NO PRONUNCIES MI NOMBRE No pronuncies mi nombre: entierra mi rostro en la sima del olvido.

Y en cada anochecer cierra todas tus puertas: no permitas que mi sombra apague la farola, que cuelca en el umbral de tu mundo. No me recuerdes jamás, incluso si tu dolor te desangra los ojos, o tus cabellos caigan a la tierra: no lo permitas !. Y si por algún misterio oscuro, estos versos llegaran en un barco de niños muertos a tus oídos, grita con todas las tormentas que llevas en tus labios, y cúbrele de la nube del silencio: toma las alas que dejé, en la cajita de cristal, y siémbralas en tu pecho, y deja que tu alma flote más allá de mi nombre: donde todo se olvida en la noche; donde las puertas permanecen cerradas, con tan solo una farola que cuelga del umbral de un mágico mundo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful