P. 1
Parte II Tomm.K.las Preguntas Reflexivas Como

Parte II Tomm.K.las Preguntas Reflexivas Como

|Views: 561|Likes:
Published by Jack Skellington

More info:

Published by: Jack Skellington on May 19, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/11/2015

pdf

text

original

WT@Etr

0

0f0ff
a

22

TERAPIA FAII{ILIAR

LECTURAS - 1 Iirl Beyebach y J.L. RoclrÍguez-Arias (Comps.)

Publicaciones universidad pontificia de salamanca, 19gB La Entrevista como Intervención

PARTE

II.
Karl

LAS PREGUNTAS REFLEXTVAS
Tom.m

COMO

FORMA DE

POSIBILITAR LA AUTO-CURACIóNEl .lucer preguntas reflexiucs es unn aspecto d.e Ia entreuísta como interuención orientado a capacitar a los. clientes o familías para E'e generery por sí mfsmos, nueuos patrones de cognicíón g conrlucta. et t"rápeuta adopt.a una postura facilitadora g ltnce,. deliberad.ámente, aqueilos rrpos de preguntas que sean susceptibles de abrír nueuas posibilid,ad.ás d.e autá-curaaon. se po"tulo qte el me-can:s.mo que produce en los clienfes eI resultodo terapéutico resulta.nle es la reflexibíIidad enfre niueles d.e signifi.cad.o d.entro de sus propios sistemcs de creencia.s. Adoptando este modo de inuesügar y' opror."h.ando ros oportunid.ades de hncer pregwntas reJlexiuás, píeai que u,t terápeuto -diue-rsas sea capez de aum.entar la efectíuidad. de sus enfreuistas.

II{TRODUCCIÓN

El principa-l estímulo para el trabajo que aquí se resume provino de una interesante experiencia en Rotterdam, Horanda, en 19g1. se dio la circunstancia de que yo estaba t¡as un espejo unidireccional observando una sesión de terapia familiar que llevaba un terapeuta en formación.
La

y no era ""rlño"a razonable en sus exigencias parentales. La conducta no verbal de los hijos
*Reproducido con el permiso de Familg process, "lnterventive interrriewing: pa¡t II. Reflexive quiestioning as a means to enable self-iealing-, por Karl Tomm, M. D., yol26 n.2 (traducido por Mark Beyebach). $ulio l9g7)

familia constaba de los padres, de mediana edad, y de ocho hijos (desde la pre adolescencia hasta la adolescencia). Habían sido derivados debido a que el padre habÍa sido excesivamente violento a la hora de disciplinar a los chicos mayores. Una serie de preguntas circulares reveló, rápidamente que había una división en las funciones parentales, adoptando la madre el papel cálido y protector y el padre el firme papel disciplinario. De hecho, los hijos/as describían a su padre como todo un tira¡ro. Se le consideraba una persona poco que siempre estaba enfadada

23

apoyaba. A medida que transcurría la sesión, el padre se iba volviendo
cada vez más tenso y aislado.

Puesto que me estaba preocupando un tanto por la tensión que se

lrabía creado en

Ia sesión, interrumpí la

entrevista

y sugerí que ei

ter.apeuta en formación preguntara a cada hijo: "si le ocurriera algo a tu

madre, de forma que se pusiera gravemente enferma y tuviela que ser hospitalizada por un largo tiempo, o incluso muriera, ¿qué pasaría con la relación entre tu padre y el resto de los hijos?". Cuando el terapeuta en formación reanudó la entrevista e lnizo esta pregunta, el primer htjo exclamó: "¡Oh, se volvería aún peor! ¡Se volverÍa más violento!'; el siguiente respondió: "Pero podría vernos desde otro punto de vista, porque tendríamos que hacer que é1 nos ayudara con nuestros deberes"; otro comentó: "Si, probablemente nos ayudaría también con la cocina y la limpieza'. Cuando todos los hijos habían contestado, se estaba hablando
acerca del padre en terrenos afectuosos

se relajo

y

y paternal€s Y, por supuesto, éste empezn a participar en la discusión. I-a pregunta había

conseguido su propósito y el terapeuta en formación pasó a explorar otras áreas del funcionamiento familiar. Más tarde, durante la discusión de la intersesión, el equipo elaboró

una hipótesis acerca de la dinámica interpersonal de la familia. Había consenso acerca de que ese le echaba mucho la culpa al padre y que estaba relativamente aislado en la familia. Esta posición le disponía al exceso de ira y de punitividad. Su hostilidad, a su vez, tenía el efecto de unir a la madre y a los hijos, 1o que, de forma circular, disparaba las acusaciones colectivas y mantenía su aislamiento. Se desarrolló una intervención linal que se centraba en romper este patrón. Adoptó la forma de una opinión paradéjica que connotaba positivamente la conducta despegada y tiránica del padre como una forma de ayudar a la madre y a
los hijos a unirse más y apoyarse mutuamente (de momento), porque sabía lo mucho que se iban a echar de menos cuando los hijos dejaran el hogar

24

paterno. Al oír esta opinión, los hijos protestaron

inmediatarnente,

diciendo que su padre no era poco cariñoso ni tiránico. ¡lnsistieron en que era muy afectuoso y que les resultaba de mucha ayudal Bsta respuesta
de

ia familia constituyó una sorpresa para el equipo, especialmente clespués de que el padre hubiera sido descrito de forma tan negativa durante la parte inicial de la sesión. Tras una reflexión ulterior quedó claro, sin
embargo, eue, mientras el equipo había quedado preocupado con Ia informaciÓn elicitada al comienz.a de la entrevista, los hijos habían cambíado su visión del padre durante el transcurso de la sesión. ¡En otras palabras, la orientación de la famiiia hacia el padre había cambiado más que la del equipo! Retrospectivamente, no habia, de hecho, necesidad de hacer la intervención final8,
¿Cómo se había producido este cambio en la famiiia? parecía que la pregunta dirigida a los hijos acerca de ios efectos de la hipotética ausencia

de la madre: había contribuido a interrumpir el proceso maligno de la cuipabilización y había permitido a los hijos .sacar a la ruz, una interpretación de su pad.re como un progenitor que se preocupaba por ellos' Esta "reaiidad." alterada no sóio permitió que la entrevista prosiguiera más fácilmente,. sino que también supuso un potencial curativo para los miembros de la familia en el sentido de que les era más lácii explotar nuevos patrones de interacción. por tanto, la propia pregunta parecÍa haber funcionado como una intervención terapéutica durante el proceso de entrevista. ¿Pero, por qué resultó tan terapéutica esta pregunta particura¡? ¿cómo fue mediado su impacto por la familia?

primeravez ala conclusión, tal y .áto"'articulos sobre la entrevista como intcrvenciÓn, de que se podia coniestar 'sio'a ta pregunta planteada por el equipo de Milán; "¿Puede la terapia famiiia¡ producir .ráuió' a través solamente del efecto neguentrÓpico de nuestra forma actuai de conducir la ent¡evista, sin necesidad de hacer final?' (selvini-patazzou, ü.;-B;;;oi;,;;cecchin, c.,-v pr"i", c., le6g, ;:¿f"*.nción

8 Fue en parte gracias a este incidente por como se indica en la Parte I (Tomm, x., 9l:ll.q"c iesz¡ á.

Al plantea-rme estas cuestiones empecé a buscar otras preguntas que parecieran tener efectos terapéuticos similares. Para satisfacción mía, fue posible identificar una gran cantidad de ellas. De hecho, parece que Ia

mayoria cle los clínicos emplean de vez en cuando estos tipos

de

preguntas, aunque de diferente forma y con distintos grados de conciencia. Tras discutir con diversos colegas la naturaJeza, de estas preguntas y

explotar diversas posibles explicaciones, decidí llamarlas "reflexivas". Resultó muy útil dar un nombre a estas preguntas. Las preguntas reflexivas se volvieron más "tangibles y rea-les" para mí. A continuación empecé a emplearlas más frecuentemente en mi práctica clínica. Con el
tiempo, advertí que las intervenciones terapéuticas eran introducidas en forma de preguntas reflexivas en la mayor parte de mis sesiones. Empezó a perder fuerza la necesidad de la intervencióri formal al fina1 de la sesión. A veces parecía bastante irrelevante, ocasionalmente incluso contraindicada. Pasó a ser más importante lo que se respiraba momento a momento durante la entrevista. AUnqUe con frecuencia empleo aún Una intervención final cuidadosamente preparada, ahora la considero como sólo un componente del proceso de tratamiento y no como el agente
terapéutico esencial, como la consideraba antes'
UNA FITIYDAMENTACIÓN TEóRICA

El término "reflexivo" fue tomado del Coordinated Management of Meaning (CMM), una teoría de ia comunicación propuesta por Pearce y Cronene (Pearce, W.B. y Cronen, V. E., 1980). En la teoría CMM, la reflexividad es considerada una característica inherente a las relaciones entre significados dentio de los sistemas de creencias que guÍan las
Tr-^ A^^^-:-^:i de la teoría de Cronen y breve descripción Una r^-^--^ acclones comunicativas. pearce ayudará a explicar a qué se refieren ellos con reflexividad, y por qué

elegí ese término para catactetizar estas preguntas'

26

La teorÍa CMM considera la comunicación humana un

complejo

proceso interactivo en el que los sígnificados son generados, mantenidos y/o cambiados a través de la interacción recursiva entre seres humanos.

Bs decir, no se toma la comunicación como un simple proceso lineal de transtnisión de mensajes de un emisor activo a un receptor pasivo; es más

bien un proceso circula¡ e interactivo de co-creación por parte de los participantes implicados. pearce y cronen fueron los primeros en
diferenciar y describir las reglas que organizan este proceso generativo. se describieron dos categorías de reglas: reglas regulativas (o de acción) y reglas constjtutivas (o de significado). Las reglas regulaüua-s determinan en qué medida deben desempeñarse o evitarse conductas específicas en

ciertas situaciones. por ejemplo, una regla regulativa en particular de comunicación podría especificar que "cuando

un

sistema

propia integridad, es oblígatorio defenderse". l¿.s reglas co,,sütutíuas tienen que ver con el proceso de atribución de significado a una
determinada conducta, manifestación, evento, relación interpersonal, etc. Por ejemplo, una regla consütutiva pod,ría especificar que .en el contexto de un episodio de disputa, un cumplido consüütge sarcasmo u hostilidad más que amabilidad o respetoo. r.a teoría cMM propone que una red de estas reglas regulaüvas y constituüvas guían la acción de las personas en comunicación en cada momento.
De particular releva¡rcia para la noción de preguntas reflexivas es la organización de ias reglas constitutivas. Apoyándose en la aplicación por parte de Bateson (Bateson, G., rgr2) de la teoría de los tipos lógicos de Russeli, Cronen y Pearce sugieren que los sistemas de comunicación

es desafiada la

ios que están inmersos ros sistemas humanos imprican una jerarquía.

en

Ellos estabiecen una jerárquía idealizada de seis niveles de significado en vez de los sólo dos (niveres de informe y de mandato) que han popularizado watalawick, Beavin y Jackson (watzlawickm p.; Beavin, J.H. y Jackson, D'D', 1967) y eI grupo del Mental Research Institute (MRI). Estos seis

2i

un enunciado), intervención (la emisjón como un todo), episodio (es decir, todo el encuentro social), relación interpersonal, guión de vida (de un individuo), y patrón cultural. Además,
niveles incluyen: contenido (de
siguiendo a Bateson postulan una relación circular entre los niveles en la

jerarquía (no una relación lineal como en un principio indicaron Russell y el primer grupo MRI). Por ejemplo, no sólo la relación (nivel de mandato) ejerce una influencia al determinar el significado del contenido (nivel de informe) sino que el contenido de io que se dice influencia también el
signifrcado de la relación interpersonal. [,as relaciones organiz.ativas entre dos niveles cualesquiera de significado -contenido e intervención,

contenido y episodio, relación y guión de vida, patrón cultural y episodio, etc.- son circulares o reflexivas. El significado a cada nivel vuelve reflexivamente para influenciar al otro. Por tanto, la jerarquía de Cronen y
pearce no es simplemente una organiz-ación vertical, sino una red autoreferencial.

Cronen

y

Pearce pasan

a describir la naturaleza de esta relación

reflexiva entre reglas constitutivas. En cualquier momento, la influencia de un nivel de significado sobre otro, por ejemplo, el ítem A en un nivel sobre el Ítem B de un nivel más bajo, puede parecer más fuerte que'
viceversa, la influencia de B sobre

A. En este caso, Pearce y Cronen dirían

que A ejerce dentro de la jerarquía una "fuerza contextual" hacia abajo, de forma que A determina el significado de B. Sin embargo, ellos señalan que mientras que la relación entre estos dos niveles puede parecer lineal y estable, respondiendo B pasivamente a la dominancia de A (como en una jerarquía vertical), la relación en realidad sigue siendo circular y activa. Es decir, B siempre sigue ejerciendo sobre A una "fuerza implicativa" hacia arriba. La naturaieza ciicular de la relación se hace más evidente cuando

las implicaciones de B para A se hacen más visibles. Por ejemplo, la fuetza implicativa de B puede ser potenciada cuando se establecen conexiones entre aspectos de B y ciertos signiñcados a niveles más a-ltos

28

que

A. Además, si la fuerza implicatjva

de B aumenta su importancia, su

influencia superard" finalmente la fuerza cantextual de A. Cuando esto sucede, los niveles de la jerarquía se invierten súbitamente. Entonces B se convierte en e1 contexto, y Io que previamente era la "tuerza. implicativa"
hacia arriba de B se convierte ahora en la "fwerza contextual" hacia debajo de B que entonces redefine el significado de A. Según la naturalea de B, una inversión de este tipo puede dar lugar a un cambio dramático en el significado de A. Esto pod.rÍa producir un cambio súbito en las conductas

comunicativas debido
diferente.

a que ahora se aplica una regla constitutiva

Considérese, por ejemplo, que dos individuos tienen una relación

interpersonal que consideran amistosa. Ambos esperarían tener un episodio amistoso de interacción si se encuentran. por tanto, sus acciones iniciaLes tenderían a ser amistosas y cada uno de ellos estaría orientado a interpretar las acciones del otro como amistosas. En otras palabras, el
significado abibuido a la relación proporcionaría la fuerza contextual que determinase la naturaleza y et significado de las conductas iniciales en el episodio interaclivo. Pero supongamos que durante el episodio entran en una discusión y empiezan a esta¡ en desacuerdo acerca de algún

'

tema. Si sigue predominando La fuerza contextuat de la cordialidad, considerarán la articulación de las incompatibilidades de sus respecüvas posiciones como
esfuerzo útiles para clarificar y resolver sus diferencias. Sin embargo, sus puntos de vista discrepantes tendrían aún implicaciones para su relación;

puede que

su amistad se volviera tirante. sin embargo, si

las

incompatibilidades se hiciera¡r más amplias y el desacuerdo evoluciona¡a hacia un conflicto airado (tal vez debido a que se üera impricado un aspecto étnico o de guióh ¿" r.iA.), el significado del episodio podría pesar más que ia amigabilidad original de la relación. Si ocure esto, se produce una inversión en la jerarquía y el episodio de conflicto se convierte en el contexto para definir la relación. Con esta recontextuaJización,

la

fuerza,

9Q

contextual del episodio conflictivo podría redefinir la relación como una
relación de competitividad o tal vez incluso como de enemistad. Cuando esto sucede, incluso una expresión conciliadora o una disculpa son
susceptibles de ser vistas con suspicacias debido al nuevo contexto, Los

futuros episodíos de interacción empezarían entonces con asunciones
distintas acerca de la relación y con conductas diferentes.

Tal vez la pregunta dirigida a la familia holandesa haya desencadenado una inversión de este tipo. Al introducir el escenario
hipotético de la ausencia de la madre (en forma de una pregunta reflexiva), la relación entre los hijos y el padre fue aislada de la madre )' se hicieron más claras las implicaciones de que el padre hiciera de padre. Cuando la "fuerza implicativa" de las contribuciones positivas del padre en cuanto a

pregenitor se hizo suficientemente fuerta (tal vez en parte porque a ios ocho hijos se les hizola misma pregunta y cada uno de ellos contaba con las respuestas del otro), se produjo una inversión entre los niveies de ia jerarquía de significados de los hijgos de modo que su concepción de la relación con su padre pasó de una relación sin cariño a una relación cariñosa. Un cambio de este üpo es terapéuüco y potencialmente curativo porque coloca al padre y a los hijos en un contexto que es muciro más favorable para trabajar en pos de una solución mutuarnente acept¿.bleEl trabajo más reciente en la teorÍa CMM ha explorado dos variaciones en esta relación reflexiva entre niveles de significado. Cronen, Johnson y l,annamann (Cronen, V.E.; Johnson, K.M. y la'nnamann' J-W., 1982) sugieren que, cu¿rndo la influencia contextual e implicativa llegan a
ser relativamente iguales, se crea, mediante la activación de la reflexividad inherente, uD ulazo reflexivo". Se describen dos tipos de lazos: lazos extranos y lazos encanta'dos. lJn la-zo ertraño significa un proceso reflexivo en el que la inversión de niveles da lugar a un cambio importante de

significado,

es decir, se activa una regia constitutiva oPuesta o
un lazn ertcanta'd.o indica un
proceso

complementa¡ia. Por otro lado,

30

reflexivo en el que

la inversión hace que los significados sigan siendo

básicamente los mismos.

TIPOS DE PREGUNTAS REFLEXTVAS

l¿' variedad de preguntas que se podrían emplear reflexivamente es enorlne' Pueden ser tan variadas como las hipótesis que puede formular un terapeuta acerca de los problemas de un cliente o familia individual y Ias estrategias que éi o ella considere útil a la hora de capacitar a los miembros de la famiiia para que encuentren alternativas en sus actividades de resolución de probremas. Al presentar ra noción de preguntas reflexivas a otros colegas, me ha resultado util proporcionar ejemplos de preguntas reflexivas que parecen caer en grupos naturales: preguntas orientadas ar futuro, preguntas que corocan en ra perspecüva del observador, preguntas de cambio inesperado de contexto, preguntas corl sugerencia impiÍcita, preguntas de comparación normativa, preguntas
que clarifican distinciones, preguntas que introducen hipótesis, preguntas

que intemrmpen el proceso. Aunque las preguntas incluidas en estos grupos están unidas por uno o dos conceptos básicos, hay un considerable
solapamiento entre ellas. Su secuencia y clasificación no proporciona una receta para la conducción de una entrevista. los ejemplos específicos se ofrecen sólo para ilustrar el tipo de preguntas que se podrían emplear para aprovechar las oportunidades momentáneas de intervención terapéuüca respetando a la vez Ia autonomía de la famitia para generar soluciones por sí misma. Pa¡a ser apreciada completa:rrente como reflexiva, cada

reflexividad de la teorÍa CMM.

pregunta tendría que ser colocada en el contexto de un escenario terapéutico como ei de la familia holandes a artaliz,ada en términos de

la

o1 DI

1. PREGIINTAS ORIENTADAS AL FUTI'RO
Este constituye un grupo extremadamente importante. Las familias co¡ problemas están a veces tan preocupadas por las dificultades actuales uno tuvieran futuro". o las injusticias pasadas que, en efecto, üven como si

Es clecir, se centran ta¡r poco en el tiempo que tienen por delante que quedan empobrecidas respecto a las alternativas y elecciones futuras. Haciendo deliberadamente una serie de preguntas acerca del futuro, el terapeuta puede incitar a los miembros de Ia familia a crear más perspectivas de futuro para ellas. Puede que los miembros de familias
oata.das al presente" o "atadas al pasado"

no sean capaces de responder a estas preguntas durante la sesión. Pero esto no debería disuadir al terapeuta de hacerlas. Con frecuencia los miembros de las familias "se
llevan las preguntas a casa y continúan trabajando en ellas por su cuenta. Las eventualidades futuras tienen, por supuesto, implicaciones

importantes para los compromisos y la conducta presentes. Es a través de estas impücaciones como las pregUntas de futuro ejercen sus efectos
reflexivos.

Se pueden describir varios subtipos de preguntas orientadas al futuro. El más directo y sencillo es desatrollar metas de la familia: metas
colectivas, metas personales o metas para otros. Por ejemplo, se podría preguntar a una hija adolescente que está teniendo un mal rendimiento en escuela: ,¿Qué planes tienes respecto a estudiar una calTera? ..' ¿Qué

la otras cosas te has planteado? ... ¿Cuánta educación formal crees que necesitarías? ... ¿Qué tipo de experiencia sería útil para conseguir este tipo de trabajo? ... ¿CÓmo harám para conseguirlo?; (a los padres): ¿Qué
su hija?... iQu¿ sería raznnable para el año próximo? ... ¿Hay algpna meta en la que todos estén de acuerdo y para la que se imaginen trabajando juntos ahora? ¿Cómo tienen planeado
logros tienen en mente

i*^

ayudarla a aJcanzar esos objetivos?". Si el terapeuta considera que sería

32

útil para los miembros de la famitia opera.cionalizar objeüuos uagos, podría preguntar: '¿cómo sabrás cuándo se ha alcanzado la meta? .,.
tendna que hacer eila para mostrar que lo ha terminado? ¿eué conclucta específica sería la más convincente para Usted?" Al hacer estas preguntas reflexivamente, el terapeuta está menos interesado
c,eué

por

el

a experimentar las implicaciones que podrÍan tener las respuestas. De todas formas, ias respuestas se convierten en una útil fuente de datos para la creación de hípótesis y el diseño de estrategia.s por parte del terapeuta acerca de qué otras preguntas hacer.

contenido concreto de las respuestas que por el hecho de que los miembros de ia familia tomen en consideración las preguntas y empiecen

otra forma de hacer preguntas orientadas ar futuro que sigue de forma natural podría ser explorar eI restitad.o esperad.oe. "¿Cómo crees

... suscepüble de senürse decepcionado si se queda corta? ¿cómo se manifestaría esa decepción?". si er terapeuta quisiera resartar conseatencia.s potenciares que pudieran surgir si continua¡an
produciéndose ciertos patrones, podría preguntar: oSi su marido continúa mostrando su decepción de la forma en que 1o hace ahora, ¿qué cree usted que ocurriría con la relación entre ellos? ... ¿y dentro de cinco años a partir de ahora? ... ¿eué tipo de relación padre-hija se habrÍa producido

que progresaré realmente el próximo mes? ... ¿En seis meses? serÍa el más sorprendido si sobrepasara ese objetivo?

¿Quién ¿euién es más

...

unos padres sobreprotectores: "¿eué temen ustedes que podría pasar cuando su hija sale hasta tan talde? ,.. ¿eué es lo peor que se les ocurre?, (a la hija): "¿De qué te imaginas que tus padres tienen más miedo? ... ¿eué
e

para entonces? Explorar expectaüuas cafastróftcas, es una forma de faciiitar la exposición de temas ocultos, de modo que puedan ser manejados más abiertamente. por ejempro, se podría preguntar a

utilizando un marco teÓrico diferentes, Penn (Penn, p., 1gg5) ha descrito de preguntas de futuro como una técnica de "feed_forwardo_

la utilización

33

cosas terribles creen que podrÍan pasar y les manüenen despiertos toda

1a

noche?". Cuando los miembros de la famíiia se muestran reticentes a ser abiertos, estas preguntas pueden ser seguidas de otras para explorar
posibilidades hipotéücas. u¿Te imaginas que a tus padres les preocupa que

caigas en las drogas o el

alcohol?

¿Temen que

te podrÍas

quedar

demasiado asustados como pafa mencionar este tema, porque piensan que podrías ofenderte?"; (a los padres): usi comentarais estas preocupaciones con elia, ¿pensáis que Se tomaría como una falta de confia¡rza,? ... ¿Cómo una intromisión en su intimidad? ¿O como una indicación de vuestra preocupación como

embarazada? ¿Están incluso

padres?',. Se podrían emplear preguntas adicionales para sugerir futuras interpretacíones g/ o accíones: (a los padres) "(Si decidieran que realmente no pueden ustedes controlar su conducta sexual, pensarán que necesita saber más acerca de los riesgos de embalrazo, y sugirieran que consultara con el médico de la familia acerca de pastillas anticonceptivas, ¿tomaría ella esto como un permitir la promiscuidad sexual, o como un indicador de su apoyo paraque se responsabilice más de su propiaviday conducta?... Si ella se indignara, o incluso se encolenzara si algún chico fuera un fresco e i¡tentara aprovecharse de ella, ¿estarían sorprendidos?'; (a la hija): "¿Te
apoyarían tus padres si le denunciaras por intento de violación?' Las preguntas orientadas al futuro que introducen posibílídades

hipotéücas permiten
procésod

al terapeuta comparLir sus propias ideas en un e co-creación, junto con la familia, de un futuro. Pueden ser

empleadas para estimular a las familias a que tomen en consideración posibilidades que puede que nunca hayan considerado por sí mism.as, pero que son compatibles con sus valores y creencias preexistentes; (a los

padres): "¿Pueden imaginarse que su profundo compromiso a la hora de estar con sus amigos y, pof, tanto , a la hora de desarrollar excelentes
habilidades sociales, podría dar lugar a una calrera exitosa en el campo de

la promoción? Con su talento para hablar,

¿Cómo creen que se

34

desempeñaría como vendedora?

... ¿Qué puntuación

creen que obte¡dría

en "relaciones humanaso en un test de aptitudes?... ¿Disponen de este tipo de tests en la escuela? ... ¿Dónde podrían conseguirlos?,,. Lo que resulta tan seductor cle las preguntas hipotéticas de futuro es que ofrecen oportunidades ilimitadas para la imaginación creativa del terapeuta. El formato interrogativo pued.e usarse incluso para introducir hi^storia,s y plantear dílemas; (a la hija): "Imaginémonos que tu hermana encuentra a un joven que ie gusta mucho, y que él se preocupa lo bastante por ella como para intentar hacerla dejar la bebida, ¿crees que ella esta¡Ía más dispuesta a escuchar su consejo que el de tus padres? ... ¿eue crees que harían tus padres si descubrieran que él tiene más influencia sobre ella que ellos? "' ¿seguirían negándose a dejarla salir, o la animarían a pasar el tiempo con un amigo así-. Las preguntas de futuro también pueden ser empleadas para instígar esperanza,s a d.esenca.d.erar opümísmo; (a ros padres): "cuando [no "si"J encuentre una forma de cuidar mejor de sí misma, ¿quién será el primero en advertirlo? ¿De qué manera se ma¡rifestará vuestro aiivio o gratitud? ¿cómo mejorará vuestra relaciÓn? "' ¿Quién sería el primero en sugerir que se celebre el cambio?,

2. PRDGUNTAS QI'E
OBSERVADOR

coLocat{

EN

LAS

PERSPECTTVA

DI

da¡se cuenta se están haciendo daño los unos a los otros y a sí mismos en el proceso' no pueden apricar su buena voruntad para corregir su propia

ejemplo, es imposible empatizar con otra persona cuando se es incapaz de hacer algunas observaciones de "3"rr. las condiciones de su experiencia. Además, cuando ios miembros de ra familia no reconocen cómo sin

Este grupo de preguntas se basan en la asunción de que el convertirse en observador de un fenómeno o patrón es un primer paso necesario para ser capaz de actuar en relación con é1. por

conducta. I¿.s preguntas que colocan en la perspectiva de observador
están dirigidas a aumentar la habilidad de los miembros de la familia para disti¡gui. conductas, eventos y patrones que no han distinguido todavÍa, o

para ver ia importancia de ciertas conductas y eventos al reconocer su papel corrro eslabones o conexiones en patrones de interacción en curso. Hacer una serie de preguntas de este tipo con frecuencia ayuda a los uabrir sus ojos" y desarrollar una nueva miembros de la familia a conciencia de su situación. Es posibie, por supuesto, hacer afirmaciones directas y señalar ciertas circunsta.ncias a los miembros de la familia en
vez de intentar conseguir esto indirectamente haciendo preguntas' Puede que esto resulte mucho más eficaz y más deseable en algunas ocasiones' el crear un contexto en el que ellos puedan generar ias

Sin embargo,

primer lugar, nuevas distinciones por sí mismos tiene ciertas ventajas. En patrones de cuando se les pide reflexionar sobre su propia conducta y sus interacción, se estimula a los miembros de la familia a desarrollar mejores observaciona-les. En segundo lugar, cuando establecen

habilidades ellos realmente nuevas d-istinciones por su cuenta, experimentan en mismos y en otros miembros de la familia los recursos observacionaies potencial heurísticos y desarrollan una mayor confianza en su propio curativo. En consecuencia, desarrollan una menor dependencia del
terapeuta Y de la teraPia'

Las preguntas que colocan en ia perspectiva de observador pueden y la(s) categonz.atse según la persona a la que se te pide que comente persona(s) o relación(es) sobre la(s) que se pregunta. Por ejemplo, puede que se empleen las preguntas dirigidas a un individuo para aumentar la
auto-conciencía, es decir, convertirSe en un mejOr observador de uno mismo: u¿Cómo reaccioiraste? ¿Cómo interpretaste la situación que desencadenó esos sentimientos? ¿Qué otras cosas podrías haber hecho?

...

Si tuvieras la oportunidad, ¿qué harías de manera diferente?''

del l,as preguntas sobre la experiencia pueden fom'entar el ten'er conciencía

suicida¡se, o incluso 'a más?o

lectura del pensamiento. Puede que se elaboren más para explorar la percepcíón ínterpersonal: "¿Qué piensa ér que piensas tú que está pasando cuando amenaza con suicidarse?... Si él sacara la impresión de que tú piensas que él no está en realidad tan deprimido y que solamente está intentando lramar atención, ¿crees que tendría menos deseos de

¿eué imaginas que experimenta ér cuando se mete en una situación como ésta? ... ¿cuándo piensa de esa lorrna. cómo se siente?" A veces se llama a estas preguntas, pregunta
de

otro: "¿Qué pensaba

36
é1

ar respecto?

...

Las preguntas que se hacen para explorar la interaccíón personal se centran sobre 10s patrones de conducta u puede que incruyan a ra persona a la que se pregunta' son extremadamente úüJes para llamar Ia atención sobre ia recursividad de los patrones de conducta en relaciones diádicas, iriádicas o más comprejas. por ejemplo, para ayudar a una pareja casada a ver la naturaleza circular de su interacción se podría preguntar a Ia mujer: "¿Qué es lo que hace usted cuando ér se deprimey se aísla?... y cuando usted se frustra y se enfada, ¿qué es ro que hace ér?,; y ruego ar marido: "¿eué hace usted" cua'do eila se frustra y se enfada? y cuando usted se deprime y se aÍsia, ¿qué es lo que hace ella?". para una pareja es más fácil intern-rmpir un patrón de este tipo cua¡rdo pueden ver su carácter circurar que cuando están rimitados a ver sóro sus propias reacciones lineales. En terapia sistémica, el ocuestionamiento triádicoo se refiere a la utilización de una serie de preguntas que se dirigen a un rercero acerca de ias interacciones entre otros dos (o más) personas. En otras palabras, las preguntas triádicas errploran patrones de conducta interpersona-r que no incluyen a ra persona a ra que se hacen, permitibndo asÍ que esa persona se cbnvierta en un observador más neutral; ,cuando tu padre empieza a discutir con tu hermana, ¿qué es lo que hace tu madre habitualmente? ... ¿Se implica o se queda aJ margen? ... Cuando se implica, ¿se suele poner de parte de él o de parte de ella?... Cuando se

ó/

pone de parte de tu hermana, ¿qué es 1o que hace tu padre? ... ¿Se siente traicionado por ella o aprecia su implicación para ayudarle a darse cuenta de que ido demasiado lejos?". Este tipo de pregUntas se usan con

frecuencia

a

efectos de evaluación pero también pueden ser usadas

reflexivamente.

Una ventaja que tiene el ver a los miembros de la familia juntos en terapia familiar en v'ez de verlos por separado en terapia individual, es que el proceso de hacer preguntas acerca de un miembro de la familia en

presencia de otros siempre coloca

a los otros en posición de

ser

observadores. Estos observadores "pasivos" obüenen una glan cantidad persona a ]a de información. No sólo ven y oyen la respuesta abierta de la que se está preguntando y ven las respuestas no verbaies de otros' sino que también obtienen información de sus propias respuestas privadas a y las preguntas, de "las diferencias" entre sus respuestas privadas 1as ulas diferencias' entre cómo respuestas reales del preguntado, y de respondió el preguntado en comparación con 1o que los obsewadores
puedan haber anticiPado. y Estos fenómenos se producen siempre en terapia marital familiar' de pero puede que se utilicen deliberadamente (mediante ta utilización los preguntas que colocan en la perspectiva de observador) para ayudar a forma miembros de la familia a ver y oír ciertas cosas. Para hacer esto de miembros eficaz, el terapeuta debe llegar a acoplarse lo suficiente con los
y de la familia como para ver lo que están viendo y 1o que no están viendo' para oír lo que están oyendo y lo que no. En otras palabras, los terapeutas

debería¡r esforzarse por obsenrar las observaciones de sus clientes y por escuchar lo que escuchan sus clientes cuando diseñan estrategias acerca de qué preguntas hacer il" utta forma precisa'

Es interesante señalar que los individuos no tienen necesariamente que llegar a hacerse conscientes de una observación pafa que ésta tenga un efecto sobre su conducta. Puede que los fenómenos y las conexiones

38

perspectiva de observador operen a dos niveles de complejidad respecto al observador/oyente.

consciente- Por 10 tanto, puede que ias preguntas que colocan

que están rmplícitos en las preguntas de terapeuta o en las respuestas cle la familia sean reconocidos de forma no consciente y que aún así desencadenen un cambio en los patrones de pensamiento y acción. por otra parte' es necesaria una conciencia expiícita de un objeto proceso o pal'a que los miembros de la farnilia actúen sobre él con un propósito
en

3. PREGUNTAS DE CAMBIO IilESPERADO DE COIVTEXTO
cualquier cualidad, signiñcado o contexto puede ser considerado una distinción que se hace en contraste con alguna otra distinción, es decrir,

'.'.':

complementa¡io. Sin embargo, el hecho de establecer una distinción determinada con frecuencia enmascara su complementario u opuesto. Es fácil olvidar que "1o maloo sólo existe en relación con ulo bueno', y que la tristeza y la desesperación sólo existen en contraste con la felicidad y la esperanza' i'as preguntas dirigidas a desencadenar un cambio inesperado en el contexto se centran en poner de manifiesto aqueilo que ha sido enmascarado o perdido' Los miembros de la familia con frecuencia se empeñan en ver ciertos eventos desde una perspectiva, y sus opciones de conducta quedan consiguientemente limitadas. puede que necesiten ayuda para ver el punto de vista recíproco a fin de abrir nuevas posibilidades para elros mismos. A veces unas pocas preguntas congnitiva limitada
perspectivas.

en contraste con una cualidad, significado o contexto opuesto o

bien colocadas pueden conseguir esto, es decir, liberarles d.e una disposición

y

'permiürles que tomen

en consideración

otras

exltlorar un cnntenid"o oyruesto. por ejemplo, una pareja vino quejá'dose de

Un subtipo de preguntas de cambio inesperado de contexto es el

ao

la depresión de la mujer. Erplicaron cómo había soportado una larga serie de enfermedades fisicas graves en varios miembros de las familias nucleares

y extensas durante los últimos años. La mujer había

estado

muy implicada con los problemas planteados por estas enfermedades, y seguía estando muy pl'eocupada por ellas. Su desaliento era fácil de entender. Una invesügación reflexiva según las Iíneas siguientes desencadenó una transformación: '¿Cuándo fue la última vez que ustedes
dos lo pasaron bien juntos? ... ¿Qué hicieron durante esos días que les parece agradable? ... ¿Qué tipo de acontecimientos celebra¡r usualmente? qué tipo de cosas están rnás ¿y juntos, como toda una familia? ... ¿Por agradecidos?". La mujer se dio cuenta de repente que seguían todos vivos, que tenían buenos ingresos, ut1 hogar confortable, etc. En la siguiente sesión la pareja anunció con ategría que habían decidido terminar ia upor primera vez erl muchos terapia y que iban a tomarse unas vacaciones
años".

Una o dos preguntas intermitentes que introduzcan e1 aspecto opuesto o complementario de un tema puede aumentar el interés de los
miembros de la familia por el proceso así como aflojar patrones rígidos de percepción y pensamiento. Por ejemplo, en el contexto de quejas acerca de discusiones y peleas incesantes (que se da por supuesto que son algo indeseable), se podría explorar un conterto opuesto: "¿Quién de la familia

disfruta más con las peleas? ... ¿Quién erperimentaría el mayor vacío y la mayor pérdida si todo se parase de repente?"; o explorar un signiftcado opuesto: '¿Quién sería el primero en reconocer que papá se enfada porque se preocupa demasiado y no dem.asiado poco?". Pueden formularse tipos
parecidos de preguntas para explorar und necesídad de mantener el Sfañ,¿s guo: "Asumarnos que hubiera una razón importante para que continuaras con ese patrón incómodo, ¿cuál podúa ser? ... ¿Qué eslá pasando en tu

familia que necesita este tipo de conducta? ... CQué otros problemas más serios puede estar resolviendo o evitando esta dificultad?'. Esta última

40

iínea de investigación es, de hecho, un método para clesencadenar el que la

familia genere su propia connotación positiva de los
problemáticos.

patrones

confisíón paradójica: "¿se te da bien robar? tácilmente? ... ¿No puedes robar mejor?".

Estas preguntas pueden ser utilizadas también para introducir

... ¿cómo es que te cogen ta'
Las implicaciones de este üpo

pillen es maio, pero es bueno. con cuidad, estas preguntas pueden incluso utiiiza¡se pa¡a unirse a impulsos temi.d"os
'¿cómo es que aún no te has matado? ... ieué ideas y pensamientos deben morir? ¿Hay argunos patrones de conducta que, de hecho, necesiten ser destruidos y enterrados?". cuando se dirigen a un cliente atrapado en una iucha contra ideas suicidas, puede que estas preguntas se experimenten como una liberación y que faciliten una nueva re_ eva-luación de la situación.
momentáneamente:

de pregunta estabrecen una paradoja: robar es buenor p€ro es maro; que te

4.

PREGUNTAS CON SUGERENCIA IMPLÍCITE

pregunta' el terapeuta incluye algún contenido concreto que señala en una dirección que considera potencialmente fructifera. sin embargo, cuando el terapeuta empieza. a empujar demasiado al cliente, por ejemplo, a ver ros problemas o soruciones de la misma forma que é1, estas preguntas se convierten en estratégicas (véase parte III). puede que esto no sea necesariamente un problema pa¡a la terapia, pero a veces lleva a un cuasi_ sennonear' La tentacióri de "lleva¡ a su molino'la overdado del terapeuta puede ,ser minimizada si, inmediatamente después de haber hecho la pregunta, el terapeuta vuelve rápidamente a una postura de neutralidad v acepta las respuestas de la fa::riJia, sean las que sean.

Estas preguntas son úüIes cuando ros miembros de Ia familia necesitan que se res dé un empujón un poco más específico. En cada

A1 aa

Pueden incluirse en una pregunta una gran variedad de sugerencias.

Por ejemplo, se puede dejar ímplícíta una reestntchnación: "Si, en vez de pensar que ét se mostraba intencionadamente obstinado, pensarás que estaba simplemente confundido, tam confundido que no supiera ni siquiera
que estaba confundido, y que simplemente no entendía la maYor parte de1 liempo qué es 1o que querías de é1, ¿cómo te imaginas que le tratarías?";

dejar implícíta una acción alternaüua: "Si,

er1

vez de retirarte o marcharte

cuando ella estaba mal, simplemente te hubieras sentado con ella o tal vez incluso hubieras puesto tu brazo sobre sus hombros, ¿qué hubiera hecho ella?... Si persistieras unos pocos minutos de manera tt'anquila y amable
pese a

su rechazn a medias, ¿sería más probable que ella aceptase como auténüca tu iniciativa de preocuparte por e11a?"; dejar implícita Ia uohtntad
(referente a una anoréctica): "¿Cuándo decidiÓ ella perder su apetito? '.. Cua¡do decide dejar de comer, ¿por qué cosa está en huelga?"; dejar imptícíta una discttlpa: "Sí en vez de no decii nada y evitarla, admitíeras que cometiste un elror y te disculparas, ¿qué crees que pasaría?"; dejar uCuando llegara el momento en que estuviera dispuesta implícito el perdón: a perdonarte, ¿In baña de forma silenciosa, o sería explícita a1 respecto?
y Cualquier pregunta podría ser considerarse que contiene una o más sugerencias implícitas. Sin embargo, para que sea considerada una pregunta reflexiva , el hacerla implícita no tendría que haber sucedido de forma inadvertida sino más

perdonarte a ¿Hasta qué punto serías capaz de

ti mismo?n. xtaltzada retrospectivamente

bien deliberadamente, como parte de la intención terapéutica.

5. PREGnttrAs Dt
L.os individuos

CoMPARACTórV

nonrr-lrwa

y familias con problemas tienden a experimentarse

ellos mismos como,desviados o anornales. Inevitablemente desarroüan el anhelo de llegar a ser normales. Un terapeuta puede aprovechar este

deseo

y ayudar a los r¡l-iembros de 1a familia a orientarse hacia patrones

42

..:

más sanos pidiéndoles que hagan comparaciones relevantes. por ejemplo, si en una familia lo habituai es la supresión del conflicto, se podrían hacer pregrtntas para establecer un contraste con una norrna social: -¿Creen ustedes que son más abiertos en lo que se refiere a sus desacuer.dos que la mayoria de las familias, o menos? ... ¿conocen algunas familias sanas que sean capaces de expresar abiertamente su frustración o su ira? ... ¿Pueden imaginarse que en realidad a ellos les resulta útil expresar su frustración a fin de ciasificar importantes temas subyacentes?,,. También puede emplearse preguntas para establecer un

étnico diferente y estuviera interesada en una mayor aculturación. Al llamar la atención sobre las formas especÍficas en que la famitia se desvía de una nofina, el terapetuta ayuda a conectar significados relevantes de un nivel más bqjo con patrones culturales de nivel superior, desencadenando así cambios en la organización reflexiva del sistema de creencias propio de la familia. Fuede que ias implicaciones de la normaridad se empleen de otro modo' En vez de centra¡se en las diferencias, el terapeuta podría destacar las similitudes. Esto sería ro indicado si el terapeuta pensara que la desviación percibida de lo normal está generando un aisramiento y una alienación progresivas.' En esta situación , enfafszar las diferencias supondría el riesgo de una mayor arienación y podrían interferir en

los chicos están más unidos a sus padres. ¿eué es Io que mantiene a Juan tan unido a su mad.re?"; o para contra.star unq. norrna culfitral: ,si fueran ustedes una famüa angro-americana, ¿piensa que habrÍa una menor involucración entre su mujer y su hijo?". por supuesto, esta úrtima pregunta sólo sería apropiada si la familia tuviera un origen

contra,ste con norrn,,s euoluüua's "En la mayoría de las familias que es?án en esta etapa de vida,

la familia de usar soluciones sociales "norrrlales". por ro tanto, en vez de marcar un contraste con la

realidad con

Ia

capacidad de

TU

normalidad, se podria trabajar para ayudar a los miembros de la tamilia a redefinirse Como normales. Por ejemplo, algunas preguntas podrían ser hacia la notmali.zación social'. uTodas las familias tienen

orientadas problemas para enfrentarse a la ira. ¿Cuárndo se dieron cuenta por prirnera vez de que tenían la misma dificultad?"; hacia la norrnali-zacíón euolutiua: "Puesto que la mayoría de las familias tiene que enfrentarse finalmente al problema de que sus hijos se van de casa, ¿a quién conocen ustedes que entendiese su situación con mayor rapidez porque haya acabado de pasar por ella?... ¿Qué padre se imaginan que tiene
habitualrnente la mayor dificultad?"; o hacia la normalización c'ulhtral: "Sí tu madre averiguase que la mayor parte de las madres americanas lo

pasan muy mal cuando el último hüo se va de casa, ¿estaría
sorprendida?".

útil que los terapeutas que faciiiten un sentimiento de pertenencia a un indiüduo a'lienado, piensen en términos de generar un proceso de normolización inclusiua. Por ejemplo, ante un suicida, se preguntarta a otro miembro de la familia: "¿Crees que se siente desolada y desconectada
Es

de todo el mundo cuando tiene deseos de suicidarse?

... ¿l,e sorprendería

saber que
momento

la mayoría de las personas tienen ideas suicidas en algún de su vida? ... supongamos que una de sus amigas le hace una

confidencia

y admite que también ha tenido sentimientos suicidas, ¿1a creería ella? ... Supongamos que ella averigua que un conocido de hecho

intehtó suicidarse una vez, ¿crees que te chocaría? Si se diera cuenta de lo comunes que son estas cosas, ¿sería más probable que fuera capaz de hablar de ellas? ... ¿Te sorprendería si algún día ella reuniese e1 valor necesario para preguntar a alguien cómo superó momentos dificiles que ayuda a la mayor parte de la gente a parecidos? ¿Qué encontrar soluciones distintas aJ suicidio?'. Al dirigir estas preguntas a otra persona en presencia del suicida, a éste se le dan más oportunidades para romar en consideración las preguntas y sus implicaciones- Esto
es

"rL""

44

deseable cua¡rdo

la expectaüva social de que el inclividuo aislaclo cle una

respuesta explícita podría crear inadvertidamente una mayor alienación. Si el individuo alienado es un niño, resulta útil orientar la inclusión hacia la famiiia: "supongamos que tocio er mundo en la familia haya robado algo en algún rnomento de su vida, ¿quién se imaginan que puede haber robado más? ... ¿y en segundo rugar? ... ¿y ruego quién? Argunas personas son tan hábiles mintiendo y robando que nadie se entera nunca. ¿Quién de la familia se imagina que habría sido el mejor en ese sentido? segundo mejor? ¿Quién tendría las mayores dificultades para ¿El dejarto? ¿El segundo que más?". una serie de preguntas como éstas podría permitir que un niño, que se ha vuelto aislado, defensivo o desaliante debido a las reacciones famiiiares críticas hacía el mentir y eI robar, se reconecte como un miembro "normal", de modo que sea más probable que los esfuerzos conectores sean escuchados, aceptados y seguidos.

6. PREGUNTAS QUE CLARIFICAIY DISTINCIONES
Introducir o clarificar una distinción clave puede tener importantes impiicaciones en cuarquier sistema de creencias. puede que estas

hacer una serie de preguntas con ra intención de ayudar a cto,sificar atribuciones causales que ya mantienen los miembros de la familia pero que son inconsistentes ó po.o cla¡as. cuando esta confusión es oculta o muy difundida, resurta útil con frecuencia hacer Ia misma pregunta a varios miembros de la familia y abordar er mismo tema desde puntos de vista diferentes, a fin de dar a ros miembros de ra fa'ilia muchas

implicaciones sean bastante terapéuücas, especialmente cuando hay una considerable confusión en torno a los temas relacíonados con el problema. Por ejemplo, cuando las at¡ibuciones causales de los miembros de la familia no estan claras, son pocas las probabiüdades de ser consistentes o coordina¡ los esfuerzos de resoiución del problema. un terapeuta podría

45

oportunidades

de tomar en

consideración

las ramificaciones de

las

distinciones. En un caso reciente que fue derivado debido a que una chica adolescente habÍa sido detenida durante un robo impor[ante, tras episoclios recurrentes de hurto, se dirigió la misma pregunta básica a cada
miernbro de la familia acerca de los puntos de vista de cada uno de los otros y fi¡almente acerca de los suyos propios: "¿Crees que tu padre (tu madre, tu hermano, tu hermana, o tú) ve el hecho de robar más como algo
usocialmente malo", más como algo 'psiCOlógicamente enfermo", o más como algo "pecaminoso"?". Este serie de preguntas sirvió para clasificar las asunciones subyacentes acerca de la naturaleza del problema y ias

inconsistencias en sus esfUerzos correctores. Una consecuencia inesperada fue la iniciativa del padre (tras la sesión) de movi\izar algunos
útiles recursos religiosos. Otra fue el reconocimiento claro, por parte de la hija, de los riesgos legales implicados que entonces utilizó exitosamente para cortar las tentaciones que frecuentemente tenía' Pueden utilizarse preguntas parecidas pafa clarifica¡ las asunciones de los miembros de la

familia respecto a la medida en que operan diversos factores biológicos, psicológicos o sociales en el mantenimiento de una variedad de conductas
problemáticas. Asunciones diferentes tienen, Pof supuesto, implicaciones distintas para la resolución de problemas' pueden emplearse diversas preguntas para clariflcar categorío's: uCuando ella está llorando, ¿es porque está lloriqueando para saiirse con la suya, o eslá llorando debido al dolor emocional? ... ¿Piensas que tu

padre tiene incluso más dificultades para decir la diferencia entre u¿Tomaste las pastilias (se lloriquear y llorar?; para ctarifirnr secuerwins: refiere a una sobredosis) antes o después de la discusión acerca de marcha¡ de casa?"; y pát^ claríficar dilemas: "¿Qué es realmente 1o más importante para usted, tener un gran éxito en su profesión a tener una
rica vida familiar? ... Si fuera imposible tener ambas cosas' ¿en cuá} preferiría invertir su limitado tiempo y energía? ... ¿Quién serÍa el primero

46

en darse cuenta de que, en un esfuereo por evitar enfrentarse a

este

nuevas unidades de distinción. Esto último puede conseguirse a veces con preguntas que deliberadamente introducen una metá.fora.' "¿se está volviendo cada vez más y más como un puercoespÍn, que cuando más te acercas, más cortante y espinoso se vuelve? ... ¿o se esrá volviendo más como una semilla de sandía, que cuanto más aprietas, más se te escapa?,; o introducir hipótesis, un grupo importante que discutiremos más abqio. truede que la atención que ponga un terapeuta sobre las distinciones hechas por miembros de la famitia sea útil de otra forma. cuando las tamilias han estado atascadas en patrones problemáticos durante mucho tiempo, es razonabie asumir que algunos miembros de la familia estén manteniendo probablemente algunas distinciones cruciales con demasiada claridad o demasiada certeza. Esto limitarÍa, por supuesto, su capacidad de toma¡ en consideración distinciones alternativas. puede que el terapeuta sea capaz de ayudar a la familia a abrir nuevos dominios identificando las presuposiciones subyacentes cruciales y haciendo preguntas para índucír índertídumbre: "¿Cuánto tiempo has tenido
¿cuándo empezerse a pensa¡ de esa forma por primera vez...? si sucediera que estuvieras equivocado, ¿cómo podrías descubrirlo? ¿cuánto Liempo te lreva¡ía darte cuenta de que ra situación puede, de hecho, no ser como parece? .... si estuvieras ciego a ro que hace que estas cosas sigan sucediendo, ¿cómo podrías descubrirlo? ... ¿euién sería el primero en ver tu ceguerl? ... ¿Hay alguien que se preocuparía de intenta¡ convencerte de que tus puntos de vista eran erróneos? ¿Invitarías de hecho alguna vez a algún otro a ayudarte ver a lo que no puedes ver? ... ¿A quiénes respetas Io suficiente como para creerres, si tuüeran ideas
ideas?

dilema, puede que de hecho, estuviera sacrificando ambas cosas?,. puede que las preguntas clarificadoras funcionen, bien separand.o componentes de un patrón y por lo tanto descomponiendo la gravedad, bien conectand.o elementos en un patrón y por lo tanto creando

...

estas

A)t

diferentes a las tuyas?". Para ser reflexivas, el tomo con el que se hacen estas preguntas tendría que ser neutral y la postura del terapeuta tendría

qLle ser de aceptación. De otro modo, podrían constituir una
con fron

tación e stratégica.

7. PRBGIINTAS QTTE INTRODUCEN HIPÓTESIS
Las hipótesis clínicas son explicaciones tentativas que sirven para orientar y organizar la conducta terapéutica de los terapeutas' Bs razonable asumir que también podúan servir para orientar y organizar la conrlucta auto-curativa de los miembros de la familia. Si no existe una buena razón para retener la hipótesis de trabajo del terapeuta, puede que éste enriquezca la capacidad de la familia para encontrar soluciones nuevas por su cuenta mediante la introducción de hipótesis heurístjcas en folrna de preguntas. El formato de respuesta tiende a transmitir el ca¡ácter tentativo, gu€ es importante en la elaboración sistemática de hipótesis, en comparación con un enunciado o una explicación directos, que implican una mayor certeza. Si la hipótesis es correcta y se ajusta a las experiencias de los miembros de la familia, puede que tengal lugar cambios inmediatos y dramáticos. Si no 1o es, la familia con frecuencia proporciona información altamente relevante para que el terapeuta revise o elabore la hipótesis. Para que tenga impacto no es necesario que la
hipótesis abarque todo o sea completa. L.as hipótesis parciales pueden ser muy útiles. De hecho, el terapeuta y la familia pueden empezar a

funcionar así como un equipo clínico para co-crear una comprensión más sistémica de la situación. grupo pueden ser amplios. Só1o se incluirá¡ [,os subtipos de ""f" aquí unos pocos ejemplos para ilustrar cómo pueden ser introducidos
algunos aspectos de las hipótesis clínicas. Puede que se hagan preguntas pa.ra porler al desanbierto de la rearsiuiáad:."Cuando usted se enfada y

48

ella se retira, y cuando elra se rerira y usted se enfada, ¿qué hacen los niños?"; para reuelar mecanismos d.e defensa: uCuando él no quiere tolerar su propia vergüenza y culpa sino que eÍ-L vez de ello se enfada contigo, ¿qué te imaginas que le haría más fácii reconocer y aceptar el dolor?"; reuelar
respuestas problemátíca^s: "Si é1 se enfada para tapar su vulnerabilídad y no puedes llegar a conectar con su tristeza subyacente, ¿te ve él como

castigadora

y

reivindicativa,

protegiéndote,
necesid.a-d"es

o te ve como si estuvieras simplemente o incluso paralizada por tu miedo?"; para reuelar

bdsrcas: "A fin de crecer y madurar de modo natural, ¿qué tipo de protección y cuidado afectivo necesita ella más?... ¿Ante todo algo de espacio fisico y emocional para existir y expresarse?...
proporcionen consuelo y apoyo? ... ieué se re dé orientación y dirección?"; y reuelar moüuos arternafiuos.' "cuando buscaba pareja, ieué crees que tu rnujer buscaba más? ¿Buscaba más u' compañero para ella, un padre para sus hijos, a a_lguien que la mantuviera económicarnente a ella y a los hijos, una pareja sexuar, o qué buscaba?". También pueden formularse las preguntas paradójicamente para reuelar los peligros d"el cambio: "Si él se r¡iera forzado a reconocer su propia contribución a tu depresión, incluso alte él mismo, ¿crees que podría asumirlo?... ¿o te lo imaginas abrumado por la culpa y convirtiéndose en un suicida?". puede que una hipótesis sistémica comprementaria eraborada sea demasiado compleja para ser inciuida en una pregunta y que resulte más apropiado en la forma de una aseveración' No hace falta decir que ningún terapeuta debería sentirse obligado a hacer sólo preguntas.
Los terapeutas y equipos con frecuencia formulan hipótesis acerca del pfoceso de tratamiento, además de acerca de la f,amilia. por tanto, puede

¿eué

le

q'ue se hagan pt.guttás a fin de reuelar hipótesis aperca del sistema terapéutbo: "si yo empe?aÍa a rel¡acionarme con vosotros más como un miembro de la familia que como un profesional, ¿cómo se manifestaría esto?"' ¿Quién entre nosotros sería er primero en darse cuenta?...

si

vo

49

lo harían

empez ra a ponerme de nuevo de parte de é, pero no me diera cuenta, ¿me notar?'; o para exponer un impasse terapéuüco: uSupongamos

que fuera imposible para mí serles de ninguna ayuda real porque mi imput

descalificaría automáticamente su sentimiento de auto-suñciencia, ¿qué harían ustedes?... Si yo decidiera que sólo ustedes pueden decidir si

continuar la terapia les es útil, ¿podrían ustedes aceptarlo?"'

8. PRBGUIÍTAS

QUE INTERRTTMPEN EL PROCESO

Hay un interesante grupo de preguntas que pueden usarse para comentar el proceso inmediato de una entrevísta. Por ejemplo, si una pareja conflictiva empezara a discutir durante el transcurso de ia sesión y la interacción pareciera infructuosa y destructiva, el terapeuta podría
dirigirse a los hijos con pregunta.s para aqponer el proceso a.ctual: "Cuando tus padres están en casa, ¿discuten tanto como aquí? ... ¿O es incluso más intenso? ¿Quién de vosotros es más probable que intente

intervenir?... ¿Y que intente aclarar la situación?". Cuando la pareja empieza a seguir la conversación que sobre ellos ha iniciado el terapeuta con los hijos, se interrumpe su disputa y se ies incita a asumir urla perspecüva de observador que detiene e1 proceso. Esta es sin duda la
técnica más elegante de manejar este problema tan común en terapia que el pedir o exigir que la pareja detenga la pelea. La pareja se detiene a sí
misma de forma reflexiva.

Estas preguntas también puede que se centren en reflejar la relación terapeutíca: u¿Crees que tal vez haya ofendido a tu padre por el modo en
que he estado haciendo estas preguntas? ¿Pudiera ser que me hubiera quedado atrapado al ver'sobre todo las cosas tal y como las ve tu madre?o. Puede que a veces el terapeuta quiera emplear una pregunta para hacer

...

comentano indirecto sobre el proceso terapéuüco. Por ejemplo, si los padres están dándole al hijo (de forma no consciente) indicaciones para

vn

que no reveie información deiicada, e1 terapeuta podría optar por
preguntar: "Yo se que nunca harías esto, pero suponte que fueras donde
los vecinos y les contases todo 1o que está pasando en casa, ¿quién estaría más molesto?". Una pregunta de este tipo contribuye a revelar la fuente de la coacción y tal vez lleve a los padres a clar al hijo permiso explícito para hablar, ya que la terapia es un contexto diferente. De todos modos, las reveiaciones inesperadas durante una entrevista tal vez supongan para los miembros de la famiiia el riesgo de represatias tras la sesión. En este

50

caso ei terapeuta puede hacer preguntas para minimizar las reacciottes remotas: "¿Piensas que ella podúa temer que estuvieras furioso con ella cuando termine la sesión debido a ro que has dicho?... si ro estuviera, ¿ro admitiría?..' ¿Incruso ante erla misma? ¿o piensa que tú reconoces la necesidad que tiene de sacar sus quejas de forma que se pueda hablar de ellas, pese a que son desagradables?". Finalmente, puede hacer una serie de preguntas para facíIítar Ia disposición a la terminación:,¿Te preguntas alguna vez si continuar en terapia podría en reatidad interferir en tu capacidad de aprender cómo encontrar soluciones por tu cuenta? ... Si la terapia terminase, ¿quién esta¡ía más molesto? ... ¿euién seria el más aliviado? "' ¿os escucháis alguna vez a vosotros mismos haciendo el tipo de preguntas que discutimos aquí?
COM

EI{TARI

O

S FI¡TATF,S

como para que se áprecie su carácter distintivo. Los clínicos
experimentados reconocerán como familiares muchas de estas preguntas. De hecho, probabremente hayan usado algunas de eilas durante años, posiblemente de manera sirnirer, tal vez

Esta muestra de preguntas reflexivas no pretende ser exhaustiva o compieta' Más bien eslá dirigida a ilustra¡ la va¡iedad de preguntas que podrían ser usadas de esta manera y proporcionar ejemplos suficientes

de manera diferente. sin

embargo, no es sobre las preguntas específicas por si mismas sobre lo que

quiero llamar

la atención, sino sobre el hecho de que pueden ser
se

cuidadosamente diferenciadas y empleadas intencionalmente para facilitar

la capaciclad aautocurativa de la famiiia. Si el darse cuenta de esto

convielte en parte del proceso que constantemente realíza el terapeuta, de diseñar estrategias acerca de qué preguntas hacer durante una entr-evista
puede que sea aumentado sustancialmente su impacto terapéutico.

Tal y como se señaló en la Parte I (Tomm, K., 1987), diversos autores han examinado el proceso de conducir una entrevista sistémica. Algunos de ellos han explorado también la utilización de preguntas como

intervenciones terapéuücas. Por ejernplo, Lipchik y de Shazcr (Lipchik, E,, y de Shazer, S., 1936) describen la "entrevista intencio.nada" y

delimitan un grupo de "preguntas constructivas". Fleurides, Nelson y Rosenthal (Fleurides, C.i Nelson, T.S. y Rosenthal, D.M., 1986) incluyen las upreguntas de intervención' en su list¿,do de preguntas circulares. White (White, M., 1986) describe "preguntas cibernéticas" y "preguntas complementarias". En algunos sentidos, todas ellas son parecidas a las preguntas reflexivas aquí descritas, especialmente las de White. Hay, sin embargo, algunas diferencias. El hacer preguntas reflexivas se cent¡a más en un reconocimiento explícito de la autonomía de la familia a Ia hora de determinar el resultado. Esto tiene un efecto importante tanto sobre ia
elección de preguntas del terapeuta como sobre su forma de pregunta¡. Estos aspectos serán explorados en mayor profundidad en la Parte III.

I

BIBI,IOGITAFÍA

Bateson, G. (1972): Steps to an ecolory of mind (New york: Ballantine
Books).

an paradoxes (New York: W. W. Norton). watzlawick, P.; weakland, J.H. & Fisch, R. (1974): change: principles of probiem formation and problem resolution (New york: w. w. Norton). white, M. (i986): "Anorexia nen/osa: A cybernetic perspective", in J. Harkaway (ed.): Family therapy and eating disorders ffióckville: Aspe¡ Systems Corp.).

circujar questions: Training family therapist"', Joúrnal of Marital and Family Therapy, 12, LI3-t27. Lipchik, E. & de shazer, s. (1986): "The purposeful interuiew", Journal of Strategic and Systemic Therapies, S, 8g-89. Maturana, H. (1986): Personal communication. Pearce, w. B. & cronen, v. E. (1980): communication, acüon and mecaning. The creation of social realities (New york: praeger). Penn, P. (1985): Feed-forward: Future questions, future maps, Family Process, 24,299-310. seivini-Palazzori, M.; Boscolo, L.; cecchin, G., y prata, G. (19g0): "Hypothesizing circularity-neutrality: Three guidelines for the conductor of the session", Family press, 19, Z-L2. Tomm, K. (1987): "Interventive interrrie*'ing: part I. strategizing as a fourth guideline for the terapist", Family process, 26, 3-13. watzlawinck, P.; Beavin, J. H. & Jackson, D. D. (1967): pragmaücs of human communication: A study of interactional patterns, pathologics,

double binds, and reflexive ioops: An altemative theoretjcal perspective', Family process 2L, gI-I12. Fleurides, c.; Nelson, T. s. & Rosenthal, D. M. (19g6). urhe evolution of

cronen, Y. E.; Johnsofl, K.M. & Lannamann, J.

w. (lgg2):

,,paradoxas,

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->