..... DÉCIMO CAPÍTULO DE..... "EL ORIGEN DE GREY"...(conetando la niñez y adolescencia de Christian) ACÁ LA TRAUMÁTICA NIÑEZ DE NUESTRO 50 SOMBRAS.... ...AL PARECER.....E.L.

JAMES ESTARÍA ESCRIBIENDO UN 4º LIBRO DE 50 SOMBRAS.... TENGO MIS SERIAS DUDAS (sospecho que es un blog) PERO NO IMPORTA ESTA BIEN ESCRITO Y ME GUSTA MUCHO..... (compartido por SARAY-del grupo Christian Grey al descubierto)

Cuando abro mis ojos de nuevo, el sol ha vuelto. Grace ya no está conmigo. No sé si tengo permiso para levantarme. No quiero que se enfade. No quiero desobedecerla. La cama está mojada. Grace va a enfadarse. Mucho. Comienzo a llorar. Lo he estropeado todo. De pronto Carrick entra en la habitación. Quiero desparecer. Intento esconderme debajo de las sábanas. No sirve de nada. Antes de que me dé tiempo a taparme he visto cómo alcanzaba a verme. Comienza a hablarme. “Hey, cariño, ¿por qué estás llorando?” ”Sólo vengo para despertarte. Así podremos desayunar juntos… en familia”. Muevo la cabeza de un lado al otro. No quiero bajar. No quiero que se dé cuenta de lo que he hecho. No consigo despegar la mirada de las sábanas. “Tienes que comer, aunque sea un poco. Queremos que vengas con nosotros y nos acompañes. ¿Por qué estás llorando, hombrecito?”

por favor. Mi cabeza sigue moviéndose para decir no. No me grita. Poco a poco te sentirás mejor. No quiero moverme. “Christian. Cuando salimos de la habitación caminamos juntos. Venga. Al notar mi mano se gira y me mira. Sin embargo. Me acerco a él y toco sus dedos con los míos. no quiero que se lo cuente a Grace. A veces pasa y no hay nada de qué preocuparse. Nunca he tocado a Carrick pero ahora quiero hacerlo. . Cuando se sienta junto a mí noto que sabe por qué estoy llorando. Aprieto las sábanas con mis manos. ¿Es esto por lo que estabas llorando? No pasa absolutamente nada. Es como si pudiera escuchar los gritos. Me da miedo que vea que la cama está mojada y se enfade. Ella se ocupa de las tareas de la casa y tendrás las sábanas limpias cuando vuelvas a dormir esta noche. ¡vamos a comer!” Se levanta y me espera en la puerta para que salga de la cama y le acompañe. más relajado y dejarás de hacerlo”. cuando empieza a hablar de nuevo su voz todavía es dulce y cariñosa. has mojado la cama. no pasa nada. Empiezo a llorar con más fuerza. uno al lado del otro.Se acerca a la cama. como hice con Grace. “Llamaré a la señora Touhey para que las cambie. No me pega. las lavaremos y pondremos otras nuevas y limpias. Se limita a sonreírme mientras me mira. Christian. seguramente estabas asustado”.

Elliot y Grace están comiendo en la mesa y Elliot no para de hablar mientras corta la comida de su plato. Mami me habló una vez sobre la escuela y me dijo que algún día me dejaría ir. muy pequeñito. De repente Carrick se detiene. Creo que me gustaría ir a la escuela. Me gustaría ir con . “Es un reloj.Espero que no se haya enfadado. Es mucho más grande y no lleva ningún anillo como las manos de Grace. si tú quieres. La mantiene cerca pero alejada en el aire.” Es muy bonito. No llega a tocarme. Yo le sigo muy contento. pero es también una mano agradable. Así que mirando fijamente a su mano voy acercando la mía poco a poco hasta que por fin nuestros dedos se tocan. sí! Carrick parece feliz. Mi cabeza dice ¡Sí. No es suave ni tan delicada como las de Grace o mamá. así tú también podrás llevarlo en la muñeca y saber la hora”. me encanta y al sonreírle él sabe que me gusta. Ahora sé seguro que no está enfadado por haber mojado la cama. Se levanta y comienza a caminar de nuevo. Mami decía que yo era muy listo. Acerco mis dedos a él y lo toco. “Está bien”–me dice. Se agacha y acerca su mano a la mía. Tiene también un reloj en la muñeca. Es blando y duro a la vez. Por si acaso retiro mi mano y sigo caminando. “Podemos comprarte uno. Christian. Así puedes ver cuánto tardas en hacer las cosas y saber en qué momento preciso del día estás. Sonríe otra vez. Me dijo también que todas las niñas y los niños van a la escuela a aprender cosas nuevas. Te dice la hora y la fecha.

Nunca antes he comido esas cosas. .me dice. Me pregunto si va a comérselo y dejarme sin desayuno. un trocito de mantequilla y te lo comes. cariño. Me está mirando fijamente y me pongo nervioso porque no sé qué es lo que debo hacer. Mi estómago empieza a hacer ruido. Otra vez. “debes cortarlo en trocitos pequeñitos que te quepan en la boca. huevos y zumo para ti”. lo pone delante de él. Así”. Miro cómo lo hace. “Siéntate aquí. “Mira”. Veo que tiene el plato ya casi vacío. Tenemos gofres. Puedo notar cómo todos están mirándome. Le sonrío a él porque también lo estoy. Seguro que Grace le enseñó cómo hacerlo cuando era pequeño como yo.Elliot parece muy feliz y me sonríe. Tengo muchísima hambre. “¿No son los mejores gofres que has comido nunca. Elliot sí va a la escuela.me dice Elliot. Cojo el palito plateado para pinchar un trocito de los que ha preparado y lo pongo en mi boca. pero cuando me subo a la silla y veo la comida en la mesa parece deliciosa. Aparta el plato con la comida y lo coloca delante de mí. Intento no levantar la mirada del plato. bacon. Creo que está contento y quiere más. No me asusto. Coge mi plato con la comida. Después pones sirope por encima. Grace me mira. De repente salta de su silla y se sienta en la silla vacía que está más cerca de mí. Parece feliz por verme entrar sonriendo. ¡Está buenísimo! Mi estómago vuelve a hacer ruido. Christian?”. Me gustaría aprender cosas nuevas como Elliot. “¿A ti también te gustan los gofres? A mí me encantan con sirope y mantequilla”.Grace y Elliot. Elliot ya no me da miedo.

Me sonríe feliz. Nunca antes había visto a alguien igual de pequeño que yo. “Me gustas. Le digo que sí con la cabeza. Me ayuda a poner el zumo en un vaso más pequeño y los huevos y el bacon al lado de los gofres. Me pregunto si es muy mayor. Elliot sabe muchísimo. No sabía que yo era un hermano. Están usando palabras entre ellos. Ya no me miran. . pero bebe un poco de zumo antes”. No tan grande como Grace o Carrick. porque ayer Grace me la enseñó. No entiendo qué es lo que significa. aunque realmente él es un poco más grande.me dice sin apartar sus dedos de los míos. No me importa. pero si quieres cuando vuelva a casa podríamos ver juntos la televisión ¡o jugar a fútbol en el jardín!” Sé que la televisión está en mi cuarto. Pincho otro trozo y lo pongo de nuevo en mi boca. “Mastica bien. Miro a Grace y a Carrick. pero no sé qué significa fútbol. sino te atragantarás y empezarás a toser”. Está todo delicioso así que digo que si con la cabeza para que él también sepa que me encanta este desayuno. Miro la mano que tiene apoyada encima de la mesa y parece igual que la mía. ¿Estarán contentos porque me gusta el desayuno? “He de irme a la escuela. No sé si Carrick le ha contado a Grace lo que ha ocurrido anoche pero los dos parecen muy contentos.“Prueba el bacon y los huevos también. Christian. Él se queda muy quieto. me alegra mucho tenerte como hermano”. solamente más grande que yo. Sea lo que sea el fútbol. Acerco poco a poco la mía hasta la suya para tocarla y saber si es suave o no. Puedo notar que es delicada como la de Grace. Sonrío. se seguro que querré jugar con él. pero veo que eso le hace feliz.

A Carrick y a Elliot. Yo sigo comiéndome los trocitos que él me ha cortado en el plato.Por un momento me parece como si hacer feliz a la gente no fuera algo difícil. a Grace y a Elliot.dice Grace. “Hasta luego”. “Hasta pronto.Bebo zumo entre trozo y trozo para no atragantarme. tal y como Elliot me ha explicado. Elliot” pienso para mí mismo. Elliot. Se acerca a mí y me coge de la mano. “La señora Touhey ya está afuera. Grace les da un beso a los dos. Grace y yo nos quedamos mirando como Carrick y Elliot se van. no la hagas esperar”.dice Elliot mientras corre hacia la señora Touhey. Una igual que la que Grace usó para poner mis cosas y traerlas a esta casa. Quiero que me quieran y que eso les haga felices a los tres. . Elliot coge una mochila. A Carrick. Elliot baja de la silla.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful