P. 1
La Ola Igualitaria

La Ola Igualitaria

|Views: 263|Likes:
Published by Carlos Melendez

More info:

Published by: Carlos Melendez on May 14, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/22/2013

pdf

text

original

La ola igualitaria Carlos Meléndez Pocas veces nos percatamos de la influencia internacional en la política doméstica.

Tanto políticos como sociedad civil pueden tomar de los países vecinos buenos y malos ejemplos que sirvan de guías para reformas institucionales, políticas sociales o demandas ciudadanas. La democratización de América Latina a finales de la década de 1970 es el más claro ejemplo de “ola” o “efecto dominó” que provocó un gran cambio –para bien—en nuestras sociedades. La “re-reelección” presidencial como mecanismo de perpetuación autoritaria es otro ejemplo pero del caso opuesto. Por otro lado, la difusión de la justicia transicional (por ejemplo, las comisiones de la verdad) hasta el diseño de programas sociales (como las transferencias condicionadas de dinero) se explican, en gran medida, por el trabajo de agencias internacionales, tecnócratas y activistas. Ahora, una nueva ola recorre el planeta y toca las puertas de nuestro vecindario. Catorce países han incorporado como norma nacional el matrimonio entre personas del mismo sexo. Debutando en los Países Bajos en 2001, esta institución se ha establecido en Argentina y Uruguay, así como en estados de México y Brasil. Hace un par de semanas fue debatida por el legislativo colombiano –aquicito no más—, resonando en la tímida y pacata opinión pública peruana. Los procesos de causación trasnacional no son inevitables (Cuba no emuló a sus vecinos, a pesar de los factores internacionales a favor de su democratización). Para el caso que nos compete considero el camino pedregoso. Colombia resulta un adecuado paralelo: el uribismo y el Partido Conservador, así como la Iglesia Católica y hasta el procurador general, enterraron el proyecto de ley. Siquiera países que han acogido esta innovación legal pueden cantar victoria. Las protestas de la derecha radical en Francia luego de la promulgación de la ley correspondiente, por ejemplo, evidencia que las pugnas también conducen a las calles. En el Perú, el sector conservador ha demostrado su influencia política y hasta su capacidad de movilización alrededor de este tipo de temas. A pesar de que el matrimonio igualitario es una cuestión de derechos fundamentales y no de fe, como lo señala la abogada Julissa Mantilla, no existe un sector político que se atreva a proponer el tema a debate. Nuestros representantes parlamentarios pierden una oportunidad para demostrar que pueden hacer más que la simple rutinización de su opaca labor congresal. Un buen comienzo sería discutir a profundidad el problema de la discriminación institucionalizada. Lamentablemente, en un país donde no se puede establecer penas severas a los crímenes de odio contra homosexuales, tampoco puede esperarse el reconocimiento mayor de derechos ciudadanos, inclusive resguardado

por instancias como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Lo que hasta ahora se comprende como demanda de minorías y marginados debería observarse como políticas públicas de organización de las sociedades modernas. La ola igualitaria está en sus inicios y sería insensato considerarla ineludible. Su viabilidad en el Perú pasa por ser conscientes de los obstáculos, contracorrientes y ausencias de apoyo político. Publicado en El Comercio, el 14 de mayo de 2013.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->