You are on page 1of 4

El desfile de los cuerpos Notas para un contexto

Gabriel Villota Toyos

Desfilan los cuerpos por la pasarela. Cuerpos de mujeres y de hombres, pero casi siempre cuerpos de mujeres. Desfilan también por las páginas de miles de revistas, y cada día las miramos sin prestarles -ésto es cierto- demasiada atención: como quién mira llover. Sin embargo, a veces consciente, a veces inconscientemente, las admiramos, las adoramos en su mágica distancia (a través de tantos esfuerzos y privaciones obtenida, conquistada). Se convierten en paradigma de cómo entendemos el Cuerpo (cómo lo deseamos, cómo lo idealizamos ) en la sociedad contemporánea: O también de cómo lo vendemos, para recuperar el alma que vendió Fausto al diablo, sin que éste nos devuelva a cambio nada. Así como el Fausto recreado por Goethe vende su alma al diablo para conservar su juventud -el cuerpo-, y abre una nueva época de valores trastocados -el Romanticismo- que hasta el siglo XX perdura, la renovación de este mito exigiría la necesaria recuperación por parte de Fausto del alma perdida, lo que en el presente cree que logrará vendiendo su Cuerpo: De ahí la insólita fragmentación contemporánea de éste en sus diversas funciones. Un curpo vendido al Diablo a trozos, pero sin recuperación posible del Alma perdida, ya que, como el propio Goethe nos dice en Las afinidades electivas, es el "lazo espiritual" el que hace que las diversas partes constituyan un todo unitario: En la fragmentación del cuerpo en sus diversas funciones podríamos ver, por tanto, la ausencia de ese lazo espiritual, la permanencia del alma en manos del Diablo, que no está dispuesto a soltarla. También parece hacer uso de esa misma subasta contemporánea del cuerpo humano la pornografía: Cuerpos fragmentados en este caso que no se manifiestan como un todo-orgánico, sino constituido desde sus partes, que se han rebelado-autonomizado de la jerarquía que las sometía al conjunto. Nos cuenta Juan Luis Moraza en Arlma -pg. 12-; El proyecto contemporáneo, la cotidianeidad, la política, desarrollan aún más la estirpación hebraicocristiana del cuerpo, y acaban finalmente por restituír al hombre a su condición original, , negándole el cuerpo al afirmar y abastecer sus funciones corporales en el estado social...Ello se radicaliza en la cultura del llamado Culto al Cuerpo, que es más bien el culto a las funciones corporales. Tal y como la mujer perfecta de la publicidad es resultado de la voz perfecta de una mujer que no vemos, el rostro perfecto de otra mujer que no oímos, el torso perfecto de otra mujer que no sentimos. Es semejante a una venus aziliense, concebida también como montaje de funciones corporales, que haya perdido incluso su representación como cuerpo. Similar a la imagen pornográfica -como receta de felicidad- pero

algunas feministas se replantearon a fondo el asunto de la pornografía. la fotografía pornográfica está enteramente constituida por la presentación de una sola cosa. de veras? Nadie. La Mirada Femenina. el sexo.(. que diríase denotara esa ausencia del alma vendida al diablo. Vitoria 90. en consonancia con algunos de los sectores más reaccionarios de la Sociedad. o tras la caries que nos muestra su boca abierta? O aún más: ¿Quienes se esconden tras esas máscaras de placer? ¿Cómo son cuando realmente gozan? ¿Gozaban. hay en ellos. también allí se encuentran: ¿No hay acaso interés (y Punctum.ha visto en la pornografía. quizás. sin embargo. Así Barthes. sobre todo en sus rostros.. Muchas veces sin embargo los argumentos utilizados parecen buscar otras razones que los aparten de los puramente conservadores. sin intención y sin cálculo. De hecho. convergiendo así en sus críticas con las peticiones de censura de la derecha conservadora. Y la luz se hizo sexo. 23: Las feministas radicales se alzaron en armas contra un género al que acusaban de degradar el cuerpo de la mujer. afirmando que ésta "es una foto siempre ingenua. para descubrir esos otros mundos que. alude a la presunta obviedad de la fotografía pornográfica para desinteresarse por ella. sólo cáscara. Gran parte de la Crítica de nuestro tiempo -incluída la Feminista. en la revista Nosferatu nº2. porqué no. Como un escaparate que mostrase. pg. 32). Cada una de esas mujeres-fragmento es la hiperrealización de una función corporal que ha perdido el cuerpo. jamás un objeto secundario. . ha hablado demasiado sobre la fotografía de moda como ejemplo de "objeto erótico hecho a la medida del deseo masculino" (4. de las uñas mal pintadas en esa otra? ¿No podemos plantearnos preguntas detrás de ese gesto de espanto congelado en el rostro de la modelo. que aparezca tapando a medias. como hizo Ellen Willis en su esclarecedor artículo Sexual Politics (1982). a veces insultante integridad ). aquí Barthes lo único que nos muestra es su propia miopía y/o obcecación a la hora de mirar estas imágenes. su incapacidad personal para trascender la visión de un sexo que parece perturbarle. podríamos ver ambos tipos de imágenes como procedentes de una misma actitud. por el contrario. como si en realidad la diferencia entre ellas tan sólo se cifrara en un antes y un después de esos mismos cuerpos rotos. cuerpo sin verdadera sustancia. en su libro La cámara lúcida. una especie de carencia. pg. según su propia terminología) en esas ingles sin depilar de esta foto. Se trató de un juicio esquemático y precipitado. una sola joya. iluminado. degrada y cosifica el cuerpo de la mujer: como si detrás de estas imágenes trozeadas hubiera algo realmente diabólico. como otra forma de fragmentación." Claro es. en el momento captado por la foto que yo veo. monstruosos. intempestivo. Román Gubern. retrasando o distrayendo. en cuanto que. una de las más aberrantes formas de la imagen. incompletos.también a la imagen sublime del eterno femenino -como promesa de felicidad-. por medio de la citada fragmentación.. inquietas por su convergencia moral con la derecha conservadora y antiabortista. aunque la mayoría de esas fotografías nos muestren aparentemente los cuerpos en su integridad (en su. Giulia Colaizzi.) A principios de los años ochenta.

le acusaba. científica y popular asociaba a las mujeres con el cuerpo. en un desmontaje de funciones corporales. la espiritualidad femenina era (en la Edad Media) particularmente corporal. Una de ellas es. la razón o la fuerza.(. El cuerpo femenino y la práctica religiosa. en ausencia del Alma que debiera unificar. y de ello se deduce también cierta condenación estética de sus formas y maneras: La supuesta vulgaridad de la pornografía. sin embargo. Es el cuerpo del Fausto-Mujer el que vendemos -principal. hecho que no sólo se explica porque las creencias comúnmente admitidas en la Edad Media asociaran a la mujer con la carne (. del pagano -de la mujer. La imagen pornográfica y la imagen de moda se nos muestran. pg. en definitiva. dicho cuerpo como estructura orgánica. No obstante. Mientras. jerarquicamente.mente. la flaqueza y la irracionalidad. la única socialmente aceptada. en Arlma. no deja de tornarse cruel paradoja la propuesta de la artista norteamericana. 1983-1987) nos propone un Fausto convertido en mujer: Si. pg.cuando fue el alma del Fausto-Hombre la pactada con Mefistófeles (un alma masculina. mientras que se representaba a los hombres pecadores como seducidos desde fuera -frecuentemente tentados de hecho por la corporeidad que la mujer les ofrecía-).. aunque también tremendamente aguda y certera. aparece como un montaje ecléctico de fragmentos diversos (. la lujuria..de la que el propio Barthes. pg. por la enajenación de sus diversas Partes/Funciones..). Y ambas se convierten así en claros . en cuanto que vende al Diablo su cuerpo a trozos para recuperar el alma que vendió su antecesor. El mismo artículo. del extranjero. el culturismo. a la mujer como un ser desalmado aún hoy en día? (6. 178: No cabe tampoco la menor duda de que la tradición teológica. En todas las representaciones clásicas del monstruo.Moraza. como decíamos más arriba. e incluso convertida en modelo estético de comportamiento (y por ende ético -Culto al Cuerpo-. También Moraza.) Dara Birnbaum en su trilogía videográfica sobre la condenación de Fausto (Damnation of Faust. pg.. como antes veíamos. 107: La domesticación del animal. mientras que identificaba a los hombres con el espíritu.Caroline Walker Bynum. como dos caras de una misma moneda. ambas parecen compartir esa práctica común en nuestro tiempo de fragmentación del Todo/Cuerpo -y es entonces cuando podemos hablar de cosificación-. ¿Es que se sigue considerando. la otra es reprobada éticamente.) los hagiógrafos eran propensos a ver en los pecados de las mujeres una naturaleza corporal o sexual considerándolos como si provinieran del interior de su cuerpo. 12: El Body-builder.. por tanto. nos permitíamos añadir.sustituye el cuerpo por la esencia funcional. en una maquinación. y el monstruo antiguo comparten este desmontaje del cuerpo y montaje de una segunda naturaleza de funciones corporales. Seis sexos de la diferencia. pues parece la estética convertirse en patrón moral hoy en día).. 165: En comparación con otros periodos de la historia del cristianismo y con otras religiones del mundo. la perdida). la obviedad -o el carácter unario. el Fausto contemporáneo y posmoderno se habría convertido en el inverso del de Goethe. a la luz de este cruzamiento de líneas.

habremos de renovar el Mito -Dara Birnbaum nos daba ejemplo.más allá de la ciega e inútil explotación de nuestros-nuestro Cuerpo. Gabriel VILLOTA . que no distingue ya entre la persona y su imagen estereotipada: Para recuperar el Alma que empeñamos a Mafistófeles habremos de buscar otros caminos. o Signo de los Tiempos de los Amos?) Desfilan los cuerpos huecos-incompletos por la pasarela. y continúan desfilando por las páginas de miles de revistas ante nuestra mirada pasiva.indicadores del Tiempo que nos ha tocado vivir. (¿Signo de los Tiempos.