Att: DIRECTOR DE LA DIRECCIÓN DE ÁREA TERRITORIAL MADRID OESTE Ctra. De la Granja, s/n 28400 COLLADO VILLALBA C/C Sr.

Director/a del CEIP_______________________ Dirección CP y Municipio Nombre padre/madre Dirección DNI. Municipio, 29 de mayo de 2013. Estimado Sr. Macías, Por la presente, he tenido conocimiento como padre de niña escolarizada en el CEIP ___________________ de _________________, que desde la Subdirección General de Inspección Educativa de la Consejería de Educación, se va a realizar “una evaluación externa para comprobar los aprendizajes de los alumnos de cinco años en los aspectos relacionados con la lectura, la escritura, la numeración y el cálculo, con el fin de conocer el conjunto de capacidades específicas que poseen estos alumnos, como colectivo, al inicio de la Educación Primaria”. Aunque la evaluación externa se llevará a cabo en una muestra seleccionada de colegios públicos y concertados de la Comunidad de Madrid durante la segunda semana del mes de junio, quiero manifestar: PRIMERO.- Mi más absoluto rechazo, oposición y objeción a que mi hija de cinco años realice esta prueba ni este curso ni sucesivos, dado que no tiene ninguna justificación pedagógica. Entiendo que los promotores de este tipo de medidas a la edad de cinco años, donde ni tan siquiera la educación es obligatoria, tienen un desconocimiento absoluto de la educación en general y, en particular, de la educación infantil. SEGUNDO.- Mi más absoluto rechazo a este gasto absolutamente innecesario de la Administración cuyo objetivo es derivar fondos a empresas privadas para realizar estas evaluaciones externas, junto a las establecidas por la futura ley de Educación –LOMCE-. Se recortan gastos en Educación Pública: 8 millones de euros menos para centros de educación infantil, primaria y especial, 166 millones de euros en Universidad, 20 millones de euros en becas y ayudas al estudio (47,4 millones de euros menos en dos años) en los presupuestos de 2013. Mientras, se despilfarra el dinero en pruebas a niños y niñas de cinco años, que se adjudican a empresas privadas y se mantienen las subvenciones de 900€ por hijo para uniformes para las familias que llevan a sus hijos a colegios privados. Absolutamente inadmisible. TERCERO.- Mi más absoluto rechazo a este sistema obsesivo de catalogación del alumnado, que no busca sino por medio de sucesivas pruebas de nivel y reválidas, establecer ranking de centros. Por todo ello, le solicito que inste al Subdirector General de Inspección Educativa, D. Luis E. Iñigo Fernández a retirar esta prueba, que supone un absoluto despropósito desde todos los ámbitos: pedagógico, social y económico. Atentamente,

Fdo: Nombre y Apellidos

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful