You are on page 1of 1

Canción 1 A EDIFICAR LA IGLESIA ¡A edificar la Iglesia, (2) a edificar la Iglesia del Señor!

Hermano, ven, ayúdame; hermana, ven, ayúdame, a edificar la Iglesia del Señor. Yo soy la Iglesia, tú eres la Iglesia, todos la Iglesia del Señor. (Los blancos son la Iglesia, los negros... Los ricos son la Iglesia, los pobres... Los niños son la Iglesia, los viejos...)

Canción 2 EL AMOR DE DIOS ES MARAVILLOSO El amor de Dios es maravilloso. (3) ¡Grande es el amor de Dios! Tan alto que no puedo estar más alto que él. Tan bajo que no puedo estar más bajo que él. Tan ancho que no puedo estar afuera de él. ¡Grande es el amor de Dios!

Canción 3 MARÍA ES ESA MUJER ¿Quién será la mujer que a tantos inspiró poemas bellos de amor? Le rinden honor la música y la luz, el mármol, la palabra y el color. ¿Quién será esa mujer que el rey y el labrador invocan en su dolor? El sabio, el ignorante, el pobre y el señor, el santo al igual que el pecador. María es esa mujer que desde siempre el Señor preparó para nacer como una flor en el jardín que a Dios enamoró. ¿Quién será esa mujer radiante como el sol vestida de resplandor? La luna a sus pies el cielo en derredor y ángeles cantándole su amor. ¿Quién será esa mujer humilde que vivió en un pequeño taller? Amando sin milagros viviendo de su fe la esposa siempre alegre de José.

Canción 1 A EDIFICAR LA IGLESIA ¡A edificar la Iglesia, (2) a edificar la Iglesia del Señor! Hermano, ven, ayúdame; hermana, ven, ayúdame, a edificar la Iglesia del Señor. Yo soy la Iglesia, tú eres la Iglesia, todos la Iglesia del Señor. (Los blancos son la Iglesia, los negros... Los ricos son la Iglesia, los pobres... Los niños son la Iglesia, los viejos...)

Canción 2 EL AMOR DE DIOS ES MARAVILLOSO El amor de Dios es maravilloso. (3) ¡Grande es el amor de Dios! Tan alto que no puedo estar más alto que él. Tan bajo que no puedo estar más bajo que él. Tan ancho que no puedo estar afuera de él. ¡Grande es el amor de Dios!

Canción 3 MARÍA ES ESA MUJER ¿Quién será la mujer que a tantos inspiró poemas bellos de amor? Le rinden honor la música y la luz, el mármol, la palabra y el color. ¿Quién será esa mujer que el rey y el labrador invocan en su dolor? El sabio, el ignorante, el pobre y el señor, el santo al igual que el pecador. María es esa mujer que desde siempre el Señor preparó para nacer como una flor en el jardín que a Dios enamoró. ¿Quién será esa mujer radiante como el sol vestida de resplandor? La luna a sus pies el cielo en derredor y ángeles cantándole su amor. ¿Quién será esa mujer humilde que vivió en un pequeño taller? Amando sin milagros viviendo de su fe la esposa siempre alegre de José.