Dieta Montignac

La dieta Montignac es una dieta disociada creada por Michel Montignac, fruto de las investigaciones sobre nutrición que comienza a realizar en los años setenta. No es un dieta propiamente dicha porque no restringe la cantidad de alimentos que podemos ingerir. Antecedentes Michel Montignac era un ejecutivo con problemas de obesidad contra los que luchó durante años. Comenzó una investigación sobre principios nutricionales con la colaboración de médicos y científicos cuyas conclusiones fue experimentando sobre sí mismo, demostrando que se puede adelgazar llevando una vida de ejecutivo, con poco ejercicio y con numerosas comidas fuera de casa. dieta-disociada-montignac Montignac se basó en las conclusiones de los estudios publicados por la Dra. Phyllis Crapo, investigadora en diabetología de la Universidad de Stanford. Estos estudios mostraron por primera vez que no todos los glúcidos son iguales. Algunos glúcidos elevan la cantidad de azúcar en sangre en exceso aumentando los niveles de insulina lo que nos hace más susceptibles a engordar. Principios Uno de los principios de la dieta es no mezclar diferentes tipos de alimentos (glúcidos, lípidos y proteínas). De la misma forma que otras dietas disociadas, la dieta Montignac no restringe alimentos ni calorías, sino combinaciones de éstos. El método introduce además el concepto de índice glucémico (IG) que mide la calidad de los carbohidratos contenidos en un alimento. La relación que se establece es inversamente proporcional: a mayor IG, menor calidad. Según Montignac, comer alimentos con un IG alto desencadena un incremento en los niveles de insulina, lo cual estimula la sensación de hambre y favorece la acumulación de grasas. La elección de los alimentos se basa en su especificidad nutricional y su potencial metabólico: Los glúcidos: se preferirán los de IG bajo y muy bajo. Los lípidos: se preferirán los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3) y monoinsaturados (aceite de oliva). Los ácidos grasos saturados como la mantequilla quedan terminantemente prohibidos. Proteínas: se preferirán proteínas de origen animal, pues se absorben más fácilmente. Fundamentos científicos: Estudios epidemiológicos demuestran que no existe una correlación entre el nivel de consumo calórico de una población y su tasa de obesidad. Estudios científicos han demostrado en los últimos 25 años que el hiperinsulinismo (una secreción desproporcionada de insulina) siempre se ve asociado a un exceso de peso.

La lipólisis es el proceso metabólico que conduce al adelgazamiento por medio de la repartición de las grasas: un nivel bajo de insulina activa una enzima que utiliza las grasas de los tejidos adiposos para devolverlos al torrente sanguíneo y que sean reutilizados. Fases: Fase I: El Adelgazamiento. El objetivo en esta fase es conseguir el peso ideal. Para ello debemos hacer una buena elección de los alimentos y consumir glúcidos con un IG por debajo de 35 para tratar de no almacenar grasa y activar los procesos de combustión de las grasas de reserva. La duración de esta fase no está estipulada, pero no suele durar más de dos meses. En la tabla de más abajo puedes ver una completa relación de alimentos con sus IG Fase II: Estabilización y Prevención. Esta fase no es tan estricta como la anterior, incluye más glúcidos o carbohidratos, pudiendo consumir también los que tienen un IG alto bajo ciertas condiciones. El objetivo es adquirir unos hábitos alimenticios que nos mantengan en nuestro peso ideal. Por ello es aconsejable mantenerlos en nuestra vida para evitar el ‘efecto rebote’. Ventajas: No es una dieta, es un estilo de alimentación. Ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes de tipo. Es un método equilibrado en el que no se eliminan tipos de alimentos, lo que no te obliga a hacer un cambio drástico en tu alimentación. No utilizarás el peso nunca más. No tendrás que contar calorías nunca más. Advertencias: Quedan excluídos de poder realizar esta dieta los niños y deportistas por las necesidades nutricionales especiales que necesitan. No es una dieta personalizada que tenga en cuenta las calorías y la actividad física cada individuo, por lo que es recomendable prestar atención a nuestras necesidades. Siempre es recomendable acudir a un especialista que nos ayude a determinar qué es lo que más nos conviene.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful