primera teorÃ. relativo a la teorÃ. y su uso estarà regido por unos principios que. son independientes de la teorÃ-a Nos referiremos a é con el nombre de vocabulario preteorétic o antecedente. El concepto de observabilidad y la caracterizacih de los tkrminos teórico como no-observacionales han sido objeto recientemente de serias crÃ-ticas ver.tiene que dar cuenta. sin ayuda de instrumentos ni de inferencia teórica3 De ahà que el vocabulario antecedente de una teorÃ. 1 2 3 .anterior y que no son observacionales en el sentido que acabamos de mencionar. Hempel (1970).de Bohr del áto mo de hidrógeno Dicha teorÃ. Los principios puente habrá de incluir naturalmente tanto los término de V como los del vocabulario empleado en la formulació de las primeras descripciones y generalizaciones acerca de los fenómeno de los que la teorÃ.en cuestiónz No se supone en absoluto que los términodel vocabulario antecedente sean ~observacionales~. Putnam (1962) y Achinstein (1968). antes de la introducció de la teorÃ-ay su comprensió serà tambiéprevia a la misma.cientÃ-fic contenga con frecuencia términoque se han introducido por primera vez en otra teorÃ. los principios puente indican la manera en que el escenario se relaciona con los fenómeno previamente analizados que la teorÃ. Si 1 y P representan respectivamente cipios internos y de principios puente por caracteriza una teorÃ. De este vocabulario se dispondrápor tanto. 5. las generalizaciones previamente establecidas. Los principios internos sirven para caracterizar el marco teorico o el çescenari teórico)> en la medida en que especifican las entidades y procesos básico postulados por la teorÃ-aasà como las leyes teórica por las que se supone que está regidos. como la de que la luz emitida por vapor Hempel (1970). los conjuntos de prinmedio de los cuales se considerar a ést como se siguen lógicament La formulació de los principios internos suele echar mano de un vocabulario teórico Vp es decir. Cabe pensar. por ejemplo. pág 143.trata de explicar 1. pág 142. Por otro lado. por lo menos inicialmente.T.

Be puede expresar mediante el esquema: que identifica la teorÃ.previamente. Los principios internos de la teorÃ. 240. p6g. pues. como la de la óptic ondulatoria.se caracteriza tambié por dos clases de enunciados. tdrminos como çvapo de hidrógeno^ cespectro~. y otro de principios puente. una teorÃ. el llamado ccálculo~ C.que explicar.Putnam (1962). La idea de que una teorÃ. o viceversa. Segú este enfoque. 1. . welocidad de la luz^ y çenergÃ-a ~e disponÃ. especifican que la transició del electró de una órbit exterior a otra interior produce como re~ultadola emisió de luz monocromátic cuya longitud de onda viene únicament determinada por la diferencia entre las caracterfsticas energética de las dos órbita en cuestión Los principios puente incluyen.de Bohr especifican que el átom de hidrógen consta de un núcle y un electró movién dose en torno a é en alguna de las órbita con que cuenta. por una parte.eran términoya conocidos que servÃ-a para describir los fenómeno que habÃ.con el par ordenado de los dos conjuntos. P. en las que se Introdujeron por primera vez. y que en este proceso el átom absorve o emite una cantidad de energÃ. término teórico tales como d r b i t a electrónica y asalto de electrón% que se introducen de manera especÃ-fic para describir el escenario teóric y. y asÃ-por ejemplo.que viene determinada únicament por las dos órbita implicadas. sino que se han tomado de teorÃ-aanteriores. La anterior caracterizació de las teorÃ-a guarda un cierto parecido con una concepció que ha sido ampliamente aceptada en la reciente filosofÃ. al menos algunos de estos términos no son observacionales. 4 AsÃ. Por eso cuando Bohr propuso su teorÃ.de la ciencia y a la que nos hemos referido como aenfoque standard o tradicional^ '. es un sistema de enunciados no Interpretados que se presenta axiomatizado de manera deductiva. por otra. Los principios puente conectan estos procesos intra-atómico con los fenómeno óptico que han de explicarse. entre ellas la de Balmer. que el electró puede saltar de una órbit má cercana a otra má lejana.T se caracteriza por medio de un conjunto de principios internos. Una (le ellas.alongitud de de los que ya onda de la luz^. Es evidente que.de hidrógen incandescente se reduce a un conjunto de longitudes de onda discretas que se ajustan a una serie de fórmula matemá ticas.

Asimismo. para empezar. Ni siquiera se pretende dar una descripció semejante. ¿cuál son esas caracterÃ-sticas ¿Qu interétiene. se supone que es observacional 5 . una presentació axiomátic del formalismo matemátic de la mecánic cuántic le sirvià de base a von Neumann ' para hacer ver que dicho formalismo no puede transformarse en una teorÃ. . R. por el examen que Reichenbach6 hizo. (1925). de una parte. que dotan de contenido empÃ-ric al cálculo pues su cometido no es otro que interpretar algunas de las expresiones de aqué en térmi nos de un vocabulario empÃ-ricoque. Reichenbach (1924). al que algunas veces se denomina reglas de correspondencia.determinista por la simple introducció adicional de variables çocultas~ 5 6 7 Para mAs detalles. suponer que los principios internos de la teorÃ. con vistas a poner de relieve el papel que desempeña la experiencia.se presentan en forma de sistema axiomatizado sin interpretar? Un análisi de las teorÃ-acientÃ-fica hecho desde una perspectiva axiomátic puede ser filosóficament esclarecedor.sus postulados corresponden a ciertos supuestos fundamentales de la teorÃ-aya que se pueden conseguir a partir de ésto sustituyendo simplemente los términoteórico por variables o falsas constantes. yo he aceptado esta concepció standard. Esta concepció standard puede representarse por medio del esquema: Aunque. y la convención de otra. el tiempo y el movimiento. HabrÃ-que empezar por señalaque la concepció standard no da una completa cuenta de cóm se formulan de hecho las teorÃ-a en la ciencia. 3. 4. por ejemplo. en la construcció teóric del espacio. 4 de Hempel (1958). Que esto es asÃse ve. desde una perspectiva axiomáticade la base y de la estructura de la teorÃ. cap. El segundo componente es un conjunto. Von Neumann (1955). sino que todo lo que se busca es una explicació que ponga de manifiesto determinadas caracterÃ-stica lógica y epistemológica de las teorÃ-a cientÃ-ficas Pero.de la relatividad. ver Secs. en mis primeros escritos. 2. generalmente. cada vez tengo má dudas acerca de su corrección Expondrà a continuació algunas de ellas. de enunciados.

en conjunto. Esta manera de ver una forma de sacar a relucir su significado)> las cosas es enormemente afÃ. no hubieran podido ser abordados por medio de la axiomatizació de la relatividad especial.de la relatividad. Una de las ideas que Suppes defiende es la de que la formalizació y axiomatizació de conceptos y teorÃ-a cientÃ-fica constituye < a n ode los principales método de análisi filosófico y la de que <<formalizar una familia de conceptos conectados entre sà es 'O. phgs. efectivamente. tambiésus consecuencias. La importancia que pueda tener el formalizar axiomáticament las teorÃ-a cientÃ-fica a la manera del cálcul C concebido por la concepció standard ha sido recientemente defendida por Suppes 9 . Por consiguiente. en un valiente y provocativo artÃ-culoPermÃ-tasem hacer un breve comentario a alguno de sus argumentos.pretende afirmar: como se trata de un conjunto infinito. implÃ-citen la concepció standard. en manera alguna. para justificar la idea. no puede especificarse enumerando sus miembros. .a la idea de que los postulados de una teorÃ. el argumento exigirà suponer que es la teorÃ. Suppes (1968). es enormemente discutible cuando se la aplica a las teorÃ-acientÃ-ficaformalizadas. y no su cálculolo que està axiomatizado. desde un punto de vista técnico que la de Reichenbach. serà merced a una axiomatizació especÃ-ficamentencaminada a conseguir este objetivo. si en un determinado caso.son verdaderos en virtud 8 9 10 Suppes (1959). Y asÃlos problemas que Reichenbach tratà de clarificar con su estudio axiomátic de la teorÃ. 653 y 654. sin embargo. uno de los principales defensores de este mktodo. filosóficament esclarecedor. Puede decirse. pues supone que los principios básico de una teorÃ.cientÃ-fic han de concebirse como axiomatizados de alguna manera no especificada. si bien esto es cierto. aun cuando esta concepció pueda resultar plausible por lo que se refiere a algunas teorÃ-a de la matemátic pura.Pero las teorÃ-a pueden ser axiomatizadas de muy diferentes maneras y. hecha por Suppes '. sin embargo. que la axiomatizació ofrece un medio de caracterizar con toda precisió el conjunto de enunciados que una determinada teorÃ. de que los principios internos de una teorÃ.-y.particular no basta. por consiguiente. Pero. Suppes (1968). que. el hecho de que determinadas cuestiones filosófica puedan clarificarse con ayuda de la ~xiomatizacióadecuada de alguna teorÃ.formalizada sirven de <<definicionesimplÃ-citas de los términoprimitivos requeridos para representar las entidades y atributos que conjuntamente satisfacen los postulados. Pero. el análisi axiomátic puede llegar a ser. es mucho má elegante y rigurosa.

(1928). Sin embargo..hacer verdaderas a priori todas las teorÃ-a cientÃ-ficas Por otra parte.de la medida de N. Otro aspecto en el que yo creo que Suppes exagera las ventajas que la axiomatizació puede tener para la ciencia es el que se pone de manifiesto en la severa crÃ-tic que hace de la teorÃ. Campbell ". Las caracterÃ-stica lógica y matemática de la probabilidad especificadas en este sistema se pueden igualmente poner de manifiesto por medio de muy diferentes conceptos de probabilidad. como por ejemplo el tono. 11. imponen los postulados a los términoprimitivos dejan todavÃun amplio margen para una gran variedad de interpretaciones y esto hace que no sean suficientes para especificar el significado cientÃ-fic implÃ-cit en ellos. pág 659. los requisitos que. ver su (1920). Y dentro de una teorÃ. Tomemos uno de los ejemplos del propio Suppes: la axiomatizació debida a Kolmogorov de la teorÃde la probabilidad. afirmaciones como las de Campbe11 . Campbell sostiene que toda ((medida fundamental)>. la teorÃ. pr.. lo cual supondrÃ. segú este punto de vista. Suppes sostiene que Campbell està equivocado y que ahora se conocen método para medir la capacÃdad personal y diferentes intensidades sensoriales. toda medida que no dependa de una medida anterior de alguna otra magnitud tiene que ser del mismo tipo que la medida fundamental de cantidades fÃ-sica como el peso o la longitud. de las longitudes. 12 Suppes (1968). que no presuponen ningú modo sustancial de ((adición)> Y sugiere que tal vez las normas impuestas por la formalizació axiomátic hubieran podido librar a Campbell de caer en tal error: <(Enuna disciplina formalizada. etcétera de sus componentes.axiomatizada de la medida incorporando a sus axiomas los supuestos básico de Campbell acerca de la medida fundamental. R. Pero seguramente un lógic competente hubiera podido construir una teorÃ. . ¿Perotal demostració hu11 En Suppes (1968).tal. esto es. entre ellos el concepto lógic o inductivo de Carnap. y en la asignació posterior a los objetos asÃcombinados del total de los pesos. por lo que se refiere a los puntos de vista de Campbell criticados. muchos de los problemas acerca del <(significadode la probabilidad^ para la ciencia precisan de una explicació precisa de esas diferentes concepciones: y sobre este tema. no se hacen asÃ-sin ofrecer una prueba formal))12.de Kolmogorov no tiene nada que decir. hubiera sido posible demostrar formalmente lo que Campbell pretende. la concepció personalista de Finetti y Savage y la construcció en términode frecuencias relativas.de los significados de los términoteóricos por cuanto que la comprensió de éstodebe de ser tal que asegure la verdad de los postulados. la cual se basa en una forma idóne de combinació o (adición)fÃ-sic de dos objetos.

momento y energÃ. de la formalizació axiomátic de sistemas teóricos Suppes menciona algunas de las limitaciones empÃ-rica en (1957). pero tambidn se necesità recurrir a la investigació empÃ-ric para poder determinar en quà dominios y en quà medida tales condiciones resultan de hecho satisfechas por las respuestas humanas discriminatorias 13. debido a que sugiere que los supuestos básico cle una teorÃ. el escenario teóric por medio de término tomados del vocabulario antecedente. volumen. aquellos de los que.se expresan únicament por medio de los Nnuevosà térmi nos teórico introducidos por la teorÃ-a pues cabe presumir que son aquellos que se representan en C por medio de letras variables y que se supone que está implÃ-citament definid os^ por los postulados y empÃ-ricament interpretados por medio de las reglas de correspondencia. siempre y cuando satisl lcieran determinadas condiciones generales importantes. sin embargo.-es decir.bicra conferido a su pretensió una mayor firmeza? Es evidente que no.de las teorÃ-acaracterizan. C. AquÃcomo en cualquier ciencia empÃ-rica a la axiomatizació sól se puede llegar despuéde que la teorÃ. a los nuevos método alternativos de medida no se ha llegado por medio de la axiomatización es cierto que su descubrimiento ha requeritlo recursos lógicos pero tambié una buena dosis de investigacl6n psicológica Tales métodose basan en juicios individuales de sujetos humanos acerca de temas tales como la igualdad de las diferencias existentes entre los elementos de dos pares de intenridades sensoriales. al menos en parte.de que las concepciones incorporadas a la teorÃ.cinéticde los gases atribuye a los átomo y a las molécula caracterÃ-sticacomo masa.ha sido desarrollada. Y asÃpor ejemplo.axiomatizada sean por ello má firmes. y. no sirve de garantÃ. hablando en sentido çmpliolos postulados de C son simplemente versiones sin interpretar. velocidad. Pasemos ahora a otra de las dificultades con que tropieza la concepció standard. Desde nuestra posició actual. 12 se hace una clara presentación con abundantes ejemplos. podemos decir que el sistema que posibilità la demostració representaba una concepció demasiado limitada de las posibilidades de medida. En realidad. Fue necesario acudir a procedimientos lógico y metodológico para darse cuenta de que tales juicios podÃ-a ucrvir de base de medida fundamental. 287 .cinética que ya figuran en estudios anteriores de los movimientos de los cuerpos macros13 en una nota a pie de página En el Cap. le teorÃ. Pero. La idea de un cálcul n o interpretado. los principios internos de la mayorÃ. si bien puede ser un medio úti con ayuda del cual liacer una exposició precisa. me parece equivocada. pág 270.

PodrÃ. los principios básico que rigen la propagació e interacció de las ondas. Esto es lo que sucede. De hecho. el cual. energÃ.ondulatoria de la luz acude a conceptos como los de frecuencia y longitud de onda de los que ya se disponÃ-con anterioridad. en Y asÃ-no deja las leyes básica en que aparezcan dichos términos de ser significativo el que en muchos casos -aunque no en todosla mayorÃ. en la óptic ondulatoria. por consiguiente. Algunos autores consideran que una teorÃ. pasan a funcionar en principios completamente nuevos y.y momento. nos conformacientÃ-ficode una mos con hablar del significa don de los término manera intuitiva. sino que son términoya conocidos y usados con anterioridad. con el principio de aditividad de masa. la teorÃ. Me parece que la frecuencia con que algunos términoantecedentes se isan a nivel teóric lleva a poner en tela de juicio la concepció de los principios internos de una teorÃ. De ahà que el cálculo teóric de una teorÃde este tipo no pueda ser considerado como un sistema formalizado sin interpretar y que los conceptos y método de la teorÃ-que sirve de modelo no puedan ser aplicados a aquéll sin modificaciones. se aplican tambiéa átomo y moléculasy. Si.de las leyes básica en las que los términoempiezan a funcionar a nivel preteóric pasan luego a hacerlo a nivel teórico AsÃ-por ejemplo. sin duda alguna.cinética las leyes de conservació de masa. por ejemplo.como sistema axiomatizado cuyos postulados contienen definiciones implÃ-citas) de sus término extralógicos Pues muchos de esos término no son <(nuevos)) términoteorético cuyo significado haya que especificar de algú modo. en consecuencia.cópicos De la misma manera.cinética supone que la masa de un cuerpo gaseoso equivale a la suma de las masas de sus moléculaconstitutivas. exagerada. Nagel lo concibe como un amodelo del cálcul abs- . en buena medida. por falta de un análisi explÃ-cit y satisfactorio.respondérsemque cuando se los usa de este modo en la formulació de una teorÃ-a estos términos aunque ya conocidos. me parece que no habrà inconveniente en aceptar que dicho significado quedarà reflejado.cientÃ-ficaademá del cálcul y de las reglas de correspondencia. tiene un tercer componente. en tanto que principio puente oe la teorÃ. algunas de esas leyes funcionan no sól como principios internos preteórico e incluso teóricos sino tambié como 1 rincipios puente. deberÃ-a ser contados entre los términoteóricos Pero esta manera de ver las cosas es. son trasladados del nivel preteórico macroscópico al escenario teóric de las ondas luminosas. en la teorÃ. adquieren un significado totalmente nuevo y que.

lo mismo que en el de la teorÃ. la analogÃ.se harà acudiendo a leyes relativas a la corriente eléctric y no precisamente a las hidrodinámica correspondientes 16. la especificació del modelo no se rige por cláusul çcom si^ alguna 17: en realidad. 14 15 16 . perfectamente claros. pAgs. Caps.de Bohr del átom de hidrógen contendrÃ.cinétic de los gases. las corrientes eléctricas parecen comportarse (como si)) del paso de un lÃ-quid se tratara. como.tracto que suministra carne al esqueleto. Por ejemplo. en término de materiales conceptualizables o má o menos familiares> 14. las energÃ-adel átom en los correspondientes estados y las frecuencias de la radiació emitida. por consiguiente. en cambio. Para má detalles. se pueden formular con total independencia del modelo hidrodinárnico y siempre que quepa explicar los fenómeno eléctricopor medio de dicha teorÃ.fórmula matemática expresadas en térmi nos de functores o de variables cuantitativas no interpretadas. la teorÃ. Me parece. pAg. Los modelos analógico pueden tener un gran valor didáctic y heurÃ-sticopero no son esenciales para la formulació y aplicació de una teorÃ-aLas leyes relativas a la corriente eléctrica por ejemplo.el átom de hidrógen como compuesto de un núcle y un electró moviéndosen torno a é e interpretarÃ. ver Hempel (1965). por ejemplo. 17 Esta concepció la expone Spector (1965) de manera sugestiva.genéticde la transmisió de los caracteres hereditarios y otras por el estilo. que los modelos del tipo en el que Nagel està pensando desempeñaun importante papel en la formulació y aplicació de muchas teorÃ-asLa especificació de un modelo de este tipo consiste en una interpretació de los término del cálcul por medio de términoempÃ-rico pertenecientes al vocabulario antecedente y. los radios de las órbita discretas disponibles. Se debe distinguir con toda claridad entre los modelos entendidos en este sentido. En este caso.las variables cuantitativas como si representasen caracterÃ-stica cuantitativas del escenario. caracterizarÃ. El modelo. la representació de una corriente eléc trica en una red de alambres de diferente resistencia por medio del paso de un lÃ-quid a travéde una red de tubos de diferente anchura. el cálcul subyace a la teorÃ. de los que vamos a ocuparnos a continuació y los modelos analógicoscomo por ejemplo. En Hesse (1966) y Achinstein (1968).estriba en un isomorfismo entre las leyes que rigen ambos procesos 15: Desde un punto de vista legal. en cambio. 7 y 8. se supone que los gases se componen de molécula que se mueven a toda velocidad y que la composició y estructura espacial atribuida a las molécula DNA representan la organizació real de tales moléculas La especificació del modelo es aquÃesencial tanto para la formuNagel (1961). En este caso. se exponen con toda claridad diferentes maneras de concebir los modelos y las analogÃ-as asà como su relevancia para la ciencia. 90. 435-436.

dado que determina en parte sus implicaciones experimentales. como por ejemplo. significativa para el aspecto cambiante de la ciencia. para decirlo en pocas palabras. otro de los componentes de las teorÃ-a cientÃ-ficasEl hecho que se las suela designar con el nombre de :reglas)>o de ~definiciones~ operacionales o coordinativas parece implicar que se trata de verdades garantizadas por convenció o dictamen terminológicos Pero esta idea resulta insostenible por varias razones. cada uno de ellos podemos decir entonces que representa una regla de correspondencia en relació con algú términteórico Pero la presencia de tales principios en una teorÃ-parece implicar. entre ellas las siguientes. en una concepció má liberal. . En una teorÃ.suele haber una serie de principios generales que ponen en conexión por decirlo asÃ-una parte de teorÃ.con diferentes tipos de datos experimentales. que si uno de los método experimentales alternativos fija un determinado valor a la teorÃ-a entonces los demá método no podrá por menos de fijar el mismo valor. Me parece que la especificació de un modelo. algunas muestras caracterÃ-stica de difracció de rayos X. frecuentes en sustancias de determinada estructura molecular.lació de la teorÃ. 395. pAg. bien. entendido en este sentido.como por lo que se refiere a las aplicaciones de la misma. utilidad para clasificar los enunciados rÃ-gidamente> Uno de los objetivos de la concepció standard era explicar la manera cóm se asignaba a los términoteórico un significado especÃ-ficobien con ayuda de un vocabulario observacional. es un ejemplo especialmente importante de cóm se usan los término antecedentes en la formulació de una teorÃ-a Pasemos ahora a hacer algunas observaciones acerca de las reglas de correspondencia. Ahora bien. si las cosas se desvÃ-a o no de este camino no puede ser asunto de convenció terminológica Por otra parte. con ayuda de un vocabulario 18 Quine (1963). aun cuando un enunciado se introduzca en un principio como verdadero por estipulación esto es algo sin importancia que no nos exime de sucesivas revisiones en respuesta a nuevos descubrimientos empÃ-rico y a sucesivos desarrollos teó ricos: <La convencionalidad es una caracterÃ-stic mudable. pero sin ninguna 18.

tal y como està planteado. que considero equivocada. 19 Putnam (1962).cientÃ-fic ya conocido. Sin embargo.de las palabras. yo no he sugerido ninguna solució alternativa al problema. es un falso problema debido a que se apoya en un presupuesto erróneo Se presupone. que si los términoteórico tienen un significado concreto. me parece ahora erróne por una serie de razones diferentes. los términoteórico se introducen y llegan a ser entendidos de manera má o menos parecida a como se introducen y comprenden la mayorÃ. en efecto. no hay ninguna razó para creer que el proceso pueda ser siempre explicado o reconstruido racionalmente de acuerdo con la presuposició a que acabamos de referirnos. Esta presuposición que hace algú tiempo consideraba bien fundada. . entre ellas la creencia. La explicació propuesta por la concepció standard està abierta a serias objeciones: hemos visto una serie de dificultades en relació tanto con la idea de que los térmi nos teórico está implÃ-citament definidos por los postulados del cálculo como con la de que se los interpreta empÃ-ricament por medio de reglas de correspondencia. Como Putnam l9 ha mantenido de manera convincente. pienso que. En realidad. debe entonces caber la posibilidad de concebirlos como introducidos por determinados procedimientos lógico consistentes en asignarles un significado con ayuda de término ya conocidos. de que no se pueden introducir ni entender término nuevos si no es con ayuda de mecanismos lingüÃ-stic que los pongan en relació con un conjunto de término ya conocidos.

Hace algunos meses tuvimos ya un debate acerca de alguno de estos temas l. . Me gustarÃ. Creo que son cuestiones difÃ-cileen las que habrÃ. en donde Hempel hizo algunos comentarios a Suppes (1968). de interé cientÃ-fic también que requieren ser formalizados para 1 En la Eastern Divisi6n Meetings de la American Philosophical Association. quisiera hacer una breve observació acerca del tema de las definiciones implÃ-citay del significado de los conceptos. aunque sea brevemente.de la ciencia. En segundo lugar. de diciembre de 1968.que profundizar máspero no voy a detenerme mucho.algunas de las cuestiones que plantea. me van a permitir ustedes que me centre en uno o dos muy especÃ-ficos En primer lugar. no una definició implÃ-cit de los conceptos secundarios.DISCUSION PROFESOR SUPPES Es un placer para mÃvolver a discutir de nuevo con el profesor Hempel. ya que no es mi propósit alargarme tanto como él Quisiera tan sól tratar de traer a colació uno o dos argumentos especÃ-fico referidos a la utilidad de la formalizació en la ciencia.comentar. hay problemas en la filosofÃ. en vez de ocuparme de grandes problemas. Este tema fue puesto sobre el tapete por primera vez de manera explÃ-cit probablemente por Frege y Hilbert en una discusió ya clásicaEl principal propó sito de la formalizació es dar una definició explÃ-cit del concepto global. Pero.

aunque tomado de un campo diferente.que. por una parte. por otra. acerca de si los conceptos del sicólog conductista son lo suficientemente ricos como para dar cuenta del comportamiento lingüÃ-sti y del aprendizaje del lenguaje. Skinner (1957) y el anhlisis del mismo en Chomsky (1959). al menos por lo que se refiere a algunos aspectos de la discusión sól con ayuda de la formalizació serà posible avanzar más Finalmente. es sencillamente imposible. se ha escrito una gran cantidad de cosas acerca del problema del status de la probabilidad en la mecánic cuántic por parte tanto de fÃ-sicocomo de filósofo y matemáticosAhora bien. pero yo creo que el avance en el análisi de este importante problema cientÃ-ficoque es tambiéun interesante problema filosófico depende en buena medida de la formalización En este caso. desde el punto de vista de la metodologÃ. la clarificació ouede que dependa tambiéen últim términdel trabajo empÃ-ric que se realice. por lo que se refiere a la idea de que la formalizació se limita fundamentalmente a los principios internos (a lo que el profesor Hempel denomina conjunto de principios 1) yo dirÃ. y los sicolingüÃ-st y sicó logos cognitivos. dada la complejidad a que han llegado. Voy tan sól a referirme a dos cuestiones diferentes que han sido objeto de animada controversia entre algunos filósofo de la ciencia y algunos cientÃ-ficosEn primer lugar. que. Precisamente uno de los mavores v má considerables intentos de formalizació hecho en la metodologÃde " la ciencia se sitú en el contexto de los principios puente -todo el esfuerzo hecho durante los último treinta año en el campo de la estadÃ-stic matemátic puede ser considerado como un intento de expresar en términoabsolutamente explÃ-cito y formales los 2 Ver. . sirve para ilustrar tambiéel papel que puede desempeña la formalización nos lo ofrece la discusió mantenida entre los sicólogo conductistas. Mucho es lo que se ha hablado y muchos son los debates que han tenido lugar a propósit de este tema. explÃ-cit y adecuada formalización El segundo ejemplo. por ejemplo. que se puedan resolver sin ayuda de la formalizació los problemas planteados acerca del papel y de la posició de la probabilidad clásic en la mecánic cuánticaYa no se puede avanzar un sól paso en el esclarecimiento del complejo conjunto de problemas con que ahora nos enfrentamos haciendo simplemente observaciones informales e interpretaciones intuitivas.cientÃ-fica ést no es del todo el caso.poder ser analizados y resueltos. pero. estrechamente relacionado con éstos del status de las lógica clásic y no clásic en la mecánic cuántica Me parece que hemos llegado a un punto en que es imposible avanzar má si no es con ayuda de una cuidadosa. Lo mismo ocurre con el problema.

cada términprimitivo se cdefine~ en término de los demásPor tanto. en algunos casos. por asÃdecir. etc. tal vez fuera preferible decir que las limitaciones que los postulados imponen a las interpretaciones que puedan hacerse no afectan a los término primitivos individualmente considerados. en cuyo caso la interpretació de los término primitivos por medio de tales entidades teórica convierte a los postulados en enunciados verdaderos. Lo caracterÃ-stic de toda esta literatura estadÃ-stic es q u e ha aparecido en un determinado clima de formalizació precisamente como parte de la matemátic contemporánea PROFESOR HEMPEL La primera parte del comentario de Suppes alude a una seria dificultad contenida en la idea de que un sistema de postulados ofrece definiciones implÃ-cita de los término primitivos: por medio de esas çdefiniciones~ todos los términoprimitivos se caracterizan conjuntamente. . el predicado se define con el fin de aplicarlo a un n tuplo de entidades teórica del conjunto (conjuntos. Este modo de proceder tiene un indudable atractivo lógico pero esto no invalida ninguna de las reservas que he hecho acerca de algunos de los argumentos del profesor Suppes a favor de la axiomatizació de la ciencia. En el caso de una teorÃ. vuelvo a repetir que la axiomatizació de teorÃ-apuede tener un considerable valor para algunos propósito filosófico o cientÃ-ficosEl profesor Suppes.de la medida. como en el de la teorÃ. pues tales argumentos son totalmente independientes del tipo concreto de formalización No obstante. la axiomatizació por definició explÃ-cit de un predicado teóric 3. funciones. de tal manera que. el significado y extensió que pueda asignarse a uno de ellos depende siempre de las interpretaciones que se hagan de los demásPor consiguiente.). Pero este proce3 Este métodesth expuesto e ilustrado en Suppes (1957).axiomatizada con n tér minos primitivos. sino al conjunto total de los mismos. ha aludido a algunos ejemplos pertinentes. Cap.que está implicados en la comprobació de hipótesis el diseñ de experimentos y demá cuestiones planteadas en cualquier ciencia un tanto desarrollada. Esta idea ha sido puesta en práctic mediante un tipo de axiomatizació que Suppes y sus colegas han aplicado ingeniosamente a una gran variedad de teorÃ-asa saber. esto es desde luego posible y. ha dado ya algunos resultados positivos.problemas de metodologÃ. 12. en las observaciones que ha hecho. En cuanto a la axiomatizació de los enunciados que sirven para interpretar un sistema teóric formalizado.

entonces esta noció o definició de teorÃcomo conjunto de enunciados es excesivamente amplia. Es la siguiente: usted plantea una serie de objeciones válida contra la concepció tradicional. de las afirmaciones en las que piensa. hasta el punto de que.hacerle al profesor Hempel un par de preguntas. Pero si yo interpreto correctamente la consideració que usted hace de las teorÃ-aen término de principios internos y de principios puente y si yo no entiendo mal por lo menos la mayorÃ.de sus objeciones contra ella. a la vez que afirma la teorÃ-a puede estar poniendo en duda o incluso negando algunos enunciados que.dispuesto a considerar parte de su teorÃ-a La otra cuestió es má profunda y tambiéun tanto general. ¿Serà por ello má apropiado. Aunque no creo que éstsea un tema crucial. de criterios de aplicació explÃ-citament formulados.a su propia concepción PROFESOR HEMPEL Un cientÃ-fic formula una teorÃ. que no se base a su vez en la formalización Es en este punto en el que creo que el artÃ-cul del profesor Kuhn es enormemente relevante. sin embargo. son consecuencias de S. tal vez. llamémoslS. PROFESOR CAUSEY Me gustarÃ. me parece que si lo que vamos a hacer es hablar de teorÃ-a y usar el términen alguno de los sentidos en que lo usan los cientÃ-ficoen ejercicio. de una forma un poco diferente. no habrà má remedio que hacer en algú punto una interpretació en término ya conocidos. pues en é lo que se hace es sondear las diferentes maneras en que los miembros de una comunidad cientÃ-fic pueden conseguir llegar a un acuerdo acerca de la comprensió y el uso de término cientÃ-ficosin depender.como el . ya que en tales conjuntos de consecuencias estarÃ-a incluidos todo tipo de enunciados preteóricos enunciados que me parece que el cientÃ-ficordinario no estarÃ. me parece que esas objeciones serÃ-a tambié aplicables -aunque. aunque é no lo sabe. concebir una teorÃ. El no conoce todas las consecuencias lógica de este conjunto. usted define una teorÃ-ao por lo menos el conjunto de enunciados de una teorÃ-acomo el conjunto de todas las consecuencias lógica de la unió de los principios internos 1 y de los principios puente P. o incluso sin disponer. La primera es fundamentalmente terminológica Si yo no he entendido mal.especificando únicament un subconjunto finito.dimiento lleva de nuevo a un sistema formal del que hay que hacer una interpretació especÃ-fic para poder captar el contenido especÃ-fic de la teorÃ-aPor consiguiente.

no he ofrecido ningú criterio preciso que permita delimitar ambos conjuntos. Que de una teorÃ. Sin embargo. lo cual. como base para una discusió de la concepció standard. a saber. 6. por el contrario.inaceptable. Aquà no se mantiene que los principios internos contengan definiciones implÃ-cita de los términoteórico ni tampoco se supone que ésto esté contenidos únicament en el çnuevovocabulario teórico por otra parte. como he reconocido en mi conferencia4. un requisito esencial.se puedan derivar consecuencias de este tipo es. final de la Sec. en realidad. està abierta a las mismas objeciones que la concepció standard representada por el esquema (11).aquellas consecuencias de S generalmente consideradas de escaso interé o triviales. De ahÃque. 4 Ver Hempel. como enunciados comparables a los principios internos que está sujetos a revisión caso de que la teorÃentre en conflicto con datos empÃ-rico bien establecidos. . se los toma. tal y como se presenta en el esquema (1). yo no creo que la concepció de una teorÃ.para refutar la teorÃ-aaun cuando algunos de sus partidarios no se sintieran obligados a dar su asentimiento a dichas consecuencias. la lÃ-nedivisoria no puede trazarse tomando como referencia los términono lógicos ya que ambos conjuntos contienen normalmente tanto términoantecedentes como tér minos teóricos ni tampoco hay entre ellos una diferencia de status epistémico semejante a una aceptació por convenció terminológic versus una aceptació sobre bases empÃ-ricas que permita distinguirlos. hace que sea necesario contar tambiéentre las afirmaciones de una teorÃ. En cuanto al segundo punto tocado por el profesor Causey.conjunto de enunciados que sus defensores estuvieran claramente dispuestos a afirmar? Para los propósito de un análisi lógic y metodológico esto serÃ. se la debe concebir como compuesta por todas las consecuencias de cualquiera de sus subconjuntos. este punto no se menciona en el resumen anterior. Concretamente. tampoco se considera aquà que los principios puente sirvan para asignar contenido empÃ-rica los término ni que hayan de ser establecidos por convenció o por medio de reglas.se representa por medio de un conjunto de enunciados. y no sól las que no contienen má que términoantecedentes. si se supone que de las teorÃ-ase obtienen predicciones implÃ-cita en el vocabulario antecedente deduciendo enunciados que describan casos previos en términoya conocidos con anterioridad. a su vez. si una teorÃ. pues -para mencionar sól una razón la refutació experimental de algunas de las consecuencias servirÃ.como constituida por principios internos y principios puente. No se trata seguramente má que de una vaga distinción pero espero que sea suficientemente clara y sugestiva en el contexto en que la he usado.

Por otra parte. en la mayor parte de las teorÃ-asla mayorÃ. cada uno de los términode los que Bohr se sirvió de hecho. aun cuando el términ~ e n t r o p Ãse .de Bohr. Empecemos por una cuestió preliminar: Usted pone como ejemplo la teorÃ. En segundo lugar. y el caso es que yo me pregunto si éstno encierra tantos problemas como la otra. AsÃpues.a aventurar que.a defina de manera explÃ-cit por medio del vocabulario ya conocido.de los término que tradicionalmente los positivistas y algunos otros han llamado teó ricos. cuando usted habla del vocabulario ya conocido con anterioridad%¿est usted pensando simplemente en palabras o se refiere usted a los conceptos que hay detrá de ellas? Por ejemplo. en lugar de aquél cinética con el mismo significado ¿serà éstun términteóric de la teorÃ-a EstarÃ-amo tentados a decir que. si en su teorÃ. eran ya conocidos antes de la teorÃde Bohr. eran ya conocidos antes de que la teorÃ. y a la noció de intede calor^ y çtemperatura~ gral matemática En este caso. yo me atreverÃ. no se ha introducido ningú concepto nuevo aun cuando se haya introducido un términnuevo. Clausius introdujo el tér mino ~ e n t r o p Ãque . Ha descartado la distinció teórico-observaciona y està defendiendo la existente entre términoteórico y términoya conocidos.PROFESOR ACHINSTEIN Usted ha descartado una distinció y està defendiendo otra. pero. estarÃ-amo tentados a decir. que se ha introducido un concepto nuevo.de la mecánica los fÃ-sicohubieran usado primero el términ çenergÃde movimiento^ y despué empleara el términ energÃviniera alguien y. en cambio.a é define explÃ-citament por referencia a los ya conocidos. no hay que tomarla como un intento de caracterizar tales término como desprovistos de significado. en este caso. se trata má bien de un recurso analÃ-tic . cuando usted habla de los tér minos teórico de una teorÃ-a¿s refiere usted simplemente a los término o a los conceptos que aquellos expresan? De ser lo último ¿qu criterio usa usted para decidir si un concepto es nuevo o es un concepto ya conocido? PROFESOR HEMPEL Se supone que los dos vocabularios se componen de término cientÃ-ficosde término que se toman en su sentido o interpretació Incluso cientÃ-ficespecÃ-fico tal y como se los usa cientÃ-ficamente la representació que se hace en la concepció standard de los tér minos teórico por medio de constantes sin interpretar.fuera formulada. Algunos de los términos como los de ~electróny (mÃcleo~ fueron ya empleados por Rutherford e incluso antes de él Como consecuencia de todo ello.

por consiguiente. que no se pueden caracterizar los términoteó ricos. simplemente como si fueran aquellas palabras o sÃ-mbolo extralógico que aparecen en la formulació de la teorÃ-apero no en el vocabulario antecedente. he sugerido que tal vez fuera má sencillo considerar la base de la interpretació empÃ-ric como el conjunto de términopreviamente conocidos. Pues un términya conocido puede adquirir una interpretació nueva al usarlo en la teorÃ-ay. aun cuando nos preguntemos únicament por los cambios de alcance. Pero.el significado y alcance de los término teórico dentro del marco conceptual y lingüÃ-sti ya familiar.que en su uso preteorético No conozco ninguna explicació satisfactoria de la igualdad de significado y estoy de acuerdo con Quine y con otros crÃ-tico en considerar un tanto confusa esta idea. En la concepció standard suele suponerse que la interpretació empÃ-ric se lleva a cabo por medio de un vocabulario observacional. criterios que permitan determinar si un cierto términya conocido.destinado a exponer los medios lógico a travéde los cuales se puede decir que la teorÃ. en alguno de los sentidos posibles del término El profesor Achinstein tiene razó en algo que me parece insinuar. ya que no està claro cóm se puede caracterizar de una forma no trivial el alcance de un términtal como se lo usa en una determinada teorÃ-a5 Pero el principal propósit de mi intervenció era plantear algunas cuestiones acerca de la concepció standard de las teorÃ-as y las cuestiones que he planteado no dependen exactamente de dónd se establezca la lÃ-ne divisoria entre el vocabulario antecedente y el teórico 5 En la respuesta que a continuació da el profesor Hempel al profesor Putnan se trata de esta observació con mayor amplitud. . tiene o no tiene en la teorÃel mismo significado . si se entienden como aquà se propone. el problema de cóm especificar su nuevo significado o su nuevo alcance se plantea en relació con los términoconocidos lo mismo que en relació con los nuevos. me parece que nos tropezamos con dificultades considerables.consigue especificar y en quà medida lo hace. Para evitar las dificultades con que tropieza tanto esta noció como el concebir todos los término teórico como no observacionales. como ya he señalado la definició implÃ-cit de los postulados teórico y la interpretació empÃ-ric de las reglas de correspondencia. en este caso. con independencia de que representen o no items que quepa calificar de observacionales. La clasificació de los términoteórico parece requerir. a saber. Los dos recursos lógico má importantes considerados por la concepció standard son.o la misma referencia.

Paso ahora a considerar que hay algú tipo de programa asociado a este bosquejo general. phgs. dicho de modo má general. o que deben regir. del concepto expresado en nuestro uso de la palabra ~ t h e o r y en ~ la lengua inglesa o de las equivalentes en otras lenguas. de manera similar. la verificació de una teorÃ. la aceptació o el rechazo de teorÃ-asNo tuvo éxitcomo programa y tampoco lo tuvo. la de ser un programa que. es a todas luces falso. los principios por los que se rige la verificació de teorÃ-acientÃ-ficas Segú la perspectiva standard. (-'podrÃel análisi de las teorÃ-a que usted propone dar cuenta de manera explÃ-citde por quà se aceptan. en términoantecedentes 6.hacer una pregunta muy sencilla: ¿cuà es exactamente el status de este análisi de las teorÃ-as ¿Qu funció desempeñ y en quà medida contribuye a una mayor claridad? Creo que como análisi del concepto de teorÃ-a esto es. de haber tenido éxito hubiera hecho explÃ-cita las reglas que rigen. en la realizació de esta tarea. Quisiera añadiprecisamente que la manera en que este enfoque concibe la conexió entre conceptos teórico nuevos y conceptos antecedentes me parece enormemente restrictiva y parece estar apoyada en un supuesto que yo creÃ-razonable en el momento 6 Para mAs detalles ver Hempel (1958).PROFESOR BROMBERGER Me gustarÃ. que yo considero una de las má importantes de la filosofÃ. Uno de los objetivos de la misma era. en efecto. por consiguiente. Mi intervenció pretendÃ. 46-48-75-76. a saber.consta de un cálcul sin interpretar y de unas reglas de interpretació tuvo una gran virtud.de la ciencia. ¿Consider usted acaso que su nueva distinció supone un programa capaz de mostrar cóm se pueden analizar en últim términlas teorÃ-a que de hecho tenemos? Y en ese caso. cóm se aceptan y de si su aceptació se basa en principios filosóficament correctos? PROFESOR HEMPEL El profesor Bromberger hace bien en destacar el aspecto programátic de la concepció standard.ser una crÃ-tic de los supuestos bá sicos por medio de los cuales lleva a cabo su tarea la concepció standard. . La idea de que una teorÃ.establece entre los diferentes enunciados empÃ-rico expresados en términoobservacionales o. explicar y valorar desde una concepció filosófic analÃ-ticalos principios que rigen la formació de conceptos en las teorÃ-a cientÃ-ficasOtro de los objetivos era exponer y valorar.depende fundamentalmente de las conexiones deductivas que se supone que la teorÃ.

Esta serÃ-la primera cosa acerca de la cual quisiera conocer su opinión Luego verÃ-amo que muchas de las cuestiones son algo má fáciles siguen siendo difÃ-cilespero algo diferentes. la introducció de términoteórico debe ofrecer una explicació de los conceptos nuevos por medio de los conceptos antecedentes en términoque se puedan reconstruir formalmente.dejar de lado todo esto diciendo en un principio que la cuestió no es si los términode una teorÃ. Se podrÃ. Yo no lo soy. que son muy pocos los término que tienen lo que podrÃ-amollamar un significado exacto. sintiéndolmucho. para ser çfilosóficamencorrecta^. por consiguiente. Esto es lo que dirÃ. y. PROFESOR PUTNAM Yo estoy de acuerdo con casi todo lo que usted ha dicho. entendido en sentido lingüÃ-stic de los tkrminos que usan. y. Usted dijo algo asÃcomo que si un términintroducido en una teorÃ. de todas maneras.no tiene un significado exacto.de escribir ~ T h Theoretician's e Dilemma~(El Dilema del Teórico7.demasiado aburrido. Por ejemplo. entonces no tiene sentido preguntar si es verdadera o falsa. pero que ahora considero injustificado. Sin embargo. entonces afecta a toda la cuestión porque lo que yo quiero hacer es abordar problemas acerca de conceptos y de la manera que habrÃ. esto les resultarÃ. ni si se refieren a algo.de la ciencia en el que cabe una consideració puramente extensional. ni tampoco quà significan.tienen o no tienen significado. Las consideraciones en contra de este punto arrojan tambiéalgunas dudas en torno a la idea de que las teorÃ-aestablecen conexiones deductivas entre los enunciados expresados en términodel vocabulario antecedente.conocer su opinió acerca de uno de ellos. a saber. el de que.dos puntos en los que creo que estarÃ-amo en desacuerdo y me gustarÃ. Ademástengo la sospecha de que se trata de una sola cuestión aunque el asunto ande en realidad un tanto enmarañadoSi consideramos que el significado es un problema.Quine. Pero estas son cuestiones acerca de las cuales precisamente estoy tratando de aclarar mis ideas. hay todavÃ. en el sentido lingüÃ-sti de la palabra o en cualquier otro por el estilo. porque é es pesimista con respecto a la noció de significado. sospecho que a los cientÃ-ficono les interesa el significado exacto. 300 .de saber que se trata del mismo concepto. pero creo que la noció de significado es completamente irrelevante para este apartado de la filosofÃ. Yo creo que esto es erróne Ñcreo en primer lugar. no puedo ser má explÃ-cit acerca de ellas en este momento. ya no tendremos que afrontar la cuestió 7 Hempel (1958). como el profesor Bromberger dice.

Si yo me referà al significado de los tér minos cientÃ-ficosfue principalmente para resaltar uno de los supuestos filosófico que me parece que han condicionado la concepció standard.que la gran intuició contenida. por consiguiente. si esto no es lo suficiente exacto como para llevarme a decir que yo no sà a quà se estaba refiriendo Bohr.que considerar desprovistos de un significado claramente determinado y. que su aelectrónera algo asÃcomo las brujas o é estaba hablando de el flogisto. asÃ-en lugar de decir que el pobre hombre no estaba hablando de nada. ¿Debemo decir que el términçelectró de Bohr se refiere a lo que llamapues con respecto a tales mos electrones? Y a esto yo dirÃ-que sÃcuestiones defiendo un principio de caridad: muchas de sus creencias son todavÃ-verdaderas vistas desde la perspectiva de la teorÃactual. me ha concedido tambiéque es pertinente hablar de verdad en relació con todos los enunciados de Bohr. dado el instrumental lingüÃ-stiy terminológic disponible antes de la construcció de la teorÃ-ay de que (II). a no ser ue se pueda dar una explicació filosóficament satisfactoria de ichos medios. a mi modo de ver.de la verdad de Tarski es que cualquiera que me conceda una cosa tan insignificante como que yo puedo decir a quà se refieren los términode Bohr. en la teorÃ. como enunciados a . Dicho de otra forma para anticipar futuras polémicas si a uno no le convence lo que dice Kuhn de que los cientÃ-ficose mueven en diferentes mundos.de cuánd debemos decir que un términde una teorÃ. si uno no acepta esto en relació con la referencia.)>Y en relació con esto yo dirÃ. llego a la verdad '.un significado especÃ-fic a los término tedricos. Se trata de la idea de que (1) un análisi filosó fico de las teorÃ-a cientÃ-fica debe tratar de explicar. Donald Davidson ha puesto de relieve hace poco que ést es una de las principales maneras en que se puede entender a Tarski: si me concedes la referencia. yo caritativamente digo: <<SÃelectrones. Ahora tendremos la cuestió de cuánd debemos decir que se refiere a algo que estamos identificando ahora. habrÃ. entonces uno tampoco puede aceptar esto en relació con la verdad. Como usted sabe. aunque algunos de sus enunciados fueran falsos. PROFESOR HEMPEL Mis dudas en relació con el concepto de significado son muchas -en realidad participo en este punto de lo que Putnan llama pesimismo de Quine-. entre otras cosas.anterior representa el mismo concepto que el términque estamos usando ahora. los medios lógico con ayuda de los cuales se asigna -o cabe pensar que se asigna.

que los dos término tienen la misma referencia. con Putnam. el alcance de los términoteórico viene determinado en parte por los postulados del cálcul y en parte por las reglas de correspondencia. en la medida en que mis observaciones crÃ-tica acerca de la concepció standard sean válidastambiéplanteará problemas acerca de si la caracterizació extensional de los término teórico es o no adecuada. desde el punto de vista filosófico que la teorÃ. si es que se satisface alguna vez. PermÃ-tasem añadi algunas ideas má sobre la sugerencia hecha por el profesor Putnam.determina un alcance concreto de los términoteórico y. a los enunciados de la teorÃ-a dado que contienen términoteóricos El profesor Putnam està en lo cierto al decir que para asegurar la verdad o la falsedad de esos enunciados bastarÃ.claramente afirmativa si se pudiera mostrar que una teorÃ. por medio del aparato conceptual y lingüÃ-stide que se dispone en el momento de construir la teorÃ-a La respuesta serÃ. Por eso.con los referentes al çsignificado de los términoteórico Tomemos el ejemplo de Putnam de las referencias del términ çelectrón tal y como se lo emplea en la primera teorÃ. la teorÃ. y la respuesta sugerida por la concepció standard puede considerarse mucho má modesta. para cada uno de sus términoteóricos un enunciado bicondicional que pone en conexió cada términ con una expresió que no contiene nada má que términoantecedentes. ya que entonces la teorÃ. por cuanto que segú ella.que no son ni verdaderos ni falsos. que.del significado. si esta determinació se consigue o se puede conseguir de una manera filosóficament satisfactoria.respectivamente. equivale a afirmar que: Pero. ¿Qu enunciados .a los términoteó ricos el mismo alcance que la expresió correspondiente. Pero esta condició raramente se satisface. Decir. hay una serie de problemas especiales en relació con la referencia de los término teóri cos que la teorÃ. De hecho.de la referencia tiene una forma mucho má satisfactoria.de Borh tal y como se del átom de hidrógen y del términçelectrón lo emplea en la fÃ-sic contemporánea representemos éstapor medio de a e ~ ny ceo)>. esto. necesitarÃ-amo especificar los alcances de los dos.deja abierta la cuestió de si la formulació de una teorÃ.atribuirÃ. como a menudo ha señalad Quine. dichos problemas presentan una cierta analogÃ. para demostrar. se puede dejar de lado la cuestió del significado o de la intención Pero esto todavÃ.general de la referencia no resuelve automáti camente. en este contexto.con que cada uno de sus términono lógico tuviese una referencia clara. Aun cuando.supone.' e incluso para hacerlo plausible. sin embargo. caso de que asÃsea.

el profesor Putnam tal vez quiera decir que las dos teorÃ-a se refieren al mismo conjunto de objetos. Además al afirmar que los dos términotienen la misma referencia. no todos los enunciados de cada una de ellas.ha de considerarse que determinan el significado de uno de sus término teóricos? Desde luego. aun cuando volquemos todo nuestro esfuerzo analÃ-tic exclusivamente en el alcance de los términoteórico y de la verdad de los enunciados teóricos seguirá planteándos algunos difÃ-cileproblemas. para poder sostener que son del mismo alcance? En consecuencia.de cada una de las teorÃ-a relevantes debe considerarse que determinan dicho alcance? (Esta recuerda enormemente la cuestión ¿Qu enunciados de una determinada teorÃ.¿có se puede establecer que las dos caracterizaciones son del mismo alcance? DifÃ-cilmentpodrÃ. .acerca de ellos.de Bohr o de la teorÃcontemporáne o tal vez de alguna combinació de las dos. ¿Pero cóm han de ser elegidas tales caracterizaciones? Y -suponiendo que esta cuestió fuese respondida de manera satisfactoria.equivaler esto a una verdad puramente lógica pero entonces ¿tenemoque echar mano de algunos principios de la teorÃ. pero que hacen afirmaciones diferentes -tal vez incompatibles. De ahà que considere que el alcance de uno y otro términhayan de ser especificados por medio de dos caracterizaciones lógicament compatibles del electró que se hallen implicadas por las respectivas teorÃ-asaunque no sean lógicament equivalentes a ellas. pues muy bien pudiera ser que las dos fueran incompatibles.

.

del esquema standard que traduce las cosas a esto: una teorÃ. Empezarà hablando de las teorÃ-adeterministas con datos que no admiten corrección Por datos no corregibles entiendo aquellos datos a los que no se aplica ninguna teorÃ. sea a la hora de medirlos. La falta de una teorÃ. registrarlos o simplemente analizarlos l . (1967)) he tratado ya de exponer mis ideas acerca de la complicada naturaleza de la relació entre las teorÃ-a y los datos experimentales relevantes para ellas.demasiado poco cultivado y estructurado como para que quepa la posibilidad de llegar a resultados definitivos. una de las cuales es un cálcul abstracto o lógicoy la otra un conjunto de reglas que confieren contenido empÃ-ric al ciilculo lógic interpretando por lo menos alguno de los sÃ-mbolo primitivos o definidos del cálculo El propósit de este artÃ-cul es ofrecer una taxonomÃ.SESION 1 1 LA ESTRUCTURA DE LAS TEORIAS Y EL ANALISIS DE DATOS PATRICK SUPPES Por lo menos en otras dos ocasiones previas (Suppes (1962).del error.se compone de dos partes. aunque yo no quiero de ninguna manera sugerir con esto que lo que yo haya de decir sea completo o definitivo. El tema està todavÃ. tan poco realista.del error en el esquema standard es una de las omisiones má graves. Má adelante 1 En mi respuesta a Fred Suppe en la discusió que sigue a este artÃ-cul (vkanse págs 344-45) queda mas claro a quà quiero referirme con la expresió datos que no admiten corrección \ 305 . Mis crÃ-tica han estado especialmente dirigidas contra la simplicidad.de teorÃ-aconstruida teniendo en cuenta la diferente manera de tratar los datos y especialmente los errores de medida.

El segundo ejemplo plantea ya algunos problemas má sutiles y el tercero es un ejemplo históric sacado de la astronomÃ-antigua que sirva para ilustrar. pero cuando los ejemplos sean má complicados. debo advertir que voy a moverme entre dos maneras de hablar acerca de las teorÃ-as Cuando se trate de ejemplos simples. quisiera analizar tres ejemplos de teorÃ-a de este tipo. Si xPy. Axioma 2. má que otra cosa. adoptarà un lenguaje teórico relativamente formal. pero no parece necesitar ninguna teorÃ. lo que harà serà dejar algunos temas tan sól bosquejados e intentar concentrarme en el tema conceptual sin usar para ello una aparato preciso. entonces no yPx. Se trata de la teorÃ.del error. esto es. La siguiente definició teóric contiene una formulació formal de la teorÃ-a DEFINICI~N 1. TeorÃ-a deterministas con datos no-corregibles No voy a tratar de dar una definició formal de las teorÃ-a del tipo descrito por el tÃ-tul de este apartado. M . x P y cuando x es el padre de y. el subconjunto M de varones y la relació P de paternidad.dirà algo tambiéacerca de las relaciones que mantienen los datos que no admiten correcció con los conceptos má básico correspondientes a sensaciones o percepciones elementales. para decirlo de una manera un tanto vaga.de la paternidad biológic en la especie humana. Si x pertenece a L. a aquellas teorÃ-a que en su marco teóric no hacen uso para nada de nociones probabilÃ-sticas Para mayor claridad.determinista. 1. podemos restringir la teorÃ. El primero es en realidad una teorÃ. entonces hay un únic y tal que y pertenece a M y que yPx. La teorÃ. . Para evitar la dificultad de caer en una regresió infinita a la idea de que cada uno de los seres humanos ha tenido solamente ancestros humanos. y cada z de A se satisfacen los siguientes axiomas: Axioma 1. completamente familiar.de la paternidad a la consideració de la paternidad de los seres humanos vivos en este momento. debido precisamente a su carácte cualitativo y a su simplicidad conceptual. Con la expre'sió teorÃ-a deterministas me refiero. el subconjunto L de seres humanos vivos en este momento. pero en cambio. P> es una estructura de paternidad humana si y sól para cada x.se basa entonces en el conjunto A de seres humanos. cada y. de los fracasos de la ciencia antigua. Antes de pasar a exponer el primer ejemplo.-Una estructura U= <A. L. El primero es un ejemplo de menor importancia y muy poco sutil.

Axioma 3.de análisi de datos que conceda especial atenció a los problemas del error. determinista y no corregible. La noció de datos no corregibles en la metodologÃ. Lo fundamental es que la teorÃ.cientÃ-fic no tiene el mismo status epistemológic que la noció de datos sensoriales no corregibles en las teorÃ-a filosófica de la percepción Para mÃ-el punto importante es que las exigencias absolutas de las teorÃ-aclásica de la percepció se ven reemplazadas en la metodologÃ. Se acepta como normal la no corregibilidad con respecto a una teorÃ. Quiere decir simplemente que. Caben desde luego otras 307 . Tal vez sea aconsejable elaborar en este punto un poco má la noció de datos no corregibles que se emplea en este artÃ-culo Una de las tesis que subyace al análisi aquÃexpuesto es la de que la clásic exigencia de certeza en la percepció se ve reemplazada metodológicament en la ciencia por el concepto de datos no corregibles. Ahora quiero pasar a un segundo ejemplo de teorÃ. otra para la medida de longitud de varas rÃ-giday la tercera para la medida de la probabilidad subjetiva. respecto a los datos normales. desde el punto de vista de los datos ordinarios o normales acerca de una colecció de seres humanos.determinista con datos no corregibles. no podrÃ. pero a los datos incorregibles no se les atribuye un status má profundo.determinada o a una colecció de datos o de experimentos determinada. En el caso de una colecció de seres humanos que no satisfacen los axiomas. pienso detenerme má en este punto. por lo que se refiere a su verificación lo bastante cualitativa y està lo suficientemente poco elaborada como para no necesitar ninguna teorÃ. entonces hay un únic z no pertenece a M y que zPx.es.es o no es en realidad una estructura de paternidad humana es. Si x pertenece a L.introducirse ninguna teorÃ. Esto no quiere decir que no existan casos médicamentaberrantes. Podemos desarrollar los axiomas de la medida continua considerando por lo menos tres interpretaciones especÃ-ficasUna para la medida de la masa por medio de una balanza de brazos iguales. Es bastante má sutil que el primero y costarà menos trabajo tomarlo como una teorÃ-aLa teorÃque considero es uno de los ejemplos má simples de medida fundamental en los que se pasa de observaciones cualitativas a afirmaciones cuantitativas. un status ontológico Má adelante.cientÃ-ficpor exigencias relativas. z tal que El determinar si una posible realizació de la teorÃ.del error para comprobar si se satisfacen los axiomas de la Definició 1. es relativamente fáci establecer la manera de ampliar el conjunto básic A para conseguir un modelo de la teorÃ-aBasta con añadilos padres de todos los seres humanos del conjunto.

en término de 2 . sujetas a las dos restricciones de finitud e igualdad espacial. en donde X es un conjunto no vacÃ-o. finita y espacialmente igual si y sól si X es un con' es un álgebr de conjuntos de X. 3 y C de 3 ' se satisfacen los siguientes axiomas: 1. En la siguiente definició se dan una serie de axiomas en relació con la medida continua. > > 5. Si A-. La interpretació perseguida de los conceptos primitivos es obvia en los tres casos mencionados. si A y B pertenecen a Y. B junto finito. T tal que A= B U C. entonces A U B y -A tambiépertenecen a 3".Usando como objetos subconjuntos de X. Si A à -C= 0 y B à C . En el axioma 5. entonces hay un C en . > > DEFINICI~N 2.-Una estructura x= <X. X es un conjunto de objetos fÃ-sicos y para los dos subconjuntos A y B se da que A>B si y sól si el conjunto de objetos A se considera por lo menos igual de pesado que el conjunto B. entonces A> B si y sól si A U O BUC. . ST. lo cual equivale a exigir que ST sea no-vacÃ-y cerrado en la unió y el complemento de conjuntos. Desde un punto de vista formal. 9.interpretaciones. es decir. 2.= 0 . familia de subconjuntos de X y la relació es una relació binaria en 3". a saber. las estructuras básica son trÃ-os 7 es una <X. el conjunto X es el conjunto de los resultados posibles del experimento o situació empÃ' son precisamente rica considerada. En el caso de las varas rÃ-gidasel conjunto X es precisamente la colecció de varas y A>B si y sól si el conjunto de varas A puesto extremo con extremo en una lÃ-nerecta se considera igual o má largo que el conjunto B tambié extendido. Las distintas variaciones que caben en la manera exacta de hacer esta comparació cualitativa de longitud pueden ser fácilment suplidas por el lector. y para cada A. En el caso de la probabilidad subjetiva. Los subconjuntos de X en 3 eventos en el sentido ordinario de los conceptos de probabilidad y A>B si y sól si A se considera por lo menos tan probable como B. = es la relació de equivalencia definida de la manera en que se acostumbra. A=sB si y sól si A>B y B>A. > es una estructura continua. eludimos la necesidad de utilizar como concepto primitivo un concepto independiente de concatenación Se requiere como condició estructural general que ST sea un álgebr de conjuntos para X . pero voy a limitarme a hacer algunas observaciones acerca de estas tres. La relació es una relació ordenadora débi de 3". En el caso de la masa. >.

u tal que para todo A y todo B de S^. ver Suppes 1969a) Pte.Desde el punto de vista de las ideas comunes acerca de la medida de longitud y masa. en donde 0 es el conjunto vacÃ-otambiése requiere para las aplicaciones que aquÃse intentan hacer que p(X)>O.tal que para todo A y todo B de 3". p(A)>p(B) si y sól si A>B y la medida /x es únic hasta una transformació de semejanza " a lo sumo dos clases de equivalencia positiva.explÃ-cit del error. entonces A> 0. Para establecer el teorema de representació y unicidad nos servimos de la noció de medida aditiva. es decir. una de ellas contiene el evento vacÃ-o Para la prueba de este teorema. que en su enunciació formal es una de las teorÃ-a má sencillas de medida fundamental.de la medida continua. Un análisi de laboratorio mAs refinado se realiza en términodel procedimiento recursivo de un sistema o conjunto de unidades usadas como base para la siguiente etapa.-^^^ x = < X . 1. La <delicada>cuestió acerca de esta teorÃ. pero puesto que por una parte esto no se requiere para el teorema de representació y por otra es excesivamente restrictivo en el caso de la probabilidad subjetiva.a la construcció de escalas fundamentales como harÃ-amoen la construcció de unidades fundamentales de o de longitud? Si no podemos.de errores. ¿có vamos a introducir el difÃ-ciy engorroso problema del error precisamente en el momento en que estamos haciendo la transformació de conceptos cualitativos a cuantitativos? Yo creo que en la primera etapa del análisi elemental podemos dejar de lado tal teorÃ. Mi interé aquÃse limita sól a la primera etapa . Además hay en 3 de eventos atómicos y si hay dos en lugar de una. de una funció y. entonces p(A U B) =u(A) +/i(B). >. parece má apropiada la formulació má débi de dicho axioma. serÃ. (111) Si A f l B = 0. de ST para los número reales. Es posible demostrar un teorema de representació enormemente firme con el prop6sito de ver que sól hay dos tipos no equivalentes de átomos TEOREMA. > una estructura extensa finita y espacialmente igual. y-.natural reforzar el axioma 3 y afirmar que si A#@. 3". aplicar realistamente esta teorÃ. Entonces existe una medida aditiva . es ésta ¿Podemossin introducir una teorÃ.

del tipo descrito por el encabezamiento de esta secció es la mecánic clásica Conviene decir en .observacional que lleva hasta la teorÃcontenida en el Almagesto de Ptolomeo. estoy manteniendo que muchas de las teorÃ-a básica de medida fundamental se pueden considerar como ejemplos de teorÃ-a deterministas con datos no corregibles. debido a los mé todos de observació relativamente rudimentarios disponibles. El siguiente paso. Este paso adicional se requiere para cualquier trabajo complicado. 2. Al menos no se introduce ningú concepto sistemátic de error en la medida de las observaciones. es un paso má allà de la primera implantació de los procedimientos de medida fundamental. Mi tercer ejemplo. tal vez. En resumen.ptolemaica. Esto es especialmente sorprendente en ciertos aspectos.sistemátic del error es. En esta etapa se construyen objetos -por ejemplo. el mayor defecto metodológic de la astronomÃ. consistente en la estimació del error de medida con objeto de indicar la exactitud del conjunto de unidades. aparecen una vez que se requiere un análisi má complejo. pero la falta de una teorÃ.determinista con datos no corregibles.explÃ-cit del error para ajustar las observaciones discrepantes. La ausencia de una teorÃ. un conjunto fundamental de pesos. se pueden presentar argumentos convincentes a favor de la idea de que es hasta necesario no exigir dicha teorÃ. TeorÃ-a deterministas con datos corregibles El gran ejemplo de teorÃ.de la implantació de tales procedimientos de medida cuantitativa. Sin embargo. tanto de laboratorio como de campo. A pesar de la aproximació del ajuste logrado entre teorÃ.inicialmente para lograr la transformació de la forma cualitativa en la cuantitativa. La teorÃ. Parece suponerse. que es uno de los má bellos e importantes de toda la historia de la ciencia sól me limitarà a bosquejarlo dada su complejidad.de la paternidad humana es un caso excesivamente simple (aunque sea apropiado) de formulació determinista con datos no corregibles.que parecen satisfacer con exactitud los axiomas. Considerando la situación la teorÃ.explÃ-cit del error es una de las mayores sorpresas que se presentan en él El ejemplo en el que estoy pensando es el del desarrollo de la matemátic antigua y de la astronomÃ.ptolomaica es explÃ-citamentuna teorÃ. El segundo ejemplo de medida fundamental està en el lÃ-mitde las dificultades y ésta)? desde luego. sin que se haga explÃ-cito que todas las observaciones normales deben ajustarse a la teorÃcon toda exactitud.y datos en la astronomÃ-ptolomaica y del nivel de análisi que era de naturaleza completamente cuantitativa y matemática no se usà en el Corpus de la astronomÃantigua ninguna teorÃ.

de la interpolació de datos que. en este apartado estoy considerando las teorÃ-a deterministas que no es que incorporen una teorÃ. constituye un esfuerzo por reducir la magnitud de los errores. Sin embargo. pero al establecer estos fenómeno prescindo de esos insignificantes y despreciables error e s ~ . y es preciso señalaque en las Reglas para Razonar en FilosofÃ-acon las que Newton comienza el Libro 111.de la probabilidad por el profundo analisis que Laplace hiciera de los errores.muy elaborada del error. and Speculative Mathematics. requieren alguna teorÃ. ante todo. sino que se aplican a datos que se aceptan como erróneo en' parte y que. una caracterÃ-stic que distingue la ciencia moderna de la ciencia antigua. Má bien se sigue de la metodologÃ. hasta el siglo XVIII no aparecià ningú tratamiento sistemátic de la teorÃ.para abordar la correcció de los mismos. La primera referencia sobre la aplicació de la teorÃ. por ejemplo. Si distinguimos la ciencia moderna cuantitativa de la premoderna por la presencia o ausencia de una teorÃ.una teorÃ. especialmente en las observaciones astronómicas ha sido uno de los rasgos metodológico má importante de la ciencia moderna. Newton menciona ocasionalmente el olvido de los errores y hace varias observaciones cualitativas acerca de los errores de observación Consideremos. La consideració cuantitativa y sistemátic de los datos en los Principia se reduce casi por completo al libro tercero.del error. Cierto es que el movimiento de la luna se ve algo perturbado por la acció del Sol.de la probabilidad al analisis del error mencionada por Todhunter (1949) es una obra publicada por William Simpson en 1757 con el tÃ-tul de Miscellaneous Tracts on Some Curious and Verry Interesting Subjects in Mechanics. el Fenómen VI. por consiguiente. no se menciona el problema del error o de la rectificació de las observaciones no razonables.de la comprobació de la teorÃ-aLo fundamental en la mecánic clásic es que se ha desarrollado y aplicado extensamente en las aplicaciones má importantes de la teorÃ. todas las teorÃ-a deterministas tienen básicament la misma estructura. en sà misma. Y también .seguida que la corregibilidad de los datos no se sigue de la estructura de la teorÃ.como tal y que.del error en su estructura. En muchos aspectos el Ã-mpet dado a la teorÃ. Es. en este aspecto.sistemátic del error. De acuerdo con esta descripción Newton afirmará <esto es lo que podemos concluir a partir del movimiento aparente de la luna comparado con su diámetr aparente. entonces Newton debe ser considerado como premoderno. consistente en que el movimiento de la luna respecto al centro de la tierra describe un áre proporcional al tiempo de recorrido. Para decirlo con otras palabras. Es cierto que al exponer tanto los fenómeno importantes como las proposiciones correspondientes con las que continú el Libro 111.Newton ha destacado tambiépor sus contribuciones a la teorÃ. Physical-Assegú Todhuntronomy.

erróne exagerar la amplitud con que realmente fue usada la teorÃ. Lagrange pasa del caso discreto al continuo. la fÃ-sic clásic del siglo xrx incluyà una teorÃ.y observació ni se intente atribuir esas discrepancias a la teorÃ-apor una parte. que a la vez es un indicio de la relativa novedad del tema del mismo. casos B en los que se da un error igual a 1 y casos D en los que se da un error igual a -1. no tiene nada de extrañ que el mismo problema tratado por Lagrange sea descrito por Todhunter en los siguientes términos çEprimer problema es el siguiente: se supone que en cada observació hay casos A en los que no se da ningú error.determinista con datos corregibles del siglo xx tal vez sea la teorÃ. El tema completo del análisi de los errores de observació fue madurando en las subsiguientes memorias de Laplace y es en realidad en la aplicació que Laplace hiciera del aparato de la teorÃ. se pretende hallar la probabilidad de que tomando el promedio de n observaciones los resultados sean exactos~(pág 301-302). por otra.sistemátic de errores en la fÃ-sic clásic del siglo xix.de la probabilidad a los errores de la observació astronómic donde el análisi probabilÃ-stic de los datos no corregibles adquirià un estado de madurez y complejidad. AquÃse ha dedicado una gran atenció a la exactitud del aparato de medida y. es la falta de los generalmente tediosos y complicados análisi de datos de la astronomÃ-adonde se dedicà gran atenció a pequeña discrepancias entre observació y teorÃ-aTambiées un fallo el que no se haga en el tratado resumen alguno de la discrepancia entre teorÃ. de acuerdo con hipótesi razonablemente generales sobre la aparició de errores singulares. y a los errores de medida. Lagrange. serÃ.general de la relatividad.de la relatividad. ha sido importante . el siguiente tratado sistemátic sobre el tema fue publicado por Lagrange en el quinto volumen de las Miscellanea Taurinensia. en sus dos volúmenesanálisi cuantitativo alguno de los errores de medida. Dadas las dificultades analÃ-tica encontradas en todo tratamiento general de la teorÃ.electromagnética Por otra parte. que aparecià entre los año 1770-1773. Como consecuencia de los esfuerzos de Simpson.de los errores. De este modo. a la hora de juzgar el éxitde la teorÃ. Un tratado tan fundamental e importante como el de Maxwell sobre la electricidad y el magnetismo apenas incluye. En problemas posteriores tratados en su memoria. halla una expresió para la probabilidad de que el error en el resultado medio se halle entre los resultados asignados. Laplace. uno de los fallos del tratado de Maxwell.y éstes la razó por la que el mejor ejemplo de teorÃ.y la teorÃ. De hecho. Gauss y otros.sistemátic del análisi de errores y al menos los resultados elementales fueron utilizados en temas tan dispares como la astronomÃ. Este análisi ha tenido una importancia fundamental en la larga historia de la astronomÃ.ter.

ordenado x = <X. no por su profundidad conceptual o adecuació empÃ-rica sino porque se puede formular de una forma muy sencilla y porque serà fáci de entender para quien no està familiarizado con el campo general de la sicologÃ. Si P (Ein A i . j = l . Con objeto de simplificar la presentacihn de la teorÃ-avamos a suponer que en cada ensayo el organismo de la situació experimental puede dar exactamente una de las dos respuestas A.del aprendizaje lineal de la sicologia matemática He elegido este ejemplo. j=l.matemática La exposició explÃ-cit de teorÃ-a má adecuadas exigirÃun espacio y un tiempo mucho mayores. 2 . entonces P ( A k n + : 1 E i . n x n . TeorÃ-a probabilÃ-stica con datos no-corregibles He seleccionado como ejemplo de teorÃ. o A:. ver Suppes (1969). es el pará metro del aorendizaie.necesitamos introducir alguna notación Sea Al... la clase de equivalencia de todas las secuencias de X que son idéntica a x a lo largo del ensayo n. Axioma 1. La funció P es una medida de probabilidad realizada segú el álge bra u má pequeñ de las que contienen el álgebr de conjuntoscilindro de X. Un resultado experimental posible en el sentido de la teorÃ. 2. y que despuks de cada respuesta recibe un refuerzo El o E2.del tipo que vamos a analizar en esta secció la teorÃ. O > del siguiente tipo: El conjunto X es el conjunto de todas las secuencias de pares ordenados <i.es una secuencia infinita de pares ordenados <i. 2." el acontecimiento-respuesta Ai en el ensayo n. Para una formulació general en términoaxiomático de la teorÃ. donde i. n el acontecimiento refuerzo Ej en el ensayo n.-Una estructura x = < X .. o> es una estructura de aprendizaje lineal si y sól si se satisfacen los dos axiomas siguientes para cada n y para cada i. para x de X.1 ) = (1-0) (Ai.\ ) > O. Para establecer los axiomas de la teorÃ.y observació caen dentro de los lÃ-mite de error de la medida observacional. en donde i. ~ ~ a ' e j e m ~ l i f i c a c iposiblede ó la teorÃ. P. un númer real del intervalo 0<0< 1. ~ n . j >. n Ai*. y O . P. DEFINICI~N 3.del estÃ-mulo-respues ta. de una de las dos posibles respuestas.es un trÃ. j> con i. j = l . e i representa la respuesta observada v i el refuerzo de un ensavo dado del ex~erimento. j = l . y sea x.n \ xn-1) + 9- . 3.. Ej. 2 . i'.preguntar si las discrepancias que se mantienen entre teorÃ.

por tanto. Los encendidos de las luces. la probabilidad de dicha respuesta en el siguiente ensayo se ve aumentada segú una transformació lineal simple. Su estimació debe hacerse a partir de los datos y las predicciones sól se pueden hacer una vez obtenida esta estimación De hecho. la probabilidad inicial de la respuesta Al. Para indicar cóm se usan las estructuras del aprendizaje lineal en el análisi de datos experimentales.en cada ensayo. En el libro al que acabamos de referirnos se dan detalles del procedimiento experimental y de la descripció del apartado que no va- . 10. naturalmente. a saber.ha sido ampliamente usada para analizar datos experimentales. en un tablero vertical.de resolver el sujeto consistÃ-en predecir quà luz se encenderÃ. El segundo afirma que cuando se refuerza una respuesta distinta. Denotaremos la probabilidad del refuerzo El por T y la del refuerzo E2 por 1-T. pero aquà ignoraremos este problema ateniéndono solamente a las predicciones asintóticas Los datos experimentales que vamos a considerar para dar concreció a esta exposició se toman de Suppes y Atkinson (1960) Cap. El inventario de refuerzos es tal que se da exactamente un refuerzo en cada ensayo. podemos considerar uno de los tipos má simples de experimento. Desde un punto de vista sicológicoes evidente que esto es lo que puede llamarse teorÃ. representaban los refuerzos ELy E 2 de las respuestas predictivas A l y Az. En la situació actual el parámetr del aprendizaje O tiene este status. El problema que habÃ. a los sujetos se les pide que respondan varios cientos de veces.El primer axioma afirma que cuando se refuerza una respuesta. La teorÃ.es la estimació de parametros cuyo valor no se puede determinar de forma independiente. sino que me centrarà en el punto general de cóm se mantiene tal teorÃ. de todo modelo previo de respuestas y de refuerzos. En este experimento los sujetos fueron sentados ante una mesa en la que se habÃ-a colocado dos llaves con dos luces. No voy a entrar aquÃen sus virtudes y defectos para el análisi de los experimentos.del aprendizaje como puro refuerzo. el experimento de la probabilidad de aprendizaje con refuerzo no contingente. Los datos de esos ensayos se analizan luego en términode la comparació de los mismos entre las frecuencias relativas observadas de los datos y las probabilidades predichas por la teorÃ-aEl primer problema que hay que afrontar. para un análisi completo de los datos debe ser tenido en cuenta un parámetr adicional. En un experimento tÃ-pic con sujetos humanos.probabilÃ-stic con respecto a los datos de todos los experimentos a los que se ha aplicado. El términ no-contingente significa que la probabilidad de que se dà un refuerzo concreto es independiente de la respuesta del sujeto y. la probabilidad de la primera se ve disminuida segú una segunda transformació lineal. y que es un problema tÃ-pic de todas las teorÃ-a de alguna con~plejidad. una sobre cada llave.

Consideremos en primer lugar el problema de considerar el parámetr e como asintótico Usamos un procedimiento de posibilidad cuasi-máxim basado en las probabilidades condicionales.En el experimento concreto que vamos a considerar se sometià a cada sujeto a 200 ensayos y se realizà el experimento con 30 sujetos. Para el caso que nos ocupa. La derivació de esas probabilidades condicionales como funció de O y de ir se hace en Estes y Suppes (1959).mos a repetir aquÃ. Conviene señalaen seguida que esta estimació de probabilidad cuasi-máxim se expone formalmente para que funcione como una estimació de probabilidad máxima pero no tiene las propiedades estadÃ-sticade una estimació de probabilidad máxi ma.(1-e) a] + 462 10g [l-(1-9) b]+306 log [(l-e) + 186 Iog [1-(1-6) b-e] b] + 264 10g [(1 -e) b+b] Es relativamente sencillo resolver esta ecuació numkricamente y mostrar que el máxim para dos decimales se obtiene con 0*=.6. Los sujetos eran todos estudiantes de Licenciatura de Stanford. los resultados son los siguientes: donde a = [27r(l-@)+e]. La probabilidad del refuerzo El era de ~=0. Se usa la estimació de probabilidad cuasi-máxim y no má xima debido a la dificultad de obtener una expresió analÃ-tic de la estimació misma de probabilidad máximaNo vamos a entrar .19. L* (e)= 748 log [(1-e) a + @ ] + 298 log [1-(1-0) a-e] + 394 1og [(1 -9) a] + 342 log [(1. (2-e) La funció a maximizar se define en tkrminos de esas probabilidades condicionales y de las frecuencias observadas de transició asintótica Especialmente.

Tabla 1. y. queremos dar a entender que los .49. en las que surgen aspectos de los datos peculiares y difÃ-cilede entender.aquà en los detalles estadÃ-stico del problema.de la simplicidad de la de las estructuras de aprendizaje lineal es imposible aplicar algunos de los método estadÃ-stico standard y de los criterios de bondad de los estimadores y que debemos recurrir a método menos satisfactorios. Sin embargo. La prueba xa de la bondad del acuerdo entre los valores predichos y los valores observados nos da un x2 de 3. tal vez desehramos decir que algunos de los datos fueron erróneament registrados y que en ocasiones no usuales. cuando afirmamos que los datos no son corregibles.probabilÃ-stica Desde un punto de vista a priori. No vamos a seguir aquÃcon estas cuestiones que se analizan con todo detalle en la referencia ya citada. Observados Predichos En la Tabla 1 se expone la comparació entre las frecuencias predichas y las frecuencias relativas observadas para el valor estimado de 9. no hay una diferencia estadÃ-sticament significativa entre los datos predichos y los observados. (Pero incluso esta garantÃ. Comparació de predicciones secuenciales asintótica del modelo lineal con datos observados. En este caso concreto. la estimació total de la probabilidad máxim resulta cada vez má aproximada. en todos los casos normales.esperar del examen de la Tabla 1. pero la estimació de un parámetr se ha hecho a partir de los datos y por eso el x2 ha de interpretarse con un grado de libertad igual a 3.de aproximació a la estimació de probabilidad máxim depende a su vez de que el proceso sea ergódico. como cabrÃ. podemos cuestionar la veracidad de los mismos. En la tabla 1 hay incluso cierto indicio de discrepancia y es interesante ver c6mo se puede pensar acerca de esas discrepancias dentro del marco de una teorÃ. Hay otras relaciones teó ricas en los datos que tambiéson predichas por la teorÃ-y en relació con las cuales el acuerdo no es igual de bueno. pero tal vez convenga señalaque incluso en una teorÃ. como el estimador de probabilidad cuasi-máxim cambia al aumentar la condicionalizació mediante la inclusió de nuevas piezas del pasado. Hay cuatro grados de libertad.

Pero incluso en este caso debemos añadi una discusió adicional con objeto de ver si las insignificantes discrepancias aú existentes entre teorÃ. TeorÃ-aprobabilÃ-stica con datos corregibles Indudablemente. y éstes precisamente la situació en el ejemplo en que estamos. serÃ.poco probable atribuir las discrepancias entre los datos y la teorÃ. en la comprobació de teorÃ-a probabilÃ-sticas aquellos datos que entraña clasificació se tratan como si fueran no corregibles.de los errores de medida con vistas a probar las predicciones deterministas de la misma. La razó de esto està del todo clara en este caso concreto. Conviene destacar que el modo en que se establece esta comparació en las teorÃ-a probabilÃ-stica es mucho má natural y directo que en el caso de las teorÃ-a deterministas. la teorÃ.y experimentació y hay una tendencia natural a refugiarse en esta resistencia má que a tener en cuenta los supuestos errores en el registro y análisi de discrepancias que existen. En este caso la explicació natural de las insignificantes discrepancias entre los valores observados y los predichos ha de encontrarse en la teorÃ. Todo lo que se registra en cada ensayo es la aparició de una respuesta a la derecha o a la izquierda y la aparició inmediatamente posterior de un refuerzo a la derecha y a la izquierda. la comparació no puede hacerse dentro de la misma teorÃ-a sino que debe de trasladarse a la teorÃde los errores de medida y observación para luego emplear las mejores estimaciones obtenidas por aplicació de la teorÃ. el ejemplo cientÃ-fic má significativo de teorÃ.datos se aceptan sin cuestionarlos y que no hay ningú intento sistemátic de estimar el error en las medidas o en los registros de los datos. y otra vez esta discusió vuelve a no ser del todo natural como ocurre en las teorÃ-a probabilÃ-sticas 4. Lo que la prueba X2 dice es que para el númer de observaciones consideradas aquÃ-las fluctuaciones del muestreo del orden obtenido no indican una discrepancia significativa entre predicciones teóri cas y datos experimentales. a tomar en consideració las pequeña discrepancias entre teorÃ. no se requiere una teorÃ. En otras palabras.de este tipo es la mecánic cuántica Esta teorÃ.misma ofrece una cierta resistencia.y experimento han de considerarse significativas.de los errores observacionales tal como se halla desarrollada en la fÃ-sic para juzgar los errores en este tipo de observaciones.a errores de observación EstarÃ-amotratando los datos como no corregibles en todos los casos normales. En circunstancias ordinarias no se cometerá errores y. En este últim caso.es de na- .estadÃ-stic del muestreo. en concreto. Esta es precisamente la razó por la cual hemos aplicado una prueba X2. por asà decirlo. Por consiguiente. Hay otra razó má profunda para ello.

por tanto.se formula para la probabilidad de una respuesta en el ensayo n 1.turaleza enteramente probabilÃ-stic y al mismo tiempo los datos son corregibles en el sentido usado en este artÃ-culo La teorÃstandard de errores se usa en muchos casos para analizar las observaciones y aparece en un enorme porcentaje de artÃ-culo experimentales. Ee. debido a que en la mecánic cuántic ha habido entre los fÃ-sicouna tendencia a desentenderse de los aspectos probabilÃ-stico de la teorÃ-a Quiero decir con esto que ellos van a considerar las expectativas.... que conviene escribir en el orden inverso )En.y experimento. Tal vez sea úti examinar con algú detalle una de estas teorÃ-a de naturaleza simple. El. Dentro tanto del modelo finito como del continuo. en término de ejemplos tan amplios que la resistencia introducida por las teorÃ-aprobabilÃ-stica que hemos analizado má arriba resulta completamente eliminada. donde la elecció de letras sigue convenciones establecidas: el valor de la variable de azar An es el númer que representa la respuesta en el ensayo n. En el caso finito o continuo se puede representar un experimento mediante una secuencia (A... la teorÃ.y las suposiciones de muestre0 envueltas en la consideració de la concordancia en que un cuerpo finito de datos y una distribució predicha dan cuenta por sÃmismas de todas las discrepancias poco importantes entre teorÃ.) de variables de azar. y. Sin embargo. Por + .de errores aun cuando es evidente que se hallan presentes errores de medida. por ejemplo. Al). Toda secuencia de valores de esas variables de azar representa un resultado experimental posible. Las razones ya han sido expuestas. de disEn el caso de las teor:Ã-a que se prueban en término tribuciones totales de variables de azar y no simplemente en tér minos de expectativas. An-1. En-i. . y el valor de En es el núme ro que representa el evento reforzador ocurrido en el ensayo n. vamos a usar la notació S". Para referirnos a esta secuencia precedente. En el futuro vamos a referirnos únicament a secuencias finitas de esas variables de azar. . La generalizació natural de las estructuras del aprendizaje lineal a un continuo de respuestas es un caso fáci de considerar. en general no se aplica la teorÃ. El. incluso en el caso de la mecánic cuántica a pesar del hecho de que muchas de las variables son de naturaleza continua.. .. An. dada toda la serie anterior de respuestas y refuerzos... Es debido a que la resistencia introducida por la formulació probabilÃ-stic de la teorÃ. está de forma natural sujetas a una teorÃsistemátic de errores de observación muchos de los análisi de la correspondencia entre datos y teorÃ-a son inadecuados desde un punto de vista estadÃ-sticoEsto es de lo má sorprendente tratándos de la mecánic cuántica a diferencia de lo que ocurre con una clase tÃ-pic de teorÃ. A..que describirà en seguida. En.. A2. La exposició que aquà vamos a hacer sigue a Suppes (1959 a).

y) es una distribució sobre las respuestas. An. si Sn = (yn. y yz. entonces donde P es la medida del espacio de muestra subyacente. añadimo una distribució difusora k (x.. Xn. k (a. Los dos primeros axiomas que siguen a continuació está destinados simplemente a hacer suposiciones explÃ-cita de aquellas propiedades difusoras que parecen altamente justificadas empÃ-ri camente.. para mayor claridad notacional.xn. dicho de una forma mas formal. El axioma Cs dice que dada la secuencia (yn.. La distribució k(x. má 9 por la distribució difusora k(x..i. Axioma Cl. La distribució conjunta (acumulativa) de las primeras respuestas n y refuerzos n se designa por Jn. Xn .Xn.. es decir.. y) = 1. An-i. XÕ n .. en la secuencia (yn. la distribució condicional de la variable fortuita de respuesta en el ensayo n + 1 es (1 -@) por la distribució condicional de la variable de respuesta en el ensayo n. que cumple mas o menos la misma funció que el parametro correspondiente del modelo finito. Axioma C2.. dada la secuencia sn. y) es continua y doblemente diferenciable por partes en ambas variables. pero para un caso finito. entonces k(x. b).. A. k (x. no parece que sea razonable que el efecto total del refuerzo se concentre en un punto.. Sin embargo.i). E..). . es continua y doblemente diferenciable por partes en ambas variables. como ocurre en el caso finito. los valores de las variables estocasticas de respuesta y yi. XI).y para las variables estocasticas de refuerzo.Sn .a lo largo de varios añohemos usado un aparato consistente en un amplio disco circular que con fines de medida se dividià de forma unifor- .. y si x<xl..tanto. En consecuencia. . yi. El tercer axioma afirma lo mismo que los otros dos. usamos las variables xi..k(xl y) para cada y de (a.. La distribució J. y) que esparce el efecto del refuerzo en torno al punto de refuerzo. y)<. Para cada refuerzo y... En el caso continuo. es decir. tenemos un parametro del aprendizaje 6. Para .1). yn). Sn es una secuencia finita de 2n de longitud de los valores posibles de la secuencia de variables de azar (En.. En experimentos hechos para comprobar esta teorÃ. El parametro de la distribució difusora es el punto de refuerzo y. sn. y) = O y k (b.

Desde un punto de vista filosófico uno de los temas má importantes de la mecánic cuántic es la exposició que al final del tratado de Von Neumann se hace del tratamiento mecánic cuántic de la interacció entre los fenómeno .me en 4.un refuerzo los datos se registraban en término de uno de estos 400 números El propio disco circular tenÃ.y observació y de nuevo deben entrar a ocupar un lugar los errores de medida.se hubiera podido comprobar satisfactoriamente mediante histogramas que de hecho no utilizasen la escala 400. por tanto. no debe ser considerada má que como una taxonomÃ.bilÃ-sticaes la búsqued de resultados asintomáticos o. como he insinuado al principio.sistemátic de errores. pero se añadiero observaciones dentro de las divisiones de una escala aú menos fina con objeto de lograr un númer de observaciones en cada celda suficiente como para satisfacer los requisitos teórico de pruebas estadÃ-sticastandards como el X2. La mecánic cuántic es uno de los mejores ejemplos de cóm la clasificació aquà dada necesita una mayor elaboració y un mayor desarrollo.otra parte.un diámetr de aproximadamente seis pies y. importantes de las teorÃ-aprobabilÃ-stica es que proprocionan un aparato para derivar conclusiones cuantitativas muy exactas a partir de lo que sól parecen ser débilesuposiciones probab'lÃ-sticasUno de los objetos má importantes a los que se ha aplicado la investigació en término de la estructura de las teorÃ-a probc. ya que los fenómeno objeto de investigació se estudian a un nivel cuantitativo relativamente tosco comparado con el tipo de resultados cuantitativos que predominan en disciplinas antiguas y desarrolladas como la astronomÃ-clásica Po'.preliminar. Cuando un sujeto daba una respuesta o cuando se hacÃ. està claro que se trata de una clasificació enormemente tosca y que. Las estructuras continuas de aprendizaje lineal ejemplifican una etapa temprana del desarrollo de teorÃ-a probabilÃ-stica con datos corregibles. de esta forma.00 arcos de igual longitud. era fácideterminar con má precisió el punto exacto de refuerzo o respuesta. Una vez que se aplican resultados que dependen de muestras muy amplias y que exigen. si bien desde el punto de vista de la comprobació no se necesitaba una observació má exacta. como ya he destacado. Esto es debido a que la teorÃ.aú no se halla muy desarrollada. He ofrecido una cuádrupl clasificació de teorÃ-a y tal vez pueda pensarse que con ello intento ser exhaustivo y establecer algo definitivo. La concordancia entre datos y teorÃ. una de las caracterÃ-s ticas n as. pero simplemente no se necesita. alguna de las leyes de los grandes números desaparece la vaguedad entre teorÃ. dicho de iorma má general. Las observaciones no son exactas y resulta apropiada una teorÃ. Sin embargo. de resultados que tienen probabilidad 1. No hay ningú problema con la corregibilidad de los datos.

experimentales y el aparato de medida usado para observarlos. representan ejemplos paradÃ-gmát cos de teorÃ-aprobabilÃ-stica con datos no corregibles. si bien la tendencia fundamental fue aceptar las teorÃ-acomo definitivas.determinista con datos corregibles. En primer lugar. La FÃ-sic de Aristótele y su interpretació del movimiento de los graves se hallan en gran medida dentro de este esquema. La astronomÃ. Algunas investigaciones de fenómeno cualitativos de las ciencias de la conducta. incluso la obra de Newton puede ser incluida en este capÃ-tulo El complicado desarrollo de una teorÃ. má exactamente. En segundo lugar. el cambio de movimiento. Sus esfuerzos por hallar una base firme de certeza perceptual son demasiado conocidos para recordarlos aquÃDescartes tuvo el buen sentido de darse cuenta de . los datos de los experimentos deberá basarse en últim instancia en algo perceptualmente cierto y sin ningú componente de error.y datos y aquÃno he empezado ni a tocar estos temas. En el trabajo cientÃ-fic real. de la biologÃ. son los ejemplos naturales de teorÃ-a probabilÃ-stica con datos corregibles. se llegà a la conclusió de que tales objetivos no pueden alcanzarse por completo y que se debe dar una interpretació del error. Algunas conclusiones filosófica El orden en que se han expuesto aquÃlos cuatro tipos de teorÃ-a representa muy aproximadamente el orden cronológic de su desarrollo.antigua es el ejemplo paradigmátic de teorÃ. las teorÃ-a deberá ser absolutas. el tipo de teorÃ-a que sól muy recientemente han hallado en diversos lugares de la ciencia el suyo propio. el análisi causal propuesto en las teorÃ-adeberà ser definitivo y completo. o. Los Principia de Descartes es uno de los mejores ejemplos de la primera mitad del siglo XVII.de errores en combinació con la mecánic celeste debido a Laplace es el ejemplo paradigmátic de teorÃ.representan un modo ingenuo de pensar sobre el mundo que ciertamente està muy presente en muchas partes de la filosofÃ-aSe trata de un modo de pensar sobre el mundo que exige dos caracterÃ-stica generales a sus teorÃ-ay a sus elementos de juicio. En este caso. 5. pero esta creencia en conceptos definitivos y en datos no corregibles ha existido tambiéen tiempos modernos. como he señala do. Descartes reduce todas las causas del movimiento al simple imes un modo pacto y parece muy seguro de la creencia de que ést definitivo de conceptuar la causa del movimiento.determinista con datos no corregibles y. Me parece que el primero y el últim tipo de teorÃ. incluso en tiempos antiguos. Finalmente los procesos estocástico con variables continuas de azar. que es importante en fenómeno microscópicos es preciso añadialgunas cosas má sutiles al hablar de las relaciones entre teorÃ.y de la medicina.

desde el punto de vista filosóficoes que las proposiciones generales aducidas como verdaderas sobre estas causas del movimiento son conocidas a priori y no se basan. Este mismo deseo de absolutismo de conceptos y de certeza en el conocimiento encuentra tal vez su expresió má elaborada en Kant. Las leyes derivadas son tales que son deducibles de. bajo ningú aspecto. que el análisi de la causalidad en la CrÃ-tic se hace a un nivel muy general.^ El intento filosófic general de este artÃ-cul debe ser ahora evidente. Definitivas son las leyes que no pueden.que no puede desarrollarse en detalle un programa de absolutismo y certeza para explicar todos los fenómeno fÃ-sicoy. (La incorrecció de la mayor parte de la explicació que dio no es ahora problema nuestro). se vio obligado a introducir hipótesi que fueron admitidas claramente como hipótesi en la últim parte de los Principia. Incluso un filósof tan empirista y cauto como John Stuart Mil1 creyà que por medio de un proceso de investigació cientÃ-fic estricto podrÃ-amo encontrar leyes definitivas. Esto. Lo que quiero hacer es esto: considerar las tesis filosó ficas clásica de que se puede dar una interpretació causal absoluta de los fenómenos de que se puede obtener de los fenómeno naturales una ley definitiva de tipo determinista.de los vórtice para dar cuenta de los fenó menos fÃ-sicomá notables. aparece tratado de una forma mucho má detallada y definida en Los Fundamentos MetafÃ-sicosdonde Kant intenta dar una interpretació sól en tér minos de fuerzas de atracció y repulsión Lo importante. No sól la CrÃ-tic de la Razó Pura. en experimentos. sino tambiéen buena medida Los Fundamentos MetafÃ-sico de la Ciencia Natural pretenden demostrar que puede darse una explicació realmente últim de la? causas en la naturaleza. Es aquà donde utilizà su teorÃ. por tanto. No es necesario hacer notar que Kant pretende convertir la mecánic clásic en una metafÃ-sic sistemáticapero lo que sà me parece importante al menos es subrayar que en su deseo de una base últim del conocimiento se hallaba presente una tradició absolutista tan vieja como Plató y de la que ha sido siempre muy difÃ-cilibrarse. No estamos seguros de que alguna de las uniformidades con que estamos familiarizados sea una ley definitiva. de alguno de los modos que hemos señaladoresolverse en otras distintas y mas generales. págin 318): çLaconsideraciones anteriores nos han llevado a darnos cuenta de la diferencia entre dos tipos de leyes o de uniformidades observadas en la naturaleza -leyes definitivas y las que pueden llamarse leyes derivadas. y de que es nece- . pero sabemos que debe haber leyes definitivas y que cada vez que una ley derivada se resuelve en una ley mas general nos lleva mAs cerca de ella s. y pueden. y leyes definitivas para é eran leyes de carácte determinista y no probabilÃ-sticasHe aquÃun texto conocido que resume su punto de vista (Mil1 (1936).

No es precisamente de la experiencia comú de donde han obtenido su sanció durante tanto tiempo estas errónea ideas. defendiendo el uso Bayesiano de una informació previa.sario algú fundamento firme de la certeza perceptual para 10gri\1* un conocimiento seguro del mundo. de hecho. dice que es mejor cimentar sobre la arena que sobre el vacÃ-oCreo que podemos parafrasear esta observació y decir algo pertinente para la filosofÃ-aCuando se trata del conocimiento. En la conversación al igual que en los asuntos ordinarios. aunque no sea cierta. para tomar decisiones. sino má bien de la antigua tradició religiosa y filosófica Hay en algú sitio una preciosa cita de Definetti en la que. Las tres son falsas y del'initivamente anticuadas de acuerdo con los tipos de teorÃ-a que en la actualidad han llegado a imponerse en la ciencia. tal certeza y tal absolutismo no son necesarios y son. los cimientos reales descansan sobre arena y no sobre roca. . perniciosos para la práctic del buen sentido.

es preciso incluir un comentario que ofrezca los puntos que el profesor Bromberger puso sobre el tapete. Por lo tanto. La taxonomÃ-de teorÃ-a del profesor Suppes es una cierta cuadruplicidad obtenida sobre la base de si las teorÃ-ason deterministas o no y de si se aplican a datos corregibles o no. el editor acepta la completa responsabilidad de lo que sigue. por tanto. A pesar de que se ha visto forzado a jugar el papel de abogado del diablo al preparar este resumen.determi- .de que lo que sigue sea lo que é propuso o quiso proponer. recibià el artÃ-cul de Suppes sól una pocas horas antes de la segunda sesión y asÃel comentario que hizo fue un tanto impresionista y su presentación informal e improvisada. en consecuencia.COMENTARIO A NLA ESTRUCTURA D E LAS TEORIAS Y EL ANALISIS D E DATOSà DE SUPPES Nota del Editor. asÃcomo en la discusió de la Sesió V. Dado que ést es un cargo muy fuerte. Ha sido preparado sin la ayuda de una transcripció completa del comentario del profesor Bromberger y. no hay garantÃ. El comentario al artÃ-cul del profesor Suppes en el simposium estuvo a cargo del profesor Sylvain Bromberger. las circunstancias han impedido al profesor Bromberger preparar un posterior comentario má formal para incluirlo aquÃSin embargo. intenta ser una defensa y. el comentario que hizo està presente en la discusió que sigue. El ensayo del profesor Suppes consiste en un amplio intento de desarrollar una taxonomÃ-de teorÃ-afilosóficament esclarecedora. se hizo sin la ayuda de un texto elaborado. en la medida en que ello ha sido posible. El punto de vista de este comentario es que ha fallado en el intento. Desgraciadamente. de nada de lo que sigue es reponsable el profesor Bromberger. Por teorÃ. permÃ-tasem darle forma. una reconstrucció de lo que constituyen los puntos principales del comentario del profesor Bromberger. Lo que sigue es un intento del editor de desarrollar alguno de los puntos principales suscitados por el profesor Bromberger en su comentario. sin embargo.

es el hecho de que la taxonomÃ.de errores) y otras veces a datos no corregibles (esto es. o bien multiplica las teorÃ-as o bien las clasifica segú un punto de vista ambiguo y no efectivamente úti y esclarecedor. no queremos decir que no contiene nociones probabilÃ-sticasLa teorÃ-cuántic es determinista en un cierto aspecto muy directo y. Esto es. dos teorÃ-a distintas. a datos a los que no se ha aplicado una teorÃ. es fundamentalmente estadÃ-sticaY ciertamente no queremos decir normalmente que los datos sean corregibles cada vez que no se los someta a una teorÃ. consistiendo la únic diferencia en el modo como ha sido aplicada a los fenómenos O. pues pretende clasificar las teorÃ-aparcialmente sobre la base de consideraciones extrateóricas Si una teorÃ.probabilÃ-stic de errores. Esto por dos razones.que no contiene nociones probabilÃ-sticas Por datos no corregibles entiende los datos a los que en su proceso de medida.pero que.en ambos casos. el profesor Suppes podrÃ.es determinista depende de aspectos de la teorÃ-a pero si los datos son incorregibles o no es independiente de la estructura de la teorÃ-asiendo má bien un asunto de cóm la teorÃ.es muy curiosa.decir que es la misma teorÃ. Por tanto la divisió entre tipos de teorÃ-a parece haber sido obtenida desde una posició errónea MAS importante aún sin embargo. en tal caso. sin embargo.nista entiende una teorÃ. dependiendo ello del tipo de datos a que hayamos aplicado la teorÃ-aPero esto es absurdo -es la misma teorÃ. Aunque no lo hace explÃ-citamente aparentemente està identificando teorÃ. tal vez.es excesivamente tosca.es tambiéinsuficiente para ser filosóficament reveladora.es confundente para ser filosóficament útil Digo que es contundente porque normalmente nosotros. Esta taxonomÃ. La segunda es que la taxonomÃ.de errores con teorÃ-aestadÃ-sticao análisi de errores.se aplica unas veces a ciertos datos corregibles (esto es. registro o análisisno se les aplica una teorÃ-de errores.pertenece a dos clases diferentes. De acuerdo con la taxonomÃ.de errores). En cualquier caso. Es excesivamente tosca porque tanto la distinció del profesor Suppes entre teorÃ-adeterministas e indeterministas como su distinció entre datos corregibles e incorregibles no .del profesor Suppes hemos obtenido dos tipos diferentes de teorÃ-ay. La primera porque las distinciones entre teorÃ-adeterministas e indeterministas (o probabilÃ-stica y entre datos corregibles e incorregibles no logra poner de relieve los diferentes aspectos filosóficament significativos en que las teorÃ-ason o no deterministas y los aspectos en que los datos son o no son incorregibles. la teorÃ. por tanto. a datos a los que se ha aplicado una teorÃ. cuando decimos que una teorÃes determinista. se trata de una clasificació inadecuada de las teorÃ-as puesto que. la razó de su inadecuació como clasificació es que trata de clasificar las teorÃ-a sobre la base de consideraciones extrateóricas La taxonomÃ.se aplica a los fenómenos Supongamos que una teorÃ.

que pueda hacer esto. Pero con toda seguridad. ya que sugiere que el únic modo deseable de tratar los errores es mediante el recurso a las teorÃ-aestadÃ-sticadel error. Pues la correcció de errores supone aquÃconvertir los datos acumulados acerca del comportamiento lingüÃ-sti falible y semicompetente de los humanos en datos acerca del modo en que se comportarÃ-un ser humano lingüÃ-sticamen competente. que entrañuna amplia correcció de errores. Tratar esto como una diferencia significativa. sino que tambié hay razones para suponer que está condenados al fracaso.son capaces de establecer una divisió de las teorÃ-ao de los datos en grupos que sean semejantes o desemejantes en un sentido filosóficament significativo. tales diferencias significativas no estriban en que una teorÃ. y no hay ninguna teorÃestadÃ-stic del error.estadÃ-stic de errores no ha sido aplicada a los datos no esclarece demasiado el modo en que los errores son tratados. y la de los babilonios y los griegos que. es verdad que los datos a los que se aplican las teorÃ-a difieren en cóm se han tratado los errores y tambiéque dichas diferencias a veces son filosóficament significativas al afectar al modo de confirmar las teorÃ-asal tipo de predicciones que se pueden hacer. pues supone tratar aquellos casos en que no se hace ninguna correcció de errores junto con aquellos otros en que se hacen correcciones significativas sin recurrir a la estadÃ-sticaEsto supone meter en el mismo saco la obra de Galileo y de Kepler. al menos aparentemente. La taxonomÃ. Decir que una teorÃ. su clasificació es positivamente perniciosa y confundente. De manera similar.estadÃ-stic del error vaya a ser de alguna utilidad.probabilÃ-s tica o estadÃ-stic de errores haya sido aplicada a los datos. Tomemos su divisió de los datos en corregibles e incorregibles. Pues estas teorÃ-aintentan ser teorÃ-a de competencia lingüÃ-stic mientras que los datos se toman de seres humanos falibles que sól se aproximan a la competencia en diversos grados. es incluir la mayorÃ. conocida o propuesta. etc. Una úti clasificació de los datos hecha tomando como base el modo como se tratan los errores nos permitirÃ. como lo hace el profesor Suppes. es decir.de los casos interesantes entre los datos no corregibles.tratar los problemas del error de Galileo que entrañaba correcciones de errores consistentes en convertir los datos acerca del modo en que . sino que incluso parece haber casos en que toda la evidencia està contra esta forma de tratarlos. Y no hay razó alguna para suponer que una teorÃ. no se ocuparon de los errores. si los medios son estadÃ-stico o no. Estoy pensando en la falta de éxitdel uso de medios estadÃ-sticopara tratar los errores de los datos cuando se los aplica a teorÃ-a de la gramátic y de la sicolingüÃ-stic Los intentos hechos no sól han sido poco satisfactorios.distinguir los modos en que ésto son tratados.del profesor Suppes no logra establecer esta distinción Por otra parte. una teorÃ-estadÃ-stic del error no podrÃ. Y esto no sól es insostenible.

ademá de el de recurrir a teorÃ-aestadÃ-sticade errores. distintos de tratar los errores de los datos. Por otra parte. filosóficament significativos.pueda hacer. de quÃparámetro relevantes se desconocen. no de la aplicació de rutinarias estadÃ-stica de errores.se comportan los cuerpos en la atmósfer en datos acerca del modo Generalmente la forma en que se tratan en que lo harÃ-a en un vacÃ-o los errores parece depender.han de tener que ver con el tipo de predicciones y demá que la teorÃ. la teorÃ. la medida en que la inclusió de nociones probabilÃ-stica haya de ser significativa es cuestió de cóm funcionan en la teorÃ-a no de si lo hacen o no. en los procesos de Markov los estados no se especific. Tanto una como otro utilizan nociones probabilÃ-sticaen sus formulaciones. El establece la dis- . y esto no depende fundamentalmente de que la teorÃ. Su divisió de las teorÃ-a en deterministas e indeterministas tambiées demasiado tosca. la noció de estado es estadÃ-sticy la teorÃ.de los gases ideales puede llevar a predecir estados posteriores único sól si se suponen ciertos requisitos externos adicionales. que su divisió parece filosóficament poco esclareccJora.recurra o no a nociones probabilÃ-sticas Aú hay otra dificultad en la distinció del profesor Suppes entre teorÃ-a deterministas e indeterministas. Concretamente. Pero.se puede emplear para hacer predicciones çdeterministas (por ejemplo. mientras que la primera nos permite predecir de forma çdeterminista estados subsiguientes únicos la segunda sól nos permite predecir estados equivalentes de equilibrio. Por consiguiente.cuántic y un proceso finito de Markov. de este modo. En la primera. La divisió que hace el profesor Suppes de los datos en corregibles y no corregibles encubre la mayor parte de ellos y. Las teorÃ-a que contienen nociones probabilÃ-stica pueden emplear éstade forma diferente. mi opinión que los ejemplos han tratado de ilustrar. Por ejemplo. y las teorÃ-a que no recurren a ellas pueden ser aducidas para hacer una serie de cosas diferentes -para hacer diferentes tipos de explicaciones o predicciones-. es que hay unos cuantos modos. a travéde la ecuació de ondas de Schrodinger) acerca de quà estados estadÃ-sticament cspecificados asumirà subsiguientemente el sistema. requisitos que no se requieren en el caso clásico O consideremos la diferencia entre la teorÃ. Y de un modo má general.de los gases ideales no contienen nociones probabilÃ-stica en sus formulaciones y se usan para hacer predicciones.-:n estadÃ-sticamente sino que má bien es el cambio entre estados lo que ocurre de un modo estadÃ-stico Lo que estoy tratando de ilustrar con estos ejemplos es que las diferencias filosóficament significativas entre los distintos tipos de teorÃ-ano está en que ésta recurran o no a nociones probabilÃ-sticasMá bien. le' mecánic clásic de partÃ-cula y la teorÃ. las diferencias filosóficament significativas que deben ser recogidas por una adecuada taxonomÃ. es demasiado tosca -tanto. en buena medida.

como determinista o no la clasificaremos asÃ.tinció basándos en si entraña o no nociones probabilÃ-sticas Pero en modo alguno està claro lo que quiere decir aentrañar nociones probabilÃ-sticasEs de presumir que é quiere decir que en el enunciado de la teorÃ. desde luego. Por otra parte. Si admitimos operadores má informales análogo a la probabilidad. 2) deben llevar a leyes deterministas definitivas y 3) deben apoyarse en una base firme de certeza perceptual. ¿Diremo que las leyes de los gases ideales entraña nociones probabilÃ-stica o que no las entrañan clasificaremos esta teorÃ. Pero.De nuevo aquà la taxonomÃ.del profesor Suppes parece demasiado tosca. estableciendo distinciones erróneas Las distinciones que hace no efectúa cortes filosóficament significativos. . todo lo que se sigue es que está fuera de juego en el sentido de que hoy no está muy de moda. entonces se presupone que la formulació de Darwin de la teorÃ. Aunque yo acepto su conclusión quisiera afirmar que su argumento no muestra que estas tesis sean falsas. su taxonomÃ-no es acertada por tratar de clasificar las teorÃ-aen término de la cuestió extrateóric de cóm se aplican ésta a los fenómenos Y para terminar quisiera rechazar la conclusió que el profesor Suppes establece al final de su artÃ-culoAllÃparece estar manteniendo que la aparició de teorÃ-a probabilÃ-stica en la ciencia muestra lo anticuado de la idea de que las teorÃ-a cientÃ-fica 1) deben dar una explicació causal absoluta. resolvemos el problema de Darwin.de la evolució es determinista -cosa que parece absurda-. no se sigue que esos criterios sean indeseables. Mostrar que está fuera de juego en el sentido estricto de que son deseos ingenuos que han de rechazarse requerirÃ-argumentos filosófico de un tipo que no se halla en el artÃ-cul del profesor Suppes.figura un operador probabilÃ-sticoPero si esto es lo que quiere decir. Para resumir la serie de tesis conectadas entre sÃque he estado manteniendo: Hay unos cuantos modos distintos filosóficament significativos de tratar los errores y hay unos cuantos modos tambiéfilosóficament significativos distintos en que las teorÃ-apueden caracterizar los fenómeno dentro de su ámbito TaxonomÃ-a que recogieran estas diferencias serÃ-a filosóficament deseables y no dejarÃ-a de ser útiles La taxonomÃ-del profesor Suppes es excesivamente tosca y deja de lado estas diferencias filosóficament significativas. Pero ¿quhacer con las leyes de los gases ideales? En la formulació de estas leyes no aparecen nociones probabilÃ-sticaspero el formalismo suele interpretarse como una descripció de determinadas relaciones entre presión volumen y temperatura que se dan como consecuencia de movimientos azarosos de partÃ-cula a gran escala. Todo lo que se sigue del uso actual de teorÃ-aprobabilÃ-sticaen la ciencia es que la ciencia hoy dÃ.acepta teorÃ-a que no se adecúa a esos criterios.

yo estoy desde luego de acuerdo -y asà lo digo en el artÃ-culo en que el determinismo de una teorÃ.de la gente tiende a hacer. por lo que se refiere a su tesis acerca de la distinció entre una teorÃ. voy a ocuparme de alguna de las cuestiones planteadas por é que me parece que son pertinentes y que es necesario tratar. estamos discutiendo desde los año 40 en que los dos éramoestudiantes graduados en Columbia.segú el modo en que se aplique una teorÃ-aPero si volvemos al tipo de consideració que el profesor Hempel hacÃ-ayer ' y que la mayorÃ. *mucho ruido y pocas nueces>>. Tambiécontamos con algo que hace de puente con la experimentació y los datos. En primer lugar.DISCUSION PROFESOR SUPPES Es un placer tener esta oportunidad de responder a Sylvain. entonces no identificamos la teorÃ. Mi primera respuesta a Sylvain es ésta El dice que mi artÃ-cul no conduce a nada. tario. .sól con el enunciado de sus principios. Y he querido incluir esto dentro de mi concepció de las teorÃ-asin dejar de estar de acuerdo en que hay una distinció entre lo que llamamos formalmente la 1 Ver la contribuci6n de Hempel a este volumen en la Sesi611 1. Y yo digo de su comenY hablando má seriamente.es intrÃ-nsec a la formulació formal o intrÃ-nsec de la teorÃ-a en tanto que la corregibilidad de los datos varÃ. Debo decir que Sylvain y yo nos conocemos desde hace muchos año de tal forma que no vamos a enfrentarnos ahora.determinista y mi distinció acerca de la corregibilidad de los datos.

ni creo que sus argumentos hayan sido concluyentes en este sentido. Pasando ahora al punto siguiente.má bien.que se trata precisamente de una cómod simplificació por parte de Galileo. Paradóji camente. Laplace formulà su gran tesis acerca del determinismo no en su tratado de la mecánic celeste *. el punto de vista determinista de Laplace no es ni seriamente aceptado ni cuestió doctrinal en la ciencia de hoy. Pero a mÃme parece un error considerar las cosas asÃ-y dirÃ. Laplace (1814 y (1951).que habérsela con la atmósfera y en que los gramáti cos y sicolingüista estaban interesados en una teorÃ. El basà su afirmació en el hecho de que Galileo estaba en realidad interesado en el vacÃ-o pero tenÃ. pero tienen que habérsela con seres humanos falibles. de los gramático y de los sicolingüistas No se trata de que haya un interé por el vacÃ. por asÃdecirlo. a que yo me he referido hacia el final. si quisiera sostener esta tesis (que no sostengo).sino en su tratado de la probabilidad3.en contraposició a la atmósfera se trata precisamente de que la teorÃ.de errores diferente. Y me parece 2 3 Laplace (1882). Segú él la probabilidad era operativa gracias a la ignorancia de las causas. es que la no existencia de teorÃ-a deterministas para ciertos fenómeno importantes y fundamentales es un argumento a favor de tal hecho. Pero algo importante ha sucedido al punto de vista determinista de Laplace acerca de las teorÃ-a cientÃ-ficasEs lo siguiente. . desde luego.de la competencia. o està implicado por. la existencia de teorÃ-aprobabilÃ-sticasLo que creo que es importante es el cambio de atmósfer ocurrido tanto en la ciencia como en la filosofÃ-aNo he querido decir que la existencia de teorÃ-a probabilÃ-stica sea un argumento en favor de lo anticuado de las tesis del absoluto o de la casualidad últim o de la certeza de la percepción Lo que dirÃ.hubiese sido difÃ-cide formular si se hubiera dedicado una atenció má estricta a la atmósfera No estoy tratando de conceder que haya un tipo distinto de teorÃde errores -un tipo distinto de animal. se siga de. que lo anticuado del absolutismo y de la certeza. A diferencia de lo que sucede cuando los cientÃ-fico está en los altares. En este sentido. ya que para é la probabilidad era subjetiva. me parece que hay una confusió en la lectura de Sylvain de mi artÃ-culoEn é no mantengo. en que en los ejemplos que cita de Galileo y de los gramaticos y sicolingüista funcione una teorÃ. es interesante recordar la postura de Laplace acerca del determinismo. la formulació axiomática y la teorÃ-aEstoy de acuerdo con esto y no veo la necesidad de mantener algo que ya he establecido en mi artÃ-culoNo coincido con Sylvain.formulació de principios -o para decirlo con mis propias palabras.

PROFESOR CAUSEY Me gustarÃ. ¿Hast quà punto puede la teorÃ-estadÃ-sticexistente en este momento servirle de guÃ.probabilÃ-s tica? En otras palabras.determinista. con implicaciones muy considerables para la filosofÃ-a El paso históric del desarrollo de teorÃ-a deterministas con análisi causales definitivos y datos no corregibles a teorÃ-a probabilÃ-stica con datos corregibles es un desarrollo de importancia. con que mi clasificació es tosca.de acuerdo -a saber.Hay muchas distinciones adicionales de importancia acerca de los problemas del error. é se muestra interesado en la posibilidad de construir una teorÃ. El desarrollo de teorÃ-a probabilÃ-stica y el reconocimiento de que las teorÃ-adeterministas que tanto dominaron la fÃ-sic clásic aparentemente ya no van a seguir haciéndolde ahora en adelante son hechos importantes y fundamentales. Supongamos que un cientÃ-fic està estudiando ciertos fenómeno y tratando de desarrollar una teorÃ. Luego. Admitiendo lo tosco de las distinciones que yo he hecho. hay en su comentario un punto con el que yo sÃestarÃ.que el hecho de que las teorÃ-adeterministas no hayan tenido éxit ha llevado a que la doctrina Laplaceana -y. ¿puede o hasta quÃpunto puede. No es má que preliminar y no pretendo ir má allá. pero que no es mas que eso: una referencia retórica la cual no ofrece una clasificació de las teorÃ-a como alternativa a la que yo he propuesto.de los mismos y que ha logrado un aéxit parcialn con una teorÃ.respecto a si debe o no desarrollar una teorÃ. Kantiana. Me parece que su retóric referencia a la ignorancia es sutil. esta teorÃser una ayuda metodológic para é en la construcció real de teorÃ-as .de errores junto con ella.determinista del siguiente modo: é ha sido capaz de conseguir un ajuste razonable con las predicciones de su teorÃ. en esto puedo estar de acuerdo con él pero no creo que é nos haya ofrecido una alternativa seria que pueda servir de punto de partida. tanto filosófic como cientÃ-ficade primer orden. Como ya he leÃ-d un largo artÃ-cul no creo oportuno recapitular ahora por quÃme parece que la clasificació que he dado es de algú interés Sin embargo.probabilÃ-stic y tal vez de usar una teorÃ. si se quiere. Sylvain dice que la clasificació que yo he propuesto no tiene ningú interé y menciona una serie de cuestiones que é cree que sÃlo tienen.hacerle a Pat Suppes una pregunta muy general que pueda ayudarme a aclarar un poco mis ideas.haya pasado de moda. quisiera acabar este comentario con una observació final. suponiendo tan sól que se hallan implÃ-cito un gran númer de errores experimentales.

pero es importante sól en la medida en que la probabilidad es una noció que todavÃno hemos logrado explicar satisfactoriamente. se corresponde con el problema usual del determinismo. Me parece que su clasificació se queda en que las {(proteorÃ-ase pueden dividir en aquellas que contienen el términ babilidad~y aquellas que no. Lo que quiero decir aquà es que me parece que es interesante dividir las teorÃ-a en aquellas que contienen explÃ-citamentnociones tales como casual^ o <<al azar)) o çpocasualidadn o las matemática de la probabilidad y aquellas que no.probabilÃ-stic debido a que no pueden dar cuenta de las discrepancias ni los errores de observació ni las teorÃ-adeterministas conocidas. hecho al final de su artÃ-culome parece que no se halla bien apoyado ni por la argumentació interna de su artÃ-cul ni por lo que usted introducÃ. Tomemos un fenómen muy comú relacionado con un fenómen de tipo radiactivo. esto plasma probabilÃ-sticament todos los fenómeno distribucionales de radiació en un ejemplo muy corriente. El cese de la radiació es un buen ejemplo.no sabemos cóm exponer de alguna otra forma los primeros tipos de teorÃ-a Pero tambiées importante que tampoco sabemos que en principio esto no se puede hacer. Esto es cierto. PROFESOR PUTNAM Me fastidia su ataque a las teorÃ-adeterministas. teniendo en cuenta que por ((teorÃ-determi- .y otros que no. sea tan importante como la existente entre teorÃ-a que usan el cálcul y teorÃ-aque no. Las diferencias en la medida de la duració de bombillas preparadas de forma homogé nea son demasiado amplias como para ser debidas a errores de medida. usted divide los datos en datos que utilizan sus matemAticas favoritas -las matemática de los errores. la predicció de cuánd se apagarà una bombilla.ahora acerca del desarrollo externo de la ciencia. Aunque ambas distinciones pueden ser interesantes desde el punto de vista de un teóric de la probabilidad o de un estadÃ-stico no creo que puedan serlo desde un punto de vista filosófico Dudo incluso que la divisió de teorÃ-a en aquellas que usan la noció de probabilidad y aquellas que no.PROFESOR SUPPES Me parece que en muchos casos clásico hay una evidencia clara. tal y como usted usa el términ~ d e t e r m i n i s t ano ~ . Lo fundamental para mi tesis es que hay muchos casos obvios en que se requiere una teorÃ. Desde luego. Y tanto en la mecánic estadÃ-stic como en la cuántic ést es una cuestió muy álgidaEn segundo lugar. Y yo serÃ-el últim en decir como filósof de la ciencia que ést sea el mejor modo de dividir las teorÃ-asAhora bien. por la simple razó de que todavÃ. Su ataque a las teorÃ-a deterministas.

el enunciado ((determinista~. La teorÃ. que son verdaderos al menos para cuantificar los potenciales y los campos que se extienden en torno a cada cuerpo de masa del universo. que puede ser verdadera para todo lo que conocemos realmente. que se la puede reformular como una teorÃ. En otras palabras. desde lo má pequeñ a lo má grande. Pero lo malo es que la mecánic cuántic no establece (ni siquiera en su forma standard ni en la versió de von Neumann) que los valores futuros de un solo observable sean en principios impredecibles. dicho sea de pasada. de que cada cuerpo del universo genera un campo o potencial que se extiende indefinidamente y que puede permanecer extendiéndose Este es un enunciado determinista muy importante.que no usa estas matemática de la probabilidad. existe algú observable tal que si se lo mide justo en este momento se puede predecir el valor de dicho observable en el momento futuro t'. creo que su afirmació de que la ciencia camina de teorÃ-adeterministas a probabilÃ-stica se halla muy débilment respaldada por la evidencia. En el ejemplo de la bombilla. De hecho.totalmente perfecta. Este es un hecho asombroso: La únic teorÃ. Pero probablemente yo no he medido este observable esta mañanapor lo que la impredictibilidad del momento en que la luz va a dejar de lucir se reduce a la perogrullada de que si no se ha . si usted quiere. es una teorÃ-en la que tenemos hoy dÃ-gran confianza.probabilÃ-sticaY a pesar de su crÃ-tic a Maxwell por no mostrarse interesado en los errores de medida. pero hay algunos enunciados que se pueden hacer sin el concepto de probabilidad. una de las crÃ-ticaa la axiomatizació de von Neumann es que implica precisamente lo contrario: para cualquier observador en un momento t.determinista del momento en que la bombilla deja de alumbrar.gravitacional.del tensor electromagnético que no es una teorÃ. es una cuestió muy controvertida. No veo que el hecho de que podamos querer usar la noció de probabilidad en algunos enunciados sea una razó para pensar que vayamos a querer dejar de hacer enunciados en la ciencia que no contengan la noció de probabilidad.nistan usted entiende una teorÃ.y que apoya esto en la mecánic cuántica diciendo que depende de ciertos acontecimientos cuán ticos que en principio no son predecibles. no se trata de una teorÃ.de Maxwell es la únic que realmente sigue valiendo.determinista -pero esto. si se quiere conocer el valor de ese observable en un momento futuro t'. Por último pasando a la mecánic clásica sà por mà mismo. si la bombilla deja de alumbrar justo en este momento. Tomemos la teorÃ. hay en principio alguna medida que yo hubiera podido hacer esta mañan que me hubiera podido indicar este hecho.que realmente ha tenido una enorme supervivencia sin precedentes es la teorÃ. Sucede que este es un potencial retardado y no un potencial no instantáneo pero Newton no estaba totalmente equivocado cuando establecÃ. desde luego. supongamos que usted dice que no se puede llegar a una teorÃ.

es una cosa insignificante como para pretender derivar de ella una tesis general respecto a las teorÃ-a cientÃ-ficas Creo que es algo asà como decir 40s seres humanos no pueden conocer realmente las leyes2 y ést es una actitud tÃ-pic del capitalismo avanzado. en los textos modernos sobre la teorÃ. y una serie de textos actuales contendrá una afirmació totalmente explÃ-cit y minuciosa de las limitaciones de la teorÃ. es normal decir que la teorÃ. no estoy de acuerdo con la universalidad a que Hilary Putnam alude. Siento no disponer de datos empÃ-ricosobre esta cuestión pero si consideramos la literatura actual de la ciencia -es decir. en el siguiente sentido. Me ocuparà en primer lugar de las concretas.en el campo microscópico No estoy seguro de que la observació de Hilary fuera en esta dirección pero a mà me parece que es importante señala que es precisamente el tipo de cosa y de cualificació que faltan en Maxwell. Quiero decir que me parece que mi afirmació acerca del cambio de los tipos de teorÃ-aes una afirmació empÃ-ricque yo no he respaldado con datos serios. . en el libro 111 de los Principia de Newton se dedica 4 Virenton (1968).de Maxwell. Pero ademá me gustarÃ. Respecto a la teorÃ. Es normal. PROFESOR SUPPES Hilary Putnan ha puesto sobre el tapete una serie de cuestiones que me parecen importantes. Por consiguiente.me parece que reunirÃ-amo un considerable apoyo en favor de algunas de mis afirmaciones acerca de las teorÃ-a probabilÃ-sticasPodrÃ-amo observar el cambio de frecuencia en el tiempo con que aparecen teorÃ-a probabilÃ-stica en las principales publicaciones de las distintas áreasy ver si lo que yo digo es cierto. la literatura contemporáne de lo que se publica actualmente como nueva ciencia.probabilÃ-stic en la fÃ-sicay me parece que explorar este cambio ocurrido entre 1850 y 1969 serÃ.electromagnétic en su presentació clásic no intenta establecer medidas inferiores al orden cm.de los errores.hecho la medida adecuada en el momento apropiado. por ejemplo.volver sobre lo que he dicho sobre Maxwell en mi artÃ-culoYo creo. Es más yo creo que todos estarÃ-amo de acuerdo en que si consideráramo la literatura de la fÃ-sic anterior a 1850 nos encontrarÃ-amocon que no hay ninguna teorÃ. que aunque en Newton no se halle explÃ-cit una teorÃ.electromagnética establecer con todo cuidado lo que constituyen las dimensiones en relació con las cuales se supone que vale la teorÃ-aPor ejemplo.una tarea interesante. me parece que en realidad esta teorÃ-a la mecánic cuántica acerca de cuya interpretació no existe un acuerdo general. entonces no se puede predecir el observable adecuado en el momento posterior apropiado.

Estoy totalmente de acuerdo con sus observaciones acerca de Newton. En cuanto a sus dudas generales de que la distinció entre teorÃ-adeterministas y probabilÃ-stica sea filosóficament importante.extenderme un poco sobre las observaciones hechas en mi artÃ-culo Tanto la noció de contraposició entre teorÃ-adeterministas y probabilÃ-stica como la de la que media entre datos corregibles e incorregibles está totalmente vinculadas a nuestras nociones de error.y teologÃ.del azar. Y me parece que una de las mayores sorpresas intelectuales es lo muy tarde que han aparecido una teorÃ.sistemátic del error. Las afirmaciones que hace son profusas y las pruebas estarÃ-a en un análisi detallado que é no ofrece.un problema abierto. pasarà por alto semejante afirmación se trata de una argumentació muy elaborada y especial que nos pilla demasiado lejos. pero sÃen alguna medida.sistemátic del error. No estoy de acuerdo con el análisi que Hilary hace del caso de la bombilla y creo que me gustarÃ-apoyar mis observaciones.no trata de forma satisfactoria? Es triste que el tratado de Maxwell no sea má preciso sobre este tema.determinista.al error una atenció mucho mayor que en el tratado de Maxwell sobre la electricidad y el magnetismo '. todo esto es filosófica mente importante.sistemátic de la probabilidad y una teorÃ. má relativistas y má modestas. En cuanto a lo que dice Hilary de que la mecánic cuántic es una teorÃ. Es el origen -no totalmente.y su comú apuesta por la certeza y el absolutismo.y disciplinas afines. Cuando uno lee el tratado de'Maxwel1. Estas son má escéptica(en sentido estricto). Teniendo en cuenta las estrechas conexiones entre filosofÃ. Dudo mucho que tal análisis desde un punto de vista teórico pueda hacerse. de causa y de azar. . me gustarÃ. no puede salir con una idea clara de cuále son los problemas que no se han comprendido: ¿Qucosas son las que probablemente son problemas de errores de medida? ¿Dónel acuerdo no es suficientemente bueno debido a que tampoco lo es nuestro sistema de medida? ¿Cuálson las cosas que la teorÃ. estoy de acuerdo en que el status de la probabilidad es todavÃ. Las cuestiones acerca de la tendencia a despegarse de la tesis Laplaciana de que hay causas verdaderas o últimas de que la probabilidad no es má que una expresió de ignorancia y de que el azar tambiées una expresió de ignorancia por parte del observa5 Maxwell (1892). En relació con esto.de las formas seculares de considerar hoy el mundo. el entretejimiento entre ciencia y filosofÃrespecto a la forma de pensar sobre el azar y la creciente intrusió de estas ideas en la corriente de la ciencia. mi afirmació acerca de é es simplemente que no tiene una teorÃ. Los fundamentos conceptuales de la probabilidad siguen siendo una importante fuente de análisi y controversia en la filosofÃ. una teorÃ.

Lo que me molesta es la cantidad de implicaciones incorregibles> del artÃ-cul que se esconden tras la expresió <<datos de Pat. Ahora bien.valga y es un procedimiento perfecta- . El propio ejemplo de Pat de la relació de paternidad biológic ofrece una ejemplificació de lo que quiero decir. y Pat parece darse cuenta de esto. ya que inmediatamente pasa a decir <<supongamos que aplicamos ést a una determinada població de seres humanos y que la teorÃ. los datos para hacer que la teorÃ. esto es. a mi juicio. no se requiere ninguna. La cuestió de dónd reside el azar.del error encargada de la manipulació de tales datos y. pero (quÃserÃ-una teorÃ-de errores en este caso? Desde luego. sigue siendo de importancia filosófic fundamental.dor y no algo in natura.ser la certeza de la percepció (por ejemplo. de un lenguaje de datos sensoriales). pero la cuestió me parece lo suficientemente importante como para correr el riesgo de caer en repetición Su importancia se ve subrayada por lo que Pat Suppes acaba de decir.del error y de las teorÃ-aprobabilÃ-stica que. PROFESOR KUHN No estoy del todo seguro de que la observació que me gustarÃhacer no sea otra cosa que una simple ampliació o incluso una mera recapitulació de lo que ya ha dicho Sylvain Bromberger.valga>. cabe la esperanza de que podamos encontrar por lo menos arena donde apoyar esta noción Me parece que es una noció prometedora. en cierto modo.no vale. Creo que uno de los principales puntos de su artÃ-cul con interéfilosófic es la idea de que. si totalmente en el observador o en la naturaleza. Y me parece que se debe discutir este problema para poder llegar a las cuestiones de la teorÃ. en cualquiera de los sentidos que yo conozco. Entonces sabemos cóm arreglar esto: vamos y determinamos los padres de la demá gente viva aumentando el tamañ del conjunto A de forma que la teorÃ. corregir. tambiéde que las teorÃ-aque apliquemos a los datos sean teorÃ-aprobabilÃ-sticasLo que me sorprende es que. de tal forma que aunque no sea má que una recapitulación me parece que tiene interé hacerla. se hallan relacionadas con la distinció entre teorÃ-aprobabilÃ-sticay teorÃ-adeterministas. dadas las dificultades cada vez mayores de volver a encontrar una roca firme correspondiente a lo que solÃ. aunque el enfoque de Pat tiene verdadero interés su artÃ-cul despacha rápidament el problema central acerca de la corregibilidad de los datos. El dice que los datos son no corregibles en el sentido de que no tenemos una teorÃde errores. si hablamos de algo que sea (aquÃy ahora) datos no corregibles. pero lo que sucede a continuació en el artÃ-cul de Pat es que la diferencia entre datos corregibles y no corregibles se la hace depender de que haya una teorÃ. son de nivel ulterior.

De este modo.probabilÃ-stic de errores. Hay muchos casos de este tipo. Sin embargo. y que si nos ocupamos de la ciencia má avanzada y no meramente de ejemplos simples. si lo que se busca es la arena.de errores en conexió con la astronomÃ..muy competente y ampliamente generalizada para tratarlas.de errores o de una teorÃ.antigua. de tratar las observaciones ambiguas.por el mero hecho de seguir machacando en una teorÃ. yo estoy de acuerdo con las observaciones de Tom de que deberÃ-amoanalizar y pensar en esas diferentes formas anecdótica de tratar de los astrónomo que se duermen. SerÃenormemente sorprendente que la hubiera. Pat dice tambié que hasta donde é puede conocer (y lo mismo me pasa ami) no hay indicació alguna de que hubiera ninguna teorÃ. PROFESOR SUPPES Veo que tambiéestoy en total desacuerdo con Tom Kuhn. y luego desecha éstcomo no hubiera podido trazar una un dato por el que simplemente é curva. En otras palabras.antigua. pero que me parece que es preciso empezar respondiendo si se quiere uno adherir al enfoque que Pat està defendiendo. es evidente que considerando sus datos y haciendo sus cálculo un astrónom tras otro dice: ael observador debe haberse dormido esta noche porque esto està completamente desalineadon. La corregibilidad no requiere una teorÃ. entonces la importancia de esta teorÃ.probabilÃ-sticaLa corregibilidad de los datos no parece depender de una teorÃ. Ejemplos de selecciones de datos. de decisiones de quà datos son buenos y quà datos son malos abundan en la astronomÃ. Tal vez uno de los problemas resida en que yo me sitú principalmente en el siglo xx -y no en un siglo anterior.mente tÃ-pic que se usa en las ciencias. Pero no veo de quà forma se pueda subsumir esto como un caso especial de teorÃ. en relació con el problema de la precesión por ejemplo. Expondrà un ejemplo clásic que pertenece al siglo veinte -el ejemplo de la repetició experi- .se hace mucho má evidente. Esto es simplemente fiarnos del mecanismo de que disponemos y pasar por alto todo lo que es filosóficament interesante sobre los datos no corregibles. estas cosas son importantes en la ciencia.de errores. desde luego. A mi modo de ver sugieren que el problema real es q H a s t a quà punto es razonable desechar los datos porque no cuadran con la teorÃ-a? ¿Hast dónd se puede llegar responsablemente y cuále son los lÃ-mitesEsta es una cuestió que no puedo responder.cuando pienso sobre la ciencia. etc.de la probabilidad. yo creo que es un error actuar como si uno estuviera abordando este tipo de problema -que a mà me parece que es el problema de los datos no corregibles. Pero lo que me parece metodológiccament importante es que tambiése ha desarrollado una teorÃ.

C. Michelson diseñ un aparato que contenÃ. y H.de haber una diferencia del orden de 10-8 en la velocidad observada de la luz en las dos estaciones.de la relatividad y que se resucitara la del éte -aun cuando fueran los resultados negativos de Michelson-Morley los que habÃ-a llevado a la sustitució de la teorÃdel éte por la de la relatividad. Tom Kuhn conoce mejor la ciencia del siglo xx y sabe má de este problema que yo.mental que D. Caps. Miller repitià los experimentos de Michelson-Morley sobre el movimiento de la tierra a travé del éte y se descolgà con un resultado no negativo. colocados sobre un soporte muy estable que era lo suficientemente exacto como para que la diferencia predicha en la velocidad observada de la luz pudiera ser detectada y medida como un cambio de franja. W. En sus experimentos iniciales Michelson no logrà observar el cambio predicho (ver Michelson (1881)). pues. que llenaba el espacio) a travé del cual se propagaban las ondas electromagnéticas Este éte se suponÃ. C. desde luego. pero siguià sin detectar ningú cambio (ver Michelson y Morley (1887)). separados por cierta distancia. Los resultados de Miller fueron discutidos. C. A.del éte(una interesante exposició de algunos de los má célebre puede hallarse en un apéndicde Michelson y Morley (1887)). Los campos electromagnéticose concebÃ-a como una especie de presió en el éteque podÃ. Sin embargo.del éteelectromagnéticoEn respuesta al experimento de Michelson-Morley. Miller hizo de los experimentos de MichelsonMorley.especial de la relatividad se obtuvieron a partir de esos experimentos y de otros afines.un interferómetr de alta precisió con tres espejos.que estaba tan enrarecido que los planetas podÃ-a atravesarlo sin apenas fricció apreciable. Lorenzt estudià sus resultados y su trabajo durante muchos año sin hallar ningú defecto en ellos. 68 (1928).electromagnétic pre-relativista postulaba un medio enrarecido. mucho despuéde que la teorÃ. transparente. (De hecho.. págs 341 y SS. A. ver Shankland (1963) y tambié el informe de la conferencia mencionada antes en el Astrophysical Journal. 3 y 4). uno de ellos semiplateado. má tarde con E. si el éteexistiera entonces deberÃ. repitià el experimento de Michelson-Morley y obtuvo resultados positivos má pequeño que el cambio predicho en la velocidad de la luz debido al 6ter postulado. El experimento de Michelson-Morley provoc6. Fue en 1955 cuando se encontrà una explicació satisfactoria de lo que estaba mal en los resultados de Miller. A. (Para una exposició detallada de la fÃ-sic del experimento. . Es evidente que este fue un experimento crucial. cuyos resultados negativos bajaron seriamente la cotizació de la teorÃ. Morley aumentà la precisió de su aparato. Es ést un ejemplo verdaderamente interesante dado que D. C. Durante mucho tiempo se supo cóm probar la hipótesi del éterDado que la tierra se mueve en su órbit a una velocidad desconocida y que éstdifiere en verano y en invierno en unas 36 millas/seg. una crisis que no fue resuelta hasta el desarrollo por parte de Einstein de la teorÃ. pese a la consternació que causó nunca se propuso seriamente que se descartara la teorÃ. Miller en seguida. un fÃ-sicoD.de la relatividad hubiese sido aceptada y la del éterechazada. probablemente é corregirà mi exposició del caso D.transmitir ondas a travédel mismo. tal 6 La teorÃ. Para una exposició de los resultados de Miller. ver Bohm (1965). se hicieron varios esfuerzos infructuosos para salvar la teorÃ. los resultados experimentales parecen estar en desacuerdo con los experimentos de Michelson-Morley y con todas las consecuencias que para la teorÃ.de la relatividad y hasta la posterior aceptació de 6sta por los fÃ-sicosEn 1925. Miller. Durante mucho tiempo.) Los hechos. omnipresente (por ejemplo. sin llegar a ninguna conclusión en una conferencia celebrada en 1927 à 1928. los fÃ-sico carecieron de aparatos capaces de hacer medidas fiables de esta magnitud. Hacia el final del siglo XIX se desarrollaron interferómetro capaces de una gran precisión Hacia 1880.

PROFESOR COHEN Empezarà señaland que estoy satisfecho de no vivir en el siNo tiene nada de glo xx por lo que toca a mis tareas académicas extraño por tanto. un viejo amigo con el que he discutido alegremente en muchas ocasiones.como los recuerdos. Lagrange y Laplace y que tanta importancia tuvo después Creo que basta con este ejemplo detallado. aunque sól sea porque no creo que haya sido tan original como para ser punto de partida de una nueva disciplina -pero esto es sól una conjetura-.hacer un par de observaciones. Simpson y Laplace. acerca del debate en torno al experimento de Miller son má o menos éstos Se establecià un comità para investigar los experimentos de Miller y en concreto la exactitud del aparato. El informe de dicha comisió no consistià en decir cosas tales como çMilleestaba borracho una noche y daba tumbos en su laboratorio^ o <Otra noche Miller se durmió)u otras diversas consideraciones anecdótica de cóm se han cometido errores en los datos. no . Maxwell. Mili. lo metodol6gicamente importante y el paso adelante sobre las concepciones ingenuas es este desarrollo iniciado con Simpson. Newton.que tan gloriosamente se inicià con Laplace se refleja en este ejemplo y no en el del babilonio que se duerme una noche. El primer punto alude a dos ejemplos. El informe consistià en un análisi cuantitativo detallado de la exactitud del aparato experimental y en un argumento detallado destinado a mostrar que dicha exactitud no era suficiente para apoyar las afirmaciones que Miller hacia. Kant. que me haya resultado un poco asombroso ver cóm Pat Suppes. Me parece que el principal avance de la metodologÃ. Aunque estoy dispuesto a creer que é es un pionero. supongo que debe haber habido importantes precursores. mientras que la segunda toma un rumbo diferente. Es evidente que no deseo construir la teorÃ. pero conozco las obras de Simpson. porque yo no creo en realidad que el problema que nos ocupa se base por completo en discrepancias anecdóticas Nunca he hecho un estudio detallado de la historia de la teorÃde errores. Bayes.sobre arena -sino sól con consideraciones estructurales adecuadas. Esta no es en modo alguno la naturaleza del informe en torno a los experimentos de Miller. Newton y Maxwell. Me gustarÃ. la primera de las cuales refuerza lo que acaba de decir el profesor Kuhn. Desde luego. aunque tambié se hagan referencias a Ptolomeo. Està directamente relacionado con las observaciones del profesor Kuhn. expone un artÃ-cul contemporáne en el que el únic ejemplo que propone sacado de este siglo es un experimento suyo. No es que el sueñ del babilonio no sea importante -pero el verdadero avance.

no cabe duda de que este tema tuvo para é la mayor impottancia. en el que señal la existencia de toda una serie de valores ligeramente distintos de la distancia de la tierra a la luna. má amplios y mejor dotados de instrumentos. en los Phenomena del comienzo del Libro 111.de la luna. En su conferencia inaugural se refirià a la importancia de las medidas. tema que fue analizado en su libro de Optica . diciendo que debemos hallar quà rasgos de los fenómeno son <(susceptiblesde medida y quÃmedidas se requieren para hacer una especificació completa de los fenómenos).un factor de error introducido por la refracció de la luz al entrar en la atmósfer de la tierra y se preocuparon mucho de cóm corregirlo. En el Libro 111 de los Principia anteriormente citado. Fue precisamente en esta célebrconferencia. debemos darnos cuenta de que durante muchos siglos ha habido una seria preocupació por la exactitud de los datos. Newton consigna con gran frecuencia conjuntos de datos con valores distintos procedentes de diversos observadores e incluso introduce datos numérico nuevos de una edició a otra. Clerk Maxwell y nuestro conferenciante tiene razó ciertamente en su afirmació de que en el gran tratado de Maxwell sobre la Electricidad y el Magnetismo no se ve por ninguna parte preocupació alguna por analizar sistemáticament los errores de medida. en los términomá enfático posibles. Haya o no haya sistematizado Newton sus ideas acerca de la exactitud de la observació o de las discrepancias entre las distintas observaciones. Se ha mencionado el nombre de J. por ejemplo. Y esto puede resultar mas asombroso aú si consideramos el hecho de que Maxwell se dio cuenta de la importancia de la medición lo cual se convirtià en un rasgo caracterÃ-stic del nuevo Laboratorio Cavendish del que é fue el primer director. todos los cuales estaban seriamente preocupados por las observaciones o medidas allÃdonde los datos no concordaban. En suma. Newton buscà los datos má exactos posibles y su correspondencia con el astrónom Flamsteed revela la importancia estratégicde conseguir las mejores observaciones posibles. Los astrónomo islámico introdujeron nuevos método de ajuste de datos y de observació y construyeron nuevos observatorios. presuntamente escrito despué de su gran obra de AstronomÃ-aPero a partir de él los astrónomo se dieron cuenta de que habÃ. IV. al establecer que la caracterÃ-stic de los experimentos modernos estriba <en que éstose componen . en relació con los movimientos de los satélite de Júpite y de su distancia al centro de éste o en el Escolio a la Prop. ¿Poquà lo hicieron si no tenÃ-a necesidad de aumentar la exactitud de los datos? En su principal trabajo de astronomÃ-ael Almagesto. Estando como estaba ocupado en la teorÃ. Ptolomeo mismo no hizo correcciones de las refracciones atmosféri cas.puede caber duda de que existià una tradició entre los principales cientÃ-ficodel siglo XVII.

en modo alguno. a grandes momentos del siglo xx. sino má bien la fuerza que pueden tener una intuició o percepció profundas que trasciendan las limitaciones de los meros número de los datos conocidos. Uno de los ejemplos má dramático pertenece a los principios del siglo XIX.atómica A algunos cientÃ-fico no les gustan los ejemplos de este tipo. incluso hasta el extremo de decir que es probable que ciertos nú meros tal vez deban ser hechos. realizados por mÃ-no querÃsino aludir a experimentos sencillos.fundamentalmente de medid as^. a los que me he referido.donde podemos encontrarnos con un cientÃ-fic dispuesto a ignorar las limitaciones de los hechos numéricoen consideració a una teorÃ. y nos advierten que no digamos nunca a nuestros alumnos que los descubrimientos se han hecho de esta forma. etc. donde se refirià a la ~ o p i n i à ³ de n que ((parece tenerse noticia* de que dentro de poco ((todas las grandes constantes fÃ-sica habrá sido calculadas de forma má o menos aproximada. ¿N puede ocurrir que estemos concentrándono demasiado en los datos.correcta.estarÃ-a cavando y no sabrÃ-amo nada acerca del tema. de que si los hombres hubieran tratado de descubrir la ley de la atracció gravitacional de la tierra cavando hacia su centro. y que la únic ocupació que quedarà entonces para el hombre de ciencia serà proseguir esas medidas de un orden decimal a otro>. Si he mencionado mis propios experimentos ha sido porque en ellos yo controlaba los datos en detalle. no por su importancia'cientÃ-fica pues se trata de algo completamente transitorio. porque tienen la virtud especial de çmachacar la evidencia o de falsificar^ los datos. Dichos ejemplos no ilustran que la verdad se deriva del error. Quisiera en primer lugar dejar bien claro que con los experimentos. PROFESOR SUPPES Es un placer para mÃcomentar las observaciones de Bernard Cohen. todavÃ. pero. Fue precisamente de esta forma como Dalton procedià a desarrollar su teorÃ. A la larga ¿cuà ha sido la fuerza má impulsora del avance de la ciencia: las buenas ideas o los número exactos? Dalton en cierta ocasió hizo a sus crÃ-tico la observación y yo voy a parafrasear sus palabras para terminar. Pasando ahora al segundo punto voy a expresarlo en forma de pregunta al ponente. en datos numéricos en la exactitud de los datos? La historia nos muestra ejemplos de cientÃ-fico que fueron capaces de dar un gran salto cualitativo gracias a que no se vieron limitados por los datos. unos un poco má pequeños otros una pizca má grandes. Trabajando en estas áreashe . El gran ejemplo que yo he puesto del siglo xx es el de la mecánic cuánticaque estÃpor completo dentro de la tradició de Laplace y de Newton.

dada la relativa simplicidad conceptual y matemátic de las ideas iniciales y. tema que ya ha cambiado mucho en los diez año que hace que se realizaron estos experimentos.explÃ-cit de errores o de la probabilidad. . 2 y 5.haciendo hincapià en que el punto de interé conceptual y filosófic es que haya aparecido tan tarde una teorÃ. Caps. que se usa -quizà de una forma exploratoria. Al reseñaesos datos de regresió (y la literatura cientÃ-fic actual de diferentes disciplinas ahora en desarrollo està llena de tales reseñasahora se da un informe muy claro. Una apacible exposició Ptolomeo o Laplace puede resultar confundente debido al ritmo de la ciencia actual y a la rapidez de su desarrollo. ya son asunto de historia menor acerca del tema al que pertenecen. Estos método lineales son muy corrientes en economÃ-aen biologÃ. Volviendo a los problemas del error. por el contrario. estoy de acuerdo con muchas de las cosas que usted ha dicho y que otra gente ha dicho aquÃpero. la enorme complejidad que se halla en muchas de las partes del análisi de la astronomÃ-antigua. Vuelvo a insistir en que no creo que los experimentos a los que me referà tengan importancia cientÃ-fic seria. Respecto a las observaciones acerca de Maxwell. pienso que usted puede hallar observaciones en el tratado8 que está en la 7 8 Ver Neugebauer (1969).y los datos. má bien simple. Pero ha aparecido una diferencia muy importante. A la vista de esta larga historia. Tengo sensació del carácte transitorio del pensamiento cientÃ-fic actual y de la enorme velocidad con que cambian las teorÃ-ascon que aparecen los datos y con que se presentan nuevos datos. lo que me parece sorprendente es el hecho de que alguna de estas cosas no haya comenzado antes. desde un punto de vista probabilÃ-stico del status de la relació entre la teorÃ.reflexionado en alguno de estos experimentos má bien simples y me he convencido de su transitoriedad. con todo. Tomemos los métodolineales de los babilonios. es importante que mantengamos esto presente. Los métodolineales que son en espÃ-ritmuy parecidos a los de los babilonios se usan ahora en partes de la ciencia actual que presentan el grado de desarrollo que tenÃ. la tradició de usar método de regresió no se ha separado demasiado del espÃ-rit intelectual de los métodolineales de los babilonios. Maxwell (1892). Y aú continuarÃ. Por ejemplo. un tipo de métodnuméric para hacer predicciones astronómica 7. insito en el hecho de que creo que hay algunos enigmas intelectuales de considerable interés Para ver lo que quiero decir vamos a tomar otro ejemplo de los antiguos.lineal. para mhs detalles.y en psicologÃ-aDe hecho. es sorprendente que cosas tan elementales como éstano se pusieran en marcha.la astronomÃ-babilonia. pues se trata de un punto que podemos olvidar en algunas de nuestras ocupaciones.

donde uno no consigue audiencia realmente a menos de que sea escrupuloso con los datos.misma lÃ-ne de las de la conferencia inaugural a las que usted alude. en psicologÃ--hablando vagamente. sino que acaba de tropezar con su cigarrillo en la llave de encender). a menos que se ponga en estrecha relació con los datos.mucho má compleja que en psicologÃ-adesde el punto de vista de los datos. es ya un tópic señalaun contraste entre la economÃy la psicologÃ-a desde un punto de vista formal. consideremos su ejemplo del estÃ-mulo-respuest como teorÃ. etc. A mÃsiguen in~presionándom las bellas tradiciones de la astronomÃ. En el sentido fundamental de corregibilidad. En su aparato experimental usted cuenta con luces y llaves y usted hace registros de pulsaciones de llaves y de encendidos de luz. Lo que no aparece en é es la teorÃ. Es decir. basándos en que ésta no son en realidad respuestas -çl persona no predijo en realidad esto. Pero estos no son sus datos. En las ciencias sociales. Por último pasemos a la cuestió de si en la ciencia pensamos demasiado en los datos. es una cuestió interesante e importante. Supongo que forma parte de mi temperamento escép tico el necesitar insistir en ¡veamo algunos datos! à à PROFESOR SUPPE Estoy un tanto desconcertado por la noció de datos no corregibles que usted ha puesto aquÃen circulació y me parece que mi desconcierto tiene que ver con lo que a Kuhn le molesta. Pero me parece que es tan sól un caso especial del problema real de los datos no corregibles.misma no es tan compleja. en lo que se llama psicologÃ. Para abordarlo. Maxwell dedica una atenció cuidadosa (sobre todo de un tipo que es importante para los experimentadores) a cóm debe hacerse una medida concreta y é tiene sin duda alguna un montó de cosas sensatas e importantes que decir acerca del tema.. pero la teorÃ. por ejemplo..no se le concede mucha beligerancia. los datos ya han sido hechos corregibles justamente al dar este paso. la teorÃ. Sus datos son las predicciones y respuestas del sujeto que se obtienen a partir de sus registros eliminando una serie de golpes de llave etc.sistemátic del error que ya estaba presente en Laplace.experimental (o sea no clÃ-nica) a la teorÃ.es en economÃ.experimental. es mucho menos compleja. Es fáci hacer distinciones acerca del papel y la importancia de los datos en diferentes partes de la ciencia. Creo que usted tiene toda la razó en que la cuestió de cóm las teorÃ-a de errores y demá tienen un sitio y de cóm ajustan el problema de los datos. Son corregibles en el sen- . Es decir. En economÃocurre má bien lo contrario y me parece que este tipo de diferencias de énfasi ocurren a lo ancho y a lo largo de otros dominios de la ciencia.

En esos informes no decini çsugafas nunmos atengo el ayudante má horrible del mundo>>. o que tenÃ. nos.)-. quizá medio peyorativamente (al menos. ca permiten ver con exactitud)). Ahora bien.pro- . cuestiones que preceden a cuestiones de análisi sistemático ponemos los datos en forma canónica en la forma que los registramos para que otros cientÃ-fico los analicen. los datos que usted llama no corregibles son datos corregibles.y datos. Lo importante de la cuestió es que el sentido bá sico en que los datos son corregibles es que se pueden cuestionar y rechazar y que yo no creo que su noció de no corregibilidad tenga mucho que ver con el problema real de que los datos sean corregibles o no corregibles. en el ánim de las observaciones de Silvain) la correcció anecdótic de los datos -(ya saben ustedes: el ayudante que ha bebido la noche pasada. En algunas partes de la ciencia se publica el registro total de datos. dada la historia como çcorregible que este términya tiene en filosofÃ-aespecialmente en filosofÃde la percepción Tal vez quepa hacer má precisa la distinció que estoy proponiendo aquÃy deba explicitarse má en el artÃ-cul y tal vez esto lleve a tomar má en cuenta algo de lo que he estado llamando. se pueden rechazar los datos. atenemos a esos datos en cierto sentido metodológic evidente.la cabeza en otra parte. o algo parecido. etc. Una vez que ponemos los datos en forma canó nica. pero esta probabilidad no es má que un caso especial de esta otra forma má básic de corregibilidad.de la medida. si usted monta correctamente el diseñ experimental.tido básic de que se los puede poner en cuestión de que en caso de divergencia entre teorÃ. Esto es lo que yo quiero decir de una forma má exacta con la expresió adatos no corregibles~. En la ciencia reciente es fáci hallar muchos ejemplos de este tipo. PROFESOR SUPPES La intervenció de Fred Suppe ha tenido para mà la utilidad de ayudarme a ver que necesito ampliar o hacer má explÃ-cita ciertas nociones que aparecen en mi artÃ-culoUsando término se corre un riesgo intencionado. y que en el sentido fundamental de estas palabras. Ahora estamos en condiciones de establecer la distinció entre datos corregibles y no corregibles en este nivel de la forma conónic de los mismos. sino que ponemos los datos en alguna de las formas a las que nos gustarÃ. Me parece que alguno de los ejemplos enunciados por el Profesor Cohen son de esta clase. Una vez que tenemos lo que a veces se ha llamado precuestiones. Por eso yo no entiendo lo que usted quiere decir con datos no corregibles. entonces algunas veces resulta corregible hasta tal punto que puede aplicarse una teorÃ.En el caso de los datos corregibles (de los que la astronomÃ.atenernos.

çparadigmas~ llo de teorÃ-acon diferentes estructuras. depende de que los datos estéen forma conó nica. hallamos una difundida resistencia ideológic a ciertos tipos de concepciones no estadÃ-stica-por ejemplo. que se desarrolla a partir de la obra de Laplace. una vez que los datos está en forma canónica De hecho. Las correcciones anecdótica deben preceder este análisi sistemátic y esta distinció no se introduce hasta el nivel sistemá tico. ideales. en ámbito como el sicolingüÃ-stic o.porciona un buen ejemplo) aplicamos semejante análisi sistemá tico. Peirce decÃ. por ejemplo. como algunos llamarÃ-a puede bloquear o inhibir el desarroa estas cosas.hace ya mucho tiempo que los filósofo no deberÃ-a cerrar la senda de la investigación pero la fidelidad a determinados modelos ideales de teorÃ-a cientÃ-fica (esto es. pese a otros mérito que tales teorÃ-a puedan tener. existe en la historia de ciertas disciplinas el peligro similar de tomar demasiado en cuenta tambiéel éxitde teorÃ-a que son esencialmente de naturaleza estadÃ-sticaEstoy pensando en la psicologÃ-aCreo que pese a la constante tiempo que menciona Pat y a sus observaciones acerca de lo obsoleto de sus experimentos de estÃ-mulo-respuesta dichos experimentos son muy claramente tÃ-picode las clases de fenómeno que hoy investigan los psicólogo en muchas partes: fenómeno que está intrÃ-nsecament faltos de interé y que son trivales. pero que tienen el únic gran méritde ser tratables por el análisi estadÃ-sticoPor otra parte. a ciertas estructuras. aunque sin lograrlo. PROFESOR BROMBERGER Tengo que hacer una pregunta -quizà tambié un comentariosobre lo que Pat dice que es la motivació que subyace al establecimiento de la distinción é se refiere en concreto a la influencia de la filosofÃ. a la concepció de la competencia y esto porque parece que las teorÃ-a que se podrÃ-a apoyar eventualmente sobre esta concepció y admitir los fenómeno interesantes a que apuntan tales teorÃ-asno satisfará el conjunto de patrones de moda de la teorÃ. incluso.en la práctic de los cientÃ-ficoy esta influencia puede claramente ser nefasta. la lingüÃ-sti misma. cóm es posible que ellos. Creo que una cosa que he aprendido de esta discusió es que mi distinció debe ser perfilada y espero que las observaciones que acabo de hacer hayan contribuido a esclarecer lo que he intentado decir. Pero creo que en relació con esto. con la claridad y exactitud suficientes. sobre la base de un Corpus verdaderamente .estadÃ-sticaCuando yo hablo de tales fenómeno como intrÃ-nsecament interesantes me refiero a interesantes en la medida en que uno encuentra seres humanos interesantes y en la medida en que uno desea conocer. el análisi sistemátic del error. o.

por lo tanto.de acuerdo con é sobre el carácte simple de los experimentos que he mencionado aquÃy no estarÃde acuerdo -y creo que existe un malentendido por su parte. asÃcomo los artÃ-culocontenidos en Fodor y Katz (1969).y teorÃ-adel aprendizaje del lenguaje. lo Ver Chomsky (1959). se encuentra en un estadio de pre-análisis Los lingüistadel * MIT son las iniciales del Massachussetts Institut of Technology. por tanto. Un análisi cientÃ-fic serio es cosa muy diferente.en considerar estas teorÃ-a como una simple cuestió de estadÃ-stica Creo que hay un malentendido respecto al modo en que la probabilidad se usa en un contexto teórico y creo que el malentendido està muy difundido. Respecto a si las ideas probabilÃ-stica y estadÃ-stica se pueden usar o ser úti y del análisi les para el tratamiento del aprendizaje lingüÃ-sti de la adquisició del lenguaje.adentrarme en detalle. sÃ-> Por lo que toca a la doctrina del MIT. 9 Para detalles.y que el tipo de fenómeno sobre los que està trabajando no es en una buena medida el resultado de su fidelidad a cierto modelo teóric de moda.es cuále son en este caso los conceptos psicológico que está incorporados en esta estructura formal o probabilÃ-sticaAquÃ-creo yo. En lo má mÃ-nim estoy dispuesto a conceder que el asunto haya sido expuesto de modo definitivo. porque ambos tenemos los má firmes puntos de vista sobre la relació entre psicologÃ. . intentarà solamente tocarlo de pasada. pero esto es cosa fáci de hacer. Lo que es importante en tal teorÃ. Creo que Chomsky ha hecho un buen trabajo bajándol los humos a Skinner 'O. que se van a utilizar ideas probabilÃ-stica y que se van a justificar las nociones estadÃ-sticamente no es má que un comienzo. del que Chomsky es profesor. yo estarÃ. aunque no creo que tengamos tiempo. El uso de un proceso estocástic -decir que se va a utilizar un proceso estocástic y. sobre todo. PROPESOR SUPPES ¡E lo má mÃ-nimoSoy totalmente imperialista en mi apuesta a favor de las teorÃ-aprobabilÃ-stica y creo que Sylvain ha sacado a colació un tema muy bueno -sobre el que me gustarÃ. mi tesis serÃ-un sonoro <<sin duda. Primeramente. ver Chomsky (1968).pequeñohayan adquirido e internalizado estructuras tan complejas como la gramáticaYo desearÃ-saber si Pat tiene algú comentaestÃhacienrio que hacer sobre esto y si no admitirÃ-que lo que é do es psicologÃ. en tkrminos de datos. es donde podrÃ-amo discrepar respecto al status de esas teorÃ-as El segundo tema se refiere al aprendizaje del lenguaje y al dogma MiTasiano * sobre el aprendizaje del lenguaje 9.

en este áre se sigue de la naturaleza probabilÃ-stic inherente al proceso má que de una negativa poco realista y poco razonable por parte del psicólog a medir alguno de esos parámetro individuales -cual es. para decirlo en término probabilÃ-sticosuno de los tópico de los que afirman que hay diferencias individuales es que no se ha resuelto el difÃ-ciproblema de presentar un análisi completo. pero son enormemente útile para predecir la expectativa media de aquellas variables de azar que se definen sobre la base del comportamiento individual de los sujetos. Las teorÃ-aprobabilÃ-stica que se usan no son muy útile para predecir el comportamiento individual. Yo podrÃ-asi tuviese tiempo. yo no puedo cargar a Don con este tópico puesto que el que tal análisi no se haya llevado a cabo es uno de los puntos débiledel trabajo sobre las teorÃ-a estocática del aprendizaje. PROFESOR DULANY Dado que Fred Suppe me ha dicho que é no me pedÃ. Ahora bien. quisiera preguntarle a Pat Suppes una breve cuestió relacionada con los argumentos en favor de la utilidad de las teorÃ-aprobabilÃ-sticay con las implicaciones de ésto para una concepció probabilÃ-stic má que determinista en los experimentos del aprendizaje. la teorÃ. ¿questÃpensando el sujeto? PROFESOR SUPPES No estoy de acuerdo en que los experimentos muestren lo que Don Dulany està diciendo.que hiciera de moderador con el fin de que me estuviera callado.en un serio aspecto con los datos o con una seria comprobació de sus teorÃ-asAunque es divertido ser caústic en estas discusiones -y éstes uno de los placeres de la filosofÃ-de que uno puede disfrutar.MIT no se han comprometido todavÃ. Consideremos. bosquejar en detalle mis propias ideas de como escribir gramática probabilÃ-stica para el lenguaje de dos añode edad y elegir entre gramática usando pruebas standard de la bondad de la correspondencia.yo no quisiera ser descortéal decir a Sylvain que creo que lo que han hecho Chomsky y filósofo como Sylvain que han estado asociados a é es una obra importante. Ocurre que en casi todos esos experimentos las diferencias individuales de performance son enormes. pero en un sentido empÃ-ric es todavÃprimaria y precientÃ-ficaCuando llegue a ser cientÃ-ficalas cuestiones probabilÃ-sticaestará siempre presentes y las teorÃ-aprobabilÃ-stica será fundamentales. por ejemplo. Yo me pregunto entonces si el éxitde la teorÃ.del aprendizaje lineal con un númer finito de . De hecho.

que requieren ser comparadas con los datos. por otra parte.respuestas. a partir de los datos. entonces se hace imposible obtener de una forma precisa siquiera las cantidades má sencillas. i) y el parametro del aprendizaje 9 . es que las teorÃ-aprobabilÃ-sticay las matemática relevantes para ellas está todavÃ-en pañales Pero el futuro es suyo y las concepciones filosó ficas de la estructura de las teorÃ-acientÃ-ficadeben reconocer este hecho si quieren tener alguna relevancia para una de las má importantes corrientes de la ciencia contemporánea . esta distribució en lugar de dos único números Desgraciadamente. para distribuir los valores a lo largo de la lÃ-netotal real. Desgraciadamente. los aspectos puramente matemático de este enfoque son sumamente difÃ-ciles En estudios má empÃ-ricode las diferencias individuales. considerada antes. se emplea una distribució normal multivariada.l) como e deben siempre estar entre O y l). (x/ 1-x). Un enfoque má adecuado y complejo consiste en suponer que hay una distribució divariada de esos dos parámetro en la muestra de sujetos y en calcular. pero insoluble. La moraleja de este ejemplo simple. por ejemplo (O.. tratamos de usar alguna forma paramétricgeneral de distribució divariada sobre la unidad cuadrada (dado que tanto P(Al.. l).) o sobre e. cuando estas transformaciones se introducen sobre P(A. Si las variables de azar medidas toman sus valores en un intervalo finito. Hay dos parámetro que han de ser valorados a partir de los datos. la probabilidad inicial de acierto P(Ai. nos encontramos con el tema todavÃ-muy poco desarrollado.Normalmente estas estimaciones se hacen a partir de agrupaciones de datos basándos en la idea de que los sujetos usados en el experimento son homogé neos. Si. entonces se usa una transformaciónpor ejemplo log. como la curva de aprendizaje medio.

con una introducció de John A. La tradició de obras histórico-filosófic acerca de la ciencia data de siglos. Ejemplos dignos de consideració se dan en el siglo XIX. . Science and Politics Edit.SESION 111 LA HISTORIA Y EL FILOSOFO DE LA CIENCIA 1 . Bibliotheque de Philosophie Contemporaine). Introducció Muchos de los que hoy escriben sobre filosofÃ.de la ciencia l .. el nombre de Hannequin apenas es conocido.a ed.que no pueda aplicarse una distinción 2 Véas Joseph Priestley. BERNARD COHEN 1. Mach y Duhem son hoy en dÃ. Su principal obra es Essai critique sur i'hypoth2se des atomes dans la science contemporaine (2. 1965). ParÃ-sFelix Alcan. Passmore (New York. Priestley's Writings on Philosophy. 3 Mientras las obras de Whewell. Charles Sanders Pierce. 1899.ampliamente leÃ-day discutidas.de la ciencia abusan tanto de los ejemplos histórico que una primera ojeada puede resultar insuficiente para determinar si una determinada publicació es principalmente un ensayo filosófic que toma su material de la historia de la ciencia o si se trata má bien de una investigació históric hecha teniendo en cuenta consideraciones filosó ficas o algú aspecto especial de la filosofÃ. Collier Books. en las obras de Willians Whewell. siendo uno de los primeros ejemplos importantes los estudios crÃticos de Joseph Priesley acerca de la <<historian y del <estado actual^ de la electricidad y de la óptic (y de la visión'. Fue Alexandre Koyrà quien me introdujo en la obra de Hannequin. Pierre Duhem y Arthur Hannequin 3. Peirce. Ernst Mach. Sól andando el tiempo serà posible distinguir cuále de las obras histórico-filosófic acerca de la ciencia de nuestra pro1 No voy ni siquiera a considerar la cuestió de si tal vez en alguna obra determinada pueda darse una unidad tan perfecta de historia y filosofÃ.

Arthur Hannequin. R. Geroges Canguilhem. má que de los historiadores de la filosofÃ-ade lo que voy a ocuparme má adelante. Es de este grupo. Gaston Milhaud. Pero. pero en ningú sitio hubo un grupo de filósofo que se dedicara a la historia de la ciencia tan amplio e influyente como en Francia. S. del de los filósofo de la ciencia. N. conviene distinguir entre una investigació históric hecha por un filósof crÃ-tic y un estudio de filosofÃ. 9 Dejo de lado la consideració de hasta quà punto y en quà medida esos y otros filósofo de la ciencia. 1970). Imre Lakatos. Abel Rey 7. Ernan McMullin. puede ser otra. Willard Gibbs) ejercieron cierta influencia.tendemos a olvidar que Duhem fue tambidn un cientÃ-fic creador. . Alexandre Koyré Hélkn Metzger. Un reciente ejemplo es Scientific Explanation (New York: Free Press. Emile Meyerson 6 . pueden haber prescindido de sus propios conceptos y enfoques. Paul Feyerabend. Los demá (excepto Meyerson) llegaron al estudio de la historia de la ciencia desde su profesió de filósofos en particular desde el estudio de la historia de la filosofÃ-y.de la ciencia. ademá de un notable fundador de la moderna disciplina de la historia de la ciencia 8. Joseph Clark. Gerd Buchdahl. en lugar de dirigirse a la historia en busca de material que pudiese ser usado con fines ilustrativos para exponer conceptos y enfoques desarrollados al margen de cualquier marco históricament orientado. que ignora casi por completo todo acontecimiento o cosa que haya tenido lugar en la historia (pasada o presente). aun cuando sus estudios principales no fueran de filosofÃ-a sino de quÃ-mic y aun cuando emigrà a Francia despué de haber alcanzado la madurez. Hanson. 4 La Science of Mecanics de Ernst Mach (véas Secció 2 má adelante) es precisamente una obra de esta clase. 6 Meyerson pertenece a la çescuel francesa)). de Nicholas Rescher. Pierre Duhem se distingue de los demá en que fue un cientÃ-fic y un importante filósof de la ciencia sensu stricto. Structure of Scientific Revolutions. Los franceses han destacado de manera especial por el númer de estudios de historia de la ciencia hechos por filósofos me vienen a la cabeza de golpe nombres como Gaston Bachelard. al estudiar la historia de la ciencia. entre ellos Joseph Agassi. 7 Tambié hubo filósofo de otras naciones que hicieron contribuciones a la historia de la ciencia. Mary Hesse. Leon Brunschvicg. Pierre Duhem. fundamentalmente de habla inglesa 9 . Kuhn.de la ciencia que tenga en cuenta ejemplos histórico (pero que no necesariamente està sacado de ellos) '. 5 Es importante tener presente que no todas las filosofÃ-ade la ciencia hacen uso de ejemplos cientÃ-ficoo tan siquiera de ejemplos de la ciencia contemporáne tratados como çhistori actual)). en este sentido. Sin embargo. sus trabajos de termodinámic (é conocià y aplic6 la obra de J. difieren de los especialistas en filosofÃde la ciencia de nuestros dÃ-asque escriben de temas histórico o que apelan a la historia de la ciencia para poner sus principales ejemplos. debido a la importancia de sus contribuciones a la historia de la ciencia y a la filosofÃ. por ejemplo. Los filósofo de la ciencia que han dedicado buena parte de su atenció a algunos aspectos de la historia de la misma son unos cuantos. Ernst Cassirer. en nuestro tiempo.pia era será dignas de ser tenidas en cuenta por su contribució a la historia y cuále por su contribució a la filosofÃ-4. Adolf Grün baum. 8 Hoy dÃ. de T. por ejemplo.

V. Gerald Holton. Hace unos treinta añosi-n una ocasió en que Carnap estaba pasando un tiempo en Cambridge (Massachusetts).que 61 no pudiera hablar a nuestro grupo. Mi segundo encuentro. le dije. que é sól se ocupaba de afirmaciones verdaderas. Karl Popper. al final me dio las gracias y me dijo que sentÃ. Quine. est'á interesados de manera auténtica en la historia de la ciencia. Renà Dubos. Dudley Shapare. cuando yo fui a verlo despu6s de una conferencia que é habÃ.citar las siguientes experiencias personales relacionadas con R. pero que de todos modos. V. Louis de Broglie. El me respondià un tanto abruptamente que é no se sentÃ. aun a riesgo de repetir Stephen Toulmin y otros. Quine. T. Pero debo señalar algo obvio. Van der Waerden. George Thomson. M. Max Born. Cuando yo reconstruÃ. me armà de valor y le pregunte si querÃ. Pasamos una buena parte de la tarde juntos. Dos destacados miembros de la profesión R.convencido. N. 10 No quisiera que pareciera que estoy criticando a los filósofo de la ciencia en particular. L. B.Ernest Nagel. No obstante. que é tenÃ. ni han tratado tan siquiera de reforzar sus argumentos con el acopio de casos histcjricos que les brindan los historiadores tomados de la prác de la ciencia lo. V.este encuentro con Quine. Dijo que 61 no recordaba haberla hecho. Ni que decir tiene.absolutamentc nada que decir acerca del estudio de la historia de las ideas cientÃ-ficaque pudiese tener inter6s para los historiadores. Que yo le habÃ.hablar a nuestros estudiantes graduados del grupo d e historia de la ciencia. Salomon Bochner. . mejor dicho. Nash. hay una buena cantidad de obras de tipo filosófic escritas por cientÃ-ficos muchas de las cuales tienden a ser analÃ-ti cas má bien que históricaso a tratar como historia tan sól aquellos episodios en que los propios autores pueden haber participado de manera activa. en este caso con un viejo amigo y colega.interesante y digna de estudio la historia de la ciencia. Carnap y W. Quine. Carnap y W. me dijo. me hablà de una observació acerca de la historia que generalmente se le atribuye a el.dado en un curso sobre Hume. ocurrià hace veinte arios. K. de que é era una persona de no una mentalidad tan ahistóric como difÃ-cilment uno se pudiera imaginar. ni con el amplio uso de ejen~plos tica cientÃ-fic actual. Whittaker y muchos otros.atraÃ-d por las ideas simplemente por el hecho de que hubieran sido expresadas incluso por el má grande de los hombres. antes de darme su respuesta me pidià que le acompañar a casa y que le explicara por que me parecÃ. Andrade. La afirmació es: ( H a y dos razones por las que una persona se siente atraÃ-d hacia la filosofÃ-a una y la otra que està interesada por la historia es que està interesada por la filosofÃ-a de la filosofÃ-a)) l1 Figuran entre ellos cientÃ-ficotales como David Anderson. da C. simplemente por el hecho de que su punto de vista pueda ser ahistórico Como prueba de que soy capaz de considerar con la mayor admiració a los filosofos ahistóricos me gustarÃ. no hace demasiado tiempo. estaba totalmente de acuerdo con ella. Clifford Truesdell. El fue lo suficientemente cortes como para no negarse de entrada. sin embargo. ocuparse de ideas tan interesantes como las de Humc. Que apasionante debe de ser. que no todos los filósofo de la ciencia echan mano de material históric o se ocupan sistemáticament (o. E. Hans Reichenbach. no han tomado como base de sus respectivas filosofÃ-a la historia de la ciencia. que algunos cientÃ-fico con mentalidad filoscjfica han producido obras de carácte histórico-filos6fic de gran consideració ' l . L. E.

donde esos nombres no designan necesariamente lo que puede encontrarse en los escritos de Galileo o de Kepler o de Newton. y que ni siquier a podrÃ.Sin embargo. añad gratuitamente la frase ~ a d infinitum~a una supuesta cita de la primera Ley de Newton. post-newtoniana. tales presentaciones supuestamente galileanas comienzan estableciendo la condició de que un cuerpo en movimiento inercia1 se aleja de otros cuerpos. Y no podrà por menos de sentir asimismo una cierta perplejidad al ver que. sabiendo que no hubo ninguna edició en 1686. y tampoco estas presentaciones. tratados. donde Newton dice <a menos que se vea forzado por fuerzas impresas a éa cambiar dicho estado^. ~ K e p l e r i a n oo ~ ~Newtoniano~ en . tras presentarla como çun puerta del filósof a la filosofÃ. obras de carácte explicativo. ademá de la expresió ((libre de fuerzas impresas)>. los filósofo de la 12 Por ejemplo. Estas son simples cuestiones de hecho que admiten comprobación Pero mucho má inquietante es el que no se distinga entre situaciones histórica y análisi filosófico como ocurre cuando se confunde: 1) El modo en que Newton.de Galileo" y la "teorÃ. que nunca hubiera podido ser obra de Galileo.como una cita de los Principia (1686). Desde luego. y 2) Una supuesta incompatibilidad lógic entre lo que se presenta como çteorà de Galileo~ o ((teorÃ-de K e p l e r ~y la çteorÃde N e w t o n ~-cuando lo que se esth queriendo decir no es ((de Galileo~o ((de K e p l e r ~o çd Newton~. y al comprobar que ademá la cita està sacada de la I V Regla. llegà a un sistema de dinámic general y de mecánic celeste (= fÃ-sic de Newton). véanslas Secciones 5 y 6 y el artÃ-cul del autor sobre d a "teorÃ. 13 Suele plantearse la cuestió de si los historiadores de la ciencia no son acaso excesivamente miopes o pedantes en su reacció al modo en que determinados episodios o incidentes histórico pueden aparecer tratados en libros de texto. son menos inmunes a la crÃ-tichistórica Los historiadores de la ciencia experimentan un comú sentimiento de consternació cuando ven tratado su objetivo de estudio en obras escritas por filósofo 13. sino má bien en 1687. sino restringida. {Està demostrado que sea mejor que este material históric aparezca tratado de una manera aceptable desde el punto de vista histórico Cuando formulo esta pregunta estoy empleando el términçmejor en el sentido de amas útil)para los fines perseguidos sor el autor.natural)). Sobre este punto. esto supone que estos otros cuerpos puedan haber ejercido su influencia sobre el cuerpo en cuestión cuando Galileo rechazà de manera explÃcita la posibilidad de una atracció semejante e incluso criticà a Kepler (en el Diá logo acerca de los dos grandes sistemas del mundo) por suponer que la luna puede ejercer su influencia sobre el mar y ocasionar las mareas.de la ciencia. o en artÃ-culoo libros de filosofÃ. El estudio de un simple acontecimiento históric està expuesto a todos los peligros a que lo està cualquier afirmació de la historia y no difiere en este sentido de un extenso tratamiento de un episodio completo de la historia de la ciencia ".de Newton")). hacen una afirmació pseudo-galileana. escrita por Newton para la tercera edició de los Principia (1726). yendo má allà de las leyes de caÃ-d de los cuerpos de Galileo y de las leyes del movimiento planetario de Kepler.de Kepler" versus la "TeorÃ. muchos filósofo de la ciencia y cientÃ-fico hablan del çprin cipio de inercia2 de Galileo y. Por su parte.sino algo tan anacrónic como ~ G a l i l e a n o ~ o . por el hecho de estar dedicadas a una materia no amplia. por consiguiente. siempre que un filósof de la ciencia echa mano de un ejemplo especÃ-fico lo tome de la ciencia contemporáne o casi contemporánea està metiéndosen el dominio de la historia. que aparecer6 en Some Aspects of the Interaction Between Science and Phi- .ser una paráfrasisPor ejemplo. no es incumbencia de un historiador el juzgar el valor que determinadas afirmaciones inexactas puedan tener para enseñao elaborar un determinado asunto filosófico Pero un historiador no puede por menos de montar el cóler ante un alarde de tal categorÃ.

¿E excesivo pretender que lean al menos una parte de las obras de Galileo o Newton. 14 No debo dejar de insistir en el hecho de que yo no estoy dando consejos a los filósofo de la ciencia acerca de la manera en que deben trabajar. . y el tomar conciencia de la investigació que actualmente se realiza en el campo de la historia de la ciencia. 1. Pt. Gillispie. distinta de la que ahora se estila. la cuestió de la naturaleza del concepto que Galileo tenÃ. el filósof en cuestió no encontrarÃninguna dificultad en conseguir las obras originales que desee estudiar. bien en la lenguaoriginal. bien traducidas y entonces podrà llegar a informarse acerca de lo que Galileo y Newton escribieron en realidad. cometen los historiadores 15. ed. En la mayorÃ. algú aspecto de la obra de Galileo o de Newton 16. que serà publicado para la Van Leer Jerusalem Foundation by the Humanities Press. Véasla Secció 5. una bibliografÃ. Lo únic que puedo hacer es expresar el sentir de muchos historiadores ante buena parte de la literatura filosóficaen lo que respecta al tratamiento de la historia.mas ventajosa otra forma de emplear la historia de la ciencia o de referirse a ella. Personnalities (London: Mansell. en 1973. podrÃ. 16 Cito a Galileo y a Newton porque sus nombres aparecen en las discusiones con la suficiente frecuencia como para que no quepa duda alguna de que los autores en cuestió no han consultado ni una sola de sus obras.de la inercia. 15 No obstante.de los casos.ciencia pueden sentirse igualmente molestos cuando descubran en algunos historiadores de la ciencia ideas que denotan lo que puede parecer un total desconocimiento de la filosofÃ-de la ciencia actual. Charles C. si no es en un sitio es en otro. sin embargo. generalmente no resulta muy difÃ-cipara un filósof o un cientÃ-fic el fundamentar sus afirmaciones histórica en fuentes de primera mano y no de segunda. 1971) y el nuevo Dictionary of Scientific Biography. como parte de Isis. que no deja de ser sólid y constructiva. New York. e incluso que sepan si existe algú tratamiento reciente o actual del tema en discusión 17. 17 La History of Science Society publica. Tambiépueden verse la Isis Cumulative Bibliografy. del discurso filosó fico. Yo creo que una mayor sensibilidad hacia los cánone de la historia podrÃ.ser má instructiva sobre todo si se la ilustrara con ejemplos.crÃtica anual de la historia de la ciencia.producir una rápid elevació del nivel de exactitud y autenticidad. ni a mÃme corresponde demostrar que. se limita estrictamente a analizar el modo como los filósofo se sirven de la historia (o de ejemplos históricos l4 dejando para otros la de llamar la atenció sobre los fallos filosófico que. En suma. que està siendo publicado actualmente por Charles Scribner's Sons. ed. desde el punto de vista filosófico serÃ. La tarea que aquà me propongo. má adelante. un cientÃ-fico un filósof de la ciencia pueden informarse tambié de cuá es el estado actual de la discusió de cuestiones históricas como por ejemplo. 18 No es necesario decir que no todas las obras que pueden tener interé está traducidas y que no todas las traducciones son completamente fiables. Adicionalmente. la crÃ-tic de los filósofo de la ciencia. Magda Whitrow. losophy. por lo que a la historia se refiere. New York. Casi todos los filósofo de la ciencia discuten. por no decir de la filosofÃ-en general.

debe conferirse un significado especial 19 Sobre el concepto de ctransformaci6n~. por consiguiente. y 2) Voy a intentar indicar de quà manera concibo yo el papel de los historiadores en relació con el proceso creador de los filósofos En mis conclusiones. d a s e la Secci6n 3. Esta tarea me parece que estÃmuy por encima de la capacidad filosófic de la mayor parte de los historiadores. voy a centrar fundamentalmente la atenció en dos puntos principales: 1) Voy a examinar algunos de los modos en que creo que el tratamiento que se hace del material históric està descaminado. y. no obstante. acerca de la importancia de los estudios filosófico para el historiador de la ciencia en ejercicio. Ni. en cambio. v mediante una serie de demostraciones en las que se vea que determinadas técnica filosófica pueden facilitar las investigaciones históricas los filósofo de la ciencia pueden prestar una ayuda considerable a los historiadores.pudieran ser útile para sus problemas. Mientras que el filósof de la ciencia puede muy fácilment elevar el nivel históric de sus aná lisis.necesariamente en una filosofÃ. En cambio. me parece mucho má difÃ-cide conseguir.de la ciencia mejor m. por consiguiente. esto es. seguramente no es tarea del historiador el estudiar si un empleo má exacto de la historia se traducirÃ. el cual pueda querer saber si hay algú aspecto de la filosofÃ-de la ciencia que pueda resultar relevante para sus investigaciones. m Supongo. mediante un esfuerzo conjunto. harà algunas observaciones acerca del proceso inverso. no deben tomarse como Ã-ndicede un acuerdo o desacuerdo con los puntos de vista de aquellos filósofo o cientÃ-fico que puede ocurrir que aparezcan citados. . De ahÃque en relació con este problema. Yo personalmente encuentro muy difÃ-cideterminar quà libros o artÃ-culode filosofÃ-de la ciencia pueden resultar útile para determinadas investigaciones históricas A veces parece como si un historiador de la ciencia tuviese que llegar a conocer los principales desarrollos de la filosofÃ-de la ciencia para poder hacer un juicio vá lido acerca del modo en que algunas partes de la filosofÃ-de la ciencia -a todas ellas.Quisiera ahora contrastar tan sencilla tarea con la situació de un historiador de la ciencia dedicado a la historia conceptual. En la presentació que voy a hacer. Los ejemplos de los que voy a echar mano está todos ellos sacados de lecturas e investigaciones mÃ-a y de algunos tropiezos casuales. es decir. un cambio similar (e incluso una cierta mejora) en el nivel de la filosofÃ.de la ciencia empleada por los historiadores. que todo fil6sofo de la ciencia razonable ha de desear evitar el caer en una historia falsa. la únic solució que me parece que cabe es la de un contacto mucho má estrecho entre historiadores y filósofo de la ciencia y la de instar cada vez má a los filósofo de la ciencia a que compartan con historiadores de la ciencia el estudio de problemas históricos Yo creo que. al estudio de la formació o ~transformación l9 de algú conjunto de ideas.

de que todos los intentos de recrear el pasado son imperfectos y necesariamente personales. No necesito tocar aquÃel tan manoseado tema de que no hay verdad históric absoluta. a lo que un hombre puede haber escrito. McCormack (4.. tal vez sea todavÃ-má importante el hecho de que. cuando se ocupan de temas históricos en general. aun cuando la discusió o debate acerca de lo que 6 1 haya querido decir puedan alcanzar una gran magnitud. por ejemplo. ChicagoLondon: Open Court Publishing Co. normalmente. Tke Science of Meckanics. tan cara a los marxistas.^. Esta es una de las razones de por quà los hitoriadores no se ponen de acuerdo entre sÃy de por quà está constantemente criticando el trabajo de los demás Se puede argüi que no necesitamos examinar los intentos fallidos de fil6sofos o cientÃ-fico por encontrar la pretendida verdad histórica cuando ni los propios historiadores han conseguido encontrala. el cual escribià que Galileo ainicià sus investigaciones con las nociones que eran familiares a su tiempo -nociones principalmente desarrolladas en las artes prácticas Una de estas nociones fue la de velocidad. uno de los principales fallos en que caen muchos filósofo y cientÃ-ficoque hablan de historia se deriva principalmente del hecho de que no prestan atenció a los documentos histórico (o incluso los desconocen) y no es funció directa de las dudas. la importancia de los artesanos en la creació de la ciencia moderna. y posteriores ediciones e impresiones. de Thomas J. Pero. segú los textos de que se dispone actualmente. no se plantean tales dudas con respecto. no intentan tratarlos como lo hacen los historiadores: lo cual no 21 La doctrina. véasErnst Mach. Pero. ni de la significacikn relativa de los elementos ernpÃricos y de los puramente intelectuales en el pensamiento cientÃ-fic de Galileo. Para poner un ejemplo: no hay modo alguno de hacer un juicio absoluto acerca de la importancia del platonismo en la ciencia del renacimiento y del siglo xvn. Como veremos má adelante. . Hay tambiécuestiones que son discutibles como. los filósofo de la ciencia. Como voy a poner ejemplos tanto del mal uso de la historia como del uso de historia falsa." ed. a las diferentes interpretaciones de tendencias existentes en la ciencia o del pensamiento de un hombre en particular. de la importancia de los artesanos en la formulació de la nueva ciencia parece que encuentra una de sus primeras expresiones claras en Mach. indecisiones o desacuerdos entre los historiadores. trad. la importancia de los factores sociales y económico en el desarrollo de la ciencia ". Ni està siempre del todo claro quà influencia puede haber tenido un hombre sobre otro.. en cambio.a cualquier referencia especÃ-fic (o a la total omisión del nombre de un filósof particular. Pero semejantes discusiones sól pueden tener alguna validez aplicadas a determinadas partes de la historia que pueden definirse con toda precisi-n. como. lo primero que debo de hacer es defender la existencia de la historia verdadera o el concepto de un uso correcto de la misma.. y el papel creador de la personalidad cientÃ-ficindividual. por ejemplo. 1919).. por ejemplo.

Whittaker. Hans Reichenbach. con demasiada frecuencia. 2 . . Karl Pearson y E. Richard V. Philiv Frank. La simple menció de nombres como Willian Whewell.reeditada en 1966). Galileo y la Ciencia del Movimiento Los historiadores actuales de las ideas cientÃ-ficahan mostrado gran interéen comprender la formación que tuvo lugar en el siglo XVII. Ernst Cassirer. Max Born. Karl Popper. Actualitks Scientifiques et ~kdustrielles. algunos de los temas de mayor interé para los filósofo de la ciencia má destacados.1939. obra fundamental en la que muchos de nosotros hemos aprendido la manera de analizar históricament conceptos cientÃ-fico y de estudiar el desarrollo de las ideas cientÃ-ficas Galileo ha sido durante mucho tiempo una figura central debid o a la vaga creencia de que é es el primero de los cientÃ-ficomo22 Para ver un ejemplo de la diferencia en el tipo de pregunta que puede hacer un filósof y un historiador.de la ciencia. Galileo ha atraÃ-d la atenció de los historiadores de manera especial. Ernest Nagel. ignoratur natura. sin duda. véas la Secci6n 5. de filosofÃ.de una ciencia del movimiento. a discutir algunos de los aspectos de la ciencia fÃ-sic de Galileo. Alexandre Koyré Alfred North Whitehead. 24 A. aun cuando se ocupen de temas históricos los filósofo no parece que se esté haciendo preguntas históricament significativas z. debido. nos hace pensar que la ciencia del siglo XVII y la fundamentació del sistema conceptual de la moderna dinámicahan sido. Henri PoincaréGastó Bachelard. Pierre Duhem. 852-853-854. 1968). Albert Einstein. Descartes y Newton. Mises y ~ e r m a n n ~eil. a la gran influencia ejercida por los Etudes galiléennede Alexandre KoyrÃ24. Kovré Etudes Galiltfennes (ParÃ-s Hermann y CÃ-a. Peter Medawar. pero voy a intentar hacerlo dentro' del marco general de la historia de las ideas. sobre todo. entre otros muchosz3. N. Un volumen de ensayos muy úti acerca del análisi conceptual de los problemas histórico que se plantean en la ciencia es el de A. Paul Feyerabend.es má que otro modo de decir que. Ernst Mach. KoyréMetaphysics and Measurernent: Essays in Scientific Revolution (London: Chapman y Hall. de los fundamentos de la dinámic del siglo XVII. Kepler. 23 Ni en la Secció anterior ni tampoco en las notas he aludido para nada a los muchos cientÃ-fico que han escrito de manera significativa. pues. y sin salirme de las preocupaciones expresadas por cientÃ-ficoy filósofo acerca de este perÃ-odde fundamentació de la primera ciencia de la dinámicaLa literatura acumulada acerca de estos hombres y de este perÃ-od es enormemente amplia. durante bastante má de un siglo. Russell Hanson. Los ejemplos que siguen está sacados. pero que no se han dedicado de forma destacada al estudio de problemas histó ricos o no han hecho un uso sistemátic de ejemplos históricos EstarÃ-a entre ellos Niels Bohr. Cambridge: Harvard University Press. como dice un viejo refrán Ignorato motu. T. Voy. los historiadores tienen la impresió de que.

72 (1951). 9 (5) y 12. 27 VéasMarshall Clagett. las investigaciones hechas en torno a los precursores medievales y renacentistas de Galileo han sido muy intensas 26. . Durante unos tres cuartos de siglo. phgs. la independencia de los componentes vectoriales del movimiento (y los principios generales de resolució y composició de vectores).dernos que admitià y llegÃa practicar la ciencia fÃ-sicexperimental. Dikshoorn (Oxford: Clarenof Motion in Medieval don Press. no era tan enorme 27 como en un tiempo se habÃ. ¡Quià no ha sentido emoció leyendo el famoso experimento en el cual é subià a la torre inclinada con un peso de 100 libras y otro de 10. págs 441-453. 26 Puede encontrarse un análisi admirable de los problemas Galileanos y de la literatura reciente sobre el tema en la introducció del editor (págs 3-51). el principio o ley de la inercia. págs 192-201.pretendido. 1959). por C. IV. asÃcomo el creador de la dinámica Tan audaces resultan estas afirmaciones que han supuesto un desafÃ. especialmente para aquellos a los que no les cabe en la cabeza que la ciencia se desarrolle por saltos discontinuos. Bibliothéqude Philosophie Contemporaine). Ernan adeMcMullin. Galileo. págs 163-193. 1961). Cap. A. A Galileo se le suele conla refutació de todos los aristotélicos siderar el fundador de la moderna ciencia del movimiento. Galileo està en una posició un tanto vacilante entre los historiadores de hoy. 375-422. Koyré Etudes Galil&ennes. ed.. Moody. Galileo. Koyré Etudes d'histoire de la pensé scientifique (ParÃ-s Press Universitaires de France.(1937). 12 (1951). Man o f Science (New York: Basic Books. Tradition. un intenso análisi de las obras del propio Galileo ha puesto de relieve diferencias existentes.. and Revolution (Ann Arbor: University of Michigan Press. J. recogido en A.Scient ific Monthly. entre la ciencia Galileana del movimiento y la forma clásica o aaceptada~ adoptada por el tema. y ahora sabemos que el abismo existente entre Galileo y sus predecesores. 1970). Ernest A.para los má importantes de nuestros investigadores. 1966. E. Véase más Stillman Drake. es decir. 28 Véase especialmente. y su forma newtoniana 28. Al mismo tiempo. c). vol. Y. vol. 18-23. Caps. N . en algunos aspectos. ~ L a w s Physics~. 1935). tambiéA. Cornell University Press. 6 (S). Aristothe. and the Tower o f Pisa (Ithaca. trad. No hay un acuerdo general respecto a si debe ser considerado el primero de los modernos o el últim de una lÃ-ne 25 VéasLane Cooper. Koyré ~Galilé et l'expkrience de Pise: h propos d'une légende~ Annales de 1'Università de ParÃ. Dijksterhuis. 2 (Pt. 1967). al emplear la experimentació como medio de descubrimiento {no es acaso el fundador de la moderna ciencia experimental. Galileo Studies: Personality. The Science o f Mechanics in the Middle Ages (Madison: University of Wisconsin Press. aunque grande. The Mechanization of the World Picture. para dejarlos caer desde lo alto. Journal o f the History o f Ideas. con un resultado que supuso 25. pues ¿acasno fue é el que ~ d e s c u b r i à la³ley de caÃ-dlibre de los cuerpos. y ~Galileoand Avempace~. el análisi de la trayectoria de proyectiles para mostrar su trazado en forma de parábol y hasta una relació entre fuerza y movimiento que constituye un precedente o una çaproximaciÃinmediata)) a lo que conocemos como la <<segunda ley> de Newton? Y.

.. de que aEs lógicament imposible que un solo hombre haga un importante descubrimiento de repente. hasta la forma en que se expresa el argumento Galileano. Para tal revisiónMach se basà fundamentalmente en las investigaciones de Emil Wohlwill. en dos volúmenes de Galileo y de su defensa del sistema copernicano. Science o f Mechanics. no a Mach! 32 Véas A. 142.. Ernst Mach. de las fuerzas>). principalmente en su historia del principio de inercia y en su estudio.) (pág 155). sus notas originales. Science o f Mechanics in the Middle Ages. conservarà siempre la misma La moció de fuerza tal y como hoy la velocidad (y dirección)~ conocemos fue creada por Galileo~. En la sexta edició americana. 3 . 111: Open Court Publishing Co.tambiéque Galileo descubrià <la llamada ley de la inercia. con toda claridad. esto es. un rasgo distintivo presente en los autores medievales 32. no obstante. caes. 141-142. . Discorsi e dimostrazioni matematiche de 1638. que no se han conocido hasta má tarde. la exposició de las investigaciones de Galileo se basaba en su últim obra.que parte del siglo XII o xivZ9. 1910) se han modificado algunas de las observaciones: çE las primeras ediciones de este libro. Y decÃ. el que para definir el movimiento uniforme haya que subrayar el hecho de que la misma distancia es recorrida en intervalos de tiempo iguales. Ahora estoy citando a Rutherford. Galileo. desde luego. 141.que <<la dinámic (que é pensaba que era una aciencia completamente moderna^) fue fundada por Galileo~. 31 ¿N estamos ante un importante ejemplo de cientÃ-fico-filóso que escribe acerca del pasado como si fuera esencialmente diferente del presente? Pues no cabe duda de que Mach debe haberse dado cuenta. No es demasiado difÃ-cidemostrar paso a paso que cada uno'de los enunciados de Mach que acabo de citar es falso. Siempre me ha parecido extrañ que Mach. basada en la novena edició alemana (La Salle. es. Ademá sabemos con toda certeza que Galileo leyà las obras medieVéas McMullin. haya podido ser é sól la fons et origo de la ciencia moderna o hasta de la dinámic moderna 31. aunque sea de la talla de Galileo. la ciencia va paso a paso y cada hombre depende del trabajo de sus predecesores*. Sin embargo. 145. Galileo no fue. Koyré Eludes galilt2ennes.128. Ernst Mach decÃ. Lo que Galileo cpercibià en los fenómeno natural es^ es que se trata de aceleraciones que no son sino los efectos inmediatos de aquellas circunstancias que determinan el movimiento.desarrollado hacia finales del siglo XIV. el primero en llegar al concepto de aceleración que ya se habÃ. considerando los desarrollos de la ciencia de su tiempo. tambiéM . Los vÃ-nculoentre Galileo y los último autores medievales interesados por el tema del movimiento no ofrecen ningú géner de dudas. es decir. Y también çunnoció nueva por completo a la que Galileo fue el primero en llegar es la 30. se haya dejado engañatanto como para llegar a pensar que un hombre. idea de aceleración tan penetrante en otras ocasiones al analizar el proceso creador de la ciencia. de circunstancias especiales que le obliguen a cambiar de movimiento. llevan a hacer una consideració un tanto diferente del curso de su desarrollo. Clagett. segú la cual un cuerpo que no estÃbajo la influencia de fuerzas.

empleados para dar una nueva direcció al pensamiento cientÃ-fic relativo al movimiento.de pigmeos. muchas de cuyas ideas podemos encontrar en un estado menos desarrollado en algunos autores de su tiempo y de siglos anteriores. en haber sido el únic entre sus contemporáneo en ver cóm determinados conceptos tradicionales podÃ-a ser transformados o reinventados y. a mi modo de ver. 214-223 especialmente. Galileo no se limità a recoger ideas que estaban flotando en el ambiente y a hacer lo que suele llamarse de ellas -sea lo que sea lo que. El Galileo que nos presentan Mach y muchos otros carece.vales. S. Galileo Studies. ¡Nad mAs lejos de la realidad! Todas las ideas. pues en sus notas alude a algunos autores concretos por su nombre 33. mhs adelante. de todas aquellas cualidades por medio de las cuales identificamos a los cientÃ-fico creadores de un perÃ-od históric má o menos reciente. Muchos cientÃ-fico y filósofo creen que el historiador que se ocupa de buscar conexiones entre los grandes adelantos cientÃ-fico y las etapas anteriores. tal vez. La importancia de las deudas para con sus predecesores indica que su grandeza no estriba simplemente en la suerte de haber vivido antes de que la ciencia de la dinámic hubiera sido creada por algú otro. Drake. Yo soy de una opinió del todo diferente. . sino má bien. o de señala precursores (la palabra çprecur sores)> no me gusta nada) queda por ello marcado como alguien que encuentra el mayor placer (o. Acta lzistoriae r e m m naturalium necnon tecnicariim (Czcchslovak Studies in the History of Science). conceptos. Puecic encontrarse una exposició preliminar de este punto de vista en mi artÃ-cul aDynamics: the Key to the "New Science" of the Seventeenth Century~. especialmente el punto 3). Es en este sentido en el que podemos definir tanto su penetració como su increÃ-bl poder creador. el Galileo que descubrimos con ayuda de la investigació hist-rica. págs79-114. doctrinas y mktodos con que Galileo se tropezà y cuyo empleo promocionà fueron dotados de un significado nuevo y aplicados en unas circunstancias completamente distintas que les infundÃ-aun nuevo sentido y una significació que seguramente iba má allà de cuanto sus primeros exponentes hubieran podido imaginar. Lo que yo he propuesto es que concibamos este proceso como una revolució por çtransformación para decirlo con un términ empleado por el propio Mach 35. sostuve que esta información en realidad. por consiguiente. La enorme can33 Pero véase tambih. En cambio. 34 Estas van a ser publicadas en 1974 por Cambridge University Press bajo el tÃ-tul de Transformations o f Scientific Ideas: Newtonian Themes in the Development o f Science. Praga (1967. agranda. 35 Véas la nota anterior y la Seccih 3. en lugar de empequeñecer la magnitud de Galileo como creador. su máxim satisfacción en reducir los gigantes creadores de nuestra ciencia a la categorÃ. me parece un creador de una gran talla.esto pueda querer una <(sÃ-ntesis) decir-. 11. En las Wiles Lectures que di en Belfast en 1966j4. pAgs. Cap.

no la ~ n e w t o n i a n a ~ ni. entre todos sus contemporáneos el únic que vio con toda exactitud cuá era la manera de combinar fructÃ-feramentesos elementos con objeto de transformarlos y emplearlos al servicio del desarrollo de la ciencia. El problema de la inercia es posiblemente el má fascinante para el historiador de las ideas cientÃ-fica-y. aunque ést fuera un Galileo 38. la revolució ~ i n e r c i a l fue ~ difÃ-ci de aceptar y aú má difÃ-cide lograr.infinito 37. un Huygens.creadora de má de un sól individuo. trad. para pasar de la ([fÃ-sicgalileana~ a la ~ n e w t o n i a n a se ~ requiriera. un Wallis. supuso una reorientació radical de la consideració del cosmos y de las posibilidades de un espacio vacÃ.Los Angeles. que para el filósofo pues pone de manifiesto que la nueva fÃ-sic del siglo XVII. la energÃ. como he hecho ver en las Wiles Lectures (a las que me he referido en la nota 34). es una prueba de su grandeza36. de Stillman Drake (Berkeley . Descartes. un Hooke y otros m6s todavÃ-a . Kepler. en la Secció 3 añadir algunas cosas má acerca de este concepto de ~transformación~) AquÃvoy a analizar un sól aspecto de las ideas de Galileo acerca del movimiento. Pero lo que yo quiero decir con esto es que lo que é logrà fue la <(fÃ-sic galileanan. Isaac Beeckman. Galileo escribe: dos cosas se requieren para que el movimiento sea perpetuo: un espacio ilimitado y un móvi indestructiblen. con ánim de hacerle honor. Galileo Galilei.tidad de puntos de contacto con contemporáneo y predecesores me parece que. Quisiera llamar la atenció de ustedes sobre algunos enunciados contenidos en la últim obra publicada por Ga30 Este es el sentido en el que la medida de la originalidad y genio creador de Galileo se asienta en su capacidad para discernir cuhles de los muchos conceptos y principios entonces en uso podÃ-a ser susceptibles de ~ t r a n s f o r m a c i à ³ n de ~ una manera fructÃ-fera 37 En una apostilla a una intervenció de Salviati. Cavalieri y unos cuantos otros nombres brillantes dispusieron de la misma informaciónpero isól hubo un Galileo! (Má adelante. y con demasiada frecuencia los filósofos tienden a indagar en los cientÃ-fico del pasado buscando determinar la medida en que pueden haber anticipado la ciencia actual. desde luego. 38 Los cientÃ-fico de hoy. Yo creo que los logros de Galileo sól se pueden describir mediante adjetivos como ~asombroson. 1953). la de que debemos de tratar de considerar a cada hombre en su tiempo y de comprender quà es lo que é creÃ. un Descartes.que estaba haciendo.Ptolemaic and Copernican. tampoco la {(post-newtonianan. dando asÃlugar a una filosofÃde la naturaleza casi completamente nueva y a una fÃ-sictotalmente diferente que estaba en contradicció con la intuició ordinaria y con el sentido comúnAlexandre KoyrÃha señalad que. sino tambiéun Kepler. la <ley de la inercia^.Podemos medir la talla de la capacidad creadora de Galileo por el hecho de que é fue. Yo abogo en este artÃ-cul por una perspectiva diferente. De ahÃque. University of California Press. lejos de denigrar la capacidad creadora de Galileo. que reemplazà los viejos conceptos de movimiento. a saber. pág 135. Dialogue Concerning the T w o Chief World Systems . y que requirió por consiguiente. un Gassendi. por significativos filósofos cientÃ-ficoe incluso historiadores. quiero suponer. como consecuencia de factores como esos. un Wren. reposo y cambio. no sól un Galileo y un Newton. tan frecuentemente atribuida a Galileo. .

.

y eds. continuo o que nunca cambia.Quisiera pasar ahora a una tercera cita en la que Galileo precisa má lo que quiere decir. Galileo tuvo que dar cuenta del hecho de que los cuerpos está sobre una tierra que da vueltas y gira exactamente igual que sobre una tierra que estft quieta. Cuando nosotros deseamos aplicar las conclusiones a que hemos llegado a distancias que. proviene de la idea tradicional de que el eslérices el únic movimiento uniforme. tal preferencia por el cÃ-rcul a la que el profesor Koyrà llamà muy acertadamente hantise (obsesión de circularidad. trad. sus conclusiones eran totalmente correctas. posteriores). . la correcció que debe hacerse teniendo en cuenta el hecho de que la distancia existente desde el centro de la tierra no es realmente infinita. y que las cuerdas por las cuales se suspenden los cuerpos pesados son paralelas entre sÃ-La razó es que. cada uno de cuyos puntos es equidistante del centro comú de todos los cuerpos pesados. 42 La preferencia mostrada por Galileo por un tipo de inercia natural circular (mhs bien que puramente lineal) probablemente estuvo condicionado en alguna medida por su copernicanismo y por su instintivo sentido de çconservación Sin duda ninguna. circulante). sobre la base de lo demostrado. Al menos un galileano. John Wallis. 1914. En realidad. 41 Segú Galileo.realmente continuar durante mucho tiempo con su forma lineal. en consecuencia. que escribÃ-justamente antes de los Principia de Newton. necesitamos inferir.sin ayuda de fuerza exterior alguna.avanzando . El observa que con respecto a la superficie de la tierra podemos considerar <una parte muy pequeñ del arco de un gran cÃ-rcul como una lÃ-ne recta)). ArquÃ-mede y los demá se creÃ-a situados a una distancia infinita del centro de la tierra. En cuanto al copernicanismo. aunque finitas son muy grandes. en la prácticanuestros instrumentos y las distancias con las que solemos tratar #son tan pequeña en comparació con la enorme distancia que hay desde el centro de la tierra que podemos considerar una parte muy pequeñ del arco de un gran cÃ-rcul como una lÃ-ne recta y las perpendiculares trazadas desde sus dos extremos como si fueran paralelas)). Galileo nunca se hizo la pregunta de si el movimiento sin apoyo podrÃ. de Henry Crew y Alfonso de Salvio (New York: Macmillan. Además Galileo señal que çe todas sus discusiones.e n el sentido de que se separarÃ. dicho cuerpo seguirÃ. En cuanto a la conservación Galileo hace ver en sus obras su convicció de que si un cuerpo se mueve por sà mismo en una lÃ-ne recta a lo largo de una tangente a la tierra. formulà repetidas veces un principio de ainercia~ en el que la alinea recta)> se tomaba como parte de un gran acÃ-rcul concéntriccon la tierran. Galileo explica que lo que al lector ha podido parecerle un ejemplo de movimiento en lÃ-ne recta se puede demostrar que es solamente un movimiento a lo largo de una pequeñporció de arco de un gran cÃ-rculoProbablemente sea un error decir que Galileo creyà en una çinerci circular)). resultado que parece implicar que aquéllotienen un movimiento natural 'circular' (o. Dialogues Concerning Two New Sciences. a pesar de que el tipo de (inercia)) del que é hablaba mantenÃ-a los cuerpos en movimiento a lo largo de arcos de cÃ-rculode gran tamañ42:cÃ-rculoque son lo suficientemente grandes como para que no sea fácidistinguirlos de lÃ-nearectas.mhs del centro. en cuyo caso sus supuestos no resultaban falsos y. tal vez.> Todas las citas esthn tomadas de Galileo Galilei. Ver la nota 90. ArquÃ-mede ((da por supuesto que el astil de una balanza o de una romana es una lÃ-ne recta. Citando la autoridad de ArquÃ-mede 41. sino simplemente muy grande en comparació con las dimensiones insuficientes de nuestros aparatos.

Desde el punto de vista de las ~transformaciones~>. so una revolució tal que. hacer la transformación~ Uno es la potencialidad. entre todos los contemporáneos fue capaz de discernir en la ciencia. 3.consistir en modo alguno en una reducció de su magistral aportació a algú tipo de sÃ-ntesiso a alguna especie de çremiendo de lo que hubiera cabido suponer sabido por todos. Es en este sentido en el que un análisi de los orÃ-gene de los conceptos y principios de Newton no podrÃ. Mi punto de vista puede parecer extremo. es tomar prestada o usar o adaptar una definició o una ley o un axioma o un principio o incluso toda una teorÃ-a de alguno de sus predecesores. pero puede ser tambiéinconsciente -caso de que se introduzca un nuevo campo de aplicació o alguna nueva connotación no tenida en cuenta o no pensada por el inventor original. claro que la nueva fÃ-sicinercia1 supu. Véas la Secció 3. Gassendi. por regla general. el descubrimiento de precursores de los conceptos o principios de Galileo se convierte en un medio de calcular su verdadera grandeza y ya no hay que considerarlo como un pretexto para reducir o mermar su genio. y por consi43 44 . la filosofÃ. Si. pero otras fueron obra de Kepler (que introdujo la expresió de inercia^ e ainercia natural^ en la ciencia del movimiento) 43. encontrar aquello que pudiera ser transformado y.Queda. el otro la a ~ t u a l i d a d ~ ~ . Descartes.y las matemática de su dpoca. pues ¿n hay acaso en la ciencia ideas (por ejemplo. Esta ~transformación puede ser abierta y consciente. por consiguiente. el grado de ~transformación puede ser (o puede. sól Galileo. resultar ser) tan grande que el cientÃ-fic està efectivamente haciendo una contribució atotalmente original)). al crear çsolas> una çnuevteorÃ-a> lo que un cientÃ-ficestà haciendo. Huygens y Newton. leyes. Desde este punto de vista. contribuyà Galileo. principios) totalmente nuevos. Las 'Transformaciones' en el desarrollo de la Ciencia: Los Conceptos de ç inercia^ y <Estado de movimiento^ El desarrollo de una fÃ-sicçinercial muestra de quà manera. aquellos elementos que eran susceptibles de una ~transformación que los convirtiera en parte de la nueva ciencia de la dinámicaentonces el esfuerzo creador de un Galileo tiene un doble sentido: primero. má adelante. la tarea de buscar y determinar los elementos del pasado que está presentes en el esfuerzo creador de un determinado cientÃ-fic supone un medio de calibrar el verdadero grado de originalidad midiéndol por la profundidad y variedad de las ~transformaciones~que hayan resultado haber sido hechas. para su creación requirià de muchas varias etapas de çtransformación A una de estas etapas (a una de gran importancia. como he sostenido en la Secció 2. segundo. conceptos. ciertamente).

una muestra de materia del tipo que sea estarà en reposo o se detendrà si no hay ninguna fuerza <motriz))o <motora)) que la està moviendo de hecho. 1967). vol.. Kepler's Sommium (Madison: University of Wisconsin Press. Transformations. de lo contrario. Edward Rosen. Edward Rosen. de K . Physics. se puede llegar a descubrir la fina estructura de la empresa creadora de la ciencia allÃdonde hoy sól podemos aspirar a ver los gruesos trazos del cambio cientÃ-fico PermÃ-tasemecomo ejemplo de transformació sencilla. Koyrk. Por consiguiente. en primer lugar. trad.que la materia se caracterizaba por una xinacciónx una ainactividad~. en lugar de hacer hincapià en la aparente y un tanto vaga semejanza entre ellos. y S. 1962). Lo interesante. De aquÃse siguen una serie de consecuencias inmediatas importantes. 5. independientes de cualquier predecesor? Una respuesta positiva presupondrÃ. págs 610-613. desde el punto de vista de la creatividad es. Identity and Reality. Concepts of Force (Cambridge: Harvard University Press. trad. B. en el mola inercia mento en que la fuerza motriz deja de actuar. uThe Copernicans and the Principal of Inertian. Pt. Cohen. Kepler creÃ. Apéndic111. 11.un esfuerzo creador independiente por completo de cualquier predecesor y de cualquier tipo de contacto con la corriente cientÃ-fic y cultural de la historia. introducida por Kepler en el vocabulario de la ciencia fÃ-sic y convertida en expresió de uso comú despuéde los Principia de Newton. ~Kepler's Harmonics and His Concep of Inertia~. Kepler mostrà que esta fuerza debe surgir del mismo solM. Apéndic 1. Emile Meyerson. volver de nuevo a la expresió *inercia)) (o <inercia natural))). Loewenberg (London: Alien & Unwin. la novedad del concepto Kepleriano y de sus aplicaciones. Por ejemplo. la inercia de los planetas les llevarÃ. 45 Véasel texto de Rutheford citado en la nota 31.Amer. 1957). . 1961). Cap. De donde se deduce que Kepler pudo rechazar y de hecho rechazà la doctrina aristotélicde los çlugare naturales)). 1930. y com.a un estado de reposo. Max Jammer. si un cuerpo se el detiene siempre que una fuerza motriz deje de actuar sobre él mismo cuerpo se detendrà donde quiera que la fuerza motora deje de actuar. 46 Sobre la ciencia del movimiento de Kepler.Ademáscreo que el insistir en este proceso de çtransformación puede hacer que nuestras reconstrucciones histórica del desarrollo de la ciencia estémá en armonÃ. Kepler.con la experiencia real de los cientÃ-fico45 y creo que. New York. una çpereza) y una çinclinati ad quietem~. Para él guiente. La inercia o fuerza de inercia)) de Newton fue un poco má allà y no se limità a mantener en reposo a cuerpos no móvile o a hacer pasar al estado de reposo a cuerpos en movimiento. Yo no sÃde ningú caso de este tipo. 1 y 2. insistiendo en las diferencias entre sucesivas generaciones de conceptos (dentro de esta perspectiva). reeditado por Dover Publications. J. véas A. uKeplerfs Concept of Inertian. 34 (1966). La revolution astronómiqu (ParÃ-s Hermann. Además la existencia de un movimiento continuo por parte de los planetas no puede por menos de suponer ahora una fuerza motriz en constante actuación pues. Caps.

1965). Cambridge. aunque profunda. en atribuir este estado de o fuerza de inercia^ inherente a cualmovimiento a la çinercia quier cuerpo material. pues. 2. Eng: Cambridge University Press. que una simple. ~ T h e Concept and Definition of Mass and Inertia a s a Key to the Science of Motion: Galileo-KeplerNewton-Einstein~. . la Secció 2 de dicho artÃ-cul es equivalente a la Secció 3 de éste 49 VéansDescartes. 50 Para má detalles. en donde aparece a propósit de la primera çle de la naturaleza* de Descartes 49. B.B. si no hay una fuerza motriz que lo impida. Hay muchas otras similitudes entre los dos Principiae. B. págs 35-41.A. que aparecià en Special Issue 4. J. la introducció de un concepto no-Kepleriano: el de <(estadode movimiento^. E incluso (dicho sea de pasada) el tÃ-tul del tratado de Newton no es otra cosa. é fue el primero. el que puede por sÃmismo mantenerse. que yo sepa. págs 43-50. Pt. Praga (1968). Pogrebyski. siempre que ést sea un çestado de reposo o de çmovimiento~ entendiendo que el movimiento es un estado únicament si es uniforme y rectilÃ-ne47. lo cual no es sino una transformació de las ~regulaequaedam sive leges n a t u r a e ~cartesianas en los ~axiomata sive m o t u s ~ newtonianos 50. Secció 4 . B. y tambié~ D y n a mies: The Key t o the "New Science"~con las correcciones y enmiendas del autor. Aiton. Cohen. En una palabra. en la que explicaba esta diferencia entre la çfucrz de inercian de Kepler y su concepció de la misma.junto con importantes comentarios de E. 11. Newton no inventà el concepto de fiestado* de movimiento ni tampoco la caracterÃ-stic definitoria de semejante (<estado)>. Secciones 95-98.artÃ-cul escrito como aportació al XIII International Congress of the History of Science (Moscú agosto 1971). La transformación de la inercia de Kepler en la inercia de Newton requiere. a saber. y J. tales como por ejemplo el uso que Newton hace de la frase çperseverarin statu s u o por ~ la de xin oedam. London: Chapman & Hall. Newton incluyà una nota manuscrita en su copia de la segunda edició de los Principia. sin duda alguna. Principia Philosophiae. statu - 47 De hecho. Cohen. págs67-70. Cap. ~ N e w t o n and Descartes#. 1965. ya que el movimiento (entendido en sentido aristotélico habÃ-sido tradicionalmente considerado como un proceso Ñcom el proceso por el cual algo potencial se convierte en actual-. 48 Sobre el concepto de inercia de Newton véas 1. v6ase I. especialmente 111. la inercia de Newton tiende a mantener a un cuerpo en su <<estado>>. véas las Transformations de 1. cualquiera que ést pueda ser. 1972). transforman do^ asÃde manera radical y ampliando el concepto originario de Kepler 48. Newton se tropezà con el concepto de <(estado)) de movimiento leyendo los Principia philosophiae de Descartes. ~transformación de los çprincipi philosophiae~de Descartes en Philosophiae naturalis principia mathemáticaPor último las leyes del movimiento de Newton se presentan como axiomas sobre los que se contruye todo el edificio. Koyré Newtonian Studies (Cambridge: Harvard University Press. pero. Cohen Introduction to Newton's Principian (Cambridge: Harvard University Press.tiende tambiéa mantener a los cuerpos moviéndos uniformemente en una lÃ-nerecta. Esta innovació fue tambiéradical.

considerà necesario introducir una segunda ley (altera lex naturae) que establece que todo movimiento en y por sÃmismo es rectilÃ-neoFinalmente. ademáshabÃ-que atransformar~ el movimiento en una cantidad vectorial y habÃ. Y. Cap. Transformations. puede ser considerado como una especie de ~transformación lleva a una segunda etapa de investigación lleva a investigar el lugar en el que el propio Descartes pueda haber encontrado el concepto de <<estado de movimiento)). por original que sea. despué de haber establecido su aprima lex n a t u r a e ~ (que un cuerpo *perseveran en un determinado çestado de movimiento). En primer lugar. aLetters on Sunspotsn. Su fuente fue casi seguro Galileo. Discoveries and Opinions o f Galileo (Garden City. B. pág 113.perseveret~de Descartes. Le Ope- . Cohen. y el que los dos hacen de la expresió çquantu in se e s t ~ de Lucrecio Hay. con su concepto de vis insita o vis inertiae. y se mantendrà en el estado en el que hubiera estado situado antes: es decir.: Doubleday Anchor Books. N . diferencias fundamentales entre las kges naturae de Descartes y la primera Lex motus de Newton que van má allà del simple vocabulario (del hecho de que. Cohen. Es evidente que se requirià una verdadera atransformación para llegar a una sola ley de la inercia (como la expresada en la prima lex motus de los Principia de Newton) y para llegar a establecer que la ley se sigue de la naturaleza de la materia. 52 Véasla prueba en 1 . Newton emplee la expresió vis inertiae). 19 (1964). Descartes creyà que la conservació del çmo vimiento de la materia^ depende y se deriva de la xinmutabilidad de dios^. desde luego. que en su libro sobre las manchas del sol (1613) habla de un aestado~ de movimiento Galileo està defendiendo que los acuerpos fÃ-sicos tienen una ainclinació fÃ-sica) a determinados movimientos y sienten a-epugnancia hacia algunos otros)>e indiferencia hacia los demás Y concluye que *eliminados todos los impedimentos externos. págs 131-155. si hubiera estado en un estado de reposo. B. conservarà éste y si por ejemplo. en lugar de ser una consecuencia de los atributos de Dios. un cuerpo pesado situado en una superficie esféric concéntric con la tierra. se hallara en movimiento hacia el oeste. vol. Newton. Por otra parte. se mantendrà en dicho movimiento)) 53 51 Véase además 1. introdujo otra transformacióntambié importante. aQuantum in se estn: Newton's Concept o f Inertia in Relation t o Descartes and Lucretius~. serà indiferente a permanecer en reposo o a moverse hacia cualquier parte del horizonte. 1957).que hacer que el principio de la inercia se convirtiera en un axioma que tuviera como base la experiencia y no principios primeros de ningú tipo. Nuestro punto de vista de que el pensamiento cientÃ-fic creador. Descartes no comprendià con toda claridad que la conservació (o continuación del movimiento dependa de un concepto vectorial de movimiento. 11. por ejemplo.Notes and Records o f the Royal Society o f London. 53 Traducció de Stillman Drake.

Primero. este claro uso del términdesaparece casi por completo hasta ser restablecicid0 (y no reinventado. Descartes tenÃ. vol.Drake. naz. Una vez mencionado. la razó està seguramente en que Galileo no està haciendo una distinció entre un plano y una parte de una gran superficie esférica por ejemplo. essai sur les origines et la formation de la mécaniquclassique (ParÃ-sArmand Colin. como creo haber demostrado) por Descartes. vol. se moverÃ-continuamente alrededor de nuestro globo sin pararse nunca. como lo fue. en vida del autor (1838-1916). Barbera Editore. AsÃejemplo. pági nas 70-135. Podemos preguntarnos. 9 El debate en torno a la teorÃ. 14 (1883). 3." ed. Publishing C. Ernst Mach. Zeitsckrilt fü Volkerpsyckologie.de gran profundidad conceptual las dos.Maurice Clavelin. Tambiésu f Circular I n e r t i a ~ . El lector debe darse cuenta de que Drake està en desacuerdo con casi todos sus colegas por lo que se refiere al concepto de inercia de Galileo. Florence: G.. 15 (1884). 10 (1968). debe ser necesariamente no sól uniforme sino tambiérectilÃ-neo Yo creo que la introducció que Descartes hace de esta segunda ley en la que establece la naturaleza rectilÃ-nedel movimiento no fue sino resultado de una çtransformació del ejemplo que pone por Galileo de lo que para é era un çestad de movimiento^.. cuya séptimedició alemana aparecià de 1883 a 1911. este concepto no aparece en el análisi que Galileo hace del tema: yo no lo he encontrado ni en el Diálog ni en los Discorsi.que insistir (en altera lex naturae) en que para que el movimiento sea un aestado)).. En sus Galileo Studies puede encontrarse una versió revisada de estos artÃ-culoy de algunos otros. le rere di Galileo Galilei. Die Mechanik in ikrer Entwicklung historisck-Kritisck dargestellt. e d i c i h que ha sido traducida a muchas lenguas (la Open Court A. çGalile and the Concept of I n e r t i a ~y ~ T h e Case against "Circular Inertia"~. Chicago ha publicado entre 1893 y 1960 seis ediciones en inglés) Koyré Etudes Galiléennes Pt. además por qué en cambio. 1967).o principio de inercia de Galileo me parece que no lleva camino de acabarse nunca.. 337-387. Barbkra Editore. e n passant. . Caps. al considerar el movimiento como un cestado)).. ed.. Florence: G. tan grande como la tierras4.tenido que introducir dos <(transformaciones~. Galileo Studies. se està oponiendo abiertamente a la tradición sino que se està introduciendo un concepto tan revolucionario como el de <cestadon de movimiento sin darle la menor importancia. 12 y 13. Véas su contribució ( T h e Concept of I n e r t i a ~ . Istoria e dimo. publicado por el Cornitario Nazionale pcr le Manifestazioni Celcbrative del IV Centenario della Nascità di Galileo Galilei (editado por primera vez.strazioni intorno alle macckie solari . aun barco que hubiera recibido un impulso para navegar por un mar en calma. págs 282-298.. ~Galilé et la loi d'inertie~. págs 365-410 y vol. vol.Lo que má me sorprende de este pasaje no es tanto que Galileo. 1968).Physis: Rivista artÃ-cul ~GalileoGleanings XVII. En segundo lugar. Pero Descartes habrÃ. Si este ejemplo no es un caso de inercia circular. se hubieran eliminado todos los impedimentos externos)). Cito tan sól algunos de los muchos estudios que hay sobre el tema: Emil Wohiwill. çDi Entdeckung des Beharrungsgesetzes~. The Question o Znternuzionale di Storia dalla Scienw. si. 5 (3...En esto. estaba la tarea de hacer de la observació que Galileo hace de pasada un principio general de la naturaleza (la prima lex naturae de los Principia cartesianos). La Philosophie naturelle de Galiee. 1965). Saggi su Galileo Galilei. phginas 134-135.

como ocurre en el caso del componente horizontal del movimiento de un proyectil. (UDOS nuevas ciencias*). 244).cuerdo al lector que no estuvo solo. Por consiguiente. y me parece que el afirmar tal cosa supone hacer una parodia de la ciencia y de la historia. sino ni siquiera un tiempo significativamente largo. ed. en sus diversos escritos. si yo declaro a Galileo fundador de la fÃ-sic inercial no es por otra cosa que por la serie de dramática ~transformaciones~ que yo creo que comenzaron con é y que. Ver la nota 57. finalmente. por lo que a nuestra comprensió históric se refiere. Cuando Galileo expresa de manera má aproximada un principio de inercia formalmente idéntic al de Descartes y cuando no se alude a plano de apoyo alguno. muchos son del movimiento horizontal. o de si pensaba que ést universo que nos rodea por un tiempo infinito o incluso indefinido. entonces resulta que el movimiento es muy limitado. . Pero yo no creo en modo alguno que Galileo deba pasar por haber descubierto (o haber formulado o inventado) la inercia newtoniana o por haber hecho uso de la primera ley del movimiento de Newton.continuar en el lineal. que conozco gracias a Pere Costabel que me hizo reparar en él sobre un plano inclinado) Un ejemplo es el de un cuerpo que cae. en su Mechanica. la fuerza del peso hacia abajo se ve finalmente compensada por la resistencia. núm2. Algunos parecen ser del movimiento circular (como en el extracto que acabamos de citar). Y no debe55 Discorsi e dimostrazioni . una gran variedad de conceptos de inercia. Galileo presenta.. Admirémono de lo cerca que Galileo ha podido llegar del concepto y del principio de inercia de Newton y alegré monos de que otros se hayan visto estimulados a dar comienzo a la serie de ~transformaciones~ que condujeron a Newton. la mayorÃ-son del movimiento sobre un plano de apoyo (y en un sól caso. habla má de una vez del movimiento terrestre inercial aparentemente lineal especificando acon tal de que se crea que el plano horizontal coincide con la superficie de una esfera concéntric con la tierra)). La vaguedad (o la ambigüedad si ustedes prefieren) de los conceptos o maneras en que Galileo expresà lo que llamamos inercia es una medida del grado en el cual el propio concepto cartesiano del principio de inercia no fue sino una transformació de gran envergadura 56 de las versiones o pre-versiones que aparecen de este concepto en las obras de Galileo.. Por consiguiente. tercer dÃ-a* escolio siguiente a la proposici6n XXIII (opere. phg. 56 No debemos olvidar que el paso a la ley de inercia newtoniana (e incluso cartesiana) supuso un tremendo esfuerzo intelectual. y no sól no dura siempre. y el movimiento es a partir de entonces uniforme hacia abajo. no sirve de nada esperar de los mudos labios de Galileo una respuesta a la cuestió de si é creÃ-de manera expresa en una distinció (en algú nivel de realidad postnewtoniana) entre la inercia circular limitada a escalas grandes y la inercia puramente <en realidad)) podrÃ. pues John Wallis. llevaron a Newton.

4) La formulació como principal axioma de que el movimiento inercial es un çestado~ 5) La conexió de la inercia y.considerarse cobvian o <evidente por sÃmisma> desde el momento en que la mayorÃ. Pues una vez que Newton publicv en 1687 los Principia estableciendo con toda claridad (aunque tal vez de manera no exenta de ambigüedad el principio de inercia como primera ley del movimiento y que declarà que Galileo habÃ. Las dos primeras son tal vez las mas interesantes. Koyrée Newtonian Studies. véas A. todas ellas anteriores a la últim ~transformación por obra de Newton Y esto nos lleva. ~ De este modo. y no Descartes.conocido y hecho uso de esta ley. estamos preparados para descubrir que a la primera ley newtoniana del movimiento no se llegà má que tras un buen númer de ~transformaciones~.ahora señalaalgunas de las principales atransformaciones~que fueron necesarias para convertir los conceptos de Galileo en la primera ley del movimiento de Newton: 1) Precisió en lo tocante a que la inercia es solamente rectilÃ-nea2) Ampliació de los movimientos en planos próximo a la tierra (o en superficies esférica conckntricas con la tierra) a cualquier tipo de movimiento rectilÃ-ne y. el primero que publicà una ley de inercia. y la quinta de Newton solamente. 3) La intuició fÃ-sicde que los movimientos inerciales en realidad pueden seguir durante muy largo tiempo en el mundo real y externo de la naturaleza. . 58 Fue Gassendi. sin apoyo. ~Newton and Descartes~. del movimiento inercial. por consiguiente. la segunda y la cuarta. por consiguiente. La primera de las çtransformaciones fue obra de Descartes. empezando por la formulació de Galileo y siguiendo por las innovaciones hechas por Descartes y Gassendi y por algunas aportaciones conceptuales de Kepler. en general. ya que pueden hacernos ver la diferencia existente entre leer a Galileo antes de 1687 y hacerlo despuéde esta fecha.de los hombres registrados en la historia creyeron en una ley muy diferente y se hubieran opuesto al principio de inercia newto-cartesiano. La dinámic newtoniana: La segunda ley del movimiento El ejemplo de Galileo nos hace ver la dificultad inherente al concepto de inercia propiamente dicha (o lineal): lo lejos que en realidad està este concepto de ser <obvio))o çevident por sÃmism o ". Me gustarÃ. 111. especialmente Apéndice 1 y 5 del Cap. con la masa como cantidad de materia. por tanto. de Descartes y de Newton. estar de acuerdo con Ernst Mach. quien con todo acierto señal que la ley de la inercia difÃ-cilmentpodrÃ. a poner en tela de jui57 Podemos.mos olvidar que la propia revolució galileana fue la últim dransformación de una secuencia de ~transformaciones~ de la fÃ-sicdel impetus medieval. ya nadie a partir de entonces es capaz de leer a Galileo sin ver implicaciones newtonianas o sin ver al menos cóm Newton estaba ya potencialmente allÃ4.

pero está establecidas ya. vol. una doctrina especÃ-fic del espacio y del tiempo y tres leyes del movimiento. númer 3) està dedicado a estudios newtonianos. de cantidad de movimiento)) medida mediante 59 Una es un soplo o impulso que actú de manera instantánea mientras que la otra es una fuerza que actú de manera constante.cio cualquier afirmació en favor de una fáciy total identificació de la <<fÃ-sic de Newtonn con la <<fÃ-sic de Galileo~. en la obra de Huygens. Todo el númer de otoñ de esta revista (vol. Tke Texas Quartely. Robert Palter. 1713. con una introducci6n de 1. dos tipos de fuerza 59. Esta especificació no aparece de manera explÃ-citen la fÃ-sicanterior a los Principia. 62 La formulacih de esta ley no sufre alteració alguna en ninguna de las tres ediciones de los Principia (1687. Cohen. 60 Esta çfuerz de inercia)> (vis inertiae) o <fuerza inherente)>(vis insita) se resiste a un cambio de estado. 10. No debe de haber dudas acerca de lo que Newton quiere decir. çfuerz de inercia)) o <resistencia a cambiar de estad o 60. Véas1. principios y método contenidos en los Principia. pero relacionados entre sÃde masa. A las leyes del movimiento se las llama ~ a x i o mata)>. et fieri secundum lineam rectam qua vis illa imprimitur '*. Cohen. Matkematical Principies o f Natural Philosopky. pero no puede en y por sÃmisma causar un cambio de estado. Esta es la razó por la que Newton la llamaba fuerza çpasiva~ en contraposició a las fuerzas activas^ que producen cambios de estado. leyes. y tiene lugar conforme a la lÃ-ne recta en la que se imprime dicha fuerza)>). 61 Sin duda alguna. . 1726). En la traducció de Andrew Motte: ~ T h e alteration of motion is ever proportional to the motive force impress'd. ~Newton's secong law and the concept of force in the Principian. B. en las definiciones previas (al menos las dos primeras). La fÃ-sic de Newton -y me refiero aquÃa la doctrina de las definiciones. La segunda ley es expresamente formulada por Newton de la manera siguiente: mutationem m o t u s proportionalem esse vi motrici impressae. Newton entiende aquÃpor çfuerza lo que nosotros llamarÃ-amoçimpulso -y nos dice que el ((cambio)> de çmo vimiento~(es decir. págs 127-157. traducció de Andrew Motte. La versió revisada de este artÃ-cu lo ha sido incluida en una edició ampliada de este númer publicada por la Mit Press (Cambridge. ~ Para un lugar determinado. 63 Isaac Newton. (London: Dawson of Pall Mall.se basa en dos conceptos distintos. 2 vols. Una de ellas es una medida de la resistencia a cambiar de estado (o resistencia a la aceleración) y la otra lo es de la fuerza a la que da lugar cuando se halla en un campo gravitacional. 1729. véas la nota 66. aunque sÃestà implÃ-cita en parte. una de las novedades mAs significativas de los Principia fue la prueba experimental que Newton hizo de que la çfuerz de inercia> (o c a n t i d a d de materia)>)es proporcional al peso. que es para é (Definició 111) la inercia^. o por lo menos totalmente implicadas. Ed. B. 10 (1967). and is made in the direction of the right line in wich that force is impress'd~" (((El cambio de movimiento es siempre proporcional a la fuerza motriz impresa. 1968). una pseudo-fuerza (o xfuerza de inercia~). Mass). la fuerza de inercia)>de un cuerpo es proporcional a su peso ". Un aspecto peculiar o caracterÃ-stic de la fÃ-sic de Newton es su concepto de masa (quantitas materiae).

Newton nos presenta una segunda ley que incluye un factor tiempo exactamente en la forma en que lo habÃ. Pues si tres impulsos @ I .con una serie de impulsos infinitamente pequeñoscuya suma fuera una fuerza <(finita)).a3. Newton dice que una <fuerza))(o impulso^) producirà el miscomo ~gradatim & mo cambio de momento tanto çsimu& s e m e l ~ sucessive~ .La mayorÃ.hecho (en la Definició VI1 y VIII) cuando introdujo la cantidad (o <medida)>) ((deacelaración o çmotriz de una fuerza centrÃ-pet-medida de aquello que es pro64 No cabe duda. ignoran un factor tan importante como es el concepto de tiempo en Newton y la naturaleza de los infinitésimonewtonianos. que caso de que dividamos este únic impulso en una serie de otros má pequeños Esto es claramente cierto para el cambio total de momento (es decir. Amv2. u n golpe.de esos artÃ-culono introducen ninguna novedad y además por regla general. 6s A partir de ahora ya no voy a citar a ninguno de los muchos autores que han escrito sobre la segunda Ley de Newton -incluidos muchos filósofo con mentalidad histdrica de los último años. en un caso el resultado serà una trayectoria poligonal. entonces un solo impulso a.el producto de masa por velocidad) es proporcional a dicho ~ i m p u l s oo ~ <(fuerza)). Ç= ~ A ÃLa ˆ respuesta nos la da el propio Newton 65. un empuje. pues.el doble de fuerza producirà el doble de movimiento. ~ 1 9 . en donde + + es decir. mientras que en el otro serà una lÃ-nerecta. En el lÃ-mite como el intervalo entre los golpes es cada vez má pequeño a la larga tendremos una fuerza continua actuando. que sea la suma vectorial de 01 e2 e3producirà un cambio de momento Amv. de que en lo que estA pensando Newton es en un impulso. el triple de fuerza el triple de movimiento. caso de que apliquemos un solo impulso o golpe. Y lo mismo ocurrirÃ. tanto si se imprime toda de una vez como si se hace de forma gradual y sucesiva~ 64. Obsérves que en la exposició de la segunda ley. A continuaciónexplica que <(sila fuerza produce un movimiento . de velocidad y direcció del movimiento) de acuerdo con la forma impulso-momento de la segunda ley. En este caso lÃ-mitde una fuerza continua. Amv3. tambiéel mismo. que acabo de citar. en ambos casos. pero el momento final serà el mismo en ambos casos. El resultado final serà el mismo.((tanto si se imprime todo de una vez como si se hace de manera gradual y sucesiva)). sencilla y directa en aparicncia con los intentos realizados por los comentaristas de los fundamentos de la dinámic para hacer de ést la conocida segunda ley de nuestros libros de texto. . aplicados a una masa producen los cambios de momento Amv~. dado que el cambio total de momento es. ~ C 6 n i o conciliar esta afirmación tan simple. respectivamente.

o. 66 Pueden encontrarse las muchas variantes de la segunda ley en la Introducci6n y Aparato crÃ-tic de la edició con diferentes interpretaciones de los Principia de Newton. en todas las versiones impresas. variació alguna con respecto a la afirmación completamente clara y precisa. Pueden encontrarse ejemplos en el Corolario 1 a las Leyes de Movimiento y en la Proposició 1. preparada en 1972 por el últim A. en las diferentes maneras en que Newton expuso la segunda Ley. continuo y por sà mismo (quantum in se est. debido probablemente a su concepto de tiempo matemático Tal vez el análisi de algunas versiones alternativas de esta segunda ley (aparecida en un manuscrito de 1692-1693) arroje alguna luz má sobre este tema tan ampliamente debatido por la mayorÃde los principales filósofo de la ciencia. se da un impulso a un cuerpo que ya estA en movimiento. Una de ellas dice lo siguiente: ley 11. Newton calculà entonces el movimiento resultante.que Newton propone no le llevan a dar dos formas de la segunda ley del movimiento. para las versiones latinas. 67 Doy traducidos estos textos. En ese caso. de no habérsel imprimido la fuerza. explicaci6n a la . Este aspecto de las leyes del movimiento resulta especialmente atrayente porque alude a una situació en la que un cuerpo està al principio en movimiento o se mueve con un movimiento inercia1 (uniforme y rectilÃ-neo y despuése le da un golpe. Y explica en el comentario: KY este movimiento. debe calcularse en un espacio inmóvi de acuerdo con la determinació de la fuerza impresa. 68 En el Corolario 1 a las Leyes del Movimiento. el nuevo movimiento debe sumarse al movimiento preexistente. En los Principia. un cuerpo que recibe un golpe (o fuerza ~ i m p u l s o r a puede ~) estar bien en reposo bien en un movimiento uniforme. si el cuerpo estaba en reposo antes de que se le imprimiera la fuerza. los dos movimientos pueden ser sumados juntos. ademá la nota 72. entonces debe calcularse en aquel espacio móvi en el que el cuerpo. Luego dice Newton que el nuevo movimiento será de acuerdo con la Ley 1 . probablemente como consecuencia de haber recibido tal