You are on page 1of 3

FASES DE LA PAREJA 2 (Continuación

)
Como había comentado, esta parte la he dividido en partes, esta es la segunda y última, espero que sea agradable leerla, como lo ha sido a mi escribirla. Definitivamente es necesario evaluar a la pareja para saber en dónde están, esto no quiere decir que los etiquetaremos, sino simplemente sabremos en qué lugar se encuentran situados como pareja.

SIMBIÓTICO-SIMBIÓTICO, “SOMOS UNO”, LA IDEA DE SER MOLUSCO
Pues esta etapa no tiene gran ciencia de explicar, es el momento del enamoramiento, es cuando se establece la “unión de la pareja”, que en realidad es un espejismo, pero la pareja cree que hay amor, es cuando más se dicen “te quiero” o “te amo”, pero menos se entiende. Esta completamente caracterizado por cercanía y suposición de similitud, los encantamientos son muy vistos, las pupilas dilatas, las manos sudorosas, las poses, etc., en este momento la pareja quiere pasar todo el tiempo juntos o por lo menos la mayor parte de él. Regularme a las parejas nuevas se les ve muy fogosos, derraman miel que hasta podrían empalagar, al grado que decimos “parecen moluscos”, es decir, se la pasan pegados el uno al otro, y no sólo porque quieren estar juntos, sino porque se besan, se abrazan, se tocan, son muy expresivos con las caricias que no lo esconden con facilidad. Este tipo de relación bien tratada puede llegar a ser profunda, el terapeuta debe de facilitar la diferenciación y ayudar a las personas que entiendan que el conflicto o el enojo no debe distanciarlos y mucho menos debe de ser un tema para pensar que el amor se ha perdido.

SIMBIÓTICO-SIMBIÓTICO (HOSTIL-DEPENDIENTE), “PÉGAME PERO NO ME DEJES” O “NO QUIERO VIVIR CONTIGO, PERO NO PUEDO VIVIR SIN TI”, MOLUSCO-MANDRIL
Esta manifestación se da en la etapa de unión. Es una de las que más retos causan dentro del consultorio, ya que esta etapa surge cuando “la luna de miel” parece ser “luna de hiel” y el enamoramiento se comienza a marchitar. Las características más frecuentes son enojo, furia, batallas y maldiciones. Las parejas llegan a decir cosas que no creen (a lo que le llamamos pensamiento pasivo), cosas como “te odio”, “ojala te mueras”, “por qué no te largas” entre muchas otras palabrejas que no quieren decir pero sueltan. La idea del terapeuta debe ser contener el conflicto y ayudar a ver un mejor futuro como pareja. Regularmente las parejas que están atoradas en este círculo temen ser abandonadas, no queridas, no deseadas y al mismo tiempo están en conflicto porque quieren ser libres e independientes. Tienen a culpar al otro por “absorber su tiempo” y al mismo tiempo por que el otro “quiere ser libre”, es una ambivalencia que se trae muy marcada por el sistema de relacional que tuvieron con sus padres, en donde uno “quiere ser libre” y al mismo tiempo “quiere que los padres no lo pierdan de vista”. 1

“NO SERPIENTE ME DEJES. sumida en un círculo vicioso. La tarea principal del terapeuta es enseñarlos a ver que pueden llegar a acuerdos en sus diferencias. “CAMBIO SI TÚ CAMBIAS”. mientras que el otro quiere todo el tiempo para sí y se aferra a no dejarlo ser libre. HALCÓN-HALCÓN En esta etapa la pareja está aprendiendo a manejar la diferenciación. sin embargo compiten por volar más alto. cambiar de rumbos (pero no de pareja). DIFERENCIAL-DIFERENCIAL. MOLUSCO- En esta etapa las cosas son más complicadas. mientras que al Halcón debe enseñarle que no es bueno enojarse con el Molusco. pero por el otro no quieren que nadie lo vea. la Serpiente quiere ser libre. El problema que se da con el desequilibrio es porque el Molusco tiene miedo de ser traicionado. El terapeuta debe clarificarles las metas discrepantes. mientras que el Halcón quiere ser libre y lo pegajoso del molusco no sólo les molestas o los atosiga. Como siempre he dicho. debe enseñar las reglas de una buena pelea y lo que se vale y no se vale (cosa que ya he descrito en algunos escritos). atraído. por un lado quieren que el molusco se sienta amado. Sería interesante que el terapeuta supiera manejar la psicogenealogía para entender por qué del comportamiento de ambos y ayudarlos a entenderse. es decir. las parejas en esta etapa son iguales. por lo tanto. trata de escapar de lo que lo mantiene sumido o pegado a la misma situación (de allí que se desprendan de su piel). que nadie le hable es más ni que el aire se les acerque. Ambos Halcones quieren libertad. sin darse cuenta que pueden impulsarse y lograr alcanzar altura cada vez más grandes si se ayudan a elevarse. e intenta como sea (a veces de manera manipuladora) que el otro/a haga lo que el Molusco quiere. sin caer en la justificación de la actitud del Molusco. pero a la vez quieren que no se pierda la calidez. SIMBIÓTICO-DIFERENCIAL. “NO ME TRAICIONES”. ayudando al Molusco a ser más libre (Halcón o Serpiente) y a la Serpiente a ser más empático (Halcón o Molusco). pero necesitan aprender a pelear con éxito. debe enseñar a entender. deseado.Los Mandriles son animales muy agresivos y territoriales. 2 . En palabras sencillas: “Tanto el Molusco debe aprender a dejar ser libre al Halcón y confiar en su comportamiento como el Halcón debe ser cariñoso e intimo mientras explora ser y sentirse un ser individual”. El terapeuta debe enseñar al Molusco que el Halcón es libre y debe enseñarle lo bueno de la diferenciación (o individualización). DÉJAME SOLO(A)”. SIMBIÓTICO-PRÁCTICO. MOLUSCO-HALCÓN Esto es cuando uno de los miembros se da cuenta que tiene alas y las quiere usar. comienza a buscar el vuelo y ser libre. Mientras que el Molusco quiere mantener pegado a si a la pareja. El terapeuta debe enseñar a la pareja a pelear en pareja. “entender no es justificar”. una ambivalencia que el terapeuta debe tratar de manera concisa. sino que también los hace sentir culpables.

El terapeuta debe encontrar la forma de enseñarles a balacear sus necesidades. ya que la Serpiente sigue buscando un sentido de sí mismo de manera separada. la autonomía. Gracias a que ahora tienen un sentimiento ya establecido de identidad personal. otra vez la pareja busca alinearse en amor. es decir. El terapeuta se debe enfocar más en el proceso que en el contenido de los conflictos. de allí que sean escépticas por naturaleza. es encantador ver como dos personas se reúnen a hacer el amor en todo lo que ellas hacen. “QUIERO SER YO”. PRÁCTICA-REACERCAMIENTO “UN SERPIENTE-DRAGÓN PIE ADENTRO. de algo meditado. aunque su gran corazón perdonará rápidamente y no se involucrará en venganzas estériles y por eso siempre buscará el reencuentro. REACERCAMIENTO-REACERCAMIENTO “DE REGRESO” DRAGÓN-DRAGÓN Esta es una etapa linda. Pues precisamente en esta etapa verán batallas de poder. la pareja se debe dar cuenta que en este momento las peleas se resuelven más fácilmente que en las anteriores etapas pues ya hay madurez y empatía. Marco Antonio Meza-Flores Teólogo y Psicólogo Clínico Director de CANAH “Un lugar de esperanza” reverendo_czy@hotmail. la relación avanza y regularmente las tensiones provienen de fuentes externas y no de la relación en sí. pero esta vez el enamoramiento surge de algo pensado. La terapia debe acabar. no matizados con emocionalismos (aunque los halla).PRÁCTICA-PRÁCTICA. Un abrazo a todos y todas. además de eso. el terapeuta debe estar haciendo los cierres de círculos o el “mopping up (remanentes)”. verán miedo de perder el Yo. no les amenaza la cercanía ni las actividades compartidas. pues quiere regresar a la intimidad y al sustento emocional de la relación. La intervención en esta etapa es casi nula. Pbro. los dragones están listos para volar y al mismo tiempo reunirse para seguir amándose. los “te amo” son reales. esto se da debido a que están comprometidos de nuevo a tener una relación íntima como individuos separados.com 3 . UN PIE AFUERA” Los Dragones a pesar de ser muy emocional no son sentimentales ni románticos. El dragón buscará que la serpiente se reencuentre con él. es ahí donde encontraremos el nuevo surgimiento de vulnerabilidad con una mayor capacidad de negociación. SERPIENTE-SERPIENTE Las serpientes son seres que les encanta el poder y les da miedo que alguien los quiera atacar. La intensión de este escrito es poder ayudar a los terapeutas de pareja a poder hacer mejor y más entretenido el trabajo de consultorio.