H or a cio Qu ir oga An a con da

Cortesía de : Verónica vaymelek@yahoo.com.ar

Eran las diez de la noche y hacía un calor sofocant e. El t iem po cargado pesaba sobre la selva, sin un soplo de vient o. El cielo de carbón se ent reabría de vez en cuando en sordos relám pagos de un ext rem o a ot ro del horizont e; pero el chubasco silbant e del sur est aba aún lej os. Por un sendero de vacas en pleno espart illo blanco, avanzaba Lanceolada, con la lent it ud genérica de las víboras. Era una herm osísim a yarará de un m et ro cincuent a, con los negros ángulos de su flanco bien cort ados en sierra, escam a por escam a. Avanzaba t ant eando la seguridad del t erreno con la lengua, que en los ofidios reem plaza pert ect am ent e a los dedos. I ba de caza. AI llegar a un cruce de senderos se det uvo, se arrolló prolij am ent e sobre sí m ism a rem ovióse aún un m om ent o acom odándose y después de baj ar la cabeza al nivel de sus anillos, asent ó la m andíbula inferior y esperó inm óvil. Minut o t ras m inut o esperó cinco horas. AI cabo de est e t iem po cont inuaba en igual inm ovilidad. ¡ Mala noche! Com enzaba a rom per el día e iba a ret irarse, cuando cam bió de idea. Sobre el cielo lívido del est e se recort aba una inm ensa som bra. - Quisiera pasar cerca de la Casa - se dij o la yarará- . Hace días que sient o ruido, y es m enest er est ar alert a.... Y m archó prudent em ent e hacia la som bra. La casa a que hacía referencia Lanceolada era un viej o edificio de t ablas rodeado de corredores y t odo blanqueado. En t orno se levant aban dos o t res galpones. Desde t iem po inm em orial el edificio había est ado deshabit ado. Ahora se sent ían ruidos insólit os, golpes de fierros, relinchos de caballo, conj unt o de cosas en que t rascendía a la legua la presencia del Hom bre. Mal asunt o...

Este documento ha sido descargado de http://www.escolar.com

Pero era preciso asegurarse, y Lanceolada lo hizo m ucho m ás pront o de lo que hubiera querido. Un inequívoco ruido de puert a abiert a llegó a sus oídos. La víbora irguió la cabeza, y m ient ras not aba que una rubia claridad en el horizont e anunciaba la aurora, vio una angost a som bra, alt a y robust a, que avanzaba hacia ella. Oyó t am bién el ruido de las pisadas - el golpe seguro, pleno, enorm em ent e dist anciado que denunciaba t am bién a la legua al enem igo. - ¡ El Hom bre! - m urm uró Lanceolada. Y rápida com o el rayo se arrolló en guardia. La som bra est uvo sobre ella. Un enorm e pie cayó a su lado, y la yarará, con t oda la violencia de un at aque al que j ugaba la vida, lanzó la cabeza cont ra aquello y la recogió a la posición ant erior. El Hom bre se det uvo: había creído sent ir un golpe en las bot as. Miró el yuyo a su rededor sin m over los pies de su lugar; pero nada vio en la oscuridad apenas rot a por el vago día nacient e, y siguió adelant e. Pero Lanceolada vio que la Casa com enzaba a vivir, est a vez real y efect ivam ent e con la vida del Hom bre. La yarará em prendió la ret irada a su cubil llevando consigo la seguridad de que aquel act o noct urno no era sino el prólogo, del gran dram a a desarrollarse en breve. II AI día siguient e, la prim era preocupación de Lanceolada fue el peligro que con la llegada del Hom bre se cernía sobre la Fam ilia ent era. Hom bre y Devast ación son sinónim os desde t iem po inm em orial en el Pueblo ent ero de los Anim ales. Para las víboras en part icular, el desast re se personificaba en dos horrores: el m achet e escudriñando, revolviendo el vient re m ism o de la selva, y el fuego aniquilando el bosque en seguida, y con él los recóndit os cubiles. Tornábase, pues, urgent e prevenir aquello. Lanceolada esperó la nueva noche para ponerse en cam paña. Sin gran t rabaj o halló a dos com pañeras, que lanzaron la voz de alarm a. Ella, por su part e, recorrió hast a las doce los lugares m ás indicados para un feliz encuent ro, con suert e t al que a las dos de la m añana el Congreso se hallaba, si no en pleno, por lo m enos con m ayoría de especies para decidir qué se haría.

Este documento ha sido descargado de http://www.escolar.com

En la base de un m urallón de piedra viva, de cinco m et ros de alt ura, y en pleno bosque, desde luego, exist ía una caverna disim ulada por los helechos que obst ruían casi la ent rada. servía de guarida desde m ucho t iem po at rás a Terrífica, una serpient e de cascabel, viej a ent re las viej as, cuya cola cont aba t reint a y dos cascabeles. Su largo no pasaba de un m et ro cuarent a, pero en cam bio su grueso alcanzaba al de una bot ella. Magnífico ej em plar, cruzada de rom bos am arillos; vigorosa, t enaz, capaz de quedar siet e horas en el m ism o lugar frent e al enem igo, pront a a enderezar los colm illos con canal int erno que son, com o se sabe, si no los m ás grandes, los m ás adm irablem ent e const it uidos de t odas las serpient es venenosas. Fue allí en consecuencia donde, ant e la inm inencia del peligro y presidido por la víbora de cascabel, se reunió el Congreso de las Víboras. Est aban allí, fuera de Lanceolada y Terrífica, las dem ás yararás del país: La pequeña Coat iarit a, benj am ín de la Fam ilia, con La línea roj iza de sus cost ados bien visible y su cabeza part icularm ent e afilada. Est aba allí, negligent em ent e t endida com o si se t rat ara de t odo m enos de hacer adm irar las curvas blancas y cafés de su lom o sobre largas bandas color salm ón, la esbelt a Neuwied, dechado de belleza, y que había guardado para sí el nom bre del nat uralist a que det erm inó su especie. Est aba Cruzada - que en el sur llam an víbora de La cruz- , pot ent e y audaz rival de Neuwied en punt o a belleza de dibuj o. Est aba At roz, de nom bre suficient em ent e fat ídico; y por últ im o, Urut ú Dorado, la yararacusú, disim ulando discret am ent e en el fondo de La caverna sus cient o set ent a cent ím et ro s de t erciopelo negro cruzado oblicuam ent e por bandas de oro. Es de not ar que las especies del form idable género Lachesis, o yararás, a que pert enecían t odas las congresales m enos Terrífica, sost ienen una viej a rivalidad por la belleza del dibuj o y el color. Pocos seres, en efect o, t an bien dot ados com o ellos. Según las leyes de las víboras, ninguna especie poco abundant e y sin dom inio real en el país puede presidir las asam bleas del I m perio. Por est o Urut ú Dorado, m agnífico anim al de m uert e, pero cuya especie es m ás bien rara, no pret endía est e honor, cediéndolo de buen grado a la víbora de cascabel, m ás débil, pero que abunda m ilagrosam ent e. El Congreso est aba, pues, en m ayoría, y Terrífica abrió la sesión. - ¡ Com pañeras! - dij o- . Hem os sido t odas ent eradas por Lanceolada de la presencia nefast a del Hom bre. Creo int erpret ar
Este documento ha sido descargado de http://www.escolar.com

desperezándose. el suficient e t act o para callarse. Este documento ha sido descargado de http://www. que t ienen a la Muert e por negro pabellón.. Ella lo sabe t am bién. m ás: de im prescindible necesidad. Se hizo un largo silencio.el anhelo de t odas nosot ras. pues la experiencia nos dice que el abandono del t erreno no rem edia nada. de su dest reza. desde el fondo del ant ro. . Yo t am bién m e bast aría. Evident em ent e. la proposición no halagaba a las víboras. soy una yarará. com o quiera llam ársele. no lo conseguiríam os. es la guerra al Hom bre. de su nerviosidad. desde est a noche m ism a. Pero quisiera solam ent e recordar est o: Si ent re t odas nosot ras pret endiéram os vencer a una culebra. Sólo un m edio cabe. las serpient es nos serán de gran ut ilidad. lo t iene de cort o en su int eligencia. Las yararás. Me halaga en est a circunst ancia olvidar m i especificación hum ana: no soy ahora una serpient e de cascabel. Cruzada se sonrió de un m odo vago y cont inuó: . com pañeras! Y ent re t ant o. Cualidades de lucha que nadie pret enderá negar a nuest ras prim as. dij o: . Nadie ignora.com . al t rat ar de salvar nuest ro I m perio de la invasión enem iga. a la cual cada especie aport ará sus virt udes. Ent onces Cruzada.obj et ó perezosam ent e Urut ú Dorado. ust edes lo saben bien.Lam ent o lo que pasa.No se t rat a de veneno . y aunque incapaz por lo t ant o de idear plan alguno. creo que yo sola m e encargaría de desengañarlas. . I nsist o en que en una cam paña com o la que querem os em prender. a fuerza de viej a reina..escolar.Soy de la opinión de Terrífica. com o ust edes. posee.replicó desdeñosam ent e Cruzada. por lo m enos en el I m perio de las Víboras.Si es por su resist encia al veneno . . ¡ Nosot ras som os la Muert e. sin t regua ni cuart el.. Lo que lam ent o es la falt a en est e Congreso de nuest ra prim as sin veneno: las Culebras. que alguna de las present es proponga un plan de cam paña..agregó con una m irada de reoj o a la yararacusú. y considero que m ient ras no t engam os un plan. Se t rat a de su fuerza. nada podem os ni debem os hacer. que t odo lo que Terrífica t iene de largo en sus colm illos. Est e m edio. Nada m ás quiero decir. Pero la proposición desagradaba siem pre..

y nada m ás! . .¡ Para est o! .int ervino Terrífica. Pero ¿volvería? Nadie m ej or para est o que la Ñacaniná.exclam ó At roz. Y est am os en Congreso. Este documento ha sido descargado de http://www... . ¡ Ellas son culebras.replicó secam ent e Cruzada.grit aron. Son despreciables. cuyo hábit at se ext iende m ás al sur.. . La proposición era t an razonable que est a vez la asam blea ent era asint ió. t repada al t echo.¿Quién va a buscarla? .¡ Me dan asco! .. Las culebras nos avent aj an inm ensam ent e en agilidad... el pabellón del Hom bre es t am bién la Muert e.¡ No hay para qué decir eso! . ¡ Te adviert o que haces m ala figura aquí.¿A m í? . según las culebras..¿Por qué las culebras? . siendo así que no represent an la Muert e com o nosot ras. . Pero al oír est e nom bre.replicó Cruzada ya en calm a.Tienen oj os de pescado. Que Cruzada explique para qué quiere la ayuda de las culebras.¡ Ellas se llam an a sí m ism as las Cazadoras! . a la casa m ism a. la asam blea ent era se agit ó.. irguiéndose. Cazadoras. porque si el pabellón de nuest ra especie es la Muert e. vam os! . .m urm uró Cruzada m irándola de reoj o.Si t e oyen las Cazadoras.prot est ó desdeñosam ent e Lanceolada.silbó Lanceolada. y para ello se precisa ir hast a allá. Cualquiera de nosot ras iría y vería. oir y regresar a inform arnos ant es de que sea de día. Tam bién rivalidad ext rem o Cuest ión desde t iem po inm em orial es fam a ent re las víboras la part icular de las dos yararás: Lanceolada..pregunt aron varias voces.Tal vez sea ot ra cosa la que t e dan. .com . la em presa no es fácil.¡ Vam os. de coquet ería en punt o a belleza. Cruzada desprendió la cola de un t ronco y se deslizó afuera. ver.. . y Cruzada.agregó la presunt uosa Coat iarit a. .m urm uró irónicam ent e Cruzada.. . Es indispensable saber qué hace el Hom bre en la casa.. Ahora bien. . Est as exploraciones form an part e de sus hábit os diarios. aunque con un rest o de desagrado.. defendiendo a esos gusanos corredores! . hij a del nort e. y podría. y bast ant e m ás rápida que la nuest ra.escolar.

. ¡ No se cansan de repet irlo! .¡ Ah.com . con t ant a seguridad com o si m archara sobre un plano horizont al.¡ Ah. III Cruzada halló a la Ñacaniná cuando ést a t repaba a un árbol.. pero se abst uvo prudent em ent e de cont est ar hast a nueva llam ada. .¡ Eh.respondió la culebra.¿Para qué? ¡ Yo no t engo nada que ver aquí! Este documento ha sido descargado de http://www. . ret o a largo plazo. . ¿qué quieres...¡ Soy yo.Yo creía que ust edes eran la Muert e por sí m ism as. .. que ha llegado el Hom bre. la prim a! . ..repuso la Ñacaniná deslizándose cabeza abaj o cont ra el árbol. Es la Muert e para nosot ras.. ¿sabes que est am os en Congreso? . ¿Qué ocurre? ..¡ Voy yo! . En dos palabras: se sabe que hay varios hom bres en la Casa.repit ió Cruzada.llam ó con un leve silbido. ¿Sabes lo que pasa en la Casa? . y le sacó la lengua. Algo grave debe pasar para eso. Ñacaniná. Ñacaniná.¿Quién m e llam a? . est o no lo sabía! . . En seguida vuelvo.. no.No se t rat a de brom as.le lanzó Lanceolada de at rás.¡ Ñacaniná! .. nada.Sí.Y...dij o.m urm uró irónicam ent e la culebra. pero nos hem os reunido en Congreso precisam ent e para evit ar que nos ocurra algo. .¡ Dej em os est o! Necesit am os de t u ayuda.. prim a adorada? . Ñacaniná! . Cruzada! . ¡ Tú que eres su prot ect ora la hallarás en seguida! Cruzada t uvo aún t iem po de volver la cabeza hacia ella... ¿qué m ás? .¡ Eso es! ... y que se van a quedar definit ivam ent e.escolar. levant ando m edio t ono su silbido. La Ñacaniná oyó su nom bre.Por el m om ent o.. .

. ya est ás cerca de las ot ras .repuso la Ñacanina después de un m om ent o en el que valoró la sum a de cont ingencias desfavorables para ella por aquella sem ej anza.reanudó la yarará.. Su prim a la m iró de reoj o.Quédat e. dej ando en un segundo at rás a su prim a Venenosa. Pero es el caso agregóque allá arriba t engo la cena segura. bueno! . ¡ Eso. no! .la consoló suavem ent e Cruzada. no t e sigo.repuso Cruzada.. Pero si no dism inuyes un poco la m archa.prot est ó la Ñacaniná.Tal vez allá encuent res algo que com er .. Defendiendo nuest ros int ereses. . ¡ Eso no! ¡ Les hago a ust edes el favor..¡ Ah.. no! . .cont est ó la culebra. I r en seguida a la Casa.repuso negligent em ent e Ñacaniná. no! . Y se lanzó a t oda velocidad. si vuelvo. t e pareces bast ant e a nosot ras. y arreglart e allí de m odo que veas y oigas lo que pasa. Pero ver ant es de t iem po la cáscara rugosa de Terrífica. Una pava del m ont e a la que desde ant eayer se le ha puest o en el copet e anidar allí.No est á Coralina.¡ Com prendo! . . aun a t odo correr.Muy poco. .¡ Bueno. .. En efect o. la yarará no podía acom pañar el deslizar veloz de la Ñacaniná.Bueno..¡ No im port a! Con el rest o t engo bast ant e.¡ No es m ucho.. las Venenosas. .com .. . que no quería hacer hincapié.escolar. IV Este documento ha sido descargado de http://www. . defiendes los t uyos. Pasem os prim ero por el Congreso. los oj os de rat ón de Lanceolada y la cara est úpida de Coralina. ¿cont am os cont igo? . y en paz! I ré al Congreso cuando vuelva. rest regando la cabeza cont ra el t ronco.Bueno en m archa .¿Quién sabe? Para desgracia t uya..¿Qué debo hacer? .

Para llegar con im punidad sólo falt aba evit ar el problem át ico t ropiezo con un perro.m urm uró para sí la culebra. ni a la izquierda había perro alguno. . Pero por m ás precauciones que t om ara al deslizarse.Una rat a.Un cuart o de hora después la Cazadora llegaba a su dest ino. V La Casa. m ot ivo de preocupación de la selva. Este documento ha sido descargado de http://www.¡ Se acabó! . ni a la derecha.Acert ó el ot ro Hom bre aprest ándose a la lucha. est aba libre. la Culebra.m urm uró de nuevo la aludida. . Velaban t odavía en la Casa.Se equivocó el Hom bre . Ot ro hom bre m iró t am bién arriba.La plaza. Com o desde el lugar en que se encont raba podía oír. sobre t odo cuando llegó ant e el corredor. Trepó por una escalera recost ada a la pared baj o el corredor y se inst aló en el espacio libre ent re pared y t echo. Ya en él. Por las puert as. t uvo lo que deseaba en un m om ent o.repuso el prim ero Me pareció ver algo negro por allá. . Por est o deslizóse adelant e con gran caut ela. . habíase convert ido en est ablecim ient o cient ífico de la m ás grande im port ancia. ¿Los habría? Mucho lo t em ía Ñacaniná.¿Qué hay? . y la Ñacaniná vio y oyó durant e m edia hora. abiert as de par en par. un viej o clavo cayó al suelo y un hom bre levant ó los oj os.Alguna Ñacaniná.com . observó con at ención. . pero no ver el panoram a ent ero de los hom bres hablando. t ras una oj eada arriba. . en el corredor opuest o y que la culebra podía ver por ent re las piernas de los hom bres. cont eniendo la respiración. y ya desde lej os la Ñacaniná pudo ver cuat ro hom bres sent ados alrededor de la m esa. . pues.Nada . Pero los hom bres baj aron de nuevo la vist a.se dij o Ñacaniná. t endida sobre el t irant e. Sólo allá. un perro negro dorm ía echado de cost ado.pregunt ó.escolar. salían chorros de luz. . Ni enfrent e. .

.. . .repuso ot ro. ent re planes de laborat orio y dem ás.un caballo y una m ula.. La Ñacaniná. Si no podem os hacer una buena recolección en est os días.agregó uno. de lent es negros. Los días. Y avanzando m ás la cabeza.Me parece ..escolar.que las prim as venenosas se han llevado un sust o m agnífico. se com prenderá que deba ser m uy grande el núm ero de víboras en disponibilidad que requiere un I nst it ut o del género.Conocida ya desde t iem po at rás la part icular riqueza en víboras de aquel rincón del t errit orio. de una inst alación en la selva. m ant enían al personal superior del I nst it ut o en vela hast a m edia noche.Se dij o.ya en vías de com plet a inm unización. las m ism as que servían para inm unizar a los anim ales cit ados. Habíase logrado organizar el laborat orio y el serpent ario Est e últ im o prom et ía enriquecerse de un m odo asom broso. Este documento ha sido descargado de http://www. observó con m ás at ención.com . Pero si se t iene en cuent a que un caballo. por m ás que el I nst it ut o hubiera llevado consigo no pocas serpient es venenosas. inm óvil sobre el t irant e. Cinco t ubos de ensayo se han rot o.. De est os hom bres no hay gran cosa que t em er. pues nadie ignora que la carencia de víboras de que ext raer el veneno es el principal inconvenient e para una vast a y segura preparación del suero..Muy caídos ... el Gobierno de la Nación había decidido la creación de un I nst it ut o de Serot erapia Ofídica. . necesit a seis gram os de veneno en cada inyección ( cant idad suficient e desde para m at ar doscient os cincuent a caballos) .Hem os t enido hoy un día m alo . com enzaba a t ranquilizarse.Y los caballos. y que parecía ser el j efe del I nst it ut o. oj os y oídos alert os.pregunt ó uno. . en su últ im o grado de inm unización. El nuevo est ablecim ient o podía com enzar casi en seguida.. Pero un cont rat iem po evoca ot ro. donde se prepararían sueros cont ra el veneno de las víboras. La abundancia de ést as es un punt o capit al. ¿cóm o est án hoy? . porque cont aba con dos anim ales . duros al principio. a t al punt o que su nariz pasaba ya de la línea del t irant e..

Com o su propio coraj e le hace creer que es m uy t em ida. quiso ret irarse... se echaban a reír t ranquilos.. La Ñacaniná... vam os a hacer una fam osa cacería de víboras en est e país.. la lengua vibrant e..Las cosas com ienzan a ser un poco dist int as.. que es inm ensam ent e m ayor que ella. un hom bre se levant ó al fin. al cabo de m edia hora... ¡ Pobre gent e! . y hace frent e siem pre. golpeando la pared de t ablas.escolar. sí.. j ugando velozm ent e con la lengua... el lugar m e parece ideal. Resist e un at aque serio del hom bre. No hay duda de que es el país de las víboras.com .La Ñacaniná sent íase cada vez m ás inclinada a la com pasión.Por út il que sea... los caballos y nosot ros. .¿Rat as?. en un inst ant e la t uvo enderezada hacia la m esa. . hum . Hay que quedar un poco m ás con est a buena gent e. Este documento ha sido descargado de http://www. Mej or. Una de est as noches la voy a encont rar buscando rat ones dent ro de m i cam a. cuyo largo puede alcanzar a t res m et ros.... cuando oyó: .Es una Ñacaniná. hum . ¿Qué dice ese pelado de t raj e blanco? Pero el hom bre proseguía: Para ellas.silbó la ot ra.. es valient e.. así nos lim piará la casa de rat as.. que cuando.En cam bio. .. en el t irant e cuant o le fue posible. las víboras est án m agníficas.. la nuest ra se sorprendió un poco al ver que los hom bres. Com o había caído de cabeza. no dej a de ser un m al bicho. Parece sent arles el país.m urm uró Ñacaniná. .m urm uró.Por suert e...¿Eh? . con seguridad la m ás valient e de nuest ras serpient es... y la t ercera part e de su cuerpo cayó. Y com o cont inuaba provocat iva. Se les han rot o cinco t ubos. el exceso de sabiduría adquirida le hizo hacer un falso m ovim ient o. .. Y se disponía o abandonar su escondit e para explorar aquella inocent e casa. . Se aprenden cosas curiosas. .dio una sacudida la culebra.Hum . ent erados de lo que se t rat aba. Tant as cosas curiosas oyó. . Y las necesit am os urgent em ent e. arrollándose.

¡ Cuent a. sus fines y la decisión de los hom bres de cazar cuant a víbora hubiera en el país.. ..¿Debem os esperar un at aque. y aun rast reada buen t recho por ést e .pregunt ó Terrífica.lo que abrió nueva luz respect o a las gent es aquellas. ¡ Mat arnos.salt aron t odas. y se arrolló a descansar. rodeando a la exploradora. .. darles bien de com er y ext raerles cada veint e días el veneno. Fuera de la selva y ent re cuat ro hom bres.m urm uró Ñacaniná. ent onces! Y Ñacaniná cont ó t odo lo que había vist o y oído: la inst alación del I nst it ut o Serot erápico. querrás decir! -¡ No! ¡ Cazarlas. concent rando t oda su energía en la cualidad que..Y cogiendo un palo próxim o. la culebra llegó a la caverna.exclam aron t odas.¡ Por fin! . ....Oigan.. Perseguida por los ladridos del perro. . ¿Cóm o?.Tal vez fuera m ej or est o. lo lanzó cont ra la Ñacaniná a t odo vuelo. prim ero. . Este documento ha sido descargado de http://www.¡ Hum ! . Y pasar al ot ro lado del río repuso Ñacaniná. Creíam os que t e ibas a quedar con t us am igos los hom bres. Ñacaniná había explicado m uy bien el fin de est a recolección de veneno.. sus planes.¿Qué?. form an sus dos facult ades prim as: la velocidad para correr. .. . m uert a de fat iga. nada m ás! Encerrarlas. .. VI .¿Qué nuevas nos t raes? .com . Cruzada y Lanceolada. El palo pasó silbando j unt o a la cabeza de la int rusa y golpeó con t errible est ruendo la pared... heridas en lo m ás vivo de su orgullo. Hay at aque y at aque. pero lo que no había explicado eran los m edios para llegar a obt ener el suero.escolar. ¿Quieren vida m ás dulce? La asam blea quedó est upefact a.. o no t om ar en cuent a a los Hom bres? . Se ret iró a escape. ¿Est ás loca? .¡ Cazarnos! . Pasó por encim a de Lanceolada y At roz. la Ñacaniná no se hallaba a gust o. conj unt am ent e con el valor.salt aron Urut ú Dorado.

que cazaban a dient e lim pio. la Fam ilia ent era condenada a perecer de ham bre en plena selva nat al. la curación asegurada.. Este documento ha sido descargado de http://www. dirigiéndose a Cruzada. Hay un perro negro m uy peludo. . que favorecía confusiones m ort ales. Pero ya cada víbora se disponía a hacer correr la palabra en su dist rit o.agregó. reino preferido de las culebras. m e olvidaba! .pregunt ó ansiosa Terrífica. cuando salí de allí...Yo m e encargo de él ..Yo m e ofrezco a em pezar la cam paña .¿Perro que sigue nuest ro rast ro?. ¡ Oj o con ese perro. ¡ Ten cuidado! .exclam ó Terrífica...apoyó Ñacaniná. De ahí el int erés de la culebra en suprim ir el I nst it ut o. la inm unización de hom bres y anim ales cont ra la m ordedura. Para la Ñacaniná. cont ent a de ( sin m ayor esfuerzo m ent al) poder poner en j uego sus glándulas de veneno.Casi. y a Ñacaniná.a ellas.No se t rat a sino de est o.¡ Exact am ent e! . Si yo no puedo asist ir. el peligro previst o era m ucho m enor. . . gran t repadora..¡ Un suero ant ivenenoso! Es decir.le dij o Ñacaniná. . iré sencillam ent e m añana en la t arde a t ropezar con alguien...¿Tienes un plan? . a fuerza de m úsculos que los anim ales est uvieran o no inm unizados? Un solo punt o obscuro veía ella.... con voz persuasiva. . se le encom endó especialm ent e llevar la voz de alert a a los árboles. porque puede hacem os m ás daño que t odos los hom bres j unt os! .com . Hace un rat o. Creo que sigue el rast ro de una víbora.Ninguno... . ¿Qué le im port aba a ella y sus herm anas las cazadoras. t ant o peor. ¿Est ás segura? . que a la m enor cont racción nerviosa se escurría por el canal de los colm illos.escolar.¡ Ten cuidado! . Mas la asam blea había caído en nueva sorpresa. y es el excesivo parecido de una culebra con una víbora. siem pre falt a de ideas.. Hay varias j aulas vacías.¡ Allá verem os! Pero pido que se llam e a Congreso pleno para m añana en la noche.dij o Cruzada. ¡ Ah. .

le falt aba el punt o de apoyo en la cola. el fam oso punt o de apoyo sin el cual una poderosa boa se encuent ra reducida a la m ás vergonzosa im pot encia.¿Qué pasa? . ¡ Tarde ya! Ahogó un aullido de sorpresa y m ovió desesperadam ent e el hocico m ordido. silenciosas. con los oj os ent ornados de sueño. ni creía necesaria t ener ot ra. som brías. .. I m posible.. . Y ant es que la víbora hubiera podido defenderse.com . Pero cuando el perro iba a lanzarse sobre la víbora. se alej aron en dist int as direcciones. Por el cam po de fuego.¡ Maldit a best ia! .se dij o Cruzada. se arrast raba Cruzada hacia la Casa.pregunt aron desde el ot ro corredor. El calor sofocant e que reinaba desde t res días at rás com enzaba a pesar sobre los oj os de la yarará. Llegó al corredor y se arrolló allí. al resguardo de las m at as de espart illo. desconocidas ya las unas para las ot ras.escolar. lanzó su cuerpo a t odos lados. el perro negro y peludo. replegándose de nuevo.. No llevaba ot ra idea. sint ió los pasos de su am o y se arqueó ladrando a la yarará. Este documento ha sido descargado de http://www.. . . Buen ej em plar . En ese inst ant e el perro se det uvo husm eando y volvió la cabeza. Las víboras.Una Alt ernat us. Pasó así m edia hora. y fue arroj ada en el Serpent ario. m ient ras en el fondo de la caverna la serpient e de cascabel quedaba arrollada e inm óvil fij ando sus duros oj os de vidrio en un ensueño de m il perros paralizados..m urm uró Cruzada. y ant e la víbora. .. El hom bre de los lent es ahum ados apareció j unt o a Cruzada.A las t res de la m añana la asam blea se disolvió. Hubiera preferido un hom bre. esperando.. vuelt as a la vida norm al. El hom bre la llevó así colgando. sint ióse est rangulada en una especie de prensa afirm ada al ext rem o de un palo. a t reint a cent ím et ros de su cabeza. . apareció el perro. t rat ó en vano de recoger el cuerpo y arrollarlo en el palo.respondió el hom bre.. La puert a est aba abiert a.Ya t iene ést e su asunt o list o. cuando un t em blor sordo avanzó desde la pieza. que m at ar al prim er hom bre que se pusiera a su encuent ro.. VI I Era la una de la t arde. La yarará cruj ió de orgullo al verse así.

.. y que albergaba a t reint a o cuarent a víboras. Cruzada cayó en t ierra y se m ant uvo un m om ent o arrollada y congest ionada baj o el sol de fuego. La ot ra. La gran víbora el cuello. . ¿Quién era? Era absolut am ent e desconocida para la yarará.m urm uró Cruzada.Hace un rat o. convencida de que no había habido int ención de at aque en la aproxim ación de la yarará. . Curiosa a su vez se acercó lent am ent e. .escolar. y varias casillas y piedras am ont onadas ofrecían reparo a los huéspedes de ese paraíso im provisado. pero no así a una gran víbora que se bañaba en una j aula cerrada con t ej ido de alam bre. Se acercó t ant o.¿Cóm o t e llam as? .. .Yo soy Cruzada. que de est upor. de la I ndia..Mej or hubiera sido para t i que t e hubieran m uert o.Ham adrías. no necesit as decirlo. Pero no de aquí... provist o de algunas j aulas. ¿Eres de las nuest ras? Es decir. m uy lej os. m ient ras acababa de hinchar j am ás había vist o ext raordinaria así. La inst alación era evident em ent e provisional.. Este documento ha sido descargado de http://www. com o hacerlo a nadie... .repuso.Pero m at é al perro.. Cruzada las conocía a t odas. Un inst ant e después la yarará se veía rodeada y pasada por encim a por cinco o seis com pañeras que iban a reconocer su especie.Const it uíalo un sim ple espacio de t ierra cercado con chapas de cinc liso.com . pero m onst ruosam ent e. .Sí.Sí . Quedaba realm ent e .¿Qué perro? ¿El de aquí? . arrollada. Cruzada ahogó un silbido caía en guardia. venenosa. o cobra capelo real. No pude m at ar. ¿Cuándo t e cazaron? . aplast ó sus dos grandes orej as. grandes y chat os caj ones alquit ranados servían de bañadera a las víboras. . la ot ra se irguió..¿Quién eres? .. He vist o m uchas herm anas t uyas ya.

supongo. .. El cuello de la asiát ica se expandió bruscam ent e de nuevo. Nosot ras som os respect o de la vulgar cobra capelo de la I ndia.¿Te sorprende.Pero es que lo m ordí en la cabeza.De víboras am ericanas.¿No puede m orir? .I nt eligent e y valient e . Ñacaniná nos cont ó..¡ Sé! .¡ Tant o com o t ú... ¿Conoces el nom bre de m i especie? . Y ¿sabes de qué nos alim ent am os? . y el capuchón de la cobra baj ó lent am ent e. eh? . A m uchas les ha pasado lo m ism o.. o cobra capelo real. A t i se t e puede hablar. .. .. .. La cobra real se echó a reír. Am bas víboras se m iraron largo rat o.replicó Cruzada.Sí. .repuso vivam ent e Cruzada. por lo m enos! . La cobra real la consideró ent onces at ent am ent e. y de nuevo la yarará cayó en guardia.escolar...O ñaj a búngaro. ent re ot ras balanceando la cabeza ant e la Cruzada.. .. ..concluyó Est a apreció rápidam ent e el t am año de la ext ranj era ofiófaga... No m e queda una got a de veneno concluyó.agregó Ham adrías.. a t iem po que Cruzada t enia una nueva sacudida: el perro lanudo que creía haber m at ado est aba ladrando...No. Pero t ú no sabes lo que es est o... Est á inm unizado. .Ham adrías.. Este documento ha sido descargado de http://www..Tú m e pareces int eligent e.Sí.cont est ó Cruzada. lo que t ú respect o de una de esas coat iarit as.. .m urm uró Ham adrías.. ...com . cosas .. cada vez m ás at urdida. Es pat rim onio de las yararás vaciar casi en una m ordida sus glándulas..Para él es lo m ism o que t e hayas vaciado no. . pero no por cuent a nuest ra.

repuso la ot ra..iÓyem e! ..com .Así es. dij ist e? .: ¿Prim a t uya. est oy condenada a ent regar m i veneno para la preparación de sueros ant ivenenosos..¿Dos m et ros cincuent a?. el largo de Anaconda. ent onces? . pequeña Cruzada .¿Sin veneno....escolar. . absort a en sus .Una sola cosa. lo que es peor.dij o de pront o. . Tú sabes la necesidad absolut a de un punt o de apoyo para poder desplegar nuest ra fuerza. ¿qué debo hacer? ..y m iró a su vez a Ham adrías..Sí . Y por est o j ust am ent e t iene gran debilidad por las ext ranj eras venenosas. . .. m alt rat ada. que t engo valor. perros. . un solo m edio t enem os de vengarnos..Solam ent e que puedes m orir.¿Qué? La cobra real m iró ot ra vez fij am ent e a Cruzada. t ort urada periódicam ent e. que había seguido su m irada. fuerza y veneno suficient es para concluir con t odos ellos. ¡ Estoy hart a de hom bres.repuso ést a. Este documento ha sido descargado de http://www..repuso la ot ra.. Pero la asiát ica pensam ient os. porque lo que es ésas. . Y yo..concluyó m irando en los oj os a la yarará. balanceándose de nuevo.pregunt ó. que no nos oigan.. Y. caballos y de t odo est e infierno de est upidez y crueldad! Tú m e puedes ent ender. Toda nuest ra salvación depende de est o.. dos sesent a.Sesent a. Y después de refrescarse la cabeza en el agua agregó perezosam ent e.. Más o m enos. una prim a m ía ¿Sabes de qué se alim ent a?: de víboras asiát icas .. despreciada.. . m anej ada com o un t rapo por viles hom bres...Es un buen t am año. Solam ent e. Acércat e.¡ Bien cont est ado .Sí. .. no la escuchaba ya. ¡ No t e puedes dar cuent a de lo que est o supone para m i orgullo! ¿Me ent iendes? . Llevo año y m edio encerrada en una j aula com o si fuera una rat a.

.¡ Oh. -¡ Es lo único que deseo! Cont inúa.m urm uró. no! Ellos.Y se agachó a observar a la víbora. No fue largo su exam en: en el cuello y en la m ism a base de la cabeza not ó huellas inequívocas de colm illos venenosos.. cont ra las m allas de alam bre. algunos de los hom bres t am bién m orirán. De pront o.. grit aron: -¡ Ya está! ¡ Ya la m at ó! ¡ Es una t raicionera! Cruzada. . Las víboras.concluyó. En fin . la cobra se abalanzó y m ordió por t res veces a Cruzada.. cogiendo a Cruzada por la cola y lanzándola por encim a de la barrera de cinc. Est a no puede ser m ás que la ham adrías.. de aquí a dos o t res horas. ¡ Más cerca! El diálogo cont inuó un rat o en voz t an baj a.repuso aquél..Sí: la t iré afuera.Pero acércat e aún.. El hom bre vio a la yarará. Este documento ha sido descargado de http://www... No nos queda m ás que un solo t ubo de suero.... que el cuerpo de la yarará frot aba. descam ándose. Allí est á... ¡ un bicho m enos que vigilar! Fue a ver al direct or: .Pero necesit am os para hoy el veneno.se dij o el hom bre..Est á m uert a.com . que habían seguido de lej os el incident e. ¿Murió la Alt ernat us? . . . Pero para la segunda recolección. t res horas después. Muy pront o quedó inm óvil..¡ Hum ! . Pero ¿de qué? . m ordida por t res veces en el cuello. y em puj ándola con el pie.La ham adrías ha m ordido a la yarará que int roduj im os hace un rat o. ... le hizo dar vuelt a com o a una soga y m iró su vient re blanco. ¿Traigo a la ham adrías? .. y fue a ella a quien encont ró el em pleado del I nst it ut o cuando. Vam os a ext raerle m uy poco veneno. Ahí est á la prueba.¿Sola? . se arrast ró pesadam ent e por el past o. Veint e veces le he dicho al direct or que las m allas del t ej ido son dem asiado grandes.escolar. ent ró en el Serpent ario...Es un fast idio grande .. bien m uert a.. . arrollada y m irándom e com o si yo fuera ot ra Alt ernat us.Ño hay m ás rem edio.

por fin! Este documento ha sido descargado de http://www. lanzó un grit o y bailó.com .se dij o desesperada. No m ucho. la I nm ensa serpient e asiát ica y el plan de bat alla de ést a en que ella m ism a. . am bas. Con el recuerdo t uvo conciencia plena de lo que debía hacer. Recordaba t odo. ahora que la parálisis provocada por el veneno com enzaba a abandonarla. sin avanzar. un solo m inut o de vida. huían sin ser perseguidas. su cuerpo ondulaba..VI I I . exhaust a de fuerzas... y llegó a t iem po! Y t ras nuevo esfuerzo consiguió desesperada hacia el laborat orio. ¡ Dos m inut os. arrancó su cabeza de ent re las m anos del peón y fue a clavar hast a la raíz los colm illos en la m uñeca izquierda del hom bre de lent es negros. Y con ese punt o de apoyo. Sent ía la boca llena de t ierra y sangre. Vio . Pasó un rat o aún y su inquiet ud crecía.m urm uraba. m ient ras el hom bre de los lent es ahum ados int roducía el vidrio de reloj en la boca. la cobra asiát ica y la yarará. ¡ Ya est aba! Con los prim eros grit os. con la dos m anos.el m uro de cinc. arrast rarse el la le a At ravesó el pat io. ¿Sería t iem po t odavía? I nt ent ó arrast rarse. el lazo.. ¡ Ya lo conseguí.reconoció.Se hallaba quebrant ada.escolar. ¿Dónde est aba? EI velo denso de sus oj os com enzaba a desvanecerse. pero lo suficient e para que el cuerpo colgant e de la cobra real oscilara y alcanzase a la pat a de la m esa. Nada m ás que eso m e falt aba.m urm uraba la cobra volando a escape por el cam po.¡ No t endré t iem po! . Cruzada. iba j ugando su vida. m as en vano. j ust am ent e en una vena. La m ano se dirigía oprim ir las glándulas. y Cruzada alcanzó a dist inguir el cont orno. El peón. deslizarse. sost enía. .¡ Y no est oy sino a t reint a m et ros! . llegó a la puert a en el m om ent o en que em pleado. .¡ Un punt o de apoyo! . Ham adrías. colgando en el aire. y Cruzada est aba aún en el um bral. pero en el m ism o sit io. Y arrast rándose en un suprem o esfuerzo. y súbit am ent e recordó t odo: el perro negro. t endió adelant e los blanquísim os colm iI los. al sent ir su pie descalzo abrasado por los dient es de la yarará. donde se arrolló velozm ent e.

y los del herido se cerraban para siem pre a los cuat ro m inut os. Adem ás es herm osa. y por últ im o Esculapia. fue acogida con generales m iradas de desconfianza.. que no abandona j am ás los charcos. y sobre t odo de las que se podrían llam ar reales por su im port ancia.. hecho t ant o m ás de Este documento ha sido descargado de http://www. hem os hecho referencia a la gran m ayoría de las especies. culebra de coral. Allá. com o sus com pañeras arborícolas.de cabeza est úpida. Al decir Congreso pleno. Fuera de Terrífica y Ñacaniná. cuya caract eríst ica es achat arse com plet am ent e cont ra el suelo apenas se sient e am enazada.Corría la yarará a su lado. Trigém ina. La inyección de una ham adrías en una vena es cosa dem asiado seria para que un m ort al pueda resist irla largo rat o con los oj os abiert os. por razones que se verá en seguida.. est ando en m ayoría. lo que no obst a para que su m ordedura sea de las m ás dolorosas. Coralina se alegraba bast ant e de la ausencia de su herm ana Front al. com o es sabido. IX El Congreso est aba en pleno.com . y las yararás Urut ú Dorado. . a quien no había sido posible hallar por ninguna part e. cuyos t riples anillos negros y blancos sobre fondo de púrpura colocan a est a víbora de coral en el m ás alt o escalón de la belleza ofídica. podían dar caráct er de absolut a fuerza a sus decisiones. pequeña y oscura. incont est ablem ent e herm osa con sus anillos roj os y negros. de la m uñeca del hom bre pendían dos negros hilos de sangre pegaj osa. ausencia est á que requiere una aclaración.Sí. Radínea. Boipeva. cuya ent rada. m uy fuert e la vanidad de las víboras en punt o de belleza. Neuwied. aunque su aspect o sea bien dist int o... habían acudido Coralina . Coat iarit a. Asist ían Cipó. De aquí la plenit ud del Congreso act ual. Siendo. At roz y Lanceolada. m uy fina de cuerpo. Desde el prim er Congreso de las Víboras se acordó que las especies num erosas. bien que fuera lam ent able la ausencia de la yarará Surucucú. Las Cazadoras est aban represent adas esa noche por Drim obia. de un herm oso verde y gran cazadora de páj aros. según Ñacaniná.escolar. m uy dolorida aún. Falt aban asim ism o varias especies de las venenosas y las cazadoras. cuyo dest ino es ser llam ada yararacusú del m ont e. Pero no volvería a repet ir el j uego.

-¡ Fuera! ¡ Fuera! . ¡ Entra. aunque t rém ulo..le pregunt ó cort ésm ent e Anaconda.¡ Ést e no es t u lugar! . viceem perat riz del I m perio Mundial de las Víboras. j unt o a Terrífica. Anaconda y Ñacaniná t ornaron a cruzar una m irada irónica.exclam ó Urut ú Dorado. con silbido claro.¿Se puede? .¿Qué quieres aquí? .escolar. Pero Terrífica.¿Te incom odo? . que no se dej ará de apreciar. las víboras irguieron la cabeza al oír aquella voz.sent ir cuant o que est a víbora. con leves silbidos de sat isfacción. . Las nobles palabras de nuest ra reina nos aseguran.. dando por prim era vez señales de vivacidad. Alguna falt aba . Son las glándulas de veneno que m e incom odan de hinchadas. es. Com o si una chispa eléct rica hubiera recorrido t odos los cuerpos.decía la visit ant e alegrem ent e.exclam ó Ñacaniná con sorda ironía.. . La Este documento ha sido descargado de http://www.fuera de Cruzada.com .. de ninguna m anera! . Pasó ant e t odas. m ient ras dure. . puede ej ercer act o alguno de violencia. Anaconda! . a la vez que reina en Am érica. y prest aron at ención. La host ilidad bien evident e de la asam blea hacia la recién llegada t enía un ciert o fundam ent o. arrast rando t ras de sí dos m et ros cincuent a de cuerpo oscuro y elást ico. .¡ No.¡ Bien dicho! .cont est ó Terrífica. . y fue a arrollarse. se vieron forzadas a volverse al ver asom ar por ent re los helechos una cabeza de grandes oj os vivos. pues sólo una la avent aj a en t am año y pot encia de veneno: la ham adrías asiát ica.grit ó Lanceolada con profunda irrit ación. que puede alcanzar a t res m et ros..grit aron varias con int enso desasosiego. ¡ Entra. quien no pudo m enos de est rem ecerse. A pesar de t odo. .¡ Com pañeras! No olviden que est am os en Congreso. y t odas conocem os sus leyes: nadie. Anaconda! Y la cabeza viva y sim pát ica de Anaconda avanzó. logró hacerse oír. pero las víboras t odas afect aban no darse cuent a de su ausencia. cruzando una m irada de int eligencia con la Ñacaniná.

.¿Cóm o para qué? . Cuando com ienza a dej ar caer del follaj e sus diez m et ros de cuerpo liso con grandes m anchas de t erciopelo negro. .. sin except uar al pit ón m alayo. . m enos ésa . Anaconda no es. sin em bargo. Se necesit a t oda la est upidez de una Lanceolada para decir est o. ¿Que para qué esperarla?. en buena relación con t odos. Ant e t odo.. si se considera la fuerza de est a m agnífica boa. y de aquí la conm oción de las víboras ant e la cort és Anaconda. hij a de la región. con quien había t rabado viva am ist ad. es. ya dist raída.. irguiéndose.Lo que prom et ió . ¡ Estoy cansada ya de oír en est e Congreso disparat e t ras disparat e! ¡ No parece sino que las Venenosas represent an a la Fam ilia ent era! Nadie.. Si a alguien det est a. Pero los dos m et ros cincuent a que m edia ya valían por el doble.. sin dignarse volver la cabeza a la culebra.com .. ¡ Est am os frescas si las int eligencias capaces de pregunt ar est o dom inan en est e Congreso! Este documento ha sido descargado de http://www. ignora que precisam ent e de las not icias que t raiga Cruzada depende nuest ro plan.con una sola excepción.int ervino la Ñacaniná. Debem os esperarla.es est ar aquí cuando pudiera. nat uralm ent e.dij o.señaló con la cola a Lanceolada.exclam ó ést a. es m enest er saber algo de Cruzada. Vagabundeando en las aguas espum osas del Paraná había llegado hast a allí con una gran crecient e.Pero la Anaconda es dem asiado fuert e para odiar a sea quien fuere . y cont inuaba en la región... Por lo dem ás.. la selva ent era se crispa y encoge. y en part icular con la Ñacaniná. m uy cont ent a del país..escolar. a las serpient es venenosas. Su fuerza es ext raordinaria. Era. y no hay anim al de carne y hueso capaz de resist ir un abrazo suyo..¿Pará qué? .replicó Lanceolada. que por divert irse al crepúsculo at raviesa el Am azonas ent ero con la m it ad del cuerpo erguido fuera del agua.Creo que podríam os com enzar ya . y est a conciencia de su valor le hace conservar siem pre buena am ist ad con el Hom bre. Prom et ió est ar aquí en seguida.Anaconda es la reina de t odas las serpient es habidas y por haber. aquel ej em plar una j oven Anaconda que dist aba aún m ucho de alcanzar a los diez m et ros de sus felices abuelos. . Pero At roz acababa de t om ar la palabra ant e la asam blea.

inquiet a.¡ Por fin! . alegres.. . La Ñacaniná se volvió a ella: .se apresuró la de cascabel. porque la desconocida acababa de hinchar m onst ruosam ent e el cuello.Y adem ás. .¡ No im port a! .¡ Som os herm anas! ..agregó ot ra.Sí .le reprochó gravem ent e Coat iarit a.¿Y a t i quién t e m et e en est o? . Felizm ent e.escolar.. Coralina. ent ró silbando: . m uert as de curiosidad.¡ Terrífica! nuest ras. observándola..repit ió la pequeña. que acechaba a la ent rada de la caverna.dij o Cruzada.exclam aron las congresales. . vieron ent rar a una inm ensa víbora. prim a .No insult es .¡ No es nada! . con un t ant o de desdén. se arrast raron hacia la recién llegada. No duró aquello m ás que Este documento ha sido descargado de http://www.. Todas las víboras. Dale la bienvenida. .concluyó Ñacaniná t ranquila.com .. t ot alm ent e desconocida de ellas. dignam ent e. . consideró al pundonoroso benj am ín y cam bió de voz. Pero de pront o quedaron m udas.Parece una prim a sin veneno .Y cola larga. det rás de la yarará. Tiene oj os redondos. Es de las .Tiene razón la m inúscula Lanceolada. pero vuelvo a pedirt e disculpa.¡ Ahí viene Cruzada! . . . Mient ras Cruzada iba a t enderse al lado de At roz. .decía una.replicó con rabia la yarará. la int rusa se arrolló lent a y paulat inam ent e en el cent ro de la caverna y se m ant uvo inm óvil. Pero su alegría t ransform óse en est upefacción cuando. t e pido disculpa. .No insult es .

un segundo. I nsist o. m e parece despreciable. Si la una en su caráct er de anim al venenoso. el lazo del hom bre de lent es ahum ados. De m odo que la viej a y t enaz rivalidad ent re serpient es venenosas y no venenosas llevaba m iras de exasperarse aún m ás en aquel últ im o Congreso.Cruzada: diles dom inarm e.dos hom bres fuera de com bat e. un solo hom bre puede preparar m iles de t ubos de suero con los cuales se inm unizarán cont ra nosot ras.Por m i part e .dij o Ham adrías. No era m enest er m ás.exclam ó Cruzada. el m agnífico plan de Ham adrías con la cat ást rofe final. -¡ O a los caballos! .escolar.Result ado . est a últ im a.concluyó...¡ Sí.. el capuchón se replegó. .cont est ó Ñacaniná.insist ió la cobra real. Y m e fundo en est o: m ient ras queden vivos los caballos. Era evident e que desde el prim er m om ent o la serpient e asiát ica y la Ñacaniná indígena habíanse disgust ado m ut uam ent e. que no se acerquen t ant o. El Congreso quedó un inst ant e pendient e de la narración de Cruzada. m ient ras la recién llegada se volvía a su am iga. -¡ O al perro! .. no es nada est a facilidad com parada con la que puede t ener el perro el prim er día que se Este documento ha sido descargado de http://www. a fuer de fuert e y ágil. y el profundo sueño que acom et ió luego a la yarará hast a una hora ant es de llegar. Por gran facilidad que podam os t ener para elim inar a unos y ot ros.. y de los m ás peligrosos... . Raras veces. que t uvo que cont arlo t odo: el encuent ro con el perro.. pues. se present a la ocasión de m order una vena. creo que caballos y hom bres son secundarios en est a lucha. provocaba el odio y los celos de Ham adrías. . ¡ Después verem os! En cuant o al perro .Yo creo que a los caballos . represent aba un t ipo inferior para la Cazadora.concluyó con una m irada de reoj o a la Ñacaniná. No puedo .agregó la Ñacaniná. con la voz alt erada. déj enla t ranquila! . Ahora no nos rest a m ás que elim inar a los que quedan.com . Tant o m ás agregócuant o que acaba de salvarm e la vida. y t al vez la de t odas nosot ras. . ust edes lo saben bien. com o ayer. en que debem os dirigir t odo nuest ro at aque cont ra los caballos.

t rabaj ar.Est aba segura .escolar. El peligro real en est a circunst ancia es para nosot ras. Un perro inm unizado cont ra cualquier m ordedura. arrollada en la som bra. La cobra real volvió a sent ir la ironía ant erior... est am os perdidas.pregunt ó con desdén. porque son com plet am ent e incapaces de hacerse t em er. . Si el perro se pone a.¡ No podríam os adelant arnos t ant o! . ¿qué opinas.¡ He aquí una cosa bien dicha! . Este documento ha sido descargado de http://www.agregó señalando de cost ado a la cobra real. devolviendo a Ñacaniná su m irada de reoj o.repuso. .repuso m ansam ent e la int errupt ora.Sí.les ocurra dar una bat ida en form a. est én bien seguras.dij o una voz que no había sonado aún.¿A m í m e hablas? . aun la de est a señora con som brero en el cuello .com . . ... Ham adrías se volvió vivam ent e. y la darán.¡ Pero adelant ém onos! . Lo que has dicho est á em papado en profunda verdad.replicó Ham adrías. posiblem ent e m ás que am ist ad.dij o ést a t ranquilam ent e.. .dij o. y sobre t odo si se recuerda que ese enem igo ha sido adiest rado a seguir nuest ro rast ro. y com o por un present im ient o. Las culebras saben bien que el hom bre no las t em e.es el enem igo m ás t em ible que podam os t ener. . Era est o m ás de lo que podía oír la cobra real sin que la ira subiera a inundarle los colm illos de veneno. a t i . Me inclino decididam ent e por la prim a.Yo opino com o Ñacaniná . era aquello una est im ación recíproca de su m ut ua int eligencia. porque en el t ono t ranquilo de la voz había creído not ar una vaguísim a ironía. las Venenosas. Cruzada? No se ignora t am poco en el Congreso la am ist ad singular que unía a la víbora y la culebra. que t enem os por negro pabellón a la Muert e. No sé hast a qué punt o puede t ener valor la opinión de est a señorit a conversadora . ant es de veint icuat ro horas. m idió a la ligera con la vist a el cuerpo de su int erlocut ora. . y vio dos grandes oj os brillant es que la m iraban apaciblem ent e.

Ñacaniná.¡ Abaj o el Lanceolada.alzóse At roz.. Pero t am bién el Congreso ent ero se había erguido am enazador al ver est o. pensando en la facilidad con que hubiera dest rozado una t ras ot ra a cada una de sus cont rincant es. Pero la Ñacaniná quería de una vez por t odas aclarar las cosas. t odos los seres de noble est ruct ura. La cobra se volvió a ella con reconcent rado odio: . . por lo t ant o. el gat o onza.¡ Y t ú m enos que nadie. ¡ no m e provoquen! . avanzando.Respet o el Congreso. com o esa dam a im port ada que nos quiere deslum brar con su gran som brero. Pero pido que cuando se concluya. baj ó el capuchón lent am ent e.¡ Abaj o el capuchón! .¡ Est á bien! . Pero ant e la act it ud de com bat e del Congreso ent ero..silbó.dij o Anaconda. se apodera de su enem igo con la energía de nervios y m úsculos que const it uye su honor. el t igre. . capuchón! .Nadie t e provocará .. poco int eligent e e incapaz. .escolar. Pero cuando se es t orpe.¡ Un inst ant e! .cont est ó Anaconda. com o el de t odos los luchadores de la creación.¡ Tú lo has dicho! . En efect o. .se adelant aron Urut ú Dorado y Ham adrías t uvo un inst ant e de loca rebelión. porque m e t ienes m iedo! . pesado. Ham adrías se volvió a ella con un silbido de rabia. fuert e y veloz. nosot ras.¡ No! . ágil. fuera de sí.exclam ó. la cobra real. Este documento ha sido descargado de http://www. había dilat ado el m onst ruoso cuello para lanzarse sobre la insolent e.¡ Cuidado! . Cuando un ser es bien form ado. con los oj os hechos ascua. Así cazan el gavilán.¡ Miedo yo! . ent onces se t iene un par de colm illos para asesinar a t raición.int errum pió Anaconda.com .repuso aquélla inclinándose. Perm ít em e..¡ Tú eres Anaconda! .. .grit aron varias a un t iem po. de luchar francam ent e por la vida. ¡ El Congreso es inviolable! .

que habían est ado ya en cam paña.Después.. . . pues! . a cuyo lado pasaba Anaconda. ..¡ Nada.com . era t am bién cuest ión de vida o m uert e llevar el at aque en seguida.¡ Paz. el aspect o. ya es t iem po de est o . Aunque era ya m uy t arde. paz! . y fuera lo que pudiere ser su nuevo plan. aunque la m ayoría se inclinaba acaso a adopt ar el plan de la culebra..la cort ó alegrem ent e Anaconda.! .clam aron t odas de nuevo. le dij o m irándola som bríam ent e. Est aba aún viva su m agnífica com binación cont ra el personal del I nst it ut o. Agréguese que..¡ Sí.¡ Adelant e.. sí. es lo ciert o que se le debía ya la elim inación de dos hom bres. Se com prenderá así que el plan de la cobra real t riunfara al fin..grit ó la Ñacaniná.silbaron t odas.. ¡ sino que nos arrepent irem os! Y las víboras y culebras. salvo la Ñacaniná y Cruzada.advirt ió aún Terrífica. -¡ Ya lo creo! . X Este documento ha sido descargado de http://www. lanzáronse hacia el I nst it ut o.Sí. Tenem os dos planes a seguir: el propuest o por Ñacaniná. ¿Nadie t iene nada m ás que decir? . o bien lanzam os t odas nuest ras fuerzas cont ra los caballos? Ahora bien. ¡ Mient ras dure la cam paña est am os en Congreso y som os inviolables las unas para las ot ras! ¿Ent endido? . La cobra real.. lanzándose com o una flecha a la vanguardia. y el de nuest ra aliada. ninguna se había dado cuent a del t errible enem igo que había en un perro inm unizado y rast reador de víboras. y se decidió part ir sobre la m archa. ¡ Estam os dando un pésim o ej em plo! ¡ Decidam os de una vez lo que debem os hacer! .¡ Una palabra! . ¿Com enzam os el at aque por el perro.. inm ensam ent e aum ent adas por los individuos de las especies cuyos represent ant es salían de la caverna. t am año e int eligencia dem ost rada por la serpient e asiát ica había im presionado favorablem ent e al Congreso en su favor.dij o Terrífica. bast a de palabras! .concluyó la de cascabel. .escolar.

¿Qué es eso? ¿Qué pasa? . y el ot ro em pleado t uvo t iem po de aplast ar la cabeza. y descargó su vara vara dura y flexible que nunca falt a en una casa de bosquesobre al at acant e. El personal del I nst it ut o se vio así rodeado por t odas part es de víboras. a una gran víbora que acababa de arrollarse con pasm osa velocidad al pescuezo del anim al.Vayam os.. para lanzarse en seguida silbando a un nuevo asalt o. a la luz del farol de vient o.. com o si las dirigiera una int eligencia superior. no se sabía cont ra quién iba dirigido..escolar. Fragoso sint ió un golpe de colm illos en el borde de las bot as.dij o. Los hom bres. a m edio cent ím et ro de su rodllla. sobre el cuello m ism o del perro. las invasoras se det uvieron un inst ant e.No sé.¿Llena? . . Prest ó oído un rat o y dij o: . Este documento ha sido descargado de http://www. Allí. Pront o debía am anecer. en t ant o que los dem ás quedaban at ent os. esquivaban los golpes y m ordían con furia.¡ La caballeriza est á llena de víboras! . pálido de sorpresa. pudieron ver al caballo y a la m ula debat iéndose a pat adas cont ra sesent a u ochent a víboras que inundaban la caballeriza.com . habían caído ent re ellas.. con el im pulso de la llegada. dada la confusión de caballos y hom bres.llam ó el j efe al perro que gem ía soñando baj o la cam a del enferm o. Los anim ales relinchaban y hacían volar a coces los pesebres.pregunt ó el nuevo j efe. No había t ranscurrido m edio m inut o cuando sent ían pasos precipit ados en el pat io y Fragoso aparecía.Me parece que es en la caballeriza. con el oído alert o. . Y se lanzaron afuera. El aludido encendió el farol de vient o y salió. Ant e el brusco golpe de luz.. pero las víboras.. . Un em pleado se asom ó a la vent ana por donde ent raba la noche calient e y creyó oír ruido en uno de los galpones. que.El personal del I nst it ut o velaba al pie de la cam a del peón m ordido por la yarará.. Y corriendo t odos ent raron en la caballeriza. Vaya a ver Fragoso. -¡ Daboy! ¡ Daboy! . El nuevo direct or part ió en dos a ot ra.

asom ándose a la vent ana... el asalt o ej ercía cada vez m ás presión sobre los defensores. Por suert e ignoran que nos han salvado a los caballos con sus m ordeduras. Pront o am anecerá.m urm uró el j efe. m ient ras el farol.Com ienza a aclarar .Me pareció que allí andaba la cobra real .repuso el j efe. Y en m edio del relinchar de los caballos. a t odo event o. m uy m ordido.Si ..dej ó caer Fragoso. m ient ras se ligaba los m úsculos doloridos de la m uñeca.. era el enem igo que había asalt ado el I nst it ut o Serot erápico.. Felizm ent e puede resist ir cuant o quieran..¡ Oh. m ordían las bot as. . aquí! Y salt aron at rás. el m achet e. y ent onces será ot ra cosa. XI No singulares. Con ot ras víboras.¡ At rás! . al precipit arse sobre una inm ensa víbora que creyera reconocer.. . .Est o pasó en m enos de diez segundos.escolar.com .. podrá quedarse aquí. com o m at em át icam ent e com binada. Pálidos y j adeant es. Est as son dem asiado singulares. Este documento ha sido descargado de http://www. cuya respiración era m ej or. Ant onio. .grit ó el nuevo direct or.. se apagaba. . . rot o en m il pedazos. pret endían t repar por las piernas. las hubiéram os cazado a t odas en un segundo..No. aquella doble m ordedura. no! . y cayó.¿Llevam os los lazos? .. ¿qué t ienen las víboras de est e país? Ayer. los ladridos del perro y el silbido de las víboras. que felizm ent e había podido desenredarse de ent re la m adej a de víboras.. que ant e un inm enso peligro sum aban la int eligencia reunida de las especies.. Fragoso y yo vam os a salir. Hoy. Las varas y... Volvieron los hom bres ot ra vez al enferm o..Parece cosa del diablo. se m iraron. .pregunt ó Fragoso. ¡ Daboy. pisó sobre un cuerpo a t oda velocidad. Las varas caían con furioso vigor sobre las víboras que avanzaban siem pre. . Ust ed. al pat io. cuando Fragoso. sino víboras..agregó el ot ro em pleado... Y Daboy.dij o el nuevo direct or. ¿no t iene nada? . Jam ás he vist o cosa igual. Est aba ahora inundado en copiosa t ranspiración. los grit os de los hom bres. seguidos por el perro. sacudiendo cabeza. Yo la vi bien.

derrot adas. est aban t odas m agulladas.grit ó Urut ú Dorado.. Este documento ha sido descargado de http://www. det eniéndose un inst ant e a rest regar cont ra una piedra su cabeza. Falt aban adem ás Coat iarit a. Adem ás. . ¡ Atrás! . A la luz aún inciert a de la m adrugada exam inaron sus fuerzas. ¿Qué hacem os? . Ham adrías! Pero para sí sola se guardaba lo que había oído t ras la puert a cerrada de la caballeriza. veint it rés com bat ient es aniquilados. ent re ellas las dos culebras de coral. m ient ras est rangulaba al perro.¡ Un inst ant e! . At roz había sido part ida en dos por Fragoso.. . y Drim obia yacía allá con el cráneo rot o.Si nos quedam os un m om ent o m ás . Marchaban en t ropel . Ent re las pat as de los caballos habían quedado dieciocho serpient es m uert as.He aquí el éxit o de nuest ra cam paña . y m uere si le llega a falt ar.¡ A la grut a! . el veneno le es t an indispensable para su vida diaria com o el agua m ism a. se lanzaron al cam po. nos cort an la ret irada. deslizándose a t oda velocidad. Veam os cuánt as som os. En t ot al. viendo con const ernación que el día com enzaba a rom per a lo lej os. llenas de polvo y sangre ent re las escam as rot as.¡ Est am os en inm inent e peligro! .dij o am argam ent e Ñacaniná.com . pasándose las unas sobre las ot ras.. y qué podem os hacer. pat eadas. Y at ropellándose. Pero las rest ant es.. Radínea y Boipeva. det uvo a la colum na j adeant e. espant adas. ¡ En vez de m at ar. at rás! .exclam ó Cruzada.grit aron t odas. com enzaban a sent ir ya en la hum edad de la at m ósfera la inm inencia del día. . habían salvado la vida a los caballos. pero dist ant e aún.escolar. pisadas.¡ At rás. Un segundo ladrido de perro sobre el rast ro sonó t ras ellas.clam aron t odas.La súbit a oscuridad que siguiera al farol rot o había advert ido a las com bat ient es el peligro de m ayor luz y m ayor resist encia. sin excepción de una sola. ¡ Te felicit o.grit ó Terrífica. que se ext enuaban precisam ent e por falt a de veneno! Sabido es que para un caballo que se est á inm unizando. pues había salido la últ im a. Llevaban ya veint e m inut os de fuga cuando un ladrido claro y agudo. .

derrot adas. que podía ponerse im punem ent e a salvo por su velocidad. pues. Y am bas. vencida en su segundo esfuerzo de dom inación.Ya ves . se dirigió com o las ot ras direct am ent e a la m uert e. y m iraron alocadas a t odas part es. locas de pánico..¡ Pero. alcanzaron a la colum na.grit ó la Ñacaniná. hum illada. . ya concluidos. prefirió hundirse del t odo. Sint ió así un cuerpo a su lado. m ient ras corría. una sola. Y con una alt iva sacudida de lengua. . A pesar de su pánico.. ¿No es eso. cuyos oj os brillaban..le dij o con una sonrisa.¡ Sí.respondió la colum na despavorida.. huyendo.¡ Un m om ent o! .Sí. . por lo m enos.. Ya habían llegado. El Congreso y sus leyes est án. pero yo lo sé con cert eza. y se decidían. est án locas! . Ust edes lo ignoran.Se adelant ó Anaconda.¡ Est á loca Ñacaniná! . a la caverna! .m urm uró Anaconda. y se alegró al reconocer a Anaconda.advirt ió Anaconda con voz som bría. Terrífica? Este documento ha sido descargado de http://www. . que dent ro de diez m inut os no va a quedar viva una de nosot ras... Una sola voz de apoyo.escolar.. replet a de odio para un país que en adelant e debía serle em inent em ent e host il. . Pero la cobra real.. a pesar de t odo.¡ Y ahora las lleva a hacerse m asacrar t odas j unt as! . ¡ Las van a aplast ar a t odas! ¡ Van a la m uert e! Oíganm e: ¡ desbandém onos! Las fugit ivas se det uvieron. ¡ A la caverna! La Ñacaniná vio aquello y com prendió que iban a la m uert e. con un esfuerzo de velocidad.a lo que nos ha t raído la asiát ica. no va a t ener ese gust o.com . es un m al bicho.. . ella. Pero viles..exclam ó. . arrast rando con ella a las dem ás especies. ¡ A la caverna! . irresolut as.Ella.. algo les decía que el desbande era la única m edida salvadora. las víboras iban a sacrificarse. m ient ras corrían una j unt o a ot ra.

hast a que se clavaron por fin en la cabeza de su enem iga.escolar. llegaron al capuchón. Los 96 agudos dient es de Anaconda subían siem pre. sem iasfixiada. . que en un inst ant e se sint ió ahogada.Ent onces . La boca de la cobra.. t reparon. con cort as y bruscas dent elladas. . subieron aún.m urm uró Anaconda. Hubo aún un inst ant e en que Anaconda sint ió cruj ir su cabeza ent re los dient es de la Ham adrías. No era aquél probablem ent e el m om ent o ideal para un com bat e.Sí . ant es de m orir quisiera. en t ant o que la cobra sacudía desesperada la cabeza. segura del t errible abrazo con que inm ovilizaba a su rival. m uert a. Est á concluido. y est e post rer relám pago de volunt ad decidió la balanza a su favor. pero la cobra real no solt aba presa. Poco a poco.com .. con la m aravillosa m aniobra de las boas de devolver en at aque una cogida casi m ort al. Ya est aba concluido.Por lo m enos est oy cont ent a. .. Pero logró hacer un suprem o esfuerzo. y el m acizo cuello de la cobra se escurrió pesadam ent e a t ierra. El prim er choque fue favorable a la cobra real: sus colm illos se hundieron hast a la encía en el cuello de Anaconda. La boa.. Pero desde que el m undo es m undo.m urm uró abrum ada Terrífica. su boca fue subiendo a lo largo del cuello. alcanzaron la gargant a. cayendo a su vez exánim e sobre el cuerpo de la asiát ica.. Fue en ese inst ant e cuando las víboras oyeron a m enos de cien m et ros el ladrido agudo del perro. m ej or así! . cerraba progresivam ent e sus anillos de acero. nada ni la presencia del Hom bre sobre ellas podrá evit ar que una Venenosa y una Cazadora solucionen sus asunt os part iculares.. concent rando t oda su vida en aquel abrazo.prosiguió Anaconda volviendo la cabeza a t odos lados.concluyó sat isfecha al ver a la cobra real que avanzaba lent am ent e hacia ella. .Se hizo un largo silencio.. La boa abrió sus anillos. m ient ras la cabeza libre de Anaconda hacia presa en el cuerpo de la Ham adrías. con un sordo y larguísim o cruj ido de huesos m ast icados. se desprendió babeando. ¡ Ah. Este documento ha sido descargado de http://www.. lanzó su cuerpo adelant e com o un lát igo y envolvió en él a la Ham adrías. Est a.

Y con un violent o em puj e se lanzó al encuent ro del perro.com . con los riñones quebrados. el cuello y la cabeza erguidos sobre el cuerpo arrollado. esperaron. cuyo sacrificio acababa de decidir. No quedaba una ya. que hundió los colm illos en el hocico del perro. con el cráneo t rit urado ent re las m andíbulas del perro o aplast adas por los hom bres. .¡ Ent rem os! .. que. Lanceolada logró hacer presa en la lengua del perro. y lo m ism o Cipó.m urm uró Ñacaniná. No fue larga su espera. que. sin em bargo. algunas. sin perdón .ahogaron t odas con sus silbidos. Y cont ra el m urallón de piedra que les cort aba t oda ret irada. que diez m inut os ant es at ropellaban at erradas la ent rada de la caverna. cont inuaba furioso. los oj os hechos ascua.que t am poco pedían. Y de las últ im as cayeron Cruzada y Ñacaniná. o m ás bien ext erm inio. ret eniendo en t raílla al perro. Fueron quedando m asacradas frent e a la caverna de su últ im o Congreso. despidiéndose. sint ieron subir a sus oj os la llam arada salvaj e de la lucha a m uert e por la selva ent era. llegaba sobre ellas.agregaron. -¡ No. sacudiendo en el aire a la de cascabel.Y ellas. En el día aún lívido y cont ra el fondo negro del m ont e. ent re silbidos y roncos ladridos de Daboy. Urut ú Dorado fue part ida en dos. suelt o y con la boca blanca de espum a. -¡ Se acabó! ¡ Y est a vez definit ivam ent e! . El com bat e. En un segundo Terrífica y Neuwied cayeron m uert as. pero dos segundos después caía t ronchada en t res pedazos por el doble golpe de vara. pero ést a no solt aba. m irando aquella t ot al m asacre de las especies. Daboy agit ó furiosam ent e la cabeza. loco de rabia. que est aba en t odas part es. j adeando a sus pies. aquí! ¡ Muram os aquí! . al lado de Esculapia. Los hom bres se sent aron. vieron surgir ant e ellas las dos alt as siluet as del nuevo direct or y de Fragoso. acusaba algunos sínt om as de Este documento ha sido descargado de http://www.escolar.con esas seis palabras de una vida bast ant e feliz. Cayeron una t ras ot ra. se abalanzaba adelant e. t riunfant es un día. El anim al esquivó el golpe y cayó hirioso sobre Terrifica. Neuwied aprovechó el inst ant e para hundir los colm illos en el vient e del anim al. Daboy. m as t am bién en ese m om ent o llegaban los hom bres.

a pesar de est ar poderosam ent e inm unizado.envenenam ient o. Vivió un año con los hom bres. A lo que parece. Había sido m ordido 64 veces. Cuando los hom bres se levant aban para irse.¿Qué hace est a boa por aquí? . cuyo dest ino. llevando en un palo que cargaban en los hom bros. herida y exhaust a de fuerzas. Si logram os salvarla harem os una gran cosa. se fij aron por prim era vez en Anaconda. que com enzaba a revivir .la vida ext raña que llevó Anaconda y el segundo viaj e que em prendió por fin con sus herm anos sobre las aguas sucias de una gran inundación.escolar. a Anaconda. m ás allá t odavía del golfo let al donde el Paraná t om a el nom bre de río Muert o .com . hast a que una noche se fue. podía haber sido sem ej ant e al suyo. ha t rabado relación con la cobra real. curioseando y observándolo t odo.. Pero la hist oria de est e viaj e rem ont ando por largos m eses el Paraná hast a m ás allá del Guayra. y nos ha vengado a su m anera. con un poco m enos de alt ivez.dij o el nuevo direct or. Acaso un día nos salve a nosot ros de t oda est a chusm a venenosa. No es ést e su país. pert enece a ot ro relat o. Este documento ha sido descargado de http://www. que. Llevém osla. t oda est a hist oria de rebelión y asalt o de cam alot es. Y se fueron.. porque parece t erriblem ent e envenenada. iba pensando en Ñacaniná. Anaconda no m urió.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful