You are on page 1of 10

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR UNIVERSIDAD “FERMÍN TORO” VICE-RECTORADO

ACADÉMICO DECANATO DE INVESTIGACIÓN Y POS-GRADO MAESTRÍA EN GERENCIA EMPRESARIAL

ENSAYO CRÍTICO SOBRE EL PARADIGMA CRÍTICO, EN LA INVESTIGACIÓN DE LAS CIENCIAS SOCIALES.

Participante: Santos A. Sánchez

C.I. 16.085.64 Facilitadora: Prof. Lisbeth Campins

Caracas, Junio del 2013

INTRODUCCIÓN

La teoría crítica nace como una crítica al positivismo transformado en cientificismo. Es decir, como una crítica a la racionalidad instrumental y técnica preconizada por el positivismo y exigiendo la necesidad de una racionalidad substantiva que incluya los juicios, los valores y los intereses de la humanidad. En ésta perspectiva, la función de evaluar distribuye el poder en gestión participativa y democrática de los aprendices, en decisiones que le afectan, delegando responsabilidad y compromiso a fin de autorregular su proceso. Construye y comparte criterios, claridad en metas y recursos iluminando los progresos; en condiciones de valorar lo alcanzado, estimar que falta y como superarlo. En este paradigma el evaluador actúa como investigador que tiene mayor información y acercamiento a la realidad no obstante nunca pierde el contacto con el estudiante ya que de ellos va a sacar sus conclusiones y va a emitir sus juicios valorativos para que otros tomen las decisiones pertinentes dependiendo de las necesidades que se presenten, en este orden de ideas podríamos decir que las evaluaciones son prácticas. Por ejemplo podríamos poner la situación de un entrenador de deportes al momento de realizar sus evaluaciones son prácticas y se da cuenta de las necesidades que presentan los deportistas y toman decisiones respecto a ello porque no tendría ningún sentido realizar la investigación sin buscar soluciones a lo presentado.

ENSAYO CRÍTICO SOBRE EL PARADIGMA CRÍTICO, EN LA INVESTIGACIÓN DE LAS CIENCIAS SOCIALES

En el Paradigma Crítico, encontramos tres importantes momentos de Tradiciones Filosóficas Alemana: Kant: Critica de la razón, desconfía de sus posibilidades. Hegel: Contemplación agresiva. Marx: Actitud de rebeldía. El idealismo tiene un cierto rasgo epistemológico de sospecha a-priori de las posibilidades del Racionalismo. Marx por cierto también sospecha, él es de por si el gran ideólogo de lo que se ha llamado la teoría crítica. Dos grandes grupos de seguidores: 1) Los que creen necesario continuar con la vinculación de Marx respecto de Hegel, entre ellos se distingue por cierto Georges Luckas es, quien es a su vez el inspirador de la Escuela de Frankfort. 2) Los que piensan que se produjo un corte epistemológico entre el joven Marx influenciado por Hegel y el Marx maduro que se desprende de dicha influencia para introducirse en un intento importante. Escuela de Frankfort. Se crea el Instituto de Investigaciones (1923), bajo la república de

Weimar. La dirige Homklfainn a partir de (1930). Por la dictadura de Hitler se van a Estados Unidos, New York, eran mayoritariamente judíos. Se instalan

en la Universidad de Columbia, allí nadie lo conoce pero tras la guerra, terminan por regresar a Alemania y continúa la línea originaria. Herbert Macuse Eric Fromm - Teodoro Adorno - Junger Habermas

Walter Benjamin

Escuela Crítica. (Paradigma crítico científico). El punto de partida obviamente se desprende de las propias características que el paradigma cientista posee en sus dos grandes

vertientes, el racionalismo que resuelve el problema de los universales en tanto subordina el sentir al pensar y por ende desprende toda certeza a partir del puro acto cognitivo, "pienso luego existo" es la máxima cartesiana que descubre esta vertiente; y el positivismo que al contrario subordina el pensar al sentir, la experiencia y la observación de la realidad constituye el origen de todo conocimiento posterior que recién se elabora como ciencia en tanto se describe dicha realidad. 1. El Paradigma cientista, no obstante, nacerá como una corriente de crítica a la manera de concebir la estructuración del conocimiento, un conocimiento entregado por entero a la capacidad de uso de la razón. Encontramos en el propio E. Kant una clara actitud de sospecha, en particular, respecto de las posibilidades de la razón; Kant critica la razón con un carácter de desconfianza, el mismo que estará presente también en Rousseau, aunque este último era más bien un retórico. Una crítica y una sospecha que también recibe de los ingleses, en particular de David Hume, pero si uno se remite al pasado encontrará esta misma actitud de desconfianza en pleno siglo XVI. 2. Una segunda característica, particularmente del paradigma cientista alemán, es que junto a aquella actitud de sospecha, de desconfianza,

va unidad una actitud de sesgo agresivo. No es puramente un accionar especulativo, de hecho en Hegel, genio de la especulación, también encontramos dicha actitud que se trasladará de manera significativa a Karl Marx. En Kant el intelecto generaba la ordenación del mundo cognoscible el que podía ser comprendido mediante categorías que eran propias del instituto, en cambio la gran crítica de Marx a la filosofía, y, en especial a los filósofos, es que no basta con interpretar el mundo, lo que importa es cambiarlo. 3. En Marx, obviamente, la crítica es mucho más que una crítica especulativa, es por cierto, como veremos más adelante, una crítica a la forma como se ha organizado la sociedad, a la manera como se ha producido el reparto de poder. Sin embargo, en este mismo punto, su crítica se transforma en una total desconfianza respecto de toda forma de conocimiento, en tanto, este es producto de un intelecto alienado, de un hombre enajenado, que no se pertenece a sí mismo y que ha vivido una falsa historia. 4. Para Marx, sólo el advenimiento de un nuevo orden de cosas en el mundo, podrá determinar a través del un conocimiento liberador el verdadero sentido de la historia. Curiosamente si se observa el sentido que adquiere este conocimiento liberador, aunque sea desde una

perspectiva solamente epistemológica, se trata sin duda de una posición idealista, idealmente pero a la vez materialista, lo que marca, sin embargo, una tremenda diferencia con el idealismo ontológico platónico. 5. Pues bien, Marx, es el gran iniciador del paradigma crítico, su herencia - por decirlo de alguna manera - se verá fuertemente influida por esta actitud. Importa a continuación, ver con alguna detención los principales planteamientos que estructuran el planteamiento de Marx.

Un concepto de alienación, El materialismo dialéctico, La Teoría de la plusvalía, Las clases sociales, El Estado socialista. Las primeras ideas de Marx son volcadas en una serie de escritos conocidos como los manuscritos económicos y filosóficos los cuales permanecen inéditos hasta (1930). Este hecho es interesante, en tanto muchas de las obras más conocidas de Marx han sido descubiertas sólo en los últimos sesenta (60) años. Es una etapa influenciada por el desafío filosófico, en ella hay más bien sólo el planteamiento de una tesis en tanto Marx cree encontrar una cierta contradicción entre la naturaleza animada del trabajo capitalista y un mundo comunista donde los hombres se desarrollen y definan sobre nuevas bases de organización social. En él aún no hay una hipótesis o teoría del porqué de esta situación. El entusiasmo francés particularmente, ha creído ver en esto un quiebre epistemológico en su pensamiento, es decir, un Marx que todavía no era marxista, si podemos decirlo así, un Marx que aún no se definía en términos del materialismo histórico, descubrimiento que Marx realizará tras una cierta maduración intelectual que lo lleva e estructurar una teoría. Esto es muy importante dado que existirán dos grandes herederos de Marx que interpretarán de distinta manera su legado. Por un lado la Escuela de Francfort con Georges Luckas a la cabeza, que se llamarán criterios y por otro lado una corriente científica con Althusser y Marta Harnecker que ven en Marx a un crítico de la realidad que plantea la utopía de transformar la sociedad pero que se preocupa muy poco de definir lo que vendrá después. Estas dos grandes corrientes herederas del criticismo que se origina en Marx serán las que constituyen básicamente lo que se denomina como paradigma crítico, sin embargo, de alguna manera ambas corrientes se proyectan hasta nuestros días.

Tal es el caso del neoestructuralismo francés de Derrida Foucault, y más actualmente Lyotard, como así

Botaille, el

también

neoestructuralismo alemán con Jürgen Habermas a la cabeza. Corrientes que veremos con detención una vez que superemos el entendimiento de Marx. Importa sobremanera deslizarnos hasta nuestros días, en tanto podamos acercarnos a una suerte de diagnóstico de lo que está ocurriendo con la especulación fundamentalmente europea. Marx (1849), escribe dos textos íntimamente caracterizados por las convulsiones políticas de Francia. Estos trabajos son "La lucha de clases en Francia" y "El dieciocho Brumario de Luis de Bonaparte", ambos de gran trascendencia para la comprensión del pensamiento de Marx, siendo el segundo quizás más interesante que el primero en tanto allí describirá el rol que jugará el proletariado en el análisis científico de la realidad que hace Marx. Sin embargo, se convence que vendrá una nueva crisis y se propone estudiar la economía política para determinar causas y condiciones de esta eventual crisis. Aquí se produce una situación bastante penosa para Marx, arrastrará a su familia a una penuria hasta entonces desconocida ya que su mujer provenía de una familia acomodada. Había sido expulsada con sus hijos desde Bruselas y Marx no tuvo siquiera una pieza donde recibirlos, venía con cuatro hijos y una guagua de ocho meses, más tarde nacerían otros tres, pero al final sólo tres sobrevivirán a esta vida de hambre y enfermedades a las que los arrastra Marx. Vivían de la caridad de Engels y de lo que le pagaban por sus artículos semanales como corresponsal del N. Y. Times. Su trabajo es lento y progresa de manera accidental, pero ya en (18571858) había logrado un borrador de ochocientos (800) folios que constituían

su trabajo respecto del Capital, el trabajo asalariado y el mercado mundial, manuscritos que formarán gran parte de su obra "El Capital", la que sin embargo no será editada sino hasta (1941) en Alemania. A pesar de ello ya en (1867) había podido publicar una parte importante del Capital donde estudió el tema de la teoría del valor agregado recogiendo allí una discusión con los que serán sus predecesores en economía política como Smith y Ricardo. Marx (1864), es elegido en la directiva de la Internacional socialista, pero será la rebelión francesa de (1871) ocurrida en parís y que impuso un estado de sublevación general en París y posteriormente una enorme represión, Marx defiende la rebelión y escribe un panfleto que titulará "la guerra civil en Francia", pero que se conocerá como "La comuna de París". Tras estos acontecimientos Marx enfermará gradualmente, su última década está marcada por su actividad política en particular con quienes veían que la actitud confrontacional de la postura de Marx en nada contribuía al desarrollo del socialismo y menos al del proletariado, corrientes representadas por Berstein y que darán origen al socialismo democrático de tan fuerte raigambre en Alemania y cuya influencia perdurará hasta bien entrado nuestro siglo, quizás hasta la segunda guerra mundial donde se produce la desvinculación del marxismo. Coincidencias y Contradicciones Si bien la denominación de marxista puede resultar inadecuada para comprender a la Escuela de Frankfurt, fue una de las que ella misma adoptó en sus comienzos. Karl Gunberg, 1er. director del Instituto, aclaro en la disertación inaugural pronunciada con ocasión de la fundación del Instituto de Investigación Social en (1923), que éste podía considerarse parte del proyecto marxista.

Sin embargo, la retórica del Instituto se mantuvo diferenciada y neutral. La escuela deseaba dejar claro que su proyecto era algo más que la simple reafirmación, o aún revisión, de la problemática marxista. Intentaban salvar el marxismo, verlo renacer en la acción política humana. Si bien es cierto pudieron proclamarse marxistas, su empeño profesional era la investigación social. Como científicos podían reivindicar el derecho a escoger su bagaje intelectual donde quiera que fuese necesario, por lo demás, el marxismo había perdido la condición de observador, que antes Marx había podido reclamar, el marxismo había penetrado muy profundamente en el mundo, haciendo de sí mismo un acontecimiento. La escuela de Frankfurt frente a este dilema resucitará la distinción entre felicidad objetiva y subjetiva. La escuela de Frankfurt despreció los sentimientos subjetivos de satisfacción de los que disfrutaba el proletariado y criticó su miseria objetiva. De modo que tanto la observación como la teoría llevaron a los miembros a la Escuela de Frankfurt a cuestionar la eficacia del proletariado como agente de transformación. La complacencia y el aburguesamiento negaban al proletariado como sujeto revolucionario. De esta forma la Escuela de Frankfurt elaborará el sustituto del progresivo empobrecimiento del proletariado de Marx, sustituto que será la llamada "conciencia falsa". El proletariado no se empobrece materialmente sino espiritualmente. La crítica de la escuela a Hegel consta de cuatro momentos que se superponen. El primero es la crítica de la teoría hegeliana de la identidad, en la cual la dialéctica hegeliana es rebatida porque, a la larga, se compone de positividad y unidad antes que de radical negatividad y falta de armonía. El segundo momento es la crítica del uso hegeliano del concepto de razón, en la cual se ponen reparos al tratamiento hegeliano de la razón como instumentalidad y como instrumentalidad astuta.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Universidad Fermín Toro. (2013). Trabajo de Apuntes. Decanato de Investigación y Post-Grado. Maestría En Gerencia Empresarial. Venezuela. 2. Carr, Wilfred and kemmis, Stephen, (1988). Teoría crítica de la enseñanza. Barcelona: Martínez Roca. 3. kuhn, Thomas. (1971). The Structure of Scientific Revolutions University of Chicago Press. (1962). La Estructura de la Revoluciones Científicas. México: Fondo deCultura Económica. 4. Guba, Egon G. (1981). The Paradigm Dialog. Sage Publications. "Criteria for Assesing the truthworthiness of naturalistic inquires".

ERIC/ECTJ Anual, vol29,2 p.75-91. 1981. 5. Habermas, Jürgen.(1989). Teoría de la Acción Comunicativa (vol.1 y 2) Madrid: Taurus. 6. Masterman, M. (1970). "The Nature of a Paradigm" en Criticism and the growth of Knowledge. Cambridge: Ed. I. Lakatos & A. Musgrave.