Mentiras Principales.64.- ¿CARA O CRUZ?

Publicado en La Razón en 2011                ¿Le han enseñado alguna vez que, al tirar la moneda al alto unas cuantas veces, si le van saliendo, digamos, 37 veces seguidas cara, es sumamente improbable que todavía le salga cara una vez más, y que, sin embargo, la probabilidad de que a la tirada siguiente le salga o cruz o cara sigue siendo del 50 %, la de siempre? Pues eso debería haberle servido al menos para no creer en las estadísticas tanto como seguramente cree; porque, a ver, si no, por qué presta V. tanta atención a lo que le cuentan los sociólogos de la enfermedad o los espertos de la economía, que llenará al menos la mitad de la información  que los Medios le propinan cada día. ¿Qué saca V. de ahí? Si, por ejemplo, las estadísticas le dicen que eso que llaman ‘cáncer’ es cosa del 20% de la población, y los casos en su pueblo han pasado ya de eso, entonces, ¿qué?: ¿será menos probable o será más que a V. le toque la china? O, si le brindan un 42 % de desempleo como síntoma de la (mala) salud de la economía nacional, ¿qué le pasa con eso?: ¿se apena porque cree que es verdad que está empeorando la economía, que, aunque V. no sepa qué diablos es, teme que acabe produciendo quebrantos en su cuenta?, ¿o se alegra, más astutamente,  calculando que con eso la curva del empleo ha llegado a un tope de descenso, tras el cual ha de volver, como siempre, a enderezarse para arriba? No es cosa de pararse aquí a desmontar la trampa: bástele con barruntar que se está jugando con dos ‘tiempos’: uno, el que está pasando ahora, que no es ninguno, porque es sólo ahora, y donde voy yo, que no soy nadie, porque no soy más que yo, y con eso no se pueden hacer estadísticas ni cuentas; el otro, el de los relojes y calendarios, es en realidad una raya, trazada desde el Fin, donde escribir cuantas cuentas el Capital o Estado necesite. Así juegan con uno  los Poderes: unas veces lo toman como uno de tantos, otras veces como uno suelto (autónomo, entero), que puede hacer cara o cruz a su capricho. Ya está bien de mentiras ¿no? O ¿va a dejar V. que unos señores que se sustentan de su credulidad o fe ( y también la de ellos mismos, que seguro que se lo creen) sigan gobernándole la vida? 

1/1

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful