UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

FACULTAD DE GEOGRAFÍA E HISTORIA Departamento de Geografía Humana

TOPOFILIA, CIUDAD Y TERRITORIO: UNA ESTRATEGIA PEDAGÓGICA DE DESARROLLO URBANO PARTICIPATIVO CON DIMENSIÓN SUSTENTABLE PARA LAS GRANDES METRÓPOLIS DE AMÉRICA LATINA EN EL CONTEXTO DE LA GLOBALIZACIÓN: “EL CASO DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ”

MEMORIA PARA OPTAR AL GRADO DE DOCTOR PRESENTADA POR Carlos Mario Yory García Bajo la dirección de la Doctora: Aurora García Ballesteros Madrid, 2003 ISBN: 84-669-2003-X

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
FACULTAD DE GEOGRAFÍA E HISTORIA DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA HUMANA PROGRAMA: GEOGRAFIA HUMANA, TERRITORIO Y SOCIEDAD

TESIS DOCTORAL

TOPOFILIA, CIUDAD Y TERRITORIO
Director: Aurora García Ballesteros Autor: Carlos Mario Yory

UNA ESTRATEGIA PEDAGÓGICA DE DESARROLLO URBANO PARTICIPATIVO CON DIMENSIÓN SUSTENTABLE PARA LAS GRANDES METRÓPOLIS DE AMÉRICA LATINA EN EL CONTEXTO DE LA GLOBALIZACIÓN
EL CASO DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ
MADRID, JUNIO DE 2003

1

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
FACULTAD DE GEOGRAFÍA E HISTORIA DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA HUMANA PROGRAMA: GEOGRAFÍA HUMANA, TERRITORIO Y SOCIEDAD

TESIS DOCTORAL

TOPOFILIA, CIUDAD Y TERRITORIO
UNA ESTRATEGIA PEDAGÓGICA DE DESARROLLO URBANO PARTICIPATIVO CON DIMENSIÓN SUSTENTABLE PARA LAS GRANDES METRÓPOLIS DE AMÉRICA LATINA EN EL CONTEXTO DE LA GLOBALIZACIÓN “El caso de la ciudad de Bogotá”

DIRECTOR TESIS DOCTORAL: AURORA GARCÍA BALLESTEROS

AUTOR: CARLOS MARIO YORY

BOGOTÁ, JUNIO DE 2003

2

A mis hijos Alethia, Lorenzo y Matías, en reconocimiento de una imperdonable ausencia, en las muchas horas que les adeudo de magia, de cuentos y de juego...

3

AGRADECIMIENTOS

Sería muy difícil hacer un justo recuento de la gran cantidad de personas que, de una u otra forma, a lo largo de los últimos cuatro años y medio, han colaborado en la realización de este trabajo; sin embargo y acusando, muy seguramente, imperdonables omisiones, que espero las voluntades excluidas sepan perdonar, considero apenas justo hacer un sentido reconocimiento de algunas de las personas que aportaron su empeño, de manera generosa, decidida y comprometida, en la concreción de este esfuerzo. En esta medida hago constancia de mi agradecimiento sincero a la Dra. Aurora García Ballesteros, Catedrática de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid, quien tuvo la amabilidad de efectuar la tutoría de este trabajo, en calidad de directora de su presentación como Tesis Doctoral; al Arquitecto Rafael Uribe, ex Decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, sin cuyo decidido respaldo hubiera sido imposible realizar el Doctorado que culmino con la realización de este trabajo; al Arquitecto Álvaro Botero, actual Decano de la misma Facultad, por su confianza, respaldo y valiente apoyo; al Padre Gerardo Remolina S. J., Rector de la Pontificia Universidad Javeriana, responsable directo de que esta iniciativa se pudiera llevar a cabo; y, junto con él, al padre Jairo Bernal S.J., Decano del Medio Universitario de la Facultad antes señalada y a la Arquitecta Patricia Rentería, Directora de la Maestría en Planeación Urbana y Regional de la misma Universidad.

De otra parte, debo extender mi reconocimiento, también, al generoso apoyo que me brindó tanto la Arq. Beatriz García, ex Decana de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia, como la Arquitecta María Claudia Romero, ex Directora del Instituto de Investigaciones Estéticas de la misma Universidad, sin cuyo respaldo no hubiera obtenido el apoyo de esta institución. Apoyo al que se sumó la Universidad Piloto de Colombia a través de la iniciativa que, en este sentido, lideraron los Arquitectos José Manuel Alvarado, Rector; José María Cifuentes, ex Rector; y Andrés Loboguerrero, ex Decano de su Facultad de Arquitectura.

4

NOTA PRELIMINAR PARA LA LECTURA DEL TEXTO

El presente trabajo se inscribe dentro de una línea de investigación abierta por el autor en el año 1992 con la publicación del trabajo Topofilia: una alternativa en torno a la revolución de las pequeñas cosas, editado por la Alcaldía Mayor de Bogotá en asocio con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD. Publicación que, desde entonces, ha precedido la edición de otros trabajos en el mismo tema; los que, por su parte, han servido de marco teórico para el desarrollo de consecuentes experiencias de trabajo con comunidades en países tan disímiles como Colombia, El Salvador, Guatemala (proyecto en proceso de gestión), España, Italia y Kenia (ver Curriculum Vitae adjunto).

Cabe señalar que si bien el concepto de Topofilia que aquí presentamos ha acompañado la realización de las anteriores experiencias, sólo es hasta el presente, a través de la realización de este trabajo, donde no sólo se incorpora parte de la experiencia adquirida en las realizaciones mencionadas, sino que se sistematiza la misma a través de la construcción de un cuerpo teórico y metodológico que, enriquecido con la realización del Doctorado en Geografía Humana, que sirve de marco a esta presentación, se ha querido constituir, a través de la realización de esta Tesis Doctoral, en un proyecto científico estructurado y propositivo que permita a la comunidad académica tanto ampliar y/o cuestionar los contenidos aquí presentados, contribuyendo de tal suerte con la investigación en el tema, como implementar total o parcialmente los mismos en diferentes escenarios y contextos.

En este orden de ideas el Trabajo presenta, en primer lugar, y antes de entrar a desarrollar sus propios contenidos; la estructura científica que, como investigación, lo ha fundamentado. Contenidos que, como se verá en la tabla respectiva, se han formulado de manera tal que, partiendo, en la Primera Parte, de llevar a cabo una amplia reflexión sobre la “gran ciudad” (marco general de la propuesta) y el impacto socio-espacial que, sobre la misma, ejercen los procesos de globalización (particularmente en lo que se refiere a sus pautas de consumo), se procede a analizar a en la Segunda Parte, el caso de la ciudad latinoamericana, visto desde la alternativa que presenta la estrategia topofílica (en su carácter sustentable y participativo), a los procesos de pérdida de referentes socioespaciales que la reestructuración del territorio, exigida por las nuevas exigencias del mercado global, trae consigo. Finalmente, en la Tercera Parte, pretenderemos ilustrar, de manera genérica (dada tanto la vastedad del tema como la del territorio), el modo como
5

concebimos la implementación del planteamiento topofílico en el caso específico de la ciudad de Bogotá a la luz de su actual marco institucional y geopolítico (impacto y funcionamiento de la descentralización administrativa y funcional sobre el territorio, particularmente en lo que compete a los procesos participativos y planificadores que, desde la construcción colectiva del mismo, contribuyen tanto con la apropiación de la ciudad, por parte de sus habitantes, como con sus condiciones de productividad y gobierno).

A este respecto es necesario anotar que el presente trabajo no pretende, ni mucho menos, agotar el tema, sino, por el contrario, apenas constituir un marco de referencia para abordar, al menos desde nuestra perspectiva, el tema particular de la participación ciudadana en la construcción-apropiación colectiva del territorio en el caso específico de la ciudad latinoamericana. Para el efecto se derivan ya, de aquí, tres trabajos que, remitidos al caso específico de la ciudad de Bogotá, suponen la posterior definición de: El papel de la Topofilia en el fortalecimiento de la gobernabilidad de la ciudad latinoamericana a partir de la construcción colectiva del territorio; El papel de la Topofilia en el incremento de la productividad de la ciudad latinoamericana a partir de la reestructuración del territorio; y El papel de la Topofilia en el mejoramiento de la habitabilidad de la ciudad latinoamericana, y de su calidad de vida, a partir de la construcción –apropiación del espacio público. Proyectos a desarrollar (sobre la base de las conclusiones generales que del presente trabajo se deriven) dentro del marco institucional de la Maestría en Planeación Urbana y Regional de la Universidad Javeriana de Bogotá, donde en la actualidad el autor se desempaña como Coordinador de la Línea de Investigación en Espacio y Territorio y como Director del Programa Topofilia; éste último avalado por la Universidad para llevarse a cabo, en principio, en los 14 países donde la Asociación de Universidades Jesuitas de América Latina AUSJAL, tienen presencia (ver Anexo Nº 6).

6

El territorio es donde están escritas las Leyes y la Historia sin las cuales no seríamos pueblos con culturas diferentes (...) el territorio es un código, es el espacio que contiene la normatividad que permite a cada individuo existir y que garantiza la permanencia de la vida (...) los puntos sagrados son las páginas del libro que es el territorio.

Lineamientos de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta para el manejo del territorio. Organización GONAWINDUA TAYRONA (Santa Marta. Colombia. Agosto de 1999).

7

TABLA DE CONTENIDO

INTRODUCCIÓN PRIMERA PARTE: CARACTERIZACIÓN DE LAS GRANDES METRÓPOLIS EN EL COMIENZO DE SIGLO; UNA MIRADA DESDE LA RELACIÓN ENTRE CONSUMO Y SOCIEDAD CAPITULO I. DESBORDAMIENTO URBANO Y EMERGENCIA DE LA CIUDAD 1. EL DESBORDAMIENTO DE LA CIUDAD: APUNTES PARA UNA CARTOGRAFÍA MARÍTIMA. 1.1. CIUDADES DESPLEGABLES: ACERCA DE LA PROFUNDIDAD DE LA PIEL 2. CULTURA URBANA Y SIMBOLISMO EN LA CIUDAD. 2.1. LA SELVA DE LOS SÍMBOLOS. 2.2. LA CIUDAD COMO ESPACIO DE COMUNICACIÓN 2.3. EL ESPACIO URBANO Y LA CULTURA DE LA CIUDAD 2.4. DE LA CIUDAD A LA URBE. CAPITULO II. LA CIUDAD GLOBAL, NUEVAS FORMAS DE SER, NUEVAS MANERAS DE ESTAR 3. LA CIUDAD ACTUAL DENTRO DEL MARCO DE LA GLOBALIZACIÓN. 3.1. LA NECESIDAD DE CONTEXTUALIZAR LA GLOBALIZACIÓN. 3.2. DE “LO LOCAL” A LO “GLOBAL”. 3.3. LAS TRES GRANDES PRETENSIONES DE LA GLOBALIZACIÓN ENTENDIDAS DESDE LA ÓPTICA DEL CONSUMO. 3.4. LA IMPRONTA DE LA GLOBALIZACIÓN: SER NADIE..! 4. CONSUMO Y GLOBALIDAD: HACIA UNA NUEVA NOCIÓN DE CIUDAD. 4.1. LA CIUDAD FUNCIONAL: UN INVENTO DE LA “JAULA DE HIERRO” DE LA RACIONALIDAD. 4.2. EL ESPACIO Y EL TIEMPO: COORDENADAS BÁSICAS DEL NUEVO PROCESO. 4.3. EL CONSUMO COMO GARANTE DE “LA ÉPOCA DE LA IMAGEN DEL MUNDO”. 4.4. EL PODER DE LA IMAGEN O LA REALIDAD DE LA COPIA. 5. LA CIUDAD COMO BIEN DE CONSUMO. 5.1. UN LUGAR ES CUALQUIER PARTE. 5.2. EL SÍNDROME DE LAS VEGAS Y EL EFECTO NUEVA YORK. 5.3. TURISMO URBANO Y CONSUMO DE CIUDAD. 5.4. ¿QUÉ SIGNIFICA VENDER UNA CIUDAD? 5.5. IMPLICACIONES ESPACIALES DE LAS CIUDADES EN VENTA. 6. COMENTARIOS FINALES A LA PRIMERA PARTE.

16

30

30

30
49

49 55 66 74

81

81

81 86 91 106
108

108 113 115 117
119

119 124 134 151 157
165

8

SEGUNDA PARTE: LA TOPOFILIA Y SU PAPEL EN LA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO: UNA APROXIMACIÓN AL CASO DE LAS GRANDES CIUDADES DE AMÉRICA LATINA CAPÍTULO III. HACIA UNA POLÍTICA DE DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE CONCEBIDA A PARTIR DE LA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO. 7. DE LA SOSTENIBILIDAD A LA SUSTENTABILIDAD: UNA MIRADA CRÍTICA. 7.1. UNA VISIÓN DE CONJUNTO: SUSTENTABILIDAD Y “CONSUMO DE CIUDAD”. 7.2. LATINOAMÉRICA: LA DIMENSIÓN LOCAL DE UN DESAFÍO GLOBAL. 7.3. HACIA UNA POLÍTICA DE DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE. 7.4. EL DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE (DUS). 7.5. PRINCIPALES VARIABLES A TENER EN CUENTA EN UN PROYECTO DE DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE (DUS). 7.6. CARACTERÍSTICAS Y PRESUPUESTOS DE UN PROYECTO DE CIUDAD SUSTENTABLE. 7.7. EL DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE Y SUS IMPLICACIONES EN LA GEOMORFOLOGÍA DE LA CIUDAD. 7.8. LOS ACUERDOS INTERNACIONALES EN TORNO AL DESARROLLO SUSTENTABLE: UNA APROXIMACIÓN CRÍTICA. 7.9 PROBLEMAS Y AMBIGÜEDADES INHERENTES AL CONCEPTO DE DESARROLLO SUSTENTABLE. 7.10. EL DESARROLLO AMBIENTAL COMO DESARROLLO SOCIAL: EL CONCEPTO DE “ISLAS DE SUSTENTABILIDAD” Y SU PAPEL EN LA ESTRUCTURACIÓN DEL TERRITORIO URBANO Y REGIONAL. CAPITULO IV. CARACTERIZACIÓN DE LA CRISIS AMBIENTAL ESCENARIO DE LA CIUDAD LATINOAMÉRICANA

172

172

172 178 186 193 200 204 211 217 249

272

EN

EL 294
294

8. FILOGÉNESIS DE UN CONFLICTO. 8.1. EL CONCEPTO DE DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE (DUS) EN LAS GRANDES CIUDADES DE AMÉRICA LATINA. 8.2. LA ENCRUCIJADA DE UNA IDEOSINCRACIA: UNA MIRADA
ANTROPOGEOGRÁFICA AL CONTEXTO SOCIAL Y CULTURAL DE LA CIUDAD LATINOAMERICANA. 8.3. FRAGMENTACIÓN URBANA Y RECONSTITUCIÓN DE LO TERRITORIAL. 8.4 SUSTENTABILIDAD AMBIENTAL O SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA, LA DISYUNTIVA HISTÓRICA ENTRE CRECIMIENTO Y DESARROLLO EN EL ESCENARIO DE LA CIUDAD LATINOAMERICANA. 8.5 EL IMPACTO DE LA GLOBALIZACIÓN EN EL ESCENARIO DE LA CIUDAD LATINOAMERICANA: HACIA UNA ACTUACIÓN DESDE LO PERIFÉRICO

294

300 313

325 346

9

CAPÍTULO V. EL CONCEPTO DE TOPOFILIA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO.

Y

SU

PAPEL

EN

LA 374
374

9. DEL LUGAR OCUPADO AL LUGAR HABITADO (APROPIADO). 9.1. EL TOPOS-PHILICO. 9.2. EL CONCEPTO DE “ADSCRIPCIÓN TERRITORIAL”: UN PROBLEMA DESIDENTIFICACIONES Y EMERGENTE DE IDENTIFICACIONES,
REIDENTIFICACIONES SIMBÓLICAS EN LA RELACIÓN ENTRE LO LOCAL Y LO GLOBAL. 9.3. CULTURA URBANA Y CULTIVO DE CIUDAD: LA EXPRESIÓN CULTURAL CIUDADANA COMO MEDIO DE INTEGRACIÓN COMUNITARIA. 9.4. LA “CONSTRUCCIÓN DE CIUDAD” ENTENDIDA COMO CONSTRUCCIÓN TOPOFÍLICA DE TERRITORIO. 9.5. LA DIMENSIÓN PEDAGÓGICA DEL PLANTEAMIENTO TOPOFÍLICO: SE ES CIUDADANO HACIENDO CIUDAD.

374

389 396 408 412

CAPÍTULO VI. LOS COMPONENTES DEL PLANTEAMIENTO TOPOFÍLICO: CLAVES PARA EL EJERCICIO DE UN PROYECTO SUSTENTABLE DE CIUDAD. 10. LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA COMO CONDICIÓN DE POSIBILIDAD DE UN PROYECTO DE CIUDAD CONCERTADO. 10.1. LA PARTICIPACIÓN ENTENDIDA COMO LA “PUESTA EN OBRA” DEL CAPITAL SOCIAL. 10.2. LA COMUNICACIÓN CIUDADANA Y EL LIDERAZGO CÍVICO: DINÁMICAS SOCIO-ESPACIALES. 11. LA INNOVACIÓN COMO ESTRATEGIA DE CONSTRUCCIÓN DE TERRITORIO. 11.1. LA COMUNIDAD ORGANIZADA: UNA FORMA INNOVADORA DE EMPRESA SOCIAL. 11.2. EL CONCEPTO DE INNOVACIÓN APLICADO A LA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO. 11.3. EL PLANTEAMIENTO TOPOFÍLICO EN TANTO ESTRATEGIA INNOVADORA. 12. LA PLANIFICACIÓN URBANA Y EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL: UN CAMBIO DE ENFOQUE. 12.1. ELEMENTOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA POLÍTICA PÚBLICA
ESPACIAL CONCERTADA EN EL CONTEXTO LOCAL DE LAS GRANDES CIUDADES DE AMÉRICA LATINA. 12.2. LA PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA EN TANTO HERRAMIENTA TOPOFÍLICA DE DESARROLLO LOCAL. 12.3. PRINCIPIOS BÁSICOS DE PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA. 12.4. LA PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA COMO HERRAMIENTA INNOVADORA PARA LAS GRANDES CIUDADES DE AMÉRICA LATINA. 12.5. LA PLANIFICACIÓN “BIO-SISTÉMICA”: UNA HERRAMIENTA ANALÓGICA DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL CON DIMENSIÓN SUSTENTABLE.

420

420

420 427
444

444 447 453
457

457 463 469 472

475

10

CAPÍTULO VII. LA ESTRATEGIA TOPOFÍLICA: COMPONENTES Y CONTENIDO. 13. DESARROLLO DEL PLANTEAMIENTO TOPOFÍLICO. 13.1. OBJETIVOS Y PREMISAS DEL PLANTEAMIENTO TOPOFÍLICO A LA LUZ DEL CONCEPTO DE “ISLAS DE SUSTENTABILIDAD”. 13.2. FASES DE EJECUCIÓN DE LA PROPUESTA Y TIPO DE ACCIONES A EJECUTAR. 13.3. ESTRATEGIA DE IMPLEMENTACIÓN A LA LUZ DE LA NATURALEZA Y TIPO DE LOS PROYECTOS PREVISTOS. 13.4. INSTANCIAS DE EJECUCIÓN: LAS UNIDADES LOCALES DE PLANIFICACIÓN CONCERTADA, LAS OFICINAS DE DESARROLLO INTEGRAL COMUNITARIO Y LOS TALLERES LOCALES DE PLANEAMIENTO FÍSICO Y SOCIAL. 13.5. GESTIÓN ESTRATÉGICA Y AUTOSUSTENTABILIDAD DE LA PROPUESTA. 13.6. INDICADORES Y ESTRATEGIA DE SEGUIMIENTO. 14. LA DIMENSIÓN TOPOFÍLICA DE LA PLANEACIÓN URBANA Y EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL. 14.1. LA TOPOFILIA Y LOS PLANES DE DESARROLLO LOCAL: DE LOS PLANES LOCALES A UN PLAN DE CIUDAD. 14.2. CRITERIOS GENERALES PROPUESTOS PARA EL DISEÑO DE PLANES DE DESARROLLO LOCAL. 14.3. DEFINICIÓN DE PROGRAMAS Y DETERMINACIÓN DE PROYECTOS. 15. COMENTARIOS FINALES A LA SEGUNDA PARTE. TERCERA PARTE: LA “CONSTRUCCIÓN DE CIUDAD”ENTENDIDA DESDE EL CONCEPTO DE TOPOFILIA: EL CASO DE LA CIUDAD DE BOGOTA CAPITULO VIII. CARACTERIZACIÓN GENERAL DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ DENTRO DEL MARCO DE LAS GRANDES CIUDADES DE AMÉRICA LATINA 16. APROXIMACIÓN GENERAL. 16.1. EL PROCESO DE URBANIZACIÓN EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE. 16.2. LA OTRA REALIDAD: LOS MUNICIPIOS. 16.3. CARACTERIZACIÓN SOCIO-DEMOGRÁFICA DE LAS GRANDES CIUDADES DE LA REGIÓN. 17. CARACTERIZACIÓN FÍSICO-AMBIENTAL DE LAS GRANDES CIUDADES DE LA REGIÓN. 17.1. CALIDAD DE LOS RECURSOS NATURALES Y NIVELES DE CONTAMINACIÓN. 18. INFRAESTRUCTURA Y SERVICIOS PÚBLICOS EN LAS GRANDES CIUDADES DE LA REGIÓN. 18.1. COBERTURA Y CALIDAD DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS. 18.2. TRANSPORTE. 18.3. DÉFICIT Y CALIDAD DE LA VIVIENDA. 19. PANORAMA GENERAL DE LA ECONOMÍA URBANA EN LAS GRANDES CIUDADES DE LA REGIÓN.

490
490

490 496 505

510 517 519
523

523 525 531 534

549
549

549 552 553
561

561
563

563 564 567
567

11

PRINCIPALES RENGLONES DE LA ECONOMÍA URBANA LATINOAMERICANA. 19.2. DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO. 19.3. LA POBREZA URBANA EN LAS GRANDES CIUDADES DE LA REGIÓN. CAPITULO IX. MARCO DE REFERENCIA HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DE LA CIUDAD DE BOGOTA. 20. ANTECEDENTES HISTÓRICOS: EL PROCESO DE POBLAMIENTO EN EL NUEVO REINO DE GRANADA. 20.1. LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL CONTROL DEL ESPACIO PERIFÉRICO: LA EXPLORACIÓN COSTERA (1508-1525). 20.2. LA ETAPA DE CONSOLIDACIÓN ECONÓMICA Y DE LA ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA DEL TERRITORIO A PARTIR DE 1560. 20.3. LA FUNDACIÓN DE LA CIUDAD Y LOS ORÍGENES ENDO-EXÓGENOS DE SU EXPANSIÓN. 20.4. LA TRANSFORMACIÓN URBANA: DEL PREDIO AL BARRIO. CAPITULO X. CARACTERIZACIÓN FÍSICO-AMBIENTAL DE LA CIUDAD 21. DESCRIPCIÓN AMBIENTAL Y GEOMORFOLÓGICA 21.1. LA ESTRUCTURA ECOLÓGICA DE LA CIUDAD. 21.2. INSCRIPCIÓN EN EL PAISAJE. 21.3. LOS SUBSISTEMAS HÍDRICO Y OROGRÁFICO. 21.4. CARACTERIZACIÓN GEOLÓGICA Y AGRO-FORESTAL DE LA CIUDAD. 21.5. LA VULNERABILIDAD AMBIENTAL DE LA CIUDAD: APROXIMACIÓN SUS RIESGOS PREDOMINANTES. 21.6. LA RELACIÓN DE LA CIUDAD CON SU ENTORNO REGIONAL. CAPÍTULO XI. INFRAESTRUCTURA FÍSICA DE LA CIUDAD 22. ESTRUCTURA URBANA 22.1. USOS DEL SUELO. 22.2. LA MALLA VIAL EXISTENTE Y LAS REDES DE TRANSPORTE. 23. SERVICIOS PÚBLICOS. 23.1. SUMINISTRO DE AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO BÁSICO. 23.2. ALCANTARILLADO SANITARIO Y PLUVIAL. 23.3. TRATAMIENTO DE LAS AGUAS SERVIDAS. 23.4. SISTEMA DE DISPOSICIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS. 23.5. SUMINISTRO DE ENERGÍA Y ALUMBRADO PÚBLICO. 23.6. SUMINISTRO DOMICILIARIO DE GAS NATURAL. 23.7. SERVICIO DE TELEFONÍA.

19.1.

567 568 570

572

572

572 573 575 578

580
580

580 581 584 586
A

587 592

595
595

595 598
604

604 606 607 608 608 609 609

12

CAPITULO XII. CARACTERIZACIÓN SOCIO-DEMOGRÁFICA DE LA CIUDAD 24. DISTRIBUCIÓN SOCIO-ESPACIAL DE LA POBLACIÓN. 24.1. CARACTERIZACIÓN ESPACIAL DE LA CIUDAD POR ESTRATOS

611
611

SOCIOECONÓMICOS 24.2. EL FENÓMENO DE SEGREGACIÓN SOCIO-ESPACIAL PRESENTE EN LA CIUDAD. TENDENCIAS DE CRECIMIENTO Y EXPANSIÓN. 24.3. CARACTERIZACIÓN DEL EMPLEO EN LA CIUDAD Y SU DISTRIBUCIÓN ESPACIAL.

611 615 616
620

25. LA OFERTA DE SERVICIOS SOCIALES EN LA CIUDAD. 25.1. EQUIPAMIENTOS DE SALUD. 25.2. EQUIPAMIENTOS DE BIENESTAR SOCIAL. 25.3. EQUIPAMIENTOS EDUCATIVOS. 25.4. EQUIPAMIENTOS CULTURALES. 25.5. EQUIPAMIENTO DEPORTIVO Y RECREATIVO. 25.6. DOTACIÓN DE ÁREAS LIBRES Y RECREATIVAS. 25.7. SERVICIOS URBANOS Y LAS REDES DE SEGURIDAD CIUDADANA. 25.8. EQUIPAMIENTOS DE ABASTECIMIENTO. 25.9. UBICACIÓN ESPACIAL DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA. 25.10. DEMANDA DE VIVIENDA POR ESTRATOS SOCIO-ECONÓMICOS. 25.11. OFERTA DE VIVIENDA Y SU RELACIÓN CON LA DISTRIBUCIÓN INGRESOS EN LA CIUDAD. 25.12. DELINCUENCIA Y CRIMINALIDAD

620 622 623 625 626 627 629 630 631 631
DE

636 636

CAPITULO XIII. CARACTERIZACIÓN ECONÓMICO-PRODUCTIVA DE LA CIUDAD 26. MARCO DE REFERENCIA, LOCALIZACIÓN E INVENTARIO DE LAS PRINCIPALES ACTIVIDADES ECONÓMICAS. 26.1. EL CONTEXTO ECONÓMICO NACIONAL. 26.2. EL PRODUCTO INTERNO BRUTO NACIONAL Y SU RELACIÓN CON EL PIB DEL DISTRITO CAPITAL DE BOGOTÁ 26.3. CARACTERIZACIÓN Y COMPORTAMIENTO HISTÓRICO DE LA ECONOMÍA URBANA DE BOGOTÁ. 26.4. LOCALIZACIÓN ESPACIAL DE LAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS. 26.5. EL PROCESO DE EXPANSIÓN DE LA CIUDAD Y SU RELACIÓN CON EL VALOR DEL SUELO. 26.6. LA DISPONIBILIDAD DE SUELO URBANO Y LA ACTIVIDAD CONSTRUCTORA EN LA CIUDAD. 26.7. LOS 10 SECTORES MÁS RELEVANTES DE LA ECONOMÍA BOGOTANA. 26.8. LOS 10 SECTORES MÁS DINÁMICOS DE LA ECONOMÍA BOGOTANA. 26.9. LOS CLUSTERS PROMISORIOS DE LA CIUDAD. 26.10. VENTAJAS COMPARATIVAS QUE FORTALECEN LA COMPETITIVIDAD DE LA CIUDAD.

639

639

639 642 644 645 648 650 652 654 654 657

13

CAPÍTULO XIV. CARACTERIZACIÓN POLÍTICO-ADMINISTRATIVA DE LA CIUDAD EN EL MARCO DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA. 27. LA ESTRUCTURA POLÍTICO-ADMINISTRATIVA DE LA CIUDAD EN EL MARCO DE LA DESCENTRALIZACIÓN. 27.1. LA DIVISIÓN POLÍTICO-ADMINISTRATIVA DE LA CIUDAD. 28. LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y EL LIDERAZGO CÍVICO EN BOGOTÁ. 28.1. BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA PLANIFICACIÓN LOCAL PARTICIPATIVA. 28.2. CAPACIDAD DEL APARATO ADMINISTRATIVO LOCAL Y DISTRITAL. 28.3. CAPACIDAD DE LAS ORGANIZACIONES CÍVICAS. 28.4. LA PARTICIPACIÓN EN EL PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL DE LA CIUDAD. CAPÍTULO XV. EL PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL DE LA CIUDAD (POT). 29. MARCO DE REFERENCIA. 29.1. FILOSOFÍA Y CONTENIDO GENERAL. 29.2. OBJETIVOS Y ESTRATEGIAS. 30. COMPONENTES GENERALES. 30.1. EL MODELO DE ORDENAMIENTO. 30.2. TRATAMIENTOS PROPUESTOS. CAPÍTULO XVI. LA ESTRATEGIA TOPOFÍLICA EN EL CASO DE BOGOTÁ. 31. CONSIDERACIONES PROPOSITIVAS PARA EL MONTAJE DE UN PROYECTO QUE PONGA EN MARCHA LA ESTRATEGIA TOPOFÍLICA EN EL CASO DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ. 31.1. MARCO GENERAL, A MANERA DE PRESENTACIÓN Y JUSTIFICACIÓN. 31.2. EVENTUALES ACTORES INVOLUCRADOS A NIVEL NACIONAL E INTERNACIONAL. 31.3. ALCANCES E IMPACTO. 31.4. ARTICULACIÓN DE LA PROPUESTA CON EL MARCO POLÍTICOINSTITUCIONAL A NIVEL NACIONAL Y DISTRITAL. 31.5. OBJETIVO GENERAL Y OBJETIVOS ESPECÍFICOS. 31.6. RESULTADOS ESPERADOS. 32. ASPECTOS OPERATIVOS. 32.1. ESTRATEGIA DE IMPLEMENTACIÓN. 32.2. ESTRUCTURA ORGANIZATIVA PROPUESTA PARA EL DESARROLLO DEL PROYECTO EN EL CASO ESPECÍFICO DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ. 32.3. LA DETERMINACIÓN DE ESCENARIOS Y LA DEFINICIÓN DE PROYECTOS CONCRETOS: UN EJERCICIO DE APLICACIÓN EN LAS ZONAS DE MEJORAMIENTO INTEGRAL DEL POT.

658

658

658
676

676 692 695 711

719
719

719 722
726

726 728

730

730

730 731 732 735 738 739
741

741 742

744

14

33. COMENTARIO FINAL A LA TERCERA PARTE 34. BIBLIOGRAFIA GENERAL CONSULTADA 35. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA EN TORNO A LA CIUDAD DE BOGOTÁ. 36. INDICES DE LÁMINAS, GRAFICOS, TABLAS Y MAPAS

756 761

830 836

ANEXOS.
ANEXO Nº 1. MARCO CIENTÍFICO DEL TRABAJO A MANERA DE PRESENTACIÓN Y CONTEXTO. ANEXO Nº 2. CURRICULUM VITAE DEL AUTOR. ANEXO Nº 3. BILBAO Y EL “EFECTO GUGGENHEIM”. ANEXO Nº 4. EL FIN DE LA IDEA DE MONUMENTO EN EL NUEVO ORDEN GEOGRÁFICO DE LA CIUDAD. ANEXO Nº 5. CONSIDERACIONES PROPOSITIVAS PARA EL MONTAJE DE UNA LÍNEA DE INVESTIGACIÓN EN “ESPACIO Y TERRITORIO" FUNDAMENTADAS EN EL PLANTEAMIENTO TOPOFÍLICO. ANEXO Nº 6. PROYECTO DE CONSULTORÍA: TOPOFILIA, CIUDAD Y TERRITORIO. MARCO DE REFERENCIA, ESTRATEGIA DE

IMPLEMENTACIÓN Y PROYECCIÓN INSTITUCIONAL

15

INTRODUCCIÓN

Si bien la ciudad tradicionalmente ha sido ese privilegiado escenario donde a través del lenguaje (el lenguaje urbano) se pone por excelencia en juego todo lo humano; hoy en día, y dentro del contexto de lo que se ha dado en llamar la “tercera revolución industrial” (para aludir a la enorme transformación que ha significado para la humanidad, en general, la instauración de ese nuevo poder que representan la informática y las telecomunicaciones), asistimos a un proceso tal de expansión del fenómeno urbano que ese lenguaje que desde siempre ha caracterizado a la ciudad, de tanto decir deviene ruido y, por lo mismo, no dice nada; al menos este es el supuesto inherente a la ya trillada figura de la “aldea global”; un ruido que por oírse permanentemente ya no se escucha puesto que lo impregna todo conformando una especie de magma amorfo que cubre la superficie entera del planeta, convertido de tal suerte en una sorda y gigantesca ciudad: la ciudadmundo.

Aquí no es sólo que el planeta se conciba como una “gran aldea”, sino que la ciudad en particular tiene como norte y referencia primera y fundamental el mundo mismo. Lo urbano, es cierto, lo inunda todo, y no sólo por la progresiva implantación de su imaginario en los más recónditos lugares de la tierra, sino por que de hecho, la ciudad como tal aspira a “concentrar” el mundo, ya que su desmedido crecimiento físico y simbólico permite que en realidad “todo quepa en ella”, todo en ella tenga lugar; allí conviven los “recolectores nómades” y los “cazadores” con los sedentarios funcionarios del Estado; allí entran en diálogo (o en conflicto) las formas tribales de apropiación y uso del espacio con los centros comerciales y las ilimitadas zonas de ocio y consumo

“abiertas” para todos; allí se encuentran las líneas y fronteras que indistintamente demarcan todo tipo de territorios con formas de movilidad subversivas que permanentemente los destejen; y todo gracias a que si algo caracteriza a la ciudad, tanto a la de hoy como a la de siempre es “la lucha”, el enfrentamiento, aquél que se resiste a dejarse domesticar bajo la triunfal imposición de un privilegiado principio de razón, ya que si algo se pone en juego permanentemente en la ciudad es, precisamente, su multiracionalidad.

No obstante, una particularidad tiene la ciudad de hoy y es su disposición permanente al cambio, como si quisiera escaparse de la historia viviendo a alta velocidad. Una velocidad que, de otra parte, acelera los conflictos y las contradicciones al arrasar a su
16

paso aquellos reductos de lo fragmentario que subsisten y, de hecho alimentan, la complejidad cultural y social de la ciudad.

De este modo, si algo caracteriza a la cultura urbana de las grandes ciudades es su compleja diversidad, puesta de manifiesto a través de las múltiples formas de enfrentamiento que, en cualquier caso, se resumen en dos tipos de fuerzas antagónicas y complementarias: la de la ciudad apofántica, organizada y regulada y la de la ciudad dionisíaca, caótica y expresiva. De cualquier modo, la “lucha” inherente a estos dos polos dialécticos se expresa en múltiples formas de enfrentamiento: homogeneidad institucionalizada y heterogeneidad altérica; indiferenciación de “lo liso” e ineludible marca del “estriaje”; cerrada estructuración vertebrada y jerárquica de “lo sólido” y dinámica fluidez de “lo líquido”; “cuadrícula dura” de lo visible-medible y “cuadrícula blanda” de lo imponderable que no acepta definición; regularizada presencia de “lo mismo” (lo idéntico) y perturbadora presencia de “lo otro” la diferencia. De lo que se trata, entonces, es de entender a la ciudad a la luz de un enfrentamiento entre “lo derivado” que, precisamente, por ir a la deriva es espontáneo y flexible, y “lo continuo” que mantiene el orden intemporal de las cosas, ¿máquina de guerra o aparato de Estado?; ¿cultura de qué y para qué?

El común denominador es simple: lo que la ciudad rezuma por todas partes en esta, su emergencia contemporánea, es el despliegue de todas sus fuerzas, el desbordamiento irreconciliado de su mirada; de ahí la necesidad de liberar y potenciar sus posibilidades ocultas a la luz de sus oportunidades y ventajas; aquellas que, fundamentadas en su especificidad y diferencia, reconozcan la propia diferencia que habita en sus calles y que hace que cada ciudad sea tan distinta a las demás como cada rincón de ellas lo es en sí mismo respecto de los otros.

Con todo, hablar de “gran ciudad” supone, de cualquier manera, hacer alusión a algo más que a su tamaño, sin demérito de que la enorme magnitud que este tiende a cobrar en muchas partes (especialmente en las ciudades de los países del “Tercer Mundo”) sea en sí misma un factor fundamental a analizar; en cuyo caso lo verdaderamente relevante es considerar el peso demográfico de las mismas en relación con la población de las regiones o áreas a las que pertenecen y no simplemente su número neto de población.

17

Entran, entonces, otra serie de factores a tener que considerarse a la hora de aplicar esta denominación; entre ellos, la heterogeneidad y multiplicidad de servicios que no sólo la ciudad ofrece sino que además está en capacidad de concentrar; la diversidad cultural que en ella reside derivada de la multiplicidad de orígenes de sus pobladores; la capacidad de despertar y excitar el imaginario de otras localidades y regiones que, de tal suerte, la conciban como un destino deseable; las proyecciones metropolitanas, regionales e internacionales que la hagan hacer parte de un concierto supralocal; la diversidad de imaginarios y de principios de razón y realidad que está en capacidad de albergar y poner, de hecho, a interactuar; la cantidad de empleo y mano de obra que puede llegar a habilitar; las elevadas tasas de crecimiento de la actividad de la construcción; la complejidad y variedad de elementos que soportan tanto sus sistemas de movilidad como los de tratamiento de residuos, y querámoslo o no, la manera en que su sociedad está inmersa y, de hecho depende, no tanto de la producción de bienes de capital y riqueza como del consumo.

Criterios que, en suma, no pueden catalogarse de la misma manera para las ciudades del mundo desarrollado que para las ciudades de aquellos países que no lo están, de suerte tal que el concepto de “gran ciudad” no deja de ser un tanto abstracto y ambiguo puesto que, por un lado, refiriéndonos exclusivamente al tamaño, no podemos poner en el mismo saco a ciudades como Calcuta o Nueva York, a pesar de que en ambos casos es innegable que nos estamos refiriendo a “grandes ciudades”; y, por otro, a ciudades como Amsterdam, Madrid o Bruselas; ya que si nos atenemos, tan sólo, a este precario criterio, necesariamente tendríamos que dejar de lado en esta clasificación, omitiendo la definición que supone el responder a los caracteres antes mencionados y que, en un amplio sentido, definen también a la “gran ciudad”.

De acuerdo con esto y con el fin de hilar un solo discurso del que posteriormente se puedan derivar investigaciones puntuales en casos específicos, nos dejaremos llevar, para efectos del presente trabajo, por aquellos dos conceptos que, a nuestro modo de ver, comparten estos dos tipos de “grandes ciudades”: la complejidad y sus elevados índices de consumo; aspectos que, en cualquier caso, se subsumen en un único proyecto: el del orden global.

Complejidad, consumo y globalización conforman esa indisoluble triada sin la cual es imposible entender a la ciudad de hoy. A ella es necesario remitirse si se quieren
18

y esto a través del desencadenamiento y despliegue de aquellas sinergias locales derivadas del concepto de “capital simbólico” inherente a la propia cultura urbana de cada ciudad. Enfrentamiento improductivo de diferencias que devalúan y desvirtúan el importante valor simbólico y funcional de “la lucha” de la que antes habláramos. o lo que en la ciudad “no cabe”. beneficioso. surge de manera paralela a la progresiva pérdida del sentido de identidad (y en consecuencia de pertenencia) de los habitantes de las grandes ciudades. y todo gracias a esa imperiosa necesidad que experimenta el ser humano de “pertenecer a alguna parte”. espaciales. pero también. vida o bienes de sus habitantes. culturales y. todo tiene lugar y. “apropiarla”. sociales. mejor.comprender los procesos de desterritorialización que. le son inherentes. en su carácter cerrado y “holístico” se derivaba de una idea fija. ya que creemos que en ella todo tiene cabida. por lo mismo en sentido amplio. De esta forma. en cualquier caso. precisamente nos une a todos. inherente a la pérdida de escala física y simbólica que tal situación supone. ¿no son acaso dos términos antagónicos e irreconciliables?. He ahí la necesidad de establecer un nuevo proyecto de ciudad “abierta”2 donde la diferencia. en última instancia. nuevas formas de territorialización. sea por lo mismo un nuevo principio colectivo de ciudad. reterritorializadoras de la fragmentación (el poder de lo local) al interior de un nuevo proyecto de ciudad? . por otro. “rayarla”. por supuesto. ni mucho menos. por lo mismo. capaz de decir lo que la ciudad “no” es. aquello que. ¿no acusan acaso una Con la expresión “disfunción urbana” no estamos efectuando un juicio moralista respecto de lo que supuestamente se “debe” esperar de la ciudad y. no podemos olvidar que la ciudad no es “una” sino que está hecha de fragmentos. Después de todo. suponen. y de hecho exigen. un proceso de apropiación de la misma que no siempre le es. ¿cómo ignorar entonces las potencialidades territorializadoras o. o por esto mismo. de un ideal a alcanzar. toda vez que el mismo se manifiesta a través de una serie de “disfunciones urbanas”1 que van desde la apropiación del espacio público. ¿Pero como conciliar lo fragmentario con lo global?. una búsqueda de referentes espaciales y simbólicos que permitan “de-marcar” la ciudad. o lo que es lo mismo. 19 1 . más bien nos referimos a las consecuencias de ciertos comportamientos o situaciones que atentan contra su dinámica funcional o contra el derecho. a las peligrosas formas de “justicia privada” que aluden a lo que jurídicamente se denomina la “apropiación posesiva del ejercicio del derecho”. 2 Aludimos aquí a la superación del viejo proyecto moderno de ciudad que. todo es “normal”. de infinidad de partes. a fin de cuentas radica aquí la única posibilidad de que lo fragmentario subsita al interior de ese otro proyecto que es la “ciudad-global”. de sentirse identificado con algo. aquellos que si por un lado ponen en crisis el sentido de lo local en sus componentes simbólicos.

de otra parte. Circunstancia particularmente grave que habría que sumar a los ya tradicionales e inherentes problemas de estas grandes y complejas ciudades (como todas. al menos en apariencia. los grandes conflictos socio-espaciales que. 20 . en gran medida. caracterizan estas ciudades. aunque en este caso sería hacia “ninguna parte”. ya que sólo una mirada a la ciudad basada en su diferencia y. que es el propio derecho a la ciudad. ya que si bien buena parte de las ciudades (particularmente las ciudades del “Tercer Mundo”) acusan un fuerte proceso de pérdida del sentido de pertenencia y apropiación por parte de unos habitantes cada vez más perdidos en medio de la propia fragmentación y heterogeneidad de su “gigantismo”. donde la diferencia no tiene lugar y. la única posibilidad de que lo local y lo fragmentario subsistan al interior del juego global consiste en redimensionar y. por otro lado. caracterizadas por la movilidad. a la homogenización de códigos espaciales y culturales. tenemos con la globalización la presencia de un proyecto universal y concreto que apunta. la identidad no existe. por lo mismo. la fragmentación y la velocidad) donde las enormes contradicciones sociales. ¿no requiere acaso lo global como tal (al menos desde ese punto de vista económico que alude a las “ventajas comparativas”) la potenciación de las partes? No cabe duda. la precariedad de la economía y la migración creciente del campo hacen todavía más complicada su efectiva “apropiación”. circunstancia que en sí misma genera. en consecuencia. La situación aquí es particularmente compleja y aparentemente contradictoria. tiende cada vez con más fuerza a parecerse demasiado a la idea que desde hace tiempo tiene de sí mismo. ¿por qué no? redefinir “lo global” mismo a partir de resaltar la especifica relevancia y competencia de lo local en su ser tal. para nadie es un secreto que la posibilidad real que las ciudades de hoy en día tienen de sobrevivir al interior de un mundo convertido en economía de mercado radica en su propia posibilidad de competir con aquello que precisamente las caracteriza desde su fundamento más propio.incompatibilidad radical? . cuando no agrava. es decir la importancia de su “ser local. en el derecho del otro. querámoslo o no.” En otras palabras. y esto para no hablar de las secuelas de procesos tan desterritorializadores como el que supone el embate homogenizador de la globalización (del que hablaremos a lo largo de este trabajo). de lo que se trata es de establecer la importancia del despliegue de lo local al interior de un mundo que. En este orden de ideas. es decir. puede permitir que éstas deriven de su riqueza cultural una innegable fuente de prosperidad económica. lo que incidiría en un nuevo “sentido de pertenencia”.

Cabe señalar que los antecedentes y proyecciones del trabajo responden a una línea de investigación que. por la precariedad de la economía y por la migración creciente del campo a la ciudad. sobre la base de un caso específico de aplicación (la ciudad antes citada). los grandes conflictos socio-espaciales que. en analizar el caso de la ciudad de Bogotá donde el fenómeno de violencia antes reseñado resulta particularmente grave. inicialmente fuera planteada por el autor en el año 1992 con la publicación: Topofilia. en la actualidad. fijaremos nuestro marco de estudio en el contexto socio-espacial que.Si como dice Octavio Paz.será posible que la ciudad. tenga lugar. en la pérdida del sentido de pertenencia y de los nexos de apropiación y arraigo de los habitantes de las grandes metrópolis (particularmente en los países de América Latina) causada. los alcances del trabajo girarán en torno al desarrollo de un marco teórico y metodológico. resulta inherente a las “grandes metrópolis” de América Latina. por el embate homogenizador de la globalización. Globalización económica y cultural. concentrándonos. una 21 . con carácter instrumental que. corresponda verdaderamente con ese mundo que si bien no será jamás el que deseamos. si al menos habrá de acercarse a uno que nos permita realizarnos más confiadamente en el ejercicio y despliegue de nuestra libertad. el problema en particular que pretendemos abordar con este trabajo. por fin. He ahí un enorme peligro para lo local. brinde las herramientas necesarias para su eventual ejecución en otros contextos. De este modo. En este orden de ideas. cuando no agrava. por las enormes contradicciones sociales. se concentra. sólo a través de nuestra activa participación en su “construcción” – que de paso es la del propio paisaje que así “nos muestra”. “las geografías son simbólicas”. en gran medida. Sobre esta base. entre otros factores. como señalamos en la nota introductoria a la lectura del texto. específicamente. entendida como “geografía construida”. precisamente. caracterizan estas ciudades y el creciente fenómeno de violencia que muchas de ellas padecen. pero he ahí las bases para un nuevo proyecto de mundo en el que la diferencia. situación que en si misma genera.

potencie el papel del “capital social” y. contribuya con el mejoramiento de sus condiciones de productividad. desarrollado al interior del marco descrito. en la construcción del territorio. o la dimensión poética del habitar (editado en 1998 por el Instituto Colombiano para el Fomento a la Ciencia y la Tecnología COLCIENCIAS en asocio con la Universidad Javeriana de Bogotá). Su objetivo no es otro que el de brindar a las diferentes comunidades de la ciudad una herramienta de planificación participativa que.1. hasta el momento se vienen llevando a cabo. Numeral 9. gobernabilidad y habitabilidad. En lo que al objetivo general del trabajo se refiere. desde una perspectiva enmarcada en el discurso científico de la Geografía Humana. toda una línea de trabajos de campo que. En este orden de ideas. particularmente a los habitantes más pobres de las grandes metrópolis latinoamericanas. esto con el fin de que a partir de allí se haga posible. con él. económicas. se ha venido implementando. a partir de la apropiación psico-afectiva de ésta por parte de sus habitantes. dicha relación sólo se hace posible sobre la base de la construcción del lugar mismo entendido como territorio. diseñado y dirigido por el autor. sino remarcar el papel e importancia de las mismas en el concierto de un ineludible mundo global. el mismo no debe confundirse con el uso que aquí le damos. inspirada y fundamentada en presupuestos de orden óntico y ontológico (como que tienen que ver directamente con el ser del hombre). amigo). 3 22 . a partir de él.alternativa en torno a la revolución de las pequeñas cosas3 (trabajo editado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD en asocio con la Alcaldía Mayor de Bogotá). lugar. La idea no sólo es reforzar el sentido de lo local que caracteriza y define las diferencias socio históricas y culturales que determinan cada colectividad al interior de la ciudad. y philos. puesto que si para Tuan. para nosotros. participar activamente en la construcción y apropiación de un territorio (la ciudad) que de tal suerte les resulte propio.). lo que pasa. siguiendo a Bachelard. y luego desarrollada en sus contenidos epistemológicos (también por el autor) a través del trabajo: Topofilia. topos. políticas. administrativas y culturales. y siempre dentro de esta línea. a partir de la realización de toda una serie de investigaciones y proyectos reseñados en el Curriculum Vitae adjunto (Anexo Nº 2). El programa Topofilia (de las raíces griegas. la Topofilia implica una relación con el lugar de corte intuitivo-emocional de “pertenencia” al mismo. el concepto de Topofilia. reforzando el sentido de lo local en sus componentes culturales y socio-espaciales. fue implementado en la ciudad de Bogotá (Colombia) entre los años 1993 y 1995 por parte de la Alcaldía Mayor de la ciudad bajo financiación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD. Es de aclarar que si bien el concepto es heredado de Gaston Bachelard (1957) por parte del geógrafo Yi Fu Tuan (1974a). podemos señalar que éste no es otro que el de elaborar una herramienta teórica y metodológica de desarrollo comunitario y planeación participativa con dimensión sustentable que. bajo la filosofía de “hacer ciudad”. construcción que. como desarrollaremos en el capítulo correspondiente al Topos-Philico (Capítulo IV. desde entonces. de hecho implica un claro compromiso político (proactivo sobre el escenario de la ciudad) a través de la ejecución de un determinado procedimiento técnico e instrumental en el que entran en juego toda una serie de variables socio-espaciales. del “capital simbólico”. derivando.

finalmente. pero de la manera como las sociedades menos favorecidas por el capital económico entren a competir en ella dependerá. lejos de proponer un único discurso que. 12-03-13-202-92) con el fin de contrastar las mismas con la experiencia empírica del trabajo profesional desarrollado por el autor en el tema y así hacerlas operativas en el contexto geográfico establecido. (Cod. de-limitar a la ciudad. construyendo una idea de funcionalidad basada en la recuperación de la gobernabilidad (alcanzada. por no decir “global”. fortalecer los múltiples y crecientes discursos de apertura que a su interior pueden llegar a hacer posible. al menos en parte. en su modesta medida. 23 . y desde la especificidad de su discurso (centrado en la construcción colectiva del territorio con base en la instauración de efectivos procesos de concertación). que la ciudad se constituya en un verdadero espacio colectivo construido en. el enorme efecto homogenizador que impone su imaginario. lo que se pretende es. desde aquí. podemos señalar como objetivos espacíficos los siguientes: a. un imaginario. por tanto. y desde. la pretensión de este trabajo no puede ser otra que la de aportar. La globalización es un hecho. con lo dicho. a fin de cuentas la homogenización que alienta el proyecto global no es más que eso. no sólo su respectivo futuro. a partir de la construcción-apropiación colectiva del territorio). el encuentro de diferencias. por la construcción de una específica idea de ciudad. económico o social. toda vez que es precisamente en las grandes ciudades de los países menos desarrollados donde se concentra. más bien. tenemos que aceptarlo. en la generación de procesos urbanos que. En esta medida. no sólo la mayor parte de la población urbana del planeta sino y. desde nuestra perspectiva. económico y ambiental. de manera genérica. Instrumentalizar las tesis propuestas en el trabajo de investigación COLCIENCIAS–Universidad Javeriana: Topofilia o la dimensión poética del habitar. Por su parte. sino el futuro mismo de la humanidad. permitan a las respectivas ciudades entrar a competir en el juego del mercado global sin ser apabulladas por éste al atenuar. pretenda definir y. a la luz de su particular situación social. por lo mismo. la mayor parte de su desequilibrio social. política y administrativa. para legitimar un determinado orden político. Cabe señalar que.necesariamente. espacial. encasillándola de una manera o de otra.

nos serviremos tanto de la vasta bibliografía existente. previa ponderación dentro del panorama latinoamericano de la problemática socio-ambiental de sus grandes ciudades (ciudades de más de 5 millones de habitantes). En lo que respecta a la metodología a desarrollar. a nivel latinoamericano. Proponer. d. c.b. los criterios básicos para la elaboración de planes de desarrollo local. particularmente en el de la ciudad de Bogotá. concretamente. pueda ser efectivo en el amplio marco de las circunstancias políticas. Proporcionar las bases conceptuales para el diseño y montaje de un proyecto que. y referido al caso específico de la ciudad de Bogotá. el trabajo. partirá de una evaluación y contextualización (para el caso que nos ocupa) de las más recientes teorías en materia urbana. del análisis de su Plan de Ordenamiento Territorial (POT). el presente trabajo debe servir de base para la realización de los tres proyectos que en esta línea nos hemos propuesto y de los cuales hablaremos en la nota preliminar para la lectura del presente texto. en el caso de la ciudad de Bogotá. tablas. Constituir el marco de referencia general para la realización de consecuentes proyectos de investigación en el tema. confrontando las mismas con las dinámicas espaciales de la ciudad latinoamericana. a la luz de la filosofía del Trabajo. Establecer. gráficos y mapas de análisis que ilustren la caracterización general de la ciudad de estudio dentro del amplio marco de las grandes ciudades de América Latina. analizando la efectividad que. Para el efecto. particularmente en el contexto de la descentralización administrativa de la ciudad de Bogotá. económicas y sociales del subcontinente. Con este fin. 24 . como de la elaboración de una serie de láminas. e. en el caso de la ciudad de Bogotá. para el caso. el caso específico de la ciudad de estudio a la luz de su estructura político administrativa y de su dinámica socio económica y espacial. desde la perspectiva del Trabajo. los criterios básicos que puedan llegar a hacer efectiva la participación ciudadana en la construcción–apropiación del territorio urbano en el caso específico de la ciudad latinoamericana y. nos serviremos. para ello haremos particular énfasis en las sinergias y circunstancias locales más pertinentes a la hora de implementar la estrategia propuesta. en su carácter bibliográfico y documental. Del mismo modo. haciendo énfasis. y complementario al recurso gráfico. aporta su actual división político administrativa. En este orden de ideas analizaremos.

una respuesta a las siguientes preguntas que. espaciales. lo que aquí nos interesa es ahondar en la manera como el impacto de la globalización en la sociedad de consumo afecta el comportamiento de los habitantes de las grandes metrópolis incidiendo. Situación que acompaña la propia pérdida del sentido de “lo local” en sus componentes simbólicos. de acuerdo con la estructura que presentamos a continuación. por supuesto. ¿Cómo evaluar el impacto socio-espacial de la globalización? 4. las posibilidades que. para alcanzar los objetivos propuestos. el fenómeno eventual de pérdida del sentido de pertenencia que experimentan buena parte de sus habitantes. el trabajo. o no. actúan como guía de esta parte del trabajo: 1. en su carácter estrictamente bibliográfico.particularmente en lo que se refiere a los mecanismos que este propone para hacer efectiva la participación ciudadana en los procesos de construcción territorial. ¿Hasta dónde la relación entre consumo y sociedad contribuye con la pérdida de los referentes socio-espaciales en las grandes ciudades? 2. desarrollará sus contenidos a través de la consulta de fuentes secundarias. ¿Cómo incide el proceso de globalización económica y cultural que vive el mundo en la actualidad en los sentimientos de pertenencia y arraigo de los habitantes de las grandes ciudades? 3. en la pérdida del sentido de pertenencia de éstos para con ellas. En otras palabras. En esta medida pretenderemos explicitar en las conclusiones respectivas. dentro de ella. Se orientará a establecer el papel de la relación entre consumo y sociedad para entender la naturaleza y dinámica de las grandes ciudades dentro del marco de la globalización y. ¿Qué posibilidad tiene “lo local” de enfrentar el “embate homogenizador” de la globalización y. a la vez. Para lograr lo anterior. en qué condiciones puede llegar a ser competitivo al interior de ella sin perder las especificidades que caracterizan su diferencia? 5. a partir de allí. su actual división política y administrativa. examinando. De esta forma. para el efecto brinda. en gran medida. sociales. el trabajo se desarrollará en tres partes fundamentales estructuradas de la siguiente manera: PRIMERA PARTE: CARACTERIZACIÓN DE LAS GRANDES METRÓPOLIS EN EL COMIENZO DE SIGLO: una mirada desde la relación entre consumo y sociedad. ¿Qué papel cumple la “cultura urbana” y. de tal suerte. culturales y. el concepto de “capital simbólico” para hacer frente al “embate homogenizador” de la globalización? 25 . del mismo modo.

de esta misma forma. alcances y componentes básicos del planteamiento topofílico en lo concerniente a su relievancia para enfrentar los gravísimos problemas derivados de la pérdida del sentido de pertenencia de buena parte de los habitantes de las grandes ciudades latinoamericanas con el espacio físico en el que se desenvuelven. demostrar como el impacto socio-espacial de fenómenos como la globalización. destacando en este sentido como una fortaleza. apropiación de la ciudad en escenarios que. brindan escala y seguridad a sus habitantes. desde la perspectiva del “redesarrollo”. Nos ocuparemos en esta fase del trabajo de hacer explícitos la filosofía. dentro de su gran magnitud. a partir de su específica manera de concebir la planificación estratégica y. especialmente. la manera en que dicho planteamiento concibe la planeación urbana en lo concerniente a la biunívoca relación que establece ente el tejido físico y el social. En este sentido nos concentraremos en ubicar el papel que. objetivos. tanto a la rehabilitación. en las conclusiones respectivas nos ocuparemos de dar respuesta explícita a los siguientes interrogantes: 26 . pretendan adelantar intervenciones urbanas orientadas. Del mismo modo nos interesará. aparentemente paradójico. puede llegar a atenuarse a través de la ejecución de estrategias en este sentido. desde nuestra particular perspectiva. y en consecuencia. de las “nuevas formas de apropiación” que. como a la renovación y recualificación urbana. En esta medida. por ejemplo. así como planes que. lo que aquí nos interesa demostrar es el papel que cumple la apropiación de la ciudad por parte de sus habitantes en la implementación de estrategias de desarrollo participativo con dimensión sustentable y. la concertación ciudadana. pero que también.SEGUNDA PARTE: LA TOPOFILIA Y SU PAPEL EN LA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO: Hacia una propuesta pedagógica de desarrollo urbano participativo con dimensión sustentable para el caso de las grandes ciudades de América Latina. en su dimensión sustentable e innovadora. surgen como rechazo al espíritu homogenizador de la globalización. surgen gracias a ella a través de la construcción de elementos tales como los nuevos imaginarios eclécticos que entran a caracterizar formas collage de uso. cobra el discurso de la sustentabilidad frente a las consecuencias socio-espaciales de la pérdida del sentido de pertenencia de los habitantes de las grandes metrópolis (causadas por los factores antes descritos). a la hora de abordar trabajos o acciones de ordenamiento territorial. y su espíritu “homogenizador”. de tal suerte. La idea no es otra que demostrar la pertinencia del planteamiento topofílico. es decir. con ella. significación y. el hecho.

irascibilidad ciudadana y. se hará explícita. por parte de sus habitantes. dentro de ella. De esta forma. orientada a la mejora de las condiciones económicas. ¿Cómo puede la sustentabilidad. lo que nos interesa demostrar. al tema del desarrollo sustentable en el caso de las grandes ciudades de América Latina y dentro de una política de construcción topofílica del territorio? 6. dentro de una política de desarrollo urbano participativo con dimensión sustentable? TERCERA PARTE. ¿Qué elementos debe tener en cuenta en la actualidad una propuesta de desarrollo urbano con dimensión sustentable que responda a las sinergias.1. desidia frente a las iniciativas del Estado. En otras palabras. ¿Qué elementos debe contemplar. pretenderemos demostrar la relievancia y operatividad de dicho planteamiento a la hora de concebir una “planeación para el desarrollo” con dimensión sustentable fundamentada en un fuerte sentido de “lo local”. entre otras cosas. entendida desde el concepto de Topofilia. entendida desde una dimensión topofílica. descuido del espacio público y de los equipamientos comunitarios. del “capital simbólico”. una política innovadora de desarrollo sustentable. ¿Cómo entiende la Topofilia la construcción del territorio y cuáles son los componentes básicos de su planteamiento? 2. en la actualidad. políticas y socio-ambientales de las grandes ciudades de América Latina? 7. a través de la implementación de la propuesta en un caso específico. elevados índices de violencia y criminalidad). es la operatividad del planteamiento topofílico a la hora de concebir la planeación concertada como una importante herramienta de Hemos escogido el caso de la ciudad de Bogotá. del aludido “sentido de pertenencia” (irrespeto a la norma. ¿Qué papel juega la “apropiación ciudadana”. ¿Qué aporte ofrece la innovación. LA “CONSTRUCCIÓN DE CIUDAD” ENTENDIDA DESDE EL CONCEPTO DE TOPOFILIA: El caso de la ciudad de Bogotá. el concepto de “empresa social”. con dimensión topofílica. 27 4 . y a partir del concepto de Topofilia expuesto en la fase anterior (donde habremos desarrollado los componentes básicos del planteamiento topofílico). la manera en que concebimos el papel del “capital social” y. en lo que hemos denominado la “construcción topofílica de ciudad”. ¿Cómo garantiza el planteamiento Topofílico la dimensión sustentable de su propuesta? 3. a través del caso de estudio antes reseñado4. En esta etapa del trabajo. por ser allí particularmente graves los problemas generados por la pérdida. con él. potencialidades y circunstancias locales latinoamericanas. desde el espíritu propio de la Topofilia? 5. contribuir en la solución de los problemas derivados del impacto socio-espacial de la globalización en las grandes metrópolis de América Latina? 4. y.

28 . ¿Qué indicadores pueden establecerse para evaluar las bondades del planteamiento topofílico a la luz de su modelo de Desarrollo Urbano Sustentable? 7. espacio-ambientales y socio-culturales del planteamiento topofílico en la construcción concertada de la ciudad? 6. las conclusiones generales del trabajo. ¿De que manera se hace efectiva la participación ciudadana al interior del planteamiento topofílico y cuál es su papel en la estrategia de gestión que la implementación de dicho planteamiento supone? 4. en el contexto de Bogotá? 3. ¿Cómo garantiza la Topofilia la apropiación psico-afectiva de la ciudad por parte de sus habitantes? 5. económico-productivos. físico-espaciales y socio-culturales. se orientarán a explicitar la manera como desde el planteamiento topofílico. su compromiso político? 2. es en definitiva. Para lograr lo anterior desarrollaremos esta fase del trabajo dejándonos llevar por los siguientes interrogantes: 1. uno de los objetivos indirectos que nos hemos fijado y que nos proponemos abordar en un próximo trabajo.“construcción” y/o reordenamiento del territorio en sus componentes políticoadministrativos. siendo la caracterización del “puente” entre una y otra. incluso. pretende acercar ambas disciplinas abriendo desde la segunda una ruta de exploración para la primera. ¿Cuál es el aporte del planteamiento topofílico al marco político-administrativo que regula el tema del ordenamiento territorial en Colombia y. económico-productivos. ¿Cómo se inserta la Topofilia dentro del marco político administrativo de la ciudad de Bogotá y cuál. constituidas a través de las conclusiones parciales de cada una de sus etapas. ¿Cómo actúan los componentes político-administrativos. particularmente. pretensión que lejos de distraernos de nuestro eje disciplinar: la Geografía Humana. más bien. de tal suerte. en su honda dimensión antropogeográfica. complejos problemas de Economía Política ligados a la ordenación del territorio. entendido desde los intereses de este trabajo. sí. es posible abordar e. su efectiva apropiación ciudadana? De acuerdo con lo anterior. resolver. ¿Cómo se garantiza la continuidad de las acciones propuestas por el trabajo y.

PRIMERA PARTE CARACTERIZACIÓN DE LAS GRANDES METRÓPOLIS EN EL COMIENZO DE SIGLO. UNA MIRADA DESDE LA RELACIÓN ENTRE CONSUMO Y SOCIEDAD 29 .

¿cómo esperar encontrar puntos de referencia en una superficie de tal naturaleza?. ¿y que hay de las líneas y manchas que en él se forman?.origamisahedron. de la época del año en que se forman ciertos cardúmenes de peces viajando 30 . EL DESBORDAMIENTO DE LA CIUDAD: APUNTES PARA UNA CARTOGRAFÍA MARÍTIMA. por que no están fijas. de hecho lo era cuando éste resultaba desconocido y no había puntos de referencia.CAPITULO I. ¿cómo orientarnos entonces?. Pero. porque son móviles. DESBORDAMIENTO URBANO Y EMERGENCIA DE LA CIUDAD 1.com La respuesta es muy sencilla.1. y ¿cómo iban a estarlo si son producto de los cambios intempestivos de las corrientes. Ciudades desplegables: acerca de la profundidad de la piel Durante muchos siglos creímos que la posición de las estrellas era la forma más segura de orientarnos en la superficie lisa e indiferenciada del mar. ¿por qué no fijarnos en las líneas? ¿por qué desconfiar de las manchas que en él se dibujan y que de tal suerte así lo dibujan? (Lámina 1) Lámina 1 «CARTOGRAFIAS POSIBLES» Edición: Sandra Rivera. 1. de la profundidad. es realmente el mar una superficie tan lisa como lo creemos?. Fuente: Buscador google: www.

en particular. “el estudio de lo plegado”. ¿es que acaso éstos no son datos tan ciertos como los que pueden representar la ubicación a babor de una isla. de la orientación y la fuerza del viento? Pero. en donde se encuentra. el vuelo de ciertas aves que. lee toda una cartografía hecha de signos ciertos. el mar tiene forma de “pliegue”. allí están los parajes preferidos por las marsoplas. a ráfagas. sobre todo. Para él. y sabe leer en sus “despliegues” y “repliegues” los claros indicios de una orientación. la geografía que ha querido ir demasiado rápido. Siglos de refinada cartografía se superponen a tal punto sobre la experiencia del viejo que ésta termina. suplantándola. no puede haber error. lo visible desapareció y. en medio de que “repliegue”. Donde nosotros.no puede esperar a que todos adquiramos la sabia experiencia del viejo (situación en apariencia contradictoria con su pretensión pedagógica que consiste. el viento que sopla por abajo. luego viene una fuerte corriente constante que lleva hacia el norte. “superándola”. de hecho. más adelante. se gira hacia la izquierda un poco. no obstante él sabe. indiferenciada. precisamente. precisamente. Pero la ciencia tiene prisa. no hay garantía de que no se pierda. después el oleaje corto. Desde que Kant nos enseñó a ver lo que pensamos y no lo que vemos. bajo el viento (Serres. sólo vemos una superficie “lisa”. 1983. pp. la señal de un faro a estribor o. el viejo marino ve una superficie “estriada”. pues se impuso un 31 . entonces aparece el primer gran banco. cuando todo se vuelve muy azul. en enseñar a “leer” los signos visibles a través de los cuales lo invisible rezuma por todas partes). aunque. como todos sabemos.en una cierta dirección. ignorantes de los movimientos de la lógica del mar. ha aprendido a moverse en medio de la movilidad. 84). a pesar de que el objeto de estudio de ésta es. por supuesto. el lugar donde se cruza la ruta de los grandes cofres. ¿en dónde la hay?. M. de las algas del fondo y. incluso. aunque esté perdido. allí. jamás se apartan mucho de la costa y son quienes. en verdad. lo cercano (el contacto “táctil” con el mundo y sus cualidades). con ello. pueden dar el más claro testimonio de la ubicación “exacta” de los bancos de peces? Características todas éstas conocidas por los pescadores de bacalao de la cuenca del Mediterráneo que durante siglos se han guiado en sus travesías por algo muy distinto a las cartas y los tradicionales instrumentos de navegación: Así iban a San Pedro: se avanza hacia el sol de poniente mientras flote alguna alga.

el fin de la forma sino la ruta que este sigue a otra forma de plegado. por eso allí la forma salta desplegándose como gato. múltiples formas. lo aleatoriamente combinado. en primer lugar. sino una cartografía de lo complejo. y de hecho lo hacen.nuevo visible: el “horizonte”. los pliegues de la realidad hecha volumen plegado. “ha completado la acción de ésta”. formas arbitrarias todas ellas contenidas en el mismo plano. ni mucho menos. una cartografía no euclidiana donde pueden existir. Nace así una nueva cartografía que en todo excede la de lo plano. todas las formas están plegadas puesto que siempre hay algo que se guardan. una cartografía del bricollage (Lámina 2). sólo reconoce entidades claramente diferenciadas espacialmente. una cartografía de lo posible que preyace en las múltiples formas de lo plegado. no otra cosa que un espacio plegado. por el contrario. no es otra cosa que la propia geografía que pasa de un plano dimensional a uno relacional. de hecho. lugar intangible hacia donde todas las naves se dirigen. Y lo que se despliega. El pliegue es la reversión de la forma que se vuelve sobre sí. por tanto. una cartografía de lo múltiple que no sólo admite lo plegado sino lo superpuesto. en tal sentido. un plano que a su vez resulta ser. una cartografía ya no de lo simple que se organiza sobre ese principio euclidiano que afirma que dos cosas no pueden ocupar un mismo lugar en el espacio y. para constituir un paraje repleto de líneas de tensión en la que es imposible aplicar categorías de fondo y forma ya que la acción humana ha instaurado una nueva e indivisa naturaleza. Aquí el despliegue no es. no es lo que aparece contenido antes de que se acuse su pathos. en los múltiples pliegues de una forma por fin visible. hacia donde todos los destinos están orientados. por fin desplegada. el origami es mucho más que un papel doblado puesto que la forma que en él se libera no está hecha de aristas sino de flejes que en todo acusan profundidad. los flejes del papel. o como decía Schelling a propósito del arte. o mejor. grillo o rana. como querría la metafísica sino que. el pliegue es el pathos mismo de la forma. 32 . de un juego de vectores a uno de tensores: el valle deja de ser ese espacio abierto por el río que fluye entre dos montañas y que sirve de asiento a una población.

como hecha de estriaje.com Dentro de este marco. intensidades. lo primero expresa un estado. los aglomerados. es decir. grados. de sensaciones táctiles: allí están los achurados. todos los ingredientes de ese bricollage que constituye la realidad en cuanto tal. Fuente: Buscador google: www. Bogotá-de. y con ella la realidad misma. Distinguimos aquí entre lo profundo y lo hondo. (que de hecho resulta plegada). segundo. se trasmuta. en fin. Lo plegado no sólo se define por extensiones sino por intenciones.palmas. ya que mientras que lo segundo alude a un calificativo espacial. los drapeados.artshistory. 33 5 . una dimensión. y todo gracias a que tiene una profundidad. www.5 Gracias a los estratos propios del pliegue la ciudad. se metamorfosea. se descubre de una doble manera: primero.Lámina 2 «REPLIEGUE HUMANO. DESPLIEGUE URBANO» Montaje: Sandra Rivera. de texturas. como soportada en la profundidad y en su carácter eminentemente telúrico y. como la lectura que hacía del mar el viejo marino descubriéndolo en su secreto: la profundidad del mar radica en que se encuentra plegado. todo lo que se pliega existe como estrato a través de lo cual la forma deviene.

hecha tanto de edificios. en que se repliega. de tal suerte. no se presta a ser contenido. el caos no es otra cosa que el conjunto de los muchos posibles que quieren tomar por su cuenta su existencia “espacializándose” de alguna manera. El ejemplo quizá más característico de esto lo trae Peter Eisenman. por lo mismo. no existe si no hay una malla a través de la cual pueda emerger oponiéndose a ella. A su vez. y no otra cosa. un acontecimiento. es el objetosuceso que no se limita a ningún espacio porque. surgen como acontecimiento. Que el mundo sea acontecimiento significa que es un “virtual” incorporado en cada sujeto como fondo del que cada quien extrae su punto de vista. desde esta manera particular de entender la geografía. significa que no está hecho tanto de coordenadas espaciales. sino que surge un nuevo tipo de presencia que el filósofo denomina “objetil”. como señala Deleuze (1994). como suceso: el propio suceso que. que por definición es una abstracción. como de relaciones vitales. gracias a él. de sucesos. que el pliegue también lo sea. éstas se presentan y. donde una parte significativa de la ciudad se repliega en un espacio inaugurado más que para el evento. 34 . ya no está hecha de objetos. sino para dar cuenta de la manera como éste actúa a través de ellas. No obstante. una operación. más bien tiene que ver con una especie de modulación temporal donde se desarrolla una variación constante de la materia que al desplegarse deviene como suceso. a propósito de lo que afirma respecto de los conciertos masivos de rock (Lámina 3). la geografía que la de-escribe). las texturas no sólo sirven para describir la naturaleza del estriaje. el acontecimiento sólo puede surgir del caos. de hecho. concepto que alude a una nueva relación de los objetos con el entorno. pero éste. como si se tratara de una elección entre varias. Lo que de aquí se infiere es que la realidad (y. recomponiendo en un nuevo constructo la relación figura-fondo. resulta ser la ciudad. de hecho. como de tiempo. razón por la cual el pliegue. sino de una acción del entendimiento que reconoce el pliegue en el que.Por su parte. No obstante no hablamos de aquella clase de operación que realiza la voluntad al decidir “leer” las cosas como “plegadas”. Por su parte. en particular de ese momento abrupto que se anuncia como emergencia y que se dilata hasta ese otro “momento” que es el infinito: aquél en el que éste implota. A fin de cuentas. sino de eventos. lo que ocurre no es que se reemplace un valor por otro. de momentos. como a diario parecen recordarnos los media. para Deleuze. más que una noción es. El objetil. el de objeto por el de suceso.

en realidad. no hay ningún objeto estático.gov. Teatro al aire libre «La media Torta» Rock al parque 2000 tomada por Wilfredo Ospina. de una estructura de sucesos en que la arquitectura no se destaca sin más contra el fondo de los sistemas mediáticos. sino que es consumida por ellos (Eisenman. es más. sí podemos establecer las condiciones que determinarán el movimiento dado que éstas ya hacen parte de la estructura misma. compuesto de luz. esta curvatura es “la inflexión del suceso puro”. o mejor. Hablamos aquí de un entorno no cartografiado hasta ahora. pp. P. en vez de eso. donde se reitera esa relación que hemos anotado entre pliegue y suceso.Lámina 3 «LA CIUDAD EVENTUAL» Fuente: Buscador google: www. La gente no acude a estos conciertos a escuchar – pues no se puede simplemente “oír” música – sino a formar parte del entorno.htm. Se trata de un nuevo tipo de entorno. mucho tendría que aportar a la geografía de la ciudad la teoría de catástrofes de Thom.co/masivo/panorama. ya que allí se demuestra que. 360). entre objeto y entorno. puesto que no existe ningún plano de proyección privilegiado para él. Lo que se deriva de aquí es el hecho de que la estructura del suceso de cambio es ya inherente al propio objeto a pesar de que todavía no se pueda ver (aunque de hecho se puede modelar al interior de la superficie neutra del pliegue). 1996. En palabras de Eisenman (1996). lo que existe es una superficie neutra formada a través de un pliegue o curvatura variable. Un solo grano de arena puede ocasionar un corrimiento de tierras. sonido y movimiento. En este sentido. ni siquiera tenido en cuenta. ni cuando ocurrirá éste. no obstante. pero no podemos saber ni cual será.sire. hacen 35 .

mediante todo un sistema complejo de pliegues que permanece oculto. ¿Qué si no un sistema de pliegues hace que un sector residencial se vuelva comercial. o de un sector entero de ciudad. No se puede “inventar” un pliegue. su bondad radica en que opera desde “dentro” (Lámina 4). en tanto más cerrada sea la estructura. el pliegue es una operación de orden intersticial y. o lo que es lo mismo. pero si se puede invocar (propiciar) su aparición al interior de cualquier sistema. o que en cierto sector de la ciudad repentinamente cambie el ritmo y la dinámica de sus habitantes producto de una súbita e inesperada interferencia? Desde luego no es que ésta emergiera de la nada. Si bien la realidad está hecha de pliegues (de sucesos. acción que. que los pliegues de una estructura son tanto más intempestivos cuanto más consolidado sea el lugar donde aparezcan. de tal forma.. por el contrario. ¿Cómo concebir desde aquí por separado el destino de un edificio. por tanto. es una expresión. ser muestra. igual que el desplazamiento del grano de arena que ocasiona todo un movimiento telúrico. deviene hacia “afuera”. por tanto resulta. sino que ya latía como posibilidad al interior de la estructura que ahora se ve afectada por ella. a través de su modo de darse. En este sentido la teoría de catástrofes puede explicar los súbitos cambios de estado o de forma de una estructura.parte de la propia “inestabilidad” del sistema que.! 36 . a este respecto. restaurar y. un sistema urbano. resultaba impredecible respecto del momento de su aparición triunfal. de un barrio. a fin de cuentas. y no otra cosa. u objetossuceso) éstos no pueden ocultar el fenómeno formal que hay en ella sino. renovar lo existente. para nuestros efectos es. dar cuenta de éste a través de la acción de darse. de hecho. lo que es lo mismo. allí yacía agazapada como latencia pero. Valga decir. respecto del lugar donde se encuentran y que de tal manera cualquiera de estos “objetiles” ha fundado?. el pliegue puede usarse para recomponer. A través del pliegue la realidad deviene expresión o. se muestra y. ¿por qué no?.

Universidad Javeriana El pliegue lo inunda todo. de la misma manera que la forma que revela sus pliegues deviene fuerza” (Deleuze. 50. por esto el problema no es cómo acabar un pliegue sino como entenderlo para continuarlo. ¿ cómo llevarlo hasta el infinito? A fin de cuentas los pliegues no se pueden borrar.6.¿ cómo hacer que atraviese el techo?.7 y 8 de Noviembre 2002. realizado el 5. incluso el vacío que. a lo sumo ignorar apenas por un breve espacio de tiempo pues lo propio de estos es “abrirse un espacio”. G. mientras que las materias son el fondo desde donde estas actúan. Op. no es más que una forma de materia replegada. La cursiva es nuestra).Lámina 4 «TRANSFORMACION DE UN TERRITORIO» Fuente: Workshop. 1989. Cit. 37 . 51). G. de tensiones y tracciones actuando simultáneamente y de la misma manera. de tal forma. en esta medida no se puedan confinar pero si utilizar en beneficio o detrimento de la forma misma pues el pliegue “no sólo afecta todas las materias sino que determina y hace aparecer la forma convirtiéndola en una forma de expresión” (Deleuze. proyectarse hacia el infinito. pp. El pliegue. A su vez. por esto afirma Deleuze que las formas plegadas son maneras. de los suelos y terrenos a los hábitats y los salones” (Ibídem). “la materia que revela su textura deviene material. pp. “se va de las materias a las maneras. por tanto. no está hecho de líneas sino de fuerzas.

¿mediante qué forma? El problema es que “salir del exterior” no puede hacerse a través de un refugiarnos en el interior. de hecho la modernidad ya la intentó. Ambos son reemplazados por la exposición y la muestra: que otra cosa es mostrar sino hacer evidente una muestra? Exponer no es un simple “sacar afuera” sino exhibir. ¿qué futuro le puede esperar a un exterior sin la imagen alter que lo justifica? La desaparición del interior implica. sus parques y comercios. Paradójicamente nosotros llamaremos a lo que ocurre en este derroche de mostración y despliegue de formas expuestas por todas partes y a su búsqueda desenfrenada de consumo y goce (si es que en nuestra sociedad podemos separar lo uno de lo otro) una reversión. en consecuencia. dado que éste ha dejado de existir desde hace tiempo y. Pero como el pliegue no puede ser una forma de hacer sino que. como corresponde a tal suerte. Hoy en día lo que ha variado frente a esta situación tiene necesariamente que examinarse a la luz del significado de la propia expresión “estar en una ciudad”. supondrá su irrestricta utilización. de qué manera sino. allí se daban en forma abierta a los visitantes sus calles y plazas. 38 6 . sus puertos y mercados. Pero existe una dimensión del pliegue que apenas hemos esbozado tangencialmente cuando citando a Eisenman aludíamos a los conciertos de rock y a la experiencia de objeto-suceso que. despliegue y repliegue para la ciudad de hoy. la automática desaparición del exterior. como nos señalan los media y la sociedad de consumo. la pregunta hoy se invierte: ¿cómo “salir del exterior” en un mundo en el que. Antiguamente bastaba para acceder a una ciudad. de hecho. de hecho el antiguo “uso” de la ciudad es ahora reemplazado por el de las tarjetas. en tal sentido. hay que Alusión al acceso restringido al “uso” de la ciudad contemporánea mediado por la utilización indiscriminada de toda una pléyade de tarjetas que van desde el dinero plástico a la tarjeta del seguro social. responde a la pregunta moderna de ¿cómo salir al exterior? De este modo.El pliegue es siempre una forma ex-puesta y. responde a una forma de ser. razón de ser de la ciudad voyeur de nuestra época. a partir de allí. por el contrario. ser ciudadano. se presagia como un nuevo referente paradigmático de nuestra época. bien puede pasar por una técnica. es éste el que se anuncia en el carácter exhibitorio de su ser-mostración y en el papel que tanto la informática como los media juegan aquí en lo concerniente a las distintas formas de pliegue. desde luego. simplemente estar en ella. ¿Qué puede significar hoy en día estar en ella cuando los paradigmas de hipereficiencia que la alientan hacen que a través de las tarjetas que abren sus puertas ésta prácticamente quepa en una billetera?6 Docenas de tarjetas que. de suerte que “entrar” en ella. existir. todo el tiempo estamos afuera? Aquí lo importante no es.

de cualquier forma ubicables por ese nuevo Dios que resulta ser el gran ordenador. ¿Qué pasará entonces con aquellos que no la tengan? Muy probablemente lo veremos en una nueva película de ciencia “ficción”. 1982) nos veamos enfrentados en la lucha por la Nombre que en España se da a los computadores y que para efectos de nuestro discurso resulta en este momento del todo adecuado. aquello no donde termina la sociedad sino donde lo social mismo verdaderamente empieza en tanto espacio de cocción de las múltiples posibilidades que encierra lo social como tal. La ciudad entera convertida en un exclusivo “club social”.pero. incluso la electricidad y el agua convenientemente prepagadas a través de la selección de un determinado número de kilovatios o de litros. de hacer de él un proyecto común compartido. la ciudad ofrece. cuando después de Blade Runner (Ridley Scott. 39 7 . otra cosa es que esté en capacidad de propiciarlo. pronto serán reemplazadas por una sola a la que. lo anorgánico que ésta aún no contempla. no todo el mundo tendrá derecho. acaso de mantenerlo y. o mejor. el hacer parte de “la red”. sus zonas de vivienda. de ahí que lo verdaderamente “peligroso” para la sociedad no es precisamente “lo periférico” que desde siempre hace parte de ella. sólo aquellos dispuestos a pagar la “cuota de afiliación” que los saque de ese peligroso lugar exterior a la periferia. y todo bajo la abstracta figura de la domiciliación que invisibiliza no sólo a la ciudad sino a sus habitantes ubicados desde aquí en esa nueva forma de espacio que supone el vivir en “el sistema”.adquirir (consumir) en el mercado por un precio. (primer nivel de selección que la ciudad de hoy le exige a un visitante -particularmente en los países más desarrollados. como los sociólogos de los años treinta nos hicieran creer. sus comercios. más bien creemos que es parte de él. y decimos “exclusivo” porque si algo caracteriza a la misma es su espíritu eminentemente excluyente ya que no todos tienen lugar. seguramente. sin duda. sus servicios.8 Sin la menor posibilidad de elección pasamos de ser ciudadanos a convertirnos en “socios” de ese gran “estado de bienestar” que. La ciudad entera convertida en un enorme compendio de tarjetas que. áreas deportivas. poco a poco extensible al mundo entero). de esta forma sería una especie de “centro desplazado” del propio centro del que hace parte. por todas partes. desde luego. 6 No creemos que la periferia sea un lugar exterior al centro. sus medios de comunicación. sino lo que de hecho está más allá.7 Esto sin contar con los respectivos carnets que es necesario portar para poder acreditar nuestro legítimo derecho acceder a bibliotecas. la geografía entera de la ciudad pretendidamente plegada al interior de una billetera: allí están sus medios de transporte. oficinas o zonas residenciales. mucho menos. o aquellos otros que nos abren la puerta del “derecho público” a la seguridad social y a la medicina.

¿a qué el aumento de puestos de control y de intempestivos retenes en las calles?. teme perderse al interior de ella misma pues ignora por completo en cuántas partes está plegada. ámbitos mediáticos como la publicidad y la realidad virtual son cada día más importantes. ¿Despliegue de la ciudad. F. y esto al punto que se podría decir que si. Alusión a aquella raza de “andróides perfectos” que en la cinta de Scott se sublevan contra el poder que los crea en su afán por controlar su propio tiempo de vida (de hecho bastante limitado). para nadie es un secreto que hemos pasado de una época de interpretación a una de mediatización. aplanado.supervivencia con una nueva raza de “replicantes”. teme perder el control. retrotraen a tal punto los significados que prácticamente los hacen desaparecer en medio de toda una serie de manchas y de video-clips de realidad por todas partes.9 si es que. no llegamos a ser parte de ella. el súbito “despliegue” de nuevas formas de territorialismo? La ciudad se está replegando por todas partes. o extensión del dispositivo paranóico por todas partes? ¿Cómo explicar la súbita apertura de la ciudad y de su pretensión globalizante (ciudad-mundo) sin tener en cuenta los procesos inversos que se dan en ella?. de repente. por el contrario. fatalmente autodestructiva?. ¿Ciudad democrática y democratizadora. De otro modo. se está recogiendo. o reversión de la misma a un nivel minimalista y peligrosamente implosivo?. ¿cómo explicar los cada vez más crecientes procesos de desterritorialización y. 1998. por un lado. ¿acaso a una situación premeditadamente perversa y. a la vez. conforman hoy una nueva realidad que desafía las antiguas claras fronteras del tiempo y el espacio. desjerarquizado y desprovisto de todo orden. pantalla gigantesca donde todo se muestra implosionado. reversión de su significado?. por otro. finalmente. y todo esto a la más impresionante velocidad. globalizado y desterritorializado (Cruz Kronfly. 40 9 . 197). la ciudad se ha vuelto más celosa y restrictiva?. por lo mismo. ¿por qué. pp. dado que La compleja urbe de nuestro tiempo se convierte cada vez más en una especie de video multicultural y multitemporal. ¿apertura de la ciudad o. o lo que sería más grave aún.

es decir. adoptan el kitch como estrategia “posmoderna” para no abandonar del todo su propia y precaria premodernidad. en tal medida. por eso lo importante no es su tamaño. a fin de cuentas. ¿cómo buscar aquí ascépticamente un supuesto “incontaminado” cuando lo que ocurre es que en la actualidad lo popular resulta ser la contaminación misma?. rescatado del pasado. de hecho. excepción hecha de aquello que. ha sido cubierto (en-cubierto) por el manto de los medios y la información donde ahora se instala el proyecto de lo real. en No creemos que “lo popular” pertenezca a un estado especial de la ciudad “anclado” idílicamente en un pasado inmemorial que idealmente “en carna” su forma más pura e incontaminada. quizá porque. de suerte que tanto su sintaxis como su gramática resultan un despliegue de fragmentos aleatoriamente dispuestos como en cualquier video rock. de su más cara propiedad. en su momento. ¿cómo separar las partes del collage multicultural que hoy en día constituye lo popular?. el humus de la naturaleza. asumir. más que de “lo popular” en cuanto tal. Lo duradero se ha replegado para dar paso a lo cambiante y lo fijo ha hecho lo propio para dar paso a la movilidad pues. el fondo mismo de lo popular10 desde donde esa. Por tal razón preferimos hablar. desde luego. incluso. no sólo nada se hace para recordar sino que nada se concibe para ser recordado. no dudamos en denominar. y como nos lo evidencia la actual sociedad del consumo-espectáculo. no olvidemos que la ciudadpliegue es una ciudad estratificada. como señalamos en la introducción. Arriba la uniformidad. pueda servir al consumo. la flexibilidad. Surgen de aquí toda una pléyade de “neos” y “revivals” que. la ciudad no necesita crecer para ser “grande” ya que basta con que en ella crezcan los medios de disuasión para garantizar su control. sujeta a la contaminación. La ciudad huye de su memoria y de la idea de “destino cierto” que permanece anclada en ella. no hay nada que lo requiera. ¿es que puede haber una más clara reversión? Así como el “manto” de la ciudad recubrió. aquello que desde el fondo de su naturaleza le permite absorver.A través del efecto de reversión la ciudad deviene un caótico maremagnum de ruido e imágenes del más variado orden. evitando cualquier romántica mitificación. he ahí la clave de la profundidad de la piel. por tanto. El Fin de la idea de Monumento en el nuevo orden geográfico de la ciudad). “la ciudad otra”. ¿cómo hacerlo con lo que se desata entre ellos? Entre un pliegue y otro no puede haber más que otro pliegue. se traslucen los repliegues de esa piel urbana donde se soportan agazapadas las formas brutas de la ciudad. alimentarse y metamorfosearse con el tiempo y. incorporar e integrar haciéndolo ser y actuar de una determinada manera. “nada se hace para durar” puesto que la memoria no interesa. he ahí la clave para comprender su textura y. por el contrario. si aceptamos que en ella exista algo parecido. de hecho. sin embargo. ¿Cómo regular lo que ocurre en sus pliegues si no es a través de éstos?. reconocemos en lo popular una potencialidad dinámica capaz de crecer. 41 10 . el “humus” de la ciudad. a través de los intersticios que dejan las redes de comunicación. aquellas que. abajo la diferencia. hace resistencia. en cuyo caso se recicla y renueva. más aún.

así le llegan a todo el mundo. La alianza Estado-medios de comunicación constituye en sí misma el más eficaz “aparato de captura”.el aparato de Estado adopta el pliegue como estrategia de dominación al “diluir” su figura de “centro”. se desencubre en su faceta más subversiva y. tiene también que “plegarse”.a través del cual lo que ocurra nos lo buscamos por que cuenta con nuestra anuencia. Gracias a los pliegues el Estado tiene que subvertirse. J. la ciudad otra: la ciudad de la diferencia. por que USTED lo ha pedido… De este modo. precisamente. de foco fijo en toda una red telemática de la que. USTED constituye la inmensa minoría. más peligrosa. si se prefiere según el caso. los neutraliza y los congela. formas que. su incondicional alianza con los medios de comunicación constituye la doble cara del poder en tanto dispositivo panóptico. ser entrevistado en una encuesta de opinión. todo el mundo quiere hacer parte. pp. a contraerse a la medida del chantaje que los interrumpe. 42 . si quiere prevalecer tiene que obrar ciñéndose a las reglas del pliegue y. dándole a cada quien lo que está esperando obtienen fácilmente la uniformidad. Por eso al incrementarse el sistema de disuasión lo que ocurre es “una gigantesca involución (que) obliga a todo conflicto. lo que es lo mismo. USTED decide. su arte radica. Ni revuelta ni historia alguna pueden desplegarse según su propia lógica pues se exponen al anodadamiento” (Baudrillard. por lo mismo. es decir de imagen o. convergen en esa. y todo gracias al enorme poder disuasor de la imagen puesto de manifiesto ante la más eficaz de las estrategias de seducción: el consumo. he ahí la clave para entender el hondo sentido de la “emergencia” de la ciudad y.tal medida. un dispositivo ante el cual nada se escapa. del consecuente despliegue “emergente” de su formas replegadas. a todo enfrentamiento. Aquí los medios son maestros en el arte de la disuasión al conducir y canalizar la opinión en contra de la opinión misma a través del manejo de la información. con ella. así logran su cometido. USTED es la mayoría o. para mantenerse. más aún con nuestro apetito de publicidad. para infiltrarse clandestinamente en ellos.67). se acabó el imperativo de sumisión: USTED manda.. por su puesto. con el “usted”. o mejor. ganar en un programa concurso. la reversión no puede ser mayor. en última instancia. 1993. de protagonismo. o ser captado por la cámara escondida? A través de los medios y la información la ciudad deviene una cruda y simple abstracción. ¿a quién no le gustaría “estar al aire”. a toda finalidad. ¿qué mejor que los medios de comunicación y su innegable papel “penetrador” para alcanzar este propósito? para atravesar los pliegues.! He ahí el poder de los media. Conclusión: el Estado para sobrevivir. en saberse plegar.

entonces. No obstante la triunfante disuasión no se había percatado de que al convencernos de habitar (consumir) 43 . la pedagogía con la antipedagogía. pues a la de centro-periferia – con la que juega el Estado. Lo que ahora ocurre no es muy distinto de lo que ocurría en épocas anteriores cuando también la simulación y su juego de ficciones eran los dueños del mundo. el trabajo con la huelga. quizá la única diferencia radica en que esta ya no reclama para la realidad un rango de verdad (a lo sumo para sí). J. la psiquiatría con la antipsiquiatría. El poder escenifica su propia muerte para recuperar algún brillo de existencia y legitimidad (Ibídem). es una falsa figura de “anti-Estado” como nueva forma de poder encubierto por la retórica de los medios que lo inundan todo: donde no llega el Estado llega la radio o la televisión. hablan de sí mismos por negación. como la llama Baudillard (1993). Cit. pues. el arte con el antiarte. para intentar. el sistema con la crisis y el capital con la revolución (…) (Del mismo modo que) probar el teatro con el antiteatro. todo “lo real”. reacción en cadena. de éstos? Y continúa la reversión. La cuestión es probar lo real con lo imaginario. en última instancia. la ciudad con la anticiudad. la ley con la transgresión. 44-45). De este modo. de suerte tal que a la postre Todo se metamorfosea en el término contrario para sobrevivirse en su forma expurgada. por que hoy en día ya nadie cree en ella.se le suman la de interior-exterior. escapar a su agonía real. la verdad con el escándalo. simulando la muerte. pp. precisamente. entre otras varias. etcétera (Baudrillard. ¿cómo no servirse. etcétera. A lo que añadiríamos: la arquitectura con la antiarquitectura y el urbanismo con el antiurbanismo. Lo que surge. la ciudad se cubre de simulacros de realidad por todas partes instituyendo. Op. implosión lenta”. Todos los poderes. como señala Baudrillard. paradójicamente allí. todas las instituciones. quizá. figura-fondo y latencia-apariencia. “virulencia secreta.una entelequia producto de la manipulación y dominio de la información.

más que imágenes. de una virtual implosión donde las mismas se abolen anulando el sentido y. 44 . o el ideal mismo del yogurt dietético? Y. 2002). un mundo-ficción. por lo mismo. ella misma devendría imagen también y. la mesa y la sombrilla dentro del maletín. por supuesto. plegar la piscina. De este modo. compramos la imagen de disuasión dado que la disuasión misma no es otra cosa que la venta de una imagen. lo que compramos en la ciudad-mercado son seductoras estrategias de disuasión en las que. A la inversa de lo que ocurría en la modernidad. sin embargo. donde la energía se programaba hacia “afuera” en formas cada vez más expansivas. Sirva de ejemplo la prolífica producción de seducción que. es decir. aceptamos la seducción que nos ofrece la imagen. a través del consumo de tales artículos. La situación es muy parecida a la que ofrece la Pantera Rosa cuando saca de un maletín una sombrilla de piscina. volviéndose en su contra su propia estrategia (Yory. de esta forma. toda dirección que no sea hacia el interior de ellas mismas. el cual. no sin antes plegar el formato del televisor a través del cual pliega a los televidentes y. CM. Una idea tan “plegada” como el ideal del “hombre Marlboro” que se “despliega” con el solo acto de encender un cigarrillo. “consumiéndonos” al interior de su propia estrategia. por supuesto. ya que la propia disuasión nos enseñó a desconfiar de ella. Lo que se infiere de aquí es una reversión de todas las energías bajo una forma de explosión revertida. a través de infinidad de nuevos productos y marcas. al universo entero que así resulta “plegado” en un maletín que hace ya rato dejó de existir. al rozar los límites de lo universal (al menos es lo que propaga) no ha tenido más remedio que volverse sobre sí.un mundo imagen. de ser-presencia. tampoco creemos. de hecho. se nos ofrece. hoy asistimos a las consecuencias de su desbocamiento. en el que se pliega ella misma para así dar paso al propio pliegue del maletín que finalmente desaparece. ¿quién se atreve a dejar de comprarlo? En el fondo subyace “plegada” la idea del producto perfecto en el también “plegado” mundo perfecto que. a pesar de nuestra propia incredulidad nos sigue atrayendo. Nadie puede disuadirnos de que el universo cabe plegado en un maletín invisible pero. atiborra el mercado y que. ¿quién puede creer que ahora sí alguien inventó el shampoo perfecto. simulación. una mesa de piscina y una piscina en la que se entrega a nadar para finalmente.

saturó el campo de expansión posible y. por tanto. con ella. alcanzó una velocidad o una amplitud mortal. La implosión es irreversible y. el reto del sentido al poder. de tal suerte. aquello que por inscribirse dentro de su discurso (hacer parte de su metarelato) resulta. en el carácter ilusorio de la realidad. sobre la base de alcanzar acuerdos entre las racionalidades en pugna. ya que. A fin de cuentas. proyectivo. El reto: que aprendamos a vivir al interior de estas ficciones o. la estrategia: mantener y alentar la lucha sobre la base de llevar las fuerzas en conflicto al extremo de hacer patente su propia capacidad autodestructiva. Op. pretendida “legitimización” del discurso hegemónico. así nuestras culturas comienzan a ser arrasadas por la implosión por no haber sabido dominar el proceso explosivo (Baudrillard. entra a representar tanto a una cultura. como parte de su “producción”. no lleva más que a la reiteración y. la solución: propender por que la lucha adquiera un carácter propositivo. a la verdad y a todo aquello que. en tal sentido. en tanto depositario del “principio de razón dominante” que supone su pretendido carácter representacional (se asume que el Estado representa a la mayoría). si se prefiere. “oficializar” la así denominada “producción cultural”. lo que significa mantener la defensa de la diferencia por encima del triunfalista “principio de identidad” (a no ser que la propia identidad se base en un principio de diferencia). autoafirmativo y. ese proceso explosivo llegó a ser incontrolable. por parte del aparato de Estado. del mismo modo que las sociedades primitivas fueron arrasadas por la explosión al no haber sabido dominar durante más tiempo el proceso implosivo. 166167). J. de tal suerte. ¿qué más antitético para la cultura que el concepto de “producción cultural inherente a cualquier forma de metarelato?11 Alentar la lucha supone.Según un proceso de desbocamiento y de aceleración. excluyente. a una 45 11 . pp. Concepto que. por tanto. se sienta con la autoridad suficiente para instaurar o reinstaurar lo que Lyotard (1996) llamara los “grandes relatos”. legitimado. llamándose “real”. crear escenarios de convergencia de intereses donde no se apacigue la diferencia sino donde la misma se aliente a través de la obtención de mutuos satisfactores (trabajar en conjunto por lo que cada quien desea). alcanzó los límites de lo universal. Si el enfrentamiento violento y la destrucción frontal y decidida han sido las estrategias que los discursos de resistencia han empleado Nos referimos a la operación de “edición” que supone. como a una ciudad. o más bien. de tal forma. sólo puede reconocer como propio y. Lo que se infiere de aquí es el carácter selectivo y. del concepto institucional de “producción cultural”. Cit. toda vez que una identidad lograda sobre la base de la imposición de un principio de razón (metarelato) sobre otro.

Por lo anterior. particularmente. por lo mismo. no puede entenderse a la implosión. su escenario primero y fundamental. sociales. unas pautas concebidas sobre la base del sacrifico de los derechos fundamentales tanto de los individuos como los del ambiente. Circunstancia que de manera privilegiada encuentra en la ciudad. como señala Deleuze (1989). al embate aparentemente “indiferenciado” de un mundo global que deviene consumo bajo las formas expurgadas del espectáculo. desde la cual surgen por todas partes nuevos “metarelatos tribales”. un continuo flujo de materia extendiéndose por todas partes (aunque no de manera simétrica) donde lo múltiple. en la defensa y cultivo del “orden universal” por el que. sino lo que está plegado de muchas maneras”. precisamente. particularmente en la “gran ciudad”. Es por esto.aunque no de modo exclusivo. de seguro. las estrategias que hoy en día pueden llegar a hacer frente al banquete “postfordista” de la deslocalización que. suscitan una alienación peor todavía: la que supone el proyecto de competitividad per se que alienta el “Estado global” y los sofisticados “aparatos de captura” que. la reversión y la implosión de fuerzas son.impone a través de sus pautas de consumo. por lo que las grandes ciudades de hoy en día se han convertido en auténticos focos de implosión de las estructuras políticas. al interior de las redes de rendimiento económico (los flujos de capital). la exhibición y la muestra. fundamentalmente. “ya no es lo que tiene muchas partes. económicas y. 46 . La ciudad plegada resulta ser así una especie de banda de Moebius (Lámina 5) sin interior ni exterior. de tal forma propende. como una forma “negativa” que atenta contra el “orden universal” (acaso contra el orden global del neoliberalismo económico). región o a una nación. sino como una estrategia de la cultura para sobrevivir ella misma en la defensa de sus diferencias y.para enfrentar la alienación del trabajo que supuso el esquema lineal “fordista” de la producción.

la ciudad realiza. por tanto. Pliegue sobre pliegue. por lo mismo.com Lo que ocurre.agelfire. es una profunda revolución en nuestra tradicional idea de las fronteras. se precia de guardar una cierta impermeabilidad discursiva frente a la homogeneidad del espacio político. Paradójicamente la ciudad parece ignorar que si efectivamente “funciona” es gracias a la energía liberada de sus pliegues. territorio sobre territorio. entre otras. y en atención a su naturaleza definida y claramente demarcada (así sea con mohones móviles que atienden a su relación con la propia movilidad de la ciudad). del antes y el después. entonces. las líneas del pliegue al comportarse como fuerzas y no como aristas o bordes adquieren un correlato físico que suplanta su antiguo valor geométrico. un “humor” y no una operación selectiva que. los que a pesar de ser invisibles en realidad se dejan “ver” a través de formas sustitutas y siempre revolucionarias como las que. en esta medida dejan de conformar “planos” para constituir “campos de actuación” y. subvierten así el antiguo régimen del adentro y del afuera. una excrecencia. He aquí la clave para entender el “desbordamiento” de la ciudad propio de su “emergencia” (aquella que la hace ser “el” objeto de reflexión por excelencia de las ciencias sociales en el mundo actual) como algo que lejos de ser un “rebozamiento” correspondiente con algún “exceso” que se libera (porque no se quiere o porque “no cabe”) es. la forma más propia de rezumar de lo urbano mismo y.Lámina 5 «LO DE AFUERA ES LO DE ADENTRO» Fuente: Buscador google: www. más bien. Al menos este último (el territorio). particularmente en las grandes ciudades. “territorios”. campo sobre campo. constituyen una específica espacialidad tan 47 .

se confunde en una sola y monótona variedad de formas. requiere aprendizaje. ya que. pp. no lo hacen. no pueden hacerlo. y lo hacen con el solo fin de volverse a desplegar intempestiva y súbitamente en cualquier otro lugar de la ciudad. conocer los pliegues de su geografía cambiante. sino que se pliegan. ya que. en cambio. qué fácil es perdernos en los de la ciudad. Perderse. geográfos y planificadores urbanos hemos sido ignorantes de la verdadera profundidad de la piel! ¿Podemos acaso imaginarnos un indígena perdido en medio de los pliegues de la selva? y. la sobrevivencia en una ciudad (simbólica y muchas veces física) depende de eso. todas iguales. sobre lo que considera una “superficie lisa”. incomprensibles para el principio de razón dominante que tiende a imponer. en su pretensión de novedad. sin embargo. indiferenciado. aquello que. de hecho. en la mayoría de las veces. por tanto. responde a la movilidad inherente a las distintas formas de economía informal que permanentemente en ella se repliegan y despliegan. para nosotros. o por esto mismo son. De acuerdo con esto diferimos de García Canclini (1996) en lo que respecta al temor que experimenta este autor frente a lo que llama “el paulatino desvanecimiento de los mapas” en la ciudad contemporánea. Espacialidad que. la griba de lo explícitamente (aunque sólo en apariencia) diferenciado. Por esto mismo los pliegues no son sólo “invisibles” sino que además. Hasta dónde los políticos. en una ciudad como quien se pierde en un bosque. De esta forma. es decir. estos no desaparecen. hasta para perderse se requiere aprendizaje… Importa poco no saber orientarse en una ciudad. por tanto. Los rótulos de las calles deben entonces hablar al que va herrando como el crujir de las ramas secas. y las callejuelas de los barrios céntricos reflejarle las horas del día tan claramente como las hondonadas del monte (Cruz Kronfly. por ejemplo. “actúan” y hacen actuar.177). Cit. de suerte que lo así estriado. resulta saber “cómo” actúa: En este sentido diríamos que los pliegues no “están” sino que “operan”. ni 48 . Moverse en una ciudad implica. deviene liso y. ni en el mismo sitio.plegada como las formas que en ella se “abren” y se “cierran”. por tanto. de la rapidez con que aprendamos a leer sus códigos y de la velocidad con que entendamos el sentido (la lógica) de su movilidad. Op. por esto es necesario aprender a mudar tan rápidamente como los códigos en los que nos movemos. más importante que saber “dónde” hay un determinado pliegue. de cualquier forma. todas distintas y.

repliegues y despliegues. dibujemos la escenografía superficial del mar (Serres.1. hasta él. necesariamente algo se pierde. algo se nos va de las manos. en todo se oponía al de los instrumentos de medición que pretendían trasladar la voluptuosa figura del mar a una carta (quizá porque siempre había algo que no se podía medir. En cualquier caso. el futuro de la ciudad. Op. encima de una de las cuales trepa un jaguar con evidente premura. Volviendo a los mapas marinos que dibujaban los antiguos pescadores de bacalao. muy seguramente. siglos de cartas violentas que eliminan la percepción diferencial para sustituirla por un papel blanco sembrado de cifras esporádicas. M. CULTURA URBANA Y SIMBOLISMO EN LA CIUDAD. Cit. o de aceptar la “fatalidad del destino”. nuestro futuro y. Sin embargo. a su vez. 2. la disyuntiva está clara: se trata de tener “conciencia histórica” en “el fin de la historia”. Del lado que nos ubiquemos dependerá. o acaso muta de una forma renovada que a los espíritus bucólico-historicistas no siempre les gusta. algo de la memoria se borra. 87). Los únicos que no huyen son los mosquitos – guardianes indestructibles de los secretos de la selva – que se ensañan con los hombres probando su resistencia. los monos suben presurosos a los árboles espantando. muchos de 49 . digamos con Serres: Tras siglos de cartas simples. desde luego. tracemos la carta inmediata de los prácticos locales. de ofrecerle nuevas salidas a partir de lo que siempre ha sido. el rey de la selva. 2. y a la forma de su saber que.de la misma manera: ¿caos metropolitano o resurgimiento de lo urbano en medio de la regulada ciudad? Repliegues de la ciudad que abruptamente se “abren” con el sólo fin de “rehacerla” de nuevo. La selva de los símbolos. El repicar de tambores aparta las bestias de la selva. la imposición de la moira. huye ante la corte de soldados portugueses que difícilmente logran hacerse paso en medio de la selva. en este accionar de pliegues. las serpientes venenosas se ocultan bajo las piedras. pp. después de todo ¿dónde meter el olor a sal?). parvadas de guacamayas que levantan el vuelo en medio de ensordecedores chillidos.

grifos. del cual se obtiene vino. aún los acompañan infinidad de imágenes de monstruos y mitos traídos de ultramar que. simplemente. así como los más atrevidos delirios de la imaginería popular bajo medieval que. la coca. pronto se verían confrontadas con los caprichos de una geografía delirante poblada por toda una pléya de criaturas extrañas: el colibrí. los arrastra al país sin Dios de la mala muerte. entre otros historiadores-geógrafos. Perturbadoras imágenes que. Si bien cruzaron el mundo. gigantes lestrigones. Ya desde tiempos muy antiguos Herodoto. no se deciden (quizá por que no pueden) a abandonar del todo el mágico. junto con sus carencias y sus sueños han traído imágenes de sus bestiarios y toda una serie de abigarradas creencias en tesoros ocultos y paraísos inexplorados. huyendo de su pasado. llevan meses enteros atravesando territorios a todas luces hostiles. agua. el poderoso maíz que según los indígenas es la materia prima de la carne del hombre. en su cruda realidad. cíclopes. enfrentando las anacondas y las aterradoras pirañas. cuando no caen primero presas de la malaria y de sus febriles delirios. el maguey. En realidad no saben si en verdad se dirigen a alguna parte o si. de una naturaleza repleta de prodigios y cosas extraordinarias. remontando indomables ríos. como diría Novalis. arrope. “pez” que se alimenta de hierbas como una vaca. y toda una infinita lista de maravillas y prodigios inenarrables. la quina que combate las fiebres y los delirios. árbol que produce lana como las ovejas. hilo y aguja. el manatí. el tapir. finalmente. ave de tamaño minúsculo como un dedal. así como esos fantasmagóricos seres que con frecuencia los sorprenden con andanadas de flechas y de dardos de cerbatana cargados con el poderoso curare que lentamente les paraliza el sistema nervioso y. sirenas. a la vez que el terrible imaginario simbólico del universo medieval.ellos van enfermos. serpientes descomunales. así como por toda una serie de plantas. la ceiba. aún entrado el siglo XVI. no es posible discernir “si es que el mundo se convierte en sueño. o es que el sueño se convierte 50 . como ellos. dragones. De este modo. en realidad. con forma de buey. Jenofonte y Plinio. habían relatado acerca de mundos poblados por caníbales. al atreverse a viajar más allá de las columnas de Hércules están. que libra del cansancio y del hambre. o aún desconocido. elefante y el caballo. en medio de terribles visiones. perviven en la mente de estos aventureros al punto que. en el imaginario de los soldados. entre otras cosas. animales y hombres de formas insospechadas que acabarían por mostrar ese lado oculto. exceden con creces las más osadas visiones de los historiadores antiguos. Visiones terribles que. miel.

cuando no una total supresión de los mismos. allí el Desbravador recibe de manos de su escudero la armadura recién enlucida que el insoportable calor había impedido que llevase durante todo el tiempo. de tal suerte expresara. pero también honor. oro. ahora si se podía afirmar que la civilización y. Todo está listo para la conquista del nuevo mundo. ha tenido lugar. aventura. pero eso sí. es decir “limpiado” de toda huella. arremete contra la selva blandiendo la espada sobre la manigua con el sólo fin de “abrir un espacio” en medio de la indiferenciación… A los chillidos de los animales salvajes que se exasperan con la brusca irrupción se sobreponen los fieros e incomprensibles gritos del Desbravador cargados. Nuevamente el sempiterno mito de los orígenes. Y a la cabeza de este aguerrido ejercito. habían llegado a estas tierras huérfanas de Dios y de ley. con él. El “desbrave” de la selva supondrá la fundación de una ciudad! (Lámina 6) 51 . en el cual el caos es des-plazado por el orden. gárgolas. fuentes y capiteles entremezclados. a partir de ahora. dos hombres se encargan de colocar en su centro aquella prueba irrefutable de que hasta allí había llegado un nuevo orden: el patíbulo. fama y. el orden.. La caravana ha llegado a un pequeño promontorio en medio de la jungla. Como siempre. de imágenes de rosetones. la todopoderosa figura del Desbravador de florestas. señor de la cruzada y representante del poder del rey en el nuevo mundo.en mundo”. con ella. protegidas por el rey! Será precisamente el poder del rey quien ahora de paso a la fundación de una ciudad para honrar su nombre y.. con imágenes de insectos gigantes. el señor de la cruzada empuñando fieramente su espada en la mano derecha y sosteniendo firmemente con la otra las riendas del caballo. No obstante. aquélla que. una vez “abierto el claro”. la gloria de Portugal. previamente engalanado para la ocasión. al parecer tan sólo para efectuar el ritual que. cocodrilos devoradores de hombres. por circunstancias de la espesura de la selva. de inmediato se la coloca para subir a su cabalgadura. una movilización de los signos a otra parte. crucifijos. seguramente. mujeres exhuberantes y cordilleras sembradas de piedras preciosas por todas partes: oro. con cada em-plazamiento ha tenido lugar un des-plazamiento. con el exorcismo de la selva la ceremonia aún no está completa. no cabe duda. por su puesto. “el desbrave de la selva”. habían tenido que traer hasta allí de cabestro.

razón por la cual no debe sorprendernos que tales expresiones la acompañen a lo largo de su historia. para otros éste ya había comenzado hace mucho tiempo. corbis. pueden ser.Lámina 6 «LA CIUDAD LENGUAJE UNA NUEVA NATURALEZA» Edición: Sandra Rivera. para unos terceros. 52 . nunca desaparecen del todo ya que hacen parte del substrato más hondo de la cultura prevaleciendo en eso que eufemísticamente algunos investigadores denominan lo popular. como la forma en que éstos se ponen en obra. En cualquier caso.pachamamahealingcenter. la realidad se vuelve ilusión! La instauración de un mito supone siempre la sustitución de otro. una “selva de signos” superpuesta sobre otra “selva de signos” con la cual muchas veces coexiste? (Lámina 7). ¿Dónde empieza un código sintagmático y dónde termina otro? Si bien tanto los mitos. sino que tampoco son fijas. el fin del mundo ha llegado. www.com. Fuente: Buscador google: www. la ciudad surge desde sus comienzos en medio de lo gestual y lo fragmentario. los signos. de alguna forma “des-plazados”.com La ilusión se vuelve realidad. aquí las fronteras no sólo no están claras. ¿Qué es si no la ciudad. para unos el mundo acaba de empezar. como tampoco debe extrañarnos que el mito perviva a su interior como su característica más propia.

no muchas veces pacífica. desaparecen en un lugar y aparecen en otro. encarnaba el orden establecido. Ya desde los egipcios se hacía evidente la coexistencia. mientras que Dionisios. de dos realidades. un también único poder. se ocultan. en consecuencia represente. no obstante. dios de la tierra.Lámina 7 « LA CIUDAD CONSUMO: UNA SELVA DE SIGNOS» Fuente: Buscador google: En la ciudad los signos chocan. aquella especie de pretendido “fondo insobornable” de la sociedad que. el de la magia. aquello opuesto a la ciudad. Para los griegos Apolo. pervive bajo la forma de una especie de periferia que. informe y muchas veces caótico que sólo respondía a ese fondo profundo que en los seres humanos 53 . es decir. se traduce bajo la forma de un único espacio (que así querrá ser “emblemático”) que. entremezclados al interior de la ciudad: el de la religión oficial que sustentaba el Estado. las cosechas y las estaciones. pues a fin de cuentas el concepto de “centro” no es el mismo para todos ni. está por todas partes. juegan. de dos religiones. era lo aleatorio. por momentos. de dos mundos paralelos y. y el de la gente del común. Uno y otro nacieron y se desarrollaron juntos desde los comienzos de la civilización. entran a constituir una forma de “banco de datos” de ese otro eufemísmo denominado la “identidad cultural”. representaba “lo otro”. dios de la Polis. ante el embate de modelos globalizantes. mucho menos.

resultan ser su característica más propia en lo que tiene que ver con la manera en la que en ella se reúnen consecuentes modos de ocupación. o por esto mismo. Dionisios vive en la Polis y alienta “lo irregular” (lo que no se deja regular) porque. ni mucho menos. triunfo del principio de razón Cuando hablamos de una “indómita geografía simbólica” aludimos a las variadas y ricas formas de expresión multicultural que. el puro goce. desde las dinámicas sociales y sus referentes simbólicos denominaremos: las estructuras ocultas de la ciudad. “lo extraño” que por encarnar “lo otro” lo único que hace es hacer evidente la otra cara de “lo mismo”. razón de más para temerle. servirse de su fuerza. ella misma no es. impredecible e irremediable. de convocatoria y manipulación. Lo que surge de aquí es una mirada estrictamente funcional de la ciudad y. De lo que se trataba entonces era de sustituir la indómita geografía simbólica que la caracterizara. en el mejor de los casos (o en el peor). mucho menos. de hecho. ese “algo” que siéndonos más propio no se deja domesticar. Mientras que Apolo quiere “desbravar” para imponer su ley. una “máquina de vivir” perfectamente regulada y sistematizada. No obstante esto. en tanto contexto evidentemente heterotópico. para tenerle bajo control o. con Le corbusier a la cabeza. nosotros mismos. por este motivo Dionisios es el dios de la vida. un algo a “desbravar”. aquél que. de esta forma. Si Apolo encarna el dios de la identidad. mejor aún. aquéllo que nos hace ser diferentes o. homogéneo. Dionisios encarnará el de la diferencia. estandarización. como clásicamente suponían sus gobernantes y planificadores hasta la primera mitad del siglo XX alentados por el proyecto moderno de homogenización. zonificación y delimitación de áreas y fronteras que. estrategia usada cada vez con más frecuencia por el aparato de Estado que sabe que no se puede gobernar “contra” sino “con”. ya que esto es lo que corresponde a su naturaleza. 54 12 . como decíamos anteriormente de la ciudad: lo gestual y lo fragmentario. imponer a la ciudad para que ésta se comportase como una máquina. bajo el pretexto de la “regulación”. por un damero. Dionisios es el “embravamiento” puro. la pura aniquilación. de la movilidad. no es regulable. la alienta. no puede ser único ni. En este mismo sentido consideramos que más peligroso que la cuadricula “física” que regula la estructura de la ciudad a través de sus “ensanches”. bajo el paradigma de la “funcionalidad” querían. uso. un interés ciego a eso “otro” que. Dionisios nunca fue expulsado de la Polis (al menos en la imaginería popular) por más que el Estado pusiera todo su empeño. resulta ser la pretensión homogenizadora que. por tanto. al interior de la dimensión procesual inherente a la construcción de la ciudad. de todo su potencial destructor para hacer de él un mecanismo también de construcción. del ir y venir de aquello que no necesariamente va para alguna parte pero que deviene móvil.alienta lo pasional y. por una cuadricula12. y habitación (significación y apropiación) del territorio. Si bien la ciudad surge de un “desbrave” de la selva. aleatorio.

por lo mismo. poblada de símbolos ya que allí “los espacios físicos se resuelven en arquetipos geométricos que son formas portadoras de símbolos. 16-17. determinaciones. como una forma de cartográfica construida y. En esta media la ciudad aparece signada. conocido estudioso del simbolismo en el espacio urbano. E. Ver bibliografía general). 1986. o por esto mismo. como un “tejido de eventos. Ampliar en Zarone. De ahí que si algo expresa la ciudad es. G. Introducción al pensamiento complejo. nos referimos. precisamente. nuestra infinita desprotección y. resulta exponente privilegiado de nuestra propia necesidad de cubrimiento. 46-47). no sólo la dimensión simbólica de la ciudad en su manera de darse espacialmente. 2. el objetivo no era otro que el de garantizar que el funcionamiento de la ciudad estuviera siempre bajo control. pp. por excelencia. al menos desde la perspectiva judeocristiana. por su puesto. (Ampliar en Morin. 4. un espacio donde. azares. particularmente en esa dimensión de la cultura que garantiza la puesta en circulación de los símbolos. la comprensión de la relación entre geografía e historia resulta crucial para entender. la ciudad es producto del deseo de Caín de construirse un lugar en el mundo capaz de albergar su desamparo ante la expulsión del paraíso que le significó el asesinato de su hermano: “Caín se alejó de la presencia de Javé y se estableció en la región de Nod. no cabe duda. Metafísica de la Ciudad. 1994. un escenario de comunicación (Lámina 8). en consecuencia. 55 13 . como acontecimiento geográfico poblado de signos ciertos: los que de una forma u otra cartografían el drama humano adquiriendo así su propia forma. Barcelona. interacciones.(…) donde conoció a su mujer (…) Después construyó una ciudad” (Gen. Un cubrimiento que es. y todo gracias a la instalación por todas partes de dispositivos panópticos físicos y sociales de regulación. es decir. es decir. La ciudad como espacio de comunicación La ciudad es. nos recuerda que. desde su origen. aciones. 14 Usamos el concepto de “complejidad” en el sentido en que lo entiende Edgar Morin. el territorio. Compartimos la idea de que el paisaje es histórico. p 32). a la comunicación. que constituyen nuestro mundo fenoménico”. retroacciones.dominante. no sólo de ella sino como ella. y de ahí que se convierta en escritura cifrada y en texto jeroglífico (Martín. En este sentido. se pone en juego la naturaleza exhiliada y desprotegida13 de la condición humana a través de un complejo14 intercambio de relaciones simbólicas y Acerca de esta afirmación Paul Wheatly. sin lugar a dudas. sino para comprender los modos de ser del habitante urbano a través de lo que bien pudiera denominarse “la cultura de la ciudad”. Editorial Gedisa. la ciudad no se opone a la geografía sino que surge. desde el mito genesíaco.2. Con todo. C. tanto físico como simbólico.

danop. o mejor. De esta forma. ya no de árboles sino de signos. establece miradas de mundo y. es decir. Por “mediatización” no aludimos tan sólo al enorme papel disuasor y propagandístico de los media. maneras específicas de ser en él. deviene naturaleza y conforma un nuevo humus. esto es. precisamente.free. que nosotros mismos somos seres “mediatizados”. 56 15 .15 Simbólicas porque nos expresamos siempre a partir de un sistema de valores desde el cual hacemos patente nuestra aprehensión de la realidad y el mundo.fr/hip-hop/ hip-hop. después de todo no hay que olvidar que el símbolo no es otra cosa que una “entrada en valor” del signo. “significados” 16 Mientras que las sociedades primitivas entran en relación con la naturaleza a través de un uso más o menos “pasivo” del lenguaje. una nueva selva hecha. es decir. que el lenguaje “mediatice” querrá decir. puesta en común) de la manera en que como seres humanos nos mostramos. por que no decirlo. Aquel que.htm Lo que se deriva de aquí es ese maravilloso despliegue de signos al que damos el nombre de lenguaje16 y que no es otra cosa que la propia puesta en escena (es decir. en consecuencia. en la ciudad la naturaleza misma deviene lenguaje. sirviéndose de él como simple herramienta. a fin de cuentas. transmitidos o desplegados en gran parte por los medios de comunicación) a través de los cuales nos presentamos.mediáticas. sino a la “mediación” de nuestra relación con el mundo desde el lenguaje. www. una apropiación significada. entonces. como nos recuerda Juan Carlos Pérgolis. el lenguaje como tal. Lámina 8 « IDENTIDAD ES DIFERENCIA» Fuente: Buscador google: Graffitis. y mediática porque ese juego de valores se pone en juego a través del ejercicio de toda una gama de “roles” (maneras de ser y hacer inducidos por la adopción y/o construcción de imaginarios sugeridos.

a través de él. sin embargo. 1982. 182). por tanto. si se llevaba consigo un terrón de tierra que así actuaba como símbolo del suelo sagrado donde yacían los ancestros. es decir. de hecho. no es solamente un objeto sensible sino también una “experiencia espiritual”.C. que el símbolo sea a la vez huella y testimonio implica. valor y significado. 71). por tanto. un testimonio de lo compartido y una huella que nos permite retornar al lugar donde pertenecen todas las partes…El símbolo es. aquí está mi patria por que aquí están los manes de mi familia” (De Coulanges. pp. por propio. patria. lo que para Rovatti (1990) será. mostración inequívoca del propio mundo que. en esta medida. el lugar común que. con su traslado a un nuevo habitáculo se cargaba con la simiente tiempo atrás entroncada y. un cierto valor referencial. una cifra de un código a “des-cifrar”. Gadamer llama la atención sobre el uso del término para designar el fragmento de una vasija que el anfitrión ofrece a su huésped para hacerle posible en un futuro el retornar a la misma casa. una afinidad permanente (Pérgolis. necesariamente. visto de esta forma. se inauguraba el nuevo territorio diciendo: “ésta sigue siendo la tierra de mis padres. 57 17 . el lugar habitado sólo se podía dejar. por ejemplo. de este modo. Cabe anotar que la fosa donde cada miembro del grupo depositaba la tierra recién traída se denominaba mundus: el lugar que. se deja ver a través de formas sustitutas. lo es siempre de significados. a la vez. A este respecto. ya lo hace. como todo lenguaje. propio del ser del hombre. Para Platón. un sintagma de orden constituido en torno a un lenguaje que. J.1997. F. como anota Fustel de Coulanges (1982).La palabra símbolo. una implícita alusión a algo que está “más allá” pero que. resulta ponderado por todos. da cuenta de una manera específica de ser en el mundo y. de tal suerte.17 Ahora bien. se pone en juego. Un “mundo” que. En tal medida compartimos con Heidegger la idea de que el lenguaje no es un pasivo instrumento de comunicación que permite transmitir las ideas sino que. pp. en tal medida es. en tanto universo simbólico. no sólo la otra. Reconocemos aquí el carácter óntico-ontológico del lenguaje y. por tanto. en sí mismo. “una unión fragmentada que implica un regreso”. viene del griego simbolon que indica la acción de unir varias partes separadas para dar forma a un todo complejo. en el mundo antiguo. significa un “compuesto de dos” donde cada parte sugiere. sino la realidad del conjunto que. no sólo permite poner en común sino que. terra patrum. por el contrario. compartían en su uso.

He aquí la clave para entender el valor territorial del símbolo y su papel en la construcción de significados a través de lo que pudiéramos denominar “la marca social del suelo”. 19 La apropiación significada de la que hablamos se suele hacer evidente en el espacio a través de huellas más o menos tangibles. situación que. entre otras cosas. entendiendo aquí origen como procedencia común. sólo ha venido a hacerse hasta hace relativamente poco tiempo cuando se cayó en cuenta de su relevancia en materia de movilización y/o construcción de imaginarios. Desde este punto de vista. porque los dejen ser…De cualquier forma. entonces. cuál es su papel en la construcción del territorio?. entendido de tal forma. es decir. ¿qué es lo propio de la puesta en escena del lenguaje de la ciudad. entendido como el lugar de donde las cosas proceden y por cuya razón (causa primera) son lo que son y como son. el valor del símbolo. sencillamente. Con todo. de lo que se trata es de “tener el poder”. otros para existir simplemente ejerciendo el derecho de “poder” ser. de fundar un nuevo origen. no resulta nada nueva. unos para imponerlo sobre los demás. por lo mismo. otros tan sólo. en consecuencia. en la ciudad actual. el objetivo. sea cual fuera su forma de organización social y sus diversos modos de apropiarse del espacio. aunque también como principio18. más aún. Valga decir que esto nos exige entender a la ciudad como un “escenario situacional” donde lo que se pone en juego. en principio. y dicha así. es un complejo enfrentamiento de modos de enunciación y de principios de razón. más bien aludimos en términos generales a la propia condición del animal humano. es decir. con lo dicho hasta ahora respecto del símbolo y del lenguaje no estamos tocando la especificidad de la ciudad ni mucho menos la de lo urbano. “nuevos mundos” que No obstante. razón por la cual el territorio. resulta ser la 18 58 . en ambos casos de lo que se trata es de librar una lucha donde cualquier arma es legítima y. lo específicamente urbano del uso del símbolo y. a la postre. muchos de ellos peleando por un orden hegemónico. no es otro que el de alcanzar el reconocimiento. el reconocimiento de su importancia como objeto de estudio. toda vez que el Usamos este concepto en sentido heideggeriano. sino nuevos lugares donde fundar el mundo conocido. No es gratuito que la conquista de “nuevos mundos” se realice siempre a través de rituales que se encargan de re-marcar el suelo y. territorializando. o mejor. en realidad no hay conquistar. vale tanto la cohersión como la seducción.19 ¿En qué consiste. en tanto forma de organización de los símbolos? Interrogantes que sólo pueden responderse a partir de la propia comprensión del fenómeno urbano en el escenario que específicamente nos toca.

en la transmisión de formas específicas de significación a través de su manipulación. 4. en gran parte. Aquí cabe resaltar su indudable movilidad tanto en el tiempo (no siempre significa lo mismo) como en el espacio (no en todas partes significa igual). 59 . por supuestos ideológicos que se sirven del gusto y la moda. Aquí cabe señalar el importante rol que juegan éstos en la propia transmisión de imaginarios urbanos incluso en el mundo rural. en consecuencia. La capacidad que. El uso de sofisticados medios técnico-instrumentales capaces no sólo de transmitir la imagen que los porta sino de venderla a través de los medios de comunicación. lo que hace que hoy en día “la ciudad” esté. 6. 7. El propio papel de los medios de comunicación como inductores de formas específicas de cultura urbana a través de su uso y manipulación. “en todas partes”. particularmente en el escenario de la ciudad. a la vez de “saltarlas”. la competencia entre éstos mediada. 8. El carácter publicitario de su uso a gran escala (en forma masiva) y su manera indiscriminada de introducirse en los diferentes contextos sociales tratando de actuar como agente homogenizador. demanda y poder. caracterizan su papel inductor de “cultura urbana”: 1. resulta ser una mostración: la de una específica manera de aprehender el mundo espaciando. El mercado de símbolos abierto por el consumo y. prácticamente. en nuestra opinión. y su componente particularmente visual. en tal medida. La estética al servicio de la economía política y de la relación que se establece entre oferta. tiene el símbolo de crear fronteras pero. en cualquier caso. La mundialización de los signos al interior de un proyecto político de universalización que tiene a la ciudad como baluarte y espacio referencial. Pero.poder siempre se ha servido de los símbolos existentes o creados para el efecto y. y volviendo a la pregunta anterior. hecho que. 2. La diversidad de interpretaciones que sufren los signos dada la enorme variedad de colectivos que se sirven de ellos en el escenario de la ciudad. 5. El papel preponderante que juega la imagen. 3. más que una mediación. el símbolo siempre se ha usado y manipulado políticamente. construcción simbólica por excelencia del animal humano. ¿en qué consiste la especificidad del uso del símbolo en el escenario de la ciudad? Respondamos tentativamente a través de los siguientes aspectos que.

Lámina 9 ¿DE QUE TIEMPO ES ESTE LUGAR ? Edición: Sandra Rivera. y esto es así porque 60 . acaso su imposibilidad radical. el signo. no tanto su radical separación como su aleatoria conjugación. y esto es así gracias a la provisionalidad de los signos y a la desmedida explotación de esa naturaleza inherente a su ser que es su abierta disposición a la resemantización. tiene un valor cero dispuesto a ser llenado de contenido con cada ocupación. solo se puede decir que en realidad nada significa.9. Si bien en todas las épocas ha habido simbolismo. como en ésta. inmutable. mejor aún. que en realidad nada tiene valor. y simboliza por demás cosas distintas para todos.airticket. por el contrario. en ninguna. www. caracteriza a la ciudad y hace posible reconocer en ella el escenario por excelencia para la multiculturalidad (acaso interculturalidad a través del uso compartido de ciertos símbolos). La permanente resemantización de los signos y su coyuntural selección como transmisores de símbolos.internetogledalo. o.com. una multiculturalidad que. ya que en un mundo donde “todo simboliza”. paradójicamente. “significa nada” (Yory. la aleatoria manipulación de los símbolos en el escenario de la ciudad pone de manifiesto lo que podemos denominar “la quiebra de la comunicación”. lo que acusa. En conclusión. en sí mismo no “significa” hoy en día nada o. es una especie de cápsula vacía de contenido pero dispuesta a la significación. caracteriza cada vez más a la ciudad de hoy (Lámina 9). puesto que lo que en la ciudad se pone de manifiesto es que el signo no es una unidad fija.hk/image lon21jul De esta forma. mejor aún. aunque parezca contradictorio. he ahí la clave para entender la enorme riqueza semántica que.com. inalterable e indivisa sino que. sin lugar a dudas. el símbolo se ha prestado tanto a la manipulación. 2002b). Fuente: Buscador Google: www.

aquí el escenario urbano aparece tanto como un palimpsesto en el que los textos se superponen. por tanto. y también como se imaginan que la ciudad se segmenta para mostrarse a unos moradores extraños. de las distintas maneras en que ésta es posible (si es que lo es…) ya que así como no hay un único texto y. prueba irrefutable del triunfo de lo desatendido. representar algo ajeno a él mismo. por aquellos que la proyectan suya. por efectos planetarios. construida. la “quiebra de la comunicación” que supone la apertura del signo (o de su total vaciamiento) es signo ella misma del enorme potencial político-poético del símbolo en lo que respecta a la propia habitación de la ciudad y. un único modo de enunciación. de esta forma garantiza su supervivencia deviniendo “gesto”. de ahí que descifrar los signos en los que ésta se muestra equivale a poner de manifiesto los códigos base de su comunicación. a eso que durante tanto tiempo llamamos realidad. la expresión de los guerreros de la tribu. podemos averiguar cómo usan los ciudadanos la ciudad. como un collage en el que los mismos se yuxtaponen. “mueca”. en consecuencia. Lo que aquí ocurre es que la diversidad y la heterogeneidad se abren paso como posibilidad para pedirle cuentas a la homogeneidad y. La ciudad vivida-intercomunicada por modos territoriales. de paso. mucho menos. o a través de algunos impulsos hacia desterritorializaciones. su “ser de camino”…El signo-mueca resulta ser. entonces. a ser tomada por asalto. en su eficacia estética. investigador colombiano. la ciudad se presenta como un texto hecho de infinidad de escrituras que de tal suerte la de-escriben. figuras todas éstas de provisionalidad que si de algo “hablan” es de ese su “ser de tránsito”. La urbanización pasa por la dimensión estética donde los fantasmas sociales hacen efecto en la 61 . y de cara al registro de la participación ciudadana en su construcción simbólica. “máscara” y “simulacro”. como decía Octavio Paz (1981). es creada. de comprensión. por tanto. o mejor. En este sentido Armando Silva (1992). En esta medida. ya que para él Sólo a través de ejercicios continuados de investigación. de los habitantes de una selva que aún no se resigna del todo a dejarse “desbravar”.sencillamente no quiere decir nada ni. De cualquier forma. tampoco puede esperarse un único modo de lectura y. propone estudiar la ciudad como lugar de acontecimiento cultural y como escenario de un efecto imaginario.

saturados por todas partes de información. 19). lo que la ciudad contemporánea nos muestra. la antigua Tule de Séneca. La ciudad contemporánea es la imagen del funcionamiento abstracto de lo posmoderno en el que la libertad del individuo se realiza como “individualización” de estrategias particulares e irrepetibles de acceso al consumo masivo: al espectáculo de los parques de atracciones inmensos.de la que hablaremos en la segunda parte de este trabajo.construcción de sus espacios (físicos) y de sus símbolos para hacerse urbana una ciudad (Silva. como señala Barcelona (1992). es la pérdida del referente ideal de ciudad que durante tantos siglos acompañó a la civilización occidental. o Carta de Megárides (1994). representan las vías de la huida del individuo contemporáneo (Barcellona. los Falansterios de Fourier y las utopías del siglo XVIII y XIX. trazados por el hiperconsumo que son propiedad del individuo y no de la sociedad. la Utopía de Tomás Moro. en cualquier caso. 32). esto quizá no es más que un sofisma amparado en las ideas clásicas de progreso y desarrollo que estuvieran tan en boga durante los años 60 y 70. la electrónica y la telemática. ya que lo que tal idea de ciudad supone es. ¿por que ha de mirarse todo esto de manera pesimista como si nos abocaramos a una inexorable caída después de venir de una ciudad “mejor”?. aleatorios. la ville 62 . P. duran el lapso de una noche de sábado.que resuelve sus contenidos en torno a lo que denomina “la ciudad cableada”. La ciudad posmoderna es una enorme superficie pulimentada en la que se puede patinar hasta el infinito. pp. imprevisibles. pp. herencia de la tercera revolución industrial y de sus referentes más claros: el consumo. 1992. la construcción de un sistema puro de objetos y de estructuras funcionales. las ciudades cosmólogico-geométricas de los ideales renacentistas y aún neoclásicos. Pero. junto con una exacerbada multiplicación de individuos aislados que se mueven en todas direcciones sin otra meta que los flujos del consumo y del espectáculo. En ella se producen itinerarios individuales. ciudad de la información y de la ciencia. a las escaleras mecánicas de los modernos rascacielos de vidrio y a las puertas giratorias de los bingos. En este contexto cobra particular importancia el planteamiento de la última Carta del Urbanismo. la ciudad de Dios de San Agustín. de los estadios y de los conciertos de rock. No obstante. Atrás queda la Atlántida de Platón. A. 1992.

asombra en efecto descubrir lo que siempre fue. pp. a dejarse someter por un modelo. a través de una genealogía de su construcción elemental. ¿A qué entonces moralizar o privilegiar. también. a través de la ciudad. sobre todo. G. ya lo dijimos. a un tiempo. la ciudad viene a ser de nuevo ocasión de estupor. 9). pero es. para este hijo de Adán. lo que en realidad ha ocurrido es que la ciudad o.radiese de Le corbusier. 1991. el horizonte universal del sentido cósmico e histórico de todo lo que la vida humana ha producido y produce. nos ha estallado en la cara (he ahí uno de los principales factores de su emergencia). reconocido por algunos como “el primer cultivador” (ya que parte de su castigo fue el trabajo). no sin aviso por su puesto. y no puede ser de otra forma. la ciudad es. pero era también: “el levantamiento de la tierra fuera de sí misma” (Chevalier. hacía de él un nuevo dios. entonces. la puesta en común de un drama. un conflicto que de infinidad de maneras trató de combatirse. otro escenario de construcción: siembra de la simiente y recolección del fruto. 1993. pp. aquel que desde Caín se ha instalado en las ciudades. ciudad y conflicto son. y cualquier otra cantidad de sueños irrealizables. la ciudad era otra tierra de labor. un único sentido de la puesta en escena del drama humano?. la civilización urbana. sinónimos. y en primer lugar. Lo que ocurría. produciéndose a si misma en el pasado y en el presente. dado que la contundente realidad de la ciudad se niega desde todo punto de vista ha dejarse idealizar. la estructura anatómica de la arquitectura del ser humano y. de hecho. mejor. un proceso. o de negarse. De ahí que sea la condición primordial para que el ser humano pueda manifestarse como lo que es: arquitecto de su habitar en tanto proyectista de su ser meramente posible (Zarone. ya que cuando se capta en su raíz. 230). el drama humano. J. ignorando que. hecha ahora a su imagen y no a la de Dios (como era la naturaleza). amo y señor del territorio comprendido entre las murallas que erigiera para proteger su obra (o acaso para labrarse una cárcel desde la cual hiciese patente la ficción de libertad que le ofreciera ese Dios del que así pretendía 63 . era que la disposición vertical de su obra. ya que desde siempre el conflicto y la lucha han sido lo suyo. Razón más que de sobra para asumir con urgencia la comprensión de la ciudad en sus procesos y a la luz de las muchas caras de su historicidad. después de todo. Al parecer.

nos obligan a pensar los nuevos modos de sociabilidad. específicamente. a través de la ciudad. de signos. en un mundo poblado de infinitas direcciones. por ejemplo) (Lámina 10) están llenas de símbolos y rebosantes de información. como diría Baudrillard (1993c). más ciertos? Ese es el drama de la sociedad actual (el de la orientación. de otra forma de comprender y relacionarnos con el espacio. como definir desde dónde hacerlo. la creciente y fragmentación. Pero. descentración. el lenguaje lo inunda todo hipercargando la realidad de sentido. porque se trata de 64 . Las relaciones que estamos construyendo con el espacio. tecnificación modernización. o mejor. los nuevos modos de juntarnos. los nuevos modos de expresión y simbolización. pero también su salida. y en él. ¿hasta dónde mantiene su vigencia y actualidad el mito genesíaco? A fin de cuentas. podía valérselas por su propia cuenta. hoy en día para nadie es un secreto que ya nace dentro de él. al fin. en tanto “nuevo dios”. Allí hay unos retos teóricos y metodológicos para la comunicación y las ciencias humanas en general.alejarse). pero. paradójicamente. ya no esperaba nada de ese otro Dios ajeno y castigador puesto que ahora sabía que. o mejor el de la desorientación). Es necesario entender el mundo de la cultura contemporánea como la emergencia de una cultura nueva y. ¿cúal es la dimensión dramática de lo urbano propiamente tal?. de una nueva espacialidad. o mejor. En esta medida creemos con José Miguel Pereira(1993) que la concepción de ciudad que interpretamos en la historia de Caín ha cambiado. vacías en gran medida de comunicación ya que este exceso de oferta a traído como consecuencia una pérdida de orientación: en un mundo donde todo es lenguaje. no olvidemos que. el hombre ha creado una “nueva naturaleza” hecha de lenguaje. el problema ya no consiste en establecer a dónde dirigirnos (a cualquier parte). ¿de qué signos valernos?. las nuevas dinámicas que se están generando por la arquitectura. Si hasta hace poco tiempo el niño tenía que ir a la escuela para aprender el lenguaje. constituyendo una hiperrealidad vacía de él de tanto llenarlo. Desde su “refugio” urbano y. globalización. ¿cómo orientarnos?. ¿existen signos más validos que otros. Las ventanas a las que el niño ahora se asoma (la televisión.

en el proceso de su construcción. al territorio. resulta vital a la etnogeografía. ha “abierto espacio” al pleno ejercicio de la condición humana que. se convierte en el tema que. Lámina 10 «ATRAPADO.fotomundo. así como el entrecruzamiento de ambos. 19). “territorial”. De esta suerte. a la vez que diferencian como individuos y como comunidad. M. en sus componentes socio-antropológicos y geográficos. nos referimos. constituyen la condición de posibilidad para la 65 .las claves para la incorporación de este fundamental elemento a las distintas líneas de investigación que el estudio de la ciudad exige. Es precisamente la comprensión de éste la que hace posible entender el espacio de la ciudad como una forma de geografía construida en la que.comprender el complexus de nuestras sociedades y los modos de existencia en las ciudades (Pereira. a esclarecer la manera en que esos distintos modos de “espaciar” que nos caracterizan. Aquí. Aproximación a la vida. 1998). desde esta perspectiva. pp.com. es decir. de hecho es siempre. M. C. J. el “desde dónde” que nos interesa. precisamente. Afirmación que fuese el móvil de nuestra investigación anterior (1998) y el punto de partida de la presente orientada. 1993. estableciendo desde su pensamiento. SIN SALIDA» Fuente: www. la comprensión de la naturaleza del fenómeno urbano. resulta crucial para entender la propia naturaleza de esa forma de construcción y apropiación del espacio desde la cual los habitantes de la ciudad resuelven su existencia.y aquí entendemos el pensar en el sentido que lo define Ricoeur (1982) como “una actividad interpretativa de los signos y los símbolos en los que el yo se objetiva y dispersa”. por supuesto. “el ser se ha abierto espacio espaciando” (Yory.

habría que señalar que el concepto de cultura sólo puede entenderse a la luz de lo que consideramos como sus dos componentes básicos: su forma de ser. su ethos.3. por ende. En esta medida. abordaremos la variable “tiempo” sólo a través de la manera como éste transcurre en el espacio. el primero entendido como “espacio cultural” (no hablamos. al interior de este marco. es decir. vestimenta o gastronomía. Pero antes de seguir avanzando. En el segundo. dejaremos para una próxima investigación el tema de las implicaciones del tiempo y las diferentes concepciones de la historia en el ámbito de la ciudad y. son éstas el espacio y el tiempo. El espacio urbano y la cultura de la ciudad Hablar de “cultura urbana”. filosofía. pues existen diversas opiniones respecto de su uso y significación. 2. a través del contrato social (en la forma en que hoy en día lo entendamos). más exactamente en el “espacio cultural” que. aquello mediante lo cual identificamos en apariencia un determinado grupo humano a través de su lengua. Aclaramos en este punto que. es necesario establecer claridad sobre las dos coordenadas básicas sobre las cuales la ciudad despliega sus procesos. En el primer caso tenemos un conjunto de elementos que constituyen en manera característica su “forma reconocible”. de un simple espacio físico) y. es decir.auténtica construcción de ese proyecto colectivo que. literatura. en la vida de sus habitantes. música. como un “discurrir significado” y no como una simple cronología. desde luego. para efectos de este trabajo (y dado que las dos variables son interdependientes). su pathos. en el contexto de lo que hoy en día se denomina “gran ciudad” supone. es el que. es decir. resulta ser la ciudad en cuanto tal. en primer lugar. arte. es decir. el segundo. tenemos un modo de relacionarse o de comportarse de un determinado grupo en el uso cotidiano y habitual de sus “patencias” (Lámina 11). con respecto al primero. y su manera de darse. 66 . arquitectura. nos interesa. En esta medida. como historia. en su correlato eminentemente geográfico y territorial. una aclaración respecto de cada uno de los términos que componen esta denominación.

donde nos de-moramos. con la palabra construir. es decir. era “una expresión que se empleaba como metáfora agrícola para referirse al cultivo en sentido amplio” (origen primero donde enraizamos el concepto de sustentabiliadad). albúm-clausura. con la propia construcción que permanentemente hacemos de él a través de su cultivo y cuidado. el concepto de sustentabilidad . Recordemos que en griego la palabra pathos alude a lo que se muestra en su phainestai. para los griegos.! Fuente: Buscador google: Juegos olímpicos. desde aquí. de tal suerte que cultura. De hecho. se asocia también. desarrollaremos en la segunda parte de este trabajo. como nos recuerda James Amelang (1996). el término “cultura”..20 Por su parte. que en el alto alemán vienen a significar lo mismo (Bauen).Lámina 11 ¡QUE VIVA LA MÚSICA. mientras que ethos alude. de manera tal que una definición de cultura que involucre estos conceptos implicará analogar el lugar donde vivimos. o cuidado.tal y como lo entendemos y que. en esta lengua. profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. implica un cultivo. en tanto fenómeno. es decir por la habitación (forma ética de estar en el mundo).en su preocupación por el “sustento”. De otra parte la expresión Bauen. es decir.. por lo mismo. “el modo de ser que como humanos nos caracteriza”. o Buan. un cuidado que. Desde esta perspectiva. significa también morada. en tanto “cuidado por lo propio”. responde a las exigencias ethicas 67 20 . resguardo o morada. de ahí que cultura sea. y en tanto proceso-construcción. fundamentalmente. implica un cultivo. una construcción. es decir. aquel lugar en que nos sentimos a gusto puesto que guardamos con él una relación de familiaridad constituida por el hábito y el uso. como a una forma de refugio. tanto a un modo de “comportarse en costumbre” (hábito o forma de habitar que así será ética). la palabra cultivo.

mitos. ambas concepciones seguían teniendo un denominador común. del mismo modo que hoy lo hace. de movilidad. más puro. fundamentan y dan vida a su ethos. de la nacionalidad. concepciones. Croce y Vico). 68 . lo hacía de una manera muy particular al separar el “gusto educado” y refinado de la aristocracia o de la alta burguesía. Con los nuevos filósofos de la historia (entre los que se destacan Herder. No obstante. sobre la “desarraigada cultura de la ciudad” en tanto que allí se quería ver el substrato más hondo y. la movilidad social” (Amelang. precisamente. la cultura no sólo se fue estudiando en sus dimensiones históricas sino que paulatinamente se fue identificando con los distintos contextos nacionales para llegar a abordar finalmente la idea de que la cultura era ese “algo” encargado de integrar y cohesionar la sociedad en su conjunto. en la Edad Media prácticamente desapareció para resurgir tímidamente. En esta medida “la cultura operaba como una ideología. y coincidiendo en gran medida con lo planteado hasta del habitar en cuanto tal. al tiempo que limitando. negando la reificación de una cultura única. de hecho. facilitando. valores y cosmovisiones. rudo y “feo” gusto del “populacho”. 1996). Sólo hasta mediados del siglo XIX. entre otras cosas. sólo hasta el siglo XVIII logró instaurarse de nuevo y establecerse como uno de los baluartes más queridos del enciclopédico mundo ilustrado que veía en su uso un poderoso aliado de los emergentes discursos sociales. por que no decirlo. emergiendo así esa ya clásica división de la cultura entre “lo cultivado” y “lo popular”. Sin embargo. del supersticioso. No obstante. En cualquier caso. por tanto. con la aparición de la concepción antropológica de la cultura. incorporándose de este modo en la cultura urbana este particular imaginario rural. la idea de que la cultura es solamente un conjunto de producciones materiales. paralelo a estos discursos sectáreos y excluyentes surgía también otra concepción de la cultura más abierta y pluralista que defendía la tesis de que en un mismo lugar podían coexistir diferentes culturas. En este sentido. en el Renacimiento. como tantas otras cosas. S. desprovistas de ethos y.No obstante el uso del término no ha prevalecido a lo largo de la historia. J. creencias. incluso en el ideario romántico se le daba un mayor “estatus” a la “cultura popular” del campo. aquellos aspectos que. concepción que reforzó los nacientes nacionalismos y dio paso a los modernos proyectos democráticos que pretendían superar la maniquea distinción antes señalada. puesto que moldeaba y perfilaba las pautas de diferenciación social. ésta empezó a entenderse desde una realidad más amplia que involucraba.

Amelang (1996) señala seis aspectos que. 3. como tampoco la explican lecturas funcionalistas que sólo ven en ella un repertorio de funciones sociales. por tanto. exclusivamente. La cultura no es algo ideacional sino que supone toda una serie de prácticas. en un mismo momento. la cultura puede detentar diferentes nociones de temporalidad. se quedan en la elaboración de significados. ya que de lo que se trata es de descubrir la lógica interna de un código de representaciones simbólicas. supone toda una carga de consecuencias y expresiones sociales de los idearios y formas de valoración implícitos en la puesta en obra de los propios sistemas de significación. resultan insuficientes para comprender sus dinámicas y procesos. por ejemplo. sin más. consideramos que aún existen cuatro elementos más en la caracterización de la cultura que no se deben olvidar: 69 . motivo por el cual los análisis sincrónicos. a través de esquemas de orden monocausal. así como sus propias reglas y estructura interna.ahora. valores. asumir el reto de su desciframiento. Entender la cultura implica reconocer el carácter cifrado de su naturaleza y. lo que significa que se aprende en el seno de un grupo. en su opinión. conductas y formas de percepción. lo que significa que posee su propia gramática y vocabulario. La cultura es un acontecimiento colectivo. No obstante. y a pesar del notable esfuerzo de síntesis que realiza este autor. La cultura se comprende mejor como un sistema cuya articulación es parecida a la del lenguaje. La cultura es un proceso que. con fenómenos cognitivos que. está dotado de una cierta dimensión histórica. 5. 6. Por el contrario. en tal medida no tiene que ver. siendo de este modo un acto de comunicación en el que se pone en juego todo un sistema de hábitos. No obstante. La cultura no puede entenderse por esquemas reduccionistas que fácilmente quieren explicarla. 2. por lo mismo. a lo más. definen y ayudan a caracterizar la cultura como tal: 1. 4.

en tal medida 21 70 . causal y procesualmente. Pierre Bourdieau (1998) entiende el capital simbólico como una especie de forma eufemizada de actuación del capital económico que asocia indisolublemente el tener al valer y.1. 3. por el contrario. La cultura no conforma una unidad indivisa y cerrada sino que. por tanto. desde aquí. si bien obedece a una lógica interna. se desenvuelve como un tejido: el tejido cultural. explica los diferentes fenómenos que ocurren a través del tiempo bajo la clara directriz de un supuesto fin a alcanzar (entre otros. de tal suerte “inspira” respeto). es de naturaleza “porosa”. En esta medida es. es decir no sigue una línea de realización sino que. no está conformada por un único principio de razón. al parecer. sino sus maneras de entender e interpretar la realidad. de hecho.21 la cultura carece de dimensión teleológica. por el contrario. para Bourdieau. consolidar un capital ya no material sino eminentemente simbólico a partir de una incierta pero. ya que si algo la caracteriza es su manera específica de integrar múltiples racionalidades. 4. al poder (no hay que olvidar que la acumulación de riquezas materiales sólo es un medio de alcanzar el reconocimiento social y. al menos de un cierto tipo de comunicación Nos referimos al carácter lineal de la historia que caracteriza nuestra manera tradicional de organizar los acontecimientos en Occidente y que entiende la cronología como esa herramienta que. generalizada idea de autoestima que. en tal medida. La cultura implica una forma de capital social de orden simbólico (capital simbólico lo denomina Bourdeau). su carácter experiencial. por tanto exige no sólo comprender su naturaleza activa y. entran también a constituir su patrimonio. de una u otra forma. y la historia. el mundo. o el paraíso cristiano). El hecho de que. Lo que significa que está abierta a toda una serie de influencias que. 2. a diferencia de la historia (al menos de su concepción clásica). la sociedad sin clases de Marx. En este último sentido. es decir permeable. la autoridad misma se instaura bajo la forma de un principio de respeto fundamentalmente simbólico. acaso la única forma posible de comunicación. en la objetivación del capital donde reside el fundamento de todas las diferencias pertinentes entre los modos de dominación (nosotros diríamos de enunciación) ya que no hay que olvidar que la objetivación como tal supone una operación implícita y es la de la conversión del valor simbólico en valor de cambio. La cultura.

no sólo constituye el capital simbólico de los distintos círculos que la componen. lo que significa que es gracias a la existencia de antagónicos que este se justifica y explica gracias a conceptos tales como “evolución” y “progreso”. situación de la que se sirve el poder al imponer valores simbólicos para concentrar intereses y consolidar eso que así denomina “causas comunes”. no sólo una precisa idea de cual es su capital simbólico. por lo mismo. sino la definición. Desde aquí. de su lectura. en legitimidad. de tal suerte. precisamente ésta. con los símbolos de la ciudad (que son los símbolos del poder en sus múltiple formas. la que dinamiza la sociedad y permite (aunque no siempre posibilita. promotor. a más de hacerlos depender de una única y exclusiva línea causal. símbolo y exclusión resultan sinónimos. Bajo esta idea el poder reclama para sí el derecho a la visibilidad. “biologizando” y moralizando los acontecimientos. como en ese otro sentido que afecta al Derecho y lleva a situaciones tan indeseables como la xenofobia y la persecución a aquellos otros que constituyen “el otro”. le permite escoger los símbolos legítimos y. Max Weber (1977) llamará “carisma” esta forma de “valor agregado” para las ciudades. desde la potenciación de la diferencia la enriquece. y esto es así tanto en el sentido constructivo que. en consecuencia. sino que en sí misma da forma a su propio acerbo cultural. 22 Nos referimos a las implicaciones simbólicas que supone la escogencia de un determinado código por parte de un grupo específico en tanto toda elección implica. la primera de ellas. hay que decirlo) la coexistencia de diferencias? La exclusión define a la ciudad y la caracteriza como compendio (collegium) de “circulos simbólicos”. De esta forma el capital simbólico surge con base en una relación de fuerzas que pugnan por el poder. el dejar otras opciones de 71 . el capital simbólico al ser incluyente y constituir círculos es. de hecho. necesariamente. sino desde el respeto a la diferencia que. En tal medida. Surgen así. tiene un límite. de este modo. de su “texto oficial” y. de juegos y enfrentamientos que dinamizan y renuevan la actividad cultural de la ciudad enriqueciéndola. por tanto. la de la enunciación). aquella que tendrá que hacer “dignos y libres” a sus habitantes. aquel que. excluyente y diferenciador. De otra parte. condenar los restantes a la marginalidad.basada en el intercambio ya no de ideas sino de valores. diríamos que la coexistencia de racionalidades en la ciudad no se hace posible desde la tan trillada “tolerancia” que. como expresara un viejo proverbio alemán según el cual “la ciudad hace libres a los hombres”. por definición. ¿a qué entonces ese temor atávico a la exclusión22 si es.

si por un lado. implica una psicologización. una “exteriorización” de alguna especie de valor innato sino una opción escogida y establecida por el juicio en el ejercicio de un supuesto “libre albedrío”. con ella. por tanto. es decir. En esta medida. cuando somos animales culturales. Lo que se infiere de aquí es que el capital simbólico. gracias a “lo otro” pues. pp. por otro. es decir. tomamos e incorporamos a nuestro propio fuero partes de él que resultan. hacemos parte de un todo que a la vez nos configura y determina. De esta forma no aludimos en este punto a la exclusión que un grupo pueda hacer de otro por no compartir. con los cambios y con las permanentes construcciones y deconstrucciones que entran a caracterizar así nuestra propia noción de realidad. 173. con la movilidad. y los simboliza: la visión del mundo de un viejo artesano ebanista. en tanto “seres de camino”. el capital simbólico no es sólo un valor de cambio.se potencia en cuanto tal. P. reconocemos como connatural el carácter procesual y permeado de nuestra dimensión simbólica. 1998). En esta medida. no resulta tan claro como quisiéramos ya que siempre elegimos dentro de un repertorio posible previamente dispuesto por la cultura. su uso del lenguaje y sus elecciones de vestimenta. un valor de uso. su manera de administrar su presupuesto. en tanto seres sociales. por el ejercicio de una especie de “afinidad electiva”. o mejor. no somos por lo que consumimos sino que consumimos por lo que somos. y decimos “supuesto” porque siempre creemos que somos libres de elegir. como señala Bourdieu citando a Leibniz: Cada dimensión del estilo de vida “simboliza con” los otros. En resumidas cuentas. 72 . tal y como este autor lo entiende. No es. por ejemplo. sino a la autoexclusión implícita en la anterior afirmación. y eso. constitutivas lado. están enteramente presentes en su ética del trabajo (…) y en su estética del trabajo por el trabajo que le hace medir la belleza de sus productos por el cuidado y la paciencia que le han exigido (Bourdieu. una forma de uso que acusa y patentiza un valor de suerte tal que. o no entender su lenguaje. y sobre todo. una escogencia realizada. gracias al otro. como diría Goethe. como antes anotáramos siguiendo a este autor sino. en tanto nos hacemos con el mundo en el que somos. su tiempo. con respecto al consumo. toda vez que determinan y matizan nuestra propia manera de cargar con la provisionalidad y. a su vez. Una dimensión para la cual el conflicto y la lucha resultan. o su cuerpo. no sólo habituales sino constitutivos.

modos de conducta. con lo que Heidegger llamaría. una específica mirada en su manera de mirar. y los sistemas de expresión y acción. Aquí. concepto que Clifford Geertz ha desarrollado desde su perspectiva hermenéutica y fenomenológica afirmando que: La cultura es entendida como sistemas en interacción de signos interpretables que – ignorando las acepciones provinciales – yo llamaría símbolos. de hecho. propone entender la cultura. son nuestro real patrimonio y constituyen. de tal forma. su acerbo patrimonial que denominábamos. como un conjunto de relaciones imbricadas a través de la interrelación de tres sistemas básicos: los sistemas de representación.nuestras. se dan las modalidades. algo a la que puedan atribuírsele de manera causal acontecimientos sociales. un capital que si bien es individual. los sistemas valorativos y normativos. por así decirlo. instituciones o procesos sociales. la cultura no es algo objetual que se pueda poner en juego como si se tratara de una entidad. por constituirse en la cultura es también. 73 . es. Y. De cualquier forma. corresponde. en El reto de la racionalidad (1978). por tanto. se trataría de reconocer los conjuntos conceptuales y simbólicos a través de los cuales los diferentes grupos que constituyen una colectividad tratan de interpretarse a sí mismos y a la realidad. resultado de los dos anteriores. Completando la mirada anterior. En el primer caso. En el segundo. por tanto. y con ella ese. sino un “marco simbólico” en el que las distintas entidades que lo conforman entran en juego a través de lo que Mariluz Restrepo (1995) denomina: las “tramas complejas de significación”. “los modos humanos de ser en el mundo”. Jean Ladrier. un sistema aprehensivo de reconocimiento y autoafirmación a través del cual los distintos grupos se autointerpretan “interpretando” su relación con el mundo y. por decirlo así. un capital cultural. tanto las representaciones como las normas consiguen su mostración plena en el ámbito de la sensibilidad y de la vida. la cultura es un contexto. La cultura no es una entidad. por tanto. describiendo. se constituye la legitimidad de las normas que regulan el comportamiento del grupo y el de sus prácticas concretas con base en su manera de valorar (sistema axiológico). siguiendo a Bourdieu. capital simbólico. manera que. y sobre todo. no es fija sino que depende de configuraciones histórico-geográficas específicas. de las prácticas culturales. en el tercero. nuestro real capital.

una colonia humana densa y heterogénea conformada. De la ciudad a la urbe. se fundamenta afirmativamente a través de toda una serie de signos que.23 2. para el mismo tiene. pues si bien ambos conceptos aluden a un mismo contexto.una textura. 35). amparándose en inexistentes o.4. de “identidad cultural”. lo hacen refiriéndose a cosas distintas dado que: La ciudad no es lo urbano. claramente. diferenciada. Mientras que la diferencia activa un principio de mismidad no idéntica (lo ipso) desde el cual las cosas se muestran en lo que son y. permeada. no puede ser otra cosa que “un manuscrito borroso plagado de elípsis e incoherencias. “no puede ser una ciencia experimental en busca de leyes sino una ciencia interpretativa en busca de significaciones” (Ibídem). sí. pp. dentro del cual pueden describirse estos fenómenos de manera inteligible. 27). resulta bastante cuestionable por su difusa significación dado que la identidad no es otra cosa que un estatuto de homogeneidad y unicidad difícil. Es ahí. esencialmente. acusan una particular especificidad. preferimos usar el concepto de diferencia que. C. Ahora bien. en general. 74 23 . o lo que es más grave aún. las cuales. redundan fácilmente en folclorismos cuyo único camino resulta ser el de una fatua y eufemística “autenticidad”. así. o ser el “no otro”) sino que. En esta medida se habla. la identidad cae presa de distinciones sólo aparentes que. bajo la mirada de “lo característico”. preyacen en los hábitos y comportamientos de la sociedad en lo que muchos autores definen como su “identidad cultural”. acaso poco deseable de alcanzar por nuestra actual sociedad fragmentada. con lo dicho hasta ahora hemos hablado del primero de los dos componentes que conforman el concepto de cultura urbana (el de cultura). en el discurso de la diferencia. como diría esta autora. comprensible (Geertz. el uso del segundo (urbana) y su relación con el concepto de ciudad. por ejemplo. expresión que tanto criticara Adorno a propósito de los llamados “discursos de autenticidad”. por el contrario. como bien anota Restrepo. por tanto. Empecemos por aclarar que la ciudad y la urbe no son lo mismo. en cuanto tal. no se constituye sobre la base negativa que comporta la identidad (no ser “el otro”. en todo. La ciudad es una composición espacial definida por la alta densidad poblacional y el asentamiento de un amplio conjunto de construcciones estables. Con Geertz se enfatiza el carácter textual de la cultura y su dimensión aleatoria. ya diferente. pero un texto que. claramente afirman su “ser propio” y. Motivo por el cual la antropología para Geertz. siempre relativos principios de unidad. un texto. precisamente. 1988. en nuestra opinión. 1993. veamos ahora las implicaciones que. M. desterritorializada y. por extraños entre Concepto que. de “identidad nacional”. por otra parte. donde consideramos que la antropología puede en verdad entrar a actuar como ciencia y donde la Geografía Humana verdaderamente tiene lugar. al menos. densa. En esta medida. pp. de comentarios tendenciosos y escrito en ejemplos volátiles de conducta modelada” (Restrepo.

nos subsume en un nuevo proyecto: el derivado de nuestra nueva naturaleza como “animales urbanos” desde la cual nos avocamos a “buscar sentido” (preocupación en todo ajena del habitante del campo). también. el paisaje que. desde el lenguaje. ojas. aquella que. sin más. es otra cosa: un estilo de vida marcado por la proliferación de urdimbres relacionales deslocalizadas y precarias (Delgado. M. y lo hace a un punto que lo urbano mismo se constituya en el propio lenguaje de la ciudad. Un lenguaje que. en este sentido. interesada y orientada. LEER ES HABLAR» Edición: Sandra Rivera Fuente: Buscador google: www.sí. sino para involucrarse con ella haciendo parte de su lenguaje (Lámina 12). nos habla de un también nuevo paisaje: “el paisaje de la ciudad” y. ámbitos en que ambos rasgos no se dan. 75 . es su dimensión heterotópica y su manera de constituirse. en una “nueva naturaleza”. se nos ofrece.com tatiana parcero cartografiainterior. se opone al campo o a lo rural.23). por tanto. Es desde esta “nueva naturaleza” desde donde contemplamos. Valga decir que si algo caracteriza a la ciudad actual. desde el lenguaje. de un nuevo lenguaje. Es por esto por la que la ciudad no se “ve” sino que se lee. en cambio. y hablamos de una nueva manera de contemplar porque la mirada del habitante urbano es siempre. pp. y con ella a la sociedad que la habita. razón de más para entender por qué la ciudad no está hecha para “mirar”. Lámina 12 «MIRAR ES LEER. como la “historia urbana”. Lo urbano. como hemos dicho. “el lenguaje de la urbe”. La ciudad. 1999. proactiva. en consecuencia. de una manera nueva.

como un eventual principio articulador (acaso clave de una pedagogía ciudadana orientada. por tanto. en general. Ciudades donde “lo de nadie” bien puede llegar a entenderse como una forma de propiedad y. Instrumento del cual pretendemos servirnos para asentar. por lo mismo. entendida como “unidad cultural” (lo que hoy en día llamaríamos “lo urbano”). tanto sus flujos como sus múltiples formas de movilidad. no otra cosa que. el consabido fenómeno de “urbanismo sin urbanidad” desde el cual se constituyeron y crecieron muchas de las grandes urbes de hoy en día (particularmente en los países latinoamericanos) siguiendo ese viejo paradigma de la modernidad según el cual la ciudad debía segmentarse y compartimentarse en toda una serie de áreas dispersas integradas tan sólo por un espíritu funcional. se podía. y es este el que se puede experimentar por la movilidad. la falta de regulación o. un imaginario (el instaurado por el proyecto de convivencia que alentaba la Polis). en consecuencia. de tal suerte. burocratizada y regularizada según la tradición. heterotópica. y la Ayté. precisamente. de ahí que dado que lo urbano era. jerarquizada.Los griegos lo tenían muy claro desde el momento que distinguían entre la Polis. es una ciudad donde 76 . precisamente allí. si bien la ciudad heterogenética describe. incluso. En este sentido la urbanización resultaría ser. como lo es ahora. desde esta “inestabilidad natural” de la ciudad. la naturaleza “desarraigada” de las grandes ciudades (al menos en un sentido tradicional). motivo por el cual resulta lícito afirmar la inexistencia de límites o de fronteras fijas en el concepto de urbe en cuanto tal y. una ciudad en todo opuesta a la dinámica yuxtapuesta de las. sistematizada. La Escuela de Chicago le dio el nombre de ciudad ortogenética a tal clase de ciudad que así resultaba ser centralizada. al menos. cuya característica principal era. de tal suerte. ciudades heterogenéticas. pretensión hacia la cual se quisieron orientar. descubrir en la inestabilidad que la caracteriza un instrumento paradójico de estructuración. la de un principio único de organización. En esta misma medida resulta fundamental reconocer la necesidad de enfrentar. En esta medida. como bien anota Delgado (1999). el proceso de integración espacial de la movilidad en la vida cotidiana hasta un punto en el que ésta se vea vertebrada por aquélla. en consecuencia. nuestra propuesta. entendida como la simple ciudad física. a la apropiación de la ciudad). paradójicamente. La ciudad heterogenética y. en realidad promueve una particular forma de arraigo. habitar en el campo y ser en todo urbano.

fortuito…. constituye una especie de magma amorfo para la sociedad Lo urbano está constituido por todo lo que se opone a cualquier cristalización estructural puesto que es fluctuante. como sí muchas veces la ciudad (que. de forma diversa. Lo urbano. es decir. como si hubiéramos sorprendido a la materia prima societaria en estado ya no crudo. ésta deba entenderse como el “coto” que de tal suerte es. como dijimos. ¿por qué hablar de “espacio urbano” y de “cultura de la ciudad” y no de espacio de la ciudad y cultura de la urbe. una construcción colectiva. Op. pp. toda vez que responden a principios muchas veces. desde luego. Desde este punto de vista. la legibilidad de la ciudad supone una pedagogía: la ciudad enseña a vivir en ella pero no garantiza. por otra parte. en su versión urbana. distintos de realidad. en sí misma. sino en un proceso de cocción que nunca nos será dado ver concluido (Delgado. aunque no en todos los casos. en tanto la ciudad se deja leer. actuar como cazadores y recolectores. el papel del espacio público dentro del marco de una pedagogía constituida sobre la base de “lo público” en cuanto tal. M.hay que “ganarse la vida” y donde para hacerlo es necesario “moverse”.25). lo urbano mismo es volátil. No obstante. por el principio universal de lo urbano. aleatorio. lo urbano siempre se nos escapa. entre otros. en tanto “lugar de caza”. pero antes de que haya cerrado del todo la tarea. de hecho. Cit. por lo mismo. por tanto. Aunque. es un proceso. ¿quién acaso puede hablar de la romanità para aludir a la forma de ser romano? Sin embargo. He ahí un punto en común entre las grandes cosmópolis de los países ricos y las macrocefálicas y difícilmente regulables ciudades del “Tercer Mundo”. se “proyecta”). constituya la esencia fundamental de esta ciudad y que. un determinado proyecto de urbanidad. y decimos proceso y no proyecto porque lo urbano como tal no parte de una idea inicial. por más que el consumo y el proceso de globalización cultural que acompaña a la “apertura de las economías” tienda a construir una homogénea aunque en todo mentirosa “aldea global” gobernada. ya que. acaso éste debiera ser. reuniendo lo que hace posible la vida social. eso sí. casi inaprehensible. lo suyo es el lenguaje. de ahí que el nomadismo. un “capital”. como correspondería con lo 77 . Comparten en la movilidad heterogenética y heterotópica de lo urbano una misma naturaleza aunque.

una cierta tonalidad afectiva que cualifica nuestro movimiento existencial (Lámina 13) (Ladrière. también se hace y deshace permanentemente. en tanto que nosotros podemos reconocer en ella. y si la estructura. dado que “la ciudad es esencia afectiva en tanto que es inductor afectivo. una estructura estructurante en tanto propone un principio de vertebración que organiza tanto las prácticas como las percepciones y. perfila itinerarios. p. 1975. por resonancia. Pero. sino ese espacio significado que constituye el lugar. con ellas. A fin de cuentas como decía Pio Baroja. significa y (re)semantiza abriendo la espacialidad. “la historia no es más que un género de la literatura”. la ciudad induce comportamientos. Que vano esfuerzo el de los urbanistas que se 78 . es decir. es decir: espacía (simboliza y semantiza). por decirlo así. o inductor existencial. en consecuencia. lo urbano instaura el lugar. propicia hábitos y establece toda una serie de secuencias en las dinámicas que suscita su espacialidad. sugiere. inaugura el paraje. iruya 1992 Es. un modo de “ser usada” y propone. 155). J. Por su parte. causa y a la vez efecto de sí mismos y de la historia urbana como tal. específicas posibilidades de habitar. pero no un espacio cualquiera. como lo urbano mismo. los modos de uso y de significación. ¿qué sería entonces la historia de la ciudad? Seguramente una construcción no lineal (o al menos no monolineal) de metarrelatos yuxtapuestos. por lo mismo. Lámina 13 «ESPACIO URBANO Y CULTURA DE LA CIUDAD» Fuente: Buscador google: Bibiana Fulchieri1 Fiesta de la virgen del rosario.dicho hasta ahora? Sencillamente por que lo urbano constituye también un espacio. y expresándolo en palabras de Bourdieu (1988).

Carrera 15. como señala Delgado (1999). los cuales. Relatos. en consecuencia. Lámina 14 «LA MONTAÑA HABITADA» Fuente: Buscador google: www.empeñan en descifrar los signos de la ciudad pero que. de un paisaje que cambia. como bellamente nos lo recuerda Marguerite Yourcenar cuando. de una geografía no suficientemente descubierta. como la historia. no deja de ser. no pueden hablar de otra cosa más que de los muchos modos de decirse de la ciudad en su hacerse y deshacerse permanente. Que la geografía es histórica y que una y otra no pueden ser otra cosa que antropología parece ser lo que en últimas. de “consensos sobre la marcha”. no obstante. de infinidad de metarelatos.com. Bogotá 79 . La ciudad es el resultado de las huellas dejadas por el animal humano. Son precisamente estos “consensos sobre la marcha” los que orientan la historia de la ciudad en cuanto tal. como todos. Aspiración que. puesto que. en sus Memorias de Adriano. como decíamos en páginas anteriores. ya que de ellos ésta se agarra para caracterizarse epocalmente.corbis. en la mayoría de las veces. otra cosa que un relato hecho. son ciegos ante los de la propia urbanidad hechos. nos dice la ciudad. nunca está acabada de hacer. alude a esa “montaña habitada” que preyace siempre en el fondo de la ciudad (Lámina 14). como por naturaleza les es dado.

Pero no sólo la ruina del edificio sino su propia factura supone siempre la abrupta irrupción de un nuevo paisaje. Op. o una tumba (Yourcenar. que sólo muy lentamente vuelve a la tierra de la cual ha nacido y cuyo lento desmoronamiento e imperceptible desgaste se cumplen de modo tal que el edificio sigue siendo montaña aún cuando haya dejado de ser visiblemente una fortaleza. escritura. imprimir una marca humana en un paisaje que se modificará así para siempre. historia. por lo mismo. como señala esta autora en otro aparte de su novela: Construir es colaborar con la tierra. es también contribuir a ese lento cambio que constituye la vida de las ciudades (Yourcenar.En Roma se utilizaba de preferencia el ladrillo eterno. 80 . eso que llamamos paisaje no es otra cosa que una organización de los signos y. de unas nuevas montañas que emergen y se sumergen permanentemente como las olas del mar. A fin de cuentas. Cit). 1984). M. es decir. M. un circo. en tal medida.

toda vez que éste se ve sensiblemente amilanado por el fortalecimiento de las relaciones de dependencia que trae consigo el afianzamiento de los patrones políticos. la multiplicación de la actividad económica en los sectores terciario. como son las comunicaciones y el manejo de la información. especialmente. sociales y culturales de la cultura hegemónica puestos en circulación a través del mercado y de su incondicional aliado. LA CIUDAD ACTUAL DENTRO DEL MARCO DE LA GLOBALIZACIÓN. el consumo. la desconcentración de los procesos productivos y. lo que en realidad ha ocurrido es la constitución de una auténtica sociedad empresarial en la que. 81 24 . NUEVAS FORMAS DE SER. el menor uso de materias primas. la globalización implica “considerar el mundo como mercado. la libre exportación de capital. Como señala el Informe de la Comisión Nacional de Educación. los que al sumarse a los tres sectores básicos: el primario o extractivo. lo que supone la creación de un mercado mundial (en el que circulen libremente los capitales financiero. cuaternario y quintario. hoy en día. se han potenciado los ya existentes desequilibrios y desigualdades a nivel mundial (ellos sí “globalizados”) tanto en la esfera económica como en la social (Lámina 15). Ciencia y Desarrollo de El Salvador en documento editado en junio de 1996. económicos. constituyen un nuevo frente para abordar las crecientes demandas del mercado en materia de asesorías y consultorías técnicas de alto nivel de especialización que se ocupen. NUEVAS MANERAS DE ESTAR 3. con el pretexto de “internacionalizar la economía”. sino en la propia noción de “Estado soberano”.24 Si bien para algunos este proceso apunta a la construcción de un “Estado Mundial” (sin aclarar del todo qué se entiende por tal Estado). el secundario o industrial y el terciario o de servicios. El paulatino incremento del sector servicios. comercial y productivo) caracterizado por el aumento del comercio exterior.CAPITULO II. fundamentalmente. de los fuertes procesos de reconversión económica e industrial de los últimos años. LA CIUDAD GLOBAL. ha hecho necesaria la aparición de dos nuevos sectores económicos: el cuaternario y el quintario. La necesidad de contextualizar la Globalización. entre otros temas. 3. fuente de insumos y espacio de acción tanto para la producción como para la adquisición y la comercialización de productos”. producto.1. situación que ha repercutido. no sólo en los modos de producción y en el manejo del capital. de materias tan relievantes.

lo que no significa que no sea.centroamerica. los teóricos (ideólogos) del sistema imponen un totalitarismo ideológico que. es irrefrenable. se presenta como un camino de “una sola vía” desde el cual la economía más precaria no tienen más remedio que “alinearse” (de hecho hablamos de países “alineados” y “no alineados” o.www. signo de “progreso” y “civilización”. hay que reconocerlo.totalcom.com De este modo. El hecho es que.Lámina 15 «EL MUNDO UN LUGAR PARA TODOS» Edición: Sandra Rivera. se sirve de dicha “realidad” para satisfacer sus particulares intereses. de países por “alinear”) y esperar el turno para que la ingente economía mundial. en tanto nueva ideología. y su espíritu neoliberal. resulta importante distinguir al interior del fenómeno de la globalización.pe-mundo. Bajo la idea de hacer parte del “fenómeno global”.fotomundo. no deja más remedio a los inconformes con el sistema que asumir una especie de “fatalismo globalizador” (por más de que cada día crezca la resistencia a través de los muchos movimientos antiglobalización que existen en el mundo). 82 . reconducible. y lo que de la misma se deriva para la consecuente imposición de un orden hegemónico global que. bajo su denominación actual. al parecer. La verdad es que el fenómeno.www. al menos teóricamente.org. Fuente: Buscador google: www.comPhillip. lo que es lo mismo. lo que éste tiene de realidad económico-objetiva (si es que en economía podemos hablar de “objetividad”). les asigne un lugar en el siglo XXI.kas.

“suprimir los aranceles” o. como siempre. de lo que se trata es de que “fluya” el capital y de que nada se oponga a su irreflexible lógica. como los llamara Foucault). fórmulas para ser aplicadas por las naciones que dependen de los préstamos y la inversión extranjera. por cierto. incluso. ya no tanto por la determinación precisa de territorios autónomos que alentara esa otra ficción del Estado Nación bajo la figura de fronteras claramente establecidas (ya que éstas son tan “móviles” como el papel relativo de tales lugares). ya que. finalmente. “insertarse en la globalización” a cualquier precio. un aumento en las desigualdades y. nos referimos. y que no tienen más remedio que aceptar las condiciones y demandas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. no se hace más que reforzar el efecto autopropagandístico de estos países que. no logran nunca. por la cultura hegemónica (los “vencedores”. no se trata de que “compitan” sino de que “sean competentes”. cosa que. el capitalismo del mundo desarrollado manipula el concepto de globalización para amparar sus políticas neo-imperialistas y lograr conseguir una desprotección aún mayor de las economías nacionales de los países más pobres que así no tienen más remedio que incrementar su deuda externa con tal de “ponerse a la altura” para poder competir. los derechos humanos. el derecho laboral e. Lo que se infiere de aquí es. en la injusticia social. en realidad. la conformación de un “nuevo mapa” del planeta hecho. Ante este panorama. es decir. el único peligro real que experimenta la globalización es el de que su propia pretensión de “globalidad” se vuelva en su contra al incrementar. son exigencias impuestas por los países desarrollados al resto del mundo para ampliar y fortalecer su orden hegemónico. Mapa caracterizado. Son éstas. como por las relaciones funcionales que. se establecen entre 83 . de tal forma. de acuerdo con su política. Bajo la ficción de equidad que ésta. “abrir la economía”. tiene a todo el mundo tranquilo sobre la base de comportar un aparente espíritu democratizador. ofrece. ni más ni menos. a la indisoluble alianza entre el mercado y el consumo. para lo cual deben ser “flexibles” en temas como el medio ambiente. razón de más para alimentar la dependencia a través del control sobre aquello que. que “cumplan con su papel”. imponen su imaginario: el imaginario “global” de unos pocos hecho “imaginario universal” para todo el planeta. a fin de cuentas. por supuesto. al menos en apariencia. a través del mercado.Bajo la consigna del “libre mercado”. Desde esta perspectiva. por tanto. por lo mismo. de hecho.

no sólo la comprensión del piso epistémico que la sustenta. fiel a su naturaleza. como hemos dicho. es aprovechada por los grandes intereses que manejan el capital para proponer la idea de un “mundo abierto” y lleno de oportunidades para todos. particularmente se pone de manifiesto en las grandes ciudades (pero que afecta la vida entera de los habitantes del planeta). habría que entender que la globalización es. tarea que supone. no sólo la historia sino la geografía es “(de)escrita” por “los vencedores”. La creciente tendencia. sino del auténtico lugar que ocupamos en él.uno y otro lugar de acuerdo con las también móviles demandas de un “mundo global” hecho de redes y de sistemas de redes. no puede hacer otra cosa que procurar “expandirse” y acaparar el mercado regulando la economía como forma de detentar los hilos de un poder siempre en ascenso. los frutos de una cultura tan universalista como universal. de ahí la importancia de entender la “dimensión socio-espacial” del fenómeno global. Quizá la “novedad” del proceso de globalización (que en sí mismo no es nada nuevo) en este momento se derive de la eficacia de los medios técnico-instrumentales que lo potencian y de la manera como se promociona al acompañarse de imaginarios tan sugestivos como los de la instauración de la famosa “aldea global” habitada por auténticos “ciudadanos del mundo”. surge con el espíritu expansionista y. por cierto. aparentemente irreversible que la caracteriza. si no de integración. sino la construcción de un nuevo piso teórico y metodológico para enfrentarla y “redireccionarla” puesto que el proceso. Desde este punto de vista. a lo más sea la única posible tarea que nos deja. Hoy como ayer. por igual. valga decir. 84 . Después de todo el poder. se ha caracterizado siempre por adaptarse y manipular las tendencias de cada época para imponer sobre ella su manera de entender (administrar) aquello que de tal suerte concibe como “su” terrritorio. ya que no sólo puede darnos respuesta a propósito de la comprensión del mundo en que vivimos. capitalista y burgués del Renacimiento para ofrecer. un proceso al interior de otro proceso: el del capitalismo que. imaginario que. En este orden de ideas es necesario resaltar que sólo podremos realizar lo anterior si estudiamos y entendemos la globalización a partir de la propia historia del proceso en el que ésta emerge a la luz del marco ideológico del capitalismo. sus múltiples formas de ejercer el control. para de tal suerte “ajustar” y redimensionar nuestro compromiso. y con él. sí de interrelación que.

Numerosos aportes de diferentes teóricos han contribuido. Hilferding. lo que en última instancia proponía. como irónicamente expresa el profesor Jesús Martín Barbero. Bujarin. En primer lugar está Adam Smith. se justificase en razón del servicio que le pudiera prestar (acaso origen de la crisis ecológica actual). Lenin. en gran medida. después vinieron las tesis de David Ricardo y su intento de justificar ideológicamente la especialización internacional.Todo esto sirve para explicar la “novedad” de la moda que el tema despierta. a tal punto que. desde la comprensión del alcance del “Proyecto Moderno”. 85 . por demás. Proyecto de orden técnico-tecnológico fundamentado en la necesidad de controlar. de hecho ligado al control de los medios de producción. Una historia de la globalización tendría que hacerse. planteado por los filósofos de los siglos XVII y XVIII como: “la búsqueda del dominio de la naturaleza a partir del conocimiento de sus leyes”. contribuyendo. por lo mismo. a configurar la idea actual de globalización. transformación y comercio. Trotsky y Rosa Luxemburg en las dos primeras décadas del siglo XX. De otra parte. lo que no pueda explicarse por el “Fenómeno del Niño” tenga hoy en día que hacerse desde la “globalización”. en esta línea son también valiosos los trabajos de Hobson. a propósito de la búsqueda de una causa común que explique la crisis del mundo actual. desde entonces. este ideario renacentista que marcara. entonces. era poner al hombre en el centro de la creación para que ésta girase en torno suyo y. con la teoría de las “ventajas comparativas” al aportar el descubrimiento de la ley del valor-trabajo y del intercambio desigual. y a partir de los años cincuenta y sesenta. A fin de cuentas. cabe destacar las propuestas de autores norteamericanos como Baran y Sweezy. Posteriormente aparece Marx y su ingente crítica al capitalismo a partir de la denuncia de sus contradicciones principales. lo que en realidad ocurría era una inversión axiológica donde el fin (el hombre) se convertía en un medio más del proceso productivo donde el verdadero centro resultaba ser el propio proceso. más que alentar los ideales de libertad y justicia que la liberación del trabajo por parte de la dominación técnica de la naturaleza al parecer ofrecía. quien en 1776 planteara la necesidad del comercio exterior para poder impulsar la expansión industrial. en esta medida. sistematizar y regular el orden de la naturaleza para ponerlo al servicio de la humanidad bajo la figura de esa nefasta construcción ideológica que resultó ser “el humanismo”. la modernidad.

podemos siquiera nombrar en este breve espacio. Tradicionalmente el concepto de “lo local”. sino de otros tantos que. la tesis de Kolko sobre la capacidad de los Estados Unidos de exportar su propia crisis. están en los años setenta Emmanuel y su demostración del intercambio desigual. como “algo” que. ya sea a nivel del pensamiento o del territorio. De “lo local” a lo “global”.2. en todo. Del mismo modo. “Lo local” se entiende. como todos. difícilmente. Es claro que la genealogía del proceso requiere hacer un estudio acucioso. para entender la globalización. motivo por el cual se hace necesario. como parte de un gran mecanismo que funciona gracias a que cada una de sus piezas desempeñan un papel. se concibe como una parte de un todo. a la vez. André Gunder y sus ideas acerca del “desarrollo del subdesarrollo” y Theonio dos Santos y su teoría sobre la dependencia. para citar sólo unos pocos. esto con el fin de comprender la dimensión histórica de su actual ideologización. supera las partes que lo conforman. entonces. toda vez que dicho estudio no es el tema de este trabajo para el que lo que cuenta. y en su hora. Incluso cuando se entiende “lo local” como la expresión endémica o vernácula de un determinado pueblo o grupo humano “localizado” en el 86 . en este momento. Samir Amin y su análisis de las relaciones entre centro y periferia. de alguna manera. no sólo de los autores brevemente aquí reseñados. de múltiples piezas subordinadas a una idea de absoluto que. y las tendencias centrípetas y centrífugas del sistema planteadas por Magdoff. cumple con el papel de contribuir a “cerrar” o “completar” un determinado esquema. En cualquier caso. hecho. es apenas llamar la atención sobre la importancia de entender el proceso de la globalización desde un marco mucho más amplio y menos circunstancial y coyuntural como el que en la actualidad se nos presenta al hacerla parecer como el más “maravilloso” invento de nuestro tiempos. haya continuidad. de lo que se trata es de adoptar una posición crítica y constructiva frente a ella sin la orfandad conceptual que nos supondría. tanto historizar el concepto como desideologizarlo. sin más. La verdad es que no puede haber ruptura sin que. es decir.en lo que compete a su concepto de excedente económico y sus análisis del capitalismo monopolista y de la tendencia al armamentismo. el aceptarla o el rechazarla. 3.

htm Hoy que se habla por todas partes de la “aldea global” vale la pena que nos preguntemos ¿cuál es el papel de “la parte” dentro de este “gran todo global”? y. Fuente: Buscador google: www. en apariencia.mx/versioningles/ email. aún lo que está por fuera. los pueblos primitivos no “entran” en ésta por no haber superado lo que el filósofo llamara un “estado mítico”. Ni que decir de aquellos elementos o contextos que. en consecuencia.com. tienden a homogenizar esa aldea-mundo de la que ya habláramos.com/humanistas/ idprinc. para dar tan sólo un ejemplo.commerce. resumen.htm y home.espacio-tiempo. no entran en la razón o en la historia. padre de la moderna idea de historia. en el segundo.icsi. ¿de qué clase de “globalización” se está hablando? Comencemos por responder a esta última pregunta afirmando que si bien dentro del concepto de “globalidad” pueden incluirse ciertos aspectos de universalización de códigos. en el primer caso no olvidemos que.domaindlx. lo que no impedía que estuviesen “localizados”. a la postre resulta también adentro… En Lámina 16 «EL RETO DE BABEL: UNA APUESTA POR LA COMUNICACIÓN» Edición: Sandra Rivera. los “locos” o “lo irracional” como tal. así fuera como pueblos “metahistóricos”. recordemos que para Hegel. cuentan también con un espacio perfectamente “localizado” dentro del esquema mundo y. él mismo se circunscribe al imaginario común de “lo universal”. ¿qué significado tiene lo global para lo local? En cualquier caso. por una u otra causa. en resumen puede 87 . símbolos y valores que. compartiendo en “lo humano” el sentido de grupo o de pueblo al interior de esa gran totalidad que es el mundo (Lámina 16).

en lugar de “equidad” o de “equilibrio sustentable” lo que tenemos es una desmedida exacerbación de las contradicciones donde “la parte”. con una nueva estrategia de producción. acaso aquel que parafraseando a Leibniz sería “el mejor de los mundos posibles”. En tal medida involucra una también nueva estrategia de venta (hablar de globalización es hablar de consumo) amparada en unos niveles de hipereficiencia desconocidos hasta ahora y supeditados. en el cual.entenderse como una estrategia de orden económico que. pleno de oportunidades para todos y. como hemos señalado. antes que “uniformizar” lo que ocurre es que se exaltan y acrecientan las diferencias contribuyendo con ese proceso de “fragmentación” que. aquello que vende la globalización: la de un mundo igualitario y democratizador. cada vez más. ya que conlleva un fuerte componente de segregación espacial en el cual. es bien distinta. una imagen. En tal sentido corresponde. no es difícil de constatar. La situación. el desmoronamiento de toda barrera. de toda frontera. precisamente. “lo local”. en definitiva. garantiza su supervivencia tan sólo sobre la base de asumir el papel que le ha asignado el sistema global (ya que éste no es de libre elección) resultando como imperativo mayúsculo de su existencia el satisfacer de la manera más eficiente posible aquellos cuatro principios que enunciara Weber (1977) como atributos de lo que denominara como la racionalidad formal (previsibilidad. lo que caracteriza a la globalización como una gigantesca estrategia de venta que ha transformado. Aquí el único sentido de “lo local” es el de la potenciación de sus ventajas comparativas para competir en el mercado de la libre empresa. control y eficacia) y que en todo resultan vigentes para la “aldea global”. en gran medida. caracteriza al planeta. 88 . acaba por integrar al mundo. a “realizar y coordinar procesos económicos en un tiempo real” (Molina. más bien. en una palabra: vender! Y esto es. al preponderante valor que la sociedad de finales de este siglo le otorga a la imagen. comercialización y consumo orientada. publicitar. en opinión de Mercedes Molina (profesora de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid). para nada apunta a una homogenización. aquélla para la cual el dilema de Shakespeare habría de presentarse de una nueva manera: “hacer o no ser” ese es el problema…Pero hacer implica exponer. 1998). M. Y es. no sólo los valores y las pautas de consumo y conducta de la sociedad sino el Estado mismo y su forma tanto de ejercerse localmente. cálculo. como de proyectarse y relacionarse internacionalmente.

la del oportuno aprovechamiento de los recursos endémicos que. si bien “lo global” avanza sin hacer “distinciones locales”. en su defecto. de la globalización. acaso clave pare invertir la conocida sentencia mediante la cual “hay que a pensar globalmente para actuar localmente” y. en una fuente inagotable de prosperidad material. con ellas. de hecho. precisamente. se constituye en sí misma. particularmente en su escenario dilecto: la gran ciudad). 89 . Situación que. el precio es demasiado alto: mano de obra barata y aprovechamiento del trabajo infantil. que lo anterior supone. Lo que ocurre en realidad es que. claro está. hay que decirlo. en la mayoría de los casos. hacer posible el pensar localmente para actuar globalmente. permitiendo así “localizar” la inversión. entonces. sobre la base de que su “universalización” suponga el reconocimiento colectivo de la diversidad como un patrimonio común y. En lo que respecta a la importancia de lo global para los imaginarios locales. exceptuando. al otorgar las mínimas garantías. consiste. solo así. sobre la base del enriquecimiento del capital social y. “encontrar un lugar para…”).De este modo. (que es lo mismo que decir. al menos en los países del “Tercer Mundo”. en tal medida. cuando esta posibilidad es real o. atraiga la inversión. “lo local” mismo en poco se beneficia de esta intervención de la macroeconomía en sus asuntos (salvo en aquellos contextos donde sus ventajas comparativas le permitan competir con los mercados existentes o abrir nuevos mercados) aunque. En consecuencia. la de hacerse conocer “vendiendo una imagen” lo suficientemente atractiva que. ¿cuál sería. cabría anotar la generada por la apertura de códigos y pautas de comportamiento puestas en común. por supuesto. para citar tan sólo dos ejemplos de la elevada plusvalía derivada de esta nada nueva forma de explotación (ejercida desde siempre por los imperios) de cuya consecuencia no es de esperar otra cosa que un incremento de la pobreza y de la marginación. en un momento dado. el éxito de las políticas macroeconómicas y. “global” (condición básica para entender la importancia de la multiculturalidad. simbólico. la importancia de lo global como tal para las economías y los imaginarios locales? Sin lugar a dudas (al menos desde la perspectiva económica). pueden liderar o servir de receptáculo a un determinado proceso. la posibilidad de competir. en imponer el imaginario global dentro de los “asuntos locales” al punto que “lo global mismo” se convierta en un asunto local. y en tanto contexto general del intercambio.

deviene. etnocentrismos. sería mejor hablar En este sentido.25otra cosa es que la forma en que tales demandas se realicen. 1994). En este caso. es decir. de tal forma. diríamos nosotros) prácticas culturales o socioeconómicas y políticas ajenas” (Citado por Beyer. también. aunque en realidad inherentes y cosubstanciales: la de una fuerte tendencia hacia la homogenización cultural y la de un proceso de heterogenización. en ser “lo otro” y. que exista. que prácticas de tipo local se universalizen y “resignifiquen” a nivel global. Londres. de tal forma pretende afirmarse. Nos referimos a la eventual afirmación de la identidad local con base en lo que puede llegar a diferenciarla de “un todo” convertido así en “lo otro” de lo mismo. no deben entenderse. P. apartarse. resulta ser un “no otro” y. sino que deben leerse. como demandas autónomas de autodeterminación por parte de los grupos que los lideran.De otra parte. resulta ser de corte negativo dado que la “mismidad” de lo que. como señalamos en páginas anteriores. Ed. resultan “subordinadas” (sin desconocer el hecho de que éstas. Ampliar en BEYER. que hoy en día pululan con tanta fuerza como el propio espíritu globalizador. lo “opuesto” de aquello de lo que quiere apartarse. de hecho. tan sólo. refuercen el poder de los mismos centros hegemónicos de los que tales expresiones locales pretenden diferenciarse o. aunque también se da el caso. por una u otra razón. puesto que en el intercambio de culturas se da tanto un efecto de universalización de lo particular como uno de particularización de lo universal. fenómeno derivado del hecho de que una serie de prácticas. Religion and Globalization. como una reacción ante el embate homogenizador de la globalización cultural que trae consigo la globalización económica y. como señalamos. el suponer que cuando los distintos grupos locales luchan por afirmar su autonomía lo hacen en los mismos términos que los europeos. las nuevas e incisivas formas de consumo. paradójicamente. se proponen como “universales” y. “los grupos particularizan lo universal al adoptar adaptando y resignificando (“resemantizando”. por tanto. los adopten libremente). de tal suerte. Sage. no hay que olvidar que el fenómeno de la globalización supone dos dimensiones aparentemente antagónicas. En este caso. En este orden de ideas habría que señalar que los propios “regionalismos”. como apunta este mismo autor. o nacionalismos. afirmación que. 90 25 . en consecuencia. de tal suerte terminan imponiéndose a otras culturas que. ideas y conocimientos originados en centros hegemónicos de cultura y poder político. como señala Steffan Ayora. Homi Bhabha señala como una muestra de imperialismo cultural. negando que existan procesos endógenos generadores de luchas locales. con ella. utopía de las utopías. un satélite de aquello que. Peter (1994). para que su existencia tenga valor requiere. profesor de la Universidad de la Frontera Sur de Chiapas (México).

al trabajo.de ipseidad que de identidad puesto que se trata más de ser “uno mismo” (lo ipso) que de ser “lo mismo” a “lo otro” es decir. es que los significados pueden llegar a “universalizarse” y. ficciones. de la globalización: la homogenización del valor.3.1. al parecer ofrece la globalización para combatir el desequilibrio de recursos y de oportunidades reinante en el planeta. Lo que ocurre 91 . en principio. 3. ¿qué sentido tendría concebir el mundo de tal forma? En esta medida. por encima. con el fin de esclarecer la propia relación entre ésta y el consumo (su motor fundamental). “lo otro” de “lo mismo” y. nos referimos. bajo la figura de la homogenización. El supuesto fundamental. más aún. de no ser por éste ¿qué sentido tendría lanzarse a la conquista de un mundo-mercado? más aún. precisamente. por supuesto. La verdad es que esta pretensión. con relación a la mismidad de principio entre los opuestos. sirva de ejemplo esa inversión axiológica propia de la actual sociedad de consumo que subordina el valor de cambio al valor de uso. 3. La pretensión de la homogenización del valor. Con lo anterior queda clara la dimensión espacial de la globalización y su carácter evidentemente selectivo y jerarquizador pero. hablamos también de “ficción” para aludir a la imposibilidad que. prueba irrefutable del carácter corrupto del proyecto globalizador en tanto que aquello que lo alimenta es. Las tres grandes pretensiones de la globalización entendidas desde la óptica del consumo.3. al punto de convertirse éste último en el único valor. incluso. hace inasible la utopía de un mundo justo y equitativo. a la vez que hablamos de pretensión. lejos de ser un anhelo frustrado es. por tanto. de ese imponderable que revaloriza las mercancías y los bienes de capital. como demostró Nietzsche. desde el actual proyecto globalizador. a intercambiarse. hace falta aún examinar las que denominaremos como las tres grandes pretensiones y. del espacio y del lenguaje. Hablamos de “pretensiones” en el sentido de resaltar aquello que. Comencemos por elucidar el carácter de esa primera pretensión-ficción que hemos planteado en términos de la homogenización de la idea de valor. a la vez. el mencionado desequilibrio. más bien. “lo mismo”. en este caso.

una homogenización de la idea de valor (al menos del valor de uso que es el que. de hecho. “no tiene el mismo valor en unos puntos y otros. se ha encargado de minimizar este importante valor agregado. en opinión de Baudrillard (1996). su propio significado. La ficción de la universalidad del valor hace que seamos lo que consumimos y que. una homogenización de la idea de valor implicaría. constituidos. motivo por el cual. es decir. violara su connatural dimensión simbólica. halonado por el deseo de competitividad a cualquier precio.en este caso es que el incremento de la plusvalía. en sí mismo. así como no representa lo mismo donde está su origen y control que donde se recibe”. que de hecho tendrá que resultar “atractivo”. y esto es que. de tal forma. por tanto. interpretando el papel de un contenido de valor y sentido en un proceso de expresión y acumulación de su propia imagen alimentada por lo que. se confunde con la fantasía de la representación en la cual el hombre deviene. ni mucho menos. desde esta perspectiva. En esta medida. por un valor eminentemente simbólico. valora. toda vez que los objetos de consumo están cargados. en tanto el valor de uso es. “de moda”. pero lo cierto es que “el bien” que se nos ofrece es bien distinto al que nuestra dimensión simbólica recibe y. para proyectar sobre él nuestro apetito. por tanto. Por tanto. precisamente. consumamos para seguir existiendo (consumiendo). hemos dicho se antepone al valor de cambio). Situación que. desde luego. amparado en la pregunta de ¿qué es en realidad lo que adquirimos cuando compramos? A lo que responderíamos. tanto a nivel de las mercaderías como de las necesidades. lo que se infiere de aquí. La pretensión no es otra que la de suponer que “todos deseamos lo mismo” y que. que un significado. o mejor. basta con ofrecérsenos un determinado bien. En este sentido ocurre con los bienes de consumo algo parecido a lo que en opinión de Mercedes Molina (1998) sucede con el capital. consume y con lo cual se identifica. es un redimensionamiento radical del concepto de consumo en cuanto tal. Lo paradójico es que lo que resulta de aquí no es. de tal suerte. sino una ponderación local (izada) de los bienes de consumo. no otra cosa que una nueva inversión axiológica en la cual el valor de cambio se antepusiera al de uso y. Nada más pensemos en el arribismo que implica el consumo de bienes cuyo valor fundamental no radica en sí mismos sino en lo que su 92 . el valor de uso no puede entenderse sino como el horizonte mismo del valor de cambio. diferente en cada contexto y situación.

de hecho. con la adquisición de bienes sino. En tal medida. un “objeto” para el que. toda vez que. apoyando. cada vez se necesita “menos” dinero ya que. de consumo. Es aquí donde la globalización encuentra su terreno más fecundo. para “consumir” vitrinas. a través del consumo. aspira a extender el terreno de lo “global económico” a lo “global cultural”. nuevas y sofisticadas formas de comercialización y. Y esto es así dado que lo social mismo. se encargan de propiciarnos un nuevo suelo. La posesión de bienes que da sentido no sólo de identidad sino de pertenencia. De hecho. la imposibilidad que muchos individuos y grupos tienen de acceder a una movilidad “física”. he ahí una nueva inversión axiológica. también. no guarda una relación directa con la capacidad adquisitiva de los ciudadanos (consumidores). o para que nos “vean”. acceder a una movilidad real o simulada (diferencia cada vez más difícil de establecer puesto que lo que más consumimos es apariencia). no es la sociedad organizada y cohesionada la que “decide” consumir.posesión supone socialmente. El consumo resulta ser. por cierto. se da. querámoslo o no. hoy por hoy. Incluso. un “objeto” más a consumir. promocionando e impulsando. por tanto. de tal suerte. con connotaciones más ontológicas que psicológicas. definido por este mismo autor como “el conjunto de procesos socio-culturales por los cuales se realiza la apropiación y la utilización de los productos” (Ibídem). diríamos que es el “objeto-deseo” por excelencia a través del cual. ese imperativo que permite al hombre de hoy. o se instalan cerca de ellas a través de parques temáticos y “plastificadas” escenografías que nos trasladan así a exóticos paisajes. y de la ficción de la homogenización del valor que este supone. es sublimada a través de la propia movilidad de los escenarios o circunstancias (eventos) “deseables” que hoy en día golpean a nuestras casas a través de la publicidad y los medios de comunicación (Lámina 17). ya sea para comprar. Lo que se deriva de aquí es que el consumo como tal es. en su anhelo cosmopolita. tan sólo. Simulacros de realidad que. sino que es el consumo el que hoy en día se encarga de constituir a “lo social”. ya que el consumo no tiene que ver. La idea de valor que proporciona así el consumo está directamente relacionada con la de “ser más” y. con la ilusión de la adquisición a 93 . él mismo. por tanto. no es otra cosa que “aquel grupo que adquiere sentido de pertenencia gracias a la posibilidad común que tiene de acceder a lo mismo. el deseo de movilidad resulta en la mayoría de los casos satisfecho con el simple hecho de acceder a los supermercados y centros comerciales. tanto en materia de bienes como de servicios”. a través del consumo. como señala García Canclini (1995).

Lámina 17 ¿QUIÉN MIRA A QUIÉN? Fuente: Buscador google: www. a la esfera de lo civil matizada. 94 . ya no necesitan tener ideas: ¿quién quiere “comprar” ideas cuando se puede “comprar” imagen? Lo grave de todo esto es que la posibilidad de ser ciudadano a través del consumo. es que la impronta del consumo termina por estimular la preferencia por vivir sin derechos y sin obligaciones políticas contribuyendo. un lenguaje que. puesto que. Lo que sucede. entonces. por el raiting que proyecta la imagen de los candidatos. por ejemplo. ya que. en su dimensión política. casi exclusivamente.través del lenguaje. hoy se remite. esto parece constituirse en parte de acceder al “derecho a la ciudad”: soy ciudadano en tanto tengo derecho a consumir (Lámina 18). que las personas se rebelen contra injusticias o carencias puesto que al parecer hoy.es De esta forma la “sociedad de consumo” termina privilegiando los derechos del consumidor por encima de los del ciudadano. en el caso de las elecciones. resulta ser el del “como si”… puesto que suele bastarnos con “tener” los bienes en los escaparates para que nos “leamos” (afirmemos) como consumidores potenciales. el precio que la ciudadanía paga es muy alto ya que implica el propio sacrificio de lo societario. No obstante. inhibe.pobladores. ávida cuenta de que lo que antes representaba la posibilidad de participar en las decisiones en la esfera de lo político. a través de la alienación y domesticación de conceptos como el de “sociedad civil”. al fin y al cabo.lycos. en muchos casos. al parecer. de tal forma. como en tiempos de la antigua Roma. muchas veces. lo que el pueblo pide no es otra cosa que “pan y circo”.

del significado que presupone la globalización es. el consumo es una elección consciente de la persona aunque determinada y dependiente de la cultura.com/2002/07/03/mansiones-04/imgs/compras-b. con ella. causa y consecuencia del contrato social hecho. 95 . con el tiempo.con la actual situación de tensión que la globalización genera entre los ya complejos procesos de inclusión y exclusión. junto con las relaciones tradicionales de dominación e imitación. obviamente.hola. no le otorgan ningún. tan sólo. a la vez. por individuos con deseos y expectativas tanto inducidas miméticamente por el entorno. no necesariamente derivados de las relaciones anteriores. como propias puesto que. DE ESPALDA A LA CALLE» Fuente: Buscador google: www. como producto de la manipulación de los medios de comunicación. a fin de cuentas. o del carácter connaturalmente alienado de la sociedad capitalista. Hay que entender que la ficción de la homogenización del valor y. o un mínimo valor a éstos). por razones de su credo. unos fuertes componentes de autoestima y satisfacción. a la vez que los superfluos acaban. toda vez que el acceso a los bienes materiales proporcionan satisfacción espiritual (excepción hecha de aquellos individuos o colectividades que. transformándose en necesarios.jpg Con todo. el fenómeno del consumo no debe ser entendido. Lámina 18 «DE CARA A LA VITRINA. ya que implica.

la aproximación al consumo por el “simple placer” de consumir. (Ewen. dado que. Planteamiento en todo opuesto a los argumentos de autores como Veblen. Ligado al concepto de reflexividad estética aparece el de estilo entendido. a la dimensión hedonista del espíritu humano. desde su perspectiva. la “dimensión estética” del mismo habría que estudiarla desde un terreno limítrofe entre la sociología y el psicoanálisis. donde se le da este nombre al fenómeno que acompaña la progresiva estetización de la vida cotidiana que. la reflexividad cognitiva. sin más. Los signos durables fueron substituidos por los efímeros”. vienen tratando filósofos de corte decididamente postmoderno como Lyotard. desde mediados de los años 90. y que explica. ya que. entre otros. 1994. 1998. 38). desde la perspectiva de Ewen (1998). ya que de hecho esta aparente “pulsión” responde.Una forma de aproximarse a la comprensión de este último aspecto puede llevarse a cabo a través de la propia comprensión del concepto de reflexividad estética que señalan Douglas e Isherwood en el conocido trabajo de Lash y Urry (1994). pp. en buena medida. como demostraron sus estudios: “a medida que el estilo llegaba a una clase media de consumidores ampliamente definida. Queda pues clara la forma en que el “apetito globalizador” pretende. “involucra la proliferación de imágenes y símbolos que operan a nivel del sentimiento y se consolidan alrededor de juicios de gusto y distinción por parte de diferentes individuos y sociedades” (Lash & Urry. ya que. se da de forma “inmediata” reaccionando afectivamente a los estímulos a través de juicios de gusto. a partir de la promoción de imaginarios “universales” ofertados a través del consumo. desplaza los 96 . y de acuerdo con estos autores. Bordieu y Douglas quienes afirman que el principal motor del consumo es la “demostración de status”. el valor de los objetos fue siendo cada vez menos asociado a manufactura o calidad material y cada vez más derivado del factor abstracto y maleable del apelo estético. esta variante “postmoderna” de respuesta sensible al mundo. como señala García Canclini (1994). que responde a los estímulos “mediante” el razonamiento. como una forma de valoración estética en la cual deja de importar el valor de los objetos desde el punto de vista de su utilidad (lo que sería la reflexividad cognitiva) para cobrar valor su ponderación sensible y perceptual. Deleuze o Salabert. 256). A diferencia de su “moderna” antagónica. tendencia que. alcanzar un apreciable nivel de homogenización en la idea de valor connaturalmente ligada a los significados sociales. S.

obviamente. en sentido estricto. irresoluble paradoja. he ahí lo paradójico. incluso. acusen una jerarquía frente a los demás. en las segundas. en tal medida. existan centros decisionales que actúen como motores desencadenantes de unos u otros procesos y. enriquecer los imaginarios locales en vez de causar la tan aludida alienación. al interior de las redes globales. ya que los lugares adquieren aquí un valor. resulta ganando. así sea apelando a ese abstracto imponderable que es la satisfacción estética del deseo al servicio del hedonista espíritu humano. ya que en realidad es posible “localizar” e identificar “ciertos motores”( el “Centro de Empresas Transnacionales” de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo ha identificado 100 empresas globales originadas en 15 países) que nos hacen pensar en que la dimensión espacial de la globalización se desenvuelve en una estructura del tipo sistema-red. es el mercado. lo que ocurre en el “aparato global” es que la “dirección” es subordinada por la relación. sin embargo. hasta ahora. En cualquier caso quien sale beneficiado. de redes sino de sistemas-red. no admiten relaciones subordinadas. de tal forma. puesto que este último supone la existencia de motores localizados y de jerarquías claras entre unos y otros componentes. En realidad. reclaman una condición 97 26 . y es el hecho de que es la propia diferenciación del valor lo que alimenta la maquinaria productiva y da paso a un proceso complejo de “toma y daca” entre lo local y lo global. mientras que la red no sólo no se plantea la existencia de estos. La segunda gran pretensión-ficción de la globalización es la de la homogenización del espacio que implica una especie de “indiferenciación geográfica”. ya que si bien los imaginarios son “universales”. sus formas de apropiación (valoración y significación) son resemantizadas localmente pudiendo. siguiendo la concepción estructural de los sistemas.3. de hecho supone una sensible diferencia espacial con el de sistema.27 En esta medida. por tanto. entendiendo por éste su potencialidad sinérgica al interior de la red global. resultan interconectados relacionalmente más que direccionalmente. de lugares que se encuentran en igualdad de condiciones para competir y que.26 Estamos hablando. en primer lugar. se admiten relaciones estructuradas y altamente especializadas para aquellos puntos de la red que.2. sino por su ubicación y potencialidad estratégica. Surge así el concepto de “lugar estratégico”. El espíritu “globalizador” aún cuando “pierde”. constituye una. puesto que mientras que en las primeras todos y cada uno de sus puntos articuladores (nodos) tienen el mismo peso específico. si El concepto de red. situación que no resulta cierta del todo. sino que ni siquiera privilegia una dirección entre otras puesto que todos sus componentes. 27 En la medida en que. que así serán “nodos”. no por sus características ambientales y socio-espaciales.símbolos de la historia nacional o local por los de Hollywood o los de Benetton pero que. La pretensión de la homogenización del espacio. puesto que de una u otra forma termina por imponerse. 3. no podemos hablar.

acaso el único reducto de identidad28 para esas. incremento del trabajo clandestino y las economías sumergidas. pp. como señala Aurora García Ballesteros. en Anales de Geografía de la Universidad Complutense. con unas singularidades determinadas que lo individualizan del resto. Madrid. Y una vez más son los lugares. la selectividad y la segregación. 1819). cambiante y dinámica. para privilegiada y. en tanto que condición y soporte de las relaciones globales(…) los que constituyen una poderosa escuela de desalienación”. asistimos a una reivindicación de estas últimas como fórmula para recuperar la conciencia individual. Ampliar en García Ballesteros. aumento desmedido de la marginalidad.52. Son estas propias “singularidades” (Lámina 19) las que se encargan de negar cualquier intento “homogenizador”. Se establece (así) una clara relación de causa–efecto entre el espacio. “recapturadas” por el consumo en tanto esas mismas minorías conforman lo que Baudrillard (1993b) llamara la “mayoría silenciosa”. Aurora.18. no son los mismos para todo el mundo: El espacio no hay que entenderlo como un mero contenedor de una actividad sino como una realidad viva. y no sólo al interior de los escenarios dilectos de la globalización. 28 A este respecto. lo que tenemos por todas partes es un “paisaje de exclusiones”. en fin. p. todas ellas. de un creciente proceso de fragmentación que de lo único que habla es de la heterogeneidad espacial de esa cada vez más dudosa “aldea-mundo” donde por todas partes crece la tribalización y la diferencia. a la vez. especulación con el uso del suelo. a finales del siglo XX. (a partir de) una influencia de esos procesos sobre las propias singularidades del espacio (Molina. 98 . (1998) profesora de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. una cultura. como las mercancías. una ordenación territorial y política. de hecho. ya que. étnica y social. las cada vez más grandes “minorías” excluídas pero. definida por una sociedad. (y) los procesos. lo que ocurre en la ciudad no es más que una “muestra concentrada” de lo que sucede en la trama mundo: aumento de restricciones y fortalecimiento de los mecanismos represores y de control. “Nuevos espacios del consumo y exclusión social”. discriminación espacial. a fin de cuentas. 1998. N.bien existe una aparente homogenización del “espacio global” ésta se da sólo a nivel funcional y en ningún caso a nivel significacional puesto que los espacios. formas. anota García Ballesteros: “si en los años ochenta la cultura de masas parecía imponer su ley frente a las culturas populares locales. subordinante. sin marginar el peso de la historia y su realidad natural. 1998. M. frente a los demás. aumento de la plusvalía. sino a nivel del mundo mismo pues. las ciudades. una economía.

sí todos tenemos derecho a desear lo mismo. tipos de establecimientos y. “no hay consumo de masas ya que una gran parte de la población no tiene poder adquisitivo para acceder. los mismos objetos de consumo que contribuyen así a la globalización cultural de la Humanidad” (García Ballesteros.html 99 .referirse a esa enorme masa “acéfala” y “acrítica” de consumidores silenciada por el mercado. aunque no de la misma manera. aunque sin materializarse de la misma manera en todos los lugares. A. ya que como afirma esta autora citando a Teresa Barata (1996): “En este contexto se difunden por todas partes del mundo. a los bienes más básicos”.jornada. tesis que compartimos sólo de manera parcial. incluso. Lámina 19 «LA CALLE: ENTRE LA CONVIVENCIA Y LA COMPETENCIA» Fuente: Buscador google: www. pp. en todo. he ahí el éxito de las estrategias de marketing: Intervenir directamente en el imaginario. ya que si bien no todos tenemos “igual” acceso a los bienes de consumo. señala García Ballesteros (1998).unam. A este respecto. marcas comerciales. idénticas modas. 1998. en suma. a homogenización . 51).mx/1996/ ic96/961216/fotos. ese sí sujeto.

consiste en detectar las demandas. 51). Dentro de este panorama hay que señalar también las diferencias inherentes al espacio mismo. Situación que afecta el propio espacio y la forma de establecerse en él. o para que la recursividad de unos pocos encuentre aquí una gran veta de explotación al reproducir. como el del propio consumo. situación de la que. y como señala la profesora García Ballesteros: Lo que llamamos global adquiere una dimensión espacial muy concreta. De esta suerte. de tal suerte. es una gran franja de población (mercado) insatisfecha. decimos en “apariencia”. sin más. se sirve el propio mercado para rápidamente crear y ofrecer estos sustitutos. en muchos casos. 1998. o de las cadenas de almacenes especializadas en vender productos bajo la figura del “todo a cien”. simplemente uno de consumo. 100 .Lo que resulta de aquí. diseñar e implementar modelos diferenciados de comercialización y consumo. perfilándose cada vez con más fuerza una clara “competencia espacial” a la par que una marginación o ignorancia de una buena parte del mundo (García Ballesteros. ni más ni menos. lo recibe. en el mismo sentido no puede ser igual el espacio que maneja el capital al que. definiéndose a escala mundo una tipología de espacios compleja presidida por las grandes metrópolis. exacerbado por los medios de comunicación. toda vez que interviene aquí un alto componente especulador dado el valor que. en consecuencia. localizar las mismas. o “a dólar”… según el caso. por supuesto. no puede tener las mismas características un espacio productor que uno comercializador o. es que tanto el éxito del mercado. en el caso de la ciudad. bajo la figura de la franquicia. especie de “embajadas” otorgadas. donde los códigos espaciales y los signos que éstos detentan son los mismos en cualquier lugar del planeta. “a mil”. establecer la capacidad adquisitiva de quienes se acercan a ellas y. Lo que prueba esto. puesto que el mencionado imaginario. puesto que en un mismo ámbito territorial no se llevan a cabo los mismos procesos y. esto para no hablar de las tradicionales “promociones”. construye rápidamente sustitutos a través de los cuales esta importante franja de población sublima sus propias carencias. A lo sumo podemos hablar de algún tipo de homogenización en lo que ocurre con las “sucursales”. puede llegar a adquirir el suelo de acuerdo con lo que de tal forma se puede denominar su “valor estratégico”. pp. por ejemplo. la famosa ropa de marca (cuando no las etiquetas) por un valor muy inferior al de su precio en los grandes almacenes. al menos en apariencia.

resulta apenas obvio que para que una transacción cualquiera (estamos hablando siempre dentro de un trasfondo económico) pueda llevarse a cabo es necesario que las partes involucradas “se entiendan”. en este caso. en atención de garantizar su uso más eficiente. Lo que se pone en circulación de esta forma no son. un mundo virtual hecho de signos en permanente rotación. en esta medida. es el de la homogenización del lenguaje. no estar “contaminados” de “localismos”. Finalmente. por otra parte. razón más que de peso para resaltar el papel de la comunicación en este proceso. No obstante. entendiendo lo mismo. los medios de (in)comunicación transmiten pero no informan. compartiendo el mismo lenguaje. La pretensión de la homogenización del lenguaje. los medios de comunicación. el tercer gran componente de la pretensión-ficción propia de la globalización.Aumentan así los espacios periféricos y. desde luego. “fabricantes de 101 . En este sentido. los medios mismos sustentan. se han abierto todas las puertas… 3. definitivamente. es decir.3. cosubstancial a las aspiraciones de universalidad y validez propias de la “aldea-global” de la que ya tanto hemos hablado. con ellos. En esta medida. excepción hecha del manejo del capital para el que. ideas o conceptos. ¿quién lo diría?. demanda que exige. la que por demás supone nuevas y ágiles formas de transmisión. lo que exige la completa imparcialidad (mal entendida como “universalidad”) de los códigos empleados. como observó Ortega. en circunstancias locales. pero no comunican.3. De hecho. el “emisor” y el “receptor” están. en definitiva. cuando no construye. inscritos siempre. sino información. la exclusión y la segregación espacial. el famoso “desmoronamiento de las fronteras” del que tanto se habla hoy en día para referirse a este “mundo global” resulta ser una falacia. refuerzan el orden hegemónico orientando la “opinión”. He ahí la primera gran revolución del lenguaje en el mundo global y es la que implica la práctica supeditación de la comunicación al manejo de la información. en un mundo transaccional la comunicación no tiene otro sentido que el de la manipulación de la información y así el de la construcción de una particular cartografía que dibuja. lo que supone su efectiva edición en aras de fortalecer las instancias de poder que. la comunicación supone que las partes involucradas.

de tal suerte. Razón más que de sobra para entender la importancia de las infoestructuras en el papel pretendidamente “integrador” que el “aparato global” les otorga. hacen del mundo una homogénea y gigantesca ciudad. circunstancia que avaló. resultando. es decir. cuando ya está circulando en internet un nuevo mapa mundial en el cual la amazonia aparece como territorio autónomo e independiente sobre la base de denominarse un patrimonio de la humanidad de “ interés mundial”? 102 29 . de esta forma. entre ésta y el nuevo país. por los avances informáticos y los medios de comunicación. en los años setenta puso en circulación el Departamento de Estado de los Estados Unidos en el cual aparecía. incluso. lo que es lo mismo que decir. Es esto lo que se pone en juego cuando se nos “informa”. acaso la Telepolis que propusiera Echeverría y de la que A este respecto cabe señalar la edición ideológica de los mapas mundiales (la geografía. Desde esta perspectiva valdría la pena preguntarse: ¿qué podemos esperar para los próximos años.29 De esta forma. también se edita. “consumidores cautivos”. como un territorio independiente de “interés mundial”. su separación del territorio iraquí. sino de que “consumamos” lo que a través de ésta se nos vende. como la historia. con el apoyo de la nación norteamericana. en consecuencia. de ahí los beneficios que obtienen y que hacen del control de la información un sector más lucrativo que la propia venta de armas. la provincia Iraquí del actual Kwait. por fallas en los suministros de información. los medios no buscan.geografía”. se inicie una guerra. de tal modo. opinión. y por el que se pelean los grandes consorcios mundiales: el “poder global”. un curioso e indirecto valor agregado para aquello que. Por lo mismo. el dominio del mundo con base en la manipulación del lenguajeinformación. se acomoda). Aquellos que. el control que la manipulación de la información supone sobre el dominio del espacio garantiza el ejercicio de una nueva forma de poder desconocido hasta ahora. es en éstas donde él se soporta. para el efecto se llevo a cabo. se nos presenta: el raiting. nuevo bien de producción y. desde luego. de consumo. de una de las principales fuentes de petróleo a nivel mundial. en gran medida. de una guerra. De hecho. sino “venta”. sin olvidar que. resulta perfectamente posible el que. no se trata de que opinemos a través de lo que nos muestra la televisión. No es gratuita la figura de la “ciudad cableada” propuesta por la última Carta del Urbanismo (Megárides 1994) donde más de seiscientos expertos en temas urbanos provenientes de veintisiete países de los cinco continentes hablaran de ésta como de “la ciudad de la paz y de la ciencia” integrada. alimentar a sus. sirva de ejemplo el mapa del mundo que. he ahí el nada despreciable valor de la información. y para continuar con el ejemplo. punto estratégico para el control del golfo pérsico o. por ejemplo. de hecho. Para nadie es un secreto que la constitución del emirato árabe independiente de Kwait beneficiaba a la nación norteamericana en lo concerniente a la incondicional alianza que. desde hace ya rato.

o mejor.hackers_small-matrix. No obstante. Lámina 20 «EN ALGÚN LUGAR DE LA RED» Edición: Sandra Rivera. a toda costa.com. entonces. lo que ocurre . Gracias a la “homogenización” del lenguaje. Lo que ocurre. más aún. las cuales. es una construcción sincrética y ecléctica de esos mismos códigos convertidos así en “heráldica” para las nuevas “tribus” que conforman el naciente mundo posmoderno. una apropiación “local” de estos códigos (pretendidamente “universales”) que actúa como último bastión de aquellas formas de identidad que.Milton Santos hablara a propósito de ese nuevo espacio en el que las calles se transforman en redes informáticas y los escaparates en medios de comunicación (Lámina 20). se hace posible la ficción de una auténtica “cultura de masas”. en opinión de Deleuze103 . de los códigos que éste emplea. Fuente: Buscador google: www. se resisten a dejarse desplazar.si bien ésta es una tendencia bien marcada – es una defensa de los códigos locales. La estrategia del aparato globalizador es hábil puesto que no se enfrenta directamente a estas formas de lucha o resistencia. En este contexto resulta fácil imaginar la extensa difusión de los modelos de consumo de la cultura dominante amparada en el enorme poder disuasor que ejercen los media.

de alguna forma. Cit. terminan finalmente por “decir nada” y. o en el que. cómo queremos hacerlo. resulta ser tan víctima del consumo como la propia sociedad alienada de la que paradójicamente quieren separarse.Guattari (1994). de tanto decir. cuándo y en dónde? En conclusión. finalmente. a la vez. Hasta aquí el resultado es bastante desalentador ya que el único beneficiario de esta pugna entre lo local y lo global. hasta su rechazo directo se ha convertido. pp. en consecuencia. inmersos en esa “gran mayoría silenciosa” de la que hablara Baudrillard (1993c). las cuales van desde el 104 . se alejan) como una nueva moda. Las prácticas de consumo. en tanto que suponen relaciones sociales. también. situación ante la cual parece no haber otra alternativa que la de establecer ¿qué es lo que queremos consumir. tienen un componente cultural que tiende a ser modelado y uniformizado por los medios de comunicación. La conclusión es pavorosa: ni hasta el más ensordecedor de los gritos es audible en un mundo en el que todos gritan. podemos resumir en cuatro las formas en que la globalización pretende imponer la ficción de la homogenización del lenguaje: 1. La estrategia es muy simple: anular lo marginal legitimándolo. todos callan por igual. A. especie de impronta de la que no podemos escapar puesto que. de capturarlas. De esta suerte. La respuesta de los productores y distribuidores está siendo la de incorporar lo local a las estrategias globales diseñadas hasta el momento (García Ballesteros. incorporándolo a la sociedad de consumo (de la que parten y. 52). incorporándolo a la sociedad. es decir. Frente a ello. Op. amplios sectores de la población tienden a revalorizar su propia cultura y a imponer su incorporación a los objetos de consumo y a los espacios de venta de los mismos. es el consumo. por el contrario. constituyen el enfrentamiento entre una replicante “máquina de guerra” y un omniabarcante “aparato de Estado” que trata de controlarlas. estas formas de lucha son sutilmente absorvidas a través de la reversión del valor simbólico del propio lenguaje que emplean. puesto que. en otra forma de consumo. La llevada a cabo por la informática. quizá la más exitosa toda vez que globalmente se ha logrado un alto índice de universalización de códigos a través del uso generalizado de redes telemáticas de comunicación e información.

a partir de ellos. valores y anhelos comunes y. 2. toda vez que la segunda y la tercera están inmersas dentro de aquéllas ya que de lo que al final se trata. sobre todo. tanto en el uso de la ciudad. en realidad. La propuesta por el mercado. 3. son la primera y la última las principales encargadas de construir el marco de ese “mundo global” del que tanto hemos hablado. alimentado. de otra parte. “saber hablar” su lenguaje… Por lo anterior. puesto que son ellos los que le permiten diversificar su oferta y llegar hasta los últimos rincones de esta pequeña “aldea”. He ahí lo paradójico de ese gran homogenizador que es el consumo. 105 . el deseo y los apetitos.uso del dinero plástico (que nos permite tener capacidad de endeudamiento y/o pago tan sólo a través del uso de una “clave” válida en cualquier lugar) hasta el Internet. alimenta lo global es decir: las diferencias y las particularidades locales. en gran medida. La que se desprende del uso generalizado de códigos urbanos y. al menos en su totalidad. conduciendo el gusto. es de información y de consumo. mejor aún de consumo de información. No obstante. pueda llevarse a cabo. de hecho. al parecer. La llevada a cabo por los medios de comunicación. por estos localismos. como en el de los medios de comunicación. de la homogenización de hábitos y comportamientos ciudadanos. empleados en la mayoría de estos países para acceder al transporte público y a los servicios). una exigencia del mundo global. 4. en lo que compete a la conformación de una auténtica “cultura de masas” con imaginarios. resulta dudoso que. particularmente en los países desarrollados (sirvan de ejemplo los códigos. prácticamente universales. a través de la cual es el consumo el gran “democratizador” que llega a todos los hogares por igual ofreciendo lo mismo y. hasta entonces “tranquilamente individualizados”. si bien la homogeneidad del lenguaje es una tendencia generalizada y. Quien quiera entrar en la “aldea global” necesariamente tendrá que “estar al día”. y esto supone reconocer y. puesto que esto supondría la superación misma de aquello que.

3.4. La impronta de la globalización: ser nadie..!

Paralelo al develamiento de las anteriores tres grandes pretensiones de la globalización existe todavía un aspecto más que, si bien hemos mencionado, es necesario entrar a recalcar al interior de su espíritu aparentemente homogenizador, y es el que supone la relación entre el motor que alienta este espíritu: el consumo, y su modo de accionar: la imagen; al punto que bien se puede afirmar que ésta última es la característica más fundamental de nuestra época y que el primero es la forma más clara de su “puesta en escena”. Pero, ¿qué relación hay entre ambos y como se concatenan con la globalización? Comencemos por señalar una cuestión aparentemente paradójica y es que si por un lado, la imagen promociona e identifica, por otro, esa identificación prácticamente se disuelve a través de las formas generalizadas de consumo que la globalización impone; exceptuando aquellos casos en los que la exclusión30 crea en un determinado grupo la necesidad de construir sus propios y “tribales” signos, como ocurre con los punk, los heavy, los alternativos, los raperos y los trans, entre muchos otros.

Frente a esta situación, a lo que el consumo induce es, por un lado, a una búsqueda de identificación con algo territorial, siempre, pero no necesariamente “espacial”; pensemos, por ejemplo, en el valor aglutinador e identitario que cierto tipo de música “territorialmente” cobra en algunos grupos) y, por otro, a una pérdida de todo referente local, en lo que se pudiera denominar una crisis del símbolo propiciada y exaltada por el consumo mismo, en tanto los objetos de consumo están cargados de un fuerte contenido simbólico, ya que compartimos la tesis que sostiene Baudrillard (1974) según la cual, “la lógica del consumo es la de la producción y manipulación de los significados sociales”; contexto desde el cual afirma Aurora García Ballesteros que

incluso, determinados objetos destinados a satisfacer necesidades primarias adquieren, a través del valor simbólico de las marcas, unas connotaciones de identificación social, siendo la publicidad y los medios de comunicación de masas los encargados de presentar a los
Anotamos aquí tres formas de exclusión social: la del que no posee, o tiene un mínimo poder adquisitivo, la del que por razones de su raza, creencias, o actividad constituye una forma de “minoría”, y la de aquel que se autoexcluye por razones de orden ideológico. Los ejemplos mencionados en el texto ilustran el tercer caso, mientras que el segundo lo compondrían los grupos de inmigrantes, los homosexuales, las prostitutas y los travestidos, entre otros, y el primero, “los pobres”, desde luego, aunque aquí también existen categorías puesto que no es lo mismo ser pobre endémico, sin más, a ser pobre, extranjero y, además, 106
30

diversos objetos no sólo por su valor de uso, sino por su significado social (García Ballesteros, A. Op. Cit. pp. 54).

Nos enfrentamos aquí a una doble situación: por un lado están los grupos “marginales” o marginados de la sociedad (que hemos de decir tautológicamente, es siempre “de consumo”) en el que la exclusión o la distancia “crítica” que asumen, o se ven obligados a adoptar, los lleva a utilizar sus propios signos y a construir sus propios símbolos (Lámina 21) (muchos de ellos de carácter eminentemente ecléctico e inspirados en modas o signos de otros lugares y tiempos; consumo “marginal” pero al fin y al cabo, consumo)…; y por otro, está lo que Baudrillard (1993c) denomina como “la mayoría silenciosa”, harta de pensar y, por tanto, ebria de lo que se pudiera denominar como “el placer de ser rebaño”, para quienes el “ser nadie” parece ser su máxima aspiración al sumergirse completa y acríticamente en los vaivenes de la moda siguiendo, tan sólo, las leyes de su propia inercia.

Lámina 21 «SIENTO, LUEGO INSISTO»

Fuente: Buscador google: www.fotomundo.com

Frente a esta situación la ciudad parece encontrar una única razón de ser al convertirse en un enorme “foco placiente”: excitar el imaginario; más aún, llega a lograr
homosexual. El común denominador es que, en muchos casos, resulta tan estigmatizable el ser inmigrante, como el ser gay, prostituta, o pobre. 107

algo que pocos políticos consiguen: la instauración de un único imaginario, el de consumir; aquél que así integra a la multiplicidad de lenguajes que en ella se hablan. Pero esto a su vez exige que la ciudad se muestre como un gran escaparate y, por tanto, que sepa vender (mostrar) su oferta para lo cual debe facilitar o, al menos, posibilitar que todo el mundo tenga acceso a ella; de ahí deriva la importancia de su funcionalidad manifiesta en eso tres grandes paradigmas que la quieren caracterizar: el de la eficacia, el de la eficiencia y el de la efectividad.

4. CONSUMO Y GLOBALIDAD: HACIA UNA NUEVA NOCIÓN DE CIUDAD. 4.1. La ciudad funcional: un invento de la “jaula de hierro” de la racionalidad.

Vivimos una época de profundas transformaciones en todas y cada una de las esferas de la actividad humana donde lo que se pone en cuestión es, ni más ni menos, aquello que numerosos autores han coincidido en llamar: “el fin del proyecto moderno”; aquél que, como señalamos, fuera esbozado por los filósofos racionalistas del siglo XVIII como “el dominio de la naturaleza por el conocimiento de sus leyes”. Proyecto que, independiente de que compartamos la opinión de la escuela alemana, con Habermas a la cabeza, de que es un “proyecto inconcluso”, o que adoptemos las tesis de la escuela francesa, apoyada en gran medida en las ideas de Lyotard, y aceptemos que es éste un “proyecto culminado”, lo cierto es que lo que, desde él llamábamos “real”, con todo y el indiscutible status que, desde siempre, ha acompañado a esta palabra, ha dejado de ser ese inamovible referente desde el cual juzgábamos el mundo con la misma vara, puesto que “la razón”, referente primero para ésta, ha demostrado, no sólo no ser “una” sino, y lo que es más importante aún, no ser “fija”, no estar detenida ni anclada en un único y, así, privilegiado lugar .

Asistimos así a la transformación del mundo en una compleja y polivalente red de relaciones móviles y de sinergias tras las cuales se desenmascaran los cimientos mismos de una modernidad sustentada en tres ideas básicas: el “carácter fijo” de la realidad, la “unidireccionalidad” de la historia y la “inmutabilidad” de la razón.

Desenmascaramiento que involucra, en primera instancia, el de ese poderoso principio que
108

engloba los anteriores: el de “lo absoluto”, en la seguridad que proporciona el remitirnos a su idea, puesto que “lo absoluto” como tal resultó ser eso, es decir, una “idea”; aquélla que le otorgara el carácter “ideal” a la realidad y, por supuesto, a la razón, o mejor, a la racionalización, como principio universal, inamovible y sólido (Yory, C. M. 1998).

Fue el sociólogo alemán Max Weber (1977b), quien ya desde finales del siglo XIX advertía de los peligros de lo que llamó la racionalización formal, entendida esta como la búsqueda de satisfacción de las necesidades a partir de la utilización de leyes, regulaciones o estructuras sociales (aspiración comprensible sólo dentro del marco de ese “proyecto moderno” del que antes habláramos); aquellas que, precisamente, eximen al individuo de encargarse por sí mismo de buscar los medios y mecanismos para satisfacerse, puesto que para eso ellas están, para ocuparse de garantizar la obtención de las expectativas humanas a través de la puesta en marcha de los métodos óptimos. Para Weber era claro que esto implicaba una profunda revolución en la esfera vital del hombre, ya que hasta entonces correspondía tan sólo a su ingenio el arreglárselas para obtener, en cada caso, y de maneras diversas y “asistemáticas”, sus propios fines orientándose, apenas, por sus

valores o por los modos tradicionales de hacer las cosas.

En tal medida, el acceso a la racionalización formal permitía ahora recurrir a normas y regulaciones, no sólo para decidir que hacer sino, sobre todo, para definir cómo hacerlo; es decir, gracias a ella el hombre se convierte en “sujeto” atado firmemente a los que de tal suerte resultan ser “objetos de satisfacción” y, en tal medida, de consumo; y todo gracias a la garantía de acceder a ellos a través del uso adecuado de los mecanismos dispuestos para ello por la racionalidad. Mecanismos que, por demás, resultan garantes de la civilización (el hombre “culto” sigue reglas que se supone que el “salvaje” no comprende, puesto que si algo dictamina el estado de barbarie es la ausencia de normas, estructuras y reglas) en tanto que a partir de ellos el hombre resulta “enraizado”

firmemente en el mundo. Como consecuencia de esto y, en respuesta a su obediencia, el mundo “le otorga un lugar” satisfaciéndolo en aquello que previamente le ha inducido a pensar como lo que debe tener o no tener y, en consecuencia, hacer o no hacer.

De esta forma, el hombre moderno ya no requiere gastar más tiempo en buscar los medios óptimos para realizar sus fines ya que, felizmente, han sido descubiertos e integrados por la sociedad en un conjunto de reglas que eximen a la libertad del individuo de elegir los medios adecuados para realizarse, puesto que “la realización” se entiende,
109

desde ahora, como la satisfacción de lo que la propia sociedad ha inducido a pensar como objetos-fines de adquisición y consumo; lo que equivale a decir que la sociedad “exime” al individuo de ejercer su libertad y, en consecuencia, de pensar y desear libremente desde ella; motivo por el cual Weber se refiere a esta “trampa de la razón” como a una “jaula de hierro” (Lámina 22). Desde aquí, lo que Weber más temía es que esta “jaula” que encarcelaba al hombre bajo la paradójica promesa de garantizarle así su libertad (siguiendo la norma, limitándose a permanecer dentro del formato) se extendiera y generalizara a todas y cada una de las esferas de la vida humana, previendo una sociedad en la que la única movilidad posible fuera la de pasar de un sistema racionalizado a otro: de una escuela racionalizada a un trabajo racionalizado, de un lugar de recreación racionalizado a un hogar en estos mismos términos, y así ad infinitum…

Lámina 22 «LA CÁRCEL ESTA POR DENTRO»

Edición: Sandra Rivera. Fuente: Buscador google: www.csc.com; www.comm_wheelsalive

No obstante, existe un peligro aún mayor, y es el de la propia extensión de la racionalización a los propios dominios de la irracionalidad (lo que en el caso de la planeación de la ciudad resulta particularmente grave), toda vez que al interior de los propios procesos racionalizados se dan ciertas situaciones que, aparentemente, van en contravía de la racionalización misma y que ocurren cuando, por ejemplo, en la
110

burocratización, piedra angular y, para Weber (1977a), mejor exponente de la racionalización, la hipereficiencia del sistema ocasiona su propia hipertrofia ya que, como anota George Ritzer, profesor de sociología de la Universidad de Maryland:

El sistema burocrático puede generar ineficacias como resultado del exceso de “papeleo” y de otras disfunciones que normalmente asociamos a ella. La burocratización se convierte, a menudo, en impredecible por que los empleados no hacen lo que se supone que deben hacer y sus clientes o usuarios no consiguen de ella lo que esperan. El acento en la cuantificación conduce con frecuencia a realizar una enorme cantidad de trabajo de escasa calidad. Debido a estas y otras disfunciones, la burocracia ya no controla a sus empleados y usuarios. El malestar que genera entre la gente la introducción de tecnologías - que sirven para sustituirla – conduce, a menudo, a esa misma gente, a averiguar o sabotear la puesta en funcionamiento de esos elementos tecnológicos. De todos modos, lo que fue ideado para convertirse en un exponente de operatividad altamente racional acaba, a menudo, por ser bastante irracional (Ritzer, G. 1996. pp. 39).

De este modo, la “racionalización de lo irracional” termina por cerrar firmemente el círculo en el que la sociedad de consumo, especie de bloque compacto sin fisuras, nos ha encerrado guiando nuestro deseo y domesticándolo, puesto que la racionalización del consumo equivale a la propia racionalización del deseo y, en consecuencia, a lo que Milton Santos (1993) denomina como su radical perversión. Lo que se infiere de aquí para el “contrato social” que nos supone vivir en el mundo, es una especie de “pacto corrupto” en el cual la alienación se parapeta detrás de lo que se nos ha inducido a entender por “satisfacción”. Situación desde la cual adquiere sentido aquella afirmación de Heidegger (1969) según la cual, y dicho en otras palabras, “lo indigente de nuestros tiempos radica, precisamente, en la ignorancia que tenemos de nuestra propia indigencia” envasada, también ella, en atractivos objetos de consumo; sirvan de ejemplo las mil formas que hoy en día se nos ofrece para “salir de la alienación” en “libros de superación personal y autoestima”, en “terapias alternativas” que van desde la Biodanza a la Meditación Trascendental, y en las muchas formas de la medicina alternativa, para citar apenas unos pocos ejemplos. El común denominador es aquí el mismo que manejan, en cualquier caso, los medios de comunicación: “usted es el protagonista”, “por que usted lo ha pedido”,
111

“usted sólo puede lograrlo”…y, en tal medida, resulta lo mismo vender una crema milagrosa que nos adelgaza en cuarenta minutos, que acceder a la iluminación a través del “consumo” de las ideas de uno u otro Gurú.

Otro ejemplo de conducción del deseo a partir de “la racionalización de lo irracional” lo constituye la propia racionalización de las actividades recreativas y del manejo del ocio; tema que surge, precisamente, en la sociedad moderna para enfrentar la racionalización de la vida cotidiana: el mundo “no racionalizado” de la diversión como vía de escape al mundo racionalizado del trabajo. No obstante, lo que ha ocurrido es que la diversión se ha convertido en un ámbito tan racionalizado como cualquier otro, sirvan de ejemplo, entre otros, las “vacaciones compartidas”, los famosos “paquetes turísticos” e, incluso, el tan de moda “turismo de aventura” donde se diseñan hasta las emociones de acuerdo con la organización de los acontecimientos previamente dispuestos sobre las rutas.

Consecuencia de todo esto, la previsibilidad, el cálculo, el control y la eficacia, atributos, para Weber, de la racionalidad formal, se convierten en los cuatro pilares del mundo moderno. Un mundo hecho “en” y “por” el consumo, y para el cual (al menos desde la perspectiva de éste último) las que fueran una vez claras fronteras entre uno y otro lugar, entre una y otra situación, no tienen más remedio que plegarse a un continúo proceso de uniforme estandarización de valores y de constante proceso de homogenización.

De cualquier forma, y ya sea que, como señalábamos anteriormente, la modernidad se conciba como un proyecto culminado o como uno en marcha, la sociedad en la que vivimos, si bien experimenta profundos y radicales cambios (producto, para los postmodernos, de una superación de sí misma, o para los modernos, de un proceso que sucede en su interior), al menos en lo que tiene que ver con el tema del consumo, no podemos hablar de una superación sino, más bien, de una evidente continuidad, toda vez que los valores que mencionáramos citando a Weber (previsibilidad, cálculo, control y eficacia) bien lejanos están de haberse dejado de lado por unos nuevos de orden pretendidamente “postmoderno”. No obstante, y a pesar de la aparición en la sociedad de nuevas variables, que bien pudieran calificarse de tal forma, lo que encontramos es la pervivencia de unos valores definitivamente “modernos” al interior de una sociedad que no logra establecer con precisión si camina hacia la posmodernidad o, por el contrario, se
112

afirma cada vez más en lo que pudiera denominarse como un hipermodernismo (Yory, C. M. 2002a).

4.2. El espacio y el tiempo: coordenadas básicas del nuevo proceso.

Sin lugar a dudas, uno de los aspectos más trascendentales que caracterizan la tan aludida “crisis” del mundo moderno, concepto que preferimos cambiar por el de revolución,31 es el que tiene que ver con nuestras clásicas nociones de espacio y de tiempo, y nos referimos más en el aspecto práctico y simbólico de estos dos conceptos, que en el derivado de sus implicaciones en las ciencias físicas a partir de planteamientos como los de la teoría de la relatividad y el principio de indeterminación; aunque, desde luego, estos dos ámbitos de estudio, en lo que se deriva para la esfera del hombre resultan, en todo, interconectados.

El hecho es que para nadie es un secreto que la realidad, amparada en estas dos coordenadas básicas de la existencia humana, como las llama Cassirer, ya no es, ni mucho menos, la misma que había venido dándole forma al mundo desde tiempos de Kant y Newton; y, menos aún, desde que “la relatividad” y “la indeterminación”32 se convirtieron en el marco que fundamenta y explica la enorme movilidad del mundo actual.

Dentro de este contexto, el tema del espacio y el tiempo adquieren particular relevancia, ya que es, precisamente en ellos, donde se ha efectuado la mayor revolución al pasar de una noción “estática” del universo a una, en todo, dinámica; y no es porque estos dos conceptos hayan simplemente “mudado” de una noción a otra, sino porque el cambio mismo se ha convertido en su esencia fundamental, de tal forma que la movilidad entra a definir y a explicar, en gran medida, el cambiante mundo de hoy.

No consideramos que el concepto de “crisis” sea válido para explicar las profundas e irreversibles transformaciones del mundo de hoy, ya que el mismo supone una momentánea “salida de su rumbo” respecto de una “bien clara” y “definida” dirección y que, por tanto, no sólo es previsible sino “deseable” que las cosas tarde o temprano regresen a su curso “normal”; de hecho, el significado de esta palabra en idioma chino se constituye con base en la unión de dos caracteres: peligro y esperanza; en nuestro caso no creemos que ninguno de estos dos conceptos se puedan aplicar a un mundo que permanentemente está “corrigiendo su rumbo”. 32 Usamos en este contexto los términos físicos con cierta laxitud, ya que, en sentido estricto, la relatividad de la que habló Einstein, o el principio de indeterminación de Heissenberg, distan mucho de cualquier coloquial interpretación que los reduzca a expresiones del tipo: “todo es relativo” o, no “podemos saber nada” puesto que “nada es determinable”. 113

31

En lo que tiene que ver con los dos conceptos antes mencionados, habría que decir que el sentido de movilidad que los caracteriza implica que el espacio y, con él, la noción de lugar (conceptos que, desde siempre, nos han permitido saber dónde nos encontramos y, en consecuencia, saber “qué suelo pisamos”) se han “relativizado”, puesto que lo cierto es que, hoy en día, no podemos afirmar, en manera categórica, en “dónde estamos”, toda vez que la otrora materialidad de un mundo siempre “cierto”, siempre “estable” y, por lo mismo, siempre “real”, se ha desvanecido al interior de una compleja y polidireccional red en la cual ya no podemos hablar de un “lugar de”… sino de un lugar “con relación a”… puesto que todos ellos resultan allí interconectados e interdependientes; a fin de cuentas, en una red ¿qué diferencia un lugar de otro? De aquí que todos los lugares converjan en un único megaespacio hecho de fragmentos de un universo roto, pero eso sí “globalizado”: la globalización saca al mundo de la dispersión, el caos y el vacío nihilista de sentirnos en “ningún lugar” y, por tanto, de “ser nadie”; vacío paradójicamente promovido por ésta, convenciéndonos de que da lo mismo estar en cualquier parte porque todos tenemos derecho de acceso al “capital global” en sus múltiples formas.

No obstante, esto tiene un precio, tendremos que confiar en ella y en las funciones que, de manera diferenciada, asigne a los lugares para que así los podamos nombrar y, en consecuencia, habitar. La globalización nos dirá ahora en dónde y cómo hacerlo, la globalización nos dará al fin un lugar; no aceptar sus leyes resultará, por tanto, sinónimo de no querer vivir en el mundo. Lo que se infiere de esta nueva circunstancia de tener que aprender a vivir en un mundo global, es que debemos aceptar el lugar que en él se nos asigne; para lo cual debemos cumplir con el papel que el sistema nos exige para su propia preservación; de ahí que ya no habitamos simplemente por habitar, sino que lo hacemos “para algo”, para pagar el precio por “ese lugar” que, de tal suerte, tenemos que saber administrar.

Pero no sólo el espacio se ha visto afectado por esta “nueva noción de realidad”, de hecho la misma, como el propio espacio, resulta inherente a una específica noción de tiempo que, como hemos dicho del espacio, también ha devenido en un concepto “global” y en todo lejano de esa “imagen móvil de la eternidad” de la que hablara Platón. El tiempo de lo global no es “la eternidad” sino el instante, al punto que el único tiempo “real” es el ahora, más aún, el futuro vivido y en algunos casos adquirido desde ahora, “disfrute ahora y pague después”…a fin de cuentas vivimos una realidad “a crédito”; de ahí que no resulta extraño que el consumo de ese crédito (el uso que hacemos de él) esté signado por nuestra
114

propia capacidad de adquisición (valga decir, de nuestra propia capacidad de endeudamiento; base sobre la cual se fundamenta nuestra propia credibilidad como personas y, en consecuencia, el valor de nuestro “crédito”): “somos en tanto podamos tener”, parece ser la máxima derivada de esa curiosa sinonimia que Paul Ricoeur (1982) encontrara entre ser, tener, poder y valer para que, efectivamente, “sea más”, quien más tiene y, en consecuencia, esté más cerca del poder.

Hablamos así del carácter eminentemente económico del espacio y del tiempo, donde pareciera que la eficiencia, en uno y otro caso, estuviese signada por ese principio según el cual: “menos es más”…Afirmación que fuese enunciada por Mies van der Rohe (uno de los padres de la arquitectura moderna y autor, entre otros edificios emblemáticos de su época, del famoso Museo Guggenheim de Nueva York); y que, al parecer, ha servido de bandera a tantos diseñadores de su época (y, por qué no decirlo, de la nuestra).

Desde esta perspectiva hablamos, por un lado, de una economía de espacio que, en lo que respecta al ámbito de la ciudad, se traduce en la optimización “funcional” del territorio (entendido como área y como uso) donde lo que cuenta es alcanzar el máximo de cobertura con la menor movilidad; circunstancia de la cual se deriva una preocupación eminentemente política, o mejor, regulativa; y es esta la que tiene que ver con el “control espacial”; y, por otro, de una economía de tiempo (desligada, incluso de esa clásica dimensión que se le atribuía: la duración), donde lo que cuenta es la velocidad a la que se pueda llevar a cabo una transacción dado que el éxito del mercado radica, precisamente, en la falta de duración de aquello puesto en circulación (sirva la moda como el mejor ejemplo). La conclusión es simple: la dimensión económica del espacio y del tiempo y, con ellos, de la realidad en cuanto tal, nos demuestra que todo es cuestión de saber ubicar y llevar a cabo una inversión (localizándola) en el menor espacio de tiempo posible; situación de la que, por excelencia, se sirve el consumo, en tanto “puesta en obra” del deseo-necesidad atento, siempre, a atender las carencias y a suplirlas “lo más rápido posible”. 4.3. El consumo como garante de “la época de la imagen del mundo”.

En cualquier caso, espacio y tiempo están al servicio del “cubrimiento”, es decir, de la capacidad de cobertura que una función esté en posibilidad de ejecutar al interior de la mencionada “red”, convirtiéndose la red misma en su máximo objetivo. Si bien la
115

necesidad de consumo se proyecta desde todos los puntos de ésta, es la propia red lo máximo que el consumo aspira a poseer. Y ¿qué otra cosa es esta red si no la estructura fundamental de ese nuevo “mundo imagen”, como llamara Heidegger (1969), a la época que nos ha tocado vivir, para aludir así a “la época de la imagen del mundo” (Lámina 23). He ahí una de las características que, como hemos dicho de manera insistente, en manera más clara definen nuestra época: la imagen y, con ella, el consumo, “el consumo de imagen”; y no porque en otras épocas no se haya consumido, o no se haya tenido una imagen de sí misma, sino por que la nuestra es la época en la que, por primera vez, como señalara el filosofo, el mundo mismo se concibe como imagen. En el mismo sentido, el consumo, como tal, ha sido siempre connatural, tanto al individuo como a la sociedad, pero es ésta la primera vez en la historia en que el consumo deja de ser una actividad entre otras para convertirse en la forma de vida que por excelencia nos caracteriza. De hecho, si en la antigüedad existía una “clase” de mercaderes y otra, por decirlo así, de “compradores”, lo que ocurre en el mundo de hoy es algo bien distinto puesto que cada vez son más difusos estos roles al punto que fácilmente tienden a confundirse: todo se vende, todo se pone en imagen… El consumo se ha convertido en la manera en que habitamos el mundo.

De esta forma, y como demostró Marx, ya que una época bien puede analizarse a través de sus formas de producción, comercialización y consumo, ¿por qué no recorrer el camino inverso y analizar las formas de consumo a través de la comprensión del espíritu general de una determinada época? quizá ésta es la tarea que, desde la perspectiva de este trabajo, nos exige la globalización; ¿qué significa, entonces, pensar globalmente?, más aún, ¿qué significa “ser global”? y encontramos que la respuesta nos pone ante una disyuntiva: “hacer parte de algo” “a partir de”.., o “dejar de ser” “para hacer parte de algo”; en esta peligrosa antinomia se ubica el consumo al interior de esa “aldea global” de la que hablara Macluhan, y como en todo “rio revuelto” la pesca aquí siempre es mejor…

116

Lámina 23 «DE HABITANTES A OPERARIOS»

Edición: Sandra Rivera. Fuente: Buscador Google. www.Personajes.ciudad.com.ar. - www.mundo.com.

4.4. El poder de la imagen o la realidad de la copia.

En medio de esta situación, la imagen se cierne bajo la figura de ser ese “gran democratizador” que, como el cine y sus imaginarios, se encuentra al alcance de todos. Lo cierto es que bajo la “imagen de la imagen” se ofrece a todos la promesa de un mundo asequible, cómodo y siempre mejor, un mundo que, se olvida decir, si bien llega a todas partes a través de los medios de comunicación, sólo está al alcance de aquéllos pocos que estén en capacidad de comprarlo, es decir, de alimentarlo, quedando para los demás, tan sólo, la posibilidad del “como si”…; es decir, aquella que se presenta bajo la forma de lo que llamaremos, “la realidad de la copia”. Puesto que los objetos de marca no son asequibles para todo el mundo, ¿porqué no conformarnos con una buena y económica copia? Incluso, ¿no es acaso una copia lo que se nos vende cuando vamos a ver las cavernas de Lascoux (duplicadas para recibir a los turistas) o, en muchos casos, las obras más paradigmáticas de la historia del arte?

117

Al parecer, cada día cobra más fuerza la propuesta que hace Humberto Eco del museo-simulacro en el cual ni siquiera hay copias, sino diapositivas, imágenes detenidas de aquello que, “religiosamente”, vamos a contemplar, puesto que la iconoclastia no es, precisamente, lo que caracteriza nuestro mundo-imagen; a fin de cuentas ya no se trata de constatar sino de creer; las cosas ya no necesitan ser veraces sino verosímiles; verdad y realidad ya no van de la mano o, acaso ¿quién puede dudar de la realidad de la ilusión?, ¿no encuentra aquí el mundo de Disney todo su potencial disuasor? Lo cierto es que todo el esfuerzo de la imagen hoy no apunta a otra cosa que a ser convincente puesto que, al parecer, lo único real es la ilusión. ¿Quién quiere realidad cuando es tan fácil acceder a la ilusión?, aquélla que, por demás, adquirimos mediante el consumo y los medios de comunicación, o mejor, el consumo de los medios de comunicación; ¿no son estos, precisamente, los encargados de promocionar la realidad como un gran simulacro al exaltar la apariencia como el máximo valor?

Es aquí donde Baudrillard (1993b) lúcidamente establece esa ya clásica distinción entre la simulación (aparentar ser lo que no se es, o aparentar tener lo que no se tiene), y la disimulación (aparentar no ser lo que se es, o aparentar no tener lo que se tiene). Encontramos en esta última definición el carácter “negativo” y, de tal forma, “afirmativo” tanto de la disimulación, como de la identidad (en el sentido que tratáramos antes). El no ser algo o el no tener algo, encarna, precisamente, el sentido de la diversidad en la afirmación de “no ser el otro”, lo que cuenta ahora no es “ser alguien” sino “no ser el otro”, mejor aún, ser el “no otro”, exaltando de tal forma la propia otredad; aquella que se alimenta a través de específicas y, de tal forma, justificadas formas de consumo (consumimos tanto para parecernos a “lo otro” como para diferenciarnos de “lo mismo”). Pero no hay que olvidar que son tales formas de consumo las que, en gran medida, otorgan al grupo que las detenta un carácter evidentemente tribal por construir a través de ellas sus símbolos e imaginarios.

No obstante, ¿qué pasa con aquella porción del mercado que, por una u otra razón, no logra ser captada por la disimulación? Sencillamente tiene que fingir, es decir, simular, vivir en un mundo de apariencias para no ser víctimas de la exclusión que les significa el no poder acceder al mercado; pero, por fortuna para ellos, no están solos, el mercado mismo se encarga de atraerlos a través de tentadoras ofertas, promociones, rebajas y oportunidades, al costo solamente que representa pagar bajos salarios o explotar la mano de obra infantil, particularmente en aquellos países que no tienen otra forma de globalizar
118

su mercado; ¿será esto lo que el mundo desarrollado y su interés globalizador entiende por “pensar globalmente para actuar localmente”? Al parecer, tampoco las naciones menos desarrolladas se escapan de la apariencia y del incontenible poder disuasor de la imagen; de lo que se trata es de simular para competir, de simular para ser tenidas en cuenta…

Lo que se infiere de aquí es que la supeditación de la realidad y, con ella, de la noción de “identidad”, a las formas de consumo, es decir, de “mirar el mundo” que puede experimentar un determinado grupo social, puede examinarse a través de su específica manera de acceder al propio consumo siendo, por tanto, su forma de hacerlo, aquello que, en gran medida, puede llegar a caracterizarlo. De esta suerte, las distintas formas de consumo ponen en evidencia otras tantas maneras de abordar la realidad, es decir, de habitar en ella. Formas que tienen un común denominador y es el que convierte a la habitación en cuanto tal en una “forma de uso” dentro de la cual “ocupamos” un lugar en tanto “sujetos” de (a) ella.

Lo preocupante es que ese lugar (hablamos siempre de un Topos) resulta ser “ninguno”, en tanto el consumo mismo se encarga de disolverlo al ofrecer lo mismo en todas partes y en todos los momentos. Ahora bien, dado que la habitación exige responder a un orden local (se habita en un lugar), y el consumo a uno global (aunque localizado), no podemos equiparar sin más consumo y habitación, a no ser que la habitación de la que hablamos supere también el sentido de lo local, en cuyo caso, la pretendida universalidad del consumo arrastraría consigo una específica forma de habitación tan desarraigada como el consumo mismo. En esta medida, a esa impronta de la globalización que denominábamos el “ser nadie”, deberíamos añadir esa otra que, desde aquí supondría, el “no estar en ningún lugar”. Situación que en primera instancia afectaría, ni más ni menos que a ese, su privilegiado escenario: LA CIUDAD; y constituiría, de paso, la naturaleza misma de su particular forma de habitación: la del desarraigo.

5. LA CIUDAD COMO BIEN DE CONSUMO. 5.1. Un lugar es cualquier parte.

Con lo anterior queda planteada, no sólo la importancia del espacio al interior del proceso globalizador, sino de la ciudad en lo que se ha dado en llamar los “sistemas
119

metropolitanos”, entendidos como ese complejo tejido que permite posicionar a las ciudades, particularmente a las grandes metrópolis, como importantes nodos articuladores de esa “red” en la que se desenvuelve, en gran medida, la economía mundial. En este sentido, los sistemas metropolitanos estarían por encima, incluso, de las ciudades que los conforman, toda vez que, para ellos, lo pertinente no es tanto, la ciudad como tal, sino su papel estratégico dentro de la movilidad del capital, ya que el “dónde” éstas se sitúan resulta subordinado al papel que en un momento dado puedan cobrar para la economía mundial. El hecho es que el capital no se mueve tanto de “ciudad a ciudad” (fruto de un comercio mundial “localizado” bajo la figura de la inversión directa), como al interior de los mercados financieros mundiales; los cuales, como el propio capital, no tienen patria. Resulta en este contexto significativo el hecho de que el primer mercado en “globalizarse” y, en opinión de Saskia Sassen (1999), el mayor y único “auténtico mercado global”, sea el de divisas y no el de bienes de capital.

De la misma forma que el surgimiento del capitalismo vino de la mano con el resurgimiento de la ciudad, más aún, con el advenimiento del modo de vida burgués, y que el afianzamiento del capital acompañó al crecimiento y desarrollo de las metrópolis durante los siglos XII y XIII (prósperas gracias a un comercio que, en su medida, quería también, y guardadas las proporciones, ser “global” o, al menos, “abierto” a los más variados mercados del mundo conocido), es decir, mucho antes de que surgiera el concepto de nación que, de hecho, es bastante reciente; del mismo modo, la ciudad hoy en día resulta ser ese “tonificador” que requería un ya gastado capitalismo para “reajustarse” y “relanzarse” dentro del sistema financiero internacional. Hoy como ayer la ciudad resulta ser ese privilegiado escenario que a la vez que alimenta, se sirve del capital.

No obstante, existe una gran diferencia entre la ciudad de hoy y la de antaño y es, precisamente, su subordinación a los sistemas metropolitanos. Si bien desde la “Liga de Atenas” conocemos pactos y alianzas entre ciudades (ni que decir la importancia de los mismos durante el renacimiento, o la deuda que el mundo moderno les guarda, en tanto surge, en gran medida, de éstos) es ésta la primera vez en la historia donde la ciudad se concibe más como un “marco virtual” que como un hecho “real”, “fijo” y “asentado”; y donde su valor no proviene tanto de ella misma como del contexto “temporal”, más que espacial que pueda brindar a un determinado proceso o, simplemente, a una fase del mismo. A fin de cuentas, si el espacio se subordina al tiempo, lo hace bajo la figura de la
120

“oportunidad” cuya palabra clave es el “ahora”; tiempo en el cual un determinado lugar adquiere o no un también determinado valor estratégico.

Recordemos que la noción de tiempo que maneja la globalización es la del tiempo real” en el que se puedan realizar y coordinar los distintos procesos económicos; tiempo que, desde luego, habrá de ser el mínimo. En esta medida, si hay una novedad con respecto al mercado “global” de otros tiempos, ésta viene acompañada, precisamente, por la idea de “tiempo real” (a diferencia de lo que ocurría cuando lo importante era el “espacio real” en el que se efectuaban las transacciones). Es desde este “tiempo real” desde donde se constituye la puesta en valor de los procesos globales ligados, de tal forma, a atributos como la movilidad, la flexibilidad y, sobre todo, la velocidad; conceptos gracias a los cuales, a la vez que se intensifican y recualifican los intercambios, se “acortan las distancias” a un punto en el que prácticamente éstas “desaparecen”. Lo que se infiere de aquí es, ni más ni menos, una devaluación del espacio que contrasta en todo con los tremendos “efectos espaciales” de la globalización que trataremos más adelante.

Pero no sólo se “mueve en el tiempo” el capital, también se movilizan las empresas y los “centros generatrices”, especie de nodos catapultadores para la inversión encargados de potenciar, facilitar, coordinar y agilizar los procesos, ocurriendo lo que Mercedes Molina (1998) llama la deslocalización empresarial cuando afirma a propósito de los efectos de la globalización:

Entre

sus

efectos

más

inmediatos

cabría

señalar

la

deslocalización empresarial y las desarticulaciones económicas que se manifiestan, sobre todo, en los espacios más retrasados.

Fundamentalmente, el gran capital a partir de la gran empresa, en la búsqueda de ventajas comparativas, se puede trasladar de un lugar a otro, elegir un punto determinado frente a otros, a partir de unas condiciones de producción más flexibles en torno a estos supuestos (Molina, M. Op. Cit. pp. 14).

Con todo, no sólo las empresas sino las ciudades mismas requieren grandes dosis de flexibilidad para adaptarse y moldearse a la movilidad; una movilidad que, como hemos dicho, más que realizarse entre un lugar y otro, o entre un estado de cosas y otro, se constituye, ella misma, en el propio marco de la realidad, al punto que diríamos, sin temor
121

a equivocarnos, que si algo caracteriza la forma de vida urbana es el acostumbrarnos a vivir, y de hecho a habitar, en medio de ella; esto debido, en gran parte, al cambio ocurrido durante el último cuarto del siglo XX en la forma de darse del “sistema global”; cambio que, por otra parte, ya se venía perfilando de tiempo atrás.33 En realidad, gran parte de este cambio viene dado por el paso de un sistema global jerárquicamente organizado, y en su mayor parte controlado políticamente por los Estados Unidos, a un sistema global más descentralizado y coordinado por el mercado, lo que supone para el sistema capitalista y los distintos ámbitos y espacios que lo alimentan una situación mucho más volátil e inestable que cuando se sabía a ciencia cierta “dónde” estaba el capital, puesto que su presencia era, por decirlo así, mucho más “material” que ahora.

Las ciudades, por tanto, adquieren un “valor estratégico” en tanto ellas mismas inauguran una nueva noción de lugar, la de lugar estratégico (Lámina 24); y decimos “nueva” porque, si bien, ya en los siglos XII y XIII de alguna forma ya lo tenían y estaba claramente determinado por sus características geopolíticas; las cuales, a través de la historia, han acompañado su específico liderazgo (recordemos el papel de Venecia en el siglo XIII, de Génova en el XVI, de Londres en el XIX, o de Nueva York o Tokio en el XX), lo que ocurre hoy en día es que el carácter estratégico de éstas viene dado por lo que llamaremos su “posición relativa”, la que de hecho resulta ser también una “situación relativa”, ya no con respecto a otras ciudades, como en los siglos anteriores, sino con respecto al sistema, o a los sistemas metropolitanos de los que puedan llegar a hacer parte (no necesariamente uno, ni de la misma manera), estableciéndose así al interior de un complejo tejido “hiberespacial” (como todo tejido, sin comienzo ni fin…) cuya real dimensión resulta por todos desconocida. Situación que, en buena medida, explica el hecho de que muchos autores, tanto detractores como teóricos de la globalización, coincidan en afirmar que ésta se está “saliendo de madre”34 ya que sus alcances son, no
33

Dentro del marco de movilidad y velocidad que caracteriza al actual proceso de globalización, no hay que olvidar que así como la “revolución informática” que la acompaña sorprende hoy en sus alcances y pretensiones, la “revolución tecnológica” no sorprendió menos, ni actuó de una manera menos relevante, dentro de la “movilidad” requerida por la revolución industrial de finales del siglo XIX y comienzos del XX; a fin de cuentas, no hay que olvidar que, similar a lo que ocurre hoy en día, también fue ésta una revolución técno-económica de orden “global” para la cual el invento del ferrocarril, el telégrafo, el teléfono y el automóvil, o más recientemente, el de la radio y la televisión, significó una transformación fundamental tanto en la vida fáctica de los seres humanos como en su dimensión simbólica y proyectual. En el mismo sentido cabe anotar que el mercado financiero internacional fue tan masivo entre finales del siglo XIX y la primera guerra mundial como lo es ahora. 34 A este respecto, David Harvey, importante teórico de la globalización económica, en Globalization in Question (1995) se refiere a ésta como a un “tren sin frenos causando estragos” y teme tanto por lo que ésta pueda ocasionar como por el uso de las estrategias que se empleen para frenarla, o acaso para efectuar lo único que en realidad sea posible hacer, es decir, “redireccionarla”. Aspiración que 122

sólo incontenibles e impredecibles sino, y lo que es más grave aún, aparentemente incontrolables.

Lámina 24 ¿EL FINAL DE UN SUEÑO O LA REAFIRMACION DE UN PROYECTO?

Edición: Sandra Rivera. Fuente: www.alfredosabat.com; img.yupimsn.com

Ahora bien, dado que hemos establecido una estrecha relación de principio entre la globalización y el consumo, lo que procede ahora, en aras de acentuar nuestro discurso disciplinar, sería establecer ¿cómo se relacionan entre sí estos dos conceptos en lo que toca a su impacto en la ciudad de hoy? Tarea que nos ocuparemos de abordar a partir de la explicación de dos importantes fenómenos que, en nuestra opinión, han marcado, en gran medida, tanto el uso y ocupación del espacio urbano en las últimas décadas como su propia forma de habitación.

alude tanto al manejo de esta situación por parte de una creciente y, como siempre, oportunista ola de políticos populistas que ven en el innegable peligro que trae la globalización una importante veta de explotación “electorera”, como a un auténtico movimiento universalizante no globalizado fundamentado en la lucha por el derecho a la preservación y el cultivo de la diferencia. 123

5.2. El síndrome de Las Vegas y el efecto Nueva York.

Como señalamos en un trabajo anterior (Yory, 2002a), si algo caracteriza a la ciudad de hoy es, precisamente, una abierta contradicción entre homogenización del paisaje y fragmentación del territorio, toda vez que éste último se ve afectado por procesos simultáneos de desterritorialización y reterritorialización que inciden directamente en las distintas formas de ocupación, apropiación, uso y habitación de la ciudad por parte de sus distintos habitantes y usuarios. De esta suerte, homogenización y fragmentación responden, respectivamente, a la anulación de la memoria urbana llevada a cabo a través de la imposición de nuevos códigos, normalmente importados y sujetos, en gran medida, a la moda (lo que los emparenta “globalmente”) y, a la aparente paradójica apropiación resemantizada de esos mismos códigos que, de una forma u otra, devienen “universales”.

De esta forma se desterritorializa “homogenizando”, es decir, utilizando los mismos códigos de igual manera en lugares diversos, y se reterritorializa “fragmentando”, es decir, apropiándose localmente de tales códigos resemantizándolos. En cualquier caso, de lo que estamos hablando es del consumo “crítico” o no de unos patrones estéticos, espaciales y económicos que tienden a imponerse por todas partes.

Contribuye a esta situación lo que en el trabajo mencionado llamábamos el “síndrome de Las Vegas” para aludir a ese proceso creciente de homogenización cultural que se traduce en la utilización “acrítica” de los mismos códigos espaciales y estéticos en los más diversos contextos; situación que demuestra hasta qué punto la arquitectura, en su manifestación “posmodernista”, se convirtió en un “bien de consumo” como cualquier otro, comprensible y asequible para cualquiera, (clave para entender la magnitud de su proyecto político inspirado en un fuerte sentido de esa expresión de lo popular que conocemos como el Kitsch) ¿Qué puede ser más popular y asequible al imaginario común (empapado de referencias “Hollywoodenses”) que una vitrina atiborrada de luces de neón, o que una pirámide de vidrio o un palacio imperial romano atiborrado de signos reconocidos y, por lo mismo, apropiables por todos? He ahí el éxito de Las Vegas, saber como llegarle a todo el mundo a través de un repertorio icónico tan superficial y volátil como la frivolidad a la que da vida y que, de hecho, circula por sus casinos.

124

de los valores funcionales que reivindicara como bandera el Movimiento Moderno liderado por Le Corbusier. prioritariamente. la ficción de “ciudad” que ofrecen los centros comerciales. por encima. “ascéptica” y controlada ofrecida por los centros comerciales. bajo la ficción de la “micro-ciudad” perfectamente regulada. es la fachada lo que se proyecta sobre el espacio público de la calle. incluso.el que otorga un papel privilegiado a la percepción sensible que tenemos del espacio. incluso. entran a caracterizar el nuevo espacio-vitrina que así nos ofrece la “ciudad-espectáculo”. que se conciban “fachadas falsas” de sabor hollywoodense. por lo mismo. constituye y da forma a esa ficción de la “calleprivada” que. En tal media. consumidores de imagen y. con tal de proyectar esa particular imagen escenográfica que constituye la idea de la “calle-espectáculo”. en tal sentido. la llamaría Baudrillard) al servicio de una sociedad ávida de espectáculo. Aquí “lo público” que. éste “nuevo espacio” dista mucho de ser una simple y pasiva escenografía sobre la que de manera indiferente transcurre el drama humano. por lo mismo. Circunstancia de hondo contenido político. para convertirse. no hace más que constituir el telón de fondo para una noción de realidad convertida en juego a través de la puesta en marcha de ese imaginario colectivo desde el cual experimentamos. precisamente. antes que consumidores de productos puestos a la venta en el mercado. “aporte” de Las Vegas a la ciudad contemporánea. en un 125 .Lo que se pone de manifiesto en Las Vegas no es otra cosa que la exaltación de una arquitectura convertida en “objeto-evento” (objétil. por definición es de todos. los justifica y alienta. ya privado. es la fachada (en tanto reducción simplificada del contendido político que alienta toda imagen) lo que el habitante de la ciudad consume. de consumir espectáculo. Es. receptores y “ávidos lectores” de los nuevos códigos que. de ahí. la idea de la “calle espectáculo” la que alienta ese otro invento que. Desde esta perspectiva es ese nuevo imaginario que ofrece la calle espectáculo particularmente evidente en el caso de los centros comerciales. a través de sus particulares códigos sintagmáticos. toda vez que el hecho que en nuestra valoración del entorno prime la percepción y no el juicio (a no ser el “juicio estético” que. de tal suerte. denominamos el Síndrome de Las Vegas. alienta al consumidor). De esta forma. se ve reducido a la noción privada de “el público” que asiste a un espectáculo: el de verse a sí mismo convertido en “bien de consumo”. Es la fachada lo que vende. en tanto “público cautivo” y. nos hace. amparada en lo que. el enorme y desprevenido placer de ser rebaño. De ahí la importancia de la fachada de sus edificios. en última instancia.

impregna el espíritu de ésta de un hálito de “actualidad”. hace prácticamente irrelevante el establecer. oficinas y todo tipo de entidades. de esta forma. la “disneylandización” de la ciudad. circo-estancial. con precisión. el primero que llamó la atención sobre este proceso de “postmodernización” de la arquitectura (acaso de la ciudad y.“libreto” que señala. nos ofrece por todas partes el espacio de la calle. sino a la noción del lugar mismo entendido. cómo sentirse en su interior. desde la economía del signo. En esta medida nuestro aludido “Síndrome”. circunstancia que no afecta tanto a la determinación del lugar en cuanto tal. he ahí el triunfo de la ciudadespectáculo. hospitales. indiferente. lejos de brindar una nueva escenografía a la ciudad. estabilidad y 126 . En tal medida. a través del consumo. por tanto. Lo que destaca Venturi en este trabajo es tanto el carácter obsoleto de los postulados del Movimiento Moderno. en dónde nos encontramos. al parecer. en tal medida. ya que. entonces. titulado Learning from Las Vegas (1972). es decir. ya no desde un punto de vista simplemente espacial sino. a la puesta en marcha de una estrategia política que. incluso. Fue Robert Venturi en ese ya clásico trabajo publicado con su esposa Denise Scott. nos “libera” del compromiso político que supone ser ciudadanos para otorgarnos el título de consumidores. de un libreto a seguir si lo que sus habitantes quieren. amparados en principios y formas de representación para él anacrónicas (continuidad. sino cómo comportarse. el que. no es tanto el definir dónde se está. quieren “actualizarse” como condición obligada para poderse insertar en el competitivo escenario de la “aldea global”. situacional y. alienta la idea de “progreso” en todas aquellas ciudades que. de la realidad en cuanto tal) en el que ésta se enfrenta a los valores impuestos por el Movimiento Moderno y su prepotente “Estilo Internacional” que repartía. fundamentalmente. como comportarse y. el espacio “exterior” ha desaparecido. de ahí que lo único verdaderamente importante para establecer una orientación en esta “selva de signos” (como la denominábamos al comienzo de este trabajo). La desorientación que ocasiona la hiperoferta de signos que apuntan en todas direcciones. el “saber actuar” en medio de la polidireccional red de sentido (o de sin sentido) que. la dota de un “guión”. e independientemente del contexto que fuera. el Síndrome de Las Vegas que supone. no sólo cómo moverse en él sino. es hostentar el titulo de habitantes urbanos. por demás. los mismos cubos de acero y cristal en bancos. por qué no. en verdad. más aún. Asistimos. desde aquí.

en medio de ella (no es gratuito que haya surgido en el desierto). según como se vea) se “trasladan” frontones y capiteles clásicos. Las Vegas representa así.photo. En consecuencia. 127 . Lámina 25 «EL MARAVILLOSO MUNDO DE DISNEY» Fuente: Buscador google: www. a través de la cultura popular exaltada por artistas pop como Oldenburg. la antítesis de la alta cultura profesional de los arquitectos. con el mayor cinismo (o la mayor “libertad”. luces de neón y escenografías que actúan como una especie de “fantasía compensatoria” ante el fracaso del Movimiento Moderno (Lámina 25). de dar respuesta a las cambiantes necesidades del mundo actual. arcos romanos o pirámides egipcias (debidamente plastificadas y coloreadas) a las sedes de los grandes casinos y hoteles de esta ciudad hecha.homogeneidad. entre otras) e incapaces. una recuperación estilística de lo popular que incluye la apropiación y combinación arbitraria (libre) de códigos extraídos del amplio menú de la historia de la arquitectura a través de los cuales. literalmente. amparadas en la “sapiente” y privilegiada mano de los arquitectos. por tanto. Venturi afirma que la nueva vanguardia está en Las Vegas y en su arquitectura “descarriada y ecléctica” hecha de retazos. en todo.net/photo/pcd2898/ paris-las-vegas. sino. no sólo de la nada. Es. como la imposibilidad de prescribir e imponer grandes utopías a la manera de las que tal “Estilo” se trazara.

apartado de la sociedad. de ahí que simplemente se convirtiera en una ficción compensatoria a la “manipulación arquitectónica moderna”. De este modo. “vitrina”. ya sea entendida como “objeto-evento”. tan poco “posmoderna”). que “el fenómeno de Las Vegas” se convierte en síndrome. se desenvuelve bajo un mismo principio. tenía el conocimiento perfecto de las necesidades humanas y de tal forma podía garantizar el orden social. es decir. afirmación tan “moralista” (y. Es. como la propia arquitectura moderna de la cual quería apartarse. Lo paradójico es que esta loable búsqueda de “lo popular” emprendida por la arquitectura “postmodernista” para enfrentar la alienación de un espacio homogenizado por el uso indiscriminado de unos códigos que. la exaltación de los valores locales al ser absorbida por la sociedad de consumo se convirtió en una nueva forma de valor: el de no valer nada. “fachada falsa”. se resuelven en códigos que. a la postre. aceptando. o “arquitectura espectáculo”. sobre todo en lo que compete a la llamada “arquitectura de interés social” desde la cual. a fin de cuentas. por tanto. tal forma de exaltación de la cultura popular terminó en una mitificación tan grande como la que en su momento cayera la arquitectura de los años 20 y 30. al arquitecto le competía “evitar la revolución” al efectuar una disposición racional del espacio y la vivienda. no dicen nada. en un comportamiento expansivo y generalizado donde ya ni siquiera es importante el lenguaje puesto que los significantes se tornan vacíos y. justamente dicen eso. 128 35 . por lo mismo. Lo que se infiere de aquí para la comprensión de la nueva estética urbana Recordemos el carácter “mesiánico” y reivindicacionista del proyecto de la arquitectura moderna. enmarca al consumo mismo. particularmente de los años 70 y 80 en un fenómeno “esquizofrénico” donde. Del mismo modo. pretendían ser “universales” (el espacio homogenizado moderno). en su momento parecía decir. ¿qué es lo que hay que decir?. nada. es decir. o mejor. y es el de concebirse como un “bien de consumo” que. en consecuencia. ya que sólo él. condujo a la propia exaltación de los códigos populares y a su consecuente “universalización”. precisamente. no se “comunicaba” nada distinto a la futilidad.35 Como resultado de esto se cayó en una dicotomía de códigos que acabó por convertir a la arquitectura. como una nueva referencia para la moda. la arquitectura de la ciudad. de tanto querer decir. es decir. de tal suerte la pérdida de valor como el único valor posible y. en realidad. a partir de esta circunstancia. en consecuencia. De esta forma.Lo que “Las Vegas”. a la homogenización del espacio “postmoderno”. de tal forma. era que la auténtica arquitectura posmoderna “debía comunicar” tanto a la élite como al grueso público de la calle. a su vez. al arquitecto “posmodernista”de los años 70 y 80 le competía reivindicar lo “popular” a través de una arquitectura que en modo “legible para todo el mundo” permitiera hablar de un orden social más equitativo y justo.

el éxito de un “mundo-mercado”. por todas partes. privilegió el tránsito y la velocidad. desde comienzos de siglo. ocurre en la ciudad como en las vitrinas de las tiendas de los centros comerciales. que el acceso directo que tenemos a los bienes de consumo (o al menos a su imagen) en su hiperabundante oferta. en una engorrosa distancia entre dos lugares (inconcebible ella misma como un lugar). en cualquier caso. de paso. acompaña al consumo en cuanto tal). La pretensión de la sociedad de consumo y. finalmente. 129 36 . al parecer. y en aparente contraste con lo que los sentidos parecen decirnos. No obstante. siquiera. nos importe muy poco. así. en la ciudad de hoy. más aún. y cuyo trazado. donde de tantas cosas diferentes que se nos ofrecen de la misma manera36 terminamos. antiguo escenario de intercambio cultural. nos impide distinguir. que la misma. uno que conduce a una hiperabundancia de oferta de todo tipo. existen otros factores que contribuyen con ese creciente fenómeno de aparente homogenización del paisaje de la ciudad que merecen ser considerados en este momento. por encima del de la apariencia (valor que acompaña a esa especie de arribismo social que. Situación que matiza de manera renovada la afirmación que hiciéramos en páginas anteriores a propósito de que “un lugar es cualquier parte”… Lo que tenemos. aquel que colocáramos. no es que todos tengamos lo mismo sino que todos deseemos lo mismo por igual. incluso. muchas veces. bajo la figura de la ficción de la homogenización del espacio de la que antes habláramos. por verlas a todas de un modo igual. con tal de hacernos a lo que en su momento llamáramos “la realidad de la copia” en su nuevo valor. en el caso de que llegásemos a efectuar tal distinción. nos reboza por igual. “superado” el paradigma de la novedad que acompañara al mundo moderno durante tanto tiempo. el estético. convirtiendo a la calle. o como en los propios escaparates de los grandes almacenes. y el otro que lleva a una hiperabundante manera de ofrecer lo mismo. básicamente. es decir. es un fenómeno de homogenización de la oferta de bienes de consumo (no del espacio) agravado por un fenómeno aún mayor de homogenización del valor respecto de estos mismos bienes. es aquí cuando la heterogeneidad deviene homogeneidad y cuando el fenómeno de Las Vegas adquiere la magnitud de un síndrome: el “síndrome de lo mismo” que. entre la realidad y la copia y. En primer lugar está el espíritu funcional de una época que.es. puesto que. una vía con dos caminos. así como el del propio sistema vial al que El éxito de un nuevo producto no está tanto en su “novedad” como tal sino en la manera novedosa como éste se oferte. a la postre. hoy en día parece que todo nos da lo mismo.

tanto a una serie de elementos fijos que caracterizan sectores enteros de la ciudad (incluso. es decir. a los factores mencionados. instituciones. es una “apropiación significada” o. en razón de la rentabilidad que esté en capacidad de propiciar. enriquecen y ayudan a 130 . muy similar a otro cualquiera. habría que añadir el papel “homogenizador” de las franquicias y de la imagen corporativa que acompaña a las grandes multinacionales quienes exportan e imponen por todas partes sus códigos estéticos y espaciales en un proceso que. por ejemplo. lo que es lo mismo. 2002a) denominábamos como el “efecto Nueva York”. en tal medida. alturas y áreas de sesión destinadas.responde. por supuesto. obviando la tautologización. que supone una elevada capacidad de endeudamiento o pago resulta. recreación o servicios. un múltiple y diferenciado proceso de territorialización que se atiene. en esta medida es predecible establecer dónde ubicar zonas de vivienda. un conjunto de casas. conforma “espacios típicos” diseñados para ser ocupados también de maneras “típicas”. a las grandes metrópolis. para aludir a ese simultáneo proceso de fragmentación. un edificio de apartamentos para solteros resulta muy parecido a otro. de heterogenización que caracteriza. comercio. resultan similares en toda la ciudad y. imagen de la ciudad. lugares “óptimos” para centros comerciales. en fin. muchas veces. incluso. muchos de ellos proporcionados por el “síndrome de las Vegas”). “sujeta a…”. de acuerdo a la ubicación de este dentro de la ciudad. también. del mismo modo que un conjunto de multifamiliares se parece a otro e. denominaríamos de “Mcdonalización” de la Pero este proceso de paulatina homogenización del paisaje de la ciudad tiene un fuerte atenuante y es el que viene dado por lo que en el trabajo citado al comienzo de este capítulo (Yory. En segundo lugar (y no en orden de importancia) está el modelo de vida que oferta e impone el mercado estableciendo pautas específicas de acuerdo al nivel social o la capacidad adquisitiva de los eventuales compradores o usuarios. de paso. polígonos industriales. en todas las ciudades. zonas de vivienda perfectamente reguladas y restringidas por el diseño de los flujos viales que. Lo que aquí ocurre. establecen densidades. como referente inmediato. particularmente. siguiendo a Ritzer (1996). estableciéndose así. oficinas dedicadas al sector servicio y. en tal medida. Cabe añadir a esta situación el costo del suelo que. para uso múltiple. regulaciones de uso que por arrastrar prototipos formales. en atención a sus características de localización relativa. será destinado siempre para los mismos usos. como a un conjunto de elementos y de situaciones “móviles” que. de tal suerte que. Finalmente. es decir.

puesto que en esta ciudad. prever. como en ninguna otra. el latino. resulta ser el Bronx. Una identidad que. y porqué no decirlo. por todas partes. al menos. nos referíamos a la naturaleza “marítima” y . y. de la necesidad. para poder ser ejercida por el individuo. por un lado. debe responder a los códigos universales que ésta promueve. en suma. integrado apenas por el mar del consumo y. aleatoria y performativa de su cartografía. en el caso de Nueva York. le ofrecen los flujos. “exceden” siempre al todo. Gracias al “efecto Nueva York”. de orden tan ecléctico como sincrético y multicultural. el hindú. lo que es viable esperar del comportamiento urbano en el barrio chino. marcas imborrables que actúan como “signos” de identidad. no sólo los espacios periféricos sino el sentido mismo de la marginalidad y de su fuerte componente identitario toda vez que. en gran medida. de la ciudad. su inmediato futuro. por otro. en el libre “recorrido transversal” que.caracterizar el mapa de la ciudad a la luz del concepto que acuñáramos al comienzo de este trabajo cuando. la ciudad se concibe como un gran universo donde conviven o compiten múltiples lenguajes que corresponden con otras tantas “etnias”. Aquí cada espacio se comporta como una especie de isla. Es de aclarar que hablamos de “exclusión” en un sentido distinto al generado por la globalización en los países del llamado “Tercer Mundo”. la exclusión que promueve la metrópoli contribuye. metrópoli donde por excelencia se comprueba esa afirmación de Milton Santos según la cual “globalizar no es lo mismo que desterritorializar”. no sólo a la piel de la ciudad sino a su ser más profundo. de ese proceso de tribalización que acompaña la propia fragmentación de la ciudad en toda una diversidad de espacios que. Nueva York es. aumentan cada día. Acaso el mapa de una geografía quiromántica en cuyas líneas se deja leer. para hablar del espacio geográfico de la ciudad. y donde las diferentes “miradas de mundo” que allí coexisten permanentemente chocan como placas continentales infiriendo. Ciudad cosmopolita. un futuro. por tanto. no necesariamente circunscritas a contextos geográficos distintos sino producto. en muchos casos. no sólo el pasado de la ciudad sino. con la definición y el fortalecimiento del sentido mismo de identidad. con él. por lo mismo. la prueba irrefutable del “trasfondo clandestino” de la gran ciudad. clandestinos o no. al parecer. ciudad “global”. para que pueda ser ejercida como colectividad. el afroamericano o en esa maravilla de multiculturalidad (no necesariamente “feliz”) que. el italiano. debe restringirse a una clara demarcación territorial que así permita regular o. puesto que aludimos a ella no 131 . al parecer.

para aludir a esos crecientes “espacios del anonimato” (estaciones de transporte masivo. como se puede inferir de lo señalado. precisamente. por la transitoriedad. ya que. por tanto. Decimos. paradójicamente contrasta. tienen que constituirse “al margen” formando ghetos. a propósito de la manera como. sería 132 . por supuesto. la virtud de tales (no) lugares consiste. por lo mismo. por tenerla o por no perderla. al punto que.37 37 Usamos los conceptos de “liso” y “estriado” en el sentido en que los entienden Deleuze-Guattari (1994). se constituyen. a partir de dichos conceptos. lejos de ser estrictamente “antropológicos” (al menos en el sentido que Augè entiende el término) y. falta de todo nexo de pertenencia o de identificación que sus usuarios pudieran establecer por ellos (Lámina 26). tales lugares resultan ser cada vez más atractivos y. se opone a la alienación a la que sucumbe la masa indiferenciada. sin querer decir con esto. por qué no. da igual. en todo. de tal suerte ofrece. por definición. Lo paradójico es que tales grupos que luchan por su identidad. donde la vida de lo individual. una diversidad que. La diversidad de “ciudadanos” que trae consigo este proceso de fragmentación es sólo comparable a la diversidad de bienes y pautas de consumo que entran a reforzar “etnográficamente” la propia diversidad de la ciudad. por definición. la transitoriedad. utilizan como arma aquello que acusan de ser el causante mismo de la masificación social. de lo fragmentario. más “apropiables”. en otro sentido. más bien. supuestamente. centros comerciales y. quizá porque allí no se exige nada a sus “habitantes” así diluidos en el total anonimato que. en su “lisura” respecto del “estriaje” que la marca del suelo grava en las ciudades a través de mil formas de adcripción territorial. con la unidad de principio que. En otro sentido. sectas. que todos los consumidores sean iguales. le predecería. “estética”. y esto es cada vez más frecuente en la gran ciudad. habría que recalcar el importante papel que ocupa el consumo en la configuración de lugares que. fundamentalmente. al menos en apariencia.como producto de un proceso externo de marginación. desde lo que Marc Augè (1993) denominó como los no lugares. “en apariencia”. y todo gracias a la consolidación y defensa de aquellos espacios que. se han convertido en auténticos lugares para estar. porqué no decirlo. nos referimos. o cualquier otra forma de grupo “socio-familiar”. como esto es impensable en el escenario de la ciudad que. “lugares franquicia” entre muchos otros) marcados. En esta medida. el concepto de “estriaje” aludiría a la espacialización de dicha marca mediante la irrupción de claros signos visibles sobre un “espacio liso” que. En este sentido. sino como “postura ideológica” y. al consumo. integra al consumido. fuertemente enmarcados dentro de referentes etnográficos. es posible describir la noción de “marca del suelo” que acompaña la definición de territorio. en muchos casos.

a través de la misma. por el contrario. como a la posibilidad de diluir la misma en un contexto polivalente y polidireccional. ahora. desprovisto de esa carga que asocia los conceptos de “pertenencia” y “arraigo” (inherentes al propio concepto de Topofilia) a la inmovilidad con la que. una manera particular de estar en un lugar en un momento determinado. se identifica la relación psicoafectiva de los individuos por un determinado lugar (al menos en el sentido que presenta la posición de Tuan). por tanto. más bien. fundan el lugar en cuanto tal. el que. qué es una situación si no una circo-estancia.com. ésa que. el concepto de “lo liso” alude. de una u otra forma. en un paradójico signo de identidad. de territorialidad. hacen notar el carácter situacional del espacio habitado. a fin de cuentas. Un sentido que se presenta. hay que decir que el “síndrome de Las Vegas” y el “efecto Nueva York” no aluden a supuestas particularidades de ciudades distintas sino a propiedades inherentes al espíritu de la gran ciudad en la que de hecho conviven. por tanto. supuestamente. con él. 133 . no tanto a la existencia de un improbable espacio sin marca en la ciudad. De esta forma la no marca del suelo propia de éstos se convertiría en una marca en sí misma y. de un nuevo sentido de pertenencia y. Finalmente.acaso auténtico redimensionamiento del sentido mismo de “lugar antropológico” y. en mucho se identifica con el “no lugar”. siempre “estriado”. de otra parte. Lámina 26 «HABITACIÓN EN LA MOVILIDAD» Fuente: Buscador google: www. para nuestros efectos. manera que será tan “móvil” como la propia mirada de los individuos que.fotomundo. Los “no lugares” de Augé.

ya que. por la inmensa variedad de actividades y servicios.3. sin demérito. la “impronta industrial” de la ciudad que se pudiera deducir de aquí ha derivado. al menos en lo que tiene que ver con su tradicional dimensión fordista (trabajo en cadena. Si bien la ciudad de hoy resulta heredera de la revolución industrial del siglo XIX -valga decir. como si se tratara de un mismo y único escenario ofrecido de tal forma a los inversionistas que ven en sus potencialidades y ventajas comparativas una atractiva fuente de explotación y riqueza. motivo por el cual es concebida dentro del marco de la economía global como un bien tanto de consumo como de capital. así como de bienes de capital. puesto que. la cual. ya no sólo para quienes buscan una fuente de empleo o de oportunidad de realización.y de los profundos cambios sociales. por supuesto. económicos y espaciales derivados de ésta. masificación y estandarización) y no su supuesta “superación”. entre otras cosas. tiempo de trabajo y tiempo de ocio. cada vez con mayor fuerza las afecta. en realidad. 5. contradictorio y rico escenario de intercambio y consumo al que muchos autores coinciden en llamar ciudad postindustrial. muy afortunado. a finales del siglo XX. es el incremento de su afluencia turística.38 Numerosos aspectos han contribuido con el posicionamiento de la ciudad como atractivo destino. particularmente de las grandes ciudades. sirva de ejemplo el turismo de eventos y congresos que cada vez cobra más fuerza. sin embargo. patrimonio y consumo que éstas ofrecen (no es gratuito que en la actualidad poco más del 20% del turismo sea urbano). sino para aquellos que simplemente ven en ella el mejor escenario para el ejercicio de ese fenómeno exclusivo del animal urbano: el ocio. como señala George Cazes. de una revolución urbana. profesor de la Universidad de Paris I: La puesta en escena del turismo urbano refleja una nueva disposición del tiempo donde se mezclan. uno de los aspectos que refuerzan la importancia creciente de las ciudades. secuencias de El concepto de ciudad postindustrial no nos parece. en ese complejo. Turismo urbano y consumo de ciudad.se promociona “en conjunto”. motivo por el cual preferimos hablar de postfordismo o de “neoindustrialización” a hablar de postindustrialización. lo que ha ocurrido en la sociedad actual es una reconversión de la industria. de otras importantes motivaciones que atraen al turista a la ciudad. políticos. 134 38 . Sin lugar a dudas. Afluencia estimulada. de forma cada vez más estrecha y compleja. en gran medida. la abierta reacción de los consumidores contra la masificación inherente a la indiferenciación de la oferta. Situación que parece confirmar.

por supuesto. lo que una vez las hizo competitivas. poco a poco se consolida. como nuevo y atractivo renglón de la economía: la industria de la experiencia (o si se prefiere de la vivencia). mejor. hoy resulta un obstáculo para su realización y desarrollo) se abre paso. en un proceso generalizado de “puesta en circulación de cuerpos” (Jean Viard). La industria de la experiencia puede llegar a ser uno de los pilares de la superindustrialización. pues como anota José Antonio Donaire. 157). fundamentalmente. en gran medida. 1993. de tal forma. al parecer. no en bienes manufacturados. sino en experiencias preprogramadas. A.sedentarismo y desplazamiento. pp. el verdadero fundamento. de tal forma. cada vez. un importante factor a tener en cuenta en la competitividad de las ciudades sino. una emergente industria que. Por lo anterior. y a la par que las ciudades reconvierten sus tradicionales industrias (puesto que. 1998. a la ciudad-servicio. 179). G. con mayor fuerza. pp. de hecho. la creciente demanda)? Interrogantes que. ni siquiera en servicios ordinarios. de afirmación de los movimientos y de las prácticas de multiespacialidad (Cazes. nos referimos. En este orden de ideas vale la pena preguntar. uno más de la multidiversidad que ofrece esa clase de ciudad que ahora entra a remplazar a la decimonónica ciudad industrial. De esta suerte. es necesario señalar que el turismo no sólo es una industria y. ilustrada para nuestros efectos a través del turismo. a la luz de esta “nueva” ciudad o. de una economía postservicio (Donaire. J. profesor de la Universidad de Girona: Ha aparecido una revolucionaria expansión de ciertas industrias cuyo output consiste. sino un privilegiado destino para su usufructo directo (rentabilizando. ¿cuáles son esos aspectos que han hecho de la ciudadservicio no sólo un atractivo escenario para éste (capitalizando así su oferta). de esta idea renovada de la misma ¿por qué el turismo se ha convertido en un importante renglón de actividad? y. han de responderse desde la propia 135 . un servicio.

entendida. permitiendo al marketing refinar considerablemente su técnica de segmentación del mercado y. también. por las exigencias de los modelos desarrollistas que imponían a éstos cotas cada vez más altas para ponerse rápidamente a la altura de las demandas del mercado mundial. como culmen de la crisis urbana. con el aumento de la deuda externa de los países del “Tercer Mundo” causada. entre otras cosas. para efectos de nuestro discurso. sino sociales y culturales y. • El fuerte impacto que. al parecer. sobre las fuentes tradicionales de renta y capital. las jubilaciones anticipadas. la harán “reventar” a través de ese invento de los años ochenta que es la “ciudad global”. basta con reseñar a partir del contexto epocal escogido. afectaron sensiblemente unas de por sí ya altas tasas de crecimiento vegetativo. 40 Como señala Lanfant: “La informatización ha contribuido a acelerar los procesos de racionalización de la demanda turística. por su virtual abandono por parte de los gobiernos municipales. se remonta a los años que siguieron a la Revolución Industrial. ocasionaron profundos traumatismos no sólo económicos. pero que. ocurren en estos años toda una serie de sucesos que. en los países del norte.comprensión de la aguda crisis que. con la agudización de la “guerra fría”. tienen que ver con la crisis de los carburantes. el ordenador permite identificar. en un momento en el cual parece incrementarse la especulación con el uso del suelo. toda vez que. la pérdida de gobernabilidad y la fragmentación metropolitana. muchas veces. una articulación cada vez más sensible entre oferta y demanda. y en los países del Norte. finalmente. entre otros. por consiguiente. para no hablar de los de intolerancia frente a la diversidad. si entramos en detalle. y. particularmente. • El aumento en los índices de delincuencia y criminalidad. con el impacto de esa auténtica revolución cultural que significó Mayo del 68 y que particularmente afectó las formas de vida urbana y los hábitos recatados de la hasta ahora “tranquila” y adormilada sociedad burguesa. para el libre ejercicio de lo público en canto tal. Sucesos que. se evidencia a través de: • La pérdida de “atractivo” de muchas de ellas causada por su creciente degradación social y ambiental. el incremento aditivo y desordenado de los cascos urbanos. entre otras causas. en los países del sur. Circunstancias a las que se suman. desde aquí. por si fuera poco. con el aumento en los procesos migratorios que. en los países del Sur. ocasiona el paulatino entronamiento de un mundo cada vez más virtualizado por la informática40 y terciarizado por la creciente importancia de los servicios (especialmente el terciario superior). pero. más aún. y. Gracias a sus posibilidades de almacenamiento y tratamiento de infinitos datos en memoria. la reducción del horario laboral. • El creciente deterioro de los centros urbanos causado. el aumento de la pobreza. como hábil estratagema del capital para mitigar los efectos de la misma bajo el sofisma de la equioportunidad. a partir de los años setenta39 afecta. producto de la Encontramos en esta década fuertes indicios de agudización de una crisis que. cada vez más sutilmente. la presteza en el desplazamiento. • Las dificultades por las que pasan las administraciones respectivas para suplir una creciente demanda de espacio público adecuado para el disfrute y la recreación. los comportamientos de los consumidores 136 39 . a las grandes ciudades y que.

41 para aludir a la apertura de un nuevo proyecto urbano (al menos en apariencia. más bien.modernización creciente de los medios de transporte. “distinto” al de la modernidad) en el que la ciudad. tan sólo. De esta manera. lejos de limitarse. Ello implica que la cultura. lo que es más importante aún. el ocio y el turismo han desplazado a la actividad laboral como eje del estatus y las relaciones sociales. si a esta situación le añadimos lo que Peter Eisenman (1984) llamara el fin de “la ciudad clásica”. cit. en tanto eventual indicador de posición y calidad de vida. a la consolidación espacial de un único y determinado principio de razón que. Aspiración reduccionista que. entre otras cosas. un fuerte parámetro de diagnóstico de arribismo social. Ahora bien. ofrece. los múltiples modos de interactuación que se ponen de manifiesto en la ciudad actual. tanto en las ciudades del Norte como en las del Sur el objetivo es el mismo: enfrentar las distintas formas que en ellas cobra la crisis urbana a través de una decidida campaña por hacerlas atractivas. tan sólo. potenciales y de constituir un banco de datos susceptible de convertirse en una base de decisiones. las agresivas campañas publicitarias que pretenden poner el mundo (y. de sus posibilidades reales ya que. respectivamente. desde la lógica polivalente y transdisiplinar que lo alienta. el análisis del turismo no es ya el estudio de una actividad marginal o paralela. con él sus atractivos destinos urbanos) al “alcance de la mano” no sólo “informando” sobre las “últimas ciudades en venta”. entre otras cosas. 41 Para Peter Eisenman. pretendidamente responde. a retratar pasivamente lo que Hegel denominara el Zeitgeist.” Ampliar en Donaire. y. 180). sin duda. por lo mismo. desde un marco tan móvil como el escenario que ésta. 42 El concepto de “complejidad”. José Antonio. op. asume. p. J. la ciudad emerge de manera renovada a la luz de un polifacético cuerpo entendible. resulta particularmente útil para explicar. De cualquier forma. a lo que merece y no merece ser tenido en cuenta. el activo papel. de manera hegemónica instaura una particular idea de realidad a la que la propia ciudad. pp. no sólo de constituir dicho “espíritu” sino. en el sentido en que lo entienden autores como Morin y Castoriades. “conservarse” y. el concepto de “ciudad clásica” alude. fundamentalmente. a lo que merece y no merece. incluso. o “espíritu de los tiempos”. de alguna manera. Cit. por encima.182. de darle forma. dado que. En este 137 . el turismo resulta ser. en tanto acontecimiento fundamentalmente “complejo”42. A. más grave aún. en consecuencia. establece criterios tanto espaciales como sociales de centralidad y periferialización para aludir. sino un instrumento efectivo para la comprensión del conjunto de la sociedad (Donaire. a lo que merece y no merece destacarse. Las pautas de consumo más recientes han privilegiado los bienes volátiles en detrimento de los bienes manufacturados. lo que tenemos es un explosivo cóctel en el que. sino “predisponiendo ” al comprador potencial hacia su decidido “consumo”. Op.

expresiones de un mundo y. de la Teoría General de Sistemas que desarrollara Von Bertalanffy en los años cincuenta. particularmente. de una racionalidad que. le responda. se sirven. de tal suerte. ha empezado a reconocer su evidente diversidad y fragmentación (a pesar de las tendencias sospechosamente “unificadoras” de los últimos tiempos y del aparente fortalecimiento del orden hegemónico que impone el capitalismo global y los países que lo lideran). en un marco tan móvil como el valor que para un grupo u otro el mismo pueda cobrar en un determinado momento. se hace posible enfrentar la tradicional separación entre equilibrio y desequilibrio. como dijimos. En esta medida. aleatorio y expansivo que la primera le propone al preentarle un amplio. responderíamos a lo primero. gracias a él. “la ciudad clásica”) para convertirse en aleatorio y coyuntural referencia al interior de la movilidad y.Lo que surge de aquí es la urgente necesidad de asumir la activa construcción de un nuevo “espíritu epocal” que. sin lugar a dudas. de hecho interactúan de manera simultánea. se ven enriquecidas con los aportes que. 1998). como las propias dinámicas internas de ésta. cabe destacar la idea de “sistema abierto” que esta teoría heredara de la termodinámica puesto que. lo que supone entender el lugar a la luz de claros y continuos procesos de significación y resignificación en los cuales el espacio deja de ser una preexistencia a ocupar (como lo entendía la arquitectura moderna y su correlato urbano. ¿qué idea de lugar le correspondería? Sin lugar a dudas. con el. fragmentación. como ocurría en la “ciudad clásica” de Eisenman es. usada durante tanto tiempo para explicar. construido por ésta. 138 . dado que si algo caracteriza al mundo de hoy es su espíritu decididamente urbano. cada vez mayor. infinidad de variables mutuamente permeadas y. polidireccional. resultan interdependientes. se ha “roto”. más bien. sentido. teoría desde la cual. dado que. de una renovada idea de “lugar” que. polifacético y polimórfico cuadro en el cual coexisten y. surgen dos preguntas de particular relevancia para nuestro trabajo: ¿qué es lo que hoy en día caracteriza al “espíritu de nuestros tiempos?” y. que la “movilidad” y la búsqueda de una “organización racional” de esa. En este orden de ideas responderíamos a lo segundo. el tema del ordenamiento territorial surge renovado a la luz del marco móvil. A este respecto. lejos de ser representado por la ciudad. desde este concepto. tanto las relaciones de la ciudad con su entorno. ejes fundamentales de nuestra reflexión. de esta forma. Es precisamente a partir de aquí. con él. de hecho. que si algo caracteriza la idea de lugar en la actualidad es la “apertura” del espacio por el uso y la habitación. tal empresa sólo puede llevarse a cabo a través de la construcción de un consecuente orden social y espacial y. interdependientes. operación de donde surge una nueva noción de realidad en la que estos dos conceptos no sólo coexisten sino que. compartimos con Heidegger la idea de que la construcción espacial responde a la habitación y no ésta a aquella (Yory. las nociones de lugar y de territorio. o mejor. En esta medida. que la Teoría de la Complejidad realiza sus mayores aportes a la construcción de una eventual Teoría de la Ciudad inspirada en ella.

“patrimonio”. y con ella el mundo en general. a un “espíritu de los tiempos” de tal forma caracterizado por la arbitraria selección que. el pasivo papel que le adjudica el “espíritu de los tiempos” (de los cuales es claro que no puede escapar). se orienta (acaso diríamos. quieren representar la propia historia de la ciudad (supuestamente contenida a través de ellos). por él. queriendo hacer gala de su espíritu de “progreso”. llamada “ciudad clásica”. lejos de ser un simple retrato epocal es. más bien. cómo un signo en sí mismo de éste. el proyecto de la ciudad. de manera privilegiada. el creciente papel del turismo urbano en la caracterización de tal espíritu? La ciudad. denomina. idea bastante romántica de lo que así. incitante “motor” de transformación de los tiempos mismos. contexto de donde surge la denominada “ciudad histórica” que. eso que Hegel llamara el “espíritu de los tiempos”?. de manera pasiva. no va dirigida a otra parte que a su manera particular de concebir la historia. tenemos que reconocerlo. en esta medida. la principal crítica que realiza Eisenman a la. por tanto. en consecuencia. en tal medida “clásica”. no puede menos que responder. dando pie a una. en tanto selección editada (valga la tautología) de toda una serie de sucesos que. Sobre esta base. sin más. de hecho consideramos que ésta es inherente a su naturaleza evidentemente “móvil” y. de las formas y procesos de la ciudad. en la actualidad. en su “ordenamiento”. en esta medida. En esta medida. experimentan una profunda “crisis” (acaso sea mejor hablar de “revolución”) –aunque. inconforme con representar.motivo por el cual. ¿es que la ciudad puede en forma alguna escapar del Zeitgeist?. No obstante. sino que además se sirve de el hecho de hacer tal consideración. realiza la cultura hegemónica. no sólo define éste como “lo otro” de la “ciudad histórica”. precisamente el turismo. se manipula) “históricamente” en una u otra dirección. la “ciudad histórica” que surge de esta particular noción de la historia. se encargará de publicitar museográficamente bajo la idea de que la misma encarna el “verdadero espíritu” de la ciudad. ¿no encarna acaso. Lo que aquí ocurre es que la cultura hegemónica. de ahí el nada inocente papel que cumple el turismo urbano en respuesta a una clara política cultural.A este respecto. en la actualidad. Unos tiempos que. ¿cómo contribuye. busca contrastar las nuevas obras con las antiguas. aparecen 139 . y como hemos señalado.

con esto. De ahí la mirada interesada. en gran medida. precisamente. paradójicamente. Con todo.. de ranking. e integrados por un mismo espíritu. el capital. la lúdica misma (puesta bajo la óptica de la venta de servicios especializados) se ha convertido en otra forma de trabajo. acaso una de las más rentables. concentrado Afirmaciones que se enmarcan dentro de lo que se pudiera denominar como la “internacionalización de la mirada turística”. en ocuparse de la recuperación del espacio público. renovación que..43 Es precisamente a partir de este contexto ideológico y político. incluye la exaltación de su pasado a través de la “puesta en venta” de éste sobre la base de rentabilizar su valor. es cuestión. sino que. la competitividad inherente. ecológico y de eventos. y detrás de todo esto.. el neoliberal. exclusivamente simbólico. de la renovación de su propia imagen.unificados por una sola religión. precisamente. en promover el rescate y/o construcción de edificios emblemáticos. y de la urgente necesidad que tiene la ciudad de promover nuevas formas de reactivación económica de donde surge el cada vez mayor apoyo al turismo urbano. sino de los gobiernos mismos en fomentar.. como a la política. en gran medida. de paso. puesto que. particularmente. no sólo de la empresa privada. tanto a la sociedad de consumo. concatenar el turismo con otros tipos de actividad que. ya que la oferta creciente de éste no responde. hasta ahora. en apoyar y posibilitar la concentración de equipamientos de servicio buscando. la revalorización y recuperación del patrimonio histórico (nueva forma de valor agregado para las ciudades). finalmente. a aquella utopía que planteara Marcuse mediante la cual el trabajo fuese sustituido por la lúdica. entre otros. 140 43 . producto. en este caso. entra a demandar el diseño de nuevas y eficaces estrategias conducentes a la consecución de fuentes alternas y renovadas de ingreso sobre la base. a fin de cuentas. ¿cómo entra aquí el turismo y qué papel cumple dentro de la nueva dinámica exigida por las ciudades? Comencemos por señalar que la enorme variedad de ofertas lúdicas y patrimoniales que concentra la ciudad hacen del turismo una importante fuente de ingreso para ésta en un momento en el cual. de la hegemonía del sistema capitalista y de su compleja red internacional de relaciones. su aludida “crisis” (manifiesta en la propia crisis de las actividades económicas tradicionales). entren a caracterizarlo y tematizarlo: turismo cultural. un enorme afán de tales patrocinadores de publicitarse a sí mismos. publicitando aquello que de tal forma los muestra. la valoración de “lo clásico”. en invertir en infraestructura y obras de bienestar. muy por el contrario. no es gratuito que sea.

de tal suerte. por un lado. al capital simbólico de aquí derivado. “sorprendiéndose” de lo que llamaríamos. uno evidentemente simbólico. le compete entrar a aportar toda una serie de nuevos elementos de consolidación e identificación grupal que. por otro. sentir que hay algo de todos en aquello que es visitado. ignorando. por un lado. buena parte de los turistas urbanos van a ver lo que ya saben que existe y sólo reclaman para sí la posibilidad testimonial que la fotografía les proporciona de haber estado allí). refuercen y enriquezcan el capital social. representan los turistas. pueden adoptar la posición del “extraño” para así. incluso generando nuevas dinámicas que propicien el acercamiento entre sus habitantes y usuarios agregando. especie de nuevos “civitas universitas”.particularmente en los así denominados “centros históricos”. los visitantes. la “novedad de lo mismo”. por otro. muchas veces. habían venido desatendiendo o. al valor económico mencionado. A fin de cuentas. A este respecto. toda vez que en lo primero mucho tiene que aportar a los planes de reordenamiento territorial y a sus políticas de rehabilitación y redesarrollo (dentro de las cuales bien puede incidir en el establecimiento o fortalecimiento de eventuales corredores. el fortalecimiento del capital simbólico tiene que ver con aspectos que van desde el aumento en el insulso “turismo de comprobación” (como se sabe. Dentro de este marco no resulta difícil deducir el doble papel que el turismo cumple al interior de la nueva dinámica de las ciudades. surge el turismo metropolitano como un importante abanderado del desarrollo físico y social de las ciudades. ya que su sobrevivencia depende. disfrutar de aquello que. en gran medida. como de la potencial afectación del patrimonio en la realización de dichas obras) y. en la propia manera de ocupar y usar el territorio. en cuanto motor. en buena parte. tanto de la “carga” que. dinámica de tinte postmoderno desde la cual se recrea una forma particular de “apropiación nómade” donde. De esta forma. circuitos o ejes) y. del óptimo estado de éste. permiten a los habitantes y usuarios de estos espacios sentirse “parte de algo” y. hasta la apropiación de signos y símbolos que. en forma individual o colectiva. tienen la posibilidad de dejar de sentirse “extranjeros” y. lo que hace de éstos uno de los más importantes destinos turísticos. De esta forma. por familiar. por lo mismo. en lo segundo. del desarrollo y modernización de sus infraestructuras y equipamientos (aún a pesar. los residentes. qué más postmoderno que 141 . en tanto sensible guardián del entorno y el medio ambiente. incluso.

mucho tiene que aportar a la Geografía Humana. “la capital del mundo” o Viena. equipamientos y bienes emblemáticos que sirvan tanto de atractivo para el inversionista y el visitante (actores que cada vez tienden a relacionarse más). desde la Antropología Filosófica. la clave de una perdida apropiación. no sólo es algo que se proyecta a partir de un “idealizado” origen. en el sentimiento de “extrañeza”. Nueva York.aglobalworld. Otro aspecto del turismo urbano que merece particular atención es el de su preponderante papel a la hora de promover una imagen de ciudad y. entre otras muchas imágenes que acompañan la “puesta en venta” de las ciudades (Lámina 27). www. fomenta la construcción o fortalecimiento de infraestructuras. “la ciudad luz”.html.com/ postcards. auténticas “denominaciones de origen”: París. sino que también supone un imaginario a alcanzar. Aspecto que. Lámina 27 LA CIUDAD GLOBAL: ¿UN ESTALLIDO DE LUZ Y COLOR? Fuente: Buscador google. como al propio habitante de tales ciudades. en la 142 . “la ciudad musical”. con la promesa de su realización. A este respecto cabe señalar que la imagen que de una u otra forma acompaña a las ciudades. aquel que. como en el caso de aquello que se busca en los mejores vinos.hacer de la ciudad un escenario turístico y así rescatar.

el preponderante papel que. Surge así el tema de la “promoción simbólica” de las ciudades. Lámina 28 CIUDAD DE UNO: ¿CIUDAD DE TODOS? Edición: Sandra Rivera. el tema del patrimonio surge con una preponderancia inusitada. de esta suerte. más como una manera de ver y entender el mundo actual (Yory. responsabilidad. su “puesta en imagen”. particularmente la planeación estratégica urbana. Fuente: www. de recalcar el aspecto creativo y prospectivo de aquello que oferta. lo que supone entender el patrimonio. 2002b). ya que el turismo no sólo gira en torno a la oferta conservacionista que plácidamente se ocupa de mostrar una ciudad museografiada (en abierto contraste con la propia “desmuseografización” de unos museos cada vez más interactivos y proactivos) sino que. estrategia gracias a la cual éstas entran a competir en el “mercado internacional de las ciudades” que hoy en día caracteriza esa enorme feria de consumo en que se ha convertido el mundo. o lo que se pudiera denominar. tiene la posibilidad y. que 143 . No es gratuito.nationalacademies. a este respecto. refuerza sus nexos de identificación y compromiso con ella (Lámina 28). Cabe destacar. De acuerdo con lo anterior.org. otorga a la imagen como telón de fondo para constituir pactos colectivos y líneas de acción encaminadas a alcanzarla. sobre todo. que lo que la imagen ofrece a los habitantes urbanos es la posibilidad real de “ser lo que quieren ser” con base en la debida potenciación de lo que ya son y poseen. nosotros diríamos.medida en que. en este sentido.

permeable al fluir de los tiempos. en la medida en que mantiene sus significados vigentes e integrados de una u otra forma a las distintas dinámicas urbanas que. de la valoración de sus alrededores) afecta. yace impermeable de espaldas a ésta.1995. la optimización del “patrimonio vivo” constituye una estrategia tanto de desarrollo económico como social. puede emplearse en sectores distintos al turismo. cual reliquia de otra época. organizada. y uno definitivamente “muerto”. en el sentido en que. de hecho. por tanto. y para le caso del tema que. por no haber logrado integrarse a la dinamys histórica y. no sólo permite a los habitantes de una ciudad afirmar sus vínculos con ésta y con ellos mismos. más adelante: “la construcción de patrimonio” (tema central de nuestra propuesta y. Un aspecto derivado de la afirmación anterior es el que tiene que ver con el propio desarrollo urbano y. pp. cabe señalar que la fuerza de un patrimonio “vivo”. 121. de lo que denominaremos. como a la propia inversión que. nos ocupa (el turismo urbano). resulta ser un matrimonio más que deseable. El patrimonio es un producto contemporáneo que se crea (lo que implica diferentes grados de comercialización de la materia prima) para satisfacer el consumo contemporáneo” (Willis. sino que revitaliza la propia imagen de ella. en lo que pudiera denominarse. en gran medida. en tal forma. no sólo un edificio o conjunto de edificios sino a la ciudad como tal. ya que la importancia de ellos depende. al ligar íntimamente el turismo al tema del patrimonio histórico. no hace más que disimular la propia destrucción del presente. del planteamiento topofílico en general). en este momento. situación que permite tanto atraer al turista foráneo. En este sentido. la valoración que el turismo hace de un edificio o conjunto de edificios (incluido el espacio circunscrito entre estos. De lo anterior surge la indispensable necesidad de establecer la diferencia entre un patrimonio “vivo”. La cursiva es nuestra). una “experiencia superpuesta de patrimonio” donde el atractivo del conjunto puede llegar a exceder el propio atractivo de la suma de sus 144 44 . A. la protección de este último. A este respecto. en muchos casos. con él. desde la cual. la alianza turismo-patrimonio. sobre todo con miras a producir un producto comercializable (…). lo incorporan. por tanto. En tal medida. es decir. al conjunto urbano44 y sirve de excelente oportunidad para la realización de alianzas Cada vez más. sin duda. al actuar como decidido agente de promoción externa. el turismo urbano tiende a valorar y comercializar.como una romántica mitificación del pasado. incluso. toda vez que “la industria del patrimonio es una actividad moderna.

en cualquier caso. 145 .M (2002b). condición básica para la orientación de sus planes y acciones a la luz de alcanzar un claro y deseable derrotero futuro. como mueble. Del Monumento a la Ciudad: El fin de la idea de monumento en el nuevo orden espacio. M. de tal suerte “apropiado” por ellas. Ampliar en Yory. entre otras actividades. C. CEJA. en tanto “poliatractivo” objeto de interés turístico (excelente oportunidad para llevar a cabo planes de ordenamiento territorial que tengan como base una clara dimensión patrimonial). 45 Ashorth y Voogd. la creación de redes ciudadanas solidarias que. la estimulación. cit. Allan M. resulten ser sus implícitos “guardianes”. competería a tales alianzas el desarrollar. Williams (1998) señalan. 4. . con base en las actuales tendencias. promoviendo. amplia y/o refuerza su imaginario. por tanto. a las que nosotros añadiríamos. el desarrollo. la conversión. op. Utilizar las áreas de particular concentración patrimonial tanto inmueble. como un proyecto común consensuado al que el turismo urbano aporta un particular escenario desde el cual. con ellos. sobre la base de promover ésta. Interconectar los diferentes sectores de la ciudad y. como para contribuir en la proyección internacional de la ciudad en su conjunto45 (excelente oportunidad para promover la realización de pactos ciudadanos en materia de la preservación y cuidado de ese patrimonio intangible que componentes. Garantizar la seguridad ciudadana (excelente oportunidad para explorar medidas alternativas al convencional afinamiento del restrictivo “aparato de captura” que basa su éxito sobre la ampliación del pie de fuerza. sino que de hecho. las siguientes: 1. Bogotá. y mejorar el sistema circulatorio de la ciudad). 2. 3. se inserten en las propias dinámicas de la ciudad.estratégicas entre el sector público y el privado sobre la base de asumir el desarrollo de la ciudad como una responsabilidad compartida y. Ed. por el de “la fuerza de lo público”). sus diferentes dinámicas. Sobre esta base. por ejemplo. en este sentido. esto tanto para mantener el patrimonio como atractivo. como “centros detonantes” de toda una serie de circuitos y recorridos que. la desindustrialización. en su conjunto.temporal de la ciudad. suplantando así el concepto de “la fuerza pública”. (Ampliar en Williams. en general. la recomercialización y la descomercialización. no sólo la ciudad se proyecta. Proporcionar y mantener infraestructuras y accesos a los lugares de interés turístico (excelente oportunidad para intervenir el espacio público. en el texto de A. seis tipos de estrategias: la conservación.130). por realizar actividades permanentes sobre el espacio público.

lo que una sociedad hereda no es propiamente “patrimonio” sino “bienes” cuya contemporánea ponderación los convierte. Ahora bien. en este sentido. a la luz de la explotación de un particular renglón de actividad económica que. simplemente. hemos dicho. al interior de los circuitos económicos existentes que resulten pertinentes. lo que supone su irrestricta “desmuseografización” ya que lo deseable. finalmente 7. “esteticista”) 6. se funda en la idea misma de “construcción de historicidad”. y. Incluir la oferta de bienes. la realización de eventos de distinta proyección tanto nacional como internacional (excelente oportunidad para promover internacionalmente a las ciudades sobre la base de la puesta en valor de esa particular ventaja comparativa que. hasta la inserción de la ciudad en su conjunto en dinámicas internacionales que. esto con el fin de garantizar una rentabilidad que beneficie tanto al sector público como al privado (excelente oportunidad para interconectar los dos circuitos transectoriales que maneja la economía urbana. actúe entre ellos en escalas que van desde la generación de empleo en actividades directas o derivadas de la demanda turística. y no. simplemente. desde el adecuado manejo de su oferta turística. entre otras). producir “mercancía” (en este caso de orden patrimonial) para el mercado (excelente oportunidad para concebir la intervención sobre el patrimonio de una manera proactiva y funcional y no . de hecho. la dimensión creativa y prospectiva del patrimonio que tiene que ver con las anteriores acciones. es decir. muchas veces. Mantener y generar nuevos atractivos en los que se ligue a la decidida ampliación y mejoramiento de la oferta existente (galerías. alojamiento y diversión. comercio. Incorporar las áreas de mayor concentración de oferta de atractivo turístico a la dinámica urbana en general. sobre la premisa de que el patrimonio es algo que se construye y no. en “bienes 146 . de manera transversal. el inferior y el superior. 5. el turismo masivo ocasiona sobre éstos). (para lo cual resulta pertinente servirse de un potencializable renglón económico como es el turismo). diseñando estrategias de mitigación del impacto que. supongan el aumento de inversión extranjera sobre la base del creciente atractivo que la ciudad misma esté en capacidad de garantizar y mantener). es promocionar a la ciudad en su conjunto y diversidad. algo que se hereda. bien puede significar un aumento de su propia competitividad).conforma tanto el medio ambiente como el tejido social. simplemente. servicios e infraestructuras turísticas.

una tecnopolización que en su referente postforditsa de espacialización especializada admite. y el montaje. como la llama George Cazes (1998). Cit. o “rehabilitación conservacionista”. al ocio como una nueva forma de “actividad productiva” en la cual la “ciudad festiva” (y. desplaza el horizonte de la tradicional “ciudad necesidad” propia de la revolución industrial para constituirse. la segunda. que tiene que ver con la superposición de elementos a una estructura tradicional con el fin de tematizar su uso. bajo la forma de lo que. En este sentido. de bienes patrimoniales inmuebles) dentro del marco o conjunto urbano en el que éstos se inscriben. en este caso. con ella. pp. es decir. incluso. su carácter evidentemente “eventual”). “restauración rehabilitante”. de la propia ciudad así ex-puesta. como un “campo de fuerzas” en el que actúan multiplicidad de actores con intereses y estrategias diversas. ante todo. En este sentido. habla de la ciudad del siglo XXI como de la ciudad “cableada”). la reconstrucción (en ningún caso. la polifuncionalidad. aquí lo que cuenta no es la lúdica per se sino. que preferimos denominar nosotros. la venta de su imagen y. cabe señalar que la adopción. M. en muchos casos. 122). sin más. resulta sumamente peligrosa para las ciudades del “Tercer Mundo” quienes. “un fenómeno creado en el presente” (Williams. una “ciudad deseo”. que el turismo puede llegar a ser un importante factor en la reactivación económica de las ciudades y. A. o lo que es lo mismo. en sí misma. sino que es. Op. 147 . No obstante. A. de este derrotero. donde se adecua el edificio o conjunto de edificios a un uso actual con base en la revalorización de sus componentes físicos y simbólicos. restauración). M. Ashworth y Turnbridge (autores citados por Williams. con ella. a través del cual se hace notorio el edificio (hablamos. consideramos que la ciudad debe entenderse como un “ecosistema patrimonial” constituido por un conjunto localizado de elementos variados en situación interdependiente. 1998) sugieren tres aspectos a tener en cuenta en la “creación de historicidad”: el realce. Lo expuesto hasta ahora nos pone de manifiesto dos cosas: la primera.patrimoniales”. Para estos autores. “la ciudad histórica no la constituye la total preservación de sus componentes del pasado”. la rentabilidad y el marketing de su puesta en escena. A este respecto. en consecuencia denominaríamos. que éste cobra un papel cada día más preponderante en lo que se pudiera denominar la creciente “tecnopolización” de la ciudad (no es gratuito que la ya aludida carta del urbanismo gestada en Megárides. más bien.

en el segundo. u lo otro” sino. He ahí una de las razones por las cuales. a lo más beneficie. En este sentido el turismo urbano puede llegar a convertirse en un fin en sí mismo que. lo que supone no sólo la necesaria inclusión del tema del turismo urbano al interior de cualquier política de desarrollo social urbano. La paradoja es evidente: se necesita el dinero que el turismo trae consigo. ¿de dónde vendría el dinero? y. dejando de lado su enorme potencial como medio capaz de fortalecer iniciativas y procesos de desarrollo. transporte y seguridad que. la simple inversión en infraestructura y/o en eventos. más bien. en contextos como el que señalamos. peor aún. o se invierte en infraestructura turística. de paso. educación. en sistemas de conectividad internacional. En este sentido nos encontramos ante una aparente disyuntiva: o se prioriza la inversión social. en muchos casos. de una u otra forma. en relación con el “peso específico” del mismo. en eventos y en promoción y marketing urbano. al sector privado. de insertarse en la economía mundial para así atraer el capital. en priorizar la venta de dicha imagen (su exportación). el turismo urbano ha sido considerado (particularmente hasta comienzos de los años ochenta). a su interior. bien pueden caer en la tentación de construir una “imagen falsa” de sí mismas o. en realización de obras emblemáticas. no resulta suficiente para atraer los flujos de capital deseados si la propia ciudad no posee. ¿de donde vendría el atractivo. En el primer caso la pregunta que surge es. casi de manera exclusiva. hablamos de una “aparente” disyuntiva. para el turismo urbano. No obstante lo anterior. pero el mismo no llega si antes no se mejora la oferta turística. sus ciudades. 148 . por encima de la superación de los problemas que. de modo prioritario y creciente. ella misma.ávidas a cualquier costo. sobre todo. sino el diseño de una estrategia eficiente que garantice el usufructo colectivo de los beneficios que este debiera traer consigo. dado que. de manera casi irreflexiva. el turismo urbano. complementarias. el empleo. como una inversión de segundo nivel en relación con su “dudosa” e “incierta” recuperación en el tiempo y. en el contexto de América Latina. reclaman. le impiden alcanzarla. la verdad es que. puesto que es evidente que la intervención en una ciudad no puede expresarse en términos que supongan acciones incompatibles del tipo “o lo uno. especialmente (aunque no de manera exclusiva). salud. un particular atractivo? Por fortuna. comparado con el de las urgentes inversiones en infraestructura. en las condiciones sociales y ambientales del escenario urbano en que ésta se inscribe. la infraestructura física y de bienestar y el mejoramiento de la calidad ambiental que garantice el disfrute de los atractivos turísticos. lo que equivale a decir: la inversión en el sector y.

y en atención a las demandas de competitividad que. por lo mismo. Salvador de Bahía y Río de Janeiro. Quito. 149 . redunde en una verdadera fuente de progreso y bienestar para todos. si bien han logrado insertarse en los circuitos turísticos internacionales. la cual se ve obligada a “orbitar” de manera desregulada y parasitaria en torno a las migajas que la explotación de la industria turística les pueda llegar a brindar. el creciente y enérgico posicionamiento del turismo urbano. en tanto beneficia. acosadas. como una importante pieza en el rompecabezas de las economías urbanas. en buena parte de ellas. salvo contadas excepciones. por otro. por la presión que reclaman sus ingentes problemas. aparentemente “recuperadas”. por un lado. en algunas ciudades. de manera irreflexiva. sobre la venta de su “imagen”. valga decir. pueden llegar a ostentar un carácter emblemático. de una u otra forma. En cualquier caso. en poco se han visto retribuidas en lo que respecta al mejoramiento general de las condiciones de vida de la mayor parte de su población. fundamentalmente a unos pocos.no ha sido tenido en cuenta. sobre la base de este nuevo. en poco contribuye con el bienestar común. A este respecto. de acuerdo con su envergadura. escenario dilecto para la construcción (o fortalecimiento) de una indispensable “noción de lo público” que garantice la apropiación ciudadana. mal que bien se ha convertido en un auténtico soporte y puntal de sus economías. aunque todavía “dudoso” motor de desarrollo social y ambiental. que acompaña la “puesta en venta” de las ciudades que. tales equipamientos llegan a cargar con una doble función. las cuales. a partir de los años ochenta. sobre la base de la “edición” de una imagen atractiva y. como una especie de “fábrica de hacer dinero” que. la optimización de los recursos patrimoniales (naturales e históricos) con que estas cuentan. es el caso de ciudades como Cartagena de Indias. el mundo global trajo consigo. un papel fundamental cumple en la recuperaciónproyección de las ciudades. lo anteriormente señalado resulta ser una razón para que también. por demás. En este último sentido. gozan de un cierto atractivo. como “valor” explotable desde un punto de vista turístico o lúdico y. la “recuperación” de estas ciudades resulta sólo aparente ya que todavía está pendiente. no sólo la intervención decidida sobre el espacio público. el turismo haya llegado a concebirse. sino la construcción o revalorización de equipamientos que. En este caso. el diseño e implementación de una política que ligue el crecimiento económico a una estrategia de desarrollo social en la cual. En sentido contrario. competitiva.

A. hábida cuenta de su relación con otras esferas de la vida social (ya que) el turismo contemporáneo no es tanto un fenómeno. J. Sirva de referencia el paradigmático caso del museo Guggenheim en la ciudad de Bilbao. donde la estrategia allí puesta en marcha.freeserve. de “ponerla a punto para su venta”. hace eco de las palabras de José Antonio Donaire para quien “es preciso un replanteamiento conceptual del turismo.como punto de referencia para una intervención urbana en gran escala que se derive de ellos o de la causal. 1993. 181). como una experiencia. en cualquier caso responde al acto consciente y deliberado de “ex-ponerla”. un comportamiento. de sacarla afuera. a la puesta en marcha de una estrategia que contribuya con la apropiación que. sobre todo. de la ciudad en su conjunto. a la posibilidad de servirse de él como eventual elemento articulador. no es otra cosa que la explotación de la puesta en valor de un recurso implícito en la ciudad. pp. pero también y. Lámina 29 «EL PATRIMONIO: UN RETO A CONSTRUIR» Fuente: Buscxador google. integrador y vertebrador de procesos locales que giren en torno al rescate de los valores patrimoniales de una sociedad y.com/holidayinspain/ page4. cartagenamysite. y ya sea éste su patrimonio cultural o paisajístico. es decir. en particular el turismo urbano. ellos ya hagan parte. hagan sus habitantes (Lámina 29). por lo mismo. un hábito” (Donaire.html 150 . A fin de cuentas el turismo.

A esta lista habría que añadir una serie de factores que recoge Mercedes Molina (1998) de una encuesta realizada a una serie de grandes empresas de la UE. una serie de precondiciones que la posicionen como “lugar estratégico” dentro de una determinada región a la luz. de hecho. en términos de la estabilidad de su economía interna y en su grado de internacionalización. la calidad de la mano de obra y de las infraestructuras. “no tiene asiento”. particularmente. donde si por un lado se reitera la importancia de la accesibilidad a los mercados. en la concentración urbana de servicios y actividades que. desde allí.5. o de un específico circuito o sistema de circuitos. como conjunto urbano. Por lo anterior. su “valor”) radica en su capacidad de ofrecer. en términos de la estabilidad que el Estado proyecte y esté en condiciones de ofrecer). ya sea de un determinado mercado. incluye aspectos infoestructurales y de comunicación). particularmente de las grandes metrópolis. en sus condiciones de gobierno (es decir.4. ¿Qué significa vender una ciudad? La importancia creciente de las ciudades. ya sea de una crisis del mismo o de un estado de reajuste y reprogramación) se pone de manifiesto. Desde esta perspectiva. se recalca también la importancia de la calidad de vida. de otra parte. de acuerdo con el World Economic Forum está dada. más que en “sembrar allí un capital”. dentro del proceso de globalización económica y cultural que caracteriza lo que bien pudiera denominarse como una “renovada” etapa del capitalismo (producto. esté en capacidad de ofrecer a los grandes inversionistas interesados. por supuesto. en buena medida puede afirmarse que. por otro. fundamentalmente. la potencialidad competitiva de una determinada ciudad. en su desarrollo y capacidad tecnológica y. en su capacidad de gestión. sino las condiciones que. el propio flujo de capital que. de la afinidad cultural y de la presencia de empresas afines. al interior del concierto global. Para este efecto no sólo cuentan su accesibilidad (conectividad) y ubicación geopolítica. y como hemos señalado. es claro que el atractivo de una ciudad (valga decir. 151 . en sus finanzas. en potencializar. va acompañada de un proceso análogo de segregación y exclusión socio-espacial. en su infraestructura (la que. en la formación de sus recursos humanos. de otra parte.

tan siquiera existen en muchos de ellos. Es precisamente esta “internalización” de las demandas externas la que. en tal medida. a la luz del modelo económico vigente. en consecuencia. por otro lado. a fin de cuentas. un proporcional e inverso proceso de “automarginación” para aquellas otras que. también resulta. Es así que la iniciativa de “incluirse” en el sistema tenga que venir. lo que supone. menos aún. no gozan de las aludidas y necesarias “precondiciones”. supone preocupantes intrusiones en los inalienables principios del Derecho Internacional que. razón de más para que sus respectivas administraciones “entiendan la necesidad de ordenar la casa” partiendo de un. Recursos que.Lo que se infiere de lo anterior es la consolidación de un proceso (inherente a la propia lógica del capitalismo) en el que si bien se promueve la “autoafirmación” de aquellas ciudades capaces de entrar a competir. en consecuencia. muchas veces. como todos sabemos. de descuidar problemas estructurales ligados a temas como el de la justicia social o el del medio ambiente. una fuerte dosis de selectividad espacial amparada en la existencia o no de los recursos que el propio proceso necesita y demanda. antes de ser excluidos resultan. frontera. como hemos señalado. “automarginados”. en cuyo caso. fundamenta y caracteriza la filosofía que alienta el diseño de los planes de desarrollo de las grandes ciudades que no quieren quedarse por fuera del mercado global. ha dejado de ser una variable externa para convertirse en piedra angular de un proceso en el cual los límites entre lo exterior y lo interior son cada vez más difusos. paradójicamente. o no. de una u otra forma. En esta medida es que afirmamos que. “ajuste estructural”. viene impuesto desde fuera. directamente. en gran medida. sino servirse de 152 . a costa. Lo que surge de aquí es un peligroso proceso de relativización coyuntural de la noción de límite. también necesario. “globalizar” no supone eliminar las fronteras. al juego global. entre otras cosas. y fundamentalmente por parte de quienes controlan el capital. situación que si bien propicia una oportunidad para constituir flexibles nociones territoriales apoyadas en toda una serie de circunstanciales alianzas estratégicas que propicien una mayor optimización de los recursos expuestos sobre la base de un proyecto común compartido. no se encuentran repartidos de la misma manera en todos los espacios ni. de ahí su denodado esfuerzo por mejorar sus condiciones de competitividad. y desde la perspectiva del actual “orden global”. defienden valores universales como el “legítimo derecho a la autodeterminación de los pueblos”. por supuesto. de parte de tales espacios y. el cual. resulta claro. borde y. el hecho de entrar.

por tanto “gerencial”. su anuencia y complicidad le otorga a la empresa privada carta blanca para 153 . literalmente. en tal medida. sino. de una política económica para una que no tenga en cuenta. después de todo. marco fundamental para propiciar el encuentro de diferencias y. toda vez que ambas se subsumen. de hecho incluye. Después de todo “invertir” significa. se crea la ilusión de “gobierno” sobre la base de dudosos indicadores económicos que en poco tienen en cuenta las nociones de desarrollo social y ambiental. Es así que no podemos hablar por separado de ciudad y de región y. otra clase de “inversión” que. puesto que supone el desplazamiento del valor de uso de la ciudad (habitabilidad). hoy en día. de la integración regional. como colofón y coprotagonista a la otra. debe entenderse ahora como un asunto que ha dejado de ser competencia exclusiva de la “política exterior” para convertirse en una importante variable ha tener en cuenta en la formulación de políticas de desarrollo local. en un mismo espíritu orientado a la luz de un único proyecto. marco que. el equilibrio entre uno y otro valor sobre la base de la asignación eficiente de sus recursos a la luz de un oportunista sentido de competitividad. lejos de servir a la legitimización forzada de un determinado orden hegemónico inspirado en confusos y ambiguos principios de homogenización. más bien. asumir en responsabilidad el compromiso de construir un orden social más justo ligado a la preservación y cuidado del planeta. a las relaciones con la ciudad. En lo que compete al impacto de esta situación sobre el espacio de la ciudad. valor de cambio (productividad). en aras de la consabida productividad. en cualquier caso. por parte de su. Lo que surge en medio de esta “inversión axiológica” es una idea “funcional” de gobernabilidad administrativa y. Pero existe. “dar la vuelta a algo”. fin que. en el caso de la ciudad (particularmente en América Latina). a partir de allí. compelida a garantizar. no sólo que lo que aportamos nos sea devuelto. Como resultado de esta situación. “enriquecido”. debiera ser. cada vez más importante. cabe señalar que el Estado juega aquí un papel fundamental. En este mismo sentido. o a tratar de hacerlo. éste resulta inconcebible si no es a la luz de su papel dentro del amplio marco del que hace parte. el tema de la región o mejor. debe considerarse tremendamente peligrosa. y ese “algo” que “da la vuelta” en el caso de las relaciones de la ciudad con la región es la tradicional y maniquea polarización entre una y otra.ellas para alcanzar un fin que las trascienda. dada su naturaleza axiológica. puesto que.

emocional. por tanto. no tiene patria. aparentemente tautológico (dado que toda apropiación es posesiva). dado que su carácter es de índole demarcativo y. toda vez que son.46 Situación que. en un ejemplo más de lo que jurídicamente se denomina: “la apropiación posesiva del ejercicio del derecho”. de todos sus habitantes. precisamente los Estados de las grandes potencias. Consecuencia de esto. la ya anacrónica bandera desarrollista (tan popular en los años cincuenta y sesenta) según la cual: “sólo mejorando la productividad es posible mejorar las condiciones de habitabilidad”. por parte de los Estados de economías más dependientes. en ningún caso. como hemos dicho. desde luego. como sus relaciones internacionales tanto gubernativas como privadas. en el fondo. del resto de la ciudad. De esta suerte. puesto que lo que alienta dicho planteamiento es. La verdad se que mucho tiene que ver el Estado en el posicionamiento creciente de esta situación. afecta a todos los ciudadanos y contribuye. ella misma. supone la aludida “apropiación posesiva” de lo público (particularmente del espacio público). de tal suerte. toda vez que la misma se entiende. en “objeto de consumo” y apropiación (privatización). inherente al carácter significado que supone el concepto de apropiación. en el sentido que supone la privatización de lo público que realizan ciertos sectores de la población con el fin de aislarse. operación en todo opuesta a la señalada “apropiación significada”. efecto directo de lo que bien podría denominarse: la “neoliberalización espacial de la ciudad”. no sólo controlar los servicios y los bienes de la ciudad sino. incluso. otorgarle un matiz particular al concepto de “apropiación”. que si bien el capital. a la El término. deben atenerse. de hecho. para remitirlo al carácter invasivo-restrictivo que. por uno u otro motivo. supone. en su sentido más amplio. esgrimiendo aún hoy en día. verdad tan solo a medias.hacer y deshacer sobre éste. los capitalistas si que la tienen y. condición fundamental para poder hablar de un “sentido de pertenencia” hacia la ciudad que permita entenderla como un constructo colectivo y. desde aquí. la propia administración de un espacio público “reordenado” para tal fin. la ciudad deja de ser un simple “escenario” de consumo para convertirse. aún más. quienes manipulan a su antojo las tendencias internacionales a través de la imposición de una serie de regulaciones económicas que se traducen en medidas estatales a aplicar. y con el pretexto de que el Estado “no puede hacer nada frente al embate de la globalización”. se privatizan enormes áreas de las ciudades e. 154 46 . A este respecto cabe señalar. Proceso que implica. con ese proceso de exclusión y marginación que acompaña a la ghetización y fragmentación de las ciudades. tiene de disfrutar de ésta. En esta medida sesga la noción de “sentido de pertenencia”. sin restricción. por lo mismo. incluso. acción que implica coartar el libre ejercicio del derecho que todo ciudadano. el acceso a las mismas empieza a tener un tono cada vez más restrictivo y. en mayor medida. Regulaciones que afectan tanto la política interior de los respectivos países. entre otras cosas. un incondicional apoyo al proceso de privatización que las políticas de ajuste estructural imponen a las economías más débiles. en realidad. selectivo y excluyente.

a la estabilidad de los regímenes políticos. con el mejoramiento de las condiciones para el trabajador. resulta ser la de su propio imaginario. su inversión). al vaivén de la oferta y la demanda. tributarias. subordinada. para la comercialización y para la venta de servicios. convertirá en “socios estratégicos” a aquellas empresas que decidan acompañar esta especie de “apuesta a futuro”. con agresivas campañas publicitarias que atraigan al inversionista. más aún. de tal suerte.legislación de los países. al menos en los países del “tercer Mundo”. la consigna concertada entre la empresa privada (nacional o extranjera) y el Estado (el proyecto de ciudad es entendido aquí como una “alianza” entre el sector público y el privado) parece ser: imponer la visión es atraer la inversión. particularmente. arancelarias y fiscales. a los niveles salariales y de protección social. En este sentido. que apenas si alcanzan a evaluar el impacto de esta fuerte intervención en su política interna. condiciones que no suelen ir de la mano. a través de 155 . “poniéndose en venta”. de seguro. como lo que quieren ser y. resulta en modo alguno “pasiva”. en la manera como se ofertan a las grandes empresas para atraer así su atención (valga decir. es necesario señalar que la actitud de las ciudades frente a su creciente demanda de capital. de esta forma. cosa que. Desde esta perspectiva. al abrir sus puertas de manera acrítica e incondicional al mercado: las condiciones las pone el empresario en asocio con las determinaciones establecidas por parte de las grandes potencias y no los Estados locales. muchas veces. En esta medida no ofertan tanto lo que son. convenientemente. en el mejor de los casos. el Estado conoce pero que omite. la cual. al vender una imagen que. a la fortaleza y convertibilidad de sus monedas. desde luego. con la generación de nuevas alianzas) a través de figuras tales como la administración delegada o la concesión de derechos de explotación (esquema frecuentemente empleado para la realización de obras de infraestructura que requieren de gran inversión). de hecho se movilizan. de hecho.! Situación que supone poner en marcha un denodado esfuerzo por “convencer”. vectores decisivos en la determinación de consecuentes políticas salariales. buscando. traerá al inversionista. como contraprestación. particularmente. entre otras cosas.. toda una serie de beneficios directos (para no hablar de los indirectos relacionados. las mejores condiciones para la producción. Una inversión que. lo que pueden llegar a ser con la debida inversión. a la cualificación laboral de la mano de obra y. no se compadece con la realidad pero que. toda vez que la misma se manifiesta.

no sólo las grandes oportunidades. en este sentido. sumadas a la construcción de centros culturales. si se prefiere. 156 . de donde se infiere para estas últimas. estas metrópolis. de atraer la inversión. actividades que. la realización de importantes acciones emblemáticas de orden urbano (eventos o realizaciones edificatorias de enorme impacto) llevadas a cabo con un doble propósito: por un lado el de concentrar un imaginario que sirva como carta de presentación de la ciudad ante el mundo y. han alcanzado estas ciudades. precisamente. Sirvan como ejemplo la realización de eventos deportivos de gran proyección o. los espacios donde por excelencia tienen lugar. Valga decir que son. de manera creciente. como anota Saskia Sassen (1999) es una competencia urbana a escala mundial liderada por las “metrópolis globales” como Nueva York. han tenido. Es precisamente en razón de esta situación. las mayores exclusiones. comportándose así como una especie de “apuestas-anzuelo” o. donde a la vez que se revalorizan las grandes corporaciones se desvalorizan los procesos económicos más desfavorecidos. como utopía y modelo tutelar. Lo que resulta de aquí. las ciudades antes señaladas. con el agravante de que en las ciudades “tercer mundistas” las contradicciones sociales y la exacerbación de la pobreza. entre otras cosas supone. que si bien tales ciudades (como la mayoría de las ciudades de los países con economías más fuertes) tradicionalmente han orientado su imaginario hacia la utopía capitalista del bienestar. de tal forma. ciudades como las del “Tercer Mundo”. dan forma las economías sumergidas. por su parte. también. entre otras. fundamentado en la acumulación de riqueza sin límite. como hemos dicho. en materia de justicia social y de equidistribución de las oportunidades y la riqueza. “acciones detonantes” encargadas. por otro. a imitar el modelo eurocéntrico o norteameriano. sino donde se efectúan. informales y precarias. lideran. Cabe afirmar. de no reorientar la dirección de su proyecto. constituyen el escenario primero y fundamental de la puesta a punto de las ciudades para su “venta”. encaminado. Londres y Tokio. la cual. toda vez que allí conviven los subsectores económicos más avanzados con aquellos otros a los que. deportivos o de negocios de enorme impacto. la realización de ferias internacionales. cargar con el dudoso éxito que. son tanto más visibles como dramáticas sus consecuencias sociales y ambientales. el de actuar como motores del proceso que. así.una inusitada campaña de seducción.

ni con el centro geográfico de la ciudad. aún. si algo caracteriza a la ciudad de hoy es su multiplicidad de centros. En respuesta a esto las ciudades desconcentran sus servicios y centros de actividad múltiple desplazándolos hacia la periferia en un proceso de descentración que quiere. Pero. ni con su centro de negocios. desconcentración y descentración no son lo mismo. responder a las actuales tendencias descentralizadoras. descentralización. acaso se encuentre ahí la clave para entender su propia “excentricidad”. Como hemos señalado en páginas anteriores. Implicaciones espaciales de las ciudades en venta. De esta forma. donde éste considere que su actuación puede ser más eficiente. es la periferia. como con lo que se refiere al propio impacto que tal concentración pueda tener en una determinada área de la ciudad. por su parte. ni con su centro histórico. por tanto. lo que ocurre hoy en día en la mayoría de las ciudades. Mientras que la descentralización implica otorgar autonomía decisional y financiera a las partes en las que el centro se ha “fragmentado” sobre la base de responder a una política común regida por un mismo plan rector. la descentración alude al simple desplazamiento del centro a otro espacio de la ciudad (o a varios). en exclusión. el cual no necesariamente coincide.5. ¿de qué clase de “centro” estamos hablando? Sin duda de aquel lugar donde se toman las decisiones que afectan a la ciudad y que. y esto porque. necesariamente se alude a la existencia de “algo” que no es centro y que orbita a su alrededor. cuando se habla de “centro”. uno de los principales efectos de la globalización en las ciudades es el que se deriva de lo que podemos denominar ahora como el “efecto bumerang” en el que la tradicional concentración de actividades en el centro de éstas deviene en periferialización y. tradicionalmente ubicada “por fuera” de éste. o que simplemente depende de él. la desconcentración apenas tiene que ver con un “aligeramiento físico” respecto de los problemas de eventual congestión que pueda traer la concentración de servicios y/o actividades en un solo lugar. por tanto. Pero. lo que quiere decir que. de hecho. De otra parte. es una concentración descentrada de servicios y no una auténtica descentralización.5. como lo hiciera en épocas anteriores. sin lograrlo. ¿qué pasa cuando ésta deja de responder simplemente a una ubicación espacial y se convierte en una forma de vida alterna al propio “centro” con el que convive? Sin lugar a dudas que se 157 . tanto en lo que tiene que ver con la prestación de los servicios y su eventual pérdida de eficiencia. es su “centro político administrativo”.

tornándose así en una utopía manejada por los tradicionales poderes que. al distribuir. dinámicas forzadas y segregacionistas que. No obstante. acusa la ciudad actual. mantienen vivas las formas tradicionales de gobierno (democracia representativa) con sus también tradicionales esquemas como el clientelismo y el 158 . este “desajuste funcional” de la ciudad (visto así por el propio “centro” que. en la actualidad. con ese importante proceso de masificación que. como señalara Christopher Alexander. hecha tanto de mezclas y combinaciones aleatorias (hibridaciones las llama Canclini). al ver amenazado su poder. regulada funcionalmente por la “sapiente” mano de lo arquitectos que. a propósito de negar su pretendida “organización jerárquica”. un fuerte proceso de reconversión espacial que afecta al propio centro en la medida en que éste se “periferializa”. pues. de tal suerte la harían. a partir de aquí. el centro. la arquitectura y el urbanismo de los años treinta. desde la perspectiva anterior.efectúa. En respuesta a esto. pero que si contribuían. se siente “invadido”). en gran medida. para nadie es un secreto que el centro es. bajo la figura de la “representación”. paradójicamente. reacciona abriendo “espacios de participación” a través de los cuales se pueda llegar a “formas compartidas y concertadas de gobierno”. toda vez que es la superposición de funciones y usos lo que responde a la connatural dinámica de la urbe. Como consecuencia del fracaso de este modelo funcional asistimos. maquínica y cuadriculada de la “Carta de Atenas”. se afirma y se asienta la periferia. no sólo manejable. sino lo que es más grave aún. el lugar donde por excelencia emerge. al imponer. imponiendo un modelo funcional de organización espacial jerarquizada y debidamente zonificada y regulada. por lo mismo. Aquella cuyos contenidos. se oponen a la ciudad aséptica. como de flujos y reflujos que. en todo. de hecho. particularmente en las ciudades del “Tercer Mundo”. la realidad es que la aspiración de constituir una auténtica democracia participativa se ve truncada por los vicios consuetudinarios de la clase política. vertiese sobre la ciudad. a un proceso de “reapropiación” urbana donde lo marginal (lo marginado) cobra fuerza esgrimiendo de mil maneras (lícitas e ilícitas) su legítimo derecho a la ciudad. predecible. Lo cierto es que la ciudad no es ni un árbol. ni una “máquina” como pretendía Le Corbusier al referirse a ella como una “máquina de vivir” diseñada. en poco respondían a su afán “democratizador”. o lo que es lo mismo. De otra parte. prefigurada y. en realidad hace parte de su esencia misma.

saca no sólo a la industria del centro. asociados. práctico. manifiesto. sino que trae como consecuencia un fenómeno de “paranoización” que se manifiesta a través de una regulación socio-espacial segregacionista que garantice tener la periferia alejada… A fin de cuantas. desde la carnetización funcional del ciudadano (casi para toda actividad que realiza se le exige un carnet). hay que mantener todos los hilos “controlados”. incluso. No obstante. sino que también “expulsa” hacia la periferia a la vivienda. con sectores reaccionarios del aparato estatal. el Estado. situación que. al menos. en asocio con el sector privado. concentrándola en la periferia en polígonos industriales y/o comerciales. entre otras cosas en el aumento de las regulaciones y de los mecanismos de control que van. “controladas”. Aquí la paranoia responde tanto al temor ciudadano que representa la cercanía de “lo otro” (el otro) como al propio temor del Estado por que las condiciones de su ciudad propicien el que ésta sea “ignorada” por los flujos globales que son. donde se encuentra el capital. se ingenia toda una serie de estrategias de “limpieza” física y social que van. Pero la amenaza que representa para la estabilidad del “ centro” el incremento y la complejidad de los fenómenos de periferialización. por ejemplo. muchas veces. dado el alto costo. de ahí que sea más fácil e. desde la homogenización del paisaje de la ciudad. es que las cosas distan mucho de estar. Como respuesta a esto último. hasta los puestos móviles de control policiaco. como se lleva a cabo en muchos países (particularmente del “Tercer Mundo”). la estandarización de códigos espaciales y la zonificación funcional de la ciudad. no sólo se pone de manifiesto a través de su “relativa apertura” y “democratización”. no sólo económico sino de calidad de vida (especialmente en lo que compete a la seguridad. En lo que tiene que ver con la “limpieza” física de la ciudad se da un doble fenómeno: por un lado. por parte de grupos de extrema derecha. a la calidad 159 . “desconcentrar” o “descentrar”. lo que en realidad evidencia este fenómeno de “paranoia urbana”. efectivamente. no sobra insistir en ello. hasta el “destierro” del centro de los grupos minoritarios. no olvidemos que si algo interesa a las ciudades en venta es mostrar una cara en la que todas las cosas aparezcan (o. aberraciones políticas que. He ahí el primer y fundamental obstáculo para una auténtica descentralización administrativa y funcional: el poder no se puede ceder. cuando no su eliminación física.cacicazgo. como es sabido. no hacen más que reforzar la concentración del poder en pocas manos. parezcan) bajo control.

y. acaba por eliminar o empobrecer la memoria histórica de las ciudades donde se llevan a cabo. tendencia implementada más con el fin de hacer atractiva al inversionista esta cara “reeditada” de la ciudad. inversión económica y patrimonio. como nuevo patrimonio. en la mayoría de los casos. así como de ocio y recreación) que para sus usuarios significa mantenerse en el centro. muchas veces. que con el de rescatar una pretendida “identidad urbana” a través de la conservación de su memoria histórica. así como los nuevos desarrollos que. la conformación de una triple alianza entre turismo.salon. no resulta gratuito el hecho de que muchas de las grandes empresas que se instalan en la ciudad lo hagan en edificios representativos de su historia. para el efecto recién restaurados. la notable inversión que se realiza en la conservación y mantenimiento del patrimonio arquitectónico y urbanístico de la ciudad. sirvan como ejemplo. www.medioambiental y a la mínima dotación de áreas de estacionamiento. en menor escala. Lo que surge de aquí es. entre muchos otros. o que construyan edificios emblemáticos que. traigan consigo un fenómeno de palimpsesto urbano que. Lámina 30 ¿UN BARCO A LA DERIVA? Fuente: Buscador google: Bilbao. el del Banco de Asia en Hong Kong o. estos comportan. lo que frecuentemente ocurre.html 160 . le den un status de marca a la ciudad. el Museo Guggenheim en Bilbao (Lámina 30). el de la Chrysler en Nueva York. ni más ni menos.com/people/bc/1999/ 10/05/gehry/gallery. Sin embargo. por otro. es que estos edificios. alianza desde la cual. el edificio de Sears en Chicago.

surgen enormes áreas dedicadas al consumo o al esparcimiento (consumo de esparcimiento) dentro de las cuales un lugar preponderante ocupan los centros comerciales. Ofreciendo en su interior todo tipo de actividades. la tácita exigencia de tener automóvil. sino en la propia manera de acceder y de apropiarse de ella. sobre ella. Sobre esta base. así éste sea el de imagen. en gran medida. ocurre una transformación sensible. el que resalta 161 . importantes focos de vida social. Como consecuencia de lo anterior. actuando de esta forma de manera selectiva respecto de los ávidos consumidores que allí se aceran. a diferencia de estas últimas. también. al extenderse hacia ellos. alimentaban lo que en su momento fundamentó la idea del “espacio público”. los reabsorve convirtiéndolos así en “nuevos centros”. como hemos dicho. “enriquecido” con las actividades lúdicas y recreativas que éstos ofrecen. lo privado. eso sí. compite con el espacio de la calle y con las desagregadas actividades que. o al integrarlos. culturales o parques temáticos. eso sí. Lo sorprendente es que ese mismo espacio. especie de “nuevas plazas” o de “nuevas catedrales” (como las llamara Aurora García Ballesteros) pero que. se constituyen en verdaderas “cabezas de playa” en la conquista de nuevos territorios para la ciudad. que de alguna manera se impone sobre su dimensión privada. por encontrarse ya en sectores consolidados. muchas veces (sobre todo en Europa y Norteamérica). bancos. el transporte masivo resulta restringido. dada la ubicación de estas “nuevas catedrales” erigidas al consumo en lugares donde. selectivo y segregacionista que permanentemente recuerda su carácter eminentemente privado. Y es precisamente este carácter social. con todo y el espíritu individualista. estos nuevos desarrollos que. ya que los centros comerciales resultan ser. de una u otra forma.exige a sus habituales usuarios (de acuerdo con su nueva oferta) un nivel de gasto que en todo supera el de la “canasta familiar”. no sólo en los hábitos de consumo de los habitantes de la ciudad. ahora “privatizado” a través de los centros comerciales –pero. embebidos de un mismo espíritu: el que los constituye. son normalmente halonados por “proyectos insignia” (edificios de oficinas. en forma paradigmática. a la par que los propios hábitos de sus habitantes. entre otros). la cual. como auténticos centros generadores o proveedores de consumo. hasta donde el consumo puede afectar el desarrollo y las estructuras urbanas. resultan ser una especie de microciudad que. situación a la que contribuye. no entran a representar y a exaltar lo público sino. por el contrario.En esta medida. Ellos reflejan. centros comerciales.

entre los sectores público y privado. los centros comerciales nacidos para atender a la gran masa de población que se asienta en las áreas metropolitanas de las grandes ciudades. cada vez más cercanos. suponen una reorganización. entrando en diálogo con el nuevo dios (Aurora García Ballesteros. pues son los verdaderos altares del consumismo. requieren “abrirse” a la concertación multiactoral y la realización de pactos y alianzas estratégicas que. según el cual. pp.García Ballesteros (1998) a propósito del planteamiento de J. Gaspar. por muchas personas que buscan en ellos un consuelo para sus angustias y ansiedades mediante el consumo. en muchos casos. simplemente. con un significado casi religioso. en sí mismo. transformándolo. visitados muchas veces más por costumbre que por necesidad. 162 . y en aras tanto de mantener como de fortalecer el orden institucional. sino de los mecanismos regulativos. De esta forma. los cuales. rehabilitándolo. como particular parámetro de atractivo. cada vez con más fuerza. la gobernabilidad (valga decir. resulta ser una significativa medida de ponderación respecto del valor relativo que. promoviendo en él la construcción y consolidación de nuevas áreas con un perfil espacial muy parecido en los distintos contextos donde se lleva a cabo).55). al menos. no sólo de los usos del suelo y. ofertan las “ciudades en venta”. en verdaderas mecas del consumo. o. si no de calidad de vida (al fin y al cabo éste. toda vez que el mismo supone una estrecha relación con la oferta privada de bienes y servicios que una ciudad está en capacidad de ofertar como prueba de seguridad y estabilidad. restaurándolo. poco le interesa) sí. el “poder político”). gubernativos y administrativos que en ella operan. de una u otra forma. la proliferación de centros comerciales. y. dado que los profundos cambios que el imaginario global impone en el espacio físico de ésta (ya sea interviniendo el modelo heredado. cita a J. con ellos. Gaspar en Op. calidad y magnitud de los centros comerciales que ofrece una ciudad. pronto se transforman en polos de la vida económica y social. el número. suele ser tenido en cuenta por el inversionista privado como indicador. Cit. En esta medida. De lo anterior resulta claro el impacto de la economía global sobre la estructura y los modos de organización social presentes en la ciudad. con él. en todo fortalecen esos vínculos. de la vida de sus habitantes.

como corrupto en sus fines y es el que supone la conducción de ésta y de su espíritu de concertación. Un paisaje que. eso sí. el impacto de la globalización sobre el aparato político (administrativo y gobernativo) de la ciudad. que en principio supone su profunda readecuación con miras a “abrirse a los vientos de la participación”. (permanentemente en “factura”). particularmente en el caso de la ciudad latinoamericana. de manera decidida. a este respecto. con él. pero también fin. Una diversificación que. la conservación del modelo vigente de Estado-Nación. del proyecto político-económico instaurado por el neoliberalismo a través de la globalización. aunque por razones distintas. es el que tiene que ver con la competitividad que a su interior genera la dinámica ejercida entre usos nuevos y sectores más o menos consolidados (cuando no son también nuevos los sectores en su conjunto). con ella. en gran medida. la aludida participación resulta ser. si por una parte representa una excelente oportunidad para enfrentar. de un mismo espíritu: el de competitividad) al remplazo de grandes zonas residenciales por usos terciarios Nos interesa menos. resulta cómplice de la instauración de un nuevo Estado hegemónico mundial. dinámica manifiesta en el incremento sensible que en el costo del suelo ocasiona la capacidad que tenga de diversificar su oferta en materia de servicios. medio. Situación que promueve un fenómeno de movilidad urbana sin precedentes donde rápidamente cambia y se complejiza el paisaje de la ciudad. de la propia movilidad del mercado del suelo. 163 47 . la cara amable de un proceso tan peligroso en su contenido. por tanto.No obstante. Es así que paulatinamente asistimos (tanto en Europa como en América Latina. como en el entrenamiento de lo segundo a partir de la potenciación de un cada vez menos discreto proceso de privatización de lo público. debilitando la idea democrática de Estado y. en realidad.Neoliberal. a alcanzar una auténtica democratización. desde la legitimización de un Estado. de tal forma construido y “apropiado” por todos. el cual. por otra parte. pero imbuídas. del propio Estado. hacia un terreno en el que el acercamiento entre lo público y lo privado no redunda tanto en el fortalecimiento de lo primero y. Otro aspecto que merece destacarse dentro del impacto socio-espacial que genera la globalización económica en la ciudad. ya no se hace para durar. la de Estado-Nación47. su anacronismo y vicios consuetudinarios y así apuntar a una verdadera modernización que conduzca. de hecho. supone una rotación de la oferta que resulta causante. público-político del Estado en cuanto tal que supone la imposición global del modelo económico-político. que el vaciamiento del contenido democrático y.

2324). pp. de industrias tradicionales por espacios de nuevas tecnologías y de construcciones tradicionales por edificios de vanguardia. nuevas demandas sociales acordes con los nuevos gustos. La gran ciudad. El ciclo de decadencia. sobre la venta de la noción de “lo público”. espacios de prestigio con aquellos deteriorados o. podría considerarse como el espacio elegido por la economía global que en su interior cristaliza selectivamente sus exigencias (Molina. necesariamente. como anota Joseba Zulaika (1997). Imagen que de por sí proyecta a la ciudad en su conjunto. reproduce en su seno su gran heterogeneidad y diversidad. muerte y regeneración por el que pasan todas las ciudades se complementa. y es la imagen de “prestigio económico” que. en crisis o marginales.(particularmente oficinas). una imagen liberadora y de igualdad (al menos esa era su pretensión). debe acompañar las nuevas intervenciones. Si durante el período de la modernidad la ciudad representó. con los sin techo y clases desfavorecidas. Op. con la autoconstrucción y el chabolismo. incluso. El común denominador parece ser la inclusión de una nueva variable a tener en cuenta por los arquitectos y proyectistas. 164 . M. han perfilado y están perfilando una gran ciudad muy heterogénea internamente que reproduce muchos de los procesos que cristalizan en otros tantos espacios generados a escala planetaria: formas de producción vanguardistas frente a tradicionales. protagonista de los nuevos procesos. ya que como anota Mercedes Molina (1998): Economía. Las zonas privadas más deprimidas resultan reconvertidas en lugares de recreación. sociedad de élite junto a una clase media que pierde protagonismo. ocio y consumo por el capital internacional que se apropia de ellas dando paso a lo que bien pudiéramos llamar una especie de mesianismo sin mesías. con el declive y abandono de barrios enteros que son después “redescubiertos” y puestos a disposición de la gran burguesía. formas de vida y capacidad de gasto. lo que sucede en la ciudad de la llamada “postmodernidad” es un enfrentamiento abierto entre lo público y lo privado. de usos industriales por edificios inteligentes o parques temáticos. Cit. en definitiva.

en su conjunto. como sus presupuestos teóricos y filosóficos con el fin de construir un marco de pensamiento desde donde abordarla y/o enfrentarla. a los del mundo desarrollado. De esta forma. Las fuertes contradicciones que le son inherentes. el propio sentido de una verdadera “aldea global” donde todos. al parecer. la negociación. del mismo modo. desde allí. amén de establecer. particularmente en lo que se refiere al permanente juego de inclusiones y exclusiones que realiza su carácter selectivo y manipulador. No obstante esta pretensión resulta bien lejana del actual estado de las cosas dada la manera como desde el propio “derecho” se manejan los “grandes intereses” que. dar la espalda a la multiplicación de su deuda histórica de inequidad acumulada sino que. quiere ser “la ciudad de la paz y de la ciencia”. bienes. hacen necesario entender tanto el origen del mismo y su proceso histórico. tal como lo acusan las actuales tendencias. quienes creen que el diálogo. Marco que supone la “capitalización” de la memoria histórico-cultural de los diferentes actores involucrados en sus distintos contextos a fin de establecer un diálogo respetuoso entre lo local y lo global. podríamos decir que si algo caracteriza el impacto de las reformas económicas que trae la globalización a las grandes ciudades es la oposición mítica entre la ciudad decadente a “reconvertir” (ya que no sólo la industria se “reconvierte” sino la ciudad. en ningún caso. COMENTARIOS FINALES A LA PRIMERA PARTE. el uso de estos recursos para resolver los conflictos inherentes 165 . de hecho también.En conclusión. servicios y empresas vitales para su propio desarrollo. la concertación y el consenso pueden ayudar a resolver los gravísimos conflictos sociales que no sólo afectan a los países más pobres sino. recursos. tengamos cabida con las mismas oportunidades. para adaptarse a las exigencias de los nuevos tiempos) y la visión utópica de la ciudad global del siglo XXI que si bien. por derecho. no sólo no logra. sin duda. deberían promover. no ha hecho más que aumentar dicha deuda. su mayor reto. 6. La Globalización es. por lo mismo. como propone la Carta del urbanismo de Megárides (1994). como lo demuestra el hecho de que “la derecha” de los países menos desarrollados se alíe con estos grandes intereses (que por demás resulta ser su mayor interés) para convertir naciones enteras en inmensas “zonas francas” donde la privatización ofrece al mejor postor. el más grande fenómeno del mundo actual y. desde siempre. han sido los que han alentado al capitalismo.

la forma más idónea de propiciar los medios para la construcción de un verdadero “hombre global”. o cargas impositivas como el IVA. en principio. En este sentido. el abismo entre el “primer” y el “tercer” mundo. una de las claves de la economía ha sido siempre la diversificación. se otorgan el privilegio de establecer e imponer políticas económicas a los países más pobres a los que se les exige aplicar inhumanas estrategias de “ajuste estructural”. pero hoy en día desvirtuadas por completo. actualmente manipulada a su arbitrio por las cinco grandes potencias “dueñas” del planeta que se turnan y monopolizan el control del Consejo de Seguridad. y en el cual. acaso una visión actualizada de ese civitas universitas que propusiera el Renacimiento con capacidad para “pensar globalmente actuando localmente” siendo así un auténtico “ciudadano del mundo” creativo e insumiso. enriquecernos cultural y. ya que lejos de ser simples instrumentos financieros para ejecutar acciones de primer orden encaminadas al desarrollo. a la vez que contra la autonomía y el derecho de autodeterminación de los pueblos. después de todo. incrementando. la dignidad y el bienestar. buscando alternativas. no creemos que sea la solución a los problemas que la globalización nos ha traído. compartimos la tesis del salvadoreño Ricardo Ribera para quien la Globalización debería traducirse en toda una serie de 166 . No obstante. se sirvan de este último para concertar verdaderos pactos transnacionales encaminados a cuidar y preservar esta pequeña y. como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que responden a los intereses del gran capital pero en modo alguno al de los pueblos. En este sentido. única “aldea” en la que todos vivimos. que en vez de atentar contra el medio ambiente. el control de organizaciones nacidas en su seno. la utópica alternativa de un “único mundo”. en principio se “democratice” la Organización de las Naciones Unidas.al “fenómeno Global”. Frente al “aldeano manipulado” que cultivan los laboratorios donde se cuece la actual idea de globalización habría que pensar. por tanto. abogamos por una clase de “globalidad” no uniformizante en la que sea el derecho a la diferencia y no la búsqueda de identidad común lo que permita que podamos compartir y. Más bien. para esta importante institución. por qué no reclamar. de mente abierta y liberado de todo dogmatismo. por demás. los derechos humanos. los que ya teníamos. por demás. ¿por que no? materialmente. desde luego “rentables” (si quieren ser escuchados). Un mundo en el que de hecho exista un nuevo orden económico internacional que supere. como alternativa.

no sólo el agotamiento de las materias primas que nos proporcionaba la propia naturaleza sino el deterioro generalizado del ambiente y el hábitat a nivel mundial. nos concebimos amparados. actualmente. todo lo que de negativo y deshumanizador comporta (Ribera. puesto que en lugar de estabilidad en un mundo “felizmente homogéneo” lo que tenemos es un proceso expandido y generalizado de permanentes exclusiones en los mismos ámbitos que la globalización pretendía integrar. R. que este proceso en realidad no es nada nuevo. ha traído como consecuencia. no podemos negar que uno de los aspectos más relievantes para la comprensión de los fenómenos de transformación por los que pasa el mundo actual se derivan del impacto general derivado del proceso de globalización. la situación hoy en día es bien distinta. las luchas libertadoras decimonónicas de toda forma de opresión que. aquél sobre el que los teóricos de la Revolución Francesa verterían su moderno ideario de democracia. No debemos olvidar. pp. de tal forma. bajo la idea de construir un mundo estable donde se suprimiera la desigualdad y “reinase la paz y la justicia para todos”. originalmente se contempló en la esfera económica. por el supuesto de homogenización que. de la infancia. por demás. de las minorías étnicas y religiosas. 753). las formas de organización social. en gran medida. el que si bien. sin embargo. Sin embargo. a los países más desarrollados. toda vez que desde el Renacimiento se venía alimentando el imaginario del civitas universitas que suponía la existencia de un mundo “abierto” y “sin fronteras”. “el hombre impusiese sobre el hombre”. poco a poco se ha ido extendiendo a las diferentes instancias de la vida humana afectando la cultura. 167 . La promesa hecha por la moderna civilización técnoindustrial de compensar con “ocio creativo” la superación de las necesidades básicas gracias al sometimiento de la naturaleza por el dominio de la técnica. Situación que afecta incluso. por supuesto. la política. la propia forma en que. como seres humanos.redes internacionales de acción sindical o cooperativa. en intercambios fructíferos de propuestas e iniciativas no gubernamentales. 1996. aunque en menor medida. Potenciar lo que de positivo puede ofrecer la Globalización y contrarrestar. De cualquier forma. en acciones conjuntas para la defensa del medio ambiente. inspirando. las relaciones interpersonales y. En vez de ocio creativo y tiempo para el pensamiento y el arte (utopía que. ésta supone. en forma global. de la mujer.

en todo. hoy en día. se concibe y ejerce el poder. lo que tenemos es una conductuación total de la sociedad víctima. muy por el contrario. dado que si algo caracteriza al espíritu humano es el reto. lo que tenemos es una serie de tremendas descompensaciones entre el modelo económico impuesto por la hegemonía económica. ni a la misma velocidad. con la propia 168 . mucho menos. política y cultural (de hecho por la minoría que ostenta el poder y el capital) y los modos de vida. De cualquier forma. y las formas de organización social. sobre todo en lo que respecta a las ciudades. a la vez que poder satisfacer nuestros deseos y apetitos más profundos? El problema radica en la manera como se nos ha impuesto un determinado modelo económico-cultural. no consideramos que “el consumo” o “la globalización” como tal sean el “enemigo”. prácticamente total manipulación de nuestra libertad. ¿qué mejor que podernos sentir “ciudadanos del mundo” y gozar por igual de los mismos derechos.consideramos bastante aburrida. entre más se consume. antes que atenuadas. respecto de las actuales condiciones de profundo desequilibrio del planeta (exacerbadas. Si bien en las sociedades más avanzadas (aunque cabría cuestionar la idea de “progreso” y quizá reconsiderarla con parámetros distintos a los estandares establecidos por Naciones Unidas) ha habido un aumento sensible en el tiempo de ocio. en gran medida. para así ser más en la medida en que más se tiene. De esta suerte. de los profundos procesos de reconversión económica y cultural que la globalización ha traído consigo. al punto que ya ni siquiera reconocemos nuestro nivel de compromiso con el sistema. producto. o lo que no necesariamente es lo mismo. por este emergente proceso) en el que resulta claro que no todos somos iguales ni. por supuesto. todos tenemos los mismos derechos. la aventura y la conquista) tenemos una invasión sin precedentes en la intimidad y una. sin contar. este “tiempo de ocio” dista mucho de ser “creativo” como pretendían las utopías futuristas de los años veinte. hay que reconocerlo: no todo en la “aldea global” se mueve. del consumo que nos induce a relacionar indisolublemente los verbos tener y ser. desfasado. ni de la misma manera. consecuencia de esto: la pérdida paulatina del espíritu crítico por parte de una sociedad cada vez más mediatizada y consumista. desde el Estado y las instituciones. ya que. dado el alto nivel de compenetración que se nos ha inducido a alcanzar con él. para no hablar del propio desfase de dicho modelo económico con respecto a los diferentes modos de vida y a la manera como aún. en gran medida.

más o menos. toda vez que la relación que establecemos con la ciudad está mediada de una u otra forma por él. se adjetiva en “ninguna parte”. puesto que la ciudad ha sido. otra cosa es el uso político que se haga de la misma y el compromiso que a través de ella la sociedad establezca tanto en pactos de convivencia basados en el respeto a la diferencia como en la específica apropiación funcional que a partir de allí se haga de la ciudad. con él. o por el contrario. en el primero tenemos un espacio multiforme. o lo que es lo mismo. si bien la relación entre consumo y sociedad contribuye con la pérdida de los referentes socio espaciales de las grandes ciudades al ofertar lo mismo por todas partes. En el primer caso. en todas por igual. ¿de qué manera? Indudablemente en la manera como concebimos el espacio y nos movemos dentro de él. el impacto socio-espacial de tan indisoluble e interdependiente alianza afecta.descompensación en la manera como aún hoy en día concebimos el derecho en sus aspectos jurídicos y normativos y. o bien desaparece. Aquí el consumo juega un papel fundamental. diferenciado. el lugar donde por excelencia se ponen de manifiesto las complejas contradicciones de la sociedad y. el escenario donde. limitándolo. así sea a través del “consumo de espacio” que exige el uso y la ocupación. por otro. prima la heterogénea “marca social del suelo”. inventando fronteras. en el segundo uno “liso”. ¿cómo la alianza consumo-globalización afecta la vida urbana?. la pertenencia. en primer lugar. por lo mismo. De este modo. independiente a que el consumo sea una “carreta tirada” por la globalización o viceversa. interconectado. no solo la ley. desde siempre. a la vida urbana. en el segundo el desmarcamiento y la homogeneidad. particularmente. de otra parte el propio consumo es selectivo y grupal. es decir tiene el poder de concentrar y demarcar significados grupalmente y. en el segundo. considerando que es un continum abierto sin referentes ni fronteras por donde libremente nos desplazamos. del mismo modo. razón por la que no podemos afirmar sin más que esta relación sea necesariamente negativa para la ciudad dado que en realidad presenta dos caras. en el primero una referencia más o menos fija que nos permite sentirnos vinculados o pertenecientes a algo. concibiendo el espacio como un compartimiento cerrado y. por lo mismo. de caracterizar. Como se ve. “estriado” y. es necesario buscarles salida. 169 . Pero. sino la legitimidad. uniforme e indiferenciado. por un lado demarcando el territorio.

interrogarnos por la naturaleza del camino para saber si en verdad éste tiene corazón. es necesario desacelerar su ambición y afincarla en la potenciación de las particularidades locales promoviendo procesos de territorialización que. ya que aquello que en la globalización lleva a desterritorializar comporta en sí mismo fuertes elementos de reterritorialización. un elemento dinamizador de la economía en su conjunto al poner a interactuar productivamente los intereses de cada actor en un concierto global que recoja las ventajas comparativas locales en tanto inagotable veta de explotación. alejando de alguna parte. en tanto “seres de camino”. A fin de cuentas. He ahí una razón para que lo global como tal se convierta en el principal defensor de lo local. de tal forma. adopten la idea de “no lugar” como un espacio a defender y apropiar. siempre somos de alguna parte y. es decir. implícito en la diversidad. haciendo de la riqueza cultural que supone ese importante capital simbólico. el asunto es entonces ¿cómo hacerla productiva?. y como preguntara Don Juan a Castaneda en uno de sus famosos libros. un ciego “interés”. y de hecho. incluso. 170 .Por un lado tenemos una caracterización local. Pero lo global tiene prisa. lo importante es saber desde que piso. ¿cómo capitalizar ese valor? Indudablemente a través de la construcción colectiva y concertada de imaginarios locales proyectados sobre un escenario global. siempre nos estamos acercando y. Lo cierto es que lo que espacializa especializa valorando la diversificación. por el otro una total (“global”) indiferenciación.

SEGUNDA PARTE LA TOPOFILIA Y SU PAPEL EN LA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO: UNA APROXIMACIÓN AL CASO DE LAS GRANDES CIUDADES DE AMÉRICA LATINA. 171 .

acrítico. muchas veces. viéndose afectadas. dignos para todos y cada uno de sus habitantes. principalmente). pero sobre todo aludiendo. Según informe de Naciones Unidas (2000).1. La situación no podía ser más dramática en lo que compete a la urgente necesidad de contar con los adecuados mecanismos. y económico-productivas que acarrea su desproporcionada magnitud. “países en vía de desarrollo”. poco más del 50% de la población mundial habita en las ciudades. de esta situación. 7. el primero se refiere a un estado de desproporción y descontrol (insustentabilidad) que atenta contra el medio ambiente y la calidad de vida. Australia y Japón. DE LA SOSTENIBILIDAD A LA SUSTENTABILIDAD: UNA MIRADA CRÍTICA. administrativas. para no hablar de las dificultades gobernativas. dista mucho de describir una situación real (aún en el caso de los países del “Sur”) puesto que la verdad es que habitamos en un planeta poblado de “muchos mundos” y no podemos colocar en el mismo paquete a México o la Argentina que a Ruanda o Bután. HACIA UNA POLÍTICA DE DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE CONCEBIDA A PARTIR DE LA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO. a los países dependientes y. para usarlo. del mismo. se lleva a cabo a través del lenguaje común. particularmente. Una visión de conjunto: sustentabilidad y “consumo de ciudad”. dentro del contexto de la guerra fría. 172 48 . Señalamos aquí la precariedad de este concepto “desarrollista” que acuñara Sauvy en los años sesenta. por lo anotado. para aludir a lo que entonces se denominaba. nos serviremos de la comprensión generalizada de “término medio” que. a lo largo de este trabajo. puesto que mientras que la segunda alude a la magnitud y variedad de una oferta de bienes y servicios. dentro de la mentalidad de contienda reinante entre los dos bloques económicos y políticos de la época. eufemísticamente. que la dificultad de mantener en las denominadas Megaciudades el control sobre unos niveles de calidad de vida. y a falta de un concepto mejor y más preciso. psico-sociales y ambientales. refiriéndose a aquel grupo de naciones con un PIB y una renta per capita inferior a la media de los países más industrializados (EE. así como tampoco podemos hablar en los mismos términos de un país como Brasil donde la renta media de la provincia de Sao Paulo (cercana a la de Suiza) dista mucho de la del nordeste de ese mismo país (cercana a la de Haití). “aliados obligados” de uno u otro orden hegemónico. por lo mismo. en tal medida no queremos confundir “gigantismo” con “gran ciudad”. Fundamentamos nuestra inconformidad con su uso indiscriminado y. 7. Es a esto a lo que nos referimos cuando aludimos al concepto de “gigantismo” y no a la simple magnitud que pueda acusar la ocupación física del suelo.CAPÍTULO III. 49 Consideramos en este sentido menos preocupante el tamaño de las ciudades. en el hecho de que la pretensión de homogeneidad y universalidad que le son inherentes. en gran medida se derivan. también. Europa Occidental. tanto para frenar el gigantismo de estas grandes urbes49. No obstante esta aclaración. no sin cierto pudor. aunque no de forma exclusiva. como para responder adecuadamente a los múltiples problemas que las aquejan y que. las ciudades del llamado “Tercer Mundo”48 puesto que se estima que de las 20 megaciudades (ciudades con una población mayor a 8 millones de habitantes) 14 se encuentran ubicadas en estos países.UU. a partir del año 2000.

aunque no de forma exclusiva. con imaginarios culturales distintos. de ahí que el consumo desde tiempos tan remotos incida. y con ella la de tamaño. garantizaran la atención a los distintos frentes de actividad que la comunidad requiriera. al incremento de atractivo de la “gran ciudad”). la “ciudad grande” con la “gran ciudad”. de tal manera. empieza a ser concebida como “objeto de consumo” y. sino que se generaban nuevos problemas. cada vez más dependientes del mundo exterior. incluso. indisolublemente ligados a los aspectos políticos. ya que parecía que la misma dependía de los niveles de complejidad que éstas alcanzaran (al parecer condición sin equa non de su atractivo). y en gran medida caracterice. en gran parte. lo que indisolublemente ligaba la noción de crecimiento. de deseo. a la de “grandeza”. convertidos poco a poco en ciudades. para no hablar de los problemas de convivencia que generaba el apiñamiento. administrativo. situación que acarrea toda una serie de problemas ligados a la facilidad o no que sus habitantes puedan tener de acceder a aquellos bienes que necesiten o “deseen” consumir. entra a caracterizar la vida urbana). Es de aclarar en este punto que no es que las comunidades rurales no “consuman” sino que es en la ciudad donde el consumo se instala como una forma de vida en cuanto tal (acaso aquella que. distributivo y de control. mediante la división del trabajo. pero a la vez confundiéndose. aunado a las eventuales carencias y problemas que pueda tener el campo (paradójicamente ligados. de tal suerte. a las grandes ciudades) por ostentar éstas una oferta tanto 173 . pero controlados desde ellas). la vida urbana. al mayor número posible de individuos que. En este sentido es necesario anotar que la “satisfacción del deseo” (no ligado necesariamente a la obtención de lo que los estándares internacionales entienden por “bienes básicos”) adquiere en la ciudad un “tinte” tan particular que. no sólo los problemas ligados a los procesos extractivos y productivos (en la mayoría de los casos ubicados por fuera de las ciudades. asociándose. también.Si bien en las sociedades más antiguas la sobrevivencia de los grupos humanos estaba supeditada. sociales y económicos de estas primeras “grandes ciudades” y a su calidad de vida. la ciudad misma. aspecto que. en importante explicación de buena parte de los fenómenos de migración de éste hacia las ciudades (en particular. en sí mismo. haciéndose así. lo que se refleja en el hecho de que poco a poco dejan de ser productoras para tornarse en consumidoras. eran atraídos por su prosperidad siempre en aumento. de un cada vez mayor número de personas y grupos de población que. a medida que dicho número aumentaba y se formalizaban los primeros asentamientos. esta vez de orden regulativo. también aumentaban. en su seno. se convierte ya. De este modo. las ciudades empiezan a vivir cada vez más hacia “adentro”.

¿podemos realmente fundamentar en él la base de su atractivo?. “progresista”. a la idea misma de modernidad: es necesario vivir en la ciudad. necesariamente. por una u otra razón.más atractiva cuanto más variada. Pero no es solamente el atractivo de las “luces de la ciudad” y su infinita oferta lo que atrae a gran cantidad de población. el vivir de una determinada manera que solo tiene sentido en el escenario de la ciudad. ¿cuál es el proyecto estético-político que alienta hoy en día la gran ciudad?. surgen una serie de interrogantes que es necesario resolver antes de seguir avanzando. incluso. un signo innegable de modernización sea el hecho. tal y como lo conocemos hoy en día. tienden a adoptar tanto los modos como las modas de la ciudad. la transformación de los mismos en bienes de capital nos remite. será sinónimo de “civilidad”. habitar en la ciudad: si la extracción de los recursos naturales nos ligaba al campo. ha accedido a un “nuevo nivel” de industrialización en el cual las industrias tradicionales han tenido que “reconvertirse” para adaptarse a las nuevas exigencias del “mundo global”. y en atención a la segunda pregunta responderíamos afirmativamente. a través de los medios de comunicación. es el proyecto mismo de lo urbano en sus dimensiones tanto estéticas como ideológicas lo que encierra el mayor poder de atracción. la idea de “progreso” se asocia a tal punto con la del proyecto burgués de la modernidad que ser moderno y. a otro modelo habitacional. uno de los paradígmas de la sociedad posterior a la primera revolución industrial ha sido el hecho de asociar la idea de “progreso” con la de “modernidad”. hacia el campo. ahora lo evidente es que dicho imaginario conlleva un imperativo.50 En este orden de ideas.. más bien. sustenta el atractivo de la gran ciudad. como lo 174 50 . ¿la ciudad que se busca es la misma ciudad a la que se llega? Respondamos en el primer caso con ese proyecto económico y político de orden “universal” que. no sólo de transformar los tradicionales materiales de las viviendas (cambiando los del campo por los de la ciudad) sino. implícito. aquellas familias que. ese último invento de la sociedad neoindustrial51 que ha desembocado en lo que Mc Cluhan denominara “la aldea global”. inundando de “urbanidad” las estructuras y los modos de vida rurales. incluso. por demás. es decir. bien poco tiene que ver con la rural. Este imaginario de “lo urbano” ha calado tanto en la mentalidad popular que. más aún. de ciudadanía. ya que es esta “imagen global” la que. ya no basta con que el imaginario de lo urbano se desplace. deciden seguir viviendo en el campo. todavía con hondas raíces agrícolas significará.! En este sentido. por tanto. En este mismo sentido. en realidad. de tal suerte que “progresar” será sinónimo de “modernizarse”. lo que para una sociedad. es decir. si algo ha caracterizado Sin lugar a dudas. ahora. en buena medida. 51 Hablamos de sociedades neo-industriales y no post-industriales (el término de moda) porque no consideramos que la sociedad haya “superado” su estado de industrialización sino que. el transformar la propia tipología de las mismas adaptándolas a una forma de uso que. puesto que aún mucho antes de que se planteara el proyecto de la globalización. en tiempos de la industrialización. No es gratuito que una búsqueda de progreso y. por tanto. conocemos hoy en día como la globalización. Un mundo para el cual. amparado en presupuestos neoliberales. casi de manera exclusiva.

de suerte tal que habitar en ella (al menos en el imaginario popular de los países del “Tercer Mundo”) bien puede asociarse a un valor más de autoestima ligado. sólo la “gran ciudad” ofrece a sus habitantes la certeza de estar en el mundo. de una precaria calidad ambiental. necesariamente. ya no tienen que viajar. de ahí que “vivir al margen” sea sinónimo. de “poder más”.a la ciudad. La verdad es que la gran ciudad ofrece un plus de sentido a la vida humana. una particular noción de “ser más” y. lo que la mayoría de las personas allí encuentran es un metalugar.! Por otro lado. imponiéndose así el “modo urbano” como la única forma posible de ser.. Al parecer. tiene que ver con una también reconversión social. la realidad es que en lugar de “entrar al mundo” a través de este simbólico portal. “soy más”. la posmodernidad.. como si las ciudades medianas o pequeñas no fuesen ciudades también. para gran parte de la población de las grandes ciudades. ya no tienen que buscar más puesto que lo que la ciudad les garantiza es que el mundo mismo pasa por allí. desigualdad y segregación. al “triunfo” que representa el enfrentar y vencer el reto de instalarse en su seno. priman los servicios. “soy capaz”… y. como si solamente se pudiera habitar de una única manera. por lo mismo. especialmente a la “gran ciudad”. 175 . en todo. por lo mismo. poco a poco. por lo mismo. De lo que se trata en última instancia es de “ser capaz” de sobrevivir allí: “puedo vivir allí”. el imaginario de ciudad “atractiva” lo ostenta. un lugar paralelo al mundo imaginado y. un lugar marginal. para no hablar. de hecho. es un “cierto sentido de lo global” manifiesto a través de su propia capacidad de “englobar”.! En este sentido. asistimos hoy en día en la ciudad a un proceso de reconversión económica que. desplaza. características todas ellas inherentes al propio proyecto de ciudad que tanto nos deslumbrara. La “terciarización” de la economía que acompaña lo que muchos autores coinciden en llamar. en la mayoría de los casos. lo que la ciudad en realidad oferta en su dimensión “universalizante” es una “apropiación” real del mundo sólo efectiva a través de ella. En lo que toca a la tercera pregunta. de habitar. Competitivo escenario cargado de exclusiones. la compleja problemática que se vive en estas grandes ciudades no permite más que responder de manera negativa: la ciudad real es muy distinta a la que imaginamos. a lo que ella misma ofrece con sus luces de neón. nuevos ajustes se hacen necesarios para adaptar los ritmos sociales a las nuevas formas de movilidad. sin lugar a duda la “gran ciudad”. a los tradicionales sectores primario y ha demostrado el incremento en la terciarización de la economía.

entró a caracterizar nuestro “mundo global”. en realidad. En este sentido. y la técnica. con el tiempo. y con ella la ciudad moderna. si a este panorama le añadimos los problemas derivados de la pobreza y el subdesarrollo (los que de hecho afectan y caracterizan a la mayoría de las grandes ciudades) y lo acompañamos de unas políticas internacionales que no favorecen una mejora sensible de esta situación (toda vez que los intereses de la economía mundial no pasan por promover la justicia social y la equidad). teniendo como base el dominio de la técnica (en principio la técnica maquinista que supone la industrialización y junto con ésta la ciencia). y a propósito de la ciudad moderna en cuanto tal. urbano. la naturaleza. el uso que se 176 . tanto de servicios como de bienes y. y que. al fin y al cabo ha sido tradicionalmente la concentración en las ciudades. de hecho. sino en un factor más de riesgo y tensión para esa compleja madeja que. de recursos y de calidad eco-ambiental que en la actualidad padecemos. Ahora bien. de población (las actividades secundarias y terciarias no dependen tanto de la tierra como la primaria o extractiva). se propuso ejercer “dominio” sobre la naturaleza y sus leyes dando pie al proyecto mismo de la modernidad. La conclusión no puede ser otra. de hecho. no sólo en la crisis energética.secundario de una. acaso al propio quiebre de un modelo de desarrollo que. De esta forma. en todo afecta la propia estabilidad de la tan aludida “aldea global”. ha beneficiado sólo a unos pocos y ha sacrificado la propia estabilidad del planeta y su equilibrio social y ambiental. a la postre. Es de aclarar que “al decir” latinoamericano. hablamos de sustentabilidad y no de sostenibilidad (denominación europea) ya que si bien ambos conceptos aluden a lo mismo. con ellos. es decir. reducida al simple papel de depositaria de materias primas. al servicio de su eficiente extracción y transformación (todo al servicio de la calidad de vida del floreciente mundo urbano) derivó. para hoy en día insuficiente economía moderna e industrial. resulta ser la gran ciudad. triunfo del capitalismo burgués sobre la economía y el modo de vida de la sociedad feudal. de ahí lo insostenible de un modelo en todo carente de sustentabilidad. el resultado no puede ser otro que un explosivo cóctel que. es decir. no sobra recordar que el paulatino distanciamiento de “la tierra” que tal situación supuso. lo que en gran medida ha definido la modernidad. asistimos al punto más álgido de una situación insostenible. al equilibrio socio-ambiental como pauta y patrón del desarrollo. surgió ligado a la instauración de un nuevo proyecto de racionalidad eficiente e instrumental que.

o lo que es lo mismo. insistir en la perpetuación del modelo actual. economista ambiental británico. “cuidar-se” para mantener.hace de ellos varía según el enfoque del contexto geográfico y. razón más que de sobra para incluir temas como el del patrimonio (natural y cultural) y su preservación. como no lo es. dada la naturaleza y el marco epistémico del modelo impuesto por la modernidad). siendo por lo mismo un “cuidado de lo propio”. y muy frecuentemente se hace. tiende a teñir la política local de un toque decididamente segregacionista y excluyente. para aludir a una misma preocupación. Pearce. y de acuerdo a lo anotado respecto de las diferencias locales entre sostenibilidad y sustentabilidad podríamos decir que en lo que toca a Latinoamérica la preocupación se concentra en un preservar “sosteniendo en sustentabilidad” para que las cosas cambien. en un “sustentar en sostenibilidad” para que éstas se mantengan. durante el gobierno de Margaret Tatcher coordinó. en alguna medida. en la actualidad. bajo el auspicio del Ministerio del Medio Ambiente del Reino Unido. en última instancia. como lo demuestra la definición de desarrollo sostenible que aparece en el informe Pearce52: “que cada generación entregue a la siguiente un fondo de capital y un fondo total de recursos naturales al menos igual del que ha recibido de la anterior”. dentro del propio tema de la calidad ambiental. cuando se habla de medio ambiente. que éste no sólo lo conforma el medio natural sino el que. si bien la proximidad de los dos conceptos lleva a hablar de cosas parecidas. frente a temas tan sensibles como el de la inmigración. pero trascendental diferencia. sea “sustentando” o “sosteniendo”. “preservar”. es claro que de lo que se trata es de “sustentar”. pues si para el primero lo importante es “mantener-se” “cuidando”. “cuidado” que. las diferencias son tanto más sensibles cuanto diferentes tendrían que ser las políticas a aplicar en uno y otro caso. De este modo. tampoco. ¿por qué no? político donde se apliquen. Lo cierto es que la carencia de sustentabilidad a la que hemos hecho alusión no es nada nueva (de hecho era previsible. sinónimo de “alimentar”. la actual problemática de las D. la elaboración del informe que hoy lleva su nombre y del cual hemos extraído esta definición. 177 52 . es decir. De cualquier forma. entre ambos contextos. Para Latinoamérica. (la cursiva es nuestra). no se puede desconocer. “mantener”. de hecho. y en lo que toca a Europa. En este sentido. “cuidar” y. “hacer crecer” en el sentido de “madurar”. incidiendo de tal forma en la propia política que la Unión Europea mantiene. es creado por la sociedad en su devenir histórico. para el segundo lo que cuenta es “cuidar” para “mantener-se”. W. He ahí una sutil. para Europa el asunto pasa por la idea de “sostener”.

en consecuencia. entre otras cosas.grandes ciudades. de la que hablaremos más adelante) implicará. 7. posibles caminos de resolución. de hecho también. de tratamiento para el conflicto. desigualdad de oportunidades y desequilibrio social y ambiental. al menos. el construir un nuevo marco epistémico que “sustente”. por la pérdida del sentido de 178 . necesariamente. generan nuevas formas de exclusión social. aquél que. sin embargo. “mediatizada” por los medios de comunicación (situación que genera también nuevas formas de consumo).2. como en la aparición de particulares formas de “marginalidad” no conocidas hasta ahora y derivadas. una nueva relación con el planeta y. abarca incluso el escenario rural). valga decir. En este orden de ideas. condujo a una incontrolable expansión urbana con su consecuente carga de pobreza y desequilibrio social. desde allí. resultan particularmente graves en ella dada la densidad de situaciones de desequilibrio que ésta concentra y. Son precisamente estos componentes derivados de las nuevas formas de consumo los que. a su vez. como hemos dicho. particularmente en el contexto latinoamericano. propicia y alienta. en gran medida. por la enajenación de la juventud ligada a su falta de noción de futuro y de responsabilidad social. de ahí que resulte prioritario adentrarnos en su “gigantismo” para entender la naturaleza de estos fenómenos y pensar. la exploración de unos también nuevos caminos que propicien y alienten el desarrollo con equidad social y equilibrio con el ambiente. como lo demuestran las conclusiones de la Conferencia de Estambul sobre Asentamientos Humanos de 1996. se van a hacer más acuciantes los problemas generados con el deterioro del medio ambiente y el descontrolado proceso de emigración de población del campo a las ciudades. de hecho. Si bien esta problemática no es nada nueva. Latinoamérica: la dimensión local de un desafío global. o. características todas éstas que si bien no son patrimonio exclusivo de la gran ciudad (lo son más del mundo urbano que. la construcción de un mundo sustentable (reto que se ha formalizado en el concierto de la naciones. Situación agravada por la crisis del sistema de valores tradicionalmente reconocidos de tiempo atrás por la sociedad. es a partir de los años 60 cuando. lo que si resulta novedoso son los “productos culturales” generados por ésta y que se expresan tanto en el tipo de imaginarios colectivos impuestos por una sociedad de consumo “globalizada” y. de la propia sociedad de consumo en sus componentes ideológicos y estéticos.

a fin de cuentas. por la propia volatilidad del mercado de bienes de consumo y capital. bienes y servicios que la creciente población reclama. concentrando todavía más el capital en los países ricos y. con el incremento de la pobreza en los países menos desarrollados. implícito en el propio crecimiento de las ciudades y su desmedida demanda de concentración.pertenencia a un espacio físico o social. se ha llevado a cabo de manera análoga en los países desarrollados y que se explica a través del aludido incremento del sector terciario de la economía. en lo que compete a la concentración de servicios y “oportunidades” en las grandes ciudades. No obstante y. pero a la vez el crecimiento. exige ampliar el espectro de estos mismos atractivos. “la concentración constituye una condición obligada en las primeras etapas de desarrollo industrial (atenuada muchas veces por la difusión de innovaciones y el consecuente surgimiento de centros urbanos alternativos). ha generado un incremento y una exacerbación en los desequilibrios. at infinitum. lo que a su vez atrae nuevos flujos de población y así. a los vaivenes de la banca mundial y. por lo mismo. Hasta aquí. en gran medida. la tendencia creciente a la concentración de población. un incremento en su incapacidad de brindar respuesta a la compleja problemática que esto supone. las ciudades “crecen” por el atractivo que supone la concentración y variedad de oportunidades. pues. esta situación es propia e inherente al esquema de economía capitalista que. hasta que 179 . en gran medida. Esta situación. 1994. al menos en teoría. al menos en teoría. se ve agravada por el impacto de las políticas macroeconómicas internacionales (concretamente de las derivadas de la “globalización”) dado que en vez de promover una distribución equitativa de la inversión que permita compensar las enormes diferencias entre estos países y los países más desarrollados. En este sentido. por la inestabilidad económica y política subordinada. servicios y ofertas. contribuyendo. se argumenta que el proceso concentrador constituye una ley tendencial del capitalismo cuya última consecuencia es la conformación de vastas áreas megalopolitanas” (Garza y Rivera. entre otros. según este planteamiento. p. dada la enorme dificultad de satisfacer las demandas de oportunidades. lo que tenemos es una especie de círculo vicioso puesto que. particularmente en los núcleos de población más importantes de los países del “Tercer Mundo”. si por un lado. producto de este aumento de población. ha traído consigo un aumento desmedido de población y. Por otro lado. en consecuencia. por lo mismo.5).

y como hemos dicho a propósito de la “universalización” de los imaginarios urbanos. dado el fuerte impacto social. en tanto objeto de deseo y consumo. aleje cada vez más a las ciudades del campo. o bien permeándose a los modos de vida urbanos importándolos y empleándolos localmente. de hecho. Pero el crecimiento desmedido de la población en las grandes ciudades. junto con la conservación y cuidado del medio ambiente. 180 53 . especialmente de la población joven atraída y capturada por los modelos urbanos. ya que. económico y cultural que tal situación genera. en gran medida. a la reconversión y tecnificación de la industria (en los que. al menos en los países latinoamericanos. desde hace ya tiempo. El problema estriba en que cuando tal situación se hace patente es porque ya es demasiado tarde dado que. de paso. en gran medida. se han traspasado dichos límites “quebrándose” de tal forma lo que podemos denominar su “umbral de tolerancia”. como ya señalábamos. hasta los procesos de migración derivados de la violencia en el campo y sus secuelas. la población. contribuyen. En el primer caso aludimos a aquellos procesos en los que. se manifiesta bajo la forma de crisis aguda. si bien particular. situación que. es “penetrada” por los imaginarios urbanos que llegan hasta ellos (particularmente a través de los medios de comunicación) “capturándolos” localmente. nada infrecuente en Latinoamérica). encontramos que el imaginario urbano se “enciende” en los habitantes del campo a través de dos formas: o bien desplazándose a alcanzar en la ciudad lo que consideran ésta les oferta. las “acerque” más. no se debe solamente a esta explicación derivada de la teoría clásica de la economía política. hace pensar que la concentración de la población en grandes ciudades seguirá siendo una tendencia difícil. como hemos dicho. Ahora bien. como los habitantes de los lugares a donde estos llegan. el hecho de que la tan aludida “terciarización de la economía”. aún viviendo en el campo se “habite” y “piense” como en la ciudad53. inherente a los procesos ligados. sin lugar a dudas se convierte. sino que recoge toda una serie de nuevas variables y complejos fenómenos que van desde el cambio de imaginario. aunque no imposible de frenar. nos referimos a los fenómenos de desplazamiento y traumatismo social que experimentan tanto los propios desplazados (sirva el caso de Colombia como un ejemplo. en uno de los De acuerdo con esto.sea la propia ciudad la que acuse los límites de su crecimiento. la revolución de estos últimos años en materia de comunicaciones y manejo y procesamiento de información). pero a la vez. de tal suerte que. aunque de una manera muy particular. aún todavía viviendo en el campo. y en el segundo.

incrementan la marginalidad. la autoconstrucción sin planificación. en consecuencia. para dar paso a nuevas formas de configuración en respuesta a otras tantas maneras de apropiación y resignificación del mismo. bien pronto se torna en un proceso incontenible de expansión que termina por apropiarse de los municipios vecinos “conurbándolos” hasta configurar estas vastas áreas urbanas a las que hacemos referencia y cuya característica primera es la desconfiguración del territorio más o menos convencional de la ciudad (y con él del tejido social).más grandes retos del mundo actual. agravada por los procesos incontrolados de autogestión que implican. son uno de los problemas más graves que trae consigo el aumento desmedido de población. toda vez que las formas de “readecuación” que las ciudades normalmente asumen para enfrentar el problema de su crecimiento expansivo tiende a manifestarse a través de un selectivo fenómeno de exclusiones en el cual se privilegian para el desarrollo ciertas áreas por encima de otras que. Lo que en un comienzo se da como un fenómeno “inocente” de incremento aditivo de población en el centro y en las zonas periféricas de las ciudades (Lámina 32). Lámina 32 « EL CIELO ES EL LIMITE » Fuente: Revista Ecológica Nº 14 (1993) 181 . La falta de políticas y de mecanismos eficaces de planificación adecuados para enfrentar esta situación. de hecho.

así como de “cuerpos” de policia y de bomberos. los problemas actuales de las ciudades. lo que resulta a todas luces deseable para frenar. estandarizada y mecanizada.55 En cualquier caso. desde una perspectiva simplista. Situación que si bien resulta particularmente grave en las ya tradicionalmente “conflictuadas” megalópolis del “Tercer Mundo”. puesto que el crecimiento. fijan a éstas como destino. hablamos así de “organizaciones”. mucho tiene que ver con su imparable tendencia al “gigantismo”. 54 El problema del aumento de población en las ciudades de los países más ricos es mucho más complejo que el de la simple acusación a los inmigrantes de ser los causantes de éste. aumento en las contradicciones sociales y la discriminación. en muchos casos. “corpo-raciones”. a las “grandes ciudades” de los países más desarrollados donde se suman a los problemas que les genera su propio desarrollo54 los del traslado de los problemas de los habitantes de los países más pobres que.” En este sentido. carencia y/o escasa calidad de la infraestructura y los servicios. entendido como simple aumento espacial o poblacional aditivo y no como desarrollo tiene sus límites más allá de los cuales se “desborda” e “implota”. deterioro ambiental y agotamiento de la capacidad de carga de los ecosistemas. de ahí que no se pueda entender la inmigración. históricamente. como la “importación” de un problema con el que las mismas no tienen nada que ver dado que en todo les resulta “ajeno.De esta forma. como los propios procesos técnico-instrumentales que. que desde tiempo atrás éstas reciben. paradójicamente. interpretada. 182 56 55 . inadecuadas pautas de producción y consumo. debilitamiento e inocuidad del tejido social. dentro de los que se encuentran. escasa participación de la ciudadanía en la toma de decisiones y en las acciones que tengan que ver con el bien común. puesto que el mismo se remonta a los propios procesos de exclusión y desigualdad generados por los imperios que en su momento vieron enriquecer sus ciudades a costa de la explotación inmisericorde de los recursos de los países más pobres. aunque no de forma exclusiva. entre otros. el estudio de la ciudad y de sus componentes está cargado de innumerables analogías orgánicas. “sistemas organizativos”. víctimas de los patrones de homogenización impuestos por el consumo se convierten en una especie de “masa acrítica” tan conductuada y. creciente primacía del interés privado sobre el público. en forma sensible. los institucionales en sus facetas políticas. particularmente de las grandes metrópolis: crecimiento aditivo y desregulado. desempleo e incremento de la delincuencia. restrictivo-punitivas y administrativas). les ofrecieran gozar de la tecnificación. o al menos atenuar esta gravísima situación. no sobra recordar que. falta de planificación y de previsión. es pensar las grandes ciudades como gigantescos “ecosistemas” en los cuales. entre otros. por lo mismo. afecta también. como un problema de “des-organización” urbana (entendida como la desarticulación funcional de sus “órganos” básicos56. muchas veces. para que se garantice la “preservación de la Básicamente derivados de la influencia de la tecnificación en la esfera de la vida de los individuos que. jurídiconormativas.

a la autonomía ex-céntrica de los órganos de un determinado sistema y. e incluso. En este sentido consideramos oportuno distinguir en la mirada de la ciudad entre una lectura “analógico-organicista” y una simplemente “orgánica”. por lo mismo. A este respecto cabe recalcar. en red. los “órganos” que cumplen una determinada función no son fijos. 59 Lo anorgánico alude. o la informática). nicho ecológico y. resultan comprensibles acaso tan solo a través de teorías (entendidas como modos de captar y entender la realidad) como las que aluden al comportamiento de flujos o de gases. R. e incluso a las más recientes teorías fractales o del caos. “sustenta”. la manera como concebimos el papel de una eventual lectura “analógico-orgánica”. desde esta perspectiva. no resulten. en tanto herramienta geográfica de ordenamiento territorial. al parecer. o mejor. a su aleatorio y mudable comportamiento. por lo mismo. extraños. por definición. razón por la que complementaria a la misma resulta necesario incorporar otras analogías que permitan explicar los fenómenos inerciales. crece y. de hecho. A pesar de que una rápida revisión de los proyectos más significativos de las dos últimas décadas en materia de sostenibilidad y calidad de vida urbana nos muestra un enfoque sectorial y. es más. 183 57 . señalan un claro enfoque ecosistémico de la ciudad.vida”. determinista y reduccionista. es decir. parcial de los problemas. en este sentido difiere de lo inorgánico que. con un sesgo en extremo funcionalista. en lo concerniente tanto a su naturaleza como a su función. “bio-sistémica” de la ciudad. tensoriales. y más recientemente Ciudades Sostenibles. en Deleuze. ya que mientras que la primera hace referencia al funcionamiento “sistémico” de una estructura. ni de la de los sistemas de los cuales éstos hacen parte). es necesario que todas y cada una de sus partes interactúen sistémica57 y “organizadamente” (en el sentido que puede derivarse del funcionamiento de éstas a la luz de la comprensión del funcionamiento de un organismo vivo58 aunque. por lo mismo. p. Ecoville. la segunda alude a la naturaleza puntual y “fija” de sus componentes y a su predeterminado e inamovible papel dentro de un determinado sistema. tendenciales. 60 A este respecto expondremos. implementados por la UE. No obstante creemos que la sola mirada “organicista” de la ciudad no basta para entender o explicar su compleja problemática actual.25). carga su lectura y consecuente comprensión. ciclo vital. niega la propia existencia de órganos. proyectos como MAB 11. ecodesarrollo. como en la ciudad. 58 Si bien históricamente el estudio y comprensión de la ciudad está plagado de múltiples analogías (la orgánica es sólo una entre muchas otras como por ejemplo la cosmológica. vectoriales. Valga anotar en este punto que compartimos la definición de sistema que enuncia Ricardo Méndez cuando alude a “un conjunto de elementos interrelacionados (frente al simple agregado compuesto por elementos aislados e independientes entre sí) que tienden a especializarse y jerarquizarse manteniendo un equilibrio dinámico sometido a cambios de estado” (Méndez. provisto de una “vida” que no depende ni de la simple sumatoria funcional de sus órganos básicos. al interior de un proceso planificador que pueda servirse de la misma. ya que la misma no sólo resulta insuficiente para explicar muchos de sus explosivos y súbitos comportamientos sino que. cuando ni siquiera conservan la misma función dentro del sistema urbano? Sin lugar a dudas que se hace necesario revisar el concepto tradicional de lo “orgánico”. más adelante. nos resulta ésta la más pertinente a la hora de adoptar un proyecto sustentable de ciudad dada la afinidad de principio existente entre la filosofía de éste y el modo de crecimiento naturalmente “orgánico” del propio ecosistema en el que el mismo se inserta. decididamente “anorgánicos” e “inorgánicos” que hoy en día caracterizan la gran ciudad y que. 1997. el propio límite de una concepción “organicista” de la ciudad. en términos de Artaud. de ahí que conceptos como eco-ambiente. a un proyecto de ciudad. en modo alguno. de tal forma.60 ¿Pero qué pasa cuando. anorgánico59.

incluso es factible que una función no proveniente en su origen del aludido “sistema respiratorio”. lo hacen dentro de un sistema regulado de flujos donde.5 de este trabajo donde abordaremos el tema de la planificación bio-sistémica. como al contexto. en una gran plaza. más aún. se “descentralizan” (acaso sea más prudente decir. con el tiempo. en sus palabras. “lo orgánico no son los órganos”. Ahora bien. más bien. con el tiempo. de suerte tal que entendamos el funcionamiento de la ciudad bajo la denominación de un sistemared. dentro de una “gran red”. Pensemos por ejemplo en un supuesto “sistema respiratorio” de la ciudad. los distintos sistemas se mueven. Lo que ocurre aquí no es que los “órganos” desaparezcan sino que adoptan un modo móvil de comportarse. dentro de un “sistema regulado de redes”. pueden llegar a convertirse. 1994).con el fin de entender el carácter de esta des-organización (por demás incompatible con los principios clásicos de la planificación.. en el que la movilidad de los mismos tiene lugar y sentido. razón por la cual afirma que lo orgánico mismo no está contenido en los órganos o. dentro él. Por lo anterior haremos uso de la analogía orgánica61 (particularmente de la idea de “sistema biótico” que le es inherente) sólo en la medida en que su visión se complemente con la del comportamiento de una red. tanto a la idea jerárquica de “sistema”. de hecho. ellos mismos mudan de lugar y son capaces de intercambiar sus funciones y jerarquías. parafraseando a Artaud. llegan incluso a mudar su carácter ya que de estar representados. orientados. o una gran zona de conservación ambiental. a la “organización” de la ciudad). de un sistema de redes. ya que si bien las jerarquías “mudan”. fragmentándose por diversas partes de “el cuerpo” de la ciudad. se “desconcentran”) por decirlo así. de hecho. con la necesidad de entender a la ciudad como un “cuerpo sin órganos”. o si se prefiere. por decirlo así. lo que no significa que ésta se lleve a cabo dentro de un mismo sistema sino que. que el sistema sea 184 61 . o en todo un sistema de parques o de plazas. en lo que respecta al papel circunstancial y coyuntural que. la propia mudanza se hace posible. llamaremos “red” a aquel “sistema regulado” en el que la transferencia de jerarquías sistémicas se hace posible. no por que éstos no existan en sentido estricto.62 Tema del que explicitamente nos ocuparemos en el numeral 12. probablemente en sus orígenes. De esta forma. cumplen sus eventuales “cabezas” o “centros detonantes” de actividad (por ejemplo un determinado parque dentro de un pretendido “sistema respiratorio”). “en red”. 62 La pretensión de esta denominación no es otra que la de responder. como por ejemplo un gran centro institucional o de ocio. es claro que históricamente sus “pulmones” (de hecho es frecuente la expresión “pulmones” urbanos) cambian de lugar y no sólo eso sino que. Actitud a la que Deleuze responde. por un gran parque. o mejor.Guattari. sino porque su comportamiento dentro del “cuerpo-ciudad” es anorgánico. llegue a ocupar el papel de “pulmón” urbano en tanto adquiera la función de actuar como dinamizador de la propia “oxigenación” ambiental de la ciudad. es más. (Deleuze.

eficacia y efectividad. de manera crasa. pero también que acusó allí. 65 Aludimos analógicamente. concibe el cuerpo como una gran red interconectada a través de toda una serie de complejos sistemas (si aceptamos como válida la lectura de la ciudad de tal forma). como lo demuestra el hecho de su propio desbordamiento (des-organización) por encima de los límites trazados por sus planificadores en la distante mesa de trabajo de donde surgió. no mezclar los distintos usos y funciones que éstos encarnan y representan. un “crecimiento de los límites” orientado a que las distintas naciones y pueblos del mundo hiciesen compatibles la transformación productiva con la equidad social y el equilibrio ambiental. en uno y otro caso. necesariamente de la aplicación de un correctivo en una parte del sistema distinta al lugar donde se acusa la crisis. basada en presupuestos de eficiencia. todas ellas. desde ahora. “funcional”. como se venía planteando en Informes anteriores. necesariamente. en esta medida anotamos que el concepto de sostenibilidad (sustentabilidad). pero sinérgica. resultando. o mejor. se proyectó la “organización racional”. al menos en teoría. de la ciudad. a la manera como la misma se ve afectada por él. se hace posible enfrentar. marcando. sea capaz de instaurar un proyecto de ciudad sustentable63 que supere los sesgos funcionalistas propios de la idea. no puede hacerse a partir de intervenir puntualmente en el lugar donde su problemática se acusa de manera más aguda sino a través de acciones indirectas como por ejemplo la recuperación de sus 185 . Como consecuencia de esto. a su vez. en su carácter eco-social y participativo. etc. supondría el actuar sobre la misma bajo los principios de una especie de “acupuntura urbana”65 que en su “regulado” no significa que todo lo que ocurra allí esté bajo control sino que. la ciudad se “organiza” (distribuye sus “órganos”) sectorizadamante buscando. por ejemplo. desde entonces. objetivo que se convirtió en eslogan para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. que su solución vendrá. de manera puntual. y de manera sucinta. institucionales. gracias a él. entendida como la capacidad geográfica de “leer las líneas urbanas que en su devenir histórico dibuja la ciudad” (sus trazos conscientes e inconscientes). interconectadas. 64 Nos referimos a la enorme influencia que la biología y su noción de función.De cualquier forma lo que se infiere de aquí es la necesidad de concebir la planificación como una sensible. es que la vida urbana dificilmente se pliega a las exigencias funcionales de una racionalidad puramente instrumental. el sentido de sus propuestas y acciones. a la vez que flexible construcción de ciudad capaz de orientar los intereses y discursos de sus distintas “fuerzas vivas” en la dirección de un imaginario común consensuado. su aporte fundamental consistió en proponer. con la comprensión del propio funcionamiento del sistema en su conjunto. a partir de la Revolución Industrial. comerciales. a la vez maquínica y biologisista de la ciudad orga-nizada de la modernidad. no obstante. en el estudio de la ciudad. con el fin de esclarecer. sobre todo. particularmente la acupuntura. de suerte tal que se zonifica en áreas residenciales. tuvo en la manera como. el cual no sólo tendrá que ser deseable sino. por un eficiente sistema vial al servicio de un no menos eficiente “aparato circulatorio”. Idea de ciudad que tuvo en Brasilia su referente paradigmático. a qué estamos haciendo alusión cuando usamos el mismo. valga decir. 63 Aunque desarrollaremos más adelante la génesis y contenidos fundamentales del concepto de sustentabilidad. del que. hemos hecho ya algunas aclaraciones y precisiones. y siguiendo presupuestos positivistas “maquínicos”. más allá de unos “límites al crecimiento”. de “desarrollo sostenible” (sustainable development) fue enunciado por primera vez en los años ochenta en el llamado Informe Brundtland realizado por la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas (CMMAD. es claro que el saneamiento y recuperación de un río. tal es el reto de lo que concebiríamos como una planificación “bio-sistémica” que. por lo anterior. su pretensión fundamental. con la “intervención quirúrgica” que.64 Una planificación tanto más sensible cuanto que combine metodológica y procedimentalmente la “quiromancia urbana”. dado que lo que la aplicación literal de tal modelo de ciudad “perfectamente organizada” demostró en este escenario particular. motivo por el cual el diagnóstico y consecuente intervención. De esta suerte actuar sobre una determinada problemática implicará entender la forma como ésta afecta al conjunto de que hace parte y. tendrá que ver. a la pertinencia del modo integral en que la medicina tradicional china. su crisis fundamental. en lo posible. queremos anticipar. para incorporar o no. En esta medida. 1986). cualquier súbita aparición o anomalía. posible.

su causa. para el caso de las ciudades que nos ocupan. y sobre todo. susciten efectos continuados. la implementación de una normativa para frenar el vertido de desechos contaminantes. no sólo “sostenidas” políticamente sino. 7. en todo. como anota el profesor Alfredo Lozano:66 “estaba cimentado en la voraz explotación de los recursos naturales disponibles. ya que de no atenuarse los efectos del enorme desequilibrio social y ambiental que esta situación genera. Del mismo modo. realmente allí. puede ocurrir que en la ciudad no coincida necesariamente el lugar en el que una determinada disfunción se hace patente con el lugar en el que. a la propia ciudad como un nicho ecológico en sí mismo. “sustentadas” instrumentalmente de manera proactiva y sinérgica. la particular situación de las grandes ciudades de Latinoamérica exige que las prácticas que allí se realicen sean. no sólo revertir y controlar. estas enormes ciudades terminarán por convertirse en invivibles “masas amorfas” condenadas a su propia destrucción. Pero alcanzar lo anterior exige. eso sí. con seguridad. Por lo anterior.filosofía y estrategia responda. entre otras. y volviendo al caso que nos ocupa. esto es. expansivos y multiplicadores. 66 Arquitecto y profesor de la Facultad de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. desde esta perspectiva. la reforestación de su nacimiento y cause o. las actuales tendencias de concentración de población en unas cuantas de ellas (las megaciudades). sino dar respuesta inmediata a la situación de conflicto que éstas ya viven. 186 . las de un cada vez mayor desgobierno. causando daños irreparables al medio ambiente y poniendo en serio afluentes. Hacia una política de desarrollo urbano sustentable. que a la vez que induzcan a la movilidad y a la acción. toda vez que a sus precarias condiciones de habitabilidad habría que sumar las de una escasa productividad y. la aparición del informe “Los límites del crecimiento” (1971) auspiciado por el Club de Roma. de manera urgente.3. En este contexto. sería deseable aplicar el correctivo por encontrarse. entendiendo. permitió abrir el debate y crear conciencia respecto de la capacidad del planeta para enfrentar el reto de brindar respuesta a las necesidades de una creciente población mundial cuyo progreso y desarrollo económico. Aspiración sólo posible a través del diseño e implementación de mecanismos pedagógicos participativos. a la íntima e indisoluble relación de la ciudad con el nicho ecológico en el que se inserta. incorporativos y concientizadores de comunicación ciudadana que construyan ciudadanía en el proceso mismo de enseñar a hacer ciudad.

el Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (CNUAH) emprende. y en atención a los crecientes problemas urbanos. Del mismo modo. en el mundo de hoy. sea dicho de paso. toda vez que lo que más se ha venido incrementando en el mundo. A. en gran medida se debe al propio descuido de las mismas a este respecto) y se empieza a notar a través de la aplicación de toda una serie de “correctivos” y propuestas que abogan por una mejor y más equilibrada integración entre los procesos de crecimiento y urbanización y el medio ambiente. toda vez que su 187 . Ciudad Sostenible. el programa “Ciudades Sostenibles” (Sustainable Cities Programme). En cualquier caso. consideran que una ciudad necesita para obtener un desarrollo sostenible. ha sido la pobreza y la necesidad. Ciudad Educadora. sino propiciando los medios para que sus propuestas puedan llevarse a cabo. medioambiental y de capacidad de gestión. Las consecuencias de esta voz de alarma no se dejan esperar en las ciudades (particularmente afectadas por el impacto del deterioro medio ambiental que. y en ese mismo año. Ecoville. A partir de aquí. surge una de las iniciativas que. en nuestra opinión. entendido en sentido amplio y general. Ciudad Sostenible. resulta en este sentido más relevante (de entre las muchas adelantadas con esta filosofía por organismos internacionales durante los últimos diez años). a la par que los descubrimientos científicos y los progresos técnicos. Dentro de este marco. 1998). entre “desarrollo”. La conclusión del mencionado informe daba cuenta del peligro que implicaba la práctica simbiosis. en asocio con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en 1990. Ciudad Ecológica y Ecópolis. la respuesta a estos gravísimos problemas se concibe bajo la forma de la sostenibilidad (nótese que estamos usando el término europeo). a partir de la implementación de políticas de desarrollo sostenible llevadas a acabo a través de programas como: Eco Ciudad. entre otros.peligro el equilibrio global del planeta” (Lozano. no sólo redefiniendo lo que. en su opinión. concebido para dotar a las autoridades locales de técnicas para el mejoramiento de la planificación urbana. los organismos internacionales pertinentes empiezan a tomar cartas en el asunto organizando todo tipo de eventos (de cuya cronología y principales contenidos ahondaremos en breve) para hacer caer en cuenta a los gobiernos del alto costo de este “desarrollismo” sin desarrollo. y “desarrollo material” puramente técnico e instrumental.

abogando por la utilización de fuentes alternas de energía (renovables y no El programa Ciudad Educadora surge por iniciativa de una serie de gobiernos locales quienes venían discutiendo de tiempo atrás el tema de la relación entre educación y cultura urbana. concibe el tema de la sostenibilidad urbana a partir de la educación. el Ajuntament de la Ciudad de Barcelona decide. como se puede inferir de su nombre. Posteriormente se celebraron los Congresos de Göteborg (1992) y 188 67 . entre otras cosas. en el contexto Europeo merece destacarse. tendrán que ser eliminados de forma segura y eficaz. Es el programa Ciudad Educadora67 que. amerita reconocerse. su idea de responsabilidad conjunta implica que no es posible abusar impunemente del medio ambiente dado que al igual que los factores de producción tiene éste un valor y un precio que. puesto que para el programa resulta inconcebible lo uno sin lo otro. por supuesto. Ahora bien. relación desde la cual apunta. en particular las del CO2. a enfrentar las causas estructurantes de los problemas y no los síntomas de los mismos. como iniciativa reciente. Como resultado de éste surge la “Carta de Ciudades Educadoras”.mirada prospectiva y constructiva contrasta con las medidas correctivas de la mayoría que. y como consecuencia de la “Cumbre de la Tierra” llevada a cabo en Río de Janeiro en 1992. fundamentalmente. Idea que en todo se opone al tradicional criterio de jerarquía que privilegiaba unos problemas y unos contextos sobre otros. por el contrario. a partir de una redefinición del propio concepto de educación y de su proyección e inclusión al interior de todo un sistema de “redes culturales” que permitan “construir” ciudad a la vez que formar ciudadanos. que es una declaración de intenciones contenida en un compromiso expreso de veinte puntos aceptado y firmado por los gobiernos de las ciudades que también querían concebirse de tal forma. se ocupan de enfrentar las consecuencias de lo hecho o “no hecho” en el pasado. resaltando. el programa comunitario de política y actuación en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible titulado: “Hacia un Desarrollo Sostenible” cuya primera fase de implementación se concibe entre el año 1993 y el 2000 y se orienta. a implementar una serie de aproximaciones teóricas sobre la relación entre la una y la otra. declarar a esta ciudad como “Ciudad Educadora” e instalar el I Congreso de Ciudades Educadoras. Del mismo modo. En lo que compete al medio ambiente urbano el programa hace énfasis en el uso racional de los recursos: producir menos y utilizar más eficientemente lo que se produce. sin duda. por su parte. buscando reducir las emisiones tóxicas. incluso mejorando los sistemas de reutilización y reciclaje evitando al máximo los desechos que. la idea de responsabilidad conjunta y compartida en relación con el medio ambiente y el hábitat. llama la atención con respecto a las medidas que han de implementarse en materia de consumo energético. por demás. Dentro de este marco. al calor de la preparación de los Juegos Olímpicos.

cuyos objetivos consistían en contribuir a una mayor reflexión sobre la sostenibilidad de las zonas urbanas europeas. queremos señalar. con los alcance de éste. en este momento. es indispensable diseñar mecanismos que a la vez que lo redireccionen (pensemos en las ciudades intermedias o. de manera efectiva. fomentar un amplio intercambio de experiencias. con ella. no lo es tanto como la forma en que ese crecimiento afecta la organización. para ello. así como la recuperación de la energía residual de los procesos industriales para reconvertirla en electricidad y calor.?) y. y por encargo del Consejo de Ministros de la UE a un grupo de expertos internacionales. simplemente. por sugerencia de estos mismos expertos.contaminantes). haciendo énfasis en el concepto de ecosistemas. y sin pretender. 189 . Del mismo modo. que propicien un nuevo modo de “hacer ciudad”. interactuación entre sostenibilidad. los sistemas de producción. que si bien el crecimiento aditivo de las grandes ciudades es un problema que requiere de una inmediata solución. los mecanismos y estrategias que. el proyecto “Ciudades Sostenibles” (1993). estén en capacidad de atenuar su impacto (particularmente en la gran ciudad) creando.. ni mucho menos. puesto que tal tarea nos comprometería con un trabajo que no obedece. mejor aún. en crear en el campo las condiciones óptimas que lo inhiban). motivo por el cual consideramos que a la par que deben plantearse medidas para frenarlo. surge. integración del medio ambiente urbano con la ordenación del territorio. agotar el tema. movilidad y accesibilidad. la vida de sus habitantes. contratados para que estudiaran de qué manera pueden incluirse objetivos ambientales en las estrategias de Planificación Urbana y en el tema de la Ordenación del Territorio. relación entre medio ambiente urbano. aboguen por una auténtica sostenibilidad (¿sustentabilidad. Bolonia (1994) que sirvieron para formalizar la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras. difundir las mejores prácticas de sostenibilidad a nivel local y hacer recomendaciones que influyan en la política local y regional de los estados miembros de la Unión. directrices políticas para la práctica y la investigación y claves de la gestión urbana para el desarrollo sostenible. o tan siquiera llevar a cabo una revisión exahustiva de las muchas prácticas adelantadas los últimos diez años en materia de sostenibilidad. actuación política y economía urbana. sobre todo. De esta forma. contemplaba el proyecto la realización de propuestas en materia de sostenibilidad. el uso del espacio y. y en atención a lo expuesto. Derivado de este programa.

muchas veces. más que a la luz de la propia comprensión de su triple naturaleza: a. la inseguridad. sin duda. escasa cobertura de la infraestructura y los servicios públicos. La pobreza y escasa productividad económica causadas.Dentro de este contexto. por la falta de empleo. se suman a la creciente dependencia externa. el creciente deterioro ambiental. La falta de gobernabilidad producto. la pérdida paulatina de lo que se debiera denominar “espacio público” y. la inexistencia de una auténtica política pública espacial concertada. en gran medida. el paulatino aumento del sector informal y la incapacidad para incorporarlo como una rueda más del sistema productivo. b. el problema al que específicamente nos enfrentamos. de hecho. de noción de lo público y de adecuadas estrategias de acción-participación en la segunda. para no hablar de una casi total desconexión entre los dos circuitos básicos de la economía urbana en sus componentes infra y superestructurales. del alejamiento creciente entre el Estado y la sociedad civil. la falta de un eficiente espíritu cooperativo y asociacionista. entre otras cosas. y c. la deficitaria situación de vivienda digna para los más pobres. la ubicación de buena parte de la población en zonas marginales de riesgo. causado tanto por la escasa credibilidad y capacidad de convocatoria por parte del primero. el escaso desarrollo de los medios técnico-tecnológicos. a la particular complejidad de las ciudades del “Tercer Mundo” (nuestro marco geográfico de referencia). las deficientes soluciones de tránsito y transporte. y que. el desempleo. no puede entenderse. la desmedida plusvalía. al menos desde nuestro punto de vista. la competitividad y la excelencia. a los vicios consuetudinarios de la clase política tradicional y a la inexistencia de una ágil y eficiente reforma administrativa e institucional que involucre tanto una auténtica descentralización como un trabajo de construcción colectiva del Estado amparado en lo que tantas veces se ha querido llamar su “modernización”. como por la inexistencia de trabajo colectivo. la precaria capacitación y formación del recurso humano y la exigua investigación científica. resulta inherente. con ella. Las precarias condiciones de habitabilidad manifiestas en la baja calidad y. la concentración e inadecuada distribución de los recursos y el capital. la inexistencia de políticas claras en materia de producción y comercialización de bienes e insumos que tengan como base la calificación y como meta la promoción de fuentes alternas de ingresos. aspectos que. entre otras cosas. 190 .

se ve agravada por una situación particular que aqueja a gran parte de estas ciudades .cuando no es causa ella misma de sus gravísimos problemas . y otra que entienda la dimensión territorial que 191 . y como ya anotamos en el planteamiento general de este trabajo: “esta triple problemática. por las enormes contradicciones sociales. planee su reordenamiento con base en la armónica integración de cada una de sus partes concebidas de acuerdo al carácter dinámico de los flujos que las configuran e interconectan. por la precariedad de la economía y. proponemos implementar una doble estrategia. o mejor.y es el de la pérdida del sentido de pertenencia y de los nexos de apropiación y arraigo de los habitantes de buena parte de éstas causada. Lámina 33 « UN LUGAR ES CUALQUIER PARTE » Fuente: Revista Ecológica Nº 10 (1992) De esta forma. o mejor estas tres caras de un mismo problema: el subdesarrollo (Lámina 33). entre otras cosas. cuando no incrementa y agrava los grandes conflictos socio-espaciales que en gran medida las caracterizan”. por el embate homogenizador de la globalización (tratado a través de las tres grandes ficciones que propusiéramos en páginas anteriores). una estrategia con dos dimensiones: una que se ocupe de concebir a la ciudad como un “todo sistémico” y.Por si fuera poco. por la migración creciente del campo a las ciudades. situación que en sí misma genera. y dentro del reto de contribuir con la promoción de un desarrollo sustentable en las ciudades a partir de la “construcción” de ciudadanía implícita en la propia “construcción” de éstas. en tal medida.

a las grandes ciudades. desde nuestro modo particular de entender la ciudad. en propiedad. que por el mismo entendemos. realizaremos a continuación un breve recorrido por los principales contenidos de los Acuerdos Internacionales llevados a cabo en la materia con el fin de entender. resulta crucial para nuestros propósitos. DUS). y antes de seguir avanzando. desde las cuales. la biunívoca relación que aquí encontramos entre el concepto de Desarrollo Ambiental y el de Desarrollo Social. particularmente a las del “Tercer Mundo” (respecto de cuya urbana preocupación hablaremos de Desarrollo Urbano Sustentable. tres cosas: 1) El carácter móvil de los “órganos” urbanos. por ejemplo. en este caso. de una específica forma de concebir el desarrollo comunitario y la planeación participativa a través del concepto de lo que. de tal suerte. siguiendo al geógrafo Yi-Fu Tuan. inherentes. nos referimos.caracteriza tales partes en sus componentes psico-físicos y socio-culturales. En este orden de ideas. más adelante. de Desarrollo Sustentable (en adelante DS) establecer su real pertinencia para enfrentar los gravísimos problemas que hoy en día resultan. hoy en día perfectamente haya dejado de serlo. así como sus problemas y ambigüedades. devengan en una especie de “dispositivos alveolares desconcentrados”. fundamentalmente. procederemos a analizar el concepto mismo de Desarrollo Urbano Sustentable (DUS) a partir de una rápida mirada a los aspectos que. en atención a tratar de alcanzar una mayor comprensión del concepto de sustentabilidad. la evolución del concepto mismo. se “movilizan” e instalan en dichos flujos. dentro de este marco. Si bien este concepto lo desarrollaremos. al parecer. por tanto de regulación de la movilidad. resultan más relevantes a la hora de adoptar tal concepción. 2) La eventual transposición entre las distintas funciones “orgánicas”. y 3) El hecho de que los pretendidos “órganos”. que hace que éstos cambien de ubicación en el tiempo: lo que antes era considerado un “pulmón” de la ciudad. por ejemplo. en este punto. temas de los que explícitamente nos ocuparemos más adelante. estructure y oxigene la ciudad. los “pulmones” de la ciudad (entiéndase en este sentido un gran parque. sirva como ejemplo el caso de los “pulmones”. valga la pena señalar. y dado que el tema urbano es el que concentra nuestra particular atención. y ya no de los “órganos” formales (los “pulmones”). denominamos Topofilia (ver en “Antecedentes y Proyecciones del Trabajo” al interior de su Marco Científico). fundamentalmente. de hecho. recalcando. Pero primero. o una gran zona de conservación ambiental) asumen funciones más propias. a la concepción de todo un “sistema verde” que. de un sistema circulatorio y. En el primer caso estamos hablando de un sentido “bio-sistémico”. aunque anorgánico68 de la planificación y. a los que hemos hecho alusión. profundizando. “respire” la ciudad. En este sentido. en el segundo. a través de los cuales. dado que resulta ser el eje central de este trabajo. en el segundo. 192 68 . mejor aún. los que. desde allí.

No vamos a hablar aquí de la “artificialidad” de la ciudad (tema del que nos ocupamos en la primera parte de este trabajo cuando aludíamos al “Síndrome de las Vegas” y al “efecto Nueva York”) sino al hecho de que por principio. ya que de lo que se trata al forjar nuestro modo de vida como Recordemos que la palabra ética. El Desarrollo Urbano Sustentable (DUS). y obediente a su naturaleza. En consecuencia. por supuesto. el drama humano se dirime a la luz de una serie de objetivos históricos que involucran una alianza entre el bienestar y el conocimiento. por consiguiente. a la ciudad y a la idea de contrato social que. como nosotros mismos somos un “invento” de las múltiples fuerzas en tensión que. Lo cierto es que en la ciudad. se asocia con un determinado modo de comportarse (ethos). bien puede afirmarse que la ciudad es una construcción. una factura que en su “artificialidad” revela la propia “artificialidad” de todo lo humano. es social) nos damos cuenta de la distancia que guardamos frente a ese fin dado? Nos referimos. la ciudad es tanto una idea que guardamos frente al propio ideal que tenemos de nosotros mismos (un espacio de realización). una naturaleza construida “en” y gracias al lenguaje. ésta resulta a todas luces una manufactura. puede entenderse como una compleja aglomeración en la que interactúan toda una serie de sistemas obedientes a múltiples racionalidades y móviles. el concepto mismo resulta directamente comprometido con una “específica forma de comportarse en la morada”. un constructo. ¿cómo no examinar nuestra “humanidad” a la luz de ese “invento espacial” en el que a través de un contrato (que. Desde esta perspectiva. como en ningún otro escenario. al parecer. al interior de ella. Un contrato que por suscribirse en el espacio (un espacio social) es. y en atención a su dimensión ética. y en este mismo sentido.69 Desde esta perspectiva. pero también. de hecho. un proyecto. La ciudad. se ponen en juego en ella (una construcción). esto es: de habitar. y donde. De esta suerte. en su primer significado. 193 69 .4. constituye nuestra propia idea de humanidad. alude al propio carácter de la morada. como todos. una idea de sentido conforme a una determinada idea de fin al que siendo “humanos” nos dirigimos?. la vieja disyuntiva hegeliana entre naturaleza e historia se enfrenta a una particular situación: la que hace de la historia (entendida la ciudad como una construcción socio-espacial histórica) una nueva “naturaleza”. en su conjunto. o lo que es lo mismo. de ser en el espacio. un contrato ambiental. ¿qué es la humanidad si no un invento.7.

la tierra). en la información y en la energía (Camagni. por llevarse a cabo en el espacio. de tal forma. las distintas formas de apropiación que de la ciudad hacen las “nuevas tribus” que hoy en día pueblan (acaso.) y alimentan su paisaje. o el aniquilamiento de ecosistemas completos en Libia. por lo mismo. responden a nuestra aparente y paradójica “asociabilidad autodestructiva”. en muchos casos definen. económicas y políticas. no sólo envuelve el escenario de la ciudad y lo circunscribe sino que. tenemos que reconocerlo. es necesario incorporar. pp. junto al análisis de la biomasa y sus recursos (el aire. en consecuencia.. ahondar en los posibles caminos que. sirva como ejemplo la enorme cantidad de ecosidios que han marcado dicha relación desde el hombre de Altamira71 sino. en este sentido. valga decir. las relaciones de producción. del que antes habláramos. más bien. 1999. en el paleolítico Galo-Íbero. nos aleje del humus de la tierra. creemos nunca ha existido. en todo. deambulan. el intercambio social en sus variables culturales.animales urbanos (urbanitas) es de fundamentar nuestra propia idea de bienestar en un cada vez mayor dominio de la técnica y. No olvidemos destacar. en consecuencia. en el consumo y en la invención de relatos y metarrelatos locales y microlocales a través de los cuales éste se manifiesta. el propio valor estratégico que para el entorno cobra la ciudad en términos de su particular y circunstancial condición geopolítica. está hecha de lenguaje. el agua. mediadas por la tierra y el trabajo (el trabajo de la tierra). como dijimos. alude. y a la que. en tanto “conocimiento histórico”. particularmente en la gran ciudad. pre-racional. Siria y 194 70 . por lo mismo de sometimiento permanente y acumulativo de la naturaleza. Pasamos así de una forma de vida basada en la interrelación individuo-naturaleza a un tipo de relación individuo-individuo donde el aludido contrato. por demás. De este modo. con propósitos desconocidos. se abren para un nuevo proyecto de habitación basado. en un estado pre-técnico y. Intercambio que. Relatos que. o lo que es lo mismo. lo caracteriza 71 Sirvan como ejemplo los asesinatos masivos de caballos llevados a cabo. Pero este no es un discurso sobre la arrogancia del animal urbano sino sobre las posibilidades que éste puede llegar a tener de habitar dignamente en esta nueva naturaleza que. como “naturaleza” también (naturaleza-lenguaje). asociado. en la ignorancia. son reemplazadas por unas en las cuales los procesos extractivos se remiten a formas de producción basadas en el capital social. al objetivo disciplinar de la Geografía Humana.70 En esta medida. de paso. 267). supone la creación de normas de convivencia que. Conocimiento que. ya que ésta. con la “habitación en la barbarie”. a diferentes escalas. en gran medida. tampoco pretendemos hacer aquí una reivindicación chauvinista y romántica sobre la bucólica “pérdida del equilibrio armónico entre el hombre y la naturaleza” que.

ser como él. es condenado al exilio. 1998). Cit) dos razones fundamentales para la realización de un proyecto de investigación que explícitamente se ocupe del tema ambiental en el caso concreto de la ciudad: 1. lo que en el caso de la ciudad resulta particularmente grave dada su inherente capacidad de concentración de actividades contaminantes en sus Egipto. robándole el fuego pudimos. se concentra ese ambicioso proyecto que constituye. en gran medida. la densidad territorial del fenómeno. De cualquier forma. encontramos una importante alusión al respecto en la figura del Caín homicida que. en enfrentarnos desprotegidos al vértigo de la creación. en cada época. una copia idealizada del cosmos (o de la idea que. pudimos crear una nueva naturaleza. como una consecuente y proporcional producción de emisiones residuales contaminantes que. paradójicamente van a alimentarlo). es decir. como Apolo. por así decirlo. los lugares donde. hemos tenido que pagar un alto precio por nuestra libertad ya que el proyecto que escogimos (el de la civilidad) ha traído como consecuencia. no es gratuito que Prometeo. El problema para nosotros. por excelencia. dado que también en el mito genesíaco. desde entonces. Como en el mito de Esquilo la tragedia consiste en ser expuestos a la ira de Dios72 al enfrentar el orden de las cosas impuestas por su disposición de la naturaleza y no. la modernidad y que no es otro que el de ponerle un “corsé” a la naturaleza para que al de-formarla nos de forma a nosotros mismos. expulsado por Dios. nos arroja a la ciudad. de hecho. lugar por 195 . En este orden de ideas existen para Camagni (Op. “después de conocer a una mujer (asociarse. no resulta exclusiva del mito griego.A fin de cuentas. tenemos de él) pasada por la grilla de la racionalidad y la factura humana. de “ser parte de la obra de Dios”. circunstancia bajo la cual. el Imperio Romano. desde Prometeo. afectan y enturbian el propio hábitat que queremos construir. ya que. sean considerados los dioses tutelares de la ciudad. 16-17). por lo mismo. no olvidemos que las ciudades constituyen. El hecho de que en cualquier tipo de contaminación incide. 72 Esta circunstancia. liberándonos. sin duda. fundamentalmente. simplemente. ha querido siempre imitar un orden superior. tanto una explotación desmedida de los recursos energéticos y de sustento (aquellos que. constituir un germen social). en su momento acusara. en descifrar a imagen de qué está hecha esa “nueva naturaleza” que. funda una ciudad” (Génesis. desde su origen. llevados a cabo por la gran demanda de alimento que. de hecho. pretensión que en sí misma constituye lo que en otro trabajo denomináramos como “el complejo de Prometeo” (Yory. no obstante. 4. las mayores concentraciones de actividad humana y. hoy en día consiste. A fin de cuentas la ciudad.

si bien los problemas ambientales de orden local guardan una estrecha relación con los de orden global. no puede sino mejorar la calidad ambiental de los habitantes recién venidos del campo” (Camagni. resulta bastante dudosa cuando la realidad nos muestra que. el desarrollo de las grandes ciudades ha sido a costa de la expoliación de sus ecosistemas de base. conceptos como el de la no sustituibilidad entre capital natural y capital artificial. En este mismo sentido. 1999. afirma que para el caso de las ciudades del subdesarrollo “la mejora de las condiciones higiénicas y culturales. bajo una mirada perfectamente eurocéntrica. es en escenarios concretos. 2. unida al crecimiento económico. “si bien las capacidades de los ecosistemas para regenerar los recursos naturales son relativamente constantes por unidad de extensión territorial. como el que. sobre todo cuando se habla de equilibrio eco-biológico. sino el medio ambiente global del planeta. de hecho. En este orden de ideas. ofrece la ciudad. donde es más controlable y eficiente la ejecución de correctivos sobre las disfunciones. como de hecho ocurre frecuentemente con el suelo cultivable “sacrificado” bajo capas de concreto sobre las que crece esa “otra naturaleza” que en sí misma constituye el propio orden social.11). pp. 1995). precisamente. y no nos referimos al eufemismo del “aire puro” (que también cuenta) sino a la escala y los modos de darse de las relaciones indivíduoexcelencia del exilio (Ampliar en Zarone. la íntima relación que. de este modo. por tal motivo diferimos de Camagni cuando. se mantiene entre desarrollo económico y calidad ambiental (para bien o para mal). Capello y Nijkamp. En este sentido. las portan. La eficacia misma de la intervención en un contexto limitado y controlado. no sólo su entorno inmediato. 196 . como en la ciudad. es perfectamente factible que el capital social sustituya el natural. 1993. 266). omitiendo factores fundamentales de la calidad ambiental que. pp. pues si bien los problemas de orden ambiental de la ciudad afectan. afecta las naturales capacidades regenerativas de los ecosistemas que. a escala global. de una u otra manera. parece poco eficaz a la hora de concebirlo en una escala local donde. pp. en su recurrencia. no hay duda que cada caso particular merece poner de manifiesto sus especificidades. que bien pudiera ser pertinente en una escala global. el impacto negativo sobre ellos crece de manera exponencial” (Camagni. posee el habitante del campo. 1999. 267). hecho que se conoce como el “teorema de la localidad” (Camagni. de hecho. hecho que.componentes de transformación y consumo. G.

lo que a este respecto. situación particularmente grave en las ciudades del “Tercer Mundo” donde los acuciantes problemas. incluso. aquí resulta evidente la dificultad que. no sólo no dan espera. sino que impiden proyectar la explotación de los recursos y las 197 . relacionados directamente con la sobrevivencia. Lámina 34 «UNA MIRADA DESDE EL LADO Fuente: Revista Ecológica Nº 10 (992) Un tercer aspecto que merece destacarse a la hora de diferenciar las condiciones locales y globales para reflexionar en torno al tema de la calidad ambiental es el que tiene que ver con la variable “tiempo”. es claro que las decisiones que se toman a nivel político se conciben desde diferentes perspectivas y alcances difiriendo. desde la cual. a los medios para obtener los resultados y a la definición y papeles de los actores comprometidos. representa el formar una conciencia a largo plazo que involucre el futuro de las generaciones venideras. que bien pronto se ven modificadas en la gran ciudad. Otro aspecto inherente a la variable “tiempo” es el que se deriva de la “responsabilidad ambiental”.indivíduo. y en materia de mejoramiento de la calidad ambiental. resulta bastante dudoso (Lámina 34). a nivel urbano. en lo que respecta a las prioridades. indivíduo-naturaleza e individuo-sociedad. en uno y otro caso.

fuentes de energía dentro de un programa que exceda los límites de la necesidad inmediata. Recalcamos aquí que hablamos de lo urbano y no de la ciudad. consideramos inoficioso entrar a cuestionar la validez del modelo urbano. de la manera como. la tala incontrolada de bosques o. entonces. el aumento del efecto invernadero. la investigación científica y la creatividad? 198 . y es aquí donde se afirma y anuda la proyección de nuestro desarrollo futuro. no podemos pensar hoy en día “lo humano” como tal si no es a partir del fenómeno urbano que en tan gran medida lo determina. con la propia irreversibilidad de la evolución de nosotros mismos como especie. por los modos y modelos que alientan lo urbano en cuanto tal. por otra resulta fundamental entender la importancia de superar eventuales miradas autárquicas de ciertos enfoques ambientalistas extremos que se ocupan. En otro sentido. no esté marcado. ante todo. ¿Cómo no ha de ser prioritario ocuparnos del escenario en el que preferentemente se pone en juego la interacción social. Lo que seamos en los años venideros como individuos y como especie depende. o al menos influido. entre otros. pues. menos a los problemas ambientales globales (el debilitamiento de la capa de ozono. de la mano. sin más. o de desarrollo ambiental a nivel local y global. La irreversibilidad del fenómeno urbano va. de una u otra forma. para bien o para mal es aquí donde han desembocado cientos de miles de años de evolución. omitiendo la relación de cada determinado contexto con el entorno macro al que de hecho se debe. encaucemos nuestra actual manera de articulación con nosotros mismos y con el mundo en general. Nos referimos aquí. ya que si bien no toda la humanidad habita en ciudades. el creciente proceso de desertificación. más aún. su contundencia e inevitabilidad no admiten ninguna duda. que a la permeabilidad que la ciudad experimenta respecto de las políticas macroeconómicas mundiales. Las ciudades no sólo son focos de problemas sino. He aquí un importante reto pedagógico en lo que concierne a la construcción de un “principio de precaución” que impida el incremento de los problemas. centros de decisión. resulta difícil pensar (salvo algunas y cada vez más raras excepciones) la existencia de algún tipo de conglomerado social que. desde la ciudad. si por una parte es necesario diferenciar los alcances y objetivos de un plan de conservación. de la capacidad de carga del área local. en tanto nodo de articulación e intercambio donde éstas privilegiadamente se amarran y hacen patentes. Por lo anterior. el decrecimiento de la biodiverisad).

Si bien el consumo define el modo de ser urbano de la ciudad y de sus habitantes en tanto urbanitas. en su insuficiente y dudosa accesibilidad resulta causante de conflicto y de “selectividad” social. y nos referimos aquí tanto a la conservación de la vida como a la preservación y cultivo de las especificidades locales que definen y caracterizan los distintos grupos humanos que en ella cohabitan. por cierto (e independiente de sus pautas depredadoras o arribistas). eso sí. de segregación y desigualdad. aunque exacerbado. que en forma transversal atraviesan la estructura social. su diversidad. a tal punto que esta doble situación. ambiental. lo que implica pensar en el concepto de “la mayoría” y así caer en facilismos homogenizadores y en precarias fórmulas de estandarización que atentan contra su mayor patrimonio. no olvidemos que la ciudad. en su componente territorial. Al fin y al cabo. es decir. 199 . la cual se ve explotada de manera coyuntural (carente de proyecto a largo plazo) y desequilibrada. son causantes. por racionalidades distintas y por intereses dispersos respecto de un pretendido y cada vez más dificil de mantener “orden” central?. un consumo que. ellas mismas.No obstante. es decir. en sentido amplio. ¿no habrá acaso otras formas de regulación social que no pasen por la sumisión de la diversidad a un hegemónico principio de racionalidad radical? A fin de cuentas. atendiendo a las especificidades de los distintos ámbitos que la conforman. se mueven. las tendencias que hoy en día marcan el futuro de la ciudad son alarmantes y la resolución de los problemas que acusan no dan espera. ¿no será acaso prioritario redefinir el sentido de tal orden en la medida de su posibilidad real?. cuando los mismos. por la movilidad que le es inherente y por su desaforado consumo tanto energético como de bienes de servicio y capital. se comporta como un organismo vivo. ¿En que clase de ciudad esperamos vivir y sobre qué bases es viable establecer allí convenios de convivencia? He aquí un primer reto tanto político como ambiental: ¿cómo garantizar la calidad ambiental de la ciudad. Para nadie es un secreto que la apuesta urbana pasa por la instauración de normas (los contratos a los que hemos hecho alusión) y por la imposición de unos eficaces mecanismos de regulación y control que garanticen su direccionalidad y gobierno. muchas veces. es causante también de serios desajustes en el ecosistema de la ciudad y en su capacidad portante. es decir. toda vez que lo que está en juego no sólo es la calidad de vida sino la propia sobrevivencia. en sus dinámicas y aleatoriedad. razón de más para concebir el gobierno de la ciudad como un problema no sólo de orden político sino. eco-político. las pautas sobre las que este se mueve. sobre todo. físico y social. en su conjunto.

En consecuencia con lo anterior. o un diseño idealmente soñado.el conflicto urbano no se concentra en la posesión del suelo per se sino en el uso potencial que se haga de él y en el provecho individual o colectivo que éste genera. 269). de acuerdo con la conveniencia del proyecto urbano vigente. un potencial que. 7. (Camagni.5. en cuyo caso. Cit. por cuanto la ciudad cumple. o lo que Camagni llama. integración en red con el mundo exterior. el “análisis local transfronterizo”. pp. cuando no incluyamos o excluyamos algún punto por considerarlo necesario al interior del sentido y filosofía de nuestra propuesta. para este autor. y siguiendo a este autor (al menos en la puntualización de los distintos items tratados. o bien. frecuentemente. Las que tienen que ver con la relación entre la ciudad y su entorno. la economía (y. a nivel global. con un rol político y 200 . al servicio de la especulación. compartimos con Camagni su tesis de que una investigación sobre el tema de la sustentabilidad urbana (el habla de sostenibilidad. esta interdependencia “transfronteriza” implica algo más que un principio moral. es tanto natural como histórico (por usar las categorías hegelianas) dado que el mismo se regula y determina circunstancialmente. lo relevante aquí es el sentido de responsabilidad de la ciudad sobre el entorno global al que pertenece participando activamente en la reducción de los efectos nocivos que. Por lo anterior. se debe ocupar. más bien. Op. necesariamente. accesibilidad e interacción social. y en el que resulte un máximo bienestar colectivo de la positiva integración dinámico-procedimental (coevolución) entre el built and cultural heritage. o bien. por tanto el empleo) y la sociedad”. Principales variables a tener en cuenta en un proyecto de Desarrollo Urbano Sustentable (DUS). de los que haremos nuestro particular desarrollo e interpretación. oportunamente lo señalaremos) existen cinco tipos de variables básicas a tener en cuenta en el tema del Desarrollo Urbano Sustentable: a. ésta genera. con la de aquellos intereses privados puestos. por cierto. para nosotros. como buen europeo) lejos de apuntar a hacer de la ciudad un paraíso terrenal en permanente equilibrio bioecológico. de responder a su compleja multidimensionalidad en aras de atender a las diferentes funciones que en ella se albergan: “la de proporcionar economías de aglomeración y de proximidad.

Las que tienen que ver con el objetivo del DUS propiamente tal. sólo podemos llamar “ciudades” a aquellos conglomerados humanos que cumplan un determinado papel o tengan algún efecto sobre el entorno regional o global. es que tales objetivos se formulen a través de los mecanismos idóneos de participación que garanticen la inequívoca correspondencia entre éstos y los anhelos consensuados de sus habitantes. por lo mismo. necesariamente. por toda una serie de decisiones ante las cuales muchas veces es ajena. en 201 . en esta medida está permeada. como en la determinación de los derroteros a seguir para alcanzar sus respectivos fines a la luz de los propios objetivos generales de la ciudad. b. o no. tanto en la resolución de su problemática sentida. Las que incorporan la biunívoca relación entre las partes (fragmentos) de la ciudad y el todo que las engloba. redefiniendo su naturaleza y su “rol” (externalidades) y el segundo se ve afectado por las propias fuerzas que la ciudad genera induciendo de una u otra forma (en la medida de su “rol”) la propia dirección del proyecto global en su conjunto. cultivo y despliegue de la dimensión espiritual de sus habitantes en aspectos que van desde el fortalecimiento de las distintas forma de ideosincracia local. desde esta perspectiva.económico que excede. la “lógica transfronteriza” de la que habla Camagni la entendemos como un doble juego sinérgico entre la ciudad y su entorno en el que la primera está sujeta a toda una serie de fuerzas que la impactan o colisionan. es decir. más aún. en sus componentes sociales y culturales (manifiestos en sus códigos de valor). consideramos la sinergia como condición sin equa non para hablar de ciudad en tanto ésta sería uno de sus atributos más propios. lo que resulta a todas luces deseable. En este mismo sentido y. en que las distintas formas de diversidad tengan asiento y participen activamente. el lograr el bienestar de la población a largo plazo aunado a la prosperidad de la ciudad actual. el de su territorio local. c. En este sentido afirmaríamos que la ciudad “no existe” como tal sino en tanto nodo de tensiones y relaciones que se sirven de su determinada y coyuntural situación geopolítica (causa del florecimiento o decaimiento de éstas). Aquí prosperidad y bienestar se entienden como la capacidad que un proyecto de DUS tiene de integrar al desarrollo económico y material el fomento. hasta la creación de escenarios institucionales. lo que implica reconocer que éste se constituye con base en toda una serie de “retazos” y microterritorios no subordinables entre si y a los que. en esta medida complementaríamos nuestra aseveración con el hecho de que. es decir. en mucho.

lo que no implica que la propia lógica que para este fin se emplee. es necesario entender los recursos ambientales en una amplia perspectiva ya que se refieren tanto a los recursos naturales propiamente tales. dado que tiene que ver. ni los medios a emplear para incorporar esta particular forma de racionalidad pueden proponerse desde una lógica que no admita la movilidad. no sólo con la escala en que el concepto se aplique. a la infraestructura de la ciudad más estrechamente ligada con el espacio público. necesariamente. de modo permanente. pues esto haría imposible cualquier forma de gobierno y. de proyecto de ciudad. 1992. con un determinado territorio. fundamentalmente. sea móvil ella misma en modo alguno. d. Aquí el concepto de capacidad de carga es crucial por cuanto alude a “la población máxima que se puede soportar indefinidamente en un hábitat dado sin comprometer. incluída la dotación biótica “nativa”.consecuencia. 9). esto es. en particular a su dotación de amoblamiento y equipamiento colectivo. por lo mismo. como a una amplia gama de recursos “artificiales” que en su conjunto constituyen y definen la calidad del hábitat urbano. su productividad económica (evaluada proporcionalmente respecto del sistema urbano en general) y su capacidad de proporcionar bienestar material y espiritual (los dos componentes básicos de la noción de “ambiente”) en franco equilibrio con el ecosistema. corresponden toda una serie de microsaberes. En este sentido. Lo que se infiere de aquí es que esas “partes” de la ciudad de las que tanto se habla y. micro poderes e infinidad de lo que Foucault llamara “epistemes nómades”. la productividad del ecosistema del que depende dicha población” (White y Whitney.no corresponden. de hecho. con lugares fijos. difícilmente asociable con una determinada apuesta política y. 202 . al menos con un territorio “fijo”. motivo por el cual ni las estrategias. es necesario involucrar en cualquier proyecto de ciudad -menos por una especie de concesión demagógica que por una simple necesidad funcional. Nos referimos aquí. formas de racionalidad aleatoria y no domesticada y. principalmente. sino con el tipo de dinámica que se establezca en cada porción de territorio que la contemple en relación con su eficiencia técnica. En lo que respecta a la “capacidad de carga” (término usado por los ambientalistas con excesiva cautela) es necesario señalar que esta no es una ponderación ni abstracta ni universal. Las que tienen que ver con los recursos ambientales de la ciudad en relación con la capacidad de carga del ecosistema urbano. pp. menos aún. menos aún.

Esto es. albergar la diversidad. debe defenderla. En tal medida. incorporando en la calidad de la oferta la cultura.e. No se trata aquí de construir la ciudad de la igualdad. integrarla y reproducirla. así como una accesibilidad más amplia a las oportunidades abiertas. lo que de hecho apunta al fomento y promoción de la diversidad. en tanto promueve las posibilidades de intercambio eco-social a la vez que enriquece y dinamiza los distintos sistemas urbanos de la ciudad. a la determinación de claras políticas públicas espaciales sobre la base de unos derroteros y 203 . desde nuestra perspectiva. insistimos. en su diseño) como cada comunidad que lo requiere lo es respecto de las demás. ni la ciudad sin conflictos: la ciudad debe. y para trascender el espacio de lo local al interior de la ciudad. la permeabilidad y la movilidad vertical de la población. no es de que todos “tengan lo mismo” sino de que todos ejerzan el mismo derecho de satisfacer su necesidad. tendrá que ser tan distinto en su dinámica. por tanto. 275) En este sentido un parque. sino una ciudad que sabe gestionar los conflictos. no se trata de “dar lo mismo a todos” sino de establecer la dimensión tanto cuantitativa como cualitativa de la demanda. garantizando la ausencia de discriminaciones. considerar el concepto de “equidad” (utilizado generalmente de manera tan vaga como imprecisa)) desde la perspectiva de los derechos ciudadanos (incluido el de la participación en las decisiones que los afectan) y no desde la ineficiente y arbitraria uniformidad impuesta (al menos ofertada. lo que la “equidad selectiva” reclama es un acceso libre y democrático a las oportunidades dentro del contexto de la capacidad portante del territorio en el que éstas se demanden. la ciudad sostenible no es una ciudad sin conflictos. en cada caso particular. el principio de equidad selectiva debe incorporarse. Op. pp. más bien. tan querida como deseada como “bien ambiental”. dotación y funcionamiento (es decir. Del mismo modo. la renovación de las élites. por ejemplo. que no es condición ni necesaria ni suficiente para la sostenibilidad. Desde esta perspectiva de lo que se trata. los modos de ser y la ideosincracia local. Cit. ya que en pocos casos puede hacerse efectivamente real) desde “afuera” por un Estado normalmente de corte demagógico y asistencial. (Camagni. Las que tiene que ver con las formas de movilidad y los sistemas de intercambio de la ciudad bajo el concepto de lo que denominaremos “el principio de equidad selectiva”.

2. convendríamos en caracterizar el DUS de la siguiente manera: 1. ni en un único y determinado momento. sino la productividad de la ciudad.unas pautas comunes que permitan contextualizar las mismas variables en cada caso territorial. Lo que aquí ocurre es una situación similar a la de las políticas orientadas al medio ambiente. integre un proyecto de transporte masivo con una política de espacio público desde aquí concebida.6. con creces. al menos en principio. muchas veces. 1994). lo que de tal suerte supone incorporar a este específico componente del ordenamiento territorial una política de empleo que. el económico. y volviendo a Camagni. sus beneficios en lo pertinente a sus potencialidades reales de generar desarrollo y bienestar social. lo que significa que no puede concebirse en manera definitiva y ultimada ni por un estamento público o privado en particular. En tal medida se nutre de la construcción de acuerdos colectivos. un costo elevado. ha contribuido en un notable incremento de su productividad (OCDE. entendidas como “saberes locales”. Características y presupuestos de un proyecto de ciudad sustentable. desde la atención a la diversidad. encaminada a mejorar. Por lo mismo. En esta medida. el social. como lo demuestran los casos de las muchas ciudades en las que la incorporación de tales “sensibilidades”. a largo plazo dejan ver. de un proceso permanente de autoevaluación y de un diseño estratégico. así como del manejo y control de las distintas externalidades que lo afectan y de sus sinergias. De acuerdo con lo anterior. no se trata de considerar los sistemas en forma autónoma o aditiva sino siempre en relación interactuante. es decir. La aplicación de cualquier proyecto de DUS requiere de la íntima articulación de los distintos sistemas urbanos. el concepto de equidad selectiva. de la resolución de conflictos. las que si bien representan. no sólo la calidad de vida. el físico y el medio ambiental en sus interacciones dinámicas. El DUS es una construcción colectiva y procesual. entendido en el sentido de la valoración de las “sensibilidades locales” (y en el acceso libre y democrático tanto a los bienes ambientales como a las oportunidades) va en la misma línea del concepto de “eficiencia a largo plazo” defendido por la OCDE. ésto con el fin de 204 . 7.

Situación que si bien es deseable en cualquier contexto. por otro. suponen la instauración de toda una “pedagogía de construcción de lo público” o. o mejor. las ciudades del “Tercer Mundo” (especialmente las latinoamericanas) hacen que. para no hablar del impacto nocivo que una concentración desregulada ocasiona a la calidad del aire y el agua. si se prefiere. lo alienta. por ejemplo. se considere en éstas últimas. En este sentido es claro que si. en principio. si por un lado la ciudad intenta maximizar su oferta de bienes y servicios. en general. aún más importante. a la claridad respecto del objetivo que se pretenda alcanzar y a la filosofía que. sin detrimento de que tal idea de planificación se promueva y aliente. así como la preservación de las instancias jurídicas y normativas que las avalen y. En este sentido se considera fundamental supeditar el plan. esto ocasiona severas consecuencias en lo pertinente a la generación de contaminación atmosférica. circunstancias que. tienen Metro). del mismo modo. por otro. principalmente. la prevalencia en el tiempo de su filosofía y alcances. promover en los gobernantes y habitantes de la ciudad una conciencia de futuro fundamentada en un proceso de planificación a largo plazo. Del mismo modo. de una política pedagógica que actúe. He aquí la conveniencia de la Planificación Estratégica al servicio del DUS en lo concerniente a la flexibilidad de medios y caminos que ésta admite para alcanzar los objetivos permanentemente confrontados y concertados. una alta densidad demográfica contribuye con la consecución de economía a nivel del transporte por la necesidad de su uso masivo. concentrando la mayor diversidad de la misma en las zonas de mayor densidad de población. por ejemplo. al menos en los países del “Tercer Mundo”. las particulares circunstancias políticas que caracterizan. en sí mismas. a la 205 . visual y auditiva. por un lado. 3. dentro de las mismas.maximizar el rendimiento de las áreas tratadas minimizando. los efectos negativos propiciados por las externalidades cruzadas. frecuentemente. un fenómeno de especulación inmobiliaria amparado en la consabida “lucha por el metro cuadrado”. en cuanto tal. Es necesario construir una “cultura de la planificación”. la conservación de los canales y medios que garanticen la apropiación ciudadana de los objetivos trazados. donde el mismo frecuentemente no está debidamente regulado desde la perspectiva de su impacto ambiental (excepción hecha de aquellas ciudades que. así como al propio patrimonio histórico que se ve seriamente afectado por las demandas de un crecimiento normalmente caótico y desordenado. a más de una severa concentración de desechos. tal situación genera. principalmente.

mediante la internalización de los costes sociales y la construcción de un mercado que trascienda los límites de la inmediatez y contemple. El DUS se constituye con base a tres ámbitos básicos e interdependientes: el tecnológico. en páginas anteriores. sino de construir los escenarios idóneos de concertación (espacios de interés común) orientados a la obtención de acuerdos de mutuo beneficio. la obtención de rendimientos no sólo presentes sino. de una voluntad política comprometida con alcanzar lo que Camagni define como: a. Aquí compete a las variable antes mencionadas. Pero hacer de lo anterior algo más que una “buena intención” requiere. futuros. dado que los mismos interfieren (junto con los out puts y los desechos propios del proceso de transformación productiva. la económico productiva y la socio cultural. lo que nosotros denomináramos. como una pedagogía política. El plan “enseña” a hacer ciudad de la misma forma que la ciudad y sus dinámicas “enseñan” cual debe ser la mejor ruta para alcanzar su objetivo. aunque de diferente manera) tanto en los modos de movilidad. no sólo de la creación de “puentes” y canales de comunicación expeditos con el “mundo exterior”. en nuestra opinión. fundamentalmente. una eficiencia de gestión pública y privada a nivel transfronterizo ocupada. y sobre todo. b. Una eficiencia de asignación a largo plazo. 4. y en atención a sus especificidades. finalmente. como en la determinación del uso del suelo afectado por su área de influencia. el morfológico y el comportamental. Una eficiencia distributiva que garantice el disfrute equitativo de los distintos servicios y bienes de la ciudad a toda la población aplicando. Objetivos a los que añadiríamos: una eficiencia administrativa equipada con los adecuados mecanismos de veeduría y control capaces de hacer el seguimiento y la evaluación permanente a los distintos procesos puestos en marcha para alcanzar el objetivo del DUS y. regulados mediante la interacción de tres variables fundamentales: la político administrativa. el principio de “equidad selectiva”. por tanto.vez. su capacidad de asimilación de las externalidades que estos generan en la propia dinámica de la ciudad. En lo pertinente al ámbito tecnológico. 206 . la forma de la ciudad y el uso del territorio se ven afectados a través de la relación entre los in puts del proceso productivo y la capacidad de carga del sistema total. es decir.

En lo socio cultural. Lo importante. habría que señalar que así como la tecnología y el uso del suelo se ven afectados por la forma urbana. por lo mismo. como una forma de valor agregado al producto final bajo la figura de un “saldo de beneficio social”. en su orden. atendiendo. el concepto de “tecnología apropiada” resulta el más adecuado a la hora de relacionar el uso de la misma con el territorio (en su dimensión social y ambiental) en el que ésta se circunscribe en cada caso. las pautas dadas por un plan regulador previamente concertado con los distintos actores sociales y c. b. con un triple papel: a. el de regular. “la forma de formar”. comercio y servicios. es la coherencia entre las instancias jurídico normativas y la racionalidad urbana que en los distintos sentidos mueve y anima a la 207 . para ello. más que la forma en sí misma.cumplir un triple papel: a. por tanto. el de regular los modos de crecimiento de la ciudad. En este sentido creemos que las variables antes mencionadas. del mismo modo habría que señalar que la forma de la ciudad no puede ser otra cosa que el resultado de la lucha entre las distintas fuerzas que en ella se ponen en juego. el de mantener como referente a todo lo largo del proceso productivo el hecho de que la tecnología es un producto histórico y. en este punto. En el mismo sentido se considera fundamental el incorporar como un factor más a tener en cuenta en la construcción de dicho “salto” la eficiencia en la movilidad. principalmente) a la luz de un proyecto también específico de ciudad. para ello se propone incorporar. eventualmente. tales costos. el de integrar las externalidades asumiendo los costos sociales y ambientales inherentes al proceso de transformación productiva. En lo económico productivo. también. han de cumplir. es decir. social. de la que cabría afirmar que no es un simple contenedor sino una construcción procesuada. En lo político administrativo. En lo concerniente al ámbito morfológico. En lo político administrativo. siempre sujeta a modificaciones. particularmente entre los modos de plasmar una determinada apuesta política en el espacio a través del uso del suelo y la manera en que la misma puede llevarse a cabo en su dimensión técnico-tecnológica. caracterizar y definir las áreas productivas de acuerdo al impacto ambiental que su dinámica específica requiere (industria.

por demás. se pone en evidencia como fenómeno). no es otra cosa que. la forma. De lo anterior surge la necesidad.ciudad. también. eminentemente “plano”) y la verticalidad subordinada y aditiva de las economías de escala (menos planas espacialmente. 1998) “una forma de ser en el espacio”. A fin de cuentas. la auténtica forma de una ciudad es la que su sociedad le ha dado. En lo socio cultural. es decir. lo que denomináramos en un trabajo anterior (Yory. más como un resultado de la contraposición entre fuerzas sociales. De igual manera. por lo mismo. por que no se lo proponen. las distintas funciones urbanas. la materialización de un tejido. un plan regulador urbano. el de considerar la forma urbana. rompiendo de esta forma con la lógica de interacción sistémica que connaturalmente tiende a integrar a la ciudad. He aquí la íntima relación entre la horizontalidad de los circuitos económicos (en su consecuente correlato espacial. En lo económico productivo. en esta medida. desde siempre se asientan. tanto una respuesta a las condiciones de posibilidad más adecuadas al despliegue de dicha racionalidad. el inteligible (toda forma es una forma de ser) y el sensible (toda forma de ser se muestra. de implementar lógicas económicas transversales que no sólo susciten nuevas y variadas dinámicas espaciales capaces de recualificar los propios procesos productivos sino que den asiento. tiene un doble sentido. y. como una anticipación de la misma. debe contemplar. es decir. b. el proceso de regulación de la forma urbana debe tener en cuenta la inserción de inductores que guíen dicho despliegue (y así impidan su deformación) a la luz de un proyecto de ciudad concertado con los distintos actores sociales. tendrían que “moldearse” de acuerdo con aquellas). no pierdan de vista el marco transfronterizo en el que éstas. el de superar los límites del tradicional concepto de “zonificación” (tan querido por el urbanismo de los años treinta) que promueve racionalidades maniqueas al separar. al interior de cualquier proyecto de DUS. de un aleatorio y coyuntural encuentro o desencuentro de fuerzas obedientes a sus propias 208 . Por lo mismo. concebido desde la perspectiva del DUS. desde Aristóteles. por lo mismo. a nuevas formas de productividad que. poco sinérgicas con el resto de la ciudad en la medida en que no logran. trascender el perímetro del circuito al que se deben). en lo pertinente a la implementación de correctivos que enfrenten las eventuales disfunciones que el proceso mismo de despliegue pudiese generar. aunque limitadamente endogámicas y. se manifiesta espacialmente. y c. de manera tajante y radical. a la vez que respondan a las sinergias locales. que como una grilla predeterminada a defender y mantener para que en ella se asienten dichas formas (las que.

principalmente) que confluyen en esa alianza estratégica celebrada entre los juristas y los urbanistas con el fin de “poner orden” a la forma urbana. así como a la de definir normas de regulación que establezcan tanto el eventual funcionamiento de distritos económicos como el de áreas específicas de uso mixto. a la vez que de motivar e inducir la generación de hábitos de comportamiento en los que prevalezca la noción de lo público por encima de cualquier otro valor. b. los instrumentos de seguimiento y evaluación que garanticen el adecuado funcionamiento de los mismos. promueva la generación y/o fortalecimiento de hábitos conductuales de convivencia fundamentados en el respeto al derecho del otro. 276). Cit. pp. tanto los distintos usos del suelo como los diferentes 209 . de igual manera. el acuerdo. Cumple en este punto un papel fundamental el fortalecimiento y promoción de la descentralización administrativa. la determinación de un proyecto político (y no sólo de un programa de gobierno) que. los segundos. la operatividad del componente comportamental del DUS la garantizará: a. definiendo y trazando sus campos de acción y expansión. con un marcado espíritu pedagógico. como su nombre lo indica. En este orden de ideas. la descentralización tendrá que contener los componentes básicos para la construcción de consensos desde la puesta a punto de los canales más expeditos para ello. también. a partir de aquí. el diálogo y. inducidas por un conjunto de inductores externos (económicos y políticos. la incorporación de las dinámicas sociales. así como de la ideosincracia local (fundamentalmente en lo que tiene que ver con el impacto que esta genera en la movilidad y los usos del suelo) como una importante variable a considerar a la hora de establecer. En lo político administrativo. la solidaridad. que no alude a otra cosa que a lo que Camagni llama “los estilos de vida y de organización del trabajo social” (Camagni. convivan. Finalmente. En lo económico productivo. tanto la localización como el funcionamiento de circuitos y/o corredores económicos. verdaderamente eficaz. y. el cultivo de la diversidad y la construcción de instancias que faciliten el acercamiento. aunque en cualquier caso. en lo que se refiere al ámbito comportamental. en las que. de lo que un proyecto de DUS se ocupa es de mantener y preservar la diversidad. En este orden de ideas.leyes internas. Op. los primeros normatizando sus comportamientos. en equilibrio ambiental y en eficiente intercambio funcional. así como de los adecuados mecanismos de participación efectiva. aportando. en tanto espacio de acercamiento mutuo entre el gobierno y la comunidad. eficiente y.

sino para reconcentrarse. la definición “ultimada” de una idea de ciudad. o. como un punto de partida (en tanto necesaria caracterización de los modos de usar y ocupar el espacio a la hora de proyectar una determinada noción de futuro que no sólo sea deseable sino. concebimos la forma de la ciudad. la consideración de la heterogeneidad cultural de la ciudad como una fortaleza a promover y cultivar. ávida cuenta del poco espacio con el que estas ciudades cuentan. presta. En esta medida. en el proceso mismo que supone y reclama la forma urbana en cuanto tal. habitacional. 74 A este respecto cabe señalar que la situación de las ciudades en Europa y en América Latina es bien distinta. en atención a la carencia literal de espacio para ello. como los modos de vida. planificar. a la manera “modélica” del Renacimiento o el Neoclacisismo. finalmente. a la vez. tales comportamientos urbanos. así como de la implementación de otras técnicas cualitativas de análisis que. Un último aspecto sobre el que Camagni llama la atención. posible) y como un marco de referencia permanente al interior de cualquier proyecto que pretenda dar cabida a lo que la propia ciudad es en sí misma y en sus formas de movilidad interna y externa. lo que requiere el diseño y uso de mapas mentales. han de tenerse en cuenta en la comprensión y. “asiento”. posibiliten la inequívoca relación entre el diseño de la ciudad. acaso prever e. la dimensión socio cultural de la ciudad se concibe. en el segundo. tanto las dinámicas urbanas (caracterizadas por este fenómeno). por la dificultad adicional que supone intervenir su importante patrimonio histórico. así. incluso. En lo socio cultural. sino. a la hora de considerar un proyecto de DUS. al menos. promover. de hecho creemos que el establecer. a una nueva forma. en nuestra opinión. el aludir a un proyecto morfo-tipológico y. para que a partir de aquí se pueda configurar. A este respecto. es el que tiene que ver con tres consideraciones básicas que este autor presenta de la siguiente manera: la práctica irreversibilidad de los fenómenos que en la ciudad ocurren dada la lenta movilidad y larga duración del capital físico de ésta (que no así de sus recursos naturales renovables o no)74. en definitiva. que como un receptáculo en el que indistintamente éstas confluyen a la luz de un homogenizador “principio de unidad”. la movilidad de la planta física resulta ser mínima. un vacío y predeterminado contenedor que. y su ordenamiento. por lo mismo. hasta cierto punto. c. acaso posible…). el modo como su Nuestra preocupación aquí se concentra menos en la definición de “la forma de la ciudad”. no supone. por el contrario. En esta medida. con las formas de ideosincracia local a través de la detección y ponderación de sus respectivas “formas de ser en el espacio”. Lo que en ningún caso significa que estos “despliegues” o “repliegues” no se puedan. como un “embutido”. al servicio del DUS. Situación que afecta. de sus “formas de construir y habitar el territorio”. sino tipológico y. sino que permanentemente se están reconfigurando internamente a través de un reiterado ejercicio de palimpsesto urbano. no sólo las ciudades crecen de manera aditiva e incontrolada “virtiéndose” literalmente sobre el paisaje. a la determinación de las variables y componentes que. de hecho. ni mucho menos. por lo mismo. lo que es lo mismo. no sólo para expandirse. 5. los cuales terminan habituándose. más como un resultado de las sinergias generadas por la movilidad. cuando sea del caso. que en la manera en que la misma se “despliega” o “repliega” según el caso. dado que si bien en el primer caso. es uno de los principales retos de la planificación de las ciudades en la actualidad. a la diversidad. intervención. habitacional73. en el mejor de los casos. no sólo un proyecto morfológico de ciudad (si es que esto es deseable. a esta forma de 210 73 . donde lo que no se “recicla” se elimina para dar paso.subsistemas de la ciudad. sobre todo. acaso.

diríamos heideggerianamente76. con su pretendida “desaparición”. atendiendo así a la movilidad de la que tanto hemos hablado. en consecuencia denomina.sistema biótico resulta articulado. de la cual. ¿cómo insertar un proyecto de ciudad en medio de este movimiento. 277). Una movilidad bastante distinta. necesariamente corresponde con la manera en que. que es siempre de lo que el filósofo denomina. “connatural” fragmentación. de tal forma. al que según él responden esos cada vez mayores espacios de anomia urbana que. Aquí resulta nuevamente útil el considerar a a ciudad como un “organismo vivo” y. un acto: el acto de espaciar. en esta medida. en el espacio donde el cambio. se constituyen en el espacio mismo del cambio. como los “no lugares”. espacios que. ¿qué más público que el ambiente que nos rodea? 7. La ciudad. En contraposición. y “los efectos acumulativos de las decisiones referidas al crecimiento humano” (Camagni. con su eventual desintegración y. le es dado de estar en la tierra. como en la actualidad parecen anotar sus principales detractores. habitando. De tal suerte. Un común denominador presenta la anterior caracterización del DUS: en cualquier caso se trata de construir una mirada innovadora de la ciudad. puesta “afuera” en el ahí que. pp. aunque no excluyente. de manera dilecta. 76 Para Heidegger lo propio del hombre es “espaciar”. más allá de cambiar ellos mismos. ocurre. hemos dicho. Desde esta perspectiva. como anotamos en la primera parte de este trabajo. 75 Hablamos aquí no sólo del concepto de innovación tecnológica sino de la propia manera de abordar los problemas siguiendo una lógica trans-sectorial así como pluri e interdisciplar encaminada a la realización de un proyecto de ciudad compartido. o mejor.75 así como de instaurar un proceso pedagógico de construcción de lo público y de conciencia de responsabilidad compartida pues. su manera de habitar (de “espaciar”) da cuenta en tanto ex-posición. a fin de cuentas. 211 . El Desarrollo Urbano Sustentable y sus implicaciones en la geomorfología de la ciudad. Cit. menos aún.7. su propio ser “funda” en el mundo. lo que significa que tal “espaciar”. cada vez más. “tiene lugar”. esto quiere decir que la naturaleza de su ser. no es un hecho fijo y predeterminado sino un proceso. no “es”. en movilidad. a través del acto de habitar el hombre se muestra como es en su existencia. Op. de hecho. sino que “sucede”. las políticas de DUS tienen que ver con la capacidad de previsión respecto de los efectos sinérgicos y de eventual retroacción que cualquier decisión sobre el medio urbano tiene dentro del ecosistema ciudad. a propósito del denominado “paradígma contemporáneo de la velocidad”. su ser-ahí. en sentido estricto. es espaciante. por tanto. corresponda con la propia manera en que ésta se da en cada caso a la luz del intercambio de fuerzas que en ella pululan. de aquella otra que anotará Augé (1993). que es su forma de “ocurrir”. esto es. como un complejo “universo” en el que no se puede confundir su. en tanto él mismo se resuelve como el ahí del mundo. de ahí que su forma.

integrados bajo la figura de “la forma del territorio”. entre otros. de capital. No es gratuito que mientras que las grandes empresas proporcionan imagen y. es decir. acceso a la vivienda y. principio que garantice a la totalidad de la población un nivel creciente de bienestar intergeneracional que no genere un impacto nocivo sobre la biósfera y que. un valor simbólico.les den prestigio. índices de criminalidad y de delincuencia). la de responder a ese su propio “ser móvil”. la contaminación y. incluso. como la imagen de la ciudad o de algunos de sus aspectos más característicos. vista y analizada de acuerdo a la manera como localmente se responda a toda una serie de variables fijas que afectan y determinan la propia noción de desarrollo en relación con la calidad del medio ambiente urbano: los consumos energéticos. Dos conceptos resultan cruciales en este sentido: forma y territorio. 212 78 . la de su propia capacidad de mudar. en la medida de sus posibilidades. proporcional a su atractivo. 77 Al menos en la definición de los items tratados. la inversión muchas veces es atraída. por el contrario. cantidad y calidad del equipamiento colectivo y el mobiliario público.78 La “demanda” de ciudad. desde aquí. Este es el reto del DUS. variedad de oferta de empleo. aunque no de manera exclusiva. sino de responder a ella. se comprometa con la reducción de la carga histórica tradicionalmente acumulada en este sentido. responderíamos a esta última pregunta. Variables que. en la variable económica. En este sentido. a ella. dado que se expresan. muchas veces. no tanto por el valor del suelo. no sólo de captar la movilidad en cuanto tal. promover un desarrollo acorde con la dinámica de la ciudad dentro de un principio de integración sinérgica entre sus diferentes componentes y subsistemas. cada vez resulta más importante el valor de la imagen de la ciudad en cuanto tal (la ciudad entendida como imagen) que el del suelo mismo que. si bien no se concentra. de manera exclusiva. los indicadores de bienestar/ malestar (existencia y acceso a servicios. valor al suelo. sino por la imagen que la ciudad está en capacidad de proyectar. por tanto. más bien. por tanto. dado que. puesto que en el atractivo urbano entran también valores simbólicos no negociables. de hecho. ubicarse en aquellos sitios que. los sistemas de movilidad. si bien es cierto que el valor del suelo va ligado a la imagen que quiera adquirir la función allí asentada.medio de esta azarosa movilidad?. no puede menos que llevarse a cabo sino a través de una estrategia capaz. si tiende a reducirse. tienden a explotarse como bien de consumo y. se ve afectado por ésta. más no en sus contenidos de los cuales nos hacemos responsables. en el valor del suelo y en los precios de sus inmuebles77. y. ¿qué característica debería tener tal proyecto? Sin duda. por su valor nominal . entre otros. Un proyecto así constituido. de una u otra manera. desde la movilidad. se manifiestan en lo que se denomina la “renta urbana”. las pequeñas buscan. En este punto nos dejaremos guiar nuevamente por Camagni en lo concerniente a la definición de las características territoriales que cobran particular relievancia a la hora de establecer un proyecto de DUS.

dados los efectos de aglomeración y consecuente interactuación que en ella se ponen en juego. 1990). sin que su concentración (tan efectiva para atraer más población como necesaria para servir la existente) vaya en detrimento de la calidad ambiental por suscitar fenómenos de “asfixia” metropolitana. ni mucho menos sinónimo. se dificulte su movilidad. en orden del desarrollo. son inherentes a la “gran magnitud”. sociales. En otro orden. en la medida en que. no tienen más opción). ésta sólo se hace posible sobre la base de un suficiente y adecuado aprestamiento del territorio con respecto a su demanda en términos de servicios públicos. de referencia (hitos) para el resto de la ciudad. sobre todo en lo que compete a la generación de sinergias a diferentes escalas sólo posibles en circuitos de larga duración. c. Situación ésta última que desemboca en un doble fenómeno: por un lado la posibilidad de una rica integración cultural sobre la base de un proyecto común de convivencia. lo que traería como 213 . brinda no sólo integración sino “compactación” también del conglomerado social. La densidad de uso del suelo.a. siempre y cuando la misma genere fenómenos de eficiencia dinámica. La compactabilidad y definición de la forma urbana. tanto en el sentido de los efectos nocivos que una inadecuada concentración puede traer a la dinámica humana. contrario a lo que señalábamos anteriormente. en lo concerniente a la generación y/o apropiación de elementos que sirven de identificación para los diferentes grupos que en ella habitan y. entre ellos. por el contrario. no se puede desconocer que la simple densidad no es garantía. por razones de espacio. puede llegar a convertirse en importante fuente de riqueza (en tanto motor de heterogeneidad y diversificación). la ocurrencia de un fenómeno selectivo de güetización. como se pone de manifiesto en el Libro Verde de la CEE sobre el Medio Ambiente Urbano (CEE. la compactabilidad. Ahora bien. en tanto puede llegar a reducir sensiblemente el consumo energético gracias al fenómeno de concentración que le es propio. b. una situación de encarnizada competencia por el “derecho al suelo”. por otro. a la vez. por la magnitud. de alta eficiencia. laborales y recreativos. Aquí la aleatoriedad de la que. en la medida en que la compactación presione tanto a los habitantes locales que se genere. en lo que respecta a las posibilidades que. tan querida por los urbanistas contemporáneos (al menos por los europeos que. La dimensión absoluta de la ciudad. son víctimas los diferentes subsistemas urbanos. como en lo concerniente a una eventual concentración de emisiones contaminantes. situación que no sólo puede ir en beneficio de los costos de desplazamiento sino en la generación de relaciones de cercanía conducentes a la generación de “efectos vecindario”.

se ven obligados a constituir su propia “logia”. una vía de “despliegue” y/o “repliegue” de la forma urbana derivada de las sinergias locales. Por lo anterior. una estrategia política para llevarla a cabo y promover. no podrá ser menos que marginal. refuerza. por demás. por el bienestar colectivo. y para que surta efecto. sobre la base de la orientación de dicha estrategia al fortalecimiento de lo local en cuanto tal. en consecuencia.consecuencia la sobrevivencia. a la propia ciudad así “compactada”. “frenar”. de tal forma. en el caso particular de las ciudades de América Latina. o empoderamiento. sería deseable evaluar su viabilidad para regular y. en su capacidad equitativa de interlocución respecto de 79 Por “efecto vecindario” entendemos aquí la co-participación co-rresponsable de una determinada comunidad en la realización de toda una serie de acciones orientadas a satisfacer las demandas comunes de su problemática sentida. el impulso inicial y sus herramientas. de resentimiento social. con un proceso excluyente de selectividad social. situación que derivaría en la conformación de nuevos grupos excluidos y. para lo cual. por lo mismo. ni mucho menos. un importante “efecto vecindario”. 214 . fundamentalmente en lo que compete a sus implicaciones para el propio fortalecimiento de lo que. de tal forma. de alguna forma. vínculos que. basta con que aporte. si no un modelo de “compactación”. al menos. el propio ejercicio asociativo que supone el trabajar. de tal suerte. sobre la base de la optimización de sus vínculos de cercanía y/o familiaridad. desde esta perspectiva. de manera mancomunada. quien le de forma y. sobre la base de la constitución de unidades policéntricas autoreguladas bajo la figura de la “descentralización concentrada” (concentrated descentralization). Unos grupos que. si. De lo anterior se deriva. de los grupos dominantes o más fuertes. bien puede responder al servicio de los intereses privados o bien al servicio de los intereses públicos. contribuyendo. en cuyo último caso. las formas “explosivas” (expansivas) de los tradicionales modos de urbanización latinoamericana. un primer paso consistiría en el reconocimiento de su legitimidad y.79 No resulta difícil de imaginar la relevancia de este esquema para abordar. sino una fuerza de aglomerado social al servicio de un proyecto político. la cual. Estrategia que si bien en Europa a funcionado (en atención a sus modos “implosivos” de urbanización). en sus dinámicas. una fórmula indiferente al contexto donde se aplique. y permita que sea la propia “lógica local”. temas como el de las “formas de urbanización espontánea”. la compactabilidad no es. el cual. tan sólo. cargados. “residuales” para la ciudad. de tal suerte. en tal medida cabría denominar.

La mezcla de usos del suelo. aquellos lugares de la ciudad donde el edificio en particular. donde lo que ocurre. a condición que deje de lado su carácter “monumental”. en consecuencia. eso sí. d. articuladas sistémicamente de tal forma que su deseable interrelación no redunde en interdependencia. para fortalecer. para no hablar el de la prestación y/o venta de servicios. al menos. en importante baluarte de consolidación y autoafirmación cultural regulando. la deconstrucción de uno de los principales aspectos que caracterizaran lo que Eisenman (1984) llama “ el fin de la ciudad clásica” y su modelo político centralizado. Es decir. una sobrecarga de los sistemas portantes. Otro aspecto a contemplar. rondas de ríos y otras zonas de conservación ambiental) algunos de los cuales se conciban con un carácter decididamente emblemático y puedan tener. desde luego. es decir. toda vez que aborda.cualquier otro actor público o privado presente en la pugna por el suelo. todo un sistema articulador de espacio público conformado. entre otras cosas. el esquema de la zonificación subordinada. es una excesiva concentración de población y actividades no sólo desreguladas sino desarticuladas y. Esquema que en su momento sirviera. entre varios usos posibles. es el concerniente al tratamiento y definición de sus denominados “centros históricos”. boulevares. llevar a cabo a través de ellas. Pero la sola compactabilidad no basta para garantizar el éxito de un proyecto de DUS. mercados o ferias. y. de este modo. a la luz de los objetivos del DUS. puede llegar a constituirse. no sólo la forma sino la propia dinámica de la ciudad. es el diseño de un entramado de “islas de compactabilidad” eventualmente autosustentables o. arboledas. entre otras cosas. de manera frontal. sobre la base de un adecuado plan concebido en este sentido. a la vez que alentara. incluso. en gran medida. la máxima 215 . en tanto bien patrimonial inmueble. en lo que tiene que ver con su papel en la modernización de la ciudad. menos aún en el caso de las ciudades latinoamericanas. (Ver Anexo Nº 4: “El fín de la idea de “monumento” en el nuevo orden geográfico de la ciudad”). dentro del esquema tratado de compactabilidad urbana. intercalar entre estas “islas de compactabilidad”. el de plazas. e. centros deportivos. por un eficiente entramado verde. como hemos dicho. el “efecto vecindario”). Pero lograr lo anterior. Aquí lo que puede resultar pertinente. dentro del esquema planteado de la “desconcentración concentrada” (útil. ya sea de cinturones o de nodos articulantes (parques. supone. muchas veces.

es su impacto en la vida barrial. para no mencionar el incremento o detrimento en el valor del suelo y su respectivo uso. dados los vínculos de interconexión e interdependencia que. la mezcla de usos aboga por un nuevo tipo de ciudad que si bien reconoce.expansión urbana sobre la base de la especialización funcional. normalmente se mueven en circuitos de larga duración que no siempre se comportan de manera lineal sino que. eventualmente. pp. y de hecho también en la definición de la forma y funcionalidad de la ciudad. se dan de manera mezclada e indistinta sobre el suelo urbano. intermediarios y consumidores. sobre el sistema económico en general. normalmente se basa la economía popular. 216 80 . puesto que las economías de escala sobre las que. Un papel fundamental cumple aquí. muchas veces actúan en red. incluso. autocontenida. integran proveedores. desde la perspectiva de los intereses del DUS. concibe ésta dentro de un marcado espíritu de integración funcional en el que gran parte de la demanda de movilidad resulta. como señalamos en el punto anterior. un importante papel los conceptos de “cadena biótica” o de “inserción ecosistémica” a la hora de repensar los modos de explotación. razón por la cual una pequeña producción casera (que no tiene por que ser de baja calidad) no se puede menospreciar ya que su eventual pérdida puede conducir. como señala Camagni. a menos que no se prevean hileras de actividades localizadas o inserciones de polígonos tecnológicos” (Ibídem). dentro del concepto de “mezcla de usos del suelo”. de ocuparse. En este sentido. En este sentido tenemos que disentir de nuestro interlocutor. el que tiene que ver con la política de empleo y el consecuente mercado de trabajo por ella abierta. Cit. de manera tan estrecha en contextos como el de América Latina. de la fragmentación. tan sólo. comercialización y consumo que. que el aleteo de una mariposa en el mar de la China bien puede ocasionar un huracán en el Ecuador. toda vez que los mismos aluden a la Alusión a aquel conocido ejemplo de sinergia mediante el cual se afirma. de hecho. producción. se encuentra “sujeto a la afirmación de las actuales tendencias expansivas a largo plazo” (Camagni. No obstante el problema es bastante complejo y. no sin cierto énfasis poético. Otro aspecto que merece mencionarse. esto por los impactos ambientales ocasionados en los distintos sectores de la ciudad sobre la base del tipo de empleo que en ellos se oferte. así como su impacto en el espacio público y en el transporte masivo. por el contrario. 279). Op. productores. de “trabajos de baja calidad. a la generación de todo un “efecto mariposa”80 sobre un determinado renglón de la actividad económica o. a la que Camagni le otorga el simple papel. dentro de la escala productiva. Cumplen aquí. comercializadores. y de hecho se sirve.

en términos de las ventajas comparativas que la ciudad.deseable inserción de las cadenas productivas (acaso su interconexión) al interior de la estructura ecológica principal de la ciudad. la relación que se establece en la ciudad entre densidad. el asomo de los primeros conceptos alusivos al tema. de accesibilidad. en gran medida. aunque añadiríamos a éstas. marco de referencia primero y fundamental sobre el que se asientan los planes de ordenamiento territorial.8. en su sistema financiero y político-administrativo y. de insertar los temas de la “naturaleza” y el “medio ambiente” (bajo la figura de la “economía de los recursos naturales” o de la “economía del medio ambiente”) en la estructura analítica de la economía neoclásica. Los acuerdos internacionales en torno al Desarrollo Sustentable: una aproximación crítica. los cuales posteriormente se desarrollarían y reperfilarían a la luz de los cada vez más frecuentes esfuerzos por incorporar la variable medio ambiental en los temas económicos referentes al desarrollo. en su sistema productivo. De acuerdo con Monteiro (1995). En primer lugar. en lo que Camagni llama su “dimensión absoluta”. en esta primera etapa. en la calidad de su espacio público. finalmente. más bien. especialmente en lo que se refiere a la acuñación de nuevos 217 . entendida como conjunto. de esta forma su papel y las relaciones entre las diferentes variables necesarias a considerar para alcanzar el DUS deben pensarse. con sustentabilidad no es fija ni predeterminada sino que. en su capacidad de resolución de conflictos. en su índice de desempleo. mejor. en suma. en su aspecto estético paisajístico. es relativa y contextual. en su calidad medio ambiental. desde la perspectiva de las ventajas competitivas que supone la interconexión global: ventajas en su ubicación. a comienzos de los años setenta cabe destacar. en sus relaciones regionales e internacionales. de movilidad y de minimización en los desplazamientos. Por lo anterior. 7. en un aspecto que. en su imagen. puede ofrecer dentro del entorno regional. pueden identificarse tres grandes momentos en la evolución de la incorporación del tema medioambiental al interior de las modernas teorías y políticas de crecimiento y desarrollo económico. Ventajas que en los términos planteados se expresan como: ventajas de aglomeración. se ocuparon. recoge los anteriores. aunque de manera poco sistemática y dispersa. nacional e internacional que la determina y al cual se debe. Intentos que. morfología y mezcla de usos.

entre algunos otros. evidenciando. de hecho. así como con la Conferencia de la Biosfera realizada en París en 1968 que redundó en el programa “El Hombre y la Biosfera” de la UNESCO. “crecieron” de manera asimétrica al interior de ellas mismas. a ser “productivas a cualquier costo”. de tal forma. el problema en cuanto tal se hizo particularmente grave en las ciudades del “Tercer Mundo”. de Pigou. bajo la figura de esquemas desarrollistas. situación que. de Jevons. Una segunda etapa la marca la aparición de la llamada “revolución ambiental” que. el de “externalidades negativas” derivadas de la explotación desmedida y descontrolada de los recursos. de Hotelling. derivado de la extrapolación de las leyes de la Termodinámica llevada a cabo por Georgescu-Roegen en 1971. Suiza en ese mismo año. de suerte tal que. si bien apuntaba al caso particular de las ciudades de los países más desarrollados. Con posterioridad a esta primera Conferencia se divulgó el famoso Informe del Club de Roma sobre los límites del crecimiento (encargado a un equipo del MIT bajo la 218 . particularmente en lo que compete a su papel de agente contaminador. de los cuales podemos enunciar la siguiente cronología crítica: La Primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. el de “óptimo de utilización” de un recurso no renovable. llevada a cabo en Estocolmo en 1972 bajo el título “Una sola tierra”. como es de esperarse de acuerdo a su nombre. En este sentido. el de “expansión ilimitada e irreversible de la contaminación”. multiplicando no sólo la segregación social y espacial sino sus problemas ambientales. un sesgo eminentemente “primer mundista”. respalda la ONU al institucionalizar la preocupación a través de la promoción de toda una serie de eventos internacionales. y. Cabe destacar aquí el sesgo eminentemente técnico de la misma al resaltar los efectos que el uso inadecuado de la tecnología ocasiona en el medio ambiente. son ellos el de la imposibilidad del crecimiento ilimitado y exponencial de la economía y el de los límites de sustitución de los recursos naturales por el capital o la tecnología. la alusión explícita al desarrollo de la industrialización en relación con su impacto en la tasa creciente de población y su relación con las respectivas demandas de urbanismo.conceptos como el de “equimarginalidad”. modificando su nivel dentro de la ponderación económica al ampliar sus alcances y magnitud. así. Consecuencia del debate abierto por las anteriores posiciones resultan dos conceptos fundamentales que. impelidas por el modelo económico vigente. promueve cambios significativos en el status del tema ambiental. de la que cabría señalar la deuda que ésta tiene con la reunión preparatoria llevada acabo en Founex. se incorporan a la discusión.

Informe que. donde se analizaba el problema desde una perspectiva holística que. Cabe destacar. un primer enfrentamiento entre los países del Norte y los del Sur. Meadows. en esta época. al incluir. el Simposio sobre patrones de Utilización de Recursos. 219 81 . lógicamente. pp. 4) El hecho es que. 1972). “periféricos” dado que. no le hacía mucha gracia a los países denominados por el mundo desarrollado. puede englobarse bajo la teoría homeostática de Gaia planteada por Lovelock (1979). el restante 80% de los pasajeros. (Guimaräes. Dos años después se llevó a cabo en Coyococ. como metafóricamente señala Guimaräes: Menos de una quinta parte de la población del planeta. por cierto. Medio Ambiente y Estrategias de Desarrollo. habitantes del Norte. ocupa la primera clase de la nave tierra consumiendo cerca del 80% de las reservas disponibles para el viaje y produciendo el 75% de las emisiones dañinas al ambiente global. en este punto. habitantes del Sur. al que siguieron una serie de encuentros de menor relevancia81 hasta que se llevó a cabo la Conferencia de Nairobi sobre Desertificación en 1977. de otras prioridades como la recesión económica. el aumento del desempleo y el déficit financiero del sector público. Etapa que. Más de un tercio de éstos sufren hambre o desnutrición y tres cuartos no tienen acceso adecuado al agua ni a comodidades dignas. ante esta dramática situación. pretendía superar el sesgo maniqueo de Estocolmo. derivado de la negativa de éstos últimos a adoptar la filosofía del “crecimiento cero”. con no poco sarcasmo: “Los Límites de la Miseria”. hasta aquí. los países del Sur hicieron explícito su rechazo al planteamiento de Estocolmo a través del informe presentado por la Fundación Bariloche de Argentina. el tema de los Situación matizada por el decaimiento en el debate medioambiental ocasionado por la aparición. México. Cada pasajero de la primera clase produce un impacto en las reservas de la nave 25 veces más elevado que los que ocupan la bodega.dirección de D. denominado. 1994. como una variable fundamental en la discusión medio ambiental vigente. viajan en los compartimientos de carga. se vio enriquecido con la posición brasilera. en su mayoría. propuesta cómodamente formulada por los primeros al señalar la necesidad de “poner límites al crecimiento” (lo que en el argot de la época equivalía a “poner límites al desarrollo”) situación que. por considerar al planeta como un “todo”.

en su conjunto. lo que significaba mirar el problema en su honda dimensión global a través de ópticas locales diferenciadas y. 220 . Surgen así toda una serie de líneas teóricas y movimientos como el ecologismo y sus variantes (la ecología popular. pp. Cit) “ecooportunismo” y los partidos verdes. 3.componentes políticos y sociales propios de cada región. en muchos casos. el concepto se trivializara. encargada por la Asamblea General de las Naciones Unidas para la realización de un documento base en torno al tema. Aprovechar los problemas medio ambientales como punto de partida de una cooperación entre países en vías de desarrollo y países en distinto grado de desarrollo. cuando no se radicalizaban las cada vez más numerosas posiciones preservacionistas así como algunas tendencias de tinte “antidesarrollista”. que lo volvió prácticamente una “moda”. donde se acuña el concepto de Desarrollo Sustentable y se traspasa la barrera de los intereses privados al proponer la constitución de un acuerdo común en torno a los siguientes temas: 1. elaboró el famoso Programa Global para el Cambio (1983). 185). así como el denominado por Guimaräes (Op. Surge en este punto culminante de la querella un tercer momento en la evolución de la relación Medio Ambiente-Desarrollo marcado por la creación de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y el Desarrollo (World Comission on Environment and Development. Por añadidura floreció el “ecobusiness” fundamentado en el negocio de montar toda una “industria de descontaminación” bajo la premisa “salve el mundo y haga dinero”. Si bien en este segundo período el debate ganó profundidad. y toda una serie de ONGs internacionales y locales que. hizo que. por otro lado el uso indiscriminado del “tema medio ambiental”. la economía ecológica. podría afirmarse que eran más los problemas que suscitaban que las soluciones que podían ofrecer a los problemas ya asentados. 1994. planteamientos que. en su descoordinación y falta de una política común a largo plazo. el ecosocialismo y la ecología profunda. relativas. Convencer de las ventajas que tiene el perseguir un interés común a largo plazo por encima de los intereses particulares a corto plazo (Rivas y Onetti. Alcanzar un desarrollo sustentable para el año 2000 2. por tanto. WCED) que. obedecían a una cada vez mayor tendencia de “retorno a la naturaleza”.

Conseguir que el crecimiento económico esté acorde con los principios de sustentabilidad y logros sociales. así como con la elaboración de una nueva matriz energética que tenga en cuenta las fuentes renovables y la innovación tecnológica (Guimaräes. de tal suerte. y como resultado de la dinámica por él suscitada. enfatizando el hecho de que los problemas del medio ambiente. Regular la evolución demográfica en armonía con el potencial productivo del ecosistema. No comprometer las necesidades futuras. se fundamenta en los siguientes principios: 1. el modelo de cambio que se propone en este Informe. Como se ve. 4. Potenciar el reciclaje y el ahorro para evitar el agotamiento de los recursos no renovables antes de hallar un sustituto aceptable. Informe que recoge las inquietudes del “Tercer Mundo” y las expresa en términos de que los problemas del medio ambiente no pueden ser separados de los del desarrollo. 2. 3. educación. se parte de la idea de un presente en crisis y de un futuro amenazado. 7. en 1987. 8. el Informe Brundtland (nombre dado en honor de la Primera Ministra noruega que lo promovió. con los derivados de las satisfacciones básicas en materia de salud. 6. Cit).Sobre la base de este importante antecedente. Op. 9. Alcanzar una evolución tecnológica adecuada con las demandas sociales y con las necesidades de conservación del ecosistema. recreación y vivienda. 5. En esta medida. la comisión que trabajó en la elaboración de dicho Informe se centró en los “estilos de desarrollo” y en sus consecuentes repercusiones para los sistemas naturales. Garantizar la satisfacción de las necesidades esenciales de las aspiraciones humanas. empleo. No poner en peligro el equilibrio del ecosistema natural. Garantizar la conservación de las especies vegetales y animales. en estrecha relación con los de los respectivos “estilos de desarrollo”. Diseñar e implementar eficientes mecanismos de planificación y control de los recursos renovables. Gro Harlem Brundtland) denominado: “Nuestro futuro común”. y que ya explícitamente se denomina Desarrollo Sustentable. se produjo. lo que supone la puesta en marcha de todo un proceso de cambio de mentalidad así como 221 . se encuentran íntimamente relacionados con los de la pobreza y. En este orden de ideas.

1993. 1995). contrasta con la perspectiva flexible del DS al asumir éste que los daños ecológicos ocurren diariamente de una manera gradual y sobre unas tasas ambientales variables (Luke. se pueden expresar en la conformación y articulación de toda una serie de sistemas tales como: el político-democrático y altamente participativo. queriendo imponer un freno al crecimiento. aún éste sigue ostentando un corte decididamente 222 . pp. con el esquema de desarrollo que propone el capitalismo? Inquietante cuestionamiento sobre cuya respuesta nos atreveremos. sobre todo en lo que respecta en la inclusión en el debate de temas distintos a los tratados tradicionalmente por la economía. no es objeto de la reflexión que en este trabajo nos hemos trazado. comprometido con el Medio Ambiente. concepto que afirmaba que la inexorable presión del crecimiento económico sobre el mundo natural daría como consecuencia un desastre ambiental. cabría señalar que. Visión catastrófica que. en términos generales. En realidad. no obstante el avance sensible que para la discusión Medio Ambiente–Desarrollo significó el mencionado Informe. 1988). el internacional de intercambio basado en condiciones de sustentabilidad. lo que permite hacer “crecer los límites del desarrollo” sobre la base de un adecuado intercambio con el medio natural. denomina su “carácter humano”. en denodado e irrestricto apoyo al modelo capitalista de producción. como señalan Paniagua y Moyano (1998). orientado a la generación de excedentes de materiales y conocimientos técnicos altamente flexibles y apropiados para cada contexto. Volviendo a nuestro tema. y. el económico. en sí mismo. el administrativo. más adelante. finalmente. del que se espera capaz de dirimir sus tensiones canalizando las mismas en la obtención del bien común. La pregunta en este punto no puede ser otra: ¿es compatible el desarrollo sustentable y sus aspiraciones sociales y ambientales. el tecnológico. basado en un esquema flexible. valga decir. ágil y capaz de autocorregirse. Lo que se infiere de aquí para al alcanzar los objetivos del DS es un listado de requerimientos “sistémicos” (la analogía biótica no resulta gratuita en este caso) que.de la implementación de toda una serie de correctivos a diferentes escalas y en diferentes instancias. 53). fundamentado en la innovación y la especialización en tecnologías limpias. y. apenas a insinuar. algunas consideraciones dado que. abordados ahora desde una perspectiva diferente a la de las simples “compensaciones entre los sistemas económico y biológico” (lo que Chambers. el concepto de DS es una respuesta al concepto de “los límites del crecimiento” que. estuviera tan en boga. el social. el de producción. como son las necesidades humanas y el desarrollo social y cultural. en los años setenta. (O ´Riordan.

Es claro que. que no tiene más remedio que llevarlo a cabo de la mejor manera posible. supra 1). falencia que. 1987. y cuyo aporte fundamental a la discusión consistió en enfatizar la necesidad de que las economías de América Latina se hicieran más competitivas en el terreno internacional sin que esto supusiera un detrimento en la calidad medio ambiental de la región sino que. el Informe parece equiparar al DS con un “más rápido crecimiento económico tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo” (WCED. a pesar de que el Informe sí señala la necesidad de “replantear” las relaciones Norte – Sur (aunque sin definir en qué términos) como medio indispensable para alcanzar el DS. en su carácter político y macroeconómico. ya que la cuestión de fondo. población y medio ambiente.tecnocrático. por el contrario. resulta en todo imprecisa y ambigua. el tema del desarrollo en el Sur a un simple problema de transferencia de recursos y tecnología. hecho público en 1990. Por lo anterior. Como consecuencia del Informe Brundtland se creó en 1989 la Comisión Latinoamericana de Desarrollo y Medio Ambiente. se lograra a partir de la equidad social y la preservación de la calidad 223 . ni siquiera se menciona. a la postre. como ya quince años atrás pregonara Estocolmo. no avanzando mucho en este sentido respecto de Estocolmo. el tema político. pobreza. cuyo informe. Más aún. de este modo. sólo puede redundar en la implementación de toda una serie de paleativos. como bien anota Allende (1995). aún a costa de sus propios recursos y del debilitamiento de su tejido social. como puede deducirse de los nueve puntos antes mencionados. la definición de Desarrollo Sustentable aquí acuñada (y validada en Toronto en 1988 por el G7. para nada se toca. en lo que tiene que ver con el actual estilo de desarrollo y su modelo económico de crecimiento. enfatizó la relación entre riqueza. manteniéndose de forma implícita la ya vieja separación entre el Norte (quien exporta e impone el modelo de desarrollo económico a seguir) y el Sur. 1987). En este orden de ideas la CEPAL preparó un documento especial en torno al tema y lo presentó en la Reunión Regional sobre Medio Ambiente y Desarrollo llevada a cabo en México en 1991. o grupo de los siete países más industrializados de entonces) como del “desarrollo que satisface las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus necesidades” (Informe Brundtland. reduciendo. so pena de quedarse sin el apoyo económico necesario para alcanzar el también importado modelo de desarrollo.

puestos de manifiesto en dos documentos básicos: la Declaración de Río y el Programa 21 (Agenda 21).ambiental y del patrimonio natural. se tropiezan con las decisiones que. constituidos por los Convenios sobre Cambio Climático y Biodiversidad. convirtiendo el desarrollo sustentable en la principal meta para la supervivencia de la humanidad” (Restrepo. su función no es otra que la de generar políticas y programas conducentes a alcanzar el tan anhelado objetivo de desarrollo en equidad con dimensión sustentable. medios. en el terreno práctico. la sustentabilidad ecológica y la justicia social. no obstante. Es de resaltar aquí el uso de 224 . tienen que tomar las economías más dependientes para atender las exigencias trazadas por las políticas internacionales de ajuste estructural. habría que señalar que es un documento compuesto por 27 principios articulados en torno a lo que allí se consideró como “los distintos factores. y los no vinculantes. por tanto. dentro de la premisa de que el desarrollo humano sustentable es “una combinación entre la eficiencia económica. fundamentalmente. Por su parte la Agenda 21 (programa de acción mundial creado para orientar la transición hacia la sustentabilidad. 1998. (Río 92 o ECO 92). agentes y procesos necesarios para alcanzar el DS”. y llevada a cabo en Río de Janeiro. programas y proyectos por parte. El carácter global. Podemos destacar en este punto las que en opinión de N. donde se destaca la extensión geográfica mundial de los problemas. En lo concerniente a la Declaración de Río. Es a partir de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. se constituye en un compromiso político encaminado a orientar la ejecución de planes. Colina (1992) constituyen las siete premisas básicas sobre las que descansa el documento y que De Lisio (1999) desarrolla y comenta con posterioridad: 1. de los gobiernos. con 40 capítulos y 115 áreas de acción prioritaria) es tanto un documento operativo orientado hacia la acción frente a los problemas de hoy. así como la compleja interacción dinámica sobre la que descansan los componentes ambientales. denominada “Cumbre de la Tierra”. Constituye además un marco en el que se consignan los distintos derechos y deberes tanto individuales como colectivos en la materia. como una guía para solucionar los que ha simple vista ya se preveen. En este sentido. 24). integral y holístico de la cuestión ambiental. de continuar con nuestro actual estilo de desarrollo. que al fin se establecieron dos tipos de acuerdos internacionales: los vinculantes. Bonitas palabras que. pp.

categorías integradoras dentro de las cuales se destacan los conceptos de sistemas bioclimáticos y ecosistema. Lo que no resulta claro. 2. al modo en que cada Estado sea capaz de conciliar el equilibrio ambiental (basado en un esquema de justicia social). es el papel de las distintas naciones y su respectiva y proporcional cuota de responsabilidad a la luz del actual modelo económico. aún sin definir. La equidad y responsabilidad internacional. La autodeterminación de las naciones condicionada por la interdependencia ambiental. 4. El uso sustentable de los recursos naturales. Principio rector de este tratado. sobre todo para los países del “Tercer Mundo” que. La necesidad de aumentar los niveles de comprensión de los problemas. la forma en que sobre la naturaleza ha intervenido la acción humana y. los sistemas ambientales y su forma de utilización. sobre la base del principio de soberanía de cada Estado para resolver. por razones obvias. Tema más que sensible. por tanto. con particular énfasis. y respecto del cual no es claro el papel de las naciones más 225 . en este sentido cobra. el cual la Agenda entiende como “una restricción tanto para el incremento de la eficiencia en el rendimiento insumo/producto como para la sustitución y diversificación de la base de los recursos naturales”. la explotación de los recursos naturales y la organización sustentable de su sistema productivo a la luz de su propia política ambiental. al principio de responsabilidad que. le resulta inherente. La acción del hombre como origen de las disfunciones ambientales. desde aquí. en lo que tiene que ver con el uso responsable de los recursos encaminados al desarrollo ambientalmente concebido dentro del marco de las necesidades humanas presentes y futuras. aludiendo al carácter causal que. en este punto. con las políticas y demandas del mercado internacional. o dicho de otro modo. al resaltar. 3. así como de su estrecha relación con el uso del suelo. de la manera que estime más conveniente (para responder a las demandas y políticas del mercado internacional. 5. como es la de la necesidad de ampliar y cualificar la información respecto de la naturaleza y funcionamiento de los ecosistemas. 6. de tal forma. una de las dos dimensiones propias de la actitud pedagógica que alienta la Agenda. tendrían que asumir los costos sociales de un inherente “nuevo modelo” de desarrollo. habría que decir).

así como de su decidido apoyo a todas las iniciativas conducentes a la erradicación de la pobreza. la implementación de lo que anteriormente denominábamos “una política pedagógica” o. En teoría. estén dispuestas a asumirlo). una serie de aspectos que.desarrolladas dentro de él (asumiendo que. 1992). ya que entre sus propuestas principales están la de alcanzar el DS con base en la liberalización del comercio (sin aclarar muy bien de qué manera). así como aquellos orientados a eliminar las modalidades de producción y consumo insostenible. mejor aún. lo que le da un matiz particular y encamina la ruta de un posible encuentro de voluntades. aboga por el principio de responsabilidades comunes aunque diferenciadas. y en estrecha relación con su política. 226 . promover la disminución de la deuda externa. Cabe destacar que la puesta en marcha de estos principios supone. de los mismos. de un proyecto pedagógico-político (valga el carácter tautológico de esta denominación) de proporciones mayúsculas que. los antagonismos Norte-Sur (CNUMAD. Su idea de proponer el DS a partir de la diferenciación de cargos y responsabilidades entre los países del Norte y los del Sur. objetivo fundamental de la Agenda derivada de aquí. y la de (en dudosa coherencia con la anterior). en verdad. de acuerdo a su respectivo rol frente al problema. resultan aparentemente contradictorios. La tecnología ambientalmente adecuada. No obstante aparecen al interior de la Agenda. la de asignar los recursos financieros suficientes para los países del “Tercer Mundo” (sin especificar en qué términos). 7. haría suponer un franco compromiso de los gobiernos frente a la reducción y eliminación de las modalidades de producción y consumo insustentables. entre otras cosas entre a dirimir. la aprobación de la Declaración de Río. así como por el reciclaje de sus desechos y productos derivados y la disposición final. caracterizada por la cuidadosa explotación y uso sustentable de los recursos naturales renovables. ambientalmente adecuada. para no hablar de las condiciones reales de posibilidad para la realización de otros programas que allí se mencionan. leídos desde el actual proyecto ideológico y económico de la globalización. de hecho. la de conciliar la lógica empresarial de la libre empresa con la de los intereses propios del medio ambiente (sin establecer con claridad los incentivos). al menos esa sería la intención. como son los encaminados a mejorar la salud pública y a incrementar la lucha contra la pobreza.

los problemas de la degradación ambiental” (Río. estaría por definir. responsable del financiamiento de la Agenda 21. tanto de los intereses y demandas particulares de cada actor. quien defina qué entiende por “beneficio”. abstracto. a fin de abordar. equidad socioambiental. si bien una de las palabras más usadas en el documento es la de “cooperar”. resulta en total entredicho frente a la lógica del mercado que desconoce el significado del mismo. asumiendo la continuidad del actual modelo económico. “el común”. Resulta paradójico. este principio. condición fundamental de todo acuerdo. aunque no. De este modo. Informes y “buenos deseos”. el juicio histórico está a punto de fallar… En esta medida. “negocio” que no puede ser otro que el del “Medio Ambiente”. dadas las actuales circunstancias ideológico-políticas del planeta marcadas por un espíritu competitivo claramente Neoliberal. 1992). toda esta serie de Acuerdos. ya que es suficiente con comparar los 2 millones de dólares que el Banco destinó en 1994 para financiar los programas de reducción de CO2 en China. a la luz de los intereses que cada actor pueda capitalizar dentro de él. planteado a la luz. la política de doble moral del Banco Mundial. De hecho. no son otra cosa que un denodado esfuerzo “global” por demostrar que sí es posible conciliar capitalismo con. a no ser que tal “cooperación” se haga. debe ser reformulado a la luz del establecimiento de toda una serie de imaginarios consensuados donde sea. el propugnar porque “los Estados cooperen para promover un sistema económico internacional favorable y abierto que lleve al crecimiento económico y al desarrollo de todos los países. a su interior. de un nuevo y “concreto” atractivo. como “beneficio común”. el que. como de la definición. Cartas. un concepto tan. incluso a costa del propio replanteamiento del sistema económico vigente. por eso. a los ojos del mercado. En esta medida. con los 310 millones que el mismo invirtió en ese mismo país para la construcción de centrales generadoras de energía con base a carbón.En este sentido. menos necesaria su utilización. resulta urgente establecer los modos en que el mismo tendría que operar a la luz del establecimiento de un “negocio común”. hemos hecho alusión. o el billón de dólares que en su momento asignó a sistemas de transporte basados en combustibles fósiles 227 . precisamente. hasta ahora. a este respecto. en mejor forma. a los que. a todos competa e interese. al parecer sólo comprensible por la lógica del Neoliberalismo (siempre a la caza de plusvalías) a través del “interés” y la “utilidad”. por su puesto. el cual. si lo que se quiere es continuar con el actual sistema económico. aspiración respecto de la cual. resulta una perfecta utopía. en caso de que éste se declare incapaz de satisfacerlo. por lo que resulta un tanto ilusa. por lo mismo.

(Rich. con una inversión que supera los 7 mil millones de dólares. Lo que resulta claro. El problema radica en que la voluntad política local (particularmente en los países del Sur) no es “libre” de tomar medidas. sin poner de manifiesto la suficiente e indispensable voluntad política necesaria para hacer de los acuerdos de Río algo más que una entelequia abstracta. con la problemática ambiental que ésta padece. en su paulatina supeditación a las leyes del mercado. su modelo) no se compadecen con las necesidades reales de la población de los países en “vía de desarrollo” (valga el eufemismo). que la sustentabilidad del desarrollo requiere. 1994). es que para el Banco Mundial el “negocio” resulta ser el mismo. en poco contribuye con la estricta política económica. poco aporta la banca mundial a la resolución de los problemas ambientales que hoy en día padece el planeta puesto que mientras la Agenda 21 previó la necesidad de invertir 125 mil millones de dólares en la financiación mundial de programas y proyectos de DS. particularmente en los países del Sur. fondo administrado por el Banco Mundial para combatir la creciente disfunción ambiental. de los 46 préstamos concedidos por el Banco Mundial a programas de energía. razón de más para reconocer al propio sistema financiero mundial como el primer actor a involucrar en un proyecto pedagógico encaminado al rescate del planeta. no podemos por esto borrar de un “brochazo” los logros de la Agenda (aunque muchos de ellos son todavía teóricos) que a grosso modo podemos sintetizar así: 228 . a la fecha. mucho menos. en este punto. la suma de 2 mil millones. En este orden de ideas. por supuesto social. sin embargo. la destrucción de la biodiversidad. orientadas a “enverdecer” el estilo de desarrollo de tiempo atrás acuñado. según estudios del Environmental Defense Fund. Lo que es evidente. solo se destinaron al Global Environmental Facility (GEF). sólo dos contemplan criterios de eficiencia energética o de conservación ambiental. de hecho. la contaminación de las aguas internacionales y la destrucción de la capa de ozono. ya que las políticas de ajuste estructural impuestas por los países que lideran el desarrollo (exportando. ni. En este mismo sentido resulta altamente sintomático de esta doble moral el hecho de que. como las denomina Guimaräes. ambiental y. A tal punto el debilitamiento del Estado. es la realización puntual y nada sinérgica de toda una serie de “transformaciones cosméticas”. encaminados a enfrentar cuatro problemas en particular: las alteraciones climáticas.

b y e antes presentados. e. para alcanzar los propios fines del DS en general: a. también. Promover en las diferentes instancias tanto públicas como privadas el asesoramiento constante en la adquisición de bienes ecológicamente racionales. nacional. b. por lo mismo. toda vez que.a. Incluir el componente pedagógico en todo proceso de DS. integrante. junto con los items a. Reducir al mínimo la producción de desechos y alentar el reciclaje selectivo de los mismos. f. Resaltar el tema de la ordenación del territorio como forma de vehiculizar las propuestas del DS. particularmente en lo que tiene que ver con la promoción de nuevos hábitos y pautas de consumo. Sin embargo. Fortalecer el papel de la ONGs dentro de una mirada trans-sectorial y. la adopción de estrategias innovadoras de urbanismo destinadas a abordar cuestiones ecológicas y sociales (aspecto que. Recalcar el papel de las grandes ciudades en la contribución a la disminución de las cargas disfuncionales sobre el ecosistema. el mayor valor de éstas consiste en su adaptabilidad proporcional a las diferentes escalas que la Agenda plantea en su correlato internacional. g. h. Fomentar una mayor eficiencia en el uso de la energía y los recursos no renovables. d. Priorizar la lucha contra la pobreza como condición sin equa non para alcanzar el DS. la promoción de sistemas sostenibles de energía y transporte en los asentamientos humanos. regional y local. de los problemas. resultan cruciales para nuestro trabajo) y el fomento al desarrollo de ciudades intermedias” (Agenda 21. De este modo. la ciudad acusa la mayor concentración disfuncional en términos medioambientales. adquiere particular importancia la “promoción de la planificación y la ordenación sostenible del uso del suelo. Promover la participación efectiva de los distintos actores tanto públicos como privados en la generación de políticas públicas espaciales encaminadas al desarrollo 229 . así como la creación de mecanismos internacionales de veeduría y control. En este último sentido. 1992). Proponer la constitución de una asociación mundial para alcanzar el DS. de hecho. como hemos anotado. resultando así válidas. i. así como el uso ecológicamente racional y sustentable de los recursos renovables. propone la Agenda una serie de directrices conducentes a alcanzar el DUS. c. y de acuerdo con el anterior objetivo.

e. Implementar programas de turismo urbano ecológicamente dispuestos y regulados dentro de los principios de la ideosincracia y la cultura local. h. b. con el fin de que ellos mismos estén en condiciones de mejorar las condiciones ambientales de su entorno y. d. de tal suerte. f. mediante criterios amplios de planificación que respondan a las demandas sociales con base a la promoción de prácticas ecológicamente racionales de urbanización. promuevan.urbano y a través de las cuales éstos tengan directa inherencia sobre las decisiones respecto de la calidad y cobertura de los servicios públicos así como del equipamiento. Fortalecer la capacidad de los órganos locales de gobierno para responder. g. c. el amoblamiento y la infraestructura urbana en general. Participar en redes de ciudades sustentables a nivel internacional con el fin de intercambiar experiencias y canalizar apoyos técnicos y financieros. Mejorar el medio ambiente urbano promoviendo formas de organización social en estrecha relación con el uso racional de los recursos y en estrecha relación con las formas culturales de la ideosincracia local. Incentivar en los distintos gobiernos y entidades promotoras del DUS la definición de indicadores apropiados y contextuales así como de los adecuados mecanismos de seguimiento y evaluación de los distintos proyectos y acciones que. así como en las distintas instancias y organizaciones tanto públicas como privadas. Incorporar el concepto de impacto ambiental al interior de los distintos proyectos de planificación y ordenación del territorio teniendo presente la noción de escala y los diferentes niveles en el que el mismo es previsible que se manifieste. al fenómeno de crecimiento incontrolado de las grandes ciudades (particularmente las del “Tercer Mundo”) en lo que tiene que ver con los problemas que de aquí se deriven para el ambiente. 230 . desde esta perspectiva. en forma eficiente. contribuir con la mejoría del contexto mayor en el que éste se inscribe. Promover un principio de autoresponsabilidad compartida en los distintos grupos sociales.

La pregunta en este punto no puede ser otra. regionales y locales. a nivel de los gobiernos nacionales. concertación multiactoral. principalmente. su mayor valor consiste en el tipo de estrategia sinérgica y aditiva que tiene como marco único el alcanzar el DS a escala global. matizados de “verde” y manipulados por las naciones más desarrolladas? En este sentido sería interesante develar la relación entre la Agenda 21. dado que. Río 92 tuvo la idea de promover toda una 231 . en importante herramienta en el proceso de globalización de lo local. dicho sea de paso. piezas fundamentales de la propuesta que desarrollaremos más adelante. en esta medida.c y f antes mencionados. son aspectos que. cargada de un alto contenido pedagógico. no están pensadas a favor. Desde esta perspectiva. en tanto componentes fundamentales de todo proyecto de DUS. optimización de las formas de organización social y fortalecimiento de los órganos locales de gobierno. o los intereses del mercado.b. el éxito en la ejecución de las políticas ambientales locales se condiciona a su inserción en las estrategias globales. ya que para la Agenda 21 (en tanto estrategia que “baja desde las alturas”. a la acción. en todo. como bien anota De Lisio (Op. las que. por ejemplo. No obstante. y fiel a su política de participación conciliadora y constructiva. en gran medida. desde la perspectiva de los intereses privados al servicio de la política macroeconómica mundial y las grandes trasnacionales). las políticas de inmigración de los países del Norte.Participación ciudadana. si bien se ubica. esta última afirmación puede leerse desde otra óptica un poco más crítica. tienen que ver con el denominado “problema ambiental”. más exactamente desde las altas esferas decisionales hasta la sociedad) el tema ambiental se convierte. tal y como lo entienden las naciones desarrolladas. Una acción que. se aspira fructifique sobre la base de acuerdos y consensos en los que intervengan los distintos actores sociales. constituyen. ¿es verdaderamente la equidad y la justicia social lo que las alienta. Cit). En conclusión. para la misma. puede afirmarse que el aporte fundamental de Río 92 y su Agenda 21 consiste en el carácter fáctico e instrumental de sus contenidos orientados. aspectos que. las políticas de empleo local (“orientadas”. ni mucho menos de la mayoría. En esta medida. ¿a qué interés responden las estrategias globales?. y siempre con el ánimo de apaciguar la tensión acumulada en el debate ambiental entre los países del Norte y los del Sur. contenidos particularmente en los items a. las exigencias de ajuste estructural a las economías más débiles y. como señalamos.

de manera demagógica) es. como para elaborar. buscado así dar asiento a todo el mundo y poner sobre la mesa de discusión los diferentes puntos de vista en la materia. sigue siendo un documento pensado de “arriba” hacia “abajo” y. la verdad es que el mencionado documento no logra vencer la “verticalidad” que. tuvo el encuentro de Río. convocaron a un conjunto de reconocidos expertos regionales en el tema ambiental con el fin de que elaborasen el documento que. muchas veces. en consecuencia. y como oportunamente señala De Lisio. no en un acto de justicia en concordancia con el derecho civil. “la necesidad de promover la participación ciudadana”. puesto que a pesar de que reiterativamente aborda la importancia del tema de la “participación”. Afirmación que compartimos sólo de manera parcial puesto que consideramos que un punto común a la legislación de los distintos países latinoamericanos (así no aparezca de manera explícita en los puntos mencionados y se plantee. No obstante esto. por tanto. el acento se puso más en la cuestión económica que en la participación ciudadana” (De Lisio. precisamente. Cit. el cual ha sido utilizado. y • Subordinación del problema de la deuda al desarrollo sustentable. sino en una decisión en la que el Estado 232 . Situación que se pone de manifiesto cuando se observan los puntos fundamentales de la estrategia regional propuesta: • Transformación productiva con equidad • Redefinición del papel del Estado en la economía • Articulación de la política económica y social. a las altas esferas de toma de decisiones nacionales e internacionales. Es así como la Dirección del Programa Regional para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). tanto para conformar una estrategia común “con dimensión sustentable” frente a los problemas que a todos afectan. En este sentido. en todos estos aspectos “están presentes decisiones que obligan. Surge así el Informe denominado: “Nuestra propia Agenda”.serie de documentos locales en torno al tema. desde entonces. las respectivas políticas y planes pertinentes. en todo sentido. Op. fundamentalmente. por los países latinoamericanos como guía fundamental. pp. hecho que convierte a la misma y a su viabilidad. hablaría en el encuentro en representación de la zona. Hasta en el caso de la redefinición del papel del Estado. impositivo respecto de un inmejorable escenario para la concertación: la calidad del medio ambiente en el que todos vivimos. 6). de tal suerte.

lo que demuestra cuán lejanos estamos aún de dar el paso de una democracia “representativa” (y su dudosa legitimidad) a una verdaderamente participativa tejida “de abajo hacia arriba”. y no la comunidad organizada (“el poder popular”) quien decide “acercarse” al gobierno a través de apropiaciones locales generadas por exigencias fundamentadas en conciertos sociales. por las razones que sea. Lo que se infiere de aquí es el hecho paradójico y nada deseable. buscando a través de ellos un Estado que: • Institucionalice la concertación entre el sector público y el privado a nivel laboral y empresarial. como de hecho lo demuestra la experiencia de la descentralización (sin confundir descentralización con participación) donde es el Estado. de que la participación es. • Promueva la formación de empresas y empresarios. • Promueva el DS en forma orgánica. Precisamente en el tema político. al. un asunto de “arriba hacia abajo”. • Desconcentre y descentralice la economía. en lo que toca a la redefinición del papel del Estado en la economía.tecnológico.pone en juego su legitimidad. • Intervenga en el proceso económico mediante mecanismos compatibles con el mercado. dado el actual orden de cosas. • Tome en cuenta la dimensión ecológica al formular sus políticas económicas (BID. • Intervenga más estratégica y selectivamente en la economía. aunque también. cada vez resulta más claro. incluso. ya que. que el gobierno de una ciudad es un asunto de concertación ciudadana (un acuerdo entre sus “fuerzas vivas”). las propias dinámicas sociales y económicas cumplen en este sentido.. quien decide des-centralizarse y. Esto. hay que decirlo. • Impulse del desarrollo científico. integral y equilibrada. la mencionada “Agenda Local” señala. pero innegable. hasta que el propio Estado se reconfigure y redefina con base en los logros ganados por la participación. como anotamos en la introducción de este trabajo. 233 . 1992: 80). et. de autoridad y liderazgo. la consecución de los siguientes objetivos. • Fomente la democratización de la economía. maquiavélicamente “abrirse” a la participación. del mismo modo. No obstante sería injusto desconocer el papel que la “presión ciudadana” e. por lo menos.

• Incrementar la participación de los salarios dentro del ingreso nacional. movilizándose y exigiendo de sus Estados una mayor atención a estos problemas (BID et. tornándose las colectividades en activas militantes de su causa. simplemente. en la mayoría de los casos. en aras de una auténtica transformación del Estado. ¿no fortalece esto. al. no sólo en el diagnóstico de su problemática sentida.En este orden de ideas y con el fin de articular una política económica con una social se propone: • Mejorar la distribución del ingreso. • Reestructurar los patrones de consumo. 84). el propio papel de las comunidades locales aparece en todo débil y desdibujado ya que. el tradicional sesgo asistencial del Estado y. • Establecer una política alimentaria acorde con el potencial de los recursos agrarios de cada país. al de ser “mecanismo de presión” para que el Estado satisfaga sus necesidades sentidas?. 1992: 81) A pesar de esto. en consecuencia. Surge en este punto la pregunta: ¿en la toma de decisiones frente al problema ambiental no queda un papel más activo a las comunidades locales que el de “organizarse e informarse para identificar la solución de sus necesidades”? y. sino en el diseño de las estrategias más convenientes para enfrentarla 234 . al. 1992. el papel pasivo y receptor de la sociedad? La verdad es que la participación bien merece. • Asignar la prioridad a la producción de artículos para el consumo popular relacionados con la dotación de los recursos naturales de cada país. ¿se remite su papel. (BID et. la realidad es que en esta “paulatina transformación del papel del Estado en la economía”. se remite tan sólo a cumplir un papel secundario en tanto “grupos de presión” ocupados de organizarse e informarse para identificar la solución de sus necesidades más sentidas en términos de suministro de agua. en este sentido. un papel mucho más protagónico y decidido como es el de actuar. disposición de efluentes cloacales o dotación de zonas verdes para la recreación (dado que…) con el mejoramiento del ambiente se irá creando gradualmente una conciencia conservacionista que terminará por convertir el tema ambiental en prioridad social. acaso...

2 de este trabajo). de manera implícita. Para este efecto en Junio de 1993 se reunieron en el Castel dell´Ovo. en gran medida. aceptando. no obstante. no cabe duda que éstos. han hecho parte de un continum que. la Carta en mención pretende recoger las experiencias de la totalidad de las Cartas que la cultura urbanística produjo durante el siglo anterior. cabe destacar que ya en el argot de la urbanística de la época se reconocía la pertinencia del concepto de “sistema” a la hora no sólo de explicar sino de regular y. entraba íntimamente el Desarrollo Social con el Desarrollo Ambiental. Pero. fuera de las dos ya mencionadas. en consecuencia. de proyectación. la Carta de Atenas de 1933 y la de Machu Pichu de 1977 pretende plantear los principios reguladores para la concepción y diseño de la ciudad moderna. siguiendo la tradición de sus predecesoras. por lo mismo. en Nápoles. la Charte urbaine européenne resultado de la Conference Permanente des Opouvoirs Locaux et Regionaux de l´Europe y la Carta de la Ciudad Europea.y en la efectiva resolución de la misma. volvamos a nuestra revisión cronológica de los aportes más importantes en la materia. como veremos. para así señalar el año 1994 como una valiosa referencia (aunque. entre las que se desatacan. papel que. cabe señalar que la Carta abre una nueva posibilidad para el uso de la analogía como herramienta de análisis y. por ahora. en la medida en 235 . más de seiscientos expertos de 27 países con el fin de plantear los principios rectores para la ciudad del siglo XXI. proyectar (planificar) su desarrollo. ¿por qué no?. Si bien los acuciantes problemas de la ciudad actual mantienen una marcada especificidad respecto de la situación de la ciudad en los distintos períodos históricos a los que las anteriores Cartas buscaron dar respuesta. A este respecto. desde entonces. la cual. como veremos más adelante. Dentro de este marco. la redacción del documento debe ser considerada como una elaboración de la comunidad científica internacional integrada a través del denominado Grupo de investigación tecnológica y transformación territorial para la ciudad del siglo XXI. desborda en mucho las más pesimistas predicciones que los CIAM (Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna) de los años 30 hubiesen podido presagiar. tendenciosa y. se conoce como la Carta Internacional del Urbanismo MEGÁRIDES 94. A este respecto. una especie de “naturaleza biótica” propia de la ciudad a la que era necesario responder con mecanismos y acciones sensibles a esta particular condición (Ver numeral 7. en este sentido. desafortunada) en la tarea de puntualizar la reflexión del DS en el plano exclusivamente urbano a través de lo que.

las cuales contribuyen. determinando y explicando. de hecho. muchas veces. en un importante sentido. de esta forma. sensiblemente. no sólo al interior de las grandes ciudades sino. lo que resulta evidente. y que. es la rápida superación del umbral de tolerancia ambiental que la ciudad misma es capaz de soportar. de suerte tal que resulta fácil presa de la ya anotada confusión entre crecimiento y desarrollo. a través de ésta. aunque sin especificar muy bien. Resalta a este efecto. al tema de la movilidad.que. se hace posible entender. como las condiciones de legitimidad y representatividad de sus gobiernos. por resultar. pasamos de la idea de “ciudad-región” a la de multípolis. en buena medida. equipamientos e instalaciones. desde la primera Carta del Urbanismo de 1933 y propone no superar lo límites ambientales del crecimiento urbano. desde una “perspectiva integrante”. también. no pueden menos que demandar el diseño de estrategias que. de manera coordinada. lo que hace que se modifiquen las relaciones espacio-temporales y. a garantizar la efectiva participación ciudadana. con la reestructuración total de sus sistemas. los efectos nocivos de la concentración urbana desregulada previstos. la Carta. también. como el amplio marco que la globalización económica y cultural se ha encargado de definir y cualificar. a la de una “gran ciudad virtual trasnacional”. la ciudad ha de ser entendida. del mismo modo. entre otras cosas. sobre todo. muchas de ellas. Es aquí donde se reconfigura la relación entre el interior y el exterior de la ciudad. no sólo el tema de la complejidad en el que la ciudad está inmersa. a fortalecer tanto las relaciones entre ciudades. de manera temprana. a nivel mundial se orienten. comunes y. y. la manera en que percibimos la configuración urbana en su nueva dimensión geográfica. como el ecosistema territorial de base en que ésta se inscribe y con el cual se espera guarde una clara relación de equilibrio ambiental. incluso. aquellos que. en cualquier caso. la permean e integran a un flujo mundial. acusando. particularmente en lo que concierne a sus flujos e interconexiones. qué es lo que entiende por “crecimiento”. sino el de la estrecha interdependencia entre sus múltiples fenómenos y problemas. de paso. entendido. particularmente en las delicadas implicaciones que. precisamente. la urgente necesidad de tomar prontas medidas al respecto. hoy en día. y en atención. desde las nuevas posibilidades que se le abren a partir del uso de las nuevas tecnologías de comunicación (Lámina 35). este último. los enfrenten. los cuales. 236 . a facilitar y promover la gestión sustentable de sus recursos. Si el uso incremental del automóvil ha ampliado las posibilidades de interacción urbana (a costa de un alto costo ambiental). muchas veces entre ellas. En este sentido. pero también entendido. entrelazados.

florecen. por lo mismo. el tiempo. de hecho. entendida desde un punto de vista ambiental. A fin de cuentas la innovación. aquellos que. circunstancia que. pero también es el marco desde donde los mismos se determinan y. En este sentido. guía tutelar de la ciudad moderna) que sostenía que “la urbanística no es una ciencia de dos sino de tres dimensiones”. la nueva Carta resalta la importancia de tener en cuenta otra dimensión. a la ciudad misma en cuanto tal (Ver Anexo Nº 4: “El fín de la idea de “monumento” en el nuevo orden geográfico de la ciudad”). entra a definir nuevos procesos de lectura y percepción urbana. uno de los énfasis de la Carta de Atenas. la posibilidad real de que la 237 . sino a la entera intervención del patrimonio edilicio infraestructural y. Este sólo aspecto entra a cuestionar. no debe restringirse a la recuperación y reutilización del patrimonio histórico-monumental de la ciudad. en sus aspectos más significativos. anota que la cota tope de crecimiento. como ya hemos anotado. alude (especialmente en los países del Sur) a la óptima reutilización de lo que se posee. tiene la misma. en gran medida. ya que sin éste no es posible entender y responder a los procesos de transformación de la ciudad. se inscriben dentro de su más clara y contemporánea mostración: la velocidad. Lámina 35 «LAS LINEAS PARALELAS SE UNEN EN EL INFINITO» Fuente: Revista Ecológica Nº 4 (1990) Con respecto a la Carta de Atenas (valga decir. Es en ella donde tales procesos tienen lugar.para los países del Sur. muchas veces.

resulta una demanda reiterada de la propia Carta) sino que la manera en que. en otros contextos. 1933). como por ejemplo. más bien. denomina: “la ciudad futura”. siquiera. En lo pertinente a la Carta de Megárides. para nada tienen en cuenta su particular situación sociohistórica. Principios Fundadores de la ciudad del siglo XXI. ya que para nada aparecen temas. en sus 95 puntos (Atenas. sino por las condiciones que han de alentar lo que la Carta. tenga de dar respuesta a las específicas circunstancias de la sociedad urbana del mundo actual. económicas 238 . no pretenden otra cosa que vender un nuevo modelo neocolonial sobre las ciudades de los países menos desarrollados toda vez que. aunque no se puede desconocer que lo que la ciudad es. la verdad es que su bien intencionado carácter. el de alcanzar una mínima cuota de equidad y justicia social? Una rápida mirada a los diez principios que alientan la Carta dan. de antemano. No es que las ciudades de los países del Sur “tengan derecho o no” de insertarse en los circuitos “cableados” de la aldea global (lo que. eufemísticamente. como anotamos. para bien o para mal. a lo mejor se agravan al conectarse a la aldea global y su último y reluciente vehículo neocolonial de penetración cultural?. ¿es el imaginario de convertirse en “la ciudad de la paz y de la ciencia” el que debería alentarla o. hoy en día. en buena medida. sino que. toda vez que las débiles economías que las alientan apenas las hacen figurar en el panorama del mapa global. en gran medida se debe a los planteamientos enunciados en Atenas.Carta bandera del urbanismo moderno. choca de frente con las precarias condiciones de habitabilidad de la mayoría de las ciudades de los países del “Tercer Mundo” por cuanto. lo que en principio no debería preocuparnos por que entre Atenas y Megárides existe “todo un mundo” de diferencias. el papel de interlocución frente a las decisiones políticas y económicas tomadas. cuenta de esto. ¿De qué le sirve a una ciudad como Calcuta “cablearse” si sus problemas de base no se resuelven. les es dada de ingresar en los mismos. desde su título: Carta de Megárides 94. entre otros. amén de su reiteración en el hecho de abogar. Ciudad “cableada” de la paz y de la ciencia. el de la pobreza o. como señalaremos. de hecho. por demás. ya se deja entrever un sesgo eminentemente “primer mundista”. dista mucho de permitirles. el del impacto de la globalización en el territorio de la ciudad. Veamos uno a uno estos principios que. toda vez que parten de pisos epistémicos distintos y de realidades muy diversas. no tanto por la solución de los problemas de la ciudad actual. Concepto del que ni siquiera se hace plenamente responsable al no aludir a las condiciones de posibilidad políticas. concretamente en lo que tiene que ver con sus secuelas de exclusión y discriminación socio-espacial.

2. respetando las diferencias entre las diversas comunidades y las identidades culturales de los lugares. Ciudad y Naturaleza. en donde el equilibrio entre ambiente urbano y ambiente natural se concibe como el principio constitutivo sobre el cual fundar el modelo de desarrollo sostenible de la ciudad futura. en donde en la ciudad futura el gobierno de la complejidad debe hacer participar a todo el sistema urbano y a cada uno de los subsistemas que lo conforman. en donde el sistema de movilidad de la ciudad del futuro deberá privilegiar el transporte colectivo. en donde la innovación tecnológica y la telemática. no se puede desconocer que carece de atractivo. es ésta una ciudad donde cada diversidad encuentra condiciones idóneas a sus particulares exigencias que se deben poder expresar libremente. en donde la ciudad se concibe como un todo interracial donde se debe permitir una satisfactoria calidad de vida para todos sus ciudadanos. 6. 3. al menos. 7. Ciudad y Ciudadanos. Ciudad y Pueblos. desde el sistema funcional al institucional. por otra parte. en donde para cada hipótesis de nuevas realizaciones edilicias se debe evaluar la posibilidad de intervención mediante operaciones de recuperación y de refuncionalización que pretenden volver a usar todo lo que ya existe. 4. Ciudad y Tecnología. 239 . respetando el valor semántico de los lugares. deberán orientarse al mejoramiento de las prestaciones urbanas y al gobierno de la ciudad futura.y sociales que. hagan posible la realización de su utopía. como toda utopía. Ciudad y Complejidad. de un atractivo publicitario… 1. la que. desde el presente y “para el futuro”. desde la escala arquitectónica a la escala territorial. a los servicios. además deberá permitirse la plena libertad de movimiento individual en todas las formas compatibles con la estructura urbana: en primer lugar peatonal y de bicicletas. en particular. lo que deberá llevarse a cabo en los diversos niveles de intervención: desde el sistema físico al perceptivo. Ciudad y Recuperación. 5. en donde la ciudad futura deberá garantizar a cada ciudadano el mayor acceso a los lugares. Ciudad y Movilidad. a las informaciones.

¿será lo más conveniente a las ciudades latinoamericanas el concebir la recuperación urbana “usando todo lo que ya existe?”. deberá ser la expresión de la historia y de la cultura urbana que en ella. debiendo ser garantizado a todas las categorías de usuarios. a las expresas necesidades y demandas actuales de las ciudades del “Tercer Mundo”. No vamos a entrar a examinar. promueva las condiciones necesarias para combatir la injusticia social. en gran medida. Ciudad y Belleza. Si bien se pone en juego un imaginario. ciudad de la paz. abandonarla. éste responda a la multidiversidad de realidades que. o un discreto refuerzo a las condiciones existentes? 240 . sin más. en el tiempo. superar la rigidez física. perviven aún como efímeros reductos de identidad local. más bien. en su comprometido esfuerzo por imponer una específica idea de “orden”. ciudad “cableada”. toda vez que. en modo alguno. en donde la ciudad del siglo XXI. ¿qué garantiza que la ciudad “cableada” sea la respuesta y. la inequidad y la exclusión que. Compartir la ciudad es. a más de sobrepasar los límites de nuestro trabajo. sino que refleje el mundo interior de sus habitantes. caracterizan a la mayor parte de las ciudades del planeta?. 9. como en el Consejo de Seguridad de la ONU unos votos “pesan” más que otros) nada garantiza que. 10. entonces. en vehículo de homogenización espacial y cultural?. lo que consideramos una tarea tan inútil como insulsa. sino a cuestionar el fondo ideológico-político de la misma en su descomprometido “deber ser” (sin siquiera sugerir el cómo) pero. del cual no podemos estar seguros responda. los contenidos de la Carta o tan siquiera a hacer el esfuerzo de tratar de “traducir” los mismos en el contexto de la ciudad latinoamericana. en donde las estrategias de planificación deberán reducir la vulnerabilidad urbana. aparentemente consensuado (no hay que desconocer el peso específico que en estas cumbres tienen los países del Norte frente a los del Sur. a pesar de la globalización. en tal sentido. efectivamente. Ciudad y Tiempo. ¿es la “ciudad cableada” una respuesta a una necesidad de cambio en el actual modelo económico existente.8. a la vez. Debe contribuir a realizar una ciudad hermosa que satisfaga no sólo las exigencias materiales. lograr recorrerla. En este sentido. uno por uno. en donde la Nueva Arquitectura debe producir objetos capaces de superar la mera eficiencia funcional. ciudad de la ciencia. Ciudad y Seguridad. ¿hasta dónde “la ciudad cableada de la paz y de la ciencia” garantiza. garantizar el acceso y éxodo. la promoción y cultivo de la diversidad y no se convierte. se han consolidado (Carta de Megárides 94).

sucede con la Declaración lo que pasa con todos los documentos de este tipo construidos en el “concierto internacional” y es que no pasan de ser un listado de buenas intenciones ya que no cuentan con el apoyo decidido. la voluntad política necesaria para hacerlos una realidad. pero vuelve a suceder. a la insuficiencia de recursos. en atención al orden cronológico que hemos querido mantener respecto de la evolución del debate en torno al tema de la sustentabilidad. a la falta de infraestructura y servicios básicos. No obstante. debería comprometer. prestando atención prioritaria a la tendencia a una concentración excesiva de la población. atendiendo para ello a los cambios demográficos insostenibles. nos referimos. al aumento de la pobreza. a la degradación del medio ambiente y al aumento de vulnerabilidad ante los desastres (Declaración de Estambul. al desempleo. por su puesto a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos. Nadie discute la importancia de los planteamientos allí formulados. valga decir. por lo mismo.Pocas veces un pronunciamiento como el de esta Carta pone en evidencia. a la ausencia de una planificación adecuada. aún en este caso 241 . al aumento de la inseguridad y de la violencia. a la inestabilidad de la familia. mejor conocida como La Declaración de Estambul 96 sobre los Asentamientos Humanos. de manera exhaustiva. a finales de siglo. aunque indirecta invitación (cabría usar la palabra desafío). dada su naturaleza. Finalmente. no podríamos dejar de lado una alusión y somero balance del evento más importante que. marcó las pautas generales para mejorar las condiciones de vida en los asentamientos humanos. pocas veces los países del Sur reciben una tan clara. el esfuerzo de estas naciones. de manera prioritaria. el énfasis eurocéntrico del concepto de sostenibilidad y. los planteamientos y estrategias que se consideraron pertinentes para alcanzar dos objetivos básicos: lograr una vivienda adecuada para todos y alcanzar un desarrollo sustentable para los asentamientos humanos en general. a la exclusión social. si bien sus propuestas resultan un importante avance respecto de la insulsa Carta de Megárides. a construir su propio decálogo para alcanzar la tan aludida sustentabilidad. de manera fehaciente. incluidas las estructura y la distribución de la población. Hábitat II. principio N° 4). En ella se abordan. como nadie desconoce el contexto dramático de la actual situación mundial que inspira los mismos. a las personas sin hogar. tarea que.

242 . Principio N° 15). ni mucho menos. seguridad. una desestructuración del tejido social motivada por la pérdida paulatina de sus espacios cohesionadores. la esperanza de un futuro común y una exhortación a participar en una empresa de indudable valor e interés.donde las propuestas son claras. ya que la diferencia. toda vez que el mismo se ampara en la necesidad que se impone a estas economías de recortar el gasto público social y de promover nuevas políticas tributarias que. específicamente en los países del Sur. por tanto. ¿cómo conciliar esto con los beneficios que. en verdad. tanto en lo que toca a la disminución y “ajuste” de los servicios sociales básicos. ¿sobre que principio de realidad se puede afirmar. a fin de cuentas una comunidad no es. no cuentan con la dotación infraestructural necesaria que les permita. a partir de ella. espera recoger el sistema financiero local en sus variantes formales e informales con las políticas de vivienda a bajo costo (no hablemos de su compromiso y aporte al sistema financiero internacional). la de construir mancomunadamente un mundo en el que todos vivan en un hogar seguro con la promesa de una vida decorosa en condiciones de dignidad. en sus 241 principios. construir comunidad?. con certeza. buena salud. el tema de las exigencias de la banca mundial. que éstas chocan con la ineludible realidad del marco ideológico de nuestra época y su indolente modelo de crecimiento económico desigual. alientan la privatización? Consecuencia de lo anterior. sino que. cuando afirma que. como en lo referente a la implantación de un principio homogenizador que atenta contra las identidades locales. entonces. se inicia “una nueva era de cooperación dentro de una filosofía de la solidaridad?” (Estambul. felicidad y esperanza?” (Ibídem). ¿Cómo aborda. ¿De qué sirve que el ser humano se considere como “el aspecto más importante de nuestras preocupaciones respecto del desarrollo sostenible y. la base para nuestra acción para dar efecto al programa Hábitat” (Estambul. ofrecemos una visión positiva del desarrollo de asentamientos humanos sostenibles. que “al acercarnos al siglo XXI. una simple aglomeración de viviendas concebidas desde el eufemismo del “interés social”. Principio n°7) si no se contempla el impacto en las economías más pobres de exigencias como el aludido “ajuste estructural” que incrementa la vulnerabilidad y fragilidad de las mismas amén de promover la exacerbación de las contradicciones sociales. tiende a ser una condición muy peligrosa dentro del contexto de la injusticia social imperante. ¿Dé que sirve dotar de vivienda a las comunidades más pobres si éstas no sólo no pueden asumir los costos de urbanización de las mismas (no hablemos de los costos directos de la vivienda en cuanto tal). de la que tanto se habla hoy en día. de hecho. entre otras cosas. la Declaración. A este respecto.

es que. por ejemplo. como reseñar el protagonismo que. un nuevo proyecto y unos nuevos medios que hagan posible que la humanidad entera tenga en él asiento y. hace que.consideramos menos importante aludir al papel de los bancos y sus líneas de crédito (tema ampliamente tratado y conocido). y. dado el actual orden de las cosas. normalmente. o mejor. lo único que propicia es un mayor aumento de la demanda al continuar. televisores. de la simple construcción de casas. en ningún caso. cuente con resistencia (valga citar. a pesar de todo. que garantía habría de que éste fuera mejor? La historia de las revoluciones del siglo XX. al parecer. la pobreza social y el deterioro ambiental en que se encuentran inmersos buena parte de los habitantes de los países del Sur. indicador del éxito de la economía de mercado. Si bien el enorme déficit de vivienda digna en todo el mundo no da espera. en tal caso. ¿quién si no la economía de 243 . multidimensional. como el que en el sector informal cumplen. quizá excepción hecha de China. poco tenidos en cuenta. a corto plazo. lo absurdo y suicida del sistema imperante. ¿qué orden lo sustituiría. las prenderías involucradas con la adquisición de vivienda a bajo costo con base en la adquisición agiotista de grabadoras. un arma de doble filo. de manera sectorial. dentro de la lógica del mercado (aunque fundamentales en términos sociales y económicos). cobran aspectos tan sutiles y. del orden vigente (nos lo ha recordado el presidente Bush a propósito de los atentados del 11 de Septiembre) depende de ello. lo peor de todo. y por fortuna. por lo mismo. en manera proporcional. no existe salida. el ejemplo del creciente movimiento antiglobalización). resulta. Muy alto es el precio que la globalización exige a los países de economías más pobres para entrar al exclusivo club de la “aldea global”. dado que el no enfrentar las causas estructurantes de la pobreza que lo genera. ¿hasta donde la inclusión de países como China e India (con sus miles de millones de consumidores potenciales) en el paradigma económico occidental no va a traer un alto costo social y ambiental?. ya que “la sobrevivencia de la democracia”. ¿o será factible cambiar el orden vigente?. tan sólo. nos muestran el fracaso de tal tipo de operación. la solución no puede venir. es necesario pagar el precio. anillos o licuadoras. es que la ciega incorporación de la totalidad del planeta al régimen hegemónico existente. a lo mejor no se trata de cambiar un orden por otro sino de deconstruir el existente y de rehacerlo con un nuevo plano. La conclusión es simple. se beneficie por igual. no es posible enfrentar. De cualquier forma. especialmente en América Latina. ¿con qué medios?. si esto es posible. de tal suerte. ya que el problema real que alienta esta doble situación es de naturaleza intrincada y. el avance de la ésta.

y mientras construimos un nuevo orden mundial. Valiente beneficio estamos exportando cuando lo que en realidad fomentamos es el incremento de la pobreza.mercado se beneficia con la incorporación de este gigantesco número de nuevos consumidores?. según reciente investigación hecha por la BBC) y su inconciencia ambiental (puesta de manifiesto. entre otras cosas. “el mundo entero tiene derecho a gozar de los beneficios de nuestra civilización”.UU (equivalente a la de dos Chinas y quince Indias. en términos de cómo hacerlo a partir de las ventajas comparativas y especificidades locales y no a costa de la pérdida de todo reducto de “identidad local” (Lámina 36). un nuevo marco político y económico desde el cual tales beneficios no redunden en la inmisericorde expoliación de los recursos del planeta. 244 . ¿cómo servirnos de las ventajas de la globalización. La excusa que impone la globalización no puede ser más precaria. siempre existe. por que las tiene (otro asunto es su ideario Neoliberal). con su explícita negación a acoger el protocolo de Tokio orientado a regular y disminuir las emisiones contaminantes). de la marginalidad y de formas cada vez más selectas y variadas de exclusión. hacen necesario la generación de pactos estratégicos. en el fondo. al parecer. Acuerdos o Declaraciones que firmemos (hemos presentado aquí. el asunto radica. Si bien todos tenemos derecho a gozar. De cualquier forma. es necesario pagar el precio por entrar al juego impuesto por el sistema. también. entre todos debemos construir. ventaja o desventaja de la globalización. dependiendo de donde se mire. A este respecto cabe señalar que las cada vez mayores relaciones de interdependencia entre los distintos contextos. de alianzas temporales coyunturalmente alentadas por uno u otro móvil. “por igual” de los “beneficios del capitalismo”. Protocolos. a la larga. Agendas. un somero balance) frente a objetivos determinados y concretos en la mira de alcanzar el DS. por muchas Cartas. la alternativa es evidente: o nos “globalizamos” o desaparecemos. ya que. un “límite de verdad”: la idea es aparentar que todo cambia para que. apenas. ¿quién se ha detenido a pensar en el alto costo ambiental para el planeta de tan gigantesco y repentino número de nuevos individuos dispuestos a adoptar nuestras pautas depredadoras de consumo? Suficiente tenemos con la demanda energética de los EE. nada lo haga. sin ser apabullados por ésta?. al parecer.

es elocuente. sin que nadie les preguntara si estaban dispuesto. Ahora bien. El asunto es que un nuevo orden no se puede construir cuando el anterior finaliza. no es gratuita la pléyade de ONGs y Oficinas de Cooperación Internacional que se han enriquecido a costa de ella. derivada de esta última. de hecho. y se puede expresar en tres afirmaciones categóricas: el Siglo XXI es el siglo de los pobres. una imposibilidad histórica (los ordenes políticos y económicos. no digamos “deseable”. como lo demuestra el concepto mismo de re-volución que supone. a acogerse a las exigencias de los “ajustes estructurales”. ¿sería. porque en el argot de la globalización la pobreza cobra un estatus. en el año 99. por sí mismos no finalizan). la puesta en marcha de una “vuelta sobre sí” al interior de un determinado esquema. a este respecto. u orden de cosas. no se enfrenta sino que se administra. recibió nueve a cambio. según datos de IEPALA (Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África). sirva de ejemplo el caso de la Agencia Española de Cooperación que. y decimos “honroso”. o no.Lámina 36 « PEPSI –COLA ES ASI… » Fuente: Revista Ecológica Nº 8 (1991) El problema radica en que quienes directamente “pagan”. ya que ésta situación es. como todo negocio. son los excluidos. “vuelta” que implica el reemplazo de dicho orden por la imposición de uno nuevo. se les pasa factura por ostentar el “honroso” título de pobres. aquellos a quienes. desde todo punto de vista. La realidad que nos presenta la globalización. por cada peseta invertida en proyectos de Cooperación (en ese año todavía existía la peseta). y. 245 . la pobreza es el mejor de los negocios. paradójicamente.

una doble moral). sino cada vez más incisiva en términos de su impacto en el escenario global. o. la explotación de la cuenca del pacífico. para que cambiase el actual orden de las cosas y. con ella. de concentración de la riqueza. de manera incremental. o. siguiendo el modelo de acumulación incremental. desde su interior. en el sentido clásico del término. inocuas e inefectivas. como los de la “cooperación internacional” de los países del Norte. ¿Por qué no pensar. cada vez más. por supuesto. Bajo la ficción del “combate contra la pobreza”. ofrece la amazonia. verbigracia el canal interoceánico que. más efectivo que la consabida idea de constituir “bloques económicos de pobres”. a través de unos flujos migratorios. que ocurriera una revolución. sino el propio modo en que. fuese más efectivo el establecer alianzas regionales sobre la base de intereses comunes (tanto a los pobres como a los ricos). hemos dejado de lado el problema estructural al interior de ella derivado de nuestra manera depredadora de abordar la explotación de los recursos naturales y. no sólo nuestro modo de abordar el tema del derecho al suelo (tanto a su propiedad como a su uso). mejor. lo que sería dado de esperar como salida para latinoamerica al inequitativo orden Neoliberal tendría que venir de un eventual liderazgo mesiánico cargado de heroísmo poético como el de Fidel Castro o el “Ché Guevara”? La verdad.sino a caso. cada vez más difíciles de frenar). una progresiva deconstrucción del esquema vigente sirviéndose de sus intersticios y apoyándose en sus dispositivos. los últimos cuarenta años. se planea construir en Colombia. supone unas 246 . de hecho. de suyo constituyen la propia base ecológica que soporta la humanidad. en tal caso. y promover. factible. por ejemplo. en reemplazo del de Panamá. de manera moralista (aunque siguiendo. en un sistema de redes capaz de insertarse al interior del esquema global (de hecho. no sólo cada vez menos contenida y circunscrita a los llamados países en “vía de desarrollo” (puesto que la misma se “exporta” a los países del Norte. los cuales. tanto los esfuerzos desarrollistas de las naciones del Sur. ha conducido (siguiendo el imaginario poético de la “alianza para el progreso”). poblado de redes). inmerso y permeado por infinidad de sistemas de redes en donde las apuestas individuales resultan. ¿por qué no? La propia lucha contra la pobreza. agenciamientos y sistemas de movilidad? En este sentido quizá. Hemos perdido mucho tiempo en el aparente “enfrentamiento contra la injusticia social” que. toda vez que su concentración supone una carga “extra” para los ecosistemas de base. la conservación y explotación de los recursos minerales y ambientales que. impuesto por el capitalismo. lo que es lo mismo. creemos que este esquema ya no es válido para el mundo global de hoy en día.

inequitativas pautas de producción. Lámina 37 «UN ARBOLITO. nuestra preocupación ecologista (preferiríamos llamarla ambientalista). de la participación cívica y del establecimiento de asociaciones. a todos los niveles. en gran medida. los progresos dependerán. aporta un importante valor a la hora de establecer acuerdos que a todos beneficien (Lámina 37). creemos que. entre la administración pública y el sector privado (cooperativas. su propia riqueza. ya que cuando en ésta se reconoce que “aunque las causas estructurales de los problemas deben abordarse a nivel nacional e internacional. TRES ARBOLITOS…» Fuente: Revista Ecológica Nº 15 (1993) Lo paradójico es que documentos de la talla del que ostenta la Declaración de Estambul no son ignorantes de esta situación. organizaciones no 247 . valga decir. un “gigantesco parque natural” saturado de recursos potenciales. de las autoridades locales. DOS ARBOLITOS. Si bien resulta iluso pensar que los ricos estén dispuestos a compartir su riqueza. comercialización y. para quienes administran el planeta. dista mucho de pretender reforzar la idea “global” de que América Latina merece atención de la comunidad internacional por constituir. desde luego. por el contrario. lo que no es tan iluso es hacer notar las consecuencias del desequilibrio que su concentración excesiva genera en términos del propio equilibrio ambiental que requiere y exige el planeta. No obstante. consumo.

destaca que. renovación y ordenación urbanos”. En este sentido. en su principio N° 109. financieras. todos estos bien intencionados intentos.gubernamentales y comunitarias. es decir. como ya hemos señalado. se orienta a que “las políticas y los problemas nacionales. con miras a la constitución de frentes comunes ante enemigos que también lo son.e pactos regionales y constitución de bloques alternativos con soluciones endémicas a los problemas sobre la base de una franca y decidida Agenda de cooperación Sur-Sur. culturales y de otro tipo. y sociedad civil en general)” (Estambul. 248 . se está aludiendo a la que. comercialización y consumo. más delante. desarrollo. los Estados deben adoptar ampliamente el principio de precaución estipulado en la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo. entre otras cosas desencaden. Sin embargo. subnacionales y locales estén integrados. insistimos en ello. no sólo políticas urbanas y regionales específicas y medidas jurídicas. a los que se suma la Declaración de Estambul. la propia Declaración. no seguirán siendo más que eso si no se adopta un nuevo modelo de desarrollo económico. al parecer. resulta ser la única salida al inequitativo y avasallador esquema Neoliberal. económicas. sino también métodos innovadores de planificación y diseño de ciudades. A este respecto. al potenciamiento del poder local. trabajadores y empresarios. Principio 56). a la luz de un modelo específico de organización Estatal y social. como nos ha hecho creer la jerga “desarrollista”. como señala el mismo principio. ¿no es acaso la pobreza la que predomina. y es conveniente que recurran a evaluaciones de los efectos ambientales y sociales”. desde la cual se establezcan los términos de referencia para la necesaria interactuación con los países del Norte. de tal suerte. según su capacidad. ¿por qué ocuparse de generar estrategias para “pinchar” las denominadas “bolsas de pobreza” (concepto tan querido por las economías del Norte) cuando lo que resulta a todas luces necesario es “pinchar” las “bolsas de riqueza” e impedir que la primera. haciendo eco de los postulados de Río. sino las pautas de crecimiento. operación que. vía su capacidad de liderazgo. instrumentos que. no es el “subdesarrollo”. “entre los instrumentos para lograr un desarrollo físicamente más equilibrado figuran. siendo en tal medida la riqueza concentrada la excepción? El problema. se riegue?. expansión y acumulación sobre las que nuestra particular idea de “desarrollo” ha fijado sus derroteros de producción.

de “homogenización cultural”. 19-20). De este modo. impulsó toda una serie de acciones orientadas. los conflictos. La noción de desarrollo es. en el estandarte que. los conflictos Este-Oeste (la pelea es por quién administra el “subdesarrollo”) y. detallado y juicioso conjunto de planteamientos. bajo el deseo de constituir un orden global.UU. principalmente. sin lugar a dudas. Norte-Sur. ocasiona en la autoafirmación de los pueblos. para el caso. siempre es mejor que exista a que crezca una globalización toda vía más peligrosa de la que hasta ahora conocemos: la globalización del silencio y la indiferencia. el concepto de desarrollo se convierte en uno de los principales aspectos ideológicos que han caracterizado. propuestas y estrategias compilado en cualquiera de los anteriores eventos internacionales de este tipo. y la adopción generalizada de la producción y los valores culturales modernos” (Escobar. Acuñada en el siglo XX como consecuencia de la dinámica social y económica suscitada mundialmente por la revolución industrial.82 Nos referimos a las enormes secuelas sociales y culturales que una política de “barrido” del patrimonio existente o. a la recuperación de Europa y. a mejorar las condiciones de vida de las naciones “más atrasadas”. rápido crecimiento de la producción material y los niveles de vida. a partir de la Segunda Guerra Mundial. sin lugar a dudas. a partir de allí. es decir. Occidente. en cabeza de su nación más poderosa. la Declaración de Estambul constituye. caracterizan y definen el hábitat mundial (particularmente entre los pobres). como sociedad. En tal medida. se convirtió. pp. Su ideario fundamental aparece consignado en la Doctrina Truman que afirmaba la necesidad de “crear las condiciones necesarias para reproducir en todo el mundo los rasgos característicos de las sociedades “avanzadas”. dadas las circunstancias y exigencias que las reglas del mercado global han impuesto. para frenar lo gravísimos problemas que. hoy en día. en los últimos años. estos han construido 249 82 . con posterioridad. 7. Lo que representó para los modos de vida de las sociedades “más atrasadas” un efecto similar al que tuvo en el patrimonio histórico chino la Revolución Cultural y su política “modernizadora”. el más exhaustivo. 1998. y a pesar de su escasa viabilidad política. lo que la hace la más importante herramienta. toda vez que ésta se fundamenta en el hecho de lo que.De cualquier forma. tecnificación de la agricultura.9 Problemas y ambigüedades inherentes al concepto de Desarrollo Sustentable. hay que reconocerlo. altos niveles de industrialización y urbanización. en el deseado caso de que se utilice. una de las más ambiguas y complejas al interior de las ciencias sociales. los EE.

en el segundo. En este sentido habría que decir. consecuentemente. no podía generar más que un efecto de “modernismo sin modernidad”. que asumían estos dos conceptos como correlativos. la idea de desarrollo debe entenderse como un “asunto social” y. dadas sus específicas condiciones políticas. volvamos al tema del desarrollo propiamente tal y a su relación con el concepto de sustentabilidad. centrando la atención en toda la serie de variables e índices sensibles a la polidimensionalidad de aspectos que. no contemplaban el acceso al empleo. los derechos humanos. estableciendo la relación de éste con el contexto en el que se inscribe en sus diferentes escalas. que. es siempre un desarrollo social. ha de responder en su filosofía e instrumentos con derroteros y expectativas sociales a través de los cuales un determinado grupo humano establece su relación con el entorno. 250 . estriba en la noción de valor que. en todo. la educación. a través de él. que al mismo no se llegó sino a través de toda una serie de experimentos alternativos cuyo común denominador era la búsqueda de un nuevo sentido para el concepto que se acercara históricamente. de hecho. Por lo pronto. Obviamente. y el “progreso” suponía un derrotero de índole exclusivamente técnico-tecnológico orientado a la productividad per se. por lo dicho. en aclarar ¿qué idea de desarrollo es la que se defiende? Entran aquí dos características básicas desde las cuales. en la construcción histórico-social. económicas y sociales. la salud. En cualquier caso. el concepto mismo supone. En este sentido ha de considerarse el desarrollo. pronto se dejó sentir la enorme brecha existente entre desarrollo y crecimiento económico pues los indicadores. una irracional carrera modernizadora que. en opinión de Álvarez y Mendieta (1998) es posible entender el desarrollo en cuanto éste puede considerarse relativo o multifacético. donde la confrontación con el mundo exterior tiene sentido. Por lo anterior. quizá el principal problema que subyace. en tanto base de sus ventajas comparativas y potencialidades locales. a la hora de usar el término. la calidad ambiental e. pues la prioridad consistía en pasar sin escalas “de la mula al jet”. y. Es allí. se pone en juego y. En el primer caso.La consecuencia de esta política mundial no se hizo esperar en las naciones de economías más pobres. como una “construcción colectiva” que. en honor a una rápida revisión de los antecedentes que precedieron el matrimonio entre estos dos conceptos. incluso. como un desarrollo ambiental (tema del que nos ocuparemos más adelante). como variables fundamentales a tener en cuenta. ya que mientras la inversión en obras de infraestructura y en la industria se disparaba (de la mano con el deterioro ambiental) la inversión social decaía.

en lo que respecta. quien consideraba el medio ambiente como contexto fundamental para la planificación del desarrollo. el concepto de Desarrollo Sustentable o Sostenible (Sustainable). En esta medida brindó “una respuesta a la necesidad de poner en consonancia los procesos ecológicos y los procesos socio-económicos para maximizar las productividades de ambos sistemas con el fin de satisfacer las necesidades básicas de la población a corto. Op. sin duda. un estilo de desarrollo. o dicho de otro modo. 251 . precisamente. 1992. 14). socialmente perverso y políticamente injusto”.). con el Ecodesarrollo. Participativo o. agresor con sus recursos y posibilidades. de qué lado del mar se le mire. lo que significó. Concepto que. Pretensión que. 100). este “puente”. en 1987. puede expresarse como la búsqueda del “mejoramiento cualitativo sin un incremento cuantitativo que esté más allá de cierta escala que sobrepase la capacidad de sustentación. Es así que paulatinamente van apareciendo conceptos como Desarrollo Comunitario. en todo. a la luz de un somero balance de las consecuencias del modelo de desarrollo vigente. en palabras de Herman Daly.más a esa. Cit. a su carácter “depredador de los ecosistemas. y del que cabe señalar su origen en 1973 gracias a las tesis de Maurice Strong. como anotamos. encargado de establecer. Ecodesarrollo. dependiendo. pp. de la cual nunca debió apartarse. mediano y largo plazo” (Álvarez y Mendieta citando documento inédito de Jaime Hurtubia. de acuerdo a lo ya señalado. su connatural “dimensión humana”. pp. su principal aporte. resulta bastante ingenua. de considerar el desarrollo del medio ambiente y sus recursos como una variable fundamental del sistema económico-social al servicio de una nueva estrategia (y no de un deseable nuevo modelo económico) que garantice la preservación de los recursos para las generaciones venideras sin escatimar en la satisfacción de las necesidades actuales surge. o mejor. es decir. éste último. En este orden de ideas. del que aquí nos ocupa. a la vez que como objetivo fundamental del mismo. pariente más cercano. en palabras de Guimaräes (Op. Socialista. Surge entonces. Cit. la capacidad del ambiente para generar los insumos de materias primas y abordar los desechos humanos” (Daly. una particular manera de concebirlo a través del establecimiento de puntos comunes entre las leyes que rigen las ciencias naturales y aquellas que definen el campo de las ciencias sociales. y dentro de la aspiración de conciliar desarrollo económico y desarrollo ambiental (entendido desde nuestra perspectiva como desarrollo social) con proyecto político. dada la preminencia de un contexto eminentemente violento para sus fines y.

La Sustentabilidad Cultural. por consolidar una relación con las ciencias sociales basada. (Op. éste supone un proceso de cambio y ajuste permanente acorde con las distintas dinámicas políticas. La Sustentabilidad Económica. se caracterizan.territorial del que las comunidades se sirven y. Cit). en relación con la capacidad de carga de los respectivos ecosistemas y teniendo como base las dinámicas ejercidas por las nuevas configuraciones urbano-regionales. entendida como la obtención de un desarrollo acorde con los respectivos satisfactores consensuados socialmente a la luz de un proyecto territorial colectivo.Si algo caracteriza este nuevo estilo de desarrollo es su carácter eminentemente dinámico. a la educación comunitaria. sobre todo. remitida a la utilización de tecnologías y recursos apropiados. en la determinación de diferentes tipos o enfoques de sustentabilidad: La Sustentabilidad Social. sobre la idea de garantizar un flujo permanente e incremental de capital en la inversión pública y privada. referida a la satisfacción de los indicadores propuestos. en sus diferentes escalas. entendida como la necesidad de continuidad retroalimentada y autocrítica. en gran medida. reducción de consumos innecesarios y. gracias al cual. con base. La Sustentabilidad Ecológica. asumida como la distribución espacial equilibrada de la población y de los sistemas de producción. más bien. lo cual contrasta. y en atención a las necesidades tanto presentes como futuras. añadiríamos. con una idea estática de inanimada y definitiva armonía donde “al fin el conflicto entre naturaleza y sociedad ha sido superado”. tecnológicas y sociales presentes en las relaciones que establecemos con el entorno. de un proyecto 252 . según Álvarez y Mendieta. Más allá de pretender actualizar el viejo paradigma de la “economía ecológica” que alentaba la idea del “ecodesarrollo”. económicas. se preocupa. Por el contrario. La Sustentabilidad Geográfica. finalmente. en todo. Conceptos a los que. la Sustentabilidad Política. en programas diversificados de bioindustrialización descentralizada que permitan afianzar unidades productivas en pequeña escala (concentrar la producción en pequeñas unidades económicas interconectadas). entendida como la íntima relación entre las múltiples formas de la ideosincracia local y el espacio físico. en cada caso. por ejemplo.

el municipio. fortaleciendo las organizaciones sociales y comunitarias en lo pertinente a su capacitación para la concertación y la toma de decisiones. el carácter regional del origen de los problemas (si bien reconociendo su impacto global). que incluya la determinación de una política económica consecuente. la gestión de los recursos naturales. Consideración a la que. geográficas y espaciales. la propia CEPAL presentara. determinar la relación progresiva entre los seres humanos y la naturaleza partiendo de la escala individual para ir asumiendo compromisos con la comunidad. en 1990. con el fin de hacerlo operativo y así. es claro que si 253 . Propuesta que derivó en una “declaración de principios” en la cual. se aborde el tema tanto de la democratización de la sociedad como la del Estado a través de un decidido proceso de construcción de ciudadanía. aunque sistémica en su conjunto. así como garantizando la redistribución de los recursos. en consecuencia. En el primer caso (el de la democratización de la sociedad). de manera equitativa. Asumiendo. Es así que. la educación. el concepto de “responsabilidad política” en la actividad pública y modernizando tanto el sistema electoral como el propio sistema de partidos políticos. hizo que no sólo se establecieran las anteriores precisiones. dentro del marco de una más precisa idea de sustentabilidad. de paso. la región. promoviendo y posibilitando la apertura del aparato estatal a la efectiva participación de la ciudadanía. en tanto se deriva de circunstancias locales diversas y relativas. la participación ciudadana. presidente del Club de Roma de Canada. la inversión y la investigación.concertado de sociedad en el espacio donde. de una manera diferenciada. para ello. una propuesta de desarrollo para la región impulsada en la transformación de las estructuras productivas dentro del marco de alcanzar. una progresiva equidad social en sus dimensiones ambientales. al nivel de desarrollo en el cual los distintos países se encuentran. Es así como para Nixon. haciendo efectivo. entre otras cosas. las oportunidades y la información. entre otras cosas se señalaba la necesidad de: superar el antagonismo entre la preocupación ambiental y el objetivo del desarrollo. se suma la necesidad de asumir la preocupación ambiental. finalmente. medir sus alcances y resultados. la innovación tecnológica. dentro de los procesos de desarrollo de cada país y región. De otra parte las críticas al modelo del “desarrollo sustentable” no se han hecho esperar. con el marco internacional. En el segundo (el de la democratización del Estado). sino que. la nación y. la consolidación de las instituciones. la urgente necesidad de caracterizar el concepto de sustentabilidad en cuanto tal (en su origen un tanto vago e impreciso).

bien el tratamiento adecuado del tema ambiental es una necesidad innegable. marcando así una perspectiva ecocéntrica del desarrollo. por tanto. dado que su posición frente al medio ambiente no es clara ni. de “elevar el desarrollo” aumentando la explotación desmesurada de los recursos. a la vez que cómplice del incremento en la desigualdad y las contradicciones sociales. En otro sentido. el hombre no puede seguir siendo el centro del debate en torno al desarrollo sino que más bien éste debe centrarse en la ecósfera. La posición de Nixon se basa en la propia ambigüedad del concepto de DS. ya que según el. Para Nixon no se trata. se encuentra en la pobreza) adquiriera sus hábitos de consumo y siguiera la vía de su particular estilo de desarrollo? (Lámina 38). Lámina 38 «UN MUNDO BAJO EL MUNDO» Fuente: Revista Ecológica Nº 14 (1993). no tanto en el DS. sino en la vigencia o no de un estilo de desarrollo en todo depredador del medio ambiente. en este mismo sentido. firme. si el 80% de la población mundial (que. en lo que respecta a su “preocupación ecosférica”. mucho menos. éste no puede concentrarse en una mirada antropocéntrica de los problemas. ¿qué podrían esperar los países más desarrollados. y con razón. no se puede esperar que la especie humana corrija el daño producido a la ecósfera mientras al mismo tiempo goza de los frutos que le proporciona el desarrollo alcanzado de esta manera. 254 . sino de equidistribuir las posibilidades y la riqueza. lo que nuevamente pone el debate. lo que significa que. para él. de hecho. ¿como esperar de los países con situaciones de pobreza más acuciante que se ocupen de la recuperación de la ecósfera cuando su problemática sentida tiene que ver directamente con su combate al hambre?.

17). no es la preocupación por la biósfera o por la pobreza y la injusticia social lo que lleva a los países del “Primer Mundo” a promover el DS en el “Tercero” sino una cuestión elemental de sobrevivencia y egoísmo. en lo que se refiere a la justicia social. en lo que tiene que ver con su aplicación selectiva afirmando que son intentos de “biologizar” la desigualdad social. en el debate económico-ecológico internacional ya que. o “Ecologismo Popular”. el carácter ideológico y relativo de afirmaciones como “capacidad de sustentación”. promueve el mundo desarrollado y que no busca otra cosa que mantener las relaciones de dependencia y subordinación de los más pobres? Para nadie es un secreto que “los intereses de las transnacionales. expositores del llamado “anarco populismo ecológico”. Por el otro. pp. y sus aliados. o el mismo concepto de “desarrollo sustentable”. al fin y al cabo Por un lado todos concuerdan que el estilo actual se ha agotado y es decididamente insustentable. no sólo desde el punto de vista económico y ambiental. o Rich (1994). principalmente. Cit. a todas luces. en la mayoría de los casos. además. se hace uso 255 . En este orden de ideas. de que la pobreza será eliminada por el crecimiento económico (y no por la redistribución a nivel mundial) puede ser contraproducente por razones ecológicas dado que continua alentando el modelo vigente de explotación de recursos. Critican estos autores. el poder de algunos Estados y el establecimiento de un orden mundial antagonizan. Pero la crítica mas acérrima contra el DS la plantea la corriente “ecofundamentalista” que encabezan autores como Martínez Alier (1992). situación que cuenta con un agravante más y es el inherente al pacto corrupto propio del sistema capitalista en su versión Neoliberal.La situación es clara. con los intereses de las comunidades locales y nacionales que reclaman salidas reales a situaciones complejas de calidad de vida. ¿cómo garantizar la sustentabilidad si antes no se cambia el modelo de desarrollo vigente que. una de las ramas de la Economía Ecológica. Op. sino que. lo cual impide arribar a acuerdos concretos que sean flexibles de acuerdo a la realidad de cada población (Álvarez y Mendieta. sociales y políticas que dieron sustentación al estilo vigente. para quienes la tesis fundamental del Informe Brundtland. A lo más. no se adoptan las medidas indispensables para la transformación de las instituciones económicas. la crítica hace eco de una verdad de apuño y es que no podemos desconocer el hecho de que el DS resulta ser el término de moda para satisfacer las exigencias morales de la ecotecnocracia mundial puesta al servicio de la social-democracia europea.

como es sabido. Cit. Op. los cuales. y. de manera ingenua. Hasta el momento. 14). Situación que. Al fin y al cabo no hay que olvidar que las leyes del capitalismo son implacables ya que tienden. las ciudades del “Tercer Mundo”). son transformaciones cosméticas tendientes a “enverdecer” el estilo actual. Cit). no cabe duda que. sin afrontar todavía los procesos institucionales y políticos que regulan la propiedad. la sociedad y el capital. sin de hecho propiciar los cambios a los que se habían comprometido los gobiernos representados en Río (Guimaräes. pp. sin más. incluso. Insistir que el problema es el crecimiento y no el modelo económico en que este se basa resulta. necesariamente. es la sucesión de un acumulativo proceso de experiencias autocorrectivas que garantizan. lo que se ve. y no a la forma en que en ellas se espacializa el drama de la relación entre las materias primas. la tecnología.de la noción de sustentabilidad para introducir lo que equivaldría a una restricción ambiental en el proceso de acumulación capitalista. desde hace mucho tiempo. una posición chauvinista y equivale a declarar como enemigo del medio ambiente a las ciudades. toda vez que la sociedad capitalista no funciona sin la necesaria orientación del primero hacia una idea modélica del segundo. así como el control. en todo. dado que 256 . entonces. determinan la internacionalización del estilo. incorporan las metamorfosis del caso necesarias en los patrones de acumulación para afirmar y legitimar los múltiples modos en que se pone a prueba el estilo de desarrollo vigente. por lo mismo. al proponer como una salida a la crisis ambiental el estancamiento de la economía bajo la figura del famoso “crecimiento cero”. particularmente. no se confunden. Tampoco se hacen evidentes las acciones indispensables para cambiar los patrones de consumo en los países industrializados. “sin generar y reinvertir a partir de la masa del excedente económico incesantemente mayor. Op. A pesar de lo anterior. para lo cual requiere incorporar permanentemente innovaciones tecnológicas de todo tipo” (Monteiro. es decir. crecimiento y desarrollo económico. a asociar crecimiento con desarrollo (delicado estigma con el que cargan. desconoce la concepción revolucionaria de la “modernización ecológica”. Lo que ocurre. acceso y uso de los recursos naturales. al menos en el discurso teórico. no sólo la continuidad del modelo de acumulación de capital sino que.

garantizan el proceso ascendente del sistema social como un todo (Myrdal. concepto ya usado en la década de los cincuenta para aludir al “proceso simultáneo de aumento de la renta y de las transformaciones cualitativas y cuantitativas socioestructurales que persiste por tiempo relativamente largo. al punto de llegar a confundir ambos conceptos. de donde se asumiría que una vez que los prerrequisitos y condiciones necesarias para el desarrollo se ponen en marcha. lentifique o. como el proceso mismo. pero no todo crecimiento supone desarrollo económico. 1968). 1958). en tanto que se convierta en obstáculo a la generación de nuevas dinámicas y procesos. el primero es. revitalizado por determinantes de gestación endógena que garanticen el mantenimiento de ese dinamismo” (Hirschman. “nos encontramos en una economía global profundamente transformada y una cultura en la que ya no identificamos desarrollo con crecimiento” (Castells. tanto el crecimiento económico propiamente tal como toda una serie de profundas transformaciones estructurales e institucionales que. como nos lo recuerda Manuel Castells cuando afirma que. en otras palabras. modifique. 257 . que este varíe. Confusión que en su momento alentara la utilización indistinta de conceptos tan diferentes como desarrollo sostenible (mejorar la calidad de vida humana sin rebasar la capacidad de carga de los sistemas que la sustentan). incluso se detenga y hasta llegue a generar procesos de lo que pudiéramos denominar “anti-desarrollo”. Lo cierto es que. la expresión sensible (la cara visible) del proceso. en últimas. éste se comporta como una especie de “irrefrenable espiral ascendente”. afirmación en sí misma cuestionable dado que tanto las “precondiciones”. solamente. 1994). Situación equiparable a la habitual confusión entre Desarrollo Sustentable y “Desarrollo Autosostenido”. se inscriben dentro de unas determinadas circunstancias históricas. resultan ser hoy en día sus principales detractores. crecimiento sostenible (concepto contradictorio ya que nada físico puede crecer indefinidamente) y uso sostenible (concepto sólo aplicable a los recursos renovables en tanto su utilización signifique no rebasar su capacidad de renovación). lo que hace. se ajuste. para no hablar de la nada sutil confusión existente (vigente hoy en día) entre los términos sostenible y sustentable de la que ya hemos hablado. todo desarrollo económico supone crecimiento. necesariamente. los propios defensores de la economía de mercado que tiempo atrás defendían la relación biunívoca entre desarrollo y crecimiento. desde hace tiempo.mientras el segundo se concibe como un proceso dinámico a largo plazo que incluye.

pero así que alcancen gran riqueza ellas estarán propensas a dedicar sustanciales recursos para la mejoría de la calidad ambiental”. los objetivos que se pretendan conseguir y lo que sus significados puedan diferir geográfica. a la vez que se integre el componente ambiental en los proyectos de desarrollo. Myers anota que la complejidad del concepto se basa en la simultaneidad de asociaciones que libremente establece como por ejemplo: “entre problemas ambientales de diferente naturaleza. se establezcan mecanismos pedagógicos tanto preventivos como correctivos que se encarguen de construir en la ciudadanía una clara conciencia cívico-ambiental que no resulte un “lujo”. en cualquier caso. A este respecto. entre la eficiencia económica y la equidad social” (Myers. impone un dramático sino. esta especie de fatalismo histórico determinista y. entre distintas esferas de la actividad humana. por lo mismo. el atender a la urgente necesidad de que. epistemológica y disciplinarmente. en lo concerniente a la aparente inevitabilidad (que nos negamos a aceptar resulte connatural a la pobreza) de tener que “inventarse una enfermedad para así tener que buscarle el remedio”.La verdad es que después de muchos años de acalorado debate en torno a la necesidad de claridad respecto del uso universal del concepto. no nos satisface. sobre todo a las ciudades del “Tercer Mundo”. con ellos. Como quiera que sea. entre la generación presente y la futura. lo que ocurre en este caso. ni mucho menos. 1993). los problemas ambientales y. En este orden de ideas. la contaminación. por el contrario. entre el mundo desarrollado y el que lo está en menor grado. los paradigmas asumidos en cada caso. ya que sustentabilidad y Desarrollo Sustentable son interpretados de manera diversa según los puntos de partida. por “estar de espaldas” a la pléyade de necesidades básicas insatisfechas que afecta a la mayoría de la población de estas ciudades sino que. entre la protección de los recursos naturales y las necesidades básicas humanas. consideramos una prioridad indiscutible. por lo visto. es aceptar. es que “en niveles bajos de renta las personas tienden a dar mayor importancia al desarrollo en detrimento de la calidad ambiental. contemple la calidad medio ambiental como una más de ellas. entre la ecología y la economía y. no se ha llegado a un consenso satisfactorio al respecto. acorde con una política coherente en este sentido. al parecer. situación que. según Field (1994). “con base en las evidencias científicas” que arguyen muchos de los expertos y 258 . “aumentan durante las primeras etapas del desarrollo de un país y comienzan a disminuir en la medida en que se obtienen recursos adecuados para enfrentar los problemas derivados de ésta” (Bradsher. Lo que es inadmisible. según estudios realizados en la Universidad de Princeton. 1991). finalmente.

dado el impacto nocivo que la ya mencionada política de doble moral. la exigencia. Cit). como para enfrentar los efectos derivados. de la determinación. A este respecto. demostrando su aporte no sólo a la productividad económica sino también al bienestar social. tanto para rescatar el efecto. el aconsejar “frenar el crecimiento económico de los países con las economías más pobres como único recurso para combatir los males ambientales que a todos afectan”. Monteiro propone cuatro estrategias que. Estrategias a las que añadiríamos. Crear incentivos. Establecer directrices sustentables para la elaboración de proyectos productivos que tengan como resultado indirecto la generación de nuevos proyectos. tanto a nivel de subsidios y créditos con bajas tasas de interés. Establecer los impactos socio-ambientales desencadenables potencialmente por parte de los distintos proyectos derivados de las actividades propias de la infraestructura económica. resultan pertinentes. previa determinación de una política al respecto. en gran parte. no sólo el uso e implementación de “tecnologías limpias” en sus distintos procesos. a todas luces positivo de la aplicación de los principios de sustentabilidad económica. en ese sentido. de la que ya hemos hablado. como a nivel de eventuales excensiones o disminuciones tributarias para la realización de proyectos ambientalmente recomendables (Monteiro. tiene sobre ellos: a. Op. promoviendo medidas e inversiones adicionales compensatorias. 259 . para la realización de determinadas actividades económicas desde la perspectiva del “zoneamiento económico-ecológico”. a la vez que minimizadoras de los efectos negativos y maximizadoras de las externalidades positivas. sino la carga en el proceso mismo de un “plus ambiental” que exceda los límites del proceso en cuanto tal. b. por parte de las instancias promotoras y/o financiadoras de los proyectos. dentro del concepto de líneas estratégicas proyectuales. de la falta de operacionalización de los mismos. social. áreas adecuadas o no. c. y d. implícitos en la Carta de Río. entendiendo por éste.consejeros al servicio de las economías del Norte. Caracterizar y particularizar. política y ambiental. de lo que denominaremos un “saldo ambiental”. a nuestro modo de ver. en los mismos. apoyándose en el “principio de precaución” (que tan cómodamente les sirve a éstas para lavarse las manos frente a los problemas). previa definición de un adecuado sistema de prerequisitos y ponderación.

con esto. ya que las nuevas tecnologías son. una de las principales banderas del Informe Brundtland. ¿a cuenta de que se han de priorizar las inciertas 260 . a cumplir un importante papel en este sentido. el “enemigo” de la sustentabilidad (como quieren hacer ver algunas escuelas preservacionistas que descartan. hoy en día. o no. la posibilidad que la tecnología como tal ofrece para enfrentar muchos de los problemas ambientales derivados de la acción antrópica). late en el fondo: el análisis de las condiciones de posibilidad de continuidad del modelo vigente de crecimiento económico. como puede constatarse. dado que si bien resulta altamente estimado por los países europeos (que. si el famoso Informe Brundtland (donde. como hemos dicho. de dar auténtica respuesta a las necesidades sentidas de la mayoría de la población. el diseño de refrigeradores. no de forma exclusiva) está mandado. por encima del cuestionamiento mismo al tema que. como señalamos en páginas anteriores. la generación de sistemas combustibles de contaminación moderada o no contaminantes y. en lo que respecta a la importancia. de “principio de realidad” pues. éste es su énfasis excesivamente tecnocrático. en muchos casos. en el que se prevee la producción de la energía eléctrica con base en cinco tecnologías existentes y cuatro futuras. de plano. con el “Modelo Económico del Uso Futuro de la Energía” propuesto por Manne y Richels (1992). carente. en verdad. en lo pertinente a temas como el control de la contaminación vehícular. No obstante lo anteriormente expuesto. como hemos señalado. así como las del proyecto político que lo alienta.Desde esta perspectiva es necesario recalcar que la tecnología no tiene que ser. por cierto. así como en el campo de la energía hidráulica o la biomasa. toda vez que el progreso tecnológico (aunque. por ejemplo. la matriz energética vigente. cuentan con las tasas más bajas de natalidad en el mundo). en el orden doméstico. más limpias que las pasadas y presentan un uso más eficiente de la energía. se generaliza el concepto de sustentabilidad) tiene un problema. a la luz de su capacidad. reformando. a los ojos de los países del Sur resulta poco más que un “eufemismo burgués”. que le da a la adopción de medidas técnico-tecnológicas tanto en los ámbitos financieros como en los institucionales. en gran medida. ni mucho menos. Otro asunto que resulta eminentemente problemático con las pretensiones y anhelos del DS es el que tiene que ver con el concepto de “responsabilidad intergeneracional”. casi exclusiva. estufas y otros electrodomésticos de bajo consumo regulados bajo sofisticados sistemas de termostatos. En este mismo sentido no se puede desconocer el papel de la tecnología en el caso de la recuperación de áreas desérticas.

Op. eso sí. para no hablar de los altos costos que supone la implementación de correctivos que asuman y enfrenten sus consecuencias directas. en manera directa. de paso. la renta interna y el sistema fiscal en su conjunto. “peligrosamente” también. Dos aspectos más que merecen destacarse. la economía de los países que Monteiro denomina como EIEs. se ven todavía más presionadas por las “condicionantes verdes” (como el “certificado ambiental” de la International Organization of Standarization) que cínicamente impone el propio mercado internacional al levantar barreras adicionales al ingreso de importaciones provenientes de ellos. siempre y cuando nos garanticen que se ha empleado “tecnología limpia” (la que. 261 . incluido. de la dificultad para que las leyes del mercado incluyan los costos ambientales en los precios de los bienes y servicios (lo que tendería a incidir peligrosamente en las pautas de consumo) y.. El problema consiste. Lo que resulta de aquí es la necesidad de imponer el modelo de DS en los países del Sur con el fin de mantener “sostenible” el stato quo de los países del Norte. Por si fuera poco. en la mejor de las hipótesis. en segundo término. cosmética. toca más de cerca al ciudadano común como es su dimensión tributaria). paternalista y neocolonialmente intentar convencer a las Economías de Industrialización Emergente (EIEs) que acepten utopías importadas o panaceas tercermundistas insinuando. ¿el mercado internacional y su incesante demanda de insumos agroforestales o los países productores de materia prima que se ven forzados a expoliar inmisericordemente sus recursos naturales para entrar al juego del “mercado global”? A fin de cuentas. son los que se derivan. resulta más barato impedir la deforestación de los bosques tropicales que controlar o. dentro de él. aquel aspecto que. Cit). ya que la consigna parece ser “produzcan para nosotros no importa a que costo social y ambiental”. precisamente. en primer lugar. dentro de la muy variada gama de problemas inherentes al concepto en cuestión. no olvidemos que resulta “excelente negocio para las Economías Desarrolladas (EDs). la supervivencia de actividades económicas inviables bajo formas arcaicas o precapitalistas de producción” (Monteiro. frecuentemente tendrá que ser importada. más aún. en ¿quién debe asumir los mismos?. el de la no incorporación de los propios costos ambientales (directos e indirectos) en el computo del Producto Nacional (lo que tiende a afectar.). las emisiones contaminantes de CO2. frenar.circunstancias futuras sobre las más que evidentes carencias y necesidades actuales de estos países? Con todo.

y consiste. a la vez que se renegocien a partir de aquí. al parecer. Desgraciadamente.En este sentido. lo que de hecho afecta de manera directa las formas de explotación así como las de comercialización y consumo. precisamente. 1989) los resultados aún dejan mucho que desear dadas las múltiples dificultades surgidas con la cuantificación de las variables propuestas. política y social. temas como el de la deuda externa (incorporando para ello figuras de condonación sobre la base de la realización de proyectos de desarrollo en estos países que. El Serafy y Luz. entre otras cosas. Esto sin demérito de que se lleve a cabo. barrial o. en cualquier caso. el planteamiento anterior no dejará de ser más que una romántica utopía bien intencionada pero carente de principio de 262 . bajo la figura de “saldo ambiental”. mientras exista el tapón impuesto por las economías más desarrolladas. sino a la equitativa y justa participación de ambos contextos en los beneficios de una economía saneada y reorientada desde esta perspectiva. no sólo a la formulación de estrategias que beneficien mutuamente al Norte y al Sur. micro local). también. particularmente en lo que respecta a sus consecuencias en el comportamiento temporal de las variables económicas así como en el manejo de las externalidades negativas derivadas del divorcio medio ambiente-desarrollo económico y social. Por lo que se ve. toda vez que hasta el momento ha sido imposible establecer relaciones funcionales entre los elementos ambientales y los modelos vigentes de contabilidad social.Sur para construir conjuntamente derroteros comunes en términos de una consensuada política macroeconómica a nivel mundial. beneficien el medio ambiente). 1989. o Daly y Cobb. en dotar a las mismas de un “sentido local” a partir de su redimensionamiento en términos de una escala que propicie su viabilidad económica. sólo se vislumbra una posibilidad para poner a interactuar estas dos caras de una misma e indivisible realidad (el desarrollo ambiental y el desarrollo social). Nos referimos a lo que Max Neef denomina como “el espacio pequeño” (entendiendo por éste el contexto vecinal. si bien se han llevado a cabo intentos por incorporar ambos aspectos dentro de la política de DS (Ahmad. una decidida acción de lobby por parte de los gobiernos de los países del Sur ante las instancias internacionales pertinentes (fundamentalmente Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo) donde. se creen los escenarios idóneos de interlocución Norte. la única escala que controlan (al menos hasta cierto punto) los actores locales. ya que un somero diagnóstico de los instrumentos de política económica puestos en práctica por las economías más desarrolladas no contemplan medidas en este sentido que estén subordinadas a alcanzar los logros del DS.

como por ejemplo. lo que no implica que. por las razones antes descritas. resulta parecida a la estrategia de las hormigas. 263 . la valorización por beneficio general en proyectos de espacio público ambientalmente concebidos desde la filosofía del DUS. sea relativamente fácil establecer los parámetros adecuados para su seguimiento y control. En este sentido. los países del Sur pueden introducir medidas. como afirma Monteiro. motivo por el cual. de un esquema analítico lógicamente estructurado que responda a una misma idea de sustentabilidad. Cit). Op. Para estos efectos. en tanto esfuerzos locales. Necesidad que choca con la inexistencia. la realización de intervenciones en la conservación del patrimonio construido con ésta misma filosofía. en el sentido de proponerse la consecución de logros conjuntos (impensables para individuos que actúan de forma aislada) y siempre sobre la base de insertar los mismos. la mejor forma de promoverlo es aprender andando” (BID/PNUD. Al parecer. por su ubicación y magnitud. sistemas de valorización y/o constitución de empresas con capitales mixtos. promover la realización en los mismos de proyectos de beneficio común en los que se vean satisfechos los intereses públicos y los privados. al interior de líneas específicas que ya estén andando y hayan demostrado su eficiencia y efectividad. podrían promoverse. 1994). cuando sea del caso. al menos mientras subsista este estado de cosas. también. hacen factible mantener un cierto control sobre los resultados. después de un tiempo prudencial de abandono o sub utilización (normalmente insertos en la lógica inercial de la especulación inmobiliaria). promover la extinción de domino a aquellos terrenos que.realidad. como sugiere el Informe de la Comisión Amazónica de Desarrollo y Medio Ambiente cuando afirma que “si bien no se dispone aún de todos los elementos de juicio para aplicarlo. la opción de los pobres. a pequeña escala. el DS resulta “inocuo para establecer instrumentos cuantitativos y cualitativos de política macroeconómica apropiados para intervenir en la realidad concreta” (Monteiro. dentro de una escala micro. caben destacar infinidad de ejemplos que. creando para el caso subsidios. Un último aspecto que consideramos importante tratar a la hora de hacer factible la implementación de proyectos de DUS (sin pretender en este breve espacio haber agotado el listado de los múltiples problemas y confusiones que acompañan el concepto) es el que tiene que ver con la necesidad de que existan consecuentes y claros indicadores de sustentabilidad que garanticen la efectividad de las acciones dispuestas dentro de este marco. bien pudieran estar cumpliendo un decisivo papel en la dinámica medio ambiental metropolitana o. en el mismo sentido.

3. Identificar líneas de acción. Aplicar y comprobar la operatividad de las acciones. con la “variable humana”. más que los indicadores en cuanto tal. en su mayoría. han dispuesto una serie de guías para que éstos sean configurados. más que elaborar tales indicadores. aunque. resulta conveniente en este punto anotar algunas de las características que. en abstracto. 8. en muchos casos. las Naciones Unidas. Formalizar los programas en planes de acción. Establecer objetivos específicos trans y sectorialmente. 5. Del mismo modo. 6. resulta deseable que los mismos se establezcan con base en la activa participación de los directos usuarios de los proyectos sobre la base de un previo acuerdo respecto del lugar adonde se espera llegar con la realización de los mismos y sobre la determinación de los beneficios directos e indirectos que se espera obtener de ellos. grossso modo. de ser posible. b. Que reflejen para la comunidad servida y para el futuro resultados claros para la salud económica. c. en opinión del PNUD éstos deben contemplar: a. expresables económicamente. tales indicadores deben remitirse a las características específicas tanto del espacio como de los actores involucrados. Definir objetivos generales transectorialmente. de adecuadas técnicas cualitativas de apreciación y calificación. por lo que en ningún caso pueden considerarse. 7. En este sentido. social y ambiental a largo plazo. 10. o de manera “universal”. en gran medida. teniendo en cuenta siempre factores como calidad de vida así como sustentabilidad ecológica. también. fuesen cuantificables y. 264 . Lo deseable sería que. Evaluar y retroalimentar. económica y social. Crear programas de acción participación. Que sean entendidos y aceptados por la comunidad como un signo válido de sustentabilidad. se está cumpliendo con los objetivos propuestos “en cada caso” para el DS. lo que significa que. 9. Que tengan interés y atractivo para usarse por la ciudadanía como índice de sustentabilidad. 4. Identificar los problemas más recurrentes y sus causas. desde luego. se hace necesario la implementación. coincide con la dinámica inherente a los procesos de Planificación Estratégica y que. Por lo anterior. efectivamente. y dado que se trabaja. dado que no existe concierto al respecto.De cualquier forma. Acordar entre los distintos actores involucrados una única filosofía al respecto. puede expresarse en estos diez principios: 1. 2. la determinación de indicadores resulta básica para corroborar si. los indicadores que de aquí se deriven. guía que. Priorizar los problemas. contextualmente.

Indicadores: tiempo para sí mismo y para los demás. 6. cultura y seguridad. vida de barrio y participación ciudadana. 2. 9. Indicadores: equidad de oportunidades y de ingreso. a manera de ejemplo. lo que significa que las necesidades deben satisfacerse con recursos locales. oxigénica y acústica. Indicadores: contaminación hídrica. siempre que sea posible. educación y seguridad. transporte. Indicadores: índice y caracterización del empleo. 7. salud. Indicadores: usos del territorio en relación con la diversidad biológica. citaremos el resumen de los indicadores propuestos por el foro cívico de Barcelona dentro del imaginario de construir una “Barcelona Sostenible”: 1. 5. Se fomenta el establecimiento de una alianza global con otras ciudades y pueblos para preservar los sistemas naturales comunes. 8. La equidad en las formas de vida de los ciudadanos (hombres y mujeres) debe incrementarse. Indicadores: dependencia externa de la ciudad y vulnerabilidad económica. Los recursos naturales deben utilizarse de manera eficiente sin superar el ritmo de renovación de los recursos renovables y sustituyendo progresivamente los no renovables. como la regulación climática y la 265 . La economía debe estar diversificada y la dependencia externa se debe reducir. Indicadores: calidad y cobertura de vivienda. Indicadores: integración y caracterización de la población. La biodiversidad debe valorarse y protegerse. 10. Que sean medibles estadísticamente en el área geográfica beneficiada y preferentemente comparables con otras zonas geográficas equivalentes. Todos los habitantes de la ciudad deben tener acceso a un trabajo remunerado con un salario adecuado y una contratación estable. salud. La ciudad debe preservar la interacción de funciones fomentando la proximidad y la vida de barrio para que el acceso a los servicios urbanos no se haga a expensas del medio ambiente. 3. En este orden de ideas y. Indicadores: consumo de agua. El funcionamiento de la ciudad no debe poner en peligro la salud de las personas ni superar la capacidad de carga del medio ambiente. Todas las personas deben tener acceso a los bienes y servicios básicos de vivienda. educación. El trabajo social y el ocio deben distribuirse equitativamente entre todas las personas.d. 4. principalmente. energía y producción de residuos.

cultural y político vigente). si bien puede pensarse que son conceptos universales y. particularmente de los países menos desarrollados. de “invertir” en las consecuencias que la adecuada utilización del concepto de DS exigiría). y sobre. a la 266 . caracterización y seguimiento de la relación entre pobreza. simple retórica Neoliberal puesta al servicio de la legitimización del actual estilo de desarrollo. en otros contextos. Indicadores: niveles de recalentamiento respecto del progreso del efecto invernadero y medición de la capa de ozono. es necesario matizarlos y caracterizarlos en el marco específico de la ciudad latinoamericana a través de una operación que. replicable. válidos en cualquier contexto. en su ambiciosa pretensión. el concepto de sustentabilidad. Ahora bien. como señala Guimaräes. muchas veces acompaña al DS. calidad de vida y deterioro ambiental. “antes de ser una teoría conspirativa de grupos o estratos sociales. estén en disposición de pagar el alto costo político que supondría. lo anterior supondría la generación de pactos. 1992. entre otras cosas. particularmente en lo que tiene que ver con su impacto en las variables antes mencionadas. también. (Tello. tratase simplemente de la tendencia inercial del sistema social para resistir al cambio. (en otro sentido diríamos. alianzas estratégicas y coaliciones regionales e interregionales. el medio ambiente urbano. pp. a sus causas y consecuencias desde. las cuales sería deseable que hicieran parte de una encuesta permanente de pobreza y calidad de vida aplicada.capa de ozono. en tanto valioso instrumento de análisis. Como se ve. Como quiera que sea. en las grandes ciudades latinoamericanas. 1999). en cualquier caso. para nuestros efectos. por encima de los intereses individualistas que las naciones del Norte ponen en el mismo al servirse de él como una eficiente “coartada verde” para la continuidad y fortalecimiento del orden hegemónico existente (económico. en principio. por lo mismo. 14). se ocupe de realizar una medición del incremento o no de los índices de pobreza (particularmente de la “línea de pobreza absoluta”) atendiendo. pero. desde luego. pues la retórica que. innovadora y comprometida estrategia de desarrollo social y ambiental o. solo será una realidad en la medida que los distintos gobiernos. promoviendo la aceptación del discurso transformador precisamente para garantizar que nada cambie (Guimaräes. el atreverse a disentir del esquema impuesto por las economías más desarrolladas. donde los países del Norte y el Sur participen.

no depende tanto de transformar sus respectivos contenidos y presupuestos. como en el caso de muchas de las constituciones aludidas. Factores fundamentales que. no puede. mecanismos y herramientas concebidas para su operacionalización. Por otra parte. y es que el cabal cumplimiento de sus aspiraciones. tal como está planteada. sustentando (en el sentido en el que en estos países se entiende el concepto de sustentabilidad) un nuevo modelo económico (ver numeral 7.luz de un nuevo esquema concertado. uno y otra propugnan). y el de enfrentar y solucionar. de manera diversa aunque reiterada. voluntad política y determinación. a su manera. ya se cuenta con una rica agenda. en los múltiples encuentros internacionales y en la cantidad de ríos de tinta que al respecto corren. tan sólo. los graves problemas derivados de la pobreza y la inequidad social en que viven los países del Sur. 267 . a la vez que punto común. a la vez.1). en lo que se refiere al primer caso. ligados a la conformación de una sólida estrategia planteada por los países de Sur. utópica desde el actual orden vigente. toda vez que. como hemos planteado a lo largo de este trabajo. haga valer su legítimo derecho de interlocución frente a la determinación de la política macroeconómica mundial. sobre la base de “hacer valer” las ventajas comparativas de los diferentes contextos para la realización de un proyecto común compartido en el que se reformulen los términos y alcances de la globalización (en primer lugar esclareciendo su papel de “medio” y de “fin”). a partir de ella. como antagónicos: el de que la globalización permita lograr expandir aumentar y sostener (en el sentido que los países del Norte le dan al concepto de sostenibilidad) las pautas de acumulación y crecimiento económico. de responder a dos intereses tan diversos. así como con una enorme cantidad de propuestas. el proyecto ideológico y político que la alienta ha sido concebido. no sólo por latinoamerica sino por el mundo en general. si es que ésta pretende seguir siendo el “norte”. como de hacer valer los mismos. en lo que se refiere a ese objetivo común que resulta ser “la justicia social” (por el que. con el tema del DS en América Latina. la globalización. donde todos los intereses convergen. Como quiera que sea. pasa algo parecido a lo que ocurre con buena parte de las constituciones de sus países. En esta medida. tal “proyecto compartido” tendría que tener la posibilidad. pero la verdad es que ha faltado. para mantener el orden hegemónico vigente beneficiando a unos pocos a costa de los demás y de la expoliación depredadora de sus recursos (Lámina 39). hay que reconocerlo. servir a los ricos y a los pobres de la misma manera puesto que.

al parecer. en nuestra opinión. otra salida a los países del Sur. se empiecen a gestar en escalas pequeñas pero con la capacidad sinérgica suficiente que las haga crecer y extenderse (Lámina 40). 268 . Estrategia que. y mientras esta remota posibilidad se hace posible.Lámina 39 «HABÍA UNA VEZ…» Fuente: Revista Ecológica Nº8 (1991). que responder a su creciente problemática (agudizada por la propia política macroeconómica mundial) a través del diseño e implementación de programas y acciones que. la idea no es otra. que la de contribuir en esta línea con la elaboración de una estrategia de intervención urbana con altos niveles de rentabilidad social que garantice los logros anhelados por la sustentabilidad tanto en el manejo de los recursos como en el de los procesos políticos y sociales. Por lo pronto. no queda. A este respecto. debe ir concatenada con una también clara propuesta de articulación a las redes y circuitos de la economía regional y global existente. al interior de un plan específico. en lo que compete al interés del presente trabajo.

mucho más frágil y precario (pero no por eso menos indispensable y necesario) para la formulación de políticas de desarrollo que el modelo que en apariencia vino a sustituir. Un único requisito frente a la nueva relación con la naturaleza que. en el poder de la diferencia y la alteridad. si lo que queremos. sin lugar a dudas. al cambio. a la aleatoriedad y a la azarosa movilidad. al menos por ahora. responder consecuentemente a la que. no es un asunto de “buena 269 . lo que lo hace. de hecho. empezar a construir otra idea de modernidad. venimos trabajando desde diferentes disciplinas de tiempo atrás. parece ser que el DS pretende entrar a cubrir el vacío dejado por la “Economía del Desarrollo”. es afrontar decididamente los problemas ocasionados en nuestro hábitat por el modelo de desarrollo que diseñamos (junto con nuestra idea de “modernidad”) debemos.Lámina 40 «CON LA CIUDAD A CUESTAS» Fuente: Revista Ecológica Nº 10 (1992) Con todo. se derivaría: superar el concepto de “deuda moral” contraída por “tantos años de inmisericorde expolio”. una modernidad que atienda a lo sensible. en el de lo frágil y. a lo dinámico. y hasta que haya una mayor definición y compromiso político frente a él. en verdad. desde aquí. o mejor. una modernidad que crea en el poder de lo pequeño. pero lamentablemente se encuentra atascado en sus propias contradicciones internas. sobre todo. en esta medida.

alentara el proyecto epocal que lo concibió (en este sentido no es diferente a los proyectos que arrastra cada época. Ahora bien. ni a nuestros instintos. este no puede ser distinto al que tenemos con nuestros propios sueños pues. por lo mismo. ¡debemos seguir planteado nuestra relación con la naturaleza y con el otro como en el siglo XVIII?. padre de nuestra “evolucionista” idea de historia y. ¿qué significa ser hombres y mujeres del siglo XXI? No podemos perder tiempo “arrepintiéndonos” o tratando de “resarcir” el mal ya hecho. no estamos determinados ni por la naturaleza. de él recogemos. por eso consideramos que. en su momento.conciencia” lo que ha de inspirar el concepto de sustentabilidad sino de justicia y. en respuesta a lo señalado en páginas anteriores. puesto que la ineludible contundencia de la realidad no da espera. sino con la construcción de uno capaz de analizar críticamente. de sobrevivencia. son ellos. es decir al dónde. no podía responder a otra cosa más que a la idea de Hombre y de Mundo que. Después de todo. vicia la autenticidad del concepto mismo de innovación. nuestro actual modelo (a fin de cuentas nos llamamos “modernos” y eso nos hace “críticos” y proactivos) a la luz de los resultados que éste ofreció y respecto de un denodado balance de lo que. en el caso de las ciudades. del que somos “hijos”. quienes nos ponen a caminar en una u otra dirección. al cómo y al con quién entramos en juego en nuestro diálogo con el mundo. por definición. en definitiva. ni por la historia (como pretendía Hegel. el modelo vigente de desarrollo. sino a nuestras relaciones sociales. hoy tan en boga). motivo por el cual la pregunta que hoy en día debe inspirar cualquier intento de responder al presente construyendo futuro. En este sentido. por tanto. Tema del que específicamente se ocupa la Geografía Humana al interrogarse primordialmente por los múltiples modos de proyectar nuestro ser en el espacio (Yory. no puede ser otra que: ¿cuál es. el DUS no puede tratarse de lograr una “amorosa y feliz inserción” de un estrafalario y “antinatural” modo de ser (el modo urbano) en el “armónico. Nuestro compromiso no puede ser con la simple “superación del modelo vigente” (aspiración tan “modernista” como el paradigma de la “novedad” que. los cuales. si es que tenemos una clase de compromiso con el futuro (al menos los postmodernos no lo tienen). no nos debemos ni a nuestro pasado. 1999). epistemológica e históricamente. en definitiva. de “progreso” y “desarrollo”) y. así que anhelos tan vagos y gaseosos como “buscar la integración armónica del hombre con su medio” resultan 270 . nuestra idea de hombre y de mundo?. no pueden más que responder a ella). hoy en día. incontaminado y prístino orden de la naturaleza”. en última instancia. entre otras cosas.

ella misma. una naturaleza que por dar campo a lo humano acepta ya las consecuencias de su “presencia contaminante”. no existe un lugar en el universo sin “contaminación”. por lo mismo. a la gran ciudad). por tal motivo no podemos pretender “reconciliarnos” con una naturaleza de la cual la ciudad. La naturaleza misma es contundente. un irreversible evento “contaminante” en la medida en que la presencia humana (correlato fundamental de la ciudad) supone ya en la naturaleza una transformación y. en tanto lenguaje. no existen sistemas puros. una redefinición. si algo nos enseña la naturaleza. en gran medida. La ciudad es. es el presente lo único que en verdad nos ocupa de manera fundamental. la ciudad no es el enemigo de la naturaleza. no hay un orden intocado al cual regresar. ¿a qué ese romántico deseo de pretender insertarla discreta y silenciosamente en los “ecosistemas de base” manteniendo una idea prístina de higiene moral más que ambiental? (actitud que. definen. a nadie le preocupa el futuro. irreversibilidad que se pone de manifiesto a través de leyes como la de la entropía (tan querida hoy en día por toda una línea de investigadores sociales y urbanos que ve en ella respuesta a buena parte de sus inquietudes marcadas.ineficaces. es más. ya es un problema). es la irreversibilidad de sus fenómenos y procesos. Lo importante es educar ese “espíritu depredador” y sus suicidas parámetros de consumo. ésta resulta indispensable para la evolución de la vida como nos lo demuestra el concepto de mutación dentro de las cadenas tróficas y nos hace evidente la constitución de nuestro propio ADN. 271 . A fin de cuentas. particularmente. en la actualidad. de ahí lo fatuo que resulta el buscar su “perdón” “sembrando árboles” o “tiñendo de verde” nuestro connatural estilo de vida depredador. otra cosa es que de la manera en que vivamos ese presente será posible que haya presente también para los demás. no nos engañemos. al contrario. por imprecisos. es el espacio donde privilegiadamente ésta se muestra en su dimensión humana. hace parte de manera cosubstancial. precisamente. en si misma. por los crecientes fenómenos de aleatoriedad y movilidad que. no puede ser de otra forma. toda vez que nadie sabe muy bien qué significa eso. No.

la satisfacción de las necesidades básicas insatisfechas de buena parte de la población de estas ciudades (actuación deseable. o. eso sí. al que alude Guimaräes (1994) para referirse al hecho de privilegiar a los estratos tradicionalmente excluidos en desmedro del avance de los ya incluidos y de adoptar el concepto de equidad selectiva que acuñáramos en páginas anteriores (Numeral 7. o en promover. 1992. en la línea del empleo y el bienestar social. el objetivo no es otro que el mejoramiento de la calidad de vida de la población con base en un principio de “justicia distributiva”. pp. fundamentalmente. de equidistribución. por tanto. El Desarrollo Ambiental como Desarrollo Social: El concepto de “islas de sustentabilidad” y su papel en la estructuración del territorio urbano y regional. sino de posibilitar la recuperación de prácticas solidarias colectivas que al fortalecer o consolidar el tejido social existente promuevan. la complejidad y enorme diversidad de los problemas que aquejan al medio ambiente. 14). la aplicación de las tesis propias del DS. aunque no suficiente). en particular al medio ambiente urbano. En esta medida. en la búsqueda de un ambiente “libre de contaminación”. intra y supra nacionales” (Guimaräes. simplemente. de hecho también. resulta también irreal imaginar que tal recuperación adquiera un signo de sustentabilidad si no se resuelven las situaciones de extrema desigualdad en el acceso y distribución de los recursos naturales. en tanto esta concibe (al menos en América Latina) la recuperación del medio ambiente como un medio para alcanzar el tan aludido DS y no como un fin en sí mismo. de manera continuada. bajo la base de emplear el principio de “distribución positiva”.10. si se prefiere.5). no puede consistir.7. que no quiere decir “dar a todo el mundo lo mismo” sino posibilitar el acceso equitativo a todos los estamentos de la población de los recursos y los medios de satisfacción de las necesidades. Desde este punto de vista. de tal suerte. provocados (especialmente en el caso de las ciudades de América Latina) por situaciones extremas de inequidad social y de degradación ambiental. no pueden definirse de otro modo que como problemas sociales. la realización de toda una serie de acciones ambientalmente saludables y. Resulta en este punto particularmente sugerente el concepto de sustentabilidad social. sustentables a largo plazo. sin más. económicos y políticos. en este contexto. 272 . Sin lugar a dudas. y como bien señala Guimaräes: “si bien es cierto que no se puede esperar la recuperación del proceso de crecimiento en los países del Sur sin que se incremente la disponibilidad de recursos productivos.

Indudablemente. desde la filosofía inherente al DS posibiliten.). “sacrificado” en aras de alcanzar un sesgo distributivo más justo. desde esta perspectiva. etc. constitución de frentes solidarios. si bien las alianzas Sur-Sur pueden funcionar. lo que supone el hacer de la ventajas comparativas locales auténticas ventajas competitivas. demuestren la productividad de nuevos modelos que. se concentran en aspectos fundamentalmente tecnológicos y normalmente excluyentes del contexto social. exploración e intercambio en tecnologías alternativas. en el remoto caso de que tal decisión regional (o nacional) se lleve a cabo.83 la conformación de un bloque común latinoamericano respaldado en un mercado común que inserte las economías de la región en el concierto de la nueva división social del trabajo. y sobre todo. En esta medida. ineficaz. sus limitaciones. toda vez que las mismas. no sólo permeables. capaces de interlocutar con las economías más fuertes llevando a cabo alianzas estratégicas con ellas a partir del diseño de proyectos compartidos y. En esta medida abogamos. habría que contemplar. ya que se concentran. la relativa efectividad. 273 83 . su efectividad es limitada a la hora de establecer interlocución con las economías más fuertes. toda vez que no creemos que el desarrollo se alcance “repartiendo” la pobreza sino asumiendo compromisos y responsabilidades colectivamente frente al reto que supone la competitividad. a los ojos de las demandas de los mercados mundiales. No obstante. pensar en llevar a cabo en latinoamerica una política que privilegie los mercados nacionales y que se ocupe. en este sentido. en los sectores más dinámicos de la actividad económica. aunque no suficiente. a su vez. en aras de la justicia social. para ciertos efectos “internos” (creación de monedas comunes. mejor. éstas creadas sobre la base de una eficiente administración de los recursos a la luz de un determinado proyecto político y económico. tanto A este respecto. ya que si bien las ventajas comparativas con las que éstos puedan contar. con el perfil de demanda de bienes y servicios propios del modelo de consumo derrochador que. Situación en todo desfavorable para los estratos más bajos de la población. En esta medida. una disminución en las tasas de crecimiento del PIB. representaría un giro de 180º en la política actual comprometida (ahí está la deuda externa para recordarlo) con las decisiones y vaivenes de la economía mundial. aunque no necesariamente. de manera “natural”. anotábamos ya. respecto de las cuales se encuentran en evidente desventaja. los pocos intentos “aperturistas” que apuntan a un esfuerzo común. los cuales no cumplen. de suplir las necesidades básicas de la población. por el diseño de estrategias que. es necesario reconocer en ellas. sobre todo. a la vez. Apuesta valiente aunque. concertados desde una clara definición de roles y competencias que redunde en una administración autónoma y equitativa de las utilidades. y de hecho es deseable que se promuevan y opercionalicen. de conformar “bloques de pobres”. esto para no perder contacto con las políticas y tendencias del mercado mundial que garantizan la salida de la favorecida producción local. si bien abogamos por la constitución coyuntural de tales “bloques” (sobre la base de acciones y proyectos concretos) creemos que los mismos deben ser. no son garantía de que las mismas sean. en la mayoría de los casos. sin sacrificar el PIB. desde luego. alienta la globalización. si bien resulta conveniente. amén del hecho de que la noción misma de “bloque” termina reforzando el ya atávico aislamiento de estos paises. si bien pueden traer beneficios.A este respecto. ventajas competitivas. no siempre presente en muchos de estos países. sino. movilidad laboral. desde luego. también.

alcanzar la formalización del empleo urbano en su conjunto. tanto una descentralización de los recursos públicos que faciliten y agilicen la gestión.elevar y repartir los índices de riqueza. dentro de esta filosofía. lo que es lo mismo. hasta la promoción de PYMEs mediante la creación de instrumentos crediticios. En este orden de ideas. en esta misma medida. la necesidad de priorizar la dotación de infraestructura en equipamiento comunal sobre la base de alentar el desarrollo comunitario. de manera efectiva. (público y privado). contribuya a detener el proceso de metropolización de las ciudades al contraponer a la expansión creciente de sus perímetros. como la desconcentración industrial que. Merece destacarse. necesariamente. promoviendo para ello cambios significativos en su estructura y configuración. 274 . En este mismo sentido. “cinturones” que coadyuven a regular la forma urbana. Tal el reto dentro del cual se inscribe. como atender las urgentes demandas de la sociedad. “formalizándola” (Lámina 41) al incluirla dentro de los circuitos de la actividad económica. o. en la medida de sus alcances y objetivos particulares. por dinamizar las relaciones tradicionalmente subordinadas que. en la noción misma de estratificación social. fiscales y tributarios que posibiliten. estas tienen que pasar. Surgen así toda una serie de estrategias que van desde la inserción de las múltiples maneras que en la ciudad latinoamericana cobra la economía informal. lo que en ningún caso se puede desconocer. es que cualesquiera sean las acciones que se apliquen para elevar el nivel de vida de la población. de hecho supone la también tradicional pirámide social. la sustentabilidad social del desarrollo exige. de paso. por elevar tanto la producción como la productividad y. a la vez que a concentrar espacialmente este importante renglón de la actividad económica y hacer así más efectiva su regulación y control. para lo cual resulta crucial el establecimiento de acuerdos que posibiliten la absorción de capital mixto. la presente propuesta.

así como para la participación ciudadana. Situación que en nada contradice el hecho de que la justicia social. simbólico. sobre todo. al menos en lo que respecta a la administración de las políticas empleadas y a la formulación de los estandares macro para su seguimiento y evaluación. pasa.Lámina 41 «INFORMAL YO…?» Fuente: Revista Ecológica Nº 10 (1992). pero también sobre la propia base que constituye su capacidad decisional así como su acerbo particular en las distintas formas de incorporar su capital físico. 275 . social. económico y. En lo concerniente a la descentralización cabría señalar que si bien ésta resulta ser un mecanismo idóneo para la transferencia de recursos. por la autoafirmación de lo que hoy en día se conoce como el “poder local”. el cual se hace posible sólo sobre la base de una efectiva transferencia de recursos y de activos productivos. no se puede desconocer el hecho de que la toma de decisiones requiere de un mínimo de concentración. al menos en el contexto que nos ocupa. necesariamente.

a propósito de los cuales duda de la eficiencia de la manera clásica. la relación entre sociedad. proponemos el concepto de adcripción territorial (del que nos ocuparemos más adelante cuando abordemos explícitamente los contenidos de nuestra propuesta). economía y territorio la que puede llegar a medir efectivamente tanto el nivel de desarrollo en que una determinada comunidad se encuentra. 276 . el tiempo de permanencia diario en el mismo. De esta forma consideramos que dado que es. Consideramos. Perroux elaboró. ya que para él conceptos como el salario deben ser entendidos más como una contrapartida de un producto. alentando contraponer al principio de solvencia que caracteriza los mismos. por el contrario. especialmente en el caso de las ciudades. en sus respectivos indicadores. el uso que se hace de sus servicios y equipamientos (en términos de frecuencia. el nivel de vida o la productividad. a comienzos de los años ochenta. de los que ya habláramos). que la determinación de indicadores sociales de sustentabilidad. las actividades en él desarrolladas. de una eventual “zonificación urbana” que en verdad responda a auténticas caracterizaciones locales. precisamente. cantidad y tiempo). como mecanismo para evaluar tanto el sentido de pertenencia de los miembros de una determinada comunidad al lugar que habitan (requisito fundamental para la realización de cualquier estrategia que pretenda ser sustentable). particularmente. debe pasar por la determinación cualitativa y cuantitativa de las respectivas formas de vinculación al territorio (lo que llamaremos relaciones de pertenencia o arraigo) a través de factores como el tiempo de adscripción al mismo. Propone. como la dimensión sustentable de sus contenidos y realizaciones. que como una medida base para analizar una situación (lo que en nuestra opinión no quita su particular relevancia a la hora de estudiar un determinado comportamiento de la economía sobre el territorio).A este respecto. como la efectividad. en su dimensión local (tan importantes como los indicadores ambientales. haciéndo énfasis. una propuesta de modelo económico que se plasmó en su obra El desarrollo y la nueva concepción de la dinámica económica (1982). puramente estadística. la búsqueda de otro tipo de datos objetivos distintos a los proporcionados por la renta per capita. por tanto. en la que realizó toda una disquisición en torno a la ya vieja y aparente disyuntiva entre los conceptos de crecimiento y desarrollo en lo pertinente a sus puntos de encuentro y a sus insuperables diferencias. el de solidaridad. la realización de actividades recreativas y fraternales. en que tradicionalmente éstos se contemplan. así como las formas de interrelación en él suscritas y/o generadas.

la de “compromiso transgeneracional”. Determinación del mercado como responsable de las competencias entre individuos. y como ya anotáramos. reto al que. cualquier anhelo de sustentabilidad. como hemos señalado en nuestro análisis del Informe Brundtland. monetaria. De otra parte. por tanto. Actuación “de caso” puesto que es un error creer que se debe actuar sobre el todo para progresar ya que la única forma posible de distribución justa e igualitaria es consecuencia de una actuación en cada una de las partes (Gracia Rivas y Onetti. carreteras. lucha-cooperación y conflicto-consumo. la economía se retroalimente: 1. que la idea de capital debe abordarse en su más amplio sentido. fundamentalmente económico. poner a interactuar a las comunidades como un solo individuo y. por tanto poner. mucho menos. 4. 2. en primer lugar. de capital social (grupos de base. Reconocimiento de las polaridades. gremios. túneles. aceptación y respeto por parte de todos de las reglas del juego. del mismo modo. conocimiento). he ahí la base del capitalismo. para lo cual se sirve de la idea de “progreso” que. de capital construido (edificaciones. agua y otros). infraestructura de servicios. refiriéndose a 277 . necesariamente. éste entra a respaldar. etc. 1994). resulta evidente que tanto los problemas del desarrollo como los medioambientales. esto no significa que su única vía de expresión tenga que ser. no pueden separase de las ambiciones y expectativas humanas. connotaciones que en última instancia se subordinan a lo que Yurjevic (1996) entiende como sustentabilidad sensible. la consecución e incremento de capital. las siguientes premisas para que.La propuesta de Perroux aporta.). ya que si bien su carácter es. tienden a serlo. 3. sindicatos y cualquier otro tipo de colectividad con proyecto compartido) y de capital simbólico (ideosincracia e identidad cultural). Es precisamente esa sutil línea divisoria entre lo económico y lo social el espacio en el que surge el conflicto social propiamente tal. Por lo anterior. Circunstancia nada favorable para incorporar la variable “futuro” o. ni siquiera. aludiendo al stock que proporciona el medio ambiente (suelo. Conocimiento. y 5. se enfrenta. bosques. no se puede desconocer que los indicadores sociales se hallan a medio camino entre los intereses de una colectividad y los deseos de los individuos concretos. Caracterización de los sistemas económicos y sociales ya que éstos no son homogéneos y. en tal sentido. desde el punto de vista social. de capital humano (educación. la distribución nunca llegará de la misma manera a todas partes (principio de equidad selectiva). como bien anota el mencionado Informe y. Hablamos así de capital natural. sobre la base de un solo imaginario (que no siempre es un imaginario común). puentes. asociaciones. en este sentido.

si bien fueron concebidos para el contexto rural. dentro de ellas. a la información. primordialmente. alentando. nosotros interpretaremos y reformularemos como objetivos para el caso específico de las ciudades: 1. así como el acceso. Cit). el papel de la mujer. 3. Crear o mejorar los medios para el desarrollo. entre los cuales se destaca. la innovación. la promoción de órganos de gestión. la capacitación técnico-tecnológica.la composición e integración de estas distintas formas de entender el capital en su innegable dimensión patrimonial. su seguridad alimentaria y su hábitat inmediato. entre otras. o ayudar a que las familias desarrollen aquellas capacidades que les permitan mejorar sus ingresos. organizaciones de base. por un lado la educación. se constituya con base en estos cuatro componentes. la obtención de subsidios y el derecho al uso y a la propiedad del suelo. al interior de la realización de proyectos concretos. el cooperativismo y el corporativismo. Articulación que no sólo derive en una división del trabajo en función de las respectivas ventajas comparativas. planeación y ejecución. fundamentalmente. y. la promoción de empresas sociales y. empresas privadas. agencias de cooperación y Universidades. el desarrollo social sustentable requiere. entran en concierto: alcaldías. 2. a la vez que potencien la activa participación ciudadana en la toma de decisiones sobre su propio futuro. Identificar y alentar la existencia de organizaciones líderes capaces de articular las distintas instituciones que. el acceso a los créditos. en general. En lo que tiene que ver con las formas de apropiación local. y 278 . en opinión de Yurjevic (Op. por otro. sino que en verdad canalice la realización concertada en torno a objetivos establecidos colectivamente promoviendo el asociacionismo. dos cosas: una estrategia capaz de crear actores sociales comprometidos y capaces de mejorar su calidad de vida de manera sustentable y una voluntad política que garantice que los procesos de descentralización vigentes posibiliten la capacidad de las autoridades locales para invertir en los sectores de menos recursos. Reforzar. los cuales. entidades centralizadas o descentralizadas. la capacidad de gestión de las comunidades. lo que supone poner en práctica una estrategia que. ONGs.

si se prefiere. tanto la equidad. En este orden de ideas. Ahora bien. tanto del capital natural cultivado. global. cada día se hará más difícil establecer la línea que tradicionalmente separa las dimensiones micro y macro. en estos casos. ampliando de esta forma para la ciudadanía su capacidad de influencia y decisión. lo que sólo se consigue “invirtiendo” en los pobres. podrá enmarcarse dentro de la filosofía del DUS.4. Una estrategia concebida desde estos cuatro componentes. en particular. motivando e incentivando la actuación efectiva a 279 . sin duda constituye una importante herramienta en la superación de los múltiples problemas que acompañan la pobreza. hasta donde sea posible. en la medida en que se amplíe el espacio en el que actúan los actores sociales. Desde el punto de vista de la sustentabilidad. cultivar y ampliar los stocks de capital (en sus distintas formas) conque las comunidades cuentan. posibilitar el acceso rentable para los pequeños productores a los diferentes nichos del mercado local y. aquellos que sólo podrán ser resueltos si se generan medidas incluyentes de legitimización social. promoviendo la inclusión de los mismos al interior de los distintos circuitos de la actividad económica. dado que el municipio se encuentra más cerca de los problemas de la gente que el gobierno central. Facilitar los procesos de desarrollo de manera acorde con las específicas características de los distintos grupos humanos involucrados. capacitando. ya que su capital de trabajo resulta fundamental para generar un movimiento de base en el espacio local con miras a alcanzar. la descentralización se convierte en una herramienta fundamental del proceso. alentando procesos de liderazgo que hagan posible que el actor social se construya a sí mismo en la definición de su papel dentro de la sociedad. sólo así. como del capital humano debidamente capacitado. a la vez que incentivando la expansión. El reto no es otro que mejorar. a la vez que redimensionando el alcance de cualquier proyecto que. es reducir el nivel de explotación del capital natural promoviendo su crecimiento. como la aludida sustentabilidad. se potencia la inversión y se promueve la capacitación para el manejo y la gestión. lo deseable. y siempre que se tenga como meta la generación de bienestar. De lo que se trata no es sólo que éste participe de los beneficios del desarrollo (dentro de una abstracta idea de “justicia social” basada en una especie de “asistencialismo distribuidor”) sino de que participe activamente en la superación de sus propios problemas generando riqueza. incrementando el stock básico de capital con el que originalmente cuenta. o.

y a garantizar las condiciones de gobernabilidad que el proceso en cuanto tal requiere. por lo mismo. como señalan Paniagua y Moyano por “un cambio en el modelo de desarrollo económico para evitar problemas mayores” (Paniagua y Moyano. Cit. En el extremo de esta última posición aparece la denominada “economía del estado estacionario”. Chocan en este punto los dos enfoques básicos de la sustentabilidad conocidos. todo a condición de rescatar las acciones que. el de enfrentar la compleja problemática ambiental. no deben olvidarse lo propios retos de tipo institucional que el Estado se traza. más que un cambio en el modelo económico. en atención a su modernización. optando. En este sentido la solución no puede ser otra que la de cambiar la noción de “gasto público” por la de inversión social que así tendrá que constituirse en una prioridad. la de la construcción de también nuevos escenarios idóneos para el diálogo. poner un freno al modelo existente. pp. Mientras que en el segundo caso podemos hablar de un enfoque tecnocéntrico que. como es de esperar. toca con temas tan delicados como el de la propiedad del suelo. se acometan con dimensión sinérgica y. Mientras que la primera sostiene que existe un mínimo de capital natural insustituible para garantizar el bienestar y la sobrevivencia. redunden en ejemplos de replicabilidad. A este respecto. se caracteriza por una fe ilimitada en el papel de la tecnología para resolver los problemas derivados de la escasez de recursos. El reto en este punto no puede ser otro que el de garantizar la sustentabilidad o. la cual. lo que ya. desde aquí. el de la instrumentación informática y el de la capacitación técnico-tecnológica. la de la promoción de nuevas expresiones organizativas y. la segunda sostiene que es relativamente fácil (y conveniente) sustituir capital natural por capital manufacturado y/o humano dado que estas tres categorías de capital contribuyen al bienestar de modo equivalente. 280 . sin aumentar el gasto público. beneficiando a los primeros a costa del sacrifico de los segundos. simplemente. con ellas. al menos. el debate y la concertación. como ya señalamos. como las líneas fuerte y débil. propone. Pretensión que en el caso de los países del Sur. 157).todo lo largo del mismo. ya que lo que este “nuevo enfoque” promueve es la suspensión del crecimiento en aras de frenar el expolio a los recursos (dadas las secuelas que la depredación de los mismos ha ocasionado sobre el medio ambiente y los ecosistemas de base). en el primero prevalece un enfoque ecocéntrico en el que se enfatiza la necesidad de poner límites a las actividades humanas. de hecho. freno que afecta en manera distinta y desproporcionada a las economías de los países del Norte y a la de los del Sur. Op. Pero esta cercanía tiene otra faceta. el de la educación ciudadana.

exportación. pp. O se preferencia el mejorar. De cualquier forma. al poner en peligro la viabilidad económica del modelo económico vigente. como con la formulación de políticas que integren al concepto de desarrollo el de justicia social. de los mismos. toda vez que el pago de la deuda. se aceptan como moneda válida de pago. es decir. en cuyo caso lo que resulta a todas luces deseable es que todas juntas aparezcan en un verdadero modelo de sociedad sustentable. impuesto por los países de las economías más fuertes. tanto con los procesos sociales. equivale a poner un freno a su economía ya que su desarrollo. o se promueve una preocupación. como forma de valorizar las inversiones bajo la idea de considerarla la más apropiada directriz económica. la dialéctica ecocentrismo-tecnocentrismo plantea a la relación entre desarrollo ambiental y desarrollo social una triple disyuntiva que Paniagua y Moyano expresan en los siguientes términos: 1. a no ser que no se vean como polaridades opuestas sino como unidades complementarias. debe contrarrestar tal objetivo de maximización (Ampliar en Paniagua y Moyano. Con lo que se ve. 2. Por otro lado. bajo la forma de estos mismos recursos que. por los efectos desfavorables de dicho aumento en el consumo de recursos. las condiciones de vida de la población. Op. en gran medida. hay que decirlo. es la imposibilidad de conciliar dos posiciones completamente antagónicas que. lo que merece conservarse no es el valor de un determinado bien sino su agregado de riqueza.reiteramos. al menos esa es la posición de Redclift (1991). a largo plazo. o se reconoce la prioridad del principio de equidad que. a fin de cuentas. 158). de tal suerte. O se promueve transformar la naturaleza con el fin de tener mayor certidumbre en el suministro de bienes. se da. O se privilegia la eficiencia. lo que se infiere de aquí. para el caso. su valor de cambio. muchas veces. que de paso son los mismos que promueven esta “mágica solución” de doble moral. las soluciones de la vía tecnocrática no son menos favorables a las economías más pobres dado su escaso compromiso. no hacen más que responder a las propias contradicciones del modelo económico que las alienta. esto sin abordar el tema de los costos directos e indirectos que la misma comporta y el del valor incremental que su uso supone en los bienes de producción. respecto de la cual 281 . según ella. depende de la explotación y. promoviendo un incremento en el uso de los recursos naturales. o se hace prevalecer la necesidad de conservar el mundo natural a fin de asegurar la supervivencia. a corto plazo. y 3. Cit. como puede verse.

demostrando claramente el efecto sinérgico que son capaces de propiciar. Op. Un procedimiento para sustituir los regímenes políticos cuyas acciones puedan desembocar en una mayor fragilidad del país en términos ambientales. Jacobs (1992) propone: 1. y 2. La eliminación del principio de explotación. 1. 1. sino que. en consecuencia con el punto 3 antes mencionado. 3. A este respecto T. El desarrollo del concepto de equidad intra e intergeneracional. Un sistema jurídico que garantice los derechos civiles y la justicia social que sea capaz de promover un uso equilibrado de los recursos y que valore los derechos intrínsecos de la naturaleza. fundamentalmente. así como de seguimiento y evaluación (tema que se desarrollará más adelante como uno de los contenidos básicos de nuestra propuesta). respecto de la cual M. a una única y misma filosofía mediante la cual se demuestre la inseparable conjunción entre desarrollo ambiental y desarrollo social. los resultados de su gestión. Cit). y 5. en principio. de labores de concertación. La creación de unidades territoriales autónomas concebidas a diferente escala de acuerdo al radio de acción de sus competencias pero adscritas a una instancia central que regule y establezca políticas generales en el tema ocupadas. La integración de consideraciones ambientales en la política económica. incluso. de 282 . La exigencia constitucional de que en todos los programas de gobierno (a nivel tanto nacional como urbano) exista una política explícita en materia ambiental. incluyan. y 3. no den respuesta a los indicadores pertinentes y previamente dispuestos para el efecto. La priorización de proyectos de economías de escala así como de PYMEs que. La redefinición del crecimiento económico de manera que incluya la calidad ambiental. gestión y planeación participativa. El establecimiento de una variedad de mecanismos no gubernamentales para la distribución y gestión de recursos en áreas y comunidades con necesidad de ello (O´Riordan. Principios a los que añadiríamos. o que al respecto. cinco condiciones básicas para alcanzar esta integración: 1. Otro aspecto que merece resaltarse en el camino de constituir las condiciones de posibilidad para integrar Desarrollo Ambiental con Desarrollo Social es el que tiene que ver con la perspectiva económica. abocada a alcanzar el ideario de la sustentabilidad y que. desde el punto de vista sociopolítico.no excluiríamos. O´Riordan propone. propondríamos la formulación de un nuevo modelo económico en el que no se trate de conciliar diferencias de base sino de responder. la revocatoria del mandato a aquellos gobernantes que no den cabal satisfacción y cumplimiento a la agenda previamente propuesta. Conceptos a los que añadiríamos. 4. por el contrario. 2. 2. Una forma de democracia que trascienda el marco del Estado-nación . se creen los mecanismos expeditos de seguimiento y evaluación ciudadana al respecto que posibiliten.

manera explícita. o la cultura. no es otra cosa que un sistema de valores que opera a nivel del individuo. sino la promoción y generación de nuevos agenciamientos políticos. nacionales y regionales en materia ambiental al interior de los proyectos de desarrollo económico. como es el de la escala pertinente a la implementación de acciones encaminadas a alcanzar la 283 . y 7. Garantizar la máxima participación ciudadana en los proyectos de desarrollo económico y. que los beneficios inherentes a su carácter se expresen. 4. sobre la base de unos claros principios ambientales. sino que lleven a cabo acciones. cambio que involucre. en atención a las particulares tendencias políticas que en los últimos años se vienen dando. como son las distintas formas asociativas que. A este respecto lo más importante. para incorporar un cambio en las actitudes y comportamientos sociales que involucren tanto modificaciones sensibles en la estructura sociopolítica. La proyección regional del impacto ambiental generado por los proyectos de desarrollo económico. pues si bien coincidimos con Lowe (1998) cuando afirma que el desarrollo sustentable como tal. no sólo en diferentes sectores como la salud. 6. resulta fundamental el abrir el espectro institucional a otras instancias que. no sólo una reestructuración del sistema institucional en su conjunto. es trascender el plano de las acciones exclusivamente “físicas”. del mismo modo. promover la distribución proporcional a la participación en las ganancias y beneficios. particularmente en latinoamérica. el componente ambiental. tendrían un corte parainstitucional. Este punto nos pone de nuevo sobre un aspecto que ya habíamos tratado. suele ser ineficaz. Incluir al interior de todo proyecto económico-ambiental el componente pedagógico que recualifique la participación y promueva la realización de otros proyectos bajo la idea de “líneas de acción” más que de realizaciones puntuales aisladas. La generación de proyectos cooperativos y corporativos que. por ejemplo. 3. entre otros. creemos que. la educación. a la vez que integren objetivos. que trasciendan los alcances y límites de uno u otro sector en particular. y dentro del objetivo de alcanzar la tan anhelada sustentabilidad. 5. promuevan el asociacionismo. Promover la realización de proyectos de carácter económico-ambiental concebidos sobre la base de garantizar su impacto multi y transectorial. para el efecto. a nuestra manera de ver. la recreación. legitiman su discurso social a través de movimientos cívicos ciudadanos cada vez con mayores perspectivas y posibilidades electorales. pero que cuando actúa fuera de las prácticas institucionales. como en la propia actividad económica. es decir. La promoción de alianzas estratégicas locales. 2.

razón por la cual. a nivel urbano. sin lugar a dudas. Sólo desde esta perspectiva es viable construir proyectos comunes entre comunidades y. es el establecer la existencia. adquiere un auténtico y real sentido. Otro aspecto que cabe destacar. tema en el que habíamos definido la escala comunitaria. sociales. factores que. geográficas y espaciales. entre otros. o mejor. del mismo modo. toda vez que si bien el objetivo de la sustentabilidad es el mismo. menos confiados. establecer. para no citar los conocidos trabajos de Max Neef a este respecto. lo que necesariamente tiene que ver con la búsqueda de legitimación de dichas acciones tanto a nivel social como a nivel institucional. de mecanismos de coordinación entre los diferentes espacios locales que garanticen la proyección y articulación de las distintas acciones que en este sentido se acometan. como la idónea para empezar a trabajar. constituyen el “ambiente” como tal a defender y “sustentar”. o no. como señala (Giddens. para ellos. y una vez superado el tema de cuál es la escala. no obstante. a la larga. En este sentido. subyacente a la preocupación por integrar estos dos importantes aspectos del 284 . más apropiada para aplicar los principios de la sustentabilidad. Op. pero nosotros. políticas. económicas. “sólo sería a esta escala donde las propuestas de sustentabilidad se hacen suficientemente operativas para su puesta en práctica y donde pueden ser asumidas realmente por los habitantes de las comunidades implicadas” (Paniagua y Moyano. 1994). la “pequeña escala”. en la sinergia y articulación espontánea de tales acciones dado que el objetivo. lo que procede. Cit). “la teoría” de la sustentabilidad estaría tentada a confiar. por definición. sin más. conceptos como el de la descentralización que. en ningún momento. Posición que avalan autores como Martell (1994). dentro de esta vía. la necesidad de la aludida coordinación. las circunstancias locales varían de acuerdo a sus distintas variables. no supone la “desaparición” del centro (y con él de un eventual sentido de articulación) sino su “multiplicación”. sistemas efectivos de compensación entre una y otra. “un aspecto inherente a la acción desarrollada por los actores humanos consiste en su capacidad para comprender lo que hacen mientras lo hacen”. de la sustentabilidad es el mismo (Martell. culturales. Desde esta perspectiva. Agyeman y Evans (1994) y Rucht (1993). 1984). si es del caso. la posibilidad de que todas las partes del conjunto que éste representa se sientan parte de él.sustentabilidad. en suma. no descartamos. es el que tiene que ver con el papel de la educación a la hora de integrar desarrollo social y ambiental ya que.

sino los modos de producción e. Situación que. por lo mismo. En esta medida. debates y procesos. ha de atender. a este respecto. Lo que se infiere de aquí es la determinación del marco “naturalmente” conflictivo en el que se asienta la gestión y la realización de proyectos ambientales. por lo mismo. pongan a interactuar la diversidad. Redclift. niegan otras. no sólo a los modos de aceptación sino a las formas de resistencia a través de las cuales las distintas comunidades se afirman en su diferencia y. tiene que ver con las estructuras de poder. y los conflictos que estos generan. a fin de cuentas. en su ser más propio. no debemos olvidar que las estructuras de poder se asientan sobre un piso epistémico. ya que. es en la preservación de la diferencia y la heterogeneidad donde es viable establecer proyectos colectivos que. entonces. en todo. las estrategias de gestión que tocan directamente con las decisiones políticas. o si omitimos darle la importancia que tienen a la hora de establecer convenios. en la propia potenciación del conflicto sobre la base de una articulación productiva de las diferencias antes que en la eliminación de las segundas como camino a la superación del primero? Después de todo. como señala M. no sólo están en conflicto los recursos o las relaciones de poder. sólo “si comenzamos por identificar los puntos de tensión más importantes en la sociedad local.desarrollo. resaltando. es en los discursos de resistencia donde hay que construir consensos. es decir. ¿por qué no pensar. existe la necesidad de implementar una específica y previa política pedagógica encaminada a concientizar a los ciudadanos de su papel de “actores sociales”. no es factible mejorar la gestión de recursos sobre la base de un marco apolítico y ascépticamente normativo creado por nosotros desde una distancia técnica. Si no analizamos suficientemente las estructuras de poder. dependerá el éxito o fracaso de una u otra acción en este campo. la diferencia entre el modo en que éstos dominan la naturaleza (recursos de asignación) y el modo en que los mismos dominan a otros (recursos de autoridad). motivo por el cual una política ambiental que quiera enraizar en una determinada comunidad o estructura social. el cual no puede desvincularse de las pautas de comportamiento y. corremos el riesgo de llegar a puntos irreconciliables de negociación y acuerdo. de ahí que sólo sobre la base de la definición pertinente de los modos de resolución del aludido conflicto. sino sobre el territorio y en medio de sus luchas. con los modos de relación entre ellas y con la manera en que éstas entran en diálogo con la naturaleza. podremos observar la 285 . Paradójicamente a lo que el sentido común parece decir. sobre una forma específica de conocimiento. precisamente. incluso. de toda una serie de patrones culturales que a la vez que afirman unas pautas de conducta. Por lo anterior.

el logro de los objetivos del DUS parte de la generación de núcleos iniciales o “islas”. y como condición previa a la implementación de proyectos “isla”. Además de esta preocupación social. es el impacto de la antropósfera en la ecósfera. sobre la base de la “irradiación” que las mismas detentan. en la medida en que la misma se supedita a los modos de interactuación entre los distintos flujos.resistencia a la aplicación específica del poder y la transformación de ésta. No hay que olvidar. propuesta que alude al carácter territorialmente incremental del proceso mismo de DUS. De otra parte. dicho de otro modo. tanto a través de los procesos. 286 . pues si bien los objetivos de éstas pueden considerarse similares. y la interrelación entre ellas demuestra. desde el punto de vista social. esperando. la sinergia esperada con la realización de proyectos “isla” (los cuales. sin embargo. la generación de un plus que exceda los alcances iniciales de los distintos proyectos en su circunscripción territorial. como de los resultados. al menos desde el punto de vista social. y dentro del contexto de la ya mencionada Agenda XXI. su naturaleza y modos de operar deben entenderse de acuerdo con el ámbito socio-espacial en el que se inscriben y siempre a la luz de un determinado proyecto político que los integre. a propósito del tema que nos ocupa. el constituir acuerdos entre los diferentes miembros de las comunidades beneficiadas. 1996.16). que “las islas” por sí mismas. ciclos y procesos despertados o estimulados por las acciones propuestas. la introducción de nuevas tácticas y el abandono de los mecanismos tradicionales” (Redclift. en la medida en que las condiciones de sinergia que le son inherentes a sus propuestas hacen suponer un “efecto expansivo” de la sustentabilidad propiciado. cabe destacar. el concepto de “islas de sustentabilidad”. incidiendo con esto en la generación de hábitos y comportamientos que. refuercen el sentido de adscripción territorial del que ya hemos hablado. a pesar de lo que la Agenda plantea (con su visión optimista de la realidad). Con esta idea. no serán más que “disparos al aire” si no se concatenan entre sí a la luz de claros objetivos inscritos dentro de la dinámica local. habrían de convertirse en proyectos “semilla”). concebidas al nivel del caso para la escala de aplicación. resulta fundamental. pp. en sí mismos. Finalmente. en torno a las ventajas de obtener condiciones de vida en consonancia con las posibilidades y limitaciones de las ecobases locales. desde nuestra perspectiva. lo que las “islas”. aborda una visión funcional de la sustentabilidad.

al interior de un mismo proyecto de ciudad (estamos situados en un contexto urbano) puedan darse de manera simultánea con resultados de diferente tipo. con la imagen tradicional genético-evolutiva de los modelos clásicos de “crecimiento” (a los cuales la sustentabilidad no escapa del todo) que sostienen la idea de que las cosas hay que “hacerlas crecer” a partir de un pequeño germen “sustentado”. esquema que deja de lado otras formas de crecimiento como las que. por un lado las urgentes demandas de nuestras sociedades. tradicionalmente. en sus múltiples y diversas posibilidades. supone la “paciente integración en los ritmos de la naturaleza” y. permiten “ayudarle” a ésta a través de las innumerables innovaciones técnico-tecnológicas existentes. hay que tener cuidado. En esta medida. 287 .Del mismo modo. en el tiempo. cualifiquen y redefinan espacios concretos al interior de la ciudad en secuencias expansivas de cadenas geométricas del tipo 2. por tanto no “lineal” (no se trata de que las ciudades sean “más grandes” sino de que sean más justas en la distribución de sus recursos. bienes y oportunidades) sino implosivo y partenogenético. o. Contraria a la anacrónica visión “lineal” de crecimiento ligado a desarrollo que. actuaciones de diferentes niveles y escalas que. particularmente de las urbanas. amén del papel que a este respecto bien puede llegar a jugar la revolución informática y comunicacional existente. abogamos por un modelo de crecimiento urbano no aditivo ni acumulativo y. esperando que la naturaleza tuviese a bien “hacerlas crecer” e integrarlas en el tiempo (lo que en atención a la verdad es necesario reconocer que muchas veces ocurría pero sobre lapsos de tiempo demasiado largos y no siempre de maneras afortunadas). pretendía suplir la escasez de recursos (particularmente en los países del Sur) para la realización de grandes acciones con la realización de pequeñas acciones aisladas. por ejemplo. es decir que promueva el crecimiento hacia adentro a partir de la reproducción de acciones reterritorializadoras (acaso nuevo papel asignado a las “islas”) que consoliden. y dado que. para que demuestre “linealmente” en el tiempo sus frutos y resultados (valga la analogía arborícola). etcétera. esto es alimentado debidamente. por otro. no dan espera a la dilatada integración que. que las dinámicas del mundo actual. surge la necesidad de que así como se cuestiona el modelo de desarrollo vigente se cuestione también el de crecimiento que le resulta inherente. a este respecto. pueden derivarse de acciones o “efectos expansivos” o en red (eventualmente. con el planteamiento lineal). incluso. 4. aunque no necesariamente compatibles. 16. 8.

a la articulación urbanoregional. con lo disperso (por definición. condición inherente a la ciudad contemporánea. sino la propia articulación sistémica del caso urbano con el entorno regional al que éste se debe. la relativización de los límites urbanos que este planteamiento supone. de paso. las relaciones de la ciudad con su entorno regional (a partir de que el territorio que así se funda. para aludir a las bondades que la misma propicia al “efecto vecindario”. Definición que. a cualquier intento planificador).7). un nuevo esquema de ciudad paradógicamente inverso al propuesto para su casco central (desconcentración concentrada). para adoptar una nueva perspectiva desde la cual la ciudad se entienda como un fenómeno metropolitano. desde una nueva perspectiva. islas sustentables de compactabilidad. en el que la determinación de sus fronteras deja de ser un simple problema morfológico y administrativo que reclama una noción determinada y única de límite. se puedan llevar a cabo con los eventuales socios regionales. insometible. conveniente. En este sentido. en materia de realización de proyectos conjuntos. el esquema de “islas de sustentabilidad” integradas bajo los planteamientos de la desconcentración concentrada. hace que su verdadero campo de acción esté en el terreno de la geografía económica y política del territorio y en las relaciones que el mismo esté en capacidad de establecer con el amplio marco del “universo global”. establecer puentes articuladores con el entorno regional. puedan plantearse como. pero eso sí. por tanto. como es el de la concentración desconcentrada. y en lo que compete. se asuma como una especie 288 . de la cual habláramos en páginas anteriores (numeral 7. para la articulación intraurbana permite. generando. para convertirse en un tema fundamental a definir. A este respecto. bien puede cumplir el papel de conector de las que. desde nuestro punto de vista. de la cual venimos hablando para abordar. planteamiento a partir del cual se hace posible no sólo la integración intraurbana. así. explícitamente. tan móvil como la propia ciudad). si bien toca de plano los intereses jurisdiccionales de la administración de la ciudad. la “relativización de los límites urbanos”. sobre la base de las alianzas estratégicas que.Esquema que al promover la figura de la “desconcentración concentrada”. de manera coyuntural (y. Lo anterior supone revaluar el esquema maniqueo de “interior-exterior” en el análisis urbano. a partir de aquí. por tanto. no se confunda con lo difuso y. articulada por un mismo esquema de ciudad en el cual lo fragmentario. a la vez implosivo y expansivo. particularmente en las periferias.

estadios o situaciones que. podrían identificar momentos organizativos intermedios que. por tanto. lo que de paso permite que un determinado POT. sin embargo. A este respecto la termodinámica introduce una interpretación más dinámica y cambiante de la realidad en la que. En este caso las “islas” actúan como “faros” que guían el proceso mismo de desarrollo a través. Cit. de hecho. como acciones en red. siempre y cuando se las conciba de esta manera. resulte articulado de manera sistémica.de sistema “biótico” y. puede llegar a ocupar el concepto de “isla” a la hora de diseñar un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) basado no en lo “fijo” de la ciudad (si es que en la misma existe algo que responda a esta clasificación) sino en su inherente movilidad. con él. en gran medida. es necesario entender que. pp. mucho menos lineal o teleológica. para llevar a cabo toda una interpretación de la relación entre los sistemas humanos (a la luz de sus necesidades y motivaciones en tanto actores sociales) y las posibilidades y restricciones medio ambientales implícitas en los sustratos ecológicos de los sistemas de base sobre los que se instala la ciudad. sino de toda una red abierta de posibilidades. 10). es decir. Op. implícito al concepto de “isla de sustentabilidad”. puede entenderse. ya no de una única ruta. analogía que ofrece enormes posibilidades a la hora de entender las complejas dinámicas urbanas desde una perspectiva no “determinista” ni. las situaciones históricas coyunturales que tienden a favorecer una u otra estrategia política o económica. Del mismo modo. el de la posibilidad de llevar a cabo intercambios energéticos que deriven en situaciones que hagan viable la generación de 289 . de abrir un camino claro y expedito hacia una sustentabilidad más global. está el de sinergia y. tan “vivo” y dinámico como la base ecológica que lo soporta). como anota De Lisio. entra a caracterizar cada acción en particular y. con él. tan sólo. llevado a cabo desde esta filosofía. “la entropía no necesariamente caracteriza etapas últimas sino. desde aquí. Lo importante en este punto es la posibilidad que. como la ciudad. a “sistemas abiertos de intercambio energético”. Como resultado de esto las “islas” propiamente tal tienen la posibilidad. en un momento dado. desde los postulados de la termodinámica no lineal que responde. Con las “islas de sustentabilidad” tendríamos que incorporar al relativismo propio de la alternancia en el tiempo entre situaciones entrópicas y neguentrópicas el relativismo socio-espacial que. pudiesen derivar hacia situaciones de mayor complejidad organizacional o neguentrópica” (De Lisio. Pero esto supone trascender los límites de una lectura simplemente “funcional” de la ciudad (peligro del que no escapa el uso de la analogía biótica de la que tanto hemos hablado).

donde particularmente se concentra su capital social. creando. para seguir funcionando. que la neguentropía sistémica se puede alcanzar redefiniendo los límites funcionales de cada sistema. las “islas” responden. a nivel regional. Las “islas de sustentabilidad” deben actuar como células generadoras de una perturbación innovadora y deben durar. proyectos de espacio público. comerciales o industriales. para ello. toda una serie de dinámicas de cuya potenciación y adecuada articulación proyectual (respecto de una clara idea de ciudad) depende que la sinergia generada entre ellas sea propositiva y constructiva y. el óptimo de flujo de entrada energética se ubica en un valor intermedio entre la autarquía energética de los sistemas cerrados y la total independencia de los sistemas ilimitadamente abiertos y. nuevos nodos comunicacionales que faciliten el intercambio intra e intersistémico necesario para generar. 3. debe mantenerse sobre una base predeterminada (la que de hecho le brinda el propio sistema). tanto como puedan mantener su condición de “sorpresa” para el sistema. De este modo. a nivel territorial. propiciar una difusión fractal (es decir. 2. por naturaleza se expande. Un capital que. por consiguiente. por un lado. En tal medida deben aprovechar la morfología estructural del sistema insustentable para poder propagarse en tanto innovación y 290 . económico y simbólico. es allí donde la ciudad se “flecta” y. y la neguentropía del sistema que. una mayor diversidad de proyectos. una serie de criterios que nosotros nos permitiremos contextualizar en el caso específico de las ciudades. teniendo en cuenta que. en ningún caso. con gradiente de niveles de sustentabilidad o neguentropía en la organización) encaminada a alcanzar la sustentabilidad en la totalidad del sistema. recogen e interpretan. Dichos criterios son: 1. por otro. educativos.compensaciones entre la entropía del contexto que. posteriormente. comunitarios. Es justamente en medio de esta tensión entre lo que en la primera parte de este trabajo denominábamos despliegue y repliegue en donde surge el intervalo “pliegue” que propicia la aparición de la “isla”. por tanto. Para lograr lo anterior De Lisio propone. El incremento de la intercomunicación entre las diferentes “islas” debe mejorar las posibilidades de equidad y solidaridad intra e intergeneracional de la sustentabilidad. Las “islas de sustentabilidad” deben ser interpretadas como formas temporalmente (disipativamente) estables que se introducen como innovaciones locales capaces de alterar el equilibrio estático de un sistema insustentable para. precisamente a partir de allí. etcétera). disfuncional. nodos que deben actuar como unidades detonantes de procesos urbanos (centros cívicos. encuentra lugar para efectuar su despliegue.

Es con base en estos criterios que es factible seleccionar en un determinado territorio las condiciones iniciales propicias para la implementación de la experiencia “isla” sobre la base de que éste: 1. 4. 3. y entre los distintos sectores 291 . Presente un claro balance entre la intercomunicación (externa) y la intracomunicación (interna). Haya establecido unos mínimos protocolos de transformación/producción de sus recursos sobre la base de alcanzar. de hecho. como en promover un cambio sensible en las condiciones de vida del limitado contexto socio-espacial en el que. pp. La estrategia para la selección de una “isla de sustentabilidad” debe partir de la escogencia de aquellos sectores de la estructura o procesos del funcionamiento sistémico que puedan tener mayores posibilidades para introducir una innovación local con capacidad para ser difundida a través del sistema (De Lisio. 6. por el contrario. en el tiempo. Plantee una clara interconexión entre los diferentes sistemas que allí entran en juego así como entre los distintos comportamientos ciudadanos que se dan a su interior. es decir. 2. 4. deben servir como punto de articulación entre todos ellos. actúan de manera directa. Cit. Criterios a los que añadiremos la consideración de que las “islas” no deben actuar para un sistema en particular sino que. 9. por la realización de proyectos o acciones conjuntas. Op. 8. la mediana y la gran industria. Posea unas comunidades con un mínimo grado de integración generado. por tal motivo su objetivo se concentra tanto en la transformación sustentable de la estructura portante en su conjunto. Tenga definidos dinámicamente los límites sistémicos funcionales entre los componentes endocausales o propios de la organización sistémica y los exocausales o del contexto sistémico. entre la pequeña. 7. Sea viable enfrentar la aparente irreversibilidad de las disfunciones socioambientales que lo afectan. Sea parte de un Plan Maestro Metropolitano (PMM).“sorpresa”. Evidencie un cierto balance entre la diversidad económica existente. un cierto grado de sustentabilidad. preferiblemente. Mantenga una cierta relación de autonomía respecto del contexto metropolitano basado en la especificidad de su carácter local sin que esto signifique que le sea impermeable en modo alguno. por un lado. sobre la base de la existencia de una clara voluntad política acogida y respaldada popularmente. 5.11).

la naturaleza de los escenarios sobre los que éstas actúan. muchas veces. aunque esto no las exime de responder a unos específicos objetivos directamente relacionados con el tipo de acción que las caracteriza y define y con el entorno al que. por las distintas instancias decisionales de orden político y económico. sobre la base de una estrategia política y económica común acorde con un determinado Plan de Ordenamiento Territorial (POT). esto con el fin de caracterizar consecuentemente las acciones a acometer en los distintos escenarios previendo. del fuero nacional. social o cultural. en la comprensión de los problemas y sus causas (con miras a su consecuente solución). él mismo no es suficiente para garantizar una verdadera sustentabilidad. que si bien se espera actúe como elemento detonante de una serie de distintos procesos. trascienden el espacio mismo de la ciudad y. frente a la imagen de “cosecha”. en tal medida. el papel de estas instancias. nacional e internacional. la definición de los actores que se sirven de ellas en los distintos escenarios y los modos de percepción que sobre ellas tiene el ciudadano común. Por lo anterior. ya que a su interior las cosas son medios y fines a la vez. Por lo anterior es necesario diferenciar.económicos por otro. del mismo modo. En esta medida. las “islas” se conciben más como generatrices de procesos que como resultados en sí mismos. sin duda. surge el concepto de Red que actúa en diferentes direcciones simultáneamente y no establece diferencias entre procesos y resultados. de la realización de otra serie de acciones y estrategias (no necesariamente proyectuales) que pasan. requieren. conjuntamente. De este modo. Acuse una cierta estabilidad temporal y. por qué no decirlo. 10. la 292 . En este orden de ideas. Instancias que. su impacto. es necesario adelantar acciones macro en el plano de las relaciones de la ciudad con su entorno regional. una también cierta capacidad de resistencia frente a fenómenos externos perturbadores desde el punto de vista ambiental. se deben. Sólo así es previsible que las aludidas “islas” se comporten como unidades detonantes controladas y obedientes de un principio común que responda a las demandas y características de los distintos espacios de la ciudad donde se ponen en marcha. a la par que la promoción de proyectos “isla”. particularmente en el escenario de la ciudad. que subordina los procesos a los resultados al final de una determinada “línea” establecida en el tiempo. toda vez que las causas y magnitudes de los problemas. en cada caso. En esta medida acogemos el concepto de “isla”.

no tiene otro objetivo que el de atraer recursos (inversión) que. contribuyan a alimentar el proceso mismo de sustentabilidad. de no sacrificar la justicia social. no puede reducirse. territorial y temporalmente (dado que obedece a ritmos y “tiempos” distintos) y. con la implementación del punto catorce del Programa de Gobierno del mencionado Alcalde y cuya ejecución. corrió en cabeza del autor de este trabajo a través del diseño y coordinación del proyecto “Topofilia. en consecuencia. aunque infinitamente fragmentada espacial. o lo que llamábamos en la primera parte de este trabajo. un único y gran problema a resolver. particularmente en lo que concierne a su componente barrial. es decir. Si bien creemos que la ciudad es sólo una. desde la promoción de la ciudad. con un único y gran proyecto: la propia ciudad. pasa tanto por la realización de acciones innovadoras piloto (“islas de sustentabilidad”) como por una ágil y agresiva campaña de promoción de la ciudad que contemple toda una serie de alianzas estratégicas encaminadas a incrementar su competitividad sobre la base. desde esta filosofía. he ahí el desafío. entre los años 92 y 94.84 Pero antes de seguir avanzando con miras a la definición puntual de nuestra propuesta. ex-alcalde de Bogotá. ya que nuestro objetivo fundamental no es otro que el de proponer estrategias concretas que tengan viabilidad técnica y política en este contexto. concentrémonos en este punto en ahondar en las características específicas de la ciudad latinoamericana y su compleja problemática ambiental. En esta medida solo la efectiva coordinación entre ellas podrá hacer posible aquello que Jaime Castro. sea quizá este el papel más importante de las “islas de sustentabilidad”. tal y como la entendemos. creemos éste sólo es posible sobre la base de la sinergia generada entre pequeñas realizaciones a nivel micro local ya que consideramos que un proyecto de esta magnitud (el que supone la ciudad). eventuales reguladoras y autoevaluadoras. por lo mismo. sin más. no sólo de un determinado orden social sino de los específicos modos en que el mismo se lleva a cabo. en tanto expresiones territoriales estrechamente ligadas a los ciudadanos y. por lo mismo. Un crecimiento contemplado desde esta perspectiva. llamara: La Revolución de las Pequeñas Cosas. una alternativa en torno a la revolución de las pequeñas cosas” (ver en los items correspondientes a Antecedentes y Planteamiento en la Introducción de este trabajo). desde su “venta”. El programa denominado con este título correspondió.promoción del crecimiento de la ciudad. a un supuesto efecto acumulativo de infinidad de “ruedas sueltas” puestas a andar. 293 84 .

por esta causa. lo que sin duda afecta. a la fecha. las consecuencias del efecto invernadero y el consecuente recalentamiento del planeta que éste ocasiona afectan. en primer lugar. con impactos de todo tipo para el mantenimiento de la diversidad en el sistema ecosocial” (Guimaräes. dos tipos de variables en la determinación del diagnóstico ambiental de la ciudad latinoamericana. Argentina.CAPITULO IV. en la Antártida esta reducción alcanza un dramático 70%. en los bosques tropicales del Sur (progresivamente devastados. el 51% de la superficie de 294 . Cit. a los países latinoamericanos. anualmente se pierden en todo el planeta (Lámina 42). FILOGÉNESIS DE UN CONFLICTO. La primera de ellas referida a las secuelas producidas por el modelo de desarrollo imperante a escala mundial y. por ejemplo. Uruguay y Brasil. el incremento previsible para el área comprendida entre la amazonia y el cono sur será de entre 2 y 8 grados. ya que. por los intereses económicos y comerciales del Norte). la segunda. se estima que han desaparecido entre un 15 y un 20% de todas las especies animales y vegetales del planeta. cabe considerar lo que Guimaräes denomina: “el deterioro progresivo de la base biogenética de las actividades humanas. en manera preponderante. Podemos establecer. a países como Chile. circunstancia particularmente alarmante. CARACTERIZACIÓN DE LA CRISIS AMBIENTAL EN EL ESCENARIO DE LA CIUDAD LATINOAMÉRICANA 8. El concepto de Desarrollo Urbano Sustentable (DUS) en las grandes ciudades de América Latina. Op. las cuales se localizaban. ya que mientras que se espera para los próximos años una elevación promedio de la temperatura del planeta entre 1 y 3 grados Celsius. en gran medida. donde de hecho se concentra cerca del 90% del patrimonio biogenético de la humanidad. En el primer caso. 5). acusa una parte fundamental de las 60 millones de hectáreas que. De otra parte. a grosso modo. En lo que respecta al aumento de la desertificación. fundamentalmente. pp. En el mismo sentido.1. toda vez que. si se estima que en los últimos 25 años se ha reducido en un 10% la concentración de la capa de ozono en la estratósfera. América Latina. 8. expresada en términos de los problemas ambientales asociados al modelo de urbanización imperante en la región.

tema que tiene que ver. 1993). toda vez que el amazonas es considerado. Tasa de expansión que contrasta con la de los países 295 . en principio. cabe considerar. respecto del cual. (Grupo InterGubernamental sobre Cambio Climático. para no hablar de los efectos de la inmisericorde tala de bosques en la cuenca amazónica donde se estima que se pierden irremediablemente cerca de 100 hectáreas por día. con la segunda clase de variables que inciden en el impacto sobre el ecosistema del modelo de urbanización imperante en la Región. pero lo es más aún cuando se le incorporan los efectos propios de una idea de desarrollo mal entendida y subordinada a un modelo predatorio de urbanización. sin exageración. Lámina 42 «REGRESO AL FUTURO» Fuente: Revista Ecológica Nº 8 (1991) Como se ve. Bolivia y Surinam. en atención a los señalado. de manera directa. Perú. Colombia. a países como Brasil. el panorama ambiental de la Región resulta a todas luces desolador. en todo el globo. éstas ya suman alrededor de 60. Venezuela. pero que a la postre deja sentir su impacto en los cambios climáticos producidos. Ecuador.México y el 35% de la del Paraguay se encuentran total o significativamente erosionadas así como el 60% de la cuenca del río de la Plata en la Provincia de Entre Ríos y el 20% de la cuenca del Paraná. CEPAL. que mientras que en 1980. de manera general. el pulmón del planeta. en el año 2000. 22 ciudades de latinoamérica contaban con una población superior a 4 millones de habitantes. situación que afecta.

Cit. Situación agravada por la contaminación en el aire. de la magnitud del deterioro de nuestros ecosistemas urbanos (Lámina 43). de las ciudades cuya población excede 1 millón de habitantes y que. sobre los cuerpos de agua. si se considera que el 60% de la población urbana en América Latina no tiene acceso a servicio de alcantarillado y que. representa el 40% de su población.del Norte donde esta cifra se elevó solamente de 16 a 25. precisamente los recursos en que se basan sus perspectivas de subsistencia en el largo plazo. podemos darnos cuenta. en el corto plazo. mientras la minoría rica provoca demandas en la base de los recursos que. a lo que se suma el hecho del aumento generalizado. ya que mientras que en ciudades tradicionalmente contaminadas como Los Angeles. “los pobres del mundo son compelidos a destruir. por otra parte. al punto que estas ciudades se encuentran en una casi permanente alarma ambiental. De este modo. han visto el crecimiento paulatino de su enrarecimiento. sin tratamiento. o de desarrollo “trunco” (Guimaräes. en suma. Op. la mitad de ellas en América Latina. pp. no sólo a los efectos de un “exceso” de desarrollo. Ibídem). sino a los ocasionados por su propia “ausencia” de desarrollo. claramente. transfiriendo los costos una vez más a los pobres” (Palabras del Director del PNUMA citado en Guimaräes. 296 . Cabe señalar aquí que diez de las doce ciudades más pobladas del mundo (con una población mayor a 13 millones de habitantes) en el año 2000 están ubicadas en países del Sur. a la larga. el 90% de las aguas residuales se descargan. los países de la Región se enfrentan. De cualquier forma. Santiago o Lima. 6). son insustentables. Sao Pablo. y como bien anota Guimaräes. en la Región. Ahora bien. Londres o Tokio se han alcanzado logros significativos en la recuperación de su aire respirable. entendido en el sentido de los costos ambientales de la sobreexplotación y el derroche de recursos.

cambios radicales en nuestra estructura política. razón por la que resulta prioritario sustituir los enfoques ingenuos.Lámina 43 «PECES DE PLASTICO. a fin de cuentas. por estrategias claras que involucren. social y económica. principalmente. pues. no da tiempo a divagaciones ya que la urgencia de los problemas exige prontas y eficaces soluciones. dentro de la magnitud de lo denominado “la crisis del Estado en latinoamerica” (concretamente el de su 297 . Situación a la que se suman los vicios consuetudinarios del sistema político de la Región que. románticamente “verdecidos” y puristamente “conservacionistas”. PECES DE PAPEL…» Fuente: Revista Ecológica Nº 8 (1991) Una situación tan dramática como la que hemos esbozado superficialmente. a propósito del DUS (del que todo el mundo habla). es necesario reconocer que dichos problemas se constituyen sobre la propia base de la organización de la sociedad en su conjunto. particularmente en lo que compete al impacto espacial que generan tanto sus respectivas distorsiones en el funcionamiento de la economía como sus formas más o menos estereotipadas de consumo.

De este modo resulta prioritario establecer el papel del DS a la hora de intervenir en el necesario proceso de autoafirmación del Estado partiendo de la redefinición de su rol en la relación entre la sociedad y el entorno en que ésta se desenvuelve. Por si fuera poco. trajo como consecuencia el incremento de la privatización (venta de empresas estatales y adopción privada del sistema de seguridad social y los fondos de pensiones) y. el aumento en el volúmen de población pobre aumentó entre 1980 y 1990 en 60 millones. así como en la propia determinación de un proyecto de sociedad “sustentable”. impone límites precisos a las estrategias globales encaminadas a alcanzar la sustentabilidad dentro del marco de una apropiada agenda regional. la satisfacción de las necesidades básicas de sus miembros. además. los créditos y sus tasas de interés). 298 . particularmente en lo que compete a los roles y modos de participación de los distintos actores sociales en la definición de su propia agenda de sustentabilidad. 1990:1). acusaba mejoría en el período 1960-1980 (reducción del 50 al 41 por ciento). pp. en las zonas urbanas que pasaron a albergar.9 millones de personas). en 1990. se ha registrado. es decir. En palabras de Guimaräes. de la pobreza. particularmente. revirtiendo la tendencia que. estaban por debajo de la línea de pobreza (lo que significa que aún gastando la totalidad de sus ingresos familiares no alcanzan a satisfacer las demandas de una canasta básica de alimentos). Incremento que. pasando a comienzos de los años noventa a afectar al 46% de la población (195. es decir. de los cuales el 52% corresponden a la población indigente. y uno de cada cinco latinoamericanos se encuentra. dado que “la crisis económica que ha afectado a los países de América Latina en los años ochenta no sólo puso de manifiesto las insuficiencias estructurales que han caracterizado el desarrollo de la Región sino que además agudizó problemas sociales preexistentes generando nuevos obstáculos a la movilidad y a la cohesión social” (CEPAL. a este respecto. el 60% del total de los pobres.legitimidad). Op. Cit. 7). las exigencias del famoso “ajuste estructural” (del que ya hemos hablado) impuestas por los países del Norte para renovar la “ayuda al desarrollo” (o. mejor. “a dos de cada cinco hogares latinoamericanos no se les permite actualizar los derechos más elementales de ciudadanía social. por debajo del límite de la supervivencia biológica como ser humano” (Guimaräes. de hecho. el 22% de la población total vivía como indigentes. En este mismo año. no sólo al margen de la ciudadanía. de acuerdo con la CEPAL. con él. sino.

La conclusión es simple. si algo ha caracterizado el proceso de urbanización en América Latina es el balance eminentemente conflictivo entre crecimiento y justicia social. derivado como secuela del modelo de desarrollo vigente y su manera de entender los conceptos de crecimiento y progreso en relación con la naturaleza. de no frenarse las tendencias actuales. es que ésta caiga en un irreversible proceso de “sudafricanización” marcado por un creciente “apartheid social” ligado y derivado del modelo de desarrollo vigente (Lámina 44). los modos de producción y las pautas de consumo y distribución. la tenencia de la tierra. los sistemas extractivos. lo que se infiere para la Región. es el paulatino recrudecimiento de la ya atávica separación entre los polos binarios de su estructura social (los ricos y los pobres. en tal medida.! Lámina 44 «ARRIBA LOS DE ABAJO» Fuente: Revista Ecológica Nº 10 (1992) Pero. De esta suerte. y de acuerdo a los datos. a la calidad de vida y al medio ambiente urbano de la ciudad latinoamericana en general? En primer lugar es necesario 299 . lo que resulta evidente para el subcontinente. ¿cómo afecta esta situación al territorio. dado el empobrecimiento creciente de la clase media) bajo la figura de un problema para el cual no existe más que una expresión: exclusión..

a nuestra manera de ver. sino el de las cosas ya cristalizadas. aliada a la sociedad local. la social y. De acuerdo con lo señalado hasta el momento en lo concerniente a los componentes que. como al camino que han recorrido hasta cobrar su pathos actual. La encrucijada de una ideosincracia: una mirada antropogeográfica al contexto social y cultural de la ciudad latinoamericana. esto con el fin de superar los viejos vicios de ambas disciplinas y entender la compleja dinámica que confluye tanto sobre el espacio. antes de seguir avanzando. consideramos necesario hacer una breve descripción de los aspectos que. de 300 . 17) 8.señalar que la exclusión social no es una abstracción sociológica sino un hecho que se patentiza de manera contundente en el espacio. Su dominio no era el de las dinámicas sociales que crean y transforman las formas. diríamos que el espacio. de hecho. Si la Geografía desea interpretar el espacio humano como el hecho histórico que es. Esto proporciona una imagen invertida que impide aprehender la realidad si no se hace intervenir la historia. M. más aún. hacer una breve reseña de la evolución del marco histórico en el que surge y crece este particular escenario con el fin de entender. A fin de cuantas. han conducido a Latinoamérica. por supuesto. resulta fundamental. A este respecto. pp. Milton Santos señala: Se puede decir que la Geografía se interesó más por la forma de las cosas que por su formación. si algo interesa a la moderna Geografía. no tanto a la forma de las cosas en su estado actual (su factum brutum). prácticamente consuetudinaria. 1996. y concretamente el territorio (su manera de ser social) es. motivo por el cual. en este punto. particularmente en el contexto de la ciudad latinoamericana. como sobre los acontecimiento en un lugar determinado. en nuestra opinión. la ambiental. (Santos. no sólo las hondas raíces de la naturaleza. en un momento dado. consideramos esenciales a la hora de establecer un proyecto de ciudad sustentable. la política. el escenario dilecto donde ésta se confirma y define en sus múltiples formas: la económica. como a la moderna idea de Historia. a su dramática situación actual. puede servir como fundamento a la comprensión de la realidad espacial y permitir su transformación al servicio del hombre. solamente la historia de la sociedad mundial.2. es atender. concretamente a la ciudad latinoamericana.

de manera simplificada. sociales y ambientales. para pasar después a un modelo neocolonial dependiente. a partir de sus elementos constitutivos. éste respondía. a esta típica situación colonial. por más que el actual modelo globalizador imponga un nuevo orden neocolonial y. a un modelo colonial económicamente depredador y políticamente impositivo que. de manera exclusiva. Sin embargo. en sus componentes políticos. en el tiempo. estamos hablando de una particular forma de “crisis” donde no es ésta un lugar al que por una u otra razón la ciudad latinoamericana llega sino que. desde luego. su impacto en las ciudades se exprese de manera análoga al ocurrido cinco siglos atrás (a fin de cuentas. a un proyecto globalizador y. también. consecuentemente. aunque variado según el nivel de desarrollo en regiones diferentes. dejó expresiones valiosas de integración cultural y ambiental. la imposición de un nuevo orden hegemónico.su crisis. con él. sino de extrapolar. que se tradujo en una ruptura. si bien la ciudad surge de la crisis propiciada por un cambio de modelo económico y político. en gran medida. puedan llegar a brindarle una salida. no responde de manera exclusiva a ésta. por el contrario. en aumento. todavía más depredador. los posibles caminos que. a la imposición de un modelo económico y social que. por lo mismo. En este sentido. como el paso de un modelo precolombino básicamente autosustentable. 90-91). es un estado que la caracteriza desde su origen como claramente lo presente Mario Coyula la historia de las estructuras urbanas en América Latina pudiera verse. sólo adquiría sentido a través de la forma de ocupación y dominio del territorio). Más bien. pp. económicos. del equilibrio entre las personas y el ambiente natural y construido (Coyula. por la situación antes descrita. y por lo mismo “inherente” a la ciudad latinoamericana. para nosotros esto resulta menos grave que el que ocurrió a nivel simbólico en ese enfrentamiento de racionalidades que significó la conquista y poblamiento “civilizado” del Nuevo Mundo y. 301 . si bien resulta marcada. consideramos que la crisis actual del escenario urbano que nos ocupa. La cursiva es nuestra. Valga señalar que cuando nos referimos a una hipotética “crisis consuetudinaria”. sin embargo. 2000. no podemos afirmar que la crisis actual de la ciudad latinoamericana responda.

si se la justifica desde los muchos años de opresión colonial (explicación tan querida. ¿cómo no incorporar. Universo que. concepto. no es solamente esta especie de aversión a lo institucional y al Estado como tal. rebelde y contestatario. la desobediencia civil. y sus paradígmas de eficiencia. caracteriza el universo latinoamericano de manera tan propia?. el trabajo y. con ella. resultaba a todas luces incomprensible 302 . por supuesto. razón de su fondo eminentemente telúrico. ¿cómo no reconocer en lo más íntimo de su ideosincracia local una actitud reactiva frente a la norma y. pero subordinado a la arbitraria administración de un único y privilegiado principio de razón que. en el enfrentamiento de racionalidades. facilistamente explicada y. un universo eminentemente mestizo y. se instaura como orden hegemónico. lo que caracteriza el modo de ser latinoamericano. por lo mismo. concepciones de tiempo que implican maneras distintas de concebir la vida. a la incompatibilidad radical entre dos formas irreconciliables de concebir el tiempo en el encuentro de racionalidades que la conquista del “Nuevo Reino” supuso: la lineal del Occidente europeo y la cíclica de la culturas indígenas americanas.dado que en la misma interfieren circunstancias particulares que se arraigan en la naturaleza misma del universo latinoamericano. como dijimos anteriormente. particularmente en lo concerniente a la organización del territorio?. de igual manera. desde luego. éste último. como una variable fundamental a tener en cuenta en cualquier intento por construir ciudad? En pocos contextos resulta tan marcada la clásica separación entre el Estado y la Sociedad Civil como en el latinoamericano (asumiendo que ésta última en verdad exista . facilistamente determinista. y con él. existen. de tal suerte. origen ontogenético del beligerante e inconformista espíritu latino-americano y.en este medio). en los años 60. la historia. desde aquí.así sea en estado de germen . ¿Dónde si no es en la naturaleza de ese “ser mestizo” donde vamos a buscar las hondas raíces de esa crisis que. entre otras cosas. que en su correlato Occidental de “progreso”. eficacia y efectividad. así como curiosamente brinda el escenario (en las Indias) para el surgimiento del modelo urbano propiamente español. Pero. respecto de la naturaleza de la supuesta “informalidad” que caracteriza los modos de ser latinoamericanos). por tanto. curiosamente también. acaso. otros componentes que la moderna Antropología entra a examinar y que remite. constituye su identidad más propia en el mestizaje mismo. configurado a partir de la confluencia de toda una serie de vectores procedentes de diversos contextos. hacia la autoridad en las múltiples formas en que ésta hace uso del ejercicio del poder.

rincones y recovecos por todas partes. a pesar de lo que muchos planificadores consideran. se convierte en un lugar para esconderse. cada vez más salpicada de cristianismo y. cobra el nombre de ciudad. Es en ese laberinto donde habita. él los funda creando así “la informalidad”. en primer lugar la comprensión de la naturaleza de ese complejo laberinto que. en la ciudad laberinto. lo que claramente entraba en contradicción con su propio proyecto políticoexpansionista y. como el del Estado. la racionalidad de la ciudad latinoamericana porque. su relación con la naturaleza y con su modo de entrar en relación con ella. o mejor aún. como anteriormente lo fueron los bosques y las selvas. Donde el europeo lee desorden. la Iglesia. donde se asienta su connatural y lúdica picardía. acumulativa y depredadora base material. el latinoamericano ve oportunidad. mágicos y cosmogónicos sobre los cuales constituían su sociedad y. la ciudad. abogaba por el desprendimiento y la búsqueda de un bienestar supramaterial. diversidad y estructuración. matizada por aspectos mítico-religiosos. en todo contradecía la noción del mismo en el mundo indígena. en la consolidación de una firme. homogeneidad y desorganización. no sólo la tiene sino que la afirma en su particular manera de entender y constituir la multiplicidad. en el tiempo. desde allí. de ahí que lo funda por todas partes subvirtiendo el orden impuesto por el damero colonial de suerte tal que satura finalmente a las ciudades (para hacerlas “suyas”) de nichos. es allí desde donde hay que explicar su recursividad y su creatividad (no sólo para sobrevivir. En esta medida. al punto que donde la cuadrícula urbana no los admite. es allí. la idea de trabajo. un laberinto en el que el latinoamericano se arraiga y con el que se identifica. en América Latina. por tanto soportado. en cualquier caso. he ahí la dificultad de leer.para la mentalidad americana. Es precisamente aquí donde. donde se siente seguro. Situación puesta de manifiesto en los contradictorios discursos de la Iglesia y el Estado. hay que. ve multitud de entradas y 303 . sino para “saltarse” la norma estableciendo la suya propia). de entender. en un lugar para (a)saltar. cada vez más confundida (y refundida) en lo que respecta al sentido de la prosperidad material. para sorprender. dado que mientras que el primero justificaba la inmisericorde expoliación de los recursos nativos sobre la base de ponerlos al servicio de los intereses y el bien-estar de la Corona. de hecho. por lo mismo. buscar. instaurada por el modelo español.

cualquier intento de “construir” ciudad. 304 . a todas las ciudades) sino descifrar la razón de ser de su naturaleza y su múltiple y particular manera de darse. Ciudades hechas de infinidad de pliegues y repliegues en medio de una movilidad difícil de captar para el ojo no habituado. desde la primera parte de este trabajo. el latinoamericano se refugia a tal punto que. ve y vive en la “porosidad” de lo que en la primera parte de este trabajo definíamos como una “cartografía marítima”. de hecho. o bien como una manera informal. El laberinto latinoamericano. como algo “extraño” que cuando no deviene en objeto de curiosidad turística. a los ojos de las culturas foráneas. es necesario someter y conquistar ya que el mundo “no funciona de esa manera”. es decir en sus formas de estructuración y desestructuración del territorio. dado que una y otra constituyen las dos caras de ese universo multidimensional que. no sólo la existencia de una doble geografía: la habitada y la construida (inherente. es un espacio en el que si bien se afirma una determinada forma de identidad. nos ha dado pie para abordar el problema de la forma urbana desde lo que denominábamos una “cartografía de la movilidad”. En este sentido. condición fundamental para intervenirla y así abordar. He ahí la clave para entender la naturaleza de esa atávica soledad que envuelve lo latinoamericano y que Octavio Paz acusa en ese famoso trabajo que tuvo a bien denominar: El laberinto de la soledad. Por lo anterior el laberinto del que hablamos no debe buscarse tanto en la forma física de la ciudad como en las múltiples maneras de uso y apropiación del espacio como tal. irracional e improductiva de “ir por la vida”. en su especificidad. la forma de habitación latinoamericana es leída. a partir de ésta.salidas. es necesario reconocer en la ciudad latinoamericana. Concepto que. en cualquier caso ilustra. en cualquier caso. o bien como expresión fantástica de seres fundamentalmente literarios imbuidos de “exotismo” mal llamado “surrealismo criollo” o “realismo mágico”. Es precisamente a la luz de esta doble geografía (la física y la simbólica) donde debe examinarse la morfología de la ciudad. el propio laberinto que es la ciudad (Lámina 45). es un espacio también en el que.

atemperar su nocivo impacto ambiental. lugar donde se asienta la esencia misma de lo popular en cuanto tal. en gran medida. de futuro? Para Octavio Paz es claro. en el corsé de una determinada idea de progreso ligada a ese eufemismo burgués que consiste en la noción clásica de desarrollo?. es cíclico y. el hecho es que resulta urgente planificar las ciudades. tareas que es necesario compatibilizar con las particularidades de la idiosincracia local: el inmediatismo. desde aquí. imbuirlas de un proyecto de futuro. que responde tanto a las exigencias impuestas por el carácter excluyente del sistema económico imperante (generador de desempleo y subempleo). como a esa especie de fascinación por “lo marginal” inspirada. procurar mejorar en ellas la calidad de vida de sus habitantes y hacer de su escenario un espacio más justo en lo concerniente a la distribución equitativa de los recursos y las oportunidades. la noción de futuro. ¿cómo planificar una ciudad sin tener en cuenta la tradicional idea de historia y. por lo mismo. desemboca inexorablemente en el pasado. ritual. en Latinoamérica. dado que su tiempo. en una apasionada manera de 305 . como de esa falta de “noción de futuro” de la que antes habláramos. más aún. Ahora bien. con ella. dentro de ella. producto tanto de la innegable necesidad de dar respuesta a necesidades apremiantes. con la informalidad. como dijimos.Lámina 45 «EN MEDIO DE NINGUNA PARTE» Fuente: Revista Ecologica Nº 14 (1993) ¿Cómo no entender. nuestra enorme dificultad para “entrar en la historia” y.

aún en las formas expurgadas de éste que resultan ser tanto las ONGs como las instancias de Cooperación Internacional. entender. ocasión única para ejercitar la atención y. en cualquier caso. el “estado de alerta permanente” a través del cual es factible capitalizar situaciones accidentales o incidentales en beneficio propio con un mínimo de esfuerzo. finalmente. Con todo. por definición. con el escepticismo. desde el cual se deslegitima la capacidad de convocatoria del Estado para atender cualquier iniciativa que involucre la participación en cuanto tal (actitud que. a través de la cual se pone en duda la legitimidad de la autoridad y se abre paso la desobediencia civil como una pauta de “cultura ciudadana”. con el asistencialismo y su implícito correlato de dependencia desde el cual. sólo a partir de una profunda comprensión 306 . normalmente representan. Es en este contexto donde la construcción de la ciudad. por un lado se espera que sean “otros” los que hagan las cosas. definen la ideosincracia latinoamericana. debe verse. por tanto. manera particular de capturar el tiempo y. y con ella la de ciudadanía.defender lo que los latinoamericanos denominarían “nuestro específico modo de hacer las cosas”. menoscaba la de por sí ya frágil gobernabilidad de la ciudad latinoamericana). con el oportunismo. se espera que esto no genere una deuda ya que “esos otros” (que. dentro de él. con la irreverencia. “la posibilidad”. difusa noción de propiedad frente a su ciudad. dentro de un proyecto de ciudad concertada. esta somera descripción de algunos de los principales caracteres que. ponderar y. o bien la Empresa Privada a través de sus eventuales Fundaciones con “sentido social”) “están obligados” con el conglomerado social puesto que “son ellos quienes han acumulado la deuda”. En otras palabras. menos como un inventario de problemas que de manera categórica se constituyen en obstáculos insuperables para enfrentar (dentro del reto de construir colectivamente la ciudad). a las instrucciones y a las normas. la construcción colectiva del territorio. incorporar en dicha tarea. consideramos se hace posible. uno de sociedad concebido de la misma forma. en nuestra opinión. y por otro. y. en el caso de la ciudad latinoamericana. que como un conjunto de “variables” con las que es preciso contar y. curiosa manera de “cobrar” que cómodamente exime al conjunto social de cualquier clase de responsabilidad histórica frente a una. o bien el Estado. de tal suerte. repelente. con ella. debe inscribirse dentro de un proyecto pedagógico capaz de incorporar todos estos aspectos del ser latinoamericano a la luz de la construcción de un determinado imaginario a alcanzar que posibilite y refuerce. en consecuencia.

el mundo desarrollado acuñara. por la periferia y. finalmente. Una particularidad resulta implícita a todas ellas y es el hecho de que así como. la construcción-apropiación de ciudad. las exigencias que el mercado impone a todos aquellos escenarios que quieran entrar a participar (competir) en el concierto de la “aldea global”? Por lo anterior. sino que por el contrario. la opción popular de países como Perú. por todas partes. por la marginalidad. marco primero y fundamental de cualquier intento planificador. En esta medida. valga señalar. esa denominación. o acaso moralista de éstas. para constituirse en sí mismo como diferencia. desde allí. Brasil e. o ser contempladas de manera ligera (acaso romántica). ¿Desde dónde. sino satisfacer. en esa misma medida. con cierto orgullo. donde su particular ideosincracia (sensiblemente afectada por las secuelas del modelo económico vigente y su ideología neoliberal) se pone a prueba poniéndole “trampas” al imperativo categórico de la existencia para sobrellevar las demandas diarias de la supervivencia. o si se prefiere. es en lo que Husserl denomina: la comprensión de la “cotidianidad de término medio”. no tiene sentido.del correlato empírico que acompaña la manera que el latinoamericano. ese “otro mundo” aceptara. por lo mismo. para no hablar de ejemplos pasados como el de Chile. 307 . o el de las “emblemáticas” revoluciones de Cuba o México. de manera genérica. Ecuador. el de Nicaragua. en su dimensión más popular. al parecer sinónimos implícitos de identidad local. el concepto de “Tercer Mundo” para diferenciarse de ese “otro mundo” que no lo estaba. como ejemplos recientes. no contribuya con el aumento de los ya atávicos problemas que las mismas. incluso. el proyecto político de su Presidente). en su momento. de la que tanto hemos hablado. ¿porque no decirlo?. valga citar. con el fin de que una mirada superficial. en el caso de América Latina. no sólo no deben ignorarse. que es factible. tiene de enfrentar la vida en su día a día. el espíritu contestatario latinoamericano y. si no es desde lo latinoamericano en cuanto tal. como anotamos al comienzo de este trabajo. en las clases Media y Alta. y. la importancia que allí cobra su atracción (cada vez más paleada por el consumo y el proyecto globalizador). tradicionalmente generan. Experiencias donde preyace. por la resistencia. de alguna forma. Venezuela (a pesar de los conflictos generados. de localismo. en la administración y gobierno de la ciudad. las “variables” antes descritas. si no es a partir de la construcción de una noción de futuro constituida a partir de lo popular. deben ser tenidas en cuenta. no sólo potenciar sus “ventajas comparativas”. para este último contexto. ya que.

en su primer 85 Dentro del marco de la caracterización antes presentada. por todas partes. congrega el imaginario popular (situación en sí misma deseable a la hora de construir un “proyecto común”. sólo “viviendo al margen” se afirma en aquello que en verdad es: “un marginal”. de tal suerte. ya que si bien puede ser leída como una romántica forma de in-sistencia (forma de ser “hacia adentro” proyectada a través de la ex-sistencia) y autoafirmación de lo propio. en muchos casos. El hecho es que. como “ciudades de borde”. por un lado. de esa supuesta insometibilidad para captar. supone.. (la que. por tanto. una habitación que. impedimento primero para la construcción de cualquier proyecto colectivo tanto de nación como de ciudad. no sólo en una forma de lucha sino. En esta misma medida. o.su indómita y reacia actitud a cualquier forma de domesticación85. hacen alarde. no resulta patrimonio exclusivo del “Tercer Mundo”). 308 . es decir.. respectivamente. al parecer. de “ser-espacial”.. sobre el proyecto de “erradicación de la marginalidad”. la misma resultaría sesgada si no aludiéramos. Instancias mediadoras entre la sociedad y el Estado y. connatural al latinoamericano. la atención de la masa y así someter su “indomesticabilidad” conduciéndola y manipulándola en una u otra dirección. subyace un cierto gusto por el único lugar donde se siente seguro. lo que es lo mismo. por otra parte. ese particular “estado de conciencia” desde el cual entendemos a la ciudad latinoamericana. por lo mismo. particularmente a las que hemos denominado: Grandes Ciudades. en donde habita. proyecto por supuesto fallido. por la periferia. el escenario de la ciudad. precisamente. también. proclive a servir al caudillismo. una carencia de la que. como “ciudades de frontera”. también. la propia existencia da cuenta. explícitamente. se constituye. circunstancia que convierte a “la resistencia”. Maleabilidad manifiesta en su enorme sensibilidad frente a los discursos populistas que. su manera de ejercer la marginalidad dista mucho del facilita rótulo de “pobreza” con el que ésta se estigmatiza y. para los efectos prácticos del contexto que nos ocupa. Carencia que si bien. como lo presenta. como lo prueba la bandera de la planeación para el desarrollo de los años sesenta y setenta emplazada. o al espíritu guerrero de Atahualpa en las últimas campañas presidenciales de Venezuela y Perú. No obstante. en una manera de estar. en gran medida.. sobretodo. ya que es más fácil acabar con la pobreza que con una mirada arraigada de mundo. refuerza los vicios consuetudinarios de la clase política latinoamericana amparados en el “caziquismo” y en el clientelismo. un “rótulo posmoderno” para definir la especificidad de una determinada forma de resistencia contra el sistema. ni mucho menos. de manera dilecta. en tanto forma de “ser periférica”. la marginalidad no es. desde el imaginario popular. de “espaciar”. por otro. de su creciente distanciamiento y atávica incomunicación. combate. a la enorme maleabilidad de ese aludido ser “insometible e indomesticable” que. Situación que. haciendo del enfrentamiento contra la segunda una lucha frontal e ideologizada contra la primera. hasta ahora no realizado en América Latina) pero. en una forma de habitación. causa. de diferentes maneras. paradójicamente. resultaría ser el latinoamericano. desde nuestra descripción. es decir. sirva como ejemplo la alusión a la espada de Bolivar. en sí misma.

Entendemos la expresión: “ser. dependería de él. En este sentido. su “ser de frontera”) en la construcción colectiva del territorio. de la ciudad ortogenética.87 o lo que es lo mismo. tal y como la entendemos. a pensar los mecanismos técnicos y políticos capaces de involucrar la marginalidad (en ese. resulta análoga al concepto de deconstrucción abordado por Derrida (1989) en “La Deconstrucción en las fronteras de la filosofía”. 309 86 . y es la carencia de responsabilidad frente al futuro manifiesta. en sentido estricto. más bien. crítica. en primer lugar. connatural a él) es claro que. ya que la marginalidad como tal no puede reducirse a un espacio. supone algo todavía más grave. desde esta perspectiva. entre otras cosas. las que en realidad ponen de manifiesto cuan intolerantes son.. sino como una descripción de una específica y autónoma manera de ser que. proactiva. esclarecer para e caso de las ciudades de América Latina qué significa ese “ser de frontera” del que venimos hablando y cuales serían los mecanismos técnicos y políticos capaces de involucrarlo en la construcción de un proyecto de ciudad concebida en y desde lo periférico. donde este autor ubica la deconstrucción como una operación fronteriza de la filosofía y no como un discurso que se encuentre en su margen o al margen de ella. tarea de la que nos ocuparemos en páginas siguientes.. motivo por el cual esta no es una apología de la marginalidad sino una descripción de lo que denominaríamos un “ser-de-frontera”. alude a la precariedad de los medios con que la mayoría cuenta. Esto con el fin de que la marginalidad. la ciudad latinoamericana no es “más crítica” que cualquier otra ciudad.. es cerrarse la puerta y quedarse afuera. aunque no de manera exclusiva.86 Incentivo adicional para la realización de ese proyecto pedagógico del que venimos hablando y que.de. no estamos aludiendo a la ilusa pretensión de enseñar lo inenseñable sino. no sólo para competir en los mercados globales. condición primera y fundamental. que una forma de ser “de frontera” no opuesta al “centro” sino. o mejor.. por el contrario. a construir una sociedad civil educada en la conciencia del bien común y. su imagen “alter” y. o si se prefiere. como pretenden hacerlo entender algunas ciudades a través de la creación de “zonas de tolerancia”. de tal suerte. en la inmisericorde e irracional expoliación de los recursos (de la que resulta muchas veces. desde aquí. negando. en un sentido ontológico y no topológico ya que no alude a una determinación espacial desde la cual la marginalidad se encontraría en el “margen del centro”. en la autoafirmación de un profundo sentido local capaz de interlocutar con otros contextos. ese nivel de “apertura” y “civilización” del que presumen a través de su creación. siguiendo a la Escuela de Chicago. apofántica. al margen de él (en cualquier caso en su borde externo). Desde esta perspectiva. Aspiración que implica. con esta expresión. no redunde en deseconomías o en disfuncionalidad urbana y/o social (producto de su exclusión o de su manera desregulada de hacer presencia) sino. La verdad es que toda ciudad tiene dos caras (en la primera parte de este trabajo hablábamos. beligerante y contestataria.. muy distinta. por su legítimo derecho a ejercerla. en atención a la especificidad de su diferencia. una cosa es “ser marginales” y otra. todas las ciudades reclaman por un espacio de marginalidad. cómplice la propia carencia).frontera”. por tanto. de hecho. sino para no perderse al interior de un cada vez más difuso “orden global”. no puede más que comprometerse con y desde la periferia a “enseñar a ser marginal”. lo que supondría negarle cualquier atributo como entidad autonómica ya que. más bien.sentido. por parte del principio hegemónico de razón dominante. 87 Dado que hemos hecho una clara distinción entre pobreza y marginalidad (desde la cual esta última resulta ser menos una situación de exclusión social.

Por si fuera poco. una propuesta de construcción de ciudad. al menos en el contexto aludido. por otro. que apunte a zanjar las enormes diferencias entre estos dos polos dialécticos o.organizada y regulada y de la ciudad heterogenética.. que ésta termina promoviendo una también doble lectura de la ciudad: la de los ricos y la de los pobres. Circunstancias que. en apariencia. su correlato empírico en las distintas maneras de dominación del territorio. complejo de inferioridad. se complementa con la afirmación de Milton Santos para quien el subdesarrollo no es otra cosa que “una formación socio-económica dependiente. al permearse a través de las distintas dinámicas sociales y políticas (en cualquier caso. en la ideosincracia cultural y en la falta de noción de proyecto futuro. sin embargo. reconocido investigador colombiano. aseveración que. va por dentro.35). necesariamente. conformista y sumisa (el inconformismo como la marginalidad. M. aunque. envidia y malsana competitividad. en latinoamérica. de acuerdo con Augusto Angel Maya. Dependencia que. las tradicionales formas de poder que encuentran. Por lo anterior. por un lado. como siempre. caótica y expresiva). un espacio donde el impacto de las fuerzas externas es preponderante en todos los procesos” (Santos. produce un curioso y ambiguo cóctel de recursividad e ingenio. de la publicidad y el consumo. no solamente las dos caras de la ciudad a las que hemos hecho alusión. sino que aumenta de tal manera la distancia en la ya claramente estratificada sociedad. en todo confluyen. no puede menos que exacerbar las contradicciones sociales y hacer todavía más amplia la zanja que separa. pp. se ven reforzadas por la inmisericorde y avasalladora lógica del capitalismo que sirviéndose. dionisíaca. pasa. en la inestabilidad económica y política de la Región.. por la 310 . inmersa en una “lógica” signada por el arribismo y la corrupción. clientelista y caudillista. por lo menos. 1996. culturales). cundo no se hace manifiesto de manera explícita y directa. en gran medida. sino en el concepto mismo de “subdesarrollo” que es inherente a dicho contexto y que. para capitalizarla y/o hacerle resistencia y. leída desde la perspectiva del somero diagnóstico hecho anteriormente respecto de la ideosincracia latinoamericana.) y de una clase política oportunista. no se encuentra en la pobreza económica sino en la actitud mental. no es aquí donde se explica su “crisis”. en muchos casos. y desde las cuales lo marginal se estigmatiza y separa de manera tajante del espacio del orden y la regulación (al punto que se convierte en objeto de la misma). a promover la constitución de un pacto social más justo. Resultado de todo esto: la generación de una sociedad imbuida de un espíritu contestatario (característica primera de ese su ser-marginal).

una apuesta política del Estado basada en la capacidad de convocatoria que éste pueda adquirir sobre la base de su decidido liderazgo. promoviendo de tal suerte su gobernabilidad. verbigracia. así como la puesta en operación de móviles que incentiven a la ciudadanía (fortalecimiento institucional. sobre todo. de otra parte. evidentemente surja de él. construir una base social fuerte a través de la consolidación y puesta en común de resultados en torno a las distintas iniciativas y acciones ciudadanas. lo que supone tanto un acceso directo al empleo y la vivienda. Un papel fundamental cumple aquí el territorio. Concejos Municipales. Cabildos. no sólo de una clara noción de lo público. En esta medida. desde allí. Lo anterior significa que la propia construcción del territorio (hablamos del territorio de la ciudad. no puede llevarse a cabo si no es a partir de la comprensión de las características culturales del conglomerado social dentro del marco de un proyecto renovado de Estado que. necesariamente. una construcción histórico-social. es siempre una práctica espacial). lo que significa. para lo cual la norma y la garantía del respeto a ella. como hemos dicho. construcción de macroproyectos emblemáticos de beneficio común. dentro de ella. y otra. en este sentido. un espacio que. tendrán que servir para fortalecer las propias organizaciones de base y. que suponga. entre otros).construcción de ciudadanía y. cooperativos y corporativos que le son inherentes. Las que. satisfacción de necesidades básicas insatisfechas. puesta a punto de una base infra y superestructural fuerte y existencia de mecanismos expeditos de participación. los procesos asociativos. desde ellos. sin duda prestan un importante servicio. por el diseño de un proyecto colectivo de doble dirección: una “de arriba hacia abajo”. 311 . toda vez que la ciudadanía no es una abstracción sino una práctica política puesta de manifiesto sobre el espacio común. sino de unos expeditos mecanismos de apropiación colectiva de la ciudad en cuanto tal. consideramos que la doble construcción de la que hablamos (la de ciudad y la de ciudadanía). en la cual la norma misma surja como resultado de un proceso de autoregulación ciudadana constituido sobre la práctica social (la que. etcétera. de “abajo hacia arriba”. Fortalecimiento que tendrá que provenir de una capitalización “in crecendo” de tales procesos (en el correlato participativo que implica su práctica socioespacial) al punto que. se legitimen claras y transparentes instancias de representación que coadyuven en la administración y gobierno del territorio. como a los bienes y servicios básicos. Juntas Administradoras. entendido como un escenario común) pasa. desde luego es.

en la apropiación territorial que legitima el uso y el valor social de éste (su valor simbólico). en la apropiación posesiva del ejercicio del Derecho (sirva de ejemplo la privatización de espacios públicos en zonas residenciales. está obligado a fortalecer la gobernabilidad y.88 no se impone. simplemente. 312 88 . por el contrario. tendrían que aportar el escenario para fortalecer el tejido social a través de la realización de proyectos concretos que supongan procesos autogestionarios. de cualquier forma. sobre la base de que la puesta en marcha de tales proyectos suponga la adopción de responsabilidades y compromisos concretos por parte de cada uno de ellos. por tanto. En cualquier caso.. autoregulados y. en tal sentido. por un lado.. cabe recalcar que es en el uso del espacio. por otro. a potenciar el orden institucional de un Estado. legitimado desde aquí.. la realización de proyectos comunitarios capaces de hacer converger la acción conjunta de los diferentes actores sociales públicos y privados.Desde esta perspectiva. a este respecto. en tal medida. el uso no disfuncional del derecho a la ciudad. apenas. no surge como consecuencia de un proyecto de Estado a través del cual la norma. Cumplen un papel fundamental. ya que. de liderarla. conduzca a un cambio de actitud. esté en condiciones. responda a ella.. pueda hablarse de un proyecto de ciudad. política. es en la realización de acciones concretas (entendiendo por éstas las que se llevan a cabo sobre el territorio. entre otras cosas. Hacemos esta aclaración dado que existe un uso disfuncional del derecho a la ciudad puesto de manifiesto en una mal entendida libertad constituida sobre la base del irrespeto al derecho del otro o. la ciudadanía y. autosustentables. a través de la norma (la cual. “conduciéndola” en una dirección concertada también con ella. objetivo primero de la construcción colectiva de ciudad (entendida desde la perspectiva que presentamos). a la generación de procesos sociales autoregulados que no trasciendan el limitado entorno territorial de una u otra experiencia vecinal. en la generación de ciertos hábitos). ni se adquiere o legitima. la ciudadanía. con ella. En este sentido. o mejor. como señalamos. puede llegar a incidir. sino que. en realidad. o las que.. gracias a la constitución y cumplimiento de pactos sociales multiactorales. Acciones que. donde la ciudadanía adquiere su “mayoría de edad”. Es necesaria la confluencia de esta doble vía para que. de manera directa. sin más. en lo posible. en el mejor de los casos. como ingenuamente considera el alcalde Antanas Mockus de la ciudad de Bogotá. el que. de una determinada colectividad. es la práctica social la que debe servir de colofón a un proyecto de Estado que si bien. so pretexto de garantizar una mayor seguridad). tienen incidencia sobre él) donde se pone de manifiesto la propia “apuesta social” y. sin más. ni tampoco puede atenerse.

particularmente en el contexto de la ciudad latinoamericana. que sustituye al de la ciudad orgánica: la ciudad fragmentada”. pero tampoco es posible limitar la construcción de la ciudad a la realización de proyectos sin involucrar la participación de la ciudadanía (caso Peñalosa. La fragmentación resulta de la desaparición del funcionamiento global en beneficio de las pequeñas unidades.Alcalde de Bogotá 2000-2003). con el surgimiento del posfordismo y el fin del modelo desarrollista. respecto del cual. pp. en su mayoría. en consecuencia. consideramos que la ciudadanía se adquiere “haciendo ciudad”.condición para la construcción de un auténtico proyecto social de ciudadanía. de la disolución de los vínculos orgánicos entre los fragmentos urbanos. un aumento de la ya tradicional polarización socio-espacial. en las distintas escalas infraurbanas. razón por la cual. en nuestra opinión. Fragmentación urbana y reconstitución de lo territorial. los agenciamientos que lo hagan posible y el modelo de desarrollo económico y social que lo avale) orientado a la construcción de una clara y comprometida noción de lo público embebida de una específica noción de futuro. socio-espacial). de manera tangible. (caso Mockus. 27). Por lo anterior. sin más. lo que sin duda genera. 8. en su factura (desde luego.Alcalde de Bogotá 1997-2000). La fábrica ha dejado de ser el fundamento de la base productiva y los pobres son ahora. contribuyendo. surge entonces lo que Marie-France Prévôt denomina: “un nuevo modelo de ciudad. del empobrecimiento del continuum espacial y de la repetición de desigualdades.3. menos jerárquico. desde la norma. urbanos (Prévôt. 2000. 313 . es decir. los últimos años de la década de los ochenta promueven el ingreso de la ciudad en un nuevo ciclo. con islotes de pobreza lindando con reductos de riqueza en el interior de los archipiélagos urbanos (Ibídem). más disperso. y aquí si coincidimos con dicho Alcalde. las políticas que lo alienten. es necesario alentar un proyecto pedagógico sustentable (como sustentables deben ser. Sin lugar a dudas.(Ibídem). las prácticas que en tal sentido se lleven a cabo. no es posible que ésta se geste.

como ahora. por tanto. En este sentido. cerrado y compacto. por el contrario. en la segregación social. social y productivo que lo sustenta. y con el del capital). al menos eso es lo que. sólo es un problema para una idea ortogenética de ciudad. la realidad es muy distinta. atraídos. la periferialización si iba. amplió el espectro de pobreza existente ya en estas ciudades y. con ella. en sí misma. en consecuencia. la marginalidad. ya que. en gran parte. a la inoperancia de un sistema político. se ha constituido. Una unidad que. lo que es lo mismo que decir. dado que lo que ésta comporta no es otra cosa que una actitud crítica y contestataria respecto de los parámetros de uso y ocupación del espacio que supone la regulación de éste por parte de una única racionalidad. paradójicamente. con base en la diferenciación espacial y. en aumento. como el modelo espacial. mientras que. y su ineludible capacidad disuasora. desde siempre. como una especie de actitud “antiurbana”. por las “ventajas” del modelo y de su poderoso imaginario político y económico (aparentemente incorporativo). desde entonces. tan querido por los estudios socio-económicos de los años sesenta. de nuevos “propietarios pobres”. los medios (ese incondicional aliado del consumo. social y económico tan sólido. bajo los presupuestos de la “aldea global”. necesariamente. la continua anexión de nuevos inmigrantes al consolidado urbano (en el caso de América Latina. sino del crecimiento de la “pobreza marginal”. que como un paradójico esfuerzo por conservar su unidad. el desbordamiento espacial de la ciudad latinoamericana de las últimas décadas debe entenderse. No obstante. con él. ya que la tan aludida “integración” que ofrecía el modelo económico a los inmigrantes urbanos a través de su incorporación a la fuerza productiva (concretamente en el sector industrial). sino que. a todos “pertenece”. menos como un rechazo de la ciudad compacta y. compartimos la tesis de Prévôt. el crecimiento de la pobreza marginal. hoy en día lo inunda todo saturando a las ciudades de lo que bien pudiera denominarse: un proyecto de urbanismo sin urbanidad. Lo que sí tiene de nuevo esta situación es que nunca. es “de todos” y. y con ella. como anteriormente anotábamos. particularmente entre los años treinta y cincuenta). no trajo un incremento en la afirmación de lo urbano en cuanto tal (bajo el presupuesto global que subyace en la bendición papal: urbi est orbi). Sin embargo. vende el imaginario global. por el contrario. nunca se llevó a cabo. 314 89 . según la cual. a fin de cuentas la ciudad.Fragmentación que responde. en la jerarquización y en la estratificación socio-espacial.89 Nótese que no hablamos del supuesto crecimiento de la “marginalidad”. han demostrado su predominante papel a la hora de proyectar y vender un nuevo modelo de homogenización que. de tal suerte.

ni mucho menos. al prestacional. en los años noventa. es evidentemente urbano. la única respuesta para descifrar (al menos en el contexto latinoamericano) las características de la tan acusada crisis política. el recrudecimiento de la pobreza. con la esperanza para los más pobres de un acceso al régimen salarial y. no es. económica y socio-ambiental propia de éstas. circunstancia que los convierte en una inestable. si bien la globalización es una pieza clave a la hora de entender el proceso de polarización de la estructura social y espacial de las grandes ciudades. como anota Prévôt (Op. a través del consumo. no son ya emigrantes sino urbanitas de segunda o tercera generación. como apunta Saskia Sassen (1999). Cit). ya que la misma no corresponde.A este respecto. lo que significa que no sólo han cortado todo contacto con el campo sino que su imaginario. implícito en el posicionamiento de la ideología neoliberal. Una particularidad tiene esta situación y es el hecho de que estos pobres. éste genera. masa crítica para el sistema (Lámina 46). con él. y el apetito que. En este sentido. acabó. aunque permanente. Lámina 46 «UN CABALLO DE FUERZA…» Fuente: Revista Eco-lógica Nº 20 (1995). de 315 .

al menos en parte.manera exclusiva. dado que el aludido “crecimiento” es evidentemente selectivo y. sino que se arraiga en las propias dinámicas e inercias atávicas del subcontinente en su correlato político. en gran medida. subrayando la erosión del pacto social populista que. Cit. El término “crisis urbana” se generaliza. al menos como imagen. por lo mismo. mal que bien. a potenciar y fortalecer los procesos de privatización asociados. había permitido integrar. especialmente en lo que respecta a las consecuencias de la paulatina y cada vez más acelerada terciarización de su economía. no se puede desconocer el innegable impacto que la globalización genera en las ciudades (independiente de su contexto). desde una perspectiva “desarrollista”. apunta. de tal suerte. Op. pp. con frecuencia. adquiere una dimensión muy particular. la inserción en la competitiva economía de mercado). toda vez que es. si a la situación descrita le sumamos el enorme desarrollo de la industria inmobiliaria de las Grandes Ciudades de la Región (amparado más en el sector privado que en la determinación de políticas públicas espaciales orientadas a suplir la creciente demanda en materia de vivienda). por las exigencias del ajuste estructural que supone. 26). (Prévôt. se acaba de dibujar el cuadro de aparente “progreso” (imagen tradicionalmente asociada al crecimiento) que. renuncian ahora al control de lo urbano. en latinoamérica. que tan importante papel habían desempañado en el destino de estas grandes metrópolis. con una pretendida “modernización”. para estas economías. Imagen que. financiar las distintas economías nacionales mediante una estrategia que. a través de ésta. a los nuevos ciudadanos. Actividad que. en gran medida. valiéndose del clientelismo. económico y social. las envuelve. 316 . A pesar de todo. lo que redunda en un distanciamiento creciente entre el Estado y la ciudadanía al punto que todo hace pensar que los Estados. pretendiendo forzar una aparente sinonimia entre crecimiento y prosperidad. no hace más que resaltar su explícita y abierta contradicción. concebida desde aquí. que se pretende. a la situación coyuntural del “proyecto global” y sus secuelas de desempleo y recesión (ocasionadas. puesta de manifiesto a través del posicionamiento creciente de la venta de servicios avanzados. Ahora bien. discriminatorio.

situaciones e intereses producidos en el cruce vectorial (direccional) y tensorial (relacional) de las variables que. incontables procesos de “toma de tierras” por toda latinoamérica. En esta medida. pero es también allí donde se concentran los problemas y las contradicciones sociales en toda su complejidad. 26). de atender simultáneamente a toda una multidiversidad de caracteres. Panorama que. México. mal equipadas y en situación irregular” (Prévôt. en países como Brasil. Venezuela. presas. es allí donde se ubica la masa de electores. más bien. resulta notable (y. En este sentido. La realidad es que lejos de ser “extraordinarios espacios de integración”. se constituyen. en todo. en el conjunto urbano. un también creciente proceso especulativo del suelo urbano manipulado por el clientelismo populista que. por lo mismo. absorber). en cada caso. en un abigarrado compendio de “zonas desfavorecidas. Bolivia y Colombia. 317 90 . de su connotación coloquial que lo asocia con una dificultad derivada de una falta de claridad. a partir de los años ochenta. víctima de la exacerbación de las contradicciones sociales ligada a un incremento sensible en la delincuencia y la inseguridad. donde también se concentran las acciones demostrativas que.De manera paradójica. en este mismo sentido. en este sentido. y dentro del marco del crecimiento desmedido del sector inmobiliario antes reseñado. incorporándose paulatinamente las tierras así adquiridas a las áreas metropolitanas de las principales ciudades a través de forzosos y. muchas veces dudosos. Op. En este sentido el uso que aquí hacemos del concepto se aleja. el “sueño integrador”. las ocupaciones ilegales se negociaron dentro del sistema de prevendas políticas. de un poderoso imaginario político-económico. hace desaparecer. procesos de legalización. Circunstancias a las Entendemos la “complejidad” en el sentido que proponen autores como Morin o Castoriadis. expansivo proceso de urbanización de estas ciudades. una sorprendente capacidad para “integrar” a los pobres (mejor diríamos. también “compleja”. la que. Eco de esta situación. Cit. para no hablar del aumento del desempleo como consecuencia de la crisis económica de la Región. apunte a mitigar los impactos nocivos de unos y de otras. ha caracterizado al. de manera definitiva. es precisamente en las ciudades donde se concentran las campañas de los políticos y. las ciudades latinoamericanas. sirvió de cómplice. por cierto. muchas veces cosubstancial a éste). y de manera diversa. cuando no lideró el mismo. particularmente entre los años cuarenta y sesenta. pp. debería caracterizar la dimensión. en materia de “desarrollo”. para referirse a la necesidad que hoy en día tiene la ciencia (entendemos la intervención en la ciudad como un proceso científico).90 de cualquier intento de intervención que. confluyen y describen uno u otro contenido de la realidad. a fin de cuentas. Perú. pretenden generar votos a través de su supuesta replicabilidad.

a las propias demandas de lo que las economías del Norte denominan: “la economía mundial”. Circunstancia que a la vez incide en el aumento de la vulnerabilidad social y en esa continua e inmisericorde expoliación de los recursos naturales endémicos que ha conducido a estos países a un estado de creciente deterioro en sus ecosistemas de base. poco tiene que ofrecer en términos de materias primas). previamente demandados en los grandes circuitos económicos). en buena parte se articula. muchas veces. por un lado. poco a poco adquiridos por los grandes monopolios internacionales) y por el fomento a la base extractiva (a fin de cuentas el “Primer Mundo”. las exigencias de “ajuste estructural” para las economías del “Tercer Mundo”. se inscribe dentro de un presupuesto político de doble moral mediante el cual se exige a los países del “Tercer Mundo”. por cierto. se suman. si bien las demandas del mercado global apuntan. que por la venta de servicios avanzados (a pesar de todo.que. Lo paradójico de esta situación es que. a partir de los años noventa. “terciario superior”.. poner en venta sus recursos y materias primas. al fortalecimiento y consolidación de este importante sector de la actividad económica. empiezan a hacer ajustes en sus economías y sistemas productivos con el fin de reconducir a las primeras al tan anhelado. con la compra a los países del “Primer Mundo” de las por ellos exigidas. pasan más por la reducción del gasto público (al que. En esta medida. las consecuencias directas del andamiaje Neoliberal y su indiscutible efecto globalizador. en todo. la economía global . cuando no. en gran medida. son las propias exigencias del Mercado las que. “tecnologías limpias”). resultan cómplices del expolio al medio ambiente natural. de manera indirecta (aunque. y así hacer parte de la megalópolis mundial. sirva de ejemplo la quema de bosques en el “Tercer Mundo” (y su consecuente impacto en el “efecto invernadero”) con el fin de ”ganar tierras” para la agricultura y promover así la siembra de cultivos “competitivos” (es decir. punto nodal donde. cada vez más importante). no tanto). pretende contribuir la privatización a través de la puesta en circulación en el mercado de los distintos bienes y servicios públicos. para ser competitivas. No obstante. de otra parte. aumenta cada día. por otro. el proyecto global que subyace en el fortalecimiento de la venta de servicios avanzados. dado que su sobreexplotación responde. aumentar su explotación para ayudar a pagar la deuda externa (la que. Dentro de este marco surge. como reseñamos en páginas anteriores.. “preservar sus ecosistemas” y. en la última década del siglo XX. un nuevo imaginario para las ciudades que. por si fuera poco. 318 .

ya que si por un lado. repercuten en los países del Sur a través de la exigencia. dado que las consecuencias tanto del aludido ajuste estructural como de la explotación desmedida de los ecosistemas tan sólo beneficia a unos pocos (los dueños de la tierra o de los medios de producción. viene el aumento. del fortalecimiento del sector primario y no.. la sobrevivencia de las grandes urbes depende. les ofrecía el secundario en la ciudad (la industria. Con el esfuerzo denodado que realizan las ciudades por sobresalir y ser “tenidas en cuenta”. también. en la mayoría de los casos. supuestamente. de la fragmentación territorial. buscando estar a la altura de la economía mundial. a la vez. no se puede desconocer. a la vez. “de buenas a primeras”. a este respecto. precisamente.. particularmente). circunstancia que. ya que a los ojos del “Primer Mundo”. de la vulnerabilidad social. el “Tercero” resulta ser una mezcla de enorme despensa y. paradójicamente. que si bien las ciudades del “Tercer Mundo” crecieron. inmenso parque natural. comunicación y consumo). en gran medida. en particular para las Grandes Ciudades del “Tercer Mundo”. maniqueamente separados del campo y de sus ecosistemas de base. se lleva a cabo. el hecho es que. no hace más que incrementar la distancia entre los ricos y los pobres y. una irracional competencia entre ellas que pone en juego. no sólo su ya frágil estabilidad económica sino. por donde desde luego circula. signada. como hemos señalado. Circunstancia que incide más en la consolidación de conglomerados urbano-regionales (concretamente en la relación ciudad-región) que en la realización de proyectos “cerrados” de ciudad. también. siempre creciente en la ciudad. es decir. al terciario superior. por sus ingentes problemas de contaminación. de hecho. hoy en día. para éstos. Con el aumento de la fragilidad ambiental.. sus reservas de recursos y materias primas. de fortalecer su base extractiva y.. sobre la base del abandono del sector primario (el campo) por atender la “ilimitada oferta de empleo” que. pretenden saltarse la consolidación de los sectores primario y secundario y llegar así. no se hacen esperar. sus 319 .. el gran capital. precisamente del terciario superior (como nos quiere hacer creer la globalización a través de la venta de servicios avanzados). con ella. por otro.Las consecuencias para las ciudades. lo cual sólo podría conducir al propio incremento de la ya grave fragilidad ecoambiental de la ciudad. además. comercialización... Resulta paradójico. las demandas de alimento en los países del Norte.

Consecuencia de esto: 320 . en consecuencia. circunstancia esta última que ha significado un paulatino repliegue al ámbito de lo privado y. deja de ser ese eufemismo burgués con el que. frente a la incertidumbre generada por la permanente crisis económica. de sus espacios de recreación y de ocio de “esa otra ciudad”. la violencia y la precariedad de los servicios urbanos y las infraestructuras. con el aumento de población en la línea de pobreza (y debajo de ella) se acusa también el desempleo (que en el caso de países como Argentina. las ideas de confort Las que por cierto. en atención al mencionado “ajuste” exigido por las economías más fuertes. un incremento en su ya clásica crisis ambiental. del mismo modo. a través de sus clubes. impone y refuerza la globalización a través de sus pautas de consumo. por excelencia se orientan. Brasil y Colombia supera la alarmante cifra del 20%) y el incremento de la informalidad. víctimas de una desmedida y desregulada explotación. ya. Crisis a la que se suma el aumento de la pobreza. 30). para englobar. aunque de manera diferenciada. de la “popularización” que supone la aceptación general de los mismos códigos universalizantes que. mucho menos estudiado el fenómeno de lo que. sucede con las clases medias. No obstante. al menos en latinoamérica. surgen por todas partes nuevas centralidades periféricas que en todo responden a la propia fragmentación de la sociedad y a su búsqueda de nuevos nichos de trabajo y de seguridad. en consecuencia. política y ambiental de la Región. se designan tradicionalmente a “los pobres”. representan el conjunto de población más o menos solvente que. pp. aquellas que. de manera privilegiada. una búsqueda de escala al interior de lo territorial. también. si bien existen innumerables estudios respecto de la situación de las comunidades más pobres es. desde luego. ya que unos y otros resultan igualmente presas.recursos. en resumidas cuentas. muchas de ellas privatizadas. de sus centros comerciales. Desde esta perspectiva. Las consecuencias para las ciudades de América Latina no se hacen esperar. Cit. dentro de este marco. la de los excluidos. “ha tenido mayor acceso al mercado oficial de la vivienda y a la protección social” (Prévôt. la cual se separa. a la clase media en su conjunto (a pesar de su propia fragmentación). con ellas. y en atención a la bien diferenciada capacidad adquisitiva de ésta. Op. lo que ocasiona. como señala Prévôt. Una clase a la que. Frente a una política de despidos masivos relacionada con la privatización de los servicios urbanos y. contribuyen con el propio proceso de fragmentación de la ciudad al dar paso a la “emergente ciudad de la clase media”. sin duda. “lo popular” (a la luz del contexto de masificación que promueven los media). las estrategias de consumo y.

32). situación que. toda vez que son ellas las primeras afectadas por cualquier nueva situación. los agresivos rascacielos de los bancos y las multinacionales. salud. con los tugurios que los rodean por todas partes acusando. buscando una nueva oportunidad. “intocables” por definición. o nada cambia. soportan. En este sentido. los pobres siempre han estado en el último escalafón de la pirámide social y su situación poco. razón de ser esa superposición de tiempos y espacios que en todo caracteriza a la ciudad y a su muy diversa dinámica social. así como los de los Hoteles de lujo y los apartamentos de alto standing contrastan. de esta forma. pp. tampoco afecta. Cit. consecuentemente. para muchos. pensiones y educación). las clases medias resultan especialmente sensibles a los cambios de política y a las crisis financieras. en manera decidida. resultan implícitamente haciendo resistencia al propio sistema que ellos mismos. un golpe asestado al imaginario colectivo de progreso y ascenso social en un país en el que la clase media ha contribuido a crear la idea de nación y su modelo histórico y cultural” (Prévôt. en consecuencia. su empobrecimiento ha ido de la mano con el propio empobrecimiento del Estado y su fragilidad con la de aquél. Op. la dudosa 321 . De esta suerte. disperso sentido de lo territorial. Por lo mismo. Caso paradigmático resulta ser el de Argentina (el país más “igualitario” de Latinoamérica) donde “la hiperinflación supuso.una sociedad cada vez más atomizada sobre un. ayudaron formar. Otra cosa ocurre con las clases medias que. a las clases altas. como si se tratara de constituir pequeños reductos de identidad local a manera de “barricadas” que. de nuevas escalas al interior de la indiferenciación. respecto de alguna nueva determinación. la dispersión de la misma por toda la ciudad. una búsqueda por parte de una clase media cada vez más empobrecida y debilitada en su cohesión social. La generalización de la pobreza y. a fin de cuentas. bajo la complicidad del consumo. también. en sentido contrario. hace que el “capital espacial” de ésta se difumine y resemantice bajo nuevos códigos que no hacen más que acrecentar la exclusión y la selectividad. por excelencia. Lo que aquí ocurre es. servicios públicos y urbanos. un punto de no retorno. al punto que el declive de ésta ha coincidido con la paulatina retirada del Estado de muchos sectores tradicionalmente bajo su competencia y control (seguridad social. promueven y generan (a la vez que consumen) nuevos estilos de vida en la ciudad. de manera ofensiva. en aparente contradicción con el proceso homogenizador antes señalado.

no esperan soluciones por parte del Estado y asumen ellos mismos la tarea. manteniendo siempre la raya entre “el ellos” de los otros y “el nosotros”. De otra parte. prácticamente. puesto que desde aquí. no sólo como una “afrenta social”. como a lo que.. Op. ya que este es dejado. o al menos. esta coexistencia forzosa de racionalidades y espacios. para efectos prácticos respecta. La respuesta a esta “indeseable” situación no se deja esperar ya que las clases más pudientes. no es que carezcan de identidad sino que. de manera particular. eso sí. parece cada vez menos pertinente” (Prévôt. por el contrario. una nueva faceta del proceso de fragmentación de la ciudad. especialmente. allí la encuentran. para no hablar del consabido argumento de “la inseguridad que supone vivir cerca de los pobres”. o de separarse física y simbólicamente de su entorno. aunque no de manera exclusiva. 35). tanto al detrimento de la imagen de prosperidad que evidentemente. la misma ya no está representada. o bien de “sanear” (con todo y las delicadas consecuencias que el uso de esta expresión suele tener en el contexto socio-espacial latinoamericano).. La ecuación vecindad/solidaridad.representatividad de los mismos como “inequívocos símbolos” de la prosperidad de la ciudad. formas de territorialización exacerbada y de identidad restringida (…). demostrando hasta que punto de imbricación puede llegar la fragmentariedad. es aquí cuando “estas múltiples fronteras que atraviesan los espacios de la periferia hacen que surjan estrategias de evitamiento. pp. para lo cual se aíslan formando ghettos de altas murallas rodeados por la mirada atenta de los perros guardianes y la vigilancia privada. entre ricos y pobres (tradicionalmente sin posibilidades de encuentro). por las claramente caracterizadas bolsas de pobreza o riqueza repartidas y discriminadas por toda la ciudad. tan sólo. raya que en lo que respecta al espacio publico curiosamente se mantiene. 322 . cada vez más difícil. siempre quieren proyectar. en manos de los pobres “que no tienen mas remedio que caminar”. Es precisamente en estos espacios de contraste donde se presenta. a diferencia de los más pobres. que había tenido una gran fuerza en los barrios de las parcelaciones populares. por lo mismo. a la depreciación del costo del suelo. Cit. anotaríamos nosotros. sino que se da también el caso de su inseparable coexistencia en reductos que. sino como una decidida agresión por parte de los segundos hacia éstos en lo que su vecindad supone. es vista por los primeros. particularmente en las zonas residenciales.

con ellas.. su instrumento cohesionador). estas nuevas comunidades pertenecen Un aspecto requiere particular atención a este respecto y es el hecho de que la privatización del espacio público (necesaria. Foro. en razón de esta situación. la tradición Agora-Stoa e. se constituyen. no es. su condición básica. el comercio y. en exclusivas formas de consumo que hacen de estas nuevas aglomeraciones auténticos shopping-clubs obedientes a un espíritu antiurbano y claramente “comunitarista” (ya que resulta dudoso afirmar que. con él. En este punto. Aquí la recreación. alimentadoras del sistema. Consecuencia de lo anterior. incluso. no sólo física sino social respecto del centro (en lo que éste y su consecuente “toma” por parte de la periferia representa). dejan de ser un espacio en sí mismas (tradicionalmente de encuentro) para convertirse en una engorrosa distancia entre dos lugares. del mismo modo que sucedía en la Roma imperial. en consecuencia. como gobernar estos 323 . la salud. los servicios y equipamientos. la ciudad se descentra perdiendo su equilibrio espacial inicial y empieza a crecer siguiendo el nuevo orden de las autopistas. en atención a la distancia. como núcleos aislados donde lo que antes dependía del Estado aparece ahora privatizado. con dificultad. ni mucho menos. Es así que el concepto de barrio se transforma poco a poco en el de “club” y. del modelo mediterráneo de “ciudad comunicativa” que. en la gobernabilidad en cuanto tal. se alejan cada vez más del centro. en verdad. hasta el trabajo. los barrios privados (de gente “pudiente”). por razones de seguridad y exclusividad) incide. a través de la Plaza. constituyendo una “nueva cultura urbana” que rompe con la tradición del espacio público como lugar de encuentro. tanto regular. es desplazada por el modelo anglosajón y sus estructuras evidentemente individualistas. Es entonces cuando aparecen nuevas comunidades que. la educación. por cuanto exige establecer con claridad las normas que deben.. con él. las calles. se establecen puntos de contacto con el resto de la ciudad a la que. las vías y. peligrosamente en la propia privatización de “lo público” y. forjó en América Latina un cierto modo de organización espacial concéntrica (aunque jerárquica) promotor del encuentro y el roce social. supuestamente. sea comunitario. toda vez que la solidaridad.En razón de lo anterior. a lo cual contribuye la intromisión del automóvil y. intercambio y significación. la idea misma de velocidad que empieza a promover la generación de un nuevo modelo de “ciudad lineal”. de manera cada vez más autonómica. desde la perspectiva de ciertos grupos. se polarizan a tal punto que.

¿cómo gobernar aquí?. permitan la celebración de acuerdos proactivos y. como en la de la propia construcción de una firme conciencia de ciudadanía. imponen ciertas normas de urbanismo encaminadas a regular la plusvalía urbana y a preservar su calidad de vida. Circunstancia a la que se responde con el cerramiento de las nuevas ocupaciones. ¿por qué no? proyectos colectivos en la línea. ciudadanos de tercera categoría que.. soporte del sistema. Como se ve. ya que. la “periferialización” creciente de las ciudades. supone un proceso que no sólo tiene que ver con el incremento de la pobreza marginal (desde hace ya rato deslocalizada respecto del espacio que tradicionalmente ocupaba: las fronteras de la ciudad) sino con el surgimiento de nuevas fronteras por todas partes. Un papel fundamental cumple aquí. incluso en el tiempo. en gran medida. como su mayor reto. paradójicamente. en el argot del desarrollo. otorga un “límite” a lo social cuando. se adopta el concepto de “línea de pobreza” para aludir a aquel espacio de lo social por debajo del cual habitan los sin futuro. resultan. situación que evidencia. pudiese tener la adopción de una política social orientada a beneficiar a la población más necesitada. el Estado en la actualidad. hasta que punto la crisis del territorio debe entenderse como una crisis del Estado. Circunstancia que. la recuperación del espacio público como “bien público”. sin duda. la vigilancia de los accesos y el consecuente ocultamiento de todas las formas de pobreza que “afean” y contaminan “el nuevo ambiente de prosperidad” para el cual “el mundo exterior” resulta ser una amenaza directamente proporcional a su fragilidad.. en manera palpable. ¿cómo establecer pactos colectivos con base en la formulación de un proyecto de beneficio común? Preguntas a las que. a diferencia de los suburbios norteamericanos que se creaban sobre suelos no ocupados. estas nuevas concentraciones aparecen en las márgenes de las grandes ciudades ya ocupadas por asentamientos de poblaciones pobres. 324 . se ve enfrentado. Para nadie es un secreto que estas clases acomodadas. ¿para quién hacerlo?. como por el impacto que. los pobres. tanto de la construcción-apropiación de la ciudad. incluso.territorios. en contraprestación a su aporte fiscal. más allá de las cuales “no existe nada”. sobre ellos. en el caso de América Latina. en tanto dilecto escenario para la celebración de pactos sociales de convivencia que. Desde aquí surge una especie de “conciencia de clase” en los sectores más acomodados. motivada tanto por el temor que les representa la vecindad con ese “enemigo común”. las de lo urbano en cuanto tal.

a uno u otro lugar. 8. sino al propio espacio que construye y dibuja en la ciudad el propio discurso de lo periférico. la supresión del intercambio social. en aparente contradicción con el cambio que supone la habitación en la velocidad (referencia primera para entender la ciudad actual). por consiguiente. están configurados por bordes. conocido investigador colombiano. el marco idóneo para reforzar un consecuente proceso incremental de atomización social y. del mismo modo. en consecuencia. en el que su imagen más clara es el collage. cruza y permea la ciudad. paradójicamente. las cuales. como hemos dicho en páginas anteriores. Curiosamente la idea de progreso. Razón más que suficiente para involucrar explícitamente a los jóvenes en cualquier intento de “construir ciudad”. en la movilidad y.4 Sustentabilidad ambiental o sostenibilidad económica. la inmovilidad y. si bien da cuenta de un creciente fenómeno de imbricación. en muchos casos. en atención a su permanente movilidad. Lo que se infiere de esta situación es un retraimiento de la ciudad a situaciones peligrosamente implosivas donde. 34). Situación derivada del hecho mismo de que los planos que conforman ese collage. de adscripción espacial “fija” puesto que no pertenecen. Citado por Prevot. la ciudad que. de manera transversal.En esta medida. hacen de la atomización espacial. no puede confundirse con “lo urbano”. Surge de aquí una nueva forma de arraigo amparada. en Op.. ya que “pobre es el que se queda eternamente en el mismo sitio” (Javier Ayugero. circunstancia que contribuye en el hecho de que las poblaciones resulten cada vez más “cautivas” de su territorio. De acuerdo con Samuel Jaramillo. a la Teoría del Urbanismo Dependiente y a la 325 . no se puede abstraer de su correlato empírico más claro: la compartimentación (fragmentación) y la selectividad. Cit. como todo plano. por nuevas líneas de frontera. al menos en el imaginario de los jóvenes de las clases más bajas. pp. una nueva forma de territorialidad “desterritorializada” que. se asocia con la capacidad que tengan éstos de moverse dentro de la ciudad. en sentido estricto. de otra parte.F. de mayor polarización y discriminación. acusan nuevas formas de territorialidad carentes. los principales desarrollos teóricos en torno al proceso de urbanización en América Latina se deben a la Teoría de la Marginalidad. M. la disyuntiva histórica entre crecimiento y desarrollo en el escenario de la ciudad latinoamericana.

el modelo español que. a través de ellas. respondía ya a una compleja hibridación cultural en la que se juntaban referencias mudéjares y sefardíes sobre un tronco cristiano ya mezclado en sí mismo. En medio de estas dos últimas surgiría el propio cuerpo teórico desarrollado por este autor y denominado la “Dinámica del Capitalismo Monopólico”. calles y solares a cordel y regla. pues es de suponer que si bien. Conventos fortificados y Capillas abiertas. repártanlo por sus plazas. Lo cierto es que los nuevos temas que exigía el urbanismo latinoamericano (Fortificaciones. más tarde. no son simples “pervivencias textuales” heredadas de las Metrópolis colonizadoras sino que. del mismo modo los pueblos sometidos ejercieron también su influencia sobre la Metrópoli. Ciudades-albergue. Misiones. Un común denominador presentan todas estas Teorías y es el hecho de que los rasgos que caracterizan el proceso de urbanización en América Latina que se analizan. títulos séptimo y octavo): “y cuando hagan la planta del lugar. comenzando desde la Plaza Mayor y sacando desde ella las calles a las 326 . constituyen verdaderas manifestaciones de una estructura social y espacialmente diferente. curiosamente. de otra parte. sobre el modelo de la cuadrícula. adoptaron la estructura concéntrica y jerárquica del campamento militar romano. en lo que respecta a la fundación de ciudades. A fin de cuentas. sólo se vino a producir en América. los españoles ya venían con el antecedente de haber fundado alrededor de 300 bastides en el sur de Francia y cerca de 150 ciudades durante la Reconquista. tal como aparece en la Recopilación de Leyes de los Reynos de las Indias (Libro cuarto. entre otras) terminaron por darle un toque social y espacial muy particular a las nacientes ciudades que. no olvidemos que “lo español”.llamada “Crítica Singeriana”. como tal. el modelo ortogonal italiano de los tratadistas del Renacimiento (probablemente desconocido por parte de unas tropas tan poco ilustradas) tuvo que tener mucho menos influencia en la organización del espacio urbano latinoamericano que la cuadrícula de los grandes centros urbanos precolombinos. y que así como el modelo español se impuso sobre los indígenas recién conquistados y. como lo confirma el hecho de que la transculturación de códigos y valores exportados directamente de la península ibérica no implicó la imposición de un previo modelo socio-espacial sino la constitución de uno nuevo por completo. por el contrario. sobre los esclavos traídos de Africa.

las estructuras urbanas en América Latina pasaron del modelo precolombino. para efectos de la distribución de los solares. no sólo su organización espacial. el que éstos “sean repartidos según las calidades de la personas” (Instrucciones a Pedro Arias de Ávila. básicamente autosustentable. es decir. del mismo modo. a un modelo colonial económicamente depredador y políticamente impositivo que. desde el período de la Conquista del “Nuevo Mundo”. 186). Como se puede ver.puertas y caminos principales y dexando tanto compás abierto. sino su manera particular de proyectarse sobre el resto del territorio de manera claramente aditiva e incremental. No obstante. en consecuencia. atenta a la calidad de sus servicios…” (Cédula Real de 1513). subyace al proceso mismo de urbanización un componente expansivo en la forma urbana que afecta. pp. la tectónica de los materiales. y los que fueren de menos grado y merecimiento. se conserva hasta nuestros días. la segmentación social. Ibidem). pp. 327 . dejó expresiones valiosas de integración cultural y ambiental. en realidad “eran ciudades bastante homogéneas debido a su pequeño tamaño y a las restricciones impuestas por la defensa. 2001. la prohibición de que los naturales vivan en los poblados” (Aprile-Gniset. esta debe entenderse como una “jerarquización de las prácticas sobre el mismo parque inmobiliario” que permite explicar la concentración de las funciones urbanas en el “centro” de la ciudad y. G. 2000. Doc. después. se pueda siempre proseguir y dilatar en la misma forma” (citado por Aprile-Gniset. se establece en “Las Leyes para poblar”. de hecho se hará más evidente a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX con el aumento de la población y el uso generalizado de vehículos). 1513). las técnicas de construcción y la tipología edilicia” (Coyula. a un modelo neocolonial dependiente. si bien implicaba una fuerte segregación espacial. a pesar de la fuerte estratificación social que esto suponía (la cual. Maestría en Planeación Urbana y Regional. Como quiera que sea. que aunque la población vaya en gran crecimiento. un específico modelo de crecimiento “centrífugo” que. el proceso de crecimiento por adición de manzanas (Correal. Ampliar en Bibliografía). para pasar. como se ve. “haciendo distinción entre escuderos y peones. 92). sin embargo. del mismo modo. Lo que en términos de estratificación social representaba. surgiendo. 1991. M.inédito. Como quiera que sea. la economía. PUJ. y los aumenten y mejoren.

M. dichos sea de paso. De otra parte. el aludido “choque cultural”. Afirmación que. en el tiempo. pp. incrementará. sin más. aparentemente. no sólo brinda una posibilidad para “abrir la oferta de ciudad”. estimulan los procesos de reacomodación y reajuste del sistema urbano en su conjunto. en lo que para él representa el intercambio que ésta supone. A este respecto. y su marco de sugeción dependiente. que se tradujo en una ruptura. no siempre resuelto. por tanto. existe un impedimento radical para que los inmigrantes urbanos se vinculen al proceso de cambio social inherente al propio proceso de urbanización derivado de su propia procedencia “externa”. éstos mismos se ven inducidos por las determinantes propias del espacio en el que florecen. Cit. no creemos que. según la cual. es precisamente esta confrontación cultural la que alimenta el proceso mismo de urbanización. si por un lado es viable. la “teoría de la dependencia” explique el proceso de transformación de la ciudad en América Latina. Op. la incorporación funcional de los nuevos grupos. lo que no significa. su contribución 328 . Lo cierto es que el desarrollo económico de la ciudad latinoamericana. toda vez que es. 90-91). precisamente. más bien. en consecuencia. que ésta sea deseable (a lo más convocable en la construcción de un hipotético lugar común compartido). ni mucho menos. para uno u otro contexto. ésta teoría poco tiene en cuenta y que. se ponen en juego. En esta medida. resultan objeto de la “teoría de la marginalidad”. sirviendo como mecanismos de confrontación. hacen imposible dicha integración generando.todavía más depredador. S. desde esta teoría comporta una serie de barreras culturales que impiden leer las determinantes y caracteres del nuevo entorno y. su incorporación simbólica es mucho más difícil. enriqueciendo su capital espacial. consideramos que si bien es evidente que en todo proceso migratorio existe un choque cultural. la cual. Con todo. las características espaciales de un determinado entorno. 1993). del equilibrio entre las personas y el ambiente natural y construido (Coyula. en tanto posibilidad de “encuentro”. la agudización de diferencias en materia de hábitat. sino que las dinámicas sociales que. ya que en él toman asiento importantes procesos culturales y sociales que. a la vez que se ven afectadas por una serie de hábitos y comportamientos psico-sociales. va en contravía de su tesis central. en aumento. verificación y autoevaluación. de tal suerte. para la cual. en el tiempo. procesos de automarginación (Jaramillo. en lo que respecta a la integración funcional de los nuevos grupos.

de paso. desde 1560 en adelante (ampliar en Correal. Op. Op. y desde. L. explican el desenvolvimiento desigual del territorio (Correal. estas obedecen más a una lógica expansionista “consumista” y depredadora. 1985. en oposición a un determinado orden hegemónico impuesto bajo la premisa de un principio homogenizador). la diferencia. G. como del proceso mismo de urbanización en cuanto tal.simbólica particular. Cit). en este momento. y la que hace de la ciudad un escenario auténticamente multicultural constituido en. la que enriquece el imaginario urbano en cuanto tal (haciendo de él un constructo en el que confluyen toda una suerte de racionalidades. en tres. particularmente del oro labrado. con el fin de entender la lógica histórica a la que éste responde. (Correal. Op. para quienes pueden catalogarse. lo que significa que “en la conquista de América las estructuras políticas preceden a las económicas” (Aguilera. la de penetración Andina (1536-1560) y la de consolidación económica y organización administrativa del territorio. que a un plan de ocupación ligado a la dominación sobre los medios de producción (lo que interesa es la posesión de los bienes y no el control sobre los medios). quien distingue cuatro fases en el proceso del poblamiento del Nuevo Reino: la de exploración costera (1508-1525). Cit). fundamentalmente. una rápida mirada a la génesis y desarrollo del proceso mismo.91 marcaron los nuevos modos y formas de poblamiento del territorio: El paso del régimen de propiedad colectiva al de propiedad privada. como lo demuestra el hecho de que la explotación del territorio. 167). por “las correrías de rescate” y el “rancheo de riquezas”. los factores esenciales que. pp. J. por otro. indisoluble del proceso mismo de ocupación y es que si por un lado se pueden caracterizar una serie de fases al interior del mismo. estaba marcada. G. Periodización basada en el trabajo de Juan Friede. y Moreno. en el primer período de la Conquista (1508-1600).El establecimiento de dos economías: una doméstica y otra de explotación que. 329 91 . Ibañez. al menos en esta primera etapa de la Conquista. Una particularidad tiene la forma de explotación del territorio. Haciendo una arqueología del proceso de poblamiento que ha conducido a la compleja imbricación de racionalidades que define la ciudad latinoamericana actual. Cit). resulta pertinente llevar a cabo. Gonzalo. Situación que tendrá que servir tanto como verificador de ruta del proyecto de ciudad en marcha. J. para lo cual nos dejaremos guiar por el trabajo de April-Gniset. la de bases militares del litoral Caribe (1525-1536). La dictadura de un conjunto de exigencias externas.

En esta medida. y ahora. Circunstancia que. de tal suerte. las nacientes fundaciones (centros de consumo y administración) con los centros mineros.Ante este estado de cosas. donde se subordinaba el poblamiento mismo a la función 330 . En este sentido. Es precisamente a esta fase del proceso de consolidación del territorio en América Latina (derivada del sometimiento político y administrativo de la metrópoli). que el de “enclave” al interior de claras cadenas extractivo-productivas. en consecuencia. tenía que especializarse y. los agrícolas y ganaderos y. no otro carácter. al finalizar el siglo XVI. el control sobre los medios de producción (Aprile-Gniset. y en tanto las ciudades poco a poco adoptan ese papel de administradoras de los medios de producción y. Op. Cit). “poner freno a los descubrimientos” fomentando y. paulatinamente se consolida la estrategia de control territorial sobre la base del establecimiento de ejes de comunicación y transporte. a la que se conoce como de “dependencia colonial”. para no perder de vista que el destino último del grueso de la producción continuaba siendo. de acuerdo con lo mencionado. las ciudades iberoamericanas se constituyen en un valioso “conjunto de bases urbanas. por supuesto. para sobrevivir. la terciarización aparece de manera temprana en un entorno en el cual la ciudad. con los puertos tanto fluviales como marítimos. pp 166). a la vez. la exacerbación de la codicia por parte de los conquistadores hace que la Corona intervenga para poder asegurar el control del territorio y. exigiendo. por lo mismo. la Metrópoli. hacer eficiente su nueva vocación de “centro de servicios”. convertidos así en “corredores de producción”. la Corona pone todo su empeño en registrar con sumo cuidado el sistema de mercedes (que garantizaba la propiedad) y de repartimiento de encomiendas (que garantizaba la productividad) para así garantizar la propiedad permanente y asegurar. Cit. articulaban. En este sentido. de distribuidoras de los bienes producidos. vía la articulación funcional de las ciudades. dar inicio a un proceso de sedentarización con el fin de someter a la población indígena e iniciar la explotación formal de éste. así como por la exportación directa de mercaderías. hasta los últimos recodos del aparato extractivo (abierto por la Conquista del Nuevo Mundo). Es esta una etapa caracterizada por la extracción abierta del excedente (vía impuestos y tributos). Desde aquí. como consecuencia. tenían. más que nunca. a manera de ínsulas conquistadas en un entorno hostil” (Aprile-Giset. a la vez. los cuales. Op. hace suponer una estructura espacial basada en el desarrollo de cadenas de transmisión política concebidas “desde un imperio centralizado”. Consecuencia de esto.

de provisionalidad. la demanda incremental de bienes y servicios (en proporción al tamaño de los asentamientos) y los sistemas de distribución. la potenciación de un intercambio interno que coadyuvó a la consolidación de centros urbanos nucleados y jerarquizados. permitía hablar tempranamente de una “red de ciudades”. que poco o nada devuelven a la base extractiva (la mayoría de lo que se produce se consume en los grandes centros o se exporta a la metrópoli). “si la ciudad europea puede considerarse como centrípeta. actuando. las anteriores “federaciones de aldeas”. por atraer hacia sí las fuentes económicas de la región. y la generación de un sistema urbano consolidado a través del cual. situación que ilustra ese obligado “nomadismo urbano” al que muchos asentamientos se veían sometidos. una más eficiente división del trabajo que permitió la obtención de excedentes y. este desempeñaba para la metrópoli. como una especie de campamentos depredadores sin base alguna de autosostenimiento. Hubo que esperar hasta el siglo XVII para que se hiciese definitiva la transición entre las pequeñas comunidades de agricultores. por el agotamiento de los recursos disponibles. precisamente.que. dando paso. en consecuencia. abastecimiento y distribución que garantice su sostenibilidad en el tiempo. Cit) o. De esta forma. paulatinamente conformadas con el fin de constituir un frente común ante las carencias y los acosos del medio. para el efecto. Op. el desequilibrio existente entre las formas de explotación (los sistemas de producción). Como se anota dentro de este esquema. de tal suerte. al menos. la ciudad americana 331 . sin duda. como las denominara Reichel Dolmatoff (1981). de tal forma. la ausencia de una base económica auténticamente sustentable. supone un cierto carácter de “artificialidad” (April-Gniset. lo que resulta en contravía de la lógica que alienta la fundación de los asentamientos y es. sobre todo. poco a poco. refuerza el carácter depredador de la maquinaria productiva y. iban consolidando un tejido extractivo y habitacional que supuso el incremento de sus fuerzas productivas y. como bien anota Correal (1991). No obstante. la conformación preliminar de una base productiva y de un consecuente y eficiente sistema de extracción. así (sobre la base centralizada de la organización de la producción y de la administración del territorio) a un modelo espacial que. no sólo por el frecuente enfrentamiento con los indígenas sino y. en consecuencia. fundamentadas en un sistema de economía familiar de auto-abasto. el asentamiento preliminar a la organización de la producción.

desemboca en un aumento de la taza de natalidad que ilustra. un agudo fenómeno de explosión demográfica. J. por cuyo control. por el momento. con ella. la lógica hegemónica de su poderío económico y político. fuera trazada por los conquistadores para el “Nuevo Mundo”. Ibídem). de manera significativa. hacia las Grandes Ciudades). además de la oferta de empleo. J. toda vez que su incipiente producción agrícola y de materias primas tiene que entrar a competir (ya de manera desigual) con las antiguas metrópolis que. la creciente demanda de las metrópolis financieras que. se legitima una nueva forma de dependencia comercial que supone la inserción de estas jóvenes repúblicas en el régimen de la división internacional del trabajo.funciona de manera centrífuga. el creciente flujo migratorio hacia las ciudades. se convierte en atractivo señuelo para incentivar los procesos migratorios hacia las ciudades (particularmente. en razón de la situación descrita. desde tiempo atrás. continúan alimentándose de las “neocolonias”. la acompañan. que curiosamente acompaña el proceso de “independencia” de la mayoría de las naciones latinoamericanas a comienzos del siglo XIX. “periféricos”. de tal suerte. el capital monopolista de los países dominantes invierte tanto en el sector extractivo. motivado. estaban dedicadas a la producción de manufacturas con el apoyo de nuevas tecnologías. amparada en la figura de la “deuda” (la dependencia económica se torna “deuda externa”). lo que desde luego sí incide tanto en la forma urbana. y Moreno. los nuevos 332 . se reafirma la sentencia que. por ser centro colonizador del territorio que la circunda” (Aguilera. Situación que si bien no afecta. repartiendo los productos de dicha inversión de manera inequitativa entre el mercado interno de éstos y. la estructura de las ciudades. se hace explícita en la conformación de todo un imbricado sistema de redes urbanas inducido por un proceso de industrialización por sustitución de importaciones que. como en determinados sectores industriales ligeros de los países. En este contexto. por un mejoramiento sensible en las condiciones sanitarias para los nuevos pobladores. es decir. a través de esta nueva forma de explotación. 1985. generando una no reconocida deuda inversa (de carácter ambiental). no sólo expoliando sus recursos y. Consecuencia de esto. por demás. En este punto. Con el advenimiento de la ciudad Neocolonial. denominados desde ahora. Ibañez. L. como en las nuevas dinámicas sociales y económicas que. la de asumir su papel como inagotable reserva de recursos. así. desde su “descubrimiento”. sino incrementando su presencia en ultramar y. en consecuencia.

la asimetría reinante entre crecimiento económico y desarrollo social. combinada con el aumento demográfico.. no puede reducirse a la simplista relación de explotador . desde su origen. de otro. impedía la distribución equitativa del excedente. se asiste. Cit).victimario. toda vez que el mismo supuso. 333 . pues si por un lado el crecimiento económico venía de la mano con el aumento de la mano de obra. sin desconocimiento. desde la lógica capitalista de acumulación.imperios se pelean. tanto por una masa cada vez mayor de consumidores en demanda de bienes y servicios. De otra parte. no logran dar cuenta de las demandas reales de la población. imbuidas ya. la generación masiva de miseria y de pobreza marginal. se planteo un esquema explotador que. así. Op. el floreciente proceso de industrialización que se llevó cabo en América Latina desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX. por demás. vincular extensas regiones rurales. S. de un hondo imaginario urbano. un sensible mejoramiento en las condiciones de vida de los habitantes de estas ciudades. acaso origen filogenético de la pronta transformación del “Nuevo Mundo” en un “Tercer Mundo”. aunque a un costo elevado. y. de la enorme inequidad social y económica sobre el que éste se hizo paso. las alianzas políticas del capital con la industria y los terratenientes (que generan presiones hacia la modernización del sector rural). desde el origen mismo de la ciudad. No obstante. lo que ocasionaba de igual manera la generación de grandes fortunas en pocas manos (las de aquellos que controlaban los medios de producción) junto con el fortalecimiento de una clase política oligopólica.. o de víctima . a la vez. particularmente en el escenario de la ciudad latinoamericana. situación que.explotado. a una considerable expansión de la economía mercantil basada en el fomento del mercado interno y en el consecuente desarrollo de redes de transporte y de comunicación que buscan. situación que demuestra. Mejoramiento estimulado. por supuesto.... como por la presencia de una también cada vez mayor mano de obra “barata” dispuesta a dejarse explotar. el aumento de la población hacía cada vez más difícil el garantizar nuevos puesto de trabajo dado que. en vías de subdesarrollo. a comienzos del siglo XX. contribuye a expulsar conglomerados de población excedente del campo a la ciudad (Jaramillo. bajo la decidida participación de recursos externos. A este respecto. De otra parte. es necesario señalar la enorme contradicción que supone el advenimiento de la “edad de oro” de estas ciudades.

a partir de la gran explosión demográfica de los años sesenta. lo que ocasiona el que los centros urbanos principales (donde se concentran las actividades de alta jerarquía) se constituyan en fuertes eslabones de lazos internacionales y que. pp. En esta medida. de la mano de la terciarización. vino la tugurización. S. M. muchas veces invasivos para las viejas estructuras. habría que sumar la aparición de edificaciones nuevas sin la menor atención a su impacto estético y funcional. pérdida y/o distorsión de funciones. este delicado y relativo equilibrio se viene a pique. inherente a la especialización cada vez mayor del trabajo. el propio centro. Op. como en su propia imagen. de la mano con la aparición de deficientes remedos y revivals. el aumento de importancia de las grandes ciudades. también víctima. Por si fuera poco. se descuiden o subordinen las ciudades intermedias y las regiones periféricas (Jaramillo. y de la incremental demanda de servicios. aunque de modo paulatino. vino acompañado de un detrimento inversamente proporcional de sus centros. en consecuencia. derivado de la lógica internacional del mercado de trabajo y la localización del capital. al menos en lo que respecta a las clases dominantes (sus tradicionales ocupantes). Paradójicamente. han ido creando en sus habitantes más desfavorecidos una reacción negativa que asocia lo antiguo con el atraso” (Coyula. toda vez que las demandas de espacio (de la mano de las de empleo) ocasionó un franco proceso de deterioro urbano acompañado de sus clásicas secuelas de abandono. tanto en el lenguaje urbano en general. (las que en relación a su capacidad de convocatoria y atractivo se hacían cada vez más grandes). Op. para los cuales la importancia del conjunto normalmente rebasa la de los edificios particulares que. especialmente de los genéricamente denominados “centros históricos”. Situación que. Es así que si bien la lentitud de los procesos de urbanización anteriores a los años cincuenta. empobrecimiento y exclusión social. 93). De este modo. termina por desestructurar la 334 . Cit. muchas veces incompatibles con las ya existentes). como de otra parte resulta. “la falta de arraigo. a las pérdidas ocasionadas en la memoria espacial de la ciudad por las demoliciones y los desafortunados cambios de uso (a través de la aparición de funciones. la pobreza y las malas condiciones de vida en las zonas centrales. había garantizado un cierto equilibrio entre la sociedad y el ambiente natural y construido.Subyacente a todo esto resulta la consolidación de un particular tipo de “urbanismo dependiente”. de tal suerte. Cit). resultan víctimas del abandono.

ahora. con él. a la población local. supuso una inversión y una reorganización del aparato económico-productivo que. con la complicidad de la especulación inmobiliaria (apoyada en la desregulación. 335 . principalmente. treinta años después (hablamos de la década de los cincuenta). directamente. buscando convertir a la ciudad en “mercancía”. cabe señalar que la caída de la Bolsa más poderosa del planeta era. en “atractivos centros de mercado e inversión”. una vez finalizada la Primera Guerra Mundial (a más de la urgente necesidad de recuperarse. en tales circunstancias.imagen consolidada que. los precios del suelo y los cánones de la renta. el soberbio andamiaje de la economía mundial. como de su interés evidentemente social. toda vez que la ingente tarea que tanto para los países europeos como para los EEUU significó la pugna por lograr un posicionamiento efectivo en el mercado internacional. de antaño. a la estrecha relación existente entre el carácter del tejido urbano y sus formas de uso y ocupación. así. la falta de claridad en las políticas y la corrupción). A este respecto. el destino de los países latinoamericanos. necesariamente para éstos. tanto de su originaria austeridad formal. La caída de Wall Street en 1927 implicó. a las nuevas condiciones que. ateniéndose. hasta entonces. en lo que respecta. el descontrol. de alguna manera. elevaban. fueron víctimas las grandes ciudades latinoamericanas. convertidas así. los presupuestos de un Movimiento Moderno desprovisto ya. desbordó las posibilidades reales de mantener el control. en todo. si a esto le sumamos el impacto de la ilusión desarrollista de la que. por parte de éstas. tarea a la que servían. Consecuencia de esto: la generalizada expansión de un frecuentemente pauperizado International Style que pretendía dar cuenta de la “prosperidad material” de estas ciudades. exigía el mercado internacional. Como consecuencia de esto el armazón financiero de los vencedores se vino abajo y. portaba el centro de la ciudad. sostenían con los países centrales con los cuales mantenían relaciones de intercambio comercial. Ahora bien. previsible. so pretexto de llevar a cabo procesos de renovación urbana que “a todos beneficiarían”. lo antes posible. sin excepción. a través de un proyecto sistemático de “cambio de imagen”. de las heridas económicas y sociales que ésta trajo consigo). Ya desde los años treinta se veía sensiblemente unificado. Imaginario que justificaría la realización de toda una serie de intervenciones traumáticas que. lo que tenemos es una desmedida búsqueda de posicionamiento internacional. un ajuste en las relaciones que. por decirlo así. para expulsar.

al mismo tiempo. y con el fin de salvarse. el hecho que tuviesen que plegarse a las nuevas condiciones del mercado internacional. paradójicamente analogaba el desarrollo 336 . cambios en la política económica. aplicaron sobre el resto de la población la misma maniobra de que habían sido víctimas. “Hubo revoluciones. eran los dueños de la tierra y de los medios de producción (para no hablar de su protagonismo político). cuando fue necesario. pp. mientras. Lo que ocurrió fue la consecuente implementación de unas políticas financieras que descargaban sobre la clase trabajadora todo el peso que suponía el soportar el mal herido sistema.L. muchas veces. desde su origen. y de la miseria generalizada que tal situación supuso. el hecho fue que las ventas se retrajeron y los precios se vinieron a pique. Cit. implicaba la aludida descarga sobre el sector trabajador. Como resultado de lo anterior. los países del Norte ajustaron drásticamente sus relaciones con los de la periferia.Ante esta situación. Op. Los años cuarenta y. J. modificaciones sustanciales en los mecanismos financieros y monetarios y ajustes en las relaciones entre el capital y el trabajo. para cuyo destino no había otra alternativa (particularmente para las clases más desfavorecidas) que la ciudad y su nueva promesa de futuro. toda vez que. por supuesto.L. La consecuencia obvia no se dejó esperar. trajeron algo de alivio a una situación que ya. de esta forma. empezó a florecer en ella una incipiente industria apoyada. desde arriba. 320). como reacción a la crisis y a la necesidad de suplir importaciones. no suponía que fueran ellos los que tuviesen que pagar el alto costo que les significaba el correspondiente “ajuste”. un incremental desplazamiento hacia las ciudades atraído por su creciente oferta de trabajo. por inversiones extranjeras que. puesto que la oferta de trabajo no alcanzaba a satisfacer la imparable demanda. en particular. Empieza a surgir. donde tradicionalmente compraban materias primas y vendían manufacturas. J. estrategia que. los poseedores ricos que. Había desarrollo urbano pero. El pánico se sumó a los efectos económicos de la crisis y bien pronto se sintieron sus efectos también en los ordenes sociales y políticos (Romero. a fin de cuentas. muchas veces perfeccionados. de alguna forma. amplios sectores de la población buscaron una salida en la emigración. miseria y desempleo. veían más futuro en las potencialidades productivas y manufactureras del subcontinente que en el estancamiento inercial en el que habían caído sus economías internas. 1984). en latinoamérica. con una enérgica política represiva de las clases populares” (Romero. se diseñaba la estrategia conducente a su recuperación. la Segunda Guerra Mundial.

de los procesos migratorios. de concentración de bienes y servicios. en consecuencia. hacían el tránsito del siglo XIX al XX. por otro lado. también. las otrora tranquilas aldeas que. por lo mismo. y su espíritu eminentemente “desarrollista”. han marcado el sino trágico del subcontinente. por parte de los países en conflicto. lentamente. 322). J. la del café a las brasileras. en gran parte. alcanzaron el estatuto de auténticas metrópolis. sobre las ciudades. Cit. hizo que la economía de los países de la región se volcase. son apenas una muestra del permanente “hervor” político y social latinoamericano. desembocó en una clara explosión urbana: la crisis de las salitreras llevó a miles de desocupados a las ciudades chilenas. el crecimiento de las ciudades derivado. de cabo rabo. Guatemala. Con el aumento de tamaño de las ciudades y. Es así que a lo largo de estos años. en una mayor dependencia. He aquí el primer “alto precio” que. tendría que desembocar tanto en una mayor pobreza como. cobró el desarrollo: expoliación inmisericorde. la de la agricultura pampeana a las argentinas. situación que. pp. los nuevos “urbanitas” continuaron siéndolo en la ciudad que así empezaba a acusar alarma respecto de su propio crecimiento vegetativo. en latinoamérica. Perú y Chile. Salvador. 337 . Nicaragua. condujo a un severo deterioro ambiental ocasionado por el impacto de una explotación sin medida tanto en el campo (en la base extractiva) como en la ciudad (en la base transformativa). La enorme explosión urbana ocurrida en estos años. dado su significativo peso específico dentro de las distintas regiones y países. fenómenos como los de México.urbano con la crisis urbana. desregulada y carente de noción de futuro de los recursos que. se vieron sobrecogidas por un significativo y proporcional aumento de sus problemas. a la postre. Prolíficos en sus lugares de origen. toda vez que con el crecimiento aumentaba. para no hablar de los fenómenos de violencia rural que. que bien pronto muchas de éstas. la anomia y la masificación. incrementando de tal modo su tamaño y complejidad. Op. las crecientes demandas de alimento y de materias primas. alentaban en los “países periféricos” la explotación de la base extractiva y transformativa con miras a la exportación. puesto que cada vez se hacía necesario un mayor capital extranjero para mantener el ritmo de la producción. L. en gran medida. que “a medida que se masificaban algunas ciudades de intenso y rápido crecimiento empezaron a insinuar una transformación de su fisonomía urbana: dejaron de ser estrictamente ciudades para transformarse en una yuxtaposición de ghettos incomunicados y anómicos” (Romero. Situación que condujo a tal punto un cambio en la fisonomía del hábitat urbano y en las respectivas formas de organización del territorio. Colombia.

venían cargados de un enorme sentido de lo territorial. las villas miseria en Argentina. 92 El concepto de “marginalidad invasiva” que acuñamos en este punto. entre otros. al menos en un comienzo. el cual no hacía más que fortalecerse con su propia condición marginal. en su mayoría. J. las barriadas en Perú. que no ha podido ser contenido por las autoridades. no sólo contribuyó con la polarización ya existente entre ricos y pobres. curiosamente encontraron su último bastión. Op. las favelas en Brasil. paradójicamente. el problema de la “marginalidad invasiva”92 que representaba la llegada en masa de nuevos pobladores carentes de empleo y. alude menos al tema de la invasión de tierras que. muchas veces. para el orden urbano y su propio capital simbólico. sino que segmentó. iba dejando de lado la gran ciudad. obedece. por pobladores de la misma procedencia. de tal forma. Y. fundamentalmente. como claramente lo ilustra este aparte de un discurso pronunciado en 1945 por el presidente peruano José Luis Bustamante: “este fenómeno social. representaba la llegada de una carga económica y social adicional a la que había que responder y con la que. con todo. en su acerbo social y cultural. más por argumentos de orden moral. L. necesariamente. el cual contribuía con la consolidación de un nuevo carácter para la propia ciudad que así ampliaba su capital simbólico al verse enriquecida. De esta forma. es así que surgen toda una serie de barrios periféricos conformados. que a la propia “invasión simbólica” que. los cantegriles en Uruguay. implícita en la cohesión grupal inherente a los recién llegados. de manera “invasiva”. verdaderas “colonias” en las que se mantenían vivos tanto los imaginarios culturales locales como los modos de organización popular. tendría que ser estigmatizada y. la ya fragmentada espacialidad de la ciudad. acompaña la llegada de los inmigrantes pobres. poco a poco. por lo mismo. el impacto de la migración. que por un principio de justicia social dispuesto a “abrirle un espacio” al recién llegado. y paralelo con su crecimiento. generaba un particular sentido de pertenencia. la paulatina pérdida de los imaginarios populares colectivos que. la noción patrimonial que supone la conciencia de sí. aún más. formando muchas veces. los barrios piratas en Colombia No obstante. Surgen así las callampas en Chile. 338 . de tal suerte combatida. las ciudades perdidas en México y. de “lugar”.Por su parte. en éstos “ámbitos irregulares” de desposeídos que aunque carentes de adscripción normativa. al aumento anormal de la población de la capital por la influencia de forasteros provincianos (…) y el último brote de este morbo democrático ha sido la ocupación por más de quince mil personas de un paraje de Atacongo para fundar la llamada Ciudad de Dios” (citado en Romero. había que interactuar.

incrementó sus ya atávicos problemas. Jorge González von Marées. o sea. “nosotros defendemos la posición del trabajador y creemos que sólo aumentando enormemente su bienestar e incrementando su participación en el Estado y la intervención de éste en las relaciones de trabajo. necesariamente. Juan Domingo Perón. contribuyó en la consolidación de un nuevo espíritu urbano en el que. No obstante. Surgen así los grandes proyectos populistas amparados. aunque igualmente populista. es así que el general colombiano y presidente de la república en los años cincuenta. Uruguay. afirmaba: “Democracia es la mejor interpretación de la voluntad soberana del pueblo. Bolivia. a la luz de cualquier proyecto político y. sobre la base de esta irresponsable y descomprometida mirada adoptada por los políticos (al menos de esa generación). como en el caso de Argentina. por dictaduras de derecha que si en el mejor de los casos se ocupaban de incrementar la infraestructura (base fundamental para el desarrollo de la economía) poco hacían por aminorar la enorme diferencia existente entre los distintos estratos de la pirámide social. significa también el predominio de la raza sobre el materialismo económico y el internacionalismo…” Mucho más cauto. Paraguay. será posible que subsista lo 339 . del brasileño Getulio Vargas quien sostenía la importancia de “moderar el liberalismo sin condenarlo del todo”. democracia es la mejor oportunidad para que todos trabajen honrada y pacíficamente. pp 361). democracia es el gobierno de las fuerzas armadas…” (la cursiva es nuestra). por otra parte. tendría que tornarse en una oportunidad. se apoyaban en esa idea.. justamente. “Morbo” que.Cit. no ha hecho más que aumentar por todas partes. Nicaragua y Venezuela. Colombia. La paradoja política no podía ser mayor. habría que contar con la diversidad y.. fundador del Movimiento Nacional Socialista Chileno. elogiaba el fascismo italiano del que afirmaba. con una heterogeneidad que. un tanto ambiguo. sobre la mediocridad que constituye la característica del liberalismo. de la política dirigida por los pocos hombres superiores de cada generación. Gustavo Rojas Pinilla. De manera análoga. Por su parte. era el planteamiento. expresaba el colmo de la falacia populista cuando señalaba que. en Argentina. democracia es el otorgamiento de garantías sin discriminación alguna. “significa el triunfo de la gran política. de tal suerte. por lo mismo. si bien la explosión socio-demográfica que acompañó el proceso de macrocefalia urbana de las grandes urbes del subcontinente. económico y social. a pesar de que.

ya que. Op. pp. convertidas así. de tal suerte. a todas luces. las revistas. por tanto. engrosaban las filas de desadaptados urgentes de captar por el aparato estatal. lo que frecuentemente ocurrió con estos discursos democrateros que exaltaban “lo popular”. fundamentalmente. no sólo no cambiaba sino que no presentaba la menor voluntad de hacerlo. agigantó su imagen ante las masas de desposeídos y marginales convertidos ya. la situación. amenazantes corrientes de actuación. con ellos. el populismo resultó ser el arma más efectiva de incorporación de los marginales a la estructura normativa. Cit. en un peligroso pero atractivo “magma” que había. con la propia dependencia que. aliados indiscutibles de los intereses monopolísticos extranjeros y. tarea que era facilitada por esa especie de fervor religioso que éstos despertaban. el cine y. reforzaba todavía más los nexos entre las clases políticas con los tradicionales dueños de la tierra y los medios de producción. con el populismo) y. la radio. aumentaba gracias al refuerzo que de él hacían los medios de comunicación. por otro lado. La figura mesiánica de los grandes “caudillos”. de la mano del populismo surgió y se fortaleció una forma de gobierno paternalista y asistencialista coherente. que controlar y manejar. en vulnerables y. los Estados latinoamericanos venían reforzando día a día en lo que compete a su relación con los países del Norte (dependencia que. por demás. fue un aumento en la discriminación y en la exclusión social. J. a los desarraigados. un imaginario que iba mucho más allá de la simple 340 . Con todo. de cualquier proyecto “globalizador” que. Como se ve. la prensa. motivada. era orientado. el atractivo de la ciudad no desaparecía (Lámina 47). por todas partes. tiene raíces mucho más antiguas). L. Al parecer. dentro del proceso de masificación de la sociedad latinoamericana. Paradójicamente. la concentración de los recursos y las oportunidades. la televisión. en el fondo. A fin de cuentas. en su pronto desencantamiento. imponían el imaginario urbano. ya que el centralismo imperante (reforzado. no sólo por el resquemor de las clases dominantes sino por la desconfianza creciente de los ya arraigados de una u otra forma en la ciudad. 381 a 384). especialmente. (Fragmentos tomados de Romero. toda vez que el populismo (discurso dirigido a las masas y. los beneficiara. muchas veces coincidentes con los recién llegados que. a la ciudad como generalidad). en todo. como señalamos. a la vez. y desde la cual manipulaban hábilmente las más extremas pasiones. con él.que el sistema capitalista de libre iniciativa tiene de bueno y de aprovechable frente a los sistemas colectivistas”. al incorporarlos. al contrario.

con ella. sea de todos (de todos aquellos que pueden pagar). espacio por excelencia para ver y. el espacio público deja de ser un bien común para convertirse en tierra de nadie. de mercado. ya que. la pérdida de valor de lo público que acompaña la desustancialización de la calle como espacio de todos. El centro comercial entra a ser el nuevo espacio “democratizador” de la ciudad. 341 . En esta medida. los límites. posibilitaba y potenciaba. por una u otra razón. fue el acceso al sector terciario que el consumo como tal. después. nos referimos. es decir. a partir de los años setenta encontrarán. para ser visto. lugar donde lo público se traslada hacia una específica función: la del consumo. por supuesto. se fueron diluyendo al punto que los artículos que. lo gana cada día con el incondicional apoyo de los medios de comunicación. efectivamente. constituían signos de status. es paulatinamente desplazada por las nuevas zonas de comercio que. se convierte en objeto de consumo y. El espacio público que. necesariamente.. garantizaba la identificación del conjunto. al seductor encanto de las luces de neón. la idea de que lo que no es de nadie habrá de pertenecer. por lo mismo. por el contrario.. consecuencia de esto. otrora claros entre las clases populares y las pequeñas clases medias. en el centro comercial. a través de él la individualidad aparece segura. a alguien. la pérdida de valor de la calle sugiere la necesidad de privatizarla para garantizar que. un atajo para superar los límites entre uno y otro “plano” de lo social. De esta suerte. lugar de recurrencia y significación que. su referente paradigmático: la anomia a triunfado y. es así que lo público se “relegitima” a través de lo privado. primero en el supermercado y. Gracias a él. en gran medida respondía. no hay peligro alguno ya que el consumo garantiza el nuevo rol del animal urbano: consumir y ser consumido. a una escala menor. encuentra en la seguridad del centro comercial (nuevo centro de mercado). a la imagen. para ser expuesto en el mercado a través del único gran valor que no sólo no pierde contenido sino que. al consumo. Es allí donde la masa preferentemente ejerce y disfruta de su anonimato. por definición es de todos. un espacio de inmediata reincorporación productiva al que indiscutiblemente sirve la alianza entre el consumo y la imagen. la plaza. en esta medida. de repente quedaron al alcance de la mayoría.oportunidad laboral que las nuevas fábricas ofrecían. por lo mismo.

342 . en este punto. empieza a desconfiar de sí misma y. dilecto escenario para la informalidad. dentro de la gran magnitud de la gran ciudad. unos beneficios que implican. nadie quiere renunciar a la ciudad y al derecho que. que hace ya rato dejó de estar circunscrita a las clases populares (o mejor. especialmente. a convertirse en “sospechosa”.La verdad es que ya. de otra parte. Las calles de los barrios que quieren mantener su carácter. apenas las calles del centro conservan alguna vida. amparada en el consumo y. adquiriendo éstos un tono decididamente “insular”. a los estratos pobres). particularmente. No obstante. Lámina 47 «LA CIUDAD POSTAL: UNA ESTRATEGIA DE LAS CIUDADES EN VENTA» Fuente: www. se privatizan. desde ella. disfrutar del bienestar que el consumo ofrece y que. en la privatización. le posibilita gozar de los beneficios de la civilización. de tal suerte. comienza a cerrarse por todas partes. invita a sumirse en lo que Lefebvre denomina: un “excitante estilo de enajenación”.com-centrointernacional Simultáneamente la masa. es el advenimiento de la “ciudad paranoica” que.corbis. en tanto mantienen su carácter de espacio de lucha y “rebusque”.

normalmente orientados a hacer frente a adversidades comunes.paralelamente a la pérdida del contenido aglutinador de la plaza (el espacio común por excelencia) y al entronamiento del centro comercial como nuevo lugar de encuentro. en medio de la desconfianza. La ciudad se fragmenta y la polarización existente entre ricos y pobres se resemantiza adquiriendo nuevos y cada vez más sutiles significados que incluyen. es la revaloración de la tienda como antípoda de los centros comerciales. pero pasaría mucho tiempo . el banco 343 . por excelencia.hasta que los inmigrantes descubrieran y aceptaran que todo lo que constituía la estructura de la sociedad normalizada les pertenecía a ellos también. alianzas momentáneas y ciertos niveles de pactos transversales. surgen infinidad de nichos por todas partes. lugar donde. situación agravada con las oleadas de inmigrantes que difícilmente logran insertarse en la sociedad local al punto que.nadie podría decir cuanto . Entre tanto. “Lo vecinal” que es de todos se diluye así en “lo comunal” que no es de nadie. crece el desarraigo y la ausencia de sentido de pertenencia y de responsabilidad con la ciudad en sus bienes y recursos. para lo cual los vecinos acuerdan “ordenadamente” turnarse dicho espacio. Sin embargo. la ciudad por todas partes empieza a rezumar. especie de pequeños clubs. se llega a la máxima reversión de lo urbano donde lo comunal se constituye en el lugar donde. en un nuevo reducto de lo familiar. espacio tan anómico e impersonal como las relaciones que. ya que el objetivo principal de estas nuevas áreas no es otro que el de que “los iguales” se unan “en solitario”. podía la otra sociedad ofrecer techo y trabajo al intruso. que empiezan a construirse en los conjuntos privados. convertido así. La casa ha cerrado sus puertas ya que para reunirse está el “salón comunal”. precisamente. la vigilancia privada abunda y bajo la figura de las “zonas comunales”. podía prestarle apoyo caritativo para atender la salud y la educación de su hijos. sus actitudes estaban presididas por la certidumbre de que todo era de los otros: el grifo del agua. es fácil reconocer los vecinos y construir empatías y complicidades. pequeños lugares de recurrencia donde. es el único ámbito donde en verdad se puede estar solos. a una escala menor. Con la pérdida de la noción de lo público. incluso. se constituyen y renuevan los pactos comunitarios.

de manera floreciente. En el primer caso. la cama del hospital. servicios. el triunfo indiscutible de la ciudad sobre el campo. consecuentemente. convertido inicialmente en artesano u obrero. en estas circunstancias. y como objetivo último. inversamente proporcional al crecimiento desmedido de las nuevas metrópolis. indudablemente. el desajuste en las economías de unos países que. en el caso de América Latina. amparado. Evidentemente. J. con ella. para la circulación del gran capital. Consecuencia de esto. en manera alguna podían. y el segundo. significó el propio triunfo de una galopante terciarización sobre una cada vez más deprimida base extractivo-transformativa y. con ellos. de lo que se trata es de atraer la inversión extranjera sobre la base del sólido respaldo político. situación que en manera alguna garantiza el necesario balance entre rentabilidad económica y rentabilidad social (discurso de la “derecha”). pp. 344 . toda vez que lo que la ciudad demanda por todas partes es. la mano de obra se empieza a especializar y el antiguo campesino. ésto para atenuar la concentración y dinamizar otros sectores económicos abandonados o en franca decadencia. surge. La pugna entre el campo y la ciudad refleja. Con el paulatino abandono del campo (y de las pequeñas ciudades). o promover fuentes de empleo donde no existe demanda alguna. administrativo y organizacional que. con él. controlan la terciarización. a nivel mundial. de promover las organizaciones de base al interior de las propias formas de explotación del suelo rural en una estrategia conducente al control colectivo de los recursos (o. entrar a competir con las fuertes economías que. en las nuevas pautas de consumo que esta ofrecía. la gran urbe está en posibilidad de proporcionar. es decir de los sectores Primario y Secundario. todo era ajeno y para todo había otro que tenía mejor derecho…(Romero. del Terciario Superior y. sobre la base de una reforma agraria aparada en los presupuestos de la equidistribución y la justicia social (discurso de la “izquierda”). en el tiempo. 333). creando las condiciones para la radicación. Op. supuestamente. Cit. al beneficio colectivo de su explotación) y. No puede ser más extrema la polarización campo-ciudad y. un importante incremento del sector Terciario. En respuesta a esto. L. la disyuntiva económica: o crear empleo donde está la mayor parte de la población. de los medios de producción. al menos. se ve obligado a aprender nuevos oficios para competir por un puesto en el mercado laboral. en buena parte.del parque. la propia pugna que supone para la economía de estos países el enfrentar los beneficios de la concentración de servicios a los derivados de las formas de explotación del suelo.

la polarización creció aún más y. la noción de región que. esté en capacidad de asumir el alto costo político y social que tal decisión supone y. la difusa abstracción del Estado Nación no tiene como competir con la agresiva red de ciudades que. sino y sobre todo. de manera dilecta. en realidad. y los pobres. lo que todavía es más importante. la apuesta del Estado tiene que ser por la ciudad y no por la nación. se ve agravada por el peso de un imaginario que latinoamérica no logra eliminar. ya que cada vez más son las ciudades y no los países las que se posicionan como plataformas y puntos nodales de la economía mundial. otra cosa es que el Estado en su situación de galopante debilitamiento. compite la sobrevivencia de las grandes ciudades con la del Estado Nación. mueve la economía mundial. si. en el tiempo. debe llegar a hacerlo. y todo a cuenta de vender una imagen atractiva para el inversionista extranjero manifiesta en la aparente prosperidad material que. El atractivo del Terciario Superior es innegable. ya no entre la ciudad y el campo. ni mucho menos. particularmente en América Latina. quieren proyectar a toda costa las grandes ciudades. 345 . al parecer. no sólo la alianza entre ciudades. a fin de cuentas. desplaza la idea pastoril de “el campo” se constituye. en privilegiado escenario para dirimir el conflicto. latinoamérica no quiere ser. se hacen cada vez más ricos. La situación no podía ser más clara: desarrollo con equidad a través de un crecendo que. la exacerbación de las contradicciones sociales. en alianza con los grandes dueños del capital a nivel internacional. hoy en día. Derrotero al que contribuye. esta aparente disyuntiva económica en la que. con ella. la articulación proactiva y estratégica de sus muy ricas y diversas regiones. ya que los ricos que controlan los servicios. se hacen cada vez más pobres. sino entre la pobreza y la riqueza. a través de sus centros de negocios. día a día. y es el que asocia al campo con el “atraso” y a la ciudad con el “progreso” y la prosperidad. al parecer. cada vez más desposeídos y carentes de oportunidad. un simple granero.. Por si fuera poco.. no hay opción. omitiendo construir una base sólida de capital constituida sobre la propia necesidad de alcanzar un auténtico desarrollo social. conduzca a una terciarización que no abandonase los sectores primario y secundario (hablamos de sociedades con fuertes componentes agrarios) o imagen de desarrollo al pretender acelerar violentamente el proceso de crecimiento económico.

En este sentido. ha sido presa de una marcada situación de dependencia. sino y sobre todo. queda clara una cosa: la ciudad latinoamericana. el sustrato espacio-territorial que el mercado de influencias (estamos hablando de espacios decisionales). La aspiración no es otra que la de convertirse en puntos nodales y. de hecho supone. incluso. tanto a nivel económico y político. Sobre esta base. en gran medida. a la luz de este proceso que. cada vez resulta más claro. no sólo por monopolios internacionales. seguidas de cerca de manera modélica por las intermedias e. como a nivel cultural: modificando sólo de manera coyuntural sus pautas de crecimiento a la luz de los derroteros impuestos por los distintos modelos económicos que establecen los centros decisionales rectores de los destinos del planeta. 346 . Lo que interesa no es sólo atraer la necesaria inversión extranjera sino. asentada sobre los presupuestos que demanda la justicia social y el desarrollo en equilibrio con el ambiente. en lo que respecta a la adopción generalizada. ha variado muy poco en sus componentes y modos de articulación (pues a fin de cuentas hemos pasado de una “luna de miel” con la industrialización a otra “luna de miel” con la terciarización). tan sólo.La alternativa: que la ciudad revierta sus beneficios sobre la región actuando como punto nodal de un sistema-red urbano-regional. ya que como quiera que sea. así como el de divisas y capital exige y. de ser posible.5 El impacto de la Globalización en el escenario de la ciudad Latinoamericana: hacia una actuación desde lo periférico Con lo dicho hasta ahora. desde su origen. por ciudades. una red que. hoy preguntaríamos. adoptan las pautas generalizadas del modelo desarrollista antes mencionado y sucumben a la tentación de sacrificar la prioritaria consolidación de una firme base social. por las pequeñas. neurálgicos. está conformada. por parte de estas ciudades (particularmente de las grandes ciudades) de un International Style a través del cual se mostrase su dimensión “progresista” y pujante. un intento desesperado por atraer hacia sí los ojos de tales instancias decisionales. de la red que mueve la economía mundial. resulta ser. ¿será posible para el subcontinente una “Tercera Vía” que no implique un refuerzo ideológico al orden hegemónico predominante al estilo de Giddens o de Tony Blair? 8. en esta medida. éstas proporcionan. las grandes ciudades latinoamericanas. la influencia estilística que reseñábamos anteriormente. en lo posible. como hemos visto. entrar a competir en el mercado global.

que a una construcción colectiva motivada por un consenso común. De esta forma. La consecuencia directa de este “salto” (aparente. apuntaban a la “modernización a cualquier precio”). con ella. el cual. y dada la magnitud de las ciudades a las que nos referimos (en directa relación con la magnitud de sus problemas). La pregunta en este caso no puede ser otra que aquella que. tanto social como espacial. en su momento. formulara Murillo Marx (2000): ¿Qué ciudad. los gobiernos y las instituciones). evidentemente. la formulación de nuevas estrategias de planificación territorial y urbana que. toda vez que su sobrevivencia y. es una especie de “modernismo” carente en todo de modernidad.por apostarle a un rápido posicionamiento en el panorama de la economía mundial. Para el efecto. convertida ahora en deuda externa. por todas partes. situación que se conoce en América Latina como el paso “de la mula al jet”. y de unas ciertas pautas de consumo encargadas de mantener el orden y el equilibrio dentro del sistema. a una lógica privada alentada por intereses monopolísticos. dotada de que tipo de gobierno. sobre la base de los pactos antes 347 . es la adopción literal de la falacia modernista en un contexto en el cual lo que encontramos. la sobrevivencia de una idea de orden. hasta los que decididamente. de manera lúcida. como era la generada por la irrupción de “modelos de desarrollo” que. la que de paso va acompañada de la adopción de específicos modelos de organización. cada vez más. unas demandas a las que. combatiendo los problemas internos mediante recursos externos. la intención a este respecto (reclamaban. sino que se incrementaba otro tipo de deuda. ha cambiado. aún comparten) un denominador común: el de la exigencia (forma de pago de esta particular forma de deuda) de una incondicional adscripción ideológica. mucho más sutil por cuanto más estructural. y con ella las demandas de organización social y espacial. Vana imagen de progreso construida a un altísimo costo social y ambiental. No obstante. promover la industria y generar empleo. como prioridad política. en su amplia gama (desde los que se presentaban cargados de intenciones “reivindicacionistas” y “socializantes”. está sujeta a los pactos que tanto social como espacialmente esté en capacidad de proponer y realizar. En cualquier caso. compartían (y. de hecho. no era otra que fortalecer las economías locales atrayendo la inversión extranjera para así potenciar los recursos endógenos. resulta evidente. en ningún caso puede (ni debe) abstraerse el Estado. hay que decirlo. responde. habrá que diseñar a favor o en contra del mundo de la globalización? La ciudad. de lo que se trata es de aceptar la sumisión a un determinado orden hegemónico. por demás). no sólo se realimentaba una ya atávica dependencia económica.

son ignoradas por nuevos tipos de “corporaciones” multinacionales.mencionados. volviendo a Murillo Marx. No obstante. no se puede desconocer que esta “nueva moda”. al mencionado sector empresarial. la Planificación Estratégica y su filosofía de procurar “alianzas estratégicas” orientadas. o no. desde la perspectiva del orden imperante. por demás. cuando. poco pueden hacer los alcaldes y concejales. los necesarios procesos de concertación mencionados que hagan de la ciudad un “proyecto colectivo” depende. el que efectivamente se lleven. condición básica. razón por la que un primer pacto resulta indispensable: el del gobierno con la ciudadanía. En esta medida. contradictoriamente. poderosas e impalpables? ¿Cúal es la situación hoy. muchas veces. los límites entre lo que es de todos y lo que es de cada uno -tan caros al propio liberalismo.tienden a hacerse 348 . de ahí que. a la competitividad. resulte atractivo también. y frente al cada vez mayor poder del sector empresarial e inmobiliario. los negocios de comercios y oficinas y los valores inmobiliarios reparten sus clientes por el mundo entero? ¿Cuándo las fronteras geográficas. especie de panacea del desarrollo urbano. no sólo de la “voluntad política” de los sectores público y privado (al servicio no sabemos de que intereses). sino de la madurez de una Sociedad Civil debidamente organizada e instrumentalizada sobre la base del pleno conocimiento de sus deberes y derechos como ciudadanos. he ahí la primera trampa en la que cae tanto el gobierno como la planificación urbana y territorial. cabe preguntar: ¿Cúal es la situación hoy. sin más. para lo cual se hace indispensable. construir una única lógica urbana que beneficie tanto a la ciudad como al inversionista privado. de la prestación de servicios o del suelo rústico y urbano? ¿Cuando la producción agrícola e industrial. falta de sentido de realidad de la norma. no tiene otro objetivo que el de potenciar las “ventajas comparativas” de las ciudades con miras a su posicionamiento en el mercado global. de manera privilegiada. a través de la generación de un proyecto común compartido que. no sólo incorporen la participación de la ciudadanía sino que instrumenten y faciliten la decidida acción protagónica de ésta. a cabo. Frente a la incompetencia y. incluso las de los Estados nacionales. Trampa a la que sirve. cuando aumentan los partidarios de la absoluta liberalización de todo tipo de intercambio de productos.

de manera tácita. de hecho. somos vistos. la Globalización genera una nueva relación público-privado que no sólo afecta la configuración y uso del espacio sino la noción misma de “lo público” frente a la de “lo privado”. Sin embargo. pp. lo mismo que ocurre con las fronteras entre áreas comunitarias y privadas. hoy en día. afirmaríamos que si existe un “centro” éste no puede entenderse más que como el posicionamiento hegemónico de un particular sistema ideológico (el antiguo “lugar del rey” del que hablara Foucault). el propio Foucault. Cit.menos claros. la propia frontera entre las clásicas nociones de centro y periferia. del espacio y del lenguaje. en tal medida.) bajo la figura de la “autoregulación”. aluden. de manera clara y explícita. En tal medida. Op. en la esencia misma de dicho proyecto. en su dimensión ideológica. dos de los principales centros decisionales a nivel mundial) que se configura. que todo es periferia”. “Pulverización” sólo aparente. disolviéndose de tal forma la antigua clara frontera entre lo público y lo privado y. con ella. por tanto. De esta suerte. ya que lo que en verdad ha ocurrido es una desagregación del centro que no hace más que reforzarlo (acaso primer sentido de la descentralización. eso sí. por supuesto. disperso por todas partes. aunque supeditada. implícitas en el proyecto globalizador que tratáramos en la primera parte de este trabajo. Deleuze. Discursos que se constituyen. al punto que hoy en día diríamos que “todo es centro. cualquier forma de replicancia 349 . figura desde la cual el dispositivo panóptico (que desde siempre lo acompañaba) aparece.. a la existencia de una particular forma de centro “aespacial” (ya que ni siquiera podemos remitirlo a Washington o Bruselas.. “pulveriza” la idea clásica de centro para repartirla por todas partes en su pretensión de adormilada y acrítica homogeneidad desprovista. el del mercado. por todos. Lyotard y. lo que de tal forma implicaría la consecuente periferialización de aquellos marcos de pensamiento que no comulgasen con aquél. 79-80) Es innegable.. Surgen así los llamados “discursos de frontera” a los que particularmente alude el pensamiento francés de los años setenta en cabeza de autores como Derrida. todas ellas de dominio absoluto hoy. declarando de manera implícita que. en la propia frontera a la cual aluden. de igual forma. ellos mismos. las pretensiones de homogenización del valor. es decir. de toda jerarquía. todas ellas propiedades públicas o privadas? (Murillo Marx. al menos en apariencia. a un único orden. lo único verdaderamente marginal es el discurso y que. a la vez que podemos “verlo todo”.

la periferia se constituye siempre en aquello que hay que someter. como viene ocurriendo desde la vieja Roma. en el escenario de la pobreza generalizada del subcontinente. o mejor. al lado del cual. potenciando la marginalidad? y. tras la imposición de un determinado modelo económico. La periferia. los cuales. de incorporar la marginalidad. en cualquier caso. de ahí que lo que se combate no es tanto la pobreza en sí misma como la aludida inconformidad. incluido Lyotard. De cualquier manera. ¿cómo conciliar esto con el denominado “fin de los grandes relatos” y consecuente posicionamiento de los “metarrelatos” (discursos de frontera) que. caracterizan este momento epocal conocido como postmodernidad?. cualquier tipo de carencia debía hacerse soportable. Pero. se confirma una vez más. encuentra asiento en una particular forma de discurso: el de la inconformidad. de hecho lo es). ¿qué papel juega latinoamérica en medio de este universo roto que la globalización trata de recomponer?. por lo mismo. la idea de Estado). Tarea que. “lo periférico”.(desde aquí la periferia. descifrar el discurso de la inconformidad resulta crucial para llevar a cabo cualquier tipo de intervención espacio-territorial en el entorno que le da asiento. para ser tratado como marginal. Una similitud comparte Roma con los nuevos discursos imperiales (en cualquier caso estamos hablando de proyectos globales): de lo que se trata es de incorporar la resistencia. “ser pobre” no basta para ser periférico y. toda vez que. como en su tiempo lo hiciera el emperador Constantino con la cristiandad (a fin de cuentas. ¿no será que la manera en que se lleva a cabo el proyecto globalizante no hace más que aumentar los fragmentos. Por lo anterior. en opinión de muchos autores. pregonaba como el más alto valor el ostentar el título de romano. como quieren hacernos creer los discursos desarrollistas. Es ésta la que en verdad resulta peligrosa para el sistema. desde siempre. el cual. ya que se necesita portar un cierto aire contestatario. en las pautas de consumo. donde la eficacia del aparato disuasor (que comporta. no puede venir más que de aquél. a través de ellos. ¿no será ésta acaso una posibilidad coyuntural para el posicionamiento de un pretendido 350 . el pueblo contaba con una efectiva pauta de consumo garantizada y provista por el propio Estado a través de la figura de “pan y circo”. en gran medida. el sistema delega en la publicidad. es aquello que hay que capturar). lo que en verdad realizan es una denodada campaña doctrinal desde donde se pretende imponer la necesaria adscripción al orden político que supone y soporta dicho modelo. en los medios de comunicación y. como un asunto político y no económico. como hemos dicho en páginas anteriores. en tal medida.

actúa sobre la base de permitir que se expanda su propio calor interior. ¿puede. Deleuze y Serres. hacemos una clara distinción entre la periferia que. un discurso que. en tanto diferencia. en razón de que. demarcando su frontera. lo latinoamericano? Si esto es así. su especificidad y su diferencia. puede entenderse como un supuesto e improbable “principio integrador”. Latinoamérica no tiene otra opción que la de actuar desde la periferia y. Concepto que debe entenderse. su antagónica “otredad”. motivo por el cual. a la Antropología Filosófica. ya que. más bien. opera. que a la Topología. no responde a una estímulo exterior sino a una ley: la tercera ley de la termodinámica. En esta medida es. pues es “la expansión de su propio calor” lo que corresponde a su naturaleza. sino fundamental. en ningún caso. y la actitud “irreconciliada” (en el sentido que expone Savater a propósito de lo que este autor denomina el “pensamiento no reconciliado”) que consuetudinariamente caracteriza a lo latinoaméricano en cuanto tal. por lo mismo. en todo ajeno a la variada y rica diversidad étnica y cultural del subcontinente sino.“discurso marginal” que exprese. siguiendo el pensamiento francés contemporáneo (Baudrillard. insometible) donde lo latinoamericano mismo se asienta. hablarse de un discurso de la ciudad latinoamericana en el que se resuelva la aparente disyuntiva entre los parámetros universalizantes del consumo y los que comportaría una supuesta identidad? No nos engañemos. como hemos dicho en páginas anteriores. el lugar mismo que constituye a latinoamérica como periferia. se asienta en un sustrato eminentemente guerrero y. como tal. lo relevante no es establecer su naturaleza sino el lugar desde donde ésta actúa y los modos en que. si es que ésta última existe. en consecuencia. de “resistencia”. Del mismo modo. 351 93 . “espacialmente” rodea al centro. sino en el de aquello que. profundamente geográfico. una especie de fondo insobornable (y. no en el sentido de lo que se “opone” a algo. cualquier intento por entrar a resolver sus múltiples conflictos. invitar a hablar a latinoamérica desde ese su ser-periférico93 si lo que se quiere es contar con ella. como un lugar común. siguiendo no otra fuerza que la de su inercia. o en otro sentido. más bien. tal y como la entendemos en este contexto. más cercano a la ontología. una naturaleza que. sólo puede venir de la comprensión de la profunda naturaleza de ésta. etcétera). de manera “efectiva”. es más cercano a la física que a la sociología. Es este “fondo telúrico” y. por lo mismo. por lo mismo. consuetudinariamente contestatario. el propio concepto de periferia. una estufa. o si se prefiere. fondo para el cual no encontramos otra denominación que la de lo telúrico. no sólo necesario. es desde aquí desde donde surge su fuerza. un plancha. será precisamente la actuación desde Como hemos señalado de manera reiterada. una naturaleza que se remonta mucho más allá de las carencias y que. como en el caso de ciertos electrodomésticos (una nevera. razón por la cual su única auténtica opción consiste en actuar desde él para desplegar aquélla. efectivamente. para el caso. por lo mismo. nos atreveríamos a denominar. el concepto de resistencia que acompaña la noción de periferia. preguntaríamos: ¿existe en verdad un discurso marginal latinoamericano?. entre otros autores). resulta ser. en el concierto global.

en el planeta. en apariencia. desde él. la primera tarea en lo político es “quebrar” la excesiva dependencia ideológica del orden hegemónico imperante. en latinoamérica. procederemos ahora a esbozar las principales acciones que. tanto más activo cuanto beligerante. el territorio. escenarios que. no sólo para entender el sentido que. precisamente. toda una serie de acciones decididas a través de las cuales el concepto de periferia o. a la generación de un Estado común. de ser-periférico se instrumentalice proactivamente en la línea de hacer posible que el subcontinente esté en condiciones. con ella la diversidad (y no la homogeneidad que. consideramos esenciales. en cualquier caso. creemos cobra ese. A este respecto. qué supone para el universo latinoamericano ser “periférico”? Sin lugar a dudas. la base del capitalismo que.la periferia la que habrá de constituir la “ventaja comparativa” del subcontinente a la hora de competir en el escenario abierto por la despiadada economía del libre mercado.. con los “discursos otros” que.. y desde. en nuestra limitada opinión. Proyecto encaminado al fortalecimiento de los Estados de la Región e. que parta de la reformulación de la relación entre vida privada y formas de expresión política. en todo alienta al proyecto global es. gústenos o no. en sus modos cada vez más complejos de uso y espacialización. no sólo de cumplir la consabida sentencia: “pensar globalmente para actuar localmente”. sino para hacer posible.M. incluso. 2002b). su ser-periférico. en lo social. se lleven a cabo. a través del diseño e implementación de nuevos pactos territoriales. situación a la que eventualmente se llegue. ¿en qué consiste esa “actuación” desde la periferia y. la diversidad. el establecer correspondientes planes de acción donde lo periférico mismo se haga sentir en lo político. 352 . sino de “pensar localmente para actuar globalmente” y así interlocutar. en lo económico y en lo ambiental. en igualdad de condiciones. a fin de cuentas. mejor aún. Pero. (Ampliar en Yory. a través del establecimiento y/o consolidación de un nuevo proyecto ciudadano. llevar a cabo simultáneamente.. en varios frentes. C. la propia globalización estaría obligada a promover con miras a su propio enriquecimiento y “sustentabilidad”. a la vez que se promueva la cooperación Sur-Sur. En razón de lo anterior. sobre todo. habrán de hacer patente su “dimensión periférica” en. toda vez que la interactuación de los mismos y. a partir de una Agenda concertada. sobre la base de la consolidación de toda una serie de redes regionales y supraregionales desde las cuales. defiende el discurso hegemónico) tendría que convertirse en su razón primera y fundamental.

mediante los adecuados mecanismos de acción-participación. Un reto fundamental surge. el óptimo funcionamiento de ésta requiere. en este sentido. ni de lucha contra las desigualdades. entendiendo por modernización. aspiraciones que para impedir que se conviertan en una entelequia vacía al servicio de los discursos democrateros de turno. ni de modernización. los proyectos colectivos suponen. en una sociedad anti-igualitaria. sino de afianzamiento de las estructuras existentes. y es hacer de herramientas como la descentralización un importante factor para la recomposición y la reestructuración democrática y funcional de los territorios. respeto por el derecho del otro y orientación de la acción al bien común. la descentralización no es un instrumento democratizador. por supuesto. al corporativismo y al cooperativismo. se presta de manera privilegiada el territorio y. o mejor antiequitativa en términos de justicia social. acción que supone el invertir en una efectiva “pedagogía ciudadana modernizante” orientada a promover un espíritu de solidaridad entre los distintos estamentos de la sociedad a través de tres acciones básicas: generación de conciencia colectiva. arquitectura que implique. la caracterización de los distintos actores. así como de los espacios. la realización de proyectos definidos donde tales aspiraciones adquieran forma. al interior de específicos escenarios. El objetivo no es otro que el de promover el liderazgo cívico ciudadano en formas que van desde las corrientes de opinión hasta la consolidación de efectivos movimientos cívicos. razón de más para promover un efectivo sistema de autoregulación ciudadana (llevado a cabo por instancias veedoras ciudadanas) encaminado a una evaluación. es indispensable que. pasando. fundamentalmente. de suyo. Tarea a la que.toda una serie de proyectos colectivos con derroteros comunes e indicadores claros en lo social. la generación de una auténtica política pública espacial concertada resulta ser. lo que implica que ésta se acompañe de una auténtica modernización del Estado. No obstante. desde aquí al asociacionismo. Lo anterior implica el diseño de una efectiva “arquitectura de la participación”. En este sentido. para la política. tiempos y modos de actuación que. encaminada a la indispensable concertación que. en lo económico y en lo ambiental. se pongan en obra a través de la realización de ejercicios ciudadanos concretos. de hecho. por 353 . dentro de él. la democratización misma. como un fin en sí mismo. tanto un medio para la participación. por el fortalecimiento a las organizaciones de base y.

el reto en lo social no puede ser otro que el de promover todos aquellos procesos conducentes a la afirmación de las distintas formas y dinámicas identitarias desde las cuales se fortalezcan las múltiples expresiones del poder local. de manera oportuna. la pertinencia de su participación a la luz de objetivos concretos establecidos dentro del propio proceso. al interior de un proceso de concertación multiactoral. entre tales dinámicas. Por lo anterior. 354 . con estrategias distintas. tanto entender. paradójicamente. toda vez que es sobre él que se asientan y caracterizan las distintas formas de organización social. como a objetivos comunes concertados por todos y apoyados por una agenda institucional. de la definición diferenciada de los marcos y móviles de las distintas instancias allí convocadas. Por lo anterior. ésta trae consigo. sino que acompañe el proceso mismo asumiendo. útil y necesario hacer efectiva su participación. ya que de lo que se trata. la gestión exitosa de un determinado proyecto supone. dado que resulta factible que la misma no se restrinja a un solo escenario o momento. construido “paso a paso”. Un factor fundamental resulta aquí la comprensión de la relación que. así como con el acceso a los distintos servicios y equipamientos de la ciudad. del proyecto político vigente. En este sentido. sino el momento en que la misma resulta oportuna. resulta crucial. en sus variables territorializadoras. es de fortalecer el Estado a partir de la conquista-renovación de su legitimidad. en esta medida. base de lo social. las distintas formas de movilidad que. por escenarios procesuales y no. den respuesta tanto a los intereses específicos de cada sector (actor) comprometido. razón de más para promover la estructuración territorial de las mismas al interior de un sistema de redes sociales multi y transectoriales sobre la base de la realización de proyectos que. al fin y al cabo. la propia participación de los distintos actores se define por su papel diferenciado en cada uno de los escenarios propuestos. simplemente. En este sentido resulta crucial. desterritorializadoras y reterritorializadoras. sino prever en que momento es conveniente. adquiere sentido. es desde aquí desde donde lo público en cuanto tal. simplemente espaciales94.resultados. en tanto “escenarios de gestión”. En este orden de ideas. como atender. como la definición estratégica de los momentos en que la misma ha de ejercerse a partir de las especificidades. no sólo definir las características de tales instancias. Un papel crucial cumple aquí el territorio. se establece con el empleo y con la adquisición de la vivienda. no sólo establecer el carácter de la participación diferenciada de los diferentes actores allí comprometidos. es el proyecto político el que debe tener acompañamiento y seguimiento y no. tienen que ver con el establecimiento. la adecuada ejecución de las obras que caracteriza uno u otro programa de gobierno. tienen asiento y las particularidades de las nuevas dinámicas de arraigo que. En razón de lo anterior. competencias y diferencias de las instancias involucradas. con el fin de optimizar. la elaboración colectiva de un proyecto común compartido de sociedad. consideramos que resulta tan importante la definición de los escenarios físicos (o de los proyectos concretos) a través de los cuales la participación se “pone en obra”. en cualquier caso. resulta indispensable para superar las tradicionales miradas 94 Los escenarios a los que aludimos en este punto. en la ciudad.

en nuestra opinión. Si bien la globalización tiene un proyecto común (aunque dudosamente compartido). en el escenario corporativo de la empresa privada. no sólo resulta iluso sino en todo inconveniente. de dilusión de “lo social” como fuerza política. ). amparado en una supuesta “identidad latinoamericana” que utópicamente. en un proceso como éste.. las organizaciones cívicas. incluso. sobre el terreno (el territorio). los Organismos Multinacionales.. la Banca o. no puede darse si no es a partir de “lo periférico” (entendido en el amplio sentido que hemos expuesto anteriormente). para ningún contexto (incluido el latinoméricano). “todos tienen los mismos problemas”. hacer o no parte del proyecto global no es. por ejemplo: “todos los pobres son iguales”. en el escenario institucional del Estado e. de lo que se trata es de establecer. no puede venir de “oponerle” otro proyecto. No obstante. tradicionalmente. resulta claro que la tarea primera y fundamental de un proyecto de tales características es entrar a definir. En cualquier caso. la sociedad anhela y requiere?”. en el escenario político-económico de la Cooperación Internacional. el Estado. “todos desean caminar hacia el mismo lado. Tarea que. tampoco creemos que la solución a la desmedida explotación del subcontinente. “¿qué es lo que. la Empresa Privada. Acaso la única manera posible de combatir la creciente tendencia de desafiliación ciudadana y. una serie de innegables oportunidades sujetas. en “concierto”. sino de encontrar los modos de abordar el mismo desde sus especificidades. actividades diversas. vendiendo al mejor postor . sin más que.en la subasta pública que supone el mercado global . es el caso del diferenciado papel que. pretenda hacer valer “los derechos de los pobres” ante el despiadado concierto internacional. respecto de un cada vez más inaprehensible “proyecto común de ciudad”.holísticas e indiferenciadas con que. situación que en vez de exaltar ese “ser-periférico” dentro de él. menos aún. “todos esperan lo mismo” y. desde aquí. 355 . con ella. a la luz de un objetivo determinado. así como a sus enormes problemas de exclusión e injusticia social. lo que es viable esperar y llevar a cabo en el escenario vecinal de la comunidad. sacrificando las seguridades sociales y. tampoco creemos que la única manera de hacer parte de él sea desatendiendo las especificidades y demandas locales. y al interior de los distintos escenarios.. una alternativa “práctica”.. ya que pretender darle la espalda al omniabarcante proyecto global. la opción para latinoamérica de hacer parte de él. en tanto parte de un “globo” que. con el debido manejo político local. junto con su carga “absorbente” y acrítica. Si bien.los recursos naturales endémicos. ya hace uso de ella (. juega la Comunidad. desde “dentro”. sobre todo. se abordan los problemas cuando se asume. de hecho. toda vez que la globalización trae consigo. venga de la mano de un proyecto “chauvinista”. en verdad. a ser convertidas en ventajas.” En esta medida. las Agencias de Cooperación Internacional.

en su ya atávica exclusión y manipulación. precisamente. replantear el negocio actual. Lámina 48 «EN EL MAR DE LA INTRANQUILIDAD» Fuente: Revista Ecologica Nº 15 (1993) 356 . razón de más para plantear un nuevo negocio o. Unos socios que. esto tampoco es algo que. se derivarían de contar con nuevos socios. sino la toma de conciencia por parte de éstos de que su propia supervivencia depende. haciendo evidente las ventajas que. todavía más. para el mismo. debería apuntar el propio proyecto de la “aldea global”). por la utilidad y la ganancia. Como anotábamos en páginas anteriores. a corto plazo. de buenas a primeras. por tanto regidos. no es un llamado de atención internacional a “la justicia” lo que haría a los gobiernos del Norte y a sus alianzas con los grandes monopolios. en cuanto tales. reorientar su proyecto depredador (Lámina 48). de dicha reorientación. no haría más que acentuar la noción clásica de periferia en su connotación marginal y. puesto que los móviles que en la actualidad alientan el ideario globalizador son. si se prefiere. por lo mismo contribuir. exclusivamente. en nuestra opinión. económicos y. “abra” paso a un proyecto incorporativo y equitativo de sociedad global (tarea a la que. estarían obligados a interlocutar.latinoamericano (del que tanto hemos hablado para aludir al único lugar desde donde el subcontinente está en condiciones de interlocutar). Sin embargo.

esa es la clave de toda resistencia. para lo cual. la operación: una vuelta a lo vecinal y al refuerzo de lo comunitario que involucre la incorporación de lo marginal y lo fragmentario. ¿desde dónde y de qué manera?. como de suyo les es dado. ha de constituirse sobre la base de la construcción simultánea de “pequeños acuerdos” intra y supraregionales sobre puntos comunes que constituyan una base móvil desde la cual se conciba. desde lo fragmentario y lo coyuntural.. por un lado. los cuales actúan. se opone a un evidente contrario. la que. desde sus respectivas especificidades. a otra.. “incluya” al mundo en el imaginario de su propio proyecto. “entra a primar”) y. “identifique” la Región ante el mundo. a capitalizar resultados sobre los procesos ya en marcha.En este sentido. En este sentido.) en el concierto internacional. en oposición a la globalización. lo que sería deseable sería incorporar a la propia globalización en el diseño del mismo: si latinoamérica quiere que el mundo la “incluya”. una ciudad podría pertenecer a una región para unos efectos y. lo propio de lo global es en-globar. antes que la construcción de un dudoso “macro proyecto social” que. redimensionen y recualifiquen el concepto mismo de lo global en cuanto tal (a fin de cuentas. Lo que se buscaría con esto no sería otra cosa que potenciar una estrategia encaminada. el concepto de adcripción territorial y. en su dimensión “glocal” consideramos. el concepto mismo de pertenencia al mundo a través de una u otra idea de Región. in-corporar. “desde”. darle cuerpo constituido a lo que. a la postre.. Un proyecto que. tendría que ser tan flexible como coyuntural. de una u otra forma. de manera dialéctica. A 357 . La estrategia: una renovación de las categorías fundadoras de la ciudadanía no amparadas en el concepto de “identidades cerradas” que. lo que supone definir. le es dado participar (entrar a competir. por otro. dentro de él. a su vez. ya que. no hacen más que “absorber” lo político. como anotamos.. el objetivo: abordar en manera decidida los dos problemas básicos que convergen en la cuestión urbana. a la postre. es decir. que a la de un “algo” que. En esta medida vale la pena aclarar que no se pelea “contra” sino “por”. es necesario que ésta. en primer lugar. a desatar procesos que. para otros. en tal sentido. esa es la clave de toda forma de lucha que para lograr el éxito con escasos recursos no puede menos que recurrir a una decidida “acción de comandos”. la inseguridad y la administración del riesgo en sus múltiples formas. la clase de “resistencia” que supone el actuar “desde la periferia” es más similar a la de las estufas que se calientan y expanden su calor. o mejor. de manera flexible. lo que resultaría procedente establecer sería la manera en que a latinoamérica.

sea efectiva la manera en que se involucre la participación social en la plusvalía y los derechos del suelo. C. como señalaba Heidegger (1993): “no construimos para morar sino que construimos. A este respecto. en 358 . en última instancia. es decir. particularmente en lo que toca a los bienes inmuebles. por lo mismo más geográfica). dentro de él. donde lo que prime sea más el deseo de construirnos (afianzarnos) en lo que somos que de mantenernos en lo que hace ya tiempo hemos dejado de ser. mantener un equilibrio entre desarrollo social y desarrollo económico. tiene que ver más con la proactiva idea de rehabilitar que con la pasiva y museográfica idea de “restaurar” (Yory. por ejemplo. es de demostrar el peso específico que el capital social y. he ahí una de las claves a tener en cuenta por parte de la planeación en cualquier contexto. M. sería asumir una actitud crítica y selectiva respecto de los modos de participación en el “mercado global”. un papel crucial cumple la noción de patrimonio. Estrategia que tendría que ir de la mano. a partir de la generación de un nuevo modelo económico incorporativo que. estrategia que. y desde las mencionadas formas asociativas locales. como con la constitución de un nuevo orden territorial que privilegie. sobre la base de un proyecto socio-ambiental concertado.este respecto. redunde en el diseño de estrategias en las que. por parte de tales formas asociativas. potencie las formas asociativas locales. el capital simbólico. juegan a la hora de desatar procesos económicos de alta rentabilidad social. lo que es lo mismo. en lo que respecta a los derechos del suelo y al control sobre los bienes y medios de producción o. la defensa del patrimonio es un compromiso con el futuro y no con el pasado toda vez que. siempre. Lo que surge de aquí es la necesidad de incorporar a los tres sectores clásicos de la economía formal (eso sí privilegiando la base extractiva y transformativa) el sector informal. Aspiración que en lo que toca al tema territorial. a fin de cuentas. en particular el cooperativismo y el corporativismo. particularmente en lo que tiene que ver con la urgente necesidad de abordar el tema desde una perspectiva más histórica (y. precisamente. a la vez que procesos sociales de alta rentabilidad económica buscando. en el orden de lo público. la noción de “propiedad compartida”. Circunstancia que. que implique. De lo que se trata. y menos historicista. porque moramos”. lo que una forma de ser “periférico” alentaría en lo económico. tanto con una eficiente reforma agraria. a través de un decidido fortalecimiento de las economías solidarias y de escala. 2002b). una efectiva capacidad de decisión sobre las formas y los modelos de intervención sobre el suelo.

etcétera que. por tanto funcional. base de lo diverso. que comportasen un cierto grado de homogeneidad . desde aquí. valga decir. En este sentido. potencie las ventajas comparativas locales y haga factible. En esta medida. desplaza la noción de valor espacial en sí mismo. étnicos. que no de manera gratuita demarcaba un determinado ámbito electoral . desde siempre. “lo pampero”. amparada en caracteres espaciales. “contaminan” (definen)95 una específica noción de realidad. operan de una u otra manera. entendida ahora desde una base eminentemente móvil. En cualquier caso. la “contaminación” cumple el papel de coadyuvar en la definición de todo lo real que así resulta “contaminado” (definido y descrito) por el mundo que lo rodea y al 359 . la propia realidad que. diversidad. sociales. son los intereses comunes. por el contrario.cuando no se limitaba su denominación a una simple adscripción administrativa y. “lo caribeño”. en tal medida. de lo que se trata. o situaciones que envuelven y. tanto criticara Adorno a propósito de los llamados “discursos de autenticidad”. ha sabido la geopolítica y es que el espacio adquiere valor sólo dentro del ámbito de unas determinadas circo-estancias. geomorfológicos. la tan buscada competitividad. En este punto. papel que tendrá que ser tan flexible como la noción misma de región. No es que una determinada región se beneficie de una u otra “coyuntura”. es de redefinir el papel de la ciudad en la economía regional a partir del fortalecimiento de su autonomía en el gobierno del territorio. para resaltar algo que. en la primera parte de este trabajo denominábamos: una “cartografía de la movilidad”.su sustrato territorial. dentro del concepto de “red de ciudades”. desde otra perspectiva. por tanto. en cada caso (o circunstancia). Lo que cuenta ahora. “lo amazónico”. las constituyen infinidad de componentes y variables que. por competitiva. culturales. entendemos por “contaminación” la manera como operan las circunstancias en la definición de todo aquello que llamamos real. económica. denominación donde lo múltiple.es desplazada. por la noción de región coyuntural que en todo subvierte los límites demarcados por cualquier criterio de homogeneidad. lo que “integra”. único aglutinador en medio de una cada vez más buscada. la otrora clara frontera entre regiones. por tanto. (tan querido por el argot de la economía global). política o social. lo que se deriva de aquí para la geografía económica es el advenimiento de aquello que. sino que la región misma se constituye como coyuntura y. como “construcción temporal” superando. 95 Dado que las cosas no se dan de forma pura (“incontaminada”) sino que. económicos o ambientales. la simplista caracterización de “lo andino”. En esta medida.

De este modo. las propias cosas (así “contaminadas” por ese 360 . se oriente a la consolidación de pactos intra y supra regionales llevados a cabo a partir de coyunturales proyectos comerciales que alienten las economías de escala (insuflándoles impulso) y.. A este respecto anotaba Ortega que no es posible estudiar al hombre por fuera de sus circunstancias puesto que a ellas se debe y. negando así el libre albedrío. no puede entenderse como una simple “caracterización regional” circo-inscrita y delimitada a un determinado ámbito geográfico en el cual se “ancla” sino que. por tanto. no es comprensible sino a la luz de las circunstancias y modos de operación de su connatural “contaminación” en cada caso particular. por co-rrespoderle. consiste en asumir y mantener una cierta desenmarcación (como la denominábamos en la primera parte de este trabajo) respecto de la lógica del orden económico (hegemónico) imperante que. La estrategia. se debe en cada caso. Situación a la que contribuye de manera privilegiada el mercado en su más amplia dimensión (a fin de cuentas. en consecuencia. por tanto. se define a sí mismo. sin perder de vista dicha lógica. de lo que se trata es de posibilitar un intercambio.desde aquí. requisito fundamental de un proyecto globalizador no basado en el desequilibrio sino en la concertación. puesto que a él pertenece. el hombre esté signado (predeterminado) por sus circunstancias. las propias cadenas productivas. Lo “local”. no sólo la conservación de la entidad autonómica de las partes sino el reconocimiento igualitario de su capacidad de interlocución. y utilizando uno de sus más preciados instrumentos. como es el de la valoración circunstancial de lo local a través de sus también circunstanciales “ventajas comparativas”. sino que. al relacionarse de una forma u otra con ellas. Desde esta perspectiva. por tanto. es gracias al ejercicio de su propia libertad que establece una particular relación con esas circunstancias y. resulta siempre “contaminada” (en su carácter fragmentario y.. es su relación con ellas la que lo determina y define en cada situación específica. en tal medida. se hace viable el cruce transversal entre los primeros y. Así como el hombre “es” en sus circunstancias. Lo anterior supone entender que las decisiones siempre se toman desde un marco de referencia circo-inscrito en su propia circo-estancialidad. por tanto. de hecho. por el contrario.). las cosas “son” en un mundo al que pertenecen y. por tanto. es siempre una forma de autoafirmación frente al mundo llevada a cabo a través de la confrontación con éste y en franca relación con él. fortaleciendo los procesos y no los productos de éstos. desde aquí. no “universal”). para el filósofo. la ampliación del espectro de difusión de los segundos. lo que de hecho sugiere como principio rector y base del intercambio. lo que no significa que. lo deseable en cualquier caso consistiría en mantener la confrontación (el intercambio) en su especificidad y no en diluirlo bajo los presupuestos de algún privilegiado principio homogenizador. a la vez que éste las determina. lo cual permite tejer verdaderas redes de producción cual.

aunada a un sistema flexible de organización y producción. en la medida en que éste permite a la pequeña empresa navegar libremente (dentro de la reglas del mercado. agremiaciones o cualquier otra instancia asociativa de carácter.y. la “corporación” a la que el pequeño productor pertenece (formalizada a través de confederaciones. mundo) lo constituyen y hacen tal. estar en condiciones de proyectarse directamente sobre éste. dentro del marco de necesarias alianzas estratégicas. necesariamente. preferiblemente. sino de su propia capacidad de interactuación. actúa haciendo evidente que no es un diminuto pez que acaba de asomar la cabeza sino que es parte integral de un “cardumen” que. lo que no significa que lo hagan de manera aislada puesto que para sobrevivir tienen. puesto que inmediatamante aparecen en la escena del mercado global. al que el pequeño productor pertenece. que pertenecer a una cadena productiva inmersa ya dentro de una u otra red. desde allí. alimentar en diferentes momentos y con diferentes insumos. tienden a ser eliminados o absorbidos por los grandes circuitos que operan en éste. en tal situación. esquema que bien puede potenciar las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) sobre la base. supraregional) se manifiesta como parte del propio sistema. impidiendo. una ventaja. En esta situación. el “pequeño” tamaño resulta. En esta medida. los circuitos económicos de base. por tanto. no sólo de su respectivo valor estratégico. Es precisamente esta capacidad de “navegación” dentro del mercado la que. obedece a una misma lógica corporativa (al fin y al cabo. en tal medida. incluso. lo que puede hacer que las PYMEs puedan llegar a trascender (sin omitir. en un cardumen sus miembros se comportan como un solo cuerpo). por supuesto) y. en ningún caso) el ámbito confinado de los mercados locales (al parecer “interlocutores oficiales” ante el mercado global) y. el sistema se ataque a sí mismo. incluso. en tal medida. asociaciones. el esquema de desconcentración postfordista (tan querido por la globalización) resulta útil en la consolidación de un sistema incorporativo de redes productivas en el que el tamaño de una u otra línea de producción o. establecer diversos tipos de alianzas estratégicas (en directa relación con sus circunstanciales móviles). de una u otra empresa. pero es entonces cuando el sistema de redes. que atacando al pequeño productor. En este punto es evidente que la vulnerabilidad de los pequeños productores se hace patente. 361 . se subordina a la importancia que ésta cobra dentro de la red a la que pertenece dentro del marco del propio sistema de redes global. como tal.

homólogos (lo “común” suele ser el compartir unas fortalezas frente a unas amenazas. aún subordinada al ámbito del Estado-Nación). las cuales promueven la idea de que “la unidad fortalece a la Región” (fortalece desde luego a esos pocos que. paradójicamente fortalecen sus eventuales Mercados Comunes96 (el Centroamericano. la propiedad sobre los medios de producción. tendrá que entrar a competir. necesariamente. Desde la perspectiva anterior. En esta medida. “lo centroamericano”. el Caribeño. por tanto. etcétera). entre otras cosas (fiel a los mismos). incluso. en el manejo de los recursos. venden “empacados” los mismos al exterior. la tan aludida “integración latinoamericana”. transparencia y transferibilidad en las decisiones. recibiendo directamente los beneficios) cuando lo que en realidad ocurre. es que la fuerza está en la fragmentación (y en las circunstanciales alianzas que. dentro de ella. se consideran “iguales”. toda vez que lo único que hace es ampliar la noción de frontera para incluir. por no decir indeseable) orientado a fortalecer las estructuras atávicas de dominación. un grupo de vecinos (convertidos ahora en socios) que. o el Mercosur. por una u otra razón. en sí mismos. sobre la base de la constitución de pactos en torno a proyectos convocantes y no a establecimientos (aquí tanto el Estado-Nación como el Mercado Común se comportan de tal forma). desde allí se establezcan). excluyente. fijos. “lo caribeño”. resulta ser. un sofisma de distracción populista (tan poco práctico como irrealizable. se mueve el mercado. lo que si por un lado facilita la administración del territorio (y con ella su gobernabilidad. buscar mayores niveles de agilidad. en estos tiempos de deslocalización. aliada incondicional de la velocidad. fortalece una particular idea de región ceñida a unos marcos político-geográficos y. más bien. el mirar a la Región (y con ella a la producción local) más allá de la lógica nacional y. por detentar la “unidad” monopolística. por tanto. por otro lado. el Andino. la versatilidad y la flexibilidad. intelectuales de la Región (herencia trasnochada del romántico sueño Bolivariano). eficiencia. tan querida en ciertos círculos políticos e. trasladando así los problemas de una pequeña frontera a una frontera mayor. valga decir. a la luz de una selectiva y “horizontal” idea de región (en el caso latinoamericano “lo andino”. por tanto fronteriza que.Desde esta perspectiva. desde aquí. o unas debilidades frente a una urgente necesidad). La lógica de los Mercados Comunes Regionales (que en principio requiere esclarecer que entiende por “común” y por “regional”) es siempre una lógica fronteriza y. como de los bienes y servicios. velocidad. o acaso. administrativos. y dentro de la propia lógica que alienta el libre mercado. la hace más vulnerable frente a otras regiones más fuertes con las que. Cabe anotar que. desde nuestra perspectiva. sino su incondicional adscripción territorial a una predeterminada e inamovible idea de región. 362 96 . para la consolidación regional (una vez se defina qué se entiende por región). entre otros existentes y/o posibles) supone. y en la puesta en circulación tanto del capital. atributos de un tiempo sobre el que. sin demérito de los logros que pudiesen lograrse. teniendo el control. el cambio. lejos de ser siquiera una utopía. lo que implica propender más por la concertación concreta de intereses que por una difusa e imprecisa integración a la luz de una todavía más vaga bandera. el problema no lo constituyen los Mercado Comunes.

dar cuenta de su existencia empírica “real”). también) por el que libremente y. por así decirlo. desde la perspectiva del Mercado Común Regional. lo que la movilidad promueve. tanto al fortalecimiento de lo local en cuanto tal. lo que surge es la posibilidad de que la lógica regional se sirva. tan sólo. la concertación de intereses que hemos contrapuesto a la “integración” como precondición para alcanzar el fortalecimiento de la economía de la Región. porque atiende a la inclusión de contextos tan disímiles como los que. una más eficaz y equitativa distribución de las utilidades. o a una u otra forma de “saber local”. para actuar desde ellas. en cuanto provienen y a la vez promueven la concertación. por estar más cerca al territorio y sus dinámicas. es la creación de semilleros productivos regionales con características diversas e integrados. supuestamente sujetas a una u otra ideosincracia. en razón de sus 363 . eventualmente. garantiza un mayor control del gasto y. por ejemplo. Es precisamente la noción de “proyecto comercial” la que ofrece el escenario para la deseable y necesaria concertación de intereses multiactorales (públicos y privados) que lleven a la realización de pequeñas coaliciones y consorcios capaces de responder a ambos intereses dentro del marco de un sistema global de redes (e intereses. lo que no implica que tenga. desde aquí. por tanto. En este sentido. En el segundo caso. en torno a la constitución de un proyecto (convocante) de protección de la cuenca del Pacífico pondría a interactuar a “vecinos” tan disímiles como China y Ecuador. necesariamente. no sólo requiere menos burocracia y menos dependencia de una u otra voluntad política interna o externa a ésta (no se pueden desconocer las presiones políticas externas) que la “integración”. supone la misma. que subordinarse a éstas. acaso coyuntural idea de “región” (lo que no significa que no se pueda mapificar y. como al derivado de la creación de estos pequeños “puentes” supra e inter-regionales que resultan ser los aludidos proyectos convocantes. por objetivos comunes (entre los que se cuenta la noción convocante de “proyecto comercial”). amparada en el concierto de la diversidad alrededor de un proyecto común. sin contar. En el primer caso. una nueva regionalización concebida “en” la diversidad y “desde” la movilidad. situación que.En otro sentido. sino que. En un ejemplo como este lo que surge es una renovada y. de los cuales sin duda se deriva. por supuesto. con los beneficios que. si así se plantea. en todo transgrede su lógica homogenizadora amparada en facilistas demarcaciones “identitarias”. en razón de la propia capacidad de interlocución ganada por sus propios proyectos convocantes. de las dinámicas del mercado.

a la movilidad. de manera diversa. del complejo escenario que nos ocupa. tanto los factores endógenos como exógenos que lo afectan) para constituir un poderoso respaldo a las economías de escala y. como hemos señalado. Como resultado de esta operación y de su carácter transfronterizo y transectorial. precisamente. Un papel crucial cumple la ciudad en este punto y es su capacidad de servir de “puente” (aunque no de manera exclusiva y. 15). mucho menos. al tener la virtud de adentrarse hasta los últimos recodos del sistema económico y organizacional. en el caso de la economía regional supone. por decirlo así. lo que tenemos es un nuevo tipo de mapa para el subcontinente. el circuito económico es capaz de trascender la lógica inercial de “lo interior” y “lo exterior” al sistema (a pesar de que reconoce. se “desplacen” atendiendo sus específicas demandas y necesidades. por supuesto. por demás. por cierto. y de poner en circulación la base misma de capital. pasiva) entre la lógica microeconómica de los circuitos económicos locales y la macroeconómica de los grandes 364 . lo que supone que tales demandas no puedan ser captadas y. sólo éste es capaz de estructurar dinámicas operacionales que. canalicen tanto los flujos de interés como los de capital. M. He aquí una forma periférica de hacer resistencia a las nuevas formas de dependencia neocolonial que comporta el “espíritu civilizador” del orden global. se retuerce a través del inmenso archipiélago ártico fractal a lo largo de un dédalo alocadamente complicado de golfos y canales. como a sus específicas demandas en cada momento en particular. muy parecido al móvil escenario de las plataformas árticas que acusara Serres en su famoso Paso del Noroeste: “El paso del Noroeste hace comunicar el océano Atlántico con el Pacífico por los fríos parajes del gran norte canadiense. desde aquí. de cuencas y de estrechos entre la Tierra de Baffin y la Tierra de Banks” (Serres. Una movilidad constituida por pisos virtuales en los que lo único “fijo”. en todo. Es aquí donde. Se abre. desde la movilidad. En esta circunstancia. de acuerdo tanto a las características de cada escenario. a la vez de canalizar la inversión. canalizadas y atendidas. 1991. el concepto de circuito económico cobra un valor fundamental toda vez que. pp. dadas las características. a las más o menos sumergidas instancias formales e informales de la economía solidaria (hasta entonces “economía solitaria”). desde un único y privilegiado interés particular. ya bastante móviles. por tanto. se cierra. En esta medida su carácter incorporativo es capaz. Imagen de aleatoriedad que. atender.posibilidades. sea la presencia de instancias multiactorales actuando.

es en la ciudad donde de manera privilegiada tienen asiento. de manera diversa. en lo que concierne a un eventual manejo del tema ambiental desde la periferia. los muy distintos planos de las economías de escala (en sus dimensiones formales e informales) que. es necesario incorporar para que su frecuente desarticulación del sistema no redunde en nuevas deseconomías sino que. por el contrario. A fin de cuentas. sino que allí confluyen. o mejor. contribuya con el fortalecimiento de esa base de capital y de producción que a todas luces resulta indispensable poner a circular (Lámina 49). entre lo local y lo global. en primer lugar. propiamente tales. a un manejo “periférico” del mismo. el concepto de responsabilidad compartida en el ejercicio de los deberes y derechos con el medio ambiente. potenciador de dinámicas regionales capaces de poner a interactuar la lógica endémica de los circuitos económicos con la aspiración universalizante de la economía global. He ahí uno de los aspectos que justifican su carácter “nodal” y. sería asumir. o mejor. Lámina 49 «LA CIUDAD ENERGÉTICA…» Fuente: Revista Ecológica Nº 23 (1996) Finalmente. de una nueva estrategia 365 . lo que.circuitos que animan la economía mundial. en nuestra opinión competería. Responsabilidad que implique el diseño y puesta en marcha de un nuevo modelo económico. de manera proactiva generalizada. a la ciudad latinoamericana. en cualquier caso. por tanto. no sólo las instancias “puente”.

de tal suerte. de tal suerte. el desarrollo de una sinergia también en lo político y. Lo que se deriva de aquí para la administración y manejo de las ciudades. como un eventual principio “regionalizador”. en consecuencia. En este punto lo deseable es que la sinergia desatada por los aludidos “procesos proyectuales sistémicos” sea administrada por un sistema regulativo tan flexible. trascienden los límites de cualquier reducido ámbito gubernativo jurisdiccional. por el contrario. o mejor. exige. y así hasta alcanzar la escala planetaria.. el concebir a la ciudad como una “región” en sí misma (constituida por “subregiones” claramente determinadas por nichos ecológicos) al interior de otra región con la que. lo que supone posibilitar. por tanto. Lo anterior supone la generación de un pacto político y social que. los cuales.económica que no oponga la rentabilidad económica a la calidad ambiental sino que.. Es desde aquí. las integre a través del concepto de rentabilidad social. es la inclusión del marco ecológico donde se asientan los distintos circuitos productivos y/o transformativos. dinámico y funcional como el marco bio-sistémico que. como una variable fundamental a ser considerada en la determinación de su propia zonificación espacial y. desde tal marco “corporativo”. De esta forma. a su vez. “sistémicamente”. de fundamento. sobre la base de entender a la ciudad como un gran “nicho ecológico” al interior de uno mayor que. la realización de “procesos proyectuales sistémicos” en donde. de una u otra forma. razón de ser de unas instancias corporativas (seguimos hablando de analogías bióticas) capaces de interactuar. sobre la base de que ésta se inserte en respectivos marcos ecológicos. haga presencia respondiendo a las que así podrán ser entendidas como demandas “eco”-sistémicas de la ciudad. Sirva como ejemplo la indiscutible relación que los procesos productivos deben guardar con los sistemas “circulatorio” y “respiratorio” de toda ciudad. biosistémica. se inserta en uno que los contiene. a la vez. desde el uso 366 . la analogía biótica. también. por definición. le sirve de escenario y. entienda la necesidad de asumir un proyecto pedagógico común (acaso de muchos proyectos pedagógicos concebidos desde objetivos comunes) que conciba la explotación del territorio desde la perspectiva que supone atender a la lógica incremental de las economías de escala. en lo organizacional (nueva recurrencia a la analogía bio-sistémica). necesariamente hace sinergia (en tanto ésta aporta el marco ecológico para los aludidos “nichos”).

lograr un equilibrio tanto ambiental como social? Por otra parte. puedan llevarse a cabo en ella iniciativas como las que. pp. Op. sin duda. de una determinada manera. no sólo no existen ciudades autosustentables (a pesar de que consideramos que éstas deban “pagarse” a sí mismas. dentro del ansia de productividad que le es inherente. basada. cada ciudad y cada región esté en posibilidad de propiciar y capitalizar para hacer así de éstas unas auténticas ventajas competitivas. en la interdependencia urbana y regional. en atención a las particulares circunstancias y demandas del subcontinente. con ella. Cit. precisamente. “el fallo en alcanzar el equilibrio entre los tres entornos – natural. así sea la de atender. y siempre al interior del contexto global. por ejemplo. sino más bien la antagónica rival de una. Lo que a este respecto sí compartimos con Coyula es el hecho de que. desde donde se hace posible que la ciudad se entienda y. sino que la autosustentabilidad no es. “una diana a la que haya que apuntar”. lo que la “lógica” eco-sistémica nos pone de manifiesto es que. a este respecto. en los distintos ámbitos ecosociales. la inestabilidad política y el deterioro moral y ético” (Coyula. 367 97 . en todo deseable interconectividad. a la diversidad. 100). en ningún caso. Desde esta perspectiva habría que pensar. y sobre esta base. incrementa. construido y social – con la economía que los debe alimentar. habilidades y hasta expectativas). en la consolidación de una fuerza única. a su vez. revirtiendo sobre el territorio y la población la plusvalía acumulada tras generaciones de inversión en tiempo. la propia ciudad. El problema radica en ¿cómo lograr. obedece a distintas y múltiples “lógicas”. Esquema desarrollado sobre la base de la potenciación de las ventajas comparativas que. el malestar social. En otro sentido. una carga ambiental adicional al ya enorme peso que. desde la lógica del capitalismo. en el desequilibrio. lo que se conoce como la “ordenación del territorio” debe responder a una sola. como afirma Coyula (1984) en franco apoyo a la “insularidad”. a partir de un esquema funcional de conectividad interurbana e interregional. pero la planificación y. aunque selectiva (respecto de sus fines y orientaciones) y dispersa (respecto de la infinidad de alianzas que puede realizar). se propone la planificación estratégica urbana y su propia lógica in-corporativa y multiactoral. las exigencias de competitividad que impone la economía de libre mercado a la ciudad genera.de una misma lógica97. trabajo. por tanto. precisamente. sin La ciudad. fundamentada no en la autosuficiencia sino. M.

en todo. los alcances de una simple aglomeración de iniciativas más o menos dispersa que apenas responde a una u otra situación coyuntural. desde él. por supuesto. a nivel social.más. desde lo vecinal. la cultura y el deporte. formas de transporte masivo no contaminantes. lo político mismo se ejerce en cuanto tal. descarga sobre su entorno físico y sobre su correlato generacional. a nivel espacial desde los propios barrios y. no puede desconocer que está hecha de fragmentos. Desde esta óptica. en primer lugar. agricultura urbana. Por el contrario. comporta la ciudad: uso de la bicicleta. Razón de más para atender. sin más. si por un lado la ciudad debe funcionar como una “empresa”. como señalamos. estas estrategias (sin demérito. aligeran la carga de disfunciones ambientales que. en todo. así como las de empleo. la simple. la solución a sus problemas no puede venir más que del diseño e implementación de una decidida política que. vivienda digna. aunque indispensable preocupación por la optimización y conservación de los recursos naturales. la recreación. soluciones efectivas en materia de desechos sólidos y líquidos. agua potable. a las expresiones directas de lo fragmentario que afloran. con una verdadera apuesta ambiental orientada a obtener un auténtico desarrollo sustentable. entre otras. también. la salud. infinidad de innovaciones sociales y tecnológicas que. consumo de gasolina “verde” o de otros combustibles de bajo o nulo impacto ambiental. aire respirable. por otro. ya que éste excede. si lo que se quiere es enfrentar en manera decidida las crecientes demandas urbanas por comida saludable. pero sería un error el confundir. asuma el reto de superar las acciones paleativas para abordar. con un carácter participativo. no sólo de espacio y de tiempo. sin embargo. 368 . reducción limitada al tráfico de vehículos y. los complejos problemas que en esta materia aquejan tanto al entorno físico (que de hecho es una construcción social) como a la propia estructura social en su conjunto. a la vez que proactivo y procesual. en la construcción de la mencionada “empresa”. de manera integral. de la importancia de que las mismas se lleven a cabo). Dado que “lo ambiental” trasciende. sino de valor y significado. no hay otro camino que el de una profunda transformación tanto del aparato político como de la manera misma en que. acceso masivo a la educación. empleo de tecnologías limpias (sirvan como ejemplo los sistemas circulares de baja entropía). reutilización de los residuos. nichos y territorios diversos caracterizados por nociones diversas. Existen. al menos en apariencia.

por tanto. la que piensa y la que decide. en lo que toca al subcontinente. ¿cómo no ha de imbuirse. a la vez. los más pobres. pero eso demanda una mayor información a los ciudadanos para que puedan decidir la alternativa que más les convenga y evaluar desde ahí a sus gobernantes” (Coyula. a la congestión en el tráfico o a la precariedad de los servicios públicos y sociales. la simplemente coyuntural. De otra parte. Por si fuera poco. una mayor formación que implicase la puesta en marcha del proyecto pedagógico antes mencionado encaminado a promover la conciencia política y. ya que se han resignado a asumir que estas preocupaciones son para “aquellos otros” que “tienen derecho a gozar de la ciudad” puesto que cuentan con el poder político (y el tiempo) para hacerlo (Lámina 50). es allí donde. Cit. administran los países centrales a su propio arbitrio. por el mejoramiento en las condiciones de vida de los habitantes de la Región y no simplemente por el cuidado que. necesariamente. las transformaciones fundamentales que nuestra relación con el medio ambiente requiere. 369 . desde siempre. a la falta de espacios verdes. en medio de sus carencias y de la conquista diaria que supone la lucha por la supervivencia no ven como propios los problemas inherentes a la contaminación. de un fuerte contenido participativo incorporativo que haga del disfrute a la ciudad un derecho colectivo? En esta medida. y siempre sobre la base del fortalecimiento de las circunstancias sociales y políticas a nivel local. la participación. sin más. hace de sus habitantes “guardabosques” de buena parte del “patrimonio natural de la humanidad”. desde aquí. ¿Cómo no ha de ser el tema ambiental una prioridad política?. Op. desde ahí. o mejor. pp. en la mayoría de los casos. A lo que añadiríamos. de los recursos naturales que. M. ya que. ésta última se restringe a los limitados alcances de los programas de gobierno de turno inmersos dentro de un paquete de prevendas y “deudas” políticas (adquiridas tanto a nivel nacional como internacional) que en todo responden a los vicios consuetudinarios del aparato político tradicional. a nivel de la relación con los países “centrales”. a nivel local. la preservación y capitalización de la “actitud periférica” de la que venimos hablando supondría el imponer el criterio de que latinoamérica no es un “inmenso parque natural” y que.En esta medida. 101). la gestión urbana requiere superar la mirada sectorial de los problemas y. cualquier proyecto ambiental. sólo pueden venir del campo de lo político. pasa. “promover una participación popular más fuerte puede contribuir a un equilibrio más apropiado entre la gente que sufre las necesidades. la preocupación medio ambiental del planeta.

¿qué mayor forma de resistencia a la lógica del 370 . simplemente. es promovido. que latinoamérica cubra su deuda externa a “cualquier precio”. menos escrupulosos o. administrado y rentabilizado directamente por las multinacionales. sobre todo a aquellos que ya no disponen de los mismos o que su existencia es exigua en relación a sus demandas?. por otra parte. a todas luces. ¿quién ha de pagar por los daños ecológicos y sociales que ocasiona la irracional explotación extranjera de los recursos de la Región?. ¿la idea de que “el que contamina paga”. por demás. de otra parte. más endeudados?. ¿es suficiente con pagar por los daños?. no supone la peligrosa venta de un “derecho a contaminar” que puede tentar a los países más pobres. puesto que la doble moral imperante al interior del sistema económico vigente exige. situación cómplice del tradicional expolio de los ecosistemas que. por la administración y cuidado de unos recursos que. benefician a todos.Lámina 50 HOLGAZANEANDO…? Fuente: Revista Ecológica Nº 20 (1995) Es aquí donde hay que afincar la resistencia y potenciar nuevas forma de lucha. en gran medida. en este mismo sentido. ¿por que no cobrarle al mundo (a buena cuenta de la deuda externa) por el agua y el aire que. recibe éste de la Región o. En esta media.

contemplase una regionalización propia y diferente a la de los mercados locales. participativa y aleatoria del sistema que. necesariamente. mecanicista y causal que promueve el orden lineal de la red para actuar “sobre” el territorio. en sus flujos y reflujos. resulta complementario al de red que. dadas las circunstancias de inestabilidad económica y política de la Región. lo que supone la conformación de pactos transregionales permeables. esté en capacidad de poner a interactuar el concepto de rentabilidad económica con el de rentabilidad social y ambiental. a la conformación de la sólida e inamovible figura de los “bloques económicos” (de los cuales ya hemos hablado). aquellos se traslapen con el fin de “protegerse” mutuamente. actúa “desde” él. no sólo transportan información de previos nichos existentes (los cuales de una u otra forma la afectan). su dependencia.Mercado imperante que promover el uso de energías renovables. 371 . el esquema excluyente. desde aquí. es enriquecido con la dinámica incluyente. sino que están en capacidad de crear nuevas cadenas y. el suplantar la idea de que “el que contamina paga” por aquella de que “es rentable invertir en la conservación del medio ambiente”. por cuanto los mismos. Desde esta perspectiva. con toda seguridad. concebidas desde la propia capacidad regenerativa del suelo. con ellas. en franco rechazo a las tecnologías derivadas de la explotación de recursos no renovables como el petróleo. buscando. Lo anterior supone para la economía local y para su relación con el entorno. el gas o el carbón? A este respecto ayudaría el que la caracterización de los ámbitos ecológicos y. abundantes por demás en la Región. en lo posible que. biótica. la ciudad se concebiría como un permeable ecosistema atravesado por toda una serie de cadenas tróficas que. con ellos. promoviendo de este modo una forma de explotación del territorio que. Es aquí donde procede reconocer las potencialidades de los nichos ecológicos y la posibilidad real de intervenirlos a partir del uso de tecnologías apropiadas en las cuales se empleen nuevas fuentes renovables de energía con las que. por tanto. promueve y potencia la globalización. sin más. el concepto jerárquico y organizacional de sistema. sobre la base de la preservación y la conservación. a través de ésta. es decir. de la disponibilidad de sus recursos. con todo y su analogía biótica. no hacen más que ampliar su vulnerabilidad y. incluso. nuevos sistemas biosistémicos. la Región pueda competir en los mercados globales. que no conduzcan. En esta medida. flexibles espacialmente.

entre otros. Lo que no se puede desconocer es que el tan anhelado “equilibrio ecológico”.8. predatorio y excluyente. desde soluciones de tipo técnico. por llevarse a cabo a través de un esquema de impulso aleatorios que no necesariamente resultan conectados como una secuencia sino que. la alternancia funcional para los distintos componentes de uno u otro sistema biológico y. M. la identificación de la capacidad real de carga del bio-sistema urbano determinada en relación con su potencial regenerativo (Coyula. Lo deseable en cualquier caso es superar las tres falacias desarrollistas que. en la misma medida. no se puede alcanzar. pp. surgen súbitamente y de manera inesperada en un entorno no programado. sin más supone la globalización y que.Es así que la “función nodal” de la ciudad que supone para la organización del territorio un papel hasta cierto punto “pasivo” de ésta dentro del esquema red (ya que su rol. puede darse. una “otra” forma de organización del espacio que. “no es conciliable con un crecimiento económico supuestamente ilimitado. 372 . resultan un obstáculo para el equilibrio político. al menos en apariencia. entendido desde el modo de ser “periférico” al que venimos haciendo alusión. 103).4. y con él su “valor” es impuesto desde fuera). al menos éste último. solamente. Op. de hecho. pero tampoco con una involución primitivista para resistir enquistados en tiempos adversos” (Coyula.). M. 98 Consideramos que la sinergia. De cualquier forma. desde el sistema. Op. “esa conciliación es todavía menos compatible con un intento fariseo de trasladar por entero a la población la responsabilidad de un bienestar que ni el Estado en unos casos. Cit. etcétera) o rizomática (espontánea del tipo n+1 o n-1) denominaremos: organización espacial no domesticada. ni los mecanismos de mercado en otros. de lo que se trata es de buscar un equilibrio entre sociedad y ambiente natural y construido a partir de la puesta en valor de los propios principios del equilibrio ecológico: la interdependencia. es complementada con el carácter “dinámico” que implica. Cit. sino desde un decidido cambio en el modelo económico vigente y en sus modos de operar en lo que compete a su impacto en el entorno social y ambiental que haga de la participación ciudadana y del desarrollo sustentable. factible de ocurrir al interior de todo sistema. algo más que dos conceptos abstractos y usados hasta el cansancio por los discursos retóricos en boga puesto que. ya sea arborícola (programática del tipo 2. o “rizomático”. por resultar dependiente de una inmediata y clara situación que de manera inmediata le precede. gubernativo o participativo (todas ellas necesarias). o bien.16. por responder a la aleatoriedad en la combinación de las variables que en él se ponen en juego y a sus particulares modos de sinergia98. siguiendo un esquema lineal progresivo que aquí denominamos “arborícola”. han podido asegurar a los gobernados” (Ibídem).

1996). en contextos en vías de desarrollo. de exsistir in-sistiendo. por tanto. de manera particular. y c) la de que los problemas sociales. una forma proactiva de lucha que. una actitud chauvinista empecinada en aferrarse a lo que supuestamente caracteriza a “lo latinoamericano” en cuanto tal (cerrándose de manera ciega a la “amenazadora presencia de un proyecto global”) sino. sólo hay que encontrar las tecnologías adecuadas. social y ambiental de la región: a) la idea de que si quiere encontrar los recursos necesarios para enfrentar los problemas de la urbanización acelerada hay que solucionar primero el desarrollo económico y controlar el crecimiento de la población. por el contrario. La “resistencia” de la que hablamos no es. 373 . b) la de que para frenar el crecimiento de la población urbana.económico. por tanto. sólo se pueden atender liberando las fuerzas del mercado (Harvey. encuentra en el proyecto global una oportunidad de autoafirmación y.

por el Fondo de Cultura Económica de México en 1965. de los espacios defendidos contra fuerzas adversas. condición que le permite diferenciarse del espacio mesurable de la física o de la geometría para ostentar la categoría de “espacio vivido”. o lo que es lo mismo. El espacio captado por la imaginación no puede seguir siendo el espacio indiferente entregado a la medida y a la reflexión del geómetra. el geógrafo Yi Fu-Tuan (1974a).. 28) Como se ve. y dichos valores son. de su octava edición.) a su valor de protección. Es vivido. se debe al filósofo francés Gaston Bachelard. no sólo por la experiencia sensible que pueda tenerse de él (su “positividad”). elabora su propia definición del concepto. el concepto de Topofilia. se adhieren también valores imaginados. El Topos-Philico. Como señalamos en el Marco de Referencia esbozado en la presentación y contexto de este trabajo desarrollada al interior de su marco científico. 1975. en palabras del filósofo. de los espacios amados (donde. al Castellano.1.. o espacio vivenciado. 9. 9. pp. Sobre esta primera definición. sino con todas las parcialidades de la imaginación (Bachelard. para Bachelard. concepto que. la Topofilia es una categoría poética del espíritu humano desde la cual la percepción del espacio se mediatiza. alude fundamentalmente a la determinación del valor humano de los espacios de posesión. muy pronto. DEL LUGAR OCUPADO AL LUGAR HABITADO (APROPIADO). hasta donde tenemos conocimiento. no en su positividad. editado en 1957 por Presses Universitaires de France y traducido. remitiéndolo a una especie de sentimiento de “apego” (relación 374 . que puede ser positivo. y es vivido. EL CONCEPTO DE TOPOFILIA Y SU PAPEL EN LA CONSTRUCCIÓN DEL TERRITORIO. en “apropiada significación”. valores dominantes.CAPÍTULO V. sino por la fuerte carga imaginativa a través de la cual se podría afirmar que éste “entra en valor”. quien lo acuñara en su famoso trabajo: La poétique de l´espace.

lo que sería lo mismo. En tal medida. a una determinada connotación espacial que. de hecho fundan un espacio a través del cual se objetivan y adquieren así cuerpo como tal. en fin. él mismo. de mostrarnos como seres espaciales y. sino que él mismo se inaugura de tal forma. no alude para el geógrafo. si la Topofilia es un “sentimiento”. Por el contrario. nos referimos. el que de una u otra forma comporta cualquier disciplina o mirada de mundo. el de la economía o. es nuestra específica condición de ser en el mundo y. del espacio habitado en cuanto tal? Sin duda el hecho de que mientras que las distintas disciplinas requieren y.emotivo-afectiva. y como “formula” a aplicar en cualquier contexto. el del arte. sino en los modos en que un individuo o grupo de individuos se relacionan consigo mismos y con el mundo en general a través de él. autoperteneciéndose. por supuesto. “el decir” del espacio del habitar da cuenta del propio “decir del hombre” que de una u otra manera lo ha fundado en el acto mismo de “autofundarse” como humano: “somos habitando”. que entramos a establecer una específica relación con el espacio distinta a la de los demás entes que no tienen nuestra misma forma de ser. precisamente. no proporciona un ámbito para un determinado discurso (lo que le daría la connotación de simple “escenario”). a través de los específicos modos en que habitan! No obstante. Esto último porque es. por una u otra razón. sobre todo. su propio objeto autofundándose y. el de la matemática. de manera exclusiva. el de la música. por lo mismo. y no otra. a la significación. en el espacio. “espaciantes”. es decir. en el acto de habitación. sin más. sin más. como sostiene Tuan. En este sentido. ya que ésta. en este mismo sentido no se puede circunscribir a uno u otro lugar o a uno u otro tipo particular de lugares (razón por la cual no puede entenderse ni describirse o adjetivarse espacialmente). ¿qué diferencia el espacio de la física. dicho sentimiento exaltaría algo así como la “dimensión simbólica” del habitar humano y. la denomina Tuan) que liga a los seres humanos a aquellos lugares con los cuales. la naturaleza y comprensión de éste no hay que buscarla. indujese mecánicamente el sentimiento de topofilia (recalcamos que. de apropiación de él. se sienten identificados. A este respecto habría que señalar que la idea de lugar que supone la Topofilia. el 375 . como discurso: el discurso de la vida (en tanto formas de habitar) que en él transcurren. por lo mismo. por lo mismo. es decir. expresaría lo que el geógrafo chino-norteamericano denomina: un poderoso “instinto” de pertenencia al mundo o. en esta medida. el espacio habitado es. la topofilia es un sentimiento) a partir de la ingenua construcción de un hipotético “lugar topofílico”. para Tuan.

nos afirmamos “orientando” y dando sentido a nuestro camino. no es otra que la establecida por el intervalo entre un “hacia” y un “desde”. de tal suerte. en tanto nos determina como seres culturales. de una u otra forma. en tanto “seres de camino”. a una orientación (en razón del carácter odológico del espacio humano). la noción de lugar que. he ahí la clave para entender. la distribución de los cuerpos en el espacio y la manera como con ellos nos relacionamos de-escribe (la disposición del espacio habitado supone su implícita construcción como lenguaje) nuestro propio mundo interior que así será. surge en ese intervalo de tiempo entre los aludidos “hacia” y “desde” donde. de hecho autoafirmamos. se accesa a la “forma de ser” esquimal. un proporcionador de sentido donde a la vez que orientamos nuestro andar estableciendo direcciones (orientaciones) definimos nuestra propia forma de ser a través de éstas. como humanos. se infiere una particular idea de lugar determinada por el “encuentro” que supone la entrada en propiedad de ese. clave para entender nuestra particular idea de topofilia y su connatural sentido de pertenencia. bajo la figura de lo que Heidegger denomina nuestro ser-en-el-mundo. el espacio humano supone una significación (base de la idea de lugar que estamos construyendo) pero ésta alude. ante todo. nos encontramos y. se exalta el hecho de que. en esa misma medida. en este sentido. siempre. y no otra cosa. que acerca discursos tan aparentemente disímiles como el de la Ontología y el de la Geografía Humana. de tal suerte. desde aquí. entonces. la idea de lugar que nos interesa es la que. De hecho. estamos definiendo (base de nuestra propia concepción de topofilia). de ahí que el topos del que hablamos suponga esta particular noción de philiación que. a partir de aquí. musulmán. del mismo modo en que a través del iglú. como momento. 376 . base de la concepción identitaria que marca nuestra específica diferencia y que. En este sentido. da pie al propio sentido del lugar en el que habitamos como un “lugar cultural”. latinoamericano Desde esta perspectiva. su disposición interior y su emplazamiento en el espacio. En razón de lo anterior. en relación con los demás. mediterráneo o. anglosajón. inherente a la idea de espacio odológico (de camino) implícita en lo que Heidegger (1986) llamaría: “nuestra manera de ser más propia”.espacio (el espacio humano) es. esa tautología que ya acusa la noción de “lugar humano”. Desde esta perspectiva. donde a la vez que nos encontramos con nosotros mismos. nuestro ser más propio. no es que estemos “adscritos a un lugar” sino a una determinada idea de mundo a través de él. que a través de nuestra existencia “abrimos” el espacio mostrándonos. nos fundamenta como seres espaciales: que “seamos” en-elmundo significa.

como señalamos. A este respecto. En esta medida. de hecho fue Aristóteles quien por primera vez. lo que significa que éste se define a sí mismo como un ser espaciante: el que “espacía”. ha sido uno de los más esquivos a cualquier clase de definición y. en el Libro Cuarto de la Física realiza una amplia disertación en torno al concepto que el propio filósofo resume en estas ocho consideraciones: • Topos no es simplemente un “algo”. Con lo anterior afirmamos que la forma de ser del hombre es. cómo desde la antigüedad clásica. el que habitando “abre” el espacio. en philiación (he ahí la dimensión philica. • El concepto de Topos no es indeterminado pues. tal y como la entendemos. el término Topos. frecuentemente entendido como “lugar”. más aún. “habitar” implicará. no podemos menos que disentir de la definición que Tuan le da a la topofilia. razón por la cual resulta prioritario. no es. ontológica (marco desde el cual se constituye y hace posible el “sentido de pertenencia”). proveniente de una simple adjetivación emocional (de un sentimiento). de tipo psicológico y. ¿con qué. por tanto. no se pueden responder por separado. de esa particular forma de Topos al que estamos haciendo alusión). espacial.En razón de lo expuesto. ¿qué relación guarda el espacio con el lugar y uno y otro con la idea de topos que estamos construyendo? Preguntas que. se ocupó de reflexionar en torno al tema. en primera instancia. no sólo esclarecer el concepto de topos en cuanto tal. fundamentalmente. en tal medida. dada la naturaleza del discurso que estamos elaborando. toda vez que. sino entrar a examinar la manera en que dicho concepto. “nuestro ser más propio” en tanto manera específica que determina y define nuestro particular “ser-en-el-mundo”. cuando hablamos del espacio. estar afiliado y. si lo fuera. de manera rigurosa y taxativa. 377 . en un lugar determinado. que afecta al cuerpo que se encuentra en él. estar o no. es decir. en consecuencia. La pregunta en este punto no puede ser otra que. a través de los lugares en que vivimos. puesto que consideramos que la relación que los seres humanos establecemos con el mundo. por lo mismo. sería indiferente para un cuerpo determinado. sino un “algo” que ejerce cierta influencia. ha resultado por parecer un tanto vago y. sino óntica y. entramos los seres humanos en “filiación” y. de que idea de topos estamos hablando?. hasta ambiguo. Comencemos por señalar. y no otra. “pertenecer”. la misma expresa lo que Heidegger llamaría. se encuentra en íntima relación con el de philos. sobre todo.

ni finalidad. pp 274-275). entonces. no podemos concebir un comportamiento que no sea espacial) y. en sí misma. en el primer caso. ni materia. como el límite del cuerpo continente (Yory. por lo mismo. lo que emparenta al concepto directamente con la noción griega de ethos. es siempre espacial. En cualquier caso. lo que puede deducirse de las tesis del Estagirita. Así. en todo complementaria y sugerente para los efectos del discurso que estamos construyendo. lo que es lo mismo. la ética alude a una valoración de tipo moral respecto del “impacto” social y espacial (ambiental diríamos hoy en día) del comportamiento humano y. Desde esta perspectiva. una actitud política (en el sentido de entender el ámbito de la polis como el escenario primero y fundamental en el que dicho comportamiento se socializa o. por otro. ni algo enteramente ajeno a él. no está determinado para cada objeto. pues sería equivalente al “receptáculo” platónico o algo semejante a él. de una cierta “espacialidad”. ello no significa que el cuerpo arrastre consigo “su” Topos. resguardo o guarida. el concepto de ethos puede entenderse de una doble manera. Topos no es algo analogable al cuerpo. hábito y Por lo anterior.• Aunque Topos se encuentre determinado. De otra parte. • Topos es comparable a una vasija. esa “forma de estar” a la que estamos haciendo referencia. haciendo alusión a los seres humanos y. 1998. ni causa eficiente. En esta medida. • Topos puede definirse. sino para “clases de objetos”. • A pesar de que Topos sea una propiedad de los cuerpos. a un determinado modo de ser que. al de morada. por tanto. • Topos es una propiedad de los cuerpos que no es forma. por tanto. como se afirma en la consideración número seis: se define como un “modo de estar en”. en tanto supone una particular forma de relación con el entorno (lo circundante). como el primer límite inmóvil del continente. y es esta la que por un lado remite su significado al de comportamiento y. la noción de comportamiento es portadora ya. de donde se deriva tanto la palabra ética como la etología. en tanto disciplinas encargadas de analizar los modos de estar o de comportarse. se “espacializa” socialmente). de hecho. costumbre. como todos. en el segundo. No es tampoco substrato. a los animales. no alude a una manera cualquiera de hacerlo elegida al azar de entre un amplio 378 . es que la noción de Topos alude siempre a una “forma de relación” y. la ética supone una cierta “forma espacial de comportarse” (de hecho. siendo así esta un Topos transportable. • Topos se define como un modo de “estar en”.

razón por la que debemos volver a las ocho consideraciones que al respecto realiza Aristóteles para tratar de analizar. que afecta al cuerpo que se encuentra en él. como mortales. más aún. o mejor. cuando Aristóteles señala que Topos no es simplemente un “algo”. modo que así resulta ser el correlato primero y fundamental del sentido mismo del habitar. Con todo. recalcando una cierta noción de espacialidad que le es inherente. por lo mismo. por cierto. pp. En segundo lugar. a través de lo que bien pudiéramos denominar un principio ambiental. desde aquí. entre Topos y lugar. y como señalamos en dicho trabajo. una espacialidad que. sería indiferente para un cuerpo determinado estar o no en un lugar 379 . entre estos dos conceptos y el de espacio no queda aún suficientemente resuelta. cuando señala el filósofo que el Topos no es indeterminado pues.marco de posibilidades. y. tarea que nos exige guardar extremo cuidado. expresa el modo de estar que de hecho nos es dado en tanto humanos. de manera exegética. sino un “algo” que ejerce cierta influencia. la que fundamenta y da sentido al concepto de Topofilia en cuanto tal. de hecho. es decir. no es “pasiva” sino que. De esta suerte. 1998. existir y habitar serán expresiones análogas al modo ético en que. lo que equivale a afirmar que habitar será el modo en que nos acostumbramos. está afirmando su carácter de “contenedor” y. 138). cada una de ellas. poblamos la tierra. implica una determinada forma de interrelación que “afecta” directamente al cuerpo así contenido. morada y habitación resultan conceptos interdependientes y. Heidegger lo expresa claramente cuando afirma. por tanto. A este respecto. la relación que establecemos. como anotábamos en el trabajo mencionado: “nos acomodamos en apaciguado amañamiento” (Yory. con el fin de no poner en boca del filósofo afirmaciones que nunca hizo. hábito y costumbre. inseparables de comportamiento. por tanto. ya que para el griego ese modo de estar constituye la máxima expresión de la areté (virtud) y. la clase de reflexión que desde aquí haremos tendrá que entenderse desde un punto de vista puramente interpretativo y siempre a la luz del concepto marcadamente heideggeriano de Topofilia que estamos construyendo. en el habitar humano preyace una dimensión óntico-ontológica que es. por lo mismo. De esta forma vivir. que “no construimos para morar sino que construimos porque de hecho moramos” ya que éste es nuestro modo de estar en la tierra en la que así nos de-moramos. precisamente. si lo fuera. En primer lugar.

por el contrario. supone una cierta familiariedad de principio entre Topos y el tipo de cuerpos con los que éste entra en relación (hemos deducido de la primera afirmación de Aristóteles que el “contacto” entre cuerpo y Topos es de carácter relacional y. y en la misma línea del punto anterior. dotándola de unas ciertas propiedades. derivándose de aquí que habrá un también cierto tipo. ya que éste “no es analogable a él”. ni materia. ello no significa que el cuerpo arrastre consigo “su” Topos. se está afirmando que el concepto no sólo es determinado y. los propios cuerpos acusan. interactivo). o clase de Topos emparentado de tal suerte con uno u otro tipo de cuerpos. es decir. no está determinado para cada objeto. No es tampoco substrato. parte constitutiva de éstos y. como “propiedad”. no es algo analogable al cuerpo. y el cuerpo mismo. sino para “clases de objetos”. y que. por tanto. sino la propia relación del cuerpo con el 380 . la clase de interrelación de la que habláramos en dicho punto. a pesar de que Topos sea una propiedad de los cuerpos. no es simplemente “espacial” en el sentido de una eventual capacidad de albergar “algo” en su interior sino que. lo que supone de hecho. simplemente. ni causa eficiente. de entender la relación del cuerpo con “su” Topos. se está señalando la particularidad de esa clase de “propiedad” que Topos constituye para los cuerpos anotada en el numeral anterior y que de hecho nos remite. En quinto lugar. por tanto. ni finalidad.determinado. la afirmación que señala que aunque Topos se encuentre determinado. En cuarto lugar. dado que a éste su “ámbito circundante” no le resulta. aquello que les resulta propio y. ni algo enteramente ajeno a él. eventualmente en él “contenido”. entre el Topos como tal. por tanto. por tanto “concreto”. sólo que ahora ya no se trata. el hecho de que se afirme que Topos es una propiedad de los cuerpos que no es forma. por tanto. en modo alguno. De esta manera no siendo “forma” entraría a ser aquello que caracteriza la forma en cuanto tal. de tal forma. nuevamente. en tanto “propiedad de los cuerpos”. “pertenecia” o correspondencia. hace suponer que la clase de “contenedor” que éste sería. hace que exista una cierta “apropiación” y. En tercer lugar. ellas sí. así diferenciado del cuerpo. espaciales. al carácter “relacional” del mismo. en cada caso. caracterizándose así de tal o cual manera. “indiferente”. pues sería equivalente al “receptáculo” platónico o algo semejante a él. una noción de espacialidad en la cual. “apropiado” para hacer evidente la patencia que. de acuerdo con los dos primeros principios antes analizados. cuando se afirma que. resulta ser.

razón por la que resulta depositaria. como señalamos en la consideración número seis.e está recalcando. pero la “corporalidad” de éste depende de la vasija que así. o mejor. inferimos que esa cualidad de la que habláramos en el numeral anterior. no sólo el hecho de “estar en” sino. le sea del todo “ajeno”. puede afirmarse. si bien Topos no es analogable al cuerpo y. En esta medida. que de una u otra forma así se muestra. entonces. de su espacialidad. como el límite del cuerpo continente. mantiene una cierta separabilidad. en su No entendemos en que momento Aristóteles cambia la noción de “cuerpo” por la de “objeto”. por tanto.mundo a través de éste. una caracterización ontológica. si de acuerdo a lo anterior Topos puede definirse. como se anotó en la tercera consideración. desde nuestro punto de vista. más bien creemos que de lo que se trata con dicho cambio es de un problema de traducción. 381 99 . diferencia respecto de aquél. a un cierto tipo de espacialidad que comporta. en tal medida. ligando esta afirmación a la expuesta en el numeral anterior. resulta una cualidad propia de cada “clase” de objetos. el que por dar cuenta de la especificidad de la relación entre cuerpo y Topos. para nosotros. que si por un lado Topos se define como el límite inmóvil del cuerpo continente. como la dimensión “envolvente” de éste último. más aún. que remite la noción de Topos a “clases particulares de objetos”. la que.99 En sexto lugar. no puede ser menos que “tópica”. En séptimo lugar. como el primer límite inmóvil del continente. en Aristóteles. a un específico “modo” de hacerlo. cuando Aristóteles señala que Topos es comparable a una vasija. De acuerdo con las anteriores consideraciones. siendo así esta un Topos transportabl. de otra parte. no es algo que. a un señalamiento de las cualidades que. como señala el Estagirita. alude. también. por tanto. constituye. tanto la inseparabilidad entre cuerpo y Topos. resulta ser depositaria de la forma que en este caso el líquido cobra. En octavo lugar. que más que comportar una definición cerrada apuntan. de otro modo ese límite acusa una manera de formar la propia corporalidad de aquél y. por tanto. una determinada forma de ser-espacial y. su manera de ser en cuanto tal. más que un simple y arbitrario contenedor. la especificidad del ejemplo alude al propio papel de Topos en la definición de la corporalidad misma: la vasija no es el líquido que contiene. toda vez que. nuevamente. si Topos se define como un modo de “estar en”.

la noción misma de Topofilia. por tanto. resulta con-formado. desde aquí. de este modo. más bien. no resulta en modo alguno indeterminado ya que. en palabras del filósofo. el que dota tanto al Topos de una dimensión corporal. Es precisamente este particular “modo de ser”. compartirían. si es. si convenimos en relacionar uno y otro concepto. para el caso que nos interesa. un cierto modo de “estar en” comparable al que sugiere una vasija para su contenido. ni mucho menos. como al propio cuerpo de una dimensión tópica. a través del mundo humano que “abre” el segundo. no es. sino una manera concreta de entrar en relación con el mundo a partir de la movilidad en la cual el propio Topos humano viene en-fundado. de hecho sí define una especie de “límite” para éste. el Topos-lugar. En esta medida. a partir de Aristóteles podemos remitir. de algo así como de un “Topos transportable” y. que prácticamente analoga el “modo de estar en” del numeral seis de Aristóteles con el séptimo y el octavo que aluden a “un modo de ser tal” (en ambos casos se refieren dichas afirmaciones a una específica manera de “construcción de la forma”).opinión. ejerciendo “cierta influencia” sobre los cuerpos. sin embargo. en el ámbito humano. resultando. la forma de operar que tiene el primero. origen primero de esa clase de philia-ción que para nosotros constituye. en tal medida.. éste puede entenderse como un “algo protoespacial” que. constituirían la idea de Topos. De lo anterior infiere Aristóteles que el concepto aludiría a una propiedad de los cuerpos que. es decir.! 382 . de hecho. estaría determinado. Topos y espacio no son lo mismo. constituye el cuerpo social en cuanto tal. sí lo estaría para cada “clase de cuerpos” que. definitivamente. límite que de tal suerte permite “leer” tanto la forma de la vasija como la clase de relación establecida entre ésta y un contenido que. no sólo con él sino a través de él. “abierto” gracias a la espacialidad que supone la puesta en obra de la existencia (hemos hablado del espacio humano como de un espacio odológico). si no de manera puntual para cada cuerpo (usaremos la denominación de cuerpo y no la de objeto por las connotaciones amplias y sugerentes que el primero guarda respecto del carácter restrictivo del segundo). el que así gozaría. a esa clase de cuerpo que. si bien la noción de Topos no es analogable al cuerpo. la cual sería inherente a la propia idea de Topos que. Desde esta perspectiva. lo que significa que si bien. una afinidad de principio. un simple espacio a ocupar. de un “primer límite inmóvil”. espacial. no es ni analogable (Topos no es el cuerpo) ni enteramente ajena a ellos.

. Topos (en su relación con la vida humana) no puede traducirse.. por lugar (en ese sentido tradicional que lo restringe al ámbito del “puesto” que las cosas ocupan “en” el espacio). también. por su imprecisión. la supuesta sinonimia entre sus componentes. en su diccionario de Filosofía. En el mismo sentido. A este respecto. Ferrater Mora (1992). pero. “modo” que. es decir. lugar y espacio. aludiendo su idéntico significado. lugar y espacio y afirma que “lo dicho por Aristóteles sobre el lugar no puede aplicarse fácilmente al espacio (ya que. si por un lado “da forma a la vasija”. 1998). por espacio. sin más. Por el contrario. por otro lado. quienes defienden el uso indiferenciado de éstos. entender tales conceptos de manera separada dado que resultan no sólo emparentados sino cosubstanciales. tampoco puede traducirse. peor aún.De esta suerte. Afirmaciones que. ya que ni éste es “cualquier clase de lugar”. esta compleja relación. razón por la cual dicho lugar sería “espacial”. A este respecto. o mejor. pero también rechazando. apoyando. ni los seres humanos ocupamos cosicamente puestos “en” el espacio. surge como una ocurrencia (se espacía): la propia “ocurrencia” del Topos en el acto de formar. siendo así poco importante el uso del término designado para nombrar aquello en lo cual éstas se encuentran (Yory. impide. sino que. de esta forma. por otro. en este mismo sentido puede decirse que las cosas “están” en el espacio o en un lugar. lo hacen arguyendo que Aristóteles no usa “casi nunca” otro término que Topos para aludir al lugar que ocupan las cosas en el espacio. el Topos proporciona para que así se desarrolle “en” él el drama humano. resume los principales argumentos en contra de una supuesta sinonimia entre Topos. consideramos que el espacio se “funda” (hablamos siempre de un espacio humano)sobre la base de la “apertura” del Topos. entendido como “ocurrencia”. él mismo no constituye su forma en cuanto tal. como con-currencia (la de la forma así abierta bajo la figura de una u otra espacialidad) impide establecer una supuesta sinonimia entre Topos.. es decir aquella que nos lleva a tratar de manera diferenciada tales conceptos. “somos” a través de él. Es aquí donde reconocemos ese particular “modo de ser” al que Aristóteles hace referencia. la historia de la filosofía ha interpretado. puesto que si bien el concepto supone una cierta espacialidad ésta no puede entenderse en modo alguno como una preexistencia (un aprirori) o. en este sentido. como una especie de escenografía que. nos llevan a examinar la argumentación contraria..) el filósofo discute una realidad semejante a la tradicionalmente 383 . de manera diversa. de hecho. de una u otra forma.

sobre todo. (del mismo modo.. no en la teoría del lugar. pues esto lo identificaría con el espacio. nos mostramos en lo que somos: seres espaciales y. cuando examinamos las tesis del Estagirita. signando. Concluye Ferrater que es necesario dar una respuesta “positiva y negativa” respecto de la supuesta equivalencia entre dichos conceptos afirmando que. y habitación a la que... y (finalmente.. en cualquier caso.. nos corresponde en tanto humanos. de hecho. por otro lado sostiene. pp. ya que de no ser así se desplazaría con ellos”. en su carácter relacional. a lo que añadiríamos que lo que a nosotros específicamente nos interesa. en cualquier caso. una de Topos que no es extrictamente “espacial”. 384 . sólo así..) que el tema de preocupación del filósofo no es propiamente el espacio sino la “posición” en él. del mismo modo. llamaremos ocupación a la manera en que tales entes (cuerpos. el que determina la entrada en “propiedad” de nuestro ser más propio. en su discurso. espaciantes. y no por que “ocupemos” el espacio (condición propia de aquellos entes que no tienen nuestra misma forma de ser) sino porque realizamos nuestra existencia “habitando” a través de él. 274).. nos sentimos tentados. que “no es enteramente separable”.. es decir. En tal medida. 1998. y antes de caer en el facilismo de acusar a Aristóteles de ambiguo. En este sentido. es evidente la aparente ambigüedad que. desde el punto de vista de la existencia humana No obstante. Es precisamente este “carácter relacional”. una cierta noción de espacialidad que no es exclusivamente “tópica” y. los llama Aristóteles) tienen de entrar en relación con el espacio a través de su específico Topos. a reconocer en esta aparente confusión de sentido en el uso de los términos. de este modo. dado que si por un lado afirma que “el concepto es separable de los cuerpos. resalta Ferrater (sobre todo en lo que tiene que ver con la naturaleza ontológica del concepto de Topos en cuanto tal). una y otra entrarían a caracterizar la propia dimensión “tópica” del espacio humano. también. un ser que.) que el propio Aristóteles señala que ninguno de los filósofos anteriores se había ocupado de su tema de interés” (Yory. gracias al acto de apropiación que supone la autoafirmación de sí llevada a cabo en la espaciación. se muestra en su correlato eminentemente espacial..designada como “espacio”.. es la consideración del lugar. más bien. en calidad de apropiación.. lo que le interesa al filósofo es la consideración del “espacio” desde el punto de vista del “lugar”. un tipo particular de Topos que en todo nos corresponde. propio del espacio humano. contradictorio e impreciso. en tal sentido. sino en la Doctrina de la Magnitud Espacial.

como humanos comportamos. “en el espacio”. o lo que es lo mismo. por tanto. el ser del hombre en su existencia. hablamos de un lugar que. sólo sería legible a través de los signos que de una u otra forma acusan. es decir. A fin de cuentas. también. el cual estaría remitido. al menos desde la perspectiva del espacio humano. sino la manera en que gracias al Topos que. desde la perspectiva del espacio humano. no puede ser menos que Topophilica. en tal medida. como recalcara el filósofo en su consideración número dos. como nuestros respectivos modos de hacerlo. no estamos entendiendo este último como una “cosa en sí”. razón por la cual afirmamos que es precisamente el Topos de cada “clase específica de cuerpos”. la ubicación de los cuerpos “en” el espacio (problema que en este contexto. De este modo. su particularidad.Por lo anterior. como humanos. es decir. de dar forma al espacio en el propio acto de ser que. Por lo anterior. sino como una operación: la de la propia espacialidad abierta por el Topos en el acto de formar que supone cada modo de habitación. o lo que es lo mismo. Espacio que. define Ferrater como la preocupación central en Aristóteles) queda remitida. no siendo analogable con el espacio. en tanto autoafirmativa y. no resulta mesurable (medible o cuantificable) en modo alguno. 385 . da cuenta. En razón de lo anterior. del espacio habitado. al espaciamiento que de ellos hace su Topos a través de una relación que. por lo mismo. el espacio (humano) no puede leerse sino como ese “espacio vivido” al que alude Bachelard (1975) en su Poética (razón de ser de su propia noción de Topofilia) y. en tanto acusa un determinado “modo de ser” (he ahí la base de su connotación ontológica). lo que nos interesa de la noción de Topos en Aristóteles no es si éste es o no analogable con el espacio. a ciertas “clases específicas”. señalando así tanto el “lugar” (en tanto modo de ser) que en ella ocupamos. lugar que. nos corresponde en cuanto tales. cuando hablamos de Topos. experiencial. autoperteneciente. el espacio en cuanto tal “se abre” en su espacialidad. como un espacio histórico y social. de una específica forma de hacer. de una u otra manera. como señala el filósofo. el que permite a los mismos gozar de una u otra forma de espacialidad. de hacer patente “en el espacio”. En esta medida. aunque tampoco impreciso o “indeterminado”. los cuerpos poseen su “Topos natural”. como se afirma en su consideración número tres.

entonces. Sólo en esta medida la relación que se lleva a cabo entre el cuerpo y el espacio a través de su específico Topos. Modos que. alude al espacio habitado en cuanto tal y. le otorgan un matiz muy particular a la noción de relación que. expresa los específicos modos de ser de los mismos (lo que Heidegger llamaría: “los modos humanos de ser en el mundo”). un “estar con”. corresponde. caracteriza al Topos humano en cuanto tal. ni mucho menos. de acuerdo con el filósofo griego. constituimos. con el mundo en general. Lo que se infiere de lo anterior es que. hace posible el ejercicio de la propia dimensión histórica de nuestra existencia. por corresponder con nuestra clase particular de “ser cuerpos”. no es que el cuerpo “esté” en sentido estricto “en” el Topos sino que. alude a la propia “forma de ser” de cada uno de ellos. sino. una generalización abstracta aplicable a cualquier tipo de espacio o de lugar. este. motivo por el cual ese “estar en”. a partir de allí. por el contrario. en tanto seres-en-el-mundo. se encuentra definido por él de tal o cual manera en su espacialidad. motivo por el cual consideramos pertinente establecer una clara diferencia entre el cuerpoobjeto Aristotélico y el cuerpo-indivíduo o colectividad (cuerpo social) que propiamente es el que entra en juego cuando hablamos del espacio del habitar. aquella desde la cual entramos en contacto con “el otro” y. En esta medida. de 386 . o mejor. por lo mismo. recordemos que el espacio que nos interesa. Al fin y al cabo. por tanto. Forma que. que define la relación de los cuerpos con “su” Topos. para nosotros. más bien. desde ahí. la noción de lugar que pretendemos construir no es. como un hecho social. por el contrario. al ser sociales. sino que. y con él.Por lo anterior reiteramos que si bien Topos alude a una forma de “estar en” que. resulta ser un “estar como” y. un particular tipo de Topos derivado de esa también particular clase de cuerpos que. en la vida individual y colectiva. de cualquier forma. con una forma determinada de ser. con un específico “modo de hacerlo” y. con la particular forma de mostrarnos en tanto seres espaciales. o lo que es lo mismo. en tanto co-rrespondiente con una específica clase de cuerpos (individuales o colectivos). Lo que se infiere de aquí para la condición humana es. como hemos dicho. no es del tipo que normalmente se establece entre dos cosas de naturaleza distinta. en lo que toca al espacio del habitar. tal forma de “estar” corresponde. a una específica noción de lugar que se derive de éste. desde Aristóteles. Ahora bien. más bien. la clase de relación que desde aquí se establece entre cuerpo y Topos.

como todas. no sólo la necesidad de contextualizar históricamente tales “emociones”. de entrar en relación con el espacio. A este respecto anotamos. desde aquí se deriva. derivada de nuestra particular manera de definirnos como seres espaciales. una moralización que. en tanto humanos. En esta medida. de hecho presentes en nuestra relación con el espacio (cosa en la que no podemos disentir de Tuan). a la esencia de aquello que hace que. definición que. en razón de que.ejercer la corporalidad. es decir. 1993). o mejor. pues de igual manera que habla de Topofilia. 387 . expresa una opinión respecto de un espacio calificado de una u otra forma de acuerdo a las emociones que supuestamente “despierte” en nosotros. Por lo anterior. desde lo que somos. sino como una categoría fundadora de la existencia. de Toponegligencia. el espacio no puede considerarse como un a priori. nos expresemos a través suyo. lo que supone una adjetivación y. y por tanto de naturaleza ontológicamente Topofílica. como anotara el filósofo alemán: “no construimos para morar sino que de hecho construimos porque moramos” (Heidegger. Topolatría e. dista. resulta no sólo imprecisa sino incompleta. de otros tipos de cuerpos con los cuales no compartimos una misma naturaleza. y como señalamos en el Marco Científico de este trabajo. es decir. por lo mismo. siguiendo a Heidegger. en ningún caso. de acuerdo con lo anotado. por lo mismo. el propio Tuan deriva. De hecho. conceptos que. el Topos del que hablamos. es no sólo taxativa sino selectiva. incluso. aluden a la dimensión histórica y social desde la cual las propias emociones y juicios de valor entran en juego. derivada de una elección que. Circunstancia que exige superar todo psicologismo para adentrarnos en la propia naturaleza óntico-ontológica de nuestra relación con el mundo a través del espacio que habitamos. cuando nos referimos al espacio del habitar. otra serie de definiciones que “califican” la relación del hombre con el mundo. por lo mismo. del aludido carácter emocional que Tuan (1974a) le otorga al término cuando lo reduce a una simple relación “emotivo afectiva” entre el hombre y el espacio. toda vez que la misma restringe la relación del hombre con el mundo a una connotación puramente emocional y. como una preexistencia a ocupar. sentimental de “pertenencia” a él. sino de ir más allá. el concepto de Topofilia que. puesto que para nosotros. en este sentido. por tanto. entra a establecer una nueva clase de philia-ción con el mundo. en todo. no tiene nada que ver con la forma de ser y. habla de Topofobia. nos relacionemos de una u otra forma con él.

que corresponde con la mostración de ese ser-en-el-mundo del que venimos hablando. y desde el cual construimos la idea de Topofilia. no otra cosa que un espacio político: al parecer única razón de ser de la espacialidad humana. por lo mismo. resulta ser el más propio de nuestra condición humana. por el contrario. a ocuparlo. la clase de philia-ción de la que hablamos. sino que. de tal forma. Apertura que para nosotros coincide con la propia apertura del mundo así en-fundado en el acto de habitación. no tiene nada que ver con la noción sentimental que propone Tuan al asumir que el espacio preexiste y nosotros “llegamos”. no es propiamente espacial sino espaciante y. Lo anterior significa que el mundo “abierto” por la habitación es. entendemos por Topofilia: “el acto de co-apropiación originaria entre el hombre y el mundo mediante el cual el mundo se hace mundo en la apertura que de él realiza el hombre en su naturaleza histórico-espaciante”. reducir a un simple sentimiento de filiación o antifiliación a una serie de lugares concretos desde los cuales pondríamos en juego nuestra relación con el mundo en cuanto tal. Espacio que así da cuenta. siguiendo a Heidegger.Por lo anterior. de sentido y significación. en su naturaleza óntico-ontológica. De este modo. del propio carácter humano del mundo en cuanto tal y. no se deja adjetivar y. por lo mismo. contribuya en su realización? Preguntas que nos exigen ubicar la Topofilia como 388 . se emparenta con la propia noción de habitar o. en tanto im-plantación. como una construcción topofílica de territorio. Ahora bien. un “lugar de acción” y. él mismo. sea un espacio político?. En esta medida. ¿qué significa que ese lugar al que nos referimos. en el mismo sentido. lo que sería lo mismo. de ser-en-el-mundo. por tanto. la clase de lugar que se derivaría del concepto de habitar que estamos construyendo. una “marca en el suelo” o. lo que exige entender la construcción del espacio. En razón de lo expuesto. ¿qué garantiza que tal espacio responda a la manera “apropiada” de ese ser-en-el-mundo del que venimos hablando y. relacionándonos emocionalmente con él. lo que es lo mismo: una territorialización. simplemente. es siempre. a través de una u otra manera de habitar (de “ser en el espacio”). de tal forma hace de éste. o lo que es lo mismo. sino con la propia construcción del espacio de tal forma “abierto” en el acto de habitar que en sí mismo supone una espaciación. del valor circo-estancial de la habitación humana que. el habitar no es un acto que realizamos entre otros cualquiera. de tal suerte. a partir del concepto de Topofilia que se deriva desde aquí. por darse en el mundo (y con él en su universo histórico-social). de realización del ser del hombre. toda vez que la clase de fundación a la que nos referimos. Acto que.

no podemos entender el acto de apropiación que supone la fundación territorial de nuestro ser en el mundo. En consecuencia. lo que históricamente la define como un acto cultural de comunicación. métodos y procedimientos. como humanos. esta “apertura” del espacio se particulariza. desde donde cobra sentido la tan aludida “apertura” del espacio implícita a la celebración “perteneciente” que nos define como seres-en-el-mundo. es un contrato espacial) que.instrumento político y. interpretamos la connatural relación entre “ser abierto” y “espacio de realización de la puesta en obra de su apertura”. también. establecer sus alcances. desde y sobre el espacio que proyectamos y dimensionamos nuestra vida entera. lo propio del espacio habitado consiste. a partir de aquí. En razón de lo anterior. en el caso humano. hay que reconocerlo. Con lo señalado en el punto anterior. desidentificaciones y reidentificaciones simbólicas en la relación entre lo local y lo global. 9. en tanto “da lugar a la mostración de esa apertura” que ya es el ser del hombre. Es desde aquí. justamente. en hacer evidente la específica manera en que. uno u otro sistema de relaciones basado en un esquema categorial axiológico y normativo (base del contrato social que.2. desde el cual devenimos como 389 . Apropiación que se lleva a cabo mediante el acto de “abrir” el espacio implícito en la propia “apertura del ser” de la cual habla Heidegger y. por lo mismo. de manera arbitraria e indiferente. en tal medida. a partir de la cual. Por el contrario. mediante la dimensión simbólica y por tanto significada (semantizada) de la misma. el espacio humano al que nos referimos no es un espacio cualquiera dado que a la vez que se encuentra cargado de sentido. al espacio. de la específica manera en que éste se proyecta. da cuenta. nos relacionamos con el mundo a través de la apropiación física y simbólica que de él hacemos. relacional. un “dador” de sentido y. El concepto de “adscripción territorial”: un problema emergente de identificaciones. sin más. un espacio que. lo que supone que adquiere la forma de las relaciones que en él y gracias a él establecemos como individuos y como colectivo. de tal forma. si no es a través de la propia comprensión del acto comunicativo y. en las relaciones que allí establecemos. al mundo en general. de significación. queda claro que es en. es él mismo. incorporamos. por tanto. En esta medida. el espacio de la vida no es ni mucho menos un vacío escenario en el que establecemos. como un “embutido”. por tanto.

motivo por el cual. aquello que bien puede redireccionar el proyecto global en su conjunto? De ahí que es Desde la diversidad cultural de las historias y los territorios. no puede confundirse con esa clase de estandarización de las diferentes instancias de la vida que en su momento llevó a la industrialización y. La cursiva es nuestra). sus límites se dibujan y desdibujan permanentemente a la luz de sus evanescentes relaciones con el universo global. desde donde no sólo se resiste sino se negocia e inetractúa con la globalización. la “entrada en valor” de la especificidad lo que. 3) En esta medida. Y en este sentido sería impropio hablar de una “cultura global” cuyo nivel jerárquico se situaría por encima de las culturas nacionales o locales. de las experiencias y las memorias. es sí que. pues ambos se hallan referidos al núcleo mismo de la cultura en cuanto mundo del pertenecer a y del compartir con (Barbero. es necesario tener presente que la globalización. y desde donde se acabará por transformarla. para existir. El proceso de mundialización es un fenómeno social total que. dar cuenta de nuestra propia forma de ser como individuos y como colectividad. pp. R. corresponde. enraizarse en las prácticas cotidianas de los pueblos y los hombres” (Ortiz. 390 . 2002. Lo que galvaniza hoy a las identidades como motor de lucha es inseparable de la demanda de reconocimiento y sentido. desaparece.seres culturales. con ella a la propia idea de tratar a la cultura como una “industria cultural”. entonces. sino una construcción que se alimenta con las lógicas y los imaginarios locales. más allá de las ventajas comparativas que alienta la proyección económica de los territorios. M. Surge en este punto la pregunta contemporánea por el lugar y por el papel de tal concepto al interior de un orden donde. en tanto a través del lugar expresamos espacialmente nuestro propio ser relacional. J. Y ni el uno ni el otro son formulables en meros términos económicos o políticos. aparentemente. ¿Cómo no ha de ser.32. no tanto al lugar como a nuestra relación con él. no es una abstracción omniabarcante. 1994. muchas veces. como anota Barbero (2002). en atención a su interdependencia. se debe localizar. “la mundialización es un proceso que se hace y deshace incesantemente. a fin de cuentas. pp. al menos en su faceta cultural. Aquí no sólo la frontera entre los lugares se relativiza sino que la propia frontera entre lo global y lo local se permea en ocasiones a tal punto que.

la mediación tecnológica. al menos para los países el “Tercer Mudo”. una fuerza productiva directa a través de la cual. económicas. más concretamente. implícito en la globalización. lo que exige superar el sentido eminentemente instrumentalista de la racionalidad técnicotecnológica de dicho proyecto. que conecta todo lo que instrumentalmente vale –empresas.En este punto surge una cuestión fundamental para la noción misma de desarrollo que. estéticas y sexuales (Barbero. 3) En esta circunstancia. Ahora bien. de una u otra forma. los define en su especificidad. Este proceso de inclusión/exclusión a escala planetaria está convirtiendo a la cultura en espacio estratégico de comprensión de las tensiones que desgarran y recomponen el “estar juntos”. revierte el sentido de la acción comunicativa haciendo que los medios se conviertan en fines. a su libre ejercicio y despliegue. M. dado que. étnicas. hasta ahora mediatizada por el valor que la misma supone para la producción. y es la que se deriva de la capacidad real de estos últimos de interlocutar con “el mundo exterior” desde aquello que. de tal forma. al convertirse en estructural. sino con el “otro” en la apuesta común que supone construir 391 . de la mano de un nuevo modo de producir y. 2002. hacia la construcción de imaginarios consensuados sobre la puesta en común de los particularismos y las diferencias. potenciar y poner en circulación su implícito capital simbólico. J. haciendo de él. los nuevos sentidos que adquiere el lazo social. tendría que ser capaz de reorientar la acción comunicativa. Al fin y al cabo. la relación entre lo local y lo global. un nuevo modo de comunicar (Barbero. 2002). y también. en cada caso. no para su dilución sino para la constitución de un proyecto global fundamentado en un principio incluyente y multiculturalista. instituciones. individuosal mismo tiempo que desconecta todo lo que no vale para esa razón. no sólo redefinamos nuestra relación con la naturaleza (base de todo sistema productivo). en tanto particular forma de conocimiento. el lugar de anudamiento de todas sus crisis políticas. de relacionarnos con la naturaleza. pp. se establece. Aspiración sólo posible si al interior del proyecto de Modernidad. matiza. religiosas. lo que hasta ahora ha sucedido es que la globalización ha puesto en marcha un proceso de interconexión a nivel mundial. corresponde a la cultura. particularmente en lo que compete a la comunicación. esta nueva concepción de Modernidad.

) La competencia en el mercado se centra en la construcción de imágenes. y no. D. tarea. económica y ambiental (cuando más estética) al proyecto hegemónico vigente. 1998. A este respecto cabe anotar que: “lo que preocupa ahora al capitalismo. a los distintos individuos y colectivos a espacios definidos y claramente demarcados fronterizamente. necesariamente.colectivamente un mundo de diferencias.. o más. de manera explícita. Sobre esta base y su innegable aspiración “postmoderna”. por el contrario. 288). haciendo de la “adscripción territorial” un problema de relaciones y situaciones. simplemente. aspecto que se vuelve tan crucial. se concebían tales espacios como expresiones consolidadas de un específico “espíritu identitario”. en muchos casos. que no. resulta crucial en la definición 392 . que no es otro que el de la modernidad técnica e instrumental. es la producción de signos y de imágenes (. los identificaban. es un proceso de permanente hibridación cultural en el que tanto los espacios como los territorios se permean y yuxtaponen. a la propia producción de espacios. siempre. En razón de lo anterior. Lo que ocurre hoy en día. habría que decir. en esta medida. da pie a un nuevo tipo de espacio que rompe tanto con los nacionalismos como con los localismos al proclamarse portador de una especie de “modernismo estético transnacional” (imagen reactualizada y resemantizada del international style del que habláramos en páginas anteriores). de enmarcaciones. supuestamente. y en atención a la puesta en común de toda una pléyade de signos globales. en forma predominante. en este contexto. en tanto ámbito específico de generación de riqueza y de entrecruzamiento de racionalidades (acaso lo segundo resulte ser. el entrecruzamiento de lógicas que en él transcurren. transcurre una nueva noción de territorialidad difusa. que el de la inversión en una maquinaria” (Harvey. es la puesta en común de signos transfronterizos que en su uso y formas particulares (locales) de apropiación. más aún. entran a revaluar la tradicional noción de “adscripción territorial” que. inherente. una alternativa socio política. y tan importante como ella. causa directa o indirecta de la primera). de la cual se ocupa la propia maquinaria cultural y su renovada puesta de símbolos en el mercado. No obstante. Paralela a la producción de signos. lo que no se puede desconocer. en tanto hibridables. apropiables. resulta ser la “producción de espacios”. indefectiblemente. pp. en la modernidad más crasa ligaba. la renovación en la producción-apropiación de signos. en razón de que éstos.. paradójicamente cargada de modernismo en tanto no acusa. hablaba de un espíritu comunitario.

el propio concepto de Topofilia? 393 . 8). con él. Op. no es posible “producir espacio” sin significación histórica y.estratégica de los nuevos espacios. se da. sometida al torbellino de los collages e hibridaciones que impone el mercado (Barbero. se redimensiona la idea misma de lugar. que supone la incorporación de los signos globales. social. en tanto que. tanto mayor es la sensibilidad del capital hacia las diferencias del lugar. lo que supone llevar a cabo un diligente proceso de negociación de los cambios y de pronta adaptabilidad a los mismos. el lugar sigue hecho del tejido y la proxemia de los parentescos y las vecindades” (Barbero. a la vez que los distintos individuos y grupos se autoafirman en lo que no son (es decir. Ahora bien. En razón de lo anterior. sentido y significación) la que. Cit. deseable y buscada por el propio aparato global) una apropiación significada de tales signos y. es la densidad específica del lugar (y su carga de memoria. Paradójicamente. historicidad. “la identidad local es conducida a convertirse en una representación de la diferencia que la haga comercializable. gracias a la hibridación. pues. como anotamos. pp. 9). en este juego entre lo local y lo global en el que se desenvuelve la noción de lugar ¿dónde queda el sentido de pertenencia?. a fin de cuentas. al interior del concierto global. Cit. un proceso de reidentificación en el cual. como plantea Milton Santos (1996c). siguen teniendo particular importancia. inherente al proceso de desidentificación. En tal situación. en cada caso. como nos recuerda Barbero. J. J. este proceso de globalización de signos y de producción de espacios estratégicos. lo que significa que. se disponen. Proceso en el cual. esto es. y tanto mayor el incentivo para que los lugares se esfuercen por diferenciarse como forma de atraer el capital” (Ibídem). Op. a fortalecer y enriquecer aquello que sí son a través de un renovado sentido de “identidad global”. y de manera inevitable (de hecho. en este marco. la propia especificidad de cada lugar. “ cuanto menos decisivas se tornan las barreras espaciales. del mismo modo. ¿qué sentido cobra. como bien anota Barbero (2002). M. pp. toda vez que alimentan y definen. afirman su diferencia). no ha hecho más que avivar el valor del lugar. Relaciones que. ¿pertenencia a qué?. por lo mismo. ya que. por lo mismo. pone en obra la heterogeneidad humana desde la cual se hace posible la comunicación. “aún atravesado por las redes de lo global. no es posible habitar el mundo “en abstracto” sin algún tipo de anclaje en el espacio y en el tiempo. el concepto de “adscripción territorial” y. M.

no resulta exenta de promover. aquí la pregunta por el “cuándo” de la localización da realidad y sentido al “dónde” de la globalización. también. sino desde una construcción histórica y social cargada de sentido en la cual se hace patente una determinada relación con el mundo. P. “romper toda dependencia local es quedarse sin la indispensable perspectiva temporal. a lo que nos avoca la aparición de un tiempo mundial susceptible de eliminar la referencia concreta del tiempo local de la geografía que hace la historia” (Virilio. realizamos a partir de Aristóteles). debe entenderse. desde las cuales. terminan por territorializarse pasando así de la conexión al encuentro y de éste a la acción. estar arraigado a la provisionalidad y a su esfera infinita de interactuaciones. 1995. puede alimentar la globalización. A este respecto. por constituir lo local en cuanto tal. dado que los grupos que constituye. como un proceso que. como señala Barbero (Op. del anonimato. también ella. Por lo anterior. En esta medida. entonces. oportunidades y coyunturas. pp. de “adscripción territorial”. en sentido histórico-relacional y no simplemente “espacial” (acaso. como todo proceso. de todo encuentro. la noción de topofilia y. el carácter de cuerpos virtuales (recordemos la disertación anterior que. precisamente. más que “desarrollarse en el tiempo”. debe ser entendida. incluso la mediatización informática y su aparentemente deslocalizado mapa de redes. con ella. no puede establecerse desde una privilegiada y ascéptica preexistencia asignificante a ocupar. por tanto. De este modo. si algo introduce lo local en la esfera global es. una referencia temporal. como una construcción. el diseño de una noción pro-activa de lugar desde la cual abordaramos la idea de Topofilia se asemeja a la estrategia desterritorializador y. está cargado ya. a la vez reterritorializadora que se lleva a cabo entre la avispa y la orquídea cuando la segunda 394 . Al fin y al cabo. En razón de lo expuesto. Cit). si bien adoptan. motivo por el cual. también ellos poseen su Topos y. el espacio “adquiere valor”. “ser de un momento”. será. condición de posibilidad. procesos de territorialización. a propósito de la relación entre Topos y cuerpos. sirven de nudo articulador del sistema de redes que. en un principio. de temporalidad: la de las situaciones. sólo así. en un primer momento. a las referencias que. él mismo. pertenecer a un intervalo. Ser de un lugar. no sólo se hace posible sino que adquiere sentido la comunicación. desde la perspectiva global. el tiempo local “dota de sentido” a la ahistoricidad del tiempo global salvando así. la idea de espacio que le es inherente. a través de las cuales. ésta en un segundo momento). de toda transacción.Comencemos por señalar que la noción de lugar de la cual hablamos. 150).

“tiene lugar”. no puede ser más que un encuentro y. como se ve en el ejemplo. como en el caso de la avispa y la orquídea. sirve. por decirlo así. recalcamos. él mismo. “no llegamos a ocupar un lugar” sino a abrirlo en esa clase de encuentro que. un calco de avispa. pero. causa y razón de esa “apertura”. en un sugestivo juego de transferencias. y Guattari. de hecho. El instinto de reproducción que. ese lugar “surge” en la reciprosidad y complementariedad de su necesario encuentro. ese lugar no existiría sino es a través de la mutua relación de dependencia entre ambas. pero la avispa se reterritorializa en esa imagen. a su vez. en el intercambio de sus mutuas demandas. De este modo. Gracias a este juego de intercambios. como un acto creativo (“pro-creativo”. como “improvisada” extensión del propio aparato reproductor de la planta ya que a través del cuerpo del animal envía su polen a entornos desconocidos donde. G. a través de una simplista apropiación “emotiva” por un espacio determinado. también la avispa se desterritorializa. no un simple espacio a ocupar que. en el ejemplo anterior. de tal suerte se reproduce. es la confluencia de éstas la que “funda” una particular idea de lugar que. pues como afirman Deleuze y Guattari (1994): “la orquídea se desterritorializa al formar una imagen. “mostrándonos” en “apertura”. En esta medida. 395 . no puede entenderse. resulta inexistente. pero reterritorializa a la orquídea al transportar el polen” (Deleuze. en esta medida. tanto la orquídea como la avispa “encuentran” un lugar. pp.“adopta” la forma de la primera para así atraer su atención y satisfacer sus demandas reproductoras ya que la avispa al “sentirse” atraída sexualmente por la “falsa” avispa que pretende ser la orquídea. No obstante. de tal o cual forma a un mundo que. F. dota de sentido a ambos actores involucrados. en este caso. ni la flor ni el animal proporcionan un lugar. une a la planta y al animal. lejos de ser un escenario “marco” es. se inferiría del ejemplo antes abordado) en el que se pone en juego nuestra existencia. el sentido de arraigo y pertenencia que supone la Topofilia. Como se ve.. el Topos del que hablamos supone una connatural relación (philiación) entre lo local que surge y se abre en lo abierto (lo global) y lo global que define. en sentido estricto. por el contrario. 1994. 15). al ser humano y al mundo histórico y social en el que éste se afirma a cada paso y con el cual interactua de permanentemente. por lo dicho. desde nuestro punto de vista. a ser ocupado por el otro. es decir de nuestra existencia. situación que nos devolvería al psicologismo de Tuan. sino. deviene una pieza del aparato de reproducción de la orquídea. sino que.

dado que no es posible entender el lugar si no es a través de la comprensión de su relación con el escenario del cual surge y al cual corresponde. como en el caso de la avispa y la orquídea. De acuerdo con la definición de Cultura que propone Nestor García Canclini según la cual ésta se describiría como “el conjunto de procesos donde se elabora la significación de las estructuras sociales. 1989). a nuestra manera de ver. en este último caso. pertenecen a una idea de mundo donde el intercambio se establece a través de la confianza que suponen los lazos de vecindad que comporta la idea misma de comunidad. a nivel individual. en gran medida caracteriza. no tenga otro sentido que el fortalecimiento y arraigo por la segunda. Nos referimos. se les reproduce y transforma mediante operaciones simbólicas. 9. esa relación entre antagónicos que funda el lugar es pro-activa y por tanto surge tanto de la acción como del deseo. tarea de la que nos ocuparemos en breve. pero también el arraigo a un determinado entorno que. a mejorar sus 396 . circunstancia que hace que el arraigo por el primero.3. de otra parte. Lo importante. o la necesidad de ella. inferimos la fundamental importancia que. califica la relación de los colectivos con ese mundo particular que su forma de habitación “ha abierto”. necesariamente ligada a la de comunidad. cobra el concepto de Cultura Urbana. Cultura urbana y cultivo de ciudad: la expresión cultural ciudadana como medio de integración comunitaria. para nuestro tema. desde lo que las ciudades son en sí mismas. motivo por el cual la ruta de nuestra propuesta tiene que entrar a definir el carácter proactivo de su dimensión topofílica. la dinámica del urbanitas de nuestra época. más que “pertenecer” a un lugar. resulta casi una tautología. no resulta difícil entender el “arraigo a la movilidad” que. a la hora de formalizar procesos y acciones conducentes. ya que tales comunidades. N. Aspecto fundamental para la socialización de las clases y los grupos en la formación de las concepciones políticas y en el estilo que la sociedad adopta en diferentes líneas de desarrollo” (García Canclini. cobra la noción de “entorno”.justifica y califica tal surgimiento. es que. al valor que para las comunidades. particularmente para aquellas con fuertes arraigos campesinos y sólidas estructuras sociales (caso particular de buena parte de las grandes ciudades de América Latina). Desde esta perspectiva. hablar de “lugar” en tiempos de globalización. por lo mismo.

En este orden de ideas. con él. aunque limitada y reduccionista. es precisamente esta carencia la que. En razón de lo anterior. la radical diferencia entre la “modernización” del mundo desarrollado y la de aquellos países que. Manifestaciones a las que sumaríamos la influencia creciente de imaginarios globales. rápidamente incorporados a las lógicas y racionalidades locales. de manera específica. la expresión de los valores. la noción de desarrollo y. al menos en el sentido desde el cual Oscar Lewis. el poder como factor de integración. una presencia masiva y. casi constitutiva. con ella. 1991). aludiendo a una “cultura de la pobreza”. la valoración y manejo de la ciudad por parte de los habitantes.condiciones de gobernabilidad. particularmente a partir de los años cincuenta y ligado a un esforzado proyecto de “modernización”. Situación a la que se suma. definición que. llevaba a cabo su explicación antropológica de la cultura popular de la Ciudad de México. ponen de manifiesto la enorme riqueza imaginativa que preyace en medio de la pobreza. da pie a las mil formas de recursividad (¿por qué no hablar de una cultura de la recursividad y la subsistencia”?) que. Aspectos que. productividad y calidad de vida. el de la carencia. por no encajar en las exigencias del imaginario propuesto por las 397 . la acompaña. recreativo y artístico” (Saldarriaga. como ya hemos señalado. en 1965.o desintegración social-. es decir. el imaginario global de progreso que. Lo anterior supone entender la cultura urbana de manera heterogénea. “híbrida” y diversificada. compartimos la tesis de Alberto Saldarriaga según la cual la cultura ciudadana debe entenderse como “un vasto fenómeno en el cual se encuentran diversas manifestaciones simultáneas y superpuestas: las relaciones de convivencia de los habitantes. por otro lado. yuxtapuestas y conflictuadas. obediente a marcos de pensamiento y aspiraciones no sólo distintas sino. han de constituir los tres componentes básicos de un proyecto colectivo de desarrollo urbano sustentable (DUS). ubica el tema de la pobreza y. antagónicas. para la definición de una cultura urbana “propia”. A. es necesario resaltar el papel que en este contexto cobra. y la actividad especializada de agencias y medios de comunicación y de grupos que trabajan en la formación y desarrollo de conocimiento y de manifestaciones de carácter informativo. como un importante (aunque no único) vector en la definición y comprensión de lo latinoamericano. en muchos casos. tradiciones y formas de conocimiento. en el caso específico de la ciudad latinoamericana. Circunstancia que matiza. de la pobreza. en sentido contrario. A fin de cuentas.

de manera clara y patente. a este respecto. económicos y sociales de los primeros. tal vez. Fue. se convirtieron en “países en vías de desarrollo”. 3). estas últimas puestas en circulación a través del propio proyecto de la modernidad. y se postuló igualmente la modernización como el instrumento básico del desarrollo (Saldarriaga. sino a la manera como en el subcontinente se han llevado a cabo (en un breve lapso de tiempo. No resulta difícil inferir de aquí. En razón de lo anterior El proyecto de modernización fue desagregado en una serie de propuestas específicas dirigidas a los países “no modernos”. de la misma manera. en países “subdesarrollados”.economías más fuertes. aplicado a todos aquellos países que no habían alcanzado los indicadores políticos. la puesta en marcha de un imaginario cultural global desde el cual se entendieran.. la enorme diferencia entre la ciudad. por un enorme desface entre una y otra.) que abarcaron desde el suministro de modelos de organización política y económica. A. Cit. en América Latina. justamente. Cit. En forma concomitante apareció el concepto de “subdesarrollo”. con el modelo autoestablecido por los países de alto grado de industrialización y formalización institucional. como anota Saldarriaga (Op. En este punto. aún en la ciudad) y los modos modernos impuestos por las exigencias “progresistas” del mundo “desarrollado”.. las diferencias se deben. la formación de la cultura urbana ha estado enmarcada. cuando pudo hablarse de un ambicioso proyecto global de modernización que afectó a todas las sociedades del planeta. (propuestas. Cabe destacar. entendida como un escenario físico. pp.). la noción de “desarrollo” se esgrimió como la herramienta a través de la cual era posible comparar los diversos estados políticos. situación que evidencia. y los modos y las formas de vida urbanas. Op. entonces. hay que recalcarlo) los procesos de cambio entre los estadios tradicionales del imaginario popular (fuertemente enraizado en valores campesinos. hasta la difusión de formas artísticas y culturales especializadas o masificadas. que mientras que en Europa y Estados Unidos la modernización y la urbanización fueron procesos simultáneos. conceptos tan odiosos como 398 . económicos y culturales de los distintos países. o mejor. no sólo a las particularidades geográficas e históricas latinoamericanas. En este proyecto.

de los “atrasados” modos y hábitos rurales. acusa la ciudad en su “imagen internacional”. el indebido uso de servicios electrónicos (por ignorancia o mala fe) atenta contra el propio funcionamiento de los sistemas que los soportan. había que “ser urbano” para no ser marginado de estas emergentes y “progresistas” sociedades. aparatos. En razón de esta situación. esta imagen de “modernidad” (acaso sea mejor hablar de modernismo) que acompaña buena parte de la cultura urbana de las ciudades en América Latina. no es exclusiva del uso que de la ciudad hacen sus habitantes (en el manejo de sus distintos niveles de información). la proliferación de un creciente fenómeno de marginalidad urbana en el que. también. entre otras cosas. etcétera). distanciaba las expresiones y comportamientos urbanos. en todo. en la trampa del sofisma modernizador cuando privilegia la construcción de grandes obras e infraestructuras (que hablen así de su espíritu “modernizador”). no salvó a estas confusas aglomeraciones de promover. infraestructuras sofisticadas. en el ámbito latinoamericano. en deseconomías. en tal medida. y la comprensión de la racionalidad que les resulta inherente. servicios bancarios automatizados. por encima de la 399 . de hecho. la especificidad cultural de las ciudades. Sirva el caso de Brasilia como un patético ejemplo en el cual. aunque dispersos. no obstante. por todas partes. espacios e imaginarios que supuso a millones de personas compartir. para conocer la vida urbana. especie de “ciudad otra” ajena. equipamientos y servicios. ya que los enormes desfaces entre el uso de estos bienes.“adelanto” y “atraso”. al ascéptico y progresista proyecto de modernidad que. al menos en su expresión material (elevados y lujosos edificios. el sueño de vivir en la “gran ciudad” Acaso. haya que buscarla. con la cual se encuentra familiarizado el ciudadano medio. reductos de identidad. la propia administración cae. puesto que a la par que el desconocimiento (o el irrespeto) de las normas de tránsito (o de su lógica) o