ENSAYO

Jezreel Salazar

Microensayos
Duración de la eternidad
Los relojes suponen que la duración es precisa. Los suizos basan buena parte de su identidad en esta mentira. El mundo nos impone horarios establecidos; cada encuentro se agenda anotando, puntualmente, una cifra en el calendario; para realizar un proyecto (se nos ha dicho) debemos diseñar rigurosos cronogramas; toda programación supone intervalos medibles. Sabemos lo que haremos de un momento a otro, revisando cuánto ha avanzado el reloj o a qué momento del día hemos arribado. Ninguno de estos hábitos, sin embargo, refieren a la verdadera duración de las cosas. Cada experiencia es un universo singular con sus propias dimensiones temporales, con su propia vitalidad destructiva o creadora. Un baile o una mirada, por ejemplo, pueden durar no una eternidad, pero sí mucho más de los seis minutos o los tres segundos que el cronómetro les concedió de vida. Ciertas experiencias nos disocian del mundo y de sus tiempos perfectos; es en esas treguas interiores en donde la realidad se presiente y sucede. La herida producida en la honda profundidad de

53

¿Quién puede saber. También escribimos para darle sentido a la insensatez.ENSAYO un solo instante puede perpetuarse de manera indefinida. que nos lanzó hacia el planeta de los misántropos –dejándonos sin conexión con el universo tranquilizador que hasta ese momento habitábamos? El tiempo también muere y a veces renace. cuánto duró aquella conversación que nos cambió la vida. Escribimos para mostrar irritación. 54 Cegar la mirada La literatura. El lapso de los días depende del miedo cotidiano. más que retrato del mundo. Ordenar el caos es uno de los motivos profundos que tiene la literatura y esto no deja de . El placer redimensiona la eternidad de cada santiamén. en verdad. constituye (cada vez más) una reacción en torno a lo ocurre en el mismo. vergüenza o azoro —es nuestro desconcierto hablando—.

la realidad logra de algún modo aligerar su carga de horror cotidiano. El espejo se suele llenar de manchas y se vuelve imposible dar una imagen adecuada y eficaz de lo que retrata. a veces debiera ser un modo de cegar la mirada para imaginar la luz. a favor de que las cosas pasasen —por voluntad .POESÍA ser poco triste y poco esperanzador: pareciera que sólo ahí. resulta difícil mostrar una representación oportuna. en ese mundo de imágenes perfectas. Cuando la realidad es demasiado transparente se vuelve imprescindible abrir los ojos en medio de la niebla. Cuando el desencanto es la atmósfera que respiramos y a través de la cual vemos a los otros y nos vemos a nosotros mismos. 55 Elogio de lo desapercibido Él pensaba que había que hacer un manifiesto a favor de lo desapercibido. La creación más que acto reactivo. coherente o indiscutible de la existencia.

a partir de un encuentro. la apología . en los que la anécdota es exigua. debería de quedar encerrado en baúles: Kafka y Pessoa habían sido traicionados. ve afectada toda su existencia… Lo suyo eran las épicas minúsculas.RESEÑA propia— inadvertidas. lograr el descubrimiento de la piedra filosofal y sólo contar- 56 lo a los amigos. Su apuesta era hacer de la estética de Hemingway (la teoría del iceberg) una ética. evitando así el horror y el desprestigio del mercado. En medio de un mundo en donde el escándalo era la norma y la fórmula del éxito. El arte verdadero. suponía necesaria una forma de vida en donde lo más importante quedara silenciado: escribir la mejor de las obras sin publicarla. casi inexistente. un encuentro justamente con lo banal. pero en los que ciertos momentos constitutivos de la vida de alguien eran cifrados: un personaje. Si estaba contra algo era en contra de las reiteraciones de sí mismo. perfeccionar la voz al grado de la genialidad y transmitir el logro en una estación virtual y de madrugada. decía. pensaba que había que evadir todo tipo de publicidad o autopromoción y en su lugar restituir las historias que ocurrían en el anonimato y lo trivial. Recordaba los cuentos de Chéjov.

Así debía titularse el manifiesto. completamente fútiles y mínimas. básicamente interior. que establecieran nuevas relaciones con el mundo. Según él. simplemente se prepara una cena.POESÍA de la miniatura. guarda sus cosas en una maleta y se va. aquellas acciones. pero en lugar de celebrarlo con una fiesta. podían tener el más valioso significado para un ser en particular o para dos. la defensa de los acontecimientos anodinos era primordial y la vitalidad debía responder a lo diminuto: fomentar pequeñas acciones y gestos cuya finalidad sólo pocos pudiesen intuir. espacios o sucesos baladíes que si a la mayoría no importaban. llevar a cabo rituales cotidianos que permitiesen cerrar ciclos. pensaba: “Por una épica menor”. Pensaba por ejemplo. en aquel momento en el que alguien decide dejar un departamento que le significó un proceso de ruptura y metamorfosis. 57 . Se trataba de remitirse a las cosas insignificantes.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful