Lucha Social

Revista de Red Libertaria Estudiantil -RLEN ° 2
Mayo/Junio

2013

En este Número:
Editorial. La Estrategia del Reformismo. Educación Pública, Gratuita y Popular. Universidad del Mar: Por una Educación Estatizada y bajocontrol Comunitario. El Poder Popular en Chile Carta de Presentación Red Libertaria Estudiantil.

Editorial

C

omo ya es sabido, nos encontramos en un año de reanudación de la lucha del movimiento estudiantil, marcado por las elecciones presidenciales y parlamentarias de fin de año, y el oportunismo de la Concertación y la izquierda reformista para retomar el gobierno perdido luego de 20 años en el oficialismo. Nuestro sector, siendo medianamente estratégico en este período, será una de las piedras angulares para la izquierda reformista y los sectores progresistas de la Concertación para poder frenar la agenda del ejecutivo en materia educativa y poner en entredicho la capacidad política del Gobierno para manejar los conflictos que se produzcan en esta área y en los otros sectores sociales en lucha (como ya se ha evidenciado a lo largo del Gobierno de la derecha). En este sentido, la Concertación y la izquierda reformista querrán estar a la cabeza de los sectores movilizados, posicionando nuevas consignas y coyunturas que frenarán la acumulación de fuerza y con el objetivo de ser re-direccionadas hacia las urnas. Desde la izquierda estudiantil de intención revolucionaria, nuestra apuesta se encamina al fortalecimiento y acumulación de Poder

Estudiantil en el marco de una estrategia de Poder Popular; porque sabemos que nuestra lucha no triunfará por sí sola, porque entendemos que ésta significa una ruptura real con el sistema, y porque nos comprendemos como parte de la clase explotada, es que debemos articularnos con la clase trabajadora, pues sólo en junto a ella y los sectores sociales en lucha que lograremos ser la apuesta programática de los cambios que necesita el pueblo. Es por esta y otras razones que creemos necesario que el movimiento estudiantil reanude su trabajo luego de un este prolongado reflujo, fortaleciendo su orgánica federativa, el trabajo de base, la socialización del conflicto y el carácter social y transversal de un proyecto educativo que se forje al calor de la lucha y la experiencia, codo a codo con el movimiento popular.

Contacto:
Face Correo Red Libertaria Estudiantil UValpo (Rle.Uvalpo@gmail.com) Red Libertaria Estudiantil PUCV (Rle.Pucv@gmail.com) Red Libertaria Estudiantil UVM (Rle.Uvmar@gmail.com) Red Libertaria Estudiantil UPLA (Rle.Upla@gmail.com) General: RLE.Valpo@gmail.com

La Estrategia Del Reformismo

C

omo ya señalábamos en la Editorial, esel logro de cambios sustanciales que agilicen tamos enfrenando un panorama de crisis las contradicciones del modelo. Sabemos que de representatividad de la política burguesa, para llevar a cabo tal propuesta es de primedonde los sectores reformistas se encuadrarán ra necesidad comenzar a cuestionar no sólo bajo la línea de “sensibilidad ante las demanla institucionalidad, sino que además mostrar das del movimiento social amplio”, apostando un proyecto que vaya sustituyendo la capacia transformaciones encubiertas en consignas dad operativa del Estado y todos sus aparatos. que puedan ser reinterpretadas a beneficio de Hoy la situación es bastante más compleja y los postulantes al sillón presidencial. Este desrequiere de acertividad estratégica, en consepliegue mediático abrirá dos caminos: por un cuencia, programática, para que la izquierda lado, acumular una cantidad revolucionaria en general “Sabemos que para llevar a de posibles votantes para un de un salto cualitativo en la proyecto que sólo propon- cabo tal propuesta es de pri- lucha de clases, desplazando ga cambios por fuera de las mera necesidad comenzar a así a los sectores oportunisestructuras de dominación tas de siempre a un segundo cuestionar no sólo la instituy explotación; y por otro, plano y combatiendo la hecoaptar los espacios de base cionalidad, sino que además gemonía burguesa en la capara encaminarlos a una vía mostrar un proyecto que vaya lle , las aulas, los sindicatos, parlamentarista, donde los sustituyendo la capacidad las organizaciones barriales, sujetos sociales activos, es etc; y no en sus construcoperativa del Estado y todos decir, los luchadores popuciones históricas (Estado, sus aparatos.” lares, se vean entre la espada parlamento, etc.). Si bien y la pared frente a los sucunos encontramos ante una lentos ofertones y la exigente realidad mateoportunidad histórica, tenemos que ser lo rial de sus contextos, teniendo que hipotecar, suficientemente hábiles como para acumuen algunos casos, demandas de largo aliento. lar fuerza que desencadene en un proceso de La crisis de la institucionalidad burguesa no es poder popular como norte estratégico para el una ganancia per se, sino que debe ser capitaperíodo, donde los organismos de poder dual lizada, puesto que de poco sirve que una gran sean capaces de ir enfrentando al aparataje cantidad de personas y sectores populares no burgués a través de mecanismos autogestiodepositen su confianza en la clase dominante narios de coordinación, acción y producción. si no se resuelven los problemas y conflictos Aún las disputas interburguesas no han llegaque precarizan nuestra calidad de vida. Hoy do a un punto tal que consideremos que efeclos movimientos sociales no hemos sido cativamente exista una crisis, sin embargo, la paces de proponer un programa que se ligue apuesta para manter el control hegemónico con los intereses de la clase trabajadora, enen lo social se expresa en que la socialdemotendiendo que es la clase en su conjunto la que cracia concertacionista y del PC apunten a un podrá poner en jaque al poder político para personaje caracterizado por tener una alta ad-

hesión (Bachelet) que no se queda corta en la propuesta final que este Gobierno no alcanzó a terminar: la total privatización de los recursos naturales y de los derechos sociales fundamentales; el control y represión de la protesta y expresión social; la flexibilización del empleo y la tercerización de los servicios que precarizan la fuerza laboral; la tecnificación del conocimiento y la formación, entre otros. La candidata del PS-PPD Michelle Bachelet ha tratado de acercarse a las exigencias del movimiento social por la educación (conformado principalmente por el movimiento estudiantil universitario y secundario), afirmando que desea realizar una reforma “de fondo” que incluye los parámetros o categorías exigidos por el movimiento (calidad, no al lucro). Sin embargo, de acuerdo a las declaraciones que ha realizado selectivamente en algunos medios que han logrado entrevistarla, sostiene que la Gratuidad de la educación será un objetivo de su gobierno, pero “sólo para quienes no puedan costearla”. Esto, en términos estrictos, no corresponde a un derecho fundamental garantizado por el Estado, sino que técnicamente consistiría en el aporte fiscal hacia sistemas de Beneficios estudiantiles (Becas y créditos), y hacia aportes basales y directos a las Universidades, situación que no dista del panorama actual, y que menos aun camina hacia el objetivo de eliminar las desigualdades estructurales y culturales que sostienen el sistema de explotación. Frente a esto, el movimiento no debe delegar la responsabilidad de luchar por sus demandas en las buenas intenciones que realiza y realizará la política burguesa. Los libertarios somos revolucionarios y aposta-

mos porque cada lucha no sólo es para conseguir los objetivos, sino también para acumular fuerza y experiencia social. Fuerza y experiencia social necesaria para llevar a cabo un proceso revolucionario en el cual las protagonistas sean las organizaciones populares y no grupos estatalistas. Sólo a través de la democracia directa y la lucha activa y comprometida es como nos dotaremos de una educación que sea fiel reflejo de las potencias y requerimientos de un pueblo que camine hacia su emancipación Las tareas de los estudiantes entonces pasan ac-

tualmente por resaltar el carácter Social y Popular del conflicto de la educación, hacer eco en otros sectores movilizados o dar el empujón a que los que no están movilizados comiencen a hacerlo, y de esta manera comenzar a construir un proyecto educativo que emane desde las bases mismas, desde los diferentes actores sociales. Para esto la movilización es fundamental, la presión indispensable, pero siempre bajo el ojo táctico de las mejores jugadas que obliguen al circo electoral a mantenerse al servicio de nuestras demandas, y a la mirada estratégica para acumular las fuerzas y experiencias necesarias que nos doten de un poder popular revolucionario y rupturista.

Educación Pública, Gratuita y Popular

L

a Educación debe estar referida a las orientaciones que la sociedad pretende para su realización plena, y no estar al servicio de quienes persiguen beneficios particulares a costa de la pauperización de la mayoría. La educación debe ser una construcción Pública, que camine en conjunto y dialécticamente con el mejoramiento de las condiciones de vida, y que para esto hoy se inscriba en la lucha por las condiciones que garanticen la posibilidad de este proceso. Un espacio público es de “todos” y para todos. Este “todos” incluye la capacidad de articular voluntades, de generar visiones amplias y beneficios comunes. En este marco lo público entra en contradicción con la sociedad de clases, puesto que esta división reproduce la imposición de intereses en favor de los grupos hegemónicos, y suprime las necesidades y propuestas de los desposeídos. Lo Público entonces lo entenderemos en varios sentidos: aquello que es articulado ampliamente, que es producto de las transformaciones, contradicciones, acuerdos y diferencias que se despliegan en la deriva social; como un espacio de disputa política, capaz de ser absorbido, requisado, vendido o resguardado por las fuerzas hegemónicas, y que por lo tanto sostiene posibilidades de su inverso, transformarse en un bien Privado; y como un espacio, un capital social controlado por el pueblo, sin la injerencia del Estado o de los Privados y en directa confrontación con aquellas estructuras que pretenden absorberlo. Como Libertarios entenderemos lo público, entonces, como lo Autogestionado, no como lo Estatal; aquello que como Medio requiere ser controlado y gestionado por el Pueblo, por la clase opri-

mida, en el marco de una lucha clases; y que por otro lado debe ser pensado, gestado y creado en el clima disputa ideológica contra el Capital y sus estructuras de dominación. Lo público así entra en contradicción con el Estado, puesto que el Estado es la centralización del Poder en manos de la clase dominante. Lo público es una construcción transversal, es un contenido, un sentido, un cuerpo que se constituye socialmente de manera dialéctica: en oposición a la centralidad del poder, al tiempo que apunta a la distribución y gestión de este mismo en manos de quienes lo producen. Para aumentar esta contradicción, y para disponer de las oportunidades para gestar ampliamente una Educación de carácter Público, requerimos de recursos que garanticen su posibilidad. La Gratuidad debe ser exigida de la arcas estatales, pues este es el espacio que concentra el capital que todos y todas producimos y que es expropiado a modo de impuestos. Apuntamos a reapropiarnos socialmente del producto de nuestro trabajo y a destinarlo según la libre determinación del pueblo.

Por último, y de acuerdo al campo de las decisiones, de la capacidad activa y combativa para lograr nuestros fines, es la lucha por la gestión popular, comunitaria, territorial y social de la educación la que debe estar protagonizada por quienes están directamente relacionados y afectados por estas decisiones: estudiantes, la comunidad educativa, trabajadores, pobladores, etc.

¡POR UNA EDUCACIÓN PÚBLICA Y POPULAR AL SERVICIO DEL PUEBLO! ¡ARRIBA LAS Y LOS QUE LUCHAN!

Universidad del Mar: ¡por una educación estatizada y bajo control comunitario!

E

l pasado viernes 3 de mayo estuvimos en la Universidad del Mar, con la intención de rescatar la impresión de algunos estudiantes de base que se encontraran en la toma de la Sede Reñaca. El primer acercamiento a uno de sus estudiantes fue una imagen ejemplar del ambiente que se vive allí. Le preguntamos por Raúl Soto, presidente de la Federación de la UdM, para obtener una opinión representativa del conflicto, y nos contestó que no había necesidad de eso, pues todos los estudiantes de la toma eran igualmente representativos de la voz de sus compañeros. Fue así como comenzamos por realizarle la entrevista a él, Antón Pérez, y luego se nos sumó Cristina Silva. Los dos son estudiantes de la carrera de Psicología, y accedieron a conversar con nosotros. Posteriormente tuvimos una conversación con Raúl Soto, presidente de la FeUdM, con quien pudimos conocer el rol que adoptó la Federación producto de las movilizaciones, y su visión de la CONFECH en este escenario. Entrevista a Antón y Cristina

¿Cuál fue el detonante de la crisis en la Universidad del Mar y qué provocó la reacción por parte de los estudiantes? La crisis comienza hace aproximadamente dos años tras la salida del Rector Urrutia. Se produjo una serie de conflictos en relación a las inmobiliarias involucradas en la U, no le pagaban a los profesores sus sueldos, sus previsiones. Esto se da a conocer en mayo-junio

del 2012, ahí comienza la movilización y la primera toma de la UDM. Ante esto nos enfrentamos a Mauricio Villaseñor, Sergio Vera, Víctor Zúñiga, Raúl Baeza, integrantes de la Junta directiva de la U, y controladores del negocio de la UdM. La toma se inició con masividad, luego decayó y posteriormente, tras el decreto de cierre de nuestra universidad, vuelve a haber masividad y mayor participación de los estudiantes. El decreto de cierre fue algo inesperado, debido a la cantidad de gente que involucraba. Se pensaba que el Ministerio lanzaría algún salvavidas ante el gran conglomerado de afectados, pero no fue así. Por lo tanto, procedimos a la toma el 28 de diciembre de 2012. En el verano llega la solicitud de quiebra, viniendo a agravar la crisis. Se iba a vender lo poco que quedaba de la Universidad, sin responsabilizar a los acreedores de esta situación, incluso sin recibir ningún castigo penal. Este proceso de detuvo gracias al actuar de la AGA (Asociación Gremial de Académicos). El gran problema es no saber si tendremos clases, aparte no hemos podido llegar a puntos de acuerdos entre la institucionalidad y la comunidad educativa (funcionarios, estudiantes, académicos) para sacar adelante a la Universidad como comunidad, no como institución lucrativa, entonces de cierta manera esto desmoviliza algunos aspectos ya que aún existe gente vinculada a los controladores de la Junta Directiva que frenan el proceso. ¿Cómo se articula la unidad triestamental y qué relevancia tiene para la movilización de la UdM?

La salida que encontramos en este conflicto fue la triestamentalidad, pues es la comu¿Qué métodos de lucha han sido los que les nidad la cual se ve afectada directamente. han permitido avanzar en esta movilización? Quienes se han visto más perjudicados han sido los funcionarios, producto de la precaNos enmarcamos dentro de un repertorio de rización laboral que vienen sufriendo desde confrontación que comprende diversas formas: hace tiempo. La unidad que articulamos parte barricadas, tapones en los semáforos, subir a entre estudiantes y funcionarios, ante el malas micros a difundir la problemática, comuyor grado de precarización que estos últimos nicados masivos, transmisión por twittcam del sufrían. Posteriormente se dio la unidad junto programa “Estatización Ahora!”, o a través de a los docentes. La triestala Radio Placeres. La invesmentalidad ha sido un tigación a nivel externo e inespacio de trabajo conterno también ha ayudado a junto, pero ha sido muy “El gran aprendizaje es entender desarrollar el marco teórico difícil levantar algunas sobre el cual se lucha: conoque este espacio no es solo de detentativas en esta situacer de qué manera han ido sarrollo académico sino que debe ción de crisis. Surgiedesmantelando la univerron instancias como la ser un desarrollo íntegro en todo sidad, investigando docu“Universidad Solidaria”, mentos importantes. Estas orden de cosas” proyecto que consistió investigaciones han sido un en hacer un llamado a eje fundamental, nos han los profesores para que ayudado a dar cuenta de los se pronuncien y ayuden virajes contradictorios por a hacer funcionar la universidad más allá de parte del gobierno, en donde nosotros nos hela institucionalidad, pero claramente la insmos visto fuertes a nivel de estar informados titucionalidad no reconoció estas instancias. y complementar nuestra claridad en la lucha. Queremos una universidad que se oriente hacia un control comunitario, de auto-organiza¿Cuáles han sido los aprendizajes que ción. Que el Estado se haga cargo del finanhan obtenido hasta el momento de ciamiento, pero la comunidad de su control. este proceso, y cómo creen ustedes que Si bien han surgido desvaríos en esta unidad, debe seguir desarrollándose ésta lucha? como por ejemplo, aquellos docentes que esAntón Pérez: El gran aprendizaje es entender tán de parte de los controladores, que han inque este espacio no es solo de desarrollo acadétentado colocar a los trabajadores en contra mico sino que debe ser un desarrollo íntegro en de los estudiantes y de esta manera dejar bajo todo orden de cosas. Tiene que ver con aprender el tapete la precarización que se comparte, nuevas formas de organización, adquirir conosolo en la unidad triestamental hemos visto cimientos que no son parte de las competenla salida y por esto es que nos organizamos cias que uno estudia (en mi caso, Psicología), en conjunto, de otra manera no podríamos.

aprender de distintas ramas del conocimiento. Poder concretizar lo que se piensa en actividades y otras cosas. Considerar las relaciones interpersonales, ver al otro como parte de una organización que va a permitir la permanencia de una cultura que se va desarrollando y que ha sido destruida sistemáticamente. Yo creo que el hecho de estar acá en la toma ya cuatro meses, ha significado un desarrollo del conocimiento muy profundo. Yo creo que eso es lo más rescatable. En este espacio se han realizado diversas actividades que aportan a ir empoderándote de cosas que no las considerabas importante. En torno a la proyección debe ser el volcarse a la sociedad, empezarse a articular con distintos actores sociales. En ese sentido lo hemos desarrollado fuertemente pero falta aún crear una red que nos ayude a protegernos, y que además permita realizar cambios profundos en la sociedad. Esto nos ha permitido cuestionar fuertemente los espacios de organización para volverlos más democráticos y que así podamos cimentar una sociedad más justa. Cristina Silva: Lo que dice Antón es importante en la medida que como Universidad privada no teníamos historia de organización. Lo sucedido desde mayo hasta ahora ha sido una presión para que nos organicemos. En muy poco tiempo hemos aprendido a organizarnos, lograr las acciones que pensamos llevar a cabo, planificar, dar golpes políticos. No manejábamos mucho la política como organización, más que a través de las opiniones personales. Esta colectividad que ha ido aprendiendo en conjunto, es lo que yo valoro como aprendizaje. El problema de la universidad ya pasó de ser un problema de la UdM. Ha servido para dar cuenta de que es un problema a nivel estruc-

tural del sistema educacional, del sistema económico. Eso es una discusión que se da de manera transversal con todas las universidades, por lo tanto estamos cimentando un poco la organización entre Ues privadas. Nosotros estamos viviendo la crisis en la UDM, pero las otras universidades privadas temen vivir lo mismo. Estamos movilizándonos hacia la estatización de las Ues privadas, que la gratuidad sea para todos y no para unos pocos, a través de un financiamiento estatal pero de control comunitario, esa es la lucha que creemos que se debe dar. Entrevista a Raúl Soto, presidente de la FeUdM Respecto a la Federación de la UdM, ¿qué carácter ha adoptado producto de la toma y las movilizaciones recientes? Primero, la descentralización de poder: democratizar el mismo espacio que estamos pidiendo que sea democrático. No hacemos nada sin que la gente que está en la toma se entere. Eso ha sido fundamental primero para cohesionarnos nosotros. No hemos venido a trabajar por lo que piensan terceros, todas nuestras acciones las socializamos en-

tre los de acá y la asamblea. La federación sólo la utilizamos para formalidades como presentarse en la MESUP, en la CONFECH, en el Congreso, etc. Pero nosotros mismos creemos que es necesario romper con este tipo de organizaciones burocráticas que tanto criticamos, tanto del gobierno, como del MINEDUC, que encierran el poder en cuatro murallas. Acá estamos todos cagados por la misma crisis, así que todos tenemos derecho a participar en la construcción de la solución. La federación ha servido para vincular lo del 2012 con el 2013, porque en una asamblea de federación decidimos levantar la toma, aunque en el momento de estar en toma todos tomamos las decisiones. Creemos que es fundamental potenciar la organización desde las bases rompiendo con la división dirigente-base. Cuando existen esos distanciamientos es lo mismo que ocurre con el gobierno y las necesidades de la gente.

altura de las demandas, aunque esto se puede solucionar movilizándose más aun. Hay que empezar a avanzar en demandas concretas. Si vamos a pedir “avanzar hacia la gratuidad”, hay que discutir qué significa eso. Nosotros demandamos estatización ahora. Considerando el trabajo de la UdM, los métodos de tados, y los aprendizajes que do hasta el momento, ¿cuáles yecciones del movimiento triestamental lucha adophan obtenison tus proestudiantil?

¿Cómo ha sido la inserción de la UdM en la CONFECH, cómo han logrado posicionarse ahí? Ha sido difícil, la CONFECH en general no considera el conflicto de la UdM como una demanda activa y general. En el último CONFECH sacamos el apoyo de la estatización de la universidad, pero ese apoyo no se ve reflejado ni en las convocatorias a movilizarse ni en los comunicados. El CONFECH no ha estado a la

La proyección se basa en lo triestamental. Si queremos proyectar un movimiento estudiantil, si queremos avanzar en un proyecto educativo, si queremos avanzar en la unidad entre trabajador y estudiante, hay que partir por la triestamentalidad, porque nosotros (los estudiantes) nos vamos de la Universidad pero son los docentes y funcionarios los que quedan. El trabajo triestamental ha sido la piedra angular de nuestras movilizaciones. Cualquier proyección que nosotros hagamos, debe partir por generar un sindicato honesto y clasista dentro de la misma universidad. Como proyección en lo externo, vemos un MINEDUC que está esperando que nos muramos solos, incompetente a la hora de entregar soluciones, no cumpliendo con el rol de garante para desarrollar los procesos educativos. Hay que socializar los conflictos, empezar a salir a la calle

porque ya no queremos esto. La visión empresarial ha sido quien ha destruido, quien ha garantizado el estadio actual de la UdM. Este no es un problema de la UdM sino de la educación en general. Los personajes encargados de darnos las soluciones, no dan cabida a las necesidades de la comunidad. ¿Algunas palabras finales para los/as lectores/as de esta revista?

No queremos solidaridad, queremos que se levanten las banderas históricas del movimiento estudiantil, la educación gratuita ahora que es algo que no hemos ganado en el movimiento estudiantil. No debemos olvidarla, si fue una no-ganancia con mayor razón debemos dar la pelea. Entonces unamos las fuerzas y salgamos a la calle, si tenemos que perder un año (que es lo que estimamos necesario) hay que hacerlo, antes de que nos pasen la máquina los candidatos con su agenda y se deje bajo el tapete nuestra problemática. Nosotros somos quienes debemos levantar esta lucha, y esta lucha no puede terminar con un candidato presidencial, sino que es nuestra responsabilidad.

El Poder Popular en Chile

C

omo organización, creemos necesario reivindicar desde una perspectiva libertaria el concepto de “poder popular”, ya que a través de éste han surgido experiencias históricas concretas que nos permiten posicionarlo a nivel estratégico. Haciendo una mirada retrospectiva en nuestra historia reciente, existen experiencias que configuraron y caracterizaron el concepto de “Poder Popular” en Chile. Nos referimos a: los comandos comunales, cordones industriales, diversos proyectos de educación popular (por ejemplo, el “Campamento Nueva Habana”), las Juntas de Abastecimiento y Precios (JAP), las ollas comunes organizadas por los pobladores, los comedores populares, entre otros. Todos ellos, si bien comprenden una mirada común entendida como “Poder Popular”, se hace necesario matizarlos de acuerdo a sus prácticas y repercusiones. Particularizando, visualizamos por un lado el poder popular que podríamos denominar “de los trabajadores”, el cual consistía en métodos de auto-organización ejercidos principalmente al interior de las unidades de la cadena productiva, interviniendo directamente en el tejido económico (el caso de los comandos comunales y los cordones industriales). Su carácter se produce como respuesta a los embates de la burguesía nacional, combatiendo desde una perspectiva clasista, lo cual es constatable en la re-organización de la producción nacional efectuada por los cordones industriales, las expropiaciones de productos a la industria capitalista, o las acciones protagonizadas por los comandos comunales, cuyo “objetivo [era]

coordinar todas las acciones que se emprendan en la comuna para vigilar, prevenir el sabotaje, asegurar la distribución de alimentos y bienes esenciales, el transporte, el abastecimiento de materias primas, etc., y en este sentido […] ejercen realmente una determinada cuota de poder llegando a ser verdaderos organismos de poder en el seno de las masas” . Por otro lado, proliferaron experiencias que no se relacionaban con los espacios laborales y que, de este modo, no intervenían necesariamente en el funcionamiento de la economía nacional. Estas experiencias surgen producto de la necesidad de supervivencia extrema causada por la crisis económica vivida a mediados de los 80’ en el país, cuyos efectos más visibles eran el aumento desmedido del porcentaje de cesantía, el cierre masivo de fábricas e industrias nacionales, y un profundo escenario de pobreza generalizada. Ante esto, el pueblo se organizó a través de la solidaridad activa entre pobladores. Ejemplos de ello son las ollas comunes, comedores populares y proyectos de educación popular. Solo como una forma de diferenciar nomenclaturas, a este tipo de poder popular le denominamos “de los oprimidos”. La diferenciación la hacemos en relación a la repercusión estratégica del primero, y la ausencia de ésta en el segundo. Consideramos de suma relevancia la construcción del poder popular en la amplitud del término, dado que en los dos casos avanzamos a un proceso de ruptura con la clase dominante y sus instituciones, construyendo a la vez los organismos de una sociedad libertaria. No obstante, nos adherimos a la construcción

de un poder popular “de los trabajadores” de acuerdo a una mirada estratégica, ya que comprendemos que la clase trabajadora es la única que puede lograr una efectiva desestabilización del sistema político-económico y su ingobernabilidad. Qué entendemos por Poder Popular Habiéndonos basado en las experiencias de poder popular mencionadas, se hace necesario definir qué entendemos por Poder Popular. Para esto, hay que comprender previamente qué entendemos por “poder”. En primer lugar, no se trata de un concepto estático y abstracto. Al contrario, responde a implicancias históricas y sociales, que le dan un carácter específico de acuerdo a la forma en que se concibe y ejerce. El poder existe en todas las relaciones sociales, pero dentro de ellas resulta una diferencia de contenido: por un lado, se considera que el poder para oprimir a otras personas es la “dominación”; y por otro lado, es el poder como construcción, la “capacidad de ejercer”. Desde nuestra perspectiva, apelamos al poder como una capacidad de ejercer, materializada en cuanto “Poder Popular”. Es decir, abogamos por la sociabilización del poder entre la clase trabajadora con el objetivo de constituir sus propios organismos, en ruptura con el Estado y las instituciones burguesas. Es, por lo tanto, la herramienta indispensable para la concreción actual de los cimientos de una nueva sociedad. Creemos que el Poder Popular debe construirse como una estrategia, ya que es el horizonte de quiebre con el Estado y el Capital. En este sentido, nos diferenciamos de la concepción que suele abundar al interior de los sectores marxista-leninistas, tanto

de aquellos que posicionan al Poder Popular como una táctica para la conquista del poder estatal (izquierda revolucionaria), tanto como de quienes pretenden ampliar su respaldo popular para obtener paulatinamente espacios en la institucionalidad burguesa (izquierda reformista). Entendiendo que apelamos al poder popular como estrategia, creemos que previo a su constitución, es necesaria la construcción de un “Poder Estudiantil”. Este consiste en el empoderamiento del sector estudiantil de sus mecanismos de participación, planificación y deliberación respecto a las materias que lo afectan: financiamiento, currículum, democratización, etc., conformando una base social lo suficientemente fuerte para avanzar en la concreción de un poder más amplio, el Poder Popular, como proyecto político de clase.

Carta de Presentación Red Libertaria Estudiantil
¿Quiénes somos? Somos una organización de estudiantes de tendencia libertaria, conformada por compañeros y compañeras de diversos centros de estudio de la región de Valparaíso, tanto estatales como privados. Entendemos la organización de tendencia como una agrupación político-social, ya que se encuentra en un nivel intermedio entre ambos espacios, militando directamente en las organizaciones sociales de base, y a la vez organizados políticamente por afinidad a los métodos y objetivos libertarios, para planificar nuestro accionar en el plano estudiantil. Pretendemos avanzar desde el movimiento estudiantil hacia una convergencia social, para así aportar concretamente a la construcción de un movimiento popular fuerte y organizado, pues creemos que sólo mediante la unidad en la lucha se alcanzan objetivos de fondo. Nuestra organización es autónoma de partidos políticos, crea sus propias líneas políticas de acción y se estructura por bases estudiantiles unificadas mediante federalismo y democracia directa, rechazando la centralización del poder en un órgano directivo. ¿Qué buscamos? En primer lugar apuntamos a socializar el conflicto por la educación, para que esta lucha deje de ser estrictamente gremial, y se transforme en una lucha social amplia, puesto que la educación no compete sólo a quienes están inmersos en el sistema educativo formal, sino que es un bien producido social y colectivamente, que refleja el desarrollo, contenidos, experiencias, acuerdos y desacuerdos de la sociedad en su conjunto; además es un proceso que va más allá de la institución que la encarna, sino que está presente, de diversas formas, en todos los espacios de la vida. La educación formal hoy en día es un instrumento de reproducción de la desigualdad a favor de las clases dominantes, quienes además de lucrar con ésta, determinan sus contenidos y estructura para generar sujetos dóciles y útiles para el sistema de acumulación capitalista. De esta manera, entendemos que la educación debe ser defendida como un derecho social, puesto que no debe ser un privilegio de unos pocos, y articulada por el pueblo en su conjunto, para que no siga siendo una correa de transmisión ideológica que legitime el actual sistema de dominación y explotación. Pero para que las organizaciones del movimiento estudiantil se relacionen y coordinen con organizaciones de otros sectores sociales, éstas han de ser legítimas, democráticas, en el sentido directo y no representativo, y dispuestas a la solidaridad activa en la lucha. Es por esto que nuestra tarea más inmediata es, además de agitar y propagar la necesidad de la socialización del conflicto, aportar con todas nuestras energías a la cualificación de la organización estudiantil en general, organizando las carreras de las diversas instituciones bajo democracia directa y con amplia participación, para que la federación de éstas sea realmente una orgánica federada y no un equipo de dirigentes. Como objetivo de fondo, apuntamos a que no sólo se debe luchar socialmente por la educación, sino que se debe levantar un proyecto educativo entre diversos sectores sociales, para que ésta no sea controlada ni por el mercado ni por el Estado, sino desde abajo mediante una comunidad organizada. Es esta educación gratuita y gestionada comunitariamente lo que llamamos Educación Socializada, cobijada por un marco de ideas de central importancia en el pensamiento libertario, la Autogestión. Aunque es muy complejo tratar de definirnos en estas escasas páginas, esperamos haber entregado un esbozo de lo que somos y lo que queremos. Salud, lucha y organización!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer: Get 4 months of Scribd and The New York Times for just $1.87 per week!

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times