You are on page 1of 1

CASO STARBUCKS

Para entender la cultura organizacional debemos entender esta como un todo y no solo como la suma de sus partes. Podríamos decir que la cultura de una empresa se crea a través de los comportamientos que se producen en esta, entre los empleados o entre la Dirección y los trabajadores. También se podría considerar que la cultura se observa y se crea a través de la comunicación. Sin embargo tanto los comportamientos como la comunicación no son los fieles creadores de la cultura organizacional sino que son efectos de esta, los bien llamados artefactos. Por poner un ejemplo podemos tener días para vestir informalmente o tener política de puertas abiertas pero esto no quiere decir que el director este abierto a recibirte siempre que tú quieras porque la barrera puede ser otra que la puerta abierta. Por debajo de estos artefactos existen los valores y supuestos que son los factores realmente constituyentes de la cultura de una organizacional. Estudiando el caso concreto de Starbucks y tomándolo como ejemplo observamos como una organización con unos supuestos basados en considerar que las personas son el activo más importante de una empresa, en considerar su opinión y mostrar que la empresa se preocupa por su felicidad, en definitiva, en creer la persona, se va desarrollando una actitud y unos comportamientos imposibles de dar en otra empresa con unos supuestos opuestos y esto es capaz de trasmitirse hasta la misión y visión de la organización. Siguiendo con el ejemplo de Starbucks observamos como los propios dirigentes de la empresa reconocen que la clave de su éxito, además de utilizar un producto de calidad, y una buena estrategia de marketing, su éxito ha venido determinado por apoyarse en una política de Recursos Humanos basada en creer en sus empleados, o como ellos les llaman, “partners”, y por seguir un modelo basado en el enfoque humano. Gracias a estos valores y supuestos esta compañía ha conseguido crear el éxito que todos conocemos, logrando abrir entre 3 y 5 locales cada semana y expandiéndose y casi apoderándose de las calles de EEUU y Europa