Arq. Leonardo M.

López Silva
Trabajo presentado para el llamado de Ayudantes Honorarios GESTEC – Facultad de Química Universidad de la República

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL

CIENCIA, BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN
PRESENTACIÓN
El propósito del trabajo es presentar un documento que, de manera fundada y documentada, analice las últimas actuaciones gubernamentales relacionadas con el desarrollo de la ciencia y la tecnología en nuestro país y finalice con conclusiones al respecto. Se intentará dar respuesta a la pregunta ¿qué piensa hacer el Gobierno en materia de Ciencia y Tecnología? Las autoridades del gobierno afirman haber plasmado su pensamiento en el Proyecto de Presupuesto Nacional presentado, tanto su programa, como su planificación estratégica (en su fase económica). Por tanto, se pretende transitar la temática a través de dos asuntos principales: 1. ¿De qué estamos hablando? Los conceptos de Ciencia, Tecnología e Innovación; sus relaciones y algunos otros conceptos involucrados. 2. El Presupuesto Nacional como estrategia de planificación y los aspectos relacionados con la Ciencia y la Tecnología.

Estructura
La estructura del trabajo se resume a continuación: • • • Resumen Ejecutivo Tabla de Contenido. Parte I. La Sustentabilidad del Crecimiento Económico. Introduce al tema del desarrollo sustentable y los impactos de la economía y la ciencia y tecnología en el medio ambiente. Presenta el cambio tecnológico en los países en desarrollo. Parte II. Ciencia, Tecnología e Innovación. Explica los conceptos involucrados y establece las relaciones entre los mismos. Describe la organización institucional de la ciencia y la tecnología en el Uruguay. Presenta algunos indicadores para medir el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Parte III. Prospectivas y Reflexiones. Presenta las conclusiones de algunas de las Mesas de Trabajo de la Comisión Social Consultiva de la UdelaR. Expone el pensamiento prospectivo que se ha realizado en los últimos años por parte de diversos actores – muchos de ellos hoy con responsabilidad gubernamental – en materia poblacional, económica, tecnológica e inmobiliaria hacia del año 2020 y 2025. Parte IV. Bases de una Estrategia Nacional. Presenta las actuaciones del partido de gobierno en la época pre y post electoral; específicamente el Programa de Gobierno del EP-FA-NM, el discurso presidencial del 1º de marzo de 2005, las bases para la elaboración del presupuesto nacional y, el Proyecto de Presupuesto 2005-2009 actualmente en discusión en el Parlamento. Parte V. Conclusiones. Bibliografía Anexos

• • •

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 1 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

TABLA DE CONTENIDO
PRESENTACIÓN _____________________________________________________________ 1 TABLA DE CONTENIDO _______________________________________________________ 2 PARTE I – LA SUSTENTABILIDAD DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO ___________________ 3 LAS C ONSECUENCIAS AMBIENTALES DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO. _______________________ 4 EL DESARROLLO SUSTENTABLE __________________________________________________ 5 PARTE II – CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN_________________________________ 9 CONCEPTOS Y RELACIONES ENTRE LOS TÉRMINOS _____________________________________ 9 EL C AMBIO TECNOLÓGICO EN LOS P AÍSES EN DESARROLLO _____________________________ 14 ORGANIZACIÓN INSTITUCIONAL DE LA CIENCIA, LA TECNOLOGÍA Y LA INNOVACIÓN __________________ 17
El Sector Gubernamental.................................................................................................................................. 18 El Sector Académico......................................................................................................................................... 21 El Sector Empresarial ....................................................................................................................................... 27

INDICADORES PARA MEDIR EL DESARROLLO DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA _________________ 27 PARTE III - PROSPECTIVAS Y REFLEXIONES_____________________________________ 30 LA C OMISIÓN S OCIAL C ONSULTIVA DE LA UDELAR___________________________________ 30
La Mesa de Innovación..................................................................................................................................... 30 La Mesa de la Energía...................................................................................................................................... 32 La Mesa del Sector Vitivinícola ......................................................................................................................... 35 La Mesa del Sector Farmacéutico..................................................................................................................... 35

CICLO NACIONAL DE REFLEXIÓN PROSPECTIVA. URUGUAY 2025. __________________________ 37
Panel de Tecnología ......................................................................................................................................... 37 Panel Imágenes Productivas............................................................................................................................. 40

URUGUAY 2020 – TRES EXPERIENCIAS DE DESARROLLO NACIONAL ________________________ 42 PARTE IV – BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL_________________________________ 45 EL PROGRAMA DEL EP-FA-NM _________________________________________________ 45 URUGUAY INNOVADOR ________________________________________________________ 47 EL MENSAJE PRESIDENCIAL ____________________________________________________ 48 PRIMERAS A CTUACIONES DEL GOBIERNO PROGRESISTA________________________________ 49
El Gabinete Ministerial de la Innovación ........................................................................................................... 49 Bases Para un Acuerdo Programático en Educación........................................................................................ 50

EL REFLEJO PRESUPUESTAL ___________________________________________________ 50
Los Documentos Preparatorios de la OPP........................................................................................................ 50 El Proyecto de Presupuesto.............................................................................................................................. 54

PARTE V – CONCLUSIONES___________________________________________________ 58 BIBLIOGRAFÍA _____________________________________________________________ 60

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 2 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

PARTE I – LA SUSTENTABILIDAD DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO
La socioeconomía es una nueva concepción sobre la economía y la sociología, que nace con el propósito de analizar los comportamientos económicos en el marco de un determinado contexto social. Su origen se remonta a los años ochenta, cuando un grupo de sociólogos y economistas fundan la Sociedad Mundial de Socioeconomía (SASE) en Harvard. Entre sus miembros figuran K. Boulding, A. Hirschman, J. Galbraight, A. Sen, H. Simon, P. Bourdieu y Amitai Etzioni. La socioeconomía propugna una revalorización de los estudios pioneros de la economía, que fueron desarrollados sin descuidar los contextos morales y sociales donde tenían lugar los diferentes fenómenos económicos. Adam Smith, en ese sentido, expresa en sus obras una particular imbricación de lo económico en lo social. Contra los presupuestos neoclásicos acerca de que “la sociedad no existe”, Adam Smith le concedía en sus obras una importancia mayúscula. Tales apreciaciones pueden observarse en su célebre Riqueza de las Naciones, y con más propiedad, en su anterior Teoría de los sentimientos morales. Resulta particularmente sugerente, en medio de un contexto donde pareciera que el desarrollo se relaciona con el crecimiento material, las elaboraciones de Smith acerca de la calidad de vida, definida no sólo en términos materiales, sino también morales. Estas características de los pioneros de las ciencias económicas (entre los cuáles también deberíamos citar a Ricardo, Sismondi, J. S. Mill, etc.) han sido relegadas por los modernos sucesores que sólo recuerdan la centralidad de la búsqueda de beneficio en sus teorías. La historia en el Siglo XIX, muestra cómo se desarrolló la separación entre economía y sociología. Así se inició un proceso por el cual la sociología pasaba a analizar aquellos fenómenos sociales que podríamos llamar sobrantes o sin dueños, caso de la familia, la pobreza, la educación, etc. La consolidación de la sociología, sin embargo, una vez que, sobre todo Durkheim, expusiera los instrumentos metodológicos por los cuales la disciplina adquiría su status científico, empieza a aproximarse nuevamente a la economía. Prueba de ello han sido los trabajos de Karl Marx y Max Weber, y tantos otros después. La obra de Parsons finalmente, trata de suponer la esfera de lo económico como un sistema social integrado a la sociedad en general. Todos estos antecedentes, unidos a otros, se entroncan con la socioeconomía moderna que busca fundamentalmente reunir ambas disciplinas. Por otro lado, la Economía de la Solidaridad muestra una aproximación notable a los esfuerzos emprendidos por los socioeconomistas. La Economía de la Solidaridad, a diferencia de la socioeconomía que nace en los países centrales, es una producción teórica que surge en América Latina, a principio de los ochenta, persiguiendo dos objetivos: en primer lugar, rescatar las formas alternativas de hacer economía (de producir, distribuir, consumir y acumular); y en segundo lugar, reelaborar la teoría económica construyendo las herramientas necesarias para comprender estas economías alternativas que funcionan con parámetros, valores y principios diferentes a los típicamente “privados-capitalistas” y “estatal-regulado”. Siguiendo a Polanyi, los economistas solidarios, rescatan en los “mercados determinados” 1, diferentes racionalidades que se expresan en múltiples Relaciones Económicas y múltiples Factores de Producción. Entre las relaciones económicas, podemos distinguir las integrantes del sector de intercambios, esto es, básicamente las relaciones de intercambio, hoy hegemónicas y que habrían adquirido especial relevancia a partir de la Revolución Industrial. En segundo lugar, el sector regulado (estatal) pone en funcionamiento relaciones de Tributación y Asignación Jerárquica. El sector solidario, o tercer sector, por su lado, se manejaría sobre la base de relaciones económicas más integradoras como las de donaciones, reciprocidad, redistribución y comensalidad. Finalmente, la Economía Solidaria, no sólo analiza las diferentes relaciones de distribución, sino también los diferentes comportamientos económicos visibles en las etapas de la producción, consumo y acumulación, todo lo cual conforma una matriz teórica donde ubicamos tres grandes sectores de la economía: sector de intercambios, sector regulado y sector solidario.
1

Término de origen gramsciano, que hace referencia a la particular forma que adquiere cada mercado en virtud de las diferentes fuerzas que operan a su interior. Arq. Leonardo M. López Silva Página 3 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. La elaboración que surge al interior de la Economía de la Solidaridad en América Latina, unida a las diferentes teorías que surgieron en los países centrales (fundamentalmente Estados Unidos de Norte América y Europa) en el marco de la socioeconomía, nos permite analizar desde una perspectiva socioeconómica solidaria, diferentes fenómenos sociales entre los cuáles se encuentran la ciencia, la tecnología y los problemas ecológicos. En el marco de la socioeconomía solidaria los temas ecológicos se han vuelto especialmente importantes. Los problemas medioambientales han puesto en tela de juicio el concepto de desarrollo económico, tanto desde el punto de vista teórico como desde el punto de vista de sus prácticas más habituales. Algunos de los indicadores más alarmantes de cómo el desarrollo malentendido como crecimiento económico ha provocado importantes desajustes y catástrofes ambientales, se encuentran presentes en los cuatro componentes de la biosfera: atmósfera, océanos y mares, cuencas hidrográficas y seres vivos. En este sentido podemos ejemplificar: el dióxido de carbono, el anhídrido sulfuroso, el monóxido de carbono, el óxido de nitrógeno, el plomo, etc., producidos por la quema de combustibles fósiles, y cuya concentración en las grandes urbes, producto del tráfico automovilístico, por ejemplo, añade “nuevas enfermedades” a las que deben enfrentarse los ciudadanos de un mundo que sigue creciendo a ritmos alocados. El “efecto invernadero” producto del calentamiento global derivado de la concentración creciente de dióxido de carbono en la atmósfera (CO2); la conocida “lluvia ácida” (H2SO4) fruto de la combinación del dióxido de azufre con el vapor de agua); el smog fotoquímico que puede provocar enfermedades (NO 2 en combinación con los rayos ultravioletas del sol, y los hidrocarburos no quemados); la saturnosis o intoxicación por plomo de la sangre y a la que los niños son especialmente vulnerables. También podríamos mencionar a los métodos utilizados para deshacerse de los residuos tóxicos, que suponen riesgos muy importantes. Incluso, en el caso de los desechos nucleares, donde esa peligrosidad durará siglos. No en vano, los países ricos envían muchos de estos residuos a los países pobres, lo que se entiende como un acto más, entre tantos que ocurren dentro de una lógica puramente mercantil. Pero los efectos que estamos planteando en estos párrafos precedentes no surgen sino del avance y desarrollo de la ciencia y la tecnología a lo largo del tiempo.

LAS CONSECUENCIAS AMBIENTALES DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO.
Los seres humanos nos caracterizamos por relacionarnos con la naturaleza mediante nuestros actos económicos. La economía, podemos entenderla entonces, como un proceso de intercambio entre el hombre y la naturaleza, donde ambas partes resultan modificadas. Es con relación a esta vinculación, que la ecología se convierte en un problema económico. Esta afirmación no es nueva en el diagnóstico de los problemas. Como hace constar Nuestra Propia Agenda, “los problemas ambientales son siempre determinados por las realidades económicas y sociales presentes en cada fase de desarrollo y por las características del entorno natural y social.”2 Esta particular relación entre ecología y economía, podría resultar alentadora, ya que si ponemos nuestras miras en el eje de la economía, y no en el de la naturaleza, entonces, podremos concluir que un cambio de actitudes económicas en los seres humanos podría contribuir a una mejora clara del entorno donde vivimos. La otra posibilidad sería actuar directamente sobre la naturaleza, lo que tiene un riesgo mucho mayor, por el dato insoslayable de que el hombre puede controlar sus actos, pero no la fuerza y los comportamientos todavía no plenamente comprendidos de ella. Ahora bien, esta vinculación del hombre con la naturaleza, mediada por la economía, puede resultar positiva o negativa: esos vínculos pueden generar procesos significativamente positivos para el hombre y su hábitat (como supuso siempre la modernidad), o por el contrario, puede dar lugar, como vimos, a numerosos problemas y dramas. Dicho de otra manera, existiría un modo ecológico y otro antiecológico de hacer economía.
2

Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de América Latina y el Caribe: Nuestra Propia Agenda, Washington, BID-PNUD, 1990. Arq. Leonardo M. López Silva Página 4 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Si tenemos en cuenta que para el crecimiento económico, el desarrollo de la ciencia y la tecnología juegan un papel primordial, podremos sustituir el término economía de por Ciencia y Tecnología sin temor a equivocar el concepto. Existe un modo ecológico y otro antiecológico de hacer ciencia y tecnología. Entendiendo a la economía como el conjunto de los actos de producción, distribución, consumo y acumulación, intentaremos señalar los aspectos antiecológicos de todas estas etapas, para ver luego cómo es posible exponer modos alternativos. En el plano de la producción, las unidades económicas basadas en el factor capital son principalmente contaminantes. El tamaño de muchas empresas conduce a un uso altamente ineficiente de algunos recursos, lo que da lugar a la producción de desechos, que cuando no tienen valor económico, no se consideran en la racionalidad de los productores. Un modo antiecológico de producir está íntimamente relacionado con lo que se produce. La perspectiva egoísta e individualista en que se basan los presupuestos neoclásicos, potencia la producción de todo aquello que tenga demanda, contamine o no contamine, destruya o no las posibilidades de desarrollo de las futuras generaciones. La ciencia y la tecnología pueden compensar este hecho siempre y cuando tomen a la ecología como uno de los inputs básicos para el desarrollo productivo. En el plano de la distribución una de las causas de los problemas ecológicos reside en la desigual distribución de los ingresos. Tanto la extrema riqueza como la extrema pobreza son contaminantes. Los ricos contaminan por el uso excesivo de energías, además de los desechos que generan. La pobreza contamina utilizando los recursos energéticos de bajo rendimiento, a la vez que de alto impacto ecológico, a lo que se suma no contar con los medios para cuidar su entorno. Esto no supone que los pobres, sin más, sean contaminantes, como queda demostrado por la innumerable cantidad de movimientos populares-ecológicos que han surgido en todo el mundo; o la cultura de respeto hacia la “madre tierra”, de las culturas indígenas en nuestro continente. Aquí la ciencia y tecnología pueden aportar a la solución en un doble sentido: primero, a través del desarrollo de tecnologías baratas que usen recursos energéticos más económicos y menos contaminantes y, en segundo lugar, con su aporte a la creación de empleo, lo que tiene impacto directo en la disminución de la pobreza Desde el proceso de consumo, la explicación es evidente: la sociedad consumista en la que estamos insertos genera comportamientos de consumo que, basados en las instituciones y el uso desmedido de la publicidad y las tarjetas de crédito, impactan y determinan la producción sobreabundante de bienes y servicios que – aunque cada día más sofisticados – pasan a ser prontamente obsoletos. En el proceso de acumulación, que en realidad forma parte del proceso de consumo, el comportamiento hegemónico en nuestros mercados determinados es acumular bienes materiales, propiciando una cultura del “tener”, con sus efectos perversos sobre el medio. Así como existen modos y formas antiecológicas de hacer economía, sabemos de prácticas ecológicas de producción, distribución, consumo y acumulación.

EL DESARROLLO SUSTENTABLE
Tras la aparición del Informe Brundtland en el marco de la ONU, se comenzó a extender el uso del término “desarrollo sustentable” o “desarrollo sostenible” con el que se pretende establecer la facultad de “satisfacer nuestras necesidades actuales sin comprometer a las generaciones futuras para satisfacer las suyas” La aceptación del propósito de hacer más sostenible el desarrollo económico es ambivalente. Por una parte evidencia una mayor preocupación en los ecosistemas, desplazándola hacia el campo de la gestión económica; por otra, la indefinición con que se manifiesta el término hace que las buenas intenciones queden en meros gestos sin que apenas contribuyan a cambiar una sociedad industrial que tanto ha afectado y afecta al ecosistema. Haciendo un poco de historia reciente, cuando a principios de los setenta el Primer Informe del Club de Roma sobre los límites del crecimiento, junto con otras publicaciones y eventos, pusieron en tela de juicio la viabilidad del crecimiento como un objetivo planetario, Ignacy

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 5 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Sachs propuso el concepto de “ecodesarrollo” como compromiso de buscar la conciliación del aumento de la producción, tan reclamada por los países subdesarrollados, con el respeto al medioambiente, tan necesario para mantener las condiciones de habitabilidad del planeta. El recelo de algunos economistas y políticos hacia este término hizo que, poco tiempo después de su aparición, fuera sustituido por el de “desarrollo sustentable” que era de más fácil aceptación ya que podía confundirse con el de “desarrollo autosostenido” de Rostow. Predominó la función retórica del concepto, lo que explica su gran aceptación: “la sostenibilidad parece ser aceptada como un término mediador para tender un puente sobre el golfo que separa a los ‘desarrollistas’ de los ‘ambientalistas’. La engañosa simplicidad del término y su significado aparentemente manifiesto ayudaron a extender una cortina de humo sobre su inherente ambigüedad" 3 Parece ser que lo que más contribuyó a sostener la nueva idea de la sustentabilidad fueron las viejas ideas del crecimiento y del desarrollo económico, que tras las críticas de la década del 70 necesitaban un revitalización. Así, veinte años después del Informe del Club de Roma sobre los límites del crecimiento (1971) en donde se pusieron en entredicho las nociones de crecimiento y desarrollo usadas en la economía, asistiríamos a un renovado interés por hacerlas sostenibles despreocupándose de los nexos que las vinculaban a un medio físico que se agotaba. El nuevo Informe Meadows (1992) titulado “Más allá de los límites” constituye un claro exponente del conformismo conceptual del nuevo discurso económico. Abandonando esta pretendida ambigüedad, el término “Desarrollo Sustentable” incorpora un par de ideas básicas: La primera, desarrollo, al contrario que crecimiento económico, involucra etapas sucesivas en un proceso para alcanzar un fin deseable. Por otra parte, la sustentabilidad indica la seguridad de mantener una capacidad reproductiva suficiente como para garantizar la continuidad del recurso en el tiempo y el espacio, es decir, sin comprometer el uso del mismo a las generaciones futuras. Así considerada, la protección del Medio Ambiente se debe abordar desde una triple 4 dimensión: desde su dimensión económica: el medio ambiente como un recurso económico ; desde su dimensión ecológica: tomándolo en sentido biológico; y desde su dimensión social: en lo que tiene que ver con su relación con los hombres y la sociedad en su conjunto. Entonces, ¿qué sustentabilidad buscamos?, ¿una sustentabilidad económica?, ¿Una sustentabilidad social? o, ¿una sustentabilidad ambiental? Representación gráfica de la noción de desarrollo sostenible
DIMENSIÓN ECONÓMICA (eficiencia, crecimiento, estabilidad)

DIMENSIÓN SOCIAL (pobreza, equidad, cultura)

DIMENSIÓN ECOLÓGICA (biodiversidad, resiliencia, recursos naturales )

No existe un desarrollo sustentable sin abarcar las tres sustentabilidades. Ellas se interrelacionan e inciden en el resultado haciendo que sin un justo equilibrio el proyecto de desarrollo esta destinado al fracaso. Solo un justo equilibrio entre estas tres dimensiones permite el desarrollo sustentable de una nación. T. O’Riordan, 1988. Recordemos que, si ponemos nuestras miras en el eje de la economía, y no en el de la naturaleza, podremos concluir que un cambio de actitudes económicas en los seres humanos podría contribuir a una mejora clara del entorno donde vivimos.
4 3

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 6 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. La ciencia y la tecnología inciden en las tres dimensiones establecidas. Como vimos, son parte fundamental de la dimensión económica como factor que potencia del crecimiento y la eficiencia de los procesos productivos; están íntimamente unida a la dimensión ecológica por su incidencia en el estudio y uso de los recursos naturales; y finalmente, es innegable su relación con la dimensión social por su aporte a reducir la desigualdad y las brechas entre los pueblos y, por ser actor principal en desarrollo de la cultura y el conocimiento. Como nos recuerda José Serra, una de las tres funciones principales del Estado es la armonización de los logros económicos, sociales y medioambientales a través de una estrategia de planificar día a día la gestión de la economía y la sociedad, buscando el balance de las diferentes sustentabilidades (social, cultural, ecológica, ambiental, territorial, económica y política) y las cinco eficiencias (locativa, innovadora, keynesiana, social y eco-eficiencia) Igualdad, equidad y solidaridad son elementos básicos del concepto de desarrollo. En lugar de lograr el máximo crecimiento del PBI, mejor sería promover la igualdad y maximizar las ventajas de los más débiles para reducir la pobreza, vergonzosa, innecesaria y freno del desarrollo. El crecimiento, incluso el rápido, no es sinónimo de desarrollo si no aumenta empleo, reduce la pobreza y estrecha las brechas sociales. El capital social de un país es su principal motor de desarrollo. El Papa Juan Pablo II, en su encíclica Centésimus Annus, de 1991, manifestó que “mientras en un momento determinado el factor decisivo de la producción residía en la tierra, y luego en la producción… en la actualidad el factor decisivo es cada vez más el hombre mismo…” Relacionado al punto anterior, los principios éticos en los que se basa la sociedad se presentan como un elemento de fundamental importancia en su grado de cohesión o disgregación, con su consecuente impulso al desarrollo sustentable. Por último, la expansión y sostenibilidad de la capacidad productiva de la economía no sólo requiere conservar y expandir el acervo de capital, sino también aprovechar, valorizar y preservar los recursos naturales. De hecho, el problema del magro desempeño en términos de ahorro de los países de la región se agudiza cuando se descuenta la pérdida en términos de patrimonio natural. Por lo tanto, para potenciar un crecimiento sostenido se requiere un marco de políticas e instituciones que protejan la base productiva ligada a los recursos naturales. La complementariedad entre el crecimiento económico, una mayor productividad y la preservación de la integridad y sostenibilidad ambiental del capital natural se vincula a la capacidad de la política pública para corregir fallas de mercado causadas por la ausencia de precios y regímenes efectivos de propiedad y la existencia de mercados incompletos para numerosos recursos naturales y servicios ambientales. Según la evidencia acumulada en los últimos años indican que es conveniente centrar la agenda ambiental en tres áreas de acción, que permitan una mejor articulación entre las políticas de desarrollo productivo y la gestión sostenible de los recursos naturales y el medio ambiente. La primera consiste en fortalecer el papel activo de los países de América Latina y el Caribe en diversas negociaciones internacionales. Actualmente, la agenda de acuerdos internacionales incluye dos temas de vital importancia relacionados al medio ambiente, la ciencia y la tecnología. Por una parte, figura el debate sobre los derechos de propiedad intelectual, que es fuente de conflicto en tanto los países de la región son los dueños de una proporción significativa de la biodiversidad y los países desarrollados poseen un alto nivel de desarrollo tecnológico y, en muchos casos, las patentes industriales. El Acuerdo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio de la Organización Mundial del Comercio representa una “privatización” de los derechos sobre los recursos naturales de las naciones, por lo que los países de la región deberán analizar el tema y encontrar vías de negociación. Por otra parte, la propuesta del mundo en desarrollo de proseguir con la reducción y eliminación de los aranceles y las barreras no arancelarias de los bienes y servicios ambientales ha despertado controversia, a pesar de que los países se han comprometido a llevarla a cabo de acuerdo con lo establecido en la Declaración Ministerial de Doha.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 7 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. La segunda línea de acción consiste en desarrollar una plataforma institucional destinada a lograr una integración explícita de los objetivos e instrumentos de la política ambiental y al conjunto de políticas económicas y sectoriales. Esto es particularmente relevante en el ámbito de la innovación tecnológica orientada a un manejo más sustentable del sector forestal, energético, minero, pesquero y agropecuario. El uso de energías renovables es otro sector que debe incluirse en la agenda pública. El desarrollo de este tipo de energías puede beneficiarse del paulatino surgimiento de un mercado internacional en materia de proyectos para reducir emisiones de gases que producen el efecto invernadero. La región tiene ante sí la oportunidad de participar en este mercado mediante la opción por fuentes de energía más eficientes y, de ser posible, alternativas (energía eólica, solar o hidráulica) y el mantenimiento y enriquecimiento de ecosistemas con alta capacidad de absorción de carbono. Una tercera área de acción se refiere al cobro de las externalidades negativas para el medio ambiente derivadas de las actividades de los sectores productivos. La reducción de impuestos, la utilización de subsidios y la promulgación de exenciones tributarias destinadas a atraer inversiones y proyectos en sectores de recursos naturales y actividades de reconocido impacto ambiental han tenido consecuencias negativas en el medio ambiente y no se condice con el desarrollo de instrumentos que ayuden a cuantificar e internalizar los costos sociales de la degradación ambiental. Los instrumentos fiscales para enfrentar las externalidades ambientales de los procesos productivos se pueden concebir según dos principios: el que contamina paga o el que consume paga, es decir, que el costo sea asumido por los inversionistas o los consumidores. Como conclusión, el objetivo fundamental para un desarrollo sustentable en el Uruguay, debe ser la mejora de la calidad de la inserción internacional de la economía, mediante la diversificación de las exportaciones en función de destinos y productos y la incorporación de mayor valor agregado y conocimientos, todo esto realizado en comunión con el respeto al medio ambiente, expresado por el uso adecuado y eficiente de nuestros recursos naturales. De esta manera encontraremos el mejor equilibrio posible entre las tres dimensiones de la sostenibilidad.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 8 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

PARTE II – CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN
“La expansión del mercado ha devenido en verdaderamente mundial bajo la égida del liberalismo económico que ha eliminado todas los antiguos controles y regulaciones éticas de la economía, sin que se haya adquirido un control y una regulación política superior. Su dinamismo invade todos los sectores de lo humano, de la vida, de la naturaleza. Aporta mejoras materiales en ciertos sectores de la sociedad pero asimismo el empeoramiento de problemas” 5 La ciencia y la tecnología se han convertido en recursos estratégicos políticos y económicos tanto para los Estados como para las industrias. La globalización es sin lugar a dudas una consecuencia del desarrollo tecnológico, sobre todo del desarrollo de la tecnología de la información. El empleo intensivo de las telecomunicaciones, la transmisión instantánea de la información y los usos estratégicos de la misma han tenido profundos efectos en el ámbito regional, continental y mundial. La incidencia en los países ha sido, no solo sobre los flujos financieros y las inversiones, los sistemas productivos y laborales y la circulación de mercancías, sino que además ha impactado en las esferas social, cultural y educativa. Los Estados resaltan la necesidad de cooperar en ciencia y tecnología para la utilización sustentable de los recursos naturales, con vistas a alcanzar una mejor calidad de vida y un desarrollo económico, social y ambiental sustentable.

CONCEPTOS Y RELACIONES ENTRE LOS T ÉRMINOS
La Real Academia Española (RAE) define ciencia como el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. Y también, en su forma plural ciencias, como el conjunto de conocimientos relativos a las ciencias exactas, fisicoquímicas y naturales. Aunque algunos tratadistas han clasificado la ciencia según su orden de aparición, por su objeto de estudio, por su método, por su finalidad, etc.; la clasificación de la ciencia más aceptada es la de Ciencias Fácticas y Formales. Las Ciencias Fácticas se basan en los hechos, en lo experimental y material. Estas ciencias necesitan de la observación y experimentación para poder adecuar sus hipótesis. Una segunda especificación de sus características es su racionalidad que se da con la coherencia que es necesaria pero insuficiente en el campo de los hechos. Las ciencias fácticas trabajan con objetos reales que ocupan un espacio y un tiempo. Se subdividen en: § Naturales: Se preocupan por la naturaleza § Sociales: se preocupan por el ámbito humano. Las Ciencias Formales abarcan generalmente a la lógica y la matemática. Estas ciencias son racionales, sistemáticas y verificables. A pesar de que su campo de estudio esta dado solo en lo ideal están muy influidas por los objetos reales. Las ciencias formales demuestran o prueban; las fácticas verifican (confirman o desmienten) hipótesis que mayoritariamente son provisionales Por otro lado, la “Recomendación relativa a la normalización internacional de las estadísticas sobre ciencia y tecnología” (UNESCO 1978) clasifica las actividades científicas y tecnológicas según seis grandes áreas. Estas áreas son las siguientes: § Ciencias naturales.

Edgar Morin. Director emérito del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia. Prólogo del libro “Hacia una Economía con Rostro Humano” de Bernardo Kliksberg. Arq. Leonardo M. López Silva Página 9 de 61

5

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. § Ingeniería y tecnología. § Ciencias médicas. § Ciencias agrícolas. § Ciencias sociales. § Humanidades. Las grandes áreas científicas, junto con ejemplos de las subáreas, se muestran en la Tabla 3.2, extraída del Manual de Frascati e incluida como Anexo A La imagen académica y social de la ciencia y la tecnología ha sufrido profundos cambios a lo largo de este siglo. La concepción clásica de la ciencia como conocimiento verdadero y libre de valores sobre la naturaleza quebró con las tesis de Kuhn 6. La imagen imperante hasta los años 60 se puede caracterizar por los siguientes rasgos: a) la ciencia es el modo de conocimiento que describe la realidad del mundo (siendo acumulativa y progresiva); b) la ciencia es nítidamente separable de otras formas de conocimiento (que en el programa neopositivista se estiman residuos metafísicos o veleidades poéticas); c) las teorías científicas tienen estructura deductiva, y pueden distinguirse de los datos de observación; d) la ciencia es unitaria, y todas las ramas podrán ser reducidas a la física; y e) la ciencia es neutra, está libre de valores. Kuhn ofrece una imagen de la ciencia en devenir histórico, consistente en períodos de ciencia normal y períodos de ciencia revolucionaria. En los primeros, la disciplina se centra en ampliar y perfeccionar el aparato teórico y conceptual establecido, aplicándolo a la experiencia, ajustándose y refinándose la base teórica, pero sin cuestionar los supuestos y fundamentos que guían la investigación; esta fase de ciencia normal sería "acumulativa", puesto que se dedica a ampliar las observaciones que apuntalan el marco teórico. Cuando surgen problemas o anomalías serias y persistentes, puede sobrevenir un período de crisis que conduce a cuestionar los mismos supuestos del marco imperante: se proponen alternativas hasta que alguna de ellas logra "nuclear" y organizar un nuevo cuerpo teórico que permita explicar los enigmas que desencadenaron la crisis (fase de revolución científica, no acumulativa, de ruptura epistemológica). Para Kuhn la ciencia se define como la acción colectiva de comunidades científicas que usan una serie de métodos, conceptos y valores compartidos (incluidos los metafísicos no explícitos). El cambio de paradigma científico se produce cuando, tras una controversia, todos los científicos de un área incorporan un determinado modo de ver y explicar los problemas, que viene a sustituir al viejo paradigma previo. El segundo de los conceptos en estudio es la tecnología. Para ciertos autores, el giro tecnológico en la filosofía de la ciencia (es decir, el reconocimiento de los procedimientos técnicos previos como configuradores de las propias teorías científicas) ha servido no sólo para abandonar la separación clásica entre ciencia y tecnología, sino que ha preparado el camino a los estudios interdisciplinares sobre la tecnociencia. La Tecnología es una característica propia del ser humano consistente en la capacidad de éste para construir, a partir de materias primas, una gran variedad de objetos, máquinas y herramientas, así como el desarrollo y perfección en el modo de fabricarlos y emplearlos con vistas a modificar favorablemente el entorno o conseguir una vida más segura. El ámbito de la tecnología está comprendido entre la ciencia y la técnica propiamente dichas. El proceso tecnológico da respuesta a las necesidades humanas; para ello, recurre a los
6

Thomas S. Kuhn. Filósofo estadounidense autor de “La Estructura de las Revoluciones Científicas” (1962) Página 10 de 61

Arq. Leonardo M. López Silva

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. conocimientos científicos acumulados con el fin de aplicar los procedimientos técnicos necesarios que conduzcan a las soluciones óptimas. La tecnología abarca, pues, tanto el proceso de creación como los resultados. Relaciones entre la ciencia, la tecnología y la técnica

CIENCIA
Saber el POR QUÉ

TECNOLOGÍA
Saber POR QUÉ

TÉCNICA
Saber CÓMO se hace

Fuente: Adaptado de CNICE – Ministerio de Educación y Ciencia de España. Siguiendo la definición de la RAE, tecnología es, en su principal acepción, el conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico. Otras definiciones la tienen como el lenguaje propio de una ciencia o de un arte, o el conjunto de los instrumentos y procedimientos industriales de un determinado sector o producto. Para Mario Bunge 7, la tecnología no es sino ciencia aplicada, y plasmación material de la forma de conocimiento y actuación más racional que existe. De acuerdo a las definiciones que aparecen en el Glosario de RICYT, encontramos que tecnología es el conjunto de conocimientos científicos o empíricos ordenados, colocados a disposición de un proceso productivo de bienes y riqueza. Y se presentan otras definiciones estableciendo diferentes categorizaciones. Así: La Tecnología de Información (TI) (IT-INFOR) es el estudio, implementación y desarrollo de tecnología usada para el procesamiento y almacenamiento de informaciones. La Tecnología de Gestión es el conjunto de metodologías y técnicas organizadas en forma de un sistema de gerenciamento que busque garantizar el alcance de los objetivos estratégicos y operacionales de una organización o del ambiente en donde se está actuando. La Tecnología Industrial Básica es el conjunto de conocimientos, principios científicos, que se aplican a la industria. Se componen de los siguientes campos: Metrología, Normalización, Reglamentación Técnica, Evaluación de Conformidad, Tecnología de Gestión, Propiedad Industrial, Información Tecnológica. Y las Tecnologías Limpias son procesos de producción, con mayor responsabilidad ambiental, como parte de las nuevas estrategias competitivas utilizadas por empresas para ligar las cuestiones ambientales a las decisiones de negocios. Es definida a partir de dos principios: el principio de prevención de la polución determina que a generación de residuos peligrosos sea evitada en la fuente, a partir da reorientación de procesos y productos, de técnicas de reutilización, reciclaje y reaprovechamiento de materiales y coproducción, de extensión de la vida útil, de retorno garantizado de los embalajes y de productos al final de su vida útil y otras estrategias recomendadas por eco-diseño; o diseño con responsabilidad ambiental; o principio democrático crea el acceso público a las informaciones sobre seguridad y riesgo de los procesos y los productos, manejo de materias primas, consumo de agua y energía, proceso de destino final de residuos y restos de productos. Como vemos, tecnología y ciencia están profundamente relacionadas.

7

Mario Bunge. Físico, filósofo y epistemólogo de la ciencia argentino radicado en Canadá. Página 11 de 61

Arq. Leonardo M. López Silva

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Como último paso de esta trilogía que forma el título de la sección, la Innovación es la acción y el efecto de aportar algo nuevo y aún desconocido en un determinado contexto [RAE]. La creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado. El manual de Frascati (OCDE, 2002) indica que la innovación es la transformación de una idea en un producto vendible nuevo o mejorado o en un proceso operativo en la industria y en el comercio o en nuevo método de servicio social. En otras palabras, Frascati viene a decir que la innovación es una idea que se vende. Con esta breve definición se pretende insistir en el aspecto comercial de la innovación, en el sentido propio de la palabra. Es decir, que una idea, una invención o un descubrimiento se transforma en una innovación en el instante en que se encuentra una utilidad al hallazgo. Podemos hablar de tres grandes tipos de innovación, si bien la primera de ellas es la de mayor peso debido a los efectos económicos que produce: a. la innovación tecnológica comprende los cambios introducidos en los productos y en los procesos: • • La innovación de producto consiste en fabricar y comercializar nuevos productos (innovación radical) o productos ya existentes mejorados (innovación gradual). La innovación de proceso corresponde a la instalación de nuevos procesos de producción que, por lo general, mejorarán la productividad, la racionalización de la fabricación y, por consiguiente, la estructura de costes.

b. La innovación social intenta proponer soluciones nuevas a los problemas de desempleo sin trastocar la eficiencia de la empresa. c. La innovación en métodos de gestión reúne las innovaciones que no se pueden incluir en las dos anteriores categorías. Son innovaciones como las realizadas en los ámbitos comerciales, financieros, organizativos, que acompañan, apoyan y potencian la corriente innovadora de la empresa. El desarrollo de la innovación tecnológica es producto de “una mezcla entre mercados y alto dinamismo empresarial, con subsidios y regulaciones públicas, así como la colaboración entre empresas, universidades y centros tecnológicos. La combinación del conjunto de estas prácticas e instituciones constituye lo que se denomina el “Sistema de Innovación Nacional” (SIN), que abarca desde la Investigación y Desarrollo (I+D) precompetitiva, la I+D de tipo productivo, la transferencia tecnológica y la formación de recursos humanos. La tecnología constituye un input para el proceso de innovación del que se obtendrán unos outputs que podrán transformarse, a su vez, en unos inputs siempre que estos últimos encierren unas tecnologías que realimenten otro proceso de innovación.

CIENCIA
PRODUCTO

CREATIVIDAD TECNOLOGÍA
• • • • • • • Conocimientos Formas Métodos Instrumentos Productos Procesos Know How

FUNCIÓN INNOVADORA
PROCESO

MÉTODO

Fuente: Grupo de Gestión de la Tecnología (GETEC) Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación - Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 12 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. La Investigación y Desarrollo (I+D) y la Innovación La figura representa esquemáticamente la relación existente entre la innovación, la innovación tecnológica, y la I+D. Como se puede ver, la innovación tecnológica es un tipo particular de innovación en la que la tecnología juega un papel fundamental.

INNOVACIÓN

INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Y DESARROLLO TECNOLÓGICO

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

Fuente: Grupo de Gestión de la Tecnología (GETEC) Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación - Universidad Politécnica de Madrid (UPM) Por otro lado, la investigación científica y el desarrollo tecnológico conduce normalmente a procesos de innovación pero: • • La actividad de I+D ni es suficiente porque si no llega al mercado no hay innovación. En muchos casos, los resultados de la I+D no son utilizados nunca. Tampoco es estrictamente necesaria. Parte de los procesos de innovación tecnológica y los que no lo son no descansan en actividades de I+D sino en una actividad de mejora tras la observación de deficiencias y posibles soluciones. En algunos casos, eso se produce trasladando desarrollos de un dominio de uso a otro distinto. Una parte de la actividad de investigación científica no pretende, ni siquiera a largo plazo, generar ningún proceso de innovación (ni tecnológica ni de ningún otro tipo). Eso sucede con parte de la investigación básica o la ligada con las Humanidades.

Para seguir eficiente y consolidar su competitividad, una empresa debe superarse día a día, intentando mejorar su cartera de productos y encontrar siempre una perfecta receptividad en el mercado. Los avances tecnológicos y las innovaciones aceleran la obsolescencia de los productos y acortan la vida de los mismos pero hay que entender estas implicaciones en el marco de unos procesos dinámicos y no estáticos. Esto quiere decir que las empresas deben intentar transformar lo que, a primera vista, supone una amenaza en una oportunidad. Las empresas que emplean técnicas avanzadas e incorporan innovaciones con regularidad son mucho más estables que las que desarrollan su actividad en sectores tradicionales y son poco o nada innovadoras. Entonces, se puede definir la gestión de la innovación tecnológica como el proceso orientado a organizar y dirigir los recursos disponibles, tanto humanos como técnicos y económicos, con el objetivo de aumentar la creación de nuevos conocimientos, generar ideas que permitan obtener nuevos productos, procesos y servicios o mejorar los existentes, y transferir esas mismas ideas a las fases de fabricación y comercialización. Para terminar, se presenta el concepto de la cultura de la innovación como forma de asegurar un crecimiento sostenido a largo plazo. Algunas claves de esa cultura son: Arq. Leonardo M. López Silva Página 13 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. a. Mayor creatividad. La creatividad es una habilidad que se puede desarrollar y promocionar conscientemente. b. Educación ubicua y permanente. En todo lugar y todo momento. c. Mosaico cultural. Diversificación de la sociedad con una mayor riqueza de las interacciones (redes) El esquema de la figura siguiente representa el denominado círculo virtuoso de la innovación. Brevemente, indica que el conocimiento, a través de los procesos de innovación tecnológica, genera riqueza y el uso de esta riqueza alimenta la generación de nuevo conocimiento. Cuando ese círculo se rompe (algunos de los elementos no recogen los resultados del eslabón anterior), el proceso de innovación se detiene. Círculo Virtuoso de la Innovación

Fuente: Grupo de Gestión de la Tecnología (GETEC) Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación - Universidad Politécnica de Madrid (UPM) La figura indica que las políticas públicas deben apoyar todos los eslabones de la cadena y no exclusivamente las actividades de I+D suponiendo que el resto de las actividades surgirían de modo natural a partir del interés de los sectores empresariales. Esa “ruptura” del círculo conduce a que los esfuerzos en I+D (sobre todo, en el sector público) no generen resultados (productos o procesos innovadores) que repercutan favorablemente en la sociedad.

EL CAMBIO TECNOLÓGICO EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO
La paradoja del cambio tecnológico es que, si bien la mayoría de los estudios del crecimiento económico lo señalan como la principal variable explicativa en el largo plazo del crecimiento, se trata de la variable más desconocida. Según Rodríguez (1991), la mayoría de los economistas, luego de un respetuoso reconocimiento de su importancia, discretamente ignora el cambio tecnológico en sus preocupaciones. El contenido esencial de los enfoques tradicionales consiste en subestimar no sólo el papel de la actividad tecnológica en los países en desarrollo, sino incluso la necesidad de políticas que apoyen, protejan o induzcan dicha actividad. Los enfoques neoclásicos del desarrollo tienden así a limitarse a recetas tales como “corregir los precios”, “reducir o eliminar la protección o establecer un libre flujo internacional de capital y de tecnología” y por lo general reducen la intervención del Estado en cuanto a la actividad tecnológica de las empresas (así como la infraestructura pública de la ciencia y la tecnología). Si admiten que en la industria hay

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 14 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. intervenciones necesarias, se inclinan por las neutrales más que por las selectivas. Estos enfoques desconocen la naturaleza peculiar del aprendizaje tecnológico en determinadas actividades. El planteamiento del problema de las particularidades que podría tener el cambio tecnológico en los países en desarrollo es muy reciente. Los esfuerzos se iniciaron con la CEPAL, aunque en su comienzo su preocupación originaria fue la distribución de los frutos del progreso técnico. En la década de los noventa, con el retorno neoclásico, la consideración de la tecnología ha tenido un retroceso en cuanto a su prioridad política. El tema ha cobrado importancia en América Latina recientemente, más por el reflejo de preocupaciones externas a la región: el interés creciente por la tecnología en los países industrializados y los resultados de los países asiáticos. La relación entre desarrollo regional en América Latina y políticas científico-tecnológicas ha sido enfocada desde distintos puntos de vistas. Entre ellos los enfoques estructuralista, de dependencia, de tecnología adecuada o apropiada, de aprendizaje tecnológico, de capacidad tecnológica, de gerencia tecnológica y del sistema nacional de innovación. De los enfoques analizados, se puede afirmar que cada uno de ellos aporta elementos sustanciales para explicar el cambio tecnológico en los países en desarrollo. Se concluye que a partir del enfoque de aprendizaje tecnológico se evidencia el abandono del modelo lineal de innovación, existiendo una autonomía relativa del hecho tecnológico frente al científico. Con el enfoque del Sistema Nacional de Innovación se manifiesta una visión sistémica e interactiva del proceso de innovación y del cambio tecnológico. En lo que respecta a las estrategias nacionales de desarrollo tecnológico, deben tenerse en cuenta las capacidades tecnológicas existentes, el Sistema Nacional de Innovación y los recursos de cada país, ya que estos limitan la complejidad y alcance de los programas de ciencia y tecnología que se pueden emprender. Por lo tanto, la necesidad de innovar en cada uno de los países no se resuelve con el diseño de una estrategia única de desarrollo tecnológico para todos los países de la región. En cualquier caso, los países enfrentan el desafío de avanzar hacia una concepción de política tecnológica más pragmática que hasta ahora, que incorpore la interacción entre oferta y demanda en el proceso de innovación y recurra, para apoyarlo, a los instrumentos de mayor eficacia en cada caso y a su articulación, de acuerdo con el nivel de desarrollo de sus capacidades tecnológicas. En general, es posible concebir una variada gama de políticas horizontales a las que pueda tener acceso, en principio, cualquier empresa. Estas deben estar destinadas a difundir bienes públicos y a remediar las fallas de mercado estáticas, y abarcar la capacitación, los incentivos a la investigación y desarrollo y los servicios tecnológicos a las empresas. En la medida de lo posible, las nuevas políticas horizontales deben ser proactivas y estar dirigidas a concentrar una masa crítica de recursos en sus destinatarios, para no dispersar los escasos recursos disponibles en una multitud de pequeños proyectos y tratar de alcanzar más rápidamente resultados efectivos, ello sin perjuicio de algunas políticas selectivas, que respondan a la concepción de la estrategia de desarrollo tecnológico o a la proyección de capacidades tecnológicas ya existentes. La combinación de estas dos condiciones implica un cierto grado de focalización, que debe ser congruente con la estrategia nacional de desarrollo tecnológico. La combinación y coordinación de políticas horizontales, verticales (y selectivas) y de reposicionamiento en las redes de producción global también constituyen una práctica acorde con las acciones de las economías de mejores resultados. La ejecución de políticas requiere un modelo adaptado a la capacidad institucional y a la complejidad productiva de cada país. En la medida en que estos mejoren sus capacidades institucionales y desarrollen estructuras productivas más complejas, podrán extender el alcance de sus políticas y desarrollar políticas verticales y selectivas junto con las horizontales. El despliegue de una estrategia de promoción de la innovación en las diversas dimensiones indicadas requiere una considerable coordinación, tanto en la etapa de diseño de la estrategia como en la de formulación y ejecución. El fortalecimiento del Sistema Nacional de

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 15 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Innovación impone una cuidadosa coordinación de acciones o intervenciones diversas, entre otras, las dirigidas a fomentar las interacciones entre las empresas, sus proveedores y clientes, las universidades, los institutos públicos y privados de investigación científica y tecnológica y las instituciones financieras. Estas interacciones deben promoverse en todos los niveles, pero es en el ámbito local y en el desarrollo de conglomerados productivos donde hay más posibilidades de que se produzcan sinergias positivas como resultado de estas medidas coordinadas. Por otra parte, no todos los componentes del Sistema Nacional de Innovación responden a la intervención directa. Por eso, es crucial que el Estado y las políticas públicas tengan un papel protagónico en el fomento de una estrategia de innovación. Además, el Estado puede producir un bien público que tenga importantes efectos en términos de la orientación y la magnitud de las innovaciones, y del desarrollo de capacidades tecnológicas: escenarios productivos y tecnológicos, que sirvan como herramienta de coordinación de los procesos de innovación de las empresas y cuya consideración interactiva dé lugar a la identificación de complementariedades factibles. En segundo término, esto serviría como marco de referencia para la formulación de políticas públicas de fomento de innovaciones. En la definición de las áreas que se decida estimular y el diseño de los instrumentos debe tenerse en cuenta que la apertura de la economía y la creciente competencia por la adjudicación de recursos fiscales escasos, agravada por la necesidad de atender urgentes necesidades sociales, han reducido la posibilidad de aplicar políticas sectoriales como las que caracterizaron al proceso de industrialización mediante la sustitución de Importaciones, no sólo porque no es posible un uso intensivo de recursos públicos sino, y sobre todo, porque es cada vez más difícil recurrir a la imposición generalizada de aranceles a las importaciones. Ante esta situación, es imprescindible que en la formulación de una estrategia de desarrollo productivo se establezcan claras prioridades respecto de las áreas que deben considerarse y los instrumentos que conviene utilizar. Las líneas de acción horizontal (fomento de la PYMES, mejora de la inserción internacional y otras) pueden y deben ser complementadas con políticas más selectivas. En este sentido, hay una tendencia marcada en la región en relación con las iniciativas orientadas a incentivar la integración de cadenas productivas (clusters), aumentando el contenido de valor agregado local e incorporando conocimiento en actividades de comprobada capacidad para competir exitosamente en los mercados internacionales. Los sectores que son objeto de las políticas varían de uno a otro de los países considerados, pero forman un amplio abanico que abarca desde los productos primarios (agropecuarios, silvícolas, piscícolas y mineros) hasta los servicios (entre otros, el turismo), pasando por la producción de manufacturas, en general con uso intensivo de recursos naturales o vinculadas a la maquila de exportación, pero que incluyen a algunos sectores exportadores de bienes de elevado contenido tecnológico. Se trata de una práctica que hay que profundizar, fomentando el fortalecimiento de los encadenamientos productivos (hacia atrás y hacia adelante), que permitirá aumentar el contenido de valor agregado de origen nacional y diversificar el tejido productivo, creando nuevos sectores, como demuestran los casos de resultados exitosos de varios países que han creado una estructura productiva compleja y sofisticada a partir de una dotación relativamente abundante de recursos naturales. Sin embargo, la concentración en estos sectores no excluye la posibilidad de aplicar selectivamente medidas destinadas a crear sectores nuevos, no necesariamente cercanos a las ventajas comparativas de la región al menos desde el punto de vista estático. El objetivo de desarrollar ventajas comparativas dinámicas a partir de la creación de nuevas actividades productivas debería formar parte de toda estrategia de desarrollo productivo integral. No es posible establecer una agenda única de políticas para la región, ya que esta dependerá, en cada caso, de las restricciones impuestas por el tamaño del mercado nacional y las capacidades con que cuenta cada país. La capacidad institucional también puede ser un importante factor condicionante, sobre todo a corto plazo, pero esto no supone una imposibilidad de aplicar políticas de fomento productivo,

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 16 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. sino que estas deben ser coherentes con dicha capacidad. Por lo tanto, la única alternativa posible es reducir el alcance de las actividades que se realicen y no dar “saltos en el aire”. En cualquier caso, mejorar la capacidad institucional del Estado es una condición necesaria, tanto para implementar políticas de fortalecimiento de las estructuras productivas tendientes a acelerar el crecimiento de los países de la región como para poner en práctica políticas sociales orientadas a mejorar la equidad en la distribución de los frutos de ese crecimiento. Por otra parte, en un contexto caracterizado por una lucha cada vez más encarnizada por los escasos recursos fiscales disponibles, es imprescindible abocarse al análisis de la legitimidad de las políticas de desarrollo productivo. Debe mejorarse la capacidad de implementación, reduciendo la brecha que existe entre el diseño y la capacidad institucional, con miras a una efectiva puesta en marcha de actividades, brecha cuya persistencia daña la credibilidad de las políticas. El fortalecimiento del diálogo público-privado y la apertura de canales de participación de entidades representativas de los sectores productivos contribuirán a este objetivo. Además, es necesario avanzar en lo que respecta a la evaluación del impacto de las iniciativas adoptadas en términos de sus objetivos finales: crecimiento económico, progreso tecnológico y aumento de la productividad y la competitividad, entre otros. En síntesis, el desafío que plantea el desarrollo productivo es encontrar la combinación de instrumentos de política y de objetivo y oportunidad de las intervenciones públicas que mejor se adapte a los problemas concretos de desarrollo que enfrenta la economía, así como a sus capacidades y disponibilidad de recursos. En todo caso, solo es posible trabajar con lo que se tiene, junto con reconocer que, a lo largo del trayecto, irán cambiando los problemas, las oportunidades y las restricciones. Lo más importante no es optar entre intervenir mucho o poco, sino identificar las intervenciones que contribuyan a enfrentar las restricciones concretas en materia de expansión. Esto significa que la acción de política se justifica, en una instancia particular, cuando se prevén beneficios concretos y las intervenciones son compatibles con los recursos disponibles y el mantenimiento de los incentivos adecuados. En este marco es posible identificar densificaciones de la malla productiva, tecnológica y empresarial, que permitan encarar actividades productivas más complejas y suponga un mayor contenido de innovaciones, con el fin de ir creando ventajas comparativas dinámicas.

ORGANIZACIÓN INSTITUCIONAL INNOVACIÓN

DE LA

CIENCIA ,

LA

TECNOLOGÍA

Y LA

El conocimiento científico y tecnológico se ha convertido en uno de los principales motores del desarrollo social y económico a escala mundial. Los países más avanzados del mundo destinan anualmente enormes recursos y esfuerzos para apoyar la investigación y el desarrollo experimental y estimular la innovación, como fuente de generación de avances en materia de salud, biotecnología, agricultura, nuevos materiales, nanotecnologías, nuevas tecnologías de la información, productos y servicios, educación, y en general, todos aquellos avances que contribuyan al bienestar social general. La innovación proporciona ventajas competitivas genuinas, sustentables y acumulativas, que a la vez favorecen la generación de “derrames positivos al resto de la economía, un mayor crecimiento de la productividad, mayores tasas de crecimiento y una mayor generación de empleo de mayor nivel de calificación lo que, además, se traducirá en salarios más altos. En consecuencia, la toma de decisiones en materia de política científica, tecnológica y de innovación ha ido adquiriendo una creciente complejidad, debido a los múltiples factores y actores que intervienen en ella, entre los que se conjuga la importancia estratégica del conocimiento como recurso social, la movilidad de su frontera y la magnitud cada vez mayor de los recursos requeridos para su creación y aplicación. Veamos, por tanto, cual es la estructura institucional que da soporte al sistema científico, tecnológico y de innovación nacional, y cómo son las interrelaciones que se establecen entre los diferentes actores participantes.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 17 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. El Dr. Jorge Sábato, científico y tecnólogo argentino ideó la figura del triángulo científico. En esta figura, en cada vértice se ubica uno de los actores necesarios para el desarrollo de la ciencia en el mundo actual. Ellos son:

En donde: El sector gubernamental, es el encargado de fijar las políticas científicas y tecnológicas del país y está constituido por el Poder Ejecutivo y las Unidades Ejecutoras de éste con injerencia en la materia. El sector académico, constituido por los recursos humanos, los investigadores que están en la producción del conocimiento científico y tecnológico. El sector productivo, integrado por las empresas públicas y privadas que intervienen en la creación de bienes y servicios. Los lados del triángulo expresan las relaciones bi-direccionales entre los sectores. Así, el sector gubernamental es quien establece las políticas, el sector académico dispone la oferta científicotecnológica y el sector productivo está marcado por la demanda. La superficie del triángulo hace alusión a la relación entre los tres sectores y, finalmente, existen relaciones externas que se refieren a las relaciones que tienen los sectores con entidades del exterior. Siguiendo la clasificación del triángulo de Sábato y sin pretender alcanzar un resultado taxativo, se presentan a continuación diferentes instituciones y organismos que actúan en el Uruguay dentro de los distintos sectores. EL SECTOR GUBERNAMENTAL Tiene la responsabilidad fundamental de impulsar el desarrollo del Sistema en tanto, el Estado es el único actor capaz e representar el objetivo nacional por sobre los intereses particulares. Las principales áreas de participación son: a. Una gestión macroeconómica favorable al desarrollo industrial estable, con una política monetaria que favorezca las exportaciones, tasas de interés compatibles con un esfuerzo significativo de inversión y una política salarial favorable a la expansión del mercado interno. b. La promoción de actividades prioritarias a través de sistemas de incentivos a la inversión en sectores seleccionados. Arq. Leonardo M. López Silva Página 18 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. c. El estímulo a la formación de personal capacitado, proponiendo y aplicando programas específicos de formación. d. Las actividades de regulación y control. e. El impulso al desarrollo tecnológico a partir de agencias propias y respaldando a los centros universitarios y empresariales, buscando la articulación de sistemas científicotecnológicos integrados. f. La participación empresarial directa en un número reducido de sectores para proveer servicios básicos, sectores estratégicos y ciertas actividades de alta tecnología. g. El control sobre la práctica monopólica y la competencia desleal, a través de medidas rigurosas y una legislación específica. h. La promoción de la pequeña y mediana empresa con el necesario apoyo técnico y crediticio que garantice su competitividad y la absorción de tecnologías modernas de producción, transporte y mercadeo. i. La desconcentración espacial de las actividades industriales a través de políticas de fomento a las regiones menos avanzadas, la descentralización institucional y el reforzamiento de los agentes locales. j. El control de las negociaciones con empresas transnacionales para resguardar el cumplimiento de los objetivos nacionales en especial la adquisición de tecnologías, creación de empleos, acceso a los mercados extranjeros y explotación de los recursos natrales para ganar nuevas ventajas competitivas. k. La producción de información actualizada acerca de las tendencias predominantes en el escenario internacional, necesaria para la toma de decisiones. l. La conducción de la política económica internacional a través de la participación en todos los foros especializados orientada a favorecer los intereses del país en las áreas tecnológica, comercial y financiera. m. El propiciar un clima favorable para el desarrollo empresarial tanto en el ambiente público como en el privado y en los distintos sectores de la actividad económica n. La mejora de la gestión de las empresas públicas y la capacitación de los cuadros gerenciales. En Uruguay, tradicionalmente el sector gubernamental se ha presentado como un vértice débil que esperó siempre la iniciativa del sector académico. Dentro de este sector, actualmente tenemos: El Gabinete Ministerial de Innovación, creado el 22 de abril de 2005, coordinará las políticas nacionales de ciencia y tecnología. Lo integran los ministros de Cultura, Economía, Industrias y Agronomía, además del director de la OPP. El Gabinete designó un equipo operativo integrado por: Amílcar Davyt (DINACYT-MEC), Fernando Lorenzo (MEF), Pablo Chilibroste (INIA-MGAP), Miguel Brechmer (LATU-MIEM) y Judith Sutz (OPP). Este equipo llamará a grupos de trabajo para analizar los distintos aspectos del plan estratégico de ciencia y tecnología. El Ministerio de Educación y Cultura (MEC) que soporta la estructura institucional para la ciencia y tecnología en el Uruguay establecida a través de la Ley Nº 17.296 del 21 de febrero de 2001. Dicha Ley, en su artículo 308 dispuso la creación de la unidad ejecutora Dirección Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (DINACYT) en el Ministerio de Educación y Cultura. La Dirección Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (DINACYT) es responsable de coordinar, administrar, ejecutar y evaluar los instrumentos de política relativos a ciencia, tecnología e innovación, contribuyendo al fortalecimiento del Sistema Nacional de Innovación (SNI), así como de promover el desarrollo científico y tecnológico del país, tanto en el ámbito nacional como internacional, potenciando el valor estratégico que representa este sector.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 19 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Sus cometidos sustantivos son: Asesorar al Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Educación y Cultura, en la materia de su especialidad, administrar los fondos de cualquier origen que le sean asignados, coordinar, administrar y ejecutar los proyectos de desarrollo de ciencia, tecnología e innovación resultantes de contratos de préstamos celebrados con organismos multinacionales de cooperación y financiamiento, así como todas las acciones necesarias al efecto en el ámbito de la Administración Central y atender en todo lo referente a la cooperación internacional en ciencia, tecnología e innovación. La DINACYT cuenta con una estructura organizativa compuesta por los departamentos de Cooperación Internacional, Sistemas de Información en CTI, Promoción y Difusión, Gestión de Proyectos y Administración así como una Asesoría en Programación y Políticas. La DINACYT, a la vez de ser responsable de la ejecución del Programa de Desarrollo Tecnológico (PDT), tiene a su cargo la administración del Llamado "Fondo Clemente Estable" y del Fondo Nacional de Investigadores. La Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación ejerce la Secretaría Técnica de la Comisión del Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología (CONICYT). El Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología (CONICYT) tiene también sus competencias renovadas por el artículo 307 de la mencionada ley. Sus principales cometidos son: Proponer planes y lineamientos de políticas generales relacionadas con la ciencia, la tecnología y la innovación al Ministerio de Educación y Cultura y/o al Poder Ejecutivo según corresponda, elaborar bases y definir estrategias, áreas de interés e instrumentos de políticas de ciencia, tecnología y procesos de innovación, promover y estimular el desarrollo de las investigaciones en todos los órdenes del conocimiento, promover acciones conducentes al fortalecimiento del SNI así como homologar la integración de los Comités de Selección que funcionarán en la órbita del Ministerio de Educación y Cultura, y estarán a cargo de la evaluación y aprobación de los proyectos. La integración del CONICYT establecida por Decreto está compuesta de 14 miembros, de la siguiente manera: 7 miembros en representación del Poder Ejecutivo, 4 miembros en representación de la Universidad de la República, 1 miembros en representación de las Universidades Privadas 2 miembros en representación del Sector Empresarial Privado. El Programa de Desarrollo Tecnológico (PDT) tiene como objetivo general contribuir a movilizar el potencial de innovación para fortalecer la competitividad productiva, principalmente de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), y a mejorar la capacidad de desarrollo científico y tecnológico del país. El PDT aumentará la capacidad de innovación a través de la generación, uso y adaptación de nuevas tecnologías en productos, procesos de producción, gestión y distribución, y en las actividades de ciencia y tecnología. Asimismo, promoverá la gestión eficiente y el financiamiento de actividades de ciencia y tecnología, fortalecerá los vínculos entre los centros generadores de conocimientos y los usuarios potenciales de los mismos, fomentará la investigación sobre los principales problemas sociales y ambientales que enfrenta el país, y estimulará una mayor participación del sector privado en el desarrollo de las actividades de ciencia y tecnología. El mismo se ejecuta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través del Contrato de Préstamo Nº 1293/OC-UR entre el gobierno Nacional y el BID firmado en marzo de 2001. A esos efectos se crea una Unidad de Coordinación del Programa. El PDT está compuesto por 3 subprogramas: § Subprograma I – Apoyo a la Innovación y Mejora de la Competitividad de las Empresas, § Subprograma II – Desarrollo y Aplicación de Ciencia y Tecnología en Áreas de Oportunidad, y § Subprograma III – Fortalecimiento Institucional.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 20 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Los fondos del Subprograma I están orientados a contribuir a aumentar la eficiencia de las empresas uruguayas, a través de la innovación en procesos de producción, gerenciamiento y distribución. El Subprograma II busca fortalecer la capacidad de investigación y la generación de conocimientos útiles a la sociedad. Financiará proyectos que contribuyan a resolver problemáticas específicos en determinadas Áreas de Oportunidad definidas por el CONICYT. El Subprograma III, orientado a integrar las actividades de las distintas temáticas a través de tres componentes: (i) fortalecimiento institucional del Sistema Nacional de Innovación SNI, (ii) apoyo a actividades regionales e internacionales, e (iii) información y divulgación. El Fondo Nacional de Investigadores, creado por la ley Nº 16.736, Art. 388, e instrumentado por el Decreto 329/998, tiene como objetivo estimular la dedicación a la investigación científica, tecnológica y cultural en todas las áreas del conocimiento. El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) que dirige las políticas para la investigación agropecuaria, efectuada por institutos como el INIA, que mencionaremos dentro del sector académico. El Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) que elabora la política para sectores tan estratégicos para el desarrollo, y donde actúan empresas públicas ocupan posiciones de liderazgo en estos sectores clave (UTE, ANCAP) EL SECTOR ACADÉMICO La comunidad científico-tecnológica además de promover un cambio de actitud, debe crear formas institucionales y canales que permitan una estrecha vinculación entre el mundo de la investigación y el mundo de la técnica y la producción. Dentro de este sector tenemos: Las Universidades, con sus profesores, investigadores y estudiantes de grado y postgrado nucleados en unidades especializadas para el desarrollo de las actividades de investigación científica y difusión del conocimiento. Se estima que en Uruguay hay unos 1.400 investigadores con dedicación total, 500 de los cuales están en la Universidad de la República, donde se produce el 80% de la investigación del país. Desde las Universidades se deberán adecuar los planes de estudios y las metodologías de enseñanza para permitir una mayor interrelación entre las disciplinas que hoy son base de las nuevas tecnologías. También deberán incrementar las vocaciones tecnológicas, mediante una acción preactiva, despertando el interés y mostrando su capacidad de innovación entre los alumnos del ciclo medio. La UdelaR viene llevando a cabo, en los últimos años, una importante colaboración con el sector productivo del país a través del Programa de Vinculación con el Sector Productivo. Asimismo, la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC) de la Universidad busca impulsar la aplicación de las capacidades de investigación de la misma a la resolución de problemas presentes en la producción nacional. Es de reseñar el reciente proyecto de la Universidad de la República con fondos del PNUD para desarrollar un Programa de Promoción de Emprendimientos de Base Tecnológica en las Facultades del área científico-tecnológica (Facultad de Arquitectura / Facultad de Ciencias / Facultad de Ingeniería / Facultad de Química) junto a un consorcio de consultores especializados en gestión de la innovación. Se propone la promoción de la creación de incubadoras de emprendimientos y el desarrollo de servicios y actividades de apoyo para la creación de núcleos que operen en red. Las actividades se realizarán de la siguiente manera: • Relevamiento de la situación de recursos académicos emprendimientos de base tecnológica • Implementación de convenios • Promoción y generación de incubadoras y de núcleos que puedan apoyar

También realizan actividades de I+D las universidades privadas: Universidad Católica Dámaso A. Larrañaga; Universidad de Montevideo; y Universidad ORT. Arq. Leonardo M. López Silva Página 21 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Los Institutos de Investigación y Laboratorios públicos y privados como por ejemplo: El Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE) que, según se desprende de lo previsto por la Ley Nº 16.736 del 5 de enero de 1996, y su Decreto Reglamentario Nº 237/999, tiene los objetivos y cometidos siguientes: 1. conducir investigaciones científicas para obtener nuevos conocimientos en el campo de las ciencias biológicas y áreas afines. 2. proporcionar formación e información a distintos actores, en tanto que referente en materia científica y tecnológica, a nivel nacional y regional 3. participar en la formación de recursos humanos y promover nuevos investigadores y técnicos en sus distintas especialidades. El IIBCE se encuentra actualmente constituido por dieciocho (18) Unidades de Investigación que se corresponden con particulares áreas de investigación biológica, a saber: los Departamentos de: Neurofisiología, Neuroquímica, Neuroanatomía Comparada, Neurofisiología Comparada, Neurobiología Celular y Molecular, Biología Molecular, Citogenética, Genética Toxicológica, Bioquímica, y Zoología Experimental; y los Laboratorios de: Integración Neuronal, Bioquímica Analítica, Proteínas y Ácidos Nucleicos, Neurociencia Molecular y Farmacológica, Etología, Ecología y Evolución, Microbiología, Biología Celular, y Ecología Microbiana. El Instituto Pasteur de Montevideo, actualmente en construcción y que será la primera filial del Pasteur francés en América Latina. Según se ha publicado en medios de prensa, su organización y estructura serán definidos por una fundación y una directiva pero ya se sabe que tendrá características particulares: en él trabajarán equipos rotativos de científicos durante cinco años, fundamentalmente en tres plataformas de investigación que incluyen el cáncer, la degeneración de las células y los procesos de envejecimiento humanos. El objetivo, no es solo generar más investigación en Uruguay sino también atraer a científicos uruguayos que debieron emigrar ante la falta de oportunidades laborales en el país. Se estima que en el centro trabajarán unas 80 personas, 50 de las cuales serán investigadores. La colaboración con el Pasteur había comenzado en 2001, cuando empezó a funcionar el programa AMSUD-Pasteur, una iniciativa de cooperación científica y tecnológica entre Instituciones académico-científicas de países de América del Sur y el Instituto Pasteur de París. El Programa tiene como objetivo general el desarrollo de un polo biológico, biomédico y biotecnológico que contribuya a impulsar la integración de Universidades e Institutos de Investigación de Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina y Chile con Institutos de Investigación europeos, particularmente el Instituto Pasteur de París. El Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA). Los ejes centrales de la acción institucional del INIA para dar respuesta a los problemas productivos se sustentan en el análisis del agronegocio nacional bajo el enfoque de cadenas agroalimentarias, y la identificación de sus demandas como el objetivo central. Bajo este modelo, orientado desde la demanda ampliada de cadenas agroalimentarias, implica que entran en consideración, como respuesta a las necesidades actuales y futuras de la producción agropecuaria del país, aspectos productivos a nivel predial, cuestiones sobre la calidad e inocuidad de productos, procesos de producción y transformación, y temas vinculados a estudios de mercados y comercialización. En la búsqueda de mantener el incentivo en la participación orgánica de los interesados en el agronegocio nacional para la definición de los principales lineamientos de acción institucional, durante el año 2003 se realizaron en el ámbito de las Estaciones Experimentales, reuniones de los Consejos Asesores Regionales (CAR) y los Grupos de Trabajo, con la participación activa de productores y técnicos, involucrados en la producción de los principales rubros en cada una de las regiones. Asimismo, la participación de los diferentes agentes involucrados en las cadenas agroindustriales se fortaleció con las acciones desarrolladas por INIA en las diferentes Mesas Tecnológicas por rubro, tales como mesa de trigo, mesa de cebada, mesa de la madera, mesas hortícolas, etc., así como ampliando sus vinculaciones interinstitucionales con el sector público y privado.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 22 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Desde 1989 es financiada por los productores (a través de un impuesto específico), y por el Estado, en partes iguales. Cuenta con 5 Estaciones Experimentales que brindan cobertura a la totalidad de la superficie productiva del país, y a los rubros más relevantes en la producción agropecuaria nacional. El Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), que ofrece una amplia gama de servicios de asesoramiento, consultoría y controles adecuados a las necesidades de las empresas de hoy. A través de sus servicios de laboratorio, es posible realizar una gran variedad de ensayos en diversos productos. Asimismo, el Complejo LATU comprende una serie de actividades independientes, como el Parque de Exposiciones, un Museo de Ciencias Interactivo (Espacio-Ciencia) y una Incubadora de Empresas de Tecnologías de Información y Comunicaciones, denominada Ingenio. EspacioCiencia es el museo interactivo de ciencia y tecnología que desde 1995 integra una de las propuestas del parque de exposiciones del LATU. Su objetivo es difundir la ciencia y la tecnología a toda la sociedad, apuntando al juego y la interacción para despertar el interés por la investigación de los fenómenos científicos Las Redes de Ciencia y Tecnología de las que los circuitos académicos uruguayos forman parte. Sin pretender presentar un listado taxativo de ellas, se presentan a continuación algunas de las diferentes Redes y Organizaciones Internacionales en las que Uruguay tiene participación El Programa de Conocimiento Científico y Tecnológico del Mercado Común (MERCOCYT) es un instrumento multinacional de los Estados miembros de la OEA que promueve la asociación de universidades y centros de investigación alrededor del hemisferio. Los objetivos específicos de este instrumento son: a. Promoción de la cooperación e intercambio de información en ciencia y tecnología; b. Estimulación de actividades, que sean complementarias con los esfuerzos de investigación y desarrollo de tecnología, y soporte para la innovación que tengan lugar en los Estados miembros; c. Promoción de la cooperación para el entrenamiento de recursos humanos altamente calificados a través de actividades de investigación y soporte para la innovación. La Red-POP es una red interactiva que agrupa centros y programas para la popularización de la ciencia y la tecnología en Latinoamérica y el Caribe, operando por medio de mecanismos de cooperación regionales que fomentan el intercambio, capacitación y uso de recursos entre sus miembros. Fue establecida en 1990, en Río de Janeiro, inspirada en el Programa de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la UNESCO y tiene su sede en la Universidad Nacional de la Plata (UNLP). Los objetivos específicos son: a. Desarrollar la calidad y excelencia técnica de los centros y programas; b. Identificar y sugerir área, programas, proyectos y actividades para la cooperación regional; c. Diseminar los programas entre centros de decisión, y participación en las esferas de decisión nacionales y regionales; d. Examinar los problemas y prospectos de centros y programas de popularización de ciencia y tecnología, buscando soluciones y alternativas; e. Incrementar el número de centros y programas y ampliar cobertura geográfica; f. Contribuir a la capacitación del staff técnico de los centros y programas; g. Soportar el diseño, producción e intercambio de materiales; h. Contribuir a la preparación y publicación de documentos que pretendan la popularización de la ciencia y la tecnología; i. Soportar la operación de bases de datos. La Reunión Especializada de Ciencia y Tecnología del MERCOSUR (RECYT), creada por el Grupo Mercado Común para promover el estudio de los aspectos vinculados a la Ciencia y Tecnología con vistas a la Integración de las Instituciones de Investigación y a la formulación de lineamientos básicos para las políticas científicas y tecnológicas del MERCOSUR. Los mayores objetivos de la RECyT, en términos generales, están explicitados en el Tratado de Asunción, y son:

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 23 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. a. "[...] la ampliación de las actuales dimensiones de sus mercados nacionales, a través de la integración, constituye la condición fundamental para acelerar sus procesos de desarrollo económico con justicia social;" b. "[...] ese objetivo debe ser alcanzado mediante un aprovechamiento más eficaz de los recursos disponibles, la preservación del medio ambiente, el mejoramiento de las interconexiones físicas, la coordinación de políticas macroeconómicas, la complementación de los diferentes sectores de la economía, con base en el principio de gradualidad, flexibilidad y equilibrio;" c. "[...]necesidad de promover el desarrollo científico y tecnológico de los Estados Partes y de modernizar sus economías para ampliar la oferta y calidad de los bienes y servicios disponibles, a fin de mejorar las condiciones de vida de sus habitantes;" A partir de estos, pueden señalarse los objetivos de la RECyT, que en términos estratégicos pueden ser consolidados en los siguientes puntos: § aumentar la productividad de las economías del MERCOSUR. § viabilizar la libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los Estados Partes. § aumentar la competitividad de los segmentos productivos del MERCOSUR en terceros mercados. La Red Iberoamericana de Indicadores en Ciencia y Tecnología (RICYT) tiene su sede en el Instituto de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes y su objetivo general es promover el desarrollo de instrumentos para la medición y el análisis de la ciencia y la tecnología en Iberoamérica, en un marco de cooperación internacional, con el fin de profundizar en su conocimiento y su utilización como instrumento político para la toma de decisiones. Los objetivos específicos son: a. Diseñar indicadores para la medición y análisis de la ciencia, la tecnología y la innovación en los países de Iberoamérica. b. Facilitar la comparabilidad y el intercambio internacional de información sobre ciencia, tecnología e innovación. c. Realizar reuniones internacionales en torno a los temas prioritarios de la red. d. Publicar información, trabajos de investigación y análisis de indicadores, y procesos de información sobre ciencia, tecnología e innovación. e. Capacitar y entrenar especialistas en estadísticas e indicadores de ciencia, tecnología e innovación. La RICYT se encuentra abocada a abrir el campo de estudios sobre indicadores de ciencia y tecnología e incorporar más actores y más iniciativas, teniendo en cuenta: a. la incorporación de la región a los sistemas internacionales de indicadores de ciencia, tecnología e innovación en base a normas internacionalmente aceptadas; b. el análisis de los problemas específicos de la región, buscando dar soluciones a temas como la sociedad de la información, la percepción pública de la ciencia, la bibliografía, la bibliometría, la organización institucional de las estadísticas e indicadores de ciencia, tecnología e innovación, la capacitación técnica de especialistas en indicadores y otros; c. la generación de una norma latinoamericana para aquellos aspectos idiosincrásicos de las actividades científico tecnológicas de la región como: los parámetros institucionales adecuados a las características de los ONCYT; d. los indicadores de input y de output adecuados a los sistemas de ciencia y tecnología; especialmente estos últimos que muestran una peculiar dificultad y; e. los indicadores de innovación adecuados a los perfiles de la actividad productiva. El Instituto Interamericano de Cooperación en Agricultura (IICA), cuyos propósitos son impulsar, promover y soportar los esfuerzos de los Estados miembros en alcanzar un desarrollo agrícola y rural sustentable. Tiene 34 Estados miembros en el hemisferio occidental, donde sus agencias proveen de cooperación técnica a los países bajo la supervisión de cinco centros regionales.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 24 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. El IICA efectiviza su cooperación técnica en cuatro áreas principales: Políticas socioeconómicas, comercio e inversión; Ciencia y tecnología, recursos naturales y producción agrícola; Salud Agrícola; y Desarrollo rural Sustentable La Red de Postgrado en Planificación y Gestión de Ciencia y Tecnología en América Latina (Red-Post) promueve y canaliza la cooperación y el intercambio entre programas de postgrado en planificación y gerenciamiento de la ciencia y la tecnología Los objetivos específicos de esta red son: a. Elevar el nivel de excelencia académica de los programas de postgrado b. Contribuir al aumento en número de programas de postgrado y su cobertura geográfica c. Fortalecer el conocimiento teórico y empírico sobre las interrelaciones entre la ciencia, la tecnología y la sociedad en América Latina Esta Red tiene su sede en la Oficina Regional de Ciencia y Tecnología para Latinoamérica y el Caribe (ORCYT) de la UNESCO, en Montevideo La Academia de Ciencias de América Latina (ACAL) creada en 1982 bajo el patrocinio de la Academia Pontificia de Ciencias y cuyo propósito es promover y contribuir al avance de las matemáticas, la física, la química, las ciencias naturales, y su aplicación al desarrollo y la integración de América Latina y el Caribe La Academia promueve: a. La cooperación entre instituciones científicas y el intercambio de investigadores y conocimiento científico b. Actividades científicas que contribuyan al desarrollo humano y social c. Estudios de ciencia política que contribuyan al desarrollo sostenible de todos los países de Latinoamérica y el Caribe; d. Actividades que estimulen el interés en la ciencia en diferentes niveles educativos y entre toda la población Las actividades de la Academia incluyen: § La creación y mantenimiento de bases de datos de unidades de investigación, eventos científicos, programas de postgrados, y la diseminación de esta información a través de su publicación mensual “Ciencia en Latinoamérica” § Soporte de las actividades con cursos de capacitación y actividades de investigación; § Promoción de redes temáticas regionales; § Organización de los Forum ACAL en política de ciencia; § Gestión del Centro de Estudios en Ciencia, una unidad de investigación dedicado al monitoreo y evaluación de las actividades en ciencia y tecnología en Latinoamérica y el Caribe. El Programa Ibero-Americano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED) tiene como principal objetivo la promoción de la colaboración y cooperación entre grupos de investigadores de universidades, centros de investigación y desarrollo y agencias de innovación en Ibero América para la búsqueda de resultados científicos y tecnológicos transferibles a los sistemas productivos y a las políticas sociales, para la mejora de la calidad de la vida de la población, la modernización tecnológica y el desarrollo económico de países. Los objetivos específicos incluyen la promoción de la integración regional a través de la consolidación de una comunidad científica Ibero-Americana y la promoción de la cohesión de la región como consecuencia de la transferencia del conocimiento y de la tecnología entre los países que participan. El Programa CYTED fue creado en 1984, por iniciativa del Gobierno de España, siendo implementado a través de un Acuerdo Marco entre 21 países iberoamericanos(Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana,

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 25 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Uruguay y Venezuela) El BID, la CEPAL, la OEA y la UNESCO participan como organismos observadores y, desde 1992, el CYTED se integró al programa de cooperación de las Reuniones de Jefes de Estado y de Gobierno de Ibero América. Por otra parte, el Programa proporciona un puente para la cooperación científica y tecnológica entre Latinoamérica y al Unión Europea, a través de España y Portugal. Los objetivos del Programa son: a. Favorecer la cultura de cooperación como instrumento estratégico para mejorar y complementar las capacidades nacionales en ciencia y tecnología. b. Internacionalizar los Sistemas Nacionales de Innovación. c. Contribuir a la modernización institucional, y d. Favorecer el desarrollo de una comunidad científica ibero-americana Para lograrlos, el Programa se concentra en actividades de Investigación y Desarrollo (I+D) multilaterales, fomentando la investigación aplicada y el desarrollo tecnológico para la obtención de resultados transferibles a los sistemas productivos y a las políticas sociales de los países iberoamericanos. Estas actividades son complementadas a través de la gestión y la innovación tecnológica. Las actividades del Programa se desarrollan en 16 Áreas Temáticas o Subprogramas: Acuicultura, Biotecnología, Biomasa como fuente de productos químicos y energía, Catálisis y Absorbentes, Nuevas fuentes y conservación de la energía, Electrónica e informática aplicadas, Tecnología de materiales, Microelectrónica, Química fina, Farmacéutica, Tratamiento y conservación de alimentos, Diversidad biológica, Tecnología mineral, Tecnología para vivienda de interés social, Corrosión / Impacto ambiental sobre materiales, Gestión de la Investigación y del desarrollo tecnológico, Metodología en ciencia y tecnología; a través de 3 modalidades de cooperación: Redes Temáticas, Proyectos de Investigación y Proyectos de Innovación IBEROEKA Las Asociaciones Civiles con carácter científico y tecnológico de las que se mencionará sólo dos como ejemplo: La Sociedad Uruguaya para el Progreso de la Ciencia y la Tecnología (SUPCyT), de reciente formación, integrada por científicos, profesionales, educadores y empresarios, y cuyo objetivo es promover el avance en la generación del conocimiento, en beneficio del patrimonio cultural y el bienestar social nacional. La SUPCyT busca ampliar la comprensión social de la investigación científica y tecnológica, incrementar su deseable apoyo y explicar el impacto de la aplicación innovadora del conocimiento sobre el desarrollo del país. La SUPCyT generó, este noviembre de 2005, un encuentro nacional presentando las experiencias de desarrollo de tres Estados líderes que presentan ciertas similitudes al Uruguay: Nueva Zelanda, Finlandia y Chile. Como cierre del evento se planteó la Prospectiva de Uruguay 2020 en Ciencia y Tecnología de la que se hablará más adelante. La Asociación Latinoamericana de Control de Calidad, Patología y Recuperación de la Construcción – Capítulo Uruguay (ALCONPAT-Uruguay) formada en 2003 y que, de acuerdo a lo establecido en sus estatutos tiene como objetivo promover la integración profesional en el sector de la construcción, impulsando un amplio intercambio técnico, científico y humano, en la búsqueda de un mayor perfeccionamiento profesional que beneficie el desarrollo de la comunidad Para ello, desde su formación, ALCONPAT-Uruguay ha realizado acuerdos de colaboración con universidades, laboratorios, asociaciones profesionales, y empresas; y promovido la difusión y el conocimiento de estudios, trabajos y realizaciones a través de Conferencias, Seminarios y Congresos, encontrándose en la preparación del 2º Congreso Uruguayo de Patología y Gestión de la Calidad en la Construcción para el 2006. La asociación tiene en desarrollo también algunos proyectos de investigación como ser: las “Guías ALCONPAT para el Control de la Calidad en la Construcción”, el “Diagnóstico y Recuperación del Puente sobre el arroyo Chuy (Cerro Largo)" y el “Sistema de Información Técnica sobre la Construcción”

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 26 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. EL SECTOR EMPRESARIAL Por último, es necesario un sistema empresarial eficiente y la reglamentación de los grandes grupos privados con inclinación hacia prácticas monopólicas, afanes concentradores, bajo nivel de reinversión de utilidades, escaso aporte a la innovación tecnológica, etc. Para que exista un “Uruguay Productivo”, el marco nacional debe ser favorable para los negocios. La apertura internacional de la industria y la penetración de los mercados mundiales con productos manufacturados exige nuevas organizaciones empresariales. Las normas de calidad, la publicidad, la implementación de canales comerciales, la creación de una oferta sustancial son requisitos que impone el mercado mundial y que lleva a la creación de nuevas formas de asociación Estado-empresas y entre empresas. El desarrollo de las capacidades tecnológicas de las empresas es el resultado de inversiones que estas realizan como respuesta a estímulos externos e internos y de la interacción con otros agentes económicos, tanto privados como públicos, nacionales como extranjeros Las Cámaras Empresariales como la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) tienen como misión: representar y defender los intereses de los socios ante entidades públicas o privadas nacionales, regionales e internacionales, buscando el fortalecimiento industrial; orientar, relacionar y facilitar la inserción de los socios en los mercados internacionales; y brindar servicios eficientes para consolidar el crecimiento empresarial. Por esto, esta Cámara, tiene entre sus comisiones asesoras una de Ciencia, Tecnología y Calidad, administra un Centro de Gestión Tecnológica y tiene establecidos convenios con unidades pertenecientes a los sectores gubernamental y académico, organizando eventos como el Seminario iberoamericano sobre desarrollo de la productividad y competitividad empresarial; y apoyando los emprendimientos de base tecnológica y las incubadoras de empresas Es política de la Cámara de Industrias que la política de promoción de inversiones deberá privilegiar la aplicación conocimiento, lo cual no difiere de lo que han realizado otras economías pequeñas. Por último, en lo que a acciones que demandan un esfuerzo coordinado y conjunto se refiere, la CIU se propone promover el trabajo en cadenas de valor o en clusters. El cambio tecnológico ha llevado a que el trabajo en redes sea cada vez más importante para las empresas, tanto a lo largo de una cadena de valor como en un cluster. Las propias características de ese cambio tecnológico, pautado por el desarrollo de los sistemas de información y las telecomunicaciones, está modificando la forma en que se organizan las empresas, su relación con otras empresas y con sus propios clientes. El desarrollo de clusters o de redes de empresas en la cadena de valor es un tema propio del sector privado. Sin embargo, el sector público y las organizaciones empresariales representativas, pueden mejorar las condiciones para facilitar y promover ese desarrollo.

INDICADORES TECNOLOGÍA

PARA

MEDIR

EL

DESARROLLO

DE LA

CIENCIA

Y LA

Es bien conocida la relación entre el desarrollo económico y el científico-tecnológico y se reconoce ampliamente la necesidad de realizar mediciones de indicadores que permitan evaluar el potencial nacional en la materia, su crecimiento, realizar comparaciones con otros países y sacar conclusiones sobre la capacidad nacional en el área. El Uruguay ha comenzado a sistematizar la información en el área científico-tecnológica y de innovación con el objetivo principal de medir el desarrollo científico y tecnológico del país y como herramienta útil para la generación de políticas adecuadas. La información sobre la que se han construido los indicadores son las encuestas a instituciones pertenecientes al sector público (gobierno y empresas estatales), sector público no estatal y sectores público y privado de la enseñanza superior.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 27 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. El procesamiento de la información se realizó utilizando como base metodológica las definiciones internacionales contenidas en el Manual de Frascati, que además contiene las normas prácticas para las encuestas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Para permitir la comparación internacional, se siguieron las pautas recomendadas por la RICYT, antes mencionada. Se debe señalar que: a. no se obtuvo información sobre las empresas privadas ni las organizaciones no gubernamentales b. sólo se calcularon indicadores referentes a la investigación y el desarrollo hasta el año 1999. c. Los indicadores que se construyeron en el año 2000 no están completos y en el 2001 sólo se calcularon indicadores bibliométricos y de enseñanza superior correspondiente a títulos de grado. d. En el 2001 y el 2002 no se calcularon indicadores de resultado como patentes solicitadas, otorgadas, tasa de dependencia, tasa de autosuficiencia y coeficiente de inversión. En el Anexo B se presentan las tablas con estos indicadores de ciencia y tecnología (CyT) e investigación y desarrollo (I+D). A continuación, unas gráficas comparativas de la situación de Uruguay en el mundo.

Investigadores en ejercicio
(2001 o último dato disponible)

Investigadores / 1000 PEA
(2001 o último dato disponible)

Brasil Argentina México Chile Cuba Venezuela Costa Rica Ecuador Uruguay T. y Tobago Paraguay Nicaragua El Salvador Panamá 0

64577 25656 21879 6446 5496 4756 1867 1014 922 590 481 340 293 276
10000 20000 30000 40000 50000 60000 70000

Japón EE.UU. Canadá Unión Europea Argentina Costa Rica Cuba Chile T. y Tobago Brasil Promedio Uruguay México Venezuela Colombia Ecuador Panamá Paraguay 0

8,89 5,78 5,53 1,67 1,53 1,15 1,08 1,05 0,81 0,66 0,61 0,55 0,43 0,23 0,22 0,22 0,14 2 4 6 8 10

10,01

12

Fuente: RECYT

Fuente: RECYT

Solicitud de Patentes por residentes
(2001 o último dato disponible)
AL+C Brasil Canadá España Argentina Chile Uruguay Guatemala Panamá Honduras 0 407 34 30 10 7 2000 4000 6000 8000 10000 12000 1062 5518 3032 11175 8807
EE.UU. Canadá España Brasil Argentina Chile AL+C Uruguay Costa Rica Panamá Guatemala Nicaragua Honduras 0 0,5 0,4 0,3 0,2 0,1 1,3 2,8 2,2

Tasa de Autosuficiencia
(2001 o último dato disponible)
58,4 17,9 7,5 5,3 3,0

10

20

30

40

50

60

Fuente: RECYT

Fuente: RECYT

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 28 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

Publicaciones en el Science Citation Index en relación al Gasto en I+D (cada millón de US$)
(2001 o último dato disponible)
Nicaragua Honduras Uruguay Costa Rica Chile Argentina España AL+C Brasil 0 2 2,6 2,1 4 6 8 10 12 3,5 5,8 4,1 6,6 8,1 7,4 11,5

Publicaciones en el Science Citation Index cada 100 investigadores
(2001 o último dato disponible)
Nicaragua Honduras Uruguay Costa Rica Chile Argentina España AL+C Brasil 0 2 2,6 2,1 4 6 8 10 12 3,5 5,8 4,1 6,6 8,1 7,4 11,5

Fuente: RECYT

Fuente: RECYT Tasa de Dependencia
(2001 o último dato disponible)

España Uruguay Panamá Nicaragua Canadá Honduras Guatemala Chile Argentina AL+C Costa Rica Brasil EE.UU. 0

17,7 17,3 17,2 15,1 14,6 13,4 9,5 8,0 5,2 4,5 3,1 1,2 0,8 5 10 15 20

Fuente: RECYT

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 29 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

PARTE III - PROSPECTIVAS Y REFLEXIONES
LA COMISIÓN SOCIAL CONSULTIVA DE LA UDELAR
En el año 2004, la Universidad presentó los documentos finales de los distintos grupos de trabajo formados en la COSOCO. Interesa, a continuación, presentar un resumen de algunos de ellos. LA MESA DE INNOVACIÓN De la mesa de innovación participaron los siguientes actores: Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información, PIT-CNT, Facultad de Ciencias Económicas y Administración, y Unidad de Cooperación con el Sector Productivo (UdelaR) El objetivo central de esta mesa fue evaluar la factibilidad e las compras del Estado como instrumento para promover la innovación productiva nacional con importante contenido tecnológico. La pregunta principal que intenta responder es: ¿Partiendo de que no existen políticas públicas formales y sistemáticas sobre el tema, sería posible diseñar algunas acciones para utilizar, al menos en forma parcial, las compras estatales como instrumento de promoción tecnológica en algunos sectores productivos? La mesa analiza la situación de los compromisos internacionales (OMC, MERCOSUR, ALCA) En ningún caso el carácter tecnológico o innovador de los bienes y servicios comprados por el Estado parece ser a base de un tratamiento excepcional. La consecuencia de esto es que cualquier intento por usar las compras estatales como instrumento de promoción de la tecnología y la innovación probablemente se enfrentará con dificultades para discriminar a los proveedores según su origen. Sin embargo, los países capitalistas avanzados tienen, en las compras gubernamentales a los sectores de alta tecnología, un elemento consustancial de su lógica de desarrollo. A modo de ejemplo podemos citar el Buy American Act (EE.UU. 1933) complementado luego con el Balance of Payments Program y el GSA aplicable a mecanismos electrónicos, o el Public Technology Procurement (PTP) de la Unión Europea. Este último proyecto europeo ha detectado que la privatización debilita la capacidad del gobierno a largo plazo para cumplir el doble objetivo de resolver problemas de la sociedad y, por esa vía, fortalecer indirectamente la competitividad de las empresas nacionales. De ahí que se concluya que se precisan políticas que superen estas debilidades, coordinando actores públicos y privados con alcance estratégico y duradero. Los desarrollos de la Unión Europea distinguen dos tipos de PTP: la PTP orientada a la creación o adquisición pública de desarrollo; y la PTP orientada a la difusión o adquisición pública adaptativa. La primera está destinada a la creación de nuevos productos, procesos o sistemas nuevos para el país y para el mundo, en tanto que la segunda apunta a productos o procesos que no son nuevos para e mundo pero sí para el país y que requieran adaptación e incluye, asimismo, la innovación incremental, o sea, aquella que se da paulatinamente en el proceso productivo. El siguiente cuadro esquemático sintetiza esta relación dinámica: Instrumentos de Política Tecnológica que operan desde…
…el lado de la DEMANDA …el lado de la OFERTA

Desarrollo Tecnológico Difusión Tecnológica

Política de I+D (fondos oficiales) Acceso a tecnología (agregados técnicos)

Pedidos tecnológicos (demanda tecnológica orientada a la creación) Implementación tecnológica (demanda de bienes y servicios orientada a la difusión tecnológica)

Fuente: C. Edquist (Government Technology procurement a an instrument of technology policy)

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 30 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. El estudio de casos permite visualizar la necesidad de utilizar este instrumento cuando existen: a. Insuficientes inversiones en investigación a largo plazo y/o de alto riesgo y en tecnologías socialmente necesarias. b. Conocimiento insuficiente entre los compradores. c. Retrasos tecnológicos en algunas industrias. d. Altos riesgos para compradores y adaptadores de innovaciones. e. Capacidades insuficientes de I+D en algunas industrias, debidas a la fragmentación y pequeño porte de las empresas. f. Proyectos de gran escala. g. Exigencias de desarrollos militares. Finalmente, en el análisis de la experiencia internacional en la utilización del instrumento se destaca que, las normas de compras en la UE, rigurosamente aplicadas, hubieran impedido el éxito destacado en dos casos de estudio en Suecia (condujeron a descubrimientos tecnológicos radicales que fueron cruciales para la consolidación y competitividad internacional – casos Ericsson y ASEA/BB) porque habrían actuado contra la cooperación operativa a largo plazo entre demandantes y proveedores que condujo a estos sustantivos avances. El proyecto concluye que demasiado énfasis en una competencia perfecta puede socavar la competitividad, o sea que, la competencia perfecta no debe ser buscada a cualquier precio. Otra conclusión importante del proyecto es que las instituciones desempeñan un importante papel respecto del proceso de innovación al influir en la selección entre tecnologías. En la temprana fase de transición, cuando emergen las nuevas tecnologías, las normas técnicas pueden adquirir alta significación al incidir en el contenido y velocidad del desarrollo tecnológico. En consecuencia, concluye el proyecto de los expertos europeos que, en beneficio de la innovación, las regulaciones deben cambiarse para estimular y apresurar la interacción entre demandantes y proveedores en los campos en que la PTP es apropiada. Igualmente, el proyecto pudo establecer que la PTP incide en el empleo cuando, al distinguir entre innovaciones de producto (bienes y servicios) e innovaciones de proceso, establece la reasignación de recursos de innovaciones de procesos a innovaciones de productos teniendo un efecto positivo en el empleo. En conclusión: la experiencia en el ámbito de los países capitalistas desarrollados, especialmente en la UE, indica que las compras gubernamentales son un instrumento complejo y difícil de utilizar, pero claramente necesario y exitoso en la promoción del desarrollo tecnológico, aunque necesariamente apoyado en un conjunto de políticas, normas e instituciones de promoción de la innovación que le dan sentido y sustento. Continúa citando el informe de la mesa de innovación que, en el MERCOSUR se han experimentado avances en Brasil donde la Ley de Innovación (en debate a la fecha del informe) trata el presente asunto. Al avanzar en el análisis de la situación nacional, focaliza el estudio en las compras de productos que generan los sectores de alta tecnología y que representan una innovación en el ámbito internacional o que, aún sin serlo, hoy se compran en el exterior y podrían ser producidos en el país. En nuestro país el nivel de inversiones públicas y privadas en I+D es extremadamente bajo en comparación al nivel internacional y es extremadamente débil el vínculo entre la producción de conocimientos y su incorporación como innovación a la vida económica y social. La falta e incentivos directos e indirectos hacen que los agentes con capacidad de inversión, con escasas excepciones, demanden pocas tecnologías y menos innovaciones a los generadores nacionales de conocimientos. Estas escasas demandas se pueden encontrar en convenios universitarios, consultorías, proyectos, y las empresas que actúan en ellas son por lo general aquellas que tienen personal altamente capacitado, situación escasa en las empresas uruguayas, especialmente en las PYMES. Asimismo, los vínculos entre las empresas dedicadas a la producción tradicional e instituciones de investigación son muy escasos. También es baja la vinculación con las empresas nacionales de base tecnológica. El consenso práctico que existe a escala de los países desarrollados a nivel de autoridades gubernamentales y empresas en cuanto a la importancia Arq. Leonardo M. López Silva Página 31 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. de la tecnología como factor de competitividad y desarrollo, no se da en nuestro país; todo lo cual se refleja en la falta de inversiones en el desarrollo de tecnologías con alto componente de innovación. La mesa realiza un estudio de dos casos: las tecnologías de la información y el sector farmacéutico analizando para ambos la situación en discusión, es decir: la potencialidad del instrumento compras del Estado concluyendo que los sectores analizados presentan algunas potencialidades de desarrollo, aunque normalmente en nichos específicos del mercado. Finaliza planteando que las compras del Estado podrían desarrollar las potencialidades pero, la ausencia de una política general de fomento tecnológico y una serie de aspectos de los procesos de compra llevan en la mayoría de los casos a dificultar, en vez de facilitar, la competencia de las empresas nacionales. El documento termina con dos propuestas generales: a. Perfeccionamiento y desarrollo de políticas y acciones de promoción de la innovación b. Mayor avance en los procesos de racionalización de los sistemas de compras estatales Y, en menor escala, una serie de propuestas parciales que apuntan, unas, a una mejora en la gestión de compras de diferentes organismos y, otras a incentivar las compras a proveedores nacionales y reducir el riesgo percibido en dichas adquisiciones que no se transcriben por estar, en el mismo documento, condicionadas a que no se produzcan avances en el mejoramiento global planteado en las propuestas generales y, por tanto con una probabilidad de éxito relativamente baja desde el inicio. LA MESA DE LA ENERGÍA En la mesa de la energía participaron la Asociación de Grandes Consumidores de Energía Industrial, el PIT-CNT, la Asociación de Ingenieros Químicos, la Asociación de Ingenieros del Uruguay, la Intendencia Municipal de Tacuarembó, la Federación Rural, el Frigorífico Tacuarembó, Acodike Supergas s.a., ONG Ceuta y, por la UdelaR: las Facultades de Ingeniería, Ciencias Económicas y Administración, Agronomía, Arquitectura, y Ciencias. El informe, que cuenta con cuatro secciones, muestra el estado de situación actual del Uruguay en materia de energía (Sección I); las principales tecnologías disponibles y las posibilidades de su aplicación en el país (Sección II); los escenarios futuros en materia de energía (Sección III), y proyectos de factibilidad de fuentes alternativas de energía (Sección IV). A continuación se resumirá lo presentado: La Sección I informa sobre las fuentes de energía, primarias y secundarias, utilizadas en el Uruguay – de origen nacional o importado – y se cuantifican la oferta y demanda de las mismas finalizando con la presentación del aprovechamiento energético para diferentes usos (habitación, industria, transporte) Se presenta también el punto de vista del intercambio regional y el marco institucional actuante (gubernamental, empresarial y académico) terminando esta sección con el análisis de la matriz energética insumo – producto para Uruguay. La Sección II realiza un Relevamiento de las fuentes de energía primarias que existen en el país y que son potencialmente utilizables. Incluye, para las mismas, las barreras que las frenan en su desarrollo y los motores que las impulsan. Se presenta el potencial hidráulico a gran y a pequeña escala, el potencial eólico, el biodiesel, la combustión de residuos de biomasa, la combustión de residuos sólidos y la energía solar. A continuación se analizan actividades y desarrollos tecnológicos en el sentido que, su desarrollo e implementación afecta el consumo de energía. Así se presenta: la cogeneración, la conversión electroquímica de energía, y el ahorro energético. En general se concluye que las distintas fuentes citadas presentan algunas barreras y motores en común: a. Dado que su explotación se realiza mediante tecnologías que están en desarrollo, los costos de la energía son todavía mayores que los de la generada con algunas fuentes convencionales a pesar de la expansión con tasas de crecimiento muy altas que tienen estas tecnologías.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 32 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. b. Ese mayor costo en el mercado energético uruguayo se debe también a que en el mismo no se internalizan los costos ambientales de las distintas formas de energía ni se compensa a las energías llamadas verdes como sucede en otros mercados. c. La explotación de estas fuentes para generación de electricidad se realiza en la modalidad distribuida en la red eléctrica (en muchos casos) El marco regulatorio del mercado eléctrico aún no ha reglamentado la generación distribuida ni la manera de realizar la conexión a la Red. Como consecuencia de esta falta de regulación, no existen precios de venta a la red de la energía generada, lo que motiva una falta de interés en generar. d. Los desechos agroindustriales o las oleaginosas plantadas para biodiesel tienen el inconveniente de su precio variable por ser commodities. Los productores rurales pueden perder interés en cultivar un año determinado alguno de los cultivos energéticos en beneficio de otros circunstancialmente más redituables. e. Las fuentes renovables mencionadas y que se explotan a partir de la combustión, si bien no agregan carbono a la atmósfera, sí aportan gases de efecto invernadero y a veces NO x. f. La explotación de residuos agroindustriales tiene una barrera importante en el costo del flete si se requiere su traslado. Entre los motores se destacan sus ventajas comparativas frente al uso de combustibles fósiles son: su carácter de autónomas, sus ventajas medioambientales y la mayor demanda de recursos humanos que influye en la baja de la tasa de desempleo. En la Sección III, se realiza una prospectiva de escenarios cualitativos con las siguientes características: Escenarios Cualitativos
CARACTERÍSTICAS CORTO PLAZO (10 años) Crecimiento Económico Crecimiento económico sostenido Integración regional moderada Exportación de commodities Tipo de cambio real alto Consumo interno deprimido Estancamiento en la masa salarial Lento crecimiento del PBI Lento crecimiento demográfico Emigración selectiva LARGO PLAZO (20-30 años) Desarrollo Económico Preocupación por la sustentabilidad Políticas que incentiven la conciencia ambiental y la eficacia regulatoria Incentivo de un uso eficiente de la energía Preferencia a las personas Preocupación por la calidad Generación, difusión y adopción de progreso técnico endógeno

Generales

En relación a la Energía

Aumento de la demanda Baja tasa de crecimiento Aumento de la diversidad de fuentes Re-regulación del mercado energético en etapas Desarrollo e innovaciones tecnológicas a largo plazo apuntando a los conceptos de Gestión y Eficiencia Energética, Cogeneración y Apoyo a Sistemas

Desarrollo de la energía distribuida usando fuentes renovables Uso de energías alternativas Posible aumento de costos

En relación a la Tecnología

Fortalecimiento de las capacidades científicas y tecnológicas Promoción y capacitación para la innovación

En relación al Medio Ambiente

Consideraciones ambientales amortiguadas

Preservación del ambiente Uso de los recursos energéticos naturales

Fuente: Mesa de la Energía. COSOCO.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 33 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Y un escenario cuantitativo a partir de los dos escenarios planteados según se describe a continuación: Evolución de la matriz energética Histórica % 60 23 15 1 2
1

Petróleo Electricidad Leña GNC Otros

Al final del período de Corto Plazo % 45 25 15 13 2

Al final del Período de Largo Plazo % 35 25 12 25 3

Variación ±% 10 5 5 5 5

Notas: (1) Para la evolución histórica se utilizó como fuente el Balance Energético Nacional (BEN) del año 2001 con un valor total de 2420 ktep. Fuente: Mesa de la Energía. COSOCO. Como resumen de esta prospectiva se menciona que: a. Las características fundamentales de la generación, adquisición y uso de la energía en Uruguay presentan un país con escaso consumo energético, comparado con países de análogo desarrollo; y con un problema no totalmente resuelto en el almacenamiento de energía. b. El consumo de energía es de poca incidencia sobre los costos de producción de la economía uruguaya, no obstante algunos sectores tienen un uso más intensivo de la energía como insumo. c. La matriz energética nacional está cambiando lentamente por el lado de la oferta con: § § § § la introducción del gas natural para uso doméstico e industrial, la generación de energía eléctrica a partir del gas natural, la energía eólica, la combustión de biomasas, y el biodiesel en lenta expansión, la preocupación por regular la generación distribuida;

por el lado del consumo con: § la baja notoria y continua del consumo industrial mientras el consumo residencial y para transporte mantienen sus niveles, § los esfuerzos para el uso eficiente de la energía, § el ejercicio de la opción en la selección de la fuente energética; por el lado de los actores sociales y entidades de investigación con: § la supervisión de oferentes y consumidores, por parte del Estado y otras entidades con visión nacional (Facultad de Ingeniería, Grupo Interdisciplinario de Economía de la Energía de la UdelaR, Asociación de Ingenieros, etc.); por el lado de la reglamentación y la supervisión del sistema energético con: § la creación de la URSEA como unidad reguladora y de control a escala nacional, § la elaboración de Políticas de Estado de mediano y largo plazo en materia energética, d. La proyección de los escenarios energéticos adolece de una incertidumbre intrínseca importante dado los plazos y actores involucrados La última Sección presenta la evaluación de energías alternativas y de tecnologías y prácticas adecuadas asociadas estudiando el área energía por diferentes sectores: 1) Residencial y Comercial, 2) Transporte, y 3) Industrial; y presenta un documento guía para la realización de un seminario orientado a identificar las componentes que debería tener una política nacional en materia de energía y proponer lineamientos generales dentro de cada componente. Arq. Leonardo M. López Silva Página 34 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. LA MESA DEL SECTOR VITIVINÍCOLA En esta mesa participaron los sectores siguientes: INAVI, Junta Local de Mercedes, Asociación de Comerciantes de Mercedes, Facultad de Agronomía y Facultad de Humanidades, y se centró en la discusión sobre “el terroir (terruño) como herramienta de valorización de la calidad y la tipicidad de los vinos uruguayos. Sin entrar en la particularidad del tema, el objetivo principal del trabajo fue el de proporcionar un instrumento de orientación para la ejecución de políticas en el sector vitivinícola con el fin de mejorar la competitividad del vino uruguayo (tipicidad-originalidad-identidad) ecológicamente viable, buscando promover el desarrollo armónico y sostenible de valores regionales, históricos, paisajísticos, y de otros productos asociados al vino. Se presentan a continuación el tema de la protección de las indicaciones de procedencia, indicaciones geográficas y denominaciones de origen y, la situación de la industria exportadora uruguaya realizando luego, un estudio sobre dos áreas zonales cuyos resultados muestran que la aplicación de los diferentes índices elegidos permite caracterizar y eventualmente separar diferentes zonas agroclimáticas en relación con el cultivo de la vid en el Uruguay. Como conclusiones generales, el trabajo presenta las siguientes: a. Se formalizó un equipo multidisciplinario que permitió cumplir con la definición de Terroir y alcanzar un abordaje global, y que, gracias a una motivación por el tema, está dispuesto a continuar con el Proyecto. b. Se produjo una base de datos actualizada sobre el tema c. Se generaron diferentes instancias de acercamiento al tema que permitieron cuantificar su importancia en la región d. Se elaboró un documento base que servirá para que el sector discuta e inicie accione para generalizar el estudio de toda el área vitivinícola e. El proyecto permitió reconocer la diversidad cultural derivada de los paisajes vitícolas f. La aplicación de los diferentes índices permitió discriminar meso-zonas agroclimáticas en relación al cultivo de la vid en el Uruguay, las que servirán de base para futuros estudios vitícolas. g. Del punto de vista del Derecho uruguayo existen normas y leyes que abordan el tema de las Indicaciones o Denominaciones de Origen, pero no existe, hasta el momento, una ley específica en materia vitivinícola. Y la conclusión más relevante de entre las específicas, es que el proyecto ha permitido en primera instancia la validación de metodologías para la caracterización de territorios vitivinícolas (terroir) como herramientas de valorización de la tipicidad de los vinos en el Uruguay. LA MESA DEL SECTOR FARMACÉUTICO Se analizaron aquí, escenarios posibles de desarrollo del sector farmacéutico de producción nacional, en una mesa integrada por asociaciones empresariales (ALN, AFI-CFU, AFI), profesionales (AUQF, SMU) y mutuales (UMU, UMU Asociación Española, Plenario IAMC Círculo Católico, FEMI-COCEMI), gremiales de trabajadores (SIMA/PIT-CNT, FUS-CASMU), laboratorios (Servimedic, Celsius, Libra, Athena, Herboristería La Selva), la Universidad de la República (Fac. de Química, Fac. de Ciencias Sociales, Hospital de Clínicas), el Parlamento Nacional y el Ministerio de Salud Pública (ASSE) El Ing. Quím. Andrés Lalanne presenta una introducción al medicamento en el sistema de salud, haciendo hincapié en que dentro de la Universidad, la Facultad de Química está desarrollando una estrategia de mediano y largo plazo para incorporar una nueva forma de relacionamiento con el Sector Productivo a través de la creación de un Polo Tecnológico en Química y Biotecnología. El propósito de la iniciativa es facilitar a las empresas la incorporación de I+D como actividad permanente, colaborando así a incrementar el valor agregado a través de la incorporación de conocimiento a la producción de bienes y servicios, de una forma endógena y autogestionada.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 35 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. El Polo Tecnológico de la Facultad de Química tiene como uno de sus objetivos colaborar en el fortalecimiento, modernización e internacionalización de la industria farmacéutica nacional, que es el principal receptor de los servicios a sectores productivos que brinda la Facultad. La estrategia se basa en que, en el contexto económico internacional en el que estamos inmersos, el agregado de valor a través de la incorporación de conocimiento, resulta necesario para hacer posible un crecimiento sostenido de la actividad económica y del empleo. Sin embargo esa nueva realidad que existe de hecho hace ya muchos años, no parece haber sido incorporada en las estrategias de desarrollo de la gran mayoría de las empresas de nuestro país, ya que ellas no incorporaron la creación de departamentos de I+D, ni prevén la inversión en I+D como parte relevante de su estrategia de negocios, lo que se refleja en la baja participación del sector privado tanto en la financiación como en la ejecución de la I+D. El Polo Tecnológico funciona como una "incubadora" de departamentos de I+D para algunas empresas o como "socio permanente de I+D" para otras, dependiendo de las necesidades y posibilidades de las empresas en cuestión. Como objetivo específico de este trabajo, se tratan las perspectivas de evolución del Sector Farmacéutico de Producción Nacional y sus repercusiones en el empleo, la salud y el desarrollo del país en su conjunto. Los objetivos del Uruguay para el desarrollo de la industria de medicamentos se pueden resumir en estos conceptos: a) ampliar el acceso de la población a los medicamentos, considerando las necesidades de los diferentes grupos sociales; b) garantizar la calidad, seguridad y eficacia de los medicamentos que circulan en el país y en la región; c) promover una cultura del uso racional de los medicamentos; d) promover el desarrollo de una industria capaz de producir medicamentos en forma competitiva para el país y la región; e) crear un ambiente de investigación y desarrollo del sector que favorezca una mejor inserción y competitividad del país a partir del dominio de la tecnología sectorial. El Ing. Quím. Lalanne critica que, a pesar del desarrollo de la industria elaboradora e importadora de medicamentos en el país, no se ha desarrollado una política explícita en materia de medicamentos, lo que se conceptúa como una debilidad del sistema de salud y conspira contra la productividad de la industria de medicamentos. De hecho existen incluso algunos problemas de tipo regulatorio que obstaculizan el acceso a los objetivos planteados por la OMS, y cuya solución no debería demorarse más. En el desarrollo de medicamentos existe una primera fase de la investigación que es el descubrimiento de nuevas moléculas con acción farmacológica comprobada y sin acción tóxica, la que prácticamente no se ha desarrollado hasta el momento en el país. Esto se debe a que los costos de investigación y desarrollo (I+D), hasta llegar al mercado consumidor, han ido creciendo de manera acelerada hasta convertirse en una actividad exclusiva de los gigantes de la industria farmacéutica mundial. De hecho se estima que colocar en el mercado un medicamento basado en una nueva molécula o principio activo, tiene un costo total en el rango de los U$S 500 – 1.000 millones, desde la I+D hasta la comercialización. Los costos de desarrollo pueden ser sensiblemente menores en el caso de las sustancias naturales, de productos nutracéuticos y de algunos productos biotecnológicos para el área del diagnóstico que se están desarrollando en forma incipiente en el país. Otra excepción muy relevante son los medicamentos genéricos, que exigen una actividad de I+D de mucho menor costo, a la que podríamos caracterizar como de adaptación y validación tecnológica. Sin embargo los costos pueden ser más elevados para la industria local si se establece cierto tipo de demostración de bioequivalencia in vivo exigido por algunas legislaciones de países desarrollados. A los efectos de este trabajo se han seleccionado los mencionados nichos de mercado para el desarrollo potencial de este Sector, tanto hacia el mercado interno, como hacia la exportación. Ellos son: los fitoterápicos, los nutracéuticos, los genéricos y los dispositivos diagnósticos. En

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 36 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. estos campos se cuenta como fortaleza con la oferta de I+D de calidad internacional desde el sector de la investigación pública. Cada uno de ellos constituirá un capítulo de este documento que incluirá, a título de conclusiones preliminares, algunas valoraciones de escenarios posibles de desarrollo del sector sobre la base de la información disponible hasta el momento. Uno de los factores novedosos es la nueva legislación sobre patentes que entró en vigencia en Noviembre del 2001 en Uruguay, la que opera como un motivador fundamental para que algunas empresas del sector comiencen a plantearse un incremento de inversiones en I+D dentro de sus estrategias de negocios. Al desaparecer la posibilidad de copiar medicamentos basados en moléculas patentadas, las industrias locales y regionales más avanzadas comienzan a apostar a la investigación, pero deben ser muy selectivas en sus objetivos de innovación para que esta apuesta sea viable, por las razones de costos mencionadas. Otro de los factores que pueden cambiar el escenario actual es el advenimiento de los medicamentos genéricos. La especialización en la producción de algunos medicamentos no protegidos por patentes y de gran importancia para la salud pública como son los antibióticos, los oncológicos y los retrovirales, es una opción para la industria local, todavía débil y muy fragmentada en pequeñas empresas que, en general, no están aún adaptadas a las nuevas condiciones del comercio internacional, incluido el de la región. En cuanto a la fabricación en importación de materias primas, lo que es dable esperar es que se aplicarán progresivamente las normas del MERCOSUR a las empresas que: fabrican, fraccionan e importan estas materias. También se plantea la necesaria regulación y control del sector de fabricación e importación de medicamentos, de la distribución de especialidades farmacéuticas y de la dispensación y venta de medicamentos en farmacias. La falta de información en los temas de la farmacovigilancia y terapéutica provista por el cuerpo médico, se relacionan con laxos criterios de aceptación de nuevos medicamentos por parte del Departamento de Medicamentos en el MSP y, pobres conocimientos acerca de la posología por parte de los médicos jóvenes A continuación, el Dr. Eduardo Dellacassa presenta el tema particular de los “Fitoterápicos y plantas medicinales”, el Ec. Gustavo Bittencourt el de “La Marcela” como un caso con cadena productiva completa y potencialidades de futuro, el Dr. Eduardo Manta se refiere a los “Medicamentos genéricos”, la Dra. Iris Miraballes a los “Dispositivos diagnóstico”, y la Quím Farm. Eleonora Scosería a los “Nutracéuticos”; en lo que significa un profundo análisis de cada una de las temáticas particulares. Las consideraciones finales del documento, planteadas por el Dr. Alberto Nieto, establecen que este documento es un primer aporte para poner en marcha una estrategia de desarrollo del Sector de Producción Farmacéutica en el Uruguay del siglo XXI. Como tal es sólo un puntapié inicial de un proceso en el que la Facultad de Química se compromete a continuar participando y promoviendo, aportando lo que le es específico: conocimiento. En ese contexto la oferta de la Facultad de Química no es sólo de elaboración teórica sino un compromiso práctico y tangible de aportar conocimiento y trabajo para generar valor en ese sector. Esto lo ha venido haciendo desde hace años mediante asesoramientos específicos a la industria, pero actualmente ha dado un salto cualitativo mediante la creación del Polo Tecnológico.

CICLO NACIONAL DE REFLEXIÓN PROSPECTIVA. URUGUAY 2025.
Con el objetivo de apoyar la discusión de los Foros Temáticos posteriores, los días 19 y 20 de agosto de 2004, se realizó un Encuentro que contó con la presencia de una cantidad importante de expertos locales y regionales que en varios paneles analizaron diversos temas vinculados con la formulación futuros posibles. PANEL DE TECNOLOGÍA El presente panel tuvo el objeto de obtener visiones acerca del papel que jugarán en la configuración del territorio la tecnología y las innovaciones que ella produce en el modo productivo y en general la forma de vida. Del mismo participaron el Dr. en estudios del desarrollo y Dr. en matemática Rodrigo Arocena, el ingeniero industrial Juan Grompone, el ingeniero químico Andrés Lalanne y la economista Lucia Pittaluga. En forma resumida se presentan las principales opiniones de los panelistas:

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 37 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. El Dr. Rodrigo Arocena plantea que si el Uruguay pasa a ser participante activo de la generación, uso y control social de la tecnología, veremos la innovación entendida como solución de problemas; tendremos a la vista la solución de problemas acudiendo a conocimientos en todo el territorio y en todas las ramas de la economía y de la producción de bienes y servicios. A la inversa, si lo que tenemos es un panorama que se acerca más al de receptores pasivos, observaremos un país que se parecerá a lo que era el país del siglo XIX. En esas condiciones se le prestó muy poca atención a las interacciones y sinergias entre ciencia, tecnología y desarrollo, si el país sigue así estaremos mucho más cerca de la opción recipientes pasivos que de participantes activos. Existen tres factores que convendría tener bajo atención. La primera es cómo evoluciono lo que se denomina las divisorias del aprendizaje, en este mundo está produciéndose una revolución impresionante y bastante silenciosa. Las capacidades en ciertos países se están expandiendo de tal manera que la mayoría de la población está accediendo a la educación avanzada y permanente, eso no es lo que ocurre en nuestros países, pero las divisorias del aprendizaje tienen dos aspectos, uno es la diferencia de capacidades y otro es la diferencia de oportunidades. El déficit no está en las capacidades, está en las oportunidades y se llama “fuga de cerebros” Segunda cuestión clave, la agenda de investigación, implica definir qué temas investigamos, por qué investigamos, quién decide y de que manera la agenda de investigación. El mejor informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo humano, del año 99, estudia el tema de la agenda de investigación. Los beneficios de la investigación científica y tecnológica han ido mucho más a ciertos sectores que a otros. La tercera y ultima es el tipo de políticas de ciencia y tecnología que se ejecutan. Uruguay y en general América Latina necesitan en materia tecnológica políticas de jardinería: hacer lo primero que hace un buen jardinero que es proteger las buenas plantas de su jardín. América Latina en los procesos de los años ´90 ha dejado que se destruyeran muchas de las mejores plantas del jardín de su tecnología. Prospectiva tecnológica, prospectiva en ciencia tecnología y sociedad, prospectiva que tenga en cuenta las interacciones entre la generación de conocimientos, uso de conocimientos y los múltiples factores sociales que en ello intervienen. Una prospectiva, hecha de manera sistemática, necesita indicadores de anticipación, para saber hacia donde estamos yendo, El Ing. Juan Grompone afirma, en primer lugar, que el Sistema Tecnológico Nacional no existe como tal, como cosa formalizada, que hay elementos dispersos: tenemos un sistema de patentes muy antiguo y que ha patentado nimiedades; en segundo lugar, que tenemos convenios internacionales sobre la propiedad intelectual, instrumentos bastante modernos que se constituyen en un punto que es muy importante para la tecnología; y en tercer lugar, que históricamente el Uruguay tuvo muchos programas de fomento de la ciencia y la tecnología. Se ha invertido mucho dinero en ciencia y tecnología pero prácticamente nunca terminó en desarrollo tecnológico, el Estado y la sociedad hacen todo lo posible para cortar las iniciativas tecnológicas. Alternativas a 20 años: Tenemos la solución muy uruguaya de seguir con aquello que se está haciendo, se deja todo más o menos como está y sigamos que algo va a pasar. El segundo camino es desarrollar las empresas de tecnología de la información y dentro de estas, las llamadas industrias culturales. La producción tradicional uruguaya ya no importa en el mundo, tiene un número enorme de competidores, en el contexto mundial no pesan ni la producción agropecuaria ni la manufactura vinculada con ella y entonces si este país sigue insistiendo en ese perfil productivo está en rumbo de colisión, dentro de 25 años simplemente no va a existir como tal. El Uruguay Natural es una idea es una idea pobre y mentirosa, Según creo es rumbo de colisión, tenemos que pensar que la divisa correcta es el Uruguay Tecnológico. El Ing. Andrés Lalanne dice que tenemos que hablar de todas “las” tecnologías y no solamente de las tecnologías de producción o las tecnologías duras como a veces se llaman, sino de las tecnologías de gestión. En este país estamos muy atrasados en las tecnologías de gestión así como en las tecnologías sociales. Esto quiere decir que estos temas requieren que

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 38 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. haya muchos enfoques, diversos, que haya transdisciplinariedad y la combinación de globalización, integración, revolución tecnológica, reestructuración productiva, reforma del Estado y transformaciones culturales profundas. Todo ello configura un cuadro de altísima complejidad. Es importante asumir esa complejidad y actuar en consecuencia, Se producirán cambios en las formas de producción que nos llevarán, por ejemplo al Tele-trabajo. Esta forma de vínculo laboral o profesional puede modificar las decisiones de residencia de las personas que ya no están incentivados a elegir la localización de la vivienda en un lugar cercano al de su trabajo, esto seguramente va a contribuir a la dispersión de la población, a una desconcentración territorial. Con el tema energético también tenemos que cambiar de enfoque: la desconcentración territorial implica que la gente va a vivir más aislada, sin embargo seguimos pensando en la energía como grandes generadores y una red de distribución cuando deberíamos estar pensando mucho más activamente en tecnologías más distribuidas, generadas con fuentes renovables. Estamos muy lejos de eso de resolver este tipo de problemas, a pesar de las promesas. Las políticas de lo que llamamos ciencias, tecnologías e innovación son también transversales, al igual que las del ordenamiento territorial, entonces quiero destacar que es parte de la reflexión colectiva a generar y los puntos que me parecen importantes son estos ejercicios periódicos de prospectiva en un ámbito transdisciplinario. La Ec. Lucía Pittaluga presenta precisiones acerca de un sistema nacional de innovación en una economía intensiva en conocimiento y qué oportunidades tiene Uruguay en ese ámbito. Un sistema nacional de innovación tiene por funciones el generar, difundir y utilizar conocimientos y los componentes de ese sistema son actores, instituciones y políticas de ciencia y tecnología, la visión del sistema nacional de innovación está absolutamente en contra o si se quiere parte de la negación del modelo lineal de innovación en que existe una oferta de conocimientos que se vincula con una demanda de conocimientos, como ya mencioné la clave de un sistema como el que planteamos está en la interacción esto implica un modelo no lineal de innovación. La CEPAL ya en los años 60 recalcaba las desventajas de la periferia con respecto a la progreso técnico, es algo que se mantiene hasta nuestros días, si queremos expresar las desventajas de la periferia en materia de progreso técnico se puede comprobar que hay menos relaciones entre las empresas y la academia, hay menos interacciones, hay menos masa critica entre las empresas que generan esas externalidades, hay menos científicos y menos oportunidades como mencionó Arocena y hay también menos empresas grandes, que son generalmente las que tienen más posibilidades de generar progreso técnico. En general, los países desarrollados y los del sudeste asiático se desarrollaron a través de una trayectoria de aprendizaje en la que primero se apoyaban los sectores dominados por los proveedores de tecnología y luego iban generando sectores de proveedores especializados. Esa es la palabra clave para entender el concepto del sistema nacional de innovación, hay una interacción entre el que genera la tecnología, en este caso un bien de capital, y ella es una interacción de proximidad física en la que hay una discusión, una retroalimentación para mejorar esos conocimientos. ¿Existen puntos de apoyo a partir de los cuales Uruguay pueda emprender una trayectoria de cambio tecnológico más acelerado? Una posibilidad es aprovechar los conocimientos y capacidades tecnológicas que ya se han acumulado en sectores intensivos en recursos naturales y tradicionales del país que como vimos tenían las ventajas competitivas más importantes para buscar ese apoyo, con esa misma visión de sendero de aprendizaje o sea apoyarse en lo que ya sabemos hacer, o al menos vendemos bien con respecto al comercio relativo. ¿Cómo hacerlo?: Se debe generar a través de políticas, deben generarse sistemas sectoriales de innovación alrededor de esas tecnologías, de esos ámbitos, en los que existan esas relaciones de proximidad de usuario productor en el que se genere un crecimiento de los viejos sectores y la emergencia de los nuevos, la idea es tomar apoyos sobre lo que ya existe y tratar a través de políticas que esos nuevos sectores perneen los viejos sectores de la industria tradicional.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 39 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. PANEL IMÁGENES PRODUCTIVAS En este panel, en donde participaron el ingeniero agrónomo Carlos Paolino y el contador Teodoro Kunin, se tuvo el objeto de obtener visiones acerca del papel que jugarán en la configuración del territorio la tecnología y las innovaciones que ella produce en el modo productivo y en general la forma de vida. El Ing. Agr. Carlos Paolino, en su presentación sobre “Escenarios del desarrollo agroindustrial y territorios” señala algunos indicadores básicos como: § Nivel de apertura económica en la región (Exp + Imp/PBI en %)
80 70 60 50 40 30 20 10 0 1996 1997 1998 Brasil 1999 Argentina 2000 Chile 2001 Uruguay 2002 2003

§ § § § § §

La inserción internacional del Uruguay registró cambios considerables; Mejora en la calidad de la estructura productiva de bienes y servicios comercializables Aumento importante en la productividad Estructuras de mercado más competitivas Aumento en la calidad y disponibilidad de bienes de consumo Uno de los “debe” del modelo es que no consiguió radicar inversiones con altas economías de escala (asimetrías regulatorias en la región) § Se dio en un marco de inconsistencia de las políticas macroeconómicas que derivaron en una crisis histórica (endeudamiento, crisis financiera y fiscal, quema de capital social etc.)

En torno al tema de qué vender y donde vender se han planteado falsas oposiciones: ¿Qué vender?, viendo al agro y al Uruguay tecnológico como contrapuestos; y ¿Dónde vender?, si en la Región o en el Mundo. En referencia a la primera dualidad, podemos ver que los sectores en donde el Uruguay tiene a favor la escala (tamaño suficiente y masa crítica productiva) para desarrollar investigación y desarrollo propio, son justamente aquellos más cercanos a sus ventajas comparativas tradicionales. Entonces, producir bienes con mayor intensidad en el uso de conocimiento y producir alimentos o producir e industrializar materias primas, no constituyen alternativas sustitutivas. La experiencia comparada también es ilustrativa a este respecto de las sinergias entre actividades intensivas en recursos naturales y desarrollo tecnológico propio. En relación a la segunda de las cuestiones, Paolino plantea que la teoría señala que un país va a comerciar más con aquéllos países con los cuáles se tiene una alta complementariedad comercial. Es decir con aquéllos en donde las ventajas comparativas se complementan, en el comercio, con las desventajas comparativas del otro. Sin embargo, la geografía, representada por los costos de transacción y transporte y la distribución en el espacio de los factores productivos no móviles, es una variable estructural explicativa de la distribución de la producción y el comercio internacional. La distancia, la adyacencia, el idioma común, los patrones culturales, los niveles de desarrollo relativo más o menos parecidos, son dimensiones que explican en gran medida el nivel de intensidad relativa de comercio. Todos estos factores están presentes en el MERCOSUR. La integración en la región resulta inevitable, derivado del proceso de apertura comercial. Arq. Leonardo M. López Silva Página 40 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. En el Uruguay se ha planteado la discusión de la “descommoditización” de la producción agroindustrial ya que los escenarios de commodities significan una reproducción de las asimetrías actuales, básicamente. De hecho, aunque existen experiencias muy interesantes, la base de nuestra producción se basa en las commodities Precios de commodities de largo plazo

Nota: Tabla simplificada de índices de productos básicos no petroleros incluyendo tendencias (1900 = 100) Fuente: CINVE Los escenarios de mayor valor agregado y diferenciación y más aún, los de mayor diferenciación implicarían mayor margen para lograr un desarrollo mas equilibrado. En el mundo, la incorporación de este tipo de innovaciones en las cadenas agroindustriales es la clave de la competitividad presente y futura. Uruguay está claramente sub-invertido en esta cuestión además de muy débilmente articulado entre la estructura institucional de soporte y el aparato productivo. El trabajo en Red es la base de la competitividad estratégica El Cr. Teodoro Kunin recuerda que el Foro Económico Mundial (WEF) enumera como factores determinantes para la competitividad internacional los siguientes: • • • la Tecnología la Capacidad de innovación el Capital humano

• la Calidad de servicios, productos y procesos, y establece como opciones para el desarrollo de la industria el: • • • • • • • • Fortalecer la agroindustria Apostar a las nuevas tecnologías Basarse en la especialización productiva Fomentar trabajo en las cadenas de valor Clusters Áreas de oportunidad Parques tecnológicos Incubadoras de empresas,

todas ellas válidas y complementarias; indicando que la estrategia del país debe ser crear un contexto macroeconómico que apoye el desarrollo del sector industrial, desde el punto de vista legal, social, financiero, educativo, institucional, tecnológico, etc.; la creación de una cultura de la calidad en la educación, entre los empresarios, los trabajadores y los consumidores; y el apoyo para el desarrollo de la tecnología y el proceso de innovación (CONICYT, Ministerio, TIC’s, creación de empresas) Paralelamente, indica que la estrategia empresarial debe estar basada en calidad total – mejora continua, productividad sistémica, innovación, tecnología, formación continua y, ética y responsabilidad social.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 41 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

URUGUAY 2020 – TRES EXPERIENCIAS DE DESARROLLO NACIONAL
Organizado por la Sociedad Uruguaya para el Progreso de la Ciencia y la Tecnología – SUPCyT, se realizó el 15 y 16 de noviembre de 2005 un Encuentro del que participaron representantes de Chile, Finlandia y Nueva Zelanda para contar experiencias de desarrollo nacional. En el final de este Encuentro se realizó un análisis de la situación actual de Uruguay y la prospectiva al 2020. En el diagnóstico de la situación actual, se realizó una breve síntesis de la situación presente en función de datos estadísticos y objetivos de la realidad, estableciendo las circunstancias actuales que pueden facilitar la disposición al cambio. Para iniciar se plantean los problemas de crecimiento y equidad, del dinamismo económico, el alejamiento de los líderes y, la Ciencia y la Tecnología como herramienta para el desarrollo. PBI, Población y PBI per Capita
Uruguay, 1870-2002 (1913=100)
120 100 80
100 PBI Real Población PBI Per Capita 10 1870 1882 1894 1906 1918 1930 1942 1954 1966 1978 1990 2002

PBI Per Capita de Uruguay relativo a 4 países líderes, 1870-2002

1000

60 40 20 1870 1882 1894 1906 1918 1930 1942 1954 1966 1978 1990 2002

Fuente: Bértola, L. et. al., (1998) y BCU.

Fuente: Maddison, A., (1995) y (2001), y FMI.

En lo que atiene a la inversión, los indicadores extraídos del Banco Central muestran que en los últimos años no hemos alcanzado el 16% del PBI en este rubro, cuando se considera que recién el 20% es un mínimo aceptable. En cuanto a indicadores de ciencia y tecnología, tenemos
Gasto en I+D / PBI Nº de Investigadores / 1000 PEA Matrícula terciaria a Ciencias e Ingeniería

Finlandia Nueva Zelanda Chile Uruguay

23 10 1,1 1,9

38 19 31 13

Fuente: OCDE (2001), RICYT (2004), PNUD (2005), UdelaR (2000) En el Panel Final, del que participaron el profesor Rodolfo Gambini (del que se leyó un documento enviado en ausencia), el ingeniero Enrique Baliño, el economista Fernando Lorenzo, el doctor Luis Bértola y la doctora ingeniera Judith Sutz; se hizo un planteo prospectivo que abarque temas de la educación, la investigación, la empresa innovadora, la economía y los mercados, la política y la sociedad. Rodolfo Gambini plantea como líneas de acción a mediano y largo plazo: a. La organización de la ciencia. En primer lugar indica cuán insuficiente es el número de científicos en nuestro país (1‰ contra 1% de los países desarrollados) Para mejorar este aspecto, deben de ser mejorado, transformado y dinamizado el sistema educativo por un lado y, realizada la coordinación y unificación de científicos bajo un Sistema Nacional de Investigadores sumando y coordinando los esfuerzos del PEDECIBA, el Fondo Clemente Estable y otros. Otro dato importante es que Uruguay se encuentra en el último lugar de América junto a Bolivia y Guatemala en titulaciones con referencia al ingreso a la universidad, según indicadores de la UNESCO. Es necesario crear un Sistema Nacional de Educación que

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 42 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. coordine y amplíe la oferta educativa terciaria, con un Instituto tecnológico de Alto Nivel (similar al MIT o a la Ecole Polytechnique de Paris, por ejemplo) b. La innovación, estableciendo la necesidad de crear una Agencia Nacional de Innovación. Enrique Baliño presentó un ejercicio de prospectiva Uruguay 2020 centrado en la imaginación, con una visión positivista de la situación gracias al desarrollo de la ciencia y la tecnología nacional. Fernando Lorenzo sostuvo que existen 5 hechos negativos en el Uruguay de hoy: a. economía con un muy débil e inestable crecimiento b. Muy bajos niveles de inversión. Los componentes de la inversión de más difícil resultado son los más afectados c. Elevada incertidumbre d. Una sociedad que se siente vulnerable, por esfuerzos que están jaqueados por factores fuera de su control creando parálisis e. Un proceso de exclusión social que violenta a la sociedad Y como contrapartida, Uruguay presenta dos factores de éxito, que son: a. Los Recursos Naturales b. Los Recursos Humanos Pensando en el 2020 y para obtener niveles de inversión mucho más altos que los actuales, la pregunta es, ¿Cuánto estamos dispuestos a gastar hoy para obtener resultados al futuro? Es necesario tener las reformas de eficiencia del Estado realizadas; es necesario tener una economía mucho más abierta que la actual y no es suficiente tener una matriz diversificada. El Dr. Ec. Luis Bértola se apoya en lo ya planteado durante el análisis de situación y por Fernando Lorenzo para realizar una reflexión entre la historia y el futuro, analizando una coyuntura de cambio ¿para qué país?, ¿cuales serían las metas centrales para los próximos veinte años? § § § § Aumentar y redistribuir la población Diversificar y valorizar la producción Reducir la desigualdad Democratizar la sociedad

Hay que aumentar y redistribuir la población en un país que en el último ciclo largo, de 30 años, se ha acostumbrado a exportar uruguayos en pie. Pensar que debemos ser un país de inmigración de nuevo, resulta un poco desafiante. ¿Cuántos vamos a ser en el 2020? Si seguimos al ritmo de crecimiento del 0.6% anual, no vamos a alcanzar los 4 millones así que la pregunta debe ser ¿cuántos queremos ser? Las perspectivas para alcanzar los 9 o 10 millones son difíciles con el crecimiento vegetativo ya que, creciendo al 3% anual, no llegaríamos a 6 millones. Además, ¿quiénes vamos a ser esos millones? Precisamos inmigrantes, repatriar uruguayos… Todo esto se completa con una buena distribución de la población apostando a cambiar el macrocefalismo montevideano y el gran vaciamiento del centro del territorio que tiene Uruguay. En cuanto a diversificar y valorizar la producción, debemos romper con las falsas disyuntivas sectoriales (agro, industria, servicios) Es muy importante profundizar la división del trabajo, la clusterización, el entramado de la economía, la profundidad y la interrelación y cooperación entre los distintos actores. Se deben tener políticas horizontales, apostar a la productividad sistémica, a la innovación como sistema. N vale de nada tener algunos sectores punta si o debajo de ellos tenemos un océano de producción tradicional de baja productividad. Finalmente, tenemos que reducir la desigualdad y democratizar la sociedad, acabar con los niveles de pobreza que tenemos hoy, y que nos come el potencial de crecimiento futuro. El Estado debe tomar acciones inmediatas y decisivas para una igualdad preactiva. Las políticas de redistribución deben estar ligadas a las de innovación y las de formación del capital social. En cuanto a democratizar al sociedad, podemos ver en el informe acerca de la democracia en América Latina del PNUD que, hace 20 años que estamos con democracias estables pero la Arq. Leonardo M. López Silva Página 43 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. calidad de la participación, la calidad de vida y la igualdad no han experimentado mejoras sustanciales. A la democracia hay que calificarla, hay que estimular la participación, hay que mejorar la transparencia. Nuestro Estado debe ser fuerte, ágil, transparente, rendir cuentas, pero también debe contar con la legitimidad que le permita ser líder en el establecimiento de políticas nacionales de desarrollo. La última panelista, la Dra. Ing. Judith Sutz reclama la formación de un círculo virtuoso de innovación à creación à producción. Expresa que las políticas públicas deben cumplir con dos factores: Inspiración, en donde recurre a las enseñanzas de Amartya Sen, y Orientación. Para terminar y refiriéndose al Gabinete Interministerial de Innovación MEC/MEF/MGAP/MIEM /OPP del que participa, señala que tiene 2 grandes líneas de trabajo: a. la creación de la Agencia Nacional de Innovación. Combinación + articulación de los recursos existentes, y b. la ejecución de un borrador de un Plan estratégico en ciencia tecnología e innovación

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 44 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

PARTE IV – BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL
“La investigación en ciencia y tecnología es una cuestión estratégica, es un campo no jerarquizado en Uruguay. Hay consenso en dos cosas: en que el punto de partida es muy malo, aunque los recursos humanos son destacables, pero el trato que se le ha dado a esta área y a esta cuestión estratégica ha sido pésimo en los últimos años. Hay consenso en que esto debe ser jerarquizado, nosotros hemos convertido a este en uno de los cinco puntos de las herramientas estratégicas para transformar al Uruguay, insertarlo en la región y en el mundo, y queremos convertir a Uruguay en algunos puntos clave en polo tecnológico del MERCOSUR. Así que nada más relevante, aunque otras cosas sean igualmente relevantes.” 8 Corresponde analizar entonces, cuál ha sido la actuación del partido de gobierno desde su propuesta electoral hasta el proyecto de presupuesto nacional presentado en este tema

EL PROGRAMA DEL EP-FA-NM
Los grandes lineamientos programáticos para el gobierno 2005-2009 del EP-FA-NM, que fueran aprobados por el IV Congreso Extraordinario del Frente Amplio en diciembre de 2003, establecieron cuatro ejes temáticos: a. Democratización de la Sociedad y el Estado, b. País Productivo, c. Políticas Sociales, e d. Inserción Internacional En relación al primero de ellos, la Democratización de al Sociedad y el Estado, y con el foco puesto en los planteamientos relacionados a la ciencia, tecnología e innovación, el gobierno del Encuentro Progresista - Frente Amplio emprenderá las tareas de protección y mejoramiento del ambiente con la finalidad de defender la vida en todas sus formas y buscar las condiciones que permitan una mejora sostenida de la calidad de vida de la población en armonía con el entorno. Para el cumplimiento de estos objetivos, se debe encarar un amplio plan de mejora de gestión. Esto implica necesariamente una inversión en recursos tanto humanos como tecnológicos, lo que se hará de acuerdo a los medios disponibles. Se estimulará la democratización de los medios de comunicación y de la información, tanto públicos como privados, su utilización al servicio de la comunidad, la divulgación artística, deportiva, científica y técnica, la promoción de los valores nacionales, y la expresión de los diversos sectores sociales y políticos del país. No hay desarrollo real, ni integración nacional sin herramientas adecuadas. La instrumentación de políticas, que nos permitan acceder a los medios de comunicación, es una necesidad. Hoy no tenemos libertad de prensa, hay libertad de empresa. No tenemos legislación adecuada que permita el uso racional y acceso de las corrientes de expresión, por lo que se hace imprescindible el retiro de control de los medios de la órbita del Ministerio de Defensa. Se hace necesario promover una ley que regule definitivamente el funcionamiento de los medios electrónicos de comunicación, para que los uruguayos y las uruguayas puedan tener las mismas posibilidades de acceso y uso de los medios democráticamente. Para lograr el País Productivo es objetivo prioritario del EP-FA poner la economía al servicio del ser humano, dejando atrás aquella concepción economicista que concibe a las personas como meros agentes económicos, con olvido de su dimensión integral y trascendente. Se entiende que la producción agropecuaria y su industrialización son de carácter estratégico para el país en su conjunto. En este sentido, es responsabilidad del sector público generar una política de desarrollo que armonice estos objetivos. El partido compromete todos los esfuerzos para que este proyecto progresista tenga las siguientes características distintivas:

Enrique Rubio. Entrevista realizada por Emiliano Cotelo para el programa “En Perspectiva”, 13/10/2004 Arq. Leonardo M. López Silva Página 45 de 61

8

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. a. Se centre en el trabajo nacional. b. Logre un mayor aprovechamiento de los recursos. Que el funcionamiento económico obtenga el mayor aprovechamiento posible de los recursos humanos, materiales, naturales, tecnológicos y financieros del país, para evitar su subutilización. La transformación de la Estructura Agraria del País constituye un pilar fundamental del nuevo modelo y logrará un desarrollo sustentable si garantiza la seguridad alimentaria de toda la población, preserva los recursos naturales y logra que “los más infelices sean los privilegiados” c. Promueva la integración productiva. Se pretende que el país tenga un proceso productivo integrado, donde la potenciación con el trabajo nacional de los recursos ambientales y materiales, en particular la riqueza y diversidad del sector primario (ganadería, agricultura, pesca y minería) sumado al aporte de recursos captables del exterior, sea una base sólida para el desarrollo de la industria y del resto de las actividades. Especial atención se le otorgará a la actividad turística y a las actividades vinculadas a la tecnología de la información. d. Desarrolle niveles de producción adecuado a las necesidades del país y de su gente. e. Agregue el máximo valor posible a la producción nacional y lo haga valer comercialmente. Para lo cual será clave destinar recursos y diseñar políticas para la educación en general, y para la investigación científica y tecnológica, en particular. La industrialización debe ser uno de los objetivos centrales del país productivo por su contribución a la agregación de valor, la generación de empleo genuino, la incorporación de tecnología y canalización de excedentes hacia el exterior. f. Genere producción competitiva, de cantidad, calidad, precio, oportunidad y máxima diferenciación posible, tal que hagan factible su fluida exportación y presente ventajas para enfrentar normalmente la competencia de productos elaborados en el exterior. Dicha competitividad deberá estar vinculada a la productividad en el manejo de los recursos, al desarrollo de las capacidades de la fuerza de trabajo, a las ventajas naturales y al aporte de la infraestructura básica del país, así como a un sistema adecuado de protección económica. g. Promueva desarrollo autónomo. h. Tenga un crecimiento sostenible. i. Logre una producción sustentable. j. Avance hacia un país productivo y solidario, con distribución de la riqueza, mecanismos de inclusión y participación social. k. Otorgue un rol activo y orientador del Estado. l. Procese una profunda reforma en el sistema financiero. m. Procese una profunda reforma en el sistema Tributario. n. Aborde la Deuda Pública o. Desarrolle políticas en ciencia y tecnología e innovación. En el mundo actual, la producción de conocimientos y su incorporación a la vida social se ha convertido en el factor central para el desarrollo social. La existencia de una potente política para el desarrollo de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación es uno de los principales componentes del ineludible giro político y social que deberá emprender el Uruguay. En este marco resulta decisivo desarrollar un plan estratégico que convierta a la innovación en un elemento dinamizador e integrador en nuestra sociedad. El programa progresista en esta materia contendrá medidas que faciliten el crecimiento de la producción nacional de bienes y servicios con alto grado de conocimiento, es decir productos en los que un factor principal de destaque sea el saber hacerlos. El objetivo no debe ser sólo el aumento de la producción comercializable. La aplicación del conocimiento a la mejora de las condiciones de vida de la gente constituye una absoluta prioridad. En relación con las estrategias, impulsamos la construcción de un Sistema Nacional de Innovación (SNI) donde la Universidad de la República tenga un rol central y protagónico. Como acciones básicas del SNI proponemos fomentar la Arq. Leonardo M. López Silva Página 46 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. investigación científica y el desarrollo tecnológico, estimular los circuitos innovativos, el aprendizaje mutuo, las interacciones entre generadores y usuarios de conocimientos, para la resolución de problemas de la producción y la sociedad. Este programa será un soporte fundamental, sobre todo para la actividad de los complejos agroindustriales, la pesca y las industrias extractivas de base mineral. La incorporación de valor y de nuevas tecnologías, fundamentalmente biotecnológicas, resulta muy importante para el desarrollo de estos complejos, con particular atención al fortalecimiento e integración de las PYMES, y las empresas familiares agropecuarias. También es necesario diversificar la matriz energética, desarrollando un margen importante de autonomía en el marco de la complementación regional y fortaleciendo los objetivos sociales de acceso universal y tarifas diferenciales. Las perspectivas de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en el Uruguay son muy prometedoras en el marco de un Plan Estratégico. Desde este punto de vista resulta clave la Innovación y Desarrollo en las telecomunicaciones, así como también los desarrollos en biomedicina y otras investigaciones y tecnologías vinculadas con la salud, la industria farmacéutica y sectores relacionados. La aplicación de recursos presupuestales a este fin gozará de especial preferencia. Las intendencias y los entes autónomos deben realizar inversiones en este rubro. El incremento de los fondos también deberá originarse en un crecimiento significativo de la inversión privada en Innovación y Desarrollo (I+D) para lo cual deben existir estímulos estatales.

URUGUAY INNOVADOR
El 13 de Septiembre de 2004 el EP-FA-NM presentó su propuesta de Uruguay Innovador en una jornada inaugurada por Tabaré Vazquez, continuada con un par de mesas redondas donde investigadores, decanos, profesionales, parlamentarios y empresarios intercambiaron puntos de vista- y culminada con “los 9 compromisos” que la fuerza tiene en el tema expuestos por el senador Enrique Rubio. Estos nueve compromisos son: Jerarquizar el tema. Un proyecto real de cambio debe ubicar a la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (CTI) en la centralidad que debe tener en una sociedad que aspira a progresar. EL EP-FA-NM asume colocar el proyecto de un “Uruguay Innovador” como uno de los 5 ejes (Uruguay Productivo, Uruguay Social, Uruguay Democrático y Uruguay inserto en la región, son los otros cuatro) de su propuesta transformadora. Aprendizaje permanente. Un segundo aspecto, de suma importancia, ha sido plantearse cómo se puede avanzar en el tema. Parece claro que no es levantando falsos dilemas que se podrá hacerlo. Tampoco será proyectando conflictos individuales o grupales. “El compromiso del buen ambiente es a su vez el compromiso de llegar a una propuesta” se sostiene, aunque esto no implica que sean necesarias las unanimidades, si más bien los “trazos gruesos consensuados” que permitan avanzar y evaluar permanentemente. La innovación institucional y una ley marco. Ir construyendo un sistema de CTI no será tarea sencilla. Se parte de una situación con múltiples instituciones, laboratorios, centros, (Universidad, INIA, LATU, MGAP, DILAVE, DINARA, DINACYT, etc.) con escaso nivel de articulación en su accionar que impide maximizar sus respectivas fortalezas. Vale aclarar que no se propone una política centralizadora. Se propone sí que de una buena vez haya una política. Que exista un organismo plural que oriente y coordine dicha política. Se propone también innovar institucionalmente creando por ejemplo, centros Politécnicos en articulación con la Universidad y la UTU. Se promueve la instalación de una Mesa Consultiva para las compras del Estado. Algunos proyectos de ley han sido redactados en estos meses. Serán esos u otros pero es claro que el compromiso es avanzar en el plano institucional aprobando en el corto plazo una ley marco. El Plan Estratégico. Hasta el presente el Uruguay ha carecido de un plan en CTI. Los escasos recursos destinados se han venido adjudicando independientemente del establecimiento de prioridades acordadas o definidas en el marco de una política nacional explícita. Esta manera

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 47 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. de accionar provoca sobreposiciones, omisiones, desarrollos espasmódicos y estancamientos por demás aleatorios. En definitiva, ineficiencia y falta de rumbo para saber que modelo de país estamos construyendo. El Plan deberá contar con una adecuada combinación de las políticas sectoriales y transversales y algunas prioridades deberán ser formuladas. Asimismo programas específicamente dirigidos a la pequeña y mediana empresa serán jerarquizados. Tres ejes: impulso a la enseñanza, investigación e innovación. La propuesta nacional en CTI no podrá ser -ni se quiere que sea- un proceso independiente del impulso de la enseñanza. Invirtiendo en enseñanza no solo se estará apostando a la gente. El éxito de la política de innovación depende mucho de ella y de que el conjunto de la sociedad se sienta protagonista de la misma. Tiene por tanto implícito un aspecto cultural que hay que construir también. Otro compromiso refiere a la valoración de la actual comunidad científica que será estimulada estableciéndose la carrera del investigador -largamente reivindicada- y la promoción de programas similares al exitoso PEDECIBA en otras áreas como las tecnológicas y/o sociales. El número de investigadores deberá incrementarse lo que implica una fuerte política de formación de recursos humanos. Mientras en Europa los investigadores constituyen el 0,25 % de los trabajadores activos (y en USA y Japón los porcentajes trepan a 0,67% y 0,6% respectivamente), la comunidad científica nacional la integran alrededor de 1500 individuos es decir el 0,15 % del millón de trabajadores activos que se calcula hay en el país. Para estimular la innovación es preciso establecer políticas estatales en el campo crediticio, tributario, arancelario, etc. que la faciliten, lo que no implica retornar a la política de sustitución de importación que se desarrollara hace 50 años. Significa dar una señal estimulante para que los productos nacionales sean cada vez mejores y más competitivos. Significa también modificar criterios para las compras del Estado. No se quiere adquirir lo nacional aunque sea malo. Se quiere que la tecnología buena y competitiva nacional pueda ser adquirida. El compromiso del 1% del PBI. Se estima que la actual inversión nacional en CTI ronda el 0.25 por ciento del Producto Bruto Interno, porcentaje por demás exiguo comparado ya no con los países desarrollados (Japón: 3.3%; USA: 2.8%; Unión Europea: 1.9%) sino con otros de la región (p.e. Brasil y Chile: 1%). Además, esa pobre inversión ha provenido en forma importante de endeudamiento externo con organismos internacionales. Tabaré Vazquez asumió el compromiso de elevar el porcentaje destinado a CTI al 1% en un proceso gradual pero sostenido. Apuesta a lo regional y a la cooperación internacional. Como en otros aspectos de la vida nacional, una política de escasa articulación regional y de prescindencia de la cooperación internacional ha predominado. El FA-EP propone revertir esa situación también en este campo y aprovechar el momento histórico que vive la región que es particularmente favorable.

EL MENSAJE PRESIDENCIAL
El 1º de marzo de 2005, luego de concluidas las ceremonias de transmisión de mando, el Dr. Tabaré Vázquez realiza su primer discurso a la población reafirmando las propuestas electorales. En el mismo recuerda que, durante la campaña electoral, y como resultado de un largo proceso de actualización ideológica y elaboración programática, en diálogo con la sociedad, se propuso una estrategia de país que contempla cinco grandes planos o áreas: el Uruguay Social, el Uruguay Productivo, el Uruguay Innovador, el Uruguay Democrático, el Uruguay Integrado; y como eje central, el trabajo. Comienza el discurso con algunas cifras, todas del INE, que presentan la profunda crisis social y económica del país y que se tiene como punto de partida, pasando a reconocer que los nuevos indicadores económicos son auspiciosos. A continuación y para responder las preguntas acerca de cuáles serán las primeras medidas ministeriales de este gobierno y cuáles serán las del Presidente de la República, pasa revista a los distintos Ministerios y temas presentando lo siguiente: Ministerio de Economía y Finanzas: 1. Desarrollo y culminación de las negociaciones con los organismos financieros multilaterales.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 48 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. 2. Elaboración del proyecto de presupuesto quinquenal, en asociación con la OPP. Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. 1. Abordar la problemática del endeudamiento agropecuario como componente del endeudamiento interno. 2. Instrumentación de mecanismos concretos para facilitar el acceso al crédito para el desarrollo productivo. En Innovación, Ciencia y Tecnología para el Desarrollo 1. Creación e instalación inmediata de un gabinete de la innovación en el ámbito de la Presidencia de la República, integrado por los ministerios de las áreas productiva y económica y coordinado por el Ministerio de Educación y Cultura; entre sus funciones iniciales se encuentra la elaboración de un plan estratégico nacional de ciencia, tecnología e innovación, con la más amplia participación de todos los sectores involucrados. 2. Creación inmediata de 200 becas para investigadores jóvenes en ámbitos productivos públicos o privados. Ministerio de Relaciones Exteriores. 1. Creación de la Dirección General para la vinculación con los uruguayos residentes en el exterior y asuntos consulares. Y al hablar de vinculación, se incluye apoyo a los compatriotas para la creación de una red que les permita mantener y reforzar sus lazos con el Uruguay, recibir y aportar cultura, recibir y aportar conocimientos científicos y tecnológicos, fomentar el comercio y las inversiones. Ministerio de Transporte y Obras Públicas 1. Medidas de apoyo al Plan de Emergencia Social como ser, extender bonificaciones en el transportes a estudiantes del área Metropolitana y gradualmente al resto del país; promover la incorporación de trabajo local en las obras a realizar; relevamiento y reparación de escuelas en todo el país; 2. Mantener y extender a las áreas rurales los trabajos de caminería. 3. Completar los accesos a Montevideo desde el este y la conexión este-oeste. 4. Promover obras en el Puerto de Montevideo dirigidas a aumentar su capacidad y eficiencia. Y definir un plan estratégico de desarrollo del Puerto de Nueva Palmira. 5. Racionalizar el transporte de pasajeros en el área metropolitana de Montevideo. 6. Recuperar el transporte ferroviario. 7. Lograr un eventual Acuerdo con la República Popular China para lograr inversiones en el área de las comunicaciones, los servicios y el transporte. 8. Promover una política de transporte a nivel nacional apoyada por la correspondiente legislación que incluya todas las modalidades: aérea, terrestre y acuática. Ministerio de Industria y Energía 1. Contar con un suministro de energía continuo, seguro, ambientalmente sustentable y a precios competitivos. Para ello: § Llamado a la población para que extreme las medidas de ahorro de energía eléctrica. § Inicio de las acciones tendientes a la incorporación en el mediano plazo de nuevas centrales térmicas al sistema uruguayo § Profundización de los intercambios energéticos con Argentina, Brasil, Bolivia, y Venezuela

PRIMERAS ACTUACIONES DEL GOBIERNO PROGRESISTA
EL GABINETE MINISTERIAL DE LA INNOVACIÓN El 22 de abril de 2005 se constituyó el Gabinete Ministerial de la Innovación, que coordinará las políticas nacionales de ciencia y tecnología, tendiendo a lograr que el 1% del PBI se invierta en investigación, para alentar un desarrollo basado en el conocimiento. Lo integran los ministros Arq. Leonardo M. López Silva Página 49 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. de Cultura, Economía, Industrias y Agronomía, además del director de la OPP. Se dio a conocer un documento base para un plan estratégico en el tema y se informó quiénes serán los integrantes de un equipo operativo que coordinará las acciones. La innovación es una de las cinco líneas estratégicas del programa del actual gobierno, que entiende que no puede darse un desarrollo sustentable sin desarrollar competitividad a nivel del conocimiento y su aplicación. En materia presupuestal se informó que habrá incrementos en este quinquenio, a la vez que se mantienen o amplían los préstamos del BID y el Banco Mundial y buscan otras partidas de cooperación internacional. Además, se menciona "el aporte porcentual de sectores dinámicos de la economía a través de fondos sectoriales". El Gabinete designó un equipo operativo integrado por Amílcar Davyt (DINACYT-MEC), Fernando Lorenzo (MEF), Pablo Chilibroste (INIA-MGAP), Miguel Brechmer (LATU-MIEM) y Judith Sutz (OPP). Este equipo llamará a grupos de trabajo para analizar los distintos aspectos del plan estratégico. BASES PARA UN ACUERDO PROGRAMÁTICO EN EDUCACIÓN El partido de gobierno concibe a la educación, como un área fundamental para el desarrollo integral de las personas, para la información de la población; y como sustento de un país socialmente integrado y productivo, que genere las condiciones de un desarrollo sustentable con equidad, para mejorar la calidad de vida de todos los uruguayos. En materia educativa no basta con acceder, permanecer y egresar, es imprescindible lograr niveles de calidad acordes con las exigencias del mundo contemporáneo así como, responder de forma pertinente a las demandas, necesidades y carencias de la sociedad. Para dar cumplimiento con eficiencia y eficacia al objetivo de incrementar la calidad, la pertinencia y la equidad de la educación en su conjunto, se pretende conformar un Sistema Educativo Nacional (planteado inexistente). Para evitar las superposiciones, omisiones y fragmentación del proceso educativo se deben crear las condiciones para que los organismos que intervienen en el proceso educativo, coordinen adecuadamente sus actividades, cooperen entre sí y se complementen en la conformación de un todo coherente que responda a los objetivos propuestos. Es prioridad de la propuesta progresista, incrementar las asignaciones presupuestales en materia educativa, con énfasis en el aumento de las remuneraciones de maestros y profesores, en un marco de resignificación y dignificación de la función docente. Esto se acompañará con los correspondientes planes de capacitación, formación permanente así como una adecuada y jerarquizada carrera funcional. Se propone incrementar la inversión en educación, en relación al PBI en forma progresiva aproximándose a los niveles promedio regionales teniendo como horizonte las recomendaciones de UNESCO. Se potenciará y jerarquizará la educación técnico-profesional en consonancia con el desarrollo productivo, la ciencia, la tecnología y la innovación. A tales efectos, se impulsará una fluida cooperación y coordinación con la Universidad de la República. Asimismo, los niveles de calidad exigidos deberán dar cuenta de los desafíos que a la Nación le presenta la integración regional en el MERCOSUR.

EL REFLEJO PRESUPUESTAL
LOS DOCUMENTOS PREPARATORIOS DE LA OPP La Oficina de Planeamiento y Presupuesto, de acuerdo con lo dispuesto por la Constitución de la República y por los Decretos que la regulan, tiene como cometidos específicos el asesoramiento en materia de la planificación sectorial a mediano plazo tendiente al crecimiento global y el análisis presupuestal y de eficiencia en la gestión del Sector Público en general. En particular para las Empresas Públicas del área industrial y comercial, la labor de esta Oficina comprende muy particularmente el asesoramiento en materia de regulación de los servicios públicos, administración y planificación estratégicas, presupuestación así como la coordinación y evaluación de sus gestiones. Resulta redundante destacar el peso del Sector Público Empresarial en el PBI uruguayo; la participación en exclusividad en determinados sectores de la actividad nacional (transmisión y distribución de energía eléctrica y combustibles) o en su caso la prestación de servicios de Arq. Leonardo M. López Silva Página 50 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. carácter estratégico (portuarios, de transporte, telecomunicaciones y financieros) o sanitarios (agua potable y saneamiento) y la importancia cualitativa de una más eficiente gestión a nivel global. Adicionalmente, la mayoría de las empresas públicas se ven enfrentadas cada vez más a un mercado desmonopolizado e interactuando con empresas privadas, ya sea en régimen de concesión o en competencia abierta, lo que les obliga a una gestión eficiente a fin de no perder mercados o reducir la aceptación por parte de sus clientes. En ese contexto, el Gobierno, está abocado a promover una reforma del sector público comercial, industrial y financiero en el marco de una estrategia de desarrollo productivo sostenible del país de la que cabe distinguir seis políticas claramente definidas: 1. 2. El mantenimiento de la estabilidad macroeconómica al servicio del crecimiento y la equidad. La atención prioritaria de la emergencia social y el ataque a las causas de la pobreza estructural a través de la configuración de un Sistema Nacional de Educación; políticas de integración social y territorial; la construcción de un Sistema Nacional de Salud; la universalización de la cultura y la Defensa de Consumidores y Usuarios. La instrumentación de un Plan Estratégico de Innovación sustentado en la creación del conocimiento tecnológico y científico; el impulso a la enseñanza en todos sus niveles y a la investigación en respuesta a las demandas de la sociedad y del sector productivo y el fomento a la inversión empresarial. La inserción del Uruguay en el ámbito internacional que posibilite los accesos a los mercados mediante una fuerte defensa de la eliminación de los subsidios a la exportación y una participación comprometida y convencida en el proceso de integración regional que abarca las complementaciones productivas, en materia de política monetaria, física y de comunicaciones, energética, planes de desarrollo conjuntos, conocimientos científicos y tecnológicos, identidad cultural, derechos laborales y de seguridad social y defensa. El fomento de la diversidad y descentralización cultural como factor de inclusión social, del crecimiento colectivo, el aprendizaje, el encuentro intergeneracional y la proyección más allá de las fronteras. La extensión de la democracia a través del combate a toda forma de corrupción; la realización de auditorias independientes a la totalidad de los Organismos Públicos; la aplicación de un régimen de incompatibilidades para los cargos de gobierno con el fin de evitar conflictos de interés; el fortalecimiento institucional y operativo del Tribunal de Cuentas; la comunicación pública de las cuentas fiscales; la redefinición del Estado; la participación ciudadana y la defensa de los derechos humanos; la modernización del Poder Judicial y de la Seguridad Pública; la profundización de la descentralización; y la transparencia en el financiamiento de los partidos políticos.

3.

4.

5.

6.

Para obtener los máximos beneficios de dicho proceso y en particular para el subsector financiero, los medios seleccionados por el Gobierno son: 1. Promoción de la competitividad a través de una serie de programas que van desde las políticas transversales como las destinadas a favorecer la inversión nacional y extranjera, la internacionalización de las empresas, la calidad y un Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología efectivo y con alcance masivo, hasta las políticas de promoción de “clusters” con base regional y cadenas productivas. Énfasis en reglas de juego sólidas, transparentes y equitativas enfocadas al respeto y adecuada delimitación de los derechos de propiedad, eliminando restricciones a la inversión privada en determinados sectores a fin de mejorar la tasa de expansión de largo plazo de la economía. Una Reforma del Estado tendiente al desempeño efectivo y eficiente de las funciones públicas. Introducción de la disciplina competitiva mediante: Normas que aseguren la defensa de la competencia y el libre acceso al mercado así como la prohibición de acuerdos o prácticas

2.

3. 4.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 51 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. concertadas que permitan el abuso de posiciones dominantes; igualación gradual del tratamiento impositivo entre operadores públicos y privados; racionalización de los controles y acciones que imponen tasas por contraprestaciones inútiles; separación de las responsabilidades operativas, de regulación y de decisión de políticas; una función pública con independencia técnica, con medición de méritos que surgen de la evaluación del desempeño, con capacitación a fin de lograr un servicio al público de calidad eliminando la ineficiencia, el burocratismo, la falta de ética y toda forma de parasitismo y corrupción; y auditorias de gestión. 5. Regulación de los servicios públicos de forma de proteger a los consumidores de posibles abusos; asegurando la viabilidad financiera de los operadores y promoviendo la eficiencia económica respetando los derechos de propiedad. Atención particularizada de los sectores más débiles mediante políticas definidas y subsidios específicos y directos. Fortalecimiento de los servicios financieros públicos mediante la mejora en su gestión operativa y en particular en la administración de los riesgos; la transparencia en los resultados de su actividad y en el cumplimiento de las normas de supervisión del sistema.

6. 7.

En función de lo expuesto, esta Oficina entiende imprescindible insistir en la eficaz y eficiente gestión de las Empresas Públicas. Para que esta doble condición se cumpla en la realidad, se hace imprescindible que el Plan Estratégico en coordinación con las políticas sectoriales y su expresión anual: el Presupuesto - se convierta en el esquema general de acción de la empresa y por ende en el instrumento básico para el seguimiento de su gestión. El presupuesto como técnica para la toma de decisiones. La Oficina de Planeamiento y Presupuesto - en el marco de las disposiciones constitucionales y legales en la materia - tiene como uno de los objetivos fundamentales el promover las mejoras en las técnicas presupuestarias que conduzcan a una mayor eficiencia en la actuación del sector público. Es notoria la importancia que cumplen en el crecimiento económico las Instituciones Financieras en tanto organizaciones de intermediación que canalizan los ahorros de los individuos, empresas y Gobierno a préstamos familiares o inversiones. En función de lo expresado, el Presupuesto debe ser: • En primer lugar, útil para la propia gestión de la Empresa, modificando la visión predominante del Presupuesto como mero tope del gasto a instrumento para la guía de la gestión y toma de decisiones. En segundo lugar, el instrumento que posibilite el control y la asignación de responsabilidades. En tercer lugar, el mecanismo que permita al Poder Ejecutivo coordinar e integrar la acción de la gestión empresarial pública con las previsiones sectoriales y nacionales.

• •

Ello supone introducir a las empresas públicas en la herramienta de Planificación Estratégica. Finalmente, la Planificación Estratégica es un proceso continuo y a la vez, un proyecto de cambio. Una vez definida se debe verificar que las acciones se alinean con el presupuesto, lo cual presupone un sistema de información que apoya tal proceso. Simultáneamente, se debe adaptar la estrategia cuando sea necesario, ya porque las hipótesis no coinciden con la realidad, porque se han descubierto nuevas oportunidades, etc. No existe un estado “estable”. Lo estable es la revisión permanente de las amenazas y oportunidades. Como parte del proceso de Planificación se entiende necesario que las Empresas revisen en forma permanente y remitan a esta Oficina – por lo menos dos veces al año: una coincidente con la remisión de las iniciativas presupuestales y la 2° con la ejecución presupuestal – información actualizada referente a: a. El conocimiento por parte de toda la Organización de los objetivos; estrategias, planes y metas.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 52 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. b. La política de Administración de Riesgos (Riesgo de Mercado, Riesgo de Liquidez, Riesgo de Crédito, Riesgo País, Riesgo Operacional) c. La existencia de un sistema fiable, accesible y oportuno de información que permita conocer a quienes les interesa los resultados de las actividades de la Empresa, de los proveedores, clientes y competidores. d. El efectivo compromiso del Cuerpo Gerencial en la consecución de los objetivos y una actitud comprometida con los valores. e. La valoración del desempeño de sus trabajadores y un efectivo proceso de capacitación y formación permanentes. f. La utilización eficiente de los recursos, que incluye la eliminación de procesos, equipamiento, locales, datos y formularios obsoletos. g. La existencia de un método rutinario que permita la identificación y aplicación de nuevas tecnologías con el objeto de mejorar su posición competitiva. h. Mecanismos de conocimiento de las características de los clientes que permitan detectar oportunidades, segmentar los mercados y adelantarse a la competencia. i. Las auditorias de calidad de los procesos y la identificación de los responsables e indicadores de rendimiento. j. La atención de los clientes a través de indicadores de exactitud de respuesta, puntualidad, reclamaciones, velocidad de reparación, claridad en la información y cordialidad en el trato. k. La actitud y motivación de los trabajadores mediante el seguimiento de los índices de ausentismo, enfermedad, rotación, abandono del trabajo, frecuencia de accidentes, nivel de formación, promoción por procesos objetivos, nivel salarial y compromiso. l. El impacto de la actividad empresarial en el medio ambiente y en la sociedad en general; y m. Los resultados económicos financieros obtenidos en referencia con los de los competidores o semejantes a nivel internacional. Basados en todos estos criterios, el presupuesto de las empresas públicas debe contener: 1. El Plan Estratégico de Desarrollo (de Mediano Plazo), con la siguiente información: a. Explicitación de los lineamientos estratégicos de la gestión en el mediano plazo en coordinación con las políticas nacionales de carácter sectorial. b. Demanda total del mercado c. Metas de producción y comercialización por bien o servicio d. Política crediticia, de captación de fondos y administración de riesgos por servicio final e. Nivel de los ingresos propios f. Presupuesto de Compras y costo global y unitario de los bienes o servicios a producir g. Proyectos de ampliación o reestructuración de la capacidad instalada con detalle de descentralización territorial h. Cronograma Físico de Ejecución de los principales Proyectos i. Estimación del financiamiento global j. Diferenciación de la inversión en obras físicas susceptibles de generar ingresos y en inventarios k. Justificación del Plan propuesto global, por Programa y principales Proyectos de Inversión con especificación del VAN y de la TIR obtenidos - en su doble aspecto de evaluación económica y social - para los que igualen o superen el 10% del total de las Inversiones anuales propuestas o un mínimo de US$ 500.000 (dólares estadounidenses quinientos mil) según cual tope sea el mayor 2. El Presupuesto Anual.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 53 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. EL PROYECTO DE PRESUPUESTO El texto completo del Proyecto de Presupuestal consta de 6 Tomos y 3 Documentos, que presentan: Resumen. Recursos Gastos de Funcionamiento Inversiones Proyectadas Estructura por Cargos y Contratos de Función Pública Planes Estratégicos de Gestión 2005 -2009 y Planes Anuales de Gestión – Indicadores años 2005 y 2006 Documento 1 – Exposición de Motivos Documento 2 – Proyecto de Ley Documento 3 – Plan Quinquenal de Vivienda 2005 – 2009 Por motivos de extensión, y centrados en el análisis de la política de ciencia, tecnología e innovación, se explorarán exclusivamente los Documentos 1 y 2 complementados con las tablas comparativas del Presupuesto vigente y el proyectado para el período de gobierno que se adjuntan como Anexo C. En la Exposición de Motivos, el Poder Ejecutivo presenta al Parlamento las motivaciones que se encuentran detrás de la formulación fría del articulado, en una visión conjunta y coherente de lo que es resultado de la coordinación de los Planes Estratégicos de las diferentes unidades gubernamentales con las restricciones financieras del país. El presupuesto se presenta como la expresión financiera del programa de gobierno, por lo que es fundamental importancia considerar cuál es la situación de partida del país, de manera de comprender las razones que explican los principales cambios. Así, el Poder Ejecutivo caracteriza dicha situación por los siguientes rasgos principales: 1. el gobierno heredó un fortísimo endeudamiento público (el más agudo de la historia del país) lo que supone una gran dependencia respecto de las condiciones de los organismos multilaterales de crédito. Al cierre del 2004, la deuda bruta del sector público ascendía alrededor del 100% del PBI, convirtiendo a Uruguay en uno de los países más endeudados del mundo. 2. se constata un grave incremento de la pobreza, la desigualdad social, la exclusión, al punto de comprobarse la existencia de relevantes fracturas en el tejido social. En 2004, casi la tercera parte de la población vivía por debajo de la línea de pobreza. 3. el Uruguay actual exhibe relevantes insuficiencias en materia de empleo, tanto en su percepción cuantitativa como cualitativa. 4. fuerte proceso emigratorio que afectó fundamentalmente a población activa y con relativamente alto nivel de calificación, generando un drenaje de capital humano Ante esta realidad, resulta esencial definir las grandes orientaciones programáticas sobre la base de una visión de mediano y de largo plazo. Constituiría un grave error pretender una rápida materialización de los objetivos. En el corto plazo, el país no está en condiciones de alcanzar ni el nivel ni la composición del gasto público que se requiere para asegurarlos. Al tiempo de socorrer a la población sumergida, la primera prioridad consiste en mejorar la cantidad y calidad del empleo recorriendo el único camino considerado genuino: el incremento de la inversión productiva ubicada históricamente en niveles estructurales absolutamente insuficientes. Uruguay necesita cada vez más confianza de parte del mercado de inversión nacional e internacional. En cuanto al concepto de estabilidad, el presupuesto contempla el mantenimiento de elevados niveles de empleo y registros de inflación inferiores a los observados en los últimos años, así como el criterio fundamental de la responsabilidad fiscal. Por otra parte, para que la actividad económica crezca sostenidamente y a un ritmo superior al del pasado, es imprescindible que el programa fiscal incluya una importante recuperación de la inversión pública. Tomo I – Tomo II – Tomo III – Tomo IV – Tomo V – Tomo VI –

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 54 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Estos fundamentos explican las restricciones existentes que son especialmente rigurosas en los años 2006 y 2007. Dentro de los criterios de la formulación presupuestal se destaca que los compromisos asociados al servicio de la deuda pública se encuentran en un pie de absoluta igualdad con las obligaciones correspondientes a todos y cada uno de los gastos corrientes y de inversión que integran la propuesta. Por otra parte, se produce un cambio en el régimen, permitiendo utilizar las economías generadas por las unidades ejecutoras con la intención de gastar mejor, en proyectos de inversión a ejecutar en el ejercicio siguiente. El Proyecto de Presupuesto establece las siguientes grandes prioridades: a. En cuanto a las actividades prioritarias, • • • • • • • La atención de la emergencia social La salud La educación La seguridad pública, y La disponibilidad de infraestructura

b. En cuanto a los rubros que componen el gasto público La recuperación del salario y las pasividades La mejora entre los gastos de funcionamiento e inversiones a favor de estas últimas

En cuanto a las proyecciones de escenario macroeconómico asumidas para la elaboración del proyecto, el crecimiento de la producción estaría sustentado en la expansión del gasto en consumo (basado en la recuperación del salario real y del empleo) y de las exportaciones, y se prevé una importante recuperación de la inversión en capital fijo impulsada por el sector privado. En materia de precios se estima una inflación de trayectoria descendente con un aumento de los precios medidos en dólares alineándose con la inflación internacional. La estrategia fiscal busca reducir el abultado endeudamiento a partir de una política de responsabilidad fiscal rigurosa. La consolidación de un resultado primario consistente con una trayectoria descendente de la deuda pública no será resultada de un ajuste fiscal sino de la lucha contra la evasión y una mejora en la eficiencia. Con respecto a las inversiones, se contempla un importante aumento. La recuperación de la inversión pública es impostergable a la luz de los bajísimos niveles de partida y es de hecho la partida de egresos a la cual se destina la mayor parte de los ingresos adicionales generados por la reforma tributaria y el compromiso de gestión acordado con la DGI. El compromiso con la sostenibilidad fiscal queda de manifiesto en una regla que limita las posibilidades de incrementar el gasto primario corriente del gobierno central en, a lo sumo, un 3% anual en términos reales. A su vez, el compromiso con la educación y las inversiones se demuestra al excluir estos egresos de la mencionada regla. Las asignaciones presupuestales El aumento de la capacidad de gasto se sustenta en los frutos del crecimiento económico, en previsiones de mayor recaudación de la DGI y en la reforma tributaria. En la distribución de las partidas adicionales se ha entendido fundamental fortalecer las inversiones que, en términos reales, se incrementan en más de un 45% durante el transcurso de los cinco años, pasando de representar el 1,5% del PBI en 2005 al 2,0% del PBI en 2009. Esta expansión se orienta fundamentalmente a inversiones en infraestructura imprescindibles para potenciar el crecimiento económico, a obras de vivienda social, a obras en los recintos de la educación y la salud y a inversiones para estimular el desarrollo tecnológico. Por último, cabe destacar que, a partir de la rendición de cuentas correspondiente al ejercicio 2005, se incluirá una partida equivalente a un monto de al menos 20 millones de dólares destinada a financiar proyectos de inversión que ejecutarán la Administración Nacional de Enseñanza Pública y la Universidad de la República.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 55 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. En el campo de la infraestructura, se revalorizará tanto la utilización de los recursos existentes como los que necesariamente se habrán de incorporar para mejorar la competitividad de la producción nacional preservando el medio ambiente. Se proyecta un fortalecimiento del transporte (fluvial, ferroviario) y sus infraestructuras básicas, adecuándolos a los requerimientos productivos. El análisis del cuerpo del Proyecto de Ley lleva a destacar los siguientes artículos de particular interés: Art. 121 a 128 – Creación de la Unidad Centralizada de Adquisición de Alimentos (UCAA) como órgano desconcentrado del Poder Ejecutivo, funcionando operativamente en el Ministerio de Economía y Finanzas y con autonomía técnica. Art. 130 a 136 – Creación de la Unidad Centralizada de Adquisición de Medicamentos y Afines del Estado (UCAMAE) como órgano desconcentrado del Poder Ejecutivo, funcionando operativamente en el Ministerio de Economía y Finanzas y con autonomía técnica. Art. 129 – Faculta al Poder Ejecutivo a crear Unidades Centralizadas para la adquisición de otros bienes. Estas Unidades podrían aprovechar el mecanismo de las compras del Estado para fomentar el desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación en la producción nacional de los distintos bienes y servicios relacionados. Art. 155 – Exoneraciones tributarias para las embarcaciones de investigación y apoyo de la DINARA del MGAP Art. 156 – Enajenación parcial del vivero “Dr. Alejandro Gallinal” con fines de pago del subsidio forestal, priorizando a los acreedores que acrediten que destinarán los montos para adquirir bienes de capital de industrias de transformación de la madera o para proyectos novedosos y de la integración local de la cadena foresto industrial Art. 164 y 165 – Creación del Programa de Administración de la Política de Telecomunicaciones y la Dirección Nacional de Telecomunicaciones, en el Ministerio de Industria, Energía y Minería. Art. 166 y 167 – Creación del Programa de Administración de la Política de Energética y Regulación Nuclear y la Autoridad Reguladora Nacional en Radioprotección, en el Ministerio de Industria, Energía y Minería. Art. 168 al 172 – Creación del Instituto Nacional de Calidad como sucesor del Comité Nacional de Calidad, en el Ministerio de Industria, Energía y Minería , y comisionado al Poder Ejecutivo a la presentación de un proyecto de ley orgánica para el mismo. Art. 179 y 180 – Reintegración a la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE) de los cometidos, facultades, recursos humanos necesarios y bienes relativos a la infraestructura ferroviaria, y autorización a la asociación con capitales privados para ciertos cometidos. Art. 221 – Autoriza al Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCA) a tramitar patentes de invención a su nombre o a nombre de terceros para proteger el conocimiento original resultado de sus actividades. Art. 222 – Crea el Fondo de Vinculación de la Investigación Nacional con las Demandas Productivas en la Unidad de Fomento a la Innovación, Ciencia y tecnología del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), para promover la articulación y el encuentro entre las capacidades de investigación generadas en el sector académico y las necesidades del sector productivo (especialmente PYMES) Art. 223 – Crea la Agencia Nacional de la Innovación – persona pública no estatal – y asigna sus cometidos: organizar y administrar instrumentos y medidas para la promoción y el fomento de la innovación, la ciencia y la tecnología, promoviendo la coordinación interinstitucional en forma transversal, articulando necesidades sociales y productivas con las capacidades científicas, tecnológicas y de innovación. Art. 360 – Asignación de fondos a la Fundación Instituto Pasteur.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 56 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. Art. 361 – Asignación de fondos a distintas instituciones y organismos, entre los que se encuentran el Instituto Antártico Uruguayo, el Comité Nacional de Calidad, el Organismo Uruguayo de Acreditación, y el Programa de Desarrollo de Ciencias Básicas (PEDECIBA) Los artículos mencionados sirven para realizar un análisis cualitativo del proyecto de presupuesto: De lo presentado, podemos detectar distintos tipos de acciones gubernamentales referidas a la ciencia, tecnología e innovación: de formación del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, de promoción de la ciencia y tecnología (C&T), de promoción de la investigación y desarrollo (I+D) Como vimos en la Parte 1, Organización Institucional de la Ciencia y la Tecnología en el Uruguay, cuando nos referíamos al Triángulo de Sábato, tradicionalmente la posición del sector gubernamental uruguayo respecto de la ciencia, tecnología e innovación era débil. Los artículos precedentes, parecen tender a recomponer esta situación, presentando un sector dedicado a establecer las políticas y favorecer la interrelación con y entre los sectores académico y productivo. Se puede concluir que el proyecto de presupuesto presentado es desde el punto de vista cualitativo, coherente con las propuestas de la fase electoral y de programa de gobierno en cuanto al apoyo al desarrollo de la ciencia, tecnología y la innovación en el marco de un desarrollo sustentable del país. Sería importante, para completar el estudio, el realizar un análisis cuantitativo, deteniéndose en las diferentes variaciones de presupuesto vigente con el proyectado tanto para el período completo como en los años que lo componen y correlacionando esto con los plantes estratégicos de las distintos incisos, que son presentados el en Tomo VI. El limitado tiempo disponible para la realización del presente trabajo ha obligado a dejar esta etapa de lado.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 57 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

PARTE V – CONCLUSIONES
Como decíamos en la presentación, el propósito del trabajo es presentar un documento que, de manera fundada y documentada, analice las últimas actuaciones gubernamentales relacionadas con el desarrollo de la ciencia y la tecnología en nuestro país y finalice con conclusiones al respecto. Se pretendió abordar el tema dando inicialmente una base conceptual acerca del desarrollo sustentable y la relación entre las dimensiones económica, social y ambiental, ya que se entiende que este es el verdadero fondo de la cuestión. Se vio también cómo se relaciona la ciencia, la tecnología y la innovación con estos conceptos para, más adelante, introducirnos en estos términos y en la organización institucional de la C&T en el Uruguay presentando inclusive algunos indicadores que muestran su desarrollo. En la parte III se pudieron ver reflexiones críticas y propuestas recientes relacionadas a la temática y realizadas por personalidades de primera línea de los sectores académico, empresarial y gubernamental. Puestas en perspectiva, las declaraciones planteadas en esta sección fueron realizadas entre 2004 y 2005, lo que lleva a decir que muchas de ellas fueron hechas en el período de gobierno anterior y, en algunos casos, por personas que ocupan cargos de relevancia en el gobierno actual. Finalmente, se analizaron diferentes documentos del partido de gobierno en la época preelectoral y, documentos y acciones relevantes del gobierno en funciones. Hay muchísimo para decir con toda la información incluida en este documento pero, centraré las conclusiones en responder una simple cuestión: ¿qué piensa hacer el Gobierno en materia de Ciencia y Tecnología? Las acciones que ha desarrollado hasta el momento, ¿son coherentes con los objetivos planteados? Como pudimos ver, el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación es uno de los pilares del partido de gobierno, el llamado “Uruguay Innovador” ¿Cuál es la opinión generalizada de los expertos en relación a este tema? Sacando conclusiones de las Mesas de Trabajo de la COSOCO y del Ciclo Nacional de Reflexión Prospectiva – Uruguay 2025 (previos al acto electoral de 2004) y de los Paneles de Uruguay 2020 (posterior al acto electoral) vemos las siguientes situaciones: § el Sistema Tecnológico Nacional no existe como tal; hay elementos dispersos. (Juan Grompone) § producir alimentos o producir e industrializar materias primas, no constituyen alternativas sustitutivas (Carlos Paolino) § dos factores de éxito, que son: los Recursos Naturales y los Recursos Humanos (Fernando Lorenzo) § deben generarse sistemas sectoriales de innovación alrededor de los conocimientos y capacidades tecnológicas en sectores intensivos en recursos naturales y tradicionales del país (Lucía Pittaluga) § tenemos que hablar de todas “las” tecnologías y no solamente de las tecnologías de producción. sino también de las tecnologías de gestión (Andrés Lalanne) § son necesarias las reformas de eficiencia del Estado (Fernando Lorenzo) § hay que organizar la ciencia y establecer una agencia nacional de investigación (Rodolfo Gambini) § los factores determinantes para la competitividad internacional son: la Tecnología, la Capacidad de innovación, el Capital humano y, la Calidad de servicios, productos y procesos (Teodoro Kunin) § se deben que tener bajo atención tres factores: las divisorias del aprendizaje, (capacidades y oportunidades), la agenda de investigación, (qué investigamos y por qué y quién decide) y, el tipo de políticas de ciencia y tecnología que se ejecutan. (Rodrigo Arocena)

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 58 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. § hay que aumentar y redistribuir la población, diversificar y valorizar la producción, reducir la desigualdad y, democratizar la sociedad (Luis Bértola) § formar un círculo virtuoso de innovación à creación à producción (Judith Sutz) Dicho de otra manera, se vincula íntimamente la ciencia, la tecnología y la innovación con la investigación y la enseñanza (MEC/Universidad), la producción agropecuaria y los recursos naturales (MGAP), la producción industrial y la energía (MIEM), la gestión (OPP), la población emigrante (MRREE), etc., etc., etc. ¿Responde a esto el gobierno?, ¿realmente presenta en los hechos una plataforma de Uruguay tecnológico e innovador? Luego del análisis de los documentos, se debe concluir que sí. La plataforma del Uruguay innovador no es únicamente un eslogan electoral. No solo los diferentes proyectos de ley revisados y su correspondiente articulado así lo indican, sino que otros documentos, menos públicos, también confirman este proyecto. Me refiero concretamente al documento preparatorio del presupuesto nacional que, demuestra un compromiso con otra forma de gestión, requiriendo la elaboración de planes estratégicos por parte de las unidades y, apoyados para ello en las herramientas más modernas (p.e.: Cuadros de Mando Integral) Finalmente, la lectura del articulado me ha permitido ver cómo la mayoría de las reflexiones y las propuestas realizadas en los paneles académicos están reflejadas en el mismo. No quiere decir esto que ya está todo solucionado ni siquiera que sea suficiente. Sólo entiendo que, vamos por el buen camino. En cualquier caso, mejorar la capacidad institucional del Estado es una condición necesaria, tanto para implementar políticas de fortalecimiento de las estructuras productivas tendientes a acelerar el crecimiento y así estar en un mejor escenario para aplicar políticas sociales orientadas a mejorar la equidad. Pero, invertir en ciencia y tecnología es invertir a largo o muy largo plazo. El único actor que está en condiciones de invertir en ello es el Estado. Más difícil es esto cuando la situación financiera del país es tan restrictiva por las cargas externas heredadas y la situación social tan deprimida, con más del 50% de la población por debajo de la línea de pobreza. Entonces, ¿Para qué financiar la ciencia y la tecnología? ¿Para qué sirve la ciencia y la tecnología?… ¿Para qué sirven los bebes? Sin ellos, no estaríamos aquí. Sin la ciencia y la tecnología, no avanzaríamos.

Arq. Leonardo M. López Silva Noviembre de 2005

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 59 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL.

BIBLIOGRAFÍA
ANLLÓ, Guillermo; PEIRANO, Fernando (2005) “Una mirada a los sistemas nacionales de innovación en el MERCOSUR: análisis y reflexiones a partir de los casos de Argentina y Uruguay” CEPAL, Serie Estudios y Perspectivas, Nº 22, pp. 78. ISSN electrónico 1684-0356. ISBN: 92-1-322627-6 CCST (1999) “A study evaluating the effectiveness of science and technology networks operating in the subregion” CEPAL, 22 pp. CIU (2004) “Objetivos para una industria competitiva. La visión de la Cámara de Industrias del Uruguay.” 12 de noviembre de 2004, 11 pp. COSOCO-UDELAR (2004) Mesa del Sector Farmacéutico. Propuesta “Escenarios posibles de desarrollo del sector farmacéutico de producción nacional” Informe final, Mayo de 2004, 145 pp. COSOCO-UDELAR (2004) Mesa del Sector Vitivinícola. Propuesta “El terroir (terruño) como herramienta de valorización de la calidad y tipicidad de los vinos uruguayos” Informe final, Mayo de 2004, 30 pp. COSOCO-UDELAR (2004) Mesa Energía. Propuesta “Situación actual, perspectivas y alternativas energéticas para el Uruguay” Informe final, Mayo de 2004, 79 pp. COSOCO-UDELAR (2004) Mesa Innovación. Propuesta “Las compras Estatales como instrumento de promoción de la innovación” Informe final, Mayo de 2004, 33 pp. CHOUCHAN, Dominique (2004) “¿Está la educación de ciencias en peligro?” Boletín del Sector Educación de la UNESCO, Educación Hoy, Nº 11, pp. 4-7 DINOT-MVOTMA (2004) Ciclo Nacional de Reflexión Prospectiva. Uruguay 2025 “Economía, población y territorio” Informes finales de los talleres de “Imágenes Productivas” y “Tecnología”. 59 pp. EP-FA-NM (2004) Documento “El Gobierno del Cambio. Propuestas y Proyectos” 7 pp. EP-FA-NM (2003) “Grandes Lineamientos Programáticos para el Gobierno 2005-2009. Porque entre todos otro Uruguay es posible” aprobado por el IV Congreso Extraordinario del Frente Amplio del 20 y 21/12/03. GETEC-ETSIT-UPM “Gestión de la Innovación” Publicado en Internet. Última actualización: Septiembre de 2005. IÁÑEZ PAREJA, Enrique; SÁNCHEZ CAZORLA, Jesús A. (1998) “Una aproximación a los estudios de Ciencia-Tecnología-Sociedad (CTS)” Publicado en Internet en la página 21 pp. LÓPEZ, Leonardo (2004) “Capital Social, Ética y Medio Ambiente” Trabajo presentado en la Maestría de Estrategia Nacional, Curso de Altos Estudios Nacionales, CALEN, MDN. Capítulo 3. Marco Socioeconómico y Ambiental de Referencia, pp. 5-17. AROCENA, Rodrigo; GROMPONE, Juan; LALANNE, Andrés; PITTALUGA, Lucía (2004) “Uruguay 2025. Prospectiva Tecnológica” Universidad de Invierno – Seminario de Prospectiva Estratégica. MVOTMA-DINOT. Material expuesto por los panelistas y desgrabado y editado en DINOT por Leonardo Fantini. 11 pp. NANNI, Luciana (2004) “Análisis de la incidencia de la Ciencia y la Tecnología en la integración regional, continental y mundial” Trabajo presentado en la Maestría de Estrategia Nacional, Curso de Altos Estudios Nacionales, CALEN, MDN. 43 pp. NIETO, Alberto (2002) “Universidad y empresas compartiendo riesgos y beneficios para agregar valor a través del conocimiento” Documento preparado para el Taller Nacional de la OMPI sobre Redacción de Solicitudes de Patentes. Montevideo, 11 de noviembre de 2002. 16 pp. OCDE (2002) “Manual de Frascati. Propuesta de Norma Práctica para Encuestas de Investigación y Desarrollo Experimental” Editado por la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT) Capítulos 2 y 3, pp. 30-80.

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 60 de 61

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. BASES DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL. OPP (2004) “El Gasto Público Social en el Uruguay (1999-2003)” Asesoría Técnica en Políticas Sociales. Oficina de Planeamiento y Presupuesto. Octubre, 2004. 49 pp. OPP (2005) Instructivos para la elaboración presupuestal de las Empresas Públicas. Mayo de 2005. 24 pp. PACHECO, Carlos Américo (2005) “Políticas públicas, intereses y articulación política: cómo se gestaron las recientes reformas al sistema de ciencia y tecnología en Brasil” CEPAL, Serie Políticas Sociales, Nº 103, pp. 37. ISSN electrónico 1680-8983. ISBN: 92-1-322647-0 PNUD-Uruguay (2005) “Desarrollo Humano en Uruguay 2005. El Uruguay hacia una estrategia de desarrollo basada en el conocimiento” Parte II, pp. 149-309. ISBN: 9974-7673-2-6. PODER EJECUTIVO (2005) Decreto 23/05 del 14/04/2005. Creación y objetivo del Gabinete Ministerial de la Innovación. PODER EJECUTIVO (2005) Mensaje 31/05 del 12/09/2005. Proyecto de Ley referente a la Secretaría del Tratado Antártico. PODER EJECUTIVO (2005) Proyecto de Presupuesto Nacional 2005-2009. Tomo I, Capítulo 4 – Comparativos, 25 pp.; Documento 1 – Exposición de Motivos, 22 pp. y; Documento 2 – Proyecto de Ley, 130 pp. RINCÓN C., Elita L. (2005) “Enfoques sobre el cambio tecnológico en los países en desarrollo” Trabajo presentado en la Maestría de Planificación y Gerencia de Ciencia y Tecnología, Cátedra de Cambio Tecnológico, Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela. 30 pp. RUBIANES, Edgardo (2004) Artículo “Nueve más uno. Un cambio también jugado a la inteligencia de los uruguayos.” Publicado en Futuro Imperfecto Nº 2, octubre de 2004. SAMOILOVICH, Daniel; NARDACCHIONE, Gabriel; MULLER, Emmanuel; KOSCHATZKY, Knut; WALTER, Gunter H.; ZENKER, Andrea (2005) “Instituciones de apoyo a la tecnología y estrategias regionales basadas en la innovación” CEPAL, Serie Estudios y Perspectivas, Nº 23, pp. 50. ISSN electrónico 1684-0356. ISBN: 92-1-322652-7 SUPCYT (2005) Comunicado de prensa RICYT (2003) Indicadores de Ciencia, Tecnología e Innovación para Uruguay. Información publicada en Internet en la página http://www.ricyt.org VÁZQUEZ, Tabaré (2005) Discurso del Presidente de la República en el acto realizado en el Palacio Legislativo, 1º de marzo de 2005. Publicado en el diario El Observador el 02/03/05.

También se consultaron las páginas Web de las siguientes instituciones u organizaciones: Cámara de Industria del Uruguay (http://wwwciu.com.uy), Contaduría General de la Nación (http://www.cgn.gub.uy), DINACYT (http://www), LATU (http://www.latu.org.uy), PEDECIBA, Presidencia de la República (http://www.presidencia.gub.uy), RICYT (http://www.ricyt.org), UNESCO (http://www,unesco.org.uy)

Arq. Leonardo M. López Silva

Página 61 de 61

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful