P. 1
Minuta 01/2013 REPRESIÓN. La Flagrancia y El Ingreso de Carabineros a La Casa Central UCH

Minuta 01/2013 REPRESIÓN. La Flagrancia y El Ingreso de Carabineros a La Casa Central UCH

|Views: 527|Likes:
El asalto de fuerzas de Carabineros a la Casa Central de la Universidad de Chile el día 13 de junio de 2013 constituye una acción de violencia policial desmedida, ilegal y desproporcionada que carece de sustento en la figura de detención por flagrancia.
El asalto de fuerzas de Carabineros a la Casa Central de la Universidad de Chile el día 13 de junio de 2013 constituye una acción de violencia policial desmedida, ilegal y desproporcionada que carece de sustento en la figura de detención por flagrancia.

More info:

Published by: Coordinadora Jurídica 4 de Agosto on Jun 16, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2015

pdf

text

original

Coordinadora Jurídica 4 de Agosto 1 www.cj4deagosto.

cl

MINUTA EXPLICATIVA La detención por flagrancia y el ingreso de Carabineros a la Casa Central de la Universidad de Chile 14 de junio 2013 PALABRAS CLAVE. Carabineros de Chile, detención por flagrancia. RESUMEN. El asalto de fuerzas de Carabineros a la Casa Central de la Universidad de Chile el día 13 de junio de 2013 constituye una acción de violencia policial desmedida, ilegal y desproporcionada que carece de sustento en la figura de detención por flagrancia. SOLICITANTE. Vicepresidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile.

I. PRESENTACIÓN El día 13 de junio 2013 en el contexto de una masiva movilización por la Educación, Carabineros de Chile ingresó a la Casa Central de la Universidad de Chile, Monumento Histórico del país, que se encuentra ocupada por los estudiantes. Durante la violenta acción los efectivos hicieron uso indiscriminado de los bastones de servicio golpeando incluso a personas heridas y en el suelo. Lanzaron varias granadas de gas lacrimógeno en los espacios cerrados del edificio y realizaron detenciones aleatorias en su interior. El saldo fue de numerosos estudiantes heridos y desmayados y cuantiosos daños al inmueble que representa un valor histórico incalculable para el país. Tanto el Alto Mando de Carabineros como el Ministro del Interior justificaron la acción ante la opinión pública señalando que los efectivos actuaron amparados por la persecución de un delito flagrante. Este último señaló: “No es necesario pedir permiso al dueño de casa, rector de universidad o párroco de iglesia si al interior de un inmueble hay delito flagrante donde desde el interior de un inmueble se estén tirando bombas molotov Carabineros va a actuar y va a

detener a aquellas personas que están cometiendo ese delito flagrante”. El artículo 129 del Código Procesal Penal faculta la detención sin orden previa de quien sea sorprendido in fraganti cometiendo un delito. En el caso de los agentes policiales señala el artículo, esta detención es una obligación autorizándolos a ingresar a un lugar cerrado en persecución del individuo “para el sólo efecto de practicar la respectiva detención”. Dicha regulación es relevante en el ordenamiento jurídico pues se trata de una autorización excepcionalísima para violentar la morada de una persona. En este caso, para violentar una casa de estudios que goza de autonomía académica, económica y administrativa. II. ANÁLISIS DEL CASO Conforme a lo anterior, si la justificación dada por el Alto Mando y el Ministro procediera se debió haber verificado que uno o varios individuos cometían un delito en el interior del recinto; o, que cometiéndose en el exterior los sujetos se refugiaron en este; o, que se solicitaba auxilio desde el interior.

Coordinadora Jurídica 4 de Agosto 2 www.cj4deagosto.cl

Frente a ello la ley facultaría a Carabineros, una institución profesional y disciplinada, para que evaluando las circunstancias y ponderando las consecuencias sobre los numerosos manifestantes presentes en el lugar ingrese a detener al o los sujetos. Dicha ponderación es esencial pues “el poder estatal no es ilimitado; es preciso que el Estado actúe ‘‘dentro de los límites y conforme a los procedimientos que permiten preservar tanto la seguridad pública como los derechos fundamentales de la persona humana”1. Dicho de otra forma, los deberes de actuación de Carabineros no son procedimientos mecánicos en los que la institución policial de carácter militar accione ante la mera concurrencia abstracta de hipótesis legales. Su actuar se encuentra limitado tanto en su procedencia como en su forma, entre otros y particularmente, por los derechos fundamentales de la persona huma. Respecto de esto último por ejemplo, ante manifestaciones públicas “el uso de la fuerza es un recurso último que, limitado cualitativa y cuantitativamente, pretende impedir un hecho de mayor gravedad que el que provoca la reacción estatal (…) El grado de fuerza ejercido por los funcionarios del Estado para que se considere adecuado con los parámetros internacionales, no debe ser más que el ‘absolutamente necesario’”.2 En síntesis, la legalidad de la actuación de Carabineros de Chile el día 13 de junio 2013 suponía (i) la concurrencia de la comisión de
1

un delito flagrante y (ii) la correcta ponderación de las circunstancias en que tenían lugar los hechos, las consecuencias sobre terceros y sobre la propiedad pública y privada. De los antecedentes disponibles se desprende que ninguna de estos supuestos ha tenido lugar: 1. No se ha demostrado la existencia de la comisión flagrante de un delito. De hecho, todos los detenidos fueron luego dejados en libertad sin realizarles ninguna acusación, es decir, ninguno de ellos motivó el ingreso de Carabineros al lugar cerrado para el sólo efecto de detenerlo. Todavía más, ni el Ministro del Interior ni el Alto Mando han ofrecido pruebas si quiera a la opinión pública sobre cuáles específicamente son los delitos que motivaron la acción. Simplemente se han limitado a realizar afirmaciones en los medios de prensa con el fin de justificar comunicacionalmente el ultraje a la Universidad de Chile 2. Los videos y fotografías de los hechos hacen evidente que Carabineros no ingresó para el “sólo efecto” de detener a un individuo en situación de flagrancia. De dichos registros se desprende que Carabineros asaltó el edificio golpeando personas, destruyendo mobiliario y realizando detenciones aleatorias entre quiénes se encontraban en el interior. Así lo han denunciado profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, señalando que “Tal hipótesis no ocurrió en la práctica pues las fuerzas policiales ingresaron al interior del edificio de la Casa Central de la Universidad lanzando gases lacrimógenos sobre terceros y destruyendo la propiedad dentro de un lugar de enorme valor patrimonial, y sólo con

Corte IDH. Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de noviembre de 2006. Serie C No. 160, párr. 240. Referido en el Informe Policial 2012 del Instituto Nacional de Derechos Humanos, en línea http://www.indh.cl/instituto-nacional-de-derechoshumanos-entrega-a-carabineros-informe-oficial-sobre-actuarpolicial-en-2012
2

CIDH, Informe sobre la situación de las defensoras y defensores de derechos humanos en las Américas, 2006, párr. 64 y 65.

Referido en el Informe Policial 2012 del Instituto Nacional de Derechos Humanos, en línea http://www.indh.cl/instituto-nacional-de-derechoshumanos-entrega-a-carabineros-informe-oficial-sobre-actuarpolicial-en-2012

Coordinadora Jurídica 4 de Agosto 3 www.cj4deagosto.cl

ocasión de esta acción -y no para el solo efecto- se detuvo a algunas personas.”3 3. Al margen de la concurrencia o no de la situación de la flagrancia, es evidente que si el objetivo era efectuar una detención por flagrancia, la ponderación de las circunstancias ha sido del todo inexistente. La acción ha consistido en un asalto por la fuerza bruta a un recinto cerrado dentro del cual se encontraban numerosas personas acorraladas y asfixiadas producto del uso intensivo de gases lacrimógenos, sin considerar su reacción natural y obvia a defenderse ante la agresión. Dichos gases lacrimógenos fueron utilizados por medio de granadas de mano potencialmente incendiarias sin importar la presencia de material combustible en el interior o la propia fragilidad de la centenaria casona. En el procedimiento, Carabineros de Chile empleó como primer recurso una fuerza extrema y desproporcionada a mansalva de la que fueron objeto incluso personas desmayadas o ya heridas. Tan grave es esta realidad que de hecho es innegable que sólo el azar y la reacción contenida de las personas en el interior de la Casa Central evitó lamentar consecuencias todavía más graves para los involucrados o para el edificio. III. CONCLUSIONES. 1. No existiendo el supuesto de flagrancia y siendo evidente la ausencia absoluta de ponderación de circunstancias, la actuación de Carabineros de Chile se ha efectuado al margen de la ley y en abuso de sus atribuciones.

2. Dicha actuación se ha realizado además fuera de todo estándar nacional o internacional para el uso de la fuerza. Ha ultrajado a un sin número de personas a las que se les ha privado gravemente de derechos fundamentales reconocidos expresamente por la Constitución y tratados internacionales vigentes en Chile. Además, ha vejado a la Universidad de Chile en su autonomía e integridad y puesto en serio riesgo un edificio de valor patrimonial incalculable y reconocido como Monumento Histórico del país. 3. Si ni la procedencia de la actuación ni la forma en que se realizó tienen justificación democrática posible, es pertinente señalar que constituye a la vez un atentado ilegítimo al ejercicio de la protesta social por parte de los estudiantes. Dicha situación se ve agravada por la instigación a la represión a los estudiantes efectuado el mismo día por la Ministra de Educación4 y el inmediato e irreflexivo respaldo del Ministro del Interior, lo que sumado a la competencia de la Justicia Militar en Chile, configuran un marco de impunidad para los agentes policiales y un contexto de agresividad estatal hacia la libertad de expresión y el derecho de reunión. 4. Por todo lo anterior, afirmamos que la evocación de la detención por flagrancia no es más que una justificación ex post e infundada que busca revestir de legitimidad a una acción de represión a la manifestación social.

4

En línea, http://www.derecho.uchile.cl/facultades-einstitutos/derecho/92118/declaracion-publica-academicosfacultad-de-derecho-u-de-chile
3

“No hay una medida que uno pudiera hacer más que reprimir este tipo de movilizaciones”, Carlonia Schmidt, Ministra de Educación. En línea, http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2013/06/13/carol ina-schmidt-no-hay-medida-que-satisfaga-las-necesidades-delos-estudiantes/

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->