You are on page 1of 14

Proyecto Integrado de Cultura alimentaria en Málaga, para 4º de ESO Bilingüe

Rodolfo Allodi Jiménez-Cervantes

Comunicación al II Congreso nacional de didáctica de la cultura andaluza (Antequera, Marzo 2013)

Recogido en las actas del congreso, publicadas con el título: Retos educativos de la cultura andaluza en una sociedad global

ISBN-10: 84-616-3549-3. ISBN-13: 978-84-616-3549-8.

Proyecto Integrado de Cultura alimentaria en Málaga, para 4º de ESO Bilingüe Rodolfo Allodi Jiménez-Cervantes Universidad de Málaga 1. A VISTA DE PÁJARO 1.1. Sentido de este estudio. Se pretende dar relevancia al gran resultado conseguido en la combinación de los diversos agentes que entraron a formar parte del proyecto que vamos a describir. Se sabe que en cocina no por añadir muchos más ingredientes quedará mejor el guiso, pero lo cierto es que en la educación, llevando dicho razonamiento al extremo, se ha adoptado de un modo bastante extendido la idea de que es en el colegio en donde se lleva a cabo toda la educación de los niños y niñas, y se descarta la posibilidad de implicarse de un modo activo en semejante tarea, salvo que se forme parte del colectivo docente de un colegio o instituto. Fruto de semejante abandono, tenemos la sociedad que vivimos hoy día, tal y como denuncia D. Carlos Vignote Alguacil, Orientador del IES El Palo, en su artículo “¿Quién educa?” (Vignote, 2012). Lo que a continuación se va a descubrir, no es la metodología basada en proyectos (que se detallará), ni las evidentes bondades de la dieta mediterránea, sino la necesaria y eficaz conjunción de varias realidades que en este caso han sumado sus efectos en una sinergia beneficiosa no sólo para el alumnado participante, sino para otros varios ámbitos implicados. Todo ello en la línea exigida por la Ley de Educación de Andalucía, que consagra su artículo 40 a reclamar la difusión de la cultura andaluza (CEJA, 2007b, p.15) Nos referimos a la combinación de los siguientes elementos. • • • • • • Cultura alimentaria y gastronómica malagueña. Alumnado de Proyecto Integrado, materia Bilingüe en Inglés en 4º de ESO. Docentes de dicho centro (no sólo de esta materia). Familias del alumnado. Instituciones colaboradoras (AMPA, La Carta Malacitana, contrata de cafetería del IES El Palo, diversos comercios de El Palo) Metodología de aprendizaje basado en proyectos.

Figura nº 1: IES El Palo 2

1.2. Contexto y necesidades. 1.2.1. El centro y su entorno. El IES El Palo se encuentra en el barrio malagueño de El Palo, situado en la calle Camino viejo de Vélez, en Málaga. Integran la comunidad educativa un total de sesenta y cuatro docentes, y ochocientos diecisiete alumnos y alumnas. Se imparte E.S.O, Bachillerato, Ciclos formativos, P.C.P.I. y Educación de Adultos. Ubicado en la costa, al oeste del núcleo de la capital, esta zona cuenta con una gran tradición marinera, y se ha producido un gran desarrollo de los servicios orientados al turismo (especialmente los restaurantes y chiringuitos de playa). Siendo un barrio popular, está sufriendo profundamente los efectos de la crisis actual, y esta problemática de falta de presente y futuro a corto y medio plazo, se transmite igualmente a las expectativas y actitudes de los estudiantes que acuden al instituto público de la zona. De este modo, incluso para los estudiantes más motivados, supone una grave dificultad la falta de compromiso y participación de algunos de sus compañeros que, no poniendo sus esperanzas en las oportunidades que la educación y formación que en el instituto se les brinda, “sabotean” a diario la labor tanto de sus compañeros como de los docentes. A estas circunstancias se suman una que sin duda puede suponer un enriquecimiento para la dinámica y amplitud de perspectivas y enfoques del alumnado. Nos referimos a la amplísima diversidad cultural y de orígenes y etnias presentes en el centro. Actualmente hay contabilizadas 23 nacionalidades diferentes entre el alumnado que asiste a clases en el IES El Palo. Cabe señalar, por ejemplo, que dos de los tres alumnos de nacionalidad estadounidense del centro, estaban presentes en la asignatura de Proyecto integrado de 4º de E.S.O. Este hecho en concreto, según se pudo verificar, tuvo una influencia muy positiva para el desarrollo de las actividades de dicha asignatura, dado que se imparte en modalidad bilingüe, en inglés. Contribuye además con una nueva perspectiva (otra más, y como todas, enriquecedora) de la realidad malagueña y su gastronomía y cultura alimentaria. Fruto de todo lo ya descrito, y a pesar del esforzado y comprometido trabajo del personal del centro, la realidad cotidiana es que el elevado absentismo (que es la tónica general en casi todos los grupos) y el fracaso escolar de una gran parte de los alumnos, obligan al cuerpo docente a buscar nuevos medios y dinámicas para lograr captar su interés y que cada alumno/a retome de un modo responsable el control de la construcción de un futuro pleno y satisfactorio para si mismo. El profesor responsable de toda esta experiencia es D. José María Ruiz Palomo, titular (aparte de otras cinco materias más) de la materia bilingüe en inglés Proyecto Integrado en 4º de ESO. asimismo es Jefe del Departamento de Formación, Innovación y Evaluación y forma parte del Equipo Técnico de Coordinación Pedagógica (ETCP) del centro. 1.2.2. Propósitos planteados Se plantean los siguientes propósitos principales, en lo relativo a este proyecto: • • Fomento de los hábitos alimenticios saludables. Extensión y desarrollo del conocimiento de la cultura gastronómica malagueña.

3

Creación de nexos o puntos de vinculación de las familias del alumnado con las actividades de sus hijos en el instituto. Dicha vinculación permitirá asegurar la eficacia de esta didáctica nutricional, tanto en lo referente a los hábitos del resto de integrantes de la unidad familiar, como en el sentido de actuar sobre quienes, al momento presente, tienen mayor actuación sobre los hábitos alimentarios concretos del alumno/a. Experiencias reales de prácticas para avanzar en las problemáticas de género.

Dichos objetivos servirán como concreción de los propósitos que aparecen en la Propuesta de resolución del parlamento europeo sobre el Libro Verde “Fomentar una alimentación sana y la actividad física: una dimensión europea para la prevención del exceso de peso, la obesidad y las enfermedades crónicas” Especialmente en los puntos 13, 14, 16 y 31, enfocados todos ellos a la educación alimentaria de la infancia, y los entornos escolar y familiar como escenarios de mayor influencia para una acción directa y programada sobre la misma. (Ries, 2006, p. 7) 1.2.3. La Carta Malacitana. Constituye, después de las familias, el principal y más eficaz asociado en la consecución de los objetivos propuestos. Es una asociación sin ánimo de lucro que, creada en Junio de 2008, tiene como fin fundamental la divulgación, fomento y promoción de los productos, el recetario tradicional y las costumbres que integran el patrimonio cultural y gastronómico de Málaga (Maeso, 2008 ). Esta asociación pretende insistir especialmente en la conveniencia de inculcar entre los escolares los valores fundamentales de la cultura alimentaria malagueña, tanto en lo referente a idoneidad nutricional, como a las ventajas colectivas asociadas al consumo de productos autóctonos de la región. Así, plantea su actuación en múltiples frentes asociados, como la inclusión de la cultura alimentaria en los planes de estudio de primaria y secundaria, la promoción de los productos autóctonos de la zona, la consideración y consolidación de la gastronomía malagueña como un bien “inventariable” y a explotar, en términos de atracción de turismo y dinamización social y económica, la valorización de la tradición culinaria de la región, consolidada en torno al corpus de recetas de platos autóctonos, y también la preservación de las costumbres y tradiciones relacionadas con la gastronomía popular. Como medios concretos de llevar a cabo este empeño queremos resaltar, aparte de su colaboración activa en experiencias como la que estamos describiendo, el ciclo de conferencias Cultura alimentaria y ciudadanía, en el Ateneo de Málaga.

Figura nº 2: La Carta Malacitana

4

1.2.4. Metodología de aprendizaje basado en proyectos. El Aprendizaje Basado en Proyectos, o Project Based Learning (en adelante PBL), se implantó con gran éxito desde 1972 en el ámbito de algunas universidades norteamericanas (Facultad de Medicina de la universidad de McMaster, Canadá). Se basa en principios pedagógicos ampliamente aceptados como de la mayor efectividad, tanto para la transmisión de conceptos, como para el trabajo con las competencias básicas y transversales, y la consecución de objetivos actitudinales y procedimentales. En su aplicación juega un papel fundamental el grado de compromiso e implicación del docente, dado que por ser radicalmente distinto de la metodología de clases expositivas con alumnado meramente receptivo, exige del docente una atención especial cada vez que se emplea, y por su propio diseño los resultados serán diferentes cada año, con lo que, a lo largo de un curso, las situaciones y requerimientos a los que tenga que ir reaccionando el docente también serán distintos y, a priori, impredecibles. Siendo un concepto en absoluto novedoso (en educación infantil, ya se intuye presente en el conocido como enfoque de Reggio Emilia, que arrancó en el año 1964 en Italia), sí es cierto que cada vez se está planteando de un modo más serio su implantación en nuevos ámbitos docentes. Así, un centro docente puede seriamente plantearse adoptarlo para: a) La educación “de todo el alumnado”, “de los muchos”, de un modo generalizado, pues se ha comprobado que, con un adecuado enfoque, se adapta perfectamente a cualquier asignatura, no sólo a las que más tradicionalmente se han considerado como susceptibles de implementarlo (tecnología, ciencias de la naturaleza,…) b) Los casos “difíciles”, las circunstancias especiales y muy puntuales (¿y qué alumnado no es especial, único y puntual?) en las cuales el paradigma educativo más tradicional y adoptado por inercia (clases “de copiar apuntes”, meramente expositivas) se ha demostrado como muy ineficaz e incluso seriamente contraproducente. Todo esto, a su vez, viene posibilitado por la autonomía pedagógica, organizativa y de gestión que la Ley 17/2007, de 10 Diciembre de educación de Andalucía otorga en su artículo 125 a los centros docentes (CEJA, 2007b, p.25). Por su parte, la Orden de 10 de agosto de 2007, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la ESO en Andalucía, parece, al tratar la orientación metodológica en su artículo 4 (CEJA, 2007a, p. 24), que estuviera directamente enumerando las características del PBL. El hecho es que analizando el método de aprendizaje basado en proyectos, cada vez se aprecian más sus particularidades como evidentes ventajas, y al mismo tiempo se encuentran resueltas las iniciales reticencias a su implantación en cualquier nivel o ámbito educativo. Las siguientes características de la metodología de aprendizaje basado en proyectos hacen que sea ideal y virtualmente insustituíble para adoptarlo aplicado a la cultura alimentaria malagueña, como es el caso que se pretendía: • Se escoge un tema, proyecto o “problema”, que de un modo inequívoco sea de interés para el alumnado. De este modo su implicación es mucho mayor, dado que perciben las tareas como algo encaminado a resolver una necesidad propia, y no como una mera actividad “para completar los deberes de clase”. El mejor indicador de la conveniencia de un proyecto es el grado de su proximidad o imbricación con la vida

5

cotidiana y real del alumno/a. De hecho muy frecuentemente se deja al alumnado ser quien escoja el tema del proyecto a realizar. • El papel del docente pasa a ser el de un facilitador u orientador, y el protagonismo es del alumnado. Esto implica que la dinámica será totalmente participativa, con las evidentes ventajas en lo que respecta a motivación y efectividad del aprendizaje. • El proyecto escogido y su vía de ejecución fomentan que sea un aprendizaje esencialmente significativo, conectado con la realidad cotidiana del alumno/a. Esto es uno de los aspectos más importantes del PBL. • Se fomenta el trabajo cooperativo por medio de tareas a realizar en pequeños grupos. • La naturaleza del problema o proyecto a resolver lleva a integrar diversos enfoques y necesidades, lo que hace preciso adquirir competencias de más variado tipo. Esto enriquece profundamente la experiencia de aprendizaje de los participantes. • La atención a la diversidad se ve perfectamente contemplada, pues cada alumno/a, desde su propia experiencia, y con su peculiar estilo de aprendizaje (Gardner, 1994, pp. 228-229) es quien mejor sabe adaptar sus fortalezas y bagaje en forma de una personal interpretación y participación en el proyecto propuesto. • Otra ventaja del método de PBL es el hecho de que, al ser el propio alumno quien analiza y diseña su estrategia para adquirir las competencias necesarias, se fomenta una metacognición, o conciencia del propio aprendizaje (proceso y logros finalmente obtenidos). Esto resulta el modo ideal de fomentar la competencia básica de aprender a aprender. • El mejor modo de asegurarse de sacar partido al PBL en términos de metacognición, es adoptar también una evaluación apropiada, (Pérez, Soto, Sola y Serván, 2009, p. 16) que para este proyecto se concretó en una rúbrica dada a conocer a priori al alumnado, de modo que tenían bien claros los criterios que serían empleados a lo largo de todo el proyecto (pues naturalmente se hizo una evaluación contínua del desempeño de cada uno de los participantes). Se quiere recalcar con esto también el sentido de responsabilidad y gestión de los propios actos (competencia básica de Autonomía e iniciativa personal) por parte del alumnado. • La metodología de aprendizaje basado en proyectos resulta especialmente efectiva en los casos en que se busque algún tipo de refuerzo para compensar una tónica dominante de falta de motivación entre el alumnado, tal y como ya se ha publicado en ocasiones como análisis de alguna experiencia práctica (Allodi, 2012, pp. 34 y 54).

Figura nº 3: Taller de Cultura alimentaria 6

Figura nº 4: Papel desempeñado por la metodología aplicada (PBL)

7

2. LA PUESTA EN PRÁCTICA 2.1. Actividades para cada alumno. Todos los alumnos tenían asignadas una serie de tareas que completar, entre las que (Ruiz, 2011) destacamos: • Recopilar cinco recetas de platos que se comen en casa o que formen parte del patrimonio alimentario de Málaga, convenientemente documentado con fotos o vídeos de los mismos y/o de su preparación. • (Con los materiales del punto anterior) Elaborar un libro de recetas colectivo online, ilustrado con imágenes y/o vídeos de la elaboración de los platos. • Confeccionar una lista de recomendaciones para tener en cuenta en la compra de alimentos. • Preparar una receta en casa, como ensayo para su posterior elaboración en la jornada gastronómica en el colegio. Dicha receta será elegida por el alumno/a de entre una de las cuatro opciones disponibles: Gazpacho, porra, ajoblanco y ajocolorao (seleccionadas con la colaboración de D. Manuel Maeso, presidente de La Carta Malacitana, en base a representatividad de la gastronomía malagueña, y a criterios prácticos de poder ser realizados en condiciones de seguridad y logística en el colegio por todos los alumnos). • Hacer la lista de la compra, para las cuatro recetas propuestas, calculando las cantidades y coste necesarios para cuarenta comensales. Igualmente se hizo una lista de la compra correspondiente al menú familiar de una semana completa. • Acompañar a su familia a hacer la compra en algún mercado local. • Preparar un itinerario gastronómico sobre el patrimonio alimentario de Málaga. • Localizar y compartir noticias que estime relevantes acerca de nutrición y alimentación. • Profundizar y debatir acerca de las diferencias alimentarias y de cultura nutricional de personas de su entorno que tengan un origen en el exterior de la provincia de Málaga (comenzando por la asistente lingüística de la materia, norteamericana). • Aprender a acompañar la comida con la bebida apropiada. • Elegir en clase una serie de productos alimenticios que deberán después localizar en el mercado. Fotografiar sus etiquetas para, con posterioridad, aprender a analizarlas, y comparar dichos productos en base a la información proporcionada por esas etiquetas. Los resultados de estas tareas se publicaron en formatos de Google Docs o WIKIS, con lo que se trabaja la competencia digital y se facilita el aprendizaje colaborativo.

2.2. Jornada de Cultura Alimentaria en el Instituto. La fecha escogida para llevarla a cabo fue el 7 de Diciembre de 2011. Previamente a la jornada, se tuvo dos reuniones con los padres en el centro, el 21 de Noviembre de 2011 por la tarde, y el 25 de Noviembre por la mañana, para planificar con ellos las actividades de la Jornada del 7 de Diciembre. En esa reunión se les pidió que llevasen algún postre elaborado por ellos a la Jornada. También algunos utensilios de cocina. Se les explicó que debían ayudar a ensayar en casa a la realización del plato que sus hijos elaborarían en el Instituto el día 7 de Diciembre. 8

El AMPA del centro subvencionó todos los gastos de la jornada (ingredientes, y bebidas necesarias para la comida), los padres aportaron los postres y aceitunas aliñadas (ya que hablamos de cultura alimentaria andaluza), y la contrata de la cafetería colaboró con el segundo plato. La primera actividad de la jornada fue el ir a comprar los ingredientes a una frutería de El Palo, regentada por el padre de una de las alumnas. Él mismo dio una charla “in situ” acerca de diversas recomendaciones para elegir y comprar la fruta y verdura. A continuación, ya en el Instituto, tuvo lugar un Taller sobre Cultura Alimentaria dirigido por D. Manuel Maeso, presidente de La Carta Malacitana. Dicho taller constaba de una primera parte teórica en la que los alumnos adquirieron competencias conceptuales y actitudinales de la mayor utilidad. Después pasaron a la parte práctica en la que participaron todos los alumnos directamente trabajando en grupos de dos personas, y supervisados por D. Manuel Maeso. A lo largo de toda la jornada, una persona estuvo encargada de grabar en vídeo las actividades, otra hacía las fotografías, y otra iba tuiteando las actividades, bajo los hashtag #ieselpalo y #culturalimentaria. Finalmente llegó el mejor momento del día, y todos los asistentes pudieron degustar los platos elaborados por el alumnado participante.
CRITERIOS
Realiza todas las tareas correctamente ajustándose a lo pedido en clase (30%) Respuesta a preguntas en clase sobre las tareas (30%) Aprendemos de los errores cometidos y mejoramos (20%)

20%
No está hecha la tarea en la fecha establecida.

40%
La tarea está hecha en plazo pero está incompleta.

60%
La tarea está completa en la fecha establecida con bastantes errores. Responde correctamente a 60%

80%
La tarea está completa en la fecha establecida con algún error.

100%
La tarea está completa en la fecha establecida sin errores.

Responde correctamente a 20%

Responde correctamente a 40%

Responde correctamente a 80%

Responde correctamente a 100%

Hay evidencias de mejora en el uso de las TIC (gestión de la wiki, edición de vídeo, uso de Google Docs)

Se presentan evidencias de mayor participación en tareas relacionadas con los objetivos del proyecto (compra de alimentos, elaboración de platos en casa, etc.) Participa una vez al mes

Se evidencia mayor conocimiento de la Cultura Alimentaria malagueña.

Se presentan evidencias de la adquisición de hábitos alimentarios más saludables (disminución del consumo de grasas saturadas, aumento del consumo de verdura, fruta, productos locales, ...) Participa tres veces al mes

Se evidencian los dos anteriores (salud y cultura alimentaria).

Participación oral en clase en Inglés (20%)

No participa

Participa dos veces al mes

Participa en todas las clases

Tabla nº1: Rúbrica para evaluación (Ruiz, 2011).

9

6. CONCLUSIONES Se evidenció lo oportuno de la elección de este tema para el proyecto de la asignatura, visto el éxito en captar el interés de los participantes (alumnado y familiares) por ser la cultura alimentaria y todas las actitudes, riquezas y tradiciones asociados algo que forma parte de su conciencia de participar de una cultura local propia e identificativa. Tal y como se reclama en el artículo 127, apartado 2º, de la Ley 17/2007, de 10 Diciembre de Educación de Andalucía (CEJA, 2007b, p.25), desde el punto de vista cultural (y por tanto también social, asociativo y de desarrollo), el centro educativo debe actuar como elemento dinamizador de la zona donde está ubicado. A estos efectos, cabe afirmar que la materialización de este proyecto constituyó un éxito, y de un modo eficaz y natural se sembró y propició la germinación de actitudes de valoración y sostenimiento de las tradiciones culinarias, culturales y agroalimentarias de la zona, así como la superación de esquemas de desigualdad de género no asumibles ya en el siglo XXI en que nos encontramos. Debemos hacer notar que muchas de las tareas a realizar por los alumnos/as habían sido diseñadas para que tuviesen que implicar en las mismas a diversos integrantes de su familia. Esto obedecía a las orientaciones recién mencionadas de considerar el centro docente como dinamizador y motor de cambio de toda la zona en que se encuentra ubicado, tanto en el sentido físico como de área de influencia por residencia de las familias del alumnado. También de este modo se aseguraba que el aprendizaje fuera significativo, al radicarlo explícitamente en las labores diarias del propio hogar. Así, en lo que respecta a igualdad de género, se puso de manifiesto la lógica y esperable competencia de los chicos a la hora de atreverse a desempeñar tareas familiares y del hogar a las que antes no habían estado dispuestos por propia iniciativa. Este hallazgo supuso un descubrimiento tanto por parte de los implicados como por parte de sus familiares que, presentes en la Jornada Gastronómica, les vieron desempeñar labores antes no acometidas. Con todo esto trabajamos en la línea que marca el artículo 39, apartado 3, de la Ley 17/2007, de 10 Diciembre de Educación de Andalucía (CEJA, 2007b, p.15). Reflejo de la importancia que de un modo evidente se está debiendo reconocer a esta cuestión de la cultura alimentaria y sus efectos sobre la salud, bienestar y prosperidad general de la sociedad, es el hecho de que, entre otras modificaciones, en el RD1146/2011 de 29 de julio, por el que se modifica el Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria, así como los Reales Decretos 1834/2008, de 8 de noviembre, y 860/2010, de 2 de julio, afectados por estas modificaciones, se introduce una nueva materia en el currículo de 4º curso de la ESO, llamada “alimentación, nutrición y salud”. Con respecto a dicha materia, el Real Decreto especifica que (MEC, 2011, pp. 86737 y 86746-86751 ) : “Las técnicas y usos culinarios de una determinada zona de nuestro país, así como las de la población inmigrante, forman parte indudable de su patrimonio cultural. Por tanto, su conocimiento y apreciación constituyen una forma más de reconocer y valorar este patrimonio y en consecuencia esta materia favorece también la adquisición de la competencia cultural y artística al ofrecer habilidades y actitudes que permiten apreciar y comparar la variedad de manifestaciones culturales de distintas zonas y países expresadas a través del hecho alimentario.”

10

Como es lógico, el nuevo rol de facilitador u orientador asumido por el docente directamente responsable de la materia, y el papel eminentemente activo y participativo que tiene el alumnado en esta metodología de PBL adoptada, no quiere decir en absoluto que el profesor se pueda “echar a dormir”. Antes bien, todo lo contrario, ya que implica hacer un seguimiento (sin demasiadas intervenciones, en principio) estrecho de la actividad y progreso de cada uno de los alumnos/as. Asimismo deberá ir creando la estructura o logística (llámese coordinación o gestiones para definir cada elemento del proyecto) casi de cero, pues se trata de una experiencia nueva y original ideada para esta ocasión, en absoluto heredada de anteriores años u otros centros docentes. Para la preparación de la Jornada de Cultura Alimentaria, se pidió colaboración al resto de docentes de este grupo, lo cual repercutió positivamente, como estaba previsto, en la motivación del alumnado participante. Asimismo, una vez finalizada la experiencia, y en parte facilitado por su propio diseño (Wikis y Google Docs), el profesor responsable de la materia ha tomado las oportunas iniciativas para compartir y poner a disposición de la comunidad educativa (en su más amplio alcance) las líneas generales, detalles y resultados obtenidos, para que sirva de muestra y apoyo a otras iniciativas y experiencias de innovación educativa. Prueba de ello es que además una vez finalizada la Jornada de Cultura Alimentaria, se dio paso a la etapa de “postproducción”, con la edición del vídeo y conclusiones de la jornada, y las correspondientes publicaciones (en español e inglés) en los blogs y wikis del alumnado y de la materia, de los correspondientes análisis y conclusiones de lo trabajado a lo largo de todo el proyecto. Como muestra, podemos citar las publicaciones realizadas en los siguientes sitios, disponibles para su consulta: En la página web del Centro Nacional de Desarrollo Curricular en sistemas no propietarios (CEDEC), del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF): http://cedec.ite.educacion.es/index.php/es/kubyx/2012/01/16/53-el-gazpacho-comobebida-educativa En la red social de docentes PROYÉCTATE, alojada en NING: http://proyectate.ning.com/group/educar-en-el-entorno/forum/topics/proyecto-sobrecultura-alimentaria-malaguena En PALOTIC, blog que escribe D. José María Ruiz Palomo: http://palotic.es/wordpress/?p=1529 También facilitamos el enlace a la WIKI que recoge los trabajos (recetas y vídeos) de todos los alumnos participantes en el proyecto: http://ieselpalofoodculture.wikispaces.com/home Y finalmente, un ejemplo de cálculo de ingredientes y coste de los mismos, elaborado por un alumno: https://docs.google.com/document/pub?id=1_T2EGUnFiAZvelsAEsDPSBh0CW7pV9Zg9_0A3Cqha8.

11

Figura nº 5: Agentes, y efectos obtenidos

12

Proyecto Integrado de Cultura alimentaria en Málaga, para 4º de ESO Bilingüe Rodolfo Allodi Jiménez-Cervantes Universidad de Málaga

Referencias Bibliográficas

ALLODI Jiménez-Cervantes, Rodolfo (2012): Aprendizaje basado en proyectos, para estimular la motivación en alumnado de Informática Aplicada de 4º de E.S.O. Disponible en: http://es.scribd.com/doc/98133439/Memoria-TFM-RodolfoAllodi , [consulta: 01-02-2013]. CEJA, (2007a) Orden de 10 de agosto de 2007, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Secundaria Obligatoria en Andalucía. BOJA de 30 de Agosto de 2007, Sevilla. pp. 23-65. CEJA (2007b) Ley 17/2007, de 10 diciembre de Educación de Andalucía. BOJA de 26 diciembre de 2007. Sevilla. pp 5- 36. GARDNER, Howard: Estructuras de la mente. La teoría de las inteligencias múltiples, Mexico, Fondo de cultura económica, 1994. MAESO, Manuel (2013): La Carta Malacitana. Disponible en: http://www.lacartamalacitana.org/, [consulta: 2-02-2013]. MEC (2011) Real Decreto 1146/2011 de 29 de julio, por el que se modifica el Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria, así como los Reales Decretos 1834/2008, de 8 de noviembre, y 860/2010, de 2 de julio, afectados por estas modificaciones. BOE de 30 Julio de 2011, Madrid. pp. 86736-86765. PÉREZ Gómez, Á., SOTO Gómez, E., SOLA Fernández, M., & SERVÁN Nuñez, M. J. La evaluación como aprendizaje, Córdoba, Junta de Andalucía, 2009. RIES, Frédérique (2006): Propuesta de resolución del parlamento europeo sobre el Libro Verde «Fomentar una alimentación sana y la actividad física: una dimensión europea para la prevención del exceso de peso, la obesidad y las enfermedades crónicas». Bruselas: Parlamento Europeo. Disponible en: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=//EP//NONSGML+REPORT+A6-2006-0450+0+DOC+PDF+V0//ES, [consulta: 2-02-2013]. RUIZ Palomo, José María (2011): Currículo proyecto integrado 4º ESO bilingüe. Disponible en: https://docs.google.com/document/pub?id=1AmnNCEjA4Da9vqmWNNnXYsc QrnxflgvQ_3duj8FcFcw, [consulta: 2-02-2013]. VIGNOTE, Carlos (2012): Quién educa. IES El Palo debate. Disponible en: http://ieselpalodebate.blogspot.com.es/2012/02/quien-educa-pensar-que-laeducacion.html, [Consulta: 1-02-2013]. Las imágenes de este documento son de elaboración propia del autor, salvo las figuras nº 1 , 2 y 3 , obtenidas con la correspondiente autorización, de la página web del IES El Palo ( http://ieselpalo.com/ ) , y de la página web de La Carta Malacitana (http://www.lacartamalacitana.org/ ), respectivamente.

13

Para facilitar el acceso y consulta a los enlaces proporcionados en esta comunicación y su bibliografía, se han recogido todos ellos en una lista de enlaces de DIIGO (servicio de marcadores sociales), bajo acceso público, y así todos ellos pueden ser directamente visitados. A continuación figura la dirección del enlace permanente a dicho listado alojado en DIIGO, tanto en su versión “original”, como en la “abreviada”, y otra en forma de código QR (utilizable por medio de un programa como BIDI, por ejemplo, gratuíto para Android).

https://www.diigo.com/list/rallodi/congreso-de-didactica-cultura-andaluza

http://bit.ly/X8ZPhY

14