P. 1
La esperanza es lo último que se pierde (pero finalmente se pierde)

La esperanza es lo último que se pierde (pero finalmente se pierde)

|Views: 2|Likes:
Published by BubokArgentina
http://www.bubok.com.ar/libros/194088/La-esperanza-es-lo-ultimo-que-se-pierde-pero-finalmente-se-pierde Zacarías Lara Peláez nos ofrece en esta colección de cuentos una visión humorística del hombre del siglo XXI, en un mundo donde la globalización y las nuevas tecnologías de la información no dan cabida a la inocencia y la ingenuidad. Así, en estos cuentos repletos de humor absurdo, vemos como los personajes se estrellan una y otra vez, como pequeños Don Quijotes, contra los molinos de viento de la realidad. De esta forma nos encontramos con un estudiante que se matricula en biología para superar su miedo a los insectos, un español medio incapaz de sobresalir de su propia mediocridad o un aprendiz de psicópata sin muchas luces, entre otros.Este es el primer libro de Zacarías Lara Peláez (Sevilla, 1980). Pese a su juventud ha demostrado ser uno de los escritores más prometedores del panorama literario español (me prometió un apartamento en la Costa Brava por escribirle esto). Su actitud y empecinamiento a la hora de lograr su meta "ganar el Premio Nobel de literatura", según sus propias palabras, contrasta con la propia ingenuidad de sus personajes, lo cual no quiere decir que no pensemos que lo pueda lograr algún día...
http://www.bubok.com.ar/libros/194088/La-esperanza-es-lo-ultimo-que-se-pierde-pero-finalmente-se-pierde Zacarías Lara Peláez nos ofrece en esta colección de cuentos una visión humorística del hombre del siglo XXI, en un mundo donde la globalización y las nuevas tecnologías de la información no dan cabida a la inocencia y la ingenuidad. Así, en estos cuentos repletos de humor absurdo, vemos como los personajes se estrellan una y otra vez, como pequeños Don Quijotes, contra los molinos de viento de la realidad. De esta forma nos encontramos con un estudiante que se matricula en biología para superar su miedo a los insectos, un español medio incapaz de sobresalir de su propia mediocridad o un aprendiz de psicópata sin muchas luces, entre otros.Este es el primer libro de Zacarías Lara Peláez (Sevilla, 1980). Pese a su juventud ha demostrado ser uno de los escritores más prometedores del panorama literario español (me prometió un apartamento en la Costa Brava por escribirle esto). Su actitud y empecinamiento a la hora de lograr su meta "ganar el Premio Nobel de literatura", según sus propias palabras, contrasta con la propia ingenuidad de sus personajes, lo cual no quiere decir que no pensemos que lo pueda lograr algún día...

More info:

Published by: BubokArgentina on Jul 16, 2013
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/11/2014

pdf

text

original

LA ESPERANZA ES LO ULTIMO QUE SE PIERDE

(PERO FINALMENTE SE PIERDE)
Zacarias Lara Pelaez
A mi mama.
Índice de contenido
Ostras.............................................................................1
Mero...............................................................................5
Un chico timido.............................................................7
En el gimnasio.............................................................13
Las igneas aventuras de Lorenzo.................................17
KaIka y la muñeca.......................................................19
Medio cuento...............................................................24
La visita.......................................................................25
Si no Iuera por Juan Valdes.........................................31
Superalo.......................................................................33
Diario de un psicopata.................................................36
El mono marino...........................................................42
La mancha....................................................................45
Cambio de operador.....................................................48
Yo voy..........................................................................51
Suicidio colectivo........................................................54
Un hombre Ieliz...........................................................56
Hermanos gemelos.......................................................60
Juego Polino................................................................63
Juego Polino 2.............................................................65
Cambio de negocio......................................................67
Amigos para siempre...................................................70
Cerca de la muerte.......................................................73
ConIesion.....................................................................77
Cortando......................................................................80
Cuento arquitectonico..................................................82
Cuento semiromantico.................................................85
El hombre de mazapan.................................................88
El hombre mas Ieliz del mundo...................................92
El niño superdotado.....................................................94
La atraccion de la Iiesta...............................................97
La leyenda de Fresnes................................................101
La llamada de Cristo..................................................106
Lo que esconde Rocio................................................109
Ordenando mis recuerdos..........................................111
Viaje a Jamaica..........................................................113
Vudu...........................................................................116
Yo no soy George Clooney........................................122
Pastilla de jabon.........................................................124
La inquisicion en Guanajuato....................................127
El acueducto de Queretaro.........................................130
La historia de Sidney Walters....................................133
Wikicuento.................................................................138
Ostras
Agueda y Facundo eran un matrimonio ya
mayor. Cuando cumplieron sus bodas de oro, a sus
nietos no se les ocurrio otra Iorma mejor de Ielicitarlos
que regalandoles un par de moviles, uno para cada uno.
Asi, les decian a sus abuelos, podreis hablar entre
vosotros aunque no esteis juntos.
Para ambos Iue un reto aprender como
Iuncionaba el movil. Si para cualquiera es diIicil
entender las instrucciones de un teleIono movil mas lo
es para dos ancianos que, ademas, no habian utilizado
uno de esos aparatos en su vida y que incluso añoraban
los teleIonos antiguos en los que habia que llamar
girando los numeros. Por Iin, despues de multiples e
inIructuosos intentos, Facundo logro llamar a Agueda,
sin embargo ella le colgo sin querer.
Bueno, al menos ya sabemos que Iunciona.
Si. Pero estamos en la misma habitacion. ¿Y si
probamos de mas lejos?
Asi que Agueda se Iue a la cocina y Facundo al
cuarto de baño, que eran las habitaciones mas separadas
de la casa. Esta vez Iue ella la que llamo.
¿Hola?
Hola cariño. ¿Se me oye?
Alto y claro.
¡Ja, ja, ja! Las cosas que inventan. ¿A ver
ahora como se cuelga? escucho ya Facundo cuando
Agueda retiraba su movil buscando el boton de colgar.
1
El problema es que Facundo y Agueda no
pasaban tiempo separados. Ambos estaban jubilados y,
como les gustaba tanto estar el uno con el otro, siempre
hacian todo juntos: se apuntaron a bailes de salon y a
excursiones juntos, iban a las maniIestaciones juntos e
incluso iban a comprar juntos. Querian aprovechar el
tiempo despues de tanto periodo separados a causa de
unas jornadas laborales algo incompatibles.
A Facundo se le ocurrio la idea de dar un paseo
por la mañana nada mas levantarse. Ademas de que le
vendria bien para la salud asi podrian dar utilidad a los
moviles que les regalaron sus nietos. Como su mujer se
quedo durmiendo le mando un mensajito para no
despertarla, aunque en la hora que logro mandarlo ya
estaba ella despierta. El mensaje que mando despues de
dos horas de paseo Iue: 'hola¨. Pero poco a poco Iue
consiguiendo dominar mas y mejor su movil. Aunque
su mujer hubiera preIerido tenerlo con ella por las
mañanas Iinalmente se acostumbro a que saliera a andar
y le enviara algun mensaje de buenos dias.
Uno de esos dias en que Facundo salia a pasear
se encontro con un amigo y charlando y hablando de
sus cosas se le olvido enviar el mensaje a su mujer. Ella
se extraño de que no le escribiese y decidio llamarlo
pero, como no sabia manejar todavia bien el movil,
acabo llamando al numero de emergencias, numero que
sus nietos habian programado en el movil por si algun
dia les pasaba algo.
Emergencias digame.
¿Emergencias? ¡Ay Dios mio! ¿Que le ha
pasado a mi Facundo?
2
¿Donde se encuentra?
Estoy en casa. Vivo en la calle Fulanito de Tal
nº 123.
De acuerdo, ya va una ambulancia para alla.
¿Que sintomas tiene?
¡Ah! ¡Que bien! ¿Lo traen a casa? Eso es que
se encuentra bien ¿no? Yo estoy bien, no tengo ningun
sintoma, algo nerviosa por lo de mi marido. ¿cree que
pueden haber sido las ostras que cenamos anoche?
Porque yo me encuentro perIectamente. Claro que el
come mucho mas que yo, le encantan las ostras y dice
que son aIrodisiacas ¿sabe? Ji, ji, ji. Siempre se pone
tontorron despues. Bueno pero digame, ¿el esta bien?
Mientras Agueda le contaba todo esto a la pobre
teleIonista Facundo llego a casa y su mujer corrio a
abrazarle:
¡Facundo, que susto! ¡Que pronto te ha traido
la ambulancia! ¿Estas bien?
¿Ambulancia? ¿Pero de que estas hablando?
Te acabo de llamar por teleIono y me han
cogido los de emergencias. ¿no sera que te han
robado el movil?
Anda mujer, el movil esta aqui y no me ha
llamado nadie. Seguro que te has equivocado.
Y tras esta adorable conIusion Facundo y
Agueda decidieron que irian siempre a pasear juntos y,
por las noches, comieron muchas ostras y Iueron
Ielices, excepto el dia en que eIectivamente las ostras
estaban en mal estado y murieron por una intoxicacion.
Nota del autor. Este es un cuento para alertar sobre el
3
mal que se cierne sobre toda la poblacion española. La
intoxicacion por ostras es la segunda causa mas
importante de muerte en España tras la suma de todas
las demas causas funtas. Asi que cuando veas una
ostra v te mire a los ofos recuerda que ella prefiere tu
muerte antes que la suva.
4
Mero
Mi nombre es Romero y soy un Epinephelus
Marginatus, es decir, un mero. Estaba en un bar,
ahogando aun mas si cabe las penas, con mi vaso de
Johny Walker`s red en la aleta. Sin embargo, mi cabeza
no dejaba de darle vueltas al asunto que me preocupaba
cuando uno de esos 'atractivos¨ peces de colores
extranjeros que tambien iba algo bebido se me quedo
mirando, abrio su boca y comenzo a hablar, señal
inequivoca de que ibamos a iniciar una conversacion:
Hola amigo dijo con su acento extranjero.
¿Eres de por aqui?
Si, veo que tu no, ¿de donde eres?
He venido de vacaciones al mediterraneo, de
luna de miel ¿sabes?
¿Y por que no estas con tu mujer en lugar de
estar en esta mugrienta taberna?
Problemas sexuales...mi mujer quiere que me
comporte como un tigre en la cama, pero me resulta
diIicil, solo soy un pez de colores.
Entiendo...
Estaba anocheciendo y las anaranjadas luces del
sol se reIractaban en el mar dando al bar un aspecto
cada vez mas melancolico. Mientras aguantaba la
insoportable chachara del pez de colores y sus mil y
una razones por las que no deberia haberse casado mi
mente empezo a divagar sobre las razon por la que
bebiamos, la cual no era otra que nuestra condicion de
peces. En mi cabeza no dejaba de sonar aquella
5
cancion: 'Pero mira como beben los peces en el rio...¨.
Y aunque nosotros eramos peces de agua salada y no
habiamos visto ningun Dios nacido el resto de la Irase
era totalmente aplicable a nuestra situacion, lo cual
tampoco era decir demasiado.
6
Un chico tímido
Carlos Iue a la papeleria donde sabia que
trabajaba Bea, su compañera de curso del master, de la
cual estaba enamorado. No podia resistirse ir a comprar
cualquier tonteria: un boligraIo, un cuter, unas tijeras.
Aquel dia Iue a comprar una revista. Espero lo
oportuno y dejo colarse a una persona para que le
atendiera ella y no la otra dependienta.
Hola Carlos. ¿Otra vez por aqui?
Si, ya ves. Aqui estamos. ¿Como llevas el
master?
Pues bueno. regular. Queria conseguir los
apuntes sobre el ritual de apareamiento del estornino
rojo y no he podido porque no tengo Internet. Asi que
no se como me las arreglare para estudiar ese tema.
¡Ah! Pues si quieres. Si quieres yo te los
puedo conseguir. Yo si tengo Internet en casa.
¿Harias eso por mi?
Claro que si.
Gracias Carlos. ¡Eres un sol! Ja, ja, ja.. Pero
no te pongas colorado hombre. Dime, ¿que se te
oIrece?
Queria la revista 'Armas Letales¨.
Un chico duro ¿eh? Aqui tienes. Son tres
cincuenta.
Carlos se sentia Ieliz. Era su oportunidad de
estrechar su relacion con Bea, de demostrarle lo
importante que era para el. Asi que se Iue corriendo a
casa para conseguir esos apuntes y llevarselos en papel
7
perIumado por su varonil colonia. Como queria darse
prisa decidio acortar camino atravesando el cuartel
militar que habia entre la barriada donde estaba la
papeleria en la que trabajaba Bea y su casa. En seguida
un militar salio a su encuentro.
¡Oiga! ¡Usted! Esta es una zona restringida y
no puede pasar.
Lo siento, pero tengo prisa.
¡Alto le digo! pero Carlos siguio
caminando. ¡Alto o disparo! dijo el militar
apuntandole con una metralleta.
Carlos no queria entretenerse pero no tuvo mas
remedio, dio la vuelta y se acerco a donde estaba el
militar que le miraba con cara alucinada. Cuando
estuvo a su altura, Carlos de una patada le arrebato la
metralleta y con otro agil movimiento, dando un giro de
180 grados, le dio otro puntapie en la mandibula al
militar que cayo al suelo Iulminado. Otros tres militares
habian presenciado la escena de lejos y sacando sus
armas empezaron a disparar. Carlos se tiro al suelo y
rodando se oculto detras de un muro de piedra a la vez
que lograba recoger del suelo la metralleta del militar
abatido. Le Iue Iacil una vez oculto detras del muro
acribillar a balazos a sus enemigos que se encontraban,
pobres tontos, totalmente al descubierto. Una vez
termino con ellos Carlos siguio con su camino. Todavia
tuvo que matar a siete militares mas antes de salir por el
otro lado del cuartel saltando la vaya de alambre de
espinos habilmente. Con esta maniobra Carlos habia
ahorrado por lo menos tres minutos de trayecto pero
cuando llego a casa comprobo desolado que su
8
hermano estaba usando el ordenador.
Apartate enano, tengo que bajar unos apuntes.
Ni hablar, tengo una conversacion
superinteresante en el Messenger sobre la estetica
trascendental de Kant.
Con que esas tenemos ¿no?
Carlos saco su machete que siempre llevaba
para casos como este y cogiendo a su hermano de la
cabeza le corto la yugular. De un empujon lo aparto de
la silla mientras se desangraba y le daban espasmos.
Me has manchado capullo dijo Carlos antes
de sentarse mientras aprovechaba para darle una patada
en la boca del estomago.
No eres mas que una representacion de mi
sensibilidad... respondio su hermano agonizante.
Inmediatamente se puso a buscar los apuntes
para Bea pero ya casi habia dado con la pagina cuando
dejo de Iuncionar Internet.
¿Que mierda pasa ahora? pregunto Carlos
inquietamente.
Llamo a la compañia teleIonica para quejarse y,
despues de que tres teleoperadoras se pusieran a llorar
por los insultos recibidos y otra directamente se
suicidara le explicaron que ellos no tenian nada que ver,
que el no tenia contratado Internet en esa compañia.
Carlos entonces recordo que eIectivamente no tenia
contratado Internet, sino que se lo estaba robando al
vecino y se dio cuenta de que lo que pasaba es que este
habia puesto una clave y por eso no podia entrar. Cogio
su pistola y Iue directo al piso de su vecino a que le
diera la clave. Fue mas sencillo de lo que pensaba, solo
9
con amenazarlo se la dio y ni siquiera tuvo que matar a
ningun miembro de la Iamilia, aparte del pobre gatito.
Carlos se despidio de su vecino disparandole en la
pierna y se Iue a su casa. Imprimio los apuntes, se
cambio de ropa y Iue a la papeleria, esta vez sin cruzar
el cuartel militar porque con el revuelo que se habia
Iormado ahora le seria imposible pasar.
Por Iin le dio los apuntes que Bea tanto
necesitaba. Ella agradecida le dio un beso en la mejilla.
¡Ay! ¿Por que te pones tan colorado?
No, por nada.
Venga hombre. ¿Que pasa? ¿Te gusto?
Un poco.
Por eso venias a comprar tanto ¿verdad?
Si.
Bueno, pero tu no me conoces. Seguro que si
me conocieras mas no te gustaria, eres demasiado
bueno para mi. Lo tuyo es algo pasajero.
Jo, ¿que dices? Si yo. vamos. hasta mataria
por ti.
Ja, ja, ja, seguro que eso se lo dices a todas.
No, de verdad.
En serio, eres muy buen chico, pero ahora
mismo tengo novio. Quizas si te hubieses lanzado
antes. Debes ser mas valiente, pero bueno, como te
digo eres muy buen chico y seguro que pronto
encontraras tu media naranja.
Pero lo que Carlos encontro Iue la granada que
colgaba de su cinturon.
10
Miedo a Ios insectos
Lo reconozco por Iin, mi mayor miedo son los
insectos. El psicologo me dijo que lo mejor era un
tratamiento de choque, que para superar mi miedo tenia
que exponerme a el sin tapujos. Por eso estudie biologia
y por eso me especialice en animales invertebrados
artropodos.
Aun no se como me llegue a licenciarme sin
presentarme a ninguna de las clases practicas de
diseccion, estudio e ingestion de insectos. Quizas Iuera
por mis notables caliIicaciones en los examenes
teoricos o quizas por mis continuos sobornos a los
proIesores. Bueno, lo de la ingestion de insectos en las
clases practicas a lo mejor solo se daba en mi
imaginacion.
Lo peor de todo Iue cuando consegui trabajo en
un laboratorio de investigacion. No Iue Iacil
escaquearse cada dia porque, como no podia ser de otra
Iorma, el laboratorio estaba dedicado al descubrimiento
y estudio de nuevas especies de coleopteros que para
quien no lo sepa son esos asquerosos escarabajos,
mariquitas. Solo con escribir sus nombres se me
revuelve el estomago. Lo que menos soportaba eran las
charlas de mis compañeros de trabajo acerca de los
maravillosos bichos que habian atrapado. Tenia que
disimular mis temblores, los sudores Irios recorriendo
mi espalda. Creo que mis compañeros pensaban que era
un tipo timido y que por eso me comportaba de esa
manera ante ellos.
Sin embargo un dia mi jeIe me llamo a su
11

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->