You are on page 1of 8

Pablo Neruda

Sucede que me canso de ser hombre. Sucede que entro en las sastrerías y en los cines marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro navegando en un agua de origen y ceniza. El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos. Sólo quiero un descanso de piedras o de lana, sólo quiero no ver establecimientos ni jardines, ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores. Sucede que me canso de mis pies y mis uñas y mi pelo y mi sombra. Sucede que me canso de ser hombre. Sin embargo sería delicioso asustar a un notario con un lirio cortado o dar muerte a una monja con un golpe de oreja. Sería bello ir por las calles con un cuchillo verde y dando gritos hasta morir de frío. No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas, vacilante, extendido, tiritando de sueño, hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra, absorbiendo y pensando, comiendo cada día. No quiero para mí tantas desgracias. No quiero continuar de raíz y de tumba, de subterráneo solo, de bodega con muertos ateridos, muriéndome de pena. Por eso el día lunes arde como el petróleo cuando me ve llegar con mi cara de cárcel, y aúlla en su transcurso como una rueda herida, y da pasos de sangre caliente hacia la noche. Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas, a hospitales donde los huesos salen por la ventana, a ciertas zapaterías con olor a vinagre, a calles espantosas como grietas. Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos

porque te quiero. con zapatos. (de Veinte poemas de amor y una canción desesperada) Puedo escribir los versos más tristes esta noche. mi corazón entero. hay paraguas en todas partes. a sangre y fuego. y venenos. paso. y patios donde hay ropas colgadas de un alambre: calzoncillos. con olvido. No te quiero sino porque te quiero y de quererte a no quererte llego y de esperarte cuando no te espero pasa mi corazón del frío al fuego. con ojos. te odio sin fin. Yo paseo con calma. hay espejos que debieran haber llorado de vergüenza y espanto. y la medida de mi amor viajero es no verte y amarte como un ciego. Tal vez consumirá la luz de enero. . toallas y camisas que lloran lentas lágrimas sucias. cruzo oficinas y tiendas de ortopedia. y odiándote te ruego. amor. hay dentaduras olvidadas en una cafetera. robándome la llave del sosiego. con furia. Te quiero sólo porque a ti te quiero. y ombligos. su rayo cruel. por ejemplo: «La noche está estrellada.colgando de las puertas de las casas que odio. En esta historia sólo yo me muero y moriré de amor porque te quiero. Escribir.

ya no somos los mismos. Qué importa que mi amor no pudiera guardarla. Puedo escribir los versos más tristes esta noche. a veces yo también la quería. Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos. azules. es cierto. a lo lejos». Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Como para acercarla mi mirada la busca. Ella me quiso. es cierto. los astros.y tiritan. pero tal vez la quiero. La misma noche que hace blanquear los mismos árboles. La besé tantas veces bajo el cielo infinito. Eso es todo. La noche está estrellada y ella no está conmigo. Es tan corto el amor. y es tan largo el olvido. Ya no la quiero. pero cuánto la quise. Su voz. y ella no está conmigo. Mi voz buscaba el viento para tocar su oído. Mi alma no se contenta con haberla perdido. Ya no la quiero. Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos. Oír la noche inmensa. Sus ojos infinitos. y a veces ella también me quiso. A lo lejos. Aunque éste sea el último dolor que ella me causa. Y el verso cae al alma como al pasto el rocío. Mi corazón la busca. Sentir que la he perdido. su cuerpo claro. Nosotros. los de entonces. . mi alma no se contenta con haberla perdido. De otro. A lo lejos alguien canta. Pensar que no la tengo. El viento de la noche gira en el cielo y canta. Yo la quise. más inmensa sin ella. En las noches como ésta la tuve entre mis brazos. y estos sean los últimos versos que yo le escribo. Será de otro. Como antes de mis besos.

nos mira. ni tus sollozos junto a la ventana. En cada puerto una mujer espera: los marineros besan y se van. Para que nada nos amarre que no nos una nada. Ni la fiesta de amor que no tuvimos. tendrían que matar las manos mías. 4 . 3 Amo el amor de los marineros que besan y se van. como yo. Dejan una promesa. un niño triste. Amada. Por esa vida que arderá en sus venas tendrían que amarrarse nuestras vidas. 2 Yo no lo quiero. Por sus ojos abiertos en la tierra veré en los tuyos lágrimas un día. Ni la palabra que aromó tu boca. ni lo que no dijeron las palabras.1 DESDE el fondo de ti. Una noche se acuestan con la muerte en el lecho del mar. hijas de tus manos. Por esas manos. No vuelven nunca más. y arrodillado.

Soneto XLIV SABRÁS que no te amo y que te amo puesto que de dos modos es la vida. Tú serás del que te ame. . fuiste mía. Y yo le digo adiós.. ya no se endulzará junto a ti mi dolor.. la palabra es un ala del silencio. para recomenzar el infinito y para no dejar de amarte nunca: por eso no te amo todavía. Qué más? Juntos hicimos un recodo en la ruta donde el amor pasó. el fuego tiene una mitad de frío. . 5 Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos. Amor que quiere libertarse para volver a amar. Fui tuyo. Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. lecho y pan. No sé hacia dónde voy. Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada y hacia donde camines llevarás mi dolor. Yo me voy. del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo. Estoy triste: pero siempre estoy triste. Yo te amo para comenzar a amarte. Vengo desde tus brazos. Fui tuyo. Amor divinizado que se acerca Amor divinizado que se va.Amo el amor que se reparte en besos. fuiste mía. Te amo y no te amo como si tuviera en mis manos las llaves de la dicha y un incierto destino desdichado.Desde tu corazón me dice adiós un niño.

Y estás como quejándote. y mi voz no te toca. alegre de que no sea cierto. No pasas. Vuelve al Sur con tu paraguas. esqueleto de perra: Aquí no entras. y mi voz no te alcanza: déjame que me calle con el silencio tuyo. Eres como la noche. rata descalabrada. Como todas las cosas están llenas de mi alma emerges de las cosas. Distante y dolorosa como si hubieras muerto.Mi amor tiene dos vidas para amarte. llena del alma mía. una sonrisa bastan. . Una palabra entonces. y te pareces a la palabra melancolía. Y me oyes desde lejos. simple como un anillo. Mariposa de sueño. te pareces a mi alma. Y estoy alegre. huevo de telaraña. Déjame que te hable también con tu silencio claro como una lámpara. Aquí vive un poeta. Tu silencio es de estrella. 15 (de Veinte poemas de amor y una canción desesperada) ME gustas cuando callas porque estás como ausente. escarabajo de siete patas rotas. Me gustas cuando callas porque estás como ausente. vuelve al Norte con tus dientes de culebra. callada y constelada. Ándate. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca. Me gustas cuando callas y estás como distante. tan lejano y sencillo. y me oyes desde lejos. ODA A LA TRISTEZA TRISTEZA. La tristeza no puede entrar por estas puertas. mariposa en arrullo. Por eso te amo cuando no te amo y por eso te amo cuando te amo.

y vi de pronto el cielo . no. No puedes. vaga. de invierno o río. mis ojos eran ciegos. y escribí la primera línea vaga. y me fui haciendo solo. No sé cómo ni cuándo. yo pisaré las plumas que caen de tu manto. desde las ramas de la noche. No sé. fiebre o alas perdidas. pura tontería. Yo no sabía qué decir. y algo golpeaba en mi alma. sin cuerpo. Sacude tus alas de murciélago.. de pronto entre los otros. descifrando aquella quemadura. allí estaba sin rostro y me tocaba. yo barreré los trozos de tu cadáver hacia las cuatro puntas del viento. pura sabiduría del que no sabe nada. te coseré los ojos. las banderas bordadas del pueblo y sus victorias. las rojas rosas nuevas. Llegó la poesía a buscarme. no sé de dónde salió. cortaré tu mortaja y enterraré tus huesos roedores bajo la primavera de un manzano. pero desde una calle me llamaba. yo te torceré el cuello. no eran palabras. Aquí no entras.Por las ventanas entra el aire del mundo. entre fuegos violentos o regresando solo. ni silencio. LA POESÍA Y FUE a esa edad. mi boca no sabía nombrar. no eran voces..

la noche arrolladora. a semejanza. planetas. plantaciones palpitantes. acribillada por flechas. ebrio del gran vacío constelado. el universo. me sentí parte pura del abismo. fuego y flores. Y yo. mi corazón se desató en el viento. . rodé con las estrellas. a imagen del misterio. mínimo ser.desgranado y abierto. la sombra perforada.

Related Interests