P. 1
El Séptimo Círculo, 1945-1983

El Séptimo Círculo, 1945-1983

|Views: 1,263|Likes:
Història i catàleg de la col·lecció de novel·la policíaca fundada el 1945 per Jorge Luis Borges i Adolfo Bioy Casares per a l'editorial Emecé
Història i catàleg de la col·lecció de novel·la policíaca fundada el 1945 per Jorge Luis Borges i Adolfo Bioy Casares per a l'editorial Emecé

More info:

Categories:Types, Brochures
Published by: Biblioteca la Bòbila on May 06, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/24/2014

pdf

text

original

Biblioteca la Bòbila

fons especial de gènere negre i policíac

El Séptimo Círculo
1945-1983

El fons especial, 18

El fons especial, 18 L’Hospitalet, maig de 2013

BIBLIOTECA LA BÒBILA Pl. de la Bòbila, 1 08906 L’Hospitalet Tel. 934 807 438 biblabobila@l-h.cat
HORARIS

La Bòbila ha preparat aquest monogràfic sobre la col·lecció argentina de novel·la policíaca El Séptimo Círculo ―fundada per Jorge Luis Borges i Adolfo Bioy Casares per a l'editorial Emecé, i amb cobertes de José Bonomi―, amb motiu del trentè aniversari de la seva desaparició. El Séptimo Círculo va tenir tres vides, la de Emecé, de 1945 a 1983; les Selecciones del Séptimo Círculo, d'Alianza Editorial i Emecé als anys setanta, que van publica-ne una selecció de cinquanta títols; i els vuit títols publicats pel diari de Buenos Aires La Nación, als anys vuitanta.

tardes: de dilluns a divendres, de 15.30 a 20.30 h. matins: dimecres, dijous i dissabtes, de 10 a 13.30 h.
TRANSPORTS

Metro: L5 Can Vidalet Trambaix: T1, T2, T3 Ca n’Oliveres Bus: LH2, EP1

Biblioteca la Bòbila
FONS ESPECIAL DE GÈNERE NEGRE I POLICÍAC

El Séptimo Círculo

2

El fons especial, 18

En las novelas policiales la unidad de acción es imprescindible. Hasta la muerte es púdica en las novelas policiales. constituye un involuntario homenaje al género. Dickens. Nicholas Blake. una novela. Paradójicamente. no se la aprovecha para delectaciones morbosas. Eça de Queiroz. Stevenson. que desbaratan el principio de identidad. no hay otra unidad que la atribución de las diversas peripecias a un mismo protagonista ni otro orden que el aconsejado por la conveniencia de graduar las emociones del lector. le están prohibidas las soluciones puramente mecánicas: los electroimanes. El escritor se compromete. acumular cómplices o escamotear datos indispensables. Cabe sospechar que si algunos críticos se obstinan en negar al género policial la jerarquía que le corresponde. en cierta medida. Todo en ellas debe profetizar el desenlace. a un inconfesado prejuicio puritano: considerar que un acto puramente agradable no puede ser meritorio. (Recordemos los Siete Viajes de Simbad. que representan otra regresión hacia la novela de aventuras. o tolerado. Quienes profesan esa creencia parecen olvidar que la novela policial es. Sin proponérselo. Ello se debe. La tradición del género policial es nobilísima: Hawthorne lo prefiguró en algún cuento de 1837. ello se debe a que le falta el prestigio del tedio. a una doble proeza: la solución del problema planteado en los capítulos iniciales debe ser necesaria. En éste. así. los tratadistas que han analizado la novela policial la perjudicaron. también. los detractores más implacables de las novelas policiales suelen ser aquellas personas que más se deleitan en su lectura. recordemos las novelas que deleitaban a Don Quijote. secretas. la creencia errónea de que estas novelas no tienen otro valor que el de su argumento y que éste las agota. como las de los antiguos oráculos. salvo en ciertos ejemplos de la escuela norteamericana. Innes. pero esas múltiples y continuas profecías tienen que ser. recientemente.) En cambio las ficciones policiales requieren una construcción severa. cuya explicación laberíntica excede las posibilidades de la atención. pero también debe ser asombrosa. 18 . en el cómo y en el porqué― han fomentado. Kipling. pues. sin embargo. La distracción suele confundirlo con un género menos riguroso y menos lúcido: el de aventuras. Una prueba del error de juzgar las novelas policiales por el solo argumento se manifiesta en la frecuente equiparación de obras esencialmente disímiles.El Séptimo Círculo Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares El género policial es una de las pocas invenciones literarias de nuestro tiempo. a despecho de ciertas adiciones románticas. las maquinarias de rodajas y piolas. de un género esencialmente clásico. También podría afirmarse que no hay lector que sea del todo insensible a esa virtud. Trátase. le está vedado intercalar personajes inútiles. el ilustre poeta Edgar Allan Poe lo creó en 1841. la eficacia del diálogo. El misterio del cuarto amarillo y La forma equívoca suelen citarse como dos versiones de un mismo problema El Séptimo Círculo 3 El fons especial. asimismo conviene que los argumentos no se dilaten en el tiempo y en el espacio. ante todo. sólo deben comprenderse a la luz de la revelación final. aunque suele ser el centro y la ocasión de la intriga. a veces pasmosa o injusta. así. que invalidan los fundamentos de la cerrajería. Para complicar el misterio. Arnold Bennett y Apollinaire.L. R. esta admiración. Phillpotts. ni dotar a sus personajes de inusitadas facultades hipnóticas acrobáticas. el poder de las descripciones y el estilo de narrador. lo han cultivado Wilkie Collins. las veloces barbas postizas. Tan poderoso es el encanto que dimana de este género literario que apenas si hay obra policial que no participe de él. aunque nunca está ausente. Todos admiran la primera novela policial que leyeron. es decir una obra en la que tienen decisivo valor la psicología de los personajes. tampoco el novelista policial debe enriquecer la toxicología con venenos eruditos e imaginarios. taumatúrgicas o balísticas. Chesterton. pues al insistir en el mecanismo del argumento ―en el quién. quizá.

de Nicholas Blake. para ocultarlo sin excluirlo. Milward Kennedy y Clifford Witting continúan y enriquecen la escuela ortodoxa. las de James M. en su decurso. cuyo protagonista. propende al fin. planos y horarios unían sus generosos esfuerzos para exasperar al lector. Cora Jarret y Lynn Brock prima una vehemencia trágica. para demorarlo sin detenerlo. Fragment de Museo. finalmente. 2002 Text amb el que Borges i Bioy Casares van inaugurar la col·lecció "El Séptimo Círculo" l'any 1945 El Séptimo Círculo 4 El fons especial. Las obras de Eden Phillipotts. el doctor Fell. con los terrores fantásticos. Michael Innes. ya felizmente superada. las de E. Margaret Miller. sino a lectores aislados (siempre más perspicaces que el escritor. todo. ahora. no creemos presuntuoso recordar que la tarea del novelista policial es más ardua.―el del asesinato cometido en un cuarto cerrado―: esta asimilación. aboga por los derechos de la construcción. Lorac. Creemos. en que diagramas. Sin embargo. Textos inéditos. la policial es la que exige a los escritores mayor rigor: en ella no hay frase ni detalle ocioso. Graham Greene. Hubo una época. las de Anthony Gilbert renuevan la venturosa tradición de Dickens. del orden. Por esta delicada dirección de las emociones y de los pensamientos del lector. de la lucidez. 18 . las de John Dickson Carr. cabría tal vez comparar este género con la oratoria y con el teatro. desconoce las vastas diferencias que hay entre Gaston Leroux y Chesterton. combina las personas del doctor Johnson y de Chesterton. en las de Anton Chéjov. De lo mecánico y topográfico se ha pasado.C. según la observación de Stevenson). para insinuarlo sin delatarlo. de la medida. las de H. que la novela policial ejerce una influencia benéfica en todas las ramas de la literatura. juegan sabiamente con los terrores melodramáticos. Buenos Aires: Emecé. ya que no se dirige a una muchedumbre pasiva y fácilmente sugestionable. F. De todas las formas de la novela. de Richard Hull. de Robert Player. justificable desde un punto de vista. a lo humano. de Borges y Bioy Casares.R. Heard y las de Leo Perutz. Cain se distinguen por una insobornable dureza. de Patrick Quentin y de Vera Caspary lindan con la novela de análisis psicológico.

000 ejemplares. Entre los pocos libros de autores nacionales hay dos clásicos: Los que aman. cuyas soluciones violan las normas que Borges le exigía al género. odian (n° 31). John D. la colección dirigida por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. La colección de Tor ―tapas chillonas. Ross Macdonald. sino el francés. de Leo Perutz. Van Dine (a quien Borges detestaba especialmente). de Donald Hamilton) hay curiosas intromisiones. y durante muchos años las tiradas se mantendrían alrededor de los 14. Nicholas Blake era el seudónimo que usaba el poeta Cecil Day Lewis (padre del actor Daniel Day Lewis) para escribir sus novelas policiales. el último fue Los intimidadores. Eduardo Morera. Los 366 volúmenes de El Séptimo Círculo dejaron afuera los relatos favoritos de Borges: los de Gilbert K. Borges El Séptimo Círculo 5 El fons especial.") Pero la lucha por el dominio de una estética u otra dentro del género policial se daba sólo en el campo de la novela. Alexander Rice Guiness y Roger Ivness. El Séptimo Círculo ―cuyo título evoca el anillo del infierno que Dante reservó a los violentos― estuvo destinada desde un principio al policial clásico inglés. y El estruendo de las rosas (n° 48). Macdonald y James Hadley Chase. en traducción de Juan Rodolfo Wilcock. pero que el novelista ―perversamente― demora hasta que pasan trescientas páginas. Sin embargo. ¿Qué posibilidades de triunfar hubiera tenido una colección que sólo incluyera cuentos? Para eso estaban las antologías ―de las que también se ocuparon Borges y Bioy―. Esta ausencia se debió seguramente a problemas de derechos. cuya perfecta exposición oral cabe en cinco minutos. María Angélica Bosco (que desarrolló casi toda su literatura dentro del género). Por ese entonces la editorial Tor publicaba en ediciones económicas de portadas y páginas amarillas títulos de los autores de habla francesa Gastón Leroux. Los otros autores cercanos son Enrique Amorim (uruguayo radicado en Buenos Aires). de Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo. El Séptimo Círculo fue un éxito. El primer título fue La bestia debe morir. sin embargo. a lo largo de sus 366 volúmenes (publicados entre 1945 y 1983. Se suele oponer El Séptimo Círculo a la novela negra. no las colecciones. Desde el volumen inicial de su catálogo.Colección El Séptimo Círculo Pablo De Santis En febrero de 1945 nació El Séptimo Círculo. por la ausencia de prestigio del género. junto con otros autores como Edgar Wallace y S. 18 . de Michael Burt y la magistral El maestro del juicio final. de Nicholas Blake. lo que revela la desconfianza que todavía provocaba el policial.S. Pero el verdadero enemigo conceptual para Borges y Bioy no era el policial norteamericano. algunos publicados aun en los primeros años de la colección― sino también ciertos libros que trabajan en los bordes de la literatura fantástica. Chesterton. traducciones a menudo deficientes― no era la estrategia más adecuada para la revalorización que pretendían Borges y Bioy. Se sabe que Borges prefería el cuento a la novela. La novela narraba el minucioso plan de un padre para asesinar al hombre que había atropellado y dado muerte a su hijo. Alejandro Ruiz Guiñazú y Roger Pla. Pero El Séptimo Círculo estaba lejos de ser la puesta en práctica de los criterios expresados en aquellas notas. ("Toda novela policial que no es un mero caos consta de un problema simplísimo. de Manuel Peyrou. respectivamente). Desde los años treinta. que le había costado convencer a la editorial de las ventajas de la colección. No sólo aparecen algunos títulos del policial negro ―James Cain. Borges contaría. Entre estos están El caso de las trompetas celestiales. Estos tres últimos firmaron con seudónimo (Max Duplan. Borges venía publicando notas sobre el género. Maurice Leblanc y Georges Simenon (al que Borges tampoco valoraba).

la consagración de un género popular y menospreciado. Charles Mordecai ―marchand y ladrón de cuadros tan sibarita como Tom Ripley y Hannibal Lecter― no hubieran formado parte de las preferencias de Borges. Adivinamos que las caóticas peripecias criminales y sexuales de su protagonista. Pero el proyecto que avanzó no fue esa popularización de lo consagrado sino. convencerlo de que autores considerados pilares de la cultura pueden ser también curiosamente originales y amenísimos". Aunque esos 120 primeros números son los más alabados ―y a menudo en las librerías de viejo los venden un poco más caros que los siguientes―. La bestia debe morir (n° 1). 18 . al revés. de Anton Chejov. de Eden Phillpotts. Rivera hacen una detallada investigación sobre la colección. con un revólver. de Erik Linklater. autor de dos de las más extrañas. El señor Digweed y el señor Lamb (n° 12) y Los Rojos Redmayne (n° 42). a mediados de los años sesenta. Bonomi y Borges. Los diseños geométricos de Bonomi representaban muy bien la estética de la novela-problema. 1994). En su inteligente y definitiva colección de ensayos sobre narrativa policial Asesinos de papel (Colihue 1996). de John Dickson Carr. de Richard Hull y La larga busca del señor Lamousset (n° 41). hilarantes y amorales novelas que puedan concebirse: No me apuntes con eso y Detrás. al ilustrador Bonomi y al editor Frías. Antes de que surgiera la idea de El Séptimo Círculo. A la etapa final ―a pesar de las tristes portadas y la traducción ilegible― se deben sorpresas y descubrimientos como Kyril Bofiglioli. no hay que desmerecer el resto de la colección. La piedra lunar (n° 23) y La dama de blanco (n° 30). En el caso de los primeros 120 volúmenes. La Nación. de Michael Innes. Entre otras opiniones. Bioy Casares atribuyó al diseño de portada y al emblema de El Séptimo Círculo ―un caballo de ajedrez― buena parte del éxito. las ilustraciones de José Bonomi desaparecieron y así se borró también el espíritu de la serie. (Decía Bioy: "Luego supimos que Innes muy probablemente se hallara entonces en Buenos Aires. de Michael Innes. Escribe Bioy en sus Memorias: "Nuestro propósito era deparar al lector deslumbrantes revelaciones. Jorge Lafforgue y Jorge B. de Lynn Broke. En sus Memorias (Tusquets. Frías se hizo cargo de la colección. Bioy agrega otras novelas de su preferencia: Mi propio asesino (n° 10). de Nicholas Blake. 13 de abril de 2003 El Séptimo Círculo 6 El fons especial. José Bonomi: Los anteojos negros (n° 2). pero se mantuvo la exigencia de calidad. de Wilkie Collins. al recordar la colección. Muchos años después. En los últimos años. pues trabajaba en el servicio secreto británico y por aquellos años lo habían destinado a esta ciudad"). Los criterios para elegir el material fueron cada vez más amplios en cuanto a temática. El hombre hueco (n° 40) de John Dickson Carr y Extraña confesión (n° 9). Bioy Casares: La torre y la muerte (n °3). el editor Carlos V. Luego. Borges: El señor Byculla. Borges y Bioy Casares participaron activamente en la selección de los títulos.reparó la omisión en su Biblioteca Personal (allí apareció una selección de relatos del padre Brown: La cruz azul y otros cuentos ). La torre y la muerte (n° 3). recogen los títulos favoritos de Bioy Casares. que incluye entrevistas a los directores. que resume más de veinte años de trabajo sobre el género. Borges y Bioy propusieron a la editorial Emecé una colección que llevaría por título Sumas.

el prestigio de la dama debe de ser producto del revisionismo posterior. y no está mal que una nota sobre un catálogo de policiales contenga un enigma. en gran medida. inercia política de la editorial con el sello. o el “Biorges” que pergeñó Rodríguez Monegal―. cuando se ocupaba de ella Carlos Frías. Conozco lectores fanáticos de la relectura. de Leo Perutz. una escritora que empezó sus artesanías cuando era apenas más grande que Daisy Ashford y después siguió haciéndolas cada vez con más gracia. por ejemplo. el salvoconducto ―Lemmy Caution― que toma Jean-Luc Godard para conducir a Borges a Alphaville. Bioy recuerda que a Borges no le gustaba (o no le gustaba para empezar) La bestia debe morir. de Nicholas Blake. Habla uno de ellos. y No me apuntes con eso. En sus Memorias. no lo son todo. Eden Phillpotts. El maestro del Juicio Final. esa ruina perfecta ―El estruendo de las rosas― funcionaba todavía con alegórico esplendor. sardónico estentóreo― no hubiera solicitado el interés ni la curiosidad de los dos grandes maestros. La omisión de Margery Allingham. parece un capricho tardío de Borges. despierta la sospecha de ser Borges puro: es él quien tiene mejores conocimientos de la literatura en lengua alemana. un vistazo a los primeros treinta títulos de El Séptimo Círculo arroja una respuesta insatisfactoria a nuestro deseo de “coherencia” (pero la coherencia. Otras voces En la medida en que la gracia del género mismo se flexibiliza y se ensancha. Son Mediodía de espectros. instruido y afinado por ellos. La de que algunos de los novelistas hard boiled norteamericanos sean ingleses (como Peter Cheyney. Dos de mis cuatro libros favoritos de El Séptimo Círculo fueron publicados una vez que terminó el dominio de Jano Bifronte ―la dirección de Borges y Bioy. El Séptimo Círculo 7 El fons especial. El permiso para un breve sobresalto ―Extraña confesión― creo que precede el gusto de Bioy por Chejov (a Borges bien podría serle indiferente). que es de 1971. ya entonces desdeñado y un tanto anacrónico. Aunque hay dos libros de ella ―La moda en mortajas. y que suspenden el crédito a Borges y a Bioy por esta debilidad secundaria después de haber leído los primeros libros. 18 . El Amorim ―El asesino desvelado― es un acto de condescendencia o de amistad (hay libros buenos de Amorim. Bioy señala alguna paradoja. ocurre lo mismo con Peyrou después: curiosamente. La recurrencia de James Cain debió de ser idea de otros. La preferencia de ambos por Anthony Berkeley. de John Dickson Carr. el estilo de Bonfiglioli ―ambiguo. en un mundo gobernado a veces por dramaturgos menos complejos que Shakespeare). no éste). John Dickson Carr y Richard Hull. A la vez. artistas supremos del arte de sobresaltar los márgenes con interrogantes. y debilidad por los escritores provenientes de Praga. creo. Dickson Carr y Michael Innes la simulan. que encuentran El Séptimo Círculo “floja”. coincide con la valoración ―muy poca― que le adjudican Taylor y Jacques Barzun en su canónico A Catalogue of Crime. que me parecen obras maestras. en su film homónimo). una dosis de misterio. Tampoco Patrick Quentin parece un gusto de los directores. En cambio. por ejemplo. de Kyril Bonfiglioli. aun si no fuera una preferencia: traza un gesto de género (como quien dice “gesto de diseño”). como la madurez. un régimen que se permite sin ambages los beneficios de la exageración. no determina una exclusividad. La muerte de un fantasma―. de acuerdo con las confesiones esporádicas en las que revisaron esa relación ―acaso la más estable y prolongada― con la edición de libros ajenos.El Séptimo Círculo en la época de Borges y Bioy Luis Chitarroni Durante muchos años la colección de novelas policiales y de misterio que publicaba Emecé fue casi la única alternativa de los lectores del género. La de Dickson Carr podría ser. subrayar con birome y calificar el libro sin hesitación en la última página. el número uno de El Séptimo Círculo.

En estos últimos aspectos. 18 . que rara vez se disciplinan. la elección del título de la versión en castellano. de Jack London. pasa a llamarse El dueño de la muerte sin ganancias ni pérdidas ostensibles. No sé si sobrevive hoy algo parecido a un lector de colecciones. Eliza Karavedin. si bien el esfuerzo de Bioy como rector del estilo resulta indisimulable. Encontré ―o supe de― fanáticos de algunos libros de la colección en todas partes. Bioy enumera las actividades y desdichas complementarias. en algunos casos funcionaba mejor que en otros. el estilo de Borges o el de Bioy mejora con elegancia una apretujada trama indefendible de personajes penosos y penosas situaciones.Una reacción similar va a despertar en Kingsley Amis el cacareado (sobre todo por los franceses) ejercicio de violencia que inauguran los novelistas “duros” respecto de los “blandos” (la tradición inglesa). la abundancia de títulos de alguna en mi biblioteca. por lo que el sello distintivo se mantenía estable. de Laura. la angustiosa distancia entre el momento de lectura del original y el de escribir la contratapa adelgaza hasta la pereza ―no tomarse. yo mismo nunca lo fui. porque en la hacienda me gusta la variedad (al revés de lo que me pasaba de chico. Este principio de identidad de la colección acarreaba también cierto matiz de monotonía. Es la novela increíble de un libanés que escribió también. otra más. de Edward Atiyah. Juan Marsé. ay. de Vera Caspary. el amor por La línea sutil. en lugares de aparente afinidad o de contraste disimulado. el trabajo de contar― la sinopsis argumental. de Anthony Berkeley. otra. de “borgear”. Pero un matiz es un matiz. me reveló e inculcó tan lejos de su casa como de la mía. en “Las muertes concéntricas”). Byculla. El armado de la colección Cualquiera que haya participado en cualquier función del estreno y el mantenimiento de una colección conoce los pormenores de orgullo y frustración que acumula y acaudala (visires visibles de mil y una noches de insomnio) la tarea. en la colección El Séptimo Círculo. Sergio Pitol de Mr. el remordimiento anticipado por algo que se nos pudo haber pasado. no hay concordancia. uno de los mejores libros del siglo veinte sobre los árabes. como lo hacía a veces con títulos de cuentos (recordemos el giro genial que convierte “Los sicarios de Midas”. entre la sustancia de la novela y ese postrero inkling. una especie de secreto de manufactura. Conté cincuenta y cuatro volúmenes de El Séptimo Círculo en mi biblioteca. Alguna vez. el contorno de la definición de El Séptimo Círculo lo dan los lectores que a lo largo de los años supo encontrar. La comitiva de traductoras (en general eran traductoras) adoptaba con rapidez los consejos ―y hasta los prejuicios― de los directores de colección. un título de la competencia que pone en peligro el nuestro. En Cambridge. Borges y Bioy trabajaban con libertad y confianza. En alguna parte de su diario. Trial and Error (Ensayo y error). de Erik Linklater (sobrevolado con ternura por Borges y Bioy). Clarín / Ñ. antes de la moda de los estudios culturales. la confección de la contratapa. Con el tiempo. Carlos Monsiváis ―sumisión plebeya― de La especialidad de la casa. Borges se abstenía de intervenir de manera tajante. de Stanley Ellin. una estudiante sefardí que leía muy bien en español. Uno por cada uno de los años vividos. y que se disparan en direcciones inesperadas una vez que los libros (vale decir. me alarma. no cualquiera lo merece. que me conmovían la homogeneidad de los lomos). el premio a su inspección rigurosa de los estilos cae en manos de Mickey Spillane (he aquí un novelista con nombre de personaje). los derechos) se consiguieron: la revisión de la traducción. Sin embargo. Sin embargo. 13 de junio de 2012 El Séptimo Círculo 8 El fons especial. otra.

el escritor que inauguró el género policial con tres relatos maestros: "Los crímenes de la calle Morgue". Esas leyes iban a ser corregidas o. quien se siente involucrado en el juego del misterio. uno de los más prósperos del siglo XX. allí adonde llega la luz de su mirada las tinieblas se disuelven. lo que parecía extravagante encuentra su lugar. es seguramente uno de los acontecimientos editoriales del año. para su serie de relatos "El hombre que sabía demasiado" y el doméstico aunque filoso Padre Brown. estos detectives alumbrados por Hammet iban a servir como molde para todas las figuras creadas posteriormente por los autores que desarrollaron el género. en especial ingleses. sin embargo. estilo cuyo acento no está puesto en el juego de la intriga o el enigma sino en la exposición de una sociedad corrompida por el dinero y el poder. El Séptimo Círculo 9 El fons especial. desde sus comienzos el relato policial es el ámbito en el que se enfrentan dos universos enteramente contrapuestos: el romanticismo y el racionalismo de la Ilustración. novela que sentó las bases de lo que luego sería definido como policial negro o noire. Es una figura cuya racionalidad resplandece. En esos textos se sientan las bases de lo que luego sería considerado como 'el policial clásico' o 'de enigma': un crimen. 18 . la rebelión contra el orden establecido son contenidos que reivindica el romanticismo. por ejemplo. Como había ocurrido antes con el Dupin de Poe. el caos. lo siniestro. Gilbert K. al menos. El más intenso caos y la lucidez más excepcional convivían en el corazón de Edgar Allan Poe. una serie de pistas dispersas y un detective inusualmente perspicaz (Auguste Dupin) con un ayudante algo atolondrado que atan los cabos de la intriga y resuelven el misterio. Chesterton creó. modificadas en la década de los '30 a partir de la aparición de “Cosecha roja” (1929) de Dashiell Hammet (1894-1961). a un par de personajes en la misma frecuencia: Horne Fisher. La reedición de la legendaria serie Séptimo Círculo. fue el creador de quien quizás sea el más memorable detective del policial clásico. Hammet creó en sus relato al menos dos personajes ejemplares: el detective de la Agencia Continental y Sam Spade. y que encarnó Humphrey Bogart en el cine. La característica fundamental del relato policial clásico o de enigma es que en él se privilegia la intriga y la geometría de la trama. Tal fórmula iba a ser luego utilizada de manera casi idéntica por los autores posteriores. Tal como en algún lugar lo describe Jaime Rest. el misterio queda explicado y la verdad alumbra un orden nuevo. Sir Arthur Conan Doyle. una irrupción del caos en el rutinario equilibrio de la vida cotidiana.Reeditan la colección Séptimo Círculo Ariel Búmbalo Desdeñado como un arte menor por la “alta” literatura. "La carta robada" y "El escarabajo de oro". Sherlock Holmes. como se sabe. patentó al no menos famoso Hércules Poirot y de la prolífica pluma del francés Georges Simenon surgió el inolvidable inspector Maigret. El detective siempre es la razón ilustrada. El delito o crimen extiende un mapa de pistas y acertijos para el detective pero especialmente para el lector. Todo crimen es una ruptura del orden. Agatha Christie. y. la célebre Dama del Crimen. A ese mundo quebrado repentinamente por el crimen llega el detective para restablecer el orden. dedicada al relato policial y creada por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. el duro y cínico investigador privado que aparece en “El halcón maltés” (1930). a su vez. a quien secundaba su ayudante el bonachón Doctor Watson. el género policial fue.

aparece por primera vez el detective Phillip Marlowe (Robert Mitchum en el cine). de modo que la mayoría de esos títulos pertenecían a ese modelo. el cual alcanzó un desarrollo desbordante en las décadas de los ’30. amigo personal de Bioy Casares. James M. Hammet y Chandler se transformaron en los padres del policial negro. el séptimo círculo del Infierno. obviando el precio. ’40 y ’50. y en cuyos territorios edificaron sus obras grandes escritores como Ross Mcdonald. Horace Mckoy. Raymond Chandler. la noticia de la reedición de la serie resultará. donde se debaten los ejemplares más bajos de la condición humana y los asesinos. En esa misma novela iniciática de Chandler. entonces en auge.Menos de una década después. surgió de la iniciativa de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. Ambos preferían el policial clásico o de enigma. quien lentamente fue incorporando una mayor cantidad de títulos y autores pertenecientes al estilo ‘noire’. El Séptimo Círculo La colección Séptimo Círculo. motivo de fiesta. Forester y otros. seguramente. inició con “El sueño eterno” (1939) la serie de relatos que perfeccionó el estilo ‘noire’. El nombre que eligieron para denominarla alude a uno de los escenarios que Dante describe en “La Divina Comedia”. Llama la atención la persistencia de esos libros que pasan de uno a otro lector mediante el simple mecanismo del canje sin romperse ni ajarse. otro de los moldes en que iban a fundirse todos los héroes posteriores. de los cuales sólo 111 estuvieron al cuidado de Borges y Bioy. A mediados de los ’50. declarado discípulo de Hammet. Jim Thompson. Vera Caspary.S. 18 . Para ellos. 15 de junio de 2003 El Séptimo Círculo 10 El fons especial. el rumbo de la colección quedó en manos de Carlos Frías. Los Andes. Eden Phillpotts. que acaba de relanzar Emecé. Cain. Todavía es posible hallar en las librerías de usados unos cuantos ejemplares de la vieja colección dando vueltas. James Hadley Chase. con autores como Nicholas Blake. La colección comenzó en 1945 y se editaron desde entonces 336 títulos. entre otros. Y entonces no queda otra que pensar en una misteriosa comunidad de lectores que desde hace años abreva devotamente en esos libritos que llevan el sello del Séptimo Círculo y las tapas ilustradas con los sobrios dibujos de Bonomi. C.

d'Anton Chejov 010. El ministerio del miedo. La trampa. d'Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo 032. de Robert Player 048. d'Eden Phillpotts 043. de John Dickson Carr 034. de Patrick Quentin 052. Enigma para actores. Extraña confesión. de Lynn Brock 042. de John Dickson Carr 003. de Clifford Witting 017. Asesinato en pleno verano.Catàleg d'El Séptimo Círculo 001.C. de Patrick Quentin 022. de Patrick Quentin 040. d'Anthony Gilbert 020. El cartero llama dos veces.F. Pacto de sangre. El estruendo de las rosas. Alguien en la puerta. de John Dickson Carr El Séptimo Círculo 11 El fons especial. de Leo Perutz 028. Los que aman. El hombre del sombrero rojo. Veredicto de doce. Laura. El asesino de sueño. La gente muere despacio. d'Anthony Gilbert 005. Jaque mate al asesino. de Richard Keverne 044. de Nicholas Blake 002. Cain 021. de Nicholas Blake 036. La campana de la muerte. Cuestión de pruebas. venganza!. de Wilkie Collins 031. de Richard Hull 011. de Cora Jarret 025.R. Los rojos Redmayne. de Milward Kennedy 009. Enigma para tontos. El hombre hueco. Una larga sombra. La bestia debe morir. Eran siete. El señor Digweed y el señor Lumb. d'Anthony Gilbert 033. de John Dickson Carr 041. de Raymond Postgate 045. En acecho. Los anteojos negros. de Michael Innes 027. de James M. de John Dickson Carr 019. d'Eden Phillpotts 039. Predilección por la miel. 18 . Cain 012. d'H. Lorac 037. d'Enrique Amorim 015. La larga búsqueda del señor Lamousset. Mi propio asesino. de Wilkie Collins 024. La sede de la soberbia.C. El estafador. El crimen de las figuras de seda. El ingenioso señor Stone. de Raymond Postgate 050. de Michael Innes 035. El asesino desvelado. Lorac 023. La dama de blanco (2 tomos). odian. de Lynn Brock 030. d'Anthony Gilbert 046. La piedra lunar. de Nicholas Blake 047. Heard 026.R. La muerte glacial. de James M. Enigma para fantoches. Cain 006. Hasta que la muerte nos separe. de Milward Kennedy 007. de John Dickson Carr 038. de Graham Greene 016. El ocho de espadas. Enigma para divorciadas. de Nicholas Blake 029. de Vera Caspary 008. Los toneles de la muerte. El maestro del Juicio Final. de Patrick Quentin 051. de Manuel Peyrou 049. d'Eden Phillpotts 013. Los otros y el rector. La sombra del sacristán. de Michael Innes 004. El abominable hombre de nieve. Enigma para demonios. La torre y la muerte. La noche sobre el agua. de James M. de Patrick Quentin 018. de Nicholas Blake 014. ¡Hamlet. d'E. ¡Oh envoltura de la muerte!. d'E.

El ratón de los ojos rojos. d'Anthony Gilbert 068.C. El solitario.053. Bedelia. Huésped para la muerte. de Peter Curtis 067. El que susurra. El asesino de mi tía. de Will Ousler 085. de Michael Burt 078. El peso de la prueba. Bajo el signo del odio. de Patrick Quentin 088. de Vera Caspary 109.G. El dueño de la muerte. Pagarás con maldad. d'Elizabeth Eastman 090. Levante usted la tapa. El barbero ciego. de John Dickson Carr 111. Una bala para el señor Thorold. Mis mujeres muertas. Peligro en la noche. de Margaret Millar 091. Strong 084. de Richard Hull 102. de Donald Henderson 072. Corriendo hacia la muerte. de Thomas Walsh 101. de Marten Cumberland 082. de Michael Burt 099. El caso de los bombones envenenados. ¿Es usted el asesino?. ¿Fue un crimen?. El tercer hombre. Cuenta pendiente. Muerte en cinco cajas. de “Detection Club” 070. de L. Veredictos discutidos. En la plaza oscura. Una mortaja para la abuela. Pesadilla en Manhattan. El Almirante Flotante. Legajo Florence White. d'H. Crimen en la buhardilla. El buscador. El caso de las trompetas celestiales. Medida para la muerte. de C. Adiós al crimen. de Nicholas Blake 077. La punta del cuchillo. d'H. La ventana de Judas. Heard 057. Minuto para el crimen. de Michael Innes 056. de John Dickson Carr 065. de Vera Caspary 100. de Bernice Carey 089. El hombre que eludió el castigo.A. de John Dickson Carr 071. d'Anna Mary Wells 107.F. de Gregory Tree El Séptimo Círculo 12 El fons especial. de Patrick Quentin 062. El ídolo caído. de Guy Des Cars 098. La estatua de la viuda. de Michael Burt 096. de R. d'Anthony Gilbert 066. Prueba de nervios. de Margaret Millar 106. de Graham Greene 073. de Nicholas Blake 092. Heard 055. Respuesta pagada. Muerte en el otro cuarto. Los suicidios constantes. de Hugh Walpole 086. La cabeza del viajero. Woodthorpe 054. de John Dickson Carr 061. Miedo a la muerte. Asesinato por reflexión. de Sidney Fowler 069. d'Anthony Berkeley 063. El caso del jesuita risueño. de Fernand Crommelynck 097. El misterio de Edwin Drood. El caso de la joven alocada. Forester 110. Más extraño que la verdad. ¡No abras esa puerta!. 18 . de Charles Dickens 079. d'Alexander Rice Guinness (Alejandro Ruiz Guiñazú) 103. Las cuatro armas falsas. de Clifford Witting 076. d'Eden Phillpotts 081. de John Dickson Carr 075. Enigma para peregrinos. de Michael Valbeck 083. de Cyril Hare 080. d'Edgar Lustgarden 074.S. d'Anthony Gilbert 058. Caídos en el infierno. de Josephine Tey 104. Una voz en la oscuridad. Marcha fúnebre en tres claves. de James Hilton 059. d'Edgar Lustgarden 093. d'Anthony Berkeley 060.F. de Patrick Quentin 064. Todo se derrumba. Una infortunada más. de Richard Hull 087. de John Dickson Carr 105. de John Dickson Carr 095. Brat Farrar. de Norman Berrow 094. de John Dickson Carr 108. Las rejas de hierro.

de Beverley Nichols 151. La senda del crimen. de John Dickson Carr 150. de Vera Caspary 166. La sombra de la culpa.C. de Patrick Quentin 170. Pese al trueno. de Charlotte Jay 138. El caso más difícil. Muerte por triplicado. Un crimen inglés. de Josephine Tey 113. d'Eden Phillpotts 121. Lugares oscuros. de Nicholas Blake 146. de Richard Katz 133. Prescott 139. de Josephine Tey 143. de Robert Parker 117. La línea sutil. de Cyril Hare 136. de Marjorie Stafford 122. El monstruo de ojos verdes. El 31 de febrero. El cuarto gris. El gusano de la muerte. de Patrick Quentin 141. Tragedia en Oxford. Asesinato en mi calle. de Patrick Quentin 157. de John Dickson Carr 142. El hueco fatal. Evvie. de Wallace Reyburn 165. d'E. de Marten Cumberland 147. de Julian Symons 169. de Serge Groussard 135.C. La maraña. Pasaporte para el peligro. por la defensa.A. de Nicholas Blake El Séptimo Círculo 13 El fons especial. de Margaret Millar 161. de J. Strong 127.R.G. La muerte toca el gramófono. La puerta de la muerte. Patrick Butler. de Nicholas Blake 158.M. El ojo fugitivo. el asesino. de Raymond Chandler 162. de María Angélica Bosco 124. de Margaret Millar 114. d'H. Los ricos y la muerte. de Patrick Quentin 148. de Nicholas Blake 119. Trasbordo a Babilonia. de Robert Harling 155. de Julian Symons 134. El círculo se estrecha. El crimen de la calle Nicholas. Las paredes oyen. El reloj de la muerte. de Stanley Ellin 120. El siete del calvario. El señor Byculla. Fantasía y fuga. 18 . Susurro en la penumbra. de Beverley Nichols 168. de Nicholas Blake 149.112. Violencia. d'Edward Atiyah 125. Soy un fugitivo. d'Eric Linklater 118. La dama del lago. La mujer sin pasado. El bígamo. El muerto insepulto.F. de Patrick Quentin 152. La columnata interminable. de Roy Fuller 159. de William March 128. de Patrick Quentin 140. Vuelta a escena. Un puñal en mi corazón. Asesinato a pedido. Circunstancias sospechosas. Tres mujeres. de Pierre Very 115. de L. Los Goupi. de Patrick Quentin 164. de Vera Caspary 132. Arenas que cantan. Blando por dentro. El falso rostro. Claves para Cristabel. Simiente perversa. de Cornell Woolrich 156. d'Edmund Crispin 144. Masterman 116. Muerte en el estanque. de Nicholas Blake 131. Tragedia en la justicia. El caso de la mosca dorada. de Mary Fitt 130. Scolombe muere. d'Edwin Lanham 153. de Nicholas Blake 160. de Robert Burns 129. de John Dickson Carr 171. d'Alex Fraser 167. d'Eric Warman 123. El muerto en la cola. La muerte baja en el ascensor. Mi hijo. de Cyril Hare 154. El crucero de la viuda. Fin de capítulo. de Nina Bawden 145. de Julian Symons 126. d'Anthony Boucher 137. Lorac 163. El hombre en la red.

de Thomas Walsh 191. Un loto para Miss Quon. Una radiante mañana estival. de Ross MacDonald 228. MacDonald 220. La triste variedad. El escalofrío. de James Hadley Chase 225. La herida íntima. Snow. de Max Duplan (Eduardo Morera) 174. de James Hadley Chase 210. de Patrick Quentin 192. Asesinatos en la Universidad. d'Hillary Waugh 224. de Ben Healey 196. Cañones y manteca. de Marten Cumberland 179. de Vera Caspary 176. de Nicholas Blake 183. Los ricos y la muerte. La joven desaparecida. El ángel caído. Un ingenuo más. La mirada del adiós. de Patrick Quentin 197. d'Herbert Brean 199. de John Dickson Carr 195. de Thomas Walsh 185. Besa al ángel de las tinieblas. d'Hillary Waugh 213. El esqueleto de la familia. de James Hadley Chase El Séptimo Círculo 14 El fons especial. El marido. de James Hadley Chase 180. de Patrick Quentin 178. La única mujer en el juego. El hombre ausente. Un ladrón en la noche. Al acecho del tigre. d'Edwin Lanham 193. de Laurence Payne 175. de James Hadley Chase 214. de Margaret Millar 173. Fuego que quema. de John Burke 182. Y luego el miedo. de Ross MacDonald 207. La oreja en el suelo. d'Hillary Waugh 227. MacDonald 229. de James Hadley Chase 206. d'Hillary Waugh 187. de Nicholas Blake 215. d'Ellery Queen 231. Claro como el agua. Un ataúd desde Hong Kong. La parte culpable. de James Hadley Chase 184. de James Hadley Chase 203. de Nicholas Freeling 208. Oscuridad en la Luna. Fruto prohibido. de Nicholas Freeling 223. d'Hillary Waugh 202. La caída de un canalla. El fin de la noche. de Hillary Waugh 181. No hay escondite. Sanatorio de altura. Corra cuando diga: ¡ya!. d'Hillary Waugh 216. El derrumbe. Semejante a un ángel. de James Hadley Chase 211. Fin de capítulo. de Maurice Moiseiwitsch 188. Trasatlántico "Asesinato". 30 Manhattan East. de John D. de John Dickson Carr 219. El arma mortal. El Codo de Satanás. de Ross MacDonald 189. Enemigo insólito. ¡Tsing-Boum!. ¿Hay algo mejor que el dinero?. La angustia de Mrs. de John Dickson Carr 205. Nacida para víctima. La mañana después de la muerte. Besa y mata.. Dinero negro. de John Boland 221. de Nicholas Blake 212. de James Hadley Chase 222. d'Ellery Queen 230. de Nicholas Blake 198. de Wade Miller 177. Veneno puro. de James Hadley Chase 186. Un fragmento de miedo. de Beverley Nichols 217. Trato hecho. de John Bingham 204. de Nicholas Blake 209. de Ross MacDonald 218. d'Hillary Waugh 226. de John D. d'Howard Fast 194. Apelación de un prisionero.. 18 . Muerte y circunstancia. La burla siniestra.172.. El olor del dinero. Esconder a un canalla. de Ross MacDonald 201. de James Hadley Chase 200. Presuntamente violento. Y ahora querida. Peligro en la casa vecina. Los rastros de Brillhart. de Patrick Quentin 190. El otro lado del dólar.

Sólo monstruos. de John D. de Paul Andreota 234. No quisiera estar en tus zapatos. Cinco accesos al paraíso. d'Arthur Maling 265. La dama fantasma. Algo en el aire. de Victor Canning 273. de Michael Collins 256. de Bill Pronzini 262. El teléfono llama. de Paul Andreota 247. de Ben Healey 236.232. de Michael Collins 260. El último timbre. de Joseph Harrington 240. Cita en la oscuridad. ¿Quieres ver a tu mujer otra vez?. de Roger Ivnnes (Roger Pla) 280) Té en domingo. Las mujeres se dedican al crimen. de James Hadley Chase 249. de Sidney Sheldon 242. de John Dickson Carr 238. El robo del Cezanne. Traficante de nieve. Cielo trágico. de David Anthony 258. El pulpo. Acuéstala sobre los lirios. de Lettice Cooper 281) Asesino en la lluvia. Castillo de naipes. de Cornell Woolrich 264. Luchar por algo. Cara descubierta. 18 . Plazo: Al amanecer. Zigzags. de Piero Chiara 235. de William Irish (Cornell Woolrich) 252. de Vera Caspary 251. Mediodía de espectros. La amante japonesa. de Stanley Ellin 257. El llanto de Némesis. de James Hadley Chase 268. de Raymond Chandler 282) La cabeza olmeca. El buitre paciente. El cadáver de una chica. a ninguna parte. de David Anthony 267. de Stanley Ellin 279. El fin de la persecución. La especialidad de la casa. de Ross MacDonald 245. de John A. de Dwight Steward 277. Graham 244. de David Westheimer 283. Un agujero en la cabeza. de James Hadley Chase 266. Peón dama. de Victor Canning 263. Acertar con la pregunta. de James Hadley Chase 285. de John Bingham El Séptimo Círculo 15 El fons especial. de John Craig 254. de Michael Gilbert 259. La sombra del tigre. de Richard Neely 269. de Reg Gadney 290. El grito silencioso. de Robert Garret 250. El oráculo envenenado. de Lillian O'Donnell 255. Acupuntura y muerte. El hombre de ninguna parte. de William Irish (Cornell Woolrich) 243. de Kenneth Royce 272. El hombre XYY. de James Hadley Chase 253. Hay un hippie en la carretera. Sangre a la luz de la luna. de Stanley Ellin 274. La organización. de Gregory Cromwell Knapp 275. de James Hadley Chase 291. La estrangulación. Sin dinero. Cresta roja. de James Hadley Chase 271. Retrato terminado. de John Dickson Carr 248. Peligroso si anda suelto. de James Hadley Chase 288. Acto de terror. Con las mujeres nunca se sabe. No uses anillo de boda. de Richard Neely 261. Los jueves de la señora Julia. de Lillian O'Donnell 270. de Robert C. Mansión de muerte. La efigie derretida. Lewin 246. El sudor del miedo. ¡Pánico!. Ding dong. Dennis 276. d'Arthur Maling 278. de Peter Dickinson 287. Estás solo cuando estás muerto. Graham 239. de John A. Costa Bárbara. de Victor Canning 284. de Michael Collins 286. de James Hadley Chase 241. MacDonald 289. de Margaret Millar 237. de Michael Z. El síndrome fatal. Si deseas seguir viviendo. de William Irish (Cornell Woolrich) 233.

Mientras el amor duerme. El caballo de Troya. La máscara del recuerdo. Amo y mato. de Lillian O'Donnell 298. La espectadora. La estrella deslumbrante. La marca de Kingsford. Trabajo mortal. El asesinato de Mrs. de Ngaio Marsh 346. de J. de James Hadley Chase 300. La fortaleza. Tengo los cuatro ases. Peces sin escondite. Toc. d'Alain Demouzon 350.. d'Ellis Peters 349. Un as en la manga. de Victor Canning 308. El negro sendero del miedo. de Rex Stout 327. Asunto de familia. Una novia para Hampton House. de James Hadley Chase 305. Shaw. La dama de medianoche. de Victor Canning 313. Lamento turquesa. Un cadáver de más. ¿Quién es?. de Kyril Bonfiglioli 306. con un revólver. Ningún rostro en el espejo. de James Hadley Chase 333. de Kenneth Royce 310. Cronley 351. de John Godey 319. d'Hillary Waugh 337. Detrás. d'Alain Demouzon 340. La hora azul. de Martha Albrand 328. de Dick Francis 297. Figura de cera. La foto en el cadáver. Pregunta por mí. Cambio rápido. Prisionero en la nieve. de Lillian O'Donnell 324.. de Lillian O'Donnell 304. Por orden de desaparición. En el marco. La novia vistió de luto. El país de Judas. En el hampa. Golpe final. de Stanley Ellin 309. d'Hugh McLeave 347. de John Bingham 332. mañana. de John Godey 295. de Cornell Woolrich 293. de James Hadley Chase 312. Juego diabólico. de Nicholas Meyer 314. Al estilo Hammett. Muérase. de Stanley Ellin 343. de Margaret Millar 321. de Peter Lovesey 322. de Derek Marlowe 311. d'Hillary Waugh 323. de David Anthony 301. de Dick Francis 334. El largo túnel. El esquema Rainbird. de Walter Kempley 302. Los envenenadores. Viaje a Luxemburgo. 18 . MacDonald 294. de Kenneth Royce 307. Disque 577. de James Hadley Chase 318. de Kyril Bonfiglioli 342. Práctica de tiro.292. de Cornell Woolrich 341. No me apuntes con eso. Cálculo de probabilidades. toc. por favor. Olimpiada en Moscú. La muerte del año. La prueba decisiva. de Joe Gores 336. de Donald Hamilton 338. de John D. Considérate muerto. d'Arthur Maling 325. de Margaret Millar 335. de James Hadley Chase 315. Un loco en mi puerta. Zurich / AZ 900. de Gene Thompson 348. Los ejecutores. de Hammond Innes 331. de Bill Pronzini 296. de Stanley Ellin 326. de Kenneth Royce 339. de Kay Nolte Smith 344. de Donald Hamilton El Séptimo Círculo 16 El fons especial. Riesgo mortal. de Simon Brett 329. Traficantes de niños.. de Gavin Lyall 317. La hermana de alguien. Operación Leñador. de Victor Canning 303. de Dick Francis 320. de James Hadley Chase 330. Serenata del estrangulador. Crímenes imperfectos. de William Irish (Cornell Woolrich) 299. de Dick Francis 345. de Richard Neely 316. Si usted cree esto. El toque de Satán.

. d'Ian Stuart 353. de Leo Bruce 355.. Los intimidadores. de Leo Bruce 365. Contragolpe.M. de Simon Brett 361. El caso para tres detectives. de Peter May 360. de Donald Hamilton 364. de B. Cabeza a cabeza. El falso inspector Dew. de Liza Cody 366. d'Andrew Garve 358. de Josephine Bell 359. Un caso para el sargento Beef. El caso de la muerte entre las cuerdas. Engaño. Rostros ocultos. 18 . de Leo Bruce 362. Víctimas. Los destructores.. Paul Jeffers 356. Y si viniera el lobo. Asesinato en el club. de Peter Lovesey 363.352. Tanta sangre. de Donald Hamilton El Séptimo Círculo 17 El fons especial. d'H. Gill 354. Huelga fraguada. de Leo Bruce 357.

26. de Beverly Nichols El casod de las trompetas celestiales. de Michael Innes Enigma para divorciadas. de James Hadley Chase La mirada del adiós. de John Dickson Carr Besa y mata. 38. de John Dickson Carr Corra cuando diga: ¡ya!. de Raymond Postgate Un fragmento de miedo. 18 . d'Anthony Gilbert ¡Hamet. 46. 11. de Ross Macdonald Más allá hay monstruos. 05. 49. 34. de John Dickson Carr (Carter Dickson) El maestro del juicio final. 17. 13. de Raymond Chandler Bedelia. de John Dickson Carter La noche de la viuda burlona. de John Dickson Carr (Carter Dickson) Enigma para locos. de Joseph Harrington La casa de El Codo de Satán. d'Alex Fraser El caso del jesuita risueño. de James Hadley Chase El reloj de la muerte. de Sidney Sheldon Eran siete. de Margaret Millar Veredicto de doce. 31. 36. de Michael Innes Mis mujeres muertas. 35.R. Cain Pagarás con maldad. 41. 44. de Patrick Quentin La sombra del sacristán. 45. de Vera Caspary Enigma para actores. 09. de Richard Hull Cara descubierta. de Michael Burt Jaque mate al asesino. de Margaret Millar La caída de un canalla.C. 23. de Patrick Quentin El último timbre. d'E. de John Bingham Simiente perversa. 47. d'Eden Phillpotts Muerte en cinco cajas. de Michael Burt Hasta que la muerte nos separe. de John Dickson Carr La joven desaparecida. de John Dickson Carr Costa Bárbara. de Leo Perutz Peón dama. de Ross Macdonald El crimen de las figuras de cera. 21. de Patrick Quentin (Quentin Patrick) Dinero negro. 10.R. de William March Lugares oscuros. de Patrick Quentin El asesinato de mi tía. 02. 12. 08. 32. 18. de James Hadley Chase Muerte en la rectoría. 16. El fruto prohibido. 28. 37. 48. 40. venganza!. 43. 29. de James Hadley Chase Mansión de la muerte. 25. de James M. d'Edmund Crispin El enemigo insólito. 24. de John Dickson Carr Una radiante mañana estival. 19. de Ross Macdonald Las gafas negras. de Victor Canning El Séptimo Círculo 18 El fons especial. d'E. 33. 42. d'Eden Phillpotts Trato hecho. 27. (Edith Caroline Rivet) Lorac La gente muere despacio. 06. de Ross Macdonald Enigma para marionetas. 39. de John Dickson Carr Los rojos Redmayne. d'Hillary Waugh El cartero llama dos veces. 15. 50. 04.C. Lorac El caso de los suicidios constantes. 14. d'Ellery Queen Asesinato por encargo. 22. d'Hillary Waugh El caso de la mosca dorada. de John Dickson Carr La dama del lago. 20. 07. 30.Catàleg de Selecciones del Séptimo Círculo 01. 03.

05.S. 07. 18 . de John Dickson Carr Enigma para actores. La bestia debe morir. de Nicholas Blake El cartero llama dos veces. 08. 04. de C. de Vera Caspary Extraña confesión. 06. de Patrick Quentin Laura. d'Anton Chejov La torre y la muerte. de Michael Innes Cuenta pendiente.Catàleg d'El Séptimo Círculo de La Nación 01. de James M. Forester El Séptimo Círculo 19 El fons especial. 02. 03. Cain Hasta que la muerte nos separe.

d'Amílcar Romero El Séptimo Círculo 20 El fons especial. 18 .Més informació a: El Séptimo Círculo: historia íntima & policíaca.

934 807 438 biblabobila@l-h. de la Bòbila.blogspot. 18 . 1 08906 L’Hospitalet Tel.cat/biblioteques/labobila.com El Séptimo Círculo 21 El fons especial.aspx bobila.cat www.l-h.Biblioteca la Bòbila FONS ESPECIAL DE GÈNERE NEGRE I POLICÍAC Pl.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->