10 poemas famosos del siglo de oro

1. Ojos claros, serenos...
Gutierre de Cetina murió en Puebla, bajo la ventana de su amante, en un lance de pasión y celos. Pero lo recordamos sobre todo por estas pocas líneas, que han perdurado durante siglos.

Ojos claros, serenos, si de un dulce mirar sois alabados, ¿por qué, si me miráis, miráis airados? Si cuanto más piadosos, más bellos parecéis a aquel que os mira, no me miréis con ira, porque no parezcáis menos hermosos. ¡Ay tormentos rabiosos! Ojos claros, serenos, ya que así me miráis, miradme al menos.

2. Tres cosas...
Baltasar del Alcázar no está entre los cinco poetas más famosos del siglo de oro. Pero sólo porque el nivel de competencia en aquellos siglos era altísimo. He aquí algunas de sus redondillas más graciosas.* Tres cosas me tienen preso de amores el corazón: la bella Inés, el jamón y berenjenas con queso. Esta Inés, amantes, es quien tuvo en mí tal poder, que me hizo aborrecer todo lo que no era Inés. Trájome un año sin seso, hasta que en una ocasión me dio a merendar jamón y berenjenas con queso. En gusto, medida y peso no les hallo distinción: ya quiero Inés, ya jamón,

Su intrincada sintaxis. también. no son fáciles de digerir. Váyanse las noches. Y me cautivastes De quien hoy se va Y lleva las llaves De mi libertad. Pues ido se han . Yéndose a la guerra Quien era mi paz. Hoy viuda y sola Y ayer por casar. Que escucha su mal: Dejadme llorar Orillas del mar. Prueba de ello es la siguiente letrilla. Tan largo el pesar. Pues me distes. Pero es capaz. de hoy más.. Dejadme llorar Orillas del mar. madre. Dejadme llorar Orillas del mar. 3. Viendo que sus ojos A la guerra van. sus excesos.ya berenjenas con queso. A su madre dice. . Pues que no se pueden Mejor ocupar. El sabroso oficio Del dulce mirar. En llorar conviertan Mis ojos. La más bella niña. de escribir con encanto y sencillez. En tan tierna edad Tan corto el placer. de ser uno de los poetas más complicados del siglo de oro y de todas las épocas.* La más bella niña De nuestro lugar. justamente ganada. Luis de Góngora y Argote tiene la reputación.. sus constantes alusiones mitológicas e históricas.

el corazón deshecho destilaba. 5. que muero porque no muero. mi bien. Esta tarde. y tan alta vida espero. y no vean Tanta soledad. pues ya en líquido humor viste y tocaste mi corazón deshecho entre tus manos.* Vivo sin vivir en mí. Santa Teresa de Jesús. Y Amor. . no te atormenten más celos tiranos.. pues entre el llanto que el dolor vertía. mi bien. cuando te hablaba. Váyanse. mi bien. como en tu rostro y en tus acciones vía que con palabras no te persuadía. Esta tarde. y mantuvo amistad con otro santo y poeta. que el corazón me vieses deseaba. Uno de los muchos sonetos famosos de Sor Juana Inés de la Cruz. Vivo sin vivir en mí El misticismo religioso español nos dejó varias obras poéticas acaso inmortales. y libre mi corazón. Baste ya de rigores. y causa en mí tal pasión . venció lo que imposible parecía.Los ojos que hacían Los míos velar. Dejadme llorar Orillas del mar. con indicios vanos.. cuando te hablaba. fue una importante reformadora dentro de la Iglesia católica. que mis intentos ayudaba. Fundó la orden de las carmelitas descalzas. baste. del amor en que yo vivo. 4. Esta divina prisión. Después que en mi lecho Sobra la mitad. ha hecho a Dios mi cautivo. ni el vil recelo tu quietud contraste con sombras necias. no menos notable que ella: San Juan de la Cruz. o simplemente Teresa de Ávila.

y eras ido. el gran poema erótico incluido en la Biblia. . estos hierros en que el alma está metida! Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero.* Cántico espiritual* Esposa: ¿Adónde te escondiste. Al igual que en el Cantar de los Cantares. salí tras ti clamando. qué larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros. Sólo con la confianza vivo de que he de morir. que muero porque no muero. fue nombrado en 1952 patrono de los poetas en lengua española. 6. que. muerte do el vivir se alcanza. escribió verbalmente mientras iba memorizándolo. no te tardes. porque muriendo el vivir me asegura mi esperanza. El Cántico espiritual. que muero porque no muero.ver a Dios mi prisionero. que te espero. hasta que esta vida muera. que es la vida verdadera. no me seas esquiva. Tuvo numerosos problemas con las autoridades eclesiásticas y con los poderosos de su época. que muero porque no muero. San Juan de la Cruz. Amado. Aquella vida de arriba. y me dejaste con gemido? Como el ciervo huiste habiéndome herido. viva muriendo primero. ¡Ay. que muero porque no muero. a falta de papel y lápiz en la prisión. mantuvo amistad con Santa Teresa y al igual que ella intentó reformar a los carmelistas y fundó la orden de los carmelistas descalzos. Cántico espiritual Juan de Yepes. no se goza estando viva: muerte. y allí compuso su poema más famoso. Sufrió la cárcel. en el Cántico espiritual se establece un diálogo poético entre el Alma y el Esposo. Como dijimos arriba. esta cárcel.

Buscando mis amores. Mas. ni temeré las fieras. plantadas por la mano del Amado! ¡Oh prado de verduras. y déjame muriendo un no sé qué que quedan balbuciendo. ¡oh. no le sanaste? . de flores esmaltado!. Pregunta a las criaturas: ¡Oh bosques y espesuras. peno y muero. si por ventura vierdes aquél que yo más quiero. yéndolos mirando. los que fuerdes allá por las majadas al otero. no quieras emviarme de hoy más ya mensajero que no saben decirme lo que quiero. y haciendo porque mueras las flechas que recibes de lo que del Amado en ti concibes? ¿Por qué. pues has llagado aqueste corazón. decid si por vosotros ha pasado. Y todos cuantos vagan de ti me van mil gracias refiriendo. y pasaré los fuertes y fronteras. con sola su figura vestidos los dejó de fermosura.Pastores. Esposa: ¡Ay!. no viviendo donde vives. ¿quién podrá sanarme? Acaba de entregarte ya de vero. y todos más me llagan. iré por esos montes y riberas. Respuesta de las criaturas: Mil gracias derramando pasó por estos sotos con presura. y. decidle que adolezco. ni cogeré las flores. vida!. ¿cómo perseveras.

Descubre tu presencia. los ríos sonorosos. y fresco toma. y sólo para ti quiero tenellos. la soledad sonora. las ínsulas extrañas. que el ciervo vulnerado por el otero asoma al aire de tu vuelo. pues que ninguno basta a deshacellos. ¿por qué así le dejaste. y no tomas el robo que robaste? Apaga mis enojos. la noche sosegada en par de los levantes de la aurora.Y pues me le has robado. . que no se cura sino con la presencia y la figura.. las montañas. la cena que recrea y enamora. pues eres lumbre dellos.. ¡Oh cristalina fuente. el silbo de los aires amorosos. Esposa: Mi Amado. la música callada. Allí me dio su pecho. mira que la dolencia de amor. y véante mis ojos. que voy de vuelo! Esposo: Vuélvete. y máteme tu vista y hermosura. paloma. si en esos tus semblantes plateados formases de repente los ojos deseados que tengo en mis entrañas dibujados! ¡Apártalos. Amado. allí me enseñó ciencia muy sabrosa. . los valles solitarios nemorosos.

haremos las guirnaldas. y mira con tu haz a las montañas. Mi alma se ha empleado.. . que ya solo en amar es mi ejercicio. el cuello reclinado sobre los dulces brazos del Amado. allí te di la mano. ... en su servicio.. en tu amor florecidas. y no quieras decillo. ni ya tengo otro oficio. y a su sabor reposa. Esposa: Escóndete. y todo mi caudal. En solo aquel cabello que en mi cuello volar consideraste.y yo le di de hecho a mí. allí conmigo fuiste desposada. sin dejar cosa. . Esposo: Entrado se ha la esposa en el ameno huerto deseado. mas mira las compañas de la que va por ínsulas extrañas. Debajo del manzano. y fuiste reparada donde tu madre fuera vïolada. allí le prometí de ser su esposa. Carillo. y en uno de mis ojos te llagaste.. .. mirástele en mi cuello y en él preso quedaste. y en un cabello mío entretejidas. De flores y esmeraldas. en las frescas mañanas escogidas. ya no guardo ganado.

de la carrera de la edad cansados. y del monte quejosos los ganados. aquello que me diste el otro día. 7. Miré los muros de la patria mía. Miré los muros de la patria mía. social y militar.. Allí me mostrarías aquello que mi alma pretendía. Amado. gracias al desarrollo de su técnica. La vida es sueño Algunos de los mejores versos de la lengua castellana no nacieron como poemas.. más que una tragedia o una tragicomedia: La vida es . y vámonos a ver en tu hermosura al monte y al collado. vi que el sol bebía los arroyos del yelo desatados. Mientras que el resto de Europa. su comercio y su educación.. si un tiempo fuertes. ya desmoronados. Entré en mi casa. vida mía. que con sombras hurtó su luz al día. Salíme al campo. amancillada. más fanática y más frágil. Tal es el caso de los siguientes versos de Calderón de la Barca. avanzaba a pasos agigantados y lograría dominar el mundo. pero para el Imperio Español fue el inicio de una larga decadencia política. mi báculo. Gocémonos. de anciana habitación era despojos. y no hallé cosa en que poner los ojos que no fuese recuerdo de la muerte. "un drama filosófico". y luego me darías allí tú. sino como diálogos incluidos en obras de teatro. haciéndose cada vez más pobre. más corvo y menos fuerte. Vencida de la edad sentí mi espada. España fue encerrándose en sí misma. por quien caduca ya su valentía.. según el crítico Menéndez y Pelayo. La época del siglo de oro fue estupenda para la literatura. vi que. entremos más adentro en la espesura.. 8. do mana el agua pura. que forman parte de lo que es. Francisco de Quevedo dejó constancia del sentimiento de decadencia en el siguiente soneto.

disponiendo y gobernando. apenas es flor de pluma. ya entiendo qué delito he cometido. ¿y teniendo yo más alma. cielos. el delito del nacer). ¡desdicha fuerte! ¿Que hay quien intente reinar. y con las galas que le dan belleza suma. y este aplauso. que recibe prestado. y en cenizas le convierte la muerte. ¿qué más os pude ofender.* ¡Ay mísero de mí. bastante causa ha tenido vuestra justicia y rigor. o ramillete con alas.sueño. qué delito cometí contra vosotros naciendo. los que tiene Segismundo en dicha obra. tengo menos libertad? *** Sueña el rey que es rey. negándose a la piedad del nido que deja en calma. cielos. ¡ay infelice! Apurar. pretendo. Aunque si nací. y vive con este engaño mandando. viendo que ha de despertar en el sueño de la muerte? . Pues el delito mayor del hombre es haber nacido. cuando las etéreas salas corre con velocidad. Reproducimos aquí algunos versos de los monólogos más famosos del siglo de oro. para castigarme más? ¿No nacieron los demás? Pues si los demás nacieron. Ya que me tratais así. ¿qué privilegios tuvieron que no yo gocé jamás? Nace el ave. en el viento escribe. Sólo quisiera saber para apurar mis desvelos (dejando a una parte.

Sueña el rico en su riqueza. y en el mundo. todos sueñan lo que son. sueña el que a medrar empieza. ¿Qué es la vida? Un frenesí. que más cuidados le ofrece. ¿Qué tengo yo. ¿Qué tengo yo. aunque ninguno lo entiende. que a mi puerta. que comedias que hacían reír y sufrir a miles de espectadores. que mi amistad procuras? Lope de Vega llevó una vida llena de contradicciones y extremos. asómate ahora a la ventana. cuánto fueron mis entrañas duras. conoció la fama y también la infamia. pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío si de mi ingratitud el hielo frío secó las llagas de mis plantas puras! Cuántas veces el ángel me decía: «Alma. que mi amistad procuras? ¿Qué interés se te sigue. sueña el pobre que padece su miseria y su pobreza. y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño. verás con cuánto amor llamar porfía!» ¡Y cuánta hermosura soberana: "mañana le abriremos" respondía para lo mismo responder mañana! . una sombra. sueña el que agravia y ofende. una ficción. Jesús mío. Mantuvo relaciones ilícitas extramaritales. Lo mismo escribía un soneto manifestando envidia ante la pulga que había picado el pecho de cierta dama. que poemas de inclinación claramente religiosa. y los sueños. en conclusión. ¿Qué es la vida? Una ilusión. sueños son 9. cubierto de rocío. pero también se ordenó sacerdote. y soñé que en otro estado más lisonjero me ví. Vivió el favor y el rechazo de la corte. sueña el que afana y pretende. como el siguiente. Yo sueño que estoy aquí destas prisiones cargado. pasas las noches del invierno obscuras? ¡Oh.

nos dejó uno de los sonetos eróticos más célebres del siglo de oro. poeta novohispano. columnas de alabastro que en el suelo nos dais del bien supremo claro indicio! ¡Hermosos capiteles y artificio del arco que aun de mí me pone celo! ¡Altar donde el tirano dios mozuelo hiciera de sí mismo sacrificio! ¡Ay puerta de la gloria de Cupido y guarda de la flor más estimada de cuantas en el mundo son ni han sido! Sepamos hasta cuándo estáis cerrada y el cristalino cielo es defendido a quien jamás gustó fruta vedada.10. A unas piernas Francisco de Terrazas. Esta dedicado "A unas piernas". por eso lo de las "columnas" que dan "del bien supremo. . claro indicio". vivo edificio obrado del artífice del cielo. ¡Ay basas de marfil.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful