¨ El enfermo imaginario¨ Una dosis, sólo una dosis requiere el enfermo, una dosis de justicia.

Una dosis, sólo una, para su ansia de democracia y libertad. Sólo una dosis para no pedir limosna después de laborar. Sólo una, para no agitarse contra la corrupción. Sólo una dosis, antes de ver rendida/vendida

su Patria ante la 2ª. Conquista, mal llamada GLOBALIZACIÓN. Jaime Botello Junio 2013