APLICACIONES EN INTERNET 2: LABORATORIOS VIRTUALES

ING. MANUEL ALONSO. UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA. Av. Leonardo Da Vinci. Los Chaguaramos. Caracas – Venezuela. E-mail: malonsosuarez@cantv.net RESUMEN
El siglo veinte fue un período de un progreso material inmenso, signado por el crecimiento explosivo de la ciencia y la tecnología, y caracterizado por la rápida internacionalización del mundo de la ciencia y la empresa tecnológica. El advenimiento y crecimiento de las telecomunicaciones digitales ha acelerado la globalización de la investigación científica, a través de la estrecha colaboración entre científicos de sitios distantes y del desarrollo de nuevas estructuras organizacionales para la investigación. Los “Laboratorios Virtuales” o “Colaboratorios” están emergiendo como las encarnaciones dominantes de esta tendencia que incluye la amplia colaboración internacional del proyecto del Genoma Humano, la construcción prevista de los laboratorios de interferometría de gran línea de base y las redes de observación global para el ambiente y las ciencias sociales. Las herramientas empleadas se adaptan cada vez más a las aplicaciones de salud y médicas y a las actividades creativas en las ciencias sociales, las humanidades y las artes. Palabras claves: Internet2, laboratorio virtual, tecnología de información y comunicación, redes de telecomunicaciones, países en vías de desarrollo, investigadores.

ABSTRACT
The 20th century was a period of immense material progress –– driven by the explosive growth of science and technology and characterized by the rapid internationalization of the world science and technology enterprise. The advent and growth of digital telecommunications has accelerated the globalization of scientific research through support for greatly enhanced interaction among scientists at distant sites and the development of new organizational structures for research. "Virtual laboratories" or "collaboratories" are emerging as the key embodiments of this trend that includes the vast international human genome collaboration, the planned construction of long-baseline interferometry laboratories, and global observation networks for the environmental and social sciences. The tools employed are increasingly adapted to health/medical applications and to creative activities in the social sciences, the humanities and the arts. Keywords: Internet2, virtual laboratory, information technology, telecommunications networks, developing countries, research workers. communication technology,

LABORATORIOS VIRTUALES De una manera generalizada, un laboratorio virtual (virtual laboratory – VL) se define como “un espacio de trabajo electrónico para la colaboración a distancia y la experimentación en investigación u otras actividades creativas, para generar y difundir resultados mediante tecnologías distribuidas de información y comunicación”. Un laboratorio virtual es

distinto del laboratorio verdadero (real laboratory – RL) o del “laboratorio tradicional”. Sin embargo, no se considera que el laboratorio vaya a sustituir a los laboratorios verdaderos o competir con ellos. En cambio, los laboratorios virtuales representan una posible extensión de los laboratorios verdaderos y ofrecen nuevas oportunidades que no se podían explorar completamente, dentro de un laboratorio verdadero, a un precio asequible. 1

El concepto de laboratorio virtual está implícito en otras nociones tales como las de "colaboratorio", "grupo de trabajo virtual", "empresa virtual", "grupo interinstitucional" y "grupo de colaboración a distancia". Un “colaboratorio” tal como lo definió William Wulf, investigador especializado en informática que acuñó esa palabra en 1989, es un “centro sin paredes” cuyos usuarios pueden investigar sin tener en cuenta su situación geográfica interactuando con los colegas, teniendo acceso a los instrumentos, compartiendo los datos y los recursos informáticos, y recurriendo a la información de las bibliotecas electrónicas. Ese entorno se apoya en unos programas informáticos que permiten trabajar en colaboración y simultáneamente a diversas personas desde distintos sitios. Según Jamen Myers, que dirige un proyecto de “colaboratorio” especializado en investigación sobre el medio ambiente, el acceso compartido a cuadernos de notas y pizarrones electrónicos, servicios de videoconferencia y otras tecnologías de ese tipo aumentan la sensación de estar en el mismo espacio físico a pesar de encontrarse en distintos puntos del país o del mundo. En un sentido más amplio, el laboratorio virtual es un tipo de colaboración centrada en el logro de determinados objetivos creativos o de ayuda a la toma de decisiones. Por lo tanto, un laboratorio virtual puede dedicarse prácticamente a todas las esferas de la actividad intelectual humana. Sin embargo, la desarrollada infraestructura de investigación existente en el hemisferio norte, la cual ha atraído el talento intelectual a nivel mundial, no ha proporcionado una ventaja equitativa a la gran mayoría de la población de las naciones menos desarrolladas, donde muchos científicos carecen de instalaciones y equipos adecuados para las investigaciones desarrolladas, así también como el acceso a

la investigación científica llevada a cabo en otros países. El resultado es que los investigadores y los científicos en países en vías de desarrollo no son capaces de colaborar en igualdad de condiciones con sus colegas alrededor del mundo, retardando el trabajo en problemas orientados al desarrollo y animando el fenómeno de la “fuga de cerebros”. El acceso equitativo de científicos de los países en vías de desarrollo a los laboratorios virtuales, mantiene la promesa de permitirles participar completamente en y para beneficio de la investigación científica internacional, haciendo posible que los laboratorios virtuales contribuyan en la reducción económica y de infraestructura de la “brecha digital”. CARACTERÍSTICAS
GENERALES LABORATORIO VIRTUAL. DEL

Se considera que las principales razones que inducen a la formación y puesta en funcionamiento de un laboratorio virtual son tres: 1. Un proyecto determinado puede requerir verdaderamente una estructura de laboratorio virtual. 2. Es posible que los especialistas necesiten tener acceso a instalaciones de gran escala, que podrá lograrse mediante un laboratorio virtual (comunicación “de persona a equipo” y “de persona a metamáquina”). 3. Las interacciones más generales entre miembros de una comunidad de especialistas de la misma disciplina pueden facilitarse gracias a un laboratorio virtual, que permitirá constituir equipos, definir proyectos conjuntos y mancomunar esfuerzos para recaudar fondos. Un laboratorio virtual centrado en un proyecto tiene un objetivo bien definido y 2

una duración determinada. El proyecto puede ser una investigación encaminada a preparar un importante dispositivo experimental, por ejemplo, un detector para un acelerador de alta energía, en el terreno de la física. Otro podría ser la solución de un determinado problema relacionado con el medio ambiente, por ejemplo, elaborar un plan para limpiar un lago contaminado por desechos industriales. De manera más amplia, otros tipos de colaboración intelectual o creativa pueden asimilarse a la “investigación” en un laboratorio virtual, por ejemplo, los médicos que participan en consultas de “telemedicina” y los artistas que colaboran en la creación de medios de comunicación electrónicos. En particular, es posible que un proyecto amplio y complejo que requiera los conocimientos especializados de muchos organismos y una acción interdisciplinaria conduzca a la creación de un laboratorio virtual. Por ejemplo, el análisis de las repercusiones de los cambios climáticos previstos a escala mundial y regional. En este caso, el análisis general exigirá la intervención de especialistas en modelos climáticos que prepararán simulaciones del clima y aportarán resultados, con una estimación de las incertidumbres. Los evaluadores del impacto (economistas, politólogos, epidemiólogos, sociólogos, especialistas en salud pública, planificadores gubernamentales, entre otros) observarán las simulaciones, solicitarán datos adicionales y analizarán las consecuencias en sus 5 áreas de especialización. Posteriormente, las actividades podrán centrarse más en las versiones regionales y locales de ese proceso. En algunos casos, para alcanzar los objetivos científicos y técnicos de un proyecto es fundamental contar con una determinada distribución geográfica de los participantes. Los ejemplos van desde las observaciones astronómicas, que requieren un acopio

ininterrumpido de datos procedentes de diferentes partes de la tierra, a los sistemas de vigilancia del clima y el medio ambiente que pueden, en algunos casos, necesitar muestras de datos regionales en momentos precisos para medir el flujo de los componentes atmosféricos y su interacción con el suelo y las masas de agua. La colaboración multinacional también permite compartir los conocimientos en el ámbito de la medicina humana. La telemedicina, impulsada en un principio por la necesidad de ofrecer servicios médicos en las zonas rurales de los Estados Unidos de América, ha alcanzado una dimensión internacional y ha adquirido un mayor carácter de cooperación. La necesidad de compartir los conocimientos especializados y las prácticas idóneas, en particular en el caso de las enfermedades transmisibles, ha estimulado fuertemente esa expansión. Los politólogos y sociólogos han realizado estudios en colaboración, creado sitios Web para compartir información, establecido listas de servidores y grupos de charla, y también llevado a cabo encuestas en línea. De un modo más general, un laboratorio virtual supone un esfuerzo creativo repartido. Los miembros del equipo pueden aportar al proyecto sus diferentes perspectivas culturales. Actualmente, artistas de Rusia y los Estados Unidos están llevando a cabo un proyecto de “ColaborArte” que puede servir como ejemplo de esta nueva forma de actividad artística. MOTIVACIONES
PARA LABORATORIO VIRTUAL. CREAR UN

Aparentemente hay varios factores que inducen a crear un laboratorio virtual:  Algunos problemas científicos y tecnológicos importantes requieren una inversión cuyo tamaño y escala supera la 3

capacidad de un laboratorio único, incluso de una nación aislada.  Los recursos humanos y los conocimientos especializados necesarios para alcanzar objetivos científicos y tecnológicos pueden distribuirse entre dos o más instituciones.  El tema tratado puede exigir la participación de especialistas de distintas regiones debido a la necesidad de datos regionales específicos (nuevos o de archivo), o de pruebas sobre el terreno, así como a los recursos humanos disponibles o a las posibilidades de formación existente.  Para llevar a cabo la investigación, puede ser necesario o rentable compartir el acceso, por medios teledirigidos, a instrumentos científicos que son únicos, escasos o de difícil acceso por otros medios. Como ejemplo de este tipo de instrumentos cabe citar los aceleradores, los telescopios, las sondas de alta mar, las sondas espaciales, los microscopios electrónicos, los espectrómetros de masa u otros instrumentos de análisis de alta tecnología.  La aplicación de los resultados de la investigación para obtener beneficios sociales y económicos puede depender de la participación regional en el proyecto. El último caso puede ser importante si los resultados de la investigación han de interpretarse en función del interés del gobierno con autoridad en la región o localidad estudiada. El agotamiento de los recursos de agua dulce y de los recursos pesqueros son dos ejemplos representativos. La contaminación atmosférica, del suelo y del agua son ejemplos complementarios en los que deben estudiarse vías alternativas de actuación local, teniendo en cuenta la situación de cada país.

El laboratorio virtual es potencialmente un nuevo paradigma –y una nueva cultura– de la ciencia que puede producir adelantos imprevisibles cuando se comparten funciones cognitivas. Se citan a continuación algunos ejemplos de ámbitos de investigación en los que el laboratorio virtual puede ser particularmente valioso:  Trabajo en equipo, a escala mundial y regional, en la prospección y extracción de datos.  Búsqueda de nuevas correlaciones en los datos sobre el medio ambiente o la salud.  Nuevos enfoques multidisciplinarios y multiculturales para la solución de problemas.  Análisis de sinergias con el valor añadido por colaboraciones multinacionales y multiculturales.  Estudios conjuntos en los que el consenso científico es fundamental para los objetivos de carácter político. El laboratorio virtual puede aumentar la posibilidad de obtener contratos de Investigación y Desarrollo (I+D) del sector privado, gracias a la flexibilidad de acceso al personal, las instalaciones de laboratorio o los conocimientos especializados, la presencia geográfica o la capacidad de aumento o reducción proporcional de sus funciones, entre otros. Como ejemplo concreto de cuáles pueden ser las motivaciones para crear un laboratorio virtual cabe mencionar el siguiente. Por razones de seguridad, algunos laboratorios del Ministerio de Energía de los Estados Unidos de América poseen amplias instalaciones a las que sólo se concede un acceso limitado. Un componente común, pero muy caro del equipo puede encontrarse en una zona de acceso limitado. Para cumplir un objetivo científico y tecnológico de vanguardia, ese equipo puede ponerse a 4

disposición de los expertos mediante una conexión a través de Internet que permita llevar a cabo el experimento por control remoto. Cabe la posibilidad de que expertos de organismos de países en desarrollo envíen sus propias muestras a la instalación experimental y tengan acceso informático a ésta desde sus propias oficinas, mediante su participación en un laboratorio virtual. Puede considerarse otro ejemplo. Por razones de seguridad industrial, como la protección de la propiedad intelectual y los métodos de fabricación, los laboratorios industriales limitan a menudo la entrada a sus instalaciones. En estos casos, la cooperación entre el sector público y el privado puede mejorar si se resuelven estos problemas de acceso físico a las instalaciones mediante el establecimiento de unos controles más estrictos sobre los enlaces informáticos con los instrumentos, los experimentos, la propiedad intelectual o los paquetes de datos. Cabe también considerar actualmente el ejemplo de laboratorio virtual del Proyecto del Genoma Humano, financiado por el Instituto Nacional de la Salud de los Estados Unidos. Laboratorios de todo el mundo se han puesto de acuerdo en compartir sus datos sobre la secuencia genética mediante depósitos centrales de información, a cambio de poder acceder a la serie de datos generados colectivamente. El sector privado presta servicios, por contrato a los depósitos y lleva a cabo investigaciones sobre la serie de datos con objetivos concretos, como la ingeniería genética de nuevas plantas y la creación de nuevos productos farmacéuticos. La prensa ha dado una amplia información a este proyecto de laboratorio virtual, centrándose frecuentemente en los problemas de propiedad intelectual que plantea y en las diferencias de un país a otro o de una región a otra. Los datos generados gracias a este laboratorio virtual representan probablemente una verdadera “mina de oro”,

de donde podrán extraerse datos en los próximos decenios. UNA TAXONOMÍA DE INSTRUMENTOS LABORATORIOS VIRTUALES LOS DE

Los laboratorios virtuales pueden organizarse en torno a varios centros:  Un servicio de investigación de gran escala compuesto por una red de laboratorios;  Una red de herramientas de investigación accesibles a distancia;  Una red de científicos caracterizada por su pertenencia explícita a una comunidad determinada. Los ámbitos de las redes, las herramientas de comunicación multimedia y la computación distribuida constituyen un sector amplio y muy dinámico de la ciencia informática y de la investigación en materia de ingeniería electrónica, así como de la actividad industrial conexa. Entre las distintas taxonomías o clasificaciones de los servicios y herramientas de comunicación que se han creado, el modelo de referencia más destacado es la denominada Interconexión de Sistemas Abiertos de la Organización Internacional para la Normalización (OSI/ISO). No obstante, este modelo se refiere sobre todo a la transmisión de datos y no tanto a las herramientas de comunicación en los que se apoyan esos servicios. Si examinamos la anterior taxonomía de los centros de organización de los laboratorios virtuales, nos encontramos con dos tipos de herramientas de comunicación principales:  Comunicación entre personas en una red de científicos;  Comunicación entre personas y un equipo para controlar una red de herramientas. 5

Asimismo, hay un tercer tipo de comunicación que en el futuro irá teniendo cada vez más relación con los laboratorios virtuales. Se trata de la comunicación entre “personas y metamáquinas”, que supone el acceso a una red inteligente de información y recursos informáticos.

ENTRE PERSONAS Los servicios de comunicación de esta categoría se suelen configurar Sincrónicos Chat Telefonía Audio Internet Videoconferencia. Enseñanza a distancia Percepción virtual Aplicaciones compartidas
Tabla N° 1: Comunicación “persona a persona”

tradicionalmente en función de las técnicas convencionales de interacción humana, por ejemplo, una conversación, una llamada telefónica, un libro, la televisión, o una carta. Las comunicaciones análogas con soporte informático son la videoconferencia, la telefonía Internet, el World Wide Web y el correo electrónico. La clasificación normalizada –casi clásica– de estas técnicas análogas consiste en dividirlas en función del factor tiempo, a saber, en sincrónicas y asincrónicas, (véase la tabla 1).

Asincrónicos Correo electrónico Intercambio de archivos Trabajo Cooperativo Soportado por Computador (Computer-Supported Cooperative Work –CSCW) Autoría conjunta Gestión de proyectos World Wide Web (WWW)

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) distingue dos subcategorías en función de la interactividad del servicio, a saber: servicios interactivos y servicios de distribución. Otra posibilidad consiste en realizar una clasificación teniendo en cuenta las funciones, por ejemplo, si se trata de productores o de consumidores, lo que conduce a una división en dos subcategorías: clase consumista y clase cooperativa. Para mostrar las características de los servicios, el medio más apropiado consiste en representarlos en una escala basada en sus funciones y en la interactividad (ver Figura 1).

Entre Personas y Equipos (Personas y Experimentos) La experimentación representa una parte importante de la actividad de muchos laboratorios virtuales. Los experimentos pueden realizarlos algunos operadores y los resultados los acopian equipos de medición, que, a su vez pueden ser controlados. En los laboratorios virtuales, los experimentos y el control se pueden efectuar a distancia.

6

M

Internet

control computer

M

Figura N° 2: Equipo operador-controlador

Figura N° 1: Característica de los servicios de acuerdo con interactividad y función

El control del equipo se puede efectuar de forma interactiva (por regla general, se habla de “telemanipulación”) o bien de manera asincrónica, con un procedimiento – o programa previamente definido (“teleprogramación”). En función del método escogido, puede resultar necesario que el investigador reciba información sincrónicamente. “Telemanipulación” En la hipótesis de la telemanipulación, un científico da órdenes a un equipo a distancia. El equipo suele ser un aparato de medición (telescopio, cámara), un manipulador o un instrumento de sondeo. La primera modalidad consiste en poder dar órdenes de índole estratégica (desplazarse a la posición x, llenar el depósito, explosionar, etc.), encargándose muchas veces de las decisiones subalternas el propio equipo, que además impide las manipulaciones catastróficas. En este caso el canal de información (en la mayoría de los casos vídeo continuo o flujo constante de muestras) se utiliza para tener al científico que se halla a distancia al corriente de la situación del sistema y la realización del objetivo estratégico.

La segunda modalidad consiste en dar órdenes de índole táctica (desplazar a la derecha, verter el líquido, parar). En esta modalidad, el canal de información reviste suma importancia, habida cuenta de que se necesita una interactividad muy considerable. El carácter fundamental de la información impone que la calidad del servicio prestado por el canal de comunicación sea muy elevada en lo referente a la demora y la capacidad de procesamiento.

M

Internet
M

Figura N° 3: Equipo operador-motor

El resultado del experimento –es decir, el flujo de datos obtenido– se puede recibir y almacenar en el sitio del equipo para su ulterior transferencia, o bien se puede transmitir en directo al sitio del usuario. El procedimiento que más se utiliza es el segundo cuando el canal de transmisión de la información transmite también resultados. El aprovechamiento compartido de la aplicación se puede usar como herramienta para la “telemanipulación”. En este caso, se utilizará a distancia el programa de control del equipo informático local que realiza el experimento. El servicio de aprovechamiento compartido de la aplicación transmite el interfaz de usuario de este programa al sitio remoto y el insumo remoto es integrado por el programa. Como algunos de los sistemas de aprovechamiento 7

compartido de aplicaciones existentes, cabe citar, WTS (Servidor Terminal de Windows, Microsoft/Citrix), Proshare y Timbuktu. Los interfaces de control basados en el WWW se ejecutan con un servidor WWW y el Interfaz Común de Pasarela (mecanismo CGI), o mediante la integración de un pequeño servidor WWW en el programa de control del instrumento. El interfaz de usuario se basa por consiguiente en páginas HTML sencillas o complejas, con determinados enlaces con el programa de control del equipo, comprendidos los parámetros. Algunos ejemplos los tenemos en:  El modelo interactivo de un sistema ferroviario de la Universidad de Ulm (Alemania), transmite información por vídeo basado en el WWW (WebVideo); http://rr-vs.informatik.uni-ulm.de  El robot controlado a distancia de la Universidad de Australia Occidental con un interfaz de usuario basado en el WWW para seis grados de opción; la información la proporcionan también videocámaras Web (consúltese http://www.rearden.com), que en este caso son varias [Sayers, según Vary 1998]. http://telerobot.mech.uwa.edu.au Teleprogramación La teleprogramación es un método asincrónico para la manipulación de equipos en un laboratorio virtual. El científico prepara una serie de órdenes para el aparato, que luego se cargan en éste y se ejecutan. El flujo de resultados se registra y se envía de vuelta al científico para su evaluación. En muchos casos la serie de órdenes puede consistir en un guión o programa. Se pueden utilizar la mayoría de los lenguajes de programación cuando el fabricante del equipo los admite. En la actualidad no cabe

duda de que optar por Java es una buena solución, en la medida en que el factor tiempo no sea apremiante en los programas creados. A este respecto, se deben mencionar dos problemas:  Como todo el mundo sabe, la programación es una tarea estrechamente vinculada con errores y virus informáticos. Habida cuenta de que la labor de programación a distancia resulta especialmente tediosa debido a los plazos de ida y retorno de los datos, es muy importante efectuar una simulación local de los programas. Esa simulación contribuye a reducir el tiempo necesario para que el programa funcione y evita errores catastróficos. No obstante, las simulaciones de experimentos y equipos no son muy frecuentes. En un laboratorio virtual, son un elemento esencial de la teleprogramación.  La descripción formal de la funcionalidad del equipo y de los parámetros controlables es una condición previa para la creación de un programa para un experimento determinado. Esta descripción se puede realizar bajo la forma de archivos de interfaz o de interfaces de programación ya conocidos (CORBA, objetos RMI, entre otros). Hay que decir una vez más que no todos los fabricantes de equipo admiten estos elementos. Estos dos problemas nos conducen a examinar la cuestión fundamental de la descripción abstracta del equipo, que ha de resolverse para simplificar los experimentos a distancia. Entre Personas y Metamáquinas En el número de noviembre de 1998 de Communications of the ACM [More, según Vary 1998], se expuso la idea de las metamáquinas, fundada en la previsión de que los proyectos científicos van a tener que 8

basarse cada vez más en amplios conjuntos, ya distribuidos de datos, que deberán tratarse con algoritmos de transformación en supercomputadores. El acceso a los datos (biblioteca numérica) y el control de la potencia de cálculo deben, por consiguiente, ser elementos que formen parte de la infraestructura de comunicación de un laboratorio virtual. En la publicación que se acaba de mencionar [More, según Vary 1998] se dan dos ejemplos de estos problemas. El primero es el del proyecto de observatorio astronómico informático, consistente en una inmensa base de datos, con múltiples longitudes de onda, que proporciona información astronómica en línea, lo que posibilita el análisis estadístico de esos datos por múltiples supercomputadores diferentes. El segundo ejemplo de metamáquina –del que también se habla en esa publicación– es el de la “cartografía del cerebro”, un proyecto en el que los neurólogos deben tratar muchas gigas de datos volumétricos. El conjunto de datos se suele almacenar en inmensas bases de datos que luego se filtran para seleccionar los que son pertinentes para determinadas cuestiones y, por último, se transforman y analizan mediante algoritmos sofisticados en supercomputadoras o redes de procesadores distribuidos. Se debe destacar que la comunicación entre personas y metamáquinas no supone necesariamente la utilización de supercomputadores, sino que más bien es un tipo de comunicación que se produce siempre que se coordinan y explotan conjuntamente recursos de información, cálculo y/o equipo mediante un interfaz inteligente o una red. Varias técnicas relacionadas con este tipo de comunicación, las cuales se pueden esperar que lleguen a ser cada vez más importantes, se han utilizado en computación y en redes desde hace tiempo:

 Computación cliente-servidor (CORBA, RMI, ODBC, JDBC, Java, etc.);  Clientes de bases de datos a distancia;  Manipulación de computadores a distancia, basada en Telnet, X-Windows y aprovechamiento compartido de aplicaciones (Servidor Terminal Windows, Timbuktu, Quiz);  Preparación a distancia de programas para supercomputadoras;  Agent Technology, un método interesante para llevar a cabo la tarea de filtrado de datos mencionada anteriormente. Se plantean problemas en los ámbitos de la coherencia y fiabilidad de la información y del tránsito (ancho de banda y retardo) entre el almacenamiento de datos y los recursos de procesamiento de éstos. Cuando hay un aprovechamiento compartido de los equipos, también se manifestarán los problemas de calidad de servicio que se dan en la comunicación entre personas y equipos. Los especialistas todavía no han efectuado una taxonomía sistemática de este tipo de servicios. Por consiguiente, se necesita una investigación más profunda para explorar a fondo este ámbito y hacer recomendaciones a los arquitectos de laboratorio virtual. MODELOS, FORMACIÓN EJEMPLOS Y

En las dos últimas décadas, la magnitud y complejidad cada vez mayores de los experimentos de física han obligado a los gobiernos a concentrar los recursos en muy pocos servicios de investigación aunque de grandes dimensiones. Para referirse a estos servicios junto con sus programas experimentales, se ha acuñado el término "megaciencia". Al mismo tiempo, ha aumentado enormemente el número de científicos que forman los equipos que trabajan por un objetivo común, así como el 9

número de instituciones interesadas en una colaboración específica. Esta tendencia es observable tanto en la física de partículas elementales, como en la física nuclear, la astronomía o la física de la materia condensada. Mientras que los experimentos se realizan en la infraestructura principal, donde además se obtienen los datos, los análisis suelen llevarse a cabo en las instituciones de donde proceden los científicos participantes. Esto ha llevado al establecimiento de importantes "grupos de usuarios” en las universidades y laboratorios nacionales que para sus experimentos utilizan estructuras distantes. Esos grupos de usuarios se forman, por ejemplo, en torno a equipos de colaboradores que diseñan y construyen detectores de gran magnitud, albergados en grandes aceleradores que producen haces selectos de partículas para realizar un experimento. Un proyecto de diseño, construcción e instalación de detectores puede costar centenares de millones de dólares y tomar entre cinco y diez años desde el concepto inicial hasta la obtención de los primeros datos. Esta misma tendencia se está manifestando cada vez más en otros campos de la ciencia. Así, las ciencias biológicas están adoptando instrumentos de análisis basados en aceleradores (por ejemplo, fuentes de luz de rayos X de sincrotrón, controladas mediante redes digitales) y para la investigación y terapia del cáncer (por ejemplo, haces de neutrones, protones, piones, rayos de iones pesados). Asimismo, los arqueólogos utilizan grandes instalaciones centralizadas para realizar experimentos químicos y físicos detallados con muestras, para estudiar su composición y datación. En telemedicina, los equipos de expertos de varios centros estudian los resultados de análisis y hacen diagnósticos de pacientes que se encuentran en otros lugares, con la asistencia del médico de la localidad. Los equipos de investigación médica comparten

cada vez más los datos y realizan estudios utilizando esos mismos instrumentos interconectados. Para que esos proyectos tengan éxito y sean rentables se precisa una estrecha coordinación y una buena utilización de los recursos. Los gastos de viaje, en particular si se trata de viajes internacionales, pueden representar un costo importante y los equipos procuran minimizar esos gastos. Como esos científicos suelen ser especialistas en el uso de computadoras y de las comunicaciones numéricas, se sirven intensamente de estos nuevos instrumentos e incluso abren nuevas vías de utilización. No es sorprendente que la World Wide Web (WWW) surgiera de los esfuerzos de los físicos por reducir los gastos de viaje y de comunicaciones, facilitando al mismo tiempo la creación de una amplia red de analistas de datos que participan en estos proyectos megacientíficos. Si bien estos ejemplos son prototipos útiles de laboratorios virtuales que funcionan adecuadamente, tal vez no sirvan de paradigma de un laboratorio virtual, accesible para los investigadores de los países en desarrollo, por dos motivos interrelacionados: suelen exigir unas sumas importantes de fondos, que sólo pueden obtenerse de países desarrollados, y suelen limitar la participación a los países que pueden facilitar un apoyo financiero significativo. Existen casos excepcionales en los que las instituciones participantes de países en desarrollo contribuyen en especie, sea con materiales especiales costosos (hierro para imanes, vidrio con plomo para detectores, boro, etc.), sea con importantes aportaciones de personal, que ofrece sus servicios para elaborar modelos y analizar datos. FUNDAMENTOS ADMINISTRATIVOS LABORATORIOS VIRTUALES
DE LOS

10

Como los laboratorios virtuales están concebidos para impulsar y complementar los "laboratorios reales", se deben examinar cuidadosamente los distintos modelos de organización que puede revestir la colaboración de los laboratorios reales para concebir el apoyo para los laboratorios virtuales. En los Estados Unidos se puede formar un consorcio de instituciones de investigación para abordar investigaciones en gran escala y desempeñar funciones de asesoramiento, por lo general al servicio de un importante organismo oficial, como el Organismo de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Se crea una oficina central del consorcio con un capital inicial que aportan las instituciones miembros. El consorcio participa luego en las licitaciones de grandes contratos públicos y subdivide la labor entre las instituciones participantes. El Midwestern University Consortium for International Agriculture (MUCIA), ejemplo de este modelo, está especializado en la obtención de contratos de gran escala de investigaciones agropecuarias y mejoramiento de infraestructuras en los países en desarrollo. Se han constituido otros consorcios para administrar grandes infraestructuras nacionales por encargo del Departamento de Energía y la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos. También en este caso se establece una oficina central de coordinación que consigue la autonomía mediante los contratos que obtiene del organismo de apoyo. La mayoría de los laboratorios nacionales de los Estados Unidos funciona de este modo, vale decir, que los administra el consorcio titular del contrato. Otro rasgo característico de este modelo es que el personal del laboratorio nacional está empleado por el consorcio y no por el Estado, lo cual brinda al organismo de financiación una posibilidad suplementaria de poner término a la actividad de esos

laboratorios, enteramente o en parte, con poco tiempo de preaviso, conforme cambien las prioridades de la financiación oficial. Los consorcios pueden obtener contratos oficiales que varían entre varios centenares y millares de millones de dólares por año. Otro modelo generalizado entre los grandes organismos oficiales de los Estados Unidos es el de contratista-subcontratista. El primer contratista, por lo general del sector privado, desempeña las funciones administrativas esenciales y negocia subcontratos con subcontratistas que facilitan personal y servicios. Este es el modelo que utilizan, por ejemplo, uno de los laboratorios nacionales del Ministerio de Energía, el Organismo de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Agencia de Información de los Estados Unidos (USIA). Se prefiere este modelo principalmente por dos razones: 1) la flexibilidad para contratar o despedir personal, según los imperativos del proyecto y los fondos disponibles; y 2) la reducción del peso burocrático ya que se reduce el número de contratos públicos y, en cambio, los contratistas tienen más subcontratistas. La entidad privada es objeto de un proceso exhaustivo de examen y certificación al cabo del cual puede obtener y mantener la condición de contratista habilitado por el Estado. En comparación con el contratista, los subcontratistas tienen muchos menos trámites que hacer. En este modelo los subcontratistas dependen directamente del contratista y por su conducto hacen entrega de los productos al Estado. Este modelo es más bien de tipo vertical o radial, por contraposición al laboratorio virtual con sus relaciones de colaboración dinámica. La "distribución de los resultados" prevalece sobre el esfuerzo de colaboración, que supone un alto grado de interactividad y procesos iterativos de descubrimiento.

11

Un tercer modelo de interés es el del centro internacional de investigación, representado por los siguientes ejemplos en el campo de la física:  Centro Internacional de Física Teórica (CIFT), Trieste (Italia).  Centro de Física Teórica, Santa Bárbara, California (Estados Unidos).  Centro Nacional de Física Nuclear, Seattle, Washington (Estados Unidos).  Centro Internacional de Teoría (CIT), Trento (Italia) En estos centros equipos de expertos de todo el mundo se reúnen durante determinado periodo de tiempo, por lo general de tres meses a un año, para abordar temas de investigación de vanguardia. Se suele escoger un tema, situado las más de las veces en la interfaz de dos subáreas de la física se designan a un grupo de 20 a 40 expertos y se los invita a acudir al Centro durante determinado periodo. El propio centro facilita parte de los fondos necesarios para la estancia. Estos centros cuentan además con personal permanente que constituye el núcleo de algunos de sus programas y se recurre asimismo a especialistas externos para organizar programas. En el contexto de un laboratorio virtual se podría prestar apoyo a los equipos constituidos durante los periodos iniciales intensivos que hayan pasado en un lugar para proseguir la colaboración mediante las modalidades que ofrece la tecnología digital. Se podrían realizar actividades especiales de formación que preparen a los miembros de los equipo para que continúen esa fructífera colaboración después de su retorno a sus instituciones de origen. En otros campos también existen centros internacionales de investigación con una orientación general similar, como, por

ejemplo, la red de centros internacionales de investigaciones agropecuarias, que funcionan bajo la égida del Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (GCIAI). Cualquiera que sea el modelo administrativo que se escoja, la coordinación y gestión de un laboratorio virtual, y tal vez también la recaudación de fondos requieren ciertas funciones administrativas esenciales. Por ejemplo, el patrocinador de un proyecto que requiera una modalidad de laboratorio virtual puede desear trabajar con un contratista principal, debido a las limitaciones prácticas de personal (número o competencia). Por otra parte, para contar con un laboratorio virtual sólido y dinámico, podría resultar conveniente que la oficina central de coordinación rotara por periodos fijos entre las instituciones participantes. En un futuro próximo, dado que las tecnologías que sustentan las actividades de los laboratorios virtuales evolucionan con rapidez, éstos precisarán de un considerable apoyo en términos de infraestructuras por parte de los laboratorios reales, para constituirse, definir protocolos técnicos y de personal, formar a los participantes en los laboratorios virtuales y tratar muchas de las cuestiones relativas a políticas. Dado que los laboratorios virtuales tienen una duración determinada, es sensato que no tengan personal permanente de investigación, sino que, en cambio, esté contratado por conducto de un laboratorio real y asignado al laboratorio virtual en comisión de servicios o bien mediante otro acuerdo de traspaso total o parcial. Por lo general, los resultados esperados de los laboratorios virtuales son las publicaciones que deben producir en virtud de sus obligaciones contractuales. Los laboratorios virtuales podrían trabajar con una “cadena de mando” o “estructura jerárquica” bien definida para: 12

 Determinar el contenido y el calendario para la difusión, por los laboratorios, de información en actas de conferencias; y  Seleccionar a los autores de publicaciones de los laboratorios. las

En un modelo de cadena de mando de este tipo, un grupo central de coordinación, presidido en general por el investigador principal, titular de un contrato con una entidad financiera principal, fija las pautas generales sobre la forma en que se dará a conocer al público la información sobre el proyecto. Entre esas pautas figurarán las relativas a la producción y difusión de los proyectos de documentos (artículos, comunicados de prensa, informes, etc.), la obtención de un consenso, la revisión previa a la presentación y publicación, la designación de la autoría, etc. Por ser el grupo central de coordinación un órgano representativo, en el proceso de definición de las normas estarán representados todos los participantes en el laboratorio virtual. De ordinario todos los centros que participan en un laboratorio virtual estarán representados en el grupo central por uno de sus directivos. El presidente dirige los debates y el grupo central de coordinación trata de llegar a un consenso. El grupo puede decidir, por ejemplo, que va a revisar todos los documentos que se van a publicar, como, publicaciones científicas o técnicas, comunicados de prensa, informes, etc., o que los proyectos de documentos sean completados por equipos del laboratorio virtual, designados por el grupo o el presidente en nombre de éste. Podrá decidir asimismo a quiénes se atribuirá la autoría de la publicación de que se trate. Por ejemplo, en los grandes experimentos de física de partículas que se realizan en centros importantes suelen participar entre 10 y 20 instituciones, o más. Esa colaboración se puede considerar un ejemplo de vanguardia

de laboratorio virtual. Como un experimento puede dar lugar a proyectos de tesis doctorales, entre 5 y 25, y a un número muy superior de artículos en revistas, la coordinación central es muy importante para evitar la repetición de tareas y lograr que la colaboración tenga la mayor productividad posible. Como las publicaciones son uno de los principales productos de esa colaboración, el proceso conducente a la presentación de una publicación o a la exposición de las conclusiones en una conferencia está sujeto a reglas muy precisas. La decisión final incumbe al portavoz del experimento (que actúa como el presidente en el modelo presentado más arriba). Es interesante señalar que en estos experimentos de la física de partículas los datos se recogen en grandes cantidades en el principal centro experimental. Suelen realizar los análisis distintos equipos que buscan fenómenos específicos y están encargados de preparar los proyectos de publicaciones. Como todos los colaboradores participan en el proceso de revisión de los documentos destinados a la publicación, todos los participantes son autores, de resultas de lo cual algunos artículos publicados en los últimos años tienen más de 500 autores. Amén de dar lugar a largas listas de publicaciones de los miembros de los equipos, estas actividades a gran escala pueden entrañar delicadas cuestiones en cuanto a la atribución de los artículos y los criterios de evaluación cuando se trata de participantes jóvenes, sujetos a decisiones sobre la titularización o los ascensos. ALGUNOS EJEMPLOS VIRTUALES
DE

LABORATORIOS

Whole Earth Telescope (WET). Es un laboratorio virtual que viene funcionando desde hace unos veinte años. 13

Están interconectados unos 24 telescopios, muchos de ellos en países en desarrollo, para coordinar las observaciones de estrellas variables, establecer vínculos entre los conjuntos de datos, compartir los análisis y redactar publicaciones conjuntas. El WET organiza dos “sesiones” por año, cada una de las cuales dura unas dos semanas. En cada sesión todos los telescopios participantes miden la luz emitida por una estrella determinada en función del tiempo. Combinados, los telescopios recogen durante varios días una secuencia cronológica ininterrumpida de emisiones luminosas variables de las estrellas. Ese conjunto de datos ininterrumpidos se somete al análisis de Fourier para obtener los modos de oscilación y luego, a través de unos modelos informáticos, el equipo de científicos puede aplicar la “sismología estelar” para determinar la composición interna de la estrella. La coordinación central del WET había estado a cargo de la Universidad de Texas, pero en 1998 se trasladó al Instituto Internacional de Física Teórica y Aplicada (IITAP). El presupuesto anual fue modesto (200.000 dólares), sin contar las contribuciones de las instituciones de donde procedían los participantes en el laboratorio virtual. El WET celebró por lo menos una reunión anual que congregaba de 40 a 60 participantes para que debatieran los resultados, resolvieran las dificultades y buscaran nuevos objetivos de investigación. El WET utilizó cada vez más programas informáticos de trabajo en grupo para analizar en tiempo real los datos acopiados en sitios distantes, con objeto de determinar si se habían alcanzando los objetivos científicos para una estrella dada. Las evaluaciones en tiempo real brindaron la posibilidad de cambiar de estrella “objetivo”

para aprovechar lo mejor posible el tiempo de observación previsto en toda la red de telescopios. El Director y el Subdirector del WET se encuentraban en el IITAP (Universidad del Estado de Iowa). Las decisiones científicas y políticas más importantes fueron aprobadas por un Council of the Wise – CoW. Las infraestructuras de apoyo del WET (informática y telecomunicaciones) fueron facilitadas por el IITAP. El WET contó con una financiación continua de la Fundación Nacional Estadounidense de Ciencias y de la UNESCO por conducto del IITAP. El WET demostró que la ciencia en gran escala no supone necesariamente enormes presupuestos. Space Physics and Aeronomy Research Collaboratory (Colaboratorio de Investigación sobre Física Espacial y Aeronomía) (SPARC). SPARC reúne a investigadores de todo el mundo, especialistas en física de la atmósfera superior y el espacio, a los que facilita un conjunto de instrumentos de colaboración en línea y un lugar de trabajo donde se combinan instrumentos y modelos científicos. La entidad es en sí misma un tema de estudio asistido por computadora y realizado por científicos conductistas que están elaborando y refinando los instrumentos y estructuras organizativas que convertirán en algo ordinario la investigación compartida en tiempo real y en línea. SPARC se especializa en la elaboración de programas informáticos destinados a grupos separados que trabajan en colaboración y disponen de comunicaciones con una anchura de banda muy limitada. Argonne National Laboratory – Laboratorio de Micro Caracterización Gracias a un programa del Ministerio de Energía de Estados Unidos, denominado 14

DOE2000, un consorcio de instituciones (Argonne Lab, Lawrence Berkely Lab, Oak Ridge Lab, la Universidad de Illinois y el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología) ha establecido una entidad de colaboración destinada a caracterizar materiales. Para los Colaboratorios de Micro Caracterización de Materiales los científicos son usuarios de un laboratorio electrónico interactivo. El proyecto está creando un entorno electrónico virtual dotado de una capacidad de investigación de vanguardia (tanto los científicos como los instrumentos), que gira en torno al tema común de la microcaracterización y la investigación de materiales. Proyecto para cotejar simulaciones climáticas regionales (PIRCS). Se trata de un laboratorio virtual creado en el IITAP con fondos iniciales de unos 350.000 dólares anuales, facilitados por el Electric Power Research Institute (EPRI). Cuando esté en pleno funcionamiento, el PIRCS interconectará a equipos de investigación de diferentes regiones del mundo para efectuar comparaciones cruzadas de simuladores de climas regionales. El objetivo del PIRCS es descubrir los puntos fuertes y débiles de los distintos modelos de simulación de los climas regionales, mediante el estudio de una amplia gama de conjuntos de datos (específicos de cada región) y, en una segunda fase, el perfeccionamiento de los modelos de los climas regionales, tomando como base los resultados de las comparaciones cruzadas. Aproximadamente cada seis meses se celebran talleres que reúnen a los participantes con objeto de que definan tanto la base sobre la cual se harán las comparaciones cruzadas como los modelos y equipos que se utilizarán en esas actividades. En la actualidad, como ese proyecto se basa en gran parte en los equipos existentes de

elaboración de modelos, participan sobre todo los países industrializados. Sin embargo, algunos laboratorios de países en desarrollo han manifestado su intención de colaborar. La coordinación central del PIRCS, que está a cargo del IITAP (Universidad del Estado de Iowa), es obra de un equipo de tres científicos que dirigen las actividades. El apoyo a la infraestructura se realiza a través del IITAP (informática y comunicaciones) y la UNESCO participa de pleno derecho por conducto del IITAP. El Director General de la UNESCO inauguró en 1994 el primer taller del PIRCS. El PIRCS ilustra, mejor que los demás modelos presentados en este documento, la manera en que el concepto de laboratorio virtual puede interrelacionar el público y el sector privado de modo que se beneficien mutuamente. El sector privado invierte en un proyecto de investigación no exclusivo y acepta las inversiones de otras fuentes. En este caso prestan apoyo al proyecto de laboratorio virtual algunos organismos federales de los Estados Unidos, la Universidad del Estado de Iowa y la UNESCO. Se han presentado propuestas a otras fuentes internacionales de financiación, por ejemplo, el Instituto Interamericano que administra recursos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, que depende del Banco Mundial. National Virtual Laboratory (NVL). Se trata de un laboratorio virtual muy conocido, fruto de las necesidades de la investigación relacionada con la defensa. El NVL, financiado por distintas entidades del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos, ha llevado a cabo 3-4 proyectos (“experimentos”) cuyos resultados han sido publicados en actas de conferencias. El NVL trabaja únicamente con grandes laboratorios estadounidenses, de modo que 15

tal vez algunas de las enseñanzas derivadas de su labor sean menos adaptables al contexto de los países en desarrollo. Algunas de ellas, parecen ser de índole general, por ejemplo, la importancia de adoptar programas informáticos e instrumentos de gestión de bases de datos que dispongan de plataformas combinadas, y la necesidad de una coordinación central. El Sandia National Laboratory ha coordinado a nivel central los proyectos iniciales y ha evaluado los resultados. Un Laboratorio Virtual de Ecología Se trata de un proyecto de evaluación de un año de duración, reseñado hace poco en la revista Science, en el que participan ocho institutos, 20 estudiantes de licenciatura y 100 estudiantes diplomados. Tiene por objeto evaluar la calidad de los datos científicos presentados por distintas corporaciones para preparar 44 planes de conservación de hábitat. La coordinación central se encomendó al Centro Nacional de Análisis y Síntesis Ecológica (NCEAS), Santa Bárbara, California y la dirección científica estuvo a cargo del animador del equipo y otros doce ecólogos. Ese grupo constituye el “equipo central” de los científicos que dirigen el proyecto. Planet Lab En 2004, la Red Nacional de Educación e Investigación de Brasil (RNP) integró Planet Lab, un laboratorio virtual para experimentación en nuevas tecnologías y protocolos de redes. Este está instalado en tres puntos (PoPs) diferentes donde RNP tiene presencia como son Rio de Janeiro, Ceará y Rio Grande do Sul. En estos lugares, los investigadores brasileros cuentan con una infraestructura montada sobre la red de Internet 2, con máquinas repartidas por todo el mundo, para realizar sus experiencias. Los seis equipamientos, dos por cada PoP, usados por Planet Lab fueron cedidos por Intel.

Planet Lab fue presentado oficialmente a la comunidad científica brasilera en mayo de 2004, en el marco del 5º Workshop de RNP, por Dorgival Guedes, del departamento de Ciencias de la Computación de la UFMG, institución que obtuvo el primer nodo del programa en Brasil. Apoyada por Intel por su capacidad de abarcar puntos de presencia en todo o país, RNP es la encargada de la instalación y mantención de los nodos, haciéndose responsable también por los espacios para alojar cada uno de los proyectos que serán distribuidos entre sus usuarios. En sus espacios (slices), cada usuario pone sus aplicaciones y monta su propia red conectándose a otros nodos de Planet Lab repartidos por el mundo. Cada slice tiene dos meses de duración y pueden ser renovados. Las instituciones usuarias pueden tener acceso a Planet Lab presentando una propuesta a RNP, la cual pasará por la evaluación del Laboratorio Nacional de Redes de Computadores (Larc). Una vez aprobada, un slice será creado para hospedar el proyecto propuesto que podrá ser asociado a tantas cuentas como sea necesario para hacer posible que otros participantes puedan trabajar en el mismo ambiente. Planet Lab comenzó en 2002 con Intel, HP y Google como socios y hoy posee más de 500 nodos albergados en 275 lugares, proporcionando el desarrollo de proyectos en redes que jamás podrían ser montadas por instituciones comunes. Por esto, constituye un gran vehículo de distribución de aplicaciones que permite que instituciones entren en contacto con otras organizaciones de investigación del mundo. Un ejemplo de proyecto que se desarrolla en Planet Lab es Internet Backplane Protocol (IBP), protocolo de administración y uso de almacenamiento remoto, desarrollado por Logistical Computing and Internetworking (LOCI) para dar soporte a redes lógicas en gran escala, en 16

sistemas distribuidos y aplicaciones. Este servicio es utilizado actualmente por GT Vídeo Digital de RNP para almacenar los vídeos que son parte del servicio Video por Demanda. APOYO A LA FORMACIÓN GENERAL Como los proyectos de laboratorios virtuales suelen requerir la utilización de equipos y programas especializados, cabe prever que se precisarán talleres intensivos que faciliten una experiencia interactiva. Dichos talleres se han de planificar con la debida antelación. Hay que prever algún exceso de personal formado en los elementos que son esenciales para el éxito del laboratorio virtual. Ese exceso es necesario ya que la formación especializada recibida suele ser importante para el sector privado y se puede anticipar cierta rotación de personal. Siempre que sea posible, quienes reciban esa formación especializada deberán trabajar con contrato (dado el apoyo recibido para la formación) con la entidad patrocinadora, a fin de que permanezcan en sus instituciones de origen durante el tiempo necesario para formar a otras personas en las competencias indispensables que hayan adquirido. Un ejemplo de programa de formación en las tecnologías esenciales aplicables a un laboratorio virtual es el programa intensivo de ocho semanas de duración, dirigido por el IITAP, denominado Redes para las Matemáticas y la Física (NUMAPS – www.iitap.iastate.edu/numaps). El NUMAPS ofrece experiencia interactiva a directores de redes informáticas y especialistas en elaboración de contenidos, sobre los últimos adelantos relacionados con la interconexión y los instrumentos de elaboración y presentación de contenidos. Para participar es necesario presentar una solicitud. La UNESCO facilita apoyo parcial a los participantes de los países en

desarrollo, a quienes está especialmente dirigido el NUMAPS. Los participantes en el NUMAPS aprenden desde la manera de sacar del embalaje una computadora hasta la constitución de una red basada en el protocolo TCP/IP y su conexión a Internet. Aprenden además a establecer y mantener los servidores de la red y a instalar los programas de acceso a la red, así como su utilización por parte de otros miembros de sus instituciones. Algunos de los ex participantes se han diplomado y han creado programas similares de formación en los países en desarrollo. El Programa Internacional de Ciencias e Ingeniería para Mujeres (IWISE), con sede en el IITAP, cuenta con apoyo de la UNESCO y de la Universidad del Estado de Iowa y consta de: 1) un programa de formación en dirección y creación de redes; y 2) la oportunidad de avanzar profesionalmente gracias a investigaciones conjuntas en un centro de Estados Unidos. Uno de los componentes del programa son las comunicaciones y la creación de redes. Esta actividad de formación ha dado lugar a la colaboración, por ejemplo cuando las participantes ucranianas y africanas consideraron que tenían experiencias que compartir, complementarias y benéficas para ambas. Del mismo modo, las participantes rusas y salvadoreñas se han agrupado y están redactando una propuesta conjunta de investigación. En colaboración con algunos interlocutores internacionales, la UNESCO ha prestado apoyo en África a programas de formación por Internet, por ejemplo, en Ghana, cursos nacionales financiados con la Unión Internacional de Telecomunicaciones, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Consejo de Acción de Física, creado por la UNESCO, así como una serie de cursos subregionales en centros africanos de excelencia, patrocinados junto con la 17

Comisión Económica de las Naciones Unidas para África y otros asociados internacionales. Esos cursos han permitido formar el núcleo de personal necesario para establecer y mantener las redes locales conectadas a Internet, que están al servicio de las instituciones de educación e investigación. Se podrían organizar actividades similares de formación para los países en desarrollo, específicamente para apoyo de los laboratorios virtuales, aprovechando la experiencia obtenida con ese programa. Existen otros programas de formación que pueden buscarse en Internet. Es preciso controlar la calidad del programa antes de adoptarlo y de invertir recursos importantes. La estructura de los costos varía considerablemente, y a veces puede llegar hasta un 300% más para tipos similares de actividades de formación. Sin embargo, no se han encontrado otros programas de formación destinados específicamente a participantes de países en desarrollo. También es posible impartir formación a distancia, cada vez más por Internet. Aunque exige gran esfuerzo preparar buenos conjuntos de material didáctico con ejercicios interactivos, para utilizarlos en Internet, cada día se hace más sencillo ese proceso conforme se dispone de nuevos instrumentos más fáciles de utilizar. FORMACIÓN
PROYECTOS VIRTUALES EN EL CONTEXTO DE LOS DE LOS LABORATORIOS

actividades de formación complemento del proyecto mismo.

como

El Whole Earth Telescope (WET), al que nos hemos referido, organizó periódicamente talleres destinados a sus miembros colaboradores, en los que se presentaron ponencias, se revisaron resultados científicos y se elaboraron los planes de las siguientes sesiones. El Proyecto para Cotejar Simulaciones Climáticas Regionales (PIRCS), también mencionado más arriba, es relativamente nuevo y se ha venido ampliando sobre todo gracias a la incorporación de grupos encargados de las simulaciones de los climas regionales, que han decidido unirse al proyecto. Periódicamente se organizan talleres en los que los miembros presentan sus últimas investigaciones y los resultados de las simulaciones, con objeto de compararlos con los obtenidos por otros miembros. En los primeros talleres han participado como observadores algunos científicos de países en desarrollo. Más recientemente el PIRCS inició un programa destinado a acoger a científicos especialistas en la atmósfera, interesados en crear grupos de investigación que se unan al PIRCS. Con ese fin dos científicos chinos permanecieron como residentes durante un largo periodo en 1998. Científicos de América Latina y África han manifestado su interés por participar en el programa. Algunos miembros del PIRCS se han entrevistado con esos científicos y están previstas otras visitas para definir con más precisión un programa de formación que permita participar plenamente en el PIRCS. Parece inminente una financiación parcial de las actividades de formación en América Latina. REPERCUSIONES GENERALES DE LOS LABORATORIOS VIRTUALES

Debido a los problemas de calendario y de costos, podría ser conveniente que el organismo central de coordinación de los laboratorios virtuales creara y administrara las escuelas especializadas que fueran necesarias. Cabe citar varios ejemplos de proyectos piloto de laboratorios virtuales que realizan

18

Cabe tener en cuenta algunas consideraciones complementarias si se quiere que tenga éxito la creación de laboratorios virtuales en los que participen especialistas de los países en desarrollo. Una de ellas es la manera en que los interlocutores de los países en desarrollo pueden:  Lograr que se les asigne una parte significativa de la labor de investigación (y el reconocimiento conexo);  Beneficiarse de las actividades y ser conscientes de su utilidad;  Integrarse en el circuito mundial de la investigación;  Adquirir la formación, experiencia e infraestructura adecuada (por ejemplo, equipos y programas informáticos necesarios para el nuevo entorno de trabajo);  Construir sus infraestructuras;  Familiarizarse con las normas del organismo contratante o coordinador;  Adquirir conocimientos sobre la transferencia de tecnología y la gestión de los derechos de propiedad intelectual;  Impedir el éxodo de competencias, que los laboratorios virtuales podrían impulsar debido a una toma de conciencia de que existe un mercado potencial de especialistas. Las respuestas a estas cuestiones no son evidentes en la actualidad y en un comienzo podría ser necesario elaborar cada caso planes y mecanismos adecuados de salvaguardia, que se mejorarían conforme se amplíe la experiencia de los laboratorios virtuales. Por fortuna en muchos campos de la labor intelectual existe una considerable experiencia en materia de colaboración internacional, que constituirá el punto de partida de esos acuerdos. En realidad, los

objetivos de la colaboración internacional no han cambiado de manera radical, mientras que se han revolucionado los medios para alcanzarlos. Los acuerdos se deberían establecer sobre una base mutuamente provechosa y se debería evitar en particular todo tipo de comportamiento explotador. Para que un laboratorio virtual sea sostenible, todas las partes deberán considerar que obtienen un beneficio equitativo a cambio de sus contribuciones. Como las prácticas relativas a los planes de pago, la interpretación de los plazos, el significado de palabras claves y el valor de acuerdos verbales o escritos suelen variar de una cultura a otra, un laboratorio virtual internacional plantea exigencias adicionales en cuanto a la utilización generalizada de los canales de comunicación, a fin de evitar mal entendidos. Por lo tanto, lo mejor es acordar todos los detalles mediante un contrato escrito o un memorando de entendimiento, sin esperar que los participantes hayan comprometido recursos importantes en el proyecto. De resultar práctico, es conveniente subdividir un gran proyecto en varios pequeños proyectos y presentarlos a los asociados en diversas conferencias, por lo menos en un comienzo, a fin de debatir todas las fases del proyecto de cooperación. En algunos casos la actividad de sensibilización de las entidades participantes, por ejemplo, seminarios sobre la percepción intercultural, podría ser suficiente para anticipar las dificultades con que tropezará el laboratorio virtual. La simple comprensión de los distintos marcos de referencia válidos para los colaboradores puede ayudar a éstos a interpretar los motivos que fundamentan los diversos puntos de vista.

19

Si hubiera prototipos relativos a estas cuestiones, se podrían formular mejor los acuerdos de creación de laboratorios virtuales y lograr que éstos sean más sólidos. Así, un debate dinámico sobre estas cuestiones entre los grupos y entidades participantes, la adopción conjunta de decisiones y un alto nivel de transparencia de las políticas y procedimientos deberían contribuir a minimizar las complicaciones ulteriores ocasionadas por esta problemática. CONSIDERACIONES ECONÓMICAS En principio, algunas de las cuestiones más delicadas se refieren a consideraciones económicas. Se podría examinar ahora el problema de los comportamientos explotadores y las políticas no democráticas. Los principales interrogantes son éstos:  ¿Cómo distribuir equitativamente los costos y beneficios?  ¿Qué valor de mercado determina la compensación?  ¿Cómo administrar y transferir fondos, así como derechos locales y funciones en un laboratorio virtual? Como un laboratorio virtual suele funcionar en el contexto de un laboratorio real que sirve de sede a los participantes locales, se debería prestar especial atención al papel que desempeña este último en la solución de estas cuestiones. Parece razonable utilizar como referencia la estructura local de sueldos, a los que se sumarán subsidios como incentivo para generar nuevas actividades del laboratorio virtual en beneficio del laboratorio real. Se pueden incorporar instrumentos financieros innovadores, por ejemplo, el pago a través de Internet y los cheques electrónicos, y proponer nuevos mecanismos de remuneración. La medida en que un recurso de esta índole se puede aplicar a otros bienes y servicios determinará la

utilidad y el valor de esos instrumentos financieros. Es preciso investigar exhaustivamente esta cuestión. Los laboratorios reales podrían examinar la posibilidad de adoptar sus propios procedimientos y políticas, con objeto de ser atractivos para la participación en proyectos de laboratorios virtuales. CONSIDERACIONES JURÍDICAS Los científicos y tecnólogos suelen preferir pasar por alto la complejidad de las cuestiones jurídicas vinculadas a su actividad. Sin embargo, con mucha frecuencia la incapacidad de prever esos problemas tiene como consecuencia graves males entendidos, relaciones malogradas y oportunidades perdidas. A continuación se enumeran varias cuestiones que conviene examinar a fondo y con antelación:  Derechos de propiedad intelectual: ¿cómo equilibrar la distribución de beneficios de conformidad con las normas de cada uno de los países participantes?  Contratos interinstitucionales: responsabilidades y acceso a derechos y privilegios  Responsabilidad civil: seguridad del personal; garantías sobre los productos y servicios  Cláusulas de incumplimiento: previsión de emergencias institucionales  Honorarios y métodos de pago: transferencia y conversión de fondos  Derechos, impuestos y gastos transporte: asignación responsabilidades de de

 Seguros: de salud y de responsabilidad civil Por regla general, la entidad que paga el salario del participante en el laboratorio 20

virtual se ocupa de las cuestiones señaladas arriba. Cuando intervienen varias entidades, éstas suelen reunirse para concluir acuerdos, por ejemplo, memorandos de entendimiento, en los que se resuelven las cuestiones interinstitucionales e internacionales. En definitiva, la adopción de la modalidad de laboratorio virtual sacará provecho de la mayor homogeneidad de los derechos de propiedad intelectual entre los distintos países. CONSIDERACIONES ORGANIZATIVAS Vale decir que un laboratorio virtual deberá tener una estructura organizativa que sea responsable y flexible. Será esencial la transparencia, con objeto de que las decisiones fundamentales se tomen y acepten oportunamente. Desde luego, la mejor estructura organizativa será probablemente la que determinen (organicen) los propios participantes, que se adaptará según lo exijan las necesidades, o sea, una estructura en la que todos los participantes tienen voz. A continuación relacionamos varias cuestiones esenciales que se han de tener en cuenta para determinar la estructura organizativa de un laboratorio virtual:  ¿Quién fija las políticas y determina lo que es justo, ético y “normal”? ¿quién vela por que la compensación sea equitativa para los participantes?  ¿Cómo establecer un laboratorio virtual y administrarlo eficazmente? ¿Crecimiento orgánico o crecimiento monolítico?  ¿Cuál es la parte justa de los beneficios del laboratorio virtual que se han de revertir al entorno local? ¿Qué proporción de los costos necesarios para sostener y mejorar la infraestructura local deberá correr por cuenta del laboratorio virtual? ¿De qué manera

incorpora el laboratorio virtual a las entidades locales como “partes interesadas”?  ¿Cómo distribuir el trabajo, motivar a los empleados, impartir formación, reconocer y premiar a los mejores, desalentando al mismo tiempo la falta de rendimiento? (aplicación de la política del “palo y la zanahoria”)  Modelos de estructuras: ejemplos de cadena de mando para la adopción de decisiones (¿dirección central > dirección local > dirección del grupo?)  ¿Cómo se ha de determinar quién es el autor de una publicación conjunta? ¿De qué manera se adoptarán las decisiones sobre la publicación de los resultados de las investigaciones en actas de conferencias, comunicados de prensa e informes destinados a los patrocinadores? En algunos casos ha sido más fácil que los organismos participantes se unieran para crear una nueva entidad dotada de condición jurídica en sus respectivos países. Esa nueva entidad, dirigida en común por los asociados, tiene sus estatutos propios y constituye la organización en cuyo marco se tratan las principales cuestiones económicas y jurídicas mencionadas en esta sección. Desde luego, la actividad del laboratorio virtual deberá ser de magnitud e importancia suficientes para justificar esa carga administrativa. Cabe observar que recae también en los participantes la obligación de informar al mismo tiempo a más de una unidad administrativa. De hecho, según la mayoría de los expertos, una de las principales ventajas del concepto de laboratorio virtual es que reduce al mínimo esas unidades administrativas complementarias. CONSIDERACIONES
PSICOLÓGICAS SOCIALES Y

21

Las cuestiones de índole social y psicológica sólo suelen considerarse cuando el laboratorio virtual comienza a funcionar y empiezan a aparecer los problemas. Sin embargo, cierta prospectiva y algunos preparativos sobre cuestiones específicas podrían contribuir a evitar a los proyectos algunas perturbaciones innecesarias:  Desplazamientos para la formación que puedan perjudicar la vida familiar o las actividades profesionales en el lugar de origen;  Efectos en la colegialidad; puede considerarse que los participantes en un laboratorio virtual han dejado el laboratorio real, por lo que podrían ser tratados como “extraños”; asimismo, los participantes en un laboratorio virtual pueden tender a considerarse una clase privilegiada;  División en subgrupos de “ricos” y “pobres”, por ejemplo, respecto del acceso a un entorno de trabajo electrónico y apoyo externo;  Diferencias interculturales de percepción en un grupo de trabajo numérico;  Dificultades cognoscitivas para trabajar virtualmente, por ejemplo, entender las opiniones e intenciones de los colaboradores sin participar en reuniones reales; mantener la continuidad de las perspectivas e ideas trabajando de modo asíncrono con los demás;  Disociación cognoscitiva al trabajar en un ambiente virtual en el que no hay retroinformación perceptible (por ejemplo, telerrobótica sin retroinformación). La diversidad, que es una posible ventaja del enfoque del laboratorio virtual, supone considerables esfuerzos por lograr una buena comunicación interpersonal. Muchos expertos consideran que al comienzo sólo se

puede adquirir un nivel adecuado de comunicación con reuniones cara a cara. A su juicio, incluso antes de que se inicie un laboratorio virtual debería haber una importante interacción interpersonal con objeto de que los participantes se familiaricen mutuamente con sus respectivos marcos de referencia. CONSIDERACIONES ÉTICAS Un campo de la ciencia al que se ha prestado relativamente poca atención es la deontología, en particular en las ciencias físicas. Este asunto se ha investigado más exhaustivamente en las ciencias sociales y biológicas, en las que se ha puesto un gran empeño por definir y refinar la noción de deontología. Un buen ejemplo de debate que progresa es el de la bioética, campo en el cual se han establecido verdaderos institutos que reúnen a filósofos, biólogos y expertos en ciencias sociales para debatir espinosas cuestiones de ética profesional entre las cuales la propiedad de la información, el derecho a beneficiarse de los conocimientos genéticos y la clonación de seres humanos representan sólo una muestra de los ámbitos de esta investigación en auge. A continuación relacionamos algunas cuestiones que merecen especial atención con la aparición de los laboratorios virtuales.  ¿Cómo se determina el programa de investigaciones? ¿Están los participantes que disponen de muchos recursos explotando a los que tienen menos? ¿Se basan las relaciones en la condescendencia o en la igualdad?  ¿Cómo se distribuyen los beneficios (dinero, reconocimiento, transferencia de tecnología y ventajas para el crecimiento industrial o económico)?  Deberían haber directrices seleccionar a los participantes. para 22

 Igual remuneración por igual trabajo: ¿deberán prevalecer las condiciones del mercado mundial, regional o local?  Dar el debido reconocimiento a los autores: ¿se habrán de incluir los estudiantes diplomados y el personal técnico?  El éxodo de competencias: en vista de los avances de la telemática, ¿es la

ubicación física un elemento esencial o secundario?  ¿Quién controla los datos obtenidos y durante cuánto tiempo? (una vez compartidos puede disminuir su valor)  “Fuga de ideas”: ¿Qué lugar ocupan las ideas en la industria mundial del conocimiento? ¿Son un producto de consumo? ¿Se precisan nuevas definiciones?

REFERENCIAS Canessa, E., Postogna, F., Radicella, S. (1999). Enhancing electronic collaboration in the South. Consultado en enero 31, 2006 en http://www.ictp.trieste.it/~radionet/papers/nature/index.html Cooperación Latino Americana de Redes Avanzadas (CLARA) (2005). RNP estimula el uso de Planet Lab en Brasil, en Boletín DeCLARA. Consultado en enero 31, 2006 en http://www.redclara.net/doc/DeCLARA/DeCLARA_sp_04.pdf Froitzheim, K. (1999). Communication Technologies for Virtual Laboratories. Consultado en enero 31, 2006 en http://virtuallab.tu-freiberg.de/website/publicat/overview.doc Hernández, M. (1998). El Laboratorio Virtual. Consultado en enero 31, 2006 en http://www.lab.inf.uc3m.es/~mhernand/lro9798/laboratorio.html Internet2 (2003). Internet2 Applications Overview: eVLBI Over Advanced Networks. Consultado en enero 31, 2006 en http://www.internet2.edu/pubs/200310-WIS-eVLBI.pdf Menezes, C. (1999). Desarrollo de la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe. Consultado en enero 31, 2006 en http://www.unesco.org.uy/informatica/publicaciones/WISpaper_esp.pdf Ugarte García, M. (traducción) (1997). Internet 2 o La Próxima Generación de Internet. Consultado en enero 31, 2006 en http://www.ati.es/novatica/1997/127/intdos.html Vary, J. P. (2000). Report of the Expert Meeting on Virtual Laboratories. Consultado en enero 31, 2006 en http://www.collaborium.org/reports/vlfinal.pdf

23

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful