You are on page 1of 11

dosSier de prensa

DE MADRID AL ESPACIO... CON DIEGO VALOR
Años 50, la España triste del franquismo. En los cines el No-Do ensalzando los “logros” del Régimen, por la radio las monótonas tonadas del “folklore patrio”, en los quioscos la prensa del Movimiento… pero no todo es gris: a una luminosa hora del día, por la onda de Radio Madrid suena una cancioncilla que alegra los corazones de los niños del momento: es el himno de Diego Valor, con el que se inician las hazañas radiofónicas de ese héroe tan español, un piloto

del espacio que conquista el universo, derrota a los malos aliens y lleva a sus seguidores a exóticos mundos lejanos, muy lejanos. Y cuando esas heroicidades se hacen tebeo, el gozo es completo: las aventuras se pueden atesorar. Ahora, medio siglo después, a la España marchita de la crisis vuelve el héroe inmortal para llevarnos de nuevo al espacio infinito, a otros mundos lejos del tedio cotidiano; y eso en un volumen recomendable tanto para los que peinan canas, por aquello de la nostalgia, como para los que aún no se afeitan, para que descubran lo que era un héroe de pelo en pecho de los de antes.

Si quiere usted escuchar el inolvidable himno de Diego Valor, con el que se iniciaba la famosa serie radiofónica, utilice el QR adjunto, o bien vaya a la página: www.editoresdetebeos.com/sites/diegovalor/

EL UNIVERSO De

diEgo valor
Las grandes sagas de la ciencia ficción, sean en novela, película o tebeo, tienden a crear su propio universo, tanto para que en el mismo se muevan sus héroes y villanos, como para enganchar aún más a sus seguidores. Así, por ejemplo, existen unos maravillosos volúmenes ilustrados que nos muestran todos los detalles de las naves y otros artefactos que se mueven por el universo de La Guerra de las Galaxias, hay en los Estados Unidos una serie de tebeos dedicados monográficamente a las razas del universo de Star Trek y la longeva serie televisiva Dr. Who tiene entre su parafernalia a la venta un Libro de las cosas imposibles, acompañado de un “destornillador sónico”, como el del protagonista. También los creadores de Diego Valor intentaron crear un mundo alrededor del personaje. Eso fue, sobre todo, en el Almanaque 2055 (naturalmente publicado en

1955), en el que se encontraban las biografías de los principales personajes, la historia del los pueblos de Venus y una geografía del planeta, imágenes de la guerra en ese mundo, descripciones de las naves, lar armas y animales exóticos, e incluso anuncios de sastrerías, editoriales, o partidos de fútbol interplanetarios, por no hablar de imágenes de moda, nuevos inventos y hasta de la artesanía atlante. Luego, en los sucesivos almanaques (ya en el tamaño apaisado grande), extraordinario de Navidad, de Pascua y de Reyes, hubo un tímido intento de seguir desarrollando ese universo, pero no con la fuerza mostrada en ese mítico año 2055.

UNA FOGATA EN LA LUNA

Related Interests