Crisis Financiera

Construyendo una respuesta
Política Latinoamericana
Francisco Rojas Aravena
V Informe del Secretario General de FLACSO
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales SECRETARÍA GENERAL
acsosg@acso.org
V Informe del
Secretario General de FLACSO
CRISIS FINANCIERA
CONSTRUYENDO UNA RESPUESTA
POLÍTICA LATINOAMERICANA
Francisco Rojas Aravena
337.1
R741-q Rojas Aravena, Francisco
V Informe del Secretario General de FLACSO.
Crisis financiera : construyendo una respuesta políti-
ca latinoamericana / Francisco Rojas Aravena.
-- 1ª. ed. – San José, C.R. : FLACSO, 2009.
92 p. ; 22.5 x 15 cm.
ISBN 978-9977-68-174-0
1. Crisis económica – Informe – América Latina.
2. América Latina – Condiciones económicas. I. Título.
CRISIS FINANCIERA.
CONSTRUYENDO UNA RESPUESTA POLÍTICA LATINOAMERICANA
ÍNDICE
Introducción ................................................................................................................................... 7
I. Contexto ...................................................................................................................................... 9
1. La crisis se traslada a Latinoamérica ................................................................... 13

II. Consecuencias sobre el crecimiento económico .................................................... 15
1. Caída en los precios de las exportaciones ......................................................... 15
2. Caída del PIB .................................................................................................................. 16
3. Aumento del desempleo ............................................................................................ 20
4. Caída del intercambio ................................................................................................ 25
5. Caída de las remesas ................................................................................................... 26
6. Dificultad en el acceso al crédito ........................................................................... 30
7. Menor inversión ............................................................................................................ 31
8. Menor ayuda al desarrollo ...................................................................................... 32
9. Más proteccionismo .................................................................................................... 32
10. Más asimetrías en ALC ............................................................................................ 33

III. Impactos previsibles ......................................................................................................... 37
1. Sobre la pobreza: dificultad de reducción ......................................................... 37
2. Impacto en la desigualdad ........................................................................................ 39
3. Impacto sobre la democracia .................................................................................. 42
4. Más demandas al Estado ........................................................................................... 43
5. Tensión a los sistemas políticos ............................................................................. 45
6. Dificultad de la gobernabilidad democrática ................................................... 49
7. Respuestas de los gobiernos ................................................................................... 53

IV. Escenarios futuros de la crisis ....................................................................................... 55
V. Elecciones presidenciales contribuyen pero no son la solución ..................... 57
VI. Construir una agenda de concertación regional .................................................. 61
1. Agenda: infraestructura, comercio, alimentos, energía y tecnología ..... 62
2. Modelos de desarrollo diferenciados .................................................................. 62
3. Diplomacia de Cumbres y Crisis Financiera ..................................................... 62
4. Los 10 puntos comunes respecto a la crisis financiera
en las últimas 28 Cumbres ............................................................................................ 64

VII. La crisis como oportunidad política ........................................................................ 65
VIII. Recomendaciones de políticas ................................................................................. 67
IX. Bibliografía ........................................................................................................................... 73
X. Anexo ........................................................................................................................................ 83
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
6
Índice de Gráficos
Gráfico 1. América Latina: Variación interanual estimada de
los términos de intercambio, 2008-2009. En términos porcentuales .................. 16
Gráfico 2. América Latina y el Caribe: Crecimiento económico, 2004-2011.
En términos porcentuales ........................................................................................................ 17
Gráfico 3. América Latina: Crecimiento económico según país, 2008-2009.
En términos porcentales ........................................................................................................... 18
Gráfico 4. América Latina: Crecimiento económico, 2008-2010.
En términos porcentuales ........................................................................................................ 18
Gráfico 5. América Latina y el Caribe:
Crecimiento económico por región, 2008-2010. En términos porcentuales .... 19
Gráfico 6. Crecimiento económico comparado por regiones, 2003-2010.
En términos porcentuales ........................................................................................................ 20
Gráfico 7. Porcentajes de desempleo, 2000-2008 ........................................................ 21
Gráfico 8. Precios de los commodities, 2003-2010 ..................................................... 26
Gráfico 9. América Latina: Pobreza e indigencia, 1980-2008.
En términos porcentuales ........................................................................................................ 37
Gráfico 10. América Latina y el Caribe: Distribución del ingreso
en el quintil más rico y en el quintil más pobre. En términos porcentuales ..... 42
Gráfico 11. América Latina: Apoyo a la democracia, 2008.
En términos porcentuales ........................................................................................................ 44
Gráfico 12. América Latina: Satisfacción con la democracia, 2008.
En términos porcentuales ........................................................................................................ 45
Gráfico 13. América Latina: Tasa de mortalidad por suicidios y
homicidios, 2000-2004. Por cada 100 mil habitantes ................................................. 50
Gráfico 14. Tasa de homicidios comparadas.
Por cada 100 mil habitantes .................................................................................................... 50
V Informe del Secretario General de FLACSO 7
Índice de Cuadros
Cuadro 1. América Latina: Desempleo urbano, 2000-2008.
Tasas medias anuales ................................................................................................................ 22
Cuadro 2. América Latina: Desempleo juvenil urbano, 2001-2008.
Tasas medias anuales ................................................................................................................ 24
Cuadro 3. América Latina: Desempleo urbano por sexo, 2003-2008.
Tasas medias anuales ................................................................................................................ 25
Cuadro 4. Remesas a América Latina, 2001-2008....................................................... 28
Cuadro 5. América Latina: Remesas estimadas para 2009 ..................................... 28
Cuadro 6. Actores sociales más vulnerables ante los impactos de la crisis ...... 35
Cuadro 7. América Latina: Producto Interno Bruto por Habitante.
Tasas anuales de variación...................................................................................................... 38
Cuadro 8. América Latina: Índice de Gini ........................................................................ 40
Cuadro 9. América Latina y el Caribe: Distribución del ingreso en el
quintil más rico y en el quintil más pobre. En términos porcentuales ................ 41
Cuadro 10. Polarización política: Tensiones políticas ............................................... 46
Cuadro 11. Destitución y renuncias de Presidentes.
Crisis políticas y tensiones internacionales graves, 1990-2009 ............................. 47
Cuadro 12. América Latina: Mandatos
presidenciales interrumpidos, 1992-2009 ...................................................................... 47
Cuadro 13. America Latina: Índice de corrupción percibida, 2004-2009 .……48
Cuadro 14. América Latina: Confianza en las instituciones, 2008.
Cuadro comparativo. En términos porcentuales ........................................................... 49
Cuadro 15. Cuadro Resumen. América Latina:
Impactos económicos, sociales y políticos de la crisis ................................................ 52
Cuadro 16. Cuadro electoral 2005-2010 ......................................................................... 57
Cuadro 17. América Latina: Duración de los períodos
presidenciales actuales. Actualizado a diciembre de 2010 ...................................... 58
Cuadro 18. Crisis financiera en las Cumbres ................................................................. 64
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
8
Acrónimos y abreviaciones
ALADI: Asociación Latinoamericana de Integración
ALBA: Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América
ALC: América Latina y el Caribe
APEC: Foro de Cooperación Asia-Pacífico
BID: Banco Interamericano de Desarrollo
BM: Banco Mundial
CAN: Comunidad Andina de Naciones
CARICOM: Comunidad del Caribe
CEPAL: Comisión Económica para América Latina y el Caribe
CIP: Comité Internacional de Planificación para la soberanía alimentaria
EEUU: Estados Unidos de América
FLACSO: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
FMI: Fondo Monetario Internacional
IED: Inversión Extranjera Directa
MERCOSUR: Mercado Común del Sur
PIB: Producto Interno Bruto
OCDE: Organización para la Cooperación y el Desarrollo
ODM: Objetivos de Desarrollo del Milenio
OEA: Organización de Estados Americanos
OIT: Organización Internacional del Trabajo
OMC: Organización Mundial del Comercio
OMS: Organización Mundial de la Salud
ONU: Organización de las Naciones Unidas
OPS: Organización Panamericana de la Salud
PNUD: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
SELA: Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe
SICA: Sistema de Integración Centroamericana
UE: Unión Europea
UNASUR: Unión de Naciones Suramericanas
V Informe del Secretario General de FLACSO 9
CRISIS FINANCIERA.
CONSTRUYENDO UNA RESPUESTA POLÍTICA LATINOAMERICANA
La crisis financiera ha impactado a todos los países de la región, sus consecuencias son
grandes, graves y diversas. Sus efectos se expresan en la economía real, en la pérdida
de oportunidades para la reducción de la pobreza, en la caída del comercio exterior y
del Producto Interno Bruto (PIB), en las dificultades para continuar con los planes de
inversión, en el desempleo y lo más probable es que también se manifieste en el terre-
no político, generando problemas de gobernabilidad en los países democráticos, en
especial aquellos que han mantenido tensiones políticas y sociales en los últimos años.
Las vulnerabilidades en la región se manifiestan en las dificultades para concertar po-
líticas que posean un carácter de Estado, es decir, capaces de reflejar el conjunto de
voluntades de los diversos actores en el ámbito nacional. De igual forma estas dificul-
tades de concertación y coordinación se expresan también a nivel regional en donde
no se han logrado construir visiones compartidas para enfrentar la crisis. Más aún, en
muchos casos han surgido respuestas que apelan más al proteccionismo. El desarrollo
de las acciones concertadas en el ámbito internacional es muy limitado. El ejemplo más
evidente ha sido el caso del G-20 y en las posiciones regionales en la Cumbre de Doha.
Cabe destacar que los distintos países han tomado medidas que buscan mitigar los
efectos de la crisis financiera y proteger a sus respectivas economías. Al respecto se
puede señalar que la región se encuentra en mejores condiciones de enfrentar esta
crisis de lo que estuvo en las crisis anteriores, durante las décadas de los 80 y 90. Sin
embargo, cada uno de los planes, como corresponde, posee un fuerte sello económico y
financiero pero no se explicitan medidas equivalentes en el terreno político, o en el de
la protección social. Ellas requieren de acuerdos nacionales específicos y, quizás, esta
es una de las mayores vulnerabilidades que se visualizan en los países de la región:
concertar entre la administración y el Congreso, establecer mesas de diálogo en las
cuales puedan participar los diversos actores; establecer conversaciones con los parti-
dos políticos en la búsqueda de posiciones que vayan mas allá de la coyuntura en una
perspectiva de largo plazo.
Introducir esta forma de solución de un problema global que se expresa localmente con
graves consecuencias, abre oportunidades, no sólo para resolver a través de políticas
sociales y económicas la mitigación del impacto y la generación de soluciones, también
permite reafirmar la perspectiva democrática y una mejor gobernabilidad en cada una
de nuestras sociedades.
Este V Informe del Secretario de la FLACSO fue presentado en un esquema básico en el
XXII Consejo Superior de la FLACSO realizada en Panamá. Algunas de las secciones han
sido publicadas como reportes específicos en diversas reuniones. El referido a la sección
de los impactos políticos será publicado por la revista Nueva Sociedad
Agradezco las opiniones y sugerencias de los Consejeros a Título Individual de la FLAC-
SO, así como a las Coordinadoras Regionales de la Secretaría General, y a las asistentes
de investigación. Me he beneficiado de los debates efectuados por el Club de Madrid en
Santiago y aquellos desarrollados por los Ministros de Desarrollo Social de VII Foro,
convocado por UNESCO, en Quito. Sobre este tema dicté una Conferencia en el SELA
en Caracas.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
10
V Informe del Secretario General de FLACSO 11
I. CONTEXTO
Entre analistas se discute el inicio de la crisis y las causas inmediatas de ésta. Lo
que sí es claro es que la crisis se originó en Estados Unidos, específicamente en el
sector financiero con el colapso del mercado de hipotecas desde el 2007, exten-
diéndose luego a otros sectores como la banca de inversiones en el 2008, afectando
finalmente a la economía real, con la consecuente reducción del consumo, la inver-
sión y el desplome del comercio internacional, y una fuerte caída en las expectati-
vas de crecimiento y de la confianza de los consumidores
1
.
Esta crisis no es un hecho aislado. Es otro desequilibrio en un contexto de varias
crisis y problemas de carácter global; que complican aún más el panorama mundial
presente y afectan de manera directa a la región de América Latina y el Caribe.
Otros desequilibrios globales son la crisis alimentaria, la crisis energética y el cam-
bio climático, los que están estrechamente ligados entre sí y comparten vínculos
cuyas consecuencias sufren con mayor fuerza los estamentos más frágiles y en si-
tuaciones de vulnerabilidad de todas las sociedades.
En América Latina y el Caribe esas vulnerabilidades se explican principalmente por
los altos niveles de desigualdad; pobreza e indigencia; inadecuado acceso a servi-
cios de salud y educación de calidad; menores oportunidades laborales y persisten-
tes sentimientos de discriminación, los que afectan particularmente a determina-
dos grupos tales como pueblos originarios, mujeres, jóvenes y los adultos mayores.
En síntesis, grupos en situación de exclusión social. Esta a su vez, se manifiesta en
una inadecuada participación y representación política. A dicha exclusión “objeti-
va” cabe agregar una exclusión “subjetiva”, es decir, estos grupos poseen un bajo
sentido de pertenencia e integración en sus países. Todo lo anterior atenta contra
la convivencia democrática, la gobernabilidad y el Estado de Derecho. La crisis eco-
nómica está agravando esta problemática
2
.
Por otro lado, están los otros desequilibrios globales como el cambio climático. El
cambio climático es un problema del que se empezó a tomar conciencia hace ya
algunos años. En 1992 se celebró la Convención Marco de Naciones Unidas sobre
Cambio Climático. Desde ese momento se estableció que existía una preocupación
“porque las actividades humanas han ido aumentando sustancialmente las concen-
traciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, y porque ese aumento
intensifica el efecto invernadero natural, lo cual dará como resultado, en promedio,
un calentamiento adicional de la superficie y la atmósfera de la Tierra y puede afec-
tar adversamente a los ecosistemas naturales y a la humanidad.”
3
Este problema es grave y trasciende a los cambios bruscos de temperatura, al au-
mento del nivel del mar y al aumento de los desastres naturales. No es sólo un
problema ambiental, sino también un problema humanitario y de salud pública con
1 Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Panorama social de América Latina 2008.
Santiago, Chile, CEPAL, 2009. p. 5. Disponible en: www.eclac.org
2 Altmann, Josette (comp). Cohesión social y políticas sociales en Iberoamérica. Serie FORO. Quito, Ecuador,
FLACSO-Fundación Carolina, 2009. p. 8; y CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 83.
3 Naciones Unidas, Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. New York, Estados Unidos. 9
de mayo de 1992.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
12
múltiples dimensiones. Debido al incremento en los niveles del mar, a los cambios
en los patrones de lluvia y en la ubicaciones de los desiertos, tierras para cultivo y
bosques; podrían ocurrir hambrunas y enfermedades, problemáticas que aumen-
tarían las migraciones de los países ambientalmente devastados hacia Estados Uni-
dos o Europa con todas las implicaciones socio-económicas y socio-culturales del
caso
4
.
El cambio climático también ha sido uno de los principales factores de las crisis
energética y alimentaria. En la Cumbre sobre Cambio Climático del Sistema de
Integración Centroamericana (SICA), en San Pedro Sula (2008), se estableció que
“existe un vínculo indisoluble entre el cambio climático, la prevención de desastres,
la lucha contra la desertificación y la sequía, la generación y consumo de energía,
la gestión integrada del recurso hídrico, el cambio de uso de suelo, el ambiente, la
salud, la seguridad alimentaria y nutricional, los bienes y servicios ambientales, la
educación y la paz social”.
5
En la XVIII Cumbre Iberoamericana (2008) también se abordó este problema y
se estableció la necesidad de “incrementar acciones dirigidas a la educación am-
biental para fomentar el respeto y cuidado de nuestro entorno, promoviendo la
participación de la juventud como actor estratégico de la gestión ambiental y en
el desarrollo sostenible, mediante programas que promuevan la recuperación y
conservación del medioambiente, la reducción del riesgo ante los desastres, el uso
eficiente de la energía, la conservación y uso sostenible de la biodiversidad y los
recursos naturales para enfrentar los desafíos que plantea el cambio climático”
6
.
En diciembre de 2009 se celebrará en Copenhague una Cumbre internacional sobre
cambio climático. En ésta se reunirán ministros y funcionarios de 189 países para
llegar a un acuerdo que sirva como sucesor del Protocolo de Kyoto, el cual expira
en 2012, entre otras cosas. Uno de los principales objetivos es obtener un acuerdo
que combine el respeto por el medio ambiente, la calidad de vida y la seguridad del
abastecimiento energético a largo plazo. La agenda de la Cumbre plantea analizar
temas como la reducción sustancial de los gases de efecto invernadero, el empleo
de tecnologías limpias, la financiación de actividades para la protección del clima,
la estrategia para evitar que la temperatura de la atmósfera aumente más de la
que existía en tiempos pre-industriales y la adaptación a los efectos del cambio
climático.
Según, Michael A. Levi, las negociaciones previas a la Cumbre de Copenhague han
girado en torno a cinco puntos esenciales: mitigación, adaptación, financiamiento,
tecnología y en crear una visión para la acción cooperativa a largo plazo. La mitiga-
ción se concentra en la reducción de la emisión de gases; la adaptación en esfuer-
zos para lidiar con los efectos inevitables del cambio climático; financiamiento en
esquemas para pagar por los recortes de emisiones; tecnología para avanzar en la
4 Kurtzman, Joel. “The low-carbon diet”. En: Foreign Affairs. Vol. 88. No. 5., setiembre/octubre 2009, p. 117.
5 Sistema de Integración Centroamericana (SICA) Cumbre sobre cambio climático y medio ambiente. San Pedro
Sula, Honduras. 28 de mayo de 2008.
6 XVIII Cumbre Iberoamericana. Declaración de San Salvador. San Salvador, El Salvador. 29 al 31 de octubre de
2008.
V Informe del Secretario General de FLACSO 13
distribución de tecnologías con bajo uso en carbón; y por último, en la creación de
una visión de largo plazo y de un marco que englobe todos estos puntos
7
.
La crisis energética, por su parte, surge, principalmente, por el aumento en el
precio de los combustibles y por la menor disponibilidad de estos recursos. El au-
mento del precio de la energía ha tenido una incidencia importante en el alza de
los precios de los alimentos porque ha incrementado los costos de producción y
comercialización de los alimentos (fertilizantes y transportes)
8
. También ha esti-
mulado la búsqueda de energías alternativas. Esta intensificación en la búsqueda y
producción de nuevas fuentes de energía más amigables con el ambiente, así como
el “boom” de los biocombustibles no están exentos de crítica, por temas como el
mal uso de los suelos y el uso de alimentos (en especial el maíz) utilizados para la
producción de estos nuevos combustibles.
Al igual que con los biocombustibles y los problemas ocasionados por el cambio
climático -como puede ser la escasez de agua por mencionar uno- la crisis alimen-
taria es producto de luchas por la tierra, la disminución de la inversión en agricul-
tura, el estancamiento en la productividad agrícola y de una mayor demanda de
alimentos por el crecimiento demográfico y también por el crecimiento económico
y un mayor consumo de los países más poblados del planeta
9
. Otros factores que
pueden estar incidiendo son la apertura comercial y su énfasis en la agricultura de
exportación en competencia con la agricultura para abastecer el mercado interno,
así como el énfasis en la exportación de productos no tradicionales y el abandono
de cultivos básicos en la dieta tradicional
10
. En Centroamérica, y en Guatemala prin-
cipalmente, el hambre y la desnutrición se están manifestando con fuerza, hipote-
cando el futuro de niños, niñas y jóvenes.
Los anteriores factores llevan a la conclusión de que esta crisis no es de disponibili-
dad de alimentos, sino de carestía.
11
A pesar de que América Latina y el Caribe es, en
su conjunto, una gran zona productora y exportadora de alimentos, una proporción
importante de la población se vio afectada por el encarecimiento de los principa-
les productos agrícolas (trigo, maíz, arroz, soja)
12
. Los precios internacionales de
los alimentos aumentaron en promedio un 138% entre 2000 y 2008. Las mayores
escaladas se verificaron entre 2006 y 2007, bienio en que los precios crecieron un
23,8% y entre 2007 y junio del 2008, período en que hubo un incremento del 40%.
A mediados de 2008 los precios comenzaron a disminuir, aun cuando han perma-
necido en niveles superiores a los de 2006 y parece poco probable que los precios
retornen a los niveles de periodos anteriores
13
.
7 Levi, Michael A. “Copenhagen’s Inconvenient Truth”. En: Foreign Affairs. Vol. 88. No. 5., setiembre-octubre
2009, p. 101.
8 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 55.
9 Evans, Alex. The feeding of the nine billion. Global food security for the 21st century. London, England, Chatham
House Report, 2009. pp. 7-8.
10 Díaz, Efraín. “Seguridad y crisis alimentaria”. En: Revista Centroamericana de Economía. II Época, año 14, No.
72. Julio/2008-Marzo/2009, p. 53.
11 García, Juan Carlos. “El impacto de la crisis de los alimentos en América Latina y el Caribe.” En: ARI 152/2008-
24/11/2008, Real Instituto Elcano, p. 1.
12 Díaz, “Seguridad y crisis alimentaria”, p. 53.
13 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 54.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
14
En la actualidad, la comunidad internacional aboga por la soberanía alimentaria.
En la Declaración de la sociedad civil sobre la emergencia alimentaria mundial se
estableció que “La respuesta a la crisis de alimentos actual (…) sólo es posible [su-
perarla] mediante un cambio de paradigma hacia la soberanía alimentaria integral.
(….) [La Soberanía alimentaria] se centra en la comida para los pueblos; valora a
los proveedores de alimentos; localiza los sistemas de alimentos; asegura el con-
trol comunitario y colectivo de la tierra, el agua y la diversidad genética; honra y
construye conocimiento y habilidades a nivel local; y trabaja con la naturaleza”
14
. El
desarrollar las capacidades nacionales en esta materia es un tema de prioridad que
requiere de consensos y políticas públicas específicas.
De igual manera, en la Declaración de la Cumbre Alimentaria del SICA (2008) se
establece que los Estados tienen la obligación de respetar, proteger y garantizar el
derecho universal a la alimentación y que en la “justa lucha para ejercer la Sobera-
nía y la Seguridad Alimentaria, debe eliminarse cualquier tipo de imposición, y/o
especulación, y debe protegerse, tanto a las y los productores de alimentos, como a
las y los consumidores”
15
.
En la Reunión Regional de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria en América La-
tina y el Caribe que tuvo lugar en la sede de la Secretaría Permanente del Sistema
Económico Latinoamericano y del Caribe (2008) se destacó que el alza de los pre-
cios de los productos agrícolas más importantes tiene repercusiones negativas para
los países exportadores de alimentos, así como para los importadores de los mis-
mos. También enfatizaron que, además de buscar que los alimentos sean accesibles
para la población, también se deben crear medidas de estímulo directo a los pro-
ductores agropecuarios, dentro de los cuales debería incluirse el establecimiento o
perfeccionamiento de sistemas de seguro a la producción agrícola
16
.
En la Conferencia de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria: los desafíos del
cambio climático y de la bioenergía (2008) participaron 181 países. Allí se estable-
ció que los alimentos no deberían ser empleados como un instrumento de presión
política ni económica. Concluyeron que se deben crear políticas de corto plazo para
ayudar a los más necesitados, pero que tampoco se pueden dejar de lado las po-
líticas de mediano y largo plazo (mayor inversión en agricultura e investigación
agropecuaria) para atacar las causas estructurales del problema. No se oponen al
empleo de biocombustibles, siempre y cuando éstos respeten los pilares del desa-
rrollo humano sustentable y no sean prioridad sobre la seguridad alimentaria (se
debe evitar la competencia entre energía y alimentos)
17
.
Aunque más reciente, otro desequilibrio global es el de la pandemia de AH1N1 de
2009. En la actualidad las posibilidades de propagación de un virus de esta índole
son mucho mayores que a inicios del siglo XX. Cualquier epidemia se puede ex-
14 Comité Internacional de Planificación para la soberanía alimentaria (CIP). Declaración de la sociedad civil
sobre la emergencia alimentaria mundial. 23 de mayo de 2008.
15 SICA, Cumbre Alimentaria. Managua, Nicaragua. 7 de mayo de 2008.
16 Reunión Regional de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria en América Latina y el Caribe. Caracas, Venezue-
la. 30 de mayo de 2008.
17 Naciones Unidas, Conferencia de Alto Nivel sobre la seguridad alimentaria: los desafíos del cambio climático y
de la bioenergía. Roma, Italia. 3 al 5 de junio de 2008.
V Informe del Secretario General de FLACSO 15
tender más allá de su lugar de origen por la creciente interconexión entre las po-
blaciones y por el gran desarrollo científico-tecnológico y de transportes operado
en el último siglo. El transporte aéreo acelera la dispersión del virus, y a su vez,
imposibilita impedir su transmisión a nuevas latitudes. Por otro lado, los avances
producto de la globalización también posibilitaron que los hechos en México y los
nuevos hallazgos sobre la enfermedad pudieran ser difundidos por todo el mundo
con rapidez. Las acciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el desa-
rrollo de las telecomunicaciones favorecieron que el sistema internacional de salud
estuviera mejor preparado para hacer frente a esta amenaza
18
.
La pandemia ocurrió en un escenario de crisis financiera global, por lo que vino
a ejercer mayor presión sobre las economías y sistemas de salud. Los Estados tu-
vieron que incurrir en varios gastos para hacerle frente (realización de exámenes,
notificación de casos confirmados, atención a todos los pacientes, suministro de
medicamentos, estudio de todos los casos sospechosos). De agravarse la tasa de
contagio de la pandemia los sistemas de salud podrían ser rebasados, se ejercerían
grandes presiones sobre las economías y podría alterarse el orden social
19
.
Sin tener claro el contexto anterior, el peso de la crisis financiera no puede enten-
derse. Los efectos simultáneos de todos estos problemas han aumentado la vulne-
rabilidad de la región no sólo desde el punto de vista económico, también desde el
punto de vista social y político.
La crisis se traslada a Latinoamérica
Hacia 2007 los países de la región comenzaron a tomar conciencia de la crisis,
pero no se adoptaron decisiones en ese momento. Se pensó que podría existir un
“desacople” de la región, en especial por la importancia creciente que reviste la
economía china y otras economías asiáticas para nuestros países. Sin embargo, a
poco andar quedó en evidencia que no existía tal desacople, y que los efectos de la
crisis no quedarían radicados solo en los principales países desarrollados y que sus
manifestaciones en las áreas periféricas serían cada vez más graves. Entre tanto,
cuando se tomaron decisiones más significativas ya había pasado casi un año.
A pesar de que el origen de la crisis es externo a América Latina, los efectos de la
misma ya se sienten en todas las economías de la región. Los mayores impactos
se comienzan a sentir a partir del año 2009. Es en este año cuando el crecimiento
negativo se manifiesta para el conjunto de la región con caídas muy importantes
para las dos principales economías, Brasil y México, en especial para este último.
La crisis se ha “trasladado” a América Latina y el Caribe principalmente por la caída
en los precios de sus materias primas y su consecuente impacto en el total de las
exportaciones, las dificultades de acceso al crédito y la interrupción en los flujos de
capital.
20
También han aumentado las tasas de desempleo y ha habido una desace-
leración en la reducción de la pobreza, y habrán mayores dificultades para cumplir
con los Objetivos del Milenio en el tiempo originalmente acordado.
18 Córdova, José Ángel y Hernández, Mauricio. “La epidemia de influenza humana AH1N1 en México: acciones y
lecciones”. En: Foreign Affairs Latinoamérica. Vol. 9. No. 3. 2009. p. 68.
19 Córdova y Hernández, “La epidemia de influenza humana”, p. 62.
20 CEPAL. Panorama social de América Latina 2008. pp. 5-6.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
16
21 Bárcena, Alicia. “La pobreza y la desigualdad en América Latina y el Caribe”. La Jornada, 20 de diciembre de
2008. Disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2008/12/20/index.php?section=opinion&article=016
a1pol
22 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 45.
Los efectos se manifiestan en todos los países de la región, pero de manera des-
igual. México, Centroamérica y el Caribe probablemente son los más afectados por-
que mantienen vínculos más estrechos con Estados Unidos. Por un lado, el peso
de EE. UU como socio comercial es considerable, y por otro, estos países tienden
a expulsar más migrantes hacia ese país y habrá un impacto negativo en el envío
de remesas. Los países sudamericanos tienen que enfrentar obstáculos diferentes.
Pese a que estos países son más independientes de Estados Unidos y tienen una
mayor diversidad de vínculos económicos y comerciales, estos se verán afectados
por la disminución en el volumen y los precios de sus principales productos de ex-
portación y en la desaceleración de la actividad económica global.
En todos los países, las dificultades económicas tendrán un impacto político-social
potencialmente grave. Además, los problemas ya existentes de gobernabilidad, con-
vivencia, violencia y erosión de los sistemas democráticos nos hacen más vulnera-
bles a los efectos de la crisis. A pesar de ello, no todo es negativo. En la actualidad
la región se encuentra mucho más preparada para enfrentar esta crisis que en cual-
quier otro momento de su historia. En el sexenio 2002-2007 los países de América
Latina y el Caribe tuvieron los mejores resultados en materia de crecimiento econó-
mico de los últimos 40 años, así como en los principales indicadores de desarrollo
social. El número de personas en pobreza disminuyó en casi 10 puntos porcentua-
les y la pobreza extrema en 7 puntos porcentuales
21
. Otros rasgos actuales de las
economías latinoamericanas, como su menor vulnerabilidad externa, una fortale-
cida solvencia fiscal y los elevados niveles de reservas, posibilitarán la aplicación
de políticas anti-cíclicas destinadas a mitigar el efecto del entorno externo en el
desempeño de la región
22
.
V Informe del Secretario General de FLACSO 17
II. CONSECUENCIAS SOBRE EL CRECIMIENTO ECONÓMICO
El impacto de la crisis no es lineal. Posee ritmos, profundidades y afecta de manera
distinta a los diversos sectores. De igual forma, la velocidad con la cual la crisis
se expresa en los diversos países también varía. Los primeros efectos se hicieron
sentir en los países de mayor apertura económica, reduciendo sus exportaciones,
generando desempleo, y en definitiva limitando de manera importante la tasa de
crecimiento. Así también la crisis evidenció vulnerabilidades no previstas, en espe-
cial, el endeudamiento del sector privado.
1. Caída en los precios de las exportaciones
Se ha producido una importante caída en los valores de los bienes que exporta la
región. Si bien no han caído al nivel que tenían hace 6 u 8 años atrás, antes de que
se iniciara el proceso de crecimiento económico, las reducciones son muy impor-
tantes. El petróleo cayó de US $ 160 a US $ 40. En el caso del cobre, bajó poco más
del 50% y en el caso de la soya ocurre algo similar. Lo más preocupante es que, con
la excepción de Panamá, el 90% de la población latinoamericana depende de las
exportaciones de bienes primarios. Al caer los valores y el volumen de las exporta-
ciones se verá afectada la vida de la inmensa mayoría de la población de la región.
También se reducirán los impuestos que recauda el Estado por dichas exportacio-
nes.
La crisis financiera, directamente ligada a la crisis de las hipotecas en los Estados
Unidos y de los países desarrollados, tiene consecuencias directas en el sector fo-
restal latinoamericano, que ve reducida la demanda en cortos lapsos de tiempo.
Hay diferencias manifiestas entre los países. El impacto mayor será en las econo-
mías más abiertas y en aquellas que comercien más con los países desarrollados.
Por ejemplo, para América del Sur y los países del MERCOSUR se prevén caídas del
15,7% y el 5,9% respectivamente. Los países más afectados serán los exportadores
de metales y de petróleo y energía, cuyos términos de intercambio disminuirán
un 20,6 % y un 28,3% respectivamente. En cambio, en los casos de Centroamérica
y el Caribe, por ser importadores netos de productos básicos, la disminución en
los precios de petróleo, metales y cereales compensa parcialmente las otras conse-
cuencias de la crisis.
23
Estos últimos países habían sufrido pérdidas en los términos
de intercambio en los años recientes y registran cierta mejora en 2009.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
18
Desde una perspectiva general se puede señalar que existe una caída importante en
los intercambios la cual se mantendrá al menos todo el año 2009, con repercusio-
nes importantes en las tasas de crecimiento de la región. Ello refuerza el impacto
negativo por una doble vía: por un lado, la menor demanda de los países desarrolla-
dos; y por otra, la reducción de los precios de los productos primarios de exporta-
ción. Este efecto acumulado tendrá impactos sociales que pueden ser visualizados a
nivel sub nacional, en las áreas geográficas donde se producen las exportaciones, y
también a nivel nacional como efecto acumulado. Todo ello tensionará los procesos
democráticos y dificultará las capacidades de gobernabilidad democrática.
2. Caída del PIB
Todas las proyecciones económicas muestran un decrecimiento en la región para
el 2009. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) efectúa
una proyección de -1,9%, el Banco Mundial proyecta una cifra de -2,2% y el Fondo
Monetario Internacional (FMI) posee una perspectiva aun más negativa ya que ubi-
ca la tasa de decrecimiento en -2,5%. Este último, a su vez, proyecta un reducido
crecimiento para el año 2010, este solo alcanzaría un 2,9%. Por su parte, el Banco
Mundial proyecta que la región crecerá 2,0% en 2010 y 3,3% en 2011. CEPAL pro-
yecta un 3,1% de crecimiento del PIB para 2010.
20
15
10
5
0
-5
-10
-15
-20
-25
-30
-35
América
Latina
América
del Sur
Chile+Perú Centroamérica México
-4,8
-4,0
-28,3
-20,6
-13,4
-5,9
5,4
4,2
2008 2009
-10,8
-15,7
3,0
4,2
16,4
0,8
Bolivia
(Estado Plur. de)
+Colombia+Ecuador
+Venezuela(Rep. Bol. de)
MERCOSUR
Gráfico 1
América Latina: Variación interanual estimada de los términos de intercambio,
2008-2009 (En términos porcentuales)
Fuente: CEPAL, Estudio económico de América Latina y el Caribe 2008-2009. Santiago, Chile, CEPAL, 2009.
Disponible en: www.eclac.org
V Informe del Secretario General de FLACSO 19
Como señalamos el impacto es diferente entre subregiones y países, los mayores
impactos negativos serán para México con -7%. La situación de México se ha visto
agravada por la aparición del virus A H1N1, cuyas consecuencias sobre la economía
han sido devastadoras en especial en el sector turismo. Después siguen Costa Rica
y Paraguay, ambos países con -3%. Otros países con cifras negativas son Chile, El
Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. En el caso de Brasil de una fuerte tasa
positiva en 2008 (5,1%) pasará a tener una tasa negativa en 2009 (-0,8%). Inclu-
so en países que habían crecido a “tasas asiáticas”, como Uruguay, Perú, Panamá,
Argentina y Ecuador, las caídas en sus respectivos productos serán muy fuertes. El
crecimiento se contraerá en más del 60% en todos los casos y en algunos las cifras
son mucho mayores como lo muestran Argentina y Ecuador.
7
6
5
4
3
2
1
0
-1
-2
-3
2004 2005 2006
Banco Mundial CEPAL FMI
2007 2008 2009 2010 2011
Gráfico 2
América Latina y el Caribe: Crecimiento económico 2004-2011
(En términos porcentuales)
Nota: Las cifras de 2008 son preliminares. Las cifras de 2009 y 2010 son proyecciones de cada uno de los
organismos.
Fuente: CEPAL, Estudio económico para América Latina y el Caribe 2008-2009. Santiago, Chile, 2009. Dis-
ponible en: www.eclac.org; Banco Mundial, Financiamiento para el Desarrollo Mundial 2009. Perspectivas
Regionales Latina y el Caribe, junio 2009. Disponible en: www.bancomundial.org; y FMI, Perspectivas de la
economía mundial. Sustentar la recuperación (edición resumida), octubre 2009. Disponible en: www.imf.
org.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
20
Gráfico 3
América Latina: Crecimiento Económico según país 2008-2009
(En términos porcentuales)
Nota: Cifras de 2008 son preliminares y las de 2009 son proyecciones
Fuente: CEPAL, Estudio económico de América Latina y el Caribe 2008-2009. Disponible en: www.eclac.org
Venezuela
Uruguay
Rep. Dominicana
Perú
Paraguay
Panamá
Nicaragua
México
Honduras
Haití
Guatemala
El Salvador
Ecuador
Cuba
Costa Rica
Colombia
Chile
Brasil
Bolivia
Argentina
-10 -5
2008 2009
0 5 10 15
Gráfico 4
América Latina: Crecimiento Económico, 2008-2010.
(En términos porcentuales)
Nota: Cifras de 2008 son preliminares y las de 2009- 2010 son proyecciones
Fuente: FMI, Perspectivas de la economía mundial. Sustentar la recuperación (edición resumida) Disponi-
ble en: www.imf.org.
Venezuela
Uruguay
Rep. Dominicana
Perú
Paraguay
Panamá
Nicaragua
México
Honduras
Haití
Guatemala
El Salvador
Ecuador
Cuba
Costa Rica
Colombia
Chile
Brasil
Bolivia
Argentina
-10 -8 -6 -4 -2 0 2 4 6 8 10 12
2008 2009 2010
V Informe del Secretario General de FLACSO 21
Las proyecciones efectuadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para
2010, muestran una recuperación parcial de las dos principales economías México
con un 3,3% y Brasil con 3,5%. El único caso en el que el FMI estima que tendrá un
crecimiento negativo es el de Venezuela con una cifra de - 0.4%. Las mayores tasas
de crecimiento las ubica en el Perú con 5,8%, Chile con 4% y Paraguay con 3,9%.
Al mirar la proyección regional que efectúa el FMI, se observa una caída en Estados
Unidos de -2,7%, una reducción del crecimiento de América del Sur más México de
-2,7% también, una leve reducción en el Caribe de un -0.5% y un -0,7% en el caso de
América Central. Estas cifras de crecimiento negativo contrastan de manera funda-
mental con las tasas de crecimiento que había logrado la región desde el año 2003,
cuando se comenzó a superar los efectos de la crisis asiática y que permitieron al
conjunto de la región tener una tasa de crecimiento de prácticamente un 5%. Si
bien esta cifra es menor a las tasas de crecimiento asiáticas, el crecimiento logrado
por América Latina desde el 2003 al año 2008, muestra las mejores cifras del creci-
miento económico en más de un cuarto de siglo.
El gran freno al despegue económico regional, el cual se expresa en el conjunto de
la región, y en algunos casos de manera mucho más importantes, tendrá conse-
cuencias sobre el empleo, sobre la reducción de la pobreza, sobre las inversiones
públicas y en el ámbito político sobre la capacidad de gobernabilidad democrática
y la convivencia ciudadana.
Gráfico 5
América Latina: Crecimiento Económico por Región. 2008-2010
(En términos porcentuales)
Nota: Las cifras de 2009- 2010 son proyecciones.
Fuente: FMI, Perspectivas de la economía mundial. Sustentar la recuperación (edición resumida. Disponible
en: www.imf.org.
Estados Unidos
Caribe
América Latina
y el Caribe
América del Sur
y México
América Central
-4 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5
2008 2009 2010
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
22
Gráfico 6
Crecimiento económico comparado por regiones, 2003-2010.
(En términos porcentuales)
Fuente: CEPAL, sobre la base de FMI, World Economic Outlook, abril y julio de 2009.
12
10
8
6
4
2
0
-2
-4
Mundo
China
Países Industrializados
India
Países en Desarrollo
América Latina y el Caribe
2003 - 2008 2009 2010
4,8
-1,9
3,1
3. Aumento del desempleo
Uno de los indicadores más afectados por la crisis financiera es el desempleo. Los
efectos acumulados en la caída del comercio y las exportaciones, la reducción del
crecimiento económico, las caídas de las remesas y en general en la reducción de
los intercambios, se manifiestan con fuerza en este rubro. De momento sólo hay
datos preliminares por lo que todavía no hay certeza sobre la dimensión real del
problema. Aun así, sí se puede afirmar que han aumentado, y seguirán aumentan-
do, las tasas de desempleo. Lo importante es que este aumento se produce luego
de cinco años de disminución en las tasas de desempleo, hecho que puede ayudar a
atenuar el impacto de este fenómeno, pero que indudablemente producirá efectos
en lo social y político.
V Informe del Secretario General de FLACSO 23
Gráfico 7
Porcentajes de desempleo, 2000-2008
Fuente: OIT, Global Unemployment Trends, 2009 (may update). Disponible en: www.ilo.org
20.00
18.00
16.00
14.00
12.00
10.00
8.00
6.00
4.00
2.00
0.00
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
Desempleo
Mundial
Desempleo en
América Latina
y el Caribe
Desempleo Juvenil
en América Latina
y el Caribe
Desempleo Femenino
en América Latina y el
Caribe
Desde el 2003 no había retrocesos en este indicador en la región. Entre el 2004 y el
2008 el desempleo disminuyó del 11,0% al 7,4%. En cambio, para el 2009 se pro-
yecta un aumento de la tasa de desocupación de más de un punto porcentual, que
llevaría la tasa de desempleo a alrededor del 9%, lo que significaría que cerca de
tres millones más de personas quedarán sin empleo
24
. La estimación de CEPAL es
que habrá entre 17,2 y 18,1 millones de desocupados en la región
25
. De igual mane-
ra, según estimaciones de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), el desempleo
podría estar entre un 8,1% y 9,2%, es decir, entre 22,6 y 25,7 millones de personas
desempleadas en América Latina
26
.
23 CEPAL. Estudio económico de América Latina y el Caribe 2008-2009. Santiago, Chile, CEPAL, 2009. pp. 17-18.
También disponible en: www.eclac.org. y CEPAL, Balance preliminar de las economías de América Latina y el
Caribe 2008. Santiago, Chile, CEPAL, 2009. pp. 22-23. También disponible en: www.eclac.org
24 CEPAL. Estudio económico para América Latina y el Caribe 2008-2009. p. 13.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
24
Cuadro 1
América Latina: Desempleo Urbano, 2000-2008
(Tasas medias anuales)
El aumento en las tasas de desempleo empuja a muchos trabajadores al sector in-
formal, con el consecuente deterioro de sus condiciones laborales y acceso a la se-
guridad social. Esto es preocupante en una región donde las condiciones laborales
no son óptimas para gran parte de la población. En América Latina, con excepción
de Chile, en todos los países un 40% o más de los ocupados trabaja por cuenta
propia, en el servicio doméstico o en micro o pequeñas empresas de baja produc-
tividad e ingresos
27
.
25 CEPAL. Panorama social de América Latina 2008. p. 4.
V Informe del Secretario General de FLACSO 25
Además del problema del desempleo, se prevé que otra consecuencia directa sea el
deterioro en la calidad del empleo, lo que se manifiesta principalmente en recortes
en la jornada laboral, precarización de las condiciones de trabajo, retrasos en los
pagos y recorte de salarios.
También se pronostica un impacto negativo en las categorías de trabajadores “vul-
nerables” y trabajadores “pobres”. Los trabajadores vulnerables son personas que
contribuyen al sustento familiar, o trabajadores por cuenta propia con menor acce-
so a las redes de seguridad sociales, que protegen contra la pérdida de ingreso du-
rante tiempos difíciles. De cara a la crisis, la calidad de vida de este sector tenderá
a deteriorarse. También se prevé un aumento en el número de trabajadores pobres,
es decir, personas que no ganan lo suficiente para mantenerse a sí mismas y a sus
familias por encima del umbral de la pobreza de 2 dólares al día por persona.
Todo lo anterior repercute negativamente en las condiciones de pobreza, de tra-
bajo y genera un ciclo vicioso de inequidad y desigualdad. Según Naciones Unidas,
“cuando los aumentos de productividad son limitados, los incrementos de los sala-
rios de los trabajadores en una economía suelen ser escasos, y no existe potencial
adicional para crear nuevos empleos.”
28
Además, la pérdida del empleo tiene un impacto directo sobre las capacidades de
consumos de las familias. El incremento en las tasas de desempleo que ya se evi-
dencia en países como Brasil y Chile incidirá de manera directa en el combate que
ambos países desarrollan por superar la pobreza y la indigencia. Las tasas de cre-
cimiento negativas previstas y la lenta recuperación económica mundial auguran
problemas para el conjunto de la región. Los impactos de la crisis en el sector la-
boral son de gran importancia ya que el mercado de trabajo constituye el eslabón
principal entre el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. La creación
de empleo, la mejora de las remuneraciones reales—a sociada al incremento de la
productividad—y la cobertura y las características de la protección social de los
ocupados son los mecanismos que permiten traducir el crecimiento en mayores
ingresos y bienestar en los hogares. Entre 2002 y 2007 el incremento del ingreso
laboral por ocupado fue el factor principal del incremento de los ingresos totales,
particularmente en los países con mayores reducciones de la pobreza
29
. Esto signi-
fica que una reducción en el empleo podría tener las mismas repercusiones, esta
vez a la inversa, en los indicadores de pobreza, la incrementaría.
Por último, el impacto por género y edad será desigual en cuanto a que es mayor
en estos sectores de la sociedad. Las mujeres y los jóvenes son los más afectados
por los cambios en el mercado laboral. Por ejemplo, la cesantía entre los jóvenes
muestra niveles que, en general, duplican y en algunos casos triplican el desem-
pleo nacional. Antes de la crisis, los jóvenes tenían 2,8 veces más probabilidades
de estar desempleados que los adultos. Actualmente se proyecta que el desempleo
juvenil de la región se incrementará entre 1,5% y 4,3% entre 2008-2009
30
. La falta
26 Organización Internacional del Trabajo (OIT). Unemployment trends 2009 (may update). p. 15.
En: www.ilo.org
27 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008. p. 25.
28 Organización de las Naciones Unidas (ONU). Objetivos de Desarrollo del Milenio. Informe 2009. p. 10. En: www.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
26
de un trabajo digno y de esperanzas para la población joven es uno de los factores
que mayor incidencia pueden tener en la desestabilización de los sistemas políticos
democráticos.
Fenómenos como el de las maras o pandillas juveniles que se expresan principal-
mente en Centroamérica y México, junto con otras expresiones de pandillas juveni-
les en el Caribe, están incidiendo de manera directa sobre la seguridad ciudadana y
en las altas tasas de homicidios dolosos que se comenten.
País Rango 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 m)
de edad
Argentina a) 15-24 31,0 35,5 35,3 29,3 25,8 23,6 --- ---
Bolivia b) 20-29 10,9 10,7 --- 8,7 9,6 --- --- ---
Brasil c) 15-24 --- --- 25,3 24,2 22,1 22,4 21,1 18,3
Chile d) 20-24 18,9 20,0 19,3 19,5 18,3 16,5 16,0 17,7 n)
Colombia e) 18-24 33,1 32,0 32,0 29,3 27,7 25,3 22,4 23,9 n)
Costa Rica f) 12-24 14,0 16,3 14,5 15,1 15,9 15,3 11,9 ---
Ecuador g) 15-24 20,1 17,4 22,1 20,5 o) --- --- --- ---
El Salvador f) 15-24 13,2 11,4 11,9 12,6 15,0 12,6 11,6 p) ---
Guatemala --- --- --- --- --- --- --- --- ---
Honduras f) 10-24 --- 8,8 12,0 13,9 10,9 7,3 7,2 ---
México h) 20-24 4,6 5,2 6,6 7,4 --- --- --- ---
Nicaragua f) 10-24 19,3 18,6 16,4 15,7 11,9 12,1 10,7 ---
Panamá i) 15-24 35,4 34,1 33,7 30,0 26,3 23,4 18,9 ---
Paraguay f) 20-24 15,4 21,3 19,0 16,2 14,5 27,7 --- ---
Perú j) 14-24 14,2 15,1 14,8 15,8 16,1 14,9 14,3 15,9 n)
R. Dominicana i) 10-24 27,0 29,3 31,8 33,0 --- 36,0 30,9 ---
Uruguay k) 14-24 36,2 40,0 39,1 33,0 29,5 29,3 25,3 22,0
Venezuela l) 15-24 23,3 27,2 30,0 25,1 21,0 17,8 15,5 14,4 n)
Cuadro 2
América Latina: Desempleo juvenil urbano, 2001-2008.
(Tasas medias anules)
a) 31 aglomeraciones urbanas. Nueva medición a partir de 2003,
datos no comparables con años anteriores.
b) Área urbana. Dato de 2004 con base en la encuesta realizada
entre noviembre 2003 y octubre 2004. Cifras preliminares a
partir de 2005. 2006 corresponde de 15 a 24 años.
c) Seis regiones metropolitanas. Nueva medición a partir de 2002,
datos no comparables con años anteriores.
d) Total nacional.
e) 13 áreas metropolitanas. Incluye desempleo oculto.
f) Nacional urbano.
g) Nacional urbano, noviembre de cada año excepto 2001 (agosto)
y 2003. A partir de 2004 promedio cuatro trimestres.
Incluye desempleo oculto.
h) Incorporación progresiva hasta alcanzar 32 áreas urbanas de 2003
a 2004.
i) Nacional urbano. Incluye desempleo oculto.
j) Lima metropolitana. Nueva medición a partir de 2002,
datos no comparables con años anteriores.
k) Montevideo. A partir de 2004 nacional urbano.
l) Total nacional. Incluye desempleo oculto.
m) Cifras preliminares. Promedio enero-noviembre.
n) Promedio enero-setiembre.
o) Dato de setiembre.
p) Dato de 16 a 24 años.
Fuente: OIT, Panorama laboral 2008. Disponible en: www.ilo.org
Cuadro 2
América Latina: Desempleo Juvenil Urbano, 2001-2008
(Tasas medias anuales)
V Informe del Secretario General de FLACSO 27
La crisis financiera obliga a tomar medidas de emergencia particularmente en lo
referido a la protección social frente a la crisis. En ese sentido deberían estable-
cerse políticas especificas para atender al desempleo juvenil y a lograr una mejor
inserción de este segmento en las respectivas economías.
El nivel de desempleo y su permanencia en el tiempo se liga directamente con la
inestabilidad política. De allí que si no se presta atención adecuada a este problema
es probable que se presenten cuadros de tensión política mayores en las diferentes
subregiones.
4. Caída del intercambio
El precio de los commodities se ha reducido. Ello hace menos evidente el impacto
de la crisis alimentaria que recorrió el mundo, en particular en los países más po-
bres, en los meses previos a la crisis financiera global. La crisis alimentaria no ha
País 2003 2004 2005 2006 2007 2008 l)
H M H M H M H M H M H M
Argentina a) 15,5 19,5 11,9 15,8 10,0 13,6 8,4 12,5 6,7 10,8 6,7 m) 9,9 m)
Bolivia b) --- --- 5,0 7,5 6,8 9,9 7,1 9,1 --- --- --- ---
Brasil c) 10,1 15,2 9,1 14,4 7,8 12,4 8,1 12,2 7,4 11,6 6,2 10,2
Chile d) 9,1 10,3 9,4 11,2 8,5 10,6 6,9 9,5 6,3 8,6 6,8 m) 9,8 m)
Colombia e) 14,0 19,6 13,0 18,1 12,2 17,1 10,7 15,4 9,7 13,3 9,9 m) 14,1 m)
Costa Rica f) 6,1 7,6 5,8 8,2 5,6 8,8 4,5 8,2 3,4 6,8 4,3 n) 5,6 n)
Ecuador g) 9,1 15,0 7,4 12,8 6,8 10,9 6,2 10,6 6,0 9,2 5,5 o) 8,4 o)
El Salvador f) 8,6 3,1 8,8 3,7 9,4 4,8 7,6 3,6 7,9 p) 3,4 p) --- ---
Guatemala f) 4,0 6,8 4,3 4,5 --- --- --- --- --- --- --- ---
Honduras f) 7,1 7,7 7,4 8,8 5,4 7,1 4,3 5,0 4,1 3,6 --- ---
México h) 3,2 3,5 3,5 4,2 4,5 5,0 4,4 4,9 4,5 5,2 4,8 4,9
Nicaragua f) 11,7 8,4 8,6 8,5 7,8 6,1 8,1 5,7 7,6 6,0 --- ---
Panamá i) 13,2 19,6 11,5 17,6 10,0 15,0 8,6 13,0 6,5 9,6 5,4 q) 7,9 q)
Paraguay f) 10,5 12,2 8,7 11,6 7,1 8,3 7,7 10,4 6,2 8,4 --- ---
Perú j) 8,5 10,7 8,1 11,1 8,3 11,2 7,2 10,1 7,3 9,9 6,5 m) 11,1 m)
R.Dominicana k) 10,6 26,6 10,5 30,7 11,0 28,8 9,2 27,0 9,3 25,4 8,9 r) 21,7 r)
Uruguay f) 13,5 20,8 10,3 16,6 9,6 15,3 8,8 14,4 7,1 12,6 5,8 10,6
Venezuela k) 16,3 21,1 13,1 17,9 11,3 13,8 9,2 11,3 7,9 9,3 7,2 7,9
Cuadro 3
América Latina: Desempleo urbano por sexo, 2003-2008.
(Tasas medias anuales)
a) 31 aglomeraciones urbanas.
Los datos por sexo para 2007 son preliminares.
b) Área urbana. Dato de 2004 con base en la encuesta realizada entre
noviembre 2003 y octubre 2004. Cifras preliminares a partir de 2005.
c) Seis regiones metropolitanas.
d) Total nacional.
e) 13 áreas metropolitanas, promedio anual. Incluye desempleo oculto.
f) Nacional urbano.
g) Nacional urbano, noviembre de cada año excepto 2001 (agosto)
y 2003 (diciembre).
h) 32 áreas urbanas. Nueva medición a partir de 2005.
Estimaciónoficialconlanuevametodología,1997-2004.
i) Nacional urbano. Incluye desempleo oculto.
j) Lima metropolitana.
k) Total nacional. Incluye desempleo oculto.
l) Cifras preliminares. Promedio enero-noviembre.
m) Promedio enero-setiembre.
n) Datos de julio.
o) Promedio marzo, junio y setiembre.
p) Dato no comparable con años anteriores.
q) Datos de agosto.
r) Datos de abril.
Fuente: OIT, Panorama laboral 2008. Disponible en: www.ilo.org
Cuadro 3
América Latina: Desempleo Urbano por Sexo, 2003-2008
(Tasas medias anuales)
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
28
sido resuelta, aún millones de seres humanos en el planeta sufren hambre. En la re-
gión latinoamericana también tenemos situaciones de extrema gravedad en países
como Haití o algunas subregiones del área Centroamericana. La seguridad alimen-
taria, como se ha venido señalando, debe ser vista en una perspectiva nacional/
regional como forma de asegurar un sustento mínimo al conjunto de la población.
Los precios de las materias primas, cuando se restablezca la estabilidad financiera
internacional, volverán a subir, de allí que el espacio de tiempo que genera la crisis
financiera en este ámbito debe ser usado para desarrollar políticas específicas en
relación con la seguridad alimentaria, así como el establecimiento de fondos de
estabilización o compensación respecto de las fluctuaciones de los precios de los
commodities.
5. Caída de las remesas
Uno de los efectos más evidentes de la crisis está referido al volumen, monto y pe-
riodicidad en el envió de remesas que efectúan quienes migraron, hacia sus familias
que quedaron en la región. Los inmigrantes latinoamericanos en Estados Unidos
se han visto afectados por la crisis económica al igual que los estadounidenses,
producto del desempleo. También sufren las consecuencias de la crisis en el sector
hipotecario. Los trabajadores inmigrantes, en especial los procedentes de México
y Centroamérica, muestran una mayor concentración laboral que los trabajadores
de origen extranjero nacidos en Estados Unidos en los sectores económicos más
afectados por la recesión: el sector de la construcción
31
. Aún así hay estudios que
demuestran que, aunque las remesas que los inmigrantes envían van a disminuir,
su disminución será menor que la de los flujos privados de capital y de los flujos
por ayuda oficial.
Gráfico 6
Precios de los Commodities, 2003-2010
450
400
350
300
250
200
150
100
50
2003 04 05 06 07 08 09 10
Índice de Precios de Productos Básicos
(Enero 2003=100)
Energía
Metales
Alimentos
Bebidas
Materias Primas
Agrícolas
31 Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA). Recesión global, migraciones y remesas: efectos
sobre las economías de América Latina y el Caribe. Secretaria Permanente del SELA, Caracas, Venezuela, mayo
2009. p. 6. Disponible en: http://www.sela.org/DB/ricsela/EDOCS/SRed/2009/05/T023600003460-0-Re-
cesion_global_migracion_y_remesas.pdf
Fuente: FMI, World Economic Outlook. Crisis and Recovery, abril 2009. Disponible en: www.imf.org
V Informe del Secretario General de FLACSO 29
Según el Banco Mundial las principales razones por las cuales las remesas no dis-
minuyen radicalmente en tiempos de crisis económica son: 1) Al representar un
pequeño porcentaje de los ingresos de los migrantes, estos pueden seguir envián-
dolas aún en períodos de crisis; 2) Aún cuando los controles migratorios se hacen
más rígidos, las migraciones no cesan, sino que los migrantes optan por permane-
cer más tiempo en el lugar de destino; 3) Ante la crisis algunos países aumentan el
gasto social en infraestructura por lo que necesitan mano de obra; y 4) En los casos
en que los migrantes sí retornan a sus hogares traen consigo una acumulación de
los ingresos que obtuvieron
32
.
Aunque los anteriores factores posibilitan que siga dándose un flujo continuo de
remesas, la cantidad de éstas sí ha disminuido. La baja ha sido mayor de lo que se
creía en un inicio. Un estudio realizado en noviembre de 2008 por el Banco Mun-
dial, especulaba que las remesas no caerían considerablemente, mientras que un
estudio efectuado en marzo de 2009 afirmó que la reducción de las remesas sería
entre un 5% y 8 %. Finalmente, un estudio de julio de 2009 estableció que estas
disminuirán entre un 7% y 10%
33
. Los datos anteriores son reflejo de la gran in-
certidumbre que existe en relación con la crisis en general y sus efectos en sectores
específicos.
En el Cuadro 3 se muestra la evolución de las remesas enviadas a América Latina. El
aumento que se observa en el cuadro mayoritariamente se atribuye al mejoramien-
to estadístico de la medición de remesas y no necesariamente refleja la situación
real en el envío de las mismas
34
.
32 Ratha, Dilip, Mohapatra, Sanket y Xu, Zhimei. Migration and Development Brief 8. Banco Mundial, no-
viembre 2008, p. 12. Disponible en: http://siteresources.worldbank.org/INTPROSPECTS/Resour-
ces/334934-1110315015165/MD_Brief8.pdf
33 Ratha, Mohapatra y Xu. Migration and Development Brief 8. p. 7; Ratha, Dilip y Mohapatra, Sanket. Migration
Development Brief 9. Banco Mundial, marzo 2009. p. 1. Disponible en: http://siteresources.worldbank.org/
INTPROSPECTS/Resources/MD_Brief9_Mar2009.pdf; y Ratha, Dilip, Mohapatra, Sanket y Silwal, Ani. Migra-
tion and Development Brief 10. Banco Mundial, julio 2009. p. 1. Disponible en: http://siteresources.world-
bank.org/INTPROSPECTS/Resources/334934-1110315015165/Migration&DevelopmentBrief10.pdf
34 SELA, Recesión global, migraciones y remesas, p. 13.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
30
Cuadro 4
Remesas a América Latina, 2001-2008
Fuente: SELA, Recesión global, migraciones y remesas, p. 13.
País 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 % de PIB
Argentina 100 184 225 270 780 850 920 955 0,34
Bolivia 103 104,2 340 421,6 860 989 1050 1097 8,06
Brasil 2600 4600 5200 5624 5793 7373 7166 7200 2,29
Chile --- --- --- --- --- --- 800 880 0,52
Colombia 1756 2431 3067 3857,3 4126 4200 4521 4842 2,31
Costa Rica 80,25 134,82 306 320 400 520 582 624 2,34
Cuba 930 1138,5 1194 1194 1100 1000 1000 1200 2,29
Ecuador 1430 1575 1657 1740 1827 2893 3118 2822 5,87
El Salvador 1911 220 2316,3 2548 2830 3316 3695 3788 18,3
Guatemala 584,3 1690 2106 2680,7 2993 3610 4128 4315 12,7
Honduras 460 770 862 1134 1763 2359 2561 2707 21,6
México 8895 10502 13266 16613 20034 23053 26075 25145 2,47
Nicaragua 660 759 787,5 809,55 901 950 960 1056 18,1
Panamá --- --- 220 231 254 292 340 325 1,55
Paraguay --- --- --- 506 550 650 750 700 5,68
Perú 930 1265 1295 1360 2495 2869 2900 2960 2,56
Rep. Dominic. 1807 2111,5 2216,55 2438,2 2560 2747 3120 3148 7,47
Uruguay --- --- 42 105 110 115 115 130 0,51
Venezuela 136 235 247 259 272 300 331 832 0,35
América Latina
y el Caribe 24290 32045 38048 44997 52868 61531 68405 69605 0,34
País/ Región EE.UU. Europa Resto del Mundo Mundo
Emigrantes en edad de trabajar 19,400 3,800,00 6,500,00 29,700,000
Remitentes 12,610,00 2,660,00 4,550,000 19,820,000
Cantidad enviada (US $) 3,780 3,960 2,400
Remesas en 2008 (US$) 47,665,800,000 10,553,600,000 10,920,000,000 69,119,400,000
Desempleados en 2009 10% 16% 8%
Remitentes en 2009 12,042,550 2,457,840 14,459,000 18,993,319
Disminución de remitentes (567,450) (202,160) (91,000) (828,690)
Remesas estimadas en 2009 (US$) 44,382,818,025 9,489,720,240 10,434,060,000 64,429,841,385
Crecimiento (0.07) (0,10) (0,04) (0,07)
Cuadro 5
América Latina: Remesas estimadas para 2009
Fuente: Orozco, Manuel. Migración y remesas en los tiempos de recesión: Efectos sobre las economías de América Latina y el Caribe.
Secretaría Permanente del SELA. Mayo, 2009.
Caída del precio internacional
de las materias primas.
Reduccióndelflujo
de remesas.
Contracción del turismo.
Racionamiento de las
fuentes de
financiamiento
internacional / nacional
Inestabilidad de los mercados
financierosydecapitaldela
región.
Volatilidad del
tipo de cambio.
Sector de actividad
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: metalúrgicas,
industrias extractivas
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: construcción.
c. Terciario: servicios.
a. Terciario: servicios.
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: industria livi-
ana y pesada.
c. Terciario: servicios.
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: industria.
c. Terciario: servicios
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: industria.
c. Terciario: servicios.
Región geográfica
a. Toda la región
a. América Central
b. Caribe
a. América Central
a. Toda la región
a. Cono Sur
b. Región Andina
a. Toda la región.
Nivel de ingreso
(urbano/rural)
a. Ingresos bajos (rural).
a. Ingresos bajos
(urbano y rural).
b. Ingresos medios
(urbano y rural).
a. Ingresos bajos (urbano).
b. Ingresos medios (urbano).
a. Ingresos bajos
(urbano y rural).
b. Ingresos medios (urbano).
a. Ingresos medios
(urbano y rural).
a. Ingresos medios
(urbano y rural).
Cuadro 6
Actores sociales más vulnerables ante los impactos de la crisis
Fuente: Tomado de OEA. La Crisis Económica Global: Efectos y Estrategias Políticas. OEA-Secretaría General, Washington D.C., 2009.
Cuadro 4
Remesas a América Latina, 2001-2008
Cuadro 5
América Latina: Remesas estimadas para 2009
Aún no se cuentan con datos sobre las remesas de 2009, sin embargo en el Cuadro
5 se muestran las estimaciones de las remesas provenientes de diferentes regiones
del mundo.
V Informe del Secretario General de FLACSO 31
La reducción de las remesas obedece a la pérdida de empleos, la disminución de
los ingresos de los migrantes, la desaceleración de las migraciones, así como a la
persistencia de las deportaciones
35
. Cabe profundizar brevemente en dichas razo-
nes. Una consecuencia socio-cultural interesante de los períodos de crisis es que
estos tienden a exacerbar sentimientos racistas, xenofóbicos y discriminatorios.
Se va cultivando mayor intolerancia y sentimientos de rechazo hacia los “otros”.
En este caso aumentó la histórica xenofobia hacia los inmigrantes. Esto, aunado a
sentimientos proteccionistas para con los trabajadores nacionales, provocó que la
política migratoria y los controles fronterizos se hicieran más rígidos en Estados
Unidos y la Unión Europea.
En junio de 2008 el Parlamento de la Unión Europea aprobó la Directiva Retorno,
un plan que ha sido ampliamente criticado y considerado como violatorio de los
Derechos Humanos. Entre las principales críticas es que prácticamente se equipara
a los “inmigrantes indocumentados” con delincuentes y prevé encarcelarlos hasta
por 18 meses antes de su expulsión, sin juicio alguno. Estas medidas serían apli-
cables a personas que ya han vivido y trabajado en la Unión Europea, no sólo a los
nuevos migrantes. Las personas repatriadas no podrían volver a la Unión Europa
por un período de al menos 5 años.
El proteccionismo migratorio no es del todo deseable en el largo plazo pues los
negocios en períodos de crisis buscan más bien flexibilizar medidas a la hora de
contratar y reducir costos de personal. En términos comparativos, los trabajadores
inmigrantes tienden a ser más flexibles y trabajar por menores salarios que los
nacionales. Además, muchos de los inmigrantes desarrollan los trabajos que los
nacionales no desean hacer, por lo que el trabajo de los inmigrantes es aún más
necesario. Aunque no logran detener completamente las migraciones, los controles
migratorios han tenido un efecto negativo en el envío de remesas por la intensifi-
cación de las medidas de seguridad en las fronteras y las continuas redadas de las
autoridades que dificultan el envío de estas
36
.
La mayoría de los migrantes procuran no retornar, sin embargo por las dificultades
económicas han tenido que recurrir a medidas alternativas. Primero, muchos han
reducido sus gastos. Segundo, se han traslado de residencia o han buscado trabajos
en otros sectores. Tercero, han recurrido a sus ahorros para no detener el envío de
remesas. Cuarto, los “reverse remittances” que consiste en que los familiares de
los inmigrantes las giran con tal de que se mantengan en EE.UU o Europa. Envían
dinero obtenido por la venta de activos que tienen en sus países de origen y, en los
casos más extremos, venden sus casas y el resto de la familia también emigra
37
.
Todas estas medidas las toman, entre otras cosas, porque las condiciones de vida
siguen siendo peores en su país de origen pese al impacto de la crisis económica.
Aunque existen distintas estrategias de los migrantes para enviar dinero a sus paí-
ses de origen, las remesas han disminuido, lo que tendrá efectos socio-económicos
35 SELA, Recesión global, migraciones y remesas, p. 4.
36 SELA, Recesión global, migraciones y remesas, p. 11.
37 Ratha, Mohapatra y Silwal, Migration and Development Brief 10, p. 4.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
32
negativos en los países latinoamericanos. Según un estudio del SELA “en 2009 se
destaca que casi un millón de personas no podrán remitir dinero; que sólo 40 por
ciento de quienes están desempleados continuarán enviando remesas, y que 25 por
ciento de los que tienen empleo remitirán 10 por ciento menos del monto que en-
viaban.”
38
Lo anterior significa que familias vulnerables en la región están dejando
de recibir la ayuda que envían sus familiares o bien reciben un menor monto del
que habían recibido en periodos anteriores. Esto reduce el consumo familiar y con
ello se afectan los circuitos de mercados a los cuales estas remesas se encontraban
asociadas. También, inciden en la forma en que, en la actualidad, muchas empresas
visualizan el futuro de este negocio, en especial su bancarización.
Nuevamente, el impacto será desigual por países. Los más afectados son las nacio-
nes que más dependen de las remesas como México, El Salvador, Guatemala, Haití,
República Dominicana y Ecuador
39
. Además, gran proporción de la disminución en
las remesas está concentrada en los países en los que estos flujos de dinero repre-
sentan un porcentaje significativo del Producto Interno Bruto
40
.
Ante la mayor rigidez de las políticas migratorias y la disminución en el envío de
remesas, los países latinoamericanos han dirigido su atención a la problemática.
En la XI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Mecanismo de Tuxtla (2009)
en Guanacaste, Costa Rica, los mandatarios reiteraron el compromiso de combatir
y prevenir el tráfico ilícito de inmigrantes y la trata de personas, pero también rei-
teraron que las soluciones para el problema de la migración se deben basar en el
trabajo conjunto, no unilateral, entre las distintas regiones con base en el principio
de responsabilidades compartidas
41
.
6. Dificultad en el acceso al crédito
La crisis económica se originó en el campo de las finanzas, específicamente en el
ámbito bancario. Esta crisis es consecuencia de la conjunción de tres factores: a)
La disminución de las tasas de interés en los países desarrollados entre 2001-2003
que estimuló el otorgamiento de un gran número de hipotecas; b) Una estructu-
ra de incentivos en las instituciones financieras que premiaba el otorgamiento de
hipotecas de alto riesgo; y c) La falta de una regulación efectiva de los mercados
financieros
42
.
La existencia de créditos hipotecarios baratos y abundantes fue la causa última de
la burbuja inmobiliaria. La falta de regulación en los mecanismos crediticios fa-
38 SELA, Recesión global, migraciones y remesas, p. 4.
39 Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Crisis response in Latin America: is the “rainy day at hand”. p. 10.
En: www.iadp.org
40 Orozco, Manuel. “Understanding the continuing effect of the economic crisis on remittances to Latin America
and the Caribbean.” En: Inter-American Dialogue, 10 de agosto de 2009. En: www.thedialogue.org
41 XI Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla. Declaración de Guanacaste-Guanacaste, Costa
Rica. 29 de julio de 2009.
42 SELA. “La crisis financiera de 2008. Análisis y propuestas del SELA”. Documento producto de la Reunión
Regional sobre los desafíos del adverso entorno económico internacional para América Latina y el Caribe.
Caracas, Venezuela, 30 de octubre de 2008, p. 3. Disponible en: http://www.sela.org/DB/ricsela/EDOCS/
SRed/2008/11/T023600003101-0-La_crisis_financiera_del_2008_-_An%C3%A1lisis_y_propuestas_del_
SELA.pdf
V Informe del Secretario General de FLACSO 33
cilitó que personas con historiales de crédito negativos y pocas posibilidades de
pago tuvieran fácil acceso al crédito. Conforme los créditos no iban siendo pagados
empezaron los problemas de liquidez en los bancos. Estos problemas financieros
gradualmente fueron alcanzando a la economía real en la forma de precios bajos,
menor demanda agregada, disminución de las exportaciones y desempleo, entre
otros.
Por todo lo anterior, la principal manifestación de la crisis hasta el momento es una
restricción del crédito como reflejo del incremento de la aversión al riesgo de las
instituciones financieras y el principal efecto a observar será el encarecimiento del
crédito y un perceptible racionamiento del mismo
43
.
En el caso específico de la región hay dos aspectos relevantes. Primero, los bancos
de América Latina se han vuelto más cautelosos con el crédito como consecuencia
de una creciente ola de desconfianza. Segundo, los bancos extranjeros están can-
celando líneas o renovándolas por períodos más cortos y a tasas de interés más
altas
44
. Esto último dificulta entonces las posibilidades de los bancos locales de
otorgar créditos.
La disminución en el acceso al crédito ha afectado a todos los tipos de crédito (hipo-
tecario, de consumo, empresarial) y a todas las personas, físicas o jurídicas. Incluso
los créditos para quienes históricamente habían sido considerados sujetos de cré-
dito son difíciles de acceder. Pese a que todos se ven afectados, los sectores que más
sufren estos efectos son las micro y pequeñas empresas. Mientras que grandes em-
presas podrían depender de sus propios recursos o encontrar fuentes alternativas
de financiamiento, los préstamos son la principal y prácticamente única fuente de
financiamiento de estas empresas. Esto pone presión sobre la creación de empleos
en estos sectores de la economía
45
.
El problema del crédito es grave al ser éste el motor de la economía. Por esta razón,
las políticas en este campo deben estar orientadas a proveer de créditos a los sec-
tores usualmente no considerados “sujetos de crédito”. La promoción de una Banca
de Desarrollo se constituye en una propuesta interesante, una banca cuyo objeti-
vo sea la promoción de mayor bienestar socioeconómico, no donde la rentabilidad
máxima sea lo que oriente las políticas bancarias.
7. Menor inversión
A pesar de la crisis financiera internacional, el informe La inversión extranjera en
América Latina y el Caribe 2008 de CEPAL señala que las inversiones extranjeras
directas (IED) continuaron llegando a América Latina y el Caribe durante 2008,
aunque para 2009 se espera una disminución de estos flujos.
43 SELA, “La crisis financiera de 2008”, p. 18.
44 Altmann, Josette y Rojas Aravena, Francisco. Transformar la crisis global en oportunidad para la cooperación:
El desafío de América Latina y el Caribe y la Unión Europea. San José, Costa Rica, FLACSO-Secretaría General,
2009. p. 9.
45 Shinkle, Kirk, Mullins, Luke, et. al. “Credit Crisis”. En: US News, 4 de octubre de 2008. Disponible en: http://
www.cbsnews.com/stories/2008/10/06/usnews/main4505100.shtml
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
34
El avance de la crisis financiera y económica durante 2008 afectó de tres maneras
a la IED en el mundo: deteriorando las perspectivas de crecimiento económico, el
principal motor de la inversión extranjera directa, limitando el acceso a recursos
financieros internos (menores ganancias, corporativas) y externos (menor dispo-
nibilidad y mayor costo del crédito) y acentuando la incertidumbre y, por ende, las
perspectivas de riesgo
46
.
En 2008, pese a la marcada desaceleración con respecto al año anterior, los ingre-
sos correspondientes a la IED en América Latina y el Caribe registraron un nuevo
récord histórico y la inversión procedente de las empresas latinoamericanas y ca-
ribeñas alcanzó el segundo nivel más alto hasta la fecha. Estos resultados se deben
al buen desempeño de las economías nacionales y de los sectores vinculados a la
explotación y transformación de los recursos naturales en particular en los tres
primeros trimestres del año, así como a la inercia de las tendencias de mercado
previas a la crisis, ya que las decisiones de inversión se tomaron antes de la crisis.
Además, puede atribuirse a los altos precios de los productos básicos que prevale-
cieron durante la mayor parte de 2008.
47
Sin embargo, se proyecta que durante el 2009 la IED tenderá a la disminución. Una
menor inversión significa que los países tendrán menos acceso a divisas, y por lo
tanto, las fluctuaciones de las monedas locales son mayores con una tendencia a la
devaluación mucho más rápida que en los períodos anteriores. Con ello los salarios
nominales en términos de dólares se reducen, perdiendo en algunos casos capaci-
dad de compra en términos relativos.
8. Menor ayuda al desarrollo
Los países de América Latina son países de renta media. Desde hace más de media
década los países sujetos de la ayuda para el desarrollo se han ido reduciendo. La
prioridades para la ayuda de la cooperación al desarrollo tiende a focalizase en
África en particular en los países sub-saharianos. Y en América Latina este tipo
de ayuda está prácticamente sólo concentrada en los países de menores ingresos
como Bolivia, las naciones Centroamericanas y algunos países del Caribe
48
.
La ayuda al desarrollo en América Latina es menor que los flujos que ingresan por
remesas y estos a su vez son mayores que la inversión extranjera directa. De estos
flujos, los que menos sufrirán por efecto de la crisis son las remesas. Se espera
que en un contexto de crisis económica en Estados Unidos y en la mayoría de las
naciones desarrolladas europeas, los principales donantes disminuyan sus aportes.
9. Más proteccionismo
Concordar políticas internacionales que limiten y, en lo posible, eliminen el pro-
teccionismo es un objetivo permanente en relación con las barreras que imponen
principalmente los países desarrollados. En mayo de 2009 el Banco Mundial alertó
que desde octubre de 2008, 17 de los miembros del G-20 implementaron un total
46 CEPAL. La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2008. Santiago, Chile, CEPAL, 2009. p. 8.
Disponible en: www.eclac.org
47 CEPAL, La inversión extranjera directa, pp. 7-8 y 15.
48 SELA, “La crisis financiera de 2008”, p. 20.
V Informe del Secretario General de FLACSO 35
de 47 medidas que restringían el comercio (a través de incrementos arancelarios o
prohibición de ciertas importaciones, por ejemplo) pese a su compromiso de evitar
el proteccionismo firmado en noviembre de 2008.
49

El panorama es complejo porque al interior de los países hay presiones políticas
que demandan protección para enfrentar la competencia. En este contexto el mul-
tilateralismo emerge como una opción viable y necesaria. Además, constituye un
objetivo fundamental promover el comercio intraregional, regional y global; para
ello limitar las políticas proteccionistas es fundamental.
Los acuerdos de libre comercio en la región, los tratados para constituir uniones
aduaneras y áreas de libre comercio pueden facilitar la tarea. Sin embargo, sin cri-
sis financiera y en el contexto del desarrollo de integración económica subregio-
nales, en muchos casos, no lograron avanzar por la falta de voluntad política para
eliminar el proteccionismo.
Un importante debate deberá ser realizado en este campo para concordar políticas
que puedan expresarse desde lo sub-regional a un acuerdo global en la Ronda de
Doha y en el marco multilateral de la Organización Mundial del Comercio.
10. Más asimetrías en ALC
La crisis financiera global hace más evidente las diferencias y las asimetrías entre
los países de la región, así como entre los diversos actores de nuestras sociedades.
En relación con los actores de nuestras sociedades, los grupos más afectados por
la crisis son los que históricamente han sido más vulnerables en América Latina y
el Caribe: las mujeres, los y las niños y niñas, los y las jóvenes, y los pueblos origi-
narios.
Incluso se ha afirmado que la crisis podría retrasar el progreso hacia la igualdad
entre géneros, creando nuevos obstáculos para el empleo de la mujer. Las condi-
ciones laborales de estas siempre han sido más precarias que las de los varones,
expresado principalmente en los desiguales salarios. Las mujeres usualmente tra-
bajan más en el sector informal, están representadas mayoritariamente en trabajos
temporales, más inestables y forman una mayoría de los empleos en las industrias
de exportación en muchos países en desarrollo
50
.
Como se señaló anteriormente según la Organización Internacional del Traba-
jo (OIT), en la mayoría de las regiones el impacto en las tasas de desempleo será
mayor para las mujeres, siendo esto más claro en Latinoamérica y el Caribe (ver
Gráfico 6)
51
. Por otro lado, la OIT aclara que los hombres se verán levemente más
afectados que las mujeres en lo relacionado con el empleo vulnerable, pero que
las desventajas previas e históricas que las mujeres ya enfrentaban en el mercado
laboral las hacen más vulnerables a los efectos de la crisis
52
.
49 S.A. “BM alerta del aumento del proteccionismo en los países del G-20”. En: Infolatam, 17 de mayo de 2009.
Disponible en: http://www.infolatam.com/entrada/bm_alerta_del_aumento_del_proteccionismo-12951.
html
50 OIT, Global Unemployment trends 2009 (may update), p. 11.
51 OIT, Global Unemployment trends for women, marzo 2009. p. 32. En: www.ilo.org
52 OIT, Global Unemployment trends for women, p. 31.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
36
Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de CEPAL, explica esta vulnerabilidad al esta-
blecer que “el punto de partida de las mujeres siempre es peor que el de los hom-
bres” (un ejemplo es que el desempleo en la región es en promedio 3% mayor para
ellas en comparación con los varones). Uno de los problemas de las mujeres es que
tienen la responsabilidad de las tareas domésticas y el cuidado de las y los hijos
recaen sobre todo en ellas, por lo que deben hallar el modo de conciliar “la produc-
ción con la reproducción”.
53
Como ya se mencionó los jóvenes también se verán golpeados en el mercado labo-
ral. Los jóvenes tienden a insertarse en empleos de peor calidad que los adultos;
predomina en estos casos la inserción en sectores de baja productividad, precaria
en cuanto a las condiciones de trabajo, frecuentemente desprovista de contrapres-
taciones de salud y afiliación a la seguridad social y con bajas remuneraciones.
54

Las niñas y niños serán otro grupo afectado ya que, además de ser vulnerables, no
tienen las herramientas para proveerse a sí mismos mejores condiciones de vida.
Uno de los efectos negativos más preocupantes está relacionado con la incidencia
de la pobreza y la desnutrición. Actualmente en las regiones en desarrollo más de
la cuarta parte de los niños (as) tienen insuficiencia ponderal (pesos por debajo del
mínimo saludable). El escaso progreso entre 1990 y el 2007 en cuanto a nutrición
infantil es insuficiente para poder alcanzar la meta en 2015, y probablemente se
vea deteriorado por las crisis alimentaria y financiera
55
. Este es un problema serio
ya que la desnutrición infantil es una importante causa de mortalidad infantil, y
por otro lado, una nutrición adecuada es clave para el desarrollo físico, emocional y
psico-social de los niños (as) a largo plazo.
En momentos de crisis económica una decisión bastante común es el retiro de me-
nores del sistema educativo. Esta medida en el corto plazo puede resultar necesaria
para las familias, pero a largo plazo coloca a estos niños (as) en una situación de
vulnerabilidad dado que sus posibilidades de insertarse al mercado laboral en em-
pleos de calidad disminuyen drásticamente.
Por último, otro grupo vulnerable es el de los pueblos originarios (indígenas) pues
en Latinoamérica estos grupos socioculturales son los que tienen mayor incidencia
de pobreza e indigencia, altas tasas de analfabetismo, son los más afectados por la
desigualdad, sufren una alta discriminación y han sido históricamente excluidos de
participar y auto-representarse adecuadamente en política. La mortalidad infantil
y la mortalidad entre menores de 5 años son mucho más altas en las poblaciones
indígenas. Las estimaciones para el promedio regional señalan que la mortalidad
infantil entre los indígenas es un 60% mayor que entre los no indígenas
56
. Cabe
señalar que las poblaciones afrodescendientes sufren de problemas similares a los
anteriormente indicados.
53 Bárcena, Alicia cit. p. Cruz, Guadalupe. “México, mujeres y niñas pobres más afectadas por la crisis”. En: Alte-
rinfos América Latina, 27 de julio de 2009. Disponible en: http://www.alterinfos.org/spip.php?article3662
54 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 31.
55 ONU, Objetivos de Desarrollo del Milenio, p. 4.
56 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 67.
V Informe del Secretario General de FLACSO 37
Si bien la crisis afectará a todos los segmentos socio-poblacionales, estos grupos
sufrirán los peores efectos. Además de las consecuencias generales de la crisis
deberán de lidiar con su vulnerabilidad histórica, vulnerabilidad que los coloca, a
priori, en una situación de desventaja para enfrentar las graves consecuencias de la
crisis. De allí que se incremente la demanda de medidas de mitigación más amplias,
lo que se alcanza con mejores políticas sociales que requieren de un vasto consenso
político.
El Cuadro 6 muestra los impactos que tendrán seis factores principales en diversos
sectores de actividad en las áreas urbanas y rurales y en las regiones geográficas
correspondientes.
País/ Región EE.UU. Europa Resto del Mundo Mundo
Emigrantes en edad de trabajar 19,400 3,800,00 6,500,00 29,700,000
Remitentes 12,610,00 2,660,00 4,550,000 19,820,000
Cantidad enviada (US $) 3,780 3,960 2,400
Remesas en 2008 (US$) 47,665,800,000 10,553,600,000 10,920,000,000 69,119,400,000
Desempleados en 2009 10% 16% 8%
Remitentes en 2009 12,042,550 2,457,840 14,459,000 18,993,319
Disminución de remitentes (567,450) (202,160) (91,000) (828,690)
Remesas estimadas en 2009 (US$) 44,382,818,025 9,489,720,240 10,434,060,000 64,429,841,385
Crecimiento (0.07) (0,10) (0,04) (0,07)
Cuadro 5
América Latina: Remesas estimadas para 2009
Fuente: Orozco, Manuel. Migración y remesas en los tiempos de recesión: Efectos sobre las economías de América Latina y el Caribe.
Secretaría Permanente del SELA. Mayo, 2009.
Caída del precio internacional
de las materias primas.
Reduccióndelflujo
de remesas.
Contracción del turismo.
Racionamiento de las
fuentes de
financiamiento
internacional / nacional
Inestabilidad de los mercados
financierosydecapitaldela
región.
Volatilidad del
tipo de cambio.
Sector de actividad
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: metalúrgicas,
industrias extractivas
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: construcción.
c. Terciario: servicios.
a. Terciario: servicios.
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: industria livi-
ana y pesada.
c. Terciario: servicios.
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: industria.
c. Terciario: servicios
a. Primario: agricultura.
b. Secundario: industria.
c. Terciario: servicios.
Región geográfica
a. Toda la región
a. América Central
b. Caribe
a. América Central
a. Toda la región
a. Cono Sur
b. Región Andina
a. Toda la región.
Nivel de ingreso
(urbano/rural)
a. Ingresos bajos (rural).
a. Ingresos bajos
(urbano y rural).
b. Ingresos medios
(urbano y rural).
a. Ingresos bajos (urbano).
b. Ingresos medios (urbano).
a. Ingresos bajos
(urbano y rural).
b. Ingresos medios (urbano).
a. Ingresos medios
(urbano y rural).
a. Ingresos medios
(urbano y rural).
Cuadro 6
Actores sociales más vulnerables ante los impactos de la crisis
Fuente: Tomado de OEA. La Crisis Económica Global: Efectos y Estrategias Políticas. OEA-Secretaría General, Washington D.C., 2009.
Cuadro 6
Actores sociales más vulnerables ante los impactos de la crisis
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
38
V Informe del Secretario General de FLACSO 39
III. IMPACTOS PREVISIBLES
Los impactos previsibles de los diez factores reseñados pueden agruparse en tor-
no a los siguientes temas: pobreza, inequidad, tensiones en los sistemas políticos,
inestabilidad y crisis política, corrupción, débil confianza institucional, debilidad
en el Estado de Derecho e incremento de la violencia. También se da cuenta de las
principales respuestas de los gobiernos de la región.
1. Sobre la pobreza- dificultad de reducción
La región latinoamericana y caribeña logró, desde el año 2002, reducir de manera
considerable la pobreza. Los esfuerzos de los gobiernos Latinoamericanos posibi-
litaron reducir de un 44% a un 33,2% el índice de pobreza e indigencia de la región.
En esta última, para el mismo período, significo una reducción de un 19,4% a un
12,9%, entre los años 2002 al 2008.
En términos del número de pobres las reducciones también fueron importantes de
221 millones de pobres e indigentes que había en la región en el año 2002 se logró
reducir a 182 millones de pobres e indigentes. Si bien esta cifra es muy alta y refleja
la vulnerabilidad en la cual se encuentran casi 200 millones de latinoamericanos
(as), el período 2002- 2008, muestra una continua reducción en los índices de po-
breza e indigencia. Esto posibilita, como se señaló anteriormente, que la región se
encuentre más fuerte para enfrentar la crisis que en cualquier otro momento del
pasado.
Gráfico 9
América Latina: Pobreza e Indigencia. 1980-2008
(En términos porcentuales)
136
60
50
40
30
20
10
0
1980
Indigentes Pobres no Indigentes
1990 1997 1999 2002 2006 2007 2008b/ 1980
300
250
200
150
100
50
0
200 40.5
48.3
43.6 43.9
44.0
19.4 18.5 19.0
22.5
18.6
36.3
13.3
34.1
12.6
33.2
204
211
221
193
184 182
62
93
89 89
97
71 68
1990 1997 1999 2002 2006 2007 2008 b/
71
12.9
Indigentes Pobres no Indigentes
En el contexto actual de crisis mundial, la cantidad de personas en pobreza o indi-
gencia será mucho mayor de lo que habría sido si los avances hubiesen continuado
ininterrumpidamente. Según el Informe de Naciones Unidas sobre los Objetivos del
Nota: Estimación correspondiente a 18 países de la región más Haití. Las cifras de 2008 son proyecciones.
Fuente: CEPAL. Panorama social de América Latina.2008. Disponible en: www.eclac.org
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
40
57 ONU, Objetivos de Desarrollo del Milenio, pp. 6-7.
58 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 48.
59 ONU. Objetivos de Desarrollo del Milenio, p. 6.
60 Banco Mundial, Global Monitoring Report 2009, p. 48. Disponible en: www.bancomundial.org
61 Banco Mundial, Global Monitoring Report 2009, p. 48.
Según estimaciones de Naciones Unidas, el número de personas viviendo en condi-
ciones de extrema pobreza en el 2009 será entre 55 y 90 millones más de lo previs-
to antes de la crisis económica mundial
59
. En la misma línea y según estimaciones
del Banco Mundial, la proporción de personas que viven en extrema pobreza decli-
nará tan sólo 0,6 %, comparados con 1,3% promedio en los tres años anteriores al
2009
60
. Para Latinoamérica y el Caribe se estima que el número de personas pobres
aumentará de 37,6 millones (6,6% de la población) en 2008 a 40,3 millones (7,0%
de la población) en 2009
61
.
Cuadro 7
América Latina: Producto Interno Bruto por Habitante
(Tasas anuales de variación)
a) Cifras preliminares
Fuente: CEPAL, Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2008. Disponible en: www.eclac.org
País 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008a)
Argentina -1,8 -5,4 -11,7 7,8 8,0 8,1 7,4 7,6 5,8
Bolivia 0,1 -0,6 0,2 0,4 1,9 2,2 2,6 2,4 3,7
Brasil 2,8 -0,2 1,2 -0,3 4,2 1,8 2,6 4,3 4,5
Chile 3,2 2,2 1,0 2,8 4,9 4,5 3,3 4,0 2,8
Colombia 1,3 0,6 0,9 3,0 3,1 4,2 5,3 6,3 1,7
Costa Rica -0,5 -1,0 0,9 4,4 2,4 4,0 6,9 5,5 1,6
Cuba 5,6 2,9 1,2 3,6 5,6 11,1 12,0 7,3 4,3
Ecuador 1,3 3,8 2,8 2,1 6,5 4,5 2,4 1,0 5,0
El Salvador 0,2 -0,2 0,4 0,5 0,1 1,3 2,4 2,9 1,3
Guatemala 1,2 -0,1 1,3 0,0 0,6 0,7 2,7 3,2 0,8
Honduras 3,6 0,6 1,7 2,5 4,1 3,9 4,2 4,2 1,7
México 5,1 -1,1 -0,1 0,6 3,2 2,3 3,7 2,0 0,6
Nicaragua 2,4 1,5 -0,6 1,2 4,0 2,9 2,5 2,4 1,7
Panamá 0,8 -1,3 0,4 2,3 5,6 5,4 6,7 9,7 7,5
Paraguay -5,3 0,0 -2,0 1,8 2,1 0,9 2,4 4,9 3,0
Perú 1,6 -1,1 3,7 2,8 3,9 5,5 6,3 7,6 8,2
Rep. Dominicana 3,9 0,1 4,1 -1,8 -0,3 7,6 9,0 6,9 3,0
Uruguay -1,8 -3,6 -11,0 2,2 11,9 6,6 6,8 7,2 11,2
Venezuela 1,8 1,5 -10,5 -9,4 16,2 8,4 8,5 6,6 3,1
América Latina 2,5 -1,0 -1,7 0,9 4,7 3,6 4,4 4,4 3,3
Cuadro 8
América Latina: Índice de Gini
Fuente: CEPAL, Anuario Estadístico de América Latina y
el Caribe 2008 y CEPAL, Anuario Estadístico de América
Latina y el Caribe 2007 (dato de Uruguay) Disponibles en:
www.eclac.org
País Año más reciente Índice
Argentina 2006 0,510
Bolivia 2007 0,565
Brasil 2007 0,590
Chile 2006 0,522
Colombia 2005 0,584
Costa Rica 2007 0,484
Ecuador 2007 0,540
El Salvador 2004 0,493
Guatemala 2006 0,585
Honduras 2007 0,580
México 2006 0,506
Nicaragua 2005 0,532
Panamá 2007 0,524
Paraguay 2007 0,539
Perú 2004 0,505
R. Dominicana 2007 0,556
Uruguay 2002 0,455
Venezuela 2007 0,427
Cuadro 7
América Latina: Producto Interno Bruto por Habitante
(tasas anuales de variación)
Milenio “las proyecciones actuales sugieren que las tasas de pobreza en los países
en desarrollo en general continuarán bajando en el 2009, pero a un ritmo inferior
al registrado antes de la crisis”.
57
Por otro lado, según CEPAL, “en 2008 habría conti-
nuado disminuyendo la incidencia de la pobreza, a un ritmo menor que en los años
inmediatamente anteriores, mientras que habría crecido levemente la cantidad de
pobres extremos o indigentes”
58
.
V Informe del Secretario General de FLACSO 41
Los efectos de la crisis sobre la incidencia de la pobreza extrema también están
relacionados con las posibilidades de erradicar el hambre. Al respecto antes de la
crisis financiera ya se habían empezado a sentir los efectos de la crisis alimentaria.
La extensión del hambre en las regiones en desarrollo está aumentando, y ha pasa-
do de un 16% en el 2006 a un 17% en el 2008. Para el caso de América Latina y el
Caribe, Naciones Unidas proyecta que la extensión del hambre no aumentó entre el
2006 y el 2008, pero tampoco logró disminuir. Se proyecta que el porcentaje será
nuevamente del 8%
62
. Y pese a que por la crisis financiera los precios han disminui-
do a nivel internacional, esto no ha contribuido para que a nivel local los alimentos
sean más asequibles para la mayoría de la población, por lo que este indicador se-
guirá deteriorándose
63
.
Además del impacto de la crisis en la pobreza y el hambre también habrá un im-
pacto negativo en otros Objetivos de Desarrollo del Milenio. Incluso países que iban
en camino a cumplir las metas hacia el 2015 (Brasil, Chile, Costa Rica, por ejemplo)
ahora tendrán más problemas para lograr las metas de educación primaria comple-
ta, igualdad de género en educación, mortalidad infantil y mortalidad materna y al
acceso al agua potable y a condiciones sanitarias mínimas
64
.
El impacto de la crisis es desigual entre los distintos países. Estas diferencias esta-
rán directamente relacionadas con el grado de avance que presentaban los países
en el logro del primer objetivo del milenio antes de la crisis. Brasil, Chile, Ecuador
y México ya habían alcanzado la meta, mientras Costa Rica presentaba un 95% de
avance. Otros cinco, Colombia, El Salvador, Nicaragua, Perú y Venezuela han avan-
zado a un ritmo similar o superior al esperado con porcentajes de progreso entre
65 y 90%. Las mayores brechas entre la situación actual y el umbral propuesto se
observan en Bolivia, Guatemala, Honduras y Paraguay donde superan los 12%
65
. Es
factible suponer que éstos últimos serán los más vulnerables a la crisis económica.
2. Impacto en la desigualdad
No puede visualizarse el impacto de la crisis regional solo mirando el crecimiento
económico y su incidencia en la pobreza. Será necesario mirar con atención qué
ocurre en relación con la distribución del ingreso. América Latina y el Caribe es
la región más inequitativa del mundo. Hay regiones tan pobres o incluso más que
Latinoamérica, sin embargo en ella no se evidencian los niveles de inequidad que
se manifiestan en la región. El quintil más rico absorbe más del 50% de los ingresos
y el 20% más pobre solo alcanza en el mejor de los casos a un 5%. Esta situación
debilita las capacidades de los Estados democráticos para gestionar participación
y acceso de toda la población a sus derechos fundamentales. Si no se resuelve, con
políticas amplias, fundadas en procesos consensuales nacionales, la inequidad se
perpetuará limitando las capacidades de acceso del conjunto de la población a los
bienes públicos que debe proveer el Estado así como efectivizar sus derechos.
62 ONU. Objetivos de Desarrollo del Milenio, p. 11.
63 ONU. Objetivos de Desarrollo del Milenio, p. 4.
64 Sánchez, Marco y Vos, Rob. “Impact of the global crisis on the achievement of the MDGS in Latin America”.
UN-DESA Working Paper No. 74. Naciones Unidas, junio 2009, pp. 1-5. Disponible en: http://www.un.org/
esa/desa/papers/2009/wp74_2009.pdf
65 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 18.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
42
De no reducirse la brecha entre ricos y pobres, las vulnerabilidades continuarán
expresándose en todas las sociedades latinoamericanas. De igual forma es previsi-
ble que se tensionarán los sistemas políticos, se dificulte la aplicación de la ley y se
incremente la violencia, a la vez que se reduzca la legitimidad de las instituciones
democráticas.
66 Organización de Estados Americanos (OEA). La crisis económica global: Efectos y estrategias políticas. Was-
hington D.C., Estados Unidos, OEA-Secretaría General, 2009. pp. 8-9.
67 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 48.
La incertidumbre que rodea la crisis económica hace que todavía no sea posible
cuantificar con algún grado de certeza cuál será su impacto sobre la desigualdad. La
experiencia histórica demuestra que cada recesión concentra el ingreso y amplía la
brecha social. En 20 crisis macroeconómicas en América Latina, en todos los casos
el nivel de pobreza aumentó y en los años posteriores se mantuvo en niveles más
elevados que antes del shock. La desigualdad aumentó en 15 de los 20 episodios
66
.
Hay ciertos efectos de la crisis que pueden profundizar la desigualdad. Primero, los
trabajadores menos calificados representan usualmente la mayor parte de los ocu-
pados de los estratos de menores ingresos. Entre ellos predominan trabajadores
por cuenta propia y los asalariados precarios, cuyos empleos resultan usualmente
más sensibles al ciclo económico. Esto llevaría a que sus remuneraciones sean las
más afectadas
67
. Muchos trabajan en la construcción, sector que como se señalaba
anteriormente es uno de los más afectados por la crisis, también en América Latina.
Segundo, el incremento del nivel de precios producto de la crisis alimentaria tam-
bién tiene un impacto distributivo. El alza de precios de los alimentos afecta más a
los más pobres por dos razones. Primero, por dedicar gran parte de sus recursos
a la alimentación, de modo que el alza de los alimentos tiene un efecto directo y
este es muy superior al del IPC. Segundo, los más pobres compran alimentos poco
o nada elaborados, cuyos precios están más influidos por el precio de la materia
Cuadro 7
América Latina: Producto Interno Bruto por Habitante
(Tasas anuales de variación)
a) Cifras preliminares
Fuente: CEPAL, Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2008. Disponible en: www.eclac.org
País 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008a)
Argentina -1,8 -5,4 -11,7 7,8 8,0 8,1 7,4 7,6 5,8
Bolivia 0,1 -0,6 0,2 0,4 1,9 2,2 2,6 2,4 3,7
Brasil 2,8 -0,2 1,2 -0,3 4,2 1,8 2,6 4,3 4,5
Chile 3,2 2,2 1,0 2,8 4,9 4,5 3,3 4,0 2,8
Colombia 1,3 0,6 0,9 3,0 3,1 4,2 5,3 6,3 1,7
Costa Rica -0,5 -1,0 0,9 4,4 2,4 4,0 6,9 5,5 1,6
Cuba 5,6 2,9 1,2 3,6 5,6 11,1 12,0 7,3 4,3
Ecuador 1,3 3,8 2,8 2,1 6,5 4,5 2,4 1,0 5,0
El Salvador 0,2 -0,2 0,4 0,5 0,1 1,3 2,4 2,9 1,3
Guatemala 1,2 -0,1 1,3 0,0 0,6 0,7 2,7 3,2 0,8
Honduras 3,6 0,6 1,7 2,5 4,1 3,9 4,2 4,2 1,7
México 5,1 -1,1 -0,1 0,6 3,2 2,3 3,7 2,0 0,6
Nicaragua 2,4 1,5 -0,6 1,2 4,0 2,9 2,5 2,4 1,7
Panamá 0,8 -1,3 0,4 2,3 5,6 5,4 6,7 9,7 7,5
Paraguay -5,3 0,0 -2,0 1,8 2,1 0,9 2,4 4,9 3,0
Perú 1,6 -1,1 3,7 2,8 3,9 5,5 6,3 7,6 8,2
Rep. Dominicana 3,9 0,1 4,1 -1,8 -0,3 7,6 9,0 6,9 3,0
Uruguay -1,8 -3,6 -11,0 2,2 11,9 6,6 6,8 7,2 11,2
Venezuela 1,8 1,5 -10,5 -9,4 16,2 8,4 8,5 6,6 3,1
América Latina 2,5 -1,0 -1,7 0,9 4,7 3,6 4,4 4,4 3,3
Cuadro 8
América Latina: Índice de Gini
Fuente: CEPAL, Anuario Estadístico de América Latina y
el Caribe 2008 y CEPAL, Anuario Estadístico de América
Latina y el Caribe 2007 (dato de Uruguay) Disponibles en:
www.eclac.org
País Año más reciente Índice
Argentina 2006 0,510
Bolivia 2007 0,565
Brasil 2007 0,590
Chile 2006 0,522
Colombia 2005 0,584
Costa Rica 2007 0,484
Ecuador 2007 0,540
El Salvador 2004 0,493
Guatemala 2006 0,585
Honduras 2007 0,580
México 2006 0,506
Nicaragua 2005 0,532
Panamá 2007 0,524
Paraguay 2007 0,539
Perú 2004 0,505
R. Dominicana 2007 0,556
Uruguay 2002 0,455
Venezuela 2007 0,427
Cuadro 8
América Latina: Índice de Gini
Fuente: Anuario Estadístico de América Latina
V Informe del Secretario General de FLACSO 43
prima, de modo que en coyunturas como la actual sufren más por el alza de precios
que otros grupos con más capacidad de pago
68
.
Por último, las restricciones al crédito han sido negativas para todos los estratos
poblacionales, pero los más afectados son aquellas personas de menores ingresos
al no ser considerados “sujetos de crédito” desde el punto de vista financiero. Esto
afecta directamente y en mayor grado a las micro y pequeñas empresas, lo cual
posee un efecto amplificador en el conjunto de los empleos.
Todos los factores mencionados auguran un escenario nada favorable en relación
con la desigualdad y la inequidad, de allí que será fundamental adoptar medidas y
políticas públicas con el fin de prevenir estas situaciones de deterioro, en especial
su impacto negativo en la polarización social y política. Éstas afectan la estabili-
dad democrática, las capacidades de gobernabilidad y la convivencia democrática
esenciales en la armonía de los sistemas políticos abiertos y democráticos.
Cuadro 9
América Latina y el Caribe:
Distribución del Ingreso en el Quintil más rico
y en el Quintil más pobre (En términos porcentuales)
Cuadro 10
Polarización Política: Tensiones Políticas
a) 31 aglomeraciones urbanas
b) Total urbano
Fuente: CEPAL. Anuario de estadístico de América Latina y el Caribe 2008. Disponible en:
www.eclac.org
País Año de la Encuesta Quintil más pobre Quintil más rico
Argentina a) 2006 b) 3,6 56,4
Bolivia 2007 2,0 60,5
Brasil 2007 2,6 63,3
Chile 2006 4,1 57,7
Colombia 2005 2,9 63,0
Costa Rica 2007 4,3 53,9
Ecuador 2007 3,5 59,0
El Salvador 2004 3,5 53,5
Guatemala 2002 3,7 59,3
Honduras 2007 1,9 61,1
México 2006 4,2 56,0
Nicaragua 2005 3,5 58,3
Panamá 2007 3,0 56,3
Paraguay 2007 3,1 58,4
Perú 2003 3,8 55,2
R. Dominicana 2007 2,8 59,9
Uruguay a) 2007 4,9 50,3
Venezuela 2007 5,1 48,3
Bolivia
Colombia
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Haití
Honduras
Nicaragua
Paraguay
Venezuela
Cuadro 9
América Latina y el Caribe: Distribución del Ingreso
en el Quintil más rico y en el Quintil más pobre
(En términos porcentuales)
68 García, El impacto de la crisis de los alimentos, p. 4.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
44
3. Impacto sobre la democracia
América Latina ha vivido un importante periodo democrático, aunque las institu-
ciones democráticas son débiles. El golpe de Estado y la crisis hondureña marcarán
un hito en esta tendencia histórica, de allí la importancia de recuperar lo más rá-
pidamente posible el Estado de Derecho y el imperio de la constitución. Todo esto
ratificará en nuestra región la decisión de hacer prevalecer los valores y principios
de la Carta Democrática de las Américas. Estas dos décadas de procesos demo-
cráticos han mostrado un importante apego a los procedimientos democráticos,
principalmente elecciones abiertas y cada vez más transparentes, aunque en los
últimos años han tendido a reaparecer cuestionamientos en los resultados electo-
rales. También las tendencias reeleccionistas, a partir de un cambio en las reglas
del juego, han erosionado la confianza ciudadana y polarizado muchas de las socie-
dades de la región.
Una tarea esencial de la democracia es que esta “se haga cargo de las demandas
de quienes han estado históricamente postergados. (…) lo que estamos hablan-
do, justamente, es como la democracia, más allá de ser naturalmente una demo-
Gráfico 10
América Latina y el Caribe: Distribución del Ingreso
en el Quintil más rico y en el Quintil más pobre
(En términos porcentuales)
Uruguay
Rep. Dominicana
Perú
Paraguay
Panamá
Nicaragua
México
Honduras
Guatemala
El Salvador
Ecuador
Costa Rica
Colombia
Chile
Brasil
Bolivia
Argentina
0 10
Quintil más rico Quintil más pobre
20 30 40 50 60 70
Nota: Los datos corresponden al año en que se realizó la última encuesta en cada país. Además los casos de
Argentina y Uruguay refieren al área urbana.
Fuente: CEPAL. Anuario de Estadísticas de América Latina y el Caribe 2008. Disponible en: www.eclac.org
V Informe del Secretario General de FLACSO 45
69 Bachelet, Michel “Discurso inaugural en el XXI Congreso Mundial de Ciencia Política”, Santiago. 13 de julio
2009. Disponible en: www.presidencia.cl
cracia representativa, que elija a quienes lo representan, que sea una democracia
que realmente garantice que los ciudadanos puedan realmente tener igualdad de
oportunidades.”
69
Esto significa expandir y profundizar la ciudadanía, fortalecer y
efectivizar los derechos de las personas. En ello el rol de las políticas públicas es
esencial. En la construcción de estas políticas públicas que promueven la participa-
ción, los derechos y la profundización de la democracia, es indispensable construir
consensos sólidos en cada una de las sociedades en donde el Estado democrático
tenga una capacidad de liderazgo fundamental, lo que permitirá alcanzar las Metas
del Milenio para el conjunto de la ciudadanía, también profundizar y efectivizar la
democracia, reduciendo la exclusión y mitigando las desigualdades.
Cuidar la democracia, fortalecerla, significa actuar en contra de viejas prácticas de
los sistemas políticos de la región, como son: el clientelismo, la demagogia y el me-
sianismo. Una tarea esencial es promover la confianza interpersonal y en relación
con las instituciones democráticas; ampliar los espacios de participación e iniciati-
vas de los ciudadanos en los contextos democráticos constitucionales de cada país,
todo ello en un marco de una mayor transparencia y acceso a la información. El
resultado serán ciudadanos y ciudadanas más informados que apoyen y respalden
los sistemas políticos democráticos, pero que, a la vez, puedan exigir y demandar
a sus gobiernos para satisfacer los mínimos sociales que demanda la cohesión e
integración nacional y de la región latinoamericana y caribeña.
4. Más demandas al Estado
El cambio de paradigma no sólo afecta a los marcos teóricos con los cuales se ana-
liza la realidad y se construyen hipótesis sobre las cuales se toman decisiones. El
cambio de paradigma, luego del fracaso del Consenso de Washington, evidenciado
en el colapso generado por la crisis financiera, obliga también a repensar el rol del
Estado, en sus capacidades para actuar en el contexto de la globalización, tanto
en relación con los fenómenos transnacionales y globales (pandemias, cambio cli-
mático, crimen organizado, entre otros), como frente a cuestiones estrictamente
locales ligadas a la convivencia democrática y la cohesión social. Es sobre los go-
biernos democráticos y sus instituciones donde se focalizan las demandas de las y
los ciudadanos, desde las demandas básicas de protección y seguridad – frente a la
delincuencia local y transnacional – como a otras necesidades esenciales ligadas a
la salud, la alimentación, la vivienda. Es decir, una demanda de efectivización de
bienes públicos nacionales cuya concreción permite la cohesión social, la convi-
vencia democrática y una mayor armonía cívica, así como en los debates políticos.
La democracia electoral está en pleno funcionamiento en América Latina y el Ca-
ribe. El apoyo a la democracia se ha mantenido constante en la última década en
un promedio que fluctúa alrededor del 57%. Esto refleja que la democracia en la
región tiene un apoyo significativo, sin embargo el grado de satisfacción con la de-
mocracia evidencia un gran descontento. Solo un 37% de los y las latinoamericanas
consultados señalan que están satisfechos con la democracia. Eso significa que una
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
46
inmensa mayoría no encuentra respuestas a sus principales demandas o preocupa-
ciones en los sistemas democráticos de la región.
Lo anterior se manifiesta en que en muchos de los países las sociedades se encuen-
tran fracturadas. Así también, en otros países, las tensiones políticas polarizan a la
sociedad. Muchas de estas tensiones se expresan de manera violenta generando
inestabilidad y crisis política. La carencia de respuestas genera frustración, des-
apego e insatisfacción con los gobiernos democráticos. Todo ello en algunos casos
es un detonante de la “democracia de la calle”. Esta forma particular de protesta ha
incidido en la estabilidad de los sistemas políticos de la región e incluso ha obligado
a la renuncia anticipada de mandatarios.
Un problema compartido por los Estados latinoamericanos es que fueron desman-
telados, triturados y reducidos en la inmensa mayoría de los países, a lo largo de las
dos décadas en las que imperó una mirada neoliberal sin contrapesos. Esta colocó
exclusivamente el acento en el mercado sin ningún tipo de regulación. El resultado
fueron Estados desarticulados, sin recursos y con bajas capacidades de acción. En
el contexto de la crisis el liderazgo democrático debe simultáneamente reconstruir
las capacidades estatales, en particular su capacidad de regulación. A la vez, debe
tomar medidas de emergencia, tanto de carácter macroeconómico como políticas,
para enfrentar los graves impactos de la crisis financiera en cada uno de nuestros
países y que posee efectos devastadores en nuestras sociedades. Esto en un marco
de demandas crecientes sobre estos débiles Estados.
Gráfico 11
América Latina: Apoyo a la democracia, 2008
(En términos porcentuales)
Gobierno
Democrático
1996
70
60
50
40
30
20
10
0
1997 1998 1999
2000
2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
Gobierno
Autoritario
Indiferente NR/NS
Fuente: Corporación Latinobarómetro. Informe Latinobarómetro 2008. Disponible en: www.latinobarometro.org
V Informe del Secretario General de FLACSO 47
El Estado debe hacerse responsable y poseer las capacidades mínimas para garanti-
zar los bienes públicos esenciales que permitan alcanzar la cohesión social y darles
seguridad a las y los ciudadanos. Si no lo hace todo esto se traduce en situaciones
críticas en las cuales los gobiernos no pueden resolver las demandas básicas de la
sociedad y aparecen casi como “Estados fallidos”, es decir, Estados donde no opera
la Constitución, el Estado de Derecho, ni las garantías básicas para su población.
Estas pueden ser situaciones extremas en la región, pero debe tenerse en cuenta
que la crisis financiera global puede empujar a muchos Estados a una situación de
parálisis en la cual no puedan responder a las demandas crecientes de sus ciudada-
nos y ciudadanas para obtener los mínimos sociales necesarios para su subsisten-
cia. De allí que reforzar el Estado democrático en la región es tarea fundamental.
5. Tensión a los sistemas políticos
América Latina presenta un nuevo mapa político que ha tendido a consolidarse.
Los diferentes sistemas políticos poseen distintas miradas y prácticas diversas en
distintos ámbitos. Entre otros, se diferencian en aspectos tales como el rol del Es-
tado y el mercado, la inserción internacional, el papel de la inversión extranjera y
la función de las instituciones en el contexto democrático. Las propuestas políticas
tienden a polarizarse en los ciclos electorales y en situaciones de crisis. La crisis fi-
nanciera y su impacto en la economía real de los países latinoamericanos ha tensio-
nado los sistemas políticos y los espacios para el debate y expresión de propuestas.
La incertidumbre y el miedo propician estallidos sociales. Ya se han visto algunas
Gráfico 12
América Latina: Satisfacción con la Democracia. 2008
(En términos porcentuales)
Uruguay
Venezuela
R. Dominicana
Costa Rica
Colombia
Nicaragua
Chile
El Salvador
Brasil
América Latina
Ecuador
Panamá
Argentina
Bolivia
Guatemala
Honduras
México
Paraguay
Perú
71
49
47
44
44
39
39
38
38
37
37
35
34
33
27
24
23
22
16
0 10 20 30 40 50 60 70 80
Fuente: Corporación Latinobarómetro. Informe Latinobarómetro 2008. Disponible en: www.latinobarometro.org
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
48
expresiones de esto. El caso de Perú es quizás el que mayor relevancia mediática ha
tenido por las protestas en la Amazonía, que dejan un saldo de casi medio centenar
de muertos. La plataforma de quienes protestan contra el gobierno exige la renun-
cia de las principales autoridades políticas, en una reedición, en un tono menor, al
que se expresó en Argentina, en el año 2001, con el “que se vayan todos”. El Golpe
de Estado en Honduras es interpretado, principalmente, desde el liderazgo de los
países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), como una reacción con-
traria al cambio promovido por los países agrupados en torno a esta alianza políti-
ca. Para quienes lo apoyan, el golpe es un triunfo sobre el comunismo.
Las tensiones en los sistemas políticos se
están incrementando porque la crisis finan-
ciera posee repercusiones inmediatas so-
bre los recursos fiscales. Los Estados están
recaudando menos impuestos, tanto por el
menor volumen de actividad en todos los
países como por un rezago en los pagos.
Los gobiernos tienen menos recursos y
más demandas. Cuando tratan de acceder
a los créditos estos se encuentran cerrados,
tanto para ellos como para el sector priva-
do. La crisis obliga a una mayor inversión
social pero no se tienen recursos ni existe la
posibilidad efectiva de incrementar los dé-
ficit, lo que se traduce en tensión política,
discrepancias parlamentarias y crecientes protestas sociales. En este contexto lo
peor pudiese ser la militarización de la política. Se debe evitar la criminalización de
la protesta social. Para ello se deben buscar formas de diálogo permanentes que
procuren encontrar soluciones consensuadas entre los principales actores en cada
una de las sociedades y regímenes políticos.
El panorama de prácticamente 20 años de las crisis políticas nacionales y tensiones
internacionales, en América Latina y el Caribe, muestra al menos 46 incidentes im-
portantes que se han manifestado en la salida anticipada, de sus plazos constitucio-
nales, de doce Jefes de Estado. El último de los casos fue el caso de Manuel Zelaya
en Honduras en junio del presente año por un golpe de Estado.
Cuadro 9
América Latina y el Caribe:
Distribución del Ingreso en el Quintil más rico
y en el Quintil más pobre (En términos porcentuales)
Cuadro 10
Polarización Política: Tensiones Políticas
a) 31 aglomeraciones urbanas
b) Total urbano
Fuente: CEPAL. Anuario de estadístico de América Latina y el Caribe 2008. Disponible en:
www.eclac.org
País Año de la Encuesta Quintil más pobre Quintil más rico
Argentina a) 2006 b) 3,6 56,4
Bolivia 2007 2,0 60,5
Brasil 2007 2,6 63,3
Chile 2006 4,1 57,7
Colombia 2005 2,9 63,0
Costa Rica 2007 4,3 53,9
Ecuador 2007 3,5 59,0
El Salvador 2004 3,5 53,5
Guatemala 2002 3,7 59,3
Honduras 2007 1,9 61,1
México 2006 4,2 56,0
Nicaragua 2005 3,5 58,3
Panamá 2007 3,0 56,3
Paraguay 2007 3,1 58,4
Perú 2003 3,8 55,2
R. Dominicana 2007 2,8 59,9
Uruguay a) 2007 4,9 50,3
Venezuela 2007 5,1 48,3
Bolivia
Colombia
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Haití
Honduras
Nicaragua
Paraguay
Venezuela
V Informe del Secretario General de FLACSO 49
Cuadro 11
Destitución y renuncias de Presidentes.
Crisis Políticas y tensiones internacionales graves. 1990-2009
País / Año 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 07 08 09
Argentina
Belice
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Haití
Honduras
México
Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
Surinam
Uruguay
Venezuela
Fuente: Elaboración propia
Destitución / renuncia del presidente
Golpes de Estado
Levantamiento o tensión militar

Tensiones internacionales graves
Crisis política, cuestionamientos serios de
los resultados electorales
Cuadro 14
AméricaLatina:Confianzaenlasinstituciones,2008
Cuadro comparativo (En términos porcentuales)
Fuente: Consorcio Iberoamericano de Investigaciones de Mercado y Asesoramiento. Barómetro Iberoamericano de
Gobernabilidad 2008. Disponible en: http://www.cimaiberoamerica.com/ y Corporación Latinobarómetro. Informe
Latinobarómetro 2008. Disponible en: www.latinobarometro.org
Cuadro 12
América Latina: Mandatos Presidenciales Interrumpidos, 1992-2009.
País Fecha Presidente
Brasil Setiembre 1992 Fernando Collor de Mello
Guatemala Mayo 1993 Jorge Serrano Elías
Venezuela Agosto 1993 Carlos Andrés Pérez
Ecuador Febrero 1997 Abdalá Bucarám
Paraguay Marzo 1999 Raúl Cubas Grau
Ecuador Enero 2000 Jamil Mahuad
Perú Noviembre 2000 Alberto Fujimori
Argentina Diciembre 2001 Fernando de la Rúa
Bolivia Octubre 2003 Gonzalo Sánchez Lozada
Bolivia Marzo 2005 Carlos Mesa
Ecuador Abril 2005 Lucio Gutiérrez
Honduras Junio 2009 Manuel Zelaya
LB IB +/- LB IB +/- LB IB +/- LB IB +/-
Argentina 14 10 4 31 13 18 45 51 6 47 42 5
Bolivia 12 8 4 25 27 2 47 43 4 44 42 2
Brasil 20 13 7 34 23 11 60 59 1 62 55 7
Chile 16 5 11 32 11 21 54 49 5 51 36 15
Colombia 20 20 0 28 29 1 54 63 9 54 53 1
Costa Rica 20 17 3 27 19 8 48 61 13 44 51 7
Ecuador 15 4 11 36 5 31 45 61 16 42 48 6
El Salvador 39 16 23 48 22 26 42 44 2 40 39 1
Guatemala 23 30 7 22 22 0 40 33 7 35 34 1
Honduras 20 26 6 26 31 5 54 64 10 48 47 1
México 17 12 5 31 30 1 48 60 12 42 44 2
Nicaragua 24 14 10 23 22 1 52 69 17 43 65 22
Panamá 16 11 5 18 9 9 54 52 2 49 40 9
Paraguay 23 5 18 41 9 32 71 69 2 65 71 6
Perú 11 4 7 12 7 5 41 41 0 35 34 1
R. Dominicana 27 34 7 38 36 2 60 66 6 55 59 4
Uruguay 36 40 4 50 55 5 54 36 18 52 26 26
Venezuela 32 15 17 41 42 1 55 34 21 51 42 9
América Latina 21 14 7 32 24 8 51 55 4 48 48 0
Partidos
Políticos
País
Congreso Televisión Prensa
Además de las condiciones estructurales generadas por los factores ligados a la
inequidad en cada uno de los países, el factor corrupción se constituye en un ele-
mento esencial que es percibido por la ciudadanía como determinante, en su grado
de satisfacción o insatisfacción, con el gobierno y con la legitimidad de las institu-
ciones democráticas.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
50
2007
Chile,
Uruguay
Brasil,
Colombia,
Costa Rica,
Cuba,
El Salvador,
México,
Panamá,
Perú,
R. Dominicana
Argentina,
Bolivia,
Ecuador,
Guatemala,
Honduras,
Nicaragua,
Ecuador,
Paraguay,
Venezuela
Fuente: Elaboración propia basada en datos de Transparencia Internacional. En: www.transparency.org
Cuadro 13
América Latina: Índice de Corrupción Percibida, 2004-2008.
2008
Uruguay
Brasil,
Bolivia,
Chile,
Cuba,
México,
Guatemala,
El Salvador,
Costa Rica,
Panamá,
Colombia,
Perú,
R. Dominicana
Argentina
Honduras,
Nicaragua,
Ecuador,
Paraguay,
Venezuela
2006
Chile,
Uruguay
Brasil,
Cuba,
México,
El Salvador,
Costa Rica,
Panamá,
Colombia,
Perú
Argentina,
Bolivia,
Guatemala,
Honduras,
Nicaragua,
Ecuador,
Paraguay,
R. Dominicana
Venezuela
2004
Chile,
Uruguay
Brasil,
Cuba,
México,
El Salvador,
Costa Rica,
Panamá,
Colombia,
Perú
Argentina,
Bolivia
Guatemala,
Honduras,
Nicaragua,
Ecuador,
Paraguay,
R. Dominicana
Venezuela
Nivel de Corrupción
Corrupción Baja
(7-10)
Corrupción
Media (3-6,9)
Corrupción Alta
(1-2,9)
Una de las mayores debilidades que muestran los sistemas políticos de la región
se refiere al bajo grado de confianza que posee la ciudadanía en los partidos po-
líticos, en la institución parlamentaria e, incluso, en la institución judicial. La falta
de apoyo y de confianza en las instituciones básicas de la democracia debilita la
gobernabilidad y con ello se produce un círculo vicioso negativo que refuerza las
oportunidades para la corrupción y los actos políticos ilícitos desde el poder. Esta
situación conlleva a un incremento de las tensiones, lo cual genera incertidumbre
sobre el conjunto del sistema político afectándolo gravemente.
V Informe del Secretario General de FLACSO 51
Cuadro 14
AméricaLatina:Confianzaenlasinstituciones,2008
Cuadro comparativo (En términos porcentuales)
Fuente: Consorcio Iberoamericano de Investigaciones de Mercado y Asesoramiento. Barómetro Iberoamericano de
Gobernabilidad 2008. Disponible en: http://www.cimaiberoamerica.com/ y Corporación Latinobarómetro. Informe
Latinobarómetro 2008. Disponible en: www.latinobarometro.org
Cuadro 12
América Latina: Mandatos Presidenciales Interrumpidos, 1992-2009.
País Fecha Presidente
Brasil Setiembre 1992 Fernando Collor de Mello
Guatemala Mayo 1993 Jorge Serrano Elías
Venezuela Agosto 1993 Carlos Andrés Pérez
Ecuador Febrero 1997 Abdalá Bucarám
Paraguay Marzo 1999 Raúl Cubas Grau
Ecuador Enero 2000 Jamil Mahuad
Perú Noviembre 2000 Alberto Fujimori
Argentina Diciembre 2001 Fernando de la Rúa
Bolivia Octubre 2003 Gonzalo Sánchez Lozada
Bolivia Marzo 2005 Carlos Mesa
Ecuador Abril 2005 Lucio Gutiérrez
Honduras Junio 2009 Manuel Zelaya
LB IB +/- LB IB +/- LB IB +/- LB IB +/-
Argentina 14 10 4 31 13 18 45 51 6 47 42 5
Bolivia 12 8 4 25 27 2 47 43 4 44 42 2
Brasil 20 13 7 34 23 11 60 59 1 62 55 7
Chile 16 5 11 32 11 21 54 49 5 51 36 15
Colombia 20 20 0 28 29 1 54 63 9 54 53 1
Costa Rica 20 17 3 27 19 8 48 61 13 44 51 7
Ecuador 15 4 11 36 5 31 45 61 16 42 48 6
El Salvador 39 16 23 48 22 26 42 44 2 40 39 1
Guatemala 23 30 7 22 22 0 40 33 7 35 34 1
Honduras 20 26 6 26 31 5 54 64 10 48 47 1
México 17 12 5 31 30 1 48 60 12 42 44 2
Nicaragua 24 14 10 23 22 1 52 69 17 43 65 22
Panamá 16 11 5 18 9 9 54 52 2 49 40 9
Paraguay 23 5 18 41 9 32 71 69 2 65 71 6
Perú 11 4 7 12 7 5 41 41 0 35 34 1
R. Dominicana 27 34 7 38 36 2 60 66 6 55 59 4
Uruguay 36 40 4 50 55 5 54 36 18 52 26 26
Venezuela 32 15 17 41 42 1 55 34 21 51 42 9
América Latina 21 14 7 32 24 8 51 55 4 48 48 0
Partidos
Políticos
País
Congreso Televisión Prensa
6. Dificultad de la gobernabilidad democrática
Dos ámbitos en los cuales las dificultades en la gobernabilidad se expresan con
fuerza son el respeto al Estado de Derecho, y el monopolio en el ejercicio de la fuer-
za por parte del Estado. El incremento de las tasas de mortalidad por homicidios
en la región, muestra una de las facetas más graves y urgentes que es necesario
atender.
Los estudios efectuados por diversas entidades, en especial la OMS, muestran que
la inequidad es el mejor predictor sobre la violencia. Situaciones de inequidad con-
juntamente con un fácil acceso a las armas livianas, a las drogas y al alcohol inciden
directamente en el incremento en las tasas de homicidios dolosos, lo que repercute
en las percepciones de la seguridad ciudadana y en las demandas sobre el Estado.
En el actual contexto, los impactos sobre las personas de la crisis financiera global
y sobre las demandas al Estado en materia de seguridad se han incrementado. La
respuesta es débil por la carencia de recursos; es equívoca en cuanto al aumento
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
52
automático de las penas; y es contraproducente con la aplicación de “políticas de
mano dura”. Es necesario mejorar las formas de coordinación entre las institucio-
nes nacionales y, a su vez, en el ámbito regional para enfrentar las crecientes de-
mandas de cooperación en este ámbito.
Gráfico 13
América Latina: Tasa de Mortalidad por Suicidios y Homicidios. 2000-2004.
(100 mil habitantes)
Gráfico 14
Tasa de Homicidios Comparadas
(100 mil habitantes)
Colombia
El Salvador
Venezuela
Brasil
América Latina
AL y C
Guatemala
Paraguay
Ecuador
Nicaragua
Panamá
México
R. Dominicana
Argentina
Costa Rica
Chile
Uruguay
Perú
Tasa de Suicidios
0 10 20 30 40 50 60 70 80
Tasa de Homicidios
Medio Oriente/SO Asia
Africa del Norte
Oeste/Centro de Europa
Oceanía
Sudeste de Europa
Sur de Asia
Norte América
Este de Africa
Asia Central
Europa del Este
Centroamérica
Este / SE Asia
Sudamérica
Sur / Oeste Africa
Caribe
0
1
1
2
3
3
4
7
8
9
17
22
22
26
29
5 10 15 20 25 30
30
Fuente: OPS. Situación de Salud en las Américas: Indicadores Básicos 2007. Disponible en: www.paho.org
Fuente: Naciones Unidas y Banco Mundial. Crime, Violence and Development: Trends, Costs and Policy Options
in the Caribbean, Washington D.C., 2007.
V Informe del Secretario General de FLACSO 53
Ya antes de la crisis, los Estados de la región evidenciaban graves dificultades en
la aplicación de la ley para todos. El Estado de Derecho se encontraba erosionado
por la corrupción y, en muchos casos por el crimen organizado. Las debilidades
institucionales dificultaban un efectivo ejercicio de los derechos del conjunto de
las y los ciudadanos. Manifiestan que la ley no se aplica de igual forma para todos.
La falta de imperio de la ley y, en muchos casos, la pérdida del monopolio de la
fuerza, afectan gravemente la gobernabilidad y provocan poco apoyo a los siste-
mas democráticos y a los gobiernos urgidos en los procesos electorales. La falta
de participación ciudadana se ha incrementado en la mayoría de los países y ello
es reflejo de la falta de confianza en la institucionalidad democrática y en especial
en las instituciones que le sirven de soporte, como son los partidos políticos, los
parlamentos y un poder judicial independiente. Todo esto se traduce en un menor
apoyo a la democracia, lo que redunda en una mayor permisividad de actitudes,
propuestas y acciones no democráticas, que surgen en las distintas sociedades.
El crimen organizado está inhibiendo el ejercicio de derechos básicos de los ciuda-
danos y las ciudadanas. Estos quedan “prisioneros” en sus hogares y han perdido
muchos espacios públicos que hoy están en manos de delincuentes armados. La
libertad de circulación se ha perdido o restringido en muchas áreas de las ciudades
latinoamericanas o a determinadas horas en las distintas urbes. El Estado ha de-
jado de estar presente en muchos de estos espacios. La cara visible del Estado no
puede ser únicamente la de la fuerza y la represión. El Estado debe estar presente
en el conjunto del territorio a través de sus diferentes instrumentos y marcos insti-
tucionales, en especial la educación, la salud, la vivienda, las obras públicas, la cul-
tura. En fin, todo aquello que hace a la construcción de una fuerte cohesión social;
elemento esencial para la armonía política y la convivencia democrática.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
54
E
f
e
c
t
o
s

d
e

1
e
r
a

g
e
n
e
r
a
c
i
ó
n
(
e
c
o
n
ó
m
i
c
o
s
)
a
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e

l
a
s

e
x
p
o
r
t
a
c
i
o
n
e
s

y

r
e
d
u
c
c
i
ó
n

d
e
l

f
l
u
j
o

d
e

c
a
p
i
t
a
l
e
s
.
b
.

R
e
d
u
c
c
i
ó
n

d
e

i
n
g
r
e
s
o
s

f
i
s
c
a
l
e
s

a
s
o
c
i
a
d
o
s

a

l
a

e
x
p
o
r
t
a
c
i
ó
n
c
.


D
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

l
a

c
u
e
n
t
a

c
o
r
r
i
e
n
t
e

d
e

l
a

b
a
l
a
n
-
z
a

d
e

p
a
g
o
s
.
d
.

D
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

l
a

s
i
t
u
a
c
i
ó
n

f
i
s
c
a
l

(
d
é
f
i
c
i
t
)
.
e
.


P
r
e
s
i
o
n
e
s

s
o
b
r
e

e
l

t
i
p
o

d
e

c
a
m
b
i
o
,

p
r
e
c
i
o
s
.
f
.


R
e
d
u
c
c
i
ó
n

d
e

l
a

i
n
v
e
r
s
i
ó
n
a
.


R
e
d
u
c
c
i
ó
n

d
e

g
a
s
t
o
s

e
n

c
o
n
s
u
m
o
,

i
n
v
e
r
s
i
ó
n
b
.


D
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

l
a

c
u
e
n
t
a

c
o
r
r
i
e
n
t
e

d
e

l
a

b
a
l
a
n
-
z
a

d
e

p
a
g
o
s
.
a
.

D
i
s
m
i
n
u
c
i
ó
n

d
e
l

f
l
u
j
o

d
e

d
i
v
i
s
a
s
.
b
.


R
e
d
u
c
c
i
ó
n

d
e

g
a
s
t
o
s

e
n

c
o
n
s
u
m
o
,

i
n
v
e
r
s
i
ó
n
c
.


D
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

l
a

c
u
e
n
t
a

c
o
r
r
i
e
n
t
e

d
e

l
a

b
a
l
a
n
-
z
a

d
e

p
a
g
o
s
.
d
.

D
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

l
a

s
i
t
u
a
c
i
ó
n

f
i
s
c
a
l

(
d
é
f
i
c
i
t
)
.
a
.

D
i
f
i
c
u
l
t
a
d

d
e

a
c
c
e
s
o

y

e
n
c
a
r
e
c
i
m
i
e
n
t
o

d
e

f
u
e
n
t
e
s

d
e

f
i
n
a
n
c
i
a
m
i
e
n
t
o

(
p
ú
b
l
i
c
o

y

p
r
i
v
a
-
d
o
)
.
b
.

D
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

l
a

s
i
t
u
a
c
i
ó
n

f
i
s
c
a
l

(
d
é
f
i
c
i
t
)
.

c
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e

l
a

i
n
v
e
r
s
i
ó
n
.
d
.


P
r
e
s
i
o
n
e
s

s
o
b
r
e

e
l

t
i
p
o

d
e

c
a
m
b
i
o
,

p
r
e
c
i
o
s
.
a
.


S
a
l
i
d
a

d
e

c
a
p
i
t
a
l
e
s

(
d
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

B
d
P
)
.
b
.

A
l
z
a

d
e

t
a
s
a
s

d
e

i
n
t
e
r
é
s
.
c
.

R
i
e
s
g
o

d
e

i
n
s
o
l
v
e
n
c
i
a

d
e
l

s
e
c
t
o
r

f
i
n
a
n
c
i
e
r
o
.
d
.


P
r
e
s
i
o
n
e
s

s
o
b
r
e

e
l

t
i
p
o

d
e

c
a
m
b
i
o
,

p
r
e
c
i
o
s
.
e
.


R
e
d
u
c
c
i
ó
n

d
e
l

a
h
o
r
r
o

y

d
e

l
a

i
n
v
e
r
s
i
ó
n
.
a
.


P
r
e
s
i
ó
n

s
o
b
r
e

e
l

n
i
v
e
l

d
e

p
r
e
c
i
o
s
.
b
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e
l

s
a
l
a
r
i
o

r
e
a
l
.
c
.


S
a
l
i
d
a

d
e

c
a
p
i
t
a
l
e
s

(
d
e
t
e
r
i
o
r
o

d
e

B
d
P
)
.
d
.


R
i
e
s
g
o

d
e

f
u
e
r
t
e

d
e
p
r
e
c
i
a
c
i
ó
n
/
d
e
v
a
l
u
a
c
i
ó
n
.
e
.

P
r
e
s
i
ó
n

s
o
b
r
e

e
l

s
e
c
t
o
r

f
i
n
a
n
c
i
e
r
o

y

d
e
p
ó
s
i
-
t
o
s

b
a
n
c
a
r
i
o
s
.
f
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e

l
a

i
n
v
e
r
s
i
ó
n
.
C
a
í
d
a

d
e
l

p
r
e
c
i
o

i
n
t
e
r
n
a
c
i
o
n
a
l

d
e

l
a
s
m
a
t
e
r
i
a
s

p
r
i
m
a
s
.
R
e
d
u
c
c
i
ó
n

d
e
l
f
l
u
j
o

d
e

r
e
m
e
s
a
s
.
C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n
d
e
l

t
u
r
i
s
m
o
.
R
a
c
i
o
n
a
m
i
e
n
t
o

d
e

l
a
s

f
u
e
n
t
e
s

d
e
f
i
n
a
n
c
i
a
m
i
e
n
t
o
i
n
t
e
r
n
a
c
i
o
n
a
l

/
n
a
c
i
o
n
a
l
I
n
e
s
t
a
b
i
l
i
d
a
d

d
e

l
o
s
m
e
r
c
a
d
o
s

f
i
n
a
n
c
i
e
r
o
s

y

d
e

c
a
p
i
t
a
l

d
e

l
a

r
e
g
i
ó
n
.
V
o
l
a
t
i
l
i
d
a
d

d
e
l

t
i
p
o
d
e

c
a
m
b
i
o
.
E
f
e
c
t
o
s

d
e

2
d
a

g
e
n
e
r
a
c
i
ó
n
(
s
o
c
i
a
l
e
s
)
a
.


A
u
m
e
n
t
o

d
e
l

d
e
s
e
m
p
l
e
o

e
n

l
o
s

s
e
c
t
o
r
e
s


d
e

e
x
p
o
r
t
a
c
i
ó
n
,

m
a
y
o
r

i
n
f
o
r
m
a
l
i
d
a
d
.
b
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e
l

i
n
g
r
e
s
o

d
i
s
p
o
n
i
b
l
e
c
.


I
n
c
r
e
m
e
n
t
o

d
e

n
i
v
e
l
e
s

d
e

p
o
b
r
e
z
a

y

d
e
s
i
g
u
a
l
d
a
d
.
a
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e
l

i
n
g
r
e
s
o

d
i
s
p
o
n
i
b
l
e
b
.


R
e
t
o
r
n
o

d
e

i
n
m
i
g
r
a
n
t
e
s

a
l

p
a
í
s

d
e

o
r
i
g
e
n
.
c
.


I
n
c
r
e
m
e
n
t
o

d
e

n
i
v
e
l
e
s

d
e

p
o
b
r
e
z
a

y

d
e
s
i
g
u
a
l
d
a
d
.
d
.


A
u
m
e
n
t
o

d
e
l

d
e
s
e
m
p
l
e
o
,

i
n
f
o
r
m
a
l
i
d
a
d
.
a
.


A
u
m
e
n
t
o

d
e
l

d
e
s
e
m
p
l
e
o

e
n

e
l

s
e
c
t
o
r

t
u
r
i
s
m
o
,

i
n
f
o
r
m
a
l
i
d
a
d
.
b
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e
l

i
n
g
r
e
s
o

d
i
s
p
o
n
i
b
l
e
.
c
.


I
n
c
r
e
m
e
n
t
o

d
e

n
i
v
e
l
e
s

d
e

p
o
b
r
e
z
a

y

d
e
s
i
g
u
a
l
d
a
d
.
a
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e
l

g
a
s
t
o

p
ú
b
l
i
c
o


/

g
a
s
t
o

s
o
c
i
a
l

/

g
a
s
t
o

d
e

c
a
p
i
t
a
l
.
b
.


I
n
c
r
e
m
e
n
t
o

d
e

i
n
f
o
r
m
a
l
i
d
a
d
,

n
i
v
e
l
e
s

d
e

p
o
b
r
e
z
a

y

d
e
s
i
g
u
a
l
d
a
d
.
a
.


C
o
n
t
r
a
c
c
i
ó
n

d
e
l

i
n
g
r
e
s
o

p
e
r
m
a
n
e
n
t
e

(
f
o
n
d
o
s

d
e

p
e
n
s
i
ó
n
,

s
e
g
u
r
i
d
a
d

s
o
c
i
a
l
)
.
b
.


I
n
c
r
e
m
e
n
t
o

d
e

i
n
f
o
r
m
a
l
i
d
a
d
,

n
i
v
e
l
e
s

d
e

p
o
b
r
e
z
a

y

d
e
s
i
g
u
a
l
d
a
d
.
a
.


C
a
í
d
a

d
e
l

i
n
g
r
e
s
o

d
i
s
p
o
n
i
b
l
e

(
p
e
r
d
i
d
a

d
e

p
o
d
e
r

a
d
q
u
i
s
i
t
i
v
o
)
.
b
.


I
n
c
r
e
m
e
n
t
o

d
e

n
i
v
e
l
e
s

d
e

i
n
f
o
r
m
a
l
i
d
a
d

y

p
o
b
r
e
z
a
E
f
e
c
t
o
s

d
e
3
e
r
a

g
e
n
e
r
a
c
i
ó
n
(
p
o
l
í
t
i
c
o
s
)
a
.

A
u
m
e
n
t
o

d
e

l
a

c
o
n
f
l
i
c
t
i
v
i
d
a
d

s
o
c
i
a
l
b
.


D
e
m
a
n
d
a
s

s
o
b
r
e

e
l

E
s
t
a
d
o

p
a
r
a

c
o
m
p
e
n
-
s
a
r

l
a

c
a
í
d
a

d
e

i
n
g
r
e
s
o
s
.
c
.


P
r
e
s
i
ó
n

s
o
b
r
e

p
o
l
í
t
i
c
a

i
m
p
o
s
i
t
i
v
a
.
d
.


A
b
a
r
c
a

y

p
u
e
d
e

m
o
v
i
l
i
z
a
r

a
m
p
l
i
o
s

s
e
c
t
o
r
e
s


s
o
c
i
a
l
e
s
.
a
.


F
u
e
r
t
e

a
u
m
e
n
t
o

d
e

l
a

t
e
n
s
i
ó
n

c
o
n

s
e
c
t
o
r
e
s

d
e

i
n
g
r
e
s
o

m
e
d
i
a
n
o
s

b
a
j
o
s

y

b
a
j
o
s
,

p
a
r
t
i
c
u
-
l
a
r
m
e
n
t
e

a
f
e
c
t
a
d
o
s

p
o
r

l
a

c
r
i
s
i
s
.
b
.


D
i
f
e
r
e
n
c
i
a
d
o

d
e
l

c
a
s
o

r
u
r
a
l
.
c
.


S
e

s
u
m
a
n

d
o
s

s
e
c
t
o
r
e
s

d
e

d
e
m
a
n
d
a
s

f
u
e
r
t
e
s
.
d
.


A
b
a
r
c
a

y

p
u
e
d
e

m
o
v
i
l
i
z
a
r

a
m
p
l
i
o
s

s
e
c
t
o
r
e
s

s
o
c
i
a
l
e
s
a
.

B
a
j
o

e
f
e
c
t
o

p
o
l
í
t
i
c
o

i
n
m
e
d
i
a
t
o

e
n

t
é
r
m
i
n
o
s

d
e

c
o
n
f
l
i
c
t
i
v
i
d
a
d
a
.


T
e
n
s
i
ó
n

c
r
e
c
i
e
n
t
e

e
n

s
e
c
t
o
r
e
s

P
Y
M
E
S
.
b
.


D
e
m
a
n
d
a

d
e

p
o
l
í
t
i
c
a
s

c
r
e
d
i
t
i
c
i
a
s

e

i
m
p
o
s
i
-
t
i
v
a
s

(
d
i
s
m
i
n
u
c
i
ó
n

d
e

i
m
p
u
e
s
t
o
s
)

s
o
b
r
e

e
l

E
s
t
a
d
o
a
.


I
n
c
e
r
t
i
d
u
m
b
r
e

p
o
l
í
t
i
c
a
.

D
e
m
a
n
d
a

d
e

m
a
y
o
r

c
e
r
t
i
d
u
m
b
r
e

p
o
r

l
a

n
e
c
e
s
i
d
a
d

d
e

r
e
s
t
a
b
l
e
c
e
r

f
u
e
n
t
e
s

d
e

f
i
n
a
n
c
i
a
m
i
e
n
t
o

y

c
r
é
d
i
t
o
b
.


M
a
y
o
r

i
n
t
e
r
v
e
n
c
i
ó
n

e
s
t
a
t
a
l
.
a
.


T
e
n
s
i
ó
n

c
o
n

e
m
p
r
e
s
a
s

m
e
d
i
a
n
a
s

y

g
r
a
n
d
e
s

l
i
g
a
d
a
s

a
l

c
o
m
e
r
c
i
o

i
n
t
e
r
n
a
c
i
o
n
a
l
b
.

C
o
n
f
l
i
c
t
i
v
i
d
a
d

c
u
a
n
t
i
t
a
t
i
v
a
m
e
n
t
e

r
e
d
u
c
i
d
a

p
e
r
o

d
e

a
l
t
o

i
m
p
a
c
t
o

p
o
l
í
t
i
c
o

p
o
r

e
l

t
a
m
a
ñ
o

d
e

l
o
s

a
c
t
o
r
e
s

i
n
v
o
l
u
c
r
a
d
o
s
.
c
.


R
e
i
v
i
n
d
i
c
a
c
i
o
n
e
s

s
a
l
a
r
i
a
l
e
s
C
u
a
d
r
o

1
5
C
U
A
D
R
O

R
E
S
U
M
E
N
:

A
m
é
r
i
c
a

L
a
t
i
n
a
:

I
m
p
a
c
t
o
s

e
c
o
n
ó
m
i
c
o
s
,

s
o
c
i
a
l
e
s

y

p
o
l
í
t
i
c
o
s

d
e

l
a

c
r
i
s
i
s
F
u
e
n
t
e
:

T
o
m
a
d
o

d
e

O
E
A
.

L
a

C
r
i
s
i
s

E
c
o
n
ó
m
i
c
a

G
l
o
b
a
l
:

E
f
e
c
t
o
s

y

E
s
t
r
a
t
e
g
i
a
s

P
o
l
í
t
i
c
a
s
.

W
a
s
h
i
n
g
t
o
n

D
.
C
,

O
E
A
-
S
e
c
r
e
t
a
r
í
a

G
e
n
e
r
a
l
,

2
0
0
9
.

V Informe del Secretario General de FLACSO 55
7. Respuestas de los gobiernos
En los diferentes países se han adoptado medidas referidas a políticas monetarias
y fiscales; en algunos casos se han adoptado nuevas políticas de protección social,
entren los que se han establecido formas que posibilitan evitar despidos masivos.
Sin embargo, en el ámbito propiamente político son pocas las medidas y acciones
adoptadas para prevenir la desestabilización de los sistemas políticos democráti-
cos. Estas son medidas de carácter urgente que deben buscar subsanar la pérdida
de legitimidad de las instituciones democráticas y, con ello, establecer las mejores
condiciones para la gobernabilidad democrática.
Tomar medidas específicas para prevenir la desestabilización es algo que debe ser
tomado en cuenta por todos y cada uno de los gobiernos. En el contexto de la cri-
sis financiera global la desestabilización de un régimen político de la región puede
arrastrar consecuencias hacia el conjunto. Las medidas que se adopten en el ámbito
político para reducir la polarización política, no el debate político, son fundamen-
tales; eso otorgará mayor espacio para que instituciones como el Congreso y los
partidos políticos, en diálogo con el gobierno, puedan recuperar su legitimidad, o al
menos, no continuar perdiéndola. De igual forma, dado el contexto de la crisis eco-
nómica es necesario acatar políticas que puedan prevenir situaciones de violencia,
tanto en el marco de protestas sociales, como de conflictos sociales particulares,
producto del impacto de la crisis en un ámbito determinado. El conflicto social no
puede ser criminalizado y, por lo tanto, se requiere diseñar repuestas adecuadas
para enfrentarlos, las cuales podrán no solo encausar ese conflicto, también que
generar perspectivas de soluciones más amplias.
Otro ámbito donde es importante adoptar medidas preventivas es el referido a la
delincuencia común. En este ámbito la acción de los gobiernos locales es fundamen-
tal. La coordinación de políticas con el gobierno central son esenciales en particular
para prevenir el vinculo entre la delincuencia local con el crimen transnacional.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
56
V Informe del Secretario General de FLACSO 57
IV. ESCENARIOS FUTUROS DE LA CRISIS
En relación con los escenarios futuros de la crisis, existen distintas opiniones y vi-
siones. Los escenarios tienden a ser ejemplificados en torno a diferentes letras. El
escenario ideal es una “V”, es decir, que hay una rápida recuperación y que en me-
nos de un año se logra la reactivación. El peor escenario estaría representado por
una “W o bien una “W” sumada a una “L”. En otras palabras, una aparente salida
de la crisis para volver a caer, quizás más profundamente, para prolongarse en el
tiempo en una situación de empantanamiento. Este escenario produciría confusión
y gran desconfianza. Los escenarios intermedios son una recuperación en forma de
“U”, más corta o más larga, según sea el caso. Es decir, una caída importante como
la que se ha tenido pero donde existiría claridad sobre el punto más bajo al que se
llega desde el cual la crisis se mantiene en el tiempo por un período más corto o
más largo según si es una “U” corta o una “U” larga o abierta.
En el debate actual tiende a señalarse un primer escenario en “V”, es decir, que es-
taríamos en presencia de una recuperación relativamente rápida, luego de la gran
caída, o bien, uno en “L” donde se supondría que los países ya tocaron fondo en la
caída del producto y en los distintos impactos económicos, pero que la recesión se
mantiene y se prolonga en forma de “L”.
70
La visión brasileña en el contexto de estos escenarios señalaría que los BRIC están
en un escenario en forma de “U”, es decir, Brasil, India, Rusia y China cayeron pero
en un corto tiempo se han recuperado y comienzan a crecer con la previsión de ta-
sas positivas sobre el 3% a partir del 2010
71
. Por su parte, en el estudio económico
2008-2009 de CEPAL se indica que “aunque hay indicios de que lo peor ya pasó, la
recuperación será lenta y gradual. Llevará algún tiempo la vuelta a la normalidad
de los mercados financieros. No pueden descartarse episodios de inestabilidad.”
72
Es en este contexto que Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de CEPAL, alerta de
manera muy importante sobre el largo tiempo que lleva la recuperación de los indi-
cadores sociales. A ello podemos agregar el largo tiempo que lleva la recuperación
de la confianza política y la reconciliación nacional cuando los países se polarizan
y fracturan. La lección más importante a tomar en cuenta, según Bárcena, es que
“las pérdidas que ocasionan las crisis no son recuperables en el nuevo ciclo. La
próxima bonanza no asegura alcanzar, por si misma, lo que perdamos en esta cri-
sis. Veinticuatro años hubieron de pasar para que la región alcanzara los niveles
de pobreza que exhibía antes de la crisis de 1980. Quisiera resaltar también un
problema que normalmente pasa desapercibido y que nos parece es de la más alta
importancia: la experiencia histórica de América Latina nos muestra que tomó 12
años la recuperación del nivel de los indicadores de crecimiento observados antes
70 Izquierdo, Alejandro y Talvi, Ernesto. (coord.). Dilemas de política económica en tiempos sin precedentes.
Como enfrentar la crisis global en América Latina y el Caribe. Banco Interamericano de Desarrollo, 2009.
En especial capítulo IV, Escenarios de la Crisis Global y Dinámica Macroeconómica en América Latina y el
Caribe: ¿qué tan vasto es el desierto? Disponible en: http://www.iadb.org/res/publications/pubfiles/pubB-
635_esp.pdf
71 Léa, Cristina, “O ABC da crise no Brasil e no mundo” En: O Globo, 14 de junio 2009. Disponible en: https://
conteudoclippingmp.planejamento.gov.br/cadastros/noticias/2009/6/14/o-abc-da-crise-no-brasil-e-no-
mundo/
72 CEPAL, Estudio Económico América Latina y el Caribe 2008-2009.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
58
que se desatara la crisis de los años 80. Sin embargo, tomó 24 años recuperar el
nivel de los indicadores de bienestar social especialmente los de pobreza. Quiero
decir algo tan simple como dramático: si nos cruzamos de brazos a ver como la
crisis nos pasa por encima, podrá tomar un cuarto de siglo volver a tener los indica-
dores sociales que hoy día podemos observar.”
73
Las consecuencias políticas de esta
lección son evidentes, la inestabilidad se puede prolongar en los sistemas políticos
por un tiempo equivalente.
También podemos afirmar que aún en el escenario de una recuperación rápida en
los principales países de la región, una recuperación en “V”, el tiempo de recupera-
ción social se prolongará más allá de los nuevos períodos presidenciales que se le
elegirán a lo largo de este y el próximo año. Los gobernantes recién elegidos debe-
rán gobernar los cuatro o cinco años de mandato en un contexto de permanencia
de la crisis social, dado que la recuperación económica no posibilitará recuperar
los índices que se alcanzaron en el período de crecimiento más importante de la
región entre los años 2003 y 2007 y que incluso se proyectó en algunos de ellos en
el año 2008. La región logró en este período, “un crecimiento acumulado de casi un
23%”
74
. Por lo tanto, el contexto social y político regional tensionará los sistemas
políticos latinoamericanos. El Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza,
previene que “los riesgos políticos de esta situación son evidentes. Si se considera
que varios millones de ciudadanos de América Latina y el Caribe han salido de la
pobreza en los últimos siete años, la reducción de empleos les crea una amenaza
directa para volver a caer en esa condición, algo que no estarán dispuestos a acep-
tar”
75
.
73 Bárcena, Alicia. “Intervención Mesa Redonda Club de Madrid”. 13 de julio 2009. Santiago de Chile.
74 CEPAL. “Las repercusiones de la crisis en los países de América Latina y el Caribe”. Documento para la II
Reunión de Ministros de Hacienda de América Latina y el Caribe. Viña del Mar, 3 de junio de 2009.
75 Insulza, José Miguel. “La crisis y sus efectos políticos”. En: Américas. Edición especial. Vol. 61. No. 4., julio-
agosto 2009.
V Informe del Secretario General de FLACSO 59
Cuadro 17
América Latina: Duración de los Períodos Presidenciales Actuales
(Actualizado a diciembre de 2010)
Cuadro 18
Crisis Financiera en las Cumbres
Fuente: SitiosoficialesdelGobiernodecadapaís
País 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Duración
Argentina * * * * * 5 años
Brasil * * * * * 5 años
Bolivia * * * * * 5 años
Chile * * * * 4 años
Colombia * * * * 4 años
Costa Rica * * * * 4 años
Ecuador * * * * 4 años
El Salvador * * * * * 5 años
Guatemala * * * * 4 años
Honduras * * * * 4 años
México * * * * * * 6 años
Nicaragua * * * * * 5 años
Panamá * * * * * 5 años
Paraguay * * * * * 5 años
Perú * * * * * 5 años
R.Dominicana * * * * 4 años
Uruguay * * * * * 5 años
Venezuela * * * * * * 6 años
Iniciativa Cantidad de Cumbres
MERCOSUR 2
CAN 3
SICA 6
CARICOM 3
GRUPO DE RÍO 2
ALBA 4
UNASUR 1
Mecanismo de Diálogo y concertación de Tuxtla 1
Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo 1
Iberoamérica 2
ArcodelPacífico 1
APEC 1
Cumbre de las Américas 1
TOTAL 22
Cuadro 16
América Latina: Duración de los Períodos Presidenciales Actuales
(Actualizado a diciembre de 2010)
V. ELECCIONES PRESIDENCIALES CONTRIBUYEN PERO NO SON LA SOLUCIÓN
En 2009 y 2010 se desarrollarán diez procesos electorales presidenciales. Ellos
cambiarán o ratificarán el mapa político de la región y las principales tendencias
que se han expresado en la región, desde el año 2005 – 2006, cuando se eligieron a
más de doce presidentes (as) latinoamericanos. Habrá elecciones en los siguientes
países: Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras,
Panamá y Uruguay. Esto significa que se renovará prácticamente la mitad del lide-
razgo regional.
Las elecciones son un instrumento esencial de la democracia que permite abrir
oportunidades para el debate y la participación, pero también pueden ser instru-
mentos que centralicen el poder sin participación efectiva y con importantes gra-
dos de desinstitucionalización democrática.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
60
País
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Honduras
México
Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
R. Dominicana
Uruguay
Venezuela
Fecha de elecciones
28 de octubre de 2007
28 de junio de 2009
18 de diciembre de 2005
25 de enero de 2009
Diciembre 2010
1 de octubre de 2006
29 de octubre de 2006
3 de octubre de 2010
11 de diciembre de 2005
15 de enero de 2006
11 de diciembre de 2009
28 de mayo de 2006
Marzo 2010
Mayo 2010
5 de febrero de 2006
Febrero 2010
15 de octubre de 2006
26 de noviembre de 2006
30 de setiembre de 2007
28 de septiembre de 2008
26 abril de 2009
12 de marzo de 2006
18 de enero de 2009
15 de marzo de 2009
9 de septiembre de 2007
4 de noviembre de 2007
27 de noviembre de 2005
28 de junio de 2009
29 de noviembre 2009
2 de julio de 2006
5 julio de 2009
5 de noviembre de 2006
9 de noviembre de 2008
22 de octubre de 2006
3 de mayo de 2009
20 de abril de 2008
9 de abril de 2006
4 de junio de 2006
16 de mayo de 2006
16 de mayo de 2008
Mayo 2010
25 de octubre de 2009
4 de diciembre de 2005
3 de diciembre de 2006
15 febrero de 2009
Diciembre 2010
Tipo de elección
Presidencial y legislativa
Legislativa
Presidencial y legislativa
Referéndum Constitucional
Presidencial y legislativa
Presidencial y legislativa
Presidencial II vuelta
Presidencial y legislativa
Presidencial y legislativa
Presidencial II vuelta
Presidencial y legislativa
Presidencial
Legislativa
Presidencial
Presidencial y legislativa
Presidencial y legislativa
Presidencial y legislativa
Presidencial II vuelta
Legislativa
Referéndum Constitucional
Presidencial y legislativa
Legislativa
Legislativa
Presidencial
Presidencial y legislativa
Presidencial II vuelta
Presidencial, legislativa y municipal
Golpe de Estado
Presidencial, legislativa, municipal
Presidencial, legislativa y local
Legislativa
Presidencial, legislativa y municipal
Municipal
Referéndum Canal de Panamá
Presidencial y legislativa
Presidencial y legislativa
Presidencial y legislativa
Presidencial II vuelta
Legislativa
Presidencial
Legislativa
Presidencial y legislativa
Legislativa
Presidencial
Referéndum Constitucional
Legislativa
Presidente electo
Cristina Fernández
Evo Morales
Luis Inácio Lula da Silva
Michelle Bachelet
Álvaro Uribe
Oscar Arias
Rafael Correa
Mauricio Funes
Álvaro Colom
Manuel Zelaya,
presidente depuesto
Felipe Calderón
Daniel Ortega
Ricardo Martinelli
Fernando Lugo
Alan García
Leonel Fernández
Tabaré Vásquez
Hugo Chávez
Cuadro 16
Cuadro Electoral 2005 – 2010
Fuente: Elaboración propia con base en datos tomados de los sitios oficiales en Internet de los organismos encargados de las elecciones
en cada país y datos obtenidos en www.electionguide.org
Cuadro 17
Cuadro Electoral 2005-2010
V Informe del Secretario General de FLACSO 61
Los mandatos presidenciales en América Latina tienen una duración de cuatro
años en siete países, en nueve países duran cinco años y en dos países duran seis
años. Lo anterior posee como primera consecuencia, si la crisis económica tiene
una recuperación relativamente rápida, un escenario en “V”, a partir del segundo
semestre del año 2011 y del 2012, y en el 2013 pudiese haber una recuperación
económica gradual y lenta. Si el escenario es en L, todo el mandato presidencial
será ejercido en un contexto de recesión e incluso de estagnación. En cualquiera
de los dos escenarios citados, en el próximo período de los diez presidentes (as)
electos (as), los índices de recuperación social no se recuperarán durante sus man-
datos a menos que se apliquen políticas sociales efectivas que busquen de manera
concreta el cambiar y mitigar el impacto de la crisis.
Lo anterior conlleva altos niveles de incertidumbre respecto de la voluntad de la
ciudadanía en relación con los procesos electorales presidenciales. El miedo pudie-
se promover procesos electorales altamente polarizados en los cuales la hostilidad
y el enfrentamiento terminen debilitando la democracia, y generando espacios a
tendencias autoritarias en lo político. Una crisis de esta magnitud requiere grados
de unidad nacional más allá de los procesos electorales. Es mediante un sistema de
acuerdos políticos y sociales que las democracias de la región podrán fortalecer la
gobernabilidad y la viabilidad política de las medidas que será necesario adoptar
76
.
Una tercera consecuencia del tiempo electoral está referida a que los nuevos pre-
sidentes asumirán en el año 2010, con excepción del Presidente de Brasil quien
asume el 1 de enero del 2011 y por lo tanto el tiempo para conocerse y construir
relaciones de confianza con los otros presidentes es muy breve. El espacio para
concordar políticas que puedan responder a su período efectivo de ejercicio es, en
el mejor de los casos, de dos años. De allí que esto tenga un impacto desincenti-
vador de los procesos de integración si no se ratifica, construye y promueve una
fuerte voluntad política integracionista.
Un cuarto aspecto vinculado a los procesos electorales está relacionado con la
forma en que los mercados de capitales globales y la inversión extranjera mira y
percibe estos procesos. Una de las principales características de los mercados de
bonos soberanos latinoamericanos, según lo señala la OCDE, es “que se han mos-
trado extremadamente sensibles a los acontecimientos políticos – por ejemplo, re-
accionando negativamente ante la incertidumbre que inevitablemente acompaña
a las elecciones democráticas.”
77
Las sensibilidades de los agentes económicos se
expresan también sobre los programas y los discursos que se expresan en cada
sistema político sobre los compromisos económicos y las políticas que seguirán.
Un quinto aspecto está referido a los modelos de desarrollo, tanto políticos, econó-
micos, sociales y culturales. Desde antes del inicio de la crisis, antes del año 2007,
ya se manifestaban con importante fuerza visiones cada vez más polares sobre los
modelos que se proponen a la ciudadanía. En fechas recientes aparecen tendencias
que se mueven desde la polarización al inicio de una hostilidad cívica. Esta es una
76 OEA, La crisis económica global: efectos y estrategias políticas.
77 Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), Perspectivas económicas de América Latina 2009.
París, Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, 2009. pp. 19-20.
Disponible en: www.ocde.org
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
62
situación altamente preocupante porque a la falta de cohesión social se le agrega el
tensionamiento político el cual puede llegar a fracturar los procesos democráticos.
Sin embargo, las elecciones presidenciales también serán una importante opor-
tunidad para concertar políticas, para definir proyectos y lineamientos para en-
frentar la crisis, para establecer coincidencias nacionales más allá de las diferencia
partidarias o de tendencias. La elección presidencial en sí misma no es una solución
mágica frente a la crisis, pero sí es una oportunidad para enfrentar los retos que la
crisis conlleva y para construir una voluntad nacional en torno a políticas específi-
cas que reduzcan las vulnerabilidades y que puedan proyectar el crecimiento que
redunde en un desarrollo nacional.
El liderazgo y la personalidad son esenciales. Generar una perspectiva de empatía y
acompasamiento entre los principales líderes nacionales y a nivel regional augura
oportunidades para transformar la elección nacional en una oportunidad para es-
tablecer políticas que contribuyan a generar soluciones de fondo.
Reforzar la gobernabilidad democrática es esencial. Sin ubicarla como un objetivo
prioritario no se construirá la voluntad política para desarrollar los marcos insti-
tucionales requeridos.
V Informe del Secretario General de FLACSO 63
VI. CONSTRUIR UNA AGENDA DE CONCERTACIÓN REGIONAL
Con la llegada de la Administración Obama, el unilateralismo impulsado por la an-
terior administración estadounidense fue dejado de lado. Se ha creado un nuevo
clima y una nueva forma de acercamiento ante los problemas internacionales. En
la actualidad todos los Estados reconocen que por sí solos no están en condiciones
de resolver ninguno de los grandes problemas globales. La crisis financiera ha de-
mostrado de manera palpable que la respuesta para el éxito debe ser una respuesta
multilateral.
Este nuevo contexto favorece y abre una gran oportunidad a los países latinoameri-
canos. Por primera vez en muchas décadas América Latina está sentada en la mesa
de negociaciones donde se decidirá la arquitectura y los principales procesos que
organizarán la economía y la política global. Sin embargo, la coordinación de los
países latinoamericanos para presentar una visión compartida ha sido hasta la fe-
cha muy baja. Más aún, no existe un diseño compartido sobre qué tipo de reformas
visualiza y promovería la región latinoamericana. Sin esta visión el peso de los
países que participan en el G20 y en general de toda América Latina se reduce. Lo
mismo podemos señalar de Iberoamérica.
A lo anterior debemos agregar que el fraccionamiento y polarización política e ideo-
lógica que empieza a marcarse en la región dificulta la construcción de consensos y
el diseño compartido de los bienes públicos globales que será necesario construir
así como de las reformas institucionales que es necesario impulsar y concretar.
América Latina puede generar una nueva aproximación, un nuevo estilo y una nue-
va actitud que permita operacionalizar lo que han señalado los distintos líderes
de la región: la integración es la mejor alternativa para enfrentar la crisis. Ello re-
querirá reforzar los vínculos entre las distintas instancias de integración regional.
El discurso regional coincide en afirmar que la integración y su profundización se
constituyen en uno de los instrumentos principales para enfrentar los impactos
de la crisis. Sin embargo, la práctica y las acciones desarrolladas por los distintos
gobiernos muestran graves debilidades para coordinar políticas y avanzar hacia un
diseño de agenda común. La falta de una perspectiva estratégica compartida inhibe
la construcción de la institucionalidad que la integración requiere y el desarrollo de
los espacios de convergencia necesarios para consensuar políticas.
Antes del estallido de la crisis alertábamos que el exceso de propuestas de integra-
ción inhibía la integración y que era necesario re-enfocar las propuestas y estable-
cer una agenda compartida y consensuada para avanzar en la integración subregio-
nal y regional. Construir una mirada político-estratégica concertada aparece como
un objetivo prioritario y en el que se observan obstáculos significativos
78
.
Una tarea impostergable en el contexto de la crisis que se ha visto rezagada, o no
ha adquirido una importancia fundamental, es la de promover un mayor intercam-
78 Rojas Aravena, Francisco. Integración en América Latina: Acciones y Omisiones; Conflictos y Cooperación. IV
Informe del Secretario General. San José, Costa Rica, FLACSO-Secretaría General, 2008. Disponible en: www.
flacso.org y Rojas Aravena, Francisco. La integración regional: un proyecto político estratégico. III Informe del
Secretario General. San José, Costa Rica, FLACSO-Secretaría General, 2007. Disponible en: www.flacso.org
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
64
bio regional, ampliar las facilidades de acceso al comercio intralatinoamericano.
En un contexto de crisis económica global que se manifiesta en una reducción del
comercio, las miradas se vuelven hacia el mercado doméstico. El mercado local de
nuestros países debería ser el mercado latinoamericano. Lo anterior requiere de
pocos, pero significativos ajustes que demandan una voluntad política efectiva que
sea capaz de concretarse en plazos efectivos y en acciones concretas. La Secretaria
Ejecutiva de CEPAL señala “el comercio intrarregional también ha caído fuertemen-
te, lo que es preocupante en lo que se esperaría que el comercio entre los países
de la región pudiera de alguna manera contrarrestar la caída en otros destinos y
orígenes, además de su potencial contribución a la creación de empleo. Sin em-
bargo, el comercio intrarregional no está reaccionando y urge la creación de líneas
especiales de financiamiento para defenderlo”
79
.
De igual forma han surgido múltiples ideas sobre formas de compensación para el
pago en monedas locales del comercio intrarregional. Algunas de ellas han avan-
zado de forma bilateral. El rol de la Asociación Latinoamericana de Integración
(ALADI) en este campo debe ser reforzado como un instrumento esencial para el
incremento y ampliación del mercado “local” latinoamericano. Así también, la ta-
rea de los bancos de inversión de la región es fundamental para avanzar en la in-
tegración.
Los principales puntos de la agenda son comunes en cada una de las subregiones
y poseen alta prioridad para todos los países. Infraestructura, comercio, energía,
alimentos y tecnología constituyen una agenda sustancial básica que puede ser
apoyada por los bancos de desarrollo regionales, los cuales deberían recibir recur-
sos internacionales para fortalecerlos y ampliar su cobertura (este es uno de los
acuerdos del G20 que requiere ser operacionalizado). Sin embargo, esta agenda no
está priorizada aunque en muchos casos existen proyectos específicos que pudie-
ran impulsarse de manera prácticamente inmediata, contribuyendo a recuperar el
empleo.
1. Agenda: infraestructura, comercio, energía, alimentos, tecnología.
Construir una agenda compartida y consensuada será esencial para avanzar en el
establecimiento de normas y leyes en cada uno de los países y para coordinar las
acciones nacionales en el campo subregional y regional.
La agenda prioritaria debe contribuir a la adopción de políticas anti-cíclicas a
mejorar los usos de energías alternativas, a promover un mayor intercambio in-
terregional, y mantener los accesos a los mercados internacionales. También será
fundamental establecer acuerdos para superar los déficit en el ámbito de la crisis
alimentaria. El desarrollo de innovación estará ligado de manera muy importante
al diseño de tecnologías apropiadas.
Una agenda de este tipo permitirá mejorar el diálogo biregional con Europa, Asia
Pacífico y Norteamérica.
79 Bárcena, Alicia. “Intervención Mesa Redonda Club de Madrid”, Santiago, Chile. 13 de julio de 2009.
V Informe del Secretario General de FLACSO 65
Los avances en la conformación de una agenda como la mencionada aumentarán
las posibilidades de que América Latina pueda tener una voz compartida sobre
temas regionales en la esfera internacional, así como sobre los principales temas
emergentes en la agenda global.
2. Modelos de desarrollo diferenciados.
La región latinoamericana y caribeña muestra una marcada heterogeneidad en los
más diversos ámbitos. Los estudios efectuados por la FLACSO lo denotan con cla-
ridad. Más aún en la actualidad se expresan con fuerza modelos políticos distintos
que hacen difícil conformar una voz común y a la vez diferencian las opciones con
las cuales cada uno de los países percibe su futuro y los marcos de su propio desa-
rrollo. A esto se suma que las visiones sobre la crisis polarizan las perspectivas de
largo plazo.
Lo que sí es claro es que, independientemente del tipo de régimen político, en todos
los países de la región se cuestiona el modelo de desarrollo vigente, en la gran ma-
yoría de los casos heredado del denominado Consenso de Washington. Los distin-
tos países están buscando fórmulas que permitan repensar el rol del Estado como
instrumento esencial para superar la crisis. También como instrumento esencial
para establecer y aplicar medidas de protección social efectivas. El debate sobre el
rol del Estado conlleva el análisis de la institucionalidad en cada uno de los casos
y en especial de los instrumentos para la protección social, para la innovación pro-
ductiva, para la coordinación de políticas en el ámbito de la seguridad ciudadana,
la protección del trabajo y otros. Muchos de los espacios institucionales quedaron
fuertemente debilitados en el marco de las políticas adoptadas en la década de los
80 y los 90. La reconstrucción institucional, por lo tanto se ubica en los primeros
lugares de la agenda política de la región y ello incide directamente sobre la gober-
nabilidad y la convivencia democrática.
En forma paralela al debate sobre los modelos de desarrollo ha surgido de ma-
nera cada vez más importante cómo reconstruir la esfera de lo público, tanto en
lo referido al diálogo público-privado, a los aspectos de la responsabilidad social
empresarial en la esfera pública, como a los incentivos para establecer un espacio
público cada vez más abierto, transparente, que posibilite la participación. Desde la
perspectiva académica creemos importante que FLACSO, las universidades, y otros
entes académicos y científicos puedan contribuir a estos debates y a sistematizar
las claves de ellos para comprender los nuevos derroteros de los modelos de desa-
rrollo que emergerán en la postcrisis.
3. Diplomacia de Cumbres y Crisis Financiera
Los países de la región han desarrollado una intensa actividad para intercambiar
análisis, visiones y proyección del impacto de la crisis. Se han realizado al menos
veintiocho reuniones Cumbres de las cuales emergen distintos puntos de consen-
so. Entre estos es posible destacar la necesidad de una reforma a la arquitectura
financiera internacional, establecer marcos regulatorios a los mercados de capita-
les, y fortalecer los vínculos entre las distintas instancias de integración. También
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
66
se reafirman principios como la demanda y necesidad urgente de una respuesta
concertada regional y que la integración es la mejor alternativa para enfrentar con
éxito la crisis.
El Cuadro 18 muestra la cantidad de Cumbres por agrupación.
4. Los 10 Puntos Comunes respecto a la Crisis Financiera
en las últimas 28 Cumbres
El análisis de los puntos y los párrafos que cada una de las Cumbres efectuadas
produjo sobre la crisis financiera, nos permite agrupar diez puntos comunes en
torno a ellas.
Estos puntos son:
• Los países desarrollados son responsables.
• Por las políticas macroeconómicas aplicadas ALC puede sobrevivir a esta crisis,
sino hubiese sido arrasada.
• Necesidad de reforma de la arquitectura financiera internacional.
• Se requiere la participación de todos (del G-20 al G-Todos).
• Establecer mayor regulación al mercado de capitales.
• Integración: la alternativa para enfrentar con éxito la crisis.
• Fortalecer los vínculos entre distintas iniciativas de integración.
• Demanda urgente: respuesta de ALC concertada.
• Respaldar la convocatoria de la ONU de una Conferencia de Alto Nivel.
• El desafío de la pobreza y la exclusión social ha sido exacerbado por la crisis
financiera, alimentaria y energética.
Cuadro 17
América Latina: Duración de los Períodos Presidenciales Actuales
(Actualizado a diciembre de 2010)
Cuadro 18
Crisis Financiera en las Cumbres
Fuente: SitiosoficialesdelGobiernodecadapaís
País 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Duración
Argentina * * * * * 5 años
Brasil * * * * * 5 años
Bolivia * * * * * 5 años
Chile * * * * 4 años
Colombia * * * * 4 años
Costa Rica * * * * 4 años
Ecuador * * * * 4 años
El Salvador * * * * * 5 años
Guatemala * * * * 4 años
Honduras * * * * 4 años
México * * * * * * 6 años
Nicaragua * * * * * 5 años
Panamá * * * * * 5 años
Paraguay * * * * * 5 años
Perú * * * * * 5 años
R.Dominicana * * * * 4 años
Uruguay * * * * * 5 años
Venezuela * * * * * * 6 años
Iniciativa Cantidad de Cumbres
MERCOSUR 2
CAN 3
SICA 6
CARICOM 3
GRUPO DE RÍO 2
ALBA 4
UNASUR 1
Mecanismo de Diálogo y concertación de Tuxtla 1
Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo 1
Iberoamérica 2
ArcodelPacífico 1
APEC 1
Cumbre de las Américas 1
TOTAL 22 28
V Informe del Secretario General de FLACSO 67
VII. LA CRISIS COMO OPORTUNIDAD POLÍTICA
Recuperar la Política es una tarea fundamental del liderazgo. La calidad de la polí-
tica es importante. En la época en que el mercado pretendía resolver todas y cada
una de las situaciones se dejaba al consumidor indefenso frente a las tendencias de
los mercados globales controlados por unos pocos. La racionalidad del bien común
se perdió. La crisis financiera lo mostró con sus devastadoras consecuencias en
todo el planeta. Recuperar la Política significa recuperar la racionalidad para velar
por el bien común, esta es una visión del liderazgo democrático y también del lide-
razgo religioso.
La reciente Encíclica sobre el Desarrollo Humano Integral del Sumo Pontífice Bene-
dicto XVI, destaca la necesidad de promover una autoridad política capaz de actuar
en los distintos planos. “El mercado único, el de nuestros días no elimina el papel
de los Estados, más bien obliga a los gobiernos a una colaboración recíproca más
estrecha. La sabiduría y la prudencia aconsejan no proclamar apresuradamente la
desaparición del estado. La relación entre la solución de la crisis actual, su papel
parece destinado a crecer, recuperando muchas competencias. Hay naciones don-
de la construcción o reconstrucción del estado sigue siendo un elemento clave para
su desarrollo.”
80
La mayoría de los problemas globales son parte de los problemas nacionales y loca-
les de la región latinoamericana, a su vez muchos de los problemas y consecuencias
locales que genera la crisis están referidos o ligados a dimensiones hemisféricas y
globales, ello lleva a pensar alternativas que se aboquen simultáneamente a abor-
dar estas distintas esferas. Lo anterior demanda más integración, mayor coope-
ración y la construcción de visiones conjuntas, en donde la política es central. “El
desafío para los líderes del mundo es aglutinar a los ciudadanos y a las sociedades
en torno a un programa de cambios fundamentado en nuevos valores y una nueva
cultura. (…) La economía requiere una regulación de alcance mundial así como la
política mundial requiere un gobierno democrático mundial”
81
.
“Se nos presenta, entonces, una oportunidad sin precedentes para repensar la ma-
nera como los líderes han estado actuando y haciendo las cosas y para promover
reformas que conlleven a un modelo más democrático.”
82
Esto significa reafirmar la
necesidad de diseñar una mirada global fundada en la cooperación y la solidaridad
en el contexto democrático, ello requerirá de innovación y de generación de con-
fianza política, como uno de los activos principales para salir de la crisis. El regreso
de la Política puede asegurarnos las mejores alternativas.
80 Benedicto XVI. Caritas in veritate. La caridad en la verdad. Carta encíclica sobre el desarrollo humano inte-
gral, julio 2009.
81 Cardoso, Fernando Henrique. “Más allá de la crisis internacional: economía, política y cultura”. En: Américas.
Edición especial. Vol. 61. No.4., julio-agosto, 2009. Disponible en: www.americas.oas.org
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
68
V Informe del Secretario General de FLACSO 69
VIII. RECOMENDACIONES DE POLÍTICAS
Las consecuencias que se prevén de la crisis, financiera global y de la conjunción de
esta con otras crisis, permite asegurar que tendremos importantes limitaciones al
desarrollo humano y que aumentarán las amenazas a la seguridad humana, en un
contexto de tensiones en los sistemas políticos democráticos que en algunos casos
pondrán en juego la gobernabilidad y de convivencia democrática.
Recuperar la Política es esencial. Cada uno de los debates sobre macro economía,
reformas a la institucionalidad, los diseños de una nueva arquitectura financiera y
global no son sólo debates técnicos, son esencialmente debates políticos. Ellos se li-
gan y se entrelazan directamente con las visiones del desarrollo que surgen de cada
país y de cada subregión. Por otra parte, y reafirmando lo anterior, los consensos
y los acuerdos que se adopten en el G20, en las instancias de Integración regional o
en Naciones Unidas significan impulsar y promover el multilateralismo, así como el
forjar un sistema de reglas en las cuales los países de la región puedan ser parte de
quienes las promueven, impulsan y acuerdan. Todo lo anterior reafirma la necesi-
dad de respuestas políticas nacionales, regionales y globales. Se deben interconec-
tar las agendas y resultados de las iniciativas integracionistas entre estas y con los
diseños de la nueva arquitectura global. Además, América Latina y el Caribe deben
proyectar una posición común en los bancos de desarrollo, en el Fondo Monetario
Internacional, el Banco Mundial y la ONU, si la región quiere incidir en el sistema
internacional global.
Con el fin de diseñar e implementar políticas públicas se debe promover un diálogo
de expertos gubernamentales, de académicos y de la sociedad civil para generar un
intercambio de distintas visiones y proyección de escenarios. Se deben construir
foros de diálogo político en un amplio abanico de actores (gobiernos, empresarios,
sindicatos, ONGs, OSC y académicos) desde donde se podrán construir los consen-
sos básicos y desarrollar una significativa voluntad política. La desconfianza inter-
personal y entre los líderes es uno de los grandes problemas de América Latina y
el Caribe. En este sentido, se debe contribuir en el fortalecimiento de la confianza
recíproca entre los líderes de la región y del diálogo de estos con sectores fuera de
la región.
Lo que sucede en el ámbito del desempleo afecta directamente sobre los niveles de
pobreza. Para enfrentar la situación del desempleo se deben apoyar las acciones de
la Organización Internacional del Trabajo en este campo. En la Cumbre de la OIT
sobre la crisis mundial del empleo que tuvo lugar el 19 de junio de 2009 se aprobó
el Pacto mundial para el empleo. Una de las principales decisiones tomada en esta
Cumbre fue la necesidad de limitar el riesgo del desempleo y la extensión del em-
pleo informal por medio del impulso a la demanda de trabajo y el mantenimiento
de los niveles salariales. Además, promueven ayudar a las personas que buscaran
trabajo mejorando sus competencias, aumentando los recursos a disposición de
82 Lagos, Ricardo. “Las dimensiones políticas de la crisis mundial: una perspectiva europea.” Informe final.
Barcelona, 26 de marzo 2009. Disponible en: www.clubmadrid.org
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
70
los servicios públicos de empleo, poniendo en práctica programas de formación
profesional y de desarrollo de competencias empresariales
83
.
Sugiere la OIT, en el corto plazo, crear empleos de carácter temporal, programas
de obras públicas y otros mecanismos de creación directa de puestos de trabajo
que incluyan a la economía informal, así como la ampliación de la cobertura de los
seguros de desempleo y sus beneficiarios potenciales (seguros de desempleo no
contributivos). También se debería ampliar la duración y cobertura de las presta-
ciones de desempleo.
En dicha Cumbre, uno de los grandes énfasis estuvo en los sistemas de protección
social. El concepto de régimen básico de protección social exige que los países que
no cuentan todavía con una extensa seguridad social instauren “una protección so-
cial adecuada para todos, sustentada en un régimen básico de protección social
(piso social) que incluya el acceso a la atención sanitaria, la seguridad del ingreso
para los ancianos y las personas con discapacidad, las prestaciones por hijos a car-
go y la seguridad del ingreso combinada con sistemas políticos de garantía del em-
pleo para los desempleados y los trabajadores pobres”
84
. El régimen de protección
debe incluir dos elementos. Primero, el acceso geográfico y financiero a los servi-
cios esenciales, y Segundo, un conjunto básico de transferencias sociales esenciales
pagadas a la población pobre y vulnerable. El nivel de prestaciones debe garantizar
un mínimo acceso a alimentos básicos y servicios esenciales
85
.
También es imperativo mejorar la calidad de inserción laboral de amplios sectores
de la población, lo que significa garantizar salarios suficientes, contratos estables,
condiciones de trabajo seguras, acceso a los sistemas de salud y afiliación, y aporte
a los sistemas de previsión social.
86
En todo momento se debe asegurar la protec-
ción de los derechos de los trabajadores, fácilmente violables en contextos de es-
casez de trabajo.
La disminución de las remesas es otro de los grandes problemas. Lo que suceda
con las remesas está en relación directa con las políticas migratorias, por lo que
en este aspecto, la promoción del diálogo interregional y del diálogo de la región
con EE.UU. y la Unión Europea es de suma relevancia para evitar el proteccionismo
migratorio en los principales lugares de destino de los migrantes latinoamericanos.
Ello previene adicionalmente a evitar violaciones a los Derechos Humanos.
La reducción de la oferta de crédito es otra consecuencia de la crisis financiera
mundial. Esta consecuencia afecta a todas las personas y empresas, pero principal-
mente a las pequeñas y medianas empresas, usualmente no consideradas “sujetos
de crédito” en la Banca Privada. En este escenario se deben promover Bancos de
Desarrollo y el otorgamiento de micro créditos para estos sectores. En la Banca de
Desarrollo debe privilegiarse la búsqueda del bienestar socio-económico de la po-
blación y no únicamente la rentabilidad de las operaciones bancarias.
83 OIT, “Para recuperarse de la crisis: Un Pacto Mundial para el Empleo”. Resolución aprobada en la Conferencia
General de la Organización Internacional del Trabajo, 19 de junio de 2009.
84 OIT, ¡Las políticas de seguridad social cuentan! No. 1. Agosto 2009. p. 2.
85 OIT, ¡Las políticas de seguridad social cuentan! No. 1. Agosto 2009. pp. 4-5.
86 CEPAL, Panorama social de América Latina 2008, p. 32.
V Informe del Secretario General de FLACSO 71
La crisis afecta a todos, pero de manera desigual, por lo que las políticas deben
tomar en consideración los grupos más vulnerables. Todos los países deberían ayu-
dar a estos grupos por medio de una combinación de medidas de apoyo a los in-
gresos, desarrollo de competencias laborales y respeto del derecho a la igualdad y
del derecho a la no discriminación. Se deben generar ideas y diseñar programas de
protección para los sectores más afectados a través de políticas promocionales, di-
rigidas a eliminar prácticas de asistencialismo. Se deben crear programas que inci-
dan en las causas—y no sólo en los efectos—de la pobreza, asignando instrumentos
más fuertes a los sectores más débiles en el marco de una estrategia de desarrollo
sostenible con amplia participación ciudadana.
Las políticas implementadas deben ser intersectoriales e interinstitucionales con la
participación de los gobiernos, las municipalidades, ONGs y organizaciones inter-
nacionales que tengan un estrecho vínculo con la cooperación comunitaria y para
el desarrollo. Dichas políticas también deben tener como ejes la promoción de la
autogestión y la solidaridad comunitaria para que sus beneficiarios también sean
actores activos en la búsqueda de su mayor bienestar socio-económico.
Algunas recomendaciones de políticas a implementar son las siguientes:
a) Promover estrategias y acciones que mejoren la salud y educación en mujeres,
jóvenes, niños(as) y, en particular, las comunidades indígenas y afro descen-
dientes. Al señalar a la educación, la formación secundaria y técnica se convierte
en prioridad. Mejorar la calidad de la educación secundaria y técnica contribuye
con un mejor acceso de los jóvenes a empleos de mayor productividad. En esta
misma línea, se deben promover políticas para que los padres puedan retener a
sus hijos en el sistema educativo durante la crisis.
b) Contribuir en la prevención y eliminación de toda forma de violencia es esencial
para la convivencia democrática. La discriminación contra las mujeres, jóvenes,
niños(as) e indígenas es la base desde la cual se producen situaciones de exclu-
sión y violencia. Mejorar los sistemas de inclusión es fundamental. Ello asegura
la cohesión social.
c) Creación de políticas públicas que promuevan el acceso de estos grupos a los
procesos de toma de decisión y espacios de poder en la vida pública y política, lo
que garantiza más y mejor democracia.
d) Ampliación en la cobertura, así como de la calidad de los servicios públicos es
esencial para reforzar la democracia y mejores niveles de convivencia y armonía
en las sociedades.
e) En el corto plazo, ampliación de los beneficiarios de las transferencias sociales
para limitar las consecuencias de la crisis en los grupos más vulnerables.
Las políticas públicas anteriores, relacionadas con los grupos más vulnerables son
esencialmente las mismas: acceso a las oportunidades que mejoren su calidad de
vida, igualdad de oportunidades ante los derechos económicos, sociales y políticos,
mayor equidad en la distribución de la riqueza y respeto a la diversidad.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
72
Se deben complementar adecuadamente las políticas de corte universal con las po-
líticas selectivas. La idea de la selectividad se desarrolla conforme se va superando
la perspectiva del derrame como efecto subsidiario de la política económica sobre
el campo de lo social. Se usa para diferenciarse de la política universal y de la idea
de impacto puntual que acompaña a la idea de focalización. Antes separadas, ahora
se busca que ambas políticas (universales y selectivas) sean parte de una misma
estrategia, que permita que la acción de las políticas selectivas facilite el “enganche”
de sus beneficiarios a las políticas universales
87
. Además, las principales políticas
deben ser de carácter integral y holístico. Esto con el fin de que el impacto de esas
políticas logre cambiar las características estructurales de la región, y no sólo los
efectos de la coyuntura actual de crisis económica.
En el desarrollo de las políticas públicas es esencial la participación de la socie-
dad civil, y en especial, de los beneficiarios de las políticas. Estos grupos se deben
constituir en actores activos del proceso, no únicamente receptores de las medidas.
También es necesario crear sistemas e instituciones de seguimiento y monitoreo
sobre las metas alcanzadas en cada rubro. Debe haber una constante retroalimen-
tación entre los beneficiarios de las medidas y los generadores de políticas públicas
para asegurar el impacto deseado de cada una de las políticas.
Las decisiones de política económica y política social nacionales y regionales, así
como la construcción de una nueva arquitectura internacional trascienden los as-
pectos meramente técnicos, los debates son principalmente de carácter político. En
este sentido, es necesaria una respuesta política nacional, regional y global. Para
ello se sugiere:
a) Promover un diálogo de expertos gubernamentales, académicos y de la socie-
dad civil. Intercambio de visiones prospectivas.
b) Construir mesas de dialogo político entre los diversos actores: gobiernos, em-
presarios, sindicatos, ONGs y académicos.
c) Seguimiento y monitoreo para el cumplimiento de las metas y tareas propues-
tas. Construcción de mecanismos institucionales para tal efecto.
d) Promover agendas de acción con impactos en la reactivación económica y en la
concertación macro-económica regional.
e) Generar ideas y diseñar programas de protección para los sectores más vulnera-
bles.
f) Interconectar agendas y resultados de las iniciativas integracionistas.
g) Reafirmar la democracia para la construcción de democracia.
La crisis es el resultado de un mundo sin normas, por lo que en el futuro América
Latina y el Caribe deben diseñar una mirada global y una visión común basada en
lazos de cooperación y solidaridad entre los distintos países. Se deberá superar la
87 García, Ana Isabel. “La paciencia de los pobres. Políticas sociales e integración en Centroamérica.” En: Alt-
mann, Integración y cohesión social, p. 93.
V Informe del Secretario General de FLACSO 73
histórica desconfianza entre los líderes de la región ya que la confianza política es
uno de los activos principales para superar la crisis. Y para lograr la creación de
políticas públicas efectivas ante la crisis, la recuperación de la política es esencial.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
74
V Informe del Secretario General de FLACSO 75
IX. BIBLIOGRAFÍA
Libros y artículos
Altmann, Josette (comp). Cohesión social y políticas sociales en Iberoamérica. Serie
FORO. Quito, Ecuador, FLACSO-Fundación Carolina, 2009.
Altmann, Josette. “Las relaciones Unión Europea-América Latina: un balance de
la situación actual”. En: Revista Española de Desarrollo y Cooperación. Número Ex-
traordinario. Monográfico: V Cumbre entre la Unión Europea y América Latina y el
Caribe. Madrid, Instituto Universitario de Desarrollo y Cooperación, 2008.
Altmann, Josette y Rojas Aravena, Francisco. Transformar la crisis global en opor-
tunidad para la cooperación: El desafío de América Latina y el Caribe y la Unión Eu-
ropea. San José, Costa Rica, FLACSO-Secretaría General, 2009.
Altmann, Josette y Rojas Aravena, Francisco. (Coordinadores). Efectos sociales de la
crisis financiera global en América Latina y el Caribe. San José, Costa Rica, FLACSO
Secretaría General, 2009. Disponible en: www.flacso.org
Altmann, Josette y Rojas Aravena, Francisco. América Latina y el Caribe: ¿fragment-
ación o convergencia? Experiencias recientes de la integración. Quito, Ecuador, FLAC-
SO-Ecuador/Ministerio de Cultura/Fundación Carolina, 2008.
Ayuso, Anna. “Cooperación europea para la integración de América Latina: una ecu-
ación con múltiples incognitas.” En: Revista Española de Desarrollo y Cooperación.
Número Extraordinario. Madrid, Instituto Universitario de Desarrollo y Cooper-
ación, 2008.
Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Crisis response in Latin America: is the
“rainy day at hand?” Disponible en: www.iadp.org
Banco Mundial. Global Monitoring Report 2009. Disponible en: www.bancomundial.
org
Banco Mundial. Financiamiento para el Desarrollo Mundial 2009. Perspectivas Re-
gionales Latina y el Caribe, junio 2009. Disponible en: www.worldbank.org
Banco Mundial. Perspectivas para la Economía Mundial 2009: América Latina y el
Caribe, 2008. Disponible en: www.worldbank.org
Benedicto XVI. Caritas in veritate. La caridad en la verdad. Carta encíclica sobre el
desarrollo humano integral, julio 2009.
Calderón, Fernando. “Una inflexión histórica. Cambio político y situación socio-in-
stitucional en América Latina.” En: Revista CEPAL. No. 96, diciembre 2008.
Camou, Antonio. “Gobernabilidad”. En: Baca, Laura; Bokser-Liwerant, Judit; et. al.
(Comp) Léxico de la política. México, FLACSO-Fondo de Cultura Económica, 2000.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
76
Cardoso, Fernando Henrique. “Más allá de la crisis internacional: economía, políti-
ca y cultura”. En: Américas. Edición especial. Vol. 61. No.4., julio-agosto 2009. Dis-
ponible en: www.americas.oas.org
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Anuario Estadístico
de América Latina y el Caribe 2008. Santiago, Chile, CEPAL, 2009. Disponible en:
www.eclac.org
CEPAL. Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe 2007. Santiago, Chile, CE-
PAL, 2008. Disponible en: www.eclac.org
CEPAL. Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2008. San-
tiago, Chile, CEPAL, 2009. Disponible en: www.eclac.org
CEPAL. Estudio económico para América Latina y el Caribe 2008-2009. Santiago,
Chile, CEPAL, 2009. Disponible en: www.eclac.org
CEPAL. La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2008. Santiago,
Chile, CEPAL, 2009. Disponible en: www.eclac.org
CEPAL. “Las repercusiones de la crisis en los países de América Latina y el Caribe”.
Documento para la II Reunión de Ministros de Hacienda de América Latina y el
Caribe. Viña del Mar, 3 de junio de 2009.
CEPAL. Panorama social de América Latina 2008. Santiago, Chile, CEPAL, 2009. Dis-
ponible en: www.eclac.org
CEPAL y OIT, Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe. Boletín CEPAL/OIT.
No. 2, setiembre 2009. Disponible en: www.eclac.org
Consorcio Iberoamericano de Investigaciones de Mercado y Asesoramiento. Baró-
metro Iberoamericano de Gobernabilidad 2008. Disponible en: http://www.cimai-
beroamerica.com/
Córdova, José Ángel y Hernández, Mauricio. “La epidemia de influenza humana
AH1N1 en México: acciones y lecciones”. En: Foreign Affairs Latinoamérica. Vol. 9.
No. 3. 2009.
Corporación Latinobarómetro. Informe Latinobarómetro 2008. Santiago, Chile,
Latinobarómetro, 2009. Disponible en: www.latinobarometro.org
Corporación Latinobarómetro. Informe Latinobarómetro 2007. Santiago, Chile,
Latinobarómetro, 2008. Disponible en: www.latinobarometro.org
Díaz, Efraín. “Seguridad y crisis alimentaria”. En: Revista Centroamericana de
Economía. II Época, año 14, No. 72. Julio/2008-Marzo/2009.
V Informe del Secretario General de FLACSO 77
Echart, Enara. “La democratización del diálogo euro latinoamericano: la necesaria
participación de la ciudadanía.” En: Revista Española de Desarrollo y Cooperación.
Número Extraordinario. Madrid, Instituto Universitario de Desarrollo y Cooper-
ación, 2008.
Estefanía, Joaquín. El “tsunami” alimentario (y sus consecuencias para el desarrollo
sostenible). Madrid, CeALCI-Fundación Carolina, 2008.
Evans, Alex. The feeding of the nine billion. Global food security for the 21st century.
London, Chatham House Report, 2009.
Ffrench-Davis, Ricardo. “Crisis global, flujos especulativos y financiación innova-
dora para el desarrollo.” En: Revista CEPAL. No. 97, abril 2009.
Fondo Monetario Internacional (FMI), Perspectivas de la economía mundial. Susten-
tar la recuperación (edición resumida), octubre 2009. Disponible en: www.imf.org.
FMI, World Economic Outlook. Crisis and Recovery, abril 2009. Disponible en: www.
imf.org
Freguson, Niall. “Wall Street Lays an Other Egg” En: Revista Vanity Fair, diciem-
bre 2008. En: http://www.vanityfair.com/magazine/bios/niall_ferguson/
search?contributorName=Niall%20Ferguson
García, Juan Carlos. “El impacto de la crisis de los alimentos en América Latina y
el Caribe.” En: ARI 152/2008-24/11/2008, Real Instituto Elcano. Disponible en:
http://www.rlc.fao.org/iniciativa/pdf/realinst.pdf
García, Marco Aurelio. “A Opcao Sul-Americana”. En: Revista Interesse Nacional, N°
01, abril-junho, 2008.
Grynspan, Rebeca. La crítica coyuntura mundial, sus efectos en América Latina y
los retos de política pública. Fondo Fiduciario España- PNUD, 2008. Disponible en:
www.undp.org
Insulza, José Miguel. “La crisis y sus efectos políticos”. En: Américas. Edición espe-
cial. Vol. 61. No. 4., julio-agosto 2009.
Izquierdo, Alejandro y Talvi, Ernesto. (coord.). Dilemas de política económica en
tiempos sin precedentes. Como enfrentar la crisis global en América Latina y el Ca-
ribe. Banco Interamericano de Desarrollo, 2009. Disponible en: http://www.iadb.
org/res/publications/pubfiles/pubB-635_esp.pdf
Kurtzman, Joel. “The low-carbon diet”. En: Foreign Affairs. Vol. 88. No. 5., setiembre/
octubre 2009.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
78
Lagos, Ricardo. “Las dimensiones políticas de la crisis mundial: una perspectiva
europea.” Informe final. Barcelona, 26 de marzo 2009. Disponible en: www.club-
madrid.org
Levi, Michael A. “Copenhagen’s Inconvenient Truth”. En: Foreign Affairs. Vol. 88. No.
5., setiembre-octubre 2009.
Luzón, Francisco. “El Santander y su proyecto 20.10: un compromiso con el de-
sarrollo de Latinoamérica y la bancarización de sus clases medias emergentes”.
Santander, Universidad Menéndez Pelayo, 4 de julio 2007.
Machinea, José Luis. “La crisis financiera internacional: su naturaleza y los desafíos
de política económica”. En: Revista CEPAL. No. 97, abril 2009.
Ocampo, José Antonio. “Impactos de la crisis financiera mundial sobre América La-
tina”. En: Revista CEPAL. No. 97, abril 2009.
Ocampo, José Antonio. “La crisis económica global: Impacto en implicaciones para
América Latina”. s. l. s. e. 2009.
Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), Perspectivas económi-
cas de América Latina 2009. París, Centro de Desarrollo de la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económico, 2009. Disponible en: www.ocde.org
Organización de Estados Americanos (OEA). La crisis económica global: Efectos
y estrategias políticas. Washington D.C, Estados Unidos, OEA-Secretaría General,
2009.
OIT, ¡Las políticas de seguridad social cuentan! No. 1., agosto 2009.
OIT, Unemployment trends 2009 (may update). Disponible en: www.ilo.org
OIT, Global Unemployment trends for women, marzo 2009. Disponible en: www.ilo.
org
OIT, Panorama laboral 2008. Disponible en: www.ilo.org
Organización de las Naciones Unidas (ONU). Objetivos de Desarrollo del Milenio. In-
forme 2009. Disponible en: www.un.org
ONU y Banco Mundial. Crime, Violence and Development: Trends, Costs and Policy
Options in the Caribbean, Washington D.C., Estados Unidos, 2007.
Organización Panamericana de la Salud (OPS). Situación de Salud en las Américas:
Indicadores Básicos 2007. Disponible en: www.paho.org
Orozco, Manuel. “Understanding the continuing effect of the economic crisis on re-
mittances to Latin America and the Caribbean.” En: Inter-American Dialogue, 10 de
agosto de 2009. Disponible en: www.thedialogue.org
V Informe del Secretario General de FLACSO 79
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Democracia/ Estado/
Ciudadanía. Hacia un Estado de y para la Democracia en América Latina. Serie Con-
tribuciones al Debate. Volumen II, 2008.
Ratha, Dilip, Mohapatra, Sanket y Silwal, Ani. Migration and Development
Brief 10. Banco Mundial, julio 2009. Disponible en: http://siteresources.
worl dbank. org/INTPROSPECTS/Resources/334934-1110315015165/
Migration&DevelopmentBrief10.pdf
Ratha, Dilip y Mohapatra, Sanket. Migration Development Brief 9. Banco Mundial,
marzo 2009. Disponible en: http://siteresources.worldbank.org/INTPROSPECTS/
Resources/MD_Brief9_Mar2009.pdf
Ratha, Dilip, Mohapatra, Sanket y Xu, Zhimei. Migration and Development Brief 8.
Banco Mundial, noviembre 2008. Disponible en: http://siteresources.worldbank.
org/INTPROSPECTS/Resources/334934-1110315015165/MD_Brief8.pdf
Revista Veja, Brasil, 13 de agosto. 2008.
Rojas Aravena, Francisco. “Efectos políticos de la crisis internacional en América
Latina”. En: Nueva Sociedad, (En prensa). Buenos Aires, Argentina, 2009.
Rojas Aravena, Francisco. La V Cumbre de las Américas. Nombres Propios. Fun-
dación Carolina. 2009. Disponible en: www.fundacioncarolina.es
Rojas Aravena, Francisco. Francisco. La V Cumbre de las Américas (II). El Documento
Que No Fue. Nombres Propios. Fundación Carolina. 2009. Disponible en: www.fun-
dacioncarolina.es
Rojas Aravena, Francisco. Desarrollo, gobernabilidad democrática y transparencia
en el Arco del Pacífico Latinoamericano. San José, Costa Rica, FLACSO-Secretaría
General, 2009.
Rojas Aravena, Francisco. “Globalización y violencia en América Latina. Debilidad
estatal, inequidad y crimen organizado inhiben el desarrollo humano”. En: Pensa-
miento Iberoamericano. (In) Seguridad y violencia en América Latina: Un reto para
la democracia. Nº 2, segunda época, 2008/ 1. Madrid, AECID-Fundación Carolina,
2008.
Rojas Aravena, Francisco. Integración en América Latina: Acciones y Omisiones;
Conflictos y Cooperación. IV Informe del Secretario General. San José, Costa Rica,
FLACSO-Secretaría General, 2008. Disponible en: www.flacso.org
Rojas Aravena, Francisco. La integración regional: un proyecto político estratégico.
III Informe del Secretario General. San José, Costa Rica, FLACSO-Secretaría General,
2007. Disponible en: www.flacso.org
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
80
Rojas Aravena, Francisco. El Crimen organizado Internacional: Una Grave Amenaza
a la democracia en América Latina y el Caribe. II Informe del Secretario General. San
José, Costa Rica, FLACSO-Secretaría General, 2006. Disponible en: www.flacso.org
Sánchez, Marco y Vos, Rob. “Impact of the global crisis on the achievement of the
MDGS in Latin America”. UN-DESA Working Paper No. 74. Naciones Unidas, junio
2009. Disponible en: http://www.un.org/esa/desa/papers/2009/wp74_2009.pdf
Santiso, Javier. “La emergencia de las multilatinas”. En: Revista CEPAL. N. 95., agosto
2008.
Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA). “La crisis financiera de
2008. Análisis y propuestas del SELA”. Documento producto de la Reunión Regional
sobre los desafíos del adverso entorno económico internacional para América La-
tina y el Caribe. Caracas, Venezuela, 30 de octubre de 2008. Disponible en: http://
www.sela.org/DB/ricsela/EDOCS/SRed/2008/11/T023600003101-0-La_crisis_
financiera_del_2008_-_An%C3%A1lisis_y_propuestas_del_SELA.pdf
SELA. Recesión global, migraciones y remesas: efectos sobre las economías de Améri-
ca Latina y el Caribe. Caracas, Venezuela, Secretaria Permanente del SELA, mayo
2009. Disponible en: http://www.sela.org/DB/ricsela/EDOCS/SRed/2009/05/
T023600003460-0-Recesion_global_migracion_y_remesas.pdf
SIECA. Plan de Medidas Urgentes para Atender en la Región el Impacto de la Crisis
Financiera Internacional, 2008. Disponible en: www.sieca.org.gt
Solís, Luis Guillermo y Rojas Aravena, Francisco (edits) Crimen Organizado en
América Latina y el Caribe. Santiago, Chile, Catalonia-FLACSO, 2008.
Soros, George. El nuevo paradigma de los mercados financieros. Para entender la
crisis económica actual. Madrid, Santillana Ediciones Generales, S.L., 2008.
Stiglitz, Joseph E. “Capitalist Fools”. En: Revista Vanity Fair, enero 2009. Disponible
en: http://www.vanityfair.com/magazine/2009/01/stiglitz200901?printable=tru
e&currentPage...08/01/2009
Steinberg, Federico. “La crisis financiera mundial: causas y respuesta política”. ARI.
126/ 2008. Disponible en: www.realinstitutoelcano.org
Noticias
Bárcena, Alicia. “La pobreza y la desigualdad en América Latina y el Caribe”. La Jor-
nada, 20 de diciembre de 2008. Disponible en:
http://www.jornada.unam.mx/2008/12/20/index.php?section=opinion&article=
016a1pol
V Informe del Secretario General de FLACSO 81
Carrera, Fernando. “El soporte fiscal de la gobernabilidad”. En: Informe Guate-
mala, agosto 2008. Disponible en: http://www.informeguatemala.com/index.
php?option=com_content&view=article&id=54:fcarrera&catid=39:ic&Itemid=63
Cruz, Guadalupe. “México, mujeres y niñas pobres más afectadas por la crisis”. Al-
terinfos América Latina, 27 de julio de 2009. Disponible en: http://www.alterinfos.
org/spip.php?article3662
Léa, Cristina, “O ABC da crise no Brasil e no mundo” En: O Globo, 14 de junio 2009.
Disponible en: https://conteudoclippingmp.planejamento.gov.br/cadastros/
noticias/2009/6/14/o-abc-da-crise-no-brasil-e-no-mundo/
S.A. “BM alerta del aumento del proteccionismo en los países del G-20”. En: Info-
latam, 17 de mayo de 2009. Disponible en: http://www.infolatam.com/entrada/
bm_alerta_del_aumento_del_proteccionismo-12951.html
Shinkle, Kirk, Mullins, Luke, et. al. “Credit Crisis”. En: US News, 4 de octubre de
2008. Disponible en: http://www.cbsnews.com/stories/2008/10/06/usnews/
main4505100.shtml
The Economist. “A stimulation question. Can emerging economies now afford coun-
ter-cyclical policies?” 11 de diciembre de 2008. Disponible en: www.ecomomist.
com
Documentos y resoluciones
Bachelet, Michel “Discurso inaugural en el XXI Congreso Mundial de Ciencia Políti-
ca”, Santiago. 13 de julio 2009. Disponible en: www.presidencia.cl
Bárcena, Alicia. “Intervención Mesa Redonda Club de Madrid”. 13 de julio 2009.
Santiago de Chile.
Comité Internacional de Planificación para la soberanía alimentaria (CIP). Cumbre
de la sociedad civil sobre la emergencia alimentaria mundial, 23 de mayo de 2008.
Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC). Costa
du Sauípe, Bahía, Brasilia. 16 y 17 de diciembre de 2009.
Cumbre Extraordinaria del SICA. Managua, Nicaragua. 15 de enero de 2009.
Cumbre Extraordinaria del SICA. Managua, Nicaragua. 14 de marzo de 2009.
Cumbre Extraordinaria del SICA. Managua, Nicaragua. 20 de mayo de 2009.
Cumbre Extraordinaria del SICA. Declaración Especial ante la crisis financiera mun-
dial. Tegucigalpa, Honduras. 4 de octubre de 2008.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
82
Cumbre Extraordinaria del SICA. Declaración La unión Centroamericana: El camino
de la integración. Tegucigalpa, Honduras. 4 de octubre de 2008.
Cumbre Presidencial Extraordinaria de la Comunidad Andina de las Naciones
(CAN). Guayaquil, Ecuador. 14 de octubre de 2008.
III Cumbre Cuba-CARICOM. Declaración de Santiago. Santiago, Cuba. 8 de diciembre
de 2008.
III Cumbre Extraordinaria del ALBA. Caracas, Venezuela. 26 de noviembre de 2008.
III Reunión Ordinaria de Jefes de Estado y Gobierno de UNASUR. Quito, Ecuador. 10
de agosto de 2009.
IV Cumbre Extraordinaria del ALBA. Caracas, Venezuela. 2 de febrero de 2009.
IV Reunión Ministerial del Foro del Arco del Pacífico Latinoamericano. Santiago,
Chile, 1 al 3 de octubre de 2008.
IX Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla. Declaración de Gua-
nacaste. Guanacaste, Costa Rica, 29 de julio de 2009.
Naciones Unidas, Conferencia de Alto Nivel sobre la crisis financiera y económica
mundial y sus efectos en el desarrollo. New York, Estados Unidos. 24 al 26 de junio
de 2009.
Naciones Unidas, Conferencia de Alto Nivel sobre la seguridad alimentaria: los de-
safíos del cambio climático y de la bioenergía. Roma, Italia. 3 al 5 de junio de 2008.
Naciones Unidas, Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático.
New York, Estados Unidos, 9 de mayo de 1992.
Organización de Estados Americanos. Declaración sobre Seguridad de las Américas.
México, 2003.
Organización de Estados Americanos. Carta Democrática Interamericana. Dis-
ponible en: www.oas.org
Organización Internacional del Trabajo, “Para recuperarse de la crisis: Un Pacto
Mundial para el Empleo”. Resolución aprobada en la Conferencia General de la Or-
ganización Internacional del Trabajo, 19 de junio de 2009.
Reunión Extraordinaria de Ministros Iberoamericanos de Finanzas. Porto Portugal.
2 de marzo de 2009.
Reunión Regional de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria en América Latina y el
Caribe. Caracas, Venezuela. 30 de mayo de 2008.
V Informe del Secretario General de FLACSO 83
Sistema de Integración Centroamericana (SICA) Cumbre sobre cambio climático y
medio ambiente. San Pedro Sula, Honduras, 28 de mayo de 2008.
SICA, Cumbre Alimentaria. Managua, Nicaragua, 7 de mayo de 2008.
V Cumbre de las Américas. Puerto España, Trinidad y Tobago. 17 al 19 de abril de
2009.
V Cumbre Extraordinaria del ALBA. Cumaná, Venezuela. 17 de abril de 2009.
VI Cumbre Extraordinaria del ALBA. Maracay, Venezuela. 24 de junio de 2009.
VII Reunión Extraordinaria del Consejo del Mercado Común de MERCOSUR. Brasil-
ia, Brasil. 27 de octubre de 2008.
X Reunión Ordinaria del Consejo Asesor de Ministros de Hacienda o Finanzas, Ban-
cos Centrales y Responsables de Planeación Económica de la CAN. Lima, Perú. 24
de noviembre de 2008.
XI Reunión Ordinaria del Consejo Asesor de Ministros de Hacienda o Finanzas, Ban-
cos Centrales y Responsables de Planeación Económica de la CAN. Lima, Perú. 2 de
febrero de 2009.
XIV Reunión Ministerial Grupo de Río- Unión Europea. Praga, República Checa. 13
de mayo de 2009.
XVI Cumbre de APEC. Lima, Perú. 22 y 23 de noviembre de 2008.
XVIII Cumbre Iberoamericana. Declaración de San Salvador. San Salvador. El Salva-
dor. 29 al 31 de octubre de 2008.
XVIII Cumbre Iberoamericana. Comunicado Especial sobre la Coyuntura Económica
Mundial. San Salvador. El Salvador. 29 al 31 de octubre de 2008.
XX Cumbre Extraordinaria de CARICOM. Comunicado especial sobre la crisis y su
impacto en CARICOM. Belice, Belice. 14 de marzo de 2008.
XXVII Reunión de Ministros de RR. EE del Grupo de Río. Declaración del Grupo de
Río sobre la Crisis Financiera Internacional y la Conferencia de Seguimiento del Con-
senso de Monterrey sobre Financiación para el Desarrollo. Zacatecas, México. 13 de
noviembre de 2008.
XXX Cumbre Ordinaria de CARICOM. Declaración de Liliendaal sobre la regulación
del sector financiero. Liliendaal, Guyana. 4 de julio de 2009.
XXXIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del SICA. Plan de medidas urgentes
para atender en la región el impacto de la crisis financiera mundial. San Pedro Sula,
Honduras. 5 de diciembre de 2008.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
84
XXXIV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del SICA. Managua, Nicaragua, 29
de junio de 2009.
XXXVI Cumbre de MERCOSUR. Declaración sobre medidas de promoción y protec-
ción en el área social en respuesta a la crisis financiera mundial. Costa do Sauípe,
Bahía, Brasil. 16 de diciembre de 2008.
V Informe del Secretario General de FLACSO 85

7
6
!
"
#
$
%
&
'
(
)
*
)
*
&
+
)
"
!
"
'
)
#
(
!
&
#
"
&
,
!
*
&
'
-
.
/
(
#
*
&
.
#
(
'
%
*
-
(
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
!
"
"
#
$
%
&
'
(
)
'
#
*
+
,
-
.
/
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
1
#
2
/
'
3
%
4
/
#
0
%
1
#
5
%
-
6
.
0
/
#
2
/
7
8
'
#
!
"
#
$
#
%
&
'
(
%
)
*
+
)
,
+
-
.
/
#
(
$
+
%
)
0
1
&
+
'
#
(
'
+
%
2
)
"
#
$
#
%
&
'
(
%
)
*
+
)
3
.
/
#
+
$
*
(
2
)
4
'
+
%
#
*
+
$
&
+
%
)
*
+
)
-
(
%
)
5
.
$
/
(
%
)
6
+
$
&
'
.
-
+
%
)
*
+
)
-
(
%
)
0
%
&
.
*
(
%
)
4
.
'
&
+
)
7
)
-
(
%
)
0
%
&
.
*
(
%
)
8
%
(
/
#
.
*
(
%
9
#
9
:
#
/
6
,
&
;
-
%
<
#
9
=
=
>
#
?
-
.
3
(
1
(
.
<
#
?
-
.
3
(
1
#
@
.
#
%
A
/
1
&
6
(
)
'
#
B
/
3
(
,
(
A
.
#
0
%
#
1
/
3
#
(
'
0
(
6
.
0
/
-
%
3
#
7
.
6
-
/
%
6
/
'
)
7
(
6
/
3
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
#
1
.
#
-
%
D
(
)
'
#
E
.
6
%
#
F
&
%
#
G
3
,
.
#
3
%
#
%
'
6
&
%
'
,
-
%
#
%
'
#
7
%
4
/
-
%
3
#
6
/
'
0
(
6
(
/
'
%
3
#
F
&
%
#
%
'
#
%
1
#
B
.
3
.
0
/
#
B
.
-
.
#
%
'
H
-
%
'
,
.
-
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
*
3
#
6
/
'
A
%
'
(
%
'
,
%
#
-
%
.
1
(
I
.
-
#
&
'
#
7
/
'
(
,
/
-
%
/
#
0
%
#
1
/
3
#
B
/
3
(
;
1
%
3
#
(
7
B
.
6
,
/
3
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
3
#
1
/
3
#
7
%
-
6
.
0
/
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
1
/
6
.
1
%
3
#
*
1
#
/
-
(
D
%
'
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
3
%
#
%
'
6
&
%
'
,
-
.
#
%
'
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
0
/
3
#
*
3
#
'
%
6
%
3
.
-
(
.
#
&
'
.
#
-
%
H
/
-
7
.
#
B
-
/
H
&
'
0
.
#
0
%
#
1
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
J
#
#
*
3
#
(
7
B
/
-
,
.
'
,
%
#
B
%
-
H
%
6
6
(
/
'
.
-
#
1
.
#
-
%
D
&
1
.
6
(
)
'
#
B
-
&
0
%
'
,
%
#
0
%
#
1
/
3
#
7
%
-
6
.
0
/
3
#
0
%
#
6
.
B
(
,
.
1
%
3
J
#
K
%
#
-
%
F
&
(
%
-
%
#
6
/
7
&
'
(
6
.
6
(
)
'
#
H
1
&
(
0
.
#
%
'
,
-
%
#
1
/
3
#
D
/
;
(
%
-
'
/
3
#
3
/
;
-
%
#
1
.
3
#
7
%
0
(
0
.
3
#
F
&
%
#
6
.
0
.
#
B
.
C
3
#
,
/
7
%
#
B
.
-
.
#
%
'
H
-
%
'
,
.
-
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
@
.
#
(
'
,
%
D
-
.
6
(
)
'
#
#
%
3
#
H
&
'
0
.
7
%
'
,
.
1
#
B
.
-
.
#
6
/
'
,
(
'
&
.
-
#
6
/
'
#
(
'
0
(
6
.
0
/
-
%
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
3
#
B
/
3
(
,
(
A
/
3
J
#
@
/
3
#
7
(
%
7
;
-
/
3
#
0
%
1
#
?
.
'
6
/
#
0
%
1
#
K
&
-
#
%
+
B
-
%
3
.
-
/
'
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
0
%
#
F
&
%
#
6
/
7
(
%
'
6
%
#
.
#
H
&
'
6
(
/
'
.
-
#
1
/
#
7
L
3
#
-
L
B
(
0
/
#
B
/
3
(
;
1
%
#
B
.
-
.
#
1
/
D
-
.
-
#
&
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
7
L
3
#
.
-
7
)
'
(
6
/
<
#
%
F
&
(
,
.
,
(
A
/
#
%
#
(
'
,
%
D
-
.
1
#
0
%
#
M
7
G
-
(
6
.
#
0
%
1
#
K
&
-
J
#
$
%
6
/
-
0
.
-
/
'
#
1
.
#
'
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
6
/
'
6
1
&
(
-
#
1
.
#
$
/
'
0
.
#
0
%
#
N
/
E
.
J
#
#
O
O
O
!
"
#
2
&
7
;
-
%
#
0
%
1
#
5
*
$
2
P
K
Q
$
#
!
:
+
;
+
%
)
7
)
:
+
;
.
%
)
*
+
)
0
%
&
.
*
(
%
)
7
)
*
+
)
<
(
=
#
+
'
$
(
)
*
+
)
-
(
%
)
4
.
>
%
+
%
)
"
#
+
?
=
'
(
%
)
*
+
-
)
"
0
,
6
@
A
B
,
9
#
R
S
#
0
(
6
(
%
7
;
-
%
<
#
9
=
=
>
#
2
/
3
,
.
#
0
/
#
K
.
&
C
B
%
<
#
?
.
E
C
.
<
#
?
-
.
3
(
1
#
N
(
3
6
&
,
(
%
-
/
'
#
#
.
1
,
%
-
'
.
,
(
A
.
3
#
B
.
-
.
#
%
A
(
,
.
-
#
F
&
%
#
1
/
3
#
(
7
B
.
6
,
/
3
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
.
H
%
6
,
%
'
#
.
#
1
/
3
#
B
1
.
'
/
3
#
0
%
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
<
#
3
&
B
%
-
.
6
(
)
'
#
0
%
#
#
1
.
#
B
/
;
-
%
I
.
#
T
#
6
-
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
#
3
/
3
,
%
'
(
;
1
%
J
#
U
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
&
'
#
0
(
L
1
/
D
/
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
<
#
6
/
'
#
1
.
#
B
.
-
,
(
6
(
B
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
<
#
B
.
-
.
#
1
.
#
6
/
'
3
,
-
&
6
6
(
)
'
#
0
%
#
&
'
.
#
'
&
%
A
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
J
#
*
1
#
6
/
7
%
-
6
(
/
#
-
%
D
(
/
'
.
1
#
%
3
#
(
7
B
/
-
,
.
'
,
%
#
B
.
-
.
#
%
'
H
-
%
'
,
.
-
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
J
#
*
1
#
?
.
'
6
/
#
0
%
1
#
K
&
-
#
B
/
0
-
C
.
#
3
%
-
#
&
'
.
#
-
%
3
B
&
%
3
,
.
#
%
H
%
6
,
(
A
.
#
B
.
-
.
#
1
.
#
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
J
#
#
K
&
3
6
-
(
;
(
%
-
/
'
#
1
.
#
N
%
6
1
.
-
.
6
(
)
'
#
3
/
;
-
%
#
"
+
*
#
*
.
%
)
*
+
)
4
'
(
?
(
/
#
C
$
)
7
)
4
'
(
&
+
/
/
#
C
$
)
+
$
)
+
-
)
D
'
+
.
)
A
(
/
#
.
-
)
+
$
)
,
+
%
E
F
+
%
&
.
)
.
)
-
.
%
)
6
'
#
%
#
%
)
G
#
$
.
$
/
#
+
'
.
)
"
F
$
*
#
.
-
#
N
%
6
1
.
-
.
6
(
)
'
#
3
/
;
-
%
#
5
%
0
(
0
.
3
#
0
%
#
V
-
/
7
/
6
(
)
'
#
T
#
V
-
/
,
%
6
6
(
)
'
#
%
'
#
%
1
#
W
-
%
.
#
K
/
6
(
.
1
#
%
'
#
$
%
3
B
&
%
3
,
.
#
.
#
1
.
3
#
2
-
(
3
(
3
#
X
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
5
&
'
0
(
.
1
)
!
4
.
>
%
+
%
)
"
#
+
?
=
'
(
%
)
*
+
-
)
"
0
,
6
@
A
B
,
)
7
)
-
(
%
)
0
%
&
.
*
(
%
)
8
%
(
/
#
.
*
(
%
9
#
R
S
#
0
(
6
(
%
7
;
-
%
<
#
9
=
=
>
#
2
/
3
,
.
#
0
/
#
K
.
&
C
B
%
<
#
?
.
E
C
.
<
#
?
-
.
3
(
1
#
U
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
.
0
/
B
,
.
-
#
B
/
1
C
,
(
6
.
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
3
#
T
#
3
/
6
(
.
1
%
3
#
0
%
#
'
.
,
&
-
.
1
%
I
.
#
.
'
,
(
6
C
6
1
(
6
.
#
F
&
%
#
.
,
%
'
8
%
'
#
1
/
3
#
%
H
%
6
,
/
3
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
J
#
@
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
0
/
3
#
0
%
;
%
'
#
.
&
7
%
'
,
.
-
#
3
&
3
#
6
/
'
,
-
(
;
&
6
(
/
'
%
3
#
.
#
1
.
#
6
/
/
B
%
-
.
6
(
)
'
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
.
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
<
#
%
A
(
,
.
'
0
/
#
F
&
%
#
1
.
3
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
/
-
(
%
'
,
.
0
.
3
#
.
#
1
.
#
-
%
.
6
,
(
A
.
6
(
)
'
#
0
%
#
3
&
3
#
%
6
/
'
/
7
C
.
3
#
/
6
&
-
-
.
#
%
'
#
0
%
,
-
(
7
%
'
,
/
#
0
%
1
#
.
B
/
T
/
#
.
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
7
L
3
#
B
/
;
-
%
3
J
#
#
N
%
,
%
-
7
(
'
.
6
(
)
'
#
0
%
#
B
.
-
,
(
6
(
B
.
-
#
T
#
6
/
'
,
-
(
;
&
(
-
#
.
6
,
(
A
.
7
%
'
,
%
#
%
'
#
&
'
.
#
,
-
.
'
3
H
/
-
7
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
#
O
O
O
!
"
#
2
&
7
;
-
%
#
0
%
1
#
5
*
$
2
P
K
Q
$
#
!
4
.
>
%
+
%
)
"
#
+
?
=
'
(
%
)
*
+
-
)
"
0
,
6
@
A
B
,
)
7
)
-
(
%
)
0
%
&
.
*
(
%
)
8
%
(
/
#
.
*
(
%
9
#
R
S
#
0
(
6
(
%
7
;
-
%
<
#
9
=
=
>
#
2
/
3
,
.
#
0
/
#
K
.
&
C
B
%
<
#
?
.
E
C
.
<
#
?
-
.
3
(
1
#
U
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
&
'
.
#
-
%
H
/
-
7
.
#
0
%
#
1
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
T
#
0
%
1
#
%
3
,
.
;
1
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
(
'
3
,
-
&
7
%
'
,
/
3
#
F
&
%
#
B
%
-
7
(
,
.
'
#
-
%
3
B
&
%
3
,
.
3
#
6
/
'
6
-
%
,
.
3
<
#
(
'
7
%
0
(
.
,
.
3
#
T
.
#
.
0
%
6
&
.
0
.
3
#
.
#
1
.
3
#
6
-
(
3
(
3
#
@
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
1
#
?
.
'
6
/
#
0
%
1
#
K
&
-
#
%
+
B
-
%
3
.
-
/
'
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
0
%
#
F
&
%
#
6
/
7
(
%
'
6
%
#
.
#
H
&
'
6
(
/
'
.
-
#
*
3
#
(
7
B
/
-
,
.
'
,
%
#
1
.
#
B
-
/
H
&
'
0
(
I
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
.
#
(
'
,
%
D
-
.
6
(
)
'
#
-
%
D
(
/
'
.
1
#
K
&
3
6
-
(
;
(
%
-
/
'
#
1
.
#
N
%
6
1
.
-
.
6
(
)
'
#
3
/
;
-
%
#
"
+
*
#
*
.
%
)
*
+
)
4
'
(
?
(
/
#
C
$
)
7
)
4
'
(
&
+
/
/
#
C
$
)
+
$
)
+
-
)
D
'
+
.
)
A
(
/
#
.
-
)
+
$
)
,
+
%
E
F
+
%
&
.
)
.
)
-
.
%
)
6
'
#
%
#
%
)
G
#
$
.
$
/
#
+
'
.
)
"
F
$
*
#
.
-
#

&
X
.
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
86

7
7

'
%
.
-
"
)
B
!
B
&
!
"
B
)
"
!
&
B
#
&
"
!
'
)
%
"
#
*
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
2
&
7
;
-
%
#
V
-
%
3
(
0
%
'
6
(
.
1
#
*
+
,
-
.
/
-
0
(
'
.
-
(
.
#
!
:
+
;
+
%
)
*
+
)
0
%
&
.
*
(
)
7
)
*
+
)
<
(
=
#
+
'
$
(
)
*
+
)
-
.
%
)
6
8
H
9
#
R
Y
#
/
6
,
&
;
-
%
<
#
9
=
=
>
Z
#
[
&
.
T
.
F
&
(
1
<
#
*
6
&
.
0
/
-
#
2
/
'
A
/
6
)
#
.
#
&
'
.
#
-
%
&
'
(
)
'
#
0
%
1
#
2
/
'
3
%
4
/
#
0
%
#
5
(
'
(
3
,
-
/
3
#
0
%
#
\
.
6
(
%
'
0
.
#
/
#
X
(
'
.
'
I
.
3
<
#
?
.
'
6
/
3
#
2
%
'
,
-
.
1
%
3
#
T
#
$
%
3
B
/
'
3
.
;
1
%
3
#
0
%
#
V
1
.
'
%
.
6
(
)
'
#
*
6
/
'
)
7
(
6
.
#
0
%
#
1
.
#
2
M
U
#
B
.
-
.
#
F
&
%
#
.
'
.
1
(
6
%
'
#
1
/
3
#
(
7
B
.
6
,
/
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
3
#
T
#
0
%
#
/
,
-
.
#
C
'
0
/
1
%
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
<
#
6
/
'
#
7
(
-
.
3
#
.
#
%
7
(
,
(
-
#
-
%
6
/
7
%
'
0
.
6
(
/
'
%
3
#
F
&
%
#
B
%
-
7
(
,
.
'
#
.
'
.
1
(
I
.
-
#
.
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
1
.
#
B
/
3
(
;
(
1
(
0
.
0
#
0
%
#
%
7
B
-
%
'
0
%
-
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
6
/
'
6
%
-
,
.
0
.
3
#
F
&
%
#
;
&
3
F
&
%
'
#
6
/
'
,
-
.
-
-
%
3
,
.
-
#
3
&
3
#
%
H
%
6
,
/
3
#
3
/
;
-
%
#
1
.
3
#
%
6
/
'
/
7
C
.
3
#
0
%
#
1
.
#
3
&
;
-
%
D
(
)
'
#
O
#
$
%
&
'
(
)
'
#
P
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
1
#
2
/
'
3
%
4
/
#
M
3
%
3
/
-
#
0
%
#
5
(
'
(
3
,
-
/
3
#
0
%
#
\
.
6
(
%
'
0
.
#
/
#
X
(
'
.
'
I
.
3
<
#
?
.
'
6
/
3
#
2
%
'
,
-
.
1
%
3
#
T
#
$
%
3
B
/
'
3
.
;
1
%
3
#
0
%
#
V
1
.
'
%
.
6
(
)
'
#
*
6
/
'
)
7
(
6
.
#
0
%
#
1
.
#
2
M
U
#
9
Y
#
'
/
A
(
%
7
;
-
%
<
#
9
=
=
>
Z
#
@
(
7
.
<
#
V
%
-
8
#
K
%
#
(
'
,
%
-
6
.
7
;
(
)
#
(
'
H
/
-
7
.
6
(
)
'
#
T
#
%
+
B
%
-
(
%
'
6
(
.
3
#
3
/
;
-
%
#
1
/
3
#
7
%
6
.
'
(
3
7
/
3
#
T
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
F
&
%
#
6
.
0
.
#
B
.
C
3
#
%
3
,
L
#
(
'
3
,
-
&
7
%
'
,
.
'
0
/
<
#
3
(
%
'
0
/
#
0
%
3
%
.
;
1
%
#
(
'
3
,
(
,
&
6
(
/
'
.
1
(
I
.
-
#
6
.
'
.
1
%
3
#
B
%
-
7
.
'
%
'
,
%
3
#
B
.
-
.
#
%
A
.
1
&
.
-
#
6
/
'
4
&
'
,
.
7
%
'
,
%
#
1
/
3
#
%
H
%
6
,
/
3
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
T
#
.
0
/
B
,
.
-
#
1
.
3
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
F
&
%
#
6
/
-
-
%
3
B
/
'
0
.
'
#
@
.
#
(
'
,
%
D
-
.
6
(
)
'
#
%
3
#
7
&
T
#
(
7
B
/
-
,
.
'
,
%
#
U
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
.
6
,
&
.
-
#
0
%
#
7
.
'
%
-
.
#
(
'
7
%
0
(
.
,
.
#
T
#
/
B
/
-
,
&
'
.
<
#
T
#
0
%
#
,
-
.
;
.
4
.
-
#
%
'
#
B
.
-
.
1
%
1
/
#
%
'
#
%
1
#
7
.
-
6
/
#
0
%
#
&
'
.
#
%
3
,
-
.
,
%
D
(
.
#
F
&
%
#
,
-
.
3
6
(
%
'
0
.
#
%
1
#
6
/
-
,
/
#
B
1
.
I
/
#
X
/
-
,
.
1
%
6
%
-
#
1
/
3
#
6
.
'
.
1
%
3
#
0
%
#
6
/
7
&
'
(
6
.
6
(
)
'
#
%
'
,
-
%
#
1
/
3
#
V
.
C
3
%
3
#
5
(
%
7
;
-
/
3
<
#
6
/
'
#
-
%
3
B
%
6
,
/
#
.
1
#
3
%
D
&
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
1
/
3
#
.
6
/
'
,
%
6
(
7
(
%
'
,
/
3
#
7
&
'
0
(
.
1
%
3
#
*
'
6
.
-
D
.
-
#
.
1
#
[
-
&
B
/
#
]
G
6
'
(
6
/
#
V
%
-
7
.
'
%
'
,
%
#
^
[
]
V
^
<
#
1
.
#
%
1
.
;
/
-
.
6
(
)
'
#
0
%
#
0
(
A
%
-
3
/
3
#
,
-
.
;
.
4
/
3
#
T
#
%
7
(
,
(
-
#
-
%
6
/
7
%
'
0
.
6
(
/
'
%
3
#
F
&
%
#
B
%
-
7
(
,
.
'
#
.
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
.
'
.
1
(
I
.
-
#
1
.
#
B
/
3
(
;
(
1
(
0
.
0
#
0
%
#
%
7
B
-
%
'
0
%
-
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
6
/
'
6
%
-
,
.
0
.
3
#
F
&
%
#
;
&
3
F
&
%
'
#
6
/
'
,
-
.
-
-
%
3
,
.
-
#
1
/
3
#
%
H
%
6
,
/
3
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
3
/
;
-
%
#
3
&
3
#
%
6
/
'
/
7
C
.
3
#
#
O
"
#
$
%
&
'
(
)
'
#
P
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
1
#
2
/
'
3
%
4
/
#
M
3
%
3
/
-
#
0
%
#
5
(
'
(
3
,
-
/
3
#
0
%
#
\
.
6
(
%
'
0
.
#
/
#
X
(
'
.
'
I
.
3
<
#
?
.
'
6
/
3
#
2
%
'
,
-
.
1
%
3
#
T
#
$
%
3
B
/
'
3
.
;
1
%
3
#
0
%
#
V
1
.
'
%
.
6
(
)
'
#
*
6
/
'
)
7
(
6
.
#
0
%
#
1
.
#
2
M
U
#
9
#
0
%
#
H
%
;
-
%
-
/
<
#
9
=
=
_
Z
#
@
(
7
.
<
#
V
%
-
8
#
N
%
6
(
3
(
)
'
#
`
_
9
#
6
-
%
.
#
%
1
#
2
/
'
3
%
4
/
#
M
'
0
(
'
/
#
0
%
#
5
(
'
(
3
,
-
/
3
#
0
%
#
N
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
K
/
6
(
.
1
#
%
#
(
'
3
,
-
&
T
%
#
1
.
#
6
/
/
-
0
(
'
.
6
(
)
'
#
%
'
,
-
%
#
%
3
,
/
3
#
0
/
3
#
2
/
'
3
%
4
/
3
#
B
.
-
.
#
1
.
#
(
0
%
'
,
(
H
(
6
.
6
(
)
'
#
T
#
%
1
#
0
(
3
%
a
/
#
0
%
#
7
%
6
.
'
(
3
7
/
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
(
'
'
/
A
.
0
/
-
%
3
#
B
.
-
.
#
6
/
7
;
.
,
(
-
#
1
.
#
B
/
;
-
%
I
.
<
#
H
/
-
,
.
1
%
6
%
-
#
1
.
#
D
/
;
%
-
'
.
;
(
1
(
0
.
0
#
0
%
7
/
6
-
L
,
(
6
.
#
T
#
.
1
6
.
'
I
.
-
#
1
.
#
4
&
3
,
(
6
(
.
#
T
#
1
.
#
%
F
&
(
0
.
0
#
3
/
6
(
.
1
#
U
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
&
'
.
#
B
-
/
B
&
%
3
,
.
#
F
&
%
#
0
%
H
(
'
.
#
1
(
'
%
.
7
(
%
'
,
/
3
#
B
.
-
.
#
B
/
,
%
'
6
(
.
-
#
1
.
3
#
7
(
6
-
/
H
(
'
.
'
I
.
3
#
#
U
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
&
'
.
#
B
-
/
B
&
%
3
,
.
#
F
&
%
#
B
%
-
7
(
,
.
#
H
/
-
,
.
1
%
6
%
-
#
1
.
3
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
0
.
3
#
B
/
-
#
1
.
#
;
.
'
6
.
#
-
%
D
(
/
'
.
1
#
T
#
3
&
;
-
%
D
(
/
'
.
1
#
6
/
'
#
7
(
-
.
3
#
.
#
&
'
.
#
7
%
4
/
-
#
6
.
'
.
1
(
I
.
6
(
)
'
#
T
#
.
B
-
/
A
%
6
E
.
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
1
.
3
#
-
%
7
%
3
.
3
#
%
'
A
(
.
0
.
3
#
B
/
-
#
1
/
3
#
7
(
D
-
.
'
,
%
3
#
E
.
6
(
.
#
.
6
,
(
A
(
0
.
0
%
3
#
B
-
/
0
&
6
,
(
A
.
3
#
U
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
&
'
#
7
.
'
%
4
/
#
)
B
,
(
7
/
#
0
%
#
1
.
3
#
-
%
3
%
-
A
.
3
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
%
3
#
"
'
3
,
-
&
(
-
#
.
1
#
[
]
V
#
B
.
-
.
#
F
&
%
#
B
-
%
3
%
'
,
%
#
%
'
#
&
'
#
B
1
.
I
/
#
0
%
#
,
-
%
3
#
7
%
3
%
3
#
.
#
%
3
,
%
#
2
/
'
3
%
4
/
#
&
'
.
#
B
-
/
H
&
'
0
(
I
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
/
3
#
,
-
.
;
.
4
/
3
#
,
G
6
'
(
6
/
3
<
#
.
3
C
#
6
/
7
/
#
3
&
3
#
.
A
.
'
6
%
3
#
6
/
'
#
-
%
1
.
6
(
)
'
#
.
#
1
.
3
#
B
-
/
B
&
%
3
,
.
3
#
#
M
B
/
T
.
-
#
1
.
#
(
'
(
6
(
.
,
(
A
.
#
3
/
;
-
%
#
%
1
#
%
3
,
.
;
1
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
&
'
.
#
U
&
%
A
.
#
M
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
X
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
"
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
<
#
%
'
#
%
1
#
3
%
'
/
#
0
%
#
1
.
#
M
3
.
7
;
1
%
.
#
[
%
'
%
-
.
1
#
0
%
#
1
.
3
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
#
N
%
3
,
.
6
.
-
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
0
%
#
1
.
3
#
1
.
;
/
-
%
3
#
0
%
#
-
%
H
1
%
+
(
)
'
#
T
#
6
/
'
6
%
-
,
.
6
(
)
'
#
F
&
%
#
A
(
%
'
%
#
-
%
.
1
(
I
.
'
0
/
#
%
1
#
K
*
@
M
#
3
/
;
-
%
#
%
1
#
0
(
.
D
'
)
3
,
(
6
/
#
T
#
1
/
3
#
(
7
B
.
6
,
/
3
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
$
%
6
/
'
/
6
%
-
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
0
%
#
&
'
#
7
.
'
%
4
/
#
,
-
.
'
3
B
.
-
%
'
,
%
#
T
#
G
,
(
6
/
#
0
%
1
#
H
(
'
.
'
6
(
.
7
(
%
'
,
/
#
%
+
,
%
-
'
/
<
#
.
3
C
#
6
/
7
/
#
&
'
.
#
D
/
;
%
-
'
.
'
I
.
#
0
%
7
/
6
-
L
,
(
6
.
#
T
#
6
1
.
-
.
#
.
#
1
.
#
A
%
I
#
F
&
%
#
B
-
/
B
/
-
6
(
/
'
.
1
#
T
#
0
%
#
-
%
3
B
/
'
3
.
;
(
1
(
0
.
0
#
%
F
&
(
,
.
,
(
A
.
#
0
%
#
1
/
3
#
/
-
D
.
'
(
3
7
/
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
-
%
D
(
/
'
.
1
%
3
#
%
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
%
3
#
& & &
V Informe del Secretario General de FLACSO 87

7
8

*
)
*
C
#
.
!
&
B
#
&
)
"
C
#
D
(
!
'
)
E
"
&
'
#
"
C
(
%
!
.
#
(
)
'
!
"
!
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
C
u
m
b
i
e

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e
l

S
I
C
A
:

B
e
c
l
a
i
a
c
i
o
n

"
L
a

0
n
i
o
n

C
e
n
t
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
a
:

E
l

C
a
m
i
n
o

u
e

l
a

I
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n
"

4

u
e

o
c
t
u
b
i
e
,

2
u
u
8
;

T
e
g
u
c
i
g
a
l
p
a
,

B
o
n
u
u
i
a
s

A
n
t
e

l
a

c
i
i
s
i
s

e
s

m
u
y

i
m
p
o
i
t
a
n
t
e

s
e
g
u
i
i

f
o
i
t
a
l
e
c
i
e
n
u
o

l
o
s

v
i
n
c
u
l
o
s

c
o
n

l
a
s

i
n
i
c
i
a
t
i
v
a
s

u
e

i
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

I
n
s
t
i
u
i
i

a
l

C
o
n
s
e
j
o

u
e

N
i
n
i
s
t
i
o
s

u
e

I
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

E
c
o
n
o
m
i
c
a
,

a
l

C
o
n
s
e
j
o

N
o
n
e
t
a
i
i
o

C
e
n
t
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
o

y

a
l

B
C
I
E

p
a
i
a

q
u
e
,

e
n

c
o
o
i
u
i
n
a
c
i
o
n

c
o
n

l
a

S
I
E
C
A
,

p
i
o
p
o
n
g
a
n

u
n

p
l
a
n

q
u
e

c
o
n
t
e
n
g
a

m
e
u
i
u
a
s

u
e

c
a
i
á
c
t
e
i

u
i
g
e
n
t
e

p
a
i
a

a
f
i
o
n
t
a
i

e
l

i
m
p
a
c
t
o

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a


C
u
m
b
i
e

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e
l

S
I
C
A
:

B
e
c
l
a
i
a
c
i
o
n

E
s
p
e
c
i
a
l

a
n
t
e

l
a
s

C
i
i
s
i
s

F
i
n
a
n
c
i
e
i
a

N
u
n
u
i
a
l

4

u
e

o
c
t
u
b
i
e
,

2
u
u
8
;

T
e
g
u
c
i
g
a
l
p
a
,

B
o
n
u
u
i
a
s

E
l

c
o
m
e
i
c
i
o

p
o
i

s
i

m
i
s
m
o

n
o

i
e
s
u
e
l
v
e

l
o
s

p
i
o
b
l
e
m
a
s

u
e

n
u
e
s
t
i
o
s

p
u
e
b
l
o
s
,

i
e
s
u
l
t
a

i
m
p
e
i
a
t
i
v
o

e
l

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

e

i
m
p
l
e
m
e
n
t
a
c
i
o
n

u
e

p
i
o
g
i
a
m
a
s

s
o
c
i
a
l
e
s
.

B
e
f
e
n
u
e
i

y

f
o
i
t
a
l
e
c
e
i

e
l

c
o
m
e
i
c
i
o

i
n
t
i
a
c
e
n
t
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
o

I
n
s
t
i
u
i
i

a
l

C
o
n
s
e
j
o

u
e

N
i
n
i
s
t
i
o
s

u
e

I
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

E
c
o
n
o
m
i
c
a

y

l
o
s

u
a
b
i
n
e
t
e
s

E
c
o
n
o
m
i
c
o
s
,

c
o
n

e
l

a
p
o
y
o

u
e

l
a

S
u
-
S
I
C
A

e
l
a
b
o
i
a
i

l
a
s

m
e
u
i
u
a
s

e

i
n
s
t
i
u
m
e
n
t
o
s

q
u
e

s
e
a
n

n
e
c
e
s
a
i
i
o
s

p
a
i
a

f
o
i
t
a
l
e
c
e
i

y

a
u
m
e
n
t
a
i

e
l

c
o
m
e
i
c
i
o

i
n
t
i
a
i
i
e
g
i
o
n
a
l

u
e

b
i
e
n
e
s

y

s
e
i
v
i
c
i
o
s
.


S
e

i
n
s
t
i
u
y
e

a
l

B
C
I
E

c
o
n
s
i
u
e
i
a
i

l
a

p
o
s
i
b
i
l
i
u
a
u

u
e

e
x
t
e
n
u
e
i

l
i
n
e
a
s

u
e

c
i
é
u
i
t
o

S
e

i
n
s
t
i
u
y
e

a

l
a

S
u
-

S
I
C
A

a

c
o
n
t
i
n
u
a
i

f
o
i
t
a
l
e
c
i
e
n
u
o

l
o
s

v
i
n
c
u
l
o
s

c
o
n

l
a
s

u
i
v
e
i
s
a
s

i
n
i
c
i
a
t
i
v
a
s

u
e

i
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

e
x
i
s
t
e
n
t
e
s

e
n

A
m
é
i
i
c
a

L
a
t
i
n
a

y

e
l

C
a
i
i
b
e

I
n
s
t
i
u
i
i

a

c
i
e
a
i

u
n

p
l
a
n

q
u
e

c
o
n
t
e
n
g
a
n

m
e
u
i
u
a
s

u
e

c
a
i
á
c
t
e
i

u
i
g
e
n
t
e

p
a
i
a

a
f
i
o
n
t
a
i

l
a

c
i
i
s
i
s


u
e
s
t
i
o
n
a
i

a
l
i
a
n
z
a
s

e
s
t
i
a
t
é
g
i
c
a
s

y

i
e
c
u
i
s
o
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s

e
n

l
o
s

t
e
m
a
s

e
c
o
n
o
m
i
c
o
s

y

s
o
c
i
a
l
e
s


c
o
n

l
o
s

p
a
i
s
e
s

u
e
l

S
u
i
,

E
l

C
a
i
i
b
e

y

A
s
i
a

X
X
X
I
I
I

C
u
m
b
i
e

u
e

}
e
f
e
s

u
e

E
s
t
a
u
o

y

u
e

u
o
b
i
e
i
n
o

u
e
l

S
I
C
A

S

u
e

u
i
c
i
e
m
b
i
e
,

2
u
u
8
;

S
a
n

P
e
u
i
o

S
u
l
a
,

B
o
n
u
u
i
a
s

E
s

n
e
c
e
s
a
i
i
o

t
o
m
a
i

m
e
u
i
u
a
s

u
i
g
e
n
t
e
s

p
a
i
a

e
n
f
i
e
n
t
a
i

l
a


c
i
i
s
i
s


A
p
i
o
v
e
c
h
a
i

m
e
j
o
i

l
a
s

o
p
o
i
t
u
n
i
u
a
u
e
s

c
o
m
e
i
c
i
a
l
e
s

y

u
e

i
n
v
e
i
s
i
o
n

S
o
l
i
c
i
t
a
i

a

l
a

S
u

u
e

l
a

0
N
0
,

l
a

c
o
n
v
o
c
a
t
o
i
i
a

a

u
n
a

s
e
s
i
o
n

e
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e

l
a

A
s
a
m
b
l
e
a

u
e
n
e
i
a
l

p
a
i
a

t
i
a
t
a
i

e
l

t
e
m
a

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s

y

s
u

i
m
p
a
c
t
o

e
n

l
a
s

e
c
o
n
o
m
i
a
s

u
e

l
o
s

p
a
i
s
e
s

e
n

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o
.


R
e
c
o
n
o
c
e
i

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

i
e
a
c
c
i
o
n
a
i

c
o
n

p
i
o
n
t
i
t
u
u

y

u
e
c
i
s
i
o
n

a
n
t
e

l
a

c
i
i
s
i
s
,

t
o
m
a
n
u
o

m
e
u
i
u
a
s

u
e

i
e
f
o
i
z
a
i

l
o
s

s
i
s
t
e
m
a
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s

i
e
g
i
o
n
a
l
e
s
,

f
o
i
t
a
l
e
c
e
i

e
l

c
o
m
e
i
c
i
o

i
n
t
i
a
i
i
e
g
i
o
n
a
l
,

i
n
c
i
e
m
e
n
t
a
i

l
a

p
i
o
u
u
c
c
i
o
n
,

e
s
p
e
c
i
a
l
m
e
n
t
e

l
a

u
e

a
l
i
m
e
n
t
o
s

c
o
n

e
l

f
i
n

u
e

g
a
i
a
n
t
i
z
a
i

l
a

s
e
g
u
i
i
u
a
u

a
l
i
m
e
n
t
a
i
i
a

c
e
n
t
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
a

y

p
i
o
c
u
i
a
i

l
a

i
n
v
e
i
s
i
o
n

p
ú
b
l
i
c
a

e
n

o
b
i
a
s

u
e

i
n
f
i
a
e
s
t
i
u
c
t
u
i
a
.


S
e

a
p
i
u
e
b
a

e
l

"
P
l
a
n

u
e

N
e
u
i
u
a
s

0
i
g
e
n
t
e
s

p
a
i
a

A
t
e
n
u
e
i

e
n

l
a

R
e
g
i
o
n

e
l

I
m
p
a
c
t
o

u
e

l
a

C
i
i
s
i
s

F
i
n
a
n
c
i
e
i
a

I
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l
"


P
l
a
n

u
e

m
e
u
i
u
a
s

u
i
g
e
n
t
e
s

p
a
i
a

A
t
e
n
u
e
i

e
n

l
a

i
e
g
i
o
n

e
l

i
m
p
a
c
t
o

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

P
i
e
s
e
n
t
a
u
o

e
l

S

u
e

u
i
c
i
e
m
b
i
e
,

2
u
u
8
;

S
a
n

P
e
u
i
o

S
u
l
a
,

B
o
n
u
u
i
a
s
;


E
s
t
a
b
l
e
c
e
:

S

m
e
u
i
u
a
s

p
a
i
a

l
o
s

B
a
n
c
o
s

C
e
n
t
i
a
l
e
s
;

4

p
a
i
a

e
l

B
a
n
c
o

C
e
n
t
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
o

u
e

I
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

E
c
o
n
o
m
i
c
a
;

y

1
2

p
a
i
a

l
o
s

C
o
n
s
e
j
o
s

S
e
c
t
o
i
i
a
l
e
s

C
u
m
b
i
e

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e
l

S
I
C
A

1
S

u
e

e
n
e
i
o
,

2
u
u
9
;

N
a
n
a
g
u
a
,

N
i
c
a
i
a
g
u
a

L
a

i
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

e
s

l
a

ú
n
i
c
a

p
o
s
i
b
i
l
i
u
a
u

p
a
i
a

e
n
f
i
e
n
t
a
i

e
x
i
t
o
s
a
m
e
n
t
e

l
o
s

u
e
s
a
f
i
o
s

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s


I
n
s
t
i
u
i
i

a
l

C
o
n
s
e
j
o

u
e

N
i
n
i
s
t
i
o
s

u
e

R
R
.
E
E

m
a
n
t
e
n
e
i

u
n

u
i
á
l
o
g
o

p
e
i
m
a
n
e
n
t
e

s
o
b
i
e

t
e
m
a
s

p
i
i
o
i
i
t
a
i
i
o
s

p
a
i
a

e
l

S
I
C
A
,

e
s
p
e
c
i
a
l
m
e
n
t
e

l
a

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

C
u
m
b
i
e

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e
l

S
I
C
A

2
S

u
e

m
a
i
z
o
,

2
u
u
9
;

N
a
n
a
g
u
a
,

N
i
c
a
i
a
g
u
a

L
a

u
n
i
u
a
u

e
s

l
a

v
i
a

i
u
o
n
e
a

p
a
i
a

p
i
o
p
i
c
i
a
i

s
o
l
u
c
i
o
n
e
s

a

l
o
s

p
i
o
b
l
e
m
a
s

q
u
e

a
q
u
e
j
a
n

a

l
a

i
e
g
i
o
n
.


I
n
s
t
i
u
i
i

a

l
a

S
u

q
u
e

l
e

u
e

s
e
g
u
i
m
i
e
n
t
o

a

l
o
s

e
f
e
c
t
o
s

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s

y

q
u
e

l
o

i
n
f
o
i
m
e

e
n

l
a

p
i
o
x
.

C
u
m
b
i
e

R
e
s
p
a
l
u
a
i


q
u
e

s
e

i
e
a
l
i
c
e

u
n
a

i
e
u
n
i
o
n

u
e

A
l
t
o

N
i
v
e
l

e
n

l
a

0
N
0

p
a
i
a

t
i
a
t
a
i

e
l

t
e
m
a

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s

I
n
s
t
i
u
i
i

a

l
o
s

o
i
g
a
n
i
s
.

e
n
c
a
i
g
a
u
o
s

a

i
e
v
i
s
a
i
,

a
c
t
u
a
l
i
z
a
i

y

a
c
e
l
e
i
a
i

e
l

p
l
a
n

u
e

m
e
u
i
u
a
s

u
i
g
e
n
t
e
s

p
a
i
a

l
a

c
i
i
s
i
s

Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
88

7
9

C
u
m
b
i
e

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e
l

S
I
C
A

2
u

u
e

m
a
y
o

u
e

2
u
u
9
;

N
a
n
a
g
u
a
,

N
i
c
a
i
a
g
u
a


A
c
o
g
e
i

c
o
n

b
e
n
e
p
l
á
c
i
t
o

l
a

R
e
s
o
l
u
c
i
o
n

u
e

l
a
s

N
a
c
i
o
n
e
s

0
n
i
u
a
s

e
n

l
a

q
u
e

s
e

a
c
u
e
i
u
a

o
i
g
a
n
i
z
a
i

u
n
a

"
C
o
n
f
e
i
e
n
c
i
a

u
e

l
a
s

N
a
c
i
o
n
e
s

0
n
i
u
a
s

a
l

m
á
s

a
l
t
o

n
i
v
e
l

s
o
b
i
e

l
a

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

y

e
c
o
n
o
m
i
c
a

m
u
n
u
i
a
l

y

s
u
s

e
f
e
c
t
o
s

e
n

e
l

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o
"

y

p
i
e
s
e
n
t
a
i

u
n
a

v
i
s
i
o
n

c
o
n
j
u
n
t
a

u
e

l
o
s

p
a
i
s
e
s

u
e
l

S
I
C
A
.


X
X
X
I
v

R
e
u
n
i
o
n

0
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e

l
o
s

}
e
f
e
s

u
e

E
s
t
a
u
o

y

u
e

u
o
b
i
e
i
n
o


2
9

u
e

j
u
n
i
o

u
e

2
u
u
9
;

N
a
n
a
g
u
a
,

N
i
c
a
i
a
g
u
a

C
e
l
e
b
i
a
i

l
a

i
e
a
l
i
z
a
c
i
o
n

u
e

l
a

C
o
n
f
e
i
e
n
c
i
a

u
e

l
a
s

N
a
c
i
o
n
e
s

0
n
i
u
a
s

a
l

m
á
s

a
l
t
o

n
i
v
e
l

s
o
b
i
e

l
a

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

y

e
c
o
n
o
m
i
c
a

m
u
n
u
i
a
l

y

s
u
s

e
f
e
c
t
o
s

e
n

e
l

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

i
e
a
l
i
z
a
u
a

u
e
l

2
4

a
l

2
6

u
e

j
u
n
i
o

u
e

2
u
u
9
.


& '
!
(
)
'
%
.
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
I
I
I

C
u
m
b
i
e

C
u
b
a
-

C
a
i
i
c
o
m

8

u
i
c
i
e
m
b
i
e
,

2
u
u
8
;

S
a
n
t
i
a
g
o
,

C
u
b
a

L
a

c
i
i
s
i
s

a
m
e
n
a
z
a

c
o
n

u
e
t
e
i
i
o
i
a
i

l
o
s

l
o
g
i
o
s

a
l
c
a
n
z
a
u
o
s

e
n

u
e
l

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

u
e

l
o
s

0
b
j
e
t
i
v
o
s

u
e
l

N
i
l
e
n
i
o

N
e
c
e
s
i
u
a
u

u
e

m
e
j
o
i
e
s

e
s
t
á
n
u
a
i
e
s

u
e

i
e
g
u
l
a
c
i
o
n

y

s
u
p
e
i
v
i
s
i
o
n

u
e

l
o
s

a
s
u
n
t
o
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l
e
s

L
a

c
o
o
p
e
i
a
c
i
o
n

y

c
o
l
a
b
o
i
a
c
i
o
n

s
o
n

i
n
u
i
s
p
e
n
s
a
b
l
e
s

p
a
i
a

l
o
s

i
e
t
o
s

c
o
m
o

e
l

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s


N
e
c
e
s
i
u
a
u

u
e

u
n
a

i
e
f
o
i
m
a

u
e

l
a

a
i
q
u
i
t
e
c
t
u
i
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

a

t
i
a
v
é
s

u
e

u
n

p
i
o
c
e
s
o

i
n
c
l
u
s
i
v
o

b
a
j
o

e
l

m
a
i
c
o

u
e

l
a
s

N
a
c
i
o
n
e
s

0
n
i
u
a
s

X
X

C
u
m
b
i
e

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e

C
A
R
I
C
0
N

1
4

u
e

m
a
i
z
o
,

2
u
u
9
;

B
e
l
i
c
e

E
s

n
e
c
e
s
a
i
i
o

t
e
n
e
i

u
n
a

e
s
t
i
a
t
e
g
i
a

i
e
g
i
o
n
a
l

b
a
s
a
u
a

e
n

l
a
s

i
e
c
o
m
e
n
u
a
c
i
o
n
e
s

q
u
e

u
e
b
e
i
á

e
m
i
t
i
i

e
l

C
o
n
s
e
j
o

u
e

F
i
n
a
n
z
a
s

y

P
l
a
n
i
f
i
c
a
c
i
o
n

u
e


C
A
R
I
C
0
N

E
l

N
e
i
c
a
u
o

y

E
c
o
n
o
m
i
a

C
o
m
ú
n

u
e
l

C
A
R
I
C
0
N

(
C
S
N
E
)

e
s

u
n
a

p
l
a
t
a
f
o
i
m
a

p
a
i
a

e
n
f
i
e
n
t
a
i

l
o
s

i
e
t
o
s

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s

S
u
s
c
i
i
b
i
e
i
o
n

u
n

C
o
m
u
n
i
c
a
u
o

E
s
p
e
c
i
a
l

s
o
b
i
e

l
a

c
i
i
s
i
s

X
X

C
u
m
b
i
e

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e

C
A
R
I
C
0
N
:

C
o
m
u
n
i
c
a
u
o

E
s
p
e
c
i
a
l

s
o
b
i
e

l
a

c
i
i
s
i
s

y

s
u

i
m
p
a
c
t
o

e
n

C
A
R
I
C
0
N

1
4

u
e

m
a
i
z
o
,

2
u
u
9
;

B
e
l
i
c
e

A
c
o
i
u
a
i
o
n

b
u
s
c
a
i

u
n
a

s
o
l
u
c
i
o
n

c
o
n
j
u
n
t
a

a
l

t
e
m
a

u
e

C
L

F
i
n
a
n
c
i
a
l

u
i
o
u
p

N
e
c
e
s
i
u
a
u

u
e

f
o
i
t
a
l
e
c
e
i

e
l

m
a
i
c
o

i
e
g
u
l
a
t
o
i
i
o
,

p
a
i
t
i
c
u
l
a
i
m
e
n
t
e

e
n

e
l

s
e
c
t
o
i

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o

n
o

b
a
n
c
a
i
i
o
,

y

e
l

m
e
j
o
i
a
m
i
e
n
t
o

u
e

l
a

s
u
p
e
i
v
i
s
i
o
n

e
n
t
i
e

f
i
o
n
t
e
i
a
s

u
e

l
a
s

c
o
m
p
a
ñ
i
a
s

P
a
n
-
C
a
i
i
b
b
e
a
n
.

P
a
i
a

m
i
t
i
g
a
i

l
o
s

e
f
e
c
t
o
s

s
o
b
i
e

l
o
s

m
á
s

v
u
l
n
e
i
a
b
l
e
s

s
e

t
o
m
a
i
o
n

m
e
u
i
u
a
s

e
n

p
a
i
t
e

a
p
o
y
a
u
a
s

p
o
i

i
n
s
t
i
t
u
c
i
o
n
e
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a
s

i
e
g
i
o
n
a
l
e
s

e

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l
e
s
.

N
e
c
e
s
i
u
a
u

u
e

u
n
a

i
e
f
o
i
m
a

u
e
l

s
i
s
t
e
m
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o

q
u
e

i
e
s
p
o
n
u
a

n
o

s
o
l
o

a

l
o
s

i
n
t
e
i
e
s
e
s

u
e

l
a
s

e
c
o
n
o
m
i
a
s

u
e
s
a
i
i
o
l
l
a
u
a
s
,

s
i
n
o

m
á
s

i
m
p
o
i
t
a
n
t
e

a
ú
n
,

u
e

l
a
s


e
c
o
n
o
m
i
a
s

e
n

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

L
a

v
i
s
i
o
n

u
e

l
a

i
e
g
i
o
n

s
e
i
á

p
i
e
s
e
n
t
a
u
a

e
n

t
o
u
o
s

l
o
s

f
o
i
o
s

m
u
n
u
i
a
l
e
s

i
e
l
e
v
a
n
t
e
s
:

p
.
e
.

l
a

C
u
m
b
i
e

u
e
l

u
-
2
u

e
n

a
b
i
i
l

y

l
a

C
o
n
f
e
i
e
n
c
i
a

u
e

N
a
c
i
o
n
e
s

0
n
i
u
a
s

(
L
a

C
i
i
s
i
s

E
c
o
n
o
m
i
c
a

y

F
i
n
a
n
c
i
e
i
a

u
l
o
b
a
l

y

s
u
s

I
m
p
a
c
t
o
s

e
n

e
l

B
e
s
a
i
i
o
l
l
o
)

B
e
c
l
a
i
a
c
i
o
n

u
e

L
i
l
i
e
n
u
a
a
l

s
o
b
i
e

l
a

i
e
g
u
l
a
c
i
o
n

u
e
l

s
e
c
t
o
i

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o

e
n

e
l

m
a
i
c
o

u
e

l
a

X
X
X

R
e
u
n
i
o
n

0
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e

}
e
f
e
s

u
e

E
s
t
a
u
o


4

u
e

j
u
l
i
o

u
e

2
u
u
9
;

L
i
l
i
e
n
u
a
a
l
,

u
u
y
a
n
a
.


E
l

f
o
i
t
a
l
e
c
i
m
i
e
n
t
o

u
e

l
o
s

s
i
s
t
e
m
a
s

n
a
c
i
o
n
a
l
e
s

u
e

i
e
g
u
l
a
c
i
o
n

y

s
u
p
e
i
v
i
s
i
o
n

e
s

n
e
c
e
s
a
i
i
o

p
a
i
a

a
s
e
g
u
i
a
i

l
a

s
e
g
u
i
i
u
a
u

y

e
s
t
a
b
i
l
i
u
a
u

u
e

l
o
s

s
e
i
v
i
c
i
o
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s
.


L
a

i
e
l
a
t
i
v
a

i
n
t
e
i
u
e
p
e
n
u
e
n
c
i
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

e
n
t
i
e

l
o
s

p
a
i
s
e
s

u
e

l
a

i
e
g
i
o
n

i
e
q
u
i
e
i
e

s
o
l
u
c
i
o
n
e
s

i
e
g
i
o
n
a
l
e
s

p
a
i
a

e
n
f
i
e
n
t
a
i

e
l

p
i
o
b
l
e
m
a
.

B
e
b
e

h
a
b
e
i

m
a
y
o
i

c
o
o
p
e
i
a
c
i
o
n

e
n
t
i
e

l
o
s

e
n
t
e
s

u
e

s
u
p
e
i
v
i
s
i
o
n

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

u
e

l
a

i
e
g
i
o
n
.


S
e

u
e
b
e

p
i
o
m
o
v
e
i

l
a

t
i
a
n
s
p
a
i
e
n
c
i
a

u
e

l
o
s

s
i
s
t
e
m
a
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s
.


E
s

n
e
c
e
s
a
i
i
a

l
a

p
u
b
l
i
c
a
c
i
o
n

u
e

i
n
u
i
c
a
u
o
i
e
s

s
o
b
i
e

e
l

e
s
t
a
u
o

u
e
l

s
i
s
t
e
m
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
,

a
s
i

c
o
m
o

l
a

c
i
e
a
c
i
o
n

u
e

m
e
c
a
n
i
s
m
o
s

u
e

a
l
e
i
t
a

t
e
m
p
i
a
n
a
.



& &
V Informe del Secretario General de FLACSO 89

8
0

D
(
-
;
%
&
B
#
&
(
F
%
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
X
X
v
I
I

R
e
u
n
i
o
n

u
e

N
i
n
i
s
t
i
o
s

u
e

R
R
.
E
E

u
e
l

g
i
u
p
o

u
e

R
i
o
:

B
e
c
l
a
i
a
c
i
o
n

u
e
l

u
i
u
p
o

u
e

R
i
o

s
o
b
i
e

l
a

C
i
i
s
i
s

F
i
n
a
n
c
i
e
i
a

I
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

y

l
a

C
o
n
f
e
i
e
n
c
i
a

u
e

S
e
g
u
i
m
i
e
n
t
o

u
e
l

C
o
n
s
e
n
s
o

u
e

N
o
n
t
e
i
i
e
y

s
o
b
i
e

F
i
n
a
n
c
i
a
c
i
o
n

p
a
i
a

e
l

B
e
s
a
i
i
o
l
l
o

1
S

u
e

n
o
v
i
e
m
b
i
e
,

2
u
u
8
;

Z
a
c
a
t
e
c
a
s
,

N
é
x
i
c
o

I
n
t
e
i
c
a
m
b
i
a
i
o
n

p
e
i
s
p
e
c
t
i
v
a
s

s
o
b
i
e

l
a
s

a
c
c
i
o
n
e
s

q
u
e

l
o
s

p
a
i
s
e
s

m
i
e
m
b
i
o
s

u
e
l

u
i
u
p
o

u
e

R
i
o

u
e
s
p
l
i
e
g
a
n

p
a
i
a

m
i
t
i
g
a
i

s
u
s

e
f
e
c
t
o
s

n
e
g
a
t
i
v
o
s
,

c
o
n

é
n
f
a
s
i
s

e
n

l
a

p
i
o
t
e
c
c
i
o
n

u
e
l

e
m
p
l
e
o

y

l
a
s

c
a
p
a
c
i
u
a
u
e
s

p
i
o
u
u
c
t
i
v
a
s

n
a
c
i
o
n
a
l
e
s

a
s
i

c
o
m
o

e
n

e
l

i
m
p
u
l
s
o

u
e

p
o
l
i
t
i
c
a
s

s
o
c
i
a
l
e
s

y

u
e

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

e
n

b
e
n
e
f
i
c
i
o

u
e

l
o
s

s
e
c
t
o
i
e
s

m
á
s

v
u
l
n
e
i
a
b
l
e
s

u
e

s
u
s

s
o
c
i
e
u
a
u
e
s
.


R
e
s
a
l
t
a
i
o
n

q
u
e

e
n

e
s
t
e

c
o
n
t
e
x
t
o

i
e
s
u
l
t
a
n

a
ú
n

m
á
s

i
m
p
e
i
a
t
i
v
a
s

l
a

s
o
l
i
u
a
i
i
u
a
u

y

c
o
o
p
e
i
a
c
i
o
n

i
e
g
i
o
n
a
l

y

l
a

a
c
c
i
o
n

u
e
l

u
i
u
p
o

u
e

R
i
o

c
o
m
o

m
e
c
a
n
i
s
m
o

u
e

c
o
n
s
u
l
t
a

y

c
o
n
c
e
i
t
a
c
i
o
n

e
n

l
o
s

g
i
a
n
u
e
s

t
e
m
a
s

u
e

l
a

a
g
e
n
u
a

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

S
u
b
i
a
y
a
i
o
n

q
u
e

l
a

i
e
s
o
l
u
c
i
o
n

u
e

l
a

c
i
i
s
i
s

u
e
m
a
n
u
a

u
n
a

i
e
s
p
u
e
s
t
a

g
l
o
b
a
l

c
o
n
c
e
i
t
a
u
a
,

c
o
n

l
a

p
a
i
t
i
c
i
p
a
c
i
o
n

u
n
i
v
e
i
s
a
l
,

u
e
m
o
c
i
á
t
i
c
a

y

e
q
u
i
t
a
t
i
v
a

u
e
l

c
o
n
j
u
n
t
o

u
e

l
a

c
o
m
u
n
i
u
a
u

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l
,

i
n
c
l
u
y
e
n
u
o

a

l
o
s

p
a
i
s
e
s

e
n

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o
.


S
e
ñ
a
l
a
i
o
n

a
s
i
m
i
s
m
o

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

l
a

p
l
e
n
a

i
g
u
a
l
u
a
u

e
n

e
l

u
e
b
a
t
e

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

p
a
i
a

l
a

b
ú
s
q
u
e
u
a

e
s
t
i
u
c
t
u
i
a
l

u
e

s
o
l
u
c
i
o
n
e
s

a

l
a

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

y

u
e
s
t
a
c
a
i
o
n

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

q
u
e

e
l

t
e
m
a

s
e
a

t
i
a
t
a
u
o

a
u
e
c
u
a
u
a
m
e
n
t
e

e
n

e
l

m
a
i
c
o

u
e
l

s
i
s
t
e
m
a

u
e

l
a
s

N
a
c
i
o
n
e
s

0
n
i
u
a
s


E
x
p
i
e
s
a
i
o
n

s
u

u
e
t
e
i
m
i
n
a
c
i
o
n

u
e

p
a
i
t
i
c
i
p
a
i

y

c
o
n
t
i
i
b
u
i
i

a
c
t
i
v
a
m
e
n
t
e

e
n

e
l

u
i
s
e
ñ
o

u
e

u
n
a

n
u
e
v
a

a
i
q
u
i
t
e
c
t
u
i
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l


X
I
v

R
e
u
n
i
o
n

N
i
n
i
s
t
e
i
i
a
l

u
i
u
p
o

u
e

R
i
o
-

0
n
i
o
n

E
u
i
o
p
e
a

1
S

u
e

m
a
y
o
,

2
u
u
9
;

P
i
a
g
a

L
a

0
E

y

e
l

u
i
u
p
o

u
e

R
i
o

e
s
t
á
n

u
e
c
i
u
i
u
o
s

a

c
o
n
s
o
l
i
u
a
i

s
u

c
o
o
p
e
i
a
c
i
o
n

y

a

t
i
a
b
a
j
a
i

c
o
n
j
u
n
t
a
m
e
n
t
e

p
a
i
a

i
e
s
p
o
n
u
e
i

a

l
a

c
i
i
s
i
s

m
u
n
u
i
a
l
.

L
a

s
o
l
u
c
i
o
n

a

e
x
i
g
e

u
n
a

i
e
s
p
u
e
s
t
a

c
o
n
c
e
i
t
a
u
a

g
l
o
b
a
l

u
e

l
a

c
o
m
u
n
i
u
a
u

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l
.

L
a
s

e
c
o
n
o
m
i
a
s

e
m
e
i
g
e
n
t
e
s

y

e
n

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o
,

i
n
c
l
u
i
u
a
s

l
a
s

m
á
s

p
o
b
i
e
s
,

u
e
b
e
n

t
e
n
e
i

m
á
s

v
o
z

y

m
á
s

i
e
p
i
e
s
e
n
t
a
c
i
o
n
.

N
a
n
t
u
v
i
e
i
o
n

u
n

u
e
b
a
t
e

a
m
p
l
i
o

y

a
b
i
e
i
t
o

s
o
b
i
e

l
a
s

o
p
c
i
o
n
e
s

a
c
t
u
a
l
e
s

p
a
i
a

p
i
e
v
e
n
i
i

l
a

c
i
i
s
i
s

a

f
u
t
u
i
o
,

c
o
m
o

u
n
a

i
e
f
o
i
m
a

u
e

l
a
s

i
n
s
t
i
t
u
c
i
o
n
e
s

e
n
c
a
i
g
a
u
a
s
,

y

l
a

c
o
n
s
t
i
u
c
c
i
o
n

u
e

u
n
a

n
u
e
v
a

e
s
t
i
u
c
t
u
i
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l
.

R
e
c
o
n
o
c
e
n

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

u
i
s
c
u
t
i
i

l
a

c
u
e
s
t
i
o
n

u
e

l
a
s

s
o
l
u
c
i
o
n
e
s

e
s
t
i
u
c
t
u
i
a
l
e
s

a

l
a

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

y

e
c
o
n
o
m
i
c
a

e
n

l
a

C
u
m
b
i
e

u
2
u
,

a
s
i

c
o
m
o

e
n

o
t
i
o
s

f
o
i
o
s
,

e
n

e
s
p
e
c
i
a
l

l
a

C
o
n
f
e
i
e
n
c
i
a

u
e

0
N
0
.

S
u
b
i
a
y
a
n

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

v
i
t
a
l

u
e

i
e
c
h
a
z
a
i

e
l

p
i
o
t
e
c
c
i
o
n
i
s
m
o

e
n

t
o
u
a
s

s
u
s

f
o
i
m
a
s
,

i
e
i
t
e
i
a
n

s
u

o
p
o
s
i
c
i
o
n

a

l
a
s

m
e
u
i
u
a
s

c
o
e
i
c
i
t
i
v
a
s

u
n
i
l
a
t
e
i
a
l
e
s

y

c
o
n
f
i
i
m
a
n

s
u

v
o
l
u
n
t
a
u

u
e

a
l
c
a
n
z
a
i

u
n

a
c
u
e
i
u
o

e
n

l
a

R
o
n
u
a

u
e

B
o
h
a

u
e

l
a

0
N
C
,

R
e
i
t
e
i
a
n

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

c
u
m
p
l
i
i

c
o
n

l
o
s

o
b
j
e
t
i
v
o
s

e
s
t
a
b
l
e
c
i
u
o
s

e
n

l
a
s

c
o
n
f
e
i
e
n
c
i
a
s

m
u
n
u
i
a
l
e
s
,

i
n
c
l
u
i
u
o
s

l
o
s

0
B
N

y

l
o
s

c
o
m
p
i
o
m
i
s
o
s

y

l
o
s

p
i
i
n
c
i
p
i
o
s

u
e

a
y
u
u
a

a
l

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

a
c
o
i
u
a
u
o
s

e
n

l
a

C
o
n
f
e
i
e
n
c
i
a

u
e

l
a

0
N
0

(
2
u
u
2
)

C
o
n
t
i
n
u
a
i
á
n

t
i
a
b
a
j
a
n
u
o

c
o
n
j
u
n
t
a
m
e
n
t
e

p
a
i
a

c
o
n
s
o
l
i
u
a
i

s
u
s

i
e
l
a
c
i
o
n
e
s

p
o
l
i
t
i
c
a
s
,

s
o
c
i
o
e
c
o
n
o
m
i
c
a
s
,

y

s
u

c
o
o
p
e
i
a
c
i
o
n
.

S
u
b
i
a
y
a
n

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

m
a
n
t
e
n
e
i

s
u
s

c
o
m
p
i
o
m
i
s
o
s

i
e
l
a
t
i
v
o
s

a

l
a

a
y
u
u
a

o
f
i
c
i
a
l

a
l

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o
.

A
c
o
g
e
n

c
o
n

s
a
t
i
s
f
a
c
c
i
o
n

l
o
s

p
a
s
o
s

s
i
g
n
i
f
i
c
a
t
i
v
o
s

e
f
e
c
t
u
a
u
o
s

e
n

l
a

C
u
m
b
i
e

u
2
u

u
e

L
o
n
u
i
e
s

u
e

l
i
b
e
i
a
i

$
8
S
u
.
u
u
u

m
i
l
l
o
n
e
s

a
u
i
c
i
o
n
a
l
e
s

u
e

i
e
c
u
i
s
o
s

p
o
i

m
e
u
i
o

u
e

l
a
s

i
n
s
t
i
t
u
c
i
o
n
e
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a
s

m
u
n
u
i
a
l
e
s



Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
90

8
1

!
,
/
!
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
# # # "
"
"
#
2
&
7
;
-
%
#
*
+
,
-
.
/
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
1
#
M
@
?
M
#
# # # 9
S
#
0
%
#
'
/
A
(
%
7
;
-
%
<
#
9
=
=
>
Z
#
2
.
-
.
6
.
3
<
#
!
%
'
%
I
&
%
1
.
#
2
&
%
3
,
(
/
'
.
7
(
%
'
,
/
#
.
1
#
3
(
3
,
%
7
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
#
*
1
.
;
/
-
.
-
/
'
#
&
'
#
0
(
.
D
'
)
3
,
(
6
/
#
3
/
;
-
%
#
1
.
3
#
H
/
-
7
.
3
#
%
'
#
F
&
%
#
(
7
B
.
6
,
.
#
.
#
6
.
0
.
#
&
'
/
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
T
#
.
#
1
.
#
-
%
D
(
)
'
#
%
'
#
D
%
'
%
-
.
1
#
K
%
#
-
%
F
&
(
%
-
%
#
3
&
3
,
(
,
&
(
-
#
6
/
7
B
1
%
,
.
7
%
'
,
%
#
%
1
#
3
(
3
,
%
7
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
.
6
,
&
.
1
#
*
1
#
%
3
B
.
6
(
/
#
-
%
D
(
/
'
.
1
#
%
3
#
%
1
#
B
-
(
A
(
1
%
D
(
.
0
/
#
B
.
-
.
#
0
.
-
#
-
%
3
B
&
%
3
,
.
3
#
(
'
7
%
0
(
.
,
.
3
#
T
#
%
H
%
6
,
(
A
.
3
#
X
/
-
7
&
1
.
-
/
'
#
1
.
#
B
-
/
B
&
%
3
,
.
#
0
%
#
6
/
'
3
,
-
&
(
-
#
&
'
.
#
i
/
'
.
#
5
/
'
%
,
.
-
(
.
#
T
#
&
'
.
#
2
L
7
.
-
.
#
0
%
#
2
/
7
B
%
'
3
.
6
(
)
'
#
0
%
#
V
.
D
/
3
J
#
@
.
#
6
-
%
.
6
(
)
'
#
0
%
#
%
3
,
.
#
i
/
'
.
#
5
/
'
%
,
.
-
(
.
#
3
%
#
.
6
/
7
B
.
a
.
-
L
#
0
%
1
#
%
3
,
.
;
1
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
&
'
#
X
/
'
0
/
#
0
%
#
*
3
,
.
;
(
1
(
I
.
6
(
)
'
#
T
#
0
%
#
$
%
3
%
-
A
.
3
#
#
M
-
,
(
6
&
1
.
-
#
&
'
.
#
-
%
B
&
%
3
,
.
#
-
%
D
(
/
'
.
1
<
#
(
7
B
&
1
3
.
0
.
#
B
/
-
#
%
1
#
M
@
?
M
^
#
]
2
V
#
F
&
%
#
;
&
3
F
&
%
#
1
.
#
(
'
0
%
B
%
'
0
%
'
6
(
.
#
-
%
3
B
%
6
,
/
#
.
#
1
/
3
#
7
%
-
6
.
0
/
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
7
&
'
0
(
.
1
%
3
J
#
V
-
/
B
/
'
%
#
%
3
,
&
0
(
.
-
#
1
.
#
6
-
%
.
6
(
)
'
#
0
%
#
&
'
#
2
/
'
3
%
4
/
#
5
/
'
%
,
.
-
(
/
#
5
&
'
0
(
.
1
#
F
&
%
#
6
/
/
-
0
(
'
%
#
1
.
#
6
/
'
6
-
%
6
(
)
'
#
0
%
#
.
6
&
%
-
0
/
3
#
7
/
'
%
,
.
-
(
/
3
#
%
'
,
-
%
#
;
1
/
F
&
%
3
#
-
%
D
(
/
'
.
1
%
3
#
N
%
3
(
D
'
.
-
/
'
#
&
'
#
D
-
&
B
/
#
0
%
#
M
1
,
/
3
#
2
/
7
(
3
(
/
'
.
0
/
3
#
V
-
%
3
(
0
%
'
6
(
.
1
%
3
#
F
&
(
%
'
%
3
#
6
/
'
3
/
1
(
0
.
-
L
'
#
1
.
#
B
-
/
B
&
%
3
,
.
#
,
G
6
'
(
6
.
#
B
.
-
.
#
A
(
.
;
(
1
(
I
.
-
#
%
3
,
.
3
#
B
-
/
B
&
%
3
,
.
3
#
M
B
/
T
.
-
#
1
.
#
B
-
/
B
&
%
3
,
.
#
0
%
#
!
%
'
%
I
&
%
1
.
#
0
%
#
6
/
'
A
/
6
.
-
#
.
#
&
'
.
#
2
&
7
;
-
%
#
5
&
'
0
(
.
1
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
%
'
#
%
1
#
7
.
-
6
/
#
0
%
#
1
.
3
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
#
# # "
!
#
2
&
7
;
-
%
#
*
+
,
-
.
/
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
1
#
M
@
?
M
#
# # 9
#
0
%
#
H
%
;
-
%
-
/
<
#
9
=
=
_
Z
#
2
.
-
.
6
.
3
<
#
!
%
'
%
I
&
%
1
.
#
*
'
H
.
,
(
I
.
-
/
'
#
1
.
#
-
%
3
B
/
'
3
.
;
(
1
(
0
.
0
#
0
%
#
1
.
3
#
%
6
/
'
/
7
C
.
3
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
0
/
3
#
B
/
-
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
J
#
#
*
+
E
/
-
,
.
-
/
'
#
.
#
1
.
#
B
.
-
,
(
6
(
B
.
6
(
)
'
#
.
6
,
(
A
.
#
0
%
#
M
@
T
2
#
%
'
#
1
.
#
2
&
7
;
-
%
#
5
&
'
0
(
.
1
#
6
/
'
A
/
6
.
0
.
#
%
'
#
%
1
#
7
.
-
6
/
#
0
%
#
1
.
#
M
3
.
7
;
1
%
.
#
[
%
'
%
-
.
1
#
0
%
#
1
.
3
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
J
#
$
%
.
H
(
-
7
.
-
/
'
#
3
&
#
6
/
7
B
-
/
7
(
3
/
#
0
%
#
E
.
6
%
-
#
H
-
%
'
,
%
#
.
#
%
3
,
.
#
6
-
(
3
(
3
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
;
.
3
%
#
0
%
#
1
/
3
#
B
-
(
'
6
(
B
(
/
3
#
0
%
H
(
'
(
,
/
-
(
/
3
#
0
%
1
#
M
@
?
M
k
]
2
V
#
$
%
.
H
(
-
7
.
-
/
'
#
1
.
#
A
/
1
&
'
,
.
0
#
0
%
#
6
/
'
,
-
(
;
&
(
-
#
.
#
%
'
6
/
'
,
-
.
-
#
3
/
1
&
6
(
/
'
%
3
#
B
-
/
B
(
.
3
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
#
M
7
G
-
(
6
.
#
@
.
,
(
'
.
#
T
#
%
1
#
2
.
-
(
;
%
<
#
F
&
%
#
6
/
'
,
-
(
;
&
T
.
'
#
.
#
&
'
.
#
7
.
T
/
-
#
3
/
;
%
-
.
'
C
.
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
]
/
7
.
-
/
'
#
'
/
,
.
#
0
%
#
1
/
3
#
.
A
.
'
6
%
3
#
0
%
#
1
/
3
#
D
-
&
B
/
3
#
0
%
#
,
-
.
;
.
4
/
#
6
/
'
3
,
(
,
&
(
0
/
3
#
B
.
-
.
#
1
.
#
6
/
'
H
/
-
7
.
6
(
)
'
#
0
%
1
#
K
(
3
,
%
7
.
#
l
'
(
6
/
#
0
%
#
2
/
7
B
%
'
3
.
6
(
)
'
#
$
%
D
(
/
'
.
1
#
# # # !
#
2
&
7
;
-
%
#
*
+
,
-
.
/
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
1
#
M
@
?
M
#
# # # R
:
#
0
%
#
.
;
-
(
1
<
#
9
=
=
_
Z
#
2
&
7
.
'
L
<
#
!
%
'
%
I
&
%
1
.
#
$
%
6
E
.
I
.
-
#
1
.
#
N
%
6
1
.
-
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
.
#
2
&
7
;
-
%
#
0
%
#
1
.
3
#
M
7
G
-
(
6
.
3
#
B
/
-
F
&
%
<
#
%
'
,
-
%
#
/
,
-
/
3
<
#
'
/
#
0
.
#
-
%
3
B
&
%
3
,
.
3
#
.
1
#
,
%
7
.
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
D
1
/
;
.
1
J
#
@
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
3
#
0
%
#
6
.
-
L
6
,
%
-
#
3
(
3
,
G
7
(
6
/
#
T
#
%
3
,
-
&
6
,
&
-
.
1
#
T
#
'
/
#
&
'
.
#
6
-
(
3
(
3
#
6
C
6
1
(
6
.
#
7
L
3
J
#
2
/
'
#
&
'
.
#
(
'
T
%
6
6
(
)
'
#
0
%
#
0
(
'
%
-
/
#
H
(
3
6
.
1
#
T
#
6
/
'
#
.
1
D
&
'
.
3
#
7
%
0
(
0
.
3
#
-
%
D
&
1
.
,
/
-
(
.
3
#
'
/
#
3
%
#
A
.
#
.
#
-
%
3
/
1
A
%
-
J
#
@
.
3
#
6
-
(
3
(
3
#
.
6
,
&
.
1
%
3
#
3
/
'
#
B
-
/
0
&
6
,
/
#
0
%
#
1
.
#
0
%
6
.
0
%
'
6
(
.
#
0
%
1
#
6
.
B
(
,
.
1
(
3
7
/
<
#
%
3
#
'
%
6
%
3
.
-
(
/
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
-
#
&
'
#
7
/
0
%
1
/
#
.
1
,
%
-
'
.
,
(
A
/
J
#
V
.
-
.
#
%
'
H
-
%
'
,
.
-
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
1
#
M
@
?
M
^
#
]
2
V
#
E
.
'
#
,
/
7
.
0
/
#
7
%
0
(
0
.
3
#
(
'
'
/
A
.
0
/
-
.
3
#
6
/
7
/
#
%
1
#
K
Q
2
$
*
J
#
@
.
#
(
'
3
,
(
,
&
6
(
/
'
.
1
(
0
.
0
#
B
-
/
B
(
.
#
1
.
,
(
'
/
.
7
%
-
(
6
.
'
.
#
%
3
#
7
&
T
#
(
7
B
/
-
,
.
'
,
%
J
#
#
2
&
%
3
,
(
/
'
.
'
#
.
1
#
[
^
#
9
=
#
B
/
-
#
.
&
7
%
'
,
.
-
#
1
/
3
#
H
/
'
0
/
3
#
0
%
1
#
X
5
"
<
#
0
%
1
#
?
5
#
T
#
0
%
#
1
.
#
P
5
2
J
#
@
.
3
#
3
/
1
&
6
(
/
'
%
3
#
.
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
0
%
;
%
'
#
3
%
-
#
.
0
/
B
,
.
0
.
3
#
6
/
'
#
1
.
#
B
.
-
,
(
6
(
B
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
/
3
#
R
_
9
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
1
.
#
2
/
'
H
%
-
%
'
6
(
.
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
0
%
#
1
.
3
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
J
#
@
.
#
6
/
/
B
%
-
.
6
(
)
'
#
0
%
;
%
#
%
3
,
.
;
1
%
6
%
-
3
%
#
3
(
'
#
6
/
'
0
(
6
(
/
'
%
3
#
T
#
.
4
&
3
,
.
-
3
%
#
.
#
1
.
3
#
.
D
%
'
0
.
3
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
-
%
6
%
B
,
/
-
%
3
#
3
(
7
B
1
(
H
(
6
.
'
0
/
#
1
/
3
#
,
-
L
7
(
,
%
3
<
#
E
.
6
(
%
'
0
/
#
.
6
6
%
3
(
;
1
%
3
#
1
/
3
#
-
%
6
&
-
3
/
3
#
T
#
B
-
(
A
(
1
%
D
(
.
'
0
/
#
1
/
3
#
,
%
7
.
3
#
0
%
#
(
'
6
1
&
3
(
)
'
#
3
/
6
(
.
1
#
2
/
7
&
'
(
6
.
0
/
#
%
'
#
-
%
&
'
(
)
'
#
5
(
'
(
3
,
%
-
(
.
1
#
Q
*
^
[
$
C
/
#
R
h
#
7
.
T
/
#
0
%
#
9
=
=
_
<
#
V
-
.
D
.
#
*
'
H
.
,
(
I
.
'
#
F
&
%
#
1
.
3
#
3
/
1
&
6
(
/
'
%
3
#
.
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
0
%
;
%
'
#
3
%
-
#
B
-
/
0
&
6
,
/
#
0
%
#
&
'
#
.
7
B
1
(
/
#
T
#
B
.
-
,
(
6
(
B
.
,
(
A
/
#
0
%
;
.
,
%
#
#
N
%
3
,
.
6
.
#
3
&
#
.
B
/
T
/
#
.
#
1
.
#
2
/
'
H
%
-
%
'
6
(
.
#
0
%
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
2
-
(
3
(
3
#
X
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
5
&
'
0
(
.
1
#
T
#
3
&
3
#
%
H
%
6
,
/
3
J
#
#
K
%
#
0
%
;
%
#
,
/
7
.
-
#
%
'
#
6
&
%
'
,
.
#
%
1
#
,
-
.
,
/
#
%
3
B
%
6
(
.
1
#
T
#
0
(
H
%
-
%
'
6
(
.
0
/
#
F
&
%
#
7
%
-
%
6
%
'
#
1
.
3
#
%
6
/
'
/
7
C
.
3
#
7
L
3
#
A
&
1
'
%
-
.
;
1
%
3
#
#
!
"
#
2
&
7
;
-
%
#
9
Y
#
0
%
#
4
&
'
(
/
#
0
%
#
K
.
1
&
0
.
-
/
'
#
1
.
#
2
/
'
H
%
-
%
'
6
(
.
#
0
%
#
M
1
,
/
#
U
(
A
%
1
#
0
%
#
1
.
3
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
T
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
7
&
'
0
(
.
1
#
T
#
3
&
#
V Informe del Secretario General de FLACSO 91

8
2

*
+
,
-
.
/
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
1
#
M
@
?
M
#
9
=
=
_
Z
#
5
.
-
.
6
.
T
<
#
*
3
,
.
0
/
#
M
-
.
D
&
.
<
#
!
%
'
%
I
&
%
1
.
#
(
7
B
.
6
,
/
#
%
'
#
%
1
#
N
%
3
.
-
-
/
1
1
/
<
#
F
&
%
#
3
%
#
6
%
1
%
;
-
.
#
%
'
,
-
%
#
%
1
#
9
Y
#
T
#
9
S
#
0
%
#
4
&
'
(
/
J
#
*
'
#
%
3
%
#
3
%
'
,
(
0
/
<
#
.
B
/
T
.
-
/
'
#
%
1
#
.
A
.
'
6
%
#
0
%
#
&
'
#
B
-
/
6
%
3
/
#
;
.
4
/
#
1
.
#
G
D
(
0
.
#
0
%
#
1
.
3
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
#
F
&
%
#
B
%
-
7
(
,
.
#
E
.
6
%
-
#
&
'
#
6
/
-
-
%
6
,
/
#
0
(
.
D
'
)
3
,
(
6
/
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
<
#
3
&
3
#
/
-
C
D
%
'
%
3
#
T
#
3
&
#
(
7
B
.
6
,
/
#
%
'
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
J
#
$
%
6
/
'
/
6
(
%
-
/
'
<
#
.
3
(
7
(
3
7
/
<
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
0
%
#
(
0
%
'
,
(
H
(
6
.
-
#
%
'
#
%
3
%
#
L
7
;
(
,
/
#
&
'
#
D
-
&
B
/
#
0
%
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
0
%
#
6
/
-
,
/
#
B
1
.
I
/
#
B
.
-
.
#
7
(
,
(
D
.
-
#
3
&
#
%
H
%
6
,
/
#
%
'
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
T
#
7
%
0
(
0
.
3
#
0
%
#
7
L
3
#
1
.
-
D
/
#
.
1
6
.
'
6
%
<
#
(
'
6
1
&
(
0
/
#
%
1
#
%
3
,
.
;
1
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
&
'
.
#
'
&
%
A
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
J
#
#
N
%
3
,
.
6
.
-
/
'
#
F
&
%
#
%
1
#
.
;
/
-
0
.
4
%
#
0
%
#
%
3
,
.
#
6
-
(
3
(
3
#
'
/
#
B
&
%
0
%
#
3
%
-
#
3
/
1
/
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
<
#
6
/
'
3
(
0
%
-
.
'
0
/
#
F
&
%
#
%
3
#
%
1
#
-
%
3
&
1
,
.
0
/
#
0
%
#
1
.
#
.
6
&
7
&
1
.
6
(
)
'
#
0
%
#
3
%
-
(
/
3
#
B
-
/
;
1
%
7
.
3
#
%
3
,
-
&
6
,
&
-
.
1
%
3
#
T
#
3
(
3
,
G
7
(
6
/
3
#
F
&
%
#
A
.
'
#
7
L
3
#
.
1
1
L
#
0
%
1
#
H
-
.
6
.
3
/
#
%
'
#
1
.
#
6
/
'
0
&
6
6
(
)
'
#
0
%
#
1
.
#
B
/
1
C
,
(
6
.
#
7
/
'
%
,
.
-
(
.
#
T
#
1
.
#
-
%
D
&
1
.
6
(
)
'
#
0
%
1
#
3
%
6
,
/
-
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
J
#
#
5
.
'
(
H
%
3
,
.
-
/
'
#
F
&
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
3
,
L
#
,
.
7
;
(
G
'
#
.
3
/
6
(
.
0
.
#
.
#
1
.
#
.
&
3
%
'
6
(
.
#
0
%
#
7
%
6
.
'
(
3
7
/
3
#
.
B
-
/
B
(
.
0
/
3
#
0
%
#
3
&
B
%
-
A
(
3
(
)
'
#
0
%
#
1
.
#
D
%
3
,
(
)
'
#
0
%
#
1
.
3
#
D
-
.
'
0
%
3
#
6
/
-
B
/
-
.
6
(
/
'
%
3
#
T
#
.
#
1
.
3
#
B
/
1
C
,
(
6
.
3
#
0
%
#
6
/
7
B
%
,
%
'
6
(
.
J
#
V
/
-
#
,
.
1
#
7
/
,
(
A
/
<
#
-
%
6
/
'
/
6
(
%
-
/
'
#
F
&
%
#
3
%
#
-
%
F
&
(
%
-
%
'
#
'
(
A
%
1
%
3
#
7
L
3
#
B
-
/
H
&
'
0
/
3
#
0
%
#
-
%
/
-
D
.
'
(
I
.
6
(
)
'
#
%
'
#
%
1
#
L
7
;
(
,
/
#
0
%
#
1
.
#
%
6
/
'
/
7
C
.
#
-
%
.
1
#
T
#
'
/
#
3
)
1
/
#
%
'
#
%
1
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
J
#
#
*
'
H
.
,
(
I
.
-
/
'
#
F
&
%
#
1
.
#
3
/
1
&
6
(
)
'
#
0
&
-
.
0
%
-
.
#
T
#
3
/
3
,
%
'
(
;
1
%
#
.
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
.
6
,
&
.
1
<
#
0
%
;
%
#
B
.
-
,
(
-
#
0
%
1
#
-
%
6
/
'
/
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
1
.
#
'
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
B
.
3
.
-
#
.
#
&
'
#
'
&
%
A
/
#
B
.
-
.
0
(
D
7
.
#
0
%
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
<
#
F
&
%
#
B
/
'
D
.
#
.
1
#
3
%
-
#
E
&
7
.
'
/
#
6
/
7
/
#
6
%
'
,
-
/
#
0
%
#
3
&
3
#
B
-
%
/
6
&
B
.
6
(
/
'
%
3
J
#
#
*
+
B
-
%
3
.
-
/
'
#
F
&
%
#
%
1
#
.
B
/
T
/
#
F
&
%
#
%
3
,
L
'
#
(
7
B
1
%
7
%
'
,
.
'
0
/
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
0
/
3
#
.
#
1
/
3
#
D
-
.
'
0
%
3
#
;
.
'
6
/
3
#
.
&
7
%
'
,
.
#
1
.
#
6
%
'
,
-
.
1
(
I
.
6
(
)
'
#
0
%
1
#
6
.
B
(
,
.
1
#
0
%
1
#
3
%
6
,
/
-
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
#
%
'
#
7
.
'
/
3
#
0
%
#
B
%
F
&
%
a
/
3
#
D
-
&
B
/
3
<
#
1
/
#
F
&
%
#
0
(
H
(
6
&
1
,
.
#
%
1
#
6
/
'
,
-
/
1
#
T
#
-
%
D
&
1
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
/
3
#
D
/
;
(
%
-
'
/
3
#
E
.
6
(
.
#
%
3
%
#
3
%
6
,
/
-
J
#
K
%
a
.
1
.
-
/
'
#
1
.
#
-
%
3
B
/
'
3
.
;
(
1
(
0
.
0
#
0
%
#
1
/
3
#
;
.
'
6
/
3
#
6
%
'
,
-
.
1
%
3
#
0
%
#
%
3
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
%
1
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
0
%
#
%
3
,
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
D
1
/
;
.
1
<
#
T
#
0
%
3
,
.
6
.
-
/
'
#
3
&
#
H
.
1
,
.
#
0
%
#
%
H
%
6
,
(
A
(
0
.
0
#
B
.
-
.
#
-
%
3
B
/
'
0
%
-
#
.
#
1
.
3
#
A
&
1
'
%
-
.
;
(
1
(
0
.
0
%
3
#
%
#
(
7
B
.
6
,
/
3
J
#
#

'
1
G
H
:
0
&
A
0
&
!
G
I
:
3
5
7
&
,
7
<
3
2
7
&
8
&
0
@
&
'
7
:
3
H
0
&
>
=
H
:
0
&
)
2
<
0
9
:
7
5
3
4
2
&
8
&
B
0
>
7
:
:
=
@
@
=
&
J
'
!
,
'
K
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
2
&
7
;
-
%
#
0
%
#
M
7
G
-
(
6
.
#
@
.
,
(
'
.
#
T
#
%
1
#
2
.
-
(
;
%
#
3
/
;
-
%
#
"
'
,
%
D
-
.
6
(
)
'
#
T
#
N
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
f
2
M
@
2
g
#
#
R
S
#
T
#
R
:
#
0
%
#
0
(
6
(
%
7
;
-
%
<
#
9
=
=
>
Z
#
2
/
3
,
.
#
0
&
#
K
.
&
C
B
%
<
#
?
.
E
C
.
<
#
?
-
.
3
(
1
#
$
%
6
/
'
/
6
(
%
-
/
'
#
F
&
%
#
3
&
3
#
B
.
C
3
%
3
#
3
%
#
%
'
H
-
%
'
,
.
'
#
.
#
%
'
/
-
7
%
3
#
0
%
3
.
H
C
/
3
#
6
/
7
&
'
%
3
#
B
.
-
.
#
3
&
B
%
-
.
-
#
1
.
#
B
/
;
-
%
I
.
#
T
#
1
.
#
%
+
6
1
&
3
(
)
'
#
3
/
6
(
.
1
#
T
#
F
&
%
#
%
3
/
3
#
0
%
3
.
H
C
/
3
#
E
.
'
#
3
(
0
/
#
%
+
.
6
%
-
;
.
0
/
3
#
B
/
-
#
1
.
#
.
6
,
&
.
1
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
<
#
.
1
(
7
%
'
,
.
-
(
.
#
T
#
0
%
#
%
'
%
-
D
C
.
#
$
%
6
/
-
0
.
-
/
'
#
F
&
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
0
/
3
#
H
&
%
-
/
'
#
1
/
3
#
6
.
&
3
.
'
,
%
3
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
T
#
F
&
%
#
B
/
-
#
%
'
0
%
#
#
0
%
;
%
'
#
.
3
&
7
(
-
#
1
/
3
#
6
/
3
,
/
3
#
0
%
#
3
&
#
3
/
1
&
6
(
)
'
J
#
$
%
(
,
%
-
.
-
/
'
#
3
&
#
B
1
%
'
/
#
-
%
3
B
.
1
0
/
#
.
#
1
.
#
6
/
'
A
/
6
.
,
/
-
(
.
#
0
%
#
1
.
#
2
/
'
H
%
-
%
'
6
(
.
#
0
%
#
M
1
,
/
#
U
(
A
%
1
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
<
#
.
#
-
%
.
1
(
I
.
-
3
%
#
%
'
#
1
.
#
P
U
Q
#
%
'
#
%
1
#
B
-
(
7
%
-
#
3
%
7
%
3
,
-
%
#
0
%
#
9
=
=
_
#
$
%
3
.
1
,
.
-
/
'
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
T
#
1
.
#
&
-
D
%
'
6
(
.
#
0
%
#
H
/
-
,
.
1
%
6
%
-
#
1
/
3
#
7
%
6
.
'
(
3
7
/
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
-
%
D
(
/
'
.
1
%
3
#
T
#
3
&
;
-
%
D
(
/
'
.
1
%
3
#
B
.
-
.
#
H
/
7
%
'
,
.
-
#
1
.
#
(
'
,
%
D
-
.
6
(
)
'
#
T
#
%
1
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
%
'
#
%
1
#
6
/
'
,
%
+
,
/
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
5
.
'
(
H
%
3
,
.
-
/
'
#
%
1
#
6
/
7
B
-
/
7
(
3
/
#
6
/
'
#
%
1
#
(
'
6
-
%
7
%
'
,
/
#
0
%
1
#
(
'
,
%
-
6
.
7
;
(
/
#
6
/
7
%
-
6
(
.
1
<
#
%
'
,
-
%
#
3
&
3
#
B
.
C
3
%
3
#
#
\
(
6
(
%
-
/
'
#
E
(
'
6
.
B
(
G
#
%
'
#
1
.
#
'
%
6
%
3
(
0
.
0
#
0
%
#
-
%
D
1
.
3
#
%
3
,
.
;
1
%
3
#
%
'
#
%
1
#
3
(
3
,
%
7
.
#
0
%
#
6
/
7
%
-
6
(
/
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
F
&
%
#
(
7
B
&
1
3
%
'
#
1
.
#
-
%
6
&
B
%
-
.
6
(
)
'
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
7
&
'
0
(
.
1
#
V
-
/
7
/
A
%
-
#
%
1
#
(
'
,
%
-
6
.
7
;
(
/
#
0
%
#
(
'
H
/
-
7
.
6
(
)
'
#
3
/
;
-
%
#
%
1
#
(
7
B
.
6
,
/
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
%
'
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
#
1
.
#
-
%
D
(
)
'
#
T
#
3
/
;
-
%
#
1
.
3
#
7
%
0
(
0
.
3
#
,
/
7
.
0
.
3
#
B
.
-
.
#
%
1
#
6
/
'
,
-
/
1
#
T
#
7
(
,
(
D
.
6
(
)
'
#
0
%
#
3
&
3
#
%
H
%
6
,
/
3
J
#
V
-
/
B
/
'
%
-
#
&
'
#
.
7
B
1
(
/
#
0
(
L
1
/
D
/
#
.
#
'
(
A
%
1
#
0
%
#
%
+
B
%
-
,
/
3
#
-
%
D
(
/
'
.
1
%
3
#
/
#
0
%
#
5
(
'
(
3
,
-
/
3
#
0
%
#
X
(
'
.
'
I
.
3
#
/
#
3
(
7
(
1
.
-
%
3
<
#
6
/
'
#
7
(
-
.
3
#
.
#
6
/
'
3
,
-
&
(
-
#
&
'
.
#
'
&
%
A
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
F
&
%
#
D
.
-
.
'
,
(
6
%
#
1
.
#
0
%
7
/
6
-
.
,
(
I
.
6
(
)
'
#
T
#
1
.
#
,
-
.
'
3
B
.
-
%
'
6
(
.
#
0
%
#
1
.
#
D
%
3
,
(
)
'
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
T
#
%
1
#
H
/
-
,
.
1
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
1
/
3
#
7
%
6
.
'
(
3
7
/
3
#
0
%
#
-
%
D
&
1
.
6
(
)
'
#
2
/
'
3
,
-
&
(
-
#
&
'
.
#
B
/
3
(
6
(
)
'
#
6
/
7
8
'
#
.
'
,
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
T
#
B
.
-
,
(
6
(
B
.
-
#
.
6
,
(
A
.
7
%
'
,
%
#
%
'
#
1
.
#
#
2
/
'
H
%
-
%
'
6
(
.
#
0
%
#
M
1
,
/
#
U
(
A
%
1
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
2
-
(
3
(
3
#
X
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
#
*
'
6
/
7
%
'
0
.
-
#
.
#
1
/
3
#
5
(
'
(
3
,
-
/
3
#
0
%
#
X
(
'
.
'
I
.
3
#
/
#
3
(
7
(
1
.
-
%
3
#
1
.
#
%
1
.
;
/
-
.
6
(
)
'
#
0
%
#
&
'
.
#
%
3
,
-
.
,
%
D
(
.
#
6
/
'
#
7
(
-
.
3
#
.
#
1
.
#
6
/
'
3
,
-
&
6
6
(
)
'
#
B
-
/
D
-
%
3
(
A
.
#
0
%
#
&
'
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
-
%
D
(
/
'
.
1
#
T
#
3
&
;
-
%
D
(
/
'
.
1
#
F
&
%
#
(
'
6
1
&
T
.
#
1
.
#
6
/
'
3
(
0
%
-
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
.
3
#
3
(
D
&
(
%
'
,
%
3
#
Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
92

8
3

p
i
o
p
u
e
s
t
a
s
:

-

0
n

s
i
s
t
e
m
a

m
u
l
t
i
l
a
t
e
i
a
l

y

v
o
l
u
n
t
a
i
i
o

u
e

p
a
g
o
s

a

p
a
i
t
i
i

u
e

l
a
s

e
x
p
e
i
i
e
n
c
i
a
s

e
x
i
s
t
e
n
t
e
s

e
n

l
a

i
e
g
i
o
n
,

i
n
c
l
u
y
e
n
u
o

m
e
c
a
n
i
s
m
o
s

u
e

p
a
g
o
s

e
n

m
o
n
e
u
a
s

n
a
c
i
o
n
a
l
e
s
.

-

E
v
a
l
u
a
c
i
o
n

u
e

e
x
p
e
i
i
e
n
c
i
a
s

e
x
i
s
t
e
n
t
e
s

e
n

m
a
t
e
i
i
a

u
e

m
o
n
e
u
a

c
o
m
ú
n
.

-

F
o
i
t
a
l
e
c
i
m
i
e
n
t
o

o

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

u
e

m
e
c
a
n
i
s
m
o
s

i
e
g
i
o
n
a
l
e
s

p
a
i
a

l
a

e
s
t
a
b
i
l
i
z
a
c
i
o
n

u
e

l
a

b
a
l
a
n
z
a

u
e

p
a
g
o
s
.

-

I
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

u
e

l
o
s

m
e
i
c
a
u
o
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s

a

n
i
v
e
l

i
e
g
i
o
n
a
l

y

s
u
b
i
e
g
i
o
n
a
l

c
o
n

a
u
e
c
u
a
u
o
s

m
e
c
a
n
i
s
m
o
s

u
e

s
u
p
e
i
v
i
s
i
o
n
,

i
e
g
u
l
a
c
i
o
n

y

t
i
a
n
s
p
a
i
e
n
c
i
a
.

-

F
o
i
t
a
l
e
c
i
m
i
e
n
t
o

y

c
i
e
a
c
i
o
n

u
e

i
n
s
t
i
t
u
c
i
o
n
e
s

o

f
o
n
u
o
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s

p
a
i
a

a
p
o
y
a
i

p
i
o
y
e
c
t
o
s

u
e

u
e
s
a
i
i
o
l
l
o

e

i
n
t
e
g
i
a
c
i
o
n

u
e

l
a

i
e
g
i
o
n
,

i
n
c
l
u
y
e
n
u
o

l
a

c
o
o
i
u
i
n
a
c
i
o
n

u
e

u
i
c
h
o
s

f
o
n
u
o
s

e

i
n
s
t
i
t
u
c
i
o
n
e
s
.

-

C
o
o
p
e
i
a
c
i
o
n

e
n
t
i
e

l
o
s

b
a
n
c
o
s

n
a
c
i
o
n
a
l
e
s

y

i
e
g
i
o
n
a
l
e
s

u
e

f
o
m
e
n
t
o
.

)
/
#
(
%
!
.
#
(
)
'
!
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
X
v
I
I
I

C
u
m
b
i
e

I
b
e
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
a
:

C
o
m
u
n
i
c
a
u
o

E
s
p
e
c
i
a
l

s
o
b
i
e

l
a

C
o
y
u
n
t
u
i
a

E
c
o
n
o
m
i
c
a

N
u
n
u
i
a
l

2
1

a
l

S
1

u
e

o
c
t
u
b
i
e
,

2
u
u
8
;

S
a
n

S
a
l
v
a
u
o
i
,

E
l

S
a
l
v
a
u
o
i

R
e
a
f
i
i
m
a
i
o
n

s
u

c
o
m
p
i
o
m
i
s
o

p
a
i
a

p
i
o
t
e
g
e
i

e
l

e
m
p
l
e
o

y

l
a

i
n
v
e
i
s
i
o
n
,

g
a
i
a
n
t
i
z
a
i

l
a

u
i
s
p
o
n
i
b
i
l
i
u
a
u

u
e

f
i
n
a
n
c
i
a
m
i
e
n
t
o

e

i
m
p
u
l
s
a
i

p
o
l
i
t
i
c
a
s

s
o
c
i
a
l
e
s


R
e
c
o
i
u
a
i
o
n

l
a

i
e
s
p
o
n
s
a
b
i
l
i
u
a
u

u
e
l

s
i
s
t
e
m
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o

u
e

l
o
s

p
a
i
s
e
s

u
e
s
a
i
i
o
l
l
a
u
o
s

e
n

l
a

c
i
i
s
i
s

E
x
p
i
e
s
a
i
o
n

s
u

u
e
t
e
i
m
i
n
a
c
i
o
n

u
e

p
a
i
t
i
c
i
p
a
i

y

c
o
n
t
i
i
b
u
i
i

a
c
t
i
v
a
m
e
n
t
e

e
n

u
n

p
i
o
c
e
s
o

u
e

t
i
a
n
s
f
o
i
m
a
c
i
o
n

p
i
o
f
u
n
u
a

y

a
m
p
l
i
a

u
e

l
a

a
i
q
u
i
t
e
c
t
u
i
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

B
e
s
t
a
c
a
i
o
n

l
a

i
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

l
a

p
a
i
t
i
c
i
p
a
c
i
o
n

u
n
i
v
e
i
s
a
l
,

u
e
m
o
c
i
á
t
i
c
a

y

e
q
u
i
t
a
t
i
v
a
,

e
n

e
l

u
e
b
a
t
e

y

s
o
l
u
c
i
o
n

u
e

l
a

a
c
t
u
a
l

c
i
i
s
i
s

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

0
i
g
e
n
c
i
a

u
e

u
n
a

c
o
n
c
l
u
s
i
o
n

s
a
t
i
s
f
a
c
t
o
i
i
a

u
e

l
a
s

n
e
g
o
c
i
a
c
i
o
n
e
s

u
e


l
a

R
o
n
u
a

u
e

B
o
h
a

I
m
p
o
i
t
a
n
c
i
a

u
e

m
a
n
t
e
n
e
i

c
a
n
a
l
e
s

u
e

c
o
m
u
n
i
c
a
c
i
o
n

f
l
u
i
u
o
s

y

á
g
i
l
e
s

e
n
t
i
e

l
o
s

g
o
b
i
e
i
n
o
s

E
v
a
l
u
a
i

l
a

o
p
o
i
t
u
n
i
u
a
u

u
e

c
o
n
v
o
c
a
i

u
n
a

i
e
u
n
i
o
n

u
e

}
e
f
e
s

u
e

E
s
t
a
u
o

e
n

l
a

0
N
0

I
n
s
t
i
u
y
e
i
o
n

a

l
a

S
e
c
i
e
t
a
i
i
a

u
e
n
e
i
a
l

I
b
e
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
a

p
a
i
a

p
i
e
s
t
a
i

t
o
u
a

l
a

c
o
l
a
b
o
i
a
c
i
o
n

a

s
u

a
l
c
a
n
c
e

y

p
i
o
m
o
v
e
i

l
o
s

u
i
á
l
o
g
o
s

c
o
n
s
i
u
e
i
a
u
o
s

p
a
i
a

e
l

c
u
m
p
l
i
m
i
e
n
t
o

u
e

l
o
s

o
b
j
e
t
i
v
o
s


R
e
u
n
i
o
n

E
x
t
i
a
o
i
u
i
n
a
i
i
a

u
e

N
i
n
i
s
t
i
o
s

I
b
e
i
o
a
m
e
i
i
c
a
n
o
s

u
e

F
i
n
a
n
z
a
s

2

u
e

m
a
i
z
o
,

2
u
u
9
;

P
o
i
t
o
,

P
o
i
t
u
g
a
l

N
e
c
e
s
i
u
a
u

u
e

i
m
p
l
e
m
e
n
t
a
i

i
e
f
o
i
m
a
s

e
s
t
i
u
c
t
u
i
a
l
e
s

q
u
e

i
e
f
u
e
i
c
e
n

l
a

e
c
o
n
o
m
i
a

i
e
a
l

y

p
e
i
m
i
t
a
n

u
n
a

i
e
c
u
p
e
i
a
c
i
o
n

e
c
o
n
o
m
i
c
a

s
o
s
t
e
n
i
b
l
e

u
e
s
p
u
é
s

u
e

s
u
p
e
i
a
u
a

l
a

a
c
t
u
a
l

s
i
t
u
a
c
i
o
n
.

A
n
t
e

u
n
a

c
i
i
s
i
s

g
l
o
b
a
l
,

u
e
b
e
n

s
e
i

a
u
o
p
t
a
u
a
s

m
e
u
i
u
a
s

g
l
o
b
a
l
e
s

y

c
o
o
i
u
i
n
a
u
a
s

I
n
c
e
n
t
i
v
a
i

l
a

a
u
o
p
c
i
o
n

u
e

p
o
l
i
t
i
c
a
s

p
i
e
s
u
p
u
e
s
t
a
i
i
a
s

y

m
o
n
e
t
a
i
i
a
s

a
n
t
i
c
i
c
l
i
c
a
s


R
e
c
o
n
o
c
e
n

q
u
e

l
a

e
x
p
a
n
s
i
o
n

y

l
a

u
i
v
e
i
s
i
f
i
c
a
c
i
o
n

u
e

l
o
s

f
l
u
j
o
s

c
o
m
e
i
c
i
a
l
e
s
,

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o
s

y

u
e

i
n
v
e
i
s
i
o
n
e
s

e
n
t
i
e

l
o
s

p
a
i
s
e
s

s
o
n

c
i
u
c
i
a
l
e
s

p
a
i
a

i
e
e
s
t
a
b
l
e
c
e
i

l
a

c
o
n
f
i
a
n
z
a


A
p
o
y
a
n

e
l

i
e
f
u
e
i
z
o

u
e

l
a

c
o
o
p
e
i
a
c
i
o
n

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

I
n
s
t
a
n

a

l
a

a
u
o
p
c
i
o
n

u
e

m
e
u
i
u
a
s

q
u
e

f
o
m
e
n
t
e
n

l
a

t
i
a
n
s
p
a
i
e
n
c
i
a

u
e
l

s
i
s
t
e
m
a

f
i
n
a
n
c
i
e
i
o

u
e

m
o
u
o

q
u
e

l
o
s

a
g
e
n
t
e
s

e
c
o
n
o
m
i
c
o
s

i
e
c
u
p
e
i
e
n

l
a

c
o
n
f
i
a
n
z
a

e
n

e
l

s
e
c
t
o
i
.

E
x
h
o
i
t
a
n

a

l
a

c
o
m
u
n
i
u
a
u

i
n
t
e
i
n
a
c
i
o
n
a
l

a

a
c
t
u
a
i

c
o
n

i
a
p
i
u
e
z

y

u
i
l
i
g
e
n
c
i
a
,

p
a
i
a

l
a

i
e
s
o
l
u
c
i
o
n

u
e

l
a

a
c
t
u
a
l

c
i
i
s
i
s
,

a
s
i

c
o
m
o

p
a
i
a

e
v
a
l
u
a
i

l
a
s

c
a
u
s
a
s

s
u
b
y
a
c
e
n
t
e
s

y

e
x
t
i
a
e
i

l
e
c
c
i
o
n
e
s


A
p
o
y
a
n

e
l

i
e
f
u
e
i
z
o

u
e

l
a

i
e
g
u
l
a
c
i
o
n

y

s
u
p
e
i
v
i
s
i
o
n

f
i
n
a
n
c
i
e
i
a

V Informe del Secretario General de FLACSO 93

8
4

2
/
'
3
(
0
%
-
.
-
#
H
/
-
7
.
3
#
0
%
#
-
%
3
,
.
&
-
.
-
#
%
1
#
.
6
6
%
3
/
#
.
1
#
6
-
G
0
(
,
/
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
T
#
-
%
3
,
.
;
1
%
6
%
-
#
1
/
3
#
H
1
&
4
/
3
#
0
%
#
6
.
B
(
,
.
1
<
#
.
#
H
(
'
#
0
%
#
7
.
'
,
%
'
%
-
#
%
1
#
0
(
'
.
7
(
3
7
/
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
#
T
#
%
A
(
,
.
-
#
&
'
#
7
.
T
/
-
#
6
/
'
,
.
D
(
/
#
$
%
.
H
(
-
7
.
'
#
1
.
#
1
%
D
(
,
(
7
(
0
.
0
#
0
%
#
1
/
3
#
?
.
'
6
/
3
#
5
&
1
,
(
1
.
,
%
-
.
1
%
3
#
0
%
#
N
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
B
.
-
.
#
F
&
%
<
#
%
'
#
%
1
#
6
/
'
,
%
+
,
/
#
0
%
#
3
&
3
#
-
%
3
B
%
6
,
(
A
/
3
#
7
.
'
0
.
,
/
3
<
#
0
%
3
%
7
B
%
a
%
'
#
0
%
#
H
/
-
7
.
#
/
B
/
-
,
&
'
.
#
&
'
#
B
.
B
%
1
#
.
'
,
(
6
C
6
1
(
6
/
#
N
%
H
(
%
'
0
%
'
#
1
.
#
(
7
B
1
%
7
%
'
,
.
6
(
)
'
#
0
%
#
7
%
0
(
0
.
3
#
F
&
%
#
-
%
H
&
%
-
6
%
'
<
#
H
1
%
+
(
;
(
1
(
6
%
'
#
T
#
.
D
(
1
(
6
%
'
#
1
/
3
#
(
'
3
,
-
&
7
%
'
,
/
3
#
0
%
#
H
(
'
.
'
6
(
.
6
(
)
'
#
%
+
(
3
,
%
'
,
%
3
#
#
M
B
/
T
.
'
#
%
1
#
-
%
H
&
%
-
I
/
#
0
%
#
1
.
#
.
6
,
&
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
/
3
#
?
.
'
6
/
3
#
5
&
1
,
(
1
.
,
%
-
.
1
%
3
#
0
%
#
N
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
6
/
7
/
#
7
%
0
(
/
#
0
%
#
-
%
3
B
&
%
3
,
.
#
.
1
#
.
&
7
%
'
,
/
#
0
%
#
1
.
#
0
%
7
.
'
0
.
#
0
%
#
H
(
'
.
'
6
(
.
6
(
)
'
#
B
/
-
#
B
.
-
,
%
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
0
%
#
M
@
#
$
%
6
/
'
/
6
%
'
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
%
3
,
-
.
,
G
D
(
6
.
#
0
%
#
-
%
H
&
%
-
I
/
#
0
%
#
1
.
3
#
-
%
1
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
*
^
M
@
#
M
B
/
T
.
'
#
%
1
#
%
3
,
.
;
1
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
&
'
#
'
&
%
A
/
#
7
&
1
,
(
1
.
,
%
-
.
1
(
3
7
/
#
;
.
3
.
0
/
#
%
'
#
%
1
#
-
%
H
&
%
-
I
/
#
0
%
#
B
-
(
'
6
(
B
(
/
3
#
0
%
#
6
/
/
B
%
-
.
6
(
)
'
<
#
(
D
&
.
1
0
.
0
<
#
,
-
.
'
3
B
.
-
%
'
6
(
.
<
#
1
%
D
(
,
(
7
(
0
.
0
#
T
#
-
%
B
-
%
3
%
'
,
.
,
(
A
(
0
.
0
#
#
!
(
'
%
&
B
#
,
&
;
!
'
F
+
)
'
%
&
,
!
C
)
"
%
!
.
#
(
)
'
!
"
%
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
"
!
#
$
%
&
'
(
)
'
#
5
(
'
(
3
,
%
-
(
.
1
#
0
%
1
#
X
/
-
/
#
0
%
1
#
M
-
6
/
#
0
%
1
#
V
.
6
C
H
(
6
/
#
@
.
,
(
'
/
.
7
%
-
(
6
.
'
/
#
R
#
.
1
#
h
#
0
%
#
/
6
,
&
;
-
%
<
#
9
=
=
>
Z
#
K
.
'
,
(
.
D
/
<
#
2
E
(
1
%
#
$
%
.
H
(
-
7
.
'
#
3
&
#
6
/
'
A
(
6
6
(
)
'
#
0
%
#
F
&
%
#
&
'
.
#
7
.
T
/
-
#
A
(
'
6
&
1
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
.
3
#
%
6
/
'
/
7
C
.
3
#
0
%
1
#
M
-
6
/
#
6
/
'
#
%
1
#
V
.
6
C
H
(
6
/
#
M
3
(
L
,
(
6
/
<
#
.
3
C
#
6
/
7
/
#
1
.
#
6
/
'
A
%
-
D
%
'
6
(
.
#
6
/
7
%
-
6
(
.
1
#
%
'
,
-
%
#
%
1
1
.
3
<
#
6
/
'
,
-
(
;
&
(
-
L
'
#
.
#
0
(
A
%
-
3
(
H
(
6
.
-
#
/
B
/
-
,
&
'
(
0
.
0
%
3
#
T
#
-
%
0
&
6
(
-
#
-
(
%
3
D
/
3
#
B
.
-
.
#
'
&
%
3
,
-
/
3
#
B
&
%
;
1
/
3
<
#
6
/
7
/
#
1
/
3
#
F
&
%
#
-
%
B
-
%
3
%
'
,
.
#
1
.
#
D
-
.
A
%
#
6
-
(
3
(
3
#
F
&
%
#
.
H
%
6
,
.
#
.
6
,
&
.
1
7
%
'
,
%
#
.
#
1
/
3
#
7
%
-
6
.
0
/
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
%
3
#
!
;
#
'
& (
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
O
!
"
#
2
&
7
;
-
%
#
0
%
#
M
V
*
2
#
9
9
#
T
#
9
h
#
0
%
#
'
/
A
(
%
7
;
-
%
<
#
9
=
=
>
Z
#
@
(
7
.
<
#
V
%
-
8
#
@
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
D
1
/
;
.
1
#
%
3
#
&
'
/
#
0
%
#
1
/
3
#
0
%
3
.
H
C
/
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
7
L
3
#
3
%
-
(
/
3
#
F
&
%
#
E
%
7
/
3
#
,
%
'
(
0
/
#
F
&
%
#
%
'
H
-
%
'
,
.
-
J
#
M
6
,
&
.
-
%
7
/
3
#
0
%
#
H
/
-
7
.
#
-
L
B
(
0
.
#
T
#
0
%
6
(
3
(
A
.
#
B
.
-
.
#
%
'
H
-
%
'
,
.
-
#
1
.
#
(
'
7
(
'
%
'
,
%
#
-
%
6
%
3
(
)
'
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
7
&
'
0
(
.
1
J
#
#
$
%
6
(
;
(
7
/
3
#
1
/
3
#
%
3
,
C
7
&
1
/
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
3
#
T
#
H
(
3
6
.
1
%
3
#
B
-
/
B
/
-
6
(
/
'
.
0
/
3
#
B
/
-
#
1
.
3
#
%
6
/
'
/
7
C
.
3
#
7
(
%
7
;
-
/
3
#
0
%
#
1
.
#
M
V
*
2
#
T
#
,
/
7
.
-
%
7
/
3
#
,
/
0
.
3
#
1
.
3
#
7
%
0
(
0
.
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
3
#
T
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
3
#
'
%
6
%
3
.
-
(
.
3
#
B
.
-
.
#
-
%
3
/
1
A
%
-
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
<
#
,
/
7
.
'
0
/
#
1
.
3
#
7
%
0
(
0
.
3
#
'
%
6
%
3
.
-
(
.
3
#
B
.
-
.
#
1
1
%
A
.
-
#
%
3
B
%
-
.
'
I
.
#
.
#
1
/
3
#
7
L
3
#
A
&
1
'
%
-
.
;
1
%
3
J
#
#
'
-
.
/
(
#
&
B
#
&
,
!
*
&
!
.
L
(
)
'
!
*
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
!
#
2
&
7
;
-
%
#
0
%
#
1
.
3
#
M
7
G
-
(
6
.
3
#
R
:
#
.
1
#
R
_
#
0
%
#
.
;
-
(
1
Z
#
V
&
%
-
,
/
#
*
3
B
.
a
.
<
#
]
-
(
'
(
0
.
0
#
T
#
]
/
;
.
D
/
#
U
/
3
#
6
/
7
B
-
/
7
%
,
%
7
/
3
#
.
#
.
;
/
-
0
.
-
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
T
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
.
6
,
&
.
1
#
6
/
'
#
%
1
#
H
(
'
#
0
%
#
1
/
D
-
.
-
#
'
&
%
3
,
-
/
3
#
/
;
4
%
,
(
A
/
3
#
0
%
#
B
-
/
7
/
A
%
-
#
1
.
#
#
B
-
/
3
B
%
-
(
0
.
0
#
E
&
7
.
'
.
#
T
#
D
.
-
.
'
,
(
I
.
-
#
%
1
#
H
&
,
&
-
/
#
0
%
#
'
&
%
3
,
-
/
3
#
6
(
&
0
.
0
.
'
/
3
J
#
*
3
,
.
7
/
3
#
0
%
6
(
0
(
0
/
3
#
.
#
-
%
H
/
-
I
.
-
#
'
&
%
3
,
-
.
#
6
/
/
B
%
-
.
6
(
)
'
#
T
#
.
#
,
-
.
;
.
4
.
-
#
4
&
'
,
/
3
#
B
.
-
.
#
-
%
3
,
.
&
-
.
-
#
%
1
#
6
-
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
7
&
'
0
(
.
1
#
T
#
1
/
D
-
.
-
#
1
.
3
#
-
%
H
/
-
7
.
3
#
'
%
6
%
3
.
-
(
.
3
#
%
'
#
1
/
3
#
3
(
3
,
%
7
.
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
3
#
7
&
'
0
(
.
1
%
3
J
#

Crisis Financiera. Construyendo una Respuesta Política Latinoamericana
94

8
5

.
#
'
!
"
)
*
.
%
&
B
#
&
C
-
$
C
,
!
&
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
O
"
#
2
&
7
;
-
%
#
0
%
#
e
%
H
%
3
#
0
%
#
*
3
,
.
0
/
#
#
9
:
<
#
9
>
#
T
#
9
_
#
0
%
#
4
&
1
(
/
#
0
%
#
9
=
=
_
Z
#
[
&
.
'
.
6
.
3
,
%
<
#
2
/
3
,
.
#
$
(
6
.
#
#
M
6
/
D
%
-
#
6
/
'
#
3
.
,
(
3
H
.
6
6
(
)
'
#
1
.
#
-
%
.
1
(
I
.
6
(
)
'
#
.
1
#
7
L
3
#
.
1
,
/
#
'
(
A
%
1
#
0
%
#
1
.
#
2
/
'
H
%
-
%
'
6
(
.
#
0
%
#
U
.
6
(
/
'
%
3
#
Q
'
(
0
.
3
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
2
-
(
3
(
3
#
X
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
T
#
*
6
/
'
)
7
(
6
.
#
5
&
'
0
(
.
1
#
T
#
3
&
3
#
*
H
%
6
,
/
3
#
%
'
#
%
1
#
N
%
3
.
-
-
/
1
1
/
<
#
1
1
%
A
.
0
.
#
.
#
6
.
;
/
#
0
%
1
#
9
Y
#
.
1
#
9
S
#
0
%
#
4
&
'
(
/
#
0
%
#
9
=
=
_
<
#
%
'
#
U
&
%
A
.
#
m
/
-
n
J
#
#
M
1
#
7
(
3
7
/
#
,
(
%
7
B
/
<
#
3
&
;
-
.
T
.
-
#
1
.
#
(
7
B
/
-
,
.
'
6
(
.
#
0
%
#
1
.
3
#
0
%
1
(
;
%
-
.
6
(
/
'
%
3
#
T
#
0
%
6
(
3
(
/
'
%
3
#
0
%
#
%
3
,
.
#
2
/
'
H
%
-
%
'
6
(
.
<
#
/
-
(
%
'
,
.
0
.
3
#
.
#
%
3
6
1
.
-
%
6
%
-
#
1
.
3
#
6
.
&
3
.
3
#
0
%
#
%
3
,
.
#
6
-
(
3
(
3
<
#
3
&
#
H
&
%
-
,
%
#
(
7
B
.
6
,
/
#
%
'
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
'
#
A
C
.
3
#
0
%
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
T
#
1
.
#
(
0
%
'
,
(
H
(
6
.
6
(
)
'
#
0
%
#
7
%
0
(
0
.
3
#
.
#
6
/
-
,
/
#
T
#
1
.
-
D
/
#
B
1
.
I
/
#
F
&
%
#
6
/
'
,
-
(
;
&
T
.
'
#
.
#
B
.
1
(
.
-
#
3
&
3
#
%
H
%
6
,
/
3
#
%
'
#
1
.
3
#
B
/
;
1
.
6
(
/
'
%
3
#
7
L
3
#
A
&
1
'
%
-
.
;
1
%
3
J
#
M
3
(
7
(
3
7
/
<
#
-
%
(
,
%
-
.
-
#
'
&
%
3
,
-
/
#
(
'
,
%
-
G
3
#
.
#
H
(
'
#
0
%
#
F
&
%
#
%
1
#
3
(
3
,
%
7
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
/
B
%
-
%
#
6
/
'
#
;
.
3
%
3
#
,
-
.
'
3
B
.
-
%
'
,
%
3
#
T
#
.
B
%
D
.
0
.
3
#
.
#
1
.
#
1
%
D
.
1
(
0
.
0
J
#
-
"
!
*
-
(
&
(
0
1
2
3
4
2
&
+
0
5
6
7
&
8
&
,
1
9
7
:
&
;
1
2
<
=
>
&
>
0
?
7
@
7
A
=
>
&
"
"
"
#
$
%
&
'
(
)
'
#
P
-
0
(
'
.
-
(
.
#
0
%
#
e
%
H
%
3
#
0
%
#
*
3
,
.
0
/
#
#
#
R
=
#
0
%
#
.
D
/
3
,
/
#
0
%
#
9
=
=
_
Z
#
o
&
(
,
/
<
#
*
6
&
.
0
/
-
#
#
*
1
#
7
&
'
0
/
#
%
'
H
-
%
'
,
.
#
E
/
T
#
&
'
/
#
0
%
#
1
/
3
#
0
%
3
.
H
C
/
3
#
B
/
1
C
,
(
6
/
3
<
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
3
<
#
3
/
6
(
.
1
%
3
#
T
#
.
7
;
(
%
'
,
.
1
%
3
#
7
L
3
#
3
%
-
(
/
3
#
0
%
#
3
&
#
E
(
3
,
/
-
(
.
#
7
/
0
%
-
'
.
<
#
F
&
%
#
-
%
3
&
1
,
.
#
0
%
#
1
.
#
6
/
7
;
(
'
.
6
(
)
'
#
0
%
#
1
.
#
B
%
/
-
#
-
%
6
%
3
(
)
'
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
#
0
%
3
0
%
#
E
.
6
%
#
7
L
3
#
0
%
#
7
%
0
(
/
#
3
(
D
1
/
#
T
#
F
&
%
<
#
.
#
0
(
H
%
-
%
'
6
(
.
#
0
%
#
/
,
-
/
3
#
%
B
(
3
/
0
(
/
3
#
0
%
#
(
'
%
3
,
.
;
(
1
(
0
.
0
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
<
#
%
3
#
&
'
.
#
6
-
(
3
(
3
#
D
%
'
%
-
.
0
.
#
%
'
#
%
1
#
3
(
3
,
%
7
.
#
%
6
/
'
)
7
(
6
/
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
#
0
%
1
#
7
&
'
0
/
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
.
0
/
<
#
3
(
,
&
.
6
(
)
'
#
F
&
%
#
,
-
.
%
#
6
/
'
3
%
6
&
%
'
6
(
.
3
#
.
1
,
.
7
%
'
,
%
#
'
%
D
.
,
(
A
.
3
#
B
.
-
.
#
%
1
#
6
-
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
1
.
#
%
6
/
'
/
7
C
.
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
%
7
%
-
D
%
'
,
%
3
J
#
Q
'
.
#
-
%
3
B
&
%
3
,
.
#
B
/
1
C
,
(
6
.
#
.
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
+
(
D
%
#
&
'
#
6
/
'
4
&
'
,
/
#
%
F
&
(
1
(
;
-
.
0
/
#
0
%
#
.
6
6
(
/
'
%
3
#
F
&
%
#
%
3
,
.
;
(
1
(
6
%
'
#
%
1
#
3
(
3
,
%
7
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
/
<
#
-
%
.
6
,
(
A
%
'
#
1
.
#
%
6
/
'
/
7
C
.
<
#
B
-
(
/
-
(
6
%
'
#
1
.
#
6
-
%
.
6
(
)
'
#
0
%
1
#
%
7
B
1
%
/
#
T
#
%
1
#
H
/
-
,
.
1
%
6
(
7
(
%
'
,
/
#
0
%
#
1
.
#
B
-
/
,
%
6
6
(
)
'
#
3
/
6
(
.
1
#
.
3
%
D
&
-
.
'
0
/
#
1
.
#
-
%
6
&
B
%
-
.
6
(
)
'
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
3
/
;
-
%
#
1
.
#
;
.
3
%
#
0
%
#
&
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
#
3
/
3
,
%
'
(
;
1
%
J
#
#
V
/
-
#
%
1
1
/
<
#
%
3
#
'
%
6
%
3
.
-
(
/
#
.
A
.
'
I
.
-
#
%
'
#
1
.
#
;
8
3
F
&
%
0
.
#
0
%
#
&
'
#
7
%
6
.
'
(
3
7
/
#
B
.
-
.
#
%
1
#
(
'
,
%
-
6
.
7
;
(
/
#
0
%
#
(
'
H
/
-
7
.
6
(
)
'
#
3
/
;
-
%
#
%
1
#
(
7
B
.
6
,
/
#
0
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
T
#
B
.
-
.
#
1
.
#
.
0
/
B
6
(
)
'
#
0
%
#
(
'
(
6
(
.
,
(
A
.
3
#
6
/
7
&
'
%
3
<
#
F
&
%
#
H
/
-
,
.
1
%
I
6
.
'
#
1
.
#
6
/
/
B
%
-
.
6
(
)
'
#
B
.
-
.
#
%
1
#
(
7
B
&
1
3
/
#
0
%
#
&
'
.
#
'
&
%
A
.
#
.
-
F
&
(
,
%
6
,
&
-
.
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
(
'
,
%
-
'
.
6
(
/
'
.
1
<
#
.
3
C
#
6
/
7
/
#
0
%
#
1
.
3
#
7
%
0
(
0
.
3
#
.
0
/
B
,
.
0
.
3
#
B
.
-
.
#
%
1
#
6
/
'
,
-
/
1
#
0
%
#
3
&
3
#
%
H
%
6
,
/
3
J
#
N
%
#
6
.
-
.
#
.
#
1
.
#
2
&
7
;
-
%
#
0
%
#
2
/
B
%
'
E
.
D
&
%
<
#
0
%
;
%
7
/
3
#
%
3
H
/
-
I
.
-
'
/
3
#
B
.
-
.
#
F
&
%
#
1
.
#
6
-
(
3
(
3
#
%
6
/
'
)
7
(
6
.
#
T
#
H
(
'
.
'
6
(
%
-
.
#
'
/
#
6
/
'
3
,
(
,
&
T
.
#
&
'
.
#
%
+
6
&
3
.
#
B
.
-
.
#
0
%
3
.
,
%
'
0
%
-
#
%
3
,
%
#
(
7
B
%
-
.
,
(
A
/
<
#
B
.
-
.
#
F
&
%
#
%
1
#
'
&
%
A
/
#
-
G
D
(
7
%
'
#
0
%
#
7
(
,
(
D
.
6
(
)
'
#
3
%
.
#
%
H
%
6
,
(
A
/
<
#
4
&
3
,
/
#
T
#
%
F
&
(
,
.
,
(
A
/
<
#
6
/
7
B
-
%
'
0
.
#
7
%
,
.
3
#
7
L
3
#
.
7
;
(
6
(
/
3
.
3
#
0
%
#
-
%
0
&
6
6
(
)
'
#
0
%
#
%
7
(
3
(
/
'
%
3
#
T
#
#
-
%
H
1
%
4
%
#
#
1
.
3
#
0
(
3
,
(
'
,
.
3
#
-
%
3
B
/
'
3
.
;
(
1
(
0
.
0
%
3
#
0
%
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
(
'
0
&
3
,
-
(
.
1
(
I
.
0
/
3
#
T
#
%
'
#
0
%
3
.
-
-
/
1
1
/
<
#
.
3
C
#
6
/
7
/
#
3
&
3
#
0
(
H
%
-
%
'
,
%
3
#
'
(
A
%
1
%
3
#
3
/
6
(
/
%
6
/
'
)
7
(
6
/
3
J
#
$
%
(
,
%
-
.
'
#
3
&
#
6
/
7
B
-
/
7
(
3
/
#
0
%
#
;
&
3
6
.
-
#
7
%
6
.
'
(
3
7
/
3
#
0
%
#
.
T
&
0
.
#
T
#
6
/
/
B
%
-
.
6
(
)
'
#
E
.
6
(
.
#
1
/
3
#
B
.
C
3
%
3
#
7
L
3
#
.
H
%
6
,
.
0
/
3
#
B
/
-
#
%
3
,
.
3
#
3
(
,
&
.
6
(
/
'
%
3
#
0
%
#
6
-
(
3
(
3
<
#
B
.
-
.
#
H
/
-
,
.
1
%
6
%
-
#
1
.
#
(
'
,
%
D
-
.
6
(
)
'
#
T
#
6
/
/
B
%
-
.
6
(
)
'
J
#

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful