You are on page 1of 46

Derecho de Integración Regional

LOS PROCESOS DE INTEGRACIÓN REGIONAL: ORIGEN, EVOLUCIÓN, CARACTERES GENERALES. Conceptos básicos sobre integración. La palabra integración viene del latín integratio–onis; significa constituir las partes un todo; unirse a un grupo para formar parte de él. La integración económica por su parte, es definida por BELA BALASSA como un proceso de cosas por el cual diferentes naciones deciden formar un grupo regional. Se diferencia de la cooperación en que esta última supone acciones destinadas a disminuir la discriminación y los procesos de integración económica comprenden medidas para suprimir algunas formas de discriminación.  Modos de promover el comercio internacional: a. El bilateralismo: los países negocian entre sí tratados bilaterales por medio de los cuales otorgan y reciben concesiones que no extienden a terceros países; b. El multilateralismo: promueve un comercio fluido entre los Estados, apoyado en ciertas reglas; c. El regionalismo: busca eliminar la discriminación comercial entre los Estados partes de un bloque, por medio de acuerdos preferenciales, que son a su vez de carácter discriminatorio respecto a los terceros países. Ello conlleva el riesgo de la fragmentación económica y política en bloques antagónicos, la cual puede ser evitada mediante la adopción de un regionalismo abierto.  El regionalismo se vincula con dos conceptos importantes : 1) la creación de comercio, que ocurre cuando en razón de pertenecer a una zona de libre comercio o a una unión aduanera, un país pasa de una fuente exterior de abastecimiento de precios más elevados, a una más barata; 2) la desviación de comercio, que se produce cuando los países se ven forzados a comprar dentro de la unión aduanera lo que antes importaban más barato del resto del mundo. En un proceso de integración regional, el desvío de comercio será mayor cuanto menor sea la participación del socio de las importaciones externas, menor su eficiencia productiva y mayor el margen de preferencia concedido. La integración implica un costo de bienestar para el país de menor desarrollo relativo del bloque, en cuanto que éste debe reemplazar importaciones más eficientes provenientes de extrazona, por otras originarias del socio al que se le otorga la preferencia. En conclusión, en un proceso de integración, siempre son los países de menor desarrollo los que sufren una mayor desviación del comercio. Razones para constituir o sumarse a un proceso de integración. La integración económica es un medio y no un fin. Es un medio para alcanzar un mayor grado de desarrollo económico, ya que permite el logro de mayores mercados, el incremento del comercio, etc. Es condición para la realización de un proceso de integración el que los Estados partes estén convencidos no sólo de que pertenecer al mismo resulta bueno a su interés nacional, sino que es también beneficioso para todos los integrantes del esquema. Caracteres generales. 1. La integración es el resultado del impulso expansivo de los actores participantes (grupos sociales y políticos) y de acciones deliberadas, que le confieren al proceso una orientación racional y un desarrollo controlable y controlado. 2. La integración se diferencia de la política de integración, en que la integración real, es provocada por fuerzas y factores históricos objetivos, y la política de integración, sería un conjunto de actos deliberados orientados hacia el logro de la integración real. 3. La integración se diferencia del establecimiento de los imperios por la fuerza, en que la integración, o bien media un acto deliberado y voluntario de los interesados, o bien es el resultado de consecuencias imprevistas de sus decisiones, pero nunca puede estar basada en la fuerza (como el caso de los imperios). 4. Los procesos genuinos de integración (al ser siempre consensuados) se encuentran basados es un sistema de normas de derecho, y poseen algún grado de legitimidad. 5. La integración es un proceso que puede darse tanto a nivel del sistema internacional global, como en el ámbito geográficamente restringido de los subsistemas regionales. De allí que pueda distinguirse entre una integración internacional y una integración regional. La primera, alude a la superación de entidades políticas menores, mediante su fusión en entidades de mayor extensión superficial, y puede abarcar desde la simple conclusión de tratados de paz y alianza hasta la formación de confederaciones, federaciones y otras uniones de Estados. 6. La integración regional se refiere a un proceso que tiene lugar entre dos o más Estados, en una escala geográficamente limitada, y en un plano inferior al de la integración global. Ambos modos de integración constituyen un instrumento de la política internacional, y por ello, adoptan alguno de los objetivos básicos de ésta, como el mantenimiento de la paz y la seguridad dentro del sistema.

7. La función primordial, de la integración, será la identificación racional de materias y procedimientos de relación entre los Estados de naturaleza preferentemente cooperativa y la elaboración, sobre dicha base, de un interés compartido destinado a dar fundamento a un conjunto de acciones destinadas a eliminar las interacciones de conflicto, o al menos, a atenuar sus efectos. Es posible distinguir una integración política de una integración económica y social. La integración política es la que se refiere a las interacciones y a la interdependencia entre las comunidades políticas independientes y la integración económica, TAMAMES la define como un proceso mediante el cual dos o más mercados nacionales previamente separados y de dimensiones unitarias poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado, de una dimensión más idónea. BELA BALASSA, define a la integración económica como un proceso y una situación de las actividades económicas. Considerada como proceso, se encuentra acompañada de medidas dirigidas a abolir la discriminación entre unidades económicas pertenecientes a diferentes economías nacionales; vista como una situación de negocios, se caracteriza por su parte por la ausencia de varias formas de discriminación entre economías nacionales.  En resumen, son caracteres de la integración económica los siguientes : • Se trata de un proceso y una situación. • Se refiere a las relaciones económicas entre los Estados y a las transacciones a través de las fronteras estatales, entre otros agentes económicos. • Consiste en la eliminación de restricciones y discriminaciones a las transacciones económicas. • Afecta la asignación de recursos para la producción, la localización de las actividades productivas y la división del trabajo entre las unidades que se integran. Origen y evolución de los procesos de integración regional. La historia del progreso económico de los pueblos se identifica, a grandes rasgos, con la historia de su integración. Se manifiesta en el paso de unidades económicas reducidas y cerradas (la familia, la aldea, el Estadociudad) hacia unidades económicas cada vez más extensas (la Nación, el mercado y la economía mundial). Las grandes etapas de crecimiento económico han coincidido con poderosas ondas de integración. Por el contrario, las etapas de relativa regresión, coincidieron con períodos de desintegración y aislamiento económico de los pueblos. La integración de distintos pueblos es un fenómeno que históricamente se ha producido de dos maneras: por medio de la fuerza, como la mayoría de los imperios más importantes o de modo voluntario. A partir de la Segunda Guerra Mundial, la integración regional cobró una especial relevancia, tanto en Europa como en América, al concientizarse los Estados de la imposibilidad de satisfacer individualmente determinados requerimientos. Sin embargo, las motivaciones fueron distintas.  En el caso de Europa, 3 realidades mostraron la necesidad de esta nueva orientación hacia la integración: 1. La conciencia de los europeos de su propia debilidad: La Segunda Guerra Mundial había puesto fin definitivo a la tradicional hegemonía europea en el mundo. Las dos nuevas superpotencias, los Estados Unidos y la Unión Soviética, tenían un poder económico, político y militar muy superior al de Europa. 2. La convicción de que había que evitar por todos los medios la vuelta a un enfrentamiento entre los estados europeos: Las dos guerras mundiales se habían iniciado como guerras civiles europeas. Se trataba, esencialmente, de buscar un acomodo entre Francia y Alemania, que contara con el visto bueno de EE.UU. La unidad era el camino para garantizar la paz. 3. El deseo extendido entre muchos europeos de crear un continente más libre, justo y próspero en el que las relaciones internacionales se desarrollaran en un marco de concordia. En el caso de Latinoamérica, las causas de la integración respondían más bien a una profunda modificación de mentalidad. La integración alcanza protagonismo en Latinoamérica en la segunda mitad del siglo 20, a raíz de las nuevas exigencias y necesidades de la vida económica, social y política del mundo y la región, y también debido a la aparición y desarrollo de un sistema de instituciones supranacionales en cuyo centro se encuentra la Organización de Naciones Unidas (ONU). Es en este nuevo escenario donde se crean y afianzan las Comunidades Europeas –actualmente Unión Europea- a las que luego se le sumarán el NAFTA, el MERCOSUR, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA) y la Comunidad Andina (CAN), entre otros. LOS MODELOS DE INTEGRACIÓN REGIONAL. La integración es un proceso, que pasa por diversas etapas en forma paulatina y progresiva, por lo tanto es posible establecer una clasificación según el grado de integración. FREELAND, establece 4 modelos de integración, a los que agregaremos una etapa preliminar (llamada área de preferencias arancelarias) y una final, o modelo de unión política, que sería el nivel de integración más avanzado. a. Área de preferencias arancelarias o zona preferencial. Es la forma de asociación económica de menor alcance. En ella, los miembros acuerdan concederse los unos a los otros un tratamiento tarifario diferencial, más favorable que el otorgado a terceros países (margen de preferencia).

 Las áreas de preferencias pueden ser clasificadas en tres sub-categorías BASALDÚA: 1. Áreas de preferencias arancelarias propiamente dichas , donde las concesiones refieren exclusivamente a los derechos aduaneros que gravan la exportación e importación de mercaderías. 2. Áreas de preferencias aduaneras, no sólo se reducen las restricciones arancelarias, sino que puede contemplarse también la rebaja o eliminación de otros tributos aduaneros directos como indirectos. 3. Áreas de preferencias económicas, abarcan aspectos que no son de naturaleza aduanera, pero que hacen a un tratamiento discriminatorio de la mercadería extranjera una vez que ésta ha sido importada. Las áreas de preferencia configuran un modelo de integración mínima; de allí que la mayoría de los autores no las incluyan. Podrían ser consideradas como una fase que se encuentra al principio de un proceso de integración entre economías. En esta etapa del proceso de integración, no sería necesaria la creación de organismos comunes, ya que sería posible dar cumplimiento a las pautas acordadas con simples oficinas nacionales. Un ejemplo de este modelo de integración, es la Comunidad Británica de Naciones, institucionalizada en 1931 por el Estatuto de Westminster. b. La Zona de Libre Comercio (ZLC). En la zona de libre comercio los Estados partes se limitan a acordar la eliminación de los obstáculos arancelarios y no arancelarios que limitan la libre circulación de mercancías entre ellos. Pero cada miembro conserva su propia política comercial y arancel aduanero, respecto de las importaciones y relaciones comerciales con los países extrazona. Para llegar a una Zona de Libre Comercio se fijan plazos, condiciones y mecanismos de desgravación arancelaria, y se suelen otorgar concesiones para los países de menor desarrollo económico relativo de la zona. El artículo 24 del GATT (acuerdo general sobre aranceles aduaneros y comercio), autoriza las zonas de libre comercio, y las define como un grupo de dos o más territorios aduaneros entre los cuales se eliminen los derechos de aduana y las demás reglamentaciones comerciales restrictivas, con respecto a los productos originarios de los territorios constitutivos de dicha zona de libre comercio. En las zonas de libre comercio surge el problema del control de las importaciones de extra-zona, por lo que los Estados partes deben implementar instrumentos que tiendan a establecer el origen de los productos, y de esa forma diferenciar entre los bienes que se generan en la zona y los que provienen de otras latitudes. Es decir, los productos que se deben beneficiar con el acuerdo son sólo los originarios de los Estados partes. En estas zonas de libre comercio cada Estado conserva plenamente su autoridad y competencias internas. En las zonas de libre comercio, se crean órganos comunes de carácter intergubernamental, con funciones coordinadoras de las medidas que deban ir adoptando los Estados partes, para lograr el objetivo propuesto. Su principal ventaja es que no restringe en absoluto la capacidad de cada Estado Parte para desarrollar su propia política de comercio exterior con terceros Estados, al mismo tiempo que se cumplen los objetivos de lograr un mercado ampliado. ARNAUD, señala que la zona de libre comercio constituye en definitiva una unión de países soberanos en donde las decisiones para su inserción en el mundo las adopta cada Estado conforme a su interés nacional, sus necesidades de desarrollo, su modo de vida, entidad cultural y tradiciones nacionales . Ejemplo actual de Zona de Libre Comercio es el NAFTA, celebrado entre Estados Unidos, Canadá y México. c. La Unión Aduanera (UA). La unión aduanera implica un proceso en el que los estados participantes, además de liberar el comercio por medio de la desgravación arancelaria, adoptan frente a terceros países un arancel aduanero externo común. Este arancel es un monto (fijo o variable por producto) para el intercambio de bienes (importación y exportación) entre los miembros de la unión y terceros Estados. La adopción del arancel externo común se realiza normalmente en forma gradual. Se admiten las listas de excepciones, siempre temporarias, y normalmente se conviene que sean diferentes entre los países miembros, atendiendo al distinto grado de desarrollo económico que estos países tienen (a menor desarrollo relativo se permiten más excepciones). Los derechos de importación obtenidos por el arancel externo común, deben ser distribuidos entre los Estados miembros, para lo cual deben definir el mecanismo adecuado para ello. Al existir un arancel externo común, se eliminan las normas de origen, por lo que una mercadería de procedencia extranjera, ingresada legalmente por cualquier repartición aduanera, previo pago del impuesto común que se haya fijado, tiene libre circulación por el espacio geográfico de los países socios de la unión aduanera. En la unión aduanera no sólo circulan libremente los bienes originarios, sino también las llamadas mercancías en libre práctica o libre tránsito, que son aquellas que fueron importadas para consumo en cualquiera de los Estados miembros, y que se desplazan luego por los demás, como si fueran productos originarios.  Una unión aduanera perfecta debe reunir las siguientes condiciones:

1) La completa eliminación de aranceles entre sus Estados miembros. 2) El establecimiento de un arancel uniforme sobre las importaciones del exterior de la unión. 3) La distribución de los ingresos aduaneros entre sus miembros conforme a una fórmula acordada. Las Uniones Aduaneras fueron convalidadas por el artículo 24 del GATT, que las define como la substitución de 2 o más territorios aduaneros por un solo territorio aduanero , de manera: 1) que los derechos de aduana y las demás reglamentaciones comerciales restrictivas, sean eliminados con respecto a los intercambios comerciales entre los territorios constitutivos de la unión. 2) que cada uno de los miembros de la unión aplique al comercio con los territorios que no estén comprendidos en ella derechos de aduana y demás reglamentaciones del comercio que, en substancia, sean idénticos. En el mismo artículo del GATT se expresa que las uniones aduaneras deben tener por objeto facilitar el comercio entre los territorios constitutivos, sin obstaculizar por ello el de otras partes contratantes con estos territorios, exigiéndose que los derechos de aduana que se apliquen en el momento en que se establezca dicha unión, no sean con respecto a las partes que no formen parte de tal unión, de una incidencia más elevada, ni las demás reglamentaciones comerciales resulten más rigurosas que los derechos y reglamentaciones comerciales vigentes en los territorios constitutivos de la unión antes del establecimiento de ésta. Toda unión aduanera implica en buena medida la unificación de la política comercial . La ventaja de una unión aduanera respecto a una zona de libre comercio, es que hay menores costos de administración debido a la eliminación de los controles internos sobre el origen de los bienes. ARNAUD señala que tal ventaja sin embargo, sería compensada con los costos de convenir e implementar un sistema aduanero común y el establecimiento del mecanismo de distribución de los ingresos aduaneros en una unión aduanera. En una unión aduanera deben crearse órganos especializados, que incluyan aquellos competentes para la formación progresiva del derecho comunitario, resultando igualmente indispensable establecer un tribunal de justicia permanente. Ejemplo de unión aduanera es el MERCOSUR, suscripto por el Brasil, la Argentina, Paraguay y Uruguay por el Tratado de Asunción del Paraguay del 26 de Marzo de 1991, a los que posteriormente se agregó Venezuela, también es un ejemplo BENELUX, integrado por Bélgica, Holanda y Luxemburgo. d. El Mercado Común (MC). En este modelo, también denominado mercado interior o mercado único, se suman a la libre circulación de mercancías y servicios la libre circulación de los factores de producción (Trabajo y capital). El mercado común implica la gradual creación de un solo mercado dentro de un área determinada, en la cual dejan de operar todas las barreras aduaneras y comerciales, sobre los siguientes tales factores: trabajadores, capital, bienes y servicios, y a los productos resultantes de dicha cooperación. Esta libre circulación de mercancías, de personas y de capitales, y la libre prestación de servicios, son los pilares del MC, llamadas libertades fundamentales.  En el mercado común: 1) no hay aduanas internas ni barreras tarifarias entre los Estados partes; 2) se lleva a cabo una política comercial común; 3) se permite el libre desplazamiento de los factores de la producción; y 4) se adopta un arancel aduanero exterior unificado frente al exterior.  Para el desarrollo de este modelo se requiere el cumplimiento de 3 condiciones fundamentales: 1. La armonización de las legislaciones de los Estados miembros, para evitar que las normas internas obstaculicen la plena realización de las libertades. 2. La coordinación de las políticas macroeconómicas. 3. El establecimiento de reglas comunes aplicables, no sólo a los Estados miembros, sino también a las personas físicas y jurídicas que en ellos habitan, estas reglas comunes son fuente de derechos y obligaciones para unos y otros. 4. El mercado común requiere la creación de una estructura institucional distinta, con poderes autónomos, con capacidad para imponer normas de manera uniforme y personalidad jurídica propia. ARNAUD sostiene que la realización del mercado común lleva implícita la idea de supranacionalidad, ya que a través del proceso económico, con el tiempo se arriba a una unidad nacional, que afecta la entidad cultural de los Estados. El modelo del mercado común está contemplado en el mismo artículo 24 del GATT.  Ventajas de la existencia de un mercado común: 1. El menor desperdicio de los recursos, en razón de una mayor aplicación del concepto de la división del trabajo y una utilización más económica de los recursos. 2. El alto costo de la producción doméstica puede evitarse por la certeza de la obtención de suministros dentro del mercado común.

3. Debido al rápido crecimiento económico, las industrias eficientes tendrían éxito, y ello traería como consecuencia una mayor reubicación de los recursos a emplear. 4. Con la combinación de los recursos surgirán ventajas competitivas y no meramente de ventajas naturales. 5. El mercado común permitirá el empleo de técnicas de producción masiva sólo posibles en otras circunstancias bajo condiciones monopólicas. 6. Se debilitarán las prácticas restrictivas internas frente a la competencia externa y la ausencia de protección. Como ejemplo de Mercado Común se señala la Unión Europea (denominada Comunidad Económica Europea). El Mercosur, aspira a constituirse en un mercado común. e. La Unión Económica y Monetaria (UEM). Es la etapa de integración económica más compleja y perfecta: en ella, a todas las condiciones anteriores, se le suma la existencia de una moneda única para todos los Estados miembros, que son además regidos por una política económica común.  Son requisitos de existencia de una Unión Económica y Monetaria: 1) la supresión de todas las barreras internas, aduaneras y otras. 2) la fijación de un arancel externo común. 3) la libre circulación de mercaderías, personal, servicios y capitales. 4) la coordinación de las políticas económicas entre los Estados miembros, que delegan a organismos supranacionales el dictado de normas comunes sobre tales políticas y la resolución de los conflictos. La unión económica supone por lo tanto la armonización de las políticas económicas nacionales, entre ellas, las políticas monetaria, financiera, fiscal, industrial, agrícola, etc. con la finalidad de eliminar las discriminaciones que derivadas de las disparidades entre las políticas de cada uno de los Estados. Una política monetaria común lleva a la creación de un banco central común y finalmente a la adopción de una moneda común, con lo que se perfecciona una unión monetaria. La utilización de la misma unidad monetaria en todos los Estados miembros, hace que tengan que dejar de emitir su propia moneda, que es una de las clásicas funciones derivadas de la soberanía . La UEM representa la etapa previa a la integración política, ya que implica la adopción de políticas comunitarias en sectores cada vez más amplios de la actividad estatal. En esta etapa se deben crear no sólo organismos intergubernamentales, sino también supranacionales, debido a que el proceso requiere de la unificación de las políticas de todos los estados miembros. Es decir, resulta necesario consolidar instituciones y órganos comunitarios, cuyas decisiones sean obligatorias para los países miembros y sus poblaciones, siendo de vital importancia que estos órganos sean de carácter autónomo e independiente. Ejemplo de unión económica y monetaria es hoy la Unión Europea. El marco de la Unión Europea se alcanzó a partir de un proceso que comprendió tres fases: a. La primera fase de la UEM: comenzó el 1 de julio de 1990, fecha en que quedaron suprimidas las restricciones a la circulación de capitales entre los Estados miembros. En esta fase, el Comité de Gobernadores de los Bancos Centrales de los Estados miembros, recibió la atribución de mantener consultas sobre las políticas monetarias de los Estados miembros e impulsar la coordinación en dicho ámbito, a fin de conseguir la estabilidad de precios. Resultaba además necesario revisar el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea (el Tratado de Roma) a fin de establecer la infraestructura institucional necesaria para las fases subsiguientes. Con este objetivo, se convocó una Conferencia sobre la UEM, que tuvo lugar en 1991. Las negociaciones concluyeron con la adopción, en diciembre de 1991, del Tratado de la Unión Europea, que fue firmado en Maastricht el 7 de febrero de 1992, y entró en vigor el 1 de noviembre de 1993. Este Tratado modifica el Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea. b. Segunda fase de la UEM la constitución del IME y del BCE : La creación del Instituto Monetario Europeo (IME), el 1 de enero de 1994, señaló el comienzo de la segunda fase de la UEM y supuso la disolución del Comité de Gobernadores. Las dos funciones principales del IME eran: 1) fortalecer la cooperación entre los bancos centrales y la coordinación de las políticas monetarias; y 2) realizar los trabajos preparatorios necesarios para la constitución del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), para la dirección de la política monetaria única y para la creación de una moneda única. En diciembre de 1995, el Consejo Europeo acordó que la unidad monetaria europea, que habría de introducirse al inicio de la tercera fase, se denominaría «euro», y confirmó que dicha fase comenzaría el 1 de enero de 1999. En una primera instancia, se estableció que once Estados miembros cumplían las condiciones necesarias para la participación en la tercera fase de la UEM y la adopción de la moneda única. Dichos Estados eran Bélgica, Alemania, España, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal y Finlandia. El 25 de mayo de 1998, los gobiernos de los once Estados miembros nombraron al presidente, al vicepresidente y a los otros cuatro miembros del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE). La toma de posesión efectiva de estos cargos tuvo lugar el 1 de junio de 1998 y señaló la constitución del BCE y el fin de las funciones del IME.

c. Tercera fase de la UEM, fijación irrevocable de los tipos de cambio. El 1 de enero de 1999 dio comienzo la tercera y última fase de la UEM con la fijación irrevocable de los tipos de cambio de las monedas de los 11 Estados miembros participantes desde el principio en la Unión Monetaria y el inicio de la ejecución de la política monetaria única bajo la responsabilidad del BCE. Tras la incorporación de Grecia el 1 de enero de 2001, de Eslovenia el 1 de enero de 2007, de Chipre y Malta un año después, de Eslovaquia el 1 de enero de 2009 y de Estonia el 1 de enero de 2011, diecisiete Estados miembros participan en la tercera fase de la UEM. f. La Unión Política (UP). Se trata del mayor grado de profundidad al que puede aspirar un proceso de integración; se produce cuando la misma avanza mas allá de los mercados. Los Estados involucrados tienden no sólo a armonizar, sino a unificar las políticas en todos los campos, incluyendo la política exterior y de seguridad y defensa. Todo ello supone el establecimiento de una autoridad supranacional cuyas decisiones obliguen a los Estados miembros. Una característica de la unión política es la aceptación por parte de entes antes soberanos, de una nueva autoridad central, que supone la desaparición de la independencia de las entidades que integran. Se trata entonces de un proceso voluntario, en virtud del cual esta nueva autoridad estará dotada no sólo de poder sino también de legitimidad. Este fenómeno se caracteriza en su esencia por la progresiva erosión de la autonomía de las unidades que lo integran debido a la acentuación de la interdependencia. No se presentaron a la fecha fenómenos de integración política en sentido estricto. La UE es un modelo de integración de medios económicos con finalidades políticas, pero a ella difícilmente se llegará de un modo directo. El problema de la unión política es ineludiblemente un problema de soberanía. Lograr una homogeneidad política de la profundidad y unidad que requiere un verdadero mecanismo de integración, supone renunciar a la libertad absoluta, al poder hegemónico para decidir la suerte de un Estado. Requiere el cambio del paradigma estatocéntrico.

La integración europea
ANTECEDENTES.El surgimiento y consolidación del proceso de integración regional europeo. Los esfuerzos de integración europea dieron como resultado numerosas organizaciones complejas que coexisten sin relación jurídica entre ellas.  Esta diversidad de organizaciones europeas puede ser clasificada en 3 grandes grupos: a. Primer grupo, Las organizaciones euroatlánticas. Las organizaciones euroatlánticas surgieron de la alianza entre los EEUU y Europa tras la Segunda Guerra Mundial. La primera organización europea de la posguerra fue la OECE (Organización Europea de Cooperación Económica), fundada en 1948, a iniciativa de los EEUU. Su Ministro de Asuntos Exteriores, MARSHALL, llamó en 1947 a los Estados de Europa a unificar sus esfuerzos de reconstrucción económica. Para ello prometió el apoyo de EEUU, concretado en el Plan Marshall, que permitió la rápida reconstrucción de Europa. El principal objetivo de la OECE consistió en la liberalización del comercio interestatal. Como objetivo complementario, en 1960, año del ingreso de EEUU y Canadá, se fomentó a las economías del Tercer Mundo. La OECE se convirtió entonces en la OCDE. En 1949 se creó la OTAN, un pacto militar con EEUU y Canadá. Para reforzar la cooperación en materia de seguridad entre los Estados europeos. En 1954 se fundó la Unión Europea Occidental (UEO), surgida del Pacto de Bruselas entre el Reino Unido, Francia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos a raíz de la adhesión de la República Federal de Alemania e Italia. Desde entonces, han ingresado también en la UEO Portugal, España y Grecia. La UEO supone para los Estados que la componen, una plataforma de estrecha cooperación en materia de seguridad y defensa. b. Segundo grupo: Consejo de Europa y OSCE. El segundo grupo de organizaciones se caracteriza porque su estructura permite la cooperación entre el mayor número posible de Estados. Para ello se acordó que estas organizaciones no fueran más allá de la tradicional cooperación interestatal. A este grupo pertenece: 1. El Consejo de Europa, fundado el 5 de mayo de 1949. Adopta sus decisiones con arreglo al principio de la unanimidad, según el cual, cada Estado puede vetar la adopción de las resoluciones. De allí que el Consejo sea, un órgano de cooperación internacional. 2. La Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) , fundada en 1994. Persigue los principios y objetivos establecidos en el Acta de Helsinki de 1975 y en la Carta de París de 1990, que incluyen, aparte del fomento de medidas que generen confianza entre los Estados europeos, la creación de una red de seguridad que permita la resolución de conflictos por medios pacíficos. c. Tercer grupo: la Unión Europea. La novedad de esta Unión, radica en que los Estados miembros renuncian a parte de su soberanía.

La primera piedra para la realización de la Comunidad Europea la colocó el ministro francés de Asuntos Exteriores, Robert Schuman, con ocasión de su Declaración de 9 de mayo de 1950, en la que expuso el plan que había elaborado junto con Jean Monnet, destinado a la unificación de la industria europea del carbón y del acero. El Plan Schuman se hizo realidad con el Tratado constitutivo de la Comunidad Económica del Carbón y del Acero (CECA), del 18 de abril de 1951 (también llamado Tratado de París), con seis Estados fundadores: Bélgica, República Federal de Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos. Unos años más tarde los mismos países creaban, mediante los Tratados de Roma del 25 de marzo de 1957, la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA o Euratom), que iniciaron sus actividades el 1 de enero de 1958. La UE dio nuevos pasos con los Tratado de Amsterdam y Niza, que entraron en vigor el 1 de mayo de 1999 y el 1 de Febrero de 2003 respectivamente. El objetivo de estas reformas fue el de preservar la capacidad de la Unión para una acción efectiva, en el marco de un proceso de ampliación que la llevó de 15 a 27 Estados miembros. Las críticas que surgieron como consecuencia de estos procesos, desembocaron en un debate sobre el futuro de la UE y su diseño institucional. Como resultado de ello, se adoptó en el 2001 una Declaración sobre el Futuro de la Unión Europea, que abrió el camino hacia la adopción de una constitución. El primer paso para ello fue la creación de una Convención europea, presidida por el ex-presidente francés VALÉRY GISCARD D’ESTAING, que diseñó el borrador del tratado constitucional que luego sería aprobado, con algunas enmiendas, en el año 2004. Sin embargo, este intento de Constitución fracasó en el proceso de ratificación. Después de 13 votos iniciales positivos, el Tratado fue rechazado en los referendos de Francia (54,68% en contra) y los Países Bajos (61,7% en contra). Luego de casi 2 años, un nuevo paquete de reformas se puso en marcha en el 2007. Este paquete de reformas representa un alejamiento de la idea de una Constitución Europea en virtud de la cual todos los Tratados existentes, serían derogados y sustituidos por un texto único denominado Tratado que establece una Constitución para Europa. En cambio, se elaboró un Tratado de Reforma que realizó cambios fundamentales en los tratados existentes de la UE con el fin de fortalecer su capacidad para actuar dentro y fuera de la Unión, aumentar su legitimidad democrática y mejorar la eficacia de su acción global. Este nuevo tratado de reforma, firmado por los 27 Estados miembros de la UE el 13 de diciembre de 2007 en Lisboa, fue redactado con inusitada rapidez. Ello se debió al hecho de que los Jefes de Estado y Gobierno habían discutido previamente en detalle (durante la reunión del Consejo Europeo de junio de 2007) cómo y en qué medida se incorporarían los cambios. Sin embargo, su proceso de ratificación fue extremadamente complejo. Aunque el Tratado de Lisboa, fue ratificado con éxito en Francia y los Países Bajos, sufrió el revés de que Irlanda votó en contra (53,4% en contra) el 12 de junio de 2008. Sólo después de una serie de garantías jurídicas sobre el ámbito de aplicación (limitado), los ciudadanos irlandeses fueron llamados a votar en un segundo referéndum en octubre de 2009. Esta vez, el Tratado recibió el amplio apoyo (67,1% a favor). El éxito de este referéndum también abrió el camino para la ratificación del Tratado de Lisboa en Polonia y la República Checa, que fueron los últimos Estados miembros en proceder a ratificar el Tratado. Con estas ratificaciones, el Tratado pudo entrar en vigor el 1 de diciembre de 2009. El Tratado de Lisboa unifica la Unión Europea y la Comunidad Europea en una sola Unión Europea cuyo funcionamiento se asienta sobre los siguientes Tratados: 1) Tratado de la Unión Europea (TUE): Este tratado fue completamente reestructurado en los siguientes 6 títulos: I. Disposiciones Comunes. II. Disposiciones relativas a los principios democráticos. III. Disposiciones sobre las instituciones. IV. Disposiciones sobre la cooperación reforzada. V. Disposiciones generales sobre la acción exterior de la Unión y disposiciones específicas relativas a la política común exterior y de seguridad. VI. Disposiciones finales. 2) Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE): Los cambios principales que se hicieron en este tratado, se refieren a la acción exterior de la UE y a la introducción de nuevos capítulos, en materia de energía, cooperación policial y judicial, el espacio, el deporte y el turismo. 3) Tratado constitutivo de la Comunidad Europea de Energía Atómica (Tratado CEEA - Euratom): fue modificado en diversas etapas. En cada caso, las modificaciones se realizaron en Protocolos anexos al Tratado de Lisboa. El TUE y el TFUE tienen el mismo valor jurídico, ya que da la impresión de que el TUE es una especie de constitución o tratado básico, mientras que el TFUE pretendería ser un tratado de aplicación. Sin embargo, ni el TUE ni el TFUE son de naturaleza constitucional. El Tratado de Lisboa también abandona los 3 pilares de la UE. El primer pilar, que consiste esencialmente en el mercado único y las políticas de la CE, se fusiona con el segundo pilar, que consiste en la política

común exterior y de seguridad, y el tercer pilar, que abarca la cooperación policial y judicial en materia penal. Actualmente, la UE tiene 27 Estados miembros. Éstos comprenden los 6 Estados fundadores de la CEE y el 1 de enero de 1973, Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido se unieron a la Comunidad. La ampliación hacia el sur se inició con la adhesión de Grecia el 1 de enero de 1981 y finalizó el 1 de enero 1986 con la adhesión de España y Portugal. La siguiente ampliación tuvo lugar el 1 de enero de 1995, cuando Austria, Finlandia y Suecia se unieron a la UE. El 1 de mayo de 2004, los Estados Bálticos de Estonia, Letonia y Lituania y la República Checa, Hungría, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia, Estados de Europa Central y Oriental, más las dos islas mediterráneas de Chipre y Malta, se incorporaron a la Unión Europea. La ampliación hacia el Este se completó con la adhesión de Bulgaria y Rumania, el 1 de enero de 2007. LOS 27 ESTADOS MIEMBROS QUE ACTUALMENTE COMPONEN LA UNIÓN EUROPEA Alemania Estonia Luxemburgo Austria Finlandia Malta Bélgica Francia Países Bajos Bulgaria Grecia Polonia Chipre Hungría Portugal Dinamarca Irlanda Reino Unido Eslovaquia Italia República Checa Eslovenia Letonia Rumanía España Lituania Suecia LAS COMUNIDADES EUROPEAS. Aunque en la actualidad existe una única Unión, inicialmente se constituyeron tres comunidades distintas: la del Carbón y del Acero (CECA), la de la Energía Atómica (CEEA o EURATOM) y la Comunidad Económica Europea (CEE). Desde 1951 hasta el presente, se ha producido un proceso progresivo de unificación tanto normativa como organizativa, hasta el punto de designarlas conjuntamente como comunidades europeas y llegar finalmente a la denominación Unión Europea. 1. La Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA). La etapa de la creación de la Europa Comunitaria se inicia en 1950 cuando SCHUMAN presentó su proyecto de creación de una Comunidad del Carbón y del Acero. Este proyecto planteaba que la mejor manera de contribuir a la seguridad de Francia y de Alemania, consistía en crear una Autoridad Supraestatal (técnicamente llamada Alta Autoridad) que decidiría sobre la producción de dos sectores tan esenciales para la industrialización. El Tratado, que se firmó en París el 18 de Abril de 1951 y entró en vigor el 25 de Julio de 1952. Este tratado se basaba en razones económicas de reconstrucción de la Europa destruida por la Segunda Guerra Mundial, pero tenía también una intencionalidad política. Fue firmado por Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, los seis Estados que constituyeron el núcleo inicial de ésta y de las demás comunidades. Su objetivo era crear un vasto mercado común del carbón y el acero, donde se aplicara la libre circulación de estos productos, confiando la gestión a una nueva forma de organización supranacional: la comunidad.  Desde su creación hasta 1965, la CECA se rigió por los siguientes elementos institucionales: 1. Una Alta Autoridad, compuesta por personas independientes de los Estados, que administra el mercado del carbón y del acero, pudiendo adoptar decisiones que se imponen a los Estados y a las empresas de manera directa. 2. La Asamblea, formada por delegados de los parlamentos nacionales, que ejercía el control político de la Alta Autoridad. 3. El Consejo, formado por representantes de los países miembros, que garantizaba la coordinación entre éstos y la Alta Autoridad. 4. El Tribunal de Justicia, que garantizaba el respeto del derecho en la aplicación y ejecución del Tratado y sus reglamentos. 5. Existían recursos propios de la CECA, obtenidos de una exacción sobre las empresas del sector. El 8 de Abril de 1965, se firma el Tratado de Bruselas, en el que se fusionan las organizaciones de las tres comunidades en una sola, por lo que desde entonces existieron órganos comunes y no diferenciados. La CECA tenía prevista una duración de 50 años, por lo que desapareció en el 2002. Todos los elementos patrimoniales de la misma se trasladaron a la Comunidad Europea. 2. La Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA). El tratado de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA), se firmó el 25 de marzo de 1957 y entró en vigor el 1 de enero de 1958.

Los Estados firmantes son los mismos que firmaron el Tratado CECA, con el objeto de contribuir a la formación y crecimiento rápidos de las industrias nucleares, a la elevación del nivel de vida en los Estados miembros y al desarrollo de los intercambios con los demás países . Se trataba de recuperar el retraso de la industria nuclear europea en relación a los avances de otros países, fundamentalmente EEUU, la URSS y el Reino Unido. A la vez, procuraba abordar el problema del déficit energético y de solventar conjuntamente el costo de las inversiones. El tratado CEEA preveía, la existencia de una Asamblea, un Consejo, una Comisión y un Tribunal de Justicia, que fueron refundidos en 1965 en órganos comunes a las tres comunidades. Como especialidad organizativa de este tratado, se destaca la Agencia de Aprovisionamiento, organismo dotado de personalidad jurídica y autonomía financiera, que bajo control de la Comisión dispone de un derecho de opción sobre los minerales, materias primas y material de fisión especiales, producidos en el territorio de los Estados miembros; así como de un derecho exclusivo de concluir contratos de suministro de minerales, materias primas, o materiales de fisión especiales procedentes del interior o exterior de la Comunidad. La duración de esta Comunidad es ilimitada. 3. La Comunidad Económica Europea (CEE). El Tratado CEE vino precedido de un doble intento fallido de crear una Comunidad Europea de Defensa en 1952, y una Comunidad política europea en 1953. En consecuencia, sólo parecía factible la integración económica, y en la Conferencia de Ministros de Asuntos Exteriores de la CECA, celebrada en junio de 1955, se encarga a un comité de expertos la redacción de un informe que servirá de base a una nueva reunión de aquella conferencia en mayo de 1956. Se trataba de superar el ámbito reducido de la CECA, ampliar la integración europea a todos los ámbitos económicos y lograr una nueva integración sectorial en el ámbito nuclear. El proceso concluyó con la firma en Roma, el 25 de marzo de 1957, del Tratado por el que se instituye la Comunidad Económica Europea, también llamado Tratado de Roma. Los firmantes de este tratado fueron los mismos que los de las otras 2 Comunidades, pero se fue ampliando, hasta reunir en 1995, 15 países miembros. El Tratado CEE tenía como objetivo la creación de un mercado común en el territorio de los seis países miembros, con las mismas características de un mercado nacional. En cuanto a la organización, la CEE se estructura de manera similar a la CECA: una Asamblea (hoy Parlamento Europeo), una Comisión, un Consejo de Ministros (hoy Consejo) y un Tribunal de Justicia. La CEE no se constituyó sólo como órgano de gestión, sino que además contaba con capacidad normativa; el poder decisorio principal ya no era un órgano independiente sino intergubernamental (el Consejo de Ministros), propugnándose un equilibrio institucional sobre la base del voto ponderado en el Consejo, el derecho de iniciativa de la Comisión, y la función dictaminante de la Asamblea. La Comunidad Económica se fusionaría con la Unión Económica, que la sustituye y sucede, a partir del Tratado de Lisboa, que entró en vigor el 1 de diciembre de 2009. EL ACTA ÚNICA EUROPEA (AUE). En 1981, el Parlamento Europeo aprueba una resolución, para impulsar la puesta en marcha de la Unión Europea, y proceder a la creación de una comisión institucional encargada de proponer las modificaciones de los tratados. Posteriormente, en 1985, la Comisión aprueba el Libro Blanco, para la consecución del mercado interior en 1992, un verdadero programa de actuación de la Comunidad en dicho período. Finalmente, el Acta Única Europea se firmará en Luxemburgo y la Haya en febrero de 1986, entrando en vigor el 1 de Julio de 1987. Se llama Acta por la traducción del término en inglés act, y única porque en un solo documento se modificaron los tres tratados comunitarios. EL AUE fue firmado por los 12 países miembros de la Comunidad. El AUE pretende superar el objetivo del mercado común para alcanzar el del mercado interior, que según su art. 13 implicará un espacio sin fronteras interiores, en el que la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales estará garantizada de acuerdo con las disposiciones del presente Tratado . Estos objetivos ya habían sido recogidos en los tratados iniciales, pero habían tenido escaso éxito por las tendencias proteccionistas nacionales. El AUE propone un plazo para lograr el objetivo: 31 de diciembre de 1992, proponiendo la aprobación de 300 directivas (para abolir los obstáculos nacionales). Para alcanzar este objetivo, el Acta introduce modificaciones en el sistema organizativo: 1. Se exige que el Consejo requiera la unanimidad para modificar una propuesta de la Comisión formulada por incorporación de las enmiendas del Parlamento. 2. Se dota de existencia legal al Consejo Europeo, integrado por los Jefes de Estado y Gobierno. 3. Se reducen los ámbitos en los que se exige la unanimidad. La mayoría cualificada pasa así a ser el sistema general para las Directivas relacionadas con el establecimiento del mercado interior, política social, transportes, etc. 4. Respecto a la Comisión, se autoriza una delegación de competencias de ejecución por parte del Consejo.

5. El Tribunal de Justicia ve aligerada su carga por la creación de un tribunal de primera instancia para temas de personal, competencia, responsabilidad extracontractual, etc. Además, se introdujo un capítulo para la cooperación en el ámbito de la política económica y monetaria, se aumentan las competencias comunitarias en diversos ámbitos y se sientan las bases para la construcción paulatina de una política exterior europea. EL TRATADO DE MAASTRICHT (TUE). El Tratado de la Unión Europea o de Maastricht, se relaciona con dos acontecimientos de gran trascendencia en la política mundial: el derrumbe del bloque comunista en 1989, y la Guerra del Golfo en 1990. Estos acontecimientos pusieron de manifiesto la debilidad de la CEE en los ámbitos político y de relaciones internacionales, en cuanto que la misma estuvo ausente de la Guerra como entidad autónoma, y no fue consciente, de que los países de Europa Central y Oriental, al liberarse del comunismo, verían inmediatamente en la Comunidad su punto de referencia y llamarían a sus puertas. En los Consejos Europeos de Hannover (1988) y Madrid (1989) se sientan las bases de una Unión Económica y Monetaria, que comenzará el 1 de Julio de 1990. En Diciembre de ese año se constituyen dos conferencias intergubernamentales, para elaborar un Tratado de Unión Política y un Tratado de Unión Económica y Monetaria, que fueron refundidos en uno solo: el Tratado de Maastricht del 7 de febrero de 1992.  El TUE se apoya en tres pilares fundamentales: El primer pilar es el comunitario, en el que las competencias de la Comunidad son exclusivas, es decir, los ámbitos en los que los Estados han delegado sus competencias. Este primer pilar modifica el Tratado de Roma y el Acta Única e incorpora las nuevas políticas y la unión Económica y Monetaria. En el mismo se incluyen la ciudadanía de la Unión, la Cohesión Económica y Social, la Unión Aduanera, el Mercado Único y las Políticas Clásicas. El segundo y tercer pilares son de tipo intergubernamentales, en los que los Estados conservan sus competencias y se puede hablar de competencias concurrentes entre los Estados y la Unión. El segundo Pilar se refiere a la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) y el tercero regula la Cooperación en Asuntos de Justicia e Interior (CAJAI). El TUE se estructura en siete títulos, dentro de los cuales se encuentran disposiciones que modifican: 1. Al Tratado Constitutivo de la CEE, con el fin de constituir la Comunidad Europea. 2. Al Tratado Constitutivo de la CECA. 3. Al Tratado Constitutivo de la CEEA. Lo más destacado de estas modificaciones refiere al Tratado de la CEE, que pasa a partir de Maastricht a denominarse de la Comunidad Europea. Se establecen como fines de la Comunidad Europea: a. El desarrollo armonioso y equilibrado. b. El crecimiento sostenible y no inflacionista. c. La convergencia de resultados económicos. d. El alto nivel de empleo y protección social. e. La elevación del nivel y calidad de vida. f. La cohesión económica y social. g. La solidaridad entre los Estados miembros. Para la consecución de tales fines, se proponen como medios los siguientes: a. El establecimiento de un mercado común. b. El establecimiento de una Unión Económica y Monetaria. c. La realización de ciertas políticas y acciones comunes. El objetivo principal del Tratado es la Unión Económica y Monetaria.  Dentro de la Comunidad Europea, pueden citarse como nuevos objetivos propuestos por Maastricht: 1. La ciudadanía de la Unión, que amplía el ámbito de la libre circulación de personas, otorga a los residentes el derecho a votar y ser votado en las elecciones municipales y parlamentarias y regula el derecho de petición, la protección diplomática y el Defensor del Pueblo Europeo. 2. El fortalecimiento de la cohesión económica y social. 3. La incorporación de nuevas políticas, pero sin el carácter de política común, tales como las de cultura, salud pública, educación, protección a los consumidores, política industrial, transporte, telecomunicaciones, cooperación al desarrollo. 4. El aumento de las competencias comunitarias en políticas ya desarrolladas por la Comunidad, tales como medioambiente, investigación y desarrollo, y política social.  El TUE introduce además importantes modificaciones en materia de organización: 1. Parlamento Europeo: a. Se le otorga el derecho de solicitar a la Comisión la presentación de iniciativas legislativas. b. Introduce el procedimiento de codecisión en materias determinadas, con lo que limita los poderes del Consejo. c. Amplía sus poderes de control sobre la Comisión. d. Refuerza el control parlamentario del presupuesto.

2. Consejo Europeo: se configura como el máximo órgano político de la UE, teniendo como misión impulsar su desarrollo y fijar sus orientaciones políticas y económicas. 3. Comisión: se amplía a 5 años su mandato, y se la somete al voto de censura y control presupuestario por el Parlamento y el Tribunal de Cuentas. 4. Tribunal de Justicia: se admite la posibilidad de sanciones económicas, por incumplimiento de sus sentencias, a los Estados miembros. 5. Tribunal de Cuentas: es reconocido como órgano institucional de la CE, aumentando sus poderes de control financiero. 6. Comité de las Regiones: se crea con carácter consultivo, lo que supone un avance significativo para la política regional y la representación directa de los intereses. EL TRATADO DE ÁMSTERDAM. El Tratado de Ámsterdam fue firmado el 2 de octubre de 1997, entrando en vigor el 1 de mayo de 1999. La versión final del Tratado lleva por título Tratado de Ámsterdam, por el que se modifican el Tratado de la Unión Europea, los Tratados Constitutivos de las Comunidades Europeas y determinados actos conexos , y consta de 15 artículos, distribuidos en tres partes.  La primera parte (Modificaciones Sustantivas) incluye las reformas del TUE, de los Tratados Constitutivos y del Acta de elección del Parlamento Europeo.  La segunda parte (Simplificación) recoge la simplificación de los Tratados, suprimiendo y adaptando numerosos preceptos de los mismos.  La tercera parte (Disposiciones Generales y Finales) contiene disposiciones sobre la numeración, su vigencia ilimitada, la ratificación y las lenguas del Tratado. Los principios y objetivos de la UE recogidos en el Tratado de Maastricht fueron reafirmados por el Tratado de Ámsterdam. Respecto a los objetivos, se mantiene inalterado el Art. 1 de aquél tratado, añadiendo sólo una referencia a la transparencia de las decisiones. Se insiste además en la necesidad de promover un alto nivel de empleo y un desarrollo sostenible, subrayándose el carácter progresivo de la política de defensa común y previéndose la nueva concepción de la UE como espacio de libertad, seguridad y justicia, en el que esté garantizada la libre circulación de personas, conjuntamente con medidas adecuadas respecto al control de las fronteras interiores, la inmigración, el asilo y la prevención y la lucha contra la delincuencia . En cuanto a los principios básicos, dispone que la UE se basa en los principios de libertad, democracia, respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales y el Estado de Derecho, estableciendo un sistema de garantía del respeto de tales principios por los Estados miembros, que puede derivar en la suspensión de ciertos derechos, como el de voto en el Consejo. En cuanto a la reforma institucional, la revisión de los tratados realizada en Ámsterdam apunta a garantizar su eficacia de cara a la futura ampliación de la UE. Las innovaciones más importantes en este sentido, fueron: 1. Parlamento Europeo: Aumentan los supuestos de aplicación del procedimiento de codecisión, que se convierte en norma general, y se simplifican los procesos decisorios. El procedimiento de cooperación sólo se mantiene en el ámbito de la UEM. 2. Consejo: se aumentan las decisiones a adoptar por mayoría cualificada. 3. Comisión: se fortalece la posición de su Presidente, al intervenir en su designación el Parlamento Europeo. Se amplían además las capacidades de iniciativa de la Comisión, al aumentar las políticas comunitarias o reforzar las existentes. 4. Tribunal de Justicia: se amplían sus funciones y competencias en materia de derechos fundamentales, asilo e inmigración, cooperación en asuntos de justicia e interior. 5. Tribunal de Cuentas: se amplían sus competencias en forma considerable. 6. Comité de las Regiones: se reforman sus competencias, concediéndole mayor autonomía, pudiendo ser consultado por el Parlamento Europeo, al igual que el Comité Económico y Social. Se deroga respecto a ambos cuerpos el protocolo que les fijaba una estructura organizativa común.  Otras reformas se dieron respecto a los siguientes ámbitos: 1) Cooperación en Asuntos de Justicia e Interior (CAJAI): se diseñan acciones en común para la cooperación judicial y policial en materia penal, así como para la prevención y lucha contra el racismo y la xenofobia; 2) Política Exterior y de Seguridad Común (PESC): se adoptan medidas para reforzar su coherencia global, previéndose la elaboración de estrategias, acciones y posiciones comunes; 3) políticas comunitarias: se refuerzan sobre todo las relativas a empleo, política social, salud pública, política de los consumidores, política ambiental y servicios de interés económico general; 4) flexibilidad o cooperación reforzada, que refiere a la posibilidad de que algunos Estados miembros cooperen de forma más estrecha en ámbitos y materias específicos, utilizando el marco institucional de la UE. EL TRATADO DE NIZA. El Tratado de Niza, fue aprobado el 11 de diciembre del año 2000, por el que nuevamente se modifican el TUE, los Tratados Constitutivos de las Comunidades Europeas y determinados actos conexos.

Respecto al Parlamento Europeo (PE), se realiza un nuevo reparto de escaños (elecciones), aplicable. El número máximo de Diputados se eleva de 700 a 732. Se prevé que dicho número puede ser temporariamente superado para acoger a los Diputados de los Estados miembros que firmen Tratados de Adhesión después de las elecciones europeas de 2004. Además, se permite la adopción de un estatuto de partidos políticos a escala europea, y de reglas relativas a su financiación, y se le confiere la posibilidad de interponer recursos de anulación contra actos de las instituciones, sin tener que demostrar un interés particular, como así también la de solicitar dictamen motivado del Tribunal de Justicia sobre la compatibilidad de un acuerdo internacional con el Tratado. En cuanto al Consejo, se prevé la modificación del sistema de toma de decisiones a partir del 1 de enero de 2005.  Desde entonces, la mayoría cualificada se alcanzará cuando se reúnan dos condiciones: 1) Que la decisión obtenga al menos un número de votos determinado, que se irá modificando en función del número total de Estados miembros. 2) Que la decisión obtenga el voto favorable de la mayoría de los Estados miembros. Se prevé además la posibilidad de que un miembro del Consejo solicite que se verifique que la mayoría cualificada represente al menos el 62% de la población total de la UE para que la decisión pueda ser adoptada. Con relación a la Comisión, se prevé que a partir del 2005, la misma estará compuesta por un nacional de cada Estado miembro. Sin embargo, se establece que cuando la UE cuente con los 27 Estados miembros previstos, el número de comisarios será inferior al número de Estados, sobre la base de una rotación igualitaria. Respecto al nombramiento de los miembros de la Comisión, se prevé que la designación del Presidente será incumbencia del Consejo Europeo por mayoría cualificada, designación que luego debe ser aprobada por el PE2. Con posterioridad, el Consejo por mayoría cualificada y de común acuerdo con el Presidente designado, procede a adoptar la lista de los miembros de la Comisión, elaborada a partir de las propuestas hechas por los Estados miembros. Finalmente, tanto Presidente como miembros de la Comisión son nombrados por el Consejo, por mayoría cualificada, después de la aprobación del colegio por el PE. Respecto al sistema jurisdiccional de la UE, se prevé la posibilidad de crear salas jurisdiccionales encargadas de conocer en primera instancia de recursos en materias específicas, se establece la composición del Tribunal de Justicia y se redistribuyen sus competencias con los Tribunales de Primera Instancia en el espacio europeo. También se introducen reformas al Tribunal de Cuentas (se prevé su integración por un nacional de cada Estado miembro); al Banco Central Europeo (se abre la posibilidad de modificar las reglas relativas a la toma de decisiones); al Comité Económico y Social (se modifica la cualificación de sus miembros, que deben ser representantes de los diversos sectores económicos, sociales y de la Sociedad Civil organizada); y al Comité de las Regiones (se prevé que sus miembros deben ser titulares de un mandato electoral regional o local o políticamente responsables de una asamblea elegida). El Tratado de Niza también incorpora modificaciones en el proceso de toma de decisiones, al extender el voto por mayoría a nuevas cuestiones, y el ámbito de la codecisión. EL TRATADO DE LISBOA. El Tratado de Lisboa -firmado el 13 de diciembre 2007 y en vigor desde el 1 de diciembre de 2009-, introdujo modificaciones sustanciales tanto al Tratado de Roma (también llamado de la Comunidad Europea, o TCE), que pasó a llamarse a partir de entonces, Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea - TFUE); como al Tratado de Maastricht (también llamado Tratado de la Unión Europea – TUE). En este último, se incluyeron numerosas disposiciones. Como resultado, quedó un reconfigurado Tratado de la Unión Europea, el actual, del antiguo Tratado CE, renombrado Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.  Aspectos centrales del nuevo tratado: 1. Una Europa más democrática y transparente: a. Mayor protagonismo del Parlamento Europeo: el Parlamento Europeo cuenta con nuevas competencias sobre legislación, presupuesto y firma de acuerdos internacionales. Se refuerza el procedimiento de codecisión, que coloca al Parlamento Europeo en pie de igualdad con el Consejo. b. Mayor participación de los Parlamentos nacionales : los Parlamentos nacionales pueden participar más en las labores de la UE gracias a un nuevo mecanismo que garantiza que la Unión sólo actúe cuando resulte más eficaz (subsidiariedad). c. Mayor participación de los ciudadanos: gracias a la iniciativa ciudadana, un grupo de al menos un millón de ciudadanos de un número significativo de Estados miembros puede pedir a la Comisión que haga propuestas de legislación. d. Retirada de la Unión: el Tratado de Lisboa prevé explícitamente por primera vez la posibilidad de que un Estado miembro se retire de la Unión. 2. Una Europa más eficaz: a. Eficacia en la toma de decisiones: la aprobación por mayoría cualificada en el Consejo se amplía a otras políticas. A partir de 2014 la mayoría cualificada obedecerá al principio de doble mayoría

(mayoría de los Estados miembros y de la población), que refleja la doble legitimidad de la Unión. La doble mayoría se alcanzará cuando los votos favorables representen, como mínimo, el 55% de los Estados miembros y el 65% de la población. b. Un marco institucional más estable y racionalizado : Se crea el cargo de Presidente del Consejo Europeo elegido por dos años y medio, se vincula directamente la elección del Presidente de la Comisión a los resultados de las elecciones europeas, se prevén nuevas disposiciones relativas a la futura composición del Parlamento Europeo y se introducen normas más claras sobre las cooperaciones reforzadas y los aspectos financieros. c. Mejorar la vida de los europeos: el Tratado de Lisboa mejora la capacidad de la UE para abordar cuestiones como: justicia, libertad y seguridad, política energética, salud pública, protección civil, cambio climático, servicios de interés general, investigación, política espacial, cohesión territorial, política comercial, ayuda humanitaria, deporte, turismo y cooperación administrativa. 3. Una Europa de derechos y valores, libertad, solidaridad y seguridad: a. Valores democráticos: se especifican y consolidan los valores y objetivos sobre los que se basa la Unión. b. Derechos de los ciudadanos y Carta de los Derechos Fundamentales : el Tratado de Lisboa conserva los derechos ya existentes e introduce otros nuevos. En particular, garantiza las libertades y los principios enunciados en la Carta de los Derechos Fundamentales, cuyas disposiciones pasan a ser jurídicamente vinculantes. La Carta contiene derechos civiles, políticos, económicos y sociales. c. Libertad de los ciudadanos europeos: se conservan y consolidan las cuatro libertades y la libertad política, económica y social de los ciudadanos europeos. d. Solidaridad entre los Estados miembros: se establece que la Unión y los Estados miembros actúan conjuntamente con espíritu de solidaridad si un Estado miembro es objeto de un ataque terrorista o víctima de una catástrofe natural o de origen humano. También se hace hincapié en la solidaridad en el sector de la energía. e. Mayor seguridad para todos: la Unión tiene más capacidad de actuación en el campo de la justicia, la libertad y la seguridad, lo que redunda en beneficio de la lucha contra la delincuencia y el terrorismo. 4. Hacer de Europa un actor en la escena global: a. La figura del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (que también es Vicepresidente de la Comisión) da mayor peso, coherencia y visibilidad a la actuación exterior de la UE. b. El nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior asiste al Alto Representante en el desempeño de sus funciones. c. La personalidad jurídica única de la Unión fortifica su poder de negociación, convirtiéndola en un actor más eficaz a escala internacional y un socio más visible para otros países. d. El desarrollo de la Política Europea de Seguridad y Defensa conserva un sistema especial de toma de decisiones. Sin embargo, también prepara el terreno para la cooperación reforzada de un grupo más reducido de Estados miembros.

El sistema institucional europeo
EVOLUCIÓN Y CARACTERÍSTICAS GENERALES. La estructura del sistema institucional europeo es la siguiente: a. El Parlamento Europeo b. El Consejo Europeo c. El Consejo d. La Comisión Europea (denominada en lo sucesivo "Comisión") e. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea f. El Banco Central Europeo g. El Tribunal de Cuentas. Los organismos auxiliares en este sistema son por su parte el Banco Europeo de Inversiones, el Comité Europeo Económico y Social y el Comité de las Regiones.
CONSEJO EUROPEO

27 Jefes de Estado y Gobierno, Presidente del Consejo Europeo y Presidente de la Comisión
CONSEJO

27 Ministros (Uno por Estado Miembro)

PARLAMENTO EUROPEO

751 Miembros

COMISIÓN EUROPEA

27 Miembros (hasta 2014)

COMITÉ DE LAS REGIONES

350 Miembros (Como máximo)

COMITÉ EUROPEO ECONÓMICO Y SOCIAL

350 Miembros (Como máximo)

CORTE DE JUSTICIA DE LA UNIÓN
EUROPEA

BANCO CENTRAL
EUROPEO

TRIBUNAL DE CUENTAS

27 Miembros (Uno por Estado Miembro)

BANCO EUROPEO
DE INVERSIONES

LA COMISIÓN: ESTRUCTURA, INTEGRACIÓN Y ATRIBUCIONES (ART. 17 DEL TUE) Estructura e integración. Originalmente, se previó que desde el 2014, la Comisión Europea no habría de seguir integrándose con representantes de cada Estado miembro, sino que se integraría a partir de entonces, con un número de miembros equivalente a las dos terceras partes del número de Estados miembros (es decir, un total de 18 miembros teniendo en cuenta los 27 Estados partes que hoy componen la Unión). Sin embargo, y en uso de la posibilidad de cambiar su composición mediante el voto unánime de todos sus miembros, la Comisión decidió con posterioridad a la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, continuar con la integración previa de un representante por cada Estado miembro. La Comisión actúa bajo la dirección de un Presidente asistido por 7 Vicepresidentes, incluyendo el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, como primer vicepresidente. Con el paso del tiempo, se ha reforzado notablemente la posición del Presidente dentro del Colegio de Comisarios, que ha dejado de ser primus inter pares. En efecto, su posición ha sido tan destacada que las actividades de la Comisión se encuentran bajo la orientación política de su Presidente. De esta forma, el Presidente tiene competencia directiva. Su destacada posición se manifiesta asimismo en su función directiva en cuestiones organizativas, su derecho a participar en la selección de los demás miembros de la Comisión y su pertenencia al Consejo Europeo. El Presidente y los miembros de la Comisión son nombrados por un mandato de 5 años, mediante el procedimiento de investidura. Según dicho procedimiento, el Consejo Europeo, actuando por mayoría cualificada, propone un candidato para el cargo de Presidente de la Comisión, elección que está a cargo del Parlamento Europeo, mediante el voto de la mayoría de sus miembros. Si el candidato no obtiene la mayoría requerida en el Parlamento, el Consejo Europeo debe proponer un nuevo candidato en el plazo de 1 mes. Los Estados miembros por su parte, elaboran una lista de candidatos para ser miembros de la Comisión. Esta lista debe ser aprobada por el Consejo por mayoría cualificada y con el acuerdo de su Presidente. Una vez que el Presidente de la Comisión ha sido elegido por el Parlamento, éste procede a aprobar mediante su voto al resto de los miembros de la Comisión. Después de esta aprobación, los miembros de la Comisión (a excepción del Presidente) son formalmente investidos por el Consejo de la Unión Europea, a partir de una mayoría cualificada. Los miembros de la Comisión deben ser elegidos en razón de su competencia general y ofrecer garantías plenas de independencia. No pueden solicitar ni recibir instrucciones de un Gobierno. La sede de la Comisión Europea se encuentra en Bruselas. Atribuciones. Ante todo, la Comisión es el motor de la política de la Comunidad. En ella se originan todas las acciones comunitarias, puesto que le corresponde presentar propuestas al Consejo para las normativas comunitarias (el denominado derecho de iniciativa). Para ello, la Comisión no puede actuar según su libre albedrío, sino que está obligada a hacerlo si así lo exigen los intereses de la Comunidad; también el Consejo (artículo 241 del TFUE), el Parlamento Europeo (artículo 225 del TFUE) y un grupo de ciudadanos de la Unión mediante una iniciativa ciudadana (apartado 4 del artículo 11 del TUE) tienen la posibilidad de instar a la Comisión a que elabore una propuesta. A partir del Tratado de Lisboa, en los casos específicos previstos por los tratados, ciertos actos legislativos también pueden ser adoptados a partir de iniciativas de un grupo de Estados miembros o del Parlamento Europeo, o a partir de una recomendación del Banco Central Europeo o a requerimiento de la Corte de Justicia o el Banco Europeo de Inversiones.

La Comisión tiene competencias legislativas originarias en ciertas áreas (por ejemplo, en el ámbito del presupuesto de la UE, de los Fondos Estructurales, de la eliminación de discriminaciones fiscales o de las ayudas y de las cláusulas de salvaguardia). Sin embargo, mucho más amplias que estas competencias originarias son las competencias delegadas por el Consejo y el Parlamento a la Comisión para la ejecución de las medidas adoptadas por éste (artículo 290 del TFUE). Asimismo, la Comisión es la guardiana del Derecho de la Unión. Controla la aplicación y ejecución del Derecho primario y derivado de la Unión Europea por parte de los Estados miembros. Persigue las violaciones del Derecho de la Unión en el marco del procedimiento por incumplimiento de los Tratados (artículo 258 del TFUE) y, en caso necesario, recurre al Tribunal de Justicia. También actúa en caso de que personas físicas o jurídicas infrinjan el Derecho de la Unión e impone en numerosos casos severas sanciones. El papel de representante de los intereses de la Unión está estrechamente relacionado con su papel de garante del Derecho. Por principio, la Comisión no puede representar intereses distintos de los de la Unión. Siempre debe intentar, en lo que a menudo son negociaciones difíciles en el Consejo, hacer que prevalezcan estos intereses y encontrar fórmulas de compromiso que los tengan en cuenta. Para ello también le corresponde el papel de mediadora entre los Estados miembros, para lo cual está especialmente capacitada en virtud de su neutralidad. Por último, la Comisión también es un órgano ejecutivo, si bien con carácter limitado. Ello se refleja especialmente en el ámbito de la legislación sobre competencia, en el que la Comisión desempeña las actividades de una autoridad administrativa ordinaria. Comprueba los hechos, dicta autorizaciones o prohibiciones y, en su caso, adopta sanciones. En el ámbito de los Fondos Estructurales y de la ejecución del presupuesto, las competencias administrativas de la Comisión tienen un alcance similar. La Comisión representa a la Unión Europea ante las organizaciones internacionales y se ocupa de las negociaciones en curso en el marco del Derecho diplomático activo y pasivo. Con el correspondiente mandato del Consejo, está facultada para negociar acuerdos con organizaciones internacionales y terceros países, incluidos los tratados de adhesión de los nuevos Estados miembros. Finalmente, la Comisión representa a la Unión Europea ante los órganos jurisdiccionales de los Estados miembros y, en su caso, conjuntamente con el Consejo, ante el Tribunal de Justicia. EL CONSEJO: ESTRUCTURA, INTEGRACIÓN Y ATRIBUCIONES. El actual Consejo refiere al anterior Consejo de Ministros, y debe ser distinguido de otro de los órganos del sistema institucional de la Unión, denominado Consejo Europeo. El Consejo Europeo (art 15 del tue). El Consejo Europeo tiene su origen en las cumbres de Jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros de la CE. En la reunión celebrada en diciembre de 1974 en París, los Jefes de Estado o de Gobierno decidieron reunirse en lo sucesivo tres veces al año como Consejo Europeo. En 1987, con el Acta Única Europea, el Consejo Europeo se integró en principio en la estructura institucional de la CEE. Actualmente es un órgano independiente de la Unión Europea, tal como lo establece el artículo 13 del TUE. El Consejo Europeo está compuesto por los Jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros, así como el Presidente de la Comisión Europea, y se reúne al menos dos veces al año. Cuando la naturaleza de la cuestión lo requiera, pueden solicitar ser asistidos por un ministro, o bien, si se trata del presidente de la Comisión, por un miembro de ésta (apartado 3 del artículo 15 del TUE). El Tratado de Lisboa creó el cargo de Presidente del Consejo Europeo. Éste, a diferencia de lo que ocurría hasta la entrada en vigencia de este tratado, tiene un mandato europeo (por oposición a un mandato nacional), con una duración de dos años y medio sobre una base de dedicación exclusiva. El candidato a dicho cargo debe ser una persona de méritos sobresalientes, elegido por una mayoría calificada de miembros del Consejo Europeo. Es posible ser reelecto en el cargo una vez. Las atribuciones del presidente comprenden la preparación y seguimiento de las reuniones del Consejo Europeo y la representación de la Unión en las conferencias internacionales relativas al área de política exterior y de seguridad. La función propia del Consejo Europeo consiste en fijar las directrices políticas para la actuación de la Unión. La realización de sus funciones se traduce en la toma de decisiones políticas de principio o en la formulación de directrices y mandatos para los trabajos del Consejo o de la Comisión Europea. El Consejo Europeo ha dado estos impulsos, por ejemplo, para la unión económica y monetaria, el sistema monetario europeo, la elección por sufragio directo del Parlamento Europeo, para las actividades en materia de política social y en cuestiones relativas a la adhesión. EL CONSEJO (ART. 16 DEL TUE) Estructura e integración. En el Consejo de la UE están representados los Gobiernos de los Estados miembros. Los veintisiete Estados miembros envían un representante, que es por regla general, pero no imprescindiblemente, el ministro responsable de los temas previstos o uno de sus secretarios de Estado. Lo importante es que la persona que representa a cada Gobierno debe estar facultada para actuar de forma vinculante en nombre del Gobierno de dicho Estado miembro. Las diversas posibilidades de representación de un Gobierno de un Estado miembro ponen de manifiesto que no existen miembros permanentes del Consejo; al contrario, el Consejo se reúne con una composición diferente con respecto a las personas y los temas. Tales composiciones son 9:

1) Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores: a. Como Consejo de Asuntos Generales, coordina el trabajo del Consejo en sus distintas composiciones, y junto con el Presidente del Consejo Europeo y la Comisión Europea, prepara los encuentros del Consejo Europeo. b. Como Consejo de Asuntos Exteriores, conduce el accionar de la Unión en el extranjero (de acuerdo con los lineamientos estratégicos del Consejo Europeo) y asegura que la acción de la Unión sea consistente y coherente. Bajo esta composición, el Consejo se encuentra integrado por los Ministros de Relaciones o Asuntos Exteriores. 2) Asuntos económicos y financieros. 3) Cooperación en las áreas de Justicia y Asuntos internos. 4) Empleo, política social, salud y cuestiones asociadas a los consumidores. 5) Competencia. 6) Transporte, telecomunicaciones y energía. 7) Agricultura y Pesca. 8) Medioambiente. 9) Educación, juventud y cultura. La Presidencia del Consejo (con la excepción del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores, que es presidido por el Alto Representante de la Unión para Asuntos Externos y Política de Seguridad) la desempeñan sucesivamente los Estados miembros durante seis meses y el orden lo decide el Consejo por unanimidad. Se aplica el principio de que la Presidencia debe ser ejercida de forma alternada por un Estado miembro grande y uno pequeño. El cambio de Presidencia tiene lugar el 1 de enero y el 1 de julio de cada año. En vista del cambio relativamente frecuente en la Presidencia, y para garantizar un mínimo de continuidad, se creó la denominada troika, formada por los países de la Presidencia anterior, de la Presidencia en funciones y de la Presidencia siguiente; de allí que cada programa de trabajo tenga una validez de 18 meses. Incumbe a la Presidencia del Consejo organizar las labores en el Consejo y en las comisiones que trabajan para éste. Además, la Presidencia del Consejo reviste importancia política en la medida en que el Estado miembro que ejerce la Presidencia del Consejo de la UE adquiere prestigio ante la opinión pública mundial y sobre todo porque incluso los pequeños Estados miembros tienen la oportunidad de adquirir peso político en este papel frente a los grandes y de significarse en la política europea. El Consejo tiene su sede en Bruselas. Atribuciones. La principal atribución del Consejo es legislativa, la cual desempeña de manera conjunta con el Parlamento.  El Consejo es además responsable de: 1. Asegurar la coordinación de las políticas económicas de los Estados miembros. Dicha coordinación puede tener lugar tanto en forma de decisiones no vinculantes, como en forma de decisiones vinculantes. 2. Elaborar el presupuesto de la Unión, sobre la base de un anteproyecto de la Comisión, el cual luego debe ser aprobado por el Parlamento. 3. Recomendar la aprobación de la gestión de la Comisión con respecto a la ejecución del proyecto de presupuesto. 4. Designar a los miembros del Tribunal de Cuentas, del Comité Económico y Social y del Comité de las Regiones. 5. Celebrar acuerdos entre la UE por una parte y terceros países u organizaciones internacionales por otra. Funcionamiento. El funcionamiento del Consejo se detalla en un Reglamento interno. En la práctica, la actuación del Consejo se lleva a cabo en 3 fases: 1. Preparación de las sesiones del Consejo: Corre a cargo de 2 instituciones permanentes integradas en la estructura organizativa del Consejo: el Comité de Representantes Permanentes de los Gobiernos de los Estados miembros (Coreper) y la Secretaría General. El Coreper, tiene la misión de preparar el contenido de los trabajos del Consejo y realizar las tareas que éste le confíe; la Secretaría General por su parte, desempeña las tareas administrativas necesarias para el funcionamiento del Consejo (e igualmente del Coreper). En particular se ocupa de la preparación técnica de las sesiones, organiza el servicio de interpretación y de traducción y el Servicio Jurídico del Consejo y de los Comités, y asimismo administra el presupuesto del Consejo. 2. Deliberaciones del Consejo: El Consejo es convocado por su Presidente (el representante del Estado miembro que ocupa la Presidencia del Consejo) por propia iniciativa, a petición de uno de sus miembros o de la Comisión Europea. Aunque en el Consejo se exponen sobre todo los intereses de los Estados miembros, los miembros del Consejo están obligados a atender al mismo tiempo a los objetivos y necesidades de la UE en su conjunto. El Consejo es un órgano de la Unión y no una Conferencia Intergubernamental. Por ello, en las deliberaciones del Consejo no debe buscarse el

mínimo común denominador entre los Estados miembros, sino un equilibrio óptimo entre los intereses de la Unión y los de los distintos Estados miembros. 3. Adopción de decisiones: De acuerdo con los tratados de la Unión, se aplica el principio de la mayoría para las decisiones del Consejo, siendo la mayoría cualificada la regla general (Art. 16 apartado 3 del TUE). La mayoría simple, donde cada miembro del Consejo tiene un voto, se aplica sólo en casos individuales, en áreas poco significativas. Los métodos para calcular la mayoría cualificada cambiarán en varias etapas. Así hasta 2014, se utilizará el sistema de ponderación introducido por el Tratado de Niza, que le da a los Estados miembros más grandes una mayor influencia. Bajo este sistema, se alcanza una mayoría cualificada cuando existe una mayoría de Estados miembros que reúna al menos 255 votos de un total de 345. Desde el 1 de Enero de 2007, el número de votos de cada Estado miembro en el Consejo ha sido estipulado como se muestra en el siguiente cuadro: ESTADO MIEMBRO CANTIDAD DE VOTOS Alemania 29 Austria 10 Bélgica 12 Bulgaria 10 Chipre 4 Dinamarca 7 Eslovaquia 7 Eslovenia 4 España 27 Estonia 4 Finlandia 7 Francia 29 Grecia 12 Holanda 13 Hungría 12 Irlanda 7 Italia 29 Letonia 4 Lituania 7 Luxemburgo 4 Malta 3 Polonia 27 Portugal 12 Reino Unido 29 República Checa 12 Rumania 14 Suecia 10 TOTAL 345 La importancia de la votación por mayoría no reside tanto en que con ella se puede evitar que los Estados pequeños bloqueen decisiones importantes, ya que, en determinadas circunstancias, dichos Estados miembros pueden ser objeto de presiones políticas que les obliguen a dar su aprobación. El principio de la mayoría permite más bien alcanzar un acuerdo a pesar de la oposición de algún Estado miembro grande, capaz de resistir las presiones políticas. En cuanto a las decisiones en ámbitos políticos más delicados, los Tratados prevén la unanimidad. Para ello es necesario que todos los miembros del Consejo estén presentes o representados por otro miembro. Sin embargo, las abstenciones no evitan la adopción de una decisión. La unanimidad se aplica, por ejemplo, al ámbito fiscal, al de la libertad de circulación de los trabajadores o a la definición de los principios y lineamientos de la política exterior y de seguridad común. EL PARLAMENTO: ESTRUCTURA, INTEGRACIÓN Y ATRIBUCIONES (ART. 14 DEL TEU) Estructura e integración. En la actualidad, el Parlamento Europeo (PE) está compuesto por 754 representantes. Éste total supera el límite máximo de 751 miembros previstos por el artículo 14 apartado 2 del TEU, pero sólo para el período 2009/2014, en cuanto que los miembros elegidos en Junio de 2009 (antes de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa) no pueden perder las bancas ya obtenidas. Como regla general, el número mínimo de bancas que puede poseer un Estado es seis, y el máximo, 96. El Presidente, los Vicepresidentes y los cuestores forman la Mesa el PE, que es elegida por el Parlamento para un período de 30 meses; a la Mesa ampliada pertenecen, además, los Presidentes de los Grupos Políticos. Esta mesa se ocupa de las cuestiones relativas a la organización interna del PE, de las relaciones interinstitucionales y de las relaciones con las instituciones extra-Unión. El siguiente cuadro resume la composición actual del Parlamento Europeo, para el período 2009-2014:

ESTADO MIEMBRO Alemania Austria Bélgica Bulgaria Chipre Dinamarca Eslovaquia Eslovenia España Estonia Finlandia Francia Grecia Holanda Hungría Irlanda Italia Letonia Lituania Luxemburgo Malta Polonia Portugal Reino Unido República Checa Rumania Suecia TOTAL

CANTIDAD DE BANCAS EN EL PE 99 17+2 22 17+1 6 13 13 7+1 50+4 6 13 72+2 22 25+1 22 12 72+1 8+1 12 6 5+1 50+1 22 72+1 22 33 18+2 754

Hasta 1979, estos representantes eran miembros de los Parlamentos nacionales, en cuyo seno eran designados para acudir al PE. La elección por sufragio universal directo de los diputados del PE por los ciudadanos de los Estados miembros sólo se hizo realidad, después de numerosas iniciativas estériles, en junio de 1979. Conforme a la duración de una legislatura, las elecciones directas se celebran desde entonces cada 5 años. Luego de décadas de esfuerzo, en el año 2002 se logró establecer un procedimiento electoral uniforme para la elección de los representantes al PE. De acuerdo con éste, cada Estado miembro diseña su propio procedimiento de elección, pero debe aplicar las mismas reglas democráticas relativas a: elección directa general, representación proporcional, votación secreta y libre, edad mínima, período de 5 años renovable, incompatibilidades, fecha de la elección e igualdad entre hombres y mujeres. Atribuciones. El rol del PE en el proceso legislativo se ha incrementado considerablemente desde su creación. El crecimiento en importancia del procedimiento de codecisión hasta convertirse en el procedimiento legislativo ordinario, ha significado, en efecto, convertir al PE en un colegislador, junto con el Consejo. En el procedimiento legislativo ordinario, el Parlamento puede no sólo introducir reformas a la legislación en varias lecturas, sino que además (dentro de ciertos límites) puede hacer que las mismas sean aceptadas por el Consejo. En otras palabras, la legislación de la Unión no puede ser adoptada sin el acuerdo del Consejo y el Parlamento Europeo. Tradicionalmente la posición del PE en el procedimiento presupuestario es muy fuerte. El Tratado de Lisboa extendió aun más los poderes presupuestarios del PE, al estipular que el Parlamento debe aprobar el plan financiero multianual y al darle poderes de codecisión respecto a todos los gastos. El PE tiene un derecho de aprobación de todos los acuerdos internacionales importantes relativos a cuestiones sujetas a codecisión, así como de los tratados de adhesión celebrados con los nuevos Estados miembros que determinan los requisitos para la adhesión. Las facultades de control o supervisión del Parlamento Europeo también han crecido de manera significativa en las últimas décadas. Este control consiste sobre todo en que la Comisión debe responder a las preguntas del PE, defender su posición en los debates públicos del Pleno y presentar al PE cada año un Informe General sobre la actividad de la UE para ser debatido. En estas ocasiones, el PE puede someter a una moción de censura a la Comisión y, si fuera aprobada por una mayoría de dos tercios, la Comisión se vería así obligada a dimitir (artículo 234 del TFUE). Debido a que en la práctica el Consejo también responde a las preguntas parlamentarias, el Parlamento tiene la oportunidad de un debate político directo con las dos grandes instituciones de la UE.

A estas posibilidades de control político del PE se han añadido otros mecanismos de control: puede establecer comisiones especiales de investigación para examinar los presuntos casos de violación del Derecho comunitario o de mala administración; también está previsto en los Tratados el derecho de cualquier persona física o jurídica a dirigir peticiones al Parlamento, que luego son tratadas por un Comité Permanente de Peticiones; por último, el Parlamento también hizo uso de su facultad de designar a un Defensor del Pueblo que estudia las quejas sobre casos de negligencia administrativa por parte de los órganos o las instituciones, con excepción del Tribunal de Justicia. Funcionamiento. Las normas básicas del funcionamiento del PE se recogen en un Reglamento interno. Los diputados del PE forman Grupos. De acuerdo con el carácter del PE como órgano de la Unión, no se trata de agrupaciones nacionales, sino de Grupos Políticos que se constituyen a escala comunitaria. Las sesiones plenarias del PE se celebran en Estrasburgo una vez al mes, excepto en agosto, con una duración de una semana, a las cuales pueden añadirse sesiones adicionales, en particular sobre el presupuesto. Por último pueden convocarse sesiones urgentes más breves (de uno o dos días de duración) en Bruselas, que permitan al PE pronunciarse inmediatamente sobre cuestiones importantes (por ejemplo, cuestiones internacionales, violaciones de los derechos humanos, etc.). Salvo excepciones, las sesiones plenarias son públicas. Por regla general, para la adopción de decisiones en el PE basta la mayoría absoluta de los votos emitidos. Con el aumento de la importancia del PE, el Tratado impone exigencias cada vez más estrictas en materia de quórum obligatorio. Actualmente, existe toda una serie de decisiones que sólo pueden adoptarse por mayoría absoluta de sus miembros. Finalmente, el voto de censura contra la Comisión no sólo requiere la mayoría de los miembros del PE, sino una mayoría de dos tercios de los votos emitidos. El Consejo Europeo de Edimburgo decidió que Estrasburgo sería la sede del PE, poniendo así fin a 30 años de provisionalidad. En la práctica, las sesiones plenarias se celebraban en Estrasburgo y Bruselas, e igualmente se celebraban en Bruselas las reuniones de los Grupos y comisiones en la semana en que no había sesión plenaria; la Secretaría General del PE por su parte, se encontraba en Luxemburgo. La decisión adoptada en el Consejo Europeo de Edimburgo confirmaría esta práctica, si bien con la reserva de que 12 sesiones plenarias anuales deberán celebrarse en Estrasburgo. EL TRIBUNAL DE CUENTAS: ESTRUCTURA, INTEGRACIÓN Y ATRIBUCIONES (ART. 285 Y 286 DEL TFUE). Estructura e Integración. El Tribunal de Cuentas Europeo fue creado el 22 de julio de 1975 y comenzó a funcionar en octubre de 1977 en Luxemburgo. Se compone (de acuerdo con el actual número de Estados miembros) de 27 miembros, designados para un período de 6 años. Sus miembros son elegidos por el voto de una mayoría cualificada del Consejo, previa consulta al PE, y a partir de una lista de candidatos elaborada por los Estados miembros (Art. 286, apartado 2 del TFUE). Atribuciones. El Tribunal de Cuentas tiene la misión de comprobar la legalidad y regularidad de los ingresos y gastos de la Unión y garantizar una buena gestión en la ejecución del presupuesto. A diferencia de algunos tribunales de cuentas nacionales de los Estados miembros, el Tribunal de Cuentas Europeo no dispone de competencias judiciales para imponer coercitivamente sus competencias de control o para sancionar las infracciones observadas en el ejercicio de sus funciones. Sin embargo, es autónomo a la hora de elegir el objeto y el método de control respecto a las cuestiones que examina. Por ejemplo, puede examinar si el uso por parte de un beneficiario privado de una subvención procedente de fondos comunitarios se ha realizado conforme al derecho comunitario. La auténtica arma del Tribunal de Cuentas Europeo es la presión de la opinión pública. Al término de cada ejercicio, el Tribunal elabora un informe con los resultados de sus actividades de control, que se pública en el Diario Oficial de las Unión Europea y al que, de esta forma, tiene acceso la opinión pública europea. Además, puede pronunciarse, mediante informes especiales, sobre determinados asuntos, informes que igualmente se publican en el Diario Oficial. EL TRIBUNAL DE JUSTICIA: ESTRUCTURA, INTEGRACIÓN Y ATRIBUCIONES (ART. 19 DEL TFUE). Un ordenamiento sólo puede perdurar si sus normas están sometidas a la vigilancia de una autoridad independiente. A ello hay que agregar que, en una Unión de Estados, si las normas comunes se sometieran al control de los tribunales nacionales se correría el riesgo de verlas interpretadas y aplicadas de manera muy distinta según los países. De esta forma se pondría en peligro la aplicación uniforme del Derecho de la Unión en todos los Estados miembros. Fueron estas razones las que condujeron a la creación, ya desde la fundación de la CECA, del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE), hoy denominado Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJ).  Estrictamente, la labor judicial de la Unión es llevada a cabo en 3 niveles, por: 1. El Tribunal de Justicia, como la máxima instancia del orden legal comunitario (artículo 253 del TFUE); 2. El Tribunal General (artículo 254 del TFUE). 3. Los tribunales especializados, a las que la Corte General puede solicitar la decisión de casos en áreas específicas (Art. 257 del TFUE).

A continuación, nos enfocaremos en la estructura, integración y atribuciones del Tribunal de Justicia, por ser el órgano judicial más importante, aunque haremos una breve referencia a la Corte General y a las cortes especializadas. El tribunal de justicia de la unión europea.  Estructura e integración. El TJ está compuesto actualmente por 27 Jueces y 8 Abogados Generales, designados por los Gobiernos de los Estados miembros de mutuo acuerdo para un período de seis años. Cada Estado miembro designa un Juez. Para salvaguardar la continuidad de la jurisprudencia, la mitad de los cargos de Juez se ocupan cada 3 años, al inicio del año judicial, el 6 de octubre. Pueden ser reelegidos 1 vez. En sus actividades, el TJ es asistido por ocho Abogados Generales, cuya designación es similar a la de los Jueces y que gozan de independencia judicial. De los ocho Abogados Generales, cuatro provienen siempre de los Estados miembros grandes (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) y los otros cuatro alternativamente de los 23 Estados miembros restantes. La institución del Abogado General fue introducida en el TJ a fin de compensar la unicidad original de la jurisdicción y la falta de instancias de recurso derivada de ésta. La misión de los Abogados Generales consiste en presentar al TJ, con las denominadas conclusiones, una propuesta de resolución (no vinculante) derivada de un dictamen jurídico elaborado con plena independencia e imparcialidad sobre las cuestiones jurídicas planteadas en el procedimiento. Las conclusiones motivadas son parte integrante de la vista oral y se publican, junto con la sentencia, en la Recopilación de jurisprudencia. Los Abogados Generales sólo pueden influir en la sentencia mediante el poder de convicción de sus conclusiones motivadas, pues no participan en las deliberaciones de la sentencia ni en las votaciones. Para los puestos de Juez y Abogado General deben elegirse personas que ofrezcan absolutas garantías de independencia y reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio, en sus respectivos países, de las más altas funciones jurisdiccionales o que sean juristas de reconocida competencia (artículo 253 del TFUE). Por ello cabe designar para el puesto de Jueces y Abogados Generales del TJCE a jueces, altos funcionarios, políticos, abogados o profesores universitarios de los distintos Estados miembros. En todos los Estados miembros, la elección de la persona y el procedimiento de designación de los Jueces y Abogados Generales son competencia exclusiva del poder ejecutivo.  El TJ cuenta con las siguientes posibilidades de integración: 1. El plenario de la Corte con 27 jueces; sigue siendo necesario sólo en el proceso de destitución y procedimientos disciplinarios contra miembros de los órganos de la Unión. Los casos también pueden ser referidos a la Corte en pleno por el propio Tribunal de Justicia, pero sólo en casos en los que estén involucradas cuestiones de procedimiento o de precedentes. 2. La Gran Sala con 13 magistrados. 3. Salas de cinco y tres jueces.  Atribuciones. El TJ ostenta el poder judicial supremo y exclusivo para la resolución de todas las cuestiones relativas al Derecho de la Unión. Su misión general se describe: El Tribunal de Justicia garantizará el respeto del Derecho en la interpretación y aplicación de los Tratados (artículo 19 del TFUE).  Esta descripción general de su misión comprende los siguientes ámbitos fundamentales: 1. control de la aplicación del Derecho de la Unión, tanto por las instituciones de la UE al ejecutar las disposiciones de los Tratados, como por los Estados miembros y los particulares por lo que se refiere al cumplimiento de sus obligaciones derivadas del Derecho de la Unión. 2. interpretación del Derecho de la Unión. 3. desarrollo del Derecho de la Unión. El TJ desempeña esta misión en el marco de una función tanto consultiva como judicial. Desempeña funciones consultivas al elaborar dictámenes vinculantes sobre los convenios que la Unión desea celebrar con terceros países u organizaciones internacionales. Sin embargo, su función jurisdiccional tiene un peso muy superior. En el marco de dicha función, el Tribunal lleva a cabo tareas que se reparten entre diversos ámbitos jurisdiccionales en el ordenamiento jurídico de los Estados miembros: así, el TJ, en calidad de tribunal constitucional, dirime los litigios entre las instituciones de la Unión y controla la legalidad de la legislación de la Unión; como tribunal administrativo, controla los actos administrativos adoptados por la Comisión o, de forma indirecta, por las autoridades de los Estados miembros (sobre la base del Derecho de la Unión); en calidad de tribunal de trabajo y de lo social, conoce de los asuntos que afectan a la libre circulación y a la seguridad social de los trabajadores, así como a la igualdad de trato de hombres y mujeres en la vida laboral; como tribunal de hacienda, resuelve cuestiones relativas a la validez e interpretación de las disposiciones de las directivas en materia fiscal y aduanera; en calidad de tribunal penal, se ocupa del control de las multas impuestas por la Comisión; y como tribunal civil, de los litigios relativos a las demandas de daños y perjuicios, y de la interpretación de las provisiones sobre el reconocimiento y la ejecución de las decisiones judiciales en materia civil y mercantil, entre otras cuestiones.

El tribunal general. Al igual que todos los tribunales, el Tribunal de Justicia está sobrecargado de trabajo. El número de casos ha aumentado de manera constante y seguirá creciendo, dado el potencial de controversias generado por el gran número de directivas adoptadas en el contexto del mercado único y la adaptación del Derecho nacional de los Estados miembros. Por eso, en 1988, se creó un Tribunal General para aliviar la presión del TJ. El Tribunal General no es una nueva institución de la Unión, sino más bien un componente de la Corte de Justicia. Sin embargo, es un organismo autónomo, separado de ésta en términos de organización; tiene su propio registro y normas de procedimiento. El Tribunal General se compone de 27 miembros cuyas calificaciones, nombramiento y condición jurídica están sujetos a los mismos requisitos y condiciones que los de los jueces en el Tribunal de Justicia. Resuelve los casos sometidos a su consideración en salas integradas por 5 o 3 jueces, y en algunos casos, por un solo juez. También puede sesionar en Gran Sala (trece jueces) o como plenario (27 magistrados), si ello es necesario por la complejidad jurídica o la importancia de un caso. Más del 80% de los casos presentados ante el Tribunal General son juzgados por una Sala de 3 jueces.  Aunque el Tribunal General fue inicialmente responsable de sólo un número limitado de casos, ahora tiene las siguientes tareas: 1. En primera instancia, es decir, sujetas a la supervisión jurídica del Tribunal de Justicia, tiene competencia para pronunciarse sobre los recursos de anulación y acciones por inacción interpuestas por personas físicas y jurídicas en contra de un órgano de la Unión, o respecto de cláusulas compromisorias contenida en contratos celebrados por la Unión Europea o en su nombre, o sobre las acciones por daños y perjuicios interpuestas contra la UE. 2. El Tribunal General actúa como un tribunal de apelación para los casos de recursos contra las resoluciones dictadas por los tribunales especializados. Tribunales especializados. En el año 2004, para aliviar la carga sobre el Tribunal de Justicia y mejorar la protección legal en la UE, el Consejo de la UE agregó a la Corte General una jurisdicción especializada para los casos relativos a la administración pública. Este tribunal especializado se ha hecho cargo de la jurisdicción de la Corte General en primera instancia, en los conflictos con la administración pública europea. Se compone de siete jueces, que gozan de un estatus similar a los miembros de la Corte General y que son nombrados por un período de 6 años. El tribunal especializado por lo general se conforma como un panel de tres jueces, pero puede tomar decisiones con otras composiciones. Las decisiones del tribunal especializado están sujetas a apelación ante el Tribunal General sobre cuestiones de Derecho. A su vez, el primer abogado general puede proponer una revisión de la decisión del Tribunal General, si la entidad jurídica o la uniformidad de la jurisprudencia son puestas en riesgo. OTROS ORGANISMOS: EL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL, EL COMITÉ DE LAS REGIONES, EL BANCO CENTRAL EUROPEO. El Comité Económico y Social (Del TFUE). El Comité Económico y Social (CES) tiene como misión que los distintos sectores de la vida económica y social, en particular, los trabajadores y empresarios, agricultores, transportistas, comerciantes, artesanos, profesionales liberales y directivos de pequeñas y medianas empresas estén representados institucionalmente en la Unión. Igualmente, el Comité constituye un canal de expresión para los consumidores, defensores del medio ambiente y asociaciones ciudadanas. El Comité está formado por un máximo de 350 miembros (consejeros), procedentes de las organizaciones nacionales más representativas, designados por el Consejo (previa consulta a la Comisión) para un período de 5 años. Los consejeros están divididos en tres grupos (empresarios, trabajadores y otros grupos representativos de la sociedad civil). La elaboración de los dictámenes adoptados en el Pleno corresponde a los grupos especializados compuestos por miembros del CES (y en los cuales pueden participar sus suplentes en calidad de expertos). Además, el Comité colabora estrechamente con las comisiones parlamentarias del PE. El Comité, creado por los Tratados de Roma, debe ser consultado en determinados casos por el Consejo a propuesta de la Comisión. Asimismo emite dictámenes por propia iniciativa. Los dictámenes del Comité encarnan una síntesis de puntos de partida sumamente divergentes. Resultan de suma utilidad para el Consejo y la Comisión debido a que éstos conocen así las modificaciones a que aspiran los grupos directamente afectados por una propuesta. El Comité de las Regiones (Del TFUE). El Tratado de la Unión Europea (Tratado de Maastricht) creó el Comité de las Regiones (CDR) como nuevo órgano consultivo para actuar junto al ya existente Comité Económico y Social (CES). Al igual que el CES, este Comité no es un órgano de la Unión en sentido estricto, ya que sólo tiene funciones consultivas y no tiene poder para generar decisiones legalmente vinculantes como las instituciones principales de la Unión: PE, Consejo, Comisión Europea, Tribunal de Justicia, Tribunal de Cuentas y Banco Central Europeo). Como el CES, el Comité de las Regiones puede estar constituido por un número máximo de 350 miembros. Éstos representan a las autoridades regionales y locales de los Estados miembros y deben contar con un

mandato basado en su elección por parte de las autoridades que representan, o deben sr políticamente responsables ante ellos. La distribución de los 350 puestos entre los Estados miembros corresponde a la ponderación de los Estados miembros utilizada para la designación del CES. Sus miembros son designados por el Consejo por decisión unánime (previa consulta a la Comisión) a partir de una lista propuesta por los Estados miembros y duran cinco años en sus funciones. Su consulta por parte del Consejo de la Unión Europea y la Comisión es obligatoria en algunos casos (consulta obligatoria), en particular en los ámbitos de la educación, la cultura, la sanidad, la ampliación de las redes transeuropeas, las infraestructuras de transporte, telecomunicaciones y energía, la cohesión económica y social, la política de empleo y la legislación en materia social. Asimismo, el Consejo consulta periódicamente al CDR, incluso sin obligación jurídica de hacerlo, sobre los más diversos proyectos de legislación (consulta facultativa). El Banco Central Europeo (Del TFUE). El Banco Central Europeo (BCE), con sede en Frankfurt, se encuentra en el núcleo de la unión económica y monetaria (UEM). Es responsable de la estabilidad de la moneda europea, el euro, y controla la masa de dinero en circulación (artículo 128 del TFUE). A fin de llevar a cabo esta misión, numerosas disposiciones garantizan la independencia del BCE. Ni el BCE ni los bancos centrales de los Estados miembros pueden aceptar, en el ejercicio de sus competencias, tareas y obligaciones, instrucciones de órganos de la Unión, Gobiernos de los Estados miembros u otras instancias. Las instituciones de la Comunidad y los Gobiernos de los Estados miembros han de abstenerse de todo intento de influir en sus decisiones (artículo 130 del TFUE). El BCE está formado por un Consejo de Gobierno y un Comité Ejecutivo. Al Consejo de Gobierno pertenecen los presidentes de los bancos centrales de los 16 Estados miembros que forman parte de la eurozona y los miembros del Comité Ejecutivo. Este último, compuesto por un Presidente, un Vicepresidente y otros 4 miembros, detentan en la práctica la dirección del BCE. Su Presidente y sus miembros son designados de común acuerdo por los Estados miembros por recomendación del Consejo de la UE, previa consulta al PE, entre personas de reconocido prestigio y experiencia profesional en asuntos monetarios o bancarios. Su mandato es de 8 años. A fin de garantizar la independencia de los miembros del Comité Ejecutivo, no se prevé la renovación de dicho mandato. El BCE y los bancos centrales de los Estados miembros operan bajo la estructura común del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC). El SEBC debe definir y ejecutar la política monetaria de la Comunidad; tiene la facultad exclusiva de autorizar la emisión de billetes y monedas en la Unión. Asimismo, el SEBC debe administrar las reservas monetarias de los Estados miembros y velar por el buen funcionamiento de los sistemas de pago.

Derecho de Integración Regional
LA INTEGRACIÓN REGIONAL LATINOAMERICANA. El surgimiento y consolidación del proceso de integración regional latinoamericano. ¿Por qué los países latinoamericanos decidieron que la alternativa de la integración era un camino adecuado para lograr su desarrollo?  Entre sus antecedentes se suele citar: 1. La idea de SIMÓN BOLÍVAR de llegar a una unión de las naciones latinoamericanas una vez alcanzada la independencia de España, se pretendió iniciar en el Congreso de Panamá en 1826. El Libertador pensaba en una unión federal donde todos los países colaboraran en lo referido a la política y a la seguridad. La creación de una unión federal ponía en discusión el tema de la soberanía, ya que los Estados deberían decidirse por el modelo de una federación o por mantener cada uno su independencia. 2. Recién en el siglo 20 las naciones latinoamericanas comienzan a pensar en la alternativa de integración para mejorar el desarrollo de las regiones y de los países. Al evidenciarse el fracaso del modelo de sustitución de importaciones de los años 50, existió la necesidad de ampliar los mercados interiores de los países. Fue necesario que las industrias aumentaran su eficiencia y competitividad para lograr su viabilidad a largo plazo. 3. Un hito importante es el proceso la Conferencia Económica de Buenos Aires de 1957, en la cual los Estados latinoamericanos manifestaron su acuerdo en la conveniencia de establecer un mercado común latinoamericano. 4. La CEPAL (Conferencia Económica para América Latina) presentó unos principios y recomendaciones básicas sobre los cuales los países deberían organizarse para el establecimiento de los modelos integracionistas, que servirían como guía en la redacción de los tratados y acuerdos que dieron origen al Mercado Común Centroamericano y al Grupo Andino después. Bajo la guía de la CEPAL y con el ejemplo del proceso europeo de integración, se dio inicio a los procesos de integración, que fue distinto que en Europa, ya que aquí se trató de países en desarrollo, y éstos tenían dificultades en la adopción de los acuerdos, fallas de gobernabilidad,

alta dependencia en la producción de materias primas y vulnerabilidades externas bastante pronunciadas.  Historia y desarrollo de los procesos de integración en América Latina. Los procesos presentan muchas similitudes en su evolución, sobre todo en las primeras etapas con la eliminación de las barreras comerciales, generándose un auge en las relaciones comerciales entre los países. Posteriormente se entró en una etapa de declive en los años 80, motivado principalmente por la crisis del petróleo de los años 70; los regímenes dictatoriales en casi todos los países; las crisis de las deudas y la negativa de incrementar el poder de decisión y ejecución de las instituciones supranacionales. A mediados de los años 90, la situación cambió y empieza nuevo auge de los procesos de integración con el nacimiento de Mercosur. La Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC). La integración económica, tuvo su primer paso concreto en la constitución de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC). Esta formación, fue producto de la labor de los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, y de los estudios efectuados por la CEPAL.  Influyeron en la formación del (ALALC) 2 factores: 1. La creación de la Comunidad Económica Europea (Tratado de Roma, 1957), que preocupó a los países latinoamericanos ante la posibilidad de un eventual cierre de los mercados europeos a los productos de la región, en especial los agrícola agropecuarios; 2. La necesidad de resolver el problema de la renegociación de los acuerdos preferenciales que existían entre los Estados sudamericanos, lo que estaba en colisión con la cláusula de la nación más favorecida, esencia del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT). A ello se sumaron el sentimiento de unidad latinoamericana nacido de la independencia en el siglo 19, el agotamiento del modelo de desarrollo de industrialización por sustitución de importaciones (ISI), y la necesidad de superar las dificultades del comercio latinoamericano. Como consecuencia de estos factores, en setiembre de 1959 se hizo en Montevideo una conferencia, convocada a los fines de establecer una zona de libre comercio entre los países de América Latina. En febrero de 1960 se firmó en Montevideo el tratado que establece la ALALC, y que entró en vigor en junio de 1961. El Tratado de Montevideo fue inicialmente suscripto por Argentina, Brasil, Chile, México, Paraguay, Perú y Uruguay. Posteriormente se incorporaron Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia. De este modo, quedó configurado el proceso de integración más amplio de América Latina. El objetivo de ALALC fue establecer una zona de libre comercio a través de la rebaja de aranceles en un período fijado originalmente en 12 años y ampliado después a 18, que debía culminar con la liberación de lo esencial del intercambio. Se convino también la supresión de restricciones cuantitativas y la existencia de acuerdos de complementación industrial, que permitían a 2 o más países otorgarse concesiones recíprocas para facilitar el establecimiento de industrias. El Tratado de Montevideo tuvo en cuenta las desigualdades de desarrollo de los estados signatarios, estableciendo una categoría de países con menor grado de desarrollo relativo, a los cuales se les aplicaría un trato diferencial respecto a la liberalización comercial; medidas especiales no discriminatorias destinadas a proteger las industrias y asistencia financiera y técnica especial. Los objetivos propuestos se lograron muy limitadamente. Como reacción, se suscribió el Protocolo de Caracas (1969), que incluyó medidas para estimular las negociaciones. Los resultados tampoco fueron positivos. En 1969 también se firmó el tratado que dio lugar al Pacto Andino (hoy Comunidad de Naciones) por el cual 5 países integrantes de ALALC trataron de encontrar otra vía de Integración más efectiva. En 1980, la 19 Conferencia Extraordinaria de Ministros, en Acapulco, reconoció la imposibilidad de cumplir las metas de ALALC, acordándose su reemplazo por un nuevo acuerdo que dio lugar a la ALADI. La Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Ante el fracaso de la ALALC y las negociaciones comerciales, se decidió la revisión del Tratado de Montevideo, y en 1980 se creó la ALADI. La firma del Tratado se realizó con la cláusula de habilitación del GATT, lo que fue una ventaja ya que en razón de esta clausula, los países en desarrollo de la ALADI pueden otorgarse recíprocamente tratamientos preferenciales, sin estar obligados a extenderlos automáticamente a las demás partes, lo que otorgaba flexibilidad operativa. El objetivo de la ALADI a largo plazo, era el establecimiento de un mercado común a través del comercio recíproco, la complementación económica y la cooperación respecto de la ampliación de los mercados. Preveía la promoción del comercio a través de acuerdos regionales, la vinculación con países u otras áreas de integración económica y el establecimiento de regímenes que propiciaran la convergencia con otros países y áreas de integración de Latinoamérica. Estas acciones quedaron enmarcadas en los principios del pluralismo, la convergencia, la flexibilidad, los tratamientos diferenciales y la multiplicidad . Otro de los objetivos era convertir la ALADI en una institución más abierta, ya que además de posibilitar la adhesión al Tratado, previó la participación de países no miembros en acciones parciales con los miembros y la cooperación horizontal entre países en vías de desarrollo. Además se estableció un trato

diferencial para países de desarrollo intermedio, y se preveía la cooperación económica entre los Estados. Esta nueva etapa de integración con la ALADI, se caracterizó por querer lograr la homogeneidad de la región y canalizar la integración dentro de un marco flexible para evolucionar hacia etapas superiores de integración económica y alcanzar, en último término el mercado común latinoamericano.  Organización institucional de ALADI: 1. Órganos políticos: a. El Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores. Tiene a su cargo la conducción política; b. La Conferencia de Evaluación y Convergencia, formada por plenipotenciarios de los Estados miembros, que formula recomendaciones al Consejo; c. El Comité de Representantes, órgano permanente que promueve acuerdos, convoca al Consejo y a la Conferencia, representa internacionalmente a la ALADI, etc. 2. Órgano técnico: es la Secretaría General, que formula propuestas a los órganos políticos y realiza diversas gestiones. La ALADI tampoco tuvo éxito, ya que los compromisos adquiridos por los países andinos, la creación de Mercosur, las negociaciones en la OMC y la propuesta del ALCA (Asociación de Libre Comercio de las Américas), fueron distrayendo los esfuerzos de los países miembros. La Asociación pasó a ser la gran notaría de la integración económica latinoamericana ya que según las normas de la Asociación, todo acuerdo suscrito entre algunas de las Partes o de éstas con países fuera de la región, deben ser registrados en la ALADI para asegurar su validez. Desde hace varios años, el objetivo principal de la ALADI (que con el ingreso de Panamá en 2009, cuenta con 13 miembros y está en proceso la incorporación de Nicaragua), es la creación del Espacio de Libre Comercio. Las características fueron definidas en 2004 en la 13ª Reunión del Consejo de Ministros, donde se aprobó el documento Bases para la conformación progresiva de un espacio de libre comercio en la ALADI.  Componentes del Espacio de Libre Comercio: 1. Acceso a mercados. 2. Normas y disciplinas comunes. 3. Apoyo a los países con menor grado de desarrollo y materias complementarias. En el año 2009, el Consejo de Ministros emitió otra resolución, Insumos para la Conferencia de Evaluación y Convergencia, en la cual le encomienda a la Conferencia que presente ante el Consejo de Ministros un programa de integración, que trascienda lo comercial, señalando los elementos que deberá contener dicho programa: 1. La profundización del comercio regional; 2. La cooperación y complementación económica; 3. El desarrollo de mecanismos que permitan una mayor participación de las MIPYMES y los pequeños productores en los beneficios de la integración; 4. Acciones orientadas al fortalecimiento de las políticas nacionales de desarrollo, entre otras aquellas referidas a la diversificación del aparato productivo y de la oferta exportable, la incorporación de mayor valor agregado y la inclusión de nuevos actores; 5. Los tratamientos diferenciales y la intensificación de la cooperación en favor de los países de menor grado de desarrollo; 6. Mecanismos efectivos y ágiles de evaluación de los avances en el proceso de integración y del cumplimiento de los compromisos. La Unión Suramericana de Naciones (UNASUR). En Cuzco (Perú), en diciembre de 2004, los presidentes suramericanos suscribieron una Declaración que dio nacimiento a la Comunidad Suramericana de Naciones, rebautizada como Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). La sede de UNASUR está en Quito y el Parlamento Sudamericano va a estar Cochabamba.  Órganos que componen la UNASUR: 1. El Consejo de Jefes de Estados y de gobierno; 2. El Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores; 3. El Consejo de Delegados y la Secretaría General. En 2008 se aprobaron 2 importantes decisiones tendientes a la creación de los Consejos Suramericanos de Defensa y Salud y en 2009 se tomaron otras, para la constitución de cuatro Consejos más: 1. Lucha contra el Narcotráfico; 2. Infraestructura y Planeamiento; 3. Desarrollo Social; 4. Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación. A la UNASUR, se la define como una organización dotada de personalidad jurídica internacional, asignándole un objetivo general y objetivos específicos:  Objetivo general: construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión cultural, social, económica y política entre sus pueblos, otorgando prioridad al diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, entre otros, con miras a eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión

social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados.  Objetivos específicos: 1. El diálogo político; 2. El desarrollo social y humano; 3. La erradicación del analfabetismo y el acceso universal a una educación de calidad; 4. La integración energética; 5. El desarrollo de una infraestructura para la interconexión de la región; 6. La integración financiera; 7. La protección de la biodiversidad, los recursos hídricos y los ecosistemas; 8. El desarrollo de mecanismos para la superación de las asimetrías; 9. La consolidación de una identidad sudamericana; 10. El acceso universal a la seguridad social y a los servicios de salud; 11. La cooperación en materia de migración; 12. La cooperación económica y comercial; 13. La integración industrial y productiva; 14. La aplicación de políticas y proyectos tecnológicos comunes o complementarios; 15. La promoción de la diversidad cultural y de la memoria, conocimientos y saberes de los pueblos de la región; 16. La participación ciudadana; 17. La coordinación entre organismos especializados de los Estados Miembros para la lucha contra el terrorismo, la corrupción, las drogas, la trata de personas y otras amenazas; 18. La promoción de la cooperación entre las autoridades judiciales; 19. El intercambio de información y de experiencias en defensa; 20. La cooperación para fortalecer la seguridad ciudadana; 21. La cooperación sectorial. Una de las primeras medidas, fue la creación de un grupo de trabajo para definir un Consejo Sudamericano de Defensa, que tiene por objetivo discutir las realidades y necesidades de defensa de los países, reducir los conflictos y sentar bases para una política común en esta área. Por esta propuesta, en 2009 se aprueba en Santiago de Chile el estatuto que crea el Consejo de Defensa Latinoamericano y el Plan de Acción 2009-2010 a los fines de desarrollar: 1. Políticas de defensa; 2. Cooperación militar, acciones humanitarias y operaciones paz; 3. Industria y tecnología de defensa; 4. Formación y capacitación. En 2010 se celebró en Los Cardales, Argentina, una reunión extraordinaria del Consejo de jefes de Estado, donde se formuló: 1. Se solicita al Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores que elabore recomendaciones sobre la arquitectura institucional de la UNASUR, identificando maneras de incrementar la eficacia de los Consejos existentes, e identificando temas prioritarios para la integración suramericana. 2. Se adhiere al principio de solución pacífica de controversias. Se reconoce el fortalecimiento de Suramérica como Zona de Paz, y se propone la elaboración de un Protocolo de Paz, Seguridad y Cooperación. 3. En materia social, se aprueba el Plan de Acción Bianual 2009-2011, del Consejo Suramericano de Desarrollo Social, y se promueve la ratificación del Convenio Iberoamericano de Seguridad Social. Se reconocen además otros avances en materia de educación y salud. 4. Se dispone la elaboración de un Plan de Acción sobre Drogas, luego de la aprobación del Estatuto respectivo por parte del Consejo. 5. Se destacan las labores del Grupo de Trabajo, que constituirá la base temática del futuro Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, y se discute la creación de un Mecanismo de Solución de Controversias en materia de Inversiones. MODELOS DE INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA El Mercado Común Centroamericano (MCC). Las primeras instituciones supranacionales en América Central fueron en el año 1951, el Comité Centroamericano de Cooperación Económica y la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA). Su escaso resultado originó que El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua suscribiesen el Tratado de Managua o Tratado General de Integración Económica (1960). Costa Rica se adhirió en 1962. Este se dirigía al libre comercio, la unión aduanera, el arancel externo común y un sistema de compensación de pagos. El libre comercio entre los países centroamericanos se tenía términos amplios, para todos los productos originarios de sus territorios quedaban exentos del pago de derechos de importación y exportación y las mercancías originarias gozaban de tratamiento nacional en los restantes países carentes de cualquier tipo de restricción cuantitativa. Otras normativas se orientaron al tránsito y transporte; empresas de construcción; régimen de integración industrial e incentivos para el desarrollo industrial; la creación de un Banco

Centroamericano de Integración Económica; el establecimiento de un Código Aduanero Uniforme Centroamericano (NAUCA) y un Régimen de Aranceles Uniforme. El MCC tuvo un desarrollo desigual. Durante los años 60 y 70 se incrementó el comercio intrarregional y la industrialización, entre 1962 y 1970 el PIB centroamericano creció a un ritmo del 6,5% anual acumulado. La integración industrial, era una de las bases de la política del desarrollo equilibrado, pero no logró su ejecución por la dificultad para declarar el carácter de industria centroamericana de integración y porque surgieron controversias entre los Estados cuando comenzaron a definirse las asignaciones y localizaciones de las nuevas industrias. En cambio, sí fueron exitosos en la adopción del Arancel Externo Común y la creación de la Cámara de Compensación, mediante el Acuerdo de los 5 Bancos Centrales. En 1961, comenzó el funcionamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica. Esta tendencia positiva de la integración comenzó a declinar a mediados de los años 70, debido principalmente a la guerra entre El Salvador y Honduras, que provocó la salida de este último del MCC. Algunas instituciones dejaron de funcionar, se cerró el tramo hondureño de la carretera panamericana para el paso de personas y mercancías de El Salvador y viceversa. A esto se sumó, la falta de una autoridad supranacional, la no ampliación de los alcances del proceso integrador y la mala distribución de los beneficios y costos de la integración. En los años 80, la deuda recrudeció, obligando a reducir las importaciones y aumentar las exportaciones para pagar los compromisos. A partir de 1987, se superaron las confrontaciones bélicas, se logró la estabilidad política y los Estados convinieron, a partir de los Tratados de Esquípulas, buscar a través de acuerdos políticos la integración en todos sus ámbitos, generando una dinámica de consultas entre los países que dinamizó el proceso económico, sumada a una cooperación de la Unión Europea, a través de la creación del Sistema Centroamericano de Pagos, dirigido a recuperar el comercio intrarregional. Los Presidentes centroamericanos reunidos en Antigua (Guatemala, 1990), aprobaron un plan conjunto de recuperación económica e integración denominado Plan de Acción Económica de Centroamérica (PAECA), que logró profundizar el libre intercambio mediante la firma del Tratado de Inversión y Comercio de Servicios (2002), el cual añadió el comercio de servicios en Centroamérica. La Comunidad Andina de Naciones (CAN). El Acuerdo de Cartagena que dio nacimiento al Grupo Andino (1969) entre Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú. Venezuela ingresó en 1973 y Chile se retiró en 1976. El surgimiento obedeció a un sentimiento de frustración por los pocos logros de la ALALC y a la certidumbre de una integración más rápida entre países cercanos geográficamente, con características económicas comunes. El propósito del Acuerdo de Cartagena fue promover el desarrollo equilibrado de los países y acelerar su crecimiento mediante la integración económica, mejorando las condiciones de vida con políticas económicas y sociales. El Programa de Liberación Comercial tenía por objeto eliminar los gravámenes y las restricciones a la importación de todos productos originarios de cualquier país miembro y estar completo para el 31 de diciembre de 1983. El Arancel Externo Común debía de establecerse para la misma fecha. La Comisión del Acuerdo, a propuesta de la Junta podía modificar los niveles arancelarios comunes para adecuarlos a las necesidades. Se concedieron facilidades especiales a Bolivia y Ecuador. En el Acuerdo de Cartagena se creó la Comisión, integrada por representantes de los gobiernos y la Junta, que era el órgano técnico-ejecutivo con facultades de iniciativa.  Otras instituciones que se crearon fueron: 1. La Corporación Andina de Fomento; 2. El Fondo Andino de Reservas; 3. Los Convenios en el área social Andrés Bello (educación); Hipólito Unanue (salud) y Simón Rodríguez (laboral); 4. El Parlamento Andino y el Tribunal Andino de Justicia. El Grupo Andino presentó avances importantes en los primeros 10 años. El crecimiento del comercio entre 1960 y 1970 aumentó un 153,5%. En otras áreas, el progreso no fue tan notorio, sobre todo en lo referente a políticas económicas y planes de desarrollo, debido a los diversos enfoques nacionales y resistencia interna de los países ante la intención de modificar sus políticas nacionales. Las empresas transnacionales se opusieron a la Decisión 24 que ponía en práctica el Régimen Común de Tratamiento de Capital Extranjero, y fueron tan graves las tensiones, que Chile tomó la decisión de retirarse en 1976. Luego de este hecho, el régimen fue modificado y flexibilizado. Hacia fines de los años 70, con la salida de Chile, comienza un período de declinación. La falta de voluntad política de los miembros para cumplir las normativas, los cambios de política económica realizados por algunos Estados y las diferencias ideológicas, ocasionaron enfrentamientos políticos y territoriales. Esto llevó a demoras e incumplimientos en el comercio.

Ante esta situación, los gobiernos andinos redefinieron el proceso de integración con la adopción de una nueva estrategia económica basada en una mayor apertura al resto del mundo, con políticas liberales, cambios estructurales, sin inflación, aplicando el libre comercio y disminuyendo la presencia del Estado en las economías. Esto se recogió en el Diseño estratégico para la Orientación del Grupo Andino, aprobado en 1989. La Unión Aduanera Andina, aunque de manera imperfecta, está funcionando desde 1995, año en que entró en vigencia el Arancel Externo Común adoptado por Colombia, Ecuador y Venezuela, y que contemplaba 4 niveles básicos de 5, 10, 15 y 20%, respectivamente. En 1996, se inició la reforma institucional con el fin de darle a la Comunidad mecanismos para enfrentar la economía globalizada. Esto requería consolidar el mercado interno, abarcar nuevas áreas de integración, y lograr un mejor relacionamiento externo. En 2003, se firmó en Montevideo el Convenio Marco para el establecimiento de un Área de Libre Comercio entre la Comunidad Andina y Mercosur. Venezuela se retiró de la CAN (2006) a causa de las negociaciones de tratados de libre comercio entre Perú y Colombia con los EEUU. Estas negociaciones colocaron a estos países en contra de Ecuador y Bolivia, aliados ideológicos de Venezuela. La Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA). En noviembre de 2004, los gobiernos de Cuba y Venezuela suscribieron la Alternativa Bolivariana para las Américas . En el Acuerdo, definieron los principios de cooperación entre ambos países. En 2005, en la Primera reunión Cuba-Venezuela de la Alternativa Bolivariana Para Las Américas , se aprobaron 49 documentos, donde se acordaron temas vinculados a los servicios de salud, formación en medicina y servicios educativos que Cuba prestaría a Venezuela, la apertura de filiales de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y del Banco Industrial de Venezuela en Cuba y 11 proyectos para el establecimiento de empresas mixtas. En 2006 ingresó Bolivia, que implicó tratados de comercio definidos como instrumentos de intercambio solidario y complementario entre los países destinados a beneficiar a los pueblos en contraposición a los Tratados de Libre Comercio que persiguen incrementar el poder y el dominio de las transnacionales . En esta Cumbre se firmó el Acuerdo Energético y se acordó el Proyecto Gran Nacional, consistente en 40 proyectos en áreas como educación, cultura, alimentación, salud, telecomunicaciones, transporte, turismo, minería, industria, etc., que incluía la creación de un conjunto de empresas llamadas Gran Nacionales. En 2007 se unió Nicaragua, en 2008 República Dominicana y Honduras, en 2009 Ecuador, San Vicente y Granadinas, Antigua y Barbuda. En la 5ª Cumbre Extraordinaria del ALBA (2009), se firmó el Acuerdo Marco del Sistema Único de Compensación Regional de Pagos (SUCRE) y en la 7ª Cumbre realizada en Cochabamba, Bolivia (2009), se firmó el Tratado Constitutivo por parte de Bolivia, Cuba, Ecuador, Honduras, Nicaragua y Venezuela, acordándose el cambio de nombre de Sistema Único a Sistema Unitario. El Tratado Consultivo define al SUCRE como un mecanismo de cooperación, integración y complementación económica y financiera, destinado a la promoción del desarrollo integral de la región latinoamericana y caribeña, e identifica al Consejo Monetario Regional del SUCRE como el máximo organismo de decisión del Sistema, formado por: el "sucre"; la Cámara Central de Compensación de Pagos; y el Fondo de Reservas y Convergencia Comercial. EL MERCOSUR. Encuentra sus antecedentes en el Acta de Foz de Iguazú (1985), firmada por los presidentes Sarney y Alfonsín. Durante el período de los 80, existía un alto endeudamiento externo, un auge del proteccionismo, el deterioro de los términos de intercambio a nivel internacional y el inicio de la estabilidad político-institucional pos-dictatorial. Argentina y Brasil tuvieron la voluntad política de acelerar el proceso de integración bilateral, para lo cual se creó una Comisión Mixta de Alto Nivel presidida por los Ministros de Relaciones Exteriores y se firmaron documentos como la Declaración Conjunta sobre Política Nuclear, para dejar atrás las hipótesis de conflicto y la pugna de liderazgos a nivel continental entre ambos países. En 1986 Brasil y Argentina firmaron el Acta para la Integración Argentino-Brasileña, que estableció el Programa de Integración y Cooperación Económica (PICE), para lograr una política comercial gradual y flexible entre ambos, frente a terceros mercados. El éxito del PICE, promovió que los otros países de la región quisieran adherirse al proyecto. Para algunos países como Uruguay, quedar afuera del acuerdo significaba la caída de sus acuerdos comerciales preferenciales. De allí que buscó acoplarse, de modo de no quedar marginado. En 1991 el proceso integracionista decayó rápidamente con el cambio ideológico a nivel internacional que se transformaba en neoconservador y ultraliberal, y el relevo de gobiernos en Argentina y Brasil. En julio de 1990, en el Acta de Buenos Aires firmada por Collor de Mello y Menem, comenzaba un modelo integracionista muy diferente, este documento proponía el establecimiento de un Mercado Común entre ambos países, que se conformaría definitivamente en 1994 y se ponía especial énfasis en la coordinación de políticas macroeconómicas y en las rebajas arancelarias generalizadas, lineales y automáticas, como metodologías primordiales para la conformación del mercado común.

Esta iniciativa suponía una inflexión histórica en las relaciones argentino-brasileñas, poniendo fin al paradigma del conflicto y de la puja de liderazgos entre los 2 países y un viraje ideológico respecto a las iniciativas de Alfonsín y Sarney, asociándose con una visión netamente liberal y comercial, alejada de un fin desarrollista o productivista. El Presidente uruguayo Lacalle buscó incorporarse al nuevo bloque, advirtiendo las consecuencias negativas que arrojaría un acuerdo bilateral entre Argentina y Brasil, que aislaría a Uruguay y a los demás países de la región. En su incorporación, Uruguay buscó ser acompañado por Paraguay y Chile, a los efectos de equilibrar las asimetrías. Sin embargo, la incorporación de Chile en las condiciones previstas en materia arancelaria, resultaba imposible. Paraguay sí se incorporó y finalmente se llegó a la firma solemne del Tratado de Asunción en marzo de 1991. El Tratado de Asunción (TA). El Tratado para la constitución de un Mercado Común entre la República Argentina, la República Federativa del Brasil, la República del Paraguay y la República Oriental del Uruguay, también llamado Tratado de Asunción, fue firmado en Asunción el 26 de marzo de 1991. Más tarde se unieron Chile y Bolivia en calidad de miembros asociados. En 2003, Perú, Colombia, Ecuador y Venezuela entraron dentro de esta misma categoría, lo cual significa que estos países participan en los acuerdos del Mercosur pero sin poder de decisión. Luego de su intempestivo retiro de la CAN, Venezuela negoció su incorporación como miembro pleno, sin lograr su objetivo. Entre los instrumentos que prevé la ALADI, se encuentran los acuerdos de alcance parcial. El Tratado de Asunción cumple con todos los requisitos para ser un acuerdo de este tipo: 1. Está abierto a la adhesión de los demás países miembros de la ALADI; 2. Contiene las cláusulas de convergencia; 3. Cumple lo previsto en cuanto a los tratamientos diferenciales para los Estados parte; 4. Su duración es indefinida; 5. Contiene normas en materia de origen, cláusulas de salvaguardia, denuncia y coordinación, y armonización de políticas. En cuanto al tipo de acuerdo de alcance parcial, el Tratado de Asunción es un acuerdo de complementación económica.  Características generales : 1. El Tratado de Asunción es un tratado de debida forma o solemne. 2. Es subregional, porque se enmarca dentro de un acuerdo regional mayor, la ALADI, y tiende a crear un mercado común entre cuatro de sus 11 firmantes. 3. Es limitadamente abierto, porque permite la adhesión de nuevos socios, siempre que éstos sean miembros de la ALADI, pero las solicitudes podrán ser examinadas por los Estados Partes sólo después de 5 años de vigencia de este Tratado. Sólo podrán revisarse en un plazo inferior las solicitudes presentadas por países miembros de la ALADI que no formen parte de esquemas de integración subregional o de una asociación extra-regional. En todos los casos, la aprobación de las solicitudes será objeto de decisión unánime de los Estados Partes. 4. Es plurilateral o multilateral, porque ha sido celebrado por varios sujetos de derecho internacional. 5. Es provisorio porque establece un programa a cumplir en un tiempo determinado. 6. Es programático en cuanto fija un programa y pone a cargo de las instituciones su desarrollo posterior, todo ello basado en los principios de gradualidad, flexibilidad y equilibrio que orientan la construcción del sistema. 7. Según su contenido, el Tratado de Asunción es, al igual que el Tratado de Roma de 1957, un verdadero tratado de integración económica, política y jurídica. 8. Desde el punto de vista de las normas que el mismo genera, el Tratado de Asunción es un tratado constitutivo u originario. 9. Las obligaciones contenidas y los derechos reconocidos por el Tratado de Asunción son jurídicamente obligatorios para los Estados. 10. En el tratado se encuentran plasmados los principios de buena fe, de res inter alios acta (los tratados producen efectos sólo para las partes), de pacta sunt servanda rebus sic stantibus (los pactos deben ser cumplidos, en tanto no cambien de manera sustancial las condiciones que le dieron origen). 11. El tratado consta de un cuerpo principal y de 5 anexos. El cuerpo principal tiene un preámbulo y 6 capítulos.  Objetivos y medios: 1. La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los países, a través, entre otros, de la eliminación de los derechos aduaneros y restricciones no arancelarias a la circulación de mercaderías y de cualquier otra medida equivalente. 2. El establecimiento de un arancel externo común y la adopción de una política comercial común con relación a terceros Estados o agrupaciones de Estados. 3. La coordinación de posiciones en foros económicos comerciales regionales e internacionales. 4. La coordinación de posiciones macroeconómicas y sectoriales. 5. El compromiso de los Estados de armonizar sus legislaciones.

En la actualidad el Mercosur no constituye un Mercado Común, sino una Unión Aduanera imperfecta, habiéndose fijado en la Cumbre de Foz de Iguazú de Diciembre de 2010 un cronograma para alcanzar la meta de una Unión Aduanera perfecta en el 2019.  Las herramientas que el Tratado de Asunción prevé para la constitución del Mercado Común son: a) Un programa de liberalización comercial, que consistirá en rebajas arancelarias progresivas, lineales y automáticas, acompañada de la eliminación de restricciones no arancelarias y de otras restricciones al comercio para llegar al 31 de diciembre de 1994 con arancel cero. b) La coordinación de políticas macroeconómicas, que se realizará gradualmente y en forma convergente con los programas de desgravación arancelaria. c) Un arancel externo común que incentive la competitividad externa de los Estados parte. d) La adopción de acuerdos sectoriales, con el fin de optimizar la utilización y movilidad de los factores de producción y de alcanzar escalas operativas eficientes.  Otras obligaciones asumidas por los Estados miembros en el Tratado : 1. Reciprocidad de derechos y obligaciones entre los Estados partes (art. 2): Las obligaciones y derechos entre los socios no son necesariamente iguales, (Uruguay y Paraguay, tienen una serie de ventajas por su diferente nivel de desarrollo. Sin embargo, aquéllos deben ser equivalentes). El principio de reciprocidad se complementa con los de gradualidad, flexibilidad y equilibrio, enumerados en el preámbulo. 2. Diferencias de ritmo: El programa prevé excepciones para el período de transición. Las diferenciales de ritmo se traducen en un estatus distinto entre los socios, Argentina y Brasil tienen uno y los restantes socios otro (arts. 6 y 7). Finalizado el período de transición, el estatus de los cuatro países debe ser el mismo. 3. Relaciones con Estados ajenos al Mercosur (Art. 4): Se deben asegurar condiciones equitativas de comercio para los restantes socios del Mercosur. Los Estados miembros deben aplicar sus legislaciones nacionales para evitar subsidios, dumping, o cualquier otra práctica desleal y coordinar sus políticas con el objeto de elaborar normas sobre competencia comercial. 4. Igualdad fiscal entre los socios (Art 7): Los productos originarios de cualquier Estado, tendrán el mismo tratamiento fiscal en el territorio de todos los demás socios. 5. Coordinación en materia de tratados (Art. 8): Es obligación de los socios, que en sus negociaciones regionales, como con terceros, no afectar los objetivos del Mercosur y los intereses de sus socios. 6. Cláusula de la Nación más favorecida (Art. 8, inc. d): Se aplica automáticamente a todos los Estados, respecto de cualquier franquicia, ventaja, favor, etc. que uno de los socios conceda a un producto originario o destinado a terceros países no miembros de la ALADI. 7. Régimen de origen: El anexo II establece condiciones y requisitos para que los productos que transiten en la zona económica, puedan considerarse originarios de ellos y así ampararse en el tratamiento de tales. El incumplimiento, tendrá sanciones.  Estructura institucional: El formato institucional del Tratado de Asunción, ofrecía 3 rasgos definitorios de las aspiraciones de los Estados Partes: 1. Un neto sesgo intergubernamental de los órganos decisorios del bloque; 2. La definición tácita de que los acuerdos integracionistas tendrían el alcance de actos legales incompletos. 3. La ausencia de un órgano jurisdiccional autónomo, que llevaría a mecanismos de solución de controversias extremadamente flexibles y morosas.  El Tratado de Asunción prevé la conformación de los siguientes órganos : 1. Consejo del Mercado Común. Es el órgano de mayor jerarquía. Entre sus tareas se encuentra la orientación política del Mercado y la toma de decisiones necesarias para garantizar el cumplimiento de los objetivos y plazos establecidos para la constitución del mismo. El Consejo, está integrado por los ministros de Relaciones Exteriores y de Economía de los Estados. La presidencia se elegirá cada seis meses, por orden alfabético. 2. Grupo Mercado Común. Es un órgano ejecutivo con facultad de iniciativa. Con la coordinación de los ministros de Relaciones Exteriores, el Grupo, se ocupa de velar por el cumplimiento del Tratado, asegurar el cumplimiento de las decisiones del Consejo, proponer medidas para la liberalización comercial, coordinar políticas macroeconómicas y negociar acuerdos con terceros. El Grupo está integrado por 4 miembros titulares y 4 alternos que representan a los ministerios de Relaciones Exteriores, de Economía y a los Bancos Centrales de los Estados. Como ejecutor principal, puede constituir subgrupos de trabajo. 3. Secretaría Administrativa del Grupo Mercado Común: El Grupo cuenta con una Secretaría Administrativa con sede en Montevideo. Su función es el archivo de documentación y realizar las comunicaciones de actividades. 4. Comisión Parlamentaria Conjunta: La función es facilitar el avance hacia la constitución del Mercado Común. El Tratado no prevé la forma en que la misma estará integrada.

El Protocolo de Brasilia (P.B.). En la III Reunión del Grupo Mercado Común, celebrada (21-23) en octubre de 1991, en Asunción, se creó un grupo ad-hoc (específico), para preparar un proyecto de Sistema de Solución de Controversias para diciembre del mismo año. Entre el 4 y 6 de noviembre, en Montevideo se hizo la reunión del Grupo ad-hoc integrado por representantes de los 4 países. La argentina presentó un documento que se utilizó como base para las negociaciones. La propuesta del Grupo ad-hoc, se presentó en la IV Reunión del Grupo Mercado Común en Brasilia, en diciembre de 1991, siendo aprobada con pequeñas modificaciones. Este cuerpo aprobó el Protocolo de Brasilia para la Solución de Controversias el 17 de diciembre y entró en vigencia en abril de 1993. Los mecanismos instituidos en el Protocolo de Brasilia fueron creados para el periodo de transición, pero el Protocolo de Ouro Preto (1994), prorrogó su vigencia, hasta enero de 2004, fecha que entró en vigencia del Protocolo de Olivos. El mecanismo del protocolo comenzaría con negociaciones durante un breve periodo. Si éstas fracasaban, el Grupo Mercado Común formularía recomendaciones, asesorado por expertos. Asimismo se podía optar por iniciar el procedimiento ante la Comisión de Comercio, elección que no eliminaba la posibilidad de reclamo posterior ante el Grupo Mercado Común. Las recomendaciones no eran obligatorias. Si la controversia aún no hubiera encontrado solución, se iniciaría la instancia arbitral, a través de la conformación de un tribunal ad hoc, compuesto por 3 árbitros. El laudo era vinculante y no podía ser apelado (no existía un Órgano de Apelación) salvo la solicitud de su aclaración. Los particulares (personas físicas o jurídicas), no podrían acceder a la instancia arbitral. Sus reclamos contra medidas legales o administrativas restrictivas, discriminatorias o de competencia desleal, sólo podrían ser canalizados a través de la Sección Nacional del Grupo Mercado Común del Estado, donde tuviere su residencia habitual o la sede de sus negocios y que luego elevaría la reclamación ante el Grupo Mercado Común. La legitimación activa y pasiva en el sistema de resolución de controversias, es siempre de los Estados.  Críticas: 1. La proliferación de mecanismos de negociación y conciliación, en desmedro de instancias jurisdiccionales. 2. Alto porcentaje de consultas y reclamos pendientes de resolución o resueltas insatisfactoriamente. 3. Extrema flexibilidad en los plazos. Las partes de una controversia pueden prolongar de común acuerdo casi indefinidamente la etapa de negociación. Esto significa una alta incertidumbre para el sector privado. 4. El carácter ad hoc de los tribunales arbitrales, genera imprevisibilidad debido a las divergentes interpretaciones y aplicación de las normas del Mercosur. 5. La inexistencia de un órgano de apelación. 6. La validez limitada de las decisiones de los tribunales arbitrales ad hoc, circunscriptas al caso y a las partes en conflicto. Estas decisiones no son consideradas fuentes legales del Mercosur. 7. La exclusión de los particulares como sujetos legitimados para la defensa de sus intereses y derechos reconocidos en el marco del bloque. El Protocolo de Ouro Preto (P.O.P.). En diciembre de 1994, se aprobó el protocolo adicional sobre la estructura institucional del Mercosur, denominado Protocolo de Ouro Preto, en la ciudad del mismo nombre, Brasil.  Avances institucionales: 1. Terminó de consolidar el nuevo órgano decisorio, la Comisión de Comercio del Mercosur; 2. Se crearon órganos consultivos con atribuciones menguadas como la Comisión Parlamentaria Conjunta y el Foro Consultivo Económico y Social; 3. Se profundizó la personalidad jurídica internacional del bloque; 4. Se reglamentó el mecanismo de internalización y vigencia de la normativa del Mercosur; 5. Se consolidó y reglamentó el funcionamiento de nuevos Subgrupos de Trabajo, los Comités Técnicos, las Reuniones Especializadas y las Reuniones de Ministros; 6. Se mejoraron los mecanismos de solución de controversias.  A partir del Protocolo de Ouro Preto, la estructura institucional quedó compuesto con los órganos: 1. El Consejo del Mercado Común. 2. El Grupo Mercado Común. 3. La Comisión de Comercio del Mercosur, encargada de asistir al Grupo Mercado Común en política comercial, que se expide mediante directivas o propuestas. 4. La Comisión Parlamentaria Conjunta, órgano que procura acelerar los procedimientos para la entrada en vigor de las normas de los órganos del Mercosur. 5. El Foro Consultivo Económico-Social, órgano de representación de los sectores económicos y sociales. 6. La Secretaría Administrativa del Mercosur.

El Protocolo de Olivos (P.O.). Con el colapso político y financiero de la Argentina en 2001 y 2002, en febrero del 2002, en la Quinta de Olivos los 4 países del Mercosur firmaron un Protocolo para la Solución de Controversias en el Mercosur. Este instrumento, entró en vigencia el 2 de enero del año 2004, y derogó el Protocolo de Brasilia. Entre las innovaciones introducidas se destacó la creación del Tribunal Permanente de Revisión, con el objeto de garantizar la correcta interpretación, aplicación y cumplimiento de los instrumentos del Mercosur. El Tribunal, tiene su sede en Asunción. La constitución del Tribunal marca un avance en el sistema de solución de controversias porque es una instancia de revisión de laudos. Otro aspecto innovador es el mecanismo de opiniones consultivas, con la finalidad de contribuir a la interpretación y aplicación correcta de las normas del Mercosur, aun cuando carezcan de efecto vinculante. Podrán solicitar opiniones consultivas al Tribunal todos los Estados, en conjunto con los órganos con capacidad decisoria del Mercosur, los Tribunales Superiores de Justicia de los Estados y el Parlamento del Mercosur. En diciembre de 2003, en Montevideo, el Consejo del Mercado Común por Decisión 37/03 aprobó como Anexo el Reglamento del Protocolo de Olivos, que contiene una reglamentación detallada de los procedimientos establecidos en el Protocolo.  Evolución de la estructura institucional, posterior al Potocolo de Ouro Preto : 1. Transformación de la Secretaría Administrativa del Mercosur, en una Secretaría Técnica, y la formación dentro de ésta del Sector de Asesoría Técnica del Mercosur. 2. Creación de un Tribunal Permanente del Mercosur. 3. Creación de un Foro Consultivo de Municipios, Estados Federales, Provincias y Departamentos . 4. Creación del Centro Mercosur de Promoción del Estado de Derecho. 5. Creación del Parlamento del Mercosur. 6. Creación de la Reunión de Ministros y Altas Autoridades de Ciencia, Tecnología e Innovación . 7. Creación del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur. 8. Creación del Instituto Social del Mercosur. 9. Creación del instituto de Formación del Mercosur. 10. Creación de la Comisión de Ministros de Asuntos Sociales del Mercosur. 11. Creación del Instituto de Políticas Públicas y Derechos Humanos. 12. Creación del cargo de Alto Representante del Mercosur. 13. Aprobación de un Plan de Acción par un Estatuto de Ciudadanía. 14 Creación de una Unidad de Participación Social. En esta etapa de avances institucionales, el Consejo del Mercado Común definió los siguientes lineamientos para la reforma institucional del bloque: 1. Reestructuración de los órganos decisorios del Mercosur y de sus foros subordinados, lo que incluye sus competencias. 2. Perfeccionamiento del sistema de solución de controversias y fortalecimiento de sus órganos institucionales. 3. Perfeccionamiento del sistema de incorporación, vigencia y aplicación de la normativa del Mercosur. 4. Establecimiento de un presupuesto que contemple los requerimientos de la Secretaría del Mercosur y la Secretaría del Tribunal Permanente de Revisión. 5. Creación de la Reunión de Alto Nivel para el Análisis Institucional del Mercosur, con el fin de analizar los aspectos institucionales centrales del Mercosur y formular propuestas tendientes a la profundización del proceso de integración y al fortalecimiento de sus instituciones. El Consejo Mercado Común (CMC). El Consejo fue creado en el Tratado de Asunción, pero adoptó su actual estructura y funciones en el Protocolo de Ouro Preto. Es el órgano superior y le corresponde la conducción política y la toma de decisiones para el cumplimiento de los objetivos y plazos establecidos para la constitución del Mercado Común. Al Consejo le corresponde definir las líneas generales del proceso de integración en un sentido amplio y articular el esfuerzo político para el desarrollo del mismo. Está integrado por los ministros de relaciones exteriores y de economía de los estados y se reúne las veces que considera oportuno (al menos una vez por semestre). Su presidencia es semestral, de rotación por orden alfabético. El Consejo del Mercado Común, ante la necesidad de fortalecer la estructura institucional, decidió crear, la Comisión de Representantes Permanentes como órgano del Consejo del Mercado Común, estando integrada por los Representantes Permanentes de cada Estado Parte y por un Presidente. El Presidente debe ser una personalidad política destacada, de uno de los Estados Partes, designada por el Consejo del Mercado Común a propuesta de los Presidentes de los Estados. El Consejo del Mercado Común toma decisiones por consenso y se pronuncia mediante decisiones, obligatorias para los Estados.  En el Protocolo de Ouro Preto se detallan las funciones y atribuciones del Consejo : 1. Velar por el cumplimiento del Tratado de Asunción. 2. Formular políticas para la conformación del mercado común.

3. Ejercer la titularidad de la personalidad jurídica del Mercosur. 4. Negociar y firmar acuerdos, con terceros países, grupos de países y organismos internacionales, funciones que pueden ser delegadas por mandato expreso al grupo mercado común. 5. Pronunciarse sobre las propuestas que le sean elevadas por el grupo mercado común. 6. Crear reuniones de ministros y pronunciarse sobre los acuerdos que le sean remitidos por las mismas. 7. Crear los órganos que estime pertinentes, así como modificarlos o suprimirlos; y adoptar decisiones en materia financiera y presupuestaria. El Grupo Mercado Común (GMC). Al Grupo Mercado Común le compete la administración y ejecución del Tratado de Asunción. Es calificado como el órgano ejecutivo del Mercosur y jerárquicamente se encuentra por debajo del Consejo Mercado Común. Está integrado por 4 miembros titulares NO ministeriales de cada país, 3 deben representar obligatoriamente a los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Economía, y a los Bancos Centrales de los países. Los miembros titulares y alternos constituirán la Sección Nacional del Grupo Mercado Común. La coordinación del Grupo la realizan los Ministerios de Relaciones Exteriores y se puede invitar a otros funcionarios de rango no ministerial a participar de las reuniones. Tiene un presidente, que debe rotar cada 6 meses.  Funciones y atribuciones del Grupo Mercado Común: 1. Velar por el cumplimiento del Tratado de Asunción. 2. Proponer proyectos de decisión al Consejo Mercado Común. 3. Velar por el cumplimiento de las decisiones adoptadas por el Consejo. 4. Proponer medidas para la aplicación del programa de liberación comercial, la coordinación de políticas macroeconómicas y la negociación de acuerdos frente a terceros. 5. Fijar programas de trabajo que aseguren el avance hacia la constitución del mercado común. 6. Crear, modificar o suprimir órganos como subgrupos de trabajo y reuniones especializadas, para el cumplimiento de sus objetivos. 7. Manifestarse sobre las propuestas o recomendaciones realizadas por los demás órganos del Mercosur en el ámbito de sus competencias. 8. Negociar, con la participación de representantes de los estados Parte, por delegación expresa del Consejo Mercado Común y dentro de los límites que les son establecidos, acuerdos en nombre del Mercosur con terceros países. Cuando sea autorizado por el Consejo Mercado Común, también podrá delegar los poderes a la Comisión de Comercio del Mercosur. 9. Adoptar resoluciones en materia financiera y presupuestaria, basado en las orientaciones emanadas del Consejo (función legislativa). 10. Organizar las reuniones del Consejo y preparar los informes que éste le solicite. El Grupo Mercado Común se pronuncia por consenso, mediante resoluciones, obligatorias para los estados. Este órgano puede ser calificado, como más dinámico y de mayor transcendencia práctica. La Comisión de Comercio del Mercosur (CCM). Es el órgano comercial aduanero del Mercosur, encargado de seguir el proceso de constitución de la unión aduanera y de asistir al Grupo Mercado Común, pero con facultades decisorias propias. Está integrada por cuatro miembros titulares de rango no ministerial de cada país. La coordinación de sus reuniones está a cargo de los Ministerios de Relaciones Exteriores. Debe reunirse al menos 1 vez al mes, y siempre que lo solicite el Grupo Mercado Común o los Estados. El Grupo puede invitar a otros funcionarios de rango NO ministerial a participar de las reuniones.  Funciones de la Comisión de Comercio del Mercosur: 1. Velar por la aplicación de los instrumentos de política comercial intra-Mercosur y con terceros países. 2. Considerar y pronunciarse sobre las solicitudes presentadas por los estados Parte con respecto a la aplicación y al cumplimiento del arancel externo común y de los demás instrumentos de política comercial común. 3. Efectuar el seguimiento de la aplicación de los instrumentos de política comercial común en los estados Parte. 4. Analizar la evolución de los instrumentos de política comercial para el funcionamiento de la unión aduanera y formular propuestas a éste respecto al Grupo Mercado Común. 5. Tomar las decisiones vinculadas a la administración y a la aplicación del arancel externo común y de los instrumentos de política comercial. 6. Informar al Grupo sobre la evolución y la aplicación de los instrumentos de política comercial, sobre la tramitación de las solicitudes recibidas y sobre las decisiones adoptadas respecto de las mismas. 7. Proponer al Grupo nuevas normas o modificaciones a las existentes en materia comercial y aduanera del Mercosur. 8. Proponer la revisión de las alícuotas arancelarias. 9. Establecer los comités técnicos necesarios para el cumplimiento de sus funciones. 10. Desempeñar las tareas vinculadas a la política comercial común que le solicite el Grupo.

La Comisión de Comercio se pronuncia por consenso, a través de directivas o propuestas. Las primeras son obligatorias para los estados Parte. El Parlamento del Mercosur (PM). La creación del Parlamento del Mercosur es parte de un proceso abierto en 2002. En la 27ª Cumbre de Ouro Preto, en diciembre de 2004 el Consejo del Mercado Común encomendó a la Comisión Parlamentaria Conjunta, la redacción de una propuesta de Protocolo Constitutivo del Parlamento del Mercosur. La Comisión Parlamentaria realizó el proyecto que en diciembre de 2005, los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, firmaron el Protocolo Constitutivo del Parlamento del Mercosur constituyendo el nuevo organismo. El Parlamento de Mercosur concretó su primera reunión en mayo de 2007, dejando de existir la Comisión Parlamentaria Conjunta. Es el órgano de representación de la pluralidad ideológica y política de los países miembros (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela). NO tiene facultades decisorias, pero se trata de un órgano independiente y autónomo. a. En una primera etapa (2007-2010) sus miembros eran elegidos por los parlamentos nacionales de entre sus miembros. La composición era paritaria: 18 legisladores (9 diputados y 9 senadores) por cada Estado, que eran nombrados por el Congreso de cada país. En la totalidad contaba con 72 miembros con voz y voto (Venezuela, al no haber sido ratificada su incorporación como miembro pleno, sus legisladores contaban con voz pero no con voto siendo 9 miembros y no 18 como el resto de los Estados). b. En una segunda etapa, serán elegidos por voto directo (a partir de 2011) y simultáneo (desde 2015) de los ciudadanos. Se tratará de un sistema representativo proporcional atenuado. Esto supone que ninguna delegación por sí sola o asociada a otra podrá tener mayoría automática. Entre 2011 y 2014 Argentina contará con 26 parlamentarios, Brasil con 37, y Paraguay con 18 y Uruguay con 18. Desde 2015, Argentina tendrá 45 parlamentarios, Brasil 75 y Paraguay 18 y Uruguay 18. El Parlamento funciona en Montevideo, con una sola cámara y debe realizar al menos una sesión ordinaria mensual. El Consejo Mercado Común y los propios parlamentarios pueden convocarlo a sesiones extraordinarias. El protocolo que lo regula contempla la posibilidad de realizar sesiones virtuales, sin presencia física de los parlamentarios en un mismo lugar. Para tomar las decisiones existen cuatro tipos distintos de mayorías, pensadas para temas de distintas complejidad o que afecten diferentes intereses: a. Simple: más de la mitad de los parlamentarios presentes b. Absoluta: más de la mitad del total de parlamentarios c. Especial: dos tercios del total que además debe incluir votos de parlamentarios de todos los países d. Calificada: en cada bloque de países hay que alcanzar más de la mitad de todos los parlamentarios de ese país. El Parlamento es el primer organismo del bloque en el que se toman decisiones sin necesidad de que sean unánimes. Funciona en plenario y comisiones. Las comisiones (pueden ser Permanentes, Temporarias o Especiales) refieren a diferentes temáticas, como: Asuntos Jurídicos e Institucionales; Asuntos Económicos, de Planeamiento Estratégico; Empleo, Seguridad Social, etc.  Competencias del Parlamento del Mercosur: 1. Velar en el ámbito de su competencia por la observancia de las Normas del Mercosur. 2. Velar por la preservación del régimen democrático en los Estados. 3. Elaborar y publicar anualmente un informe sobre la situación de los Derechos Humanos en los Estados. 4. Efectuar pedidos de informes a los órganos decisorios y consultivos del Mercosur sobre cuestiones vinculadas al desarrollo del proceso de integración. Los pedidos de informes deberán ser respondidos en un plazo máximo de 180 días. 5. Invitar, por intermedio de la Presidencia Pro Tempore del Consejo, a representantes de los órganos del Mercosur, para informar y/o evaluar el desarrollo del proceso de integración, intercambiar opiniones y tratar aspectos relacionados con las actividades en curso. 6. Recibir, al finalizar cada semestre a la Presidencia Pro Tempore del Mercosur, para que presente un informe sobre las actividades realizadas. 7. Recibir, al inicio de cada semestre, a la Presidencia Pro Tempore, para que presente el programa de trabajo acordado, con los objetivos y prioridades previstos para el semestre. 8. Realizar reuniones semestrales con el Foro Consultivo Económico-Social. 9. Organizar reuniones públicas, sobre cuestiones vinculadas al desarrollo del proceso de integración, con entidades de la sociedad civil y los sectores productivos. 10. Recibir y examinar peticiones de cualquier particular de los Estados, sean personas físicas o jurídicas, relacionadas con actos u omisiones de los órganos del Mercosur.

11. Emitir declaraciones, recomendaciones e informes sobre cuestiones vinculadas al desarrollo del proceso de integración, por iniciativa propia o a solicitud de otros órganos del Mercosur. 12. Elaborar dictámenes sobre todos los Proyectos de Normas del Mercosur que requieran aprobación legislativa en uno o varios Estados Partes, en un plazo de 90 días de efectuada la consulta. Si el Proyecto es aprobado por el órgano decisorio, de conformidad con los términos del dictamen del Parlamento, la Norma deberá ser remitida por cada Poder Ejecutivo Nacional al Parlamento del respectivo Estado Parte, dentro del plazo de 45 días, contados a partir de dicha aprobación. En caso que la Norma aprobada no estuviera en conformidad con el dictamen del Parlamento, o si éste no se hubiere expedido en el plazo mencionado, la misma seguirá su trámite ordinario de incorporación. El plazo máximo de duración del procedimiento, será de hasta 180 días corridos, contados a partir del ingreso de la Norma al respectivo Parlamento Nacional. Si dentro del plazo de ese procedimiento el Parlamento del Estado Parte rechaza la Norma, ésta deberá ser reenviada al Poder Ejecutivo para que la presente a la reconsideración del órgano correspondiente del Mercosur. 13. Proponer proyectos de Normas del Mercosur para su consideración por el Consejo del Mercado Común, el que deberá informar semestralmente sobre su tratamiento. 14. Elaborar estudios y anteproyectos de Normas nacionales, orientados a la armonización de las legislaciones nacionales de los Estados. 15. Desarrollar acciones y trabajos conjuntos con los Parlamentos Nacionales, con el fin de asegurar el cumplimiento de los objetivos del Mercosur, en particular aquellos relacionados con la actividad legislativa. 16. Mantener relaciones institucionales con los Parlamentos de terceros Estados. 17. Celebrar, con el asesoramiento del órgano competente del Mercosur, convenios de cooperación o de asistencia técnica con organismos públicos y privados, de carácter nacional o internacional. 18. Fomentar el desarrollo de instrumentos de democracia representativa y participativa en el Mercosur. 19. Recibir dentro del primer semestre de cada año un informe sobre la ejecución del presupuesto de la Secretaría del Mercosur del año anterior. 20. Elaborar y aprobar su presupuesto e informar sobre su ejecución al Consejo del Mercado Común dentro del primer semestre del año posterior al ejercicio. 21. Aprobar y modificar su Reglamento Interno. 22. Realizar todas las acciones que correspondan al ejercicio de sus competencias. El Foro Consultivo Económico y Social (FCES). Es el órgano de representación de los sectores económicos y sociales de los Estados partes. A través del Foro, la sociedad civil de los países puede expresarse sobre diversas materias que reflejen la preocupación y aspiraciones de los sectores que lo integran: empresarios, trabajadores y sectores diversos. Su sesión constitutiva se llevó a cabo en Buenos Aires en mayo de 1996. La estructura institucional está formada por el Plenario del Foro, que es el órgano superior del Foro Consultivo Económico Y Social, al cual compete la adopción de las decisiones necesarias para asegurar el buen cumplimiento de lo estipulado en el Protocolo de Ouro Preto y en el Reglamento. A su vez, está compuesto por las respectivas Secciones Nacionales de cada Estado. Éstas pueden funcionar en forma independiente, de acuerdo con sus propias peculiaridades internas, los sectores económicos y sociales que las componen, exigiéndose que las Organizaciones que representan a dichos sectores sean las más representativas. Cada Sección Nacional tendrá derecho a 9 delegados titulares y sus respectivos alternos en el Plenario del Foro, no estando obligada a designarlos en su totalidad.  De acuerdo con su Reglamento, las tareas principales son: 1. Emitiendo recomendaciones, por iniciativa propia o sobre consultas que, acompañando información suficiente, realicen el Grupo Mercado Común y demás órganos. Dichas recomendaciones pueden referirse a cuestiones internas del Mercosur, como a la relación de éste con otros países. 2. Promover el progreso económico y social del Mercosur, orientado a la creación de un mercado común y su cohesión económica y social. 3. Dar seguimiento, analizar y evaluar el impacto social y económico de las políticas destinadas al proceso de integración. 4. Proponer normas y políticas económicas y sociales. 5. Realizar investigaciones, estudios, seminarios o eventos de naturaleza similar sobre cuestiones económicas y sociales. 6. Establecer relaciones y realizar consultas con instituciones nacionales o internacionales públicas o privadas, cuando sea conveniente o necesario para el cumplimiento de sus objetivos. 7. Contribuir a una mayor participación de las sociedades en el proceso de integración regional, promoviendo la real integración en el Mercosur y difundiendo su dimensión económico-social. El Foro Consultivo Económico-Social, tiene naturaleza consultiva.

La Secretaria Administrativa (SA). La Secretaría Administrativa aparece por primera vez en el Tratado de Asunción bajo la forma de un órgano auxiliar del Grupo Mercado Común. En el Protocolo de Ouro Preto su estatus se modifica, se la define como un órgano de apoyo operativo de todo el sistema, responsable de la prestación de servicios a las demás instituciones del Mercosur.  Entre sus actividades se destacan: 1. Servir como archivo oficial de la documentación del Mercosur. 2. Realizar la publicación y la difusión de las normas adoptadas en el Mercosur. En ese contexto, le corresponde: a. Realizar, en coordinación con los estados, las traducciones para los idiomas español y portugués de las decisiones adoptadas por los órganos de la estructura institucional del Mercosur. b. Editar el boletín oficial del Mercosur. 3. Organizar los aspectos logísticos de las reuniones del Consejo Mercado Común, del Grupo Mercado Común y de la Comisión de Comercio del Mercosur y de los demás órganos, cuando las mismas se celebren en su sede permanente. En lo que se refiere a las reuniones realizadas fuera de su sede permanente, la Secretaría Administrativa del Mercosur proporcionará apoyo al estado en el que se realice la reunión. 4. Informar regularmente a los estados Parte sobre las medidas implementadas para incorporar en su ordenamiento, las normas emanadas de los órganos del Mercosur. 5. Desempeñar las tareas que le sean solicitadas por el Consejo Mercado Común, el Grupo Mercado Común y la Comisión Comercio Mercosur. La Secretaría del Mercosur, está compuesta por el Director y 3 Sectores: a) Sector de Asesoría Técnica, b) Sector de Normativa y Documentación y c) Sector de Administración y Apoyo. El Director de la Secretaría es responsable del adecuado cumplimiento del conjunto de tareas atribuidas a la Secretaría y de la gestión administrativa, financiera y patrimonial de la misma. Tiene la nacionalidad de uno de los estados Partes, elegido por el Grupo Mercado Común en forma rotativa, previa consulta a los estados. Su mandato tiene una duración de dos años, y está prohibida su reelección. El sistema de solución de controversias. Con la firma del Tratado de Asunción en marzo de 1991 se estableció un sistema provisorio para resolver controversias, caracterizado por negociaciones intergubernamentales directas. Instado el procedimiento, de no lograrse una solución, se previó que los Estados se someterían a consideración del Grupo Mercado Común, que en un lapso de 60 días formularía recomendaciones. En caso de no lograrse una solución en esa instancia, se elevaría la controversia al Consejo de Mercado Común para que adoptara las recomendaciones pertinentes. Los Estados se comprometieron a adoptar un sistema definitivo antes del 31 de diciembre de 1994. En consecuencia, el 17 de diciembre de 1991 se suscribió el Protocolo de Brasilia, iniciativa también provisoria. Este Protocolo constituyó el inicio formal de un esquema procedimental dominado por Tribunales Arbitrales Ad Hoc. Con la firma del Protocolo de Olivos (en febrero de 2002) se cambió la estructura para la solución de controversias y se perfeccionó el sistema vigente. Se creó una instancia permanente, el Tribunal Permanente de Revisión, para garantizar la correcta interpretación, aplicación y cumplimiento de los instrumentos del proceso de Integración, que puede entender en primera y única instancia o bien como tribunal de alzada a pedido de un Estado Parte. Se sumó también a ese cambio la posibilidad de concurrir al Tribunal Permanente de Revisión para solicitar Opiniones Consultivas.  Caracteres generales: El ámbito de aplicación del Sistema de Solución de Controversias se fracciona en dos: conflictos entre Estados Partes y reclamos de particulares. En el primer supuesto, la competencia del Tribunal Ad-Hoc o del Tribunal Permanente de Rrevisión recae sobre asuntos que versen sobre la interpretación, aplicación o incumplimiento del Tratado de Asunción, el Protocolo de Ouro Preto, así como de las decisiones del Consejo Mercado Común, las Resoluciones Grupo Mercado Común y las directivas de la Comisión de Comercio del Mercosur. Los reclamos de particulares pueden ser con motivo de la sanción o aplicación, por cualquiera de los Estados Partes, de medidas legales o administrativas de efecto restrictivo, discriminatorias o de competencia desleal, en violación del Tratado de Asunción, de las decisiones del Consejo Mercado Común o de las resoluciones del Grupo Mercado Común. El Protocolo de Olivos, contempla una jurisdicción alternativa al Protocolo para algunas de las posibles controversias. Así, las controversias que pueden también ser sometidas al sistema de solución de controversias de la Organización Mundial del Comercio o de otros esquemas de comercio de que sean parte individualmente los Estados Partes, podrán someterse a uno u otro foro, a elección de la parte demandante.  Legitimación: Quienes pueden intervenir en un procedimiento de solución de controversias son únicamente los Estados Partes.

Los particulares pueden intervenir o iniciar una reclamación, únicamente cuando sus intereses se vean afectados como consecuencia de decisiones adoptadas por los Estados, contrarias a normativa emanada de los órganos Mercosur y por medio de la respectiva sección nacional Grupo Mercado Común.  Procedimiento del Sistema de Solución de Controversias: El procedimiento previsto por el Protocolo de Olivos, es contradictorio y público. El sistema se divide en dos fases. Una precontenciosa (mediadora), conformada por las negociaciones directas y la mediación del Grupo Mercado Común, y otra jurisdiccional, representada por el proceso arbitral o intervención directa del Tribunal Permanente de Revisión. a. En la fase precontenciosa, los conflictos procuran resolverse mediante negociaciones directas. Vencidos los plazos sin que la controversia obtenga solución, cualquiera de los Estados podrá iniciar directamente el procedimiento arbitral previsto, o de común acuerdo entre ambos, someter la controversia a consideración del Grupo Mercado Común. El Grupo Mercado Común evaluará la situación denunciada, dará oportunidad a las partes para que expongan sus posiciones, y requerirá el asesoramiento de expertos cuando lo estime necesario. Al término de esta fase el Grupo Mercado Común formulará las recomendaciones. Concluida esa etapa sin que la controversia haya encontrado solución, comienza la fase jurisdiccional. Cualquiera de los Estados podrá comunicar a la Secretaría del Mercosur su intención de recurrir al procedimiento arbitral con intervención de un Tribunal Arbitral Ad Hoc, o podrán también acordar expresamente someterse directamente y en única instancia al Tribunal Permanente de Revisión. Comunicada la voluntad de recurrir a la instancia arbitral, los Estados Partes informarán a éste acerca de las instancias cumplidas con anterioridad y harán una breve exposición de los fundamentos de sus respectivas posiciones. El Tribunal deberá expedirse mediante un laudo obligatorio (e irrecurrible en caso de que emane del Tribunal Permanente de Revisión). En el caso de que una controversia se haya planteado inicialmente ante un TAH, existe la posibilidad de interponer recurso de revisión al Tribunal Permanente de Revisión como tribunal de alzada. Su pronunciamiento será inapelable. En el supuesto de que surjan divergencias sobre el cumplimiento del laudo, por entender el Estado beneficiado por el laudo que las medidas adoptadas no dan cumplimiento al mismo, éste tendrá un plazo de treinta días a partir de la adopción de aquellas, para someter la situación a la consideración, según corresponda, del Tribunal Ad Hoc o del Tribunal Permanente de Revisión, disponiendo el Tribunal de un plazo de 30 días para dirimir al respecto. b. Luego de ello comienza la etapa jurisdiccional, dándose intervención al Tribunal Ad Hoc, o en su caso, en instancia única al Tribunal Permanente de Revisión.  Estructura: Los Tribunal Ad Hoc, se forman a partir de las Listas de Árbitros depositadas por cada Estado en la Secretaría del Mercosur. Cada Tribunal se compone por 3 árbitros, debiendo cada Estado en la controversia designar a 1 árbitro titular en el plazo de 15 días, contados a partir de la fecha en que la Secretaría Administrativa hubiese comunicado a los Estados partes en la controversia la decisión de uno de ellos de recurrir al arbitraje. Simultáneamente designará, de la misma lista, 1 árbitro suplente. Conjuntamente, los Estados partes en la controversia designarán de común acuerdo al tercer árbitro, que presidirá el Tribunal Arbitral Ad Hoc. El Tribunal Permanente de Revisión, está integrado por 5 Árbitros titulares, uno por cada Estado (con 1 suplente) y un 5º árbitro designado por unanimidad por los Estados Partes, actúan por un período de 2 años, renovables por no más de 2 períodos consecutivos. El 5º Árbitro actuará por un período de 3 años, no renovable salvo acuerdo en contrario de los Estados. No lográndose unanimidad, la designación se hará por sorteo. El mandato de los integrantes del Tribunal Permanente de Revisión se contará a partir de la respectiva designación por el órgano competente del Mercosur. La presidencia del Tribunal Permanente de Revisión es ejercida en forma rotativa conforme al orden alfabético de los Estados Partes y el 5º árbitro, durando cada presidencia 1 año. En el supuesto de imposibilidad para el ejercicio, la presidencia estará a cargo de quien suceda en el orden de rotación enunciado. Cuando la controversia involucre a 2 estados, el tribunal se integrará con 3 árbitros, 2 serán nacionales de cada estado parte en la controversia y el tercero, que ejercerá la presidencia, será designado por sorteo, entre los árbitros restantes que no sean nacionales de los estados partes en la controversia. Si la controversia involucra a más de 2 estados, el Tribunal Permanente de Revisión estará integrado por 5 árbitros. La Secretaría del Tribunal, está compuesta por un Secretario Nacional de cualquiera de los Estados, designado por el Consejo de Mercado Común por concurso de méritos, y 4 áreas bajo su supervisión indispensables para el funcionamiento del Tribunal Permanente de Revisión:

1) Área de Biblioteca y Archivo de Documentos; 2) Área de Informática y Base de Datos; 3) Área Secretaría y Administración; y 4) Área Jurídica.  Entre las funciones de la Secretaría del Tribunal: 1. Asistir a los árbitros del Tribunal Permanente de Revisión. 2. Coordinar los trabajos de las áreas que integran la Secretaría del Tribunal. 3. Coordinar la relación de la Secretaría del Tribunal con el Tribunal Permanente de Revisión y los demás órganos de la estructura Mercosur. 4. Organizar el apoyo logístico a todas las reuniones del Tribunal Permanente de Revisión. EL DERECHO DE LA INTEGRACIÓN REGIONAL. Características generales del Derecho de la Integración Regional. El Derecho de la Integración Regional NO es un derecho extranjero; es un derecho propio de los Estados miembros, tanto como su Derecho Nacional. La primacía. Las normas comunitarias tienen jerarquía superior a las normas del derecho interno de los Estados miembros. Esta primacía es incondicional y absoluta. Se fundamenta en la cesión de soberanía que los Estados miembros realizan.  En la Unión Europea: El principio de primacía del ordenamiento de la Unión fue instaurado por el Tribunal de Justicia de la UE tras la sentencia de julio de 1964 en la que se enfrentaba FLAMINIO COSTA CONTRA ENEL. Con dicha sentencia, el Tribunal consideró que la primacía del Derecho comunitario limita el margen de maniobra a los Estados Miembros impidiendo que prevalezca un derecho opuesto . La supremacía del Derecho de la Unión se da inclusive sobre las normas nacionales de jerarquía constitucional. La primacía del ordenamiento de la Unión es de aplicación obligatoria por parte del poder judicial. Ello supone que los Estados miembros tienen la responsabilidad de eliminar de sus ordenamientos las normas que contradigan o de cualquier modo obstaculicen la vigencia del Derecho de la Unión.  En el Mercosur: El principio de primacía no está incorporado al derecho comunitario. Por el contrario, existe una primacía parcial, en el caso de nuestro país, en cuanto que la CN reconoce expresamente la supremacía de las normas comunitarias sobre las leyes nacionales (aunque no respecto a la Constitución misma). El efecto directo. Las normas del Derecho de Integración Regional tienen capacidad para generar derechos y obligaciones para los ciudadanos de los Estados miembros. Este principio permite que los particulares puedan oponer una norma comunitaria al margen de que existan o no textos internos.  Hay 2 tipos de efectos directos: 1. Efecto directo vertical, que es aquel que surge por la posibilidad del particular de invocar, frente a los órganos de su Estado, una norma comunitaria. 2. Efecto directo horizontal, consiste en la posibilidad de que el particular pueda invocar frente a otros particulares las normas del derecho comunitario.  En la Unión Europea: Los particulares tienen derecho a invocar ante los tribunales el Derecho de la Unión, e igualmente, éstas les conceden de manera directa derechos y obligaciones. El efecto directo no fue reconocido expresamente en los tratados fundacionales, sino que se trata de un principio jurisprudencial sentado por el Tribunal a partir de la sentencia VAN GEND EN LOOS, en febrero de 1963. El mismo Tribunal sentenció que para que una norma tenga efecto directo se fundamentará en que ésta sea obligatoria, y no discrecional, para el Estado miembro.  En el Mercosur: Si bien esta característica no está explícita en el derecho comunitario del Mercosur, de alguna manera los habitantes de los Estados miembros pueden ser parte (con muchas limitaciones) en los procedimientos de aplicación de las normas comunitarias. Esto es así con relación a la generación del Derecho de la Integración Regional (por ej., mediante la participación de los sectores privados en los subgrupos de trabajo y comisiones ad hoc del Grupo Mercado Común), como respecto a su aplicación jurisdiccional (los particulares pueden iniciar una reclamación). Abordaremos esta cuestión con mayor detalle al analizar las La aplicabilidad directa. Las normas del Derecho de la Integración Regional se incorporan automáticamente al orden jurídico interno de cada uno de los Estados miembros, sin necesidad de ninguna norma de derecho interno que las adopte. La aplicabilidad directa implica la adopción de la Teoría Monista, desechando el dualismo. Conforme a ello, las normas primarias y las derivadas del Derecho de la Integración deben ser aplicadas por los poderes de los Estados, no pudiendo invocar razones de derecho constitucional para abstenerse de hacerlo.  En la Unión Europea: El Derecho de la Unión Europea se integra en los ordenamientos jurídicos de los países, de manera que no necesitan de fórmula especial para que sea insertado.

 En el Mercosur: Si bien en el Mercosur las normas comunitarias no tienen todavía esta característica de forma plena, en nuestro país, a partir del fallo de la CSJN dictado en la causa EKMEDJIAN C/ SOFOVICH (1992), reafirmado por el dictado en la causa FIBRACA C/ COMISIÓN TÉCNICA MIXTA DE SALTO GRANDE (1993), se puede afirmar que se ha adoptado la Teoría Monista. Las relaciones entre el Derecho de la Integración Regional y los ordenamientos jurídicos nacionales.  En la Unión Europea: Las relaciones entre ambos órdenes jurídicos se rigen por la primacía del Derecho de la Unión sobre el derecho interno y su aplicabilidad directa en el orden jurídico de dichos Estados. Estas características, que se presentan en su plenitud en el derecho originario de la Unión, tienen algunas particularidades en el caso del Derecho Derivado. Entre ambos derechos existen complejas formas de cooperación que respetan el reparto de competencias entre ambos ordenamientos. Esta cooperación puede asumir 3 formas: 1. Actividad de reenvío: Se manifiesta cuando el Derecho de la Unión reenvía al derecho interno de cada Estado una norma concreta. En general, la actividad de reenvío debe ser aplicada en forma supletoria, ya que lo normal es que la materia comunitaria sea legislada por los órganos de la Unión. 2. Actividad de integración: En ciertos casos, el Derecho de la Unión completa sus propias instituciones incorporando conceptos o institutos propios de los derechos nacionales. Esta actividad también tiene una aplicación supletoria. 3. Actividad de recurso: Consiste en la remisión del Derecho de la Unión al conjunto de las legislaciones de los Estados miembros, para la aplicación de cláusulas generales.  En el Mercosur: En el derecho comunitario del Mercosur, si bien en principio existen estas formas de cooperación, se trata de actividades muy incipientes, ya que el derecho de nuestro bloque aún no ha podido despegarse lo suficiente del derecho internacional público. El Derecho de la Unión Europea. El término fuente del Derecho tiene un doble significado: en su acepción original describe el motivo del nacimiento del Derecho. En este sentido, la fuente del Derecho de la Unión sería la voluntad de mantener la paz y crear una Europa mejor. En cambio, en el vocabulario jurídico se entiende por fuente del Derecho el origen y fundamento del mismo. En este último sentido, podemos afirmar que el ordenamiento de la Unión Europea comprende 2 categorías básicas de normas: 1. El derecho originario o primario, formado por los tratados constitutivos y aquellos otros que los han modificado o completado; 2. El Derecho Derivado o secundario, constituido por los actos normativos emanados de las instituciones regionales. Los autores suman a las mencionadas, 2 categorías básicas más: 3. El derecho complementario, conformado por el derecho internacional general y los acuerdos celebrados por los Estados miembros entre sí y con terceros, y por el bloque regional con terceros; 4. Una cuarta categoría formada por otras normas complementarias, que incluye los principios generales del derecho, la costumbre, la jurisprudencia y finalmente, la doctrina. El Derecho Primario. El Derecho Primario u originario de la Unión Europea comprende: 1. Los Tratados constitutivos, incluidos sus anexos, apéndices, protocolos, complementos y modificaciones posteriores. 2. Los diversos tratados de adhesión de cada uno de los Estados, puesto que alteran los Tratados fundacionales o constitutivos, al menos en lo que se refiere a la constitución de las instituciones de la Unión. Ambos tipos de Tratados reflejan los objetivos, la organización y el funcionamiento de la UE. Son las fuentes de mayor rango, y aquellas que posibilitan la aparición del Derecho Derivado. Éste, no sólo cederá en caso de contradicción con el originario, sino que además debe estar fundamentado y originado en el primario (Tratados). El contenido de estos tratados presenta cierta similitud con las constituciones internas: enunciado programático, establecimiento de poderes y órganos y reparto de competencias, por lo que algunos autores suelen referirse a ellos como las constituciones de la Unión. Los Tratados al igual que las constituciones, gozan de supremacía sobre el resto del ordenamiento de la Unión, y están dotados de una especial rigidez. El Derecho Secundario. El Derecho creado por las instituciones en el ejercicio de sus competencias, se denomina Derecho Derivado de la Unión, y es la segunda gran fuente del Derecho. La mayor parte de la doctrina distingue entre actos típicos y atípicos. Los actos típicos son aquellos actos cuyo alcance está definido por los mismos tratados.  Características comunes a estos actos : 1. Pueden ser vinculantes u obligatorios, o no vinculantes. 2. Pueden emanar del Poder Ejecutivo y del Consejo en forma conjunta (procedimiento de codecisión), del Consejo, o de la Comisión.

3. Los Tratados dejan en algunos casos una total libertad a las instituciones en la elección del instrumento normativo para regular un área determinada, mientras que en otros casos señalan cuál ha de ser el instrumento a utilizarse, la institución competente y el procedimiento a seguir para el dictado de la norma. Los actos atípicos, son aquellos no enumerados en el Art. 289 del TFUE.  Actos jurídicos que componen el Derecho Derivado:
Reglamento Directiva Actos Típicos Decisión Recomendaciones Dictámenes Actos internos Reglamentos internos Actos preparatorios Actos sui generis Declaraciones, informes, resoluciones y programas de acción común BOUCHARDT,

Actos Típicos

distingue (dentro del Derecho Derivado) entre actos legislativos, actos delegados, actos de ejecución y otros actos jurídicos. 1. Los actos legislativos son actos adoptados por procedimientos legislativos ordinarios o especiales. 2. Los actos delegados son actos no legislativos de aplicación general y obligatoria, para complementar o modificar ciertos elementos no esenciales de un acto legislativo. Son dictados por la Comisión, debiendo existir un acto legislativo expreso por el cual se delegue poder a la Comisión para este propósito. Esta delegación puede ser revocada por el Consejo o el Parlamento en cualquier momento. Un acto delegado puede entrar en vigor sólo si no ha habido objeción por parte del Parlamento o del Consejo en el plazo fijado por el acto legislativo. 3. Los actos de ejecución son una excepción al principio según el cual todas las medidas necesarias para implementar actos jurídicos obligatorios de la UE corresponden a los Estados. Cuando son necesarias condiciones uniformes para la ejecución de los actos de la UE, ello se hace por medio de los actos de ejecución, que generalmente son adoptados por la Comisión y en algunos casos, por el Consejo. 4. Por último, hay un conjunto de otros actos jurídicos que las instituciones de la Unión pueden utilizar para dictar medidas y declaraciones no vinculantes o que regulan el funcionamiento interno, como los acuerdos o arreglos entre las instituciones, o las reglas internas de procedimiento.
Reglamento Actos Legislativos Directivas Decisiones

Derecho Privado Actos delegados Actos de ejecución Otros actos

Actos no Legislativos

Recomendaciones y Dictámenes Resoluciones, Declaraciones y

¿Cuáles son los destinarios y los efectos de los distintos actos jurídicos de las instituciones de la Unión? La totalidad del sistema normativo y de acción jurídica de la UE obedece al principio de que en aquellos casos en que es necesaria una normativa común, para todos los Estados, el acto de la Unión debe sustituir a la normativa nacional, pero que en aquellos casos en que no existe dicha necesidad, deben tenerse en cuenta los ordenamientos vigentes de los Estados miembros. Sobre esta base se desarrollaron los instrumentos que permiten a las instituciones de la Unión incidir en los ordenamientos jurídicos nacionales.
Instrumento Reglamentos Directivas Destinatarios Todos los Estados miembros; personas físicas o jurídicas Todos o algunos Estados Miembros Todos o algunos Estados miembros; personas físicas o jurídicas determinadas Todos o algunos Estados miembros, otras instituciones de la Unión, individuos Todos o algunos Estados miembros, otras instituciones de la Unión Europea Efectos Directamente aplicables y vinculantes en su totalidad Vinculantes respecto a los objetivos pretendidos. Directamente aplicables sólo en ciertas circunstancias Directamente aplicables y vinculantes en su totalidad No vinculantes No vinculantes

Decisiones Recomendaciones Otros instrumentos

 Características de cada uno de los actos jurídicos mencionados: 1. Los reglamentos. Son los actos jurídicos con los que las instituciones de la Unión pueden intervenir con mayor intensidad en los ordenamientos nacionales, tienen una fuerza superior a todas las leyes internas.  Tienen 2 propiedades muy poco comunes en el Derecho internacional : a. Su carácter comunitario, es la particularidad de imponer el mismo Derecho en toda la Unión y de ser válido de manera uniforme e íntegra en todos los Estados miembros. Esto significa que los Estados no pueden aplicar las disposiciones de un reglamento de forma parcial y tampoco pueden sustraerse a la obligatoriedad de las disposiciones amparándose en normas y usos del Derecho Nacional. b. Su aplicabilidad directa, es decir no necesitan una normativa especial de aplicación de carácter nacional del Estado para conferir o imponer a los ciudadanos derechos y obligaciones. Entran en vigor con su sola publicación en el Diario Oficial de la Unión, en la fecha en que ellos mismos determinan o en su defecto, a los 20 días de su publicación.  Estos caracteres suponen otros 2: c. Los reglamentos tienen alcance general; d. Los reglamentos son obligatorios en todos sus elementos, por lo que no cabe la adopción de reservas. Estos actos tienen similitudes con las leyes nacionales. En la medida en que se adopten con el Parlamento, pueden denominarse actos legislativos o leyes. Los reglamentos adoptados únicamente por el Consejo o la Comisión carecen de este factor de modo que no presentan todas las características de una ley. 2. Las directivas. La directiva es, junto al reglamento, el instrumento más importante de actuación de la Unión. Intenta combinar la unidad del Derecho de la Unión con el mantenimiento de la variedad de las peculiaridades nacionales. El objetivo principal de la directiva no es la unificación del Derecho, sino la aproximación o armonización de las legislaciones, o sea, se pretende eliminar las contradicciones entre las disposiciones legislativas de los Estados, con el fin de que en todos ellos se impongan los mismos requisitos. La directiva sólo es obligatoria para los Estados miembros respecto del objetivo que propone, dejando a su elección la forma y los medios para alcanzar los objetivos. Las disposiciones de una directiva no sustituyen automáticamente a las del Derecho Nacional, sino que los Estados están obligados a adecuar su legislación. Esto requiere, por regla general, un procedimiento normativo dividido en 2 fases:

a. En la primera fase, se establece el objetivo de la directiva debe ser materializado dentro de un plazo concreto. Las instituciones de la Unión pueden predeterminar dicho objetivo a través de normas detalladas. b. En la segunda fase, se procede a incorporar el objetivo dentro del Derecho de los Estados miembros. Aun cuando éstos tienen libertad para elegir la forma y los medios de incorporación, se evaluará si las disposiciones han sido adoptadas conforme al Derecho de la Unión. La incorporación deberá crear una situación jurídica que permita reconocer de forma suficientemente clara y precisa los derechos y obligaciones que emanan de las disposiciones de la directiva. Para ello siempre es necesario que se adopten actos jurídicos obligatorios de carácter nacional o que se anulen o modifiquen disposiciones legales y administrativas vigentes. Las directivas no crean derechos y obligaciones inmediatos para los ciudadanos de la Unión; se dirigen expresamente tan sólo a los Estados miembros. Los ciudadanos de la Unión adquieren derechos y obligaciones sólo a través de los actos de ejecución de la directiva. Ello significa que el ciudadano de la Unión resultará perjudicado si lo previsto en la directiva fuese favorable para él y no se hubieran producido los actos nacionales de ejecución. A fin de excluir estos inconvenientes, el Tribunal de Justicia dijo que, en determinadas circunstancias, los ciudadanos de la Unión pueden invocar directamente las disposiciones de la directiva y reclamar los derechos previstos en ella. Las condiciones para que se produzca este efecto directo son: I) Que las disposiciones de la directiva determinen los derechos de los ciudadanos de la Unión o de las empresas de forma clara y precisa; II) Que el ejercicio del Derecho no esté vinculado a ninguna condición u obligación; III) Que el legislador nacional no tenga ningún margen de apreciación a la hora de fijar el contenido del Derecho; IV) Que haya expirado el plazo para la incorporación de la directiva. Esta jurisprudencia se basa en la idea de que un Estado miembro actúa de forma contradictoria e ilegal si aplica su legislación sin adaptarla a las disposiciones de la directiva. En este sentido, el efecto directo de las directivas adquiere carácter sancionador. El carácter sancionador del efecto directo lleva al Tribunal de Justicia a establecer que dicho efecto no puede producirse entre los particulares, ya que no se les puede responsabilizar de las omisiones de los Estados miembros. Sin embargo, en un caso reciente, el Tribunal de Justicia ha morigerado su rechazo al efecto directo de la directiva en materia de Derecho Privado. Esta morigeración se limita a situaciones en las que una de las partes contratantes invoca un Derecho Derivado de la Directiva contra un derecho de la otra parte que surge de la legislación nacional. El Tribunal de Justicia, en las sentencias en los asuntos FRANCOVICH y BONIFACI de 1991, reconoció la obligación de los Estados miembros de indemnizar los perjuicios causados por la falta de incorporación o por una incorporación irregular.  Características principales de las directivas: 1. Imponen una obligación de resultado, dejando librada a los Estados la elección de la forma y los medios. 2. A diferencia de los reglamentos, requieren la intervención de los Estados para transformarse en derecho interno. Ello significa que carecen de aplicabilidad directa, aunque pueden desplegar efectos directos en ciertas circunstancias. 3. Deben ser notificadas a sus destinatarios, que pueden ser uno, varios o todos los Estados miembros. 4. Son el instrumento preferido por las instituciones para la armonización de las legislaciones de los países miembros. 5. Establecen la obligación para los Estados miembros de informar a la Comisión acerca de las medidas nacionales relativas a su desarrollo y ejecución. 3. Las decisiones. En algunos casos, las instituciones de la Unión son directamente responsables de la implementación de los Tratados y reglamentos. Para lograr dicha implementación, necesitan de la capacidad de adoptar medidas que sean vinculantes para determinados ciudadanos, empresas o Estados Por medio de una decisión, las instituciones de la Unión pueden exigir a un Estado, a una empresa o a un ciudadano que realice o se abstenga de realizar una acción, otorgarle derechos o imponerle obligaciones.  Características esenciales de una decisión: 1. La decisión tiene validez individual, con lo que se distingue del reglamento. Los destinatarios de una decisión deben designarse individualmente y sólo están obligados de

forma particular. Para ello basta que el grupo de personas afectadas pueda determinarse en el momento en que se dicte la decisión y no pueda ampliarse en el futuro. El contenido de la decisión, que debe permitir influir de forma individual y directa en la situación de los afectados. Una decisión puede afectar igualmente a terceros, siempre que lo sean por determinadas características personales o circunstancias especiales que los distingan del resto de las personas. 2. La decisión es vinculante en su totalidad, distinguiéndose así de las directivas, que únicamente son vinculantes en lo que se refiere al objetivo perseguido. 3. La decisión obliga directamente a sus destinatarios. Una decisión dirigida a un Estado puede producir el mismo efecto respecto a los ciudadanos que una directiva. 4. Recomendaciones y Dictámenes. Esta categoría permite a las instituciones de la Unión expresarse de forma no vinculante. En las recomendaciones se sugiere a los destinatarios un comportamiento, sin obligarlos a adoptarlo. La importancia fundamental de las recomendaciones y dictámenes reside en el ámbito político y moral. Al prever estos actos jurídicos, los autores de los Tratados esperaban que los afectados seguirían el consejo recibido en virtud de la autoridad de las instituciones de la Unión y su conocimiento. No obstante, las recomendaciones y dictámenes pueden adquirir indirectamente efectos jurídicos, cuando crean las condiciones para actos jurídicos vinculantes posteriores o si la propia institución que las adopta asume algún compromiso. 5. Resoluciones, declaraciones, y los programas de acción.  Resoluciones. Los autores de las resoluciones son el Consejo Europeo, el Consejo y el PE. En las resoluciones se expresan las opiniones e intenciones relativas al desarrollo general de la integración, así como sobre misiones concretas. Las resoluciones de ámbito interno, por ejemplo, refieren a cuestiones básicas relativas a la unión política, la política regional, la política energética, etc. Estas resoluciones revisten una importancia política como: a. Orientaciones para los futuros trabajos del Consejo. b. Expresiones de la voluntad política, facilitan de forma decisiva el consenso en el seno del Consejo. c. Garantizan un mínimo de concordancia entre el plano de decisión de la Unión y el nacional. El instrumento de la resolución debe ser flexible y no estar demasiado cargado de instrucciones y ataduras jurídicas.  Declaraciones. Hay 2 formas: cuando están relacionadas con el desarrollo ulterior de la Unión, como la Declaración sobre la UE, la democracia o los derechos fundamentales, su importancia equivale a la de las resoluciones. Se recurre a ellas en particular cuando se pretende llegar a un público amplio o a un grupo determinado de destinatarios. Cuando son en relación con la toma de decisiones del Consejo. En este caso, se trata de declaraciones en las que los miembros del Consejo expresan conjunta o individualmente su opinión sobre la interpretación de las decisiones adoptadas por el Consejo. Estas declaraciones interpretativas representan un medio para llegar al consenso en el seno de éste.  Programas de acción. Estos programas son elaborados por el Consejo o la Comisión por propia iniciativa o a propuesta del Consejo Europeo y sirven para concretar los programas legislativos y objetivos generales contemplados en los Tratados de la Unión. En la medida en que dichos programas estén previstos expresamente en los Tratados, su contenido es obligatorio para las instituciones de la Unión, sino se entienden como orientaciones que carecen de efectos jurídicos vinculantes. El derecho complementario. El derecho complementario está conformado por el derecho internacional general y los acuerdos celebrados por los Estados miembros entre sí y con terceros, y por el bloque regional con terceros. I. TRATADOS ENTRE LA UNIÓN EUROPEA Y TERCEROS PAÍSES. Los tratados internacionales de la UE son una tercera fuente del Derecho. Tres formas de relación contractual de la UE con terceros países merecen una atención especial: Los acuerdos de asociación. La asociación trasciende las cuestiones de política comercial y tiende a una estrecha cooperación económica.  Existen tres formas de acuerdos de asociación: 1. Acuerdos para el mantenimiento de vínculos especiales de algunos Estados miembros de la UE con terceros países. La creación del instrumento de asociación tiene su origen en las estrechas relaciones que los países y territorios de ultramar mantenían con algunos Estados fundadores de la UE. Puesto que la introducción de un arancel exterior común en la UE habría alterado los intercambios comerciales con estos territorios, había que crear regímenes especiales.

El fin de la asociación es el de favorecer el desarrollo económico y social de los países y territorios y establecer estrechas relaciones económicas entre ellos y la Unión. Como resultado, hay toda una serie de acuerdos preferenciales que permiten importar bienes de estos países y territorios con aranceles reducidos o nulos. 2. Acuerdos para la preparación de una posible adhesión y para la constitución de una unión aduanera. La asociación también sirve para preparar una posible adhesión de un país a la UE. Es, por así decirlo, una fase previa de la adhesión, en la que se intenta una aproximación de las condiciones económicas del país candidato a las de la UE. 3. El Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (EEE). El Acuerdo sobre el EEE abre al resto de los Estados de la Asociación Europea de Libre Comercio (Noruega, Islandia y Liechtenstein) las puertas del mercado interior de la UE y representa, en virtud del compromiso de adoptar casi dos tercios del Derecho de la Unión, un fundamento seguro para una posible adhesión posterior de estos países a la UE. Dentro del EEE, debe realizarse la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales, establecerse un régimen uniforme en materia de competencia y ayudas estatales, así como intensificarse la cooperación en el ámbito de las políticas horizontales y paralelas. Los acuerdos de cooperación. No van tan lejos como los de asociación, tienen como único objetivo una intensa cooperación económica. Dichos acuerdos vinculan a la UE con los Estados del Magreb (Marruecos, Argelia y Túnez), los Estados del Mashrek (Egipto, Jordania, Líbano y Siria) y con Israel. Los acuerdos comerciales. Los acuerdos comerciales más importantes a escala internacional son el Acuerdo por el que se establece la Organización Mundial del Comercio (OMC), y los acuerdos multilaterales celebrados en su marco, como: el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), los Códigos antidumping y sobre subvenciones, el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (GATS). II. LOS CONVENIOS ENTRE LOS ESTADOS MIEMBROS. En esta categoría se incluyen: 1. Los convenios concluidos para regular cuestiones que están estrechamente relacionadas con las actividades de la UE, pero para las cuales no se ha dotado de competencia a las instituciones de la Unión. 2. Los convenios internacionales entre los Estados miembros con los cuales se pretende, en particular, superar la limitación territorial de las normativas nacionales y crear un Derecho uniforme a escala de la Unión. OTRAS FUENTES NORMATIVAS. Los principios generales del Derecho. Se trata de normas no escritas que expresan las concepciones elementales del Derecho y la justicia a las que obedece todo ordenamiento. El Derecho Escrito de la Unión, sólo regula situaciones económicas y sociales, por lo cual los principios generales del Derecho representan una de las fuentes más importantes del Derecho de la Unión. Con ellas se puede colmar las lagunas existentes. Los principios generales del Derecho se materializan a través de la aplicación de las normas, en particular mediante la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión. Los puntos de referencia para determinar los principios fundamentales son sobre todo los principios comunes a los ordenamientos de los Estados miembros. Éstos proporcionan la base a partir de la cual se desarrollan las normas necesarias para resolver un problema a escala de la Unión. Entre estos principios generales se encuentran, los principios básicos de autonomía, aplicabilidad directa y primacía del Derecho de la Unión, la garantía de los derechos fundamentales, el principio de proporcionalidad, el principio de protección de la confidencialidad, el principio de audiencia judicial o el principio de responsabilidad de los Estados por las violaciones del Derecho de la Unión. El Derecho Consuetudinario. También forma parte del Derecho no escrito de la Unión. Se trata del Derecho Derivado de la práctica y de la convicción jurídica, que completa o modifica al Derecho Primario o derivado. Su posible existencia está reconocida, pero su desarrollo efectivo choca con límites estrictos. Un primer límite se deriva de la existencia de un procedimiento especial para modificar los Tratados. Con esta disposición no se excluye del todo el desarrollo del Derecho Consuetudinario, pero sí se fijan requisitos más estrictos que deben cumplirse cuando se trate de demostrar una práctica reiterada y la correspondiente convicción de actuar dentro de la legalidad. Otro límite se deriva del hecho de que toda acción de una institución debe estar exclusivamente basada en los Tratados y no en el comportamiento de la institución. De ello se desprende que el Derecho Consuetudinario nunca puede partir de las instituciones de la Unión, sino en todo caso de los Estados miembros. Sin embargo, el Derecho Consuetudinario puede usarse en el marco de la interpretación de los principios jurídicos creados por dichos órganos, con lo cual, en determinados casos, se modifica el alcance jurídico y real del acto jurídico.

La jurisprudencia. La misma surge a partir de los fallos del Tribunal de Justicia de la Unión. Es una fuente formal que ayuda a cubrir lagunas. También los tribunales ordinarios van creando jurisprudencia al aplicar el Derecho de la Unión, aunque la interpretación de dicho Derecho es prerrogativa del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La doctrina. Los trabajos de los estudiosos del Derecho de la Unión en manuales, tratados y revistas, son frecuentemente invocados por las instituciones comunitarias a la hora de fundamentar sus normas y sus sentencias.  La pirámide jurídica de la Unión Europea: 
Convenios entre los estados miembros Principios generales de Derecho y Derecho consuetudinario Derecho Derivado: Actos no legislativos Derecho Derivado: Actos legislativos Acuerdos Internacionales Derecho Ordinario o primario (Tratados constitutivos, anexos, protocolos adicionales y modificatorios)

EL DERECHO DEL MERCOSUR. En el Mercosur, las fuentes normativas se encuentran definidas por el Protocolo de Ouro Preto, que menciona las siguientes: 1. El Tratado de Asunción, sus protocolos y los instrumentos adicionales o complementarios; 2. Los acuerdos celebrados en el marco del Tratado de Asunción y sus protocolos; 3. Las Decisiones del Consejo del Mercado Común, las Resoluciones del Grupo Mercado Común y las Directivas de la Comisión de Comercio del Mercosur. Las normas emanadas de los órganos del Mercosur tendrán carácter obligatorio y, cuando sea necesario, deberán ser incorporadas a los ordenamientos jurídicos nacionales mediante los procedimientos previstos por la legislación de cada país. La enumeración que se hace en el Protocolo no es taxativa, es decir que ella no impide que a la hora de completar las lagunas, el intérprete del derecho del Mercosur recurra por ejemplo, a los principios generales del derecho, a la costumbre, a los laudos de los tribunales, etc. El Derecho Primario. Está conformado por: a. El Tratado de Asunción; b. Los acuerdos celebrados en el marco del Tratado de Asunción y sus protocolos. Es decir, se incluyen dentro del Derecho Primario no sólo el Tratado de Asunción, sino además los Protocolos de Brasilia, Ouro Preto y Olivos.  El derecho primario del Mercosur ¿Goza de las características de primacía, efecto directo, aplicabilidad directa? Los tratados que componen el Derecho Primario del Mercosur tienen primacía sobre el resto del ordenamiento jurídico comunitario y presentan la característica de rigidez. Además, son directamente aplicables, es decir que una vez ratificados por los Estados miembros, no necesitan de otro acto de incorporación. En el caso de la Argentina (y también en el Paraguay), las normas del Derecho Primario tienen además primacía sobre todo el ordenamiento interno, excepto sobre el constitucional. El Derecho Secundario. Al igual que en el caso del Derecho Secundario de la Unión Europea, es posible aquí también distinguir entre actos típicos y atípicos.  Actos típicos: Los actos típicos son los enumerados en el artículo 41 del Pacto de Olivos, y comprenden: 1. Las Decisiones del Consejo del Mercado Común 2. Las Resoluciones del Grupo Mercado Común y 3. Las Directivas de la Comisión de Comercio del Mercosur. Estos actos jurídicos tienen alcance general y contenido normativo, y todos son adoptados en ejercicio de las facultades que los Estados le confirieron a los órganos del Mercosur.

Como principio, todas las decisiones deben tomarse por consenso y con la presencia de todos los Estados. Una vez aprobadas, rige el compromiso de adoptar todas las medidas necesarias para asegurar, el cumplimiento de las normas emanadas de los órganos del Mercosur.  Orden de de prelación. 1. Normas derivadas de mayor jerarquía son las Decisiones, dictadas por el Consejo del Mercado Común; ellas reglamentan las fuentes originarias con carácter general, aprueban proyectos de tratados y coordinan la labor técnica de los restantes órganos. 2. Las Resoluciones del Grupo Mercado Común, destinadas a cumplir y reglamentar Decisiones del Consejo. 3. Las Directivas de la Comisión de Comercio tienen por característica revestir carácter eminentemente técnico. El texto de estos actos normativos debe ser publicado en el Boletín Oficial del Mercosur.  El Derecho Secundario del Mercosur, ¿Goza de las características de primacía, efecto directo, aplicabilidad directa? 1. Respecto a la primacía, a partir de la sanción del Art. 75 inc. 24 de la CN, no pueden caber dudas de que en la Argentina, las normas derivadas de los órganos del Mercosur prevalecen sobre las leyes internas. 2. Respecto al efecto directo, los actos que componen el Derecho Derivado crean derechos y obligaciones tanto para los Estados, como para los ciudadanos, que los poderes internos del Estado tienen la obligación de garantizar o hacer cumplir. Esto será así siempre que las normas sean claras, precisas e incondicionadas o cuando el Estado obligado no desarrolle, en tiempo oportuno, la norma que confiere derechos u obligaciones en su derecho interno. Es decir, tienen efectos directos. 3. Respecto a la aplicabilidad directa, para la entrada en vigencia de las normas derivadas, se previó el régimen que la doctrina calificó como de aplicación o vigencia simultánea, que sería una alternativa a la aplicabilidad directa propia del Derecho de la Unión. Esto implica la adopción de un sistema de recepción normativa de tipo complejo. Una vez aprobada la norma, debe ser incorporada por los Estados e informar a la Secretaría Administrativa. Cuando los 4 Estados concluyeron con dicho trámite, la Secretaría Administrativa expide una comunicación oficial a cada estado. Las normas entrarán en vigor simultáneamente, 30 días después de la comunicación. El requisito de la incorporación expresa de las normas derivadas no rige en todos los casos, porque en el Protocolo de Ouro Preto, sostenía que este tipo de normas derivadas tendrán carácter obligatorio, agregó que cuando sea necesario, debían ser incorporadas a los ordenamientos nacionales mediante los procedimientos previstos por la legislación de cada país. Esto permite sostener que, dentro de las fuentes jurídicas derivadas del Mercosur, hay 2 categorías: a. Normas de vigencia simultánea, que requieren de un procedimiento complejo para su entrada en vigencia (por consiguiente, no gozan de efecto directo); b. Normas de aplicabilidad directa, que no requieren un procedimiento complejo y tendrán carácter obligatorio a partir de su aprobación en el Mercosur, que a su vez se subdividen: 1. Normas de organización, que tratan sobre el funcionamiento interno del Mercosur. Cuando se trata de estas normas, la decisión exige que dicho carácter sea explícito en el texto del documento, dejándose constancia de su efecto directo. 2. Normas de reconocimiento, son las que su contenido se encuentra contemplado en la legislación nacional. Para éstas normas, rige un trámite simplificado. El Estado sólo debe informar a la Secretaría Administrativa la existencia de la norma nacional, que incluye el contenido de la norma del Mercosur. Actos atípicos. Son aquellos que no se encuentran enumerados en el Art. 41 el Pacto Ouro Preto. Algunos tienen un carácter meramente interno, mientras que otros despliegan efectos jurídicos fuera del ámbito comunitario:  Actos internos: Esta categoría incluye: a. Los relativos a la organización y al funcionamiento de los órganos (reglamentos internos); b. Los proyectos normativos preparatorios.  Actos sui generis: comprenden los programas de trabajo o de acción que el Consejo Mercado Común y el Grupo Mercado Común pueden elaborar y los informes y rendiciones de cuentas.

Decisiones (CMC) Resoluciones (GMC) Directivas (C. Comercio)

Actos Típicos

Derecho Derivado

Actos sui generis Actos Atípicos Actos internos Reglamentos internos Proyectos Normativos Preparatorios

EL DERECHO COMPLEMENTARIO. El Mercosur, por ser una organización internacional, está sometido a las reglas del Derecho Internacional General. Acuerdos concluidos por los Estados miembros entre sí. Esta categoría incluye a los acuerdos anteriores a la vigencia del Tratado de Asunción o que, posteriores a su entrada en vigor, vinculan a algunos miembros del bloque entre sí y con terceros Estados. Estos tratados, de ser anteriores al Tratado de Asunción, deben adaptarse a él, eliminando las incompatibilidades. Si son posteriores, deben evitar contradecirlo. Acuerdos celebrados por el Bloque con terceros países, grupos de países u organizaciones internacionales. Estos acuerdos, están subordinados a las normas de derecho originario, pero prevalecen sobre las normas de Derecho Derivado. Dentro de los acuerdos que celebra el Mercosur con terceros países, es importante destacar los denominados Acuerdos de Complementación Económica, firmados entre el bloque regional y cada país que decida adquirir el rango de Estado asociado. a. Chile formalizó su asociación al Mercosur en junio de 1996. b. Bolivia lo hizo en diciembre de 1996 y a fines de 2006 vehiculizó su pedido de admisión como miembro pleno. c. Perú, formalizó su asociación en 2003. d. Colombia, Ecuador y Venezuela formalizaron en 2004. OTRAS FUENTES NORMATIVAS. Los principios generales del Derecho. Son aquellos ampliamente admitidos y reconocidos en las jurisdicciones internas, como los de proporcionalidad, el de enriquecimiento sin causa, el de buena fe, el de legalidad y el de seguridad jurídica, entre otros. La jurisprudencia. Incluye los laudos del Tribunal Permanente de Revisión y el de los Tribunales Ad Hoc, como también la jurisprudencia de los tribunales internos. La pirámide jurídica del Mercosur.
Convenios entre los estados miembros Principios generales de Derecho y Derecho consuetudinario Derecho Derivado: Actos no legislativos Derecho Derivado: Actos legislativos Acuerdos Internacionales Derecho Ordinario o primario (Tratados constitutivos, anexos, protocolos adicionales y modificatorios)