La música de Toressi

Por Juan Terranova [El pasado miércoles 22 de mayo, Juan Carlos Toressi inauguró su muestra Solidaridad en el bardo en la galería Naranja Verde. Para la ocasión Rodolfo Marqués imprimió cien plaquetas numeradas con este texto. El artista ilustró cada una con un motivo diferente.] 1. Pongo la foto de un obra de Toressi en mi muro de Facebook y enseguida hay comentarios. Los comentaristas discuten. Torresi se ríe pero no aparece. Es como un chico que, desde un segundo piso, le tira un balde de agua a un tipo que pasa y después se esconde. El viandante sabe que existe un responsable pero no lo ve. 2. Capaz que Toressi le tiraría otra cosa. Un zapato, por ejemplo. Una planta de lechuga, un tomate. 3. Toressi me escribe un mail que empieza así “jajajajajajajajajajajajajaj”. Enseguida agrega “estás peor que yo, hermano”. 4. Toressi me manda fotos de fruta negra. 5. Un obra de Toressi: El cartel de contramano rojo pintado sobre un fondo blanco. Abajo dice: “Cómo llega uno a pasear un perro llevando una bolsita para la caca?”. 6. Toressi me confiesa que está enamorado de una odalisca. 7. Otro mensaje de Toressi: “Me divirtió mucho el bardo que tuviste ante la propuesta de romperle el culo a una fulana”. El mensaje termina así “jajajajajajajaja”. 8. Toressi me viene a visitar y me habla de su vida y de su obra. Me dice que se encuentra mucha gente que le dice que no tiene “que explicar su obra”. La respuesta es un cartel, prolijo y estilizado, construido con la técnica del fileteado porteño con la frase “Váyanse a la puta que los parió”. 9. Un muñeco adelante de un inodoro. Abajo dice “Esas pajas de dorapa en la casa de los viejos”. 10. Le quiero comprar una obra. Me la regala. Me cuenta que cuando termina de exponerlos, agarra sus cuadros y los rompe. Los que funcionan, los que no funcionan, los que gustan, los que no. “Rompo todo, así que te lo regalo” dice y agrega un “Yo qué sé” al final de la frase, a modo de cierre. 11. La obra que me regala Toressi es una retrato de Videla, fileteado y luego bandalizado. Está pintado sobre una madera apaisada pero en forma vertical. Eso lo hace más raro. Arriba dice “Justicia”, abajo, “Mi hermana se transó un represor”. Toressi me cuenta que es una obra autobiográfica. La

un mutilado. Justicia para la minoría irónica. que pone en rotación permanente las imágenes del desastre. 13. La picaresca para combatir la idea de muerte. un villero. un alien. El resultado es aberrante. “Primero encontremos las llaves. ¡Cómo insisten con la banalidad del mal! Dale que te dale a la manivela con la banalidad del mal. Nos reímos. A los diez días llueve y se inunda La Plata. Marshall Berman: “La seriedad moderna más profunda debe expresarse a través de la ironía”. la desprotección. en la Ciudad de Buenos Aires un operario del subte muere electrocutado. “Y. Toressi describe ese avance. 14. la tragedia. ¿Y la banalidad del bien? ¿Y el mal de la banalidad? 19. reproduce esas voces.. voluntarios trabajando. Nos avanza. justicia para nuestra neurosis” le digo. . Elaboro un concepto: la minoría irónica. “Cuando queremos los argentinos somos solidarios” dice la televisión. un niño. La palabra “solidaridad” empieza a sonar como una música funcional que se repite. cajas con pañales. putear un poco. Toressi me escribe y me dice que la muestra nueva se va a llamar “Solidaridad en el bardo”. “A veces me preocupa más encontrar las llaves que al pobre de Julio López” me escribe Toressi. todos son y somos lo otro. eficientes. Por eso con Toressi pedimos justicia. Le besa el culo a negros. sí. putos. porque opera en el lenguaje y en la comunicación” pienso. se ven montaña de alimentos no perecederos. El agua tapa las casas. pero punzantes. judíos. “No se rían” nos dicen. complejo y hermoso. ¿Viste? El chiste de velorio” escribe Toressi. La sociedad dominante nos discrimina. O mejor dicho eso “otro” se empieza a fundir con nuestra lengua y nuestro cuerpo.” 17. al menos nos podemos reír un rato. Y si pedaleamos en la ruedita. botellas de agua mineral en fila. Después de esas imágenes terribles. un monstruo. Y a nosotros nos discrimina por irónicos. Toressi despliega una antropología irónica de la vida doméstica donde el otro no es un indio. 18. Aparte. “Y a todas las conchudas de mi vida”. Le escribo a Toressi: “López nunca va a aparecer así que estamos como hámsters pedaleando en una ruedita. después buscamos a Lopez. lo moldea. “Tenemos que pedir justicia por nosotros. Lava sus culpas de corrección política. putas. “Toressi trabaja el mundo. comienza la maquinaria de donaciones impulsada desde la televisión. De forma espontánea. desestabiliza y extraña los objetos –entre ellos nuestra lengua doméstica– para que podamos verlos por primera vez. Usa herramientas simples. Ja-ja-ja. 15.. un japonés. travestis. Otro concepto: la banalidad del mal. El aparato gnoseológico que utiliza Toressi para conocer y construir es mundano. el hámster también lo está buscando a Lopez”. desposeídos y viejos se ahogan. 16. colchones. un caníbal. 20. En el universo de Toressi.muestra donde expuso ese cuadro se titulaba “Conchuda” y estaba dedicada a su ex mujer. 12.

2013. del hámster interior. Terminamos la conversación coincidiendo en que el amor es muy importante. de otros artistas. de la galería Naranja Verde. de sus inicios en la plástica como letrista.21. de cómo poner una bomba. Se queda muy sorprendido con la pregunta. . Hablamos de otras cosas. Buenos Aires. Le pregunto a Toressi cuál es el lugar que ocupa el amor en su obra. fundamental. abril.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful