HESIODO PERFUME DE SELENE Los Aromas !Óyeme, Diosa, reina, que traes la luz, divina Selene!

Selene que tienes los cuernos de toro, nocturna que andas por el aire, virgen que llevas antorchas, rodeada de estrellas; que alimentas y disminuyes, varón y hembra, brillante, aficionada a los caballos ; madre del tiempo que produces los frutos, resplandeciente, llena de tristeza, iluminadora nocturna que los ves todo, que amas las vigilias, florida de hermosos astros ; que te regocijas con el reposo y la alegría, inflamada, amable, productora, diestra, la del largo peplo, la que anda a la redonda, virgen sabia ; ven, Bienaventurada, espléndida, radiante, protege a tus suplicantes en los sacrificios. ICNOCUICALT ¿HE DE IRME... ? ¿ He de irme como las flores que perecieron? ¿Nada quedará de mi nombre? ¿Nada de mi fama aquí en la tierra? !Al menos mis flores, al menos mis cantos! Aquí en la tierra es la región del momento fugaz. ¿También es así en el lugar donde de algún modo se vive? ¿Hay allá alegría, hay amistad? ¿O sólo aquí en la tierra hemos venido a conocer nuestros rostros ? JORGE MANRIQUE CANCION 1 No tardes muerte, que muero ; ven, porque viva contigo ; quiéreme, pues que te quiero, que con tu venida espero no tener guerra conmigo. 2 Remedio de alegre vida no lo hay por ningún medio, porque mi grave herida es de tal parte venida, que eres tu sola remedio. GRACILASO SONETO 6 En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar ardiente, honesto, enciende al corazón y lo refrena ; y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogió, con vuelo presto, por el hermoso cuello blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena ; coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto, antes que el tiempo airado

cubra de nieve la hermosa cumbre. Marchitará la rosa el viento helado, todo lo mudará la edad ligera, por no hacer mudanza en su costumbre. FRANCISCO DE QUEVEDO SALMO XIX !Cómo de entre mis manos te resbalas ! !Oh, cómo te deslizas, edad mía ! !Qué mudos pasos traes, Oh muerte fría, pues con callado pie todo lo igualas ! Feroz, de tierra el débil muro escalas, en quien lozana juventud se fía ; mas ya mi corazón del postrer día atiende el vuelo, sin mirar las alas. ! Oh condición mortal ! ! Oh dura suerte ! !Que no puedo querer vivir mañana sin la presión de procurar mi muerte ! Cualquier instante de la vida humana es nueva ejecución, con que me advierte cuan frágil es, cuan mísera, cuan vana. LUIS DE GÓNGORA SONETO Mientras por competir con tu cabello oro bruñido el sol relumbra en vano ; mientras con menosprecio en medio el llano mira tu blanca frente el lilio bello, mientras a cada labio, por cogello, siguen más ojos que al clavel temprano, y mientras triunfa con desdén lozano del luciente cristal tu gentil cuello, Goza cuello, cabello, labio y frente, antes que lo que fue en tu edad dorada oro, lilio, clavel, cristal luciente, no sólo en plata o viola troncada se vuelva, mas tu y ello juntamente en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada. SAN JUAN DE LA CRUZ LLAMA DE AMOR VIVA CANCIONES QUE HACE EL ALMA EN LA INTIMA UNION EN DIOS ( SU ESPOSO AMADO) !Oh llama de amor viva, que tiernamente hieres de mi alma en el más profundo centro ! ; pues ya no eres esquiva, acaba ya, si quieres ; rompe la tela de este dulce encuentro.

1

que estaba oscuro y ciego. a mi vista Tu rostro aparecía. como las flores muertas marchitas yacen en el suelo. El recuerdo de las cosas pasadas. Vendrán entonces como truenos. que a vida eterna sabe y toda deuda paga . soñar con ellos es toda nuestra vida. como acostumbran ser los celestiales. Ciertamente los dioses viven todavía. de llanto Que brotaba de mis ojos. esperar de tal modo y qué hacer entre tanto y qué decir. STEPHANE MALLARME. el hombre soporta la plenitud divina sólo un tiempo. Después. muertos en una hora. En el tiempo juvenil. muerte en vida la has trocado. quebrados. son como los santos sacerdotes del dios de los viñedos que de una tierra vagan a otra tierra en la noche sagrada. me dices. un relucir brilloso que de pronto se apaga. no cambia de estilo. Pienso. JOHN KEATS A LA LUNA Oh graciosa luna. un brillo. los afeites. y lo es. Oh mi querida luna. yo recuerdo Que. Era mi vida. Allí actúan sin tregua. en cuyos resplandores las profundas cavernas del sentido. y ¿ para qué poetas en tiempos de miseria ? 2 . y canta tus canciones de alegres acentos. el dolor y el precio. así la belleza que se marchita para siempre se pierde a pesar de la ciencia. y en tu aspirar sabroso de bien y gloria lleno cuán delicadamente me enamoras ! WILLIAM SHAKESPEARE SONETO 2 La belleza no es más que vano y dudoso bien. un cristal frágil que en seguida se quiebra. con extraños primores calor y luz dan junto a su querido ! !Cuán manso y amoroso recuerdas en mi seno donde secretamente solo moras.» Volví pues a cantar lo mismo mientras él escuchaba llorando de alegría. a contemplarte: Y tu pendías sobre aquella selva Como haces ahora que toda la iluminas. Pero. volví a entonarlo. sean valerosos. crecidos en sus cunas de bronce.!Oh cauterio suave ! !Oh regalada llaga ! !Oh mano blanda ! !Oh toque delicado !. ahora hace un año. lleno de angustia. como el brillo apagado ningún lustre reinstaurará. como el estar dormido. cuando es largo aun El curso de la esperanza y breve el de la memoria. pero allá arriba. mientras tanto. ¡Que grato es. sobre esta loma Yo venia. Y como los bienes perdidos rara vez o nunca son hallados. sobre nuestras cabezas. que trabajosa. y no parece ser que les inquiete si vivimos o no. Pero confuso y tembloroso. un cristal. yo no lo sé. Aunque sea triste y aunque el afán dure! WILLIAM BLAKE CANTOS DE INOCENCIA Introducción Tocando mi flauta por los valles indómitos Tocando canciones placenteras y jubilosas en una nube vi a un niño que riendo me dijo: « ¡Toca un cantar que hable de un cordero!» Y yo lo toqué con feliz brío. Hice entonces una tosca pluma y manché las claras aguas y escribí mis felices cantos para que todos los niños se alegren al oírlos. matando. pero al escucharme lloro. y el repasar el tiempo De mi dolor. apagados. Pero ayuda el error. tu alegre flauta. Un bien dudoso. una flor que muere apenas en capullo. sopla otra vez ese cantar». !tanto los celestiales cuidan de nosotros ! Pues no siempre una vasija frágil puede contenerles. Pero mi ayuda El recuerdo. en un mundo distinto. mejor dormir que estar sin compañeros. DON DEL POEMA ¡Te traigo el niño de una noche de Idumeo! FEDERICO HÖLDERLIN PAN Y VINO 7 Pero llegamos tarde. «Deja tu flauta. como el quebrado cristal ningún cemento le devolverá su forma. !Oh lámparas de fuego.» Se desvaneció de mis ojos y yo tomé un junco hueco. «Siéntate y escribe eso es un libro para que todos puedan leerlo. amigo. «Flautista. una flor perdidos. y las necesidades y la noche nos dan fuerza hasta que un suficiente número de héroes.

del valle humilde en la revuelta umbrosa. Inocencia primera Abolida en deseo. si vieras hasta qué hora son cuatro estas paredes. y al labio. Por el vidrio quemado de aromas y de oro. con tu hija y la inocencia De tus pies fríos. ¿por qué vivir si desaparecéis al otro día? Solo vive quien mira Siempre ante si los ojos de su aurora. La aurora de Nueva York gime por las inmensas escaleras buscando entre las aristas nardos de angustia dibujada. CESAR VALLEJO XVIII Oh las cuatro paredes de la celda. no es el amor quien muere. ANTONIO MACHADO xxiii En la desnuda tierra del camino la hora florida brota. Como largos ecos que de lejos se confunden en una tenebrosa y profunda unidad. Oh la mecedora. ¿con el marchito dedo oprimirás el seno por el cual recorre con blancor sibilino la mujer para los labios que el virgen azur somete al hombre? CHARLES BAUDELAIRE. en la bendita soledad. vidas tras de la piedra. los colores y los sonidos se responden. FEDERICO GARCIA LORCA LA AURORA LA aurora de Nueva York tiene cuatro columnas de cieno y un huracán de negras palomas que chapotean las aguas podridas. a sudores sin fruto. Muertos en pie. los dos. A lo lejos. Mis viejos mares duermen. y aparece. Fantasmas de la pena. La luz es sepultada por cadenas y ruidos en impúdico reto de ciencia sin raíces. que cantan los transportes del alma y los sentidos. tu sombra. El salmo verdadero de tenue voz hoy torna al corazón. recibe un horrible nacimiento: Y tu voz que recuerda viola y clavecín. Recorriendo las tumbas Otro vacío estrechan. Por los cristales helados ¡ay! Aún ajados. la brisa tutelar esparce aromas otra vez sobre el campo. Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes como recién salidas de un naufragio de sangre. Hay perfumes frescos como carnes de niños. Contra ellas seriamos contigo. como el ámbar. Somos nosotros mismos. CORRESPONDENCIAS La naturaleza es un templo en donde vivos pilares dejan de vez en cuando salir confusas palabras . La tormenta camina lejos en la nube torva.y de otros. verdes como los prados. Amorosa llavera de innumerables llaves. 3 . Por allá van y gimen. el hombre lo recorre a través de unos bosques de símbolos que le observan con ojos familiares. Solo vive quien besa Aquel cuerpo de ángel que el amor levantara. ricos y triunfantes. desplumada. la palabra quebrada y temblorosa. La aurora llega y nadie la recibe en su boca porque allí no hay mañana ni esperanza posible. mala brecha Por sus cuatro rincones cómo arranca las diarias aherrojadas extremidades. se apagaron sus espumas sonoras sobre la playa estéril. espino solitario. A veces las monedas en enjambres furiosos taladran y devoran abandonados niños. Vuelve la paz al cielo. corrompidos. Olvido de si mismo en otro olvido. los perfumes. Arañando la sombra Con inútil ternura. No. Los primeros que salen comprenden con sus huesos que no habrá paraíso ni amores deshojados. Ah las cuatro paredes albicantes Que sin remedio dan al mismo número Criadero de nervios. con ala sangrante y pálida. . los otros. teniendo la expansión de las cosas infinitas. dulces como los oboes. Los que ese amor perdieron. La aurora se lanzó sobre la lámpara angelical. vasta como la noche y como la claridad. a los juegos sin arte. saben que van al cieno de números y leyes. el almizcle y el incienso. ¡Palmas! y cuando mostró esta reliquia a ese padre que ensayaba una sonrisa enemiga. la soledad azul y estéril se estremeció. Ramas entrelazadas.Negra. Si estuvieras aquí. el benjuí. LUIS CERNUDA XII No es el amor quien muere. Golpeando impotencias.

De ellas me duelen entretanto más Las dos largas que tienen esta noche Algo de madres que ya muertas Llevan por bromurados declives. ¡ Oh experiencia. Presiento. ámbar y ébano. aprende sin cesar junto a los sabios. Ah las paredes de la celda. fluyen hallazgos. Esa dulzura condensada al principio y que luego. di. JORGE LUIS BORGES LA CIFRA La amistad silenciosa de la luna (cito mal a Virgilio) te acompaña desde aquella perdida hoy en el tiempo noche o atardecer en que tus vagos ojos la descifraron para siempre en un jardín o un patio que son polvo. sensación. Lejano es su origen.. Esta mayoría inválida de hombre. Con tanto placer. Hay que mirarla bien puede ser última. Preferible es que viajes durante largos años. en busca de terciario brazo Que ha de pupilar. Cuando los paladea. No darás con ella. jamás te hubieras puesto en camino. Sin esperar que Itaca te ofrezca riquezas.. Todo ello habla De vida y muerte en la boca. y ni lloraras. Sin ella. ¿ Para siempre ¿ Yo sé que alguien. En alto. A un niño de la mano cada una. Inútil abrir todas la ventanas del mundo. Es tarde. Con la diestra. y toda clase de enervantes perfumes. ni los ciclopes. si tu alma no los hace surgir ante ti. Se esclarece y despierta y trasparece. Vivimos descubriendo y olvidando esa dulce costumbre de la noche. Has agotado ya la inalterable suma de veces que te da el destino.. Que las mañanas de verano sean numerosas. Leedlo en el rostro de un niño. un día. entre mi dónde y mi cuando. febica y terrestre. Itaca te ha dado el hermoso viaje. Lenta y sabrosamente emancipados de la pulpa frutal. visita muchas ciudades egipcias. CONSTANTIN CAVAFIS ITACA CUANDO EMPRENDAS tu jornada hacia Itaca. ¿No se os borra lentamente el nombre de la boca? Donde no había sino palabras. no te habrá defraudado. Manzana en sazón.. madreperlas y corales. con semejante alegría! Detente en los mercados fenicios y compra mercancías finas. Y mejor que ancles en la isla cuando ya seas viejo. rico con tanta experiencia.. No temas los Lestrigones. Doblemente significativa. Y sólo yo voy quedando. RAINER MARIA RILKE XIII. Mas no por eso apresures el camino. Ya habrás comprendido lo que las Itacas significan. ruega que el camino sea largo. ni al airado Poseidón. alegría gigantesca! OCTAVIO PAZ. libertadora!. Que entres en muchos puertos por primera vez. de este mundo. Pero no tiene más para darte. Nunca los cruzaras en tu camino si tus pensamientos permanecen altivos si una noble emoción te anima cuerpo y espíritu. Ruega entonces que el camino sea largo. Jamas encontrarás los Lestrigones.Más dos que nunca. pera. que hace por ambas manos. plátano Frambuesas. 4 . Suavemente erguida en el gusto. podrá decirte verdaderamente : No volverás a ver la clara luna... si no los llevas en tu alma. Llegar allá es tu meta final. Poeta mexicano. Conserva a Itaca siempre fija en tu mente. lleno de aventuras y conocimientos. Y si la encuentras pobre. Los Ciclopes o el fiero Poseidón. Sabio como eres. compra todos los perfumes que puedas. aprende. Enriquecido con todo lo que has ganado en la ruta. TROWBRIDGE STREET Las puertas se abren y se cierran solas El aire entra y sale por nuestra casa El aire habla a solas al hablar contigo El aire sin nombre por el pasillo interminable No se sabe quién está del otro lado El aire da vueltas y vueltas por mi cráneo vacío El aire vuelve aire todo lo que toca El aire con dedos de aire disipa lo que digo Soy aire que no miras No puedo abrir los ojos No puedo cerrar la puerta El aire se ha vuelto sólido. Atreveos a decir a que llamáis manzana.

Y es deber del canto Hermosamente relatar el árbol. No el que vemos y bajo el cual soñamos. Y las dulces flautas del otoño Guardan silencio en los juncos. Enmudece el llanto del mirlo. Sino la imagen que se lleva el río. CREPUSCULO ESPIRITUAL En silencio surge en el linde del bosque Una fiera oscura. La casa recuperó su inmovilidad y comenzó de nuevo a navegar. En la colina sin ruido el viento de la tarde expira. pero donde al fin las estrellas no son sino estrellas ni las flores sino flores. Un fuego inaugural. ni ver cuando se piensa. Mientras lo inaudible lograba su reino. Siempre resuena de la hermana la voz lunar Por la noche espiritual. como una estatua Que fuese a hablar. El oro caminaba después hacia la hoja y la hoja iba hacia la casa vacía del otoño. saber ver sin estar pensando. Deja atrás un lenguaje que ella olvida. eso exige un estudio profundo. Pero siempre es oscura por que nunca Obtiene lo que muda: el testimonio del tiempo que se va. JOSE LEZAMA LIMA LO INAUDIBLE Es inaudible. Igual que cada sueño tiene un nombre. Por el estrellado cielo. Con su viaje de vuelta en el otoño. no De la montaña. un aprendizaje de desaprender y un secuestro en la libertad de aquel convento del que los poetas dicen que las estrellas son las monjas eternas y las flores las penitentes convictas de un solo día. Nos roza la frente y creemos que es un pañuelo que nos está tapando los ojos. 5 . En cada viento llega una palabra. siendo por eso por lo que les llamamos estrellas y flores. no el que se queda. de febrero y 1974 FERNANDO PESSOA. ¿Por qué veríamos una cosa si hubiese otra? ¿Por qué ver y oír sería engañarnos si ver y oír son ver y oír? Lo esencial es saber ver.GEORG TRALK. reposaba entre el árbol inmóvil y el río de móvil memoria. la casa oscilaba. Y el movimiento de la primavera. 1ro. saber ver cuando se ve. Lo inaudible gustaba del vuelo de las hojas. pero su interior permanecía intocable. Pero eso (¡ tristes nosotros que traemos el alma vestida!). LA BOCA OSCURA Eduardo Cote Lamus. una chispa se unió a lo inaudible y comenzó a arder escondido debajo del sonido facetado del espejo. donde lo inaudible se abrazaba con lo invisible en un silencioso gesto de júbilo. y ni pensar cuando se ve. De pronto. Poeta Portugués XXIV Lo que vemos de las cosas son las cosas. Sobre una nube negra Navegas embriagado de adormidera Por el estanque nocturno. Siempre la boca tiene labios nuevos. las voces de un metal Desconocido de los hombres. no podremos saber si las hojas se acumulan y suenan al encaramarse la mirona lagartija sobre la hoja.