Mircea Ivănescu el bosque de abedules vivir en un bosque - como en un cuento romántico alemán – mas reescrito por un ruso, pues

hay un bosque blanco, de abedules – con un silencio luminoso, un poco triste – como una primavera, que en ese collar de cuentas ambarinas de los días, de las noches, deslizas entre tus dedos - y ya no sabes si no te repites hasta al infinito, o si has llegado al final, con frías tardes, cuando vuelves a la casa de madera, con lentos pasos - retrasar la llegada y la luz plateada. morar en un bosque – en un tiempo de abedules y que cada mirada cuando alces hacia los árboles los ojos sea verdadera, decirte – mira, éste es un instante ralentizado y le seguirán otros, asímismo lentos y verdaderos. y aquí, por un lado, por el otro, entre estos árboles plateados que sea tan sencillo todo – y maravillosa la luz, como si no lo vieras en un libro plasmado y no estuviera en una parábola sobre la muerte todo basado.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful