P. 1
Trabajo Etruscos

Trabajo Etruscos

|Views: 224|Likes:

More info:

Published by: Jorge Andrés Fernández on Jul 08, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/20/2014

pdf

text

original

Civilización Etrusca: Sociedad economía.

y

Jorge Manuel Andrés Fernández Historia Antigua II Grado en Historia 2012/2013

1

Índice:

1. Estudio sobre los etruscos: Escasez de datos. Problemas para reconstruir el pasado de Etruria. Etruscología

2. Organización política: Estructura ciudad-estado. Monarquía. Liga Federal etrusca. Las magistraturas.

3. Sociedad etrusca: La familia como base social. El matrimonio. La tryphe etrusca. Urbanismo y vivienda. Rasgos característicos (Vestido, peinado, joyas). La medicina. Tipo de alimentación. Ocio etrusco (Juegos, artes escénicas.)

4. Economía etrusca: Agricultura. Ganadería. Minería y metalurgia. Comercio terrestre y marítimo. Moneda etrusca.

5. Reseña sobre el ejército, el arte y la religión etrusca.

2

Estudios sobre los etruscos: Para analizar a los etruscos primero debemos saber que la falta de fuentes históricas y las opiniones, en muchas ocasiones, subjetivas aportadas por los escritos de los autores clásicos, no permiten reconstruir con cierta notoriedad los hechos que ocurrieron en Etruria. Son sin duda los restos arqueológicos y la tradición literaria grecorromana lo que permite conocer las etapas de expansión, apogeo y también declive de las ciudades etruscas así como el modo de vida de sus habitantes, es un punto muy escaso en la historia si lo comparamos con la información existente sobre Roma y Grecia. El origen de los etruscos es objeto de discusión desde tiempos de Heródoto, se han establecido cuatro teorías entre diversos autores y escuelas. 1. La teoría orientalista, propuesta por Heródoto, que cree que los etruscos llegaron desde Lidia hacia el siglo XIII a. C. Para demostrarlo se basa en las supuestas características orientales de su religión y costumbres, así como en que se trataba de una civilización muy original y evolucionada, comparada con sus vecinos. 2. La teoría de autoctonía, propuesta por Dionisio de Halicarnaso, que consideraba a los etruscos como oriundos de la Península Itálica. Para argumentarlo, esta teoría explica que no hay indicios de que se haya desarrollado la civilización etrusca en otros lugares y que el estrato lingüístico es mediterráneo y no oriental. 3. Teoría de un origen "nórdico", defendida por muchos a finales del s. XIX y primera mitad del s. XX; se basa sólo en la similitud de su autodenominación (rasena) con la denominación que los romanos dieron a ciertos pueblos celtas que habitaban al norte de los Alpes, en lo que actualmente es el Este de Suiza y Oeste de Austria: los ræthii o réticos, tal origen supuesto sólo en parofonías está ya descartado. 4. La teoría actualmente más fundamentada viene a ser, en cierto modo, una mezcla de la de Heródoto y la de Dionisio de Halicarnaso: habla de emigrantes orientales influidos por los nativos, o nativos influidos por comerciantes del este. Se considera, por varios rasgos culturales (por
3

ejemplo, el alfabeto), un fuerte influjo cultural derivado de alguna migración procedente desde el suroeste de Anatolia. Tal influjo cultural se habría extendido sobre pueblos autóctonos ubicados en lo que actualmente es la Toscana.

Podemos distinguir, gracias a lo que conocemos de Etruria, cuatro períodos que comprenderían desde el siglo VIII a.C hasta el siglo II a.C. 1. Período orientalizante que abarcaría en dos fases, del 770 al 535 a.C, acabando esta etapa con la batalla naval de Alalia. 2. Período arcaico del 535 al 474 a.C en esta fecha perderían el control del Tirreno tras la derrota de Cumas. 3. Período de crisis que iría desde el 474 al 311 a.C, también se conoce como período de facies clásica, en esta etapa Roma conquistó la zona interior de Etruria. 4. Período de decadencia o Romanización desde el 311 al 265 a.C cuando Volsinii fue destruida por los romanos, y así los etruscos entrarían en la estructura política romana.

Una de las disciplinas que más ha ayudado a conocer la historia y los hechos de esta cultura es la etruscología, una subdisciplina en el estudio del arte y la cultura clásica. En el siglo XV comenzó a redescubrirse el mundo etrusco, gracias al monje Giovanni Annio. Uno de los primeros estudiosos dedicados especialmente a los etruscos fue el historiador escocés Thomas Dempster (1570-1625), con su ensayo De Etruria Regali Libri Septem, escrito en latín. En el siglo XVIII destacan las investigaciones de L. Lanzi comenzaron a tomar un carácter científico, ya que hasta entonces, para los historiadores Antigüedad significaba Grecia y Roma. La afición hacia los etruscos aumentó en el siglo XIX, época en que fueron mencionados por escritores tan ilustres como Stendhal, Jules Michelet y Goethe, que los representaban según la visión romana: crueles, indolentes, muy religiosos, orgiásticos y obsesionados con la muerte y el futuro. Este estereotipo pervivió hasta comienzos del XX, donde destaca la
4

obra Paseos etruscos, de David Herbet Lawrence, y se ha ido rompiendo a lo largo del siglo XX gracias a las nuevas investigaciones. En 1930 una revista francesa, Formes, alaba y describe el arte etrusco, separándolo definitivamente del romano. La primera revista especializada en los etruscos fue Studi Etruschi. Un ejemplo de revista contemporánea es la estadounidense Etruscan Studies: Journal of the Etruscan Foundation , que comenzó a publicarse en 1994. Otros estudios, también en inglés y menos rigurosos, son Etruscan News y la publicación electrónica Etruscan News Online. Algunos de los más destacados profesionales en la materia son: Massimo Pallottino, Larissa Bonfante, Giovanni Colonna, Carlo M. Lerici y M. Cristofani.

Organización política: Durante los siglos IX-VIII a.C la población estaría controlada por la clase social de las gens maiores, que ostentaban el poder político y económico, al frente de ellas estaría un monarca, puede ser que fuese elegido por sufragio, al que se le llamaría lauchme en etrusco o lucumon en latín, con poder judicial, militar y religioso sobre todas las familias. Después de esta etapa, y con la evolución social de la sociedad con la presencia de las gens minores, se conocen ya en el Siglo VI a.C algunos episodios dictatoriales que estarían regentados por los condottieri, con un ejército personal y se imponían sobre las grandes familias haciendo que estas aceptasen su candidatura a la monarquía, lo que hacía de estos condottieri una clase privilegiada. No se conoce nada acerca de la sucesión real, se cree que podría pasar entre miembros de la familia y no necesariamente de padres a hijos. Se conocen pocas referencias de reyes, se puede citar a Mezenzio de Caere, Porpercio de Veyes y un tal Morrio descendiente de Neptuno.

Los atributos de los monarcas de los que hablan algunos autores griegos y latinos, además de los que existen pruebas arqueológicas y en las pinturas etruscas, también algunos de ellos serían tomados por Roma.
5

Estarían entre estos atributos la corona de oro, el cetro de marfil coronado por el águila, la túnica palmata, la toga picta, el paludamentum, la sella curulis (silla de marfil sin respaldo), asimismo la bulla aurea con función de amuleto y el anillo de oro. A pesar de todos estos atributos, se han encontrado muy pocos fragmentos, un cetro hallado en la tumba de Veyes del siglo VII a.C, con pomo de bronce e incrustaciones de hierro a la moda fenicia, restos de una sella curulis en Bolonia entre algunas bipennis en Vetulonia o Tarquinia, como símbolo de terror.

Etruria se organizaba en ciudades-estado, no formaban una unidad como nación, aunque si tenían un sistema para lograr una cierta unidad, conocida como “Liga federal etrusca” donde se establecían doce pueblos, aunque el número sea una mera formalidad religiosa puesto que eran muchos más y con la evolución de la sociedad se formaron ligas de 15 y 18. No se sabe con exactitud que ciudades formarían parte de esta liga, se cree que las más importantes según algunos autores estaría dentro de esta confederación como Veyes, Tarquinia, Vetulonia y Populonia. Otros autores se decantan por la posibilidad de que las ciudades fuesen variando en este conjunto dependiendo de su evolución. Esta “unión” solo fue posible gracias a que se determinaron unas bases religiosas previas a la formación de la liga.

En esta confederación se elegía un rey supremo, desconocemos mediante que sistema, los lucumones de cada ciudad se reunirían en primavera en el templo de Volsinii Fanum Voltumnae para consultas políticas y militares además de la elección del rey, que ostentaría varios poderes como el de ordenar las fiestas y los juegos que deberían celebrarse, promulgar decretos, leyes o sanciones, pese a todo esto las ciudades seguirían manteniendo su autonomía. No se planificaban políticas comunes, ni pactos de no agresión entre las ciudades puesto que hubo varios altercados entre ellas. Además del cargo de monarca superior se otorgaría el nombre de sacerdos, reducido a poderes religiosos, desempeñando también la magistratura suprema el zilith, ordenando de igual manera en la milicia.
6

Posteriormente estas monarquías irían evolucionando hacia una república gobernada por oligarcas agrupando a las clases sociales por su riqueza mediante un censo controladas por magistraturas. Existen algunos vocablos que pueden estar relacionadas con estructuras políticas del territorio aunque no se sabe nada sobre ellas. Spura-Civitas, Rasna-Populus, Methlum-Urbs.

Las magistraturas:

Han sido objeto de varios estudios, pero los datos que han sido aportados no son suficientes para conocer a fondo este tema, en principio hablaríamos de magistraturas anuales que se podían desempeñar más de una vez, la edad mínima para acceder a ellas sería de 24 años, aunque no se descarta la posibilidad de que a los 14 ya se pudiera obtener alguna responsabilidad política. Algunos símbolos de poder de los diferentes magistrados eran cetros, báculos y cayados, de igual manera un taburete plegado con reminiscencias religiosas, algunos relieves muestran diferentes grados de poder según la altura de estos taburetes. El bastón tendría una función relacionada con el portador como juez o árbitro de alguna disputa.

Magistratura Zilath:

Estaríamos ante la más numerosa y probablemente la más antigua de las magistraturas, de la que hay testimonio a finales del siglo VII a.C, el título de zilath serviría para designar el cargo de magistrado supremo de una ciudad, parecido al praetor romano o arconte griego. Es posible que fuese una magistratura colegiada, debido a que hay documentos en los que se nombra a varios zilci, o por diferentes nombres de zilath, lo que significaría que habría más de un cargo dentro de la magistratura, como zilath de los patricios, zilath de cargo religioso o de primer zilath como rango, además de otros nombres que no han podido ser traducidos.
7

También y según muchos autores cabe la posibilidad de que esta magistratura fuese personal y única puesto que el zilath daba nombre al año con su onomástica según algunas inscripciones como Zilci larthale nolathesi (durante el zilacato de Larth Nulathe).

Igualmente se considera que el que desempeñase este cargo ostentaría el poder militar, como un estratega, un comandante extraordinario. Al mismo tiempo algunos historiadores creen que este cargo podría ser simplemente honorífico y religioso más que político.

La magistratura Maru: Apenas se conocen datos sobre esta magistratura, algunos etruscólogos señalan que según los vocablos podría tratarse de un cargo militar con poderes sacerdotales, siempre en conexión con otros cargos o con nombres de divinidades lo que hace pensar en una magistratura colegial con competencias civiles y religiosas.

Magistratura Purth: El ejercicio de esta magistratura estaría recogido de forma absoluta única y personal, algunos lo identifican con los dictatores romanos, no hay datos sobre sus atribuciones, algunos textos de Tarquinia o Vulsini han mostrado que el cargo pudo ser ejercido en más de una ocasión por la misma persona.

Magistraturas menores: Se conocen algunas probablemente de menos importancia, en las que solo sabemos su nombre y algún rasgo que las caracterice, por ejemplo los camthi que serían sacerdotes jóvenes, otra los sarvenas que serían los decemviri (decenviriato) de Roma, el tesinth semejante al curator. Hay otros cargos de contenido político administrativo del que no conocemos más que el nombre, como senenath, temera y macstrevc que probablemente sería equivalente al magister. Además existían otros cargos religiosos como el de cepen – sacrificador, y trutnuth – adivino.

8

Existe la posibilidad de que hubiese un cargo femenino o dedicado a las mujeres como el de hatrencu, que rendiría culto a la diosa Mater Matuta con plegarias a favor de la fertilidad y del matrimonio.

Cursus Honorum: Se ha intentando reconstruir el modelo de la carrera política en Etruria, pero apenas hay datos por lo que resulta complicado elegir un modelo, entendemos que entre los 7 y los 14 años se podría incluir a un hombre en el maronato, con lo que iniciaba el curso, después pasaría a magistraturas sacrales como cepen y eisnevc, más tarde llegaría el grado de eprthnevc (desconocido) y el macstrevc de carácter militar, finalizando con el zilath.

La sociedad etrusca: La información en este tema es escasa, lo que conocemos es gracias a los autores griegos y latinos, y a unas pocas inscripciones etruscas encontradas mediante la arqueología.

La base social de los etruscos era la familia (lautn) semejante a la griega o a las itálicas, se constituía por los esposos (tusurthi), el padre se llamaba apa y la madre ati, esposa se conoce como puia, desconocemos el nombre de marido. Había dos tipos de matrimonio, uno (sine manum) que se basaría en el acuerdo de los esposos y pondría fin si así lo deseaban alguno de los dos, y el mas practicado (conventio in manum) seria en el cual la mujer entraba a formar parte de la familia del marido, manteniendo su autonomía, respeto e incluso en algunos casos el nombre de origen natal. Conocemos estos ejemplos de matrimonio gracias al legado artístico y a las referencias arqueológicas en tumbas, relieves y pinturas, un sarcófago en el que vemos a una mujer despidiéndose de un señor mayor (su padre) mientras unas personas encadenadas portan el equipaje, además del acompañamiento de mulas con varios bienes y un rebaño de ovejas (posible dote). La pedida de matrimonio se produciría en un banquete previo a las nupcias, y se desconoce que pasaría en caso de divorcio.

9

La familia se completaba con los hijos (clan) e hijas (sec), también se incorporaban a la familia los abuelos (atinacna-abuela, papa-abuelo), los nietos (nefts) y también esclavos (lethe) y libertos (lautni) el numero de estos dependía de la riqueza de la familia.

Mención aparte merece la filiación personal, los hijos tomaban el nomen de los padres, es decir el apellido, antepuesto por el nombre personal y sobrepuesto por un cognomen, la mayoría de gentilicios se crearon a partir de la onomástica divina, patronímica o etnia. Ejemplos de esta onomástica plurinominal: Arnt Hele Velus Remthal (Arunte Elio "hijo de" Velio y Ramizinia). Algunos autores ven en la presencia del nombre de la madre como un posible rasgo de matriarcado aunque esto no ha podido ser demostrado. Los esclavos y libertos tendrían su nombre propio seguido del nombre de su dueño, por ejemplo: Thana titi vescus lautnitha (Tana Titi, liberta de Vescu) Antipater cicus (Antipater "esclavo de" Cico).

La tryphe etrusca: Se define así a la sociedad que se daba al lujo, al libertinaje, se relaciona esta sociedad con la oligarquía etrusca, que no produciría, pero disfrutaba de los bienes y de grandes libertades, sobre todo las mujeres. Este estilo de vida iría desapareciendo poco a poco con los cambios sociales, y en parte por la conquista romana.

Urbanismo y viviendas: La ciudad etrusca era cuadrangular, estaba dividida en cuadrículas y rodeada por una muralla que tenía puertas principales de entrada que se abrían entre dos torreones mediante arco de medio punto y que daban a las dos calles más importantes que se cruzaban. La calle que se extendía de norte a sur se denominaba Cardo y la que cortaba perpendicularmente a ésta por medio se llama Decumano. Posiblemente esta estructura de la ciudad etrusca sea heredera de los planos de campamentos militares.

10

Las casas eran muy simples, similares a chozas circulares fabricadas con tapial y cubiertas por ramas. Este modelo de vivienda varió en el siglo VIII a. C., pasando las casas a ser cuadrangulares, morfología que heredó

posteriormente Roma. Se hacían de madera y de adobe y más tarde de morrillos de toba. Podían tener hasta dos pisos. Las estructuras de madera de las casas más ricas de la Antigüedad se protegían de la humedad por placas de terracota pintadas de colores vivos. Inicialmente, la aristocracia vivía en casas de tres estancias, a veces precedidas de un pórtico que daba a un patio. Más tarde construyeron grandes residencias (domus) con un patio central, según el estilo griego. Alrededor del patio se construían las habitaciones. El patio tenía un impluvium en el centro y la cubierta era a cuatro vertientes hacia el interior. Otra variedad era el despluvium, con la cubierta con cuatro vertientes hacia el exterior.

Rasgos característicos de los etruscos: Según las diferentes esculturas y pinturas se ha podido conocer el diferente vestuario de los hombres y las mujeres de Etruria, de gran influencia oriental y griega variando a lo largo del tiempo, también debido a las condiciones climáticas existen diferentes tipos de ropa, ya sea parasoles, túnicas o el calzado.

Las mujeres, empezando por la clase social elevada, las cuales tendrían asistencia para el aseo, el peinado, ayuda con la propia vestimenta o la elección del perfume, lo que en Roma se conoce como ornatrices. La prenda usual era una túnica larga de origen jonio llamada chiton, iría enganchada al hombro, por encima la cubrirían con un manto blanco llamada himatión. Las telas eran de lana, lino o seda, blancas o teñidas de colores vivos, algunas eran de gran valor tanto como el oro o el marfil, además estas solían ir decoradas con elementos de plata, oro o ámbar. El maquillaje sería muy usado en esa época, el colorete, pintalabios o la sombra de ojos, ello estaría extendido por toda Etruria.
11

El peinado variaba según las modas, se cubría en ocasiones el cabello con velos, redes, cofias, aunque también podía llevarse suelto, recogido en una trenza. Los Hombres, vestían de forma más sencilla, una especie de pantalón corto llamado perizoma de origen cretense, sobre la que se llevaba una túnica corta sujeta a la cintura, o el manto de forma semicircular que cubría el hombro izquierdo y dejaba el derecho al descubierto, seguramente el antecedente de la toga romana y que se cree provendría del norte de Europa llamada tebbena. En cuanto al cabello, al principio de la historia Etrusca se llevaba el pelo y la barba larga como diferenciación social, a partir del siglo VI a.C comenzaron a acortarse (al igual que la barba) y a rizarse los cabellos, algunos se decoloraron y otros como los atletas se los rasuraron.

El calzado era muy variado en hombres y mujeres, existían sandalias simples, botas abrochadas decoradas con objetos lujosos, chanclas para épocas de lluvia con suela de madera y láminas de bronce, zapatos y botines de colores rojo o negro, recordando la moda jonia con la punta hacia arriba. El calzado se quitaba en los banquetes y se dejaba en una zona apropiada para ello.

Las joyas gracias a la labor arqueológica ha demostrado que fueron muy utilizadas tanto en hombres como en mujeres, el uso de estas daba distinción a las clases altas, existían fíbulas, alfileres, broches, fabricados en oro y plata, decoradas con ámbar lo que da muestra de la importancia de la orfebrería en la época. En los ajuares funerarios se han encontrado además pendientes, brazaletes, diademas, collares, pulseras.

Ocio etrusco: Los atardeceres en Etruria se basaban en la diversión de las clases ricas con varias actividades, entre ellas juegos de dados, tabas y deportes como el salto de longitud o pruebas atléticas, además de música y otras artes escénicas. Existen varios juegos difundidos entre la cultura etrusca uno de ellos sería el de los dados, estos estarían elaborados en marfil, hueso y alabastro, tendrían caras numéricas del 1 al 6 marcados con puntos aunque también podrían llevar
12

el nombre del número, no se puede saber a que jugaban exactamente con estos dados puesto que no hay una aclaración al respecto que sea respaldada, se han encontrado dados como ajuares de tumbas, incluso algunos autores argumentan que estas partidas eran jugadas también por los reyes, según cuenta Tito Livio.

Otros de los juegos más conocidos sería el de las fichas y tabas, el de las fichas tendría o se cree que podría tener semejanza con las damas, debido a que se jugaba sobre una tablilla, según hemos visto en algunos relieves. El de las tabas se desconocería la mecánica aunque sabemos por la arqueología y los restos encontrados en tumbas que se jugaría con cuatro piezas o múltiplos de cuatro. Igualmente se tendrían datos sobre un juego parecido a la cucaña que estaría representado en un friso en el British Museum.

Entre los deportes físicos habría mucha variedad, se han encontrado restos arqueológicos que así lo confirman como boxeo, carreras de caballos, que posteriormente entrarían en la cultura romana.

Los juegos se producen con motivos de funerales de la clase dirigente, aunque también se celebraban por la clase religiosa, los juegos se celebraban pleno campo, cerca de las zonas funerarias, algunos lugares podrían tener incluso gradas, a modo de pequeños estadios. Los atletas serían miembros de familias nobles, aunque Tito Livio comenta que podrían ser esclavos como en Roma que participarían en nombre de su señor, esta teoría está respaldad por autores contemporáneos que afirman que los deportes estarían hechos para el disfrute de las clases nobles y ellos no participarían directamente en ellos.

Un juego o ceremonia funeraria muy conocida sería el Phersu, se trataría de una lucha entre un hombre con un perro y un (posiblemente) esclavo condenado a muerte que tendría la cabeza tapada con un saco y utilizaría una maza u otra herramienta, el esclavo si conseguía matar al perro ganaría el combate y la libertad, guardando cierto parecido con los combates de gladiadores.

13

Los premios irían desde calderos, a ánforas o boles de bronce, según las representaciones artísticas, es curioso como durante la celebración de estos deportes algunos relieves y pinturas tienen temática erótica entre los espectadores.

Todos estos juegos estarían ambientados con músicos que marcarían los inicios, el fin de la lucha, o el ritmo en las carreras.

La Medicina: Lo que conocemos es gracias a los autores griegos y latinos, como Esquilo, Horacio o Plinio el viejo. Sabemos que hicieron hincapié en la higiene pública, hacían habitables zonas pantanosas, desecaban charcas infectadas,

excavaban canales de desagüe, las casas tendrían zonas de canalización para las aguas residuales etc. Se han encontrado restos de piezas artísticas con temática de enfermedades en las que podemos ver varias patologías como malformaciones físicas (jorobados, macrocefalia, raquitismo) o la obesidad, según restos

arqueológicos y el análisis de huesos se ha llegado a la conclusión de que el 10 por ciento de la población sufría anemia.

La medicina no fue más que una mezcla de supuestos mágicos y hechos sobrenaturales, los sacerdotes eran los que preparaban ungüentos, productos curativos, anestesias, usos de plantas para curar envenenamientos, desinfectar o para quemaduras.

Las aguas termales eran otra de las soluciones para la curación de algunas enfermedades como la artrosis, la gota, obesidad, problemas de la piel entre otros. Estas aguas serían usadas en baños, bebidas o apósitos debido a la riqueza de los manantiales, pero no conocemos ni sus edificios ni de si su uso era beneficioso o no.

Se han encontrado instrumentos que perfectamente podrían haber sido utilizados como material quirúrgico como bisturíes, cuchillos, cucharillas,

14

sondas etc. Además de destacar sobre todo en prótesis dentales, con láminas que unen la dentadura, o que sustituyen al propio diente, fabricados con oro.

La Alimentación y la Bebida: Los estudios en este tema se han dado por lo que conocían los griegos y los romanos sobre la dieta etrusca, además de los análisis que se han hecho en ámbitos como la paleontología o la histología patológica.

La comida, conocemos por Posidonio de Apamea que los etruscos comían dos veces al día, lo que provocaría un largo tiempo de ocio y diversión, en especial para las clases altas, que es de quién más información existe, gracias también al arte que ha quedado sobre temática de los banquetes. Se servía la comida en grandes mesas rectangulares por multitud de esclavos, se cubrían estas mesas con manteles y se engalanaban con ramos de flores, con vajillas de plata, bronce o cerámica, para hacer de la comida algo más atractivo.

En cuanto a los alimentos, la carne que hoy es un plato fundamental en nuestra dieta, para ellos solo se daba en días señalados (fiestas, ceremonias, sacrificios) principalmente por el problema de la conservación, aunque utilizaban la salazón y el ahumado. El consumo de carne se basaría en hervida o asada, además de servir como acompañamiento para otros productos como cereales, legumbres o verduras. Además del ganado, se utilizaba carne proveniente de caza como liebres, ciervos, jabalíes y cabras.

El consumo de pescado estaba muy extendido, gracias a la pesca, también conocemos que uno de los platos más famosos era el garum, una mezcla de pescado fermentado con vinagre, aceite, agua y sal entre otros condimentos, que alcanzó gran fama entre los romanos posteriormente Como condimentos conocerían la mostaza, los ajos, la sal, las hierbas aromáticas, como menta e hinojo que servían para aderezar la carne, el pescado y otras comidas, como los huevos.

15

Además de todo esto, en las clases altas también había gusto para los postres, bastados en pasteles o frutas variadas, solas o aliñadas con vino o miel, algunos frutos secos y el consumo de queso, por ejemplo el pecorino elaborado a partir de leche de oveja. La bebida se basaría en agua, leche y vino que venía de lugares alejados como Corinto o Samos o algunos de fabricación local, por lo que había gran variedad, como por ejemplo el moscatel, no se conocen más datos sobre otras bebidas, aunque quizá si de influencia griega tuviesen gusto por la hidromiel.

En cuanto a las clases más pobres, la dieta se basaba en gachas hervidas y algunos platos de verduras o pescado.

La economía etrusca: Aunque no se puede analizar toda en conjunto, si sabemos que la actividad más importante era la agrícola y que después la seguirían la ganadería, la industria, la minería y el comercio. El comercio fue fundamentalmente una actividad de trueque de materias primas por el Mediterráneo y parte de Europa (Francia, Suiza, Alemania) ya fuese por tierra (caminos aprovechados por los romanos posteriormente) o mar (intercambio cultural y comercial, a partir del 540 a.C se vio en decadencia) en esta actividad los que mayormente tomaban parte eran las clases aristocráticas para la acumulación de bienes, ya que la moneda no aparecería hasta el siglo V a.C de lo que hablaremos más adelante

La agricultura: Según Tito Livio conocerían sistemas hidráulicos, drenaje de campos y otras técnicas agrícolas, lo que permitió un fuerte desarrollo de esta actividad, conocían también los regadíos, como el que ubicaron en el lago Albano, con un canal de más de 1 km. Existe un tratado agrícola del que se han encontrado fragmentos de un tal Saserna, campesino e inventor de un insecticida. Se han encontrado aperos de labranza en excavaciones arqueológicas, en bronce y hierro, como palas, picos, hoces, arados, cuchillos, azadas entre otros.
16

La explotación fue muy variada, dependía de las zonas donde se trabajaba, en el norte al ser una zona muy boscosa (hayas, encinas, olmos) se obtenía madera para la construcción de navíos y como forma de combustible. Otras zonas también norteñas se dedicaron al cultivo intensivo de cereales, como la cebada, el mijo o varias clases de trigo.

Ya en el sur, las vastas extensiones de los patricios se dedicaron a cultivos intensivos de cereal y vid, tal era su cantidad de producción que permitían excedentes para poder comerciar o exportarlos.

Además de estos cultivos, existirían también los árboles frutales, aunque de difusión tardía, se catalogaron como árboles felices o infelices, dependiendo del color de sus hojas o de los frutos que diera el árbol, entre los felices estarían las encinas, el roble, el peral, el ciruelo entre otros comestibles. Los infelices sería el helecho, el higo negro, el acebo, el ciruelo negro, la zarza, estos árboles se empleaban como elemento defensivo para quemar a personas o animales con malformaciones físicas o a los que sufrían presagios funestos.

El vino y el aceite tenían gran importancia en la zona, no solo económica si no política también, porque el vino quedaba ligado a la aristocracia, estaba considerado como un bien muy preciado, los autores griegos consideran la variedad de las uvas como algo digno de admiración, el más apreciado seria el vino apianum, parecido al moscatel. El olivo mientras tanto es de época muy tardía, su uso también se reservaba a clases aristócratas, al principio se utilizaba como ungüento o para prácticas relacionadas con los partos, antes de la producción autóctona, se importaba desde Grecia.

Hay cultivos de los que no se conoce nada o muy poca cosa, gracias a las pinturas o inscripciones, como las legumbres, las alcachofas o la col, además de hortalizas como la cebolla o el puerro.

17

La ganadería: Se considera un buen complemento para la agricultura, gracias a las grandes fincas o los extensos bosques, los esclavos se encargarían de sus cuidados, criando todo tipo de ganado ovino, bovino, porcino. Se aprovechaba todo, incluso los huesos y las vísceras, además de los huesos, la carne, la piel. Se añadieron también animales de granja como gallinas, patos y ocas, e incluso abejas y la consiguiente producción de miel. Mención aparte merecen el cuidado de los caballos, que se empleaban en las competiciones ecuestres o en cacerías.

La caza era una actividad abundante que practicaban los nobles, como se ha comprado en relieves o en pinturas, se daba sobre todo en los bosques y serían ayudados por esclavos y perros adiestrados. El jabalí era probablemente el animal más deseado porque daba gloria al cazador por eso el carácter elitista, pero también otros animales codiciados eran el ciervo o la liebre por el sabor de su carne, además de diferentes aves como las perdices y las codornices. Poco a poco fue perdiendo importancia como actividad de los nobles y se convirtió en un modo más de alimentación.

Otra actividad fue la pesca, aunque esta ya estaba reservada a las clases inferiores, la pesca estaba basada de forma organizada, en el mar se practicaba la pesca de atunes con redes y arpones, después se

comercializaban en factorías costeras. En lagos y ríos se pescaban doradas, lubinas o especias marinas acostumbradas al agua dulce. Se han encontrado pocos datos sobre esta actividad pesquera, apenas restos de arpones, redes, modelos de barcos, o algunas vértebras de peces o conchas de moluscos, no era una actividad que fuese muy representada y no existen datos sobre precios, costes u organización.

La minería: Esta fue una de las actividades más importantes de la zona no solo de Italia si no de todo el Mediterráneo, ya que es un lugar rico en minerales variados como hierro, cobre, plomo, estaño o arsénico. Se han encontrado hornos, galerías,
18

pozos que podrían haber estado ya presentes en la etapa villanoviana (S.X a.C) o anteriormente. No se conoce nada en relación con la propiedad de las minas, ni su organización, ni los sistemas de producción, pero los autores solo tienen buenas palabras para esta actividad. Existían minerales que se utilizaban para varios asuntos, como los colorantes (ocre y cinabrio), la alúmina para medicina y usada también para fijar colores en el cuero u otros tejidos, además del uso de arcillas, alabastros, granito y piedras areniscas.

Los metales que se produjeron fueron muy importantes, el oro aunque de origen foráneo obtenido de varios puntos de la zona del Mediterráneo, fue muy trabajado en esta zona. La plata se trabajó con mucha intensidad a partir de la Edad del Hierro tanta que había que importarla desde Hispania, aunque apenas se han encontrado objetos de este metal. El hierro se explotó desde la época villanoviana, sobre todo en la isla de Elba y en Tarquinia o Caere, se han encontrado numerosos restos de escoria, por lo que se conoce el gran uso del hierro de la época. El cobre fue el primer mineral trabajado en Etruria, traído en el Calcolítico desde Anatolia, el sector más rico fue el de Popolunia pero no fue hasta el siglo V a.C cuando se comenzó a explotar en esta zona, no había suficiente cobre en Etruria por lo que también hay autores que han comentado que la importación del cobre fue algo necesario. El plomo y el estaño, este último hay más restos sobre todo en Elba o el Monte Valerio, presentan un gran desconocimiento de fechas y producción pero sería necesario en la Edad del Bronce.

La industria metalúrgica estaba controlada por la nobleza, el hierro serviría para armas u objetos de uso cotidiano y contaba con grandes artesanos en Vetulonia y Arezzo entre otras ciudades. El bronce servía para enseres de lujo como vajillas, candelabros, espejos y joyería que pertenecería a clases nobles, además de armas y objetos como calderos o instrumental médico, se conocían técnicas diferentes en su producción que fueron mejorando con el tiempo (batido en frío, recristalización térmica, incrustaciones de oro y plata o incluso baños en oro).
19

Otra actividad etrusca es la hilandería o la producción de tejidos, de lo cual tenemos conocimiento gracias a varios autores o a los restos hallados en edificios o tumbas en el cual se ve que esta actividad era realizada por mujeres, por ejemplo el trono de Verucchio donde se ofrece una secuencia completa de la fabricación de la lana, desde el momento en que unas siervas esquilan a unas ovejas siguiendo todo el proceso hasta la confección del tejido. De la tenería se sabe poco, el cuero fue lo más utilizado, servía para los zapatos, los cuales eran exportados por el Mediterráneo, además también del uso de minerales para colorantes en los diferentes tejidos.

La moneda etrusca: Esto se desarrolló por tres razones, el comercio interno en Italia, el pago a mercenarios en las luchas contra Sicilia y Roma y por la ayuda económica presta a Roma en las guerras contra Aníbal. Al principio eran sencillos discos metálicos adornados en una o en las dos caras con motivos diferentes, el peso era de 5,8 gramos y aparecieron en oro, plata o bronce hasta que se creó un sistema ponderal pero no a nivel general, ya que cada zona o cada ciudad tenía el suyo a nivel local por lo que no era un sistema uniforme.

El ejército etrusco: La mayoría de los estudios relacionados con la guerra en el mediterráneo antiguo han sido establecidos en torno a dos civilizaciones básicas, la griega y la romana. Al margen de ellas, casi siempre se encuentran las sociedades protohistóricas y/ o prerromanas de los diversos países que conforman parte de la Cuenca Mediterránea, uno de ellos y que precisamente peca de haber sido estudiado con gran profundidad es el pueblo etrusco, sin importar que fuera una eslabón cultural entre Grecia y Roma.

Para poder entender el desarrollo de la guerra y sobre todo las formas de combate de esta civilización es necesario, entre otras cosas, conocer las características en su desarrollo político y sobre todo las relaciones culturales
20

con otros pueblos, efectivamente el griego y romano, pues como veremos, sirve de eslabón en torno al origen las legiones romanas y da continuidad respecto a los sistemas hoplíticos griegos, sin embargo también cuenta con algunas características que hacen del sistema militar etrusco algo muy particular en referencia a otros sistemas de del mediterráneo antiguo.

Antecedentes

investigación.

Pese a la importancia que tiene esta civilización en la Italia de nuestros tiempos, sobre todo por ser una cultura muy relacionada con la historia de Roma, y sin duda alguna una protagonista en el desarrollo cultural de la Italia antigua, son diversos los trabajos respecto a la guerra y armamento etrusco pero no existe una buena síntesis que refleje como en otros ámbitos la madurez del tema.

Las fuentes de investigación referentes a la guerra en el mundo etrusco son bastante heterogéneas, sobre todo en referencia a las fuentes escritas y lo que la arqueología nos presenta. Respecto a las fuentes escritas son sobre todo autores de segunda mano, quienes se enfrentaron a los ejércitos etruscos y de alguna manera bajo diversas tradiciones historiográficas narraron ciertos hechos, sobre todo me refiero a autores griegos y romanos, como Tito Livio por poner un ejemplo, esto quiere decir que no contamos con autores propiamente etruscos, ya que como sabemos no han llegado a nosotros tales obras, aun si pensamos que la lengua etrusca aun no se descifra del todo. Por tal motivo no nos queda más que recurrir a los diversos métodos que la arqueología militar nos brinda. En este caso los indicadores arqueológicos de la guerra entre los etruscos proceden de los ajuares funerarios recuperados en las diversas necrópolis y ciudades. Podemos dividir este tipo de indicadores en manifestaciones plásticas e iconografía, sitios fortificados y armas

arqueológicas, lo que también incluye interesantes y polémicos casos de objetos depositados en algunas tumbas como son los carros de guerra poco usados en el Mediterráneo occidental.

Respecto a las manifestaciones plásticas sobre todo contamos con objetos cerámicos, el famoso arte de las sítulas, estelas, figurillas de bronce entre otras piezas. La cronología etrusca sirve de referencia a la hora de poder conocer la evolución de los ejércitos etruscos

En la fase villanoviana contamos con diversas tumbas de las cuales procedes
21

muchas armas sobre todo de hierro entre los que destacan cascos de diversos tipos, no debemos olvidar que una característica de las tumbas villanovianas son sus urnas funerarias con tapas en forma de cascos de cerámica imitando los de bronce. Algunos escudos de bronce ovales también han aparecido en dichas tumbas procedentes de Vulci y Veyes. En cuanto al armamento defensivo pasivo, es decir, corazas o petos no se ha tenido mucha suerte en lo que respecta a sus hallazgos, pero si algunas placas de metal asociado a este tipo de prendas defensivas. Respecto al arsenal ofensivo sobre todo se ha recuperado gran cantidad de jabalinas, lanzas, puñales, espadas cortas y hechas, algo que sin duda resalta como característico en un sistema de posible origen hoplítico. Para la etapa orientalizante en las tumbas aparece, como algo polémico, algunos carros que no se sabe a bien si sirvieron como herramientas de combate, para el transporte de guerreros o con efectos únicamente deportivos. También de este momento podemos percatarnos de la aparición de algunas armas en tumbas femeninas como en Veyes, sin embargo no necesariamente asociado a mujeres guerreras sino a personajes de alto nivel social y/ o de poder. Respecto a las manifestaciones plásticas es sobre todo en la época orientalizante o etapas posteriores donde contamos con mayores elementos, por ejemplo en los objetos metálicos, cerámicas, figuras de bronce y estelas de piedra. De ello retomamos una interesante figura de bronce depositada en el Museo de Villa Giulia en Roma en donde un par de guerreros con un claro atavío a la manera hoplítica, es decir, peto, casco de tipo corintio con cimera, y sujetando en una de sus manos una lanza la cual tiene indicado el regatón en la parte distal del arma. Traen en brazos a un tercer guerrero caído en el campo de batalla. Desde la perspectiva de las estelas funerarias podemos mencionar el caso de la Estela de Fiésole donde aparece de acuerdo a algunos autores la representación de la guardia cívica con un reducido armamento, es decir, hacha y una lanza lo que hace pensar que sale de los cánones generales de la estructura de infanterías pesadas de los ejércitos etruscos. Otro interesante ejemplo que sobre todo refleja mucho la situación hoplítica tan característica de los etruscos es la estela de un guerrero etrusco del Museo Arqueológico de Florencia que lleva un casco del tipo corintio, un hoplón o
22

escudo circular y sobre todo la característica hacha de doble filo denominada bipennis, Del arte de la sítula rescatamos el siguiente ejemplo, la famosa Sítula de la Certoza, la cual está decorada con cuatro escenas distintas, la primera, una procesión de guerreros de diversos tipos. La procesión inicia con un par de jinetes ligeros, seguido se presenta una tipo de infantería con lanzas, escudos ovales a la manera celta y el típico casco con terminación en punta. Es importante destacar de las lanzas su longitud un poco mayor a las demás infanterías registradas en la sítula, además de presentar un regatón muy claro. El tercer grupo de guerreros esta mas asociado al sistema hoplítico con casco corintio, lanzas pero, en este caso el grupo se distinguen sobre todo por dos tipos de escudo, los tres primeros guerreros de este grupo sujetan un escudo un tanto cuadrado con el humbo indicado y el segundo grupo presenta el típico escudo hoplón redondeado. El último grupo de guerreros es más una infantería ligera que se destaca por el uso de hachas, las cuales apoyan en su hombro. Como este caso hay muchos otros indicadores arqueológicos, que permiten reconocer una diversidad interesante de aspectos a ser considerados para el análisis completo de las formas de combate de los ejércitos etruscos, así como parte de su estructura militar. Presentaremos a continuación un preliminar de las formas de combate etrusco, sobre todo de las unidades específicas, el despliegue Formas del ejército y de las posibles tácticas. combate

Son muchas las interrogantes que aun continúan respecto las tácticas militares y organización del ejército etrusco, entre ellas destaca lo siguiente: ¿conocían el duelo de guerreros de tipo arcaico como en el mundo griego de época micénica?, ¿conocían la formación cerrada a manera de falange derivada de los sistemas hoplíticos griegos?, ¿existía un cuerpo cívico desiguales derivado de ello?, ¿había cuerpo de mercenarios?, ¿desarrollaron la poliorcética?, uso de caballería, infanterías ligeras, entre muchos otros aspectos, algunos de ellos ya tenemos noticia que fueron heredados a las primeras legiones romanas en combinación con los sistemas de los ejércitos samnitas. Así el ejército etrusco estaba organizado a la manera de las polis griegas pero que finalmente establecieron un sistema que será después heredado a los romanos. Existían cuatro grupos de guerreros o clases: Hoplitas, ciudadanos con experiencia en la guardia cívica, campesinos armados, artesanos con equipamiento ligero. Las
23

características de este tipo de guerreros como hemos visto es probable reconocerlos en objetos como las sítulas. Este sistema de cuatro unidades pasara al sistema romano bajo los nombres de Velites, Triari, princeps y astatti, con características en torno a sus sistemas de armamento y tácticas militares diferentes y en función de la veteranía de los efectivos. Es interesante ya que se destaca que las tácticas militares etruscas estaban en función de los tipos de guerreros mencionados en una especie de mezcla entre los sistemas hoplíticos griegos y las legiones romanas. Las clases II y III son las que iniciaban la disputa dejando atrás a la infantería pesada para que terminara la batalla o bien ayudara a cubrir, en caso dado, la retirada. Sin duda es el hoplita etrusco el núcleo principal de las fuerzas militares de este ejército. Por ahora no hay tiempo de estudiarlo, pero otro aspecto interesante por destacar es la marina que al parecer también tuvo importantes aportaciones a las formas de combate en los ejércitos mediterráneos, dentro de las unidades específicas el caso del carro de guerra, el cual aun sigue siendo un enigma.

Arte etrusco: Es de destacar el arte funerario y su relación en la pintura y escultura, destacándose sus terracotas y la talla de una piedra local llamada "nenfro". Desarrollaron una importante industria orfebre, trabajaron el bronce, su metalurgia se caracteriza por sus grabados, graneados, filigranas y repujados, en relación a la coroplastia crearon el estilo Bucchero en cerámica. Todos estos productos fueron base para la exportación tanto hacia el norte de Europa como hacia Oriente. Otro punto importante es la pintura donde varias escuelas produjeron frescos admirables, pero la misma tiene temas marcadamente narrativos, anecdóticos y principalmente funerarios. Aunque el arte etrusco, como otras artes del Mediterráneo Occidental, se vio influido fuertemente por el arte de la Grecia Clásica y el magnificente arte helenístico, guarda características singulares, el arte etrusco muy relacionado a los rituales funerarios legó a Roma un extraordinario naturalismo en cuanto a la representación de rostros: los bustos son prácticamente una invención etrusca, el busto propiamente dicho, realizado en bronce fundido, difiere del "busto" griego, en éste último la persona retratada suele estar idealizada, no así en el genuino busto etrusco. Los colores preferidos en la pintura por los etruscos
24

fueron el rojo, verde y el azul, al parecer porque les asignaban connotaciones religiosas. Entre las obras más destacables se encuentran:

El Apolo de Veio escultura del dios Apolo del siglo VI a. C. encontrada en el templo/santuario en honor a la diosa Minerva de Portonaccio.

La Quimera de Arezzo: fechada entre 380 y 360 a. C. La quimera, según la mitología romana, fue abatida por Belerofonte, a lomos de su caballo Pegaso. Tras su descubrimiento en 1553 se convirtió en símbolo de la toscana (ver Quimera de Arezzo).

Loba Capitolina o Lupa Capitolina: esta célebre escultura ha llegado en cierto modo a ser un símbolo de Roma, sin embargo todo indica que es una obra etrusca del s. IV a. C., en cuanto a los dos niños que representan a Rómulo y Remo, téngase en cuenta que fueron forjados y añadidos en el s XVI.

El llamado Marte de Todi, escultura de un guerrero armado de un modo semejante al de los hoplitas griegos, aunque el armamento (tipo de coraza etc.) es en lo real, etrusco.

L'Arringatore (el orador): fechada entre el siglo II y el siglo I a. C. Al parecer representa a un noble llamado Aule Meteli, pero se desconoce quién era.

El sarcófago de los esposos: fechada hacia el 520 a. C. Fue encontrada en una necrópolis en Cerveteri. Construido en terracota, la tapa del sarcófago representa una pareja recostada en un triclinio.

El Frontón de Talamone, frontón con relieves de terracota de un templo etrusco del siglo II.

Religión: Existen ciertas analogías con religiones orientales (especialmente con la de Sumeria y Caldea e incluso la egipcia). El tipo de religión es de revelación, y está plasmada en una serie de libros sagrados, los cuales tienen temas tales como la interpretación de los rayos, la adivinación, la rectitud del estado y de los individuos y hasta un análogo del Libro de los Muertos egipcio. Todo el compendio religioso es conocido como "Doctrina Etrusca". Ésta se dividía en "Doctrina Teoría" y "Preceptos
25

Prácticos", y estaba dedicada a la búsqueda de la interpretación de prácticamente todo fuera de lo común para predecir el porvenir. Los sacerdotes se denominaban arúspices, y siempre tuvieron una posición de privilegio en la sociedad. Los arúspices se especializaban en "interpretar" lo que consideraban diversos "signos" proféticos: la adivinación a partir de la observación de los hígados de animales sacrificados, la creencia en que se podía adivinar el futuro observando los rayos (ceraunomancia) u otros meteoros, y la "interpretación" con intenciones adivinatorias de los vuelos de las aves. Existían rituales de todo tipo, tanto dirigidos al estado como a los individuos, extremadamente minuciosos y formales, al punto tal que son tomados como ciencia. El panteón de dioses etrusco está íntimamente ligado a la influencia mitológica griega, de ahí que se adore a homólogos griegos, aunque formen una tríada, similar a la Cretomicénica. La más importante fue: Tinia (Zeus), Uni (Hera) y Menrfa (Atenea), que se veneraban en templos tripartitos. También existía la creencia en la existencia de demonios maléficos, al modo asirio. Los etruscos creían en la vida de ultratumba, de ahí las manifestaciones de gran importancia en los lugares de enterramiento. Es importante destacar que lo sagrado intervino ininterrumpidamente en sus vidas y su presencia agobiaba sus espíritus y corazones, aunque un modo de paliar o atenuar esto fue una moral que resultaba "licenciosa" a los griegos y romanos. Es casi con seguridad que de los etruscos tomaron los romanos la noción de "circo" ya no para representaciones teatrales sino para luchas entre gladiadores: en efecto, entre los etruscos estas luchas solían formar parte de sacrificios fúnebres a sujetos de la élite, o una "diversión" realizada con los prisioneros de guerra.

26

Bibliografía: Heurgon, Jacques. La vida cotidiana de los etruscos. Temas de hoy. 2004. Lara Peinado, Federico. Los etruscos-Pórtico de la Historia de Roma. 2007. Cátedra. Torrelli, Mario. Historia de los etruscos. Crítica. 1996.

27

Imágenes

Localización

de

Etruria

Pintura de una danza encontrada en una tumba

28

Recreación

del

ejército

etrusco

Phersu

Juego

Funerario

Matrimonio etrusco

29

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->