P. 1
LA CASA DE LA JOYA

LA CASA DE LA JOYA

|Views: 9|Likes:
Published by BubokSpain
http://www.bubok.es/libros/224871/LA-CASA-DE-LA-JOYA ¿Asesinatos o accidentes fortuitos?. ¿Será Julia, mujer joven, atractiva y actual, capaz de desentrañar el misterio que rodea a las terribles muertes que asolan el tranquilo valle junto al Mediterráneo?. En La Casa de la Joya, nada es lo que parece y el lector se convertirá, al lado de la detective, en el propio protagonista de la novela.
http://www.bubok.es/libros/224871/LA-CASA-DE-LA-JOYA ¿Asesinatos o accidentes fortuitos?. ¿Será Julia, mujer joven, atractiva y actual, capaz de desentrañar el misterio que rodea a las terribles muertes que asolan el tranquilo valle junto al Mediterráneo?. En La Casa de la Joya, nada es lo que parece y el lector se convertirá, al lado de la detective, en el propio protagonista de la novela.

More info:

Published by: BubokSpain on Jul 19, 2013
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/03/2015

pdf

text

original

CAPITULO 1

1
Mi médico me había recomendado un lugar tranquilo en la costa para
recuperarme de la crisis nerviosa que estaba padeciendo. El exceso de trabajo
y una relación sentimental fracasada me habían sumido en el deplorable
estado de nimo que me acompa!aba desde hacía varios meses. Elegí para
mis vacaciones obligatorias el mismo sitio al que siempre me encaminaban mis
crisis. "n peque!o pueblo al sur# a la orilla del mar y al mismo tiempo próximo
a la monta!a. "na aldea en la que siempre había hallado la pa$ y el sosiego
necesarios para enfrentarme a mis miedos e inseguridades. %erca de mi hogar
y de mis amigos# pero lo suficientemente lejos como para go$ar de la soledad
que mi espíritu necesitaba. &abía alquilado una casa bastante aislada# situada
sobre una monta!a y tan próxima al océano que# desde el mirador principal#
podía ver romper las olas contra los riscos. 'a cala que se abría bajo ella era
bastante parecida a una playa privada# pues el acceso desde fuera de la finca#
era escarpado y peligroso y los pies# podían resbalar con facilidad sobre los
guijarros sueltos. El edificio estaba rodeado por un alto muro de piedras
pi$arrosas y para llegar a él había que tomar un escondido camino lateral que
salía de la carretera general y que# para el que no conocía su exacta ubicación#
pasaba totalmente desapercibido. El jardín estaba formado por maci$os de
flores y rboles frutales y se extendía hacia la parte trasera como un manto
verde# sombreado por palmeras y rboles tropicales# descendía hasta la misma
playa. ( medio camino entre la casa y el mar se había allanado el terreno y# se
1
había construido una glorieta en cuyo centro# destacaba una hermosa piscina a
la que se accedía por medio de una $ig$agueante escalera de madera con
amplios rellanos que llegaba hasta la puerta que daba salida a la cala. )uera
de la propiedad había una peque!a casa donde habitaban los guardeses. "n
matrimonio mayor y bastante agradable que se encargaban del mantenimiento
de la finca y que me comunicaron# nada ms llegar# que tenían órdenes de
continuar haciéndolo durante mi estancia. (cordé con ella que aparecería por
la vivienda un par de veces por semana para hacer la limpie$a. *espués de
todo un gasto ms# me daba igual. (lquilar aquella propiedad me había costado
mis ahorros de los +ltimos tres a!os. ,in embargo# por primera ve$ en mi vida
tener o no tener dinero había dejado de preocuparme. ,i lo pensaba bien#
debido a mi trabajo# cualquier día podía terminar con un tiro entre los ojos.
-.ara qué me iba a servir entonces tener ahorros/. .or consiguiente# la
decisión de estar allí me parecía la ms acertada que había tomado en muchos
meses.
%uando ya llevaba el tiempo suficiente como para que mi piel cetrina hubiese
tomado el color dorado del sol y la ausencia de trabajo# a pesar de lo que había
dicho mi médico# comen$aba a pesarme# recibí una llamada telefónica que me
anunciaba para el día siguiente una inesperada visita. (l colgar el teléfono me
quedé pensativa y reflexioné sobre lo que aquello podía significar. *esde el
principio tuve claro que# Marta# venía a crearme problemas# su presencia en mi
casa no se iba limitar a ser una visita de cortesía. .ara interesarse por mi
salud no perdería un día de su valioso tiempo. 0o# Marta# venía por cuestiones
de trabajo y para involucrarme a mí en uno de sus muchos y aburridos líos.
.ero había algo ms# ya que nunca se hubiese despla$ado personalmente si
2
no fuera algo importante# porque igual que había delegado la llamada telefónica
en su secretaria# hubiera hecho lo mismo con la visita a mi casa y habría sido
uno de sus muchos empleados el que viniera a verme. ,í# lo que se traía entre
manos debía ser de suma importancia. (dems# sabía perfectamente que
estas eran mis primeras vacaciones después de mucho tiempo y que yo era lo
suficientemente cabe$ota como para no abandonarlas sin un motivo que
verdaderamente lo justificase. *e pronto# me di cuenta de que estaba
realmente intrigada y comprendí que mis días de ocio# al menos de momento#
estaban a punto de concluir. ,onreí al pensar en lo lista que era Marta y en lo
bien que me conocía. Estaba segura de que había esperado con ansiedad a
que pasaran estas primeras semanas antes de decidirse a decirme algo. 0o
cabía duda de que me conocía bien# ella sabía que después de veinte días sin
hacer otra cosa que pasear por la orilla del mar# leer un libro o ver la televisión
y darme un ba!o de ve$ en cuando# yo estaría comen$ando a aburrirme y harta
de tanta pa$ y tranquilidad. 1odavía no sabía qué iba a proponerme y ya casi
en mi mente lo había aceptado. 2ncluso si lo pensaba bien# fuese lo que fuese#
no me iba a quedar ms remedio que aceptar su proposición. .rimero porque
necesitaba dinero# no urgentemente# pero lo necesitaba y segundo# porque
cuando dejé mi trabajo como policía judicial# harta de asesinatos# robos#
estafas y trfico de drogas y me establecí como investigadora privada por mi
cuenta# fue Marta como propietaria de una de las ms grandes agencias de
seguros del país quien me contrató por primera ve$ y me proporcionó a la
mayoría de los clientes que actualmente todavía conservo. Mi vida es ahora#
desde luego# ms tranquila y menos peligrosa que lo era hace unos a!os y
principalmente# mi tiempo est mejor remunerado. 3usto en ese momento supe
3
que había aceptado el trabajo# pero a+n así# no se lo pondría fcil. 0o debía
dejarle creer que con sólo chasquear los dedos me tendría a su disposición y
que podía disponer de mí y de mi tiempo cuando le viniera en gana# eso no
sería bueno para mis intereses. %uanto ms le costara convencerme ms
estaría dispuesta a desembolsar por lograrlo. Marta tenía muchísimo dinero y
su empresa le proporcionaba ms cada día# pero a la hora de pagar le costaba
hacerlo. En una palabra# era avara. &acía alarde de la taca!ería típica de los
poderosos con los que son menos poderosos que ellos# reservando la
generosidad y los fastos para aquellos con cuyas alian$as iba a sacar beneficio
económico y ms poder. ,i creía conocerme# mejor la conocía yo a ella. 0o en
vano me había pasado media vida observando y estudiando a criminales de
todo tipo y no es que Marta fuera una delincuente# pero a veces sus negocios
rayaban la ilegalidad. .or ello# desde el mismo momento en que colgué el
teléfono# me hice el propósito de que la comida correría de su cuenta y
momentos después# llamé al mejor restaurante de la $ona y reservé mesa para
el día siguiente. ,u visita# fueran los que fuesen los asuntos que la motivaban#
no le iba a salir económica.
(quella noche dormí# como me sucedía desde que tomaba tranquili$antes#
hasta bien entrada la ma!ana. Estbamos a principios del oto!o y el día
llamaba a tomar el sol. Me preparé mi ración de café negro# que era lo +nico
que lograba hacerme salir del aletargamiento que las pastillas me producían y
tomar contacto con la realidad. &ay pocas cosas en el mundo que me agraden
ms que levantarme sin prisas y disfrutar del café matutino tomando el sol#
mientras la m+sica clsica inunda mis oídos de armoniosas melodías. ,in
embargo# aquel placer fue entonces superado por el de las ma!anas frente al
4
a$ul intenso de un Mediterrneo levemente rumoroso# sólo perturbado por
alg+n que otro chillido de gaviotas. 4 esa ma!ana# consciente de que no sabía
cundo podría volver a disfrutar de un despertar tan lleno de pa$# lo gocé ms
que ninguno de los días anteriores. Medio recostada en la hamaca# bebía el
café a peque!os sorbos# un cigarrillo flotaba en mi mano i$quierda mientras a
mis oídos llegaban las notas de un la+d renacentista me$cladas con los
sonidos del mar# de las gaviotas# a las que observaba volar sobre las olas
atisbando las posibles presas# de pronto lan$arse raudas y# en picado# sumergir
sus cabe$as entre las olas para en un breve instante# al$arse de nuevo hacia el
cielo llevando entre sus picos un peque!o pe$. 5tras# satisfechas sus
necesidades# tomaban el sol o se aseaban en la solitaria playa# algunas
incluso# peleaban entre sí con chillidos amena$adores en defensa de su
territorio. (quella ma!ana comprendí que si el paraíso existía debía ser así o
muy similar. 'a pa$ me colmaba# todos los poros de mi piel transpiraban
sosiego# sentía el calor del sol atravesarme y llegar a mi sangre produciéndome
ligeros estremecimientos de placer. 0o# no había nada comparable y podía
considerarme un ser afortunado por tener todo aquello. ,i Marta deseaba que
renunciase a la pa$ del edén durante unos días# estaba obligada a hacerme
una inmejorable oferta. 6ecuerdo que me gustaba cerrar los ojos y disfrutar de
aquellas maravillosas sensaciones. (dormecerme a veces y dejar que sue!os
tranquili$adores fueran lentamente sanando mis heridas.
( pesar de lo avan$ado de la hora todavía era temprano. Marta no llegaría
antes de las dos de la tarde. &ice un esfuer$o para superar mi pere$a y me
puse en pié. 'a piscina con sus a$ules y tibias aguas me llamaba invitadora.
*escendí los escalones y me aproximé al borde# desaté el nudo de mi bata y la
5
dejé caer sobre el césped. %ompletamente desnuda me tiré al agua# aquel era
otro de los innegables placeres que escondía la finca. 0adé durante un buen
rato y saliendo al fin dejé que# durante unos minutos# la clida brisa secase mi
piel. 'uego# poniéndome de nuevo la bata subí para darme una ducha y
vestirme antes de que Marta apareciera.
7
'legó encantadora derrochando besos y abra$os# a+n a sabiendas de que a mí
me molestaban los excesos de efusiones y fingiendo# en todo momento# que su
visita era puramente social. *espués de los inevitables saludos le hablé de la
mesa reservada en un restaurante del pueblo. ,u rostro permaneció impasible
sin demostrar desagrado# ms bien trató de hacerme creer que la idea le
parecía estupenda.
8 Entonces# no perdamos ms tiempo# ya veré la casa ms tarde ahora estoy
hambrienta.
El restaurante estaba medio vacío y aquello pareció gustarle y# a+n quedó ms
satisfecha al comprobar que la mesa que nos aguardaba se encontraba situada
en una especie de reservado# bastante apartada de las dems. El paisaje que
se nos mostraba desde los ventanales no podía ser ms hermoso. El farallón
de piedra que se introducía en el mar y hacía las veces de puerto natural#
protegía a unas veinticinco o treinta peque!as embarcaciones que flotaban y se
mecían dulcemente sobre las suaves olas. El agua# junto al muro# transmutaba
su color del a$ul claro y transparente al verde esmeralda# moteado en algunos
lugares por el rojo intenso de las esponjas y los corales que# como encarnadas
6
pecas# se adosaban a la piedra. 'a comida se desarrolló con normalidad. Marta
divagaba entre los recuerdos de su juventud y las preguntas obligadas sobre
mis días de descanso y recuperación. 4o la escuchaba prcticamente en
silencio y sin demasiado interés. 9erdaderamente tenía hambre# comía con
voracidad. En poco tiempo terminó con una ración de pulpo# de la que yo
pinché dos o tres peda$os y continuó con una hermosa lubina de la que se
había encaprichado nada ms verla en el expositor de pescados. Mientras yo
finali$aba un rodaballo a la plancha con ensalada# sirvió una nueva copa de
vino blanco y me dijo:
8 &as adelga$ado.8 0o contesté# me limité a encogerme de hombros.8 ;%laro#
que no me extra!a# apenas comes<.
8 &e comido ms que suficiente# lo que no hago es cebarme.8 6espondí
molesta.
8 ,eguro que ahora no pides ni postre.
8 .ues mira# en eso has acertado.
8 *eberías comer ms.8 Me dijo en tono reprobatorio.8 4o voy a pedir un helado
de chocolate y t+ deberías hacer lo mismo.8 ,uspiré resignada y conté hasta
die$ antes de contestar.
8 (grade$co tu preocupación# Marta. .ero te recuerdo que no eres mi madre.8
(l darse cuenta que estaba empe$ando a molestarme# decidió cambiar de
tema.
8 -1omaremos café aquí o lo pones t+/.8 ,in darme tiempo a responder# llamó
al camarero y le pidió el helado y la cuenta. (l fin terminó la comida# pagó con
la tarjeta de crédito y salimos al aparcamiento.8 %reo que ser mejor que t+
lleves el coche# no sé si ahora sería capa$ de dar con tu casa.
7
8 0o me extra!a.8 *ije mientras extendía la mano para que me diera las llaves.
(l llegar fuimos hacia el salón y se dirigió hacia el ventanal. &abíamos hecho el
viaje de vuelta en completo silencio y así continuamos un rato mirando el
paisaje.
8 *esde luego tienes buen gusto# el sitio es precioso.8 Me dijo con una sonrisa y
me dio la sensación que deseaba borrar los peque!os nubarrones aparecidos
durante el almuer$o.
8 ,í# tienes ra$ón# es un lugar privilegiado. -*ónde vas a querer el café# aquí
dentro o en la terra$a/
8 *e momento te espero aquí sentada# en ese sillón frente al mar.8 'a dejé sola
y me fui hacia la cocina a preparar el café. (l regresar la encontré tumbada en
el sof durmiendo# volví a la cocina y apagué el fuego antes de que el café
comen$ase a salir. *ormía plcidamente y le eché por encima una manta
ligera. (unque de día todavía hacía calor# al atardecer refrescaba. .or mi parte
cogí un libro y salí a la terra$a a tomar los +ltimos rayos de sol de ese día.
1ambién debí quedarme dormida porque al despertar# la brisa clida había
cambiado a poniente y era fría. El mar había tomado un color a$ul oscuro y se
levantaba en grandes olas. El agua chocaba con tal potencia contra las rocas
que la blanca espuma que levantaba era densa como nubes de algodón.
0egros nubarrones se aproximaban por el oeste. ( cada segundo que pasaba
el viento arreciaba con ms intensidad# el libro# olvidado sobre la mesa# se
abría y se cerraba al comps del vendaval# lo recogí y doblando la hamaca# la
tumbé en el suelo para evitar que saliera volando. ,obreponiéndome al frío me
asomé a la balconada. 'a marea había subido y la playa# casi había
desaparecido sumergida por las aguas y la fuer$a del temporal. Entré en el
8
salón# Marta continuaba durmiendo# en silencio bajé al sótano y subí cargada
de troncos secos. Estaba agachada encendiendo la chimenea cuando sonó el
primer trueno.
8 ;*ios de mi vida<. -=ué ha sido eso/.8 *ijo mi invitada con vo$ espesa.8 -&a
estallado la guerra/.
8 ,ólo es un trueno.8 6espondí con vo$ serena.
8 -"n trueno/. -Ests segura/.
8 %ompletamente. Mira.8 *ije se!alando hacia el ventanal. "n brillante y
$ig$agueante relmpago cayó en el mar.8 (hí viene otro.8 'a tormenta se
aproximaba y el ruido esta ve$ fue a+n ms fuerte.
8 -Ests segura que sólo es una tormenta/. -0o ser un tornado/.
8 Eres una exagerada# Marta.8 *e la chimenea brotaron por fin las llamas.
8 -=ué hora es/.
8 'as seis y media.
8-'as seis y media/. .ero si es de noche.
8 0o# no es de noche# es que encima tenemos >la nube negra?.8 'os rayos y los
truenos fueron espacindose y el agua# comen$ó a caer. 2mpulsada por el
viento la lluvia golpeaba los cristales como si en lugar de estar formada de
agua# estuviese constituida por piedras que el vendaval arrojaba contra los
vidrios.
8 4o echaría las persianas.8 Me dijo
8 -1ienes miedo/.
8 0o# sólo es mera precaución# ms que agua parece grani$o.
8 'a verdad es que da la sensación que se va a derrumbarse el cielo.
8 ;Echa las persianas<.
9
8 @ueno.8 *ije y me levanté y las dejé caer. 8 -(sí est bien/.
8 Mejor. -0o ibas a invitarme a un café y a unos dulces/.8 Me preguntó con
impertinencia. El salón permanecía a oscuras tan sólo iluminado por el
resplandor del fuego# por ello no se percató de mi mirada. -%ómo podía ser tan
tirana/. (hora comprendía las miradas de alivio que sus empleados se dirigían
entre ellos cuando les comunicaba que abandonaba la oficina por unas horas.
0o me molesté en contestar. ,alí del salón y me fui a preparar el café.
(l regresar la encontré sentada# había encendido la lu$ y de su maletín había
sacado una gruesa carpeta que permanecía abierta sobre la mesa. (ntes de
poder posar la bandeja y# sin darme tiempo a preguntar nada# confesó de
improviso.
8 1engo un grave problema y necesito tu ayuda.8 %ontinué en silencio. &abía
decidido que no se lo iba poner fcil y así iba a ser. %ogí un cigarrillo y fui hacia
la chimenea para encenderlo con una peque!a brasa# luego me senté frente al
fuego dndole la espalda.8 ,upongo por tu silencio que ya te lo imaginabas#
-me equivoco/.
8 0o# no te equivocas. 'levo todo el día esperando que te decidas a hablar de
ello.
8 ;Eres una pécora<.8 *ijo enfadada.
8 ;4 t+# una ladina<.8 &abía girado el sillón y la miraba directamente a los ojos
centelleantes# no sé si por la ira contenida o por el reflejo de las llamas. Mi
mirada era irónica# mis labios sonreían# la situación me estaba divirtiendo y de
pronto# prorrumpió en sonoras carcajadas que tardaron un buen rato en cesar.
8 -Me vas a ayudar o no/.
8 1odavía no lo sé. &blame del problema y luego ya veremos
10
8 Eres...# eres...
8 -"na arpía/.8 .regunté
8 Exactamente# éso es lo que t+ eres.
8 Aracias. -Me lo vas a contar o continuamos diciéndonos piropos/.8 ,uspiró
resignada.
8 1engo dos casos de asesinato.8 'a miré sorprendida.
8 -4 qué tienen que ver contigo dos asesinatos/.
8 Mucho.
8 0o veo por qué. ,i hay dos homicidios a quien le corresponde investigarlo es
a la policía. 0o a ti y desde luego# mucho menos a mí.
8 1e equivocas# porque la policía ya ha investigado y ha cerrado los casos
como meros accidentes.
8 (hora lo entiendo menos. ,i ellos dicen que son accidentes# lo sern.
8 ,e equivocan# han sido asesinatos.
8 'o siento# pero sigo sin comprender.
8 'as póli$as de vida que tengo que pagar son sumas importantes... *emasiado
importantes.
8 ;(h# ya<.8 'a lu$ comen$aba a hacerse en mi cerebro. (sesinatos o no# el
problema radicaba como siempre que procedía de Marta en el dinero.8
Empie$o a comprender# aunque de todos modos deberías explicarte mejor si lo
que quieres es que yo vaya hacia la lu$.
8 &ace cinco a!os instalamos una sucursal de la agencia en el pueblo que hay
a die$ Bilómetros de aquí. Entonces se hi$o una campa!a bastante intensa# se
visitaron todos los domicilios de la $ona y el duro trabajo mereció la pena. %asi
11
todos los habitantes contrataron alg+n tipo de póli$a. *e vida se hicieron die$#
las primas de estos seguros eran muy elevadas.
8 1ambién lo serían las cuotas.
8 ,í# tienes ra$ón# también lo eran. Estas póli$as fueron todas contratadas por
hombres. 'a mayoría agricultores# todos menores de cincuenta a!os y
aparentemente sanos. Es# al menos# lo que dijo la revisión médica obligatoria.
1+ sabes que esta $ona es inminentemente agrícola y que en los +ltimos a!os
los cultivos bajo plstico han ayudado a que creciera y se desarrollara# hasta tal
punto ha sido así# que hay aproximadamente una oficina bancaria por cada mil
habitantes# ms o menos. .or lo tanto# no debía extra!arnos que estos
hombres# generalmente con una familia a su cargo# contrataran seguros de
vida millonarios# del mismo modo que aseguran las cosechas y los
invernaderos. "na ve$ que han salido de la pobre$a no desean que ni ellos# ni
los suyos vuelvan a ella. &asta aquí todo es normal y lógico. ,in embargo# de
aquellos die$ ya han fallecido dos y un tercero ha tenido un accidente grave y
est tan mal que los médicos no saben si vivir y de hacerlo# posiblemente
quede incapacitado de por vida. 'o que a mí en realidad me resulta casi
indiferente# de una u otra manera tendré que pagar.
8 ;=ué falta de sensibilidad demuestras tener<.
8 'os negocios estn re!idos con la sensibilidad.
8 Est claro que# t+ y yo# nunca nos pondremos de acuerdo en nada. *e todas
maneras# lo que ha sucedido puede deberse a la mala suerte o a una
coincidencia.
8 Eso pensamos al principio# de hecho sólo hicimos las investigaciones
rutinarias y las dos primeras póli$as# se pagaron. .ero con el +ltimo accidente#
12
3orge que tiene una memoria portentosa# creyó percibir algo raro# alg+n detalle
le llamó la atención. En un primer momento no supo decir qué era# aunque
como es obsesivo# no paró hasta encontrar qué tenían en com+n.8 En ese
momento se calló y tomó un sorbo de café. (quella pausa estaba prevista
dentro de su puesta en escena. &abía logrado interesarme y lo sabía# por ello
se había detenido. @uscaba que yo cayera en su trampa y la incitase a
continuar# pero se equivocó. Me abstuve de preguntar y permanecí en silencio
a la espera de que prosiguiese el relato.8 .ues bien# lo que le había llamado la
atención es que el beneficiario de todas las póli$as era la misma persona.
8 -%ómo la misma persona/. -0o habías dicho que tenían una familia a su
cargo/.
8 En algunos casos así es# en otros no. 'os hay casados# viudos# divorciados#
incluso uno o dos solteros.
8 .ero los beneficiarios sern las viudas o los hijos o las madres# las
hermanas...# qué sé yo.
8 1e equivocas# ya te he dicho que en todos los casos sólo hay un +nico
beneficiario y es el mismo para todos. Cso es precisamente lo sorprendente.8
(quí volvió a interrumpirse y encendió un cigarrillo esperando que yo
preguntara y evidentemente lo hice.
8 @ueno y quién es el agraciado# si puede saberse.
8 El médico del pueblo.
*e pronto tuve un ataque de risa# hacía mucho tiempo que no me reía con
tantas ganas# hasta tal punto que se me saltaron las lgrimas y comen$ó a
dolerme el estómago. Marta se asombró tanto que no encajó bien lo que
estaba viendo. ,u rostro fue atravesando las ms diversas tonalidades que
13
puedan adquirir las facciones humanas. *el plido cadavérico a rosa
descolorido# luego al rojo y de éste a escarlata# hasta que sus mejillas se
ti!eron de morado y fue entonces cuando# ms por miedo a que le diera un
soponcio que por otra cosa# traté de controlar la risa# pero no sin mucho
esfuer$o por mi parte# ya que su rostro reflejaba tal cantidad de pasmo e
indignación me$clados que# Marta# resultaba verdaderamente cómica.
8 .erdona.8 @albuceé como pude# pues la risa no me abandonaba.8 Es que es
muy gracioso.
8 ;A6(%25,5<.8 Aritó.8 ;A6(%25,5<. ;(ti$a# a la ni!a le resulta chistoso# que
mi empresa haya pagado hasta ahora doscientos millones de las antiguas
pesetas y que dentro de poco tenga que pagar cien ms<.
Estaba verdaderamente sulfurada y yo comen$aba a sentir peque!as
pun$adas de arrepentimiento por aquella explosión de risa inesperada incluso
para mí.
8 .erdona.8 6epetí intentando apaciguarla.8 .erdona# no ha sido mi intención
reírme.
Entonces dio un bufido y se fue# salió hacia el jardín delantero dando un
porta$o. 6ecordé la lluvia y mi primer impulso consistió en correr tras ella. 0o
obstante# antes de hacerlo# presté atención al golpeteo del agua sobre la
persiana y me di cuenta de que había dejado de llover y comprendí# que lo
mejor era dejar que se tranquili$ara sola. 4a volvería cuando tuviera frío# pues
el viento continuaba ululando.
14
D
.asó un buen rato antes de que se decidiera a regresar# pero lo hi$o. ,e sentó
frente a mí# cerré el libro que estaba leyendo y nos miramos sin hablar y nos
sonreímos.
8 Marta# lo siento# no fue mi intención reírme de ese modo# pero no pude
evitarlo.
8 ;9ale# vale<.8 Me dijo haciendo con las manos el gesto de que me parara.8 'o
entiendo# pero me tienes que dar la ra$ón en cuanto a que es raro.
8 'o es# aunque est claro que alguien quiere implicar al médico en todo ésto.
1al ve$# porque quiere enriquecerlo o por otros motivos.
8 ;9engan$a<.8 *ijo y sus ojos oscuros chisporrotearon de entusiasmo.
8 .or ejemplo.8 (!adí.8 (unque# de todas formas# no deberíamos adelantarnos
a los acontecimientos así que# no empieces a montar películas antes de
tiempo.
8 -.elículas/.8 *ijo con el tono que usan algunas personas mayores al dirigirse
a alguien ms joven.8 ,i t+ supieras las cosas que yo he visto a lo largo de mis
casi sesenta a!os...
8 9ers# Marta.8 'a interrumpí.8 no es que no me interese tu vida# sólo que creo
que no deberíamos desviarnos del tema que te ha traído hasta aquí.
8 Entonces# te hars cargo del caso.8 (firmó ms que preguntó.
8 1odavía no lo sé. (ntes de nada necesito ms información y sobre todo#
decirte que te va a costar caro.8 (l oír esto +ltimo su cara cambió.
8 -*e cunto estamos hablando/.8 'a Marta negociante salió al escenario.
15
Mientras ella tomaba el aire yo había decidido definitivamente hacerme cargo
del caso y había pensado en el valor de mi trabajo. *esde luego era un poco
desorbitado# pero no perdía nada por intentarlo. 'a miré y me rasqué la cabe$a.
8 ,i encuentro al asesino y evito que pagues ms póli$as quiero esta casa.8 4a
estaba dicho. ,us ojos se abrieron y dieron la sensación de que se saldrían de
sus cuencas. ,u rostro expresó estupor y sorpresa. 4o# por mi parte# le sonreía
y me fumaba un cigarrillo con inmensa tranquilidad# mientras esperaba alg+n
tipo de reacción.
8 ;1+ no ests mal de los nervios# simplemente ests loca<. -1ienes idea de lo
que puede costar esta casa/.8 ,u tono era de furia sosegada. 'os segundos
de espera hasta su respuesta habían servido para apaciguarla.
8 Ms o menos tengo una idea.8 6espondí tranquilamente.8 ,eg+n como yo lo
veo tienes dos opciones# aceptar mi oferta y ahorrarte al menos el pago de seis
de tus famosas póli$as. 5 esperar que siga habiendo accidentes y pagarlas
todas. ;.iénsalo<. 1+ sabrs qué es lo que ms te conviene. ,i aceptas mis
condiciones me haré cargo del caso. ,i no las aceptas# te anticipo que no me
vas a convencer para que cambie de idea# te buscas# a otra o a otro# que te
salga ms económico. 1+ decides. 4o tengo hambre# mientras lo piensas voy a
preparar algo para cenar# porque imagino que tal y como est la noche y
siendo la hora que es# lo ms prudente es que duermas aquí. -Ests de
acuerdo/.
8 4a que piensas expoliarme# lo mejor ser que comience a disfrutar de mi
casa.
8 -%ómo# tu casa/.
8 Es un decir mujer. (dems# todavía no he dicho que esté de acuerdo...
16
,alí y la dejé a solas con sus pensamientos. %amino de la cocina# casi salté de
alegría. 0o había dicho que no y eso# ya era mucho. (hora# al quedarse a
solas# sabía que cogería su teléfono móvil y haría unas cuantas llamadas. El
proceso estaba en marcha y tenía muchas posibilidades de salir adelante.
1arareando alegremente comencé a preparar la ensalada.
17
CAPITULO 2
1
(l levantarme al día siguiente no había ni rastro de Marta# incluso había dejado
su cama hecha. 'a noche pasada no había dado respuesta a mi proposición.
,in embargo# sobre la mesa del salón estaba la abultada carpeta# que había
visto la tarde anterior# acompa!ada de una sucinta nota. >;@uena ca$a<?# decía.
Es decir# había aceptado mis condiciones.
8 ;,í<.8 Exclamé en vo$ alta.8 9e acostumbrndote# porque dentro de poco vas a
ser mía# peque!a.8 'e dije a la casa. 1omé la carpeta y me puse a ojearla.
1uve la sensación# mientras miraba aquellos papeles# que todo lo que
necesitaba por el momento estaba allí. .ensé en lo que ya sabía del caso por
boca de Marta y comprendí que la trama de aquella intriga iba a ser difícil de
desenredar# pero antes de ponerme a trabajar necesitaba darme una ducha y
tomar un café. )ui hacia el ventanal y descorrí las cortinas. =uedé sorprendida
al ver el día tan espléndido que hacía después de la borrasca de la tarde
anterior. El viento había desaparecido. 0i una ligera brisa agitaba las hojas de
los rboles# el mar estaba en absoluta calma. *urante unos segundos me
permití sentir nostalgia de las ma!anas pasadas afuera disfrutando del café
matutino y tomando el sol. 'uego# comprendí que si deseaba que dentro de
poco todo aquello fuese mío# debía >ponerme las pilas? y comen$ar a trabajar
cuanto antes. "na ve$ ms el tiempo se transformaba en oro. *i un suspiro de
resignación y me encaminé a la ducha# donde me sumergí bajo el agua un
buen rato y dejé que los efluvios del sue!o y la pere$a# que todavía
permanecían en mí cabe$a y en mis ojos delatores# se evaporasen lentamente.
,eg+n mi cerebro se despejaba# fui siendo consciente de que si quería resolver
18
el misterio debía abandonar las pastillas para dormir# aunque ello me supusiera
un día o dos de insomnio. En aquel momento necesitaba todas mis
capacidades funcionando al cien por cien y que mis neuronas discurrieran#
probablemente# como nunca antes lo habían hecho. .ero lo cierto# es que de
momento no tenía ni idea de por donde empe$ar. Esperan$ada en que el café
terminase por despejarme del todo# salí del ba!ó# froté aceite por todo mi
cuerpo y poniéndome el alborno$ me dirigí hacia la cocina. %on una humeante
ta$a en las manos me volví hacia el salón y cogiendo la carpeta comencé a
buscar las fichas de los accidentados o asesinados y de las a+n todavía
posibles víctimas. Me hice de papel y lpi$ y comencé por sacar datos para
hacer mis propias fichas personales de cada individuo en cuestión.
Nombre: 9íctor %alvo Aarcía
Edad: DE a!os
Estado Civil: *ivorciado
Profesión: (gricultor
Tipo de accidente: .icadura de avispa
Casa de la merte: 2nsuficiencia respiratoria con paro cardiaco
Enfermedades padecidas:
!eneficiario: Elena Martín Martín
A"ente Ase"rador: %arlos Matías 'ópe$
Comien#o de la póli#a: F1.FE.GG
$ec%a de defnción: F7.FH.FI
Parte de defnción firmado por: 'uis 'ópe$ %ontreras
)ui haciendo lo mismo con todos y cada uno de los expedientes. "na ve$
hecho esto# busqué los puntos comunes y llegué a las siguientes conclusiones.
19
.rimero# todas las póli$as se habían firmado el mismo mes. ,egundo# todos
eran hombres entre treinta y cuarenta y cinco a!os. 1ercero# el agente
asegurador de todas las póli$as había sido la misma persona. %uarto# el
beneficiario era siempre Elena Martín. =uinto# ninguno padecía enfermedades
conocidas.
( continuación examiné los certificados médicos que se habían expedido con
motivo de la suscripción del seguro. El médico que los firmaba era el mismo
para todos# pero no era la tal Elena. 'uego# estudié los certificados de
defunción# en este caso los galenos eran siempre diferentes.
Me llamó la atención el tipo de accidente que había originado el fallecimiento
del primer individuo. .icadura de avispa. 0o sabía yo que nadie pudiera
morirse# ni a+n siendo alérgico# por la picadura de un insecto tan peque!o
como aquel. ,abía# porque me lo había advertido en ms de una ocasión el
veterinario de mi perra# que eran peligrosos para los canes cuando estos
intentaban ca$arlas# como a las moscas# con la boca# pues el insecto
asaeteaba la lengua del animal provocando una inflamación que podía llegar a
producir la muerte por asfixia. .or un segundo imaginé al pobre difunto con la
boca abierta y la lengua seca esperando el mortífero ataque de la avispa
asesina.
8 (bsurdo.8 .ensé en vo$ alta.8 Esto no tiene ni pies# ni cabe$a.
0o tenía ni la ms mínima idea de cómo iba a continuar con aquello. Me
levanté y salí# necesitaba tomar el aire y aclarar las ideas que no tenía. *e
pronto sentí ganas de darme un ba!o y me asomé a contemplar el mar# estaba
pensando en ponerme el ba!ador y bajar a la playa# cuando apareció .epe# el
guardés# y se dispuso a limpiar la piscina de las hojas secas arrastradas por el
20

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->