Ciudad, lucha de clases y biopoder. Notas sueltas para la comprensión de la ciudad antagonista.

Clase: Sociología Política Nombre: Leandro Sanhueza Profesor: Juan Jiménez

por decirlo así. colindante con un discurso de justificación. Gramsci y Negri “La insurrección es un arte. el antagonismo también se libra en la producción teórica). de interpretaciones y contrainterpretaciones (siempre es una disputa. en términos teóricos (más no así alejados de la política). en el antagonismo político. de las subjetividades que. de sus vicisitudes y luchas. Gramsci y Negri. Lenin Cuando se lee a Maquiavelo se nos plantean por lo general varias opiniones. de lecturas y relecturas de la historia. Lo cual nos lleva. por lo tanto. y consecutivamente en la formación de un nuevo sujeto político antagonista. es decir. sea por la retorica política productora de dispositivos de verdad histórica (tanto de la política oficial como del mundo académico. a comprender la lucha política concreta. por lo general. este ensayo no es una excepción a la regla. Es en este sentido que. de que es . de legitimación (por parte de los adherentes al poder como de sus antagonistas). Por ejemplo. La lectura que se realiza ahora se inscribe. no olvidando su imbricación).I. en efecto.Introducción El tratamiento de los hechos históricos resulta. Por lo demás. Sea esta por una apuesta interpretativa del hechotexto (a veces no nos llega de otra forma). saberes y prácticas concretas en el acontecer histórico. o más bien prejuicios. y la principal regla de este arte es la ofensiva. Pero esto no significa una renuncia. articular una perspectiva política y teórica para comprender el antagonismo desplegado por las fuerzas plebeyas. me refiero a Maquiavelo. Esto para comprender la formación de la lucha de clases que se expresa en la ciudad y en la producción de lo urbano. Militante de las ideas así como de sujetos políticos y populares. efectuó un recorrido en pensadores que colocan un acento especial en la iniciativa política de la lucha de clases. respecto a este particular personaje. Iniciativa política y lucha de clases: Maquiavelo. una ofensiva intrépida y de una firmeza inquebrantable” V. en una lectura militante. producen discursos.

pero también comprende el pueblo como uno de los elementos fundamentales para el ejercicio del poder. Se planteo que fue un revelador del poder.un legitimador del poder y del Estado. la otra desde el pueblo. de que si un Príncipe quiere mantenerse en el poder debe apoyarse en el pueblo (los otros. otro elemento salta a la luz cuando leemos a Maquiavelo. este „manifiesto político‟i es entregado al pueblo.del poder del Príncipe. las elites dominantes no quieren mas que adueñarse –conspiradores. comienza a vivir la realidad de la política figurando. iniciáticamente. 498-499). No obstante. evidentemente discurso movilizado por la iglesia–. como se dice por ahí. p. el punto y la interrogante –como discusión abiertaestá a quien le revelo este discurso sobre el poder.sino que esta escrito en el lenguaje del pueblo. etc. 2000.. a partir de esta „aparente‟ contradicción en el texto. p. de mundanizarlo. y para conocer la de los príncipes hay que pertenecer al pueblo” (1999. lo cual llevaría a la perdición al que aspire a ser Príncipe). y el pueblo solo quiere no ser humillado ni oprimido). un maquiavélico. o como bien apunta López-Espinosa cuando se refiere a las obras de Maquiavelo al momento de observar que. secularizarlo. 167-178). Pero que si. lo que podríamos consignar como los antagonismos de clase (2011. de indicar concretamente como funciona la política y el poder (su ejercicio efectivo). además. no es más que un revelador de las argucias y vicios de los poderosos. de que es un guerrerista y sanguinario empedernido. sino que ambas dimensiones están en conflicto. Justamente. Maquiavelo escribe al comienzo de su obra algo no menor: “para conocer bien la naturaleza de los pueblos hay que ser príncipe. en efecto. Maquiavelo. de no caer en la retorica moralizante y totalizante de la vida publica y privada como predica de la iglesia (el que aspira al poder no puede ofrecer la otra mejilla. cabe apuntar como este manifiesto no esta escrito en latín –como lo hacían los intelectuales de su tiempo. de sacar el cariz religioso del poder –una revelación de Dios. Es decir. y en esta línea es posible hacer una doble lectura: una desde el poder. etcétera (Boron. p. en efecto. Pero este es al mismo tiempo su limite de compresión del . de que alimenta un discurso instrumental cuando plantea que el fin justifica los medios. 5). y que es desde la moral publica y pagana donde Maquiavelo nos habla de la Virtú. el esta escribiendo en un lenguaje popular.

el pueblo y los antagonismos ocupan un lugar concreto para la articulación del buen gobierno republicano: “Sostengo que quienes censuran los conflictos entre la nobleza y el pueblo. como experiencia de insubordinación. y sin considerar que en toda republica hay dos partirlos. p. y para la conformación de sus instituciones (como los Tribunos que emergieron en el antagonismo entre el pueblo y los nobles). contradicciones que abren las puertas a la libertad. el antagonismo. pero que avizora claramente las primeras contradicciones y antagonismos. la nobleza (López-Espinosa. es algo que debemos de comprender si de iniciativa política y de lucha de clases se trata. 499). 68) En efecto. concibe una estabilidad de lo político en relación con las luchas del pueblo. Ahora bien. de coyuntura histórica). el de los nobles y el del pueblo. dentro de su concepción de la política y el poder. p. Pero que. No obstante. 2010. 2011. p. la conformación de las subjetividades en la lucha de clases (Modonesi. límite histórico que vive. es decir. 2011. 501). sino que cuando se dice antagonismo hago énfasis en la iniciativa política de los sujetos políticos y de los procesos de subjetivación política que se realizan en el conflicto. teniendo mas en cuenta los tumultos y desordenes ocurridos que los buenos ejemplos que produjeron. condenan lo que fue primera causa de la libertad de Roma. Maquiavelo vive las contradicciones del feudalismo tardío (López-Espinosa. Todas las leyes que se hacen en favor de la libertad nacen del desacuerdo entre estos dos partidos” (Maquiavelo. 53-97). lo ilustrativo de Maquiavelo es ver que en el ejercicio del buen gobierno. Justamente. un pensador y político que trajo consigo una concepción herética y polémica del marxismo (que la denomina filosofía de la praxis) y concienzudo . la monarquía no es constitutiva de una clase. Estabilidad política en antagonismo. p. este elemento. Con esto quiero plantear que el antagonismo de clases no se considera aquí expuesto como una mera contradicción estructural de un modo de producción (la contradicción clásica entre capital y trabajo). elementos tales que nos permiten vislumbrar un sujeto-pueblo en contradicción y en independencia con otro.antagonismo (limite histórico.

los consejos obreros-. en el conflicto sindical. quien concibe una voluntad política operante de antemano donde su máxima expresión se encuentra en la huelga general. es decir. ya que la conformación de un determinado sujeto es pretéritamente diverso. por ende. la iniciativa política y la lucha –con un mayor protagonismo de lo político.inciden tanto en los sujetos políticos como en lo que transforman.). en la praxis. etc. además de ser uno de los fundadores del PCI -Partido Comunista Italiano-. la comprensión fatalista de la historia del PSI –Partido Socialista Italiano-. etcétera) nos ofrece en las reflexiones de la cárcel varios insumos teóricos para comprender los antagonismos de clases. Por ejemplo. de la subjetividad obrera.lector de Maquiavelo es Antonio Gramsci. que en la acción política. no constructiva. heterogéneo. concibe una „voluntad pasiva‟ que no prevé una fase constructiva y preliminar (Gramsci. etc. se fabrica un sujeto político en pos de la transformación política de la historiaii. Y es específicamente en la cárcel donde Gramsci reflexiona sobre Maquiavelo y el Príncipe (en donde encarna esta peculiar figura en el partido político). pasiva. estos mismos sujetos en la medida de aunar voluntades heterogéneas en una voluntad colectiva y política logran promover la transformación política de la historiaiii. No obstante. No hay sujetos dados en la historia. el tradeunionismo que también combate Lenin). Una concepción . p. En efecto. o la que coloca énfasis en una comprensión subjetivista y voluntarista de la lucha (los famosos „ultraizquierdistas‟ como diría Lenin). Gramsci rivaliza con esta visión de los sujetos políticos. En efecto. resulta ser una suerte de ontologización de los sujetos que a fuerza de su mera subjetividad –dada. las dos con una matriz ideológica idéntica: el economicismo (una deformación política y teórica producto del liberalismo que se adhiere a la lucha sindical. 71). Gramsci atento al funcionamiento efectivo de la política (de las luchas de los trabajadores . en la reflexión que Gramsci realiza de Maquiavelo discute con Sorel.se „encuentran‟ en la lucha. la concepción positivista y determinista de los cambios históricos y políticos subordinados a lo económico (la que sigue Loria. reflexionar sobre nociones como hegemonía. critica varias concepciones de la articulación de las voluntades colectivas. sociedad civil y política. pero también de pensar y debatir el tratamiento de lo político en la composición de clases.

en términos gramscianos. en la construcción del buen sentido. lo cierto es que en la realidad efectiva y en el conflicto las dos dimensiones siempre están imbricadas. lo meramente económico. hay que considerarlas mas bien como un conjunto de relaciones sociales. la concreción de una subjetividad social que incide políticamente. de transformar molecularmente el sentido común popular. logra dar un paso a la lucha ético-política. sin contradicciones internas” (Gramsci. culturales. que construye su terreno de acción política. la catarsis que se constituye en la praxis. la lucha cultural. Por consiguiente. que como estructuras separadas una de otra (Antonio Negri da una paso mas allá de esto en el marco del capitalismo cognitivo en su fase imperial y biopolítico). tanto económicas. políticas. Por otra parte. Sin embargo. 112) Este momento. p. no es solamente una relación entre consenso y coacción. no debe de considerarse como una comprensión rígida y mecánica de la lucha. la „catarsis‟ que se materializa en la praxis política: “Siempre se requiere una iniciativa política apropiada para liberar el impulso económico de las trabas de la política tradicional (…) para cambiar la dirección política de las fuerzas que deben absorberse necesariamente para realizar un bloque histórico-económico-político nuevo. en el sentido de que si bien entre lo económico y lo político (lo estructural y lo superestructural) puede haber una distinción analítica -en términos de categorías-. etc. para efectos de que la voluntad colectiva logre aunarse en una voluntad política y efectiva que incida políticamente para erigir una contrahegemonía política y cultural.dialéctica de la transformación revolucionaria. homogéneo. pero con un sujeto político transformador forjador de su propio devenir histórico. Gramsci materializa el Príncipe en el partido político. no hay que perder de vista la lectura de Gramsci que hace de El Príncipe. no . Como se dijo. en la acción política. En efecto. hay que entender la hegemonía a su vez en términos ideológicos. es decir. La hegemonía. que a partir de la lucha sectorial.

Los partidos políticos de izquierda ayudaron a constituir un Estado de carácter desarrollista –en alianza con el centro político durante los treinta hasta fines de los cuarenta. un arco de derechos sociales y de protección legal. p. siendo estos últimos los portavoces oficiales de los primeros (o cuando menos se arrojaban tal autoría). 1973.que abogaba por mejoras distributivas económicas y salariales. lo que se desea plantear es que no se pueden subordinar necesariamente las subjetividades sociales antagonistas bajo el comando del partido político.dispositivos disciplinarios. Hay que comprenderlos. como bien apunta Gramsci. pero si avalaron la no sindicalización campesina en aras de la estabilidad política y de la alianza política interclasista con la burguesía (Faletto. a fuerza de la unidad política. el partido político tiene siempre un carácter policial (de mantención de cierto orden político y legal). en aras de una vanguardia política. Aunque debemos reconocer que los partidos políticos. 21-22). sea para agitarlas. no solo como intermediarios de la sociedad civil y el Estado. Los partidos además de ser constructores de hegemonías y contrahegemonías políticas (así como el Estado). que. con un discurso política e ideológicamente restringido en términos de proyección revolucionaria –el socialismo-. sea para canalizarlas. efectivamente.coincido completamente con esta lectura de la hegemonía y el partido. es decir. a la vez que también fueron. pero por otro lado el costo político fue el desplazamiento de lucha revolucionaria y de avalar la no sindicalización del campesinado –el voto cautivo . sino que como reafirmadores del control social. son también –desde otra perspectiva. Lo interesante a este respecto es la lectura que realiza Enzo Faletto en relación a los movimientos populares y los partidos políticos. por un lado impulsaban ciertas mejoras sociales y económicas en concordancia y en los parámetros de la legalidad y el sistema politico. tenemos esta doble situación política de los partidos de izquierda. Lo que no nos lleva necesariamente a un rechazo de los partidos propiamente tal (Gramsci esto lo comprende en un sentido progresivo o regresivo)iv. Pero también. En relación a lo anterior. no la piedra de tope. en Chile. Entonces. han estado durante el siglo XX relacionados con las luchas populares.

la noción fue elaborada en el famoso libro „Lenin en Inglaterra‟: “nosotros hemos visto.llegando a generar un fuerte movimiento obrero (en alianza con los estudiantes universitarios) y de interesantes planteamientos teóricos.de la derecha. Mario Tronti. Franco Berardi „Bifo‟. fueron protagonistas no solo en términos académicos. etc. en sus reivindicaciones. En efecto. Es preciso transformar radicalmente el problema. el desarrollo capitalista se halla . Antonio Negri es un teórico que emerge dentro un contexto de fuertes convulsiones sociales. Desde la perspectiva del capital socialmente desarrollado. pero que será encumbrada por los obreros y por los otros referentes teóricos como nueva bandera de lucha. después las luchas obreras. y en ayudar y sostener un discurso teórico y político del proletariado. Alfredo María Bonanno (este ultimo anarquista. Este fuerte movimiento político le disputo espacios políticos tácticos a las izquierdas tradicionales –PCI. el desarrollo capitalista. Maria Dalla Costa. lo que no significa un rechazo radical de los mismos. primero. Por lo tanto. que es frecuentemente –sino siempreolvidado como un teórico de las luchas obreras). sino que también en las luchas mismas de los trabajadores. PSI. tampoco dejar de lado las vicisitudes contemporáneas de estos dispositivos: una izquierda cada vez más derechizada (el PCCh) en una intentona de encontrar un lugar dentro de la nueva rearticulación política de los espacios de poder –de rearticulación de alianzas partidarias. cambiar el signo. No obstante. el escritor del pequeño manifiesto „El placer armado‟. Autores como Antonio Negri. la cual tiene fuertes repercusiones teóricas hasta nuestros días. Es Mario Tronti quien realiza un cambio político fundamental en la concepción de la composición de las clases sociales y la lucha de clases. necesitamos tener en mira una lectura crítica de la labor de partidos. recomenzar desde el principio: y el principio es la lucha de clases obrera. no de los movimientos sociales. las de la autonomía obrera italiana de los sesentas.

anticipado) las épocas y las fases de la civilización capitalista. las luchas de los trabajadores y. entonces. por otra parte. La potencia obrera. da un giro de ciento ochenta grados a la composición de la clase y sus luchas. viene tras ellas y a ellas debe hacer que corresponda el mecanismo político de la propia producción” (Tronti) Justamente. 103) Sin embargo. El poder –bajo un lente Foucaultiano del poder. latente en la lucha de la autovalorización . los obreros. p.subordinado a las luchas obreras. y no solamente una mera contradicción estructural y „objetiva‟ entre capital y trabajo. formado. ya que en la lucha cuestionan el poder. por un lado. se da lugar a una mutación de las relaciones de poder y con ella un cambio en los medios productivos y en valorización del trabajo y de la producción social. la carne viva.el poder tiene un carácter reactivo. las mil figuras de la revuelta cotidiana del trabajo social. La iniciativa política se materializa en la recomposición de las clases y esta a su vez es capaz de poder generar un nuevo trazado político en sus luchas. 1999. empero.solo es efectivo cuando las luchas obreras lo confrontan. han dominado –dentro del orden(es de decir. es decir. o por decirlo de otro modo –como Negri. siguiendo una lectura Foucaultiana del problema. han puesto en marcha. el trabajo vivo vuelve a la producción. apuntan a la transformación revolucionaria de lo social. el poder en el embate establece nuevos dispositivos y tecnologías de poder para el control de la subjetividad productiva y del antagonismo comunista. cuando la subjetividad obrera desestabiliza las fuerzas del capital: “La lucha proletaria. como relaciones de poder. Tronti vuelca el problema. la defensa del trabajo vivo y al rescate de lo común. Pero también lo que esta perspectiva nos dice es que el poder es siempre reaccionario –dicho en términos marxistas-. pero que. en la actualidad. de la civilización industrial que nosotros conocemos” (Negri. Es la subjetividad antagonista de los obreros la que impulsa la lucha de clases. los varios efectos de esta confrontación repercuten en.

En consecuencia. el obrero masa del postfordismo. Sobre todo. la realización de ese individuo que compromete toda su subjetividad en un proceso de producción cuyo producto es controlado por otros” (Fernández. según Negri. es decir. 13) El paso de un tipo de producción a otra esta acompañada de un cambio cualitativo del trabajo en la producción. en un mismo momento. El obrero social es. sino en socializarse. la figura actual del sujeto político transformador. más bien en el „obrero social‟. que emerge como nueva precondición para la producción del trabajo inmaterial en el postfordismo: “El „obrero social‟ es el trabajador cuya primera función productiva no consiste en emplearse asalariadamente. la producción del común. rompe los muros de la fabrica. desde el punto de vista de la dominación. más allá de esta iniciática introducción a Negri. es el paso de la subsunción formal de la producción a la subsunción real de la producciónv. en tejer la red de lo social como base comunicativa para la producción de „intangibles‟ y para el ejercicio de (…) el “trabajo inmaterial. el trabajo social. que es. la subsunción real del trabajo lleva que la producción no se realice o se comprenda en el dispositivo fabrica (como en el fordismo). cabe rescatar otros elementos que han evolucionado con su pensamiento. en la medida de que esta sea hecha por este nueva subjetividad –el obrero social-. 2008. el paso de las sociedades disciplinarias a las sociedades de control (descritas por Michel Foucault y Gilles Deleuze). el deseo y la vida se encuentran „dentro‟ de esta megaquina productiva. p. si de cambios en la constitución del sujeto político estamos hablando.proletaria (que tiene su expresión en el rechazo al trabajo) y de la producción social del común. será interceptada y apropiada por el biopoder que hace suya la producción del trabajo vivo. La sociedad toda deviene fabrica social. ya no se erige dentro del tradicional obrero clásico. sino que la producción se hace parte de lo social. En este sentido. el capitalismo en su fase posmoderna se ha vuelto . no hay distinción entre consumo y trabajo. Ahora bien. Consiguientemente.

Una relación de inclusión/exclusión se hace . su propia constitución ontológica es la multitud misma. por supuesto. sin mediación entre ellos” (Negri & Hardt.planetario. En el capitalismo moderno las formas de dominación de tipo colonial e imperial se inscribían en una relación de centros capitalistas con un afuera de explotación y acumulación (tal como lo concebían Lenin y Rosa Luxemburgo). Pues. la ciudad es un espacio político. estalla dentro de la nueva constitución del biopoder. 2006. el Imperio. Y lo enfatizo nuevamente. Una multitud que dentro de la producción es la resistencia misma al biopoder. subjetividades que produzcan. un lugar desde el cual las subjetividades viven.la maquinaria ciudad han ido cediendo su espacio. el biocapitalismo no seria nada sin fuerzas productivas potencias plebeyas-. Las formas de vida controladas en -y desde. porque nos presenta. de las formas de vida que escapan a este controlvi. son. En efecto. la construcción de un contrapoder. solamente la multitud. están y se hacen. Esta es la condición „social‟ de la producción. Cuando planteo esta noción no lo concibo como un simple eslogan politiquero o un mero grito rabioso. frente a una alternativa: el conjunto de todos los explotados y subyugados. Y la expresión de esta multitud contra este biopoder será. no hay un afuera del capital. 341) Ciudad. una multitud directamente opuesta al Imperio. a lo largo de la máquina de comando. p. Hoy el capital a extendido sus redes hacia todos partes. Al igual que la sociedades de control. el obrero social. un poder de la multitud. “El Imperio crea un potencial para la revolución mucho mayor que el de los regímenes modernos de poder. lucha de clases y biopoder La ciudad es un espacio político en disputa. hacia la privatización y la gentrificación del espacio urbano. Pero esto no significa que no haya lucha contra esta nueva expresión del capitalismo cognitivo. constituye ontológicamente esta nueva forma de dominación biopolítica. no hay ningún rincón en que el biopoder no deje caer sus redes de dominación.

sino que también en una nueva forma de intervenir la ciudad y de gobernar las formas de vida.cada vez más nítida en este espacio ciudad. 1998) ¿Pero quienes son estos alfareros? ¿Quienes construyen este relato?. En esta ciudad terminamos siendo borrados. que es una de las formas más antiguas de comunicación. la experiencia de la ciudad neoliberal se nos hace asfixiante. un decir no (!) enfático y elocuente que resiste y lucha: un contrapoder. Todas estas formas.se nos vuelven evanescentes … Esto es que lo expresa muy bien Walter Benjamin en relación a la experiencia: “Cuando la información se substituye a la antigua relación. o mas bien ¿Como se fue erigiendo una experiencia de ciudad que hoy cede ante el discurso neoliberal de la libertad de empresa. el relato no se preocupa de transmitir en si mismo el acontecimiento. El capitalismo neoliberal se instalo de forma brutal y sanguinaria en Chile. Hoy por hoy. cuando ella misma cede el lugar a la sensación. lo incorpora a la vida misma del narrador para comunicarlo como su propia experiencia a aquel que lo escucha. consumo y exitismo? ¿Podemos decir que hoy la experiencia retrocede tan fácilmente ante el sensacionalismo del proyecto político de la ciudad tal como la conocemos? ¿De algún modo u otro se ha cuestionado esa forma de vivir la ciudad? ¿Han existido o existen persistentes resistencias que no olvidan su lugar en la ciudad? Creo. trayendo consigo no solo una forma nueva moverse en los flujos de mercado internacional –y con esto moverse al ritmo de sus crisis-. De esta manera el narrador deja su huella. A diferencia de la información. este doble proceso refleja una degradación creciente de la experiencia. Con esto lo resumo: vivimos en ciudades neoliberales. Desde la dicotómica lucha entre la “ciudad . se sueltan del relato. emprendimiento. como la mano del alfarero sobre el vaso de arcilla” (1983 citado en Miguel Denis Norambuena. personalmente. cada una a su manera. la singularidad de la vida y su memoria – histórica. que existe un cuestionamiento.

de que las nociones de la constitución de los sujetos políticos en la lucha. los cuales no todos tienen cabida en el dispositivo fabrica pero que si son parte de la lucha contrahegemónica. no hay que concebirla netamente como la expresión del movimiento obrero. Una lucha contrahegemónica que es ante todo ideológica y cultural. llegando a nuestros días. la cuestión social y la emergencia del movimiento obrero. etc. el nacimiento del movimiento de pobladores en los cuarenta y cincuenta hasta su expresión a fines de los sesenta y principios de los setenta (Garcés.con el trabajador. lo diverso es parte preconstitutiva de la voluntad política. la resistencia del movimiento de pobladores contra la dictadura (Espinoza. cultural. que difícilmente encaje en una matriz de conceptualización especifica identitaria. 2004). es decir. Pero es con Gramsci donde tenemos una figura similar a esta. pasando por los conventillos. de saberes nómadas. sino que también confluyen en otros espacios fuera de lo productivo. pero también política). Gramsci habla de grupos y clases subalternas. empero. 1993). etaria. en la praxis social. que el sujeto poblador es un sujeto hibrido. En estos momentos se fue constituyendo un sujeto popular no solo productivo.bárbara” y la “ciudad culta” de fines del XIX (Salazar. desde la migración postcrisis financiera del 28 de los trabajadores desde los centros de explotación minera del norte a la ciudades. ¿podemos hablar del movimiento de pobladores contemporáneamente? ¿Podemos hablar siquiera del poblador propiamente tal? ¿O será que también la experiencia de lo urbano . Particularmente es en los años cuarenta cuando comienza a emerger un sujeto distinto –aunque relacionado. 2000). antes que la constitución de un sujeto político de clase tradicional. Con esto también vale pena aclarar. genero. heterogéneo. es la construcción de sujetos populares. Los subalternos no solo son parte de lo productivo. difícilmente podemos hablar de la unidad de los pobladores (dada su propia identidad heterogénea. al nuevo milenio. los pobladores. en efecto. Pero es en la noción de subalternidad gramsciana donde encontramos mejor respaldo. Pero lo que nos interesa ahora es que hoy en día con este actor.

una pérdida paulatina de su identidad acompañada con la periferización y segregación socio-espacial. pero solo de los pobladores sino que una desarticulación de los movimientos sociales en pos de la democracia entrante por parte de los gobiernos de la Concertación (cooptando dirigentes. cooptando sus demandas haciéndolas parte de políticas públicas desmovilizadoras. 211212) . Los noventa fue el retroceso violento de los movimientos sociales en Chile. El poblador de esta forma difícilmente pudo reconstituir sus fuerzas políticas como en los sesenta hasta la Unidad Popular –siendo protagonistas de tomas de terreno y de la construcción de ciudad-. Pero lo interesante de esto es que fue lo que paso con el poblador propiamente tal. entre otras cosas. como nos sugiere Benjamin? Estas interrogantes nos llevan ver en los años noventa un retroceso de la influencia política del movimiento de pobladores. p. por un lado. 2010. etc. donde fueron el principal foco de resistencia contra la Dictadura.). con poca identidad en torno a su territorio marginalizado y mal percibido (…)Una de las causas de esta pérdida de ide ntidad puede explicarse por la misma política habitacional que empezó durante la dictadura y siguió en democracia con los diferentes gobiernos de la Concertación. tomas de terrenos)” (Mathivet & Pulgar. las soluciones habitacionales en las periferias y segregativas detonaron en una crisis de la lucha del movimiento poblacional: “La identidad del poblador se hace más compleja a raíz de la misma individualización generada por las reformas neoliberales de la dictadura y de la democracia. por la caída del referente soviético y con ella el fin de la historia. por otro lado. que han creado un habitante de la población que puede no reconocerse como “poblador”. en la erradicación de los asentamientos precarios (campamentos. En los noventa. traduciéndose. Sea. o como en los ochenta. por la irrupción de los gobiernos de la concertación y del modelo económico y político neoliberal que sostuvieron –hasta hoy.popular también fue sofocada por el discurso neoliberal. y sea. desarticulando la organización social.

en resumen. 95-122). pero si resignificado. La ciudad de Santiago. la marginalización y discriminación como un tinte. tipo de solución habitacional precaria. falta de privacidad de los habitantes de las viviendas sociales. Pero mas allá de esta oscura visión de los pobladores cabe que. y si bien. lo que es característico es la individualización que se hace de los sectores poblacionales. propio de las malas gestiones y políticas públicas del poder político. en términos ideológicos. la sensibilización frente a una plena sustentabilidad de la vida en este espacio urbano –una concepción mas ecológica de la problemática urbana-. sumado a esto. y cruenta asociación de población con delincuencia. producto de las políticas publicas para con los sectores populares se tradujo en la segregación y periferización creciente. no tomando en consideración que son más bien un resultado político. Una violencia espacial. ha detonado en los quiebres de redes. de las relaciones sociales y culturales que los pobladores mantenían históricamente. de que esto ha sido factor que ha caracterizado. esto no es incierto y falso completamente (y también no en todos los espacios donde vive el poblador). desde hace alrededor de diez años. etc. Pero no solo como pobladores. es importante aclarar. el movimiento de pobladores vuelve a poco en poco a reconstituir sus luchas y de ahí a convertir la ciudad neoliberal en un foco de lucha y antagonismo por la disputa de esta. perdida de identidad. en tanto que se presenta como condición (o naturalización). el accionar del poder y en cierta medida las ciencias sociales. sobre cómo dar tratamiento a los pobladores. con las nuevas soluciones habitacionales. grupos alternativos nuevos que también observan en . (Ducci. p.La periferización y la segregación espacial. la perdida de redes sociales de los pobladores. han ido generando y concibiendo un individuo con débiles lazos sociales y. no nuevo. más allá del problema de vivienda. Es más que claro que existe una fuerte. ahora también se asume la construcción y polución de espacios como una problemática y de debate entre organizaciones referidas al tema. bajo los nuevos parámetros neoliberales. mas bien estamos ante una heterogeneidad de conflictos urbanos que desbordan la demanda de vivienda. Ante esto.

no es una confrontación dialéctica. etc. Solo en el conflicto. contra el dispositivo Estado. Donde rearticula en sus redes de combate una recuperación de lo común. . y la construcción de la FENAPO (Federación Nacional de Pobladores) que intenta aglutinar a allegados. la ciudad. El bios social no puede ser apropiado en su completud por la maquinaria de poder. ya como espacio de las formas de vida. 2012) Esta es la concepción de ciudad que la lucha y resistencia cuestiona.-. que es el mercado. dejada a la mano invisible del mejor administrador de los recursos. pero también contra el capital. pero no de dos polos. deudores habitacionales y organizaciones relacionadas con la reconstrucción posterremoto. contra la gentrificación de sus espacios y formas de vida: “ciudad ideal. los ciclistas. se insubordina. como en Maquiavelo. En efecto. Hoy la multitud resiste. La ciudad neoliberal se enfrenta ahora con estas nuevas subjetividades distintas y disimiles. transformada por los conflictos sociales desde principios del siglo XX hasta nuestros días. se puede lograr entablar una nueva forma de construcción y producción de ciudad. la multitud antagonista. ya como producción de lo social. la multitud hoy tiene una postura radicalmente critica frente a como se ha ido construyendo ciudad. A partir de las luchas abrir el paso de una nueva forma de concebir y comprender la ciudad. la ciudad es antagónica.la ciudad un espacio político –como la defensa del patrimonio. No se puede construir ciudad fuera de la deliberación política del constituyente. no funciona y que el mercado es incapaz de entregar a los ciudadanos una calidad de vida como la que promete mediante la mentira del crecimiento infinito y la autorregulación” (Jadue. el movimiento de los deudores habitacionales que desde hace varios años realiza irrupciones en lo referente a su situación. Ciudad construida. es más bien una multiplicidad y heterogeneidad de luchas que se hacen materializan en la ciudadvii.

sin embargo. Antonio. de homogeneidad con el complejo total de voluntades colectivas. antihistórica. Política y sociedad. Es regresiva cuando tiende a comprimir las fuerzas vivas de la historia y a mantener una legalidad superada. de conciencia. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. coherente. en la primera de estas dos fases.i “En el marco de sus condicionamientos históricos. propia del capital mismo” (Negri y Hardt. ii “Puesto que toda acción es el resultado de voluntades distintas. Sin embargo. Buenos Aires.ricardocamargobrito. Sin embargo. 2003 citado en Ricardo Camargo 2012). La identificación de teoría y práctica es un acto crítico. Si el problema de identificar teoría y práctica se plantea en este sentido: construir. sobre una determinada práctica. con diverso grado de intensidad. nacida en el exterior del dominio del capital. organizar el elemento práctico indispensable para su puesta en práctica. la subsunción del trabajo se denomina real cuando los procesos mismos de trabajo nacen dentro del capital y por ende cuando el trabajo queda incorporado no como una fuerza externa sino interna. salir a predicar la buena nueva y convocar a los explotados y oprimidos a librar la batalla decisiva ” Boron. transformando la situación de los diversos agentes productivos. la voluntad como conciencia operativa de la necesidad histórica. pues. progresiva o regresiva: es progresiva cuando tiende a mantener en la orbita de la legalidad las fuerzas reaccionarias desposeídas y a elevar al nivel de la nueva legalidad a las masas atrasadas. desarrollados en modos de producción anteriores o en cualquier caso en el exterior de la producción capitalista. tanto por su contenido como por su estilo El príncipe cumplió una función análoga a la que varios siglos después iría a desempeñar el Manifiesto Comunista: construir una nueva visión del mundo. por el que la práctica se demuestra racional y necesario o la teoría realista y racional. D. dada una cierta posición teórica. hay una adhesión completa de la teoría a la práctica. He ahí por qué el problema de la identidad de la teoría y práctica se plantea especialmente en ciertos momentos históricos llamados de transición. en estos límites y en estos razonamientos. Centro Grafico. mediante la socialización de la producción y la innovación científica y tecnológica. Véase en Varnagy.) Fortuna y Virtud en la Republica Democrática. Tomás (Comp. convertida en extrínseca” Gramsci. El capital tiende. México. Antonio (1999) Cuaderno de la cárcel. el proceso de trabajo es subsumido bajo el capital. Política y sociedad. en esta disposición. acelere el proceso histórico en desarrollo. Febrero 15). Esta subsunción es formal en la medida en que el proceso de trabajo existe dentro del capital subordinado a su mando como una fuerza exterior importada. 2012: http://www. está claro que también la teoría correspondiente e implícita será una combinación de creencias y puntos de vista igualmente desordenados y heterogéneos. o bien. Santiago de Chile. como protagonista de una drama histórico real y efectivo” Gramsci. el capital subsume el trabajo tal y como lo encuentra. iv “La función de policía de un partido puede ser. Santiago de Chile. de más rápido movimiento transformativo” Gramsci. Tomo 5. Atilio (2000) Maquiavelo y el infierno de los filosofo. es decir. Extraido el 12 de Julio. De este modo. iii “Es preciso definir la voluntad colectiva y la voluntad política en general en sentido moderno. Ensayos sobre Maquiavelo . la subsunción formal. Así pues. o sea potenciándola al máximo. eficiente en todos sus elementos. haciendo la práctica más homogénea. 191. 385. a crear nuevos procesos de trabajo y a destruir los antiguos.com/la-revolucion-estudiantil-chilena-2011-apuntes-desde-la-teoriapolitica-contemporanea . una teoría que coincidiendo e identificándose con los elementos decisivos de la práctica misma. P. P. F. Antonio. el capital pone en marcha un modo de producción específicamente capitalista. 169. Ediciones Era. P. Centro Grafico. 194 v “Según Marx. el capital se apodera de los procesos de trabajos existentes. o sea. La Revolución Estudiantil Chilena 2011: Apuntes desde la Teoría Política Contemporánea. queda envuelto en el interior de las relaciones capitalistas de producción de tal forma que el capital interviene como su director o su administrador. P. Véase en Ricardo Camargo (2012.

todos con horizontes distintos. Dado que se han visualizado un aumento de conflictos pero también de una multiplicidad de estos. insurrección y poder constituyente representan la figura trinitaria de la esenc ia única del contrapoder (…) La resistencia interactúa duramente. y de otorgarle una forma histórica apropiada. se habla propiamente de tres cosas: de resistencia contra el viejo poder. 157-158) vii Cabe hacer notar esto. pp. lo de la ciudad antagonista. pero también creativamente.sitiosur. nueva y teleológicamente eficaz” Negri. Esto es lo que refleja el “Mapa de los conflictos urbanos en Santiago” de SUR Corporación de estudios sociales y educación. pero con la ciudad como su objeto de lucha o antagonismos relacionados con la ciudad. Cinco lecciones en torno a Imperio.vi “Cuando se habla se contrapoder en general. Guías. Resistencia. de insurrección y de potencia constituyente. las homologa y las dispone como una flecha que atraviesa de forma original el limite de la organización social establecido (…) el limite del poder constituido (…) El poder constituyente es la potencia de dar figura a la innovación producida por la resistencia y la insurrección.php . con el poder en los distintos ámbitos de la existencia social (…) la insurrección es la forma de un movimiento de masas resistente (…) cuando se concentra en algunos objetivos determinados y determinantes (…) estrecha las diversas formas de resistencia en un único nudo. Barcelona: Paidos.cl/index1. Antonio (2004). http://mapadeconflictos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer: Get 4 months of Scribd and The New York Times for just $1.87 per week!

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times