LAS MATRONAS EN EL MUNDO La historia de la profesión de Matrona, es la historia de la civilización misma y de la obstetricia, pues ésta, toma su nombre de obstetrix

, que así es como se llamaba en Roma a las parteras La etimología de la palabra latina obstetrix no parece estar muy clara, pera la mayoría de los diccionarios la derivan del verbo obstare, que traduce “estar al lado” o “delante de”. En cuyo caso significaría, dándole sentido lógico, que la partera acompaña a la parturienta. Pero al encontrarse en algunos escritos obstetrix y teniendo en cuenta que obs traduce ayuda, los eruditos, dieron a la palabra obstetrix, el significado de “mujer que está al lado de la parturienta y le ayuda” (Willians, Obstetricia 1974). De cualquier forma, lo cierto es que los pueblos más antiguos ya tenían parteras, existiendo constancia de ellos respecto a los indios, egipcios, griegos y romanos y hebreos. De estos últimos existen varias referencias en la Biblia. El Antiguo Testamento registra el papel de la partera con frecuencia en el Génesis y Éxodo, por ejemplo. En general la figura de la partera ha existido siempre, en todas las civilizaciones y culturas, aunque con distintos nombres. Aquellas mujeres eran especialistas autodidactas que en principio no tenían ninguna preparación, ni tampoco entrenamiento, ni educación especial. Ejercían el arte obstétrico siguiendo las normas empíricas recibidas por la tradición oral a través de las parteras más antiguas y a través de su propia experiencia, pues según parece, debían ser madres antes de ejercer como parteras. Y gracias a su habilidad, monopolizaron virtualmente la asistencia al parto, hasta el siglo XVIII. Los hombres hasta tiempos relativamente recientes tuvieron prohibido por las religiones, las culturas, las supersticiones e incluso ciertas normas de moralidad, tanto la asistencia al parto como todo lo relacionado con él. En ocasiones extremas, la comadrona requerí la presencia del cirujano, pero solamente para las temidas intervenciones embriotómicas, que era el único modo que conocían de resolver las distocias. Y como aquellos cirujanos no tenían ninguna experiencia en cuanto al desarrollo del parto normal, los resultaos de sus intervenciones solían ser funestos para la madre y el hijo (E.Bumm), (1906). Ante tales experiencias, la parturienta rechazaba la presencia del cirujano y éste a su vez se desentendía del estudio de la obstetricia, creándose así unos círculos viciosos muy difíciles de romper. Contribuía a esta situación el hecho de que hasta el siglo XVIII, el cuidado de la mujer gestante se consideraba generalmente como algo inferior a la dignidad del médico erudito y científico ( D.N. Danfoth). No es de extrañar que hasta tiempos relativamente reciente se hablara con fundamento del “Feudo de las Comadronas” (Nubiola-Zárate) Por tanto, analizando los datos históricos se comprueba que la obstetricia nación en manos de mujeres y continuó su lenta evolución siempre en manos femeninas, pero solamente como un oficio (E.Bumm, 1906) Aquellas mujeres no estudiaron ni investigaron los fenómenos que se presentaban en el parto, ni los motivos que los ocasionaban, que sólo a ellas les estaba permitido Ilustración de “El Jardín de las Rosas, conocer directamente. Si a su gran experiencia le hubieran sumado el estudio hubieran sido las protagonistas indiscutibles del desarrollo de la ciencia obstétrica. Pero parece que no fueron conscientes de su responsabilidad histórica, ni del potencial de conocimientos que estaban desperdiciando. Por eso muchos autores las acusan de haber demostrado desprecio e indiferencia ante los avances científicos que, aunque lentamente, fueron apareciendo a lo largo de la historia. Pero desde nuestra perspectiva, quizá debamos disculparlas teniendo en cuenta que, en general, el acceso a la ciencia estaba casi exclusivamente reservado al varón, al cual la mujer estaba supeditada.

Los primeros e importantes avances de la Obstetricia se deben a Sorano de Efeso. suprimió de la práctica de la medicina los ritos religiosos. por lo que recomienda intentar convertirla en cefálica mediante. Por tanto. contemporáneo de Tiberio y Claudio. solamente cuando cayeron las viejas barreras de las costumbres y supersticiones que desde siempre rodearon la asistencia al parto”.Lamentándolo profundamente desde mí doble condición de mujer y de matrona. y gracias a este hecho fundamental se pudo comenzar a descorrer el velo de misterio que hasta entonces había cubierto los fenómenos de la gestación y el parto. 1959).C. Errores que durante siglos fueron aceptados como verdades. sus teorías pasaron a Roma a través de los médicos y matronas griegos y dominaron hasta los principios de la Era Cristiana (Bumn. Pero las enseñanzas obstétricas contenidas en sus escritos eran muy inferiores a otros aspectos de la patología (Bookmiller-Bowen) Se debe tener presente que en aquella época no se practicaba la experimentación anatómica con cadáveres humanos. pero solamente en las presentaciones cefálicas. En su libro. El inició la transición entre el médico-sacerdote y el hombre científico de la medicina. y en su actividad de escritor se ocupó de la obstetricia que a describe muy adelantada. y carecía de la experiencia de la observación directa del parto. Allí fue donde se permitieron por primera vez las investigaciones anatómicas sobre cadáveres humanos. es el primero en mencionar la maniobra llamada versión podálica y sus ventajas para resolver presentaciones no cefálicas (Bumn. Para Hipócrates. . Sorano. y si tampoco así se resolvía la distocia. lo ampliasen manualmente. cuyo punto de partida fue la famosa Escuela Filosófica de Alejandría. La obra de Celso pasó inadvertida en su tiempo y no se conoció hasta que en el siglo XVI fuera descubierto por el que más tarde fuera el papa Nicolás V. y le cupo el mérito de ser el iniciador de la observación clínica. Hipócrates partía de conceptos anatómicos erróneos. ni hicieran caso de amuletos y encantamientos (BookmillerBowen. y este fue accesible al estudio y la intervención asistencial por parte del hombre. y solamente se hacían deducciones por similitud con los animales. aconseja la utilización de instrumentos embriotómicos para poder liberar a la mujer del producto de la concepción. y donde bajo la protección de los ptolomeos se recuperó el pensamiento griego. y cuando esto no se consigue. A las comadronas les aconsejaba también que si el útero no se dilataba.). el feto tiende a abandonar el claustro materno obligado por el hambre y nace en virtud de sus propias fuerzas. porque puede apoyar los pies en el útero de la madre (Bumn. 1906) Con la era cristiana comienza un notable periodo de progreso. contemporáneo de los emperadores Trajano y Adriano. fue uno de los primeros libros de medicina en imprimirse (Florencia 1478). Sorano deja bien clara la posibilidad de un parto en presentación podálica y aunque sin mucha descripción. que merecidamente fue llamado el “padre de la obstetricia (98-138 d. También aconsejaba a las comadronas que no tuvieran miedo de demonios. Siendo procedente de una estirpe sacerdotal. De Re Médica La más importante de las obras que componían su enciclopedia. Dada la fama de las doctrinas hipocráticas en otras ramas de la medicina. maniobras.) practicó en Alejandría y en Roma y escribió un libro llamado “Arte Obstétrico” con el que se pretendía elevar los conocimiento de médicos y comadronas. por lo tanto sus doctrinas al ser fundamentalmente teóricas contenían errores.C. debo reconocer yo también “que la obstetricia dejó de ser un oficio y se elevo a la dignidad de ciencia. Celso cultivó la medicina como aficionado. tanto en las artes como en las ciencias. Las fuentes históricas respecto al estado de la obstetricia en aquella época se deben a Cornelio Celso. llamado Padre de la Medicina (460-370 A. 1906) Los escritos de Sorano sostenían que una comadrona no necesitaba ser madre ella misma para comprender como nacen los niños. especialmente en su parte práctica. apareciendo entonces la figura del obstetra varón. aconseja las operaciones embriotómicas. Retrocediendo en el tiempo se comprueba que las primeras lecciones prácticas que se conocen las debemos a Hipócrates el Grande. 1906) Hipócrates pensaba que es imposible el parto natural en la presentación podálica.

estén muy por debajo de los de Sorano. Se retrocedió a los tiempos más primitivos (E Bumn. 1906) No puede dar una idea de cómo pensaban los pueblos de Europa durante la Edad Media. como resultado de las creencias islámicas que prohibían al medico asistir al parto. En este libro se instruyeron las comadronas inglesas durante cien años (E. pero después del abandono y la rutina acumulada durante los siglos anteriores constituyó un gran éxito. La edad media se describe como una época triste para la obstetricia. un médico de Hamburgo. 1982). de Pomerania-Wolgast El Jardín de las Rosas era accesible a las comadronas alemanas y se tradujo a varias lenguas (E. fue quemado vivo por la acusación de haberse disfrazado de mujer para asistir a una paciente de parto (D. pues hasta el momento de su última edición en 1662 no se conocía en Inglaterra la figura del obstetra varón. 1906). La primera aparición consoladora de aquella situación triste en que se encontraba la asistencia al parto. discípulo de Sorano. la medicina árabe de enorme influencia para Occidente se vio seriamente limitada por lo que se refiere a la práctica de la obstetricia. aun siendo el más famoso de los médicos árabes. que tradujo del griego al latín y recopiló. preocupada por mejorar la deficiente asistencia que en Alemania se daba a las parturientas (E. las pócimas y talismanes se aplicaron de nuevo en la asistencia lñ parto (D. Bumn. el desarrollo de la obstetricia que comenzó tímidamente y encontró grandes obstáculos. el hecho histórico de que ya en el año 1552. por lo que no era exactamente una novedad. ya no retrocedió jamás hasta nuestros días. 1906) .Pero el honor de haber escrito el primer tratado de partos para las comadronas romanas corresponde a Moschion. llegó en 1513.”) y en su prólogo el autor satiriza “la supina ignorancia de las comadronas en el arte obstétrico” ignorancia que él pretende corregir.Se deja entonces de practicar la versión podálica. N. Danmfort) Incluso. 1906). Pero en todos aquellos libros seguían faltando investigaciones y observaciones hechas por los propios autores. y se volvió a la práctica rutinaria por parte de las comadronas. la University of Sydney Library religión y las normas morales prohibieron severamente la participación del hombre en el parto. recomendando la versión podálica y sus ventajas (Bookmiller-Bowen) Un siglo después se cerró por decreto de Justiniano la Escuela de Alejandría.A partir del libro de Roesslin. en el siglo II. Pero a partir del siglo XVI. El libro está basado en los escritos de Sorano. Los cirujanos volvieron a sus tímidas intervenciones destructoras del feto. las enseñanzas de su maestro. Reaparecieron las antiguas supersticiones. Así se comprende que los escritos de Avicena. 1906). N. Danfort). Bumn. Caída en un punto muerto toda la investigación científica. con la publicación en Alemania de del primero de los libros que Roesslin escribió por encargo de la Gran Duquesa Catalina de Braunschweig. Wertt.Bumn. en el siglo X. ocho siglos antes (E. con el resto de las escuelas paganas (Larousse.1906) Ese primer libro de Roesslin se tituló “Jardín de Rosas para comadronas y embarazadas” (“Der Swangern Frauwen und Hebammen Rosegarten. galénicas y Roesslin presentando árabes. razón por la cual sus escritos se ilustraban con “El Rosengarten” a Catalina representaciones fantásticas (E.Bumn. y en el ambiente de retroceso cultural. Bumn. las publicaciones cuyo tema es el parto humano se suceden: La traducción inglesa que hizo Reinalde del Jardín de las Rosas se tituló El nacimiento de la Humanidad y estaba dedicado expresamente a las comadronas. los cuales se limitaban casi siempre a recoger junto con las doctrinas de Sorano las hipocráticas.

y su inquietud por la obstetricia. Cosme y por último. allí donde ellas no sabían hacerlo. en muy poco tiempo estaban haciendo un trabajo verdaderamente científico. y a ellas se las menciona con admiración y respeto en los tratados de obstetricia. La causa fundamental de esta decadencia se debe a una escasa instrucción. y en ella ya recomienda la palpación abdominal para el diagnóstico de la presentación fetal. donde fue cirujano de St. comenzaron pronto a intervenir en los partos.1590). El soplo renovador que señala el siglo XVI. No obstante. cuya primera profesión fue también la de barbero.En España en 1541 se publicó en Mallorca un libro según parece. Pero aquellos comenzaron muy pronto a cosechar éxitos. Allí tuvo lugar la gran novedad que supuso la incursión masculina en el mundo de la asistencia obstétrica. Los comadrones. hecho que marcó el comienzo del fin del monopolio de las matronas francesas. posteriormente médico rural muy apreciado. Bumn. (E. sencillamente porque no habían aprendido. hasta que logró pertenecer a la Asociación de Cirujanos de París. donde durante más de cien años y gracias a su cultura. la versión podálica de Sorano de Efeso. además de considerarlos unos entrometidos. En la asistencia al parto practicó la versión podálica. Pero todos aquellos autores. 1906) Entre todos aquellos primeros comadrones destaca Ambroise Paré (1510. Se titula “Libro del arte de las comadres o madrinas y del regimiento de preñadas y de los niños”. consiguiendo ganarse muy pronto el respeto de sus rivales profesionales femeninas. que se traduce por mujeres sabias). y sus escritos junto con los de Mauriceau (16371709) contribuyeron al triunfo de los cirujanos-obstetras sobre las comadronas (E. Y en mucho tenían razón aquellas sages-femmes: ninguno de aquellos cirujanos-barberos poseía la menor experiencia anterior. se produjeron todas las innovaciones en la obstetricia y allí se difundieron. después de trece siglos. Escipión Mercurio publicó la obra “La comadrona o la partera”. autor fue el “expertísimo doctor en Artes y Medicina Maestre Damián Carbón (Nubiola-Zárate). Salvo honrosas excepciones aquellas mujeres no incorporaron a su técnica las nuevas doctrinas que se extendían por Europa en libros que casi exclusivamente para ellas escribieron los médicos interesados en mejorar la labor de las matronas en cuyas manos confiaban la atención de los partos. Queda claro que en el siglo XVI proliferaron en Europa los escritos más o menos acertados sobre el tema del embarazo y parto. no hacían sino sencillamente redescubrir. Anteriormente y en España. por el contrario. quienes aprovechando el fuerte rechazo que los médicos científicos demostraban por la especialidad obstétrica. es el primero que trata especialmente de los partos en la bibliografía hispánica. Tampoco se debe olvidar las limitaciones que las costumbres y la familia suponían para el acceso de la mujer a la cultura. Entre ellas cabe citar: .En 1595. primer cirujano de Luís XIV. en Venecia. Procedentes del gremio de los cirujanos barberos aparecieron aquellos primeros comadrones (accoucheurs). se comprueba que entre los siglos XVI y XVII su feudo o monopolio comienza a tambalearse. Fueron éstas conscientes de la gran necesidad de perfeccionar su arte y ciencia de parteras. ¿Cómo lo consiguieron? ¿Cómo lograron el éxito los primeros maestros-barberos que jamás habían presenciado un parto normal? La respuesta es contundente: fueron capaces de estudiar e investigar. hubo muchas matronas que sí supieron distinguirse y capacitarse perfectamente para la gran responsabilidad que asumían. detectaron el peligro que para su independencia y prestigio profesional suponía la presencia del varón en la asistencia obstétrica (en Francia a las comadronas se les llamaba sage-femmes. Bumn. Continuando con el análisis de la profesión de matrona y su relación con el desarrollo de la obstetricia. actuando en muchas ocasiones por interes puramente económico. La novedad produjo el consiguiente malestar entre las comadronas francesas que. se publico “Del Parto Humano”. escrito por Francisco Núñez (Nubiola-Zárate). 1906). tuvo su máximo exponente en Francia. calificando a las más conocidas de comadronas beneméritas (Nubiola-Zárate). olvidada durante casi trece siglos.

se publicaron los últimos dos volúmenes en 18235. Fue revalidada comadrona jurada. por el hecho de que en Francia la obstetricia se desarrolló antes que en ningún país y desde allí se difundió. Practicó la versión podálica y el fórceps. entre una matrona joven y una experta (Nubiola- Zárate). escribió una obra en tres volúmenes. introduciendo en la aplicación del último una maniobra que lleva su nombre. continuaron siendo muy respetadas. las sage-femmes. Con autorización desde hace años para enseñar la cirugía de los Partos a los señores estudiantes de Medicina. Por tanto. practicó y divulgó la versión podálica. 1906). continúa sus clases diarias de Teoría y Práctica todo el año escolar (E. publicó en 1832 un libro titulado Memorial de Arte de los Partos (Nubiola-Zárate) Las matronas francesas fueron más conscientes que las del resto de Europa de la necesidad de perfeccionar sus conocimientos y actuar como profesionales con base científica. en Montpellier (Nubiola-Zárate).000 partos. el primero de los cuales se publicó en 1821. Basándose en sus propias observaciones recogidas en 40. ginecología y enfermedades del recién nacido que posteriormente fue traducido al alemán (Bookmiller-Bowen. es significativo para entender el estatus del gozaban entonces las matronas en Francia: Madame Dutilleux. Madame de la Chapelle. Maria de Médicis en el parto del cual nació Luís XIII. tanto por la sociedad francesa. 1959). y a pesar de haber perdido terreno en el aspecto profesional. Su fama la llevó a asistir a la reina de Francia. a modo de respuestas y preguntas.. Publicó en 1667 un libro muy interesante para la formación de las comadronas. . Jurada por la Universidad de París.Louise Bourgeois Luisa Burgeois (1536-1632) . también de la maternidad de Paris y contemporánea de Madame de la Chapelle. Ellas fueron las encargadas durante años de enseñar su arte de partear a los estudiantes de Medicina. como por los médicos obstetras que aparecieron a partir de posprimeros comadrones. publicó en París un libro sobre obstetricia. Ana Boivin. fue directora de la Maternidad de parís. El párrafo siguiente tomado de un anuncio de la prensa francesa de París en 1861.Se dedicó durante cinco años al estudio de la obstetricia. Maestra de Comadronas. En 1609 y fruto de sus observaciones. Después de su muerte. Margarita du Tertre fue comadrona Maestra del Hôtel Dieu de París. la más famosa de todas las comadronas francesas. Bumn. por deseo del profesor Duges.

Por último en Alemania. Anexo V “Las 144 primeras semanas de tu hijo” Mª Ángeles Rodríguez Rozalén La esfera de los libros S. publicó una obra de la que se hicieron numerosas ediciones y contribuyó notablemente a mejorar el arte obstétrico. 2003 ISBN: 84-9734-095-7 .L. Justine Siegemundin que además de practicar la versión podálica la mejoró con una maniobra que lleva su nombre. En1686. Por sus aciertos mereció ser nombrada comadrona de la corte de Berlín. otra matrona ha pasado por derecho propio a la historia de la obstetricia. “Die Chur-Brandenburgische Hoff-Wehe-Mutter” de Justine Siegemundin.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful