Perfiles

Entrevista con el doctor Juan Luis Sariego
Coordinador de la maestría en Antropología Social de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH, Unidad Chihuahua), programa en convenio con el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS)
Luis Felipe Crespo Oviedo1
Maestría en Antropología, FFYL/IIA, UNAM Juan Luis Sariego es un antropólogo de origen español asentado en México desde hace treinta y dos años. Se ha destacado por sus investigaciones en torno a la cultura obrera, especialmente la de los mineros. Asimismo, fue fundador y segundo director de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) - Unidad Chihuahua y pionero en el desarrollo antropológico en el norte de México. La entrevista se realizó la tarde del viernes 24 de febrero de 2006, en las instalaciones de la ENAH–Chihuahua.
Diálogo Antropológico, año 04, núm. 14 (2006): pp. 43-53 (www.dialogoantropologico.org)

E: Juan Luis, eres de origen español, pero antes de tu llegada a México hiciste un viaje largo y tuviste una vivencia intensa en África sin ser todavía antropólogo. De hecho, esa experiencia influyó para que decidieras convertirte en antropólogo. ¿Nos quieres contar un poco cómo esa etapa y esa vivencia pudieron acercarte a la antropología? JLS: La verdad sí me influyó mucho. Es más, si quieres que te diga la verdad, muchas cosas que luego aprendí en los libros ya las había empezado a aprender en esa práctica autodidacta allá en África. Yo estuve viviendo durante algo más de dos años, dos años y medio, en un país en el centro de África, la República de Chad, un país situado en la franja subsahariana, aunque cerca de de dos terceras partes de su territorio se encuentran en ese desierto. Lo que yo hice ahí fue, en cierta forma, lo que luego leí que Malinowski recomienda a los antropólogos: adentrarse en otra cultura a través del aprendizaje de la lengua y un trabajo de campo sistemático. Recuerdo haber leído después la introducción de Malinowski y decir “pues eso es lo que yo hice”. Entré a la antropología porque me interesaba la lingüística estructural. Antes de ir a África tomé un curso en Francia de lingüística estructural, sobre lenguas africanas. Ahí, había gente que trabajaba en países africanos muy distintos. En Chad yo conviví de cerca con los nàr, un grupo étnico que se localiza al suroeste, cerca de la frontera con la República Centroafricana. Como referente, quiero decir que los Nàr conforman una etnia emparentada con otro grupo que se conoce como los sàr que fue estudiado por Robert Jaulin2, antropólogo francés que luego trabajó en América Latina y que escribió una serie de trabajos sobre etnocidio en el Amazonas. Jaulin guardó una relación estrecha con algunos antropólogos mexicanos como Bonfil. Bueno, ahí trabajé y a mí me tocó conocer muchas cosas que los antropólogos escuchamos, pero que pocas veces vivimos. Entre otras cosas, viví de cerca los rituales de iniciación de los nàr, me hospedé y conviví con familias donde se practicaba la poliginia, me asombré de lo que implica la introducción por primera vez del arado de acero en una cultura con un precario desarrollo tecnológico, asistí a rituales agrarios, de caza, magia

empecé a entender su vida. porque es el mejor camino para comprender otra cultura. Todo ello provocó guerrillas y violencia. Ahí lo interesante es que yo lo viví desde mi experiencia de campo entre los nàr . no hay ninguna cultura nacional. que cerca de la capital. una mezcla completamente artificial de culturas étnicas.Año 04. he recordado mucho cuando leo el texto de Evans Pritchard sobre los nuer que viven en esa misma franja subsahariana. fui el primero que escribió en esa lengua e incluso elaboré una fonética y una fonología de la lengua nàr. Como te digo. Fíjate que es un país que obtuvo su independencia en el año de 1960. Chad vivía una cruenta guerrilla interétnica entre grupos islamizados del norte y etnias negras del sur. Es el mismo problema que se ha vivido por décadas en muchos países africanos que se formaron de manera arbitraria de acuerdo a intereses coloniales dando lugar. como dijeron algunos antropólogos mexicanos hace tiempo. Quiero decirte además que por aquellos años. proceso no exento de enormes conflictos. así como un compendio de textos etnográficos de la vida nàr. estos textos son los que más esfuerzo me demandaron. un problema derivado de la forma como Francia transfirió el poder en 1960. de las cosas que he escrito. En cambio. como resultado del colonialismo. año de la independencia de ese país. algo con lo que me reencontré después en Chihuahua. gente pescadora asentada a orillas del río Chad que separa a este país de Camerún. ¡unos son chadianos y otros cameruneses! El problema de la construcción de un estado moderno a partir de la diversidad étnica y cultural y en un contexto de neocolonialismo se vivía entonces en África de una manera particularmente conflictiva. por cierto. en Sudán. en fin. 14. Tan conflictivas como lo que sucedía en Chad. Comparando esto con lo que pasa en América Latina yo diría lo siguiente: en América Latina hay una cultura hegemónica occidental. Después de eso 44 . Como resultado del diseño arbitrario de esta frontera. donde una serie de etnias que fueron islamizadas y que estuvieron ligadas al mercado esclavo se enfrentaban a los grupos negros que fueron víctimas de este mercado y a quienes transfirió Francia el poder de un estado sumamente débil. Debo confesar que. europea. Viviendo en una comunidad nàr y comenzando a hablar su lengua. mestiza o como la queramos llamar. 2006 y brujería. entendí lo que significa vivir en una sociedad de clanes matrilineales y. a naciones sin ninguna cohesión étnica y cultural o ¿cómo te explicas las fronteras lineales de muchos países africanos? Recuerdo. Núm. Ndjamena (que entonces se llamaba Fort Lamy) viven los masá. por lo que viví de cerca la difícil gestación de una nación. y hay culturas indígenas que están en relación de subordinación o de colonialismo interno. Ya después no me he dedicado a eso. en muchos países africanos no hay una cultura hegemónica nacional. fueron congregadas dentro de fronteras nacionales del todo arbitrarias. Con unas y otras se han construido las naciones latinoamericanas. en muchos casos. lo que hay es una amalgama. yo en realidad entré a la antropología por la lingüística. Tuve que aprender una lengua tonal muy complicada. aprendí a vivir en el desierto. muchas de ellas con relaciones muy conflictivas desde hace mucho tiempo que. tal y como lo que hemos conocido hace algunos años con el conflicto de los tutsi y los hutu en Rwanda E: ¿En que años estuviste? JLS: Yo estuve en Chad entre 1971 y 1973. aproximadamente. su mundo que. pero claro que la lingüística es un principio en el que yo insisto durante la formación de los estudiantes: es bueno que aprendan una lengua indígena. por ejemplo.

me tocó participar en movimientos. Eran los últimos años que yo creo que fueron los peores y los más difíciles de sobrevivir. para evitar que los estudiantes se reunieran. era una de las escuelas más politizadas y. que a mí me tocaba ver todos los días. Se suspendían por meses las clases y nos daban un programa con el que preparábamos el examen final al que nos presentábamos “por libre”. en el campus del paraninfo de la universidad de Madrid. en repetidas ocasiones. En ese contexto. so pretexto de que allí se estaba llevando a cabo alguna asamblea ilegal. Fue por entonces cuando decidí. venir a estudiar a México. ¿Cuál no lo era entonces en España? Para evitar las manifestaciones y asambleas. Eran los últimos años del franquismo. JLS: Imagínate cómo sería que yo cuento a veces a los alumnos de la ENAH Chihuahua cuando celebramos todos los años el aniversario de 1968. Sobra decir que la Facultad de Ciencias Políticas donde yo estudiaba antropología. pude ver cómo la policía nos forzaba de manera violenta a salir de clase. pero en esa época no había maestría en la ENAH y el único sitio donde se ofrecía un programa de este tipo era la Universidad Iberoamericana. E: ¿Todavía en el franquismo? JLS: Sí. en una total ignorancia del asunto. En esa época tuvieron mucho auge las Comisiones obreras (sindicato afiliado al Partido comunista español) y los movimientos estudiantiles. antes de ir a África. Entrevista con el doctor Juan Luis Sariego volví a España y me dediqué a estudiar antropología en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. Vine y mi idea era entrar a la Escuela Nacional de Antropología e Historia. debatieran. intolerante ante cualquier cosa que saliera del esquema que ellos perseguían. E: ¿Entonces tú ya tenías la licenciatura? JLS: Antes de todo esto que te cuento. y fue un poco por orientación de algunos de mis profesores de la escuela de antropología en la Facultad de Ciencias Políticas de Madrid. lo que hacía el gobierno franquista en esa época era clausurar temporalmente las facultades y escuelas. Todos fueron muy malos.Crespo Oviedo. E: Una época muy autoritaria y. pero los últimos fueron tremendos porque vivíamos en una sociedad un tanto acéfala. yo había estudiando la licenciatura de filosofía y letras. a los policías nacionales. ¡Así que no nos quedó de otra que volvernos autodidactas! E: ¡Qué cosa! ¿Para evitar que se juntaran los estudiantes? JLS: Sí. En España esta carrera era una especie de disciplina que aglutinaba todas las 45 . apostados en sus caballos y con sus corazas de vidrio. Fue la época del juicio de Burgos a los militantes de la ETA y del atentado de ésta contra Carrero Blanco en la calle Serrano de Madrid. en el franquismo. sobre todo. como a muchos de nosotros. con un sistema político que se estaba desmoronando.

sorpresivamente para mí. gente que estudiaba psicología. la mayoría de nosotros éramos gentes que veníamos de otras carreras. JLS: A mí me tocó conocerlo. Lo conocí en dos facetas: una como profesor. ¿qué consideras tú que fue su principal legado? ¿Cuál es la actualidad de su obra? Porque yo creo que hay ciertos viejos antropólogos a los que se olvida y me parece necesario revisar sus trabajos al tiempo.Año 04. había desde filólogos. Cuando tocaba revisar a Lévi-Strauss. a varios años de su muerte. yo creo que Ángel Palerm nos enseñó mucho acerca de cómo llevar a cabo un trabajo de investigación. Por eso me llamó la atención que no se hablara de Lévi-Strauss y le dije: “¿no va a hablar de Lévi-Strauss?” a lo que me respondió algo así como: “No vamos a perder el tiempo en eso. donde. ¿Cuál fue tu experiencia particular con él? Y sobre todo. el cambio social. algo que yo lamenté mucho porque había iniciado con él una muy fructífera discusión y un muy interesante intercambio académicos. entre a la maestría”. Al mismo tiempo. Ahora. Me acuerdo que cuando yo era estudiante. se lo saltó. Bueno aprendimos eso. Las nuevas generaciones tienen una cercanía más estrecha con aspectos como el estructuralismo. geógrafos. más polémicos de la antropología mexicana. Por ejemplo. no lo voy a repetir aquí. incluso era mi director de tesis de maestría. los que estudiamos la maestría en la Ibero. es decir que me dio varias clases. gente que estudiaba letras inglesas. No como otros que eran mucho más cercanos a él. yo aprendí con él virtudes del trabajo en equipo. Yo había hecho la carrera de Filosofía y Letras antes y llegué aquí y me dijeron “usted ya tiene una licenciatura. Todo eso dependía de filosofía y letras. Núm. Uno de los personajes. el primer curso que me tocó tomar con el doctor Palerm se llamaba “Lecturas básicas de la antropología” y él iba siguiendo la secuencia histórica del pensamiento antropológico. Por ejemplo. En realidad. La revista Comunidad era la revista de la Ibero. E: A ti en la Universidad Iberoamericana te tocó estudiar con Ángel Palerm. 14. modelo que era característico del CISINAH y que 46 .y a los estructuralistas franceses. era el marxismo pero asumiendo éste desde una perspectiva muy crítica. Hay que decir que yo venía de estudiar en España donde nos hacían leer mucho a la escuela inglesa –Rethinking anthropology de Edmund Leach fue quizás el primer texto que yo leí en aquellos cursos en Madrid. historiadores. lo conocí como director del CIESAS (antes Centro de Investigaciones Superiores del Instituto Nacional de Antropología e Historia [CISINAH]) porque yo entré a trabajar al poco tiempo ahí y él era el director. En realidad yo lo conocí durante el tiempo que estudié. El paradigma que sustentaba todo eso. pero Palerm plantea una crítica devastadora a Lévi-Strauss. un enfoque de la antropología en el que el tema central es el cambio. aparte de todo esto. ¿Cuáles son sus aportaciones? creo que todos los que estudiamos con él quedamos muy influidos por su enfoque. uno muy importante que yo creo que hoy es un tema muy polémico en la antropología mexicana es lo que podemos llamar la relación de la antropología con el campo de la historia. pero se me murió en el proceso. yo creo. 2006 especialidades. así que también era mi patrón. la dinámica social. Palerm siempre insistió en que el tema central de la antropología era la evolución. Hoy en algunos círculos de la antropología hay un cierto rechazo a la articulación con la historia y se vuelve la mirada más hacia los temas de la cultura. había algunos que venían de antropología pero eran los menos. lea un artículo que publiqué en la revista Comunidad”. incluso sociología.

Lo que aporta ese texto son muchas cosas. atendiendo los consejos de Ángel quien insistía en que debíamos ver a México como una sociedad moderna y no exclusivamente una sociedad indígena. otra de las cosas que a mí en lo particular me marcó. Recuerdo que cuando hablabas con él de tus investigaciones. la problemática indígena no tenía mucho que ver con el asunto africano y dudé mucho en meterme en ese tema. Acuérdate que en aquella época nadie quería tocar el tema indígena. seguía yendo a hacer trabajo de campo con sus estudiantes. para los sociólogos. Guillermo Bonfil y Aguirre Beltrán. usábamos básicamente a un autor. Digamos que nosotros no teníamos muchos referentes. Thompson con su famoso libro aquel sobre la formación de la clase obrera en Inglaterra. Y. acaba de salir. JLS: Te voy a decir. Luis Felipe. desde la antropología. pero una de ellas es la de superar esa visión mecánica con que se había 47 . Es Edward P. Aún y cuando era un hombre de edad avanzada. lo primero que te preguntaba era ¿dónde están los datos de campo? ¿qué vio en el campo? Porque él estaba al tanto de todo lo que hacíamos ahí en el CISINAH. la cuestión indígena era un verdadero “territorio minado” donde todos polemizaban contra todos. de todos los proyectos. fue el interés por el estudio. Yo a los tres los tuve de maestros. pero me di cuenta de que aquí en México. Era un tema extraño. Fue entonces que decidí adentrarme en el tema obrero-industrial y lo hice. la otredad y entrarle a lo de la cultura obrera. Una de las tesis que sostiene Andrés es que. E: Del oficio del antropólogo… JLS: Sí del oficio… Hay un libro que no sé si lo has leído. Así que me tocó iniciar con otros compañeros antropólogos los primeros estudios sobre el tema obrero en México.Crespo Oviedo. una de las cosas que más nos enseñó Ángel fue la ineludible tarea para el antropólogo del trabajo de campo. A mí. los tres pilares que explican la antropología mexicana en los últimos cuarenta años son Ángel Palerm.3 que todavía lo leíamos en inglés en aquella época. cuando le dije que quería hacer mi tesis de maestría sobre los mineros. a los tres los conocí y los traté. en buena medida. que precisamente fue Palerm quien nos incitó a leerlo y que le encontramos una enorme potencialidad para entender lo que estaba pasando en México. de alguna manera. Entrevista con el doctor Juan Luis Sariego permitía la titulación de estudiantes y la publicación de muchos textos. Después de los debates de finales de los años sesenta y principios de los setenta. desde luego. que yo me acuerdo de una maestra que tuve en la maestría quien. E: En ese sentido. Yo tengo que agradecerle mucho esa actitud que él me enseñó ante el trabajo de campo sistemático. En cuanto a Palerm. bueno a unos más que a otros y sí nos marcaron mucho. en esa época estaba haciendo trabajo de campo con los mineros de Cananea y él me preguntaba insistentemente acerca de esa zona que yo creo que conocía poco. algo que en otras escuelas de esa época no se defendía tanto. se me hacía un tema central. me dijo: “mejor dedíquese usted a la antropología”. de la clase obrera. Yo. es una especie de autobiografía de Andrés Fábregas. También supe cómo el trabajo de campo se articula con los seminarios de investigación. con lo que había vivido en África. ¿cuál era la reflexión teórica y de método? Yo me imagino que no era fácil dejar el ámbito campesino. es muy interesante. mucha gente nos decía a los que nos dedicábamos a esto que ese era un tema para los economistas. etcétera.

JLS: Cuando yo conocí ese proyecto dije: “bueno. éstos últimos hoy tristemente famosos por el tremendo accidente de la mina de Pasta de Conchos. Zacatecas. regiones y períodos históricos de México. Es un tema que me parece central. Primero me tocó trabajar con los mineros de Pachuca y Real del Monte (Hidalgo. porque aunque yo soy de familia de mineros del carbón de Asturias (España). Como dice Thompson en la introducción: hay que superar esa visión mecanicista según la cual “clase obrera = energía del vapor + proletarización campesina”. heterogéneo. pero esas misiones no pueden verse desligadas de la minería. Yo empecé estudiando a los mineros… luego me di cuenta que el tema de la minería tiene una dimensión tremenda… ahora hay muchos colegas que estudian temas relacionados con la minería. Núm. el desarrollo del patrimonio cultural. E: Creo que ahí estás formulando una crítica interesante al propio proyecto méxico–norteamericano “El camino Tierra Adentro”. Precisamente dediqué mi tesis de maestría a comparar la historia social de los mineros del cobre de Cananea (Sonora. el poblamiento criollo y mestizo en la tarahumara estuvo totalmente ligado a esa actividad. De ahí surgió en nosotros la necesidad de estudiar cómo se dio este proceso en diferentes ramas industriales. ellos le dan mucho énfasis a las misiones como el legado del patrimonio. 2006 visto la formación de las clases obreras en muchos países. con idas y a veces con regresos. yo creo que en el norte del país ha sido mucho más importante lo que podríamos llamar la matriz minera.Año 04. chilenos. Después hice trabajo de campo en diferentes regiones mineras del país: Hidalgo. pero en aquella época yo no me acuerdo haber visto casi a nadie. sociólogo y los historiadores ingleses Hobsbawn. 48 . los sistemas de intercambio. Incluso fue a partir de mis trabajos con los mineros que yo conocí el norte. La minería es el eje que explica la red de los asentamientos humanos y de las vías de comunicación. Esta preocupación por los mineros que inicié en el CISINAH es un tema que nunca he abandonado. la conformación de las clases sociales y. en fin. Coahuila. México) y los del carbón de Nueva Rosita (Coahuila. pero no he visto que hayan hecho muchos estudios sobre eso. En fin. Por ejemplo. nunca me imaginé que acabaría estudiándolos como antropólogo. Por el contrario hay que pensar que la clase obrera es el resultado de un proceso histórico complejo. está bien que se estudien todas esas cosas. antes que nada la toma de conciencia de artesanos y campesinos desposeídos de que ellos constituían una clase con intereses distintos de los que detentaban los empresarios y el Estado. específico en cada país. que significó. Hay incluso estudios que muestran cómo los mineros introdujeron en el norte de México los signos y las prácticas del guadalupanismo. Thompson. Sonora. el proceso de mestizaje. más ahora que vivo en el norte porque mientras la matriz agraria ha sido determinante para explicar cómo se vivió el proceso de formación demográfico y cultural del centro y del sur de México. Te digo fortuita. 14. etcétera. México). Yo por razones de verdad fortuitas fui a caer con los mineros. México). pero en México no había casi estudios sobre las sociedades mineras. pero yo creo que lo más importante es estudiar la minería que fue la que dio lugar a ese camino”. si uno ve el mapa del norte de México nada puede entenderse de esa geografía si no se tiene en cuenta la huella de la minería en este territorio. Chihuahua. Mis lecturas eran de antropólogos peruanos.

como suelen hacerlo muchas visiones sobre el norte construidas desde el centro del país. Llegamos a Chihuahua en 1988. yo no sé si cansados de la ENAH en ese momento o de la vida de la ciudad.F. pero eso implicaba abrir la escuela en Ciudad Juárez y nosotros considerábamos en esa época ─yo creo que fue lo correcto─. los movimientos campesinos y urbanos. JLS: La idea original. En cambio en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. aunque no fue una propuesta muy sistemática. no de una Escuela y mucho menos de una Unidad regional de la ENAH. las regiones indígenas. a Parral como un lugar central para nuestras investigaciones─. Él tuvo oportunidad de venir aquí y hacer algunos arreglos con el gobierno del estado para que el INAH interviniera en las zonas arqueológicas y parece que en una conversación con el entonces gobernador se sugirió la posibilidad de que se abriera una escuela de antropología. pero también el impacto de la industrialización maquiladora.¿Cómo llegaste? ¿Qué les motivó a proponer la creación de la ENAH Chihuahua? ¿Cómo era el ambiente académico de las ciencias sociales en Chihuahua? ¿Cómo fue recibida la propuesta entre los sectores universitarios y el gobierno local? ¿Cuáles fueron los principales problemas? ¿Quiénes fueron los primeros alumnos? (más que los nombres. pero nunca se llegó a nada. en especial la Sierra Tarahumara. Si lo revisas. hay un estudio que hicimos al respecto en 1988-89. la mejor manera de hacer realidad un programa de formación de antropólogos consistía en asociarnos con una universidad pública local. negociamos con ellos por más de un año. Total que se vino el final del sexenio. otorgándole autonomía a nuestra escuela. surgió del director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que en aquella época era el doctor Enrique Florescano. cosa que no era nuestro interés. porque incluso para eso ya estaba el Colegio de la Frontera y su filial en Ciudad Juárez. decidimos empezar a juntarnos e ir construyendo una propuesta de cómo se podría abrir algo en Chihuahua. Nosotros en ese momento hablábamos de un programa de formación. Lo que queríamos era incluir a la frontera en nuestra visión del norte. Porque nuestra idea era que en una zona donde el regionalismo es tan fuerte. Es decir que tardamos casi dos años en convencer al INAH y a la sociedad local de la conveniencia de abrir una escuela. Entrevista con el doctor Juan Luis Sariego E: Pero ahora eres el principal promotor del que se habla en la antropología en Chihuahua. y desde luego. los procesos político-electorales que ya apuntaban entonces a la alternancia. salvo un programa en Oaxaca que pronto fue clausurado. el perfil de esos primeros alumnos). El modelo institucional que se aprobó implicaba que nos convertíamos en una unidad de la ENAH de México D. por ejemplo. Nos interesaba la historia colonial ─veíamos. esquema que con el tiempo se modificó.. el doctor Florescano salió y entró una nueva administración en el INAH que acordó retomar la propuesta y fundar en julio de 1990 la ENAH Chihuahua.Crespo Oviedo. en ninguna parte de ese documento se habla de tal escuela. que si nos íbamos a Ciudad Juárez nos convertiríamos en una escuela de antropología centrada en el tema fronterizo. por lo menos no había unidades regionales de la ENAH de México. tangencial … Lo cierto es que nos lo hizo saber y entonces un grupo de compañeros que éramos profesores de la ENAH de México en esa época. pero fue una cosa digamos. 49 . ése no era nuestro interés. Así que le presentamos la propuesta a la Universidad Autónoma de Chihuahua. pero no reducirnos a ella. encontramos mayor eco. Un poco raro porque no había unidades.

las dos Sierras madre dividen el norte y también los desiertos dividen.F. Augusto. 14. En realidad no conocía él muy a fondo el proyecto. etcétera. Eso es lo más elemental que hemos aprendido después de estos años: el norte es culturalmente heterogéneo. todo. Por ahí oigo decir que yo fui el iniciador. nos dijimos: “bueno que sea el modelo que sea. han pasado 16 años y la escuela ahí está. En síntesis. Pero bueno. les digo: “no maestro. desde el centro se habla de norte. cuando veo a las nuevas generaciones de profesores de la ENAH Chihuahua que se quejan de la precariedad de nuestra infraestructura escolar. Claro. Aquí se presentan situaciones y contextos sociales donde uno puede trabajar problemas de postmodernidad y postindustrialización. porque Chihuahua es un lugar donde hay una enorme diversidad cultural y yo creo que ésa es la materia prima con la cual un antropólogo trabaja. aunque también hay gente que quiere volver a los temas clásicos de la antropología como la cuestión indígena y campesina. la frontera. yo fui sólo uno de los miembros de ese equipo. Con el área del noroeste (Sonora y Baja California) nosotros tenemos comunicación estrecha aunque son sociedades en algunas cosas distintas de la chihuahuense. a pesar de haber tenido que lidiar con todos los vicios del centralismo. la verdad. pueda parecer una cifra reducida. médica. Entre los 5 o 6 profesores que había en esa época. después de 16 años. ahí sigue adelante. En fin. Luis. Luis Reygadas. Nuestra ubicación geográfica nos favorece también por las relaciones que tenemos con otras instituciones del norte de México. Era una planta pequeña pero académicamente sólida. teníamos tres o cuatro del SNI (Sistema Nacional de Investigadores). Ahora. Augusto Urteaga. no era mucho trabajo porque eran alumnos de una sola generación.Año 04. Así que nos las arreglamos bien con los profesores que teníamos. en proporción teníamos nosotros más que la Universidad de Chihuahua. Víctor Orozco y Víctor Quintana éstos dos comisionados a la escuela por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. así como el mar y desde luego. el de Chihuahua y el de Sonora. hay campo para la antropología política. pero en realidad son varios nortes. Después de lo complicado que había sido llegar a convencer a las autoridades de la conveniencia de abrir la ENAH Chihuahua. pero en realidad. fue muy difícil. en todo el estado. efectivamente. Núm. Lourdes Pérez. Hay varios nortes. Nosotros ya no nos pusimos a discutir cuál era el mejor formato institucional. así que creo que la decisión de implantarnos en Chihuahua estuvo bien. con todos sus logros y limitaciones. Fernando Sandoval. habitaban entonces menos de 3 millones de personas. bueno. también se fletaron parejo. religiosa. la idea es que la escuela amplíe su visión no sólo al estado de Chihuahua. ¡Cuál fue nuestra sorpresa que cuando abrimos la primera convocatoria en 1990 llegaron setenta y tantos alumnos que no cabían en el local que teníamos ahí! Quizás en términos de las escuelas de antropología del D. pero nos apoyaron y se creó la escuela. 50 . la cosa es abrir la escuela” y empezamos. pero resulta sumamente alta si tenemos en cuenta que en Chihuahua no había entonces ninguna tradición de ciencias sociales y que. Estaba Margarita Urías (que en paz descanse) quien fue la primera directora. Todo eso puede uno hacer aquí. Tuvimos que abrir turno de mañana y de tarde. la escuela ha ido creciendo. no les tocó ver lo que me tocó ver a mí”. sino a todo el norte y éste es un buen sitio. yo diría que la opción fue buena ¿por qué? Porque. porque. Margarita. En ese momento el director era el arqueólogo Roberto García Moll. 2006 E: En ese momento el director del INAH era Roberto García Moll ¿verdad? JLS: Sí.

la política. Hemos empezado a explorar también en el terreno del ecoturismo y del turismo cultural: estamos a punto de editar una guía ecoturística de un ejido tarahumara que vive de esa actividad y que en realidad no es otra cosa que una guía etnográfica. investigadores del INAH o que laboran en Universidades. se me hace un tema importante. dado el vacío y el olvido de la antropología mexicana por el norte de México. hay poquísimas opciones de investigación y de educación superior para antropólogos docentes e investigadores de tiempo completo y dedicación exclusiva. en comités de partidos políticos y hasta hemos tenido 2 diputados federales e incluso la actual Secretaria de Educación y Cultura del gobierno del estado de Chihuahua es egresada de nuestra escuela. ¿Cómo es la experiencia? ¿Qué instituciones participan? ¿Se pretende formar antropólogos especialistas en el norte de México? Ya estaríamos pensando en una especialización. te toca promover su creación y está ahora concluyendo la primera generación. sino que responde al análisis que nosotros hacemos de cómo están las condiciones del mercado del trabajo para un antropólogo en el norte de México. Entrevista con el doctor Juan Luis Sariego E: Ahora. nosotros estamos pensando en antropólogos que se orienten de forma complementaria en dos líneas de especialización y proyección: la antropología aplicada y la especialización temático-regional en las áreas culturales del norte de México. Entonces ¿qué objeto tiene que nosotros formemos egresados orientados a enseñar e investigar. Administración y esas cosas que ellos dicen que son ciencias sociales.Crespo Oviedo. que es un campo de una potencialidad enorme. Ha habido por ejemplo egresados que hoy en día son profesores de la escuela. el posgrado igual. en la CDI. bueno hay Derecho. En cuanto a la opción por la antropología aplicada. También está el campo de todo lo que podríamos llamar la gestión y la administración cultural que incluye el manejo de archivos históricos. en Educación indígena. Por ejemplo. el campo de todo lo que llamamos la antropología jurídica. las organizaciones no gubernamentales y los organismos defensores de los derechos civiles y humanos. En todos esos ámbitos hay hoy egresados de esta escuela: hay directores de museos. en la Coordinación estatal de la Tarahumara. Sobre lo segundo quizás no haya que insistir mucho. si nadie los va a contratar? Bueno. pues cada día aparecen nuevas. No desestimamos tampoco el campo de la antropología industrial y urbana. el diseño de programas culturales masivos para niños y adultos. Es muy sencillo: aquí. ¿Cómo cuales? Bueno. 51 . en ONG´s. JLS: Así como en el caso de la licenciatura. porque no hay carreras de antropología (el nuestro es el único programa desde Jalisco a la frontera) ni de ciencias sociales y las instituciones de investigación en estas áreas son sumamente escasas. Hay sin duda otras muchas líneas que necesitamos explorar. archivos y centros culturales. Digamos. por poner un ejemplo: en la Universidad Autónoma de Chihuahua no hay ninguna carrera de ciencias sociales. la organización de museos y casas de la cultura. en departamentos de relaciones industriales de maquiladoras. a algunos sí. Más bien nosotros vemos que el futuro de la antropología aquí tiene más que ver con actividades mucho más aplicadas. exalumnos que trabajan en el Instituto Chihuahuense de la Cultura. en la Cámara local de Diputados. hay que entender que no es un capricho. pero diríamos que serán la minoría. en programas de vivienda y salud.

evaluándolas a partir de su incompatibilidad con las visiones indígenas del desarrollo. Identidad. en un medio regional donde este campo es sumamente restringido. También nos demandan que hagamos nuestras propuestas para los médicos que trabajan en la Sierra y cuyas acciones tienen un alcance muy limitado. acabamos de concluir un estudio para una compañía minera canadiense que está desarrollando un proyecto de explotación de oro en una región indígena de la Tarahumara y quiere conocer las propuestas de los antropólogos locales en materia de impacto social y ambiental. Yo mismo dediqué mi tesis de doctorado (El indigenismo en la Tarahumara. no más que después de la “quemazón” aquella de final de los sesentas. INI-INAH. porque se nos haría deshonesto hacer creer a nuestros alumnos que van a tener trabajo como investigadores o como docentes de alto nivel en el campo de la antropología. hay trabajo para los antropólogos. Yo creo que hay 52 . relaciones interétnicas y desarrollo en la Sierra de Chihuahua. comunidad. un problema que tenemos en la antropología mexicana es que nos hemos cortado un poco las alas. así como un programa para la formación de líderes indígenas del desarrollo local y comunitario. 14. temas clásicos en la antropología que tú conoces bien y que no han perdido vigencia en la actualidad y que incluso han adquirido una importancia mayor en nuestros días. Pero ese aparato tendría una potencialidad enorme si lo empezáramos a sacar fuera de la academia. Yo creo que sería bueno que volviera a salir de ese ámbito sin renunciar a él. Por ejemplo. nos hemos encerrado mucho en las academias que sí nos dan fortaleza y nos han permitido construir todo un aparato de conocimiento. En fin. Aquí se está desarrollando mucho la idea de construir una o varias oficinas de asesoría o consultaría sobre temas que tienen que ver con lo que nosotros hacemos. la Sierra Tarahumara es un territorio cultural de verdadera provocación para todos los que quieran hacer una antropología del desarrollo y ahí la cosa no es tan sencilla. 2006 En general cuando uno se pone a estudiar la historia de la antropología mexicana encuentra que así era antes. Incluso hemos tenido la oportunidad de trabajar juntos con una antropóloga canadiense. después de 1968. ¿nuevos campos de la antropología o el futuro de la antropología en el norte de México? JLS: Yo creo que en el norte y en el sur. Núm. a pesar de todas las críticas que han enfrentado. Por cierto. es una obligación. En la actualidad se acaba de inaugurar un programa del gobierno del estado conocido como “Manos a la obra” y nos están pidiendo ayuda para que formemos peritos antropológicos para los juicios donde están implicados indígenas. siguen siendo un tema de hoy. Hay que ponerse a investigar y hay que soltar la imaginación sociológica de qué se puede hacer. E: Por último. la antropología mexicana claudicó en cierta forma a salir del ámbito académico y se encerró en las aulas. que fue una antropología aplicada. Entonces sí las cosas se ven así. JLS: Incluso esos temas que pertenecen al pasado de lo que se llamaba el indigenismo. Yo creo que es hora de soltar la imaginación. pero para nosotros ésta no es una cuestión de gustos. 2002) a discutir la lógica de las políticas públicas en la Tarahumara. E: Es recuperar un poco la propia tradición de la antropología mexicana.Año 04.

Campos no faltan. Edward Palmer (1977). Por eso yo diría que hay que fomentar la antropología aplicada y el trabajo multidisciplinario que también se me hace muy importante. Entrevista con el doctor Juan Luis Sariego mucha necesidad de imaginación antropológica y de proyección de todos nuestros conocimientos sobre el país que por tantos años hemos acumulado. 2. 53 . lo que falta es que tengamos más confianza en nuestros saberes y. Cuando tú estás en una escuela como ésta. 3. Robert Jaulin escribió La mort sara. Barcelona. Y por supuesto. pues ahí el asunto se vuelve un problema ético porque tienes alumnos y te estás diciendo ¿para qué los vamos a formar? Nosotros insistimos en esa orientación aplicada porque el medio nos obliga. un texto relativo a los rituales e iniciación de los sàr. Laia. no abandonar el campo de la política. necesita salir a la calle. Aunque parezca anacrónico no es vano recordar aquí a Don Manuel Gamio: “la antropología es la ciencia del buen gobierno”. Notas 1. nos proyectemos con originalidad en medio del México que nos tocó vivir. 1780-1832. pero yo veo que es una demanda que está surgiendo en muchas escuelas de antropología en México. La formación histórica de la clase obrera: Inglaterra. Agradezco a Sofía Crespo por la trascripción de la entrevista.Crespo Oviedo. Nuestras comunidades académicas hacen su trabajo pero la antropología no puede acabar en las aulas y en los laboratorios de investigación. sin olvidar nuestros referentes de conocimiento teórico. El libro del que se habla es: Thompson.