P. 1
Claves de La Verdad 1

Claves de La Verdad 1

|Views: 0|Likes:

More info:

Published by: José Sanchez Amaral on Jul 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/20/2013

pdf

text

original

L a s

C l a v e s

d e

l a

V e r d a d

:

A n t e

e l

R e l a t i v i s m o

M o r a l

UNIDAD

1

UNIDAD I INTRODUCCIÓN

1

L a s

C l a v e s

d e

l a

V e r d a d

:

A n t e

e l

R e l a t i v i s m o

M o r a l

1. ¿QUÉ ES LA TEOLOGÍA MORAL?
1.1. ¿Por qué un curso de Teología Moral?
El nombre más antiguo para referirse a la religión cristiana se le llamaba simplemente «el camino». Pablo: «He perseguido este camino» (Hch 22,4). Con ese nombre se indicaba sobretodo una praxis, una determinada y nueva manera de vivir. La fe en Cristo incluye la moral, es decir, proporciona indicaciones concretas para la vida humana. Por este estilo de vida, se distinguían los cristianos de los demás en el mundo antiguo. La Iglesia debe mostrar el camino (Hch 2,28) esto es hacer visible el contenido moral de la fe. Por otro lado la cuestión moral es hoy una cuestión de supervivencia de la humanidad. Hoy se han resquebrajado las antiguas certezas morales que sostenían las diversas culturas. La técnica no se hace preguntas morales, acerca de si es bueno o lícito hacer esto o aquello, su visión pragmática la lleva a creer que es lícito hacer todo lo que se «puede» hacer. Muchos creen que a diferencia del conocimiento científico o matemático, en el campo moral no se puede llegar a certezas, y por lo tanto la única opinión válida es el relativismo.
La pregunta moral por excelencia es la pregunta que hace el joven rico a Jesús: ¿Qué he de hacer para alcanzar la vida eterna? (Mt 19,16): • • • • Es una pregunta existencial. Se trata de un diálogo que no pertenece al pasado. Todos estamos implicados en él, todos anhelamos la felicidad. La pregunta sobre la vida eterna se refiere a una felicidad en esta tierra y una felicidad eterna. Esta pregunta exige una respuesta desde la libertad humana y afecta al hombre en lo profundo de su identidad. El hombre es un ser que se va completando, construyendo a sí mismo a partir de su quehacer, desde su libertad. Ese quehacer debe responder a su identidad. Los dos “elementos” que constituyen nuestra identidad son nuestra dignidad como personas y nuestra vocación a la bienaventuranza.

Del diálogo de Jesús con el joven rico se desprenden cuatro elementos1: 1. Detrás de toda pregunta moral, hay una pregunta religiosa. Vemos la subordinación del hombre y de su obrar a Dios ya que la respuesta a la pregunta sólo puede encontrarse dirigiendo su mente y su corazón al único que es bueno. La búsqueda del bien está inseparablemente unida con nuestra orientación a Dios. Sólo Él es bueno sin límites. El bien por excelencia es un ser personal. El bien es pertenecer a Dios, obedecerle. Llegar a ser bueno, significa llegar a ser semejante a Dios. 2. Existe una relación íntima entre el bien moral de los actos y la vida eterna. Existe en el ser profundo de todo hombre, una conciencia de que para alcanzar la vida eterna es necesario obrar de una determinada manera. La singular dignidad de la persona humana llamada a vivir en libertad. A partir de la
1

Ver Encíclica Veritatis Splendor, 28, 29 del Papa Juan Pablo II.

2

El Espíritu Santo. porque mi cuerpo vive de mi alma y mi alma vive de ti. Sólo Dios sacia». 3).«lleno de gracia y de verdad»(Jn 1. La luz del rostro de Dios resplandece con toda su belleza en el rostro de Jesucristo. la cual es enviada por El para anunciar el Evangelio a toda criatura (cf. Catecismo de la Iglesia Católica . Este anhelo es común a todos y es puesto por Dios en el corazón humano. es la fuerza moral de la nueva creatura: El «cumplimiento» pleno de la Ley sólo puede lograrse como un don de Dios. busco la vida feliz. que yo te busco? Porque al buscarte Dios mío. 14): El es «el Camino. Jesucristo. es decir. Señor. era figura del que había de venir. el «Maestro Bueno». haz que te busque para que viva mi alma. como recuerda el Concilio Vaticano II. Mc 16.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l libertad el hombre puede ganar o frustrar su vida en este mundo y en la vida eterna. «Ningún hombre puede eludir las preguntas fundamentales:¿qué debo hacer?. 7). Por esto la respuesta decisiva a cada interrogante del hombre. el único que lo puede satisfacer: Ciertamente todos nosotros queremos vivir felices.¿cómo puedo discernir el bien del mal? La respuesta es posible sólo gracias al esplendor de la verdad que brilla en lo más íntimo del espíritu humano. Así la Iglesia. 15). 1. la respuesta es la persona misma de Jesucristo: «Realmente. ilumina el rostro de su Iglesia.2. El anhelo de felicidad en el ser humano El cuestionamiento acerca de la moral brota del anhelo de felicidad. ¿Cómo es. es un ofrecimiento de una participación en la bondad divina que se revela y se comunica en Jesús. 1718. de Cristo. mientras mira atentamente a los nuevos desafíos de la historia y a los esfuerzos que los hombres realizan en la búsqueda del sentido de la vida. en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor.«luz de los pueblos». el nuevo Adán. como dice el salmista:«Muchos dicen:"¿Quién nos hará ver la dicha?"¡Alza sobre nosotros la luz de tu rostro. pueblo de Dios en medio de las naciones. en particular a sus interrogantes religiosos y morales. el primer hombre. Cristo. Este deseo es de origen divino: Dios lo ha puesto en el corazón del hombre a fin de atraerlo hacia El. En la Iglesia está siempre viva la conciencia de su «deber permanente de escrutar a fondo los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del 3 . manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación». la da Jesucristo. Señor!»(Sal 4. el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado. el Señor. más aún. Pues Adán.«resplandor de su gloria»(Heb 1. La respuesta solo es posible gracias al Esplendor de la Verdad que brilla en lo más íntimo del Espíritu humano. Este anhelo se manifiesta como una búsqueda acerca del sentido de la vida que surge como nostalgia de la verdad absoluta. la Verdad y la Vida»(Jn 14. «Las bienaventuranzas responden al deseo natural de felicidad. 3. y en el género humano no hay nadie que no dé su asentimiento a esta proposición incluso antes de que sea plenamente enunciada. El seguimiento de Cristo es una invitación a la plenitud de la libertad y un camino para alcanzar la perfección de la caridad que sólo puede ser vivida en Cristo. 6). 15).«imagen de Dios invisible»(Col 1. 4. ofrece a todos la respuesta que brota de la verdad de Jesucristo y de su Evangelio..

el pueblo nuevo de los que han acogido la promesa y viven de ella en la fe. inquieto mi corazón.. por útil que sea. La notoriedad. 2. Cardenal John Henry Newman.. Por otro lado expresan el llamado de todos aquellos fieles (todos los bautizados) asociados a la gloria de la Pasión y Resurrección de Cristo. ha llegado a ser considerada como un bien en sí mismo.. en particular a sus interrogantes religiosos y morales. miden la honorabilidad. La respuesta decisiva a cada interrogante del hombre. en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor. Las bienaventuranzas y la felicidad humana Las bienaventuranzas descubren la meta de la existencia humana. pueda responder a los permanentes interrogantes de los hombres sobre el sentido de la vida presente y futura y sobre la relación mutua entre ambas». Todo esto se debe a la convicción de que con la riqueza se puede todo. “Me hiciste para ti.. Jesucristo es la encarnación más perfecta de las bienaventuranzas. «El dinero es el ídolo de nuestro tiempo. la da Jesucristo. y luego de manera plena en la vida eterna. las técnicas y las artes. manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación» En Cristo. un bien soberano. Estos miden la dicha según la fortuna. la imagen divina alterada en el hombre por el primer pecado ha sido restaurada en su belleza original y ennoblecida con la gracia de Dios». San Agustín de Hipona. El ideal de las bienaventuranzas está en contraste con el ideal de felicidad del mundo: nos enseña que la verdadera dicha no reside ni en la riqueza o el bienestar. ni en ninguna criatura. La riqueza por tanto es uno de los ídolos de nuestros días.3. Sobre la santidad. según la fortuna también.» Veritatis splendor. la masa de los hombres. Esta participación en la bienaventuranza divina se realiza primero en esta vida. de manera adecuada a cada generación. 1. de forma que. «imagen del Dios invisible» (Col 1. el nuevo Adán. Las bienaventuranzas nos hablan también de un camino. pero también a toda la humanidad. para llegar a esa meta. Ellas nos muestran de manera prístina el rostro de Jesús y describen su amoroso corazón. y. congregada en un solo Cuerpo que es la Iglesia. 15). Catecismo de la Iglesia Católica .L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l Evangelio. fuente de todo bien y de todo amor. hasta que descanse en Ti”. y la notoriedad es otro. Puesto que somos Imagen y Semejanza de Dios. sino sólo en Dios. «Cristo. Las bienaventuranzas y el Sermón de la Montaña (Mt 5) son la expresión de la perfección moral más alta a la que puede aspirar un ser humano. En Cristo. 1701. como las ciencias. A él rinde homenaje "instintivo" la multitud. ni en ninguna obra humana. el hecho de ser reconocido y de hacer ruido en el mundo (lo que podría llamarse una fama de prensa). redentor y salvador. Juan Pablo II Solo en Dios puede el ser humano saciar ese anhelo y esa búsqueda de sentido. el fin último de los actos humanos que es participar con Dios de su propia bienaventuranza. Son las acciones y las actitudes típicamente 4 . mi Dios. ni en la gloria humana o el poder. un objeto de verdadera veneración». “Solo Dios sacia”. el hombre ha sido creado «a imagen y semejanza» del Creador. Esta vocación se dirige a cada uno personalmente. Santo Tomás de Aquino.

dulce huésped del alma que inspira. verdad vida» (Jn 14. Es fruto del don gratuito de Dios. En el camino de la vida moral el cristiano requiere del auxilio del Espíritu Santo. 6). 1722. nos dice San Pablo. reconoce tu dignidad. son ley para sí mismos (Rom 2. cuando los paganos. 21. serm. Catecismo de la Iglesia Católica. San León Magno. 4. 3.1415). La vida moral es el despliegue de la gracia bautismal en el seguimiento del Señor Jesús. 2. 3). no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia. 1. La persona humana es la «única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma» (GS 24. La gloria del hombre es Dios. El cristiano por el sacramento del bautismo está incorporado a Cristo. 4-11). cumplen naturalmente las prescripciones de la ley. Puesto que ahora participas de la naturaleza divina. Maestro interior de la vida según Cristo. La «moral» constituye una senda abierta para que todos puedan alcanzar el camino de la salvación. así como también llamamos sobrenatural la gracia que dispone al hombre a entrar en el gozo divino». la vida del hombre es la visión de Dios». incluso aquello que. La referencia primera y última en una catequesis moral ha de ser siempre Jesucristo como «camino. sin culpa. de forma excepcional María. Algunos elementos importantes en la enseñanza moral ☺ A la luz de los números 1691 al 1698 del Catecismo de la Iglesia Católica podemos destacar los siguientes elementos de una catequesis o enseñanza moral 1. «Cristiano. el receptor de la operación de Dios. 2-3. Ad haereses. no degeneres volviendo a la bajeza de tu vida pasada. «Semejante bienaventuranza supera la inteligencia y las solas fuerzas humanas. Es necesario mostrar el Plan de Dios y sus exigencias como un camino que lleva al ser humano a su realización en esta vida y a la dicha eterna a la que aspira el corazón del hombre en la vida eterna. No obstante para cumplir los mandamientos plenamente y llegar a la meta de la bienaventuranza se necesita el auxilio de la gracia de Dios.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l cristianas que los santos. Acuérdate de que has sido arrancado del poder de las tinieblas para ser trasladado a la luz del Reino de Dios». «La gloria de Dios es el hombre viviente. Recuerda a qué Cabeza perteneces y de qué Cuerpo eres miembro. San Ireneo. pero buscan a Dios con sincero corazón. 5 . encarnaron y vivieron de manera heroica. está muerto al pecado y participa de una «vida nueva» en Él (Rm 6. aun sin tener ley. La gracia actúa en y a través de la libertad del hombre ya que la bienaventuranza prometida nos coloca ante opciones morales decisivas que requieren tanto de la ayuda divina como de nuestro libre concurso y así poder responder a la vocación eterna. conduce. ahora bien. y es por lo tanto el fin último de toda la catequesis moral. de toda su sabiduría y de toda su potencia es el hombre. que no tienen ley. modelo del ser humano pleno y paradigmático (GS 22). e intenta cumplir su voluntad conocida por el dictamen de su conciencia. Por eso la llamamos sobrenatural. «En efecto.4.

«No debes hacer esto porque es pecado. Debemos de comenzar por el kerygma (anuncio ALEGRE de Jesucristo como Salvador y Reconciliador) y continuar por la catequesis moral como consecuencia de una opción de fe personal ya que la moral cristiana. tal como es desarrollada en el Decálogo por el doble mandamiento de la caridad. 3. para que este pueda vivir la plenitud de la ley. sino también participa de la «comunión de los santos». Presentar la moral como un camino positivo y existencial (explicar el riesgo de la moral normativa. subraya el valor de las decisiones morales para la salvación o condenación. Hoy no basta la repetición de unas normas. posee principios y exigencias propias cognoscibles sólo por la Revelación. La elección entre los dos caminos. Pues la Iglesia es el hogar de la moralidad. el lugar donde el creyente percibe el llamado a la santidad. 6 . A veces el mismo miedo y la ignorancia generan en algunas personas una actitud autoritaria y amenazadora. hoy no basta decir que algo esta mal porque la Iglesia lo dice. 8. 6. El Espíritu Santo actúa en el creyente a través de la gracia. 2. y sin el ofrecimiento del perdón no podría soportar esta verdad. por muy verdaderas que sean. aunque tiene su fundamento en el orden natural. 5. porque está prohibido por la Iglesia». si no se indica. Hoy para muchas personas. No debemos de aceptar las soluciones autoritarias o simplemente normativas. 7. crece. La catequesis moral ha de ser una catequesis del pecado y del perdón. el ámbito donde maduran las virtudes cristianas y la conciencia es formada en la Verdad. La catequesis moral ha de ser una catequesis eclesial.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l rectifica y fortalece esta vida. incluso creyentes. 9. En la Iglesia la persona no solo es incorporada a Cristo. y éstas requieren de la ayuda de la gracia para ser vividos plenamente. o porque es pecado. haciendo que nuestras obras puedan dar fruto para la vida eterna. condición del obrar justo. se despliega y se comunica. La catequesis moral ha de ser una catequesis del Amor como camino de realización humana y conformación con Jesucristo. el hombre no puede conocer la verdad sobre sí mismo. por medio de la gracia de nuestra incorporación a El. Es en los múltiples intercambios de los «bienes espirituales» que la vida cristiana nace. Dios es Amor y es derramado en el corazón del hombre. Entendiendo la dimensión cruciforme del amor. que nos salva y nos hace participar de la vida divina. Debemos de ser capaces de dar razones convincentes de nuestro actuar. La catequesis moral ha de ser una catequesis de las virtudes que permita captar la belleza de las rectas disposiciones para el bien y como un modo de participar en las virtudes de Cristo. La catequesis moral ha de ser una catequesis de la libertad para la responsabilidad. los valores que en ellas se encierran. es necesario dar fundamentos antropológicos y existenciales. ALGUNOS CRITERIOS PRÁCTICOS: 1. en base a argumentos éticos. porque sin reconocerse pecador. Para ello ha de inspirarse en el ejemplo de los santos en la vivencia de la virtud. rigorista y casuística). al mismo tiempo. Debemos de evitar el «pecatómetro»: ¿hasta que punto podemos acercarnos al pecado sin pecar?.

Recordemos que nada de lo humano es ajeno a la fe. La Teología Moral puede definirse como: aquella parte de la teología que trata de los actos humanos en orden al fin sobrenatural. «A los niños comida de niños. para no perturbar la conciencia de sus fieles. 7. procedente de Él y ordenada a Él. terminamos deshumanizándolas y esclavizados a sus propios caprichos. y a los adultos comida de adultos». el aporte de los 7 . No podemos tener actitudes de resignación o permisivismo. 5. «es muy humano». pecado y reconciliación. Esta actitud. De cualquier manera sugiere inmediatamente algo relativo a las costumbres que es menester moderar o atemperar según determinados principios. Como parte de la teología única utilizará subsidiariamente los lugares teológicos secundarios pero no por ello menos importantes como la razón natural. Hay que entender que al ser parte de la teología se fundamenta en la revelación de Dios. Todo es iluminado desde el mensaje revelado por Jesucristo y esa fue justamente la misión de nuestro Señor entre nosotros. En concreto se fundamenta en una antropología teológica que es la visión del hombre que nos transmite la fe: creación. Hay que saber bien cuándo y cómo decir las cosas. La catequesis moral debe ser prudente. que prefiere no tocar ciertos temas candentes. trata de Dios y conduce a Dios». Las fuentes de la Teología Moral son las mismas de toda la teología: La Sagrada Escritura. La primera es una simple explicación etimológica de la palabra y la segunda da a conocer su contenido intrínseco. moris que quiere decir «costumbres». ni lleva a una mayor libertad. es decir en todo aquello que Dios ha revelado al hombre que es necesario par poder cumplir su fin último que es la vida eterna. 6. Finalmente no hay que aceptar una actitud puritana que se escandaliza ante los problemas. no produce madurez. Es necesario plantear con toda claridad las exigencias del camino de Cristo.5. El gran teólogo de la antigüedad – Alejandro de Ales. Definición de Teología Moral Para determinar la naturaleza de una cosa suele darse en filosofía una definición nominal y otra real. Consciente de que existe una «ley de la gradualidad» en el camino moral (no es lo mismo que “gradualidad de la ley”). es decir como nos la da a conocer la divina revelación. en su indisociable unidad. Todo o contrario. templanza o justo medio. moderatio: moderación. No debemos de caer en un silencio cobarde.decía que «la doctrina sagrada se llama divina o teología porque procede de Dios. Otros lo hacen derivar de la voz latina modo. Es decir pretender construir la moral sobre el imperativo de los hechos: «Es normal porque todo el mundo lo hace». por querer hacer felices a las personas y ayudarlas. 1.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l 4. la Sagrada Tradición y el Magisterio de la Iglesia. Por otro lado esto tiene un riesgo que consiste en quedarse solamente en la predicación del kerygma delegando en cada uno de los fieles los criterios sobre su comportamiento moral. El adjetivo «moral» proviene del vocablo latín: mos. El sustantivo «teología» (del griego theos: Dios y Logos: tratado) significa en general el estudio o conocimiento de Dios bajo su propia razón. La expresión «Teología Moral» contiene dos nombres: un sustantivo y un adjetivo.

En efecto. Fides et ratio. la historia (como maestra de la vida).68. de los 10 mandamientos y los preceptos de la Iglesia. sino que la supone y la perfecciona. A su vez distingue el actuar en dos direcciones: aquella que acentúa el bien del sujeto mismo. La teología moral necesita aún más la aportación filosófica. San Agustín decía: «Creo para entender. El Evangelio y los escritos apostólicos proponen tanto principios generales de conducta cristiana como enseñanzas y preceptos concretos. 65. asume los contenidos de la Revelación tal y como han sido explicitados progresivamente en la Sagrada Tradición. ni destruye la razón. en la Nueva Alianza la vida humana está mucho menos reglamentada por prescripciones que en la Antigua. pero es también teología. la fe que no se opone. La teología moral no se contenta con dar un juicio moral sobre los actos externos de la persona. la Sagrada Escritura y el Magisterio vivo de la Iglesia (88). La vida en el Espíritu lleva a los creyentes a una libertad y responsabilidad que van más allá de la Ley misma. el cristiano debe ser capaz de emplear a fondo su conciencia y la fuerza de su razonamiento. esto significa que la teología moral debe acudir a una visión filosófica correcta tanto de la naturaleza humana y de la sociedad como de los principios generales de una decisión ética». examina también su conciencia. la psicología. Algunos moralistas organizan la segunda parte de la moral a base del estudio de las virtudes teologales. sus intenciones y condicionamientos. o sea. pero no para quedarse en una lectura psicologista o sociologista. es decir su propio perfeccionamiento (praxis) y el que acentúa la actividad del sujeto hacia fuera para perfeccionar o transformar un objeto (poiesis). es la que corresponde al juicio moral. La teología moral es una reflexión que concierne la «moralidad». Para aplicarlos a las circunstancias particulares de la vida individual y social. ciencia que acoge e interpela la divina Revelación y responde a la vez a las exigencias de la razón humana. Con el primero. Con otras palabras. en cuanto reconoce el principio y el fin del 8 . el derecho.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l filósofos. Con el segundo. El camino de la teología es el camino de la fe que busca entender (intellectus fidei). En cambio la poiesis se juzga según el objeto logrado. entiendo para creer». La praxis se juzga según el uso de la libertad del sujeto. la teología quiere responder a las exigencias propias del pensamiento mediante la reflexión especulativa. es decir si actuó bien o mal. La Teología Moral suele dividirse en dos partes principales: moral fundamental y moral especial. las ciencias políticas y económicas entre otros. «La teología se organiza como ciencia de la fe a la luz de un doble principio metodológico: el auditus fidei y el intellectus fidei. • La actividad humana Aristóteles distingue dos clases de actividad humana: el conocer (la teoría) y el actuar. Juan Pablo II. y en este sentido está abierta a todos los hombres. se ha desarrollado también en la forma específica de la ciencia teológica llamada teología moral. «La reflexión moral de la Iglesia. Esta es la división que tenemos en el Catecismo de la Iglesia Católica. El camino que sigue la teología para conocer a Dios es el de la razón iluminada por la fe. el «Maestro bueno». sino para discernir como inciden estos elementos en la responsabilidad moral del sujeto. hecha siempre a la luz de Cristo. si es útil o bello. a las que se añade como complemento el tratado de los sacramentos. la sociología. el bien y el mal de los actos humanos y de la persona que los realiza. la medicina.

• Con la Teología Pastoral La Teología Pastoral enseña el modo como los ministros de la Iglesia y los evangelizadores han de anunciar el Evangelio y cuidar de las almas que se les han confiado. Pero mientras la Teología Dogmática es especulativa. Pero mientras la dogmática se refiere a las verdades reveladas en cuanto objeto de nuestra fe. La relación de la Teología Moral con otras ciencias • Con las Ciencias Humanas La Teología Moral recurre a ciencias humanas auxiliares que son de gran ayuda para comprender al hombre y su comportamiento. Los cristianos reconociendo en la fe su nueva dignidad. 4). Catecismo de la Iglesia Católica 1692 • Con la Teología Espiritual (Ascética y Mística) Se puede decir que la Teología Espiritual es una parte de la Teología Moral. La Teología Moral brinda los principios fundamentales y valores morales que han de inculcarles para llevarlas a su eterna felicidad. Lo que confiesa la fe. en cuanto a que la moral nos habla del juicio para discernir entre el obrar virtuoso o pecaminoso. Veritatis splendor 29. 1). etc. en cuanto camino a recorrer para participar de la vida de Dios. 1. le ofrece las bienaventuranzas de la vida divina. la esperanza y la caridad. y busca desarrollar y explicar el contenido de la fe de la Iglesia. la psicología. Por los sacramentos y la oración reciben la gracia de Cristo y los dones de su Espíritu que les capacitan para ello». «El Símbolo de la fe profesa la grandeza de los dones de Dios al hombre por la obra de su creación. por la redención y la santificación. son llamados a llevar en adelante una "vida digna del Evangelio de Cristo" (Flp 1. Entre estas tenemos la historia. y más aún. 12. ☺ Lo que creo (teología dogmática). lo que celebro (teología litúrgica o sacramental). "partícipes de la naturaleza divina" (2 P 1. el derecho. 9 . La Teología Moral insiste en las virtudes teologales de la fe. estudia la naturaleza de la perfección cristiana y los medios para lograrla. la sociología. dándose al hombre en Cristo.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l comportamiento moral en Aquel que «sólo El es bueno» y que.». Juan Pablo II. • Con la Teología Dogmática La Teología Dogmática trata sobre Dios en Sí mismo y como principio de todo cuanto existe y en ese sentido la Teología Moral se fundamenta en la dogmática y se apoya en ella. Se distingue de la Teología Moral. lo que vivo (teología moral). la Teología Moral es más práctica. los cristianos han llegado a ser "hijos de Dios" (Jn 1. 27). las ciencias políticas y económicas. la medicina. La Teología Espiritual que abarca la ascética y la mística. los sacramentos lo comunican: por "los sacramentos que les han hecho renacer". lo que rezo (teología espiritual). mientras que la Teología Espiritual nos muestra el camino para alcanzar la virtud y rechazar el pecado con la ayuda de la gracia. 1 Jn 3.6.

mientras la Teología Moral se apoya en la divina revelación (la luz de la razón iluminada por la fe). como Imagen e hijo suyo). Construir una cultura sin Dios es construir una cultura contra el mismo hombre.).La Ética va de abajo hacia arriba (parte de la criatura para remontarse a su fin en Dios). sino en la ética verdadera.Tampoco se puede pretender construir una Ética puramente civil que desconozca el orden natural así como la dimensión sobrenatural del ser humano. aquella que responde a la naturaleza auténtica del ser humano y que reconoce un orden natural. etc. mientras que la Teología Moral considera al hombre como imagen y semejanza de Dios. es decir como «una nueva criatura divinizada por la gracia y llamado a participar de la visión beatífica» (fin sobrenatural). la Teología Moral se basa en la ética. .El objeto formal y específico de la Teología Moral son estos actos humanos en cuanto lo acercan o apartan a su fin último sobrenatural que es participar de la bienaventuranza divina. la Teología en cambio de arriba hacia abajo (parte de la Revelación de Dios sobre el hombre. Sin embargo hay que realizar algunas precisiones y distinciones: . desde una cooperación activa. pero esto no afecta a los temas morales que pueden dejarse al juicio de la conciencia subjetiva individual. . que busca entender la vida moral del creyente como un seguimiento de Jesucristo. Hay muchos que sostienen que la pertenencia a la Iglesia y la unidad de mente de los fieles debe darse en materias de fe. pero no en cualquier ética.La Ética considera al ser humano en orden a un fin natural (ser una persona honesta. tratan de los actos humanos es decir comparten el mismo objeto material. Frente a esto el Catecismo de la Iglesia Católica afirma o siguiente: 10 . Hay que comprender la vida moral cristiana como una participación en las virtudes de Cristo. por medio de la gracia de nuestra incorporación eclesial a Él. . .Sin embargo. . • Con la Ética o la Filosofía Moral Tanto la Ética (Filosofía Moral) como la Moral (Teología Moral). el respeto a la dignidad y derecho del otro. No se puede reducir la Teología Moral a una Ética (reduccionismo ético del cristianismo). La propia historia nos enseña esta terrible verdad. y también la Teología Moral se funda en el recto pensar y en el fundamento racional que nos ofrece la Filosofía así como la Metafísica. para dejamos transformar por su gracia.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l • Con la Filosofía o Metafísica Toda la Teología. Se trata de una perspectiva teológica-cristocéntrica.La Ética se funda en el orden natural accesible al hombre por la luz de la razón.

Una de las notas de la persona es la libertad. La conciencia de cada cual en su juicio moral sobre sus actos personales. Ante todo la liberad es un atributo de Dios.8) y la libertad es la condición fundamental del amor. expuestas u observadas (cf CDF. "columna y fundamento de la verdad" (1 Tm 3. Dios se revela como comunión trinitaria.2039. 2. Dios crea por amor ya que no existe acto de mayor amor que el dar la vida y el ser a otro. El magisterio ordinario y universal del Papa y de los obispos en comunión con él enseña a los fieles la verdad que han de creer. en la medida en que lo exijan los derechos fundamentales de la persona humana o la salvación de las almas" (CIC can. "Compete siempre y en todo lugar a la Iglesia proclamar los principios morales. es decir como la entrega libre de tres Personas que se relación y se comunican entre sí en su eterno y amoroso diálogo de Amor. es necesaria para la salvación. debe evitar encerrarse en una consideración individual. Los fieles tienen el derecho de recibir de la Iglesia esta enseñanza como camino de vida y de verdad. El hombre creado en libertad Entre todos los seres que viven en la tierra. 2. 15). El magisterio de los pastores de la Iglesia en materia moral se ejerce ordinariamente en la catequesis y en la predicación. Catecismo de la Iglesia Católica 2032.2. Dios es libre porque Dios es Amor (1 Jn 4. El grado supremo de la participación en la autoridad de Cristo está asegurado por el carisma de la infalibilidad. así como dar su juicio sobre cualesquiera asuntos humanos. lo mismo la Reconciliación y nuestra Santificación. El acto creador será un acto libre y amoroso. y tienen el deber de observar la doctrina moral dictada por la autoridad legítima de la Iglesia. El hombre creado a Imagen y Semejanza de Dios. 11 . incluso los referentes al orden social.1.2037. exigida por el Creador. decl. la bienaventuranza que han de esperar. Con mayor empeño debe abrirse a la consideración del bien de todos según se expresa en la ley moral. "recibió de los apóstoles este solemne mandato de Cristo de anunciar la verdad que nos salva" (LG 17).L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l «La Iglesia. LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD 2. natural y revelada. 747. y consiguientemente en la ley de la Iglesia y en la enseñanza autorizada del Magisterio sobre las cuestiones morales. solo el hombre es persona. de modo que pueda libremente responder a la invitación que Dios le hace de adherirse a El y de colaborar en la obra del Creador sin coacciones. "Mysterium ecclesiae" 3). Dios nos crea libres Veamos algunas nociones fundamentales acerca de la libertad. Esta se extiende a todo el depósito de la revelación divina (cf LG 25). cuya observancia. La autoridad del Magisterio se extiende también a la recta interpretación de los preceptos que se desprenden de la ley natural. sin los cuales las verdades salvíficas de la fe no pueden ser salvaguardadas. 2). porque solo el ser humano es imagen y semejanza de su Creador. Al crear al hombre su creación es un acto libre Dios no hace sino compartir aquello que Él mismo es: Ser y Amor. No se ha de oponer la conciencia personal y la razón a la ley moral o al Magisterio de la Iglesia». la caridad que han de practicar. participa de este misterioso don de la libertad. se extiende también a todos los elementos de doctrina moral.

y por tanto. y por ello semejante a Dios. La paradoja de la libertad La libertad en cuanto poder. 2. Se supone la inmunidad de todo vínculo que pueda obstaculizar el acto. Catecismo de la Iglesia Católica.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l El hombre es una criatura racional que posee entendimiento y voluntad. iniciativa y dominio de sus actos. Por el libre arbitrio cada uno dispone de sí mismo. de hacer esto o aquello. El hombre se hace cada vez más libre o más esclavo dependiendo de las opciones y decisiones que haga. Por el libre arbitrio o libre albedrío. La libertad es en el hombre una fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y la bondad. se expresa con el término «ley natural». Los grupos humanos no son en el sentido estricto sujetos de libertad. y por libertad moral la que no está ligada a ninguna ley o mandamiento. de tomar decisiones entre diversas opciones. San Ireneo de Lyon 2. La libertad es en el hombre una fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y la bondad. La física puede extenderse al mal. La libertad puede entenderse en sentido físico o en sentido moral. de ejecutar así por sí mismo acciones deliberadas. y es ya un signo de la inteligencia. Pero en seguida viene la siguiente pregunta: ¿qué es la verdad? La Encíclica Veritatis splendor dice al respecto: la verdad que orienta nuestro obrar. El libre arbitrio consiste en la capacidad de elegir. Solo la persona individual es sujeto de libertad. fue creado libre y dueño de sus actos». según la naturaleza del vínculo de que está inmune. nuestra naturaleza que proviene directamente del Creador. se encuentra en el hecho mismo de ser personas humanas. En cuanto capacidad de elegir entre el bien y el mal.3. La libertad se perfecciona en el recto ejercicio de la misma. «El hombre es racional. La medida de la libertad del hombre es la verdad. es una característica de los actos propiamente humanos. la moral sólo al bien. crecer o decrecer. nuestra bienaventuranza». es finita y falible: puede acertar o errar. Nuestra esencia. Los animales y las plantas que están insertados en el reino de la necesidad. 1731. es la verdad que nos instruye. y por lo tanto conocimiento. de crecer en perfección o de flaquear y pecar. en cuanto posibilidad. de la superación de sus tendencias dañadas por la concupiscencia. perfeccionarse o destruirse. radicado en la razón y en la voluntad. El hecho de que nosotros mismos seamos portadores de nuestra verdad. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a su verdadero fin: Dios. ¿Qué es la libertad? «La libertad es el poder. sin trascenderlo. La libertad. Generalmente se entiende por libertad física la simple capacidad de hacer o no hacer una cosa buena o mala. la libertad es fuente de alabanza o de reproche. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios. de mérito o de demérito. Es propio del hombre actuar deliberadamente.4. La libertad es la facultad de obrar o no obrar o de elegir una cosa con preferencia de la otra. Pero ¿qué es la ley natural? 12 . de obrar o de no obrar. (libertad de elección) cada uno dispone de sí mismo. plenitud de Verdad y Bien.

5. 17). al actuar a través del entendimiento y la voluntad. destruye el orden de su propio ser. es más. existe aún antes la obligación moral. en la medida en que responde a la verdad de su propia naturaleza (a la recta decodificación de sus dinamismos fundamentales) se va haciendo también más libre. 14). Cuando la persona usa mal su libertad y no obra rectamente. presenta la verdadera libertad: «La verdadera libertad es signo eminente de la imagen divina en el hombre. Luis Fernando Figari. H. La ley natural es una ley racional: tener inteligencia es propio de la naturaleza humana y por lo tanto nos hace capaces de captar y entender esa «verdad» colocada por Dios en nosotros. Precisamente por ello la Iglesia enseña la irrenunciable obligación de buscar la Verdad». la mentira o el engaño nos lleva a vivir en la esclavitud (ver Jn 8. En la medida en que el hombre hace más el bien. La elección de la desobediencia y del mal es un abuso de la libertad y conduce a «la esclavitud del pecado» (ver Rm 6. si se encuadra en paradigmas subalternos o si les concede un valor que no poseen. es decir si se esclaviza a la no-verdad. Si existe el derecho de ser respetados en el propio camino de búsqueda de la verdad. cuando la libre elección. Lo mismo se puede decir en sentido contrario (vicios). lo considera central. La mala elección (el pecado) afecta la naturaleza de quien obra. No hay verdadera libertad sino en el servicio del bien y de la justicia. de modo que busque sin coacciones a su Creador y.¿qué he de hacer para tener en herencia la vida eterna?» La pregunta moral.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l El núcleo de la respuesta se encuentra en una cita de Santo Tomás que utiliza la Veritatis splendor: «la ley natural…es la luz de la inteligencia infundida en nosotros por Dios». porque no existe moral sin libertad:«El hombre puede convertirse al bien sólo en la libertad». La libertad como hábito El uso recto del libre albedrío va generando en la persona hábitos de libertad (virtudes).31-32). y la voluntad se inclina al mal (que 13 . Pero. no puede prescindir del problema de la libertad. Juan Pablo II.¿qué libertad? El Concilio -frente a aquellos contemporáneos nuestros que «tanto defienden» la libertad y que la «buscan ardientemente» pero que «a menudo la cultivan de mala manera. de buscar la verdad y de seguirla una vez conocida. En este sentido el Cardenal J. en la dirección de los dinamismos fundamentales del ser humano. gran defensor de los derechos de la conciencia afirmaba con decisión:«La conciencia tiene unos derechos porque tiene unos deberes». llegue libremente a la plena y feliz perfección». sólo será tal en cuanto mecanismo. incluso el mal»—. 2. responda realmente al auténtico crecimiento de la persona humana. Veritatis splendor 34 «La libertad en acto será tanto más libre cuanto más responda a un ejercicio habitual consciente. Eclo 15. Paradigma de Unidad. Introduce un elemento de desorientación en el conocimiento (área cognitiva) y en el querer (área volitiva). Sólo la Verdad nos hace libres. «Maestro bueno. pero no lo será en su sentido definitivo. Pues quiso Dios" dejar al hombre en manos de su propia decisión"(cf. el momento de libre elección será falso. en cuanto operación. adhiriéndose a El. grave para cada uno. como si fuera lícito todo con tal de que guste. Newman. es decir. Si la persona se cierra a la verdad. a la que responde Cristo. María. Surge la “concupiscencia” o inclinación al pecado que afecta las facultades de la persona humana: el entendimiento se inclina al error.

al contrario. porque puede comer «de cualquier árbol del jardín». 16-17). Leemos en el libro del Génesis: «Dios impuso al hombre este mandamiento:" De cualquier árbol del jardín puedes comer. pues. Pero esta libertad no es ilimitada: el hombre debe detenerse ante el «árbol de la ciencia del bien y del mal». Dios. es decir cuando actuamos de espaldas a nuestra mismidad.. aquella cuyo ejercicio no sólo es una cualidad de la persona. la despersonaliza. El hombre es ciertamente libre. etc. Luis Fernando Figari. la libertad del hombre encuentra su verdadera y plena realización en esta aceptación. Cuando nos educamos a no elegir según la recta escala de valores. cuando respondemos a la variabilidad de sentimientos. se engaña a sí mismo y se hace esclavo del pecado. Con esta imagen. conoce perfectamente lo que es bueno para el hombre. Juan Pablo II. cuando permitimos que alguna de estas fuerzas nos domine. más cómodo. 35 14 . Hoy existen determinadas orientaciones éticas que tienen como centro de su pensamiento un pretendido conflicto entre la libertad y la ley». y en virtud de su mismo amor se lo propone en los mandamientos. la va hundiendo al nivel de cosa. la exigencia del deber. la Revelación enseña que el poder de decidir sobre el bien y el mal no pertenece al hombre. sino sólo a Dios. al sentimentalismo. Esta primera alienación engendró una multitud de alienaciones. mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás. morirás sin remedio"»(Gén 2. por supuesto. al menos psíquicamente». «Cuando flaqueamos en la búsqueda de la verdad y en el ejercicio de la voluntad encaminada según ella.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l siempre se presenta como un bien aparente) y el hombre corre el peligro de verse arrastrado por las pasiones mal orientadas. 2. En el hombre se descubre la exigencia moral. por estar llamado a aceptar la ley moral que Dios le da. Veritatis splendor. porque el día que comieres de él. gradual e imperceptiblemente vamos siendo mal educados a seguir el impulso más fuerte — quizá sería mejor decir de mayor «resonancia» sensible— y. y vamos renunciando al ejercicio de una recta libertad que responde a la verdad. etc. pecado y gracia En la Revelación el mal uso de la libertad es el pecado que al optar de manera equivocada uno se va alejando de la fuente misma del Bien que es Dios. Por todo ello hay que ser muy consciente de que el dejarse llevar por el imperio de fuerzas que dominan a la persona y la conducen más allá del libre ejercicio de la libertad. queda constreñida y dominada por las tendencias desordenadas a bienes finitos. a la ley del gusto-disgusto. es la que iluminada por la verdad opta sin dejarse limitar por el hecho de que tal camino no se ajusta al facilismo. sino que nos personaliza. a la sensualidad. vamos debilitando la libertad propia. que sólo El es Bueno. como un llamado a la libertad. Recordemos que la auténtica libertad. El hombre peca cuando libremente rechaza el proyecto del amor de Dios. En realidad. La ley de Dios. Libertad. a lo que más gusta. Su capacidad de decidirse por el Bien Absoluto.6. no atenúa ni elimina la libertad del hombre. a trascender el actuar según impulsos o “aparentes necesidades”. sino a someternos a la coacción de fuerzas emocionales. Paradigma de Unidad. María. la garantiza y promueve. desde el momento en que puede comprender y acoger los mandamientos de Dios. El mal uso de la libertad está en la raíz de todos los males que sufre la humanidad. Y posee una libertad muy amplia.

entre otros ejemplos. Ese acto es mío. si actúo con reverencia. 17). la violencia. Por la libertad el hombre es un sujeto moral es decir sus actos son merecedores de un juicio moral: son buenos o malos. Libertad y Responsabilidad La libertad hace al hombre responsable de sus actos en la medida en que éstos son voluntarios y deliberados. sino que obramos en la «libertad de los hijos de Dios» que se mueve por el Amor. La responsabilidad no solo se refiere al aspecto jurídico (al mérito o demérito. Catecismo de la Iglesia Católica 1742. sin mi querer (voluntad) no se hubiera producido (libertad). selfmastery (cultivar hábitos de libertad). 21). soy reverente. El Espíritu Santo es la fuerza que nos da Dios para encaminar nuestra libertad según su Plan (solo con la fuerza del Espíritu el hombre es capaz de cumplir plenamente la ley divina). el hombre es incapaz de cumplir la ley.7. el temor. Todo acto libre es imputable al sujeto que lo realiza. «Para ser libres nos libertó Cristo» (Gal 5. me pertenece. Las acciones tienen una capacidad transformadora en nosotros. Catecismo de la Iglesia Católica. Como enseña San Pablo: «donde está el Espíritu. requiere de la cooperación libre de parte de nosotros.1735. soy un irascible.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l Fruto de esta herida del pecado y debido al peso de la concupiscencia. Mis actos determinan que clase de persona soy. (Rm 8. Imputar es atribuir algo a alguien. 32). los hábitos. el conocimiento del bien. allí está la libertad» (2 Co 3. Es decir si suelo actuar con ira. A la libertad sigue la responsabilidad por el propio crecimiento o degradación (soy tal como he decidido ser). La gracia que Dios derrama abundantemente en nosotros supone la naturaleza. En Él participamos de «a verdad que nos hace libres» (Jn 8. quien por tanto responde de él. Por el Espíritu Santo ya no vivimos en la esclavitud del temor. «La gracia de Cristo no se opone de ninguna manera a nuestra libertad cuando esta corresponde al sentido de la verdad y del bien que Dios ha puesto en el corazón del hombre». la inadvertencia. sino también se refiere a las consecuencias de esos actos en la propia vida. «La imputabilidad y la responsabilidad de una acción pueden quedar disminuidas e incluso suprimidas a causa de la ignorancia. 2. y la ascesis acrecientan el dominio de la voluntad sobre los propios actos: señorío sobre si mismo. al carácter inmanente de las acciones. 15 . La ley tiene la función pedagógica de mostrar el designio de Dios. y que el hombre reconozca su situación de pecado al verse incapaz de cumplir la ley. las afecciones desordenadas y otros factores psíquicos o sociales». Jesús por su Cruz y Resurrección nos rescató del pecado que nos tenía sometidos a esclavitud. y por tanto a la recompensa o castigo por los actos). 1). El progreso en la virtud.

(derecho a la alimentación. especialmente en materia moral y religiosa. a utilizar el propio idioma y vivir según las propias costumbres culturales. Toda persona humana. Paradigma de Unidad. Así también el profeta Natán cuestionará al rey David. creada a imagen de Dios. a la libre asociación por fines lícitos. de a la libertad de conciencia en sus decisiones morales. Entre otros. suele existir un margen de libertad tal que permite hablar de responsabilidad de la persona». 10). el derecho a la libertad se expresa como: libertad de religión. Así Dios le pregunta a Adán tras el pecado en el paraíso: "¿Qué has hecho?" (Gn 3. y así de hecho elige el mal. No hay excusas. 16 . vivienda. Se trata de una autoesclavitud de la cual él es responsable. aunque no desaparecer. pero en primer lugar ante Dios y ante su propia conciencia. tiene el derecho natural de ser reconocida como un ser libre y responsable. Luis Fernando Figari. porque la virtud los haga más espontáneos.8. a la libre expresión del pensamiento. Claro que aunque quede sólo el núcleo último de la libertad de decisión.» (2Cor 5. Estas citas nos hablan de que el hombre debe responder por sus actos. Aunque sea menos libre in actu sigue siendo libre in causa. a pesar de posibles condicionamientos que puedan haber en determinados casos. puede decrecer. prontos y connaturales. a la libertad para elegir el estado de vida.10) ¿Ante quien debe responder el hombre por sus acciones? Ante los demás y ante la sociedad.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l «El libre ejercicio de la libertad se puede ver afectado. Este derecho debe ser reconocido y protegido civilmente dentro de los límites del bien común y del orden público. 2. «Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo. es fruto del mal uso de su libertad. tras el adulterio con la mujer de Urías y la muerte de éste (ver 2 S 12. no movido por coacción. 13). el bien o el mal. Igualmente los actos de virtud no son menos libres. sino guiado por la conciencia del deber». Igualmente le preguntará a Caín por su hermano Abel (ver Gn 4. la disminución de su capacidad de conocer y amar el bien. para que cada cual reciba conforme a lo que hizo durante su vida mortal. El derecho al ejercicio de la libertad es una exigencia inseparable de la dignidad de la persona humana. La misma dificultad que experimenta para comportarse rectamente. capaz de «actuar según su propio criterio y hacer uso de una libertad responsable. El derecho a la libertad La libertad se ejercita en las relaciones entre los seres humanos ya que el hombre es un ser social por naturaleza. a la información. Incluso cuando una persona peca. salud. cuando la persona decide dejarse someter al dinamismo de poderosas fuerzas físicas. Todo acto directamente querido es imputable a su autor. el hombre es siempre responsable de sus actos. a elegir residencia y al desplazamiento libre. Existen condiciones de necesidad material y económica que atentan contra el derecho a la libertad. a la elección sobre los hijos y como educarlos. El pecador conserva su libertad esencial y sus acciones le siguen siendo imputables. buenos o meritorios. psíquicas o materiales. 7-15). derecho a la privacidad y al secreto en la correspondencia. María.

b) Acto malo (vicioso): Es el que se aparta del recto orden moral. No hay ningún acto naturalmente malo. sumar. aquel que se realiza libremente tras un juicio de conciencia. b) Acto del hombre. etc. etc. un recuerdo. dar la vida por Cristo. MORALIDAD DE LOS ACTOS HUMANOS 3. niños sin uso de razón. pues de suyo no implica una trasgresión del orden moral o del Plan de Dios (p. ya sea de manera oculta o pública (dar limosna.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l empleo. etc. sin la ayuda de la gracia (pensar. Según la procedencia podría ser natural o sobrenaturalmente bueno (p. Según su procedencia a) Natural. etc.1.).). robar.). caminar. Se debe buscar que el ser humano supere esa situación de necesidad para que pueda vivir de una manera más libre. Es el que requiere la presencia de la gracia (orar. b) Externo. una imaginación. hablar. un deseo. El acto humano puede ser llamado también de: acto libre. c) Actos indiferentes: Es el acto que en sí mismo no es bueno ni malo. un acto de fe).e. voluntario. Todas las otras acciones. sentarse. El acto humano es aquel que procede del hombre en cuanto inteligente y libre. dar limosna a un pobre. deliberado. A su vez el acto humano puede dividirse (según el papel de la voluntad) según se manifiestan en el exterior. los locos.). respiración. imputable. Es decir. b) Sobrenatural. callar. moral. restar.e. Es el que se realiza únicamente en las facultades internas sin que se manifieste nada al exterior (un pensamiento. 3. como pueden ser las meramente naturales (digestión. un acto de verdadero amor a Dios. 17 . etc. a) Acto humano. embriagados. hipnotizados. cortar un árbol.) y los actos realizados por una coacción violenta externa contra la voluntad interna (actos violentos obligados). Definición y división del acto humano «Acto humano» es aquel que procede de la voluntad deliberada del hombre. sensación de dolor). cantar una canción.) pues muchas veces llevan al ser humano a actuar forzado por las circunstancias. pueden ser: a) Actos buenos (virtuoso). las acciones realizadas sin conciencia (los a-mentes. Los actos humanos son calificables moralmente: son buenos o malos. que no lo sea también en el orden sobrenatural. a) Interno. Es el que se realiza externamente. pasear. Con las solas fuerzas de la naturaleza.). etc. Es la acción recta según la ley moral natural y al Plan de Dios. Veamos porque podemos afirmar que no todos los actos realizados por el hombre son «actos humanos». puede ser por compasión natural o por amor a Dios. las virtudes teologales. Por tanto. se entiende por acto humano o acto libre aquel que nace de la voluntad iluminada por la inteligencia. Según su moralidad.

3. En todo acto humano estoy usando bien o mal mi libertad. con todas sus disposiciones e inclinaciones. ni morales. pero para realizarlo se requiere la «advertencia».2. su educación y su caracterología. sin advertencia. con su historia. además envuelto en sus circunstancias.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l OJO: en la realidad no existen actos indiferentes. el padre de sus actos. pues las circunstancias que lo rodean y la intención del sujeto le dan una valoración moral. por así decirlo. ni libres. el hombre es. es decir conocer si está o no ordenado al fin. Las fuentes de la moralidad del acto humano La libertad hace del hombre un sujeto moral. Es un elemento decisivo de la moralidad de ese acto y tiene por consiguiente una gran importancia en la Teología Moral. Este juicio práctico es realizado por la conciencia moral. que es el acto por el cual la inteligencia tiene conocimiento suficiente para percibir la obra que va a realizar. Elementos del acto humano Son dos los elementos constitutivos del acto humano: el elemento cognitivo (entendimiento o advertencia) y el elemento volitivo (consentimiento de la voluntad). Antes de obrar. Hay que tener en cuenta que en todo acto libre se entrecruzan el elemento cognitivo (la advertencia) y el elemento volitivo (consentimiento de la voluntad). es toda la persona la que obra. La persona que realiza el acto da su «consentimiento» (aquiescencia) en querer el bien (real o aparente) que la inteligencia le presenta. con su mente. Cuando hablamos del entendimiento en el campo moral se trata de un «entendimiento práctico». o está realizando (darse cuenta de lo que está haciendo). y con todos sus dinamismos somáticos. 3. Catecismo de la Iglesia Católica 1749. debemos reflexionar. Cuando actúa de manera deliberada. libremente realizados tras un juicio de conciencia. que no haya pasado por la inteligencia. sino lo que previamente se ha conocido (aunque sea oscuramente). estoy creciendo o decreciendo como persona. Nada hay en la voluntad. que permite realizar una valoración moral del acto. si conviene o no realizarlo. no son actos humanos. voluntad. es decir. son calificables moralmente: son buenos o malos. Sin embargo. psíquicos y espirituales. 18 . • Elemento cognitivo Toda acción libre exige la intervención del conocimiento intelectual. • Elemento volitivo Por el elemento volitivo se refiere al influjo que ejerce la voluntad en el acto humano. aquellos que se realizan fuera del uso de la razón. Es el hombre quien advierte y consiente. pues no es posible querer. Los actos humanos. 3. Por lo tanto.

e. es decir al objeto del acto exterior. Hay actos que «objetivamente» -es decir «intrínsecamente». aquéllos que prohíben algunos actos o comportamientos concretos como intrínsecamente malos. robar. etc. coger sin permiso un dinero que no es mío) y al fin que porta la acción en sí misma independiente de la intención del agente (p.). Este carácter intrínsecamente malo de determinados actos. ¿Para qué o por qué lo hago? Se refiere al fin que se busca o la intención del agente (objeto del acto interior) (Vg. 1. Hay comportamientos concretos cuya elección es siempre errada porque esta comporta un desorden de la voluntad. Esta objetividad es el elemento más importante en el juicio moral. aunque su objeto sea de suyo bueno (como orar y ayunar para ser visto por los hombres). por la orientación u opción fundamental. una mentira). ¿En qué circunstancias lo hago? Se refiere a la situación concreta del agente y a las circunstancias que rodean el acto. independientemente de la intención y las circunstancias. calumniar. no es otra cosa que la conformidad o disconformidad del acto humano con la recta razón (sano juicio). una calumnia. etc. abortar. desequilibrio pasional. «Los preceptos morales negativos. El acto moralmente bueno supone a la vez la bondad del objeto. es el que lleva al Papa Juan Pablo II afirmar en la Veritatis splendor que los preceptos morales negativos (prohibiciones) son objetivamente malos y no admiten excepciones. para evitar males mayores. Las circunstancias son un elemento secundario dentro del juicio moral. Es aquello hacia lo cual tiende deliberadamente y objetivamente la voluntad. 1755. que puede ser juzgada buena o mala según sea conforme o no al bien verdadero. es decir: un mal moral. 3. es decir.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l La moralidad en general. vicio. cometer adulterio). Ya que un fin bueno nunca justifica un acto malo en sí mismo (el fin no justifica los medios). la moralidad de los actos humanos no se reivindica solamente por la intención. ¿Qué hago? Se refiere al acto mismo. Se refiere a la materialidad de la acción (apretar un gatillo. pobreza. El objeto. un robo. Tres elementos claves para elaborar un juicio moral: 1. El objeto y el fin confieren la bondad principal o sustancial y las circunstancias le añaden una bondad accidental. En realidad. para servir. doblar la rodilla ante una imagen. 2. (Vg. Catecismo de la Iglesia Católica. del fin que se busca y de las circunstancias. no admiten ninguna excepción legítima. Un asesinato.). Es la acción en sí misma. matar. la intención y las circunstancias forman las «fuentes» o elementos constitutivos de la moralidad de los actos humanos.son siempre malos y nunca pueden ser justificados por un fin ulterior. presiones externas. aquello a lo que la acción apunta en sí misma y que la especifica moralmente. no dejan ningún espacio moralmente aceptable 19 . El acto mismo o el objeto elegido es la materia del acto humano. (Vg. para vengarme. Enfermedad. Una finalidad mala corrompe la acción. Por dinero.

Es necesario preguntase sobre las propias intenciones y purificarlas. la buena intención no autoriza a hacer ninguna obra mala.e. cómo lo hizo. Por ejemplo. pero sin provecho espiritual porque le falta la buena voluntad. por qué lo hago. qué busco. 27. Juan Pablo II. 3. También forma parte de las circunstancias las consecuencias de la acción. la eutanasia y el mismo suicidio voluntario. que medios utilizó. deshonran más a quienes los practican que a quienes padecen la injusticia y son totalmente contrarios al honor debido al Creador». Veritatis splendor. 2. El mismo Concilio Vaticano II. todo lo que viola la integridad de la persona humana. qué otros elementos intervinieron en el acto? Son los elementos secundarios o accidentales de un acto moral. • • • Un acto malo no se vuelve bueno. Un acto bueno se puede volver malo si tiene un fin malo (dar limosna por vanidad). se refiere al objetivo buscado por el agente al ejecutar la acción. en el marco del respeto debido a la persona humana. uno roba para ayudar a los pobres: en este caso. como los homicidios de cualquier género. el acto moralmente bueno es sólo aquél que obedece a la ley moral y se abstiene de la acción que dicha ley prohíbe». Estos bien merecen la propia condena" (Rom 3. ya que el fin no está por encima de las acciones. Un fin puede estar referido a una acción aislada o a varias acciones (p. «Sucede frecuentemente -afirma el Aquinate. los genocidios. Veritatis splendor 67. Una misma acción puede estar inspirada por varias intenciones como hacer un servicio por caridad sincera pero que busca también para satisfacer la propia vanidad. 8)» Juan Pablo II. sino que carga a las acciones de «voluntariedad». Gaudium et spes. pero no puede acallar el valor moral que tiene el acto en sí mismo. «Todo lo que se opone a la vida. el aborto. todas estas cosas y otras semejantes son ciertamente oprobios que. cuándo lo hizo. no como personas libres y responsables. la prostitución. la esclavitud. Contribuyen a agravar o a disminuir la bondad o la malicia moral de los actos humanos (por ejemplo. todo lo que ofende a la dignidad humana. las torturas corporales y mentales. si bien la intención es buena. también las condiciones ignominiosas de trabajo en las que los obreros son tratados como meros instrumentos de lucro. Es un movimiento de la voluntad orientado al término del obrar: ¿para qué hago esto. se refieren a las preguntas: ¿quién obró. porque tenga un fin bueno (torturar para saber la verdad). Un acto indiferente se califica como malo o bueno por el fin. la santidad como fin último de todas mis acciones). La intención o el fin. al corromper la civilización humana. 78. En conclusión. ofrece una amplia ejemplificación de tales actos. como las condiciones infrahumanas de vida. la cantidad de dinero robado. la relación sexual de un soltero o 20 . los encarcelamientos arbitrarios. dónde. incluso los intentos de coacción psicológica. como las mutilaciones. "Algunos dicen: hagamos el mal para que venga el bien.que el hombre actúe con buena intención. Las circunstancias. Una vez reconocida concretamente la especie moral de una acción prohibida por una norma universal. cuál es mi intención? Es un elemento esencial en la calificación moral de la acción. la trata de blancas y de jóvenes. las deportaciones. falta la rectitud de la voluntad porque las obras son malas.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l para la «creatividad» de alguna determinación contraria.

Dios de Israel. porque ellos verán a Dios. Porque de dentro. «El les dijo: Bien profetizó Isaías de vosotros. presente o futuro. sea pasado. del corazón de los hombres. adulterios. • Valoración de los actos en sí mismos El acto externo es el fruto y la reafirmación de lo interior. libertinaje. Pueden también atenuar o aumentar la responsabilidad del que obra (p.e.» (Mc 7. hipócritas. la totalidad o esencia del hombre. frente a un cumplimiento externo y formal de la ley. que se le había aparecido dos veces.15) También San Pablo insiste en que el hombre no se justifica por las obras. 2 21 .4.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l de un casado. maldades. eso es lo que contamina al hombre. El corazón2 es el centro de gravedad. Carácter voluntad. asesinatos.8) «Y decía: "Lo que sale del hombre. Las obras son necesarias y manifiestan las intenciones del corazón. actuar por miedo a la muerte. Un elemento a considerar en el juicio moral es la actitud interior del penitente que se goza en el pecado. sino por la fe en Cristo. robos. fraude. son los términos significan lo que representan corazón lo que para los hebreos. insolencia. De nada sirven las buenas intenciones. o cometer un asesinato con premeditación y sangre fría). envidia. según está escrito: Este pueblo me honra con los labios. Las circunstancias no pueden de suyo modificar la calidad moral de los actos.» (1Re 11. insiste en que lo esencial es lo interior. El pensamiento hebreo tendía hacía lo subjetivo más que a la observación científica. y en la necesidad de purificar el corazón.» (Mt 5.» (Mc 7. no pueden hacer ni buena ni justa una acción que de suyo es mala.6) «Bienaventurados los limpios de corazón. del cual salen las intenciones malas.28) «Todo el que aborrece a su hermano es un asesino. mente. » (1Jn 3. Jesús contra los fariseos. Corazón: término que se usa figuradamente en las Sagradas Escrituras para designar el centro. avaricias.9). insensatez. puede llegar incluso a cambiar la especie del pecado ¿fue fornicación o adulterio?). «Se enojó Yahveh contra Salomón por que había desviado su corazón de Yahveh. 3. salen las intenciones malas: fornicaciones. ya cometió adulterio con ella en su corazón. pero su corazón está lejos de mí. » (Mt 5. y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en él. si no van acompañadas de obras. Todas estas perversidades salen de dentro y contaminan al hombre". «Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola. injuria. mundo interior. Valoración cristiana de los actos internos y actos externos • Valoración de la Intención o Acto Interno Jesús le da una gran importancia al corazón en la vida moral.20-23).

si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe?» (Stgo 2. pero por la caridad verificada en obras. estaba desnudo. enfermo. hermanos míos. no amemos de palabra ni de boca. » (1Jn 3. En cambio el que considera atentamente la Ley perfecta de la libertad y se mantiene firme. «Porque si alguno se contenta con oír la Palabra sin ponerla por obra. y me disteis de comer. era forastero. y me vestisteis. tuve sed. sino con obras y según la verdad. ése. se olvida de cómo es.» (Stgo 1. y me disteis de beber. «Porque tuve hambre. que alguien diga: "Tengo fe"."» (Mt 25. y me visitasteis.14). y me acogisteis. y vinisteis a verme.35-36) ☺ CONCLUSIÓN: ambas dimensiones son fundamentales en la vida cristiana: Lo interior y lo exterior. será feliz. en la cárcel. ése se parece al que contempla su imagen en un espejo. no como oyente olvidadizo sino como cumplidor de ella.24-25) «¿De qué sirve. practicándola.L a s C l a v e s d e l a V e r d a d : A n t e e l R e l a t i v i s m o M o r a l «Hijos míos. pero. en yéndose. El acto externo deja una huella más profunda en quien lo comete y muchas veces lleva a la repetición y al hábito. 22 . la intención y el acto. El acto externo conlleva muchas veces escándalo (antitestimonio). Dios nos juzgará al final por la caridad.18).

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->