You are on page 1of 3

Los 8 monstruos de los noviazgos destructivos.

Sandra estaba feliz con Juan que era el novio perfecto, atento, caballeroso, siempre dispuesto a pasar tiempo con ella y en apariencia era “un rey”. Sus amigas hasta la envidiaban cuando lo veían todas las tardes pasar por ella para comprarle un dulce y acompañarla a su casa. Atenciones y más atenciones, miel y más miel. Todo lo resolvía José, hasta sus tareas escolares… Llevaban ya un mes de andar y Juan juraba amor eterno y todo lo que podía hacer para “complacerla” lo hacía… Todo a cambio de algo: de que ella estuviera todo el día, todos los días atenta a él, que contestara en un lapso no mayor a 5 minutos todos sus mensajes (promedio de 100 al día), que subiera todas las fotos que él quería a Facebook y por supuesto no salir ni ver a nadie (hombre o mujer) que no fuera José. Sandra decía: “qué lindo, esta siempre pendiente de mi”, aunque ignoraba que acababa de coquetear con el primer monstruo de las relaciones destructivas: EL CONTROL FREAK. = NECESITO SENTIRME AMADA. Era verdad: Juan se desvivía por Sandra y no había un segundo, desde que despertaba hasta que se dormía, en que no pensara en ella y tuviera algún un detalle para ella. PERO, obviamente lo mismo le pedía y no le perdonaba que algo se le pasara, pues “ardería Troya”. Lo que ambos ignoraban es que cuando dedicas cada uno de tus pensamientos del día a una persona, se convierte en obsesión y es la manera más sencilla de sufrir en la vida. Así ambos se encontraron al segundo monstruo: LA OBSESIÓN. = PORQUE YO DEJO DE SER YO POR AGRADARTE. De la nada Juan comenzó a echarle en cara a Sandra, todo lo que hacía por ella y lo poco que lo valoraba. Le reclamaba y enlistaba por horas cada cosa que él daba a la relación e histérico decía: “¿y tú qué, tú qué haces Sandraaaa?”, ella se quedaba callada pensando y entonces Juan respondía por ella: “nada ¿verdad?, eso es lo que te digo princesa, sólo quiero que esto funcione”. Por supuesto que esto no era verdad, ella hacía hasta lo imposible por complacerlo: detalles, regalos, se bañaba con el celular al lado por si la llamaba o escribía y que no se fuera a enojar, pero nada de esto era suficiente. Y ella terminaba siempre pidiendo perdón y suplicando otra oportunidad (a pesar de no haber hecho nada). El tercer monstruo: LA MANIPULACIÓN, ya estaba dentro también. = MANIPULAR TAMBIÉN. Largas horas discutían, ya no era divertido estar juntos, siempre había algo que estaba mal para Juan y sentaba en el banquillo de los acusados a Sandra por horas y horas mientras le caía “La Santa Inquisición” para reclamar y reclamar: qué ella no daba nada, que no sabía ser pareja, que todo lo hacía mal, que no valía lo suficiente, que todo era un problema con ella y el supuesto “amor de su vida” remataba con una oración totalmente sádica y grosera: “y con todo eso yo sigo aquí, ehhhhhhh…”. Sandra no sabía ni qué decir, estaba fuera de sí, se angustiaba y aunque era muy inteligente, no sabía que responder. Sólo lloraba y pedía perdón y sufría todos los días por fijarse en cada detalle para evitar hacer algo que molestara a su amado y así evitar estar sentada con esta tortura mental por horas. Al terminar los largos discursos de Juan, Sandra y la poca salud mental que le quedaba, se confundía pensando: “¿en verdad soy así?, ¿lo lastimo? , ¿no doy suficiente?, ¿me irá a dejar?”. El cuatro monstruo: EL MALTRATO “EN CORTO”, a solas, ya estaba en su malísima relación (cabe mencionar que los golpes físicos son frecuentes en 2 de cada 10 noviazgos y aparecen con esta etapa). Pero por si esto no fuera suficiente, Juan seguía y seguía, entre más sometida estaba Sandra, más

se subía a su coche para que no se fuera y la dejara ahí. estaba cayendo en un patrón que muchos viven. ella le rogaba tratando de ser discreta que se calmara. no terminan). ni siquiera hacía esfuerzos por disimular. su vicio. Sandra no era “el frijol en el arroz” como ella creía. por su parte. Juan se alejaba con la sentencia “te vas a arrepentir” y Sandra lo perseguía y le rogaba para que la perdonara y volvieran. Sandra caía en ese momento en un abismo de pánico y de terror porque él la dejaría y entonces lo perseguía. lo jalaba. El círculo para Sandra y Juan era: Juan maltrata – Sandra se harta y lo corta – Juan suplica sin parar y jura y promete amarla (nunca reconociendo sus errores. le daba todo el tiempo motivos a Sandra para estar celos a. le revisaba el celular y sus redes sociales (incluido su inbox) y pobre de ella que tuviera algo que pudiera ser un poquito sospechoso ya que la pondría como “chancla”. La gente se les quedaba viendo en donde fuera. ¿Por qué lo hacía? Ni idea. simplemente no podía pues este monstruo es: LA ADICCIÓN. ¿Cómo acabó la historia? . es porque existen estas relaciones horroríficas… la miel de un día. Pero Juan. Cuando una relación se enferma hay tanta ilusión de hacerla funcionar por los días de “la luna de miel” que la mente le jugaba miles de malas pasadas a Sandra cuando en vez de recordar lo malo. Juan suplicaba. de no ver sus redes sociales. Cada vez que algo no le gustaba. lo acorralaba. su verdugo y su miel Juan fue para ella. sólo sé que hay hombres y mujeres que son tan inseguros que necesitan aplastar a alguien y reducirla a su mínima expresión para sentir que valen… Pero como todas sus estrategias de maltrato ya eran insuficientes. para después de haberla humillado terminara diciendo que “sólo la quería cuidar y que había muchos gandayas sueltos”. dejaba señales como olor a perfume y ropa de mujer que la hacían dudar y para acabar pronto todo el día se mensajeaba con “quien sabe quien” y si Sandra osaba preguntar algo. Esto se convirtió con los meses en un círculo vicioso (se crea cuando las conductas descritas en este cuento se repiten una y otra vez… una y otra vez… y aunque nadie se la pasa bien. sólo le ponía imágenes de lo súper bueno y por ello se saboteaba al dejarlo una y otra vez. Tal cuál como su droga. utilizó el arma secreta y llamó al quinto monstruo: EL MALTRATO PÚBLICO. Siempre la misma amenaza. tú ¿qué piensas? Y el monstruo #8 apareció cuando Sandra leyó un artículo como este y se dio cuenta que estaba en una relación enferma y trató por todos los medios de cortarlo. le decía muy molesto que si no iba a confiar en él que mejor terminaban. Por estos días felices. de no verlo. se cree que paga los golpes de una vida. Ella lo amaba mucho y él nunca lo reconoció. coqueteaba con cuanta mujer podía. Nooooooooo…. Juan celaba a Sandra sin razón. cada vez que salían era así. hasta que arrebatadamente le soltaba la mano y se levantaba diciendo: “mejor piensa las cosas… tú no me valoras… me voy”. Lo intentó más de 7 veces y las 7 falló. lo raro es que aguanten y duren años y años así (5 de cada 10 noviazgos y 7 de cada 10 matrimonios en México viven relaciones enfermas codependientes) y lo hacen por vivir con el séptimo monstruo encantador: LA LUNA DE MIEL. simplemente le comenzaba a reclamar frente a todos. sólo jurando amarla) – Sandra cede y lo perdona = LUNA DE MIEL: periodo de un par de semanas donde Juan es un rey y todo fluye súper padre y son súper felices. El sexto monstruo y uno de los más letales entró de pronto: LOS CELOS. hasta se fue con sus tías de Guanajuato a ver a las momias para ver si se olvidaba de Juan… y nada. de no contestarle el teléfono. Obviamente Sandra se volvió una celosa empedernida y obsesionada en descubrir la verdad.presionaba y manejaba todo a su antojo.

tienen sus altas y bajas lo importante es que exista mucho más positivo que negativo. *Las relaciones humanas (de noviazgo. disgustos. puede haber dificultades. . ahora tiene una relación hermosa de respeto y amor con Pedro. familia) no son planas. el verdadero amor es dar no exigir. lo importante es que siempre haya respeto. matrimonio. humilladas y maltratadas que hay en México.Mmmmm… depende: a) si ella pidió ayuda y enfrentó los monstruos. amistad. b) si ella NO pidió ayuda y siguió con Juan. hoy es una de las muchas personas golpeadas. pero cuando aparecen estos patrones se trata de una relación enferma que nunca funcionará.