You are on page 1of 3

La Bendicin de Jehov es la que enriquece, y no aade tristeza con ella Dios dota a algunas personas con la capacidad personal

y financiera para responder a las necesidades de los dems. Si estas personas se percataran de por qu Dios las bendice y si todas utilizaran sus medios para hacer la voluntad de Dios, el hambre y la pobreza se erradicaran. La riqueza es una bendicin nicamente si la utilizamos conforme al propsito de Dios.

He aqu, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrar a l, y cenar con l, y l conmigo. La iglesia de Laodicea era rica y se senta satisfecha de s misma, pero no contaba con la presencia de Cristo. l estaba llamando a la puerta del corazn de los creyentes, pero ellos estaban tan ocupados disfrutando de los placeres mundanos que ni se daban cuenta de que l intentaba entrar. Los placeres de este mundo dinero, seguridad, bienes materiales pueden ser peligrosos porque su satisfaccin temporal nos puede volver indiferentes al ofrecimiento de Dios de darnos satisfaccin eterna. Si descubre que es indiferente a la iglesia, a Dios o a la Biblia, ha empezado a sacar a Dios de su vida. Siempre djele abierta a Dios la puerta de su corazn, y as lo oir cada vez que llame. Dejar que entre es su nica esperanza de satisfaccin total.

Estudios Bblicos

Jesucristo est llamando a la puerta de nuestro corazn cada vez que sentimos que debemos volver a l. Desea tener amistad con nosotros y quiere que le abramos la puerta. l es paciente y persiste en su

Estudios Bblicos

intento de llegar a nosotros, sin irrumpir y entrar, sino llamando. Nos permite decidir si le entregamos o no la vida a l. Mantiene su poder y presencia transformadora intencionalmente al otro lado de la puerta?

Estudios Bblicos