'1

"t"

\,

- "-»

1,,'
1

l
\

~

\ ?

I

'~.

I

!' .
~:~

,)
"

En cuerpo y alma
Visiones del progreso y de la felicidad
I
"

!
.~

1 ,

Zandra Pedraza GónleZ
~;'-' ~'C',,~~

,

~~ .•. :-- -

'~

,
;,.:.........:,;.,.~.
.. --------. _..o:.

-,,;¡=-=_

__'!L----.-

'

_' __

=.-'.

-----

.~.

--

,-_ .._-

-.

~';

¡.

l'
1

Departamento de Antropología Universidad de los Andes Bogotá, 1999
-;;;;.=-~"".'::..

I
.'.•. -~=--¿¡r ..

l.il

~

i'

'.

i \",
.

.:')iY'::r~id.,:,:.i ¡J,,;.,. •..
'-,

_----------

,:~j,',,~";,:,;

\~C>'j
~~,,::

C~2~
..

I La experiencia directa no habíajuncionado: tenía que resignarme a la eru4ición. Así va el mundo: la cosa parere próxima, inmediata, pero hay que dqr un rodeo largo para llegar a rozar/p, siquierajugazmente, con la yema de lo~ dedos. Nada de lo que nos interesa ver' daderarnente nos es directamenteaccesi. ble. El cuerpo que suponemos desear es una superposición de proyecciones culturales inculcadaspor el sistema tortuoso que quiere justamente impedirnos su goce; nuestro platopr~. ferido, la única opción que nos deja l{n repertorio rígido canonizado por la costumbre, El pasado más 'remoto, 'la puesta de sol que estamos viendo o ,la ftaturaleza exacta de la punta de nuestra lengua, sólo tienen algún sentido o por lo menos alguna descripción pl(lUsible en algún capítulo o en algún volumen de una interminable biblioteca. Atrincherarse en lo empírico no aumenta el conocimiento, sino la ignorancia, Juan José Saer. 'El río sin orillas",

En cuerpo y alma: vis¡'ones del 'progreso y de, Ú felicidad Zandra Pedraza Gómez ~ Diseño de la carátula: Juan Pablo Fajardo
¡

I

,

Primera edición: febrero de 1999 lODOejemplares

ISBN: 958 - 695 - 013 - 1

@ Zancira Peciraza, 1999
@

Para esta edición Universidad de Los Andes, 1999

, ¡
.,

Preprensa e i¡úpresión: CORCAS Editores LTljIA.

,

'1

1
Hecho en Colombia

j

I I

).

;)

INTRODUCCIÓN
(...) el principal objetivo de la teorización en la etl1ología no
consiste en registrar regularidadl's abstractas, sino en hacer

posible la descripciól1 densa. Clifford Geertz La superioridad de la etnografía es la consecuencia de

su imperfección constitutiva ... Ella trasciende en cuanto evoca lo que 110 puede representarse discursivamcnte de manera consciente y lo que nunca puede ser totalmente

representado. St'piJen A. Tyler

~.

Los textos de este estudio se ocupan de los ideales del cuerpo que han definido la modernidad en Colombia y, con algunas variantes, en América Latina. Su primera intención es avanzar en la comprensión de los discursos y los ideales forjados para imaginar, construir e interpretar el cuerpo en el esfuerzo por gestar y vivir la modernidad. A lo largo de las dos últimas décadas se ha puesto en circulación una profusión de investigaciones sobre los más variados acercamientos al cuerpo, cuyo solo examen ya se revela ilusorio (ver Duden 1989, Frank 1991). En medio de este auge, reina un consenso mínimo en torno al aserto de que pensar el cuerpo impone la transdisciplinariedad (Kamper/Wulf 1982a; Lash 1990; 1991; O'Neille 1984; Turner 1994b). Aparte de la tradicional inquietud de la etnología, el cuerpo ha sido auscultado recientemente por la historia de las mentalidades, la antropología histórica, la sociología de la cultura y la crítica cultural: la apertura de fronteras a que incita ofre- ' ce un ámbito nuevo y cómodo para la especulación hermenéutica. Si para la etnología y la filosofía el cuerpo ha sido motivo de reflexión permanente, los textos genealógicos de Foucault le dieron a la historia, a la sociología y al conjunto de los estudios culturales una nueva perspectiva, especialmente al definirles un nuevo contorno a las áreas de estudio, las fuentes y los puntos de vista que consideran el cuerpo y dotarlos, para este propósito, de una visión política y cotidiana de la que antes carecían. Con ello, el cuerpo ha pasado a ser uno de los ángulos desde los cuales explorar nuevas facetas de las disciplinas humanas y reescribir la historia.
I :

f,
.1e," ~ : ~ .:'

,

~,

l

Los temas,abordados ell este trabajo han sido discutidos por todas las tendencias actuales de los est,udios culturales y para todo~ los pedodos de los dos milenios que estamos por concluir, En Amé,'rica Latina el interés por el cuerpo comienza a mostrar los primeros , frutos en investigaciones sobre salud, etnicidad, violencia, erotismo, identidad y género, aunque no prosperan con la misma fecundi.. dad los trabajos que enfocan de modo directo el cuerpo. En la presente etnografía me concentro con ánimo hermenéutico en los principales ideales del cuerpo moderno. Desde los diversos enfoques que destaco, mi propósito es dilucidar cómo ha sido entendido e imaginado el cuerpo, qué alcances y necesidades se le han atribuido . " y cómo se ha figurado la posibilidad de crearlo o transformarlo y con él al ser humano, concretamente al ciudadano ya la burguesía. Estas preguntas revierten de manera recurrente en la formulación de una antropología de la modernidad, de un acercamiento histórico-antropológico a la cultura de la experiencia moderna en América Latina. . Me he concentrado en resaltar la elaboraCión discursiva de significados fundados en el cuerpo, en comprender' las estructuras " semánticas erigidas para imprimirle un sentido yen determinar la extensión de .estas lucubraciones. Siendo un fenómeno discursivo cuya composición estratigráfica sólo puede ser evocada desde la antropología histórica, el cuerpo insinúa varias cuestiones: cómo se entiende el ser humano, qué sentido tiene su vida y cómo puede construirla o modificarla a través del cuerpo. La historicidad de di~ chos interrogantes se muestra aquí en los discursos acerca del cuer" po: el norte es la constitución de la modernidad, si se conviene en que el papel jugado por el cuerpo en este devenir, tal es mi parecer, está en el meollo de lo que constituye la modernidad. Guardadas todas las distancias respecto a los procesos epicéntricos y a pesar de los desequilibrios globales de la modernización, el individuo moderno es aquel que cuestiona su histoÍ"iay piensa, imagina y acomete su propia constitución y transformación, y lo hace en buena parte en el cuerpo, con el cuerpo y mediante el cuerpo. En las particulariL' dades de la construcción de esta experiencia subjetiva y de su idea, rio estriba uno de los méritos de nuestra globalidad descreída. Úna antropología de la modernidad no puede pasar por alto lo que afecta a uno de los principales motivos.de reconocimiento sub, '1 jetivo y cultural, y a uno de los más prolíficos escenarios de creación metafórica que ha dispuesto la imaginación moderna: el cuer'j"

1
i,

t

¡
l'
t'

.-r" ,

¡

f
j

1:

i ,.

•• , .1,'

t
fI
¡

t

¡

t ¡
~
f:

t1
1-

¡ ,

1
¡.
f

r

l'

",~;,;t
14

1 ':1:;;

'>.,

po no es concebible como hecho objetivo -allí únicamente habría lugar para vegetar-, sino, ante todo, como un campo de elaboración discursiva que no cabe interpretar más que a la luz de los temores, los conocimientos, los intereses y la imaginación de cada época. En consideración a la vasta área que han demarcado los estudios sobre el cuerpo y a la orientación transdisciplinaria que éste demimda, urge precisar qué cuerpo está en discusión. Por fortuna, el espíntu etnográfico de la pesquisa me llevó a volcarme directamente sobre las fuentes sin una selección previa del cuerpo que pretendía descifrar. El que encontré es el que cada época y, más exactamente, cada discurso ha querido ver: una imagen, un cúmulo de ellas y, para mayor precisión, varios discursos que jalonan nuestra propia comprensión y experiencia corporal. , . •Tener y ser un cuerpo son las dos caras del fenómeno que condiciona su elaboración cultural. Dos sencillas formulaciones de proveniencia antropológica se desprenden de este fenómeno bifronte: la construcción social del cuerpo guía la percepción de su condición física; a la vez, esta percepción material del cuerpo -marcada ya por categorías sociales- pone de manifiesto una concepción particular de la sociedad (Douglas 1970). Por otra parte, la certeza de ser aprehendido que su entidad física le otorga al cuerpo se traduce en una impresión compuesta por el cuerpo físico y la multiplicidad de sus manifestaciones. En general, este aspecto del individuo se tiene por inmodificable y consubstancial y revela, por este hecho, lo que se supone es su ,;v.erdader.anaturaleza», el ser profundo, que se contrasta sin cesar con la percepción social del cuerpo. Tal «naturalidad» dimana a su turno de la doble acción de investir e invertir de que es objeto el cuerpo (Bourdieu 1977): las constantes inversiones -prácticas-que se hacen en él le confieren a un tiempo una investidura que se le incorpora. Todo en el cuerpo ha sido cincelado y, paradójicamente, se lo juzga como la manifestación personal menos modificable. Por ello mismo, porque se lo experimenta como exento de intención significante, se ve en el cuerpo la representación por excelencia del ser recóndito, de la naturaleza del individuo, Su percepción social obedece a significados compuestos por todos los órdenes discursivos que interactúan en el ámbito cultural. El período considerado en este estudio abarca desde las últimas décadas del siglo XIX hasta los años ochenta del actual y concuerda con la consolidación de la modernidad, tal como ésta se presentó en Colorr,bia. El énfasis recae aquí, en concordancia con Berman
15

i:

,.
;

,

j,;

"

, ,

"

~~

~ , ..•••

'1'fh "' " .1 '
';'

,)":1

il,

(1988), en la formación de la subjetividad moderna, en «el intento que realizan hombres y mujeres modernos por convertirse a la vez en sujetos y objetos de la modernización, asumir el control del mundo moderno y hacer de él su hogar». Perfeccionar dicha subjetividad y al individuo capaz de vivir esta experiencia sería plasmar la modernidad, y es esta pretensión la que aclara la explosión del interés por el cuerpo. El país que se enrumba en el siglo XIX hacia lo moderno ve en esta noción algo ajeno, una carencia: se sabe tradicional y aldeano; la capital es melancólica, conventual y santafereñamente señorial. Se reconoce la necesidad de introducir cambios no solamente externos, en la infraestructura, sino en la mentalidad misma, en la forma de enfrentar la vida. Lo moderno es aquello capaz de alterar en alguna medida el aspecto o el contenido de lo tradicional, es por lo " tanto irreductible a una definición y aprehenderlo es tarea de cada momento particular, Es el. enfrelltamiento de un matiz dotado de historia con una versión imaginada del 'mismo. Se piensa que lo moderno no es una creación local: radica, antes bien, en conquistar li un nuevo espacio, en una manera hasta ahora desconocida de hacer, ¡~ ; . decir o pensar algo, o en la combinación 'nueva de elementos ya 1.. existentes, para todo lo cual hay ejemplos en otros lugares. Puede 1, consistir asimismo en mostrar algo antes escondido, o decir lo que ,,, '.: no se decía, o pensarlo, o hacerlo. Lo moderno es nuevo, causa sor., i, ." presa y cambia las formas de percepción social. , En la periferia, lo moderno es utópico, es el deseo. Por la imposij" bilidad de estar al día en esa experiencia avasalladora y porque lo ! i moderno se reproduce en proporción geométrica y viene de focos! " distintos, la modernidad consiste en vivir en pos de la experiencia I , irp.aginada, en la perpetua búsqueda de piezas que completen un rompecabezas en constante evolución: el cambio ininterrumpido que se anhela, únicamente se puede pensar conjugando lo moderno. La ~~=~identidad.siempreincompleta, fraccionada, inalcanzada.ejnsuficien~~~_¡ .. ; te que configura este anhelo nos hace subalternos, marginales e in, 'i' felices, al tiempo que nos incita a realizar el ideal esencial de la modernidad: el progreso y la felicidad por medio de la autodeterminación y el perfeccionamiento ilimitado. Por 10 que hace al cuerpo, lo moderno tiene un itinerario y un libreto. Una vez señalado el matiz moderno y el punto de choque con lo existente, hace falta saber ejecutarlo, disponer de una fórmula. Lo moderno adquiere en el cuerpo un tinte particular porque su l.
[" .
,

r
f.

i.

escenificación presupone la representación estética adecuada. No se representa lo moderno mediante una burda adquisición de los ~~ componentes; ellos deben combinarse en pat.rones precisos, en la.s cantidades y momentos oportunos. El conocimiento de estas fónnulas efírneras y volátiles es una virtud del buen gusto. Si este princi¡ pio no se cumple se cae en la ramplonería, la chabacanería, la t mescolanza de propiedades falsamente atribuidas a lo moderno y i' desvirtuadas en el provincialismo: la incapacidad de leer e interpretar apropiadamente el idioma de lo moderno. ,. Y es debido a esta propensión estética que el cuerpo moderno se convierte en columna de la distinción social nacional. Todo mal ¡ intérprete de esta composición queda algo relegado de la comuni, dad moderna, pues revela que su experiencia y su sensibilidad no ¡armonizan del todo. Ello puede ocurrir en los diferentes órdenes ! que el cuerpo está en condieiones de regular: el comportamiento, el aspecto externo, los géneros, las edades, la figura, las percepciones o el estilo de vida. La clave está siempre en efectuar las combina¡ ciones de manera conveniente. El uso adecuado de lo moderno prol duce la vanguardia de la burguesía, un consenso acerca del uso y el ¡ régimen de sanción de la modernidad. Esta vanguardia no es com~ pacta, se presenta fraccionada y polífona, y en sus diversos discur. sos 'matiza y regula la experiencia de la modernidad. Desafortunadamente, este siglo de la luz iluminó al cuerpo desde ; el ángulo de sus carencias. El nuevo interés por el cuerpo también ; llamó la atención sobre la ciudad que surgió como un espacio sucio, ¡ maloliente, insalubre y oscuro. Las calles se volvieron demasiado estrechas y la presencia indiscriminada del pueblo y su regodeo en f el centro de la ciudad comenzaron a resultar algo fastidiosos. Acaso i el paulatino clarear de la penumbra que trajo consigo la luz eléctri, ca haya ayuaado a despertar nuevas sensaciones y un desconocido : deseo por la luminosidad y el aire. En la ciudad se distinguió prime_ ro)oclru;ode l.oº,SP!ro,J().1impio de lo sucio, lo sano de lo enfermo, __ j lo bello de lo feo, y empezó a perfilarse la sensación'de recflazü' que luego sería de repulsión hacia sus calles, sus locales, sus viviendas I y, obviamente, sus habitantes, que la luz tornó más oscuros, sucios, ¡ borrachos y'enfermos. Unos años más tarde, tanta iluminación y la ~ inspección cercana y minuciosa de la higiene demostraron que en realidad se trataba de degenerados. Al menos así lo proclamó en 1917 Miguel Jiménez López, inaugurando oficial mente la moder, nidad, señalando la inminencia de la catástrofe, dándole carta de

l

l

! I

1

¡

".

,
"

16

, ¡ ,

i "

'"

de la ec~nomía (Safford 1976). La introducción de los hábitos adecuados para incorporar estos prin'lb. Si el Estado actuó como agente modernizador en algunos espacios (Octavio Paz ] 979) ~a menudo sin conciencia del alcance de las prácticas promovidas por los adelantos técnicos.' ' 'cipios recurrió a la educación: cuanto más temprana. distinguiéndolos. La configuración del' cuerpo socialmente legítimo y apto para el progreso tiene múltiples facetas. Este propósito. traci?n estas percepciones constituyen el fun"'c~. proponiendo tratamientos adecuados para los analfabetas. . no estaba del todo ausente. un proyecto emancipatorio democrático (Pécaut 1990).:. el discurso sobre el cuerpo de mayor tradición en el país. de aquellas considenidas propias de la persona y necesarias para llevar una vida aceptable. ni las propuestas educativas contenían una idea crucial del proceso' modernizante.- ~ '-"". a saber. deporte. el cuerpo moderno. animado con. la flexibiJización de la estructura social condujo al aumento de la de. separándolos.' la burguesía y la IlUS. Hasta qüe la voz de] cuerpo se instaló definitivamente en el conjun'. hasta el punto de permitir un desarrollo significativo . .: l i:. Con la higiene a la cabeza se desarrolló una nueva sensibilidad ap"byadaen el deporte y la nutrición. ':St::'. se manifiesta en su cultura del gusto y la sensibilidad. a su turno.:>: - - . ' En cuanto a la Ínodernización' técnica y económica. .'. Sólo un año antes de decla¡ rarse públicamente la degeneración de la raza empezó a 'circular ! l Cromos. poral'o la medicina. to de las percepciones corrientes.~_!. reforma educativa la defendía tanto como lo hacían la estética corl. si no se le asignaba un papel activo al cueipo.la educación masiva. ''. la puericultura y la pedagogía. nómico y simbólico» (GebauerlWulf 1992:427).:~ ~ .tal como los 1 ~ ! l' '".•. un [) papel en el que sus posibilidades de conocimiento y expresión y su 'i' ~' propia sensibilidad fueran la base de la educación intelectual y mo" ' f' raL Aunque esta idea tenía antecedentes' en el éampo educativo.. un magazín que apadrinó los más variados discursos sobre . sino que se convierte también en uno de sus factores constitutivos. damento de su antropologla. Safford 1976). En el itinerario de' ". sobrio y señorial como el castellano? Higiene. Clasificando los majes y distribuyendo soluciones: así inició el siglo su reconocimiento de la ciudad y de sus habitantes. las mujeres. . f' sólo entonces se la erigió en objetivo de diferentes discursos: la ¡. Sin embargo. .': . educación. que no solamente ejemplifica el poder.-. so de la urbanidad dominó la escena de la experiencia corporal.'. más efectivos . se 'colaron subrepticiamente a la sombra de los agentes de modernización. Jos locos y los niños.ban necesarios. ~.. ' La opción que escogió Colombia para ingresar en la modernización fue un proceso que se inició en el siglo XIX a través de la educación popular (Helg 1984) y de la adquisición de conocimientos técnicos. . el conocimiento científico y la transformación del medio por su conducto (Brunner 1988). amén de habilidad. agudizó el instinto mimético de la burguesía frente a sí misma y frente al cuerpo socia!' La apropiación de la modernidad debía englobar tanto la subjetividad como la apariencia. cortés comoel inglés. Buen gusto y sensaciones nobles son las percepciones distintivas de una sociedad que se forma nuevamente sobre la base de su disposición de capital eco. vestido y modales. y legítimos los resultados. los proyectos modernizan tes -aqnel1os que l1evan a la modernidad. sin sentidosdespieFtos y educados. Ni la alternativa de latecnificación . ca conjurarían la maldición del mestizaje colombiano. en los' medios predilectos para propiciar la adquisición de hábitos y cimentar un proyecto mimético: «La aspiración al papel conductor de la sociedad. específicamente de la formación de " ingenieros. manda interna. El proceso de mImesIs se onenta haCia .' encantador como el francés. se harían imposibles el verdadero avance intelectual y.:. ¿Cómo alcanzar con cuerpos tan defectuosos el ansiado progre'so. el desarrollo moral requerido por el país. eficiente como el illemán. sensibilidad y técni. alimentación. proyecto del cual la Escuela de Minas representa el momento más notable (Mayor Mora 1984.- '5.~ 1 t¡ l. Su verdadera incursión tuyo lugar gracias a los medios de comunicación... t. por parte de la burguesía. sin una sensibili. conocimiento y moral. yen ambos campos el cuerpo participaría activamente. la higiene. 1r. mucho ímpetu a lo largo de las primeras décadas del siglo. . '#. ". aún más. los enfermos.... ciudadanía a la preocupación por el cuerpo como fuente de salud. el discur. Con el nuevo siglo vino el reconocimiento del cuerpo corno un i" ¡ componente básico de la persona y sobre todo corno un requisito indispensable del progreso: sería improbable la formación de los ciudadanos y de la burguesía que las nuevas circunstancias torna~ 1 1: .' pragmático como el estadounidense. Otro sostén importante se encontró en la urbanidad.. e invirtiendo el orden ontológico: sin un cuerpo limpio y sano. El hogar y la escuela se convirtieron en " los principales espacios para adecuar el cuerpo. i propone García CancJini.'. dad culti vada._. ingenio.al adjudicarle un papel central al mercado y promover la industrialización y la nrbanización. :.

La Idea que se crea de ~se cuerpo mOderI. Ala conslde. combinados localmente sobre el fondo de una tradlclOn hisparnca y católica muy sólida todavía. como fetiche.w . ' ' " ~ 1. es popular . girilClas las' di fitú l¡acles'sobre he-gemO. A diferenCia de muchos trabajos sobre el cuerpo que exploran las ¡n. sino recabada en un conjunto de fuentes escntas que ofrec.u~a:propuesta ..le procure validez a su: uso etnográfiCO.u~.:' .-----. mediante Una compleja composlcJOnde elementos. tefreno al regocijo. el de la aphcaclOnde saberes especializados a modo de vehículos de transformación de. a cuyas intimidades accede el conocimiento y para .'pl . Con esto quedan . . independientemente de su ongen etmco o de clase es decir. i: t =_~~ . que debe prepararse para afrontar ~osprimeros cambios que trae consigo la producción i?dustrial mClplente..educativa." - .enclas. El proyectó de conducir el cuerpo hacia la modernidad COIlllenza abandonando una antropología centrada en el fortalecimiento del alma.el. superfIcIe pletonca de slgmfIcados y manantial de sensibilidades y goces (Ziehe 1989). El corpus de este estudIO esta dIctado por el consu.mo ~~ los discursos y dentro de ello no he contemplado su recepclOn mas allá de lo que las citas y las referencias cruzadas pcrnllten entrever. -!I el interior para generar en la persona y representar en el cuerpo una nueva subjetividad.ación del cuerpo como una bestIa Indomable cuyos Impulsos solo pueden resistir un alma virtuosa y una voluntad férrea.:.) " .ormable y susceptIble de ser pues. El proyecto que se acoge más rápidamente y en el que se tiene rn._~-=_=--=-=:~=--_-=_.ás confianza es el educatiVo y.la dehcad. identidades culturales y culturas tradICIOnales.¡¡. 1! p ¡= ¡... Esto en cuanto al pueblo. .__ <. folc h:l:es-. Pero antes es neces~o conocerlo y actuar sobre su naturaleza P?r medio de la educaCIón.~quello que tiene gran difusión. . '.. embellecido o hedonista. apreciaciones s~bre algunos de estos aspectos. la ~oncepción moderna opone la neceSIdad y.as ClCnnas.en dlstlntas imágenes del cuerpo. ! .1 " . las religiones o la filosofía. . r t r t t "0' . que tolera las debilidades del cuerpo y se esfuerza por salvaguardarse de su naturaleza y del conocimiento equívoco que genera. . . ..:.t .. aterriza la totalidad del ser humano. ~ •.ta al serVICIO mdlvldual y socIal. el sentIdo practICO. '1" . expresan una concepción tri vial y popular del cuerpo y de la forma como la sociedad lo construye e interpreta.J0es el resultado de la seleCCión de factores de las mas diversas provem. Allmclarse el slgl? se afIanza la Idea' de la ImperfecclOn del cuerpo de los col. Schulte-Sasse!Werner 1977). Al cu~rpo se le reconoce una influencia definitiva sobre la mente y el esplrlt~. en consecuenCIa.' i: .0r d~be_r~u!1lr_. es decir. ! le ¡. ~'~-'4" ~------con 1 t f i j" ¡ f' ¡ : l . Aspiro solamente a .. .La antropología de la modernidad rehabilita el cuerpo. . la poslblhdad de cultivarlo: el ~uerpo resulta ser una entidad educable. transf.r __ "t.. los textos especializados y la Iconografla de . a componer estructuras slgmflcatlvas. " I . . .ez~de las emociones y el buen gusto.. . Sto que este hecho impida que a lo largo del trabajo se planteen. tal fm deVIene centro de energla. .. lO . por su IntermedIO. Con todo y el ánimo etnográfico. Mi visión hermenéutIca apunto a lo que Geertz denomina una «descripción densa» (thlck descn~tLOn).rrnomce su convivencia con el alma.c0n0CIIlllentoCIentífico. Bien sea que se lo vea normado y constremdo.~n~I!llll1?Ae _ requisitos para f~bncar el progreso.-40 '~--- . en. A. La modermdad del cuerpo no radica solamente en subyugarlo en beneficio de la razón. la hace asequible y moldeable.que el consumo de las fuentes -la lectura.~:. el control del cuerpo. I j.I. " ''. ¡ r l' . ¡ l . El cuerpo del trabajad.5' .'" ~ .especIal ~n funclOn de gntpos y cldses sociales. En este contexto es tnvial lo que expresa aspectos del ideario común sobre la base de un consenso mínimo en torno a los significados que compartcn los lectares y'las posibilidades que se les ofrecen para elaborar la realidad (Nusser 1991.cuya formacJOn se apresta al cuerpo. transigente que hará de las ~ociones de refi~amiento y buen gusto uno de los pIlares del orden SOCialde la modernIdad. de suerte que se a." 1. el uso de los saberes también supone una complejización social que le ha concedido . en este caso el corpus esta compuesto por lbs discursos dirigidos al «ciudadano común». lo masivo (Martín-Barbero 1989). Slll embargo.. y una estructura de clases y géneros lll. .=-.antes que nada aquél que norman los discursos. ~ r.artísticas..amfestaclOnes ... el pnnClplO de la homogeneidad como una meta de ese proceso.omblanos.el-desarr0n0-se~s~rial. . que Jos s~beres somatlcos permiten experimentar y que establece una relaclon particular con la muerte y la naturaleza. . El cuerpo moderno Se libera y adquiere una naturalidad espontánea que reemplaza la trascende?cia del alma (Ba~drillard 1970). que. la mformaclOn sobre l~ que aquí reflexiono no ha sido recogida en un trabaja de campo cl~slco..1i ías-:"al ta Cultu ra. Muchos de ellos. t =: . En lo que concierne a las clases medias y altas.beneficie.''¡.:' ::: 'tÚ>": . se pone enfasls en . el cuerpo moderno es . '~~ '. .. cuerpo. . En el objetiVO de transformarlo para gestar la modermdad no se Incluye.

ción tecnológica con un desarrollo pleno a partir de la década de los . nombre lo indi('(I.: f. Seleccioné algo de la legislación sobre salud.. Tal vez el lector encontrará con sorpresa . .\'Obre la netualidad IInciOllid e ilJlel7lt. . . De esta labor resultó que algunos discursos concentraban la casi totahdad de los motivos sobre el cuerpo: higiene. educación y deportes porque ella se emite para afectar al grueso de la población nacional y a ello agregué . . discuten más bien problemas específicos con LlU rigor mínimo que no llega a tener contornos científicos. tampoco pueden considerarse especializados: con una circulación relativamente masiva.. los textos de médicos. . A estos . tomé como fuentes ... y no los trabajos dé la etnología . Por su precio. lemas de imeres general y coltmullls de opinión. sos se explica por su calidad de exponentes de los ideales y no por su realización práctica. un ¡iu!!"Iede esta p. economía. La urbanidad constitu.cultas.propagar prácticas determinadas. sepiiembr/de 1996 . mi interés exclusivo en los discur. algunos escritos -ensayos. . Presenta informnción . 1" cultura física. 1 .. circulación y a. Por último. Me he dado a la tarea de .' ": . trató tempranamente muchas de Ja:sinquietudes sobre el cuerpo que se descubren en las expresiones cuItas y que por esta vía los discursos de la modernidad se popularizaron más pronto de lo que solemos admitir. representa un mornento'anterior al ingreso pleno en la . Otras secciones regulares eran las de moda.. el volumen de SI/S ediciones. POLtodas \Ostasconsideraciones.1 rF "'.: '" ~' F (' b. '~~. ye un escenario de representación en el que el cuerpo roza la mo. Su pre~'entac'iól1 y contenidu son asimila!. Cromos es UIl magaz(n Se/llllllU/ que ha circulado inilllerrul1lpidamente desde 1916 . materiales se suman algunos de los cuentos aparecidos en la misma revista Cromos y obras de la literatura nacional.s de la . generalme!1te de miembro. Como su • 1: ) ¡ t . En las primI'ITI~' d¡!cuelm" del si!jlo ¡ncll/fa lambién tina página «editorial>. t L ~ . de todos los anteriores.:.blicació/I es desde sus inicios la información visual. .lugar de vivienda. cldse alta.invocado por los discursos de la razón.~ta de amplia ..\. la concepción que marca más notoriamente nuestra actualidad. dernidad y vivió su auge en el siglo XIX y las primeras décadas del actual.nacional. El primer capítulo: 'que se ocupa dela urbanidad y se basa exclusivamente en manuales y cartillas.. la estética corporal y la sensitividad y es posiblemente. '. y varias cartillas para la' educación escolar y popular... en la que se disculí¿m a. salud y cultura física dan cuenta de la funcionalización del cuerpo y su adaptación a la moderniza.l"equible pam un clmplio sector de fu población. extraer de estas fuentes lo que a mi parecer podía entenderse como un discurso sobre el cuerpo y definir los motivos que captaban la mayor atención.modernidad y se refiere tanto al desvanecimiento de la sociedad señorial como al desplazamiento del cuerpo hacia una noción moderna en un discurso tan tradicional como el de la civilidad. ha sido una rel'i. así como aquellas editadas por las entidades del Estado con el fin de . belleza y deporles.que la prensa «ligera. Los 'motivos que aparecen reiterativamente en la prensa y en otras fuentes traslucen a mi juicio tres perspectivas. momentos sobresalientes si se quiere. " .lciúnol. pedagogía:belleza y sensitividad. que han sido' los más interesadosen consignar y poner en funcionamiento los procesos de creación de la burguesía. as{ como /(. Las fuentes consultadas ilustran por lo común la visión de las clases. bien de ingreso o ..• .' Berlín. los discursos sobre higiene. si no pueden calificarse de triviales. ~: { ¡:' f .:. veinte.~un[QSde pO/[lica.l.\" a El Cojo Ilustrado de Venezuela)' (1 Caras y Caretas de Argentina. y no las revistas y los libros especializados. '¡. No obstante. el coll1cnido y el lenguaje. Tampoco indagué la-recepción de los usos y p~ácticas aquí anahzados..S literarias el! las que apareCÍan cuentos y poesfa.. o pedagogos 'para un público amplio.que sirven de marco al pensamiento de las diferentes épocas y que.importantes la revista Cromos'. educación y sail/d.esa fue mi experiencia. el cuerpo como fuente de hiperestesias fue. bien-fuera en términos de clases o sexos. de los discursos sobre el cuerpo.

'.. se arna la buena educación.. o. Sobre poetas._en... letrados y gramáticos en esta «Atenas suramericana» se ha discutido bastante. I .s.' '1' j: ¡. en las conversaciones. es dc creerse que el nombre de «Atenas» provenga de la supuesta posibilidad de escalar los rígidos estratos sociales de nuestra vida pública a través del dominio de elementos culturales» (Gutiérrez 1961:19).= -="=-='-'. ordenamiento social an.ftélÍr(¡lI1rn/e lJomwdo como el que L . tanto cuidado por la buena expresión y tanta erudición.:.-~=-. que puede ser descrita como «lalradición l:en/if.==--.. de la distinción social que requiere un discurso de mayor sutileza. menos atención ha recibido otro elemento de este mito de la ilustra. /an divorciada de la realidad..:.~ 1: --!i'¡'. ció n local: la urbanidad..________ i i ' ! I~ ' La buena educación de los colombianos es proverbial o al menos lo fue hasta bien entrado el siglo XX. "'=""-=<=-:----==-. l' L t " DE LA CULTURA SEÑORIAL A LA URBANIDAD A.' ~. (. t r 'i ~ ~ I I """::'~" . lo cierto es que «una característica de la mentalidad bogotana desde sus comienzos y hasta el presente lo es el respeto social que infunde la cultura.-. La tradición gentil' r i I ¡ '" . porque son en realidad el refugio de la discriminación racial» (Gutiérrez ] 9~1:27). los buenos modales y la ilustración: «la manía de mostrar erudición aparece como una de las más notables características de nuestra gentc culta» (Gutiérrez 1961: 15). si hemos de creer a los visitantes y habitantes que no dejaron de afirmarlo. ¡: i . ¡\/IIlque Broll'n aludc eX(!/I¡ú"OJ mcnte al cultivo de la literalura por parte de fas ¿fitú..1 . Lse __ ~ hace de ellos timbre de orgullo..é.' 'jl. Esta «cultura» la componían el buen hablar. o de lo que se entiende por ello._. si ello sucedió entonces o hace cuatro siglos.tendienQc¿po. '-- _____ . . /tal/o adecuado el r¿nnillo il1lerés (1(1/"(1 I I " l.st~ los bu.entos y de profundidad..' ¡ ~..-: =--== '.-=:..' 1-: : .e!)C)s"n12d~ale.) se habla bien.. sin por ello perder su sentido crítico frente a otros aspectos de la vida nacional.. que le confirió a la ciudad el hiperbólico calificativo de Atenas Americana» (Osario Lizarazo 1955:655).. «se encontró en las tertulias.=:=. -.."l. cOllcre/amen/e (1 la segunda mitad del siglo XIX.~ . mejor aún. .:. Cuando Humboldt visitó la ciudad en 1801. :i .~.j' . «En Colombia. . en las simples visitas de cortesía.. 1 Este es un concepto utilizado por Brown pora rejen'rsr.--:.:.' l. que es el apego a la forma." : '.~ (1980:445). Si fue Humboldt u otra persona quien dio este nombre a la ciudad. ¡ ==.. Ir... cuando «Colombia asisli6 a lma proliferación de la (Ijee/ación clll/llral. descrihir ¥ dc lus mismas por un imagina la urbanidad.'lr'illico y e.'~fl:. tan sutil ingenio. tanta ansiedad de conocimi..- ..

observando.'. cortesanía. para juzgar el país en relació¡J con las naciones europeas. Esa urbanidad de la que se . Los tratados de :'. . «Santa Fe de Bogotá es hoy una ciudad moderna y al mismo tiempo sei'íorial.il~L "'. La ciudad letrada.el espíritu bogotano y humildes y sencillos sus habitantes. Veinte años más tarde Franck hablaría de la importancia que tenía la elegancia en la ciudad. preciaban los bogotanos republicanos y que distinguió la ciudad . gerse a un sistema que clasificaba el comportamiento en bárbaro y " ~~¡~. .lpallo. se ejercitaban las delicadas artes dc la cortesía y la etiqueta. las actitudes señoriales y el de- coro armonioso con que los hidalgos se sobreponían a las duras contingencias de la vida» (Romero 1976: 117). ~¡¡i0:~}.a. en un ambiente refinado y elegante» (Romero 1976:88). Desde este punto de vista.'j-"u'.l'Ociabilidad.:i noamericanos para medir el grado de civilización: sobre sus principios se definió una jerarquía social nacional a la vez que un patrón '. . policía.~}~. urbanidad2 representan las huellas de esta concepción moral y estética designada por una diversidad de voces que se refieren al conjunto de reglas que forman y sancionan pormenorizadamente el des. :\. prácticamente ha desaparecido del uso }¡i. también los colonizadores y funcionarios. Este sentimiento de pérdida de un valor tradicional de la cultura local lo compartía en 1969 el Ministro de Educación Nacional. el uso de la palabra y la conducta social. Los movimientos emancipatorios. Etiqueta y protocolo son palabras que designan comportamientos más ritualizados que .! ¡'. La Bogotá ¡'epublicana que Samper (I 990). En las capitales latinoamericanas se destacaron «el brillo cortesano. las sociedades latinoamericanas ~' se nombraron a sí mismas con estos términos.. y en ella 'Iv floreció la nueva urbanidad burguesa.' .. gobiernos o empresas. Sentirse y lucir como una ciudad culta fue un propósito . vulgar o civilizado y de buen tono. expresión y figura.recuerda como <<la verdadera Bogotá» se prolongó hasta los años 40: fue la de <<las buenas maneras y modos». se coqueteaba y se hablaba de poesía. buen tono. en particular durante el virreinato. .. de origen griego (polis) incorporado en las palabras inglesa y fr{lncesa -politeness. :¡~' I~~' . ~ .: . especialmente las mujeres. hasta mediados del siglo XX. . En sus salones «se encontraban los elegidos.l~ f ..}~¡. le recordabaiJ las de sus abuelos. o/ros frecuentemente empleados SOIl civilidad. de estilo francés.en el que se impuso el vocablo úrbanidad. El. los malos modales y lo que en habla muy bogotana se caLificade «guachocracia»: la ordinariez y la grosería. el paso. caracterizada por Rama (1984) como definitoria del barroco latinoamericano y que viene a ser un sinónimo de la manida Atenas Suramericana. la carcajada» (Mora 1937). sólo se practican en ceremonias a las que asisten personas en calidad de represemalllcs de estados. t . la voz. distinción social. Y aunque Bogotá no alcanzó el boato de Lima o México. responde efectivamen1e"al que las élites y los autores de normas de l -.. empero. los ademanes. incluso entre las mujeres. consecuencia a su parecer del aislamiento de la más aislada de las capitales suramericanas y de la autocomplacencia resul".ti. Las élites se erigieron en abanderadas locales de la civilización. un proceso de civilización como el que describe Elias (1969) "'.. El lémlillO policía. buena educaci6/l. ~c' :~ " (~ ' '~. vivió uno de sus períodos más notables en las ciudades que Romero llamó «hidalgas». un visitante espai'íol a quien parecieron selecto .£¡'~~~""'::' "". tante de ello.:. adoptaron los valores de1decoro y ]a dignidad propios de la vida hidalga para sustentar con su ascenso social la rigidez del sistema dual.nuevo siglo no cambió nada estas maneras circunspectas de los bogotanos: «todo estaba medido.' '~I 1 r. de origen latillo (urbs).a esta maleria.. que había desaparecido algo de su encanto de ciudad perdida en los Andes (Franck 1943). politesse-. En su primera visita de 1912. se desprendió de la tradición cortesa. «in a race that lays more stress on the correctness of its manner than the weight of its mattef» (Franck 1917:33).guardaba la esperanza de que con lil práctica de las buenas maneras <<nuestravida social vuelva por los fueros de la cortesía y del buen tono» (Ospina de NavalTo 1969:3). En 1882. Al aco~:". de buen decir y educación exquisita.1:' La urbanidad sirvió en Colombia como en los demás países lati. buen comporramiento o don de gentes. ~[ na y de la sociabilidad burguesa europeas para modelar y normal' el cuerpo en sus movimientos. "... las reformas y las revoluciones desacreditaron en mucho los rezagoshidalgos.¿ .~explícito de la Bogotá republicana que quiso prolongar su tradición de AtenasSuramericana.Carnegie halló que las maneras bogotanas. que remite igualmente a las caracterúticas de la vida en la ciudtu! por opm'ición a las relaciones aco~'tumbradas en el campo. los gestos. y además se bailaba y se cantaba.' .y:~. 2 Urbanidad es el ténnino más generalizado para referirse . de gran temple espiritual y de refinada cultura>': escribía Góngora (1932). hacia afuera del subcontinente mantuvieron su rango menor. que .'o urbanidad quisieron ver desarrollarse en un país que se les aparecía bárbaro y vulgar. empeño corporal.. . "ció" social.: \.'pero la burguesía criolla ilustrada ad'v hirió a la ciudad como foco de civilización e ilustración. buenas maneras. cortesía. a diferencia de la posterior. Franck no juzgó tan positivo este rasgo. educa. buena crianz. Hacer ostentación de buenos modales sigr' nificaba exponer en la forma de una tradición de costumbres refinadas un patrimonio que era equiparado con cultura (Ardila 1986).:" <~~~ . en la que se impusieron.

. Los manuales latinoamericanos.. pormenorizadamente maneras. . ya fueran ~ifíos y ~óvenes. corrección en el vestir. pues realizó una segunda versión abreviada para el uso en las escuela. Los manuales de urbanidad. sión. ¡:' ' 'I i:¡ :... los márgenes dentro de los cuales la sociedad . sino que contienen. sido discutidos en detalle por Norbert Elias y. pues se dlt Ige a . por cristiana. más tarde.~. .l'0r autores colombianos. aun cuando. respeto al orden social.-blen a las clases altas. se difundieron de manera más generalizada: higiene... Entre los textos de urbanidad pueden dlstmgUlrse los que fuelOn concebidos para nifíos y jóvenes -como el de Erasmo. una identidad nacional forjada sobre lo que se consIderaba los fundamentos de la vida civilizada. Su código configura el ámbito estetlco atribuido idealmente a las élites y contiene las reglas para su enjUlciamiento."r. Esta difusión se logró incluyendo la urbanidad en los programas escolares e imprimiendo de modo masivo y a lo largo de varias décadas cartillas y manuales de urbanidad. A este grupo pertenece el Protoco::-. las maneras de mesa o las menudencias del saludo. almenas. así c?mo los límites y las sanciones. El texto completo del Manual de Urbanidad de . pero incorporan además los principios de d.===". por Jacques j. Sll proPOSItO es fOI. • exclUSIVIdad de textos escntos por hlspanoparlantes. Los textos ~e ~rbanidad codififan los. como en el Manual de Urbanidad (1880) de Carreno.-. Los principales libros de cortesanía de la tradición europea han. en cambio. Sus autores hicier?n a menudo parte de ella y escribieron sus obras durante un perlocio . surgieron de los textos del Cmquecento '. De eH? se SIgue que los manuales t:.~. las formas reales del trato social. y tIenen en. " t .. ~~:i Revel. recurnr a ellos. . descnoen comportamIentos a~15U1ooS por observaoores y eouca-. en palticular. ~~~ . proponen un comporta1lliento social ideal o. f L... noción de un comportamiento femenino y uno masculino. uso del tiempo. método. en dopde me ocupo casI con 1'. .. i' 1. . Tratados.e el género no es en abso1 luto homogéneo. sus principios básicos.. .=- . parece oportuno especlfiear las fuentes que han I servido de suste~to a esta disq~isición sobre la urbamdad. menos aún. manuales y cartillas sus atribuciones.~ concibe su propia actuación.s. Los manuales espafíoles -poco menos que Ignorados por Elias y Revel. que no sólo se ocupan de describi. AJcrunos son verdaderos tratados. La mayoría de los manuales se escnblO para qUIenes habnan de ti ingresar en los círculos burgueses. ante todo . sobre t?do.=:. ..J . los adultos.'. nes con una naturalidad que hace pensar en cualIdades l1ln~! tas (MenslOn-RI~~u 1992). La paradoja que enL ~_~cierr. sin que las personas y clases así co?siderad~s admitan acogers~ ni.• -=--=-"=-"=.expresa en.. más que registrar . sociedad armónica. ? x_.... el subtítulo su mtenclOn de .V ji f {: . armómco entre las personas y el CUIdado de la tradlclOn.ideales del co~nportatnlen1'1 1.(ll:e .la~e!as 'pr?vle~e ~:lhecho de. vestidos. por tanto. ¡:. Es propIO de las elites no tratar en pubh-: ca asuntos de tal índole: la educación de niños y jóvenes ocurre en la intimidad del hogar. 1. plio sector de la población e impulsa la transformación hacia una . B..~arreño. En ello se asemejan a los textos medioevales. y de la obra de Gracián. ~egún el modelo de la Civilidad de Erasmo y las Regles de la b'eJ1seance de La Salle. .1 marcado por el disefío de modelos e ideales para la consoilciaclón de l' ~5i.. Este hecho lo reconoclO Sin duda el autor mIsmo.adllcen la percepclOn SOCIalque se tIene de las élltes: su desempeno. amable y civilizada. Los textos pueden también catalogarse conforme a su mtenClOn. L )~":::. ya Jovenes adultos que ascendían en la jerarquía social y buscaban el tono adecuado para ser socialmente admisibles. progreso material característicos del orde~1 SOCIalburgues...:m~ libro para mños.de los destlnadas a adultos -como El Cortesano o El Galateo-." to sob~e los pnnclplOs del respeto a las -es!ructuras s??lales: el trato 1'1 ' 1. las formas y el sentido de la distinción.. •. bIen a qUIenes llevan una VIda excelsa.-=-_ '~L-=~-~'"'"-=-' "" -'. sólo los mencionaré en cu~nto se relacionen directan:ente~.n)9~nual:s~~ b~en~~.n.'~ ~~ejemplo..=-=..a. dores. ':. . 11 :1" I¡ .er. los autoI [" res de tales escntos y los proPOSltOSpersegUIdos por ellos. II 1.:. Las obras co! lombianas de los dos últimos siglos conservan también esta di vi. '. común su carácter pedagógico.istinción y .i. ¡. \ y si sólo una mínima parte de la sociedad siguió a pie juntillas las minuciosas disposiciones' de la civilidad acerca de las visitas.Otra vanante promueve la adopción de los códigos de comportamIento urbanos entre un am.}i .Jr 1 .' lo hispanoamericano (1917) de Ospma . Puesto qu. y marcaron tempranamente los conceptos latinoamericanos de hispanidad y sociabilidad. i. 1:". . al igual que principios estéticos y morales a partir de los cuales elaborar normas de distinción social. no puede conslde~arse ~omo tal. movimientos y comportamientos. por . corno lo hace muy especialmente la Cultura Social (I92?) de Montañés.: ~.' .. fueron escritos para crear y fortalecer la burguesía. ¡. un~ elaborada argumentación moral en tomo a la urbanidad./ " con lo~ ~anuales presenta?os aqUl. se transmite oralmente y se luce en los salo.

para dedicarse exclusivamente a su condici6n de caballero e hidalgo y afirmar así "la personalidad total del var6n.~ 1 . l' ro español. obediencia y a los deberes para con Dios. por cuanto advirtió la necesidad de aplicar la civilidad a la . las que podrian denominarse cartillas o manuales son un conjunto de instrucciones para comportarse adecuadamente en cada situación.\'Crito~' relacionados en fa bibliograjía. Del primer tipo son el Manual de Caneño. aunque ya en el banoco la simulación entraría a formar parte de las dotes de El Discreto..'desenvoltura. l'\-' mativo: transmitir una concepción dejas bnenas maneras qne ve en ellas el espejo del almahuniana.!" . "" " ' •• - . fundados en las virtudes morales y la conducta cristiana. Vistas as'í. que no admite reservas ni ironias» (Morreale 1958:241).. Fuera de ser la primera urbanidad que he identificado para el período republicano. Esta obra. de intenciones más prácticas. preservando. pero aun así '. Galateo español la compostura y su actuar ajeno a la afectación (Morreale 1962). pues. sino que hizo una segunda edición revisada del mismo veinte años después.1:1 ! i I ~I El' 'm De iJ I ~ . .' ~'. aseo y orden.Las cualidadesde estecomportamiento son gracia. sino que se apoya y tiene su razón de ser en las cualidades morales (Eisenberg 1990): el caballe. entendiendo por ello un proceso que engloba a la persona entera. Ambas obras influyeron notoriamente en la noción del ideal cortesano español del Renacimiento (Marreale 1959). el Protocolo de Ospina y la Cultura Social de Montañés. !" ! j! 1 . ReveI1986). se mencionaba en Colombia todavía a principios de este siglo (Uribe 1919) para indicar que las viJ't¡jdescr~l'tianas erarl'1a base de la educación popular.comparten. el ideal cortesano y la ética humanista provenientes de la concepción del vir bonus de Cicerón y Quintiliano (Spang 1979): tal es el aporte que hace Castiglione y de ahí su influencia en la literatura y la sociedad renacentistas.~..'~' :.. de modo que circularon dos versiones españolas del Galateo. publicado en 1667 y en su segunda versión en 1703. se ocupa Morreale"en diferentes e. con algunas dive"rgenciaJ'de significado. Al estilo de Maquiavelo y enfrentado a un mundo de desengaño. r li~' ~~. el hombre de la corte.despejo.' Regles de la bienséance et de la civilité chretienne.1 . su cualidad de hombre citadino. el decoro y ]a distinción de la vida social. gentiLy .galán. . no obstante. vaJias de las urbanidade. gallardía. nes (Morreale ]968). adaptación del Galateo de Giovanni della Casa realizada en "]582 por Gracián Dantisco. sí representó un viraje en -la concepción de la cortesanía. nna atención especialísima. l. los criterios de distinción social (Elias 1969. continúan la línea de Erasll10 y La Salle.- . La intención es más bien superficial: no se apela a principios morales o "aunaJormación integl'al.Ni 'li '1 ' Ui "'. Los primeros. 11•• . Adiferencia de éstas.r" r i" -~ . ' ' Una muestra temprana de la atención que le mereció el tema de la urbanidad a los pensadores nacionales la dio Rufino Cnervo. La máxima de caballerosidad de ninguna manera se circunscribe a una categoría social. es. Típico del Renacimiento español fue su percepción del vulgo en contraposición al cOJiesano que hace a un lado los valores implicados cn el término civis. .esfuerza por alcanzar la perfección en el trato social. dichas obras lo son de educación -de "buena educación»-. y de ]a que se hicieron numerosas edicio.~\ . la providencia nos presenta. en nuestras 3 los valures específicos de estos vocablos en los textos originales y en sus traducciones. los cuales invocan más la conveniencia social que la sinceridad del alma.<& . aparecido en "]528. los segundos.-. Domingo de Becena tradujo también la obra.I~i .. de la que dos décadas más tarde se produjo una versión para niñas. Al respecto dice el propio Cuervo: "La educación de la niñas exige hoy.-Aquí {os señalo porque. esto es..~ . más que en ningún otro tiempo. n r f t t t.buen gusto . Ya Boscán "había traducido JI libro del Cortegiano de Castiglioni. cuyos fundamentos dejó consignados Alfonso El Sabio en Las siete partidas. y decoro] . ~ani¿terizan al . un hombr~ de bien. . fue la primera escrita para mujeres en esta época. la Urbanidad "para Niiias (1969) de Peláez e incluso el Don de Gentes (1958) de Sofía Ospiria de Navan'o. postulados conducentes a la introducción y consolidación de una ética y un código de comportamiento burgoés. El Renacimiento fusiona. de ser que se desenvuelve políticamente. ... mientras que se pueden incluir en el segundo el Código de Etiquéta (1930) de Camposol. pero también aliño.gentileza. Los orígenes de estos códigos se entremezclan.. sino a la necesidad o conveniencia de adoptar oportunamente los usos sociales con una finalidad pragmática. Todas ellas se conservac rían eri varias de las urbanidades escritas en Colombia.1. y sugirió exténder sus prácticas a toda la población. enarbolan los principios " del honor. si bien no fue el primer texto 'de su género. o" .se preocupa por agradar para subyugar: la simulación y la apariencia cobran una importancia singular (Jankélevitch 1958) para quien se . En el embate de los vicios y de los malos instintos que amagan tomar el país a la barbarie. " Desde principios del siglo XVII se conoció en América el Galateo Espniiul. quien no solamente publicó su Catecismo de urbanidad en 1833.f consultadas los emplearon a modo de ep(tetos para evaluar"el comportamiento' ético y social. en mayor o menor medida.

urbanidad y buenas maneras de Carrefioc¡üe' se iitilizÓUd¡¡i¡¡nteClé7~~. l' ~~..: . .) la expresión completa de la civilización cristiana y el veslido que encubre una verdadera virtud y un profundo amor (11 bien.k<. las cuales. . 110 porque se encubran serán menos sinceras (Acosta de S.. es la necesidad.que no tenían por qué estar al corriente de hbuena compañía. ." Jlir¡¡:l.n(ha~te!)idQ.. pues para que ésta tenga consistencia es preciso apoyarse en la sinceridad.no ha sido tan difundida como el Compendio. . lafutileZL1 y una o!Jservadón superficial de las formas.¡"". quejamás patentice las ridiculeces y los defectos de los demás. frecuentemente se ignoran en el seno de lasfami/ias ciertos deberes de sociedad indispensables para ' mezclarse en ella <¿onluc. que en realidad deberían aprenderse en la privacidad del hogar. ocurrido en Italia con Galateo. 32 -. desde 'que tienen uso de razón. a la usanza de La Salle. . '~ 1 • .spensab\e marcar (hierencias. 1880(39):75). señalaba que por falta de urbanidad y de un porte fino y cortesano. pero si no es cortés y no posee modales cultos. '~ . Pero la urbanidad no es Si/lO el barniz. La cortesanía proviene y es el precioso fruto que se cosecha del conocimiento de sí mismas. ¡ 880(39): 75).~. Así. podemos hacernos a crueles enemigos que se ceben en nuestra reputación y nos hagan infelices. se justifica porque Entreverando cultura. ~:' !r. Dc modo similar a lo .. . ~. una real reserva y una innata bondad (Acosta de S.. .. buena voluntad~i1elos~~~¡jein"d:t:KquCen 'donde suelen'levantarse de las más ínfim(1s capas de la sociedad familiasque habían permanecido oscuras. !I" l'l: . las.tuvo. 1880(39):74).1.""'~ I .< . en fin. que la cultura de la que se hace uso no encubre la vanidad.l ~ 1'1'~ . Así pues.. ". . 11. que nunca use de chanzas sino de manera que no se pueda herir el amor propio ajeno. La versión completa del ManuaL de urbanidad . 1880(39):74). Soledad Acosta de Samper publicó en su revista La Mujer una serie de notas de urbanidad destinadas especialmente a las señoritas. En 1880. puede ser tan instruida como guste. para cumplir los cuales necesitamos armarnos con una capa de cortesanía que haga amable esa abnegación (A costa de S. en donde impera la democracia.!!i::.. materiales. sino que es efecto de una verdadera delicadeza.1&. como piensan algunos. jamás se podrá decir que pertenece a la buena sociedad". es más indispensable que en ninguna otra parte aprender las reglas de la urbanidad: pero de una urbanidad fundada en los sentimientos de la dignidad humana. e influencia del ¡"!anual de . tener una posición elevadísima en fa jerarquía social. es p.'i. los nuevos grupos sociales podrían fortalecerse apoyándose en principios amenazadoramente democráticos que menoscabarían los cimientos tradicionales de la distinción social y podrían deponer a la élite señorial o pervertir su estética.. .. repetimos. Una persona que carece de buena crianza es un ser que no ha cogido el fruto de la civilización. De no ser así. 'La consignación de estos consejos.'" ~~( . elabora el concepto que identifica cortesanía y cultura vigente hasta la actualidad. una esperanza.=--u~rioridad.y granjearnos la.imiento. ~!. r I j" o Otros aspectos sobresalen aquí: la enorme exposición en que se halla la mujer y la escasez de conductas adecuadas entre la naciente burguesía local.do el continente.. las mujeres se convertirían en garantes de las buenas costumbres y se harían cargo de la pri vatización 'propia de la vida burguesa (Zaidman 1991). es decir.: :. . un medio de salud para el porvenir» (1853:3). es preciso tener el pudor de las emociones. cristianismo y civilización. se sigue publicando y es tenido por obra de referencia obligada. que se conozca."1 t t.. Siempre conminada por la vulgaridad. F f. '. Tras advertir que se referiría someramente a cuestiones prácticas. ~ .es sociales imponen al amor propio.. la modestia.. .. miento de los sacrificios que las relacion. ~.:~ . del respeto de los derechos de los demás.~ í"~ r. rica. ¡Ji:::.~{:./ .'o ..:... La cultura es (".:::'~==. no cimentada solamente en ciertas reglas tontas y usos y costumbres que no tienen razón de ser (Acosta de S.~¡ . aquí. ~ . "0:.. o más bien la parodia de la cortesanía.. " 1. esposas y en nuestros hijos salvándose de la corrupción general. nacida del buen corazón y del conocimiento de las leyes divinas.~ :~ .. Pero ni estos textos ni otro ninguno de los publicados con postc.uiso que las niñas.~~ .t~_ditusión. El interés de Cuervo por la urbanidad abarca los elementos principales que habrían de ampliarse en las décadas siguientes: la confianza en ella como recurso civilizador y la entrega de sus secretos a las mujeres para garantizar la educación apropiada de Jos hijos en el seno familiar. ataviada.:: cadas en \o.' ". la amabilidad. la élite pugna por instaurar un orden que asegure las jerarquías y garantice su superioridad. porCiue no basta. .:. i ~ ' en este país. / '~~.. . el cual incluye el capítulo sobre los deberes morales del hombre y ha sido editado durante décadas como texto escolar. aprendan que la vida no es sino una sede de lIacrificios más o menos grandes. del senti- "t {¡ '. Acosta de Samper consigue erigir la cortesanía en verdadera virtud que sirve de bastión inexpugnable a la superioridad sociaL Paralelamente.". de la concordia y los afectos del corazón. \a compañia de personas de buen gusto 'f modales amables 'f sencillos para adquirir \a urbanidad que caracteriza a ciertas mujeres cultas'..e lif':..: ~... " f. el nombre mismo de Carreña basta para calificar un comportamiento de adecuado o impropio: «según . espléndidamente.~ '" '~ .h ~'. hcosta de Samper reallrma Ciuees indi.~. ' '.

Montañés. si se piensa que la palabra urbanidad evoca a menudo una faceta impositiva de la educación.. registrado en Las Siete Partidas.iplina escolar. era un individuo preparado. <.' dad y se ciñen al registro de las normas que convienen en el trato social. Los textos restantes son manuales y cartillas que no poseen argu:~. con esa gente dizque ordinaria y mañé. más cercano a .. Su título es Urbanidad y cortesía y en él aparece por primera vez la r.. mentaciones muy elaboradas sobre .Iarmás allá de la facilitación de las relaciones interpersonales.r:.~ < . con insistencia. y todos se dirigen a un público amplio. '1 continente. para parlicipar en clubes como El Campes/re.. dado que la urbanidad ha sido varias veces asignatura obligatoria del pénsum .La mayoría de los que mencionaré aquí fueron escritos por autores nacionales.los lineamientos de una moral laica: La obra tiene el explícito propósito de abrirle a una clase en ascenso las puertas de un mundo social discriminatorio y ritualizado en su comportamiento.no agotan para nada el inventario de este género pedagógico.losfundamentos de la sociabili'~.\ obra que más enfatiza li! formación católica de la juventud y repre. - " fl I ji Ir ~1: .'Ff. .de . • El Protocolo hispanoamericano de la urbanidad y el buen tono fue publicado por Tubo Ospina hacia 1917 y se hicieron por lo menos tres tiradas del mismo. No es otro el código que debe transgredir la protagonista de Jaulas.. Ambas • . publicada en 1922. I~ ~ ii '1) l ':f.¡ ..~ las prácticas religiosas que a las sociales.ño. y en cuya desaparición se ve una de . la misma para niños.. La Cultura social de José Santos Montañés." . 6 a unQadulto interesado en actuar conforme a las normas de la urbanidad." En el curso del siglo aparecieron varios manuales -muchos de ellos de uso escolar-. entre otros.f~' 'r_ junto de reglas y ceremonias que se observa en ciertas reuniones oficiales y actos públicos solemnes.. A la última corresponde «el con'. Queda así autorizada cierta relajación en el trato cotidiano. cuyo enfoque es más utilitarista y coincide en su estructura cón el tratado de Carreña.» o «c'omo dice Carreña . . en la tradición hispánica. En las cuestiones de la ..! L o": .... Lo que no debemos hacer ni decir en sociedad es una . Los Hermanos Maristas editaron en 1928 la Cartilla de urbanidad para niñas y. Los hay tanto anclados en las virtudes cristianas como de intenciones puramente pragmáticas. La modalidad más radical de este género es un pequeño libro para uso escolar' publicado en 1926. para atreverse a v. .. La producción puede considerarse prolífica. el año siguiente. (j. .¡. l'" cológicamente. pero a los que no es raro reconocer a la postre un carácter formativo de la moral y el respeto. Carreña . » (Bonilla 1984:87).. como el escolar.~ '1r".O> !J~ . 34 . que había visto en 1938 la quinta yen 1960 la octava edición. es el único que no revela vislumbres de una percepción moderna del cuerpo. avanzada del progreso y la modernización del país a finales del siglo anterior y comienzos del actual..de la "pérdida de .~'.. mantiene fiel a la noción cristiana medieval del cuerpo amenazante que debe ser constantemente contenido por un alma fortalecida en ~ i~ . a la Imitación de Cristo. de la que rescata conceptos como el de :~l. Cicl:tameflfe que el nuevo tipo social que la .' ~ Al 'I~ 1" '1l /ll .. matices de la evolución del sentido y la forma de la urbanidad en la tradición hispanoamericana. .. donde se alentó la formación de «hombres virtuosos» y de una clase empresarial moderna que condujera el país haciaelcapitaJismo dentro.. material y psi- . la novela de María Elvira Bonilla. es la \~. donde la práctica de los deportes se adelantaba con la clara finalidad raciOlial de alcanzar un mejor equilibrio psicofísico en/re la vida de trabajo y la actividadfÍlera de él (Mayor 1984:227)..losvalores morales»..» tuvieron larga vida como fórmulas de sanción. como parte de un proyecto racional'de formación de una élite moderna..' las prácticas espirituales cristianas.is. Don 't. Su valor radica en que fue escrita para que se la empleara en la Escuela de Minas. y acércate más que apretaditosestamos los dos. retorciéndonos de sensaciones . del propio Ospina. . . moral católica se remite.Escuela Nacional de Minas buscaba crear en Antioquia. sin urbanidad de Carre. al que no se le atribuye ningún significado particu. ~ . apetitosa.senta elextremo opuesto de este abanico.. Se trata de una obra bastante pormenorizada en la que llama la atención el interés del autor por enriquecer la identidad hispanoamericana con los hábitos de la sociabilid'ld.. análogos al aprendizaje memorfstico o a la severa disc. es el autor más asentado :' . . Este manual.:\.itarlos bailaderos de salsa «con una vitalidad casi de mentiras. '. pero qué gente. sino que -'_ . texto escolar durante muchos años. Estos textós -los más representativos. ~. especialmente la de quienes han mejorado su posición social merced al estudio universitario. ~ ll'[.las causas .'r"! cortesía separada de la etiqueta.. uno de esos lastres casi bana]es que mortificaron la infancia y la juventud. . :.~'. tal como lo fue la Escuela de Minas bajo la dirección. en que no caben la familiaridad y la llaneza» (J 926:8)..¡.¡1¡ 'H 35 1 1. los otros señalan . traducción adaptada del inglés que desaconseja conductas socialmente inadecuadas.¡' . en la mezcolanza..

como todos los ulte. Siendo un libro de texto.. !i..~_. publicó en 1958 Don de gentes..r"... concentránsanas tu vieran en su origen. hija de Tulio Ospina y más conocida ra». La convocatoria a la restauración no ' ~'r. ¡¡j:!' casi idéntico presentan cuadros contrastantes que ilustran el com:I1Xa\:i. ~os manuales consultados j en atenclOn a los programas ofIcIales de ensenanza pnmarIa. ca al privilegio de tener «don de gentes». de servir a Dios y embellecer el espíritu» (Ospina de N. la sOdCl 1 'ís de un sigl'o: las normas aparecer su tercera edición en 1971.OIaUO& ue conloffi\luau con e\ Decreto \l\Q ue\ '2S ue \uho e\e ¡" . se hacían llamamientos a la conservación de los precep. la última de las cuales alcanzó los' sesenta mil ejemplares. Sólo en pocos detalles se ocupan de la intimidad. g'"". a -educar' a-la:juventud'en las-naciones-éticas y restaurarlos -valo-~-' j~'~--~~soeial. ~]I!¡"'< i~' I'~' ir "J: ":7" . acompañada en cada cuadro de una sen. . Se trat~.c ' ~~~~_~. sino que retratan y explican unas normas que incumben a tose distancia del todo de la exclusividad que las buenas maneras corte~. leona ue \0.:.-'" . H. sobre los comportamientos sugeridos.". .I".""' ¡.ex. ~rioresFsus_cons€j()s-busGan-dar1e'un-sustento-difereUte-oel económi~..' ~ habían sido reeditadas por octava vez en 1949 y con un contenido" :~%~()ntenluo&l'E. como \a 1:úgiene. _ ... dos e más bien en las relaciones interpersonales y el comportamiento A pesar de la urgencia por representar lo que aparentemente no hay en espacios públicos. Yen ella hizo cuanto pudo por enseñara sus cido por completo la pulcritud del lenguaje. ¡[. es nueva.mitas.:. VIO k necesarIO.. m'o.' que siempre presidió. la Urbanidad par~ .r.) haya desaparerl.o. -':!'-. bien puede conservar¡¡ii:.cij"l~nción --.1935).i¡!'"'':''' 'Esctitocuando «Carreña pasó de moda pero las normas siguen»". y tamblen la culta y educada (C-960:2.' según lo anunciaba la revista Cromos en 1962. ' catedra prefenda por mI padre fue la mesa del comedor famIlIar.-:----~------~--==-=-. requiere \0. ... y el papel que d:semp~nan en .El duque de Camposol escribió el Código de etiquetgY-.. Rebeca Aguilar.&ima'¡lIesentac\6n se anota que e1 \i\:iro comprenue \0. Ospimi." ' ción hispana..' ~.-. En páginas intercaladas se instruye. ~".. Este «elogio de la cultu. . se dirigen al público esescenificación que permitan aprender los comportamientos descrttos.) la vieja.annente y ir. es sin duda un libro cuya sola existencia atestigua la perduración . por \0 que se aconseja incluir en \a clase actividades de Estas cartillas no discuten la urbanidad.~C. en cuyas cuarenta páginas de versos se transmiten al plan de estudios y el Proyecto de Ley 034 del mismo aí10se orienta a Ir' . lij\ colar y no examinan conductas sociales características de las clases La materia pasa a ser así una conducta que se adquiere escol.' __C'. y Montañés por la tradi(¡ .n.~¡':.! tiradas. 10 !' Por úl:~mo.. 1 t t de urb'anidad un discurso más o t('.. I~~'i. recogidas al azar en el campo de (oo.dos...qUemenCionoportocq(¡e'tieiÚ:~C1~~v. Predomi'..:'" Sofía Ospina de Navarro. En una Vi'.':. pero que ésta.:iñas de Ofel~a Peláez.~ menos explíclto acerca ~e la I~zon de rsonal y social. pues no hay razón ni explicación alguna. «todo ' fueron publIcados en el espdclO e a go rn" ~ ' i 36 ".teúa.:.. .i . .osd ser (le las normas de civilidad . altas.. Ilj' tencia explicativa. Hav un afán' '. dirigiII.Ü)6?»). -. por correr en esas calles.' '~ri:. portamiento propio de niñas y niños bien y mal educados.a •• le~s~~~~~~ ~~L.~~"~~---- -.Ue e\ ueITotem ~ue señalan ros '¡ltogr'ilmas o\\cla\e&. tos.. a la manera > urbanidad. que í'. incluir contenidos que fonnen en los principios de la urbanidad con ' j:¡~:' .''''F~----.:. los mismos postulados de los textos visuales._*'-"':<-' :. ¡ evidente por senalar las ventaJ~~ q 1 o lVeniente -casi se diría..I¡. cuanuo &eIe&ta'o\ec\6\a o\:i\l'E.~~--~ . .. automóviles y motocicletas (oo. del trato social.que ello es para. '~. escri:a r. el tema no ha caído en el olvido: la ¡. la atención dehida y el respeto mutuo que. de un texto para adultos en :1 que la educación .." Es común a caSI todos os . moral se trae a colaclOn como la base del desempeno SOCIal. ="_ "\. por sus escritos y memorias.~ ~I u~~:porta al individuo'el acata:" del ideal urbano. .\:: observaciones sobre la vida social. modales y reglas de la «buena educación». SInOla de trInchar con destreza un pollo asado.' 'bleví. miento de las normas de cortesIa Yed~(~."¡: •. .:'. :del interés de autores como Cuervo. hasta hace algunos años dieron a esta ciudad fama de 111'.. Incluso antes del enorme cambio que trajo consigo el 9 de 1:. Con por lo menos tres ._ " 7 .l". . en vista . ¡...:!. al que ofrece «un manojo de simples abrigaba una esperanza: I¡[._•• ~. hábitos. ?i~os no sólo la mar:era de manejar correctamente los cubierto~} el ¡!ji IdIOma. ' do al público en general.". abril de 1948. res tradicionales (Acevedo 1986).¡'].' l~ experiencia» (1969:41' Unos años más tarde reconoce que :<la se para provecho de todos...:. al igual que el Tratado de urbanidad (1928) de Inés Ley 115 de 1994 dispone que se reincorporen la urbanidad y el civismo 11:. loID1ación de ' ¡t: de un catecismo.:s~se.atone(\auue \0.Lo~ or?en~:e.e:ff:'. noble y agradable educación de Bogotá.. na la información visual. .J¡c. ~. que reconocía el cambio ocurrido en las costumbres de antaño.alor-cOiñparativo. Se diría que estos textos condensan la esencia ocasión de transmitir en la familia.. 1964:53)..'~.

:tl . sin la salud del cuerpo. 1. A esta percepción. «el ejercicio de las virtudes sociales. . empero. COI! excepción de GraCidn. Emanadas de los deberes morales. virtudes cristianas. quien vinculó la práctica de las buenas " maneras al decoro y la civilidad cristiana'. La edición príncipe es de 1854 y se publicó por entregas. .1 li . Aquí continuaré citando la edición de 196~~ del todo coincidente con la e.. Lo. Es noto.~ <. Cuervo quiso conjurar la inmoralit dad y la corruptibilidad que las guerras de independencia habían dejado en los . Algunos autores destacaron aún más el fundamento moral. tienden a la conservación del orden y la ' . «el cQJ1junto de reglas que tenemos que observar para comunicar dignidad. el esposo más fiel. I .t. -"~' . ~ Ji '1' + 1 ! ¡ l. atención y res'peto que les son debidos» (Carreña 1968:27). ya imbuida de moral cris1: . más que una práctica de actitudes y movimientos. estos tres deberes compendian todas las obligaciones y virtudes que sirven a la gloria de Dios y a la felicidad humana. Esto demuestra muy bien el poco Cristianismo que hay en el mundo» (citado en Eiias 1969:136).\' estudios.' . para pensar en el porvenir 4 Los aporres (/ la civilidud del libelu de Erasmo y dellr'xto de La Salle han údo est!/diados por Norberl E/ios y jocq//es Revel. y como no piensan en elevar su espíritu más alto. <datradición hispánica» y el sustento para la búsqueda de una identidad .t f:' . tornando la urbanidad en una consecuencia lógica y necesaria de las .1: •f.nacional. el ciudadano más útil a su patria» (Carreña 1968:5)5. no fue tenid{) en cuell/(/ en 511. ~. las prescripciones de la urbanidad llevan «dulzura y tranquilidad» a la vida de quien las'pract¡c.) la mayoría de los cristianos no ven en el decoro y la civilidad más que una cualidad puramente humana y mundana. Es justamente esta consideración la que se fortaleció con la visión de La Salle de una civilidad ligada a los deberes religiosos: «( .!I !I /. a quienes comparten los. por cor¡siguiente.. 39 t!i l 1" 1 ! . 1. prescritas por la moral. y para ejercer una infl~. ¡ . grandes variaciones.ncia benéfica en los destinos de la patria» (Cuervo 1853:4). corre. los padres.. El fundamento moral y las virtudes . los semejantes y consigo mismo. En él se entrelazan las tareas femeninas con el porvenir de la patria: el estímulo ala virtud. tián~:. Nada de lo anterior sería posible para Carreña.. ~. especialmente la caridad.. con lo cual se eliminó la posibilidad de que la sola observancia de las reglas «externas» de la sociabilidad constituyera garantía de distinción. publicó para la enseñanza escolar. .rio.\ l . así es que el hombre verdaderamente religioso es siempre el modelo de todas las virtudes.armonía. del universo. 1: ¡. a causa de la gran acogida del autor en España.' 1.prolonga la tradición grecolatina y medieval y. Instrucción. lA pmrluccirm de los eserilores e~pañole. el desplazamiento' de los principios aducidos . para acreditar las conductas. principios cristianos. se añadió en el siglo XVIII la obra de kan Baptiste de la Sane -difundida por los Maristas~. que es la base de la salud espiritual. y Gracián los que introducen aquello que la República consideraría . '. y penetrar en los rincones más íntimos de la persona: «En los deberes para con Dios se encuentran refundidos todos los deberes sociales y todas las prescripciones de la moral.hombres: «La buena educación da a las niñas una fuerza prodigiosa para resistir la seducción. "'.I~I ~ .~ . Y lo hizo así porque vio en la urbanidad.. decoro y elegancia a nuestras 'acciones y palabras. (' \. entre ellos. origen de todas las virtudes. los beneficios recibidos y la 'gloria que reserva a las virtudes humanas» debía expresarse en todas las situaciones de la .fponde. Montañés puntualizó que el cristianismo es la j í:' ':~ 1' li ji j.. no la consideran una virtud que tiene relación con Dios. y para manifestar a los demás la benevolencia. sobresaliente de la cortesanía elaborada tras la Independencia es su fundamentación en las virtudes. También fruto de la Contrarreforma. dedicados {/ la tradición centroellropen." Contemporáneo de la segunda edición de Cuervo es el Manual de urbanidad y buenas maneras de Carreña. basado en los deberes morales del hombre para con Dios. o por la costumbre» (Cuervo 1853:6).a la versión del Compendio que el mismo Carreña . .'" IJ" • o"'!"" . ~' . cuidado de la salud y freno de las pasiones: porque el buen tono se inspira en la 'verdad.!. El reconocimiento a Dios «por la creación ." '~ La edición de 1968 citada aquí. mismas no acusan.\'. la estimación del honor y la formación de hábitos sociales. el texto de Erasmo de Rotterdam -Civilitatae de morum puerilum. j: lt: 1: li 1 11 '1 ~ I . Al dirigir su texto a las niñas. la patria.. Estajustificación se dirige a los ciudadanos y. por el contrario.. :I! 11 . con el prójimo y con nosotros mismos. "1' '"' Pe los textos escritos en Europa pocos años después 'de iniciada la conquista del continente americano. el hijo más obediente.¡f .dición de 1880 publicada en París por Garnier. se suma a las obras que sirvieron de punto de partida para el desarrollo de una ética y el esbozo de los principios de civilidad en Colombia. vida pública y privada. así como el de los órdenes que regula el'b'uen tono. cuyo piso era la moral cristiana. y comprenden. el padre más amoroso. son sobre todo los de Dantisco .

:' cido de legitimidad en un momento en el que escaseaba tanto lo uno como lo otro y en el que -aunque se hubiera dispuesto de riquezas y títulos.' ":j. (.' etc}:ÚiiaflÜ'm~...j. Idéntico fundamento se mantiene en otros textos.. I 1. k ..dicha pretensión-democrática_y. presume que las diferencias son ~.. Su texto se recomienda como «guía de educación sólida.. sin calificarlas de cristianas.. para que el hombre sea lo q". que en vano trata de encontrarse por los rumbos escabrosos de culturas nada más que mundanas. quien /lna y Olra vez cae seducido en el tumulto de los goces ofrecidos por los vicios y se aleja de la virtud que da fuerza y poder y es una lucha pennanente contra el vicio.. .-. tendríamos asegurada la cultura moral.Ir 1 .que inspirado en las ideas eminentemente civilizadoras del cristianismo y.del pensalnie11lQ cOllservadol':. otros disc\!rsos que formulan un cuerpo moderno. Pero a diferencia de otros discursos..no era ese el mejor argumento en el ambiente republicano 1£ recién inaugurado.. Los otros dos grandes tratadistas -Carreña y Ospina-." .:\ 1 =_.. . t l.:. por ejemplo.otro. La calidad moral de la urba¡¡L nidad.del. de la inteligencia y de la dignidad. La cultura señorial. . En ella..v..dentesF Así-y-todo. que el progreso moral sólo puede tener lugar en la civilización. ~¡ f¡ g. Peláez quiso. Revel .. en todos sus actos (Montañés 1969:7-8). La Cámara de Representantes aconsejó que se utilizara en todas las escuelas primarias este texto . pues la urbanidad era para ella una consecuencia lógica y forzosa de las enseñanzas evangélicas.. La proeza consistió en legitimar. Cuervo y Acosta de Samper. cuerpo sólo como intérprete de las virtudes. sin que los autores ahonden en ello: las cartillas de los Hermanos Maristas destacan más la obediencia y la práctica de las virtudes en cuanto son características de una buena educación.' estética de la vida cotidiana que atenúe las dificultades y asegure al individuo armonía en la comunicación. según lo concibe El Cortesano.. a semejanza de lo sucedido en los primeros momentos con .' ~""": ~/ ..-. ¡~i.h I '" ~'. aspiraciones patrióticas (.) expone (. única civilización y. que puede «trocar en cristiano el' espíritu inculto». El reto para las nuevas é.. no "la cultura -cristiana. y encarna principios morales cristianos que la convierManuel Maria uíne Madiedo represent6 la com"ente romdnric(J . la posibilidtld de alcanzar la felicidad Se le dificulta al ser humano.f" V.. ~~:' '. I I~ .entregada al cumplimiento del deber y al CUIIO a la vinud Ya que fifera de7 cn'stianismo no existe para él más que el salvajismo. el sistema de clasificaciones que supone la cortesanía a partir del carácter incontrovertible Yjusto de las diferencias establecidas por el espíritu divillo y de los pri. y algunos autores menores pero muy ilustrativos de la cortesanía señorial.hizo la nobleza francesa hasta el siglo XVII (Penot 1984. I It. verdades y sentimientos. opina el . -=--:•. _..mer lugar.."-"= ~ --- -.~ debe s. y relacionan estrechamente la formación moral con las posibilidades de progreso del país.'''. el desarrollo significa cltriunfo sobre la materia y línicamente constituye progreso si contribuye a mejorar las condiciones sociales. al igual que lo '~ . Ir . amplia e igualitaria del cristianismo. . . 'I. moral y religiosa».. . en pri. encararon la necesidad de entretejer otros órdenes en el discurso cortés. .sig/o. los Comprimidos de Ospina de Navarro recuerdan que la virtud de la urbanidad exige sacrificios y privaciones./. intelectual Yo social de niños y jóvenes. • .er y se muestre can todo el atractivo de su naturaleza..":"..~ ~v"='"- . que la abnega. era el fundamento de la civilización. y enseña la manera de que se manifieste todo esto. en desplendor de Iq virtud. cuyo discurso es en este sentido análogo al de Erasmo. Ese progreso moral que conduc'e a la civilización implica una vido. Arzobispo.r '.. .~. por su parte.-liejendió la tesiS de qt¡..) [la obra] apoya los principios y normas cívicos.'.) todo aquello que debe penetrar hondo en el alma de los individuos. Por otra parte.~ 1:' ~"" ¡. ¡..1988i Como ninguno.. las buenas maneras y las costumbres sanas.. y fuera del imprimátur del arzobispo de Bogotá incluye la presentación de un sacerdote jesuita: «Con muchos libritos semejantes a éste. en las celestiales máximas de la religión cristiana» (Montañés 1960:5).... ':'_""". En el espacio así definido plantea una i:. "?l>l"'- '1' f¡. es el elemento '.. pi 1. Lo mismo pensó Acosta de Samper al afirmar que la vida es una serie de sacrificios revestidos de cortesanía. habida cuenta de su papel de fundadores o constructores de una discursividad que buscaba legitimár una estructura social en la que también debían combinarse recursos adecuados para tratar y (f . ~ li). :E~'''- 6 l_ j 40 . ' J' t¡ . fUlturalmen/e inclinado al mal. en recompensa por su vida virtuosa.r. combatir la hipocresía . a una justificación de orden material o social que habría care. a su juicio s610 concebible y mensurable mediante el eriten. Esta fundamentación cristiana de la urbanidad delimita el terre" r~' no de la civilización y circunscribe a él el progreso.). como Madied06.." ción hace amable.-c _--)(IXJMarq z.=-- . Todos los prologuistas de Montañés ven en las prácticas cristianas el presupuesto de los modales cultos. sin ajectación y sin aparatos ridículos.o único de la «expansión moral»."" ? '::. ~--=evi. pretende que su apariencia revele su condición excelsa y.J y hacer surgir el amor al prójimo.lites consistió en renunciar... ~t vilegios sociales y materiales que.. sobre la base ~t.cristiana só lo~~~ " la pudo sostener consecuentemente Montañés. el cortés quiere cimentarse del todo en el campo moral y concebir el ot.. 1986). '1'..••. al tiempo que se distancia de la modernidad.:? lt~ '. se otorgan a las personas. como el vehículo que permite la representación social de las mismas.~' ten en un mérito esencial para alcanzar la «grata convivencia de los pueblos». el evangelio es para Madiedo el camino hacia la virtud y todo el programa moral de la vida humana en la civilización.. L La de Montañés es una obra de «saneamiento social».l central de la controversia.en .

Puesto que la urbanidad se puede aprender y enseñar. para incidir en el carácter. tal vez.'e~: . . .~. tampoco sorprende que la conversa. pero también debíall estar preparado~' para comportarse correctamente en el tralO social. y en éstas precisamente le es más forzosa su observancia» (Cuervo 1879:292). es preciso fortalecer la tradición hispánica para que llegue a quienes. ( ~'Y método. «pues no pueden despreciarse sin dar indicios de vulgaridad y descuidada atencióJ]». Incluso en los negocios y el uso del teléfono debe rehuirse la llaneza de las costumbres norteamericanas.1. Y aunque aspina _admite que las normas de urbanidad y buen tono son iguales en todo el mundo -con lo cual quiere decir Europa-. l)I'111 ~' jl¡l~ ¡. observaciones (de Cuervo en las Apuntaciones) quedarían. 16que predica el don de gentes. Puesto que las clases bajas están «atrasadas en materia de cultura».l ¡il l " :1l nI: " I~ 111 IIr i.!" l. El proyecto de aspina es reforzar la tradición hispanoamericana fren.) y sabe ser fiel a sus leyes aun en las circuns- ~~&. en tanto requiere un aprendizaje." ~: J:¡:' j. la diferencia y la. supone igualmente la transformación individual y no simplemente la práctica de la simulación. como apunta Deas./' denomina una paramodernidad. las cálidades de las clases sociales y las características nacionales. mar. forma de relacionarse los sexos o las jerarquías socialmente aceptables y los requisitos del ascenso social Este desafío echó por tierra buena parte de las pretensiones igualitarias de una urbanidad cristiana. maneras.. recuerda que en España y en la América Española «se comió bien» antes que en Francia. . un rasgó de distinción típico de lá tradición cortesana de la urbani\. como las buenas maneras -<<1a buena crianza»".transformar al ser humano y hacer del código cortés un mecanismo confiable de interacción social. ca a la gentc fina que lo «ha mamado en la leche y robustecido con el roce constante (Oo. una hispanofilia que también para Uribe ! (1992) era el eje de la cultura tradicional colombiana. Propio de esta última sería su organización alrededor de la creación ilusoria de civilización (Brown 1980). cuya intención eraformo. gracias al contacto social.:1 .• l. y sistemas de clasificación. Esta aseveración no dista nada de . y preferir la sobriedad y dignidad castellanas. A las dos las iguala el nexoconlas clases altas y el poder. ~¡ id t ¡~ ~ 7 Recuérdese llUevo tipo que Ospilla escribió su obra para la Escuela de Minas. pero también su índole discursiva y legitimadora de órdenes :". mejor ubicadas en un manual de urbanidad. aconseja evitar las formas inglesas en la equitación y las fórmulas afrancesadas en la correspondencia.'I n . y a ese propósito se apoya en los atributos más sobresalientes de la cultura española tanto como en la tradición latina: Así.1' países hispanoamericanos. dad (Elias 1969). La idea de establecer a través de la lengua una conexión con el pasado español. virtudes ancestrales hispánicas.sobre sí mismo. dando lugar'a lo que Pécaut (1990) .eren piedras de toque de las buen¥ . 1.¡j'. '~ .> ción y la ortografía se consid. es el modelo más acabado. La urbanidad se ajusta de ese modo a los criterios esenciales que Revel (I 986) resalta en la propuesta erasmiana." ~ 1.11 . El bien hablar.t~ . es competencia de la escuela -que actúa en Colombia a modo de agente civilizador."Ü tocolo hispanoamericanO: la cortesanía castellana como lazo entre los . no fueron educados en la civ:ilidad7• La urbanidad distingue las vif-tudes individuales. como lo intenta la escuela. Tal nexo sirvió además en Colombia para cimenII} tar el monopolio de las éJites. luviera del anglosaj6n su sentido del/rabajo y ~'Ucapacidad de rendimiento económico» (Mayor 1984:39). . y su orientación democrática.' r. Y es'justamente de la confrontación entre los ideales clásicos del vir bonus y los recursos miméticos de El Cortesano (Spang 1979) de donde surge la controversia en torno a la vinud de las apariencias (DhoCJuois1991). En la medida que las buenas maneras se exigen a todos por igual. en analogía a La '. Deas (1993:39) ya advirtió que «algunas . los sexos. añade quela tradicióncastellana imprime «carácter y porte caballeresco y señoril». .Salle.~i(~~s te a la europea y la norteamericana..r un de hombre que «sin renegar de las. por su cuna. redundó en la ostentación de las virtudes cristianas de que Carreña. es la que aspina presentara en su Pro. 'jllr'!! ¡ 'Ii' ':I. en particular sobre las manifestaciones somáticas. tancias más' graves.irt..11 ¡¡ ¡¡1m 1 !III[.. ~'obriedad ~ n ~iF ¡1'" 1. 2. elaborar asuntos como la tradición y la identidad.1 i f . Estos ingenieros conJom!anan la élite teCllocrática que llevaría el país IUicia el capitalismo con honradez. la naturaleza de la urbanidad es igualitaria . La distinción social El tema de la urbanidad cabe muy bien en la tradición gramática colombiana y no en vano afirmaba el mismo Rufino José Cuervo que «es el bien hablar una de las más claras señales de la gente culta y bien nacida» (J 879). para dar mayor peso a la apariencia que enmascara la condición burguesa y CJue. en el caso colombiano. . A pesar de la oposición ofrecida por la cultura señorial al avance dela burguesía y su vulgaridad. se impuso la idea de que la urbanidad era un aprendizaje en el que el individuo debía fungir de maestro de su propia persona (Camposol 1930) y. actual(.

presume de culro y. en ArgentilUJ. vástago de la herencia latina.¿:::: •. DicclO. Ospina compuso un protocolo de oposición y rechazo a la imagen de los compatriotas que él y otros latinoamericanos veían reflejada en la concepción europea del buen tono. con mayor razón...£ i -:... que vendría a ser el rasgo local. de una élite mundana..¡.:. distingue la urbanidad del refinamiento del buen tono.1< "'1 . no en la transformación personal. civilizada. ~'! ~. ~) :¡i ~i' ')1 ~!" ':k' :m {¡'" ~' ~j¡r' ~.. fue implantada como un mecanismo de poder (Araújo 1989). sitiva. se refiere al individuo ostentoso de cuyos recllfSQJ se de..' ~\. General de Amcricanismos).cultura.. La buena cuna pierde terreno para dar paso a la conveniencia. civilizarlas.11. precisó que la urbanidad patentiza los buenos sentimientos innatos y que las clases bajas están «atrasadísiIrlilS~~nmateriade. trabajadoras. " 'I¡ o •._=. adbteroda y jactanciosa. que mitiga la sencillez de la vida colonial y la ausencia de una clase rentista ..- .. Desde este punto de vista. a suavizar las maneras para civilizar y contri~r ~¡~ buir a la felicidad. basada en los ideales del cristiano que perfecciona sus cuali. Tradición hispánica y progreso . ~. el buen tono se complejizaría para abarcar el protocolo diplomático y el glamour.~ona ineulla. Su fin cs prcservar' la fisonomía de una «estirpe ilustre» que debe eludir el esnobismo y " el extranjerismo. al príncipe y a los miembros de la corte (Elias 1969).. desocupada que refine la etiqueta.~ El. en la adquisición de los comportamientos adecuados.~~_ ~~debido a su pasado indio y negro».: -.I ~'-. hace innecesario buscar fórmulas entre galos.. es decir.ciaa las personas honradas. espoleó el afán esteticüta del modernismo)' la intención elilis!li de lu modemilación... y as.. Plegarse a las costumbres sociales significa ser parte de la sociedad.~colJoce'el origen (Francisco de SanlollUlría. al igual que lo gramática y la retón'ca. La conveniencia no es moral ni religiosa: se apela en primera instancia a las desventajas que acarrea"'su aus-en.. a lo que «no debemos hacer ni decir en sociedad». El autor . 9 La amenaza que representaron la masa en ascenso y [a ru!garidad que elfa trafa COIlSiRO pom //1 burguesía llaciellle.~.el-parvenu.~t¡]uportunidnd significa también urbanidad )' que. a lo que es propio de la vida social O. •...: . Su intención era aclarar y darle bt'illo a la tradición hispanoamericana. rastaquollere. '. ya que derivó el protocolo de la cortesanía castellana. . . caracterizada por ser franca y rigurosa en las relaciones domésticas pero también por combinar dicha severidad con el savoir vivre francés -formalista y complicado-. decorosas y elegantes de las relaciones interpersonales.' '.:-. a las mujeres: sus fallas ensombrecen el encanto de ser (do más bello y prestigioso que existe en la naturaleza humana>~(Urbanidad 1926:5) y provocan la decepción de no encontrar en ella el conjunto de perfecciones anheladas. situación corriente en los países hispanoamericanos que por su «estado evolutivo» y sus grandes recursos naturales se desarrollaban rápidamente en las primeras décadas del siglo. " 1 "" ' I . mediante la im¡JOsicióll de la nonna urbana (Rama /984).. -. De allí que fuera imperioso educarlas en los principios de la tradición criolla." copiar 10 extranjero (Ospina 1917:221). varían de autor en autor las razones de las diferencias. Ospina -como Cuervo. en la conducta que brota del alma y es reflejo de toda la persona. ..Il!!. huye del estiramiento y el laconismo ingleses no menos que de la vulgar familiaridad del norteamericano y ayuda a estrechar los lazos . i r- '~.í.... sabias. ~.--='= -~' •• '"----------:. " L'r ~ ti! [ñt::' ¡~ v ~r. El acento recae.1: . otorgarle una identidad libre de la temible vul.-=. es per. se Cl/tijICO ~tamJjtén-al-v¡vidor y (ulvenedizo. La riqueza de la tradición !..\.1 jo' ::r • . por lo demás.0. para la América Española. sobre la casti" za tradición de nuestra raza» e insiste en su crítica al prurito de .comoreza el título de Censor... ~o ¡~~ ' ~<" " '. Ospina sigue la tradie i" ción que Deas atribuye a los intelectuales conservadores que abar garon por la gramática y el cuidado de la lengua como el elemento : determinante de la tradición hispanoamericana' .le atribuyó a la urbanidad un elemento hispánico.i [: N La distincjón es el argumento más socorrido en favor del acatamiento de la urbanidad. adineradas y. [1" :it : . Esta sencillez. _ «siendo .i':.~ hispanoamericanos. ~~ ~ . Ospina reitera al conCluir su libro que «el motivo principal que nos indujo a escribir el presente tratado fue el de fijar las leyes de la fr urbanidad y el buen tono..'''''' Ospina escribió para los estudiantes de la Escuela de Minas que habían alcanzado «posiciones que requieren más cultura y Urbanidad que la que correspondía al medio en que se criaron» (Ospina 1917:viii). Mientras que Carreña presentó una urbanidad po.' Desde otra perspectiva.t' :. germanos y bretones salvajes. . El temor a la vulgaridad cOlltagiado a /" Iiterarurajinisecuhlr la impulsó hacia la elaboración de/lenguaje (Montaldo 1994) y afectó igualmente a la bl4rgllcs(a. 3. hispana... Valga recordar que t. pobre diablo>). las élites tradicionales e incluso p(jm los /itcr%s de la cultura der~ocratilJlda (Rama /985). Más adelante.' garidad y del rastacuerism08 que indefectiblemente devaluaban la civilización local. 'l :) 44 -= =. __ 8 '"' ¡t~ . . . de corte europeo. que encontró necesario resguardarse de esa vulgaridad tras la elaboraóóll de las buenas maneras.vocablo designa-l(1~vida-pom[Josa de quien.KlriO.~ la cortesanía de la que nació esta formalización. Así se desvirtúa la civilidad señorial y se la trueca en urbanidad burguesa. dades y quiere lucirlas en la vida social. _ El rastacllcro" delfrancé'.. mediante el comportamiento. sólo pretendió en sus inicios distinguir. La urbanidad «indica la diferencia de modales que suele observarse entre el habitante culto y bien educado de los grandes centros de población y el rústico patán de aldeas y campos» (Urbanidad 1926:6) y sanciona las formas dignas. una norma que en e..

lafalta es más ominosa. comer en la calle. u obsequiar. Si a ello sé suman la intención y la arrogancia. Ospina se ocupó minu'ciosamente de tales infortunios. (Ospina 1917:23). sino que con ello cumplen espontáneamente la voluntad etema del Creador: el orden.. culta.búsqueda de identidad a través dé España se desvaneció con el paso del siglo XX... las posibilidades de la vulgaridad. por ejemplo. evítense ciertas. No terminan ahí. sas.nuevo a este argumento. . y las muy rozagantes del rojo y el rosado. discreción y corrección son la clave del . se encuentra la versión local del dandy. atuendo indicado. el esnobismo y rastacuerismo en el otro. excederse en el uso de vinos y licores en reuniones. que es una infracción a la estética desde la perspectiva europea y consiste en\. cualquier omisión grave en esta materia se convierte ya en grosería. convienen a las delgadas. que por una ley de óptica las harán aparecer más obesas. además de contribuir a la identidad hispanoamericana. . inclusive sobre las variaciones de la moda: El terciopelo sólo sienta bLen a las mujeres de talla impon~nte.darse aires cosmopolitas y de riqueza. 4. con ostentación a personas desco.. ofrecer únicamente los dedos es aún peor. pues el buen tono. mento del cristianismo. "c . Las reglas del buen tono acusan de esnob-enferrrÍedad nativa de América. como rojacon verde. y que. ' El desafío estriba en hallar el difícil equilibrio entre laque los europeos estiman de mal gusto entre los latinoamericanos' -que incurren en esta falta de armonía porque hacen una lectura equivocada de los códigos europeos. Las damas muy gordas. Cercano al esnob.. pues halló que tanto la cultura intelectual y física de Roma y Grecia. l . resulta afectado.=. no obstante la apariencia de una reli. fla. '1: . ~ . azul con amarillo. Por encima de ello. La urbanidad es una cuerda floja que pende entre la vulgaridad y el esnobismo."las muy esbeltas deben usar trajes ligeros que hagan resaltar su talle.. Una falta de urbanidad puede degenerar en tal. sobre todo. .r. La limpieza es condición que no admite excusa y. ~ . armonía y belleza en la creación» (Montañés 1922: 19). Algunos comportamientos que merecen ser tildados de vulgares son: hablar de cosas indecentes. y las señoritas de menos de dieciocho años. gión falsa y una moral insana. ~ ! La.que tiene <<la tendencia de muchos jóvenes. lo superficial o lo desentonado. El ojo hispanoamericano enfoca y juzga ridícula la incapacidad para discriminar lo pertinente de lo exagerado. cultísima en sus relaciones sociales. con lo cual no sólo brilJan y se captan mutuo respeto individuos.'etc.. Las joyas ponen en duda la virilidad.~ jo tejido de las maneras. queza típica de los hispanoamericanos. y. subir o bajar de dos en dos los peldaños de una escalera y gesticular con exageración. que desentona en otras latitudes. Esa tendencia a abusar de las joyas. conforme dejó dicho en la presentación de su tratado.al que padece del «prurito de imitar el estilo extranjero hasta en lo que tiene deridículo» (Ospina 1917:18).].recurrió de. eran dignas de admiración. Levantar la mano del interlocutor acercándola a la cara. inteligente. El orden estético La urbanidad sentó unos principios estéticos para conjurar inclusive ]a sospecha de grosería y vulgaridad."combináciones de.. nacidas o al mostrar mucho dinero al pagar. y aun viejos verdes. pecando de fanfarronería. ~. ilustrada. Las mujeres han de evitar colores chillones y disonantes. las mujeres deben esmerarse todavía más al respecto. Solamente Montañés. En algún punto entre los 47 . el recargo..'. retener la mano o palmotear con la izquierda ya es vulgar. La vulgaridad consiste en desconocer las reglas de la sociabilidad. pre. el filipichín -flor de todas las latitudes. por la misma razón. como sucede con el saludo: si con sólo tocar la mano de quien se saluda se incurre en descortesía.. " F !f . debe combatir estos defectos. . familias y naciones. como la de las canes suntuosas de la España mora. ya el vestido delata las calidades personales. . Igualmente censurable es la tinturación de la barba o el cabello y que las mujeres fumen o se maquillen hasta transformar la cara en una máscara. gallarda. . Ciertos principios estéticos deben primar. Por otra parte. no se vestirán de blanco o de colores claros. el sólido funda. como siem.. las telas mds transparentes y vaporo. Las morenas absténganse del traje verde y el morado. a una extremada afectación de elegancia y exageración de la moda» (Ospina 1917:18). al invitar. puede llevar también al rastacuerismo. gastar un gesto arrogante y altivo.colores disonantes.-- : l' ~'i Dos peligros acechan a los hombres: lo femenino y afectado en un extremo. " i .debía permitir la formación de «una juventud . como para besarla.y el calco exacto de estos códigos. de yoluntad vigorosa y templada para el bien.~' 1. La indu' mentaria' traduce postulados estéticos que constituyen los pilares del' buen tono: sencilJez. Es por eso que antes de pensar siquiera en el compleA " . sin embargo. mascar tabaco y goma de mascar. en ac-' tuar de manera grotesca y ridícula.'. ::<. en especial la de quienes tienen ocupaciones serias o bastante edad.

.i '.)..) y la frase quedó muerta ....~. un gesto de triunfo vulgar (. vestía «a la moda rigurosa: llevaba un traje de terciopelo encamado y en las orejas dos enormes diamantes»...' " r~.':"~ :L .t. ~ millones de Montellano ella tiene la marca imborrable de los soles tropicales. dos 'có. su carencia descalifica a los que se precian de su poder o pretenden hacerlo solamente porque han hecho fortuna y. .» (Marroquín 1907:235)..p_01:~lla tienen ~~ce:~~.~-_-=n~""". . que admira la grandezas del imperio francés sin dar razón de ellas ni comprenderlas en ningún sentido: debe ser franco. ¡:~ .se a'sociaba «el principio de que la respetabilidad no corresponde sino al mérito».....F todavía. Con los 48 '•••_~c.~'!.:.. y no es sino un petulante acicalado y ceremonioso.\' ..sino una especie de imperialista absurdo..'. y que hace aparecer como disfrazadas a las señoras que traen vestido a la europea» (Censor 192I:31).: ~l 1.abíanreflexionado y opinado sobre la edad a la que convenía a los Jovenes hlspanoamencanos ponerse en contacto con la ci vilización europea. y atosiga a todo el mundo con su francesismo imperturbable.' . el autor aconseja a las mujeres privarse del exceso de joyas..'1:: ¡[v.. con su voz «mal educada -. .'. Ln fcrneni.c. la palidez de jazmín.c.=-'-'. como joya de arte [lucía] (. muestra a plena lúz reflejos canelos de piel de mono.l. '. como somos casi todos en América. subió por la garganta. AsCrefr'á..) Debe ser republicano..q ue-lareducida-pobJación~de..=-. estaba ahí. desaprueba presentarse ante las señoras con i el aliento impregnado de licor o la barba hedionda a tabaco..\.1). Esa noche.t1i}.. mientras que Inés. Pensadores como José María Samper ya ?..~-.... Samper censura a los jóvenes hispanoamericanos convertidos en gaznápiros que olvidan el español y se aproximan a todas las banalidades ansiando aristocratizarse.( . sea definitivamente amada y aceptada por Roberto: aunque interesado en ella y necesitado de recuperar una fortuna que ella posee. A la sencillez republicana -característica de la cultura hispanoamericana. deshonroso y nocivo.io . las pecheras bordadas y las joyas inútiles. las manos rapaces de Montellano (.~ . debe ocuparse de lo que a su patria interesa.' . y no 'habla sino de París y Francia.lf" . el paso leve...n=-=-== . ' I . sencillo y jovial...~. él no puede pasar por alto que su «cabellera negra y magnífica.. I>:~ 't!.) observó los enormes diamantes.. .rk . ¡Ji" r} . ridícula: el manual de Censor prohibe los colores de fantasía... quienes deben hacerse a un gusto artístico al adquirir fortuna para prevenir sus extravagancias e incongruencias.~'i}'.... y del adorno desmesurado en los trajes. .ji '.'IfL . su rivaL t «con la estatura erguida. En los años veinte.'c. espíritu y fuego» que Dolores hace de Carmen.. de la vie en plein air.:=.. En consideración al olfato. cuando <<la frase ardiente.. todo lo que eil el vestuario pueda parecer «bonito» atenta contra la masculinidad y se traduce en afectación :~.¡' J I{ l o. los colorines. (.. = soa unmundo~cuyas fe'g!as-llesconoceiJ. y cada uno de sus gestos una triste y ridícula mueca. uno de los personajes de su novela Pax. El buen gusto...'. .:.1 !¡/il ". No es ésta una preocupación eXc1uslva de la urballldad. Dolores."~'adaptacióIFde"este"texto...-.¡¡. se hacen pedantes urgidos de llamar la atención y desdecir de su patria: (.. así como beber en la mañana o abusar del alcohol. _-.1'. H~" .1. de Roberto como una llamarada.'-!'.iií Marroquín «el alto mundo social de entonces [que] tenía un superior refinamiento en materia de arte y de maneras pulcras» (l907:xi) y cuya estética impide que Dolores Montellano.) los visos canelos en la cabellera de azabache.-.\ .'". lo que resulta vulgar.) largas y finas.~ ..' (¡t.v----=-."". ":~_ tri.. los cabellos de seda..~ il1 .... I¡':' 1 . ostentado sin son ni ton: debe un día casarse y fundar unafamitia para vivir digna y provechosamente.¡' " !.i. El rastacuerismo también ronda a los nuevos ricos.11' . ¡l. de la existencia salvaje de las montañas y de las pampas." se deplora. con su «hermosura turbulenta». ~>-=_. ¿Con esos atavismos apren:r derá alguna vez la utilidad de lo inútil?» (Marroquín 1907:187). y no es:.hfil . (. brotó en el pecho ~r!. o bogotana al menos...••• =.•. apasionada. y en todo su atavío se notaba algo propio y personal que se apartaba del uniforme de la moda» (Marroquín 1907:219). con timbres ásperos» (Marroquín 1907:234) logra subyugar a Roberto y lo anima a acercarse a ella. a fuer de ciudadano de una república.. ~:: ~ . el anifo' dar estrepitoso.. Incapaces de comprender su propio valor en un mundo en el que pasan desapercibidos. «que tanta impresión produce en los europeos que por casualidad nos visitan. los labios... un modelado perfecto. 1~. pero todas las señoritas le parecen ridículas. deslumbrados por Europa..digos se sitúa ~a estética local. y las manos (..\ ".. le tembló en ¡:..- !!:\" . E li'" incluso cuando la interpretación apasionada. Bogotá no haya eliminado ciertas costumbres aldeanas como llevar manto.) un traje de punto de Alen90n que la envolvía como una onda de espuma.. En la ?" ". de . esas manos anchas y cortas. . con acentos salvajes. y en París ha aprendido a considerar el matrimonio como una mera especulación que sólo arreglan los notarios (Samper 1883:286). ':'. . plena de «vida. como las buenas maneras y el buen hablar. de la intemperie. con lo cual sólo dan muestras de un gusto «casi salvaje» y de <<ignoranciade los principios estéticos».--. También en aras de la estética europea. no l llevaba joyas. es una obligación de las clases altas.1 '. los ojos rt soñadores.. que resulta vulgar.) el pobre fatuo es una caricatura de parisiense..1. dada la amenaza que ésta significaba para ellos. i'.j 'rl' .

"' que tmen a la imaginación ideas bajas. pudorosa y . (Cuervo 1853:4). . por consiguiente. la burla. En sus ocupaciones debe evitar leer sólo novelas. en la que todas las obras de urbanic dad. El tiempo transcurrido dejó la imagen de hombres que se habían tornado inmorales y corruptos. a su juicio. .decente. la mujer . ' t . recomienda a las mujeres que «no suplan las . . para pensar en el porvenir y. comparte. sin embargo. La' persona vulgar emplea una voz demasiado estruendosa. . aseada. pero se los clasifica según su conveniencia para ocasiones determinadas.con control y mesura. En este momento se ha aceptado ya el uso de toda . en tanto que la mujer había «ganado en moral y cultura» y poseía «una fuerza prodigiosa para resistir la seducción. l! .~ 'una fiesta. renunció a «toda"idea de'igual-' dad democrática». como la clasificación de los animales y de los vegetales en géneros. I v t". surgida de un largo período de guerras. darán a las m~jillas el color natural. «La vida sería ui] tormento y el mundo un lugar de consúmte duelo el día que se percljera la noción del respeto mutuo y predominara la Vul: garidad en nnestras relaciones sociales» (Montañés 1922: 112).[ ellal encierra en su ser todo lo que hay de más bello o interesante en la naturaleza humana. advertencia que se repetiría frecuentemente en el futuro para vencer la rudeza de la' cultura popular masculina. o se 'los ::. El aire t puro. «se contraen a los hombres». La naciente civilización. la convicción de que una diferencia esencial entre ellos impone deberes superiores a la mujer y la obli. la cólera. Ospina emplea otro método: construye sus géneros por contraste.:.~ .. . manchado y puesto descuidadamente como indicio de vulgaridad e irreverencia con la sociedad. (. libres y sin decoro.. la mujer que Cuervose figura es .'7' +~7 ~~ . reflejan 'vúlgaridad. tolerante e indulgente.un sombrero.•. social y estético. y. ~' •. ni los de la familia. Aunque el designio fundacionista de Cuervo era uniformar los usos sociales para restarle heterogeneidad a un país " . con los órdenes moral. Cuervo defendía la idea de fundar en la vida familiar la organización burguesa republicana y hacer recaer en la mujer.Uno de los planos discursivos más elaborados de la urbanidad es la definición de los atributos o deberes' de los sexos en consonancia.no consulta ni los intereses de la sáciedad. que nunca pueden reeml' ' ""plazados anificiales» (Censor 1921:51). el ejercicio. el control de las emociones y actuaciones. por 'ende. el vestido desaliflado. especies y familias» (Cuervo 1853:4). " . El amplio espectro de eventualidades englobado bajo el concepto de vülgarídad «sobre todo se caracteriza por los vocablos empleados en la conversación. modesta y afable. enfática y de acento imperioso. por su con- ~ i: ".f>. descalifica por ser de mal gusto y poner en entredicho la reputación -femenina. en particular .'_ f~' . y ese"ncialmente di~puesta á la virtud. que son el gran vicio femenino y. la 'responsabilidad de personificare inculcar los valores y principios de esta forma de vida. . feriríamos dcla'Ole'de se~oras ~i personas dignas de miramiento. ' : "'La casa debe igualmente disponerla la mujer con sencillez. Como corolario de este axioma. .. La existencia de la escala social es un hecho necesario y tan conforme a la naturaleza.movimientos son descompuestos.J. pues así se logran medias sombras que tienen un efecto encantador. la mirada. . maquillarse como artistas de teatro y peinarse 'como para asistir a . . ~¡ ' .~. Los' géneros " - L _{ ". el baño diario matinal y una alimentación conve~: " 11 niente. pues «carece de objeto práctico.» Son palabras vulgares las que no pro" . Se apartaba así de la tradición cortesana de Europa. . las . gracias naturales con el empleo del colorete u otros afeites. la estética naturalista. ga a un cuidado mucho mayor: . ' . para ejercer una influencia benéfica en los destinos de la patria» . heterogéneo' en todos sus aspectos. roto. La cultura señorial distingue al detalle las formas y conductas de acuerdo con el sexo y es nuevamente el esfuerzo por vigorizar la función de la familia en tanto base de la sociedad burguesa lo que permite una asignación tan minuciosa de deberes y sanciones: Con sus Notas de urbanidad. recordar a los niños que las buenas maneras no denotan afemina'~: . Carreña no atiende a la distinción de los " sexos. ElmanuaJ de Censor tarnbién encuentra motivos para .t puede Tllzar ]a figura de la prostituta. Tres décadas más adelante las preocupaciones estéticas ofrec cen otro perfiL las mujeres deben evitar pintarse las uñas con colores extravagantes que traslucen vulgaridad y malgusto. carente de mesun\ y respeto.Todavía bajo cl influjo de. habría barbarizado al hombre y lo habría concebido desprovisto de capacidad para actuar . 5. ni. Si contraviene estas normas estéticas. 'clase de productos de belleza y cosméticos.. la amenaza y la envidia.~ se destaca cubriéndose con. sencilla en el vestir. sus . revela has'ia los sentimientos más íntimos como el odio. miento o afectación.•. limpieza y buen gusto. el desprecio.

del mismo modo que la excesI~a desellvoltur~ denun~ ¡i¡ Con esta .e 1i.~~--.~~' ¡r. y por la vida apacible que lleva. La barba debía cuidarse a dIana y usarse cOlta.:dop' cante ~e~ectomanCIllan su VIrtud.• . esta forma el valor simbólico que se le atribuye socialmente a sU Rodríguez dirigió en 1864. encuentran digna morada las más eminentes cualidades sociales.~se_desenvuelven~. en pnmer lug?r. S!r:que por. cump!lmrento de las ~ormas.r. . En ella se detiene en el comp~rtan. los hombres.hombre puecia un espíritu desordenado y mala educaclOn. qu~ a.?cLe." " en el remo oe la retónca somática. La gramática es el reino masculino _ . ._ om re pu /eran a guna vez pasar madvertldos (Carreno 1968:32). ¡". como la más leve mancha en el cr¡stal hasta los defectos más insignificantes que en el h b d' 1 '.u:ngrasan el vestido. SIO eliminarla: r. '~'1t. Paralelamente se aligera. ello la SOCiedaden su conjunto re1. tan chocante como el que ofrece '.. La s~tuaclónpnvtleglada que la urbanidad le ratifica en cada uno . .. pero ~o podemos mellos de calificar !::.'las mujeres. destmados mlen OS. A ella se le exige el más estriCto' ción. '.'pues los yerros en que pudiera incufi:ir: totalmente la cara o recortarse los bigotes.tendnan consecuencla~ SOCIalesdesastrosas.':.educaclOnfememna debe asegurar la socia-.c. '! ! " '.~ 11'1 y.ontento con eso. sacrificios y coml1ro~ :' E d '1 ' sé supriman las barbas patriarcales que descienden mIsas de alcance mo~aly socIal.. ~~. siempre atento a los significados polivalentes. En su inquietud por la conducta de las señoritas.de Id VIdaconyug _ ¡ to enel cenit de la cultura señorial como en el de la burguesa lo l' <<la felicidad depende. .!! ' resl?onsabllIzando a la familia -y con ella en primer término ah gante bastaría el que ella sea antmatural (Osp"1(/1917. parecía ver tan amenazadas la feminidad y la masculuudad hlspanoame. que tan-. ucir. ~-=.upeño de los 'ciudadanos.«la mcons1:: alcanzan las sancIOnes urbanas. de lapractlca SlOceray~ons I1 convertirían en alegoría. sus conceptos. \\ producen efectos negativos si se trata de cautIvar el afecto mascllll)1 proscnta~ de ese mu~do que es «un~ de las formas primitivas de la ': no. Para tachar aquella costwnhre como mele. en suma.. cuyos slmbolos.npara aque: iJ" . ' .~-=----- .4). voz y expreslOn ha? de tras. ------ ::. W moral en que se entreteje la cortesanía sefiorial.. ahora aliviada del peso simbólico de la representaMaría Josefa. mUJer-de la formación y el dese. Uulla servIr a a ' .~-~Otros.. ~el d~.h ' deberes y ?erechos femeninos. agolpan las asechanzas que se ciern.sarr~l~o socIal: la .•:. de " nuncre a pnnclJ?lO~etl~~s quejuzga msustituibles. de la costumbre de los ingl~ses de afe/tar. . i. En la misma ~edida q~e lascUjlli:.o~. SInpar e? ella. en 9uienes s: ¡I.en sobre la clvillzaclon.revela falta.:. que nsto . .lento que l." .~ Ospina. Lo demuestra la carta que Manano OSPI" ¡l. El cuerpo del hombre guarda de. privatizando la socialización: y ría un japonés con patillas." . tante de estas virtudes modestas. Pero la naturaleza no le h~ c~ncedido est~ privilegio. inteligencia. :.am.. toda OIlllSlOn y el mas InSlgl))fl. y en 1. h~st::1 ~:c~. ~a expreslOn ~e lo~ 1" de desempen~se con mayor holgura en el ambito publico. 't 1 s ademanes y el arreglo personal adecuados. E? padre recue rda al: del orden moral y de los pnnclplOs de dIstInCIón social.~~ -~_~I~.------=-. tancia y la facilidad en cOlTesponder al cortejo de los hombres>:. . Todo el andamiaje . aflpn~º-a~El (háflco~en. de sus ordenes. ".o c.•. que comsentimientos por medIO de palabras.l~~: clón social.. La fnvolidad" adVIerte. a suhlJ<l 1: masculir:idad. a su hIJa que las VIrtudes cnstlanas son la base. . y SI aparecen en ella con mayor brillo y realce las dotes de buena educacIón.'. la coquetería y e!jllrt" es deCIr.\ mora. 1 j II 52 = . pudIera decirse obscuras. 'li< pero también le impone grandes privaciones.11" . En resumen. ' de snobismo. • -•. en la víspera del matnmonlO. pero 1llS/<ena en rostros latinos.. . que describió la apariencia convemente de hombres y mUJeres. a tr~vés suyo.. en su corazón. se inclina hacia '1ós quieren COIlello aspecto carnavalesco. esferas que no se sin cesar.benevolencia y dulzura... de la mIsma manera resaltan en sus actos. los movl...19J5. . so pretexto de aseo.miemtJf0s"de. pormenorizó también las fraganCias. ~I cuerpo de la mujer retiene la imagen de lo femenidebe gum-darpara con su mando y su famJ11d ~olltlCa. lo cual estora hlC. gestos y mlladas" debe VIgIla¡ ~I prende pnnclpal~ente lo político y lo económico. aconsejar a las mujeres.btener la fellclddd. hace a la mujer merecedora de todas las atenciones .. n.l del hombre. : . 1I0s.~' ~~o.1 ma ! no.la carga ser suaves y moderados. OSpllld ¡ hzaclOn baslca de l?s hiJOSy el funcionamiento armónico de la faexamina todo aquello que las compromete: sus 1l10vm:uentos han de mIlia burguesa (Zal~man 1991). la .atentatorio contra el tipo clanca de nuestra raza. sino en cambio de grandes pr¡vacwnes y sacrificIOS y de gravlSlmos compromisos con la moral y con la socIedad. dades resplandecen. f' t: formación física y moral.ricanas 'por la adopción de costumbres extranJeras modernas. se recar~an con las imágenes ra de ~onduclr el hogar para o.._--""''':'"t::. '" .con sus caras impasibles.¡: i~: I ' .". al:vez de elementos distintivos de la nacionalidad.:edlstribuclOn de las cargas si~bólicas~ el. Y. ' ='i. . el hombre accede al mundo político.famlha"OsplOa se-pleocupal on_tamblen. la. f ' no fueran de especias haría pa¡'ecer afenunados a zar ragancIas que . no ob~tante.

mientras la j-nujerdispone de la ventaja que le proporcionan el dominio y la prudencia. :')4 L . necesita de la tolerancia femenina. Aunque también es verdad que ella.'1'. «Una señorita bien educada jamás levantará la mirada sobre esos . . así en la educación como en la literatura y las artes.ser contrariado y "ha de ser siempre complacido.' l' !¡il: jll! 1. siempre la voluntad dei cónyuge a la propia. nunca encenderá esos celos ni suscitará la desconflanza de su marido. pues «vive.N. gracias a su discreción. 111. quiso desarrollar un fundamento moral y una estética que espontáneamente repudiaran tales imágenes: para la mujer en París no hay más ocupación que la de divertirse y no existe el hogar. su lealtad y su honradez. rodeada de humo de pipa y cigarro. La mujer cnenta con la dulzura para cuidar el amor. no debe . ~. para no despertar dudas sobre la posición social.ión.111' H '¡'iji. nodeja de chocar el ver a una señorita de buena so'cie~'::. Alemania ha superado a Francia e Inglaterra. la cortesanía no entra allí con facilidad Sin embargo se les puede perdonar muchas cosas en aúnciónaque lo hacen con .'y en segundo lugar.1 ' ~1 I~ "'1 '~ '¡fi¡ .. Se conoce que los . sentada en un café. porque la que es amable y graciosa «es mucho más digna de ser amada que la belleza de mayores atractivos físicos. '1. Por su generosidad.'~j 55 ¡i. respira y piensa solamente en su adorno.' (. La nación alemana por lo . la resignación../988:356).~" :/tl.efíÓ"con ~u ~~labraycon su ejemplo: láhu~ildad.1 1" :11.) los .\'igll~sque Acosta de Samper añade a la figura consagrada de la heroína romá!uica» (Guerra .) Silencio.lad del pobre y humilde han de completarse con j¡j sencillez y afabilIdad del que tiene fortuna y comódidades. Desear el bien de los demás es el secreto del éxito y la popularidad» (Acosta de S. descuidada en lo tocante al buen gusto y la comodidad.I:I'. «expuesto a cometer frecuentemente faltas». . "ji . la pru" dencia de las expresiones y la naturalidad amable y complaciente l' li' .o'.aIfu. f. «debe(n) enmascararse por el deber social de las buenas apariencias. r. La dulzura y suavic. . Todo esto surte en la mujer efectos inapreciables.t.. l' ~ que s"e' muestra sin falsedad.¡encillez (Acosta de S. ¡atenCión!. la abnega¡. . que dependen de esas mismas . ¡ .. Capaz de 'reprimir los impulsos de la ira y el orgullo. presumida. Soledad Acosta de Samper concedía también un gran valor al aspecto: para evitar parecer lo que no se es ante los hombres y. El.. el buen tono y los modales cultos del «siglo de Luis XIV». .""1 "'11 'il '1' . . «en extremo intolerable» y cegado por «la más impla. La sociedad francesa de la época le resulta a Acosta !. ni se dará por entendida de que existen: esta es la única manera de obviar un poco el inconveniente que resulta de nuestra moderna democracia. 1880(40):87).alemanes son descendientes de los bárbaros del Norte. virtudes cristianas» (Ospina 1864:242). Igualmente debe guardar compostura y modera. 11 lil j~1 . la esposa está en " capacidad de renunciara' sus propios hábitos y gustos. Personalmente.. De acuerdo con la cultura social de Acosta de Samper. 1880(43):164)..: ~n. dad. La mujer tiene que saber que el vestido es el espejo de los nobles sentimientos femeninos y que el desaseo denota baje. las mujer~s desean hacer la vida agradable a los demás.. y la geIÍtileza de una capa de cultura. de contener toda expresión ame una ofensa y «anular los efectos de ese impulso interiol». introduciendo así la desgracia en sus.i. I~ ifl". puesto que. :1 i ¡ll "." . y juzga lamentable que hayan desaparecido la elegancia.'. 1880(40):88). "1' 'flll' tlll I~ ~. «si estas dos cualidades se unen.imientos.es poco pulida y muy vulgar en sus efztreten.U 1"1 1ill' 'i'jl Ji" 1:11 ¡III jl( j![ ~I JI !M . La jov'en malcri~d~.. I~I ll' .!I ¡'. y tomándose ml!Y seria jarro tras jarro de cerveza COy! u~a pirámide de pan negro en tajadas al lado . y anteponer. sobre todo. Las inglesas de clase En el caso de la mujcl. . . no hay duda que su influencia será todopoderosa.• ción al hablar.'. cubriendo de cortesanía la serie de sacrificios que forman la vida. este comportamiento debe vol verles amables la abnegación y la circunspección. exageradameríte lujosa.j' . el hombre enojado puede faltarle al respeto y ofenderla. 'Ir' l'r I"j' \11' 1' il'1:1' . ". no intimar eon hombres .1 También hay que ser condescendientes con los alemanes porque. exteriorizadas por la mesura de las palabras.' 1¡11 :11:: ¡!jl¡ ''1' . cable de sus pasiones'»: los celos. los soeces y los bien educados» (Acostade S. del hombre. El hombre con quien ella se casa no es superior a todas sus pasiones. -. y tarde o temprano la afabili. Pero.' pstento'sa. la mujer sabrá canar y evadir cualquier ~isputa. Al tiempo que retrataba en su revista los " aspectos sancionados. 1:'j! )'1 '~ 'I!II. vistiendo igualmente los cultos e incultos.. .genera!. pese a todo. orgullosa y vanidosa es inadmisible y acusa rasgos propios de la gente soez. en que se ven mezcladas todas las jerarquías sociales. familias» (Acosta de S. de la bienandanza de nuestras relaciones domésticas. !I. revistiendo la virtud . la paciencia. Soledad Acosta de Samper compuso su imagen de la feminidad llispanoamericana contrastándola con sus apreciaciones sobre mu-' jeres y naciones europeas.jóvenes. 1880(40):87)10. el sufrimiento y el desengaño que la acompañan a lo largo d~ toda su vida. zade sentimientos. dad y la cultura sobrepujarán a la hermosura más espléndida». • " La esposa debe' aparecer siempre agradable y bien vestida a los ojos del hombre y en público. soledades y ~:'sepulcro' son (. manifestar serena alegría.

como lo.elvestldo. .':! 1:.ta. al hombre le amenazan la falta de método.. SIella camma de manera extravagante. . Los niños maleducados se meten en los charcos. i 1 ¡ ~I.~= . . " J ¡. el carácter ligero y la incultura (Urbanidad 1926).En g. carecen de las vn'tudes en las cuales tienen su origen..• .:~~~di[eL~E~.a cambio. es por tiesa y presumida.. La se?onta debe esqUIvar la sanción social que arruinaría su reputa.ellas son casquivanas. 1880(45):2]]). más allá de las consideraciones estetlcas.h~ce cuando viste caprichosamente y anda con a~resmasculillOS:SI bIen esto en un principio le permite tratar a los Jovenes con f~~lltaridad. en cuyo caso caena enla afectaclan.msmuan estudlOo premedltaclOn." . \~ ¡J . la fisonomía ni severa m demaSIadoJOVIal. El cuerpo recto.<1as nJ1lnecesldades y artJflclOs» que les impone la sociedad' las e . sus movlm~entos acompasados y suaves. discreta. le temen o la desprecian y ja~as contemplanan la poslblltdad de unir su suerte a la de ella. de las señoritas.=. empleando un lenguaje selecto. . es deCIr.~'~ <('11'". Además del porte.. practIcando las reglas matenales de la Urbamdad. :) i 56 ~ . av~ros. y agreden su belleza.:=-==='~"'~ =..a y sus modales tan . La ex~resló. buena esposa y buena madre» (O~pma 1917:2). modesta y sencilla.colegIO. ~. El temperamento del caballero es jovial hasta ser simpático. las mfracclOnes masculInas no arrojan dudas sobre la virilidad. y vulgar. que afltgen a las librerías e indignan a los críticos» P~r lo demas.. Por cultos que parezcan. fest:jan y se dlVle~en con elIa. realzada por la corrección y .naturales que no. . . QUIenes merecen el apelatIVOde caballero y senora se hacen acreedores a consideraciones que no estarían nunca al alcance ni podrían ser ~surpadas por «aquellas personas que. sino sobre el carácter del bombre . 1<::' .eneral. ~. 'i. él buen juicio (Camposol -_ . Por sus «mas excelsas VIrtudes». 1930).elmno debe t~mbién estar a2~nto. por encima de todo.' . Una fa~taa tan elemental principio pone en entredicho su recato y dlscrecIOn. moral e mtelectualmente. de la~ mUjeres y. es puntual y_ ordenado en todo. .-. i. nunca mereceran el tItulo de Caballero o Senora: llevan meramente la máscara de tales» (Ospll1a J 917:3) . si son egoístas. habla con gracia. . . l. cs cruel y comprometedora. sin llegar a ser «confianzudo». buena hija. MIentras que las mfracclOnes fememnas a la cortes ama atentan ~ontra la m~ra]¡dad y el orden soctal. A la mujer le corresponde la pollcía e higiene de la casa. falsos. 1929) tambiéncodificaron----_ genéricamente ciertas cualidades y_erroresinfantiles: Jo que en . ella aporta ternura. =r~= . la escntora opina que el pueblo inglés tiene el caracter mas orgulloso y servil del mundo (Acosta de S. escucha atentamente y hace observaclOnes oportunas. .=-~=-". a la larga es «detestable»: los hombres la . .".intención de no molestar. é.La mUjer mglesa pasa su vida «procurando parecer mas nca y más noble de lo que es en realidad» (Acosta de S. es rcservado pero no taciturno. yen cum-. al caballero lo caractenzan. ~engativos.. es desembarazada y elegante. l' l~l f t. entonces se ríe del prójimo. que ()spiná-ca¡¡fica:decabaÚe~~s~o senonl: «La apost~ra del Caballero.. y . ~1Jr.. ellos no prestan " atenclOn a las compamas. por su .. ~~osta de Sa~per concluye que. 18.c ase medJa son t~n 1Jbres que no dan cuenta a nadie de 'sus actlvldades y muchas Hui.~~~Los~ Hermanos~Ma-ristas~(l9-28.imprudencias». :. . al :gual que de extenonzar emOCIOnesdesencajadas que la vuelven tea y contra natura. Nada en'el comportamiento de una senonta podra prestarse a la mala interpretación que surge del contacto con los hombres. un bombre o una mujer.n es prudente y moderad." . tiene que di~tinguirse porque la socie~ad es más exigente con ella.mala educación. La segundad de que da prueba lo absuelve de encogImIento y timidez. senCIllezen. La señora..80(44):191). ¡ . sera «compaSIva. ~etulantes o VICIOSOS. __ ': les bnnda en cualqUIer CIrcunstanCia.tanservilmente a la aristocracia o escriben .eLlas es labor. t ~~c novelas «con las. altaneros.'1I'1r.~r~h2~resymujeresde buen tono se concreta~ fmalmente en el porte. dulce. la nma debe guardar compostura en el. el vestIdo da testimonio de las condiciones morales de la persona. -.pues el lujo eclipsa los encantos juvemles. signos ambos de un espíritu desord:nado y de. Estas deben v~stlr sIempre colores y modelos a tono con sus calidades: la sencIllez es la consigna. vIven para servir a los hombres sin quejarse de su ttrar. aparte de reunir todas las antcriores virtudes de los caballeros.iasen. slla mna es orgullosa. la benevolencia la defensa de las damas en la conversación y la atención y prote~ción que y . Por ello el vestido no debe inducir a pensar q~e su portadora presume de bella y menos aún de que es indep~ndlente. al~ase empeñan e? brillar más que sus vecinas y rivales.Jes soberbIO. la humildad es una c~alidad femenina y su análoga masculina se l~ma modeStla. Las señoritas han de sustraerse tanto a la frivohdad como a la excesiva desenvoltura. clOn: se ~bsttene de salir sin compañía a la calle y de sostener conversacIOnes a solas con los hombres.la armoma.En todas sus acciones se observa la más completa naturalIdad» (Ospina 1917:1)..«aun contra sus propIas hgerezas e. La mUjer debe guardarse de ser chIsmosa y fIsgona. en ellos es trabaja.!¡r- ~.

q!." '¡:J !~ .l . des» (Bourdieu 1977:51).. descubre la valoración que hace de ella la sociedad.:" ':¡!.. . camina expuesta sobre una cuerda floja por l? que tambalea en forma de alegoría. !" :. olores. . la frontera.ll! ¡n¡i~ . sino en la conjunción de movimientos.. Como lo formula Bourdieu.:. tus formas indiscretamente por medio de suéteres o trajes 'exageradamente ceñidos» (Ospina de N. '1' :J¡'iW :U..1 ' ~.) donde se revela 10 más oculto ylomas verdadero a la vez.¡~ 1" ¡ . La taxonomía de sabores. pues es 10 menos controlado y controlable conscientemente» y es asimismo u. y todavía aconseja -como lo hizo lahigiene hasta los alias treinta.1. 1958:25).~ :.«al club amigas indignas de mezclarse a (sic) las damas que 10 frccuentall».len tono.!il li. palpaciones y sonidos. El cuidado físico atalie a la inversión en el cuerpo. La seliorita.eludir todo lo que sea peligroso o pueda causar dalia. . La cortesanía señorial y la urbanidad burguesa se elaboran alrededor de una definición de géneros que acentúa.ij~ ~:I' I! !ii'!: . como la vieron desfilar en juegos florales.¡.II¡ " asustan y escandalizan a la gente y a veces son desvergonzados. recomendación que Montañés estimaría insostenible porque significaría renunciar a la lucha contra los pecados capitales mediante el fortalecimiento de .:11" '1' ¡¡~ ' ct(J'1!". l:':¡. último aspecto no consiste en practicar ciertos movimientos para obtener un resultado específico. de Navarro les recomienda no aprovechar <<lacalle para exhibirte y ser admirada. el niño se contenta con 10 que le' dan y nO' manifiesta 'su desagrado.¡ij¡:~ I:_jl "jl"' I' ~¡. aun cuando se ha concentrado en el ámbito sexual: en las relaciones entre novios seaconseja evitar el vulgar y peligroso «manoseo» y al hombre cultivar «el . en reinados.. La nilia acepta sumisa y con humildad. el cuerpo " «funciona por lo tanto como un lenguaje por medio del cual uno es hablado (... que no veía en las percepciones. ya el discLÍrso . _ ".'¡I~. Ospina de Navarro se dirige a sus lectores en la segunda persona del singular para señalar los cambios: ya no se espera que la mujer sea sumisa y se acepta que fume.'l . palabras y actitudes que evidencian la condición social y moral de una persona.i:i .'Ir~ "J . Los sentidos iniciaron entonces un recono.1. ""I!. . a su vez.. grar el bl. treparse a'losárboles.:'..' ~. No menees las caderas con vulgaridad. " . ella no miente.I: ." 'I¡ :..:¡)l~ . ':<' -. Gramática corporal "e ~l ::. el cuerpo es simbólico.lo sitúa en el campo de la percepción social (Bourdieu 1977). expresiones y cuidados corpo59 '. en tanto es la persona misma -su corporalidad-.' lll ¡i. él es cariñoso y buen compa6ero. sino a la conveniencia de que no se desborden defectos como la vanidad. sobre los otros y. . ni destaques . . carnavales y.'!'I ' 'nfl' ".k . A mediados de siglo. A las mujeres.representa toda la identidad individual y traduce valores sociales: a la vez que refleja a la persona y su posición social. _{.las virtudes.n producto social «cuyas propiedades son aprehendidas a través de categorías de percepción y de sistemas de clasificación 'social que no son independientes de la distribución entre las clases soérales de las diferentes propieda'.~ •• ~. con todo. tema absolutamente vedado en textos anteriores. La Sei'íora imaginada por la urbanidad es el símbolo más acabado de las virtudes humanas.¡¡1 ' 1 'La urbanidad vigila dos facetas del cuerpo: su apariencia "y su conducta..P'. por fin. que será la garantía de tu esposa» (Ospina de N.! AseO' y co~t~ol del cuerpo ii v .J11' . Ospina .i"¡.'¡J~ :¡Ji! .:¡!: i.t 'Ii' -r. se reconoce que la joven tiene derecho a conversar en privado con su novio. Para Peláez (1969) el carácter de las niñas es deticado y suave.: '''. sobre la .imponérseles amores a nombre de las genealogías. de la civilidad 1. Los maridos no deben llevar .-~ fl • '111 ~ .~. por ejemplo.. A los hijos no pueden . así como la verificación de sinestesias (Schrader 1968. El sexo. presencia del cuerpo en la vida humana y las" condiciones de su -: eXistencia.~ D. ijJ .. en definitiva.' :' salubrista se ha impuesto sobre el concepto católico y platónico . Cuando Carreña afirma que el aseo es la base de la estima~ -" eión social y contribuye a preservar la salud.}i¡ '¡ :..1958:26).-:' .. Este cuerpo vive en comunión con elalma..j. .1 . modificaron las ideas de la persona sobre sí misma. visiones. '. .':1 '1'. 11 1" ~Ii ":.'fatigarse demasiado o brincar desordenadamente. se presenta ahora como el terreno limítrofe que puede hacer peli.~hI ji "'I'¡I :':ji ..""r-. cLÍando ha quedado atrás la cultura señorial. Starobinski 1983). su conducta . La dualidad corporal se presenta sin ambages: en cuanto ente sensorial y fisiológico.A . La vulgaridad sigue siendo. El creciente hincapié de la urbanidad en el aseo se explica por un cambio en la percepción del mismo ocurrido en Occidente sobre todo durante el siglo XIX.~ 'll¡.. "pudor de tu novia.cimiento diferente del cuerpo y dieron paso a una nueva clasificación de sus aprehensiones."Laretórica . tajantemente el desmesurado valor simbólico asignado a toda expresión femenina. representante en potencia de tales atributos. el cuerpo existe en tercera persona.li ¡i ¡~ '. Este texto no alude al control de las pasiones. Este '.!' ~li:~ ¡it <~il: "'ill' .'i.

. Por otra parte.. "i¡f.. los vestidos debieron mudarse más a menurt. en nombre de estas disciplinas recién con.=:=-'--~~. en cambio. También las habitaciones se airearon..::i---::. especialmente.. El .•. . '.=or ='"".".~~=.! tió en de~calificar el exceso de limpieza y atención hacia el cuerpo. la boca y los dientes limpiarse y cepillarse. Excepción hecha de Uribe (1990). siera a una cabal apreciación de los fenómenos.•.~..~ Este proceso pasó por dos momeñtos definitivos que desplaza~'~"':l¡ .<. l.la necesidad de despejar. ..==""~.1 ~/~I ji.:"'~.~~'-..'.-=~ .-. ron en el mundo occidental la noción del cuerpo habitado por los .. Otros hábitos de l~~\ ' limpieza imperaron en las rutinas domésticas e individuales: el baño aumentó su frecliencia. :.- " . esta condición incontrovertible del cuerpo moderno. de pulcritud estipulado.fdesarrollos de la higiene (Carbín /982. ya no sólo con agua. que dejaba atrás la cortesanía señorial para convertirse en .~?":"~-=--'-.... Locke y ~IJ' la escu~la..jm---zftten--cia=-c-o""/1ioral.. "Ii. .'ocurrió en Colombia en las primeras décadas del siglo XX. .. . reemplazar la trascendencia del alma para instalarse con su mma~t nencia totalll.'" hizo suyas las recientes adquisiciones sensoriales y las incorporó a '..~.. . educación. cuyas conferencias se publicaron en 1920... estos criterios de distinción en las normas urbanas.. por esta vía. habitantes. y se requirieron productos adicionales para alcanzar el grado '. . . •.'~""-..] ~: '... )!. ~.~ 12 El asedio del cuerpo por parte de los saberes analíticos -medi<..a.""". No puede pensarse de ninguna manera que esta figuración ignorara el cuerpo.. La visión de la su. . psiquiatria. j ..' el código ético de la burguesía.". que sería la fase intensiva de la modernidad del cuerpo. retirar de la vista las inmundicias.:. discriminó la limpieza de la suciedad a través del olfato y la vista e incluyó '. la satisfacción del conocimiento personal a través 1/.~( . que involucra la vista y.~ _. do. .. pero capaz de combatirlas y de modificarse con la educa- ir t~ '.... o:..:.-'-'-I. res... _.o~c~~:=. .J~. . . Las personas y las . za de la moral hasta. '.. do dichos saberes arraigaron. de la belleza y de la percepción del cuerpo .-~. . tancia de los sentidos en la formación del alma y la inteligencia. ~.•• -.:.. ~il 6o . El cueTRo. Se robusteció la comunicación que este nuevo cuerpo estaba en capacidad de establecer con el alma y se' incrementó así la imporIij.. y en el desarrollo de la persona.~ ra1es más que signos engañosos y un desvío del verdadero sentido de la existencia terrenal.=:-~ -'''-'-':.-."'"::-"" '~. querer . propio y el ajeno.. que ella había asociado con el cuidado del \~' cuerpo y. La noción de limpieza. Esta. sino tan sólo de ser acalla. ...::""" . Los malos olores se registraron y se catalogaron de enemistosos: ~!! perturbaban y amenazaban la integridad física.j.._. siones.. Surgieron simultáneamente la asoi[¡~" ciación del agua con el placer y. el cuerpo reformó el sentido de la vida humana y la Iglesia terminó por perder la lucha en contra del sensualismo. ~ossenti'Ij": dos..no ha sido cOl1sideraqo... alejándose de la fatalidad I del cuerpo. en particular. higiene. ~'1 r~: . y Condillac y el sensualismo.ftítuidas (Pedrazo G. . el olfato li!" (Corbin 1982.do.".. los adelantos técnicos y la industrializaciól1 Trollsjomwmn la percepción de 10. Al subrayarse el papel de los sentidos en la aprehensión tí< de la realidad...-::-.Ir. ha sido poco atendidá ell los eswdios sobre la violencia. Al adquirir voz y voto. -1 "'~ .. de supnmlr todo lo que pudIera perturbar la percepclOn de <<lo ~!~ verdadero»: olores.=. cuerpo mismo.'ül. tancia de su educación para asegurar el desempeño moral.=~~=--=--:-:-':~.-. oscuridad.~~-.¡arr~. 'iluminaron y desempolvaron para que retrataran el alma de sus ¡. socioloxta..nueva hIgIene del cuerpo e Instaron al reconocImIento de la Imporir. Perro! 1984. Vigarello 1985). con lo cual parece pasar desapercibida la intención de ~ agresión j' extermin/o que 'grd~ita soIJFeesia=¡..i..~..ino. la Iglesia insis:~'. (¡. .~V ciudades aumentaron la utilización del agua y se preocuparon por Iji~j.•.'.~~i~=< ..~ l ':1 ~.<..-.--. 13 ÚJ orientación del desarrollo de los sentidos ha sido documentada desde varias perspectivas.~= .~"~ 11 Esta espontánea evidencia. 'l'.' propiciaron una . Vigarello 1985). nuevas modalidades ~~: de deleite corporal: limpieza.:-.1 ron el cuerpo bajo nuevos parámetros sensoriales'3 y la urbani\ dad. buenos olores y frescura. . ~ .....'. se apropió de estas consideraciones. todó aquello que se interpurrK.~. Un hilo' de este proceso fue la discusión sobre Los problemas de la raza..e~mpezó a plantear .. se lo comenzó a conceptuar igualmente plagado de pa. demonios de la pasión _que a5ech~~ill alm. El cuerpo cultivado con arreglo a este nue'lte '1fj' vo régimen se tornó sensible a los olores desagradables. :Hi' ... luego tendería a invertirse su relación con el alma: el peso del cuerpo aumentó en la balan..=-=--~:==--=.' ~-'~-- ..••• . y su importancia en'la ~ ~j..__ ~:~tt-.''.t' .2 ~'-' -" . ción.:. s... como sugiere Baudrillard (1970)..i.-~.-..t placer del movimiento. también los sentidos aprehendie'''X.. l:!¡ ..:.¿.1' sus reglas de conducta.. pedagogía.del¿ía ser ~\-"--'& domeñadi'rponafuerza rrusfiiildel espIritupara impedir que su albedrío venciera dicha fuerza. que no lo concebía capaz de transformaciones. el objero de la violencia -el . principalmente desde el siglo XIX 12 • Cuan" ¡¡.. quedó consignada en la aparición de los saberes que lo abordaron (Ktinig 1989). es claro. con el uso del agua y las conductas licen!*. ¥..inglesa.. -t.-" del cuerpo. revolucionó la percepción de los 010~! . cuerpo inculto se hizo inconcebible.swT /(1 "isra al movimiento consTante y rápido cSchivelbusch 1977).'j 'j[. -.~~. .. --==:...." . censurándolo como una impureza del alma. W' ciedad derivó en afrenta a la integridad moral. comprendidos y analizados desde entonces con nueva agude~. 1996b Y ver pp 127).o.1' álimulalltes (Schivellmsch 1980)}' la del incrcmel1l{l de la w/loddad: el vérrigo inicial ohligó (/ ajr. ciosas a las que ésta incitaba (Perrot 1984).<""'.. ... za.. Le GlIérer 1988. Aun así. basura.. I !Ii... .-~... . Un viraje decisivo tuvo lugar cuando.-.-. el ¡.. Un cuerpo de posibilidades inesperadas se descubrió donde antes sólo se veía la morada de pasiones incontenibles. Mientras que la evolución del olfato ha propendido o idealizar la desodorizaclvn y aromatización en IIn diálogo constante con IO.. ~. ". más tarde. __ _.

les -. por ejemplo.1 1' :'. . al empeño y la ruina (Carreña 1880:48). desaconsejab1es incluso . Objeto de severa censura es el uso de pomadas. la mujer desordenada. Pero Ospina. ensalivar los dedos y dejar ver la dentadura postiza. son . ayuda a definirlo y a propagarlos juicios y sensaciones que le corresponden: es asqueroso tocarse la cabeza o el cuerpo. colores subidos y prendas extravagantes.ji I ~ ~. coloretes. • • tal). así comO los vestidos pulci'os y en buen estado. desperezarse.lasque deben quedar fuera del alcance de los sentidos.I il :1•• ~I . las alusiones a cualquier cosa . Es asqueroso el sudor. donde se acumula la saliva. sonarse. Aunque no aclara cómo habría de realizarse semejante tarea. por consiguiente. Otros aspectos estrechamentc relacionados con las inversiones 'corporales se derivan de la necesidad de cubrirlo: «No debemos . Las manos se mantienen siempre limpias. que debe secarse. Los hábitos del aseo revelan además hábitos de orden. 1 Carreña no estima indispensable el baño diario. la exclusión.I. y las manos siempre aseadas y secas.) que comunique mayor grado de belleza y elegancia a cuanto nos concierne -escribe Carreño-. meterse los dedos en la nariz o las orejas. da la impreSión de temer una concentración excesiva de los sentidos en el cuerpo: si ya se.1:1 1I ¡~ 1 '::1 1 1 ''~ !I. como en la elocutio. aceites para el pelo. Los hombres deben recurrir con parquedad a perfumes o aceites porque ello desagrada y los ~. tos. boca en general es repulsiva: nada que.. son todas costumbres que deben erradicarse por medio de un adiestramiento somático apropiado. por encima de todo. bostezar. "1 ti ..I! '. La .. No son úiücamente las secreciones corpora" . 1. la barba o la cara. Al extenderse así las propiedades del aseo al orden.. visiones enojosas o aspectos descuidados. tocarse el pelo. que sea frecuente. es erigido .squeroso. no tocan ninguna zona del cuerpo y la cara no debe verse grasosa. También Ospina censura enfáticamente la boca:ha de limpiarse adiario la dentadura y evitarse el mal aliento. toser. ti' I' 'ji 1. por cada una de las partes del cuerpo. escupir. Toda secreción se repudia y debe ocultarse. de exactitud y de método en los demás actos de la vida» (Carreña 1880:34). «hemos de bañamos vestidos». eructar.¡ 'f.que 1I1splreasco.1 I~ ¡¡ i.respeto hacia los demás y hacia sí nJismo.bién instruye sobre lo a. pero yaafirma'q'ue es deseable para estar debidamente aseado y gozm'de buena salud. sin embargo. debe mantenerse una distancia tal que no se perciba el aliento. 1.~ ~ . " El Protocolo de Ospina también sitúa en primer plano el aseo y lo relaCiona con el decoro. el cabello perfectamente ordenado en todo momento. . por lo menos quena se lo mire. la virtud primera del buen comportamiento.~ '. «Nada hay (. como lo es también el uso de afeites en hombres y mujeres. levantarse en la noche a satisfacer necesidades .baño diario es ya parte constitutiva de la urbanidad y Censor exalta sus efectos benéficos tanto para el aseo como para la higiene: impide efluvios molestos y disminuye'la exposición a enfermedades. social al desaseo es la repulsión y. aparecer descubiertos ni ante los demás ni ante nuestra propia vis- . peligro salta a la vista. haya tocado la boca puede siquiera llegar a manos de otra persona porque es natural que todo ello produzca desagrado. estornudar. moverse bruscamente durante el sueño. pues resultan de una educación descuidada. que la saliva alcance a un interlocutor. le basta.fuera de la vida consciente: roncar. desde luego. que el aseo y la limpieza. Montañés advierte..lo ha de tocar.1 1 '.corporales. La respuesta . adoptar dormido posiciones chocantes y contrarias a la honestidad y el decoro. dar la mano sudorosa. especialmente en relación directa con el cuerpo y es. que el esmero exagerado en el tocador es incompatible con la modestia cristiana. El . Es repugnante acercarse demasiado a los demás. En los años veinte el. . comunicaní su espíritu a toda la easa y condue. pues además de proporcionar salud y lozanía. Íntimamente vinculado al. :1 " . Su civilidad tam. limpiarse la boca después de escupir y. El aseo incluye la limpieza escmpulosa de la boca. lo mismo que presentarse ante otros sin haberse limpiado varias veces al día los lagrimales y las comisuras de los labios. "i l' r¡ ¡¡ I . con «honesto recato».. aconseja Carreña. la habitación limpia y aireada.' " C? "3 ."! l' . ami.I ~1 Ji ~j ~ '11 . estipula. según lo prescriben la cultura social y la caridad. cuya limpieza no está permitido realizar en público. El aseo.irá al desperdicio de tiempo y dinero.' ~ I. El decoro es la cualidad que traza la frontera con lo que se percibe como inapropiado. . Es indecoroso provocar sensaciones desagradables en los semejantes afrentando sus sentidos con malos olores.4 .111 ~ ~ . En este manual se muestra una gran preocupación por el aseo de la ropa interior y. Cualquier otro indicio de las funciones fisiológicas y todo contacto entre las partes del cuerpo han sido eliminados: rascarse -máxime si es contra los muebles o paredes-. el decoro libra de impresiones desagradables. el cuerpó mismo ha de permanecer alejado y las personas procederán siempre '.1 .en virtud y en el mejor medio para conservar la salud. constantemente preocupado al respeGto. El control del cuerpo abarca los malos hábi. no se linJita a decir que el baño tiene que ser muy frecuente: siempre.1 ~ .

.:' Por razones esteticas -para no causar enoJOo vlOlencla-.l. cariz. - e.. cui:'f" Con Camposol el aseo adquiere un nuevo. La vista.~ . El valor atribuido al aseo ha variado..~ El cuidado de los dientes sigue un camino propio: se destacan su 'i. Todas' estas faltas son imgesto y la impresión de simpatía de la mujer.' " cosméticos.-=n--=.= " ". 'i::".. indecente de los placeres sexuales. ha de ser realizada . sino que se cumple una tarea que reporta beneficios. No debe permitirse la indecorosa salida de gases .vos de sanidad -para evitar enfermedad~s que se transmit~n por con~ '.. Al acostarse.t '.. equivocándpse torpemente. con deleite. Hombres y mujeres deben usar para el aseo del cabello productos apropiados y discretamente per.: y tosca.. Para él la educadado del cabello.¡ . aseo del cuerL no como una obligación» (Camposol 1930:19).' de encanto y delicadeza que se personifica en la bella mitad del :i." ción persa.. ha El discurso higienista se ha incorporado de lleno a la sociabili-¡ i eliminado ya casi toda la introducción relativa a los deberes mor¡¡dad y el aseo ha devenido obligatorio. r ~~'. ¡1. -. que empobrecen la hermosura y el caudal moral de las ~tf:' sólo merece desprecio.género humano» (Urbanidad 1926:17). ~) hace aparecer afeminados. . cuiera él cuerpo que nosha-da¡joDios. y. abluciones de don Rigoberto. considerándola como un placer y posición del peinado y limpieza dental.!. uno no se recuesta en los muebles ni se rasca contra da de una memoria compleja.s prec.:ar el ritual de la higiellc c01l'£'mllos ha dejado millll+ ciosamcnIe plasm(ldos Vargas Uosa en los pasajes del Elogio de la ~'tadT1lstra qUf! describen los .. puesto vigorización de~ cuerpo mediante la higi~ne y la educación física." nidad y Cortesía. por motItes. Urbalos preceptos hIgIemcos.\ •. Así. y por deferencia-ala cortesía~pues"h6-debe-iiIspirarse reiJUg-. 11( ciones del cuerpo. abluciones y fricciones con agua de colonia. dotafr' los dientes.. Lo mismo vale para el control de las fun. con ello.Lrt. recom'.': de. rostro. una ~. r:. pero se desaprueban tanto el uso de cosméticos y fijado'. conservando apenas el capítulo tercero dedicado a los «deberes percepción más aguda para vislumbrar y complacer nuevos matices sensoriales. manos.~ moral.'~. En el hombre. Ya no se ' '¡'~_. los beneficios que de tales .':' "1.JR:~" :. los seI?ej~ntes tienen autoridad para exigir la práctica de ". barras de humo. '. '1" '~iJ ~'. con el mundo j~~! miento animal o bárbaro.". pugnan radic. 84 : l' " '~ .'. la higiene personal diaria es como sigue: tras " . Por primera vez se po. fumados.'. lavado frecuente de las manos y el rostro 1'.' En los años treinta. placer como argumentos en pro de la higiene.a quien la sola mención de este proceso natural le parecería incon~. el agua fría y cristalina proporciona mayor tersu- I '.:' " =.L "Pll~ {..i.~.-lo-q(fe'constitllíaundcber~~ nancia-.~~ H~ (CamposoI1930:2$).almente con el ideal persona grata. como los secretos '~. La higiene tiene ahora una ' . El mismo peligro lo rima Aguilar para llamar laatención de los muchachos sobre el peligro que acecha su virilidad: ' . dientes y nariz 14 • Las ventajas de este esmero insinúan en un texto de urbanidad el deleite de los sentidos y el radican en que <dacompostura y el arreglo de nuestra persona al ser .iosobre quien las comete. un texto que copia la estructura del de Carreña._tªcto. F'i su cuerpo y llegan casi a suprimir esas flatulencias que la gente ruda ! . :) ~ levantarse.ioI e ~I . que el desenvolvimiento histórico ha convertido en el sentido mimado de la higiene (Corbin 1982).y su aporte estético: la dentadura refuerza la belleza del ~.mira. se ha vuel$f" Muchas recomendaciones concernientes al aseo lo son en primer to más exigente y no le basta con reclamar la desaparición de los '11 .' h' :~~ l I 1" . rimmel y cendre :~ lj:y en peljumarse se afana ~~~ de roseo.esmero que puede alcan.na! se inicia con la higiene del cuerpo: «La higiene diaria.'cpmo naturales y como ~ veniente. limpieza de la boca y per'¡m~ It. El autor apunta a la provechosa para el cuerpo. El olfato. •.' ii~" fumada.- . lugar de modales civilizados: las uñas se cortan con tijeras y no con olores corporales: exige que el cuerpo huela bien. por lo que todo ello entraña de comportaj:.circunstancias dimanan» .:~¡:'~. el baño diario y matutino evita el olor agrio y da 14 La regulan'dLuJ y el . :'3 • 0=: •. El hombre que fatuo y necio res por parte del hombre (algo poco delicado). lo es también para el espíritu.r les.' más que con interés. =. al igual que los contrastes cromáticos. limpieza de las manos. asocia los colores y brillos de los ii! " ellos o contra las paredes.. e .. ' tonicidad a la piel. particularmente al volver de la calle y antes de las comidas-. del estómago o los intestinos: <daspersonas delicadas disciplinan importancia para la digestión -tema que sería intocable para Carreña.ra y colorido al rostro femenino.(.~.i! saludables» (Urbanidad 1926:17). i.> ¡ . Durante el día..:: perdonables en la mujer: por «ser rebeldes a toda poesía y atraer el dentadura blanca expresa carácter depurado e interés por ser una !~:. [1 que nos proporciona el afecto y consideración de nuestros semejan.. baño. como mujer se engalana del tocador femenino -carmín. mujeres. en la que el agua juega tan importante papel..

pero admite su uso en vista de su generálización.:'¡¡ll:' ".1' . +.lvestido: una átañe al decoro. :. . no ser cargante. Otros detalles del encanto personal consisten en no abusar del perfume pero usar desodorante.". puritas y ornatus-. 1958) y. por lo que Ospina de Navarro aconseja: «si ya no eres joven y además tu peso sobrepasa el término exigido por la estética. fundamentación en el aseo -de incumbencia.' . . holgado y de tela gruesa y sólida»..'calle.ligada a lo que la apariencia exterior reneja de la condición moral y que incluye el aseo y el aliño en el vestido. Al despojarnos de . es decir. ~.La silueta.-"". sencillez. . el cuerpo ha ganado inlluencia sobre el espíritu y parecen perder peso las connotaciones morales. . " . que traduce la 'armonía que debe guardar el vestido con la posición social de la persona y con el medio en que se desenvuelve.I". Horrible es el espectáculo que presenta una persona que.:I!¿~.. de luto. afecta al porte. el hechizo y el encanto que tornan al cuerpo en una imagen..¡¡rl él . idea ésta que es propia de la corrección idiomática: «Sucede también a veces en el 'lenguaje como con el vestido: no basta que un vocablo o giro sea de .RJ.'I:i~ ..í:. la decencia y la salud misniá nos'prescriberidormir con .. . en «el único objeto. que son tres de las virtudes retóricas -deconlm.. se entrelazan de forma tal que resulta difícil separarlos en el discurso. orientándose a erradigar conductas que parecían haberse generalizado y atentaban contra el decoro. "' '" .1 • l. Después detodo.'.\. :~ A'. ~eocupa.". . cumplir. o por cualquiera' otro accidente ocurrido en' medi~ de la noche.\J... .fUl''1 i.:f . I':'... TambiénOspina recuerda que.. requiérese además.'i ''¡"I'II' I"f. nunca lo hace al punto de favore..i j i iUI:! i'. és ridículo sacar inoportuna e innecesariamente a relucir antiguaollas. que esté actualmente en uso.~!. aras de la distinción social.y la medicina.' 1 '. social de la persona y es obligación vestirse de acuerdo con eIla y con las posibilidades económicas.. no abusar.'''"iJf.!!os descubiertos.~ .. .".'.11[' .la conveniencia social y el utilitarismo de la salud.y se apoya estrictamente en el valor del comportamiento adecuado para la convivencia social (tacto. ni ante los demás ni ante nuestra propia vis. respetar. por último.Los manuales contienen una minuciosa descripción de los vestic"dosque corresponden a las distintas ocasiones: vestidosae casa.~ ~. ••• _' __ "~ pm. ..i~ ."'~." descubierta (Carreña 1880:93). ¡.' 1I ::1 .hf. 1878:294).4". Estos tres aspectos. mi . que oculte' con su caída cualquier atisbo del cuerpo. le cede el paso al glamour: el refinamiento absoluto.¡ e 67 Fr..j¡l l~ ¡ii1lij '... sin ser lujoso. 11.' . la urbanidad tampoco se sJetiene en él aseo.-. Carreña esti! ' 0... respeto. álgún vestido.i'.1 ..sociedad y.. a la sazón. buena estofa..:'1 ~ '~f. recientemente introducido y que Ospiria no sabe cómo más nombrar.lm "1" 'i. la cual.~\ "t :.. hacer .' ~ o . . siemprey cuando se restrinja rigurosamente a la intimidad doméstica. sin desprecio de las modas reinantes. ~ ".II~ '~. la segunda toca a la corrección. que' desempeña ya un papel protagónico. d!Jli .. <¡!'ll: '.' 11"1 .''''ltW 'I!~ 1" .:. .~.." "~¡!. . pues. A la~ señoritas les está vedado circular ataviadas con traje de dormir: para il:del dormitorio al baño.' f~f. La moral."Ijl " '.• ¡~ f (I. se aleja de las virtudes cristianas para fundarse en. ha' . 0¡~ '/~ ~ ¡. de etiqueta. 1-'~!.~! >~:8i. nuestros vestidos del día para entrar en la cama. los trajes deben adecuarse a las circunstancias. 1 .~ . El 'vestido cumple asimismo la función de expresar la posición . ""1 1'. .. para ¡.::. En este momento .jI . ' t¡[li '1 '~I:. ta . propiedad directamente .novias. aparece enteramente ('..:11~ ..11.haya perdido. '.. con todo y que la privacidad del dormitorio permite atenuar en algo esta severa medida. .'111 "1l'..:!.. evita el cruzar una pierna sobre otra» (Ospina de N.la urbanidad abandona su . de deporte.J: . en . . se recomienda llevar «un abrigo largo. .. ~aparezcQ. _1 ~d. cer una libertad contraria a la honestidad y la decencia: _ '~M • . no llevar lentes oscuros sin necesidad y reemplazar cualquier diente que se .J.' . respetando <<las convenciones sociales y armonizando con el espíritu y con los usos generales de la soCiedad». de .1 1 '.". '.I.'~'. . de campo.'! "'1:J1 ' . 1958:6).!f~ ". la corrección y la estética: hacer del amor un pasatiempo... "'. . Estamos aquí frente a la urbanidad burguesa.. ser honrado y correcto).' ~ '1 .(Debray 1994).i. de la salud . a la cóncordanciaentre los colores y el conjunto de las piezas del traje.1".. no deja de parecerle señal de esnobismo..'liviano capricho de la moda» (Cuervo. la última concierne a 10 estético.~'- . H".! f-it'.' . ..)Li~' i..i.ni lo es menos acoger alpurito cuantas extravagancias idea el .á con nosotros ¡¡'¡ismos». observa Carreña" u'n objetivo de la urbanidad es comunicar dignidad..el.' "'~: ". """. Por atraparte.-"" ' '. el vestido'debe ajustarse a los recursos de cada quien. gámosJo con honesto recato.!\:: I'!'~ )¡0~¡ ':. decoro y elegancia a las acciones y las palabras.:~1. robarle el novio a la amiga.' .~ " '¡'. ~. porque la avaricia también es-señal de vulgaridad.'I JJIr "i. Cuando las prácticas básicas de la higiene han sido asimiladas por completo. ICH' ! ~ . . Las normas de conducta social hacen tres consideraciones esenciales sobre e.'visitasasí vestido.papel de bu~ca. . el «manoseo>~. l' 1 1.'. pues es del todo in'decente dejarse ver con tal indumentaria recibir . por haber perdido en algún movimiento su cobertor. del atractivo personal y de «los pequeños detalles que transforman» (Ospina de N.:. y de manera que en ningún rilOmento .dé ceremonia. por el contrario... El «vestido de levantarse». El vestido y el adorno' ma queisin mencionar las consideraciones a la decencia.. de deseo» . En casa se debe permanecer tan cubierto como en ..' .¡¡i I I .

lasélites definen continuamente y -: " comportan:ie~to. . . ~."\ " :( >rtV . . la manera de llevar el traje depende en mucha parte su lucimiento. se cuidará de seguir toclas las modas.. '!' más allá de lo oecesario y menos SI ello obstaculIza las ocupacIOnes . La elegancia es un don inasequible en el abigan'ado código del vestido como elemento de distinción social. .senCillez es el colmo del buen gusto» (Acosta de S.el vestid? no pierde su índole diferenciadora. y. ya que además de la posición social. No es la elección de lo más costoso lo que decide en definitiva. . ~ .! f'tt leyantarse Oir al templo. siempre indefinible. también es «el espejo de los sentimientos nobles de la mujer.- . las mejores formas y los más ricos adornos perderán todo su mérito./ /5 En este principio. fino trato. . =:::. la primeravestirá con naturalidad y.vestldo. En las mujeres es definitivo el estado civil.'(" personal15. lúcido sentido estético (Camposol 1930). La mujer."as e '''I'ocr~as.- "". " . La.J !:.m de In ~e~c~pclOll e .' . Y como de .!:'. definitivamente burgues.uo sin miramientos por su convemenpa modestia: la juventud y la gracia son sus encantos. Todos ellos varían conforme a la edad.as humildes. . '. compuesta por partes iguales.ut.. siempre huidiza.hacerse agradable.lncla con la posición social y económica o incluso algo mejor delloque permiten los medios..J¥ K1 ~J ~.:ir.. es lapnmer~ cualIdad del buen gustoy la piedra angular de la ele-J " El continente: conducta y movimiellto gancla. . mal cubIerto o en trajes poco decentes.t\' df i!: . la exageración es prueba de que las facultades del alma están en desarmonía» (Acosta de S.base'de'¡:>rinci. . A pesar de su correCClOn..reslde. r.ncriterios estéticos que. ¡:>orte. perce[Jczo~ soctal del cuerpo es la figuracaClOn de su supenondad. adVierte que el vestir apropiadamente entraña " ventajas para la consecución de empleo y la remuneración' fallar en este punto indic~ despreocu¡:>a~ión y menosprecio de las 'gentes. suciedad y avancla. .. . "l..- f movimientos .r .. sln:~n para reform?lar la vulgandad y preservar la línea de demar-'¡.--.wciaie..za eOIl I"s . cause desorientación. sino también contribuir a hacer agradable nuestra persona. es indispensable que procuremos adquirir en nuestra persona aquel desembarazo. 1880(44):185). abstenerse de alardear de ella por inedia de su vestido. La sencillez!lI'....)\ =_ c_~---. . aquel despejo.' I~ ':L .dea. las mejores telas..El vestido no de~e delatar las horas dedicadas al arreglo personal y' .buena conducta en casaprohíbe presentarse ante los de..el buen gusto eXige que el andar sea cómodo y que el vestido no.~ .il. La elegancia y el bueni i La razón de ser de la civilidad es dotar de una forma peculIar:lI gusto sO. :i . Las urbarudades escolares hacen ': hincapié en este punto y subrayan que el aseo y la decencia de la i ropa ~eben primar aun ~n medio de la pobreza. inclusive quien posee fortuna material deb . Pero hay algo todavía más trascendental: (. Siempre dictada por las élites.~ . ..f.)-nuestros vestidos no tienen por único objeto el cubrir el cuerpo de una manera honesta y decente. Sobre este difícil arte se expresó la revista Cromos desde sus primeros números: "Un detalle de mal gusto ocasiona el fracaso del conjunto. ya que da testimonio de instintos delicados y del empeno por.t de 1968 y se mantuvo hasta hace pOCO.¡ . es injustifIcable prolongar las boras de descanso . !.. pios impuestos al individ..¡'i .llutlvld~(¡/:s.1••. El vestido no es para Acosta de Samper únicamente un elemento deterqlÍnante de distinción.. «Una elegante .Ii '¡l "r ~"PIfr:'.Así.' "~i .=o. de suerte que el esfuerzo por ves~. consistente en segUIr tendenCias depuradas y vestIr con un . y para que las mujeres se vean «más jóvenes a medida que vayan perdiendo las pretensiones a agradar por sus encantos físicos».'.destla y la compostura. 'l'... . por tanto.m-Puestoque'en'er paísno-se'distifigUé~elafafuente eltfajecle u'na .'t. por medio de una elegante exterioridad.= . es válido también para las pers0n. aquel donaire que comunica gracia y elegancia aun al traje más serio y más sencillo (COI-re/jo1880:369)..J de la urballidad coma UIl cOlljunla de normas "pre. Ci1rl.realza su interior.' en los ncos. 1al. l' I ". .1' 1.-h. ~.~--'-1 mUjer s?lteradel de una casada.o. -J' ción a la vez que el mediO para enjl1lclar una conducta Ideada con el . de gracia y de buen gusto» (C-76:47.Io. ':' 68 ::o=_: -.. representa la culminación del buen gusto y hace explícita una capacidad de interpretación de los conceptos estéticos del momento que poseen nada más algunos elegidos.. que ignora la vollllltad y aceptación . '. 1880(44): 185).' i/.'."~p¡'o¡5ósiti:Jde modelar la'convivencia'sociabobrda. i ~ El aspecto exterior de la persona -buenos modales.n' ~f#: I. la../ tIrse en consonl. Urbanidad y Cortesía. moral del mdIVIduo.. La naturalidad debe ir secundada por la mo-]I --------. sin caer por ello en la mezquindad. pues en un cuerpo cuyos movimientos son toscos y desairados. el vestido pone en juego el pudor.:¡ ji. ' más sin haberse aseado. fi'¡ ':U lit .'. :~n_~. con buen juicio y mucho sentido común..- i . ilr"... ajenas. pues algunas no son propias más que de actrices y mujeres de mala reputación.-le as. ~.i:' • . La.jl.' I "~l' ro. A mayor edacl se apagan los colores vistosos y se reducen los adornos para permitir que armonicen los tintes opacos y oscuros con la falta de frescura de la tez y cle brillo de los ojos.1916).I' anos (DhoquolJ 1991 J. dado que cada a~to es un trasunto de la condlclon~ _ ~. como muchas han dado en creer: es la coquetería. una armoniosa coquetería.::. ..

a la par que las normas de cortesía. J~ ' . '. consiguiente a los preceptos de uso general. sin que éstos comprometan a toda. el cuerpo erguido sin afectación.. cilltura social que quiere educar los sentimientos más que promover . ~. ni es excusable ningún tipo de proceder que pueda alterar la tranquilidad de los vecinos.~ calle son la circunspección y el decoro: .social de Montañés se acerca por este '-. casi excepcional. como los eventos religiosos y el proceder en viajes en tren. ~:j11 . humildad. los atributos de la persona educada cuando está en la. son los signos mediante los cuales las personas virtuosas expresan I~ ~"Il. en hoteles.J F" .disgustos y el mal c'arácter no'disculpañ el mal hurnor ni. por!(!J¡' que «la verdadera cultur. no en el exterior. . Una mala . ::JI . las virtudes cristianas y que la educ. se limita por. procurando que todas las'palabras y las accio. .i .¡:.. al igual que el de LaSalle. a la visión de La Salle: erigir la os. y déstaca la importancia del continente. La educación que propone se. junto con la ale" :~. confía del todo en su apropiación a lo largo c:¡ .~ !!il .. ~'~. Montaíiés discllITió un texto que. '1::.:¡ j~ gancia natural. teatros y durante una enfermedad. se .i. :...'l > Aguilar ~t (i 928) advirtió a los jÓvenes al respecto: .¡-. criados. Por otra parte. . . espejo de la última. " . y otras situaciones de la vida en sociedad.encamina a formar el continen~ h1l. la .:!"'¡. o sea: el conjunto de las actitudes y los movimientos corporales.' persona. El trato familiar ha de ser atento. Ninguna circunstancia autoriza posturas inconve¡'jI nientes que falten al respeto divirl'o y a la propia persona.les» inherentes al estado civil.~ .. muestra su relación con la cultura social. f " . como las de Carreña.1" .. La Imitación de Cristo y 'las máximas y consejos bíblicos son la referencia última de esta . esta cultura social éoncÍbe un cuerpo supeditado al alma. En general. '. .. . protegen de las malas inclinaciones y son .i'. la ele'.' ~ i11. lo mismo que de las urbanidades burguesas. prudencia.1j grÍa más dulce y la dignidad más afectuosa. más que ninguna otra.. -' - " . además.~'1" se fija.¡il': tentación de las virtudes en condición del trato social y tomar las diferencias emanadas de tales virtudes por cualidades evidentes (Revel '::11'1' :"~' 1986). actitudes y pensamientos que deben ocupar al cristiano y guiar su comportamiento.I!~ .:'. de las urbanidades cortesanas fundadas en virtudes cristianas -aunque ligadas a la posición social y. a la manera de realzar las virtudes cristianas. del control de los sentimientos y del buen gusto. ":¡i" Montañés opina. que se fundamentan en el poder de la educación y en la prácti- ca de los buenos modales.. la corporización del alma.. el trat9'a Jos. ".a y civilización se encuentran en la religión ':i ~jl:' de Jesucristo». '.' tribus del desierto' te presentes descubierto o vas a dormir desnudo. 'En lugar de .i ~~ del proceso educativo..: disposición del alma y llevaría a la pérdida de una estima social que Tj"i'~" . y estudia los sentimientos.actitud corporal sería necesariamente una reverberación de la mala 'Alll. como las cartillas escolares. le resultan obvias y no le merecen atención.te.Ir '11 .. que las actitudes corporales «natura.barco. por ende. a caballo.:ilt~ . .. indicio de una conciencia delicada: la suavidad d¡: carácter.jf .. el pecho salido. .. . ':. tal como lo hiciera con el lilipichín la crítica de lo~ letrados del siglo XIX. La tolerancia y eltespeto son los grandes rectores de la vida doméstica: ningún motivo autoriza a abnsar de las. las tarjetas y los juegos. . A semejanza de la Edad Media .¡j cabeza levantada y los brazos naturalmente caídos.'.. .p' "i l i'l' "'+" :j"~ I . La cultura .:. primordialmente a los jóvenes. vida social tiene que practicar. No comó el indió ceñudo de la. Los.' '1j\S El deber del estudiante de Montañés es complacer a los padres y 'hacer fructificar los dones recibidos por bondad divina. modestia. sin petulancia. . En toda su' • '. . Su discurso representa un plano 'cliferenciable. la '¡Ii. dirige a todo el público.~ -:. innatas-.¡Itl la gravedad y el sentimiento del decoro personal. porque el ser humano se inclina naturalmente ¡::ii~ al mal y peca: por las palabras..:~ -:. """~'l' 1'1 (Vigarello 1978).~' :¡:!I'i! Se cultiva el continente para escapar de la' afectación que ahoga los i:~ sentimientos más nobles y manifestar siempre la cultura espirituaL El cuerpo y el alma se educan para que el primero sea un verdadero . Ospina pasa revista 'a las maneras relacionadas con el uso del tabaco y' el 'teléfono. delicado y comedido. El traductor del texto de Censor impugna la extrávagáncia y el provincialismo que halla en Bogotá. eximen del deber de ser afable y cortés: si un enfado agobia el ánimo s'é16ocÍJltará cuidadosamente.li' las.::: [".:~ . nes eviten roces.ación era el camino para obtener. los regalos. Quien tenga sentimientos cristianos puede transformarse. :.' .'entrar en los detalles de las reglas del buen tono social. Es claro que tiene en mente un lector que desconoce normas que a Carreíio. El continente es. Ospina o Acosta de Samper.I' ¡ camino. "¡iNi oír antes que hablar. '. Montaíiés pensaba que la cultura social era un reflejo de ::11. '~ .• ". .. las virtudes cristianas: caridad.j.1. ''-0. en suma. . sino en lo que éste revela.'!~ ::~ .. plo.'. por ejem. -. \~i¡ .[. pertenencias o habitaciones ajenas. la adquisición de buenos modales. el sexo y la edad favorecen la salud ' 1 !b del cuerpo y del alma. y 'I~ .'. '¡..

. . llamarse una ética de la estética. ciudadano: «No prefieras el fisco a tus empleados.' ~. pero jamás podrá igualar. sino a evitar la familiari~'. f:. tacto instintivo. Como lo había 'j hecho su padre. sienta . no entra en los detalles. 1958: 19).'t! ira o demostraciones de alegría y todas las mani [estaciones causai&.¡. La persona educada reprime también los gritos.. sino valora. no ya por el conocimiento 72 ~=:. do «el instinto de hacer ruido con manos o pies se convierte en \ reminiscencia del estado salvaje» (Censor 1921). . Una cualidad de la persona culta es la gallardía.cadeza en asuntos Qe dinero.estro paso no debe ser ordinariamente 1. el reloj. .. ni por lu d"hura . Censor no olvida los ademanes y movimientos del ". Desaparecida la i./rt. .. II ~. como las amorosas o i~ con las suegras. cuerpo erguido y firme sin tensión.' nos no sm vlOlentar su naturaleza. ni exteriorizar necesidades físicas de ningún tipo. dad sin reserva ni freno que relaja los resortes de la estimación y el respeto. sin mover los brazos.que~acu~~ ..- ::.~atel. y ausencia de movimientos extravagantes.~dirahprendizaje. y a todas las reglas relativas a la superioridad e inferioridad de los '~ transeúntes que puedan cruzarse en el camino. el encanto de la mujer que nace culta y educada.1 Las reglas de urbanidad impiden que la"persona actúe obedecien~\ do espontáneamente sus sentimientos e impulsos o -lo que sería su ..1 los movimientos que pueden delatar a la persona. es el hacer agradable nuestra persona. ni muy lenfo ni muy precipitadel cuerpo deben ser naturales y propios de la . .. ~ .1 ~ . Uno de los objetos a que debemos consagrar mayor suma de atención y estudio.~. un método de enseñanza y resulta evidente que los .•.~los' negocios~en~los que"aconseja corrección... con todo. Con ello se logra comunrcar al ~: i trato cierto grado de introspección que no equivale a coartar la expansión del alma ni los actos afectuosos.. la cabeza levantada.)'1¡-\.Ir . algo que debilita el carácter y produce caries.eño ¡968: 100) . el " automóvil.¡: .. Los movimientos edad. das por impresiones fuertes. .\. '" j. La autora. al punto de no poder traspasar ciertos límites..noq!I. .~ . la persona modele sus impulsos y . suavidad y decoro en la señora. acude a los movimientos aprendidos que sustituyen lo que no se lleva en la sangre. lu práctica de los usos 'j estilos de lu buenu socie(lad. '1 po. "' ~.. su falta se suple procurando andar con el cuerpo recto. elegancia y coquetería innatas. con deli¡i: cadeza natural.' actitud leal para con el medio. ! " I En la cal1ese debe estar atento a los movimientos y ademanes. El texto de Ospina de Navarro aborda nuevos aspectos y situa. afectación en nadie (Carreña 1968:59) . • ~~ Quien carece de ella. en todo lo cual prima el comportamiento señorial sobre el ':.\.~. El porte es un delicado equilibrio com. r :J 1 Aunque la gallardía del cuerpo y de los movimientos es un don natural. le consagra algunos párrafos al comport.' "Ó"". no puede obtenerse.. moderación y gallardía en el joven. ~l me". el cigarrillo y ciertas relacio.. Las buenas maneras •R I.~. así como una j': .. rigen también en templos y centros de educación y cuando se es 1:' huésped o viajero. ':. desde luego. Debe cuidarse la posición de pie y sentado.. en ninguna de sus il) .. "'/'lfr/ . .. Gravedad. l~ . Las manos no deben llevarse ':r. pleados. ..asanción moral. E':'/" . ción." • .I:~ evitar. . Nu. puesto de andar garboso.. Si se carece deellos.r l. t '~ .V. no se dcbe silbar ni reír ~t(.dea del continente."cumplimiento. aspectos básicos constituyen para la mayoría de los autores dones ¡~ naturales inimitables. la música.\ .nea el proceder adecuado.f nattlraUdad y el modesto despejo qtle aporezcun siempre en I1tlestro wer.¡ji. El vestido lo más correcto y decellte que sea posible (Ospina 1917:36). propias solamente de gente vulgar y mal educada." ideal.ierte CI1 :'.'. cuerpo y recomienda controlarlos hasta en las horas del sueño. Paga menos impuestos y sé más generoso con ellos» (Ospina de N. del sexo y de las demás circunstancias de cada persona. dormir con la boca abierta. Sobresalen el valor de la presenta. ción personal. honradez y deli.¡ El código de la urbanidad no es.•. y con pasos cortos y acompasados: ni rápida ni lentamente . por ejemplo.l F ' ¡ . mantener la mayor quietud posible. contra de omisioncs a postulados elementales de .. ~ .pata ercual no se ofrece un método. .!J .hacen que al interiorizarlas. en los bolsillos ni los pulgares en el chaleco. de ntleslrO trato. •• 1 L = r ~ . : ciones de la conducta: el salón de belleza.~da más. sea walfuere la actitud en que 110S encontremos (C". que esa es su forma genuina de comportamiento. ruidosamente. r.¡:.':. tampoco permanecer con la boca abierta ni aparecer siempre sonriendo. f: cuyo lugar lo toma la imposición casi absoluta de lo que podría .. ni producir ruidos. sino por una noble y elegante exteriorid"d. la clínica.~D • .'. en el anciano. arranques de j. lejos de sentir que 'J la constriñen o le restan libertad o expresividad a sus acciones. por ejemplo.r . a diferencia del continente. el club. esta urbanidad adv.uniento en 1:f -'-. como sucede cuan. por desgracia. en el sacerdote.1 ciones de las cualidades corteses: j'".l-~ . la piscina. modestia y gentileza en la señorita.'. sentimientos. no deli. la simpatía y el buen trato que debe darse a los em-' ..~ .. por la .Iaconvivencia so.. saltos. .. Es notoria aquí la desaparición de I.~' do .. __ .¡ r nes que parecen haber cambIado sus normas. modalidades. :. no debe tocarse el propio cuerpo ni el ajeno. para ". I~ un don ingénito que. Estas normas deben. El autor aboga por un meticuloso dominio de . llegar a convertirse a tal grado en una segunda naturaleza que la persona.. en el magistrado.

no usar trajes exageradamente ceñidos. el cultivo de la inteligencia. la radio o la televisión. ] 958:20).. Los padres. cia] y en contra de comportamientos de.a'la.:P!I0desacierto femenino: la calumnia y el chisme. se dice entonces.. porúltimo. que estas formas suavizadaspQ.. y previene contra "f. Lo que intimida es.' '. afirma la autora. . miento infantil significa en lo esencial obediencia a los padres y • .el trato y la afabilidad.sin ademanes molestos no hagas visajes ni gestos cual si estuvieras demente..'. la conversación es un arte que ha pasado de moda. la -"J::j (~ /l'.11 .:. el dominio de la voluntad y la disciplina de los instintos.~:'. debe mostrarse en un porte circunspecto. la recta aplicación de las facultades. pudiendo inducir fácilmente a conductas «equívocas». los hombres no deben estrechar apasionadamen. ••• ~l :1 :1 .. . en tal caso.. .). Algunos autores acentúan la formación del carácter juvenil.. .~F()lar. '1en . sino 110r pedagogos para la educa- 1i . Los bañistas deben permanecer cubiertos fuera del agua. ni estudiar con curiosidad sensual1as formas femeninas.A£La definición de la conducta de cada sexo impregna la urbanidad 1'!~~. «menean las caderas y se rinden de dar volteretas. de las leyes y las instituciones. lo cual quiere decir evitar . 1.T. Idéntica amenaza ronda en las piscinas: el baño en eUas se ha popularizado. .~ I . en tanto que las mujeres no deben aceptar bailar con quien les ha faltado al respeto. Así pues.. El manua]fue redactado en una época en que la población tenía mayor instrucción y recomienda la lectura en general y la de la prensa en particular.\ :. amigos de la exhibicióJl» (Ospina de N.aires elegantes de antaiio. . El carácter en cuestión es un agregado de discreción y prudencia. Su propó~ '" .~.. den'otado por pasatiempos superficiales.lO.. ~ J Al inculcar buenos modales a los varones. Un buen comporta\.. de ahí que no se ocupen de situaciones propias de la ..gusto que tenían.~: ~t d:~~!.:.siempre la presu.". respetar y obedecer a 'd". bien con el aspecto físico. Introducen las formas y mecanismos de sanción ¡W: social. que se contenga la manIfestación de la sensualidad espoleada. familiarizan a los alumnos con ellas y esbozan Jos principales :!. . i' . '\-: l ' ll' 7. una tarea en que son prioritarios el decoro. sito es hacer amables las relaCiones humanas mediante la corrección .mal.<:".' ". . el respeto y valor de la firma y la correspondencia. En cuanto al baile. ..!".sables.1 .ualidad. . so pena de pecar de vulgares.el estudio atemo de las novelas." .' ritmo las mujeres ejecutan figuras acrobáticas.tf '~" una distancia con respecto a \.espiritual excelsa practicada por quienes no incurren en las veleidades del cine. ': .Ia: ciudadanía (CamposoI1930). a cuyo .~ .'11 "1 }I!. ~:~~. bien con las relaciones entre los sexos: «No enamores a tus empleadas.~ }¡' l ~: (Aguilar 1928). ¡ti" etiqueta sino de fijar las características de la buena conducta de il'" niños y jóvenes. su fundamento son la tolerancia y la cortesía. por otro.'t. La conducta corporal. Mientras que la obligación de amar.~ "!. :: . critos por miembros de las élites.. fatuos ci presuntuosos en aras de una falsa cortesía. la penetración de lo popular (Rama 1984) y. por un lado.: :l~. '. moderación en la palabra. que ver. Preséntate noblemente .. :! . ni intentes comprar su virtud con tu dinero» (Ospina de N..j ~ .i. ni exagerar los movimientos. da a la persona un aire superficial y denota falta de interés por su entorno. Parte de esta formación es el culto . El buen tono exige.. La popularización de la música y el baile ocurrida a partir de los años cuarenta trajo consigo una nueva inquietud estética. se modifican las nociones popuIa~es sobre la exteriorización de la masculinidad. '~ órdenes y ámbitos que sirven a la distinción.. el ser cariñosos y rehuir las malas compañías.1 .." : ji . observancia de los deberes religiosos y patrióticos. degenerados con la aparición de la música caliente. Los textos de urbanidad para la enseñanza escolar no fueron es. conducta correcta se resume en la máxima no hagas a otros lo que no quieras que fe hagan a ti.J:.t. y práctica constante de .j .1I~. cumplimiento de todas las obligaciones. como."' :~f.: . . que sugIere y expone sin ambages el cuerpo y la sei. . a fin de marcar también . antes proscritas a las mujeres.. . . ción popular. pero puede desatar peligros morales si pasa de ser visto solamente como deporte para convertir. 1958:51).::lf'f superiores.~ :.nción: " I! 1: . AguilaLpreviene a los muchachos sobre la amenaza de asumir comportamiel1tbs femeniles.: ~: ¡. . En segundo término. deben esmerarse en educar el oído de sus hijos para que no sean atraídos por Jos vulgares ritmos arrabaleros.nenen peligro. La poca lectura. 1 t.0 popular y al cuerpo. pero también gracias a la actitud caritativa )~~. así . en menos de medio siglo la lectura de ficción dejó de ser una amenaza a la moral y ascendió a la categoría de actividad . la formación del espíritu. se en exhibicionismo. ~~' y dulce para con el mal ajeno. y amor y respeto hacia ellos. En vista de que se ha impuesto esta música y para abstenerse de movimientos tan ordinarios. se lamenta el ocaso de los. manejadas por compañeros irrespon. te a sus parejas.~\' "'G" ~:í.verdad. su expresIón corporal.. '".Peláez también exhorta al ahorro y la honradez.

' .. Los niños deben estar siem~¡!:j pre satisfechos y recibir humildemente correcciones y reprimendas.r .'. especialmente porque a su alrededor se reúnen la familia y los amigos...ñas: ae.<: . ayudarles y no obstruir el traba~::i. :::" . el andar garboso y el lucimiento de los mejores vestidos en las ocasiones especiales.'-..: . . las niñas deben preparar las tareas o hacer.fr"--. obsequiosos y están dispuestos a complacer a los demás.o\>a. :'~.J. ra. respetar a los padres. acti.~! .. con miras a la salvaguarda del ordenamiento social y al ."7 76 . estos recursos subvierten el orden que proponen porque. conservan el pupitre limpio y ordenado -cosa que las niñas ~.. .~:r caritativos y buenos. eVItannnas y obedecen. Ospina de Navarro previene a los escolares en contra de la lectura de revistas vulgares y de las ilustraciones obscenas.' . saludan de acuerdo con el caso. en visitas y paseos. "I. >'i . otros aspectos -conducta. finura. ) . ientos ~. son respeffiQ.. ambiguas y discriminatorias.Nunca es bastante el cuidado en la mesa...:_~"''..''''''''="'''r-:. A. Las maneras de mesa son. pues divertirse de cualquier ~t modo es «peligrosísimo para ellas».¡iM. los niños ~~¡.. la laboriosidad y diligencia ~!!I distinguen a quien se levanta temprano.. mientras que las niñas son discretas...:1 . Esta generalización busca el reconoCimiento colectivo de sus órdenes.. los niños educados son corteses.+ ~~-La :mesa' .1: •. de sus tareas y 'l~!> lecciones escolares. no avergonzarse de los padres aunque sean de humllji: .deolas_niñas~ :' < humildes y modestas y de los niños modestos.".. ayudan a los desva. y . ~j.. no rehuir la compañía de niños menos ricos y serIes ~¡¡~~~útilaello.:.. el juego. ----::--~-'-=-~-=-... su risa debe ser dlscreta. más que en cualquier lugar. la moderación y la compostura distintivas del hombre verdaderamente fino.:-:. ."_ L.1 posible que la movilidad ocurra respetando normas básicas.¡¡--'---:'''_ -..i. 1: í¡~h. La niña debe despertar admiración por la educación que trasluce rie. ti ': 'icae. C\> \l\ae. La urbanidad esc'olar exacerba las paradojas del discurso de la sociabilidad: por una parte introduce masivamente sus postulados fundamentales para constituirse en norma general de comportamiento. lo ll.n mesurados.~jj¡ lidos y no se entretienen innecesariamente. Según los Hermanos Maristas.T -<1' ••-:- '.. adecuados: las mnas son generosas y dan lImosnas. ' ::~:' :-$.:..'1' cubrir las reglas más importantes. los mnos son .instm~dos...... no nace \lrej!. ~i..i'. ~.:O. = . en el colegio. los niños Ji.~ "1". buen comportanuento que se ejemplIfIca &i. y les sugiere acudir a Jos padres o al consejero espiritual para resolver preguntas sobre asuntos sexuales.:" 'j.=-=-~. y sobre todo tan fáciles de quebrantarse» (Carreña 1880:82)./. carácter e incluso el uso del tiempo. En la calle. son serviciales y mantienen la compostu'f. La urbanidad femenina de Peláez le concede la mayor importan. continente.~''~: -~:-":":-"-"--'-'-'-:-:. . ámbitos y funciones. \\0 \\ace "'liCio\>.". li~ tud."." •••••••' Hacer el bIen. Ospina está de acuerdo en cuanto a que la mesa «es la piedra de toque de la persona educada» y que allí.y~la"cultu (a~""'---" adquiridas «por cuanto son tantas y de naturaleza tan severa. es J'! '._-"~-'::=---':'..s. con el aseo y la conversación. .. no posterga sus deberes.'¡l-'~r .emás de evitar re\rse cuam10 e" inoportuno.1 " ':i .''''~~-'.~ _--.. "1S\ los padres recae sobre ambos.... ~.r. '. ~. Otros aSllectos que conforman la feminidad son la amabilidad y la cortesía.. CUIdana los herman~~os. que manden sus padres.l Las cualidades_ infantiles se ilustran con los comport~~. Los mnos rehuyen las malas compamas. prueba de la delicadeza. son atentos. ni unas ni otros tratan con despotismo a los fe! criados o son cmeles con los animales. ~3Z: . funcionamiento armónico del mismo mediante la retórica que in. . pequeña.... F' culcan los manuales..\\0 eSCUlle. jovialidad y delicadeza. ". herencia discursiva ya la vez fuerzan redefiniciones más democráticas y figuras más sutiles.''''''". deben regir la discreción. [i'¡ esa es <<la mayor hermosura infantil».--..'. . es 'ilte1:\ta..\ '. ~ . .: ". Pero. en la vida social de la familia. ~'.I. y cree que el ?e~P? v~le m~s que el dine~o. 1. disimulan su desagrado. ¡~. tras el aseo y antes del desayuno.~II da a la conducta en casa: no causar daños y contribuir al aseo de las' "r! habitaciones. os niños son ade~ás atentos.. comportarse adecuadamente ~I!I .. __ .. son serviciales. d' '-~-' """"'"•.: +. ~.'a. jo doméstico ni reír inoportunamente..' . corrección. en las visitas g\}ardan la compostura."'. ¡.. la tercera~columna~@e~la~uFbani dad~A testigu an~la"educación". ~..Jodo~eso~es4Jropio. tuosos.-yª 10s!U~~os.._ .:.~. Cuañdo van de paseo.' Conla ilustración de una niña ocupándose del aneglo de su hermana 4" ~. en la mesa. son I!'i:f~' obedientes.':"~~""-'=-~ . ~ ~I._ ''-~-'''~''..untaslndi\>cretas. 1 " .-"... temura y posiciones decorosas.. Al des. la naturalidad en los modales y la delicadeza en los movimientos: suavidad.". l.'1' .''~-'" .. pertinentes. por otra.'¡. en !?S Juegos.'"" ." hacen con mucho gusto-.~condescendIentes.-:-~.. tener un trato amable... La nsa es \a el\. ~yuml~ . com\lortamie\\to\>'.•. y la escuela. comedidos.". hacen '..' " puntual y cumplidor.• [1"'. de condición.se constmyen en términos de contrastes. El individuo tiene que acertar a identificar su posición en este engranaje y adoptar los comportamientos f...\~ --. finos y atentos.--_':"'_-~-".llreslón más censurada en las 1:\i.k. dan y so. ser corteses y obedientes.. sexos. '. ~ . _C-.a U1:\O Cee su."'"""". so . ~..\.'. sin considerarla ni estimularla.." deben ocuparse. el discurso urbano induce un ascenso que en realidad no está contemplado por él y que arrastra consigo principios éticos y estéticos disonantes que dislocan su co. demuestran sus habilidades. en la calle.

ni cada uno de ellos con otros de'su mismo género. Carreña tiene por naturales las posturas admitidas en la mesa. estanddjui. dé los indicados y. donde lo hace la señora: El autor de Urbanidad y cortesía piensa que este tópico da la medida de la educación. quienes deben servirlas trinchadas y cortadas. No se llevan a la boca huesos ni partículas de los mismos. .la corrección. a semejanza suya. '. eliminando así de la mesa el actocamÍvoro y bárbaro de desmembrar la presa.. de unos mis. la propiedad y el decoro.!'. . pertenecen indudablemente a'la etiqueta general y absóluta y hacen sacrificar a cada paso la belleza" lá 'dignidad y la elegancia. ••~ . la boca. no se bebe hasta no tragar. . Lo crucial de las maneras de mesa estriba en buena medida en su naturaleza de]atora. las manos y la' boca.... e incluso el borde. y que por el contrario e"lamos acostumbrados a quebrantar diariamente (Carreña ]880:339). Dybido justamente a que el acatamiento de tantospormel1ores no puede dejarse a] azar...elos desaciertos cometidos en la mesa se originan en los 'hábitos adquiridos por culpa del error de creer que en familia puer 'deú relajarse las'maneras de mesa. vasos. ~ . ~. En ello se diferencian substancialmente del con-"\tinente. Igualmente recuerda que. todo punto irresistible. la boca no se abre demasiado. Los alimentos se ingieren sin producir ruidos ni poner en evidencia .:""""" . que se sobrepone al conocimiento especu(ativo de sus deberes.J I I 1... por grande que sea el cuidado que pongamos entonces en 'aplicar unas reglas que no nos son-jamiliares. cubiertos. llegán a adquirir sobre el hombre un imperio de ._ . no puede hacer gala de él en sociedad. que 1)0 nace del cultivo. distancias y ritmos para que no «ejecutemos (..agradabks de]a vida. .1. a la antigua usanza española y en contraste con Europa.-- "'<:"" -/'. .1: >1 .. para quienes sería un verdadero insulto el presentarles los manjares en cantidades excesivas (Carreña 1968:92). C' Las costumbres domésticas.no se . á júerza de la -di~ria y constante repeticiófl . cuando hemos cOl1lrafdo hábitos malos en la manera de manejarnos en es imposible que dejemos de deslucirnos en una mesa ext"t"uña.dadas en los princi" pios inalterables de la delicadeza. a una comodiddd que no acierta nunca u' cOllcebir el que ha' llegado a acostumbrarse a proceder' en todas ocasionés conforme a los preceptos de la urbanidad (Carreño ]880:330). Todo el acto de comer transcurre discr"ta y limpiamente sin que sea demasiado notorio que se trata de la satisfacción de una necesidad: .ás. . el cuchillo no se introduce en la boca y el tenedor y la cuchara nada más lo estrictamente necesario para que los alimentos no caigan. como el aseo. caza y jamón. ." .'os actos.del orden exacto en que deben efectuarse. y e] último agrega las difíciles formas de hacerlo con todo tipo de animales comestibles. Estos modalésprescriben una serie de 'movimientos altamente. k la juiciosa descripción de los movimientos inapropiados. .".z Las urbanidades de uso escolar apenas mencionan las maneras de mesa. Reina en todos los libros un gran tabú sobre la boca y sus secreciones. codificados que se sancionatl con base en . . '.' de la mesa.. son logros perfeccionados Iras años de práctica y transformados en hábitos que se siguen sin f~ltatanlo en la vida íntima y familiar como en la social.losratos m. Es tTlás.. . que forma al fin en él una segunda voluntad y le somete a movimientos puramente maquinales. "'"'C'. .) otros' movimientos que aquellos que sean naturales y absolutamente imprescindibles».~'."-'* 7H~e:')tra 'propiá"' m'ésa.:. sirve mayor cantidad de licor o agua de la que se beberá de un trago y los alimentos no han de sobrepasar el límite del plato. cuando la verdad es que por ese.se llega a '. . . se toman bocados pequeños y sorbos moderados.. se añade una pormenorizada sintaxis de las posiciones. .. '~_--i' !. i dd ser humano..1 " lj'¡: .. t."~" . ni se mezclan comidas preparadas para ser servidas separadamente. '1 sepása:] . Caneño y Ospina de~criben en sus tratados el modo de trinchar aves.¿ . servilleta.'.•. :~:~." Las maneras de mesa.-' . Tampoco es correcto demostrar ni presumir que los comensales tengan mucha hambre: «Sirvamos siempre los platos con la delicadeza que es propia de la sobriedad que en todos debemos suponer. Es lo mismo que sucede con la conversación: quien no ha cultivado el buen hablar en casa. .. y así. en Hispanoamérica. 'que le domina siempre. denuncian a la postre la '. pero. copas o pan. . I -. camino . permanecer limpio.!condición social. de losplatos debe . _ . sino que expone la esencia misma . y seamos en esto todavía más escrupulosos respecto de las señoras. las copas y los vasos. aun cuando ya juzga pasado de moda que los caballeros trinchen las carnes en la mesa y prefiere dejarlo a cargo de los criados. Otro principio capital es la identidad de los alimentos: los líquidos no 'deben mezclarse con sólidos. subrayando que la tarea co['npete al amo de casa o a algún varón de'la familia. el Manual' precisa qu. Así. No deben quedar rastros en el mantel. es el señor de la casa quien presi- 'Tr~.' ' prescindir de una multitud de reglas que. Nada que haya entrado en contacto con la boca puede ofrecerse a otra persona: comida. sólo recuerdan el aseo y la compostura que debe guardar. l~. ''+$--: ..

oca e tema solo en lo que tiene ' . los JUIcios y los razonamientos» . Método y uso del tiempo erenClade Carreno y Ospma.85). 'óv tra en el dOInlmo del anetito la sed 1 y J.l ti. smo que su acción se ha desplazado al refinamle~to . '. f. t os» d e mal tono en la presentación • . .ero o del empresario que guiaba el funcionamiento regulado y uniforme de las máquinas. '. el orden no debe llevarse al extremo de volver ll1soportable el La estabilidad en los goces no solo les qUlra la fealdad anexa a codo desorden sino que les comunica la belleza l' la respelllbilidad que Dios .'P SI .'1a moral que da sentido a la vida.1 . ciones y conduce al desahño «porque 1os hábitos tienen en el hombre un caractcr de ul1ldad que lI1fluye en todas sus operaCIOnes. deber~s y responsabIlIdades. VIOa e oren. 1II . . y : .1' .. zon y .' t .'. no S1l1aSlgnarlc un caracter estctlco y ..!~.. ~.} ¡l . como señapor la mIsma epoca MIguel Antomo Caro. da honor. pues la VIda es corta y «solo en la economla del tiempo podemos encontrar los medIOS de que nos alcance para educarnos o Ilustrarnos. . I .J. n un y la ./g ífi¡.o fue un e1cmento central del dlSPOSltlvo moral de la Escuela de MInas. l' uno tIene .. la que se adquiere repentinamente . . .89). La esposa es respetable.. .'F .y. :" . El. El utilitarismo de Carreña se acerca en mucho al de Manano Ospina en relación.-=. El orde~ abarca d cumpltmlento de todo tipO. anque es . con los estudios. los dIversos objetos. " de las palabras' comer au l. anes.te a otras per~onas con una conducta caótica..~. :_: " " . no se detiene en las minucias de los b t y la et Ique t a. las cuentas. ros y muebles. públicos y la vida en sociedad tiene su s~stento e~ la concIencIa mdlvidual de los deberes morales por c~~o mterme~lO pueden ?rdenarse los actos de la vida social :¡ . los papeles.onduce adecuadamente allí. tI II f.'. d conoce a a persona b len e ucada y tr~ta las pautas básicas que deben acatarse en la mesa. ... 1 mesa sean determinantes en la vida socI'a1 E ' . SI bien admite que en la mesa se 1 . las consideraciones dietéticas y la escemf¡caclOn gastronomlca. d l'b permanecer cn casa y reCIbir VISItas. . _ 80 . 1. Que las ~aneras de mesa tiendan a slmphf¡carse y hayan sufrido un relajamIento gen~ra~.la conve . 1958). lid ha fincado en el orden.. La nqueza al qwru a regularmente por el trabajo.l (Carreno 1880.lado iel tlemp.1 . Con todo.:i '''t' \. sm detalla: ~us formas.[tl ~f .. /saclOn y a que h a b1ar poco con prudencI'a y hum'ldad . . ~1'¡ . Solo ..~ .que ver con la vIda cotIdiana.er l~s Ideas.entendlmlen. las plendas orden en las horas de comer. dif¡' . . I f !l\ /. . ri' ~. ¡ .r l :'''- . son contranas a la temperancia.' '. Unicarnente'e1 orden e? todos los actos corporales es capaz de impedir la desorganiza~ ~lOn y la mmoralidad de las pa.1'. ' A medIados de SIglo se recomienQa interrumpir la dieta de reducclón de peso cuando se aSIsta a utla corriida y prescI'ndl'r de .j ¡¡: f. no cree que . Orden en la habItaclOn. La comida de niños . Carreña afirma que el orden debe dommar en los estudIOS pero que la persona no d~be recargarse con más que aquellos que puedan serie de provecho so[¡_ do . El método es el camino para il ograrlO. .• . 2. Como él. f .I inmoral. extendiéndolo al Il "1 .~_ . no . El amblto de la VIda pnvada es el del comporta''". enes se concentI" r. los compromisos de negocios y las deudas: solamente «el hábito de la fidelidad en el cumplimiento de nuestros deberes y cOI?promisos._E~~ mlento_d~ la_pers~na~para consIgo mIsma y en-sus-propias~habita. a re IglOn. f . . Se precisaba además que cl reloj mecánico del ingcni." o ~. Su ausencm entorpece la hmpleza y el despeja de las hablta".. y a un . La conducta en la casa.'"*. ¡~ ' ': '. . . Toda adqulSlclOn subaa y casua.vestIr ll1armOl1lCO. l' .' . .. 1 1 '. marchara coordinadamente con el relOJ moral interior del obrero. estimación y responsabIlidad» (Carreno ]968.el espI~tu «pm:a dlsp0n... nos evitará el hacernos gravosos y molestos ~ los demas. . os «aman eranuen dc los platos tales como los arr~glos superfluos ~Ospina de N.SI el mdlvI~uO se c..:. y nos dará crédito. en a ca ocaclOn e l. y os mOVImIentos -. de manera que el lJempo pueda aprovecharse y no se ~o eS.~as una catego. n. se. es . para que éste empleara su tiempo y sus movimientos de la manera más económica» (Mayor 1984: 17).T----=-"~'. nocivas a la salud e 1l1dlgnas del cristiano porque envilecen al ser humano. El orden es fa.-\ ClOnes.nena gloto ' están proscritas por la ra' e el 1 e.o qU1er~ deCIr que hayan perdido su capacidad de esta~lecer dlstmclOnes .l. n su opmlOn . podrá '1 hacerlo con exJto en la VIda fanuliar y social."'~.siones. . y para cumplir con todos nuestros deberes religIOSOSy SOCIales» (Carreña 1968:46). 1".~ f.. Debe ejerCItarse en la cOlTespondencla. l"a sensualIdad • '. . .to.. de plazos. '¡ . ~ 1. A sexo y la riqueza matenal. . Allí se buscaba hacer «de-cada obrero un modelo de consagración al trabajo. no fatiguen_el. y mal podemos pensar en el arreglo y compostura de nuestra persona. . moral: . 1883 '101) por combInaCIOnes de suerte y azar.t- ji '.. . l?s l~g~es.. uso dlsclplll. en las de ' . se reputa desholUosa (Caro . ': . acostarse y levantarse. Mont .:~j 'J .~e la COCI?a. cuando _nos hemos ya acostum b ra d o a la negligencia y al desorden» (Carreno 1880:87). . laproslltuta es ". . '. d para eVItar a condena a' traves puede convertirse e' d 1 "t nLquepro uzca el placer natural.

y lafisonomía debeiraducir las impresiones dé las ideas. " ' .'grandeza o infortunio temporales». ~ . ineludiblemente. . responsabilidad ante Dios y la sociedad. para las naciones. I t. ción.. EUenguaje. porque la «melancolía viene del demonio» y la tristeza es impropia del cristiano. La falta de método en. .. Pero una mujer desaseada es una calamidad para quienes la rodean (Urbanidad .. más notables herencias simbólicas de la Colonia y' elorigeii de la . 1 ..•.' antesalas indefinidas o relatos nimios: Si a uno lo aqueja el insomnio.1926).. Ni el sentimentalismo escapa a la sanción: es adverso a las fuerzas 'del espíritU. es dela sociabilidad: <<nadahay que revele más claramente la educación de una persona que' su conversación» (Carreño 1968:69). ~. La.' ilustra un momento culminante de ]¡i civilización burguesa (Corbin 1985): el obsesivo registro contable de lasactividades<destinadas a llenar cada minuto del día y del consumo de energía expendida en forma de dinero. . actividad sexual o sentimientos. violenta el orden económico y •provoca. ~ . [los cuales] lejos de 'solazar nuestro espíritu Jo corrompen y extravían fascinándolo. no sólo en la . Montañés sostiene que «el orden es fuente de felicidad y bienes. con las. suerte de éstos. porque influye en el gobielTio de lac. exacerbó la necesidad de aplicar un método para transmutar el tiempo. 3.verbal La conversación ~ .. para así impe~ir todo futuro desorden. Benevolencia. instantes del dJa. Montañés .. .. afabilidad y dulzura son propiedades del lenguaje culto. ~'-' . Ni el suei'ío ni la permanencia en la cama deben 'prolongarse más allá de lo necesario (Urbanidad' J 926).lsa. El orden en las habitaciones es tarea que corresponde a la mujer. No sólo es . decente y respetuoso. . la perdición del individuo y de las naciones. o hacérselo perder a otras personas con promesas engañosas..' . llamadas por el destino a cumplir funciones singulares. en la de toda la sociedad. ••••" '. ' El método es aún más decisivo en las mujeres. La naturaleza castiga las transgresiones del orden físico y la sociedad las del orden moral. Legado también de otra tradi.'l'( . . . sin que ello disculpe al hombre de conservarlo. ..~.:.~~"'-it. • ~.su «prosperidad.. El ordén que ha de imperar en los objetos.' y alterando el orden y subordinación de las pasiones a la voluntad. . . extrema la concepción sobre el buen uso del tiempo. -~. la conversación 10 . allfl fatigando el espíritu y el cuerpo. .piadosas y no en pensanrien. tar. improcedente prolongar inÚtilmente el sueño.. para instruirse y para conservar la salud» (Censor 1921 :40). los 'asuntos 'domésticos. ~" . " .os'inútile~ yvano~. Enel tiempo de i~creo haJÍ de leerse textos recomendados por el director espiritual y no nove" las u otros libros que «no"se propongan algún fin moral. El desorden intelectua(lleva al error. '0:". . Este esfuerzo se concentró en el concepto de orden. prenda de progreso constante: de mutua segu. por medio de una administración adecuada. como observa Angel Rama. gesticul"t"ión que acompaña la conversación debe ser inteligente y . La gran ansiedad por un empleo intensivo y racional del tiempo.. '. . '1~'-'. sino.. sino malgastar tiempo en el arreglo exagerado de la persona. en oro. ~.. Deben emplearse todos los . Las palabras deben pronnnciarse clara y sonoramente. .~. '. y la voluntad a la razón. el tono de voz ha de ser natural y suave . consideración. para enriquecer. I . El desorden de la mujer se contagia a toda la casa: el despilfarro de tiempo provocará el de dinero y labrará la ruina de la familia. en conversaciones frívolas' o lecturas pecaminosas. Madrugar es «condición indispeIÍsable para llevar una vida arreglada. el prurito del orden. personas por hacerlas completamente inflexibles e incapaces de alterar sus costumbres' de acuerdo con las circunstancias. .jnextinguibles».' . .o r -' . lo que alude a la peculiar virtud de los signos de permanecer inalterables en el tiempo y seguir rigiendo la cambiante vida de las cosas dentro de 11gidos encuadres» (Rama 1984:8). Así como el aseo es el soporte del continente. '..1 i .. \~. El mal ejemplo se transmitirá necesariamente a los hijos en forma de «resabios . llevándonos a la ruina "moral» (Montañés 1922:41). la inversión diaria del dinero. trocándola'en . H'.l~.' .¡ _~'''::'. nos preCJisponen al crimen. modelos ideales pro'puestos en el plano de los signos y en el «esfuerzo de ideologización» que debió hacer el poder para legitimarse.< \¡. 1 . las actividades y los gastos se inicia de manera metódica y constante en el hogar y lo acompaña el aseo.i. : trato. debe gastar el tiempo en meditaciones . los «hábitos de desorden» de la madre. '#' il'_i:. '. a la larga. perpetuarán «el germen del empobrecimiento y de la desgracia» (Carreño 1880:91). un orden que «debe quedar estatuido antes d~'que l\t cindad exista. sobre todo si son graves. ' ~l:. ciudad barroca..-En ella se pnso un gran ahínco en ajustarse a los . la cducación primera de los hijos y con ello. ya que el tiempo es la [mica vida de las naciones y ellas forjan por sí mismas r' . En la hijas.:'. ridad y de garantías so'ciales» .. . fue una de las . cuya lectura de cabecera será la Imitación de Cristo." ~~~ .ellas tiene consecuencias fatales para la familia.

:::. que todos los defectos juntos que pueda teneo> (Cuervo '1 persona. groseros.. indica Acosta de Samper. interés por 10 que se dice."::. tosas de las manos ~ de todo lo que..cq~~n. «Debelos brazos pueden mencionarse. En la conversaci6n como en el 'S'aludo..•••.'\l~e\lc\l\la\\\~ e\ c\lm\l\l'i:\am\~\\\\l ü~ \a" "~~\lú\a..\l1\C\~\\\~\'''a\~\\c.10t\a\en. la letra debe imitar las enfatiza que una charla no debe derivar nunca en disputa y.i6\\C\\l~ \a" mUJ~t~"\lt~. de doble 'Sentido o burlonas..... [a saber. Carreña describe con prolijidad la conducta a seguir.: ... empleen. ' -'..no los propios y que. de movimientos apc.e ~ "et "\. . pero sin descuidar ni el aliii. de todas las ':r 'Ii Ir! faltas que pueden cometerse en sociedad.~. entre cuyos diversos prop6sitos sobresale el cultivo de la amis-.!.. Con esta advertencia se especifican el peligro que encar. los lugares que deben o no Ocuparse y la correspondencia mero por su madre. ellos» (Carreña 1968:72). el talento.\..:. ante \~ pautas españolas: «A las personas presentes se les juzga por sus todo. ¡¡caso. se atiende a lo que se dic~. no se habJa en demasía.atUIulmien\o 'j \a \\aneLa tan\o com\l e\ ga.~c. además de a su esposo.mesurada. y agrega: «Es de suma vulgaridad y de falta de urbanidad el recibir tad.o: :~. primero que todo a la. recuersl'Lque su conversaci6ncdebe.. prestar su.'l¡ 'li¿ e\.'. Toda la correspondencia de la señorita deberá poder ser leída prinientes. nombrar los pies.~tá .*~l~:" ". Podemos.".\~ ~\\ • jt ~. quien escribe exclusivamente para las " dirigirse. na\:)\at\l\)C\l. mos anteponer el cultivo de la inteligencia a otro cuidado que no Debido a la gran importancia de la conversaci6n en la vida en ! Ir: sea el que por razones de higiene corresponde al cuerpo» (Camposol . f!' t.\6\\ \k ~~t c...! h su carácter moral.\l\l~m\a ma"c..11 . Como el resto de la vida social.--::':":'<r---{ .f ' La conversación da testimonio de la cultura. palabras impropias.... la ilustra~... ~! ~ ~ .\i~:" .~ :)1(~ -([¡liar asllhtos~p'recisos-o ~ktodaS"1as-mujeres-se.~ ~\l \l'ü\\'/. sos. dictamina Cuervo. dizar. Jf~~~" . . Estas visitas se clasifican según la hora a la que deben efectuar. t~ ! ~. tenerse del estilo ampuloso y del uso de superlativos y signos de se pura y castizamente. ir6nicos.to a ~. no obs. \1\\lü~. '1. Las cartas deben ser sencillas.:~ t~ ' 'lO ue \os senümlen\os..~ 1 1 ¡" 11 o ! 84 -:~. en :1 '. la correspondencia es un campo recomienda. por ser tosco e irrita~te.¡ La correspondencia epistolar Jos interlocutores.. las condiciones morales y el carácter dc una persona. En la conversaClOnno se<~ 't~ó.. muiere. i~~\l\\ca.1< a cada cual de lo que le interesa y agrada. La seii. claras y-sin afectación.\.icepci6n de aqueJJos que nunca están cubiertos. . ~ \W¡.. serviclos.á\ej>'j a . ti.. no se interrumpe a " ¡.. limitarse a generalidades. con ex..' 'que deben guardar el continente. il ¡. para charlas en las que participen mujeres. tiene lugar en las visi" motivo mantendrá correspondenci.-.abs"-~!--C--tos 'iijeños.•. ' " ci6n 'j m\lü~tac. . I.tar ."- -.-.. El secreto de una buena conversación consiste en hablar Ir tipula el tipo de lenguaje y los temas permitidos y su finalidad: no . por cuanto de este modo se hace una herida profunda a " 1853:31). indecentes o poco. cuando se escucha. para no fatigar a los interlocutores.'. . libre de exageraciones ridículas. ~ travenga la moderaci6n y la naturahdad. jerarquías sociales. --..~~-. Cuervo.... resultar molestos.cuerpo: «No está admitido el nombrar'. ~:: '" " 80 -.: y contestar cartas que llevan el vulgar apodo de cartas de amores».\l\\:"" tocan temas o hechos repugnantes.'.. puedan en manera alguna atenuar semejante injuria» ~ parientes cercanos y amigas.=C= •• =. no conversar con desconocidos y si f minado para la mujer y aunque no se expresa nunca abicrtamente ello sucediera...~I.." 1930:53). la prudencia le JI'. ". también con el rostro.\\a.\\\\\\~.. sociedad.. sin profun~ ' .'_. Como todos los autores. La mujer casada puede personas visitadas."'::. y no creamos que las palabras suaves que se :' na la correspondencia y los corresponsales de la joven: sus padres.'j\a ama'ü\\\üaü. desagradables o irrespetuo1)4 expresar.oni la ortografía. a otras personas con quienes deba señoritas.. c6mo se reciben y se hacen."'¡)re. vulgares.' maneras.emllreU'ISllue. se. el eje de la vida social. Es". deben expresar' h..hacer brillar los'talen.... 'E\ hombre uebe e.tl\e~.ci"". tas. con la autorización y bajo la direcci6n de sus padres y por ningún I 1 .. tocando los temas ligeramente.. =.. pues tolerar que se dirijan secretamente a ella . las palabras y las acciones con las peca contra la compostura y el gusto delicado.r ".~ .e\l\\at !i en sociedad los dIferentes mIembros o lugares del cuerpo.üa'ü\e" ... en cualquier caso..\~\\a"\..::..l es~recomien.'~. tante. a:\"c:t~r decorosos.da. que una señorita no puecje consentir el uso en su presencia de.] desmentir a una ~ mujer. y añade que ni siquiera i ción. sé corresponde a las mi~ ih «La ligereza en escribir cartas ha causado y causa más daño a la radas del que habla y se evita <<la más grave... cc~:a~nl.'y a las ausentes por sus cartas».~.ji admiraci6n.to uema"iauo e..i6\\\\~\\en C\\.orita sólo responderá una carta 1I (Carreña 1968:75).'se tienen en cuenta las 't í l..\\ ~\lm\l\l'i:\affi\~\\\\l...= . Esta recomendaci6n la comparte Ospina ~ . 'i. aunque de ninguna manera una parte de '~: ji. por añadidura.i secreta.ar~i' . cuáles son los movimientos conve... y.~ . ~.1 La conversaci6n. ..-~. A Ospina le parece especial~.. \l\l'i:C\\.. ni se n:enciona el.

. paseos y carnavales. a semejanza de las señoritas. ..'. r. Si durante la conversaCión se incurre en una falla. do y familiar. La esfera social varía de acuerdo con ." \"'. a fin de que su forma exterior produzca siempre una impresión agradable a la vista» (Carreña 1968:99). "tE .". '. La carta. Las cartas deben ir «cerradas y selladas con cierto gusto y delicadeza. (CalTeño 1968:79).'~~':. como las visitas.~. Una carta de negocios no debe remitir a asun. JII '11 11 'j.'~ .~. concretamente la amistad con mujeres.l ... existen las esquelas. la carta tiene 'una forma determinada por la distribución de los renglones sobre el papel y cuya composición describe Carreña con detalle. expone y permite enjuiciar a su remitente allende el tiempo y el espacio. tamizado por la revisión previa que el adulto haga de tal exposición de su vida privada. '.•.j ~¡ . ~x~. . saraos. f": "1' :1.' :~~ i~. Análogamente a como se procede en la mesa.j. y el comportamiento pertinente: «Nuestro continente y todas nuestras palabras y acciones.¡.t.~: -~- ':' . nacimientos. de despe. . ' 'li' " •.Iff .i .:~.." • "¡ ~it .{. ". de ceremonia. visitas campestres. deben estar siempre en armonía con el gra.) .. elaboración de un bOlTador-que permita sopesar lo dicho antes de asen.i . Montañés los previene de escribir bajo influencia de cualquier «pasión desordenada» y hacer primero un bOlTadorsi les falta práctica. r. es un testimonio que perdura y.~. Merece entonces todos los cuidados: supervisión de la madre u otro allegado. por eso la curia que demanda su elaboración. l ~~ . las cartas no sugieren la intención de economizar papel y. ésta acaso sólo quede presente en la memoria de los oyentes. lugar cuanto la ocasión lo que determina la calidad de los asistentes ~ .t{'~'" tas de digestión.. el espacio íntimo y personal es la habitación.'er la sospecha de que a la mujer la rondan el encubrimiento. amistosas y de negocios.brinda la posibilidad de hacer a otros partícipes de la experiencia. Carreño aclara que la carta sustituye una visita.•••• "i t: i ): ')~ ::~.' tl ~'t . 1: . pero.' . Por otra parte. corrección gramatical y ortográfica. entierros. a veces el despacho.. E. más tarde sería enojoso para ellas» (PeJáez 1963:46).' a diferencia de aquél. Aparte de .'ti .~l.¡<.. el engaño y la hipocresía.'" dida. La cOlTespondencia respeta los rangos sociales y diúingue con su estilo las carlas familiares de las de negocios y las mercantiles.'. de sentimiento.lI'~~ las ocasiones: banquetes.. entreabre así una puerta a la'elaboración íntima y subjetiva. el tamaño. . . >'. ~: ' .¡I' f~J jt.. en cambio. las.:Jj ~!: ~ . Ello.~. carecen de autonomía y tampoco mantienen correspondencia sin permiso de padres o maestros. '!t'~ '¥' de duelo. En cada caso rigen normas diferentes que Ospina trata con detenimiento. .h~ l~t ". . .r. Valga apuntar que a eIJa -como veremos más adelante.'1 :~~.~ 1 . de felicitación. las tarjetas postales y las carlas 'de recomendación y de pésame.. ". como el diario.se le desaconseja el cultivo de relaciones íntimas. La insistencia en limitar las cartas a las d¿'verdaden¡ amistad deja entre. La preocupación por la COlTcspondenciasobrepasa el interés por los componentes formales de la presentación epistolar: la carta ~} ~ ~. de la del niño o de la joven.. bailes. . en la correspondencia no'deben mezclarse asunlos de Qistinta índole. Los niños.. tos personales ni incluir recados o saludos para terceros. ~.' .:. tés. Salvo el amor.~ I . claro.f:.:.. .'.calidad al propósito de . como 10 rec9mendaba también Acosta de Samper a las mujeres inexperlaS. por lo que debe representar dignamente al corresponsal y mantener el estilo natural de la conversación. .~:I.1 . í')\I'~'''' . l • ('mí! es la amenaza.~ .~ . evitando los errores gramaticales en que se incurre al hablar y con mayor razón ios de ortografía. do de amistad que nos nna a las personas que visitamos. someterse la conducta. s' '{." prudente y delicadamente a la naturaleza de la visita que hacemos» ~J.~ "'\ '::[(" h' :~~. . ". y se distingue del priva:.~ ". Ámbitos ':1'1I :' . y adaptarse .iliares.:: t~ El comportamiento urbano se ajusta a los espacios socialmente percibidos y éstos se definen pl'lr las personas que los habitan.r: ~~'¡. Ospina desaconseja las fórmulas de despedida afrancesadas y se declara partidario de las sobrias' y dignas expresiones castellanas. no se proscribe de modo explícito ningún tema epistolar. visi. tarlo-.-.~t.J _. por fuera del seno familiar.1.':$. : J' matrimonios. de amistad y de parte.' <: . el.• .i " l 1..r _.'.las esquelas de cumplimiento. .estarlibres de enmendaduras. de ofrecimientos.¡. la correspondencia y a la categoría del destinatario. .~$t~. cumplen diferentespropósitos: las hay fam. ".l '1'1. Sus características son las mismas del vestido: la calidad del papel y los sobres se ajusta a los recursos de quien escribe. de lo contrario «se expondrían a decir lo que. En sentido estricto. de pésame.1 ! j JI' . ¥¡~ .¡~~- . de negocios. visitas a enfermos..~ J f_~" deviene testigo. relaciones que se establecen en ellos y las variaciones a que debe :t 4. que es la casa. atención a la distribución en el papel y alaspecto del mismo. por tanto.. de vecindad.'.' U -t.. que dan idea de mala educación..~. Peláez pidc a las niñas abstenerse de escribir cartas que no sean' de sincera amistad. ". ¡'. pare¿e ser la posibilidad de que su"opinion o sus sentimientos se hagan públiéos.': ~:¡ } 1. el color y la . ~. . " j-- " .._v r .. La carta. No es tanto el . bautizos.~. 'j' 11 VI .

:. jefes y usuanos de of1ci'$ ~ decoro». se entiende -parafraseando a grac~a. La privacidad de que dIspone elll1dlVIduo se destma .=-.\c. basadas. es práctica. bien~:~:"~1 }!¡!~e\::hCtbitus . 1!I!!~:~6:'iI... de la posición social:1: como conviene a la «gente culta» y ha SIdo mdlcado por la U ~ y de la ocupación de la persona. lo que .. ll1Sl1tuclOnes educativas tiendas templos barcos a ..-.ro' ..•. parece improbable inclusive en las n:ás recientes urban idades escolares.\\~\) " .~ que..d~~t~~o~c~~~~~~:e~a¡~stti?o~ ~~"~~'ci~~ü6'\\e.. smo en pnncIEl ámbito privado (Béjar 1988). 'ji! . bre.L.' cuya suerte rec.\)\:\'iI. los parques. El segundo motivo para no nombrar el amblto 1I1tllUO scna que su '. . .. rarqUlcas: pa~res e hIJ?s: marIdo ~ mUjer. -. ma men e.u¡. -::.~'¡1~'" L.Hay lugares semicontrolados.:.\\'o.~.nente y en la conversaClOn. l?obres y ricos...í las obligaCIOnes para Estos lugares y sus circunstancias particulares prescriben duracon Dios. e \nc.~¿.nte~. \. ~ das por la.\\\en\\l l \¡. 'ateniéndose a J ~ Deben airearse siempre que no sea necesano mantenerlas cerradas ellas.een 'J '.e\'iI. y que harían posible la intimidad propia ~. f ortuna: y que no 1os creemos por lo tanto mdlgnos de nuestra con"1.como una. en el cual se ejercitan a solas el aseo yel CUidado personal.... f I ir' '1.ones» (Carreña 1968:23) y acumplJr a. entre pre'.:. mujer u homcial.\\\l \>\leüe \)t?Ü\lc.\)'". ... ~iv' ' " .?t\~\'.e \\'0.1 h 1 "" vlOnes u . . . t\\) ". \>\)~C\\le \'0.\:)nnuan ¡. ' ..¡'" tiones de conciencia y de fe» (Béjar \988:234).\u"ar metarónco uonde se dmmen \a¡. es. bIen por los precios o pQr la misma t::e¡. antes bien. "o. .~"l' El espacio úblico '..\>'O.. \>et"'\)'\\'iI.~\) ~ <f restncclOnes que cada establecimiento impon~ al público. ". dlgn?s de todo respeto están los ho~bres VIrtuOSOSca.\).. es de esperar.. comerCIantes y chentes.' de la modernidad. bertad no . La urbanidad.. sacerdotes y segla~es.cce ue \'0..c\\lnc¡. ' ¡:.\.naturaleza.~ .'" en los que s.--.. donde la persona uede contar c. como la ':¡ les concretas. d l' ate es. actitudes. En la cusplde ~e la plram. (\ 88 ti ~T' .'.lde socIal y '¡'.¡. 'i~ por lo~ . la sociedad y el mismo Dios» y.' admisible ' 'slderaclón y nuestro respeto»(Carreña 1880'54)"'. i¡ .\l\t\\\m\~'O. __ 8. que suponen mayores riesgos porque el público puede ':. r: . NI en nas pubhcas.en el conti::t ' pública» (Béjar 1988:236).'il.. que proyecta al Jndlvlduo haCia la -~. ' ''''.~¡ :' lisonjee el olfato. vestidos..t\\'iI. Por último. Joven o entrado en años. pasi.. " (¡" ..\e ~uffietg\1:¡. n:edlcos y pacIentes. J\' .\~\). '. rarqUlca garantIza que e.~t. y debe procu{arse «conservar siempre en [ellas] alguna cosa que I .::.negación de la vida privada que en su de-~~ maillf1esten que sus-vIrtudes suplen en -ellos-jas-deflclenclás -de' la--"="" ~'~~~' --~ ..k'. em\>'iI. donde se circula sin restricción.' curso ampho su alcance hasta auso] uel a mt1ll11C au y. .e\\) met\ú\):''iI. los vehículos de transporte público y algunas ofi'é": al «deber de instruirnos... .~'e. de conservarnos y de moderar nuestras 1¡:r cinas públicas. están los sitios:1 porclOnana el aposento tamblen son terreno deobh~aclOnes morat.\l et\ e\ o. ~ l.~!' bastante heterogéneo."'\~ 'o. los semejantes y la patna..l trato no solamente respete las diferenCIas l:~) el rechazo de las normas y las obligaciones que regulan la estera smo que las haga ostens~~les en las f?rmulas de salu~o.. que . j calle.'. Carreña lo dice en la justificación '~ ie privatización sufrida por las prácticas de aseo personal (Corbm ~ ..e \:\)t\\:\:'¡' f. no en un desarrollo etlco md..ldos en desvida social y lo expone a su sanción.\)..~-c. cue¡.. Ese margen e 1...'o.. nas.e £erce Ci~~~s~~~~r~~~~~~~I.~ . CodIfica las conductas entre s~periores ~ infe~ores.u}enes "( " el estudio.-.. senores y cnados. .. ~~}f T. . . .~\l~\l\l\:)\\c. '2..l.\l. Esta sUbjetividad. ~. En las habitaclones privadas debe reinar perfecto orden.t.I 1. .'na\:)\t'O.\le \e !1:~' . ?\l¡.~.-.'.t\ e~ \'.'. C.\¡'\'iI." '0.-~f'~-l ~~t 5 -' .kí . aunque rigen ciertaspautas de comportamie. la intimidad y la amphtud que pro..regulan la conducta.(('\ pios de obediencia tendentes a la adql1lSIClOnde un habltUs. naclOnales y extranjeros. como ofici. en el que se desenvuelven la [ .<:''\\ú'o.~e \'0.vldual.\~' ~~~c\)m\) \'... p~ro tamb!én entre todas las disposicionesje'~i:" salud» (Carreña 1968:41).--.spectaculos que ofrece. .~'71'"~'~"-~ '-l~~.•.'" existencia resultase tan obvia que no requiriera mención. ~l) selecclOn deJos clIentes . En la privacidadhay que evitar la desnu.t\:o.dad y el ~ aboga?o~ y chentes.j. ca.l~: Revel (1986). " .. ni en los quehaceres hlgJeUICOS~ menos ~un en los asund~ma~dan serv~clOs.1ama «actos bIen marcados de clvlhdad.\\:)ú\(:\a~... ' tamblen lo ocu to e III .\ ~\". deberes. "'\)\1::\ ". l ceptores y alumnos. La cama hay quc arreglarl~ tras airear la ha?ltaclOn. Intimo .existe. con tal que sus exhalaclOnes no sean nocivas a'la tt n?s...c.. en ultimo extremo. : '{!O. casado o soltero.\m. la condición humana moderna y las propias capacida'/.\ \>~t\\\l C\\le.-----..e~". ausencia de una concepción moderna de la pnvacldad en el dlscurdes. y que es tan caro a la noción moderna de felicidad. toda vez que.~ tos morales puede permitirse «la suspenslOn y. por ejemplo.\). .'o.. tras" restaurantes o cafés.~ .t. \ln:>l'il. " dez y las posiciones «chocantes y contranas a la honestl. .':' "<. qUlenes prestan'y q. Jefes y subalter. un espacio de preparación para la Vida sodependen a su turno ~e si se es invitado o anfitrión.~'¡'\) \:\)t\~"'...e \>t<:.=-~ .\l Cl. No esta dlspomble para la sub• t ciones.\ -'O. t completamente ablertos. derechos y rituales diversos que jetividad. .'.~ '!J'~ '~~ 'I o ~¡ 1 " o o ' . de su obra: la urbanidad «estima en mucho las categorías estableci:1 1982). La codlf1caclOn le-.cmón...el dOffilnlo íntimo el.

La vida familiar está marcada por la tolerancia y el respeto. . El énfasis que se pone en que las normas de cortesía se aprendan -. agria..si es una joven que en cualquier otro lugar está siempre en peligro.. Incorporado el hábito cortés. ~.~ ~'. Al salir de su habitación la mujer está expuesta y siempre dispuesta a atender a los demás. y cumplan en casa. N -' j)£ (i' " ~tk~. .1' ~"l '~ . '¡/' 1~t '. máxime .. .' . son sus padres. los más antiguos y más fieles.' tan corrientemente alegadas. I '. .sanimosas. Tj"J). '::'¡i ¡~I .1 i" . .'. Su mención está proscrita hasta en la conversaciún. despectiva y egoísta» (Camposol 1930:59).t~ . La historia inmortaliza a mil mad~. ". Si bien desde la perspectiva de la 'cortesanía señorial no significa de forma alguna -yen particular en lo que concierne a la mujer-'una esfera para 1'1 expansión y el relajamiento individuales. ¡. pero no se halla en ella un rasgo que celebre la amistad de dos mujeres. para quienes la vida es menos apreciable que la felicidad de su hija.'.ll ~~ l' }'. . que no tiene cabida porque.' .. . . y no irrespetar los aposentos de terceros.e paralela a la omisiól~ de la esfera política.•.. a nuestra posición y a la edad que tengamos. r. que profane los sagrados deberes que la naturaleza y la moral nos imponen» (Carreño 1968:54). algo más desahogado para las mujeres casadas. l .. ~. cuya vida carecía por completo de intimidad. las argumentaciones contemporáneas en favor de la urbanidad haélOnhincapié en la posibilidad que ésta le ofrece al individuo de proteger su libertad y su vida interior. Grawert-May 1992)._ ~+. nuestra dignidad exige que noS manejemos bz:en con nosotros mismos. rándolo del aislamiento y la soledad en que lo ha sumido la pérdida 'de los usos urbanos (Dhoqouis 1991. de estar sometidas a un rígido control social. . a la vez que garantizan la comunicación y la salvaguarda de la privacidad. 'l. se justifica porque «nuestros hábitos en sociedad no serán otros que los que contraigamos en el seno de la vida doméstica» (Carreña 1968:45).. FI . :1'' ' ' " f". confrontada con .-): ''t]t:~. . Comte~SponviJle 1991.~ '" .. La mujer. < . en abstenerse de utilizar muebles y obje: tos ajenos. . . ". .¡ " !~~:¡¡'j\ I ~. a mil hijas obedientes y a mil esposas heroicas. aquél en el cual.': H' ' La mujer desarreglada «inspira muy malas ideas a los que la miram> (Cuervo 1853:10). para la joven no hay sitio seguro fuera de la vida familiar. ni en el interior de la alcoba ni en la cama n. '.'.~ )'~ . Nunca debe darse el tÍ/ulo de amigas a aquellas confidentas. . El priiner ámbito que realmente existe es el familiar.. ~. sólo puede actuar con relativa holgura en casa. cuyas relaciones destruye a menudo la rivalidad o la envidia de que siempre son víctima las nÍllas candorosas y confiadas . el verdadero escenario de la vida urbana. denostadora. . Unas décadas más tarde se autorizaría a hombres y mujeres a transitar por la casa con la ropa de levantarse. Los verdaderos amigos de una señorita. . /-" ''' .1 !~ 91 "::. "~' .': '.alige.t¡': i. segundo. Hay que hacer una ley para nosotras mismas y obligarnos q estar arregladas clecelllémentt? a la hora en que pueden entrar visitas.. i~'<. Nuestro llestido debe ser siempre adecuado a las circunstallcios. son disculpas fútiles y' sin valor alguno. :'~~ ~~~'. ~'. (Cuervo 1853:14) .. que no disfruta de otro campo de acción que el familiar y el social.' t~. '.'~ .17. Paradójicamente. tamos (Acosta de S.1. como también oturriría con. pero tengamos presente que jamás nos será lícito usar con ellos [los padres] de una familiaridad tal. por más naturales e indispensables que sean. :~~ 4~~t~. "h'. la per.. no las libra. Circundada de amenazas a su reputación y su condición de futura esposa.'1 .gamos a aquellos actos que. porque nada exime de la obligación de comportarse con suma co:.'~i~. ~"~ J"i~..!. ~. \r .. .:1 fi. en tratar de «no llamar la atención de nadie antes ni después de entre. 1'" ~!: .. que .: \. La amistad no es un pretexto para la distensión femenina ni para la elaboración subjetiva: .' . ~. tienen o pueden tener en sí algo de repugnante» (Carreña 1968:56) . primero. no así a las señoritas.~:i ~. por definición excluidas de los fines' cordiales de la sociabilidad.e1'ámbito íntimo.' A ~t-¡i. " so urbano corr. El carácter se modifica por la edncación y una persona bien educada no será jamás imperante.¡i.. . sana se desempeña natural y apropiadamente en sociedad. ¡(" ':.e_' ' ¡ I"~ .. '¡¡¡:.(. . '.1. ~.lisma.1.. La familia merece la mayor atención y una presentación siempre con'ecta. pues es cosa del peor gusLO posiJJle correr a vestirse CII el momento en que entrqn a visi.\ ::'1 l.!~ ~iV:' ". . . 1.' l.•.. sí posee las características que harán de la vida familiar el ideal de la vida burguesa. Adicionalmente. su inclusión se traduciría inexorablemente en desavenencias y situaciones poco felices..~'.'1() eSlemos"nw/ arreglados (l ninguna hora.• ro \~:.~.. sin embargo.. ~.J! i 'fil ~1! \" .i.. "< ~. ~ . ~. .~h :d:.. 2. Se alude a una discreción consistente.. El ámbito social. Lo primordial de la vida hogareña es no incurrir en descortesías. Esta tesis subraya el papel de «bisagras de civilidad» (Stepban 1995) que cumplen las cualidades urbanas: liberan de la incertidumbre causada por el mal carácter y el individualismo en el mundo moderno.:¡.'I'~: l.: :.r '~1f. ]880: ]84). sin excluir «en manera alguna los dulces placeres de una confianza bien entendida. .~.1'.I~~ j. Familiar <' :-~ '1' J. rrección y afabilidad en' el hogar: «Las diferencias de caracteres. agresiva. ~I't otj) f".

atuendos. ¡: f \ . .¡II futuro esposo que las conducirá de nuevo fa vida familiar.. 'eheF. sirve de hilo conductor para la valoración del proceder cortés. la virtud y la amabilidad. escenificaciones.:. a menos que sea su prometido. 1 . si habla a sojas con los hombres. El objetivo de la vida social seilorial es instaurar y mantener relaciones que hagan la vida agradable y.:: ~.. I1' '1 "I " l'. la vanidad y la falsa modestia repugnan.¡. sino con una compañía que avale su condición moral. (Vergara y Vergara . El acento en las virtudes cristianas. duraciones y ¡F conductas que se combinan prolíficamente. $1 t --~. Si \lega a vestir. 3.:""'.ll\) 'j ": su fin es poder seguir las conversaciones ajenas.." "". ' v. Sólo dos cosas no salen ilesas de un baile: el pudor del alma y los encajes del vestido: si tú crees que puedes ser la excepción de esa regla. A las señoritas las hacen peligrar los hombres.!..3 .:-' .. «echa por tierra su reputación» (Ospina 1917:14). La única intimidad que se permite a la mujer es la religiosa y en el templo la circunspección es el principal rasgo femenino. 'j si nace a\\\Ide d. que es :ff. la expresión y la voz benévolos y dulces" Como una mujer soltera no puede responder de sí misma. !1) ~~~ Los eventos sociales son un terreno altamente peligroso para las señoritas y si concurren a ellos es"porque allí han de conocer al :r¡ ¡. manuales y cartillas. Social Dos elementos definen la vida social: el encuentro con personas que no comparten la propia casa y la conversación. es afectivo y material y sólo se logra mediante una vida social armónica. las jóvenes siempre deben hacer gala de una sere. "'"~ ~ =-=._ -.án al Ieslleto. M Jj a d . su destino. los movimientos suaves Y moderados. si es 92 . los con~ptos. . Acosta de Samper recomienda que en bailes.. la J¡¡ modestia.~~ 1878:140). la sencillez y el buen gusto. tampoco puede frecuentar sola los salones. como apunta Ospina de Navarro.. . 1.f1. la tradición.:\. y el éxito.. ni que les hablen al oído. En consecuencia. y '. tanto en el vestido como en los modales. anda a los bailes. sus palabras. - .•.::~. . ~- " -.. En dominarlas reside el '1" arte de la retórica urbana y la filigrana de su casuística es el tema central de tratados.. ~~~-na alegríaqueagrada'sin ~ser exageraaay jamás reciben regalos de~ ningún hombre._----=.~En el ámbito público el cuerpo adquiere mayor valor en cuanto \ portador de signifícados ürbanos~ ÁllCdc5en oaWlr el-porte. ~~ pennitir que los caballeros se les acerquen demasiado.. _.': . Si la joven responde fácilmente al cortejo masculino es coqueta.-=. 4" Público Por lo demás. y que la urbanidad no es sino el deseo de hacer la vida agradable a los demás. las señoritas no deben . La urbanidad burguesa ve en la vida social un ámbito donde obtener éxito. La reputación femenina está incesantemente en vilo y hasta las expr~siones de las jóvenes son objeto de estricta vigilancia: la frivolidad denuncia poca . . expresar los sentimientos y las cualidades del ser humano. :J -~-=. \e faltar. Es una urbanidad que ha dejado de fundamentarse en el alma y en la manifestación de sus virtudes por el continente y se ciile estrictamente a la conducta que expresa el cuerpo .=. es ridícula..n:uellendiente.y aun ello puede ser embaraioso en caso de romperse el compromiso. Lo que queda a lajoven de los ailos veinte es el recato y la discreción en el porte. 1880(48):277).~--' . la distinción o cualquier combinación de ellas. lo cual la comprometería sexualmente y destruiría su reputa- . La instlucóón femenina sirve de <ld\)r. : 'lujosamente" la joven quebrantará el buen gusto. conciertos y banquetes primen siemp~e la compostura. ¿ Qué significa ulla vuelta dada con un . la desenvoltura se interpreta como espíritu desordenado y mala educación.- {. Para que no se hable de ellas. «recordando que el justo medio es la verdadera regla de conducta. sus miradas. \ ~. personas de diferentes condiciones y con situaciones en las que'... entran en juego los órdenes de la civilidad. 1: l~ .hombre en un salón yen presencia de la sociedad? ¿Ni qué significan las vueltas que da una mariposa en derredor de la llama? Que en muchas de ellas se sale ilesa y en una de ellas se quema. revestidas con una capa de cultura propia de la vida civilizada a que hemos alcanzado en este siglo» (Acosta de S. "" e ••.esus con\)'~_Cimientos. inteligencia. Las ocasiones a que la conjunción de estas dos variables da lugar son muy diversas . e imponen secuencias. pueden desplegarselos"~ recursos retóricos y operan los criterios de sanción que se legitiman H rectificando o ratificando las cualidades urbanas de los participantes.'-~ tido y la apariencia para posibilitarla correcta interpretación de las condiciones morales y sociales de la persona.--. -:~~. a través de esas relaciones. la eventualidad de que pueda siquiera insinuarse una relación entre un hombre y una' mujer. que nunca falla.

.

Los ca. No.jf.1~. .. perspicuitas y omatus. Una afirma que el.. " ~ 1\ . Son recursos retóricos de la [$ ¡ siendo' una vara que mide la prestancIa SOCIal: «En mngun otro 'l" .~ '.• ~ha SIdo deSCUIdado por los eStudlOSOS. honestidad." bue~ gusto. .téS y tradicional. g.. despejo.¡ • n' asta con que parezc~. ~..~I2J~s c2rtesaní~~ ~eñoriatesyeIJJ. '.. :~.) -f son la virtud.. q .~I. rp.. La segunda poslblhdad se brInda alos lectoles matIca como mstrumento de dominio sobre las leyes y los misterios de textos de civilidad: pueden aprender y reflllarse..lJ miento J el l' cCldente en torno al comporta. SJl10 la lImpIeza no sI¥mfIco tan solo la pulcntud del alma. gentileza.. . tá (Araújo 1989). e lllcluso llegade la lengua. o~den.su aparato formal y discursivo esta formalidad como distanCIamIento haCIa un extranjero . qu~ .antena. modestia. ':~ 'lí" galicismos y de todo lo que pudIera contammar esa herenCia. alma. ! '~¡ 2 96 ~~c.i' en el que los modales tienen la mayor ImportanCIa y el vestId? sIgue :i¡ c?~etJdo de la retonca: la persuasión. to COI. la verdad o la distinción.. la atencJ?n se desplazo para otorgarle nuevos valores sent¡* ' dad debe ser la norma que nja el funCIOnamIento mora] y estetlco ..¡¥ ¡f~ 1...~'i . i normas de sociabilidad y que.ª~..c les que capacitaran para el trato correcto y permJtler~n conducll'Se reglas para expresarse correctamente por medio del cuerpo. ¡.. cortesía.. La producclOn de cartlllas suma. .e bá~c~_~:!::~n~e tres. son~les a] convert~r los símbolos en sensaciones y estetizar de modo $~< de la vida social ha sido también un ideal del pensamiento hberal.~~.. donde usted hallara un comportam1CnIDlldad. circunspección. estableciendo de continuo No sólo reaparece periódicamente la discusión sobre la neceSIdad '1 f. ~. tos educativos. de inculcar con mayor énfasis los principios de la socJabllldad. lleva.nto . gracia. satisfecho. la retórica de la civilidad es una expresión virtuosa. También notará cierta reserva. como país de.:s. :"""-.Por ello luchó en contra de neologIsmos y !/fi.en El Discreto. . I~ que se refleja en un buen aspecto -saludable.a7~ ~. CIVIlIdad.. el gobIerno de E~ualdo Santos todo. 'f emitió el Decreto 894 por medio del cual se establecla la obllgato.:=. recordándoles que es el pms de ArnerIca Latma las qU7 se hallan tr?s'puestas en la urbanidad para cumplir el mismo '.'letrados y funeionanos hIspanoamerIcanos. ne unasemibilidadcieJerminada quetien. . una sensaCIOn de placer. elegancia. es.. liberalidad.\lrban\c!.-¡. qu~ en u.elmterés de los pohtlcos y humal1lstas colombianos por la gra'. una gramática corporal. .. s' .~. pOSlJ. empero. mterpr~te J . ~_ '.'... 1. análisis.es de n~goclos que VIrtudes de la elocutio -decorum.' J il. cuahdades mnatas. ante :" '\ que recibe apoyo jurídico: en 1942. . hacen. Pero más allá de las reglas. discreción.:-~"~ !I des burguesas. pero nunca ~l elaboración simbólica que ideó O ."=..•..86).:: ¡' viajan a Colombia. ". que la conVlCCIOnde ql~e Id Ul~allJ1 del. . La corrección en el idioma es uno de los principios de . expresión adecuada en las . la urbamdad se compone de una serie de . que fuera una VlSlon ue e cue o .. gallardía.~' rán casi a la posición de «aquellas personas excelsas». de la enseñanza de la urbal1ldad en todos Jos establecImlen.í j) de esta herencia' la magnitud de su m£1ujo se perCIbe en la reco.l'¡ . tal ~ MIentras. .:. ."'c. con miras a formar hábitos de cortesía y unos m~da: ~ Como la gramabca. que encuentran una vía de."~ de acuerdo con los requisitos sociales.' ij~la constnccIOn e~lfIda al cuerp? con tal que SIrVIera a las virtudes ~1" No es menos cierto. por ejemplo. hu.no contamos con un análisis lombianos son muy reservados entre ellos» (DevlI1e 1988. creCIente las act!v. . reconoció veinticinco de ellos ' "'~ ' lidades para explayarse. el esfuerzo o . =- ----=== --~---¿: ..H d~cir»-.[: análogo a la lengua -cuya retonca transforma la corrección en «bien .[i d men e co lficado. El pensamiento conservador buscaba manten~r 19m llca os y valoraClOnesmorales a toda expresión corporal a lo . metodo. rica fu~ron el marco oblig~do para el ejercicio de las letras en Bogo.se t~~s}ap~E . escolares a lo largo del siglo es asimismo una prueba de la v~gen~la 11. ~l cuerpo SIente de una manera diferente.n pnnclplO no se reparó en el dolor. Mas adelante cobra Importancia también su interior: no . Graclan. por ser lOalJenables.::: __ .:.:. ca~ . alegre. una profusa gramática que atribuye't. 'r' de los valores históricos y actuales.. sino. necesano para est~blecer las diferencias que se aspira a representar. como lo propuso Ospina. aseo.~ mundo hispanohablante.. En él se trata un comportamiento alta .~. portadte como en Colombia. Por cua.'~1.h =-..~..entre otros..~:l1." mendación que ~e da hoy en día a los homb. aliño. .l¡j' un vI'neulo claro con la tradición hispánica..~ i...' .l?ades más cotidianas. jUlClO. ni del desarrollo de unos recur. una nueva OposI~lon fr~nte a l~ práctica popular (Bourdieu 1979): . DIsfrutarla trajo consigo el bienestar ti.al. a 'su vida fisiológica y '£¡'.nal y finalmente la urbamdad de la modernidad está por definirse. a sus mO~JmIentos.! giada en la sociedad. En dualquiera de sus modalidades la cortesanía señonal presupofn_ns.Lationoamérica será el comportarse co~ectarnente tan Impostura. pero la alteración de sus valores duran.:. '. puritas. f. ha señalado varios elementos que expli-j: ponente una persona excelsa y merecedora de una POS1CIO~ pr!vJlc.. sustrato de la urb~mdacl -los realces. y de modo .'. en . histórica conjunta al tiempo que una garantía de comllIllcaClOn en el ~natómlca. y es ¡í~ lié riedad. Son las 'j¡ . en ultlmo te el barroco latinoamericano hasta configurar la sociabilidad seña. de su exMalcolm Deas (l99~)... y la gramatlca y la retoJ detallada en1uaje ~?rporal.

La cortesanía señorial concuerda con la aplicación de principios Las normas de urbanidad son la manifestación de un ideal de cristianos de renuncia y complacencia. Así se comprenden la abundancia y la riqueza semánguardan relación alguna con lo oportuno de su comportamiento sotica de sus signos. rantamiento de las normas de sociabilidad. urbanidad no es un hamo politicus. .. ..:.:': ' . En cuencia irreductible. para ser consideradas corno tales. vos civilizadores.. . . cuyo logro se patentiza en el principio los individuos y sobre el modo como eUas deben desarroUarse. a los fundamentos democión y su estetización. maneras y allí descansa su poder de distinción: no se deben las mis¿" .~ ::. . Este principio queda consignado como una conselos puntos de encuentro y la naturaleza de dichos encuentros.~~ :: ".'}¡':.~. ':.. de . la cual no puede fomentar la urbanidad puestos. de distinción.'.."Iit:. '. .'. y no contempla el placer. El ser social que concibe la go. I . brevemente. .~ ~¡J .. ha sido señalada en otros la dignidad.."'"n1 ¡':'l'fl ""..¡.porque son las buenas maneras las que demuestran la decenrente. fin es propagar las reglas de distinción cia.~! ¡'!t~¡ l' .males a personas que no pertenecen al primer grupo -eUas no los .l.~. consistente en dirigir los malo que crece a merced de la naturaleza.. aquella que nace del interior de la persona. adoptar ciertos rasgos estéticos. El ciudadano adquiere deberes y derechos La urbanidad aspira a que esa esencia trascienda la intimidad espirique le otorga el Estado.¡/:'-' 1'..' ":~t :~:¥ ".:~ :~ .¡". no necesariamente para que todos las practiquen sino para que . lugares (Revel 1986.la dignidad de que gozan.:\'" . bien de las que engendran . :.calidad porque siempre se impondrán las dif~re~La formación del carácter que persigue la cortesanía tiene objetic ':110 :'i . ~:.- . '1" \ JIl ~'. la educación y el interés de cada persona... la corrección de su lenguaje o su aca. educación. '..¡~ '\"'1 . La tercera opción es de tipo negativo: quienes actúan única«La urbanidad (. l' "' . organización social basado en un acuerdo tácito sobre el aspecto concibe como un apostolado de humildad y sacrificio..q:W j .1:1 .. " en condiciones de discriminar del vulgo a las personas de buenas nes se interesan por participar en este ordenamiento.: "'.r ~. " ! . "~. j~ t~ •• . La preocupación por la educación concierne a la foralgo que brota naturalmente de su bondad y humildad intrínsecas." . vimiynto armónico de la sociedad. .. :~). . que esté a la vista y que con base en ella se organice la vida posición y.•. Estas distinciones cristalizan en comportamientos .~. principalmente la circunspección y . .además las minucias que lo componen. bien sea necesarias para el reconocimiento de las diferencias y el desenvolde las diferencias establecidas por Dios.1. ello debe traslucirse en movimientos gallardos y delica{. lo cual signifiCa alejarse tanto del salvajismo. como de la vulgaridad. C'~. Dicho social.~". '.\>. según es su edad..\ . clase. pues es mucho lo que debe distinguirse y recibir cial.: mas atenciones y miramientos a todas las personas indistintamente. los cambios las normas sociales no puede considerase propósito o sacrificio.I~ .. sus maneras.. el rango que normas están de antemano descalificados como legítimas personas ocupan.~I¡ ."'. pues el verdadero.. tual. sólo la realizan ducirlo previniendo fricciones y alteraciones de cualquier clase o al quienes poseen las virtudes' del alma y para quienes el ejercicio de menos moderando y estetizando. No basta tener costumbres suaves y «cultura del entendi.":. sobre las relaciones entre las pasiones y las emociones. moderación y oportunidad de las acciones y las palabras.. estos princiEl principio que pone en marcha el discurso cortés es la distinpios se oponen. ocupación. se parte de un orden establecido y se intenta reprodad. .'1 í:< .. "~e '" '. no la forma de apropiárse. legitimando así el sistema de distinciones. del cuerpo minuciosamente controlados para cumplir con el deber .[fl -rk "~" :f .~ i'1:' !~ ". su higiene.-:.:. Para quie' ..~jl ¡. necesitan porque ~<son de buena cuna»-. La urbanidad está de ese modo las reconozcan.II¡. . i. q!'. mente con bOenosmodales sin compartir los cimientos éticos de las otras.•. no obstante..I ~~ qq . de control de que tiene y debe conservar la sociedad.. _l~~ I¡..Ií.• ~~: : ¡ ..i ¡.\ l~. . :\P . se .~i :':.e. . educación.1- .¡t . " " Toda la insistencia del discurso urbano en la distinción sólo tiene de resaltar amable y agradablemente las diferencias..• la apreciación justa: género.J :. sino irrefrenables. si se quiere. según sus directrices.~.1. el despejo de Gracián.. -~~.: ".. lV!ension-Rigau 1991) Y no es más que apamiento»... las virt(ldes cristianas.'~ Lendránla misma .~:¡' .¡' .l¡. " ¡ '1¡ 1. . derechos y deberes que no en sociedad. Los comportamientos que regula están excráticos de la ciudadanía. virtudes. dos. :'sentido porque la particularidad de lo selecto ni es tan evidente' ni "'. de su voluntad. se interpretan y revelan la esencia de las personas. sin socavar sus bases.. se describen ."J. porque no disponen de la sensibilidad ni de la calidad moral das» (Carreño 1968:30). Ik .J las. edad.l . la autoridad que ejercen y el carácter de que están investiurbanas. "'-~. para.'. :i" .~ ... Esta paradoja. parcialmente al menos.'1J' '1: ... '~ .Ji .. . de transmitir las prácticas La cortesanía señorial y la urbanidad burguesa parten..1.. . ma de socializar dentro de esta dinámica.o .. debido a que la práctica verdadera de la civiliotros términos. se leen.~ :.1 . .~~ .cias sociales que no puede obviar ni siquiera la práctica estricta de . independientes de su condición.lll.1. 'f. .) obliga a dar preferencia a unas personas sobre . :f~. "." ...:'I~' .11 ~'- 11' :' 1"1 "'w' ."m .:¡'~ i.

descuidada del todo por la cortesanía señorial. refinarse e. ¡!.: • . se ocupa en particular de la comunicación en la vida social y. ' ~11i . una 10dIferencIamaSIva puede mas ~ bien debilitar la presentación coherente de las élites y poner parcial. asegurar su propia excelencia y reforzar el carácter excluyen~' ~: te del discurso urbano.g 1.~ f ': desnudando la riqueza material como único valor.. sacrificando los gustos y comodidades propios por los ajenos.~ te al abrir la puerta a la movilidad. '1 1. 1 -~.. [Ir! la educación y se expresa la necesidad ~e que. tación y tal vez nunca harían parte de la burguesía. .~-. . -=--. el cuerpo alcanza la primera cumbre de la moder:1 !\'¡ nidad y Se desliza hacia los primeros planos de su antropología.: ro (1989) acierta al afirmar que la urbanidad dicta las normas de . La cortesía burguesa. El principio capital de la moderna urbanidad burguesa es no hacerse molesto a los demás y crear sobre esa base unas relaciones sociales amables. Se reconoce el ascenso social facilitado por ~. afables y complacientes..c. más altas en la jerarquía social y se ven forzados a asimilar una . esta distinción ya no está determinada de antemano: es construida en lo que Bourdieu llama estilización de la vida y pasa en su elaboración por figuraciones estéticas muy fluidas y ambiguas que no son ajenas a las jerarquías de clase. la élite refina i¡ conceptos como estilo. se en la educaclOn de los Jovenes y de qUIenes aspIran a poslcIOnes. si no la ~ <~esencia». más recientemente. torpezas y groserías. la conciencia sin fe y el ascetismo mundano (Mayor 1984). Un propósito de comunicación surge de la urbanidad cuando se alCani'a el dominio de las pasiones. un texto como el de Ospina J.apre~derse. como sucede con la elegancia.. esta comunicación se aplicó a evitar mortificaciones y disgustos. Así como a lo largo del primer siglo republicano la gramática :¡.. proceder a tono con lo que cada una exigía y llevar una vida agradable: no a partir del diálogo.'~--::-~i-"'~ ..i¡ convivencia en la sociedad burguesa. . Al paso que aumenta la I¡!I movilidad social y las normas corteses se generalizan. L sona de buen tono. Justamen-'~' .. . Este principio de comuñiéac16ilieráen °el"¿Lir'so~d¡'no~ años el objetivo y la justificación por excelencia de los bueno~ modales. .! . pero tampoco están únicamente definidas por ellas. de Minas promovía la práctica de la moral sin religión. no avenirse a ellas. . según su posición. el buen tono se convirtió en . porque lo menoscaba.1 ~L-.::. ~I un mecanismo de ascenso para profesionales e industriales y para la naciente clase media que buscaba mejorar SLl situación social y de~¡! bía ajustar su comportamiento.. . por su parte. S10ello no tendnan carta de presen. o1 .::0::.-~ 'I 100 -. de la práctica comunicativa en la vida ciudadana. lo que es útil tanto para la edificación de relaciones sociales gratas como para la paulatina extirpación de los propios defectos...1 . la_mans~dl. a desarrollar tolerancia hacia los demás siendo atentos.comprueba que 'c. con los que entran en contacto..da paso a la forma pura... transformada a través de la modernidad..~ncluir"'-~~:.. no e~r '1 cluye del todo.llllbre. sino de la complacencia y la deferencia..-. No se reConoce un derecho adquirido por la posición que se ocupa. No en vano la Escuela ': . Contravenir est~s norr~as.. ~... .. gusto y vulgilridad:p¡u:afiltrar a los advene1. ~:. ~. '( susPJt:.. Sin embargo...:. a la organización y los valores legItImados por la urbamdad. W.. sí el acceso a las clases superiores.": -=. Su idea no es estimular la hipocresía..ceptos no... por el contrano.". ti ¡~ k C~ """. La urbanidad propiamente dicha.... Su meta es desarrollar el sentido de los límites de la libertad individual y de los efectos de las propias acciones y comportamientos sobre terceros para posibilitar la convivencia. el buen gusto o la sensibilidad.. aunque la tradición señonalmtento protegerse mediante una elaborada argumentación moral..'-"' -". la tolerancia y la beneficencia.2:=. quier otra consideración son textos de enseñanza. y gracias al recurso mimético le ofrece. sino por la práctica social. sin que esto signifique su uso ~ ::'1 prescriptivo. :>. al proceso mediante el cual ~'. muy por el contrario. En esta concepción..lapaciencia. la práctica de las normas de urbanidad hace del individuo una per". no encubre su afán por disfrazar el carácter y esconder los defectos.. . ~ ~: dizos. En un primer momento.) ij escrito ad hoc.sonjnna~?s:deben.1/ - ¡¡"l. defectos. cuando se 11101dean por medio de prácticas que dulcifiquen e1 carácter y fortalezcan la _continencia. l' 1" mente en entredicho su capital simbólico. pIJes no hay necesidad de ostentar egoísmos.. José Luis Romej l.las personas que asJ: ii:l clenden se adapten a'las normas de los CIrculas ~ los que lOgresan o..~. El as~en~o soc~alasedia permanentemente y. sino preservar el pudor. no por ello puede pensarse que los principios de distinción hayan desaparecido. . La proliferación de textos de urbanidad -que por encima de cual}. Se ejercitaba el tacto fino y delicado para apreciar todas las circunstancias. . terminó por vencerla urbanidad burguesa afincada en el ejercicio de las formas corteses y en la confianza en que ese moldeamiento 'r:r-.-.!:i1' : estética y modificar en consonancia su comportamiento.. I~¡. .::.'.: ¡ji. :.'" tiene una posición especialmente sólida entre la burguesía.. esto es. " ~ ..~ somático incidiera en la creación de un ser humano civilizado. . representó un capital para los letrados.

cortesía moderna admite una dualidad que proviene de la aceptación del cuerpo y el alma. no a la formación integral y fundamental de la . una protección contra la agresión' y la violencia. se adaptó al pensamiento republi.que flexibilizó los requisitos para el ingreso en los grupos de élite al limitarlos a la práctica externa. afirma CamposoJ. y que aun así le pernaitan al individuo desempeñar~ en un ámbito más vasto que el de su propia subjetividad. . . Mientras que por un lado . 1 . . Si bien es cierto que conservó' estos últimos ideales.~ i •.componentes de esta urbanidad son el amor a la verdad y la formación de la personalidad.• ti. A la concepción señorial. . puramerite corporal y exterior. y se revistió así de un aire democrático que enseguida engranó con los principios jerárquicos de una sociedad concebida por designio divino. de las normas de urbanidad y eliminó de paso cualquier sustrato ético o material... la éti~ ca y la cultura. .se nota la importancia' de contar con recursos que promuevan el reencuentro del diálogo y la. la argumentación moral perdió intensidad para cederle el puesto al discurso cívico-comunicativo. Estos discursos no están. . . glo XIX. de los órdenes sociales y estéticos.•.' .'jI 'j.~l' . a través del lenguaje de la sociabilidad. fuertemente arraigada en el pensamiento conservador delsi.!: :!i fl 1 ~¡ ::~ :'.. Esta . .1 '~ 1:1i~1 . la correspondencia. de necesidades y aspiraciones en . cada uno es lo que quiere y merecer. condensando el discurso en la forma y el signo..favorezca el diálogo como una fonna de educación para la democracia que impida las prácticas más obvias de exclusión. este discurso se distanció de la cortesanía hidalga. ''':''..' .:1.persona. tanto en el campo de los afectos como en el de los intereses materiales. basada tradicionalmente en el decoro y la dignidad y en la posesión material y de títulos de nobleza.. sin llegar a la estilización jerarquizante de los tratados de urbanidad. tanto la tradición latinoamericana como la centroeuropea propugnan actualmente la reconstitución de principios urbanos básicos que a través de la comunicación y el respeto mutuo sirvan de garantías democráticas. cano acudiendo a la doctrina cristiana. le interesó principalmente comunicar.se percibe. ~I .1 ~: ~ ! jI. Yque no es otra cosa que el arte de ser agradable en sociedad practicando las reglas de la urbanidad. "para obtener un éxito completo en la vida. Su objetivo es construir un lenguaje que facilite la comu. recibir privilegios y asumir el deber de una conducta apropiada...¡ _i ':l.1 . el " saludo. el lenguaje."íj. un elemento de moderación en las relaciones.ll ':". En el ínterin se forfaleció la urbanidad burguesa -pragmática y utilitarista. :1 ¡ll! 1 ". Es ' Jo que comúnmente se llama cortesía.sen> (CamposoLI926:11). exentos de un mínimo de carga estética en lo referente a la presentación personal. sino el desarrollo de una cualidad formal..AO ~ ~! J ¡ . pese a todo.r . La unidad del hombre es de composición. i ':J:. .'ir:.¡. un me-. Reformado tras la Independencia. el estado excelso del alma y dar simultáneamente a esta superioridad el trato adecuado mediante la exaltación' de las diferencias que ella subraya. Stephan 1995.¡ .".L .il '1 j. J 958:4). Grawert-May 1991).1 " ¡". e incluso de los genéricos -que concentran fuertemente la atención contemporánea-.. En un segundo esfuerzo mimético provocado por el asedio del ascenso social. el vestido y los movimientos en general. y desde el punto de vista moral y de la urbanidad. y la creación racional de una cultura personal con cm'ácter duradero.las que conviven tendencias contradictorias que luchan y que sólo la razón puede discernir. "A cada uno se le trata con arreglo a quién es. . sin poner en peligro la libertad individual ni la intimidad (Dhoqouis 1991. La persuasión a que se orienta la retórica de la civilidad se relaciona con las cualidades morales de la persona: ellas la califican para ocupar un lugar determinado en la sociedad. "' ti ji. . :~ '11' :11 .. Otros . es necesario poseer aq'uello que ]Jamamos «don de gen~ tes»» (Ospina de N.1. Esta vacuidad.l "1 ~ . coexistencia amables. las maneras de mesa.'i .1. . denigrada por 'su-falsedad e inautenticidad y alabada por sus virtualidades comunicativas. " Los manuales escritos para un público escolar se han abstenido de un disc\}rso moral y apuntan a lo que estrictamente concierne a la vida en sociedad. "1.. sino del grado de aprecio y cultivo que cada persona pueda invertir en sí misma.¡. No se trata de una hermandad . Comte-SponviHe 1991. de la que no se espera una expresión moral. como' la única alternativa actual para conjugar el respeto y la convivencia social con la libertad individual. El respeto al olro es el supuesto esencial para pensar actualmente una urbanidad (Larroyo 1982). ~:"':l ". l' 'j'>T' . ~ .:jl f . de todos modos. canismo para la vida en sociedad. de la que tomó la tesis de que las virtudes son patrimonio de todo creyente. haciéndose así acreedora a una cantidad proporcional de afeoto. respeto y estimación. cristiana que distribuye Jos mismos derechos y deberes. Por encima de los valores morales cristianos.i":jl ..d ~i~ ¥.. ... itl ".j¡!l T. cspecialmente sobre la base de la comprensión y el perdón. De lo cual se desprende que el deber primordial de la persona es para consigo misma y que su autoestima es la medida de la estimación de los demás. .. propios del humanismo.. Finalmente.J. . Es claro que un contenido estético mínimo se juzga parte de la comunicación social y del respeto mutuo.nicación. r J' .

según la periodicidad que 11' establezcan sus reglamentos»».. cional y la práctica de la urbanidad y el civismo." '. ..q~e cons. negación del conflicto. No se teme que el bombre trastrueque el orden de la naturaleza.. e' - ' .IA: ¡t it . las ~reas y asignatu~as rel~cionadas cOn CienCiaSSOCIales.. por el otro parece inminente la necesidad de desarrollar la individualidad para apaciguar la convivencia. Se trata de la Ley 115 (Ley General ~ de Educación) y del Proyecto de Ley 037 de 1994. No se pretende aquí moldear el cuerpo. ji...~ . ción moral y de doma del cuerpo y obre más bien como un mecanismo de control racional.=--::-::- ----- . constltuclOn politlca y democracia.'. que no forme a la persona mediante un estricto programa desan.=.." -*~ ..~ -~~j~: 1 -. '¡~I f~rmen en los principios de la urbanidad. cuyo ponente 1I declara esperar que su interés no se interprete como el deseo de componer un manual más de buenos modales. diario que «la norma [que se planea promulgar] también ordenaría a ylli¡ los medios de comunicación a emitir (sic) «mensajes institucionales [¡Itl ' que promuevan y fomenten principios y prácticas de urbanidad y .''''' ~. a saber: la practica y la .!._"':=-.~r ¡il La antropología que subyace a esta propuesta se aparta de la concepción republicana de la moral y la educación del cuerpo.r~".:. ción de principios ciudadanos yde educación para la democraCia...==.==. Para lograrlo.' . .~. Así.~ ~ t ti ~1' '~~l ~I ti ~~! ~. educación ética en valo. corteses. I~:J' civismo' de todos los residentes en el país. _==--..'"eldiscurso de la urbanidad aspira a convertirse en un medio 'para la promo" ¡. la crítica y el intercambio de ideas sean el fundamen'.~~¡" . ~ [J o •• 104' ~=.....=.sino actuar enconsonanciacon~la razón.~-==_. ni que la civilización se contagie de cualidades salvajes. En' tanto Simón Rodríguez juzgó factible cimentar la República en las costumbres y consideró que la sociabilidad era el objeto principal de la instrucción. tampoco se invita a distinguir tradiciones culturales o a organizar contenidos simbólicos..: to del aprendizaje».-==. se lee en El .-.'.idad se ha expresado la necesida~ de fomentar y reforzar la !¡' . ahora se plantea que debe ser la razón la que guíe el comportamiento del cuerpo. mstrucclOn cIvlca..( ''.habitus.'~ t . urbanidad para encarar la descomposIclon SOCIaly robustecer valores morales vitales para cualquier futuro deseable: <<lasinstitucio.J/ nes educativas deben incluir en. sino que se capacite para respetar opiniones ajenas y entablar un diálogo que permita la convivencia dentro de la diferencia. Se espera también...I 11 _. Es!a propuesta se desvía endos asp~ctos centrales de lo. tltuyo hasta ahora la base de la urbamdad. era una participación más consciente en el acontecer nat't. temor que no puede sorprender si se tiene en cuenta : il... '!t.es humanos y contenidos que .. .1 -'~. crear ~. ~=- ~-. '. r¡\¡ Tiempo del 21 de marzo de 1995.! ei civi~mo». El remedio que sugirió para conjurar ese peligro y la pérdida de valores morales que acarreaba la relajación de los usos "t¡. que este ámbito había sido completamente excluido de los intereses I flIf¡ de la urbanidad.= ----.J c~un .. pues confía en que 1 '1 <<la reflexión. nada más se espera recuperar con ayuda de la razón el dominio sobre un alma y un cuerpo desbocados .. Ospina de Navarro ya se había referido a mediados de siglo ala amenaza que representaba el sectarismo político para las costum~ bres urbanas. '~ I t ~ ~. invoca el conocimiento inteleci tual y la capacidad de análisis.=0-'==::' ~ ••• . no que el ciudadano rehúya el conflicto negando su individualidad. También en la actual. En el Ill1smo articulo mforma este .

.. {r" .' '.' "" •• ..1 . I - ~'- .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful