Traducción de

HORAC!O PONS

MICHEL FOUCAULT

EL PODER PSIQUIÁTRICO
Curso en el College de France (1973-1974)

Edición establecida por Jacques Lagrange, bajo la dirección de Fran~ois Ewald y Alessandro Fontana

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA MWCO- ARGENTINA- BRASIL- COLOMBIA- CHILE- EsPAÑA

ESTADOS UNIDOS DE AJ..1ÉRICA - PERÚ - VENEZUELA

Primera edición en francés, 2003 Primera edición en español, 2005 PrÍrncra tcimprcsión, 2007

Foucault, Michel El poder psiquiátríco ~la ed. la reimp.- Buenos Aires: Fondo de Cultura Econórnica, 2007. 448 p. ; 23xl6 cm (Filosofia) Traducido por: Horacio Pons

ISBN 978-950-557-637-1
L Filosofía Moderna. l. Pons, Horac.io, trad. IL Título CDD 190

Título ot·iginal: Le pouvoir p.rychiatn'qu~. Cours au C()/l~g~ de Fra/1,'1!, 1973-1974 ISBN ue la edición ociginat 2-02-030769-3 © 2003, Scuii/Gallimard D.Jt © 2005, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA DE ARGENTINA S.A. El Salvador 5665; 1414 Buenos Aírcs fondo@fce.com.ar / www.fce.corn.ar Av. Picacho Ajusco 227; 14200 México O. F

!SBNo 978-950-557-637-1

Se terminó de imprimir en el mes de junio de 2007 en los Tallc.res Gcificos Nuevo Offset, Vicl1444, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Fotocopiar libros es ti penado por la ley. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio de impresión o digit:tl, en forma idéntica, extractada o modificada, en castellano o en cualquier otra idioma, sin l:t auLOrizacióo expresa de la editorial.

IMPRESO EN ARGENTINA - PRLNTED IN Al<G~NTJNA

Hecho el depósito que marca la ley 11.723

ADVERTENCIA

Michel Foucault enseñó en el Collf:ge de France desde enero de 1971 hasta su muerte, en junio de 1984, con la excepción de 1977, cuando disfrutó de un año sabático. El título de su cátedra era "Historia de los sistemas de pensanHenco".

Esta cátedra fue creada el30 de noviembre de 1969, según una propuesta de Jules Vjllemin, por la asamblea general de profesores del CollCge de France, en reemplazo de la cátedra de "Historia del pensamiento filosóf!co" que ocupó hJ.Sta su muerte Jean I-lyppolire. El 12 de abril de 1970, la misma asamblea eligió a Michel Foucault, que por entonces tenía 43 años, como titular de la nueva cáredra. 1 foucaulr di eró la lección inaugural el 2 de diciembre de 1970. 2
La enseñanza en el Collf:ge de France obedece a reglas paniculares. Los profesores cienen la obligación de dictar 26 horas de cátedra por año (la mitad, como mi·<imo, puede ;1doprar la forma de scminarios). 3 Cada afio deben exponer una investigación original, lo cual les exige una renovación consrame del contenido de su enseñant.a. La asistenci?- a los cursos y seminarios es ·completamente libre; no requiere ni inscripción ni dtulo alguno. El profesor

Foucau!t había concluido con esta fórmula un opúsculo redactado en apoyo de su candidatura: "Habría que:: c::rnprender la historia de los sistemas de pensamiento" ("Titres et travaux", en Dits ct f!crits, 1954-1988, edición establecida por Daniel Defcn y Fran~ois Ewald, con la colaboración de Jacques Lagrange, París, Gallimard, 1994, cuatro volúmenes; cf vol.

1

'·p. 846).
2 Sería publicada en mayo de 1971 por la editorial Gallimard, con el dm!o de L'Ordrt du discmm [rrad. esp.: El orden del dirnmo, Barcelon<~., Tusquets, 1987]. 3 Cosa que hizo Michel Foucau!t hasta principios de la década de 1980.

7

8

EL PODER PSIQUIÁTRICO

rampoco los emrega. 4 En el vocabulario del College de France se dice que lo.s profesores no rienen alumnos sino oyen res. Los cursos de Michel fpucaulr se realizaban codos los miércoles, desde principios de enero hasra fines de marzo. La concurrencia, rnuy numerosa y compuesta por estudiantes, docenrcs, investigadores y simples curiosos, muchos de ellos extranjeros, ocupaba dos anfiteatros del Colle:ge de France. Foucaulr se quejó con frecuencia de la distancia que solÍa haber entre él y su "público" y de los escasos intercambios que la forma del curso hacía posibles.5 Soñaba con un semin:trio que fuera el ámbito de un verdadero trabajo colectivo. Hizo para ello diferentes intentos. Los últimos años, a la salida del curso, dedicaba b:1st:lnte tiempo a responder las preguntas de los oye mes. En 1975, así retrataba d periodista Gérard Perirjean, de Le No uve! Observateur, la atmósfera reinan e~ en esos cursos:
Cuando Foucault encra en el anflteatro, rápido, precipitado, como alguien que se arroja al agua, pasa p~r encima de algunos cuerpos para llegar a su silb., aparta los grabadores para colocar sus papeles, se saca la chaqueta, enciende una hlmpara y arranca, a cien por hora. Una V07. Fuerte, eficaz, reproducida por los alroparlanles, única concesión al modernismo en una sala apena.s iluminada por la luz. que se eleva de UIIOS pilones de estuco. Hay trescientos lugares y quinientas personas apiñadas, que ocupan hasra el más mínimo espacio libre [ ... ] Ningún efecto de oratoria. Es límpido y tremenda. mcnre eficaz.

Sin la menor concesión a la improvisación. Foucaulr riene doce horas para explicar, en un curso público, el semido de su investigación durante el año que acaba de terminar. Entonces, se ciñe al máximo y llena los

márgenes como esos corresponsales que todavía tienen demasiado qüc decir

cu:tndo llegan al f!nal de la hoja. A las 19:15, Foucaulr se detiene. Los esru-

En el marco del College de Prance. En 1976, con b esperanza-vana- de que:: la concurrencia disminuyera, /vlichd Foucault cambió el horario del curso, que pasó de las 17:45 a bs 9:00 Je la maúana. Cf. el comienzo de la primera clase (7 de enero de 1~i6) de "//fina diftndre la sociétl" Cours att Cof!ege de France, 1975-1976, edición establecida por lvl:turo Berrani y Alessandro Fontana, bajo b dirección de Fran¡;ois EwalJ y Alessandro Fonrana, París, Gallimard/Scuil, 1~97 [rrad. esp.: Defender fa sociedad. Curso en e! Co!lfgf! de Frana (1975-1976), Buenos Aires, FCJndo de Culntra Económica, 2000].
5

4

ADVERTENCIA

9

dianres se abalanzan sobre su escritorio. No para hablarle, sino para apagar los grabadores. No hay preguntas. En el tropel, Foucaulr cscá solo.

Y Foucaulr comenta:
Sería conveniente poder discutir lo que he expuesto. A veces, cuando la clase no fue buena, bastaría poca cosa, una preguhta, para volver a poner todo en su lugar. Pero esa pregunta nunca se planrea. En Francia, el efec~ ro de grupo hace imposible cualquier discusión real. Y como no hay un canal de rerorno, el curso se teatraliza. Tengo una relación de actor o de acróbata con las personas presentes. Y cuando termino de hablar, una sensación de soledad toral. 6

Michel Foucault abordaba su enseí1anza como un invescigador: exploraciones para un libro futuro, desciframiento, también, de campos de problematización, que solían formularse más bien como una invitación lanzada a eventuales investigadores. Por eso los cursos en el Collegc de Francc no duplican los libros publicados. No son su esbozo, aunque haya temas comunes entre unos y otros. Tienen su propio estatus. Competen a un régimen discursivo espedfico en el conjunto de los actos filosójlcos efectuados por Mi.chcl Foucault. En ellos, él despliega muy particularmente el programa de una genea).ogía de las relaciones saber/poder en función del cual, a partir de principios de la década de 1970, pensará su trabajo, en oposición al programa de un·a arqueología de las formaciones discursivas hasta entonces predominante. 7 Los cursos también tenían una función en la actualidad dd momenco. El oyente que pacricipJ.bJ. en dlos no se senda única:mencc cautivado por d relato que se construía semana tras semana, no sólo era seducido por el rigor de la exposición; también encontraba en ella una dilucidación del presente. El arte de Michel Foucaulr consistía en abordar en diagonal la actualidad a través de la hismria. Podía hablar de Nietzsche o de Aristóteles, de la pericia psiquiátrica en el siglo XIX o de la pastoral cristiana: el oyente siempre exrraía
Gérard Perüjean. "Les Grands PrC:rres de l'universiré franc;aise", en L~ Nottvtl Observal!,

G

tmr, 7 de abriJ de 1975. 7 Cf. en particular "Nierzsche, la généalogie, l'histoire", en Dits et Scrits. op. cit., (trad. esp.: Nietzsche, la geneaLogía,/¡¡ historitl. Valencia, Pre-Textos, 1988].

p. 137

10

EL I'ODER I'SIQUIÁTRICO

de esos remas una luz sobre el presente y los acontecimiemos de los que era conremporáneo ..El poder propio de Mi che! Foucaulc en sus cursos obedecía a ese sutil cruce entre una erudición sabia, un compromiso personal y un trabajo sobre el aconrecimiemo.

,

..

LJ. década de 1970 presenció el desarrollo y el perfeccionamienro de las grabadoras de casetes, y el escritorio de Michel Foucaulr pronto se vio invadido por ellas. De tal rnodo, los cursós (y algunos seminarios) pudieron conservarse. Esta edición roma como referencia la palabra pronunciada públicamente por Mi che! Foucault. Da de ella la transcripción más literal posible. 8 Habríamos deseado poder publicarla sin modificaciones. Pero el paso de lo oral a lo escrito impone una imervención del editor: como mínimo, es preciso introducir una puntuación y recortar los párrafos. El principio consistió siempre en mantenerse lo más cerca posible del curso efectivamente dictado. Cuando pareció indispensable, se suprimieron las reiteraciones y las repeticiones; se restablecierotl las frases interrumpidas y se rectíficaron las construcciones incorrectas. Los puntos suspensivos indican que la grabación es inaudible. Cuando la frase es oscura, figura entre corchetes una imegración conjetural o un agregado. Un asterisco a pie de página indica las variantes significativas. de las notas utilizadas por Michel Foucaulr con respecto a lo dicho. Se verificaron las citas y se señalaron las referencias de los textos utilizados. El aparara critico .5e limita a dilucidar los puntos oscuros, explicitar cierras alusiones y precisar los puntos críticos. Para facilitar la lectura, cada clase está precedida por un breve sumario que indica sus principales arriculaciones. 9
8

Se utilizaron en particular las grabaciones realizadas por Gérard Burlet y Jacques Lagrange, guardadas en el Colleg;e de France y ellnstitm Mémoires de n:.dirion Comemporaine (11-tEC). 'l Al final del volumen, en la "Siwación del curso", se cncomradn expuestos los criterios y soluciones adoptados por lo~ diwrcs para e.>tt cwso en panicular.

ADVERTENCIA

11

Sigue al texto del curso el resumen publicado en el Annuaire clu Co!!ege de France. En general, Michel Foucaulc lo redactaba en junio, vale decir, algún tiempo después de la finalización del curso. Solía aprovecharlo para poner de relieve, rcuospecrivameme, su intención y sus objerivos. El resumen constituye su mejor presenr;-¡ción.
Cada volumen termina con una "situación" cuya responsabilidad corresponde a su editor: se trata de brindar al lector elemcmos conrexruales de orden biográfico, ideológico y político, reubicar el curso en la obra publicada y dar indicaciones concernientes a su lugar dentro del corpus milizado, a fin de facilitar su comprensión y evitar los contrasentidos que podría suscitar el olvido de las circunsrancias en las que cada uno de los cursos se elaboró y dictó. La edición de El poder psiquiátrico, curso dictado en 1973, fue establecida por Jacques Lagrange.

* **
Con esta edición de los cursos del College de France se publica una nueva zona de la "obra" de Michel Foucault. En sentido estricto, no se trata de inéditos, ya que esta edición reproduce la palabra pronunciada públicamente por Foucaulr·, con exclusión del soporte escrito que utilizaba y que podía ser muy elaborado. Daniel Deferr, que posee esas notas, permitió a los editores consultarlas. Le estamos vivamente agradecidos. Esta edición de los cursos en el Collt::ge de France ha sido autorizada por los herederos de Michel Foucaulr, que desearon con ello satisfacer la muy intensa demanda de que eran objeto, tanto en Francia como en el extranjero. Y esto en indiscutibles condiciones de seriedad. Los editores han procurado estar a la altura de la confianza que depositaron en ellos.
fRAN<;:OIS EWALD y ALESSANORO fON1ANA

Curso Ciclo lectivo 1973-1974 .

serían empleados uno tras otro y. y 3) de las "regularidades institucionales" a fas "disposiciones" del poder. EL TEMA que les propongo este año es el poder psiquiátrico. las aguas./ curso con respecto a fa Historia de la locura: 1) de un andlisis de las "representaciones" a una "analítica del poder'. Crou!lebois. les es muy f. que atravesara. como en la Grande·Chartreuse. París. appliqut a la mtdecine. para establecer cierta discontinuidad. A menudo sería útil que el recién llegado baj:ira por in· tennedio de máquinas. Voy a empezar tratando de rdarar una especie de escena ficticia. la música. 1 1 Fram. lugares soli· carias y escarpados. y que los ministros de esos luga· res usaran vcscimemas paniculares. en medio de las grandes conmociones. VI. p. ya van a reconocerlo.. "Pbn er distribution d'un hospice pour la guérison des alién¡. 1817. ] b fanrasmngoría y los arras recur5os de b física.Escenas de curación -Los desplazamientos eftctuados por e. sec. lt la moml( u it la ltgislmion. y m u· chas veces me dije que habríanse podido aprovechar esos viejos cascillos pega· dos a cavernas que ntravies:m una colina de unn a otra parte. ..Clase del 7 de noviembre de 1973 Espacio asilar y orden disciplinrzrio . 15 . el trueno.s".1mes de llegar a su destino. Aquí es conveniente lo romántico. los relámpagos.Operación terapéutica y ''tratamiento moral". con respecro a las cosas de las que les hablé los dos últimos años. lugares cada vez más novedosos y sorprcndcmcs. etc.1rniliar: Querría que esos hospicios st:: construyeran en bosques sagrados. 215. cuyo decorado es el siguiente. ll.ois Emmanuel Fodéré (1764·1835). cap.. es de suponer. 2. para llegar a un pequeflo valle risueño [. aunque no wtal. Traitt du dtlir(.· 2) de la "violencia" a !a "microflsica del poder'. con no poco éxito sobre el común de los hombres. t. etc.

en ese castillo sólo accesible mediante el uso de complicadas máquinas. Dulibon. Ilustre Colegio PrOvincial de Abogados. 4 Philippe Pinel (17'i5-1826}. ¿qué debe suceder? Pues bien. para el cual los cuerpos sólo son superficies que es preciso atravesar y volúmenes que deben rrabajarse. §:<XI\\. que se aplica a su superficie. de modo que los cuerpos sean parasitados y atravesados por él. pues en ella se encuerura una de las bases fundamentales dd tratamiento de la manía 'y. reina el orden. Fondo de Cultura Económica. Serv:m.1ble de los m:ís firmes imperios. X. 1%7 [trad. Madrid. Dentro de ese decorado. de no existir. París. reeditado en Cesare 13cccari. los trabaja. rrr~ducción de P. 3 Un orden. pero también se imprime hasta en los nervios y en lo que otro llamaba "fibras blandas del cerebro". las actividades.: Sobre la adminútmcibn d~ In jwticia criminal La Coruña. AkaL 2004]. Jcan-Jacques Pauven.: Las 120 jornrultzs d~ Sodoma o La escueLa &1 libertina)~. México..rprender al común de los hombres. 3 "Sobre las blandas fibras del cerebro se asiwta b base inqucbranr. por mucho que se insista. p. un orden que es algo así como una gran nervadura de prescripciones. Escribe Pinel: No dehe asombrar en exceso la imponancia extrema que atribuyo al rnamenimienro de la calma y el orden en un hospicio de alienados y a bs cualidades físicas y morales que exige una vigilanciJ. un orden que rodea los cuerpos.IG EL PODER PSIQUIATRICO Ese castillo no es del codo el mismo en que deben desarrol!arse las Ciento vt'inte jomadttJ~ 2 es un castillo donde deben transcurrir jornadas mucho más numerosas y casi infinitas: es la descripción que Fodéré hace de un asilo ideal en 1817. Tmité des délits et d~s peines. Dentro de ese decorado. y cuyo aspecto mismo debe so." Joseph Michel Amoine Servan ( 1737-1807). pronunciado por M.ción perpetua y permanemc de los ciempos. Tmiti médico-philosophique sur l'rtliénation mental~. París.t. por tanto. esp. en CEuvm complem. en ese castillo pro regido por una ambientación romántica y alpina. Discourr mr l'tuiministration d~ In juuía criminelle. por lo demás.ois de Sacie (1740-l8l4). los gestos. 1\. J. desde luego. los penetra. 35 [trad. e1. "Nécessité d'enuerenir un ordre cons- .WI. Les Ce m uingt journies de Sodvme. 1977]. ou tf:cole du libertinage ( 1785). 2001 ]. reina el poder. 1821 [trad. esp. esp.: De los &litus y d~ las pmas. en su inrerior. 1767. reina la ley. ou la Manit. t. Gnebra. en los medicamentos más elogiados. impera ante mdo y simplemente un orden.nt mor3l des :Uiénés". sec.1 d sencillo sentido de una regub. "ll:aittme. de esas características. 4 1 Donaricn Alphonse Fram. Dufey. no se obtienen observaciones exactas ni una curación permanente.

ni siquiera puede decirse: los individuos. de la relación con el objeto y de b objetividad del conocimiento médico. los comporramienros. cierta distribución del tiempo.l terapéutica.CLJ\SE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 17 Como ven. inaccesible. la relación misma de objetividad. En rigor de verdad -y volveré a ello en otra paree-. Esa instancia imcrior al asilo esrá dotada al mismo tiempo de un poder ilimitado al que nada puede ni debe resistirse. cierta disciplina. los cuerpos. los gestos. sin ese esquema prescriptivo de regularidades. este orden disciplinario. sin ese orden. cierra distribución de los cuerpos.a una instancia única que es a la vez interna al asilo y el punto a partir del cual se efectúan el reparto y la dispersión disciplinaria de los tiempos. esa transformación sobre cuya base alguien considerado como enfermo deja de estarlo. sin ranr daos les hospices . los comporr::uniemos. enronces. La condición de la mirada médica. París. Caille er Ravicr. esp. para la consrimción misma del saber médico. está en realidad atravesado. La condición. la posibilidad de ganar acceso nl objeto. que en el texro de Pinel aparece como condición para una observación exacta. consümriva del saber médico y criterio de su validez. sólo puede llevarse a cabo dentro de la distribución reglada del poder. es al mismo tiempo condición de la curación permanenre. En esa dispersión reglada encontramos el campo a partir del cual es posible la rdación de la mirada médica con su objeto.des aliénés". fncegramente animado de cabo a rabo por una disimerría que lo lleva a asociarse -y a asociarse de manera imperiosa. simplemente. Por un lado. los discursos. y In condición de la operacÍÓJ. . 1988]. una rclacióH que se presenta como efccw de la dispersión primera constimida por el orden disciplinario. en suma. la relación de objetividad. el espacio y los individuos. Richard. son iguales: eJ orden disciplinario. 95-96 [trad. su neutralidad. que pesa sin distinción sobre todo el espacio del asilo. vale decir que la misma operación terapéutica.: Tratado médico-filosófico de in enajenación me mal o numia. cierta regularidad aplicadas incluso en efinterior mismo del cuerpo son necesarias para dos cosas. pp. Madrid. Dicha instancia. pues. sin simetría. aiío !xllSOO. cierro orden. Pero esta especie de orden inmanente. Nieva. etc. no es posible hacer una observación exacta. los gestos. tiene por condición efectiva de posibilidad cierta relación de orden. digamos. sin esa disciplina. En segundo lugar.

·B.: Memorias sobre la Wmra y sw variedades. 18~8. ahora. una de las primeras condiciones para tener t!xiro en nuestra profe- Jean . Londres. la deówstración no sería válida. tmd an Account of rhe Morbid Appe:trancts of Dimetion. Jean t. es decir. el Traité du dlfire. on the Moml Managemem of Imane Persons. ¿cómo se presenta esta instancia del poder disimétrico y no limitado que atraviesa y anima el orden universal del asilo? Aquf tenemos cóma" se presenta en el texto de Fodéré. 1991]. . que funciona emonces· como una fuente de poder. como verán. un físico noble y varonil. a Pinel: el Ti-aitl mécliw-phi!osophique sobre la manía. es desde luego la instancia médica que. Callow. que data de 1817.. er des moyms dflm¿fiorer le sort de ces infortunés (informe presentado aJ minisrro del Interior en sepriembre de 1818). Oburvntions on !nsanity. [trad. He utilizado a Fodéré: el _Traité du délire.tienne Oominique Esquirol. a Esquifol: los artÍculos reunidos en Des maladies mentales.18 EL PODER PSIQUIÁTRICO reciprocidad. Jolm 1-hsl.x aliiniJ en Frnnc~. BailliCrc. op. with Practica/ Remarks on th~ Disease. funciona como poder mucho antes de funcionar como saber.G Enconces. 11. . de M me. 2 vals.am (1764-1844). 399-431. todo esto es una descripción ficticia. (. Londres. Consideration. Rivington. reedirado en Des mttúuiin mmtaÜs. en general. esp. pues bien.ha sido trasladado al asilo por las máquinas sorprendentes de las que recién les hablab:t. 1798. es acaso. París. Huzard. 1809. Oorsa. ohra reedirada y aumenrada con el tirulo de Oburvatiom on Madnm and Melanchoiy.') y a Haslam. hygiéniq 11 e et mtdico-légaL París.E:tienne Oominique Esquirol (1772-1840). elemenm de la disimetría esencial del orden. ] . t 819. Impr. Sí.. 1817. 1818 es el año de aparición del gran reXw de Esquirol/ d momento en que e1 s"aber p~iquiárrico se inscribe dentro del campo médico . pp. rapports médica/. en cuanro la construyo a parrir de una serie· de textos qU:e no pertenecen a un solo psiquiatra. 5 Hunter. Londres. Pues: ¿qué es ese médico? Y bien. D~s maiadies mmtaks comidirüs sous les . ese . cit. pues si fueran de uno solo. Des itabliJsem~nts conutcrés au.gran momenro fecundo en la prorohismria de la psiquiatría del siglo XIX. J. una vez que el enfcrmo.y a la vez gana su autonomía como especialidad: Un hermoso físico. R.. que lleva a éste a ser siempre un orden derivado de una relación· no recíproca de poder. 7 . Madrid. t. he aquí qué aparece.

frenre a los locos. d color del pelo. sólo hay poder porque hay dispersión. . Pero en esa primera mirada a partir de la cu:d se entabla la relación psiquiátrica.CLASE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 19 sión. en ronces. op. es un físico. En consecuencia. su figura. los vigilantes. etc.. El poder puede empezar a funcionar en ese sistema de diferencias. El espíritu.ois Emmanuel Fadéré. a un grupo. apoyos recíprocos. pp. desfases. una especie de canal óptico a uavés del cual va a funcionar la mirada erudita. que será preciso analizar. por lo demás. más precisamente. que actúa como cláusula de disimetría absoluta en el orden regular del asilo.. por lo tanto. relevos. surten un gran efccco sobre individuos que se creen por encima de todos los demás. diferencias de potencial. 8 . no es el único que se ejerce. "Ou choix des admínislraleurs. 3. una voz fuerce y expresiva: tales son las formas que. para imponérsdes. sin duda. como en todas partes. en general. Y esa presencia física. que. hace que éste no sea. pues en el asilo. redes. no erudita. una caracrerización determinada. la Fram. pero no se lo advierre de inmediato y requiere las formas exteriores para arrastrar a la mulritud. el médico es en esencia un cuerpo. es el regulador del cuerpo. y tampoco lo que emana de alguien. En primer lugar. Pero ese poder del rúédico. L !1. Jes médecíns. Vi. Cabellos castaños o cncanecidos por la edad. Traitl dudé/in: . a quien Fodéré reserva (a tarea de informar sobre los enfermos. sobre (Oda. el poder no es nunca lo que alguien tiene. es indispensable. como nos lo dirían los psicosociólogos. des ernployés ct des servams". cit. es un campo polarizado por una disimetría esencial del poder. un-concineme orgulloso. la amplitud del pecho. una morfologfa determinada. en realidad.s Corno ven. 230·23!. miembros y pecho dcmostrarivos de fuerza y salud. sec. con estas cualidades. una institución que funciona de acuerdo con reglas. los principales de los ~uales son lo_s siguientes. es decir. por supuestO. el personaje mismo va a funcionar desde la primera mirada. alrededor del médico tenemos coda una serie de rele· vós. torna su fonha. rasgos destacados. etc. cap. bien definida. ser la mirada no armada.. ojos vivaces. El poder no pertenece ni a una persona ni. en la que se destacan el desarroHo de los músculos. su inscripción física en el cuerpo mismo del médico.

237. más que el simulacro de dicho servicio. será él quien. tendrá la misión ' /bid. que poseen un muy curioso poder.. sea Fu/minance. No debe ponerse tanto al servicio de los vigilantes que están por encima de él como al servicio de los propios enfermos. Esa mirada de relevo. En cierro rnodo. también esrá abajo porque debe estar debajo del enfermo. los poseedores del último eslabón de la auwridad. de una fi. por lo ramo. de esa diferencia de pQ[encial que recorre el aSilo a parrir del poder del médico. músculos llenos de fuerza y vigor.. Pero no está simplcmcnrc abajo por ser el ültirno escalón de esa jerarquí:l. en vez de ser mirados de:sde arriba. la mirada. de cos· rumbres puras. el vigilante debe ser de tina probidad severa. en el nivel de las órdenes que pueden dar. es también una mirada que deGe recaer sobre los sirvicmes. a~emás. la última etapa está consciruida por los sirvientes. el comportamiento de los enfermos pueda ser observado desde acris. de los deseos que tienen. y en esa· posición de servicio de los enfermos no deben hacer. p. los sirvienres darán vuelta en tOrno a los enfermos y Jos mirarán en el plano de su cotidianidad y. quien a su vez lo informará al médico. El vigilante. cuando el enfermo dé órdenes que no deben cumplirse. es. el sirviente es el último rdevo de esa red. esm es. por una parte. un continente orgulloso e intrépido cuando llegue d caso~ una voz cuyo tono. las observaciones y los informes deben permitir la constitución del saber médico. desde abajo. como lo hacen los vigi· !antes y los médicos. Al mismo tiempo. en la cara interna de la volumad que ejercen.20 H PODER PSIQUIÁTlllCO mirada objetiva del propio psiquiatra. .mos y aquel cuyo discurso. En apariencia obedecen sus órdenes. de ser necesario. de alguna manera. el poder de abajo. 9 Para terminar -paso por alro unos cuantos relevos-. ]y de una docilidad absoluta a las órdenes del médico. en realidad. pero de ral manera que. a cargo de los vigilantes.cmeza compatible con formas suaves y persuasivas [ . En efecco. ¿Quiénes son los vigilantes? ¿Cómo deben ser? En un vigilante de inscnsaros es mcnesrcr buscar una contextura corporal bien proporcionada.. en ronces. es a la vez el amo de los últimos J. por ende. y el sirviente va a informar lo que es digno de nora al vigilante. los asisten en sus necesidades materia· les.

en ese simulacro de servicio quedará asegurada la cobertura del enfermo por la volunrad del médico o por el reglamento general del asilo. incc\igences. sobre todo con respecro .. limpios en sa persona y en su vestimenta. para casar la idea de doméstico con la negativa de obedicncia y descanar cualquier des. A fin de tratar con ciento la exrrenu sensibilidad de algunos alienados. Y si retomarnos lo que el mismo Pinel deda sobre b posibilidad de obtener una observación en el asilo. esa disposición cácüca permite ef ejercicio del poder. probos. que no pueden pasar por al ro sin obtener ames el permiso inmediato de hacerlo.de no hacer lo gue el enfermo pide. garantía de la lO fhid.CLASE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 21 -miemras finge estar a su servicio. Como resulrado. Como ven. obedecerle y. ] Sin embargo. convendrá casi siempre que los sirvicnres aparezcan ante ellos como sus domésricos y no como sus guardianes [ .wcnencia. pero más precisamente aún por lo que podríamos llamar una disposición táctica en la cual los distintos individuos ocupan ~n sitio determinado y cumplen una serie de funciones específicas. será tarea dd vigilame insinuar hábilmeme a los enfermos que quienes los sirven han recibido cierras instrucciones y órdenes del médico. pp. mejor. remitiéndose para ello a la gran autoridad anónima que es b del reglamento e. veremos que esa observación. . por consiguiente.. que se ve rodeado por la observación del sirvienre. 241-242. a la voluntad singular del médico. como tampoco deben obedecer a los locos y a menudo se ven ir. no tener voluntad ::turón ama. 10 · Tenemos por lo tanto este sistema de poder que funciona dentro del asilo y tuerce el sistema reglamentario general. un sistema de diferenclas y jerarquías.-. el enfermo. La siguiente es b descripción de los sirvientes en esa posición de merodeo: § 398. fuerce::s.cluso obligados a reprimirlos. se trata de un funcionamiento táctico del poder o.al pundono. sistema de poder asegurado por una mufcípfícídad. una dispersión. con la cual va a raparse en el rnomemo mismo en que dé al sirvieme una serie de órdenes.. Los sirvicnres o guardianes deben ser altos. incluso. también estará rodeado por la voluntad del médico.

b desaparición del criterio del error para la defini-. para quien ésre es quien se cree "por encima de los o eros" . en qué sentido. a algo can simple comO la observació"n. digo "relaüvamente com· pleja" porque lo que aca~o de señalar es aún muy esquemático. Ahora bien. ere.. una fuerza. así aparece efectivamente el loco dentro del discurso y la pdct!c. se debe muy probablemente a que en ese campo reglamentario del asilo hay . En este asilo se organiza entonces. por supuesto. pues bien. puede decirse Con mucha verosimilitud que en el cora1. me)or dicho. ción. a principios del siglo XIX vemos aparecer de manera muy repentina un criterio de reconocimiento y atribución de la locura que 11 !bid.o Bicerre o Charenton-. sólo es posible en virtud de una distribución táctica relativamente compleja. debe ser un pcoblema de victoria. "Grabación: hacerse. Y bien. siempre era decir que se engañaba. antes de ser o. ese gran cliv:1je del que y:1 hemos hablado. para que el universo reglamentario sea recorrido por esa especie de relevos de poder que lo falsean y distorsionan. Hasta fines dd síglo xvm. es sin duda porque el probiema. para la atribución de la locura. más bíen. 230. de hecho. Para que el poder se despliegue con t:tnca astucia o.. si hay en cfecm ese despliegue táctico y deben mmarse tantas precauciones para llegar.22 EL PODER !'SIQUIATRICO obj'etividad y la verdad del discurso psiquiátrico. Pero. lo que caracterizaba a la locura era el sisrema de creencia. un campo de batalla. efectivamente.algo que es un peligro. p. las lettres de cachet. y así encontramos ese gran punto de inflexión. de la verdad de la enfCrmedad y de su curacióñ. 11 De hecho. en rérminos generales -y esro induso en Jos informes policiales. Hace un inotnento cité la curiosa definición d~l loco dada por Fodéré.¡ psiquiátricos de principios dd siglo XIX. que pudieron [llevarse a cabo con]* individuos en hospicios coni. decir que alguien era loco. . hasta qué límite se engañaba.. los interrogatorios. a quien debe dominarse es. en el fondo. para poder ser el problema del conocimienw. atribuirle locura. si llegamos a una disposición táctica semejante. En otras palabras. al loco·. de qué manera. sobre qué punto. después de todo.ón mismo de ese espacio hay un poder amenazante que es preciso dominar o vencer.

cu<íl es el :imbico. es decir. En tercer lugar cenemos una suerte de locura que se adosa a las ideas miS:. ya no en el dominio gcneraJ deJas ideas así sacudidas y enrrechocadas. la táctica del asao en general y. la fuerza de esos instintos desatados. Por último ~enemas la fuerza de la locura Cliando se ejerce. la gran fuerza desatada de la locura. si ése es en efecto ef objetivo de la táctica asilar. Tenemos la fuerza en cuanto se aplica a los instintos y las pasiones. y a esto se denomina manía.d cUal se le atribuye la locura a parrir de comienzos del siglo XIX. mas. el hecho de que ya no se trata en absoluto de reconocer el error del loco sióo de situar con roda precisión el punto en que la fuerza desatada de la locUra lanza su insurrección: cuál es el punto. si ése es el adversario de esta dctica. se ajustará y deberá ajustarse a la caracterización. como . la fuerza de esas pasiones sin límite.CLASE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 23 es absoluramcnte disrinw. se denomina "furioso". el elemento por ._-dsa creencia. y se la llama manía sin delirio. y esto caracterizar:\ jusrarnenre una locura que no es una locura ele error. pero no es exacco. ninguna f. el ámbito de aplicación de esa explosión de la fuerza y Su desencadenamiento. sino en una idea específica que. de una manera más particular. no dominada y quizás indominable. encuemra un refuerzo indefinido y va a inscribirse obstin'adamente en el comportamiento. con respecto a qué va a aparecer y desencadenarse la fuerza para trastornar por completo el comportamiento del individuo. Tenemos la fuerza pura del individuo a quien. pues bien. el espíriru del enfermo. iba a decir que se traca de la voluntad. en realidad. es lo que recibe el nombre de melancoHa o de monomanía. y que adopta cuatro grandes formas según el ámbiw donde se aplica y el campo en el que hace estragos. De modo que. lo que caracteriza al loco. el hecho de que en él se desencadena cierta fuerza. que las trastorna. la táctica individual que aplicará el médico a tal o caal enfermo en el marco general de ese sistema de poder. ¿en qué puede consistir la curación. Y b primera gran distribución de esa práctica asilar a principios del si~ glo XIX retranscribe con mucha exactitud lo que pasa en el interior mismo del asilo. el discurso. las vuelve incoherentes. finalmeme. de acuerdo con la caracterización tradicional. ninguna alucinación. una locu~ raque no implica ilusión alguna de los sentidos. las hace chocar unas comra otras. Por consiguiente. digamos que es la in· surrección de la fuerza. b localización.

en contraste. . En la psiquiatría de la época vemos distinguirse con mucha claridad dos tipos de intervenciones. "Avancages de l'arr de diriger les aliénés pour seconder les cffers des médicamems''. 58. Ante wdo. a partir de la c~alla curación es factible. 13 12 Philippe Pinel. es objeto de una descalificación constante y regular: la práctica propiamente médica o medicamentosa. y muy pronto adoptada en Francia. en definitiva. Por eso. esa ortopedia moral. poniéndolo bajo la estricta dependencia de un hombre que. un inAujo irresistible.. John Hasla1n. Sobre la base de esro resulta posible el cambio del encadenamiemo vicioso de las ideas. 12 En esta definición de la operaci6n terapéutica propuesta por Pinel. Y además constatamos. Una que. por darle algún nombre. boticario del hospira.. a raiz dd fallecimiemo de la mujer de un cuáquero. de la terapéutica psiquiátrica. 13 E! "rraramiento mora!" que se desarrolla a fines del siglo XVIII reúne rodas los medios de intervención sobre el psiquismo de los enfermos. quien lo ejerce no tanto a partir y en función de un saber como en función de cualidades físic3..:¡ psiquiátrica encontramos escenas y una batalla como acro terapéu[ico fundamental. creo. ocurrida en condiciones sospechosas e11 el asilo del condado de York. definido en primer lugar por los ingleses.24 EL PODER PSIQUIATRICO no sea en el SOJ!letimienco de dicha fuerza~ Y así encontramos en Pinel esa definición muy simple pero fundamental. en contraste con el "traramiento físico" que actúa sobre el cuerpo a rravés de remedios y medios de contención. durante el primer tercio del siglo XDC. proropr:ícric. 11.dos de trascornos memalcs.~. op. sec. rengo la impresión de que se vuelve a cruzar en diagonal wdo lo que les he dicho. §VI. el principio de la estricta dependencia del enfermo con respecto a cierro poder. definición que no constataremos ames de esa época a pesar del carácter rústico y bárbaro que puede presentar. renga la capacidad de ejercer sobre él un influjo irresistible y modificar el encadenamiento vicioso de sus i4eas". por así decido. William Tuke ( 1732-1822) pmpone la creación de un establecimiento destinado a recibir a los miembros de la "Sociedad de los Amigos" afect. por sus cualidades físicas y morales. ese poder sólo puede encarnarse en un hombre y únicamence en un hombre. En 1791. cit. el desarrollo de una práctica que se denomina "tratamiento moral". El Retiro abre sus puerras d 11 de mayo de 1796 (cf clase del 5 de diciembre de 1973. p.l de Bcchlehenl anres de llegar a ser doctor .s y morales que le permiten desplegar un influjo sin límites. en est3. nora 18). esencialmente por Haslam. La terapéutica de la locura es "el arre de subyugar Ydomesticar. Tmiti midico-philorophiqu~ . :~1 alienado.

Asoci:~ción Española de Neuropsiqui:~rría. Fondo de Culrura Económic:l. como podría imaginarse. 2. y en su informe "Recherch~s cr observacions sur !e traitemcnc moral des a1iénés". poder obscrv:lr!a. Pinel retOma el principio en sus "Observarions sur le régime moral qui eSr le plus . Baílliere. nota 6). 4n-496.CLASE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 25 Y este tratamiento moral no es en absoluto. 484-487. 13-15. ''Le rraircmt'JH mor:1\.:cle~. pp. rcrcera parte.-B. J. Uno incompleto. Fram. propre a rérablir. Section Médecine. ll. Farís. Madrid. el vigilante se acerca con :1pariencia inrrépida pero lentamente y paso a paso hacia el alienado. diagnoscicada y. 1789. Cf.: El trawmiento moml de la Locura. no Hcvada a cabo por el médico -pues éste debe ser evidentemente soberano. sígue atrayendo coda su atención para sustraerle la visión de lo que ocurre a su lado. 4.b!ecimienw en sus obras (cf mpra. París. En Francia. esp. 1976]. Mémoires de la Société Jv!idicale d"/Jmulation. Véanse las páginas que Michel Foucault le dedica en la Histoirr: de !a folie h l'tlge classique. . les dijfirrnces quila dútinguent du dtlire aigu: les moyens du tmite- ment qui llá convir:nnent.. sin llevar ripo alguno de arma para evitar exasperarlo. mediamc conminaciones acinadas.: HistOria de In loettra en In ipoca cldsica. cf.. "Naissance de !'asile". folie. 4. .1828) sistematiza sus principios en De /d. Gal!imard. 109-129. entre 181 O y 1830. 2. 7Upique. sec. Gnzette de Snnt!. !a raison égarée des maniaques". 1840 [trad. Éricnne Jean Georget (1795. La operación terapéutica que se formula en esos años. la nature et le mode d'action de ses CllUSrJ: sa marche et ses tt:rminaisons. Crevor. 215-255: ambos trabajos se reedilaron con modificaciones en e! Tmité médico-phiLowphique. de prueba.ois Leu- rer (1797-1850 hará hincapié en la relación enrre el médico y el enfermo.. pp. Thérapeutique mentale ct comróle social au Xlx" . también Robert C. una especie de proceso de largo alienro gue tenga esencialmente como función primera y ülrima poner de manifiesto la verdad de la locura. y que es como la operación de desgaste. elabora !os principios de ese est:J. Du mtiumr:nt moral de In foiú. a partir de ello. op.rel.sino por el vigilante. por decirlo de algún modo. deftnir la terapia. 1798. Órdenes precisas e imperiosas de obedecer y someterse: un poco desconcenado por ese comin~nte altivo del en medicina en 1S 16. 1820. En presencia de un alienado furioso. pp. dans cenains cas.¡. México. Esta escena de enfrentamiento puede asumir dos aspectos. De este primer esbozo de la gran escena hay un ejemplo en el Traité médico-phifosophique de Pinel. 2001].. át. febrero de 1970. srávies de recherches Clldtwiriques. pp. dcscribirb. pp. 501-511 y 523-527lrrad. ConJidérations sur ceru maladú: son ri~tt. 46-I 05. París. le: habla con el tono más firme y arncnazanrc_mientras avanza y. 1972. esp.ii. es una escena: una escena de enfrentamiento..r: r:t Jf!J symptOmr:s. c:~p.

se pone un plaro de sopa frcme a él y se Jo intima con la orden más precisa a tomarla durame la noche si no quiere sufrir los rraramiemos m:ís crueles. para asegurarse la salvación. se tiende en su dirección esa especie de lanza terminada en un semicírculo y se lo sujera contra la pared.26 EL PODER !'SIQUIÁTRICO vigilante. un grupo de servidores apiñados a su alrededor y armados con cadenas que agiran con esrrépiro. debía "imitar las abstinencias y monificaciones de los amigues anacoretas". la escena imperfecta. un wno de voz acerrador. Y resulta que un día rechaza con más dureza que de cosrumbrt! una sopa que le sirven: El ciudad::tno Pussin se presenta al anochecer en la puerta de su celda.Xl. La escena de (a curación es una escena compleja. enue la idea del casrigo que lo amenaza y la perspectiva pavorosa de los tormentos de la otra vida. Aquí tenemos..] digno de espanw. se ve rodeado de improviso por el personal de servicio. otro un muslo o una pierna. por ejemplo "un semicírculo de hierro" en el extremo de ·una larga pértiga. Tmiti midico-philosophiqtu . uno un brazo.§ X. cuando el alienado queda fascinado por la altivez del vigilanre. sólo presta atención a él y no ve que se le acercan. F. el personal se retira y se lo deja en el más penoso estado de vacilación. u. "Car:tcrl=re des aliénés les plus violents et dangereux. . los ojos inyectados. M. consistente en quebrar la fuerza desatada del alienado mediame una especie de violencia asmra y repentina. op. Pero es evidente que no se erara de la gran escena de la curación. 14 Como complemento. Luego de un com- 14 Philippe Pinel. d alienado pierde de vista codos los demás objetos y. cit. con un aparaw ["aparaco" en el sentido del rc:. en ese momento. desde luego. para dominarlo. Se refiere a un hombre joven "dominado por prejuicios religiosos" y que creía que. sino también toda alimentación. He aquí un ejemplo famoso del Traité médico-philosophique de Pirre!. claro está. negarse no sólo todos los placeres de la carne. 90-91. .acro clásico. . la reservada al vigilante. a una se~ ñal. J>jneJ aconseja uriJizar una serie dC insrrumenros. cr expédiens a prendre pour les réprimer··. cada uno de los sirvien· tes roma uno de los miembros del furioso.. es decir. sec. que se acerca~ ba a paso lema y corno quien no quiere la cosa.. de manera cal que. ~i quieren. pp.

Segundo. la operación (erapéutica no pasa en modo alguno por el recorlocimiento. es muy importante en su mor- fología gent:ra. 60-61. y él escapa de este modo a una muene segura. en cierto mo:. En primer lugar. a mi entender.. en 15 !bíd. Cuarto.CLASE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 27 bate interior de varias horas se impone la primera ided y· el enfermo decide tomar su alimento. Tercero. sec. es una operación cuya importancia radica en que no se trata de. de aplicar una receta técnica médica a algo que se considere como un proceso o comportamiento patológico. efectuado por el médico. la victoria de una idea sobre otra. pp. gue debe ser al mismo tiempo la victoria de la voluntad del médico sobre la del enfermo. como ven. se enrabia una batalla y se establece una relación de fuerza determinada. por un lado. . el primer efecto de esa relación de fuerza consiste. lo imponame en esta escena es que sobreviene efeccivamente un momento en que fa verdad sale a b. en un caso como ésce y en rodos los casos similares.1d de ayunar para obtener su salvación era errónea y delirante. vacilaciones. pues la cuestión est:í. el sueno y las fuerzas vuelven por erapas. §VIII. luz: el momento en que d enfermo reco· noce que su creencia en la necesid. cuando reconoce lo ocurrido y conf1esa que ha auavesa· do una serie de fluctuaciones. !1. ere. "Avanragc d'ébran!er fonemenr l'imagination d'un aliéné dans cerrains cas". y la del enfermo. Por lo tamo. Para resumir. 15 Tenemos aquí una escena que. Y ambos deben. remitir a una victoria. por orro. Para que su operación renga buenos resultados. ningún discurso de verdad. Se lo somete a continuación a un régimen apto para restaurarlo. en suscitar una segunda relación de fuerza dentro mismo dd enfermo. en generar un conflicto entre la idea fija a la cual él se ha aferrado y el temor al castigo: un combate que provoca otro. Durante su convalecencia me confiesa a menudo sus agitaciones crueles y sus perple· jjdades a lo brgo de b noche de la prueba. se trata del enfrentamiento de dos voluntades: la del médico y de quien lo representa. d médico no requiere ningún trabajo diagnóstico o nosográfico. así como el uso de la razón. .· do.J. njnguna manera. cuando la escena üenc un buen final.de las causas de la enfermedad. tormentos.

había sido !'elativameme ajena. absolutamente irreductibles a lo que ocurre en b misma época en medicina. la observación. virtualmente nada que ver con lo que está entonces en proceso de convertirse en la experiencia.rría. de la verdad. Suele pensar~ se que la psiquiatría ap:~rece. Lo que ocurre en ese periodo de 1800 a 1830 es. esa . que iba a pcrmicir 2 la medicina inscribirse efectivameme demro de un dominio de discurso cien e!~ fico en el que coincidiría. algo basrame diferenre de lo que suele supo. creo. con sus modalidades propias.dores de la psiqui::J. en el momen(o concrero de la confesión. de la observación.ncrse. y· por lo tamo sin rener en cuenca ese problema-. Pues todo eso. pero por conducco de la confesión y no a través de un saber médico reconsütulclo. Último punto: cuando esa verdad se ha alcanzado de tal modo. sin embargo. como una especia. por lo tanto. a mi parecer. . del acontecimiento. se cumple y se sella el proceso de curación. Aquí tenemos entonces roda una disuibuci6n de la fuerza.lidad dentro del dominio médico. de la objetividad.que no es dt manera alguna lo que podemos encontrar en un modelo que cabría llamar médico. la actividad diagnósclca y el proceso terapéurico de la medicina. se efecrúa. del poder. entre aquellos a quienes po~ demos considerar como los fünd:J. Es posible decir que en la medicirn. hasta entonces. y que en esa misma época estaba constituyéndose en la medi~ina dínica.28 EL PODER I'SfQU!ÁTRfCO esta escena en la cual hasta el momento la verdad no tuvo nmgún papel. d relaro mismo del enfermo constituye el momenro en que ella resp!:mdece. en su disposición gen~ral. clínica de esos días se c.onsritu(a cierro modelo epistemológico de la verdad médic:t. etc. la que marc:1rá la hisroria de la psiquiatría en el momentO mismo en que . este procedimienro son. A mi entender -sin plamear aún el problema de por qué una práctica co~ mo ésta pudo verse efCctivamenre como una práctica médica.líios como el momemo en que la psiquiatría llega por fin a inscribirse demro de una p_ráccica y un s:1ber médi~ cos a los cuaJes. por qué fue necesario que las personas encargad:is de esas operaciones fueran médicos. la asocia a la medicina. la biología. por primera vez.o. En ese nivel y ese momento.se fu11da dentro de un sistema de insricuciones que. esta escena. A mi parecer. en su morfología. la operación médi~ ca que llev:1n a cabo cu:tndo curan no tiene. con la fisiología. Será esra heterogeneidad.en ese momenr. comünmeme se inlerprcta lo ocurrido dur:uue esos treinta . este acon~ tecirnienro.

como lugar donde tienen origen las prácticas introducidas en relación con la locura en los siglos XVII y XVIIL En síntesis. esa especie de núcleo de representaciones. el saber que se forjab~ sobre ella. 407 y 415. creo que. cap. si se quiere. y tercera p:me. cap. ( 1972). de imágenes rradicion::zles o no. de fanmsmas. y de parte de gente que tiene una califiCación médica. pp. Por ejemplo. había una serie de cos~s que eran: perfectamente criticables. de saber. fuera tradicionalmente. 17 Michel Foucault. 169 y 174. . f'. cap. primera parr~. "Bibliod1eque des sciences humaines". cap. GalJimard.sr. 1 (. natur~listas. Me parece gue había imentado estudiar sobre todo la imagen existente de !a locura en los siglos XVli y XVIII. Plan. París. fuera de acuerdo con modelos botánicos. y c:1. w. pp. segunda parte. .: La arqueología del saber. donde llegaba precisameme al poder asilar. El punto de partida de esa crítica de la noción de "percepción" o "experiencia" se encuentra en Miche! Fouc:lllli. En primer lugar. como punto de partida. A grandes rasgos. IV. * * r Con ello renemos. es sin duda el punto de llegada o. etc.::~blecimienros que reciben en la época el esratus médico.. "la Forma· rion des objets".r y el desencadenamiento y desarrollo de estas escenas sólo son posibles. pero con unas cuamas diferencias. "Le nouvcau parragc". 1. Histoire de Úl folie fl i'rlge cUmique. L'Archénlogit> du sn~ voir. "Les insensés". Me parece que en ese trabajo. v..CLASE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 29 puesta en escena. 55-74 [tr~!d. co11 todo. de interrupción del trabajo que hice antaíío en la Historia de la locura. me había quedado en un análisis de las representaciones. del que me sirvo como referencia porque para mí es un~ especie de background del trabajo que hago ahora. sobre rodo en el último capítulo. 11. "La rormarion des rnodalités énonciativcs". l'ads. etc. el temor que despertaba. 223. 1972]. col.. México. la organización del espacio asib. Yo habla -situado ese núcleo de represen raciones. pp. esp.e es el punto de partida de lo que querría estudiar esre año.p. Siglo XXI. en la Húcoire d~ lrtfolir . médicos. cit. p. había privilegiado lo gue podríamos lfamar ia percepción de la Iocura. aceptados e instituciornlizados en el interior de esr. "Le fou au jardin des espt:ces". en mdo caso. 16 Me gustaría retornar bs cosas en ese puma de llegada. un primer paquete de problemas. op. 1969. r. FoLie et dimison. 19G l.

dar origen a afirmaciones. ya no esa especie de núcleo representativo que remire por fuerza a una historia de las mentalidades. experiencias. de todas las forma. y apelar. . GrJbación: formarse y. el sujeto. si se busca la relación emre práccica discursiva y. etc. no digamos en un nivel "fundamental".. sino un dispositivo de poder. rdaciÓnes de producción. p·orque era muy ignorante de la anripsiquiatría y. .lO instancia productora de la práctica discursiva. . querría intentar ver. ¿no son justamente los dispositivo. ere. ¿A qué hay que referir y dónde hay que buscar esa formación de la práctica discursiva~ No se puede evitar. dispositivo de poder y dis<:ursó de verdad: es esro lo que querría examinar este año. negaciorres. implícita o explícitamente. si no se puede poner como punw de partida del análisis. con lo que la palabra "poder" aún tiene de enigmático y será preciso explorar. Vale decir: ¿en qué medida puede un disposiüvo de poder ser productor de una st. de la psicosociología de la época-. en suma. el análisis discursivo del poder estaría. por lo tanto.30 EL PODER PS!QUIATR!CO Ahora bien. palabra que no me gusta muCho. esto es. a codo un juego de la verdad? Dispositivo de poder y juego de la verdad. el punco a partir del cual debemos poder asignar la formación de las prácticas discursivas? ¿Cómo pueden ese ordenamiento· del poder. por consiguiente. el psiquiaua y la locura. en particular.o Volumen.s de poder.. En este aspecro. csuucturas económicas. El dispositivo de poder con. esas tácticas y estt-acegias del poder. si es posible hacer un anoílisis radicalmente diferente. en ese segund.]-+-derivarse de él? . teorías. me parece. pasar por algo así como la representación. a una psicología y una filosofía rotalmente consücuidas.s de representaciones que a continuación pueden [ .. a tres nociones que me parecen cerraduras enmohecidas con las cuales no se puede adelantar mucho . La segunda crítica que hago a ese último capítulo es que recurrí -aun~ que. rc[Qmando en el punto que ya mencioné. después de codo. digamos. no puedo decir que lo hice de manera demasiado consciente. sino en un nivel que permitiría captar la práctica discursiva en el punw preciso donde se forma. de discursos y.:rie de enunciados. el problema que está en juego es e! siguiente: en el fondo. <:on respecto a lo que llamo arqúeolqgía. del pensamiento. A mi juicio.

¡j esbozar así un poder físico. la noción de violencia. y. 327-328 y 358. en su nivel capilar. foLie . (Cf. Por mi paree.. pp. cit. creo al contrario quc·Io es~ncial en wdo poder es que su punm de aplicación siempre es. Todo poder es Hsico. op. 508 y 520. cap. Ahora bien. en última in~tancia. . violenro. en cuamo es perfectamente irregular. enlpero. infm. es un poder meticuloso. "Médecins et mab. en efecto -y la noción me fasüdia en este aspecto-. par eso mismo. pasional: un poder desatado. por decirlo de alguna manera.) . un poder irregular. por un lado. "Naissance de l'asile".CLASE OEL 7 OE NOVIEMBRE OE 1973 31 En primer término. Además. no auavesado por la violencia. deja suponer que el buen poder o el poder a secas. siempre se ricne en meme algo así como una especie de connotación relacionada con un poder físico. Cuando se habla de violencia.. el poder es físico y. si damos este nombre al despliegue físico de una fuerza enteramente desequilibrada. al concrario de lo que conraban los hagiógrafos. "Situación del curso". . y la tercera parte. y en el interior misrno de esas estrategias se ve con mucha exactitud cuáles son el lugar y el papel de la violencia. donde afecta al propio individuo. etc. fue que. irregular. y cmre el cuerpo y el poder polhico hay una conexión direcra. pp. !'v. no creo que sea porque recurre a 1~ violencia. si es cierto que no se puede asignar la reforma de Pinel a la categoría del humanismo. por consiguiente. IV. 18 En efecto. me pareció que no se podía poner la reforma de Pinel bajo la rúbrica de un humanismo. la noción me parece peligrosa porque.des". ranro ellos como los demás recurrían mucho a la fuerza física. 502-503.ba todavía atravesada por algo como la violencia. 0972). Ahora bien. Sin embargo. etc. lo que me sorprendió en ese momento al leer a Pinel. el cuerpo. calculado.. los ejemplos que les mencioné hace un instante prueban sin lugar a dudas que el poder. manejado del ejercicio del poder. Aprehendido en sus ramificaciones tÍ[cimas. tal como se ejerce en un asilo.. no es un poder físico. no 111 La noción de violencia sirve de base a los análisis de los modos de •ratamienw em- prendidos en la segunda p:trte de b Hútoirf! de la. Esquirol. cap. 497. calculado. porque roda su práctica esr:~. cuyas tácticas y estrategias están perfectamente definidas. esta noción de violencia no me parece muy satisfacror_ia porque induce a creer que el despliegue físico de una fuerza desequilibrada no forma parte de un juego racional.

a la vez de individuos y de colectividad. pp. la tercera noción a la cual me referí para explicar d fuocionamiento dd asilo a comienzos del siglo XL'( fue la f. en conexión con lo que podríamos llamar institucionalización de b psiquiatría.. En otras palabras. La segund3 noción a la que me referí y. las redes. creo. traté de mostrar que la violencia de Pinel [o] de Esquirol había consis[ido en Así. 19 . los relevos. precis:unente constitutivos a la vez del individuo y de la colectividad. emonces. en líneas generales. no son las regularidades institucionales sino. se pueden meter ahí demro todos los discursos psicológicos o sociológicos. la colectividad. ' FJ manuscriro agrega: "La institución neutrali:t.milia. de rnaner. 483-530. los anáiisis dedicados a1 '~nacimicmo del asilo"'. los puntos de apoyo. ya se descuenta la existencia del individuo. es necesario ocuparse de las relaciones de fuerza en esas disposiciones tácticas que atraviesan las insriruciones. 19 Había supuesm posible decir que. a partir de princípios del siglo XJX. Ahora bien. aparecen contra el fondo de esa red de poder. a mi entender. me parece. Y el individuo. con una serie de instituciones entre las cuales el asilo era la forma más importante. por ende.. en el fondo. o sólo las hace actuar en e! espacio definido por db". más precisameme aún.a las relaciones de fuer1d1. Lo imporrame. el efecto del poder en cuanto éste es un procedimiento de individualizaci6n. el saber psiquiátrico tomó las formas y las dimensiones que se le conocen. las corriemes. Según mi criterio. porque a panir del momento en que se habla de institución se habla. y funcionan en sus diferencias de potencial y sus desvíos. las disposiciones de poder. la institución. mucho más. E_! individuo sólo es. ihid. las diFerencias de potencial que caracterizan una f(xrna de poder y que son. es b de insritución. el grupo.* Cuando en realidad sería preciso indicar que lo esencial no es la institución con su regularidad y sus reglas sino justamente esos desequi\ibrios de poder sobre los cuales rraré de mostrarles que falseaban y al mismo tiempo hadan funcionar la regularidad del asilo.1 no muy ...~a­ risfacwria. ames de vérsclas con las instituciones . ya no creo que ia noción de institución sea muy satisfactoria. la colectividad y las reglas que los.gobiernan y. al comrario.32 EL PODER PSIQUIÁTRICO en el senrido de ser desatado sino. oculta ciena canridad de peligros. de obedecer a rodas las disposiciones de una especie de microfísica de los cuerpos. Por ülcimo.

dirions Socialt:>. del aparaw del Estado. 509-511. Rev. encontré en definitiva muy escasos ejemplos de utilización de ese modelo fa~ miliar. f.a dd poder". ~ El manuscrito precisa: "No se puede utilizar la noción de aparara del Estado porque es demasiado amplia. . y sería igualmente falso. 21 Alusión a los análisis de Louis Alrhusser. eso se dará mucho más adelante. imagen o el personaje del padre denrro del espacio asilar. de lo que podemos llamar el episodio psiquiárrico en la hiscoria de la medicina.Sp. ~ .'C No es la familia... y no me parece asimismo que haya que hablar de familia. organizado por un aparato del Estado.es analizar e. es decir sólo en el siglo X. en cuanw -y éste será el objew del curso. la noción de institución. Esquirol. reeditado en Positions (1964-1975).~as relaciones de pod~r propias de la práctica psiquiitrica. cf. el tiempo de los individuos. En roda caso. Jos gestos. dema~iado aLsrracra p:.. ]**en esas relaciones de poder que estamos en condiciones de señalar en el imerior de la práccica psiquiátrica.1e du Ratiomdúme Maderm:. cü. Nares pom une recherche"..: IdeoLogía y aparatos ideológicos dd Estado. .: Posiciones. que se ejercen sobre el cuerpo. 151. el comporramienro.son productoras de una se- zu Sobre el papel del modelo familiar en la reorganización de las relaciones cmre locura y razón y la constitución del asilo. pp. t. Michel Foucault. la noción de violencia. ap. 20 Ahora bien. pp. Nueva Visión. Barcelona.. 1977]. 1976. junio de 1970. si pasamos por alw el modelo familiar. París. Fodéré. al final mismo. 21 Ni el aparato del E~rado puede servir de fundamento* ni la familia puede hacer de modelo [. vale decir. creo que "violencia" no es la palabra adecuada e "institución" no es tampoco el nivel de análisis en el cual hay que·· situarse. Y no es cierto gue el médico in teme reactivar !:J. A mi juicio. creo. decir como se dice a menudo que la práctica asibr. Pinel.. Grabación: en lo que ocurre. capilart. que introduce el conccpro de "apararo del Esrada" en su ardculo "!déologie er appareils idéologiques d'J:rar. no hacen otra cosa que reproducir la familia en beneficio o a pedido de cierro comro\ estatal. pp. 1974].. minUsculos.S. etc. en La fensie. Uuenos Aires.s. 3-3H [(rad. Histaire de la folie .CLASE DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 1973 33 jnrroducir el modelo familiar en la institución asilar.1ra designar esos poderes inmediatos. el poder psiquiáuico. Anagrama. creo. esp. 65-125 (trad. El aparato del Estado no explica esta microfísic. al releer d. la norma. no es rampoco el aparato del Estado. el problema que se plantea -si prescindimos de esas nociones y modelos. (1972). si lo prefieren.

querría inrencar ver la estrategia de es:LS relaciones de poder y esos enfrentamientos que se des- pliegan en la práctica psiquiátrica.esrá muy bien haber susrirujdo violencia por micro física del poder.* • Elmanuscriro (hojas 11-23) proseguía con la c:uestión de definir el proble1na acmal de la psiquiatría y proponía un análisis de la amipsiquiacría. pero ¿acaso avancé? He evitado términos que permitían introducir el vocabulario psicosociológico en todos estos análisis. me gustaría más tratar de ver cuáles son las rácricas pLiesraS en acción en e$aS prácticas que se enfrentan. modelo familiar por estrategia.34 EL PODER PSIQUIÁTRICO rie de enunciados que se presentan como enunciados legítimos. Por lo tanto. me gustaría más hablar de microflsica del poder. . y ahora estoy frente a un vocabulario pseudomilitar que no debe gozar de mucha mejor fama_ Pero vamos atracar de ver qué se puede hacer con eso. en lugar de hablar de violencia. institución por táctica. en lugar de hablar de modelo familiar o de "::~_parara del Estado". en vez de hablar de institución. Ustedes me dirán que .

y comunicación a la Academia de Medicina: "Bid:ue en 1792. Tal es enwnces la que pasa por la escena inicial. Scipion Pinel ( 1795· 1859). esos furiosos. de la psiquiatría a secas-. Me refiero a la famosa escena de Pinel. apenas liberado·s .-de sus cadenas.Mar_}r Barnes en Kingsley Hall. en el camino de la curación. 15-17.Pequeña enciclopedia de las escenas de curación . y esos locos.Manipulación de fr¡ locura y estratagema ele verdad: A1mon Cox. 1856.a en 1849 en un cuadro ti rulado Pine/foit enlever les ftrs aux a/ii1 35 . expresan su reconocimienw a Pincl y entran. 2. a los que se ei1cadenaba porque se re~ía que. en un artículo apócrifo atribuido a su padre: "Sur l'abolirion des chalnes des aliénés. De la ''rnacrofisica de la soberanía" a la "microflsica del poder". 1 "Philippe Pind liberando de sus cadenas a los alienados dd hospicio de Bid!tre" -don· de. Pinel fils". membrc de l'lnsrirut. communiquée par M. pp. De l'aboli· tíon des chaines". mayo de 1823. Bicé:cre. 5. por eso mismo. Note extraire de ses cahiers.io -La nueva figura del loco .discip!ina-. fundacional de la psiqui~tría. escena antipsiquiá- trica . asume sus funciones de "médico de las enfermerías" el l l de septiembre del mismo año.Práctica de la hipnosis e histeria . dispone que se eliminen las cadenas que retie"nen a los locos furiosos en el fondo de sus Celdas.Clase del 14 de noviembre de 1973 Escena de curación: jorge JI!.La escena psicoanal!tica. designado el6 de agosm de 1793. DOY POR DESCONTADO que mdos conocen lo que pasa por ser la gran escena fundadora de la psiquiatría mOderna -bueno.. en Mémoim de I'Acddt!mú de Médm"ne. inaugurada a principios del siglo XIX.es la versión que da su hijo mayor. año 1. en Archives Cénérales de Mtdecine. t.. remonrándo!a a 1792. El pínror Charles Müller lo inmorraliz. quien. de dejarlos libres. par Philippe Pinel. 32-40. dieran rienda suelra a su furor. en lo que todavía no es exactamente un hospital. pp.

de prestancia plástica. pp. M. IV. recibe con mucha dureza a su antiguo médico durame su visita y lo embadurna con suciedades y basura. en su fogoso delirio.y que. relatada con cierto detalle por Pinel en el Traité médico-philosophiqtte del afio lX (1800). no ramo eu la época en que ocurrió -se sitúa en 1788-. allí en más debe obedecerlos. no dejó de rcner una especie de fuerza. sino cuando fue conocida en Francia y por último en tod3. 483-484 y 49G-50 l.tmi!ia y de wdo lo que lo rodea.36 EL PODER PSIQULÁTRICO Ahora bien. como verán enseguida. por ello. cuando los reyes. Michel Foucault se refiere a ello en Histoire de iE1 folie . el alienado. que fue el que circuló en Francia y dio a conocer el asunw: Un monarca [Jorge 111 de Inglarerra. Quien dirige el rralamiento le' informa que ya no es soberano y le advierte que en lo sucesivo debe moslrarse dócil y sumiso. op. también reducido a un estado de mugre re- néJ de Bicétre. Un día. queda confinado en un palacio aislado y se lo encierra solo en una recámara cuyos crisrales y muros se cubren de colchones para impedir que se hiera. F. digamos. tercera parte. para que su curación sea mis rápida y sólida. coma por la cinrura al delirante. Guardan con él un tranquilo silencio. quedan a cargo de atender sus necesidades y presrar!e codos los servicios que su estado exige. . disfrutó de mucha repercusión. aun cuando en la época.]. Y esta escena es importante porque presenta exactamente lo que por entonces er. pero en cuanta oportunidad se les presenta le hacen sentir la superioridad de su fuerza. F. el alienado.:¡ la prácrica psiquiátrica co"n1o manipulación reglamentada y concerrada de las relaciones de poder. cap. no se pone ninguna rcsrricción a las medidas de prudencia de quien lo dirige [adviertan la palabra: es el médico. (1972). Se trata de una escena no sucedida en Francia sino en Inglaterra -y por otra parte. pero también de convencerlo de que se encuentra bajo su e mera dependencia y de que de. Europa. cit. habían adquirido cierta costumbre de pe~der la cabeza. He aquí el rexto de Pincl. . en realidad hay otra escena que no ruvo la fortuna de ésta.] cae eu la manía y. por razones que es fácil comprender. alejado de su F. M. . de una csratura hercúlea. wdo el aparato de la real~za se desnnece. Uno de los pajes en era al punto a la recámara sin decir una palabra. Dos de sus antiguos pajes.

esa clesacralización. pp. el mtdico ele Jorge !IL 3 Creo que lo que aparece en primer lugar es. .. mirándolo con altivez. sale deprisa para retomar su puesto. una ceremonia de destitución. en el fondo. .u. V.. 13-15 (reproducido en Jacques Posrel. episodio mencionado por Philippe Pincl en "Observations sur le régime moral qui esr le plus propre a rérablir. doivcnr-ils i!tre condamnés 3 une rédusion érroire?". pp. op. Ceorge 111 and the Mad-Bwiness. § VTI. op. y el médico. sec. pp. touching the Pment State of His Majuty! Heafth. Cmeu de Úz psychiatrie. lo desvisre. 1998. !e cambia la ropa y.. lnstitur Synrhélabo. de febrero a julio de 1801 y desde octubre de 1810 hasta su muerte. una especie de coronación al revés en la cual se indica con mucha claridad que se trata de poner al rey bajo una dependencia total. 192-193. so\n '. col.de \Xlillis. Jorge 111 ( 1~38-1820). 173R-I789. han producido un:~ curación sólida y sin recaídas. 192-193 y 286-290. presentó varios episodios de trastornos mentales en 1765. "Poi ice imérit:ure et surveillance l érablir dans les hospices d'aliénés~. Üs premien icrits di! Philippe Pind Le Plessis-Robinson. en el_ decorado y en la escena final. Willis atendió a Jorge lll basra la remisión de sus perturbaciones en marzo de 1789. ". dur:mr leur acds. le informa de manera explícira que "ya no es soberano". lo arroja con vigor sobre Uh mamón de colchones. 1inité midico-pbifosophique . una ceremonia. át. el 29 de enero de 1820. pp.-J personas afecradas de trastornos mentales. Ante roda. Londres. reiteradas a iruerva. Nueva York. cit. Cf. 2 Philippe Pinel. y en el Traité mtdico-phifosophique. lo lava con una esponja. pmpiel:n·io de 1w esmblecimienw en LincoJnslúre p. récuerden las palabras. fue convocado el 5 de diciembre de 1788 a Londres para tescificar ame una comisión creada por el Parlamento a fin de pronunciarse sobre el estado del rey. {1789). por consiguiente: el rey queda reducido a la impotencia.CLASE DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 1973 37 pugnante. op. J Sir Fr. "Les Emp&heurs de penser en rond". donde Pinel cita el Report Jrom the Committee Appointed to &amine the Physicians who Haue Aúended HiJ Majesty during 1-/is !llness. • Grabación: un papel ran importante. "roda el aparato de la realeza se desvanece".. 1969. que en cierto modo es el operador de ese descoronamienro. cit.wár Wi}}ü [1 7 l 8-1B07). . y que éste tornó . 2 Querría hacer un breve análisis de los elementos de esta escena. 1789. es muy sorprendente en el ccxto de Pinel. Lecciones similares. "Les maniaqucs. Y me parece incluso que los "colchones" que lo rodean y que cumplen un papel [Gtn grande]* a la ve'l.· los durante algunos meses y secundadas por orros medios de trammiento. hay algo que... Panilieon Books. 194-197). Decreto de destitución. rey de Gran Hretaña e Irlanda. Ida Macalpine y Richard Humer. a mi entender.

4 . nada se dice. la miseria y la locura. un poder repanido enrre diferentes personas. entonces. 49. y es. traducción de G.38 EL PODER PSIQUIÁTRICO importantes. f!ltlde médico-psychologiqut.: Ricardo 11!. edición bilingüe. cit. en CE11um comp/1:tes. p. en el sicio en que·se encuemr:1. puestas entre paréntesis. 371~581 [trad. la locura del rer [Jorge ¡¡¡J. Roben l. Cf la versión francesa. Aguil<~r. }' remite a la obra de André AdnCs. lo fija en un punto preciso y. 1997. pp. en el fondo. MaJaplore. en ObrtlS completrts f.ráccer implacable de un reglamento que ni siquiera se formula pues. hermano del rey Eduardo IV-. op. de la corona. "Bouq~tins". París. París. Shakespeare et in fo/ü. Le Roi Lrnr. Es un poder anónimo. Volved a mencionarla en d curso dictado en el CuUege de France en 1983-1984. publicada por primera vez en 1608 y luego en 1623.affont.~e refiere<~ ella en Hisroire de la folie . Tragédies ft. sin nombre. rr.con claridad que codos los agent~s dd poder permanecen mudos. le impiden tanto escuchar y ver como comunicar sus órde~ nes al exterior. lo luce caer bajo un poder de un tipo rnuy distinto de la soberanía y que. " Wil!i¡1m Shake~peare. 1995. Madrid. Richard 111. en una vt!rsión modificada). (1 972). . Cf la ver5ión francesa. 4 ni del rey Lcar despojado de su soberanía y erran re a través del rnundo en medio de la soledad. Michel Foucaulc . col. de la espada que debían hacer visible y sensible a codos los espectadores el poderío universal dd rey reinante sobre su reino. en un drama shakespearianci: no se trata ni de Ricardo lll a. es decir que por obra de: cJJos.as funciones esenciaks de la monarquía quedan. caída del rey. "Bouquíns". Thr Tragrdy of King Lrnr (represen rada en la corre el 26 de diciembre de IGOG. esp. a su cuerpo. Esos colchones son lo que aísla al rey del mundo externo y. Hisroiw Jf. col. es decir. esp. 1935. a difcr<:ncia de la locura def rey Lear que lo llevaba a errar a través del mundo. en sentido estricw. .: Rey Le!lY. en virtud de una usurpación. de Ricardo.. duque de Glouccsrcr. Roben Laffont. al misrno tiempo. y en el cexro se escribe. op. sobre mdo. "Lt: gouvernemenr de soi et des aurres. drama histórico. compuesto entre fines de 1592 r principios de 151)3. 2003]. en ObYas compkms f . se opone a ésta en todos los aspectos. en mí opinión. clase del 21 de marzo de 1984.]. En Willi<~m Shakespe:ue. un poder c¡ue se manifiesta en d c:a.. pero no me da la i1npresión de que sea deJ misrno cipo de la que podríam<Js encontrar.. The Tragedy of King Ridmrd rhe Third. sobre codo. 5 En realldad. ya sólo están ltJs "colchones'' que lo encierran y lo reducen. Le courage de la vériré". Maloine. f>arís.1ducci~n de J.nte el riesgo de caer bajo el poder de otro soberano. en Cl:~uvm completes. y finaliza con su muerte en la baralb de Bosworth. digamos. edición bilingüe. Y en lugar de! cerro.. Desriruc:ión. pp. Tragedias. 579-585 [trad. cit. Monsarrat. a lo gue es. que describt! el acceso al trono. sin rostro. en lugar de esos signos. rodas l.

por consiguiente. el mmismo del reglamento encubre el lugar que ha quedado vacío por el descoronamienro del rey. macilenro. yuien sin duda es hasta cierto punro el elemcmo focal. . 1vfientras el poder soberano se manifiesta esencialmente a rravés de los símbolos de la fuerza resplandeciente del individuo que lo posee. creo. "G cer "dó c1·¡ y sumiso .do y descoronado se instala un poder :wónimo múltiple. Me parece que la fuerza plástica de esta historia se debe en parte al hecho de que. Tmid midico-philosophiqu~ ..r. op. sin color. justamenlí Philippe Pinel. no aparece: Willis nunca se hace presemc. que es en el fondo el poder que llamaré de la disciplina. ¿Cuáles son entonces los agentes del poder~ Se dice que son dos antiguos pajes de esrawra hercúlea. cit. la sumisión. Y cuando un poco mis adelante encomremos a un médico en la escena. A rírulo de hipótesis.. el poder disciplinario es un poder discreto. caída de un poder sobei-ano bajo otro poder soberano. diré que esa relación de los pajes hercúleos con el rey loco y despojado debe CO!llpararse con temas iconográficos. sobre el cuerpo y la persona misma del rey descoronado.CLASE DEC 14 DE NOY1EM1\RE DE 1973 39 cierro modo. es un poder que funciona en red y cuya visibilidad sólo radica en la docilidad y la sumisión de aquellos sobre quienes se ejerce en silencio. Un podet del cipo de la soberanía es reemplazado por un poder que podríamos calificar de disciplina y cuyo efecto no consiste en absoluto en consagrar el poder de alguien.. ¿Quiénes son los agentes de ese poder disciplinario? Como se habrán dado cuenta. Y bien. concentrar el poder en un individuo visible y con nombre. ea lugar de ese poder dec. Creo que aquí es necesario detenerse un poco. el núcleo de ese sistema disciplin:~rio. sino paso de un poder soberano. repartido. es muy curioso. pero el médico. quien ha organizado todo. p. 192. porque estos personajes también tienen una gran i~nportancia en la escena. decapitado por la locura que se apoderó de la cabeza del rey y descoronado por esa especie de ceremonia que indica al monarca que ha perdido su soberanía. se tratará precisamente de un amigue médico y no de:l propio Willis. No hay. al que ese nuevo poder debe ha. la articulación de un poder soberano con un poder disciplinario. Y esw es. lo esencial de la escena: el afrontamiento. a un poder distinto.pira. y bajo reserva de error. sino en recaer únicamente en su blanco. .

el rey que despliega y pone de maniflesco su omnipotencia. que está. por debajo. en ella hay elementos [. 3. personajes que son la representación de la sumisión. la debilidad. en contraste. por decirlo de algún modo. Se traca del rey. el rey que está exaccamence en la posición de esos esda vos sometidos y encadenados a quienes veíamos en la primera de las versiones iconográficas que les mencional~a. pero de una fuerza disciplinada. la fuerza contenida. Ésa es. si lo prefieren.. el rey únicamente cubierm por símbolos de su poder. con un juego de oposiciones. en la escena relatada por Pinel y tomada de Willis encontramos los mismos elementos. el globo y luego. Me parece que. debajo de él o como acompañantes.40 EL PODER PSIQUIÁTRICO ce. etc. una de las primeras oposi_ciones que encontramos en la iconografí:1. pero con la forma de esras dos oposiciones. Tenemos otra posibilidad. En esta oposición del rey convenido en fuerza salvaje y los servidores que son la represemación visible de una fuerza. el rey Húcules. los pajes. la esclavitud. despojado de todos los signos visibles e inmediatos de la fuerza física. y frente a ello. los servidores que son la represemación de un:l fuerz:t. eventualmente la belleza. en líneas gener~tles. y junto a él. . no hercúleo sino de est:uura humana.je del rey. serena de los servidores.. el rey y sus servidores son rradicionalmeme represemados de dos formas. i\hora bien. sometidos a esa suene de poderío aplastante.SÍ se representan en la iconografía las relaciones del rey con los servidores: siempre en la modalidad de la oposición. el armiño. con coraza. corona. ]'1' de la iconografía tradicional en b que se represenra a los soberanos. el cerro. que ha vuelco a ser la bestia humana. Ahora bien. armiño. pero en este caso desplazados y transformados por completo. pero que se concreta de orra manera. Por una parte tenemos la fuerza salvJ. creo que (Cnemos con claridad el puma de conexión emre una soberaní:l en proceso de desaparición y un poder disciplinario que está constimyénclosc y encuentra su propio rosrro. me • Grabació11: que forman pane. pero una fuerza que en cierto modo es comandada en silencio por conducto de esos elementos simbólicos del poder: cetro. la derrota. disciplinada. del poderío real. en armas. Un:1 es la representación del rey guerrero. la representación visible de una Fuerza que le está sometida: los soldados.

fsre es a grandes rasgos el decorado de la escena. escá al servicio de las necesidades y el estado del rey sin que intervengan ni la voluntad ni el esracus del soberano. coma por la cintura al delirame . es decir que la volumad del soberano liga a1 servidor. . me parece que en lo que podríamos llamar poder de soberanía el servidor esd. ere. cuando ésra se exprese por encima de sus necesidades. Desconexión. sólo abandonará el servicio para convertirse en obsráculo a la voluntad del rey. cit. a esa función consistente en asegurar el servicio de las necesidades y el estado. inclusO se dice muy precisamente que están destinados a cubrir el servicio de sus "necesidades" y su "estado". por encima de su estado. " 7 7 Philippc Pinel. Se dice con claridad que esos servidores hercúleos esdn ahí para servir al rey. Y el servidor sólo intervendrá como fuerza de represión. quien viste y desviste al rey. su limpieza.. .CL\SE DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 1973 41 parece. y si atiende las necesidades de éste no lo hace porque cal sea la voluntad del mon. d episodio de la confrontación con el médico: "Un día. debe satisfacer las exigencias y necesidades de su estado: es él. Uno de los pajes entra al punto a la recámara sin decir una palabra. en su fogoso delirio. a \a vez obedientes y todopoderosos. su estatus de rey. por consiguiente.. sólo las exigencias en cierto rTiodo mecánicas del cuerpo fijan y determinan el carácter del servicio prestado por el servidor. recibe con mucha dureza a su antiguo médico durante su visita y lo embadurna con suciedades y basura. efectivamente. suntuosos. ¿cómo ejercen sus funciones esos servidores hercúleos? Tam~ bién en este caso creo que debemos examinar el rexco con cierto detenimiento.. vale decir. en e~os pa¡es mudos. Ahora bien. y lo liga individualmente. se ocupa del servicio de su cuerpo. lo hace en esencia porque cal es [a voluntad de éste. de esta escena así situada. importame. Sin embargo. p. en cuanto es tal o cual servidor. Lavoluntad del rey. el estatus y el estado. en efecto. Pues bien. Pero cada vez que el servidor se ocupa de vebr de ese modo por las necesidades y el esrado del soberano. Traité médico-philosophique . el alienado. op. entré la voluntad y la necesidad. al servicio de las necesidades del soberano. musculosos. 193. ahora querría pasar al episodio mismo. fijan al servidor a sus necesidades y su estado.¡rca.. en la relaóón de disciplina que vemos aparecer enseguida. el servidor no está en modo alguno al servicio de la voluntad del rey.

toma por la cinwra al rey. . juntaban piedras y basura en la calle para tirarlas conrra los poderosos. del descoronamiento. y por armas no tiene más que las deyecciones de su cuerpo.'i de trabajo. palos. los que no renían nada. pero. musculos~ e invencible. en fin. que es muy clara en el siglo X\11[ y sobre wdo en el siglo XVUJ.42 EL PODER PSIQUIÁTRICO Luego de la escena deJa caducidad. la seda y el armií10 de los grandes. etC. por haber sido su víCEi!lla. lo desnuda. . el rey Jorge m sabía perfectamente qué significaba. "mirándolo con altivez". uriJizaban para peJcar los insrrumenros que renian a su alcance: hoces. En consecuencia. Y ese gesto prof. corno dice el texto. lo arroja sobre la cama.hora bien. sino de la inversión total de ésta. A. justamente. reitera con ello un gesto que tiene su significación histórica. ese rey ya no tiene tnás que su cuerpo reducido al estado salvaje. que enrra. una hisroria a la vez política y médica del problema que la basura y la inmundicia pudieron significar en s( mismas y sin simbolización de ningún orden: un problema económico. un problema médico. Pues los c:ampesinos. pues el rey hace suyo el gesto insurreccional. al hacerlo. tenemos aquí la inversión tot:d de lo que es la función soberana. 8 8 !bid.1nador que consiste en arrojar barro. no sólo porque ha reemplazado su cetro y su espada por sus inmundicias sino porque. la basura. pero también el motivo de una lucha política. pues bien.· los artesanos también se servían de sus herramient:l. Ese gesto consistente en arrojar barro e inmundicias a alguien es el gesto secular de la i11surrección contra los poderosos. viene la escena del desecho. yo creo que. desde luego. el rey retoma ese papeL La soberanía a la vcr enloquecida e invertida contra la disciplina macilenta. el excrernenro. lo lava con una esponja y se retira. y sólo los más pobres. Por ruerza. hay toda una rradición que pretende que sólo se hable de la basura y la inmundicia como símbolos del dinero. Ya no se trata simplemente del rey descoronado ni de la desposesión de los atributos de la soberanía. habría que hacer una historia polírica muy seria de la basura y la inmundióa. y justarneme se sirve de ellas conua su médico.inmundicias y basura a la carroza.. no sólo de los pobres sino de quienes son los más pobres entre los pobres. En su enfrentamiento con el poder médico que entra en la habitación donde se encuentra. Y en ese momento incerviene el paje n1udo. el rey lleva a cJbo una inversión concreta de su soberanía. cuando se rebelaban. Bien.

L'Ordre psychirurique. pues bien. el cadalso. 193. es.: El orún psiquiátrico. a derribar.hay inversión y desplazamienro: mientras que quien atentara contra la soberanía. "Le Sens commun". La dad de oro del alienismo. up. la que se desarrolla en los últimos años del siglo XVIII y los primeros v~inte o treinca años del siglo XL'<. p. pero más adelante y. presenta en la Cámara de DipUtados un proyecto de ley sobre los alienados. cit. 316-324 [trad. 9 . habría sido ejecutado. hacer del cuerpo algo limpio y verdadero al mismo tiempo. Liige d"or de l'aliinúme. París. Madrid. como se darán cuenta. Cf.. el desplazamjcnro de Jos elcmtntos de una escena de poder. que ya no es ahora del orden de la coronación. el ministro dd Interior. Ediciones ele la Piqucr. una vez más. mucho más que la escena de Pinel al liberar a los locos. lavar. antes de la erección del gran edificio insti~ mcional del asilo psiquiátrico.0 y por los diputados el 14 de junio. . es decir. muy ilustrativa de lo que se pone en juego en b práctica que llamo prompsiquiátrica. aquí no se trata de manera alguna de la imposición de un modelo familiar a la práctica psíquiárrica. 9 Esta escena me parece imponance. la represenración iconográfica. Roben Castel. col. 10 se hace sin n:lda que pueda cumplir el paE! 6 de enero de 1838. Eso es lo quería seíialarles sobre esta escena que me parece. Adrien de Gasparin. pp. 10 Philippe Pinel. con un optimismo que los hechos desmemirán a continuación. Traiti midico-philosophique. digamos 1838 en Francia .. Minuit. votado por los pares el 22 de mar7.. con la ley sobre la reclusión y la organiza~ ción de los grandes hospitales psiquiátricos. el momento en que se implanta un modelo familiar en la práctica psi~ quíátrica deberá comprenderse por el lado de la histeria. 1')80/. La ley se promulga el 30 de junio de 1838. 19iG.. a grandes ras~ gos. le arrojara piedras e inmundicias. que ha "producido una curación sólida y sin recaídas".:~. Pero también aquí . no es cierro que ésta come al padre y la madre.. Ante codo porque me permite rectifi~ car un error que cometí en la Historia de la locura. Verán igualmcmc que esa cura acerca de la cual Pinel dice. al contrario. esp. la escena del suplicio. ahorcado y descuartizado según la ley inglesa. no es cierto que tome las relaciones caracterfscicas de la estructura familiar para aplicarlas a la locura y la conducción de los alienados. la disciplina que interviene ahora encarnada en el paje va. desnudar. Como ven. En b hisroria de la psiquiatría se dará la relación con la familia. por lo que puedo ver hasta ahora.CLASE DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 1973 43 Aquí encontramos. que podemos situar m:ís o menos entre 1830 y 1840.

puestos en juego. el mon1enco de la verdad aparecerá más adelante en la práctica psiquiátrica. una especie de proposición general que es la siguiertce: "Si estás loco. de la relación de soberanía en poder de disciplina. por otra parte. en cuanto ese poder disciplinario esrá. análisis. no por eso vas a . Entonces.44 EL PODER PSIQUIÁTRICO pe! de descripción. Es decir que estas relaciones de poder no son determinadas por la institución. si las primeras hipótesis que me orientan ahora son exactas. dcjads de serlo". como tampoco las prescribe un discurso de verdad ni las sugiere e! modelo familiar. Y en ese aspecto me parece que fa escena pone bastanre bien de refieve el basamemo de relaciones de poder que constituyen el elemento nuclear de la práctica psiquiátrica. las vemos funcionar -casi al dc. ~n efecto. cuyo funcionamiento constatamos en los diferentes e1emenros que les menciono aquí y que 3parece. diagnóstico. en el fondo. a partir del cual. Transformación. en el CJ. desplazados. una vez más. al igual que con el modelo de Ja familia..snudo. veremos a cominuación la erección de edificios institucionales. deteriorados. conocimienro veraz de lo que es la er1ferrnedad del rey. No se trata de cualquier poder político. me parece. de que e! momemo de la insricución no es previo a esas relaciones de poder. no bastaría decir: en la práctica psiquiátrica encontramos desde el origen algo así como un poder polltico. por lo tanto. me parece que la cosa es más complicada y. apoyada en los elementos desconectados. o bien: "Por más que estés loco. dos funcionamienros diferentes: la macrofísica de la soberanía tal como funcionaba en un gobierno posfeudal. Y corno ven. también. cuya figura específica surge aquí. y la microfísica del poder disciplinario. son dos tipos de poder perfectamente distintos y correspondientes a dos sistemas. querría dt::sracar lo siguiente: aquí vemos con mucha dari~ dad un juego de elementos.SO presente. inverúdos. la implantación o la importación de una serie de modelos. Por ahora querría hacer una esquemarización. que son esrricramente los del poder. diría. Y rengo la impresión. lo ser:í Gtda vez más. Para terminar. y ello al margen de toda institución. Pero por el momento estamos en (a aparición de afgo que es el poder disciplinario. En este caso. De hecho. en cierro modo.en una escena corno ésa. el surgimiento de discursos de verdad y. desenmascarados del poder soberano. en el centro de codo esto hay. etc. enfrentado a Otra forma de poder políüco que llamaré poder de soberanía. por más que seas rey. preindustrial. con una sillgular claridad.

es decir. el hecho de imponer asi esa creencia. ese papel. septiembre de 1971. ] que aseguran consranremente ser reyes. pp. Y si nos remitimos ahora a los textos de Descartes concernientes a los locos que se creen reyes.: "Mi cuerpo. El rey -en es re caso Jorge !11. op. edición establecida por Daniel Defcrr y Franc. 11 Es que en rigor..]. perseguido o rechazado por roda la humanid:1d. p. "Premihc méditation: Des choses que l'on peur révot¡uer en doure". ce feu". núm. o imaginan rener un ctterpo de: vidrio". esp. P:1rís. ce p. col. Buenos Aires.. (1972). "Mon corps. A1~ditarivns tvuchant l. edición establccidJ. René Descartes. apéndice 11. Para los psiquiatras de esos dias. "Bibliorheque de la Pléiade". en Historia de itJ !owra . 1975]. ~Grabación: podemos decir que. . a mi juicio. "creer que uno tiene un . de Pinel. en <Euvres et iettres.. que alguien se creyera rey. ramo para Descartes como. 268 rrrad. que el contenido de su delirio implicara suponer el ejercicio del poder real o. en Pazdein. op. pp.. Cf. 583-603 [rrad.. Gallimard. e Histoirede la folie. 102. cit. Aguibr. 1952.CLASE DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 1973 !¡j ser rey".4 vals.~uerpo de vidrio". podremos advertir que los dos ejemplos de locura dados por Descartes son "creerse un rey" o "rener un cuerpo de vidrio". una ilusión. eran sencillameme señales de b focura como error..ois Ewald. esp. traducción de! duque de Lynes (1647).lpier. poco imporrab:~. reeditado en Dirs et &rits. París. ]""'para wdos los que hablaron de la locura hasta fines del siglo XVIII. Véase Michel Foucaulr. 1954-1988.sólo pudo curarse en la escena de Willis o la f:íbub. En lo sucesivo.: Meditaciones metafiúcns. me parece que "creerse rey" es. .. con la colabor:tción de Jacques Lagrange... Y cuando vemos cómo se analizaban en la época un delirio. ere..tz premiá~ philosophi~ (1641). Bridoux. por A.. "Tomarse por un rey". ese fuego". si lo prefieren. 245-268. en esta práctica protopsiquiátrica y por consiguiente para todos los discursos de verdad que van a conectarse con ella. cuando en reaJidad son muy pobres [. el verdadero secreto de la locura. cit. Ga!!imard. La proposición "No eres rey'' está. una alucinación. . en la medirla en que no lo rr::n:uon corno un rey y fue somecido a una fuerza que no era !a del poder real. ]. "creerse un rey" o suponerse poseedor de "un cuerpo de vidrio" eran exactamente lo mismo: se trataba de dos tipos de errores con absoluta equivalencia. al contrario. 1994. de manera general. [en lo sucesivo DE¡: cf 11. en el cenero de esa suerte de protopsiquiatría que incento analizar. que se imaginara arruinado... o ponerla a m- 11 Alusión a Descarces cuando se refiere a "esos insensatos cuyo cerebro esrá ran mtsrornado [. que contraclechn de inmediato los daros más ~lementa­ lcs de la sensación. ( .

es exactamente lo opuesto de la historia del rey j quien encierran. roda lo· cura es una suerte de creencia enraizada en el hecho de ser el rey del mundo. en definitiva. 12 He insistido tanto en esta escena del rey por una serie de razones. el liberado va a pagar su deud<t de manera continua y voluntaria. en que el pago voluntario y continuo de la deuda lo haya llevado a someterse a la disciplina del poder médico..de dos Illaneras. quitar las cadenas es asegu· rar por intermedio de una obediencia agradecida algo así corno una sujeción. es una manera de creerse rey. me parece que permite comprender un poco mejor la otra escena fundadora de la psiqui:uría de la que les hablé al principio. .. a todo el asilo y cuestionar de cal modo toda arra forma de certeza o saber. "creerse rey" significaba. En realidad.uadirlos de dio. la escena de Pinel y la liberación. la violencia salvaje de un cuerpo al que s6lo rete· nía la violencia de las cadenas será reemplazada por el sometimiento cons· cante de una voluntad a arra. se trata de establecer entre el liberador y los recién liberados cierta deuda de reconocimiento que debe saldarse -y va a saldarse. En primer lugar. En aparienc:ia. querer imponerla al médico y. Y por otra parte. y en ese aspecto. y os responderá con invecrivas. cit. se adviene que hay una continuidad entre ambas escenas. Y la deuda se enjugará de una segunda manera. En primer lugar. ésta se convertid de mane· 12 "Nada en el mundo puede dit. Georger considel'aba que. cuando las cosas se miran con más derenimienco. En otras palabras. el gran problema de la psiquiatría era el siguiente: "cómo disuadir" a quien se cree rey. ciñen y hacen vigilar por pajes musculosos. . op. objetar incluso el saber médico.46 EL PODER PSIQUIÁTRICO das las pruebas. en esencia. la escena de Pinel en Bicétre. el tratado De la folie. ] a un presunto rey que no lo es.·· f:rienne ]can George..t. Ya uno se creyera rey o miserk ble. Decid [. a través de la obediencia. en el fOndo. por lo canto. 282. esta vez involunta· ría por parte del enfermo: a pilrtir del momenco en que quede so mecido. Como resultado. cuando entra en 1792 a las celdas y saca las cadenas a cal o cual enfermo que estaba encerrado y encadenado desde hada semanas o meses. el juego mismo de esta disciplina y su mera fuerza provocarán su curación. Los psiquiatras de principios del siglo XIX habrían poclid0 decir que estar lo- co era tener el poder en f~ cabeza. Dr La folie . p. querer imponer esa certeza como una especie de tiranía a codos los que lo rodeaban. Cuando Pinel libera a los enfermos encerrados en las celdas... en un rexco de 1820.

J. cual la mencioné es que. cap.exactamente una escena de humanismo. a mi enrender. op. en efecw. et mr lrur assodntíon avu frs parchnntr a.-B. l82l. nota S.nt les trifmnaux. 196-197. er l'i16 . 2 vols. Ésa es la primera razón por ia cual conré la historia de Jorge 111: me pare~ ce que inaugura. 3. clase del? de noviemhre de 1973. pp. 18 Y esa 13 14 Cf. pero creo que se la puede analizar como una relación de poder o bien como la transformación de cierra relación de poder que era de violencia -la prisión. ibid. 16 Georger 17 y Guislain. Van dcr Hey er Garrman. simulü et raisonnü. cit. 58-59.. 14 Esquirol.. Amsterdam. desde luego. §VIl. van a consrimir esa práctica protopsiquiárrica. durante los veinticinco o treinta primeros años del siglo XIX. et en pa.rticulier sur le súge. V. mejor. la escena de Jorge III se inscribe en coda una serie de escenas.. Podríamos decir que durante el primer cuarto dd siglo XIX hubo una especie de pequeña enciclopedia de las curaciones canónicas. las ca~ dena. constituida sobre la base de los casos publicados por Haslam. pp. Bailliere. cit. Tmúé wr ter phrénopathirr ou Doctrine IUJtu¡r//e nouwlle da maladies menm/e.§ XXIII (ya citado). 15 Focléré. Recherches mr les mniadies nervewer rn générnl. Le Roux.en una relación de sujeción que es una relación de discipjj¡u. la enfermedad del enfermo. de l'hypocondrie. !1.wre rt le traitement d~ l'hystérie. y § IX. París. pp. La arra razón por b. Como vedn. pp. 181-183. nom 19. 2 vals. . De la folie .. tS Cf..s: todo esto corresponde a la vieja forma de poder de soberanía. Cf. nora 4. . Ame [Qdo. 17 l':[ienne Jean Georger. 96-97. "EfTets d'une réprcssion éncrgique". Tmité dtt délire . mr l. y en la sec. da3e de\7 de: noviembre de 1973.. El manuscrim menciona casos que aparecen en b sec. .u aime n p!wieurs maladies physiques et morales. De ia physiologie du systfme nrrvmx et spécialemrnt du cerveau. "Police imérieure et surveillancc ii érablir dans les hospiccs d'aliénés". Traité mr llzliénation mrntale et sur les hospices des aliénls. pagará al médico eJ reconocimiemo que le debe. basl~ mr des obrervations pmtiques rt statistiques.. 1832. 18 Joseph Guislain ( 1797-1860). 13 Pind.. la celda. EJJtli métllú-lfgnl mr les di verses espius d~ foli~ vmü.rrm causes ~t les moyrm de /~¡ distingua. en realidad esta escena ele la liberación no es -ya se sabe... sur leurr rffits excwnnt or1 attimwnt deva. op. Fran~ois Emmanud Fodéré. la na.. 1826. coda una práctica psiquiátrica cuyo mérito suele atribuirse a Pinel. en una serie de escenas que. supra.CLASE DEL l4 DE NOVIEMBRE DE 1973 47 ra involuntaria en la segunda moneda del monto de la liberación. dr l'épilrpsir rt dr liuthme convulsif. Estrasburgo. el modo como el enfermo o.

le habla con sUavidad y en ese mismo installtc pone fin a todo apremio. .. ] que. dur:~nte. y más o menos perrenecienres a un modelo análogo. tcablisscmem Encyclographique. A la mañana. Bruselas. 1881-1882]. dice: "Me has prometido devolverme la libenad denuo del hospicio si es~ toy tranquilo. Y he aquí en efecw que. rr.. la siguiente hiswria: "Un militar. Aunque se le ordena volver a b noche a su . du diagnostic r:r du tmitement de ces af ftctions. §V!!. al tiempo que le besa la tn:lno. En e[ Traité médico-philosophique de Pinel tenemos.. du pronortic. en canse~ cuencia. se niega a hacerlo. Les presemo ahora uno o dos ejemplos que muesrran de una manera rnuy clara. . 1833 (trad. aún en un estado de alienación [ . 2 vals.habitación. el orro le hace saber el placer que experimenta ante esa dichosa vuelta a sus cabales. o tratado te6rico y prdctico d~ las enfermedades mentales: mrso dttdo en la clínica de los mahl~cimientos d~ mng~nados de Gante. comtenza a romper y ensuciar tod. el "temor a hacer desaparecer el ejército de Candé [.: Luciones orales sobre fas frmopnrins.cechaba "un. Trnité médico-philosoplúqur . Imprenta de Enrique Teodoro. pues bien. /)p. J. por ejemplo. en su opinión. creo. de la nature des iJmptOmer..la ron~ da dd jeíe. sec..48 EL PODER PSIQUIÁTRICO pequeña enciclopedia comiene una cincuentena de casos que se repiten.. ex.o. re exhorto a cumplir ru palabra". !(Ot su pane. Una vez instalado en ella. lo aran a la cama. "un día que el vigilance lo reprendía por las suciedades y basuras que había dejado en su habi- tutk des cnuus. 58~59. que rodas esas escenas de curación esdn emparentadas con la gran escena de la curación de Jorge HI. Ocho horas transcurren en ese estado violenro y él parece por fin emre~ ver que no es dueño de hacer sus caprichos. pp. Madrid. Sonriente. estaba destinado a cum~ plir los designios del Ererno". por forruna.. Una sola consideración lo detenía. esp. 19 Philippc Pinel.uav(o que lo pusiera en folta y autorizara a tratarlo con rigor". adopra el tono mis sumiso y.. ¿Cómo lograr dominar esa creencia? El médico. 19 Otro ejemplo: un hombre estaba dominado por la idea excluyente de "su omnipotencia".. cit. circulando en rodas los tratados de psiquiatría de la época. ] es asaltado de improviso por la id_ea excluyente de su reincorporación al ejército".

§ 111. trama de relaciones de poder necesarias para esa especie de ortopedia mental que debía conducir a la curación. antes y. que no tiene otro delirio que el de creerse una víctima de la . pero ahora querría mostrarles que en los inicios de b psiquiatría del siglo xrx. de manera muy independiente de rodas las formulaciones teóricas.Revolución. queda definida cierra rácrica de manipulación de la locura que dibujaba de algún modo b. Hacia el duodécimo día "el vigilante le anuncia que. • El manuscrito menciona rambién un caso expuesto en § IX: "Exemple pmprc J. r:1ire voir avec quelle :menrion le camcrl!re de l'aliéné doit Ccre étudié pour le ra. La escena de jorge Il! forma paree. por mostrarse tan indócil. sec. Por fin la sed se impone y el enfermo "toma con avidez el caldo". promesas. al cabo de cierro tiempo el enfermo tiene sed. Era ésa una oportunidad favorable de castigarlo y convencerlo de que su "20 ' era una qu1rnera . el alienado se enfureció cenera él con violencia y amenazó aniquilarlo. 96-97. nma l..mener a la raison" 196-197) .. Exhortaciones. A lo largo de los días siguienres comien1. pp. Como van a guillotinarlo. el alienado procura vengarse rechazando roda clase de alimentos con [. "se niega a acostarse en su lecho" y permanece tendido sobre el piso. creo . El vigibnre se ve obligado a recurrir al apremio: "Aunque atado con cuerdas a su lecho. (rr. Y creo que a continuación podríamos describir el futuro. en el fondo. amenazas: roda es inúril". po deno .1 a comer alimentos sólidos y "recupera así poco a poco rodas los atributos de una salud firme y robusta".:¡_ obstinación más invencible. la (ransformación de esas escenas. v. de esas escenas. ya no cree necesario ocuparse de su persona. Un ejemplo mis: "Un alienado del hospicio de Bid:tre. pp. repite día y noche que escá dispuesto a sufrir su suene". y ver cómo y en qué condiciones esas esce- 20 21 !bid. antes e inde~ pendientemente de todas las organizaciones institucionales. § XXIII. pero "aparta con dureza el caldo mismo que se le ofrece y cualquier orro_alimento líquido o sólido":.. 181-183. Sin embargo. el desarrollo. roma agua. 2 L* Ya volveré a toda la morfología fina de estas escenas. en lo sucesivo va a privarlo del ::tgua fría y la sustituye por un caldo graso". es una de las primeras. !bid.CLASE DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 1~73 49 tación.

1838. . 22 Con posterioridad. Du tmitement moraL de La folie. desde luego. no quiere que así sea. Les aseguro que sucedió rod1. la de Jorge lll. sin sospechar nada. pp. en Mémoires de I'Acadbnie Royaie de Médecine. op. b.: "Mémoire sur la révulsion morale dans le rraitement de [a folie". Este úlcimo ar~ gwnenro no admite réplica. Por fortuna no imencó seguirme. con la que encontramos en el libro de Mary Barnes y Berke. y el análisis de los fenómenos histéricos. la escena antipsiquiirrica. si él no se hace car~ go. c. Luego Berke reflexiona y se dice que. pues esr:tba absolummentc segura de que su mierda no podi~ repugnarme. en M¿moires de L'Académie Roya/e de Midecine. Sigue a J\1ary Barnes. con no pocas rericencias. cuyo héroe fue Leuret. encre 1840 y 1870. 7. el horror y el asco me embargaron. El relato que hace de ese incidente me divierte. Le Norl11ant. que se cuide sola. me refiero a la hisroria de Mary Barnes en Kingsley Hall. de wdas maneras. 655-671: Des indú:atimu a wivrr da m le rmitement moral de La folie. Y por último. Estoy harw. Cuando. cit. 1841. Recuerdo muy bien mi primer pensarniemo: "Es demasiado. lo más rápidamente posible. su relación con ella se terminad. 22 Fraw. pp. escena psicoanalfrica. que fue a la vez el descubrimiento y la prácrica de la hipnosis. cu~ yos elemenros son casi los mismos que están presentes en la hismria de Jorge'lll: Un día Mary trató de cerciorarse de mi amor por ella m~diante una prueba ddlniriva. Dios sama. Como saben. Tenemos.ois Lcurec desarrolla sus concepciones en "Mémoire sur le traüemenr !llora! de la folie". si quieren. Se cubrió de mierda y aguardó rni reacción. entré a la sala de juegos }' me abordó una Mary Barnes hedionda que parecía salida de una hisroria de terror. París.50 EL PODER PS!QUIATRICO n. esa misma escena protopsiquiátrica modificada por el rratamiemo moral sufrió una considerab{e uansformación en virrud de un episodio fundamemal en la historia de la psiquiatría.¡s protopsiquiátricas evolucionaron en una primera fase que cabría llamar del rraramienro moral. después de mdo. advertjr la cercanía de la primer!l escena de la proropslqujarría. París. Mi prírnera reacción [u e la huida. No quiero tener nada más que ver con ella". 552~576. 1846. A partir de ahora. L 9. lo contr:nio. Es curioso. Me alejé a grandes pasos. Habría sido capaz de golpeada.

Mary Barm:s. Da. teniendo en cuenta lo que de mi parte es cal vez un postulado o en rodo caso una hipótesis: que es:1. discurso de verdad o imponación de modelos. obtener una confesión. imponer un castigo. Pasará en él cinco años. . Se necesitó por lo menos una hora para lavarla. conocemos su historia gracias aJ libro que escribió con su terapema. Y querría estudiar esas escenas destacando también una cosa: que la escena de Jorge 111 que les he contado no sólo es la primera de una larga serie de escenas psiquiátricas sino que históricamente forma parte de mda otra serie de escenas. cabizbaja y bañada en lágrimas. observar reglas. en el pelo. Seuil.vidovici. Subamos y tomemos un buen bailo bien caliente'. rendición. esp. etc. comprobar una falta. En la escena protopsiquiátrica encontramos todo lo que podríamos Jlamar ceremonia de soberanía: coronación. McGillon and Lee. no volvía a ver la proroescena de h historia de b psiquiatría. Encontramos la serie de procedimientos judiciales: proclamar la ley. debajo de los brazos. pero Gl. lo que me gustaría hacer este año es una historia de esas escenas psiquiátricas. Barcelona. l985]. Roca. el juego de poder que se esboza en ella. ]"L pe M ummys En realidad. Mary Barnes y Joseph Berke. Cf. deben an~Ii­ zarse con amerioridad a todo lo que pueda referirse ya sea a organización institucional. sumisión.: Un viaje a través de la lowra. "23 una vrcp tcu 1 a de terror. hallamos coda la serie de prácticas médicas y en esencia la gran práctica médica de la crisis: acechar el momento en que és- 23 A los 42 años. En el fondo.~. Me parecía volver a ver al protagonista de .CLASE DEL 14DE NOVIEMBRE DE 1~73 51 "Mary permanecía en la sala de juegos. C!:Jost. obedecer. 1973. inaugurado en 1965 y cerrado d 31 de mayo de 1970.mbién la serie de rituales de servicio que algunos imponen a los demás: dar órdenes. castigar. no es nada. callarse. Versión francesa: i'v/ary Barnts.. desposesión. Truo Accottnts ofa journey through Madntss. El texro citado esd en las pp. 287-288 de esta última edición ltrOJd. pe ¡· . responder.les. Su estado era lamentable. escena psiquiácrica y lo que se trama en cll. vigilar las infracciones. . emre los dedos de los pies. recompensar. l97l. Landre. traducción de M. París.a. la enfermera Mary Barnes ingresa aJ centro de recepción de Kingsley Hall para personal asistencial con trastornos mema. acatamienco. Por último. restauración. Tenía n1icrda por todos lados. Marríne?. Farfullé algo así como: 'Vamos. es decir la historia de Jorge J[J: era exactamente eso. Un voyage tltctourdt la folie. pronunciar una sentencia..

de 36 aíws. En mi opinión. . una estrategia. dej:indola fluir y siguiendo su evolución. o en rodo caso de h escena psiquiátrica. p:1.! eslUdio..mrlo por medio de camisas envenenadas. ser:i necesario reinscribirla en esra serie de escenas: escenas de ceremonia de soberanía. con anrerioridad aJ an:ilisis de la institución. Se trataba de consricuir en torno de la eJ}fermedad.l. querría ver con más de ralle esa escena protopsiquiárrica de la que les di un primer panorama._¡ragema de verdad.la manipulación de la locura por los médicos había sido del orden de la estr. con un temperamento melancólico pero sumamente consagrado :1. Mc parece que la escena de Jorge !IJ constituye un con:e muy importante. de rituales de servicio. a cuya influencia el hombre ' El manuscrito precisa b noción de cscen:1: "[>or escena. Voy a d:ules un ejemplo. publicada en lí:W4 en Inglaterra y en l80G en Francia.~ves. .su prolongación.. de alguna manera como .~ libros y en esos momentos era sobrio en extremo.* Seamos muy amiinscitucionalisras. de procedimientos judiciales.uS:l. sólo bebía agu:1 y se privaba de rodo a!imenro anima. una batalla". una especie de mundo a b. Ahora. . en el libro titulado Observations sur la démence.52 EL PODER PSIQUIÁTRICO ca se produce. y sujeto a accesos de trisrcza sin c:J. Mr. vez ficticio y real donde la locura iba a caer en la trampa de una realidad que se había inducido insidiosamente. Lo que me propongo este afio es poner de manifiesto la microfísica del poder. hacer que las fuer- zas de la salud se impongan a las ouas. Mr. llegó incluso a convencerse de que ella había forjado el plan de rn:1. Sus :-~migos le describieron en vano el pcrjuiciu que haría con ello a su salud y su ama de ll. b idea de que conspiraba conrra su vid.¡. hizo brotar en él. en cuanw se aparta netamente de unas cuantas escenas que habían sido ha.st:-t en ronces la manera reglamentada y canónica de tratar la locura. al insiscir vigurosamence en que adopcara un régimen diferente. ele pr:ícricas médicas. es una observación de M3son Cox. con su porfía. favorecer su desarrollo_ y su culminación.saba a veces noches enteras con su. y de ningún modo plantear como aspecw esencial y pumo de parrida el an:ílisis de h insrimción. hasta fines del siglo xvur -y aún se encuenrran ejemplos a principios del siglo X!X. Me parece que si se quiere hacer una verdadera hiswria de la psiquiatrb. no entender un episodi!) te~ural sino un ritual.

Nada pudo disuadirlo de esa idea siniestra. versión france. Practica/ Observatiom on lmanity. por ejemplo.rsc de un resultado positivo. en definitiva. es una especie de salida bifurcada. Londres.¡d de ese delirio.~ que lo protegería de roda posi~ bilidad de recaídaY En una historia como ésta puede verse. pues bien. de un laberinto homogéneo con la idea Jeli~ rantc. !806. se decidiü simular mostrarse de acuerdo con él. una salida con dos niveles. el encarcelamiento de la culpable sancion. emite una sentencia condenatoria y finge disponer el u·aslado de la criada a l::t cárcel. 80-81. aun a partir de una idea delirame. traducción de L. La cita corresponde a la observación IV. Se le prescribió cmonces un régimen y un modo de vid:. se sigue adelante con el delirio. simulando conducirla a la cárcel. en el nivel del delirio de! enfermo. es decir que.CLASE DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 1973 53 ya atribuía sus presuntos padecimientos. 'Éste cree. se lrara de desarrollar. homogéneo con la idea errónea y por e! cual se hace pascar al cnfer~ mo. en deGida forma t. que su crlada le da camisas almidonadas con azufre que le irriran la piel. Bibliochi':qtte Britannique.~a: ObJavtuions sur la démence. Baldwin and Murray.¡ la verd. por trat:J. persuadieron por lln al enfermo de su curación. por Jo ramo. cómo funcionó una prictica psiquiátrica. desde luego. pero al mism·o ciempo asegura al Joseph Mason Cox (1763~1818). el tribunal recibe las pruebas. Se sometió una camisa sospechosa a una sucesión de experiencias química~ realizadas en su presencia con muchas formalidades. habrá un acontecimiento que se produce dentro del propio delirio. En el fondo. una especie de laberinto absolutamente conforme al propio delirio. Ginebra.-¡ que da. Por una parte. pese a sus proresras de inocencia. Org:mización. y cuyo resultado se amañó para que prohara la verdad de sus sospechas. Odier. un resulta~ do positivo. 24 .:n la cual varios médicos reunidos insistieron en la ne~ cesidad de diversos antídoros que. administrados a lo largo de varias se~ man:1.s. y lo que se pone al final de ese laberinto y va a producir justarnenre la curación. Se emitió concra ella una orden de arresto ficticia que supuesws oficiales de justicia ejecutaron en presencia del enfermo. Por fin. Las camisas son sometidas a una pericia químic. puso de manifiesto su culpabilidad. pp. El ama de l!aves fue ohjeto de un interrogatorio que. 1H04. el caso se presenta ante un tribunal. Tras ello se celebró una consu!t3.

54 El i'ODER i'SIQUIATJ<ICO enferrno que se ha liberado del elemento que. . pero c:n una forma vinualmentc aceptable para el delirio. éste se habría reirerado. Era preciso qlJe esa operación fuera {a misma.\idad. en otro nivel. esto es. se la aparta de! enfermo y éste.. 1i::ncmos entonces esca primera salida. de juego. So pretexto de cur. A partir del momento en que se da sustancia al delirio. es decir que se produjera al final del . b desconfianza o d odio que sentía por ella. . supresión de la causa en el delirio. gue en él debe permitirle escapar a l::t eofet- ~ Gr:tbación: !o que ocurre . a pan-ir de ese mornenco se gener.** Y si esas condicione. así. que había encontrado una manera de embaucarlo.tusa". en aquél. pues para los médicos resultaba muy claro que si la criada hubiera quedado lisa y llanamente descartada.. El manuscritO agrega: "Se sup1 imc en b re:tlid.. Y esa especie de bifurcación conseguida por ~1 laberinto de la verif¡cación ficticia garanri·. El cnttrmo se habría irnaginado que ella aún lo perseguía.¡d. si eso pasa en el nivel cid delirio. cudndo cree suprimido lo que en el delirio era. lo que en éste :lctúa como c.a el principio mismo de la curación. o habría transferido a algún otro la desconfianza que: senda con 1·cspecro a esta criada.¡ en él. la causa de su enrermcdacl. el de los mé- dicos y el entorno. quecb protegido de lo que era caus:1 de su enfermedad en la realid:1d. se lo aucentiftca y al mismo riempo se suprime lo que es caus. De modo que en una sola y la misn¡::t operación se va a soslayar lo que es causa en el-y del. se deduce que la curación c:::srá asegurad. .se le da reJ. Tenemos entonces supresión de b causa del delirio. ricne enconces la posibilidad de aceptar una intc:rven_ción médica. que lo aucentifica y pone a un lado Jo que en él actúa como causa. Ahora bien.1r\o de la enfcnned:1d que el ama de llaves le había provocado.cuando el enfermo cree efectivamente que el delirio era la verdad. sin que se la excluyera en cuanto causa en el interior dd delirio.delirio. se desliza en esa especie de brecha una medicación que es medicación en el delirio. Al fingir encarcelar al ama de !!aves se !a pone fuer<1.1n las c:ondiciot1es para eliminarlo. Pues -y éste es el tercer momento. ]* la situación es muy disrinra. en el nivel mismo del delirio.laberinto dt!l propio delirio.~ para suprimir el delirio son :ti mismo t:iernpo b sttpresi6n de lo que lo ha causado. [ .}. es causa de su enfcr~ medad...

ese juego de la verdad en el delirio y del delirio será suprimido por completo en la prictica psiquiátrica inaugurada a principios del siglo XIX. Como ven. .CLASE DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 1973 55 medad causada por la criada y que es medicación ele! delirio porgue de he· cho se le dan medicamentos guc. t::uubién va a actuar en dos niveles: corno medicación en el delirio y como rerapéurica del ddirio. Y esta especie de juego organizado alrededor d~ la ficción de verificación del delirio <~segura efectivamente la curación. al apaciguar sus humores. asegur:-~n la curación. ere. va a barrer todo eso e introducir los elemenros nucleares de todas las escenas psiquiátricas que se dcsarrollar:in a continuación. el medicamenro. al calmar su sangre. esa nueva microfísica del poder.. y me parece que el surgimiemo de lo que podemos llanur práctica disciplinaria. Y bien. al liberarlo dt: codo los atascamientos de su sistema sanguíneo. un elemenro de la realidad. y sobre las cuales se construirán la teoría y la instituc:íón psíqulátricas.

PUEDE DECIRSE que la p. escuela -. en roda caso.El poder de disciplina como "instancia normalizadora". 30 de julio de 1937. Conmt:moration de la fondarion de l'hüpital Henri Roussel. A mi entender. al de una "asistencia guardería" (''L'évolurion de la psychi::nric". Con la pretensión de disociar la ide:~ de "enfermt:dad menr<Jl" de la noción de encierro en un asilo sometido a condiciones legales y adl!linistrativas específicas.o cierra forma de critica que se desarrolló a parcir de las décadas de 1930 y 1940.:prihles de dar mayor lugar al rratamie11to mor. sería convenienre distinguir dos fOrmas de críücas de la institución asilar: a) En la Jécad:t de 1930 se pone de manifiesto una corriente crírica oriemada a un alejamiento gradual de! espacio asilar establecido por la ley de 1838 como lugar casi exclusivo de la intervención psiquiátrica. 4). a partir de un discurso que dla considerab:1 y ponía en funcionamiento como un discurso verdade~ ro. taller. al comrario. como decía t. en un dis1 En realidad.siquiacría clásica.necesidad ele una inscicución y un poder./.~] e 57 . a partir de ese discurso. de un discurso verdadero deducía la . aprendizaje. deducía la necesidad de la institución asilar y. En suma. podríamos decir lo siguiente: la crítica institucional -dudo en decir "antipsiquiácrica". esa corriente se asigna la tarea de "estudiar los cambios en la organi?. reinó y funcionó sin demasiados problemas exteriores emre 1850 y 1930. "poder de soberania': La función sujeto en los poderes de disciplina y soberanía . asimismo. se redud:i.~El surgimiento dt· las ciencias deL hombre. p. y cuyo papd.douard Toulouse (1865-1947).ación de los asilos suset. 1 no se inició.Clase del 21 de noviembre de 1973 Genealogía del ''poder de disciplina': /:.7ecno- logía del poder de disciplina y constitución del "individuo".Formas del poder de disciplina: ejército. en definiciva. policía. b necesidad de que cierro poder médico se desplegara denrro de ella como ley incerna y eficaz.

654). pues su consticución responde a "un orden conforme a los principios y usos de urt orden social lJUC: excluye lo~ factores que lo pcmuban" (Luden llonnafé. 10ulouse. La Siwation du perwnneL infirmier dans t~s asiles dtdiénts. entOIJces. esrc movimiento es oficializado por la circular del mínimo de salud pública. e itifra. de un "servicio abieno" cuy::~ dirección se pone en m:tnos de t'. lmprimerie Nouvelle. 194G. dt~ntro d<! la fonaleza de la psiquiatría asibr que es Sainre-Anne. de que d hospira. en su ftlllcionamienro. Masson. ejemplificada por e! esrab!tcimiento.: Paul !hlvct. Una pequeña fracción 111iíüante del cuerpo profesional cobra conciencia. sino en la existencia de la institu~ ción. Georgcs Daumewn.:¡ institución y un poder médicos. que llegará a ser un lugar de rdCrencia p. La Prophy!axir Mmwle.r pays de lrmgue frrmraise (G'eni:11e. 43. los efectos de individual" (julien Raynier y Henri Be. p. Con la intención de tcconsi~ derar el funcionamiento del hospir:tl psiquiárrico para hacer de él una org:111izacíón verJadc~ ramenre ter:~. Réorganisntion dr 1'/. Desde este ¡nulm de vista. "Sourccs du désaliénisme". 397 y ss. 1935 (testimonio sobre la pobreza de medios con que cucnran !as instituciones psiqui.péutica. f'arls. 1920. El 13 de octubre de 1937. pp. 1991. Cf Georges Daumezon y Lucicn Bonn<tfé. por un lado. la violencia del poder médico que se ejercía en ella. nuevos enfoques debilitan la perspectiva tradicional ccmrad::t en d hospir:d: diversificación de las modalidades de atención. Mal'c Rucan. J:.>a época.douard IiJulouse. proyectos de supervisión posrerior a la cura y. p. "Asile et h6pital psychiattique.r a. 1935. p<tra poner de relieve.~liénés. L'Aliént et !es asiles d'rt!ibu!s mt point de vue (zdminiJtratif et jrmdique [ 1922].58 EL PODER l'SIQUlATRICO curso 1Jsiquiátrico supucstamemc verdadero para deducir de él la necesidad de un.riler dt> la Seine. "Perspcctives de réfonne psychiauique en France depuis b Libérarion".!spccto.l psiqudtrico no es sólo un hospiwl de alienados sino que está "alienado" en sí mismo.a de las rdacio" nes Jd psiquiatra cut\ los enfermos. "L'hópiral Henri Roussel".ais. del hospital de Saint~Aiban (Lozere). . Masson. en su crítica.n la décad:1 de 1940 la critica asume ouo cariz. Le Fran. Presscs universic:~ires du Miraii/Privat. director. 28-30 octo6rr: 1911}. Peyronnet. L'expériencc d'un établisscment ru~ ral". 1930. la aparición de servicios libres. París. I942j. segunda edición re\•is.\t ricas en la décad<l de 1930)'. b) E. pp.1. París. "Sintaóón del curso". sobre todo. a p:mir de la comunicación dt. julien lbynicr y }ean Lauzier. relativa a la organización de la asistencia a los enfermns mentales en d marco Jeparramcnral. pp. Doin. La Cnmtmctiou et Liuntnagement de i'hiJpital psychiatriqt~e et des asiLes d. enero-julio de 1937.Jouard ·Toulouse el 1° de junio de 1922.1da y aumenmd. 22-27 juiliet J94G). y que en en 1926 se convertirá en el hospital Henri Roussel (cf. París. 221). en xurrt Congrt! da mtdecins aSénútes et neurologistes de France Ct dt•s pays de !ttngur: fran~ raíse (Montpdúú.ospiw/isation des a/iénés dmu le. en xuv' CongrCs des médecins aLié~ nisteJ et neurologistes de Franre et de. y por orro. en c. Parls. 584-590. Al r(.ua rodas las personas animadas por un Jcseo de cambio radical Je las cstrucruras asilares [Paul Balvec. en Désttiíéner? Folie(s) 1'1 société(s). esta corriente plantea un cuestionamiento de la naruralc7.¡11douin. véase t. J-69).douard Toulouse. París.

modifican y dirigen lo c¡ue Servan llamaba las "fibras blandas del cerebro". en sínresis. Por ello ·no entiendo otra cosa que cierta forma terminal. al concemrarse en el descenso hacia los propios cuerpos y tocarlos. frente a él.. . capilar del poder. porque me parecía un magnífico ejemplo de la confrontación entre un poder que. 3 En otras palabras. de poner en primer plano el problema mismo del poder. del poder médico. la manera.bitos.í. en última instancia. Dejo para más adelante bs rebciones entre este .. Por mi parte querrb rrarar. dócil y no articulada en un discurso de los servidores. en esa forma de análisis se partÍ:J. de la institución para denunciar el poder y analizar los efectos de desconocimien ro. con la escena de Jorge fll enfrentado a sus servidores. tocar [os cuerpos. nwdo y que. p. ¿Qué es ese poder? . 2 . tomar en cuenta los gestos. infrn. 35. 2 Comencé. Por lo tanto. y otro cipo de poder anónimo. entonces. paradójicamcnre. que al mismo tiempo eran los agentes. cit. creo que el po- Cf. trabajan. es un poder soberano encarnado por ese rey loco. los h. 3 Joscph Michel Antoinc Servan. se apoyaba en b fuerza a la vez muscular.. Y la operaci6n terapéutica supuesta por Willis y luego por Pinel consistió en trasladar la locura de una soberanía que ella desencadenaba y en cuyo interior se desencadenaba. las palabras.CLASE DEL 21 DE NOV1EMBRE DE 1973 59 desconocimiemo que perturbaban desde el comienzo la verdad supuesta de ese discurso médico. a una disciplina que prcsunr:1mente !a subyugaría. como hemos visco. la fuerza regulada de los servidores. con anterioridad a cualquier institución e incluso al margen de todo discurso de verdad. en cambio -y por eso comencé el curso como lo hice-. clases del 1 2 y 19 de diciembre de 1973 y 23 de enern de 1974.La hipóresis que quiero proponer es que en nuesrra sociedad existe algo que podríamos llamar poder disciplinario. aferrarse a ellos. los comportamientos. op. como wdos esos poderes. Por un lado. Discorm mr t'adrninistration . en la persona misma del monarca. Lo que se manifestaba en esa aprehensión de la locura.l el poder político y los poderes en general logran. una modalid:1d mediante b cua.¡nálisis del poder y el problema de lo que es la verdad de un discurso sobre la locura. era un cierto poder que denomino "poder de disciplina". el estallido del rey y. si se prefiere. un último relevo.

de esas comunidades religiosas se trasladó. Albl:!n Hyma. 1975. y a púür cambién de una serie de ejercicios ascéticos procedentes de wda una tradición del ejercicio religioso.ides laicas que se desarrollaron y muJripJicaron en d período previo a la Reforma~ digamos en los siglos XIV y xv. hacia las comunid. arr. G. 1957: Louis Cognet. en su centro. muy espedfica de nuestra sociedad. 1950. no se formó del todo al margen de la sociedad medieval. en cieno modo. r. en Maree! Michelet (comp. 1977. Desclée de Brouwer.f. inspirada en los principios del teólogo flamenco Jan Uo~ h:u\lles) Van Ruysbroek y la mística renana del sigla XIV (cf.é():hart d Thomm a Kempis. Grand Rapids. pero tampoco. Amersfoort. "FrCrcs de la Vie commune". en lo que riene de específico. Siglo XXI. Y se puede captar a la perfección ese trasbdo en cienos cipos de comunidades laicas no exactamente conventuales.¡do. D~: Maim . que.~e del 28 de noviembre de 1973). en 1383. en !ln pbno metodológico. Delft.: Vigilar y castigar. México. creo posible decir que ese poder. Nu:imit:nto dt: itl prisión. Naisstmce de In prison. sin duda.rd Grooce (1340-1384) et\ Devenrc:r. W. Dictionmtire d'hisroire n de giogmphie ecdisiastiques."V se abren numerosns casas en Zwolle. Wdlcm Lourdaux. París. definieron mécodos disciplinarios concerniemes a la vida cotidiana y a la pedagogb. esp. renos escogidos. "Bibliothi!que des hisroires". París. en su especificidad. ere. col. infa. 1%8.60 EL PODER PSIQUIÁTRICO der disciplinario es una modalidad determinada.). Se consücuyó dentro de las comunidades religiosas. Y poco a poco. pp. pretende sentar las bases de una reforma de la enseñanza mediame la transposición a la educación de una pane de las técnicas espirituales. de lo que podríamos denominar contacto sin:iprico cuerpo-poder. !. Véase Michel Fou~ cault.e Rhin mystique.Jgrega: "Lo cual implica.: s.). la comunidad de los "Hermanos de la Vida Común". y liberarse de la noción psicosociológica de auroridad".* La segunda hipótesis es que ese poder disciplinario. a partir de una serie de técnicas tomadas de la vida conventual. . TheBrethren (Jfthe Common Lije.Interior a la Reforma. de disciplinas conv~muales o ascéticas. reedición.).ey et Ané. • EJ manuscrito . París. como los famosos "Hermanos de la Víd:1 Común". 4 fu1Hhda por Géra. 4 Pero éste es sólo un ejemplo de codo ese enjambre. B. Lieja. de los apar:~tos del Esrado. 1976]. Y para no romar sino la lúsroria que va desde la Edad Jv!edia hasta nuesuos días. transformándose. una rrayecroria diagonal a través de la sociedad occidental. Letout. I-"ayard. París. Erdmans. 18 (\" ed. Sttroeiller et punir. . 163-164 [trad. Holanda. Groote. Hasta fines del siglo >. riene una historia. fntroducdon aux mystiqzm rhtno-folmands. nota 9 de la da. en cardenal Alfred BaudriJlan (dir. no nació de una sola vez pero tampoco existió siempre: se formó y siguió. dejar de lado el problema del Est. Utrecht. Gallirnard.

Tait. with a Pltzn ojJ\1anagement adnpud to th~ princip&. Madrid. Creo que la culminación de toda esta evolución que va.. seguido de "El ojo del poder". penetran la sociedad del siglo XV1 y sobre wdo de los siglos XVH y XVT!I y se convierten durante el siglo XLX en la gran forma general de ese contacro sinápt. !. 5 que presenta con toda exaccitud la fórmula política y técnica m:ís general del poder disciplinario. desde luego. L1 traducción (a cargo de Maus Sissung) de las 21 carras que componen la primera parte se publicó con d dmlo de Le Pttnopticon.: B glnóptico. Containing the idea ofa new principie ofconstmction applicable to any sort ofmablishmmt in which pasons ofany description are ro be kept under inspection. pero creo que ni siquiera es posible hacerlo a partir del análisis de la institución: el mecanismo de la psiquiatría debe comprenderse sobre la base del funcionamiento de ese poder disciplinario. Bdfond. and in particular to penitmtiary-hottses. Ediciones de la Piquera.:rie narionale.} and schools. en Works. 1829. Entretien avec Michel Foucault". el momenco en que ese poder disciplinario se convierte en una forma social absolmamente generalizada-. prisons. Louis Hauman et Cie. de los Hermanos de la Vida Común. houm of indzmry {. de 1791. precedido de "l'. Y no me parece que se pueda analizar e! funcionamiento de la psiquiatría limitándose justamente al funcionamiento de la institución asilar. en el siglo xr. de analizar el funcionamiento de la psiquiatría a partir de su supuesm discurso verdadero. esp. et nommtment d~s mrúsons de force. esa confromación d~ la locura del rey y de la disciplina médica. . Bruselas.CLASE DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 1973 Gl vemos que estas técnicas se difunden en escala muy amplia. 1989]. la obra de Jeremy Bcnrham se publicó en 1791 con el dtulo de Panopticon.. lmprimt. es uno de los puntos históricos y simbólicos del surgimiento y la instalación definitiva del poder disciplinario en b sociedad. París. 245-262) [trad. reeditado en CEuures de jirtmy Bentham.rnienw de Jorge lll y sus servidores -más o menos contemporáneo de El Panóptico-. P. . *** 5 Escrita en 1787 con la forma de carcas dirigidas a un corresponsal anónimo. edición establecida por Bowring.xil du pouvoir. 1791. col.lOa referencia más o menos simbólica. para tomar ). . al punto de eclosión -es decir. pp. ''L'tchapéc" (prim~ra lraducción: Ptmoptique. París.ico: poder político-cuerpo indiv¡du:d.e Panoptique. es El Panóptico de Benrham. l 977. Creo que el enfrenta. Mém(Úre sur un nouveau príncipe pour construire des maisons d'inspection. or th~ fnspecrion-Houu. t. 1791. compilación de Dumonr. 1. Edimburgo. No se trata.

aunque !a palabra no me fascina. rambíén tiempo y servicios. objetos fabricados. esa conjunción cuerpo-poder. En la relación de soberanía. Ya verán por qué. No es muy sencillo estudiarlo. por medio de retribuciones. por otra parte. dones en el mornemo de un nacimiento-. Tenemos entonces este sistema de sustracción y gasto que ~ mj juicio caracteriza el poder de tipo soberano. tomaré ejemplos en las formas disciplinarias que van a aparecer en el siglo XVI y se desarrollan has ca las poscrirnerías del siglo XVIU. * "' * ¿Qué es el poder de soberanía? tv1e parece que es una rebción de poder que' liga al soberano y al súbdim según un par de relaciones asimétricas: por un lado la sustracción. cosechas. daré a ese poder precedenre el nombre de poder de soberanía. pero muy d. el servicio de protección o el servicio religioso a cargo de la Iglesia. demasiado seguro de lo que les digo. porque abarco una escala t~mporal basrante amplia. que puede adoptar. Desde luego. fuerza de trabajo. a quienes lo rodean. coraje. Y aunque no va a devolver lo que ha rorn. enwnces. hecho en ocasión de ceremonias rituales -dones de acontecímiemos festivos. y la disimetría es tan grande que. habría que analizJ.t claridad la depredación. en oposición a orro cipo de poder que presuntamente es anterior y se yuxcapuso a él. el seíior hace rrabajar. para hacer bien las cosas. Esto es lo que voy a empezar a hacer. el gaseo. vernos perfilarse con much.iunfar. por otro.r ese poder disciplinario. pues no esd obligado a hacerlo. ya sea la forma del don. por lo demás. el saqueo. en una operación simétrica de reciprocidad se producirá el gasto del soberano. ¿qué es ese poder disciplinario~ De eso quiero hablarles esca n_oche. Tarnpoco es sencillo porque. Me parece que podemos oponer d poder disciplinario a un poder que lo precedió hisrórkamenre y con el cual. puede rrararse también del gasto pagado cuando. el soberano susrrae productos.EL PODER PSIQUIÁTRICO En ronces. sin estar. la guerra.tclo. detrás de esa relación de soberanía y el par disiméHico susuacción-gasto. armas. Ante todo. ya sea la de un servicio. En comrasrc con el poder de discipli~ na.isrinto de lo que se ha susuaido: por ejemplo. con morivo de festividades o de la organización de una guerra. . la sustracción siempre se impone con mucho al gasto. aquél se entrelazó du~ r:¡nte Jnucho riempo antes de rr.

la relación de soberanía siempre lleva. siempre existe. de reactualización. tenemos otra relación de soberanía. señales de respeto. relación de soberanía deba reacrualizarse de una manera regular o irregular. una victoria. Para gue haya relación de soberanía. la marca de una anterioridad fundadora. ere. El hecho de que no sean isotópicas sígn. Pero esto no impide que esa. una ayuda.. que cuecen de una medida común.ífica. pero no de da~ sjfJcación. se compromete. En consecuencia. Y no es posible integrar wdas estas relaciones . al margen del juego de las marcas ricuales. la necesidad de cierto comp!emenco de violencia o cierta amenaza de violencia que está por detrás de esa relación. un acm de sumisión. En otras palabras.CLASE DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 1973 63 En segundo lugar. y siempre la rcactualiza -he aquí una de sus características. por ejemplo. Tercera característica de las relaciones de soberanía: no son isotópicas. a cambio. que la anima y la so~riene. y para decirlo de algún modo. es accualizada por gestos. hábitos. marca.. Tenemos. la guerra. obligaciones de saludo. es intangible y está dada de una vez por todas. siempre suscepribíe de caducidad. o es necesario un nacimiento }r los derechos de sangre. de ruptura. hacia algo que la fundó de una vez Por todas. son heterogéneas entre sí. Con ello quiero decir que se entrecruzan. etc. para que esa relación de soberanía se mantenga efectivamente.~.algo semejante a la ceremonia. El hecho de que roda relación de soberanía se funde en una anterioridad y se reactualice a través de una serie de gesros más o menos rituales se debe a que. entre poseedor del feudo y soberano feudal o suzerano [suzerain). me parece. peto al mismo cicmpo es frágil. El reverso de la soberanía es la violencia. ante todo. insignias. el ritual. al margen del rito de recomienzo. absolutaJ!lent:e imposible de superponer a la anterior. la relación de soberanía siempre mira hacia atrás. una protección. no constituyen un cuadro jerárquico unirario con elementos subordinados y elementos superordinados. se entrelazan unas con otras de una manera que hace imposible establecer enrre ellas un sistema tal que la jerarquía sea exhaustiva y planificada. la relación de soberanía que encontramos entre d siervo y el señor. un acto concerrado eiHte el soberano que otorga privilegios. y alguien que. en cierto sentido. blasones. existe también la relación de soberanía ejercida por el sacerdote sobre el laico. En síntesis. las relaciones de soberanfa son sin duda relaciones perpetuas de diferenciación. y también el relato. es preciso que exista algo semejame a un derecho divino o a una conquista. un juramento de fidelidad.

etc. la rebción de soberanía es una relación en la cual el elemento-sujeto no es tanto -e incluso puede decirse gue no es casi nunca. puede recaer sobre una tierra.por debajo de las singularidades somáticas. La relación de soberanía no se aplica a una singubridad somática sino a multiplicidades que. al conerario. y. el sübdiro. pero la soberanía puede referirse a algo distinto de esas multiplicidades humanas. no son equivalemes: una relación de soberanía puede in~ curnbir pertectamente a la relación entre un soberano o un sm.s singularidades somáticas.y una familia. o bien la soberanía hace valer sus derechos por medio de la violencia y los impone por la . En esas relaciones de sober. por ejemplo en las ceremonias..1nía vamos a tener.o los usuarios: b gente que pasa por un peaje. un camino. digamos. burgués de tal ciudad. se apoyarin aquf o allá. Además -y esto también marca la falta de isoropia de la relación de soberanía-. al contrario. una colectividad. con una pabbra que no me gusta mucho. usuarios o. un ca·mino. y se puede ser a la vez súbdito)' soberano en diferentes aspecros. un cuerpo individual. por ejemplo. los elementos que in1plica.írico como éste. en una relación ele soberanía. un instrumento de producción -un molino. a la inversa. sea uno el soberano o. De modo que.n por qué. lo que llamaré la función sujeto se desplaza y circula por encíma y . como ven. incidental. por el gesto que hace. es el momenro en que una singularidad somática se hace marcar concretamentt por el sello de la soberanía que la acepta. que pone en juego. a Íragmentos. un juego perpttuo de desplazamientos. en ese momento. de litigios.crano -110 hago diferencias en un análisis tan esquem. En otras palabras. Jos habüanres de una parroquia o una región. En la medida en que uno es hijo de X. en el homenaje. de alguna forma. ocasional. Y la fijación de la funci6n sujeto en un cuerpo determinado sólo puede hacerse de una manera discontinua. y de cal manera que la planificación toral de roelas esas relaciones jamás puede desplegarse en un cuadro único. queda incluido en una rc!J.64 EL PODER PSIQUIATRICO dentro de un sistema verdaderamente ünico. csdn por encima de la individualidad corporal: a familias.ción de soberanía. por lo tanto. de la singularidad som:írica. que pondrán en circuhción recíproca las funciones sujcros y la. aspecws de la individualidad. huirán. queda incluida en la rebción de soberanía. d cuerpo del individuo está marcado por una insignia. y dentro de un momento ver:í. los cuerpos circularán. se desplazarán.un individuo. por ejemplo. los individuos.

Entonces.J!imard. no debe desaparecer con el ~ Gmbación: 6 El doble. La individualid~ld del soberano está implicada por la falta de individuali~ zación de los elementos a los cuales se aplica la relación de soberanía. Genct. jarn:ís encontramos una adecLiaci6n entre ésta y las singularidades corpora!cs. es decir. de esa relación. 1985]. Tenemos una suerte de individualización tendencia! de la relación de soberanía hacia lo airo.-r Genet y N. Por lo ramo.: Les Deux cnrps du roi. 1957 (versión frances:~. en la medida en que p()r detrás de las relaciones soberanas murmuran aún la depredación. que ese cuerpo no perezca con h singularidad somitica del monarca. Princeton. col. traducción de J. 1989. para asegurar su soberanía. por consiguiente. Y habría algo semejan re a una espiral monárquica que entraña necesariamenre ese poder de sobe-ranía. además. Alianza. es preciso que haya un punto único. tan diferentes. hacia el soberano.. en el exrremo inferior. The King's Two Bodies: A Strtdy in Medieval Political Theolngy. Así. cuando ésre desaparece.CLASE DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 1973 65 fuerza a alguien a quien somete. sino que implica litigios y desplazamientos perpetuos. y el individuo como tal no está nunca contenido en la relación. En cambio. ese cuerpo del rey. veremos en ella la individualización que no encontramos abajo. en la cumbre mism:1 de ese tipo de poder tenemos algo semejante al rey en su individualidad. Necesidad. en la medida en que ese poder de soberanía no es isotópico. es necesario que la monarquía pecmanezca. . el rey debe ser un individuo con un cuerpo pero es preciso. con su cuerpo dt: rey. Essai sur fa thdoblgie politique du Moyen-Age. el saqueo. París. que mantiene unidas rodas las relaciones de soberanía. por decirlo así. si consideramos la cima. que sea el vértice de todo ese conjunto de relaciones heterorópicas entre sí y absolmamenre imposibles de incluir en un solo cuadro.: Los dos merpos del rey. algo que asegure el arbitraje. en un momento dado y hacia lo aleo. Princcmn Univcrsity Press. comenzamos ¡1 verla esbozarse en lo alto. Madrid. de un soberano que sea en su propio cuerpo d punto hacia el cual convergen todas esas relaciones ran múltiples. esp. Ernst Kamorow·tcz. que ha sido estudiado por 6 Kamorowicz en su libro [Los dos/ cuerpos del rey. la gue~ rra. etc. en el nivel mismo de aplicación de la relación de soberanía. "Bibliotheque des histoird') [trad. individual. Pero observamos de inmediato un fenómeno muy cu(ioso. es preCiso que haya. tan inconciliables. G.

de su corona. por otro. cierta permanencia del cuerpo del rey. pero nunca pone de mar:ifiesto la i~dividualidad. salvo en el rirual de la marca". si lo estudiáramos de cerca es probable que viéramos. de servicio. hasta la Guerra de los Treinta Años. sino ~na captura coral o. En pri. En un dispositivo discipJ. e1 poder disciplinario no pone en juego ese mecanismo. los gestos.coplamienro asimétrico de !a sustracción y el gaseo. al poder disciplinario. la solidez de su reino. el cuerpo del rey es almenas doble.* Es un poder que no tiene función individualizadora o que sólo esboza b individualidad por el lado del soberano.ación L)UC: vemos esbozarse por el lado de la cima de la relación de soberr~nía implica la multiplicación de los cuerpos del rey. vamos alwr. Tenemos un ejemplo muy claro de ello en [a aparici6n. a grandes rasgos. ese a.Por un lado. de una parre del riempo o de ral o cual categorí:J. aplica algo que es un·podcr político sobre el cuerpo. Hasta principios del siglo XVII. Es menester. éste no debe ser su mera singularidad somática sin'o.nte codo por implicar no un=t sustracción dd producto. al precio de ciena curiosa.. des~e fines del siglo XVII y a {o largo de roda el siglo XVIIT. entonces.1.. que tiende a ser una cap cura exhaustiva del cuerpo.66 EL PODER PSIQUIÁTRICO individuo X o Y que acaba de morir. la • El manuscrito acbrJ: "E. un cuerpo absolutamente m.l Polo sujew jamás coincide continuamente con b singt¡!:J. . al menos desde cierta época. además.in¡tfio no hay dualismo ni. es una captura de! tiempo en su totalidad y no del servicio. cuerpos pero no individualidad. Es una captura del cuerPo y no dd producro. Según Kantorowicz. *' • Pues bien.mer lugar. el compottamiento de! individuo. paradójica y mitológica multiplicación de los cuerpos . Creo. y además. no hay esa especie de captura fragmencaria. Me parece que e1 poder disciplinario puede caracterizarse a. asimetría. el (Lempo. porque querría hablar sobre todo de éL Creo que podemos oponerlo casi rérmino a término con d poder de soberanh. de la disciplina militar.ridad sont<'itica. por lo tanto. una individualidad pero una mulrjp!icidad de cuerpos. en todo caso. De modo que la individuali7. qtie se puede decir lo siguiente: la relación de soberanía vincula.últiple.

es decir. más o menos cíclico. hasta el fin de sus días. Escán ocupados duranre todo el día. su vid. implica. cit. . un acontecimiento o un derecho originarios. tercera parte. cuando el soldado termina su vida de tal. 137-171. de las ceremonias y las marcas. un ejército que está acuartelado y en el cual los solda~ dos tienen una ocupación.. y a la que se aseguraba la comida mediame el saqueo y el alojamiemo ::1 través de la ocupación inmediata de los lugares que podían encontrar a su paso. En otras palabras. el poder disciplinario se refiere a un estado tcrmin:1. 7 En segundo lugar. No está. marcado por un gesto becho de una vez por rodas o por una situación phnteada desde el inicio. al contrario. un procedimiento de control constan re. recibe una pensión y se conv_ierte e1t soldado retirado. éste siempre estaba constituido por un grupo de gence redurada por bs necesidades de la causa y durante un tiempo determinado. uno es visibl~ y esd constantemente en situa~ ción de ser mirado. lo que había era un pasaje constame del vagabundeo al ejército. L"i~n­ de a ser Li. Todo sistema disciplinario. ya no es una sustracción de la actividad del individuo. en última instancia. salvo cierta cantidad de desmovilizaclories. dur:uue w~ do el tiempo de la campaña y también. A partir de mediados del siglo XVII vemos surgir el sistema disciplinario en el ejército. hacia el momento 7 Fnuc:wlt desarrollará esre punro en Surveiller et punir . op. Mira hacia el porvenir. al contrario. pp. sino perpetuamente bajo la mirada de alguien o. no ncc¡. para funcionar.na ocUpación del üempo. se su~traían algunos de sus recursoS exigiéndoles que acudieran con sus armas y se les prometía algo que era b gran retribución del pillaje. la vida y el cue"rpo del individuo. es una ocupación de su cuerpo. de la vida. El poder disciplinario no es discontinuo. el sisrema disciplinario. La disciplina militar comienza a ser la confiscación general del cuerpo. en sítuación de ser observado.l u óptimo. del riem[)Q. "Les corps docilcs". a mi juicio. "Discipline".sira ese juego discontinuo y ritual. clurame el período de paz y. . cap.. en ese siStema que todavía era del orden de la soberanía se sustraía cierro tiempo de la vida de la gente. en el sistema disciplinario uno no est:í a la eventual disposición de otra persona.CLASE DEL21 DE NOVIEMHRE DE 1973 67 disciplina militar no exisda. 1. en consecuencia. podemos decir que en la relación de poder disciplinario no hay referencia a un acto. De una manera más precisa.. porque a partir de 1750 o 17GO.1 y s11 tiempo. en todo caso.

Vale decir que los guerreros. pero era en esencia. En el ejército. un ensayo de valentía. ¿quién los garanrizad? No lo hará. ere. a la situación que le correspondía y por la cual ejercía una serie de derechos y disfrutaba de un.tus. y que es el ejercicio corporal.68 EL PODER PSIQUIÁTRICO en que todo f"uncione por sí solo y la vigilancia no renga más que un carácter virtual.-¡J que no consiste. ese funcionamiento permanente de la disciplina. creo. Desde el siglo XVllr. como d punto cero del comienzo de la disciplirw.. vemos aparecer en el ejército.son exactamente lo inverso de esa refere::ncia a la anrerioridad que la relación de soberanía. y ello enconrramos de manera ineludible en . una prueba mediante la cual el individuo mostraba que seguía estando en condiciones de merecer su est:~. los caballeros .tus de caballero y hacer honor.Ejercicio corpor. al contrario. los juegos. el ejercicio progresivo. e! ejercicio que expon cid con de ralle :1 lo brgo de una escala ten!poral el crecjmienro y d perfeccionamiento de la disciplina. También en este caso podemos romar d ejemplo del ejércico. tal como existía bajo esa fOrma que llamaré poder de soberanía. adiesrramienrn de la habilidad. esto puede: interpret:-~rse como una suerte de ejercicio. ens:-~y:-~r. no renía en absolum la función del ejercicio disciplinario: erao cosas como bs justas. por supuesto. . en el ejército de Federico II y los ejércitos occidentales de fines del siglo XVlll. graduado. a decir verdad. había algo que podríamos denominar "ejercicios" pero que. sobre todo a p. 'TOda disciplina implica esa especie de molde genérico por el cual. al menos quienes lo eran por esu. la ceremonia ritual o cíclica. cuando la disciplina. por consiguiente. será. al contrario.~ serie de privilegios. La justa era acaso un ejercicio. debe producirse un desarrollo tal que ésta funcione sola. En cierto sentido. los movimient:os elernencales.1rtir de Federico rr y el ejército prusiano. me parece. b marcha. por !o tan ro. en algo similar a la justa. reproducir el acto mismo de la guerr:L El ejercicio corporal es un adiestramiento del cuerpo. algo que antes prácticamente no existía. esa especie de continuidad genérica que c:-~racreriza e! poder disciplinario. al conrrario. En b disciplina tenemos una polarización genética y un gradiente temporal que . el ejercicio. la resistencia. se haya convenido en un há~ biro. la repetición cíclica de la gran prueba por b cual un cab:-~llero se convenía en cabailero. Por otra parre. practicaban regularmente la justa. los nobles. es decir. desde un punro que no está dado como la situación insoslayable sino. pero era sobre todo. de puesta en forma del cuerpo.

. muy difCrcnce de !:t repetición cíclica de las justas y los juegos. su constitución de los moldes genéticos. los cuerpos. etc. los cornporcamientos y los discursos de la gente son rode:1dos poco a poco por un tejido de escritura. una suerre de plasma gdfico que los regisrr:1. y podríamos estudiar cómo.unenros de la inf<mrería prusiana. para velar por la :mutación y el regisrro de todo lo que ocurre. caracteriza a la disciplina. Uno corresponde a las escuelas de :1prendiz:1je que vemos formarse en Francia duranre la segunda mitad del siglo XV![ y se multiplican a lo largo 8 Sobre los regl. lo que podríamos lla!llar individualización esquemática y ccnrralizad:L Me limitaré a tomar dos ejemplos ele ese juego de la escritura en la disciplina. 1 59-161. E\ uso de la escritura me p:uecc absolutamente esencial par~ que el poder disciplinario sea global y continuo.'\!TT y XV!ll. pp. que los regisrra. para transmitir la informJ. Ante todo. y por útümo. los discurso. apela por fuerza a !J escritura. un plasma gráfico. los csquernatiza". los codifica. mientras la relación de soberanía implica la actualización de la marca. a continuación.Cterística de la disciplina. creo. Entonces.* Creo que tenemos aquí una nueva relación. para poder mantener siempre accesible esa inforrn:1ción y asegurar así el principio de !a omnivisibilicbd que es. esa cap(ura permanente y global del cuerpo del individuo. desde luego.ción de abajo arriba a lo largo de b escala jerárquica. los transmite a lo largo de la escala jerfirquica y termina por centralizados.CLASE DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 1973 de acuerdo con una escala gradu~da. podríamos decir que la disciplina.. con su exigencia de completa visibilidad. no una ceremonia sino un ejercicio: ése es el medio por el cual se asegura esa fespecie} de continuidad genérica que. los componamicmo~. los gestos. de todo lo que hace el individuo. una relación directa y concinua de la escritura con el cuerpo. los codifica. Por lo ramo. a mi entender.. esa suerte de conrinuum jerárquico que la caracteriza. los ceneros de aprendizaje y también en el sisrem:t policial o judicial. cf ibid. • El manuscriro dice: "Los cuerpos. La visibilidad del cuerpo y la permanencia de la escritura van a la par y producen. 8 Para· que la disciplina sea siempre ese control. a partir de los siglos >. wdo lo que dice. . tanto en el cjérciro como en bs escuelas. la segunda gran carJ.~ son rodeados puco a poco por un rcjido de escriwra. creo que está necesariamente obligada a u ti~ !izar un instrumento que es la escritura.

en función de una serie de notas determinadas de antemano. Intercambio. incluso. que se so meda a la cofradía de maestros. Tornemos. del servicio cotidiano por ese gran servicio que era la transmisión del saber. en la segunda mirad del siglo XVH comprobamos la aparición de insciruciones de un cipo completameme nut:vo. la asistencia. que se organizó en 1667 y se perfeccionó poco a poco hasta la sanción de un reglamento importame. Presenciamos aquí la constitución en torno del comportamiento del aprendiz de wda esa red de escritura que. el aprendizaje corporativo de la Edad Medía.92. y el traGajo debe recibir un:. lSG-160.t nota. ele considerarlos cfectivameme como maestros. o bit. que debe ser de 1737. "Reglemcnr de J 680 impos. l'. al igual que el comporramieruo. cit. . La tl.rnenw. pp.: gente que lo supervisa. si les parece. a cada una de las cuales se impone un tipo determinado de rrabajo. es decir a quienes tenían la responsabilidad de la corporación o el cuerpo de oficio en la ciudad en cuestión. el aprendiz debía prestar al maesrro rodos los servicios que ésre le solicitara. ame codo. 18. Survrilleut punir. Ahora bien. Y al cabo del aprendizaje había una sola forma de control. y de ahí se envía a1 minisu::rio de la Casa Real un informe sucinto sobre la. los alumnos se reparten según franjas de edades. op. En 1737 se sanciona un nuevo regla. calidad del trabajo.). Esas nocas se consignan en registros que se conservan y transmiten de jerarquía en jerarquía hasta el propio director de la manufactura de los Gobelinos. un aprendiz entraba al taller de un maestro y éste.70 EL PODER PSIQUIÁTRICO del siglo XVIII. . 158-159. también Édouard Gerspach (comp.. pp.:n dt. luego la esquemarizará y.. por último. codificará toda su conducta. Cf. por una parte. la ? El edicto de noviembre de 1667 para el esrablecimienro de una fábrica de muebles de la Corona en los Gobe!inos de(ermina el redLHamienco y la condición de los aprendices. no tenía otra obligación que transmitirle a cambio la ro calidad de su saber.. dd siglo XVI e. el afán del alumno durante su bbor. 9 En él vemos que el aprendizaje se hace de una manera tota1mencc distima. tomaré como ejemplo la escuela profesional de dibujo y tapicería de los Gobelinos. organiza un aprendizaje corpora(ivo y funda una escuela de dibujo. del siglo XVl!: mediame un aporte económico. por lo tan ro. en función de la suma de dinero entregada. la obra maestra. Delagrave. Ese trabajo debe hacerse en presencia o bien de profesores.1anufitcmrr natimudc d(s Gob(lins. en lo sucesivo.l/lr de chanrcr a voix basse des camiques da11s l'atclid'.~­ rís. a través de ello. Véase Michd foucault.. las capacidades de los alumnos y la posibilidad.

si ha hecho progresos. se la pueda idemificar sin dernora. la rrans(erenci. cf. a parrir de la segunda mirad del siglo A'VIU. en suma.l y la centralización. donde se cemraliza en el ministerio y se difunde por mras grandes regiones correspondientes a di feremes tenientes de policía para que. los funcionarios policiales reciben la misión de hacer. si la persona se desplaza.ada. A. enronces. tenernos ya la constitución de esa individualidad administrativa y centralizada. individualidades policiales de b gente a partir de esas técnicas de lo que denominaré el cerco perpetuo por medio de la escritura. . cuál es su comportamienm desde entonces. en el transcurso del slglo XVlll se desarrolbría rodn el cerco del individuo por la escrirura. etc. informes en dos copias. en qué fecha. Ltz Limunana glnhale de po/ice de Paris. era mdavía muy sobria en materia de escritura: cuando se comería una infracción que no era de la incumbencia de los tribunales. Sobre los regisrros policiales del siglo A'VJII. Y así se consti[Uyen biografías o. . Survtiller er punir . la constitución de una individualidad esquemática y cenrraliz. tvlarc Chassaigne. deben mantenerse actualizados-. en la segunda mirad del siglo anterior.CIASE DEL 2l DE NOVIEMBRE DE l973 7l transmitirá a un pumo de cemralización encargado de definir su apriwd o ineptitud. París. op. .ableció en la mayor pane de los países de Europa.. a decir verdad. enronces. por consiguiente. Tenemos. la decisión. con referencia a los individuos smpechosos. pp. el sistema mismo se perfecciona y en b segunda mitad del siglo XVII! se comienzan a establecer prontuarios referidos a quienes han tenido un mero contacto con la policía o de los cuales ésta sospecha algo. Y luego. La práctica policial. y sobre codo en Francia. En 1826. un control del individuo en el propio sitio donde se encuentra -esos informes. una que debe quedar en el lugar para permitir. Podríamos decir l"o mismo con respecto a la disciplina policial que se esr. Después. y otra que se envía a París. [ 906. poco a poco. creo. simplemente notificada. 215-219. la codificación. una investidura por la escritura. Vemos aparecer. cit. las visitas de control que se hacen a las diferenres casas de internación para saber qué pasa con el individuo: por qué ha sido arrestado. quedaba a cargo del teniente de policía (o sus aslscemes). 10 tu Michel Foucault. y hacia la década de 1760. desde luego. cuando se descubre la manera de aplicar la récnica de las fichas ya utilizada en bs bibliotecas y los jardines botánicos. Rousseau.

En un reglamenro de los Gobclinos que data de 1680.do o no se había cumplido el número de dhs establecidos. desde el siglo XV!II vemos nacer roda una disciplina fabril que es un~ disciplina tenue y referida. El poder disciplinario rlene una tendencia intrínseca a ínrervenir en el nivel mismo de lo que sucede. la visibilidad continua y perpecua así garantizada por la escritura tiene un efecto imponame: la extrema promirud de la reacción del poder de disciplina permitida por esta visibilldad que es consranrc en el sistema disciplinario. siempre tiende a intervenir previJmence. a las ·virtualidades mismas de! comportamienro. el poder disciplinario podrá intervenir sin descanso desde el primer instante. de vez en cuando y con la forma de la guerra. . es preciso camados en voz baja para no molestar a quien esrá aliado. fuera como perjuicio o como falta.72 EL PODER PSJQUJÁ TRJCO Por úhimo. recompensas. el castigo ejemplar o la ceremonia. y funcionaba en y a partir de ello. Por lo tanto. era un sistema punitivo que se conectaba con lo que se había cometido efectivamente. .era que el obrero debía terminar su rrabajo en tal o cual fecha o dar tan ros días de lTJ.f:douard Gersp:tch. vemos también que se castiga todo lo que puede ser distracción. el obrero debía dar el equivalente de lo que falcaba o bien agregar una cancidad de trabajo adicional en concepto de multa.bajo a su patrón. en los siglos A'V y XVI. cit. En los reghmencos fabriles que se distribuyen en ese momento comprobamos que se vigila el comportamiento de los obreros enrrc sí y se registran con minucia sus retrasos y sus ausencias. la presión punitiva a la vez minúscula y cominua. por ejemplo. A diferencia del poder soberano que sólo interviene de manera violenta. En este caso también podríamos tomar un ejemplo de la disciplina obrera. creo que también puede d~cirse que el reverso de la relación disciplinaria es ahora el cascigo. en cierro modo. la disciplina del taller. en caso de entonarse cánticos mientras se rrabaj:1. el primer esbozo. antes del propio acm si es posible. castigos y presiones que son infrajudiciales. Si el crabajo no esmba terminJ. op. Y si se puede decir que el reverso de la relación de soberanía era la guerra. La iWrawfiwure . En cambio. . el primer gesto. Uno de los rasgos característicos de los contraeos de obreros que se firmaban-)' hay algunos de épocas bastante tempranas. se aclara que.¡¡ Hay reglamenros que dicen que al volver 11 . y lo hace a rravés de un juego de vigilancia. el momento en que la virtualidad se convierte en realidad.. y eventualmente una suma de dinero.

ce . r. la disposición."imites flUX XVII' et xvm' sihles: le col&ge Henri IV de La !-1lxhe. Así vemos proyectarse detrás del poder disciplinario algo que es el alma. el gesro o el discurso. efectúa una individualización centralizada cuyo soporte e instrumento es !a escritura. ames de la manifestación misma del comporramienro.organiza la distribución del estudio por clases. Para resumir todo este segundo aspecw del poder disciplinario. a la cabeza de las cuales se pone a un "decurión'' encargado de la vigilancia. por último. 147-148. tienden a la isoropí:t. Le Mans. creo posible decir lo siguiente: ese principio pan6prico -ver wdo. y el poder disciplinario debe intervenir: intervenir. Véase Michd Foucaulr. el Ratio StJuliorum ~redactado en 1586. Un college de .ii. en cierto modo. el niVel del alma. a todo el mundo. e implica. LeguichCIJX.. Presión continua. adquirido en el siglo xvm. Los grados en el ejército e.. la volunrad. porque distraen a los obreros.. r. es un soberbio ejemplo de esa isompía. dentro de el-las.. tiene sus elementos subordinados y sus elemenws superordinados. la disrinci6n muy clara entre las diferentes clases de edades y. sino sobre la virtualidad del componamiento. para mostrar hasta dónde llegaba la cosa. en eL plano de la virru:Uidad. Terminamos con la tercera caractefíscica del dispositivo disciplinario.. cit. quienes después carecen de la caJma necesaria para tra~ bajar. al menos. todo el ücmpo. pp.ses disciplin:td:ls según el modelo de los jesuitas 12 12 Impuesto a las casas de la Compa. 21 DE NOV!EM~RE DE 1973 73 del almuerzo o la cena no h:-ty que contar historias subidas de tono. la visibilidad absoluta y consranre que rodea el cuerpo de !Os individuos. antes del cuerpo.ClASE 01. entonces. ere. una acción puniriva y continua sobre las virnwlidades de comporramienro que proyecta detrás del propio cuerpo algo semejante a una psique. op. 6-7 y 51-52. quepodríamos llamar su cadccer panópcico.organiza una polaridad genérica del tiempo. de ese poder disciplir1arlo que no recae so~ bre la falra. en la escuda. en un dispositivo disciplinario. cada elemento riene su lugar bien determinado. No debemos olvidar. Lo cual quiere decir varias cosas. Aun antes de que el gesto sea una realidad debe poder identificarse algo.ía de Jesüs por una circular del 8 de enero de 1599. que lo opone al dispositivo de soberanía: los dispositivos disciplinarios son isorópicos o. que en las ch. entre !os rangos de cada uno. pp. un alma muy diferente de la ·que habían definido la práctica y la reoría cristianas. 1889. Camille Je Rochemonteix. En primer lugar.!. SurtJeJlieret punir. el perjuicio. todo esm. divididas en dos campos y éstos en decurias. incluso.

)ltrvt!iller u pnnir. Pero isotópico también quiere decir que enue esos disrintos sistemas no hay conflicto ni incompacibi!idad.. Gabriel M ir. en el sistema disciplinario. el obstáculo que encontrábamos era el limite entre los difcrccJtcs sistemas de soberanía.. pp.ación de rodas los dementas implica necesariamente un residuo. la antigüedad.. 13 De tal manera.1 isoropía del sistema disciplinario. de esa esquematizacíón. Por úl(iiDo. Magnífico ejemplo de es. pp.1sar de uno a otro. el desplazamiento n·o puede hacerse por discontinuidad. director de la escuela de Zwolle. Machieu-Jules GauFd:s. Hulletin de I'Hismire du Prousttintimu Fmnrnis. no puede hacerse por medio de la ruprura como sucedía con el poder de soberania.74 EL PODER PS!QU!ATR!CO y sobre todo según el modelo de escuela de los Hermanos ele la Vida Común. guerra. isotópko quiere decir sobre roda arra cosa. De tal modo. Los diferentes dispositivos disciplinarios deben poder articularse emrc sí. técnicas que encontramos en los adultos. vol. favor. entonces. XXVUI. algo "incbsificab!e". los conHíccos. cada una de las cu:tlcs tenía su programa especia!. . en l:ts jerarquías sociales. Por consiguiente. Cf. siempre debe ser posible p:. de e~a codíficación. pp. . En síntesis. las jerarquías disciplinari:ls que vemos en e! sisterna civil. Aux sowas de {a pédagogie des je'szútes. eran los lici~ gios. op. E! ~~ Alusiün a l:t innovación introducida por Jean Cele (1375-1417). En las relaciones de soberanía.. lo que se denominaba locus del individuo era a la vez su lugar en b clase y su rango en la jerarquía de valores y éxitos. que distribuyó a los alumnos en clases. el lugar en la clase estaba determinado por b posición del individuo en sus resultados escolares. Le "Madus Parisiensis'. 1968. 162-! 63. los alumnos eran asignados a una u otra en función de sus rcsuhados. cit. por su parte. La jerarqui7. crcércra.ación que observamos en el sistema disciplinario y militar hace suyas. las cbsillcaciones escolares se proyectan. "Histoire du plan d'tcudes protcslam". justamente. sino a ctavés de un movimiemo reglado que va a ser el dd examen. ése era el punto contra el cual tropezaba el sistema de soberanía. la suerce de guerra permanente encre {os dísríntos sistemas. Véase Mi eh el Foucaulr. 481-498.. la isotopb de esos diferentes sistemas es poco menos que absoluca. 172-173. 1889. . A causa. en ese sistema. Roma.>rmándolas. siempre hay. nansfi. el principio de disrribución y dasjflc. a causa de las propiedades formales del dispositivo disciplinario. voL XXV. el concurso. lirigio. ere. su responsahle y su lugar demro de ia escuela. sin demasiadas dificultades y por me~ dio de cierta cantidad de correcciones. Bibliorhcca lnscicuri Hiscorici.

es decir personas que entran en él. pues se n·atab·.~ elaboran una "escala métrica de la inrcligcncia destinada a evaluar los retrasos del desarrollo" (Alfred Binet y Théodore Simon.. quien no aprende a leer y escribir sólo puede manifestarse como problema. el que no puede emrar en el sistema de distribución. Gaby Ne(chine. Los débiles mentales se deflnen entOnces medianre "una característica negativa": "debido :1 su organización física e inrelectu. l.'<.ms normaux et anormaux d'hospice cr d'école". 1905. XJ.¡s" (Aifred Binet y Théodore Simon. pp. e:! que dejaba el ejército para poder volver a él en caso de necesidad. 1992]. por ejemplo. el que escapa a la vigilancia. "Cécole nbligaroire cr l'invenrion de l'enfance anormale". "Applications des méthodes nouvelles au diagnosric du niveau intcllectuel chez les enfa. enero de 1975. lo irreductible. pp. "ldiots. en 1904 el ministro de Tnsrrucción l'i'1blica crea una comi. col. l3inet emprende la realáación de encuestas mediante cuestionarios en las escuelas del segundo y el vigésimo disuiros de París.d. 14 El irreductible a la disciplina escolar sólo puede existir con respecto a esa disciplina. a partir del rnomcnro 1 ~ Así. de la Educación Preescolar y Especial. Ciencia. jerarquizan. lo indasific. y sobre esa base ambo. . etc. 1983]: Francinc Mue!.r a norma u:"<: dtms les clmses de perfectionnement.~ión pilr. 1907. G0-74. en L'Année Psychvlogique. El desertor. vigilan. no existía antes de los ejérdtos disciplinados. estos seres son inc:lpaees de s. Armand Colin. én ese m-. "U". hacen carrera.~p. p. Fontanella.l simpletnente del fu m ro soldado. Guide pour l'admisrion des enftmt.l "estudiar los medios yue deben emplearse con el fin de :~scg~~r:~r la instrucción primaria[ . Madrid.: Los niños anormales. c. 7) (nad. Tal será el escollo en esta física del poder disciplinario. como límite.).. lo inasimilable. di1cctor de b colonia de níilos de Perray-V::lllduse. Barcelona. cuando tuviera ganas o lo llevaran por la fuerza. débiles cr savants au XIX" siCde".:. pp. el residuo. junlO con Théodorc Simon (lK73-19Gl).lc:lr provecho de los métodos de instrucción y educaci!Sn que se utilizan en las escuelas públic. el desertor es quien escapa a ese sistema y es irrcducrible a él. Alfrcd l\inet (1857 -191 \} recibe en l905 b tarea de dcrc11ninar la manera de identificar :1 los niños rcrr:~s. ) :1 rodas los 'niños .fflnts anormatl. Por ende. todo poder disciplinario tendrá sus márgenes..uco. De la misma manera.ClASE DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 1973 75 punto contra el cual van a chocar los sistemas disciplinarios que clasifican. 245-33G). Les Débilités mentales. Por el contrario.morm::t. siguen cierro escabf6n y son vigiladas de un cxrremo a otro. Armand Colin. París. sed el elemento que no puede clasificarse. veiTlOS surgir al débil ment:-d.: Los débiles mentales. prefacio de Léon Bourgeois. en Actes de fu Recherche en Sciem:es Sociales. l. Pads. Les En. desde el momento en que hay disciplina escolar. 1%9. Guía para la admisión ele núios finormaln en clam de perfúcionamieruo. esp.¡ble.les y atrasados"'. Cf. en sínrcsis.Hios. en René Zazzo (comp. 70-107 [trad. desde el momenco en que existe un ejército disciplinado.

la aparición de sisremas disciplinarios complementarios para poder recuperar a esos individuos. es inasimil:rble a todas las disciplinJ. la organá. traté de mostrarles que los procedimientos de individualización se delineaban en la cima. el poder disciplinario tiene la doble propiedad de ser anomizame. el residuo de rodas las disciplinas. vale decir. En los sistemas disciplinarios. ¿cuándo apareció la caregorla que !lamamos los delincuenres? Ésros. dentro de una socied:ld. por el . de poner siempre a distancia a una serie de individuos. etcétera. En el poder de soberanía. en cierto modo. que había una individualización tendencia! por el lado del soberano. sólo podían aparecer a parúr de la existencia de una disciplina policial con respecto a la cual surgcll. exponer la anomia. aquel que. y así al infinito. lo irreduccible. no los infractores -pues es cierto que roda ley riene por correlato la existencia de infracrores que la viaJan-. Creo entonces que podemos resumir wdo esto diciendo que el principal efecro del poder disciplinario es lo que podríamos llamar la modificación exhaustiva de bs relaciones entre la s!ngubridad somática. los delJncuenres como grupo inasimihble.ación del "hampa" fue. que va a ocasionar. se van a crear escuelas para ellos. la obra común de la policía y de quienes eran irreductibles. Puede decirse que es la disciplina de quienes son irreductibles a la disciplina policiaL En resumen. Ocurre lo mismo en lo concernieme a los delincuentes. Corno hay débiles mentales. Por lo tanto.76 EL PODER PS!QUIÁTIUCO en que la escuela sigue d esquema disciplinario. con ese juego de los cuerpos múltiples que lleva a la individualidad a perderse en el momento mismo de aparecer. y luego escuelas para quienes son irreductibles a las escuelas destinadas a los débiles mentales. El hampa es una manera de hacer colaborar efectivamente al ddincucme en el trabajo de Ia policía. como grupo irre~ ducrible. En cuanto al enfermo mental. invemar siempre nuevos sistemas de recuperación. De igual modo. restablecer siempre la regla. militares. el sujeto y el individuo. gente irreductible a la disciplina escolar. es decir. es sin duda el residuo de todos los residuos. en esa forma de ejercicio del poder. y de ser siempre normalizador. desde luego. creo que tenemos aquí una caracrcrísrica propia de esta isocopla de los sistemas disciplinarios: la existencia necesaria de los residuos. Los sistemas disciplinarios se caracterizan por un rrabajo constante de la norma en la anomia.s escolares. policiale~.

Un sistema disciplinario esrá hecho para funcionar por sí solo.stigo inCmitesimal. la mirada perpetua. En una palabra_. aun el responsable de un sistema disciplinario esrá contenido dentro de un sistema más grande. .o de! Gl. la proyección de la psique y. salvo en casos incidcmJ. circulaba siempre por encima o por debajo de las singularidades somiricas. y esto me parece lo esencial.s. sus desplazamientos. y que la mayor p<ute del riempo. y su responsable o direccor no es canco un individuo como una función ejercida por ésre.nte porque ajusta la función sujeto a b singularidad somática por intermedio de un sisrema de vigilancia y escritura o un sistema de panoprismo pangr:ífico que proyecta por detrás de la singuhr. en el poder disciplinario tenemos una serie constituida pot la función sujeto. su lugar. [sólo) es individualizance [en e! sentido de que) el individuo no [es] otra cosa que el cuerpo sujeto. sus gestos. y establece. su fuerza. fija con mda exacricud la fi. y al margen de esos rituales.fabrica cuerpos sujeros. Y podemos resumir toda esta mecánica de la disciplina de la siguiente manera: el poder disciplinario es individualizJ. la función individual desaparece. una psique. el sistema disciplinario implica. la singularidad som<Ít'Íca.. la norma como principio de parcición y la normalización como prescripción universal para todos esos individuos :1SÍ conscicuidos. me parece que en la cima.CLASE DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 1973 77 contrario.ldem:í. sobre wclo eso se aplica y se ejerce la función sujeto del poder disciplinario. Y. borradura de la individualización en la cima. En el poder disciplin:lrio. una individua1ización tendencia! muy fuerte en la bJ.1] cuerpo.irtualidades. por otra parte. la escritura. entonces. por el contrario. Así pues. la función sujeto se ajusca exactamente a la singularidad somática: el cuerpo. sus discursos. por último. b violencia.Ies como b ceremonia. el tiempo de su vida. H:q. podemoS decir que el poder disciplinario -y ésta es sin duda su propiedad fundamencal. cosa que no sucede jamás en la individualización de !a soberanía.. . por el lado de quienes ejercen o hacen funcionar esos sisremas.idad somática. como su prolongación o su comienzo. En cambio.mción sujeto . etc.se. la marca. que ~\ su vez \o vigila y en cuyo seoo está disciplinado. pero que también podría ser ejercida por otro. un núcleo de v. En el poder de soberanía intenté mostrarles que la función suj~to no se adhería nunca a u·na singularidad somácica. La disciplina es la técnica de poder por la cual la función sujeto se superpone y se ajusrrt exactamente a la singularidad somática. el mecanism.

codos los procedimientos que ftjan eJ poder poJftico aJ cuerpo.s. como conrracara en la relación de poder. resultó posible la aparición del individuo. no se puede decir que el in~ dividuo precxisce a la función sujew. En esa medida. a que fue normalizado. En reaLidad. la norma o la psicología. todo es ro. la desubjerivación. y con referencia a ello se pue· de hablar. desde d comienzo y por obra de esos mecanismos. LJ. el índjviduo es. la . por las técnicas que les he indicado. y. la desnorm. El individuo se consticuyó en la medida en que la vigilancia ininterrumpida.wbjeóváaclo" -esro es. excluyera y retomara sin cesar ese cuerpo-psique sirvió para caracterizarlo. y por lo tanto político. Por otra paree. lo que debemos llamar individuo es e! efecto producido. para poner de rdíeve al individuo.. No se trata. Y lo gue podemos llamar individuo no es nquello a lo cual se afúra el poder político. AJ contrario. del poder político a Ja singu!:lridad somática. a la proyección de una psique. se pueden emitir discursos.78 EL POOER PSIQUIÁTRICO la división normal-anormaL Todo esto constituye al individuo disciplinario. capilar. por consiguiente. se puede intentar fundar cicnciJ. reivindicar los derechos originarías del índívíduo conn·a algo como e) sujero. ajusta entre sí la singularidad somática y un poder polírico. se convirtió en portadora de la función sujeto. De hecha.. y d hecho de que !a instancia normaiizadora distribuyer<~. el indi~iduo es e1 resultado de algo que le es anterior: el mecanismo..e fu~ra algo que existe debajo de todas bs relaciones de poder. las prohi· biciones. advertirán que sería absolutamente falso en un plano histórico. No quiero decir en absoluto que e1 poder político sea el único procedimiento de individualización que haya existido en nuestra civilización -trataré de volver a ello la vez. y si lo que les digo es cierto. a la ins~ tancia normalizadorJ. que viene-. por tanto. las coacciones. el individuo apartció dentro de un sisee~ ma político porque la singularidad somática.alización. tomadas en todo caso como ciencias del individuo. sujeto psicológicamente normal. Debiao a que eJ cuerpo fue ". d resultado de esa fijación. como si ésr.s ciencias del hombre. del poder que constituye al individuo como blanco. de deshacer las jerarquías.¡ terminal. como partenaire. la función sujeto se fijó en él-. a que fue psicologizado. finalmente. que es preexistente a ellas y sobre quien ésras pesan de manera indebida. su jera normal. no son más que el efecto de toda esta serie de procedimientos. en virtud de los mecanismos disciplinarios. la escritura con· cinua y el castigo virrua! diefon marco a ese cuerpo as[ sojuzgado y le extrajeron una psigue. sino que b disciplina es la fiJrm.

CLASE DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 1973 79 despsicologiz~lción. esp. París.¡[que ninglnl poder puede limitar salvo si [él] lo acepta por contrato. junto a ello. tenemos el desarrollo de toda una tecnología disciplinaria que puso de man. H:~bría. atrapado en un sistema de vigilancia y sometido a procedimientos de normalización. rr:~ducción de M.: la función de hermanar. El discurso ele las ciencias humanas riene precisa m eme. de allí habría nacido la teoría filosófico-jurídica que. 1 :>71. Oxford Univcrsity Press. por decirlo así. Versión fr:tncesa: Ltt Thtorie politiqu~ de f'individuaiisme possessif. también hay que ver la consti(Ución concreta del individuo a partir de determinada tecnología del poder. col. y me parece que esa tecnología es la disciplina. The PoliticaL Theory of Possessive Indiuidualism. también. como demento.as politicas.Pero creo que. Y por debajo de ello. en líneas generales. como elemento de las fuerzas productivas. definido por derechos individwdes. Barcelo- na. Tenemos al individuo jurídico tal como aparece en esas teorías filosóficas o jurídicas: el individuo como sujero abstracto.: Lfl reoría política del individuaLismo posesivo: de Hobbes a Loe/u. Fuchs. . Querría simplememe agregar una úhima palabra. Suele hacerse de la emergencia del individuo en el pensamiento y la realidad política de Europa el efecto de un proceso que es a la vez el desarrollo de la economía capitalista y la reivindicación del poder politico por parre de la burguesía. Fnntancl!a. de las fuerz. si bien es verdad que se puede ver efectivamente cierta idea del individuo en el nivel del que les hablo.t 5 . hacer creer 15 Véase la obra de Cr:~wford Brough Macpherson. ese elemento históricamente nuevo que llamamos individuo. 1979]. Gallimard. que :~ísb y recorra. a parrir del juego de los cuerpos. y ese ~ndividuo es un cuerpo sujeto. acoplar al individuo jurídico y al individuo disciplinario. vemos desarrollarse desde Hobbes hasta la Revolución francesa. propia del poder que nace y se desarrolla desde la edad clásica. . 1%1.iflesto al individuo como realidad histórica. Oxford. in1plican necesariameme !a destrucción del individuo como cal. La desindividualización va a la par con estas o eras tres operaciones que les menciono. una especie de tenaza jurídico-disciplinaria del individualismo. "Bibliothéque des idées" [rrad.

op.. Hombre no es otra cosa que una especie de imagen remanente de esa oscilación corre el individuo jurídico. como su forma originaria viviente y vivaz.). Raspad al individuo jurídico. que fue sin duda el instrumento mediante el cual la burguesía reivindicó el poder en su discurso. De esa oscilación entre el individuo jurídico. y encontraréis a cierw hombre. por Q(fa parte. dicen las ciencias humanas (psicológicas. gue es el resultado de la tecnología urilizada por esa misma burguesía para conscituir al. creo. raspadlo o. lo que presentan como el hombre es d individuo disciplinario. sojuzgado. instrumentO real de su ejercicio material. ere. natural. y encorrrraréis. lo que la tecnología política recortó y consútuyó como individuo disciplinario. un individuo que carece de auce:nticicb. rir. individuo en el campo de las fuerzas productivas y políticas. y de hecho. Cf Michcl Fouc. real. De manera conjunta y. tenemos el discurso humanisra. ".iduo filosófico-jurídico. sociológicas. ce papier . nacieron b ilusión y la realidad que liamamos Hombre. "Mon corps. instrumento ideológico de la reivindir.80 EL PODER PSiQUIÁTRICO que d primero tiene por contenido concreto. un individuo gue es el indiv. Y Jo que en los siglos XL'\ y XX se llama. 16 Ir. de esa oscilación entre el poder que se reivindica y el poder que se ejerce. Ese juego entre el individuo jurídico y el individuo disciplinario sirve de base. mejor. y d individuo disciplinario.wlr.ación del poder. devolvedle la plenitud de sus derechos.d. tanto al discurso de las cienóas humanas como al discurso humanisca. y d individuo disciplinario. en dirección inversa de esos djscursos de las ciencias humanas. que es la recíproca del primero y consiste en decir: e1· individuo disciplinado es un individuo alienado. .

Y en panicular. reconocidas por la Iglesia. con algunas observaciones sobre la historia de los dispositivos disciplinarios.. no reemplazaron de una vez a esos dispositivos de soberanía a los cuales traté de oponerlos. los encontramos en esencia en las comunidades religiosas. esrán andados y funcionaron du~ rante mucho tiempo en medio de los dispositivos de soberanía. tal VOY A COMENZAR 81 . la co/oniZilción pedagógica de La juventud.o de las comunidades espontáneas. me parece importame destacar qt¡e esos dispositivos disciplinarios. los talleres. fas misiom·s jesuíticas en Paraguay. los dispositivos disciplinarios no se for~ maron en los siglos XVII y XVUI. Lo que l~s describí era una especie de aparato. td. formaron is~ lores dentro de Jos cuales se ejercía un tipo de poder que era muy diferente de lo que podríamos llamar para la época la morfología general de la soberanía.osas de In Edad Medi'a. ¿Dónde existieron esos dispositivos disciplinarios~ No es difícil descubrir~ los y seguirlos. el ejército. de m:tquinaria cuyas principales formas aparecen a la luz del día a partir del siglo XVII y so~ bre todo del siglo XVlll. ciud.Lt formalización de esos dispositivos en el modelo de El Panóptico de }eremy Bentham.La institución fomiliar y el surgimiento de la fimción psi. La semana pasada traté de describirlos de manera un poco abstracta y al margen de cualquier diacronía.Clase del 28 de noviembre de 1973 Elementos de una historia de los dispositivos disciplinarios: fas co~ munidades reli'g.tese de las comunidades regulares -digo regulares en el sencido de esratu~ tarias. En realidad.·s obreras. lejos de ello.ad. así como de todos los sistemas de determinación que indujeron la introducción y la generalización de esos dispositivos disciplinarios. /a. Ahora bien. Los disposüivos disciplinarios vienen de lejos.

: a) Ursmcr Berlihe.­ do abierta!. lo cierro es que funcionaron de manera positiva dentro de ese dispositivo más general que los en. pp.. s.gcn der Klomrriform im XI. de L. Nathan. Préás d'histoire rnonastiqtte. Éd. Berlín.. 1970. 1927: "Lérude de. un doble papel. un papel de oposición e innovación. mejor. Sobre las órdenes monásticas en general. religiwx a milifllirt!S [ .: R.~clée de Brouwcr.des xc et x( siklcs". JahrlmntÚrt.la que se produjo en los siglos XI y XJI o. Patrice Cousin. tanto en 1 Alusión a las diversas reformas que. Cf. a través de !as elaboraciones e. cf. du I'etit-Momrougc. 1 En líneas generales.~ réformes monastiques. las reactivaciones de los dispositivos disciplinarios. Les Ordres moruutiqtm et religieux au M oyen Age. la serie de reformas acaecidas en esa época denrro de la orden benediqina. Nl:lrcel Pacaur. 11. en roda caso. París. 1847 (la ed. a la sociedad y reprocharles haber perdido el espíritu del monacato penitencial. b) Ernsr Werner. 4 vals. en la Iglesi<t. 1932.París. 1964. L'Ordre mrmastique deJ origines au Xlf siede.. y hasta el siglo XVI inclusive. /. . dichos dispositivos disciplinarios se integraron al esquema general de la soberanía a la vez feudal y monárquica. Jézéquel. 18. 223-240."glise.82 EL PODER PSIQU!ATRICO como los vemos en las comunidades religiosas. Le M oyen Age (600~ ¡500). Die Gesellsclmfilichm Grundlr. Seuil. París. puede decirse que la gran forma cluniacense era una forma monástica que había sído investida y hasra parasitada a tal extremo por e1 sistclllí\ feudal. 1953. Oe. E [~ Hdyot et r1l. 1968. rrad. c:n Aux . que b pro pía orden de Cluny era en su totalidad. Daré simplemelite un ejemplo. L'AscCu btnidictinf! des uriginu altz fin du Xlf sitcü. en David Knowles y Dimitri Obolensky.kademie-Verlag. Bruselas. Dictionnaire des ordn:s retz. j. 1921. en el fondo desempeñaron durante la Edad Media.rourceJ de la spiritualitt chrttirnne. se transfor_maron no sólo las propias órdenes religiosas sino también las prácticas. Una reforma como . las jerarquías y la ideología de la religión. los toleraba perfectamenre. "Les siE:cles monastiques". David Knowles. Y creo que de manc:ra muy esquemática puede decirse lo siguiente: por una parte. ou Histoire des ordres monastiqrus. A.. marcaba y Sostenía y. Bloud et Gay. París. por juzgar a las comunidades benedicrinas demasi:~.· pretenden cumplir las obligaciones de la regla de san Benito. Desde luego. 1956. "La crise du monachismc aux XJ"-XIIe sif:cles". Parí~. representa en el fondo uñ imento de arrancar la práctica religiosa o la orden entera al sistema de soberanía fCudal en cuyo interior estaba contenida e incrustad:1. París. e) Jean Lcch:r. t. Académie Royale de Belgique. Éd. Pero también cumplieron un papel crítico.. incluso. 1714-1719). du Cerf. en Bulktin de in Clmu des Lr!ttres u des Sciences Mora/e¡ et Politiqtw. Desd¿e de Brouwer. t.'(imx. Parí5. Nouvelle histoire de 1'1:-.

columnas 874-997. Vie intfriwre der monmtCres et or. en AJfu:d Vacan e (dir. y anícuJo "Ciuny". columnas 920-959. op. op. U. r. . "Cisrerciens". Parrice Cousin. 1945. cit. en cardenal Amédéc B:mdri/Jarr (dir. cit. U.. París. cit. arr. París. 1.. 2 vols. .A1onachirme c!unúien des origines au AV sii'de. 5: Adriaan Henrik Bredero. puesra bajo la regla de san Beniro.. en Revue d'Histoire· Ecc!ésiastique. con énfasis en la pobrcr. tit. 1956. columnas 2532-2550. L'Ordre ásteráen et son gmwernement. cit. "Ciuny et la rérorme monastique". !11. disciplinario como un esfuerzo de desvin· cula. p. Letouz. P.: R. columnas 1002-1036. op.. fundada el2l de marzo de 1098 por Roberro de Molesmes {1028-1111).: R.). . . "Les origines de l'ordre de Citeaux et l'ordre bénédicrin au Xllc siCcle". Berlihe. 1957. un dispositivo de soberanía. . Les 1\ioims biancs. "Citcaux"..). op. L'Ordre monastique .. . pp.CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 83 su existencia como en su economía y sus Jerarquías internas. Dittiomzaire d'archéologie chrétienne t:t de litttrgie. tomos 39 y 40). 1971.. reforma cisterciense consistió en devolver a la orden cierta disciplina. Helym et al. Les origines de la controversc". París. cap. Roberr Trilhe. en cardenal A..}.. 2 ¿En qué consistió la reforma de Ciscer? 3 L:1. IV. Dictionnaire des nrdm reiigimx . la regulación del régimen alimentario y la vesrimenca. Cf.stique . r. Dictionnaire d'IJistoire et de géographie . t.a.· 11. Dictionnlll"re dt thtologit catholique.. PicarJ.. [e . París.ey et Ané. r. 2a l!d. 1935. el trabajo y la renuncia al mundo. 168-197. Scuil. art. L'Ord~? mona. En suma. Ursmer Berlihe. h regla de la obedienciJ. E. 11. en Fernand Cabro! (dir. ]oscph-M:uic C:wivez.. arr. 3 Cister. Dictionmzire d'histoire e! de gtographie .. t.. colwnnas 35-174. la orden de Cluny. 12. 1913.). ("Archives de la Fr.. op. 1900. op. L 13. 1905. el silencio. 1970. 1. pp. Cf. 135-176. L'Ordre de Cluny. . 448-471. pp. Histoin: de /'ordre cistercien. 168-197. des origines au mitieu du X!lf sii:cle (10981265). columnas 1779-1811.~. "Citeaux (Ordre de)".. Précis d'lJistoire mon~stique. Dicrúmnaiu des ordm rdt~'(ietiX .~n­ ce IIHHlasrique". Guy de Va lo u. . cit. se desarrolla en los siglos XI y Xll en simbiosis con la chse señorial de la cual salen la maYoría de sus abades y priores. 1953. Louis Ju!iu5 Lcbi. 253-290. la desaparición de los bienes person3les y los gastos suntuarios. pp. P. Jean-Berthold Mahn. ¡·cvisada y aLtment:~da. Jean Manial Besse. París. y 1901. op.ción de la orden monástica con respecm al dispositivo de soberanía que 2 Fundada en 91 O en el Máconnais. A.. cit. "Cluny et Citeaux au Xll" sit!· de. vemos aparecer aquí mdas las características del sistemJ.1 orden de Cluny para volver a la observancia rigurosa de la regla de san Beniro. reconstituir un dispositivo disciplinario que se remida a una regla más originaria y aparentemente olvidada. Lerouzey et Ané. BerliCrc. el forralecimiemo de la jerarquía. en Smdi Medieuali. la obligación del u~1bajo manual y del pleno uso del tiempo. P. I~ Helyor et al. se separa de 1.. de Boccanl. lhudrilbrt {dir.ganisruion de i'ordre. t. un sistema disciplinario en e! cual se recuperara ante codo la regla de b pobreza. pp. .. interna. París.

por otro. Madrid. Edibesa. Galbrairh. Dictionnaire de thiologie catholiqru.16-1360). columnas 1369-1426. por un lado. 2003J.. etc. por ejemplo. Éd. cit. gracias. que a partir de 534 redacra su regla. Manchcsrcr. París. etc. por ejemplo.. un instrumenco merced al cual fue posible quebrar ciertos elementos del sistema feudal. 4 En 1215. op.. CEchslin. P P Helyor et dl. Dictionnaire ele spiritua!ité ascitíqur: et mystique.r.. [trad. a esa regla de pobrez:1. op. Publicarions 0 ( rhe Univcrsíry of MandH~ster. cit. París. columnas 86·113. P.84 EL PODER PSIQUIÁTRICO la habia . "'Bénédictins (Ordre des)". justamente. la orden de los dominicanos. asimismo.).). se csrahlccc una comunidad de predicadores ev. Be- . v. y Saint Dominique rt sesfrtres.mbién a todo el sistema de anotación. que el papel a b vez crítico e innovador de los sistemas disciplinarios durame la Edad Medi. . r. r. do. art. are.ndré Duval y MarieHuntbert Vicaire.x . en R. du Ct:rf. are. Cf: R. t. 1905.: R.: Historia de sflnto Domingo. t. 19G'Í. 1925.ey et Ané. que estaban ligados a la práctica disciplinaria. Parls. De tal modo.. en Amc!dé~. Podríamos decir.Hravesado y corroído. . t.Th~ Constimtion ofthe Dominican OrtÚr (12. a esos sisrem:1s jerárquicos.. 4 y la orden de Jos bcnedictinos 5 fueron en manos del pap:1do. 2 voh. L. Helyot et al. en rorno del c:tnúnigo c:lStellano Domingo de Guzmán. Lerou?. Cf. columnas 863-924. q~e los nuevos poderes políticos que tratan de salir a la luz a través del feudalismo y a partir de los dispositivos de soberanía. arr. cit. Curhberr Burler. R. Es posible afirrn<~. Helyor. Dicúonnaire d'histoire et de géographie . con toda la nueva disciplina que represenca en comparación con las otras reglas monásricas. t. Gcorgina R. columnas 1422-1524. 18. la orden de Cisret pudo concretar una serie de innovaciones económicas. Véanse también: Pierre Mandonnet. en André Rayez (dir. Beauchcsm:. Marie·Humberr Vicaire. por ejemplo. PP.. París. insrrumemos que son de ripo disciplinario. de 191 O. Dictionnain: d~s ordr~s uligi~IX. "Fretes Prechcurs (Ordre Jes)". en Alfrcd Vacam y EttgCne Mangenor (dirs..l no se limitó al ámbito de la innovación económica. por arra paree. "FrCres Pri":cheurs".:mgelicos que viven bajo la regla dc. esos nuevos poderes centralizados que son la monarquía.. 1967. reed. .d... s Orden fundada en 529 en Momecasino por Beniw-de Nursia (480-547). VI. en el Mediodía de Franci<t. columnas 416-430.). esp. dt! Cerf. Y gracias a ello. rarnbién lo tuvieron en el orden político.. "Frhes Pri":cheurs". P. Dictionnaire de¡ ordres rel~rJeu. A. y el papa:. internan dorarse de instrumemos novedosos con respecto a los mecanismos de soberanía. op. 1957. J. 1. conrabilidad. en Occirani<t..: BaudriiJart (dir. e igualmente en manos de b monarquía francesa.san Agusrín y a quienes el papa Honorio 111 ororga en enero de 1217 el nombre de "Hermanos Predicadores". ciertos disposítivos de soberanía que existían. Histoire de saint Dominiqu~. a esas reglas de obediencia y trabajo y tJ.

Cbude JeanNesmy. París. Ki:isei-Verlag. 1963. innovación política. También puede decirse que las investigaciones disciplinarias. en todo caso. un inscrumemo gracias al cual se suprimieron algunos restos de la sociedad feu· da!. Aguibr.s 6 fueron más adelante. J. Raymond Tsdwdy. la orden de los jesuitas recibió del papa Pablo 111 el nombre de "Compañía de Jesús" medianre su bula Rtgimini Militnnw Ecclesiae. G. AJa in Guillcrmou. cof. esp. AJfred Oemersay. de Gigord. Zamora. 11. 2001]. de C. 6 Fundada en 1534 por Ignacio de Loyola (1491-1556) con el fin de luchar contra las herejí. hacen profesión de vivir exclusivamente de b caridad pública. 1924) [trad. ÜJ Binedictins.: San &nito y In vida monduica. ya no por los dispositivos de soberanía. iconomiqut et po!itiqut dr1 Paraguay et dts irablisuments dts jésuites. en el siglo XV!. que ya representan una especie de oposición social a rravés de un nuevo esquema disciptinario. r. .: Los jemittu. cir. P. París. Éd. sin que haya entre aquellos a quienes se aplica otras diferencias de esta tus que las indicadas por la jerarquía interna del dispositivo. practican !a pobreza y se consagran al aposmlado y la enseñanz:1. .. Vemos aparecer y constituirse. "Maitres spiri¡uels" [trad.: /vfonac({t() bent!dictino. ]. sino por dispositivos de disciplina: una misma regla que se impone a todos de la misma manera..¡n en d siglo Xl!l con vistas a regener:u la vida religiosa. Barcdona. Huberr Becher.s cuano primera~ órdenes mendicantes son los dominicanos. "Que sais-jc?" [rrad. za ed. Por lo tamo: innovación económica. l:1. los jesuitJ. los carmelitas y los agustinos. Grolleau.cherre. Srtint &noit rt la vie monmtique. Monte Casino. Múnich.. Saint-Pau!. París.. Esquisse dt son instif1tt e: de son histoire. esp. a) Sobre [os dominicanos. La Compagnit de }bw.: R. !os franciscanos. 1963. 1951. Helyot tt aL. la articulación de ciertas formas de oposición social a bs jerarquías y el sistema de diferenciación de los dispositivos de soberanb. Les)émites. vemos aparecer muy promo a !os monjes mendicames.l nedictine Mrmachism: Studies in Bem:dictine L~fo {. esa suerte de islotes de disciplina que vemos surgir en la sociedad medieval. l 860. véase mpm.. y ello desde la Edad JYfedia y mucho más en vísperas de la Reforma. 1970]. . Diaionnnirt dts ordm rdigieux . columnas 628-671.CIJ\SE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 85 De la misma manera. Así. nma 4. Londres. 7 Las "órdenes mendic:wtes" se organiz. esp. P. grupos comunitarios relativamente igualitarios y regidos. Oikos~Tau. París. op. col. Longmans Gretn & Co. Pads. 19! 9..ls. Cf. 1959. PUF. M<~drid. Gtsttlft und Gtschichu des Ordem. H:~. París. 1521-1773. Seui!. perlnicen asimismo innovaciones sociales y.. francesa: Le Monachisme bénédictin. Joseph Brucker. Die }emiten. Histoire physiqru. trad. 1924 {tT<'!d. Beauchcsne. 1963).

"FrCres Mineurs". Henry Charles Lea. Helyoc l!t al. op. Michel Foucaulr vuelve al rema de las órdenes mendicames de la Edad Media en el marco de un análisis del "cinismo": cf. 1. H. cit... o p. R Cf.rfs. En úlüma instancia puede decirse. consagr:tda a la predicación de la penitencia. en Annala t:sc. Société NouveJie de Librairie ec d'~~di­ tion. art. clase del 29 de febrero de 1984.. pp.. Hútoíre génirr. París.326·35"Í.. 1968. pp. Harper and Brolhers. de la Rt:vue d'Histoire Fnmcisctúnc. 1935-1937. 8 y por último. d) El papa Inocencia IV decide reunir en una sola comunidad las ermitas de Toscana en el marco de la orden de los agusrinos. el p<1pa Inocencia IV incorpora a la familia de las "mendicantes" a ]. hasta el siglo XVII. Cf. del Monee C1rmelo. Le Puy-en-Veby... pp. 275-346). Vacant {d.!.). Dictionnaire de tht!oiogie cathoiiqtu:. curso de 1983· 1984. "Les ordres mendianrs".. Oxford.. cap..douard d'Alen\on. la "Fraternidad de los Penitentes" de Asls. ".. Reinach. Dictionnaire des ordm religimx op.). colllmn:~s R09·RG3: padre Fbdin Gratien. op. surgidos c::n Holanda en el siglo XIV.: R. Gembloux. "Cannes (Ordre des)". por ejemplo en Inglaterra. P. clase del21 de noviembre de 1973. Hiswirt de itl Jondation et de l'évolution de /'ordre des Fr(re¡ Nfincur¡ mt XVI!! sitclt. G. an. "BiUliothi!que des sciences religieuses". en Alfred Vacanr y Eugene Mangenor (dirs.. 1900. columnas 2472-2483. P. Duculm. P.1 orden de la Bienavemurada Virgen M:uí:J. noca 4.d. 5. y también en el siglo XVIII. se rransforma en 1210 en una orden religiosa que adopta el nombre de "Hermano. "Le gouvernernenc de soi . . . t. op. f:.n Manía] Besse. trad. supra. 1903.. J. en Alfred Vacant (dir.Ü de l'ordrc de Saint-Franrois. VI. Bloud ct Gay. 1. pp. de S. cf. 243·304 (trad. A History o[the Francúcan Order from lts Origins to the Year 1517. 1933. e) En 1247. C.. t. t. columnas . 924·965. cit. an. en A. t. Sobre las "órdenes mendicames" en general. 275-346 (r.. op. 2 vals. igualmente. PJ. 458-459 de la versión francesa): félix Vcrner. cit. francesa: Histoire de l'!nquisition au Moyen Age. P. Sobre los carmelitas. que les dedicó H. cit. 1. cit.:ois de Scssevalle. r.lr.86 EL l'ODER i'SIQUIATRICO También vemos comunidades religiosas consricuidas esencialmente por laicos. John Richard Moorman.: R.). todas las comunidades populares o burguesas que son las predecesoras inmediatas de la Reforma y cuya prolongación constatamos. Jacques Le Gorf. pp. 1. f. 1970. Zimmerman. cit. Lea. co1umnas 1776·1792. Cf. orden fundada en 1185 por Berroldo de Calabria. Helyor u al. Les Ordm mendiants. "Augusrin". Histoire et urbmúsation. con el papel político y social que se les conoce. C!arendon Press. con nuevas formas_. que la francmasonería funcionó en la b) Consricuida en 1209 por Francisco de Asís [di Bemardone]. /1 Hirwry of the lnquisition . columnas 6G7-705: B. 1887. "Ordrcs mcndi<~nts ct urbanisatíon Jans la France médiévale".~ Menores" (minores: humildes) para lJcvar una vida erra me y pobre. col. cf. Dicrionnaire des ordm religimx . Dictionnaire de théologie cathofic¡ru. t. op. Dictionnaire de théologie catholique. t. 11. A History ofthe lnquisition oftlu Midclle Ages. Nueva York. :~demá$ del cap. 1928: franc. Jea. como los Hermanos de la Vida Común. cit..

saltear y.:stuJiamil.l efectuada por los dispositivos disciplinarios tuvieron una serie de puntos de apoyo. fue uno de los primeros punws de aplicación y extensión del sistema disciplinario. hasta fines del siglo XY y principios del siglo XVI. Lo curiosO es que la colonización de esa juventud turbulenta y en movimiento por paree del sisrema disciplinario tuvo como puntO de partida la . hasta cierto pumo. ¿cuál fue el mecanismo que les sirvió de soporte? Creo que podríamos decir. esa colonización de la juventud. su propia turbulencia. la extensión histórica y la par:lsitación glob::t. Y ya fuera con la forma del sistema icaliano o el sistema francés. en el siglo XVI y hasta el siglo XVlll. una especie de grupo deambulann::.CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 87 sociedad francesa y europea del siglo XVIII como una especie de innovación disclplinaria destinada a alterar desde ademro. poco a poco.r que los dispositivos disciplinarios exiscieron durame mucho tiempo en el imerior y como islotes en el pbsrna general de las relaciones de soberanía. En primer lugar. lo cual no impide ver a través de ellos el esbozo de toda una serie de innovaciones que.podríamos llamar "sociedad disciplinaria". había conservado su autonomía. parasitación de la juventud escolar que. ele wdos modos. así como sus lazos con las agitaciones populares. ¿Cómo se produjo esta extensión de los dispositivos disciplinarios? ¿Qué etapas recorrió? Y por último. un grupo en estado de emulsión. Y en el fondo. Ocuparon una posición lateral.ático. A lo largo de la Edad Media. vemos consrituirsc lo que en dos palabras -aunque se trata de una denominación muy aproximada y esquemática. que desde d siglo XVI hasta el siglo XVIII. t1ue sustiwye a una sociedad de soberanía. esos sistemas disciplinarios ocuparon una posición lateral. de agitación. en el sistem:1 general del funcionamiento social había. con la forma de una comunidad de estudianres y profesores o de una comunidad autónoma de los primeros con respecro a los segundos. de parasicación general de la socieda_d. abarcarían el conjunto de la sociedad. cualesquiera hayan sido los usos que se hicieron de ellos y los efectos generales que ocasionaron. también de un modo muy esquem. Expongo mdo csco de manera muy esquemática para sei1ab. sus reglas de desplazamiento y vagabundeo. Y }uscamcnte en los siglos XVll y XVI\l. romper las redes de los sistemas de soberanía. por una suerte de extensión progresiva. la disciplinarización c1e esa juventud e.

: Mlsticos.: S1m Juan de la Cmz y !m místicos renano-jlamencos. 9 En esa práctica de un ejercicio del individuo sobre sí mismo. es decir. op.38 EL PODER PSJQUJJiTRICO comunidad de los Hermanos de la Vida Común. en esa. como el ejercicio ascérlco. Y también aquí se da algo 9 Jan Van Ruysbroek (1294-1381) funda en 1343 una ccmlllnidad en Grocnendaal.. de igual manera. El ejercicio pedagógico. fean de ft1 Croá et les mystiques rhbw-Jlnmmuis.. encontramos la marriz. es decir. al principio en Devcncer y luego en Lieja y Estrd. y en marzo de 1350 la transforma en una orden religiosa obcdiemc a la regla agusriniana y consagrada a luchar contra las herejías y d relajamiemo de la.sburgo. vemos esbozarse los grandes esquemas de la pedagogía. A parcir de allí. Fundación Univcrsir:uia r:. El ejercicio ascético exigía un lugar privilegiado: ahora.. En segundo lugar. clase del 21 de noviembre de 1973.: Francis Hermans. cit. un tal Groote. Desclée de Bmuwer. otros ramos progresos. P:uís. 1971 {1 ed .1bmanc:1. esp. . 1981 J. 1955) [trad. un med!o cerrado sobre sí mismo y con un mínimq de relaciones con el mundo externo. spin'wels. con programns de ejercicios progresivos. Mystir¡tm. búsqueda de su evolución progresiva hasta e\ extremo de \a salvación. 3 . L. en las escuebs fundadas por los Hermanos de la Vida Común. es decir. 1966 [rrad. en ese trabajo ascético del individuo sobre sí mismo. Ruysbroek /'Admirable er mn école. Madrid. 1987]. Fayard.~pa­ iíola/Universidad Ponriflcia de $. Por ello.. una comunidad religiosa cuyos objetivos e ideal ascético eran muy daros. debe cumplirse dentro de un espacio clausurado. el ejerclcio pedagógico demandará su lug3r. en esa tentativa de transformarlo. aLc!Jimistesdu xvf sii:dndlemtmd Pads. la idea de que las cosas sólo pueden aprenderse si se pasa por una serie de etapas obligacorias y necesarias. Jcan Orcibal. 1958. París. esp. en el mismo movimienco que las conduce a través de éste. el modelo primordial de la colonización pedagógica de la juventud. etapas sucesivas en el tiempo y que marcan. y con la forma colectiva del ascetismo que observamos en los Hermanos de la Vida Común. la regla del enclaustramiento. rspiriuwles y alquimistas del siglo X'll rdemdn. por lo tanto. Co[. estaba muy ligado a Ruysbroek el Admirable y. fntroduction aux mystiqw:s. nota 4). Alcxandrc Koyré. veremos aparecer en esa nueva pedagogla algo que es muy novedoso con respecto a la regla de vida de la juventud de la Edad Medi:!. Madrid y Salamanca. Gallimard. Akal. Cf.~ cosmmbrcs en la Iglesia. conocía bien roda la mística alemana y renana del siglo XIV. cerca de: Bruselas. El apareamientO del tiempo y el progreso es car::tcterísrico del ejercicio ascético y también lo será de la práctica pedagógica. pues su fundador.nCt. (supra. habrá por primera vez divisiones en edades y en niveles.

sea. que tenga per~ pcruamenre los ojos abiertos a los progresos o. Pues bíen. en este caso no eswy para nada seguro de que el modeío sea ascético pero. J.s. cit.. en los conventos. vemos la idea de que el profesor debe seguir al individuo a lo largo de toda su carrer3. de la misma manera -mra innov3. siempre se reaJjza bajo la direcóón consrante de alguien que es el gub. sedn suprimidos por este principio de la vida claustral. op. vigilar la condu([a. sea durante un af10. pueda llevar al alumno más allá. y que forman "decurias". 10 . cod<1 la mezcla. al contrario.. que incluyen a diez individuos bajo b dirección de alguien que los roma a su cargo y es responsable de ellos. agrupamienws de medicación y agrupamientos. o.CLASE DEL28 DE NOVIEMBRE DE 1973 89 nuevo y esencial. 10 Uno de los rasgos caraccerísrícos de !as escuelas de los "Hermanos de la Vida Común" es 'la distribución de los alumnos en dc:curi:~. El camino ascético exige un guía constante.mpra.!. sea durante un ciclo de estudios. asimismo. En tercer lugar. y en particular el lazo ran imporcame durante toda la Edad Media enrrc la juventud univcrsiraria y las clases populares. si bien éste es cumplido por el individuo mismo.ción toral con respecto a la pedagogía universitaria de la Edad Ivledia-. en efecro. uno de los principios del ejercicio ascético es que. al menos. Es muy posible que se trace de un esquema de origen monástico. duranre toda su carrera escolar. evencualmente. ''Hiswire du plan d'{:rudes prorestanr".como fuere. Gaufr!:s. nora 13). el protector. sea. roda !a imbricación del medio universitario con su entorno. b responsabilidad del ru~1bo de aquel que está comenzando su propio camino ascético. de formación inrdeccual y espi rima. inspirado de manera muy notoria en el ejérciro romano. más adelamado. El guía ascético se convierte en el profesor de clase al cual el alumno esti vinculado. se haya transferido a la vida monástica de los primeros siglos cristianos. (.Es posible que ese esquema. lo que encontramos en bs escuelas de los Hermanos de la Vida Común es una organización muy curiosa de tipo paramilitar. debe conducirlo de una etapa a la siguiente antes de pasar el testimonio a otro guía que. que es un principio ascéüco trasladado a la pedagogía. Cf: M. en todo caso. sobre codo en los de la época cristiana arcaica. clase del21 de noviembre de 1973. se observan divisiones que son a la vez agrupamientos de trabajo. más sabio. a cuya cabeza se sir(¡a un decurión encargado dt. quien hace suya. a las caídas o las falcas de quien comienza el ejercicio. ..

De madrugada. a esa práctica de . Como sea. por otra parre. margin:d y. que sirve de instrumento a esa colonización de la juventud dentro de las formas pedagógicas. las horas de las comidas y del descanso.. en América del Sur. control y explotación [.sistema disciplinario.1 la vez los esquemas disciplinarios en las poblaciones coloniales. eran en realidad microcosmos disciplinarios en los cuales había un sistema jerárquico cuyas lbves estaban en manos de los propios jcsuicas. en contrapunto con la c. la organización de las milicias burguesas de Flandes tal vez haya repetido. Al parecer. probablemente inmediata. y también por razones económicas.la esclavirud ran costosa y tan poco organizada. uno de los primeros momento. las comunidades guaraníes. ese modelo.de la esclavitud. de alguna forma. eso es lo que encomramos en las escuelas de los Hermanos de la Vida Comlm. En efC:cto. 11 "l~n nillgÜn uLro aspecm la impresión de orden y e! énfasis religioso aparecen con m:ís claridad que en el uso del tiempo. Habría que examinar con cierro detalle cómo se aplicaron y perfeccionr. esa disciplinarización se hizo anre rodo de una rn<~nera bastante discreta. entonces. creo.~ repúblicas de los guaraníes de Paraguay. tenemos aquí un muy curioso esquema monáscico y milirar al mismo tiempo. quienes. escandidas según el esquema militar de la decuria.s de esa colonización total de una sociedad. calificadas de "comunis(as"..sdavirud. y que los despertaba a la noche para que pudieran cener relaciones y hacer hijos a una hora fija. los individuos. sino simplemente b colonización de los pueblos conquistados. Encontraríamos otra aplicación de esos dispositivos disciplinarios en otro tipo de colonización: ya no !:1 de la juventud. opusieron a esa utilización. otro tipo de distribución.1mosa. Presenciamos en ello.90 EL PODER PSIQUIÁTRICO en todo caso. 11 Pleno empleo del ciempo. los jesuius fueron adversarios -por razones reológic:ts y religiosas.]'" por un .ron :. * Grahación: humanos. . brutal y muy consumidora de vidas humanas.. Y aquí tenemos una historia muy curiosa. los habiranres van a misa y luego los niños . Y bs f. por medio de los dispositivos disciplinarios . debían adoprar un esquema de comportamienw absolutamente oblig:uorio que les indicaba sus horarios. curiosamente. .

Niemcyer. en cada instante. Parí~. . y el ojo de la vigilancia recaía precisamente sobre ésta. jam:ís se rcCería a otra cosa gue virtualidades o acciones apenas esbozadas. una suerte de individualización.imite du l'tmtguay. había una especie de acera que permitía rnirar a través de bs ventanas. Bnrdcllet. f. 360. Ediciones de la Dirección de !Jibliotecas. P:trís.:res.nní.: H cristianismo feliz en las misiones de los padres de fa Compañía de jesús en l~lraguay. La Répubtique cnmmuniste chrétienne des CHtlrrtnis. Clovis Lugon. por consiguieme. en cieno senrido muy indulgenrc si se lo compara con el sistema penal europeo de la época -nada de pena de muerte. y encrafí. y éstas. IV. una mala inclinación. Pues bien.CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 9/ Vigilancia pernunente: en las aldeas de esas repúblicas gua. 1997]. pero un sistema de castigo absoluramcnre permanente. ] Este régimen tiene a la vez O>~as del cu::~rlel y del mon:tsterio" (Louis Bat1din. M. p. para que durante bs horas de la noche se pudiera vigilar lo gue hacía cada cual. P:tris. a lo largo de mdas dlas. <~. Une théocrmie socialúu: IC"tru . économique et politique dtt Paraguay.aba. El lercer tipo de colonización que vemos formarse luego de las correspolldientes a la juvcnrud escolar y los pueblos co!oni. "f".recibía una viviencb.._'(tlrlj. pero. Venecia. Halle.jercicios religiosos: catecismo. Cf: Lodovico Antonio Murarori. rosario. 194~.Jiegaria~. p. ni rorcura!>-. que recorría roda la exisrencia del individuo y guc.scos y los depones.:rocélula familiar. al menos en el nivel de la mic. cada uno rcrlÍa su vivienda. pues cada una de ellas -que rornpía. en particular.conomie et Humanisme". ni suplicios. núm. es la colonización imerna de los vagabunconcurren a la escuela y los adulms. P:lS<Jll:lli. Michel Foucaulr ya hace referencia a ello ell4 de rn:uzo de l9G7 en una conferencia dicrad:t en d CeJclc d'"t. b anrigu:1 comunicbd gua.ditiünS Ouvrif.los talleres u al campo[ . el final de b jornada es libre y se dedica a !os p<~.. Atchivo~ y Museos. una especie de sistema penal permanente. era susceptible de señalar algo indic1rivo de una mala tendencia. esp. G. DE. etc. 1926. 7Gl. de P. por un lado.rudes Archirecrurales: "Des espaces autres". También había. en cada uno de sus gestos o sus acricudes. desde luego. francesa: Rdation des missions du Jlara. .. Joseph Brucker.. Der ''jemitenswat" in Pamguay. no tenían postigos. 23). un castigo que podía ser tanto más leve cuanto que. np. Un toque de queda marca el comienzo de la noche [ .. Le Gouvernemcnt des jésuites a u f!amgrwy. col. Alfrcd Dernersay.-T Génin.raníes. M.. adcmis. y por otro.~!es -y no vuelvo a db porque fue estudiada mil veces-. . ] Una vez terminado el trab:ljo comienzan los (. Lambcn.. !l Cristianesimo ftlice ndli missioni de'padri de/la compagnia di Gesit nef Famgwú. Maria Fassbindcr. !962. era constamc. 1880.. 1826. rrad. pp. Sanriago de Chile. 156-157) [trad. París. t. cit. 1-fistoire piJysique. 1743 (rrad.

una vez más.nn fa. las que transfirieron su propia disciplina a los países coloni:des y la transformaron. sin respaldo regular por el lado de la religión. En cuanto al sistema de encierro.all( dd e~é(clm con la nüs. En cierro modo son las instituciones religiosas: los "Hermanos de la Doctrina Cristiana". Surueiller et punir. anrc todo con el acuarcclamiemo. op. los mendigos.143 )' I51-I57. que daca de la segunda mirad del siglo XVIII. por decirlo así. aparecen y se est:1.. Dictionnaiu drs ordres religieux . e1 uso di" ' ctctos e nempo comp 1 ero. en esa segunda mitad del siglo XVIIl.tndo se vuelca a la ensefi:m~ za en los colegios. esos procedimientos de colonización de los vagabundos. si no la iniciativa. Cf. tercera parte. la consrirución de fojas de servicios. Congregación de sacerdotes y clérigos fu miaJa en el siglo XVI por César de Bus (1544~ 1607). 12 relevados a continuación por las grandes órdenes pedagógicas. Y luego. en es re caso los jesuitas. t.mpidc.n a la ~et1. y todas las técnicas de identificación indiv~du:. . op. etcecera.on que ha emrado. ...92 EL PODER PSIQUIÁTRICO dos. pues en la mayoría de los casos eran las órdenes religiosas las que renian. los nómades. Inscr-ipta en b corriente de una renovación de la enseflanza del carecismo. como los jesuitas. 137- 11 138. desde luego.menre de las instituciones religiosas. co~ lunmas 46-74. En todos esos casos . pero como sí lo hicier:1n en campo raso. que prolongaron mediame pseudópodos.se introducen los dispositivos disciplin:1rios y se observa con mucha claridad que derivan direct3. JI. lo que vemos aplicarse de manera progresiva en secrores cada vez menos marginales y más cenuales del sistema social es la versión exterior ele las disciplinas religiosas.... los ejer13 . cap. y. 13 Véase Michcl Fouc:1ulr. cit. pp.ón..~l que i. a fines del siglo XVII y en e[ siglo xvm. . y todo el encierro de la época clásica. El ejército.. los delincuentes.blecen unos dispositivos disciplinarios que ya no tienen un punro de apoyo religioso y son su transformación. corpor al es.te s..¡ue se establece en 1593 en Aviii. los nómades. En consecuencia. cit.ólidad c. es decir. se desarrolla en los siglos xvu y XVlll. sí al menos la responsabilidad de la gestión de esos establecimientos. Vemos :1p:1recer sistemas disciplinarios. P. aún adoptaba formas muy próximas a la religión. r. las prostiwras. b lucha contra los desertores. por úl(imo.. etc. ere.. R. su propia disciplina sobre la juventud susceptible de escolaridad. 1~ Helyot et al. cu. l. También son !as instituciones religiosas.

en Revue Politiqru et Par/ementaire.JIúrgicos a los que es preciso trasladar una población rural que es utilizada por primera vez y para la aplicación de técnicas completamente nuevas -roda la metalurgia de la cuenca del Lo ira. Le Livrer obligruoire des ouvrim.\lltoridades administraüvas cuando se desp!a1. Cf. 1890. la cartilla. su cartilla que es. aparece lo que fue el gran instrumento de la disciplina obrera. en b. locales. de las formas disciplinarias impuestas a los trabajadores. 117-118. el obrero tiene que proveerse de una "cartilla" o "cuaderno" que debe hacer visar por las . pp. t.l 973 en el Colltge de Fr:mce.urada por el Consulado. la extracción Óptima.des locales. Steven Kaplan. año 103. Además. comienzan a abarcar entonces toda la sociedad median re un ripo de proceso que podríamos llamar de colonización externa e interna. e! 14 de marzo de 1973.1nismo de penaliz:zdón de la exísrencia ínfrajudicial". 14 . con las primeras ciudades obreras. "Conrribution 3 J'hisroire du p!acement et du livret en France". enero-marzo de 1979.CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 93 Después del ejérciw. Édouard Dolléans y Gérard Dehovc. Es el surgimiento de los grandes talleres en el siglo XVlli. la canilla recién fize abolida en 1890. 17-77. en cierto modo. impuesta a codos los uabajadores. París. laterales. 529. 2 vok En su Cl!rso de l 972. Mouuement ouvrier et législatian socia/e. en el cual encontramos decididamente los elementos de los sistemJ:s disciplin:trios de los que les hablaba. Georges Bourgin. Pichon. Reinm. en Revue Historique. Michel Foucault presema. pp. "Réflexions sur la police du monde du travail (1700-1815)". 14 Por lo tanto -y también aquí de mantra muy esguemárica-. LXX!.a.: M are Sauu:r. a la municipalidad. la aplicación y la exploración de las fuerzas del cuerpo por una re~ A partir de 1781. codas las minas carboníferas del macizo central y del norte de Francia-. la marca misma de rodas los sistemas disciplinarios que pesan sobre él. encro-man.ndo quiere obtener un nuevo empleo o quiere instalarse en otra ciudad . en esta misma época. del tiempo. a las autorida. que se constituyeron en la Edad Media. debe presentar a su nuevo patrón. toca a la cbse obrera empezar a someterse a sistemas disciplinari~s. Ningún obrero puede desplazarse ni tiene derecho a hacerlo sin una cartilla que indica quién Fue su empleador anterior y en qué condiciones y por qué motivos lo dejó. esos sistemas disciplinarios aislados. Histoire du tmvai/ m France. es la aparición. y cua. la c:willa obrera coma "un mec. F. como la de Creusoc. A saber: la fijación espacial. 1953-1955. Oomac-Monrchrescien.s ciudades miner:1s o en algunos grandes centros met. y presentar al ser contratado. París. "Lt société punirive".o de 1912.

en conjunto. representen más que la adición lisa y llanu de esos mismos individuos puestos uno alla~o de otro? Por úlrimo. me parece. Esto es lo que puede exponerse como la hiscoria muy esquemática de los dispositivos disciplinarios. es decir. hacer que la fuerza producida por la multiplicidad de esas fuerzas individuales de trabajo sea al menos igual y. del üernpo de aprendizaje. por otra parte-. superior a la suma de las fuerzas singulares. pero conduce siempre a un seó:damienro de los individuos sojuzgados.94 EL PODER PSIQUlATR!CO glamenración de los gestos. la razón por la cual se introdujeron. no individual.1miento. Entonces.s de esta introducción general de los dispositivos disciplinarios se encuentra lo que podríamos llamar la cuestión de la acumulación de hombres.s técnicas de acumulación de hombres y fuerzas de trabajo es. por último. hacer utilizables a los individuos en su muhiplicidad misma. bs actitudes y la atención. probaron. como cuerpo sojuzgado. de perfeccionamiento. Tal es el tercer aspecto del problema planteado por la :Icumulación de hombres. ¿Cómo repartir a los individuos :1 fin de que. prirntramente. en su funCion. cierra distribución de la fuerza de trabajo que estaba presente en rodas esas singularidades som:íticas. en maximizar la utilización posible de los individuos. singularidades somáticas con las fuerzas de que son portadoras~ Consisten. sino también del tiempo: del tiempo de trabajo. hacerlos ucilizab!es. permitir la acumulación no sólo de las fuerzas. para no tener que hacerlo. la constitución de una vigilancia constante y un poder punitivo inmediaro y. Esto es: en paralelo con b 3CUmula~ ción de capital -y como necesidad de ésta. y no para poder usar a rodos sino. tengo la impresión de que dctní. Esta triple función de la. ¿En qué consisten dicha acumulación de hombres y la disrribución racional de la.flización de un poder reglamcmario que. para extender al máximo el mercado de trabajo a fin de asegurarse una reserva de desocupados que permita una regulación hacia abajo de los salarios. En segundo lugar. en la medida de lo posible. en sí mismo. Ahora bien. ¿a qué responde csra historia? ¿Qué hay derris de esa extensión que es rnuy fácil idemiflcar en la superficie de los acomecímientos o las instituciones? Pues bien. si lo prefieren. de adquisición de los saberes y las aptitudes. justamente. es anónimo. ela~ .<. fue preciso proce~ der a cierta acumulación de hombres o. hacer utilizable a todo el rnundo. En líneas general<"s: cobertura del cuerpo singular por un poder que lo enmarca y lo constituye como indi\riduo. la org:l.

creo que podemos decir -y volvemos a hacerlo de una forma muy esquemática. "Bibliorheque des sciences humaines".CLASE DEL 28 DE NOVIeMBRE DE 1973 95 boraron y perfeccionaron los diferentes dispositivos disciplinarios.. pero de acuerdo con un esquema que no es clasificatorio. p:1ralelamente y en conexión con la acumulación de capüal. Una arqueología de lrzs ciencias lmmanas.itir acumulaciones temporales que puedan tener concretamente una eficacia máxima en el plano de la actividad productiva.xonómica y clasifi.úw. géneros.c:uoria no era valedera. las lenguas. las 15 Michel Foucault. ciencia clásica. distribuirlas en el espacio. pp. 1968]. aunque también ~e rrate Je una distribución. por consiguiente. la migración de su función lateral a la función central y general gue ejercen a partir del siglo XVIII. La distribución de los hombres según esa~ necesidades ya no implicaba una taxonomía sino una táctica. y a partir del desarrollo de la economía capiralisra. resuJra claro que una accividad mera.r. y esta táctica lleva el nombre de "Jisciplina". Pads. Y bien. y que llamaré una táctica. en los sigkls XVII y XVIII. la presencia o la insistencia de esos problem:1s tácticos planteados por la necesidad de distribuir las fuerzas de trabajo en función de las necesidades de la economía que se des::Hrotlaba por entonces.1p. el problema de la acumulación de hombres. Un~ archéolngi~ tks sci~nces humn. no esquemas taxonómicos que permiócran incluir a los hombre~ en especies. 137-176 [trad. actividad taxonómica que a mi juicio fue la forma general ele esos conocirniencos empíricos durante roda la época clásica. Galli- m:ud. Si miran'IOs las cosas desde mro punto de visea y las tomamos por el lado de la historia de las ciencias. en que se planteaba. v.: [. "Classcr". los tiempos. Las disciplinas son técnicas de distribución de los cuerpos. los individuos. 1966. La extensi6n de las disciplinas.. ere.que lo que dio origen a las ciencias del hombre fue precisamente la irrupción. c. Siglo XXI. están ligados a esa acumulación de hombres y su papel en la sociedad capira1isra. etc.rs Mots ~t k:s Choses. La disciplina es una t:icrica: una manera dercrminada de disrribuir las singularidades. los valores. podríamos decir que b.zs palabras y /m cosa. Para responder a esas necesidades económicas fue preciso distribuir a los hombres según técnicas muy diferentes de las técnicas de la clasificación. . esp.meme ra. los animales. su desplazamienro. los objeros. perm. México. !. por medio de cierta operación que era una operación de clasificación. col. sino algo que no es una taxonomía. 15 Eu cambio. respondió al problema de las mulciplicidades empíricas de las planeas. en el momenco. Hubo que utilizar.

modelos de todas Lis ciencias empíricas.96 EL PODER I'SIQUIÁTHICO fuerzas de trabaJo. se destinó a Jos jóvenes detenidos hasta 1865. Busby y Williams construyeron entre 1816 y \821 una penitenciaría esram.do por b circular del24 de febrero de 1825. la forma general del poder psiquiátrico. por medio de un punto ccntr:1l o 1111a galería inrerior. La prisión fue demolida en 1903.ión Correccional" se consrruyó en 1827 de acuerdo con un plano propuesto por Lebas. Cf.móptico de Bencham ¿Qué es el panóptico? 16 Suele decirse que es un modelo de prisión inventado por Bencham en 1787 y reproducido. p.: N. que enconrr:unos en El P. nota 5. con U!l:lS cuantas modificaciones. en la práctica psiquiátrica de principios del siglo XIX.l segün el moddo de una arquitecmra irradiante de seis pentágonos centr. • •• De hecho. en Rté¡(.rcel modelo cuya disposición fuera. Harvey. era un poder cuya forma general es lo que he denonÍinaclo "disciplinJ. 1828. B:lrbaroux. ciase del21 de noviembre de 1973. ecc. t. el problema del tiempo. "ral que. En un sobr de Pemonvi\!e. J. cxrn). Hamooiaux. Bossange. 1. el problema del cuerpo. creo.ión pueda ser ejercida po"r una so! a persona o 3 lo sumo dos" (Charles LucJS. la Pctite Roquette en Francia (con cambios). los inspectores r los empleados. Llegamos al momento en que quiero retomar el problema en cuestión.rats-Unis. las que irrumpieron en el saber occidental duramc el siglo XVIII y despacharon las viejas taxonomías. 17 . al campo de un saber en desuso y quizás hasta parci:U o totalmente desafecrado. en una serie de peni17 tenciarías europeas: Pcntonville en Inglaterra. ha habido una formalización muy clara y notable de esa microfísica del poder discip!inarío. 18 Producto de un concurso para la construcción de una d. sin disfraces. de algún modo. la vigilanci:l de todos los secrorcs de !a pri:. La táctica remplazó a la taxonomía y con ella al hombre.". comprado por Jeremy Bemham en \795. el problema de h disciplina asilar en cuanto ésta constituye. Y son Justamente esas disciplinas con esas r:ícricas. con el vecror temporal que implican. segtin lo expres:o. desnudo. Inaugurada en 1836.~dos en un hexágono que albergaba al capellán. París. H~ imentado mostrar [que -y] cómo[-] lo que aparecía. Du systCme pénitwtúúrr en Europe et aux f. mpra. 18 En realidad. el panóptico de Bemham no es un modc- Cf. Broussard }'M. la "Perite Roquerre" o "Casa Cenrral de Educac. etcétera. 'Tévolution hisrorique de la Perite Roquette".

pero también para un hospital. Le Panopticflte. n. Sin embargo. y Bentham lo dice: "su excelencia radica en la gran fuerza que es capaz de dar a toda institución a 1a cual se aplique" . expresan con claric. en el fondo. agrega Benrham. El panóptico es un multiplicador. . cuando digo que es un esquema para toda una serie de instituciones posibles.. 95. Cujas.e el cuerpo. 166. Se erara de lograr que la fuerza del poder sea la más incensa. sí. París. creo que no soy del codo exacto.. un esquema que da fuerza a toda instimción. Recherches mr la Perite Roquem. digamos. par:1 coda una serie de insrimcioncs. 20 Da "una fuerza hercúlea" al poder circulante en la institución y al individuo que posee o dúige ese poder.lad el demento carac~crlstico del mecanismo del panóptico y. la bastardilla es del autor. el más justo. París.p. DEL 28 DE NOVIEMBRE DE !973 97 lp de prisión. prefacio. cuando en realidad lo que está en cuestión en el sistema del tluouirm. y su punto de aplicación. en cierto sentido. los tre. En rigor de verdad. pero de tal manera que. es prodigioso porque constituye "una nueva manera de dar al espíritu un poder sobre el espíriru".. la mejor.J.s objetivos del panóptico.a. s. de la forma disciplinaria generaL "Fuerza hercúlea": es decir. Me tienta decir que es una forma para cualquier institución. Y ese panóprjco. por qué no. cit. Bemham ni siquiera dice que es un plan para instituciones.. pp. un taller. o no lo es únicamenre. Hcnri Gaillac. es un modelo para una prisión -Bentham lo dice con mucha daridad-. una fuerza física que. 1971. p. no se utilice nunca y esté clocada de una especie de inmaterialidad en virwd de la cuaf d proceso pase del espíritu al espíritu. que pesa sobre él. mejor. una escuela. Tales son. L!!r Maúons dt: correaion (1830-1945).. (Í 1-GG.IóO. 21 !bid. Gillet. en el fondo. esa fuerza que ciii.a igualmente hercúlea e ineluctable. dice que es un mecanismo.21 Me p:~rece que estas dos proposiciones: constituir una fuerza hercúlea y dar al espíritu poder sobre el cspíricu. /)p. una institución de huérfanos.CLASF. J. 20 Se rrara de "dar al influjo del poder una fuerz. t. 191. es un inrcnsificador de poder demro de roda una serie de instiruciones. p. 19 En otro pasaje afirma que lo maravilloso del panóptico consiste en "dar a quienes dirigen la institución una fuerza hercúlea". 19 Jercmy Bemh:un.. Ibid. etcétera. una suerte de mecanisn1o a través del cual d poder que actúa o debe actu:lf en una institución va a poder cobrar la máxima fuen. su distribución. se refiere al cuerpo. 1975. mayo de 1967.

en verdad. Ese juego emre la "fuerza hercúlea" y la pura idealidad del espíritu es. Esw hace que. y uno solo. en el exrremo de cada una de ellas. actitud 22 que marca el inicio de la inmoralidad. En el contorno interno de ese anillo cenemos una galería que permite circular e ir de una celda a otra. una prisión. un espacio vacío y. rodas los fenómenos de multiplicidad. una gran habiración vacía con una estructura ral que. cnronces. lo que Bcmham buscaba en El Panóptico. 158. una torre. una escuela. válido para un hospital. ¿Y cómo llega a él? Tenemos un edificio anular que constituye la periferia misma del panóptico: en él se disponen celdas que se abren a la vez hacia e\ interior por una puerta vidriera y hacia el exterior por lHta vencana. t'. . Aunque es posible dar una orden colectiva a través de un megáfono. Y en cada dirección que la rnirada del vigllamc pueda to¡. una especie de construcción cilíndrica de varios pisos y en cuya cima hay una linrerna. como dice l3emham con satisfacción. en un sistema como el descripto. Fijación espacial. un r:dler. el cuerpo. ¿Qué quiere decir este plan? ¿Y por qué. se va a instalar una sola persona en cada uno de esos lugares. resonó en los espíricus y fue tomado.'t~r. lo cierto es que esa orden colectiva jamás se imparre a otra cosa que individuos y jamás es recibida sino por individuos puestos unos aliado de otros. con una multiplicidad. jamás haya relación con una masa. que se dirigirá a todo el mundo a la vez y será obedecido por todo el mundo a la vez. A cominuación.. rendrá su sitio. cana 21. con sólo girar sobre sí mismo. no cnrrará aquí" (p. un grupo y ni siquiera. vicio considerado hasta ahora como inhereme a la escuela. sin duela. en las escuelas ya nadie se "copiará". en los talleres ya no habrá distrae22 !bid. es decir que en ese sistema. es decir. De tal modo se suprimen por completo codos los fenómenos colectivos. la bastardilla es del auror). escudas: "Esta clase de fraude que en Wesrminster recibe el nombre de copia. por consiguiente. sólo se tiene relación con individuos. se wpará con un cuerpo.98 EL PODER PSIQUIÁTRICO panóptico es. creo. las celdas van a albergar un individuo. cada cuerpo. en su centro. etc. Y. por lo tanto. durante t:mro tiempo. Las coordenadas espaciales tienen. una función individualizadora muy clara. como el ejemplo mismo de las utopías del siglo XVIII? En primer lugar.. a mi juicio por error.se es el esquema. un observador puede mirar desde este emplazamiento central codo lo que ocurre en cada una de las celdas.

todos esos fenómenos co!ecrivos que. p. les decía que era completamente vidriada. de hacerlo. 26 !bid. imitación. pero en el punto de llegada nunca es otra cosa que individual. que los cristales de ésta estén velados o tap:tdos y que no haya ningún efecto de contraluz que permita a la mirada de los presos penetrar esa columna y ver a través de la linterna central si hay alguien o no.. en el interior mismo de ese espacio. coda esa red de comunicaciones grupales. se conciben con un carácter tanto de contagio médico como de difusión moral del mal. . y. 24 23 . gas. Y estaremos ante un poder que será un poder de conjunro sobre todo el mundo pero c¡ue sólo apuntará a series de individuos separados unos de otros. cancwnes. es preciso insralar un sistema de celosías que puedan levantarse y bajarse. En cuanto a la celda central. Es necesario. individualiza a aquellos sobre quienes recae. que viva la experiencia !b1d. el individuo en su celda no sólo se crea sino se sepa observado. Bcntham especifica que no hay que vidriada o. 7-8. carr:1 18. manicomios. íntegramente anónimo. así como el sistema de celosías. establecin¡ienros penitenciarios de seguridad. 152.tcruras. hue 1 ciones co 1 ectJvas. carta 7.. eccérera. prefacio. entonces. [ 15. La disciplina individualiza por abajo. pues el verdadero efecto del panóptico consiste en ser de tal manera que. 25 !bid. en una especie de plan solidario. en realidad. carta 1·9. El poder es colectivo en su cemro. 25 Como ven. esa especie de linterna. " en 1 as pnstones a complicidad24 y en los asilos para enfermos mentales se eliminarán esos fenómenos de irritación colectiva.. pp.1 . detención de seguridad.. l50. pasada. deberán ponerse wbigues móviles y cnrrecruzados. !bid. J esap:uecera . p. m::muf. El poder podrá ser entonces. es menester. por un lado. p. que la vigibncia pueda ejercerse de tal forma que los vigilados ni siguiera puedan saber si los vigilan o no: no pueden ver si hay alguien en la celda cemral. 26 Por lo tamo. como les decía la vez pasada. El director no tiene cuerpo. aun cuando no baya nadie.CLASE DEL 2R DE NOVIEMBRE DE 1973 99 . que tenemos ese fenómeno de individualización por b disciplina del cual les hablé la ve?. Podrán ver. van a ser suprimidos por encero gracias al sistema del panóptico. CJJ efecro. de allí los tabiques internos que se desplazan a volumad.

ir de uno a otro lado y ver a contraluz. rodo lo que h:1ce la persona -alumno. por lo tamo. el taller.diciones de vigilar lo que ocurre en el hospital. gue esté individualizado o no. desincorporación del poder. Podrán advcrrir. es decir que cualquier ciudadano debe estar en con. no sólo no importa quién esté -la_ vigilancia puede ser ejercida por el dirccror.-. obrero. de rodas maneras. Otra característica del panóptico: en esas celdas. preso. pero cambién por su mujer. el poder vigilado por cualquiera significa la democratización de su ejercicio. etc. por consiguiente. lo gue se desenvuelve per~ petuamente y se ejerce a través del juego de la invlsibilidad es esa cima anónima del poder. una especie de cinra de poder.alojada en la cdda. Vigilar lo que sucede. pues cualquiera puede ocupar el lugar del poder y éste no es propieJaJ de nadie. que se desenvuelve a perpewidad dentro de esa corre cen~ tral. Por otra parre. esrá completamente desindividualizado. pero del lado exterior hay igualmente una ventana. habida cuenta de que codo d mundo está autorizado a entrar a la mrre y vigilar el modo de ejercicio del poder. El poder. móvil. el estado de visibilidad permanente es decididamente consticurivo de la situación del individuo colocado en el panóprico. anónima. la prisión. por lo cual éste está permanenteH menee sometido a un control. claro está. si así lo quiere. esa llncerna central podría estar absolur:1meme vacía y el poder se ejercería de todas formas. etc. Tenemos. En el límite. a vigilar. el poder es can visible en su cenero como la gente en sus celdas.lOO EL PODeR PSIQUlATRICO constame de encontrarse en un esrado de visibilidad para una mirada. sus hijos. enfermo. por consiguiente. indispensable para que haya un efecto de transparencia y que b mirada del ocupante del cenero de la torre pueda penetrar rodas las ccld:1s. que haya un nombre o no lo haya. cima cominua. Por otra parte. entonces. que ya no tiene cuerpo ni individualidad y puede ser cualquiera. la escuela. vigilar al vigilamc que vigila. que la relación de poder riene esa inmateriali- . De tal modo. y. vigilar si todo está en orden y vigilar si el direcror dirige como corresponde. sino que un subterráneo que va del centro al exterior permice enuar a cualquiera en ella y dedicarse. por eso mismo. Que haya una flgt~ra o no la haya. uno de los aspeccos esenciales del panóptico es que dentro de esa wrre central. sus domésticos. y sin importar que la haya o no la haya. Por último. eso es lo que Bentham llama "democracia". tenemos del lado interior una puerta vi·driada para permitir la 'vísibilidad. Desindividualización.

ya no necesita toda esa armazón a la vez simbólica y real del poder soberano. la mirada y la luz son sus únicos soportes. etc. De allí. en el panóptico. se ejerce a través de la mirada que va del centro a la periferia y es capaz. de transcripción del comportamiento individual. el ectoplasma escrito del cuerpo así colocado en su celda. utilizar el dispo~irivo del panóptico para hacer experiencias con los niños. de la luz perpcwa. Para terminar. cierra individualidad escrita. la consrirución de un saber permanente del individuo. Panóptico quiere decir dos cosas: que todo se ve todo el tiempo. anotar. anres de que empiecen a hablar o tomar concie¡¡cia de nada. la primera actitud. por lo demás. por ende. en efecto. juzgar.CLASE DEL 23 DE NOVIEMBRE DE 1973 101 dad que les mencionaba hace un raco. que define la curva temporal de su evolución. castigar desde el primer gesco. el individuo fijado en un espacio determinado y seguido por una mirada virtualmente continua. fortlla el doble documental. Decía: imaginad que tornamos niños expósitos en el momemo mismo ele nacer y los ponemos. centralizada. como pueden ver. su curación. El efecto primordial de esa relación de poder es. creía posible. Codificación y anotación de mdo lo que hacen los individuos en sus celdas. conoce. es decir que el cemro del poder es al mismo tiempo un cemro de anotación ininterrumpida. que individualiza por un lado y. ames bien. última car:1crerísrica del panóptico: ese poder inmaterial pcrperuamentc ejercido a rravés de la iluminación esd ligado a una extracción permanente de saber. un aparato de saber y poder a la vez. la adquisición de su saber. de observar. constitución de sucesiones y series que caracterizarán a los individuos. un aparato de indíviduaiización y conocimiento a 1a vez. no necesita inte~venir corno el rayo a la manera del soberano. constituida según un molde genérico. la primera distracción. acumulación de ese saber. Pues bien. es la iluminaciOn no material gue baña de manera indistinra a toda la gente sobre la cual se ejerce. Ese poder es. El poder carece de materialidad. dice Benrharn. El panóptico es enronces. al individualizar. del orden del sol. pero también que roda el poder que se ejerce nunca es otra cosa que un efecto óptico. a cada instante. no necesita sostener el cerro en la mano o bbndir la espada para castigar. Ese poder no necesita insrrumcnto. la idea de Bemham de hacer de él un instrumento de lo que l!amaba una "experimenración metafísica". su arrepenrimiemo. así podríamos seguir "b genealogía de . pues el poder se ejerce simplemente en virtud de un juego de la luz.

39. "Corpus des ~uv­ res de philnsophie en bngue fran~aise'') [rr~d. ~ Alusióu .-tra hacerlos discutir. 542. m. 153. 2 <J Estas palabras atribuidas por Bcmham a Hdvérius corresponden.: Tratado & fas sensacimm. se podría educar a los niños en sistemas cornpleramenre diferenres unos de otros o incompatibles entre sí. 74-77. al rírulo de un cap. f3uCIWS Aire. p. en realidad. Madrid. De l'homme. JIJ.-¡mbién sería posible enseñarles dos clases de matemática. París. fundamental para la transformación eventual de la especie humana? Bastaría hacer la experiencia con un panóptico. cmonces. pp. esp. (recd. 2 27 [/. 2 vals. una en la cual dos más dos son cuarro y otra en la que no lo son. Michel Foucauh se rdlere a ellos en una entrevista realizada por C. t. 1999]: Traité des sensations. Por último dice. que debería llevarse a cabn una experiencia en la cual se hiciera participar a varones y niñas. y en Les Mots . 29 ¿Es verdadera o falsa esra proposición. Eudcba.. p. dice Bent:ham -que evidentemente se burla un poco-.. se enseÍlaría cualquier cosa a cualquier niilo y se verían los resulwdos. p. Y esto. De ese modo habría una experimentación dirccw. Tecnos. cuando éste decía q~c "se puede enseñar todo a cualquiera".¡ción. Y cuando tuvieran 18 o 20 aüos. conferencias o controversias. s. 1754. valdría más que pagat a gente para pronunciar sermones. T. y se haría creer a orros que la luna es un queso. Podríamos también verificar no sólo la concepción genérica de Condillac. París. de la obra pó~tuma de Cbude-Adrien HclvéritiS (17151771). escuelas. cit. . publicado por el prlncipe Gelirzin.-¡r discusiones. col.102 EL PODER PS!QUJÁTR!CO cada idea observable" 27 y. De ese modo. "L'éducation pe11t rom". 174ri [trad. r. y luegn se esper~uía otra vez hasta que cumplieran 20 años para juntarlos e inciwrlos a enubl. sino el ideal tecnológico de Hclvécius. para reunirlos cuando llegaran a la 28 carta 2 l. se los reuniría p. 1963]. algunos. al proyecto de Condilbc de efecruar una deducción del orden del saber a partir de la sens. 1984. de m jftcultis intetier:melles et de son Mrmttinn. Fayard. claro esrá. en las disúmas celdas se enseñarían difcrenrcs cosas a los disrimos niños.. Cf. rehacer de manera expcrimemallo que Condillac había deduddo sin material de experimentación rnetafísica. ouvrage oit l'on réduit á un sml prinápe tout ce qui mncerne l'erttendement /mmain. 1774. DE.~. De Bure. op.: EnsrlJII solm: el origen dr los ronocimimws 1m numos. P Mortier.id... Í::ticnne Bonnm de Condiltac ( t 7 t 5-1780). n. por tanto.. EHai mr l'llrigine drs connaissances humaines. l3onnefoy en junio de 1966: 'Thomme esr-il morr?". :1prenderínn el sistema de Newton.:ueria prima de tod:ts las d:~horaciones del espíritu humano. AmHerdam. nl!m. París. . 164. esp.

el mecanismo panóprjco propone la trama común a lo que podríamos llamar el poder ejercido sobre el hombre en cuanto Fuerza de crabajo y el saber sobre el hombre en cuamo individuo.1 de Marivaux en La Dispute: una especie de drama panóptico que. fe Prinu r::t Hamian. como ven.. prisiones. los cuarLeles. bs prisiones. Creo que el esquema panóptico.. podría hablarse de una sociedad disciplinaria o de llna sociedad panóptica. Usredes me dirán: todo eso esd muy bien. los reencontramos flnalrnence en la mayoría de es. C!ousier.me ou de la Jemme donne naissance lt f'inconstana. así como exisdan poderes de tÍpo disciplinario en fas sociedades medievales. el panóptico.una especie de celda en cuyo interior el poder que se JV Pi erre Car!et dt Chamhbin de Marivaux ( !688-1763). y cuya ausencia quizá los haya asombrado: me refiero a la familia. De manera que el panoptismo podría aparecer y funcionar denuo de nuestra sociedad como una forma general. oí't pour savoir qui de /'horn. A mi entender. es la historia misrn. cuarteles. pero ¿puede decirse en verdad que los disposirivos disciplinarios abarcaron efccrivamcntc la sociedad entera. desde luego. 1747. pero no lo es del todo. A mi entender. la Dispute. con el nombre de escuelas. de las escuelas. 30 Se!l como fuere. París. del mismo modo aún podemos enconuar en la sociedad conternporánea muchas formas de poder de soberanía. prevalecían los esquemas de soberanía. J. las hallaríamos en b única institución de la cual no hablé hasta ahora dentro de 1a dinastía tradicional. ¿Y d6nde podernos encontrarlas? Put:s bien. sin embargo. comédie m un acte et en prose. etc. los dispositivos y los poderes de soberanía fueron borrados por los mccanisrnos disciplinarios? Me parece que. establecimientos de educación vigilada. en el fondo. hospitales. que los mecanismos. etc. Como ven. Vivimos en el panoptisrno generalizado por el hecho mismo de vivir dentro de un sistema disciplinario.e 11011t lpia la rencontre de deux garrom t-t de deux filies llevés depuis lmr enfanct dtlTIS L'úo/l!mmt d'tme forét.:¡s instituciones que. ésta es precisamente -iba a decir: un resro. los principales mecanismos que vemos puestos en pr:íctica en El Prmópúco de Bemham.CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 103 adolescencia y ver los resultados. ya encontramos en la obra de Marivaux. son a la vez el lugar de ejercicio de un poder y el ámbito de formación de un saber derermüudo sobre el hombre. . es un esquema formal parJ. donde. la constitución de un poder individualiz:-tdor y un saber sobre los individuos.

un poder del tipo de la soberanía.. en todo caso.manera en el campo del poder disciplin:1rio. la isoropía de los sistemas disciplinarios. como no sea una función de indlvidualización máxima que actúa por el lado de quien ejerce el poder. esa cima de poder indiferenciado que se desenvuelve de manera indefinida en un sistema panóptico. al estarus conferido de una vez y para siempre. La fa- . esro es. por el lado del padre? Ese anoriimato del poder. mientras que en los sistemas disciplinarios la vigilancia permanente es Jbsolutamenre constitutiva del stsrema. en mi opinión. mucho más imenso que la mujer y los hijos. Creo que podemos decir lo siguieme: no es cierro que la familia haya servido de modelo al asilo. ere. Al comrario. el taller. Segundo. en la família tenemos una referencia constante a un tipo de lazos. que recuerda el poder de soberanía y no la monotonía. E.sro no quiere decir. y aunque no actúen. la pertenencia a la familia persiste. compromisos y dependencia que se ha establecido de una vez por rodas con b forma del matrimonio o del nacirniemo. disciplinario sino. Y lo que da su solidez a la familia es esta refúcncia al acto ancerior. tenemos aquí una individualización por la cima que recuerd::t y que es el tipo mismo del poder de soberanía. De modo que. el padre. el residuo histórico de un sistema en el cual la sociedad estaba penetrada en su totalidad por los dispositivos de soberanía. en la familia hay todo un entrelazamiento de relaciones que podríamos calificar de heterotópicas: entrelazamiento de los lazos loca1es y contractuales. que la familia sea el residuo. por el contrario. como sude sostenerse. no es constitutiva. no veo en su funcionamiemo nada que permita señalar una conrinuidad entre ella y las insriruciones. es lo más ajeno que pueda haber a la constitución de la familia en la cual. de los lazos de propiedad. los mecanismos de vigilancia no hacen sino añadirse a ello. Por lo tanto. situaré resudtamcnte el funcionamiento y la microfísica de la Eunilia en la órbira del poder de soberanía. los dispositivos disciplinarios a los que nos referimos. absolmamente opuesto al poder disciplinario. ¿qué vemos e[\ la familla. la escuela. y de ningun:1 .lrimo. por d contrario. como portador del apellido y en cuan ro ejerce el poder bajo su nombre.104 EL PODER PSIQUIÁTRICO ejerce no es. La vigilancia es un aspecto complementario en la Familia. de los compromisos personales y colectivos. Por ú. es el polo más intenso de la individualización. por mi parte. el residuo anacrónico o. en efecto. el cuartel.

dentro de ese sistema de soberanía que es la familia.Kia. a su vez. Es el intercambiador. históricamente. que en ci~rw modo va a inyectarlos en ellos. ante rodo. Para estar obligados a ir a la escuela. Cuando es suce!:iivamenre rechazado de varios sistemas disciplinarios por inasimilable. de un dispositivo a otro. es el pumo cero donde los diferentes sistemas disciplinarios se enganchan entre sí. es la bisagra. el primer papel de la familia con respecto a los aparatos disciplinarios es esa especie de adhesión de los individuos a ellos. y en ese momento es ella. los hermanos. la que tiene el papel de rechazarlo por ser incapaz de adherir a ningún sistema disciplinario. obligaciones. es preciso que actúe esa soberanía que es la de la familia. ese sistema de compromisos. La mejor prueba es que. quedan fijacbs y finalmente individualizadas dentro del sistema escolar. la confluencia que asegura el paso de un sistema disciplinario a otro. si la obligación fue efectivamente apremiante y resultó posible enganchar a los individuos a ese sistema disciplinario que los confiscó. toca a la familia tomarlo a su cargo. etc. la obligación del servicio militar se impuso a gente gue. un vestigio de soberanía. desde luego. Quiero decir con ello que es la instancia de coacción que va a fijar de manera permanente a los individuos a los aparatos disciplinarios. en cierto modo. indisciplinable.s a que b soberanía misma de la familia funcionó a pleno. y que lo es cada vez más. los individuos. Si la obligación escolar ejerce su papel y los niños. Creo posible decir lo siguieme: la familia. b madre. sólo se debió a que el Estado presionó a la familia como pequefla colectividad consriruida por el padre. por el contrario. la obligación de proporcionarles alimemo. creo. La familia también tiene. ere. esas singularidades somáticas. en cuanto obedece a un esquema no disciplinario. cuando un individuo es rechazado de un sistema disciplinario por anormal. . y de eliminarlo. es porgue hay familia. el punto de enganche aPsolutameme indispensable para el funcionamiento mismo de todos los sistemas disciplinarios. Observen que.CLASE DEL 28 DE NOV1EMBRE DE 1973 105 milia no es un residuo. hs hermanas.~ La fijación del trabajo en el sistema disciplinario sólo se alcanzó gr. ere. me parece un elemento esencial. del sistema disciplinario. ~dónde lo envlan? A su familia. ineducable.. porque tenernos ese sistema de soberanía que actúa en la sociedad con la forma de la familia. no tenía ninguna razón para desear hacerlo. a un dispositivo de soberanía. que ya plantea de antemano la asistencia a Jos orcos miembros de la familia. En consecuencia. otra ftinción. ¿Qué signif!carí:t b obligación del trabajo si los individuos no estuvieran incluJdos.

. por ser homogéneas a todos los otros dispositivos de soberanía. y orros: el Código Civil redujo el 31 Alusiór~ a la obra de Ernst Xantorowicz. op.!OG EL PODER PS!QUlfÍTRICO sea abandonándolo en la patología. sea dej:índolo en manos de la delincuencia. las relaciones de perrenencb a corporaciones. Por el con erario. la familia se comaba cmre esos dispositivus. inasimilables para todo sistema de disciplina. Eunilí::ts fuertes. ere.n especificidad. es indispensable para el funcionanücnro de los sistemas disciplinarios. ¿a qué corresponde esto~ Nfe parece que pode~os decir lo siguieme: en los sistemas en que el poder era en esencia cid tipo de la soberanía y se ejercía a través de los disposicivos de soberanía. 31 Lo que era el cuerpo del rey en las sociedades con mecanismos de soberanía. no cení:J. de tal modo que la familia era fuerte porque se asemejaba a los otros tipos de poder. por lo tanto. la multiplicidad de los cuerpos dd rey. esa misma razón la hacía imprecisa e indefinida. deben ser expulsados de la sociedad para entrar en nuevos sisremas disciplinarios que esr:ín desrinados a ellos. Se fundía en wda una serie de arras relaciones a las que estaba muy próxima. Por eso la familia tenía raíces profundas pero encallaba rápidarncnrc y sus límites nunca eran bien determinitdos. . una sociedad en que la microfísica del poder es de tipo disciplinario. creo que puede decirse que.. carecían de limitación precisa. pero. eran necesarios para el ajusre de las soberanías hererorópicas en el juego de las sociedades de soberanía. ésta se concencró. la disciplina no ha disuelto la familia. cit. . En consecuencia. ere. en el fondo. en de. H~ty híswríadores que nos dicen: el Código Civil dio el máximo a la familia. era IrJUy fuerce. La familia es el elemenco de sensibilidad que permite dctermin:lr cuáles son los individuos que. inccnsificó. limitó. Pero. así como el cuerpo del rey. Históricamente. en una sociedad como la uuesrra. En esa medida. la familia resulta serlo en las socicda~ des de sistemas disciplinarios. por ser una céJula de soberanía.. 110 pueden pasar de uno a otro y. que debían esa fuerza a su homogeneidad con respecto a los otros sistemas de soberanía. a la vez. podrán comprender que. porque eran del núsmo tipo: las relaciones de soberano feudal y vasallo.6niciva. la familia tiene el doble papel de fijación de los individuos a los sistenws disciplinarios y de confluencia y circulación de los individuos de un siscen1a disciplinario a otro. Observen cuál ha sido el papel del Código Civil con respecw a ia familia. La familia medieval y la f:unilia de los siglos XVII o XV1II eran. en efecto. The King's Two Bodies .

Barou y M. "Cceil du pnuvoir". Y en erecto. de jóvenes. creo.eJ Citb ouvrilres de Muihau. L. Mulüplicación de los hijos naturales. que viven en dormitorios coJecrivos y forman comunidades que se deshacen en un santiamén.-P. Bader. bzos de vasallaje [suzerainete1. Hacia 18. etc . la concentró y la intensiftcó. dos fenómenos.. los empleadores. su máximo de intensidad. En el momento de forma. 32 . para que los grandes sistemas disciplinarios que habían invalidado y suprimido los sistemas de soberanía pudiesen actuar por sí mismos. p. los desplazamientos de la mano de obra. para obligar a los obreros a vivir en pareja. cit. los filántropos y los poderes públicos utilizan todos los medios posibles para reconstituirla. en ese momcnro.ción del proletariado europeo en el siglo XIX.. tener hijos y reconocerlos. la delimitó. Perrot.st et dn déparuments du Haur-Rhin. de obreros trashuman ces de una región a orra. pero al hace do. que era la consecuencia inmediata de la conformación del proletari3. vemos surgir un esfuerzo muy considerable de reconstitución de la familia.CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 107 poder de la familia. Mulhouse. infanticidios. por ocra paree. op. y sobre todo en las clases de la sociedad en que esraba en proceso de descomposición y la disciplina era indispensable. a comienzos de ese siglo vemos bandas enteras de niños. la utilización del trabajo infantil eran elementos que hacían cada vez más frágiles las relaciones de familia e invalidaban la estructura familiar. casarse. las condiciones laborales y habitacionales. En realidad. l.do. la familia conservó los esquemas de soberanía: dominación. niüos expósitos. muy pronto. Era necesario ese alvéolo intenso. 32 Se entreAchrllc Penor. ere. el papel del Código Civil consistió en limitar b familia. esencialmente la clase obrera. El primero es la muy fuerce revigorización de la familia que constatamos en el siglo XLX.Ancc esa situación. Y esto nos explica. pero los límiró a las relaciones hombre-mujer y padres-hijos. Foucaulr vudve al rema en su cntrevisra con J. La pacronal. 12. desde 1820-1825. El Código Civil redefinió la funilia en romo de la rnicrocélula de los cónyuges y los padres e hijos y les dio. 1867. llega in e! uso a hacer sacrificios financieros parn procurar esa refamiliarizJción deJa vida obrcrJ. esa célula fuene. Constiruyó un alvéolo de soberanía medi:mre cuyo juego las singularidades individuales quedaron fijadas a los dispositivos disciplinarios.30 o 1835 se construyen en Mulhouse las primeras ciudades obreras. Gracias a él. pertenencia.

1.wda una serie de dispositivos disciplinarios cuyo papel consiste en mitigar sus flaquezas: aparición de las casas para nií1os expósitos y los orfelinatos.y la soberanía Etmili:Ir hay un juego de remisiones permanentes. no tarda en introducirse -y esto se advierte con mucha claridad lambién en el siglo XL'<. a un mecanismo que. en su caso. Oupont. en todo caso. además. Oudin. lo que se llamad infancia en peligro. para ftjar a los individuos. esa célula de soberanía represemada por \a familia. P. Léon L:dlemand. París. justamente. 1885. mejor. D~ l'organiration er du rigim~ des stcotm publin en Frana. 33 En suma.ois Terme. /Jtud~s rur la pmtection de l'mfima.es un elemento de solidez del sistema disciplinario. H. porque ésta -por exterior y heterogénea que sea al sistema disciplinario.-B. Por lo tanto. a mi parecer.izas. Bailliere . son disciplinarias. influir con la mayor intensidad y eficacia. Swd~s wr l~s ~nfonts trmwb au poinr d~ vtu d~ la législation. París.¡ lo largo del siglo XJX. Hay todo un con. no es disciplinario sino del orden de la soberanía. apenura entre 1840 y 1845 de un conjunto de hogares para delincuentes juveniles. Poiriers.\08 EL PODER l'S\Q\JlÁTR\CO ga una casa a la gente para que reconstituya la familia. célull de soberanía. cuando tienen a su lado.és. Histoir~ d~s mfonts trouvis. 1865. Emmanuel Parem de Curzon.: Jean-Bapriste Monfakon y Jcan·Franc:. rambién se niega trabajo en los talleres a las personas que viven en p:ueja sin esrar c:1sadas como mand:1 la ley. d tejido disciplinario vuelve a segregar perperuarnence la fatnltia. En algunas ciudades. Picard er Goillaumin. Histoir~ des enfonts abandonnés tt délais. La otra consecuencia es que cuando la familia se: hace cr.. completamente difercme de la célub familiar. cuando deja de cumplir su función. en los márgenes. constituir una célula familiar que obedezca. y a causa de su heterogeneidad. 1847. En síntesis. En esa iniciativa de rcfamiliarización emprendida . de la moralt tt de l'iconomie politique. encontramos roda una serie de disposiciones que. ro- Cf. Henri-Jean-Bapristt! Oavenne.junto de disposltivos disciplinarlos que funclouan como taks en el seno mismo del taller. de la fábrica o. entre el panoptismo disciplinario -que en su fOrma es. r. París. etc. roda lo que podemos llamar asistencia social. pero la función de esos dispositivos es reconstituir la céluia familiar o.los mecanismos disciplinarios sólo pudiesen actuar efecrivameme. Justin Bou33 . 1837. J. se organizan cruzadas contra las personas que llevan u11a vida matrimonial sin estar realmente casadas. como si -y ral es sin duda la razón.

cit. Les JvlaisFJns de correaion .. 1847. Colonies agrico!es. Librairie du Recueil Si rey. Les lv!rúwm de corree· dans les Pays·Bas . Fcrdinand Dreyfus. Cf.: Adolphe de Watterwillc. Ladevez. constJtuyeri una presunta familia.x uxes. Fondation d'une coúmie agricoie de jeunes déunus a Mtttray. Cf. si mmamos el ejemplo de Mertray. Casimir-Jean Viala. no familiar. !.CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 109 do ese trabajo social que aparece a principios del siglo XIX34 y va a cobrar Ja importancia qut: hoy le conocemos. op. T. icolts rurales et icol. L'Assiuance sous {a Secande Ripttblique (1848-1851). aunque ímegrarnenre militarizados y con un funcionamiento modelado sobre la decuria. arrftés. París. de ese sistema disciplinario que se precipita cuando ya no hay familia. cerca de lCJllrs. B. 304-305. leo/es de riformr er de préurvation.. hermano mayor. pp. Lesigne. Tours. l.e. pues los vigibmes. Ni mes. y designa al direcror de esta adminisr'ración rutar de los nifios expósitos. y per~ mirirá a la vez prescindir de ella. y Notice sur fa L"l!lonie agriwfe de Mertmy. Hévis. Noria mr Mmmy. París. París. los jefes. se hace una referencia constante a ella. 1899. vagabonds. tiene la función de consrimir una suene de tejido disciplinario que podr~ sustituir a la familia. Henri GaiJlac. en Fmnce. es decir disciplinario. en Allemagne.'Assisrtmcr pttb!iqtte it l't:nfonce. les mendiants et les uagabonds. et en Bdgique (informe dirigido al ministro de Justicia).: Frédéric Auguste Demetz. París. París. Co!onies agtico!es. Gui!!aumin. reconsrimirla.ts de riforme pour In indigrnts. rm. 1951. Gaillac. llevan el nombre de padre.. De Henntiyer. La Colonie de Mettray. Cbye et Taillefer. 1839: Augustin Cochin. A. Ouprat. Ligis!azo11. tion ciNzritab/e. G. cit. insoumis. décrm qui régissent les étab!issemmts de bienfoisance (1790-1874}. Impr. la colonia de Menray. pp. París.es mfonts ttbrtndonnés. en Angleurre. Clermont-Ft:rrand. a spicialement pour les mfonts des dw. 50-65. e~c. Michcl Foucault se refiere al rema eri Survei/Ler et punir . 35 Fundada el 22 de enero de 1840 por el magistrado Frédéric Augusre Demerz (1796· 1873). el establecimiento se destina a recibir a jóvenes delincuentes que en su mayor parte son niños sin familia. en Sttisu. La !égis!ation de l'enjfmce de 1789 it 1894. abandonados y huérfanos.pr.uignolles. de Chammier. Assisttmce de l'enfance pauvre et abandonnée.. 1894. y al mismo tiempo. 1856. está destinada a los niños absueltos por inimpulabilidad y a los retenidos en concepto de corrección paterna. 1861: H. Comdy. . Enfance abandonnée: videux. ! 851. 3 vals.. ou Recueil des /ois.a la Asistencia Pública en París bajo la dirección del prefecto de! Sena y el ministro del lrucrior. Mont-Louis. los grupos de niños. 1892. .. Así.. dentro de ese sustituto de la familia. se los alista de un modo absoluramenre militar. 34 La ley del 1O de enero de 1849 org<mi7. Bruselas. 1863-1874.. op. Claude Ro!let. Édouard Ducpeciaux. 35 Cent ans de !tute sor:itlle. E. 1907: Jacques Dehaussy.

de un fenómeno muy característico de la función necesaria de la sober.-¡ internación. psicoanalírica. cit. c. una constitución. etc. cit.. es decir. la función psiquiátrica. si tenía menos de 16 afíos. consistencc en el encierro de su hijo durame un mes. con referencia familiar. por consiguien(e. Cuando un individuo escapa a la sober:mía de la familia.. a lo tlargo) dd siglo XIX. 80-85. [Según lo dispucsm en el :mkulo 37G del Código Civil de 1804. Cuando digo "función'' no sólo aludo al discurso. op. como si se tratara de su concracara.. y en el cual. se lo interna en el hospiral-psiquiáuico. . algunos de cuyos ejemplos les di en los cursos anteriores. La función psi nació. a precipitarse.. que se precipita cuando la familia falla y consricuye. del T. Y en esa organización de los sustitutos disciplinarios de la f:·unilia. Creo que ésa es. psicorerapeuras. me parece. La función psi nació. el individuo quedaba sometido a la disciplina psiquiátrica y se suponía que la misión consistía en refamiliarizarlo. si no ser los agentes de la organización de un dispositivo disciplinario que va a ponerse en marcha.110 EL PODER PSIQUIÁTRICO Aquí tenemos. Poucaulr vuelve al tema en Surveil!er et punir. psicoparológica. por supuesto. psicosociológica. la función de esos psicólogos. veremos surgir referencias familiares. del lado de la psiquiatría. Ésta solicitaba [. pero esa avanzada de los sistemas disciplinarios no se hace jamás sin referencia a ella ni sin funcionamienm cuasi familiar o pseudofamiliar.onsrarainos la aparición de lo que llamaré la función psi. vale decir que se originó a principios del siglo XIX. cuando se produzca un vacío en la soberanía familiar? Consideren lo que pasó históricamente. op.)] • Grabación: especie. si superaba esa edad. en ronces. del otro lado de la familia. poco a poco. . la avanzada misma de un poder comrolado por el Estado en los casos en que ya no hay familia. sino a la institución y al propio individuo psicológico. pp. psicoanalistas. ¿Y cu:íl es. roda una [suene]* de trama disciplinaria. Se trata.. o seis meses.. tion . como esa suene de concracara de la familia. entonces. donde la cuestión consiste en adiestrarlo en el aprendizaje de una disciplina lisa y llana. en verdad. pp. psicocrirninológica. el padre podía solicitar la "corrección paterna". ere. 300303. (N. y la psiquiatría va a presentarse paulatinamente como empresa insúmcional de disciplina que permitid la refamiliarlzación del individuo. criminólogos.lllÍa familiar con rcspccco a los mecanismos disciplinarios.

CLASE DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1973 111 Después. Cada vez que un individuo era incapaz de seguir la disciplina escolar. Es el discurso y la imroducción de todos los esquemas de individualización. por lo tanto. la psicología bboral dentro de la disciplina fabril. positivos o negativos. y rcmitir:i. como psicología del trabajo. De cal modo. A cada instante. como cuerpo del individuo. ejército. los dispositivos disciplinarios. normalización y . es lo que concrolará permanenremence. el elemento al cual remire. .. d carácter indisciplinable del individuo. a la flaqueza de la famiJi.sujeción de los individuos dentro de los sistemas disciplinarios. se vcriftca la aparición de la psicopcdagogía dencro de la disciplina escolar. La función psi es precisamente lo que del ara la pertenencia profunda de la soberanía familiar a los dispositivos disciplinarios. caller. la del taller. la de la prisión. Y por fin. por ot~o. que ocurren en los dispositivos disciplinarios. la soberanía familiar. etc. La psicología como institución. la imputación a la carencia familiar de rodas bs insuficiencias disciplinarias del individuo. la psicopatología dentro de la disciplina psiquiátrica y asilar. en la segunda mirad del siglo XIX. es siempre {a familia. es la instancia de control de codas las instituciones y todos los dispositivos disciplinarios y al mismo tiempo emite. como psicopatología. intervenía la función psi.!. la del ejército o. la función psi se extendió a todos los sistemas disciplinarios: escuela. Esto significa que desempeñó el papel de disciplina para codos los indisciplinables. ere. sin contradicción alguna. la función psi se con vi erre a la vez en el discurso y el control de todos Jos sistemas disciplinarios. Y lo hacía con un discurso en el cual arribuh1 . poco a poco. a comienzos del siglo XX. Ja inscicuci6n y c1 hombre psicológico. La función psi rienc corno referencial constante la familia. como psicopedagogía. Así vemos aparecer. por un lado. a la soberanía famlliar como ÚJsr:mcia de verdad a partir de la cuaJ será posible describir y deflnir rodos los procesos. en última instancia. Esa heterogeneidad que a mi juicio existe entre la soberanía familiar y los dispositivos disciplinarios es funciona. y ello en la medida misma en que es la instancia teórica de todo dispositivo disciplinario. la verdad que ella constituye y forma y que designa para ella su referenciaJ. como discurso. como criminología.¡. La función psi. Y con esa función se coneccan el discurso. el discurso de la familia.¡ b 1aguna. la criininolog(a denrro de la disciplina carcelaria.

:lplinario que me parece muy caracreristico de la sociedad contemporánea y de esa apariencia residual de soberanía en la familia. escolar. como el discurso de verdad a partir del cual es posible an. 1. col. 19RO). 1998].. no es en absoluto plancear la crírica de la disciplina. Y por eso. Parls. Barcelona. col. criric. en nombre de un discurso de verdad cuya referencia sea la familia. el rnás "discurso de b familia" de wdos los discursos psicológicos. Fonciona en conracw muy dírecm con éL "Ell!lanuscrito bce referencia a bs siguientes obras: Gilles Deict~ze y Fclix Guatt:tri.la disciplina psiquiátrica. "Critique" [trad. Paidós. ecc. México. por e! contrario. reforzar ese juego e11tre soberanía fa.. pueda funcionar desde mediados del siglo XX. Capitrdisme et schimphrtnia.: El psicoantzlismQ.dizar rodas las instituciones disciplinarias. es. Siglo xxJ. . M aspero. Refamiliarizar la insrirución psiquiátric<t. al contrario. que puede asombrar cuando se la compara con el sistema disciplinario pero que.ad. rcfamiliarizar la intervención psiquiátrica.tr la práctica. una verdad que se haya formado a parrir del discurso de la familia. la insriruci6n 1 . 1973. habrán de comprender que no se puede oponer como ·Crítica de la insrirución o la disciplina escolar.112 EL PODER PSIQUIÁTRICO No es sorprendente que el disctJrso de la familia.: El !lnti-Edipo. esp. "Texres a l'appui" [rrad.* El hecho de reFerirse a la soberanía de la relación familiar no significa escapar al mecanismo de la disciplina. Le Psychanalysme. rarís. El ordm p¡icoanalítico y el podrr. el psicoanálisis. ere. de Minuit. si lo que di~ go es verd.miliar y funcionan1iento disc. Capitalismo y esq¡úzofrenitl. Roben Castd. f:d. psiqui3crica. esp. L'Anti-O:'dipr. en realidad. es remitir constamementc a ella. 1972.

además-. se elaboró durante mucho tiempo y no dejó de transformarse a lo largo de todo el siglo XIX. en roda caso.rá 113 . el asilo tiene sus r:-~sgos particulares. y una relación privilegiada -difícil y problemática. el asilo. Tercer y t'dtimo rasgo característico: probablemente -y aquí enrramos a la hipótesis y el juego que querría plantear-. con la familia. es cambién un lugar de formación de cierro ripo de discurso de verdad. casas de salud. a mi entender. de mdos modos. una máquina de curar.Ti- pología de los ''aparatos corporales". me parece.Dispositivos disciplinarios y podú familiar. se apoyan uno a ocro y. La ruptura entre el asilo y la familia . etc. Por orro. como sistema disciplinario..Las.·unilia se apuntalan mutuamente. a mi }uicio. ese discurso de verdad constituido en el asilo y la relación con la f.El foco y el niño.El asilo. el raller. Por un lado. Con ello no digo en modo alguno que los otros sistemas disciplinarios no den lugar a discursos de verdad y carezcan de relación con la familia. y en ella vemos aparecer una serie de esquemas disciplinarios específicos como el ejército. la escuela. HE TRATADO de poner de relieve el basame11to dlsciplinario dd asilo y mostrarles que a partir del siglo xvm una especie de trama disciplinaria comienza a recubrir b socíedad. el panóptico de Bentham. la relación con ella es muy específica y está muy sobrecargada. en definitiva. Ahora querría ocuparme del funcionamiento del asilo. generan un discurso psiquiátrico que se present:J. su dibujo a la vez sistemático y acabado es.Clase del 5 de diciembre de 1973 El asilo y la fomi!ia. que en el caso de la insrirución y la disciplina asilares. el discurso de ycrdad también es un discurso espedfico. funcion:tmicnto más especifico porgue. por otra parte. Por lo demás. De fa interdicción a la reclusión. [el] de tener relación. cuya formalización o.

con anrerioridad a ella. 1 O. Consideraré tres testimonios de la ruptura del asilo con la familia. p. habida cucnra de la época en gue se sitüa. tercero y último. en primer Jugar. l\1c parece que. el efecto jurídico de ese procedimiento de interdicción consistía en la transferencia de los derechos civiles del individuo interdicto a un consejo de familia. rambién lo hací<J luego de ~na conwlra obligaroria a sus miembros. El Código Civil de 1804 rcformula la antigua j'urisdicci6n en el :urículo 489 {título XI. será en esencia la familia. Tal es la situación inicial. Hoy. pero sólo es posible detenerlos en virrud de un juicio iniciado por b familia[ ___ ] [EJ Código Civil. 1968. "Les maladcs mencaux de 1789 a 1838 dans 1' ceuvre de (~ Sérieux". Creo que debemos partir del asilo sin familia. la caracterización y la designación de su estatus como ral. sigue rigiendo la reclusión asilar.114 EL PODER PSIQUIÁTRICO como discurso de verdad y cuyo objeto. se trataba emonces de un episodio de( derecho familiar convalidado por procedimientos judicia!es. el demento juridico básico que permicía la roma de posesión del loco. esa ley debe inrerpretarse como ruptura y des posesión de los derechos de la familia con respecto al loco. trataremos el problema del asilo y la familia. ¿Qué era la interdicción? Un proccdimienm jurídico que. en líneas generales y con algunas modificaciones. demencia o furor debe ser interdicto. e! procedimiento esencial. la situación que encontramos en esa procopsiquiarría cuyos representames y fundadores fueron Pinel y. vol.con la familia. 916).1milia. enronces.¡milia. el asilo que rompe -y que rompe a la vez de manera violenta y explícita. sobre todo. el discurso verdadero de la familia y sobre la f. 1 En eso 1 ''Los furiosos deben ser instalados en un lugar seguro. En efecto. 2): "El mayor que se encuentra en un esrado habitual de imbecilidad. El problema consiste en saber de qué manera el discurso psiquiátrico. Fodéré y más aún Esquirol. el discurso que se origina en el ejercicio del poder psiquiátrico. los procesos familiares.]. citada en Cusca ve Bollo ere. er<~ b interdicción. Por decirlo de alguna manera. una medida de orden judicial: la decidía un juez y. aunque lo motivara el pedido de la f. campo de refercncifl. . ere. así como el sometimiento del alienado al régimen de curatela. cap. en segundo lugar. podrá convertirse en el discurso de la farnilia. 44. que gira en esencia alrededor de esa ley de 1838 de la cual aún no nos hemos deshecho porque. El primero es la forma jurídica de la reclusión psiquiátrica. los personajes familiares.. era y debía ser solicitado por la familia. L) confía únicamcnrc a los uibunales la rarea de verificar su esrado" (circular de Portalis del 30 de fructidor del afio XIJ/17 de scpriemOre de 1804. en Information Psychitttriqut. punto de mira.

París. pero en ese rnomenm era siempre una reclusión de hecho. por la designación de su esta rus. Corm rm Coi!t?ge de hanr:e. . 1769. etc. en vez. op.. o bien una reclusión decidida por el poder real o el parlamemo. esp. Librairíe Générale de Droir ec de Jurisprudence. Buenos Aires. París. pródigo. no lo era. el loco era el individuo en quien recaía la inrerdicción. 188!. de ponerlo en manos de la justicia. Revu~ Histon'qu~ de Droit Franrais et ttmngr. Gallimard/Seuil. pp. André Laingui.).ire. Dictionnaire de droit u de pmtique. En consecuencia..'t". 48-50. ere.. en cucuiro procedimientO fundamental: en esencia. París. La Responrabiiiti pbwk dans l'ancim droit (xvf-J. Henri Legrand Ju Saulle. pp. Paul Sérieux y Marc Trénel. una infracción o un crimen cualquiera y se consideraba que. justamente. julio-septiembre de 1931. y vuelve a tocar el tema en 1:t clase dd 15 de enero de 1975 de Les Anormml. por el contrario..: Los anormalts.:oí. Michel Foucault se refiere a ello en Histoire de ltlfolie . Omito una serie de circunstancias que ya anuncian la ley de 1838: b ley de aun cuando ese estado preseme intervalos de lucidez". Le Rtgime des a. "Interdir". que era el de una persona sujeta a interdicción. M:tsson. (1972). 450-486. cuana serie. pero que. el intendeme.'lmiliar convalidado por el procedimienro jttdicial. 141-143. pp. ttude médico-!tfgtde mr li'nterdiction des aliénh et mr le conseil judicia. cuando alguien había cometido una irregularidad. y se reconocía a alguien como despilhrraclor. coL "Haules I:tudes".¡nto. y ésta era un episodio del derecho f. por lo t. Cf.~ Ewald y A!essandro Fontana.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 1 15 consistía el procedimiento de interdicción. edición establecida por Valerio Marcherri y Anronel!a Salomoni bajo !a dirección de Franc. 173-204. París. era una manera irregular. era mejor encerrarlo. obtenida por la familia que solicitaba la intervención del tenienre de policía. Con referencia a la reclusión.: art.1974-1975. Bntnet.'Vllf süc!es). cit. 131-136 [trad. t. año X. Paul Séricux y Lucien Libert. La reclusión podía ser el resultado del procedimiento de interdicción o producirse independientemente de éste. la reclusión era un procedimicmo de origen bastanrc irregular y que rodeaba la interdicción e incluso podía llegar a reemplazarla. 'Tinrernemem des aliénés par voie judiciaire {sentence d'interdiction) sous I'Ancicn Régime". en Cbude-Joseph de ferriCre (dir. 1999. r. . Oelahaye et Lecrosnier.r. se apeló a ella durante roda la época clásica de una manera que estuve a punto de caJificar de regular. pero que no tenía un estams judici:d homogéneo y fundamental en esa suerte de roma de posesión del loco.!iénés en Fra.nce au XVI!( sif-cl~. loco. p. JI. París. la interdicción. 1914. !970. 2000). Curso m el Col!egr de France (/974-1975).. pp. Fondo de Cultura Económica. ll. La tonu de posesión del loco era.

Ministht: de I'Imérieur et des Cultes.a jurídica fundamental ts ahora una verdadera captura. 443. ya no se diferencia. La primera es poner la reclusión por encima de la imcrdicción. 2 A mi entender. Pero la interdicción ya no es sino un elemento accesorio de un procedimiemo fundamental. La ley del 1G al 24 de agosto de 1790 hace de la reclusión una medida policial. sin que la familia le haya dado intervención alguna.. en Légúlation mr l~s aliinis ~~ Ús enfonn assistér. París. la interdicción. t. esto es. cuando la siruación jurídica. op. !.. cit. p. cuando sea necesaria. siempre es la autoridad prefecroria. Histoire de!afo!if! . el loco ya no aparece. 1 . . 3. al confiar "a la vigilancia y la auroridad de los cuerpos municipales[ . Recueii tÚs loir. pero no es obligatorio que así sea. Es decir que ahora el demento esencial en la roma de posesión del loco pasa a ser la reclusión. la mayoría de las veces ésta es consecuencia del pedido de la familia.. por ejemplo. an. 1880. por su parre. la misma autoridad prefectorial. que owrga a la autoridad municipal cierta c:wridad de facultades.wlt. p. 3). sólo se suma como complemenm judicial eventual a posteriori.l. si lo prefieren.la presunción de locura: sólo ser:i efectiva y estatutariamente designado como loco cuando alguien [haya] realizado una pericia de acuerdo con la aurorización recibida para ello por parte de la autoridad civil. redobbda por la aumridad médica. ya no tiene un escacus con respecto al campo familiar. ]la carea de evitar o remediar los acontecimicnros fastidiosos que puedan ser ocJ. los derechos civiles del individuo estén en riesgo o cuando ese individuo. por la captura del propio cuerpo. que es ahora el procedimienco de reclusión.. En la ley de 1838. la que debe decidir en última instancia la reclusión de una persona. Ahora. pueda comprometer la situación de su familia debido a los derechos de que dispone. ya se la haya dado o no. por el conerario. En codo caso. La aprehensión pasa por la reclusión. ¿Quién y cómo se encarga de esa captura? Desde luego. La piez. décrets et circulaim (! 790-/ 879). la ley de 1838 consiste en dos cosas fundamenrales. y ya no la desposesión de los derechos civiles o los derechos familiares. y cuando ésta -es decir.116 EL PODER PSIQUIÁTRICO agosto de 1790. (1972).Sionados por los insensatos o furiosos dejados en libertad" (rfndo XI. sino dentro de un campo que podemos denominar técnico adminisrrativo o. la reclusión puede ser perfectamenre decidida por la autoridad prefectorial. El individuo llega a un hospital público o una clínica privada con el diagnóstico o . Véase Michel Fouc.lo haya decidido de tal modo.

para proteger a la vez la vida y los derechos de los allegados. por eso. Pero esro. así funcionó la ley de 1838: desposeer a la familia exrensa en beneficio y en el imerés ele la familia cercana. El mecanismo de esra ley de 1838 designa al ene111igo social y. o los comentarios hechos l!na vez sancionada. como peligro para la sociedad. debido a ese riesgo. protegerlo. todos los conflictos de intereses familiares. algo relativamente difícil.* • El manuscrito agrega: "De. puede decirse que la familia queda desposeída. El loco aparece ahora como adversario social. constituido por ese acoplamiento del saber y el poder psiquiátrico y el sumario y el poder administrativos. y en cierto sentido. pesado y arduo procedim. de allí la necesidad de dar prioridad al procedimiento de una reclusión rápida por encima del dilatado procedimiento de. En efecto. Por otra parte. .contra la codicia de la familia extensa.r demasiada importancia a la interdicción. durante todo el tiempo en que el prolongado. cuando leemos las justificaciones aducidas a favor de esa ley de 1838 en el momento de votarla. Es verdad.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1~73 117 médico estatal. era menester. hacer de ella el elemenw fund:unenral. Ese acoplamiento designará al loco como tal. al poder científico estatal sobre el poder familiar. su círculo familiar directo estaba expuesto a sus furores. Era un peligro para sus altegados y. damos aqu( con un proceso que volveremos a encontrar a lo brgo de la historia del poder psiquiátrico". siempre se dice que fue preciso dar esa preeminencia a la reclusión sobre la interdicción. y durante todo ese período. la incerdicción.iemo de la interdicción fue la pieza esencial. aplicados no sólo a los locos sino rambién a la pedagogía. hecho. etcétera. adueñarse de un loco era. se ha destacado que dJ. era abrir la puerca a rodas las inrrigas. por lo tanto. las riquezas y los privilegios de una familia. es muy caracterísrico de toda una serie de procesos que vamos a encontrar a lo largo del siglo XIX. y ya no como el individuo que puede poner en riesgo los derechos. en definitiva. el loco podía efectivamente hacer estragos en su propio entorno. y también en esce caso era preciso proteger los derechos de b familia restringida y cercana -ascendientes y descenclienres. la delincuencia. con respecro a quien b familia ya sólo dispondrá de un poder relativamente limitado. Yo diría que. jusramenre.

Si tomamos la dccica médica. en cierto modo. el que va a aislar y apoyarse en esa familia pequeóa. El medio familiar es absolucameme incompatible con el manejo de cualquier acción terapéurica. en este caso.. digamos. lo que puede decirse del mecanismo de la ley de 1838. hay una ruptura entre el asilo y la familia. inrensif1cada: la pequeí1a célula familiar. desposee a la familia de sus poderes tradicionales. r. ¿qué vemos? Primer principio. a mero título de referencia y ejemplo. Les daré sólo una. pues hay en él un clivaje 3 Fr:~n<. fundacional. creo. y para ejercer ese poder del que acaba de apropiarse.. se introduce como una cuña en el sistema amplio de la familia. la regla de saber técnico según la cual jamás se puede curar a un alienado dentro de su familia.. de 1857. op. establecido con firmeza y que encontraremos prácticamente durante toda la vida -esmve a punto de decir "toda la vida serena"de [a disciplina psiquiátrica. el poder técnico estatal. Tmit! du dt/ire . el precepto. Y sed el poder del Estado o. pero sf recién recor~ rada. 252.. Jurídicamente. . p. Eso es. como verán. en el cuaJ éste dice que la persona internada en un asilo "entra a un mundo nuevo y en el que debe quedar completamente separado de sus padres. y si tenemos en cuenta que todos los grandes asilos funcionan desde hace ya 150 años sobre b base de esa forma jurídica. cit. amigos y conocidos". al contrario. La pequeña célula Familiar consrimida por ascendientes y descendientes es una especie de zona de intensificación dentro de esa gran familia que es desposeída y soslayada. guc menciono porque va a servirnos de puma de referencia.ois Emmanud Fodéré. se apoya en una emidad que no calificaré de absolutamente nueva.118 EL PODER PSIQUIÁTRICO Sucede que el poder del Estado o. imcnsa. la manera misma como b. Se trata de un rexro de Fodéré de 1817. . que es un efecto de la incidencia de aquel poder sobre la gran fami~ lia así despojada. es decir.s cosas se desarrollan en el asilo. se apodera en nombre propio de una serie de facultades antes penenecienres a la familia extens. es im~ portante scí1alar que ésta no favorece los poderes familiares.t. 3 Y un rcxro más tardío. mejor. celular. porque es antigua y. reforzada. esto es. cierro poder técnico escacal. !1. hasta el siglo )(X: el principio o. enconces. A través de codo el siglo XJX encontramos centenares de formulaciones de ese principio.

-B. étab/issement destiné aux aliénés de la cl1tsse riche.r.. separándolo de su f. J. t.denne Oominique Esquirol. que el enfermo ha sido SUS[raído . cualquier contacro con la familia es penurbador y peligroso. confinamiento) consiste en susn·:~edo a todas sus cosrumbres. 1864. Impr.. el espacio delineado por el poder disciplinario del asilo debe ser absoluramenre ajeno. otras. es J. parece indicar que el enfermo debe estar solo. BailliCre. 1835. cir . París. p. 1848.ttdier mentales ~t des asiles d'a. 1857. en Der ma. Traité sur la phrtnopathú·s . durame todo el transcurso de la terapéutica. Ponedlo de inmediato bajo la tutela del ar~ re".. Joseph Gnis!ain. cierro destino en la hisroria del poder psiquiátrico. op. cit. No conformes con . Cf.liénés. JeanMarc Oupuy.ois Leurer sefiala: "cada vez que sea posible. p. Péri¡.. sus servidores. mejor -pues la palabra misma "aislamienro" es riesgosa. Dupont. j Sin embargo. pp. un loco nunca debe pensar en su locura. D~s maladüs mentaks. p. desde luego. sus amigos. 677-rl99 (véase en especial pp. r. 5 ¿Por qué? Indico aquí las razones a simple rímlo de referencia. pp. 119). rodéandolo de exuaiios.. Algunas son cxrraordinariamcnre triviales. op.: Jean-Pietre falrer. Se trata. en la medida de lo posible. En comparación con el espacio familiar. para curarse::. como ven. Du traiu:mmt mornl de la folie. el principio del mundo ajeno. L 1. cit.lo enuncia de manera más explfcica en un manuscrito inédito: "El aislan1iento ocupa. y ocuparlo en otra cosa". por transformaciones sucesivas.... bastame interesantes y tendrán. J. del principio del aislamiento o. 658. QJtelques considiratiom mr la folie. París. ¿hay que dejasio librado a sí mismo sin procurar desuuir la fijeza de sus preocupaciones enfermizas? No. G85 y ss.¡ las influencias externas.. p.~ilencio al enfermo con respecto a su delirio. Véase también su "Mémoire sur la révu!sion mora!c &Uls le traitemcnr de la folie". p. Jean t. de la operación médica que debe conducir a la curación. Médecine mentnk. Visite au Cmtel d'Andorte. Por otra paree. como es evidente. 120.. ~ Principio enunciado por Esquirol en su "Mémoire sur l'isolemem des aliénés" {leída en el insrirum el 1° de oclubre de 1852): "El aislamiento del alienado (secuesrro. 2a ed. nunca se puede curar a un alienado en su familia.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 ll9 imporramc: "En las primeras vislumbres de la locura.l. es decir. 7-8. 745. separad al enfermo de su familia.-B. cit. Primera razón: el principio de la distracción.-1~ falret quien. el primer lugar[ . . D~ l'iso/emenr.. 4 Poi· lo canto. cuando en realidad no se lo trata de ese modo en el asilo-.tmilia. "Du craicement général des aliénés" {lección dictada en el hospicio de la SalpetriCre. una vez.. BailliC:re. 6 fran¡. 4 Pierre Benhier. importante debajo de su aparente ban:~lidad. op. 1854). es preciso imponer . Sin embargo.ueux.). 409. modificando roda su manera de vivir". p.. es preciso evitarlo. 10. sus amigos y su hogar. Cf. 11. cit. 1. op. op. en un resumen fid de las concepciones de Esquirol ("De la fOlie".

disensiones domésticas. p. aparcarla de la menee. en la irrupción de la histeria. symptfimes et moyem wratifi de l'a.liénatiou mwtale.. con >::sa fln~li~ dad. en medio de sus conocidos. indicada como.. las penas.¡. a la inversa. soir morale. Segundo principio. hasta el momento en que. es preci- alejar las causas que pueden fomentar el delirio.: la familia es señalada.~on modele dans la famillcH.. 687. El motivo de eclosión del episodio de locura serán las contrariedades. Se trata de uno de los grandes esquemas de la práctica psiquiátrica de la época. Ocultar la locura. p.tuzando w~ da su atención hacia cualquier ripo de acrividades en las que les sea imposible pensar en su enfermedad". j. 1952. no decirla. pensar en otra cosa: principio de no asociación o. Y cuando digo principio de asociación. las separaciones. "La psyciH)thérapie insritu~ cion:adk Fr:1. 274. 7 "Con frecuencia. vale decir.m. Véase también Jean-Pierr~ Falrct.J. Madrid. Paris. también muy trivial. IROS.rienne Dorninique Esquirol. sus amigos. Des passions.·e. núm. las preocupaciones de dinero. fV'.. :ti menos la oportunidad de la alienación. ¡íntomas y remedios de la alú:nación mental.: Jules fourner. etc.Ú l'vn"ügr. el primer esaemecimiento sufrido por las facultades inrdecruales y morales se pro· duce en la propia casa del alienado. Th.: Sohre las pasiones. op. Méd. pues la histeria será el gran punto de clivaje en roda esta hisroria. si lo prefieren. Asociación Española de Neuropsiquiarría. Didot Jewne. aunque interesante por la histo~ ría gue tendr:í. la experiencia no reconoce medio más eficaz que el consiste me en fijar la arenciún de nnos en los objetos más suscepúbles de cautivados.. t. debemos combarir este mismo. esp. reveses de la fortuna. sus pariences. si no exactamente la causa. París.·cr dt"" /1-iquitrtrúr. que en lo posible se borre de su discurso y no pueda ser vista por cesrigos. 7 En consecuencia. p. la causa moral de la alienación está presente en el seno de la familia y tiene su origen en aflicciones. considérts comme causes. a son principe et . cormderadas como causas. codo eso desencadena la locura y no dejará de alimenrarla. y en desviar las ideas fijas de ortos.120 EL PODER PSIQUIÁTRICO Hay que procurar que jamás la tenga en tneme. no pienso en Freud sino en Charcor. Cf. la miseria. ea An. la ruina. "Du traitement général des aliénés". principio de disociación. 2000]. "Le traitement moral de l'aliénaúon soir menrale. 43 [rrad. 574. a menudo. ·1. Por lo tanto. si la familia debe estar ausente. triunfe el principio de asociación. cit. si se debe situar al individuo en un mundo absolutamente ajeno. etcétera [ .is-:: comem. Cirado por Gcorges Daumezon y Philippe Koechlin. informe leído en la Sociéré Médicale d'f:mularion el 4 de man. distraerlos de sus preocupaciones poniendo sin cr$ar ame sus ojos objetos ajenos a su delirio y enc. es a causa del principio de distracción. los celos amorosos." Je:tn t.t) de 1854: "N u~ merosos alienados encuentran en el seno de lo que llamamos familia no sól() las condiciones .wr:úae".

2~ serie. -. buscará su origen fuera de sí mismo. 'i>im~ \-:. 40-68. muy interesante: el concepto. receloso. op. Tercera razón aducida. cr plus spécialemem de ses formes trisres".mluié.. T. octubre de 1854. "De h folie"..1 las cmH.liciones que les dan origen" (Amutles Médit:o-Psychologiques.:i('J\1~. p.¡]ienado se vuelve tímido. aunque todavía lo encontremos durante bastante tiempo sin que se-recome el término mismo [ . • Gr<~bación: de Esquirol. escucha voces que carecen de un so pone real o ve ind. no conoce los mecanismos de la locura. t. y en esencia el maníaco. no exactamente la extrafieza de sus impresiones. enero de 1866.n.n '! p!eÜp\t<tn t'!. de resultas.*el muy extraÍJO concepro de "sospecha sintomática'' 8 ( . esw quiere decir que la alienación mental es un proceso duranre el cual el humor del individuo se modificará: las sensaciones se alteran. cit.. Al no comprender la causa de rodas esas transformaciones. Annales Midico-PsychoWgiqm:s.('h üp-v-. "De l'uciliré de b vie de famille dans le rrairemem de l'aliénarion menr:tle. a arruinarlo. sino la causa de esa extrañeza. 120. pp.r·:. por otro.. t. considerará que el origen de ese malestar no es otra cosa que la malevolencia de quienes es~án a su alrededor. deja de percibir los rostros. eventualmente. vr.'i>fA~. informe leído en la Acadérnie des Sciences el 21 de agosro de 1865. C¡'>XC \nú:u-.. el afectado tiene nuevas impresiones. t. "*Grabación: que inrroduce EsquiroL . a difamado [ . El alienado no comprende la causa de todos estos cambios producidos en su cuerpo. ~v pm -e::. está afectado por una "sospecha sinromárica". L"l convicción de que todos se dedican a arormenrarlo.. Alexandre Brierrc de Boismom." Jean Étienne Dominique Esquirol. reme a todo lo que se le acerca y StJS sosped1as se extienden a [as personas que le cmn m:ís c_¡ueridas.:t. ]. ya no ve las cosas con exacrirud. 1. De allí la sospedu sintomática que a menudo se acrecienta sin morivo. 8 "FJ . Paris.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE I973 121 so separar al enfermo de su familia para eludir ese soporte permanente de b locura que ésta representa. a desaparecer. e~•::. De tal modo. Maniner. ]. y ello por dos razones: por un lado. 523-524).... cont:ctará a rudo lo que lo rodea. ya no entiende las palabras de la misma manera. Esquirol dice que el enfermo mental.m'V. lo buscará en su enromo.e ·<tfe:t. 1866. no sabe que está loco. La persecución. y comenzará a tener sentimientos persecucorios. pp. VJJ....n mi'!. imroducido por Esquirol y que va _a desmoronarse. fuera de su cuerpo y al margen de su locura. que Esquirol denominaba "sospecha . 4~ serie.genes que no son perceptivas: alucinaciones. representa el remare de esra perversión moral.

razón que alegan los psiquiatras para explicar la necesidad de ruptura con la familia: dentro de coda familia existen relacíones de poder -yo las llamada de soberanía. )ocur:z. el más mínimo conracro ·con la familia no tarda en trastornar toda /. Está claro que. Por consiguiente. <~limen tan b locura: el hecho de que tJO padre pueda ejercer una volunrad tiránica sobre sus hijos y el cnwrno es un elcmenro perre11eciente a la trama de poder propia de la familia y. por dos motivos. de por sí. es que el mismo poder médico es discimo del poder familiar y. como es evidcnre. sino :llimenrar b Jocura de la mujer. es necesario dejar en suspenso todo lo relacionado con configuraciones! puntos de apoyo. pero que no puede. Henri Girard de Cailleux. en su tratado de medicina mental -había sido discípulo de 9 Girard de Cailleux y había trabajado en el hospital de Auxerre-. . es preciso desconectar su existencia de todos esos personajes que lo h3n rodeado y que ahora. Tales 'son. cuenca 9 Pierre Berrhier 0830-l8í7) ingresa en 1849 como resideme en el servicio de su t!o. Así.que en sí mismas son incompaüb~es con }a curación de b. médico en jefe y dirccror del asilo de alienados de Auxerre. es decir si se quiere que el enfermo torlle conciencia de la enfermedad y sepa que la exrr. es nlt:nesrer privar a los individuos de la situación de poder. si se pretende romper esa sospecha simomática. de los puntos de apoyo de poder de que disponen en la familia. Berthier. las cuatro razones que encontramos en la psiquiatría de la época para explicar la rupcura terapéutica necesaria entre el asilo y la familia. claro está. si la ambición es ejen:erlo concretamente y que se imponga al enfermo. Otro motivo. a partir del origen de su l!KUra. Cuarta y última. pero no importa. E~ prÚTit:ro es que esas relaciones de poder. relevos propios del poder familiar. el hecho de que una mujer pueda hacer valer de manera legítima su's caprichos e imponerlos al marido es <~lgo que corresponde al tipo de poder característico de la familia. va a reforzar el delirio de grandeza de aquél. En 1857. es el fondo contra el cual van a desarrollarse las relaciones del enfermo con su entorno. en el transctlrso mismo de un procedimiento cerapéurico próximo a obtener buenos resultados. Y damos constantemente: con hiswrias muy edificantes en las cuales se nos cuenta que.122 EL PODER PSIQUIÁTRICO sinromáríca". desde luego. están marcados por esa clase de sospecha. en lí11eas generales.'lilcza de sus sensaciones sólo se debe :1 su mal.1 situación.

lba en camino a una curación y cuyo contacto con la familia produjo la catástrofe. expresa el deseo de verla. p. su padre logra llegar hasra él.lt: a ello. blasfema y es presa de un de[i~io erótico orgulloso. op. p.' ·[[ cton reaparece. sin causa observnhlc. sea breve. observación C. comienza a empeorar de inmediaro: su delirio adopta diversas formas. 1. Médeáne menta/e. Tiene . Se tr:1raba de la hisroria de un padre de familia que estaba en el hospital de Auxerre. Luego de esa rotura del cri.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 123 montones de historias espantosas de gente que es[. El rnédico en jefe ao::Ct:(. Luego de dos años de cuidados asiduos se obricnc una mejoría real: b convalecencia cscá cerca.. observación D. se prohíbe la entrada ::d asilo de todos sus conocidos... 11 !bid. B. A pesar de ese :ni nado consejo.stal que separaba el asilo del mundo externo y al hombre de su hijo. Una de ellas: M. la agita. 25. pero recomienda qLte la visiw. Al cabo de dos días. cit. El joven. enwsiasrnado por ese camhio. t. . 10 Pierre Berrhicr.:¡[ucinaciones. sin sospechar la import:wcia de la recomendación. ha. sobreviene uas deftnder su resis. en Montpd!ier.sta su num· bramienm como médico en jefe en Bourg (Ain). "De la nature de l'aliénation mcma!e d'aprb ses causes et son traitement". 10 Otra historia. preso de un deseo frenético de verlo. El enf<:rmo. llega en un estado deplorable. pasa por encima de lo indicado. que mejorab:~. Berthier vuelve a rr:1b<1jar duramc dos años en Auxerre.1Jud del deparcamenco dd Ródano. la señora S. haCe a un lado su breviario. aún m:ís atractiva: Procedente de una casa de s. por una moy conveniencia. rompe el cristal. he aquí que ve a su hijo a través de una vemana y entonces. Como medida de precaución una prácLica austera se ve afectado.: a partir de 1865 se desempeñará como médico residente en Bicetrc. Su hijo. ¡Ah! No era ést:1 la historia que quería contarles. afectada de melancolía y con excitaciones m:míacas causadas por aflicciones y reveses de la fortuna. 25. ya en vías de curación. eclesiástico de los más respetables y que siempre había vivido en nomani:J.

si consideramos el presumo modo de curar del asilo..trica no son. afecrado de Jile!ancolía aguda [ . 12 Por lo tamo.llega en el estado mis calamitoso [ . Si observamos ahora lo que sucede una vez producido el ingreso y ejecutado ese rito de purificación y ruptura.. entonces. estructuras·que puedan. la manera de distribuir a los individuos en ese espacio. ¿y cómo cura? No lo hace en absoluto como una reprodUcción de la familia. jamás hay que apoyarse en elementos.. Se tra- l:! !bid.. observación B: "M. que est. para llevar a cabo la curación. es porque pone en acción esos elementos cuya formalización tracé' de mostrarles en Bentham. 24-25). en definitiva..Hnos extraordinariamente lejos de todo lo que puede ser la familia como operador de curación. recordarla. implican necesariamente la ruptura con la familia. también en este caso. la vida en el asilo. en esencia. el transcurso de b curación en él. él-hospital no es en modo alguno una familia ideal. b organización del espacio. bueno.i cura. ] Luego d~ algunos meses de tratamiento.. ]las aluciones reaparecen con mayor in· tensidad. el modo de observar y ser observado. aün más. Desde ese momento [ . tiene de por sí valor terapéll(ico. (qué factores curan en el hospital~ Son dos cosas . el delirio aumenta y la situación del enfCrmo no deja de agravar~ se" (pp. Cuando hablé de dos cosas. Pero imemaré mostrarles que el discurso de la verdad o el surgimiento de la verJad·como operación psiqui. En la psiquiarrla de esa época. . ]. b_ entrada al asilo. es una cosa: lo que cura en el hospital es el hospital mismo. El contacto con la familia precipitó el proccso. adveniremos. .124 EL PODER PSIQUIÁTRICO la cuástrofe: el enfermo vuelve a caer en el delirio. cura en su carácter de aparato panóptico. el modo de circulación por él. Vale decir que la disposición arquitectónica. el sueño no llega.í.a por la abenura resultante. rodo eso. no. La familia nunca debe entrar en j~ego. y de no pocos esfuerzos. con la intención de reunirse con él.. Duramc ese primer episodio de la hisroria del poder psiquiátrico. de una manera u otra. El hospital. rnás que efectos de esa disposición espacial. S. el hospital cura porque es una máquina panóptica. Esquirol y la mayoría de sus sucesores hasta la década de ] 860 van a servirnos de bisagra.. J Pese a la prohibición expresa del médico director. el enfermo adviene la pre· sencia de su hijo.. G.. se produce una mejoría [ . rompe el cristal de una ventana y se lam. la máquina de curación es el hospital. es la máquina de curar. iba a decir: está la vt:rdad. disposicion~s.

ni los enfermos. cit. Digamos.>: tdiénls en Fmna .f una visibilidad de igu. en cfecro. mejor aún. reeditado en Des mafadies mentafes . además. esos pabellones así organizados deben tener una sola planta. DeJ établúumenrs comacré. ' pasa d e un so 1 emas.. 13 El loco no sólo debe ser vigilado.. ~e s.d permanemc. (1972). Cuando vemos lo que Principio abordado con el título de "La reconnaissance en miroir" en Michel Foucault. aun cuando. p. pues uno no nwsuará..ndo. 11. en general. con el cuarto lado abieno hacia el campo. puede llegar en cualquier mornemo y sin ruido juma a los enfermos y los servidores. en esta <~:rqunecrura .. op. deben estar dispuestos sobre tres lados. si no preferible al dor· miwrio colectivo. a fin de que d médico pueda llegar de puntillas sin ser escuchado por nadie. que podemos encontrar cuatro o cinco e!ememos que son del orden mismo del panóptico benchamiano y a los que se <J. . distribuir. tiene v:Uor terapéutico en sí mismo. aplicar el poder según el esquema benthamiano. y entonces el principio de distracción. o vtstazo. en b medida de lo posible. que el loco siempre sea susceptible de caer bajo una mirada posible. de saber que siempre pueden vigilarlo. Es preciso. es decir. 14 "En un edificio de !Jna sola planta. y compro barque del fines hasta utilizado pabellonaria que sufrió transformaciones. se pudiera observar su actitud a través de la otra ventana. En prlmer lugar. al menos una alternativa a ¿src. pequeños pabellones que. por lo ramo. y en eso reside el principio de 1a organización arquitectónica de los asilos. de disociación.. de manera tal que cuando el loco mlrara hacia uno de ellos. op. pero que debe asegur3.llt. ('· 36. el hecho de saber que siempre lo vigilan y.etvado como un loco.. ni los vigilan14 Ad . .debía tener aberturas por dos lados. según _explica Esquirol. de una m:íquina de ejercer el poder. pp. r. que nurtca deja de estar bajo el poder virtual de una mirada permanente. cit. res. tribuye una función operativa en b cur:1ción. va a actuar en su plenitud. las disposlciones arquitectónicas propias del diseÍ\o de Bentham sean objeto de modificaciones. ni los guardianes. 13 . .. d modelo siglo XL'(. (1Sl9)." Jean Erienne Dominique Esquirol. op. la visibilidJ. 517-519. y obs. r. En vez del panóptico circular se prefiere otro sistema. desde luego.e:p:c o'ose:rvat\o.¡l magnitud: el principio de la arquitectura pabellonaria. su \ocura cu3. la celda -pues aun para Esquirol la celda era. 426. Histoirrdelafolie .CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 125 ra. inducir. )ust::mcente. át.

En segundo lugar. en quien se encuentra en medio de ellos~ A lo cual los médicos respondían: en absoluto.. locura. con su doble abc:nura y su contraluz. que es el sisrema de lo que poddamos dcnominaE }a peEcepóún trlangular de }. ¿la locura no ser:i contagio~ sa? Y segundo. de Esquirol. el principio del aislamienw. a través de lo que podríamos llamar vigilancia piramidal de las miradas. y que era fa siguiente: ¿es válido desde el punto de vista médico agrupar en un mismo es~ pacio a personas que están locas? Para empezar. Encqntramos asimismo este muy curioso principio del aislamiento.126 EL PODER PSIQUIATRICO Esquirol dice sobre la manera de construir los asilos. pero. siempre que cada enfermo pueda percibir a esos otros locos que están a su lado como los percibe el médico. único responsable del asilo. Tene01os. sobre roda. también se modifica el principio de la vigilancia cen~ eral. es muy bueno ver la locura de los otros. pues eJ poder administrativo y el poder médico no deben estar desvinculados. que debe esrar en el centro y vigilar todos los pabellones dispuestOS a su alrededor. por el contrario. no se puede pedir de inmediato a un loco que adopte sobre sí mismo un punto de vista compartido con el médico.I. vigilames. esa suene de torre desde la cual un poder anónimo se ejercía sin descanso. en definitiva. la disociación de todos los efectos de grupo y la asignación del individuo a sí mismo como t:J. que también debe tener valor terapéuüco. entonces. pues está demasiado arado a . siempr~ se obtiene el mismo efecro. El asífo trope·¿aba con una objeción muchas veces planteada. médicos. En tercer lugar. ¿el hecho de ver a los otros que escán locos no puede inducir rnelancoHa. tristeza. wdos los psiquiatras de la época insisten en ello. wdos los relevos de la vigilancia deben converger en esa suerte de saber-poder unitario y absoluco consümido por el médico jefe. enferme~ ros.. lo reenconrramos hasta cierro puma en el sector destinado al director. Aislamienw e individualización son garantizados por la celcb. en la práctica médica corrienre de la época. una jerarquía constituida por guardiahes. aunque la vigilancia central no se realice del mismo modo que en d panóptico de Bcnrham. es decir. que reproduce casi con exactitud la celda del panópcico de Bcnrham. Sin embargo. etc. En otras palabras. y en la ci~ m a esrá eJ médico jefe. cuyas relaciones siguen la vía jerárquica. Y. encontramos una uans~ posición esrricra del principio del panoprismo.

cit. a olvidarse de sí mismos... La ausencia de contagio y la inexistencia del grupo deben asegurarse mediante esa suene Philippc Pinel. Jean-Pierre Falret afirma también que el asilo permite "generar la reflexión sobre sí mismo por el comraste entre todo lo que rodea al enfermo y su antiguo enromo". .. "De la manie" (1816). yue se creen arras tantos so!Jeranos y c:tda uno de Jos cuales ha adoptado el título de Luis XVI. ]. replica que "los efectos fastidiosos que para un alienado pueden resultar de vivir con compafleros de infortunio" son compensados por una "cohabitación [que] no es un obstáculo a la curación y resulra un medio de tratamiento. ser monomaníaco. delirar. tracárase del hospital. no esrá arado a la locura de los otros. al evocar "la objeción más fuerre conrra el aislamiento en una casa dispuesta para ese tipo de lratamicnto". entonces. rerminará por comprender qué es estar loco.. Jean Étienne Dominique Esquirol. se dispman un día los derechos a la realeza y los hacen valer con form:~s un poco demasiado enérgicas. cit. Hiswire de la fOlie . Esquirol. En realidad. le pregunta con aire serio: '¿Por qué discute con esas personas. en pamissanr se prCtcr :1 lwrs idées imaginaires". se retira de inmediaco y observa a los otros con altivez desdeñosa. "H:~bileré d:~ns l':~n de diriger les aliénés. que están notoriamente locas? ¿Acaso ni) sabemos que sólo usrcd debe ser reconocido como Luis XV!~' El enfermo. Este texlu se ciw con un comenrario un tamo di/Crente en Michcl Foucaulr.. si el médico muestra a cada enfermo por qué todos los que lo rodean son efectivamente enfermos y locos. op.. §XXII. p. en cambio. 517-518. era misión del panóptico evitar. 93-94). halagado con ese homenaje. p.. 15 ra a conClcncJa Tenemos aquí un aislamiento del loco en su propia locura en virtud del juego de esa triangulación que tiene de por sí un efectO curativo 16 o. ( 1854). justamente. o p.. La vigilante se acerca a uno de ellos y. 11. el paciente en cuestión. El mismo anificio resulra con un segundo individuo: y de t<~l modo. pp. 124. porque obliga a los . .CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 127 su locura. esos fenómenos grupales que. ser maníaco o melancólico. Cuando el enfermo que se cree Luis XVI vea frente a sí a otro que rambién cree serlo. 15 . . Pinel dice lo siguiente: "Tres alienados. en todo caso. op. op. "Du uairement général des aliénés". lo cual es un camino hacia la salud". (1972). 16 Así. es la garanda de que no se producirán en el asilo esos fenómenos corrosivos de comagio. cit. cit. al cabo de un insrame ya no queda huella algum de la dispma" (pp. 'lrait¿ médico-philowphiq11e. en Dts mal.Jienados a reflexionar sobre su estado[ .ís. Por consiguiente. al percibir de manera triangular la locura de los dem. sec. a ocuparse de lo que pasa a su alrededor y. me'd'!Ca. ap:m:indolo un poco... Jean-Pierre Falrer. . etc. y vea también de qué manera juzga el médico a ese orro auto proclamado rey. ana '1 oga a 1 . en cierto rnodo. 687.adits mtmales . 11. de la escuela. podrá ro mar indirectamente una conciencia de sí mismo y su locura que se. t.

claro esrá.mmint. Debido al f. 17 Hacia la década de 1840. J.492-496 y 501-511. 521 ). Edward Charlcsworth (1783-1853).. Londres.128 EL PODER PSIQUIÁTRICO de conciencia médica de los otros que cada enfermo debe tener en lo con~ cernience a quienes lo rodean. su ni ero. . publica una Description ofthe Retreat. Ü)ttOIIy. 18 El principio dt: no resrrént tiene sus raices en las reformas emprendidas por !os ingleses W. promoror del no rntraint. op. Michd f:oucaulr. cerca de Londres. en sustancia. notas 6 y 13). y The Tmument of the fn.stoiruida folie . le consagra una obra. Tukc:. pp.. Londres. también la clase del 7 de noviembre de 1973. la abolición de los instrumentos materiales de coerción. coercitivos emonces en vigcncÍ:¡: Remarks on thc Treatment ofthe fnsane and the Manage~ mmt o/ ltmatics Asylumi. lo aplica desde su llegada al asilo de Middlest:x en Hanwell.:mder. es decir. ChurchiH. pero sobre todo irlandeses. (1972). John Conolly ( 1794-1866). tl1l fnsriwtion nt:ar York for fnsaru Pmom ofthe SI)Cit:ty of FrimdJ. (1972).Iane withol(t ¡Vüchllnical R. por el no restmint y una modiflcación bastante import·anre. Aliinúm et philanthropes: fes Fine/ et les Titke. ya sea mediante una serie de insrrumentos..: René Semel:úgne. Chadesworrh r el irbndés ]. Por úlrimo -y también aqul encontramos los ternas de! panóptico-. 1856. op. á t. Histoire de fa foLie. . coerción física o no restmint. cit. rambién 1-lamilron Laban. .. en InglaLerra. en la manera de tratar a los locos. Stcinhei!. 484-487.. Cono!!y expone sus concepciones en The Construction and Governmmt o[Lunarics Asylmm and Hospita4for tht: !mane.llld Elder. París.posrularon el principio de no restraint. en cierco sentido. 18!3. el asilo actúa en virtud del juego del cascigo incesante. Pero no creo que esa alrernariva. Cf. médico consultor en d Lyncoln Asylum. aplicado ya sea por e1 personaJ. la reivindicación gozó de una gran repercusión y. menciona "la evidenci. Cf. el 1o de junio de 1839.. An Essay on Use tmd Abuse of Rmmint in the /vlanngemenr of the fnsflne. Rivingron. Londres... boricario del hospital Bethkhem de Londres. York. casi aritmética del ca~tigo" (p. 1R47. Cons1derations on the Moral Management . 18 En la época. . que estaba un poco rezagada con respecto a la pr:icrica psiquiátrica occidental. Samuc¡"Tukc ( 1784-185 7). Hodgcs and Smid1. Corno prueba sólo aduciré una cana que la reverenda madre superiora de las hermanas responsables dd asilo de tille envió a su colega de Ruán. desató en rodos !os hospitales de EuropJ: unJ: campañJ. 5e propone en 1820 atacar los método. 1825. que debe estar presente wdo el riempo y junto a cada uno. una serie de médicos -ingleses. J: Haslam y E. 1847. John Haslam. W AJex.. cit. 1912. William Tuke funda el 11 de mayo de 1796 un establecimienm para acoger a los a!ien:1dos de la "Sociedad de Amigos": el Retiro. op. Londres. (cf. Smith . haya sido en definitiva demasiado seria. que 17 Jvlichd Foucault. Hi.IJecimicnro de una mujer cuáquera en el asilo de York.

23 La camisa de fuerza.. un fue\l. de la coerción física. entre J 820 y 1845 -período. que apretaba el cuello del . czt.. París..: d mio.~emQ ~!l alienado es sncudido en rodas los sentidos.'. consiste en una c<~mis...ÓÓn de l:1s enfermas: "Pusimos manos a la obra r. y la sensación desagradable que resulta de ese movimiento lo obliga a permanecer en calma". z~e ~·J. puede hacer como nosotros acabamos de hacer en Li!Je y rerirar perfectamente todos esos instrumentos. m~n\m<'> IW::ON~n"\. un tapicero de: BicCrre. 21 Esquirol propicia las esposas de hierro con guarnición de cuero como uno de los "numerosos medios menos duros que las cadenas". p.individuo y Cana de !a madre superiora de! asilo de:" mujeres de LiUe a la madre superiora de las hermanas de Sainr-Joseph de C!uny que sirven en el asilo de Sainr-Yon {Sena Inferior) -cuyo médico en jete. ve:t. Cf.d0.se. Joscph Guis!ain."\t?. es decir fijada a la pared y a la cual se araba al enfermo. y que decía: bueno.m6n ?. t. J y tornamos a una mujer agitada para colocarla bajo la vigilanci::J de una religiosa que sabía imponerse". por ende. En los hospitales de esa época -por lo ramo. (1835). ou D~ i'abolilion drJ moyens coacitifs da. 414. 22 Los "manguitos de fuerza" están compuestos por una pieza de tejido que une las manos sobre b delantera del cuerpo. Masson. incervención del personal o tnstrumemos. libro 12.. L 11. 21 los manguicos. luego del famoso episodio de los alienados de BicCrre liberados de sus cadenas por Pinel-. Moyens de répression". 271-272. 23 el traje con forma de guante. op. 20 las esposas. hubo toda una serie maravillosa de instrumentos: la silla fija. que se movía al compás de la agicación del enfermo. también Joseph Guislain. abierta por clcrds y con largas mangas que se entrecruzan por 19 . pp. Cana citada por Bénédict Augustin Mord en su informe L~ Non·R~rtraint. en la wal aquélla expone el modo corno ha logrado dominar la agit:J.. op. invenrada en 1790 por Guillcrct.. .l¡w~. de rodas modos. . op.. no es tan grave. p. la silla móvil. p. 19 Finalmente la alcernariva considerada. 77.l 1\\?. Traiti wr l'aliénation menttlle.. 1860. qu~ "1-. át.. S('. "Des maisons d'aliénés" {1818). es BCnédicr Augusrin More! (1809-1873)-.1\~~1. que el sistema del restraint. en Des maiadicJ mentales. . 22 la camisa de fuerza. con la condición de poner junto a cada uno de los alienados a quienes acaba de liberar "una religiosa que se les imponga".e.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 129 era la superiora.¡ de tela fuerte. del no restraint-. 533. 20 ·S. es en cieno sentido más elocuenre que el ouo y más evidente.m le traium~nt d~ la Jolú. 11. Me parece. . que es el del incesante castigo.nt•. Tmit¿ sur les phrbzopathús ... desde el 23 de mayo de 1856. cit. es eruonces una alternativa superficial en comparación con el mecanismo profundo. Jean Étienne Dominique Esquirol. "Institurs pour les aliénés....

M. Piller.. i\1e parece lícim decir lo siguiente: . (1972). "De !'utiliré de la e. I97l-1972. lf'aiti sur l'rt~ liination menta/e. Masson/Asselin. véanse Michel Foucaulr. los férenos de 24 mimbre en los cuales se encerraba a los individuos. AuguHe Voisin.. H Inscrumenro de conrcnción. Dictiormaire enqdopé.ambre er at. pp.. 3a serie. por ejemplo.uHes del siglo XL'< hubo una ca mi dad basrancc considerable de esos aparatos corporales. Parü. p. . Sobre la prueba de verdad en el procedimicnw judicial. la esrrapada/ 5 etc. sexta clase. El arqueci~ po mismo de esas máquinas es el cinwrón de cascido.. "Camisote". 2h9-27L EugCne Rouhier. (dirs..: Joscph Guislain. pp. infringida o no. op. 1871.. cit. cit. "Théories er insricutions pén. Cf. de incremenro cuan~ tiracivo.¡micnto del culpable anudado a una soga y atado Je pies)' manos hasta el extremo superior de una horca. el féretro de mimbre es una caja del largo de un hombre en la cual el enfermo se tíende sobre un colchón.ando los brazos. 780784. Cf Joseph Guisbitl. Toda una tecnología del cuerpo que es muy ínceresame y cuya hisroria habría que hacer.d. át. e JJ. y los collares de perro con puntas bajo el menr6n. 263. 2 ~ La cstrapada consiste en el i·¿. tal Vez. cíene una cscoradura en Wl extremo para dejar pasar la cabeza. Creo que podemos considerar eres tipos. t. pp. JJ... aqudlos en los cuales cierro tipo de acci6n esd . noviembre de 1860.. Occh. comunicación del 26 de julio de 1860 a la Socieré Médico-Psychologique. .. el problema consiste en saber hasca dónde es posible soporcarlos y si la prohibjción así materializada. es decir.unisole de rorce et des moyens de contemion dans le rraitemenc de la folie".. en Amédl!e. 43-46. p. por el aparato sed. Foucauh analiza el sentido de su utilización en Hirtoire de la folie . Tenemos orro ripo de aparato corporal: los aparatos para arran. que se utilizaban de manera habimal en la prueba de verdad de la práctica judicial. cit. renenws los aparatos corporales cuya función esencial era manifestar y sellar al mismo tiempo la fuerza del poder.. el suplicio del agua.dique deJ JcienceJ médica!eJ. . r.. De bt t'timiJok oJJ. marcar con una ddame y ~t~ unen en la espalda. inmovi/i?. Traité mr /'aliimttion mmtaie . gue obedecen a una ley de inrensificJción graduaJ. reinscríbiénéfo!a en la historia general de esos aparatos corporales. giln & foru. op. Vl. 1880.edada y cieno cipo de deseo está proscripto. art. Los aparatos de garantía y prueba. r.car la ver~ dad. pp.). y Survt'i/ler et punir. desde el cual se lo lanza varias veces contra el sudo. curso en el CoHe:ge de Francc. _. Annal~s Midico-Prychoiogiqtm.úes".. . op. 427-43 {~ Valentlu Magnan. París. Provista de una tapa. 460. Xl. op.130 EL PODER l'SlQUIÁTRICO lo cei1ía a fin de que nuntuviera las manos contra los muslos. Tercero y último. Ja serie.

aparatos horneostáticos: cuanto menos resistencia se les opone. sino que en el presunto funcionamiento terapéutico del apararo asilar nada recuerda en absoluto a la familia. el equivalente de lo que Beni:h:un había imaginado como la visibilidad absoluta. si nos agitamos. Son los instrumentos que podríamos llamar ortopédicos. insisto. . deben ser. 26 Ésos son los rres grandes üpos de aparatos corporales. es ~ccir que. cif. a mi parecer -pero se trata de una hipótesis. la historia de roda esto aún es una rarea pendicmc-. Todo esro nos remite a un sistema psiqui. la garanría. estarnos convenientemente sentados. Sobre el suplicio de Damicn. mayor es el sufrimiento. Y me parece que esos aparares se caracterizan de la siguiente manera.hrico en el cual la familia no cumple absolutamente ningún papel. y en los asilos. aparatos de efecto de aüroanubción. en cambio. debemos tener la posibilidad de retirar el aparam y que el efecre logrado gracias a él esté definitiVamente inscripm en el cuerpo. pp. más nos estrangulamos. Tenemos aquí el principio del instrumento orropédico que en la mednica asilar es. 911 y 36-72. son aparares de acción continua. Y para terminar. la trepidación del sillón nos marca. creo. Por lo tanto. Segundo. No sólo ha sido aseptizada y excluida desde el inicio. el arrancamieilto de la verdad. en la medi~ da de lo posible. Es el sistema del collar con puntas de hierro: si no bajamos la cabeza. En primer lugar. menos se los siente. pues. cf.. pero cuanto más la bajamos. Y el modelo que se tiene zr. et1amo más se imema escapar a ellos. Michel Foucau!t. y lo que vemos aparecer en el siglo XIX es un cuano cipo de instrumentos que. a la inversa. . . sino el enderezamiento y el adiestramiento del cuerpo.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 131 letra de fuego el hombro o la fi-cnre. más nos hace sentir su efecco.. me reftero con ello a los útiles cuya función no es la marcación del poder. o el sistema del-sillón que provoca vértigo: mientras ·no nos movemos.son aparatos cuyo efecto progresivo debe consiscir en hacerlos inútiles. Survállcr ct p11nir . o el sistema de la camisa de fuerza: cuanto más nos debatimos. op. no lo sentimos. en última instancia. tortu- rado y somerido. atenazar o quemar a un regicida significaba urilizar a la vez un aparaco de suplicio y un aparato de marcación: era la manifestación del desencadenamiento del poder en el cuerpo mismo. surge precisamente por cnronccs.

de mirada ininterrumpida. corno es evidence. así funcionan. cada uno sentado en un sillón que a su vez estaba fijado a la pared. El panóptico como sistema generaL como sistema de inspección permaneme. de acuerdo con ese esquematismo. en realidad. De tal modo. como pueden ver. Por ejemplo. Les Pionniers de la psyrhiatrie franrrúu aoant et aprh PineL. para lo cual se utiliza una cincha" {citado por René Scme\aigne. L~ Non-rmm. d trabajo escolar. París. (en] e[ trabajo de! tatler. Leurer. el director de un asilo de Lille 27 explica: cuando asumió la responsabilidad del· establecimiento un poco anres de la camp:lñJ del no restraint. el cuarrel. Y. cuando informa haber descubierto "enfermos de uno y ouo sexo. los enfermos que están en condiciones de caminar y no pueden o no quieren uabajar. estaban muy calmos. el modelo que funciona. le sorprendió. op< ót. Bail!i~re. lo que vemos surgir de manera explícita es. pero se tranquilizó -y también se inquietó. el de bs grandes exploraciones agrícolas de tipo colonia!. por lo tanto. al entrar. pues tenía a todos a la vista. q . los hospitales de la época. Hay. Un sistema.ite.. 153-154). un cipo de coerción que es completamente exrrafamiliar. son reunidos en los p:uios del hospicio y se los ejercita en la marcha. encadenados al muro con grilletes de hierro" (citado por Bénédicr A. del taller. sujetos al muro. es desde luego el del taller. 1930. 14). como a los soldados en la instrucción. Y en efecw. el rrabajo agrícola. que he visto entre esms últimos a varios que. En el asilo nada hace pensar en la organización del sistema familiar. aunque se nega~ 27 Se nata del doctor Gosseret. en la organización espacial de los individuos puestos unos al lado de otros bajo la mirada consranre de quien estaba encargado de vigihrlos. La imitación es una palanca tan poderosa. dice que siempre gue el tiempo lo perm.int. p. escuchar griros esp<~ntosos que se elevaban por doquier.Guillaume Ferrus dice rambién que "en algunas loc:~lidades se sujeta a esos desventurados a la muralla. b escuela. es prcci!)o decirloal darse cuenca de que los enfermos. el de la vida cuarce- !aria con sus desfiles e inspecciones. en su libro de 1840 sobre el tratamienco moral. LL pp. por el contrario. que reproduce el mecanismo del panóptico. el disciplinamienm militar. encontraba su realización. por oua paree. en efecto. se trata. aun en los hombres más perezosos y obscinados.132 EL PODER PSIQUIÁTRICO mucho más en cuenta.. Morel.

con referencia a un enfermo: Si logro hacerle aceprar un grado. "b verdadera fa- 2 R Franynis Leurer.uniliares tienen en sí mismos un valor terapéutico. El ioco debe ser tratado como un niño. y la familia. sin embargo. En esas condicione~. echar al menos un visrazo a los alienados inéurables. p. Esta formulación. op. aunque no se trate de ella. 178. Du traitemtnt moral de In folie. ante todo. que es preciso ponerlo en un medio análogo a la familia. revista. que el loco es un niño. De este modo funcionaba el asi~o haci~ b década de 1850. p.]. razonable. caminar. ~ El manuscriro prosigue este análisis y aclara: "En suma. el objero de su acción. y la inserción del lo~ co en un c:~mpo terap¿utico disciplinario son dos fenómenos correbtivos que se apoyaron y rdorzaron uno a otro". sine como afec. porque es imporrante: "[Le) trairemenr moral de l'aliénation".ión de !a voluntad. cada día.* Hacia las déc:1das de ] 850 y 18GO empezamos a ver formularse la idea. a mi juicio.. 2') !bid. un disposirívo disciplinario al que se auibuye una eficacia rempCuüca por derecho propio. mientras reservo !a mayor_. mirada del médico: estamos efeccivameme en el mundo militar. F. que esos elementos cuasi t. 17:>. en segundo lugar. Con la ayuda de esta organización un poco milirar [y emonces se pasa . y esra acción conduce a ocras. 29 Por lo tanto. resulta fácil y puedo. se haga en las salas o los patios. cuando.dd ejercicio ortopédico a b constitución misma del saber médico.CLASe DeL 5 DE DICIEMBRe DE 1973 133 ran en principio a rodo. asisümos a algo que indica cierto desplazamiento. La definición de !a locura ya no como obcecación. regular.c. ponerlo en si[Uación de mando y ver que se desempeña bien. M. la visita de los enfermos. inspección. át. Es un comienzo de acción mccódica. que apareció en 1854 en los Armafes mddico-psycho!ogiques. Para dirigir las marchas y maniobras no utilizo jamás a ningún vigi~ lame. es compren~ sib!e que el correlato de esa rerapCurica. . y tercero y último. sea la voluntad. sino a enfermos. aceptaron. la errc~ncramos por ejemplo en un texto de Fournet al cual volveré. de que el loco es como un niño. pane de mi ciempo para !os aJicnados sometidos a un lratamiemo activo. 28 Y señala. alineación en el patio.. desde ese momento consideraré como casi segura su cu~ ración.

me parece.scnrido cscricw como los soldados que estaban colonizando Argelia. cf. joseph Daquin und seint "Philowphit de la folie': Zúrich.!34 EL PODER PSIQUIÁTRICO mili::z en la cual reina el espíriru de paz. 1852. lo que las cadenas y las prisiones para los desdichados alienadns. Joseph Daquin (1732181 5). en efecco. La flhiiosophie de la folir. . !as falsas Lradicíoncs y. dedicada a Philippe Pind: La Philosophit dr la foiir. ". Madrid. mucho más allá del ho!:ipiral psiquiátrico. es la que. 13: "Creemos que el hornbte enfermo necesita la simpatí:~ que la vida de familia es la primera en poner de manifiesto".¡d. Tirchcr. p. "Le rrairement moraL .: La filosofia de la locura. 1961. allí conoce las condiciones a las que están someridus los alict1ados. también Johann Rudo!( Nyffeler. por el contrario. dice lo siguiente: tenemos ejemplos. Los misioneros de civilización [y con ello enciende. por último. y procuran curar los prejuicios. 2000]. 524. esp. (mpra. son como un Pinel y un Daquin en comparación con los ejércitos conquistadores que pretenden conducir a la civilización por la fuerza bruta de las armas y represenwn. creo. M. op cit.. En 1804 aparece una edición revisada y aumentada. nora 7 de csra misma dase). inteligencia y amor". esto significa que hubo dos épocas de la psiquiacria: una en h cual se utilizaban cadenas y otra. los errores de los pueblos salvajes. J. Cf. 31 Jules Fournet. año X!! [trad. 30 Jules fournet. para los pueblos. Joseph D<lt¡uin. basrance novedoso. Cléaz. Thérapeutitptr: natttreifr de La fOlie. nacido en Chambéry. es designado en 1788 en el asilo de incurables d~ esa misma ciud. época es. Fourner. .Juris. el tratamiento modelo de rodas los extravíos del corazón y el espíritu''. ot't !'on prouve que crtte maiadie doit plmót ftre traitir: par hs ucc¡~rs mormo: que les ucoun physiqutr. p. 526-527. Chambéry. debe asegurar "el uatamiento moral.J que wman de la familia su espíritu de paz. Chambéry.. L'air librr et la ·vie dr f'nmilü dttrH la comrmuu: de Ghéd. 31 Para ser daros. F. benevokncia y devoción y hasra e! nombre de padre. cit. de que la familia tiene valor terapéutico y es el modelo concreto sobre el cual y a partir del cual se puede construir una ortopedia psicológica y moral. op. 1791. "desde los primeros tiempos y fos primeros extravíos humanos". Gorin. digamos. Patigot. Cf también J. en la que se apel6. Bruselas. Asociación Española de Neuropsiquiarría. "Le rraitement moral. ou Essai philowphique wr Le rmitrrnent des personnes attaquh:s de folie. ranro los misioneros en . pp. B. 30 Esre texto de 1854 es mucho más curioso porque lo vemqs romar UJl rumbo que en b.

ación profunda. de que hoy pretenda JSÍmilar la alienación mental a la alienación moral de los 32 pueblos o los individuos justiciables por la historia o la ley". traducción de E. Es cierto. y había una organización pseudofamiliar. nota 35 de la clase del 28 de noviembre de 1973. muchos otros lo encararon a continuación. antes de 1::.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 135 a los sentimientos de humanidad. Eso es otro trabajo que promete para el fururo pero que nunca emprenderá. Londres. en inglés). pueblos por colonizar o locos-. sefiures. "Le traitement moral . encontramos exactamente lo mismo en d caso de los delincuentes. 527. Y concluye: "No se trata. 1859. intentar "reconstituir [. ou La L11tte pour l'txisunce dans !a nature. sin embargo.Jd. la denominación de padre.: El origen de lm especies. mpm.. ". Como verán. 32 . Fournct alude a ello con el objero de señalar: como ven. París. civilizar y someter a un tratamiento onopédico con la condición de proponerles un modelo familiar. Barbier (de la Ga ed. cf. La obra colonizadora comienza con la introducción de la familia en las tradiciones y los errores de los pueblos salvajes.1840. el período rlel asentamiento y b co\oná. op. Importante porque. de la misma manera. Pues bien. Const:Jtarernos la asimilación entre los delincuentes como residuos de la sociedad. Reinw. 33 Charles Robert Danvin (1809-1882). Y Fourner continúa cliclendo: además. los locos como residuos de la humanidad en general -mdos los individuos: delincuentes. si bien él no lo hizo. esp. ya se conocía el Jules Fournct. Aguí cenemos. etc. 1998]. On {h~ Origins of the Species by Meam of Natural Selution. Y esa colonización profunda se llevó a cabo mediante la organización del modelo familiar. versión francesa: De l'ort:'{ine des esphes m1 moym de la silection naruJ?!!e. donde se milizaba. Or rhe Preurvarion o[Fm1011red Races in th~ Stmggk for Lifi. cit. Madrid. Sobre Mcmay. b fecha es temprana: estamos en 1854./ Origen de las especies. dentro de un esquema que en el fondo era puramente militar. J. con todo. es decir. oaa. I87G [trad. a los que sólo se puede reconvertir. los pueblos colonizados como residuos de b historia... p. fundada en .. hermano mayor. ] los elementos y el régimen de la familia emre esos desventurados. un punto de inflexión imporrance. en la colonización hubo dos mécodos y quizá dos épocas: una es el momento de b conquista armada pura y simple. bpasa Cal pe. ames del 33 darwinismo. huérfanos de hecho o a causa de los vicios de sus padres". también aquí el modelo familiar se utiliza par:~. Se reftere enconces a Metrray. creo.. Murray.

A. Pues bien. a la antigua mansión de recreo de Saine-James. J. sobrino de Philippe Pinel. en el 76 de .rychique rlt la folie. en la ruede Picpus. Du trmúmenr de l'rzliénation mentaú en général. podía encontrar un:1 pisra si me planteaba simplemente la pregunta nietzscheana. 1853. ¿por qué en esta época? ¿Qué pasó en ella? ¿Cu:ll es el soporte de todo eso? Lo busqué durante mucho tiempo. Prost en Montmartre.: "Maison de San té du docreur Brierre de Boismom. octubre-noviembre de 1826). pero podemos ver su curiosa utilización aquí. Se hace notar por sus críticas contra la :~plicación del trata· miento moral propiciado por Fran'rois Leuret (cf. 37 es decir. Pros- pccrus". ruc Neuve Sainte-Genevieve. clase del 19 de diciembre de 1973. des songes. delincuente o loco. y De i'hértditl phyúque mt morale (discurso pronunciado en el Congreso Médico Psicológico de 1878). donde aquél muere el 25 de diciembre de 1881. París. París.-B. Des haiiucinations. Pads. jefe de dínica en el Hótd-Oieu. infra. 3G y también cmpez:1mos a encontrarla en Blanche. en 1846. una cua de salud consagrada al tratamiemo de bs enfermedades ñ1eutalcs. que se traslada ~:n 1859 a Saint~Mandé.la me de Chailtot. Ji Esprit Sylvesrre Blanche ( 1796~ 1852) asume en 1821 la dirección de una casa de salud fundada en 1806 por P. abre en 1829. pero sí me parece uno de los más significativos. ou Histoire rtti. Luego de haber ocupado en 1825 un puesto de médico en la casa de salud Saintc-Co- lombe. no encontré ninguno anterior que fuera tan claro-.136 EL PODER PSIQUIÁTRICO principio de la onrogénesis y b filogénesis.-B. . es sobre todo el hecho de que ia familia aparezca como d remedio común a la condición de salvaje. Baillihe. Masson. "¿quién habla?" En efecto. el :uuiguo hotel de la princesa de Lamballe en Passy. En líneas generales. Observmions médico-Légtdes sur la monomanie homicide. :lutor de Doctríne orgarwp. lmprimerie N. 1880. et principalement par les bains tiedeJ proiongis et les arrosements continus d(au froide sur la téte. M me. 1867. digamos que alrededor de la década de 1850 se produce el fenómeno del que querría hablarles. y me pareció que. cf. Bailliere. 1826 (tornado de la RevtU Médica/e.mdre Brierre de Boismonr (1798. J.uionale. cal vez. ¿quién formula esta idea? ¿Dónde la encontramos? La enconuamos en gente como Fournec. 3. des viJitms. 35 Brierrc de Boismonc. Auger Méq11ignon. cf. 3' Jean Pierre Casimir Pinel (\S00-1866). entonces -no pretendo en absoluto que ~se texto sea el primero.1881) asume en 1838 la dirección de un esmblecimiemo en el 21 de la me Neuvc Saime-GeneviCvc. 34 en Casimir Pinel -un descendiente de Pincl-.. no 21. 1845. primitivo y delincuente. roda una serie de individuos cuyo rasgo co- 34 Ju!es Foumct {181 1-1885). París. París. pres du Pamhéon. al menos en su forma general. Alex.1onnie d~s apparitions. Y lo imcresante. más aún que la asimilación entre loco. para alquilar luego. en 1844la uaslada a Neuilly.

1J e lrregula. la org::~nización. 1943.rios tuvieron una primera función. Por otra parte. René Val!ery-Rador. y por su carácter normalizador. si lo prefieren. y de fonalecimiemo del poder. más numerosas son las anomalías e irn:gubridades. una función masiva. wdos sus ejemplos de familiarizació_n en un medio terapéutico están wmados de las casas de salud.dcs. por una paree. . Me pregunto si en el siglo XIX no ocurrió un fenómeno bascante importante. d sistema. y por otro las casas de salud confortables para los ricos. París. por otra. que est:í inmerso en ella pero es mucho más preciso. no dejaba de provocar con su mismo funcionamiemo. Ese fenómeno importante. paralelas a los hospitales y las instituciones públicas pero muy diferentes de ellos. que vemos surgir con claridad en el siglo A'\!Ul: ajustar la multiplicidad de individuos a los apararos de producción o los aparams de E~tado que los controlan.: Jacques Le Breton. ses malades. existían por un lado los hospitales cuarteles para los explotados. 131-132. burguesía del siglo XL'< [extrajo]* una fuente de lucro. pero sobre codo casas de salud privadas. uno de cuyos innumerables efectos sería éste. la exploración de lo que llamaré lucro con anomalías. a la vez. Cuanto mis riguroso es el sistema disciplinario.CV\SE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 137 mún consistía simplemente en manejar a veces un servicio público. No hubo nora 8). esos sistenus disciplinarios daban necesariamente origen. ilegalidades e irregularidades. cuyo efecto aparece ::~hí. lo que quiero poner de relieve al respecto es un fenómeno que supera un poco esta oposición o. económico y polióco deJa. de esos campos de a. 1937. "La maison de santé du doctcur Blanche". pero. 13 de !1\arw de. ilegalidades y anomalías gue el sistema disciplinario debía reabsorber. e incluso acbprar el principio de acumulación de hombres a la acumulación de capital. pp.nomali. En realidad. Ahora bien. • Grabación: encontró. lO. Vigné. sería la integración. en Lfl Presse Médicaie. desde el siglo XIX. Oiré lo siguienre: los sistemas disciplinJ. ilegalidades o irregularidades. En sus márgenes. una función global.áda. La Maison de sant¿ du doctmr Binnche. Ustedes me dirán: ¡chocolate por b noticia! Todo el mundo sabe que. por exclusión y a título residual. . Cf. ses midecim. de esas irregularidades. Voy a considerar un ejemplo que esrá muy próximo al de los hospitales psiquiátricos que mencionaré a continuación: el de la prostiwción.¡arras tanta!:i anomalías.

. Esos rufianes. la constitución de lo que podríamos denominar un infr:.. fue precisamente porque eran el ejército de reserva de esos agentes tan importantes de !os cuales los rufianes soplones no son mis que un ejemplo. de horeles. en definitiva. por último.. etc..138 EL PODER PSIQUIÁTRICO que esperar al siglo XIX. para que existiera ese famoso rríángulo constituido por las proscirutas. en la figura del ruflá11 soplón./ 111undo de la delincuencia.. 38 Si hubo rama necesidad de los delincuentes y.. "L. cit. que son al mismo tiempo soploi1es y se reclutan en un grupo sobre cuya constitución rraré de decir algunas cosas el año pasado. en su rigurosa organización? Su función era transrerir al propio capital. desvalorizado e interdictO y fuera caro por el mero hecho de ser un placer prohibido. los clientes y los rufianes. . debía ser vigilado por un poder específico. dedicó la clase del 21 de febrero de 1973 a esa organización de. y qLle son los delincuentes. creo. regimcnrados por la policía y acoplados con ella. por supuesto. etc. Ahora bien. pp. 254:.~poder. por consiguiente. por supuesto. En segundo lugar. era menester que ese placer fuera no sólo prohibido sino tolerado en los hechos. consricuían los relevos esenciales del sistema de la prostitución. redes establecidas. Y. así inserrada en Jos circuüos normales del capitalismo. se hicieron tantos esfuerzos para consriruirlos como w1 "medio del hampa". un sistema que utiliza como relevos y agentes a los rufianes. si se pretend(a hacer ganancias con él. con Ja triple co11dición. casas de mancebía.que se apoya en roda un conjunto inmobiliario. de que. Vbse ramhién Michd Foucaulr. rodas las ganancias que podían obtenerse del placer sexual. con . no fue necesario esperar al siglo XIX para utilizar a las prostitutas y los rufianes como soplones y para que gruesas sumas de dinero circularan por obra del placer sexual en general.260 y 261-299. justamente representado por la combinación de policía y delincuentes. Sttrválür et punir. Pero en d siglo XL'< se asiste. así como casas de cicas. en primer lugar. ese placer sexual quedara marginado. a la ganancia capitalista en sus circuitos normales. société punitive". op. a la organización de una red -una apretada red. y en codos los países de Europa. ¿qué finalidad tenía ese sistema. Ahora bjen. 38 . en primer lugar.sus apoyos y relevos. la ganancia del placer sexual induciría como efecto secundario d reforzamiento de todos los mecanismos de vigilancia y. que terminó El curso citado.

apoyarse en esa transferencia para anclar aún más los efectos úhimos. es un sistema disciplinario más cuyas incidencias económico-políticas advenimos de inmediato.de esa nurginación en que consiste la disciplina psiquiátrica. en el fondo? Se trata de sacar ganancias -las mayores gan. en esencia. si lo prefieren. Tercero. en nombre del saber mismo que interna. A esas disciplinas se suman arras más refinadas. Ahora bien. Primero. en su forma global. Volvamos ahora a. aunque resulte notorio que la disciplina psiquiátrica. ¿De qué se wlta. a partir del momento en que._¡miento m~ís cotidiano.* En efecto. .:¡s al placer sexual a los circuitos generale. en otro nivel y una escala más restringida y con una localización social totalmente distima. etc. transferir las ganancias debid. un ejemplo de esa suerce de mecánica general que podemos encontrar en los sistemas disciplinarios introducidos en el siglo XVIII para cumplir una determin:1da función global. por la formación de un nuevo aparato de producción. hacer rentable el placer sexual. y afinados en el siglo XIX en virtud de esa disciplina que csraba regida. individual y corporal de los hombres: el sistema disciplinario de la prostitución.las casas de salud de Brierre de Boismont. es decir convertirlo en una fuente de gananci:1s a partir de su prohibición y su tolerancia. la escuela y el hospital psiquiátrico. tiene el objetivo esencial de aparrar del circuito a una serie de individuos inutilizables en el aparato de producción. que termina por incidir sobre el placer cotidiano de los hombt·es.lo XIX. Blanche. Pues de eso se trata: junto al ejército. Pero la prostitución sólo es.'!s posibles. la prostitución. se puede hacer de ella una nueva fuente de lucro.:tnCi._¡niza en el sit:. Miche! FotJC:JU]r ag1·ega: "El lucro con la irregularidad sirvió de vector a la imponación del modelo familiar en la práctica psiquiáuica". unos cuantos individuos pertenecientes a las clases acomodadas • En el manuscrito. desde luego.~ del capitalismo. Segundo.<llllicuto del poder.CLASE DEL5 DE DICIEMBRE DE 1973 139 por recaer sobre el cornport. talcomo sé org. o. las :uuiguas disciplinas se aftn:m y van a encontrar nuevas posibilidades de constitución de g:111ancias y reíur'l. los relevos sinápricos del poder estatal.

Los psiquiatras le dicen: "Te devolveremos a una persona que estará efectivameme conforme.. Es decir que debe devolverse a b familia cierto beneficio proporcional a la ganancia extraída de eHa.::is necesario.a de salud d~J barrio de Saint-Anwine. que d enfermo no pueda curarse en su casa. ere.. un primer movimiento del proceso consistente en esto: pedir un beneficio a la familia del individuo declarado enfermo. se fabricarán individuos tefamiliarizados. . Hay al respecto unos cuantos testimonios muy claros en Brierre de B'oismonr.140 EL PODER !'SIQUIATRICO también sean marginados.dte. seguirá haciéndose valer el principio del aislamiento: "No ce curaremos en tu (amilia.unbio un beneficio. desde luego. cuando cita la correspondencia que sus pacientes. que se le garantice la devolución de algo a su imagen". El padre es el propio Brierre de Boismom. con una cierta cmüdad de condiciones.l)cias. ·~ 9 En ~u ca:. ·~-. su mujer. como podrán advertir. adapuda. Se podri pedir a las f. se le pide una ganancia a favor del cuerpo médico a! hacer internar a un individuo. De tal manera. brindó la posibilidad de una ganancia a quienes la obtienen a panir de la marginación.. ajustada a tu sistema de poder". Por consiguiente.. De aJií la necesidad de establecer cas:1s de saJud que estén directamente ajustadas aJ modelo familiar. en la clínica de Brierre de Boismoru ubicada en el barrio de Saim-Antoine hay una organización -que por otra parte no es novedosa: Blanche mosrr6 un primer ejemplo en la época de la Restauración-39 íntegramente configurada según el modelo de la familia.1milias que cuentan con medios que "paguen para curarlos". en cuanto ha sido la familia la que.imilia. vale decir. una vez curados. Por lo tamo. las comidas se hacen en común y cada uno debe cxpetirnenrar por los demis los semimicntos propios de una familia. pagjr una pensión. con un padre y una rnj. la madre. Pero si se le pide que pague para internarte en otro lugar. para él. pero además es necesario que la familia obtenga a c. Por consiguiente. al designar aJ loco. será posible extraer de ellos una serie de gan:l. como fuente de ganancia. es preciso. claro esrá. va a haber. La reaccivación del sentimiento Emliliar y la vigencia de todas las funcíones familiares dentro de esa clínica van a ser en ese momento el operador mismo de la curación. todos son hermanos. Ese beneficio st:rá la prolongación del sistema de poder interno a la f. cediJa en 1847 por d doctor Pressrn. Se vive dentro de la misma casa.

temente el funcionamiento de ta verdadera familia. Además. anima con. cumple un papel de superfamilia y subfamilia.Ón. menciona la carca de un ex paciente que el 20 de mayo de 1847 escribe lo síguienre a Madame Brierre de Boismont: Lejos de usted. ya no es más que una especie de soporte esquemático que. por ende. ex::~ minaré con frecuencia el recuerdo tan profundamente grabado en mi cora'Z. tiene sin duda la función ortopédica que se le atribuye.imiemos familiares sólo para que los disfrute esta última.t. Superfamilia y . el criterio. e inmediatamente después visitará a la familia de Brierre de Boismom.. y cuya hija mayor es tan graciosa como inteligeme. señor::~. tan afectuosa en cada uno de sus miembros. la verdadera -es decir que es ésta la que recibid. y en tanto es la verdadera familia. en sordina. es una subfamilia porque su papel consiste en borrarse frente a la verda.• op. pues es una deuda del corazón.stan. Asi. En segundo lugar. 8-9. que funciona en estado puro. es b acüvaclón de sentimientos de tipo canónicamente familiar: el reconocimiento hacia el padre y la madre. como ven. en virtud de su mecanlsmo interno. actlvar los sen. 40 Creo que es ca cana es interesamc. también se ve actuar. la familia ral corno siempre debería ser. en la imaginación. como efecto de esa activación de los sentimientos familiares. cnmo espero hacerlo.dera y. esa cuasi familia que. para goz~( una ve?. al ámbito de vuestra familia tan unida en su totalidad. De l'utilité de la "Vie dr fomiife . en ese momento. cit. ¿qué va a hacer el ex pacic:ntc cuando vuelva a París? Ante roda irá a ver a su Familia. el tema de un amor ala vez lícito y casi incestuoso. la forma misma de h curación. Me trasladaré muy a menudo. pp. luego de ver a los míos mi primera visita sed a usred.Jo Alex:mdre Bricrre de Boismcm. o aJ menos aflorar. más de esa calma plena de afecro que usrcd mwsmitía a quienes tuvieron la fortuna de ser recibidos en vuesrrn imimid3d. (edición de Marriner).CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE I973 I4I intercambiaron con él o su mujer. . el beneficio de la operación médica-. Si vuelvo. Es una superfamilia en su condición de familia ideal. porque el enfermo es supuestarneme el hijo de Brierre de Boismont y por lo t:anto hermano de la hija mayor por b cual experimenta ciertos senEimientos.

las cécnicas de poder que daban las disciplinas. que a partir de ese momenco se convertirá en la instattcia de anornalización de los individuos. lo que digo de bs osas de salud vaJdria r. para la salud en general. ' Pero si la casa de salud burguesa. pero sí la del orden jerárquico de los nacimientos. en cierto m~do. muy diferente de la que veriftcábamos en el asilo.f:llta que ésta juegue su juego. Así corno el modelo familiar se transfiere al interior de los sistemas disciplinarios. y por otro. también hace. designe efectivamente a quienes escán loc~s y. el anormal. cierta rransfCrencia. es preciso.1mi1iar. ~unilia así disciplinarizada comenzará a sustituir esa función soberana del nombre por la función psicológica de designación" del individuo anormal lo que recién llamamos anomalización de los individuos. acaso desde mediados de siglo. las relaciones de lealtad. no gratuita. convenida en . entonces. hasta cieno punto. es decir. b. en el seno mismo del juego de soberanía f. ere. como ven. Con e!Jo quiero mostrarles que en el sigJo XJX. Por arra parte. no se produce en ella una suerte de disciplinirización interna.sns subfunciones-. Y desde ese momento ésta empieza a funcionar como una pequeña escuda. es decir. el comrol de b disciplina escola1· por la familia. éste es el loco. el servicio militar. por más que la familia siga obedeciendo a un modelo de soberanía. disciplinarizaciún de la famili<l. desempeñe un papel disciplinario para sí misma. les devolveré a su ~oco en condiciones de funcionar dentro de la familia. el que compete a la medicina. No todo radica en decirle: si me pagan. En ramo la familia soberana no planteaba la cuestión del individuo anor~ mal. Por un lado tenemos. preeminencia que había entre unos y otros -en tamo se ocupaba del nombre y de rodas . familiarización del medio terapéutico en las casas de salud. obediencia. hay récnicas disciplinarias que se insertan en la familia. que la familia cumpla su papel fuera de ese establccimiemo. el orden de las he· re~Kias. de las formas. comienzan a aparecer {os deberes en el hogar. se familiariza de tal modo -funcionamiemo seg1'an el modelo familiar-. que diga: enrre nosotros.1mbién para Ja escuela e incluso. aJa vez que conserva la heterogeneidad propia del poder soberano: aparece enwnces la curiosa categoría de los padres de alumnos.142 EL PODER l'SJQUJÁTRlCO subfamilia son los productos obtenidos en esas casas de salud cuya localiza~ ción social y económica es. en cambio. podemos preguntarnos si. los esquemas disciplinarios.

las casas de educación vigilada. cabezas duras. luyan en~ontrado en su propia casa sus locos. sus cabezas duras. si lo prefieren. débiles mentales..1ue son máquinas gracias a las cuales se cree que los dispositivos disciplinarios van a _constituir personajes suscepti~ bies de incluirse dentro de la morfología característica del poder de sobcran(a de la familia. Volveremos a ello. de descontar nuestra ganancia". etc.. exige a la Eunilia cumplir e1 papel de instancia de decisión de lo normal y lo :mormal..Jes. y esto significa <. quizás. es sio duda lo que se proponen mdos esO!> establecimicmos disciplinarios que 5on las escuelas. etc.locos. sin perjuicio. el poder disciplinario p:lrasita b soberanía familiar. y que los encuentren ustedes mismos. de controles de tipo disciplinario.Sar por el filrro de los disposirivos normalizadores y los devolveremos a usredc:s. se convierte asimismo en un cuarcel en pequeño y. Formar buenos hijos. sus débiles menra. Los devolveremos conformes a vuestras necesidades. para vuestro mayor beneficio emocional. etc. en el lugar donde circula la sexualidad. sus anormales. lo regular y lo irregular. 'etc. paga ese precio para recuperar supuestamente al cabo de la operación a un individuo que va a estar disciplinado de tal modo que será posible someterlo -de mane~a concreta al esquema de soberanía propio de su funcionamiento. las familias. Creo posible decir que. Y un:J. la soberanía familiar deberá hacerse cargo de la siguiente obligación: "E:.CLASE DEL 5 DE DICIEMBRE DE 1973 143 una microcasa de salud que controla la normalidad o la anomalía del cuerpo y el alma.e puede recibir. nosotros -dicen las disciplinas-los haremos pj. el nombre de beneftcio económico de la irregularidad. le pide que le envíe esos anormales. los hospitales. por otra pane. extrae de ello una ganancia que se incorpora al sistenu general de ganancias y qt. en virrud de esa soberanía ahora disciplinariz:1da. De ese modo. . vez que. dentro de la soberanía familiar. buenos esposos. a parcir de los siStemas disciplinarios. esos irregulares.. viciosos. _desde luego. preciso que encucmren . mediante el ejercicio. La familia.

Llegó un momento.:t parte. querría hablarles un poco de ella. pero no sabía que me rcsulraría tan oporruna. a saber. digamos. He tr:uado de mostrarles -contra una· hipótesis bastante facilista. que en sí y en su funcionamiento es completamente heterogéneo a la familia. Y por orr. sino sobre wdo convertirse en horizonte y objeto de la prác6ca de la psiquiatría. y a partir de allí la familia no sólo pudo llegar a ser un modelo en el funcionamiemo de {a disciplína psiquiárrica. He intentado demostrarles que ese fenóVoY A PROLONGAR un poco 145 . entOnces.stencia conocía vagamente. guc el asilo se había conscituido como una prolongación del modelo familiar.Una utopía asilar familiar: el asilo de Clermont-en-OiseDel psiquiatra corno ''amo ambiguo" de fa realidad y la verdad en las prácticm protopsiquiátricas al psiquiatra como ''agente de intensificación" de lo real.Poder psiquiátrico y discurso de verdad . la inserción. eJ rema de b vez pasada porque duran re la semana encontré una maravillosa insrimción cuya exi.gue el asilo del siglo XL'< funcionó según un modelo de miCro poder cercano a lo que podemos llamar poder disciplinario.Clase del 12 de diciembre de 1973 La constitución del niño como blanco de la intervención psiquiátrica. la conjunción del modelo familiar con el sistema disciplinario es relacivameme tardía en el siglo XLX -creo que podemos situarla entre las décadas de (860 y 1880-. y que yo mismo sostuve en algún momenco. el modelo f. en que la práctica psiquiátrica se refirió. un momento tardío.El problema de la simukzción y fa insurrección de las histéricas - La cuestión del nacimiento del psicoaruilisis. en efccm.mi1iar. a la Eunilia.1. pttes en mi opinión manifiesta con mucha claridad b articulación de b discip!in:~ asilar y.

por orro. establecidos ante todo dencro de la disciplina asilar como instrumentos de ésra. todJ esa psicologización dd niño en el seno mismo de la familia. etc. 1a extensión creciente a lo largo del siglo XIX . la transformación de la :Sexuaiidacl del niíw en objeto de saber. al mismo riempo. en codo caso. comienzan a desplazarse gradualmente y a ocupar Un lugar en el interior de la familia. (. se comenzó a vigilar su cornportamienw. desde luego. todo esto peneua en b familia a través de un proceso de disciplinarización que se desarrolla durance el siglo XIX y cuyo efecto será. Me parecé que. la imroducción de técnicas psiqui:irrícas en el seno mismo de la familia. [si seguimos] la evoluciór\ de su pedagogía interna. adoptó poco a poco el·aspecw de la forma disciplinaria. las casas de salud para niño_s.146 EL PODER PSIQUIÁTRICO meno se produjo en el pumo de cruzamiento de dos procesos que se apoyaron uno en otro: la constitución de lo que. en líne:ts generales. si lo prefieren. sostener la cabeza. y la disciplinarización interna de la familia. es decir las familias burguesas. . La vigilancia del niño paSó a ser una vigilan· cia con forma de decisión sobre lo normal y lo anormal. el niño se • Grabación: si se considera cómo ocurrieron !as cosas. cte. mirada psicopawlógica. el control de la sexualidad. . Me parece que. denrro de la familia y debido a esa disciplinariz. su carácter. adultos.famili:-tr se convirtió en mirada psiquiátrica o. etc. justamente.. d~ esas insriruciones con fines de lucro cuya !neta esencial es imponer un costo tanto a la anomalía como a su rectifioción. Por otra. de la manera de comportarse. su sexu<~. digamos. las nociones e incluso los apararo.lidad. El ojo.. y en ese punto \'emos surgir. Por una parre. por un lado. fwalmente. gradualmente. mantenerse derecho.s del control psiquiátrico ingresaron poco a poco en b familia. podríamos llamar el lucro con anomalías e irregularidades. ]"' a! menos en las familias que podían dar lugar a un lucro con la ano· rnalía. mirada psicológica.ación. El control de la ralla. b soberanía familiar. de los gestos. su puesta en acción en el intcrioi mismo de la pedagogía famlÍiar. De golpe. veremos que el ojo familiar o.. los instrumentos que impiden la masturbación. Comamos con una serie de testimonios sobre esos dos procesos. Y esos famosos instrumentos de coerción física que encontrábamos en los asilos a partir de 1820 o 1830: atar las manos.

su forma n1ás perfectJ. pero sí es. h:J. la psiquiatría dice: dejen venir a mí a los pequeños locos. terapéurica inEwdl. Y todo es m tiene su traducción en esas instituciones a la vez de vigilancia. Todo esto me lleva a una institución que manifiesra muy bien. en cua. que. Esto es. detección. blanco central en dos semidos. en líneas generales. muchas de esas pensiones . se ocupan de una veinrcna de personas recluidas alli por solicicud de sus familias o según lo ordenado por una lettre de mchet. La casa abre sus puertas en 1790. no puedo decir que sea la primera conjunción. La institución a la que me refiero es el acoplamiento entre el asilo de Clcrmontcn-Oise y la casa de salud de Fitz-James. ..corno es lógico.. soberanía familiar y la disciplina asilar. sean tan perfectos y constituyan en esa época -muy temprano. pero.. o b. y también: no espere a ser mayor o adulto para estar loco. Prácticamente no enconrré otros ejemplos. .ien: nunca se es deinasiado joven para estar loco. hacia la década de 1860. b conjunción asilo-familia. encuadramiento. así como los restauran ces parisinos se monean sobre los rescos de las grandes casas aristocráticas deshechas a causa de la emigración. En segundo lugar. Por una parte. el niño se convertirá en el centro. lo que traté de plancear la vez pasada. desordenados. de ral modo que se los envía a Clermont-en~Oise. a! menos en Francia.. el blanco de la inrerv:em:ilin psiqui. En ese momento. donde alguien ha abierto una especie de pensión. como este estableciJnienro. toda esa distinguida gente queda en libertad.sin duda. C[C.nro loco. su administración está a cargo de monjes franciscanos que.bida cueJHa de que al adu\[0. casi utópica. locos. se lo interroga precisamenre sobre su inFancia: dejad acudir a vuestra memoria los recuerdos infantiles y seréis psiquiatrizados. pues la institución con fines de lucn.ítrica de mam:u i11direcra. que es_ el punco de unión de 1a. mejor ajust:lda. algunas familias se sienren molestas con esos individuos derrochadores. que se conecta con la psiquiartia va a demandar concretamente a la familia que le proporcione el material que necesita para obtener su ganancia. A nnes dd siglo XV1ll hay en los alrededores de Beal!Vais una pequefi:r casa de internación en el sentido clásico del término. cuyo desarrollo presenciamos a fines del siglo XLV. por lo tanto.una especie de uwpía familia-asilo. en un semido directo. A grandes rasgos. mediante el pago de una pensión.CLASE DEL 12 DE D1CIEMBRE DE 1973 147 convemrá en el bbnco cemral de la intervención psiquiátrica.

. . Eugene-Joseph Woillez.. Y luego. cinco depanamenros envían. el Imperio e incluso en los inicios de la Restauración están recluidas unas veinte personas. p. D~ la wlonú de Fitz-james. dercriptif tt statistique mr la maúon d'aliinis de Clcrmrmt (Oise}.212. París. cuando comienza la gran institucionalización de la práctica psiquiátrica. de todos modos. que recibe e1 nombre de "colonia". o¡. Véase la obra de Gusta ve J. que tienen capacidades de (trabajo].. J. el modelo familiar.148 EL PODER PSIQUlÁTRICO nacen de !as ruinas de las casas de reclusión que acaban de disolverse. p. se los somete a un régimen muy estricto de labores agrícolas.. mejor.227 alienados. esa pensión cobra cada vez más imporcancia y corno consecuencia. indigentes. Clermunt.*' y con el pretexto de que pueden ser útiles y que el trabajo.tbirre (direc· tor del asilo). de los cuales 215 son pensionistas y 1. Somme y Aisne. 186 l. hacia 1850. De/¡¡ colonie de Pitz-}ames . 2 La colonia de Firz-James se funda en 1847. se establece una pensión que es de un ripo completamente distinto y obedece a otro modelo. consi· dirit tW poin: de Vllt de son orgunúation adminiHrarive et midicah. . Sobre la historia de! asilo de Clermonr. sino que han sido dircctamen~ re enviados por sus familias y pagan un precio muy elevado. 1839. v-r Danicoucc.. 2 Esta "colonia" está com· puesra por una cierta cantidad de pensionistas del asilo.·B. El ~onvenío se amplía además a los depana· memos de Seine-ec-Oise. más de un millar de personas a esa casa. 3 1 En 1861 el asilo recibe a 1. 3 '1\J crear la colonia de Fitz-James. es beneficioso para su curación. lmpr. cf. EJJtú historique. su Fundador y la administración prefecrorial del depanamcmo de Oise suscriben un acuerdo por el cual los alienados indigenres del lugar será11 alojados en la casa de Clermom. que recibirá una retribudón de las auroridades deparumencales. donde durante la Revolución. que adopta entonces el carácter de un asilo pluridepartamemaL 1 Y en ese momento vemos al asilo desdoblarse o. entre ellos 561 hombres y 666 mujeres.suene de seudópodo. Hay emonces una pensión en Clermonr-en-Oise. BaiHihe. Seine~et·Marrie. en rotal. quisimos ante roda que los enfermos se encomraran en un medio muy diferente dd impt~ranre en Ciennont" (Gustave Labitte. 13). bnzar una . mmmalt d~ /'asile privé de Clermont (Oise). Segundo seudópodo que se conecra con la granja: para los pensiorlisras ricos que no proceden del asilo de Clermont. cit. 15. • Grabación: poder mtbajar.

la granja consrituida por cien o ciento 4 cincuenta hombres y mujeres encargados de trabajar y una pensión para residemes que pagan y. entre esos enfermos pobres. va a haber un.. están separados: los hombres viven en el edificio de la dirección con el director del escablecirnienco. habiLada por las señoras pensionis~ ras.1y elogioso y levemente urópico. 2) la sección de la granja. y cuyo pago constituye el benefi~io de los responsables del sistema general. En un esrablecimiemo de esras características -el asilo de Clcrmom. represencado por la granja. 4) la sección del Bévrel.5 Esta disposición se establece durante el decenio 1850-1860. de ser incapaces. podrán advenir que hay una suerte de microcosmos social perfecto. donde llevan una existencia cuya forma general es el modelo familiar.encontramos una serie de niveles. Según la descripción de Gumwe Labine: "1) La sección de la dirección. esperan el momento de hacerlo. En 1861. y por úl- En 1861 la granja riene "ciento setenta enfermos".. en segundo lugar. una especie de pequeña utopía del funcionamiento social general. 5 4 . 1111. la granja y el pequeño castillo de Fitz-James. el siguiente sistema: subsidio colectivo-trabajo-explotación-ganancia. por lo tanto. además. El asilo es el ejércim de reserva del proletariado de la granja: todos aquellos que. si no pueden.1 insürución con tres niveles: el asilo de Clermont con su millar de enfermos. el director de la casa publica un balance que es al mismo tiempo una suene de folleto y. Tenemos. y las mujeres ricas viven en ocro edi{¡cio que exhibe el nombre car::zcrerísrico de "peqtleño castillo". p. eventualmente. ocupada por las mujeres encargadas del lavado de la ropa bl:mca". p. A continuación tenemos el lugar del trabajo productivo. f:icil de identificar: subsidio dep:ut::unenr::J asignado por el consejo general para los enfermos pobres y en función de su cantidad. 3) la sección del pequeiío casrillo. vegetan en el J. !bid. podrían trabajar y. En segundo lugar. afectada a la vivienda del director y los pensionisras masculinos. Por una parte hay un circuito económico. del número necesario y suflcieme de personas para atender el funcionamiento ele una granja. ibid. por tanto. selección.CLASE DEL 12 DE DICIEMBRE DE 1973 149 De tal modo. 15. 6. pero que muestra con exactitud ef funcionamiemo meticuloso y sutil del complejo. donde se encuenrran los colonos.silo. con las utilidades de ésta se eS[ablece y mantiene un pequei10 castillo en el cual residen unos cuantos pensionistas que pagan.

. los directores del asilo de Clermom y de !a granja de Fitz-James se dieron cuema de que los maníacos. al contrario. para definir la utilización posible de los individuos en los (rabajos que se les proponen. la clasificación nosológica no está ligada a ninguna prescripción terapéutica. Para terminar. En efecto. los alienados se dividen en escuadras.ica: el encierro liso y llano dentro del asilo. individualizadora y de mosielo familiar. el primero de los cuales se desdobla. 1~nemos un seg~ndo tipo de poder. etc. de algún modo. sólo sirve. negativo. el gra"do cero de la inrervención psiquiár. Así. y el peqUeño castillo con el edificio de la dirección. Tenemos el poder disciplinario. sin duda. Y tercero. las categor(as psiqui. consistente en hacer trabajar a la gente. Uno es. como clasificación. Y en medio de todo esto. !a articulación del saber y el tratamiento psiquiátricos con la obligación de trabajar de los pensionistas que son capace. Y por último el poder del modelo familiar. también disciplinario pero ligeramente modificaJo: en líneaS generales. Segundo. de hacerlo.!50 EL PODER PSIQUIÁTRICO timo la institución donde se encuentran quienes se benefician con el trabajo y la ganancia. Existen ~~si mismo dos tipos de poder. con el pretexto de su curación: ergoterapia. así. de manera muy curiosa. la de la granja. a partir de Esquirol -a cuyo respecto trataré de mostrarles que no ii1fluyen en absoluto sobre la propia terapia-.\tricas perfeccionadas por la psiquiatría de la época. pero no de la posibilidad de curación de la gente o de la forma de traramicnro que debe aplicársele. pues se trata de mamcner tranquila a la gente. que en realidad es un modelo sicuado práccicamenre en ellímicc de la esclavitud y la colonización. bajo la responsabilidad y la vigilancia de ~n grupo de personas que los envían regularmeme a sus laboi·es.rradicional del asilo. brigadas. hay tres tipos de intervención o marüpulaclón psiquiátrica. el poder de la colonización. sin obtener de ella nada positivo. destinada a los pensionistas. el elemento más importante y característico es. A cada uno de esos niveles corresponde una arquiceccura específica: b del asilo. por decirlo así. realizado en provecho de los pensionistas del pequeño castillo. una práctica psiqui:ícric:1 que es la obligación de trab:tjnr de los enfermos. la práctica psiquiátrica individual. monomaníacos y dementes eran apeos . se utilizan de hecho aquí. muy claramente. correspondientes también a esos tres niveles.

mono- maníacos y dementes" (lbid. s Cuando se erara de la lavandería y la colada.. al problema que querría abordar ahora. En segundo lugar. 7 8 !) /bid.1. el cuidado y la conducción de los anin~ales y los instrumentos aratorios. "los imbéciles y los idiotas esrán encargados de la limpieza de los patios y establos y de rodos los transportes necesarios para el servicio". 14. Las imbéciles y las idiotas están a cargo del transporte de la ropa blanca de la l:. al mismo tiempo que el despliegue del saber psiqui:írTico como disciplin.tvandería al tendedero.. en esa década de 1860.G Por su parte. aun cuando ese sistema disciplinario es en muchos aspectos isomorfo con 6 "En la granja [ . alt:1. el cuidado y la conducción del ganado y los insrrulllenros aratorios se cueman enrre las arribuciones de los maníacos. cuyas ideas fijas o alucinaciones les permiten una atención bastante sosrcnida". "quienes se encargan de la lavamlería y la colada sufren casi siempre un delirio ruidoso y no pueden plegarse a la calma de la vida en el taller". 7 En lo concerniente a las mujeres. !bid. que vemos constituirse en las décadas de 1820 y 1830 y que sed el gran basamento de la institución asilar. p. hablar fuerce y gritar. ese sisrema disciplinario. Los talleres de clasificación y doblado de b ropa bla. después de todo. 9 Les he mencionado este escab!ecimie.CLASE DEL 12 DE DICIEMBRE DE 1973 151 para las labores del campo y los talleres.nca son la atribución de enfermas tranquilas. l5). no debemos olvidar que. además. ¿cómo y en qué medida se le arribuye un efecto terapéutico? Puesto que. la forma primera y el punto de consumación más perfecto del ajuste familia-disciplina. representa a la vez.los trabajos en el campo y los talleres. todavía no familiarizado. p. a saber: ese espacio disciplinario. Así. se puede delirar en vu?. monomaníacas. su empleo de acuerdo con fa sinromatologfa es mucho más sutil.~m porque me parece que. "las mujeres ocupadas en tender la ropa· blanca son melancólicas a las cuales ese tipo de trabajo puede devoJver Ja actividad viral que con canta frecuencia les falca. Este ejemplo nos lleva. fbíd . por lo tamo. ]..

.. Qf.. § !V. alguien como Nhson Cox. rnode. Durante un tiempo se intcnró hacer entender al pacieme que no tenía ninguna de las enfermedades en cuestión: Ningún raz. a principios del siglo XIX. resolvieron por unanimidad que su conjetura era fundada y resultaba absolutamente preciso provocar la reaparición de la sarna. en el cual fue absuelto. la principal. para ello. da el siguiente ejemplo de curación. "Essai tenté pour guérir une mélancolie profonde prodú\te. 11 Esta pasión por el comercio le había metido en la cabeza la idea. Me gustaría partir. op. 77. 11 Joseph Mason Cox. La récnica clásica para cur:1r esta famosa s:trna consisría en hacerla manifestarse y rrararla como [JI. cit. pp. es decir. un ataque de sarna que. era lo que en la época se denominaba "sarna reincidente".. p.. Se rrata de un hombre de cuarenta años. sec. Ya les he mencionado una serie de ejemplos. el raller. Trniti médico-phílowphiq¡u. 12 !bid. quienes.da por una atención demasiado constarlte a los objetos de comcrcio". se difundía por todo el organismo y se rraducí:l en una serie de sí momas. par une cause. Por lo 1iJ Philippc Pind.. de un tipo de ejemplo dd cual ya hablé. op.seruatium sur lt1 démena:. etc. p. cuya salud se habí:t visto "alccrJ. 10 De la misma manera. y gracias a eso se curó. y entiendo por clásica la que aún tenía vigencia en los siglos XVH y XVUI e incluso a comienros del siglo XIX. sín llegar a su término. observación ll. Pinel lo curó organizando a su alrededor un pseudo proceso con falsos jueces. revolucionarios. luego de examinarlo con detenimiento y coincidir en la necesidad de adapmrsc a las ideas del enfermo. en riesgo de ser citado a comparecer ante la justicia y. Se decidió entonces hacer una consulta solemne y colectiva de varios médicos. de que estaba "afectado por toda clase de enfermedades".152 EL PODER PSIQUIÁTRICO otros sistemas disciplinarios como la escuda. lo que podernos Uamar la curación clásica.12 Entre ellas. 12 que a su juicio representaba la mayor amenaza. bajo la amenaza de sufrir la pena de muerte. cit. se presenta y se justifica por su función terapéutic::L ¿En qué consiste la presuma curación aporradl por este espacio disclplinario~ ¿Cuál es la práctica médica que lo habita? Tal es el problema que querría empezar a plamear hoy..onamienro pudo convencerlo ni distraerlo.. por consiguiente.". 78. el cuartel. 233-237. . v¡. Es el caso de ese enfermo de Pinel que se creía perseguido por los.

Prolongado duran- te algunas semanas. 43). como dirá un poco más adelance Lcurcr en sus Fra. R50-853 [trad. 1GG4). También suponen -esto ya es un poco diferenre.gments psychologiques sur la folie. op. una ilusión o un error.: Tratado cúl hombr~:. cap.. 1990]. esp.:l. es la reducción del error. se simuló obrar con muchas precauciones para no dar lugar a una nueva reincidencia. Fragmmts psychologiques mr la folie. por lo tamo. pp.que bastará reducir ese error para que la enferme~ dad desaparezca. ¿Alguna de estas afirmaciones est:í mejor probda que las otr. 13 En cierro modo. ]. la mayor extravagancia no está en esrl úlúma. no voy a insisrir en ello.. . 78-79. con la salvedad de que el error de un loco no es el error de cual~ quier otra persona.¡s?" (p.. se le rcccr:uon aplicaciones rubefacicntes. Alian'l. ¡. París.. recuperó wdas las faculrades de su juicio.<. un hecho establecido que la glándula píncal es un espejo en d cual se refleja la im<~gen de los cuerpos exrernos [ . 07uvres a leum. el efecco terminal 13 14 !bid. Crochard. Además. Fran<. encorrees.. 14 ¿Qué Heva al error de un loco a ser precisamente el error de un loco? No es. 11. Descartes consideraba como. La diferencia. Madrid. ese traramiemo ob[UVO muy buenos resultados. no es muy extravagante creer que uno tiene sarna reincidente.. se habla satisfecho su delirio. para cuya curación sólo fue necesario apelar a lavados muy simples. en Rcné De~cartes. Clcrse!ier. 1834.. en vinud de las cuales le aparecieron sucesivamen¡e en distintas panes del cuerpo una abundame cantidad de granos. rrarada por el señor Esquirol[ . con respecto al papel de la gÍándub pineal en b rormación de las "ideas de los objetos que afectan los . en efecto.¡ ranw en la extravagancia mlsma de la idea: después de codo. Ef procedimicmo de curación. pp. ¿Qué suponen y ponen en juego estos procedimientos de Pinel y Masan Cox~ Suponen -es algo sabido. cit.que el núcleo de b locura es una falsa creencia. con su razón y su salud.. ].ois Leuret.~cnridos" en su Tmité & L'homme (Plrí~. enrre el error de un loco y el de un no loco no radie. El enfermo se curó por completo y. Leurer alude :'11 anillsis presenrado por Descarte. tanto la extravagancia.CLASE DEL l2 DE DICIEMBRE DE 1973 153 ranto. "Oéiire de l'ínte!figence": "La alquiladora de sillas de una de las parroquias de París. decLI tener en el vientre obispos que celebraban un concilio[ . sin embargo. entre Descartes que creía en los torbellinos y una enferma de la SalpCtritrc que imaginaba celebrarse un concilio en su bajo vientre. en su administración.

que el juicio f. en suma.154 EL PODER PSIQUIÁTRICO del error. Por consiguiente. tr:lS concebir qué es la Tierra y qué es la redondez. Se trara. el juicio erróneo.sin pasar por l::t demostración. El loco es aquel cuyo error no ptJedc reducirse mediante una demostración. por debajo de sus proposiciones falsas.1lso se conviena en verdadero gracias al enmascaramien-. to de la realidad para que d delirio desaparezca".* Como ven. en efecto. el proceso de la demostración-. se dará validez de verdad a ese juicio que es falso y. como pseudorrt>alidad. no se m:mipulará el juicio falso ni se intemará rectificarlo y disiparlo por medio de la demostración. en líneas generales. reducirlo. dejado de ser un error. Así pues. a la altura del delirio. se convertirá en un juicio verdadero y la locura dejará de ser locura. en efecto. y así se verifica el delírio. 15 Podrán advenir. absolutamente homogénea con wda la concepción clásica del juicio y el error. con el objeto de que el delirio se llene de realidad. pues el error habd. al conrrario. algo que es una realidad. será preciso encontrar otro medio de reducir el error -pues la locura es. de algún modo. en cierto sentido. se obliga a dellrar a la realidad para (¡ue el delirio ya no sea delirio. como la manera de vencerlo. esramos en lfnea directa. en virtud de un juego de transformaciones y máscaras. y cuando el juicio falso del delirio muesrre rener un contenido real en la realidad. se desliza de manera subrepticia. sin embargo. por el contrario. o por debajo de la principal de ellas. se transfOrmará la realidad a fin de que se adapte al juicio insano. afirmo que la . esta práctica de la curación es. En consecuencia. Por ende. en lugar de atacar el juicio erróneo y mostrar que no tiene un correlaro en la realidad -tal como hace. Ahora bien. se manipulará la realidad para ponerla. se desengaña a éste para que deje de engañarse. que entre el profesor o • El manuscriro especlftca: "Pues se introduce subrepciciarnenLe en d delirio como una realidad cómica. de incorporar la realidad al delirio bajo la máscara de figuras delirances. digamos. cuando un juicio que era erróneo tiene en la realidad un correlato que lo verifica. 15 Concepción s~gUn la cual "juzgar es :tflrmar que una cosa que concebimos es tal o no es tal: como ocurre cuando. es alguien para quien la demostración no produce la verdad. con la concepción de Pon-Royal de la proposición y el juicio. para otorgar así una segunda eficacia a la realidad: basta. cuando el comenido de la mente coincide con el contenido de la realidad. se disfrazará. ya no hay error y por lo mnco ya no hay locura. te:ural. el error.

p.. de lo pseudo. pp. va a pasar rcsuelumenre. !a proposición. . 732-752). Madrid.). . tal como va a actuar en el espacio de la disciplina asilar. de Minuir. "Le Sens commun".¡ p. el pensamiento. 350-354. la cubre con una especie de película de irrealidad. (1972). en cierro modo. Ageme. 275-299. sostendrá más tiempo el juego de la verdad. la verdad de ésrc" (notas personales. París. y por O(ta. París. al irrcalizar la realidad.ésenter". el sabio. y en ese aspecto no es como el sabio o el maestro. 1969. Répub!ic:t[ions Pauler. La Logique. Alfaguara. S11r kz "Logique de Pon-Royal" er les "Pensús de Pascal". 1975.ación te<!tral. En ese ripo de operación. hay una diferencia. 1660). todo e. d médico es quien va a manipular la realidad a Fin de c¡ue d error Hegue a ser ww verdad. pp.. ptimer. op.CLASE DEL 12 DE D1C1EMBRE DE 1973 155 demostrador.!rt de penser. mira del lado de la verdad y el error y se las ingenia para que la forma de la realidad se ponga a la altura del error a fin de transformarlo en verdad. Cf Louis Marin.. manipula el juícío. La Critiqw: du diJcmm. la hace un poco menos reaL En codo caso. á t.ute. y de ese modo. el delirio del enfermo y abordaba.--. ya no será en absoluto el individuo que mira por el lado de la verdad de lo que djce el loco. . La segunda clase de "L. Éd. Michel Foucaulr.] mira del lado de la realidad y la manipula. 60. Oesprez.~e rearro de la locura por el cual e] médico realizaba objetivamente.. pp. la pone en el paréntesis del teatro. á. por una pane. plnsieurr f)bservations IIO!Wdles propres ii /Qrmer le jugement {1662). Hístoire de la folie . cf. df. es quien irrealiza la realidad para actuar sobre el juicio erróneo emitido por el enfermo. 72-R l. col. el e:1fermo o el médico. HI·XXVIl (en DE.. y el psiquiatra. Mientras aquel que sólo es el amo de la verdad. 36 [trad. París. esp. en la que se rran de "ver cuil de los dos. logra transformar el error en verdad. núm. 1683. pp. "Rq. duefw de la verdad.:¡Jidad haciéndole llevar una m:iscara.. curso dictado e:n el College de france duranre el ciclo 1970-1971. sin embargo. 16 Creo que podemos decir lo siguieme: el psiquiatra. Le Perit. conunant. e ''lnttoduction" a Antaine Arnauld y Cbudc Lance!ot. Tierra es redonda". por lo canto. 011 ['. Manipula b re. 1. 011tre les rifgles ¡·omnwnes. pp. Grammaire gtnérale et raiwnnie contenant les fondemenrs de l'art de prtrler expliqués d'une maniúe c!aire et narurdle (París. la persona ambivalente que[. a partir de esa verdad fmgida. de la realidad. así coma }as observaciones de lVIicheJ Faucauh en l~ fl1ut:f .: La lógica o el aru de pmsar. del "como si". 5" ed. el médico es el intermediario. el profesor. 16 Sobre esta reali1. L.. habla de esa "reatralización'' de la locura como una "prueba ord:ílica". Anwine Arnau!d y Pierre Nicole.a volonté de savoir". 1987]. J.

. en la psiquiatría dd siglo XIX. atravesarla por completo y hacerla desaparecer como taL Es quien debe -y en esto se define su tarea. del l. Es decir que el problema de la verdad. en iugar de estar en juego en la cura. un factor de intensificación de lo real y el agente de un sobrepoder de lo real.lnte grande que ésta mandlesra con respecto a la elaboración teórica de su práctica. cosa que iún sucedb con Pinel y Masan Cox. pero.1clo de b re:1lidad.asegurar a lo real el complemen~ ro de poder necesario para imponerse a la locura y. A parcir del siglo XIX. el agcnce de un poder de irrealización de la realidad. el psiquiatra es.¡_ pa. mientras que en la época clásica era. Contestaré que el problema de b verdad se pb. pese a b negligencia bas(. la realidad en el delirio. al constituirse como ciencia médica y clínica. Ya no debe en modo alguno inrroducir fraudulencamente. quien debe sacar a la locura el poder de sustraerse a lo real. que no plantee b cuesrión de !a verdad.* Ya no será el amo ambiguo de la realidad y la verdad como aún lo era con Pinel y Mason Cox. .. pOr decirlo así. entonces. no debe ser el contrabandista de lo real como todavía lo eran Pinel y Masan Cox. Alguno me dirá que si bien es cierto que en el siglo XL'< el psiquiatr. en medio de sus relaciones con el loco. fue resuelto de una vez y para siempre por la práctica psiquiátrica. desde luego.sa por completo del lado de la realidad y se erige frence a la locura ·-y justamente a través del poder disciplinario qúe se arroga. no es cierto. El psiqui3. La psiquiarría no dude la cuestión de la verdad. en cierra manera.156 EL PODER PSlQUlÁTR!CO y de una vez por rodas. empero. a la inversJ. • El m:1nuscrico agrega: "En la psiquiatrí:l asilar. una vez que se atribuyó el cs'CaUIS de una práctica médica y se dio como fundamento el de ser la aplicación de una ciencia psiquiátrica.ntea.en agcme de intensificación del poder de la realidad. Se la asigna desde el inicio y de una vez por rodas.tra es quien debe dar a ln real esa fuer-z:a apremiante por la cual ese mismo real podrá apode~ rarse de la locura. el poder psiquiátrico sólo plantea la cuestión de la verdad dentro de sí mismo. sera el amo de b realidad. en vez de permitir la eclosión del problema de la verdad en el enfrencamienro del médico y el enfermo. el psíqui:ma cumplt el papel de amo de !a realidad de una manera complcramcme disrin1a". en vez de situar la cuestión de la verdad de la locura en el corazón mismo de la cura.

En csre aspecro. En primer lugar. por lo ramo.¡ enfermedad (arr. Pari~. 283.~s las épocas de la enfermedad exisre una relación conscuue cm re la parálisis y el delirio [ . sus elementos diagnósticos. ere. Th. negarnos <~ admitir que esos dos órdenes de fenómenos son los síntomas de una misma enfermedad. corno decía Esquirol. Panckoucke. su evolución.CLASE DEL 12 DE DICIEMBRE DE 1973 157 De modo ral qut:. Pero ¿a qué discursos científicos d:1 lugar la práctica psiquiátrica? A dos tipos de discurso. a partir de e·sra definición que les propongo provisoriamente. Méd. . a !a cual Bayle dedica una primera parre de su tesis defendida el 21 de noviembre de 1822 (Recherches mr les nw!adit-s mm tales. se erara de describir la locura como un:1. sus elemencos de prognosis. XV!. C. una entidad mórbida que.adas en el servicio de Royer-Collard en la Salperrihe.. en términos generales.. ·· Oémence''. mejor. los discursos de verdad. Creo que. París. F. el discurso psiquiátrico que se conforma se propone como modelo el discurso médico clínico habitual. que podemos llamar discurso clínico o clasificacorio. par une sociéti d~ médecins et de chiTI!rgiens. es decír una aracnítis crónica". t.. Anroine L:lurent Jessé Bayle (1799·1858) individualiza en 1822. Uno. sobre la base del hecho de que "en tod. ]. en Diaionnaire des scimces rnidical~s. ibid. . enfermedad o. una "complicación" de 1. Por una parte.unbién muy pronro. según la causa anarómica a la que él la :uribuye. o en codo caso a partir de 1822 (descubrimiento de Bayle). la psiquiatría manifiesta un interés muy grande por constituirse como discurso cienriflco. por decirlo de algún modo. con los psiquiatras de comien~os del siglo XIX. Vll!. nosológico. se trata de constituir una suene de mut!ogon de b verdad médicL En segundo lug::1r. 17 17 En tanto lo~ trastornos de parálisis se consideraban como una afección inrcrcurrenre de una evolución demencial o. t. como una serie de enfermedades mentales. la muy curiosa relación -iba a decir: faha de relac:iónenrre la práctica psiquiátrica y. 1816). yo propondría de manera provisoria la siguiente: el poder psiquiátrico es el complemenco de poder en virrud del cual lo real se impuso a la locura en nombre de una verdad poseída de una vez por todas por ese poder con el nombre de ciencia médica. art. es posible comprender unos cual! tos r:1sgos generales de h historia de b psiquiatría en el siglo XL'<. r. psiquiatría.. a panir de seis obse~vaciones seguidas de comroles anatómicos y reali7. cada una de las cuales tiene su sincomatología. "Fo!ie". no podemos. recibe d nombre de "aracnitis crónica. L. 1814. aun antes de que Bayle descubra la parálisis general. si fuera menester dar una definición del poder psiquiátrico del cual quiero hablarles esre año. es cierro que muy promo. p.

París. rambién su texto "De la cause organique de l'aliénation mentale accompagnée de paralysie générale" Oeído en la Académie irnpériale de Médecine).1866). 1819).r De i'hypor:andrit: et du micide. París. 329. en la cual intenran injertar la clínica psiquiátrica. b) Dos discípulos de Léon Ros1an (\791. París. París. lmpr. reed. Adlille (de] rovi!le (1799-1 H78) y Jean-Bapriste Ddaye (1789-1 379). J. núm. P!24. de su relación con las lesiones neurológicas. a) Félix Voisirt ([794-1872) enunda su programa: "Dados los sínromas.¡ fl~iol1)gía puede proponerse en nuesuos días". París. mr le siege et le tmitemrnt de ces maladies.. 1821). París. cf.res mondes u physiquts d!!s mtzlndies mmtaies. comidérüs comme ctwsts de l'aliénmion menta/e. Méd. p. núm. donde reprocha a Pinel y Esquirol conformarse con observar 1Ds fenómenos de la locura sin buscar asDciarlos a una c:msa productora. El (. 13ailliere. 1820). XXIV. sino un discurso efectivamente anaromopatológico o fisiop:ltológico que debe servir de gar:mría materialista a la práctica psiquiátrica. París. ere. BibliorbC:t¡ue /Vlédicak. 18 Durante la décnda de 1820. Gabon. nymphommzie et Ü satyritJJis. 296. e) El 31 de diciembre de 1819 Jean-Pierre Falrcr (17941870) defiende su resis. En 1R30 se inicia un debate sobre las causas orgánicas de la locura con motivo de la rcsis de un discípulo de Esquiro!. 147. 1822.sb. 1. preseman en 1821 un informe para concursar en el Premio Esquirol: ''Considérarions sur les causes de la folie et de leur made d'action. p. En su obra De la foLie . 1826. Érienne Georger (ingresado a la Salpérrif:re en 1RI6 y ganador en 18 l ~ del Premio Esquirol por su memoria "Des ouvertures du corps des aliénés"). Ir. la gnstroemérite. t. G:'lbon. 1822): &cherclm mr l'arnchnitú chronir¡ue. Bayle extiende su concepción a la mayorí:1 de las enfermedades mentales: "La mayor parte de las :tlienaciones mentales son el ~ímom" de un:1 fiegma.-B. 18 núm. démtiom mr In c:wus. Oidot. Cf. 3 i. crónica primitiva de bs 'membranas del cerebro"'.¡ el S de febrero de 1820: Dissertation sw les causes de la folie (Th. ~~ de qu{dques autm· lljfictions te!ll!s que 11rystlrie. Más adelante. "Inducrions tirées de l'ouverture des corps des alit!nés pour ser. Masson. un grupo de jóvenes médicos se v¡¡eJca a la anatomía patológica. mr les moyens d'en tlrréur ks progrh l!t d'cn privo ir ler développmzents. defendid. Obsrrvatiom et propositiom mtdico-chirurgicaler (Th. p.. dcrerminar la sede Je la enfermedad. 1826.158 EL PODER PSIQUIÁTRICO comprobamos el desarrollo de codo un saberanacomopatológico que plantea la cuestión dd susrraro o los correlatos orgánicos de la locura.. r. 1. Didm Jeune. antes de public:~. París. l 822. . 1922. Méd. Ese es el problem:: que la medicina eschrecida por J. París. Annaks Midico-Psychologiqucr. de diciembre dt! 1823 Falrer pronuncia en el Arh:!néc de Médecine 1111a conferencia. julio de 1855. Paris. y que constituye ya no un discurso análogo al ruédico. en DL'J uw. Amuine Laurenc Je~sé l:hylc. 32. suivies de recherchcs sur la narurc et le Eif:gc spécial de cene maladie" (París.ir au diagnostic er au traitemenr des maladies mentales'·. Conú. pp . 3a serie. et la goutU. !rt gastrite. Croullcbois.409-425. Trairi dn maladies d11 arv~au ~t d~s us m~mhranfJ. París.. Oidor Jeune. del centen:1rio. el problema de su etiología.

de qué manera se manipulaba concretamente la locura y a los locos en el asilo. el poder psiquiátrico dice esro: entre la locura y yo la cucsri6n de la verdad nuhca se planteará por una razón muy sencil1a. por su parte. a saber: que yo. la práctica psiqU:iárrica nunca puso en juego efectivamente el saber o cuasi saber que empezaba a acumularse. me permire hacer míos la realidad y su poder e imponer a todos esos cuerpos demenres y el siglo vp. p. en los garantes definitivos de una verdad que. las distribuciones asilares..H~stros [. . de las especies de enfermedades. pero rw se valía jamás de eHos o sólo lo hada por referencia. al menos de todos los criterios ele la verdad. de los correlatos orgánicos. Y si como cal tengo derecho a interrogarme a mí misma sobre lo que digo. los crirerios de verificación y de verdad. 72. en cuanw ciencia.CLASE DEL 12 DE DICIEMBRE DE 1973 159 Ahora bien. de wdas modos me toca. en cuanto saber científico. de la nosografía médica y Ja anatomía patológica. y otro. de fijación. y me wca a mí sola. esta práctica se ponía bajo el signo y. de rcparcirlos en el asilo. E:sros eran simplemente una especie de garantes de la verdad de una pdcrica psiquiátrica que queda que la verdad le fuera dada de una vez por rodas y nunca volvicr:o a cucstionárseh. jamás se pondría en juego en la prácr.. el aval de esos dos discursos. de asignarles un régimen. m. Además.ica de la cur:L En lineas generales. en cieno modo. de declararlos curados O enfermos. por un lado. no tenían en cuenta esos dos discursos.l idiopática~. esa razón. antes que cualquier práctica psiquiátrica. la manera de clasificar a los enfermos. mediante un sistema de remisiones y. cit. bs dos grandes SOIIIbras de b nosología y la etiología. si observamos c6mo se desarrolló la práctica psiquiátrica en XIX. estaban prescmes para erigirse. Detrás de ella. adveniremos que. anatomopatológico. si no de la verdad en su concenido. decidir si lo que dígo es verdad o corregir el error cometido. de algún modo. ). uno nosológico. Georger afirma: "No debo temer mosrrarme en oposición a mis al demostrar que la locura es una afección cercbra. curables o incurables. fuera en las investigaciones anawmopatológicas. Soy dueña.brigo de esos dos discursos. psiquiatría. La práctica psiquiátrica se desarrollaba al J. de imponerles rareas. fuera en la gran nosología psiquiátrica. si es cierro que puedo comerer errores. Tal como rigió durante el siglo XIX. En el fondo. el hecho de poseer. ya soy una ciencia.

~o Problema ya p!anreado en 1800 por Philippe Pinel. 1837.md Lturcnr. Observatiom mr le proja de loi rtlmif aux aliénis. "la familia. arr.). suscribe bs enSCÍ\:"du. Masson. d~s magistmts et des jurisconmlus. cit. Se trata de lo que un psiquiatra de la época llamaba "los derechos imprescriptibles de la razón sobre la locura". e. Lecrosnier & Babé.xu. París. en el ~ilenciu de una ley positiva. patcial: Histeria. cruz de la psiquiatría decimonónica. no es en absoturo el problema de ral o cual enfermedad: el verdadero problema... "Maladies simulées". sus espaldas una verdad considerada corno ya adquirida.. en Lerom du mardi iz la Salpbri(re. forme anormale". "Mémoire Stlr les maladies simulées". de su 7Taiti midico-philosophiqzu. Charcot r H. L !. ZGG-281. Jean-Pierrc ¡:alrcr.6n sobre. "Pub[icarions du Progrh Midim!'. Policliniqzu 1887-1888. de alguna manera.lret. el motivo de ese desfase. XXXVIll. p. Cf. 277. :1rt. (dirs. Colín. también: Arm. en Amédée Dechambre tt al. Jaén. 1889. quien afirma que. Arma/es d'!-lygi~nt flz1blique et de Midecint Légale.. 1867. b. t:'. 1876. op. lr:ud~ midico-ligale mr la simulntion d~ In folit:. esp. Charcot aborda la cuestión en varias ocasiones: 1) policlínica del marres 20 de marzo de 1888: ''Araxie locommrice. Lecciones del mnrtrs. . pp. que eran para él los fundamcnws ele la intervención psiquiátrica. not:ls de curso de los señores I3lin. rr. IRMí. en ibid.verat. 2) Lerons .a~ dl'. § x.-utilizando el derecho imprescriptible dt:: la ra1. p. no es la monomanía y ni siquiera la histeria. París. 1 ~ serie. Si se admite que en el poder psiquiátrico la cuestión de la verdad jamás se plamea. pp. Ediciones del Lunar. PP· 281-284 {uad. gracias al aislamiento. que le consagra un cap. Y esto permite comprender en ronces que el gran problema de la historia de la psiquiatría en el siglo XlX no es un problema de conceptos. de algo que es la verdad con respecto a la locura. "Maníe simulée. 20 t'J Alusión a Je:m-Pierre Fa. radica en la función de crecimiento del poder de lo real. Henri Louis Bayard. puede entenderse que la cruz de la psiquiatría decimonónica es simplem~nte el problema de la simulación. r. Yo soy el sobrepoder de la realidad como poseedora. vr. 19 Creo que el motivo de esta falta de articulación de los discursos de verdad y la práctica psiquiátrica. pp. 6.. prirenr:i le 6 janvier 1837 iz in Chnmbre drs diputis par k ministre dt l'!ntérieur. Edmond Boisseau.IGO EL PODER l'SIQU!ÁTRICO agirados el sobrepoder que voy a dar a la realidad. Dictiannaire encydopédique des scitnces médicaies. sec. Comid!rations diniques et pmtiques iL l'usage des mitÚcins ~xpatr. t!'iunfa sobre d temor de comete!' un acto :u-bitrario y. op. t. París. moyens de la reconnoitre". Gabriel 'IOurdcs. hacer caer a.l ddirio.. 2003]. que es la función esencial del poder psiquiátrico y debe. por mí misma y de una manera definitiva. b ciencia par~ obtener el beneficio de la curación de los alienados". cit. "Simularion". 297-302. col. 2a serie. 681-715.

es porque poseo esa verdad. la cosa sucede en todos los órdenes del saber y más aún en medicina.: Lecciones sobre las enftrmedtuúr del sistema nervioso: dadllS en 1~ Salphriáe. A lo cual la locura respondía: si pretendes tener de una vez por rodas la verdad en función de un saber que ya está constituido. Féré. 3) "Le~on d'ouverture de la chaire de diniquc des mabdics du sysreme nerveux" (23 de abril de 1882). recogidas y publicadas por Désiré Magloire Bourneville. Bcrnard.. pues bien. Guinon. pues yo misma la poseo en función de mi saber. En cambio. 5a ed. 432-433. "De l'ischurie hysrérique". la manera de la histeria de simular histeria. cuando manipules mis síntomas. e 1. la simulación que fue el problema histórico de la psiquiatría en el siglo XIX -y de ella quiero hablar. §VIl. 2 vols. la manera de h locura de simular locura. lección X. que estás loco.es la simulación imerna a la locura: la simulación ejercida por la locura con respecto a sí mism:1. la manera como un símorn:1 verd:. yo voy a plamear en mí misma la mentira. 281-283 [rrad. el lbco. cuando estés freme a lo que llamas la enfermedad. esp. y pese a ello la pr:íCEica médica no se pone en cuestión. ibid. un término o el fracaso esencial. 17-22. No es cierto que d hecho de hacerse pasar por loen cuando no se es loco sea par3 la práctica psiquiátrica. no planrearé el problema de la yerdad. t. §"Les simularions". la psiquiarrb decía: contigo.CLASE DEL 12 DE DICIEMBRE DE 1973 161 Por simulación no entiendo aquí l:t acti(Ud de un no loco que puede hacerse pasar por loco. pues csco jamás cuestiona realmente el poder psiquiátrico. 1890. 1tcción IX. §"Simularían" {1873). Pérez Dubrull. M:1drid. el fracaso a partir del cual iban a producirse una serie de repercusiones.]. recogidas y publicadas por Babinski. pp. lamanera como un falso síntoma es una forma de estar verdaderamente enfermo.WI.. Siempre podemos engañar a un médico haciéndole creer que tenemos tal o cual enfermedad o tal o cual sínwma -cualquier persona que haya hecho el servicio militar lo sabe-. Todo eso constituyó para la psiquiatría del siglo XIX el problema insoluble. 1884. sur les maladies du sysrEme nervmx. 111.. Mari e y Gillcs de L:1 l!Jurene (1887). París. Y por consiguiente. Lecrosnier & Babé. después de codo. pp. Odahaye er Lecrosnicr. en Lefons sur les maltuiies du syrt(me nervmx. . a partir de mis categorías. para el poder psiquiátrico.~dero es en cierto aspecto un modo de memir. algo así como un límice. en definitiva. París. ya que. lmprent:l de A. y si rengo algún poder sobre ti. pp. el límite y. 1882. A grandes rasgos. "S.imularion". "Cas du mutisme hysrérique che-¿ l'homme".

La vemos aparecer. viuda de Brouil!ard. songes. t.rio.. al contrJ. la tendrás al aceptar el juego de verdad y mentira que re propongo.. porque en medio de mis síntomas habrá ese pequeño nüdeo de noche.::mbre de 1835. 2 11 serie. cap. Y cuando digo uese problema". .. p. en Cazetu Mtdicnle de PtZris. "Nouvel!es expéríences sur le magnérísme animal". llamada "Braguette" (cf AméJéc Decharnbre. sin devebr la idemidad de las pacientes. visions. 12 d{. no ce engaiíaré en el momenco en que tu saber esté limlrado. con las dos simuladoras de ese hospital. op. VIl. en Caznte Medica/e de Paris. la importanda hJsrórica de ese problema y de la simulación y la histeria. sino al proceso por el cual los [ocas respondieron efcctívamence con 1a cuestión de la mentira a ese poder psiquiátrico que se negaba a plante:u la cuestión de la verdad. 13-14. cit. p. pp. dccidi!'1 en 1821. Diaionwtire emydopédiqut ús scienCtS médicales. etc. un inmenso proceso histórico en la psiquiatría. "Deuxif:rne letrre sur le magnétisme animal". !1. Cf. en De la physiologie du syst(me nervwx . de mencira. 1877.> de experiencia sonámbula a dos paciente:. Por eso. Gcorget se refiere a cs. 404.¡s. 1840.tuthicr. 164-165. la locura que simula locura. emonces. Por lo canco. scpti. si quieres tener algún día una autoddad efectiva sobre mí. con la colaboraciót1 de Léon Rostan. y fueron imitadas en codos los asilos de Francia porque se trata- 21 Seducido por !as experiencias !levadas a cabo en el servicio de Husson del Hórei-Dieu por el barón Jules Dupotet de Senncvoy en octubre de 1820. me parece. también: Aubi11 G:. Amédée Dcchambrc.). y arr. ·hacia 1821. en Amédée Dechambre et ttl.: Pétronillc y Manoury. París. cit. en el cornporramienro de dos histéricas que se llamaban "Péuonille" y "Braguew:". hasGl el gran episodio de Charcot en la década de 1880. La simulación: desde 1821. . "Mesmérisme". "Somnambulisme magnétique". creo. sow les noms divers d'extases. podemos decir que roda la historia de la psiquiatría estuvo recorrida por ese problema de la simulación. Georget. miliz. E Malteste. a través del cual te plantearé la cues~ tión de la verdad. no me refiero al problema teórico de la simulación. t.1s expcricnci. op. 585}.. cuando se la ve surgir en la Salperrihe delante de quien fue uno de los más grandes psiquiatras de la época.ar como sujeto.. ~tiennc Georget. pp. 1842. t. 21 Estas dos personas fundaron. Y por eso se comprende también el carácter colectivo dd fenómeno de la simulación.162 EL PODER PSIQUIATH!CO te encontrarás en una uampa. oracles. (dirs. fue el ancipoder de los locos frente al poder psiquiátrico. p. La mentira de h simulación. Histoire du somnambulirme: chez ww les pettples. 324. lo cual sería simulación lisa y Jlana. 3. en la Salpc!trii::re. 1.

falseadas por la simulación. sino también porque esos mismos enfermos comaban con la complicidad y el apoyo. enronces. era encarnado precisamenee por alguien que ni siquiera era psiquiatra sino neurólogo. si nos valemos de un vocabulario médico. los subalternos de la medicina. no sólo de lucha de los . Si insisto en esr:t historia. por consiguieme. una crisis que esta~ lió en las postrimerías del siglo XIX. explícitos como implícitos. En segundo lugar. No debemos olvidar que Charcor no examinó prácticamente nunca a una sola de esas histéricas. Se trató en concrew del proceso por medio del cual los enfermos imenraban escapar al poder psiqui:í. creo que debemos considerarlo de ese modo. construía en conjunto con ellas ese mundo de la simulación a través del cual se oponía resistencia al poder psiquiátrico. Un poder psiquiátrico que en la Salpétrif:re. no hay que olvidar que si a partir de Braguctte y Pétronille hubo tanta simulación dentro de los asilos. provisto del mis airo saber médico. renía condiciones más propicias para apoyarse en un discurso de verdad mejor consrimido. más o menos en 1880. con grados de complicidad más o menos elevados. podemos deducir entonces que los propios locos impusieron a la psiquiatría el problema de la verdad. A quien llegaba. rodos los sí momas estudiados por éste eran suscitados por él mismo a partir de la simulación de sus pacientes. Y si tenemos en cuenta la gran crisis de la psiquiatría asilar. en definitiva. de hecho. Pero no fue la gran enfermedad del siglo XIX. una persona que. Sin embargo.trico. le eran proporcionadas·desde afuera. A menudo se dice que la histeria ha desaparecido o que fue la gran enfermedad del siglo X!X. se le tendió la trampa de la mentira. el fenómeno general de la simulación en el siglo XIX debe comprenderse corno proceso. esa situación resultaba posible no sólo debido a la coexistencia de los cnfcr· mas en ellos. fue un síndrome dpicamenre asilar o un síndrome correlativo al poder asilar o el poder médico. los guardianes. tan pronto espontáneos como involuntarios. La primera es que no es una cucsüón de síntoma. frenre a la gran taumaturgia de Charcor. ni siquiera deseo miliz:u la palabra "síndrome". al comprobarse que. del personal. En codo caso. fue porque. los residentes. lo hago por unas cuantas razones.CLASE DEL 12 DE DICIEMBRE DE 1973 163 ba. fue un fenómeno de lucha y no un fenómeno patológico. y todas sus observaciones. de su insrrumemo de lucha comra el poder psiquiátrico. en 1880. por el personal que cuscodiaba a las propias enfermas y. En consecuencia. en realidad.

asilo para mujeres. a través de sus mentiras. a partir de esra es- ~ En la grabación. justamente el momento en que. para poder ser agente de la realidad. el juego de verdad y mentira en el síntoma. de la cucsrión de la histeria. Es decir: cope científico. vuelve a introducirse. a la fuerza y debido al conjunto de esos procesos. una suene de tope epistemológico. lo debemos a coda esa compañía de simuladores y simuladoras. una especie de pequefio error ciemífico. Hubo lo que podríamos llamar una gran insurrección simuladora que recorrió todo el mundo asilar decimonónico y cuyo foco perpetuo y constantememe reavivado fue la Salpétrihe. verdad y se negaba a plantear. La primera despsiquiarrización. El manuscriro agrega: "Es posible enronccs denominar antipsiquiatría a cualquier movimiento que vuelva a poner en juego la cuestión de la verdad en la relación entre el loco y el psiquiatra". uno se enreda en ese saber científico y. Keplcr o Einstein.. puesta enrre paréntesis luego de Pinel y Masan Cox por el sistema disciplinario del asilo y el tipo de funcionamiento del poder psiquiátrico. Fueron ellos quienes. en todo caso. el sisrcma asilar_ Y creo que así llegamos al episodio que debe ser el objetivo de mi curso. Hacerlo es muy rranquilizame. se impone a la fuerza al poder psiquiátrico. la cuestión de la verdad. se pretendía dueño de la. incapacidad de salir de las esferas demasiado numerosas del mundo "tolomeico" o de las ecuaciones de Maxwell. Sea como fuere. tendieron una trampa a un poder psiquiátrico que. desde luego. el crédito por la primera dcspsiqui:urización no corresponde tanto a Freud.* Y es posible decir que el psicoanálisis puede interpretarse como el primer gran retroceso de la psiquiatría. de la manera como los psiquiatras se empantanaron en la histeria duran re el siglo XIX. el problema consiste en saber si d psicoanálisis no respondl6 a esta derrota inicial estableciendo un:1 primera línea de defensa. repetiáín de: a la fuerza. dentro ele la práctica y la cura psiquiátricas. Por eso no creo que puecb hacerse de la histeria. la cuestión de lo verdadero de la locura. sino -de lucha dentro mismo del sistema psiquiátrico. el momenw ery que la cuestión de la verdad de lo que se decía en los síntomas o. .164 EL PODER I'SIQU!ÁTRICO enfermos comra el poder psiquiátrico. el primer momento de vacilación del poder psiquiátrico en ClJarHo a la cuestión de la verdad. porque permite escribi'r la historia de la psiquiatría y el nacimiento del psicoanálisis en el estilo mismo con que se explica a Copérnico. ere.

Como comprenderán. sino. La próxima vez intemaré. sino d reverso militame del poder psiquiátrico. para decirlo de algún modo. Tal es. creo emonces que se podrá h:tcer una historia de la psiquiatría que ya no orbite en torno del psiquiatra y su saber. podemos reinscribir la historia del psicoanálisis en la tradición calma de la hist:oria de las ciencias. para los locos. me parece que se rccona de una manera excraordinariamcnce estrecha el problema histórico de la psiquiatría. no un problema epistemológico o el mpe de un saber. se corre el riesgo de reprimir algo-. retomar esra his· wria que les he sugerido de una manera desenvuelt:::t. veremos que con !a perspectiva institucionalista que plantea en sustancia el problema de si b institución es o no el lugar de una violencia. por fin. para ocuparme del problema mismo del funcionamieJl(o del poder psiquiátrico como sobrepo· der de la realidad. hay un conc episremológico y el surgimiemo de Copérnico o Einstein. y se admire que la simulación fue. como me gustaría hacerlo -y no de la histeria. . la m. el trasfondo general que quería dar a las clases que seguirán. y que cayó en la trampa de la mentira cuestionadora de los simuladores. es decir el problema de ese poder de realidad que los psiquiatras tenían la misión de volver a imponer. Pero si se hace de !a simulación. enwnces. por consiguiente-. en esa medida -si retomamos así la historia de la psiquiatría. Al plamcar el problema en esos términos y hacer de la hiswria de la histeria el analogon de ese tipo de peripecias. en torno de los locos.mera insidiosa de plantear a la fuerza la cuesúón de la verdad a un poder psiquiátrico que sólo quería imponerles la realidad.CLASE DEL 12 DE D1ClEMBRE DE 1973 165 pecie de rope.

G. repurados por interrumpir los accesos de furOr y restablecer d orden de las ideas.Clase del19 de diciembre de 1973* El poder pJiquiátrico . cit.ítrid'. op. Opium". son propiciados.~por Je::m-Baptistc. 4) el enunciado de la verdad.. porc¡ue la curación se espera como una sUene de proceso. 11 :·Joseph Guis!ain. p. op...El placer de la o~fámedad. 1.ar llaba una cu·ra psi(¡_uiárrica en esa época? el ejemplo de una cura psiquiárric:t de los años 1838-1840. una especie de imcnsificador de realidad frenre a la locura.. libro IV. 1726. la función de ser un operador de realidad. pp.Una cura ae F~anrois Leuret y sus elementos estratégicos: 1) el desequilibrio del poder. la cbse lleva el título de "La cura psiqui. 1 Los opiáceos. Traitement wr l'a/iénation menta/e. (1972). ¿Cómo se desarro. de organización del rrtundo asilar. A pririi.ar un poco esta cuestión. des mlmtuus et des narcotiques prJur la gmfrison des maiadies. d ni~ mento de instalación. París.. en esencia.: Philippe Hecquet (1661-1737). Cavelier. . Rtjlcxion. si no espománeo. tiene. cit. t. 1 • En el m::muscriro.. Véansc también las p. necesidades. segundo.El dispositivo asilar. el aislamiento en el asilo. al menos auromáticamehte reactivo a partir de la combi~ación de cuatro elementos que son. con preferencia a las purgas y las sang. "Moyens dirigés sur le systeme nerveux central. Cf. 345-353. una serie de medicamentos de orden Rsico o ftsiológico: opiá~cos. 316-319. 3) el ordenamiento de las. querría uriliz. pp.r wr l'wage de /'opium. ¿En qué sentido puede ese poder definirse como sobrepoder de la realidad? EL PODER PSIQUIÁTRICO Par:t tratar de descnmaraií.eta vista. .iginas dedicadas por Michd Foucault a esta susta11cia en Histoir( d( In folie . en primer lugar. la cura no se desarrolla efl absoluto.Hchnont (1577-l644) y Thomas Sydel\ham (1624-16&9). en. . 2) la reutilización del lenguaje. 167 . preparaciones 11 base de opio. Va11.rías. Su utilización en el rraramiento de la locura en su forma "maníaca" o "furiosa'' se desarrolb en el siglo XYIIl.

. § "Narcotique$".1s !as horas del día y fuena a cada enfermo a reaccionar contra la irregularidad de sus inclinaciones. cit. 2 U u dan o: preparación en la que el opio esrá asociado a otros ingredientes. 1876. (dirs. en el tratamiento de las enfermedades nerviosas y la hisreria.. "Maladies nervcuses". 113 (uad. De /'emplui deJ opine!¡ dam k mútement & l'aliintztion me~ tale (extraído de L'Union médiCtz{r. Cf. Hcnri LegranJ clu Sau!le. pp. enero de 1859. 3 Desde Pinel. "O u traiternenr général des aliénés" ( 1854).esrivos. en Amédée Dechambre et nl (clits.). AnnaLrs Mldico-Psychologiqun. pp. en Anmzfes Médico-PsychoLogiqueJ. pp. Así Je:tn-Picrre Falret: "¿Qué vemos en los asilos de nuestros días~ Vemos un reglamento posirivo. are. Hippolyte Brochin. en ibid. 1857. De cal modo. Fran¡:. Dictil!nnnúr encydopidique des sciwces m¿dicaLes. cit. C( Jean-Pierre Fa!ret. y Rechrrches expérimmtaies mr l'emploi des principaux agents de la médication smpifinnu dtlns ft.!!. el beleño. Joseph Jacques Morcau de Tours ( 1804-1 884) promueve d recurso a los opiáceos en el rratamiento de la manía: "En los opiiceos (el opio. "Recherches diniques sur le mude d'administration de l'opium dans la manic". 17-25. P.. op. 2:>2.llJ mftrmrdadt'J agudm. Tmit¿ du difire . esp.). r. horas de En e! siglo XlX. p. v. pp.. 1877. 2" serie. Cf. t. V. "Opium".uís.\68 EL PODER PSIQUIÁTRICO láudano. Jcan-!3aptiste Fonssagrives. Labé. p. propiciado para los trastornos Ji¡. cit. "Police générale et ordre journalier du service dans les hospices d'aliénés". Paris. t. Greenhill. tditions Prénésie. 3 una alimentación determinada. tmiremt'nf de li1lilnation mmtale. 690. C( Amédée Dcchambre et al. t. P:~rís. t. 4 la obediencia a u1~ rcglamento. 1987. CE. cf.. "Observationes Medicac" (1680). para someterse a la ley general ( . a la vez en concepro de compone me de la org:uliz. art.: Obsavadon~s midicas rtcucrt dr La historia y curación dt' l. p. que fija el uso de tod.. l. en Opera Omnia. reedit:tda con tlll:J presentación de Claude Quétd..opédique des sciences médica/es.. 2 etc.. op. 1849. 212). t.. 2a serie. . que afirmab~1 "la necesidJ. cit. j El enfermo está obligado a abdicar en manos de una voluntad ajena y a esforzarse constantemente para no incurrir en los castigos asociados a la infracción de! reglamento". p. 1881. esrricramente respetado. la belladona.. W.: joseph Daquin. sec. el más utilizado de los cuales era el láudano de Sydenham o "vino de opio cornpuesro". ]oseph J. Thomas Sydenham. 4 El problema del régimen alimentario ocupa un lugar privilegiado. Malteste. marzo de 1845. 11. "Lettres médicales snr b colonie d'aliénés de Ghéel". 2" serie. una serie de coerciones propias de la vida asilar: la disciplina. cit. XVI.. t.ois Fodéré asevera que "los alimentos son los primeros medicamentos". 15 de marzo de 1849). !-27.. Londres. 1% 1}. Dictionnaiff mcycl. p. 1844.. op. V.. XII. "Insa~ .ación cotidiana del tiempo asilar y de contribución al tratamiento. op. 3~ serie. la datura. este. 375·376. op.d exm:ma de un orden invari:~ble de servicio" { Traitt mtdico-phifosophiq&. ercérera) puede cnconrrarse tlll excelente medio de cdmar la agitación habitual de los manh1cos y los an-dmms pasajeros de los monomaníacos". cul. Moreau de Tours. los alienistas no dejaron de insistir sobre la importancia de un regbmcnw. el acóniw. Ln PhiLosophie de Lafo!ir. 146-240. tvbdrid.: Claude Michéa. 27!.

. Caille et Ravier. (1972). Tmiti sur l'aliénation menfllÜ. en Annaies Mtdico-Psychologiques.smus O:trwin (1731-1802}. esp.: Enformedad mentrtl y pmnnalidrul. 11. . 6 el sillón roracorio. 7 etc. a la vez punitiva y ter:1péurica. . pp. op. Xll.CLASE DEL !9 DE DICIEMBRE DE 1973 169 sueño y de rrabajo. 21 de mayo a 5 de. Presses Universicaires de France. Annales MédicoP5ydwillgiqw:s.. col. pero sobre todo Franc. Tmité médit·o-philosophiqttt mr f'aliinntion memale. del aislamiento. op. "De la douche ec des affusions d'eau froide. .. también una medicación psicofísica. Michel Foucaulc le dedica varias páginas: Maiadü mentaú et psychologie. El trabajo.:ois Lwn:t. Ji- . Traiti médico-philoJophique . op.. Philippe Pind da sus carras de nobleza a la ducha al erigirla en un insrrumenro de traramiemo y condicion:uniemo a la vez. Imp. IX. JV. se concibe en una doble perspectiva: terapéutica. quien la pone en prácrica en Du trairement moral de lnfo/ie. 1991 ). 85-86 {trad.. 7 El "sillón rotatorio". 80-93: Joscph Guislain. 5 instrumentOs físicos de coerción. en Annnles Midico-Pfychologiqu~s. Vuelve a ella en "Sexuality and solirude" (Ltmdon Revitw of Books. pp. 268-272. pp. quien elogia su eficacia: "Considero que se lo puede utilizar ranro en el plano mora. libro XVI. 1. 2a ed. r.. pp. cit. . 505-506. pp.. p. revisada y aumentada. "Loi fond:unentale de tour hospice d'aliénés. Tmiti mr idliénation mentak .! como en el plano físico. pp. op. sobre los orígenes hiHóricos del trabajo de los enfermos en los asilos de alienados. (1972). pp. fija las fac~hades de! entendimiento al hacerlas ejercitarse. !.: Philippe Pinel. Esws elementOs combinados definían el marco de la nía''.. Amard. núm. 168-169. cit.h (de Mompdlier).. t. Cf. no sólo como un medio de alivio sino como un medio de disciplina. Armand Rec. "Jniti:trion philosopbique". §XXI. de Balbnche. . cf. DE. r. V. núm. c. Cf. Hiuoire de la folie . París. DE. 330-331. pp. celle d'un rra- vail mécanique": "Un trabajo constante cambia la cadena viciosa de ideas. perfeccionado por el médico inglés Era. 301-302. cap. pp. Buenos Al res.. enero de ! 847. 1807. como la ducha. pp.liénarions ment<Jt:s". Obs~rvations sur la dimenu. op. también: Hcnri Girard de Cailleux. sur la rCre dans le craicemenr des a. § "Douchcs et affusions froides". "Considératiuns sur le rraitemem des maladies mcnt<Jes". pp. 338 y 520-521: ''L'e:tu et b folie". En Histoire de 1rt folie . Joseph Masan Cox. y emplearlo con éxito. 225)~ Camille Boucher. París. 1962. Michel foucault se refiere a un esrudio de Jean Calver. 139-152. 295. 205-206. op. pp. op. . 1809. r.: Louis V F. del orden. y disciplinaria. noviembre de 1&41. 95-97. . pp. "Régime alimemaire a observer daos !'aliénarion menrale". 58. es aplicado :~1 tratamientO de b locura por Masan Cox. pieza esencial del tratamiento moral. 3. Véase (en esra misma clase y la del 9 de enero de 1974) la cura de Dupré. pp. Cf. Traiti ttnaLytique de In folie et der moyens de la g11érir. cit. cit. 3 y 5-6). alimema por sí solo e\ orden en un agrupamiento cu:llquiera de alienados y dispensa de una multitud de regbs minuciosas y a menudo vanas para mann::ner la vigilancia imerna" (p. . para poner al enfermo en un estado más flexiGle y dócil". y por último. Joseph Guislain. ju11io de 1981. Lyon. 158-162.. cit. L !V. 16. fechado en 1952. noviembre de 1848. Paidós.. cit. cit. Cf. sec. "Du travail appligué aux aliénés". 124-125.

8 512-527. Méd. procedimientos tácticos. un código.:tse Michel Fuucaulc. Th.. Pa· rís. 45. Voy a ro mar una cura como ejemplo. por así decirlo. Los artículos t1ecrol6gicos sobre Leuret se hicieron eco de esas polémicas: Ulysse Trélat.. París. la cura psiquiátrica se desarrollaba de acuerdo con una serie de planes. elementos estratégicos que podemos llegar a de En ir y son.. a quien durante mucho ciempo se reprochó el abuso que hacía del casrigo. ere. núm. Muyms dirig¿s sur 1~ syrtt-me na11eux dribml. 341-342. 2a serie. cit. Hi>toirede la folie . en Annales d'Hygitne Publiqtu et dr M. Paris. "Natice biographique_sur M. en su memoria prestnrada a 1:t Aca· démie Royale de Médecine: Du danger des rigw:ttrs corpordles dam lt! traitement de la folie. 1851. condenaban su práctica como "retrógrada y peligrosa" (Du trairenunt moral dt! la folie. Arnsterda.w der Hcy. quien elaboró esas prácticas. Le Fra. V. mis metículosa. pp. V&.ois. a decir verdad. Leuret". ""El manuscriro agrega: "En suma. pp. sus contemporáneos. De l'itat actud du traitemmt de !ti folie en Franct. es la persona que no sólo definió la cura clásica de la manera mis precísa. según sus mecanismos más sutiles. Gardembas. París. En vida.m. 1262.n. {839.170 EL PODER PSIQUIÁTRICO cura. esas estrategias de cura..ments de chqc d'autrefois en psydliturú.. sino también.. quizás hasta nuestros dias. tiene una fastidiosa reputación: Leurer. Chrisrine Buvar-Pochon. y verlos.. Su presentador es un psiquiatra que. 1840. me parece. leurr liens avec ler thirapeutiqtm mqdern~. Leuret ruvo que defenderse de las críricas que. sin proponer jamás una explicación ni una teoría. pp. 374 y 404. ! 826. 8 Sin lugar a dudas. a mi entender. lll. sino un código táctico que permíría establecer cierta relación de fuerza e inscribirla de una vez por todas". el hombre del tratamiento moral. "Noríce sur Leucet". t:n cámara lenca. op. . julío de 1851. r.édecine Uga/e. pp. a pesar de esta primera apariencia. p. Su ptincipa! adversario fue Esprit Sylvesue Blanche. as( como en un opúsculo. Gardembas. Alcxandre Brierre de Boísmont. en Anna/es Midico-Psychologique. muy imponantes en cuanto a la constitución misma del saber psiquiárrico. bro rv. 241-262.. l 939. pero no un código lingüístico de com. qp. vol. /. De la roMtirm. por desdicha."' Ahora bien. y las llevó a un punto de perfección que permite a b vez comprender los mecanismos generales ·puestos en acción por rodos sus colegas. (1972). la ducha. se esperaba !a curación. según sus propias palabras. 68). F.en· ciones significantes. hasta donde yo sé es el ejemplo más elaborado que se luya dado en la literatura psiquiátrica francesa. r:it. y dejó b mayor cantidad de documentos sobre sus curas.. de la cual.er Trait. creo que. .

9 He aquí los síntomas que presenlaba d señor Oupré: El scíior Dupré es un homhre grtleso y bajo. Emüc gases sin cesar por arriba y por abajo. el señor Dupré ha caído en un esrado de enfermedad crónica. le intruduct:n en el cuerpo. y dice al vigi!ame. Es insensible a las deferencias que puedan hacérsele.. supuestamente Oupré pero en realidad nacido en C. "Porteurs de cirrcs ce de dignirés imaginaires". pp.lrcega. Su mirada es insegura y ücnc un aire alelado. la más ilustre de la familia de los príncipes tártaros. 418-462. se pone de mal humor sin Hcgar nunca a la violencia. por medio de la necromancia. y la ciud:. y con mucha frecuencia deja oír un pequeño gruñido muy desagradable. para engañarlo. en la cual. observación XXII. por de~ bajo de su persona se encuentran seres degenerados de su raza. todos a b vez. a alguna discancia del hospicio. Él es el único Leuret. predominan sobre las demás: las familias de los príncipes tánaros. El signo distintivo de su calidad de alción es el hecho de poder saborear constamemcnte los placeres de! amor.ois . un cuarto o un quinto de alciones. Picard. Dcs(Quches. Delavigne. Cuando se le insiste.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 171 La cura corresponde a un tal sefwr Dupré y se relata en el último capírulo de Du traitement moral de la folie. en caso de que éste se encuentre presente: "Haz rerirar a esas locas. Una raza destacada. según sus disposiciones amorosas. es la de los alciones. por su nobleza. camina solo y jam~í. Audrieux. menos fa~ vorecidos que él y llamados. El Bici:rre en el cual se encuentra no es el si ruado cerca de París. se han represemado monumentos que cienen cierta semejanza con los del verdadero París. y si durante un insranre se lo saca de la incertidumbre y b ensoñación que le son habirualcs. 9 Fram. A raíz de los excesos comeridos. rres cuar~ tos. e incluso procura evitarlas. descendiente de Cosroes: es Napoleón. luego a Sainr~Yon y después a Bicerre.. para cuyo cratamiento su consejero lo envió a su cascillo de Saint~Maur ([al es b de~ nominación que da a Charenton).. con el objeLivo de liberarse de las emanaciones que. no es oua que Langres. cit. no tarda en recaer en ellas r.s dirige la pnlabra a nadie. de Ni~ gricia y del Congo. cuyo jefe es él. que vienen a aror~ memarme". en Du lraitemmt moral d~ la Joli~.td que se le hace ver. op. Jamás mira a nadie a los ojos. excedido en carnes. ] Hay en la cierra tres familias que. de 1840. Bernardin de Saint~Picrre.

una fisiología del sistema ner~ vioso o. sólo hay moneda falsa.172 EL PODEH PSIQUIATRICO hombre del hospicio. está sentado a la espera de su comida.r a dudas al médi. 421~424.Yon a Bicécrc se echó a volar una vez que él se marchó. a mi enten~ der. L• casa donde pasó la noche en su viaje de Sainr. en todo caso. los diarios que se le muestran . darle sensaciones justas. combin. lo encuentro en una enorme sala !lena de alienados a quienes se considera incurables. ¿se~á más útil la severidad? Finjo estar dcsconcemo con sus discur~ 10 !bid. su primer contacto con Dupré consiste en desequilibrar el poder: La primera vez que abordo al señor Oupré para tratarlo. Napoleón. incluso. con los rostros cubienos por máscara~ bien compuestas. Simplemente desmama las diferentes operaciones que ha intentado. El dinero no üene valor alguno. . Y Leuret se apresura a hacerlo. Nunca lee y no wcaría un diario por nada del mundo. es posible distribuir esas maniobras en cuatro o cinco grandes tipos. la maniobra consisreme en desequilibrar el poder. e incluso a algunas de las personas que conoció alli [. no hablan de él.son falsos. ¿Cómo lograr sacarlo de su torpor.. es de~ cir transferirlo de entrada o. 10 Creo que en el . mejor.cocinera que ha cenido a su servicio. pp. ganar un poco su atención? Las palabras benévolas no sirven de nada.rias mujeres. y de manera general. todos )os demás son mujaes o. sin mostrarse afectado en modo alguno por el desaseo de sus vecinos y el suyo propio ni aparentar otro instinto que el de comer. en una psicología de b locura. proviscas de barba y patillas. Recuerda la temporada que p~ó en su castillo de Saim~Maur. y quienes los leen son cómplices confabulados con quienes los hacen. a un lado y uno solo. En primer lugar.1cioncs de VJ. . } La multiplicidad de sus ideas fa1sas no es menos nmable que la seguridad con la cual las declama. con un aire estúpido e indiferente a to~ do lo que sucede a su alrededor. A menudo escuchó hablar a los osos y monos del Jardín Botánico. el del médico./ ca que lo atiende como una . lo más rápidamente posible..largo tratamiento que a continuación se ~naliza podemos dis~ tinguir una serie de dispositivos o maniobras que Leuret nunca teoriza. y con referencia a los cuales no da ninguna explicacÍón que csn~ fundada ya sea en una etiología de la enfermedad mental. Reconoce sin luga.

En todos los consejos dados por los alienistas con referencia a distintas curas hay un lugar común: siempre debe empezarse con esa marcación del poder. y en este aspecto Leuret no se diferencia en nada de sus contemporáneos. 12 Es también lo que decía Esquirol: "En todo establecimiento de alienados debe haber un jefe y nada m:is que un jefe de [sid quien wdo debe incumbir". sec. p. muy signiflcacivo de lo que podríamos llamar el ritual genera! del asilo. un mundo de rupmra y desequilibrio entre el médico y el enfermo. Y a panir de esta diferencia de altura. consistente en susciruir la voluntad 11 /b¡d.: violence".ración. op. inicial de fuerza. no hay emre los diferentes personajes que viven en d asilo ni reciprocldad ni uansparcncia: wdo eso debe proscribirse. no hay coparticipación. se mantenga de pie y descubierto.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 173 sos y su conducta.:cir. y esto es lo que decía Pine! cuando recomendaba abordar al paciente con "una suerte de apa·ram de temor. Es preciso. que podemos denominar "principio de Falret". ame mí.] y convencerlo de que toda resistencia será vana". el primer episodio de contacto entre d médico y su paciente en codos los asilos de la época es ese ceremonial. §IX. 13 Jean t. Prácricamence. esa demost.. mais ne point se pcrmettrc :~ucun acre dt. el enfermo. es dt.. op. la demostr~ci6n de que el campo de fuerzas en el cual el enfermo se encuemra dentro del asilo esrá desequilibra· do. creo.riennc Oominique Esquirol. tJ Se rrau adem:is. p. 11 Esre primer contacto es. lo acuso de pereza. cit. reciprocidad. L. cit. "De b folie" (1816). el lenguaje no circula con libertad y de manera indistinta de uno a otro. 429. va a poder desenvolverse el proceso mismo de la cura. Traité médico-philosophique. 11. vanidad y mentir:~ y exijo que. J. un aparato imponeme que pueda actuar vigorosamente sobre la imaginación [del maníaco.. el médico. intercambio. \26. en el fondo. "lntimider l'aliéné. . de potencial.. Gl. un mundo donde existe cierta pendieme que jamás puede remomarse: en su cima. absolutamente estatutaria y que nunca se borrará en la vida asilar. n Philippe Pinel. (1800). que haya un mundo diferenci:ll. del "principio de la voluntad ajena". sin duda. desde el comienzo. p. Ese poder est:í de un solo lado.

423. hay siempre cierta afinnaci6n ele omnipotencia. a resumirse roda brealidad con la que tendrá que vérselas en el asilo. }obligado a adapra.io sobre la enfermedad.. L J.ret. este principio tiene dos objetivos. En la psiquiacría de la época. En toda locura. en efecto. Tmitmunt mr lfllibuJtion memnlt'. 14 El enfermo debe sentirse situado de inmediato frente a algo en lo cual va a concentrarse. 422: "Dupré es un apellido de convención. a cualquier relación de intercambio. cir.. mantener d incógnito. p. e! soporte de esa realidad.. En esencia. 409. se expresará dentro del delirio en forma. hay en la locura.rse a una voluntad ajena". que el enfermo acepce !as prescripciones formuladas por el médico. . Pero no se trata simplemente de someter la voluntad de sanar del enfermo al saber y e1 poder del médico. en ese establecirniento de una diferencia absoluta de poder. op.. reciprocidad. Cf Jo$cph Guislain. ibid. En el caso del señor Dupré. p. En una serie de casos. es Napoleón". En primer lugar. igualdad.. 16 "E! signo distintivo de su calidad de alcióo es el hecho de poder saborear constantemente los placeres Jd amor". mientras C[ mpm. se t:rara sobre todo de vulnerar la afitmación de omnipotencia que. No quiero decir con ello gue cualquier otra realidad quede suprimida en bcneflcio de esta sola volunrad del médico. como bien sabemos. su verdadero nombre. p. 15 Fran~ois Lcu. sino que el elemento portador de toda la realidad que va a imponerse al enfermo y cuya rarea consistirá en rener inRu.. la omnipotencia de b locura puede manifestarse de dos maneras. además. debe ser la voluntad del médico como voluntad ajena a la del enfermo y. estatutariamente superior e inaccesible. toda la realidad se concentra en una voluntad ajena que es la voluntad omnipotente del médico. nota 3. por ejemplo. de ideas de grandeza: uno cree ser rey. Ya era para Guislain una de las vencaja. en el fondo.mdo [ . la creencia en que es Napoleón. Du tmitem~nJ mornl de la folie.174 EL PODER PSIQUIATRICO de! enfermo por una "voluntad ajena". un apellido para. 15 !a convicción de ser s~xua1meme superior a todo el género humano 16 y ser el único hombre. y a ello apunta el ritual primero de aserción de una voluntad ajena y absolutamente superior. establecer una suerte de estado de docilidad que es necesario para el tratamiento: es preciso. op. cualquiera que sea su contenido. .s del ":úsbmicnto en el traramienro Ue la alienación": ''Basado en un senrimierHo de dependencia que hace experimentar al alit. cit. 14 . por consiguiente.

. implica en sí mismo una afirmación de omnipotencia.. contra la omnipotencia del delirio. prueba. pero a veces también en forma de una demanda de estima. Por consiguieme. cierta afirmación de omnipotencia. ] de negar a un alienado la condición de rey que pretende tener.. De/a folie . razonamiento. con todo. Cualquiera que sea el comen ido del delirio. de 17 IS "f. con muchas variantes. 17 son otras tantas afirmaciones. 18 Por lo tamo. de una especie de soberanía u omnipotencia. la realidad del médico. el desequilibrio esranHario del asilo: cal es el aspecto en que la roma de cotuacro que les mencionaba con referencia al caso del sefior Dupré se inscribe en un comcxro genera{ que es el de la práctica asilar de la época.un poder Hlperior. cit. en efecco. podéis todo sobre él. o p. y cuando no hay delirio de gr:111dezrl. . rodas los demás son mujeres". Algunos de los médicos. no en la forma de expresión del delirio sino en su manera de ejercerse. . y este elemento puede atribuirse con ~bsolura certeza a cualquier locura.. equivocado". mientras que la expresión de esa omnipotencia en el delirio es privativa del delirio de grandeza. Georget daba d siguiente consejo a los médicos: "En vez[ . ibid. aun cuando uno crea ser perseguido. existe. por supuesto. desde luego. precisamente. el hecho de ejercerlo. Pero esto s6lo vale. en el caso de los delirios de grandeza. es decir de rechazar todo lo que es discusión. Éricnnc Jean Georger. probaclle que carece de poder. t::monct::s -y t::n torno de dio giradn rodas las discusiones inccrnas al discurso psiquiátrico-. Al margen de esta situación. El ejercicio de la omnipotencia en el delirio por el hecho de delirar es ca· racterísrico de roda locura. reducir la omnipotencia de la locura medi::111te la manifes· tación de otra volumad.! es el único hombre de! hospicio. podrán ver con claridad cómo y por qué se justifica ese primer dispositivo. más vigorosa y dotada de.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 175 rodas los demás son mujeres. dcncro del propio delirio. acaso considere así la posibilidad de estar. van a considerar que esa marctción del poder del profesional debe hacerse de vez en cuando con la apelación a la violencia. 284.. p. que sois nada menos que eso. esa primera maniobra de la operación psiquiá([ica: se rrata de vulnerar. que vos. con la omnipotencia que le da.

misma del médico.J. 429. did Dupré. Podrínmos cirar a lo bZ"go de b cura una serie de elementos similares. .176 EL PODER PSIQUIÁTRICO confianza y como una especie de pacto impuesto al enfermo.. pregunta Leuret. Leuret se dirigiri a él y le preguntará si. op cit. Leuret hace poner en su cena algunos "granos de calomelanos".s personas que lo rodeaban en e:! asilo er:-1. y acto seguido le apunca violemamentc la ducha hacia el fondo de la l 9 Fran¡. en la que toma claro partido por la solución de la individualización médica dd excedence de poder otorgado por el asilo y le da la forma muy directa de la agresión y la violencia. disposición de los edificios y los propios rnuros que expresan y definen la tr_ama y la pendiente del poder. la. su vigor polémico. 20 lbJd. son los elemencos que muestran esa rnarca. pregunta Leurer. por el contrario. 430. es tan temeroso que la escena de la víspera le hizo mover el vientrc". por supuesto. p.l fundamental. esto permite que Leuret le diga: "El. la jerarquía imerna. "sacudiéndolo vigorosamente. recomiendan en codos los casos el temor. "¿Yo cambién?". al comrario. b violcnciJ.." En ese momento el médico aferra al paciente y.1do violentos cólicos durante la noche." 19 Dupré no está muy convencido. de modo que. del cual vny a mostrar cómo lo desarrol-la Lcuret :1. Du tmitement moral de La folie. Unos consideran que el desequilibrio fundamental del poder e::srá. le pregunr. el paciente se resiste. el ltnico hombre que hay en el hospiclo. Por otro lado encontraremos psiquiatras que.:nis Leurcr. b amcnaz:-~. su agresividad. 20 Así marca su supremacía viril y física mediante ese signo artificial de temor que ha suscitado en Dupré. "Usted también. con el conjunro de la vigilancia.u omnipotencia sexual y en que todas \. Leuret hace pasar a Dupré por !a ducha. No me parece que todas estas varían ces tt:ngan ímponancía con respecto a ese ritu3. Otros psiquiatras estiman. en efecto. codos los que están a su alrededor son mujeres. p.n mujeres. que provocan en el pobre dcsdich. para convencerlo más. Uno de los temas delírarues que encontrábamos en Dupré era la creencia en ::. su prestigio. "Sí". a la manera de un arreglo. reaparecen sus remas delírames y dice: "¡Aquí hay una que me insulta!" «¿Una?". su prestancia. contimwción a lo largo de la cura. suEcientememe asegurado por el sistema mismo cid :1sí!o. en el Íondo.-¡ sí ése es el braw de una mujer. que la personJ. A la mañana siguiente.

que aprendió cuando estaba en el ejército. Picard. Dupré no reconoce a la gente por su verdadera idemidad. Leurer le luce leer libros y recitar versos y lo obliga a hablar latín. Destouches. 25 Me parece que en esta serie de operaciones que . lo conmina a hablar en italiano. 25 . !bid. Delavigne. en otro momento lo mete en la baii. Debe Uam:unos a codos por el apellido". por lo demis. en lugar de seguir con lo acostumbrado. le ordena vaciar la bañera. los vigibntes.CLASE OEL 19 OE 01CIEMBRE DE 1973 177 garganta. 24 Por último.smo de la orden y !a obediencia. que Dupré ha aprendido en la escuela.era. 23 Lo obligan a repetirlos hasta que consigue saberlos: "Es menester que aprenda rni apellido.se refieren esencíalmente allengu. hasta lograr que su paciente incorpore definitivamente el rnecani. cree que su médico es su cocinera y se adjudica a sí mismo rod:1 una serie de identidades sucesivas y Simu/ráneas. . 422. que. Segunda m:llliobra: lo r¡ue podríamos llamar reutilización de! lenguaje.¡_je. 22 Ante todo será preciso. mienrras se debate. desequilibrio rltual del poder. hasta que Dupré. En efe~to...se trara ante todo de corregir el delirio de bs nominaciones polimorfas y obligar a! enfermo a devolver a cada uno el nombre en virtud de! cual tiene su individualidad demro de b pidmide disciplinaria del asilo. una vez hecho csro.. !bid. lo somete a la ducha como es usual y. !bid. Dupré no suele obedecer ninguna orden. De 21 22 23 14 lhid. codos a b vcz". p. !bid.:¡_ ~ cumpllr ésta y cu::Jndo terminn de vaciar la bañera con cubos y vuelve b espalda. Leuret repite varias veces el procedimiemo. comienza a mostrarse ~uenro y obcdicnte". 21 Por lo tanto. Ahor:l bien. la llenan otra vez. le hace "contar una hiscoria". en consecuencia -y esto es lo que caracteriza b segund:-t maniobra. Se lo oblig. los enfermeros. Audrieux. pues es "Napoleón. con unas cuantas superposiciones-. sigue más o menos cronológicamente a la primera. Beroardin de Sainr-Pierre. 431. p. el de los alumnos. 432. p. que Dupré vuelva a aprender los nombres y sepa asignar a cada uno el que le corresponde: "A fuerza de hostigarlo. reconoce que ésa es sin duda una conducta de hombre y "termina por admitir que [Leurer] es un hom- bre".

a partir del lenguaje.. la atención que pn:scamos a los otros. op. lo que se trata de ensefiar al enFermo es_ ese lenguaje de órdenes. hacer al paóenre accesible a codos los usos imperativos del lenguaje: .178 El PODER l'S!QU!ATR!CO manera muy característica. adem:ís.! sujero eJ uso de esas formas de lengu. desviar el lenguaje del uso delirante. no se discute para dilucidar si es justo o no considerar que todas las personas son "akioncs".. mostramos respeto. etc. como aquél cree en su ddirio. No es cuestión de mostrar a Dupré. en la historia de la baÍ1era que vuelven a llenar y le ordenan vaciar una cantidad indefinida de veces. De manera genetaL Leurct procura. El lenguaje que vuelve a enseñarse a. de imposiciones que se formulan. por supuesto.! enfermo no le servirá para recuperar la verdad. La nominación y la manifestación del respeto. Verán asimismo que le piden que lea. la distribución de los nombres y la mancr:-~ como los individuos se jcrarctuizan en el espacio disciplinario. Advertirán que no hay aquí ninguna clase de reaprendizaje -que podamos llamar dialéctico. codo un sistema de poder. a través de un juego de órdenes. pero también de reenscfiar a. 26 No se trata de transformar lo falso en verdadero en el seno de una dialéctica propia del lenguaje o la discusión. . que los juicios emitidos por él son falsos. es el lenguaje del amo. Y por último. creo. Es el Jenguaje propio del asiJo. se trata de la imposícíón.:tje que son las formas del aprendizaje y la disciplina. rccíte versos. el lenguaje que le obligan a reaprender es un lenguaje que debe dejar 2 r. de ocupar la mente. que asign:I ·Ios nom~ bres definirorios de la jet·arquía asilar. los vigilantes y los enfermeros: el aprendizaje de la nominación será al mismo i:iempo el de la jerarquía. lo que ha aprendido en la escuela. de la rccitaci6n escolar y los idiomas aprendidos. cit. Fr. pero esta vez de órdenes puntuales. 422.de la verdad.:Hl)nis Leuret. con elfo se trata. se trata. sus alumnos. Du traiument moral dr k: folie. sino aquel por cuyo imermedio se k imponen la disciplina escolar y el siste¡na de orden. simplernenre se procura volver a poner al sujeto en conracto con el lenguaje en su carácter de portador de imperativos: un uso imperativo del lenguaje que se remice y se ajusca a. constituyen una sola y la misma cosa. no se pide a Dupré que aprenda el nombre de los pacientes sino el del médico. Y deErás de ese lenguaje que se enseñ<1 debe ·dejarse ver como realidad coda esta trama de poder.los nornbres propios con los cuales saludamos. p. esa suerte de lenguaje artificial que no es en verdad el que él utiliza.

duefio del poder. 28 En definitiva.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 179 traslucir la realidad de un orden. Y carnbién aquí vemos que Leurer. y dónde se buscaba el carácter terapéutico de esa acción del así~ lo. es finalmenre. relación que consiste precisamente en que el médico. porque la mayoría de los psiquiatras. sin estar tan directameme centrado. un reglamenco positivo. la forzaba a obedecer órdenes. Así define Leuret su tratamiento: "Entiendo por tratamiento moral de !a locura la utilización razonada de rodas los medios que actüan dirccrameme sobre la inrdigencia y bs pasiones de los alienados". Y roda este complejo del orden. como órdenes dadas y también como regularidades institucionales y coerciones.. p. En vez de que- !bid. "rracamienro moraJ" cenh esas caracrerísci~ cas.. desde luego . que Fijad uso de codas las horas dd día y fuer7. por lo tanto. en cierto senrido. es decir relación con el médico -esm es. el que da la orden y liene el poder-. a ponerse en fila. al final de los ejercicios de lenguaje. de di:ílogo que era en realidad el juc~ go de la orden y la obediencia. si observamos en qué consistía justamente para los psiquiatras de la época el funcionamiemo de la propia institución asilar. sin embargo. una disciplina. para someterse a la ley general. a diferencia de Leurct. 27 "Atención". en un rexto un poco tardío. eso es lo que dice Leurer cuando. ejerza una acción en forma de orden. p. E) y ha entrado en relación conmigo. a someterse a la regularidad de una serie de gestos y hábitos. es mucho más sutil y perfeccionista que los psiquiatras de su época. Lenguaje. ejerzo una acción sobre él y rne obedecc".a a cada enfermo a reaccionar contra la irregulari~ dad de sus inclinaciones. lo que por entonces se denominaba. para los psiquiatras de esos días. señala: ''AJ10ra el señor Oupré está atento (la arencíón es. Por orra p:ure. desde fuego. veremos que se consideraba que éste era terapéuüco porque obligaba a la gcme a plegarse a un reglamemo. que es transparente a esta realidad del poder. un poder que se le impone. Pero. después de todo. en esa especie de di:ílogo amañado. confiaban sobre todo en los mecanismos internos de la institución asilar y no en esa_ acción directa del psiquiatra en cuanto dueño del poder. en los usos del lenguaje. la facultad de la realidad. 432. ibid. lH 27 . a supeditarse a un trabajo. un uso del tiempo. Como decía Falrer en 1854. M. csrricrameme rcsperado. 156. uno de los grandes factores de la terapéutica asilar.

Napoleón.. p. d alienado se ve en la obligación de doblegarst ante una regla. cit. p. op. el problema consiste precisamente en hacerle comprender la necesidad 29 30 Jean-Pierre Falrer. jean l!tienne Dominique Esquiro!. el dinero que le den será falso: ¡para qué Crabajar.. orden como mandato y orden como regularidad.arse consrantememc para no incurrir en los castigos asoci:tdos a la infracción (del] reg!amemo. se ve obligado. 424. 29 También Esquirol consideraba que este sistema d~ orden. En canse~ cuencia. . el orden y la regla de la casa. a través del surgimienco de nuevas necesidades: por la creación. retenido por la armonía. el orden es la realidad con la forma de la disciplina. por el ejemplo[ . no qujere trabajar porque no cree en el valor del dinero: "El dinero no riene. incluso. su ::tutoridad sobre la locura rncdianre el ordenamiento de aquéllas e. ]. Su pacienre. 30 En otras palabras.ISO EL PODER PSIQUIÁTRICO dar librado a sí mismo y seguir el impulso de su c:-tpricho o de su voluntad desordenada.. cit. un wrbellino en el cual entra puco a poco cada comensal. dice. que tiene ramo mis poder cmnto que ha sido establecida para todos. El enfermo está obligado a abdicar en manos de una voluntad ajena y a csfor?. entonces! Ahora bien. a vivir fuera de sí mismo. más desafianre. "Du rraitemenr général des aliénés" (1854). La tercera maniobra en el dispositivo de la terapéutica asilar es lo que po~ dríamos llamar ordenamiento u organización de las necesidades. soy el único con derecho a acuñar moneda. 31 Fran~ois Leurcr. arrastrado por el movimiento general. era el gran operador de h curación asilar: Hay en una casa scmejnnre un movimiento. se defiende mejor comra sus impulsos y sc·abandona menos a sus acrivid~dcs excémricas. una actividad. eJ señor Dupré.valor alguno. Éste es otro caso en el que podemos tomar como punto de panida la ver~ sión muy sucíf y curíosa que Leuret da de ese principío. el susccnco y la prolongación de una serie de necesidades. I2G. 690. orden dada y orden obedecida.. El poder psiquiátrico asegura el avance de la realidad.. Du traitemmt moral cú_ la folir. op. cit. sólo hay moneda falsa". p. el lipemaníacn mis obstinado. el propio maníaco. 31 pues yo. sin saberlo. ap. ''De la folie" (1816}.

CLASE DEL 19 DE DtC!EMBRE DE 1973 181 de ese dinero. lo encierran durante toda la noche y la mañana del día siguienre "sin comida ni bebida". señor Dupré. quien no tarda en sentir la necesidad de ir al excusado. como ven. Nuevo arreglo pecuniario". de la utilidad del dinero. a mi entender. Mencionada por Sigmund Freud en um carra a Wilhdm . un enfermero que ha sido debidamente aleccionado de antemano. le traería comida. lo 32 rechaza. 32 33 34 · lbid. sino una relación táctica de cuatro términos: alimento-defecación-trabajo-din ero. dice Leuret. Creo. Al final del día se le propone un salario correspondiente a su jornada laboral.lírica. para comer. estoy dispuesto a correr el riesgo. 434. que recorre los cuatro puntos del rectángulo táctico.. . vemos aparecer por primera vez. como castigo por haberse resistido. En virrud del juego de ese poder médico circulante entre los cuarro términos se establece una relación que tendrá. De modo que. que conseguí de ét. no obsrame. hecho voluntariamente y con reflexión. para decirle: "¡Ah. p. otra vn. Lo tonun de los bra1. con un quinto término. 435. deshzan "doce gramos de calomelanos en las legumbres del señor Dupré. Relación que no es una relación simbólica de dos términos: dinero~excremento. el scñ~r Dupré se ve obligado a sacar del bolsillo rres de las· ocho monedas de cinco centavos que le habían dado. Un día se lo obliga a trabajar. sin embargo.os y le meten a la fuerza el dinero en el bolsillo. del "primer acro 34 razonable. /bid. aduciendo que "el dinero no rierte ningún valor". 33 Al día siguiente. cu:ínro lo compadezco por no comer! Si no temiera la auwridad del sefior Leurer y sus castigos.. Michel Foucaulr alude a la relación "dinero-excrernemo" que tendría un m:~gnífico por-··.. Se rrata.· venir en la literatura psicoana. en forma de una intervención imperativa. p. :J menos. Lo alimentan bien y. el poder médico. y que aquí.enrre el dinero y la defecación. con la condición de recibir una retribución". prácücameme no hace nada. Le envían. un destino 35 muy conocido. Dupré va a trabajar y a "procurar el premio de su jornada". que podemos meditar mucho sobre esa sorprendeme relación establecida por Leurer -pero. a partir de esa necesidad crearl:t de martera artificial. como deben saber. Sin duda empieza a formarse en él la idea de la significación o. por lo cual llama al doméstico y le ruega que le deje las manos libres. desde luego. /bid.

msposídons de pulsions. 17. Guérineau y F. La táctica de la ropa: en el trarado Des aiiénés. una vida llena de vicisitudes. en Obras completas (en lo sucesivo OC). esp. Ein~ kritischt Untermchung psychOtlna/ytischtr Grldtluorjm.¡ires de France.s de Prancc. Presses Universit. e~ p. en su mayoría han tenido. D. de D. GW. "ÜGcr "li·icbumseu. Suhrkamp Verbg.1887-1904). Bcrger. Berger. de la cual dice: "La vestimenta de los alienados exige una atención muy especial: casi todos los locos son vanos y orgullosos. Cf. OC. . col. pp. Ferrus. fJ_:uls. que el desorden de su meme los incicó a disipar". trad. en L. ra. esp.sión. t. Jlaris. esta relación simbólica se elabora en b teoría del erotismo anal. 106-112) [rrad. S. Presses Universiraires de Prance. pp. 1978).sr Borneman.sa: "Caracrere et érotisme anal". se trata de generar en el enfermo un esmdo de carencia cuidadosamente alimemado: es preciso mantenerlo por debajo de una línea media de su existencia. me parece que también en estt: caso Leurct presentó de una manera paniculannente sutil y hábil la fórmula de algo que es muy importante en el sistema de la cura psiquiátrica de la época. 1946.. "Charakter und Analerotik" (1908). rrad. Considtrations mr l'état des maisons qui Üur sont dwin¿es. Huenos Aires. Huz:ud. pp. Guérineau. en parricular del erorismo anal". Des aiiinés. wr queiques qumiom tÚ médecine ligaie et de !tgisiarion reiatiues 4 imr hat ciui{. t. psychou u pervmion. 143-148) (rrad. 1834. france.: Cartas a Wi!lu!m F!ie. menos sutiles que las empleadas por Leurer. París. 234. francesa: "Sur les rr. p. pero que gozaron asimismo de un destino muy prolongado en la institución asilar y la hiscoria de la locura. r. l95Cí. Lett:m h Wi/ht!lm Flim (1887-!902). pp. En el rondo. francesa. trad. A. Ferrus presenta lada una teoría de esa famosa vestimenta asilar. 36 Tuvie- Fliess del 22 de diciembre de 1897 {en La Naimmct! dt! la pyt·hm'ln/yJt!. Bruno.182 EL POOER PSIQUIÁTRICO En líneas generales.: "Carácter y erotismo anal". Pte5SC5 Universicüre. 201-209 (trad. Oppenot. Presses Universimires de France. Une recbercht critique wr fes théories psychanrdytiques de f'ttrgmt. ames de la invasión de la enfermedad.mbién Ern. P. rrad. de Annc Berman. 1979}. "BibliothCguc de psychanalysc".H (. 1978-1985. De ahí una serie de tácticas. Fráncforr. X. t. Psychoantt!yse des G~ldes. 1941.t Vi<-" sexudle. 1969. 9. Fischer Verlag. Psychanalyse de i'argeru. Buenos Aires. 24 vols. Cf. lmpr. plus paaiculi~remenc dans l'érotisme anal". VIl. 1973 (trad. de D. París. .: "Sobre l:u trasposiciones de la pul. en NtvroH!. 1994]. 1973. de D. que data de 1834. a menudo han sido poseedores de cierta fortuna. Fráncforr. p. 36 Guillaumf': M. tant m Fmnce qu'en Angkterre. mr le régirne hygiénique er moral tmque! ces ma!ades doivent érre ummis. en G~sammf:itt Werk~ (en lo sucesivo G\\í'). Arnorrortu. I979J. París. 40l-410 (trad. Amorronu. de Mme. 2! 2) [mJ. Sigmund Freud.ung insbesondcrc der Analerotik" (1917).

hermosas ropas y adornos. Por lo demás. Sin embargo. Guillaume Ferrus (1784-1861 ). nota \8. llnifor~ me. etc. dice ferrus. en la medida de lo posible. la regularicbd. Versal les. por lo ramo. la perpetua ocupación que son tan necesarios.~egura el orden. 38 una política de supresión punitiva de los alimentos: privación de placos. Aubert. la disciplina. El ¡o de mayo de 1867 se inauguró un asilo cuya construcción se había iniciado a fines de 1863 según planos establecidos bajo la dirección de Girard de Cailleux. . pues con demasiada frecuencia Jos asilos sólo dejan a los locos ropa desg:Jrrada e infamante que los humilla en exceso y puede excitar su delirio o su repugnancia. no dada a volumad sino en raciones que. que debe ser sobria. 39 J] 38 !btd Cf. Así. Asik d'nlitntr eÚ Sainu-Anne l1 Parir. pues . 1880. en los asilos el trabajo está muy sobrcdeterminado.t. que ahorrará las vanidades pueriles de la locura".í. en cuyo caso suelen pasearse desnudos. En 1833. supra. a ese racionamiento general de la comida en el asilo se agregó. Ése fue el gran castigo asilar.lidos procedentes de las rres secciones del asilo. ames de relcvarlo. decidió utilizarlos para hacer uabajar a los convalecientes y los incurables v.:¡do a recibir enfermos en caso de epidemia.:uramenw del Sena" signó el fm de la granja. Por otra parte. de~ ben estar ligeramente por debajo de la media. médico jefe del hospiml de Bicerrc.nm se destinaron a b explota~ ci6n agrícola. Una táctica de acrividad laboral. ayuno. los terrr. debemos tener la precaución de no ir demasiado lejos. clase del 5 de diciembre de 1973. 39 La ~isten(:i. sobre todo luego de la política de no restraint-es decir. CC Charles Guesrel. 37 Tenemos asimismo la cácrica de la comida. la eliminación de una parte de los :!pararos de comención-. ya hacia la década de 1830 el trabajo se inscribe como obligación dentro de los asilos: la granja Sainte~An­ ne fue en principio una extensión del hospiraJ de Bicétre.¡ de la "granja Sainte-Anne" se remonta a la donación hech:1 por Ana de Austria en 1651 a fln dt:. su miseria actual y el funcio· namienro de su delirio: de eso es necesario privar :1. los locos. pero corrada seglÍn un mismo modelo y mantenida con aseo." construir un esrablecimienro destin. Enrre los ornamentos del delirio y la obscena desnudez es necesario encontrar un término medio: se tratará de "vestimenta de teb basra y sólida.CLASE DEL \9 DE DICIEMBRE DE 1973 183 ron. Una decisión de la comisión creada el 27 de diciembre de 1860 por el prefecro H~11ssmann con el objeto de "estudiar las mejoras y reformas que deben lle~ ~·<me a cabo en d servicio de alienados del dep. Tras levantarse algunas construcciones. y en el asilo reconstituyen esa vestimenta indicativa de su antiguo esplendor.

para quedar por debajo. p. sino porque permite incluir en él un siste· ma de retribución. . El trabajo asilar no es gratuito. en los psiquiatras de la primera mitad del siglo XL'<. la ausencia de roda gratificación (pagarse el tabaco. es un trabajo remunerado. la gran carencia organizada por la disciplina asilar es ral vez b mera falta de libertad. de todas las remuneraciones normales y generales. La teorí:t del aislamiento de la que les h:tblé la clase pasada estaba esencialmente regida por la obligación de establecer una ruptura cmre el marco rerapéucico y la familia del paciente. 30. Por lo tanto. la teoría del aislamiento cambia poco a po· ca o. está en el centro mismo de ese funcionamiento lab9ral. que haya necesidad. "pelar legumbres y someterlas a algun:1s preparaciones se convierte a menudo en una ocupación muy provechosa para el trJ. suficientes para satisfacer las necesidades creadas por la carencia fundamental y lo bastante escasas. un poscre.1dos de Auxerre desde el 20 de junio de 1840 hasta su designación como inspector general del servicio de alienados del Sena en 1860. 40 Y ese trabajo -esro es interesante. 40. el medio en el cual se había desarrollado la enfermedad. y sobre rodo.no se impone simplemente por ser un factor de orden. se profundiza y completa. desde luego. Y la cura podrá desenvolverse contra e[ fondo de esa necesidad así creada de manera artificial. julio de IR4R. t. necesidad de esas retribuciones. y ese pago no es una concesión complementaria. etc. Y podrán ver que. que exista un estado de carencia para que el sistema de retribución impuesro con el trabajo pueda funciouar.). primera parte. pues la retribución debe ser suficiente para satisfacer unas cuantas necesidades generadas por la carencia asilar fundamental: la insuficiencia de comida. por lo tanto. La cita corresponde a su artículo "De la construction et de la di recrian des asiles d'aliénés". en su forma asilar. en Annales d'!-lygiCne Publique et de Médecine Légall'. el poder psiquiátrico. también genera en el enfermo una nueva necesidad antes desconocida. es generador de necesidades y gerente de las carencias que él mismo establece: 41 ) Henri Girard de Cailleux (1814-!884) descmpei1a el cargo de médico jefe y director del asilo de alien. luego vemos surgir la idea de que el aislamicnro tiene una ventaja adicional: no sólo protege a la familia. al mismo tiempo. la necesidad de libertad.184 EL PODER I'SIQUIÁTRICO Como decía Girard de Cailleux en la época en que era director de! hospiral de Auxerre. Por último. Es preciso que haya ganas. En esta época. disciplina y regularidad. . si lo prefieren.rarnienro".

que su esratus es un esratus menguado. Y en el fondo. es sencillamente porque está enfermo. el enfermo reconocerá con claridad que él también se encuentra en un estado de insatisfacción.] m de penuria. I:ste. está obligado a obtenerlos . no son.. se percibirá la realidad de lo que se necesita a través del juego de la carencia. que no riene derecho a todo y ciue si le faltan algunas cosas. más allá de los muros. a conceder una serie de cosas. porque exiscc efectivarnenre como algo que lo afecta. para llenarla. etc. En otras palabras. Ah~ra pcróbirá. para mitigarla. ya no \a rea\. el enfermo va a saber que los cuidados que se le brindan. que es fácil identificar. ganar dinero e incluso para defecar. está obligado a trabajar. En consecuencia. un mundo externo que. y como mundo al cual la penuria del asilo servirá de propedéutica. Tercer efecto de la política de la carencia: en ese estatus materialrnemc disminuido con re:specto al mundo real. cuarto efecto de b organización de la carencia asilar: al experimentarla. que no era nada.tdad dd mundo externo. va a imponerse la realidad de aquello que se necesita: el dinero. por lo ramo. en el fondo.. pero sólo inaccesible duranre el tiempo de la locura. la curación que se intenta procurarle. una carencia sistemácica. sea preciso apelar a él. a b vida fuera del asilo. gracias al juego de las necesidades. se convertirá en :ligo a partir del momenw en que haya una carencia y. Primer efecco de este sistema. ese mundo externo será real de dos maneras: será el mundo de la ausencia de penuria en contraste con el mundo asilar. y al mismo tiempo aparecerá corno un mundo en el cual el enfermo se inicia al aprender a responder a su propia penuria y sus propias necesidades: "Cuando usted haya comprendido que debe trabajar par:1 alimentarse. Segundo efecto: a través de la penuria asilar va a esbozarse la realidad de un mundo externo que la omnipotencia de la locura tendía a negar. y adoptará en ronces el aspecm de una realidad deseable. s·tno b reahdad de Yu propla locura a través del sistema de carencias que se establece a su alrededor.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 185 ¿Por qué esa administración de las necesidades y esa insrirucionalización de las carencias? Por cierro número de razones. es real como mundo de la f. en oposición al mundo de carencias del asilo. va a imponerse cada vez m:is como realidad inaccesible. Por último. a someterse a la disciplina. debe aprender que la locura se paga. algo que se le deba. es cierw. al comprender que. y la locura tendrá el precio de una penuria general de la existencia. En primer lugar porque. habrá llegado elmomenro de salir al mundo exterior".

J 59).).1do jam:1. al mismo tiempo. cierto rendimienw. cómo se pbnrea este problema. Les Asilt!s d'aliinés transformés rn untm d'rxpLairmian nmtfc. Se Hega así a fa siguiente condusión: por una parte. a partir de las necesidades sistemár. 15. Al establecer una carencia. e) la clase del J 2 de diciembre de 1973 concluye que en d po~ dt"r psiquiátrico la cuestión de b venbd uo $f' h:1 planu::. la retribución moral de·la locura. la curación se compra.En otras palabms. en el fondo. para terminar: e! dispositivo del enunciado de la verdad. el loco aprende este cuarto aspecto de la realidad: que debe. ~cómo pudo usred decir que el problema de la verdad na se planteaba en la práctica de la cura dásica? 42 Ya verán. (Quinto] dispositivo. en la terapéutica propuesca por Leurer.. Bécher Jeune. la {ocura se paga. fase fwal que. sin embargo. 1862.X". ''en la pnícrica psiyuiárrica que se 41 inaugura a principios del siglo X. a su mrno.nificial y. . 27)í b) la dd 14 de noviembre menciona la supresión. l9 que constituye el asilo.~ (supra. 41 . en aug~ mrntam le biw~üre tÚ ces maladt:r. va a hacer pagar la curación por medio de cierta disciplina.!. y si este episodio es muy importante en el desarmHo de la terapéutica. Cn:ar. p. Alguien me dirá: si es verdad. a en !t:s rapprocbant des conditiam d'o:iJtrnce de l'hommr m soci!té. p. el asilo permite crear una moneda con la cual se pagará la curación. subvenir a sus propias necesidades mediante el trabajo. Como verán. d problema del dinero ligado a las necesidades de la locura que se paga y de la curación que se compra está profundamente inscripto en la maniobra psiquiátrica y el disposirivo asilar. Como decía Belloc: "si la sociedad brinda a los alienados las ayudas gue necesitan 1 éstos deben. 42 Alusión a varias [JTOposiciQnes ameriures: a) la clase dd 7 de noviembre de 1973 sostiene que la operaciOn terapéulica dd médico no requiere "ningtin discurso de verdad" (mpm. París. los medios de pago de la terapéutica: esto es. de la verdad. pagará con su trabajo el bien que la sociedad le hace. moyrn d'rxanértr tn tout ou en partie les dipnrtemems des d!ptmm qu'ils font pour leur rtliénts. como en(ermo. es el penülrimo episodio: es preciso lograr que el enfermo diga la verdad. p. "proropsiqui:mía" (mpm. pp. aliviarla de su peso scgi'w la m:Ignirud de sus fuerzas''. para que la sociedad no tenga que pagar su precio. El asilo es juscameme la institución que hace pagar la locura con una serie de necesidades creadas de manera a. pero.l8G EL PODI':R PS!QUIATRICO mediante una cantidad de esfuerzos que van desde la obediencia en el trabajo y la disciplina hasra una producción remunerada. 43 y ss.icamenre generadas. Hippulyte Belloc. por otra. del "juego de la verdad" que caracterizarla la.

439.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 187 Esto es lo que Leuret hace con Dupré. empero.ois Leurer. Han imitado varias cosas que están en Paris". pp. el residente muestra a Dupré diferentes monumentos y le preguma: "¿Acaso no reconoce París?" "No. si lo prefiere. bajo la dirección de un residente. 423 y 435-43G. 440. pero voy a explicarle algo: tenienre quiere decir jefe dd ejército. Pero ni bien sale del baño "vuelve a sus ideas loGl. Fran<.Esce certificado Jicc que fue alienado en Ch:. Dupré se orienta muy bien. cit.. En ella. Napoleón era él y París no era sino la ciudad de L. la afusión: vudve a ceder" y reconoce que París es París.ucmon. "estamos en Ja ciudad de Langres. acepta wdo lo que se quiera" y que París. y. contesta el señor Dupré. Esruve nueve años en mi castillo de Saint-Maur".S. reconozco a Langres disfrazada de París. "afirma ser Napoleón. -Nn he sido alienado en Charcmon.. en cierto modo. se da cuenta de que ejercicios como ésos no bastan. -¿Dónde nació? -En Ajaccio o. sin embargo. 44 43 . el enfermo se niega a admitir que ha estado en París y. p. Emonces. "como persiste en su negativa. mi verd~1dero nombre es Napoleón Luis Bonaparce. no se engaña. es de un ni~ ve! rnás alto: A! día siguiente lo hago venir y luego de algunas palabras sobre el viaje de la víspera lo imerrogD. lo llevan al baño y le vierten agua fría sobre la cabeza. Dutraitemmt moraL d( Lafoii(. ya que uHed supo encontrar muy bien la plaza Vend0me!" 45 "No. 46 Leurer. es París. en París.rngres. Se lo obliga a desvestirse Ocra vez y se reiter::J. /bid. organiza un paseo por roda la capital. apenas recuperadas sus ropas. 438. Apela entonces a otro ejercicio que. "¿Su nombre? -He usado otro. el rey no era el rey. disfrazada por algunas personas como la capital de FranciaY A juicio de Leurer s61o hay una manera de l)brar: simplemente. en efecw. o p." Llevado al hospital de Bicecre. 4 G /bid. Una tercera afusión lo corrige. llevar a su enfermo a recorrer París. cede y va a acoscarse"... p. -¿Su profesión?-Teniente rcri~ rada del 19° de línea. por lo cual su acompañante le dice: "¡Quiere decir que esramos en París. en decco. p. no". 44 El rcsicleme simula no conocer el camino y pide al enfermo que lo guíe hasta la plaza Vend6me. 4 ~ !bid. Éste afirmaba que París no era Pa· ris.

~o !bid. con respecto al episodío precedente. bajo la du~ cha. 49 Sólo lo hace luego de varias duchas.. Y !_legamos ahora a la tercer:l fase de este ejercicio de enunciado de la verdad. !bid. . Entonces. hacia los años 1825~ 1840. hago que lo lleven al b~ulo. y cómo pudo el relaro de la propia vida llegar 3 ser una pieza esencial. Todo lo que un hombre puede recordar de su inf~mcia. mando rr. respuestas a las preguntas que voy a formularle. Jbíd. op. desde hace rres años soy un alienado incurable.. luego de preguntar en voz bien audible si d depósico de la ducha está lleno. según verán. 444. -¿Su profesión? -Tenieme. obedece. el señor Oupré se encuemra en una suerte de incertidumbre entre la locura _y la razón". -¿Dónde Fue ayer? -A b ciu- dad de París. la de escribir la hisroria de su vida". en todos esos procedimicnros de cusrodia y discip!inariz. -¿Su lugar de nacimiento? -París. -¿Cuánro tiempo permaneció en la sección de alienados en craramiemo de BicCcn:? -Tres meses. le muestro un diario y le pido que lo lea en vm alta. como adverrir:ín.!88 EL l'ODER l'SIQUIATRICO Disconforme con sus r~spuestas. lo incerrogo y me aseguro de que haya entendido la lectura. 440-442. "Como se observa por sus respuestas. él lo sabe y lo escribe. "¿Su nombre? -Dupré. -¿Y en S. -¿Los osos hablan? -No" Y Progreso. pp. de usos múlrip!es. ¿Por qué la narración autobiográfica se convirtió en Ull episodio de Ja empresa disciplinaria[ ¿Cómo contar el propio pasado? ¿Cómo pudo el re47 48 4 ') Frans:ois Leuret.. p. cit. con grandes decalles. -¿Cu:inw riempo pasó en Charemon? -Nueve años. la práctica criminológica.1 de lugar". pp.:zción de los individuos.:1cr al señor Dupré un cuaderno rn el cual lo conmino a dnr. Du traiument moral de úz folie. episodio crucial. por escriro. 4'd ¡Es gue era alienado desde hacía 15 años! "Es hora"> cree LeuretJ "de exigirle una resolución decisJva. 444-445. En codos sus relatos no hay un solo pensamiento falso o una pabbra fuer.:únc-Yon? -Dos años y dos meses. Cita en profusión e! nombre de las pensiones y los liceos donde estudió y el de sus maestros y condiscípulos. 50 Se plamea aquí un problema que hoy soy incapaz de r~solver: saber de gué manera el relaro aurobiográf1co se introdujo concretamente en la práctica psiquiátrica. y "consagra. el resto de la jornada y el día siguiente a escribir su ltiscoria.

se sabe que. Es todo ese corpus identitario el que el enfermo debe finalmenre confesar. la observación médica. En otraS p:Uabras. me parece menester seilalar que esa verdad biográfica que se le pide. El mero hecho ele decir algo que sea verdad riene de por sí un. Es necesario que el enfermo se reconozca en una especie de idenridacl constituida por una camidad de episodios de su existencia. percibirá París como la imitación de París. No es eso io que le piden. gracias al juego de la percepción. el estado civil. como ven. En el fondo.1 idea justa o una percepción exaCt:l. sino cierra verdad que se le impone con una forma canónica: imerrogamrio de identidad.si nada de eso. El pacieme constituye un corpus biográfico esr:J. Tercero y último. En primer lugar. Lo indispensable no es que perciba la cosa sino que la diga. en el plano de su vivencia. sobre mdo.. Lo que le piden -y aquí es donde funciona el enunciado de la verdad. que estuvo 51 enfermo e m re cal y cual fecha. Por lo tamo. la verdad. que París sea París. el empleo. y cuando lo hace debe producirse uno S 1 !bid. además: admitir que en un momenro dado ha esrado en Charemon. desde luego. se le revele que París es ésa y que él está en esa ciudad. cuando llevan al señor Dupré a P:uís. no lo hacen tanto para que.¡_ función. pero el médico quiere de su pacienrc. ecc. sino al proplo enfermo. tiene mayor eficacia rer:-tpémica que un. PP· 441-442. el enunciado más eflca7. al percibir. recordatorio de una serie de episodios conocidos por el médico. de !a verdad no se referirá a las cosas. de ese enunciado de la verdad en d juego de la curación.CLASE DEL 19 DE D1C1EI-. carácter performarivo-. y cuya confesión es can operativa en la terapia. aun bajo apremio.. . que se aferre a su propia historia. Segundo. aunque lo haga bajo el apremio de la ducha. en parte. no es la verdad que él podría decir sobre sí mismo. el enfermo debe enunciar primeramente la verdad en ese reconocimiento de una serie de episodios biográficos.JBRE DE 1973 189 cuerdo de infancia ocupar su lugar denuo de ese relaro? No sé C<~. si no se expresan.blecido desde afuera por codo el sistema de b familia. me parece que podemos rescatar una serie de cosas en lo concerniente a esta maniobra de enunciado de la verdad. una confesión.es que lo confiese. En codo caso. es preciso seilalar que el pu!Ho esencial de la verdad por el cual Leurer se empeña especialmente es. no es lo que se percibe..

.. Era Catherine X. sin embargo. digarnt: seño~ rita. mejor dicho. ¿querría decírmdo1-Mi pt::rsona no üene nombre: desea que usced no escriba.. -¿Qué idioma hablan? -Hablan francés. ] -¿Siente a veces a los invisih!es en su cuerpo? -Mi persona los siente y le disgusta mucho. persona no es una señora. quiere me"J. Fragments psychoiogiqu~r mr ln Joli~. Mi persona no quiere. -¿Cómo esdn vesridos? -Con una bata. J -¿Qué hi1. de la incUrabilidad: ¿Cómo escá usred.. -¿Está bien segura de ver!os? -Mi persona los ve.Ella nunca pide nada a las criadas( . si. pp. hablaran otro idioma. hay que desesperar de la enfermedad. mi persona no los entendería. op. impalpables. con toda seguridad. ¿es acaso dos personas en una sola? -No. ¿qué edad tiene? -No sé .]90 EL PODER PSJQUJÁTRICO de los momentos más fecundos de la terapia. . mi persona no conoce a la que nació en 1779. jusmmenre. le han hecho wda clase de indecencias [ . la rechaza suavemente. poco fOrmados.e X de la que ac1ba de hablarme. 121-124. en la invisibilidad.cbr su vo1. lo entregó al entrar a !a Salpéuiere.edi6 desdt que eS su persona? -Mi persona residió en b ca8a de s.. jamás materia!mcme. -Enriendo !o que quiere decir. -No sé su nombre. . pero memfísicamente. Tal vez st::a esa seftora la que usted ve allá [.. simplemente por la belleza del dirilogo. saber cómo b llaman o. de no existir ese momento. -¿Cómo son los invisibles de los que usted habla? -Son pequeños. cit. ¿Y en gué radicaba para él esa imposibilidad? En que para la mujer era imposible. no hay que hablar wás de esas cosas. . cómo b !!amaban antaño.ois Leuret.0 y qué le suc. -(Qué edad tiene? -Mi persona no tiene edad. scgún Lcuret. -Pero esa Carherin.. . confesar ese es(1uema biográfico que es porrador de su idemidad. 52 52 Fran¡. -Me guscaría. pues entonces ya no serían invisibles (. ] Le hicieron y aún le hacen experiencias físicas y mecaHsicas [ . ] Una invisible desciende..:¡_lud de [ . Es la historia de una n1ujer de la que decía que jamás logral:(a curar~ la. señora? -Mi. J -¿Qué piensa de !as señoras que están con usced. Éste es el diálogo revdador . 1 -¿Cómo se encuemra en la S:tlpetriCre? -Mi persona se encuentra muy bien a!!í. por favor. con la mía.. . -Si usted no es la persona de la que habla. Mi persona h~ perdido su nombre. el señor Parisec la traca con mucha bondad .. orra observación de Leuret. Les citaré. en esta sala? -Mi persona piensa que han perdido la razón....

la operación de verdad se hace como ordenamiento del discurso a esa institución de [a realidad individual. según cierto canon biográfico constituido por amicipado. En consecuencia..hismria de Dupré queda un último episodio. Leuret ve perfectamente que ninguna de las operaciones terapéuticas que organizaba en torno del enunciado de la verdad es posible en un caso como é'sre. Entre el médico y el paciente h vctd:dd rmnGt esti en )uegt~. Veámoslo. una vez que se consrituye esa individualidad administraüva. sin duda. En primer lugar. . ya no queda sino "mi persona". aunque éste sigue enfermo. justamente: que la confesión no sea posible. de ser capaz de contar sus recuerdos de infancia y de reconocerse en esa identidad esramraria. la disimetría de poder que le es inherente. Y la operación de verdad se habrá cumplido en el momento en que el enfermo se haya reconocido en esa identidad. definiriV3mente apw para el asilo. hace algo sorprendeme: libera a Dupré. es. en el fondo. Una vez que Leurec ha conseguido sonsacar ese relato verdadero. que a parcir del momento en que uno ha entregado su nombre al enrrar a la Salptcrlt:re y ya no es en el asilo más que "su persona". que .se trata de proseguir esa suerte de intensificación de la reali- . la fijación estatutaria a una identidad administrativa en la cual uno debe reconocerse por un lenguaje de verdad. precisamente. y deja. entonces.. el encuadramiento disciplinario ininterrumpido.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 191 En cierto sentido. en cierto modo complememario. por consiguiente. Una vez que se entrega el nombre al ingresar a la Salptrriere. Como ven. el dinero y el trabajo. médica. Pero poddn advertir con claridad que (. y con la cual él debe idenrificarse si quiere curarse. todo esto . Lo que sé: &::1 ~nte todo e~ b reaEdad biográfica deJ pacienre. En esta . dice enwnces que. esrablecida· de una vez por rodas. es la más formida~le descripción de la existencia asilar que podamos encontrar. el enunciado perpetuo en tercera persona de ese alguien que se enuncia únicamente en ~a forma de la persona que no es nadie [qui n'est persorme]. el juego de la necesidad. es el enunciado de verdad de una locura que acepta reconocerse en primera persona en una realidad administrativa y médica determinada. Esto. constituida por el poder asilar. pero verdadero.:Sa verdad no es la de la locura que habla en su propio nombre. la máquina asilar debe su eficacia a una serie de cosas.~ólo habla en tercera persona. ¿Qué se esconde detrás de la decisión de Leuret de liberar a su pacieme? En cierto sentido. ya no necesita el asilo. podríamos decir que.

451. ahora un juego diseminado y no concentrado e intenso como en e! asilo: "He incrementado sus goces con el objeto de ampliar sus necesidades y de adquirir así numerosos medios de dirigirlo". Siempre se trara de esa [empresa] de reencauumiento o identificación con la realidad a través de un juego disciplinario. 53 Se utilizan con él los mismos apremios del lenguaje que lo pusieron en apricws en el asilo. 54 !bid. que había notado en su pacieme. Vale decir que to. De hecho. el chaleco de ruerza. p.192 eL PODER PSIQUIÁTRICO dad que consrirula una de bs misiones del asilo. desde el inicio. Desde un comienzo utiliza la famosa ducha. 449. ya libre . se lo pone en una situación tal que se ve obligado a confesar que no lo sabe. se advierte que Leuret ha imenrado. 54 de manera que se inserta efectiv::uneme en el orden de un lenguaje apremiame que tampoco en este caso es el lenguaje como portador de verdad. p. pp. 425: "No aspira a salir del asilo y tampoco teme los tratamientos con que lo amen:rt.:unos o a los que lo sometemos". en un momento dado pretende saber árabe. Es preciso que lo que lea esté de acuerdo con la onografía estatucaria y escolar. Del mismo modo. Leuret explica que le genera necesidades al llevarlo a la Ópera... la privación alimentaria.. con el fin de llevarlo a la curación -en dcfinüiva. es eJ de corrector de impre1_lta. y estas represiones rie- s3 Fran~ois Leurer. El oficio que Leurct encuentra para Oupré. 55 5(> /bid.ra que eJ influjo de la . 449ASO. Un triple placer que. es el portador de la ornnipoccncia de la locura. en su uso dialéctico. D1t traiument moral de la folie. a fin de suscitar en él e( deseo de concurrir a espectáculos. una serie de dispositivos que son exacramenre del mismo cipo de los que ya les he mencionado. op. Leurer ha advenido en su pacienre una cosa que se manifiesta en tres fOrmas: el placer del asilo.ad sea rotal sobre éJ-.mbién ahora vamos a ver al médico organizar en romo de su enfCrmo. cit. !btd. en el fondo. .. El enfermo es sorprendido en la trampa de unas historias_ de \ierdad. del síntoma.reaJid. Cuando se retoma todo el desarrollo de la cura. De ello se desprende su necesidad de ganar dinero. atacar ese placer de la enfermedad. sino en su utilización imperativa. 56 el placer de csrar enfermo y d placer de tener síntomas. p. 55 Pero hay una razón mucho más fuerte.. más sutil e imcresante. pJ.

el cra(amienro puede integrarse a la propia locura. y en este punto lleva las cosas más lejos: con Oupré se encuemra ante un c:1so especial. a rodo lo que yo quiera~. 429: "Me pregunra entonces si riene que ver con su rrararniento: de ser asi. resulta que también en esre aspecw Leuret reproduce. "Se l~ . Ahora bien. por su parte. fisiológica y moral.. Leuret advierte que esa aceptación es una m ah señal para su terapéutica: el rr:uamiento se reitera en el seno del delirio. a fm de que b realidad que debe ejercer su influjo sobre el enfermo pase a través de ese rasgo. que en esencia demandaban -corno sefial. f¡ tiene un pacieme que lo acepta y cuya acep"iación. Cuando lo duchan. responde a dos objetivos: por un lado se trata. pero también de despoj:u a ésta de su hedonislT'IO. 5 ~ !bid.> en la nuca". Tiene un paciente que. es decir aniquilar el placer del síntoma merced al displacer de la cura. de hacer senrir la realidad del poder del médico contra la omnipotencia de la locura. cuando esrá bajo la ducha e incluso cuando le cauterizan la piel del cráneo. sin ser objew de reflexión o de teoría. por 57 !lnd. el señor Dupré dice: "¡Aquí hay una que me insulu!" 59 Es menester. se resignad. forma parte de b enfermedad. por lo tanro. se comprobaban en los psiquiatras de la época. 426. 430. . siempre que forme pane del tratamícnro. por orra parte. Leuret muestra una singularidad. p.. una vez en la coronilla y Jos vece. de su omnipotencia frente al pacienre. 58 Ahora bien. p. :1quí Leurct va sin duda rnás lejos que b mayoría de: los psiquiatras de su época. La justificación moral. una serie de técnicas que. En esta técnica encontramos unas cuantas ideas guc son fundamentales: la locura cscá ligada a un· placer. confiscado a éste.que el enfermo aceptara el tratamienco sin decir una palabnl. De allí la necesidad de dar a ese traramienro un cariz particLJlarmeme doloroso. desde luego. en cierro modo. por medio de éste. Sin embargo. que lo invade sin cesar.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 193 nen una doble jusüficación. a mi juicio. ingeniarse para que el tratamiento quede desarriculado del delirio.1plicó un hierro al rojo. p. s<J !bzd. la incidencia de la realidad puede ser neutralizada por conducto de un mecanismo de placer intrínseco a! traumiento y. 57 prácticamente no pro resta y considera que cc_¡do eso es muy soportable.

:t hecho esas esp. p. por ende. cuando Leurer comprende que Dupré encuencra en el asilo to~ da una se ríe de pl~ccres -que puede delirar a sus anchas e ínregr~u· ef traramjenro a su delirio. la cura debe acwar no sólo en el plano de la realidad. p.1 muy breve se le habían escapado 12 fahas de onogr:tfla.. pero se k escapan una o dos Falcas de ortografía. y rodos los casrigos que se le imponen se reinvierten en el seno de su enfermedad-. el enfermo ya no podrá obte. 454: "Dejé que: la panida se iniciara. cuando se encuntrab:l en una siruación muy apremiante. op. vemos aquí que unos mecanismos similares a los introducidos en d asilo son ahora objeto de una dcsmedica/ización radical.¡ !bid. Así pues. De resultas. carr. El manuscrito agrega: "En todo síntoma hay a la ve-L poder y placer". (iu fc.¡ una carta de rcspucst:J en la gue acept:l esa nueva situación can bien re~ munerada.194 El PODER PSIQUIÁTIUCO consiguiente. Se le envía entonces una pseudocarra de contratación pata un trabaío que debe procurarle mucho dinero. sino en el nivel dd placer.:wroC•»60 sas fl a tas de ortograna .. 453: "En una. el hospital y la cura. porque en su delirio aspira a sirnpliftcar ésta. el sefior Dupré se defendía lo mejor posi~ ble y luego. el señor Dupi"é sigue cometiendo falcas siste:máric:~. 1 Pero. despoja a la cura de su elemento de hedonismo y la hace funcionar de un modo resueltamcnre no médico. Deja de desempeñar ese papel agresivo e imperioso que le tocaba en suerre y hace acruar en su lUgar a una serie de colaboradores para collstruir escenarios del siguiente cipo: pese a su trabajo como corrector de imprema. sino del placer que_ le brinda su propio tratamiento:* Entonces. asumicnclo el papel de conciliador". .. de manera que el colaborador de Leurct s:: permite contestarle cOn otra misiva en !<1 que !e d~ee "Sw duda lo habría contratado Sl usted no hub¡er. llega a b conclusión de que es preciso sacar al enFermo del así lo y privarlo de ese placer que es el de la enfermedad.r. vuelve a ponerlo en circulación y. en consecuencia. Du traitement m(Jrrtl dC' la folie. De ral modo.s de ortografía.o!s Leu("ef. El personaje médico -dice ef propio Leuret. Dupré re~ dacr.se convertírá en un personaje benéfico que intentará arreglar las cosas y se situará como intermediario de esa dura rea~ !idad y el enfermo. Leurer se reabsorbe por compleco en su personaje de médico. y no sólo del placer obtenido por el enfermo gracias a su locura.. yo acudía en su auxilio. át. ¡. lo mejor que podía hacer em no ambicionar un empleo de ~se rlpo".¡w.

461. .CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 195 ner placer ni de su enfermedad. táC[icas. ral como lo vemos funcionar a rravés de una cura como la ames d~scripta. se trata de una suerte de gran cuerpo único en el que las paredes... ni del asilo. el plus de poder. Y. Sobre la base de las observaciones fue posible constituir una nosografb. querría seíialar que el asilo fue sin duda el lugar de formación de varias series de discursos. va a fijarse tan pronto sobre el sistema general de vigilancia como sobre el médico o sobre el aislamiento espacial. puede decírse que esa práctica permancci6 muda -aunque hubiera cierra canridad de protocolos referidos a elb-. como ve.. acciones y reacciones por desencadenar. los reglamenros y los edificios. desde luego.os no dio lugar a nada scmejance a un discurso autónomo que fuera otra cosa que el protocolo de lo dicho y hecho. p. gestos por hacer.podcmos decir que el asilo. Pero. y ni siquiera de su médico. los enfermeros. los vigilan res y el médico son elememos que deben desempeñar. y que 62 !bid. papeles diferenres. el acento principal. los inscrumeJHos. en la ensefianza médica. en cuanto a lo largo de muchos aíi.n. no hubo sino un corpus de maniobras. tradición se perpetuó a través de la vida asilar. las salas. Y gracias a la libre disposición de los cadáveres de los locos pudo esbozarse uoa anatomía patológica de la eofcrm~dad mental. una clasificación de las enfermedades. ninguno de esos· discursos. De hecho.· Pero Leuret señala que en las Pascuas de 1840 signos lamentables prueban que una nueva enfermedad csr:í ganando al "cnfcrmo". No hubo verdaderas teorías de la curación y ni siquiera te!Hativas de explicación de ésta. según los· distintos psiquiatras. En el fondo. La cura del seilor Dupré alcanza pleno éxiro. pero cuya función esencial es producir un efecto de conjumo. ni el nosográfico ni el anaromoparológico. que provoca tantas consecuencias fasridiosas. En segundo rérrnino. pues como tal ésre habrá desaparecido. finaliza en la primavera de 1839 con una curación complera. es un dispositivo de curar en el cual el accionar del médico se confunde por completo con la acción de la institución. 62 Si resumimos todo esto. cuya . sirvió de guía en la formación misma de la práctica psiquiátrica.

va a poder imponer su autoridad a la locura. reconocerse en la identidad biográfica gue han forj3do para uno. Se traca de los complementos de realidad en virtud de los cuales la realidad. que no consiste en otra cosa que la reproducción. poder g~tnarsc la vida. es al mismo tiempo d criterio de la curación. dentro ' Grabación: renunciar a la omnipotencia de la locura. Estar adaptado a lo real. como poddn ver -y por eso hablo de tauwlogía-. es la realidad médicamente intensificada. no es un mero complemento de poder agregado a la realidad. Esos complememos de poder agregados por el asilo a la realidad son la disimetría disciplinar.la cual el enfermo debe reconocerse. Corpus de c:íccicas. el instrumento por el cual se reduce la locura. creo que es preciso hablar de una twrología asilar.196 EL PODER PS!QU!J\TRICO simplememe ruvo. conjunto estratégico: eso es todo lo que puede decirse de la manera misma de tratar a los locos. es dejar de extraer placer de la locura. De modo que. es b forma real de la propia realidad. intensificarla. algunas de esas observaciones. el poder-saber médico que no tiene otra función que la de agente de la propia realidad. como superficies de emergencia. ese mismo asilo es la realidad en su poder desnudo. es la acción n1. por lo tanto. en el sentido de que el médico se hace dar por el propio disposiüvo del asilo una serie de instrumentos cuya función esencial es imponer la realidad. dirigirla y gobernarla. añadirle ese complememo de poder que le permitirá influir sobre la locura y reducirla y. signdlc1 precisamente aceptar un poder reconocido corno insuperable y renunciar a Ia omnipotencia de la locura. a la vez. Pero. querer salir del estado de locura. etc. [. el uso imperati_vo del lenguaje. d aprovechamiento de la penuria y {as necesidades. ] . por lo tanto.. la más extensa de las cuales les he citado. que hay una gran tautología asilar en cuanto el asilo es lo que debe proporcionar una intensidad complementaria a b realidad y.édica. todo esto: la disimerría del poder.. el uso imperativo del lenguaje. Podernos decir. ese complemcmo de poder aíladido a la realidad para que ésra domine la locura. La tautología asilar radica en ese juego del cornplemento de poder otorgado a la realidad. la imposición de una identidad estatutaria cn. como ven. la supresión del carácrer hedonisra de la locura. En tercer lugar... Dejar de estar loco es aceptar ser obediente. gracias al asilo y por el juego mismo del funcionamiento asilar. o bien: el criterio de la curación es el instrumento por el cual se cura. .

no son. los colegios. otra cosa que puntos de apoyo de esa estrategia. por supuesto. el placer. por qué los mismos médicos dijeron que las formas generales del asilo debían recordar en lo posible la vida de todos los días."' Pero. vale decir que la especificidad del asilo tadica en ser exactameme hon1ogéneo a aquello de lo cual se diferencia. el úlrimo pLtnco en que me detendré. Comprendcdn entonces por qué los médicos de la época pudieron decir que el asilo debía ser algo absoluramente aparcado del mundo externo. por ende. planes. la identidad. A continuación tendrán el destino que ya les conocemos. Todo e. antes de que adopren ese esta tus de objeco o concepro. actuar como puntos de apoyo dcticos. y por otra parte. el dinero.CLASE DEL 19 DE DICIEMBRE DE 1973 197 del asilo. y del cual volveremos a h:1blar más adelante. de esa misma redidad. los taHeres. en esa especie de cámara lema que nos propone la cura del señor Dupré.sto se inscribe dccididarnenre en la estrategia asibr. la realidad. • El manuscritO ailade: "en efecto. el lenguaje. al citar simplemente los diferentes episodios sin agregar nada a lo que clice el mc:!di~ coy tener en cuenta el hecho de que éste no teorizó en absoluto lo que quería decir. que se presentará como excrapsiquiátrico. que los asilos debían ser similares a las colonias. La disciplina asilar es a la vez la forma y la fuerza de la realidad. el recuerdo de infancia. nudos en las relaciones cmre el enfermo y la propia escruc. allí ir~ a buscarlos Freucl". en virtud de b línea divisoria entre locura y no locura. es que cuando se sigue con cierto detalle una cura como la de Leurer --con la salvedad. en todo caso. elemenros estratégicos. .:tura asilarVeremos a continuación cómo se independizaron para entrar en otro cipo de discurso. Para terminar. de que se erara de la más perfeccionada de todas las curas con cuyo testimonio contamos-. que son: el poder del médico. maniobras. que el mundo asilar de la locura debía ser un mundo absolucameme especializado y puesw por completo en manos de un poder médico definido por la pura competencia del saber -confiscación. la necesidad. vemos aparecer una serie de nociones. volveremos a encontrarlos en un discurso absolutamente ajeno al asilo o. del espacio asilar en beneficio del saber médico-. además. los vemos. las cárceles.

la voluntad en el cora1. al mismo tiempo -ya he insistido en este aspecto-. tal corno funcionaba etl esa protopsiquiatría de los treinta o cuarenta primeros años del siglo XJX.El triple destino ele! poder psiquiátrico. mmado en su forma a la vez :ucai- y elememal. anres de ser una cura o una imervención terapéutica: es un régimen o. b) el juego de la medicación y el castigo. sistema de carencias medidas. e) Úl presentación clínica ."Microflsica del poder" asilar . una lucha contra algo que es la locura esencialmeme concebida en el ~i~ glo xrx -cualquiera sea. vo~ Juntad ilimicada. en primer lugar. en definitiva.Las marcas del saber psiquiátrico: a) la técnictl del interrogatorio.Clase del 9 de enero de 197 4 Poder psiquiátrico y práctica de la "dirección". Aun en un caso de delirio.ítrico.es ame todo una manera determinada de manejar.El surgimiento de Út función psi y de la neuropatología. de administrar. espacio médicarnente marcado y la cue~tión de su dirección: médica o administrativa . por serlo y en cuamo lo es. HE MOSTRADO que el poder psiquiátrico. se espera de él una serie de efecros terapéuticos: régimen de aislamien~ ro y regularidad. mejor. la voluntad de aflrmarlo. acmaba en esencia como un complemcnro de poder dado a la realidad.El asilo. Cl 199 . obligación de trabajar. Es un régimen. el blanco de la lucha que recorre y anima el régimen psiqui.El juego de la "realidad" en el asilo. cccérera. pero. el an:ílisis nosográflco o la descripción que se haga de los fenómenos de la locura. que el poder psiquiátrico. es la vol un~ tad de creer en él. Esto quiere decir. a lo largo de todo su desarrollo.como voluntad insurrecta. uso del tiempo.ón de esa afirmación del delirio.

Paul Dudon. Barcelona. Bbdum. (dirs. París. Saint lgmur dr Loyof. 50. col. ~Sainr Ignace cr b direcrion des ámes". y§ X. en relación con la reforma católica y el desurollo de los "reriros". muy caracrerísrico de esa empresa de régimen y dominación.. París. la prktica de la "dirección" o "condu¡. 1115-1117. Entre quienes fijaran sus reglas podemos mencionar a los siguientes: a) Ignacio de Loyola. 111.. vol. 1936. fundador del seminario de Sa.. es la noción de "dirección". cf. 48-54.crica religiosa. Reverendo Padre Doncceur. lmpr. 194. Atnbcres. 'Tes1 .1 de los alienados y excirar en ellos pasiones capaces de desviar su delirio'': cf. cit.. 1. Planera-Agoscini. la "dirección de conciencia" definiÓ un campo general de técnicas y objetos a la vez. "Direction spirituelle". es dominación. 1923. Annccy. 2 A partil" de l:t pastoral de Carlos Borromel) (153H-! 58'i). (1800). Beauchesne. Noción cuya historia habría que hacer.: Ejem"cios espirima/es. cuyo cap. 1957. op. c. "Période . "Avantages de l'an de diriger les aliénés ·f>Ollr seconder l'cffc( des médica.Pinel a Lcuret. Du traiument mnm! dr !tz fOlie.200 EL PODER PSIQUIATRICO El poder psiquiátrico.psiquiatría. en Maree! Viller et al. cf. esp. Saínr Franfois de Sr&. además de las numerosas apariciones del (érmino "dirigir" en su Traité médico-p/Jilosophiqur . Francis Vinccnr. 2 Hasta Así. lejos de ello. "Habilcré dans l'arr de diriger les aliénés en paroissanr se pr¿ter a leurs idées imaginaires". Pinel dedica dos pasajes a b dirección de los alienados: scc. 1999]. por lo ramo. arr. Lcurer afirma la necesidad Je "dirigir la intcligenci. Niérat. 4 se convierte en el brevi:uio de los directores: "De la nécessité d'un direcreur pour enucr et f:~ire progresen la dévorion". Palabra. C. A. A lo largo de los tres o cuatro siglos previos al siglo XIX. Pasto mm inumctionn ad nm· ciommdum.). XLV. 57-58. y que por oua parte encontramos a !o largo de los textos. Michcl Olphe-Galliard. cit.. l95 y 200. 11. Pbmini. a mi juicio. op. en La l'it. pp. 1548 {trad. 1586. p.: Introducción rl la vida drvora. Esquirol. 22-25 [rrad. "Chrisrus") [trad. p. r. L'édurntion de frz volomt. 19961. conftssiunúque et euchariuirtt' mcrnrnenta ministrandum uti!úsimar.J el término que reaparece con mayor frecuencia y es. y anotados por F. op. doctrine et hútoirr. 48. b) Francisco de S:tlcs (1567~ 1622). francesa: &ercim spirime!s. Es una noción que ya lleva consigo al siglo XIX coda una serie de connotaciones correspondientes a la pr:í. col. 1963. "De b folie"' (1816). lntroduction ri In vir dévotc (1608). pues su lugar de origen no es la . pp. y tengo la impresión de que la p. cf. define el traramiemo moral como "el arre de dirigir la inteligencia y las pasiones de los alienados".1labra rnás adecuad~! para describir ese funcionamienro del poder p~iquiátrico. de regularidad y lucha al mismo tiempo. Dictionrwire de 1piritualité: ascétiqur et mystique. Roma.ción". &ercititz spiritualia. 134. París. 111. 111. . pp. Beauchesne. e) Jean-Jacques Olier {1608-1657). París.tt. c. Desdée de Brouwer. 185.\JI. se instaura.ments". 92-95. Be:~uches­ ne. en CEuvrrs. pp. de . Madrid. LaureL París.moderne". 1893. por su pane. directrur dflmes. esp. trad. . pp.Spiritutlü. cit. 46. 1934. § VI.inr-Sulpice. tentativa de sojuzgarnienro.

prlr rl'nn direcU:Ill des ames". imponente. 291.?Ief. censuro.. 2001. 1981-1982. Gallim:1rd/Seuil. DE. 1856.icheJ FoJJcault vuelve a la noción de "dirección" en sus cursos en el Col!C!ge de France: Ln Anormaza .: L11 /Jmnenbttictl del sujeto. En todo caso. impongo. Se erara. 2002].-P. pues así se deduce de la naturaleza de las cosas". Curso e11 el Co!li~ge de hance (1981-1982)..~. L'Herminmtiqzu du sttjer. junco con la pd. cit. pp. Hachetre.-.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 201 cierro puma. emonces. en el asilo que dirijo. 3 ¿Qué objetivo tiene esa "dirección"? En este punto dejamos b clase pasada. de _la dirección. Sobre la "dirección" es posible remirirse a l<~s siguicnres obras: Elme Marit: Caro. clase del 19 de febrero de 1975. col.. NdNr ¡. Pads. 187-189. En primer lugar. así como en su clase dicrada en la Universid. en a::u/JT~I compltm. Sería roda una histori:t que habria que hacer. . amenazo. y del 2G de febrero de 1975. Henri Huvelin. recompenso.b:l)d.wd. en dar:. 3" serie. "La direcrien d~s jmcs au xvr¡'· siede". Lo cual quiere decir dos cosas. éd. Cotm au Coilege de Fmnce. pp. que esa realidad sea inevitable.-¡chologiquer. ahí hay una pisca: el psiquiatra es alguien que dirige el funcionamiento del hospital y los individuos. ciclo 1977-1978. e lll. sino b conciencia clara de ella en los mismos psiquiatras. obligo. 145-203. en Notwelles imdes morales sur Ü temps prbent. ¿y por qué? ¿Acaso yo mismo soy un insensmo? Y todo lo que hago también lo hacen rnis colegas. julio de t86l. rerritoire er popu!ation". clase del 28 de febrero de l978.¡. todos. la realidad un poder apremian re. el campo psiquiátrico importó algunas de esas técnicas y objeros. "Hautes f:wdcs". edición establecida por Frédéric Gros b. Creo que ese objccivo consisre. cnl. 146-147. pp. JV. PMís.. simplemente para marcar no sólo la existencia de esa práctica. 422. . 170-171. alabo. Quelques direcmm d'!mus mt >. Mlgm:. M.!1. sin excepción. o ese complemenw de distancia que le permitirá alcanz:u incluso a los individuos que huyen o se desvían de dla: los locos. de un complemenw dado a la re:didad. clases del 3 y JO de man:o de 1982. Fondo de Cultura Económic.Vi! sihle: saint Franrois deS. !:"J.1d de Sranford el 10 de ocruhrc de 1979. esp.ljo la dirección de Fran~ois Ewald y Alessandrn Fonran:~.ccic:~. 1869.1cs a. hacer. ciclo 1981-1982. J. . p. l 1831240. castigo. núm. "Sécurité. París. 3 Hippolyre Bdloc. darle ese complemento de vigor que le permita acercarse a la locura.liénés". M. un texto que data de 1861 y procedente del direcror del asilo de Saint-Yon: "Cada día.Nt'M!deRml. en esencia. 19JJ.-. París. Ga. op. 0. Buenos Aires.. pp. ''De la responsabi!ité morale chc1. hacerla funcionar como un poder. en cierto modo. PI'· 315-393 [rrad. Les citaré.?. en Annaks Midiro-Ps.Wdt>R.

p. la voluntad del otro. ¿Qué pretende inducir el poder intraasilar. tal como funciona dentro de este espacio ac:undicion~do? ¿Y en nombre . es ante (Odo el otro.d insurrecta. esté representada 1a obligación general del trabajo y se reacüve el sistema de las necesidades'y ia economía. El plus de poder está del ouo lado: el ouo es siempre dueño de cierra parte de poder acrecida con . por lo tanto. Creo que podemos identificar con precisión la manera como se introduce y funciona ei juego de Ia realidad en ei asi(o. realidad a la que su atención. y para ser más precisos. Querría resumir erl fOrma esquemática lo que se desprende con basranre naturalidad de dl~. apartad<! de la volunr:t. que está emeramente separado. en e! interior del asilo. en cuanto ccnrro de la voluntad y foco de poder. Enronces. ¿qué es lo que podemos idenüficar como la realidad en el "tratamiento moral" en general .. Pero este asilo. el otro en cuanto tiene y siempre tendrá un poder superior al del loco.do. La realidad a la cual debe enfrenwr. y sobre qué tipo de realidad se funda el poder asilar? . Pero de hecho. ¿qué ts lo que se introduce concretamente en el asilo con d nombre de realidad? ¿A qué cosa le damos poder? ¿Qué es exacramence lo que hacemos funcionar como realidad? ¿A qué se da un complememo de poder. Es preciso que los edificios se parezcan Jo más posible a vivienda.arecía absolutamente iluscrativa del funcionamiento del rratamjenro psiquiátrico. En el fondo. debe plegarse y por la cual debe ser sojuzgado.202 EL PODER PSIQUIÁTRICO Pero al mismo tiempo -y éste es el orro aspecto del poder psiquiátricosignifica convalidar d poder ejercido dentro del asilo. absoluramenn: indcpendieme de rodas \:15 presiones que pueden provenir de la fan1ilia. en cuanto es simplemente el poder de la propia realidad. ere. en dar poder a la realidad y fundar el poder sobre la realidad.Ése es el problema. encontramos a la vez el princiPio de que el asilo debe funcionar como un rnedio cerr:t. duplicación del sistema de la realidad denrro del asilo. es preciso que las relaciones entre la gente dentro del asilo se asemejen a la.Y' en el cracamienro mencionado en parricular? En primer lugar. es preciso que. debe ser en sí mismo una reproducción de la ~caJidad misma. por ende. La tautología asilar consiste.<> comunes y corrientes.se d enfermo.s relaciones de \os ciudadanos entre sí. y para tratar de desentrañarlo cité la vez pasada in extenso la historia de una cu~a que me .de qué se jusüfica como poder? En nombre de la realidad misma. la. De ese modo. Un poder absoluto.

la maldad. del pasado. Por consiguiente. 443 y 445. por un lado. p. Tercera realidad: la realidad misma de la enfermedad o. 431: "Ordeno que le lancen un chorro de agua sobre la cara y el cuerpo. mejor. Pero al mismo tiempo. la falta de atención. y cuando parece dispuesro a soportar todo en beneficio de m tratamiento. vertiginosa de la locura.l efectivamente enfermo. someterlo a la inflexi~ bilidad de su enfermedad real. En todo momento -recuerden la cura del señor Dupré. la realidad ambigua. pues decidió incluso hacer salir al paciente del asilo para que no encomrara en su enfermed:td una fuente de placer dentro de la institución ni alimentara sus síntorhas en el elemento asilar.. tengo la precaución de decirle que no se trata de :nenderlo sino de vejarlo y cas:tig:~rlo" (las bastardillas son del autor).6 Ya saben hasta dónde llevó Leurer la tácüca. 6 !bid. por consiguiente. 5 que está verdaderamente enfermo. Leuret le adara: no re hago esto para curarte porque estás enfermo. en el ritual de algo que no esrá lejos de la confesión. la identidad. Y al mismo tiempo.:ois Leuret. por tanto. pues. habfamos señalado otro ripo u otro yugo Je realidad para someter al lot:o.Leurer impone a su enfermo la necesidad de admitir que. para negar a la enfermedad su escatus de enfermedad. Era el manifestado por el famoso :lprendizaje dd nombre. El sujeto debe someterse a esa verdad. cuando obliga al seflor Dupré a ponerse bajo la ducha. 441. op. la obligación de la anamnesis. 4 Por lo tanto: el nombre. porque en ti hay cierto deseo que es inadmisible.. cit.! siempre se trata de mostrar cor{ claridad al loco que su locura es locura y que cst. fon::trlo. el pasado. En segundo !ttgar. estuvo en Charenton y no en su casriHo de Sainr-Maur. conrradíctoría . 5 4 . 177. pp. p. mostrarle que en el cora~ zón de su locura no está la enfermedad sino el defecto. te lo lugo porque eres malo. había obligado a su paciente a contar su vida. con codos los beneficios correspondicmes. recuerden [cómo] Leurer. en un:t cura mor:1. la presunción. Cf wpra. en el paS:Jdo. Du rraitemcnt moml de la folie. 444-446. /bid. es preciso desalojar Fran<. la biografía recicada en primera persona y reconocida. a abandonar roda lo que pueda ser denegación de su propia locura. pp.. blandiendo la amenaza de ocho cubos de agua. que tiene un esratus de enfermo. Ésa es la realidad que se impone al loco..CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 203 respecto a la del loco. Tal es el primer yugo de la realidad al cual es preciso someter al loco.

a partir de los cuales se establecen la táctica en la lucha . el relato. Realidad e irrealidad de la enfermedad. de la compensación económica. desde dentro de la locura.¡_si lar. Me parece que b existencia de esos cuatro elementos de la realidad. la necesidad. la pdcrjca de la confesión. es imponante por vanas razones. el poder que se ejerce para hacer valer esas realidades como [la] realidad. imponer a la conciencia de b enfermedad b realidad de un deseo no enfermo que la anima y que esd en su raíz misma. realidad de la necesidad. mejor. Además. Por último.s necesidades cuando uno está loco. realidad no real de la locura y realidad del deseo que constituye la realidad de la locura y la anula como cal. y esta situación constituye el tercer yugo de realidad al cual. anamncsis. sbbrepoder definitivamente situado del lado del qrro.o de esro. la táctica de Leurer gira en rorn. Y el poder asilar es. son los puntos sobre lOs cuales se articula el régimen asilar. el nombre y b_ biografía. o el Eltro que el poder asilar efectúa en ella para dejarlos peneuar. ese conjunto de elementos rambién inscriben b cuesrjón o. demro de él. el problema del dinero. son sometidos los enfermos en el tratamiento moral. inscriben.:¡ de cómo Subvenir a sus propia. el intercambio y el rrabajo. desde luego. a la vez. la cuestión ele la dependencia. en efecto. Y cuarto y último. el carácter imprescindible del trabajo. la cuarta forma . inscriben en la práctica asibr el procedimiento por cuyo intermedio se planteará a toda locura la cuesri6n del deseo a la vez secreto e inadmisible que la hace existir realmente co~ mo cal. La primera es que los cuatro elementos van a inscribir en la práctica psiquiátrica una serie de cuesriones que reencontraremos obstinadamente a lo largo ele la historia de la psiquiatría. codo el sistema de intercambios y utilidades. cómo instaurar. Creo que esros cuauo eiemenms -voluntad del otro. el problem. la obligación ele subvenir a las propias necesidades. Es preciso.mo al médico en cuanto poseedor de cierro poder insoslayable para el paciente. imponer la realidad de la enfermedad y.son como nervaduras de realidad· que penerran en el asiJo y.2D4 EL PODER PSJQUIÁTRJCO de elb el deseo malo que la anima. yugo de la idemidad. por lo ranro. de una manera general. Segundo. de realidad es todo lo que Corresponde a las técnicas concerniemes al dinero. realidad de la no realidad de la locura: a grandes rasgos. En primer lugar. el reconocimientO de sí mismo. el somerimie. b.

< y d a. en rodas esas récnicas de la protopsiquiatría. .dica. una diferencia esencial entre [os establecimientos o Las instiwciones que a.siJo. El cuádruple sistema de ajuste"'"" que. recepcor. Y esa cuádruple realidad de la que el individuo debe ser penador -es decir. a parrir de cierro momento. ¿en qué aspecto intervenía la medicina. esos problemas que se plantean en la hisroria de la psiquiatría. de cod2. y hasta nuescros días.1bo de menó o na. •• Manuscrito: "sujeción" ["asstq'ettissenum''] en lug«r de "ajuste" ["ajustemem"). y más just:1rnenre ~~ principios " Grabación: es igualmente importame. Creo que esros elementos tienen igual imporrancia. en el corpus de sus prácricas. dentro de un espacio disciplinario y graclas a éL En ese scmido. ya de una manera rebrivam. Ahora me gustaría abordar otra serie de consecuencias que quiero desarrolLar con rnayor detalle y que serán el objeto de lo que voy a declr. en que el asilo es un espacio médic:unente marcado. tn sí misn1G. tas prisiones. la in admisibilidad del deseo y el dinero? La curación es el proceso de sujeción Física coridi:ma. la inserción de la necesidad en un sisrcma económico. tanto cuando hablé del régimen general del asilo como cuando hablé de la técnica de lucho. y que va a cons~ ciruir como individuo curado al portador de una cuádruple realidad. cura y restimye al individuo. no sólo por esas técnicas. emonces. las escudas. difuenci~ r«. Hasta aquí. Todo esw es lo que vemos esbozarse.CLASE DEL? Do ENEI\0 DE 197'• 205 el sistema de inlercambios ~¡ pa!Tir del cual uno podrá financiar su existencia de loco. La. Cuando hayan sido efectivamente recibidos por el individuo tratado. por su efectuación. Esa cuádruple sujeción se concreta.c. hay. [sino también]"' porque a través de ellos vemos definirse lo que va a especificar aJ individuo curado: ¿qué es un individuo curado si no. y por qué hacía falta un médico~ ¿A qué nos referimos cuando decimos que el hospital estaba marcado médicarnenrc? ¿Qué quiere decir que.ente precisa. etc. la identidad consigo mismo. la no admisibilidad del deseo. producida en el asilo. los orfelinams. alguien que ha aceptado los cuarro yugos de la dependencia. por supuesto. esos cuarro elementos lo calificarán como individuo curado. jusramenre.s maneras. del plus de poder dado a Lt realidad en esa lucha inrraasibr. para plantearlo de algún modo. en todo eso. Ahora bien. la confesión.es la ley del otro. lo que les he dicho sobre el asilo no difiere canto de lo que habrlamos podido decir sobre tos cuartdcs. inmediata..

d castillo de BicCtrc se incorporó al hospital general creado por el edicto del 27 de :Jbril d~ ló56. que disponi:t que "los pobres mendigos v:ílidos e inv. 1944. pp. París. Éd. J. Jacqucs . se desempeñ:uía allí hast:J el 19 de . 1912. S:tint-Beno"it-la-Forét. s. manufacturas y otros tmbajos. !!d. de uno y otro se. fundado en 1801 por Jean-Antoine Chapta. los lugares que servían para disciplinar las existencia. Son hútoirr: de 1656 iz 1790. núm. H La S<1lpérril!n: ["La salttrería"] debe su nombre . Th. mile}. haya sido preciso que el lugar donde se ponía a los locos no fuera s6lo un lugar disciplinario.169. ~ Saint-Lazarc.. L. Sociécé Franr. Fratuz Funck-Bn::ntano y Georges Marinda7. en Revue Hospitalihe dt Fmnct. (986. 1939. f0nctions sncialc$ jusgu'/\ la Révolur¡on franr.: C::ugi:nc Ponct. París. Pind asumió el 1 'l de sepúcrnbre de 1793 stt cargo de "médico de bs enft:mlerí::is" en el "empleo [pabellón p:micuhr de enfermos. 106-127 y 215-242. esublecido en 1GGO p:1ra recibir aJienados.aise d'lmprinterie et de Librairie. En b actualidad disponernos de un estudio bien documentado: Nadine Simon y Jean Francbi. e! hospicio es rebautizado en 1793 como "Casa nacional de mujeres". ú Srdpt!triCre.l {1756-1832). n. 1925. "Les Vienx Hópil:lllx fran¡. Labor:ttoires Ciba. no eran lugares médicos: ní Bícétre/ ní la Salpétríhc. "L'hisroire de la S~dpCrríerc". 11. 943.Jos. La Pitii-Saipétritre. ordr:na por un decreto del 27 de marzo de 1802 el trasfado a la Safperriére de bs locas imernadas en eí Hó(d-Oieu. t. En l794 se convirtió en una prisión para mujeres públicas. así como a "pobres insensaws". fue transform¡¡do e! 7 de enero de l632 por s:u1 Viceme de Pau! con el ftn de recibir a "las pe.O..r~onas detcnid_as por ord~n de Su Majestad".._ París. 8 ni Saínc-Lazare. Cf. Laboratoires Ciba. du Progrl!s rnédical. de I'Arbre a Images.ili<. !!d.~.¡Jos en uil hospital para empleados en las obtas. Comeaux. Méd. París. prison. Léo Larguier. Mmon. Ses nrigines et son fonctionnement rm XVIff sü:cle.: Louis Soucher. ¿por gtté hace ralea un médico para introducir ese complemento de poder de la realidad> En concreto. fundado en d siglo rx por hermanos hospitalarios de san Lázaro para atender a los leprOsos.'Hópital-hospice de BicCtre.~ insanas. La Sr~lpétril!rt. sean en<:crr. París. 9 y 7 Construido en t 634 con el objew de ser un asilo para la nobleza pobre y los :>O! dados heridos. 1890. la~ "muchachas incorregibles" y algunas "locas". CL Paul Bru.1 la fibrica de pólvora que durante el rein.do de Luis Xlll ocupaba su emplazamiento. 1969. L'l-lópita/généraf dt 13ichre. N eliminarse ~u función carcelaria. Georges Guillain y Paul Madlieu.¡rfs. col. nombre que mantit~nc hasta 1 f!23. La Srdphrihe.} de Sainr-Prix". Historit¡tlt~.aise". J. El edicto del 27 de abril de 1656 b incorporó al hospiral general para e! "encierro de las pobres pordioseras" de !a ciudad y los barrios de París.ais". r\u Progres Mt::dical. p. rx. 1883. Lyon. sino :tdemás un lugar m~dico? En otras palabras. !-lútoire tle Sain:~lazare (1 122-1912). "!. Lyon.206 EL PODER PSIQUlÁTRICO del siglo X[X. 1938. Cf. Jean Marcd Joscph St1rzur. d'ttprh des docwnents hiswriqttf's.abril de 1795. deben saber que hasca fines del siglo XVIII los lugares donde se ponía a los locos. El Consejo General de los Hospit<~les y Hospicios dd Sena.'<. de acuerdo COl! Sil capacidad". Histoire de Birétre (hospia.

Cenado en julio de 17~5. Ninguna de estas instiwciones era. exdwivemem destinie mt traitement des nliénés. y Juseph Gasraldy fue designado médico en jefe. es cierto. Véase caml. y por otra. cosa que no sucedía con los orros est:thlecimienros. la disciplina que se imponía entonces a los individuos. a fm de reemplazar los pabellones de <Jienados del H6tel-Dieu. en lfistoire des. va-::\. r.li1m 3.úéu Pierre Sevestre. el 15 de junio de 1797. encarg:nse de una serie de cuidados implíciros debido al estado de los individuos encerrados y a la cura misma. en el momento en que se redefine la disciplina de la que les hablé hasta Vié. En febrero de rG44 fue transferido.. 2 vals.l:ienw Médica/es. de que esa dirección debe estar en manos de un personal médico.ado bajo el Direc· torio. !mprimerie de la Sociét~ de Médecine. y en el siglo XIX encontraremos -ahor:t de una manera absoluramcnre general. 1953. 180/¡. lmprimeric Nacion:J]e. Jean . maladics mentales. sufrir lH1 vudco en los últimos años [de ese] siglo. 61-71. no necesitaban un :tva! médico para esperar de ellos algo que debfa ser la curación. el estlblecimien~o fue rc<~hierto y nacionaliz. Sébastit:n Leblanc. y enfermas. 539-736~ Charles Smtuss. P:uls.. 1991. de que los locos necesitan una dirección. "La_ rnaisun de Charenton. pp. ¿Qué es esa exigencia de medicalización. destinado de manera tan específica J curar a los locos.':. Cf: Jean Munval. un lugar médico. 10 que estaba. 1930.::bían cumplir ttn papel de médicos comunes y corrientes. . Les Freres hospitalierr de Saúu-fean-de-Dieu en f""rance. cread. que es muy claro hasta fines del siglo xvm. de la fonda.. por una parte.irer a Saint-Lazare cw XVII sih/e et al/ XVI!I sihle. 1900. Lfl Maison nmiomzlede Charmwn. Bernard Grasset. Mémoire mr La tv!cúsnn natiomde de CIJtlrenton. París. pp. Fr:1n~ois de Coulmicrs. t. Charenton. ll. en definirin. pero dt. un régimen.t.la idea. y el encuadramiento asegurado por un personal religioso. la afirmación paradójica y hasta cierto punro no implicada en la primera. $11 dirección se confió entonces a un ex religioso de la orden regular de los premonstratenses. cit. Lescuycr er Fils. L'Ordrt' hospittzlier de Saint-}ean-de·Dieu en Franu. Parfs. E Alcan. Les Aliénés et les correctionna. 10 El estabkcimi<. op. cit. 62 y l3G.rienne Dominique Esquirol. la rccomcruccion: llí41-1 838". Cf. 1936. Esto.:nto de Charenton fue d re:.CLASE DEL 9 DE ENERO Dé 1974 207 ni siquiera. en septiembre de 1G41. André Chagny. Foucaulc se refiere a él en Hist(lire de la fo!it .¡ en 1537 por el ponugués Je:~n Cind:~d para servir a pobres.~stiqucs et Instimrs rcligieux". 25.:ois Sirnon Giraudy. pp. . París. 1838." op.: Charles Frano:. col. (1972). "Les Grands Ordres mon. en De. había médicos en ellas. "Mémoire historique et statistique sur la Maison Roynlc de Charenton" ( lH35).:u!tado de unn fundación del coosejt:ru Jd rey. Lyon. a la orden de !os hospitalarios de S:1n Juan de Dios. La curación del loco no se esperaba del médico ni se pedía a éste en cuanto tal. a decir verdad. sin embargo..

en el transcurso de roda un aiío. era una rebción infinitamente tenue o. a 18 minutos dd riempo del médico en jefe".. Du trtzitt:ment moral & la folie. el médico en jefe no puede dedicar a cada enfermo más que 37 minmos. una nosografía. esa distOrsión entre lo que podríamos llamar una teorí:"t médica y la práctica concreta de la dirección se manifiesta en muchos aspecws.. \. el conjunto de los fenómenos tácticos de la dirección. Enconrramos la prueba de esta distorsión. Me parece que es preciso insistir resueltamente en el hecho de que en el siglo XJX tenemos. decía que. la cantidaJ de enfermos es tan grande que. en rigor. y en ocro. un análisis _de la enfermedad menral. donde el médico de ese rango apenas consagraba como m:í. Leuret. sin duela de una manera más seria. en un aiío.ximo 18 minutos anuales a cada enfermo. en cuanco individuo poseedor de un saber y capaz de :tplicarlo al enfermo. la relación que podía haber emre los individuos encerrados en un hospital y el médico. que hacía terapias largas y difíciles ele las que ya les di un ejemplo. n Fot!Cau!r se refiere :1 ]¡¡s disTinciones esrablecidas por Esquirol en el campo de 1a locura. por compleco aleatoria. Jenn Étienne Dominique Es11 . la inceligencia y la voluntad". rodo un desarrollo de bs nosogrnfías. no debía olvidarse que en. y aludía a un establecimiento. Esa separación. si lo prefieren.cn lo sucesivo el lugar donde se llevará a la pdcrica un saber médico? ¿La dirección de los locos debe estar ajustada a un saber sobre la enfermedad mental. era muy aleacoria. Primero. 185: ''En un establecimienm de alier. op. la distribución no tenía nada que ver con el recorte nosográfico de las enfermedades mentales. p. un médico en jefe podía dedicar en términos gener:tles 37 minutos por año a cada uno de sus paciente:. C"tda uno de ellos sólo tit:ne derecho.208 EL PODER l'SIQUIATRICO aquí? ¿Quiere decir que el hospital debe ser. 11 Como vtn. la rebción entre la pobbción asilar y la técnica médica propiamente dich:~. 12 entre manía y monomaforanr. muy probablemente Bicérre. las investigaciones anatomopawlógicas sobre las posibles correlaciones orgánicas de la enfermedad menral. La distinción emre manía y lipemanía. cit. caraccerizada por desórdenes de la sensibilidad. por un lado. y por otro. las etiologías de las enfermedades mentales. una etiología de la enfermedad mental? No creo. cf. de wdos modos. definida como "una afección cerebral habitualmenre crónica. sin fiebre.ois Leuret. si observamos la distribución concreta de los enfermos dentro del asilo en esta Cpoca..ados cuyo nombre podría mencionar. tal como se presenta en los textos teóricos. donde ese número es aún más consider:~bk [ . un hospital común.

en ¡¡)/·d. t. op. Jean ttienne Oominique Esquirol.t"adcs psicológicas se inscriben variedade$ clínica$ que difieren entre sí por a) la naturaleza del desorden que :~fecr:~ 1:~. . 398-481). etc. en ibid. Así. pp. sino en el marco de una guirol. 1. Una prueba más de esa distorsión emre la teoría médica y la práctica asilar era el hecho de que todo lo que lubía sido definido como medicación posible por la teorb médica o por el análisis. rrisrcs y opresivas. mientras la manía se caracteriza por "la pcrrurb:~ción y la exaltación de la sensibilidad. 11.• L 11. Dentro de! campo dclimiradu pur esa división rriparrita de las f:tcul. instintivas. "De la démence" (1814). tristeza.). se re_urilizaba muy rápida y constanterneme. .. 219..~ E1cultadcs. aOicción.. capaces e incapaces de trabajar. car. homicida). dt!ci. las pasiones. Esra distribución escandió efectivamente el espacio intraasilar.li-z. Así. 132). la inrcligcnci:~ '1 b voluntad" ("De la m:mie" [ 181 B].ado en una facultad (monomanías intdectu.. modifican la inreligencia y h voluntad" ("De la monomanie"' [1819]. en la lipemanía -neologismo creado por Esquirol a panir del radical griego AÚrrTJ. mientras que en la monomanía "d delirio triHe o alegre. e. Jcan frienne Dominique Esc¡uirol. y e) la calidad del humor que lo afecta. op. p. 13 roda la serie de manías y demencias. la manía se caracreriza por el hecho de que "el delirio es general y rodas las facultades del encendimiento están exaltadas o perturbadas". ya no con una finalidad terapémica. lJ El criterio de distinción enrre manía y monomanía es la extensión del desorden: general o parcial.·dt'.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 197'Í 209 nía. b) la exrcnsiOn del desorden.se discingue por sus aspecros nt>g:nivos: "La demencia es una afecci¡Jn cerebral. cit. 14 En conn·astt: con b manía caracterizada por l:t "exaltación de las facultades". "crónica" y "senil". cit. ordinariameme sin fiebre y crónica. p. 133. obediemcs e insumisos. enfermos calmos y enfermos agitados. 14 no deja huellas ni puede advertirse su efecto en la organización concreta de los asilos. las divisiones que vemos establecerse en los hospiules son divisiones muy diferentes: la diferencia enrre curables e incurables. r. cit.."la sensibilidad sufre una excitación o una lesión dolorosas. pero no sucedió lo mismo con los marcos nosográficos que los tratados teóricos comenzaban a construir. p.. la inteligencia y la volunrad": cf.S. op. p. En cambio. un objeto (erotomanía) o un tema (monomanía religiosa.s. "De la folie" (13!6). ya fuera sintomamlógico o anammopatológico de la enfermedad menr:d. en Dt!s ma!adies mentt~!ts .1ctcriz:1da por el debilitamienro de la sen$ibilidaJ. concentrado o expansivo. L 11. cf.. castigados y no casligado$. es parcial y está circunscripto a un pequeño número de ideas y afecciones".. enferrnos que deben ser objeto de una vigilancia constame o esporádica y enfermos que no necesitan vígilancia alguna.r Loca. en Des ma!adies mentales . el grupo de bs demencias -con sus v:uiedades ":tguda". . "De la rnanie". S.

. B. The Grear Physiodynamic Thmzpit:!s in Psychirttry: !In Histo- rictl! AppraimL. "De la folie" (1816). fueron anre todo recetadas en función de una concepción determinada de b eríología de la enfermedad mental o Je sus correlaciones orgánicas: por ejemplo. cit. 1.ar el elecrroshock corresponde exactamente a e!la. "Mox:~ er caurhe acruel".tienne Jean Gcorget. vol. Esquirol propicia el uso del "hierro al rojo aplicado sobre la nuca en la manía complicada con furor". P?· 191 y 217..odo de uríiíz. p.es phrénopathies . 17 Insatisfecho con la conmoción pro\·ocada por e! cardiazol utilizado por d psiquiatra de Milán Las·. la utilización rnisma de los medicamentos fue. el de la teorÍa... t. "Elecrroshock rherapy". 1940. 209-31 O. Impr. Reggin Emilia.. lV: "Este poderoso irrimntc actúa sobre la sensibilidad Física por medio del dolor y la descwcción de las partes vivas. 1956.. o p.. op.!in. Quiero decir lo siguieme: indicaciones como la ducha o la cauterización. p.~ eiTers du cautCrc: acwel. pero también obra sobre la mmal por el pavor que inspira".1 o en l:t nuca. 17 De una manera más precisa. 16 ere. op. "MémQir~ et observarions concc:rnant les bon.. bañar a un enfermo? En cieno nivel. Cf. sec. b necesidad de facilitar la circulación sanguínea.. sin duda signiftcaba ascgutar una mejor circu- 11 L<l caureri:z:ación o "caurerio <~ctual" consiste en la aplicación d~ un hierro al rojQ vivo o C<llenrado con agua hirviente en la parte superi01 de la cabez. pp. L 11. es decir a título de castigo. Joscph Guislain. XVJJI. ere. 1803. cit. en Arthur M. descongescionar tal o cual parte del cuerpo. el preSIIIHO efecto de excitar el sistema nervioso y cumplir un papel de despertar sensitivo. . cap. . El 15 de abril de 1938 wl esquizofrénico es sometido por primera vez a e·sle proccdimiemo terapéutico.. . VI. 16 (_os "moxas" son cilindros compuestos de una materia cuya corubustión gradual ricne. Ugo Cerletti (1877 -1963) desarrolla el dectroshock en colabor. Como saben. Sackler ct td. a cansa del dolor que provoca. cit. cit. pero muy pronto los métodos de ese cipo. realmente directivo. Cf. Bernan. cf. De la folie . en general.do van Mc:dun:t desde 1935. pp. "L'elettroshock".. . en Rivista SperimmtllÚ di Freniatria. N:~ncy. appliqué sur la ¡Ere dans plusieurs maladies". 52-55... Nueva York. 451S (ed. París. 154.. 11. Harper. 92-~4. .tem. jcom trienne Dominique Esquirol.. p.. ¿Qué significaba. Dissertatr.1ción con Lucio Billi. en el fondo. y el m. Lefebvre. Cf. J5 las moxas. .1.: Alexandre E. op. que prcconiz:a su empleo en las formas de alienación con es-rupor e inscmibilidad. Traité mr' /.. 181 S. y "De la manie" (1818). 247.(m mrln avantages qu(m pettt rarnir de /'tippbóuion du moxa . de 1835). o p. pp.210 EL PODER I'SIQVIÁTRICO técnica de dirección. la prolongación de la disciplina asilar en la superficie del cuerpo o en su interior. t. esa tendencia continúa. Ugo Cerlc:rti. Tmité sw f'afi¿natíon mentale . Louis ValenÜn. se reencauzaron hacia un si. cit.. M. Véase asimismo Joseph Guislain. en cuanto eran métodos de intervención desagradables para el enfermo..

en apariencia.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 211 !ación de la sangre. julio de 1R49. esp. an.ctible decir. op. Stuttgan. Hippolyte Brochin. No creo f. 201-214. XJ!. Dictionnaire encydopédique des scie. 1. 1845.1. "Maladies nt:rvetJscs".d. 42. 5a serie. 1877. si los marcos que estableció. desde muy ceu1prano se produjo en la práctica asilar esa especie de conversión de lo que la reo ría médica definía como medicamento posible en elernemo del régimen disciplinario. 511Í) [md. cit.). ~cómo funcioníl el médico y por qué hace f. para toda la historia de la psiquiatría hasta nuestros días. fchrero de 1H54: "El uso del écer es. Buenos Aires. sufría una reconversión en la práctica real.Medica/e. t.. (dirs. no se llevan a la práctica y ni siquiera él los pone en juego~ ¿Qué quiere decir la marcación médica de ese poder asilar~ ¿Por qué es necesario que sea un médico quien lo ejerza~ Me parece que la marcación 18 A p:mir de la segunda mitad del siglo XJX se desarrolb el uso del éter en psiquiatría. Krabbt::. bs descripciones que propuso. el régimen de la disciplina: asegurar la calma que se prescribía en el interior del asilo y extenderla al cuerpo del enfermo. t. se los usaba simplcmcnre para prolongar den~ro de su cuerpo el sistenu del régimen asilar.o e ilustrar al médico sobre el verdadero carácrer neuropático de la afección" (p. y no se puede decir que ese saber teórico haya tenido jamás una inAuencia concreta sobre la vida asilar propiamente dicha.rychischw Kmnkheiten. En consecuencia. un valioso medio pam modificar d csmdo enfermi7. es cierto para los primeros aí1os de esa protopsiquiarría. pp. 18 t:tn frecuente en los asilos enrre los años 1840 y 1860? Su objetivo era. CL Henri Louis lhyard. en ciertas circunstancias precisas. El uso actual de tranquilizantes responde a la misma finalid:~. "Ludlisation de !'éther et le diagnostic des rn:tl::dies menmles". En todo momento. por lo ranro.1lta un médico. insiS[amos. en !lrt:hives Gém!mfes de Midecilu. "De l'éthérisarion dans la folie du point de vue du di. las medicaciones que definió a partir de ese saber.y diagnósticos. Die Pathologie und Therapie der p. a la vez con fines terapéuricos -sobre todo para callllar "los estados de agitación ansiosa" (Wilhelm Griesinger. que el médico actuaba dentro del asilo sobre la base de su saber psiquiátrico. ¿Qué significaba la utilización del láudano o el éter. lo que se formulaba en los rexros teóricos de b psiquiatría. vol. § "Anesthésiques: éther et chloroforme".. y sin duda también lo es. p.: Patología y terapéutica de las enjúmedades mentales. AnnaleJ d'Hygil:ne Publique et . Por consiguiente.nces médiw/e.3. t. Pole mus. za serie. Esto. . A. 8. Bénédicr Augusrin More!. 135). calmar el sistema nervioso del enfermo. lo que se presentaba como saber psiquiátrico. 376-377.~g­ nosúc er de la médecine !ég:de". 3. pp. en gran medida. en Amédée Dechambre et al. ele hecho. 1997].

20 Jean-Baptis[e Parchappe de Vinay (1800-1866). de 19 .a la discusión sobre la consrrucción de asilos de alienados. sa pilLee dnns l'ivofution & flmútt~na psychiatriqrte. 1853. en llneas generales.212 EL PODER PSIQUIÁTRICO médica dentro del asilo es en lo fundamemalla presenci:1 física del médico. cf. diré que esa asimilación encre el cuerpo del psiquiatra y el ámbito asilar se manifiesta de distintos modos. en Dictivnnaire des sciences médicr:les. Recuerden bs escenas que les mencioné al principio: toda rer:Jpia comienza con el surgimiento del psiquiatra en persona.s las otras realidades. Ame todo en su informe. y en su arrícu!o "Maison d'aliénés". es el cuerpo del psiquiatra. El a~ilo es el cuerpo del psiquiaua. 20 Girard de Cai1leux.. y que es en cierta manera aquella a través de la cual los orros elementos de la realidad van a estar obligados a pasar. Italia y Bélgica. pra une sociité. Véase Jean George Hippolyte Mane]. .m. pp. cit. 19 Parchappe.. Ese cuerpo rieoe que imponerse al enfermo como realidad o como elemenco a través del cual va a pasar la realidad de tod::J. op. cit. . 21 etc. 1965.. En segundo lugar. . llevado :1 l:ls dimensiones de un esrablccimienro. Parchnppe. en carne y hueso. La arquitectura del asilo -cal como la definieron en las déc:tdas de 1830 y 1840 Esquirol. Signification d~ son rettl.xx. París. alargado. 1818. así como con el prestigio de ese cuerpo del cual bien se dice que no debe cener d~fecws y debe imponerse por su propia plasticidad y su propio peso. Ame todo. la asimllación dd espacio asilar al cuerpo del psiquiatra.. es el cuerpo :J cual d enfermo debe someterse. gobernada por sus propios nervios. 47-95 (reeditado en ihid. op. distendido.. sea el día de la llegada de éste o en el momemo de comen~ar el tratamiento. núm... Masson. (1819) (reeditado en D~s maladi~s mentales .. nombrado el 20 de junio de 1840 m~dico en jefe y direetor del asilo de alienados de Auxerre. que se levama de improviso ante su paciente. 432-538). L 1!. L 1!. x.siempre se Al regreso de sus viajes por Francia.. De manera más precisa. 21 Henri Gitard de Cailleux (1814-1884). elabora los planos de un asilo que permite b separación de las categorías de enfermo~ y la puesta en acción de un proyecto ternpétnico. o p. el cuerpo del psiquiatra debe est::¡_r presente por doquier. Méd. extendido a punto tal que su poder se ejercerá como si cada paree del asilo fuera una parte de su propio cuerpo. la primera realidad con _que el enfermo debe top-arse. cit. pp. Paris. propone la construcción de asilos donde. !>P· 339-431 ). R. París. . Fou!on & Cie. 108. !965. D~s ttab/issements consacrés aux alibtés . r. su omnipresencia.. designado en 1848 inspector general del Servicio de Alienados. Th. Esquirol hm. Des principes awivre dans fa fondation et la comtmaivn des asilrs dfllitnés.

12 De~ignado en 1860 por H:lUssnunn en el cargo de inspector general del Servicio de Alienados del Sena. 1. los instrumentos direcmmeme puestos en manos del psiquiatra. "De la construcdon. él mismo. sus oídos y sus gestos todo el espacio asilar. Abarca con su mirada. de manera que el psiquiatra está a cada instame y perperuameme omnipresente en el asilo. cit. t.. Gérard Bleandonu y Cuy Le G:lllfey. En mayo de 1867 abre sus puenas S. en el fondo. 1975. podríamos decir que el cuerpo del psiquiatra es el asilo mismo. Desarrolla sus concepciones sobre wdo en "De l'organis:uion et de l'administration de~ établissemenrs d'aliénés". pp. t. Villejuif en 1884. 1960. rn~s adelante. seguido un aÍlo después por Ville-Évrard. debe verlo codo y estar informado de todo: lo que no puede ver por sí mismo. los engranajes.lÍme-Annc. él es su regulador. op. ". julio de 1848. 23 En suma. transformado por él luego de su designación como direcror (véase la nota anterior). Es lo que decía Esquirol en su tratado conformidad con los principios del rraramienro moral. la maquinaria del asilo y el org::mismo del médico deben constituir Ul\3 única y L:t misma cosa. en Anna!es lvfédico-Psychologiqu~s. Girard de Cailleux. pero sus subordinados son los engranajes e. sepdembre de 1843. en Annales d'Hygü:ne Publique et de Mtdcdne Ugak. Girard de Ca. e! personal. segunda parte.22 decía: "A través de una jerarquia bien entendida. en todo caso. en Armales ESC. 6-9. Perray-Vaucluse en 1869 y. de l'organisarion . las manos o. Además. p. 40. 93-126.. en úlcima instancia. pp. se apliquen el aislamiento. el i. deben decírselo. pp. lnfonnation psychitttrique. en el marco de la reorganización del Servicio de Asisrencia a los Alienados.senciales". 5. Cf. los enfermos. 230-260. pp. l. Girard de Cailleux propone en 1861. de l'organisation et de la direction des asiles d'a1iénés". . "Essai d'histoire cririque de l'appareil d'assistance aux malades mentaux dans le dépanement de la Seine depuis le débur du Xl:f siCde". el cuerpo del psiquiatra debe estar en comunicación directa con rodas los imegranres de la administración del asilo: los vigilames son.: Georges Daumezon. ser capaz de pasar en cualquier momemo una exhaustiva revista al establecimiemo.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 213 calcub de ral manera que el psiquiatra pueda estar vinualmeme en todos lados.!!. 5 y 241. un programa de consuucción de una decena de asilos en los suburbios parisinos.mpulso dado por el médico en jefe se comunica a rodas las partes del servício. y "De la consrrucrion. 272. la clasificación y la obligación de trabajo de los alienados. "N:1issance des asiles d'aliénés (Auxerre·Paris)". Debe poder ver todo de una sola mirada y controlar la situación de cada uno de sus paciemes con una sola caminara. los vigilamcs. r. según el modelo del esrablecimiemo de Auxerre.illcux -el gran organizador de codos los asilos construidos en la periferia de París a partir de 1860. dóciles a su voluntad. ·u H.

pp. 11. la afirmación de que ésre debe ser un lugar médico... sea precisamente el de un médico? Por curioso que parezca. op. en cierro modo. Pau! Balver. De hecho. "De l'a([{ot1on1ie de la profession psychi:miquc".de que es preciso qw: el asilo sea efectivamente dirigido por un médico. el asilo carecerá de función terapéutica. ex direc:rÓr del hospital de Saim-Nban e iniciador del movimiento de psiquiatrb instirudonal. ]. Uno gobierna así como se dice que el cerebro gobierna los nervios. En los rex:cos dd siglo XIX encontramos la aflnnación--repetida como un principio o un a. El asilo. pp. pues decía: Jean f. París.tienne Dorninique Esquiro!. Y hacia él. Paul Balvec. ante el cuerpo omnipresente del n1édico. Ocsdéc de Brouw~r. el principio de vida de un hn!-:pital de alienados. por así decir. 14-15. d. 11. en 1946. la gestión. 1946. de l'mik d'alitn¿s et de lhlipittti pJydJimrique. el problema. puede concebirse como el cuerpo del psiqui. A través de él todo debe ponerse en movimienro. ere. nunca se debatió verdaderamente con todas bs carcas sobre la mes<I.que el enfermo debe esrlr. "Des maisons d'aliénés" {1818). como se trata de un establecimiento disciplinario.214 El PODER PSIQUIÁTRICO Des ma!adieJ mentales: "El médico debe ser. debe estar. me parece que la necesidad de marcar médicarnente el asilo. después de codo.. tal vez baste con que haya un buen administrador.l pasa toda realidad. El propio Pinel (enía desde el comienzo una preocupatión. La condición Je jefe no es un grado administrativo: es un tipo de relación orgánica con el cuerpo que uno gobierna [ . Au-d~ln. 24 En consecuencia. envudm en el interior del cuerpo de éste. a cargo de la responsabilidad (erapéutic:a. en Docummts de /'lnformation psychiatriqu~. 24 . Y también vemos reaparecer sin cesar la dificultad para explícar eSe principio y renacer la inquierud de que. aunque siempre se abordó. durante mucho tiempo hubo un conflicto constante emre el director médico del hospital. y el responsable en el plano de la inte11dencia1 la administración del personal. 227-228. ustedes me dirán.'<ioma.. llamado que está a ser el regulador de todos los pensamiCnros. como centro de acción. Metáfora destir1ada a un magnifico porvenir. ese cuerpo por el c~m. ¿por qué tiene que ser precisamente un médico? ¿Y por qué no puede cualquier director desempeñar ese papel? ¿Por qué es preciso que ese cuerpo individual que se convierte en el poder. en consecuencia. debe cncauzarse rodo lo que interesa a Jos habirances deJ esrablecimienro". Pero. r. en definitiva. significa ante todo -primera capa de significación que podernos poner de manifiesto. si éste no asume su plena dirección. él dirige codas las acciones. Así.ma". declaraba: "El asilo es hornugéneu al psiqui:m:t que e5 su jefe. cit. c.

el informe concluye que "sería especial menee deseable que la autoridad fuero. 18~-198. . quien fue durancc tantos y can b. "Pussin".. 529-538.J asumir su puesto. 30. en Je:ln Garrabé (comp. Bix..rgos años el perrero.). nota 13). Pinel obtiene el traslado de Pussin el 19 de mayo de 1802 y trabaj. 1996. el barón Haussmann. designado el 6 de agosro de 1793 como médico en el hospicio de Bicetre. jllchec. pp. Jean-Bapriste Pussin. correspondiente a los "aloj. la solución adoptada en Francia: debe predorninar elmédico. el vigiJanre de Biec~rre.trc Pussin et P)úJi(J(?C' Piad . En la edición de 1809 del Traité mtdico~philmophiqtu . Pussin. J.en Rond.1micmos de los a.a en la rectitud y habilidad del jefe de la policb interna. cit. en Histoirl' der Scienw Médica/es. en definitiva. 55~70.1. 6. "Pussin avanr Pinel". pp. eswy aquí para curar a los enfermos. apéndice.. 16 Con la sanción de la ley del 30 de junio de 1838 se inicia un debate sobre la naturaleza de los poderes que rigen en los asdos. sin duda pude aprender lo que aprendí gracias a haberme apoyado en su experienci.k Bid-a·e ca }793: ~we renconue. cf.sus u phifanthropes. luego de haber desempdiado en 1780 d cargo de jefe de la división de lus "varones encerrados" en Bkerre. en definitiva. y oJ J. seglln se prevé en el anículo 13 de la ordenanza de aplicación de la ley dd 18 de diciembre de 1839. )~. Juchct y jacques ('ostd.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 215 en el fondo.. op. op. pp. "A foreru!lnet of psychiarric nursing: Jean-Bapriste Pussin''. única y . Philippl Pinl'l París. cit. pero.: de 1860 una comisión para ''el mejoramiento y las reformas que deben erecruarse en los servicios de alienados": de febrero a junio de 1861. la principal responsabilidad recaerá en d 25 Nacido el 28 de septietnbre de 1745 en Lons-lc-Saulnier. Les Em~ pCcheurs de Pensei. en Aliéni. 501-504. 25 Traslad:1da a otra escala. es ascendido a gobemadt)r del séptimo "empleo" o empleo de Saint-Prix.: René Semdaigne. 2.vi. en lnformaúon fl¡ychiatriqttl'. . 220). El25 de noviembre de 1861. le permida el libre ejercicio del poder gue él debía desplegar" (p. } 993. Pinel. 2G Como conclusión. Nombmdo el 13 de mayo de l 795 médico en jefe del hospiral de b Salperriere. prefecto del Sena. junto al médico de asilo. el administrador o el médico. lo conoce allí . cit. 8. o bien poner en manos de un médico director los poderes médico y adminisrsarivo. pp.t con él en la sección de las locas hasta su rnuene d 7 de abril de l8Jl. 1994. une dette". Yéanse rambién Michel Caire. .abcth S. en el funcionamiento del hospital..:m-l:M¡. sabe tanto como yo.lienados agitados". a un director administrativo. el 11 de septiembre del mismo año. establece el 27 de diciernlm. SoLre Pussin.518519. t. y a decir verdad. 226). une complicité. (cbst": del? de noviembre de 1973. aJlrma que. volvemos a encontrar esta situación durante todo el siglo XIX.. En "Recherches et ohscrvatiuns sur le trairement moral des aliénés".ler. Eli7. y ésta es. pp. 1936. Así. el conserje. con la cuestión de quién debe imponerse fmaJnJenre. esle organismo dist:utc la necesidad de designar. en Annals Jvledical Húrory. Pinel elogia el saber Je Pussin y le reconoce la paternidad de bs "primeras elaboraciones dd tratarnienm moral" (p. Los médicos responden. "lleno de confiam. "Le surveilbnt Jean-Baptiste Pussin". vp.

impulsados por una mi~m<1 inlención. lo que hace que éste deba estar. hasra cieno pumo. emonces. al bien que se ha fijado corno ob¡erivo". aplicada con fuerza de ley. Emonces.~ilo. París. es el efecto de poder complementario dado. 3 . es preciso ante todo estar informados sobre él. no por el contenido de un saber sino por la marca del saber.216 EL PODER PSIQUIÁTRICO médico. por fueri. 2 ¡ Philippc Píne!. 27 rodas los elementos administrativos o médicos concurrie~en..~ber en la organización y el funcionamiento del hospitaL En primer lugar. Pine! decía: Cuando imerrogamos a un enfermo. por las marcas que designan en él la existencia de un saber. que se desempeflará como direcmr. 1m RecueiL et rémltrm rf"o/JJervations sur fes mrdadies aigui'"s. t 86 l. debemos hacer previamente averiguaciones en su familia o sus allegados. marcado médicameme. porque el médico sabe? ¿En qué sentido ese saber es necesario? Creo que lo que se estima necesario para el buen funcion~micnro del asilo. su responsabilidad. que hace falta un médico para dirigir un asilo. en verdad. sepamos más de lo que él se imagina y. 2 ed. pp. habida cuenta de que. si<:mpre scp:m10s más que él o.de las careas de gestión e intendencia. saber por qué ha venido. 5-G. Cf. ¿por qué el médico? Respuesta: porgue sabe.iios después? Es bastante fácil seguir b serie de fórmulas en virtud de \as cuales actuaban esas m. al menos. Rapport de In Commission instituée pow In réformt: et l'améntigemem dtt urvice d'aliénés dtl déparument de fa Seine. el poder médico va a funcionar dentro del a. como poder necesariame:nte médico. Lalvfédecine clinique rendue plm préáu et plus exacte par l'application de !'ttrltl/yse. Brosson cr Gabon. Pero ¿porque sabe qué. ¿Cuáles son tS<J.ucas de s.S marcas? ¿Cómo se las hace aGuar en ese proroa. En cuas pahbr::J. su saber psiquiátrico no es el que se pone efecrivameme en práctica en el régimen asilar y no es el saber utilizado por el médico cuando dirige el régimen de los alienados? ¿Cómo puede decirse. de ese modo. muchos a. cualquiera sea el contenido efecrivo del saber. París.<>un las quejas a su respecw. de tal manera que.silo de los primeros años del siglo XlX. por otra parre. j(dteJ a la Salpétrii:re (1802). cuáles . y cómo actuarán.a. y sólo por ese juego de marcas. y junto a él habrá una persona encargada -pero bajo su control y. cuando venga a decirnos algo que consideremos como falto de ver:1cidad. cuál ha sido su biografía. en el momento de interrogarlo. podamos intervenir y hacer valer que sabe- rnos de ello más que él y rachamos su decir de mentira y de!irio.S. 1804.

de M:mine(. provocar y hacer surgir manifestaO:~'J. op. cf. Es necesario conducir el inrerrogacorio de ral forma que el enfermo no diga lo que quiera y. ?.. una cantidad de inforrnaciones de las que no se dispo~ ne. l3. pp. El inrerrogawrio es una manera de susriwir.po. aquél no debe darse cuema de que se depende de él pZ1ra conseguirlas. . 153. como quien no quiere la cosa. como por Esquirol y sus sucesores/ 8 no es en modo alguno una manera determinada de obtener del enfCrmo una serie de informaciones con que e/ médico no cuenca. pues deben hacer que el enfermo se dé cuenu de que sus respl. siempre las mismas. con una serie de preguncas que son. d'o.u\'e.mi'i.!B jean-Pierre Falrer. con frecuencia. "0\sc. canónicas. a era~ vés del interrog:norio.~'i.tÚ\oe.:.kter de depresión. es preciso que advierta que cada una de sus respuestas es significante dentro de un campo de saber ya consriruido por complero en la menre del médico.. la técnica del imerrogatorio clínico cal como se define de hecho. Jean-Pierre FaJret. .. en cambio.~ forma de interrogatorio a rravés del "silencio del médico" y lo ihlStr:l con esta ubservaci6n de Fran<. no debe reducir su deber de observador al papel pasivo de secretario de los enfermos. j El primer pincipio por seguir[ .P~-.ttt·<~shr. si no en reo ría.-B.m-~". París. no ramo por Pinel.. 29 * De allí un consejo absoluro: no dejar j:lll1ás al enfermo hilv. sin duda. lmpr. responda a las pregunus. L\1 !bid. esos diilogos calculados actúan como piedras de toque para poner al descubierro las preocupaciones mórbidas. pp.~~e. Fragments psychoiogiqzm Sftr lA folie. de esten6grafo de sus palabras o narrador de sus acciones (. pp.\IW~. Cf. a la vez.~nar un relato e interrumpirlo. Una gran experiencia y mucho arte suelen ser necesarios par:t observar e interrogar de m:mera conveniente a algunos aJiénados". al postular el principio de que "si uno quiere conocer las tendencias.. las orientaciones de espíritu y bs disposiciones emoci!Jnalcs que son la fuente Je todas las manifestaciones.ítes a l'hmpice de la Sa/phrihe.'. hlte.n. en cieno modo. por ejemplo. Baillihe. París. 1850.<. 221-222: '}\.Stp'0<.ois Lcuret: "Dernenci:~ parcial con el car. Alucinaciones de la :mdici6n". en [erons diniques d~ ~idecine meruale jft. por el contrario. qu~ }1.S in- . y se suceden en cierro orden.'. sólo dan asidero a su saber.t. o. por lo ramo. J. 68-71. ~ El manuscrito t:unbién hace referencia a un._veces es menester !levar hábilmente la conversación a cienos temas en los cuales se suponen relaciones con las ideas o los sentimientos enfermizos. modificar su papel pasivo de observador de las palabras y !os acros de los enfermos para aswnir un papel activo y buscar. p.tture: de la direcrion a imprimer a l'observation des aliénés".-'estas no inforinan verdaderameme al médico. 1854.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 217 En segundo lugar.ctJ. 19-20.:. cit. clase vm.\ e. es preciso obtener del enfermo. De i'enseignement cliníque des maladies mentales. le brindan la oponunidad de explayarse. mejor: si bien es cieno que. pone d inrerrogatorio en el primer plano del examen clínico. ] es.. ~~w.

La clínica. inversa. .srigo debe actuar como un remedio y.. cwmerosas declaraciones insisren en b necesidad de recoger las observaciones de los enfermos en "regisrros" que recapitulen b hiswri::~ de su enfermedad: Phi!ippe Pine! recon)ienda "llevar diarios c:xacros de la marcha y las diversas formas que puede adoprar la alucinación duranre todo su ctmo. sea posible mostrar en todo mornemo que se sabe lo que ha hecho. cuando se le aplica un remedio. se hace una depuración esradí~tica que es el origen de valiosos documentos". ". en "Leccres médicales sur b. sólo puede establecerse con b condición de que haya alguien que se presente como poseedor de la verdad acerca de b naturaleza de aquéllos. p.. al final de cada año. llevar un historial permanente con el fin de que. (clase del 19 de diciembre de 1973. Joseph Jacques More:au de TOurs dice. f)CfO induciéndolo a Creer que sólo se le administra para fasridiarlo y castigarlo.. p. véa. op.~e Mk:hd Poucau!t. en Traité médico-philosophir. pero haciéndole creer que.. el castigo recibido. op. StJrueiLier et punir. pp. organización y puesta a disposición del médico de un sistema completo de apun0 tes. Por lo tamo. la presentación del enfermo en el marco de una puesta en escena en la que su ra 30 Así. 17-22... es preciso castigarlo. "Las infOrmaciones obrenidas en relación con e! enfermo se consignan en el registro.. .. cit. noca 1). es decir.. siempre hay que poner en juego el doble registro de ción y la dirección.. sus dichos de la víspera. de not:as sobre d enfermo en el asilo:~ medicaCuano. si se lo castiga. ~ray que imponérselo sabiendo que le hará bien. op. el ca. 191-193. 267. Cuando un enfermo h:1 hecho algo que se quiere reprimir.¡ue . a la.. Charles Fran¡. cit. op.1! enfermo. .de la díhica. al abordarlo.§ XII. (1800). las faltas que ha cometido. Sobre esta rorrna de escritura disciplinaria. el último elemento por medio del cual el médico va a atribuirse las marcas del saber dentro del asilo es el gran juego -que fue tan imporranre en b hisroria de la psjqujarria..2!8 EL PODER PSIQULÁTRJCO formaciones que se sonsacan al enfermo por la apariencia de un juego de significaciones que da al médico autoridad sobre el paciente. V!. sec. át. 256. siempre para consrimir esas rnarcas de saber que van a hacer actuar al médico como cal. át. ] Ese regisrro es un verd:tdero cuaderno de observaciones del cual. Ese doble juego del remedio y el castigo. que rambién debe conrencr los demlles necesarios sobre b marcha de la enfermedad [ . es porque el castigo tiene utilidad terapéutica. . Para terrninar. Tercero.:cois Simon Giraudy insiste en ello en su Mtmoire mr /¡z Mrúwn nmiomzle de Charenton . colonie . pp. desde stt irrupción hasm su terminación". es necesario hacer vigilar constantemente . esencial para d f"uncíonamíemo del asíío. Por lo tanto.

314. 33 Y por último. l. Esquítol abre un curso de clínica de las cnfermed:.. Mireille Wirior. una muy hermosa teoría de ésta. . 48. 33.. G. 269 y 295.]* que están dispucs- JI En IH17. 352. 3J En b Sa. mdo gran jefe de servicio. 39. dt. ] como ven. 128. .. Ya en 18. Jean-Pierre ¡:alret. ¿Por qué es tan imporrante la clínica? Tenemos. es decü el juego entre el examen médico y la actividad profesora!. 326.599 y <li2. Leuret organiza en 1840 un ciclo de lecciones clínicas que prosigue hasta 1R47.ons cliniqucs sur les maladies mentales" (reproduddas en la Gazettl! Médica/e ele Paris. p. de una rnanera muy precoz dentro Je la práctica asilar. lmpr. 25. Chaumé.. 334. 1894. 1838 . 65. 524-579.369. ocrubre de 1849. pp. Méd.. designado médico de una sección de alienados. L'Eml!ign~mrnt diniqul! dans les hópittna d~ Rm"s mm 1794 rt 1848. Sreinhei!. 31 y a partir de 1830 tenernos enseñanzas clínicas regulares en Bicérrc 32 y la propia SalpCtriCre. 576. ¿Por qué hay que utilizar este método de la clínica? Primero. 1836.. aunque no sea profCsor. Estas kccioncs se reeditaron (con el mismo título) en Di! l'ensdgnrmmr cLiniqtJe . 233. C:uni!le Bouchct. C. París. nUm.a a su ve-1. y t. Th. da emre 1833 y 1839 las "Ler. 58. Xll. IV. l 84 1.1 !a vez quien cura y quien es dueño de la palabra del maestro: será médico y maestro al mismu tiempo. 1970.lpftri!:rc. 345 . 1. Esquirol comienza las primeras práccicas en la SalpérriCrc. pp. 28. Grabación: lo más numerosa posible. y en la Caum di!r H4Dittmx.. 11. en definitiva. nomb1ado médico en jefe a principios de 1826. 1833.: René Semelaigne. . 232-264. L IX. 44 y 45. Luego de la p:mída de Ferrus. [enJ uno de los que efectivamente ejercieron la clínica. cr.434 y 441). pp. 82. I7. 1834. 32 En Bicerre. parcialmente publicadas en la G"rtzem des l!Opitaux. 5. y lo dicta hasta su designación en 11:126 como médico en jefe de Charenton.des mentales en (a Sa!pt:triCre. 1839. t. t. Vincennes. pp. Les Cmnds aliénisus franrais. 69. p.17. (la mayor cantidad de geme posible. 536. septiembre de 1847. pp. 254. Cf. 1970 . Julcs B:úlbrgcr ( 1809-1890) reanuda la en. t. 307. Qu~lqu~s nQtt:s rur Esquirol Nantes. de modo qlle será .CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 219 imerrogacorio sirve para instruir a los estudiantes y donde el médico actúa en e! doble registro de examinador del paciente y educador de los alumnos. el médico debe mostrar al enfermo que en torno de él hay una serie de personas. Mdliner. 1840. p. Guillaurne Ferrus. Y ( .. t. Je:lnPierrc Falret. comienz. ll. pp. o p. uti1izar:i desde t830 o 1835 ese sistema de presentación clínica de enfermos.~eiíanza dinka en 184!. 552. en \843 una enseñanza clínica que se publica parcialmente en los Anmtks Mtdíco-Psycfwlogiques. Paris. 3St 399> 471. esta práctica de la clínica se estableció.

.su propia vida. a la cual éste tal vez no preste atención.. p. la clínica es inl. 34 Segundo. p. gracias a la presenci.e al rn. 35 !bid. o sin ella. en cieno modo. puede ser recusada por el enfermo. 127: "El relato público de su enfcrmcd:Jd hecho por los alien.. 12(i. formulando algo que es una verdad acepcada por todos.. puede hablar de ella y hacer una expo~ición teórica frente a sus alumnos. y se detiene varias veces p. 36 Jean-Picrrc Palrc[. De t'rmeignement dinique . ] él médico hace el historial de su enfermedad con el firme principio de no contar sino lo que esd perfectamente verificado en e!los.édico no sólo inte~ rrogar al paciente sino. se hará que él la cueme o. cit. el enfermo verá desplegarse ame sí ~sea con su ayuda. el enfermo no puede dejar de cornprobu que es efectivamente escuchada.. la clínica es imporrarue porque. que va a tener realidad de enfermedad. a sus ojos. y escuchada con respeco. entonces. sino en hacer delame de los esmdiantes la anamnesís general del caso. en definitiva. si quiere hablar.¡dos es parad médico un auxiliar aún más valioso[ . esa palabra del médico que. sin embargo.p_ortante porque perrnit.. consiste no sólo en imerrogar puntualmente al enfermo. Así pues. pues se !u present·ado efecrivamente corno tal frente a esmdiantes que son estudiantes de medicina. 36 !bid. Tercero. 34 . El efecro de poder de su palabra se multiplicará. ]. el médico debe ser mucho más poderoso en bs condiciones completamente nuevas de la clínica. de naturaleza. si se encierra en el mucismo.¡_ de los oyentes: "La presencia de un público numeroso y defúente da mayor amoridad a su pahtbra". 119: "Si los enfermos aceptan [ . p.~ra pregunurles si expresa con veracidad los hechos que ellos mismos !e conmron con antcrioríd:Jd"'. se retomará frente [a ellos]* el conjumo de la vida del enfermo. esa palabra.220 EL PODER PSIQUIÁTRICO ras a escuchar¡ por consiguiente.. . al hacerlo o comentar sus respuesras. Uegado el caso. op. • Gr:lbación: los estudialltes.. comprenderá entonces que en la pahbra del médico se es d. los imerrog:norios se profundizarán y. será conrada en su lugar. mostrarle que conoce su enfermedad. si no quiere hacerlo. en presencia de oyentes más o menos nlunerosos". sabe cosas sobre su enfermedad. por cierra cantidad de gente. 35 El estatus del diálogo que el enfermo sostenga con el médico cambiará. es decir cuando el profesor pone de manifiesto ame la mirada del enfermo codos los fenómenos de su enfermedad.

vemos las marcas de saber magnificadas en la clínica y comprendemos por fin cómo funcionan. mejor. Así. acepra la realidad de ese deseo loco que está en la raíz de su mal. asombrados y envanecidos. 37 !bid. p. los cuarro elementos de realidad de los que les hablaba hace un raro -poder del otro. impresiona intensamente a los alienados. y no el contenido de una ciencia. en su deseo secreto y. 125: "Con fr~cucncia. confesión de lo que es la locura en su naturaleza. etcétera. y la ley de la identidad pesa sobre el enfermo. la pabbra del médico aparece como poseedora de un poder más grande que la palabra de cualquier otro. podrán advenir que el gran portador del poder psiquiátrico o. a su vez. La técnica de la confesión y el relato se convierte en obligación institucional.vuelven a enconrrarse en la clínica. por fin. el gran amplificador del poder psiquiátrico que se trama en la vida cotidiana del asilo va a ser ese famoso rito de presemación clínica del enfermo. juego de intercambios. Y en cierta manera entra. le compensa el esfuerzo que éste se coma. en el sisrema de las satisfacciones. al desempeñar ese papel. así como en la anamnesis que se hace de su vida. exponer su propia enfermedad y responder a sus pregunras. se dará cuenca ele que cornpbce al profesional y. la realización de la locura como enfermedad adquiere el carácter de un episodio necesario y el enfermo emra. En definitiva. el enfermo. Al responder públicamente a las pregumas del médico. . de que se hayan ocupado de ellos con el suficiente interés para poder COIHXCr toda su historia". 37 Como verán.. al aceptar ocupar el primer plano y exhibirse en conjunto con el médico. en cieno modo. en el sistema de g:lllancias y satisfacciones obtenidas por el encargado de curar. Son ellas. dice blret. hasta cieno punto. La enorme importancia institucional de la clínica en la vida . por último. que dan resrimonio de su verdad con una satisfacción visible y se complacen ~n enrrar en los mayores detalles p:ua completar el rel:uo. al dejarse arrancar la confesión final de su locura. compensaciones. hecho en todas sus vicisitudes. a través de ella.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 221 Y para terminar. el médico se erige en maestro de verdad. d relaro de su cnfCrmedad. sistema económico controlado por el dinero. obligado a reconocerla en todo lo que se dice sobre él. ley de la identidad. retribución. el enfermo reconoce.cocidiana de los hospitales psiqui:íuicos desde la década de 1830 hasta nuestros días se debe al hecho de que. En ella.

sfuerz:tn por fusionar e11 una sola disciplina l:t medicina clínica y b pa· wlogia . a partir de BichaL 38 Sobre la base de un contenido efecdvo Luego Je iniciarse en la cirugía en e! servicio de Lyon de lvhrc-Antoine Perit (17621840) y lle¡. a la anaromía paralógic::t. puede señalarse la formación ele un personaje médico que es el polo . 1800.~us concepciones expuestas en A!111fo~ mie gér¡lmie .:u a ser en junio de 1794 alumno de Pierre)oseph Ddsaut 0744·1795). Bayle es uno de los primeros Cll formular la metodología Jc la joven escuela anaromo patológica en su tesis defendid:t el 4 de vemoso dt:[ año X (2~ de febrero Je l 802): Catwdüations rur k1 noso/ogie. a grandes rasgos. cirujano del Hórd-Oieu. y . {¡~ physio/ogie (.Ó a esboz.: Traül d~s membran~I en gfntml er d~I div~mtJ membmneJ 01 partiadia. 1802. Th.~cción no ranro contenidos de saber como m:-.itirán al alienista acmar como médico dentro del asilo.ois Xavier Bichar (1771-1802) se dedjca. luego de su designa· ción en 1800. MaJrid. 4 vols. Boiste (Gahon). Esas marcas de saber lo amo rizarán a constituir el asilo como una especie de cuerpo médico que cura a través de sus ojos.1bon. sus engranajes. Creo que poddamos decir lo siguiente: p0r medio de esa identificación del cuerpo del psiquiatra y el lugar asilar. sus oklos. Parfs. 70. la midt:citu d'obseruatio~J t:t In mtdeáne p·mtique. En el mundo médico del siglo XL"X tenemos el polo quirúrgico que empc1. ese juego de las marcas de saber y las cuarro fonn. París. sus gesros. BwssOil cr Gabun. sttivies d'oburvtuiom p01u struir ii i'histoire dts pu!tltks gangrcnrmti. Méd.]. esp. y se propone t:stablecer relaciones definidas enrre las alteraciones de los rejidos y los simomas clínicos. G. París. la ley de la identi· dad. y en "Considérations générales sur les secours que l'ana38 .t t't la médeáne. Son dlas las que le permicirán ejercer en él un sobrepodcr absoluto e idcndficarse finalmente con el C11erpo asibr. Y en la escena clínic:-t vemos cómo se ponen en . En ella e1<pone las ideas que desarrollará y precisad en Recherdm mr fa phcúie ptdmonairr. ¡¡. Gabon. Paris. dig:unos. Y para terminar. Imprenta de Nor~ berro L\orenci. 1810. a través de hs cuales se perfilan y actúan los cuatro tentáculos de la realidad que les he mencionado: el sobrepoder del médico. Marje Franr. locura y la ley del dinero. Pero son sobre todo Caspard Laurent Bayle (1774-1816) y René Th¿ophile Latnnec {1781-1826) quienes se e. París. 1801. [traJ.zpp/iq¡¡it.1narómica.rcas de saber.222 EL PODER PSIQUIÁTRICO las que perm. esas mismas marcas de saber permitirán al poder psiquiátrico desempeñar su papel concrcco de intensificación de la realidad. d deseo ina~misible de la. núm. sus palabras.: Anatomía gene mi aplicada ti fa fisiología y a la medic-ina.inverso de orro personaje médico que en esos momentos comienza a asumir 1. cf.H1a figura compleramence nueva. L.1s de realidad que las atraviesan. el cirujano. G.arse con el desarrollo de la anatomb patológica. 183 L 4 vals.

abril-junio de 1973. p. Revul' du f>tdnú dl' lll Dkouwrtl'. Laennec (1781 ~ 1826)". Hisroire de &.~B. L'/Jcole pratiq¡u de diiuction de Parii dr 1750 á 1822. París. "Bayle. Baltimore. "Gaíien". pp. 2973. 2 vols. T.ault en el c:~p. Laennec et la méthode anaromo~dinique". Erwin Heinz Ackerknechl. fondé prinripacomie parhologiquc pcuc fouutir kmmr mr a nouveau moyr:n d'exploration. P(lrís. Owsei Tem~ kin. Payot. Madrid.. t. op. t:d.. francesa: Lrz Mtdl'cinr hospita~ rrad. ruzcimimto de fa clínica.' 1986. y en su obra póstuma. Ulteriormcme: Jacalyn Oufflll. . peg. Sciemu. "Gaspard L-turent Bayle et son lcgs scientifique: au·dda de l'anatomie pathologique''. 22 de agosco de 1981. en Cemam. cf. revisada y aumentada. vol. 61~7B.s fures. Latnnec renueva la patología pulmonar en De l'awcullation mtdiare. 1951. Sobre Bichat. en Bullnin fJjthe History of lvfedicine. "The role of surgcty in che rise of modern medica! rhought". 1819. 3. 1963. Bai!lil!rc. 3~rí. pp. en Dictiamrnire du sciatCfl midimlt'.tH )a Révolutiun".. 1989.s cadavres". mideáne. Pierre Huard y Mirko Drazen Grmcck (comps. Marie~José lmhauh-Huart. 1986. vol. Un( archio!ogi( du regard médicaL París. 31. 79~89. Marie-josé lmbault-Huan. especi:Il. Ulteriormente: Jacalyn Duffin. y "La médecínc anatomu-diníque: naíssance et consrírution d'une méde~ cine moden¡e". Pierre 'Huard.1986. 25. esp. col. par un~! sociitt.iJle. París. . 17. 1812. Siglo XXJ. !67-184. xxv) [trad. "Conceprs et rb'útés d. en Journai des Savants. "Ouvrez qudque. 195-219. "Les chinugi·cm et !'esprit chirurgical en Fmnce au XVI/le siCde". . 137-144. VI!!. pp./. pf. pp. de NrÚ!Jance d( In cliniqtu. 15. ou l1njluence du conapt d~ mtdtáne prariq1u et cÚ midráne d'observation dnns l'enseignem(nt midico-chimrgica/ au XVIII sif:cie.: La amcultación mediata. 12(Í-150. eL Julcs Engi!ne Rochard. t. Litre a f'aris (/794~1848).:[.. ! 09. Sobre Gaspard Laurcnt Bayle. Brosson cr Chaudé.ada mMim.JCo-chtrmg'rca\e penUa. pp. 1970. se traca aquí de identificar en el cuerpo del enfermo cierta realidad de la enrermedad y valerse de las propias manos y el propío cuerpo para anular el maL a la médecine". reeditado en l. 1971]. cuyo principio consiste en tratar de "<"onsiderar desde d punro de vista del diagnóstico las lecciones orgánicas imernas en !a misma línea que las enfermedades quirúrgicas" (2 3 ed. tesis de docmrado en Letras.e \'éüucat'ton et tle b profess'tun mM. París. Th. 1875. vol. Presses Universitaires de France. pp. Ami~ biócicos. pp. Baltimore. pp.r. 1967 (trad. 1960. t.ClASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 223 de saber. Universidad de Pari~ (. Una artpuologítl tÚ /tJ mir. núm. 248-259. "The mcdical philosophy of R. F Alcw. Más en general. Winni(1794~1848). 1884. cf. pp. esp. c.}. París. 181~189. véanse las p:lginas de Michd Fouc. Tmiti intdir mr l'ana. Bueno. de la Réuolutúm ti I'Empire (1789~1815). R. 1981. Picae Huard.tomie patiJologique. en Revlle Mtdimle & In Suúu Romandl'. Pads. Dacosta. en Canadian Bu!ll:tin o[ Medica/ Histnry. 140-145. Sobre LaCnnec. pp. Bmsson et Chaudé. 1966). ou Yraité du diagnouic drs mtJ!adts dts poumom tt du cceur. 8. Universiré de Lille~m. en Clio Medica. l 005~1 Dl 2. 1826. }' Medicim nt the Paris Hospi111h The Johns Hopkins Press. ll. History and Philosophy of tlu Lifi Scienm. de E Blaceau.armacie. "Pariser Chirur~ gie von 1791-1850". t. 1975.. ou &poJitíon des a!Mratiom viJiblt!t qz/iprouw lt! wrp¡ humain dmu l'éttU di! mrtladú. cit. pp. 125-148 (trad. chimrgie ftanraise au XIX sihü. ].

que difiere de wdos los dem:is por escar médicam. dentro del asilo. caracteriza a mi juicio la micro física del poder psiquiirrlco. desde luego. dentro de los asilos. más o menos en el período comprendido encrc !840 y 1860.J. e)Ctendido a la dimensión d~ una institución.ración con todos los orros espacios disciplinarios no acrúa en modo 3lguno como puesta en acción. de una serie de tenórnenos -que procuraré indicarles.224 EL PODER PSIQUIÁTRICO En el otro exrrerno de es re campo encontr:¡mos el polo psiquiátrico.r tres fenómenos que en las próximas clases trataré de analizar con mayor precisión. El asilo debe concebirse como e1 cuerpo del psiquiatra. la institución asilar no es otra cosa que el conjunto de las regu!Jciones efectuadas por ese cuerpo con respecto al cuerpo mismo del loco sometido dentro del asilo. de un saber psiquiátrico formulado en una teoría. dar un complemento de poder a la cuádruple forma de la realidad.ación. sobrecarg:J. 3. que lo domina.er~. dd psiquiatra.te marcado. En realidad. pero rambién fuera de ellos.do y modiftcado. partir de las marcas de saber -y no del conccnido del saber-.J. un dispositivo de disciplina.producidos desde las décadas de 1850 y 1860. A modo de conclusión. no por ello es meDos cieno que se numiene. A parrir de aili es posible idcnciftc. Pero esa marcación médica que caracteriza el espacio asilar en comp. a través de ese cuerpo. su voluntad y.ado. sus gestos. llegamos a la paradoja de Ia constitución muy específica de un espacio de disciplina. de migración de ese poder ps\qui:ltrico. que se expande por una cantidad de insútu- . a raíz. creo. lo sobrevuela y al rnismo úempo lo absorbe. con codos los efectos propios de un juego sernejance. Eso. que cali~can al personaje rnédico. que ::tcrúa de una manera complcramenre diferenrc. una suene de difusión. Tenemos entonces. El primero es el siguiente: ese· poder proropsiquiárrico que he inccmado definir así va a sufrir una considerable rransfornl. se erara a la sazón de h:lCer funcionar el espacio asilar como un cuerpo que cura por su mera presencia. querría decir lo siguiente: como ven. esa marcación médica es la introducción de un juego encre el cuerpo sometido del loco y el cuerpo insdrucionali7. En este sentido podemos. señalar uno de los rasgos fundamentales de lo que llamaré microfísica del poder asilar: ese juego enrre el cuerpo del loco y el cuerpo del psiquiatra que está por encima de él.

y que deja de marüfcstarse efectivamente ante aquellos a quienes se propone como real. como si fuera un campo real que mviera en sí mismo su poder de coacción. en consecuencia.Al cabo de la manipulnción de la psicología escolar. ere..d. eccérera. . creo que hubo una diseminación del poder psiquiátrico como táctica de sujeción de los cuerpos en una física determinada del poder. Y d indlvlduo aparecerá como individuo en el punto de articulación de esas dos "realidades" definidas por la psicología escolar. a partir de las cuales el individuo se situará en el campo del saber en un nivel determinado. Y me parece que volvemos a encontrarlo en lo que denominaré funciones psi: patológica. se convierte en un poder a la vez mítico y frágil y. tiene el papel esencial de intensificar b realidad como poder e intensificar el poder ha~ . La psicología escolar es necesaria en esta dob. y diseminada por otros lugares. las prisiones. el saber funciona corno poder.:]j. y realidad de los contenidos de s:1ber que él es capaz de adquirir. siempre que es necesario hacer actuar la realidad como poder. se dis~ tribuye en ella. debe intensificarse su realicbd. desde un punto de vista histórico. es porque terclan exactamente en el momento en que cada una de esas instituciones se ve en la obligación de hacer funcionar la realidad como poder o bien de dar valor de realidad al poder que se ejerce denuo de ellas.. pues uno debe permanecer en el Jugar en que est:á en ese carnpo del saber definido por la institución escolar. es decir.!Q. La escuela. La funóón pslcológica íntegramente derivada. y ese poder del saber se da como realidad dentro de la cual está situado el individuo .CU\SE DEL 9 DE ENERO DE 1974 225 ciones. etc. se manifestará doble: realidad de sus aprimdes. criminológiCa. Si vemos aparecer psicólogos en la escuela. . entonces. ción. Es preciso que el psicólogo imervenga en la escuela cuando el poder que se ejerce en ella deja de ser un poder re:. el individuo resulta ser efectivamente el portador de una reali~ dad que. Podríamos hacer el mismo tipo de análisis con referencia a las prisiones. de algún modo redoblados por él. una psicología escolar que pone de relieve las aptitudes diferenciales de los individuos. otros regímenes dlsciplinarios.. esa función de intensificación de lo real. por una parte. En ot:ras palabras. como constitución de los individuos a la vez rece pro res y portadores de realidad. por otra.. necesita al psi~ cólogo cuando es preciso destacar como realidad un saber que se da. la fábrica. como poder de intensificación de la realidad. del poder psiquiátrico. por ejemplo.le co . la fabrica. Así. el ejército. Reencontramos ese poder psiquiátrico.

el deficieme. 39 Esa forma arcaica siguió siendo lo que era al principio du~ rante años: casi un siglo. Gillaume Fcrrus. ¿cómo se produce esa diseminacióet? ¿Cómo pudo ser que ese poder psiquiátrico. 1895. Ése es. cf. coL "Biblimhegue de l'éducarion spéciale". en 1853. Jean-Baptiste Parchappe de Vinay. Pero la l~nritud de éstas es ran grande que.¡ déc. 1. "Apen. Des principes ii mivre. Cf. jilln 1894. Lytm. véase cl historial de Désiré Magloirc Bourncville.:u historique de J'assistance et du ttaitcmem des enfants idiocs et dégénerés". mriummf ef éducntion rüs enfonts idiots et diglnrris. comenzó a definirse una institución en b que el poder psiquiátrico. en la forma arcaica que acabo de describirles. más precisamente la de los idiotas.. cit. 142). podríamos decir. en~ tre la psiquiarría y la pedagogía. Designado en 1826 en Bici:rre. decide reunir en una sección común a ochenta nií1as idiotas e imbéciles. nota 36}. cit.226 EL PODER PSIQUIÁTRICO ciéndo!o valer como realidad. En 1839. La próxi- J'> L1 . Sobre este punto. Des aliinb . . Assistance. . p. pp. en un informe redactado en nombre de la Comisión Médica de los Hospitales de París. clase del 1G de enero de 1974.I(J. infra. op. en esencia. que pared a estar ligado de manera tan sólida al cspa~ cio asibr propi:unente dicho.¡ de 1830. op. ere.lret. _. la psiquiatrización de los niii. los intermediarios? Creo que el intermediario que podemos encontrar con facilidad es. 89. Una de las primeras concreciones instimcinnales es la de Jean-Pierre Fa. se puso en acción. a b vez. Publicuions du Prvgres Médica/..~cp.. cap. presenra inconvenientes de todo tipo / . se consricuyó a rni entender todo el siste~ nu de diseminación que permitió a {a psicología convertirse en una suerte de redoblamiento perpetuo de todo funcionamiento institucional.. IV. 1-7. de dedaracioues de principio y esbozos de realizaciones institucionaks.. Atsistrmce. el débil mema!.os anormales. traitement et édutation .. Ferrus vuelve a insistir en "la utilidad Je la creación de una sección de niños en el pabellón del hospicio de Bidtre" (citada en Désiré Magloire Bourneville. comenzara a derivar? ~Cuáles fueron. París.uaciáu encre las alienados y'los nifios idiul. cmndo asume la forma.a a manifestarse en J. en todo caso. Ahora bien. Y a parrir de esa forma rnixra..¡s comiem. Guilhwme Ferrus abogaba en 1834 por la creación de "esrabl~cimicntos especiales en los cuales se reuniesen todas las técnicas curativas". p. a mi encender. A partir del momento en que·dentro del asilo se separó a los locos y los idiotas. op. cf. quien luego de su designación del 30 de mano de 1831 para desempcí1arse en la Salpf:rrihe. si no hay pabellones especiales.. (clase del 19 de diciembre de 1973. a partir de esa psiquiatrización dd anormal. cJ primer punco en el cual hay que insistir. cir. Jean-Baptistc Parchappe puede aún escribir que la presencia de jóvenes idiocas en "los asilos de alienados..·. Rapport fiJi¡ au congr}s tltllionnl d'Assistanu publique. 190. J Considero como una necesidad indispensable la creación de un pabellón de nióos en los asilos de alienados". . p.

anestesia. Al poder psiquiátrico que decía: no soy más que un poder y deben aceptar mi saber en el mero nivel de sus marcas y sin ver jamás los efectos de su contenido.aba a circular la sospecha de si.). Y frenre a ello -correlativamente a esa sospecha que la neurología empezaba a formarse con respecto a wdo el mundo de la enfermedad mental. después de todo. quién tuvo la iniciativa e incluso quién es el vencedor.use alrededor de cua(ru grandes gmpos clínicos: a) neurosis coreicas (coreas histéricas. había que considerar seria una enfcrm~dad mental que no renía correlación anatómica. rraswrnos sensoriales. cu:tndo la nosología de los trastornos m:urológicos llega a su puma culminante. hacia !885IR90. Lo que queda de ese campo tiende. 40 Lo cual planteaba el problema de la seriedad. La otra serie de fen6menos es la siguiente: mientras en la psiquiatrización de los idiotas el poder psiquiátrico. algias. un doble proceso en cf cual es muy difícil. ere. 40 . Cuando los mé· En la década de 1880. mantiene su valor casi sin moverse. b) n(!mastenia. dedicada al esruclio de las lesiones localizables de los nervios de la médula y las estrucruras especializadas del encéfalo. la organización.tenemos todo el juego de los enfermos que no dejaron de responder en términos de verdad y mentira :1 lo que era el poder psiquiátrico. y d) obsesiones y fobias. a organiz. y cornem. tal como lo he descripto. dentro del asilo. en ronces. ¿Cuáles son esos dos procesos gemelos? En primer lugar. algo ese:ncial en la hismria de la medicina. el csrablecimienco de la psiquiacrización de los idiotas. hecho que: permitía distinguir :1 quienes estaban realmente enfermos en el plano corporal y aquellos en quienes no se podía encomrar ninguna asignación etiológica en lo concernieme a lesiones orgánicas. m:ís ~xactarnente de la neuropawlogía. A continuación. que es la aparición de la neurología. a pan:it· de esa protopsiquiatría hay otros fenómenos que rambién querría señabr. e) hist·2:ria. a partir del momento en que empezaron a disociarse de la locura unos cuantos crasmrnos a los cuales podía atribuirse en concrem una fuente ncurológica y una etiología neuroparológica. pasan una serie de cosas fllndamemales y esenciales. baile de san Vito). por lo demás (como en coda batalla). en cambio.CLASE DEL 9 DE ENERO DE 1974 227 ma vez. de los cuales se hará cargo la nueva clfnica neuropatológica. la aurenricidad de la enfermedad menral. el campo de las neurosis se libera de la masaJe síntomas orgánicos (pará~ lisis. me gustaría hablarles de esro. los enfermos respondían mediante un juego que era el de la simulación. saber quién empezó.

esos demeneos de realidad. Le Psychanalysme. sin embargo. esp.1l porque. el problema del dinero. es decir. los principales elemenws que vimos formarse dentro del poder psiquiátrico y que eran sus puntos de apoyo. Y codo eso: el juego. 41 El análisis de Foucault se inspira aquí en Robert Castel. que era el saber neuropatológico. "Textes a l'appui" [trad. del cual escribe. esa especie de perpetua búsqueda entre los enfermos. por el juego de la neurología y la simulación.. un triple destino del poder psiquiátrico. Siglo XXJ. que no dejaban de tender trampas al saber médico en nombre de cierta verdad y en cierro juego de mentiras..· un saber médico serio. col. Maspero. cuando se retoman sus distintos elementos. México. como exactamente psiquiá(rica. coda la hisroria de la psiquiatría del siglo XLX. en el cual se adviene. hasta gué punro estaban éstos inscriptos en el imerior mismo del poder psiquiátrico. Luego de los años 1840-1860 lo vemos persistir durante mucho tiempo en su forma arcaica en la pedagogía de la debilidad mental. en d manuscrito de la clase del 7 de noviembre de 1973: "Es un libro r:1dic. parálisis. ere. el intento de desalojar el deseo loco que constituye la realidad de la locura. y los médicos. etc. empero. cómo se pusieron esos elementos en juego dentro de una práctica que se decía no psiquiátrica y era eL psicoanálisis. en líneas generales. 1980]. como una lucha real emre médicos y enfermos. l aros l y a l1acerl os surg1r. el prestigio atribuido a la palabra del médico.ílisis dentro de la pdctica y el poder psiquiiuicos". por primera vez. en la gran simulación de las enfermedades nervios~s: epilepsia. el último punto es saber de qué manera se reiteraron. por decirlo así. París. la obligación de Ia anamnesis. Lo encontramos en elaboración y actuante dentro de sí mismo en el asilo. Y d tercer destino es su recuperación dentro de una práctica que no se presenta. por p:ute de las histéricas. sólo se especificad psicoan. 1973. la ley de la identidad. . El orden psicoanalítico y el poda. Para terminar. atravesó finalmente. " guc comenzo De modo cal que cenemos. . que rraraban conscanremente de pescarlos en la trampa de un saber neurológico de los signos patológicos.228 EL PODIOR PSIQUIÁTRICO dicos aporraron por fin un nuevo cornenido de saber. (y que] fue el juego del poder psiquiátrico demro de la disciplina asilar d ' a a¡s . fuera de la institución asilar. aquéllos respondieron mediante otro ripo de simulación que consistió.: EL psiconnaiismo. la ley del poder del ouo.

La anexión institucional de la idiotez por el poder psiquiátrico. Encontramos. formas de esa generalización en una serie de otros personajes que no son el del niño -por ejemplo. pero me parece que en todo el siglo XIX el sopone de la difusión del poder psiquiátrico fue sobre todo la in-· fancia. frenre a ustedes. En otros términos.Clase del 16 de enero de 197 4 Los modos de generaliwción del poder psiquiátrico y la psiquiatrización de la infancia -l.qu1atrá.nc.l6n. a partir de Sü ps. mucho más que el adulto. . El recurso al concepto de degeneración.1 proceso de internaádn y estigmatización de los idiotfls como peligrosos. esbozos. creo -en todo caso. Surgimiento de una psicopato!ogía de fa idiotez y del atraso mental. por supuesto.que el principio de difusión de ese poder QUERRfA TRATAlZ 229 . mejor. de señalar los puntos y las formas de generalización dd poder psiquiátrico. es una hipótesis que me gustaría poner a prueba.11. No creo que esa generalización sea un hecho contemporáneo. El criterio del desarrollo. La especificación teórica de la idiotez. lnfanc.tdouard Seguin: el insúnto y la anomalía . generalización que a mi juicio se produce de manera bastante precoz. 1:. El "trLltamiento moraL" de Los idiotas: Seguin. esta difusión del poder psiquiátrico se efectuó a partif de b. A mi entender. el niño. Me parece que desde muy temprano hubo cierta difusión del poder psiquiátrico. tiene el efecto de transmitir una forma de ese poder que también lo es. y desde fecha bastante temprana. desde luego. con respecto al criminal. con la elaboración a la vez de las pericias psiquiátrico legales y de la noción de monomanía-. uno de los cfecws de b pdcrica psicoanalírica. una transmisión que es arcaica por su fecha y.ia o.

XJ.~Je su viaje a Rusia en 1881 para atender a la hija de un ex alcalde de Moscú y a la de un gran duque de San Perersburgo. 2 En 1856. Th. haci. Claude Srephen Le Paulmier prest:nta un estudio específlcamenre dedicado al niiío loco: Dt:l affictiom men((l/t:s chn. modelo de salud)~sistcma de aprendizaje: Y querría poner de relieve l . esp.n.-B. so. por otro. en efecto: "Normal es el término mediante el cual el siglo XIX designará el prototipo escolar y d estado de salud orgánica". y no emra a la psiquiatría por la via regia del asilo sino a través de la consulta privada. l~re ha cscriro. lmpr. Cabría esperar. en lo concerniente a Charcot. en general. el lado de la elaboración del concepco de "normal". namralmente.1 difusión del poder psiquiáuico se hizo pof. . [. 1856. 1972.: Lo normaL y lo patológico. creo que el descubrimiento del niño loco fue. que esa psiquiatrización de la infancia se hubiera hecho por dos caminos que parecen estar dictados dc·antemano: por una parrc. del iiHerrogarorío de los enfermos y sus familiares. -~ De. J. * Ahora bien. De hecho. en definitiva. ús enfonts. 162: París. París. Charcor comenzó a recibir en las consultas privadas de su mansión del bulevar Saint~Germain a varios rli1íus pertenecienres a medios rusos de fortu1 . 175 [trad. ~t rn partimlier de In manie. Rignoux. 1986] . la puesra de manifiesto de la infancia como lugar de fundación. París.mos surgir en rorno de Charcoc..1 la déc~cb de 1880.~Normal et fe pathologique {1943). París. es decir en torno de la hisre~ ria. núm.. p.os embrutecidos de grandes duques rusos o niñas de América Latina un poco histéricas. coL "G:~Iicn". 3 Es- Gcorges Canguílhem. Paul Moreau dcTours (1844~1908) pLiblíca lo que puede considerarse corno el primer tratado de psiquiatría infantil: La Fofi~ cht:~ les tnfanu. niií. . mí impresión es que (as cosas no pasaron precisamente así. El manuscrito aclara: "por el juego de las anamnesis. El niño loco aparece.230 EL PODER PSIQUIÁTRICO psiquiátrico debe buscarse por el lado de los pares hospital-escuela. el camino del descubrimiento del niño loco. Los primeros niños que vemos aparecer en el dossier de la hisroria de la psiquiatría pertenecen a. Siglo X. revísada. México. 1 Creo. a mi juicio. algo tardío y mucho más el efecw secundario de la psiquiarrización del niño que su lugar de origen. 1888. en definitiva. 2a ed. 2 lo ve. la clientela privada. BaiHii!re.l.. Méd. basranre tarde en el si~ glo XJX. lugar de origen de la enfermédad mema. que es. ] una de esas frases breves y fulgurantes como son del gusm de Canguilhem. inscirución sanitaria (institución pedagógica. de los relatos de su vida". Presses Universitaires de France.

Como revela un corresponsal parisino: "Su clientela rusa en París es muy considerable" {Le Tt!mps. esas anamnesls. marca. p. a quien pronto st calificaría de retrasado. 16 a 23 de diciembre de 1882. el niño loco. Por otra paree. clase VI. Ü Proftsmrr Charcot. La exc~pción es una joven "israelita rusa" de l3 años mencionada en una clase: "De l'hystérie chez les jeunes gar~ons". Yo diría enlOnces -tal es la hipótesis que quiero considerar. en Progr(s Mtdicai. el niño en cuanto Objeto de psiquiatría. de L... entre la infancia y la locura. op. . de 17. Véase Alexei Lubimov..~. ]*desde el inicio. IJJ.s de tendencia a la locura que ya estigmatizaban la infancia.· Me parece que la psiquiau·ización del niño pasó por un perso1uje muy distinto: el niño imbécil. por b relación constitutiva entre la locura y la infancia. y 51. Cuando se pedía a los enfermos que· canearan su vida. r. Y lo que permitió el señalamiento del niño loco durante el siglo XIX no fue en absoluto el fonalccimicnto de las disciplinas familiares ni la instauración de las disciplinas escolares. víctimas de afecciones nerViosa. privilegiada.CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974 231 colrados además por sus padres para consriruir una trinidad. aparece tardíamente.ación del niño. signos precursores. de 15 afias. Souvorina. curiosameme. t. sino para aprehender en esa infancia una locura en cierto modo ya constituida o.ladi~J d11 syst(me n~rveux. A. 985-987. en su relación fundamenraJ con la locura. Ni esos casos ni los correspondienres a . es decir un niño sobre el cual se tomó la precaución [. pp..que b psiquiatri7. los factores conducenres a la revelación de una relación fundamental. cit. 92-96. . Y a través de las anamnesis rarnpoco se interrogaba el contenido loco de la experiencia infantiL Por lo ramó. 50.. Rostopchine. San Petcrsburgo. 18 de man:o de \881.úfios latinoamericanos ruvicron un destino de publicación. esros nifios aparecen en las consultas de Charcor en la década de 1880. y S. originarios de Moscú y mencionados en L~(ons sur les ma. 24 a 31 de diciembre de 1882. no es interrogada de manera precoz. de achr:u que n~ era na. el niño idiota. rampoco fueron.utobiográflcos que el poder psiquiátrico obligaba a hacer a los enfermos durame codo el siglo XJX. por paradójico que parezca. desde los primeros treinta años del si?lo XlX. pp. fundacional. 3). y la infancia. Grabación: de decir. 1894 . no era en modo alguno para tratar de explicar su locilr:1 a partir de lo sucedido en su infancia. pp. no pasó por el niño loco o la locura infamil. x. esos relatos a. trad. en roda caso. así como los casos de la scflorita A. 1003-1004. en la cual se buscaban además señales de predisposición hereditaria.

XXIII. en Dictionndir~ de> Jcienca m¿dicafe>. al menos en apariencia. podemos decir que hasra fines del siglo XVliT. la falta de agitación. Ese proceso es la elaboración teórica de la noción de imbecilidad o de idiotez como fenómeno absolutamente distimo de la locura. Uno es de ordei1 puramente teórico. una ira violcma conna objetos o individuos presentes o ausenu:s. Cf J. la agitación temporaria o. causas o testigos del acontecimiento.t. cit. a la vez que se refiere a la idiotez dentro de las enfermedades menrales. y a partir de ello se produce la generalización del poder psiquiátrico. por otra paHe. no re nía ningún carácter distintivo con respecto a la locura en general. 509. excitado por una percepción ilusoria. par une sociétl. Germer-Baillihe. De In folie . pone distanci:1 con respecto a cu:1lquier asimilación del idiota al alienado. las observaciones. ¿Qué es esa psiquiarrización de la infancia por intermedio de LUJ niño :. por decirlo así. . r. Jacques . que varían por su duración y la frecuencia de su rerorno" (Éricnne Jean Geot·get. 52. pertenecía a la categoría general de la locura.~.~ es decir de la violencia. pertenece en virtud de la lesión de las facultades intdecwalcs y morales". París. Dissertatíon inaugum/e prhentée a soutemu ii la focuft¿ de Médecine de Pan$. Del mismo modo.. Para resumir las cosas de manera muy esquemática. Bdhomme. ya. idiotez.. por ejemplo. cit.. una rcminisceocia o una idea falsa y caracteri7. asociado a la sección de idimas en el servicio de Esquirol en la SalpéuiCre. la inercia. are. al sostener que "la idiotez no puede confundirse con la demencia y la~ dernás alienacionl!s mcntale. "ldiorisme". son muy divergentes. 6 Así sucede con la oposición trazada por Joseph Oaquin emrc el "loco exrravagame" y el "loco esrtipido": "El loco e:uravagame va y viene y se encuenrra en una agitación corporal con- . se distinguía de otros tipos pero..1 quien se califica de no loco~ Creo que podemos sei1alar dos procesos que.rienne Belhomme (lS00-188{]). op. por el contrario. lo que se denominaba imbccilicbcl. op.. esmpidez o. 6 y se 4 Así. Podemos analizarlo sobre la base de los textos médicos.. 1818.. deberá distinguirse de ésta con cuidado". Ha~ bía. de melas formas. una suerte de gran oposición emre la locura que tenía la forma del «furor". 1843. del tipo del abatimiento.. los tratados de noso~ grafía.. Los accesos de furor son verdaderos paroxismos del Jelirio. fenómenos similares a ella.ado por una exaspt:ración. le r' juillet 1824. 5 "El furor es una exaltación de las fuerzas nerviosas y musculares. 1OG-1 07). p. Cf jean Éricnne Dominique Esquirol. No era otra cosa que un tipo de locura que. a las cuales. desde luego. pp.. una locura en forma de "más".:qucs 1!. 4 La psiquiarrización del niño se hace por intermedio del niño no loco. afirma que "esta afección penenece exdusiv:tmente a la infancia. y cualquier enfermedad mental que muestre. luego de la puberr:1d. p. y una locura en forma de "menos" que era. Esquirol.232 EL PODER PSIQUIÁTRICO un loco.

y la definía como una "oblireraci6n coral o parci:1l de las facuk1des afectivas. Lecrosnier & Babé.asses. cuart:J parte. en virtud de la cual los hombres no perciben o no recuerdan la relación de las cosas entre sí". Da vis. (1972). . ed. "Boissier de Sauvages and eighreemh-cemury noso- . t. Jcan-Michel Sagar (l702-177. p. .. Traiti du dilire . W Creech. notes et observarlo m sur tidiotie. 35. op. vol.odi7 cam. 293: "La csrupidcz o Morosis. sin apariencia alguna de facultarle. innatas o adquiridas". 3 Así: a) Thomas Willis aisla con el nombre de stupidiras sive morosú una clase de enferme· dades mentales en el cap. seu Synopsis nosologiae methodiuu in umm smdiosontm. Prant. Cf Jean Vinchon y Jacques Vié. Michel Foucau1t se refiere a ello en su Histoire de la folie . en Bul&tin ofthe History o[1\1ediáne. O bien se definía la imbecilidad.. cit. pp. De /'idiotie. de 1987. 1769.Stupidity or foulishness"'. Nowlogia merhodica sisuns morbomm cl.ala Désiré Magloirc Bonrncvi\lc {1840-1909) en Rmuil de mimoires. definida como una "irnbecilidad del espíritu para juzgar. Buyset.}. Cf. Londres. de J. 109-144. r. Viena. p. op. ni amenaz:1s [.ois Fodéré. XJII de su De Animrl Bnuorum. r. los órganos intdccrualcs pare- cen (altar por completo. 1672. se reproJuce en P:llll Cr:tnef1eld. una lenrirud o abolición de la facuilad de imaginar o juzgar. L. sin ningún tipo de discernimienro". uad. 50. tr:~d.ois Fodéré ya declaraba que "la demenci:~ innat:l me parece lo mismo que el idiotismo". Ese c:~p.CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974 233 b denominaba "demencia"? "esmpidez". De Tournes. 270-271 y 278-280. . Cf Lester Snow King. 1776.~ inrelecmales. genertl et speáes. 1. Harpcr & Leigh. 1961. op. "Un maitre de la neuropsychiarrie au XVI!'' si~de: Thomas Willis (1662-1675)".¡uvages (1706-1767). 419-420. r. sin estar acompañada de delirio" (p. por ejemplo. 4.S) consagra una página y media a una forma de imbecili- dad que denomina amentin en su obra Systema morborum symptomatú:um sewndum dasser. ju. b) Fransois Boissier de S. inglesa: Two Discourses Concerning the Srm! of8rutes.. Amsterdam. cit. csrupidcz: es una debilidad. 1891. 1771). Which !s That ofthe Viral and Sensitive ofJvlan. Wi!liaJn Cullen. el e:~ p. Scgt'tn seií.). 340).. R. no reme ni peligros. genera et species. en Anna!es Médico-Psychologiques. 4. dcdic:~do a la amen tia distingue una octava especie: amentia morosis o estupidez: "Imbecilidad... ordines. como una forma panicular en roda una se- tinua. no es.xta Sydmhami nuntem et botanicomm ordinem. . "Of srupidiry or foolishness". p. . Lyon. Kraus. 1763 (versión francesa: Noso!ogie méthodique. Joseph Daquin. la esrupidez. Edimburgo. Pordage. se conduce por los impulsos de otro. pp. . t. impropiamente incluida entre hts enfermedades de la cabeza o del cerebro. Ln Philosophie de la folú . Apparatus ad nosologiam mr:t/. Londres. cit. cf. visto que 'ese eclipse del alma superior proviene de un daño infligido a la imaginación y la memoria'" (trad. París. ecc. . p. ( 1791). empero. pp.!!. ] En el loco imbécil. morosidad. necedad. en genm et en espl:ces suivant /'esprit de Sydenham et !'ordre des botanúm. quae hominis vitttles ac sensitiva est (.. "A seventecnth-century vicw of mema! ddlciency and schizophrenia: Thomas Willis on '. 291-316. pp. julio de 1928. 22. 8 imbecilidad. Cf Fran¡. ou Distribution des rnaladies en classes. 12" serie. l 683. edición esr:tblecida por S. X!l!. habla de "demencia innara". William Cullen ( 171 0-1790). a. aunque compete sobre roda al alma racional y significa una falta del intelecto o del juicio. "Vesaniae". de Gouvion.

·B. sólo se produciría a parcir de cierta edad. hygítne er éducation des idiots et des autres enfonts arriéris ou retardés dans leur développement. 70-107: Renace Myrvold. op. sin embargo. "las palabras demencia e imbecilidad son prácticamente sinónimos. Noso!ogie . p... en Bulft:tin of th~ History of Medicine. . C. lll. L'Arriérarion menta/e. sea que el enfermo no tenga ideas o que no pueda expresarlas". cf. de una ~~ación amplia opuesra en general a la agitación y al furor. cit. Dictionnairt encyc/opMique titos scimcts midicales. 454-469~ 9 Boissier de Sauvages. cit. París. .~ 15. Didot Jeunc. Désiré Magloire M. pp.. 1~7. cit. De la folie . 10 Cualquiera que sea el lugar que la imbecilidad o la idiorcz ocupen en los cuadros nosográficos -que se erare. pp.J vejez". 1824. cf. pese a ser una enfermedad muy semejan le en su comenido. París. cap. Buurm:ville. segunda es sobre todo una enfermedad de /. 40.t. del cual n::sulm un embotamiento m:i~ o menos complew". primera es una privación absolm. p.. Baillitre. de que la. con la diferencia.. "Sru~ peur. núm. op. A History ofthe Car~ and Swdy ojthe Mental/y R~::tarded. 1883. J%4. la primera corresponde exclusivamente al niiio. 1816.''.).anner. de Pinel n Binet~Simon. d) Georger afíade a los tipos de alienación definidos por Pind un "cuar~ to género que podría designarse con el nombre de estupidez". * Grabación: encontrar. La Philorophie ddafo/U .234 EL PODER PSIQUlÁTRICO ríe en la cual podíamos encontrar la manía. op. Cf Antaine Ritti. en Amédée Occhambre et td. cit.se de su nosograna consagrada a la am~ntia. {dirs. caracterizado por "la ausencia ac~ cidemal de la manifestación del pensamiento.. "Apcrc. l. t.. 281.¡.s. Propositiom sur i'éducarion des idiots mise en rapport avec le. J. Méd. "ldiots. Sobre el hismrial de las concepciones de b idiotez. op. la otra se manifiesta luego de la pubertad.y". e) Jean-Baptisrc Théophile Jacquelin Dubuisson (1770-1836) define el "idiotismo" como "un estado de estupor o de abolición d~ bs funciones intelectuales y afectivas. .. 10 Jacques trierllle Bdhomme: "Se distinguirá con facilidad la idiotez de la demencia [ . op. 51. pp. 1. en cambio.rienneJean Georget. 9 A lo sumo.l!douard Scguín. Para Joseph Da· quin. éSsai sur /'idiotie.. cit. la melancolía. Thoma. traiumeflt et éducation .: Onésíme-. París. 1973. b. pp. . 43-51. débiles Cl' savants . Jacques E:ricnne Belhomme. 1846. pp. la dcmencia. por ejetnplo. cf. 32~33. Gaby Netchine. 11. art. cf.. Mé· quignon. cf . t. 1966. Xl!. la demencia... p. Assistance. 3a serie. D~s vlsanies ou malndies mmta!ts. .w degré d'inulli- gmce. J La una comienza con la vida u en una edad que precede el desarrollo completo de la imeli· genci.. C.. inscribe el i1lgmii imbrcillitas en la XVI!! da. cir. o que sea una noción preCisa-. Tndtement moral. se puede [identificar]* ciena camidad de indicaciones según las cuales la idiorcz era una enfermedad más fácil de comprobar en los niños.a de razón. Leo K. por lo canco.u hiswrique de l'assistance et du rraitement des enfanrs idiors et dégénerés". op. . mienrras que la segunda sólo es un debilitamiento de ésra". pp.. 23-32.. (1791). vol. Paris. pp. Th.Stupidité". Springfidd. . 334~342. es !og. cf Jean~Baptiste Dubuisson. 67.

CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974

235

sorprendence, pese a codo, ver a la imbecilidad incluida dentro de la locura en una época en que, justamente, la caracrcrísrica esencial de ésta era el deli-

rio, es decir d error, la falsa creencia, b imaginación desvergonzada, la afirmación sin correlato en la realidad. 11 Empero, si bien es cierro que la locura se define en esencia por ese núdeo deliraJl(C, ¿puede considerarse la idiotez, la imbecilidad, como parte de esa gran familia de los delirios? Ocurre que,

de hecho, la imbecilidad se asimila por su naturaleza -junto con la demencia, por lo. demás- a una suerte de delirio que ha llegado a su puma más agudo, el momenw en que termina por desaparecer, cuando, llevado a su punto extremo de exasperación y violenci:l, cae sobre sí mismo, se hunde y se anula como delirio; y lo hace de manera rardía, en la demencia, o bien mucho más precozmente en el caso de b idiorez. La imbecilidad es -en esa nosografía del siglo XVIII- el error del delirio, pero tan generalizado, tan rocal, que ya no es capaz de concebir la más mlnima verdad, de formarse la más mínima idea; en cit:rto modo, es el error convertido en obnubilación, el delirio caído en su propia noche. Y esto es, en términos generales, lo que aún decía en 1816, y por ende en una fecha bast:1nre tardía, un psiquiatra contemporáneo de Pincl, Jacqudin Dubuisson, con referencia al idiotismo:
El idiotismo es un estado de eswpnr o de abolición de las funciones intelecruales y afectivas, dd cual rcsulra su cmbmamiemo más o menos complcw; a menudo también se le suman alreraciones en las funciones vitales. Ese cipo de alienados, desposeídos de las sublimes facultades que distinguen al hombre pensame y social, quedan reducidos a una existencia puramente maquinal que lransforma su condición en abyecta y miserable. Causas. Esas causas son, poco más o menos, las mismas que en la demencia, de la que el idiotismo sólo difiere por una alteración más incensa y profunda de las funciones dañadas. 12
Cf.: Jean !!~ienne Oominique Esquirol, arr. "Délire", en Dictionnaire dn s~·iences mtdit. VIII, 1811. p. 255: "El delirio apirético (sin fiebre; J. L.] es el signo patognornómicu de bs vesanias": Érienne Jean Georger, De la folie ... , op. cit., p. 75: "El síntoma esencia.! de esta enfermedad ( ... ] consisre en desórdenes intdccrualcs a los cuales
11

cales, par une sociité... , op. cit.,

se ha dado el nombre de delirios; uo hay locura sin delirio". Michd Foucaull sefíab que para la medicina del siglo XVlll "existe un delirio implíciw en rodas las a.heraciones de la mente"; cf. Histoire dda folú: ... , op. cit. (1972), p. 254. 12 Jean-Baprisre Théophile Jacquelin Oubuisson, Des visanies .. . , op. cir., p. 281.

236

EL PODER PSIQUIÁTRICO

El idiotismo, en consecuencia, no es de nmgún modo esa suerte de fondo primordial y elemencal a partir del cual pueden desarrollarse ouos estados patológicos, más violentos o más intensos; por el concrario, es la forma absoluta, total, de la locura. Es e! vértigo de la locura, y gira ran rápido sobre sí mismo que ya no puede percibirse ninguno de los elemento!;, de las creencias del delirio; es la ausencia de color, por e! remolino de los colores sobre sí mismos. En el idiotismo se circunscribe ese efecw de "obnubilación" de codo pensamiento e incluso ~e toda percepción, que, pese a su ausencia de síntomas, lleva a concebirlo en esa época como una categoría del de!irio. 13 Tal es, por decirlo de algún modo, la 'situación teórica, apresuradamente reconstruida, a fines 9el siglo XVIII. ¿Cómo se producirá la elaboración de la nueva noción de idiote7... retraso mental, imbecilidad, en los cuarenta primeros años del siglo XIX, es decir desde Esquirol hasta Seguin en 1843? También en este caso me refiero simplememe a textos, a elaboraciones reóricas; nada por el lado de las instituciones ni de las prácticas reales. Creo que en los textos psiquiátricos teóricos de principios del siglo XL'< podemos fijar dos grandes mo.mentos de la elaboración del concepto de idio[ez."' El momcnro caracterizadn por Esquirol y sus cextos de los ai1os

1817, 1818, !820, 14y el libro de Bclhomme que data de 1824 15 En ese

Philippe Pinel clasificad "idiotismo" entre las "especies" de la alienación rnenral: Trairi op. cit. ( 1800), sec. IV, pp. 166-176, "Division de l'aliénation menrale en espkes disrinctes. Cinquieme espece d'aliénation: idiotisme ou oblitération des faculrés intellecmellcs et :tffecrives". ~ El manuscrito dice con referencia a dio: "La especificación de la idiotez con respecm a la demencia -vale decir, la forma o la fase de las enfermedades mentales a la que más se acerca- se efectuó en dos tiempos". 14 Jean Érienne Oominique Esquirol, art. "Hallucinaüons", en Dictionnaire des sciencu médica/es, par une société... , op. cit., t. XX, 1817, pp. 64-71; art. "ldiorisme", en ibid., t. XXIII, 1818, pp. 507-524: "Oc l'idioric" (1820), en Des ma!adies mentales..., op. cit.. r. 11, pp. 286-397. 15 Se traca de la ~esis de Jacques fcienne Belhommc, defendida d 1° de julio de 1824: EJsai sur /'idiotú. Proposiriom mr l'éducarion des idiou mise en rapport tlvec kur degr~ d'inuliigence, Th. Méd. Paris, núm. 125; París, Didot Jeune, 1824; reeditada con algunas correcciones, París, Germer-BailliCrc. 1843.
midico-philosophiqu~ .. .,

13

CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974

237

momento vemos aparecer una noción de la idiotez que es muy novedosa e imposible de encomrar en el siglo XVIII. Esquirol la define así: "La idiotez no es una enfermedad, es un estado en el cual las facultades irnelectualcs jamás se han manifestado o no han podido desarrollarse lo suf!cienre.". 16 Y Belhomme, en 1824, reitera casi rcxrualmente la misma definición; dice que "la idiotez es [ ... ] un estado constitucional en el que las funciones imelecruales no se han desarrollado nunca". 17 Esta definición es importante porque inrroduce la noción de desarrollo; hace de éste o, mejor, de su ausencia, el criterio [distintivo] entre lo que será por una parre la locura y, por otra, la idiotez. Por lo canco, esta última ya no se definirá con respecto a la verdad o el error, tampoco con respccro a la capacidad o la incapacidad de dominarse ni con referencia a la intensidad del delirio, sino con respecto al desarrollo. Ahora bien, en estas definiciones y las descripciones que se deducen de ellas, Esquirol y Belhnmme hacen del desarrollo, en cierto modo, un uso binario. Tanto para uno como para otro, el desarrollo es algo que uno tiene o no tiene, del que se ha beneficiado o no; el individuo se desarrolla por el hecho mismo de tener volunrad o inteligencia, o no se desarrolla en razón de carecer de ellas. Tenemos una especie de simplismo aún muy grande en la utilización del concepto de desarrollo. Pero, pese a ese simplismo, la utilización del criterio del desarrollo que uno tiene o no tiene, con el cual se ha beneficiado o no, permite una serie de elaboraciones qut:: son importantes para el relevamienro de ese dominio teórico. En. primer lugar, permite una distinción cronológica clara. Si la idiotez es una ausehcia de desarrollo, se desprende de ello que es necesario y normal que la locura sea algo aparecido desde el inicio, y esto en contras re con otras formas de debilitamiento del pensamiento, el intelecto o la percepción, como la demencia que, al igual que las Q(ras enfermedades memales: la manía, la monomanía, la lipemanía, etc., sólo aparecerá, a lo sumo, a partir de un momento dererminado, en esencia a partir de la pubertad. 18 Por lo Tanto, en ese momento se planrea una distinción cronológica.

u; Jean Érienne Dominique Esquirol. "De l'idiotie" (1820), op. cit., p. 284. Jacques Étiennc Bdhomme, Essai mr l'idiorie ... , op. cit. (1843), p. 51. ¡g Jean Étienne Dominique Esquirol, "De l'idiatic", op. cit., p. 284: "La idiotez comienza con la vido1 o en la edad precedente al cornplew desarrollo de las facultades inrelectualcs y
17

238

EL I'ODERPSIQUIATR!CO

Segundo, una diferencia en el tipo de evolución. AJ ser un no-desarrollo, la idiotez es estable y esrá definitivamente adquirida: el idiota no evoluciona. La demencia, por el contrario -aunque también debilitamicnm del pcnsamiemo-, será, a diferencia de la idiotez, una enfermedad. menta! que evoluciuua, se agrava de afio en año para luego estabilizarse, ral vez, durante un cierro tiempo, y [de la cual], a la largas [uno] induso puede cur:u[se]. 19 Tercera diferencia: la idiotez siempre está ligada a vicios orgánicos de consricución. 20 Por lo tamo, es del orden de la imperfección 21 o se inscribe en el cuadro general de las monstruosidades. 22 La demencia, por su parte,
afecdvas [ ... ] La ·demencia, como !a manía y la monomanía, sólu comiell7.a en la puben:ad". Cf. cambién J:tcques trienne Bdlwrnme, Euai sur l'idiotie.. . , op. cir. {l824). 19 Jcan ~tiennc Oominique Esquirol, "Oc l'idiotie", op. út., pp. 284~285: "Los· idiotas son lo que deben ser a lo largo de wda Su vida [ ... ] No se concibe la posibilidad· de modificar ese estado", mienrras que "la demencia [ ... J lÍene un período de crecimiento más o menos rápido. La demencia crónica y la demencia senil se ;¡gravan ailo m1s año[ ... } Es posible curarse de la demencia, cabe imaginar la posibilidad de suspender sus accidentes". Justamente porque tambiCn consideran a los idiQ[as como incurables, alienistas como Louis Florcntin Calmcil (1798-1895), Achi//e [del Fo:'iJ/e, t.ticnne Gcorget, Lonis Frano;ois Lélur (1804-l877) y Pram;ois l.euret propician su aislamicmo en asilos. 20 Jean f:tienne Dominique Esquirol, i6id, p. 284: "Todo revela en ellos una organización imperfecta o interrumpida en su desarrollo. ~ abrir el cráneo, encontramos casi siempre vicios de confornwci6n". ]acques ~tienne BeU1omme, Emu" mr l'idiotie ... , op. cit. (1824), p. 33: "El idiom muestra las huellas de una organización incompleta [ ... ] En la autopsia, los idiotas muestran vicios de conformación y organización". f:ticnne Jea.n Georget, De la folie ... , op. cit., p. I05: "los idiotas y los imbéciles no sólo tienen el órgano inrelectua1 mal conformado (véanse las apcnuras de cuerpos), sino que toda su ecOnomía participa por lo común de ese estado enfermizo. En general, son poco desarrollados[ ... ], muchos son raquíricos, escrofulosos, para~ líticos o c:pih;pticos, y reúnen a veces varias de esas enfermedades[ ... ] En esos casos, la org:mi~ z:ación dd cerebro no debe ser mejor que la de todos los detn;is órganos". 21 Así, Hcnri ]ean Baptiste Davenne (1789-1869), director general de la Asistencia Públi~ ca, al enviar ell 0 .de noviembre de 1852 al prefecto del Sena un informe cuyo cap. IV se refie~ re a la educación de los niños idiotas e imbéciles, dedara: "El idíora no es otra cosa que un pobre inválido a quien el médico no devolver:\ j:unás Jo que b narur:1lez.:t le ha neg:~tlo". Cf. Henri J. B. Davennc, Rapport du Directmr d~ l'adminismuion d~ I'Assisttmce PubLique ii. M. le Prifot tÚ In Seine ntT le serviu d~s alitnb dtl dtpartemmt d~ La s~in~. Pads, lmprimcrie de l'Administration de l'Assisrance Publique, 1852. A juicio de E.rienne Georget, por ejemplo, como se caracterizan por la presencia de "un defecto originario de desarrollo, los idioras deben incluirse entre los monstruos; y lo son, sin
22

CLASE DEL !G DE ENERO DE 1974

239

como las otras enfermedades, podrá estar acompaftada de cierta cantidad de lesiones que son accidentales, sobrevenidas en un momemo determinado. 23 Por último, una diferencia en los sí momas. La demencia, por ser una enferitledad tardía que sobreviene a raíz de una serie de procesos, y eventualmente de lesiones org~nica.~, siempre tendd un pasado; en ella, por lo ranco, nunca dejaremos de encontrar resros: o bien rcsws de la inteligencia, o bien rescos del delirio, pero siempre quedará algo del pasado de ese estado, sea. positivo o neg:uivo. El idiota, por el contrario, es alguien que no tiene pasado, aJguien en quien no queda na(];¡, cuya existencja no ha dejado ni dejará jamás la menor huella en su memoria. Y así llegamos a esas formulaciones canónicas de Esquirol, que.se repitieron durante más de un siglo: "En la demencia, el hombre está privado de los bienes de que disfrutaba amaño: es un rico empobrecido; el idiota siempre ha padecido el infortunio y la miseria". 24 Como ven, esta noción de desarrollo, pese a su uso grosero y verdadera· mente binario, permite trazar una serie de distinciones y establecer cierta lí· nea de clivaje entre dos tipos de caracteres: los caracteres de algo que define una enfermedad y los de algo que penenece· al orden de la imperfección, la monstruosidad, la no·enfermedad. La segunda Case se da alglmos afias después, en torno de la década de 1840, y aquí vemos a Scguin, a quien volverewos a encontrar en toda la instimciona· lización y psiquiatrización concretas de la inF.wcia, que en su Traitement momf eles idiots prOpone los conceptos fundamentales sobre cuya base la psicología y la psicopatología del retraso mental se desarrolbrin a lo largo dd siglo XIX. 25

duda, desde el punto de vism. intelenual". Cf. I':.rienne Jean Georget, D(.la.foiie ... , op. dt., p. 102, nota J. Sobre las connotaciones del rérmino en la época, e f. Casimir Davaine, an. "MonHres", en Amédéc Oechambre ~~ al. (dirs.), Dictiumwire encydopédique des sciences mtdi· cales, op. cit., t. LXI, 1874. pp. 201~264. 23 Jean Érienne Dominique Esquirol. "De J'idiotie", op. cit., r. 11, p. 285: "Al abrir d cuerpo, encontramos en ocasiones lesiones orginicas, pero éstas son accidemales, pues el espesa· mienro de lus huesos del cráneo, su aparramienro de las tablas, coiQcidenle c;on la sola de· mencia, no caracteri7.;l/1 vicios de conformaci6n".

/bid. Édouard Seguin (1812·1880), maestro auxiliar en el equipo de Jean ltard, médico de la Institución Nacional de Sordornudos, recibe en 1831, de.! propio Irard y Esquirol, la mi~ sión de educar a un niño idima; relata la experiencia en Essai wr l'tducation d'un enfont, París,
H

25

EL PODER PSIQUIÁTRICO

Seguin hace una distinción enrre los idiotas propiamenre dichos y los niños retrasados: "Fui el primero en seíialar las extremas diferencias que los separan. [ ... ] El idioca, aun en los casos superficiales, muestra una interrupción del desarrollo fisiológico y psicológico". 26 No ausencia, entonces, sino interrupción del desarrollo. En cuanto al niño retrasado, para Seguin -y en este aspecto lo distingue del ídíora- no es alguien cuyo desarrollo se ha interrumpido. Es alguien que, aunque no se detiene, "se desarrolla más lemamenee que los niños de su_edad; está rezagado con respecto a los progresos de éstos en general y ese retraso, cada día más considerable, termina por est:Iblecer entre él y ellos una diferencia enorme, un.:1 distancia insalvablc". 27 Y ello, al término.de una evolución conrinua.

"*
Porrhman, 1839. En 1840 pone en práctica .m método en el hospicio de incumbles dd barrio de Saint-Martin y publica Théorie pratiq1u dt f'iducation dts rnfont arriérés tt idiots. Lerom tmx J~unrs idiots d~ IHospic~ dts fnmmb~es, Parfs, Germer-Bai!!ihe, 1842. En oáubre de 1842 el Consejo General de "Hospicios decide craslad:u a !os niños del hospicio de Bici:rre al servicio dd doctor Félix Voisin, que Seguin abandona en ! 843 a raíz de algunos difcrendos. Anres de emigrar a Estados Unidos en 1850, traza un balance de sus experiencias en Traitrmmt moral, hygi(on~ et tducation d~J idiou . .. , op. cit., donde define sus principios de la "educació.n fisio!ógic::t. Ninguna publicación se ocupó en Francia de Seguin cmre la tesis de habelle SainrYves, Aprrpu historiqurs wr le~ traua11.x concanant i'iducation midico-pidagogiqtu: ltard, Boum~vilü, Th. Méd. Lyon, núm. 103, 19!3-19!4; París, 1~ Lethidleux, 1914, y d arrículo de H. Beauchesnc, "Seguin, inscirureur d'idiors a BicCue. ou la premiCre équipe médico-pé· dagogique". en Pmp~,·tiv~r Psychiatriqurs, vol. 30, 1970, pp. 11-14. Véanse también, desde entonces: Yves Pelicier y GuyThuillier, "Pour une histoire de !'éducation des enfams idiors en France (1830-1914)", en R(vur Historiqu.e, voL 261, 1, enero de 1979, pp. 99-130, y Édouard S~guin ( 181 2-1880). L'imtitutmr des tdiots. París, Economica, 1 980, así como AJfred Brauner (dir.), Actes du colloque international.· Crnt ans aprh Édouard &guú¡, Sainr-Mandé, Groupemenr de Recherches Pr:uiqucs pour l'Enfance, 1981; J. G. G. M::min, "Une biograp· hie fran¡;:aíse d'Onésime-tdouard Seguin (20 janvicr !812-28 ocrobrc 1880), premier rhéra· peute des enfanrs a~riérés, d'aprCs ses écrirs er les documents hisroriques", Th. Méd. ParisSaim-Antoinc, 1981, núm. 134. ~ 6 Édouard Segu.in, Traitement mor:L. hygitne et tducation drs ídiots ... , op. cit. 7 l !bid., p. 72: "Hubo quienes se complacieron en decir que yo confundía a los niños idiotas con los niÍIOS .~imp!emcnre retrasados o retardados; y !o dijeron precisamente porque fui el primero en señalar !as exrremas diferencias que los separan".

CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974

241

Me parece que las dos definiciones conjuntas del idiota como alguien afectado por una interrupción del desarrollo y del retrasado como una persona cuyo desarrollo, aunque continuo, es simplemente más lenco, son importantes desde el puma de vista teórico y aporcan varias nociones que van a ser de peso en la práctica misma de la psiquiarrización del niño. En primer lugar, el desarrollo c:1l como lo concibe Seguin en el Traitement moral des icliots ya no es, como en Esquirol, algo de lo que ano está dorado o privado en el mismo concepto que la inceligencia o la voluntad; el desarrollo es un proceso que afecca la vida orgánica y la vida psicológica, es una dimensión a lo largo de la cual se distribuyen las organizaciones neurológicas o psicológicas, las funciones, los cornportamientos, bs adquisiciones. Es una dimensión temporal y ya no una suerte de facultad o cualidad de la que uno esté dorado. En segundo lugar, esta dimensión temporal es, en cierto sentido, común a codos. Nadie escapa a ella, pero es una dimensión a lo largo de la cual uno puede quedar detenido. En esa medida, el desarrollo es común a codo el mundo, pero lo es más como una especie de óptimo, una regla de sucesión cronológica con un punto ideal de culminación. El desarrollo, por lo canco, es una norma con respecto a la cual nos situamos, mucho más que una virtualidad que uno posea en sí. Tercero, esa norma de des:Irrollo, como pueden ver, tiene dos variables: la primera es que podemos detenernos en raJ o cual estadio de esa escala, a lo largo de esa dimensión, y el idima es precisamente alguien que se ha detenido muy pronto en un estadio determinado, mientras que la segunda ya no corresponde al estadio en el que la persona se detiene~ sino a la velocidad con que recorre aquella dimensión, y el retrasado es, entonces, alguien que, sin haberse quedado bloqueado en uno de los estadios, se ha visto frenado por una reducción de la velocidad. Oc allí dos pawlogías que, por otra parte, se completan, una como efecw final de orr:~: una paw[ogía del bloqueo [en un] estadio [que, en este caso, será] terminal, y un:1 paro!ogb de la lentitud. De tal modo -y ésra es la cuarta cosa importame-, vemos esbozarse una doble normatividad. Por un lado, en cuanto el idiota es alguien que se ha detenido en cierto estadio, la amplitud de la idiotez va a medirse en comparación con una normacividad que sed la de! adulto: el. adulto se presentará como el punm real e ideal a la vez de finalización del desarrollo; funcionad,

242

El PODER PSIQUIÁTRICO

por lo tamo, como norma. Por orro lado, la variable de la lemirud -el texto de Seguin lo dice con mucha claridad- se defwe con respecto a los otros ni· ños: un retrasado es alguien que se desarrolla más le!Harncmc que los demás. Por lo tanto, una media de b infancia, o una mayoría determinada de niños, constituirá la arra normatividad con referencia a la cual se situará el retrasado. De modo que todos los fenómenos de la debilidad mental -la idiotez propiamente dicha o el retraso- se sítuarin respecto de dos instancias normativas: el adulto como estadio rermínal, los niños como definidores de la media de velocidad del desarrollo. Para terminar -y aquí viene el último punto importante de esa elaboración-, la idiotez y, con mayor razón, el retraso mental, ya no pueden definirse como enfermedades. En Esquirol aún había un equívoco en lo tocante al esrarus de enfermedad o de no-enfermedad que debía atribuirse a la idiotez. Después de todo, en Esquirol, la idiotez era la ausencia de algo, y por ese motivo era posible caracterizarla como una enfermedad. En Seguin, el idiota y el retrasado mental no son enfermos: no se puede decir que les faJcen estadios; no han llegado a ellos o han llegado con demasiada lentitud. EJ idiota o el rerrasado de Seguin es alguien que, en definitiva, no ha salido cle.Ja norma o, mejor, se ha sicuado en un grado menor dentro de algo que es la norma misma, es decir e1 desarrollo del niño. El idiota es un tipo de niño, no es un enfermo; es alguien más o menos sumergido dentro de una infanda que es la propja infanda normaL Es un cierw grado de infancia o, si se qujere, b infancia es una manera determinada de atravesar más o menos rápidamente los grados de la idiotez, la debilidad mental o el retraso. Podrán advertir por eso que la idiotez o el retraso mcmal no pueden considerarse exactamente como desviaciones enfermizas, aun cuando, en definitiva, su origen radique en una enfermedad o algo así como una imperfección, una lesión orgánica. Se trata de variedades temporales, variedades de estadios dentro del desarro~ llo normacivo del niilo. El idiota pertenece a b infancia, como antafio perce~ nccía a la enfermedad. De ahí se deduce una serie de consecuencias, la principal de las cuales es, desde luego, la siguiente: si es verdad que d idiota o el retrasado es alguien sumergido hasta cierto punto, no en el campo de la enfermedad, sino en el inccrior de la temporalidad de la infancia, se desprende de ello que la atención que debe presrárselc no diferirá en su naturaleza de la atención brindada a

CI.ASEDEL 16 DE ENERO DE 1974

243

cualquier niño; vale decir que la única manera de curar a un idiota o un retrasado es imponerle sin más la educación misma, evemualmente, por supuesm, con unas cuantas variaciones, especificaciones dt: mérodo; no debe hacerse otra cosa, empero, que imponerle el esquema educativo. La terapéutica de la idiotez será la pedagogía misma, una pedagogía más radical que irá a buscar más lejos, que se remomará a momentos más arcaicos, pero que se-

guid siendo una ped.a.gogla.. Por fin, sexro y último puma en el quería insistir aquí. Para Seguin, esas interrupciones, ese retraso o esa fenrimd en el proceso de desarrollo no son del orden de la enfermedad. 28 Pero es muy evidente que se sancionan por
una serie de fenómenos que no aparecen, una serie de organizaciones que no vemos surgir, unas adquisiciones que el niíw no es capaz de hacer: ésta es la vertiente negativa del retraso mental. También hay, sin embargo, fenómenos positivos que no son nada más que la puesta en evidencia, la emergencia, la falta de integración de cierta cantidad de elementos que el desarrollo normal habría debido englobar, o rechazar o integrar, y eso que sale a la luz por obra de la interrupción o la exrrema lemirud del desarrollo es lo que Scguin llama "instinto". El instinco es el elemento correspondiente a la infancia y dado desde el inicio que va a aparecer conHY no integrado, en estado salvaje, denrro de la idiotez o el retraso mental. "La idiotez", dice Seguin, "es una imperfección del sistema nervioso cuyo efecto radical consiste en suS[raer la ca calidad o parte de los órganos y las facultades del niño a la acción regular de su volumad, así como en librarlo a sus insrinros y apan:ar~ lo del mundo moral". 29 En suma, como ven, a través de este análisis de la debilidad me mal aparece algo que va a ser la especificaci6n, en el marco de la infancia, de una serie de organizaciones, estados o comportarnienros que, sin ser propiamente enfermizos, se desvían con tespecro a dos normacividades: la de los otros niflos y la del :~.dulto. Vemos surgir algo que es exactamente la anomalía: d niño idiota o retrasado no es un 11iflo enfermo sino un niño anormal.

fbtd.: "El niño retrasado O() se detiene en el suyo, simplemente se desarrolla con más lemiltld que los niños de su edad". Z'J !bid. p. 26: "No, !:1 idiorez no es una enfermedad".

28

244

EL PODER PSIQUIÁTRICO

Y en segundo lugar, ¿cuáles son los. fenómenos positivos de esa anomalía,

al

1~1argen del apartamiento, de las desviaciones con respecto a la nornu~

¿Qué es lo que esa anomalía libera? El insünro. No son síntomas, entonces, sino esos elementos a la vez naturales y anárquicos. En resumen, los instin~ tos son a la anomalía lo que los sí momas son a la enfermedad. La anomalía tiene, en verdad, menos síntomas que instintos, que son de algún modo su elernenro naturaL* El insrinro como contenido concreto de b anomalía: esto es, en mi opinión, lo que vemos perfilarse en el análisis que Seguin hace del retraso y la idiotez. Eso es lo que .Puede decirse, en el mero nivel de los dis~ cursos y la teoría, sobre la introducción de la categoría profundamente novedosa de la anomalía en contraposícíón con la enfcrmecbd. Y creo que el principio de difusión del poder psiquiátrico es justamente la confiscación de esa nueva categoría de la anom::tlía por la medicina: su psiquiacrización. En efecco, en la época misma de constitución del dominio ceór'ico que he recorrido rápidamence, la época misma en que pasaban esas cosa.s, constarames, no en retirada, no como consecuencia sino al mismo riempo y, a decir verdad, como condición de posibilidad efectiva de esa elaboración, todo otro proceso que en apariencia es comradicrorio. Pt1es si vamos de Pinel o Dubuisson a Seguin, pasando por Esquirol, vemos la serie de procedimientos mediame los cuales se especific6 la idiotez con respecto a la locura y se la desvinculó de la enfermedad mental: teó.ricamente, en el plano de su esratus médico, la idiotez ya no es una enfermedad. Ahora bien, al mismo riempo presenciamos un proceso inverso que no es de orden teórico sino del orden de la insrirucionalización: la introducción de la idiotez en el espacio -psiquiár.rico, su colonización por este último. Y aquí nos topamos con un problema que es rnuy curioso. Veámoslo: si volvemos a la siruación vigenrc a fines dd siglo XVJlJ, la época contemporánea de Pine!, en ese momento encontramos aún en el bajo fondo de las casas de reclusión a gente clasificada en la caregoría de "imbéciles". En su mayor parte, estas personas son adultas, y puede suponerse qw~: al menos una parte de e! !as lubrían recibido mis adelante d nombre de
* El manuscrito dice: "Así CCJmo la enfermedad se c:~racteriza por sínromas y se manifiesta a Havés de di~funcionamientos o déficit, d imtimo es menos el ~ímoma 'JUe la naturaleza de la :JilOmalí::t".

CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974

245

"dememes"; también encontramos niños de unos diez años. 30 Ahora bien,

cuando se comenzó a plantear en sustancia la cuestión de la imbecilidad, y a plantearla en términos médicos, la primera precaución consistió justamente en apartarlos, de portarlos ele esa suerte de espacio de internación confuso, para anexarlos, en esencia, a las instituciones de sordomudos, c:sw es, instituciones propiamente pedagógicas donde debían m.irigarse una serie de defectos, insuficiencias, imperfecciones, de modo que el primer manejo prácüco del craramiemo de los idiotas lo comprobamos en las cas:1s de sordomudos de fines del siglo XV!ll, y más precisamente en el es_rablecimienro de Irard, donde, por lo demás, Seguin hizo su formación inicial. 31 Y a partir de entonces, poco a poco, los veremos entrar al espacio asilar. En 1834, Voisin, uno de los psiquiatras imporcances de la época, abre un instituto de "orrofrenia" en Issy, donde se trata precisamente de contar con un -lugar de tratamiento de niÍlos pobres afectados de deficiencia mental; pero en cierto modo wdavía es un instituw intermedio entre la pedagogía especia-

~o f".douard Seguin, Traitement moral, hygil!ne et édm~ntion des idiots ... , op. cit., p. 1:07. A principios del siglo XJX, los a~ilo~ acogían, a veces sin discriminar, a adultos y una población inftntil que englobaba a "idiotas", "imbéciles" y "epilépticos", mal distinguidos desde un punto de vista médico hasm. 1840 e incluso después. Asf. la tercera sección Jd pabt:!lón dt: alienados de BicCue aloja en 1852 a epiléptico.~ adultos t: infiwtilt:s, adem;ís dt: idiota~. Cf. Désiré M:\gloire Bonrncvilk, Assúwnct, tmiunum n éducacúm ... np. cit., p. 4, En Henri Je"'n Bapci~re Oavenne, Rapport [. .. }sur le services des aliints ... , op. cit., se enconrrad una descripción de la si[Uación. 31 Jean Marc G:tspard ltard (1774-1838), cirujano de fOrmación, es designado d 31 de dicie.tnb.(·e. de 1.8.00 en. e.l r..::&I'Jb0 r!e. m¿d~m I':'.Üde.n.~ r!e l1.. luu.~~uc•.Qr;>. Nw::.~IJ.n-M & &o,d0n"\Udos, dirigida por el padre Sicard. En ella, con la ayuda de un;t gobernanta, la señora Guérin, emprende dur;¡nte más de cuatro aflos el "traramiento moral" de un niño de unos diez años, capturado .1 fines de 1799 en los bosques de Lae;lllme (Aveyron): cf. De i'iducation d'un homme sa11vage, ou dn premiers déve/oppements phy.riques et monwx du jeune sauuage de I'Auqron, París, Goujon, 1801: Rapport foit tl S E. fe Ministre de i'!ntirieur sur les nombre>IX développt'merzts et i'état actud du sauvage de f'Aveyron ( 1806), París, fmprimerie Impériale, 1807. Reeditados por Oésiré Magloire Bourneville con d título de Rappvrts et mtmoires sur le sauvage & tA.ueyron, f'idiotie et la mrdi-mutité, París, Alean, 18 14, t. !!, col. "Bibliorheque de l'éducarion spéci:tle", y por Lucien Malson, Les Enfonts uwvages, mytlu et ria/ité, seguido de J. [M. G.] ltard, Mbnoire et Rttppvrt wr Victor de /'Aueyrvn, París, Un ion Génér:tle d'f".Jition, 1964, coL "lO/ 18" (trad. esp.: Memoria e informe sobre Victor de i'Aveyron, Madrid, Alianza, 1990].

246

EL PODER PSIQUIÁTRICO

lizada de los sordomudos y el ámbito psiquiátrico propiamente dícho. 32 Y en los años inmediatamente posteriores, el período 1835-1845, durante la época misma en que Seguin defme que la idiotez no es una enfermedad mental, constatamos la apertura, dcnr.ro de los grandes asilos que acaban de ser acondicionados o reacoudicionados, de los pabellones para débiles mcrualcs, idiotas y a rnenudo histéricos y epilépticos, wdos ellos niños. Así, jean-Pierrc Falrer organiza el pabellón corrcspondienre de la SalpCtrierc entre 1831 y .1841 33 y Ferrus abre en 1833 un pabe!Jón para niños idiotas en Bidtre, 34 cuya dirección asume Seguin en 1842. 35
;¡ Atraído por los problemas dd trac~mtiento dt: !os ni ríos idioms, Félix Vais-in, dis-dpulo
2

de Esquirol, funda en julio de 1822 una cas.1 de ~alud en V.1nve~· (ct: F Voisin, bablisument pour le trtzilement /les n/iinh t/e¡ dmx ¡e:<t:J, fondt m juilüt 1822 lJ Vtmvo, P.1rís, A. Belin, IH28), )uJI[o con j.-P. FalreL En 1833, el Con~ejo General de Hospicios le confía la organización de un setvicio de idiotas y epilépticos en d hospicio de incur<lblcs dt: la calle de sevres. En 1R34 crea tm "eswblccimiemo nnofrénico" situado en d 14 de la avenida de Vaugirard, en [ssy-!cs-Moulineaux, para la atención de niños idiotas. Los internados de este eHablecimienro, así como los del hospicio, son trasladados en 1836 a Bicérre, adonde Voisin llega en 1840. Sobt·c dicho establer:imiento, el único documcnm es proporcionado por Charles Cluéric:n Henti Marc (1771-JS40), "Rapp!Jtl :1 M.lc Coosc:iller d'l~t:lt, Préfer de polícc, sur !'ú:tblissemem orrhophrénique de M. Félix Vbisin", lel>'foniteur, 24 de octubre de 1834; reeditado como an~xo a D~ /',diotie c/;ez ÚJ enjznti... , citadn a continuación, pp. 87-91. Cf. F¿Jix Voisin, Applimtiom de Id phy.riologie du urwtw h l'hude dei mfonti qui néc.miunt une iduca~ tion spécia!r, P:nís, Éver:u, 1R30; De l'idiotir. chez les enfimts, et ieJ autres partintlarités rl'inu!tigence ozt de caractáe qui nécessitmt pota f'1lX une imtmction et une édztcrltion spécia!es de !eur respomabiLité moraie, París, J.-B. Baillihe, 1843. Véase asimismo Auguste Voisin, Aperpt wr Les regles de L'éducation et de l'imtmaion des idiotr et des arriéris, l\¡ds, Do in, 1882. 33 D~:signado d )'U O.e rnarz.o cl.e i'O'J' médico de h sccc'tón óc niítas 'tdiotas en h Salpi::n"z"t.:rc, Je:~.n-Pierre Falrer rdzne en "una escuda común a ochema niñas idiotas e imbéciles", que dirige hasw su nombramiento en 1841 como dítector de una sección de alienadas adu!t:ts. 34 En realidad, Guil!aume Ferrus organiza en 1828, dos años después de su designaciOn como m Mico en jefe de Bic6trc, "una suerte de escuela" para los niños idiotas. Cf. Félix Voisin, "De !'idiotie", memoria lelcb en la Académic de lvléJccine d 24 de enero de 18-13 y ree~ ditada por Désiré Magloire Bourneville, Rcmál d!' mémoim.. . , op. cit., t. l, p. 268. Y en 1833, Ferrus inicia allí una enseií:wza clínica, "De \'idioric ou idiorisme (Cours sur les maladics mentales)", en Gazme des Hópitau.x Civils ou Miiitaires, LX!!, l 838, pp. 327-397. 3 ' A insrancias de Ferrus, por cnronces inspector general de hospicios, tdouard Seguin es convoc:tdo en noviembre de 1842 para dirigir el centro de nií10s idiotas y epilépticos rrasbdados del hospicio de incurables al servicio de Félix Voisin. Cf. mpra, nom 25.

CLASE DEL lG DE ENERO DE 1974

247

Durame roda la segunda mitad del siglo XIX vamos a encontrar a los niños idiotas efeccivamente colonizados demro del espacio psiquiátrico. Y si bien es cierm que en 1873 se abre para ellos un establecimiento en Perray-Vauduse, 36 no lo es menos que en Bicetre, a fines del siglo XIx, 37 en la Salpetrihe, 38 en Villejuie9 verificaremos la existencia de pabellones psiquirírricos para esos niíios débiles mentales. Por oua parte, esa colonización no sólo [se efectúa],"' de hecho, mcdianrc la inauguración de esos p3.bcllones en el espacio psiquiátrico, sino que una dec!sión de 1840 del ministro del Imerior dice de manera explícita que la ley de 1838 sobre [a reclusión de los alienados vale igualmente para los idiotas: no se trata mis que de una simple decisión ministeri;J apoyada en el principio de que los idiotas son aún una categoría de alienados. 40 De trtl m.odo, en d momento en que teóricamente existe un:\ división t~m neta entre alienación e idiotez, tenemos toda una serie de instituciones y medidas administrativas que asimilan lo que comienza a distinguirse. ¿A qué

JG E.! 27 de noviembre de 1873, el Consejo General del Sena decide adaprar la grJ.nja del asilo de Vaudusc al uso de una colonia de jóvenes idiotas, que se inaugura el 5 Je agosto de 1876. Cf. D. M. Bourncvil!e, Rer:ueil rÜ nu!moim .... op. cit., cap. !V, "Cassistancc des cnfants idiots et épileptiques a Paris er daus la Seine: l. Colonic de Vaucluse", pp. 62-65. 37 Cm1enzado a fines de 1882, el pabellón especial de niños idiotas y epilépticos de BicCtre recién se inaugura en 1892. Cf. Désiré Magloire Boumevil!e, Rn:11eif de mémoires .... op. cit., cap. IV, "Section des enfanrs idims er épileptiques de Biátre", pp. 69-78. y Histoire de fa uction des enfonts de Bú.:étrl' (1879- 1889), París, Let:rosnier & !~abé, l R89.

La población de niños hospitalizados en la Sa!petriCrc: llega en 1894 a 135 internaJos, de los cuales 38 mn niñas idioras y 7l, idiotas y epilépticas. Cf. Désiré Magloire Bourneville, Rmwil dr mémoires .. . , op. cit., pp. 67-69. 3 ~ En 188H, un pabellón de la división de: mujeres del asilo de Vii_Jejuif es destinado a la hospit;di7.ación y el rrammiento de las niiías retrasadas, idiotas o epilépticas, procedentes de

38

la Salp!?triáe y Sainre-Anne, bajo la dirección del docror Hriand. En ! 894 están inrcrnadas en ella 75 idiotas y epilépticas.
• Grabación: se hace. •n La circular del 14 de agosto de 1840 declara que, "por haber decidido el ministro del [nrerior que la ley de 1838 era aplicable a los idioras e imbéciles, los niños ya no podían residir en nrm establecimiento que no fuera tllt asilo de alicmdos. En consecuencia, el Consejo Cenera( de Hospicios ordenó e{ traslado de 4uicnes se enconuaban en orros esrab{ecimicmos al asilo dt.: Bicétre". Cf. Henri Jean Bapti~re Oavenne, Rtlpport [. .. } wr fe srrvice des ttliinis .. . ,

op. cit., p. 62.

248

EL PODER PSIQUIÁTRIC:O

responde, de hecho, esa anexión inscicucional, contemporánea de la distinción teórica~ Podría creerse que esa distincíón es simplen)ente el efecto de la organización de la enseñanza primaria en esw época: la ley de Guizor es de 1833. 41 Podría suponerse que, filtrados el retraso ment<J.I y la debilidad menea! por la educación primaria que empieza a inst;J.larse por doquier, y así señalados los idiotas, que se convierten en un problema dentro de los escablecimienros escolares, se los empujará progresivamenre hacía los asilos. De hecho, sucedió de ese rnodo, pero no en la época en que me sitúo. En efecto, la enseñanza primaria generaíizada cumplirá ese papel de filtro recién a fines del siglo XIX, y las grandes encuestas sobre la debilidad mema! que se realizarán en esos días se desarrollarán en los medios escolares, lo cual significa que los elementos de investigación sedn provistos por las cscudas. 42 Y los interrogados en esas encuestas serán los maestros; las pregunta.s se referirán a la naturaleza y las posibilidades de la escoJarización. Por ejemplo, cuando Rey ha.ga en Bocas del Ródano, entre 1892 y 1893, una enc:.ue:;ta sobre la debilidad meo~ ral, se dirigirá a los nuestros y preguntad, pata identificar a los idiotas, los imbéciles y los débde.s mentales·, cuáles son los niños que no se desernpefí.an como corresponde, cuáles los que se hacen O()tar por su turbulencia y, por último, cuáles los que ni siquiera pueden frecuentar la escucla.'B Y a partir
41 Ley dd 28 Jc junia de 1833 solJ¡e la t::nset1anza d~mcn!al. Cf. Maurice Gonrard, l 'En· seigru:ment primaire en France de la Réuoiution a la Loi G'uizot. Dn petites écoftj de la monarchie d'Anciett Régime ::ux icoÜ! primaireJ de la monarchie btmrgeoile, tesis de doccorado en Letras, Lyon. 1955; Lyon, [Audin1, 1959. 42 En previsión del esrablecimiento de clases especiales para los nifiús retrasados, Bournevi!lc solicita en 1891 a la delegación canton;d del V disrriro de París '111C se lleve a cabo una e:;radístic:a de esos niiios. La primera detección se realiza en 1894 en bs escudas púbJic;~s dd v y d vr distritos. Cf. Désiré Magloire Bourneville, "Note a la Commission de surveillance des asiles d'ali~nés de la $cinc", 2 de mayo de 1896, y Création de ciasses espéciales pour les enfonts arriirés, París, Alean, 1898. 43 En IR92, Philippe Rey, médico en jefe dd asilo Saint-Pierre de Marsella y consejero general del V<mcluse, emprende, con vistas a. la creación de un "asilo inrerdepartamefHal desti· nado a recibir y narar a los niños retrasados o anormales", su empadronamiento por medio de un cuesrionaria dirigido a los maestros y maestrJs de los departamentos de Bocas del Ródano y Vauduse. Cf: Oésiré Magloire Bourneville, Assistana, traitement et éclw:ation .. . , op. cit., pp. 45 y 197-198.

CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974

249

de ahí se establecerá e! gran patchwork. La enseñanza primaria sirve, en efecro, de filtro y rtrerencia a los fenómenos del retraso mental. Pero en la época en que me ubico, las décadas de 1830 y 1840, lo que esden juego no es eso. En arras p2hbras, el problerna de dónde poner a los niños no se plantea para escolarizados o porque no se logra hacedo. No se pbnrea desde el punto de vistJ de su escolarización,. de su capacidad de dejarse escolarizar; la cuestión de dónde ponerlos se plantea en función del rrabajo de sus padres: esto es, ¿cómo hacer para que el niño idiota, con los cuidados que exige, no sea un obsd.culo para sus padres que trabajan? Por otra parte, esro responde exactameme a la inquietud del gobierno en el momento de la sanción de b ley sobre la enseñanza primaria. Como saben, si hacia la década de 1830 se crearon bs "salas de asilo", es decir, bs guarderías y los jardines de infames . y en la mi.mu époCl se escolarizó a los n~Jlos, no fue ranco para hacerlm :1ptos para un trabajo futuro como para dejar a Jos padres en libertad de trabajar y no tener que ocuparse más de sus hijos. 44 La organización de esos establecimientos de enseñanza respondía en la época a la necesidad de liberar a los padres de la atención de los hijos para perrn.irirles incorporarse al mercado bboral.
44 Corno dice Jean Dcnys Marie Cochin (17H9-1841), fundador en 1828, junto con h marquesa de PastOrN, de las "sabs de asilo": "su efecto es procur:u gratllitamcme o con pocos gastl)s fnciliJadcs considerables para el bicncsmr de b población, visto que disminuyen la.~ cargas de cada hogar y aument:m los recursos de los jefes de farnilia, sea en el aspecw de la libenad de trabajo, srca al pei'mirir reducir la cantidad de personas consagradas a la vigilanc:ía de los nif10s". Cf. )can l)enys Mari Cochin, Jvltmtul des fondatetm et des dirateurs des premieres écoles de l'enfo1ue connues sow le num de "salles diuile"(l833), 4" ed., con una noticia de Augustin Cnchin, París, I-Iachene, 1853, p. 32. Las salas de asilo fucmn reconocidas por un<~ ordenanza del 28 de marzo Je 1831. Luego de la ley del28 de junio de 1833 sobre la instrucción primaria se emitió, el 22 ele diciembre de 1837. una ordenanza que definía su cstams en e:! ardculo 1: "Las salas de asilo, o escuelas de la primera inf.1ncia, son cstablecimienros de c:~­ ridad donde los niii.os de <lmbos sexos pueden ser admitidos, hasta la edad de seis años cumplidos, para recibir los cuidados de vigilancia maternal y primera educación que su edad redama"; ibid., p. 231. Cf: Laurenr Cerise (1807-1869), Le tV!édecin de J(lt!e d'rtsiie. 011 Mtmuei d'hygil:ne et d'éducatúm physique cÜ f'enfonce, París, Hacberrc:, 1836; Auguste Cochin, Notice mr fa vie de J D. M. Cochin. et sur /'origine et les progrés des salles dflsile, P:ni's, Ouverger, 1852; H. J. B. Davc:nnc, De l'orx;anisatirm et du régime ... , op. cit. (mpra, cbse del 28 de novieml.Jre de 1973, nora 33), t. 1, pp. 76-82.

y los. vemos gm: e! concepco de alienación. cirado por Désiré Magloire Bourneville. cit.~ 6 Y ahora. de modo que toda una familia cae en Ja miseria.\a... por lo ranro.. Jean-Baptiste Parchappe de Vinay..abrió su institu(Q de "onofrenia" de la calle de SE!vrcs.?. la proporción de personas empleadas en los asilos sólo es de una cada cinco niños idioms.. 143. p.fundar asi~ bs '¡}:. 6.. Les recuerdo que Voisin . :. aigunos aüos después de trazada 1a dístÍilCÍÓn ne(a entre locura e idiotez. retrocede un grado para convertirse en !a categoría general que va a englobar wdns las For- ~ 5 Walter Fernald. tmiumentettducation . .>. Es preciso.'S.~. sobre todo cuando es inválido.. imbéciles.ed~ la.t'. Assistrmce. laca. 1893..250 EL PODER PSIQUIÁTRICO Exactamente la rnisnu preocupaci6n animó a las personas que crearon los establecimientos espccinlizaclos para idiotas en est: período. en .da.. y la imbecilidad. m.o~.l.'S. Des princíprs asuivre . . p. Y al respecto les ciro un texto de Fernald. es. suivre dans lafondation et la construction des asiles d'aliénés.1853: La alienación memal comprende no sólo wdas las formas y todos los grados de la locura propiamente dicha [ . . agotan los salarios y !a capacidad de la gcme de b casa. J.s. que es d producto de una enfermedad posterior al nacimiento. La huownidad y una buena política exigen relevar a las familias de !a carga que representan esos desventurados.s lm. no destinado a los ricos. 45 Así. y sobre L1 base de esa inquietud. Y se llega a la siguiente conclusión. <)U e: depende de un vicio congéniw. op. La asimílacit'Jn institucional entre idiota y loco se hace justamente en virtud de la ambición Jc liberar a !os padres en vistas a un trabajo posible. se decidió extender a los niilos idiotas y pobres la aplicación de la ley de internación y asistencia a los internados. t~db. Bosron (EEUU).li. Los cuidados brindados en el hogar a un idioca.n:.rJ. r. The Histmy ofTrenmunt of Feeble Miml.~r (!..e. o p.l:\t'l.. las i. que es uo poco posterior pero refleja con precisión esa inquietud: MieHtras en el hogar b atención de un nii'io idiota consume el tiempo y la energía de una persona_.~. formubda por PRrchnppe en Des princtjJei ii. que podían pagar.i. .. sino también la idiotez. qr.. sino a los pobres. ]. en cierro modo.

y se mantendrá durante muchos años. vol. Abora bien. ¿qué hada Seguin entre 1842 y 1843.ame codo como enfrentamiento de dos voluntades: "La lucha de dos voluntades puede ser larga o breve. los esquemas mismos del poder psiqudLrico.ic<l de la distinción entre idiotez y enfermedad mental tiene como sanción el muy curioso y abstracto concepto de "alienación mema!" en cuanw cobertura general del conjunto. . una vez así situados dentro del espacio asilar. Cf. a los enfermos mentales y los débiles me males. [en BicCtre. por decirlo as{. terminar con ventajas para el . por el contrario. hygüne et Mucation des idiots . trataba de hecho a los idioras.47 Recuerden que. Édouard Scguín. concebía la educación de los idioras -que por lo demás denominaba "tratamiento moral". [vor Kral(. comenzará a funcionar. con los mismos mecanismos y en los mismos lugares asisrenciales. y va a seguir siéndolo casi sin elaboración alguna. Y en esa práctica que fue absolutamente canónica para definir los métodos de educación de los idiotas. 35. 1961.rrico en estado puro. rraraba en BicCrre. Mientras en d asilo para locos va a haber wda una serie de procesos que elaborarán de manera muy considerable ese poder psiquiirrico. 47 . La educación de los idiotas y los anormales es el poder psiquiácrico en estado puro. encontramos e1~ toda su dirnensión los mecanismos del poder psiquiátrico. cuando estaba en Bicétre? En primer lugar. 5. en Bulletin oft!Je History ofMedicine. advertiremos que aplicaba con mda exactitud. a quien se refiere. En efecto.CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974 25l mas de locura.¡nra claridad una difercnci<l entre la enfermedad mental y la idiotez-. 665. Je hecho. "Edward Seguin and 19 1h-ccnrury moral treatrnenl uf idíOls". el enfrentamiento del enfermo y el médico era sin duda ' Grabación: y vemos cómo. cit. si consideramos el modo como Seguin -quien. p. op. En todo caso. en su Traite:ment moml des idiots. maesrro o con ventaps moral" psiquiátrico.. éste. 3~3-418..]* a los débiles mentales. La anulación prác· t:. a empalmarse con la internación de los idiotas. el poder que se ejerce sobre los niños idiotas es exactamente el poder psiqui:í. pero con un ci:Ccto de engrosa. La "alienación rnenral" llegará a ser el concepto práccico sobre cuya base podrá incorporarse la nece~ sidad de internar. para e1 a1umno". según la expresión misma de Leuret. Traitement moral. deflnió con t. en e1" tratamiento .. así como b idiorcz y la imbecilidad.miemo y depuración. pp.

n~ et étluctLIÍrm des idints . • Elm:~nuscrito agrega: "La educación especial es el enrrentamiento con es~ 'no"'.El insri. Tm. el papel del mae. ~'J tdouard Seguin. op.itement rrwr. ésta se caracteriza por su capacid::t. el loco es quien dice "sí". para Seguin.<.tro e.49 es preciso oponer un "poder que lo canse y le diga incesantemenre: ¡camina.. . 666. ~Qué es el "instinto"? Es una forma anirquica de volumad. un idiota. *Al "enérgico no. no. y el papel del maestro frente al idiota consísce en don1inar ese "no" y h:1cer de él un "sí" de acepución.¡Ht: dice obstin:damcnrc "no". por lo tanto. con la salvedad de que es lícito preguntarse cómo puede éste hablar del enfrentamiento de dos voluntades cuando se nat::t de un achdro y un niño que es un retr:tsado mental.zf. cualquier orden y cualquier integración a un sistema. consistente en no querer jamis plegarse a b voluntad de los ot:ros.¡] p:-tpel del psiquÍ:Hra frente al loco: d psíquíarra debe dominar ese "sí" y cransformarlo en "no". El instinto 4 es una voluntad que "quiere no querer" fl y se obstina en no conscimirse corno voluntad adulta. de hecho. de una manera anárquica y obstinada.nto es Ltna serie indeFinida de pequeños techazos que se oponen a toda voluntad del ouo: Y aquí volvemos a e_ncontrar u da oposición con la locura. en verdad. cit. muy sinúlar . y esco es precisamente lo qi.de.~ que luchaban por el poder. no. . p. de dos voluntades y de un enfi-enramiento entre el rnaesrro y el idiota. 511 !bid. la voluntad de no tenerla.<. . G64. pues el idiora. aunque parece no tener voluntad. con la premura y el riempo suficientes para que pueda caminar y subirse al escalón correspondiente a la humanidad". y la exasperación de la voluntad del loco consiste jusramenre en decir "sí" :1un :1 las cosas fals. .. p. es una voluntad que se niega a organiz:1rse a b manera de b volu'ncad monárquica del individuo y que rechaza. es quien dice "no" a todo.Je caracteriza el insrinto. 0ice Seguin. tiene. Hay que hablar.d de obedecer. por consiguiente. repetido sin descanso rpor el idima]' con los brazos cruzados o colgantes o mordiéndose el puño" . scg{l/1 el entender de Seguin. hygir. y. El idiota.1s.252 EL PODER PSl<)_UIÁTRICO el enfrentamiento de dos volunt:1. Encontn1. El idiota es alguien <. 50 4R Jbid.~ m os ex::lcramenre Ia misma formubción y la misma práctica en Seguin.. un "sí" presuncuoso a todas sus ideas locas. carnina! Toca al maestro decírselo en voz bastante alta. bastante firme.

Esa conexión es una conexión física.. Maestro de la familia en sus relaciones con el niño. sin duda. debe tener. mal delineados. o bien la boca hinchada. p. una palabra y un gesto cb.~al o mal acentuada". 53 Y el idiota debe hacer su educación conecrado a ese cuerpo a la_ vez impecable y todopoderoso. dice Seguin. un físico impecable. Seguin hace la ceorÍ3.ros. constituido de una vez. los labios espesos y blandos.ción defectuosa. el maestro se convierte en el arno absoluto del niño: "Mientras el niño es confiado . Seguin destaca y prJ. era de ltna pcwlancia indomable. Ese maestro debe mostrarse Hsicameme impecable frente al idiota. y la pr:ícticl de ese cuerpo a cuetpó del niño idiota y la omnipotencia del maestro.ctica esa omnipotencia del maestro en su cuerpo visible. p. cí59. 51 . como en aquel poder. Maestro del niño. cansina. como un pers01uje . Maestro de la aplicación de su mécodo. reconocido" de inmedi:tro por el idiota. "La apariencia y los gestos pesJ. mirado. comunes.dos. na. los ojos distames emre sí. !bid.¡nte que lo haga ante todo nocarse. cómo :logró domesticar a un niño turbulento: A. En primer lugar. (Í(i2. por ejcrnplo. !bid.:¡_] Maestro". que no debe dominar muy bien sus latines.CLASE.Es maesrro en el plano de su cuerpo. todo esto está 52 absolutamente proscripw para quien quiera ser maestro del idiora. H. como al cuerpo del psiquiatra. . "los padres tienen derecho al dolor y aquél. Cuenta. la pronunciJ. como el psiquiatra. la voz gutural.1 la vez poderoso y desconocido: "El Maestro debed cener un aire fr:mco. del mismo tipo que encontramos en el poder psigui:ÍI:rico. p.. dice Seguin en una fórmula que no carece de garbo. intercepción de todo poder de b Eunilia.. una manera raj. GSG. por todas. ser t::scuclndo. sin expresión. dd hdo dd maestro. y por el cuerpo dd nuestro debe pasar. Y \a educación especial debe plante:Jrse con respecto al cuerpo del maestro . DEL lri DE ENERO DE 1974 253 Un enfrenramienro. él es tres veces Maestro o no es nada". y !a mirada sin vivacidad. igil como un gato y huidizo como un ratón. y que se da en la forma de 1111 sobrepoder. apagados. /Vfagister. era imposible pensar en manccnerlo de pie e inmóvil duran- SI 52 53 /bid. la realidad misma del contenido pedagógico. entonces. a la Jutoridad.

1 clesvírcúa a los ojos dd mundo los cuidados incesames que le hemos brindado. recnco.. y él {a evita. mit..· tro. Lo mismo para la mirada. Cuando la mirada del niño ídíota huye o se píerde.1 no por amor a tal o cual. de que vuelva a a!?. o p. empezamos una vez más a consumir ansiosamente nuestra exiscencia.. nos acercamos. hygiene et éduccuion des idiots . sino por el triunfo de la docrrina de la qut:. no se le enseña en principio a mirar las cosas.:u los párpados para penetrarlos con nuestra mirada.1 él. !bid. . Lo puse sobre una silta y me senté frente . La primera vez que su mirada trope·¿{¡ con la mía. 418-419. nos rechaza. que es la organización de todo el poder en torno y a partir del cuerpo del psiqutarra. creemos alc.. Traitement moral. insistimos. a la espcr:J.. poseemos el secrcro y el valor. . 366. Permanecimos :~sí durnnte cinco semanas. En tercer lugar. que equivale a un sojtrzgamiemo y un dominio del cuerpo. y si.1nzarlo. para dejar en el olvido su estado primitivo. y cierra los ojos. XX.:ntT:¡s que con la otn vo)vla a poner incesantemente an!e mis njos su rosrro en consranre rnovimienLO. pp. cit. d día Cn que el niño nos ve por primera ve?. §V.. Su acceso a la realidad del mundo. al margen de bs horas de comtr y dormir. y. o si. . su fami{\. como precio de nuesrros a!:lnes. comenzarán por la perccpci6n del maes. él escapó dando un gran grito. 5 ~ Por consiguienre. la atención que podrá prestar a las diferencias de las cosas. sosteniéndole los pies y las rodillas enrre los míos. Apren- 54 Édouard Seguin. nos mantenemos alertas. captación física t:otal. p. "La vue". cap. Así perseguí en el vado durame cuatro meses la mirada inasible de un niño.nnamos en ese tratamiento moral de los niños idiotas la organización de un espacio disciplinario como el del asilo. se le enseña a mirar al maestro. dispuestos a sorprenderlo.254 EL PODER PSJQUJÁTRJCO re tres segundos. solos. con una de bs manos fijaba las sqyas sobre sus rodillas. y vuelve a escaparse.'\\X: "Gymnastiquc et éducation du sysri::me nervcux ct des apparei!s sen· soriaux"'. 5 5 Volvemos a dar aquí con el carácter tan marcado del poder psiquiátrico. ¿Cómo puede ensefiarse a un idiota a mirar? En todo caso. d niño se debacc: nueslra mirada busca la suya.

etc. de la disrribución lineal de los cuerpos.nza y el manrcnimiento de su sección. se traduce en resultados prácticos y roda lo que hacen contribuye a su biencsrar. XXXV. canto. . paseos. cit. algunos de los cuales trabajaban de ocho a once de la mañana y otros. ] hasta d acostarse. y devueltos los préstamos pedidos para la construcción de los edificios. recreaciones. y repanidos como sigue: 14 escobilleros. los emplazamiemos individuales. "Considérations sommain:s sttr le crairement médico-pédagogique de l'idiorie". XX. t. cesteros. op. trniument et éducation . lavarse. en Assiuance." Désiré Magloire Bourneville. ocho mimbreras y silleros". los ejercicios de gimnasia: el empleo del riempo complero. a juicio de Bournevil!e.CLASE DEL 16 DE ENERO DE 1974 255 dizaje. cepillar la ropa. darían a los idioras conciencia de su urilidad para la sociedad. aunque el productO de su trabajo se Vendía a un precio muy bajo. juegos. 5B /bid. p. 57 !bid. Publications du Pmgrts Mtdical. zapateros. y eran escobilleros. cuando es preciso enseñar a lns niños a disponer con orden. etc. doscit:rHos nifr. Je la una a las cinco de la tarde. Como dirá más adelante Bourneville.. sobre su silla.. 237: ''A fines de 1893. los niños deben estar ocupados desde que se levantan hasla que se acLtescan. el de los almacenes centrales y no el del mercado. . vestirse. se logró oblener "un benel1cio de siete :mil francos". .. "Los propios niños se sienten dichosos al ver que su trabajo es productivo. taller. 59 p. épileptiques et Mriérés de Bidtre. quedába un saldo de siete mil francos que. 59 56 Désiré Magloire Bournevi!le. 57 La cosa funcionó bastante bien porque. En 1893 había en Bi&rre alrededor de doscienws niños. 52 zapateros. sus discintas prendas. 238. hacer la cama y. su cnsefia. Sus ocupaciones deben variar de manera incesante l. 14 cerrajeros. 242. a partir de allí. 19 carpinteros. 1900.os estaban ocupados en lus talleres.) [ . Parfs. 13 impresores. p. gimnasia.. 56 Empleo completo del tiempo.. trabajo. p. lustrar los zapaws. 58 una vez abonados los sueldos de los maestros y los gastos de funcionamiento. Compu rendu dte Suuice des enfoms idiots. mantener la aLenciún despierta sin cesar (escuela. ] Desde d despenar.. 57 sasrrcs.. por ejemplo. 23 cesteros.

Es decir: ¿qué debe aportar. dice BournevJUe. que era la última y más baja: se enseÍlab:1 simplemente por los ojos . esa escuela a la que los niños no han podido adaptarse y con respecto a la cual. se preparaba a los niños para la obtención del diploma de estudios primarios. cjc:rcicioo de memoria. lecciones de cosas[ . ese poder psiquiátrico que se canaliza íntegramente a través del cuerpo del maestro? No debe aportar otra cosa que el exterior: en definitiva. conllevar dentro del asilo para idiotas. ]. Segunda sección: se enseña gramática. Vale decir que el po~ der psiquiátrico aquí actuanre hace funcionar el poder escolar como una es~ pecie de realidad absoluta con referencia a la cuaJ se definirá al idiota como tal y.n El27 de noviembre de 1873... repetir de unl manera multiplicada y disciplinada el contenido mismo de la educación. escribir y contar [ . En cuanco a la primera sección. E. d nivd exacro de bs clases infantiles. la enseñam::t no ..'Cuana división.s. era. NiJlos que han adquirido los conocimientos más elementales. Enseñam.¡tro divisiones: . cálculo y escritura". precisamente. después 'de dar al poder escobr ese funcionamiento. lnaugur3da ef 5 de agosto de 1876.a ¡wr los ojos. nociones de gram:hica. ). con objeros de madera. Tercera división. cálculo. le proporcionará el complemento de poder que pennicirá a la realidad escolar hacer l:1s veces de regla de n·acamiento general par:-~ los idiotas dentro del asilo. es el nivel dd curso medio. la escuela misma.¡ una colonia de niíLos idiotas. ]. recitación.¡so de esros niños. recitación.n el c. cálculo y escrimra [ .r. SegundJ división.. justamente. alfabeto y cifras impresas y letras de m. es cauwlógico tn el mismo sentido que traté de explicarles antes. el programa de Pcrray-Yaucluse a fines del si~ glo XIX. el poder escolar actúa como realidad con respe<. un poco por encima: "lecciones de cosas. ejercicios de lectura. por ejemplo. ejercicios de lectura. como el poder psi~ quiátrico. Lecciones de cos:1s. La cuarta sección.¡derJ (modelo de Bicétre). en e! cual volvernos a encomrar también todos los mecanismos asilares: el poder sobre los idiotas. hismria y un cálculo un poco más complicado. es el nivel de las clases preparatori:ts. En J 895 había cuatro· secciones demro de Ja división de id1otas. ]. último punto. Por una parte.256 El PODER PSIQU!ÁTRJCO Para terminar. fue posible designarlos como idiot::J. historia y geografía de Francia[ . Preparación para el diploma de estudios primarios.. e! Consejo General del Set1a decide destinar los edificios de la granja del asilo de alienaJos de Vaucluse (Seine~et~Oise) . Primaa división. Niños qt1e saben leer.Go Aquí vemos la taumlogía del poder psiquiátrico en lo concerniente a la escolaridad.) Consideremos. [::~colonia de l'enay~Yaud\lse comprende cu:.. ¿Y qué hace el tratamiento psiquiátrico de los idiotas si no... Tercera sección.

op. era precisamente porque las obligacjones financieras de las colectividades locales se difiere sensiblemente de la impanida en la escuela primaria". según lo expresado en ella. .nlente responsable de quienes estaban inrernados. Cf. sin duda mucho más que la psiquiatrlzación de la debilidad me mal. . por otra. r.. y si esas dudas persistÍan aun después de la decisión de 1840.. por el poder psiquiátrico.. Ahora bien. debía aplicarse a los idiotas. traitem~nt et édut:ation . por lo tanto. L'Ordrt: psychiatriq111:. cit... según opinión del prefccro. 61 Si durante mu~ cho tiempo se había vacilado en internar a los débiles mentales en los asilos. pp. Caslel. por una sencilla razón económica que. afeccada por un complemento de poder. El manuscrito precisa: "psiquiátrica". el poder psiqui:írrico hace actuar la escolaridad demro del asilo. creo. está en el origen de la generalización del poder psi'quiitrico. dar lugar a una medicalización?* El acoplamiento de esos dos procesos que se orientaban en sentidos opuestos puede explicarse. dos procesos: especificación teórica de la idiotez y anexión práctica. de acuerdo con las bases propuestas por el Consejo GenerJ.. es decir que la colectividad local era económica. nom 9]. Désiré Magloire Bourneville. . el costo de la pensión de quien estaba internado en el asilo esuba a cargo del departamento o la co~ lectividad de la que era originario. [supra. sin perjuicio del concurso de la comuna correspondiente :tl domicilio de éHe. a falta de los recursos mencionados en el artículo 27. que van en sentido inverso.¡ Disposiciones previsms en la sección lll de la ley del30 dt: junio de 1838: Erogaciones Jd servicio de alienados. en su humildad misma. El arrículo 28 establece que. que la posrula como aquello con referencia a lo cual podrá señalar y especificar a quienes son rerardados mentales.CLASE DEL J6DE ENERO DE 1974 257 ro al poder psiquiátrico.l. y lprobadas por el gobierno" (citado por R. la famosa ley de 1838 que defin[a bs modalidades de la internación y 1as condiciones de asistencia a los inrernados pobres. dase del !4 de noviembre de 1973.. p. "se atenderán con los impuestos afectados por la ley de hacienda a los gastos ordinarios del departamento de pertenencia del alienado. op. ¿C6rno pudieron esos dos procesos. Assistanu. cit. 321). En efecto. . • •• Tenemos. 63~64 ..

más en serio y. Dé~ iré Magloire Bournevil!e. inrere. seÍlalan. homicidios! violaciones. p.u:l. ese mismo problem<l va a rener una enorme incidencia porque. a presencar al idiora o el débil mental como peligroso para poder obtener lque sea asistido]. a hacer más negra la situación. comprobamos el desarrollo gradual de toda una literacura médica que va a tomarse a sí mis~ ma cada ve7. se los puede considerar peligrosos: "Basta una circunstancia para sobreexcitar en ellos los instintos violcnros e inclinarlos a los actos mis compro- . y recién cumplida esa condídón bs colecrividades o las autoridades locales aceptaban asistido. a estigm:acizar al débil mental y hacer de él. ere.saJ:1s en cuidar su presupuesco. hasta que éstos se convienen en un peligro: cf. 63 Así. para GuiJJaume ferrus. er:n preci~o que el médico garanriz. " Grabación: su asistencia. Cosa que los médicos de Jos años 1840~1860 dicen con claridad: estamos obligados. op. y comunales que. dilatan b imernacit'm en el asilo de los niños idiotas. traitement et iducation. a redactar falsOs informes.misma medida. Y cenemos textos perfectamente claros al respecto.258 EL PODER PSIQUIÁTRICO veían gravadas en la . Oésité Magloire Bournevillc destaca las razoneS financieras de la resistencia dt' las administr. en efecto. 84.-* En otras palabras. de cometer iilcendios. la noción de peligro se convierte en la noción necesaria para hacer pasar un hecho asistencial como un fenómeno de protección y permitir entonces que quienes escán enc:Lrgados de b. El peligro es el elemento que tercia· para permitir la puesta en marcha dd procedimiento de ímernación y asistencia. a b autoridad en cuestión no sólo que el idiota lo era. Para que un consejo general. lo curioso es que.¡cioncs departamenrale:. como los alienados.ligroso_s. sí los niños idiotas e imbtciles están amparados por la !ey de 1838 es porque. Ahor:t bien. asistencia la ac~pcen. y los médicos hacen efeccivat~len­ te ccnificados que lo atestiguan. el mero problerna del cosco de la anomalía que en definitiva siempre encontramos en b historia de la psiquiatría. capaz. sino que lo calificara además de peligroso. 63 Lo cuaf hace que. a partir Je esa suerte de sicuacián trivial por la cual se pbnrca. esto es. una prefectura o una alcaldía acep· 62 laran y sufragaran la internación de un idiota.. si se quiere. cit. no st11o que era incapaz de subvenir a sus necesidades -ni siquiera basrab::~ con señalar que su familia no podía hacerlo-. cincuema 62 En su memoria de junio de 1894.. AssistanCt'. sobre la base de bs denuncias de los médicos que enue 1840 y 1850 se quejan de verse obligados a acusar a los idiotas de pe. una person·a peligrosa.

p.. op. Jules FaJrer. Nuevamente. J. Y una persona seria como Bourneville cuenta en 1895:t esta historia para demostrar qlic los idiotas son peligrosos: se erara de alguien que. 130). en realidad.. las mismas. un meudorcs para la seguridad y el i1rden público" (citado en Henri Jean Baptiste Oavenne. una disimulación profunda. en 1894. 66 De tal modo constatamos la reconstitución de la amplia categoría que engloba a todas las personas susceptibles de representar un peligro para la socie<iad. no h:1go sino resumidas. se emregab:a a la prostitución" (ibid) . En 1895** Bourneville dice: "La anrropologfa criminal ha demostrado que una gran proporción de los criminales.. .CUISE DEL 16 DE ENERO DE !974 259 af. cuando Bourneville escriba su memoria. dice Lfl Valide de l'Eurr (1891). cometen delitos seXuales. 1895 es la fecha de publicación. op. Julcs Falrer ( 1824-1902) dest. traitement et éducation des enfimtJ idiots et dégénerés. 64 Bournevi!le: "No pasa una semana sin que los diarios nos cuemen ejemplos de crímenes u dditos cometidos por idioras. G4 Y se Citan ar un~ serie de casos probamrios de que los idiotas son peligrosos: lo son porgue se masturban en público. de tal modo que la idiota es la prueba palpable del peligro representado por los de su condición "en el momento mismo de rransfornurse en víctima". a quienes Voisin ya quería encerrar en 1830 cuando señal~ ha la necesidad de ocuparse también de los niños que "se hacen [. anexo. . 241. 147).s sc hae · · J e manera regu 1 yan cortvertl·¿ o crccttvamente en pe ¡·¡grosos.] notar por un carácter difícil. traitemmt ~~ tducation . § 10.formulaciones de ese tipo. por ocra parte. . p. ltgislation u méckcin~ ltgal. es 1894. informe presenrado el 27 de julio de 1868 a la Saciété Médico-Psychologique. . los ebrios inveterados y las prostitutas son. "tdiots et imbéciles". los niños idiora.. ... . !48.. Rapporr [.\cl también "los peligros de roda orden que los idiotas y los imbéciles podrían hacer correr a $Í mismos y a la sociedad. -violó a una muchacha que era idiota y se dedicaba a la prostitución. imbéciles de nacimienro a quienes nunca se procuró mejorar o disciplinar"..-B. "'!bid. 1890. en el departamemo del Eure.] sttr k serviu des aiitfnés . "Des aliénés d:angereux". J. Assistance. p. imbéciles o atrasados" (Asrirtanu. cit.. . soh incendiarios. Cf. por iguaJ morivo que los alienados". 65 "Un tal Many [ . París. además.. lhilliCre. • En 1894. p. en L~s Aliinis ~t ks aJiks d'aliénh. 65 Podríamos encontrar toda una serie de .t!.os después. comete un atenrado al pudor con violencia contra una muchacha idiota que. .. AmStance. cit.

loire Bourncvillc. pederastas. cit. por lo demás.o idiota.rsútance. el niño idiota. Del'idiotie.260 EL PODER PSIQUIÁTRICO amor propio desordenado. 68 Toda esta familia así reconstruida alrededor del idiota consri(uyc exactamente la infancia anormaL La categoría de anomalia es una categoría que. Pero en lo fundamental. 83. a través de ellos. op. se constituyó roda la faffiilia que. del onanisca :1l incendiario. del memiroso al envenenador.. r. El niño fue portador de anomalías. A. el anormal es el niño. etcécera".. y sólo en sus últimos años se concibió la posibilidad real de un niño loco. de los problemas prácticos que planteaba su exclusión. y en rorno del idiota. durante e! siglo XIX y en d orden de la psiquiatría -por el momcmo dejo por completo de lado los problemas de fisiología y anatomoparología-. p. en definitiva. Y aquí vemos que la noción de insrinro sirve de fijación a la reo~ía de Seguin y la pd. con coda una serie de perversiones que son perversiones de los insrimos. pasiones ardiemes e inclinaciones rerribles".. en cambio. del pederasta al homicida. homicidas. y en cuyo centro aparecen el nifw atrasado.iré Ma~. a su lado y de una manera absolutamente ligada a la idiotez. incendiarios. si se creyó descubrir una entidad que era el niño loco fue únicamenre en virtud de una proyección retrospectiva del :1dulto loco sobre el niño: los primeros niños locos de Charco e y no mucho después los niños locos de Freud. Así se recorta la gran realidad del niño a la vez anormal y peligroso cuyo pandemónium describirá Bourneville en su rexro de 1895 cuando diga que. envenenadores. 145. Los niños a quienes es menester encerrar son "niños más o menos débiles desde el pumo de vista intelectual. 67 Por obra de la estigrnatización del idiota. el loco era el hombre. . pero afectados de perversiones de los insrincos: ladrones. onanistas.. tmitement et étf¡u:ruion . memirosos.~ Dé. un orgullo inconmensurable. cit. creo que podríamos resumir las cosas y decir lo siguiente: en el siglo XL'<.. a través de los problemas prácticos plante:ldos por el niíí. En otras palabras. no afectó en absoluco al adulto sino al niño. necesaria para que ·la asistencia pueda actuar.. el nifio débil mental.¡ Felix Voisin. .crica psiqui:hrica. . se empieza a internar a todos esos nii1os. desuuccores. durante el siglo XIX el que está loco es el adulto. uno se las ve con los idiotas y. op. Como ven. conforma ese campo general que es el de la anomalía. la psiquiatría deja de ser el mero poder que controla y corrige la locura para empezar a convertirse en algo infinitamente (. p.

Todo lo que es anormal con respecto a la disciplina escolar. el insrimo es precisameme el elemenm a la Vez natural en -su existencia y anormal en su funcíonamienro anárquico. la psiquiatría va a poder reclamarlas para sí.nas.parre. Primera consecuencia. es decir. reprimido. Y creo que podernos deducir con mucha facilidad sus principales consecúencias. de la fisiología cerebral. desde la infancia hasta la adultez. y la noción de degeneración por arra. militar. justameme. La disyunción entre niilo loco y niño anormal me parece uno de los rasgos absoluramenre fundamentales del ejercicio del poder psiquiátrico en el siglo XIX. como unidad de la naturaleza y b anomalí:1. desde la naturaleza has(a la anomalía y desde la anomalía hasta la enfermedad. 69 La psiquiatría esperará que el destino del instiruo. e! poder de definir quién es anormal y concrobrlo y corregirlo. Por lo tanto. corno elemento. en función del principio de que sólo ella es a la vez la ciencia y el poder de lo anormal. la noción de insrinw por una. anormal cuando no es dominado. y el cultural. los dos conceptos que van a permitir. Esa doble función de la psiquiatría como poder sobre la locura y podes sobre la anomalía corresponde al desfase existente entre las prácticas concernientes al niño loco y las correspondientes al nií1o anormal. Segunda consecuencia: la psiquiarría como poder sobre la locura y poder sobre la anomalía va a verse en la obligación interna -ya no se rrata esta vez de las consecuencias externas de la difusión. A través de ese recorte del niño anormal se llevaron a cabo la gener:tlización. sino de las consecuencias inrer. Y por ello se elaboran. es lo que la psiquiatrí:I va a rrarar de reconsrirulr poco a poco. familiar.into se despliegan en dos frenres: d natural. establecer la conjunción. En efecto. la psiquiatría va a poder conectarse con toda la serie de regímenes disciplinarios que existen a su alrededor. etc. mdas esas anomalías. la difusión y la diseminación del poder psiquiátrico en nuestra sociedad.CLASE DEL !G DE ENERO DE 1974 261 más general y peligroso que es el poder sobre el anormal. las investigaciones de los psiquiarras sobre el insc. del M En la segunda mitad dt:l siglo XlX. el destino de ese insrimo a la :vez natural y anormal..de definir las posibles relaciones existentes entre el niño anormal y el adulro loco. sobre todo en la segunda mirad del si·· glo XIX. todas esas desviaciones. de las relaciones . entonces: ahora.

Svv!utio.'. de la proyección dd evolucionismo biológico sobre la psiquiatría.¡tri•. Vé::Lnse también Pau] Sérieux: (1864-19-17). op. Asselin et Houze:HI. París. Joscph Julcs Déjcrine ( 18ti9-l ~ 17) hace en 1flRG una mención rnuy positiva de los trabajos de Darwin en L'Hérédité dtzns !eJ maladies du systeme nerveux. clases del 5 y 12 de febrero y 2l de marw de 1975. Battaille. julio dt·l975. Méd. pero lo hada posterion. ?ll De tal mudo. El evolucionismo biológico intervendrá en psiquiatría. aparece antes de Darwin y el evolucionismo. París. P:trls.. Por otra parte. Véase Arrrtand Zalosz.. 71 ¿Y qué es esa degeneración en b.¡u XIX" si~:cle"..~biliciad y moral. 127-135 y 260-271. Charles Féré (1852-1907).~e G. l857. ]889. et des cawes qzú prodtlisent ces varíités maladiv~:s. en Recherclm mr les cmtrcs nervr:ux. 50. Pero también este concepto de degeneración es muy inreresanrc. París. nlÍm. On the Origin ofSpenes . [erons diniqrm Stll' fes malndies mentales. Ruc{f. Pero es Va!entin Magnan qúien ajusra la rcnria de More! :U introducir en ella b referencia al concepto de evolución y a las localizaciones neurológicas del proceso degenerativo: cf. MicheJ foucault vuelve a esre punto en su curso Les Anhrmou. "La norion d'instincr. 1893. dans la clinique psychi. át. l88R-I889. J. Th. Recherdm dinit¡ues mr !es tti10ma!ies de f'inuinct sexuel. cit. 11. Méd. Véa. Lecrosnier & Babé. mantuvo durante bastante más riernpo una trayectoria de cieru validez. r. retomará esa noción y la sobrecargará con una serie de connoracioncs. pp. Valendn Magnan (1835. en el fondo. . . XL!V.~" (186\). véase su "Étude dinique sur les impulsions ct les acres des :1li~né. pp 617-632.-B. tal como la define More!. 71 Dos años antes de la publicaci. 1 IHH'i.. 1893. É/éments d'une histoire de la théorie des dtgénérem:nces dam la psydJintrieftanrnise. París.[ue .yc. Paris. Srrasbourg. Th. 1895.~c tratado define la degeneración: "La idea mis clara que podemos hacernos ..2G2 EL PODER PSJQUJÁTiliCO ni fío al adulto. Benédict A Morel publica su Tmitt des dégénérescences physiques. en Svoiution flsychiatrique. op. París.r:. lt's Dégt!Mrls (itrtt mental et ry11drómes épisodiques). le proporcione la conexión entre el niüo anormal y el hombre loco. Bai!liCre. En e:. y qué se- enrre soci:. fn::nre a la noción ~e instinto se plantea el otro gran concepto. Buuchardeau. 120-125. Así. época de Morel. 353-369. ParÍs. la "degeneración". pp. porque no se erara. y Valencin Magnan y Paul Lcgrain. julio-septiembre de 1979. t. Alean. 70 La clegelleración. un concepto malhadado. Masson.191 6) esrab!ece un vínculo entre las perversiones insÜntivas de los degenerados y los trastornos anadlsiológicos dd sistem:t cerebro-espinal. !888. en 11na chsificación que liga l:ts diferentes perversiones a procesos de excimción o inhibición de las esrrucwras cerebro-espinales correspondientes. mientras que el de instinto. 3. L'fnstina sexue/. como suele decirse.J et dissolution..ón de b obra de Citarles Darwin. intellecnuLies N morales de l'esp(ce humnim:.

University of C:1lifornia Prcss. !nberiting Madnm: Proffisionalization and P. Lanteri-Laura.ms p:1dres o ascendienres. nos encontramos :thor<l en presencia de esos dos concepws: la degeneración y d instinto. 1993). en concepco de estigmas o marcas. en consecuencia. surgir algo que se convertirá en lo que podemos .~ degeneración de la especie humana consiste en imagin:ul. . Y al mismo ricmpo. lo admiro.ychiatric Knowledge in Nineteeruh-Coaury hanre. el niño degenerado es un niño anormal en quien la anornalia alcanza tal magnitud que. por sirnpl~ qt¡e la supongamos en su origen. París. Y llego a la tercera y última consecuencia. 1991 (trad. y la . la degeneración es. La psiquiatría derivada de More! sólo se convertirá al evolucionismo cuando deje de ver la "perfección'' como la conformidad m~s exacta posible a un ripo "fHimirivo".ado en la de sus descendientes'· (p. no obstante. de darse una serie de circunstancias determinadas y luego de una cierta omidad de accidentes. Por lo ranro. es en el niño la predisposición a !a anomalía que va a hacer posible la locura del adulw. el destino Familiar del inscinw. S). Al estudiar el punto de partida y el Funcionamiento Je la generalización de la psiquiarrb. 72 Señalemos esra obra: Ian Roben Oowbiggin. Berkcley. y el progreso intelectual.llamar -de manera muy grosera. de G. francesa: La Folie héréditaire. los re.lisis. a principios del siglo xx?72 Se calificará de "degenerado" a un niño sobre el cual pesan.unena?. dememos de transmisibilidad de ral naruraleza que quien lleva su germen result:l cada vez rn~s incapaz de cumplir su función en la humanidad. veremos que esta noción de degeneración va a recortar la familia. para considerada únicamente cuma la diferencia más grande posible con respecto a é. Si la anomalía conduce a la locura y la locura produce anomalía. ¿Qué sucede con el instinw en una familia? ¿Cuál es el sis- de ). La degeneración.CLASE DEL !G DE ENERO DE 1974 263 guiri siendo en lo fundamental hasta su abandono. trad.~tc.~a desviación. ou Commr:nt itl psychiatrie franra. está aún . pr~facio de G. en cierto modo. entonces. el efecto de anomalía producido sobre el niño por los padres.~ C!)tno un tipo primirivo de desvi:1ci6n enfCrmiza. ya detenido en su persona. f!. Epcl.y al niño y hará de la primera el soporte colectivo del doble fenómeno constituido por la anomalía y la locura. Rápidamente. es sin duda porque ya estamos denero de ese soporte colectivo que es la familia.<:!OS de la locur:t de .ise s'est comtitute en w1 corps de savoir er de pm11Joir dtms la seconde moitié du XE( sih!e.el campo del psicoan:í. Le Gaufcy. Vemos. amenaza derivar en locura. encierra.marca en forma de anomalía de !a locura de sus ascendientes. los ascendientes -por el momento tomados en conjunto y sill definición rigurosa.

de nombreuses phobies et obsessions ec de certaines psychoses hallucinaroires". Doin.d. 1905. no lo constatamos en d uso generalizado de la noción de enfermedad mema! sino. fram:esa: "Les psychonévroscs de défense. En 1903. París. c~v. pp.: Tres ensayos deteorfa uxuaL en OC. Gilbert Ba· ller (l853·! 916) señala en el Traiti de patholngú mmtale (París. 10. r. cr. r. PP· 27-145 (tr. pp. Essai d'une rhéorie psychologique de l'hysrérie acquise. col. Georges Génii-Perrin. psychose et pervasion. Lwtanche. Histoire d~s origines et el~ l'tvolution de tidée de déginimcence en méduz'ne menta/e. Deuricke. Leclerc. pónganlas a actuar juntas Ycomprobarán. "Bibliorhi!que de psychanalyse". 1894. en Neurologischen Zmtralb!att. rrad. pp. 73 Después de experimentar su apogeo en !a década de 1890. hijos y padres.Jd.: "las neuropsicosis de defensa". 1973. 1978]. 73 De modo tal que encontramos el principio de generalización de la psiquiatría por el lado dd niño y no del adulto. 402-409. y que pone en cuestión el instinto? Retomen esas dos nociones. rrad. 1903) publicado bajo su dirección que no ve venraja alguna en la inclusión del término "degeneración" en el voca· bulario psiquiátrico del siglo XX {pp.l. pp. . Viena. 1913. fr:wces.de las anomalías. 57-74 (m1d. vol. 3. París. r. y 11() del adulw y la enfermedad. 13.264 EL PODER PSIQU!ATRICO tema de intercambios que se establece entre ascendientes y descendienres. por el contrario. en OC. A. "ldées") ltr:~. Véase rambién Drei Abhandlungt:n ZliT Se. 1981]. en Nivrou. 7. 1923. col.¡: Tmis wais mr !:1 théorie de la sexualité. de H. que el psicoanálisis se pone a funcionar y a hablar allí. París. 1952.o y la anornalí~. V. reeditado en Gw·. 273-2i5). Y justamente en esa generalización_ a partir del nifi. 19'Í2. c. y 11. de J. en todo caso. Galliman. 1-14) [rrad.:malth~orie. vemos formarse lo que llegará a ser el objeto del psicoanálisis. la reo ría de la degeneración comienza a declinar. esp. Presses Universiraires de France. Rcverchon·Jouve. esp. 362-364. r. en el recorte práctico del campo . Freud la critica ya en 1894 en su artículo "Die Abwehr-Neuropsychosen".

alquímica y médica. extendido desde la década de 1820 hasta las décadas de 1860 y 1870 y lo que podemos llamar la crisis de la histeria. HE ANALIZADO el nivel en el que el poder psiquiátrico se presenta corno un poder en y por el cual la verdad no se pone en juego. e) la exclusión tle la crisis en la medicina y la psiquiatría y sus soportes: el espacio disciplinario del asilo. Pero así se deja de lado una serie de elementos que. sino. dispersos. no abarcaron. en marcar. la droga.Elementos para una historia de la verdad: !.Poder psiquiátrico. en otras palabras. el saber del psigui. resistencia histáil"a.o de los elementos mediante los cuales el dispositivo discipli!lario organiza en mrno de la locura el sobrepoder de la realidad.nra es u~. el periodo.fisión. la función del saber psiquiátrico no consiste de manera alguna en fundar como verdad una práctica terapéutica. sin embargo. al menos en cierto plano -el de su funcionamiento disciplinario. el recurso a la anatomía patológica. y en cierro sentido tienen poca figuración. agregar una marca·complememaria al poder del psiquiatra. están presemes desde el período histórico que llarn_o la protopsiquiacría. sin duda. una gran superficie en la organización del poder psiquiáuico y el funcionamiento del 265 . en definitiva.Clase del 23 de enero de 197 4 El poder psiquiátrico y la cuestión de la verdad: el interrogatorio y la con. el magnetismo y la hip1Zosis. bastante discretos. Los elementos que he dejado de lado son. Me parece que. y mucho más. digamos-. EL paso a unC/ tecnología de la verdad demostrativa.I!. en ltneas generales. Sus elementos: a) los proce- dimientos de la pesquisa. b) la institución de un sujeto del conocimiento. las relaciones de Út locura y el crimen . La verdad acontecimiento y sus formas: prácticas judicial.

XII. pp. L XLIII. debido a su propiedad "estupefacieme". hasra nueva orden. en Annafes Mtdh·o-Psychologiqttes. op. nota l.de las drogas. ¡a serie.se de\9 de enero de 1974.2 el opio. el más constante. Cf.idicalt!s. IV. Esos puntos son.ado enue 1837 y 1840. este procedimiento es el más imponante. t. en primer lugar. a esclarecer las relaciones emre los efectos del hachís. revelaciótl de la simulación de los enrermos. 2a serie.: Eugene Souberain. por los estragos que provocó en el mundo disciplinario del asilo: el procedimiento del magnetismo y la hipnosis.Ohmie et de Physiq11e. nota 18. 276-2í7.2GG EL PODER PSIQUIÁTRICO régimen disciplinario. en Amédée Decha. ". 113-157: H. Dictiomui. clase del 19 de diciembre de 1973. pp. deci- . cla. Lailler (farmacéutico del asilo de Quatre-Mares). julio de 1886. No d1go que pueda terminarse con la enumeración de esos puntos indicando que son tres. t. 3 ell:íudano y eJ hachís. 3 Cf. § "Anesthésiques: éthcr et chloroforme". 5 Joseph Jacqucs Moreau de Toun descubre los efectos del hachís duranre su viaje a Oriente. Tercero y último. poco numerosos y discretos se planteó a la locura la cuestión de la verdad.. Segundo.Íre mcydoptdique des scienm m. Al enrrever las posibilidades de una experimentación desünada. 1877. me parece que hay eres de ellos en los cuales vemos deslizarse la cuestión de la verdad formul. (mpra.· 64-90. jamás se modiftcó demasiado dentro de la pr:ícrica psiquiátrica. 1 Cf. wpra.se de\9 de: enero de 1974.¡da a la locura. (dirs.mbre et al. 5 roda Ulla panoplia que dur:uue un. clase dell9 de diciembre de 1973. ap. orro procedimienro de forruna cíclica. en 1831. "Les nouveaux hypnotiques et leur emploi en médecine mcnrale".:ulilisation de l'éther. "RecDerches sur qudqucs combinaisons de clUore". en última insrancia. la práctica o el ritual del interrogatorio y la ex:torsión de la confesión. octubre de 1831.y. e:n esos puntos dispersos. d é(er conoce en d siglo XVlll una expansión de m uso en el nacarnie:nto de las neurosis y la. y pese a dio creo que fueron los puntos de enganche en d proceso de rransfonnacíón interna y externa del poder psiquiátrico. wpm. "l. en esencia el éter. l Descubierto simultáneamente en Alemania por Justus Liebig y en !~rancia por EugCne Soubcrain. 1 el dorofor4 mo. el cloroformo comienza a utilizarse como anestésico en 1847. cit. en Annala de. Cf.). que desapareció durante un tiempo pero cuya importancia histórica ha sido muy grande. Bayard. A despecho del funcionamiento global del dispositivo discipliflario. un elemento muy conocido y que la historia de la psiquiatría cubrió con un silencio muy significacivo: el uso -no digo absolutamente constante. pero. nora 18): Hippolyte Brochin. reali7.¡ 1 Descubierto en e! siglo XVI. mpra. nota 2. los sueilos y los dellrios. "Maladies nerveuses". PP. tít.. cla. pero sí muy general a partir de los aftas 1840-1845.

es decir ctue actúan en dos niveles. es posible señalar co1H:reramente sus efecros. esas rres técnicas son ambiguas. op. del punto a parrir dd cuaJ la hisroria de la prácrica y el poder psiquiátricos sufrió un vuelco o. en todo caso. una muchacha de 18 aiíos. Parls. El magnetismo. el médico en jefe Henri Marie Husson (1772-1853) invita el20 de octubre de 1820 al barón Dupotcl de Sennevoy a hacer demostraciones en su servicio. 1845].. novembre et dt!cembre 1820. es sometida a! tratamiento magnético. cit. Fonin. El inccrrogatorio es un método disciplinario y. una época en la que se encontraba en un nivel de empirismo tal que los otros médicos lo rechazaban de manera generalizada. 324.écamicr y AJexandre Benrand. trienne Georget y Léon Rustan convierten a algunas de sus pacienres en sujetos de experiencia. se transformó.. hacia los años 1820-1825. Du haschisch rt de f'aliénntion menta/e. litudes psychologiqrus. Imprenta de D. (mpra. lmpr. del médico. nota 21). Dtt mttgnétisme animal Pat ís. Mariano de Cabreriw. Así. 6 En ese espacio de extensión del cuerpo del médico dispucsm por el de consagrarle sus investigaciones: cf Joseph Jacques Moreau de Tours. Histoire du somnambufiime . Cuherinc Samson. el "magnetismo animal" consrituye el objeto de experiencias en los servicios hospitalarios. esp. 1845. clase del30 de enero de 1974. .~. ¿Quién eres~ ¿Cómo re llamas? ¿Quiénes son rus padres? ¿Qué ocurrió con los diferentes episodios de tu locura? Una manera de sujetar a1 individuo. nota 48.. en ese sentido. ll. junro con la hipnosis y la técnica del ÚJCerrogamrio.: Del magnetismo animal: contiene la descnjH'ÚÍn de ms fenómenos y d modo de producirlos.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 267 decena de ~ftos se utilizó de manera cotidiana en el mundo :lsilar del siglo XlX y sobre la cual los historiadores de la psiquiatría siempre guardaron un silencio muy prudcnre. Jules Dupom de Sennevoy 0790-1866). bajo su vigilancia y b de Joseph R. París. p. Érienne Jean Georget relata esas experiencias en De l1l physiologie du systtmr nrrveux. c. 6 Durante la Restauración. op. se utilizó muy claramente como coadyuvante del poder físico. En la Salpf:rrihe. 404. actúan efectivamente en el nivel disciplinario.l foiw a l'Hórel-Dieu de Parú pendant ü cours des mois d'octobre. Desde luego. infra.. Véase Aubin Gaurhier. que se introdujo muy pronto en el asilo decimonónico. en ese plano. en el Hórei-Dieu. Valencia. Cf. corporal. E>::post d~s expériences sur k magnitirme aninu. Por una parte. cuando posiblemente se trate. clase dd 12 de diciembre de 1973. Bécher Jeune. a la vez. p. Cf. . . 1821. L 1. el interrogatorio es una manera de fijar al individuo a la norma de su propia idemidad. 1H25 [trad. a su idemidad social y a la auibución de locura que su medio le ha otorgado. también Léon Ros tan. Rignoux. cit. Sin precisar el nombre de !as enfermas.. Cf.

El hecho de gue esté encerrada. el cloroformo. Y al mismo tiempo. esos tres elementos. se vio en la necesidad de hablar. Y en esa medida. el momenro en que el saber médico. magnetizado. cierra cuestión de la verdad. hipnotizado. planteó él mismo la cuesción de b verdad. en ese juego. hay insrrumenros para descubrirla donde se oculra. perfectamente descifrables y cuya inserción en el asilo se comprende muy bien por sus efectos disciplinarios. Esto quiere decir . era una pieza en el mecanismo de b.268 EL PODER PSIQUIÁTRICO asilo. El loco interrogado. cal ve1. ine parece que los tres elementos fueron sin duda los elementos de fractura del sistema disciplinario. desde luego.las drogas -esencialmenre el opio. momentos en que la verdad se aprehende con más facilidad. para el sa~ ber científico hay. el éter-. con todos sus efectos físicos. Pero. en cuanto a . un instrumento disciplinario cvidenre. la verdad esrá siempre presente en cualquier cosa o debajo de cualquier cosa. supone que hay verdad por doquier. donde se ha rezagJ.Ún era sólo una marca de poder. tuvieron un efecto en cuanto fueron mili1. quizás. acarrearon. pues bien. y se puede planre:1r la cuestión de la verdad con referencia a todo. En db no hay agujero negro. por supuesto. que sea difí~ cil de alcanzar. no remite sino a nuestros propios límites.ados o. de todas formas. ya no simplemente en rérminos de poder sino en términos de verdad. que J. a las circunstancias en que nos encontramos.do o enterrado. despecho de lo que se esperaba de dlo~s. en el fondo. como las drogas acruales aún lo son. b verdad recorre el mundo entero sin ser jamás imerrumpida. introdujeron consigo. en ese proceso que obliga a los engranajes mismos del asilo a transformarse en el sistema nervioso del psiquiatra. está claro que el magnecismo. Por ü!timo. drogado. disciplinariedad. M:ís precisamel1[e. para la prictica científica en general siempre hay verdad. En sí misma. eran. ele tal modo que el cuerpo de éste se hace uno con el espacio asilar. en todo lugar y todo tiempo. de la imposición de silencio. reino del orden. a "' Querría abrir aquí un paréntesis e interpolar una pequeña historia de la ver~ dad en generaL Me parece que podemos decir lo siguiente: un saber como el que llamarnos científico es un saber que. puntos de vista que permiten percibirla con mayor comodidad o segurjdad. de b calma.

que tenemos aquí cierta posmlación filosófico cieluífica de la verdad que esrá ligada a una tecnología determinada de la construcción o la constatación como derecho universal de la verdad. fue descartada o recubierta poco a poco por la tecnología demostrativa de la verdad. Oigamos. sin duda nds arcaica que bancerior. como nosotros. pues es una verdad que tiene sus Instantes favorables. no esd por doquier y siempre a la espera de aJguien que. esté descalificado para decirla. primera parre. que sólo habla o se produce de tanto en tanto. que sea lobas~ rance próximo para que no se le pueda preguntar: ¿quién eres. asimismo. 1981-1999. de b verdad. aun ese famoso recorre de uila del que hablaba Platón? Esto significa no sólo que la verdad habita por doquier y en codo [instante] se puede plamear la cuestión concerniente a ella. Se trataría ahora de b postulación de una verdad d'tspersa. Ahora bien. de A. Madrid. fútil. r. p. se funde con la práctica cientÍfica. por el hecho mismo de haber sido recubierta y colonizada por la otra. jusramente. desde un principio. Digamos que tenemos una tecnología de la verdad demostrativa que . tampoco hay nadie que. sus agen- 7 Alusión al debare entre Sócrares y Parménides sobre el problema "¿Las formas son fOrmas de qué?" Cf. en Diálogos. pero nada. sino también que no hay nadie que esté exdusivamentc calificado para decir la verdad. coL "Collecrion des 11nive. es la postulación de una verdad que. en verdad? La verdad habita rodas y cada una de las cosas. en suma. sus lugares propicios. rrad. v]. 9 vols. tengamos los instrumentos necesarios para descubrirla. Vi/l. las categorías indispensables para pensarla y el lenguaje adecuado para formularla en proposiciones. 130c-d. 60 (trad. Esa otra postulación. Oies. una verdad que no se produce por doquier y codo el tiempo. siempre que.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 269 que para el saber de tipo cientifico nunca hay nada que sea suficientemente insignificanre. incerrumplda. pasajero u ocasional p::uJ no suponer la cuestión de h verdad.rsités de Francc".: Pannénides. para hablar de un:t manera :tÚn más esquemática. una tecnología de la demostración. discontinua. nada que sea lo bastante lejano. una verdad que no nos espera.. en CEuvm compll:tes. Parmémde. ni para codo el mundo. esp. por supuesto. Y esa otra postulación. 1950. . Platón. tiene la tarea de acecharla y asirla en cualquier lugar donde se encuemre. Gredas. muy distinta. que a mi entender es totalmente crucial en la hisroria de nuestra civilización. en cierros lugares. Les Belles Lenres. donde quiere. creo que en nuestra civilización hubo otra postulación. t. París.

Droins u oraclrs grm ( 1961 ). 8 . V. el dirJs que cura en Epi~ dauro 9 y dice a quienes acuden a consultarlo cuál es su enfermedad y cuál e1 remedio que deben aplícar. 1957. Pre.. cn]amts. medieval. Piem: Cha1uraine. pp. 480. rr. Klincksicck. CL M:uie Delco un. Robf:rr Flacelihe. edición establecida por Limé. sede de un sancuario dedicado a Asclepios. se convierte desde mediados del siglo Vlll a. Paul Joos. }' L 'Omcü dt Delphu. Yl. P.tpó<. por consiguiente. está ligada a la ocasión: kairas. el tiempo de la acción posible. Gredas.. Cf.: M.-B. de su cr:t~ado Dts maladies. Les Gmnds srmct11t1im dt la Grict. pp. Buenos Aires. 269-290. París. Baillit:re. esp. Dtlpht:s. 9 Epidauro. Parls. define la ocasión que debe aprovecharse. Robert Fb.t. París. pp. Presses Universitaires de france. Tomemos otro ejemplo. Gcorges Roux.". y es preciso aff:rrarla. pp. en Dictionnair~ étymologique de la langut grecqu~:. t. pp.: Enfinnedades. 10 DeMos. son omclt et ser 4iwx. al 111enos. vol. Paul Kucharski. ). Verdad que tiene su geografía. pasa rápidamente como el relámpago.. verdad que también tiene su propio c::Jendario o.) consagra a esra noción el cap. 2. hijo de Apolo. "Mythcs cr Rdigions''. Kunst und N¡¡tur bci dem Hippokratikan". en la mtdicina griega. 1849. en R~:vinv of Rdigion. 7 vals. 49-83 [trad. Lts Grandr sancwaim . 1976. al pie del Parnaso. . pp. art.: Adivino¡ y ordculor gritgor. pp. en CHuvm completes. en Tratador hipocrdticos. 1965]. ciudad de Fócida. r. la oportunidad y.c. Gregory Vlastos. en Revue Philosophitpu de fa Franu rt d~: l'étranger. "Religion and medicine in rhe cult·of Asdcpíus: a review artide". y no hay ningün ocro en que pueda aprehendérsela de ese modo. 36-37. precisamente ese momento de crisis. 76-92. cit. 1-lipócr:nes (460-377 a. 1970. 1948-1949. col.rís. en un lugar privilegiado donde Apolo pronuncia sus oráculos por b()ca de la Pitia.270 EL PODER l'SIQUIÁTRICO res y sus porcadores privilegiados. Una verdad que tiene su geografía: el oráculo que dice la verdad en Oelfos8 no la formula en ninguna orra parre y no dice lo mism<J que un oráculo si ruado en otro lugu. En la práctica alquímica la verdad no está ahí. 148151 [uad. 238-252. Madrid. cit. Les Selles Lettres. vr]. DnúnJ et oradts. Delcourr. sobre la costa orienral del Peloponeso. p. "Sur la notion pyt. op. Pa. 1963. . J 947. París. r.tciéndolo has¡a fines del siglo rv d. "Kmp6c. J.liagoricicnne de kairos". 93-113. cur.. 141-169. Hiswire des mots. Payot. a \a cual ya volveré.C. 1983-1993.celihe. 10 La nociÓtl de KO.. ''De l'opporrunité et de l'inopportunité".. en todo caso.S$C$ Universitaires de Fr:mce. 1~55. esp. su propia c:ronología. sólo cura y formula la verdad de (a enfermedad en Epidauro y Cll ninguna otra pane. latina. "Zufall. Eudeba. op. siempre hay un momento para la aparición de la verdad de la enfermedad. donde se practica Ja adivinación por los sueños. . En la vieja medicina de las crisis. col. y sigue h. ciudad de la Argólide.uL~. Cf. pp. c. "Que sais-jc?". 13. 1972. 16.. a la espera dd momento en gue lleguemos a aprehenderla: la verdad pasa.

asimismo. sino una verdad dispersa. la rdación no es del orden del objeto y el sujem. que. Entre esa verdad acontecimiento y quien es asido por ella. emonces. los sabios. ante dos series en la historia occidental de la verdad. por ende. Ten. también una relación del orden de la caza. ere. y cenemos la verdad acontecimiento. demostrada. los ciegos. una verdad. se aferra cuando surge la ocasión. una verdad que no se da por medio de instrumentos. la verdad que se constata. una verdad que no sólo tiene su geografía y su calendario: tiene sus mensajeros o sus operadores privilegiados y exclusivos. Esta verdad discontinua podría recibir el nombre de verdad rayo. una relación. constante. es. de dominación y de victoria y. 11 en cuanto lo hacen valer como categoría fundamental Alusión a la problemática heideggeriana. sus calendarios.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 271 Es. en todo caso. se capta por artimañas. en consecuencia. No es. Los operadores de esta verdad discontinua son quienes poseen el secreto de los lugares y los tiempos.. Hay quienes suelen hacer la historia de la verdad desde el punto de vista del olvido del Ser. y la serie deJa verdad que no es del orden de lo que es sino de lo que sucede. belicosa. además. Nos vemos. una relación del orden del rayo o el relámpago. en un debate con Giulio Preti. una verdad que se produce como llll acontecimicnco. se rastrea: producción más que apof:íntica. antes bien. La serie de la verdad descubierta. Esra verdad. sus mensajeros o sus operadores privilegiados. J a parrir de lo que es origiuario [. los inocentes. con su geografía.. universalmente presente bajo la apariencia de las nubes. una relación de choque. no de conocimiento si~o de poder. reversible. quien la aprehende o es presa de su roque. en cambio. se suscita. quienes se han somerido a las pruebas de la calificación. En lo que le concierne no se tratará entonces de méroclo sino de estrategia. sino que se provoca por rituales. constituida. la verdad de demostración. Foucault asocia a la de Husserl al reprochar a ambos b actitud de poner "en cuestión todos nuestros conocimientos y sus fundamentos [. por lo tan ro. aquellos a quienes la verdad ha elegido para abatirse sobre ellos: los profetas. arriesgada.:ubrimienro sino en la forma del acontecimiento. una verdad que no se constata y. los adivinos. quienes han pronunciado las palabras requeridas o cumplido los gestos rituales. por can ro. son. no dada en la forma del dcs<.emos. en contraste con la verdad cielo. una relación de conocimiento. los locos.. no es universaL Lo cual no· quiere decir que sea una verdad rara.. /a expensas de todo 11 .

p. de W. en sustancia. núm. Y ¡)or consiguiente. pp. uaducción de Pierre Klossowski. en Questiom !. ''L'Hommc d:~ por er ses doubles". francesa: L!::tre et le Temps. p. 330. § IV y Vl. 703. 1972. 17. franccs:~: Essais et conftrenres. Df:. Fondo de Culnua Econónúca. rrad. Broluneier. 675. Jay. mano de 1974). 199/¡]. IX. 11. esp. Cf. Pamplona. 455. 424. 1927 (trad. núm. L6wenthal. fr:1i\ccsa: "De 1\:sseno: de la vérité". núm. Fr:íncfort. Sein und Zeit. 1938. Gallimard. Archipiélago. p. cf. 372. Gallimanl. Kloscerm:~nn. pi-imavcra de 1983). junio de 1966).: Niazscht:.) [uad. me parece que.emim qui ne mhum mtlle part. lhrcclona. 47lll. 1943 (trad. DE. Scala. 1971). 136. de Waclhcns. Sobre las relaciones de Fouc<~ult con Heidegger.mcnro". B:~rccloll. !V. cit. Rauler. esp. col. de R. .: "De la esencia del fund2. Vom Wesen des Grundes. p. Nerneyer. núm. r. P:uís.t.!. B11enos Aires. esta gente se sitúa de emrada en los privilegios del conocimienro. 1950 (tr<~d. 780. 329-333 y 339-346: "LHommc esr-il morr?" (cnrrevisr:~ re:~liza­ C. DE IV. Véansc en c:. 25 de octubre de 1982). 372..S perdidas. p. cit. 58. núm. 1~ochm y A. !1) [trad. C(ll. p. 2 volúmenes. México. Losad. col. Gallimard.·Qué es metafisica?y Mros ensayos. 1979]: Vom Wí·scn dcr l'V(¡/Jrheit. G:~llimard. [Neske]. 768 y 770 [rrad. Un déb:~r Fotrc:~rdr-Prcti" (. Halle. primera parte. Vortriige und Aufiiitze. París. DE. Se apunta entonces a la concepción ~eideggeriana de la historia. 13onncfoy. op. no hacen sino la historia de una de las dos series que intenté identificar: la serie cÍe !a verdad conrenido histórico arriculado": á DE. París. esp. 1. op. frallccsa. 11. Rorty y C. "Vérité. Pensez'' (29 de mayo de 1973). 2000]. Corbin. n1"rm.~ep­ ricmbre dt: 1972). Fdncfort. le philosophe. t. de 'Y:/. 109. 521. Préau. 362. francesa: "Ce qui Elir l'csscnrid d'un fondemenr". 39. :~bril de l983). P:~rís. l9<í2. nú1n. 1961 (trad. esr en train de parler. 64.. ~diciones dei. pouvoir cr wi" (entrevista realizada por R.: Sendtl. en ¿Qué es metr~jhica? .~ IV.]. "Structuralisrne et poststructuralisme" (enuevisra realizada por G. de H. . es decir que el olvido sólo puede producirse contra el telón de fondo de la relación admitida y postulada de una vez por rodas del conocimient:o. Pfullingen. pp. p. 1929 (trad. rrad. M:~rtin. DE. op. Halle.: "De la esencia de la verdad". trad. pp. . L.. "Les Essais") [tr:~d. París. 11. R. DE.Serh<~l. Nemeyer. "Prisons cr asiles d:~ns le méc:~nisme du pouvoir" (entrevi~ta realizada por M.. pp. 124. tr. 1968) [trad. nú111. en . de A. fr:tncesa: Ninzsche. Biennel y A. NiP. 1954 (tr:~d. 1964.tzst:/g. 354. [\uenos Aires. 585: "Le rerour de la morale" (entrcvisr:~ realizad:~ por G. 83-87]: "Les problt':me:> de la culmre. 29 de m:~yo de 1984). l'fu!lingen. Destino. 1958. p. Gallimard. Holzwr:ge.: "A. "Les Essais" [trad. T:~ylor. Siglo Veinte. cit. 1979]. !1. Gallirnanl. núm.1d.272 EL PODER PSIC¿VIÁTRICO de la hiscoria de la verdad. trad. primera sección) [trad.. núm. esp.: El ser y d tiempo. 341. Rabinow. p. . "Les Ess:~is". Klostcrmann. París.l.: Conftrcncim y articulos. 542: "Ariane s'esr pendue" (abril de 1969). DE. P. esp.. DE r. véaJlse: Les 1\1ots . Jl. de Wadhens. rambién DE. cap. esp.~pccial: Martín Heidegger. DE. Ncske.riadna se ha colgado". núm. p. D'Eramo. en Qui:st-ce que !tJ rru!wphysiqud. "PoliriqLte er érhicpte: une inrerview" (convcrs:~ción con M. 1994. esp. "Foucault. Barbedette y A. IV. 109. n:editado en Qumitms !.

U"-.¡mento y la invocación y se ajusr:1 al rirual de la ordalía". con roda. sino a b oscuridad del aconrecimienro fururo e inquietante". en e! cual "la verdad no esd ligada a !a !uz y la mirada que un sujcro pueda echu sobre bs cos:1s. mostrar que el presunto sujeto universal del conocimiento no es. las ordalías y el duelo judicial del siglo x al siglo xm. 1967 [trad.T. la verdad que. "c. en rcalid:. en sustancia.>.l. y lo intenté los años anteriores. universal y despojada de la consraración. por lo taJHo. Madrid. "La vo!oncé de savoir". exrerior al procedimiento del juicio". la verdad método. sino una región y un aspecto -un aspecto pletórico. la vercbd relación de conocimiento. es una historia de b verdad a partir de la otra scric. [Ü<. demostración. y se sitúan dentro de esa sucesión. en el fondo.ftros de verdad en !.'.nne. desechada.CLASE DEL 23 DE ENI'RO DE 1974 273 apofámica. b. Miche! fo11cau!t se inspira en Marccl Deric. pero.tQtÍ.t Grecia ttrcaú:a.t d~ [. esp. b verdad consratación. de la verdad acomecimiento. Lo que querría lucer. Maspcro. d~ ccmocr. en las cuales "la verdad no se consr::na. de dimensiones gigantescas." d'! llt\<J. más que un individuo históricamente calificado según una serie de modalidades. por lo comlm identificada en su tecnología con la pr:íctica científica.ld. verd:1d tiene "!a forma inmediata. estJ.. ahora fundamenralmente rechazada. tecnología de la verdad acontccimicnro.: Los nttle. sino que se juzga con la forma de! jur.m'. Me gustaría hacer valer la verdad rayo contra la verdad cielo: mostrar. Un régimen. "\l'qluo. mostrar que el dcscubrimiemo de l:1 verdad es de hecho cierra En b rerccra cbsc del curso de 1970-1971.d. Parfs.r!e ?CO?'W. Freme a y comra la verd:1d descubrimiento. "Théorics er insrirutions pénales". Michcl Foucau!r r¡m:. un ritual. 12 . tratar de privilegiar esta tecnología.tt::D.. por una parte.~ se proponen en la novena clase del curso de 1971-1972. la verdad descubiena. T~urus.. un aspecto o una modalidad. la verd:tcl relación de poder.•1\~. que se refiere al sistcm:l de la prueba en !os procedimientos del juramento. de la verdad estrategia.\d. ~t\ qw::. y sostiene la necesidad de "escribir roda una historia de las relaciones entre la verdad y el suplicio". la verdad ritual. Mostrar que la demostración ciencifica sólo es. 19H2].er b.ni. deriVa en realidad de la verdad rima]. supone y se sitúa dentro de la relación sujeto-objeto. 12 es decir. que esa verdad demostración -de la que es absoluramentc inútil negar la exrensión. y que la verdad conocimiento no es. Otros Fragmentos de una historia de esas característica.de 1a verdad como acontecimiento y de la tecnología de esta verdad acontecimiento. Les !v!aitm de vérité rlam la Crece archflifJW. el poder que ejerce en nuestros días-.x". la fuerza. encubierta. por consiguieme.

1grada a "la confesión. mostrar qlte terminó por ejercer sobre ésta una relación de poder gue quizá sea irreversible -o. 58. cf. p. y núm. consisrenre en mostrar precisamente que. DE. 66.ón tres niveles de análisis: a) una "descripción histórica de la. la caza.274 EL PODER PSIQUIATRICO modalidad de producción de la verdad. 119. 681. como la prueba. p. se habían Formado poco a poco reglas polírico jurídicas de establecimiento de la verdad en las cuales. e. d . se W dccimo[(~rcera clase del curso "Théorics er institutiuns pénalcs''. 193. En lo conccrnienrc a la "arqueología''.sistem:-~ de. mostrar que ella colonizó. no en qué puede consistit. ru. . vbme las numerosas definiciones propuesta. pp. reverso histórico indispensable de la arql¡eología del saber. de nuestra civilización. DE. núm. que es por el momenw un poder dominanre y rid. y de una manera cada vez más acelerada desde el Renacimicnro. 443. 406. p. sino cómo podríamos esboz::~. 406. Hasumi en septiembre de 1972. pp. Pouc:wlr retoma es- ra distinción entre "arqueología'' y "dinástica" en una cnuevisra realizada por S. 11. mostrar que esa tecnología de la verdad demostrativa colonizó efeccivamen_te y ejerce ahora una relación de poder sobre esa verdad cuya tecnología está ligada al acontecimiento. !G7. Poclrí:1mos dar a esto el nombre de genea!ogia dd conocimiento. In verdad conocimiemo asumió las dimensiones que le conocemos y que hoy es posible constatar. 595. núm. con el advenimiento de cierto cipo de poder político. núm. 221. y distingue a la s:11. sobre la base de una serie de dossiers y de un modo muy esquemático.nico-. 101. 771-772: DE.: la verdad aconrecimiento: eso es lo que llamaré arqueología del saber. gracias a la pLtesra de manifiesto de las matrices jurídico-políticas permitida por la arqueulogí:I. en todo caso. la pesquis:t.. 48. materia de la "historia de la. 34. 1:39. Abrir el dossier de b práctica judicial significab:1 tratar de mostrar que. y núm. etc. p. consultado gracias a la gentileza del seíior Daniel Ocfcrt).r!a. parasitó la verdad aconrecimiento. núm. y acerca de la cual traté de mostrarles. b) una "arqueología dd saber". el basamento de las calíficaciont:s del individuo cognoscente. 643-M4. p.~ ciencias".. ). e) una "dinásrica del saber" 13 qne.'l:pJicita e1 senddo dd rodeo por lo que Fouc. 4~8-499. se sitúa en el "plano donde caben la mayor ganancia. la estrategia. núm. 1. 119.1u!t denomim "matrices jurídicopolfricas". DE. núm. el mayor saber y el mayor poder" (marHJScrito del curso. 242: nüm. reducir así lo que se presenta como verdad de constacación o verdad de dcmosrracióo al basamento de los riwalcs. IJ. en el transcurso de nuestra historia. que rmna en cuenra las rebcionG-s del saber y d poder. y núm.~ ciencias". p. núm. 57. pp. 330. pp. 2HI. 13 Es preciso hacer además orro movimicnro. cons. p. a rravés ele esa pdctica. rv.¡ prueba". y nlun./¡68-469.') por ~!: DE. p.

En primer lugar. 14 Sea como fuere. la serie de la verdad-pruebaacomecimiento ya no corresponde a gran cosa en nuesua sociedad. pero ya hace mucho que el juego se terminó y es inútil volver a él. con una tecnología de b. que esa tecnología de la verdad acontecimiento podemos encontrarla.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 275 veía refluir. al menos.:cimicnLo fue recubierta poco a poco. y trataré de llevarlo a cabo en los próximo. 217-301. cte. desde una perspectiva histórica podrían decirme que todo es muy lindo. por otra tecnología de la verdad o. en lo tocante a la pedagogía y el caso de la infancia. para la atribución de la culpabilidad a un individuo. que se intentó recubrir esa tecnología de la verdad aconrecimienro. profúicas. dur:~.. También podríamos hacerlo.)gía de la verdad rayo subsistió durante mucho tiempo y ciene una importancia histórica muy grande.Y. . las formas judiciales de las que les hablaba hace un momento y los años anteriores: en el fondo. no er:1n en modo alguno métodos para descubrir realmehte lo que había sucedido.ntc el siglo XJX. de codos modos. anterior al siglo . Lo que querría hacer ahora respecto de la psiquiatría es mostrar que b verdad del tipo dd aconn. El "juicio de Dios" ()las pruebas del nli.do efectivamente en el nivel del gesto crimirwl. Recuerden lo que les cleda con referencia a b juscicia medieval arcaica. etcétera. verdad prueb:1 e instalarse la tecnología de una verdad de constatación. eh ses del 5. cit.s años. tal vez.~mo ripo eran l<l En los hechos. pero que. a propósito de la locura. esa tecnol(. la imagen misma de lo que habb pasJ. verdad demostrativa. se trata de una tr~tnsfornuci6n muy profunda y fundamemal. desaparecer la tecnología de la.-. pp.. una verdad aurenrificada por los testimonios. me parece que hay aquí algo muy distinto y que en nuestra civilización CSJ. Les Anormaux . . aproximadamemc: el procedimiemo medieval para el descubrimiento del culpable o. No se trataba en absoluto de reproducir en el "juicio de Dios" algo que fuera como el anafogon. (/p. 12 y 19 de marzo de 1975. verdad acontecimiento. mejor. Michd Foucauh no seguid ese progr:um.Jl.. en viejas prácticas -oraculares. En realidad. de constatación. esos procedimientos que a grandes rasgos podemos incluir bajo b rúbrica del "juicio de Dios". con excepción de las observaciones acerca del papel de la infancia en la genentlización del saber y el poder psiqni:irricos en el curso de 1974-1 ~75.

. 1965.J... cf. La Hitrarchie des prezwer dnm k droit savnnt du M oyen Age. Célesrin Louis Tanon. 15 en las técnicas judiciales medievales. la "cruz". Cf: Adhémar Es111ein. Lcrouzey ct Ané. 19-83. 1978]. pp. 1893. cit..mfesión no basta p:ua pronunci:lf la senrencia. Elphege Vacandard.. nor:t l 2). Histoirc de la procédure aimirt~lü m Frtma. pp. La Preuve. no pretendían hacer el ra- 15 Derivado del inglés antiguo ordal juicio. cap. no la busca por sí mismo". 69-97. Adhémar Esmein.. Gusrave Glorz. 16 En los procedimientos esencialmente awsarorios en que se rrata de tomar a Dios como 1csrigo para que de Él resulte la justeza o la desesrimación de la acusación. c!:J. !1.chd. véase Michc! Fotlcatdr.. 1905. la cr. en la cual seííalaba que en los "rraramienros que se aplicaron a b locura. hace referenci:J. 407-408 (pp. t. Jean-Philippe Lévy. Gedisa. p. A. Múnich. 1906. "La vérité e' les formes juridiques" (1974). ¿tudes . un llamado a Dio3. 42-45. u spicinlem~nt de la procMur~ inquiritoire depuis 1~ xuf sihle jwqtt'ii nos jotm. 260-283. pp.. Hiuoir~ dts tribunau. pp. art. Picard.1 volonté de savoir". 1939. op. Histoire de la proddure crimine/le.. 1. DE. el "agua fría o hirviente". p. esp. col.les et juridiques wr l'rlntiquité grm¡1u.fin du )(JI/ sil!ck. 572-577 [uad. "Les ordalies au Moyen Jige: doctrine. Michel fou:::ault evocaba la cuestión de [a onblía en la tercera t. pp.276 EL I'ODER I'SIQUIÁTRICO procedimicmos destinados a resolver la manera de determinar al vencedor en el enfrentamienco que oponía a las dos personas en litigio. Véase también Michel foucault. vol. r. Kosd-Vcrlag. V. 1139~1152. Sirey. Pjrís. Jean-Philippe Lévy. . 2. París. re- nnúsr. XVII. La rose et Force!. en Recueil d~ La.sre procedimiento "el proceso no es una instrucción cuya mera sea buscar b verdad[ . pp.. "L'Église cr les ordalies".). r. op.:t.sc del curso de 1971-1972. 1931. s~ remite a Él la rarea de hacer resplandecer la verdad. Ltt Hitrarchie t!es prem1es . Albert Mi. en AlfreU Vacant \dlt. cit. r.uorio y d sistema de prueba. el "juicio de Dios" u "ordalia" pretende v:mja.nce du droit roma in jusqufl /a .iudes de cririqu( et d'hisloire religiew~. . pp. Surl!cil/cret punir. Société Jean B¡)din. París.. Cf. wpra. 1949.bsc del curso ya citado de 1970-1971.: Henry Charles Lea. Lecoffre. Hcrmann Nortarp. 139.. y sobre la de [a "cruz". "Lordalic". ercérera. en J. ni siquiera la confesión era en esos momentos un sig· no o un método para descubrir un indicio de culpabilidad. pp. Cf. législarion cr prarique canonique". de que Dios interviene en la causa por juzgar durante la rcaliución de pruebas como la del "fuego". rit. Barcelona. Dictionnaire dt théologie catholique (1930). 490498.: Ltl verdtJd y las formm jurídica. 464-479. en e. dedicada al procedimiento acus. . Hacheue. IJlás adelante. 215-228.r las cuestiones litigiosas con la idéa. 2.-1~ L~vy. et J. pero el jue1. núm. Rechcrches sur les cmm llli"ques du . París. pp. Sobre la conresión. 273. Yvonne Bongert. 16 Cuando los inquisidores de la Edad Media rorturr¡ban a alguien.. 163. 1956: Jcan Gaudemt. encontramos algo parecido a la prueba ordálica de la verdad".{ au X!!l siecles. XI. depuú In. "L. Cotttsurtcilstudien. pp. . Como desraca J. L Larosc cr Force!. "'·OrdarieS'.rocin... ] Primitivamente es una lucha.: d~ l'!nquisition en Franu. op. París. 189-214. el "hierro al rojo". París. La noven:J. Bruselas. 1882. 11 Histary ofthe lnquirition . cit. a ella (cf. sobre la pena deJ "fuego". l. París. 4 58-4 59 del tomo l de la traducción francesa).. op.

sec. cap. Ad E\·tirpanda. en consecuencia. pp.. en Fernand Cabro!. "La procédurc inquisimriale".. por lo canto.l. Henri Leclercq y Hcnri~lrénée Marrou (dirs. 1935-1938.. Ut Negotium FideL N mencionar la cuestión de la Inquisición en la tercera clase del curso ya cir:1do de 1970-1971. mdo esro podía inscribirse en un sistema de significaciones: quiere decir... Henri Ledercq. el procedimiento inquisico· rial se incorpora al derecho canónico. Dictionnaire d'tm:hiologie chrétienne et de !iturgie. 1953. 1907. 175. y menos aún esa prueba. Foucaulr dice de ella que "se rrata d_~ muy C'i'l"lt CCS"d ~U\'.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 277 zonamienro hecho por los verdugos acmales. b c\:. Louis Tanon. Véase M. \'. G_U'C. . por supuesm.s~-6¡'. \'. t. C!nquúition. Surváfler et punir. n. cit.~ bula del 15 de mayo de 1252..m. op. aunque no amaíudas.r. El recurso a la rorrura judici:1l es aprobado por un. Elphi::gc Yacandard..'. Histoire de l'!nquisition t/fl Moyen Age. París.-:. núm. ésa es la mejor prueba. había perdido en el enfrentamiento y.. op.f\t). col. el úlümo episodio. entre el juez y la persona inculpada o sospechad. Histoire de l'!nquisition . "La volonté de savoir". y DE. Histoirr des triburuw.:¡_. '~\'.: Henry Charles Lea. que Dios lo ha abandonado. Picard.'iÜ"dÜ. 111. art. 17 Y fue necesaria roda una esucización de b 17 A diferencia del medio de prueba soberano que es la orda!ía -expresión misma del testimonio de Dios-. cit. Pero me arriesgaría a señalar que no era en absoluto el signo prosaico de su culpabilidad: era b últim~\ fase. e. Étude hisrorique et critique mr le po1•voir coercitif de I'J:.\-6n Ü~ U. aun más convinceme que el testimonio presencial.tmc. por decirlo así.:toma las formas ordilicas".'í'Jt. el verdugo del medioevo no inrencaba obtener nada de eso. A. Poucaulr. y que es d siguiente: si el interesado mismo llega a reconocer que es culpable. pp. torturar a alguien significaba en la Edad Media entablar.. ia conclusión de un enFrentamienro. pp. XV. 2447-2459. cit. pp. 1953. Cuando en 1232 d papa Gregario JX encarga a los dominicanos el esrablecimiento de un tribunal de inquisición. sobre !a lortur". pp.. Letouzcy cr Ané. . Milán. Cf. J. . una verdadera lucha física cuyas reglas. y ratificado en 1256 pnr otra de Alejandro JV.specializado en la búsqueda y d castigo de los herejes. y cuando cedb.~s". r. en el seno del pensamiento y la práctica cristiano~.). De hecho.'í'. era simplemenrc la realidad del hecho de que había perdido en el juego. 2 vols. se lo podía condenar. 11. 810~811. Pie ro Fiorelli.. París. la tortura es una manera de provocar la confesión judicial. op.x de l'lnquisitwn .. La Tortura giwliziaria nel diritto comune. eran perfectamente desiguales y sin ninguna reciprocidad: una lucha física para saber si el sospechoso iba a aguantar o no. 'Torture··. Bloud cr Goty.. 9. 163. etc. Hcnri . i'<:. 326-440.'g!ise. p. rL . l'a· rís. "Procédure des tribunaux de I'Inquisition". d. Giuffre. 470-478. Sobre la Inquisición en general pueden consultarse: Jean Guir:md. 3" ed. 43-47. A continuación y secundariamente..\171 CC. j E. no se trataba tanto de una prueba demosrraüva de su culpabilidad. 450-4~3. de Inocencia JV.

de <~Cuerdo COI\ cierw margen de az. la búsqueda alquímica? Esa búsqueda implica. 19 Cf. 115. mediante el restimo. d t:lllOStf:lCI p..278• EL PODER PSIQUIÁTI\ICO . entre los cuales acaso se contad. fitudes mr les origines de l'!nquisition. Vrin. IR Esta cuestión consriruyó el objero de la decimotercera clase del curso ya citado de 1971-1972. la adquisición ele un. verdad que ha dt. 20 Esto hace. París. "Théuries er ínsritucions pénalcs". en definitiva. lo que ésra hizo jam~í. esp. y p. debe prepararse para la prueba de la verdad. p.Alianza.s fue refutado cfcct:ivamente por la química. J. col.rís.!es que simbolizan la muene y resurrección del neófito". Dt~ 11. "Idées et Rc.:be ser sin descanso el de un buscador al acec:ho [ . el opw es Ja puestn en escena ritual de wws cuantos acomccimientos.lquí· mica. ]. Para reromar de manera muy 'grosera sus principales características. es decir su cJ. la pesquisa y la prueba. y que éste deberá caprar y comprender con exacritud. nueva edición revisada y aumenrada. consagrada a la confesión. revisada y anmenrada. P:J.rcsultado determinado. razón por la cual b alquimia no puede aparecer en la historia de la ciencia como un error o un callejón sin salida científico: no responde y nunca respondió a la tecnología de la verdad demostrativa. 2 Como recordará Lucien Braun en una comunicación sobre Parace!so y !a alqui111ia.1. Flammarion. no ranw mediante la acumulación de una serie de conocimientos como por el hecho de pasar adecuadamente el ritual requerido~ 19 Además. suerte o bendición. !a inicíación de un individuo. 1%0. Mircea Eliade.:cberches". "el procc:Jer de! alquitHÍSta tlt.:¡ a su establecimiento en el acta.ar. . 1999]: "Ninguna virtud y ninguna eruúícíón podían dispensar de fa experiencia iniciática. b. en sustancia.: it'l'll11}pir o p<~sar como una oportunidad que es preciso aprovechar.: Herrerm y alquimistas.es. 18 11!0 :. En el Fondo. la única capaz de efecn1ar la rupmra de nivel implicada en la 'tr.ntc wdo. en un momento rimalmente determinado pero siempre enigmático para quien actúa. se pasara de esa técnica de establecimiento de la verdad en la prueb. 127: "Toda iniciación entr<!iía una serie de pruebas riuw. ·] Paracclso ° .lificación moral o· su calificación ascética. respondió de cabo a rabo a la tecnología de la verdad aconcccimicnro o la verdad prueba. núm. Véase el resumen del curso. F01gerons et alchimistes (1956).. en la propia operación J. finalmente. pp. 390-391. e! o¡ms alquímico no. ¿qué es. que el saber alquf- Maisonneuve. 13G [trad. por otra parte.¡nsnmta· ción'".justicia para que. Madrid. 2a ed. y1 "6 11. t 977.)dríamos decir lo mismo de la alquimia.

Yates. 1-lerwig Buntz. Fondo de Culwra Económica. Véanse: Wilhelm G:ur?. es decir que cada cual debe recomenzar todo el ciclo de las iniciaciones. PaJerborn. Olten. en este saber no nos subimos sobre los hombros de nuestros predecesores. si está preparado o si la ocasión es propicia. pp.3]. René A!!eau. Dervy-livres.: Giordano Bruno y In tradición hermética. en Jean-Claude Margolin y Sylvain Manen (dirs. esp. Ariel. Nueva York. Londres. r>clfond. H. 1993. Anthofogit! de f'rzlchimie. 1956. Weinheim. 12G-129. México.f! zur Geschichte der Technologie und der Alchemie. Bonifacius. z. Emil Pbss. Walter~Verlag. Eliade. sobre las fases dd opm alchymicum.. 1940). Mil:hc! Caron y Se'rge Hutin. ~ Lo digno de destacarse es que a veces. siempre de cero. 1964 (trad. Bemard Husson. París. por lo demás-.~c ce J'alchimic". Aubicr.c. París. 1938 (trad. Foucault aborda la . Barcelona. París. Múnich. p. Sinn und 21 W'eftbi/d. el secreto. 2000].). cf. de rodas maneras. las iniciaciones rituales. 1988) [Lrad. Lucicn Braw\. TittJS BurckiJarch. francesa: Giordano Bruno et ftl rradition hermétiqzu:. 1949 [trad.r de /'al~ chimie trrtditionneL!. Aspect. Petit-Dutaillis. 21 ve cu d proceso alquímico un parro constante. Forgrrons et nlchimistes. Tht Akh!!mists. Frank Sherwood Taylor. Heinz Rooscn-Runge y Heinrich Schipperges. A!chimia: !deo!ogie zwd Technofogie. f"ounders of Modern Chemistry. Vrin. 198. esp. pone sobre la pista de algo que se producirá o no st: producir~. Fundadores ele la química moderna. cae en manos de alguien. Seuil.. 210. en que clmonwmo subsigtJienre siempre es una sorpresa con respecro al que lo precede". l3:1rcdona. 1953.dirions de Minuit. francesa: L/Uchimil! tltl Moyen-Age.cnmiillcr.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 279 mico sea un saber que siempre se pierde. 1970. esp. que po d ra ' reconocer1 gu1en o o no reconocer 1 o. 4-7 ddcembre 199/). Paidós. en efecto.r. Schuman. op. grimorio del cual podría creerse que no es nada pero que en realidad contiene lo esencial. París. tan secreto que ni siquiera se sabe que lo es. ALchimie et philosophii! a fa Renaissance (Actes du enlloque internationaf dt• Tours. en manos de al. 1964.: Afquimif1. justamente. Frances A. 1971. y los estudios reunidos en ·fleitrii. Les Alc/.• cd. quedará enterrado en algún texto o grimorio que un azar ha de poner nuevamente como una oportunidad. París. Giordano Bruno and the Hennetic Trndition. "P:Jracel. t. Véase asimismo M. incapaz de tener las mismas reglas de acumulación que un saber de tipo científico: el saber alquímico debe recomenzar consranc:ernence. Heinz Moos Vcrlag. en todo caso. Rourledge & Kegan Paul. rrad. 1960 [rrad. A!chemie.imistes. Rolland. Verlag Chemie.: signijictulo e imagen del mundo. tradtJcción de M. cit. volverá a perderse o. coL "Le temps qui courr". salvo si uno ha Juavesado. como el kairos griego.: Los alquimistas. Die Afchemie im Mittelnter. de G. París. 1977]. algo así como un secreto -un secreto siempre enigmático. Y ese secreto.

como el galenismo o la i:moquímica. 23 e incluso hasta la medicina Cuesrit'ln de la alquimi. Ginebra. wpra.z la psychologie de J'histoire des scienm. y en "La_ maison des fous" (1975). Tesalia.).280 EL PODER PS!QU!tÍTR!CO Bien. Sin embargo.:cr.yo de 1973). Como señala M. 180 l-1852. La edición fundamcnral de las obras de Hipóerares sigue siendo la bilingüe de Lirrré (cf. en August friedrich Pauly y Georg Wissowa (dirs. desde Hipócrates 22 hasta Sydcnhanl.. Le.. M. al elevar la observación a la jerarquía de método. Vlll. cit. 1953. op. Contribution l. lr1 lvltdeciru: hippocr. nacido ef! 460 a. Rralmcyclopddit:.ler. Sydenha. Londres. .ischen A!urmmrwirremchuft. De Gruyter. JI. mim. lJ Thomas Sydenham . cok 1290-1345. wmar en cuenca los símomas descriptos por el enfermo. y en ese sentldo la alquimia no se in:. esa tecnología de la verdad prueba o la verdad aconre<. t. en Larissa. París. cit. París. demro de un saber que quizás no calificaremos de cicncíflco. pero que de rodos modos rozó. ML "Hippokrares". médico inglés conocido por los cambios que aporró al saber de su disciplina. en A. contra los sistema~ médicos que. op. Wissowa (dirs. en la. Sus obras. pp. 693-694. Cf. Keuilby. Cf. 586~587. Permaneció en el corazón de la práctica médica durante siglos: en líneas generales. Jacques Jouanna.(l624-l689). Hippokraus tmd die Begründung da wissensc!Jitjiiithen Medízin. isla dórica de Cos. l67G. cols. DE.¡ en su teret:ra conferencia sobre "La vérité er les formes juridiques" (23 de m:~.uir¡tu (serie de eswdios en francés r alemán). Max Pohlcnz. VJ. habiró los confines de la ciencia y acompañó su nacimiemo en el siglo XVIII -y me refiero a la medicina-. [ni] siquiera a rículo de esbozo. nota l 0). Merhodw crmzndi fthm.cribe de ningún n1odo en 1a historia de la ciencia. Droz. 1966. Publicó el resulr:1do de sus ob~ servadones en Obu-rvation~s m~dica~ cirr:rz morborum anuvrum historiam u cumtion~m..: Knud ..~ Bdles Lenres. Pour une nrchtologie de l'écoie de Cnide. Robert jo! y..irnienco permaneció durante mucho tiempo en el corazón de la práctica médica. 1948-1963: Ludwig Edelstein. propiis obscrvationibus mpmrructn. l ! Hipócrates. op. [ni] siquiera a rículo de posibilidad. Le NivMtl de la science hippocratiqru. (!972). 1974. 1938. Pauly y G.). Realencyclopddie der cLass.1n a un en~ foque especulativo ~ello le valió el nombre de "Hipócraces inglés"-. Stuttgan. Charles Lichtc~nhade!".. y elaborar una descrip~ ción "natUralista" de las enfCrmed:tdes.C. 9 vals. 205-207. supl.c. Les Belles Lctrres. "Nachrra~c: Hippokrates".: Gossen. Hippocrate. recurrí. pp. en Asia Menor.m organizó el saber de la pawlogía según nuevas norm::ts. pp.. constituyen el núcleo de lo que con eJ riempo llegará a conocerse como corpus hipocdrico. Foucault en Hútoire de !nfolie. cit. . Berlín. F. ~scriras en el dialecto jónico de los sabios. murió hacia 375 a.. codo estO corresponde a una tecnología de b verdad que no tiene nada que ver con la tecnologla de la verdad cic:míftca. t 901. que brindaba la posibilidad de reunír los casos clínicos en "especies" mórbidas definidas a la manera de los botánicos. l4G.

233-240. d texto cirado corresponde :1 la p. ThomtJS Syd~nham. Véanse las ediciones inglesa y francesa de sus obras: R.. und die Krankheitsbegriffi da Renaissance. trad. Sydenham et Boerhaave dam fes maladies m~e. pp.. 29-33.humoral de los "vapores": "La afección hisrérica [ . 1947. Lester Snow King. 85). no me rcflero a lo que en la medicina comenzaba a esbozar Faber. pp. pp. vol. J. fa physiologie. Kennerh Dewhurst. "Psychologie comcmporaine".¡nccsa: Diuertarion en form. en comparaison entre la pratique d'Hippomue. como Jo recuerda Michel Foucault en Histoire de lafoiie . 11.l o no" Véase también J. . tr. cap. Londres. Translmedfrom the Latin Ediúon of Dr Greenhi/1. "Empiricism and rationalism in rhe works ofYhomas Sydenham". Londres. Emanud IkrghoiT. in chirurgie et les doctrinr:s de pathologie gentralt. Larham (comp. Chicago. Seghcrs. E Jaulr y J. fr. cf.: llza Veirh. ses doctrines.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 281 del siglo xvm. G. Medizinische Wochcnschrifr. 1956. 65-127. sa vie. Entwicklungsgeschichte des Krankháubegriffis. pp. son influence". 1965 (rrad. ponerse en cap. 3. Wdlcome l-listoric. 1682 (rrad. 1752. sa prarique. Tourel. 30. 1. esto es. (:humes. en Bulleti!J of thi! History of Medicine.d. trad. de S.t L Sydenham es. brís. en qué momento debe esperarse la crisis. de qué tipo debe ser y si se !levará por completo d ma. por una corrupción del semen o la sangre menstrual.-B. "On hysrericd and hypochondriacal affections". J. with tZ Lift of the A11thor. cit. L] rcst~ha de indispensable necesidad insrruirse a fondo en la doctrina de las crisis y los días críticos [ . J. University of Chicagu Press. der englische Htj!ftJkmm. é:ssai sur !tZ conformiti de la mtdecinr des ttnciens et des modernes. duranrc 22 siglos?~ En la medicina -no hablo de la ccorb médica. . pp. 1973. 1848-1850: CEuvm de m!decine pratique. una de las personas que contribllyeron a privilegiar una eXplicación de la histeria en términos de rrasmrnos fisiológicos de los nervios. referidos a los desórdenes de los "es· píríms animales". Aymen. 44. Dissertruio epistolnrir ad G. cit. 75-76: "Para él [el mCdico.e de &ttre a Guilla u me Cok. de A. ] procede únicamente del desorden de los espírirus animales y no es producid:~. Cf. Rault. l. Cavalier. t.¡cidad de descubrir si la cocción de los humores se h.. Londres. Cole de observationis nuperis circa curationem variolamm. necnon de a/ftctione hysurica. París.. pp. pese a lo qt¡e digan algunos autores. 138-14G). y HysteritZ: The History of tZ Disease. en CEuures de médecine pratique. pp. 706734. col. J.). comprentlltt !'anatomü. De m'ám:ra más general: Charles Darcmberg. 23.. itZ médecine. DisserttZtion {mr} lesjours critiques . Parls. 2 ~ Michel Foucaulr se apoya en la obra de John Barker (mencionada en el manuscrito).¡pores malignos a los lugares . Crtlien.¡fectados". Hlstoirr clrs scimces midietdes. Kettilby. francesa: 1-listoire de l'hystérie. \Y/. Sydenham Society. op. Viena. pp. conua la explicación tradicion:~l que :~ludía al útero y el modelo . Schontberg. en Bu!letin ofthe History of Mdicine. porradores de v. vol. . Monrpellier. 68-73. 2 vols. op. 305-308.ui!s.. Maudrich. Múnich.. 1749. conjluentium.. Thomas Sydenham. "Sydenham. pp. 1%6. París.-R.U Medica! Library.-B.¡ce como corresponde o no. Baillú:re.. (1972). L ll. Dreyfus. Dr ThomaJ Sydenham (1624-1689): His Lift and Original Writings. 1970. The W-órks ofThomas Sydenham. 1932. 1816. 1870. de R.

es decir cuando se corre un riesgo ele vida o mucne o de paso a un estado crónico. el momento en que se produce un cambio decisivo: "Hay crisis en las enfermedades cuando éS[aS aumenran. designa. sec. se transforman en arra enfermedad o se rernúnan" (Hip1Scrares. en la evolución de una enfermedad. 25 ¿Es el momemo de una evolución? No del todo: para ser exaccos. 25 La t. § 8. Louis Hourgcy. Hútoire des sciences médtádes . 258-319. mejor. p.raphique.282 EL PODER PSIQUIÁTRICO como algo semejance ::1. cap.. !. trabaja con rodas sus fuenas a fin de evacuar la m:ncria morbífica" (cimdo por Charles Oaremherg. du arts et des mltirrs de O'Alemben y Dideroc esté firmado pur un gran nombre de la medicina. t. Société Typog.). en ella misma. una anatomía o una fisiología-. Kpl. ¿qué es la crisis en el pensamiento médico desde Hipócrates? Lo que voy a decir es.k<ciones. véase N:rdia Van Brock.-1776) y ocupe 18 páginas in folio (Lausana. Afficúorn. en A. como se sabe. en CErwrcs completes. op.. poco más o menos. t. . París. IV). . combate del cuerpo comra la sustancia rnorbífica 26 o llama la irnportancia de la noción el hecho de que el arrfculo "Crise" de b Encydoptdie ou Dictionnaire misonn¿ des scimus. . 236~247. r. Bat3lla de la Namr~deza y el M~l. cit. . Dictiomuúrc cncyclopéditpu des scienm mtdicales. p. Observation a e. ese algo es la noción de "crisis" o. DE ll. la definicíón propuesta por Sydenharn en sus Observationes med/cae . 11. 216) Juad. cit. para conservar al enfermo..'"<:jlérienct chez les médecins de !a Co!lection Hippocmtique. op. 1879. se debilitan.m.s prúccicas médicas que se organizaron en mrno de esa noción. muy esquemático. breves desapari~iones de la noción. !.Soim et guérison. en la práctica médica. núm. París. Hamelin. . VI.. 1961. etcétera). es el momento en que amenaza decidirse la evolución de la enfermedad. 1953. op.sieck. Pierre Chanrr:!in~. 1!~). 584. Théophile Bordeu (1722. el conjunto de la. . . En SUS[ancia. el momenco de la batalla o. 1754.médéc Dechambre t'l aL (di1s. y en ahsoluto a la verdad demostrativa. 20 Tal es. ¡a serie. :m. había algo que correspondía y siguió correspondiendo a lo largo de 22 siglos a esa tecnología de la verdad prueba.. en Dictionmtire itymologique. Klinc:k. Vrin.: Sobre Lm '!.. cit. cit. § 1: "La enfermedad no es otra cosa que un esfuerzo de la namraleza que. en Tratados h(pocrdticm. pp.".>e". reapariciones. XXIII. "Cri. pp. t. esp.m¡. t. cit. el momemo preciso de su resolución.. 717). desde luego. p. CE: G.. pp. Sobre los términos médicos griegos. op. 11. op. Véase Michel Foucudt. ''Kpí. RcciJercheJ mr le vowbulairt: medica/ du grcc ancil-n .au. en la relación que el médico esrableda con la enfermedad. 1847. pues recorreré pretenciosamente esos 22 siglos sin tener en cuenta rodas las modificaciones (sobresalcos.. ¿QUé es la crisis en la práctica médica previa a la anatomía paro1ógica? La crisis. 693-694. 146.. la crisis es el momenco del combare.

. Subte esra medicina Jd siglo XVI!!. "Srudien w Fricdrich Hoffmann (llí60-17tl2)". sus momentos prescripms por el calendario. Cf. cit. Rothschuh. Kjng. de J. etc.ing: The Mdicai World of the Eighteenth Century. de L. pp. Hipóerares ya distinguía entre las fiebres las que tienen crisis los días p:ues y las que las tienen los días impares. pues los días de crisis p:tra. pp. 1. el tri- En Hisroir~ d~ la foli~. 1-b. véanse las contribuciones de Lesrer Snow K. 46. trad. vol. op. la química y las ciencias na[urales. de los sólidos contra los hu~ mores. cf. Held on September 1 1964}. Mediante b imegración de los aportes de la física. r. 245 y 285. . Véase r:riedrich Hoffmann. Rcnyeriana.. ll. Así. 27 Y ese combare tiene sus días determinados. S. Bruhier. cit. Histoire des scienw médicales . cr1 e(ccm.lle. y Medicina rationaiis sysumicn. Foucauk ya ponía de relieve el desplazamiemo que se produce en la medicina del siglo XVIII. cap. 1972. francesa: La Médecine raisonnte de M. pero esa prescripción de los días críticos es ambigua. 1-15. 905-952.. op.. París. cuando "se demanda el secreto de las enfermedades a los dem~. 1740.sullado de una aheraci611 del equilibrio de sólidos y líquidos: fnrtittttiones medicae.:mos líquidos y sólidos del cuerpo". 1703 (tfad. Studhoffi Archio für Geschichte der Medizin.: C. Briasson.~rcmberg. cit. una enfcnnedad enarcan. la crisis puede darse el cuarto. Hoffinann. el décimo. como dirán los médicos del siglo XVIII. op. 1976. pp. X-'<V!. de J.. Magdeburgicae. r. 1-imdmnaua medicinae ex principiú mechanicú et practicis in wwn Philiatrontm succincte pmposita [.] jam tltlcta et emendnta. Huan. . 897-903: Lestcr Snow King. de acuerdo con su perspectiva mecanicisw. vol. y "Medica[ thenry and practice at che beginning of che eighceenrh century"..: Charles Ü. pp. París. Daremberg. 1738. t. Macdonald/American Elscvier. Michel Foucault.. 1971. University nf Chicago Press. . Cf. considera las enfermedades como el resultado de alter:1ciones de las partes sólid:~s y líquidas del cuerpo y de sus funciones. 1708. el vigesimoctavo. de La Memie. . 10). . 1O (rrad. (1972). 1. médico de Halle. y. Herrnann Boerh:~ave (1668-1738) hace de la enfúmedad el re.. Histoir~ CÚ la folú . y ya no a los "espíritus animales". Universitaire Pers. pp.-J. Fr. p. fr:mcesa: lmtinuiom d~ mtduinr. Thc Background of H~rmann Bo~rhatwr:'¡ Doctrin~s (Boahaave Lectrm:. inglesa: 1-imda~ menta medicinae. 27 rh. Van der Linden. Es decir que cada enfermedad tiene su propio rirmo de crisis posibles y cada enfermo tiene días en que la crisis puede desencadenarse. 11. Kar! E. el decimocuarto. . en las primeras. Londres y Nueva York. 60. 163-193 y 235~270. in ums llnmu exercitlltionis dom~sticos digesrae. Chicago. en Bulletin of the Histury of Medicine. Friedrich Hoffmann (1660-1742). 1965. una sucrre de ritmo llatural que es precisamente cuacrerísrico de ese rnal y sólo de él. erc.. 1718-1720 (trad. trad. 1958. el octavo. el sexto. trad. 2 vals. ..Hribuye un gran papel a bs modific::~ciones de la wnicidad de las fibras y de la mednica del flujo sangulneo. p. O. Leiden. Hiuoire des sciences medien/es .CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 283 batalla. Leiden. Halle.

en los días sexro. 29 Así como había días en que no podía iniciarse una batalla. § 11. París. cap. 4 vok. Histoire de la.V"tEÚEcr9at. 1913. París. 1879~1882. Seuil. t. Greek Divination: A Stud_y of its Methods and Principies. 679-681 [trad. !!.. déci~ mo. Pero también es una oportunidad que debe aprovecharse. r. más o menos como ocurría en la adivinación griega con la fecha considerada propicia.iculo". E.. pero había con ello una especie de com~ plicación ailadida. En bs afecciones que se juzgan los días pares.mo había malos generales gue no libr:~. cit. el octogésimo día. Jean Defrad:~. op. consultar a un oráculo.ban la baralb un dí:l propicio. 157-195. pp. ocravo. Sobre la "mánrica" griega en general. el primer periodo llega en el cuarto día y luego.). cit. r. que significa "pronunciar el or.. París.. París. 81~85. así co. por lo tanto. !. 1840. vigésimo. decimocuarto. de la crisis. La !v!ttntique apollinienne a Ddpbes. Vémse también: Willia. 28 . crisis que conducían por fuerza a una evolución desfavorable. el quincuagésimo. 1950. Prcsses Universitaires de France.s. se juzgan los días impares.rn R. aunque envejecido. posible. Jcan~Pierre Vernanr (comp. en ese momcmo. op. de suerre que.). el rrigesimoctavo. 28 Y esw genera en Hipócrares y la medicina hipocrática una especie de descripción ""7no podemos decir sinromamlógica. y. conjeturar según los oráculos.V"tt<.284 EL PODER PSIQUIÁTRICO gesimocuarto.. "Fréquence des consu!ta•ions". las que tienen redoblamientos los dbs impares. o al menos que el mal renderi de manera notoria hacia lo mejor o lo peor". sexagésimo. Podrán advertir el juego de esra crisis que es a la vez el ca~ Hipócrares. 9 " Sobre la determinación de los días fastOs o nefastos para.~ivamenre. Diuinfltion et rationalité. Londres. habí:t enfermos o enfermedades que hacían su crisis un día poco oportuno. el libro fundamental. Pi erre Amandry. pp. en Tratados hipocráticos. de un carácter intrínseco a la enfermedad. divina:ion drms I'Antír¡uité.<.: Epidemias. Halliday. pp. t. obrar como adivino (VÓ:. que la caracteriza a partir de la fecha obligada. centésimo [ . sigue siendo el de Augusre Bouché-Leclacq. Vll. cuadragésimo. había días en que no debía suscüarse una crisis. octogésimo. succ. Roben Flace!iere. Macmilhm.. Lcroux. esp.. cit. lipidémie. Se trata.). l%8. "La divinarion en Gri::ce". en André Caquor y Maree! Leibovici (comps. 1974. op. Deuim et omcies grecs. tercera sec.E"ssai wr Le fonctionnement de l'rmzdt:.de la enfermedad. cf. derivada del verbo JlO. de Boccard. en CEuvm compl/!us. La Divination. v]: "Las enfermedades qur~ tienen redoblamientos en los dh1s pares se juzgan los días pares. de lo cual no debe deducirse que::~ cuando la crisis llegaba en un momento propicio el resuhado fuera siempre favorable. se daban malas crisis. ] Es im~ poname prestar at~nción a dio y recordar que tn esos momentos de la enfermedad las crisis sedn decisivas para la salvación o la muerte.

agorad:1. ere. con sus variables de tiempo. 103. Hipócraces. esp. 111: "El mejor médico es.:J. 11.K -coü ic:. no sólo se trata de un momento discontinuo sino que.] a la enfermedad". en su verdad. a decir verdad. define el modo de inrervención del médico.s suflcienr. pues si se . su verdad intrínseca. La crisis es la realidad de la enfermedad que. L rr]. en qué momenro y de qué manera es preciso alimentar". se convierte en verdad.se produce en lo que es su verdad propia. no se rrab~rá en combate y la crisis no sobrevendrá.es..da futuw".. y sin fuen.. en Tratados hipocráticos.arnente d únlco medio a través del cual él puede tener influencia sobre la enfermedad. se estará en condiciones de administrar :d cuerpo lo que le es útil.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 285 rácter intrínseco y la ocasión obligaroria..: Sobre los j!atm.p:t. "si se conoce la causa de la enfermedad. y en ese momenro librará la batalla para vence~ 2 o. en el momenco en que se suscita la crisis. a mi juicio. por un lado. 32 Según los 1érminos mismos de I-lipócrares. aquel que sabe cor1ocer por anticipado[ . en CEuvres compli!m. t'pidimús. Ames de la crisis la enfermedad es esto o aquello. además. es el momento en que la enfermedad -no digo: "revela" una verdad oculta en si. can b. la enfermedad esrall:J. Cuando esas cosas se conocen. por decirlo de algún modo.. el papel del médico consistirá emonces en refoo. cit. 93 [na d. tipos de resolución. tercera sec. ·cf. Drs vents.EVOt. ¿cuál será la comecuencia? La enferrnedad.Ú la energía de la naturaleza. § l.la refuerza demasiado al combacir contra la enferm~dad. VI. Ahora bien. Pues. 30 En primer lugar. prever la crisis. ¿cuál es el papel del médico en la técnica de la crisis? Debe considerar que ésta es el medio. Además.] mediame mane cada uno de los accidenres" (ibid. de alguna manera. l. en la cual Hipócrates "considera como una parte imponante de! arte de la medicina" b capacidad "de observar cl orden de Jos días críticos y extraer de ellos los elementos dd pronóstico. cit. práccic. Pero es preciso tener cuidado con esto de reforzar la energía. ') Tratará mnto mejor las enfermedades ctunm más se. el ritmo rima! en el cual los acontecimientos deberían desarrollarse. § lG. en CEuvres compli!w.). no es nada. op. la tarea Jel médico es "combatir (avtayovtaacr9aí. y si 30 Hipócrarcs. !'ro nostic. de la naturaleza. p. intensidad. 31 Hipócrates. En cierto sentido. partiendo de los conrrarios p:1m oponerse [É..vav-c'tou tmcr'táiJ.. op. para hacer que la naturaleza triunfe sobre la enfermedad. !l. cit. 31 esperar justamente el día en que suceda. del e'iudo Kntal ~rever el e. t. Y el médico debe intervenir precisamente en ese momento. éste debe.o. . op.. p. La crisis. op. p..yudJ. !1\. identificar el momemo en que ha de producirse.t:J. cit. bueno. t. uunbién se sabe a qué enfermo..

el término krisis significa "juicio". entonces. Y en ese papel de árbitro. -para volver precisameme a la palabra "crjsis" que. sepa cuáles son las· fuerzas puestas frente a frente.lejidad complementaria que podríamos constatar de igual modo en la práctica judicial. al menos la relación de fuerzas. ames de de::. De la misma manera. debe percibir su anuncio. su fuerza. si ésca se vuelve demasiado vigorosa y fuerte. después de todo. los movimientos por medio de los cuales u·arará de expulsar la enfermedad serán de!llasiado violentos y. el médico no cura y ni siquiera puede decirse que enFi·cnre direc~ ramcnte la enfermedad. evalúa las fuerzas enfrentadas. 33 T01mdo del voc:tbulario jurídico.286 EL PODER PSIQUIÁTRICO ia crisis no sobreviene. en esa misnu violencia. y tiene éxito si hJ. el médico aparece mucho más como el gerente y el árbitro de la crisis que como el agente ele una intervención terapéutica.* Es menester que el médico la prevea. el médico es a su ve7. es necesario. ni reforzar en exceso la naturaleza. e introducir exactamente las modificaciones necesarias en cada platillo de la balanza. en cieno modo. el médico prevé la crisis. en su forma general. por lo demás.ignar e11 medicina el momento crucial en que "la enfermedad se juzga lKptvetcú] por . Es la siguiente: como ven. trata de modificar levemente el juego.a la prácrjca médica.. el estado funesco persistirá. "decisión". en el fondo. en esta tecnología de b crisis.ce triunfar a la· naturaleza. 33 ~ E! manuscrito agrcg<t: "papel Je observancia Je !as reglas más que de ob~ervacitSn Je los fenómenos". pues entonces la crisis amenazaría ser demasiado víolenra. cuando se trata de un lirigio judicial. pues la encargada de ello es la naturaleza. la t~cnica de la crisi~ en la medicina griega no es diferente de b técnica del juez. [co11 lo cual] exisüría. en la práctica médica tenemos una comp. aplica tanto al combate litigioso ~en una causa de derecho p~nal como . "juzgar". Como ven. imagine la salida que puede tener y disponga las cosas de ral m:wera que h crisis se produzGt el día adecuad¿. Como se darán cuenta. quiere decir. el árbitro. no hay que debilitar det_nasiado la enfermedad. Por consiguiente. mantener un equilibrio adecuado. a desarrollarse como debe hacerlo. de matriz jurídico-política que se. que llevar:ín a la crisis. el riesgo de evitar la crisis. si se refuerza en exceso l~ naturaleza. el enfermo estará en peligro de morir a causa del esfuerzo que la propia n_aruraJeza hace contra la enfCrmedad. En esa técnica de la prueba tenemos una especie de modelo.

Y estaban allí. 2004]. escenas 7 y 8. pp. cuál sería su naturaleza y cuál su desenlace. . esp. 11. segundo acto. escenas 5 y G. L::t la muerte o por la vida". aparecen dos médicos y un boticario. obra póstuma (1682). Gredas. segunda sec. Ahora bien.. dt. "BibliochCque de la Pléiade". 217. Madrid. edición establecida por M. t. pero rambién·con referencia a los orros médicos. Cf. en cuyo primer acto. p.gó por una crisis" (l:. Considérese también esta expresión de las l:. París. un m frenre :1 otro. Ltl Vit. un combare de segundo grado del que saldd vencedor o vencido con respecto a esas leyes internas.qt~otidiemu des mtdedm au umps de Moliúe. en ibid./Jeaiom internes. En cuamo al médico. cit. 1. Madrid.. 9. los jueces podían ser descalificados cuando juzgaban rÍlal y ser víctimas a su vez de un proceso del que saldrían vencedores o vencidos. Rar. p. Gallimard. 627).: El seii. París. 2004]: Monsimr dr Pourwwgnm: (6 de octubre de 1669). op. en fEuvres compieteJ. op. 21-220. pp. . del médico con respecto a ese combate entre una y otra y del médico con los o eros médicos. § 4: "En algunos[ . 1947.. t. cf. esa especie de justa entre los adversarios y entre las leyes del combate y el juez tenia un carácter público. en la que intervienen cuatrO médicos. 14-25 [rrad. segundn acto. esp. Es un comb. Y aquí volvemos al modelo jurídico. Fran~ois Millepicrres. t."piclemias. pp. pp.la consulta médica cal como la vemos funcionar desde Hipócraccs hasta los famosos médicos de Moliere -sobre cuyo semido y eS[atus sería preciso reflexionar un poco. Hipócrates. es· cena 5. 2004]: Le Malade imaginaire (10 de febrero de 1673). Credos. 1!.ite del médico en comparación con el combate de la naturaleza y la enfermedad. VI!. col. Credos. 1. op. y tercer acto. 845-857 y 87I-873 [rrad. 147-151.. Como saben.: El enfermo imaginario. Des maiadies. 34 Es decir que se tratab¡ de una justa. de la namraleza contra la enfermedad.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1~74 287 así corno la enfermedad se juzga el día de la crisis. Des a."pidimies.. 1964. en CEuvres comp/Cte. 3 ~ Véanse las escenas médicas en las piezas d_e Moliere (1622-1673): L/(mour médecin (representad:~ el 14 de scpriembn: de 1665).juzgado por la manera como ha presidido el combare y puede salir vencedor o vencido con respecto a la enfermedad. cscen:t 2. En ese cornb~te doble siempre había rasgos de publicidad. en ibid.or de f'uercoñac... cit..: El amor médico.se hada siempre·de a varios. al mismo tiempo. ].~. así como las escenas (3 y 4) de la consulta. Hachctre. 5. esp. es juzgado por Sll senrido de la oportunidad de las inrervenciones. !a enfCnncdad se ju1. cf. Madrid. y cad:1 uno predecía a su manera cuándo debía producirse la crisis. 111 ~ 120 [trad. además..

XJV. en M~dical Lift. co de familia y el soliloquio entre el médico y el paciente son d efecro de roda una serie de transformaciones a la vez económicas. 1905. 1827. 135~137. inglesa de Vivian Nunon.y. del otoño de 162 a. La extensión de la mra serie. y trad.latina de C. vol. en una medicina que. 1979. cf. in officina C. la extensión de la tecnología demostrativa de la verdad. alrededor de 200. 35 . no ftJe como la alquimia absolutamente ajena a los desarrollos del saber científico que lindó y se entrelazó con ella. dice Galeno. Por lo tanto. en Tht: C!msimi Quttrterl. Cnoblochii. me parece una escena muy típica de esa especie de entronización del médico. la constatación del médi.istoria del joven Galeno. 158~171.:. "Aus Galens Praxis. nacido en P~rg:uno en 129. t. desde 169 hasrn su muerte. antes de volver y establecerse definitivamenre en la ciudad. G. y rrad. Cf. 8. Un. 35 La justa era al mismo tiempo una justa de los médicos entre sí. reicerémoslo.. pp. Lcipzig. Akademie-Verlag. 1928. pp. Desde emonces se cucma con la cd. sociológicas y epistemológicas de la medicina. en esta medicina de prueba cuyo elernenro principal era b crisis. pp. como vemos con el ejemplo de la Referencia a un episodio acaecido durame la primera temporada que Galeno. Se tratJ. Kühn. la justa emre médicos era can esencial como la justa entre b naturaleza y la enfermedad. Vivian Nutton. pp. Y en efecto. médico de Asia Menor. 23. 1. La apropiación de un enfermo por un médico. que la atravesó. la verdad acontecimicnro. Ein Ku!wrbiJd aus dcr rómischen Kaiserzeic". tvlienuas todos los mros médicos predicen esto y aquello. Berlín. 666-668. § 13. 15. cuando llega corno un desconocido a Roma y panicipa en una suene de justa médica alrededor de un pacienre. V. On Prognosis. 408-444. Jean Walsh. uno tras otro. sin embargo. vol.1 pabbra más sobre el tema. D~ Prauognitioru (178). 276~3l2. entonces.288 EL PODER PSIQU!ATRICO famosa escen:1 que Galeno relató para explicar cómo había hecho fonuna en Roma. Teubner. 35.! verano de 166.na derecha. la crisis consisürá en una hemorragia nasal y le sangrará b venrJ. pasa en Roma. Lcipzig. pp. "The chronology of Galen's early carccr". vemos una práctica en la cual encontramos alu1 durante mucho tiempo la tecnología de la verdad prueba. Corpur Medicomm Graecomm. sin importar su índole autoapologécica. en Opera omnia. "Galen dashes wirh the medica! seets at Reme (163 A. vol. ed. ele b h. Galeno. 1973. todos los médicos que me rodeaban se eclipsaron con discreción. Sobre las rebciones de Galeno con d medio médico romano. Galeno mira al joven que está enfermo y dice: en los próximos mamemos va a tener una crisis. así sucede. en Nme jahrbücher fi"ir cita k/am!c/g Altertum. Sobre su prácrica: Johannes Uberg.D)".

por una parte. rampoco se prodtJjo de la misma manera tratándose de b astronomía o de la medicina.ación de una "verdad prueba" en forma de acomecimienro por una "verdad acra" en form:1 de conocimienco. pp.tmiento de la gente. a lo largo de la historia. cit. más minuciosa de esas técnicas en el seno mismo de los elementos a los cuales solían aplicarse. su manera de vivir.stt: pasaje es un eco de los numerosos pbme::tmienros consagrados por Michel Foucaulr a la "pesquisa":. Foucaulr volverá a ocuparse del proceso de coloni'l. "Théorics et instirutions pénales". que aborda la cuesrión. la cercera conferencia de "b vérité et les formes juridiques" (23 de mayo de 1973). de aHí el afmamiento. el inscrumenco de un poder polícico y económico que es el de la sociedad industrial. cuya prirnera parte aborda la pesquisa '1 su desarrollo en la Edad Media: DE. 390-391. a la extensión de los procedimientos políticos de la pesquisa. Pero en líneas generales creo que podemos decir lo siguiente: dos procesos sirvieron de soporte a esa transformación de la tecnología de la verdad. que era la única conocida por el poder medieval. ere. así como rodas las instancias de verificación paralelas. qué. desde luego.. nUm. poco a pocl?. el informe. individualidad llsc:~!.curso ya cirado de 1971-1972. la conscimción de la individualidad policial a partir de b.. el testimonio múltiple. al menos en lo concerniente al saber empírico. 36 Además. como si se tratara de una inversión global. de hacer el amor.a la pesquisa de tipo policial sobre el comporr. 696-697. "L"1 société punirivc". de la práctica judicial o de la botánica. En 1975. el curso ya cirado de 1972-1973. quién es dueño de qué -a fm de extraer lo necesarlo. rr. ese paso de la pesquisa fiscal a la pesquisa policial. La pesquisa. Doble movimienro de coloniza- 36 E. . verdad demostración está ligado. el afinamiento que permitió el paso de una pesquisa esencialmente de tipo fiscal en la Edad Media: saber quién cultiva. t46. DE. no se produjo. no hubo sólo afianzamiento en el lugar sino ampliación a toda la superficie del globo. de pensar. pp. A mi entender. la imbricación cada vez. el28 de marzo de 1973. pp.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 289 medicina. A grandes rasgos. 581-5HR. 115. la superposición ele informaciones. extensión planetaria. indudablemente. a la consrirución de un "saber de pesquisa". de una sola vez. consücuyeron gradualmente. rr. op. núm. todo eso es significativo del afianz:uniento de la técnica de pesquisa en una sociedad como la nuestra. la circulación del saber desde el centro del poder hasta su punto de culminación y su retorno. en el cual Foucaulr vuelve. el paso de una tecnología de la verdad aconcecimiento a b.

el juego de las calificaciones profesionales. los laboratorios. ya no afecra la aparición. . esa verdad que cualquier pesquisa puede y debe rastrear y descubrir acerca de cualqtiier cosa. Cualquiera puede tener acceso a ella porque e!b está presente por doquier y siempre.L! es. Hay verdad por doquier y la verdad nos espera en rodas partes. y colonización a escala de los territorios y las supcrftcies. Las universidades. la escasez de quienes pueden tener acceso a ella. pero una escasez que. el cuerpo.. J* el acondi· cionamienro de la escasez de esa verdad que es de todas partes y codos los tiempos. pero se tratará de un sujeto abstracto pues. el juego de las especializaciones. en concreto. muy esquemática1nente.290 EL PODER PSIQUIÁTRICO ción: colonización en profundidad que parasicó hasta los gestos. está en cierto sentido a! alcance de quienquiera. los cuerpos y los gestos: u1~a suerte de gran parasirisn1o inquisitorial. . y hasta b texrura m:ís fina de las cosas. jusc:lmeme.. siempre de difícil acceso. En consecuencia. En efecto. las escuelas. Esto significa que. T. siempre enterrada. [. e! gran proceso que llevó a esa inversión.ser sujeto uni· • Grabación: podríamos llamarlo.. las sociedades científicas. esa verdad universal. representan una manera de manejar. el pensamiento de los individuos. . la enseñanza ca· nónica. El otro proceso fue en cierro modo un proceso inverso. sino a aquellos que son capaces de descubrirla. en todo lugar y codo riempo. en todo momento y cualquier lugar del mundo . el sujeto universal capaz de aprehenderla sed escaso: se requerirá un sujero caJiflcado por una serie de procedimientos que serán precisamente los de la pedagogía y la selección. Podemos decir que desde fines de la Edad lvledia se asiste al pes· quisamienm generalizado de roda la superficie de la ricrra. esa verdad de mdos los lugares y codos los mo· mentas. b pro· ducción de la verdad. justamente. el paso de una tecnología de la verdad acontecimiemo a una tecnología de la verdad constatación. La posibilidad de .se puede y se debe plantear la cuestión de la verdad. llegar a esa verdad ubicua pero siempre profunda. con referencia a una verdad posculada por la ciencia como universal. adquirir las formas de pensamiento y las técnicas que permitan. y con referencia a rodas las cosas. habrá desde luego un sujeto universal de esa verdad universal. pero es preciso contar con las circunstancias necesarias.

en la segunda mimd del siglo XVI!!.. pp. 4.J 28 de agosto de 1778 en la Société Royale de Médecine. que daca de la. XIX. en Bulluin of the History of Medicine. que creía aún en la reoría de las crisis. Daremberg. "Une enquCte épidémiologique a péripérie. encuentra su expresión institucional el 29 de abril de i 776 con la creación.s multiples: l'érude de la pellagre". 37 sino (ambién como punw organizador de la técnica médica. ames de desaparecer en 1794. pp. t. agosto de 1966. cuya misión es estudiar epidemias y e¡. 929. 1972. 38 Y es en esen- Vale decir.'lcíón de lJ. Y desaparece no sólo como noción -podemos decir: después de Hoffmann-. 257-273. aunque renía reservas con respecro a la noción de días críticos. 3. Jean-Pierre Peter. np. para ser sujeto universal deberá comarse necesariamente con la calificación de algunos pocos individuos que podrán actuar de ese modo. en Annalrs ESC.izootiaS. "Une enquhe de la Société Roya!e de 37 . 11. vol. voL 46. 1971. La aparición d~ los filósofos. la noción de crisis desaparece a fines del siglo XVlll. En la medicin:1_ en general. Massé. "Une enquéte de l'Académie de médecine sur les épidémies ( 1774-1794)". como correlato directo de la exrensión de la postulación de la verdad cicncífica. Bien. los hombres de ciencia. p. Cf. murió en 1742. Ésa es la pequeña hiswria que quería hacer. 743-760. se organiza una suene de espacio. pp. los laboratorios y otros en la historia de Occidente a partir del siglo XV111 corresponde juscamente. Mideci11e Sociaú er Sami Publiqtu. corno en lo sucesivo con referencia a cualquier cosa. Histoirr: dr:s scir:nw médica/cs . En lo concerniente a esas pesquisas: Jean Meyer. de la Sociéré de Correspondance Royale de Médecine. convenida c. XXI. el derecho abscracco de roda individuo. porque Priedrich Hoffrnann.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 291 versal será. de b cual les he hablado hace un momento. cit. ~Por qué desaparece? Pues bien. por iniciativa de Turgot. en Revue d'Epidémiologit. Henri Dupin y L. los profesores.. 38 Ese rdevamienw. "The Société Ruyale de Médecine and epidemics in du= Ancient Regime". . de relevamiemo inquisirorial.. ¿Cuál es su relación con la locura~ Vamos ahora a eso. C. 8. los intelectuales. Caroline Hannaway. por decirlo así. org:wiz. 729-749. Cr. creo que por las razones que acabo de darles en un esquema general: con referenci<t <t la enfermedad. pero en concreto. corresponJ~nóa sanitaria aJminis· trativa por los intendentes a fin de recoger informaciones sobre las epidemias y las enferme· dades endémicas. a la escasez de quien puede saber una verdad que ahora está presente por doquier y en roda momento.

en [a vidrt de los hombres infomes. 13-38¡ Jean-PalliDe~aive.. V. en A nna/es ESC. y "Mercantílism and health policy in eighteenth-cer. op. esp. Lrs Machines lz ¡. 51-GO. y "La structure hospitalihe de la France sous I'Ancien Régimc". cit. Obras esenciaiCJ 11.Fmm Mediad Po/ice to Social /vfulicine: &says on'the Hútory ofHea!th Care.:on des h6piraux". 508-521 [trad. 13-27. "Hospit:tls. pp. 11. en principio. hris..uérir. pp.. A /Jistory of Public HMith.. 50-54 [trad. 711-751. pp. en Revue Historique. pp. 1976. Nueva York. !Ju!ietin ofthe Hiswry ofMedicine. 1999]. 259-277. cic. pp. Jv!idecins. . en Annales ESC. La Piquera/Endrmion. en Mi che! Foucaulr et al. XXII. en Medica. septiembre-octubre de 1977. pp. op. "Une conscience poliriquc''. ml. ''L'hópital. 1958. Barcelona. reeditado en From Jvledical Polia . y sobre todo su cuerpo Médecinc. 3. . 581-603. 1984. Madrid.: De la po/ida médica a la medicina social. pp.. París.'<!. poner a codos los individuos al alcance de la pesquisa S. en Esmmgias de poder. 168. núm. reeditado en DE. DE. y vuelve al tema en su primera conferencia sobre la historia de la medicina pronunciada en Río de Janeiro. Siglo X. 1025-1051. pp. rnedical care :tnd mci3! policy in the French Revolurion". Drmim e¡ dowmenfj. Michcl Foucault dedica numerosas elaboraciones a esta cuestión: Naisr:mce de In dinir¡ue .. 1981]. 39 el hospital permite también integrar a la enfermedad el cuerpo del individuo vivo. esp. en octubre de 1974: "Crise de la médccine o u crise de l'amim¿decine". "Les enyut:tcs hospil:'llii::rc~ au XV!ll~ sH:clc''. 30. 4. Bulletin dt• ltl S!Jdht Fmnraise d'Histoire des Híipitt~ux. nUm. 201-219: Muricllcjocger. XXX!!.. pp. cap. Véansc las p~ginas consagradas al rema por M. 1. pp.: "Crisis de b medicina o crisis de la 3ntimedicina". Zttsammenhang: Festschrift for Marielme Pmscher.. 1974. 229. centre d'une nouvelle médecine (_i 780-1820)". Mouwn. Pierre Gouben y Ernmanud Le Roy L1duric.'!JÚtaria. pp. 2. 499. Remarques sur les épidémics ct la médecine dans b société fran~aíse de la fin du XVIII" siCcle". Malades er maladies ab fin du xvu( sikde". 63-86: "L-1 politique de la santé au XVlll~ si Cele". México. 1975. a grandes rasgos. 5.. julio-agosw de 1967. pp. 170. Wicnand. 124-149.). fll...a salud. pp. Aux origines de i'hlipítal moderne. Sciencc Hiswry Publications. 11!. Colonia. . cap. 1956. d equ!pamienw hospitalario y médico en el siglo XVII! europeo lo que asegura In vigilancia general de las poblaciones y permite.292 EL PODER PS!QUIATR!CO cia la edificación de lo que podernos llamar. pp. MD Publications. 1971. 111. 21-36. Paidós. 220-245 ltrad.: "La incorpo¡·:Kión del hospital a la tecnologi:t moderna". lnstitut de I'Environnemcnt. esp. y b tercera: 'Tincorporarion de l'h6piral dans b rechnologic moderne". "La le<. t. Foucaulr en La Naissana de la cliniqtu. octubre de 1959. pp. clinum et épidémú·s a la fin du XVIII sit:de. vol. y "Les mots et les objets de b maladie. en Otto Baur y Otto Glandien (comps. 1972. conviene remitirse a los rrabajos de Georgc Rosen. op. 31. cit./ History. Ensayos sobu la lúrtoria de la ntrnáón de !.tury French rhoughr". DE. de Marie-José lmbault- Hu:m. ll-21. Nueva York. reeJitado en .. 1990]. J') Sobre el desarrollo del equipamiento hospitalario y la aparición de una policía médica. mím.

.212-215 (trad. a la vez. 4 ° . como sistema que obedece a un reglamento. llt. sino que no se necesita verdad alguna. VIII. Ackerknechr. en Bulletin of tlu: !iistory of Medicin~.~is ro quesrions of healrh (1711-1880)". a partir de ese momento. cit. es indudable que el hospüal psiquiátrico. 40 A fines del siglo A"V!U tendremos en ronces una vigilancia general de las poblaciones y. La Mtduine hospita/i(rt!. pp. pp. prevé cieno orden. Más aún. Medica! Stmisrics /mm Cnmnt to fñrr. esp. Naissanc~ de la diniqu~ . 194H. El nacimiento de la anaromfa patológica al mismo tiempo que la :1parición de una medicina estadística. cap. 196. En primer lugar. Cambridge. ya sea obtenida por la técnica de la prueba o por la de la demostración. impone cierto régimen del cual se suprime todo lo que renga que ver con un desencadenamiento de la crisis Cf. pp. 1955. núm. cit.: George Rosen. ¿Qué pasa. en Eumtegias de poder. ¿Por qué está excluida? En esencia.. 125-149. Y es muy evidente que. voL 29. la posibilidad concreta de relacionar una enfermedad y un cuerpo sometido a la autopsia. op.. y la prueba de verdad no hace f~t!ta en absoluto. no sólo no se necesita sino que.: "Nacimiento de la medicina social".. pp. tendremos una tecnología ele la consraración y la demosrración que hará progresivamente inútiles las técnicas de la crisis. Incluso he tratado de mostrarles que no sólo no se necesita la prueba de verdad. H.]. Major Greenwood.~. una suerte de lugar inquisirori::tl. una medicina de los grandes númcros 41 -a la vez asignación de la causalidad precisa por la proyección de la enfermedad sobre un cuerpo mueno y posibilidad de vigilar un conjunro de poblaciones-. creo. Michel Foucaulr. . Cf. "La naissance de la médecine sociale". es un espacio de pesquisa e inspección..locura y el componamicnto del loco está excluida. DE. está excluida justamente por el hecho de que el hospital funciona como sistema disciplinario. op. . El hospital psiquiátrico. . . es decir. 1.. 209-214. "Problems in rhc applicarion o( sratistical knowiedge analy. en rigor. la crisis como aconrecimienro de b. 41 Foucaulr desarrolla esre punto en m segunda conferencia de Rio de J::meiro. proporcionan los dos grandes instrumentos epistemológicos de la medicina del siglo XIX. creo que pasa una cosa muy curiosa. en la psiquiatría? Pues bien. E. op. en ronces. 27-45. "Ouvrez quelques cadavres". como cualquier otro hospital. Cambridge Universiry Press. por lres razoHe. cit. Por un lado..CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 293 rnuerro. al igual que el hospital de medicina general. no puede dejar de tender a eliminar la crisis.

cedimos. gánese la vida. Oidor Jeune. dr. "Trai1erncnr de la folie". "Mémoire hisrnrique er statistique sur la Maison Royalc de Charcnton" (1835). . cit. sino el del direcror. cap. sobre rodo. en De !a foLie . Baillii!re. cit. Esquirol. op. así como a su Tmité da mrtladies du cerveau .parológicas que propicia Jean-Pierr<= Fa. V: "ContrariamctHe ~~ las doctrinas de nuesrros maesn·os. No piense en eso. ] Notardamos en convencernos de que la anaromía patológica podía por sl sola dar la razón primera de los ff:nómenos observados en los . vaya al campo y. Paris. En la Salpi:rrihe. J.1lienados". supra. y ocuparlo en arra cosa". AsL en Charenton se llevan a cabo investigaciones anaromop:uológicas que resultan en publicaciones: Jean-Baptiste Oelaye {1789~ 1879). 224. . p. (c[ mpra. Pads. Royer-Collard tt de . cit. París. realiza en él investigaciones anatómicas que conducen a su resis de 1822. trab.. § "Ouvertures de corps". cf.tje. como los dem.'is.le. p. el recurso constante a la anatomía patológica... i 826: Antoine Laurent Jessé Bayle. . D. la principal técnica de esta disciplina asilar es no pensar en esu . ttu trairemcnt des maladits mentales. Med. ingresado en octubre de 1817 al mismo servicio. É. no piense en su locura. op. ~-J.. no su jardín. a esa dirección anatómica de la ciencia que en la época se considerab:l comn la verdad<=ra base de la medicina[ . la principal consigna.. Rtcherches foites dam le servict dt fiu M./iénis.. 43 Recurso a las invescigaciones anat.. cíe. París. 1824..-B. Segundo. sostiene que "es preciso imponer silencio al enfermo con respecto a su delirio. Dedíquese a b carpintería.lret en la introducción (scptícmbre de 1853) a Des mafrtdieJ nuntrdes . Georger enuncia como "primer principio: no movilizar jamás la mente de los alienados en el sentido de su delirio". adjunto al servicio de Esquiro!. Th. ReciJerc!JeJ mr lt:J maladüJ mmMies. tuvo un papel de rechazo teórico de la crisis. nora 17).294 EL PODER PS!QVIATRICO fUI'iosa y vio lema de b locura a partir de sí misma. El espacio disciplinario del asilo no puede dar cabida a la crisis de locura. cit. 42 Cultive. Jean-Pierre ralret conduce inve5tigaciones cuyos resultados expone el 6 de diciembre de 1823 en el Athénée de Médecine: lnductions rirüs de l"ouvtrmrt d11 corps des alitnts pour strvir ttu diagnoseic er. publica De !a ptlmlpir fonsidirü chez les nliénh. Esquirol. por su parte. 1824. clase del 5 de diciembr<= de 1973. Biblíotht=que Médica.'0 En efecto.. 698-700. . defiende d 20 de noviembre de 1824 su tesis: Considiration mr une espece de paralysit qui afficte particuliáement !es a. médico en jefe de Charenton desde 1805 hasta su muerte en 1825. clase Jt!l 12 de diciembre de 1973.. cf. nota G. Leuret. . nLÍm. ~tienne Georget pre- . 280. Véase J. 120.1. lea. v. residente en el servicio de Royer-Collard. pero no piense en su enfermedad. op. Du tmitement moral dt lt! folie. o p. salvo lo que ocurría con la parálisis 42 Así.. Por orra parte. piense en otra cosa.. op. Louis rlorentin Calmci!.ft. p.. Sobre esre "principio de distracción".. nada... que alrededor de 1825 comienza a utilizarse en la práctica asilar. op. pp.

s ?.ois Daniel Reisseisen. al menos en una nutrida camidad de hospil'ales.f.!". H. Xl. a partir de 1820-1825 encontramos en los tribunales un muy curioso proceso por el cual los médicos -nunca por pedido del ministerio fiscal o del presidenre del tribunal. de algún modo.'. de su libro De la folie . t. en su obra De kt foLie conúdirie dans m rapportr avrc les questions midico-judiáaim. Bailliere. !".ne.tÓI\\~?. Ahora bien.>. negarla o vencerla: podemos perfectamente atarte en tu sillón y no escuchar lo que dices.c. la práctica de la autopsia fue. que puso a cocinar y rlc\·oró en parte. 44 Charles Chrétien Henri Marc.s '-. los rcSillrados de alrededor de trescientas aperturas de cuerpos de :1licnadas muertas en e! hospicio de la Salpt!trihe. por ejemplo. 138: París. . París. Achille [de] Foville realiza ~wresüg?.:{¡ürtr certninrs qumions reúuives l'aliination menta/e. J.. Érudes de l'anatomie parhologique". pp. ti!. op. vol. Por su parte.'. op. 1S17). permitía suponer o atribuir. pp. e.. creo que ésta fue la cobertura epistemológica detrás de la cual fue posible rechazar la existencia de la crisis. una vez que hayas muerto. mejor. "Recherches cadavériqucs..~S.~0. VI.lie. Oidot Jeune. Méd. Lecouffi. y con frecuencia ni siquiera por pedido de los abogados. En esa medida.1\?. de reivindicarlo para la enfermedad mental. 423-431... En efecto.dan su opinión con referencia a un crimen y t:ralan. 130-146. ~ bas7.y analiza el informe médico legal del docror fraw. Jean- a .-B.os criminales: EY:amm midical des proáJ crimineú de Liger. Kopp. !:tienne Georget también esrudiil varios ca.. se ocupa del caso de la mujer de un periodista de Sélcsrar -que en julio de 1817 mató a su hijo de 1S meses y le cortó el muslo derecho. . con seguridad no se encuentra en lo que dicen los locos y sólo puede estar en sus nervios y su cerebro. cit. 11. Tercera y última razón para rechazar la crisis: un proceso que hasta hoy pasé por alto y es el problem:t de la relación entre la locura y el crimen. corno presunto momemo de fulguración ele la verdad de la locura. Th. h/. 1824: Félix Voisin lleva a cabo trabajos anatómicos para su obra D~r causes morales et physiques d~s maladies mentales .>. cit. 1840.rlmann. núm.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 295 general. pues la verdad de tu locura la pediremos a la anatomía patológica. Oúst:nHLtiuns diniqHl!S ¡mprts 1'1 l. la crisis como momento de b verdad.c. 44 Frente a cualquier cri- sema en el cap. una práctica regular cuyo sentido consistía esencialmente en decir lo siguieme: si hay una verdad de la locura. b. en roda caso. está epistemológicamente excluida por el recurso a la anatomía pa(Qlógica o. "Examen d'un cas exr!"aordinaire d'infanticide" (originalmenre aparecido en alemán en el jahrbuch der Staatwrtluilk1md dirigido por J. Paris.. una causa física a la enfermedad menral.

:t en l::t cual no se puede observar ningún desorden intelecnwl o moral: el <1sesino se ve arrastrado por un poder irrcsisrible. ¿no [será] el síncoma de una enfermedad cuya csencla es el propio crimen? ¿Una especie de enfermedad monosintomática que tenga un solo síntoma expresado una sob vez en la vida del individuo. 1 !0-!13 y 132-137. miui de quelques considérruiom médico-léga!es mr la liberté mora/e.i. 1973. f!mde médico-légafe. Grenoble. Médeciru ltgale n:ÚHit<t aax aliinls tt a. . . op. París. Tusquers. PP· 315-331 [trad. pp.. op.:n su curso Les Anomulll.. el mero hecho de cometerlo. . Foucau!t se referid. 1902. f'apnvoim!. Pierre Riviht! . !983]. pp. 333-350. ResponsabiLité pénale et folie. 1826. C.'<.: "Los médicos y los jueces". mi hermttmt y mi hermano.. París. 1905. Jvfoi. M. Dirion. Mignerer. 45 Jcan t D. Barcelona. "Archives".. 'i~~v. op. col. 'Í. París. 804). Allier Prhes. cit. lln impulso ciego. imernement}. cit. . . J. cit. . p. Les A!iénés et l'experrise médico-liga/e.. sin interés. Sobre estas estrategias médicas es posible remirirse a Roben C:me!.-B. en Yo. dd tr:nado de Johann Chriswph Hoflbauer. sin mocivo. 1827. et des inC(Jtwénients qui m riwfu:nt.qttie> mo:: dimrdm dt l'in:d!igtm:t.ftnu. en Michel Poucau!r (presentación). Aliéntttion menwle et criminalité (bistorir¡ue. Un ca¡ de parricide au xrX >ifcie. "Les imermitrenccs del:~ mison". "Les médecins er les juges". respecrivamenre. mivies de /'examen de p/wieurs prods aimi~tefs dans !esqrtefs cute maladie 11 étl altlguée comme moyen dt! déftnse. que es~ qucmáticamente quiere dtcir lo siguiente: cuando alguien comete un crimen que no tiene ninguna razón de ser. Esquirol da su definición en una nora dd cap. pp. Migm:ret. expatise médi~ co-léga/e. Michel Foucaulr vuelve. Chambeyron. P~rís. !!. Gallimard. Paul Duhuisson y Auguste Vigouroux.. luzbiendo degollado a mi madre. 11yant égorgé ma máe. ninguna justificación desde el punw de vista de su interés. y Nmtvefies disr.'tiSfiom médíco-Mga/es sur la folie ou tdiénation menta/e... 111. eL Raphiíel Fonranit!e. dtms Üsqw:fs lídibuaion m~ntal~ a hi alliguü comme moyen de dt.. y a Pierre Devernoix. a un acto tan atroz" (reeditado en D~:s maladzó menttzfes. pp.. respectiv~mente. Un caso de parricidio del siglo XIX. 309-359: "Existe una e! ase de monomanía ltomicid. con notas de los seí1ores Itard y Esquirol.296 EL PODER PSIQUIÁTRICO men. Du pouvoir discrétionnaire des juges en matitre uiminelle. Pierre Riuil:rc. BailliCrc. 1825. Pierre Rivil:re.¡ es1a cuestión en Les Anormaux. o p. clases del 5 y el 12 de febrero de 1975.. Sobre la hisroria del concepto. . 1911: Alessandro Fonrana. una incit:lción que no puede vencer. de A. una determinación irrcf!exiv:1. los psiquiatras se pregunun: ¿no sed actso un signo de enfermedad? Y de tal modo construyen la muy curiosa noción de monomanía.. eu tvlichel foucault (presenración). "De !'impulsion inso!irc a une accion dérerminée". <m Ü~ t~is a¡¡li.tiX smmÚ-m. 94-l 00 y 1O1-1 26. esp. Alean. ma sreur t:t mon frCre. lvfoi. cit. a estos C:JS{)5 t. Tou!ouse. pero que sea precisamenre el crimen/' 5 Piar~. en las clases del 29 Je e:nt:rO y 5 de febrero de 11)75. París. t. sin <:!Xtr:Ivío.{e!. sec.

una serie de razones. expli- . sobre el cual eraré de mostr:ules que actuaba como complemento de poder.lr -lo cual era mucho mis grave pero también mucho más irnportJ. en el nivel del funcionamienro global de esa atribución de locura al crimen.st:t del individuo. era el medio de Fundar el poder psiquiátrico. Hay. pero. ni el régimen dlsciphnario. cieno contenido de verdad de acuerdo con las normas mismas de la tecnología médica de la époo. en esencia. Esra no sólo no es necesaria: rampoco es querida. por qué reivindicar con tanto vigor -y en cierto modo con tanta violencia. la crisis del loco puede ser b muerte dd orro.que todo loco es un posible criminaL Y la determinación. Por lo tamo. sino en términos de peligro: eswmos aqui para proteger ah sociedad porque.salvar la apue. está la volunrad ele los psiquiatras de fundar su práctica en una defensa social. Es que el verdadero punto donde se ejerce el saber psiquiácrico no es en un principio ni en esencia e! punto capaz de especificar. desde luego-. una manera de .maromb patológica nos dispensa de ella y d régimen del orden y la disciplina la convierten en indeseable. b . una r::1zón positiva. el efecto de hacer desaparecer b crisis. ni la calma obhgawria impuesta a los locos. De modo que ese saber. tenemos necesidad de la crisis porgue. en mi opinión -por razones sociales. en el corazón de toda locura. en deftnitiva. Pero como eso no era posible.nte para el poder psiquiátrico. No la necesitamos.la percenencia eventual del crimen a la enfermedad mental. b atribución de una locura a un crimen -y en última instancia de la locura a cualquier crimen-. pero creo que una de el!as es la siguieme: no se erara ramo de demostrar que mdo criminal es un posible loco como de demostr. El hecho de poner de relieve en un crimen algo como la locura es. se apeló a la crisis por otra razón. ni la anatomía patológica han permirido al saber psiquiátrico fundarse como verdad. está inscripca la posibilidad de un crimen. Por un lado. podemos decir que el sistema disciplinario de la psiquiatría tiene. caracterizar.CLASE DEL 23 DE ENERO DE 1974 297 Se ha preguntado por qué ese interés de los psiquiarras en el crimen. en líneas generales. puesto que no pueden fundarla en la verdad. con segu~ ridad. funcionó durame mucho tiempo en el vado y no podía dejar de procurar darse. no en términos de verdad. pues no se traca precisamente de verdad. como es evideme. la tecnología de la constatación. pues podría ser peligrosa. es decir. que se explica y justifica por dos motivos.. Pero al mismo tiempo que sucede esto hay una cendencia inversa.

46 Ahora bien. Sea como fuere. Pa~ís. el del di<tgnóstico diferencial. 353. ere. en tanto el médico tiene la misión esencial o. para actuar en ese plano. el psiquiatra se sitúa en ese niveL 1\1ientras el punto en que funciona el saber médico [general]. el pumo de la ficción. también. r. un estrato por debajo: el lugar donde se tr~ra de deCidir si hay o no enfermedad. saber psiqui:iuico del siglo XLX. sea la administración en una derivación de oficio. desea. 1829. el punco. debido al lugar en que se encuentra. Gabon. a través de una actividad de especificación y caracterización -de allí el hecho de que el diagnóstico diferencial fuera sin duda. se ve en b obligación de responder a los sínmmas.298 EL PODER PSIQUIATRICO car b enfermedad. Por un lado. Charles Chrétien Henri Marc declara que "una de las funciones más graves y delicadas que puedan mear al médico legina es la de determinar si la alienación mental es real o fingida". carácter y especificación a sus síntomas. ésre procuró consrruirse según el modelo de la medicina constatación. a las quejas del enfermo. es el de la espcciflcación de la enfermedad. rrató de constituir para sí un saber del ripo de la sintornacología y se proveyó de una descripción de las diferemes enfermedades. se trate de la ftcción del enfermo que por un motivo u otro quiere fingir estar loco. pero. o de la ficción del entorno que imagina. Asf. para decidir en términos de realidad de la locura. aunque. de la realidad o la no-realidad. ¿con qué ins[rumencos cuenta el psiquiatra? Justamente en es[a cuestión damos con la paradoja del. en "Matériaux pour l'histoire médico-légale de l'aliénatim{ mcmale". anhela. El psiquiatra debe accuar en un escalón anterior. si lo prefieren. funciona su poder. en Annnl~s d'Hygien~ Publiqru ~~ d~ MédrciJu L!gnl~. por otra paree. 1!. al seno de la demanda del enfermo para dar estatus. en la psiquiatría el saber médico funciona en el punto de la decisión entre locurA y no-locura. porque se reserva el derecho de no escuchar L1 opinión del psiquiatra. todo esto no era sino la cobertura y la juscifi~ 4 r. a parrir del siglo XIX. p. la gran actividad médica-. es decir. segunda pane. el psiquiatra no es requerido ni convocado a ese lugar. . la administración sólo la plancea en Sordina. a decir verdad. Allí funciona el saber del psiquiatra y allí. En otras palabras.. El psiquiatra debe responder a b pregunta: ¿este individuo esd loco o no? Pregunta que" le plantea ya sea la familia en un caso de derivación voluntaria. de pesquisa y demostración. impone la imagen de la locura.

el poder-saber del médico. mucho más elemental. precisamente. sino una crisis que llamaré de realidad. La primera es que para lograr resolver el problema. Su actividad se situaba. la función del hospital psiquiátrico es darle existencia como realidad. como ven. no tiene en absoJuro la función de ser el lugar donde la "enfermedad" va a mostrar lo que es en sus caracteres específicos y diferenciales con respecto a las otras enfermedades. ciena canricbd de consecuencias. creo. que esta crítica es en Michel Foucaulc aJude a Jos movimienlos de crírica institucional que se desarrollaron en la posguerra )' que denunciaban un asilo. la institución cuyo funcionamiento sea tal que en ella se pueda a la vez curar a los locos y no hundirlos en la enfermedad? ¿De qué manera podría la institución [asilar] funcionar como cualquier otro hospital? 47 Yo creo. en el punto de simulación.CLASE PEL 23 PE ENERO DE 1974 299 cación de una actividad que se si ruaba en otra. De ello se deducen. el hospital psiquiátrico inventó lirera. qué le reprocha justamente fabricar locos con gente a guien se pretende curar. 47 . heredero medicalizado de los hospirales generales del "gran encierro". el informe de asisrencia presencado por Lucien Bonnafé.parte. su función es mucho más simple. realidad o simulación. mientras que el hospital a secas tiene la doble función de saber qué es la enfermedad y suprimirla. Esta crítica de cipo institucional plantea.lmente una nueva crisis médica. Y aquí tropezamos con una crítica de tipo institucional del hospital psiquiátrico. por eso mismo. Y ésta consiste. El hospital psiquiátrico está ahí para que l:t locura se vuelva real. sin embargo. abrir para eUa un espacio de realización. la siguiente cuestión: ¿cuál será. Ésre debe cncomrarse en posición de árbitro con respecro a la cuestión de la realidad o no-realidad deJa locura. efectivamente. Ya no la crisis de verdad que se jugaba enrre bs fuerzas de la enfermedad y las fuerzas de la naturaleza y caracterizaba b crisis médica tal como se ponía en acción durante el siglo XVIII. una actividad que consistía precisamcme en la decisión: realidad o memira. el hospital psiquiátrico. a diferencia del hospital de medicina general. A partir de la decisión psiquiátrica concernieme a la realidad de la locura. jugada entre el loco y el poder que lo interna. en dar realidad a la locura. mucho m~ís deciSiva. De modo tal que. por lo canto. de flcci6n.ción. convertido en una inscirución parógena por las condiciones de vida que brindaba a los pacientes (cf. y no en el punto de caractcriz:-J.

(s~tpra. cú. esto puede ser en el hospital o no._pp. A-IO.srria. rodas sus crisis y. Psychitltrie.. "Organis:J.Ítríco coHsisre en tener frente a sí y para el enfermo -y.conforme a esa meta wl como podemos coincidir en formularla: la terapéutica psiquiátrica" (Lucien Bonnafé. entonces. En suma. un análisis de la distribución del poder psiquiátrico permite mostrar que si el· hospical psiquiátrico es un lugar de realinción de la locura. Puede decirse. y ese ideal es el de la demencia. por su parte.tion rhérapeurique Je l'hOpiml psychiatriq\\e. clase del 21 de noviembre 1. aquel en quien b multiplicidad de los Louis Le Guillnnt y Henri Mignoru. b función misma del poder psiqui. París.. y Georges Dawnezon y Lucien Bonnafé. 26). I%4) . El interrogante era entonces si ''la mtta perseguida por la institución[ . . "Situación dd curso". 1958. ricne la función y el efecw concretos de suprimir. ". ou rhCorie ct pratique de l'h6pi<al psychiatrique". 7-12 septemlm: 1964). "L(! milieu hospiralier vu du poinr de vue rhérapeutique.u11 espacio de realización de b en- fermedad. febrero de 1955. sino sÚs síntomas. 17. 1: Le fonctionnement rhérapeulÍque". ello no se debe a un :tccidente o una desviación de b institución. Cf. esa insTitución de disciplina. ''Perspeclives de réforme psychiatrique en France . no la locura. infra. ] es verdad~ramenre. p. En efccm.. M:1s~on. Philippe Paumcllc y Fran((ois Tosquelles. entre ellos: Geor~ ges Daumez.on. que el papel del poder psiquiátrico es realizar la locura en una in~ticución cuya disciplina ciene por función. Pueden con~ mirarse artículos que incluyen bibliografías Jeralhd~s sobre el problema.h: 1973. hay un ideal para ese funcionamiemo doble del poder psiquiátrico que realiza la locura y de la institución disciplinaria que se niega a escucharla. la eliminación de todas sus violencias.. e 1. p. al mismo tiempo que el poder psiquiátrico ejercido en su inrerior y que Fij<J a los individuos al asilo ríen e. que nivela sus síntomas.eme? Aquel que no es otra cosa que b realidad de su locura. todos sus síntomas. en el límite.300 EL PODER PSIQUIÁTRICO definitiva bastante insuficiente. "Problemes posés par la chronicité sur le plan des institutions rsychi:nriques".coincide con los análisis institucionales-. en La Raison.. pues pasa por alto lo esencial. en última instancia. que pule rodas sus manifestaciones. el papel de realizar la locura.. y se uaraba de promo>·er "la utilización del mismo medio hospitalario en cuanto tratamiento y rcadapr:1ción social" (ibid. la institución asilar -y en este aspecto mi análisis no . precisameme. S). !-S. op. nma \ ). En sí mi. ¿Qué es un den>. en Xlf Congrh de psychiatrie et ele nr:uro/ogú de langue fmnraise (l'vlarseille. en Encyclopédie médico-chirurgicale. 37-930.

él muestra que no hay sustrato y.arlo al nivel de la realidad de su enfermedad precisamente cuando el histérico maniflesta los síntomas más espectaculares. al mismo tiempo. cuando se quiere dar uD. responde mediante la exasperación de los sí momas más precisos y mejor derernlinados. al conrrario. por lo tanto. el producro del doble juego de ese poder y esa disciplina. de coda una panoplia de síntomas. Fueron el frente de resistencia. El demente.¡s-. y al mismo tiempo que hace eso. diré que fueron precisamente el frente de resistencia a ese gradiente demencial impli~ cado por el doble juego del poder psiquiátrico y la disciplina asilar. di~ciplirn. simu- . mejor precisados -los que le presentan justamente las enfermedades orgánic. esto es. la erección visible. es quien responde exactamente al funcionamiento de la institución asilar. La famosa evolución demencial que los psiquiarras del siglo XIX creyeron observar como un fenómeno n:uural en la locura. jamás se consigue hacerlo. a re<~lizar la locura. no es otra cosa que la serie de efectos entrecruzados de una disciplina asilar que pule manifestaciones y sínromas.CU\SE DEL 23 DE ENERO DE 1~J71¡ 301 sínromas o. en efecto. se han pulido wdos los s(ntoma. El dcmeme es. el demente responde a lo que quiere el poder psiquiá~ trico. porque en el momento en que su síntoma parece remitir a un sustrato orgánico. se constituye plásticamente como el lugar y el cuerpo portador de síntomas verdaderos. porque realiza efecúvamenre la locura como realidad individual den~ tro del asilo. y la conminación del poder médico a ser un loco. su nivelación. lo lleva a cabo a través de un juego tal que.a realidad a su enfermedad. no es posible asign. es tal que ya no se le puede atribuir una especificación sintomática que le sea característica. pues. A la asignación. porque ¿qué es un histérlco? Es aquel que está tan se~ ducido por la existencia de los síntomas mejor especificados. la constirución. El histérico se aucoconstituye como blasón de verdaderas enfermedades. por la vía de l:J. Y. plástica. ni crisis. oponer a la presión que aniquilaba y borraba los síntomas. la única manera de no ser demente en un hospital del siglo XIX consistía en ser histérico. que los hace suyos. En cuanto a las histéricas. el amomonamiento de~ mencial de los síntomas.s en su especificidad: ya no hay ni manifesraciones. la propensión. a esas famosas y queridas histéricas. por lo ramo. La histeria fue la manera concreta de defenderse de la demencia. y resistir a la asignación de la locura como realidad a través de b. ni exteriorización.

p 91 Foucault ve en "las explostones de h1srenn que se m.rnen del curso" En este aspecco.Ítnco.tparecer. rcad de O 13eJger. "Charcot et le probleme de l'hysténe". no era qUJen producJa la verdad de la enfermedad smo 'f'U. Harper & Row.tczón de "miluamcs de la annp~tqtHatrí:l' se desprende de b ddiruczón que Mzchel Fouc.&. lo son en cu..1/ltafío de produczr la verdad de la enfermedad en el e~­ p1CJO hosptt. núm 197. pp 41-52) [rrad esp B mJto de la.Hg. ~-:kr. enfermedad menta/. en esa me· dida.-\~) C/i -.l 48 4R Est.llenbcrger.stJÓn. al mrsmo nempo. cf DE. pero ramb1én como la réplica que se le opone y la trampa donde el cae".¡u]t proponm en su tnrervenctón "Hmotre de la folle et annpsychmme" durante d coloqUto orgamz. 'Fam-d mret!lt:r les psychzanes~" "Llamo anttpszqutatrí.t . debemos saludar a las !w.¡codo !o que pone en entredicho.302 EL PODER PSIQUIÁTRICO lac1Ón Ellustenco nene magníficos sínromas pero.tl. Payot.tdo .l cnt. suscHan "la sospecha de que el gran maestro de la locura. Buenos Aires.·rc.-. está a contrapelo del JUego asilar y. p 231 . ~n -an·S¡t:(D~ \tll:-n\'t> mttdl'•\Jf. 1982] Una cmrev•sra snb1e ese lCX!O lo confitm.mo' S1 las h1sréncas mn "mdwwtes" de la anups¡qw. Arnorronu.'ter. téncas como las verdaderas mdttanres de la anttpstquJa[fÍ. b h1stena . Pans.\ C..t "hrty un cap yue me pnrece eJemplar en él. consagra a Charcor en el pnmer cap de Tlu Myth ofMental !linm Formdatwm ofa Theory of Per- sonal Conduct.ado en mayo de 1973 en Monrreal por Henn F í:. cf DE. lll. en cut. Foucault se 1nsp1Ta en los análisis que Thomas Szasz.u. Nueva York. el p. 'PP 'd.{J¡(ic. 1974 (trad francesa Le Mythe de la mnladu mentaú.":kr. "9.e de'imnnta como un proJttcto del poJer ps1qUJ. 1975. elude la reahdad de su enfCrmcdad.t. Charcor.da. el que la bac1a aparecer y des.-:arhld:'f¡ )"fiftt•. 111.•:-.1mfestaron en los hosp1tales ps¡qmámcos durante la segunda mJtad Jel SLglo XIX [ ] un contragolpe del eJerCICIO m1srno del poder ps¡quJatrlco".ttrí.'i-. cap 1. num 175.-:t.tpel de un ¡mquJart..mto al ofrecer sus cnm a p~d1do.

Nloreau de Tours y el hachfs. brindaba ·la posibilidad ele poner de manifiesto.l. Asignación orgánica de la lesión.. esa misma anatomía patológica daba la oportunidad de constituir. a panir de las diferemes lesiones.cable en el cUerpo. glo XX a causa del surgimiento de la anatomb paco lógica que.1 magnetismo y la hipnosis. El interrogatorio y . en una lesión localizada dencro del Organismo e idencifi. Por otra parte.El destino de la nodón ele crúis en medicina y pJiquiatría . La droga. pero sobre rodo. En cierto nivel. desapareció esenci~lmente emre fines del siglo XIX y principios del si.mer~ es que en cHa el problema. por dos razones. en sustancia.comprendedn. y a la vez.la confesión. Nota sobre Ú1 "herencia patológica" y la degeneración . el diagnóstico psiqui:írrico. la práctica. se desarrolla al parecer como diagnóstico diferenHE TRATADO 303 .en medicina y psiquiatría . un instrumento práctico en b medicina. crisis. desde luego. como . haces de signos sobre cuya base se podía establecer el diagnóst:ico diferencial de las enfermedades. en cuanto era la prueba en la cual la enfermedad producía su propia verdad. La locura y el weño . la reali9ad misma de la enfermedad. b. no se refiere de manera alguna al diagnóstico diferencial.11/. El descubrimiento del ''cuerpo neurológico ': de mostrarles cómo y por qué la crisis médica que era una noción teórica. La pr.Clase del 30 de enero de 1974 El problana del diagnóstico.11. 1. que individualizaban las dolencias. posibilidad de un diagnóS[ico diferenciaL en esas condiciones. El ritual de la presentación clfnica. se convirtió en algo inúül. en el fondo.La prueba de realidad en psiquiatría y stts formas: J. En el orden de la psiquiatría la situación es completamente disünra..llugar del cuerp_o en la nosología psiquiátrica: el modelo de la parálisis general.

debe esperarse hasta 1879 para que los traGajos de Alfred Fournicr ( 18321914) prcseruen la p:~r:í!isis general como una comp!ic:~ción frecueme de la sífilis terciaria. sino por la mera escansión enrre lo que es locura y lo que es no-locura: el diagnóstico de la locura se efectúa en ese ~mbito binario. todo esto.trte. Diré. Pero a decir verdad. ::l. el ámbiro de la lesión. y no del diagnóstico diferenciaL Segundo -y cambién en esto la psiquiatría.304 EL PODER l'S!QU!ATR!CO . pero. cial de tal enfermedad con respectO a tal orra.¡ a constituirse en el siglo XIX.. en concreto. salvo jusüflcación de segundo orden y en cierro modo redundantt:. en el fondo. La psiquiatría funciona. usen te: Pero al respecto es preciso ponerse deacuerdo. creo. enfermedad mental.~ración con la verdadera cuestión p!ameada en cualquier diagnóstico de locura. marginal. no es más que una actividad superficial y secundaria en comp. según el modelo del diagnóstico absoluw. ul como comienz. y las lesiones meníngeas como secuelas de la sífilis. la cuestión pasa por la decisión e incluso por el diagnóstico absoluw. por el contrarío. sino si es o no locura. desde los inicios del desarrollo de la psiquiarda en el siglo XL'\. 1 . por lo tan m. Alguien me dirá que en medicina también es preciso preguntarse con anreriori4ad si hay enfermedad o no. por consiguiente. manía o melancolía.nicos. cf. se opone a la medicina-. en rigor. y esa verdadera cuestión no es saber st se traca de cal o cual fortna de locura. y poco más. Se buscJ. es una cuestión a la vez relarivamenrc simple y.Éste no está en juego en el diagnóstico psiguiárrico. que la actividad psiquiátrica no requiere. Y en este aspecto me parece que la posición de la psiquiatría es muy diferente de b posición de la medicina. locura. plantearse con seriedad en los casos de disimulación o delirio hipocondríaco. porgue es absolutameme cierto que. por una p. se trata sin duda de una medicina en la que d cuerpo est:l. el problema "enfermedad o no" sólo puede. la única verdadera cuestión que se plantea es una pregllnta en forma de sí o no. se buscaron los correlatos org:í. el diagnóstico diferencial. para decirlo de algún modo. en 1822-. histeria o esquizofrenia.1826 se u::n6 de la definición de la parálisis general formulada por Bayle. 1 Es En realidad. lo cu:tl significa que el campo diferencül en etJyo seno se efectúa el diagnóstico de la locura no está constituido por el abarúco de las especies nosográficas_. . ere.ron y en algunos c~sos se encontraron.tl. el cipo de órgano gue podía verse afectado en una enfermedad como b. En el dominio de ]J. ese campo propiamente du~.

cf. que en conjunción con el delirio establece el diagnóstico de la meningitis crónica.n primer lugar. que fue una de bs grandes formas en las cuales se creyó poder si mar las relaciones enue la enfermedad mental y el organismo.. ral o cual tipo de alusión. Antes de ser :tdrnirida. XVII. el del estado terminal de b demencia. o el delirio.. Sin embargo. 58.ure. 536-537: "Entre los numerosos síntomas que acompafian a esta afección.lents syphilitiyues chez qudqucs paralytiqucs généraux". escuclur tal o cual voz. 1879. y 2) b par:ílisis incompleca. de ab1·il a junio de 1879 y de febrero :1 noviembre de 1898.lquiere a continuación un c:~ráctt.:r general y maníaco con exaltación[ . "en 1893. p.. z Antaine Ltureot Jessé Bar!e. véase Antaine Rini.1 c:negoría de alucinación. presema la sífilis como "una gran causa predisponentc" y tropieza con una oposición casi general. 2 Ahora AJfrcd Fournier. Tmitt du maladits du urveau tt de ses membranes. y tercero... se referían a tal o cual forma de lesión. xvr. op. 7~ serie.. parci:1l en principio y consistente en una suerte de monomanía con debiliramiento de las f:~.. Y la mejor prueba de que en ello radicaba la cuestÍón fundamemal es que en la misma parálisis general. el delirio: la alien:~. cit. t. en una comunicación. podemos reducir a dos los que sirven esencialmente para caracterizarla [ . los panidarios exclusivos dd origen específico de !a parálisis general aún eran escasos enrre nosotros". AnnaleJ Midico-Psychologiques. había una diferencia esencial: el problema que debía resolverse en la actividad psiquiátrica no consistía tanto ni primordialmente en saber si tal o cual comportamiento. segundo. muy leves en un comienzo y limitados a un solo órgano. implica una disminución y un debilitamiento que. tal o cual manera de habbr.. comportarse de tal o cual modo. el síndrome psiquiá~ trico de la locura. la parálisis: la padlisis. Como lo recuerda el secretario general de la Société Médico-Psychologique. Su etiologb específica sólo se impondr:í en 1913. Sa. ac. se extienden a un mayor nümero . p. F. Bayle reconocía en 1826 la existencia de eres grandes cipos de síndromes: primero.. el problema era saber si decir raJ o cual cosa. ral o cu3..cultades. julio de 1893. aumentan de manera progresiva y gradual. era locura o no lo era. t. esta relación suscitó numerosos debates en la Sociéré Médico-Psychologique. serie. ] l) la perturbación de las facultades intelectuales. "Histoire des travaux de la Société Médico-Psychologique (1852-1902)''. cuando I-lideyo Noguchi y Sranford Moore descubran el treponema p:ilido en el cerebro de paralíticos generales. julio de 1902. Gusr:wc Le Filli<.. El 27 Je marzo de 1893. 436. "Des antécéc. ] En segundo lugar. ].. ]: degenera luego en un estado de demencia( .ción mental [ . y con respecto a ello puede decirse que el cuerpo no estaba mucho más ausente en el orden de la psiquiatría qtle en el orden de la medicina corriente. el síndrome motor de la parálisis progresiva. Masson. Syphi!is du cerveau.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 305 verdad. ere. París. en Annales Médico-Psychologiques. pp.

.). "De la folie avec prédominance du délire des grandeurs dans ses rapports avec h paralysie générale".. t. (1861 ). pp. cxisre un. vuelve a :~. cit. y Jules Chrisrian y Amoinc Rirri.wdarnental. sin embargo. 1884. todo esto hace que la liquidación de b crisis médica que la medicina podía permitirse a causa de la anatomía patológica no fuera posible en el dominio de la psiquiatría.l a cargo del docror Bailla.lisis genem. _Baillarger decía: en Bayle. 4" serie. (dirs. Gn serie. clase del 12 de diciembre de 1973. cuarenta af10s después. t. art.firmar que "b 'parálisis generar debe ser completamente separadtt de la locum y considerada como una enfermedad especial independiente".. que inscriba en el campo de la realidad o descalifique como irreal lo que supuestamente es la locura. de m. en Annales Mtdico-Psychologiques. en Amédée Decharnbrc _et al. 2 serie. !X. ] es el de pardlisis general e incomplua''. noca 17. instaurar una prueba o una serie de pruebas tal que pueda responder a la exigencia del diagnóstico absoluro: una prueba cal que dé reaJidad o irrealidad. precedido de una clasifiC:lción de i::J. "' El manuscrito aclara: "Esto implica. 158-166. a saber. revisada y aumentada. "De !:1 folie par:r. cf. mpm. todo o casi todo es cierro. 612. para admitir más que dos .S enfermedades mentales. julio de 1866. J Jules Baill:uger afirma que "es imposible considerar con Bayle la locura como un sínroma constante y ésencial de la parálisis generaL No hay razón. que en la parálisis general no hay locura en modo .rger. 2" serie. en Annales MtdiroPsychoiogiques. XX. Baillarger '·uelve en varias ocasiones a este problem<l.órdenes de síntomas esenciales a fin de caracterizar dicha parálisis: los síntomas de demencia y de par. Pathologir ~t thtrapmtiqu~. Dictionnaire encydoptdique drs scimm mtdica/f!¡. sino una in1bricación de la p<~r:íli­ sis y la demencia.ílisis".dguno. por lo tanto. t. "Des simptómes de la paralysie génerale er des rappons de cette rmladie avec la fiJ!ie". el rexto citado figura en la p. de la ohra de Wilhelm Griesinger (Die Pmhofogie und Therapie der psychisch~n Kmnkheiten.1flera que el nombre que nos parece más conveniente para ella [ . p. entonces. op. v. Tmitt d~s mtdttdiei mentales.* Y el_problema de la psiquiatría va a consistir precisamente en constituir. enero de 1853. "Paraiysic générale". acompañado de notas y seguido por un trabajo sobre la pad. "Des i·appons de la paralysie générale et de la folie" (clase dictada en el hospiciQ de la Salpi:trihe). en Annales Midico-Prychologiques. Vll!. un procedimiemo muy específico de establecimiento de la enfermedad". enero de 1883. 1865. A. cit. pero. En su artículo sobre la teoría de la parálisis general. por lo ramo . 3 Creo. que podemos decir: diagnóstico absoluto y ausencia de cuerpo.lyriqile er de la déme11ce paralytique considérées comme deux rnaladics distinctes".). las bastardillas son del autor.. Cf. 28. pp. 389~876. t. Delahaye. de panes y terminan par invadir d sistema !ocomawr en su wr<tlidad.306 EL PODER l'SIQUIÁTRICO bien. error fi. op. P:1rís. 3 . apéndice a la trad: de Doumic de la 2" ed.

era una prueba. pues bien. es la prueba que !Lunaré del desdobbmienro administrativo médico: ¿se puede retranscribir en términos de síntomas y de enfermedad el motivo de la demanda? Rerranscribir la demanda como enfermedad. con· esta prueba se trata de dar existencia como saber médico al poJer de intervención y el pOder disciplinario del psiquiatra. se sus ti tu· ycron la crisis médica clásica y su pflleba por procedimientos de verificación en la forma deJa consraración y la demostración: esro fue la posteridad mé~ dica. organizar y. mediante la anawrnía patológicl. Por un:1 parte. Eiene un doble sentido. pero no una prueba de yerdad sino de realidad. el momento esencial que va a punruar. En efecto. y la prueba psiquiátrica va a ser aquella que. Por mra. constituya como enfermedad el pedido de internación. desde luego. estaba médicamenre marcado pero _carecía de contenido médico real. en el fondo dio al siglo XIX dos pmrericbde.] en una prueba de realidad: lo que se produce en h psiquiatría. como resumen y para comenzar a estudiar este sistema. la posteridad psiquiátrica de la crisis clásica rue discima: como no había campo en cuyo interior esa constatación de la verdad fuera posible. por una parte. en el fondo. como ésta.~.CLA5E DEL 30 DE ENERO DE 1974 307 En otros términos. esta panoplia de pruebas de realidad. mucho más importante. En cuanco a la segunda. Por una parte se trata de dar existencia como enfermedad o eventualmente comn no-enfennedad a los motivos aducidos para una imernación o una intervención psiquiátrica posible. me parece que podemos decir lo siguiente: en la psiquiatría. ahora es preciso hacer funcionar ese poder disciplinario como poder médico. y . dar existencia a los motivos de la demanda como sínr. distribuir ese campo de poder disciplinario del que les hablé hasta ahora es la prueba de realidad que. Enronces. Y. es ~orrelariva de ella. la psiquiatría debió sustituir la vieja crisis médica cláSica por algo que.omas de enfermedad: primera función de la prueba psiquiátrica. por un lado. en cierto modo. La prueba psiquiátrica.. en las récnjcas de const<~tación de la verdad: la medicina corriente. la prueba de verdad se disocia. En orra. por ende. este juego.s palabras. la prácrica clásica de la medicina ral como se había ejercido durante más de dos mi( años. [por otro. al mismo tiempo. Ya he intentado mostrarles cómo funcionaba ese poder dentro de un campo disciplinario que. esa crisis clásica. se puede decir lo siguiente: la noción cl~sica de crisis en la medicina.

sino par:1 que pueda ser un médico frente a ti. . Emroniza la vida . disciplinario.l accuar como médico a la per::. la demanda del psiquiatra es mucho más gravosa. en la prueba psiquiátrica. En la medicina orgánica. pero en el que van a precipitarse jusr::uncnte todos los juegos reales del asilo y de la historia de la psiquia(rÍa y la locura en el siglo XJX. ]. como médico. Por consiguiente. no por~ que la salida esté lejos.*con lo que haces y dices.. el hospiGJ mismo es su cuerpo. va a cnrroni1. Nunca se deja de entrar a él. pues es él quien. con aquello que moriva quejas a tu respecro [ . podemos decir que la prueba psiquiátrica es una perpetua prueba de entrada al hospital. el médico se confunde con el sistcmJ. por el comrario. el médico formula oscurameme esa denuncia: muéstrame tus síntomas y re diré qué enfermo eres.30R EL PODER PSIQU!JÍTRICO por otra. Pero por orro lado tenemos un prodigioso sobrcpodcr del enfermo. c:tda uno de esos enfremamiemos entre el médico y el enfermo vuelven a poner en m~ucha. ese acto inicial a través de! cual la locura va a existir como realidad y el psiquiatra. y ustedes comprenderán mediame qué iniciativa. La prueba psiqudrrica. c¡ue hay un juego muy curioso y complejo. hag.ar o no al psiqui~tra como médico: io remitirá a su puro y simple papel disciplinario o. rcpcrición de: con lo que eres. en él cenemos un sobrepoder médico que es formidable porque. Supongo que pueden ver. no para que yo sepa qué enfermo eres. proporcióname síntomas. sino porque la entrada está demasiado cerca. ¿Por qué no se puede salir del asilo? No se puede salir del asilo. qe • En la grabación. y cada uno de esos encuenuos. precisamente según su manera de sufrir la prueba psiquiátrica. su ma~ nera de salir de ella.ona a quien se otorga una de las faculu_des de decisión en la internación. por lo tanto. repi~ ten de manera indefinida ese acto fundador. Todo un juego que hace lo siguiente: si tomamos las cosas en el nivel del funciona~ mienro disciplinario (que analicé en bs clases precedentes). con tu vida. es una doble prueba de entronización. pero también entroniza sin cesar al psiquiatra como médico o a la instancia disciplinaria supre'ma como instancia médica. entonces. en definiüva. le hará cumplir su papel médico.de un individuo como tejido de síntomas patológicos.. está mucho más sobrecargada y es ésta: con lo que eres.

pp.ntas operaciones de realización de la locura. etc. para esa prueba de la realización de la enfermedad que entroniza al psiquiatra como médico y hace actuar la demanda como síntoma: primero..es sin duda un acm médico.CLASE. Y me parece que el imerrogacorio realiza !a locura de cuatro maneras o por cuatro procedimientos. por decido de algún modo. Pero ésra es sólo una función débil. de fijar al individuo a su identidad. es sin lugar :1 dudas una búsqueda completarnenre anárquica que co(eja. ere.asumió tres formas principales en los primeros sesenta afios del siglo XIX. todo lo que ha podido ser una enfermedad por el lado de 4 Cf supra. la droga. dn. por su conducro. Creo que hay orras que son otras t:'!. [una} introducción general de esa prueba psiquiátrica que a mi entender -les decía la vez pasada. en cuamo s~ (rata. un interrogatorio psiguiátrico clásico -es decir. Para comenzar. por una paree. en 4 una serie de aconcecimiemos de su vida. Digamos: imerrogarorio. Sobrepoder del enfermo por debajo del sobrepoder del médico. a medida que se presenra. entonces. segundo. ¿Qué significa buscar antecedentes? Significa preguntar al enfermo cuáles han sido las diferemes enfermedades que afecraron a sus ascendienres o sus colaterales.DEL 30 DE ENERO DE 1974 309 Podrán adverrir cómo se precipitarán en esta cuesrión los fenómenos que trataré de explicarles la pró:<ima vez. confesión. el que vemos en funcionamiento a partir de los años 1820-1830. *** Tenemos aquí..sc del 19 de diciembre de 1973. obligado a reconocerse en su pasado. superficial del inrerrogawrio.emraña siempre lo que se llama búsqueda de amecedentes. la hipnosis. 188-194. . y yo re entronizo como médico en cuanto te suministro s[nromas. En primer lugar la técnica del interrogatorio en semido !aro. y tercero. h histeria y el juego entre Charcot y las hisréricas. y al menos hasta fines del siglo XIX. La histérica es justamente la que dice: gracias a mí y sólo gracias a mí. Tres rC:cnicas. :wanwesis. el interrogatorio. lo que tú haces a mi respecto -internarme. Búsclueda muy paradójica pues. ¿A qué responde ese interrogatOrio? ¿Cuál es la manera precisa de pracücarlo? Ya les he señalado e[ aspecro disciplinario de esre imerrogarorio. recerarme drogas.

cit. científico). dado que se formllla hacia 185 5-1860. 6 Cf.e emprende en e::.. pp. cit. t. 119-129. I. Cf. 64. cit.. 111. Cf. Sin embargo.lllsmisión de lo parológico en dif~rentes formas.o:. ~erá preciso esper:tr !a obra de Claude Miché:t.. op. !V. cit. reseña: julio de 1852. allrma que sería difícil "no admirir una transmisión hetcditari. "Todo el mundo concuerda acerca de la influencia de la herencia en la producción de la locura" (Annnler MédimPiycholugi9ttes. para que: la cuestión se aborde como un tema con todas las de b ley. nuta 7). Baillihe. rexro citado: p.fta. das~ dell9 de marzo de 1975. art. t. La cuestión del hereditarisnw llega a su puma culminante con los últimos debates de la Société Médico-I'sychologique sobre los signos de la locura hereditaria en 1885 y 1886 (cf.¡ segunda edición de su Trait!. "Hérédiré". clases del 5 de febrero y 19 de marzo de 1975. }'el anfculo de Jules Bailla. op. respectivamente. pp. o "herencia disimilar". en el que el autor puede declarar (ab initio) que. t:n ].I en la época en que me si rúo. La noción de "herencia patológica" se adara entre 1850 y 1860 gracias a los trabajos de Jacques Moreau de Tours.z production des m. los aiíos 1830-1840. pp.310 EL PODER PSIQUIÁTRICO la ascendencia o por el lado de los colacerales.. la herencia ya se mencionaba como una de las causas de la locura. pp. op. 2 serie. Michel Foucault vue.. entonces..: Joseph Julcs Déjerine. 110 y 297-300. y Michel Foucaulr. el momento en que la vemos aparecer. en Sigismond Jaccoud (ed. op. A'VII.. más tardío. pucsro que no cxisre por entonces el concepto de herencin parológic~s y ni siquiera el de degeneración.a puesta en cuestión de los antecedemes de todos los ascendientes. 328-339. "Rcchen:lws sraristiques SUL' l'hérédité de la folie" (nota leida en la Académic de Médecine d 2 de abril de 1844). nota 71.: Philippc PíneJ. 1873.. 1859. clase del 16 de enero de 1974. pp. . p. 15 de diciembre de 1851). ou Dr i'injlttence des névropachíes mr le dynamisme inteUtcwel París. en Annaler Métlicu-PJychologiques. . canco de la amplirud de la búsqueda que .. Masson. París.. y Auguste Voisin.-B. y La Psychologit morbide dam seJ 3 mppom nuec la philorophie dr l'hiJtoirr.de diciembre de 1843).~ a algunos de los miembros de ciertas familüs :tfectados de esa enfCrmedad" ( Tmité médico-phi/osophique. . J. en "De b folie" (18 r6). 6 Habrá que sorprenderse.'Htrédité dam In maladia du sysúme nerveux. lo cual da pie a la posibilidad di! incorporar al cuadro terapéutico la mayoría de las formas de alienación: "De la prédispoúcion hérédicaire aux affections cérébmles.::. mayo de 1844. r. 446-488. Les Anomuwx. in. 1.tiAdies nerveum {obra premiada por la Académie de Médecine el20. mpra. cit. todos los colarerales y roda. r. 328). op. que plamean la idea de una tr. y es una búsqueda muy curíos.s las clases de enfermedades que 5 En realidad. De l'injlumCt! de l'héréditt dans [.lve a abordar la cuestiÓtl en su curso Ler Anormau. enero de 1R52. 447-455. Exisce-c-il des signes p<trticuliers auxquels on puisse reconnairre cette ~rédisposition?" (comtu1icación a la Académie des Sciences. 296-300. 1809.l de la manía. Esquiro[ sosciene que "la herencia es la causa predisponc!nte de la locura más comUn". pp.rger. Nouveau dictiomJaire de médecine et de chímrgie pratiques. cuando se advierre en tudas los lugares y varias generaciones sucesiva.

en el fondo. se recorta una suerte de gran cuerpo t:·mtasmático que es el de una familia afectada por un montón de enfermedades: enfermedades org~í.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 311 unos y otros puedan haber padecido. se erara de hallar en el marc"o de su f. Buscar la herencia es emonces sustituir el cuerpo de la anatomía patológica por otro cuerpo y cierto correlato material. pero que constituye d verdadero cuerpo de la enfermedad. ¿De qué serrara. pues si se transmiten significa que tienen un soporte material y. Es una especie de susrr. los antecedentes individuales: ¿cuáles son los episodios por cuyo conducro la locura se ha anunciado ames de existir efectivamente como locura~ Y esto. cuando se pregunta a u u enfermo mental cuáles fueron las enfermedades de su familú y se anota con cuidado si su padre murió apopléjico. con10 de su carácter precoz y su obstinación aún vigente en la hora actual. entonces se invema. el primer aspecto del interrogatorio médico: la búsqueda de los antecedentes. es en realidad el cuerpo de toda la familia. la ausencia de cuerpo o ese alejamiento del cuerpo del cual les habbba. se ausculta y en el cual se quieren encontrar signos patológicos. En el imerrogatorio de la locura. a mi criterio. mejor dicho. las marcas de disposición. el cuerpo enfermo. por supuesto. enfermedades accidemales. es constituir un analogon metaindividual del organismo del cu:d se ocupan los médicos. si su tío tuvo un hijo ídiora. pródromos. cua(quiera que sea por lo demás su naturalez::~.1ro rneraorgánico.~ ¿De gué se trata? Se trata. un sustrato orgánico que no es el sustrato individual de la anatomía patológica..1mífía una canrídad de acontecimíentos patofógicos que. se refieran a la comunicación y por consiguiente a la existencia de cierto sustrato tn~uerial patológico. La herencia es una manera dererrninada de dar cuerpo a la enfermedad en el momento mismo en que no se la puede situar en el plano del cuerpo individual. de extender a una escala pluriindividual h búsqueda de una serie de signos. se llega al sustrato orgánico de la locura. si su madre sufría de reuma. se toca. enfermedades no orgánicas. En segundo lugar tenemos la búsqueda de los pródromos. pero sobre todo y ese11ci. es otro aspecto muy constante del imerrogatorio psiquiátrico: .nicas.. no importa. se percme. ere. Tal es. me parece.zlmente. ere. de suplir la anatomía patológica. Como no se puede ni se sabe encontrar en el enfermo un sustrato orgánico a su enfermedad. ese cuerpo enfermo que se palpa. al tenerlo. el cuerpo constituido por la familia y la herencia familiar. enfermedades constitucionales.

Georges Doutrebente. dígame qué pasó. cuándo estuvo enfermo. que sean otra cosa que los signos internos de b enfermedad. septiembre de 1869. 5" serie. Les Anormrwx.. chses del 22 de enero y 19 de marzo de 1~75. esas ocurrencias que anuncian la enfermedad. La Société Médic:o~Psychologique consagra a la cuestión de "los signos físicos. ". sino sus condiciones de posibilidad. cit. así curnn su "Mémoire sur les prodromes de la folie" (leída en la Académie de Médecine el 22 de abril de 1851). marcas de disposición de una enfermedad. 11 7 Véase la comunicación de Moreau de Tours (cir. op. "De la prédisposidon héréditairc ..o de 1885 hasca e/26 dt julio de !886. pero que tengan con ésta una relación susceptible de postubrlos como pródromos. volver a inscribir la locura en el contexto individual ele lo que podemos denominar anomalía. imelccmales y morales de las locuras hereditarias" diez sesiones a lo largo de m:ís de un año. pp.ada mpm. por un lado. r. elementos concretos de la enfermedad y no meros pródromos. al mismo tiempo. discernir si se ([ata de una enfermedad evolutiva o no. 197). 7 Lo cual significa. desde e! 30 de m:m. en el fondo. aun en los casos de enfermedades marcadas por su carácter repentino. 11. 53-56 y 293-29R. un residente de More!. De hecho. dedicado a los "signos de orden moraL físico e imelecmal que permiten diagnosticar desde el inicio la influencia mórbida hereditaria en los individuos predispuesms a la alienación mental o afectados por ella" (Anna- les Mtdico-flsychologiques. por. de una cnfermed3d crónica o no. a la vez interiores y exteriores a ella. rcspectiv. buscar antecedentes individuales es imentar mostrar. mostrar que esos signos no eran aún la propia locura. not.sí mistna. 197-237. permite distinguir cal o cual tipo de enfermedad. Mientras en la medicina general el descubrimiento de esos anrecedenres irrdividuales.rudc généalogique sur les aliénés héréditaires".tanto. etc. etc. la locura siempre se precedió a . que la locura· existía ~mees de constituirse como enfermedad y.J 5) sobre b cuestión de los signos relativos al pronóstico de la locura. enconces.t. qué le sucedió. signos anunciadores. En e! Fondo. recibe el Premio Es~ quirol por su ". cit.. hallar signos cales que no sean propiamente patológicos. esto supone que. . pp. Es necesario. H Sobre la formación del concepto de anomalb véase Michd foucaulr... en el dominio de la psiquiatría la búsqueda de amecedentes es muy disünra.uncnre. En 1868. y aun en ellos es preciso buscar elementos amececlenres.312 EL PODER PSIQUIÁTRICO cuémemc sus recuerdos de infancia. op. deme inPormaciones sobre !:iU vida. pues si lo fueran habría que decir que son signos de la enfermedad. es preciso. texto citado: p. como enfermedad..

según la definición de Esquirol. El tercer papel del interrogatorio es la organización de lo que podríamos llamar cruce o quiasma emte la responsabilidad y la subjetividad. por ejemplo. era una enfermedad gue. . al contrario. El hecho. 11 m do eso constituía un horizonte de :tnomalías dentro del cual el elemento en cuestión podía realizarse <1 continuación como locur:I. Michel roucault (presentación). op..... y de~ bemos establecer su existencia para poder demostrar con claridad que lo que estamos rrat:J. Michel Foucault (presemación). es reinscribirlos en ese tejido general de la anomalía. de haber cortado de niño la cabeza de los repollos mientras uno imaginaba ser el jefe de un ejército que aniquilaba a sus enemigos.. esrás aquí. cit. El psiquiacra diría a quien está frente a éL y bien. Pierr~ Rivúr~. Ú:a por propia voluntad.ndo. nora 45. Moi. Sobre la noción de "monomanía homicida" véase la clase del 23 de enero de 1974. . village de la Faucrrie. y ese campo de anomalías estaba compuesm por una serie de elementos. entonces: consrüución de un horizonte de anomaJias.nomalía es la condición de posibilidad individual de la locura. En el fondo de todo imerrogarorio psiquiátrico siempre hay.mivé le 3 juin ~ J\unay. Segunda operación del imerrogatorio. La condición para transfOrmar en síntomas parológicos los diferemes elen1emos que consricuyen el objero. 10 ¿cómo probar que esa conducta criminal era loca? Había que resituarla en un campo de anomalías.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 313 La . J\4oi. op. "Dérail ct explicariun de l'événement . cit. pero vienes porgue en romo de ci y a tu respecto hay quejas. traído por otro. si estaba o no aFect:tdo por algo que no se atrevían demasiado a llamar "monomanía" -en esa época. de una conducta de orden criminal-. 9 10 Cf. o el hecho de crucific:1r a una rana.. . 1 2/¡ y 127.. etc. Si quieren detalles al respecto. sea. el motivo de la solicirud de internación.J. en consecuencia. los remito al dossier Pierre Riviere. una especie de transacción que tendría la siguiente forma. Piar~ Rivihe. me parece. 11 Cf. lo que tenemos enfrente y queremos mostrar precisamente como sí momas de locura es en efecto de orden patológico. écrite par l'aureur de cene action". 9 Cuando los médicos intentaron determinar si Riviere era un enfermo mental o no. tenía una eclosión abrupta y se caracterizaba justamente por ser repentina y ostentar como síntoma principal la aparición súbita. pp.

es la forma extrema e irrecus:1ble de la locura. ese punto de horizonte para el interrogatorio psiquiá(rico. delante del psiquiatra. Se trata de con- * El manuscrito agrega: "Más o menos del mismo modo como la familia hace las veces de susrram somático para la locura~. como elementos de ru sufrimiemo. has hecho tal cosa.5e ref1era c:sencialmente a los motivos por los cuales d individuo está ahf_. aunque con una condición: que asumas subjcrivamcnre la realidad de roda eso y me restiwyas todos esos hechos como síntomas subjetivos de tu existencia. de que me los suministres de una u otra forma como sírttomas. no quiero saber en términos de aserción si lo que se ce reprocha.314 EL PODER PSIQUIÁTRICO cierro malestar. efectuar. como síntomas. transformados en mayor o menor medida. por el contrario. no Importa.. de lo que has hecho o lo que re sucede o los sentimientos que experimentas. de instrucción-. de m conciencia.~. pcfO sólo efecwaré esa sustracción. el inrerrogatorio psiquiátrico tiene siempre cierra finalidad. son verdaderos o no -110 soy un juez. sólo te los quitaré de la cabeza. La cuarra función del interrogatorio psiquiátrico es lo que denominaré ordenamienw de la confesión central.. Y ese foco que el interrogatorio procura realizar. Dame cu síntoma y re sacaré la culpa. Quiero que los motivos por los cuales esds aquí ya no te impongan una marca jurídic1 o moral de responsabilidad. Quiero reencontrar wdos esos elementos. con la condición. pero estoy dispuesto a quirarre la responsabilidad. El imerrogarorio psiquiátrico debe cuestionar las razones por las que el individuo se encuentra frente al psiquiatra -razones que pueden estar ligadas a una conducta voluntaria o.y transformar esos motivos de su presencia allí en sínwmas. En el fondo. es lo que se juega en el fondo del imerrogawrio psiquiátrico y hace qtJe éste. poco importa. No re interrogo ele ningún modo sobre la verdad de esos hechos. Creo que esto. jurídica o moral. e incluso los malestares que sieme. como marcas de un movimiento irreprimible. siempre . esa especie de foco que en el orden de la locura corresponderla a lo que es el foco de una lesión pamlógica. esa suerte de transacción. como fuerza de un ddeo monstruoso . y por otra parte siempre se interrumpe efectivamente en cierto punto. en suma. precisamente. su núcleo. en tu relato y ms confesiones. en efecto. .. es el presunto corazón de la locura. ser las razones de otro. dices tal cosa. Esa finalidad. re comportas de tal manera.

suscitar la alucinación.. 12 "¡Sí. Y si no se trata de la acmalización en la confesión. tengo alucinacioncs!".l. ibid.. . clase del 9 de t:nero 12 de 1974. Du traiument moral de la folie. estoy enfermo y. 441-442. "Hallucinés". por la fijación del símoma en prim. se deshace de ella. En ese momento. la excreción en la crisis médica hace salir la sustancia morbífica. 13 Alusión a la cura del señor Dupré. si uno dice la locura. En síntesis. pp. es necesario poner al sujeto en una suerte de punto de estrangulamiento. ya no puede escapar a sus propios síntomas. de estrechez exrrema. cf. creo ser Napoleón!".. es preciso conseguir en el inrcrrogamrio la actualización de la crisis misma. la confesión extrema de la locura es en definitiva -aseguran los psiquia- Alusión al i!Herrogarorio de A.era persona. 1. observación 1.interrogatorio psiquiátrico. en la técnica del . sino que lo acmalice concretamente en el interrogatorio. ve con claridad que es médico. la forma de la confesión. se arranca sobre el tema y a parcir de la idea de que. deliro!" El interrogarorio psiquiátrico debe tender a eso. Está obligado a decir: en efecto. un punto en el cual se vea obligado a decir "estoy loco" y a representar efectivamente su locura. Y esa actwdización puede lograrse de Jos maneras. 199-200. cuya función principal es inrernanne. pp. En el pumo de convergencia o. arrinconado en ese punro exrremo del inrcrrogarorio. Un. una confesión riwa!meme obtenida en ese inrerrogacorio: "¡Sí. cit. ya no puede escurrirse entre ellos. op. soy aquel para quien es menester la existencia de un médico. Allí. ingresado el lS de junio de 183') a Bict!ue a causa de alucinaciones de la audición y la visión e ideas eróticas y ambiciosas. usted. en el fondo . provocar la crisis histérica. y mpm. E Leuret. Y se llega emonces al momento esencial de la doble emronización del individuo interno como enfermo y Jd iudividuo internante como médico y psiquiatra. ya sea con la forma de la confesión o con la forma de la actualización del síntoma central. soy aquel para quien se ha constimido el hospital psiquiátrico. y la cxpecroración. en una suerte de oscilación enrrc la confesión que hace perdonar y la expecroración que expulsa la enfermedad. 42 aííos. es· cucho voces! ¡Sí. Confesión extrema que. si se quiere. Cf. porque lo estoy.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 315 seguir que el sujew interrogado no sólo reconozca 1a existencia de ese foco delirante. 13 "¡Sí. actúa la doble analogía con la confesión religiosa y ta crisis médica: la confesión religiosa contribuye al perdón.

el interrogamrio es.l 93. del custodio del loco como médico. a mi entender. y cuarto y último. dame efectivamente los motivos por los cuales re privo de tu Jiberrad y.Es una manera de reconsrituir junto a la medicina orgánica. de constituir una mimesis médica. aísla. La otra capa del interrogatorio es el nivel en que. define un foco parológico y lo mucsua y actualiza en la conFesión o en la realización de ese sínroma mayor y nuclear.d punto de partida para que el individuo pueda liberarse de su locura. "Te liberaré de ru locura. el nivel disciplinario del cual ya ks he habbdo. fabrica sínromas a partir de una dem:lllda. vamos a tener una rriple realización: realización de una conduct:l. por lo tanto. algo que funciona del mismo modo pero en el orden de la mimesis y el analogon. constituye un campo de anomalías. Creo que ese inrerrogawrio. de inrercambios 1 de promesas. dase del 19 de diciembre de 1973. el punro absolucamenre central de la técnica del imerrogatorio psiquiátrico. El movimiento por cuyo conducro curarás tu locura es el movimiento en vinud del cu:1l tendré la garantía de que lo que ce h:1go es en efecto un acto médico". 14 C( mpra. . da cuerpo a una enfermedad que no lo tení:. circunscribe. pp. segundo. gracias a un juego de manos. de dones y contradones emre el psiquiaua y el enfermo. tercero. Tal es el entrelazamiento entre el poder del médico y la extorsión de la confesión en el enfermo. de la locura como enfermedad y realización. puede descirr:1rse en tres niveles. esw es: "Dame los motivos por los cu:l{es te encierro. Dejemos de lado el primero. cuyos principales momentos he tratado de indicarles. En la psiquiatría del siglo XIX. en segundo lug:1r. 191. realización. con la condición de que me la confieses". entonces. como locura.~. por último.:L . re liberaré de tu locura. una manera de reconstituir con ex:1ctirud los elememos que caracterizan la actividad del diagnóstico diferencial en la medicina orgánjc. el aruzfogon de un esquema médico proporcionado por la anawmía patológica: ese imerrogarorio consüwye en primer lugar un cuerpo por el sistema de las asignaciones de herencia. por una parte. en romo de esa enfermedad y para poder idenrific::ula como tal. En el interrogarorio psiquiátrico se trata. que constituye. 14 quedan dos nivdes que me parecen esenciales. y sin duda muchos otros atm en nuestros días.316 EL l'ODER PSIQUIATI\!CO eras de cs(a época. paralelameme a ella.

se 15 16 Sobre la visita. en efecto. en apararo rerapéutico. . el imerrogarorio. de la presentación de los enfermos a los estudiames? Ya les he dicho dos palabras al respecto.CLASEDEL30 DE ENERO DE 1'174 317 En esas circunstancias._· freme a los estudiantes es. sea entronizado como taP ¿Y cóni. 105-109.. en virtud de mi sola presencia. la visita.o pueden las operaciones que les he mencionado: transmutación de la denuncia en síntomas. Comprenderán asimismo por qué ese gran rito del imcrrogatorio necesita. veré rodas los mecanismos del sistema disciplinario para transformarlos. el de la visira y el del interrogatorio. . ¿Cuál es la acti~ viciad del psiquiatra en un hospital modelo del siglo X!X? Como saben. op. ¿cómo puede hacerse parJ que el médico. 15 Segunda actividad. D~t~mágnemrntdiniqtu . la presentación dínic. 219-224. al interrogatorio privado del enfermo por el médico. Así como. el interrogatorio. Cf. ere. llevarse efectivamente a c:tbo si no hay. supm. esa especie de rito que marca con solemnidad lo que ocurre en el interrogarorio? Pues bien. lo que la misa cantada es a la misa rezada.. había dos y sólo dos. cf. consistente precisamenre en esto: dame tus síntomas. además del funCionamiento cotidiano del asilo. hazme de w vida unos símornas y harás de mí un médico.. Ambos ritos. a! lado de las misas rezadas están las misas solemnes. La visita es el movimiento por el cual el médico recorre los diferenres servicios de su hospital pau efectuar rodas las mañanas la muraciém de la disciplina en terapéutica: iré. de la herencia en cuerpo. comprenderán que esre imerrogarorio consricuyc el ritual completamente renovado del diagnóstico absoluto. por qué se lanzó a ese rito de b presentación cuasi pública o. recorreré todos los engranajes del asilo. Jcan-Pierre F:~lrer. son por fuerza los elememos a través de los cuales funciona el campo disciplinario del que les he hablado. si se quiere. clase de!~ de enero de 1974. En la doble ausencia del cuerpo y la curación que caracteriza la práctica psiquiátrica. de vez en cuando. en todo caso. pp. en segundo lugar. En primer lugar. de los aconrecimiemos de la vida en anomalías. pp. 16 pero me parece que ahora encontramos la posibilidad de captar otro nivel del funcion:-unienro de la presentación clínica. cit. una revigorización. ¿Y por qué la psiquiatría se arrojó tan pronto y con rama rapidez en esa Missa sol!emrtis que es la presentación del enfermo delante de los estudiantes.

rodas las operaciones que he enumerado actuarán. siempre en Leuret.diriva.. Habría que matizar codo esto. una manera de incrementar su prcsrigio y hacer un poco más veraces sus dichos.318 EL PODER PSIQUlÁTR!CO organiza justamente un espacio en el cual el alienista va a estar marcado com_o médico por el mero hecho de que a su alrededor. de -la demanda en sfntoma. etcétera. en el sentido de la transmutación médica de la locura en enfermedad. no scri por el éxito de su cura o porque él haya enconuado la verdadera etiología.. por decirlo así. En orras palabras. En un Leuret. el manuscriro se refiere a la observación xuv del Trairtde W. con la precaución de . un juego 17 Para ilusrrar el inrerrogarorio por medio del silencio. dejarlo decir lo que quiera.. nlllCho más inhcreme. Griesinger. en rodo caso. .. esté marcada ricual e insticucionalmente por el riro de la presemación clínica del enfermo a los estudia mes. simplemenre a. pues las formas del interrogawrio han variado.-eo que la dimensión magistral de la palabra que en el médico es. Hasta aquí lo que querÍa decir de los interrogatorios. Como d cuerpo del enfermo falu.1f fijar la atención en ella [ . la mejor manera de llegar precisamente a la confesión focal de la locura.. pues según Leurer ésa es la única o. desde luego. al menos de tanto en tanto. 17 También vemos. ] y la miré atem:uneme.:~ ¡. actualizarse. están los estudiames. esperar que hable. por ejemplo. si11 aparent. con una imensidad y un vigor renovados. si el carácter médico de su rol va J. Cuando esa audición se codifique e institucionalice como audición de los estudiantes que escuchan lo que dice el psiquiatra en cuanro es el maesrro del saber médico. pues en realidad no se trata de ello. p. el interrogatorio mediante d silencio: no decir nada al enfermo. será _. en torno del maesuo. el carácter médico de su rol y las operaciones de transrnmación ya aludidas son posibles si el coro y la masa de los csmdianres rodean al médico. ] di un cenu~nar de pasos sin decir una paJabra.necesaria la existencia de esa suerre de corporeidad institucional que es la corona de los esmdiames aremos. a las respuestas del enferma·. el interr?gatorio tiene Formas mucho más sutiles. en el caso del psiquiarr:1 es mucho m. En consecuencia. la dimensión magistral de la palabra del psiquiatra es constitutiva de su poder médico. en concepto de oye mes y espectadores. Para que esa palabra efectúe en concrem las rransmucacioncs mencionadas es preciso que. este psiquiatra inventó. ci.'¡s esencial. 392 de la traducción francesa cirada: "Habríase dicho que eJla escuchab. ] volví a detenerme [ .

Lerom cliniques ae mtdecine menta/e. cit. 19 etc. to&ts esras cosas son complementos con respecto. !bid. p. En primer lugar. de 10 19 modo que d delincuente se siutió ran cansado "de la acción del opio que. de la realización de la locura como enfermedad: la droga y la hipnosis..v cw1 mayor éxüo". op. Para terminar. .. clase del 23 de enero de 1974. Se rr:lta de Giovanni lhttista Momeggla.. también: Charfes Chr~tien Henri Marc.. co~ mo instancia de discernimiento entre la locura y su simulación. tenemos los otros dos operadores fundamcnrales de la medicalización. br la folie comidirü da m m rappom . . (wpm. 239. Armand Laurent. 375. detrás de un síncoma. efecüvamente. que es la utilización médico legal de la droga. clase del 19 de diciembre de 1973. mostrad [ .. nora 20)..¡ simulación de locur. Al respecto. véase "Folie soups:onnée d'étre feinte. 1829. p. y que sea ésta la que debe analizarse por 1n.~ esmdiarlo más fácilmente . temeroso de morir. ) Hacía cerca de mt~ dia hora que nos mirábamos uno :t otro cuando elb murmuró algLJnas palabras que no enten~ dí. 1. op. nora 28). rambién Jean-Pierre F:tlret.. también aquí de manera anexa pero con una fortuna histórica mucho m~í. 222: "En vez de aguzar la astucia de un alienado para eludir a una a u raridad qu~ lo imporcuna. consideró inútil seguir con el f1ngimicnro". 367-376: texto círado: p..¡_ un rito central que es el del interrogatorio. Cf. nota 2.edio del interrogarorio. (mpm.. lleva a reconocer en realidad otra denuncia. supra. pp. [_. (supra. Cf. . le administró fuertes y repetidas dosis de opio. cit. dase del 9 de enero de 1974. cirujano de las cárceles de Milán que. Ewdr mtdico~ligt& mr la Jimulation . ] de deseo de peneuar en sus pensamientos y entonces.CLASE DEL30 DE ENERO DE 1974 319 que. . Junto :·d interrogatorio y. t. ". ] abandono.. 18 opiáceos.l en un criminaJ... 498. le di mi cuaderno para que escribiera..s grande que las técnicas de Leurer recién mencionad:IS. observée par te' pmresscur Monteggia''. cit. alejad de su mente coda idea[ . traducido por Charles Chrétien Henri Marc en "Matériaux pour l'histoire médico-légale . ya les he hablado del uso discipli~ nario que desde el siglo x:vm se daba a una serie de drogas: hiudano. cit. segunda parte. . a decir verdad. op. en las postrimerías de ese siglo se ve ap:uecer un nuevo fenóme~ no. 11. un médico italiano tuvo la idea de utilizar el opio en dosis masivas para lograr deterrninar si un sujeto era o no un enfermo mental.. op. En esos momentos. nora l. como no os verá atemos a comrolarlo todo en d.¡d t:~l como es y podréi. al sospechar]. la droga. se mostr. dase del 12 de dicic:mbre de 1973. 18 Cf. t. p.. tendréis la seguridad de que depondrá cualquier actitud desafiante. 20 permanecer inmóvil y sin dejar siquiera uaslucir curiosidad ~!guna. nota 46).

a los tímbs de hs secciones n a VIII del cap.1s corre. Du baschisch tt de l'aliénation merUale. la imponancia.de Ivlor. . quimo. alucinacioncs". "lesión de los afectos".320 EL PODER PSIQUIÁTRICO Ése fue el punto de partida. y que después de tomar una camidad bastante considerable en forma de papilla. por supuesto. 2G Creo que la ex- 21 Oescubierro en 1844 por Antoine Jéróme Balard (1802-1876) para tratar los dolores de 1a angina de pecho. pp.sponden re. d nitrim de ami! o encuentra en l:t epilepsia y la hisH:ria un campo para su experimentación terapéutica en psiquiatría. Dictionnaire t:ncyclopédiqzre des sciences médica/u. de la pasión amorosa. exageración de les cemores. "Nitrite d'amyle". 26 L:ts rühricas n:tcncion:1d.una vasta pr:iGica de la droga dentro de los hospitales psiquiátricos. t. ap. alremción o. "sensación de dicha". el libro -y la práctica. ibid. el nitrito de amilo. ".eau de Tours. 135). en Amédée Dec:hambre a al (dirs. clase del 9 de enero de 1974. 21 el clorofonno. 1. art. como dice el autor.rnos [el valor]* de ese "él mis111o". drogas que t::ran en esencia el opio. op. 1879. "PhénomCncs psychologiques''. pp.. "impulsos irresistibles".... Bénédic Augustin Mord preconiza el recurso a la eretización como "el más inocuo y dpido medio de llegar al conocimiento de la verdad" ("De l'érhérisation dans b folie .". tercero. enconrramos entonces -podemos decir que durame los primeros ochenta años del siglo XLX. !l 23 " 4 Cf. séptimo.. 25 ~Grabación: Joseph Jacques Moreau de TOurs. etc. mpra. cuar[0. cit.ha probado h droga. segundo.). convicciones delirantes". de 1845?5 En este libro sobre el hach(s. 262-269. "error en cuanto aJ tiempo y el espacio". y octavo y último. p. supra. "desarrollo de b sensibilidad.. disociación de ideas". cit. nota 2. "ideas fijas. "excitación. sexto. etc. clase del 23 de enero de 1974. op. pudo identificar en la intoxicación con esta sustancia una serie de fases que son las siguiemes: primero. Du haschisch . 22 el éter: 23 en 1864 -los remito a ese texro. Moreau de Tours cuenra que "él mismo" -y ya vere.. Cf. ¿a serie. An1édée Dechambre. tanto desde el punto de vista visual como desde el pumo de vista auditivo: exageración de las sens:1éiones cuando se escucha música. X!ll. Cf.24 Pero creo que el episodio [decisivo] de todo esro fue.:nn:. 51-181. cit. "ilusiones.~pecriv-:nw. de la excirabili~ad. .hay un texro importante de Morcl aparecido en los Archives générales de J-nérlecine sobre h eterización de los enfermos en el hospital psiquiátrico. nut:t 18. que tuvo a mi entender una imporrancia histórica muy grande..

..ane pmdu. Planteo así titulado en el manuscrito: "Idea de que los fenómenos derivados de la absorción de hachís son idénticos a los de la locura".está el hecho de que. los efectos de la droga en esta experiencia Fueron [ .do.-B. La. )"" asimilados por Mo~ reau ele Tours a los procesos de la enfermedad mental. Ante codo -y en este aspecro sería incapaz de darles una explicacíón y ni siquiera un arrálisis.. por lo ranto. Bailliete.-¡dios que acabo de enumerarles. en plena época de una explosión de trabajos de fisiología experimemal.t el 17 de man. ere.l brindan al médico. hisroria de las eraras de su descubrimiemo figura C/1 27 su !ntroduction ri !'itu& . la posibilidad de una reproducción de la locura. J. "'"'Grabación.ción de ide~s. defendid. segün Moreau de Tours. 27 "' Grnbación: son importantes. ya que ninguno de los sínromas enumerados por el autor son ajenos. Alusión a los trabajos de Claude Bernard (1813-1878) que.o de l R53: Recherches sur un~: nnuvelle fonction tlu foie. Creo que esta confiscac. repetición de: de inmediato .·tt:r. brís.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 321 pcriencia de Moreau de Tours y el uso que éste le da [deben considerarse]* por toda una serie de razones. Sea como fuere.. pasado e1 momento de la sensación de dicha -y además veremos que logra recuperarla-. objeto de su tesis de doctorado en ciencias n. podrán advenir que muy pronto. una reproducción provocada y auténtica de la enfermedad.. Estamos en 1845.~no sólo en su contenido sino en su enc:~denamiento sucesivo. al desarrollo de la locura como enfermechd espontánea y n:uural. y natural.i6n psiquiátrica de los efeccos de la droga dentro del sisrcma de la enfermedad mental plantea un problema importante. constdiré comme or. desde el comienzo. reproducción a la vez artificial. error con respecto al tiempo y el espacio. pues para producir los sínromas necesir6 la inroxicación. 1853. tenemos.nurales. desde la segunda rúbrica. nos encontramos en el orden de la enfermedad memal: disociJ.. en lo concerniente a la historia de la enfermedad menea!. pero en rigor me parece que habría que analizarlo en el marco de una historia de la droga y no de una historia de la enfermedad mental. debían llevarlo al descubrimiento de la funcíón glicugénica del hig:J. esta utilización de la droga y la asimil:~ción desde el principio entre sus efectos y los símomas de la enfermedad mcntJ.*** Cuando describe los disrinros est._rt. Moreau ·de Tours es el Claudc Bernard de la locura: hace aquí una transposición de la función glicogénica del hígado.r dt: mntitre suerte chez !'homme et les rmimaux. de inmediato. iniciados en 1843..

en realidad.. el hachís permiriría descubrir lo que ios psiquiatras habían buscado durame tanto tiempo. así como la imoxicación [conJ hachís. por su parte. Es decir: corno esos fenómenos son homogéneos a los de la locura.-un oso foco que los anatomopatólogos. 28 Cf. porque así se encontrad el núcleo mismo a partir del cual ha de desplegarse roda la locura..V 8 ahora va a posrularse la idea de que. al pMecer. Traitl pratique de la folie névropt~. J. carácter irresistible de los impulsos [como ven. Barcelona. esp. Ese foco. encontraremos la misma locura por doquier y durante wda la evolución. nota 12. de todos modos. 1976].1845 "modificación fncdecruaJ primiciva':29 y denominará más adelame. Así. alucinaciones. 36. se llega a la idea de que {os distintos síntomas de ésta que los nosógmfos podrían imputar a cal o cual registro o atribuir a tal o cual enfermedad penenecen. pp. bloquearse. Fontanella. Bailliere. ese f. de ltz médecine expérimentalr. BaiJJiere. un encadenamiento espontáneo. . 1869. fijarse en un estadio. con e1 instrumenw de una experimentación voluntaria y concertada acerca de la locura. 30 Joseph Jacques Moreau de TOurs. una serie homogénea. XJV.la suerte de poder aprehender y fijar en un punto del cuerpo. habían tenido . claro esrá.-B.30 Así describe esa modificación primitiva: Toda forma. sólo hay una locura que evoluciona a lo largo de la existencia de los individuos y puede. París. roda accldenre del delirio o de la locura propiamerne dicha: ideas fijas. París.-B.. y por lo tanto. IX. Y ese núcleo fundamental que Moreau de Tours cree haber hallado es lo que él llama en . "modificación primordial". J. D11 haschisch . op. se alcanzará mediante la experimentación con el hachís. clase del 5 de diciembre de 1973. detenerse.. 286-289 y 318-320 [trad.. 2 ~ Joseph Jacques Moreau de Tours. Miencras la psiquiatría a1 estilo de Pinel y sobre todo de Esquirol trataba de ver cuál era la facultad dafiada en ral o cual enfermedad menta. 1865. pero. a la misma serie. XVII Y XIX. p. sino que se plantea además la idea de que los diferentes fenómenos que caracterizan la intoxicación con hachís constituyen una sucesión natural y necesaria. cit. en el fondo. mpra. en un rexro de 1869.: Intrurlucción al estudio de/¡¡ medicina experimenta/. es decir justamente el "fondo" único a parrir del cual todos los síntom3s de 13 locura pueden despleg:1rse.thique (vulgo histlrt"que}.322 EL PODER PSIQUIÁTRICO Otra cosa imporrante es que no sólo se cuenta con la idea. pp.

La experiencia con esta droga brindará entonces al médico la oportunidad de comunicarse dire(. el psiquiatra como individuo normal. de ver. Hasta la experiencia de Moreau de ~rOurs.tamcnte con la locura a través de algo distinto de b observación externa de los sfntornas visibles. en nombre de su normalidad y de bs experiencias que puede hacer en cuanto psiquiatra normal pero intoxicado. . reconstimir y a decir verdad actualizar ese "fondo" esencial de cualquier locura. De allí la posibilidad de asimilar la experiencia de éste a la experiencia del loco.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 323 son todos los símomas que volvemos a conscarar en la intoxicación con hachís. de ~aguedad. 31 Esta expresión no es demasiado exacta. que es desdt: luegu b. 36. oscilación y movilidad de las ideas. ese "fondo" esencial de la locura se reproduce por imermedio del hachís. y en este caso en el médico. incertidumbre... el foco mismo a partir del cual se desplegarán los diferentes síntomas de la locura.. Du harchisch . pp. Como ven. el sfncoma principal o. por lo tamo. 35-36. siempre idéntica a sí misma. señalar. tienen su origen en una modificación imelecrual primitiva. reproducir. gracias al hachís. sin embargo.. quien dictaba la ley a b locura era. Mediante el hachís se puede. que a menudo se traduce en una profunda incoherencia. !bid. un:l verdadera disolución del compuesto imelecrual que llamamos facultades morales". condición esencial de su existencia. Y para el psiquiatra. esa instancia de verificación experimemal de la que el psiquiatra carece. sed. posible comunicarse con la locura por la experiencia subjetivante hecha por el médico acerca de los efecws de la intoxicación con hachís. M. sí. El psiquiatra podr:í susticuir por su propia experiencia ese famoso cuerpo orgánico que los anatomoparólogos tenían frente a sí y que falta en el alienista. por consiguiente. y esw es lo importanre. pero la dictaba con la 31 J2 Joseph Jacqucs Moreau de Tours. Se trata de la excitación maníaca. ese terreno de evidencia. pues se trata de un "estado simple y complejo a la ve?. mejor dicho. p. Es una desagregación. posibilidad. decir la locura y dictarle su ley. ese cuerpo. 32 Así se idenrillca entonces. de tener acceso a algo que será el punto cero entre la psicología moral y la psicología patológica.]. desde luego.. pero ¿en quién? En cualquiera. posibilidad. F. cit. sobre todo. . op.

por tanro. un elemenco que ustedes.pero de algún modo lo es. de captarla desde adentro. la reconozco justamente porque puedo reproducirla en mi mismo. Pero ¿qué es ese "fondo" primordial así identificado que el psiquiatra puede reconsriruir por intermedio del hachís y que. porque se lo encuemra en estado puro y espománeo en ella? ¿Qué es. por el contrario. lo que debe poder reconstituirse porra partir de la comprensión del psiquiatra. La relación de interioridad que el psiquiatra establece por medio del hachís le permitirá decir: esw es la locura. • Elrnanus_crito agrega: "por ser ala vez el basamento y el moddo". no es la locura y que encontraremos en el psiquiatra y en el loco? Moreau de Tours designa ese elemento. La comprensión como ley del. soy capaz. seguir en m( mísmo y reconstituir todo el hilo de los acontecimientos y procesos que caracrcrizan la locura. esta captación imerior da un complerncnco de poder. Pero he aquí que ahora. reconozco que estás loco en cuamo las razones valederas para mí no pueden penetrar en lo que haces. ya conocen: el sueño. La experiencia del hachís da acceso al sueño. de esa a!cernativa. sin embargo. puedo aprehender y reconscímir el movimiento auténtico y autónomo de la locura. por supuesw. el psiquiatra va a poder decir: yo sé cuál es la ley de la locura. con la salvedad de cierras modificaciones como la incoxicación con hachís. . Y así corno hasta emonces la locura era precisamente lo que un pensamiento normal no podía reconstituir. Puedo comprender lo que pasa. ahora será. ese fondo primordial homogéneo a la locura* y que. puedo. el movimiento por el cual este fCnómcno se produce. El psiquiatra como individuo normal dictaba la ley al loco con la modalidad de esa exclusión.324 EL PODER PSIQUIÁTRICO forma de una exclusión: est:í. Y de ese modo se funda la famosa y absolutamente novedosa autoridad de la psiquiatría sobre la locura que adopta la forma de la comprensión. a partir de la experiencia con el hachis. en consecuencia. en tanto individuo normal. en efecto.s loco porque no piensas como yo. en cuanw mecanismo que puede constatarse en el hombre normal y servirá precisamente de principio de imc- ligibilidad de la locura. no es la locura -pues el hachís no es la locura. pues yo puedo comprender efectivamente. enwnces. psiquiatra norm:1l sobre el movimientO mismo de la locura encucmra allí su principio de origen.

Appuhn. Además de los textos a los cuales Foucault se refiere por entonces. n1ím. carta del20 de julio de !664 a Pierre Balling. Desde luego. serán traspasadas en una serie de lugares.. 3" serie. es endógeno. Histoir~ de la folie . que dos modos de existencia moral y dos vidas han si~ do concedidos al hombre. la locura. t. el punto fisiológico donde termina la vida exterior y comienza b vicb. :!4. op. La segunda no es sino el reflejo de la primera y sólo se alimenta. 1966. pp. 1988]. 172) [trad. en cieno modo. cf. París. 256-26\. de los materiales que ésta le proporciona. cit.: Cormpon&ncitt compl~ttt. y "De l'identité. inrerior. r. pero es. o -la doble barrera constituida por el dormir y la vigilia. podemos mencionar una cana de Spinoza dirigida a Pierre Balling en la que aquél menciona un ti· pode sueño que. es ese estado particular de nuestro sistema nervioso en el cual las barreras del dormir o bs de la vigilia. Foucault en Historia de la locurrt. Miche! Foucault. entonces.. esp. julio ~e 1855. ella nos es común con los seres que se asemejan a nosotros. perfectamente distinta de ella. 361-408. op.. cit.!ógica. 2. El sueño queda asignado enwnces al papel de ley común a la vida normal y la vida paro. así como la céle~re fórmula de Kant: "E! craswrnado es también un so fiador despierto" ( "Der Verriickte út also ein Traumer im \Vachen'). de l'ém de rC\'C et d_e la folie". 1. y la irrupción de los mecanismos del suefio en la vigilia provocará la locura si el mecanismo. p. Como recuerda M. Hiperi6n. Madrid. y provocará a. es e! puntó a partir del cual la comprensión del psiquiatra podrá imponer su ley a los fenómenos de la locura. en CEuvm. la fórmula según la cual "los locos son soñadores despierms" 3 ~ 33 Joseph Jacques Moreau de Toun. segunda parte. "Essai sur les maladies de la rere". cap. en todo caso. Du hmchisch ..CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 325 Parece. la idea de una analogía de los me· canismos productores de los sueños y la locura se desarrolla ya en el siglo XVII. . La primerJ de esas dos existencias resuha de nuestras relaciones con el mundo cxrcmo. (1972).sitnlsmo la experiencia alucinatoria de los imoxicados si la ruptura tiene su origen en la absorción de un cuerpo extrafio. trad. . y nocas de C. según cu:íh:s fueren el cuerpo y el movimiento de sus humores. El dormir es como una barrera elevada entre arnbas. van a resultar rotas o. 17. sin embargo. 41-42. "La transcendance du délire". en Annal~s Midico-Psychologiqttes. G:trnier-Flanunarion. de . como la intoxicación con hachís. con ese gran todo que llama~ mas universo. es análogo a lo que enconrramos en los delirios (véase Baruch Spinoza. uad. en cieno modo. pp. IV. 33 ¿Y qué es exactamente la locura? Pues bien. ·en lmmanuel Kant. pp..

trad.: Emayo ¡obrr las mfirmrdndes dr la cabw1. 2a serie.. rambién Immanud Kant. 1991]: "Quien[ . "Bibliographie".au sornmeil era la vei!!e". Alianza.: !. y c:1p.1ins faig observé. p. p. en CW. 292.¡ [.. Annal~s !V/Mi· co-P~ycbologiqüe.). como los sueños. sino (como en un sueño) [se encuentra] en un universo que sólo pcrrencce a él" ("Didactique".. .do a un juego de ideas en el cual ve. sus sueños ( . 252: "El delirio. 35 Jean trienne Dominiyue Esquirol. 1971. op. p. sucfw despierto". r.. pp... y cap.jo el imperio de un sueño representa verdaderamente al hombre afectado de alienación mental" (Anna!rr Médico-fJsycbo!ogiqu~s. 101-148). "Literarur. Tot~!ouse. trad. Foucault.. París. cit. francesa: Anthropologie du point dr vue pragrnatiqur.: Antropología en untido pragmdtico. A. rexto citado: p. de D. vr. pp.[ . y cap. se conduce y juzga no en un mundo cornp:trtido con otros. t. 3:. 117: "Quien delira. Madrid. fr:wcesa: L'lruerprharion des réve. en tVolution p¡ychintriqur.. ] está emregado a sus alucinaciones. ] qued:1libra. en Annales Mlriico~hy- . Anthropologir in pmsmadscher Himicht af!gefa. prrr 1me socihl . 1798 (trad. en su informe "Des illusions chez les aliénés (erreurs des sens)" (rcedit:tdn en ihid. "Délire". r. 222 (craJ. Madrid.r ma!ttdies mmtales . serie. ll!.bri! de 1857. 36 Sobre esta tradición psiquiátrica es posible remitirse a diversas fuentes: a) Alfred lvlaury. b) Sigmund Freud. r.\: Jans les réves er d::~..:tvec le réve et les états intermédiaires . t. Presses Universitaires de France. en el dormir y el delirio no gozamos de esa facultad". 1979]. 181 7. "Des analogies du réve et de l':tliénarion memale". y Le Sommeil ct Les rhm . r.ns I'Úar imermédíaire entre le sommcil er \:1 veille". quien suefi. 4 y 5.sJt von Jmmanud Kant. . "Nouvdles !Jbservations stu. r. en definitiva. Privat. 200 1]. 173). rr-111. 1942. cit. ]. 1. París. . en Dictionnair~ des science> médical~s. VIl!.. "Breves remarques historiqucs sur les rappons des états psychopathiques . vrrr.. op. cit. esp.. en roda una tradición psiquiácrica. KOnigsberg. e) Henri Ey. "Die wlssenschaftlicbe Literarur der Traumprobleme". "' Grabación: formulada. l-99 y 627-642 respectivamente (nad. pp. XX. inscripm en esta tradición. reeditado en Des maiadi~s mmtr:Üs . pp. en OC t.. "La littéramre scienrifique concernanr les problemes du réve". Friedrich Nicolovius. París. Vrin. sólo trata sobre objeros que se han presentado a nuestros sentidos en el esrado de salud y durante la vigilia. r.. 36 Pero ]. esp. r..326 EL PODER PSIQUIATRICO no es una fórmuh novedosa: ya Ja enconrramos [enunciada]* con roda claridad en Esquirol 35 y. cap. en el cual. cap. julio de 1853. pp. Oidier.. esp. Berger. cit. V.Etuder psychologiquts sur ces phbwmines et les diven lütts qui sj attarhent. 1964) [erad. de M. art. V. "Hallucin:nions". p. 1861 (sobre todo el cap.. "Des ana!ogies de l'hallucinarion er du rév~". ::~. art. 157·176. 168. op.-(~ Le(evre. Maury sostiene que "el hombre que cae b::~. ] Entonces podíamos alejarnos de ellos o acercarnos. Verzeichnis".. p.. reeditado en De. op. 80·100. 404·421: "De cert.a inttrpretación d~ ÚJs SJUTÍOf. Machado Libros. Cf.. Esquiwl dice que los "alucinados son soñadores despiertos".fes an:1logies des ph~nomCnes du reve er de l':Jíénarion memale"' (informe leído en l:1 Sociéré Médico-Psychologique el 25 de ocrubre Je 1852). t. 1967.53. . pp. li-89 y 529-55t respectivamente) {trad. Di~ Trattmdeutung ( 1901 ).

en Mtditations touchant in prrmiáe philosophú. 39 sino Moreau de chologiquu. Hiuorique. Hisrorique et position du prob!eme". 25(}-261. r. XXXV..rger durante la discusión de la reseña de la obra de]. cit. rcvis<Ida y aumentada. Descléc de Brouwer. 2" cd. pp. 39 Alusión al privilegio que. Du haJchúch. en Annales Médico-Psychologiqu~s. propone que.. r. cit. p. capüal en Moreau de Tours y su libro sobre el hachís es que no se trata de una mera comparación entre la locura y el sueño. J4a serie. r. pp.. . !962. mientras que Marea u de Tours hace una relación entre estos úhimos y.. k1bía una aHalogía entre los fenómenos de la locura y los fcnórnenos del sucílo. sino únic:unente la analogía exrrema que. pp. Du haJt·hisch . p. julio de l 855. al evocar las "condiciones orgánicas" del dormir y los "fenómenos fundamenralcs del delirio".. 32-47. Morcau de Tours hecha por el doctor J. los fenómenos de la vigilia rwrmal y los de la locura..CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 327 lo absolmamente nuevo y. es menester ( . op. op. 218-228 y 282 respectivamente. desde el punto de vista psicológico. clase del 14 de noviembre de . sino de un principio de análisis. cit. vol. .. mtthodologit. op. .. 1-37. j agrupar esos fenómenos de acuerdo con las analogías y afmid<ldes m:ís o menos numerosas que exhiben" {)oseph Jacques Moreau de Tours. fair primordial' de la psychopadwlogie. TOmérnoslo en otros términos: no fue Descartes quien dijo que el suefio excede a la locura y la comprende. § 1. 3a serie. Por su parte. ll. B..). preseman el es1ado del dormir y d esrado de locura. 37 Más aún: en Esquirol y los psiquiatras que en esa época e incluso antes dedan "los locos son sofl. "para aprehender. junio de 1934. "Du délire au point de vue pathologiquc er anawmo-p:uhologique" {informe leido en b Académic lmpériale de Médecine el 8 de mayo de 1855). estudiar y comprender con claridad un conjunto de fenómenos tan complejos como el de los desórdenes intdectuak<>. París. 44). "Le 'n!ve. "Des choses que l'on peut révoqucr en doute". r. 38 Este autor apuntó y estableció la posición del sueño emre la vigilia y la locura. En respuesta a las críricas de Bousquet. 37 Cosa que pone de relieve Jules Baill:J. a la vez. E. pp. pp. psychopathologit ginirale. (1972). cit. 1. Véanse l:ts páginas que Foucault dedica a la cuestión en Histoire dr. 448-455.. 1970. y en este aspecto ocupa en la historia de la psiquiatría y la historia del psicoanálisis un lugar absolutamente fundacional. segunda pane. adores". "Généralités physiologiques". op. en é'volution J>sycbiatrique. 465). y las preciosas enseítanzas que pueden extraerse de ese estudio comparado" (ibid. Jiwdes psychiatriquts. creo. y "8ibliographie". Bousquet. Moreau de Tours. segunda parre. JH Joseph Jacqucs Moreau de Tours. . según Jacques Derrida. Baillarger seüala que "lo que importa hacer admitir no es la identidad del estado orgánico en ambos casos. (mpra. t. y "La dissolution de la conscience dans le sommeil et le rCvc cr ses r::~pports avec la psychopatlwlogie". Dcscarres omrga al sueño por encima de la locura en la "Premihe méditation''. la folie .

Du haschisch .. . primera parte. (1972). sec. por lo tanto. 402: "Uno de los efectos del hachís que más me había sorprendido[ . regarder la pluparr des accCs de manie comme l'effet d'une op.. 41 !bid. Alusión a los relatos de curaciones obtenidas a continuación de un "acceso crítico" que Pinel menciona en su Trairi mtdico-philosophiqur . Se dijo: como b manb consiste en una especie de excitación.. La droga. esa especie de agitación que es a la vez el dato primordial de la locur::t y el carácter del sueño.. y con él todos los médicos de alienados. en cieno modo..ada de una ~ensación de alegría y felicidad (. la comprende y permite entenderla. 268-269. "Thérapeurique".. p. 56-59. pp. op. se le había ocurrido compensar la fijeza melancólica por medio de la agitación maníaca del hachís .328 EL PODER PSIQUIÁTRICO Tours quien puso el primero en una posición tal con respecm a b segunda que el sueño la envuelve. Hacer tomar hachís a un individuo normal es volverlo loco. creyendo que la "excitación maníaca". §XIII. cit. De allí b idea de que al hacer tomar hachís a un enfermo no se hace sino acrecentar su locura. no dejará de repecir): como puedo sofiar. "Mmifs 411i poncnr iJ. los comentarios de M. ce papier. Moreau de Tours estableció en sus servicios una terapia del hachís. cit. coagulado e inmóvil en ellos. p. Y a panir de Moreau de Tours el psiquiatra dice (y el psicoanalista. Cf. La efectuación misma de la locura. clase del 14 de noviembre de 1973. nora 11).40 Enseguida se dio cuema de que la cosa no funcionaba y cuvo la idea de reactualizar. 405: "Pinel. Y comenzó -él mismo lo dicepor cometer un error: administraba b droga a los melancólicos.. pues ya está enfermo. Moreau de Tours y su libro sobre el hachís son el punto de partida de esa comprensión. es el sueño inyectado en la vigilia: es. es decir. Fouc:mlr en Histoire de !afolú. la vigilia intoxicada por el suefio. 11. . vieron la alienación decidirse por accesos de agitación". pero darlo a un enfermo significará hacer más visible su locura. ] Vi en ello ttn medio de combatir eficazmente las ideas fijas de los melancólicos[ . justamente. precipitar su curso.. cit.. Sobre la base de mi sueño y de lo que puedo captar de él. pp. puedo comprender bien qué es la locura. 40 Joseph Jacques Moreau de Tours. la vieja técnica de la crisis médica... l. cap. en el fondo.. ] ¿Me equivocaba en mis conjeturas? Me siento indinado a creerlo". tercera parte. (1800). y como en la tradición médica clásica -la que aún encotHramos en Pinel.. op. ce feu" (mpra. .. "Mon corps. 41 por otra 1973. ] era esa suerte Je excitación maníaca siempre acompaií. voy a terminar por comprender cómo pasan las cosas en quien está loco. De tal modo.. y apéndice l. iba a compensar lo que había de triste. nota 11).

el extracta de cáñamo de la India era el más apropiado para cumplir esta indicación".CLASE DEL30 DE ENERO DE 1974 329 parte. op.. 405: "Se dcsprendb paranosotros una indicación precisa que podríamos formular así: mantener la agudeza primera del delirio que tiende al estado crónico o bien recordarla. En su origen. cit. 370-392. are.. nota 21. Du haschisch . El tercer sistema de pruebas en la práctica psiquiátrica de los dos primeros tercios del siglo XIX es el nugnctismo y la hipnosis.'B Pero había algo más: el efecm del magnetismo. era siempre una cu- ración_. porque se entendía que una curat. medida en que deja actuar la droga. Véase también Augusrin Jacob Landré-Beauvais {adjumo de Pinel en la SaipetriCrc). si los psiquiatras tuvieron desde los años 1820~1825 la idea de utilizar el magnetismo en los hospic:des psiquiátricos -en b Salpetrierc. por su parte. el enfermo. . ral como se lo veía funcionar en las postrimerías del siglo XVIII y los comienzos del siglo XJX. pp.am iemo de la crisis. ''Crise". desde luego.la crisis es precisamente el momento en que los Fenómenos de una enfermedad se hacen más rápidos y más incensas. cit. hagamos a los maníacos un poco más maníacos. cbse del 12 de diciembre de 1973. paralela y ajena al interrogatorio. 1813. p. tenemos aquí una reconstitución.. pp. np.. el rnagneris~ m o se utilizó esencialmente como un modo de despla?. VIl.. por consiguiente. 37-41. de los casos eventuales de reincidencia. er:t en lo fundamemal quien imponb su voluntad al magnetizado y. t. una vez adquirida y aun cuando fuera puesta en cuestión algunos días después.. consistía por una réaction salutaire ct f. El hachís es una suerte de interrogatorio autom:ítlco. démoslcs hachís y gracias a esw los curaremos.fue justamente para reforzar aún más el efecto de poder que el médico quería atribuirse. 42 Joseph Jacqucs Moreau d~ Tours.. .'lvorablc a la guérison". no puede oponer su poder al del médico y lo que éste puede perder como poder lo re_cupera por el hecho de tener una comprensión del interior mismo de la locura. Emre mdos los mcdicamenws conocidos. y si el rné~ dico pierde poder en b. 42 Y en los libros de protocolos de esta época enconuamos una gran cantidad de ejemplos de curación sin el análisis. está preso en el auto marismo de ésta. en la práctica magnética de fines del siglo xvm. 43 Supra. reavivarla cuando amenaza apagarse.:ión. Como ven. El magnetizador. en Dictionnair~ tÚs scimus mi· dicaüs. de los mecanismos que son precisamente los que vimos poner en juego en él. par une société.

marqués de Puységur (1751-1825). p.1.. [serrara de]* poner a1 enfermo en un estado tal que pueda conocer efectivamente la naturaleza.~ Je éstas. Orro de los sújctos es Charles Fran<¡:ois Amé. 45 Supra. clase del 23 de enero de 1974. el pecho y el abdomen de. Race respon· de a las pregunra. 45 Ahora. cura del joven l-léberr.. G: "Una vez caído en 1111 sudio profundo.ar e:! rf:Slthado". ] PDr ella. su pronóscico y el rraramienro que les es propicio [ . vol.tre le magnhirme .. el magnetizado muesrra el fenómeno con una nueva vida . el magnetismo era en el fondo una manera de confiar al enfermo mismo lo que era tarea del médico en la crisis dásic:J. Didot Jeune. indican además si la cura es posible. p['()porcionar una "intuitiva" complementaria gracias a ht cual el sujero iba a ser capaz de conocer su propio cuerpo. emite una opinión sobre su estado. 46 44 Pi erre Foi~sac. En ésta. As! ocurre con la cura magnérica llevada a cabo el 4 de mayo de t 784 por AnnanJ Marc Jacques de Chasrener. Chastener de Puységur. precedido de un alegara a favor dd magnetismo: Appel aux savans ob· servate1m du dix-nnwieme !itcü tÚ la dicision portie wr !ezm prldicesseurs con. sus dolores y las diversas alteraciones ocasionadas por ellas. 1784. 1784: vCasc adem:í.. 1825. Cf. su propia enfermedad y. París. "' Grabaci6n: cs.. pero también proporcionar a este último una lucidez complementaria -lo que los tne. f\. qt¡e se confirmará. s. n. par ü magnüisme animal. ] reconocen bs en/ermedades que los afectan. ]Al posar sucesivamente b nLlHO sobre la cabeza. Armand M. opúsculo anónimo publicado por Puységur. sobre Víctor Race..1rse pa· ra akam.~onnais): donnirlo. de 14 años... descubrir en qué consistía y manejarla en el curso de la crisis. la enfermedad de los orros.al médico sobre el enfermo..1bnoiu sur 1~ magnitism~ animal. 1. un cam- 46 pesino de 23 años vinculado a su dominio de Buzancy (Sois. un desconocido.smerianos llamaban "intuitiva"-. Mimoim porrr servir i1 l'histoire et tl l'étahlissemmt du magnitúme animal París.L se <~granda y ya se m<~nifiesta es:1 faculrad tan preciosa que los primeros magnetizadores denominamn 'intuitiva' o 'lucidez' ( .. fácil v difícil. pp. los sonámbulos [ .330 EL PODER l'SIQUIATRICO parte en dar una auroridad -y una autoridad total. cercana o lejana. las causas próxima. los sonámbulos descubren tam- bién sus enfern1~dades. prh de Soíssons. y qué medios deben emplc.s el relato de 1::!.~ o rcmot. el médico tenía a su cargo prever qué era la enfermedad. ] La csfCra de la concienci. su sede. indica una línea de conducta terapéuti· ca y pronostica la fecha de su retorno a la salud. eventualmente. Soissons.<. admsi a mmi~rm l~s m~mbru d~ 1:4mdimie des scimt·(s ~t d~ l'Acadbnit royal~ de midecine. en el magnetismo tal como lo practican los mesmerianos ortodoxos. el proceso y el término de su enfermedad. J. 44 A JJnes del siglo XVIII. noras 2S y 33. que sometido a un meóo magnético anuncia la duración e intensidad de sus crisis fumras. 199-211 y 96-97 respecrivamenrc: Détail des cttm operles fl Bt1zancy.

Exposé par ordre tJ. 1813. sometida al magnetismo e in- animal.. anres de publicar ese mismo afio la obra a la cual debe su repUtación. uno de Jos alienistas más serios de esta época... Den tu. por qué motivos y cómo debía librarse de ella. una de las cuales se llamaba "Pétronille" y la otra era conocida como "Braguette". I:tienne Jean Georget defiende el 8 de febrero de 1820 su tesis "Dissertalion sur les causes de la folie". 52. 48 La primera. 1965. Georget. París. clase del 12 de diciembre de 1973. en Psychoanaiytic Review. y no vomilé lo que comí. también Henri F. ercéteraY En cieno modo. viuda de BrouillarJ. de 18 :1iios. cit. magnetizó a dos enfermas. el diagnóstico médico se hacía en la apertura realizada por la práctica magnética. -¿Con qué accidente comenzó su enfermetbd? -Pasé frío. convirtió en sujetos de experiencia a dos pacienres. Cf. op. nma2f). me caí de espaldas. 24. De fa folie . Sobre la historia de las curas magnéticas es posible remitirse a: Simon Mialle. cit. París. 47 Se nata de la OC[ava sesión llevada a cabo el 1 de noviembre de 1820 por el barón Julcs Dupotet de Sennevoy en el servicio del doctor Husson. encontramos un primer intento de magnetismo de este tipo.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 331 Así. 3" ed.. Béchcr Jeunc. 1826. mpm. -¿A qué hora vomitó? -A las cuatro. -¿Comió después? -Sí señor. -¿Al caer golpeó con el estómago~ -No. en las experiencias hechas entre 1820 y 1825 en b Salpecriere. Se dormía a un enfermo o una enferma y se le pregumab<~ cu~l er::t b enfermedad que padecía.. Ellenberger. nos jmm (1714-1826}. 1826. -¿Hace muchO? -Hace un año. He aquí una mesmerización hecha hacia 1825 o 1826. -¿Por qué vomiló ayer? -Porque me dieron caldo frío. 2. por lo tamo. médico en jefe del Hórei-Dicu. op. desde cuándo. pendant le cours des mois d'octobre. llamada Braguetre (cf. En 1821. . novembre t?t décembre 1820 [ 1821]. 48 Ingresado en 1816 al servicio de Esquirol en la SalpeuiCre. Dentu. "Me~mer and Puy.égur: From magnetism w hypnotism". et fin du rraitemmt du jeune Hébert. E'(posé des exptrienw publiques sur le magnhisme tlnimai fáites J i'H1Jtei-Dieu de Paris./phabitique des cum operées en Franu par le magnétisme animal depuis Mesmer jusqu'il. De cal modo. en la persona de Carherine Samson. p. El magnetizador recibe a una enferma y le pregunta: ¿Quién la ha dormido? -Usred. . cf. AJ resvecro hay wda una serie de testimonios. vol. con Léon Rostan. Pérronille y Manoury. -¿No ha sufrido una caída? -Sí señor. París.

la verdadera inserción del magnetismo y la hipnoSis en la práctica psiquiátrica se producirá más adelante. nota 55. que data de 1843. Cosa que Georger hi~ zo.62. el final de la historia". pues allí habb caído y conrr.<imilibur.cio de E. John Churchill. Londres. 50 Pérronille soLicitaba en concreto la repetición del trauma. y si 49 quiere curarme usted mismo deberá arrojarme a ella". populariza su práctica con b denominación de "hipnotismo". dijo: "Lo que me enfermó fue que me caí al agua. después de Braid. llamado Dubois d'Amiens.""< mcús dans ses applicatíons atl traitement des mala. J. Nmrhypnology. or the Rationale of Nervous Sleep. comien:r~'l sus trabajos en enero de 1827 49 . 011 Traiti du Jommólnrrveux comidiri dans m rapports avec le mt~gnétümL" !lnimal. 1883). 1843 (trad. 51 y sobre roda luego de la imroducción en Francía de las prácticas de Braid en torno de Broca en 1858-1859. 50 fh!d.mo escocés. 1841. quería insistir en este asunto p:ua mostrarles que en esa época.dit!s.a(ontainc. el magnerisn10 funciona como un complemenco. la medicina insriwcional ve como una amenaza la influencia creciente dd magnetismo. Simon y prcf.nada el 28 de febrero de 1826.332 EL PODER PSIQUIÁTRICO terrogada por Georger. p. hacer b prueba de la enfermedad en su verdad.~ído su enfermedad: similia .1. una prolongación de la crisis clásic:t: conocer. Histoire actulémir¡ue r!u magnttirme anima~ París. or thr Rationtlit of Nervo:1s Slup Comidered in Relation with Animal Mr:gnrtism. ''Perronille l . tal debfa ser.tant de nomhmL. A. James Bcaid. Charles L. hacia 1825. en efecto.. más adelante.-B. ] pide a Georget que la arrojen al agua en el momenro de sus reglas". 52 Cf. No imporra. 52 ¿Por qué d br:1idísmo conquistó acepración. la mujer fue considerada como una simuladora y Georger.. franccs<~: Neurhypnologie. . infra. de G.~rauración. trad. Delahaye. Claude Burdin y frédéric Dubois.. 262-263: "Las prescripciones de Pérronillc no se habían seguido con cx:tcriwd. pp. Illwtmted by Numaous Cases of its Successfid Application in the Reliefand Cure ofDiunm. b enferma había adarado que se había caído al agua en el canal del Ourcq y aquélla había arrojado simplemente a un cscanquc. 1. de hecho. En rigor. ciruj.discípulo del marqués de Puységur. convenido a1 magnetismo a raíz de demostraciones de "mesmerismo" hedus en noviembre de 1841 en Manc:heHer por un. 51 James Braid (1795-!860). 53 Durante la Re. pero la curación no se produjo porque. cuando el viejo mesmerismo de 1830? 53 Si el mesmerismo cavó en había sido abandonado hacia la década . BailliCre. El enfrentamiento se produce con la constitución de comisiones oficiales: la primera. Brown-Séquard. Cf. Cf. desig. elb había dicho que debían sumergirla en el canal del Ourcq. er relo. es decir después del rrar:1do Neurhypnology. corno la víctima inocente e ingenua de sus maniobras. Paris.

del doctor Edgar Bérillon: "A Braid corresponde el honor de haber imroducido definirivamence el estudio del sueii. sin ningún sopon:e material. 1902. no son publicadas por la Académic de Médecinc. En cambio. DiJJertatio physico-medica de planuantm injlu. 1766. f. Londres.tes actúan sobre nuestro planera y 4ue nuestros cuerpos humanos están igual m eme somecidos a la misma acción din~mic. adjudica todos sus efectos a la sola voluntad del médico. la hipnosis constituye el elemento dentro del cual el saber médico podrá desplegarse. 6_93-72354 Mientras el mesmerismo se propone "demostrar que los cuerpos cele. Le magnétisme animal''. Oelahaye.ms investigaciones el nombre genérico de hipnorismo". sólo el poder gue ejerza sobre el enfermo sin nlngún intermediario. 5.o provocado en el dominio ciencífico".t" (Anconius Mesmer. en el funcionamienro mismo de la institución. mano de J842. John Churchill. entre otros. sólo podian corresPonder al médico.t.abandona la vieja teoría del sopone material del magnecismo. los magnetizadores querían confiar a los enfennos y a su ''lucide-L" d pod~r y el saber rnédicos que. ese poder. Viena. ¿Por qué~ Por un bdo. Vicn:t. p. Louis Peisse. pp. porque el braidismo -o digamos sirnplememe la hipnosis. James Braid invoca una acción subjetiva. Chelern.1 la cit:ncia al d:u al conjunto de . Typis Ghclenianis.5'1 Es decir que la hipnosis. Histoire de l'hypnotúme expérimental París. con ingenuidad. fundada en la fisiología del cerebro: cf. lograd producir los efectos propios de b hipnosis. en Rrouede5 Dro.. sin d paso de ningún fluido. Lo que sedujo a los médicos y los llevó a aceptar lo que y presema sus conclusiones el 28 de junio de 1831.xu. claro está. . y haber prestado \u1 gran servicio . El 15 de junio de 1842 se rlrma la sencencia de muen e de! magnetismo con la decisión de la academia de no ocuparse más de la cuestión. por sí solo. 32). así como que la acción del magnetizador consiste en canalizar ese nuido hacia el enfermo. p. En el braidismo. The Power of the Mind over the Body: An . Esta obra lo hace 01creedor al homenaje. La segunda razón es que el braidisnw despoja al enfermo de la facultad de producir esa verdad médica que aún se le pedía en 1825 o 1830. El informe de una segunda comisión. el braidismo fue aceptado y penetró con lnsranre facilidad a partir de la década de 1860 en la práctica asilar y psiquiátrica. es aprobado el 5 de sepriembre de 1837. Sólo la afirmación de éste. Edgar Bérillon. s. "Des sciences occulccs au Xlx" siecle. juzgad:1s dem:t.zron Reichenbach and Others to a Nf. e J. Cf.~iado favorables.'. Cf.ClASE OEL 30 DE ENERO DE 1974 333 el abandono fue precisamente porque.cperimmtal Enquiry into the Naum and Cause of the Phmomentt Attribltted by B. sólo su prestigio. con conclusiones desfavorables. 1846.xMtmdti. de allí los obsr:iculos pues ros por la Académíe de N[édecine y los propios médicos ame las primeras -prácticas de hipnosis. éstas. ral como la define Braid.'W Imponderable.

Más o menos emre 1860 y 1864. vuelve a FraHcia y publica con el seudónimo de Joseph Philips: tlectrudynamisme vital. 902-911. El factor que permitió la nueva enrronización de la hip~osis en Francia fue la operación hecha por Broca (que reaJizó una cirugía en una paciente hipnotizada). Esta nemralización del enfermo por medio de la hipnosis. 55 En ese momento. 56 Y mostró la importancia de b hipnosis.nte como el interrogatorio y la droga. 1860. J. et dtlns ses applicatiom rl la mMecine. luego de él. este Philips definió los procesos y los diferentes episodios de la acción hipnótica. 1859.ois Follin. exact. pp. acaba de dar a conocer los trabajos de Braid. gracias a la técnica de Braid.¡me. BailliCre. MaHet-Buchelicr.y Eugene Frant. Bai!!iere.tz chimrgie. la physirJWgie er La pathologie.en el cual se encuentra el sujew Michel Foucaulr se refiere a b incervención llevada a cabo el 4 de diciembre de 1859 en el hospital Necker por Paul Broca -a quien un cirujano de Burdeos. lo que hizo en Francia una persona cuyos libros esrán firmados como Philips. por el contrario. La intervención fue objeto de una comunicación a la Académie des Sciences. ou Hypnotisme nervwx considtrt dans ses rapports avec La psychoWgie. Pero sobre codo. 49. 55 . exilado en lnglalerra. presenrada por Alfred Armand Louis Marie Vc!peau el 7 de diciembre de 1859: "Norc sur une nouvdle méthode anesthésiquc". la hipnosis aparecía como la brecha a rravés de la cual el poder-saber médico podría precipitarse y npodcrarse del enfermo.:ptn'mtntak. se le asigne la rarea de ser como una superficie ocurra sobre la cual va a imprimirse la volull(ad del médico. 56 Joseph Pierre Durand. un emigr:1do de 1852 vuclw al país algunos años más tarde y que vivía y publicaba bajo aquel nombre. y luego un Cours rhtoriqtu er pratique de braidisme. y luego en Estados Unidos. 1855. llamado Durand de Gros (1826-1900). se podía de algún modo neutralizar por complero la voluntad del enfermo y dejar el campo absolutamente libre a la pura voluncad del médico. París. &montrüs par des o:p¿rúnm enti?rement not~velles. Compres rendw hebdomadaim des stances de I'Acadtmú des scienus. el hecho de que ya no se pida al enfermo hifmorizado saber su enfermedad y. no insistiré en ello. que operaron a una mujer de cuarenta ai10s. J. a l. pero cuyo verdadero nombre era Durand de Gros. ala physiologie o. París. en efecto. Eso es lo que hizo Braid y sobre wdo. tendrá una importancia muy grande.334 EL PODER PSIQUIÁTRICO rechazaban en 1830 fue que. Paul A1~1m. donde descubre el braidismo.-B. París. ou les Reltttiom physiulugiqtm de /'esprit et de la matitre.-B. en primer lugar por su efecto disciplinario: es sedativa. porque a partir de allí podrá definirse la acción hipnótica. el estado hipnótico -lo que Philips/Durand de Gros llamaba "esrado hipO(áxico". r. lila midecine ltgale et t't I'Mucation.

Y por consiguiente. 112. 87: '"'El braidismo es una operación mediante la cual se procura dererminar en el hombre cierras modificaciones fisiológicas desrinadas a cumplir algunas indicaciones ~e rratarniento médico o quiníq~ico. También permite una anulación de los sínromas.ClASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 335 desde que empieza a ser hipnotizado 57 brindará al médico la posibilidad de disponer como quiera del enfermo. el famoso cuerpo del enfermo que hasta aquí estaba ausente de la práctica psiquiátrica. podr:í obligarlo. en principio. debilitar o intensificar las facultades intelectuales o morales. 58 !bid. 57 . p. A través de la hipnosis se debe poder impedir la aparición de un síntoma. Puede determinar la contracción o la parálisis de un músculo. 59 Tercero y último. p. mejor. "nos proporciona la base de una orropcdia imelecrual y moral que.. se inaugurará algún día en los establecimientos educativos y penitenciarios". Ourand de Gros pretende que el temblor de la corea puede suprimirse absolutamente si así se le ordena al enfermo.. o bien a facilitar estudios txperimemales de biología". . cal como ahora se la acepta. dice. La corea es una afección nerviosa caracterizada por movimientos involunrarios. no simplemcnre en el plano disciplinario de los comportamientos manifiestos. 59 !bid. La hipnosis es lo que va a permitir intervenir de manera efectiva sobre el cuerpo. 29. sin duda. cit. op. . Disponer. puede modificar incluso funciones automáricas. Posibilidad. 58 La hipnosis permite. como la circulación o la respiración. [Se la conoce popularmente como "baile de san Viro". los nervios. modificación que la mayoría de las veces permanece larenre y cuyo efecru consisre en disponer la organización para sobrellevar la acción dettrminame y específica que consri· tuye el segundo momento". del comportamiehto: podrá impedirle comportarse de ral o cual manera mediante una orden o. (N. de apariencia gesticulatoria.)] 60 !bid.rccer en esta hipnosis. al contrario. un modelado. un enderezamiento de la conducta. del T. 60 Vernos entonces definirse o. amplios y desordenados. en el nivel mismo del análisis y la modificación de las funciones.. por lo tanto. el hipnotizador puede tener influjo sobre el cuerpo del enfermo. entonces. sino en el nivel de los músculos. es una nueva maOurand de Gros define el "esrado hiporáxico" como "una modificación preparatoria de la vitalidad. de lo que Durand de Gros denomina "ortopedia": "El braidismo". apJ. las funciones elementales. e( Colm thtoriqu( r:t pratiqur:. puede excitar o anular la sensibilidad en la superficie del cuerpo. p.

b hipnosis y la drog:1 son eres maneras de realizar efectivamerue la enfermedad. uno por uno. hacia los años 1860-1880. van a asumir una importancia y una intensidad exrremas. en comunicación interna con los mecanismos de la locura. por consiguiente. por lo tanto.* Pues bien. la hipnosis y la droga. influjo interno. de los síntom~~· y posibilira una autoridad directa sobre el cuerpo". . un tipo de prueba de la enfermedad. no permirir un influjo sobre el detalle del cuerpo del enfermo. Como ven. justamente cuando. es la primera vez que el cuerpo del enfermo. por el conuario. pero en el primero esa realinción sólo se hace en el lenguaje. porque es completamente adecuada a la voluntad del médico: hacer lo que quiera con el enfermo. en arras palabras. va a estar por fin al alcance del psiquiatra. por así decirlo. esa especie de complemento de poder dado al psiquiatra por el hecho de que éste cree. Con la droga. comamos entonces con los elemenros sobre cuya base podrán constituirse. de dar al psiquiatra una aumridad concreta sobre el cuerpo del enfermo. mucho más perfeccionada. desde luego. anres bien. El interrogatorio. Sin embargo. estas diferentes técnicas de realización de la enfermedad. de manera muy repentina. va a existir la posibilidad de ese influjo interno. primero. y porque permite o al menos se espera de ella la anulación.336 EL PODER PSIQUIÁTRICO nera. mucho más consumada que el interrogatorio. mejor dicho. no poner ~J psiquiatra. se distingue y en cierro sentido se privilegia con respecto a la droga. droga por el efecto de disciplina y el efecro de reproducción de la realidad patológica. imagina ser capaz de comprender los fenómenos de la locura. salvo por el juego de las preguntas y respuestas. o. que se compara con !:J. va a ser el instrumento por medio del cual el psiquiatra tendrá autoridad sobre el funcionamiento mismo del cuerpo del enfermo. Tenemos entonces rres instrumentos: el interrogatorio. una • El manuscrito añade: "En la hipnosis tenemos. Y en cu:1nto a la hipnosis. y tiene sobre codo el doble defecto de. El poder psiquiátrico va a aferrarse finalmente a ese cuerpo que se le escapaba desde que se supo que la anammía parológica nunca sería capaz de dar cuenta del funcionamiento y los mecanismos de b locura. en el seno mismo dt: la medicina clásica orgánica. en su dccalle funciona]. y segundo. creo que con est?S diferentes instrumentos. aparezca una nueva definición o. los elementos que están presentes y que.. tenemos los elementos a partir de los cu:tles va a desarrollarse lo que es el gran episodio central de la historia de la psiquiatría y la locl_lra en el siglo XL'<.

en 1853: La Pdraiysie mrophique de f'enfonce. fehrero de 1859. la hipnosis y la droga. s. 16. pp. en Archives Ginimks de Midecine. C. BaiUiere. y ello en rorno de Duchenne de Boulogne. la falta de diagnóstico diferenciaL El fracaso de este intento de Charcot. Springfie!d. Duche11ne tÚ Boulogru. sea en los espacios asibres o en los espacios exrraasilares. 1969. 417-432. gracias a la conexión con el nuevo cuerpo que acaba de ser descubierto por la medicina y las técnicas de la hipnosis y la droga. 12.CLASE DEL 30 DE ENERO DE 1974 337 nueva realidad de! cuerpo. hasta ahora. 61 Entre 1850 y 1860. Sobre la constitución del c:lmpo neurológico. lll. Es decir que.. A History of Nmrology. Por una parte. enero de 1859. luego de la desaparición de la gran esperanza neurológica. sino con funciones. cf. revisada y aumentada por Laurence McHenry. Recherches sur une ma. 283-296 y 431445. París. comporramiencos. 5" serie. 5a serie. 641 -652. sólo contaremos con los tres elementos: el interrogatorio -el lenguaje-. n. el poder psiquiátrico funciona aún en nuestros días. Sobre Duchenne de Boulogne. "De la acaxie locomotrice progressive. pp. r. 1860. se manruvo siempre a1 margen por la ausencia de cuerpo. rendimientos. la "atrofia locommriz progresiva". pp. con los cuales. C. bajo el impulso de Guillaume Benjamin Amand Duchenne. 13. 15R-164. Paul GuiHy. pp. Nueva York. . t. i:l "::mafia muscular progresiva". diciembre de 1858. En 1860. ed. y Fielding Hudson Garrison. y las "atrofias musculares de origt:n miopárico". Duchenne describe b "parálisis gloso-labio-laríngea''. 1936. MD Publicarions. conocida hasta entonces con el nombre de tabes dorsalir. 5-23. cuando se descubra un cuerpo que no es meramente un cuerpo con órganos y tejidos. Thomas. 61 En ese momemo existirá la posibilidad. esta tentativa de inscripción de la locura en el seno de una sinrornat?logía médica general: una locura que. Pads. llamado de Boulogne ( 1806-1875). el hecho de que el cuerpo neurológico escape al psiquiatra. 1855. pp.u por fin inscribir los mecanismos de la locura en un sistema de conocimienco diferencial. en una medicina fundada esencialmente sobre la a_nawmía o la fisiología patológicas.. va a dejar al poder psiquiátrico los tres instrumentos de poder que se introdujeron en la primera mirad del siglo XIX. en síntesi. es decir. cf.s. la nosología de los rraswrnos funcionales de la morricidad se redefine y enriquece con el agregado de dos nuevos grupos de aft:cciones. Por orra.ladie caracrerisée spécialemenr par des troubles généraux de coordinacion des mouvemenrs". t. de incen(. como el cuerpo de la anatomía patológica. estudiada desde I 849. hacia los años 1850-1860. y abril de 1859. en Archives Ginimks de Mid~cine. El gran fenómeno va a consistir en esta inscripción.: Walther Riese. HiJtory of Nwrology. cuando se descubra d cuerpo neuwlógico. 1959.

5 de abril de 1879. En cieHo modo. el cuerpo neurológico es ~ún y siempre el cuerpo de la localización anatomoparológica. uno de los acontecimientos importantes en la historia de la conccnn:lción del poder psiqui:irrico fue b ap:lrición de lo que llamé el "cuerpo neurológico''. p. roda~ ellos parecen dominados por lo que podríamos llamar espíritu de localización.HC:mc ncrvcux".!!. los progresos y. que la constitución.l!l. ustedes no habrían dt!jado de reconocer la tendencia principal que se revela en esos trabajos.La batalla de la histeria: 1. "Facuhé de Médecine de Paris: anaromo-parhologie du sy. 14. Neurosis y trauma. sino una emanación del espíritu de análisis". La cuestión de la simulación . hasta la culminación de la neurología. 'J 61. Desde luego.En. en su opinión. surgirniento de un nuevo cuerpo". era el triunfo del "espíritu de localización" . la mejor prueba de ello es que Charcot decía en uno de sus cursos.ftrrrudades de diagnóstico difirencial y enftrmec/ades de diagnóstico absoluto . de 1879. un derivado o una expansión de éste. Por otra parte. Jcan-Marrin Charcor. La irrupción del cuerpo sexual.los rrahajm rdarivos a la anatomía mórbida de los centros nerviosos. que no es. "Si hubiera logrado poner bajo su verdadera lu'f. en Prog1b MtdiCJJl VJJ. 1 ~ 339 . en suma. 1 Creo.El modelo de la "parálisis general" y las neurosis . sin embargo. el segundo f()rma parte del primero: es. a mi juici(). No hay que oponer el cuerpo neurológico y el cuerpo anatomop~nológico. que lo im- El manuscrito agrega: "De 1850 a ! 870. si se quiere.* ¿Qué puede entenderse por "cuerpo neurológico"? Hoy querr(a comenzar con esto.Clase del 6 de feb tero de 1974 El surgimiento del cuerpo neurofógico: Broctl y Duchenne de Boulogne. La manio6ra de{ 'lnant·qui jitncional" y La hipnosis. La organización de un ''escenanO sz'ntomato!tfgr'co"'. LA ClASE PASADA les señalé que.

. en Dictionnair~: des sciences midicales. creo. ele un rexw que ni siquiera es de Charcot.pacológic:1 de las afecciones orgánicas derivada de la de Bid1at. supra.Jp. Foucaulr dedica a la anaromb. de manera muy diferente de b cap ración del cuerpo enfermo que pudo verificarse en el momento de formación de la anatomía patológica. la clínica neurológica. razón por la cual querría destacarlo. en el momento.. ¿Qué es en sustancia ese dispositivo? ¿En qué consiste? ¿Cómo se produce la captación del cuerpo enfermo"" en la clínica neurológica? Se produce. por y a través de la constitución de una neuropatología o una medicina clínica neurológica. Entonces. 11. las notas siguientes. el izquierdo. t.invisible visible". pp. 3 A continuación voy a darles un ejemplo wmado. el alumno toma para el propio Charcot. par une socihi. de la cual desea hacer una disciplina con todas las de la ley. an. op. pp. cf. Propone una~clasiflca­ ción anar. .ue presentación del cuerpo en el campo de la pd. en Naissance de ftl clinique . patológica. op. René Laennec. "Anaromie pathologique". Laennec dicta un curso privado de anatomía parológic:J. por supuesro. de Bichat2 y Laennec...¡ superficie es portadora de valores plásticos". si se quiere. . cf. ibid. la caída del párpado izquierdo que se denomina ptosis. implica una muy difere. apenas se mueve. para que éste dicte a continuación la clase. que M. Y considero que el cpüodio importante es la introducción de ese nuevo dispositivo. nora 38. a quien se describe de este modo: su síntoma era algo muy simple. Y nH:: parece que la neurología. Véase el C..o fragmento: Si se le ordena abrir los párpados. en cambio. Desde 1803. . es un texw que esr:í en los :uchivos de éste en la Salpétriere y que con roda seguridad es obra de uno de sus alumnos cuya identidad desconocemos. paso por alto la descripción del rostro de la enferma y sólo les leo un pequefi. 3 St)bre Laennec. Se trata de la observación de una enferma. 46-61. el cara a cara emre el cuerpo enfermo y el cuerpo médico se hace según disposiciones muy distintas en la neurología y la medicina general. cit.ctica médica. "!..340 EL l'ODER PSIQUIÁTRICO porrame es que los procedimientos para ajustar b localización arurÓmlCa y la observación clínica no son en absoluto los mismos cuando se rrata de la neurología y cuando se traca de la medicina general corrieme. A mi entender. . clase del9 de enero de 1974. z Sobre Bichat. 15 1-176. lo mismo que la ceja. cf. cit. pero m:ís completa. ! 8! 2. levanta normalmente el derecho. de modo que la ' El manuscrito precisa: "cuerpo cuy.

. el rubor de las mejillas. . l. p. t. Naissance de la c/inique. pp.había reducido enormememe es'ca descripción impresionista de la superficie y codificado una serie de signos en definitiva muy limitados. cf. es muy diferente de la que encontramos en el procedimicmo anatomopatológico.. Guinon. eran clcmenros importantes para el diagnóstico clfnico. a ocho milímetros por encima de la ceja izquierda y a alrededor de dos cemímerros hacia fuera y a la izquierda de la línea media de la frenre... \36-142. Aux Bureaux du Progrh médicaUV"' Babé. 4 . 1892. 4 Tenemos aquí un ripo de descripción que. que parece debida a la contracción del músculo superciliar.. ''Des signes ct des cas". su coloración. Esos dos puntos son muy apreciables si se los compara con e! estado normal del lado derecho. En estado de reposo. seglm un código bien establecido que era el de la clínica. pp. Vlll.. mientras que queda casi lisa dd lado izquierdo. 6 !bid. una época en la que la tez del enfermo. el aspecro inyectado de los ojos. a mi encender. ] la piel ele la frente se arruga transversalmente del lado derecho. afectada de ptosis del párpado izquierdo. VJ. cap. ~¡se quiere. JeanrManin Charcor. cap. era descripta por el anatomopatólogo casi con tanros detalles como los Se trata de la observación de l. 6 La anatomía patológica ~Bichat.¡ en la consulta del \3 de febrero de \891. "Ouvrez qudques cadavres". 5 En cierto sentido. IX. de 18 años. tal como se la podía constatar ya en la medicina del siglo XVIII. con una descripción de estas características se vuelve a una suerte de mirada superficial. clase del 24 de febrero de 1891 (recogida por A. y una pequeña protuberancia hacia adenrro dd hoyuelo. op. a cominuación y ya fuera gracias a una operación quirúrgica o a la autopsia. 90-95. pp. 332.. ] Es preciso señalar adem:'ts dos puntos: un pequeño hoyuelo muy visible según b incidencia de la luz... clases publicadas bajo la dirección de G. en la mirada anatomopawlógica. Souques).ista. presentad. b cosa esencial: justamente la lesión que. cit. una serie de signos superficiales destinados a señalar. y cap. LaCnncc.CLASI. la piel de la frente no escá arrugada ni a la derecha ni a la áquierda [ . 164-172. ere. mirada casi impresion. OEL G DE FEBRERO DE 1974 34\ asimetría superciliar se :tcemúa aún más. N. 5 Sobre la "mirada anaromupacológica" véase Michd Foucault. y sobre roda a ésta. "Cinvisible visible". . En ese movimiento [. París. Clinique des maladits du rysúme nmm¡x (1889-1891).

aquí tenemos. también se los puede obtener como consecuencia de una estimulación: se golpea. creo.. N.342 EL PODER PSIQUIÁTRICO que acabo de leerles. lvle refiero a lo siguiente: en la anawmía pawlógica de Bichat y Laenn~c es posible.. es que en el examen neurológico se buscan en esencia "respuestas". Viena. se palpa y se ve si hay calor. Por lo tanto: esrímulo-cfccro. Es esa superficie la que debe recorrerse en todos sus huecos y wdas sus protuberancias. y mir:1r virtualmente sólo . al primer vistazo. así como el ruido sigue a la percusión en la anatomía patológica clásica. ( 1819).s Corvisan (1755-1821) se erigió en apóstol luego de haber traducid~ y anotado la obra del vienés Leopold Auenbrugger ( 1722-1809). y sin duda más aún que esa recalificación clínica de los valores casi impresionisras de la superficie. desde luego. cf. En el caso del examen neurológico tal como se consümye a mediados del siglo XIX. 1761 (trad. la anatomoparología refería fundamentalmente la descripción en sus detalles m:ís ínfimos al órgano profundo y lesionado. 7 se pide al paciente que tosa y se presta atención a la estridencia de la tos. [mpr. lo que se busca en la anatomía pamlógica clásica es el sistema estímulo-efecto: se percute el pecho. En el fondo. René Laennec. lo esencial de los signos -lo que hace que un signo sea un signo. En otras palabras. cuanro el hecho ele ser [descifrado] como respuesta. cit. y la superficie sólo se examinaba a través de un relevamiento de signos bastante simples y limitados. se escucha el ruido. op.nÓ resulta tanto el hecho de ser [descifrado como J efecro más o menos mecánico. De finucultation midiatr . etc. francesa: Norwelü mithode pour reconnaitrl! les maladús internes d~ fa poitrine par la percussion de cette caviti. mirar sólo hasta ahí. En septiembre de 1816.. un resurgimiento patente de los valores de superficie. Migneret. erad. . Foucauh hace referencia al modo de examen clínico mediante la "percusión". 7 . lo importante y. Typis Joannis Thomas Trarrner. París. Y lo crucial me parece la sustimción del esquema esrímulo-efccw por el esquema estímulo-respuesta. dentro del discurso y el saber médicos. Por el contrario. la imroducción de wda una batería de estímulos-respuestas. Lat:nncc da los últimos wques al estcwscopio en el hospital Nechr. se presta oídos. identificar los signos de inmediato. si no más. De hecho.stitución correlativa de un cuerpo neurológico frente a esa mirada y ese dispositivo de captación.. decisivo en esa nueva captura clínica del enfermo neurológico y la con. del que Jean Nicolo. Corvisarr. 1808). [nvmtttm novum o: pacrmion~ thomcis hwnani ur signo abstnuos inurni p!!ctoris morbos deugeruii. y comemario de}.

CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974

343

Tenemos una mulrirud de ejemplos de esa puesta en juego de una bate~ ría de esrímulos-respuescas. En el nivel propiamente elemental, ése fue el descubrimiento fundador de la m:uropa.rologfa, el de.sctJbrimieut:o de Duchefme de Boulogne cuando, en las investigaciones sobre lo que llamaba "faradización localizada", logró obcenet una respuesta muscular única o, mejor, la respuesta de un músculo único a una electrización de la superficie de la piel al humedecer los dos electrodos; al humectar la superficie de la pid, consiguió limitar el efecto de la t.'.:lectrización y obruvo una respuesta singular de un solo músculo: tal fue el descubrimiento fundador de mdo este campo. 8 A cominuación, y sobre la base de lo precedente, se inició el estudio de los comportamientos complejos gue implican ya sea un enea· denJ.tniento de diversos automatismos, ya sea un aprendizaje anterior, y aquí encontramos, si se quiere, los dos gr~ndes dominios en los cuales la cap· mra, los dispositivos de captura neurológica, se establecieron a la perfec· ción. Me refiero al estudio de la afasia llevado a cabo por Broca9 y al esmdio

~ Incitado por numerosos trabajos. emre ellos los rea.lizados en 1826 por el fisiólogo Ftan\ois Mag,endie (1783-1855). que recurren a la esrimulación eléctrica para esrudiar los mecanismos de la excitación nerviosa y la contraccitín n1uscu!ar. G. B. A. Ducltenne de Bou· lognc utiliza la "f;{r.1Jización" para explorar la excitabilidad de los mthculos y los nervios y esrablccer el diagnóstico y el tratamiento de sus afecciones. Expone sus rcsulr:~dos en una primera memoria presentada en 1847 a la Ac;1démie des Sciences: "De l'an de limircr l'acrion électrique dans les organes, nouve:llc méthode d'électrisation appelée 'élecrris;uion localisée'", reeditada en Archives Géntraies de Médt!cint!, juliu y agosto de 1850 y febrero y marzo de 1851. En una segunda memoria de 1850, Dud1enne expone un método de "galva11i7.:1ción" que t!Inplea corrientes conrinua.s, destinado a esrudiar las funciones musculares y proporcionar un medio de efectuar "un diagnóstico diferencial de las parálisis": Application dt! la gtdvanimtion lucnlisü 1i. l'itudt! dt!s fonctinm musculaim. París, J.·B. Baillihe, 1851, Todos sus trabajos eslán reunidos en una obra: D~ L'ilectristuion. localisée et dt! wn application rl la physiologit!, a la pathvlogie et tl la thimpmtiqru, París, J.-B. BailliCre, 1855. Cf. también supra, clase del30 de enero de 1974, nora 61, y R. A. Adams, ''A. Duchenne", en Webb Hayma.ker y Francis Schiller (comps.), Tht! Foun.dm of Nmrology, Springfield, Ill., C. C. Thomas. 1970, t. 11, pp.

430-435.
9 Pierre Paul Broca ( 1824-! 880), cirujano en el hospicio de BicCtre, presentó e1 l 8 de abril de 1861 una nora ame laSociété d'Anrhropologie de París: "Remarques sur le siegc de la facul· té du langage articulé, suivies d'unc obscrvation d'a.phémie (perre de la parole)", acerca de un paciente, Leborgne. con 21 años de internación en Bicerre. que había perdido poco tiempo

341¡

EL PODER PSIQUIÁTRICO

de la marcha, sobre codo la de los tabéticos, emprendido por Duchenne de Boulogne. 10 Para mmar este segundo ejemplo: la marcha de los tabéticos, Duchenne la describe precis:uneme en términos de estímulo-respuesra o, mejor, de com· portamienco y su encadenamiento con los diferentes episodios que constituyen la acción de caminar. E! problema de Duchcnne consistÍa en distinguir lo que podía ser e! rrascorno de equilibrio constatado en los rabéricos, en cierto estadio y con cierta forma de parálisis general, y el vértigo susceptible de encontrarse en la intoxicación etílica e, _incluso, en algunos uastornos del cerebelo. En un ardculo fundamental de 1864, Duchenne logró hacer !a descripción diferencial de la marcha tabética y la oscilación del vértigo. 11 En el caso de este último, las oscilaciones del sujeto son amplias y el propio individuo se abandona a ella~, mientras que, cuando se trata de una persona afectada de cabes, las oscilaciones son "cortas", "son bruscas'' y e! sujeco üene, dice Duchenne de Boulogne, la actitud de un funámbulo que, carente de su balancín,

atrás e! uso de la palabra y y¡¡ sólo podía pronunci:~r la sílaba ur:~n" reperida dos veces. Traslad:~do el 11 de abril de 1861 al servicio de Broca, donde murió el 17 de abril, su autopsia reveló un fi)cO de rchlandecimiemo del pie de la rercera circunvolución frontal izquierda, al que Broc:~ atribuyó la pérdida del lenguaje :~rriculado. Cf. Bul/ain de fa Société d'Anthropologir: de PanS, 1n serie, r. 11, agosto de 1HGJ, pp. 330-357; reeditado tn Henri Hécaen y Jean Dubois, La Naissana tÚ fa nmropsycho/ogit du /angage (1825-1865), París, F/ammarion, 1969, coL "Nouvelle Biblior.heque Scienrifique", pp. 61-91 (trad. esp.: EL muimienro de fa nmropsicología del lenguaje, 1825-1865, México, Fundo de Culrura Económica, 1983]. Enrre 1861 y 1865, otras observaciones confirman a Broc:1 el papel de la rerccra circunvolución i1.quierda: cf. "Loc:~lisarion des roncrions cérébrales. Si~gc du langage :~rticulé", en Bulietin de fa Société d'Anthropoiogir: de París, P serie, r. IV, 1863. pp. 200-204, y "Sur le siCge de la faculré du lang:~ge arriculé", en Bulletin tÚ la Sociéti d'Anthropofogie de Paris, J3 serie, r. VI, 1865, pp. 377-393, reedir:~dOs en Henri Hécaen y Jean Oubois, La Naissance de la neuropsychologie.. ., op. cit., pp. 108-123. 10 Debemos a G. B. A. Ouchenne de Boulogne la descripción de la "ataxia locomorriz progresiva~ o tabes dorsrliis, de origen sifilírico, caracterizad:~ por un:~ falta de coordinación mo~riz acompañada habimalmencc de una supresión de los reflejos y de la sensibilidad proFund:~: cf. ''De l'ataxie locomorrice ... ", op. cit. (supra, clase del 30 de enero de 1974, not:l 61 ), reedirado en De f'ntaxie locomotrice progressiue, París, Impr. Rignoux, 1859. 11 Gui!laume Benjamín A.mand Ouchenne, Diagnosric dijfirentiel deJ affictions ciribelleuus et de !'ataxie focomotrict progressiue (extraído de lA Caz.ette Hebdotmuiairt de lv1édecine et de Chimrgie, 1864), París, lmpr. Nbrtinet, 1864.

CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974

345

da con cautela un paso tras ouo e imenta recuperar el cquilibrio. 12 En el vértigo no hay contracción muscular sino, al contrario, decaimienw general de la muscularura y el tono, en canto[ ... }"' d tabérico siempre está conteniéndose, y si se observa lo que le pasa en las pantorrillas y las piernas, se advierre, aun antes de que pierda el equilibrio e incluso de que tenga conciencia de perderlo, una serie de pequeñas concracciones breves que auaviesan, fulguran a lo largo de la musculacura de sus piernas y después, poco a poco, se hacen m:is imensas, hasta adquirir un carácter voluntario cuando el sujeto se da cuenca de gue esd perdiendo el eguilibrio. 13 Algo complec::unence distinto, por lo ramo, del hundimienco del vértigo. En éste, el sujew zigzaguea, vale decir que es incapaz de mantener una Jine~ cccra paca le de un punco a otro, mientras gue el rabérico camina perfectamente derecho y sólo su cuerpo vacila alrededor de esa línea recra. 14 Por último, en la ebriedad: sensación interna de vértigo, en tanto el t~1bético tiene la impresión de que la falta de equilibrio no le afecta wdo el cuerpo, no está atrapado en una suerte de gran desequilibrio general y sólo sus piernas lo sufren; lo padece en un plano local, por decirlo de algún modo. 15 Tales son los principales remas del análisis de la marcha rabérica efectuado por Duchenne de Boulognc.
12 !úirl., p. 5: "Cuando el hombre empieza a sentir los efectos de la embriaguez alcohólic1, su cuerpo, durante la posrur:t de pie, oscib en mdos los sentidos[ ... ] En los sujetos afectados dt:: :tt:tXia locomotri7., fas oscilaciones del cuerpo. mienrra.~ están de pie, tienen un carácter muy distinto: son bruscas, en tanto bs corrcspondiemes a b ebriedad se asemejan a una suene de balanceo; son más con:as y rápidas. Ya he compar;~do al atá..'Cico de pie con un volatinero que quisiera sostenerse sin bal:rncín sobre un:1 cuerda tensa". Cf Guillaume Bcnjamin Amand Duchenne, De l'ata.:d~ locomotrice .. . , op. cit., p. 78: "El enfermo es comparahlc, hasta cierto puma, a un in~ dividuo que se mantuviem con dificult.1d en equilibrio sobre una cuerda tensa, sin balancín". ~ Grabación, repetición de: al contrario. 13 GuiJJaume Benjamin Amand Ouchenne, Diagnostic dilflrmtúi des affit:tiom . ., op. cit.,

pp.

5-G.

14 !bid., p. 6: "E! hombre ebrio( ... ] camina describiendo curvas alternativamente hacia la derecha y haci:1 b i7,quicrda o en zigzag, y no puede c:)minar derecho[ ... ] El atá.xico [ .. ] suele caminar derecho y de manera vacibnte, pero sin desc~ibir curvas ni z.igzags como d ebrio". 1 ' !btd., p. 7: "Yo les preguntaba si. al estar de ~ie o caminar( ... ], no senrían la cabeza pesada o como si les diera vueltas, r:tl cual sucede cu<mdo uno ha bebido vino o licores en exceso. Respondían que sentÍan la cabeza completamente libre y que sólo ksfo!taba ~qtúlibrio m las piurud' (l:ts bastardillas son del auror).

34G

EL PODER PSIQUIÁTRICO

Ahora bien, podrán advertir que en un anMisis semejance -y podríamos decir otro ramo de los análisis de la afasia hechos por Btoca, m:ls o menos en la tnisma época, entre 1859 y 1865-, al buscar un sistema de signos para obre~ ner, no efectos que señalen la presencia de lesiones en un punto determinado, sino respuestas que muestren disflltKÍonamienros, ¿qué se consigue? Se consigue, desde luego, la posibilidad de distinguir, analizar lo que los neurólogos ll:tmaban y aún llaman sinergias, es decir bs diferentes correlaciones cxisrentes entre ral o cual músculo: ¿cuáles son los distintos músculos que deben ponerse en acción para obtener tal y tal respuesta? Cuando uno de ellos queda fuera de juego, ¿qué sucede? Estudio, entonces, de las sinergias. En segundo lugar, la posibilidad de exponer los fenómenos analizados de acuerdo con un eje: de acuerdo con un eje -y aquí esd, creo, lo importanteque es el de lo volumario y lo automático. Esto es, a partir de ese análisis de los comportamientos, de las respuestas a las diferenres estimulaciones, se puede ver cuál es b diferencia fi.mcionaJ, la diferencia de puesta en acción neuro~ lógica y muscular enrrc un comporramicnto que es simplemente reflejo [y] un comportamiento automático, [y], por último, tlll comportamiento vo!unt~u·io que puede ser cspondneo o bien efectuarse en virtud de una orden procedente del exterior..En la movilización corporal, coda esca jerarquía de lo voluntario y lo involuntario, de lo aummático y lo espontáneo, de lo que se requiere con una orden o de lo que se encadena espontáneamente en un comportamiento, va a permüir -y ésre es el aspecto esencial- el análisis en términos clínicos, en térn1inos de ;tsignación corporal, de la accicud imencional del individuo. Posibilidad, por consiguiencc, de cierra captura de la actiwd del sujeco, de su conciencia, de su voluntad en el interior mismo de su cuerpo. La voluntad invesrida en el cuerpo, sus efeccos o sus grados legibles en la organización misma de las respuescas a los estímulos: esto es lo que mostró la neuropatología. Todos conocen los análisis iniciados por Broca sobre los diferentes niveles de rendimíenw de los afásicos, según se trate de simples borborigmos, juramentos pronunciados de manera automática, frases que se dcsenca~ denan espontáneamente en una situación dererminada o frases que deben repetirse en cierto orden y ame cierra conminación. 1G Todo esto, roda esa di16 AlusiUn a los an;Üisis efectuados por P. Broca en su arrículo de tSG L "Remarques sur le siCge ... ", op. cit., donde propone el término "afemia" (e( mpra, nota 9) para designar la pér·

CLASE DEL G DE FEBRERO DE 1974

347

fercncia clínica de rendimientos entre disünros niveles de comportamiento, permite el análisis clínico del individuo en d plano mismo de su intención, en el nivel mismo de esa famosa voluntad sobre la cual intenté mostrarles que había sido, en el poder psiquiátrico, d gran correlato de la disciplina. En el poder psiquiátrico, la voluntad era en efecto aquello a lo cual debía aplicarse el poder disciplinario; era la conrracara del poder disciplinario, pe· ro, después de mdo, sólo podía accederse a ella por el sistema de la recompensa y el casügo. Y resulta que ahora la ncuropatologb propone el instrumento clínico que, según se cree, va a permitir captar al individuo en el nivel mismo de esa voluntad. Tomemos las cosas desde orro lado y con un poco más de precisión. Podría decirse lo siguienre: con el examen neurológico, el médico va a perder paree de su poder en comparación con la anacomoparologfa clásica. En ésta, tal como la constituyeron Laennec, Bichat y otros, sólo se pedían al individuo muy pocas cosas, en definitiva: que se extendiera, que doblara la pierna, que tosiera, que respirara profundamente, etc. Había entonces un mínimo de conminaciones del médico, un mínimo de dependencia de éste con respecto a la voluutad del enfermo. En el caso de la neuropatologb, por el contrario, el médico se verá obligado a pasar por la volumad o, en todo caso, por la cooperación, la comprensión de su paciemc; no va a limicarse a decirle: "¡Tiéndase! ¡Tosa!"; estará forzado a decirle: "¡Camine! ¡Extienda la pierna! ¡Extienda la mano! ¡Hable! ¡Le:! esta frase! ¡Trate de escribir esta orra!", etc. En síntesis, hay ahora una técnica del examen que descansa sobre la consigna y la conminación. Por consiguiencc, corno éstas pasan necesarümente por la voluntad del enfermo, esa voluntad va a siwarse en el centro mismo de la simacíón y, en esa medida, la autoridad dd médico se encontrará, de algún modo, en el corazón de este dispositivo neurológico. El médico va a dar órdenes, va a procurar imponer su voluntad, y el enfermo, después de codo, siempre puede no querer fingiendo no poder. Pero lo que les señalaba hace un momento, la posibilidad clínica de identificar los comportamieHros voluntarios e üwolunrarios, aurom:iricos y espontáneos, ere., lapo-

dida de "la facultad de articular las p<~labras" (en 1-icnri Hécaen y Jcan Dubois, l..n Nnimma di! lfl nmropsychologie ... , op. cit., p. 63).

348

EL PODER PSIQUIATRICO

sibilidad de desciframiento clínico de los niveles de voluntad del comportamiento va a permitir ver -y aquí el médíco recuperará el poder perdido al dar consignas- si el enFermo responde como se le dice que responda, cuál es la calidad, la namraleza de sus respuestas, hasta qué puma éstas están amañaclas o no por la voluntad interviniente. Desde Broca, por ejemplo, los neurólogos saben distinguir perfectamente un mutismo voluntario de una af.1sia del tipo de la ananria: en el caso de la an:urria, la imposibilidad de hablar siempre está acompañada de toda una serie de ruidos de fondo, de automarismos concomüames al intento de hablar; siempre la acompaií.an, también, trastornos motores que son correbrivos, así como déficit de expresión en la mímlca, la expresión cscrin, etc. 17 La persona que se niega a hablar, y por lo demás un histérico que no habb, es alguien que, aunque no habla, tiene mímicas, puede escribir, comprende y no tiene roda ese acompañamiento de trastornos anexos caractedsticos dt. la anaruia. Como ven, es posible cmonces captar en el nivel del comportamientO real del individuo o, mejor, el nivel de la observación clínica de su comportamiento. la naturaleza de su volumad. Y, por consiguieme, si bien es verdad que el juego de b consigna, característico del examen neurológico, hace depender hasta cierto punto Lt posibilidad de ese examen de la voluntad del enferrno, la observación clínica con que se cuenta ahora, el desciframientO clínico, permite en cambio soslayar y eludir de tal modo al enfermo. Digamos ahora, par:~. resumir todo esm en dos palabras, que se Ütttoduce un nuevo dispositivo médico clínico, diferente en su natur:1leza, sus instrumencos y sus efectos, del dispositivo clínico que podemos llamar de Bichac-Lai::nnec, y difCremc ta.mbién del dispositivo psiquiátrico. En la medicina orgánica teníamos un mínimo de conminaciones plameada.~ al enfermo: "¡Acuéstese! ¡Tosa!", etc., y el resto estaba dado, quedaba íntegramente librado al examen del médico, efectuado por el juego de los estímulos y los efecros. En la psiquiatría, rraté de mostrarles que el elememo esencia1 de la captura era el interrogatorio, sustitu-

La anartria es una afasia motriz ligada a una afección del área de Broca, situada en !;1 cara externa del hemisferio cerebral dominante, en la parte infúior de la rercem circunvolución fromal. C:uacteriz.1da por trastornos de la arriculación de la p;Jabra, sin lesión de los órganos fonatorios, C$ descripra por Pierre M:¡rie (1853-1940) en "De l'aphasie (cécité verbale, surdirC vcrbalc, aphasie morrice, agraphie)", en Rrouedo'v!tduim.', vol. lll, !883, pp. 693-702.

17

CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974

349

ro de las técnicas de examen que encontramos en la medicina orgánica. Interrogarorio que depende, claro, de la voluntad del sujeco, y en el cual las respuestas no constituyen para el psiguiaua una prueba de verdad o la posibilidad de un desciframiento diferencial de la enfermedad, sino sin1plemente una prueb3 de realidad; el interrogatorio se limita a responder a la pregunta: "¿está loco?" Pues bien, la neurología no es ni un examen en el sentido anatomopatológico ni un int.errogatorio; es un nuevo dispositivo que reemplaza el interrogatorio por conminaciones y procura obtener por medio de ellas unas respuestas, pero unas rcspuesr:IS que no son, como en aquél, las respuestas verbales del sujeto, sino las respuestas del cuerpo del sujetO; respuestas descifrables clínic:1menre en el plano del cuerpo y, por lo tanto, susceptibles de someterse, sin temor a ser engañado por el sujeto que r~sponde, a·· un examen diferencial. .Ahora sabemos diferenciar entre alguien que no quiere hablar y un afásico: se puede establecer ahora un diagnóstico diferencial dentro de esos comportamienws con los cuales antes no se sabía qué hacer y a los que se imerrogaba en términos de diagnóstico absoluto. La prueba de realidad ya no es necesaria: la clínica neurológica va a brindar, al rnenos en cierro ámbito, b posibilidad de moviliur un diagnóstico diferencial, como la meclicina orgánica, pero a parür de un dispositivo muy distinto. A grandes rasgos, el neurólogo dice: obedece mis órdenes pero cálbte y m cuerpo reSponderá por ri, dando respuestas que yo solo, porque soy médico, podré descifrar y analizar en términos de verdad. "Obedece mis órdenes, cállate y tu cuerpo responderá." Como se dad.n cuenca, justamente allí se precipitará con toda naturalidad la crisis histérica. La histeria va a entrar en ese dispositivo; no digo que va a aparecer: a mi juicio, es vano plantear esre problema en términos de existencia histórica de la histeria. Me refiero a que su surgimiento en el campo médico, la oportunidad de hacer de ella una enfermedad, su manipulación médica, sólo son posibles desde el momento en que se introduce ese nuevo dispositivo clínico cuyo origen no es psiquiátrico sino ncurológico, y se tiende esa nueva trampa. "Obedece, cállate, tu cuerpo habbrá". ¡Pues bien, usted quiere que mi cuerpo hab1d Mi cuerpo hablará, y le prometo que en las respuestas que dé habrá mucho más verdad de lc_J que usced puede im:-~ginar. No es que mi cuerpo, por cierto, sepa más qm: usced, pero en sus conminaciones hay algo

350

EL PODER PSIQUIÁTRICO

que usted no formula y, .~in embargo, yo entiendo con claridad, una exhor~ ración silenciosa a la que mi cuerpo responderá.* Y es esw, el efecto de sus conminaciones silenciosas, lo que usted llamará "histeria en su u:uur:deza". Tal es, en ténninos gtner;tles, d Jiscmso de la histérica <]Ue cae en la t'rampa

que acabo de describirles. Bien. Establecida la trampa, ese nuevo-dispositivo de captura, ¿cómo van a suceder las cosas? En líneas generales, creo qt.te hasta aquí podíamos decir que, en la medi~ cina, hasta la existencia de la neurología y del dispositivo clínico característi~ co de ésta, había dos grandes dominios de enfermedad: las enfermedades mentales yJas arras, las verdaderas enfermedades. No me parece suficiente decir que las enfermedades menrales y codas las demás se oponían unas a otras como enfermedades del espíritu, por una paree, y enfermedades del Cllerpo, por arra. No sería exacto, ante roda porque para muchos psiquiatras, desde I 820 hasta 1870-1880, las enfermedades del espíritu son enfermedades del cuerpo cuyo carácter consiste simplememe en mostrar sí momas o síndrornes psíquicos. Además, en esa época se admitía con igual comodidad que las llamadas enfermedades convulsivas -no se hada una diferencia médica y clínicamente eficaz enrre la epilepsia y las ouas- 18 eran enfermedades del espíritu. Así pues, a mi entender la oposición cuerpo/espíritu, enfer-

* El manuscrito agrega: "Escucharé lo qu~ no dices y obedeceré, proporcionándote síntomas cuya verdad re verás obligado a reconocer, pues responderán, sin que lo sepas. a rus conminaciones no dichas". 18 Lo testimonia el uso del término "histeroepilepsia" para designar una forma híbrida (compuesta de histeria y epilcpsía), marcada por crisis convulsivas, tal como lo señala JeanBapüsce Lodo'is ~riffaur: "N\)S es dado ver a la histérica convenirse en epilépüca y seguir siendo una y arra cosa, lo cual constituye la histeroepilepsia, o bien constatar el dominio creciente de la epilepsia que, en cierro modo, aniquila la histeria primiriva" {Rapport; d~ 0Jystirie a de l'tpilepsie, Th. Méd. Paris. núm. !46; París, s. n .. IH5J, p. 24). Cf. E.tienne Jean Georget -para quien la histeria es un desorden nervioso convulsivo, que rorma un continuum con la epilepsia-, art. "Hysrérie". en Dicrionn.aire de mtdecine, París, Béchet Jeune, 1824, t. XI, pp. 526-551. Sobre esta confusión entre la epilepsia y los otros "rrasrornos convulsivos", véase Owsei Temkin, The Falling Sic/mm: A Story of Epilepsy ftom the Gruks to rhe Beginnings of Modan Neurology (l9'Í5), 2~ ed. revisada, Balrimore, The Johns Hopkins Press, 1971, pp.

35I-359.

clase del 12 de diciembre de 1973. pp. Th.mile Renaudin (1808-1865). en Annalt:s Midico·Psyt·hologiques. fortin et Masson). en Nmwum journal. autor de un artículo titulado precisamente "De la prédominance des causes mor:Ues dans la génération de la folie". Y también Jea. los Annales Mtdico·Psyclwlogi· ques. ramivemmt au désordre de. la verdadera diferencia. Léon Roscan. así como Guilla u me Ferrus.n~Baptiste Parchappe de Vinay. XII. creen llegada la hora de sacar conclusiones definitivas. noca 18)."Jn:uornía patOlógica en medicina mental en sus lnductions sur la vnüur drs altiratiom d~ l'mcéphnl~ dam le di/ire aigtt tt dans la folit.-:. 1830. la medicina legal de los :"Llicnados y la clínica de los neuróticos (París. b) 1880. Oidor Jeune. pp.. 11 O y ss. autOr con Jean·Bapriste Oehye de una memoria para el Premio Esquirol de 1821: "Sur les c. amores que adopran como bandera los términos "organicismo" y "organicista".u5as orgánicas y mora. . prfddie de rij/exiom wr f'incrtdrditi m matiáe dr mfdtcine. Lourent Cerise y fr:m¡. e incluso a causa de las discusiones teóricas sobre el fondo orgánico de las cnfcrmcdadcs. Pa· rís. el S de febrero: "Oisserrarion sur les causes de la folie". afio en que se inicia el debate sobre las causas de la locura en oporrunidad de la defensa de la tesis de l!tienne Georget. 1846. autor de una Exposition des prinápes de l'organicúme. cit.ois Longet.~ sur la n:nurc ce le siegc spécbJ de cerre maJadic". (cf.lificarse de "dualistas": Pierre~Nicolas Gerdy. Trinquan.y los representantes de la escuela psicológica. 11. fomltis inul/ecmeller. que prefieren ca. conocen un debate casi pcrmanenre sobre las c:~. 19 En realidad. Es decir que leníamos una serie de enfermedades que podía1i juzgarse en términos de diagnóstico diferencial -y eran las buenas y sólidas enfermedades de las que se ocupaban 19 Michd Foucaulr [Qma dos fechas de referencia: a) 1820. nüm. destinados en particular a reunir todos los docurnenros re!arivos a la ciencia de las relaciones Je lo físico y lo moral. que cririca el empleo de la . convencidos dt: haber dominado !n llsiopatologfa del cerebro. r. 358·371.u_:mdo se enfrentan los partidarios del organicismo -enue ellos. &q11irol som le nom de monomanie. Méd.1820 y 1880. que el 9 de )unio de 1830 defiende una resis ti rulada D~ l'iriflMnce du phyúque. op. cualesquiera que hayan sido las díscusíones teóricas. creo que la única. Parls. dr la physiologie u de /. c. así como a la parología mema. Louis Calmcil y Joscph Jacques Moreau de Tours. mpm. con los cm· bajos de Magnan y Charcat. era la que les meucioné la vez pasada. ocmbre de 182!. noviembre de 18-13.les de la locura. Publicados a parcir de enero de 1813 por Jules Bai!larger.!.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 351 medades orgánicas/enfermedades psíquicas no es la verdadera distinción que dividió a la medicina enrre .dt: Métleán.wmir. con un momemo fuene en la década de 1840. Asselin. c. y Louis Francisque Lélut. momenro en el cual cobra expansión una (ercera oleada organicista. 127. a en paniculitr dans cate uariétt de dilire désignée par M. Paris.t. quienes./ de l'ana. Achille [de] foville. París. suivies de recherchc. 1836.a pathologie du systhne nrrveux.mses de la folie el leur mode d'action. Frédéric Dt1bois d'Amitns (1799·1873). Claude Michéa y Louis Fran· ~ois . }o urna.

en términos de anatomo patología. (1972). 22 Enfermedad perfec- 21 ) Sobre la concepción de A. Ya en 1955. si se quiere. J. mpra. a una lesión encefálica. ". Jules Baillarger sostenía que "los sínromas esenciales de esca enfermedad. por lo tanto. y orros. y clase del 9 de enero de 1974. Foucaulr en Histoire de la folie . sólo es "un sínroma por complew accesorio". op. noca 3). . según Baillarger-21 y síndromes motores: temblores de la lengua. en Encyclopédie médico-chintrgica&. t. 22 "Buen. nota 2. y demencia. Buena enfermedad. que admitia "tres órdenes de slntomas ese. cit. era buena desde el punto de vista moral. Esto obedece d que. la parálisis general. La gran estructura que gobierna lod.¡ enfermedad" o. clase del 12 de diciembre de 1973. como decía M. en d momento mismo de . cf.. cit. 1. Hcmi Ey veía en ella un "prormipo" que había ejercido "un poder de atracción invencible sobre los psiquiatras".. y e! delirio. nota 17.ncíales correspondienres a la locura. Y encre estas dos categorías había desde luego cierta cantidad de intermediarios. Se trataba de una enfermedad epistemológicamente buena y. p. Tenemos los dos tipos de síndromes. pp. aquellos sin lo$ cuales ésta jamás exisre. la demencia y la parálisis".. 7. cf.352 EL PODER I'SIQUIATRICO los verdaderos médicos serios. (supra.ntoine L. las . p. "Des symprómes de la paralysie générale . en cuanto implicaba síndromes psi20 cológicos -delirio. y uno y otro remiten. op. 21 En contraste con lhy!e. 542. "esd efectivamente loco" o "no está loco". 611 y 612 respectivamente.. a -las que únicamenee podía responderse en términos binarios. consricuidos por los fenómt!nos de parálisis. que actúa de inrermediario exacto de esas enfermedades de prueba que eran.¡Ja percepción de la locura esrá reprcsenrada con exactitud en el análisis de los síntomas psiqui:hricos de b sífilis nerviosa". claro. Bayle. cit. op.y otras afecciones a las que ese diagnóstico no podía corresponder y sólo eran susceptibles de reconocerse mediante una prueba de realidad: las llamadas enfermedades memales. clase del30 de enero de 1974. etc.. por consiguieme. según Bayle. Esraba el buen imermediarío.. parálisis progresiva de los músculos. son de dos órdenes: unos. cuando lo hay. Cf Jules Bai!larger. la buena enfermedad: era. Psychimrie. "Hisroire de la psycbiarrie". por los fenómenos de demencia". Creo-que ésa es la verdader~ división de la práctica y el saber médicos en los dos primeros tercios del siglo XIX: entre enfermedades que se integraban a un diagnóstico diferencial y enfermedades que sólo suponían un di:1gnóscico absoluro.!lamadas enfermedades mentales y de las enfermedades de asignación diferencial y referencia anawmopatológica. dos de los cuales son a mi juicio esencialmenre importantes. '"bucn:l forma'..

enero de 1860.] no consricuye una parre de la enfermedad primiriva. enero de l843. de la 4n ed.: I:. la introducción a los Annaler Mtdico-PJychologiqr¡es. con notas. William Cullen. ocmbre de 1859. los accesos son presididos por un uastorno funcional de la vida orgánica.. Como en las divers.s que dependen más especialmente el sentimiento y el movimiento". VI. 1-14. seu Syrwpsis nomlngiae methodicae. 4 vals. "De la découverte de la paralysie générale et des docuines émises par les premiers aureurs". segunda parte. de M. trad. J. "Névroses". Imprenta de Don Benito Cano. Cf. Aquí. supra.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1~74 353 ramente buena. 1788-1791]: "Propongo comprender bajo el título de neurosis o enfermedades nerviosas rodas las afecciones comra namra del semimiemo y el movimiento. J. Cf. allá. y tanto más "buena". dase dd 12 de diciembre de 1973. L. l:1 histeria. las neuralgias. r. Bosquillon. esp. Este uastorno se manihesta de mil maner:ts en la hipocondría. !a ccnalepsia. la definición fundamenr:J de las neurosis se había modificado poco desde la introducción del término por parte del médico escocés William Cullen en Appamtus ad nosologiam methorlicrJm. 23 Por ende.Yementor de medicina práctica. en elhs se ve predominar el trastorno de las funciones de la vida de relación. Asi.. en 1843. un rrasrorno imelectuJ. Barois et Méquignon. art. en Annales Midico-PJychologiques. ] En cieno modo intermediarias de los trastOrnos de la vida de nutrición y las enferrw::dades mentales. cbse del JO de enero de l974. pp. se disfrmaba de todos los beneficios epistemológicos y no se padecía ninguno de los inconvenienres morales. Edimburgo. En contraste. prescnra una sinroma¡ologia específica y exhibe una evolución definida por tres períodos que culminan en la impotencia mouiz y b demencia.l domina los paroxismos". tanto más plena y tanto mayor respaldo de roda esto cuanto que aún no se sabía que la parálisis general era de origen sifilírico. 1777 (rrad. 3" serie. el histericismo.24 ¿Qué significaba la palabra "neurosis" hacia la década de 1840? El rér- constitución de la anatornoclínica. 185.. V. antes de imponerse con la aparición de First Lim:s of the Practice of PhyJic. afirma: "Neurosis. supra. cit. la epilepsia. r. en la rltbrica "Névrose". 1.. existÍa roda otra región. cf. Sobre el historial dd problema. etcéter:l. que en la época se denominaba "las neurosis".¡s formas de la alienación mcnta1.. Bay!e discierne en psiquiatría una cnridad que responde al modelo médico (cf. XX. op. en las cuaJes la pirexia [fiebre. asfcomo las que no dependen de una afección tópica de los órganos sino de una afección m:is general del sistema nervioso y de las facultades de ésre de la. Anroine L. siempre como intermediaria de las enfermedades de diag~ nóstico diferencial y las enfermedades de diagnóstico absoluto. pp. Madrid. y 3" serie. ésta mala y cenagosa. nota 17): esa entidad tiene una causa definible desde la perspecüva anatomopatológica. parecen participar de ambas naturalezas. J!ltmmtr d~ mtdecin~ pmtique. nota l. 24 En b década de 1840.: Achille (de] Foville. primera p:trre.lli-XXIV. Elliot. L 11. pp. 4 vals. 509-526. 1785.. París. 23 Cf. . el ~on:un­ bulismo. [ ... t. p. Jules Baillarger. .

París. por consiguiente. Dictionnrlirt df! médtcÍilf!. r. Cttero de 1843. además de esta posibilidad. 1834. pero sin lesión anatomopatológica que permitiera determinar la etiología. XII. esas afecciones eran malas por dos razones. VI. Édouard Monnercr y Louis. J. 55-57. de phttrmacie. no exisda la capacidad de realizar esos desciframientos corporales tenues de los que les hablé hace un rato y. el análisis preciso de los componamientos..ornos de las funciones de relación". df! chimrgie. en Louis de la Berge ~tal. En el dominio de las convulsiones. la histeria. "Névroscs". 1845. En el primer número de los Arma/es Médico-Psychologiques. esos trastornos también lo eran desde un punto de vista moral por la extrema facilidad con que se podían simular y el hecho de que. proteíformes. Juris. 1855. Baillihe. Pads. también habría que ocuparse de las neurosis. pp. s.r scif!nces accesoim f!t df! i'art vitirinnire. Entonces. de. desde luego.v. Lo eran desde un punto de visra cpisremológico porque había en ellas una especie de confusión. J:mile Limé y Charles Robin. Dictionnttire df! midf!citú f!t d~ chírurgí~ pratiqrm. el comportamiento tenía un consranre componente sexual. Compt:lldium df! midf!cin~ pratique. p. por ejemplo. r.. aparecido en 1843. se los proscribe de la observación. xxv. Frente a una convulsión se decía: "es un~ convulsión".-B. incluían las convulsiones. difíci(es de analizar y comprender. la epilepsia. p. justamente. 2 ~ Introducción a los Annafes Midico-Psychologiques. ni agenrc material apto para producirla". . Béchct )eunc. la hipocondría. t 969. etcétera. Zúrich.. Ahora bien. excepcionales. Flcury. se los aleja de ella así como se desechan de la memoria los recuerdos inoporcunos". 209. pero qué difícil es: "como esos trastornos son fugidvos. se estaba ante una "región" de confusión e irregularidad. AsC en un artículo aún reeditado en sus i:.354 EL PODER PSIQUIÁTRICO mino englobaba enfermedades que tenían comp()ncnrcs motores o sensm~ vos. arr. Jcan-Marie Brunin. 25 Epistemológicamence malos. esas enfermedades con "rrast. París. no se podía distinguir entre los diferentes tipos porque el disposiüvo neuropacológico no permitía. diversos. los redactores decían: es menester ocuparse de la locura. Dijfirmus théorieJ sur f'hysrérie dmrs fa premihe moitii du XIX sitefe. sin correlaciones anatómicas arribuiblcs. de irregularidad sintomicica. "Neurosis: nombre genérico de las enfermedades que prcsunt:uncnte tienen su sede en el sistema nervioso r consisttn en urr trasromo funcional sin lesión sensible en la esrrué:rura de las partes."tudes cli- en Gabríd Andral et al. como solía decirse: "rrastornos de las funcion('s de· relación". L 1. Gabor.

De ese modo. reeditado en ttudrs c/iniqurs wr les maltulirs mrntaks et nrroeuses. p. afectan aires de piedad y devoción y logran hacerse pasar por santas. ahora.. merced al aparato que he intentado describirles. no tanto por sus causas como.. que jarn. 502. se va a poder pasar la cuchilla del diagnóstico difúencial encre las enfermedades neurológicas como. las enfermedades con componentes sensitivos y motores. en consecuencia. París. VIl. que ex<~geran hasta sus movimientos convulsivos (a menudo simulados en parre). "La folie raisonnante ou folie morale" (leído en la Société Médico-Psychologique el 8 de enero de 1866). es decír. los traswrnos debidos a un rumor cerebeloso. Ahora. porque ésta correspondía ante todo y en esencia a un diagnóstico absoluto.).. pues bien. mayo de 1866. podrá introducirse entre los trastornos neurológicos con lesiones anatómicas atribuibles y esos otros trastornos llamados "neurosis". mientras en secrem se abandonan a los acms m:is vergonzosos y en la privacidad de sus casas somc(en a sus maridos e hijos a las escenas más violentas.Ís se había podido aplicar a la locura. gracias al dispositivo clínico de la neurología. Baillif:rc.ts. por ejemplo. 406: "Otro hecho importante. Ese famoso diagnóstico diferencial. 4~ serie. ] En una p<~labra. b vida de las histéricas no es sino una perpetua menrira". Jules Falrer decía: "La vida de las histéricas no es sino una perpetua menri_ra. 1889. permitirá precisamente borrar la descalificación. r. Amwlt:I Mtdico-Psychu&gitpm. ]no encuentran mayor placer que d de engañar e inducir al error a las personas con quienes est:ín en relación.. estudio XII. esencialmente caracteristico de las histéric. Y se la borrará en la medida en que por fin sea posible situar Ias IIamadas enfermedades "neuróticas". . de ese sistema constituido por el apararo de capmra clínica de la neurología y el cuerpo neurológico que es su correlato. no exactamente en el dominio de las enfermedades neurológicas propiamente dichas sino a un costado. 26 E1 surgimienco del cuerpo neurológico o. es d espíritu de duplicidad y mentira. disfrazan y exageran igualmente todas las mociones de su alma [ . en las cuales profieren palabras groseras y a veces obscenas''. lo que era moral y epistcmológicamentc la 26 Jules Palret. p. esa doble descalificación epistemológica y moral de que las neurosis eran objeto hasta la década de 1870. y las convulsiones y los temblores histéricos.~ B.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 355 niques de 1890. que no lograba afectar rcalmenrc las enfermedades memales. mejor. en esencia. Las histéric<~S. ese diagnóstico diferencial que no se podía introducir entre una enfermedad corriente y la locura. Estas enrermas [. debido a sus formas.

y O. ya sería acreedor a todo nuestro reconocimiento". vol. 1952. la incorporó efectivamente a ese dominio de la medicina que es b única medicina: la del diagnóstico diferencial.que un neurólogo contemporáneo llamado Guillain dedicó a su predecesor Charcot. su doctrina sobre la histeria no sobrevivió por completo. Habrá entonces. idél:s. l 0 de abril de 1911. CharcO[ supo sustraer a los psiquiatras un dominio que éstos íntcntarí::m reconquistar en vano. va a ser de improviso. el 31 de marzo de 1911 (La PresseMédicale. t. los problemas plameados por ciertos trastornos psíquicos ofrecían a su actividad un campo considerable. 3. Masson. en C\V. Goran. francesa: "Charcor". 28 *** 27 Es Jules Déjerine quien se expn:~a así en su "Le~un inauguralc it la dinique des mahdies du systernem:rveux". es decir que los hizo re~ conocer como enfermos. Pero aunque Charcor ruviera eJ solo mérito de haber hecho entender a los médi~os que. p. antaíi. 1984. 253258: "Medinnrc sus estudios sobre la hisreria. una consagración patológica de esa zona. 28 Foucaulr hace referencia a fa nora necrológica que Freud redacta en agosro de 1893 y publica en la Wúmer Mdizinisrhe W'ochenschrifi. J. Y en un libro -nada bueno. esp. Pues bien. 1955. "BibliothCque de psychanalyse". Es cierro. de todos modos. J. G. 1893. Bourguignon. 68) ltrad. p. 27 En el fundo. arrancó la histeria a los psiquiatras". por su parte. en virtud de la milización del diagnóstico diferencial. logró que tam~ bién las histéricas fueran reconocidas como enfermas: las parologiz6. París. de b clínica ncurológica. creo que Freud pensaba lo mismo cuando comparaba a Charcor con Pinel y decía: Pinelliberó a los locos de sus cadenas. Rauz.356 EL PODER l'oiQUIATRICO última carcgoría en el dominio de la enfermedad mema!: las neurosis.o descalificada. en OC r. 1981]. 37. 143. al margen de las lesiones materiales. AJrounian. 1. trad.lllo' Pinel en el acto de hacer quirar sus cadenas a los pobres inscns:ttos de la Salptrriere". promovido a la posición m~s cercana a las enfermedades serias y verdaderas. en Rémluus. con una especie de júbilo radiante: "Charcot.-t\4. probltmes !: 1890-1920. A. Ct: Sigmund Freud. el autor dice. p. gracias a ese nuevo instrumento del an:ílisis neurológico. Laplanche y A. Paris. Presses Universitaires de Francc. de J. Charcor. que es la de la neurosis. Citado en Georges Guillain. son a:twre. Charcor (1825-1833): sa víe. "Charcot". pp. esto es.y. 28 (trad. col. . pp. 43.sus cla5cs esraba adorme!<~. 1513-1520: "La sala en la cual daba. Una ilustración de ello sería la transferencia a los neurólogos de la paternidad de: los artículos sobre la histeria en las enciclopedias médicas y los diccionarios.Jd.: "Charco e"'. por lo demás. por un C11:<dro que represemaba al 'ciud.

tnsacciones. es menester que la histérica presente una sintomatología estable. esa estabilidad de los sínwrnas debe tener dos formas.. Por consiguiente. Esquemariccmos las cosas de la siguienre manera: p:ira que la histeria pueda colocarse en el mismo plano que una enfermedad org:ínica. implica necesariamente como conminación hecha en sordina al enfermo algo que ya decía el psiquiatra: "Dame síntomas. Pues bien. que sólo tienen por síntoma la fulguración de un gesto o el rccorno de las crisis. una suerte de revuelo histérico dentro del poder psiquiátrico y de su sistema disciplinario.¡cerco. cómo se consrimycron las que llamaré "grandes maniobras de la histeria" en la SalpCrriere. así como de pacros tácitos''. y esa regularidad. En primer lugar. cualquiera sea el momento en que se realice el examen neurológico: se acabaron esas enfermedades que aparecen y desaparecen. para que sea una verdadera enfermedad demro del marco de un diagnóstico diferencial -para que el médico sea un verdadero médico-. de cerco y conrr. Más que una epidemia hubo un rorbellino. Primera maniobra: lo que podríamos denominar Organización dd escenario sintomarol6gico. alrededor de ese: nuevo dispositivo médico que era la cHntca neurológica. . *El manuscrito agrega: "rambién de cr. . regulares". de enfrenramienro. codificados. de disposición de trampas en espejo. queremos síntomas estables y. y tarnpoco en términos de conocimientos psiquiátricos extraídos de ellas. la consagración del médico como neurólogo. podemos ver cómo se desarrollaron . de envolvimiento recíproco. maniobras en esa l~cha emre el neurólogo y la histérica. se puede distinguir una serie de .CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 357 Creo que si situamos de esre modo la operación Charcor. ¿cómo se ventiló b cuestión? A mi entender. a diFerencia del psiquiatra. entonces.. constancia de síntomas que deben ser permanentemente legibles en el enfermo.* No me parece que haya habido exactamente una epidemia de histeria. y el torbellino de esa batalla convocó etectivameme en romo de los síntomas histéricos a la totalidad ele las personas que se entregaron en concreto a ellos. No intentaré en absoluto analizarlo en términos de histoüa de las histéricas. creo que la histeria fue el conjunto de los fenómenos -fenómenos de lucha. sino en términos de batalla.que se desarrollaron en el asilo y tamOién fuera de él. pero dame sí momas estables. en fin. de renrariva de apoderarse del control entre los médicos y las histéricas.

cit.. 32 !bid. contracción provocada por unn ligadura circular en torno de una arriculación. en Prugr~s Mldical VI. 320-345: los "estigma.1mosos es~ tigmas eran evidentemence respuestas a consignas: consignas de moverse. ] son consrante. conrínua<:ión.:w scgtín un argumento bien cípko que fuera lo bastante semejante a una enfermedad existente. op. 1. t.r maladier du l)'fteme nervnt. la parálisis. 30 jean-Martin Charcor. l:J conminadón estaba presente..~" designan "la mayoría de los acci~ demes que persisten de una manera más o menos permanente en el intervalo de los ataques convulsivos de las histéricas.pé11dice v.. ''De !'hémi:ltlesrhésie hystérique". "Oc l'hyperschésie ovarie:nne". át. les hystériques. pese a su consranc:ia. 2 .358 EL PODER PSLQVIÁTRICO los encontraremos cada vez que los pidamos. clase X. 208: "Todos esos estigmas[ . pp. 1. esraba presente. 20 " J 1 . Charcor reconocía: "Es muy curioso que en las formas partic:ubrmcntc nlenrales los estigmas no <~J'<lJe-zc:. t. Lerom wr les maladies du syst~me nerveux. y que permiten casi siempre."C. 1. Cf. stmp . op. sin embargo.. t. 33 La exigencia epistemológica. "Des troubles de la vision chez les hystériques". Charcor decía: todos esos estigrnás caracterizan a la histeria. pp.:tn~Marrin Charc:or. clase VII. 10 de enero de 1878.rdia rlu ryrthnf! n~rvmx. Así ocurre con "la he!llianestcsia. ]. p. pp. y les haré notar que esos f. /)p. y lt!rrmr mr le. "Des croubles de fa vision chet. "De la comracture hysrérique". cit. la conuactura.p¿trihe.onr rur l~r ma/.. e o d o b1 e. LL'rom du martli lz la !:)f. .ons". De tal modo se definieron lo 9ue Charcm y sus sucesores designaron como "estigmas" de la histeria. 37~39. en razón de las carac(erísricas exhibidas por ellos. Clinique médica~ le de l'hospice de la Sa. 31 Jean~Manin Chatcut. en la policllnica del 2i de febrero dt 1888. era preciso que las propias crisis fueran ordenadas y re~ gula res y.~ en ella [la histeria] pero. En segundo lugar. 320). reconocer la gran neurosis [ . aunque no . cit. dasc xr.ll!". pp. 32 Por lo demás. "Estigmas". 1 este' en cnsts: · retraccton ue campo vtsua. 1JO hcmtanesresta . . por lo canto... !. de- bo reconocer que muchas veces no haHamos todos y en ocasiones ni sjguiera hallamos uno solo.lp2tdere". "Lhysrérie chez les jetmes gan. una enfermedad ~ Je. 300~319.. es decir fenómenos que constatamos en wdo histérico. op. edici(Jn de Lecrosnier & Babé. pp. 427~434. debo reconocer que muchas veces no hall<ltnos rodas y en ocasiones ni siquiera hallamos uno solo". L~r. son constantes en ella pero. 347-366: ibid... t. 97~107 y 108~123. de sentir un roce o un contacto en el cuerpo. aun en ausetlcia de convulsiones". los pumas dolorosos fijos con sede en divcr~ sas panes del cuerpo" (p. pese a su constancia. 3l anestesia faríngea. y clase VIII. a. 3. 33 Así. pp. 111. Jean-Marrin Charcor. se desarrolbr.. 1890. r. "Deux cases de conrracturc hysrédque d'originc traumatique".. clase XII.

34 Y de ese modo. No hay la más mínima relación entre la epilepsia y la histeroepilepsia. pero. y e) fase de resolución[ . se trataría únicamente y siempre de la histeria que reviste la apariencia de la epilepsia" (ibid.. pero cnnfleso que me incomoda mucho.. V: Adrien Delahaye ec Cie.se desarrollan de acuerdo con una regla.l se enrrega [ . 368). para que se pudiese aplicar la linea del diagnóstico diferencial. La alucinación preside de manera notoria esre tercer período. [1877]. una que implicaba los céle34 Esb01~1da ya en 1872 en las L~fOní sur les maladier du system~ nen. 435-448. b} f:tSe clónica: los miembros y mdo el cuerpo están animado. y llllll "hisreria de crisis mixcas". tal cual lo recuerda Charcor..ladi~s du syst!me nerveu. ].. El araque completo sr. "De l'hysréro-tpilcpsie".ar una diferencia cmre epilepsia e hisceroepilepsia en cuanto entidades patolúgic1s distintas que no pueden cowbinarsc pam formar una enfermedad "híbrida''. cit... 11 de enero de 1879. en la que la epilepsia es la enfermedad primitiva sobre la cual se implanta la histeria.~d:l. Ckucot repudiará la denominación misma: "Mi respero por la tradición me hizo amaño mantener la deno· minación de histerocpilepsia. ] 2) Período de las contorsiones y los grandes movimientos[ .. ]que ternli11:tn con grandes estremecimientos generalizados[ . Hospice de la Salpc!ttihe".: compone de cuatro pcríndos: l) período epilcptoide.. propia enferma entra en escena y por la mímica cxpre~iva y :LJLim. Mis adebnte. 1884]. 17-18. ]. pp.. nota 18) abarcaba. esa suene de gran dominio de lo que antes de Charcor se denominaba "histeroepilcpsia". op... "convulsiones". por otra paree. dase XIII. ] 3) Período de las actitudes pasionales..¡j que ella cree asistir y en el cual representa a menudo el papel pmcagónico [. o hysteria majar. 373-374..1l..CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 359 neurológica existente. ]. Por eso distingue una "hisrcroepilepsia de crisis distint. porque es absurda. en Progr(s Midical VJJ. pp. L1. qúe mviera diferencias a fin de que ese diagnóslicu se produjera. pp. De allí la codif¡cación de la crisis de histeria de acuerdo con el modelo de la epilepsia. En consecuencia.s por mcibciones breves y rápid:tS [ .es mtJ. ]es f:ícil seguir todas las peripecias del drama . una suerte de híbrido compuesto de histeria y de epilepsia por panes iguales" (Lerons sur /. tan variables [ . 368·369). el propio Charcot pretende rrv. el término "histerocpilepsia" ya no designa más que el grado ülrimo de la h'tsteria llevada a su desarrollo enremo. quedó partido en dos..x. 1 (o 5a ed.:. Puede :1scmcjarsc y la mayoría de las veces se asemeja al verdadero ataque epiléptico [.m. reseña de 1~ Richer.-. ] 4) Perlado cermin. 2. "Description de la grande maque hysré- rique".~os. L 1.. Cf. La enferma vuelve por f!n al mundo real". clase XIII. que la convulsiólt de forma epiléprica sólo aparece a ríruJo de "elemento accesorio": "en esos ea. c..¡s". y apéndice VI. "De l'hystéro-épilepsie". 11 de junio de 1R72. cuando Charcor la reduce a "una fórmula muy simple": "Todos esos fenómenos en apariencia tan desordenados. y consriruye "una forma mixta. a la cua. ni siquiera la de crisis mix- . 35 Así como el término "hisreroepilcpsia" (cf mpm.. cit. su codificación se presem.. 35 Habí:t dos enfermedades. París. "una combinación cle las dos neurosis en dosis variables según los c:uos".. ] Es legítimo dividir este período epiléptico en tres f:·lSes: a) fase tónica . op. "Descriprion de la grande attaque hysrérique. pp. p. en b.¡ en 1878.

. 31 . 36 Como ven. 160-175 y 281-309.rlcs Péré. dejará de ser una loca dentro del asilo. op.. r.la histeria. Jean-Marcín Charcot. 424-425. movimiemos expresivos. vol. a la terti~ torialidad asilar. que por otra parte también se constataba en la epilepsia. Véase rambién Ch:~.. véase la clase resumida en d Progrl:s MédicaL. 374-385. la histérica. y tercero y último. esto es. el terror. 18-19. 111. . Con ello tenemos los dos grandes cuadros clásicos de la oposición histeria/epilepsia. "Notes pm1r strvir itl'hisroire de l'hystéro-épílepsie".. segundo. en Archives de Neurologie. esta fase recibía también el nombre de "plásrica". clase X!ll. op. va a adquirir un derecho de ciudadanía den- ras". fase clónica y período de embotamiento. es decir los movimientos desordenados.! solicitar..360 EL PODER PSIQUIÁTRICO bres elemenros de la crisis epiléptica. Por un lado. clase XVllf. la fase de delirio. Sobre este cuadro diferenci:tl. el hecho de que sólo es psiquiatra y esd obligado a preguntar en todo momento y en cada una de sus operaciones de interrogatorio: "¿Estás loco? ¡Muéstr::une m locura! Actualiza tu locura". cf Les AnormftiiX . y al solicitar crisis regulares. 19 de rmrw de 1889. así como ürons wr les maladú:s du systhne nerveux.. diferencias de Gtses y una serie de elememos absolutamente propios de la histeria. etc. "De l'hysréro-épilepsie". esos esügmas presuntamente constantes de . la fase ele las actitudes pasionales.. de resultas. 10 de enero de 1R74. la hisrérict esca~ pará con ello a la cxrrarerriwrialidad médica o. el médico. Pero. movimientos que querían decir algo. Cf. que por su constancia y su regularidad permiten a! neurólogo hacer un diagnóstico diferer1cial. Entonces. :ti mismo úempo -y en esto estriba el beneficio para b histérica. es decir. 167. 1882. al demandar sus cstigm:1s y la regularid:J. es decir fase rónic:a. "Caracthes d"dférenriels entre l'épilcpsie et l'hysréro-épilepsie". pp.d de sus cris1s. cit. pp. borra con esa misma acticud su propio estigma. pp. cit. en cuanto reproducía y expresaba determinadas emociones como b lubricidad. r. Lrrons du mardi a la Salpétrihe . rr. op. El médico. que er.:tn: la fase de los movimientos ilógicos. y por eso ést<t va a responder positivamente a la demanda del psiquiatra-. :1. 2. pp. y otra que debía tener una fase tónica y una fase clónica como en la epilepsia.. esto es. cit. Michd FotJCault vuelve a la cuestión el 26 de febrero de 1975. p. desde el momento en que haya proporcionado efecrivameme sus síntomas. pide a la histérica que le dé h oporrunidad de h:1ccr un acto estrictamente médico.. en esca maniobra hay un doble juego. . un diagnóstico diferr:ncial. más sencillamente. con cierta cantidad de signos menores.

por lo tanto. cuan ro mayor era la cantidad que suministraban. tuvo dos series de accesos: la primera. ¡luego de un prolongado período de 34 años! Esta enferma emí. quien.506 crisis y. el funcionamienro neurológico del médico depende de la histérica.083 en 14 días. "en diciembre de 1885. un hospital que ya no tendrá derecho a no ser más que un asilo. que se prolongó 14 . pues puede dominarlo al proporcionarle sus sínromas. algunos meses después padeció orr~s 17. ur. Guinon. y en esa medida. pues otra enferma de Charco( (uvo en 13 días 4. ¿sobre qué se basa ese derecho adquirido por la histérica~ Sobre la dependencia en la cual. Ahora bien. que duró 13 días y en la cual se conraron 4. el médico ya no podría ser neurólogo frente a ella. y lo hubo también en materia de cantidad. exhibió regularmente durante 15 años el ~ismo estigma: una "hemianestesia izquierda complera". m:ís se afirmaba su sobrepoder con respecto al médico.x. se encontrará el médico con respecro a ella. había lo que se pretendía. 2G0-26l. Y cenemos pruebas de que los proporcionaron en camidad.:¡_r sus síntomas. 37 En materia de duración. porque así lo consagra como médico y ya no corno psiquiaua. y se entiende porgué nunc1 vacilaron en mostrar tantos como se esperaban de ellas e incluso muchos más. Por consiguiente. se ofrece al médico no sólo lo que va a garantizar su propio escarus de neurólogo. de G2 años. recogida por G. que en verdad le suministra sus símomas regulares. El derecho a no estar loca sino a estar enferma es couquiscado por la histérica gracias a _la constancia y la re~ gularidad de sus sínrornas. "A propos de six cas d'hysréric che1. (1890). pp.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 361 tro de un hospital digno de ese nombre. Corno comprenderán. cit.506 accesos. quien desde 1851 presema "una hernianesresia izquierda completa" que "aún cnc:ontr:tmos en ella en la acrualidad. l'hornrne". Jean-M:min Charcut. 38 Ji Se trara de Aurcl. Pues si la histérica se negara a J. op. 38 Se trata de Habil!. y la segunda. r. sino lo que asegurará a la ertferma la inAuencia que tiene sobre él. así como de responder a la inconvenieme pregunta: "¿Est:í o no loca?". bajo nuestra observación desde hace 15 años y la hemianesresia de marras j.om sur les ma!adits du systl:me nertteu. que permaneció 34 aftas en la Salpecriere. clase xvw. vale decir. recaería en d estatus de psiquiatra y en la obligación de hacer un diagnóstico absoluto. pues.. f!nalmenrc. Ler.unás dejó de esrar presente". en ese cornplemenro de poder dado a la histérica cuando se le piden sínromas reguhres se precipitad todo el placer de hs histéricas. porque una de las enfermas de Charcot -es un ejemplo entre varios-. no contenta con ello.

esa rnulürud.. Luzac. poner al enfermo en una situación en la que renga exaccamenre el sínwma que uno quiera y cuando uno quiera. una imposibilidad de hablar. n. Jean-Manin Charcot. cuyo problema era "cómo limitar la esrimulaci6n eléctrica de tal modo que sólo actúe sobre un músculo"-. op.362 EL PODER PSJQUIATRJCO La segunda manióbr'a es la que llamaré maniobra del "maniquí funcional". . y ninguna otra cosa. En efecto. Üfons du mardi ti la Salphri~­ r~ . que el médico se dé la posibilidad. sino. p. Leiden. op. naturalmente parológicos. se introducen dOs técnicas.lo que tenemos ante nuestra mirada es en verdad eJ hombre máquina soñado por La Mcruie. clase JV.: El hombr~ máquina.. 111. Provocarlos a tiempo. Es preciso. son desde luego mucho más de lo que él puede controlar y de lo que su pequeño equipo de clínica neurológica es capaz de registrar.. de generosidad exagerada de las histéricas. Madrid. . esw es.. esp. en resumen. En prilner lugar.de miles de crisis en tan poco tiempo. IJ. se pueda obtener de él un síntoma histérico perfectamente aislado: la parálisis de un músculo. 1748 [trad. 39 AJusión aJa reproducción artificial de las manifestaciones histéricas bajo hipnosis. no de controlar esa plétora de la sintomarología histérica_.. para eludir en cierto modo la maniobra de exageración. Alhambra. 68.. Y la hipnosis sirve justa. para lograr suslayar esa abundancia. con referencia a las cuales Charcm declara: .miits du ryulm~ n~rvnlX.39 desencadenada a partir de la primera. mediante una orden precisa. en üfOns mr ús mn. 337. poner al sujeto en una situación tal que. un temblor. claro está. policlínica del martes 13 de noviembre de 1888: ataque de sueño hisrérico. 1987]. de cause rraumatique.083 crisis en 14 días. de hacer suyo un insrrumento cuyas características le pernliran desencadenar fenómenos típica y exclusivamente histéricos. en todo caso -más o menos a la manera de un Duchenne de Boulogne. p. entonces.l. para responder a ese objetivo.J'homme". s. Julien Offray de La Menrie (1709-1751). por cuanto. esas 17. en roda su simplicidad". r. el médico se ve confirmado y a la vez resulta perdedor. Parls. r. 1747. cuando uno quiera. y mostrar que todos esos fenómenos [son} patológicos.. cir. che-¡. etc.083 accesos": Jean-M:min Charcor. en esa prolifera~ ción sintomática que él ha convocado -pues su esta tus y su poder dependen de ella-. L'Homm~ machin~. "Sur deux cas de monoplégie brachiale hysrériquc. pero sin asistir a ese desborde . 1:1 técnica de la hipnosis y la sugestión. cit. Cf.ffiencc para días con un rotal de 17.

373-385.. Por lo tanto.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 363 eso. presentaran exactamente los mismos trastornos que podían observarse a pedido. sin hospital. era menester hallar una histeria narur:tl. La capacidad de reproducir un estado patológico es la perfección. ¿no significará acaso tropezar con una dificultad? Si yo lo provoqué. polic. Los tenía. y en cuanto lo hadan. curiosamente. como la electrización localizada de Duchenne. se conecta con la de la histeria y no carece de efectos históricos imporcantes sobre ella. es un instrumento peligroso porque puede no ser más que el efecto de una consigna impartida: el efecto y no la respuesta. .¡ralizado. con prescindencia de toda cultura asilar. un síntoma histérico y uno solo. fue. Cf ibid. "Paralysies hysréro-rraumatiques développées par suggcstion". 135-136: "Podrfamos reproducir arrificialmenrc esra paráÍisis ( . en d momento mismo de poner en práctica la hipnosis. ¿se rrara en sustancia de una enfermedad? ¿No es simplemente el reverso en el cuerpo del enfermo de lo que se le ha impuesto~ Por consiguiente. el hecho de desencadenar a voluntad. si dije a un enfermo hipnotizado: "no puedes caminar" y quedó p. Era preciso encontrar enfermos que.. naturalizar los efectos de la intervención hipnótica. en los pacientes hospitalizados. .. ürom du mtrrdi tlla Salphril-re . lo cierro era que Charcot tenía esos enfermos a su disposición: unos enfermos cuyo papd Crente a la hipnosis era. Charco e torna el servicio de bis~o Jean-Manin Charcot.ínic:a del manes 24 de enero de 1888. En 1872. En otras palabras. j en cicrms círcunsrancias. por analogía. policlínica del martes 1° de mayo de 1888. de toda hipnosis y rod:1 sugestión. si bien la hipnosis es una buena técnica para aislar los fenómenos histéricos. un modo de li40 ll\Ítar·los fenómenos de la histeria y poder desencadenarlos a voluntad.. de todo poder médico y desde lttego. y esto exige una brevísima referencia a una hisror1a muy d1srinra que. los médicos estaban obligados a tener al margen de la técnica hipnótica un correlato que garantizara el c:u:ícter natur:tl del fenómeno así provocado. sin hipnosis. y por conducto de la hip~ nosis. pp. "Production :utificielle de par<tlysie dans l'étar hypnotiquc: procédés de guérison de ces paralysies expérimenrales" (en una hisrerocpiléptica hipnorizable). pp. Ahora bien. cit. en consecuencia. algo sublime en su género e ideal en mareria de fisiología patOlógica. porque cuando tt::JH:mos emre manos e[ medio de reproducir Jos fenómenos mórbidos nos scncimos en posesión de la teoría".. y bajo hipnosis. de algún modo. sin médico. op.. [. De hecho. t. si le dije "no puedes hablar" y quedó afásico. No le sirvió a Charcot para multiplicar los fenómenos histéricos.

cit.d. 1. Dulac. París. C(: Georges Hamon. merced a la rcnov:~.. ''Méta. vol.:ons sur le grand hypnotisme chczles hystériqucs''. Chrncot. epiléptica!> e hisréricas en el servicio dt:: Louis Debsiauvc (1804-1893). 111. 1971. cf. 1882. 42 Estamos en la época de los accidemes laborales. ]. Londres. Ltfom mr les mtdadies du sysúm1: nervttL-t:. de determinación de la incapacidad de trabajar. Histoin: géniraie t:k l'amtrana m Fmnu u ii /'ttranger. Colin.364 EL l'ODER PSIQUIÁTRICO reria y epilepsia 41 y en 1878 comienza a rrabajar con la hipnosis. pp. fúroviarios. op. Sent:s.. Histuire des imtitutiom d"ri. Jean-Pierrc Richard. en Q'¡wres completn París. D. p. A. 43 En !a década de 1860 contienzan a hacerse nds frecuemes los problemas ligados a las consecuencias de !m accidentes !J. el decreto del 1O de agosto de I8G8 especifica sus rérminns. L.n-Martin Charcot. Gaurhier-Villars. 1890. por des- En 1870. la administración traslada a las alienadas y _las epiÜpricas con diagnóstico de alienación al servicio de B:üllarger y abre arra servicio pflra las demás epilépticas y las histéricas: el "pabellón de las cpilépricas simples". Hysteria.ción del edificio Saintc-Laurc donde estaban internadas alienadas. Dobson. El 13 de febrero de 1882 presenta una comunicación a la Académie des Scicnces: en la que propone una descripción en términos neurológicos y pretende d~r :\ b hipnosis una jerarquía científica: "Physiologie pathologique. pero en este momento comienza a aparecer Jemro de la práctica médica una c:ttegoría absolutamente nueva de: enfermos -pero que. Giard et F. de indemnizaciones. París. La ley del 11 de julio de 1868 propici:1 el esmblecimiento de dos cajas nacionales de seguros. en caso de fallecimienro y de accidentes resultantes de tra~ bajos industriales y agrícolas. P:~rís. de los sistemas de seguros de salud y contra accidencesY No es que los accidentes de trabajo daten de esa época. En lo coni:ernienre a los accidentes laborales. de l'Argus.mc~:. Cf. A. 1897. 1900. París. Du paupérismt h !a Sécurité wciale (1850-1940}. 297: "Las inv~~tigacioncs sobre el hipno~ rismo emprendid:ls en d hospicio de la Salpetriere por el señor Charcor y. 13 de febrero de 1882. por vados de sus alumnos. En mayo de 1880. 403-405. Lecrmnier & Babé. DE. 41 . 1971. núm. Michd Foucault vuelve al tema en ocrubre de 1974. V. Ch:ucot expone sus primeros resultados en las "Let.llotht!rapie ct hypnotisme. t". r. Éiecrrothérrtpie". un decreto del 14 de noviembre de 1865 crea La Sécurité Génér:tle.on d'ouvenun:" de la cátedra de clínica de las enfermedades del sistema nervioso en je:~. 42 Jean-Manin Charcor. Sur les divers érats nerveuX détenninCs par l'hypnods:uion t:hez les hystériques". la "Let. 94. Her1ri Harzfeld. r. Martín Nad:tud presenta un proyecm de ley sobre la "responsahilidad de los accidentes de que son víctimas los obreros en su rrabajo". París. Véase Alan Roberr Owen. 2-3. sostenida por el Crédit Industrie! er Commcrcial. en Comptts &ndttr Hebdomadaires des Séances dr l'Académie des Sciences. Brii:rc. IX. bajo ~u dirección. habrá que esperar hasta el 9 de abril de 1898 para que se vorc la ley sobre accidenres bborales. 54.Ssurance en Fr. Les Origin~:s des compagnies d'asmranm { . (11. p. datan de 1878". puesro en manos de Charcor en IR72.¡borales o f!!rrovi:uios: problemas de pericia. 170. pp. 1956. Hypnosis and Hettling: The ~\7ork off-M.

En el siglo XVIII.que no pagan por su atención ni están amparados por la asistencia social. debió inclinarse poco <1. del pa. la enfermedad misma puede. el único provecho que un enfermo asistido podía sacar de su dolencia era pr()longar un poco más su estadía en d hospital. es decir enfermos asegurados que presentan crasrornos denominados postraumáricos: parálisis y arresEn enero y febrero de 1867. Se imbrica. y a menudo damos con este pequefto problema en la historia de la institución hospitalaria en dicha época. a partir de ele!hentos muy diferentes.cieme cubierto por un seguro y del cuerpo neurológico que es probablemente uno de los fenómenos importantes de b historia de la histeria. una manera de sacar provech? de ese sistema general. A partir del relevamiento sanitario que data del siglo XIX y la cobertura general de los fenómenos de enfermedad por la medicina y por los seguros. habida cuenta dt que quería sacar provecho de una salud maximizada. para quien estaba enfermo. a perfeccionar mda una serie de técnicas de vigilancia. ahora aparece una nueva categoría. en la medicina del siglo XVlTI y comienzos del siglo XL'< no había. en sustancia. enfermos que no pagan de! codo ni son asistidos del rodo: la categoría de los enfermos asegurados.:¡_enfermedad se vuelve rentable en el momento mismo de plamear un problema en el nivel general de las gan:mc:ias de la sociedad. Sin embargo. Henri Legrand du Saul!e (1830-1886) deJica ala cuestión una serie de chtses publicadas en su obra f5tude médico-liga/e s11r les aswrancer wr la vie. la enfermedad se conviniese en algo renrable. París. Y de golpe vemos aparecer nuevos enfermos. [. sucede lo siguience: la sociedad. como tal. enronces. estaba obligada rt diagramar y vigihr la salud y proponer seguros comra accidemes y enfermedades. 44 . poco~ desde fines del siglo XVIII. de la enfermedad y los accidentes. relevamienro y cobenura. y también de seguros. como la socied. en el momento mismo de establecer aquellas técnicas con el objeto de exrraer ese máximo de ganancia. En efecto. 44 Se produce así el surgimiento. más que dos categorías de enfermos: quienes pagaban y quienes eran asistidos en el hospital. llegar a ser para el sujeto una fuemc de ganancia y. los historiadores de la medicina apenas mencionan. para poder sac:1r un beneficio máximo de los cuerpos. En otras palabras.¡d.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 365 dicha. con codo el problema económico del lucro. Savy. el propio hecho hacía que. en todo caso. 1868.

núm. un enorme problema que en cierto modo sostuvo toda esa elaboración de las técnicas neurológicas: las técnicas de exámen de las que yo hablaba. ya sea de b. Herbtrt Willi:un Page.diciaim. Entre 1878 y 1893 publica una veintena de casos de parálisis debidas a accidentes laborales o ferroviarios: 1) Lerom mr In maiadú1 du sysúme nel'úetl. clase XVIII ya cirada (en la cual ai[ica la concepción alemana). Lon- Churchill. 18. and Otlur Obsctm: fnjuries oJ the NervmtJ Sysmn. b) Alemana. 45 La literatura sobre bs consecuencias de los accidentes ferroviarios -y también sobre los accidentes de trabajo. CF. nota 20. casi en las postrimerías dei siglo. n. . y clase del 30 de enero de 1974. Th. 1884. en Progr~s !Vltdica~ VJ. así como su obra Railway frljúrús with Specia/ Riference to those ofrhe Back and Nervout System in their M'edico~Legal tlnd Clinica! Aspects. pp. 13crlín. París. pp. creo. París. Charcor define una variedad de hisreria: la "hisreria traumática". 40-41. "Ober das Vorkommen und die Bedcutung der sensorischen Anisrhcsie bei Erkra. 15. wpra. vol. ere.. siempre en términos de ganancia. 1851. esas consecuencias constiruyen una "neurosis trilumática'' t::specíilca.'<:. s.366 El PODER PSIQV!ÁTRICO rcsia sin so pone anaróm1co atribuible. médula ("Ra.Riúlway rmd Othr. Die traumtttisclun Nrurnsen [. al contrario. Méd. Cf. En la segunda mitad del siglo XIX se desarrolla toda una líteralUra sobre las consecuencias de es ros accidemes.:_ H:ertnann Oppenheim y R. en Archiv for Psychiturie. dolores. . J.: John Eric Erichsen. Cf. On . n. 158. Nueva York. Cf.ilway Spine'') u del cerebro ("Railway Brain"). NervottJ ~'hock. Berlín. 258. Charcot dedica a la cuestión una clase de 1877.. 1891. cit. clase del 12 de diciembre de 1973. es preciso verlos como simuladores. 189L Alcx:mdre Souques consagra su resisa la cuestión de la simulación: Contribution J l'étude des syndromes hystiriques ''simulauurs" des ma!adi~s organiqun d~ la moe!k épiniCre.· convulsiones. Lecrosnier & Babé. N no admitir la existencia de una entidad clínica específica y aducir la posibilidad de reproducir bajo hipnosis p:~:rálisis semejantes a las traumáticas. Griffin & Co.. París. 46 Asi. 266 y ss. pp. es saber si deben ser considerados como enfermos y cubiertos efccrivameme por el seguro o.. Wood.·edición: Lyon.r Injuries af rhe Nen10m System. Thomsen. C. que las atribuye a una infl¡Ullación. 335-338. Hirschwald. 1883. 1889. y Hermann Oppenheim. Londres. y On Conczmion of the Spine. 1875. 21 Gy ss.].4 de mayo de 1878. nota 20. pp. t. y pp.es gigantesca y abarca. op. Injuries oftlu Spine and ~pina/ Cord witholll Appar~llt 45 46 Mechnnical Leúon trnd Nervous Shock in thár Surgicai and Mtdico-Legal Aspects. que considera que. "De l'intlucnce des lésions traumatiques sur !e déve!oppement des phénomenes d'hystéric localc" (clase dictada en cl hospicio de la Salperriere en diciembre de 1877). Y en ese momento el problema. p. 559583 'f 663-680. H. Lea. 11-!67. Storck. 1891.tlkungcn des zemralen Nervensystems". a) Anglosajnna. A. 111. clase XXII. también supra. contracturas. "Sur dcux cas de dres. de la que envía un ejemplar dedicado a Ch:ucot. pero en menor medida y un poco más tardíamente. Filadelfia. ClaLJde Gui!lemaud aborda la cues[ión del descubrimiento de la simulación en su obra D~s accidtnts d~ ch'rmin de ftr et d~ l~urJ conséqumus mtdico-ju. .

27. dase XXlV. en consecuencia. por eso. mainly hystero-epilepsy" (en oposición a la conccpcíún alemana de una ""neurosis eh. pp. clase XXII!. 354-356. & rraumirica" espedfic:a). 1893. pp. en efecw: o el traumatizado presenta los mismos síntomas que la histérica -hablo. .mmarische Neurose.¡_um. 1892. Éwde mldico-ligaft mr its bimum produites par ftr accidentr dt chemin dt for tt kr mmmatismts analoguer. y a quienes se imponen enfermedades artificiales por la vía deJa hipnosis. J. pp. op. 13 de noviembre de 1889. pp. 370-385. justamemc el personaje buscado. en Gemerw. !1. 386-39H.car la enfermedad del rr. tachar de simulador. aún no medicalizadas. bajo el poder médico. . tenemos a las histéricas que csrán demro del sistema hospitalario. "Hysteria. y apéndice r. que no esdn.rizado. Londres.-B. y 4) Jean-Marrin Charcot y Pierre Maric. cuando se la confronte con el trauma. 1975. pp. clase !U. y que presentan una serie de fenómenos naturales si no son estimuladas. y apéndice r.adies dtt syrtfflu nervcux. Baillihe. Por un lado. pues b primera maniobra ha consiscido en mostrar que ésta esmba enferma y por consiguienre va a aurenrifi. no presenta los mismos síntomas que la histérica y. vol. Hans Huber. en esos enfermos se encontrará a personas aún no hospitalizadas. Por orro. policlínica de! manes 4 de diciembre de 1888. Una de dos. r. en Daniel Hack Tukc. CoJ/ision de trains er hysrérie consécutive". Churchill. Vom romatirchm :wm sozialen Ltidm. daro está.. A. 61-64. pp. 3) Cliniqttt dcr mal. "Railway-Spine und tr. del traumatizado que no tiene ninguna huella de lesión. r. A Dicrionary of Psychologica! Medicine. posreriormeme se dispone de su obra Die Triwmatischt Neurou. cit..l'homme". donde hace una analogía enue el navow shock de los ingleses y el estado hipnótico por sugestiór¡.y por eso podrá decirse: "tiene la misma entermedad que la histérica". La Névrost traumatique. clase VIl. bajo el poder médico. frente al histérico. o bien el rramiJ:¡_ri~ zado no tiene la misma enfermedad. va a permitir reconocer si el traumatizado es un simulador o no. Berna. pp. 527-535. 2) LtfO!If du mardi ii la Salpttriáe . pp. 1970. Seele und Rückcnmark". la histérica. "Sur deux cas de coxalgie hyscérique chez.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 367 Y el enfermo asegurado que llega a conjugarse con el cuerpo neurológico. como re~ sultado. .. 639-640. monoplégie brachiale hystérique chez l'homme". en el o ero personaje. se hará acruar a uno contra otro.. t. t. Véansc rambién Charles Viberr. 96-111. el enfermo asegurado portador de un cuerpo ncurológico que es posible capear mediante el dispositivo clínico de la neuropacología. París. y Esther Fischer-Homberger. J.1. . Emonces. 131-139. se consrimirá. bajo hipnosis. !. "HymErie er névrose rraumatique. pp. quedará al margen del campo de la patología y se lo pocid. 458-462. op.

"Sur un cas de coxa. la más perversa de todas. que no se trataba de una simulación lisa y llana.lgie hyscérique de cause rraumatique chez l'homme~. le decía: "Ya no puede caminar" y observaba si su parálisis era similar a . no tenían huellas de lesiones visibles y sufrían parálisis. Naturalización de la histérica por el rraumarizado. en Ja prácrica. le parecía. L~rom sur l~s maladies du systhne n~rveux.sinwmas que. por lo tanto. cit.que habían padecido tr:-Jumas y accidentes diversos. fue precisamente mostrar a esos dos personajes juntos. sin embargo.:itica en un empleado ferroviario. tendremos con ello la indicación de que los fenómenos hipnóticos obtenidos en esas histéricas son sin duda fenómenos narurales. t. coxalgias. crea. aserrador de pie"t. anestesias. y cambién hasta cierro punto para el enfermo. 47 Puro beneficio para todo el mundo. Char- Jean-M::trrin Charcor.la del traumatizado. que por ende fue considerada como una afección histérica. para las compafiías de seguros. dicrar los sínromas a la enferma. Puro beneficio. Charcor mandaba Uamar a una histérica. I!l. en primer lugar. son semejantes a los que se obtienen en la histérica por intermedio de ese procedimienw.. pp. esco corresponde a la primera maniobra que les mendanaba. 4 i . pero b gran maniobra de Charcot: y. Con frecuenci:1 se ha dicho que consistía en exhibir a una histérica y decir a los esrudi<lntcs: "Observen cuáJ es b. desde luego. Convocó a dos histéric:1. naturalmente.as gruesas y víctima de un accidente de trabajo en mayo de . Charcot há.368 EL PODER PSIQUIÁTRICO En cambio. 391-392). op. denuncia de la simulación posible en el traumatizado por la histérica. clase XXJV. la hipnoclzaba. la coxalgia del empl~ado. y la geme que debía pagar. enfermedad que la afecra'' y. Hubo así un famoso caso de coxalgia postraum. sobre esa especíe de maniquí funcional en gue se había convertido la histérica. sufría de una cox:dgia histérica sin lesión org~nica. Para demostr::tr que C.1883.. más sutil.o reproducir esta afección en dos pacicmes puesras en "estado hipnótico" (ibid. a través de éstas logró reconscituir. las sometió a la hipnosis y les formuló una serie de consignas. del lado de la histeria. De allí la gran puesta en escena de Charcor. recogida por el doctor Pierre Marie. Es verdad.s. Y q1ando en su consulra se presentaban personas -procedentes de afuera. pues en cuanto no c:ra simulador. Charcot estaba casi seguro de que esa coxalgia no tenía un origen lesiona].. b. la confrontación va a conducir al siguiente resulrado: si se pueden encontrar en una persona no sometida a la hipnosis cierro nümero de .

17-22. Jada que. por ser el elemento a partir del cual se puede denunciar la simulación de los otros.). clase dell2 de diciembre de 1973. Dictirmnair~ encyclopécliqw: des . funcio~ nal. arr. op. La famosa obsesión pánica que tanto atormentó a los médicos de la primera mirad del siglo XIX. logra ser en cierto modo la iustancia de verificación. p.rcicnce. no puede ser del mismo orden que si tuviera una verdadera lesión. Por eso.. pues si acrúJn de maniquíes funcionales autemiflcadores de la enfermedad no lesiona!. 1876. pp. "Maladies simulées''. (mpra. op. (dirs. los gastos se pagaban a medias.ularion" (1873). permitirÍan denunciar la mentira de los otros. si elude la trampa del simulador es porque ella está pre~ sencc y permire e! doble diagnóstico diferencial org:ínico/dinámico/simuhción. el problema imporranre no es éste: el beneficio era también para el médico porque. t. "dinámica" como se decía en la époc:1.. Forme anormal e". "De l'ischurie hysrérique".r médica/es. IV. edición de Oelahaye ct Lecrosnier. policlínica del martes 20 de marzo de 1888. al obedecer precisameme las consignas que él le. 422. Les simularions". 48 . nora 20). Charcor aborda la cuestión en varias ocasiones: Lerons du mardi ii la Salpétril!re . Por consiguiente.:. op. t. 281-284. edición de Lecrosnicr & Babé. arr. de verdad Sobre la simulación véase wpra. . pp. beneFicio para las histéricas. pp. "Cas de mutisme hystérique cbez l'homme. clase inaugural de la cátedra de clínica de las enfermedades del sistema nervioso. Pero como es evidente. la histérica pone una segunda vez al médico bajo su dominio. si la histérica csr:í ahí para autentificar de ral modo esta enfermedad. G.. § vrr. Por consiguieme. Edmond Boisseau. clase rx. r. formula en la hipnosis. asegurar su poder gracias :1 la hisréricJ. ahora podla dominarse merced a esas histéricas que. cit. nota 45. op. pues bien. gracias a la utilización de la histérica como maniquí funcional. traidoras en cierto modo a su propia mentira. por supuesto. en definüiva.:. rrr. e! médico tendría por fin la simulación bajo su férula.. cit. 5a ed. por supucsro. nota 20). 266281. Laurenr. el médico podr:i. 1884. csc:1pa por fuerza a toda sospech:t de si~ mulación. "Simulatinn" (1887). t. 1tl90. Se encuenrran referencias a esra literatura en: A. Tourdes..ecrosnier. cit. podía hacer un diagnóstico diferencial que ahora iba a referirse al simulador. 23 de abril de 1882. de Oelahaye et I. cit. 1892. clase del 12 de diciembre de 1973. 2a serie. cit..CLASE DEL G DE FEBRERO DE 1974 369 cot decía: no es posible negarle algo que. otra vez.. § "Sim. t. Étude médico-liga/e sur la. (supra. 48 Para rerminar.. Lrrmu sur frs malndies du syst(me ntrvm. "Simu!ation". 281-283. en Amédée Dechambre et al. rimubJtion . pp. "Ataxie \ocomotrice. t. y clase xxvr.• op.

crea neuralgias. tampoco en este caso las histéricas yacilan en reconsütuir a pedido las coxalgias. vol. en Buflttin of tht Hútory of Mtdicine. tanta abundancia. y. Oviedo. Segundo trillofo de la hisrérica. 49 .t segunda vez bajo la dependencia de la histérica. mggestian. Sobre el debate enrre Charcot y Bernheim.. I63-182. la sugesribilidad.oin. . Imprenta de Vicente Brid. al mismo tiempo. como ya comienza a sugerirlo Bernheim? 49 ¿Toda esta gran sintomatología histérica que aparece en la SalpCcrihe no se deberá a1 conjunto de los poderes médicos que empiezan a ejercerse dentro del hospital? Para que el médico no sea compler:uncnte dependiente de ese comportamienm histérico al que bien podría caWlcarse de fabricado. de que todo esto es fabricado. Hillman. el médico se ve un. profesor universirario y presidente de la Snciété médicale de Nancy. "A sciemiflc study of hystery (1817 -1868)". esp. p. D. el hecho de que en ese marco p:uológico el propio médico puede situar también los famosos trascornos funcionales cuya proximidad con los fenómenos de h histeria mostró Hippolyte Bernheim {1840-1919). a la vez. Ooin. 1955. psychofogie. Negándose además a confinar el hipnotismo en el registro patológico.mículo aparecido en Le Temps eJ 29 de enero de 1891 ya afirmaba: "Creo que el . wggmion dans l'ttat hypnorique et dam l'irat de veille. 2. las anestesias. tanta sed de poder. exreriuriza en el enfermo sus propias concepciones: fabrica una observación con ideas preconcebidas que tiene en menee". aunque [os rr:tswrnos así reproducidos por ésta a pedido lo sean con tanta generosidad. 172: "Cuesta creer hasta qué pumo csrá uno expucsro a hacer sugestiones inconscientes a los neurópatas y las histéricas. 1884 [rrad. 29. empero. etc. En un . J. le será preciso inscribir dentro de un esquetna parológico riguroso el hecho de que alguien es hipnotizable y.: De la mgmiór~ y dt sus aplicacionts a la terapiutica. Afina esa crfdca en Hypnatúmr:. es decir la aptiwd de someterse a la influencia de una idea aceptada y procurar su realización". para que vuelva a afirmar su poder sobre el conjunto de los fenómenos. ¿no habrá en ello una prueba. bajo hipnosis.. ]es una histeria de cultivo". De allí !a tercera maniobra.370 EL PODER PSIQUIÁTRICO entre la enfermedad y b mentira. reproduce fCnómenos de tipo patológico.. tanta obediencia y. en efecto. sosriene que "el llamado hipnotismo no es oua cosa que la activación de una propiedad normal del cerebro. véase De la. 1886]. pp. París. cf. Al final dt: la segunda maniobra..¡taque de gran histeria que la Salperrii:re nos da como algo clásico y que se desenvuelve en fases claras y precisas [ . que se les demandan bajo hipnosis. para que recupere el conrrol de la situación. 1891. Como comprenderán. zonas hisrerógenas [. París. critica desde la década de 1880 las experienci~ de Charcot. que es b redistribución en torno del rrauma.

esa creencia se inscribe y sigue fun- 50 El concepto de "trauma". para inscribirse en la corteza y aCEuar como si se tratara de una conminación permanente. Caso Le Logeais. pp. El accidente 51 . pp. por consiguiente 1 atribuirles una patología esM rricra. pp.x.. una caída. atropellado el 21 de octubre de 1H85 por un coche de caballos. sólo ha sido atropeJiado y las ruedas no lo aplastaron. en realidad. Ejemplo de un trauma: un niño es atropellado por un vehículo y se desvanece. Jean-Manin Charcm. pero a veces de brga duración.il para tomar en cucma un mecanismo de "sugestión traumádca". Li!fOns 511r li!s maladii!s du syst?mi! ntrvt!u. . al cabo de cierto tiempo. e monees. "Sur deux cas de monoplégie brachiale hystérique. A partir de 1885. ant:stcsia de los miembros: cf.. t. "Sur deux cas. a raíz de ese trauma. apéndice 1.hallar algo que sea un acontecimiento. tiene la impresión de que las ruedas le pasan por encima. pp. y si lo esrá. en Beaujon y el Hótei-Oieu. r. De ese modo Charcor elaboró la concepción del trauma. Estará obligado a buscar algo para lljar en el nivel de la etiología rodas esos fenómenos y. así como el acontecimiemo que induce los rrastor'nos funcionales de los enfermos no hipnotizados. 299-314: clase XXI. la noción se profundá. 50 ¿Qué es un trauma para Charcor? Es algo: un aco"mccimiemo violento.. advierte que está paralizado. de modo que. 111. un temor. ibid. 5 1 Ahora bien. ibid. se impone en 1877. localizado. 446-457. pp. manJadero de 29 años.. en la cabeza del individuo entrará una idea determinada. 34'Í-369 (con un pasaje dedicado al "Hypnotisme er choc nerveux".".o de 1886. "De l'innuence des lésions rraunt~J. deberá. emendido ame todo como una "acción mecánica" ~usceptibte de desencadenar accidentes histéricos.'<ll. En el instante mismo que precede al desvanecimiento. es porque cree que las ruedas le pasaron por encima. op. Tras dos internaciones.. un espectáculo. cf. 111. 441-459... Vuelve en sí y. clase X.'<. cf. 354-356). final. ecc. porque aquf el cuerpo no puede hablar y no hay lesión.. ya que presenta una parálisis y. "Sur deux cas.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 371 Charcor. . "Cas de paralysie hystéro-traumatiquc survenue ab suirc d'un accident de voiturc" (observación recogida por M. Berbh). pp.. cit. 315-343. que provocará una suerte de estado de hipnotismo discreto. y dast: X.. apéndice VIl. connnuación. de cause rraumarique chez l'homme". L 1. es admitido en el servicio de Charcot e! 21 de man. Es menester un marco patológico que englobe al mismo tiempo la hipnosis y los síntomas histéricos producidos dencro de ella.(iques sur le développemem des phénomi=nes d'hystérie locale" (diciembre de 1877). Esa búsgued:l de un marco patológico va a llevar a Charcot a uatar de encontrar la asignación. un golpe.

E incluso de Franc. el mismo efecto de conminación [del cual] les hablaba a propósito de los traumas namrales. Tmité de médecine liga/e et d'hygil:ne publique. p.. si d niño está paralítico es porque cree que las ruedas de1 vehículo le pasaron por encima. cit.. corno ven. 454: "Los acros a los cuales se entregan los alienados son siempre el resultado del delirio". que será suspendido por la voluntad exclusiva del médico pero va a involucrar el comportamiento general del individuo.en razón dd estado mental sonámbulo tan especialmente favorable a b eficacia de las sugesriones. como él dice. E.ón la forma de un choque cocal. XXX. absoluramente errónea" {p. hipnosis localizada a propósito de ello. 1818. en panicular. op.372 EL PODER PS!QUIATRICO cionando dentro de una sucesión de estados de microhipnosis.. transitorio. París. la misma función. de modo que dentro de ese estado de hipnosis que es una suerre de traum:t generalizado y provisorio. En efecw. 'por encima del cuerpo'.. t. 53 Un trauma. esa idea convenida en conminación hipnótica será la que provoque la parálisis de las piernas. op. encontramos una convergencia que apunra hacia la noción fundamental de trauma. r. 52 !bid. p. 52 Y así encontramos en esa situación -a la ve1. no hipnóticos. l.b introducción de la noción de trauma. pero adoptará a la sa1. 555).. desde luego. . El "despertó en la menee de Ldog. esta creencia se imbrica con la antigua concepción de la locura que englobaba siempre un ddirio. podrán inyectar aJ sujero una serie de ideas e imágenes que tienen el mismo papel. Mame.. En cuan ro al hipnotismo. podrá adquirir por obra de una suene de incubación un desarrollo considerahlt: y re:tli1. pp.. entre el fenómeno histérico producido en la hipno~ sis y el fenómeno histérico consecutivo a un aconcecimiento. O de Etienne Jean Georgel. su palabra.syuirol.ois Emmanucl fodéré. . par une sociá(. 75: "No hay locura sin delirio".. En cieno modo. en Dictionnaire des sciences médícafes. breve. sin embargo. . importante para el futuro. ¿qué es? Pues bien. ]. entonc~s. en los fenómenos sensitivos y motores asociados a él (. ] La idea de impotenci::t ffiorriz del miembro (. 1:1 volunrad dd médico. De ese modo. es algo que provoca un estado de hipnosis localizada y pcrmanen te sólo en ese punro.. are "M:rnie". cit. t O. . 53 Concepción ilustrada por las palabras de). 1813.. y el lazo entre ella y la vieja concepción del delirio. 184. DI! La folie . p. Esta convicción que lo persigue hasta en los sueños es. 553-554: "El punto de panida de la sugestión debe buscarse en el hecho mis~ mo del choque local y. la convicción de que las rued::ts del coche que lo ::trmpelhJ le pasaron. también va a ser un uauma..arse por fin de m:rnera objeriv:~ Cll la forma de una parálisis m tal".

54 Sobre el relato de infancia véase el caso Augustine. por desdicha. su vida. París. p. un caso recogido por Bourneville. conminación -y en este punto volveremos a encomr:u a la histérica y su comramaniobra-. de contar su infancia. donde disfrut:~ba * El manuscrito precisa: "De allí la doble búsqueda de a) la diátesis nerviosa respons:tb!e de la susceptibilidad al rrauma. de gué se hablaba. de algún modo. su vida real de rodos los días. estén o no bajo hipnosis. es decir su vida sexual: y será precisarnenre esa vida sexual la que cuenrc:n. 54 u Pero en es:~. para llegar a tener la seguridad de que la hisrérlca es una histérica y rodas los síntOmas que presema. Enrrc los 6 y los 13 años había estado alojada en un convento rdigioso de "La Ferré-sous-Jouarre.. Por eso la práctica de Charcor necesita salir en busca del propio trauma. la que reacmalicen sin cesar eJf él. . remitirnos al texto de Charcot. Voy a mencionar un solo ejemplo. búsqueda de herencia. Así contaba su vida la enferma.* De allí la necesidad de las histéricas. la actualización permanenre.:~ctivación general del rrauma suscitada por la voluntad del médico. precipitarán su vida. Iconographie photographique de Úl Stllphriere. cuando se recurre a las observaciones rranscripras por sus alumnos se ve de qué se trataba a lo largo de esas anamnesis. 1878. Debhaye. en Désiré Magloirc Bourncville y Paul-Marie-Léon Rcgnard. En efCcto. En cambio. sea en estado de hipnosis o al margen de él. son patológicos.. qué cosa estaba en· cuesrión. t. ¿qué van a hacer bs enfermas? En la brecha abierta por la conminación. reencontrar ese acontecimiento fundamental y esencial que va a prolongarse. no podemos. y la hipnosis es un tipo de re. la que conecten con el hospital. 167. . ese trauma que es corno una lesión invisible y patológica en virrud de la cual todo eso se con- vierte en un conjunto realmente mórbido. Para darles la prueba de ello. y b) btísqueda del trauma mismo". que siempre se prolonga en el sínroma histérico y del que ésre es.n a recuperar el uauma qut: se prolonga en el síntoma.CLASE DEL G DE FEBRERO DE 1974 373 trauma es lo que provoca la hipnosis. porque Charcot no habla de eso. en esa cxhorració. El manuscrito agrega: "Por eso la violencia de la oposición a Bernheim: si se podía hipnotizar a todo el mundo. el edificio se derrumbaba". habrá que encontrar la etiología. de esa contracarga de la búsqueda del trauma por el relato de la vida sexual.!!. cuá.J era el tema concrero en esas famosas crisis de forma pseudoepiléprica.

asimismo. quería hacerla . en la casa donde servían Slls padres. 5 5 55 Se erara de Louise Augusrine. y le comaba. pp. la ar'rasrraba o le üi-aba dd pelo. Louis fue insrabda [jUsmmeme después de su época de pensionista. Amonio se burlaba de su ingenuidad. M. Durame las vacaciones. golpeaba a su mujer. lo cual le produjo un gran espanto. etcétera. cómo se hacen los niños. un día.sm obUgaba a Louise a besar al hombre y quería que lo llamara padre. Louise [la enferma. EJ presenciaba en ocasiones esas escen:lS. luego de hacer destellar ante sus ojos coda clase de promesas. a un señor C.374 EL PODER PSIQUIATRICO de una libertad relativa. Durante las vacaciones [lenía entre 6 -y 13 aííos. F. 125-126. "Hysrém-épilepsie''. que tenía un uaro tirante con su mujer. y en esos casos se susciraban violentas discusiones en la c:asa.. se dejaba besar gustosa para obtener caramelos". la amenazó con un<1 navaja. so prerexto de que debla aprender a c:tntar. le hizo beber un licor. C. observación 2. la arrojó sobre su cama y consumó la relación. Éste solía embriagarse. !e enseilaba muchas cosas que la muchacha habría debido ignorar.rcosrarse junto a él. M. Una primer.. ]ules habría intentado besarla y hasra violencarla. Visimha con frecuencia a la mujer de un obrero pimor. al parecer muy avisp'ado.. C. la desvistió. Un segundo intento desembocó en acercamientos incomplclos. Vuelca definitivamente a París. op.~ vez fracasó. Dormía en un pequeño gabinete aís!ado. que la llevaba a aceptar las explicaciones que le daban. y viendo que ella no quería ceder. y por lo canco a los 13 años. Julcs. enrre otras cosas. Lerom sur les maiadies du systeme nerveux. un afío menor. aprovechaba las ausencias de ésta para intentar tener relaciones con Loui. M. que era el amante de su madre. M. . aprovechando su pavor.] ella venía a París y pasaba los días con su hermano Amonio. Al día siguiente Louise scntí:l dolores. El texto corresponde a un protocolo elaborado por un alumno de Charcot sohre la base de los r_elaros de la propia enferma. F. a coser. por entonces de l3 años y medio. etc. etc. t'. F.. Jean-Martin Charco e. cit. ofrecerle herma~ sos vestidos. la niña cenia opOrtunidad de ver. paseaba por b comarca. [el dueño de casa. quien. segunda paree. ingresada en el servicio de Ch:1rcot cuando tenía 15 aííos y medio: cf.J. debido a la resistencia opuesta por la niña. Una tercera vez.se..] en lo de C.

. es atenea. 149. vuelve a caer sobre su ca!lla y realiza otra vez movimicnros clónicos. ] Es verdad. felicidad.. . Emile. quería metérmela en el vientre.. pan disculparse de los reproches de este último. as( hablaba Louisc: ¡Dímdo! ¡Querrás decírmelo! ¡Patán! Mira que eres innoble. e incluso era muy difícil distinguir de éstas cuando uno no era un buen neurólogo.. 56 Los discursos de es re tipo se sitLiaban en el llamado período delirante. terminemos con eso . estábamos en un campo. había una scrpieme en su pamalón. vas a repetir lo que él te dijo . de acuerdo con las observaciones anotadas por los alumnos de Charcoi: y para ésre~ En el plano del discurso. yo no lo besaba.'drimo período del análisis de Charco t.. Uámalos. M.Amonio! [ . delante de su hermano. . el rostro se congesciona. p. Estábamos en un banco [ . el. Y si nos remontamos a la denominada fase "plástica" de las "actimdes pasionales". ] Usted me ha besado más de una vez. que me habí:i cocado . En cuan ro a las famosas crisis que según Charcot se parecían exuañameme a crisis de epilepsia. el cuerpo %Se trata de la escena en cuyo transcurso Louise interpela a un amigo.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 375 Las vidas de hisréricas contadas por las enfermas de Charcor suelen ser de este orden y es re nivel.. ce aseguro que no tenía ganas . abre !os brazos y los junta como si abrazara al ser imaginario... ¿qué pasaba en concrcro en ellas. ¿Y bien? (Mira repeminameme hacia la derecha.. Pero yo no quise. Te juro que jamás me puso lamano encima . soy lunática .... pero ni siquiera pudo encontrarlo .)( . ¡Mientes. Así que h..). cf. Yo uo respondía a sus caricias. (Fisonomía imperativa. J ¡Pero no es eso lo que usted le ha dicho! Amonio. re ríes. uas un brusco cambio. adviene la presencia de alguien y le hace una seña con la cabeza para que se acerque... así se nunificstan éstas en otra enferma: Celina M. ... La fisonomía expresa anre wdo dcsconcemo y decepción y luego. Anconw. las piernas se doblan.. Con un movimiento rápido vuelca el cuerpo sobre el lado derecho de la c:tma y hace descansar la cabeza sobre la almohada. En ese rnomenco se observan movimienws del viemre. ibid.: crees más a ese muchacho que a mí .

En efecto. que están en aho. Asiste a escenas variadas y parece experimentar alternativamenre sensaciones agradables o penosas.-ts escenas. con la mano derecha. si se quiere. parece vivameme contrariada. les decía que se la descalificaba y que Jules Falret aún lo hacía en la época de Charco e.. con los miembros inferiores flexioAl cabo de algunos inst:uues. pues esos discursos.a y realiza sus grandes movimieruos clónicos. mira con aire lúbrico. Ésns son :wrojaJi:z. Ch:ucot en realidad o o podía admitirlo. la mejilla derecha presiona contr:t la almohada. A conrinuación se endere:t. ¿y por qué se la descalificaba~ 58 Porque era simu~ación -y Charco e 'il Caso Celina. Por último gesticula. ()p. creo que en ese punto las histéricas retonuban por tercera vez el poder sobre el psiquiatra. 132. el contenido real de esas crisis.. 189: "Esas enfermas exhiben cun frecuencia rrasrornos de carácter más o menos pronunciados que les imprimen un sello parricul:u y que se:: h:1 designado con el término genérico de carácter de las hisréricas. M. esas posruras que Charcot codificaba con la expresión _"pseucloepilepsia" o "gran crisis histérica". p. sonríe. Hora. seguidos de conrorsíoncs y muecas. se en medio de la cama. hace movimientos con b pelvis. y también julcs falrct. p. 58 Cf. la cara se dirige hacia la paHC derecha de la cama.. mira a la izquierda. nora 26. ingresada al servicio de Charcor en 1870: ibid. 1. "Responsabilité légale des aliénés".376 EL PODER PSIQUIÁTRICO rueda parcial menee sobre sí mismo. Ahora bien. De improviso. edición de Delahaye er Lecrosnier. simplemente no podía. . en el plano de las obsc::rvaciones cotidianas de las enfermas hechas por los alumnos de Charcot. vuelve a ponernados. ese contenido real que vemos aparecer en las observaciones de rodas los días. ah!". Se siema una vez más. supra. . en Lrf Alitnis l't les miles d'aliénés . recordarán que al hablarles de la rreurosis cal como existÍa hacia la década de l840. si se la juzga por el juego de su fisonomía. la enfe~ma muestra las nalgas. se sienra. Luego hu12a griros agudos: "¡Oh! ¡Ah. es. realiza los·gcstos dd mea culpa.as y se muestran dispuestas a la mentira y la invención: son romamiconas y c:tprichosas y les gusra dominar". parece ver a Ernest y dice: "¡Pero ven! ¡Anda. hace una seÍia con la cabeza y la mano derecha. ¿Por qué no podía~ No por razones de moralidad o mojigarería. todo eso. mientras mancicnt: su posición lúbrica. análoga a la epilepsia pero diferente de ella. § "Hystérie" (1876). 1877. ven!" 57 Tal es entonces. 9 de febrero de 1877. cit. levama un poco el cuerpo y. t. . observación 5.

1859. Jean-Martin Charcor. las enfennas lo proveían de muchas crisis cuya superficie sintomática y el argumento general obedecían a las reglas planreadas por él. Y en efecto. con los internos o los médicos. Si se quería demostrar concrcrameme que la histeria era una enfermedad. Supongo que recordarán un episodio ocurrido en el invierno de 18851886. En efecro. Por lo tanto.'itruido en concmrencia. ¿por qué no lo dice?'" No lo decía. 59 Charcor pronunció esta frase con referencia a la obra de Pau! Briquet. J. sin embargo. y que era la lubricidad o la sexualidad. pues el demandante de simomas y crisis era él mismo.-B. si se pretendía que funcionara denrro del sistema del diagnóstico diferencial. era necesario que ese aspecto no se manifestase o no se dijera. toda su sexualidad. wdos sus recuerdos. p. debla estar absolutamente despojada ele cse. Charcor. Bourneville. pero. (. porque entrañaba una serie de elementos lúbricos. Cha. lo escuchó csmpefacto decir en un aparre a otra persona: "Ah. cf. Y Freud comenta la observación de esta manera.y a la vez porque era scxu:1l. 1872).se argumemo. cit. Baillihe. profesor de medicina legal. Lt!rom sur /(S maladit!s du systl:me nerveux. sólo le quedaba una cosa por hacer: no decirlo o.* Por consiguiente. mejor. decir lo contrario. op. clase X. 301. "De l'hémiancsrhésie hysrérique" (recogida por D.rcor sef¡aJa. con las hisréricas se derrumbaría". que es paradójico cuando se conocen las observaciones sobre las cuales se fundaba: "Por mi pane. re:Jctualizaban stt sexualidad y lo hadan dentro mismo del hospital. "Cuando lo escuché me sorprendí mucho y 60 pensé: 'Pero si lo sabe. pues bien. en . todo el edificio de patolrigización con. en él podemos leer lo siguiente. si no se quería ver impugnado su esta tus de enfermedad. M. t. París. invicado a b casa de éste.. acerca de una pacieme: "'Pero. no podia impedir que se produjera.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 377 rraró de hacer a un lado esta objeción. ellas movilizaban wda su vida individual. 1. Traitt clinique et thérape¡ttique de n1ysrérie.elemento de descalificación con efectos tan nocivos como la simulación. cuando Freud cursaba con Charcot y una noche. protegidas en ciena forma por e. e incluso estoy convencido de lo contrario".(l Se trata de una cena en cuyo transcurso Frcud presencia una discusión emrc Charcot y Paul Brouardc!. por dos ra- • El manuscrito ai'tade: "Si dejaba que se rcimrodujera. creo. la histeria: todo el mundo sabe gue es un asunto de sexualidad". disto de creer que la lubricidad esté siempre en jue59 go en la histeria. como Charcot no podía impedir gue eso ocurrier~.

Los primeros texros en que Freud considera una etiología sexual de las neurosis se refieren a la neurastenia y !a neurosis de angustia: cf. fines de 1892. 1-14). que pasó seis meses en la Salpetriere y. (trad. Sigmund Freud. en GW. pp. en GW.: t. por lo tanto. Goran. en OC. pp. 59-GO. francesa: "Les psychonévroses de défense. op. El señor casos semejantes. en OC. en Josef y Renée Gicklhorn. cit. . t.y.anre. 8 de febrero de 1893. traducción parcial de Anne Berman en la R~vtu Franraisr de Psychmwlyu. y por qué recién hizo d descubrimiento de la se· xualidad en la histeria algunos años Jespués. en OC l. este pequeño episOdio que encontré en los archivos de Charcor.. 1981]. pp.~iempre' . trad. carece de wda ironía: Ch~ucor hace acudir a Genevihe. 1982]. por otra parte. Viena. A. esp. 51 [tr:-ld.: "Contribución a !a historia del movimiento psicoanalítico". of. para que se entretengan. .. l. 1946. cit. pmhlemes 1. im Lichuder Dolmmmt~ uon lj. "Die Abwehr-Neuropsychosen". francesa: "La sexualité dans l'ériologic des névroses". 1956. en OC. 1960. 75-97) [trad. pp. Podemos preguntarnos sencillamente por qué Freud. en Rém!tats. miencras me decía: 'Pero si lo s<tbe. Véase también el artículo que recapitula el problema: "Die Sexualirar in der Atiologie der Neurosen" (1898).<. t. idées. Rau1. 61-65 [trad. Les citaré. 61 La única posibilidad para Charco e era justamente no ver y no decir. LL mujer c.: "Manuscrito A" y "Manuscrito B". esp. 489-516 (trad. J. presenció todos los días las escenas de las que les di [dos] ejemplo[s]. de]. r. Charcor.378 EL PODER PSIQUIÁTRICO zones. en "Fragmentos de la correspondencia con F!iess". afecrada de una comracrura his(érica. 61 Beneficiado con una beca. op.ti sobre una camilla. G.: "La sexualidad en la etiología de las neurosis". G. pp. Signwnd Fmtds akad~mirch~ [aujlNdm. y manuscriw B. es .~a: "Rapport sur mon voyage a Paris cr a Berlín gdce a la bourse de voyage du fonds jubilaire de I'Université (ocrobre 1885-mars 1886)". ¿por qué nunca lo dice~'". Sé que por un instante caí en una sorpresa paraliz. En 1894 extenderá esta hipótesis a las psiconeurosis: cf. manuscrito A. & R.. 3. pp. 82-89 (md. y O. Urban & Schwan:enberg. siempre esrá la cosa gen ira!.. t. vol. france. La planche y A. c. op cu. Ntounian. 1979]. p. 1. Freud hace una residencia en el servicio de Charcor desde el 30 de octubre de 1885 hasta el28 de febrero de 1886. 3. 14. esp. tampoco lo menciona cuando debe referirse a esa estadía en ef hospital.}. Ltt Naisumce de fa psychrtmtfyse.: "Informe sobre mis estudios en París y Berlín". Cf. esp. los residentes y los jefes de clínica la han hipnorizado previamente. 299-306) [trad. Cf. cit. "Bericht über meine m ir Unversirlirs-Jubiliiums Reisesripendium unrernornmtne Studienreise nach París und Berlin" (1886). X. Sigmund Freud. . Bourguignon. pp. XX. 19821. Hace su gran crisis histérica.una nora de un estudiante que. "Zur Geschichte der psychoanalyrischen Bewegung" (1914).

La voluntad de saber. nacida en Loudun el 2 de enero de 1843 e ingresada como "epiléprica simple" al servicio de Charcor en 1872.s que los neurólogos y los hacen callar: si también quieres el símoma. pues bien. lo funcional. GeneviCve exclama: "¡Camitk! íCamiUe:! íBés<trnd íDame ru rabo!'' El pro(esor CharoJt dcspadta a l:.t mujer. queda en efeclO suspendida. a la vez. Siglo XXI. ¡tendrás mi vida entera y no podrás dejar de escucharme contarla y.CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 379 según su técnica.. exacramenre sobre el ovario. en medio de ést.: Historia de la sexualidad. incluso los hoyuelos más pequeños y las más ínhmas proruberancias a ia luz indirecta del día en el rostro de un para- 62 Se erara del "período del delirio erótico" de Genevikve. pues bien. aún no acostumbrado a esas escenas. 70). muestra que la hipnosis puede no sólo provocar. 1976. del síndrome histérico. nota l [rrad. A mi entender. queda esrupefacro al ver las comorsiones espantosas de la cara. 75. esa sexualidad no es un resro indescifrable. si quieres valerte de mí para denunciar a los simuladores. Gallimard. sino rarnbién detenerlos. "' {t. ella se inclina bmscamente y le dice: '¡Bésame! Dame . Charcor relira el bastón. esp. ¡estarás obligado. lo apoya sobre el vienrre de la enferma.¡_ ver y escuchar lo que rengo ganas de decir y de hacer! Y Charcot. debemos tomar esta bacanal sexual como la conrramanlobra por medio de la cual las histéricas respondían a la atribución del trauma: quieres encontrar la causa de mis síntomas.. Oésiré Magloire Bourneville y Pau!-Marie-Léon Regnard. todavía no descifrado. p. col. México. . ''Période du délire érQ[iquc": "El observador. período clónico.e. Observación citada por Michel Foucault en La Volont¿ de savoir. 1. cr. !985]. es el grito de vicroria de la histérica. op.. p.. si quieres nanLtalizar m hipnosis. cit. período tónico. que veía todo. 62 Me parece que esra especie de gran bacanal. de pantomima sexual.. "BibliothCql[e des histoires". París. delirio y. ] dirigiéndose a unu de los asistentes. r. la expresión de lubricidad extrema[ . y la crisis. la crisis recúmicnza. de acuerdo con b tradición del argumento. verme reproducirla en gesticulaciones y reactualizarla incesanrememc en mis crisis! Por consiguiente. cuyo delirio prosigue. roma su bastón. una causa que re permita parologizarlos y actuar como médico. la ülrima maniobra por la cual las histéricas pueden m:í. !conogmphú phomgraphique de la Sa/p(trüre. indu· cir fenómenos hiHéricos. si quieres que cada una de las conminaciones que me formulas provoque síntomas tales que puedas tomarlos por naturales. y como quieres ese trauma. no es e! residuo.

esos grandes estados hipnóticos caracterizados por la letargia. F. cf. en lrt Semaine Mtdicale. frente al cual en lo sucesivo sólo podrían asumirse dos actitudes. y reemplazaría con ventaja h palabra 'histeria"'.ec y Bichat. Pads.9W] y iatos [tá"to¡.uvres scientifiques. que ya no será una enfermedad pues tiene semejantes connotaciones. 1934. Babinski. novt:na pan e. 464. 64 Joseph Fran<¡:ois félix Babinski (1857-1932). "Définition de l'hystéric". Joseph F. "Hystérie-pithiatisme". para designar un:1 clase de fenómenos mórbidos result:.] significan 'persuasión' y 'curable' respecrivamenrc.64 o bien un nuevo intemo de soslayar la envolmra histérica para Cf. mpra. op.mre~ de la sugestión y susceptibles Je ser curados por ésta. el cuerpo disciplinario de b psiquiatría. en una comunicación a la Sociélé de Neurologie de París. y "Démembrement de l'hystérie tradirionndle.El€1. Pithiatisme".m10sos periodos. Los estudiantes o los jóvenes médicos que -leen en las obras de b época la descripción de e~os rraswrnos tienen la impresión de que se rrata de paleoparología" (reeditado en CE. Babinski desarrolla su concepción entre 1906 y 1909 en "M:t conccption de J'hysrérie er de l'hypnotisme (pithiarismc)" (conferencia pronunciad. ibid. p. nota 4. 9. de ese modo disocia la histeria del hipnotismo: "como las palabras griegas peithó [m:í. inrcrwgarla como verdad". cit. propone sustituir el término "histeria" por el de "piciatismo" {de rceí. sino el cuerpo sexuaJ. se distancia rras la muene de éste de sus concepciones. 465-485. bajo el cuerpo neurológico aparentemente captado* y que el neurólogo esperaba y creía haber captado en efecto como verdad. en Revue NeuroWgiqw:. y el 7 de noviembre de 190 l. lvbsson. reeditado en CEuvm sciauifiques. pp.380 EL I'ODER I'SlQUL>ÍTRJCO lítico/13 debía desviar por fuerza su admirable mirada cuando la enPerma comenzaba a decir!~ lo que le decía.v. Debajo de ese cuerpo neurológico y al ténnino de esa sue1Te de gran batalla enrre el neurólogo y la histérica.. 190 l. pp. p. vemos aparecer un nuevo cuerpo. p. 1090. un nuevo cuerpo que ya no es el cuerpo neurológico sino el cuerpo sexuaL Fue la hi~térica quien impuso a los neurólogos y los médicos ese nuevo personaje que ya no era el cuerpo anatomoparológico de Laenn..~ en la Sociéré de l'lnternar des HOpitaux de Paris. • Varianre del manuscrito: "y por el cual se pretendí.rcot: la vuelta a la descalificación de la histeria. persuadir).\ juzgar la locura. sucesor de ChJ. luego de ser jefe de clínica en el servicio de Charcm entre 1885 y 1887. 500). el 28 de junio de 1906). en wrno del dispositivo clínico de la neuroparología. la catalepsia y el sonambulismo. 6 _. eJ cuerpo neurológico de Duchenne de Boulogne o de Charcot. . 66-67. O bien la de Rabinski. el neologismo 'pitiatismo' bien-podrh &signlr el estado psfquico que se manifiesta a través de trastornos curables por la persuasión. 6 de enero de 1909. donde declara: "Ya no se ven esos gra11dcs ataques con los cuarro f.

Esa nueva investidura será la atención médica. .CLASE DEL 6 DE FEBRERO DE 1974 381 reinveS[ir médicamente ese rumbo nuevo que ha surgido por doquier alrede~ dor del cuerpo neurológico fabricado por los médicos. al entrar por fin al consulcorio de un verdadero médico -el neurólogo-. pusieron la sexualidad bajo la férula de la medicina. parad mayor de sus placeres. pero sin duda para el peor de nuestros infonunios. al proporcionarle verdaderos síntomas funcionales. Al forz:u las puercas del asilo. las histéricas. al dejar de ser locas para convertirse en enfermas. psiquiátrica y psicoanalítica de la sexualidad.

7tf annét. 1954-1988. 674-685. Durante mucho ciempo.·ecd~deca enfecmcda. pp. la forma del conocimiento. El hospital. se suponéa que.. una suene de enfermedad • Publicado en e! Anmuúre du Colfegt de Frana. Gallirnard. dejado en esrado li~ bre-en su "medio". enredada. su entorno. 1974. lugar de eclosión de b .Écrits. liútoir~ drr systtmes de pmsü. la psiquiatría. el hospáal. su familia. En efecto. sino producirla.Resumen del curso* Durante mucho tiempo. sus ilusiones.. Reeditado en Dits et . a saber.ois Ewald. el enfermo no podía sino verse afectado por una enfermedad compleja. sino en sus funciones de podcr~saber).. La crisis accual de esas "disciplinas" no pone simplemente en cuestión sus límites o sus incertidumbres en el campo del conocimiento: pone en cuestión el conocimienw. Crisis. a~mte 1973-1974. con e! espacio conexo a ella. 293-300.d. "BibliothCque des sciences hurnaines".sus contenidos verdaderos o fa!~ sos. edición estahlecida por Daniel Defert y Franc. P:arls.. Una acción directa sobre la enfermedad: no sólo permitirle revelar su verdad a los ojos del médico. 383 . con la colaboración de Jacqucs Lagrange. la justicia penal y la criminología permanecieron en los confines de una manifestación de la verdad en las normas del conocimiento y de una producción de la verdad en la forma de la prueba: siempre tendiente ésta a ocultarse bajo aquélla y hacerse justificar por ella. histórico-política. y en buena medida aun en nuestros días. la medicina. éste siguió siendo un lugar ambiguo: de constatación para una verdad oculta y de prueba para una verdad por producir. nuestra sociedad y el conocimiento (no en . 4 vals. la norma "sujeto-objem". sus prejuicios.:.. enrnarafiada. sus hábiws. cf 1!. pp. con su régimen. col. por consiguiemc.. 1994. TOmemos en primer lugar el ejemplo de la medicina. interroga las relaciones entre las estructuras económicas y políticas de .

He aquí algunos: 1) La terapéurica consiste en suprimir el mal. Constimb una suerte de aparato complejo que debía a la vez poner de manifiesro y produ· cir realmeme la enfermedad: lugar botánico para b comemplación de bs especies y. o debemos admitir categorías irreductibles? (Discusión entre Broussais y sus adversarios con respecw a la noción de irritación.3R4 EL PODER PSIQUIATRICO contra nawra que era a la vez la mezcla ele vari:ts enfermedades y el impedimento. práctica de los médicos. consistía no sólo en dejar ver la enfermedad rai como era. sus características esenciales. de producirse en la autenticidad de su naturaleza. el papel del hospital. sino en producirla. para que esa rerapéurica sea racional. ¿debe ser un espacio de conocimiento o un lugar de prueba? 0~. Las grandes estructuras hospitalarias esciblecidas en el siglo XIX tomaron a su cargo durante mücho tiempo esa doble función. en su verdad hasta enronces encerrada e impedida. allí coda una serie de problemas que atraves~\ron el pensanücnto y b .. estructura de recepción de la enfermedad. por ramo. además. para la verdadera afección. convertirse en realidad. la concepción de la enfermedad. Problema de las fiebres esenciales.) . por fin. Se trataba. para que pueda fundarse como verdad. ¿no debe permüir el desarrollo de la enfermedad? ~Cuándo hay que imervenir. En consecuencia. la prácrica y la teoría de la hospitalización y. por el efecw de b hospitalización. Y a lo largo de un siglo (l?G0-1860). Su namraleza propia. al desechar esa vegetación parásita y esas formas aberrantes. de la cuaJ rodas las demás son formas m:ís o menos lejanamenre de· rivadas. estuvieron dominadas por este equívoco: el hospital. pero rambi~n de purificación y prueba. pero. lugar alquímico para la elaboración de sustancias pacológicas. Enfermedades pur:1s e impuras. reducirlo a b inexistencia. su desnrollo específico finalmente podrian. y en qué sentido? ¿Acaso hay que intervenir? ¿Es preciso actuar para que la enfermedad se desarrolle o para que se detenga? ¿Para mirigarb o par:1 guiarla a su término? 2) HaY enfermedades y modificaciones de enfermedades. Se atribuía al hospital del siglo XVTII crear las condiciones para la revelación de la verdad del mal. simples y complejas. de un lugar de observación y demosrnción. de una manera general. ¿No hay en definitiva unj sola enfer· medad.

sino que.ber del médico habían tenido hasta entonces la función de producir la venta "crícica" de la enfe·rmedad. una amplificación. Y la desaparición de ese papel resul ró por cierro más dramática por cuanto Pasteur no sólo mostró que eJ médjco no tenia que ser d productor de la enfermedad "en . la prueba se transforma en prueba en la estructura técnica del laborarorio y la representación del médico. Si se ·quisiera hacer una "emoepistemología" del personaje médico. pero también de intervención inmediata. se había erigido millares de veces en su propagador y reproductor: el médico de hospital que iba de cama en cama era u no de los grandes agentes de contagio. mostrarla. Al derernúnar e! ageme del mal y establecer su carácter de organismo singular. esa biología permirió que el hospiral se convirtiera en un lugar de observación. se la transforma en un fenómeno verificable y conrrolable. su proceso se reduce a un mecanismo que se hace amplificar. El lugar de producción de la enfermedad será el laboratorio.ero en él la enfermedad no se concreta en una crisis. por ignorancia de la verdad. En cuanw a la función de la prueba. de contraataque enfrentado a la invasión microbiana. la probeta.momonamiento hospit::Uario aparecían ahora como productores de su realidad. habría gue decir gue la revolución pasteuriana lo privó de su papd sin duda milenario en la producción ritual y la prueba de la enfermedad. r. una constatación. de diagnóstico. una transferencia. sacarla a la luz. una vez terminada su evolución? Así se interrogaba Bichar sobre la posición de la enfermedad emre la vida y la muerte. permite simplemente una reducción. de señalamiento clínico y expcrimeiual. fueron designadas por Pasteur como portadoras del mal. .RESUMEN DEL CURSO 385 3) ¿Qué es una enfermedad normaP ¿Qué es una enfermedad que sigue su curso? ¿Una enfermedad que lleva a la muerte o una enfermedad que cura de manera espontánea. se advierte que puede desaparecer.rcisista que ellos tardaron mucho en perdonarle: esas manos del médico que deb