Universidad Interamericana de Puerto Rico Recinto de San Germán

Cambio de Soberanía en 1898

Marta Mercado Domemench EDUC 7003 Formación y Educación a través del Desarrollo Puertorriqueño Dr. José Acosta Ramos; Ed.D.,MPHE
1

Cambio de soberanía en 1898 y sus implicaciones educativas Trasfondo histórico Nuestra Isla bajo la dominación española pasó por muchas situaciones difíciles. El isleño deseaba ser librado de su opresor y por esto pasó por muchos conflictos. Usó la fuerza para lograrlo. Entre lo que nos compete en estos momentos, deseaba lograr mejorar la educación. Indica López Yustos (1984), que durante los últimos veinte años de la dominación de España fue más fructífero el aspecto de la educación. Pero aún así, el puertorriqueño deseaba mejor y mayores logros. Los puertorriqueños siempre tuvieron un gran aprecio por la educación y supieron valorar su importancia (Silvestrini, 1988 Pág. 319). Como ejemplo de esto se puede mencionar cuando los jóvenes deseaban seguir estudios universitarios no les quedaba otra alternativa que irse a estudiar al exterior. Estos a su vez traían ideas que chocaban con la realidad imperante en Puerto Rico y trataban de transformar el sistema. De lo contrario se rebelaban contra el país. Por lo tanto es a través de las guerras que muchos países logran las libertades que desean. Mantener lo logrado, requiere quizás, mucho más esfuerzo y sacrificio. Para el año 1898 las relaciones entre los gobiernos de España y Puerto Rico, eran muy tirantes. Había habido varias guerras contra la dominación española. Una de estas guerras duró desde 1868 hasta 1878. En 1895, estalló otra revolución (Miller, 1946). Todas las referencias estudiadas indican que para el 15 de febrero de 1898, ocurre una explosión en el buque de guerra de Estados Unidos, el “Maine”, que estaba anclado en la costa de la Habana (Miller, P. G. 1946 Pág. 378). Mueren muchos
2

marineros y algunos oficiales. El pueblo americano pensó que la destrucción del barco era causada por los españoles y se llenaron de indignación. Todos hacen sus conjeturas. Se investigan las causas del hundimiento y la realidad fue otra: hubo una explosión en el mismo barco. Pero aún así, continúa la pugna entre ambos gobiernos. Estados Unidos le pide a España que le de la libertad a Cuba pero ésta no acepta. Esta situación agrava las relaciones existentes. Para el 25 de abril se declara un estado de guerra entre las dos naciones (Miller, 1946 Pág. 379.) Ocurre la Guerra Hispanoamericana allá para el 1898. Fueron variados los acontecimientos. Entre éstos señala Miller (1946 Pág. 389-597) los siguientes: el episodio de Fajardo que fue un amago para hacer creer a los españoles que se desembarcaría en ese lugar, los americanos desembarcan en Guánica sin mucha oposición para julio de 1898, se toma a Yauco, el General Henry combate al Coronel Puig, Ponce se rinde, el 28 de julio los tenientes Merriam y Haines toman posesión izando la bandera en la aduana, el general Macías publicó una orden general en relación al desembarco de las tropas americanas, el plan de Milles era avanzar desde Ponce hasta San Juan y unir en Cayey la gente de Brooke que desembarcaron en Arroyo, unir en Arecibo las tropas del general Henry que habían avanzado hasta Utuado, etc. Finaliza la guerra cuando los americanos aceptan las proposiciones de paz por el ministro francés, en nombre del Gobierno español. España accedió ceder a Puerto Rico como suspensión de las hostilidades.

3

Discusión La Guerra Hispanoamericana da inicio al cambio de soberanía en la Isla. Puerto Rico deja de ser dependencia política de España para convertirse en una posesión colonial de los Estados Unidos (Acosta, 2009), Negrón, A. (1998), Silvestrini, B. (1988). El Tratado de París fue el documento que dio fin a la guerra y, la cláusula territorial de la Constitución de Estados Unidos dio al Congreso la autoridad legislativa sobre el territorio de Puerto Rico y sus ciudadanos (Negrón, A. 1998). Esto sin el consentimiento de los puertorriqueños quienes en múltiples ocasiones fueran a presentar sus puntos de vista sobre la situación política del país. Inmediatamente se establece en la Isla un gobierno militar que duró desde el 25 de julio de 1898 hasta el 1ro. de mayo de 1900. Donde se instala un gobierno civil bajo la Ley Foraker (Acosta, 2009). La Ley Foraker fue aprobada por el Congreso de los Estados Unidos en abril de 1900. Esta ley no solo finalizaba con el gobierno militar si no también ponía el gobierno de Puerto Rico en manos civiles. Por lo menos de palabra porque el presidente de los Estados Unidos era quien nombraba a la mayoría de los miembros del gobierno. La realidad es que se organizó el gobierno en tres ramas: la ejecutiva dirigida por un gobernador nombrado por el presidente de los Estados Unidos y seis jefes de departamentos. Todos ellos norteamericanos. La rama legislativa estaba compuesta por dos cámaras, el Consejo Ejecutivo compuesto por once miembros (seis norteamericanos y cinco puertorriqueños) y una Cámara de delegados, de treinta y cinco miembros electos por el pueblo de Puerto Rico. En lo judicial establecía una
4

Corte Suprema con cinco jueces nombrados también por el presidente de los Estados Unidos.

La mayor parte de los proyectos iniciados por la Cámara de Delegados no se aprobaban, sin embargo los iniciados por el Consejo Ejecutivo se convertían en ley. Esto demostraba el poder que los norteamericanos tenían en el gobierno. También demuestra la aceleración en el proceso de americanización (Silvestrini, 1988). En cuanto a la ciudadanía, los puertorriqueños tendrían la ciudadanía puertorriqueña pero esta no estaba descrita de forma alguna. Es el 2 de marzo de 1917, se creó una nueva ley orgánica (la Ley Jones) y el Congreso concedió la

5

ciudadanía americana a los puertorriqueños (Milles, 1946).

Solo fue hasta el 1902 que se permitió al comisionado residente acceso a la Cámara de Representantes de Estados Unidos y en 1904 el derecho de intervenir en debates, pero sin derecho al voto. Es importante recordar que el poder de los americanos era absoluto y que por lo tanto el ciudadano debería estar sometido a dicha autoridad (Negrón, 1998). No es hasta 1932 que el Congreso de los Estados Unidos aprueba una resolución aceptando oficialmente el nombre de Puerto Rico para la Isla. Anteriormente se le conocía como Porto Rico (1998).

6

Define Aida Negrón de Montilla en su libro La americanización en Puerto Rico y el sistema de Instrucción Pública (1998), como el proceso por el cual un pueblo de cultura extranjera adquiere los sistemas y costumbres de vida americana y la lealtad nacional. Indica Silvestrini (1988 Pág. 382) que la Guerra Hispanoamericana aun cuando trajo ansiedad a la gente de Puerto Rico, la población recibió a los norteamericanos con muestras de efusividad y generosidad. Esto se debió a que a través del siglo XIX se habían venido estrechando relaciones económicas y era Estados Unidos el mercado natural de las Antillas Españolas. Los puertorriqueños habían comenzado a conocer al pueblo norteamericano y se podía percibir cierto grado de admiración hacia ellos. Para el 1898 el General Brooke sustituyó al General Henry como gobernador militar. En enero de 1899 se nombra al general John Eaton como jefe del Negociado de Educación. En febrero se organiza el Negociado de Educación como parte del Departamento del Interior. Es Eaton quien recomienda el nombramiento de supervisores de inglés quiénes eran norteamericanos e ingleses. También eran inspectores, instructores y administradores (Acosta cita a Davis, 2003). Mientras Guy V. Henry fue gobernador se promulgó un código de leyes escolares. Tenía directrices para organizar los componentes educativos. Las más importantes fueron el separar la sala de clases de la residencia del maestro y que cada escuela sería para ambos géneros. Se sugirió que se hablara inglés y que se trajeran maestras de Estados Unidos (Acosta cita a Loyda Figueroa, 2009). Indica además Acosta que “la política imperialista pretendía suprimir y eliminar la cultura hispánica en
7

ese momento” (2009). Entre los cambios que trajo el Código Escolar fue el que se diera enseñanza gratuita a los niños y niñas de 6 a 18 años y el que las escuelas serían financiadas por el estado. También se limitó el año escolar a nueve meses y se establecieron escuelas elementales en todas las poblaciones del país. El número de estudiantes se limitó a 50 por maestro. Se eliminó la enseñanza de religión y se adoptó un currículo que incluía inglés, aritmética, geografía, elementos de historia de Estados Unidos y gobierno civil, música, manualidades y otras. Un aspecto bien importante también es que se incluyó a las mujeres en el proceso educativo. El doctor Víctor Clark sustituyó al General Eaton y se nombró una Junta de Educación. Esta Junta respondía al gobierno militar. Luego “la Junta” se modificó y se transformó en una organización más eficiente. La componían Víctor Clark, George G. Groff, Enrique Huyke, José E. Saldaña, R. H. Todd, Jorge Bird Arias, Rosendo Matienzo Cintrón, Bartolomé Esteva y J. Ruíz Sagredo (Miller,1946 Pág. 460). Ni el general Brooke ni Henry presentaron informe alguno sobre su labor. Sólo Davis hizo un recuento de lo acontecido usando informes públicos. Esto hace pensar que no se recopilaban datos para evidenciar lo que se hacía o no le importaba presentar evidencia. Dijo Davis, “Las leyes, idioma, costumbres, instituciones y aspiraciones del pueblo eran extrañas y en muchos aspectos, difíciles de comprender (Silvestrini, B.G. 1988). El hecho no es que tuvieran las características indicadas, era quizás que no eran comprensibles para el mismo Davis. Sobre el progreso en la instrucción pública bajo la soberanía americana Miller (1946) indica que se trató de implantar un sistema de instrucción moderno basado en
8

principios americanos. La mayor parte de los cambios se realizaron mediante órdenes generales del gobernador militar. Entre ellos nombramientos por un año, año escolar de nueve meses, libros de texto, métodos de enseñanza y enseñanza del inglés y la separación de la vivienda del maestro de la casa escuela, entre otros. El primer Comisionado de instrucción bajo el gobierno civil fue el doctor M. G. Brumbaugh quien inició la primera ley escolar. Ésta sufrió cambio bajo la administración del doctor Lindsay en 1903 (Miller, 1946). En este mismo año se crea la Universidad de Puerto Rico. Desde entonces la instrucción pública logró muchos adelantos tales como el establecimiento del sistema de escuelas elementales, secundarias y universitarias al igual que otras privadas incluyendo el Instituto Politécnico en San Germán desde donde escribo en estos momentos. Se preguntaba Aida Negrón de Montilla (1998, Pág. 8) sobre el papel del sistema de Instrucción Pública en el proceso de americanización. Si ha estado o no comprometido con el proceso. Es por esto que realiza el estudio que plasma en su libro La americanización en Puerto Rico y el sistema de instrucción pública. Para esto hace uso de cartas circulares que fueron emitidas por los comisionados de Educación desde 1900 hasta 1930. Comienza usando cartas circulares donde se incluyen elementos relacionados con las celebraciones de fiestas típicas en Estados Unidos y que no se celebraban aquí antes del cambio de soberanía. Otras usadas están relacionadas con la organización de ejercicios patrióticos basados en la lealtad a Estados Unidos, honores a héroes americanos, trasplantar cursos de escuelas norteamericanas al currículo de aquí, uso de libros de Estados Unidos, copiar leyes
9

escolares de Estados Unidos, intentar emplear profesores americanos en lugar de puertorriqueños, intentar proveer facilidades al puertorriqueño para que complete sus estudios allá, introducir organizaciones estudiantiles americanas, intentar sustituir la lengua vernácula para enseñar, promover sentimientos asimilistas, entre otros. Entre los documentos estudiados por la doctora Negrón de Montilla se menciona que La Gaceta Oficial era un instrumento que usaba el gobierno para publicar leyes, órdenes, decretos y avisos oficiales. Éste sería siendo usado como órgano oficial del gobierno en una carta circular publicada el 5 de noviembre de 1898 (Negrón, 1998 Pág. 20). Los norteamericanos usaron la educación y la religión muy eficazmente para transformar social e ideológicamente al país. Durante los españoles era la Iglesia conjuntamente con el Estado responsable de la educación. En este nuevo proceso se separa la Iglesia del Estado y se pierde el sostén económico de entonces. A partir de ese momento la educación, de acuerdo a la filosofía norteamericana, sería función del Estado únicamente. Se establece un sistema de instrucción pública gratuita (Silvestrini, 1988 Pág. 385-386). Llama mi atención que bajo la incumbencia del general Brooks sólo se realizó un cambio significativo. Disolvió la asamblea insular llamada Diputación Provincial. Eran doce personas encargadas de atender asuntos relacionados con carreteras, escuelas, caridad y sanidad. Fue disuelto porque Davis era incompatible con dicha administración (Negrón, 1998). Fueran buenos o malos realizando las funciones que

10

les competían me remontan a la época actual donde la política indiscriminada, afecta el diario vivir del pueblo puertorriqueño. El Consejo de Secretarios también fue disuelto. Los americanos cambiaron dicho Consejo. Se nombró a Luis Muñoz Rivera como presidente y secretario de estado, Cayetano Coll y Toste como secretario de finanzas, Juan Hernández López como secretario de justicia y Federico Degetau como secretario del interior. El gobernador Davis encontró dificultad para lograr que se cumplieran las disposiciones impuestas. Ante esta situación los puertorriqueños no aceptaban innovaciones y preferían medidas a las que ellos estaban acostumbrados aunque fueran defectuosas (Negrón, 1998 Pág. 21). Y es lógico pensar que al imponer una nueva orden generalmente resulta rechazada porque no se tiene suficiente información. El hecho de que se tratara de imponer el inglés resultaba contraproducente no solo para el gobierno si no también para los puertorriqueños en general. Mientras el general Brooke administró el país, la situación reinante fue bien negativa. Se cerraron escuelas, no se pagaba a los profesores y muchos regresaban a España. La población pedía al gobierno militar un sistema educativo. Que se establecieran jardines de infantes, escuelas normales, elementales y superiores calificadas de acuerdo a modernos modelos pedagógicos (Negrón, 1998 Pág. 22). Esta petición se hizo mediante una reunión o asamblea que tuvo lugar en el Teatro San Juan en octubre de 1898. Pero como siempre, lo que gusta a algunos no gusta a otros, Luis Muñoz Rivera, en ese momento director del periódico La Democracia, publicó que esa petición salía de un pequeño grupo de personas que acogían el régimen
11

norteamericano y que por lo tanto fue un fracaso la asamblea. No empece a lo anterior fue entonces que en la administración del general Henry comenzaron a surgir cambios en la educación. Al siguiente año el general Eaton ex Comisionado de Educación en Estados Unidos se hizo cargo de los asuntos educativos en la Isla. Me resulta interesante pensar que durante siglos anteriores se enviara a estudiar fuera de Puerto Rico a estudiantes. Cuando se solicita igualar los servicios educativos a los de Estados Unidos hay quejas y descontentos como lo presenta Luis Muñoz Rivera en el periódico. Para el verano de 1948 el Comisionado de Educación, que era el señor Francisco Collazo solicitó al Instituto de Estudios de Campo de la Universidad de Columbia, investigar el currículo de las escuelas públicas del país. Luego de discutir los asuntos pertinentes, se firmó el contrato para efectuar el mismo. El mismo comenzaría el 1ro. de octubre del mismo año. El resultado final debía estar listo para el 1ero. de julio de 1949. Hubo un comité planificador que visitó a Puerto Rico un mes después de haberse hecho la solicitud del estudio. Se reunieron grupos profesionales y legos y se visitaron escuelas urbanas y rurales. Se presentaron varias premisas. Entre ellas, que la educación debía contribuir al mejoramiento personal y a la convivencia social. Además que la educación debía planificarse para llenar las necesidades o resolver los problemas culturales. Se estaba de acuerdo en que el estudio se usaría como asesor de los problemas que tenía Puerto Rico y se harían recomendaciones apropiadas y realistas para la cultura y los recursos disponibles.

12

Surgieron otros puntos de vista tales como el que el estudio debía incluir la visión de los educadores puertorriqueños en tento y en cuanto los recursos lo permitieran. El estudio incluiría el currículo de todas las escuelas bajo el Departamento de Educación. Se buscaría una muestra representativa de los diferentes programas y las escuelas en diferentes partes de la Isla. Se conseguiría información adicional de documentos oficiales y otros materiales, conferencias con las personas, cuestionarios y representativos de todos los distritos escolares. Se harían recomendaciones a largo plazo. El reporte final se dividió en tres partes. De acuerdo al contrato se presentaron factores únicos relacionados con el desarrollo de los niños, relacionándolos con el aspecto cultural de los puertorriqueños. Se delineaba un marco de la educación en Puerto Rico. La segunda parte presentaba las metas de la educación e interpretaba áreas importantes del aprendizaje. Estas áreas de aprendizaje se desarrollarían en términos de los objetivos, procedimientos y el currículo para la educación en los niveles elementales, secundarios, vocacional y de adultos. Esta segunda parte iba dirigida a los maestros, administradores, supervisores y miembros de la oficina central del Departamento de Educación. La tercera parte presentaba diferentes problemas. La instrucción del lenguaje, edificios, equipo, programas instruccionales, evaluación de los programas escolares, organización de la oficina central, etc. Hubo otras situaciones como el mejoramiento de las oportunidades educativas, organización de la comunidad para la instrucción, educación para los maestros y mejoramiento de la instrucción.
13

El estudio realizado por la Universidad de Columbia denota que la efectividad del estudio dependerá de la calidad del estudio, el seguimiento que se le pueda ofrecer y la implantación que se realice. Conclusión Según la investigación bibliográfica se ha podido observar los cambios que hemos tenido en nuestro país y las implicaciones que han tenido en nuestra cultura. Estos siguen teniendo efectos que continuarán hasta que finalice la época que nos ha tocado vivir. El sistema educativo es muy diferente a lo que tuvieron los pobladores de la Isla para los años del cambio de soberanía. Me parece que siempre habrá situaciones difíciles que habrá de resolver. Éstas serán los retos que tendremos que atender. A la larga estaremos forjando la historia de Puerto Rico para las décadas presentes y las que habrán de venir.

Referencias Acosta Ramos, J.A. (2003). La Constitución del ELA de Puerto Rico y el derecho a la educación, El Sol,47(1), 8-9. Acosta Ramos, J.A. (1999). La educación como proceso político: intento para la americanización de Puerto Rico. Revista El sol, 43, 3,4-9. García Santiago, N. (2000). Datos históricos del sistema de la educación pública puertorriqueña. El Sol, 44(4),4-14.
14

González, J. L. (1985). El país de los cuatro pisos y otros ensayos. (pags. 9-44) Río Piedras, P.R.:Ediciones Huracán. López Yustos, A. (1984). Compendio historia y filosofía de la educación. Martínez Fernández, L. (1994). Torn between Empires. Athens, GA: University of Georgia Press. Miller, P.G. (1946). Historia de Puerto Rico. Pág. 378-379. Chicago: Rand McNally & Co. Negrón de Montilla, A. (1998). La americanización en Puerto Rico y el Sistema de Instrucción Pública, 1900-1930, Río Piedras, PR: Editorial Universidad de Puerto Rico. Silvestrini, B.G. (1988). Historia de Puerto Rico: trayectoria de un pueblo. San Juan: Cultural puertorriqueña, Inc. Vivas Maldonado, J.L. (1974). Puerto Rico. Nueva York:L.A. Publishing Co.

15

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful