En las salas del Thyssen hay pinturas de sus años en Rusia y su primera estancia en París, adonde llegó en 1911

de la mano de su profesor Leon Baskt. A estos años pertenecen obras maestras como 'La habitación amarilla', 'El violinista', 'La boda' y 'Dedicado a mi prometida', un extraño lienzo presidido por un inquietante ser, mitad hombre mitad animal, vestido de un rojo intenso. 'El circo azul', 'La danza' y 'Los tejados rojos'